Issuu on Google+

PARA QUE GANE LA EDUCACIÓN      Para el PSOE, la Educación es, además de un derecho constitucional, uno de los pilares  básicos  del  Estado  de  Bienestar,  el  instrumento  que  nos  permite  avanzar  como  sociedad y responder a los desafíos del futuro. Nadie como los socialistas ha dedicado   tanto  esfuerzo  y  recursos  para  desarrollar  un  sistema  educativo  público  de  calidad,  gratuito  y  universal  de  los  3  hasta  los  16  años;  y  nadie  como  los  socialistas  lo  ha  defendido  y  ha apostado por él en épocas de adversidad.    Gracias a los gobiernos del PSOE, España ha atravesado estos tres años de crisis sin  reducir  la  inversión  en  los  servicios  públicos  de  educación  y  sanidad,  frente  a  las  decisiones de gobiernos conservadores, como el de Cameron en Reino Unido o el de  Sarkozy en Francia.     El primer compromiso con la educación de los gobiernos socialistas está en el gasto,  que ha pasado del 4,3% del PIB, en 2004, al 5,05% del PIB, en 2010. Esto ha supuesto  que el gasto por alumno ha subido de 4.161 euros, en 2002, a 6.073 euros, en 2009,  lo  que  significa  un  aumento  del  46%.  Otro  dato  relevante:  desde  2004,  el  Gobierno  de  Rodríguez  Zapatero  ha  incrementado  el  presupuesto  para  becas  y  ayudas  en  un  85,9%.    El compromiso de los y las socialistas con la educación también se ejemplifica con el  desarrollo  del  Plan  Educa  3,  que  ha  permitido  elevar  la  tasa  de  escolarización  del  24,8%,    en  el  curso  2003‐04,  al  43%,  en  el  curso  2008‐09;  con  el  objetivo  de  crear  300.000 nuevas plazas en esta Legislatura.    Los y las socialistas entendemos que esta inversión, además de justa, es necesaria para  desarrollar un modelo de crecimiento económico más sólido y sostenible, y en el que  la mayor parte del valor vendrá determinado por la preparación de los trabajadores.  Por  eso,  también  hemos  apostado  por  dar  un  nuevo  impulso  a  la  Formación  Profesional.     El PP, por su parte, ha trasladado su tradicional falta de atención al sistema público de  educación  a  las  CCAA  que  gobierna.  El  PP  ha  recortado  su  gasto  en  educación  por  encima del ajuste general de sus cuentas, es el caso de Madrid, La Rioja y Castilla y  León. Y lo ha hecho castigando a los centros públicos, que sufren recortes de hasta un  7% (Madrid), mientras que los privados han visto aumentar su presupuesto (el 0,7%  en  Madrid).  A  estos  recortes  se  suma  la  reducción  de  plazas  de  profesorado,  el  aumento de tasas, y la supresión de becas y ayudas escolares, que hace más gravoso   el esfuerzo de las familias (Comunidad Valenciana, Murcia…).  


El  PP  contempla  también  la  educación  como  una  actividad  sujeta  al  beneficio  empresarial.  Por  eso,  donde  gobierna  fomenta  la  privatización  de  la  educación  en  detrimento  de  la  educación  pública,  entregando  a  empresas  privadas  colegios  edificados en terrenos públicos y equipados con dinero público. Están llevando a cabo  una voladura controlada del sistema público de enseñanza, implantando poco a poco  un modelo educativo segregador, injusto y que no pone el énfasis en la calidad. Un  modelo elitista y antisocial que desprecia los más elementales principios de educación  en libertad e igualdad.    

Cuando  gana  y  gobierna  el  PSOE,  gana  una  educación  de  calidad  para  todos y todas. Si el PP viene, la educación pública se va.  


NO DA IGUAL  (Cómo gestionan PSOE y PP la educación)            Las CCAA y Ayuntamientos con gobiernos socialistas han seguido priorizando el  gasto  en  educación  en  los  momentos  más  duros  de  la  crisis.  Aunque  los  ajustes  presupuestarios han afectado a todas las CCAA, en las gobernadas por el PSOE los  presupuestos educativos se han reducido menos que los del resto de las áreas y se  han mantenido los programas de becas y ayudas a las familias de menor renta.  La  comunidad  que  tiene  un  gasto  en  educación  más  alto  en  relación  a  su  PIB  es  Extremadura, con el 5,8%, en 2010, seguida de Castilla‐La Mancha, la segunda en  este ranking, con un gasto en educación del 5,6% de su PIB.     Los gobiernos autonómicos del PP han metido el tijeretazo a los Presupuestos  educativos, con severos recortes que han colocado a regiones como la Comunidad  Valenciana, Madrid, Murcia y Galicia a la cola del gasto educativo.      Madrid  es  la  comunidad  con  menor  gasto  en  educación  en  relación  a  su  PIB,  el  2,46%, y la penúltima en gasto educativo por alumno.      El  gobierno  de  Murcia,  además  de  reducir  el  presupuesto  en  Educación  y  Formación  más  del  6%,  ha  impuesto  nuevas  tasas  educativas  que  afectarán  a  40.000 estudiantes.     En  Castilla  y  León, el  gobierno  del  PP  ha  recortado  el  presupuesto  en  educación  por encima del recorte global de sus cuentas generales en 2011.    El Gobierno de La Rioja es el que ha reducido más su gasto en educación en 2011,  con un recorte del  8%.             Los  gobiernos  del  PSOE  son  pioneros  en  promover  medidas  de  apoyo  a  las  familias,  para  que  todos  los  niños  y  niñas  puedan  disfrutar  de  las  mismas  oportunidades. En Andalucía, desde el Plan de Apoyo a las Familias, que comenzó a  desarrollarse  en  2002,  se  han  ido  estableciendo  distintas  medidas,  como  la   gratuidad de libros de texto en todos los cursos de la educación obligatoria de los  centros  docentes  y  sostenidos  con  fondos  públicos,  la  gratuidad  del  transporte  escolar  para  todo  el  alumnado  obligado  a  trasladarse  fuera  de  su  localidad  para 


cursar  estudios,  la  dotación  de  becas  de  600  euros  al  mes  (10  meses)  para  el  alumnado perteneciente a familias con rentas bajas.    La  Comunidad  de  Madrid  ha  rebajado  el  gasto  educativo  en  los  centros  públicos,  a  pesar  de  que  ha  subido  el  número  de  alumnos.  La  educación  pública  madrileña presenta graves carencias por la falta de inversión; existen importantes  deficiencias  en  las  instalaciones  de  los  centros  que,  en  algunos  casos,  pueden  poner  en  riesgo  la  seguridad  del  alumnado;  faltan  colegios  e  institutos  públicos,  especialmente en los nuevos desarrollos urbanísticos, lo  que obliga a que se den  clases  en  aulas  hacinadas  y  habilitadas  en  pasillos,  patios,  laboratorios  o  bibliotecas. El Gobierno de Esperanza Aguirre ha gastado 3,7 M€ en publicitar su  política  educativa,  mientras  ha  recortado  2.500  puestos  de  docentes.  Ha  suprimido  rutas  escolares  a  los  centros  públicos  mientras  ha  incrementado  el  dinero destinado a las rutas,  para los centros privados. Aguirre se ha negado a que  las familias de esta región disfruten de la gratuidad de los libros de texto, con la  que  sí  cuentan  otras  regiones  como  Andalucía,  Cantabria,  Castilla‐La  Mancha,  o  Aragón. Y, a pesar de todas estas carencias, Madrid es la región más cara en gasto  educativo: cada inicio de curso cuesta a cada familia madrileña una media de 640 €  por alumno en la pública y 1.075 € en la concertada.    En  la  Comunidad  Valenciana,  se  suceden  las  manifestaciones,  encierros  y  concentraciones contra el Gobierno de Francisco Camps por su nefasta gestión de  la  educación,  exteriorizada  en  cientos  de  barracones  habilitados  en  colegios  e  institutos,  falta  generalizada  de  comedores,  escasez  de  personal  de  apoyo  para  atender a los alumnos con necesidades educativas especiales, falta de equidad en  la  distribución  del  alumnado  (sobre  todo  el  inmigrante  o  procedente  de  familias  desestructuradas  y  con  discapacidades)  o  privilegios  para  la  enseñanza  privada  concertada. Mientras, los padres de muchos colegios e institutos de la Comunidad  Valenciana han tenido que pagar de su propio bolsillo reformas menores, como la  pintura de las aulas, los toldos en los patios o sistemas de aire acondicionado…            El compromiso de los gobiernos socialistas con una educación pública de calidad  se  manifiesta  a  través  de  proyectos  innovadores  de  éxito.  Gobiernos  como  el  de  Extremadura fueron pioneros en incorporar las tecnologías de la información y la  comunicación  (TICs)  a  la  enseñanza,  a  través  de  las  llamadas    Aulas  Tecnológicas  del Siglo XXI, implantadas en el año 2000.     En Aragón se puso en marcha, en 2006,  el Programa Pizarra Digital, que permitió  dotar  de  TICs  a  los  colegios  de  171  municipios  y  también  equipar  con  video, 


proyectores y portátiles todas las aulas de 1º de ESO de los Institutos de Aragón, al  mismo tiempo que se mejoraba la oferta de formación del profesorado en nuevas  tecnologías de la información.      Los gobiernos de Madrid y Comunidad Valenciana han rechazado tomar parte  en  el  programa  Escuela  2.0,  con  lo  que  han  impedido  a  los  alumnos/as  de  5º  de  Primaria  de sus  comunidades  el  uso  personalizado  de  un  ordenador  portátil.  Este  boicot al programa Escuela 2.0, ha ocasionado la pérdida de 11,16 M€ al sistema  educativo  de  la  Comunidad  Valenciana,  y  de  11  M€  al  de  Madrid.  La  comunidad  que preside Esperanza Aguirre se encuentra por debajo de la media estatal en nº  de ordenadores por alumno/a.            En  Andalucía,  el  Plan  de  Fomento  del  Plurilinguismo,  además  de  la  implantación progresiva de centros bilingües en toda la red de centros (694 en el  curso  2009/2010),  contempla  la  formación  del  profesorado  y  su  actualización  lingüística  (un  total  de  4.386),  la  implicación  de  ayudantes  lingüísticos  y  de  conversación,  convenios  con  administraciones  educativas  de  otros  países  para  estancias  formativas,  intercambios  escolares  y  campamentos  de  inmersión  lingüística.  El  Programa  Idiomas  y  Juventud  persigue,  con  la  participación  de  la  comunidad  educativa  andaluza  en  su  conjunto,  que  jóvenes  de  escasos  recursos  accedan a fórmulas públicas de cursos de idiomas en el extranjero.     En Castilla‐La Mancha, se puso en marcha en febrero de 2010 el Plan Regional de  Plurilingüismo que cuenta con una previsión económica de 48 M€ hasta 2013. Su  finalidad  es formar  a  los  ciudadanos  y  ciudadanas  castellano‐manchegos  en  el  conocimiento  y  uso  de  una  o  más  lenguas  extranjeras,  incluyendo  entre  ellas  el  aprendizaje del español para la población inmigrante y posibilitar su acercamiento  a otras culturas.    En  el  curso  2004‐2005,  se  puso  en  marcha  en  la  Comunidad  de  Madrid  un  programa  propio  de  bilingüismo,  pero  sin  estudios  previos,  ni  información  ni  participación  de  la  comunidad  educativa  a  la  que  iba  dirigida.  Un  programa  con  escasísima  implantación  (el  85%  de  los  centros  educativos  no  tienen  programa  bilingüe y en el presente curso sólo participan  unos 30 centros de Secundaria, que  la  administración  autonómica  se  encarga  de  seleccionar).  En  lo  único  que  es  ambicioso el programa de bilingüismo del gobierno de Esperanza Aguirre es en el  gasto destinado a darle publicidad: dos millones de euros.     


En Asturias, la Red de Escuelas Infantiles Municipales de 0 a 3, creada en 2002,   está financiada fundamentalmente por el Gobierno asturiano que aporta de media  el 63% del gasto, las familias el 30% y los Ayuntamientos el 7%.     En  Baleares,  a  través  del    Plan  de  Primera  Infancia,  se  han  abierto  31  nuevas  escuelas  infantiles  y  ampliado  otras  25,  lo  que  ha  supuesto  la  creación  de  2.651  plazas nuevas, con una inversión de 15 millones de euros.     En  Aragón, se ha ampliado la red pública de Escuelas Infantiles Municipales; son  ya 179, de las cuales 22 son de nueva creación.     En Cantabria, se han creado 206 aulas nuevas en la legislatura para atender a niños  de 2 a 5 años, concretamente a cerca de 3.000 alumnos/as más.    Las  CCAA  y  Ayuntamientos  gobernados  por  el  PP  se  han  embarcado  en  un  proceso de privatización acelerada de las Escuelas Infantiles Municipales, que se  está  haciendo  a  espaldas  de  los  ciudadanos,  aunque  a  sus  expensas,  porque  se  hace  con  escuelas  levantadas  en  suelo  público,  con  proyectos  costeados  por  el  erario  público  y  con  equipamientos  comprados  con  cargo  a  los  presupuestos  públicos.  Una  vez  construidas  y  equipadas,  se  cede  su  explotación  a  entidades  mercantiles y empresas privadas que suelen estar relacionadas clientelarmente con  el PP,  pero que, en muchos casos, no tienen ninguna relación con la educación. Los  equipos de Gobierno del PP han cambiado los baremos de los concursos, en los que  apenas  cuentan  ya  los  proyectos  educativos  y  la  calidad  de  los  servicios  y  lo  que  prima es el menor coste económico.    En Cartagena, el equipo de gobierno del PP adjudicó a un miembro de la Ejecutiva  Local  del  PP  la  gestión  del  servicio  socio‐educativo  del  Punto  de  Atención  a  la  Infancia  (PAI)  de  La  Aparecida.  La  empresa  adjudicataria    ‐Mercantil  Educación  Inicial Preescolar SL, cuyo único administrador era  el miembro de la Ejecutiva Local  del  PP‐    fue  creada  sólo  4  días  antes  de  que  el  Ayuntamiento  aprobara  la  contratación  de  la  gestión.  Dos  meses  después  de  adjudicado  el  servicio  a  esta  empresa, la sociedad cambio el nombre del administrador único, pasando a constar  el de su cónyuge.     En  Mazarrón,  el  PP  ha  privatizado  dos  centros  de  Atención  a  la  Infancia  municipales  antes  de  su  inauguración.  En  el  mismo  pleno  para  la  creación  del  servicio  municipal  de  atención  a  la  infancia,  el  PP  aprobó  ceder  su  explotación  a  empresas privadas para los próximos 25 años. Estas empresas podrán traspasarlos  al cabo de 5 años, así como subcontratar otros servicios. 


En Madrid hay casi 30.000 familias que no tienen una plaza en escuelas infantiles.  Mientras tanto, Esperanza Aguirre ha puesto en marcha deducciones fiscales para  quienes  llevan  a  sus  hijos/as  a  escuelas  privadas,  lo  que  es  una  forma  de  subvencionar  la  educación  privada  en  detrimento  de  la  pública.  El  año  pasado  la  lista  de  espera  superó  las  4.000  solicitudes  sólo  en  la  capital;  y en  la Comunidad,  entre  20.000  y  35.000  alumnos/as  se  quedaron  sin  plaza,  el  curso  pasado,  en  los  centros públicos.     El  ahogo  presupuestario  al  que  los  gobiernos  de  la  Comunidad  Valenciana,  Madrid,  Murcia  y  Castilla  y  León  han  sometido  a  las  universidades  públicas  implantadas  en  sus  territorios  no  es  precisamente  un  ejemplo  de  apuesta  por  la  excelencia.     En Madrid se ha recortado  la inversión en educación universitaria en un 74%, se  ha  reducido  el  programa  de  investigación  en  20,3  M€,  y  paralizado  las  becas  Erasmus,  y  se  ha  incrementado  el  coste  de  las  matriculas  un  4%.  Madrid  es  la  segunda comunidad que más ha aumentado estos costes.    La Comunidad Valenciana es la tercera región que más ha aumentado los precios  de  las  carreras  universitarias,  el  3,9%,  y  la  que  menos  invierte  en  becas  universitarias. Ha recortado un 35% las becas universitarias y un 32% las Erasmus.  La mayor parte de los alumnos universitarios becados en esa Comunidad lo son por  el Ministerio de Educación (el 80%).     


¿QUÉ PROMETE EL PP?      El  Partido  Popular  formula  propuestas  genéricas,  que  nada  concretan,  del  estilo  de  dar “más apoyo a los centros educativos y un papel reforzado de las familias” o “mejor  reconocimiento  del  profesorado”.  El  PP  promete  cuestiones  que  se  presentan  como  novedades, pero que en realidad ya existen, como las “enseñanzas comunes” en todos  los territorios, que son una realidad en España gracias a la Ley Orgánica de Educación  (LOE).  El  PP  también  hace  proclamas  del  tipo  “reducir  el  abandono  educativo  temprano”, que se contradicen con los resultados de su propia gestión en las CCAA  que gobierna.     Pero, por encima de todo, lo que muestra el PP en su Programa Marco Autonómico es  el retrato del viejo modelo educativo de la derecha más rancia, que se concreta en:  más segregación en el alumnado desde las edades más tempranas, con imposición de  evaluaciones  que  no  buscan  mejorar  los  resultados,  sino  eliminar  a  los  que  obtienen  peores  resultados;  acabar  con  la  educación  común  y  gratuita  hasta  los  16  años;  más  discriminación  entre  los  centros,  que  no  pueden  disponer  de  los  mejores  servicios  y   ofertas educativas; propuestas de supuestos Bachilleratos de Excelencia, que plantean  segregar  más  allá  de  la  etapa  obligatoria,  en  vez  de  actuar  en  los  centros  con  programas de alto rendimiento, como ya sucede con gran éxito en muchas CCAA.     Además, su propuesta de “libertad de elección” del centro de preferencia, no es más  que la continuación del proceso de privatización de la educación puesto en marcha por  los populares en las CCAA en las que gobiernan.     En  definitiva,  lo  que  propone  el  PP  significa  acabar  con  el  mayor  logro  de  nuestro  sistema  educativo,  la  igualdad  de  oportunidades  para  todo  el  alumnado;  cuando  los  informes PISA ponen a España a la cabeza en el empeño por facilitar buenos resultados  educativos para la mayor parte de los estudiantes, independientemente de su origen  socioecómico y cultural.      Sorprende  oír  al  PP  decir  que  busca  la  calidad,  cuando  aprobó  una  ley  educativa,  la  LOCE, que no tenía memoria económica. Y no existe calidad educativa sin financiación  adecuada.  Por  eso,  la  aprobación  de  la  LOE  estuvo  acompañada  de  una  inversión  de  7.000 millones de euros para su aplicación. Por eso, el porcentaje de PIB que se dedica  a educación en los presupuestos de 2011 (a pesar del ajuste presupuestario) supera el  5%. Por el contrario,  siendo Mariano Rajoy ministro de Educación, el porcentaje de PIB  dedicado a educación descendió, pasando del 4,43 en 1999 al 4,29 en 2001.     


También es curioso que, seis años después de la aprobación de la LOE, el PP diga que  quiere que los estudiantes aprendan en valores como el esfuerzo y la responsabilidad.  La LOE contiene todos estos principios y el PP votó en contra y ha intentado boicotear  su implantación en las CCAA en las que gobierna. También boicoteó la asignatura de  Educación para la Ciudadanía, que enseña a conocer y a apreciar  los valores y normas  de convivencia y los derechos reconocidos en las declaraciones internacionales y en la  Constitución española.    Dice el PP que quiere “realizar al final de cada etapa educativa,  pruebas académicas  de  carácter  general  que  evalúen  los  conocimientos  de  cada  alumno”.  Sin  embargo,  gracias a la regulación de la LOE, ya existen evaluaciones con criterios de diagnóstico  educativo,  que  buscan  medir  y  mejorar  el  rendimiento  escolar.  No  son  como  las  evaluaciones  que  plantea  el  PP,  que  lo  que  esconden  es  segregación  y  selección  de  alumnado.  La evaluación es buena como herramienta para mejorar, no para separar al  alumnado.     Las enseñanzas comunes, que también propone el PP, son igualmente una realidad ya  en España y es la propia LOE la que las garantiza. Además, la falta de credibilidad del  PP en este asunto es manifiesta puesto que  María Dolores Cospedal prometió que las  CCAA gobernadas por su partido establecerían unos contenidos comunes en el ámbito  de sus competencias, pero de éstos, desde ese anuncio, no se volvió a saber nada. El  porcentaje de enseñanzas mínimas comunes establecido en la LOE es el mismo que el  que establecía la LOCE del PP. No consta que Rajoy estuviese en desacuerdo con esta  distribución  ni  cuando  fue  ministro  de  Educación,  ni  cuando  fue  vicepresidente,  ni  cuando se negoció y aprobó la LOCE.     Es sorprendente que el PP esté preocupado por que sea posible estudiar en castellano  en  aquellas  comunidades  con  lengua  propia  como  Galicia  o  Valencia.  En  España  ya  existen  esas  garantías  ya  que  tanto  la  Constitución  de  1978,  como  los  distintos  Estatutos,  así  como  las  Leyes  y  reglamentos  que  se  derivan,  garantizan  la  enseñanza  del castellano, al igual que el resto de lenguas cooficiales. En Cataluña, el catalán es la  lengua vehicular desde mediados de los ochenta y  en las dos Legislaturas de Gobierno  del  PP,  no  hubo  problemas  para  su  desarrollo.  Paradójicamente,  fue  Mariano  Rajoy,  como  ministro  de  Educación  (enero  de  1999  –  abril  de  2000)  el  que  completó  los  decretos de traspaso de las competencias educativas a las Comunidades Autónomas.     Cuando  el  PP  hace  un  reconocimiento  del  papel  de  los  profesores,  se  limita  a  estimarlos  como  autoridad.  Ni  una  palabra,  sin  embargo,  acerca  de  facilitar  a  los  profesores los medios y las mejores condiciones para que puedan realizar su trabajo.   La  degradación  en  las  condiciones  laborales,  el  número  de  alumnos  en  el  aula  o  el  aumento de horas lectivas, no parecen tan importantes para el PP, dado que allí donde 


gobierna ‐como en Valencia, Murcia o Madrid‐, los profesores tienen que lidiar día a  día con los recortes en los centros educativos.    Respecto  al  desarrollo  de  actuaciones  educativas  innovadoras,  el  PP  debería  reconocer que estos planes ya existen y tienen dotación presupuestaria en el Plan de  Acción del Gobierno de España; como el Programa Integral de Aprendizaje de Lenguas  Extranjeras,    que  se  va  a  desarrollar  en  los  próximos  10  años  con  el  objetivo  de  que  todos  los  alumnos  al  final  de  la  educación  obligatoria  conozcan  por  lo  menos  una  lengua extranjera; o el Plan Escuela 2.0, boicoteado por algunas CCAA del PP.    


PARA QUE GANE LA EDUCACIÓN      Los  y  las  socialistas  reafirmamos  el  carácter  de  servicio  público  de  la  educación,  considerándola  como  un  servicio  esencial,  que  debe  ser  asequible  a  todos,  en  condiciones de igualdad de oportunidades y adaptado progresivamente a los cambios  sociales.  Para ello, nos comprometemos a:     o Reforzar  el  sistema  educativo  público  haciendo  compatibles  la  calidad  y  la  excelencia educativa con la cohesión social y la igualdad de oportunidades.   o Acordar  entre  las  CCAA  un  sistema  compartido  de  evaluaciones,  un  nuevo  Programa  de  Formación  Inicial  del  Profesorado  y  la  consolidación  del  sistema  integrado de Formación Profesional, adoptando criterios concertados de desarrollo  de las nuevas previsiones contenidas en la Ley de Economía Sostenible sobre mejor  coordinación con el entorno empresarial y laboral de los centros de enseñanza.  o Fomentar  la  transmisión  y  consolidación  de  los  valores  fundamentales  de  las  sociedades democráticas: el respeto de los derechos y los deberes que se derivan  de la Constitución, potenciar la libertad personal, la responsabilidad, la solidaridad,  el respeto de la diversidad y la igualdad.  o Respetar  el  principio  de  laicidad  propio  de  los  servicios  públicos  en  un  Estado  aconfesional,  en  el  que  la  enseñanza  pública  ha  de  ser  un  ámbito  neutral  a  toda  ideología partidista y/o confesional.   o Impulsar  la coeducación y el fomento de la igualdad real y efectiva entre hombres  y mujeres.     Desde  el  PSOE,  tanto  a  nivel  autonómico  como  municipal,  nos  fijamos  los  siguientes  objetivos:    o Garantizar un proceso de escolarización equitativo y transparente.  o Continuar con la extensión de la educación infantil de 0 a 3 años. Ampliar la red de  Escuelas  Infantiles,  en  colaboración  con  Ayuntamientos  y  entidades  sin  ánimo  de  lucro,  con  el  objetivo  de  ofrecer  a  lo  largo  de  la  Legislatura  una  amplia  oferta  educativa de calidad para los niños y niñas menores de tres años.  o Extender  progresivamente  la  dotación  de  libros  de  texto  al  segundo  ciclo  de  la  educación infantil y a todo el alumnado de las etapas obligatorias garantizándose,  en todo caso, la gratuidad a las familias que no alcancen determinados niveles de  renta.  o Ampliar  la  red  de  comedores  escolares  y  aulas  matinales.  Poner    en  marcha  programas  de  actividades  en  los  colegios  para  las  familias  que  precisen  de  conciliación durante las vacaciones escolares del alumnado. 


o Vencer  los  obstáculos  que  impiden  que  la  universalización  de  la  enseñanza  hasta  los 16 años no sea aprovechada por el 100 por 100 de los ciudadanos.   o Combatir el abandono escolar temprano. Luchar contra el fracaso escolar mediante  un  estudio  exhaustivo  de  las  causas  del  fenómeno,  con  programas  y  desarrollos  curriculares adaptados a las necesidades del alumnado, y con los apoyos y servicios  necesarios.  o Avanzar decididamente en la escolarización hasta los 18 años.  o Prestar  una  atención  preferencial  y  diferenciada  a  los  centros  sostenidos  con  fondos  públicos  que  escolaricen  a  alumnado  con  necesidades  educativas  específicas  o  población  escolar  en  situación  de  riesgo  de  exclusión  social,  dotándoles de los recursos necesarios para garantizar que ese alumnado recibe una  educación adecuada a sus especiales necesidades.  o Aplicar  medidas  específicas  en  la  escuela  rural  para  garantizar  una  educación  en  igualdad de oportunidades.  o Extender  a  todos  los  centros  sostenidos  con  fondos  públicos  los  programas  de  apoyo  y  refuerzo  para  el  alumnado  que  lo  necesita  y  los  programas  de  diversificación curricular para quienes tienen dificultades de aprendizaje.  o Impulsar las políticas de becas y ayudas para evitar la pérdida de talento por causas  socioeconómicas.   o Promover el reconocimiento del profesorado.  o Trabajar  para  que  el  objetivo  central  del  aprendizaje  esté  basado  más  en  las  competencias que en los contenidos.  o Incorporar  plenamente  las  nuevas  tecnologías  a  la  enseñanza,  dotando  a  los  centros de los equipos necesarios y a los docentes de una formación específica en  el uso de las TICs para la enseñanza. Extender la Escuela 2.0 a todos los centros y  potenciar la formación para evitar y eliminar la brecha digital.  o Impulsar  los  estudios  de  Danza,  Música  y  Artes  Escénicas  en  coordinación  con  Cultura.   o Intensificar los planes de convivencia implantados en los centros, garantizando que  toda  la  comunidad  educativa  tenga  conocimiento  de  los  mismos,  trasladando  sus  planteamientos  a  los  proyectos  educativos  y  a  la  vida  cotidiana  de  los  centros  y  procediendo  a  revisarlos  periódicamente  para  adaptarlos  a  las  nuevas  realidades  del centro y de la sociedad.  o Establecer  un  protocolo  de  control  en  la  programación  educativa  para  que  todos  los  centros  públicos  universitarios  y  no  universitarios  de  nueva  construcción  puedan recibir la certificación de edificios sostenibles.  o Crear  redes  de  coordinación  entre  centros  y  servicios  de  las  áreas  de  salud  y  de  educación para programar actuaciones conjuntas.  o Conseguir un acuerdo del Estado y las CCAA para transformar en profundidad los  programas  actuales  de  formación  de  las  personas  en  situación  de  desempleo,  adecuándolos a las nuevas necesidades del mercado de trabajo. 


o Adoptar  un  programa  conjunto  de  Estado  y  CCAA  que  garantice  la  existencia  de  iniciativas específicas de los servicios de empleo para los menores de 25 años que  no estudien ni trabajen, y para las personas sin graduado en educación secundaria,  que permitan además combinar formación y trabajo.  o Consolidar la formación a lo largo de la vida con programas y formación especifica  en  la  Educación  de  Adultos,  Formación  Profesional  y  Universidad  en  colaboración  con Ayuntamientos, entidades sociales y empresas.  o Multiplicar  la  formación  ocupacional  en  sectores  con  más  capacidad  de  generar  puestos  de  trabajo;  en  sectores  con  futuro  y  en  el  “empleo  verde”  (aquellos  que  reducen  la  huella  ambiental  de  la  actividad  económica),  como  energía,  rehabilitación  de  edificios,  transporte,  reciclado,  agricultura,  medio  ambiente,  entre otros.  o Reforzar  la  oferta  de  formación  orientada  al  autoempleo.  Reforzar  los  programas  de  teleformación,  especialmente  en  el  mundo  rural,  vinculados  a  proyectos  de  emprendedores.  o Generalizar la formación en tecnologías de la información y las comunicaciones en  colectivos con riesgo de exclusión digital.  o Establecer  redes  de  enseñanzas  de  formación  profesional  y  enseñanzas  universitarias  en  un  mapa  de  titulaciones  integrado  que  permita  la  conexión  de  planes  de  estudios,  la  realización  de  prácticas  educativas,  el  intercambio  de  profesorado  de  distintos  niveles  y  el  reconocimiento  mutuo  de  estudios  universitarios y de formación profesional superior.  o Ampliar  los  convenios  con  empresas  para  la  realización  de  prácticas  formativas  facilitando la investigación e innovación de las empresas en centros de formación  profesional y centros universitarios.  o Ampliar  las  ayudas  dirigidas  a  asociaciones  estudiantiles  y  a  proyectos  de  responsabilidad social puestos en marcha por las universidades públicas.  o Incrementar  la  colaboración  entre  Universidad,  Centros  Tecnológicos,  centros  de  Formación Profesional y empresas para consolidar líneas punteras de investigación  y desarrollo.   


Para que gane la educación