Page 1


ÍNDICE TÁCTICO

Prólogo: melancolía rusa - pOR:Ignacio beneditti...página 4 argentina: siempre exigida - por: matías navarro...página 8 brasil: colectivo y eficiente - por: jeremías wernek...página 16 colombia: el golpe final - por:santiago cadavid...página 24 costa rica: pura fe - por:steven oviedo...página 36 méxico: un sistema cambiante - cosme gonzález...página 44 panamá: la ilusión del país - por: david sákata...página 54 perú: 36 años esperando un tigre - por hovannes marsuian y roy galdos...página 62

uruguay: una renovación - por: agustín recuero...página 72 2


MELANCOLÍA RUSA Por: Ignacio Benedetti Siempre es tiempo de volver. Esa premisa explica muchos de los comportamientos de nuestra especie a lo largo de su existencia, sobre todo desde que ésta se organizó en eso que conocemos como sociedad. El retorno, en el plano físico, es imposible, ya que el reloj corre hacia delante, por ello nos aferramos a la nostalgia, esa poderosa y peligrosa emoción que nos invita a revivir el pasado con incluso mayor agitación que cuando aquello era el presente.

(@iBenedetti)

sin continuidad, demostrando ser un mero espejismo, casi un producto de la dinámica incontro-

A través de esa sensación recordamos las más intensas relaciones y experiencias que hemos vivido, e incluso, recreamos episodios anteriores a nuestra existencia, creyendo que el apego por el ayer puede propiciar ese inalcanzable regreso al que sólo accedemos a través de la melancolía y la imaginación. Esta no es una inquietud que limite al plano individual; son muchas las sociedades que aún recorren su cotidianeidad ancladas en el recuerdo de algo que ellos suponen mejor que su actualidad. Rusia, esta Rusia que organizará el mundial de fútbol, es una de ellas. En el año 2005, Vladimir Putin, presidente de la Federación Rusa, dijo que la caída del imperio de la antigua Unión Soviética (URSS) fue “la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX”. La reminiscencia al pasado como un tiempo especial tampoco es propiedad de la geopolítica; el fútbol, actividad que define como pocas la naturaleza de nuestra especie, también se alimenta de aquello que ya fue.

lable de este juego. Sin embargo, el fútbol ruso, empujado por un pasado de dos oros olímpicos y algunas actuaciones descollantes en mundiales, ha promovido a ese tiempo anterior, con la complicidad del gobierno, como disparador de futuras grandes gestas. Han saltado la línea que diferencia lo posible de lo probable sin ruborizarse.

El balompié ruso no vive su mejor etapa. Las semifinales alcanzadas en la Euro 2008 quedaron

4


Un mundial de fútbol, siempre según el gobierno y el país de turno, es una cuestión nacional. Este es el peligro que conlleva en sí misma la nostalgia, ya que ni el pasado ni la fe son elementos capaces de inclinar la realidad, ni mucho menos modificar las penurias de sociedades oprimidas.

Si sumamos a todo esto la situación política actual, en la que la Guerra Fría parece haber retornado, el lector comprenderá que la referencia a la nostalgia no es un capricho quinceañero del autor.

El Juego

Sin ánimos de ofrecer verdades absolutas, es importante reconocer que ese discurso chau-

Al mundial comparecen las mejores treinta y dos selecciones del mundo. Pocas cosas son tan justas y tan humanas como el sistema de clasificación. Es un modo honesto porque cada combinado nacional juega la misma cantidad de duelos en su casa como fuera de ella, y es humano porque esa intención de ecuanimidad convive con el error, de la misma manera que nuestra propia existencia. El primer objetivo en el torneo ruso para cada equipo será encontrar una dinámica competitiva, esa que haga probable la continuidad en la justa veraniega. Imagine el lector una de esas fuertes pero repentinas tormentas, esas que pareciera que van a arruinarle el día, pero que apenas si duran cinco minutos. Quién mejor se adapte a ese temporal tendrá mayores opciones de salir vencedor. Hubo un tiempo en el que los mundiales fueron una especie de salas de exposiciones de las grandes innovaciones tácticas. Pero con la llegada de eso que llaman modernidad cambió el ordenamiento del fútbol global, y hoy son los clubes los que dictan cómo, a qué y para qué se juega a este deporte. A pesar de ello, no existe un torneo deportivo que albergue tantas esperanzas como el que organiza FIFA cada cuatro años: sueños de grandeza y fantasías con un fútbol mejor jugado, como aquel que vemos en videos y leemos en libros antiguos. A eso vamos a Rusia.

vinista ha influido en los recientes brotes de violencia asociados a hinchas rusos, así como en las dudas de FIFA sobre la capacidad del gobierno de Putin de controlar y neutralizar a estos grupos, siendo que es el propio jefe de estado el principal promotor de la melancolía y el nacionalismo que antes mencionaba.

Ah, la nostalgia… es que al fútbol también jugamos con los recuerdos de un futuro posible. Ignacio Benedetti. Madrid, España 2018.

5


ARGENTINA 1


ARGENTINA 2


argentina: siempre exigida Por: Matías Navarro

(@Matias_Navarrog)

La Selección argentina llega al Mundial de Rusia con más dudas que certezas. Desde que asumió en el cargo, Jorge Sampaoli no ha repetido dos veces seguidas el mismo once inicial, contando partidos de Eliminatorias y amistosos. Además, ha probado decenas de jugadores, entre los que se destacan figuras reconocidas mundialmente como Mauro Icardi o Manuel Lanzini y otros futbolistas con buen nivel en el fútbol local como Maximiliano Meza o Cristian Pavón.

vertical que otorgan los futbolistas ya mencionados. Querer mantener la posesión es una intención destacable, pero hacerlo con intérpretes que priorizan la horizontalidad del manejo del balón por sobre la verticalidad termina transformando al equipo en previsible e inofensivo. Otra clave para entender el juego que busca imponer Sampaoli es la salida por abajo desde su propio arco. Para eso, ha sido crucial el buen manejo de balón de los porteros habituales (Romero, Caballero y Marchesín han tenido su chance, mientras que Guzmán es una fija y Armani una posibilidad).

Sin embargo, y más allá de que ni el mismo entrenador tiene clara la formación inicial, hay ciertas ideas futbolísticas que aparecen en el glosario de intenciones del nacido en Casilda. La primera es la tenencia del balón como arma fundamental para generar ataques colectivos. Más allá de las modificaciones constantes, ha repetido el patrón de juntar centrocampistas de buen pie como Biglia, Paredes, Kranevitter, Pizarro o Guido Rodríguez, buscando tener el monopolio de la pelota en el desarrollo del partido.

un

claro

En este punto aparece, nuevamente como un paréntesis negativo, los cambios constantes de jugadores que dificultan afianzar una idea sólida. Ha demostrado buenos indicios en el triunfo sobre Italia en Manchester, pero evidenció retroceso contra España.

Desde que finalizaron las sufridas Eliminatorias, Argentina tuvo 4 amistosos teniendo como variantes defensivas a Otamendi, Pezzella, Mascherano, Fazio, Rojo, Emiliano Insúa, Salvio, Bustos, Tagliafico, Mercado y Acuña (más Mammana, Ansaldi y Funes Mori que fueron convocados y no disputaron ni un minuto).

Pero hay un detalle no menor en la conformación del mediocampo, y fue una falla que quedó en evidencia más que nunca en la derrota 1-6 contra España en Madrid, y es la falta de pase

8


conducción coherente que defina quiénes serán los protagonistas en base a las sociedades ya diagramadas y no aspirando a que estas se formen durante la competencia.

En total, 11 futbolistas en 360 minutos donde la Selección sufrió 10 goles (4 de Nigeria y 6 de España). Como tercer ítem, aparece la delantera. Messi es, obviamente, una fija y todo el equipo gira en torno a él. La compañía que él desea es la de Agüero, pero el propio Sampaoli probó, antes que a él, a Icardi y Benedetto, aunque ninguno convenció ni convirtió goles en el momento más conflictivo del ciclo, y ahora parece que el lugar de suplente del Kun se lo ganó Higuaín.

El reto no será fácil y la vara está muy alta (pareciera que coronar es la única opción que evite el cataclismo) y la ilusión de todo un país no está basada en el equipo, sino en un nombre propio: Lionel Andrés Messi. Las comparaciones no dejarán de aparecer. La sombra de Argentina 1978 y 1986 ha perseguido a las generaciones posteriores en búsqueda de retomar lo que se extravió hace 36 años. Jorge Sampaoli tiene una gran parte del entorno argentino dudando sobre su actuación, hecho que se hace común con cada entrenador que se sienta en el banquillo albiceleste. Argentina tiene todo para coronarse o para dejar una imagen dubitativa en esta Copa del Mundo. Todo podría pasar en Rusia 2018.

Los nombres parecen definidos, aunque esclarecer la idea general ofensiva sigue en el debe: Argentina mezcla pasadores como Banega con solistas como Di María o Pavón, buscando generarle a Messi un ecosistema que lo haga brillar y ganar ‘su’ Mundial. Sobran variantes individuales como para romper con una racha de 25 años sin títulos, pero faltan argumentos sólidos grupales y una

9


Los rivales La luchadora y sorpresiva Islandia

Croacia: Mediocampo élite

El público presume que el debut de Argentina en el Mundial será sencillo, pero nada está más alejado de la realidad que ese pensamiento: debutar con los vikingos puede llegar a ser el peor escenario para que una Selección repleta de dudas pueda arrancar la competencia con el pie derecho.

Es el rival más fuerte del grupo y, posiblemente, el más parejo con la Selección argentina. Si bien ya no cuenta con goleadores como Davor Suker o figuras constantes como Darijo Srna o Robert Prosinecki, el conjunto conducido por Dalic llega a Rusia tras finalizar detrás de Islandia en un grupo clasificatorio que lo tenía como claro candidato. Así como el fuerte de los vikingos era la defensa, la solidez de los croatas se fomenta en un mediocampo que tiene a Rakitic y Modric como protagonistas, a Kovacic como variante y a Kramaric y Perisic como acompañantes un poco más adelantados, buscando asistir a Mandzukic o Kalinic, las opciones de ataque.

El equipo de Hallgrímsson ha demostrado, tanto en la Eurocopa 2016 como en las Eliminatorias para la competencia en Rusia, que es sólido en defensa y que basa su juego pensando primero en el arco propio y luego en el ajeno, precisamente lo que más le ha costado combatir al equipo de Sampaoli. Venezuela y Perú han sido los últimos rivales de características similares al primer oponente en el Mundial que ha enfrentado la Argentina. El empate 1-1 en el Monumental contra la Vinotinto y la igualdad sin goles con la Rojiblanca en la Bombonera evidenciaron todos los defectos de la Selección en solamente 180 minutos: falta de contundencia frente al arco rival, escasa generación de juego originada en otros futbolistas que no sean Messi y la pulga-dependencia que se sufre hace tantos años, en su máximo esplendor. Encima, como si fuera poco (y sabiendo que las Eliminatorias tuvieron un condimento emocional y sufrido que posiblemente no se presente en el Mundial), la desesperación se comió la tranquilidad del seleccionado (al igual que contra España) y los contragolpes rivales fueron constantes y peligrosos, posiblemente el arma mejor empleado por Islandia.

El 4-2-3-1 que plantean los croatas pueden complicar a la Argentina, sobre todo, por la superpoblación que tienen en el mediocampo, la zona más débil del equipo de Sampaoli. Deberán enfrentarse contra centrocampistas de primer nivel europeo y, para eso, se verá obligado a ubicar a jugadores que puedan recuperar el balón y jugarlo hacia adelante, distinto a lo que ocurrió en el catastrófico amistoso contra España. Será importante la actuación de Banega (posible titular en el Mundial) para poder aprovechar las chances que tenga Messi de poder situarse detrás del mediocampo croata y poder posicionarse de cara al arco, buscando acumular por dentro para poder abrir el campo hacia los costados. En esos dos futbolistas estará, seguramente, la clave para que Argentina salga airoso del segundo duelo mundialista.

12


Una y otra vez Nigeria Esta es la única Selección con la cual la Argentina tiene un antecedente cercano, aunque para nada alentador: el 14 de noviembre del 2017, las águilas le dieron vuelta, en poco más de 20 minutos, a un resultado de 0-2 para terminar ganándola 4-2 al conjunto de Sampaoli. Utilizando como reflejo ese último partido, se puede predecir un encuentro muy abierto, lo cual seguramente favorecerá a la Argentina. La velocidad de Di María por la izquierda y de Pavón por la derecha serán importantísimas para aprovechar los espacios que dejará la zona más débil de los africanos: la defensa. Con un Messi más suelto, será el partido más cómodo del 10 del Barcelona, aunque también podría ser el más incómodo para la Selección, si repite los errores mostrados con España y apuesta al golpe por golpe contra un conjunto nigeriano que combina velocidad con calidad en jugadores como Iheanacho e Iwobi. Las mayores fallas argentinas que se vieron en los 4 goles sufridos en el amistoso estuvieron en el retroceso, con laterales – volantes como Pavón que sacan ventaja en ataque con espacio por delante pero que, en el retroceso, colaboran con buena voluntad, pero sin demasiada efectividad. Podrá explotar su punto más alto, el ataque con espacios, pero también estará ante la gran dificultad de tener que lidiar con los contragolpes africanos que tanto le han complicado el proceso a Sampaoli.

13


BRASIL 1


BRASIL 2


brasil: colectivo y eficente Por: Jeremías Wernek ‘La Canarinha’ llega a Rusia muy distinta en comparación a como lo estaba en el 2014. Con ‘Tite’, después de casi dos años de otra era Dunga sin éxito, la selección brasileña tiene un concepto, un proceso claro y deja de apostar en nombres. Sí, están Neymar, Gabriel Jesus y Phillipe Coutinho, pero ellos están metidos en un equipo que valora el control y maneja bien los cambios en un partido. Un Brasil colectivo que intenta jugar de manera eficaz. Brasil sale de base con 1-41-4-1. Tiene a Neymar por la izquierda, con conexión total con Marcelo. Esa banda es muy importante en la carpeta de Adenor Bacchi. Aunque no es la única manera de atacar a los rivales. Como casi todos los equipos de ‘Tite’, los volantes centrales son las llaves. Fue así en Corinthians, campeón de Libertadores, también cuando ganó el Campeonato Brasileiro 2015 y así está en la selección. En su arranque como DT de Brasil, ‘Tite’ tuvo a Renato Augusto como parte fundamental. Hoy en día le toca a Paulinho esa condición. El jugador del Barça se configuró de forma que ayuda de manera determinante en todo el partido, por su técnica, pero principalmente por la inteligencia para ocupar espacios y hacer avances. La asociación con Casemiro genera seguridad e imposición,

(@Jeremiaswernek) sumando a Fernandinho también es gran opción. Defensivamente Brasil ganó con el regreso de Marcelo. Sufrió con los altos y bajos de Dani Alves, pero ahora otro deberá rendir al nivel del actual futbolista del PSG tras su lesión. Con los centrales, la pasa bien. Miranda sorprendió por tomar el cupo e incluso, salir capitán. Al lado están Marquinhos y Thiago Silva, en una pelea particular para jugar. Silva salió como uno de los villanos en el 2014, pero agrega al equipo técnica y posicionamiento. En la fase defensiva, Brasil baja muy rápidamente sus 10 jugadores de cancha. Esa intensidad crea una protección que fue muy buena en partidos con selecciones sudamericanas. Hay un punto de duda sobre lo que puede hacer en un nivel más alto. Especialmente los centrales ante delanteros de clase mundial. El Brasil de ‘Tite’ no tiene emblema de joga bonito. No está para ser un típico representante del fútbol que se tiene como concepto de la seleçao, con ginga y clase. Pero está en un nivel muy alto cuando se mira el mismo equipo que estaba con Dunga o Luiz Felipe Scolari. La selección es compacta, tiene intensidad y, en un escenario de colectividad, por arriba de todo, hay que tener mención honorífica para los delanteros. Con el crecimien

16


to de Gabriel Jesús y Coutinho, por ejemplo. Con Jesús, Brasil tiene otra vez un delantero fulminante. Una dinastía de Romario y Ronaldo. Con técnica y carácter, el del Manchester City ha entrado rápidamente en un cupo que molestó a la selección desde 2006. Gabriel Jesús hace muy bien un papel que genera profundidad, pero también puede hacer la función de salir para crear espacios donde se pueden meter mediapuntas o extremos. A pesar de no tener gran portento físico, hizo un montón de veces la acción de detener a los centrales estando de espalda para el gol. Así, llega al Mundial como un 9 casi completo. Neymar, Coutinho / Willian y Gabriel Jesus agregan los ingredientes de un equipo brasileño dentro de una formación que juega para ser eficiente. Con ellos, la seleçao tiene cómo cambiar su base para 1-4-3-3 y tiene imprevisibilidad. Puede crear e infiltrar. Son ellos el punto alto de una base trabajada para jugar en serio y sin riesgos. Coutinho, Jesús, Willian y Douglas Costa con-

forman una lista de jugadores distintos técnicamente, pero de cierta manera similares. Desde ahí, salta el principal problema: la selección tiene su idea y un concepto con profundidad, con argumentos y logros. Como la remontada en las Eliminatorias y el dato de solamente una derrota con ‘Tite’, pero no tiene plan B. La ausencia de una opción se mostró importante cuando el rival juega cerrado (con línea de cinco, especialmente). Adenor no llegó al punto de corte para crear otra forma. En algunos partidos, el DT coqueteó con un delantero fijo, para tener primera pelota y juego físico adelante. Intentó improvisaciones como Diego Souza de 9, sin embargo, no está cerca de obtener algo. Aín así, esta Brasil es tan favorita como habitualmente ha sido en Mundiales. La confianza regresó con “Tite”, luego de una Eliminatoria mundialista en la que se vieron por encima de las otras 9 selecciones. participantes en Conmebol.

17


Los rivales Por la derecha de Suiza

La voluptuosidad serbia

El equipo helvético no se queda atrás. De 2014 hasta hoy, ha evolucionado en un juego con la pelota. Juega bien en 1-4-2-3-1 y 1-4-3-3. Ya utilizó seguido 1-3-5-2 y también una línea de cinco. Tiene juego colectivo fuerte, pero deja una puerta para Brasil. Por la derecha, ha perdido la pelota diversas veces. El dato: 40% de las pelotas perdidas por Suiza fueron en esa banda. O sea, la debilidad crónica está justamente en el sector donde juega Neymar y donde aporta Marcelo, otra figura fuerte de la selección de ‘Tite’. El dúo seguramente puede plegar por ahí generando desequilibrio. Lichtsteiner y Schär lideran la lista de quiénes perdieron más la pelota. Señales de un camino a ser explorado con intensidad.

Un equipo con técnica y que juega para atacar, con talentos en momentos distintos, pero llenos de volúpia. Serbia puede ser explorada por la selección de Brasil exactamente por su carácter. El deseo de hacer goles, de manera preferencial luego del arranque del partido, deja espacios para un plan donde se busque esos huecos dejados. La formación puede cambiar mucho y rápidamente. La idea es generar ventaja y después jugar en transición intensa. La clave será mantener la búsqueda por más tiempo e ir buscando el rival para la zona más lejana del gol.

En el otro lado, Ricardo Rodríguez también sufre, pero no tanto como Lichtsteiner. La diferencia es que el de AC Milan no tiene números elevados de recuperación de pelota (dato importante para el sector defensivo en la derecha). Otro camino para el ‘Scratch’ puede ser la pelota parada. Suiza tiene un equipo fuerte y que hace faltas en la zona central del césped, casi en la misma proporción en las dos bandas. Reflejo de extremos que ya crean problemas para los laterales en la pérdida de la posición y dejan espacios. Desde ahí, será posible buscar a los centrales en un tiro por arriba o tal vez a Gabriel Jesus y Paulinho. Sin embargo, Suiza llega a Rusia con 90% de los puntos que jugó en las Eliminatorias. En una fase donde tiene jóvenes y fútbol para crear.

En las Eliminatorias, los de los Balcanes salieron muchas veces de una línea de tres, con cinco en la fase defensiva y, después, pasó a una línea de cuatro, cambiando así su presión por ya tener un gol. En ese partido, Brasil puede sentir fuertemente su debilidad: el delantero más fuerte. Con centrales de imposición física, Serbia puede controlar y sacar la profundidad. Una salida viable es manejar a Jesús como “falso 9”, creando lagunas en la primera línea, para avances de Coutinho, Willian o quizás Neymar. Remates a media o larga distancia también pueden ayudar a ‘La Canarinha’. No necesariamente con un golazo, pero generando tiros de esquina. Por arriba, los centrales de ‘Tite’ están en un buen momento. Miranda, Marquinhos y hasta Thiago Silva pueden demostrar las diferentes maneras de atacar.

20


Costa Rica, pura vida El partido de Brasil ante Costa Rica debe ocurrir como un gran test de paciencia. El equipo de Óscar Ramírez juega con línea de cinco y no tiene problema en ser así. Defensiva, sacando espacios y esperando a un error defensivo del rival. El nombre que cambia muchas cosas es Johnny Acosta. No tanto por su calidad, sino más por su presencia. Con él, la línea de cinco, que tanto deja a ‘Tite’ incómodo, está lista. Sin él, el equipo pasa a jugar en un 1-4-4-2 con pequeñas variaciones en la última línea. Acosta ya tiene 34 años, no es alto y ayuda más ocupando espacios. Para marcarle gol a Keylor Navas, Phillipe Coutinho va a ser vital. Con él, la selección hizo un buen partido en el segundo tiempo contra Rusia. El secreto es cambiar de posición con Jesús y salir de la banda para el centro. Arrastrando la marca y generando desequilibrio. Si los daños no ocurren como se espera, el mismo puede intentar un disparo de lejos, con más técnica que fuerza. Costa Rica no se comportó bien en las veces que salió perdiendo. El cambio de perspectiva en el partido le pone exigencia ofensiva y puede hacer que el castillo de naipes se vaya abajo. La desesperación de los ticos jugará en contra, teniendo en cuenta que enfrentarán a Brasil y tendrán la necesidad de aprovechar cada partido en este difícil grupo, con la esperanza de colarse en la siguiente ronda, tal como pasó en el anterior Mundial, justamente en tierras verdeamarelas.

21


COLOMBIA 3


RIVAL COL 1


Colombia: El Golpe Final Por: Santiago Cadavid El combinado nacional colombiano disputará su sexta copa del mundo. Luego de la participación en Brasil 2014, donde logró su mejor campaña obteniendo el quinto lugar. La selección Colombia fue la mejor de su grupo superando los tres partidos correspondientes. A diferencia de años anteriores donde no clasificó a ninguno de los mundiales después de Francia 98, por primera vez gran parte de los jugadores militaban en equipos importantes europeos como Porto de Portugal, Mónaco de Francia, Milán de Italia, entre otros. James Rodríguez fue protagonista en aquel Mundial, siendo el goleador; Juan Guillermo Cuadrado fue el líder de asistencias de la competición. Llegarán a Rusia con la meta de superar su marca, con futbolistas que se han consolidado en el promontorio del fútbol mundial. Adicionalmente, contarán con la presencia de su goleador Radamel Falcao García quien no pudo hacer parte de la cita pasada. En medio de situaciones que dan pie al análisis profundo, el panorama luce alentador comparando con otras citas máximas. Aún así, no hay luces claras -a criterio de quien escribe- de lo que usualmente decimos que es identidad futbolística o al menos se hace difícil definirla. Sin embargo, en un ejercicio que por pretensio

(@Sancadavid93) so puede pecar de irresponsable, trataremos de esgrimir tácticamente al combinado colombiano. Las figuras (que otros llaman números telefónicos), se han circunscrito básicamente entre los sistemas 4-2-3-1, 4-2-2-2, y 4-3-2-1. La primera figura propende por un ataque vertiginoso por los costados, especialmente por la banda derecha, ocupada por Juan Guillermo Cuadrado. Con lo que dio mejor resultado fue con Cardona por izquierda y James por el centro, en un tridente capaz de formar un bloque compacto de 5 con los dos interiores, mostrando inclusive capacidad de basculación. En defensa ha encontrado relativa seguridad, con centrales y laterales que han hecho lo necesario para inspirar confianza. Especialmente el costado izquierdo, llamado a ser ocupado por Fabra, pinta par ser un carril bastante solidario de la acción ofensiva. Con el 2-2-2 retornamos a las viejas épocas del 2014. Doble pivote, un extremo, un enganche y dos atacantes, uno de ellos con ánimo de “trequartista”, y el rematador. El 4-3-2-1 es hasta ahora la última insinuación de Pékerman, planteando escenarios donde la densidad en la mitad de la cancha podría fungir de coraza.

24


David Ospina: Quien milita en el futbol inglés, es un guardameta con fortalezas en el achique y que dentro de los tres palos tiene virtudes en el salto y en los balones rápidos. Es un arquero campeón de la liga colombiana siendo muy joven y que saltó a Europa, donde se consolidó y ahora es pieza importante en uno de los equipos más representativos

tero contundente en el cabezazo y con una frialdad impecable para definir dentro del área.

James Rodríguez: Internacionalmente, el producto más valorizado con sello cafetero. James Rodríguez es la fuerza mediática y futbolística. La llegada al Bayern Múnich de Alemania recuperó la esencia del 10 en un esquema que le propicia equilibrio entre figuración y protagonismo, y ser un eslabón imprescindible en la construcción de juego de los bávaros. Radamel Falcao García: Después de perderse dos mundiales por lesión, uno Sub 20 y otro de mayores, Falcao está cerca a disputar la copa del mundo de Rusia. Es un delan-

25


Los rivales Senegal, con la escuela gala “Los Leones de Teranga”, como son conocidos en el continente negro, tienen una gran influencia de la colonización francesa. Desde 1850, hasta su independencia en 1960, fueron parte del país galo. Basta ver a su técnico para entender la herencia gala en esta Selección africana, Aliou Cissé fue forjado táctica y estratégicamente por la escuela francesa. Durante su etapa como jugador, militó en cinco clubes de aquel país, además de competir en la Premier League de Inglaterra y ser uno de los que disputó aquel Mundial de Corea Japón 2002. Selección parte del 4-3-3, con defensas muy físicos, laterales veloces y un ataque en bloque donde se destaca el delantero de Liverpool Sadio Mané. Kalidou Koulibaly del Napoli de Italia, es su líder en la zaga. De 26 años, el nacido Saint-Die-des-Vosges, optó por jugar con los africanos por encima de Francia, país natal. Tras jugar en el Metz de Francia y el Genk de Bélgica, desde 2014 milita en el Napoli, lo que conoce muy bien a delanteros colombianos como Carlos Bacca o Duván Zapata, este último con quien compartió equipo. Además, hizo parte de aquel equipo que en la Copa Mundial sub 20 Colombia 2011 llegó a semifinales, por lo que conoce un poco más a nuestro país. Para combatir una defensa en bloque como la del equipo senegalés, Colombia debe tener la pelota y romperles la línea con la pelota al piso y diagonales. El juego aéreo es un arma que la ‘tricol

or’ debe tratar de evitar, además de ir al choque, donde terminarían perdiendo en algunos duelos con el físico de los africanos. Además, deben fijar a los laterales o jugarles a la espalda cuando ellos salgan en velocidad, para eso será importante contar con buenos extremos que estén atentos para cumplir labores de defensa y ataque. En cuanto al medio campo, se destaca un hombre como Cheikhou Kouyaté, el jugador del West Ham de Ingalerra se caracteriza por ser el líder en esa zona, para Senegal, la línea de volantes más que generación de juego, se dedican a que haya recuperación y traslación al ataque. Debido a esto, por eso el equipo de Cissé emplea mucho los costados para su ataque. Kouyaté fue el capitán de la Selección durante las eliminatorias africanas y en sus pies se destruye y se crea el juego para el ataque de estos temibles nuevos leones indomables. Dependiendo de la fase de juego, Colombia va a encontrar un medio campo que lo espere y corte su circuito de juego para ellos generar en velocidad jugadas ofensivas, respaldados por el frente de ataque. Para esto, el equipo comandado por José Pékerman debe ser inteligente e intentar que se replieguen lo menos posible, además de tener el arte para generar espacios que le permitan llegar con claridad a campo contrario. Analizando el ataque, tenemos que hablar de su gran estrella Sadio Mané, el jugador del Liverpool ingresa por los extremos, pero también sabe llegar al ataque por el centro. Será un dolor de cabeza para la defensa colombiana si no pueden tomar los recaudos necesarios para hacerle

29


un buen marcaje. Por lo general, el delantero aprovecha su agilidad, despliegue físico y manejo con ambos perfiles para agarrar a contramano las defensas rivales. Al ser el jugador con mayor exposición mediática de Senegal, Colombia lo tendrá referenciado con un mayor detenimiento. Por lo general, el delantero aprovecha su agilidad, despliegue físico y manejo con ambos perfiles para agarrar a contramano las defensas rivales. Pero el combinado patrio no solo se debe enfocar en este delantero, Keita Baldé del Mónaco francés es otro de los atacantes peligrosos que cuenta Senegal. A pesar de no tener la misma fama de Sané, Baldé es un elemento que conoce muy bien Falcao porque comparten club.

Una gran generación polaca Tras doce años sin clasificar a un Mundial, para Adam Nawalka, entrenador de la Selección polaca, es un acontecimiento más que esperado, además de poder contar con jugadores que son líderes en grandes clubes europeos. Tras perder muchos talentos que se fueron a jugar a otras selecciones, la oportunidad de figurar está en este certamen. En cuanto a su esquema táctico, los polacos juegan con un módulo 4-4-1-1, donde Robert Lewandowski es el cabeza de área. En el Bayern de Múnich, el delantero se ubica de esa manera con extremos abiertos que lo abastecen de centros. De esa misma manera lo realizan en su Selección, con otros intérpretes como Kuba Braszczykowski y Kamil Grosicki. Ambos jugadores crean juego por las bandas para ubicar al ‘9’ del equipo. Colombia deberá prestar atención. En cuanto a la defensa, es un equipo muy sólido y con una línea definida, encabezada por Kamil Glik, compañero de Radamel Falcao en el Mónaco, por lo que será difícil superarlo ya que conoce muy bien los movimientos del atacante colombiano. Sin embargo, el arquero Wojciech Szczęsny, por lo general, deja algunos rebotes y no cuenta con la mejor salida en caso de hacer un mano a mano, por lo que será importante el juego interno para romper la zaga polaca. Otro central es Michal Pazdan. El central del Legia de Varsovia es fuerte pero con movi-

30


mientos torpes debido a su complexión atlética. Será importante que Colombia aproveche el juego a ras de piso, el regate y la gambeta para quedar más fácil camino a gol. La banda derecha es otro punto fuerte del equipo blanquirrojo. Łukasz Piszczek, del Borussia Dortmund, es quien realiza la salida desde el sector defensivo, además de ser el flanco por donde más realizan incursiones al ataque. Para evitarlo, el equipo tricolor deberá poner presión por esa banda, incomodar su juego y taponarle la salida. En cuanto al medio campo, está Krzysztof Mączyński. El volante del Legia de Varsovia no solo es solidario para generar juego, sino que es un buen elemento en la contención y destrucción del juego rival. El otro volante que ocupa la primera línea es Grzegorz Krychowiak, el jugador del West Bromwich Albion tiene experiencia en la Liga española, por lo que conoce a varios jugadores colombianos como Carlos Bacca, quien fue su compañero cuando estuvo en el Sevilla. Este elemento es importante para la generación de juego interno en el equipo. Aunque no es muy frecuente, Krychowiak trata de surtir a sus extremos Braszczykowski y Grosicki.

son molestos y sabe hacerlos muy bien. En este esquema, Colombia deberá taponarles el juego acortándoles el espacio en donde ellos puedan plasmar su juego directo. Con toques cortos y referencias zonales, el combinado nacional podrá ser más precisos y evitar los ataques de este rival. Más adelante está Piotr Zieliński, el media punta del Napoli. Es un jugador que constantemente llega al área, es uno de los socios principales de Lewandowski, quien es la principal figura del equipo polaco. Es un killer al que debe referenciarse y tratar que no le quede el balón ni en juego aéreo que es muy potente, ni que reciba de espaldas al arco, pues posee una pegada letal.

Precisamente Kuba y Kamil son tanto volantes como extremos. El hombre del Wolfsburgo se entiende muy bien con Piszczek y Lewandowski, pilares en el otrora Borussia Dortmund de Jurgen Klopp que llegó a ser finalista de Europa en la temporada 2013. Por su parte, Kamil hace parte del Hull City inglés, debido a que milita en una de las ligas con mayor despliegue físico, para el media punta los traslados en velocidad no

31


La siempre dinámica Japón Con las bases del fútbol brasileño y algunos de sus hombres militando en el fútbol europeo, para la Selección de Japón, este deporte ha ido ganando adeptos en su país, donde las mujeres lograron poner un punto alto siendo campeonas mundiales, ahora el turno le llegó a los hombres para destacarse. Nuevamente se verán las caras en una cita orbital, luego de que hace cuatro años en Cuiabá, Brasil, la tricolor no tuvo contemplaciones y los goleó 4-1, asegurando su lugar en los octavos de final como primeros del grupo C. Hubo cambios en su cuerpo técnico. El bosnio Vahid Halilhodzic salió, para darle entrada a Akira Nishino. Este fue un cambio más que drástico, si se tiene en cuenta que Halilhodzic fue quien los condujo durante todas las eliminatorias. Sin mucho tiempo para implementar una nueva idea, la escuadra asiática pondrá un esquema 4-4-3. La experiencia de hombres como Yuto Nagatomo, Gotoku Sakai, Keisuke Honda, Shinji Okasaki y Shinji Kagawa hace que sea un equipo a tener en cuenta. Las claves de su juego son los desbordes por las bandas, aprovechando la velocidad, una de sus virtudes en los equipos asiáticos. Esa característica la trasladan a la cancha. En la puerta, el que manda es Eiji Kawashima. El meta del Metz francés es seguro en sus saques, aunque en el juego aéreo deja mucho que desear. Al militar en la liga francesa, el goleador colombiano Radamel Falcao es un conocedor y verdugo del japonés.

En cuanto a la defensa, la línea de cuatro es la ideal para el equipo oriental. Yuto Nagatomo, ex Inter de Milán y ahora en el Galatasaray de Turquía, es su figura. Por cualquiera de las dos bandas, su vocación ofensiva hace que sea un peligro en el ataque. Por la banda derecha podría jugar Hiroki Sakai, jugador del Olympique de Marsella. Ha decantado un gran nivel en esta última temporada, siendo solidario en defensa y en ataque. En cuanto al medio campo, Makoto Hasebe es el caudillo del juego japonés. El jugador del Frankfurt de Alemania se potenció en Europa, donde aprendió a darle orden, equilibrio y recuperación a su conjunto. Aunque en las Eliminatorias no tuvo mucha oportunidad, Keisuke Honda es un jugador a tener en cuenta. El volante ofensivo del Pachuca de México puede que no esté pasando un gran momento, pero nunca se le puede descartar. Shinji Kagawa es otro jugador a tener en cuenta. El volante del Borussia Dortmund es solidario en ambas situaciones de juego0. Para la Selección Colombia es importante ser fuerte en esta línea. Con hombres físicos como Carlos Sánchez y otros que generen salida y juego como Mateus Uribe, esa dupla sería eficaz para no dejar armarse al rival y poder aprovechar los espacios que generen. La rapidez de los japoneses es su mayor virtud, por lo que Colombia deberá apelar a la fuerza de jugadores como Davinson Sánchez y Yerry Mina, evitando que puedan armar jugadas y cortándoles los espacios para que no tengan facilidad en la recepción y la habilidad de tiro.

33


COSTA RICA 1


COSTA RICA: PURA FE Por: Steven Oviedo

(@StevenoviedoA23)

La selección de Costa Rica llega a Rusia 2018 con el gran antecedente de su participación en Brasil 2014, donde rompió todas las apuestas, ganó el grupo de la muerte con Italia, Inglaterra y Uruguay, avanzó a cuartos de final, donde cayó en la tanda de penales ante Holanda. Dichos atestados podrían relacionarse directamente con una selección con un poderío ofensivo importante, pero la realidad del fútbol de Costa Rica se basa en su defensa, la cual se convirtió en su fortaleza hace cuatro años y luce como su principal estrategia de cara a la Copa del Mundo. Costa Rica arma su equipo de atrás para adelante y empieza con la figura más importante que posee: Keylor Navas, portero del Real Madrid, quien logró adueñarse del marco merengue y es indiscutible en la Selección que dirige el seleccionador Óscar Ramírez. Cualquiera podría pensar que un portero no marca la diferencia en un equipo, pero en Costa Rica la ausencia de Navas pesa como la de Lionel Messi en Argentina o la de Neymar en Brasil. Es clave para la tricolor tica. En zona defensiva, Costa Rica utiliza una línea de tres centrales, algo que no es nego-

ciable para el entrenador, los más utilizados en estos puestos son Giancarlo González (Bolonia, Italia), Johnny Acosta (Rio Negro, Colombia) y Óscar Duarte (Espanyol, España). A esta defensa la acompañan dos laterales, quienes son los más rápidos del equipo. En especial Cristian Gamboa (Celtic, Escocia) por la derecha y Bryan Oviedo (Sunderland, Inglaterra) por el costado izquierdo. En el mediocampo, los centroamericanos colocan dos volantes de marca, uno con más salida que el otro, pero con la función de cortar la pelota. El más retrasado es David Guzmán (Portland Timbers, MLS) y el que cumple la función de mixto es de Celso Borges (Deportivo La Coruña, España). La creación de las jugadas ofensivas recaen en el volante del Sporting de Lisboa, Bryan Ruiz, quien es el capitán de los costarricenses y quien marcó dos goles en Brasil 2014, incluido el del triunfo por la mínima de Costa Rica frente a Italia. Ruiz cumple una función de mucho sacrificio, pues no tiene mucha compañía en el centro de la cancha. Óscar Ramírez utiliza un volante ofensivo

36


más, pero para este puesto hay varias opciones, ya que las lesiones e inactividad han afectado a hombres claves para el equipo tico. Hay tres grandes alternativas para jugar en dicha posición, la primera es Christian Bolaños (Saprissa, Costa Rica), pero el jugador que va por su tercer mundial mayor sufrió una fractura en el tobillo, lo cual pone en duda su participación en el certamen. Después de Bolaños, aparece Joel Campbell (Betis, España), quien estuvo lesionado entre octubre y marzo pasado, por lo que apenas está retomando ritmo deportivo, lo que no le impedirá estar en la lista de convocados, pero no le garantiza titularidad. La tercera opción es Daniel Colindres (Saprissa, Costa Rica), quien se ha beneficiado de las lesiones de los dos antes mencionados, pues fue titular en los últimos amistosos ante Escocia y Túnez, con una gran actuación, por lo que fue elogiado por el técnico. Por último, Costa Rica utiliza un único delantero, que se caracteriza por su velocid-

ad, con el objetivo de aprovechar los contragolpes una vez que se tiene la pelota. El puesto es de Marco Ureña (Los Ángeles FC). No esperen a una Costa Rica ofensiva, pero si van a encontrar un Costa Rica ordenada y saliendo al contragolpe en su quinto mundial mayor. Los ticos tienen poco margen de error, teniendo en cuenta que estarán disputando un grupo muy complicado, frente a las físicas Suiza y Serbia y la siempre favorita Brasil. Tal como ocurrió en Brasil 2014, parten sin favoritismo alguno y a pesar de que el tiempo ha pasado, sus efectivos llegan con mayor experiencia para afrontar los retos que implican una cita de esta magnitud. En el fútbol de selecciones los procesos son sumamente importantes para lograr la continuidad ganadora. Costa Rica ha venido desarrollando una misma idea de juego por más de dos ciclos clasificatorios. Afianzándose en el espacio de los más fuertes de Concacaf, este grupo ha dejado un legado que le tocará tomar a otros más pronto que tarde.

37


Los rivales Los cinco veces campeones

Fortaleza serbia

El segundo partido de Costa Rica será frente a Brasil el 22 de junio, en lo que sin duda alguna es el choque más complicado para los ticos. Enfrentarse a la tetracampeona del mundo en un mundial es algo ya de por sí complicado, pero con la generación de jugadores, en especial el grupo que ha conformado “Tite”, el panorama es menos alentador.

El debut marcará la suerte en un grupo que con Brasil parece repartir solo un puesto para los otros tres integrantes. Si Costa Rica quiere avanzar a los octavos de final por tercera vez en su historia, tiene que salir con los tres puntos de este duelo, para medirse La Canarinha sin tanta presión y luchar por el boleto a segunda ronda frente a los suizos.

Costa Rica tiene dos antecedentes contra Brasil en mundiales: En Italia 1990 perdió 1-0 y en Corea y Japón 2002 cayó por 5-2, en uno de los mejores partidos de ese torneo. Estos dos antecedentes muestran las dos opciones que posee Costa Rica para medirse a los brasileños. La primera es defender durante los 90 minutos y tratar de recibir la menor cantidad de goles posibles y la otra es atacar, jugar sin miedos y que el resultado sea lo mejor posible.

Los ticos tendrán que descifrar el 4-5-1 que manejan los serbios, que por tener cinco hombres en el medio, ante los cuatro que usualmente coloca Costa Rica, pueden sacar un poco de ventaja a la hora de asociarse.

Costa Rica tiene que ser fiel a su estilo defensivo, ordenado y sin correr muchos riesgos. Las posibilidades de vencer a Brasil son mínimas, la lucha de los ticos es ante Serbia y Suiza, por lo que un juego de mucho control defensivo, con un gran bloque, sería lo ideal. La mayoría de las batallas parecen perdidas, pero el modelo a seguir son los partidos ante Italia hace cuatro años o frente a Holanda. Uno de los puntos que puede atacar Costa Rica es el centro de la defensa de Brasil, por lo que Marco Ureña y Bryan Ruiz deberán aprovechar los espacios mínimos que tendrán.

La velocidad por los costados puede ser la clave para Costa Rica, por lo que Cristian Gamboa y Bryan Oviedo tendrán que incorporarse al ataque para acompañar a Ruiz, Bolaños y Ureña. En lo que no tiene que caer el equipo de Óscar Ramírez es en el juego aéreo, pues los serbios tienen una selección de mayor altura. Costa Rica carece de hombres imponentes físicamente hablando. Queda claro al ver zagueros como Branislav Ivanovic y Aleksandar Kolarov, quienes en el juego aéreo son sólidos y también se convierten en un arma a balón parado. Esta será la primera vez que Costa Rica se mida a Serbia en un mundial mayor. Ya han ganados a otros europeos, como: Escocia, Suecia, Italia y Grecia.

40


La correcta Suiza Costa Rica cerrará la primera fase el 27 de junio, en lo que podría ser la definición de uno de los boletos a octavos de final, o por lo menos eso esperan los costarricenses. Al igual que los serbios, Suiza se caracteriza por plantear un 4-5-1 desde que es dirigida por Vladimir Petkovic, tras la salida de Ottmar Hitzfeld en 2013. Una de las grandes virtudes que tienen los suizos son sus defensores laterales, quienes tienen mucha experiencia en la elite del balompié del Viejo Continente. Ricardo Rodríguez y Stephan Lichtsteiner son la base de una sólida defensa que puso en aprietos durante toda la eliminatoria de la UEFA a la selección de Portugal. El mediocampo es otro de los fuertes suizo, con tres piezas que destacaron en la ruta al mundial y en sus respectivos equipos son puntos altos. Granit Xhaka será uno de los obstáculos que deberán superar Bryan Ruiz y compañía para poder crear jugadas peligrosas. Celso Borges, David Guzmán y toda la zona defensiva de Costa Rica deberán poner especial cuidado para neutralizar a Blerim Dzemaili y Xherdan Shaqiri, por donde fluye el balón cuando los suizos están atacando. Al igual que ante Brasil, Costa Rica debe ser recatado, no tomar tantos riesgos y atacar en momentos precisos, pues ir de tú a tú frente a los suizos puede ser contraproducente.

41


MÉXICO 1


MÉXICO: UN SISTEMA CAMBIANTE Por: Cosme González México, con Juan Carlos Osorio, ha jugado con dos dibujos tácticos diferentes. El primero y el más común es con el 1-4-3-3, sistema considerado por el mismo Osorio como uno de sus favoritos. Este sistema es de los considerados de posición, juego que gusta al estratega colombiano. Dicho sistema está compuesto por cuatro líneas. La primera, el portero. La segunda línea, los defensores, está compuesta por dos defensas centrales y dos laterales. La tercera línea, los mediocampistas: uno desempañando la posición de medio centro y dos interiores. La cuarta y última línea de los delanteros, dos extremos bien pegados a la banda y uno en pasillo central. El otro sistema es el 1-3-4-3, con mediocampo en forma de rombo, o bien como Juan Carlos Osorio lo describe: el 1-3-rombo-3. Dibujo táctico que favorece el juego interior y el pase entre líneas. Este esquema consta de dos marcadores, uno por derecha, otro por izquierda y el líbero que cubre a los dos anteriores. La zona de mediocampo está compuesta por un solo medio centro, dos jugadores que forman como interiores y un jugador por detrás del centro delantero para realizar funciones de enganche. La zona de ataque la componen los dos extremos, uno por derecha y otro por izquierda más el centro delantero.

(@Cosmegonzalez) Idea de juego Para el estratega colombiano Juan Carlos Osorio la tenencia del balón es importante, por eso gusta del juego posicional, tan es así, que el medio campo del equipo mexicano no juega con un medio centro nominal, ese rol lo suele utilizar Héctor Herrera, un jugador de características más ofensivas, más de generación que de destrucción. También, y sobre todo en los últimos encuentros ha utilizado a Diego Reyes de medio centro, esto con la idea de ganar en el juego aéreo cuando el equipo contario realice el juego directo. Diego, también es un buen recuperador y ayuda para el equilibrio entre defensores y ofensivos, sabe posicionarse bien y siempre forma un triángulo con los dos centrales cuando se juega con línea de cuatro en el fondo.

Conceptos importantes El concepto de laterales marcadores es muy importante para Osorio. Usualmente, la banda derecha es donde se posiciona el lateral con mejor marca, (casi siempre es Carlos Salcedo). La banda izquierda suele ser la de mayor proyección. En esa banda quien cumple con las funciones es

44


Miguel Laún, Jesús Gallardo, quien sin ser lateral nominal en su equipo, es una alternativa. A Osorio le gusta situarlo por el buen juego aéreo y la facilidad de cortar centros por aire. La relación entre cercanos, intermedios y lejanos es otro concepto que en los juegos de Selección Mexicana se pueden observar. El primero, la relación entre cercanos, es buscar al compañero más próximo para descargar la jugada con él, y de ahí se derivan los siguientes dos. Si el más cercano está marcado o no está en posición adecuada para recibir el balón se busca el intermedio, esto con la idea de hacer un ataque progresivo, y poder jugar entre líneas del rival. El tercero, y el último, la relación entre lejanos, este lo suelen hacer los defensores centrales con el extremo contrario, es decir el lateral izquierdo con el extremo derecho, o el lateral derecho con el extremo izquierdo. Los nombres pueden ser Moreno-Vela, Araujo-Lozano. Otro concepto se ha visto en la Selección mexicana: “laterales interiorizados”. Cuando el balón se encuentra en un pasillo lateral, el lateral opuesto se cierra a círculo central, para buscar progresión en el juego, y darle total amplitud y profundidad al extremo contrario. La función que cumplen los laterales interiorizados son varias, entre la que destacan darle amplitud y profundidad al extremo. La otra función es generar superioridad numérica en la salida del equipo. Generalmente se suelen hacer dos líneas de tres jugadores para iniciar el ataque, el jugador que se desempeñe como contención se mete entre centrales y los laterales acompañan a uno de los interiores. Atraer para generar es un concepto que en el fútbol mundial es común y en la Selección mexicana no es la excepción. Este concepto consta de atraer a la mayor cantidad de elementos rivales posibles en una zona del campo mediante el juego combinado. Posteriormente, con la relación entre intermedio o lejanos cambiar la zona juego y activar al jugador que se encuentra en el otro extremo de la cancha sin marca, o bien, en el mano a mano.

El sistema que más utiliza es el 1-4-3-3. En zona ofensiva cuenta con dos extremos y un centro delantero, quien en muchas ocasiones se ve en inferioridad numérica ante los centrales rivales y es ahí donde empiezan las rupturas de apoyo o las de desmarque, para posicionar un jugador que sepa hacerlo de espalda y realizar las funciones de poste. Pero cuando se decide por un jugador más dinámico, con más movilidad como Javier Hernández, es uno de los interiores quien se mete como un segundo delantero.

Aspectos positivos Uno de los principales aspectos a destacar y que gustan de Juan Carlos Osorio es la plurifuncionalidad de los jugadores. Hay quienes pueden desempeñarse en dos puestos diferentes, tal es el caso de Jesús Gallardo (lateral-volante), Miguel Layún (lateral-interior), Carlos Salcedo (lateral-central), Diego Reyes (central-mediocentro), Héctor Herrera (mediocentro-interior) y el caso de Edson Álvarez, quien puede jugar hasta tres posiciones diferentes (central-lateral-mediocentro). Otro punto positivo es la amplia gama de extremos; todos con cualidades y capacidades diferentes. Carlos Vela, Hirving Lozano, Jesús Manuel Corona, Javier Aquino son solo algunos. Con este tipo de jugadores se tienen las cualidades de posicionarlos a perfil cambiado para que hagan diagonal hacia el cetro y queden perfilados con pie natural para una mejor precisión en el pase o para el disparo a portería. También, se tienen jugadores para ponerlos a perfil natural y que busquen la profundidad con el desborde en el mano a mano y posteriormente un centro al área rival. México posee talento en todas las líneas. Ese cuarto partido, de mucho tinte psicológico, está en la mente de jugadores y cuerpo técnico, con miras de cambiar paradigmas y trascender en el Mundial.

45


Aspectos negativos El no contar con laterales nominales hace que el equipo mexicano pierda en profundidad, sobre todo cuando se utiliza a los extremos a perfil cambiado. Cuando estos desocupan su lugar para hacer diagonal hacia el centro no hay quien ocupe el espacio en pasillo lateral, y es cuando el interior tiene que ocupar esa zona, desprotegiendo el pasillo central y siendo vulnerable para las contras. Otro punto negativo es jugar con un elemento que no es medio centro nominal, si bien es cierto que se gana en posesión del balón, pero se pierde y mucho en recuperación del mismo. Al tener cualidades y capacidades ofensivas quien se desempeña en esta posición suele abandonarla e intentar apoyar en ataque, partiendo prácticamente en dos líneas al equipo mexicano, obligando a uno de los centrales a romper de zona defensiva y dejar espacios en el fondo.

La utilización de jugadores en posiciones donde no se desempeñan al 100% es un tema diferente al de las rotaciones, donde se puede generar competencia interna. El poner jugadores fuera de su zona hace que no “exploten” sus capacidades y queden evidenciados por la falta de actividad en sus equipos en esa nueva posición. Cuando se juega con el 1-3-rombo-3 quedan muchos espacios en las bandas que usualmente son aprovechados por el rival, ya que los dos interiores cumplen con funciones más cerrados, es decir, con funciones más cercanas al mediocentro, y no de carrileros. Entonces, quienes se posicionan en las bandas son los extremos haciendo un esfuerzo constante de ida y vuelta. O bien el mediocentro se mete entre centrales para que alguno de los marcadores salga en busca del balón, pero deja desprotegida la zona.

48


Los rivales Los compeones del mundo

Suecia es más que Zlatan

El equipo de Joachim Löw juega con un dibujo táctico de 1-4-2-3-1, en un esquema que da facilidad para el juego interior y para el juego progresivo. Aprovecha de posicionar jugadores entre las líneas rivales.

El equipo comandado por Jan Andersson acostumbra un 1-4-4-2, con dos centros delanteros altos, fuertes y con mucha presencia en el área rival. Cuando están en ataque, acostumbran a quedar posicionados prácticamente con un 1-2-4-4. Los laterales avanzan su posición y se colocan a la altura de los mediocampistas. Los volantes adelantan y se colocan a la altura de los delanteros. Cuenta con delanteros fuertes como Marcus Berg y Ola Toivonen. Por fuera, tiene volantes rápidos y dinámicos como Forsberg. Cuentan con laterales con ida y vuelta como Sam Larsson. Les gusta hacer el juego directo.

Casi siempre juega con dos medios de contención que son de área a área. Pueden ser Toni Kroos, Sami Khedira, Leon Goretzxca o dos volantes rápidos y con dinámica, como Draxler y Sané. Un media punta y un punta con presencia en el área rival. Timo Werner es el de más movilidad.

¿Cómo jugarles? Si se va a formar con el sistema 1-4-3-3, se utilicen dos contenciones, con la finalidad de tener superioridad numérica en pasillo central. Como se mencionó anteriormente, el 1-4-2-3-1 que utiliza Alemania es favorable para el juego interior. Contar con dos contenciones, ayudaría a los dos centrales y con esto se tendría un 4 a 2 en favor de los mexicanos (dos contenciones + 2 centrales vs 1 media punta + 1 centro delantero). Alemania es una Selección con transiciones defensa-ataque muy rápidas, directas y verticales. México tendrá que formar con el 1-4-41-1. Los dos extremos tendrán que bajar a la altura de los contenciones para formar en medio campo la línea de cuatro, con un bloque muy compacto a lo largo y ancho de la cancha para evitar darle espacios a los alemanes. Deben estar cerca del jugador que tenga el balón para impedir el tiro de media y larga distancia.

¿Cómo jugarles? Es importante tener jugadores fuertes y que vayan muy bien en el juego aéreo. Una de las formaciones que Juan Carlos Osorio ha utilizado con la Selección mexicana es el 1-3-4-3. Podría ser la formación para enfrentarlos, ya que se tendría superioridad numérica de 3 v 2 en pasillo centrales (3 defensores v 2 delanteros). Suecia acostumbra a posicionarse en ataque con un 1-2-4-4. El problema para los mexicanos con esta formación vendría por las bandas. Una variante sería que el mediocentro se meta entre centrales para formar línea de 4 y quedar parados con un 1-4-4-1-1. O bien que los interiores tengan funciones más de carrileros y se puedan meter a línea defensiva para formar línea de 5 y quedar parados con un 1-5-4-1.

49


Corea: Dinamismo puro El equipo comandado por Chin Tae-Yong suele posicionarse con dos formaciones diferentes: una es la de 1-4-4-2 o la otra de 1-5-4-1. Como todo equipo asiático, son muy ordenados tácticamente. Su principal referente es Heung Min Son, jugador del Tottenham. Se desempeña por la banda, siendo un jugador habilidoso que puede incurrir por adentro o por afuera. Corea es un equipo que suele esperar y realizar transiciones defensa-ataque, aprovechando la velocidad y agilidad de sus jugadores. Tiene miembros en el medio campo como Ki Sung Yueng, con buen disparo de media distancia.

¿Cómo jugarles? Si se utiliza el sistema 1-4-3-3, se tendrá que hacer uso de un medio centro nominal o un jugador que sepa posicionarse y ubicarse bien en el terreno del juego. Es necesario ese elemento que le dé estabilidad y equilibrio al equipo mexicano para que en las contras de la Selección coreana sepa retardar la jugada para recibir el apoyo de sus compañeros. Los extremos tendrán que bajar para apoyar en zona defensiva y posicionarse a la altura de los mediocampistas para formar un 1-4-5-1, o bien un 1-4-1-4-1. Entre líneas se tendrá que posicionar el medio centro nominal para impedir el juego entre líneas.

51


PANAMÁ 1


Panamá: La ilusión del país Por: David Sakata Panamá llega su primera Copa Mundial concluyendo el ciclo de una generación que se encargó de poner al país en el mapa futbolístico de la región. Más allá del logro y de cumplir con el objetivo de clasificar a un Mundial por primera ocasión; el reto ahora es lograr mostrarse como un país que puede llegar a hacer una presentación digna en su debut. Conscientes de que Hernán Dario Gómez llevará a los jugadores veteranos, este equipo será el de mayor edad promedio en Rusia. Por merecimiento, como resultado a una gran carrera con la selección; pero también porque a día de hoy siguen siendo fundamentales para el DT de Panamá en las posiciones que ocupan. La definitiva lista de 23 para “El Bolillo” termina representando un problema en 1 o 2 jugadores, tal como él mismo lo expresó desde que se conoció el grupo de Panamá en Rusia. Estos dos nombres pueden ser jugadores que llegaron sufrir alguna lesión de consideración y cuyo rendimiento pudo verse afectado. Más allá de esos nombres, se espera del técnico Gómez una convocatoria muy similar a lo que se vio durante toda la eliminatoria. En la portería va a estar Jaime Penedo y Joseph Calderón. Son los hombres en los que confió “Bo-

(@Davidsakata) lillo” después de la Copa Oro 2015, y es importante mencionar el tiempo ya que anteriormente figuraba Luis “Manotas” Mejía, arquero del Nacional de Uruguay pero que dejó de estar presente para el DT de Panamá al incio de la fase previa al Hexagonal. Sin duda, Penedo será el titular, es parte del pilar de jugadores que han sido parte de los mejores momentos de Panamá en el fútbol y cerrará su carrera con su participación en Rusia 2018. Calderón cuenta para Bolillo, fue titular en México en el hexagonal y el arquero referente de Panamá en la Copa Oro 2017. Desde Felipe Baloy que logró llegar lejos en el fútbol colombiano, brasileño y sobre todo mexicano ganando títulos y siendo el referente y capitán por mucho tiempo. La fortaleza de la defensa es tener a jugadores que pueden jugar en más de una posición como Adolfo Machado. Además, que se logró integrar juventud en el equipo con la llegada de Fidel Escobar y Michael Murillo. Usualmente jugando con 4 en el fondo, se vio a Panamá experimentar con línea de 5 para poder contrarrestar el ataque de los europeos en las 2 primeras fechas de la Copa. El líder de la zaga es Román Torres que tendrá la responsabilidad de mantener el orden. Por las bandas aparecen Eric Davis y Luis Ovalle de características distintas ya que Davis te aporta en el ataque y

54


Ovalle tiene tendencia a cuidar la última línea. La mitad del terreno lleva toda la responsabilidad, y tendrá el mayor trabajo en Rusia. Anibal Godoy y Gabriel Gómez se han convertido en la pareja ideal en la contención, y el juego de Alberto Quintero y Édgar Bárcenas por las bandas termina siendo fundamental para poder atacar con versatilidad y explosividad en el arranque. Luego de clasificado al Mundial, “Bolillo” apuntó hacia Bélgica y convocó a Ricardo “Pepe” Ávila para los amistosos, siendo el único jugador fuera del Hexagonal que ha estado en la consideración del DT y cuya juventud permite pensar en lo que le depara a Panamá luego de disputar su primera Copa Mundial. Usualmente jugando con 4 mediocampistas, la selección panameña está acostumbrada al manejo de la pelota y traslados de balón, pero le cuesta con la velocidad del fútbol europeo. Ahí es donde el trabajo de los contenciones pasa a ser reforzado por el “quinto” defensa que planteó el DT.

En el ataque aparecen hombres que pusieron a Panamá en el mapa, y son parte de la historia viva de la selección. Blas Pérez y Luis Tejada son los goleadores históricos, y cumplirán su ciclo con una Copa Mundial jugada en su currículo. Gabriel Torres terminó siendo una parte fundamental en el ataque panameño, compartiendo fórmula con Blas Pérez, Torres anotó un gol épico en el Rommel Fernández para abrir la cuenta ante Trinidad y Tobago; una de las postales memorables de la clasificación a Rusia. La delantera está complementada por la experiencia de Roberto Nurse y la juventud y velocidad de Abdiel Arroyo. La experiencia en el juego de los veteranos es vital para el DT, pero esta selección se ha visto siempre más cómoda en ataque cuando juega con 2 en punta, algo que parece que sucederá muy poco en la Copa del Mundo.

55


Los rivales La Bélgica de los jóvenes

La gran Inglaterra

Referida como una de las favoritas por sus figuras y el manejo de su cuerpo técnico, se presentan como la prueba más compleja de Panamá. Ante los diablos rojos se tendrá que jugar con el factor emotivo. Es el debut, la primera ocasión del himno, de salir a la cancha y disputar tu primer juego en un Mundial. No termina siendo un dato menor considerando que de frente se tendrá a una selección top de Europa y que cuenta, sobretodo, con “killers” y especialistas. Se espera un ataque constante, un equipo que evite regalar posesión, que busque mantener la pelota y desarmar a Panamá. Con Lukaku, De Bruyne y Hazard, Bélgica pondrá a prueba el fútbol y las emociones de Panamá. Poblar la defensa no termina siendo la alternativa exclusiva, ya que como se vio en amistosos previos, se genera confusión y desorden por medio del toque veloz y de primera intención típico que suelen portar los europeos. Con cinco en el fondo, la labor de Fidel Escobar por sus características será muy importante.

Los inventores del fútbol se ven las caras contra Panamá en Nizhny Novgorod. De salida se puede considerar que el resultado del partido anterior puede condicionar a Panamá, pero en condiciones normales el planteamiento va a variar poco. Se espera un ataque con muchas llegadas, siempre exigiendo a los defensas y por ende la idea de mantener el posible parado con cinco en fondo resulta entendible. Durante toda la eliminatoria Panamá jugó con 4 defensas, pero no se puede comparar la versatilidad en el ataque de Inglaterra con alguna selección de Concacaf. La incognita de Harry Kane abre la posibilidad para un atacante distinto que debe ser referenciado de igual manera por el cuerpo técnico de Panamá.

Él sería el enlace con el medio terreno, para desahogar la salida y para apoyar cuando los belgas tapen la línea del pase. Un jugador con mucha personalidad más allá de su juventud, y que estará escoltado por Román Torres en su rol de líder defensivo. El fútbol panameño tiene la particularidad de sostener mucho la pelota, y confunde posesión de balón con hacer más de 4 toques por jugada y eso termina siendo su peor enemigo. Contra Bélgica, se verá por primera vez a la Selección de Panamá en diferentes rincones del mundo.

Contra equipos europeos, Panamá tendrá muy pocas opciones como se llegó a ver en los amistosos de noviembre 2017 y marzo 2018, esto obliga a la efectividad en el ataque panameño, minimizar las opciones perdidas. Los atacantes panameños tienen la responsabilidad de aprovechar cada pelota que les llegue al área. Esperando un partido de pocas opciones dentro del área rival, la selección panameña tiene que encontrar en sus mediocampistas de llegada y delanteros los de mejor perfil para los remates de larga distancia. Inglaterra pasó de la época de Steven Gerrard y Frank Lampard y ahora el técnico Gareth Southgate logra imprimir juventud y versatilidad en la mitad del terreno. Darle libertad de creación a la mitad de la cancha es el gran peligro para Panamá, ante un equipo tan talentoso.

58


Una exótica Túnez La gran incógnita para el fútbol panameño. Y es que por ser el último partido, y por no compartir el cartel de Bélgica e Inglaterra, ya sea por logros o simplemente por nombres o liga doméstica, es bastante sencillo llegar a mirar por encima del hombro a este equipo. En marzo 2018 pudo ganarle a Costa Rica en un duelo que para los tunecinos sirvió para medir la fuerza del fútbol de Concacaf. Túnez a simple vista no parece presentar mucho peligro, pero con su mediocampo de 5 jugadores y el ataque de Wahbi Kahzri tiene para complicar lo suficiente a Panamá. Con ese planteamiento, el duelo pasa por el mediocampo entre ambas selecciones y siendo este el tercer partido – más allá de posibles rotaciones – el DT podría plantear un equipo como lo hizo en Copa América Centenario ante Chile en el cierre de la fase de grupos, donde movió fichas en su esquema para presentar mayor velocidad y llegada. Por fortuna, el sorteo arrojó este partido en la misma ciudad donde la selección de Panamá concentrará, Saransk. Túnez no debe ser subestimado, mostró por encima de todo una defensa con solidez en sus amistosos del 2018. Su línea de 4 logró complicar a sus rivales en amistosos como referencia más cercana pero en su camino invicto a Rusia permitió solo 4 goles. El juego por las bandas de Panamá tendrá mucho trabajo para romper la defensa tunecina. La gran fortaleza de Panamá en el cierre del grupo será tener a los delanteros de mayor estatura creando peligro en el marco rival.

59


PERÚ 1


Perú: 36 años esperando un tigre Por: Hovannes Marsuian Después de 36 años, Ricardo Gareca ha conseguido llevar a la selección peruana a un Mundial de fútbol, con una tendencia conocida como juego de posición (la cual es distinguida en gran parte por aquel FC Barcelona entrenado por Josep Guardiola). En el fútbol no es tan importarte el dibujo táctico, ya que al profundizar, no interesa si utilizas un 4-3-3 o un 4-2-31, porque termina siendo un simple número telefónico que te ayuda a tener una idea de cómo es la posible puesta en escena de un equipo. Para saber las alturas de los futbolistas peruanos, es esencial entender que Gareca utiliza un 4-4-2 (o un 4-2-31, que a la hora de la verdad, ambos sistemas poseen sus semejanzas y que al ser dinámico se puede marcar un parado táctico distinto). Su juego inicia con una construcción por abajo, desde la primera línea, con una particularidad, porque no comienza con tres hombres, sino con cuatro, es decir, los dos centrales y los dos mediocentros, los cuales arman una espacie de cuadrado (la figura geométrica puede ser también un rombo de lado, un paralelogramo o un trapezoide, dependiendo de la altura de los futbolistas peruanos por la presión rival) en el medio del campo. Mientras que los laterales se encuentran en total amplitud desde el inicio.

(@HMarsuian_)

También pueden salir jugando con los dos centrales y un lateral, armando una línea de tres hombres, con los dos del medio a espaldas de la primera presión rival, y con el otro lateral en amplitud en busca de la proyección. Sin embargo, el plan ideal es la primera salida con el “cuadrado”, porque así le permite a Perú crear pasillos internos con los movimientos internos de los extremos por la amplitud de los laterales. La intención principal de Perú, si salen jugando por abajo, es atacar con 7 u 8 hombres (es decir, los dos delanteros, los dos extremos, uno o dos de los hombres del medio, y los dos laterales en amplitud), donde buscan acumular futbolistas en uno de los costados (lado fuerte). Mientras que en la banda contraria (lado débil), mantienen a un jugador en amplitud, con otro cercano para crear un nexo. La idea debe ser llevar el balón a banda contraria, activando el lado débil, ya sea utilizando a los jugadores del doble pivote para que actúen como ejes y así mover el esférico de manera eficaz, segura y en momento indicado, o también ejecutando un cambio de orientación con un pase largo, atacando las zonas vacías, aprovechando la velocidad de los hombres exteriores. Ese pase largo no solo lo utilizan para el cambio

62


de orientación, sino también en la fase de la salida de balón, cuando intentan buscar al “9” de la selección (Paolo Guerrero, quien no estará esta vez) o a uno de los extremos a espaldas de los laterales rivales. El delantero puede actuar como nexo en ese pase al costado – dándole sentido a la amplitud de Perú, con la superioridad numérica por una de las bandas (lado fuerte) –, ya sea sosteniendo y tocando, o también peinando. El trabajo sin balón ofensivo consigue ser dinámico y esencial en la selección peruana, sobre todo por esa búsqueda constante del “hombre libre” (esencial en el juego de posición). Así que el futuro pase lo debe decretar el jugador que se desmarca y el futbolista que posee el esférico tiene que ser inteligente para ver cómo queda libre. Perú puede servir como ejemplo para combatir la mentira acerca de que atacar y defender están fragmentados; ya que sus futbolistas están atentos a defender en la fase ofensiva, porque apenas el rival consigue el balón, la intención de los jugadores peruanos es salir a presionar en superioridad numérica y posicional, y eje-

cutar el concepto de “recuperación de balón”. La presión para los peruanos es fundamental. Ante rivales que salen desde la primera línea, la ejercen de manera alta e intensa, buscando quedar en superioridad numérica y cerrándole las líneas de pase al rival. Si esa presión alta no funciona, buscan organizarse, con un equipo compacto para privar de libertades y cerrar líneas de pase (el esquema de Perú cambia del 4-4-1 o 4-2-3-1 al 4-5-1). Pueden sufrir al momento de perder el esférico, ya que si los agarran retrocediendo defensivamente, el rival tiene la posibilidad de aprovechar las zonas libres por las bandas. Asimismo, la otra situación, en donde puede sufrir Perú, es cuando el contrario plantea el partido desde la defensa, porque, ya que la paciencia logra jugar en contra al convertirse en un arma pasiva debido a que el contrario los limita al momento de ser distintos durante las fases del juego (el juego directo que efectúan por momentos se deja a un lado).

63


Los rivales Por: Roy Galdos A desactivar la dinamita

(@Chinodelarisa) como aliado y, además, lo administran ocupando muy bien los espacios, los arrebatos de Dinamarca aparecerán de manera aislada.

El primer partido de un Mundial siempre es clave, sobre todo en un grupo como en el que está la selección peruana. Por eso, para los de Ricardo Gareca, será determinante obtener los primeros tres puntos ante Dinamarca. En el papel, los de Åge Hereide tienen el rótulo de ser el rival a vencer, si Perú quiere clarificar su clasificación a octavos de final desde el primer partido. Partiendo desde lo que puede ofrecer Dinamarca como rival a partir de sus características de juego, hay que recalcar que creer que todo se centra en el talento individual de Christian Eriksen es un error. Él termina siendo un eje fundamental, pero que sólo no funciona. Necesita el respaldo de, por ejemplo, Thomas Delaney y William Kvist, quienes en su mayoría de veces han jugado detrás de él.

Mucho cuidado, además, con Pione Sisto y Yussuf Poulsen. Ambos, con características distintas al moverse por los extremos –el primero ejecuta más diagonales mientras que el segundo prefiere desbordar-, pueden complicar, si es que por ahí, en algún mal retroceso luego de un ataque, Perú queda expuesto en velocidad. Si ellos se acercan por esa vía, que no sorprenda la llegada de Eriksen, que, pese a ser mediocampista, tiene muy buen olfato de gol –marcó 11 goles en las Eliminatorias, quedando por detrás de Cristiano Ronaldo y Robert Lewandowski-.

Es por eso que un duelo clave que plantea este encuentro será el que protagonicen Eriksen y Renato Tapia. Christian rondará constantemente la zona del volante del Feyenoord, por lo que, si este logra quitarle espacio a su radio de acción con una buena lectura de sus movimientos sin balón –una de sus grandes virtudes, más allá del pase limpio y su buena pegada-, las posibilidades de que Dinamarca se conecte se reducirán. Centrándonos en Perú, sobre todo con balón, quitarle la posesión a los nórdicos determinará parte del éxito, ya sea atacando como defendiendo. Eriksen podrá escaparse de vez en cuando, pero, si los del Tigre tienen el esférico

66


Encuentro con la historia

ejemplo claro es Kylian Mbappé. Con 19 años, no l e pesa la 10 de Francia y encima, por su nivel, tiene un puesto asegurado en la oncena titular.

Al palpitar este encuentro, es imposible no hacerle un guiño a la historia. El único antecedente de estas dos selecciones se remonta al triunfo peruano en el ‘Parque de los Príncipes’ de aquel lejano 28 de abril de1982. Juan Carlos Oblitas, hoy director deportivo de la selección peruana, anotó el único gol del cruce. En este tiempo, sin embargo, el motivo por el que ambas escuadras se verán las caras es por un partido mundialista. Ni más ni menos.

Pasando por un 1-4-3-3 bien marcado, con N’Golo Kanté como ancla, o con un 1-4-4-1-1 con un doble pivote conformado por Matuidi y el mediocampista del Chelsea y, hasta con Tolisso ocupando el lugar de Kanté en ambos esquemas, Francia tiene variantes con mucho talento y desequilibrio individual. El problema en eso, que podría ser un punto a explotar por parte de la selección peruana, es que colectivamente todavía no es un equipo sólido. Colombia –combinado que los franceses eligieron para simular el partido ante Perú-, por ejemplo, le sacó mucho metro por delante a los de Deschamps gracias a un atrevimiento distinto al del primer tiempo y, además, aprovechando los espacios que hubo detrás de los mediocampistas, para presionar a Umtiti y Koscielny.

Francia, por la exquisitez de su plantel, es el amplio favorito. Siendo este el segundo partido de Perú en Rusia, la forma de afrontarlo, se quiera o no, estará supeditado por el resultado del debut ante Dinamarca. Las obligaciones son más que obvias: si, ante La Dinamita, la selección peruana cae, enfrentar a Los Gallos será más que un reto histórico, será la llave abierta para tentar la clasificación. En el otro escenario, el del debut triunfal, las obligaciones se reducen un poco, entendiendo que la realidad de los de Didier Deschamps es otra. Esta no es una declaración de complejo de inferioridad, sino una conclusión real teniendo en cuenta, en primer lugar, las palpitaciones de cada partido de un Mundial y a qué están sujetas cada una de ellas. Francia es un equipo dinámico, diverso y con recursos de todo tipo. La juventud, muy distinto a lo que se pueda pensar, no es una desventaja a comparación del resto de selecciones del grupo, ya que la mayoría de los jugadores han disputado encuentros de alto voltaje a nivel internacional. Un

Hablar de lo que le puedan hacer Pogba, Griezmann, Dembélé y Mbappé, a partir del talento fulminante que tienen, está de más. Francia tiene jugadores para ganar partidos por sí solos y eso lo hace una selección muy impredecible. Si Perú quiere hacerle frente a tremendo reto, primero tendrá que estar ordenado atrás. Ser un equipo solidario. Luego, cuando el mismo ritmo del partido le dé opciones para inquietar a Lloris, ser irrespetuosos y encarar cada espacio que deje libre Francia con total desfachatez. Son candidatos a llegar a instancias definitorias (incluso una hipotética final). Cautela, solidaridad y astucia para encarar a una gran selección; por ahí pasa la luz en el sendero para la selección peruana.

67


La fragilidad australiana Australia, dicen muchos, es el rival más débil del grupo. Puede que tengan argumentos para fundamentar esa afirmación, sin embargo (y a Perú le consta), enfrentar a selecciones de un corte defensivo y que tratan de acortarle los espacios al rival siempre es complicado, si el equipo no muestra variantes para generar sorpresa.

En la última fecha FIFA, Australia encajó cuatro goles y solo pudo anotar uno. e incluso, estuvo a poco de perder ante Colombia en el segundo partido amistoso. Ambos encuentros fueron las dos primeras pruebas de laboratorio, para el estratega holandés Bert van Marwijk, ya que ha variado la línea de tres al fondo con la que el elenco asiático obtuvo la clasificación con Ange Postecoglou en el banquillo. Según sus propias palabras y conclusiones, Australia “aún no está lista y necesita tiempo para desarrollar su idea”.

Un claro ejemplo es el partido en Wellington ante Nueva Zelanda por el repechaje y, yendo a las eliminatorias, el triunfo en Lima sobre Bolivia en agosto del año pasado. En ambos partidos, cada rival con tintes distintos, pero con un mismo objetivo, hizo que los movimientos de Perú, sobre todo los que nacían por bandas, fuesen predecibles y hasta controlables. Aquí está la llave para que se maximicen las opciones de éxito ante Australia: movilidad constante por las bandas, intercambio de posiciones de los extremos –cosa que Perú hace muy bien con Flores y Carrillo–, apoyo de los laterales para generar superioridades por banda y la llegada de los mediocampistas ofensivos por la zona media, aprovechando la incertidumbre del conglomerado de jugadores que pueda plantear Australia al borde del área. Asimismo, el centrodelantero que juegue ante los Socceros tendrá que moverse constantemente para no terminar absorbido entre tantas piernas asiáticas.

69


URUGUAY 1


URUGUAY: Una renovación Por: Agustín Recuero

(@Agustin_Recuero)

La Celeste llega a Rusia 2018, tras su mejor Eliminatoria en la historia, clasificándose como segunda. En el transcurso de las clasificatorias, se fue encontrando el recambio necesario, sobre todo en el mediocampo (el sector que más flojo parecía estar).

campo, pasando de jugar como volante por iz do de jugar como volante por izquierda a lateral. Ellos dos dan una gran salida de balón por ambos sectores, además de subir permanentemente al ataque. Podrán ser una gran variante para sumarse al ataque ante rivales de ribetes menores en la fase de grupos.

Férrea defensa con icógnitas laterales Históricamente, lo que más se le ha destacado a Uruguay (y más bajo la orden de Óscar Washington Tabárez) es su orden defensivo y es que La Celeste ha consolidado una pareja de centrales que se conocen de memoria, como el experimentado Diego Godin y, quien creció a su lado, José María Giménez. Sin embargo, no todo está claro para el longevo entrenador celeste, ya que, debido a flojos rendimientos en los últimos amistosos y en el cierre de la Eliminatoria, varió mucho a la hora de colocar sus laterales, tanto por derecha como por izquierda. Las dudas persisten y las pruebas siguen apareciendo. Con Cáceres lesionado y Maximiliano Pereira sin estar en su mejor versión, el maestro colocó, en la China Cup, al jugador de Peñarol Guillermo Varela por derecha y sorprendió con Diego Laxalt retrasándolo en el

Las principales fortalezas son el juego aéreo de los centrales, pero colocando a dos laterales con subida más sin estatura puede perder. Tal vez sea una de las decisiones más difíciles que tenga que afrontar el director técnico. Como debilidad, se da que este equipo, al tener una renovación abrupta por banda, sobre todo en este último tiempo, deberá automatizar el funcionamiento defensivo por los posibles contragolpes a las espaldas de los laterales.

Mediocampo dinámico pero inexperiente Una de las grandes renovaciones que ha ocurrido en La Celeste ha sido en el sector medular. Ya sin los típicos volantes centrales posicionales y de buen quite de balón, quien se ha consolidado y parece ser el único seguro a titularizar es ser Matías Vecino.

72


Lucas Torreira, un volante con gran dinámica, desdoble en ataque y una altísima efectividad a la hora de recuperar y pasar bien el balón, de acoplarse bien al grupo y al funcionamiento. No hay dudas de que puede llegar a ser una pieza fundamental en el andamiaje del equipo a largo plazo y quizás Rusia sea el primer gran desafío para el joven de 22 años. Por las bandas, parece estar bastante claro. Nahitan Nández es, prácticamente, inamovible de ese sector, siendo un jugador muy veloz y potente, capaz de jugar como volante central, como por derecha, pisar el área y darse el lujo de anotar, además de ser un nexo para con los delanteros. Por izquierda, el experimentado Cristian Rodríguez. Como fortaleza, se destaca la gran capacidad de desdoble en ataque y el buen manejo de pelota. Como debilidad, se puede vislumbrar que será el primer Mundial para muchos y tendrán que manejarlo de buena manera, para que Uruguay trascienda.

El

terrible

ataque

charrúa

Quizás es de las mejores duplas ofensivas del Mundial. Luis Suárez y Edinson Cavani serán, sin dudas, el tándem de ataque en Rusia. Los dos están en su mejor momento y llegan a su tercer mundial con mucha experiencia, pero en plenitud física. Como principal fortaleza, se destaca que ambos son delanteros centros de área, pero con gran sacrificio con el equipo. En especial, el de PSG, a quien se le ha visto volantear y bajar a recuperar balones en la mitad del campo. Además, hay que resaltar que los dos cuentan con un olfato goleador y son letales teniendo terreno. La única duda o debilidad puede ser qué tanto se les abastezca de balones, para que los goleadores aporten lo suyo, aunque, si el mediocampo con hombres dotados técnicamente se adapta al funcionamiento, pueden tener un gran suceso en la Copa del Mundo.

73


ALIADOS LPDT


Los rivales Los faraónes de Mohamed Salah

¿Cómo jugarles?

El equipo africano que regresa a los mundiales después de Italia 1990, liderado por la figura de Liverpool Mohamed Salah, participará en Rusia en el tercer Mundial de su historia. Será el primer obstáculo que deberá superar La Celeste. Un combinado que se retrasa muy bien en las coberturas y muy aplicado tácticamente, pero que, a pesar de la altura de los centrales, sufren desatenciones defensivas en el juego aéreo. Este es, quizás, el punto más débil y por el cual Uruguay puede, en teoría, hacer estragos a los dirigidos por Héctor Cúper. Sin embargo, los puntos fuertes podrían ser la forma de replegarse y la velocidad para salir de contragolpe con El Nenny, como volante conductor, y las subidas de los extremos; Salah, su mejor jugador -que tiende a hacer la diagonal para rematar al arco-, siendo zurdo jugando por derecha; y Mahmoud Ibrahim Hassan o más conocido por su apodo “Trezeguet”, quien no es tan explosivo, pero es muy dúctil con la pelota y preciso en sus pases con una gran capacidad de asistir. Además, en la delantera, cuentan con un espigado nueve de área, pero un poco torpe en sus movimientos y de poco renombre. Con 1,91 metros de estatura, el llamado será Ahdmen Hassan Mahgoub o, como lo apodan en Portugal, “Koka”. Un clásico centro delantero de área, pero con poca incidencia en el juego.

La selección charrúa deberá cuidarse con el juego de los extremos. Tiene que hacer énfasis en el orden defensivo cuando se ataque, para no quedar perjudicados en un posible contragolpe, debido a la peligrosidad de Salah cuando se encuentra con espacio para atacar y encarar en el uno contra uno. También tendrá que estar atenta con el centro delantero en las pelotas paradas, donde puede llegar a pesar, pero no debería tener mayores inconvenientes estando alerta en las marcas. Y ni hablar de tapar la salida de balón de El Neny, quien maneja los hilos de este equipo y, a partir de su juego, se gestan las jugadas. Para ofender, deberá tener paciencia y no desesperarse en tirar centros frontales, donde los centrales Hegazi y Gabr sacan por arriba, pero en los balones cruzados les cuesta mucho. Ahí puede estar una de las claves. También, se necesitarán circuitos ofensivos y poblar campo rival, para abrir una defensa que, por momentos, se repliega de gran forma. En este encuentro, las individualidades de parte y parte serán claves. Tener al mejor jugador del año en la Premier League es un factor de peso; por el lado charrúa, Suárez y Cavani saben lo que es ganar un partido solos. Egipto es el rival más complicado que tiene Uruguay en plan de hacerse con el primer puesto del grupo y la clasificación.

76


Curiosidad por los de Pizzi La selección de Juan Antonio Pizzi parte como la cenicienta del grupo A, siendo la que menos aspiraciones tendrá de clasificar, además de llegar, en la previa, como uno de los rivales más débiles del Mundial. Ninguno de sus jugadores militan en Europa ni fuera de Medio Oriente y ha cambiado de entrenador tres veces, durante la eliminatoria, hasta ratificar el ex entrenador de la selección chilena. Pizzi está al frente de un combinado que regresa a una Copa del Mundo, tras las ausencias en Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.

Los laterales suben poco, pero, cuando lo hacen, intentan ser ofensivos, careciendo de buena técnica. Sin embargo, tienen una gran condición física y tienen mucho recorrido por el terreno de juego, sobre todo a la hora de presionar y ocupar espacios. Uruguay deberá tener precaución con los posibles contragolpes a velocidad. Arabia ha cambiado de entrenador hace muy poco y tendrá escaso tiempo de trabajo. No debe sorprender si el funcionamiento se ve muy frágil, no solo por la falta de técnica de sus futbolistas, ni por lo toscos que son los zagueros (tienen movimientos descoordinados), sino también porque, a pesar de que sus hombres poseen una gran aptitud física jugando con mucha intensidad, son muy desordenados.

Suelen ser algo desordenados tácticamente, intentando ejercer presión en campo rival con mucha intensidad, dejando espacios si los contrarios salen rápido. Intentan anticipar siempre, pero al dar un paso en falso, quedan descompensados y sufren en demasía, en especial los centrales en un uno contra uno o en inferioridad numérica, donde intentan retrasarse mucho, dejando espacio para intentar disparos al arco. Mohammed Al Salawi es su principal carta de ataque. Un nueve de área que suele bajar unos metros para tener contacto con el balón y habilitar a los extremos, Al Dawsari y Muwallad Al Harbi, que se ofrecen como primer pase en campo contrario.

¿Cómo jugarles?

77


Luchar con el público en contra

¿Cómo jugarles?

El anfitrión del Mundial llega con muchas dudas y pocos buenos resultados conseguidos en la previa, pero tendrá el plus que siempre tiene el local. El sorteo fue benévolo, pero deberá mejorar mucho con respecto a los últimos amistosos y a la Copa Confederaciones, para poder clasificar más allá de la fase de grupos. Es un equipo que carece de referentes y jugadores de gran renombre, teniendo en cuenta que prácticamente todos militan en la liga de su país. Son una selección que, de la mano de su entrenador Stanislas Cherchesov, plantea un esquema muy poco protagonista, cediendo mucho la pelota y replegándose constantemente.

Uruguay de lo que más se debe cuidar es de estar atentos y no darle ni un centímetro de distancia en las referencias de las marcas en jugadas a balón parado, debido a que todo el equipo ruso tiene jugadores de mucha estatura y que van bien por arriba siendo su principal arma para ofender. Además, debe tener paciencia para abrir una defensa muy cerrada, por momentos, excesivamente replegada, guardando mucho cuidado en cómo queda parado defensivamente en el momento de perder el balón, para no cederle terreno a la salida rápida de los carrileros por banda.

Suelen darle la posesión al rival y jugar especulando con su desesperación, para salir rápido de contragolpe con balones largos a la contra y utilizar la segunda pelota con su único y solitario delantero, Fyodor Smolov, intentando que influya en el juego aéreo. Es que los locales basan todo su juego en las pelotas paradas y los envíos largos, ya que carecen de juego asociado y colectivo, casi que despreciando la pelota y enfocándose en el orden defensivo, aprovechando faltas cercanas al área o tiros de esquina. También, los carrileros, Samedov y Kombarov, en la línea de cinco, tienen mucha ida y vuelta, sumándose el ataque cuando sacan un contragolpe, siendo opción de salida por sus sectores y llegando, inclusive, para culminar jugadas.

78


Revista del mundial 2018  

Análisis táctico de las 8 selecciones latinoamericanas y sus rivales en Rusia 2018

Revista del mundial 2018  

Análisis táctico de las 8 selecciones latinoamericanas y sus rivales en Rusia 2018

Advertisement