Edición 911

Page 1

EDICIÓN 911

Abril Junio VALOR $1,500

Filipenses

3, 16

DOMINGO 12 DE JUNIO DE 2022 | SAN JOSÉ DE CÚCUTA, NORTE DE SANTANDER, COLOMBIA | FUNDADO EN 1956

Así como Cristo nos da el pan de la vida eterna, estamos llamados a donarnos por nuestros hermanos, a compartir el pan de nuestras mesas con quien más lo necesite.

Vea también Pág. 2

Editorial - Jesucristo ilumina y unifica la vida familiar Págs. 3-4

CORPUS CHRISTI

Un presbítero y cuatro nuevos diáconos para la Diócesis de Cúcuta Pág. 11

Solemnidad del Cuerpo y la Sangre del Señor (Corpus Christi): cinco claves para vivirla y comprenderla mejor

Jueves 16 de junio de 2022

“Esto es mi Cuerpo que es entregado por vosotros; haced esto en conmemoración mía” (Lc 22, 19)

Haz tu aporte Granos, enlatados, cereales, útiles de aseo, etc.

Centro de acopio Todas las parroquias y Fundación Banco de Alimentos de la Diócesis de Cúcuta (Calle 2AN # 1-26 barrio Pescadero)

13°

Págs. 12-13

Trinidad, tres personas distintas y un solo Dios verdadero

Mercatón

Tels.: 313 208 0580 - 607 5780627

SEMANA

Familia DE LA

DEL 12 AL 18 DE JUNIO DE 2022

Diócesis de Cúcuta Periódico La Verdad Emisora Vox Dei

ENCUENTROS Págs. 7-8-9-10

RENOVEMOS

NUESTRA FAMILIA, SIGAMOS ADELANTE

www.diocesisdecucuta.com www.periodicolaverdad.com www.emisoravoxdei.com

60 (7) 5 724601 321 473 9175

Dirección: Calle 9 # 8-87 Barrio El Llano


2

Editorial

San José de Cúcuta, junio 12 de 2022

Por: Mons. José Libardo Garcés Monsalve, Obispo de la Diócesis de Cúcuta

C

omenzamos la semana de reflexión y oración por la familia al celebrar en nuestra Diócesis de Cúcuta la Semana de la Familia, con el propósito de tomar conciencia del llamado de Dios a cada hogar para defender, proteger y custodiar la vida humana y la familia, como base esencial para construir persona y sociedad desde las virtudes del Evangelio, con la certeza que Jesucristo nuestra esperanza ilumina y unifica la vida familiar y con la gracia que derrama cada día sobre los hogares, fortalece la unidad y la comunión, que dan bienestar y estabilidad a la vida familiar, sabiendo que “el bien de la familia es decisivo para el futuro del mundo y de la Iglesia” (‘Amoris Laetitia’ #31), bienestar que está en manos de nuestras familias cristianas para construir un mundo perdonado, reconciliado y en paz. Con Jesucristo al centro de la familia, la vida se hace más llevadera y aún los dolores y los sufrimientos, con las alegrías y aciertos, van ayudando al crecimiento y fortalecimiento del hogar. Así lo expresa el Papa Francisco cuando afirma: “La presencia del Señor habita en la familia real y concreta, con todos los sufrimientos, luchas, alegrías e intentos cotidianos. Cuando se vive en familia, allí es difícil fingir y mentir, no podemos mostrar una máscara. Si el amor anima esa autenticidad, el Señor reina allí con su gozo y su paz” (AL #315), de tal manera que la vida familiar se santifica mediante la vivencia de la caridad,

Jesucristo ilumina y unifica la vida familiar que debe tener como núcleo el perdón, que da capacidad para seguir adelante.

de Cristo, mediante la constante irradiación de la alegría del amor y de la certeza de la esperanza, de la que debe dar razón. La familia cristiana proclama en voz alta tanto las presentes virtudes del Reino de Dios como la esperanza de la vida bienaventurada” (‘Familiaris Consortio’ #52), incluyendo el testimonio cristiano al abrazar la cruz del Señor y contemplarla en medio de las dificultades que se viven en cada hogar.

Una familia cristiana, donde los padres han entendido la misión que Dios les ha confiando de dar la vida, protegerla y custodiarla, ayudando a los hijos en su formación y desarrollo, se hace servidora del Señor, anunciadora del Evangelio de la familia, que sirve a otros hogares que pueden estar en dificultades, a centrar su vida en el Señor. El Documento de Aparecida (DA) La cruz hace parte de la vida hureconoce esta misión mana y también de la de los padres cuanvida familiar, en esto “Con Jesucristo al tenemos que aprendo afirma: “El gran tesoro de la educa- centro de la familia, der de la Santísima ción de los hijos en la vida se hace más Virgen María, a esla fe consiste en la llevadera y aún tar junto a la cruz del experiencia de una Señor, a veces con los dolores y los vida familiar que sufrimientos, con las dolor, pero de pie y recibe la fe, la con- alegrías y aciertos, con esperanza en Jeserva, la celebra, la sús que no defrauda, van ayudando al transmite y la testiporque “los dolores crecimiento y monia. Los padres y las angustias se deben tomar nueva fortalecimiento del experimentan en cohogar”. conciencia de su gomunión con la cruz zosa e irrenunciable del Señor, y el abraresponsabilidad en zo con Él permite la formación integral de los hi- sobrellevar los peores momentos. jos” (DA #118), convirtiéndose En los días amargos de la familia en servidores del Señor, discípulos hay unión con Jesús abandonamisioneros, que comunican dentro do que puede evitar una ruptuy fuera del hogar el Evangelio de ra. Las familias alcanzan poco a la vida y la familia. poco, con la gracia del Espíritu Santo, su santidad a través de la La familia que edifica su vida so- vida matrimonial, participando bre la roca firme de Jesucristo, re- también en el misterio de la cruz cibirá la fuerza diaria para afrontar de Cristo, que transforma las dilos desafíos y tareas en la misión ficultades y sufrimientos en una que ha recibido de Dios y podrá ofrenda de amor” (AL #317). también convertirse en luz que ilumina el caminar de otras familias, Los desafíos son grandes, porque que se ven desanimadas en con- no es fácil hacer frente en el motinuar con la lucha diaria, porque mento actual a todas las situacio“la familia cristiana, hoy sobre nes de adversidad por las que atratodo, tiene una especial vocación viesan las familias, sin embargo, a ser testigo de la alianza pascual cuando tenemos conciencia que Presidente Mons. José Libardo Garcés Monsalve, Obispo de la Diócesis de Cúcuta Director Pbro. Diego Eduardo Fonseca Pineda

Equipo de Redacción C.S. Isabel Obando Sepúlveda Seminarista Alex Johan Sarmiento Camargo

Tel.: 607 5724601 - Cel.: 321 473 8952

Jesucristo ilumina y unifica la vida familiar, podemos seguir adelante, abiertos a la gracia de Dios y al don que viene de lo alto que nos fortalece, alienta, llena de esperanza y nos da la certeza que “Dios ama nuestras familias, a pesar de tantas heridas y divisiones. La presencia invocada de Cristo a través de la oración en familia nos ayuda a superar los problemas, a sanar las heridas y abre caminos de esperanza” (DA #119), con la certeza que no estamos solos en la vida familiar, ya que la gracia de Dios y la compañía de la Iglesia, nos ayudan a fortalecer los vínculos de comunión familiar, como expresión de la auténtica caridad que debe reinar en el hogar. Convoco a todas las familias a encontrar unos minutos cada día para estar unidos ante el Señor, rogar por las necesidades familiares, orar por los miembros del hogar que estén pasando situaciones difíciles, pedirle la gracia de la caridad y del amor conyugal, darle gracias a Dios todos los días por la vida y todo lo que acontece en la familia. Pongamos la vida personal y familiar bajo la protección y amparo de la Santísima Virgen María, en todas las circunstancias de la existencia, aún en los momentos de cruz. Que el glorioso Patriarca san José, unido a la Madre del Cielo, alcancen de Nuestro Señor Jesucristo la fortaleza en la fe, la esperanza y la caridad, para vivir en el hogar iluminados y unificados por Él, para que construyamos hogares perdonados, reconciliados y en paz. En unión de oraciones, sigamos adelante. Reciban mi bendición.

Diseño y diagramación Harold Antonio Castellanos Mojica Fotografía CCDC / Internet

Impresión Vanguardia Liberal


Vida Pastoral

E

San José de Cúcuta, junio 12 de 2022

3

Un presbítero y cuatro nuevos diacónos para la Diócesis de Cúcuta

l sábado 11 de junio, en la Catedral San José, Monseñor José Libardo Garcés Monsalve confirió la ordenación sacerdotal a Manuel Jahir Jiménez Rivera; y diaconal a los jóvenes: Daniel Argenis Carreño Fuentes, Jhon Freddy Medina Cuervo, Clement Jaimes Sepúlveda y Víctor Alfonso Noriega Portillo. El Periódico La Verdad presenta los queridos lectores de la Diócesis de Cúcuta, un breve perfil de los nuevos ministros al servicio de esta Iglesia Particular, que da gracias a Dios porque en todo tiempo el Señor sigue proveyendo de pastores a su mies; hombres tomados del mismo pueblo de Dios, que después de ocho años de formación y de configuración con Jesucristo en el Seminario Mayor San José de Cúcuta, se comprometen a servir a todos los bautizados a través de la Iglesia, desde la predicación del Evangelio, la catequesis, la celebración de los sacramentos, la oración, el servicio a los enfermos y a los más necesitados. La unción del Espíritu Santo que reciben por imposición de manos y oración consecratoria del señor Obispo, les configura como testigos de la esperanza en estos tiempos modernos. Se invita a los fieles bautizados pedir al Señor que los acompañe hoy y siempre en este camino y que la oración haga descender de lo alto, abundantes gracias para sus vidas y para el ministerio que han recibido. (2004-2009). En el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), estudió la técnica de Asistente en Administración Documental, durante el año 2010.

N

ació el 31 de enero de 1992 en la ciudad de Cúcuta. Estudió la primaria en la Escuela Mixta Kennedy # 47 (19992003). El bachillerato lo realizó en el colegio Los Santos Apóstoles

El presbítero Manuel relata que su vocación se fue dando de manera progresiva, pues lo que inició como un simple “acto de curiosidad” cuando se vinculó en el 2008 a su parroquia como monaguillo, poco a poco fue despertando en una serie de sentimientos que le hacían decir querer ser sacerdote, y de una u otra forma, siempre se presentaban sacerdotes o seminaristas que invitaban a vincularse al Seminario. Al mismo tiempo, participando en las diferentes actividades de pasto-

N

ació en Cúcuta el 2 de noviembre de 1990. Hijo de padre zapatero de profesión, mamá comerciante y ama de casa. Cursó su básica primaria en la escuela Santa Bárbara de Villa del Rosario y la secundaria en el Colegio General Santander -del mismo municipio-, donde perteneció a la banda del colegio. Conoció la espiritualidad de san Juan Bosco y realizó un voluntariado con los salesianos en Agua de Dios. Regresó a Cúcuta e ingresó al Seminario Mayor San José de Cúcuta, donde paso a paso se fue purificando y fortaleciendo su voca-

ral y de caridad en la parroquia, fue discerniendo su vocación, por ello, en el 2013 realizó el proceso vocacional, y en el 2014 inició la formación en el Seminario Mayor. Desde entonces, la llamada del Señor se fue fortaleciendo con cada una de las actividades formativas como la oración, el estudio, el compartir con los hermanos y las diferentes tareas pastorales. Frente a tantas propuestas del mundo para apartar el sufrimiento y buscar la “felicidad”, ¿cómo hablar de la Cruz? Pbro. Manuel Jiménez: Para hablar de la Cruz en la sociedad actual, en donde muchas veces las situaciones de sufrimiento y de dolor son definidas como una cruz difícil de cargar y de asumir; hay que tener presente que aunque la cruz fue antiguamente ción. Algo que le ayudó a definir su opción por el sacerdocio fue la misión en Cuba, en donde experimentó a través del sufrimiento de los más vulnerables, el amor inagotable de Dios. ¿Cuál cree que sea la estrategia para detener tantos ataques en contra de la vida (eutanasia, Suicidio Medicamente Asistido)? Diácono Daniel Carreño: La respuesta que doy a las personas que creen en la eutanasia, y en el Suicidio Medicamente Asistido es, que busquen el amor de Dios, en donde el hombre encuentra toda respuesta a su

un método utilizado por el imperio romano para torturar, causar temor y también para deshonrar, gracias a Jesucristo este método de tortura toma un nuevo significado, ya que con la muerte de Jesús en la Cruz, la humillación se convierte en exaltación, la derrota en victoria, la muerte en vida y la cruz en camino hacia la luz. Gracias al sacrificio redentor de Cristo en la Cruz, la Cruz se convierte en signo de entrega, en fuerza de Dios (cf. 1 Cor 1, 18) en prueba de que el designio de Dios sobre nosotros es un designio de amor (CEC 604). Por lo tanto, la Cruz nos recuerda que el sufrimiento y el dolor, no son un castigo o una carga dura de llevar, sino que son momentos y experiencias que ayudan a purificar, a redimir y a santificar la vida de todo aquel que se enfrenta a estos acontecimientos.

vida existencial, a sus sufrimientos, a sus problemas cotidianos. Dios en su infinito amor, nos da a su Hijo Único que se encarnó de la Virgen María y quien murió en la Cruz y Resucitó por nosotros. Él, que atravesó también por el sufrimiento y los dolores de la Cruz, nunca se dio por vencido, nunca perdió las esperanzas, sino que, al contrario, abrazó con amor el dolor y el sufrimiento y se entregó totalmente sin reservas. Por eso los invito queridos hermanos, formar a los hijos en el amor de Dios. La estrategia para vencer estos males que el mundo nos propone es: experimentar el amor de Dios y amar a nuestros hermanos sin límites.


4

Vida Pastoral

San José de Cúcuta, junio 12 de 2022

N

ació el 30 de junio de 1994 en la ciudad de Cúcuta; es egresado del colegio Santos Apóstoles y su vocación creció en el seno de una familia religiosa, temerosa de Dios y de participación ferviente en la celebraciones eucarísticas y fiestas eclesiales en el entorno de la parroquia Jesús Misericordioso del barrio Las Américas. Una institución que recibe fuertes ataques hoy en día, es la familia, ¿qué decirles a las familias para conservar su fe y valores cristianos? Diácono Jhon Medina: Ante la cultura

N

ació el 4 de septiembre de 1996 en Cúcuta. Hijo de Clemente Jaimes Jaimes y María Graciela Sepúlveda Díaz. Realizó

N

ació el 22 de mayo de 1992, en San José de Cúcuta. Es bachiller del Instituto Técnico Padre Manuel Briseño Jáuregui “Fe y alegría”, e ingeniero civil de la Universidad Francisco de Paula Santander. Su vocación la comprende como un llamado progresivo de Dios al amor y el servicio; esta creció en su hogar, en el cual profesan diferentes cultos cristianos, pero, respetan sus creencias y buscan la unidad. Sirviendo en su parroquia San Juan Bosco, se acentuó el llamado divino, también en las experiencias de formación en la infancia misionera, y luego desde el servicio como catequista. Agradece a sus párrocos el tiempo de su proceso vocacional, porque asegura que, supieron instruirlo para responder positivamente al Señor.

de la prisa, el descarte, la inmediatez, el consumo y la era tecnológica-informática, donde la familia está expuesta a una constante reinterpretación del concepto de la misma y sumergida en una avalancha de ideologías y percepciones subjetivas, les invitaría, a retomar las enseñanzas de un gran santo del Siglo XXI, san Juan Pablo II: “Familia que reza unida, permanece unida”, pues, es la oración, la que permite afianzar nuestra confianza en Dios nos acerca al Señor. ¡Familias! Sean capaces de hacer un alto en el camino a los compromisos y las responsabilidades del día a día para,

junto a los hijos, abuelos, miembros del hogar y fortaleciendo los momentos de encuentro, colocarse de cara a Dios y hablar con Él. El Santo Rosario, la celebración de la Eucaristía dominical, la lectura orante de la Palabra de Dios, son algunas de las muchas herramientas que fortalecen la fe de la familia, ayudarán a vencer con convicciones y argumentos de una experiencia vivida en el amor de Dios, reflejado en el amor familiar, las muchas dificultades, retos y desafíos a los cuales estamos expuestos en hoy.

sus estudios de primaria y parte del bachillerato en el colegio Sagrado Corazón de Jesús, dirigido por los Hermanos de La Salle, y se graduó como bachiller del antiguo Instituto Técnico Industrial Salesiano (hoy, Institución Educativa San Francisco de Sales). Desde que era niño, y gracias a la formación integral y cristiana recibida de sus padres y en el colegio, sirvió en su parroquia como monaguillo y catequista, lo cual considera que le ayudó a discernir el llamado que el Señor le iba realizando. Inició su proceso de formación en el Seminario Mayor San José de Cúcuta en el año 2015, y durante el proceso formativo, pudo descubrir que Dios, a quien llama, Él mismo lo capa-

cita; y en su infinita misericordia y providencia, ha podido experimentar la bondad y la protección de Jesús, Buen Pastor, a quien está dispuesto a consagrar su vida.

Indudablemente hoy en día asistimos a una cultura de la inmediatez, ¿Qué decir de la esperanza cristiana en el Reino de los Cielos?

la capacidad de la espera; y esto altera de cierta manera nuestra dimensión trascendente, pues, no confiamos en lo desconocido, nuestra fe se vuelve frágil y perdemos nuestra mirada del fin último del hombre: ser uno en Dios.

Diácono Víctor Noriega: El hombre está inmerso cada vez más en una cultura que lo absorbe, lo está llevando a la pérdida de la sed de eternidad que caracteriza al pueblo cristiano; debemos tener presente que nuestra meta es el Cielo, pues, la vida mortal es solo el paso a la gloria divina. La cultura de la inmediatez es producto del materialismo, y de la incapacidad de esfuerzo que se nos vende a través de la tecnología y los comerciales de los medios de comunicación. Hemos perdido en muchos ambientes

En la sociedad de la información y la educación mediática, urge formar individuos o ciudadanos libres, ¿cómo incluir los valores cristianos? Diácono Clement Jaimes: Estamos en una época donde la información está “muy a la mano” de quien desee consultar, gracias a los avances en las nuevas tecnologías. Todo esto hace que estos medios se conviertan también en herramientas de formación, no sólo académica, sino también, en un medio para la evangelización, lo cual quedó evidenciado durante los

Hermanos, no desesperemos, solo clamemos ¡Maranathá! ¡Ven Señor!; la esperanza cristiana, debe mover nuestro ser completo a una vivencia armónica de la realidad existencial en la que nos encontramos, estamos llamados a vivir como ciudadanos del Cielo en la tierra, ofreciendo vestigios de eternidad a los pobres, desamparados, enfermos y menos favorecidos; contagiando al mundo entero de la nece-

primeros meses de la pandemia de la COVID-19, donde la Eucaristía y la vivencia de la fe eclesial y familiar, se realizó principalmente por medio de estos canales de comunicación. Así entonces, y como lo dice en el decreto sobre los medios de comunicación sociales, del Concilio Vaticano II, ‘Inter Mirifica’: estos medios modernos se deben aprovechar no solo para la formación académica, sino también para ayudar al género humano a “descansar, cultivar el espíritu… propagar y fortalecer el Reino de Dios” (IM #2), y así, procurar que cada persona, por medio de las redes y la tecnología, se convierta también en instrumento de la evangelización, para que la Buena Nueva del Evangelio, llegue hasta los confines del mundo.

sidad de la plenitud del Reino de Dios.


Vida Pastoral

San José de Cúcuta, junio 12 de 2022

La pastoral para la farmacodependencia se estructuró a raíz de la CCCB 2022

En la foto: De izq. a der.: Pbro. Fredy Ramírez, Vicario de Pastoral; pbro. Saddy Oviedo, párroco de San Alberto Hurtado; pbro. David Molina, delegado de la pastoral para la farmacodependencia; Mons. José Garcés, Obispo de la Diócesis de Cúcuta; pbro. Víctor Torrado, párroco de Sagrada Eucaristía; pbro. David Caña, párroco de Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro; pbro. Elver Rojas, ecónomo; pbro. William Aguilar, Vicario General.

L

a Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes (CCCB) 2022, cuyo objetivo es la atención de adolescentes y jóvenes sumidos en la drogadicción, fue el impulso para que, la Diócesis de Cúcuta implementara la creación de la pastoral para la farmacodependencia y así, darle continuidad al proyecto que se so-

lidifique, fruto de la CCCB. El pasado viernes 3 de junio en la curia diocesana, se adelantó la elaboración de la ruta de acompañamiento que ejecutará la comisión diocesana de la pastoral para la farmacodependencia, al llevar a cabo el cumplimiento del objetivo de la Campaña.

Sardinata recibió la visita pastoral del Obispo

D

el 31 de mayo al 2 de junio, Monseñor José Libardo Garcés Monsalve, emprendió una nueva agenda de encuentros con los fieles bautizados de la Diócesis de Cúcuta de la Vicaría de San Rafael. En esta ocasión, llegó al municipio de Sardinata, donde lo recibieron con la alegría de escuchar el anuncio del Evangelio a través de

Fecha: Con corte a 6 de junio de 2022

PARROQUIAS

Reuniones con las autoridades civiles, militares, el gremio de salud y educativo, hicieron parte de sus itinerarios; Monseñor visitó las veredas del municipio, donde tuvo encuentros fraternos con los niños y jóvenes, animándolos a poner en sus corazones a Jesucristo y a tener su espíritu misionero.

30.000 2.000.000 405.000 113.000 239.000 220.000 210.000 600.000 300.000 350.000 338.800

1. San Benito de Nursia 2. Santa Mónica 3. Nuestras Señora de las Misericordias 4. Inmaculado Corazón de María 5. San Ignacio de Loyola 6. San Bartolomé 7. San Pedro Apóstol (La Parada) 8. Nuestra Señora de la Candelaria 9. Nuestra Señora de la Anunciación 10. Santa Marta 11. San Isidro Labrador y colegio Eustorgio Colmenares TOTAL

$ 4.805.800 OTRAS COMUNIDADES ECLESIALES 345.700

12. Movimiento Reparador Mariano TOTAL

$ 345.700 COMUNIDAD 890.000

13. Concejo Municipal del Zulia TOTAL

$ 890.000 INSTITUCIONES EDUCATIVAS

14. Colegio Los Próceres 15. Colegio Gonzalo Rivera Laguado 16. Normal María Auxiliadora 17. Institución Educativa San Francisco de Sales 18. Institución Educativa El Rodeo 19. Gimnasio Domingo Savio 20. Colegio Andrés Bello 21. Colegio Comfaoriente 22. Colegio Carlos Ramírez París 23. Colegio Pedro Cuadro 24. Colegio Padre Manuel Briceño Jáuregui 25. Colegio Julio Pérez Ferrero (sede San Miguel) 26. Colegio Pablo Correa León 27. Colegio Virgen del Valle 28. Colegio Fe y Alegría 29. Instituto Técnico Patio Centro (sedes 1 y 2) TOTAL

su Obispo y pastor.

5

1. 2. 3. 4.

Parroquias Otras Comunidades Eclesiales Comunidad Instituciones Educativas

Total Total segundo informe

TOTAL

60.000 300.000 850.000 831.950 72.950 109.750 134.400 1.600.000 65.350 62.150 88.250 71.350 170.400 43.450 100.000 100.000 $ 4.660.000 $ 4.805.800 $ 345.700 $ 890.000 $ 4.660.000

$ 10.701.500 $ 138.932.800

$ 149.634.300


6

Nuestra Gente

San José de Cúcuta, junio 12 de 2022

¿Te gustaría un puesto de honor? Por: La guardia de honor del Sagrado Corazón de Jesús, presente en la Diócesis de Cúcuta

L

as personas por lo general, al recibir un favor o un beneficio, sentimos un deseo voluntario de corresponder a través de las palabras o acciones; está en nuestra naturaleza ser agradecidos. Si este es el sentir al recibir un favor, ¿cuál sería nuestra respuesta natural al sentirnos amados? San Juan De La Cruz decía: “Amor con amor se paga”, debe ser una respuesta recíproca al amor que recibimos, pues, nosotros amamos, porque Él nos amó primero (cf. 1 Jn 4, 19). Aunque muchas veces por el ritmo agitado de vida, se trabaja de manera extrema, se llenan las horas del día con múltiples quehaceres, no aquietamos el alma para sentirnos amados por Dios, se nos hace difícil reconocer o apreciar lo que recibimos, por eso hoy te invito a recordar con un corazón agradecido algunos momentos difíciles de tu vida, y responder como el Apóstol san Juan: “nosotros hemos conocido y he-

mos creído en el amor que Dios nos tiene” (1 Jn 4, 16). Alguna vez te has preguntado “¿amo a Dios?”, “¿cómo puedo responder al amor de Dios?”. Que mejor ejemplo a seguir que la Santísima Virgen María, ella rodeaba la Cruz solitaria cuando uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza, y enseguida salió sangre y agua (cf. Jn 19, 34). Es por eso que La guardia de honor del Sagrado Corazón de Jesús, tiene su punto de partida en el Calvario, y su base, en la herida del Corazón de Jesús; nosotros estamos llamados a responder al amor de Jesús, un amor hasta el extremo, que no es correspondido, ese Corazón abierto y traspasado en la Cruz por la lanza, sigue vivo y continúa siendo herido con nuestros pecados por nuestra falta de amor. «He aquí este corazón que tanto ha amado a los hombres, que nada recibe en reconocimiento de la mayor parte, sino ingratitud, ya por sus irreverencias y sacrilegios, ya por la frialdad y desprecio con que me tratan en este Sacramento de amor […] Al menos tú ámame», expresó

el Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita en la cuarta revelación.

ción, sana diversión, en unión a la ofrenda de Cristo al Padre, para su Gloria y Salvación de nuestros hermanos. Vivir la “hora de guardia” hace que, a la larga, nos vayamos acostumbrando a sentir la presencia y cercanía de Jesús en nuestra vida.

El fin de La guardia de honor del Sagrado Corazón de Jesús es promover, cuanto se pueda, la correspondencia de amor que nos muestra “No aquietamos el alma para La guardia de honor del el Divino Corasentirnos Sagrado Corazón de zón, procurando amados por Jesús es una Asociadevolverle amor Dios, se nos hace ción Pública Univerpor amor; repadifícil reconocer sal de Fieles nacida el rando, las injurias que le hacen los o apreciar lo que 13 de marzo de 1863 en el monasterio de pecadores con sus recibimos”. la Visitación de Sanpecados, y las alta María de Bourg en mas justas con sus Bresse (Francia). Su fundadoinfidelidades, olvido y desara y promotora fue Sor María tenciones, especialmente en el del Sagrado Corazón Bernaud Sacramento del Altar, pensar que, inspirada por el lamento más en el Señor, vivir en unión del Señor: “Busqué quien me con Él, llevar a cabo al menos consolará y no lo hallé”, reunió un acto de amor hacia Él, hacer un pequeño sacrificio que a un grupo de personas que por consuele al Sagrado Corazón. turnos de hora se entregaran al Lograr que, a toda hora del día, amor y reparación del Corazón los creyentes fervientes estén de Jesús. Y a ti, ¿te gustaría un atentos al amor real del Señor puesto de honor dentro del Sapor cada uno de ellos y por sus grado Corazón de Jesús? En la Diócesis de Cúcuta, La guardia hermanos. de honor del Sagrado Corazón Su práctica es muy sencilla: de Jesús hace presencia en las Consiste en ofrecer una hora comunidades parroquiales: San del día, sin cambiar de ocu- Francisco de Asís, San Juan pación, para amar, dar gloria Bautista, Cristo Evangelizador, y reparar al Corazón de Je- Divino Niño (Villa del Rosasús. Esta “hora de guardia o rio) y San Juan de la Cruz. de presencia” no es otra cosa más que ofrecer el trabajo, es- Para mayor información, cotudio, descanso, deporte, ora- municarse al 316 754 2386.


Semana de la Familia

San José de Cúcuta, junio 12 de 2022

7

SEMANA

Familia DE LA

DEL 12 AL 18 DE JUNIO DE 2022

RENOVEMOS

NUESTRA FAMILIA, SIGAMOS ADELANTE P RIMER DÍA RENOVEMOS EL DIÁLOGO, SIGAMOS ADELANTE

no sabe ni la u; continuando la secuencia de la palma tocando la mano del otro dicen las vocales, una vocal por cada vez que se toque la mano, quien va a recibir la u debe quitar la mano y no permitir que lo toquen, si es tocada la mano debe salir, pero así mismo quien se toca el mismo la mano mientras dice la “u” queda fuera. Y vuelve a comenzar el juego hasta que haya un ganador.

Oración Invocación al Espíritu Santo

Dinámica Palo, palito, palo Se hacen los miembros de la familia en un círculo, se colocan las manos abiertas sobre las rodillas, de manera que se puedan colocar las manos sobre quien está a cada lado (la mano derecha sobre la izquierda); la persona que dirige la dinámica inicia cantando y lanzando su mano derecha para tocar la mano del que está a su izquierda y este a su vez al que sigue: Palo, palito, palo, palo palito azul, palo palito palo que

Oh Espíritu Santo, amor del Padre, y del Hijo, inspírame siempre lo que debo pensar, lo que debo decir, cómo debo decirlo, lo que debo callar, cómo debo actuar, lo que debo hacer, para gloria de Dios, bien de las almas y mi propia santificación. Espíritu Santo, dame agudeza para entender, capacidad para retener, método y facultad para aprender, sutileza para interpretar, gracia y eficacia para hablar. Dame acierto al empezar

dirección al progresar y perfección al acabar. Amén.

Iluminación Bíblica Deuteronomio 6, 4-9 Escucha, Israel: Señor nuestro Dios es el único Señor. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Queden en tu corazón estas palabras que yo te dicto hoy. Se la repetirás a tus hijos, les hablarás de ellas tanto si estás en casa como si vas de viaje, así acostado como levantado; las atarás a tu mano como una señal, y serán como una insignia entre tus ojos; las escribirás en las jambas de tu casa y en tus puertas. Palabra de Dios.

Reflexión La fe es tan importante dentro del pueblo de Israel, que forma parte del diálogo normal de la familia; es en el seno del hogar donde se recibe la fe, es en el hogar donde se debe aprender el diálogo entre la misma familia y de ella con Dios. La primera escuela de fe es el hogar, se aprenden los valo-

res, los principios, se enseña el temor a Dios y la caridad con el prójimo. Es triste ver que en muchos hogares se ha perdido la enseñanza de la fe, no se enseña la vida de oración y piedad, pareciera incluso que Dios no tiene la misma importancia y en algunos casos no tiene cabida dentro del hogar. El diálogo es fundamental en la familia, debe haber un esfuerzo continuo por conocerse y amarse cada vez de manera más profunda.

Actividad Una de las cosa que ayuda a fortalecer la relación intrafamiliar es conocer bien a cada uno de sus miembros, los padres deben conocer a sus hijos, sus gustos, sus sueños. Los padres preguntarán a su hijos: Cuestionario • ¿Cómo se llama tu mejor amigo? • ¿Cuál es tu más grande sueño? • ¿Qué lugar te gustaría conocer? • ¿Cuál es tu canción favorita? • ¿Cuál es tu comida favorita? • ¿Qué opinas de nosotros como padres? Cosas que admiras y cosas que quisieras que cambiáramos. - Oración final. Espontánea. - Padrenuestro. - Avemaría.


8

Semana de la Familia

San José de Cúcuta, junio 12 de 2022

SEGUNDO DÍA RENOVEMOS NUESTRA FE, SIGAMOS ADELANTE

Iluminación Bíblica Lucas 1, 1-4 Puesto que muchos han intentado narrar ordenadamente las cosas que se han verificado entre nosotros, tal como nos las han transmitido los que desde el principio fueron testigos oculares y servidores de la Palabra, he decidido yo también, después de haber investigado diligentemente todo desde los orígenes, escribírtelo por su orden, ilustre Teófilo, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido. Palabra del Señor.

Reflexión Canto: Si Jesús te satisface.

Oración Invocación al Espíritu Santo Ven Espíritu divino, manda tu luz desde el Cielo. Padre amoroso del pobre, don en tus dones espléndido. Luz que penetras las almas, fuente del mayor consuelo. Ven, dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo. Tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego. Gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos. Entra hasta el fondo del alma divina luz y enriquécenos. Mira el vacío del alma si Tú le faltas por dentro. Mira el poder del pecado cuando no envías tu aliento. Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo. Lava las manchas. Infunde calor de vida en el hielo. Doma el espíritu indómito. Guía al que tuerce el sendero. Reparte tus siete dones según la fe de tus siervos. Por tu bondad y tu gracia, dale al esfuerzo su mérito. Salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno. Amén.

El anuncio de Jesucristo es algo que ha despertado interés en muchas personas, por eso, Lucas investiga diligentemente sobre la persona de Jesús, Dios y hombre verdadero. Fascina la historia de su vida, sus milagros, sus enseñanzas, su entrega, su Muerte y su Resurrección. Cómo callar algo tan novedoso, cómo dejar en el olvido un mensaje que además es salvador y concede vida eterna. Lo curioso es que con el tiempo ya casi no se habla de Él, es incluso desconocido por algunos, porque el mundo ofrece muchas distracciones, y se pierde de vista lo realmente importante. Pero Él sigue hablando y quiere que lo conozcamos, para que adhiriéndonos a Él nuestra vida se colme de bendición y adquiera verdadero sentido.

actividad subirán las fotos de los perfiles a las redes sociales. Video: Canción “búscalo” de José Luis Rodríguez

Oración final Estate Señor conmigo, siempre sin jamás partirte y cuando decidas irte, llévame Señor contigo porque el pensar que te irás me causa un terrible miedo de si yo sin Ti me quedo, de si Tú sin mí te vas. Llévame en tu compañía donde Tú vayas, Jesús, porque bien sé que eres Tú la vida del alma mía; si tu vida no me das, yo sé que vivir no puedo ni si yo sin ti me quedo, ni si Tú sin mí te vas. Por eso y más que a la muerte temo, Señor tu partida Y quiero perder la vida, mil veces más que perderte, pues la inmortal que Tú das, sé que alcanzarla no puedo, cuando yo sin ti me quedo, cuando Tú sin mí te vas. Amén.

T ERCER DÍA RENOVEMOS LA CONFIANZA, SIGAMOS ADELANTE

Jeremías 29, 11-13 Porque yo sé bien los proyectos que tengo sobre vosotros -dice el Señor-, proyectos de prosperidad y no de desgracia, de daros un porvenir lleno de esperanza. Entonces, cuando me invoquéis y me dirijáis vuestras súplicas, yo os escucharé. Me buscaréis y me hallaréis, porque me habréis buscado de todo corazón. Palabra de Dios.

Actividad Se necesitan cuerdas e imprimir la cita bíblica por partes. El desarrollo de la actividad consiste en amarrar un pie de cada pareja uno al otro y deberán buscar por el lugar la cita bíblica por partes en diferentes lugares para posteriormente unir las partes para sacar la cita bíblica y reflexionar sobre esta.

Dinámica Toro bravo y nube alta Cuenta una vieja leyenda de los indios sioux que, una vez, hasta la tienda del viejo sabio de la tribu llegaron, tomados de la mano, Toro Bravo, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros, y Nube Alta, la hija del cacique y una de las más hermosas mujeres de la tribu. Nos amamos – empezó el joven. Y nos vamos a casar – dijo ella.

Actividad Cada uno de los miembros de la familia, en una hoja harán un perfil, como de Facebook sobre la vida de Jesús. Este es un ejercicio para saber qué tanto le conocemos, qué tanta información de Él tenemos. Lo hará cada uno y luego lo compartirán para ver qué escribió cada uno. Al finalizar la

Iluminación Bíblica

Y nos queremos tanto que tenemos miedo. Queremos algo que nos garantice que podremos estar siempre juntos. Este encuentro los invitamos a realizarlo en la parroquia.

Que nos asegure que estaremos uno al lado del otro hasta encontrar a Manitú el día de la muerte. Por favor – repitieron – ¿hay algo


Semana de la Familia que podamos hacer? El viejo sabio los miró y se emocionó de verlos tan jóvenes, tan enamorados, tan anhelantes esperando su palabra. Hay algo… – dijo el sabio – Nube Alta, ¿ves el monte al norte de nuestra aldea? Deberás escalarlo sola y, sin más armas que una red y tus manos, cazar el halcón más hermoso y vigoroso del monte. Si lo atrapas, deberás traerlo aquí con vida el tercer día después de la luna llena. ¿Has comprendido? La joven asintió en silencio. Y tú, Toro Bravo – siguió el sabio -, deberás escalar la montaña del trueno y cuando llegues a la cima, encontrar la más bravía de todas las águilas y solamente con tus manos y una red atraparla sin heridas y traerla ante mí, viva, el mismo día en que vendrá Nube Alta. Salgan ahora. Los jóvenes se miraron con ternura y después de una fugaz sonrisa salieron a cumplir la misión encomendada, ella hacia el norte, él hacia el sur. El día establecido, frente a la tienda del sabio, los dos jóvenes esperaban con sendas bolsas de tela que contenían las aves solicitadas. El viejo les pidió que con mucho cuidado las sacaran de las bolsas. Los jóvenes lo hicieron y expusieron ante la aprobación del viejo los pájaros cazados. Eran verdaderamente hermosos ejemplares, sin duda lo mejor de su estirpe. ¿Volaban alto? – Preguntó el sabio.– Sí, sin dudas. Como lo pediste… ¿Y ahora? – preguntó el joven – ¿Los mataremos y beberemos el honor de su sangre? No – dijo el viejo sabio Los cocinaremos y comeremos el valor de su carne – propuso la joven. No – repitió el viejo sabio – Hagan lo que les digo. Tomen las aves y átenlas entre sí por las patas con estas tiras de cuero. Cuan-

do las hayan anudado, suéltenlas y que vuelen libres. El guerrero y la joven hicieron lo que se les pedía y soltaron los pájaros. El águila y el halcón intentaron levantar el vuelo pero sólo consiguieron revolcarse en el suelo. Unos minutos después, irritadas por la incapacidad, las aves arremetieron a picotazos entre sí hasta lastimarse. Ésta es la enseñanza. Jamás olviden lo que han visto. Son ustedes como un águila y un halcón. Si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que además, tarde o temprano, empezarán a lastimarse uno al otro. Si quieren que el amor entre ustedes perdure, vuelen juntos pero jamás atados. FIN Ahora se compartirá lo que esta historia les enseña. Qué dice Dios sobre la libertad: Juan 15, 15: “No os llamo ya siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a vosotros os he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer”. Lucas 4, 18: “El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos”.

Proceso para renovar la confianza Ahora se harán en grupos para leer y meditar estos textos: Confesión sincera: Salmos 15, 8. Humildad: 1 Pedro 5, 5. Arrepentimiento total: Hechos 26.20.

San José de Cúcuta, junio 12 de 2022

Las acciones hablan mas que las palabras: Santiago 1, 2225. Tu pareja es lo primero: Efesios 5.25. Lucha justa. Lucha por tu cónyuge, no con tu cónyuge: Efesios 4,15. El pasado se queda en el pasado: Isaías 43, 18.

Actividad para hacer con tu pareja Busca dos hojas de papel. En la primera escribe cualidades positivas de tu cónyuge, en la segunda, los aspectos negativos. En algún momento, elige un atributo positivo de esa lista y dale gracias a tu cónyuge por esa característica. Como el amor no es egoísta y coloca a los demás en primer lugar, te lleva a celebrar los éxitos de tu cónyuge en lugar de sentirte contrariado por ellos. Dile a tu cónyuge cuánto te alegra algo que haya logrado hacer recientemente. Comienza a rezar por el corazón de tu cónyuge y tu matrimonio.

9

de las expectativas poco realistas, y dile a tu cónyuge que lamentas haberle exigido tanto. Prométele que intentarás comprenderlo y reafirmar tu amor incondicional. Reconoce que tu cónyuge es esencial para tu éxito. Hoy mismo déjale saber que deseas incluirlo en tus próximas decisiones, y que necesitas su opinión y su consejo. Si en el pasado has ignorado sus aportaciones, admite tu descuido y pídele que te perdone. En una vasija de barro con algodón, alcohol y fósforos: toma la lista de atributos negativos que hiciste y quémala con discreción.

Oración final Tomados de la mano los esposos se unen a la oración, pidiendo los unos por los otros y dando gracias por lo vivido en el día de hoy.

CUARTO DÍA RENOVEMOS EL COMPARTIR EN FAMILIA, SIGAMOS ADELANTE

El amor es una decisión, no un sentimiento. Es una acción que se pone en marcha, no un acto reflejo. Hoy mismo, elige comprometerte con el amor aun si a tu cónyuge ya casi no le interesa recibirlo. Dile hoy con palabras parecidas a estas “Te quiero. Elijo amarte aún si no me retribuyes”. Hoy mismo, perdona cualquier cosa que no le has perdonado a tu cónyuge. La falta de perdón los ha mantenido encarcelados en la soberbia durante mucho tiempo. Desde lo más profundo de tu corazón y con sinceridad, di: “Elijo Perdonar”. Elimina de tu hogar el veneno

Para este día se propone realizar un cine familiar. Se prepara con anterioridad el lugar, las crispetas, la gaseosa. Se busca en YouTube la película “los pingüinos de papá”. Al terminar la película, comparten:


Semana de la Familia

San José de Cúcuta, junio 12 de 2022

fuerza de tu amor, para amarnos por encima de todo. Amén.

¿Qué les pareció la película? ¿Si les parece una actividad familiar que se pueda realizar periódicamente?

QUINTO DÍA

Compromiso Para el día siguiente se preparará un buzón que será colocado en cada habitación, para que escriban una carta en cualquier momento del día pidiendo perdón por algo que aún no se ha dialogado. Esta actividad se realizará para reparar cosas que a veces quedan sin resolver, pero que es necesario hacerlo para cerrar heridas y crecer en la capacidad de reconocer cuando nos equivocamos. No se puede revisar el buzón hasta que se inicie el encuentro en la noche.

RECONCILIÉMONOS EN FAMILIA, SIGAMOS ADELANTE

La persona que dirigirá el encuentro, les pide a los demás miembros de la familia que salgan un momento mientras adecua el lugar. Se colocará un altar con un Cristo y la Sagrada Escritura, el lema del día. Al regresar, se le entregará a cada uno un papel con una cita Bíblica.

DEL 15 AL 30 DE JUNIO

José Giovanny Nieto Cano

24

Jesús Rafael Mendivelso Benítez

Carlos Simón Pabón Cano

26

Jaime Antonio Blanco Collantes

Como elegidos de Dios, sus santos y amados, revístanse de sentimientos de profunda compasión. Practiquen la benevolencia, la humildad, la dulzura, la paciencia. Sopórtense los unos a los otros, y perdónense mutuamente siempre que alguien tenga motivo de queja contra otro. El Señor los ha perdonado: hagan ustedes lo mismo. Palabra de Dios. Mateo 5, 23-24 Por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante

el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda. Palabra del Señor. Ahora irán a sus habitaciones o algún lugar de la casa donde puedan estar a solas, leen el texto, lo reflexionan, lo oran y luego toman del buzón la carta de reconciliación, la leen y reflexionan sobre la importancia del perdón. Al terminar, el que dirige, convoca a todos en torno al altar. Cada uno proclama el texto que le correspondió y compartirá lo que el texto le ha dicho. Al terminar de compartir la palabra, se dirige a la persona con la que hoy renueva su relación a través de la reconciliación y sellan este momento con un fuerte abrazo.

Oración final Dios de infinita bondad, te damos gracias, por esta semana en la que nos has permitido reunirnos para escuchar tu Palabra, y nos has concedido la gracia de renovar nuestra familia con estos encuentros, gracias por recordarnos la importancia del diálogo, lo necesario que es dedicarnos tiempo. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Visitación de Nuestra Señora

Cumpleaños 18

Marcos 11, 25-26

Colosenses 3, 12-13

Feliz

18

Arranquen de raíz de entre ustedes disgustos, arrebatos, enojos, gritos, ofensas y toda clase de maldad. Más bien sean buenos y comprensivos unos con otros, perdonándose mutuamente, como Dios los perdonó en Cristo. Palabra de Dios.

Y cuando se pongan de pie para orar, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que su Padre del Cielo les perdone también a ustedes sus faltas. Palabra del Señor.

Oración final Señor Jesús, en esta noche de compartir en familia te damos gracias, porque nos permites vivir estos momentos para que en el hogar vuelva la calidez, la confianza y el deseo de permanecer unidos como una verdadera familia, una que se fundamenta en tu Palabra, que se dispone a vivir de ahora en adelante más comprometida contigo, por eso te invitamos que vengas a nuestro hogar y lo colmes con tu presencia, inunda nuestro corazón la

Efesios 4, 31-32

21

Jesús Alonso Rodríguez Veloza

27

Ovidio Antonio Peñaranda Gutiérrez

23

Helí Peñaranda Celis

28

José Agustín García Sánchez

Felicidades en su fiesta patronal

10

Fundación: Septiembre 22, 2000 Fiesta Patronal: 31 de mayo Párroco: Yacid Hernando Santiago Santiago Barrio: María Gracia

Espíritu Santo Fundación: Febrero 2, 1974 Fiesta patronal: Pentecostés Párroco: Ruber Carrero López Barrio: Quinta Oriental

Santísima Trinidad Fundación: Febrero 11, 1954 Fiesta patronal: Domingo después de Pentecostés Párroco: Padres eudistas Barrio: Cundinamarca

Santo Domingo Savio Fiesta patronal: 12 de junio Párroco: Jorge Alexander Perutty Gómez Barrio: Ceiba II


Especial Por: Diácono Clement Jaimes Sepúlveda

E

l jueves (o domingo) siguiente al domingo de la Santísima Trinidad, la Iglesia celebra la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, más conocida como la Solemnidad del “Corpus Christi”. Por esto, a continuación, presentamos cinco claves para vivir y comprender mejor esta importante solemnidad de nuestra Iglesia.

1.

¿Cómo nace esta solemnidad y qué otros nombres que ha recibido?

San José de Cúcuta, junio 12 de 2022

Solemnidad del 4. Cuerpo y la Sangre del Señor (Corpus Christi): cinco claves para vivirla y comprenderla mejor

La Eucaristía significa esta caridad, y por ello la recuerda, la hace presente y al mismo tiempo la realiza. El auténtico sentido de la Eucaristía se convierte de por sí en escuela de amor activo al prójimo. De la Eucaristía brota el valor de la dignidad humana, la conciencia de esta dignidad se convierte en el motivo más profundo de nuestra relación con el prójimo. La Eucaristía nos hace sensibles al sufrimiento y miseria humana, a toda injusticia y ofensa, buscando el modo de repararlos de manera eficaz, ya que nos dirá el Catecismo de la Iglesia Católica que: “para recibir en la verdad el Cuerpo y la Sangre de Cristo entregados por nosotros debemos reconocer a Cristo en los más pobres, sus hermanos (Mt 25, 40). (CEC 1397).

¿Por qué celebrar esta solemnidad recordando la Institución de la Eucaristía y la presencia real de Cristo en ella?

Con el mandato «Hagan esto en conmemoración mía» (Lc 22, 19; 1 Co 11, 25), Jesús nos pide corresponder a su don y representarlo sacramentalmente. Por tanto, el Señor expresa con estas palabras, por decirlo así, la esperanza de que su Iglesia, nacida de su sacrificio, acoja este don, desarrollando bajo la guía del Espíritu Santo el Sacramento. En efecto, el memorial de su total entrega no consiste en la simple repetición de la Última Cena, sino propiamente en la Eucaristía, es decir, en la novedad radical del culto cristiano, ya que Jesús nos ha encomendado así la tarea de participar en su «hora»: «La Eucaristía nos adentra en el acto oblativo de Jesús. No recibimos solamente de modo pasivo el Logos, sino que nos implicamos en la dinámica de su entrega» (Sacramentum Caritatis, Nº 11).

El Corpus Christi nos motiva a vivir la caridad con los hermanos más necesitados

Tradicionalmente en las procesiones que se hacen en este día, se realizan varios altares, donde por unos minutos, se adora a Jesús Sacramentado. Pero también, en estos altares, se acostumbra que los fieles depositen y compartan, de su canasta familiar, el fruto de sus trabajos como, por ejemplo, alimentos (comúnmente no perecederos), con el fin de compartirlos con los hermanos más necesitados. Así entonces, podemos decir que, si la vida cristiana se manifiesta en el cumplimiento del principal mandamiento, este amor encuentra su fuente principalmente en el Sacramento del amor.

Esta fiesta se empezó a celebrar en Lieja (Alemania) en 1246. El papa Urbano IV la extendió a la Iglesia universal en 1264, dotándola de misa y oficio propio. En 1311 y en 1317 fue de nuevo recomendada por el Concilio de Vienne (Francia) y por el Papa Juan XXII respectivamente. Durante la historia, esta solemnidad ha recibido los nombres de: «fiesta del Santísimo Cuerpo de nuestro Señor Jesucristo», «fiesta de la Eucaristía» (Sínodo de Lieja) y «fiesta del Cuerpo de Cristo» (Misal de 1570). Hoy se denomina «Solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo», habiendo desaparecido la fiesta de la «Preciosísima Sangre» del día 1 de julio1 .

2.

11

5. ¿Por qué después de la Eucaristía se sugiere realizar una procesión eucarística? La procesión eucarística, expresa una dimensión de culto, de adoración, de presencia del Dios con nosotros, de una Iglesia

3.

en camino con su Señor por el mundo2 . Es una manifestación solemnísima de la Iglesia local en torno a su centro: la Eucaristía; en otras palabras: la procesión es «testimonio público de veneración hacia la Santísima Eucaristía» (Código de Derecho Canónico, c. 944, § 1).

Como cristianos, ¿a qué nos invita la Solemnidad del Corpus Christi?

El Corpus Christi nos proporciona una oportunidad para ponderar el misterio de la Eucaristía y considerar sus varios aspectos, pero especialmente, nos invita a manifestar nuestra fe y devoción a este sacramento, que es el “sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de caridad, banquete pascual en el cual se recibe a Cristo, y el alma se llena de gracia porque se nos da una Prenda de la Gloria venidera”3 . 1. Lopez Martín, Julián. La Liturgia de la Iglesia, Biblioteca de Autores Cristianos. Madrid, 1996, pág. 268-269. 2. Castellano, Jesús. Año Litúrgico, memorial de cristo y mistagogía de la Iglesia. Centro de Pastoral Litúrgica. Barcelona, 1994. 3. Vincent Ryan, Pascua. Fiestas del Señor, Ediciones Paulinas. Madrid, 1985, pág. 106-117.


12

Apologética

San José de Cúcuta, junio 12 de 2022

Trinidad, tres personas distintas y un solo Dios verdadero al Espíritu Santo: “Jesús volvió a Galilea por la fuerza del Espíritu, y su fama se extendió por toda la región. Él iba enseñando en sus sinagogas, alabado por todos. Vino a Nazaret, donde se había criado y, según su costumbre, entró en la sinagoga el día de sábado, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaías y desenrollando el volumen, halló el pasaje donde estaba escrito: El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor”.

Por: Pbro. Víctor Manuel Rojas Blanco, Biblista y párroco de Santa Laura Montoya

C

uando llamamos a Dios “persona” nos remitimos al dogma de la Santísima Trinidad: Dios es uno y trino. Un Dios y tres personas; Padre, Hijo y Espíritu Santo. Este artículo no pretende dar una explicación exhaustiva del misterioso dogma de la Santísima Trinidad, que en la sagrada escritura no se encuentra la palabra “Trinidad” pero sí muchísimas menciones del Padre, del Hijo y del Espìritu Santo. Mi objetivo es realizar una formación apologética desde la fundamentación bíblica y algunos elementos de la doctrina cristiana (Católica) a partir de unas preguntas muy elementales.

Dios muestra su naturaleza personal en que Él expresa ira (Sal 7, 11), se ríe (Sal 2, 4), tiene compasión (Sal 135, 14), ama (1 Jn 4, 8), odia (Sal 11, 5), enseña (Jn 14, 25), reprueba (Jn 16, 8), y guía (Rom 8, 14). Todas estas acciones implican el hecho de que Dios es una persona.

¿Dios es persona? ¿Por qué lo afirmamos? La respuesta es sí, Dios es persona. Con esta afirmación no se quiere decir que Él es ser humano. Lo que se quiere afirmar es que Dios tiene “personalidad” y que Él es un ser racional con autoconciencia. Los teólogos suelen definir la persona como “un ser individual con una mente, emociones y voluntad”. Dios definitivamente tiene un intelecto (Sal 139, 17), emociones (Sal 78, 41), y voluntad (1 Cor 1, 1). Por lo tanto, Dios sí es una persona. La expresión “Dios es persona”, hace referencia a la creencia que la divinidad posee atributos propios de una persona (mente, emociones y voluntad), con la cual es posible establecer una relación. Esto contrasta con otras concepciones de un Dios que lo ven como una fuerza impersonal o un ser abstracto. Por lo tanto, afirmamos que Dios es persona en cuanto que se perciben en Él estos tres atributos antes mencionados. En la medida que leemos la Sagrada Escritura, vemos a Dios comportándose e interactuando con las personas como una persona. Él nos enseña (Sal 32, 8; Is 2, 3), nos consuela (2 Cor 1, 3–4), nos fortalece (Is 41, 10) y nos

“La expresión “Dios es persona”, hace referencia a la creencia que la divinidad posee atributos propios de una persona (mente, emociones y voluntad), con la cual es posible establecer una relación”. Imagen de la Santísima Trinidad en la Catedral de Nuestra Señora de la Pobreza (Pereira)

guía por sus caminos (Sal 73, 23–24; Prov 3, 5–6). Somos capaces de orar a Dios y escuchar su voz (Jn 10, 27). La personalidad de Dios se discute a través de los textos canónicos sagrados y su ser en tres personas: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. A esto se llama la “tri-unidad” de Dios, tres en uno. Esto es un concepto difícil de considerar. Reflexionemos sobre algunos textos:

En Isaías 48, 16 “Acercaos a mí y escuchad esto: Desde el principio no he hablado en oculto, desde que sucedió estoy yo allí. Y ahora el Señor Dios me envía con su Espíritu.” Y 61, 1: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto que me ha ungido. A anunciar la buena nueva a los pobres me ha enviado, a vendar los corazones rotos; a pregonar a los cautivos la liberación, y a los reclusos la libertad;”. En Lucas 4, 14-19 el Hijo está hablando al hacer referencia al Padre y

Su naturaleza personal es una de las características de la fe del pueblo de Israel en la divinidad. En los libros sagrados del judaísmo, islam y cristianismo, Dios es concebido y descrito como un creador personal, que sigue un propósito en su creación. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo trabajan juntos para cumplir los propósitos y planes de Dios (Heb 9, 14). “Que la gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos ustedes.” (2 Cor 13, 14). ¿Padre, Hijo y Espíritu Santo son tres personas distintas? ¿Por qué afirmamos que son un solo Dios verdadero? Mateo 3, 16-17; 28,19 y 2 Corintios 13,14: hablan de tres personas distintas haciendo referencia a Dios. Dios Padre es una persona con una mente (Is 55, 8-9), emociones (Sal 78, 40), y una voluntad (1 Pe 2, 15).


Apologética

San José de Cúcuta, junio 12 de 2022

Dios Hijo es una persona con una mente (Lc 2, 52), emociones (Jn 11, 35), y una voluntad (Lc 22, 15). Dios Espíritu Santo es una persona con una mente (Rom 8, 27), emociones (Ef 4, 30), y una voluntad (Gál 5, 17). Las tres personas de la Trinidad, poseen todos los atributos de Dios (Jn 6, 3740; 8, 17-25; Col 1, 13-20; Sal 90, 2; 139, 7-10; Job 42, 2; 26, 13; 1 Cor 2, 9-11; Heb 9, 14). Cuando hablamos de la existencia de Dios en tres personas, queremos decir que la existencia de Dios se compone de tres niveles distintos de intelecto, emoción y voluntad. Cada persona de la Trinidad tiene un papel único en la creación y en la salvación de la humanidad. El Espíritu Santo es único y no es el Padre o el Hijo (procede del Padre y del Hijo, Jn 15, 26). El Padre y el Hijo también son únicos (cuando Jesús oró al Padre, no estaba orando a sí mismo, Lc 23, 34). Cada uno es Dios, pero cada uno es una “Persona” independiente. El uso de la palabra persona es una de las únicas maneras que tiene el lenguaje humano para describir este concepto. Las tres personas de la Trinidad constituyen el único y perfectamente Dios uno. Comparten la misma naturaleza y esencia, y son todos el mismo Dios, pero cada persona individual de la Trinidad es distinta y única. El Padre: A Él le atribuimos la crea-

ción de todas las cosas “visibles e invisibles”, pero de manera especial la creación del ser humano, hecho a su imagen y semejanza. El Padre nos creó a todos los seres humanos por amor. El Hijo, Jesucristo: Al Hijo de Dios, segunda persona de la Trinidad Santa, lo llamamos, el Verbo, es decir: la Palabra, para dar a entender que expresa la inteligencia, la sabiduría del Padre por quien fue engendrado como Hijo único. No es creatura del Padre ni es posterior a él. El cual se encarnó en el seno virginal de María. Ella es su madre física, biológica; pero no tiene más Padre que el mismo Dios. El Verbo existía antes de su concepción desde la eternidad. A Jesús le atribuimos la obra maravillosa de nuestra redención por la cual nos salvó del pecado y de la muerte para devolvernos la gracia. El Espíritu Santo: De Él decimos que “procede” del Padre y del Hijo; tampoco fue creado ni, engendrado. Es el amor del Padre y el amor de Jesús e igual en eternidad al Padre y al Hijo. A Él le atribuimos la santificación de los que han sido redimidos. También es el alma que anima a la Iglesia, Cuerpo de Cristo, y que le da unidad. Es el dador de todas las gracias divinas. Habita en nosotros como en un templo y nos mueve a la alabanza continua al Padre por Jesucristo nuestro Señor. Creemos los cristianos que, cuando hacemos oración, es el Espíritu Santo el que ora en nosotros.

A cada una de las personas divinas les damos “un mismo honor y gloría”, porque creemos que los tres son iguales en dignidad, en eternidad y en gloria. Son distintos entre sí; no son una misma persona que se disfraza de otra para representar un papel, pero en las tres personas hay una unidad total. Dijo san Juan Pablo II, en la audiencia general del miércoles 4 de diciembre de 1985: “La razón comprende que no hay contradicción en afirmar que son tres personas divinas y un solo Dios verdadero, porque la trinidad es de las Personas y la unidad de la Naturaleza divina”. Pero queda la dificultad: cada una de las Personas es el mismo Dios, entonces ¿cómo pueden distinguirse realmente? La respuesta se apoya en el concepto de “relación”. Las tres Personas divinas se distinguen entre sí únicamente por las relaciones que tienen Una con Otra; y precisamente por la relación de Padre a Hijo, de Hijo a Padre; de Padre e Hijo a Espíritu, de Espíritu a Padre e Hijo. En Dios, pues, el Padre es pura Paternidad, el Hijo pura Filiación, el Espíritu Santo puro “Nexo de Amor” de los Dos, de modo que las distinciones personales no dividen la misma y única Naturaleza divina de los Tres. ¿Cómo influye en nuestra vida saber que Dios es persona? Nos relacionamos de manera personal con el mundo. ¿Te has preguntado por qué algo que te gusta o te parece interesante, no necesariamente le gusta o le parece interesante a otra persona? Fácilmente podrás contestar que se trata simplemente de gustos, los cuales son diferentes entre las personas. Y es cierto. Justamente por ello la ma-

13

nera de relacionarnos con la realidad es de carácter personal. La experiencia que tenemos en contacto con lo que está fuera de nosotros es singular; nadie experimenta por cada uno de nosotros. De la misma manera nuestra relación con Dios se da en la dinámica personal. Las mismas palabras del Evangelio, por ejemplo: “Dios es amor” (1 Jn 4, 7), guardan para cada uno un significado único. Y no me refiero a la literalidad de la frase, sino a la resonancia interior que se da en cada oyente, también en nosotros, la cual está sujeta al estado personal de relación con Dios que cada persona haya cultivado, o a las circunstancias vividas en un momento determinado. Estoy completamente convencido que la relación con Dios mejora y se fortalece si se le considera persona y no como un ser abstracto, un espíritu, una energía, un objeto o una idea. La fe cristiana consiste en creer a un Dios que es persona. Dice Benedicto XVI en su encíclica Deus Caritas Est: «No se empieza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva». Hay personas sin las cuales nuestra vida sería distinta, hay personas que nos marcan para siempre. Para el creyente, Dios es una Persona que no pasa desapercibida a lo largo de la vida, más bien debe ser fundamental su presencia. Él quiere, está presente, no solo como un Dios omnipotente y omnisciente, sino como un Dios que me conoce y me ama (o nos conoce y nos ama), a quien puedo confiarme como confío en mis familiares y amigos.


14

Infantil

San José de Cúcuta, junio 12 de 2022

Amo Mi Familia Por: Mg. Consuelo Morán

Hola niños y jóvenes de nuestra ciudad, un saludo cordial de parte de la Diócesis de Cúcuta, en esta oportunidad damos inicio a la Semana de la Familia, una semana para reflexionar, orar, alabar, agradecer, bendecir y disfrutar. Los invitamos a que en familia asistan a la Santa Eucaristía y a los demás eventos que en sus parroquias tienen programados para estos días. Así mismo, ya casi se termina el primer semestre educativo, eso quiere decir que pronto ¡llegan las vacaciones!, que sea una oportunidad para seguir disfrutando de estar en familia.

ORACIÓN A LA FAMILIA Señor Jesús: Que viniste en familia con María y José. Hoy quiero pedirte por mi familia, para que te hagas presente en ella y seas su Señor y Salvador. Bendice a mis seres queridos con tu poder infinito. Protégelos de todo mal y de todo peligro. No permitas que nada ni nadie les haga daño y dales salud en el cuerpo y en el alma. AMÉN

TE DEJAM O DE LO Q S UNA LISTA UE HACER E PODEMOS N FAMIL IA

Ir a comer helados.

Jugar en el parque.

Hacer una rica comida.

Charlar.

Ver el álbum familiar.

Mirar una película.

Montar en bicicleta.

Hacer una pijamada.

Hacer una manualidad.

Visitar a los abuelos, tíos, primos, etc.

Ir a la Santa Misa.

Actividad Descubre la palabra, sigue las líneas y escribe la letra. Coloréa.


Liturgia

PARTICIPEMOS EN LA LITURGIA

“DESDE EL PUNTO A DONDE HAYAMOS LLEGADO”,

San José de Cúcuta, junio 12 de 2022 Por: Seminarista Jesús Fernando Fajardo Castellanos, estudiante de la Universidad Pontificia Regina Apostolorum (Roma)

Santísima Trinidad (Jn 16, 12-15) Por su inmensa bondad y en su infinita libertad, Dios ha querido revelarse y salvar su creación y al hombre engañado por las mentiras del diablo, enceguecido por la avaricia de las cosas terrenas. Se ha revelado en Cristo, nuestro salvador, y nos ha abierto los ojos de la fe por la gracia de su Espíritu de verdad (el Paráclito) que nos ayuda a recordar y nos revela los secretos que la razón no puede alcanzar por si sola. Este Espíritu de Verdad es el que guía y nutre a la Iglesia, a través de los sacramentos, de la enseñanza y del ejemplo de tantos santos; por eso ante la mentalidad protestante de que Dios nos habla solo a través de las Escrituras, la Iglesia se manifiesta como el testimonio de que el Señor se sigue manifestando aun hoy, no solo por las Sagradas Escrituras, portadora de la Revelación divina, sino también a través de la Tradición Apostólica. Ya lo decía el Apóstol san Juan, en la conclusión del Evangelio, que no bastaría la tierra para contener los libres que se escribirían sobre Cristo. Por ello, quien quiera amar a aquel que nos ha dado todo su amor, debe conocerlo y para conocerlo necesita de la ayuda del Espíritu Santo para saber discernir las palabras de la Escritura y los hechos de la historia, del hoy y de lo que la Iglesia nos enseña.

Santísimos Cuerpo y Sangre de Cristo

De seguro nos ha pasado que, a la hora de hacer nuestro examen de conciencia, no sabemos si hemos cometido un pecado grave (mortal) o leve (venial), si debemos acercarnos al sacramento de la Reconciliación o si basta con la gracia de la Eucaristía para purificarnos. Por eso, en esta edición le dedicaremos atención a la clasificación que se le ha dado a los diversos pecados cometidos…

Apuntes misioneros

1

Participemos de estas dos grandes solemnidades, por las que contemplamos aspectos específicos de la divina revelación, con fervor, humildad y fe.

2

Procuremos disponernos para el gran encuentro de la Eucaristía con tiempo, llegando previamente a la celebración para poner en manos del Señor, conscientemente, nuestra intención y nuestro deseo de recibirlo con la mejor disponibilidad.

15

(Lc 9, 11b-17) ¿Por qué el Señor habrá elegido pan y vino para hacerse presente sacramentalmente ante nosotros? ¿Por qué pan y vino, siendo que son tan vulnerables sea a la corrupción (entendamos corrupción como la posibilidad a dañarse) sea a la malinterpretación? La respuesta, a estas preguntas, se podría sintetizar en dos palabras: fe y humildad. Fe, en cuanto que, si bien el Señor no necesita de nuestro creer para hacerse realmente presente en las especies eucarísticas de pan y vino, nosotros si necesitamos más que nuestros ojos físicos para poder contemplarlo. Cristo, presente en la Eucaristía, se esconde a los ojos naturales para revelarse a los que ven con los ojos de la fe, porque el pan y el vino que vemos con nuestros ojos, no son ya pan ni vino, sino el Cuerpo y la Sangre del Señor. Por su humildad, el Señor se ha sacrificado y se ha hecho presente en la Misa, por nuestra humildad deberíamos reconocernos incapaces de contemplarlo si no es con los ojos de la fe; una fe que contempla a Cristo en la Misa, en su Cuerpo y Sangre. No es una representación ¡hay de quien así lo cree!, es realmente Cristo presente en un modo especial; no es un pan, es su Cuerpo; no es vino, sino su Sangre. Que los ojos del cuerpo no nos impidan ver lo que la fe nos muestra con tanta claridad.

Se pueden dividir los pecados según su objeto o según las virtudes a las que se oponen, o según los mandamientos que quebrantan. Se los puede agrupar según que se refieran a Dios, al prójimo o a sí mismo; se los puede dividir en pecados espirituales y pecados carnales, o en pecados de pensamiento, palabra, obra u omisión. Como sea, en todo caso, los pecados encuentran su raíz en el corazón del hombre (cf. Mt 15, 19-20). Ahora bien, según la gravedad los pecados se pueden distinguir en pecados mortales y pecados veniales. El pecado mortal destruye la caridad en el corazón del hombre por una infracción grave de la ley de Dios, apartándolo de Dios mismo, que es su fin último. Por ello, requiere de una conversión del corazón que se realiza ordinariamente en el marco del sacramento de la Reconciliación. Para que un pecado sea mortal, se requieren tres condiciones: que la materia sea grave, precisada por los diez mandamientos; que haya plena consciencia del carácter pecaminoso del acto; y que se dé un entero consentimiento del acto (es decir, que sea una elección personal). Estos pecados entrañan la perdida de la caridad y de la gracia santificante, la exclusión del Reino de Dios y la muerte eterna. El pecado venial deja subsistir la caridad, aunque la ofende y la hiere; entraña un afecto desordenado a los bienes creados, nos puede disponer a cometer pecados mortales, si bien no rompe con la Alianza divina.

TRABAJAMOS POR LA EXCELENCIA DISEÑAMOS TRANQUILIDAD Y BIENESTAR


Sagrado Corazón de Jesús, ¡salva a Colombia!