__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

Abril

884

“Jesucristo es nuestra esperanza” (1 Tm 1, 1)

VALOR $ 1,200

(Lc 24, 35-48)

or ga p nosot ue ro

an

a Dióce estr si s nu

s

e

Pascua | Vialucis

,r

é, Patrono Jos d

DOMINGO 25 DE ABRIL DE 2021 | SAN JOSÉ DE CÚCUTA, NORTE DE SANTANDER, COLOMBIA | FUNDADO EN 1956

Su Resurrección nos llena de gozo

S

Año de San José

San José, padre y patrono de nuestro Seminario Mayor San José de Cúcuta La Diócesis de Cúcuta, Monseñor

José Libardo Garcés Monsalve, Administrador Apostólico de esta Iglesia Particular, el Centro de Comunicaciones diocesano y los fieles bautizados en general, felicitan a los sacerdotes en el día

Vea también Pág. 2

Editorial Para ser buen pastor, se necesita amar Págs. 5-6

.

de Jesús Buen Pastor.

Que el Señor Jesús les continúe fortaleciendo y animando todos los días en su ministerio, para que sigan guiando al rebaño que les ha sido encomendado y lo conduzcan al Reino de los Cielos. Diócesis de Cúcuta Periódico La Verdad Emisora Vox Dei Cúcuta

www.diocesisdecucuta.com www.periodicolaverdad.com www.emisoravoxdeicucuta.com

Asamblea Bíblica Pág. 10

María, la Iglesia y el cristiano Pág. 12

Cinco consejos para vivir la Pascua (37) 5 724601 321 473 9175

Calle 9 # 8-87 Barrio El Llano


2

Editorial

San José de Cúcuta, abril 25 de 2021

Para ser buen pastor, se necesita amar El único camino para ser un buen pastor al estilo de Jesús, es amar. El que ama, escucha, conoce, cuida y llega a dar la vida por lo que ama. Así, se lo hizo conocer Jesús a su amigo Pedro a quien iba a poner de pastor al frente de su rebaño: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?” Él le respondió: “Sí, Señor, Tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Apacienta mis corderos” (Jn 21, 15-25). Por: Mons. José Libardo Garcés Monsalve, Administrador Apostólico de la Diócesis de Cúcuta

D

esde el Antiguo Testamento ante la presencia de tantos malos pastores que condujeron al pueblo a la desgracia, al exilio, a la dispersión, surge el deseo tanto en el pueblo como en los profetas, de tener a Dios como Pastor, que Dios mismo venga a guiar a su rebaño. Anhelo que Dios recibe como una súplica a la cual responde: “les daré pastores según mi corazón que los apacienten con conocimiento e inteligencia” (Jr 3, 15). Dentro de los signos que presenta el evangelista san Juan, está el de Jesús como el Buen Pastor, que anuncia públicamente el sentido de su misión: “he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Jn 10, 10). Jesús Buen Pastor conoce, escucha, cuida y da la vida por las ovejas. No es un asalariado que vive de las ovejas, sino que vive con y para las ovejas. No las engaña prometiéndoles lo que nunca va a darles. Más bien, las consuela y si se pierden sale en su búsqueda, y al encontrarlas, las trae sobre sus hombros nuevamente al redil.

to tienen como deseo cambiar el mundo a mejores condiciones de como lo han encontrado. Estos jóvenes han de ser buenos pastores, buenos ciudadanos, buenos profesionales, buenos padres de familia, buenos servidores públicos. El llamado es a ser buenos y eso implica aprender a amar la obra que nos han encomendado. Pues no hay nada más angustioso y deprimente que hacer las cosas porque toca y no porque nacen de un corazón lleno de amor.

la gratuidad fraterna, convierte su existencia en un comercio ansioso, está siempre midiendo lo que da y lo que recibe a cambio” (Fratelli Tutti #140). El buen pastor se da sin medidas, sin reservas, su vida es como un cirio encendido que entre más luz ofrece más se desgasta. En unión de oraciones, reciban mi bendición.

Cuando el sacerdote ama a Dios y se deja amar por Él, se gasta y se desgasta por el rebaño que el Señor le ha encomendado. La El que quiera ser prioridad es la comunidad, sufre buen pastor debe y se alegra con ellos, los anima, vivir la gratuidad. acompaña y defiende de cuanto En palabras del pueda hacerle daño. El buen Pas- Papa Francisco: tor no calla ante las injusticias que “quien no vive se cometen en contra de los más pobres e indefensos de su rebaño, “Jesús Buen Pastor denuncia públicamente todo lo que atente con- conoce, escucha, tra la vida y la dignidad cuida y da la vida por las ovejas”. de quienes claman misericordia. En la Diócesis de Cúcuta hay buenos pastores que acompañan a los migrantes, asisten a los enfermos, visitan a los internos de la cárcel, dan de comer a los hambrientos, cuidan a los niños y mujeres, y capacitan técnicamente a quienes necesitan de un arte para contar con mejores oportunidades de trabajo, celebran la Eucaristía donde parten y comparten el Cuerpo de Jesús como alimento de vida eterna. La pregunta de Jesús sigue siendo la misma: “¿Me amas más que éstos?” y esta pregunta es para los jóvenes de los colegios y universidades que en su pensamienPresidente Mons. José Libardo Garcés Monsalve, Administrador Apostólico Director Pbro. Diego Eduardo Fonseca Pineda

Equipo de Redacción C.S. Isabel Obando Sepúlveda Pbro. Samuel Alexis Arias Meza Pbro. Roberto Alfonso Garzón Guillén

Diseño y diagramación Harold Antonio Castellanos Mojica Fotografía CCDC / Internet

Impresión Vanguardia Liberal


Vida Pastoral

San José de Cúcuta, abril 25 de 2021

3

Desde febrero, la Casa de Paso ‘Divina Providencia’ volvió a recibir población migrante en sus instalaciones

G

racias a la iniciativa del Administrador Apostólico de la Diócesis de Cúcuta, Monseñor José Libardo Garcés Monsalve, de reactivar toda actividad pastoral, la Casa de Paso ‘Divina Providencia’ (ubicada en el corregimiento La Parada de Villa del Rosario) volvió a abrir sus puertas desde el pasado 16 de febrero, con el objetivo de atender específicamente a mujeres y niños (migrantes venezolanos y colombianos retornados). Después de cerrar el año pasado (13 de marzo de 2020), acatando las normas dadas por el Gobierno Nacional, para evitar la propagación y contagio de la COVID-19, pandemia que recién llegaba al país; la Casa de Paso continuó durante todo el año sirviendo con caridad en las parroquias, llevan-

junto con los agentes de pastoral de la parroquia San Pedro Apóstol (La Parada), se realizó un censo, el cual arrojó un resultado de 3.000 mujeres y niños en situación de vulnerabilidad, debido al fenómeno migratorio.

do mercados a familias vulnerables, alimento a los migrantes caminantes y habitantes de la calle. De todas las

formas posibles, aún en medio del confinamiento, esta institución de caridad y misericordia, buscó la manera de llevar ayuda al más necesitado. Asumiendo las indicaciones del nuevo Administrador Apostólico, se dio apertura en este 2021, con una atención a 250 personas diariamente, cumpliendo con todos los protocolos de bioseguridad, se empezaron a atender Poco a poco se fue incrementando el aforo y a la fecha se reciben a 350 individuos, entre mujeres y niños de diferentes sectores de la frontera colombo-venezolana en Villa del Rosario. Previamente, bajo la coordinación del padre Freddy Martín Celis Celis,

L

Cabe destacar que, al ingreso a las instalaciones, se realiza la debida desinfección de los comensales y se verifican sus nombres en el registro. Por otra parte, la Casa de Paso ocupa un espacio de casi 2.000 metros cuadrados, donde la aglomeración es nula, de igual forma y para evitar cualquier tipo de cercanía, cada día se atienden a estas 350 personas en tres turnos: a las 10:00 a.m. ingresa un grupo, 10:30 a.m. otro y a las 11:00 a.m. se recibe al último grupo de beneficiarios. Además, cuando están sentados en las mesas, sólo se permite el núcleo familiar en una sola mesa, las cuales están numeradas y son llamadas así mismo en un orden específico para ir a retirar los alimentos servidos en la barra de la cocina. Todo esto sigue siendo posible gracias a la caridad del Papa Francisco -que no desampara a la Iglesia aún en medio de las limitaciones-, y a los donantes que, a través del Banco Diocesano de Alimentos, contribuyen para que miles de familias no pasen un día sin un plato de comida.

Diócesis de Cúcuta y Ejército Nacional aúnan esfuerzos por el bienestar integral de los migrantes

a Trigésima Brigada del Glorioso Ejército Nacional de Colombia, acudió en la mañana del pasado sábado 10 de abril a la Casa de Paso ‘Divina Providencia’ de la Diócesis de Cúcuta, lugar donde se desarrolló la Jornada de Apoyo al Desarrollo, una iniciativa del Ejército, para apoyar a las poblaciones más vulnerables. La institucionalidad encontró en la Iglesia Católica, el vínculo ideal para llegar a los migrantes venezolanos en situaciones difíciles; ya que, desde hace años, esta jurisdicción eclesiástica viene ayudándolos con alimento, salud y atención espiritual. Por esto,

centraron la Jornada en la Casa de Paso. El teniente Gustavo Cárdenas Yáñez, miembro de la Trigésima Brigada, aseguró que “gracias a la gestión con la alcaldía de Villa del Rosario, la Cruz Roja, Unicef, Migración Colombia, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, la Asociación Colombiana Médica Estudiantil (ACOME), entre otras instituciones, el ejército ha podido brindar atención a esta comunidad, con el objetivo de apoyar todo el trabajo que la Diócesis de Cúcuta ha realizado frente al fenómeno migratorio”.

Las mujeres y niños que a diario acuden a la Casa de Paso ‘Divina Providencia’, recibieron durante la Jornada: chequeos médicos, servicios de peluquería, atención para sus mascotas, recreación para los niños, entre otras actividades para contribuir con su bienestar integral. Por su parte, el Banco Diocesano de Alimentos, brindó una ración de alimentos para los más de 500 participantes.

Foto: Banco Diocesano de Alimentos


4

Vida Pastoral

San José de Cúcuta, abril 25 de 2021

Balance Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes 2021 “Y les dio de comer a más de 5.000 hombres” (Mt 14, 21)

Parroquias 1. Cristo Evangelizador 2. Cristo Resucitado 3. Cristo Rey 4. Ave María 5. Asunción de María 6. Inmaculada Concepción 7. Natividad de Nuestra Señora 8. Sagrada Familia 9. Santos Apóstoles 10. Nuestra Señora de Torcoroma 11. Ntra. Sra. del Rosario de Monguí 12. San Cayetano 13. San Judas Tadeo (Villa del Rosario) 14. San Luis Gonzaga 15. Espíritu Santo 16. Señor de Los Milagros 17. Divino Niño 18. Inmaculado Corazon de María 19. Jesucristo el Buen Pastor 20. Jesús Buen Pastor 21. Jesús Cautivo 22. Jesús de Nazareth 23. Jesús Misericordioso 24. María Reina de Todos los Santos 25. Nuestra Señora de Guadalupe 26. Nuestra Señora de las Angustias 27. Nuestra Señora de los Dolores 28. Nuestra Señora del Carmen 29. Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro 30. Nuestra Señora del Rosario 31. Sagrado Corazón de Jesús 32. San Andrés 33. San Antonio de Padua (El Zulia) 34. San Bartolomé 35. San Ezequiel Moreno 36. San Isidro Labrador 37. Catedral San José 38. San José Obrero 39. San Juan Bautista 40. San Juan Bosco 41. San Juan de la Cruz 42. San Juan Evangelista 43. San Judas Tadeo (Cúcuta) 44. San Miguel Arcángel 45. San Pablo 46. San Pedro Apóstol (Villacaro) 47. San Pío X 48. San Rafael(Cúcuta) 49. Santa Laura Montoya 50. Santa Lucía 51. Santa Margarita de Youville 52. Santa María Madre de Dios 53. Santa María Rosa Mística 54. Santa Marta 55. Santa Mónica 56. Santa Teresa de Calcuta 57. Santa Teresa del Niño Jesús

$ 4.000.000 $ 670.000 $ 423.750 $ 733.000 $ 400.000 $ 550.000 $ 1.013.000 $ 2.022.000 $ 510.000 $ 500.000 $ 600.000 $ 325.000 $ 1.170.000 $ 900.000 $ 2.759.000 $ 1.630.000 $ 750.000 $ 1.550.000 $ 500.000 $ 1.058.000 $ 387.000 $ 333.000 $ 363.000 $ 1.478.000 $ 742.500 $ 540.000 $ 90.000 $ 3.000.000 $ 1.500.000 $ 2.710.000 $ 2.143.000 $ 70.000 $ 529.500 $ 162.000 $ 735.950 $ 72.500 $ 1.700.000 $ 100.000 $ 1.203.000 $ 150.000 $ 563.000 $ 2.000.000 $ 143.000 $ 717.000 $ 406.000 $ 459.000 $ 2.285.000 $ 504.000 $ 294.000 $ 300.000 $ 600.000 $ 600.000 $ 575.000 $ 300.000 $ 470.000 $ 5.000.000 $ 100.000

(Corte 19 de abril de 2021)

58. Santiago Apóstol 59. Santo Domingo Savio 60. Todos los Santos 61. Visitación de Nuestra Señora

$ 624.000 $ 1.251.000 $ 319.000 $ 335.000

Total

$ 57.918.200

Capillas 62. La Milagrosa 63. El Carmen (antiguo hospital) 64. Sangre de Cristo (Alto Pamplonita)

$ 220.000 $ 150.000 $ 114.000

Total

$ 484.000

Otras comunidades eclesiales 65. Cursillos de Cristiandad 66. Pías Discípulas del Divino Maestro 67. Hermandad de Nazarenos 68. Talleres de Oración y Vida

$ 169.900 $ 500.000

Total

$ 1.112.250

$ 102.350 $ 340.000

Comunidad 69. Cursos Prematrimoniales 70. Centro de Comunicaciones 71. Consignaciones bancarias (por identificar) 72. Rosaura Flórez 73. Bertilda Calvete Beltrán 74. Martha Eugenia Cabeza de Sánchez 75. Óscar Enrique Rangel Llanez 76. Ana Mary Báez Tarazona 77. Carmen Alicia Sandoval de Orejuela 78. Irene Calderón Coronel 79. Fernando Rosales Hernández 80. Sonia Cointa Torres Chacón 81. Roberto Galvis Espinosa 82. Yarly Lemus López 83. Pabla Jaimes de Luna 84. Mireya Zulay Téllez 85. Magola Stella Amaya de Canal 86. Litografía Unión - Carlos Manuel Timón 87. Insumos Ferroagrícolas Mi Finquita S.A.S.

$ 466.000 $ 163.950 $ 2.176.000

Total

$ 9.291.200

Total

$68.805.650

$ 50.000 $ 20.000 $ 2.500.000 $ 50.000 $ 100.000 $ 50.000 $ 20.000 $ 340.000 $ 100.000 $ 300.000 $ 200.000 $ 100.000 $ 50.000 $ 100.000 $ 69.300 $ 2.435.950


Asamblea Bíblica

San José de Cúcuta, abril 25 de 2021

5

“Segunda carta de San Juan” I. Ambientación Animación 1. Bienvenida 2. Saludo inicial: 2 Jn 1-3 3. Bendición Inicial: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. 4. Canto: Himno Bíblico - Lectura comunitaria de la Palabra. 5. Oración para antes de leer la Biblia. 6. Oración al Espíritu Santo.

Recordemos la Asamblea Bíblica anterior ● ¿Cuál fue el tema anterior? ● ¿Cuántos capítulos tiene la primera carta de Juan? ● ¿Cómo era el signo del tema anterior? ● ¿Qué significado tenía ese signo?

Análisis de la realidad

Amor Dios y es Verdad

II. Tema de estudio a- Autor La epístola tiene como autor a un personaje que se llama así mismo: el presbítero. La opinión tradicional lo identifica como el Apóstol san Juan, otros piensan que es un responsable de las comunidades Joánicas, que escribe con la autoridad que le da su relación con el cuarto evangelista. b- Contenido Doctrinal y destinatario La destinataria de la epístola es la señora elegida. Sin duda una comunidad del círculo joánico. Dama elegida señora. Así saluda Juan a la comunidad, como elegidos de Dios y Santos lo que la integran: “La Iglesia”. Juan los invita a una actitud muy firme y tajante frente a los que no aceptan la fe de los Apóstoles al mismo tiempo recuerda la ley fundamental del cristiano: el amor. Le pide a los cristianos que permanezcan celosamente fieles a la verdad: que es el amor a Cristo. Además, que esta verdad, es servir a los hombres, que necesitan toda la verdad. En definitiva, esta es una epístola dirigida a una Iglesia de Asia Menor. La escribe el autor desde Éfeso, en la cual habla del precepto de la caridad, de los ‘anticristos’ y nos resalta que Dios es Amor y Verdad. c- Distribución Esta epístola, tan solo tiene 13 versículos distribuidos así:

Hacer una cartelera con el dibujo anterior.

1- Saludo: 1-3

● Observe el signo. ¿Qué veo? ● ¿Qué significa para usted la imagen?

3- Los anticristos: 7-11

2- El mandamiento del amor: 4-6

4- Conclusión: 12-13.

Lectio Divina La Palabra escuchada 2 Jn 1-13 (toda la carta) LECTURA

“Buscad leyendo” ¿Qué dice el texto?

Meditación La Palabra comprendida M E D I TA C I Ó N

“Hallaréis Meditando” ¿Qué me dice el texto? ● ¿Qué me dice el texto sobre el mandamiento del Amor? ● ¿Qué me indica el texto sobre los ‘anticristos’?

algo erróneamente; ‘anticristo’ es aquel que predica una cosa y hace otra cosa totalmente opuesta a lo que dice, mejor dicho no da testimonio; ‘anticristo’ es aquel que se deja llevar por las películas que están de moda y que atacan la Iglesia, sin ser conocedores de ninguna verdad; ‘anticristo’ es aquel que habla del Mandamiento del Amor, pero le falta a la caridad a algún vecino o miembro de la familia (predica pero no aplica) Ahora vuelvo a preguntar: ¿Existe la posibilidad de que algunos de los que estamos aquí seamos ‘anticristos’? Seguramente alguno terminará diciendo que sí ha llegado a ser ‘anticristo’, por lo tanto el moderador debe animarlo y decir: En este momento algunos hemos reconocido ser ‘anticristo’ y esto es muy importante, pero… no nos conformemos con reconocerlo. Tengamos mucho cuidado porque antes estaban pecando siento anticristo y no lo sabíamos, pero ahora que ya lo sabemos nos podemos seguir en las mismas. Hagamos el propósito de enmienda y de ahora en adelante procuremos ser más cristianos que ‘anticristos’. Después de este paso de la Lectio Divina, se invita a tres personas para que de todo corazón realicen el siguiente paso de la Lectio.

● ¿Existe la posibilidad de que algunos de los que estamos aquí seamos ‘anticristos’? Nota: Es muy posible que todos contesten que entre nosotros no hay ‘anticristos’ pero el moderador puede decir: Cuando nos hablan de ‘anticristo’, pensamos en el diablo, pero yo les voy a dar unas posibles definiciones: ‘anticristo’, es aquel, que reniega de Cristo, cuando está en medio de las dificultades y dice: “¿por qué el Señor me manda esto a mí?”; ‘anticristo’ es aquel que cuando le piden un explicación de un texto de la Biblia, piensa que se las sabe todas y termina explicando

Oración

ORACIÓN

“Llamad orando” ¿Qué me hace decir el texto? Realizar una oración espontánea suscitada por el texto.


6

Asamblea Bíblica

San José de Cúcuta, abril 25 de 2021

Contemplación La palabra se encarna en nuestra vida CONTEMPLACIÓN

“Os abrirán contemplando” ¿Qué compromiso y que acción me suscita este texto?

COMPROMISO

Resucitados La Resurrección nos lleva a ser una comunidad alegre, confiada y pacífica. El Espíritu Santo de Cristo Resucitado invade de gozo Pbro. Onofre a la familia que sabe Peñaranda, columnista entonces cantar a la vida y vibra ante la belleza y se estremece ante los misterios del reino de los cielos. Esta es una fiesta que se lleva en el corazón, aunque se sienta la presencia del dolor y la pobreza, se sigue

adelante porque Cristo resucitado ha vencido el dolor y la muerte. Lejos de las tensiones y los conflictos porque grande es la fuerza creadora y renovadora del Espíritu de Cristo Resucitado. Este Espíritu está dispuesto a darnos una buena dosis de buen humor, para saber sortear las situaciones difíciles del camino y así poder sonreírle a la vida con el aire del resucitado. No hay duda, que ese Espíritu nos hace expertos en deshacer nudos, en romper las cadenas del pecado y nos ayudará a abrir nuevos sur-

cos y a arrojar semillas que cierren las heridas y mantengan, sobretodo, viva la esperanza. Así, poder mantener la humildad en un mundo abatido por la tristeza; ser entonces testigos y profetas de la verdadera alegría del Espíritu Santo. Esto nos lleva a entender la Resurrección, no como una reencarnación o reanimación corporal, sino como una novedad totalmente real que nos hace como ángeles no ángeles. Esta fidelidad de hoy tiende a la futura glorificación en el Cielo.

Leer nuevamente la segunda carta de Juan y compártela con alguna persona.

DESPEDIDA

15 al 30 de Abril

● Oración para después de leer la Biblia. ● Canto a la Virgen María ● Saludo final: 2 Jn 12-13 ● Bendición final: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

25: Juan Carlos Lemus Torres 25: Fabio Gonzalo Arguello Gutiérrez 25: José del Carmen Chaustre Buitrago 28: William Ramón Santamaría Flórez 29: Saddy Arnaldo Oviedo Villamizar

Felicidades en su fiesta patronal

Los medios de comunicación de la Diócesis de Cúcuta, se unen con alegría en la presentación de las comunidades parroquiales, anunciando las fiestas de su santo patrono. En esta oportunidad, felicitamos de manera especial a los bautizados que se congregan en las parroquias: Jesús Buen Pastor, Jesucristo el Buen Pastor. Les animamos para que continúen creciendo en la fe y dinamismo pastoral, de la mano de sus párrocos.

Jesús Buen Pastor

Jesucristo el Buen Pastor

Fundación: Mayo 12, 2000 Fiesta Patronal: Cuarto domingo de Pascua Párroco: José Manuel Díaz Oicatá Barrio: Tierralinda, Los Patios

Fundación: Mayo 24, 2001 Fiesta Patronal: Día del Buen Pastor Párroco: Felix Ramón Celis Gómez Barrio: Quinta Oriental

TRABAJAMOS POR LA EXCELENCIA DISEÑAMOS TRANQUILIDAD Y BIENESTAR


Iglesia Internacional

San José de Cúcuta, abril 25 de 2021

San José: el sueño de la vocación

7

Mensaje del Papa Francisco para la 58.° Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

Las vocaciones: Regeneran la vida cada día

“Así pasa en la vocación: la llamada divina siempre impulsa a salir, a entregarse, a ir más allá”.

E

l Papa Francisco recuerda que “Dios ve el corazón y en san José reconoció un corazón de padre, capaz de dar y generar vida en lo cotidiano”. Las vocaciones tienden a esto: a generar y regenerar la vida cada día. Y hoy día, en tiempos marcados por “la fragilidad y los sufrimientos causados también por la pandemia, donde nos invade la incertidumbre y el miedo al futuro, lo que necesita el sacerdocio y la vida consagrada es a San José que viene a su “encuentro con su mansedumbre, como santo de la puerta de al lado; al mismo tiempo, su fuerte testimonio puede orientarnos en el camino”. Tres palabras clave para la vocación 1. Sueño: A través de los sueños que Dios le inspiró, san José hizo de su existencia un don. En el mensaje, el Pontífice explica que los Evangelios narran cuatro sueños. Eran llamadas divinas, “pero no fueron fáciles de acoger”. Después de cada sueño, José tuvo que cambiar sus planes y arriesgarse, sacrificando sus propios proyectos para secundar los proyectos misteriosos de Dios. Él confió totalmente. Y el Papa nos pregunta: “¿Qué era un sueño nocturno para depositar en él tanta confianza? A pesar de todo, “san José se dejó guiar por los sueños sin vacilar”, porque confirma el Papa, “su corazón estaba orientado hacia Dios, ya estaba predispuesto hacia Él. A su vigilante “oído interno” sólo le era suficiente una pequeña señal para reconocer su voz. Esto también se aplica a nuestras llamadas”. 2. Servicio: La segunda palabra que marca el itinerario de san José y de su vocación es servicio, escribe el Papa, y explica que se desprende de los Evangelios que vivió enteramente para los demás y nunca para sí mismo. “El santo Pueblo de Dios lo llama esposo castísimo, revelando así su capacidad de amar sin retener nada para sí. Liberando el amor de su afán de

posesión, se abrió a un servicio aún más fecundo, su cuidado amoroso se ha extendido a lo largo de las generaciones y su protección solícita lo ha convertido en patrono de la Iglesia. También es patrono de la buena muerte, él que supo encarnar el sentido oblativo de la vida. Sin embargo, su servicio y sus sacrificios sólo fueron posibles porque estaban sostenidos por un amor más grande: “Toda vocación verdadera nace del don de sí mismo, que es la maduración del simple sacrificio”. 3. La fidelidad: La fidelidad, afirma el Papa Francisco, se alimenta “a la luz de la fidelidad de Dios”. Las primeras palabras que san José escuchó en sueños fueron una invitación a no tener miedo, porque Dios es fiel a sus promesas: «José, hijo de David, no temas» (Mt 1, 20). y a continuación el Pontífice se dirige a cada uno de nuestros hermanos que desean seguir su vocación: “No temas: son las palabras que el Señor te dirige también a ti, querida hermana, y a ti, querido hermano, cuando, aun en medio de incertidumbres y vacilaciones, sientes que ya no puedes postergar el deseo de entregarle tu vida. Son las palabras que te repite cuando, allí donde te encuentres, quizás en medio de pruebas e incomprensiones, luchas cada día por cumplir su voluntad. Son las pa-

labras que redescubres cuando, a lo largo del camino de la llamada, vuelves a tu primer amor. Son las palabras que, como un estribillo, acompañan a quien dice sí a Dios con su vida como san José, en la fidelidad de cada día”. La vocación: La llamada divina que impulsa a entregarse Los sueños condujeron a José a aventuras que nunca habría imaginado. El primero, afirma en su mensaje, desestabilizó su noviazgo, pero lo convirtió en padre del Mesías; el segundo, lo hizo huir a Egipto, pero salvó la vida de su familia; el tercero, anunciaba el regreso a su patria y el cuarto, le hizo cambiar nuevamente sus planes llevándolo a Nazaret, el mismo lugar donde Jesús iba a comenzar la proclamación del Reino de Dios. “En todas estas vicisitudes, afirma el Papa, la valentía de seguir la voluntad de Dios resultó victoriosa. Así pasa en la vocación: la llamada divina siempre impulsa a salir, a entregarse, a ir más allá. No hay fe sin riesgo. Sólo abandonándose confiadamente a la gracia, dejando de lado los propios planes y comodidades se dice verdaderamente “sí” a Dios. Y cada “sí” da frutos, porque se adhiere a un plan más grande, del que sólo vislumbramos detalles, pero que el Artista divino conoce y

lleva adelante, para hacer de cada vida una obra maestra. En este sentido, san José representa un icono ejemplar de la acogida de los proyectos de Dios”. San José, custodio de Jesús, de la Iglesia y de las vocaciones Su Santidad, expresó que le gusta pensar en san José, el custodio de Jesús y de la Iglesia, como custodio de las vocaciones. “Su atención en la vigilancia procede, en efecto, de su disponibilidad para servir. «Se levantó, tomó de noche al niño y a su madre» (Mt 2, 14), dice el Evangelio, señalando su premura y dedicación a la familia. No perdió tiempo en analizar lo que no funcionaba bien, para no quitárselo a quien tenía a su cargo. Este cuidado atento y solícito es el signo de una vocación realizada, es el testimonio de una vida tocada por el amor de Dios. ¡Qué hermoso ejemplo de vida cristiana damos cuando no perseguimos obstinadamente nuestras propias ambiciones y no nos dejamos paralizar por nuestras nostalgias, sino que nos ocupamos de lo que el Señor nos confía por medio de la Iglesia! Así, Dios derrama sobre nosotros su Espíritu, su creatividad; y hace maravillas, como en José”. Conclusión En la casa de Nazaret, había «una alegría límpida». Era la alegría cotidiana y transparente de la sencillez, la alegría que siente quien custodia lo que es importante: la cercanía fiel a Dios y al prójimo. Y exclama su esperanza; qué hermoso sería si la misma atmósfera sencilla y radiante, sobria y esperanzadora, impregnara los seminarios, institutos religiosos y casas parroquiales. Y es la alegría que desea a todos los que “generosamente han hecho de Dios el sueño de sus vidas, para servirlo en los hermanos y en las hermanas que les han sido confiados, mediante una fidelidad que es ya en sí misma un testimonio, en una época marcada por opciones pasajeras y emociones que se desvanecen sin dejar alegría”. Tomado de: vaticannews.va Mensaje completo en: www.vatican.va


8

Especial

San José de Cúcuta, abril 25 de 2021

San José, padre y patrono de nuestro

Por: Pbro. José María Castro Almanza, P.S.S., rector Seminario Mayor San José de Cúcuta

San José, padre y patrono de nuestros seminarios

N

osotros conocemos algunos seminarios confiados a la protección y al auxilio de san José, comenzando por nuestros seminarios: Mayor y Menor en la Diócesis de Cúcuta; los seminarios de Bogotá, Zipaquirá, y ahora, el Seminario de la Diócesis de Málaga – Soatá, por decreto del Señor Obispo Monseñor José Libardo Garcés Monsalve, nuestro Administrador Apostólico. Nos preguntamos entonces, ¿por qué confiar una casa de formación y la experiencia de la formación de los futuros ministros a la protección y al auxilio de san José? Pensemos: ¿qué relación podríamos encontrar con el itinerario de fe, de esperanza, de consagración y entrega de san José a la vocación y misión a la que ha sido llamado? Cabe añadir nuestras casas de formación, los seminarios, que en su raíz significan ‘semilleros’ de las vocaciones al ministerio ordenado.

lación. La vocación es “Don y miste- grandes tesoros que Dios nuestro Pario” (san Juan Pablo II), toda vocación dre confía a la humanidad. Para esta está puesta para el servicio del pue- tarea, verdadero ministerio como lo blo, para la edificación de la comuni- llama el Santo Padre Francisco, cidad, está en favor de los otros. José el tando lo que ya Juan Pablo II decía patriarca del Antiguo Testamento, de de José de Nazaret, para llegar a desmanera misteriosa, aún más, doloro- empeñar este ministerio tan cercano sa, bajó a Egipto, antes que su padre al misterio de la salvación: san José Jacob y sus hermanos. Años después “coopera en el gran misterio de la resu familia, Jacob su padre, sus herma- dención y es verdaderamente un minos, sus mujeres y sus niños tendrían nistro de la salvación” (Patris Corde que experimentar por la escasez de #3). En esto consiste lo central de alimento una migración toda vocación, en el en busca de sustento a servicio que podamos “El principal Egipto. José estaría ya prestar a Cristo, a la encargo que establecido en la corte Iglesia en el camino, recibirá José de en la experiencia de la del Faraón, Rey de Egipto como administrador Nazaret, será el de obra salvífica de Dios de su casa, primer miPadre por la humaniacoger, cuidar, nistro del Reino y pro- proteger a María y dad. porcionaría un servicio, a Jesús”. un ministerio a su padre Pero para llegar a esto, y a sus hermanos, a todo José de Nazaret ha teel pueblo de Israel, cuidarlos en tiem- nido que realizar todo un camino, po de hambre, de escasez. El camino un itinerario de confianza, de fe, de de la vocación resulta misterioso, esperanza, de obediencia, hasta llela vocación es un don para todo un gar poco a poco a configurar el sí, pueblo. José el patriarca de Israel, el el “fiat”, como María. Toda vocahijo de Jacob, es figura de lo que será ción implica un sí profundo, radical José de Nazaret, el padre adoptivo del a Dios, a sus planes, a sus designios Señor. misteriosos.

José, el hijo de Jacob, figura de José de Nazaret en el misterio de la vocación

La vocación de José, verdadero ministerio a la obra de la salvación

Desde el José del Antiguo Testamento, el patriarca hijo de Jacob podemos en su figura rastrear esta profunda re-

El principal encargo que recibirá José de Nazaret, será el de acoger, cuidar, proteger a María y a Jesús los dos más

El camino de la vocación, José lo recorre de manera muy semejante al de su esposa María. Reciben de manera misteriosa el anuncio de su misión, José por sueños. En el camino de la vocación siempre hay dudas y certezas que poco a poco deben ser discernidas, sopesadas, pensadas, analizadas y finalmente tenemos que asumir nuestras decisiones. José va a pasar del temor a la decisión: el evangelista Mateo nos habla del mensaje del Ángel para José y de la misión que se le encarga: “José hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mt 1, 20-21). Y la respuesta de José ante este encargo: “Despertado José del sueño, hizo como el Ángel del Señor le había mandado” (Mt 1, 24). Uno de los elementos importantes en el camino de la vocación es el de la obediencia y por esto José salvó a María.

Pero el encargo de José, su misión no terminará aquí, José debe cuidar del Niño y hacer las veces de padre aquí en la tierra para Jesús; esta misión, también le será revelada de manera especial. En un segundo sueño el ángel ordena a José: “Levántate, toma contigo al niño y a su madre, y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te diga, porque Herodes va a buscar al niño para matarle” (Mt 2, 13). El texto evangélico nos muestra de nuevo a un José que escucha, que es obediente, y no cuestiona acerca de las dificultades que podía encontrar; san Mateo nos refiere que: “Él se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se retiró a Egipto, y estuvo allí hasta la muerte de Herodes” (Mt 2, 14-15). Recordemos que ya José el patriarca, el hijo de Jacob también había realizado este viaje a Egipto con una misión especial y misteriosa. La misión que ha recibido José de Nazaret, ahora se desarrolla como migrante en Egipto, José esperó con confianza y paciencia el aviso prometido por el ángel para regresar a su país. En un tercer sueño el Ángel le anuncia que los que intentaban matar al niño habían muerto, le ordenó que se levantara, que tomase consigo al niño y a su madre y que volviera a la tierra de Israel (Cf. Mt 2, 19-20). Una vez más, José es el hombre obediente, sin vacilar: “Se levantó, tomó al niño y a su madre y entró en la tierra de Israel” (Mt 2, 21). Durante el viaje de regreso, José, “al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allí; y, avisado en sueños —y este es el cuarto sueño—, se retiró a la región de Galilea, y fue a vivir a un pueblo llamado Nazaret” (Mt 2, 22-23).


Especial

San José de Cúcuta, abril 25 de 2021

Seminario Mayor San José de Cúcuta En el camino de la vocación es importante decir “sí” La vocación y misión de José de Nazaret, desarrollada de manera tan cercana a la de María nos hace pensar en el ‘fiat’, en el sí de María. En cada circunstancia de su vida, José supo pronunciar su “fiat”, como María en la Anunciación y Jesús en Getsemaní (PC #3). Los relatos evangélicos tienen un propósito y es mostrar la obediencia, el “sí” de José al final de cada relato en el que José es el protagonista. El Evangelio señala que él se levantó, tomó al Niño y a su madre e hizo lo que Dios le había mandado (Cf. Mt 1, 24; 2, 14.21). La vocación y la misión de José es delicada, es un gran encargo acoger, cuidar y proteger a Jesús y María, su madre, los tesoros más grandes en la dinámica de la historia de salvación. José el patriarca de Israel, ha ido por delante de su padre y de sus hermanos a Egipto y allí proporcionará alimento, trigo, pan, a los suyos, él es figura de José de Nazaret que, acogiendo, recibiendo a María que es imagen de la Iglesia, va a cuidar a Jesús, verdadero pan del cielo (Cf. Jn 6, 35), alimento para la Iglesia, alimento de eternidad. El sí de María nos hace posible a Jesús por el misterio de la encarnación, el sí de José hace posible que Jesús y su Madre puedan sortear todo este sinnúmero de dificultades que va a encontrar Jesús el Verbo de Dios en su entrada en nuestra historia. No siempre podremos vislumbrar desde el comienzo la verdadera dimen-

9

dición de gran debilidad. Necesita de José para ser defendido, protegido, cuidado, criado. Dios confía en este hombre, del mismo modo que lo hace María, encuentra en José no sólo al que quiere salvar su vida, sino al que siempre velará por ella y por el Niño. En este sentido, san José no puede dejar de ser el Custodio de la Iglesia, porque la Iglesia es la extensión del Cuerpo de Cristo en la historia y María es también imagen de la Iglesia. Ahora la misión de José como patrono de la Iglesia universal es proyección de la primera vocación de José, de su primer ministerio, a la vez que continúa protegiendo a la Iglesia, sigue amparando al Niño y a su madre (PC #5). sión, la verdadera grandeza de una llamada y de una respuesta; la vocación, seguirá siendo siempre “don y misterio”.

cernimiento, de misión, de vocación. Esto nos lleva a pensar en una profunda apertura al misterio, a la escucha, al sentido común de las cosas, a la creatividad, a la donación, al compromiso. Todos son elementos que en un camino de respuesta, van aportando en la real y común del camino de llamada y de respuesta que es el camino vocacional.

El Papa Francisco nos ha recordado que en el camino de la respuesta a los designios de Dios nuestra experiencia de fe, nuestra respuesta de fe se hace creativa. Las pruebas, las “Toda vocación dificultades en el camino implica un sí de la vocación en ocasioEn el camino de la profundo, radical a nes nos hacen desistir, vocación, José es pero en otros momentos Dios, a sus planes, a peregrino en la obediencia estas mismas circunssus designios en la fe, en la esperanza tancias sacan lo mejor misteriosos”. de nosotros. Francisco lo llama “valentía creatiEl camino que José y va” (PC #5). José es instrumento de María tienen que emprender con JeDios, el cielo interviene por medio de sús, nos puede indicar también una la sencillez, de la naturalidad, del sen- experiencia de peregrinar en la fe, en tido común, por medio de la justicia la esperanza, en la confianza. El plan de un hombre: “su marido José, que de salvación se desarrolla siempre en era justo…” (Mt 1, 19). La valentía el camino de la historia. José acompade este hombre lo lleva a enfrentar un ñará estos primeros momentos de los camino con María en embarazo, para misterios salvíficos de Jesús el Verbo responder a un censo, con todo lo que encarnado, María peregrinará con Jeesto implicaba, encontrar un lugar sús mucho más allá, dice el papa Franpara el nacimiento de Jesús; la migra- cisco “no se puede separar al Hijo de ción de otras personas, la dificultad la Madre, de aquella que «avanzó en para el alimento, para el hospedaje, la peregrinación de la fe y mantuvo discernir los peligros al que Jesús fielmente su unión con su Hijo hasta recién nacido y María se exponían y la cruz »” (LG #58; PC #5). escuchar los mensajes del Ángel que le indica lo que ha de hacer para sal- Contemplar el misterio de la Encarnavar a la Madre y al Niño, ponerse en ción puede regalarnos grandes luces camino como migrante a una nación para concluir nuestra reflexión y miextranjera, residir allí por algunos rar al compromiso. El Verbo Eterno años hasta que el peligro pasara. Todo de Dios, Jesús en obediencia al Padre, esto dentro de una dinámica de dis- viene al mundo asumiendo una con-

El cuidado especial de José por Jesús, su protección, guía, la contemplación de José del misterio de Jesús, nos hace encontrar en él, en José de Nazaret, un buen padre, patrono y protector de las vocaciones al ministerio ordenado en nuestros seminarios. Jesús ha dejado en sus apóstoles y en los sucesores del ministerio apostólico el encargo de continuar su misma misión que ha recibido del Padre, san José padre y patrono prolonga en cada seminario el cuidado por aquellos que “In persona Christi”, en la persona de Cristo, continúan dispensando los misterios de salvación a sus hermanos en la Iglesia. San José recibe, cuida, protege a María imagen de la Iglesia y continúa haciéndolo hoy como patrono de la Iglesia universal. San José, patrono de nuestros seminarios acoge, cuida, protege a los candidatos al ministerio ordenado, los seminaristas y a los sacerdotes verdaderos ministros de su Hijo, el Sumo y Eterno Sacerdote. Amén. V/. María Reina y Madre de la Iglesia R/. Ruega por nosotros. V/. María Reina y Madre de los sacerdotes R/. Ruega por nosotros. V/. San José padre y protector nuestro R/. Ruega por nosotros.


10

Especial

San José de Cúcuta, abril 25 de 2021

María, la Iglesia y el cristiano Por: Pbro. Jaime Alberto Cruz Vásquez, sacerdote de la Diócesis de Santa Rosa de Osos (Antioquia)

C

ontemplar la vida de la Santísima Virgen María es contemplar el misterio de Dios cuando el hombre se abre totalmente a la gracia divina. San Bernardo afirmó que “En Ella no hay nada de severo, nada de terrible; todo es dulzura”. “A lo largo de la historia de la Iglesia, la Virgen María no ha hecho más que invitar a sus hijos a volver a Dios, a encomendarse a Él en la oración, a llamar con insistencia confiada a la puerta de su corazón misericordioso. En verdad, Él no desea sino derramar en el mundo la sobreabundancia de su gracia” (Cf. Benedicto XVI, homilía del 17 de mayo de 2008). En este próximo mes de mayo, de nuevo

la Madre nos invita a los cristia- palabras, pero las suficientes nos, a poner sus ojos en Cristo, el para mostrar al creyente que la rostro misericordioso del Padre. voluntad de la Santísima Virgen Y la Iglesia invita a contemplarla siempre estaba orientada hacia a Ella como Madre de la Miseri- el Padre. Igual que el Hijo siemcordia, de la Esperanza y ayuda de pre orientó su existencia a cumlos migrantes; no para quedarse plir la misión que Dios le había en Ella, sino para ascender hasta encomendado. el mismo Dios, a través de su obra en los santos y en la Iglesia. Para También, en el relato del nacimiento de Cristo, a la Iglesia primitiva, era María se le contemmuy familiar el ver a la “Hace poco pla silenciosa (Lc 2, Iglesia en María y a María en la Iglesia (Hugo menos de un año, 1-7), pero ardiente el Santo Padre de un amor infinito Rahner): esto es, precique procura todos Francisco ha samente, a lo que quiere invitar esta reflexión. dispuesto que, en los cuidados para su el formulario de hijo: lo envuelve en pañales y lo acuesta Es significativo obserlas letanías, se en el pesebre, único var que en las páginas inserten las lugar que encuentra, de la Escritura donde invocaciones pues no había ya sise menciona la presenMadre de tio para ellos en la cia de la Madre son poMisericordia, posada. Los cuidados cas las palabras de Ella, Madre de la procurados por Mapero siempre las sufiEsperanza y ría para con Jesús, cientes para permitir Ayuda de los traen a la memoria que Dios actúe en su migrantes”. el pasaje del Génesis historia y, a en el cual luchan las través de madres de Isaac e IsElla, en la historia de la hu- mael en su afán de cuidar de sus manidad. La hijos (Cfr. Gn 21, 1-21). Ambos primera oca- niños, hijos de Abraham, están sión es en el jugando y riendo juntos; Sara se m o m e n t o preocupa por su hijo Isaac, pues de la Anun- Ismael podría suplantarlo y robarc i a c i ó n le todos sus derechos, razón por la (Cf. Lc cual pide a Abraham que despida a 1, 26- la esclava con su hijo. 38), donde Ella calla Agar tiene que tomar a Ismael en ante las pa- sus hombros y deambular por el labras del desierto sin mucha esperanza de Á n g e l . ver vivir a su hijo. Ella sabe que su L u e g o hijo va a morir; deja al niño bajo se pregun- un matorral, le procura en medio ta cómo será de su desesperación un último cuiaquello y, sin dado a Ismael y, aunque le aguarmás, se abre a la da la muerte, busca una sombra voluntad divina, para que su hijo sufra lo menos afirmando que se posible y no padezca la inclemenhiciera en Ella cia del sol en medio del desierto. la voluntad Ella, entonces, se sienta a distandel Padre, cia para no ver morir al niño. Agar s e g ú n se ha visto condenada junto a su las pa- hijo por una risa, un juego… que l a b r a s causó sospecha en Sara. del áng e l . Ahora Ismael le devuelve la espeP o c a s ranza con el llanto, que es la des-

esperada llamada de un bebé hacia la vida. Sólo fue necesario aquel sollozo que parecía condenado a callar definitivamente, para que Agar se vuelva sin dudar a abrazar la esperanza: puede contemplar cómo Dios ha escuchado el llanto del niño, no sin antes observar los cuidados de su madre. Él hace de Ismael un gran pueblo como también lo hará de su hermano Isaac (Gn 21, 18). En el texto del Génesis, los cuidados que Agar ha prodigado a su hijo, han sido la puerta para que Dios intervenga en la historia salvando a quienes parecían condenados. En el Evangelio de la infancia (Cf. Lc 2, 1-7), los cuidados de la Virgen Madre, que son la continuación del sí dado en la Anunciación, son una de las muchas caricias tiernas con las que María acompañó a su Hijo hasta el momento en el que Él mismo dio su sí definitivo a la voluntad del Padre con su muerte en la Cruz (Cf. Jn 19, 25-27). Allí, a diferencia de la historia de Agar, la Madre desde la distancia tuvo que ver padecer y “perecer” al fruto de su sí amoroso: Jesús. Así como Agar fue la puerta para que Dios hiciera de la historia de su hijo Ismael una gran nación al acompañarlo hasta lo que parecía la muerte del niño: en el Evangelio, es María quien se convierte en la gran puerta a través de la cual Dios hace de todos los dispersos por el mundo un solo pueblo, un solo Cuerpo en Jesús. María es la puerta del cielo, como se le invoca en las letanías lauretanas, pues por su sí, la eternidad de Dios entra a la humanidad; Dios se hace carne (Cf. Jn 1, 14). El cielo habita en la tierra en el Hijo de María: Jesús. En este sentido se podría afirmar que “el seno de María es el seno de la Iglesia”, pues el niño nacido de Ella es la Cabeza, de quien todos los bautizados son miembros (Cfr. Col 1, 18): es la Madre del que es Cabeza de la Iglesia (Cf. H. Rahner. María y la Iglesia). Esto mismo lo ense-


Especial ña el Concilio Vaticano II cuando afirma que María “es verdaderamente la madre de los miembros (de Cristo), porque colaboró con su amor a que nacieran en la Iglesia los creyentes, miembros de aquella Cabeza. Por eso, es también saludada como miembro muy eminente y del todo singular de la Iglesia y como su prototipo y modelo destacadísimo en la fe y en la caridad” (LG #53), “…ella ocupa en la Santa Iglesia el lugar más alto después de Cristo y el más cercano a nosotros” (Cfr. LG #54). Considerar a María como prototipo y modelo hace que el mes de mayo no sea simplemente una ocasión para rendirle a la Madre de Dios el culto que le es debido Altar en un hogar diocesano: Familia Castellanos Mojica de la parroquia María Reina de Todos los Santos

San José de Cúcuta, abril 25 de 2021

y propio. Se convierte, también, en una oportunidad para que los creyentes, -fijando su mirada en la “llena de gracia” y en las virtudes de las que Dios la ha dotado-, emprendan también ellos el camino de su “Fiat-sí” a Dios. “Son innumerables los títulos e invocaciones que la piedad cristiana, a lo largo de los siglos, ha dedicado a la Virgen María, camino privilegiado y seguro para el encuentro con Cristo” y todos estos títulos se convierten para el cristiano una tarea para desempeñar en su peregrinar en esta tierra (Cf. Carta del Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos a los presidentes de las Conferencias Episcopales sobre las invocaciones “Mater mi-

11

A pesar del confinamiento del mes de mayo de 2020, los fieles de la Diócesis de Cúcuta manifestaron su amor y devoción por la Santísima Virgen María en cada uno de sus hogares.

sericordiae”, “Mater spei” y “Solacium migrantium”).

el deseo de luchar para que todo el Cuerpo eclesial alcance lo que significan los títulos con los que Hace poco menos de un año, el honra a la Madre: cada bautizado Santo Padre Francisco ha dis- ha de transformarse en puerta puesto que, en el formulario de del cielo, modelo de misericorlas letanías de la Bienaventurada dia y motivo de esperanza para Virgen María, llamadas todos sus hermanos, “Lauretanas”, se inserten especialmente para “María es la las invocaciones “Madre los migrantes y más de Misericordia”, “Madre puerta del cielo, desprotegidos a quiecomo se le de la Esperanza” y “Ayunes está llamado a invoca en las prodigar los mismos da de los migrantes”. La letanías primera letanía es de oricuidados de Agar y lauretanas, gen arcano, pues ya en la de María para con Salve, el alma devota se pues por su sí, sus hijos. Como codirige a María como Mala munidad eclesial se dre de misericordia. La eternidad de ha de ser consciente segunda, invita a “invo- Dios entra a la de que el formar parte car a María como Madre humanidad”. del cuerpo de la Iglede la Esperanza en estos sia “no es más que la tiempos difíciles, en los continuación del nacique podemos tener pensamientos miento del Hombre-Dios de Made desesperación... Así podemos ría y del Espíritu” (Cf. H. Rahner. sentir que no estamos tan desespe- María y la Iglesia). En otras palarados, porque la Virgen María es bras, como cristianos cada uno se Madre y está cerca de nosotros en convierte en instrumento y medio momentos de desesperación” (Pa- por el que Cristo entra en contacto dre Corrado Maggioni). Finalmen- con todo el que se cruza en el cate, la tercera letanía, encomienda a mino de la vida del creyente. De María la dignidad y el destino de este modo, todo hermano tendrá la los migrantes y refugiados; de los oportunidad de llegar a la Iglesia más desprotegidos, convirtiéndo- a través del testimonio cristiano, se en un fuerte llamado a despertar pues “no puede tener a Dios por la conciencia y compromiso social Padre el que no tiene a la Iglesia de la Iglesia. por Madre” (San Cipriano); y no puede reflejar lo que es la Iglesia, La Iglesia de hoy, como lo hizo la quien no se encomienda e imita a primitiva comunidad cristiana, María; el que no se abre a la graha de ver a la Iglesia en María y cia divina como siempre lo hizo la a María en la Iglesia. Por eso, el Madre del Señor. dedicar el mes de mayo a la Santísima Virgen, debe suscitar en toSanta María, Madre de Dios y dos los bautizados el deseo de haMadre nuestra, ¡ruega por cer vida lo que sucedió en María; nosotros!


12

Especial

San José de Cúcuta, abril 25 de 2021

Cinco consejos para vivir la Pascua La Pascua, es el paso de Jesús de la muerte a la vida; también es el paso que hace por nuestra propia vida. Sin embargo, así también se llama el tiempo litúrgico que vive la Iglesia después de la Resurrección de Jesús. Un tiempo de gran alegría para los cristianos. Este acontecimiento grandioso celebrado en el tiempo de la pascua, también otorga para los creyentes una serie de frutos especiales que queremos compartir con ustedes, lectores de La Verdad, a través de las experiencias de nuestros pastores.

1. Alegría

Por: Pbro. Fredy Ramírez Peñaranda, párroco Santa Ana

La pascua fundamentalmente llena de alegría la vida de los cristia-

2. Paz

Por: Pbro. Alberto Echeverri Rodríguez, párroco Inmaculado Corazón de María

nos y de la Iglesia. Vivir y estar alegres es la premisa bíblica, que nos recuerda nuestra condición y la presencia del Señor Crucificado, resucitado en cada uno de nuestros corazones. La alegría no es solamente personal sino comunitaria y es el gran signo de la presencia de Dios. Por ello cada uno de nosotros como cristianos en medio de las dificultades cotidianas y de los momentos difíciles, mantenemos la alegría, es decir, la certeza de la presencia de Dios que siempre trae paz y tranquilidad. Yo aconsejo en Pascua sobre la paz, y les digo que es un regalo de Jesús Resucitado, que definitivamente trasciende nuestra simple alegría, porque se hace constante, permanente, como sucedió con los Apóstoles. Les aconsejo que, si notan tristeza en vez de gozo y alegría, es porque usted no está viviendo la presencia de Jesús Resucitado en su vida. La paz es sinónimo de alegría pascual que quita el miedo y abre los corazones al encuentro permanente con Jesús el Señor.

La dimensión espiritual del creyente está marcada por la oración, que hemos fortalecido durante la cuaresma junto al ayuno y la limosna (caridad). Pero, ¿en la Pascua qué hacemos? Ya no oramos, ¿descansamos de orar?, ¡claro que no! En este nuevo tiempo, nos dejamos acompañar por la liturgia que nos invita una y otra vez a acudir a la Palabra de Dios, a la Eucaristía, al Santo Vialucis y junto a la Virgen Santísima meditar los misterios de la vida del Señor en el Santo Rosario. Es La caridad practicada a la luz la Resurrección del Señor Jesús, nos lleva a despojarnos con amor sin esperar nada a cambio. Dios renueva cada día a través del banquete Pascual (la Eucaristía) este don maravilloso que nos hace ver cuán grande es su misericordia. Un compromiso pascual que deberíamos asumir todos los cristianos en estos tiempos de necesidad, sería asumir la caridad como un distintivo que nos identifique no solo como creyentes en la resurrección, sino también que nos presente al mundo como hombres y mujeres

3. Palabra de Dios

Por: Pbro. Carlos Alberto Escalante Rodríguez, formador Seminario Mayor San José de Cúcuta

Para vivir la pascua y crecer en nuestra fe en el Señor Resucitado, es conveniente encontrarnos con la Palabra de Dios. Leer, meditar, rezar, pensar, repetir de nuevo la Palabra, nos abrirá el entendimiento para comprender

las Escrituras y reconocer que los acontecimientos de la Pascua, se realizan plenamente en Jesús Crucificado y Resucitado. La Palabra nos ilumina, nos muestra el camino a seguir cada día, nos llena de sabiduría y realizará en nuestra

4. Oración

Por: Pbro. Antonio Caballero Peñaloza, párroco Cristo Maestro

tiempo para preparar grandes momentos como la Ascensión y Pentecostés, para ser humanamente buenos y cristianamente santos.

5. Caridad

Por: Pbro. Luis Jesús García Velasco, vicario de la parroquia San Antonio de Padua (Cúcuta)

nuevos, resucitados con Cristo.

vida como dice el Papa Emérito Benedicto XVI: “una nueva primavera espiritual”. Nos hará capaces de vivir en el amor con el cual Cristo nos amó y se entregó por nosotros.

Estimados lectores, esperamos que al vivir gozosamente la Resurrección de Jesús, puedan experimentar tan agradables dones que Jesús trae para la Iglesia.


Nuestra Gente

San José de Cúcuta, abril 25 de 2021

13

Para la gloria de Dios y la salvación de almas, 13.000 participantes vivieron la Fiesta de la Divina Misericordia Por: Rubén Rodríguez, misionero de la Casa de la Misericordia

la Misericordia en Bucaramanga.

L

Recordemos las palabras del Papa de la Misericordia en la canonización de Santa Faustina: “... ¿Qué nos depararán los próximos años? ¿Cómo será el futuro del hombre en la tierra? No podemos saberlo. Sin embargo, es cierto que, además de los nuevos progresos, no faltarán, por desgracia, experiencias dolorosas. Pero la luz de la misericordia divina, que el Señor quiso volver a entregar al mundo mediante el carisma de Sor Faustina, iluminará el camino de los hombres del tercer milenio...”, “¡La misericordia divina! Este es el don pascual que la Iglesia recibe de Cristo resucitado y que ofrece a la humanidad”. (San Juan Pablo II, abril 30 de 2000).

e dice el Señor Jesús a Santa Faustina: “Ese día están abiertas las entrañas de Mi misericordia. Derramo todo un mar de gracias sobre aquellas almas que se acercan al manantial de Mi misericordia; (…) que ningún alma tenga miedo de acercarse a Mí, aunque sus pecados sean como escarlata...” (Diario, #699). La Casa de la Misericordia, Asociación Privada de Fieles, consciente de este pedido del Señor y en aras a promover la espiritualidad de la Divina Misericordia como un estilo de vida, lleva un mensaje de esperanza a todos los hermanos que hacen parte de la comunidad y de la Iglesia en las diferentes Diócesis del país, al motivar al mayor número de fieles a vivir un encuentro personal con Jesús, Salvador Misericordioso a través de la confianza, virtud tan necesaria en estos tiempos particulares que nos corresponde vivir. Es así como el pasado 11 de Abril, y con la dirección de nuestro Fundador Juan Carlos Saucedo, celebramos juntos y de manera virtual a través del canal oficial en YouTube En Ti Confio TV, la gran Fiesta de la Misericordia, no obstante en algunas Diócesis del país hubo la posibilidad de celebrar y participar en varias parroquias (según lo permitían las restricciones para mitigar los impactos del virus), por ejemplo; en nuestra Diócesis de Cúcuta y animados por el padre David Caña, se vivió de manera presencial esta celebración en la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro;

también hubo la posibilidad de vivir al interior de algunas sedes y junto a los servidores este día especial, propuesto a la Iglesia por San Juan Pablo II en la canonización de Santa Faustina (30 de abril del año 2000).

ella y se hace entonces necesario acudir a la misericordia y no coquetear con el pecado”. Así mis“Celebrar este mo el padre David Caña, domingo de la sacerdote de la Diócesis de Cúcuta, motivaba a los Divina Misericordia fieles a reconocer al “Dios la Misericordia, como ha sido una de el Dios de la multiplicaoportunidad ción”, una invitación a la para seguir confianza, a dar un paso llevando al de fe y “anclarnos en el mundo el corazón misericordioso de mensaje de Jesús, obedeciendo a Dios, misericordia obedeciendo a la Iglesia en que trae paz, sus ministros y en los mayores de los movimientos fortaleza y consuelo al apostólicos”.

Para la gloria de Dios y la salvación de almas, alrededor de 13.000 participantes se dieron cita desde las 10:00 a.m. hasta las 6:00 p.m., para adorar el mayor atributo de Dios, es decir, su insondable misericordia y atentos a cada una de las predicaciones con los invitados especiales, entre ellos Monseñor Juan Vicente Córdoba, Obispo de la Diócesis de Fontibón, quien motivó a la “conversión, corazón”. como respuesta a la miseCulminando así con la Soricordia”, al recordar que lemne Eucaristía presidida el pecado es como “arena movediza por el Sacerdote José Guillermo Urique hunde a quien queda atrapado en be Puyana, asesor espiritual Casa de

Infinitas gracias a Dios por permitirnos ser misioneros en este tiempo de pandemia a través de nuestro canal en YouTube En Ti Confio TV, llevando un mensaje de fe y esperanza a tantas familias de nuestro continente y del mundo, que han sido golpeadas por el virus, a muchos que han perdido sus seres queridos, a otros que se encuentran abrumados por el miedo y la incertidumbre. Celebrar este domingo de la Divina Misericordia ha sido una oportunidad para seguir llevando al mundo el mensaje de misericordia que trae paz, fortaleza y consuelo al corazón como le dijo el mismo Jesús a Santa Faustina (Diario, #1074): “Dile a la humanidad doliente que se abrace a mi corazón misericordioso y Yo la llenaré de paz”. “El mundo no encontrará la paz, hasta que no se dirija con confianza a Mi Misericordia” (Diario, #300).


14

San José de Cúcuta, abril 25 de 2021

“Fiesta del Buen Pastor”

Por: Mg. Consuelo Morán

Infantil

ORNAMENTOS SACERDOTALES

Hola estimados niños y jóvenes de nuestra Diócesis de Cúcuta, reciban un cordial y fraternal saludo para ustedes y sus familias. Hoy es un día muy especial, la Iglesia Católica celebra la Fiesta del Buen Pastor, recordándonos que JESÚS ES MI BUEN PASTOR.

Cuando asistas a la Eucaristía, puede ser virtual o presencial, fíjate en el vestuario del sacerdote; recordemos que, en la antigüedad los presbíteros tenían que ponerse ornamentos especiales durante las ALBA: Es la vestidura blanca básica para todos los ministros en las celebraciones litúrgicas. Representa la pureza que recibimos en el Bautismo y con la que debemos celebrar los sacramentos.

Desde el comienzo del cristianismo, el “BUEN PASTOR” es la imagen de Jesús de Nazaret que, en su calidad de pastor, cuida y salva a su rebaño. Des-

de los tiempos del cristianismo primitivo se asoció la imagen del pastor que sale en busca de la oveja perdida con la de Cristo como Buen Pastor.

JESÚS ES EL BUEN PASTOR (JN 10, 11-15)

ESTOLA: Es la banda de tela larga que cuelga sobre los hombros del sacerdote durante las celebraciones. Significa el poder sacerdotal conferido al ministro de la Iglesia.

En una oportunidad, Jesús dijo a sus discípulos: -Yo soy el buen Pastor. El buen pastor es el que defiende a las ovejas y da su propia vida para salvarlas. En cambio, el que no quiere a las ovejas, sino que lo único que le importa es el dinero que puede ganar, ese apenas ve venir el lobo, huye y el lobo desparrama la manada y mata a las ovejas. -Yo soy el buen Pastor.

Averigua el nombre de tu párroco y haz una oración por él.

Yo conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí. Yo doy mi vida por ellas.

Ayuda al pastor a encontrar la oveja perdida

celebraciones. Los ornamentos sacerdotales son a menudo realizados artesanalmente, con materiales preciosos, y bordados a mano, siendo prendas de gran valor, destinados a la Fiesta más importante. CÍNGULO: Es el cordón que ata a la cintura. Simboliza la castidad y el dominio de sí mismo que debe tener el ministro. CASULLA: Una gran pieza de tela que se pone encima del alba y la estola. Representa el yugo de Cristo que debe cargar y la caridad que debe ejercer el ministro ordenado.


Liturgia Por: Sem. Jesús Fernando Fajardo Castellanos, estudiante Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, Roma

San José de Cúcuta, abril 25 de 2021

15

Jesucristo es nuestra esperanza, participemos en la Liturgia

El maná es un recuerdo de la presencia de Dios en los momentos difíciles, de desierto. Nos recuerda que aun en las dificultades, el Señor nos acompaña y nos da su auxilio. El hombre debe saber que no vive solo del pan, sino de todo lo que sale de la boca de Dios, de su Palabra, de Cristo.

IV Domingo de Pascua (Jn 10, 11-18)

La figura del Buen Pastor es sin duda alguna, una de las más hermosas que conocemos y que tienen que ver con Cristo y sus ministros. El pastor conoce sus ovejas, sin importar el número, sin importar lo distintas que sean, sin importar si están en el redil o si se han descarriado; el pastor las reconoce y ellas lo reconocen, reconocen su voz, porque él se muestra cercano, y porque las comprende, no le temen. Pero sin duda alguna, una de las características más importantes es el hecho de que el pastor da su vida por sus ovejas, da su tiempo y sus energías para llevarlas a los mejores pastos y para defenderlas en los momentos de peligro.

V Domingo de Pascua (Jn 15, 1-8) En algunos pasajes de los evangelios logramos ver la radicalidad de la unión a Cristo. Solo cuando experimentamos su cercanía y misericordia logramos esa completa redirección de nuestra vida. De la conversión surge la incon-

trolable necesidad del testimonio; ya lo vemos en los Apóstoles que se encuentran con el Resucitado, o de Pablo que por revelación de Jesús se une al grupo de los cristianos; vemos en su vida cómo, de esa conversión, de esa unión sincera a Cristo surgen verdaderos y grandes frutos. Es claro que en la vida jamás se puede dar de lo que no se tiene y por ende solo estando unidos a la fuente del amor se puede amar sin reservas. Porque la medida del amor es amar sin medida (san Agustín).

Por la mañana había una capa de rocío entorno al campamento...al verla los israelitas, se decían unos a otros: “Man hu: ¿Qué es esto?” … Moisés les dijo: “este es el pan que el Señor os da de comer” (Ex 16, 13-15). Otra de las grandes imágenes eucarísticas que tenemos en el Antiguo Testamento es la del maná, dado al pueblo de Israel durante su peregrinaje de 40 años por el desierto. Este alimento, desconocido hasta entonces (Man hu: ¿Qué es esto?), era fruto de la misericordia de Dios, que responde a las murmuraciones del pueblo hambriento: el pueblo que ha olvidado, como lo hará a lo largo de toda la historia, los grandes portentos de Dios, murmura contra Él al renegar contra su ministro Moisés. Por tal razón, este don de Dios se convierte en testimonio de su presencia en medio del pueblo, pero también es signo de prueba

en cuanto exige de los israelitas fidelidad a aquel que los sostiene. El maná es el alimento del peregrino. El maná sostiene el pueblo de Israel en el desierto solo hasta la llegada a la tierra prometida, del mismo modo que Cristo-Eucaristía sostiene las almas de los cristianos que peregrinan hacia la casa del Padre. El maná es un pequeño destello de las riquezas de la tierra prometida. Este pan de ángeles que se acoplaba al gusto del que lo comía, tenía al mismo tiempo un cierto sabor a miel. El maná, entonces, les recuerda a los israelitas que no pueden permanecer en el desierto, sino que deben encaminarse a una tierra de la que mana leche y miel (Ex 3,8; Nm 14, 8; Dt 31, 20). Es el pan de los ángeles, alimento celeste (cf. Sb 16, 20-21; Sal

78, 24-25) dado a los hombres sin precio alguno. Dios lo daba gratuitamente, como gratuitamente nos ha dado su Hijo para la redención de los pecados. Jesucristo, que siendo Dios se hace hombre, se hace pan de vida que acompaña nuestro peregrinar terreno, que nos nutre y restaura, se da libremente. “Además del hambre física, el hombre experimenta hambre en otro aspecto que no puede ser saciada con el alimento ordinario. Es el hambre de vida, hambre de amor, hambre de eternidad. Y el signo del maná como toda la experiencia del éxodo contenía en sí también esta dimensión: era figura de un alimento que satisface el hambre profunda que hay en el hombre. Jesús nos dona este alimento, es más, es Él mismo el pan vivo que da la vida al mundo (Cfr. Jn 6, 51)” .

Apuntes Misioneros No olvidemos encomendar en nuestras oraciones aquellas personas que están sufriendo fuertemente esta situación de la pandemia. Cada dificultad se presenta como una oportunidad para descubrir el sentido de la vida, como Iglesia y familia que somos, ayudemos a que cada vida y cada momento desvelen el sentido que Dios les ha dado. Recibe todos los materiales que se publican con las ediciones del periódico Formación cristiana

$24.000 suscripción semestral

Actividad diocesana Artículos que informan y educan

$46.000 suscripción anual Teléfonos: 321 473 9175 - 572 46 01


Programación

Transmisión en vivo

Diócesis de Cúcuta

Sábado 1 de mayo - Apertura Desde la parroquia San Antonio de Padua 06:00 am. - Rosario de Aurora 07:00 am. - Misa Apertura del mes mariano y San José Obrero

Todos los lunes - 8:00 p.m.

Santo Rosario con el movimiento apostólico Lazos de Amor Mariano

Todos los martes, miércoles y viernes – 5:00 p.m. Santo Rosario con las curias de la Legión de María en sus diferentes parroquias

Todos los jueves – 8:00 p.m. Santo Rosario con la Fundación Santo Rosario

Jueves 13 de mayo – Rosario de Aurora

Mes mariano 2021

Y con María, unidos en oración

6:00 a.m. - Rosario de Aurora por las calles de la ciudad (procesión vehicular)

Lunes 31 de mayo – Clausura Desde la parroquia Nuestra Señora de las Misericordias 05:00 pm. - Santo Rosario 06:00 pm. - Sagrada Eucaristía

Profile for La Verdad Periódico de la Buena Nueva

Edición 884  

Edición 884  

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded