__MAIN_TEXT__

Page 1

866

VALOR $ 1,200

Día de la Julio Independencia

DOMINGO 28 DE JUNIO DE 2020 SAN JOSÉ DE CÚCUTA, NORTE DE SANTANDER, COLOMBIA. FUNDADO EN 1956

Solemnidad de

(Mt 5, 6) “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia”

San Pedro y San Pablo

Vea también Pág. 2 Editorial - De las dificultades nacen oportunidades

Págs. 10 - 11

Págs. 8 - 9

Peregrinar con la Virgen María en tiempo de pandemia

Card. Rubén Salazar Gómez: “Cúcuta… fue mi primer amor, si es posible decir esto” Diócesis de Cúcuta

Pág. 13 VatiVision, El “Netflix Católico” Emisora Vox Dei Cúcuta

Periódico La Verdad


2

Editorial

San José de Cúcuta, junio 28 de 2020

De las dificultades nacen oportunidades Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid Obispo de la Diócesis de Cúcuta

P

ara muchos esta situación particular que estamos viviendo, no solamente en nuestro país, sino en todo el mundo, en la que el contagio de la COVID-19, ha desatado una pandemia y nos ha obligado a vivir en aislamiento social; ha sido vista como una tragedia, por el elevado número de muertes y los altos índices de contagio, sin mencionar las dificultades que social y económicamente ha dejado esta situación después de haber sido decretada la emergencia sanitaria. Deseo con ustedes, queridos lectores de LA VERDAD, reflexionar con algunos elementos que pueden enriquecer nuestra vida en estos momentos. Desde la antigüedad, la palabra CRISIS -especialmente desde los griegos- ha tenido un profundo significado que conduce necesariamente a pensar en las oportunidades. Vivimos una situación compleja que ha sido transmitida por los modernos medios de comunicación social. Esta amenaza ha destruido muchas vidas, abriendo escenarios muy complejos en la humanidad. Además, hoy suena con mayor fuerza la palabra “crisis”, desde todos los ámbitos: crisis de la salud, crisis económica, crisis laboral, crisis mundial, etc. Pero antes de ver la realidad con desánimo y frustración, nuestra fe en Dios nos reconforta, nos alienta y nos llena de esperanza porque nosotros “esperamos anhelantes en el Señor, él es nuestra ayuda y nuestro escudo, en él nos alegramos de corazón y en su santo nombre confiamos” (Sal 33, 20-21). Tenemos que leer con fe, con seguridad y confianza en Dios todos estos acontecimientos que nos afligen. Dicha confianza es una certeza es-

1. Oración: Antes que nada, de-

que el amor al prójimo también se concretiza en acciones puntales de protección y cuidado. El gesto más grande de amor al prójimo que podemos realizar es prevenir, acatando indicaciones de las autoridades para salvaguardar la vida y la integridad del otro. Este fenómeno, por ahora, no se superará fácilmente, tendremos que cuidarnos todos, ayudarnos y evitar su mayor difusión.

San Pablo vivió situaciones en las cuales sintió de cerca su fragilidad, pero pudo entender que en esa fragilidad era donde se hacía más fuerte porque solo le bastaba la Gracia de Dios: “Pero el Señor me dijo: «mi gracia te basta, que mi fuerza se realiza en la flaqueza». Por tanto, con sumo gusto seguiré gloriándome sobre todo en mis flaquezas, para que habite en 2. Caridad: “La caridad de Crismí la fuerza de Cristo. Por eso me to nos urge” (2 Cor 5,14). Esta sicomplazco en mis flaquezas, en las tuación que vivimos es una oporinjurias, en las necesitunidad para sentirnos dades, en las persecuhermanos, recono“Tenemos que más ciones y las angustias ciendo el dolor del que sufridas por Cristo; leer con fe, con sufre y no cuenta con lo seguridad y pues, cuando estoy dénecesario para vivir, ni confianza en bil, entonces es cuando con condiciones de vida soy fuerte” (2 Cor 12, Dios todos estos elementales. Por ello es acontecimientos un tiempo para actuar 9-10). que nos afligen”. desde la bondad y la Seguramente esta pangenerosidad de nuestro demia deber ser una corazón con el fin de oportunidad para reayudar a aquel que más flexionar en muchos aspectos de la lo necesita e incluso ayudar a la vida y la manera como la estamos Iglesia en sus acciones de caridad asumiendo, nos debe llevar a en- y en su labor social. Cuando pase tablar relaciones más fraternas sin esta emergencia, tendremos que distinción de raza, ideología, sino incrementar la caridad, el servicio, como lo quiere el Señor “para que la ayuda a los hermanos, para estar todos sean uno. Como tú, Padre, más cerca de los que sufren. en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros” (Jn 17, 21). 3. Responsabilidad: Es un Y por eso en este punto de la re- tiempo donde debemos acatar flexión, quiero compartirles cuatro y respetar todas las medidas de elementos que como enseñanza bioseguridad que las autoridades nos debe dejar esta pandemia: competentes nos han indicado, ya

4. Servicio: Esta actitud por muy

piritual que nos fortalece en estos momentos de tantas limitaciones (humanas y materiales) en los que somos más conscientes de nuestra fragilidad humana, ante la cual, todos estamos en el mismo nivel de vulnerables, pero con una “esperanza que no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos ha sido dado” (Rm 5, 5).

Presidente Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid Obispo de la Diócesis de Cúcuta Director Pbro. Diego Eduardo Fonseca Pineda

bemos intensificar nuestra vida de oración en los diferentes ámbitos: personal, familiar y comunitaria. Se nos ha dado el tiempo necesario para crecer en lo espiritual, para interiorizar, reflexionar, pero sobre todo para no perder nuestra relación íntima con Dios. Aunque los templos estén cerrados la Iglesia como Madre y Maestra no ha cesado de orar y se nos han abierto otras posibilidades de encuentro comunitario para vivir unidos en las parroquias. Muchos de nuestros sacerdotes se han esforzado por llegar a cada uno de sus hogares a través de las redes sociales, haciéndoles partícipes de la Santa Misa diaria, de manera que podamos siempre “orar siempre sin desfallecer” (Lc 18,1b).

sencilla o simple que parezca aporta un gran dinamismo al desarrollo de nuestra región: Salud, comercio, transporte, educación, etc. A todos les invito a seguir el mandato del Señor que no vino para ser servido sino a servir (Cf. Mc 9, 35). En la comunidad, en nuestro entorno social, todos tenemos que dar nuestro aporte, con gran disponibilidad y constancia, pensando siempre en los altos valores y dimensiones que nos superan en la fragilidad humana. La Iglesia tiene que seguir dando su aporte, generoso, constante, virtuoso en esta gran necesidad que atravesamos como humanidad. No desfallezcamos en nuestro propósito. Esta situación grave es una gran oportunidad para ser más Iglesia, para vivir profundamente en esperanza, mirando a Jesucristo, Evangelio viviente del Padre. Que Nuestra Señora de Cúcuta interceda por cada uno de nosotros y San José, nuestro celeste patrono nos ayuden a crecer en el amor a Dios y al prójimo ¡Alabado sea Jesucristo!

Administrador Pbro. César Augusto Prato Parra

Pbro. Luis Jesús García Velasco Sem. Héctor Gabriel García Torres

Equipo de Redacción C.S. Isabel Obando

CCDC / Internet

Diseño y diagramación Harold Antonio Castellanos Mojica

Vanguardia Liberal

Fotografía Impresión


Vida Pastoral

San José de Cúcuta, junio 28 de 2020

Cúcuta mantiene su promesa solemne al

Sagrado Corazón de Jesús

Esta fecha tiene un especial significado para Colombia y la ciudad de Cúcuta. La capital nortesantandereana en 1875, después del terremoto, hizo la promesa solemne de difundir, propagar y mantener el culto al Sagrado Corazón de Jesús, para que la ciudad no fuese destruida nunca más. Mientras que, el país se acogió en 1902 a la segunda promesa del Sagrado Corazón de Jesús, de “dar paz en las familias”, para lograr terminar la Guerra de los Mil Días.

De aquél terremoto quedó en pie el altar mayor de la Catedral San José, el cual fue llevado a los pies del monumento de Cristo Rey, que cuida la ciudad, el cual se entregó en 1946 por el escultor boyancese Marco León Mariño. Este monumento es el segundo más antiguo de América Latina, luego del Cristo del Corcovado de Brasil. Desde Cristo Rey, cada año, los fieles recuerdan de manera especial la consagración al Sagrado Corazón de Jesús. Atravesando por la pandemia del coronavirus, este 2020 no fue posible realizar la tradicional peregrinación con esta porción del pueblo de Dios, pero como un signo de fe y esperanza, el Obispo de la Diócesis de Cúcuta, Monseñor

José Gregorio Hernández, “el médico de los pobres”, será beatificado

Víctor Manuel Ochoa Cadavid y algunos sacerdotes emprendieron este día una procesión con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, desde el monumento ubicado en el barrio La Cabrera, hasta la Catedral San José en el centro de la ciudad. Los fieles bautizados siguieron espiritualmente estos momentos de devoción y veneración pública al Señor a través de los medios de comunicación diocesanos que transmitieron por Facebook Live y la emisora Vox Dei.

Un manantial de agua y sangre, manantial de esperanza y alegría

rio Hernández, médico venezolano conocido como “el médico de los pobres”, a

Para Colombia, el Obispo clama por una paz completa, invita al diálogo, “es el momento de la paz soñada, de la reparación del corazón”. Al Gobierno Nacional le insiste por una economía basada en la justicia social, citando al Papa León XIII en su Carta Encíclica ‘Rerum Novarum’: “a cada uno debe darse lo suyo para su vida y su existencia”. “Que en nuestra patria reine el Sagrado Corazón de Jesús, que nuestros dirigentes los proclamen una vez más como el Rey”, concluyó Monseñor, confiando en que Él salvará por siempre a Colombia.

En la Catedral San José, el Obispo de esta quien numerosos fieles de la Iglesia Católica le atribuyen milagros, tras realizar promesas y peticiones ante problemáticas de salud. El doctor José Gregorio Hernández nació el 26 de octubre de 1864 en la localidad de Isnotú, estado Trujillo (Venezuela). En 1888 recibió el título de médico en la Universidad Central de Venezuela. Amplió sus estudios en París, Francia, en diferentes áreas como microbiología, histología normal y patológica, bacteriología, patología, embriología, fisiología experimental, histología y anatomía patológica.

El Papa Francisco aprobó el viernes 19 de junio la beatificación de José Grego-

Iglesia Particular presidió la Sagrada Eucaristía, igualmente con señal en vivo en las redes sociales para toda la feligresía, a quienes Monseñor se dirigió en su homilía, recalcando que en este día “contemplamos el Corazón del Hijo salvador, del que brotó un manantial de agua y sangre, un manantial de esperanza y alegría”. Por lo que explicó que ese río de agua y sangre, es un “canal de santidad”, de gracia, que une lo humano y lo divino, indefectiblemente. Continuando con la homilía, Monseñor fue enfático en la responsabilidad que como cristianos y ciudadanos se debe tener en esta pandemia: “Es un momento de fe profunda en Jesucristo y profunda responsabilidad, por eso tenemos los templos cerrados, con dolor, pero es necesario para cuidar, para salvar”. Por otra parte, recalcó que la crisis sanitaria ha hecho ver las limitaciones de los bienes materiales, “nada tenemos, ya que en cualquier momento el hombre pierde su respiro (…) Alabemos a Cristo como Rey, entendiendo su donación y misericordia”.

Monumento de Cristo Rey

El pasado viernes 19 de junio, la Iglesia Católica celebró la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, contemplando su Corazón amoroso y misericordioso.

3

Siempre mostró su amor por Cristo, era reconocido por practicar la caridad y solidaridad con los más pobres y necesitados. Combatió en 1918 la gripe española,

atendiendo con generosidad. Falleció en un accidente en Caracas en el año de 1919. Entre sus milagros, se le atribuye al de la beatificación al caso de una niña de 10 años, Yaxury Solórzano. Ella y su padre fueron asaltados por delincuentes y en el altercado, la pequeña recibió un disparo en la cabeza que la dejó gravemente herida; no pudo ser intervenida quirúrgicamente hasta 50 horas después de la herida, y en el proceso perdió masa encefálica. Los médicos consideraban que la menor quedaría con discapacidad severa. Su madre pidió la intercesión del ‘Venerable’ y, cuatro días después de la operación, la niña empezó a reaccionar bien. A los 20 días estaba completamente sana.


4

Nuestra Gente

San José de Cúcuta, junio 28 de 2020

Luis Variara ordenado sacerdote Por: Hna. Martha Gutiérrez, Consejera General para la Pastoral.

L

a vida en el Lazareto, continúa ahora con nuevas expectativas que se abren a los ojos de los sufridos habitantes. El joven Salesiano, no para en sus innovadoras actividades, el ambiente del Lazareto, se convierte en un trabajo, en el que los niños son acogidos y anhelan que llegue pronto la hora del Catecismo, la clase de música, los ensayos de teatro o las simuladas batallas entre los escuadrones “Ricaurte” y “San Mateo”, conformados por los niños del oratorio, pero también los mayores, enfermos y sanos, se preparaban gustosos, para asistir con sus familias a las sesiones de cine, a las representaciones teatrales o a los conciertos y retretas de los músicos enfermos. La Iglesia del Lazareto, toma también un nuevo aspecto: los arreglos de los altares, las flores y la música hacen de las celebraciones, verdaderos momentos de fiesta. Jesús se ve más hermoso, la devoción enardece los corazones en el fervor. La devoción, ya no es sólo lamentaciones, ahora, la alabanza y la acción de gracias, son la súplica constante en los corazones heridos ya por la enfermedad, la marginación y el destierro, rescatados ahora por el amor y la misericordia de Dios, hecha presencia cercana y afable en el joven seminarista, que continúa sus estudios, en medio de tan difícil realidad. Pero pronto será recompensado, al ser llamado a Bogotá para presentar en el Seminario Mayor sus últimos exámenes. No alcanzamos a imaginar la dicha que, interiormente pudo invadir el corazón del joven Variara, cuando se le convocó a recibir, primero la tonsura y las órdenes menores el 2 de febrero, luego el subdiaconado el 6 de febrero, y después el Diaconado que recibió el 13 de febrero, para regresar de inmediato a Agua de Dios. Sus hermanos Salesianos veían no sólo los progresos del joven religioso, sino toda la población, que anhelaba que llegara pronto el dichoso momento en que todos pudieran contar con un sacerdote al que consideraban suyo. Así se expresaba el director del Lazareto en carta al Superior General de los Salesianos en Italia: “Tengo el gusto de participar a V.R. que el padre Luis ha sido ordenado de diácono, y que pronto tendremos el placer de verlo ordenado sacerdote. Mucho y muchísimo tenemos que esperar del Padre Luis, porque

a ello nos dan derecho su gran virtud y sus dotes de actividad y constancia, estimuladas poderosamente por el gran cariño que profesa a los leprosos. Presento por este hecho mis más entusiastas felicitaciones a la muy honorable Congregación Salesiana”.

“El 24 de abril de 1890, segundo domingo de Pascua, fiesta del Buen Pastor, Luis Variara recibía su Ordenación Sacerdotal. Para Él, una dicha sin igual y para Agua de Dios, un día de Cielo”.

Cuentan los historiadores, que todo sucedió muy rápido, pues el Arzobispo mismo, se sentía urgido por las autoridades civiles y por los enfermos de Agua de Dios, que temían que les fuera arrebatado el novel levita. Todos escribían cartas al Arzobispo, a los Superiores Salesianos y hasta el Papa, recibió sus ansiosas peticiones.

El 24 de abril de 1890, segundo domingo de Pascua, fiesta del Buen Pastor, Luis Variara recibía su Ordenación Sacerdotal. Para Él, una dicha sin igual y para Agua de Dios, un día de Cielo. Sin el desarrollo tecnológico de hoy, los enfermos, sus amigos y su familia no tuvieron la dicha de ver la solemne ceremonia litúrgica en la que fue ordenado el joven sacerdote, pero su afecto y gratitud era tan grande que todos los corazones palpitaban al mismo ritmo, como si estuvieran viviendo el sagrado acontecimiento que se celebró en la antigua Capilla del Palacio Arzobispal. Con los niños del Colegio Salesiano de Bogotá se realizó una fiesta en la que participaron algunas familias allegadas a la obra salesiana y de la Sociedad de San Lázaro, organización benéfica que ayudaba a los enfermos de lepra. Allí celebró la Misa, dejando profunda impresión entre los hermanos, como entre los fieles, que se sintieron conmovidos por la piedad y la unción del nuevo Sacerdote.

Al día siguiente partió para Agua de Dios, donde anhelaban su presencia y él mismo se sentía profundamente atraído por compartir sus primicias sacerdotales con sus fieles del Lazareto, sin embargo, de camino, al pasar por Fontibón fue invitado a celebrar la Santa Misa en el Noviciado, donde además fue sorprendido por el improvisado agasajo de los Novicios, que leyeron algunas composiciones y le obsequiaron algunos cantos de los que él mismo les había enseñado meses atrás.

De allí partieron a caballo para Agua de Dios, El viaje, normalmente se hacía en tres días, pero en esa ocasión, solo gastó dos días, llegando al Lazareto el 27, con la idea de sorprender a sus feligreses, pero en cambio, él fue el sorprendido al encontrar al pueblo engalanado, una cabalgata lo esperaba, la banda sonaba sus mejores melodías, la pólvora, los repiques de campana, arcos de triunfo, banderitas y gallardetes que se agitaban al son de los “¡viva!” Con que era aclamado el nuevo Sacerdote que, en enero del año siguiente, recibió la Licencia para confesar. Como Salesiano, el Padre Luis Variara sabía que los sacramentos de la confesión y la comunión son la base de la pedagogía de Don Bosco, y que particularmente la confesión frecuente, ayuda al penitente acompañado por el sacerdote, a descubrir la propia vocación a través de la educación de la propia conciencia y la sanación interior respondiendo con empeño a la llamada de Dios a la santidad que se vive en la cotidianidad de la propia existencia que para los jóvenes significa: alegría, estudio y piedad, teniendo como

fundamento y finalidad, el Amor a Dios y el celo apostólico por la salvación de las almas. A partir de esta realidad carismática, el Padre Luis, inicia su ministerio, exhortando a la práctica de los Sacramentos y pronto se verá rodeado de un sin número de penitentes que se acogen a su dirección espiritual, logrando significativas conversiones y ganando el corazón de los jóvenes para Dios, pero al mismo tiempo, sentía la necesidad de encontrar un hogar para sus jóvenes que aumentaban cada día, entre niños enfermos, huérfanos y abandonados. De repente, una conmovedora situación le reveló los misteriosos designios de la Providencia: “Un domingo acababa de hacer el Catecismo, cuando me avisó un niño que una señora deseaba hablarme; supuse que se trataría de algún enfermo a quien debía ir a administrar los últimos sacramentos y me apresuré al encuentro de la persona que me solicitaba: cuando se me presentó una pobre madre que traía de la mano a su hijo y arrojándose a mis pies me dice con la mayor conmoción: ‘Padre, tenga compasión de esta madre infeliz, vengo desde Boyacá, haciendo el sacrificio de dejar sola a la demás familia y con mil trabajos por el camino que he hecho a pie. Sin embargo, venía contenta por la esperanza de abrazar a mi hijo y estrecharlo contra mi corazón, pero ¡ah! Padre mío…’ (y aquí no pudo seguir porque el llanto la ahogaba), ¿Qué había pasado? Como era natural la pobre mujer buscó a su hijo desolado tan luego como llegó al Lazareto, y por toda noticia supo que había muerto hacía pocos días. Procuré consolarla con la inspiración que me dio aquella excepcional situación; y lo logré a lo menos, haciéndole saber que su hijo había tenido una buena y santa muerte; que era hijo de la [Asociación de] San Luis y que había recibido todos los auxilios espirituales. ‘Padre’, me dijo, después de que hubo enjugado el llanto; ese consuelo mitiga mi dolor, pero… vea si puede haber madre más infeliz; aquí le traigo al hermanito menor también enfermo, lo confío a S.R. para que me lo proteja y haga por él lo que hizo por el otro. Este consuelo será el mayor que lleva mi alma al dejar en este lugar ese pedazo de mi ser. Adiós hijo mío, decía, estrechándolo con todo el amor de una madre; recuérdame siempre, lo mismo a tus hermanitos; se obediente al Padre y no ofendas a Dios; quizá no nos veremos más en este valle de amarguras, pero en el cielo ¡nos juntaremos para siempre!...


Vida Pastoral

San José de Cúcuta, junio 28 de 2020

Pbro.Pbro. Freddy Antonio Ochoa Villamizar, vicario de Pastoral.

E

s común que nuestra oración de la mañana comience diciendo “Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo, mi alma esta sedienta de ti, como tierra reseca, agostada sin agua” (Salmo 62, 2). Con estas palabras el salmista nos ayuda a expresar la sed que el hombre y particularmente el creyente tiene de Dios. Y nos ayudan a introducirnos en el sentido y propósito de esta bienaventuranza. En el camino de evangelización que sigue la Diócesis de Cúcuta, esta bienaventuranza del sermón de la montaña, puesta en el inicio del segundo semestre del año, nos quiere ayudar a concientizarnos por un lado que la felicidad que tanto anhela y busca el hombre sólo está en Dios mismo. Que el Señor Jesús está en el centro de esta búsqueda. Que por tanto la clave para encontrarla y arriesgarlo todo por ella está en el seguimiento, en el discipulado. Es decir, en la firme decisión de ser de día en día fieles discípulos misioneros de Jesucristo. Esto exigirá por lo tanto tener la capacidad de apartarnos de las propuestas del mundo. Por otro lado, esta bienaventuranza específicamente nos habla de los que tienen hambre y sed, es decir, de una necesidad sentida, básica, fundamental, para la vida. La cuaren-

Consulta especializada para: Lactantes de 1 a 24 meses. Niños de 2 a los 12 años. Adolescentes de 12 a 17 años. Experiencia en consulta de: Control del niño sano. Crecimiento y desarrollo. Fiebre e infecciones. Bajo peso y talla. Falta de apetito. Alergias, Terapia respiratoria y asma. Desparasitación. Certificado médico.

tena que hemos vivido los colombianos, ha permitido que sean más de los que habitualmente lo viven, los que experimenten, las necesidades básicas de la vida. Y que ante esta situación es necesario reaccionar, tomar decisiones, arriesgarse. Pero ¿de qué debe tener hambre y sed el creyente?, de la justicia. El Señor Jesús, específicamente dice: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados” (Mateo 5, 6). En otras palabras, de aquellos que tienen necesidad sentida de ser justos. La Sagrada Escritura nos habla de hombres y mujeres que son justos ante Dios. Son aquellos que se ajustan a la medida de Dios, a su Palabra, a su voluntad. Como San José, quien es “el varón justo”, porque según dice el Evangelio ante el anuncio del ángel “Una vez despertó del sueño, José hizo como el ángel del Señor le había mandado” (Mateo 1, 24). Es por tanto una opción de vida, que en San José se repite constantemente como en el caso de la huida y del regreso de Egipto. Tener hambre y sed de justicia, es tener hambre y sed de ser santos. Es tener anhelo de santidad como una necesidad fundamental de la vida que hay que satisfacer, porque se tiene claro que en ello se está jugando la vida. Al respecto el Papa Francisco nos dice “El Señor lo pide todo, y lo que ofrece es la verdadera vida, la felicidad para la cual fuimos creados. Él nos quiere santos y no es-

316-5040912

pera que nos conformemos con una existencia mediocre, aguada, licuada. En realidad, desde las primeras páginas de la Biblia está presente, de diversas maneras, el llamado a la santidad. (GE 1). El Señor nos dice que quien tiene esta necesidad sentida, no descansa, se despierta temprano cada mañana y se acuesta tarde buscándola. Como cantamos inspirados en el salmo 42: “Como el ciervo que a las fuentes de agua fresca va veloz, los anhelos de mi alma van en pos de ti Señor”. Aquí se encuentran la voluntad de Dios y el deseo profundo del hombre. Podemos decir, aquí, si estamos dónde es, porque es decidir por una vida santa como la del Señor.

Dos acciones para julio: 1. Aprovechando la cuarentena, hagamos el esfuerzo de leer en familia, en pequeña comunidad, en Iglesia doméstica, la exhortación apostólica del Santo Padre Francisco sobre el llamado a la santidad en el mundo actual (Gaudete et Exsultate). Son solo 5 capítulos sencillos y breves (1. El llamado a la santidad; 2. Dos sutiles enemigos de la santidad: 3. A la luz del Maestro; 4. Algunas notas de la santidad en el mundo actual; 5. Combate, vigilancia y discernimiento). Seguramente en este documento encontraremos elementos para realizar un camino personal y comunitario desde la familia hacia la

5

santidad, que en fin, es caminar en Dios y hacia Dios. 2. Teniendo presente que caminar en la santidad exige mirar al cielo con los pies puestos en la tierra, pensemos y repensemos nuestra patria Colombia. El 20 de julio día de la Independencia, al izar la bandera y orar por la patria, hagamos un compromiso desde la familia que pueda contribuir a hacer de Colombia una patria mejor. No podemos pensar en ser santos, si no construimos un mundo mejor. Tenemos por delante desde la fe y la familia, la tarea de impregnar de evangelio este país, tan azotado, pero tan lleno de riqueza. Tengamos fe y esperanza en una Colombia justa.

Oración a la patria Colombia patria mía, te llevo con amor en mi corazón, creo en tu destino y espero verte siempre grande, respetada y libre. En ti amo todo lo que me es querido, tus glorias, tu hermosura, mi hogar, las tumbas de mis mayores, mis creencias, el fruto de mis esfuerzos y la realización de mis sueños. Ser hijo tuyo, es la mayor de mis glorias, mi ambición más grande, es la de llevar con honor el título de colombiano, y llegado el caso, morir por defenderte. ¡Amén!


6

Especial

San José de Cúcuta, junio 28 de 2020

Solemnidad de San Pedro y San Pablo Junio de 2012, refiriéndose a la influencia espiritual de estos dos apóstoles, los cataloga como quienes “representan todo el Evangelio de Cristo” precisando de Pedro que “las palabras de Jesús sobre la autoridad de Pedro y de los Apóstoles revelan que el poder de Dios es el amor, amor que irradia su luz desde el Calvario” y subsiguientemente de Pablo que “la tradición iconográfica representa a san Pablo con la espada, y sabemos que ésta significa el instrumento con el que fue asesinado. Pero, leyendo los escritos del apóstol de los gentiles, descubrimos que la imagen de la espada se refiere a su misión de evangelizador. Él, sintiendo cercana la muerte, escribe a Timoteo: «He luchado el noble combate» (2 Tm 4,7). No es ciertamente la batalla de un caudillo, sino la de quien anuncia la Palabra de Dios, fiel a Cristo y a su Iglesia, por quien se ha entregado totalmente. Y por eso el Señor le ha dado la corona de la gloria y lo ha puesto, al igual que a Pedro, como columna del edificio espiritual de la Iglesia”.

Por: Pbro. Juan Carlos Ballesteros Celis, párroco Santa María Rosa Mística.

E

l lunes 29 de junio se celebra la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, día en que se reconocen las virtudes cristianas de dos de los más grandes y reconocidos apóstoles que propagaron y defendieron con su vida el Evangelio, pero también, se trata de una ocasión solemne para profesar nuestra fe en la Iglesia: Una, Santa, Católica y Apostólica. Hay que comenzar por identificar las características propias de cada uno de ellos: San Pedro: Apóstol del Señor, quien lo constituyó roca de la Iglesia: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (Mt 16, 18) y recibe el encargo de Jesús, de apacentar el rebaño de Dios (cf. Jn 21, 15-17) a pesar de sus debilidades humanas. Efectivamente después de la Ascensión del Señor, Pedro asumió con humildad ser cabeza de la Iglesia, de ahí que se le conoce como el primer Papa y se encargó que la Iglesia naciente mantuviera viva la verdadera fe. San Pablo: Perteneciente a la clase religiosa de los fariseos y conocido como Saulo de Tarso, inicialmente perseguidor de los cristianos, después de su conversión al cristianismo, es reconocido como el “Apóstol de los gentiles” y pasó el resto de su vida predicando el Evangelio a tiempo y destiempo, a las naciones del mundo mediterráneo con el firme convencimiento que su vida era Cristo (Flp 1, 21). Se trata de un modelo ardoroso de la evangelización. Según el testimonio histórico del siglo I, se dice que Pedro y Pablo, fueron detenidos y martirizados en la prisión Mamertina, también llamada el Tullianum, ubicada en el foro romano en la Antigua Roma. San Pedro que pasó sus últimos años en Roma liderando a la Iglesia durante la persecución, hasta su martirio en el año 64, fue crucificado cabeza abajo a petición propia, por no considerarse digno de morir como su Señor. Fue enterrado en la colina del Vaticano y la Basílica de San Pedro está construida

sobre su tumba. San Pablo fue decapitado en el año 67. Está enterrado en Roma, en la Basílica de San Pablo de Extramuros.

El origen histórico de la solemnidad La celebración conjunta de estos dos personajes el 29 de Junio, en la liturgia romana, se remonta al siglo III probablemente al año 258, de acuerdo a las notas fechadas en ese año, contenidas en la lista de fiestas de mártires en el cronógrafo de Filócalo o también del Martyrologium Hieronyminanum. La celebración de la memoria de San Pedro y San Pablo, se realizaba en la vía Apia Ad catacumbas, (cerca de San Sebastiano fuori le mura), pues en esta

fecha los restos de los Apóstoles fueron trasladados allí.

Al fijar la mirada en estos dos modelos de santidad, hemos de contemplar el misterio de la unidad a la que Dios llama a su Iglesia, como una tarea que brote de su acción evangelizadora, reflejando la comunión de amor del misterio de Dios. Por ello Benedicto XVI, en su homilía del 29 de Junio de 2011, dirigiéndose a los obispos presentes les decía “tenemos que ser Pastores para la unidad y en la unidad, pues sólo en la unidad de la cual Pedro es símbolo, guiamos realmente hacia Cristo”. Es esa unidad simbolizada en torno a la figura de Pedro, lo que ha de definir la identidad espiritual de la Iglesia, edificada sobre las columnas de los Apóstoles.

San Pedro y San Pablo, columnas espirituales de la Iglesia

La fiesta del Papa: El Óbolo de San Pedro

El Papa Francisco en el rezo del Ángelus del 29 de Junio de 2015 afirmó: “María, Pedro y Pablo: son nuestros compañeros de viaje en la búsqueda de Dios; son nuestras guías en el camino de la fe y de la santidad; ellos nos conducen a Jesús, para hacer todo lo que Él nos pide. Invoquemos su ayuda para que nuestro corazón pueda estar siempre abierto a las sugerencias del Espíritu Santo y al encuentro con los hermanos”.

A San Pedro se le considera como el primer Papa de la historia de la Iglesia, debido a la popularidad de sus enseñanzas que aparecen en los escritos apócrifos, y además, por las palabras que Jesús le dedica: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo” (Mateo 16, 18-19).

Benedicto XVI en su homilía del 29 de

El “Tú eres Pedro…” se aplicará a todos


Especial

San José de Cúcuta, junio 28 de 2020

los elegidos en cónclave para sentarse en la Cátedra de San Pedro, como el Sumo Pontífice. Así pues, murió Pedro pero no el Papa; y es alrededor del Papa que la Iglesia mantiene su unidad. Unidad que también San Pablo expresa “Sólo hay un cuerpo y un espíritu, como también una sola esperanza, la de vuestra vocación. Sólo un Señor, una fe, un bautismo, un Dios” (Ef 4, 4-6). Con ocasión de la celebración de esta solemnidad se da lugar a la jornada del “Óbolo de San Pedro” o conocida también como “Jornada mundial de la caridad del Papa”. Se trata de una ayuda económica que los fieles ofrecen al Papa, como expresión de apoyo a la solicitud del sucesor de Pedro, por las múltiples necesidades de la Iglesia universal y las obras de caridad que realiza en favor de los más necesitados. Considerando la situación actual de emergencia sanitaria, el Santo Padre ha establecido que, en este año 2020, la colecta para el Óbolo de San Pedro se traslade en todo el mundo al domingo XXVII del Tiempo Ordinario, el 4 de octubre, día dedicado a San Francisco de Asís. El cambio de fecha fue anunciado por el director

de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, el pasado 29 de abril.

gesto, empleándose los donativos de los fieles al Santo Padre, en obras misioneras, iniciativas humanitarias y de promoción Con el cristianismo nace la práctica de social, así como también en sostener las ayudar materialmente a quienes tienen actividades de la Santa Sede. El Papa, la misión de anunciar el como Pastor de toda la Iglesia, Evangelio, para que puese preocupa también de las nedan entregarse enteramente “María, Pedro cesidades materiales de diócey Pablo: son sis pobres, institutos religiosos a su ministerio, atendiendo también a los más necesitay fieles en dificultad (pobres, nuestros dos (cf. Hch 4, 34; 11,29). compañeros niños, ancianos, marginados, Concretamente como dato víctimas de guerra y desastres de viaje en histórico, a finales del siglo la búsqueda naturales; ayudas particulares VII, los anglosajones, tras de Dios; son a Obispos o Diócesis necesitasu conversión, se sintieron nuestras guías das, para la educación católica, tan unidos al Obispo de en el camino a prófugos y emigrantes, etc.). Roma que decidieron enviar de manera estable una de la fe y de la El Papa Benedicto XVI quiso santidad”. contribución anual al Santo subrayar en su primer año de Padre. Así nació el “Denapontificado el significado esrius Sancti Petri” (Limospecial del Óbolo: “El Óbolo de na a San Pedro), que pronto se difundió San Pedro es la expresión más típica de la por los países europeos. Ésta, como otras participación de todos los fieles en las inicostumbres semejantes, ha pasado por ciativas del Obispo de Roma en beneficio muchas y diversas vicisitudes a lo largo de la Iglesia universal. Es un gesto que de los siglos, hasta que fue regulada de no sólo tiene valor práctico, sino también manera orgánica por el Papa Pío IX en la una gran fuerza simbólica, como signo de Encíclica “Saepe Venerabilis” (5 de agos- comunión con el Papa y de solicitud por to de 1871). las necesidades de los hermanos; y por eso vuestro servicio posee un valor muy Hoy por hoy continúa repitiéndose este eclesial” (Discurso a los Socios del Círcu-

Felicidades en su fiesta patronal Los medios de comunicación de la Diócesis de Cúcuta, se unen con alegría en la presentación de las comunidades parroquiales, anunciando las fiestas de su santo patrono. En esta oportunidad, felicitamos de manera especial a los bautizados que se congregan en las parroquias: Sagrado Corazón de Jesús, San Luis Gonzaga, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, San Pablo, San Pedro Apóstol, Santos Apóstoles. Le animamos para que continúe creciendo en la fe y dinamismo pastoral, de la mano de sus párrocos. Fundación: Febrero 11, 1954 Fiesta Patronal: El viernes siguiente a la fiesta del Sagrado Corazón Corpus Christi de Jesús Párroco: José Elver Rojas Herrera Barrio: La Riviera Fundación: Octubre 27, 1897 Fiesta Patronal: 21 de Junio Párroco: Israel San Luis Gonzaga Bravo Cortés Barrio: San Luís Fundación: Febrero 18, 1975 Fiesta Patronal: 29 de Junio Párroco: Jhon Alcides Castro Yanquen Barrio: Los Patios

San Pablo

Fundación: Septiembre 19, 1944 Fiesta Patronal: 26 de Junio Párroco: José David Nuestra Señora Caña Pérez del Perpetuo Barrio: El Contento Socorro Fundación: Febrero 2, 1974 Fiesta Patronal: 29 de Junio Párroco: Fredy Martín Celis Celis Barrio: La Parada

San Pedro Apóstol , La Parada

Fundación: Febrero 2, 1987 Fiesta Patronal: 29 de Junio Párroco: Omar Santos Apóstoles Leonardo Arias Quijano Barrio: Chapinero

7

lo de San Pedro (25 de febrero de 2006). Mediante esta colecta, todos los fieles en comunión espiritual con el Papa, pueden participar en su acción como Pastor de la Iglesia Universal y colaborar en el apoyo que brinda a los más necesitados y a las comunidades eclesiales que padecen dificultades y piden ayuda a la Sede Apostólica, porque la caridad es la insignia de los discípulos de Jesús: “Por esto todos sabrán que ustedes son mis discípulos, si se aman los unos a los otros” (Jn 13, 35) “.

Oremos por el Papa Francisco y la Iglesia Es un día importante para poner al Santo Padre Francisco en nuestras oraciones, y en ellas pedir por su salud, su persona, sus intenciones, y también para que tenga un oído y corazón atento al deseo de Dios para su Iglesia. Estamos invitados a poner en oración a toda la Iglesia, para que pueda caminar como un solo cuerpo en la dirección en la que el Espíritu la vaya guiando. Esta será la mayor muestra de afecto pero también de comunión eclesial como bautizados, en torno a la figura del Papa, vicario de Cristo en la tierra.

El Talón de Aquiles Aquiles fue uno de los héroes principales de la mitología griega. Su madre lo sumergió en la laguna Estigia para hacerlo así invulnerable. Esta era la laguna que rodeaba el infierno, pero, Pbro. Onofre Peñaranda, al tenerlo agarrado por columnista el talón para que quedara suspendido y no se hundiera, quedó invulnerable por todas partes menos por el talón. Sus enemigos lo supieron y procuraban atacarlo por el talón. De ahí viene la famosa frase de “Talón de Aquiles” para indicar un punto débil. No hay duda, todos los hombres tenemos nuestro flamante talón de Aquiles.

Julio

01 al 15 de julio

Sacerdotes

Feliz Cumpleaños

Así cuando somos fuertes y victoriosos en muchas cosas o cuando somos atacados y derrotados. Allí está el talón de Aquiles vivito y coleando. Por eso, estamos llamados a aguardar el equilibrio en nuestra vida, cuidando las fortalezas y muy pilosos en los problemas y crisis sociales que pueden hacernos quedar más mal que San Emilio en Cúcuta. De una manera especial debemos contar con la fortaleza de Dios y María para superar y controlar las debilidades que nos pueden llevar al abismo. Desde luego, que en muchas cosas nuestras debilidades pueden ser un motivo de superación y compromiso, dejando de ser una esclavitud para el hombre y no permitiendo enredar la vida como pelo de loca.

2: Rafael Humberto Cárdenas Leal 4: Samuel Alexis Arias Meza 5: Rubén Darío Mendoza Zambrano 6: Benedicto Vaca Cáceres 11: Richard Alexander Moreno 12: Wilson David Alba García 13: José Francisco Omaña Pereira 15: Victor Manuel Lazzo Serrano


8

E

Especial

San José de Cúcuta, junio 28 de 2020

Card. Rubén Salazar Gómez: “Cú si es posible

n la capital del país, Bogotá, el abogado Narsés Salazar Cuartas y la profesora Josefina Gómez Villoria, concibieron a Rubén Salazar Gómez, quien nació el 22 de septiembre de 1942. Los juegos que compartía con su hermana María Luz, eran en su mayoría “dar misas”; los regalos que le pedía a su padre no eran los comunes, él quería un altar y una sotana. El señor Narsés se lo cumplió y de esta manera, sus amigos también participaban de sus “misas” y atendían a sus sermones. Sintiendo desde niño la vocación sacerdotal y un especial llamado de Dios, en 1960 ingresó al Seminario de Ibagué, donde cursó los estudios secundarios y luego el ciclo filosófico. Fue a Roma y, en la Universidad Gregoriana, obtuvo la Licenciatura en Teología; después en el Pontificio Instituto Bíblico, se hizo licenciado en Sagrada Escritura.

fue un tiempo difícil, Monseñor afirma que en ese entonces había “una relativa paz”, comparado con la actualidad. Después de estar siete años en Cúcuta, Su Santidad, el Papa Juan Pablo II lo nombró el 18 de marzo de 1999, Arzobispo de Barranquilla. El 3 de julio de 2008, en el marco de la Asamblea número 85 de la Conferencia Episcopal de Colombia, fue nombrado como su presidente para el período 20082011 (siendo reelegido en el año 2011, para desempeñar este cargo hasta el año 2015). En el año 2010, el 8 de julio, el Papa Benedicto XVI lo nombró Arzobispo de la Arquidiócesis de Bogotá, tomando posesión de su cargo el 13 de agosto de ese mismo año. Para ese entonces tenía 68 años y reemplazaría en el cargo a Monseñor Pedro Rubiano Saénz, quien había presentado su renuncia por cumplir con la edad reglamentaria de retiro y quien también fue por un largo periodo (1971-1983), Obispo de la Diócesis de Cúcuta, siendo esta, la casa de grandes pastores.

En la Arquidiócesis de Ibagué fue ordenado sacerdote el 20 de mayo de 1967, de allí en adelante, ocupó numerosos oficios eclesiásticos, como formador, párroco y cargos administrativos, entre otros. Durante los años “Mi ministe1987 y 1990 se desempeñó rio en Cúcuta en Bogotá como Director fueron las del Departamento de Pastoprimicias de mi ral Social de la Conferencia Episcopal de Colombia y fue servicio sacermiembro del Pontificio Con- dotal. Por eso, sejo Cor Unum y Represen- tengo siempre tante de los países bolivaria- en mi corazón nos en el Consejo Ejecutivo a cada una de las personas, de Caritas Internationalis. Para 1990 regresó a Ibagué especialmente como párroco de Nuestra Se- a los sacerdotes, ñora de Chiquinquirá y Vicaque vivieron rio de Pastoral hasta 1992. conmigo esos

Fue escogido Primer Vicepresidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) para el período 2011-2015.

Más adelante, corría el año 2012 y en octubre, Monseñor Rubén se encontraba en un retiro espiritual en Panamá, donde recibió una carta del Vaticano en la que se le anunciaba ser uno de los nuevos Cardenales del Papa. En el quinto consistorio del Pontificado de Benedicto XVI, realizado el 24 de Noviembre de 2012, fue creado como Cardeaños”. nal Monseñor Rubén Salazar La noticia de que inicia su Gómez, a los 70 años de edad. ministerio episcopal la recibe en 1992, nombrado como Obispo de la Participó del cónclave que inició el 12 de Diócesis de Cúcuta el 11 de febrero, re- marzo y terminó el 13 de marzo de 2013, cibiendo la consagración el 25 de marzo donde se eligió a Jorge Mario Bergoglio de ese año. Monseñor Rubén Salazar Gó- (quien escogió llamarse Papa Francisco) mez llegó en una época donde los grupos como el máximo jerarca de la Iglesia Caarmados al margen de la ley azotaban al tólica. Catatumbo, y a la capital nortesantanderana llegaban miles de desplazados, aunque En mayo de 2015 fue elegido como Pre-

sidente del CELAM en el período 20152019. El 25 de abril de 2020, el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la Arquidiócesis de Bogotá, la cual había solicitado tres años atrás al cumplir los 75 años, edad indicada para retirarse, pero Su Santidad le pidió permanecer allí por un tiempo más, ya que lo necesitaba aún en su servicio y su salud se lo permitía. Su Eminencia, el Cardenal Rubén Salazar Gómez se destaca por su gran experiencia pastoral; su espiritualidad; conocimientos; además del español, domina el italiano, francés, inglés, alemán, latín y griego del nuevo testamento y el hebreo. Un hombre defensor de los Derechos Humanos, siempre al pendiente de los asuntos de paz en Colombia. A sus 78 años se enfrentó al reto de evangelizar en medio de una pandemia, a través de los medios de comunicación. Hoy se retira para dedicarle más tiempo a la reflexión y los estudios, así lo contó en entrevista para el periódico La Verdad: : Cardenal Rubén Salazar Gómez, ¿cómo describe este momento de su vida? Cardenal Rubén Salazar Gómez: Es un momento de gran serenidad y de profundos sentimientos de gratitud al Señor por haberme permitido servirlo durante 28 años

en el ejercicio del ministerio episcopal. Cuando presentó su renuncia, el Papa Francisco le pidió seguir en el cargo, ahora que es un hecho, ¿cuál cree que sea el mayor reto para Monseñor Luis José Rueda, quien le sucede? Card.R.S.G.: La Iglesia no tiene un propio programa de acción, sino que es un simple instrumento en las manos del Señor que es quien salva y está presente en medio de nosotros con su amor, su misericordia, su gracia. El reto para él y para todos los

Llegada de Monseñor Rubén Salazar a Cúcuta (28 de marzo de 1992)


Especial

San José de Cúcuta, junio 28 de 2020

úcuta… fue mi primer amor,

9

e decir esto”

Card.R.S.G.: Las circunstancias eran muy diferentes. A pesar de muchos problemas de orden público, se vivía en relativa paz. La situación con el correr de los años se ha hecho cada vez “El Cardenal más compleja pero la Iglesia Rubén Salazar ha estado siempre a la altura de su misión para responder Gómez se siempre con generosidad a lo destaca por su que el Señor le muestra como gran experien- su servicio específico en cada cia pastoral; su momento histórico.

Eminencia, haciendo un repaso por su ministerio, ¿cuál experiencia recuerda con agrado? Card.R.S.G.: El Señor me ha concedido la gracia de vivir cada minuto de mi ministerio con inmensa alegría y, por lo tanto, con agrado. Es incontable el número de episodios, de momentos, de experiencias, si tuviera que describirlas.

De acuerdo a la realidad colombiana, ¿cuál es el panorama de la Iglesia Católica actualmente? Card.R.S.G.: La Iglesia en Colombia está llamada a escuchar la voz del Señor, a ser siempre instrumento de paz, de reconciliación, de fraternidad, de solidaridad. En estos momentos, Colombia necesita más que nunca de esa presencia testimonial de la Iglesia.

Somos humanos pero la gracia del Señor está siempre presente en nuestro servicio. El amor misericordioso del Señor ha hecho que mis múltiples debilidades y limitaciones no fueran óbice para que Él ejerciera su obra de salvación por medio de mi servicio episcopal. Para nosotros es grato y un orgullo recordar que usted fue nuestro pastor durante siete años, ¿cómo estaba la Diócesis en ese entonces?

Actualmente esta zona de frontera es fuertemente golpeada por varias crisis al tiempo, desde el fenómeno migratorio, que desencadena

Card.R.S.G.: Precisamente, que no pierdan la esperanza. El Señor es quien conduce a su pueblo y el seguir de la historia. Nuestra tarea es discernir esa presencia salvadora y transformadora para que podamos avanzar siempre con alegría en medio de las dificultades que, desde el punto de vista humano, pueden parecer insalvables. Caminar todos los días sabiendo que el Señor va guiándonos es tal vez la tarea fundamental. Eminencia, ahora en su servicio al Señor, ¿a qué se va a dedicar? Ya ha previsto planes de dedicarse a la contemplación; quizá escribir un libro… Card.R.S.G.: Solo el Señor sabe lo que me tiene deparado. Pero por ahora, la tarea es recuperar todo el tiempo posible para la oración, el estudio, la reflexión. Él me irá mostrando su voluntad en cada momento. Muchas gracias por dedicarle este tiempo al periódico La Verdad, los lectores y fieles de la Diócesis de Cúcuta, van a estar muy agradecidos por compartirnos un poco de su vida y por sus palabras.

La Iglesia mantiene su compromiso de interceder por la paz, ¿qué cree que falte por hacer? Card.R.S.G.: La paz es el don de Dios por excelencia. Por esto, la primera tarea de la Iglesia es la oración incesante para que el Señor nos conceda la paz. Al mismo tiempo, la paz es tarea humana que nunca se termina. Cada día hay que implorar la paz y construirla especialmente por medio de la predicación del amor misericordioso de Dios que hace a todos los seres humanos hermanos, llamados al amor y a la comunión.

¿Qué se llevó de Cúcuta?

Card.R.S.G.: Mi ministerio en Cúcuta fueron las primicias de mi servicio sacerdotal. Fue mi primer amor, si es posible decir esto. Por eso, tengo siempre en mi corazón a cada una de las personas, especialmente a los sacerdotes, que vivieron conmigo esos años. Los recuerdo siempre en su entrega generosa, en su valor para anunciar el Evangelio, en su búsqueda sincera del bien de la sociedad.

Un tropiezo durante su servicio sacerdotal…

Obispos es siempre discernir esa presencia del Señor para que la Iglesia que peregrina en diferentes lugares se pueda poner plenamente al servicio del Señor en su acción salvadora.

espiritualidad; conocimientos; además del español, domina el italiano, francés, inglés, alemán, latín y griego del nuevo testamento y el hebreo”.

otras problemáticas más y ahora se suma la pandemia. Como Iglesia hemos paliado muchas necesidades de miles de personas, pero nos queda difícil solucionar tanta adversidad. Como Cardenal, ¿qué mensaje le brinda a este pueblo de la zona de frontera?

“El periódico La Verdad ha sido siempre un instrumento maravilloso para la evangelización”.

Card.R.S.G.: El periódico La Verdad ha sido siempre un instrumento maravilloso para la evangelización en esas tierras cucuteñas. El Señor consolide su servicio para que sea siempre luz en las diferentes circunstancias de la historia. Para todos sus lectores un saludo muy cordial y para el señor Obispo y sus directos representantes en la elaboración de La Verdad, mis felicitaciones y mis mejores deseos para que este medio de comunicación contribuya eficazmente a la presencia de la Iglesia en la sociedad. Mil gracias a ustedes.


10

Especial

San José de Cúcuta, junio 28 de 2020

Peregrinar con la Virgen María en tiempo de pandemia Por: Pbro. Israel Bravo Cortés, párroco Basílica Menor Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, Cúcuta.

¡Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, cuida de nosotros!

T

ú, quienquiera que seas y te sientas arrastrado por la corriente de este mundo, náufrago de la galerna y la tormenta, sin estribo en tierra firme, no apartes tu vista del resplandor de esta estrella si no quieres sumergirte bajo las aguas. Si se levantan los vientos de las tentaciones, si te ves arrastrado contra las rocas del abatimiento, mira a la estrella, invoca a María. Si eres batido por las olas de la soberbia, de la ambición, de la detracción o la envidia, mira a la estrella, invoca a María. Si la ira o la avaricia o la seducción carnal sacuden con furia la navecilla de tu espíritu, vuelve los ojos a María. Si angustiado por la enormidad de tus crímenes, o aturdido por la deformidad de tu conciencia, o aterrado por el pavor del juicio, comienza a engullirte el abismo de la tristeza o el infierno de la desesperación, piensa en María. Si te asalta el peligro, la angustia o la duda, recurre a María, invoca a María. Que nunca se cierre tu boca al nombre de María, que no se ausente de tu corazón, que no olvides el ejemplo de su vida; así podrás contar con el sufragio de su intercesión. San Bernardo (siglo VIII)

El Silencio de Dios Suele pasar que mientras esta pandemia avanza, surja en nosotros el interrogante ¿Dónde está Dios? ¿Dónde están la Virgen o los Santos de nuestra devoción? quisiéramos que todo esto pase y seguir la vida en la “normalidad” que teníamos, quisiéramos no quedar tan expuestos a nuestra fragilidad y miseria, pero eso es lo que ha mostrado este momento de la historia, somos frágiles, somos vulnerables y más aún, un gran número de personas están extremadamente necesitadas; la pandemia ha dejado en evidencia todas nuestras flaquezas, en los gobiernos, los sistemas de salud, educación, nuestros niños

Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

están haciendo esfuerzos inimagi- nuestros egos y desconectados de las nables para poder seguir sus clases, periferias sociales y existenciales, pues en muchos rincoquizás construimos proyecnes de nuestro país, el tos o sueños sobre arena, tal internet es todavía un “La presencia vez nos olvidamos de edifisueño. Los anuncios y sobre la sólida roca que de la Kacika de car los esfuerzos por parte es Dios. Cómo no recordar Cúcuta nos de todos para superar el entonces las palabras del ha permitido Papa Benedicto XVI en su virus pareciera que no dan los resultados espe- sortear muchas visita a los campos de consituaciones rados. Un panorama así centración de Auschwitz… difíciles”. puede llevarnos al neNos vienen a la mente las gativismo, a renegar de palabras del salmo 44, la muchas cosas que no se lamentación del Israel dohan hecho, e incluso a liente: “Tú nos arrojaste a un lugar quienes creemos dudar de Dios y su de chacales y nos cubriste de tinieeficacia. Pero es aquí donde tal vez blas. (...) Por tu causa nos degüellan conviene no olvidar las palabras del cada día, nos tratan como a ovejas Papa Francisco: “No se dejen robar de matanza. Despierta, Señor, ¿por la esperanza”. qué duermes? Levántate, no nos rechaces más. ¿Por qué nos escondes Este tiempo puede ser como dice san tu rostro y olvidas nuestra desgracia Pablo “¡el tiempo favorable!, aho- y nuestra opresión? Nuestro aliento ra es día de Salvación (2 Cor 6, 2), se hunde en el polvo, nuestro vientiempo para descubrir al Dios que tre está pegado al suelo. Levántate a nunca se ausenta, que nos llama al socorrernos, redímenos por tu misesilencio y a repensar nuestra historia. ricordia” (Sal 44, 20. 23-27). Ahora es el tiempo de quienes han aprendido a vivir en la adversidad, Este grito de angustia que el Israel en el silencio de quien se atreve a doliente eleva a Dios en tiempos de hacer nuevas todas las cosas (Ap 21, suma angustia es a la vez el grito de 5), vale la pena entonces preguntar- ayuda de todos los que a lo largo de nos: ¿Qué es lo que hoy nos quiere la historia —ayer, hoy y mañana— decir este suceso? ¿Qué provoco esta han sufrido por amor a Dios, por situación que parece absurda? Y en- amor a la verdad y al bien; y hay tonces descubriremos que aturdidos muchos también hoy” (mayo 28 de por nuestras soberbias, engullidos en 2006).

Los gritos que afloran en el silencio de la vida nos llaman a mantener la esperanza y contribuir con humildad y sencillez en la construcción de una nueva humanidad. Aquí es donde vale la pena peregrinar con María. El pueblo creyente es un pueblo, que camina, que peregrina y alienta sus pasos con quienes nos enseñan a caminar con la confianza puesta en Dios. Las peregrinaciones no son solamente ir a un sitio por devoción, a esos lugares vamos porque queremos caminar con quienes han hecho camino y han vencido las más oscuras adversidades. Todo lugar de peregrinación y veneración es un lugar de liberación, un lugar para acontezca el milagro de nuestra conversión y nos haga más solidarios y fraternos, más dispuestos al perdón y a la construcción de la justicia y la paz. Peregrinar es desear una nueva vida, una nueva humanidad.

Como lo hizo María Los creyentes tienen una predilección especial por mirar a la llena de Gracia, a la Santísima virgen María, y como decía san Bernando, ya en el siglo VIII “Si te ves arrastrado contra las rocas del abatimiento, mira a la estrella, invoca a María”. Así el cristiano pone su mirada en los santos y peregrina con frecuencia a los lugares donde se conserva un signo de su presencia, o construye santuarios, basílicas o bellas obras de arte para rendir homenaje, a quienes nos animan a caminar en la fe y a mantener la esperanza. El mundo cristiano siempre ha acudido a la Virgen María, la ha encontrado siempre atenta para ayudarnos como en las bodas de Caná de Galilea (Juan 2, 1-11), en todos los rincones del mundo, Ella ha aparecido para brindarnos su compañía y amparo maternal. En Colombia, el cuadro de la Virgen de Chiquinquirá sirvió como lugar de romerías y peregrinaciones cuando las epidemias coloniales devastaron la población indígena del Nuevo Reino de Granada en 1587 y 1633. Después se fue afianzando la devoción mariana en el periodo colonial y republicano(1) llegando a cada rincón de nuestro país. Cúcuta, más precisamente, en


Especial el Barrio San Luis, no fue la excepción y ha contado también con la presencia de nuestra Madre la virgen María, plasmada en un hermoso Lienzo con características especiales(2), llamada con afecto de sus hijos e hijas como la Kacika de Cúcuta, su presencia nos ha permitido sortear muchas situaciones difíciles, las divisiones entre colonos e indígenas razón por la cual llegó el lienzo a estas tierras, el terremoto de Cúcuta, inundaciones y demás. Alrededor de esta devoción mariana se construyó el actual templo neogótico, que se erige como signo de fe y devoción de un pueblo que siempre con sencillez acude a María, la madre de Dios para aprender de ella a confiar en Dios y vivir en un proceso permanente de conversión. Con María, nuestra madre del Cielo podemos decir que nos sentimos en la misma barca enfrentando las alegrías, la penas y las pandemias que el mundo y sus circunstancias nos presentan. (1) La revista ecuatoriana de historia Procesos en su, n.º 50 (julio-diciembre 2019), presenta un interesante artículo titulado: Una celestial medicina. La Virgen de Chiquinquirá y las pestes de 1587 y 1633 en Tunja, escrito por Abel Fernando Martínez Martín, de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia y Andrés Ricardo Otálora Cascante de la Universidad Nacional de Colombia, que bien vale la pena leer. (2) El lienzo es de extraordinaria belleza. El autor era ciertamente un artista y estaba inspirado. Sobre una manta de fibra de algodón, pintada con diversas tierras, aceite de linaza, colorantes de flores y pinceles ordinarios, pintó la Virgen del Rosario en colores naturales. La amplia túnica talar es escarlata; con un real manto azul, tachonado de estrellas. La Virgen está de pie sobre la luna y con el niño sostenido sobre el brazo izquierdo de donde pende el rosario. Todo sobre un fondo de nubes y arreboles, en donde emergen querubines y ángeles. Al lado derecho esta San Antonio con un libro de oraciones sobre el cual está el niño Jesús, y una vara florecida de azucenas en el brazo derecho. A la izquierda, el apóstol San Andrés, sosteniendo la inmensa cruz de su martirio en forma de equis; tiene un pez en la mano derecha, que muchos asocian a los Panches, un pez que abundo, en otrora tiempo, en el rio Pamplonita.

San José de Cúcuta, junio 28 de 2020

En la misma Barca, con la grata compañía de María, nuestra Madre El pasado 27 marzo, el Papa Francisco nos invitó a orar desde el atrio de la Basílica de San Pedro, con el texto de Marcos 4, 35-41 y nos dijo: «Al atardecer» (Mc 4,35). Así comienza el Evangelio que hemos escuchado. Desde hace algunas semanas parece que todo se ha oscurecido. Densas tinieblas han cubierto nuestras plazas, calles y ciudades; se fueron adueñando de nuestras vidas llenando todo de un silencio que ensordece y un vacío desolador que paraliza todo a su paso: se palpita en el aire, se siente en los gestos, lo dicen las miradas. Nos encontramos asustados y perdidos.

cemos” (cf. v. 38), también nosotros descubrimos que no podemos seguir cada uno por nuestra cuenta, sino sólo juntos. Las palabras del Papa nos pueden servir para ver, que si bien la Virgen María no aparece en la barca del Evangelio de Marcos, si va en la barca de la Iglesia afrontando con nosotros todas las tempestades, porque es la primera que sabe que hacer cuando en la barca nos encontramos asustados y perdidos, ella es como la estrella de la mañana, porque marca el fin de toda tempestad y las tinieblas del pecado al tiempo que nos anuncia la serenidad y la calma, era de la gracia que nos da el Rey de la Vida, Jesucristo, Nuestro Señor.

Toda la vida de María está marcada por la fuerte temAl igual que a los discí“Ella ha pulos del Evangelio, nos aparecido para pestad, ver crecer y partir su hijo Jesús, acompasorprendió una tormenbrindarnos su añarlo en su Pasión, verlo ta inesperada y furiosa. compañía y crucificado; pero en todas Nos dimos cuenta de que amparo esas circunstancias difíciestábamos en la misma maternal”. les ella siempre confió en barca, todos frágiles y el Padre, en su Hijo y se desorientados; pero, al dejó guiar y llenar del Esmismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados píritu Santo, por eso leyó su historia a remar juntos, todos necesitados de con la confianza puesta en Dios, tuvo confortarnos mutuamente. En esta la fuerza de salir a servir a su prima barca, estamos todos. Como esos Isabel, acompañó a los discípulos a discípulos, que hablan con una úni- la espera del Espíritu Santo, asumió ca voz y con angustia dicen: “pere- con responsabilidad, valentía y deci-

Basílica Menor Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, Cúcuta

11

sión cada paso que dio, fortalecida por la oración. Conviene hoy peregrinar, remar en la misma barca con María, saber que buscarla a ella es buscar a la que hace posible que el corazón de su Hijo, Jesucristo, nos transforme y nos renueve. Si Cristo tuvo a bien elegirla por Madre, acudimos a ella para decirle que mire la balsa amenazada de nuestras vidas, de nuestra Iglesia que con fragilidad se mueve más al ritmo de los temores que de la fe. Ella intercede al Padre por el Hijo para que nos concedan el Espíritu que hace que hombres y mujeres sepan decir sí, como ella lo hizo, y confían aun en medio de las situaciones más adversas. Invitarlos a la Basílica Menor de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, Kacika de Cúcuta, en el barrio San Luis, es invitarlos a caminar con quien sabe vencer las adversidades, con el silencio que hace nuevas todas las cosas, es avanzar con la Madre que no abandona nunca, sirve con alegría, y nos enseña a afrontar las tempestades que vengan, incluidas las pandemias, porque sabe en quien ha puesto su confianza. Por eso a ella decimos… ¡Oh Madre! Clemente y Pía, ¡Escucha nuestros Clamores!


12

Especial

San José de Cúcuta, junio 28 de 2020

Por: Pbro. Fredy Ramírez Peñaranda, párroco Inmaculada Concepción de María.

E

n estos momentos de crisis los pilares de la humanidad tambalean, están inmersos en la incertidumbre al reconocer que esta realidad afecta directamente nuestro desarrollo en medio de la sociedad. Después de estos tres meses que llevamos del confinamiento obligatorio por causa de la COVID-19, el cansancio se ve reflejado en nuestra existencia, empezamos a sentir que no sabemos para dónde vamos y la esperanza corre el peligro de convertirse en una incertidumbre que opaca nuestra fe creando un panorama un poco desolador y lleno de miedo. Es aquí, en este término de la cuarentena donde nos podemos preguntar si nuestra relación con Dios se ha fortalecido en la intimidad de la oración o por el contrario han pasado los días sin pena ni gloria, sin aprovechar cada instante para agradecer, para fortalecer la vida familiar, para confiar siempre en la providencia Divina que jamás abandona y que siempre esta presente en la vida para animar y fortalecer. Por ello quisiera, que observemos unos puntos importantes que nos ayudan a revisar nuestra relación con Dios, con los demás y con nosotros mismos, y así poder examinar con detalle, si nuestra espiritualidad está fortalecida o por el contrario, como esta sucediendo en esta sociedad, está en crisis y la estamos perdiendo.

1. La espiritualidad es algo fundamental

para el hombre, ya que mantiene la esperanza y da la paz necesaria para vivir la vida conforme al querer de Dios. En ella, la comunicación con Dios es de confianza ya que nos aferramos a su amor que todo lo transforma y renueva. Reconocemos que, desde la fe, no caminamos hacia la incertidumbre, sino que nuestro caminar es hacia Dios. Aunque el mundo se halla detenido por la pandemia nuestra vida espiritual sigue su curso, porque el destino de nuestra historia está en las manos de Dios, quien siempre nos cuida y protege. ¿Se siente fortalecido en su fe?

¿Ha crecido espiritualmente durante el confinamiento? “Aunque el mundo se halla detenido por la pandemia nuestra vida espiritual sigue su curso, porque el destino de nuestra historia está en las manos de Dios”.

¿Ha crecido en su oración? ¿Su familia, después de este tiempo ha mejorado algunas actitudes? ¿Se siente escuchado por Dios en medio de sus plegarias? Y la más importante, ¿ha sentido la presencia de Dios en medio de su vida, ya que Él no abandona a sus hijos? Al hacernos estas preguntas, quisiera que desde la fe y la esperanza y viviendo en el amor de Dios, seamos capaces de resignificar esta realidad para fortalecer nuestra vida, para crecer en nuestra fe, para animar en la esperanza, para hablar con Dios y escuchar en su Palabra el amor que nos manifiesta siempre.

2. Hemos tenido tiempo de sobra, a ve-

ces, no sabemos qué hacer, pero, si no convertimos nuestra oración en nuestra vida, corremos el riesgo de tener unos minutos con Dios y unas horas dedicadas tantas realidades que pueden ser importantes, pero no salvadoras. Es decir, tener siempre la presencia de Dios a lo largo del día, es fundamental para que nuestra fe se mantenga y sea capaz de transfor-

mar esta realidad llena de incertidumbre y pánico colectivo. Mi oración, más allá de las palabras, es la vida que coloco en las manos de Dios, sabiendo que me ama y que siempre a mi lado me custodia, para que el miedo no se apodere de mi corazón. Es reconocer que, aunque camine por el valle oscuro, no temo, porque Dios está conmigo (Salmo 23).

3. A estas alturas de la situación, estamos

hablando de todo, de los tratamientos, buscando la vacuna, comprando elementos médicos necesarios, realizando planes de contingencia, buscando recursos, todos importantes, pero se corre el riesgo de no mirar nuestra fe, nuestra espiritualidad. Es la única que nos ayuda a encontrar la paz ante la incertidumbre, la esperanza ante el pánico colectivo, la fortaleza ante el cansancio de los días, la alegría frente a la tristeza que nos rodea y la vida frente a esta amenaza de muerte.

4. Este es el momento de nuestra con-

versión, es decir, de dejarnos encontrar

por Dios, es el momento de la misericordia. De vivir nuestra vida en clave pascual, de vivir renovados y llenos del Espíritu de Dios. Los templos cerrados y los centros comerciales abiertos, el reflejo de nuestra sociedad sumergida en el consumo, en las cosas que llenan la casa, pero no la vida. ¿De qué nos sirve, ganar el mundo si estamos perdiendo nuestra vida? (Mt 16, 26). Hoy más que nuca, reconocemos que la espiritualidad, nuestra oración, nuestra esperanza llena de amor de Dios, son las únicas que nos sostendrán y harán de nuestra vida un espacio lleno de alegría y confianza. Porque Dios, en la vida del ser humano, es roca fuerte, que, aunque vengan los vendavales o las situaciones difíciles, seremos victoriosos no por nuestras fuerzas o por nuestra creatividad sino por su Gracia que todo lo puede (Mt 7, 24). 47 años de experiencia

REMACHADA DE BANDAS - TRABAJOS INDUSTRIALES, AGRICOLAS Y MINEROS RECTIFICADORA DE DISCOS Y CAMPANAS - VENTAS AL MAYOR Y DETAL SERVICIO MANTENIMIENTO DE FRENOS

Av. 7 #0-61-63 Frente al Terminal. Telf.: 5728789/5834356 Telefax: 5725497 Cel: 3134561308 - Cúcuta, Colombia E-mail: frenoshugo@hotmail.com


Tecnología

San José de Cúcuta, junio 28 de 2020

13

Por: Andrés Ariza, Ingeniero de Sistemas.

I

niciando este mes de junio, se ha puesto en marcha la plataforma VatiVision, definida como el ‘Netflix del Vaticano’, en la cual será posible acceder a series, películas y documentales de inspiración cristiana. El proyecto, que ha iniciado en Italia, se lanzará próximamente para que se pueda acceder desde cualquier parte del mundo. Esta nueva iniciativa para la transmisión de contenido sobre demanda es el resultado de la cooperación entre la Oficina de Comunicación del Vaticano y la empresa Vetrya. Los directores Nicola Salvi y Elisabetta Sola, declararon estar felices de “finalmente poder poner a disposición de los usuarios un servicio de valor, el resultado de la sensibilidad, el conocimiento y la experiencia” que las dos compañías han madurado en sus sectores en los últimos años. “Creemos firmemente en el proyecto VatiVision y su misión, que es ofrecer un servicio capaz de contribuir a través de las nuevas tecnologías que tenemos para difundir aún más el mensaje cristiano con contenido de gran valor narrativo”, dijeron los directores.

Importante compartir lo bueno El prefecto Paolo Ruffini de la Oficina de Comunicación del Vaticano, comentó sobre la nueva iniciativa, dijo: “Es hermoso que este proyecto nazca de la iniciativa privada que se dio cuenta de la importancia de ofrecer contenido de calidad vinculado a la tradición y cultura católicas. El Vaticano acoge con beneplácito esta iniciativa,

El “Netflix del Vaticano” que no es institucional. No es cosa Difundir la cultura, del Vaticano o de la Iglesia, sino el arte y la fe de empresarios privados”. Ruffini agregó que “compartir es la palabra clave de nuestro tiempo. El El servicio estará próximamenproblema es lo que compartimos. te disponible en todo el mundo a Hoy, más que nunca, sentimos la través de www.vativision.com o necesidad de encontrar lugares a través de una aplicación para el para compartir lo bueno, lo bello. teléfono móvil, tablet y Smart TV Lugares para reunirse de nuevo” y, (televisores inteligentes). Además, por lo tanto, qué mejor la plataforma ya ofrece proyecto como el de Va- “El uso de herra- un amplio catálogo de tiVision. mientas e idio- contenido, que incluye mas modernos documentales religioRuffini también antici- para difundir la sos, como Lourdes y pa que la plataforma de los grandes papas; pedistribución multimedia cultura, el arte y lículas biográficas, con debe responder a un re- la fe, es el objeti- protagonistas como el quisito para acceder a vo de VatiVision”. Padre Pío; y documen“contenido de calidad” tales de arte. que hoy es difícil de encontrar o incluso se olvida: VatiVision dis- VatiVision se convierte, de esta tribuirá “algunos productos hechos manera, en “la primera plataforma en colaboración con los medios multidispositivo para contenido del Vaticano”. Sin embargo, Ruffi- multimedia inspirada en el mensani aclara que el Vaticano “no es el je cristiano”, dirigida a “más de mil censor ni el dueño de la línea edi- millones de personas en el muntorial” de la plataforma. do”. Así lo ha definido el director

artístico de Vetrya y presidente del proyecto, Luca Tommassini, durante la presentación. Además, ha adelantado que la plataforma tendrá también “producciones originales”. “El uso de herramientas e idiomas modernos para difundir la cultura, el arte y la fe, es el objetivo de VatiVision”, apuntó Tomassini, recordando además que para acceder al contenido no hay suscripción, sino que este se “puede comprar de forma individual, y posteriormente verlos incluso sin conexión”. La plataforma VatiVision está disponible desde el 8 de junio, donde será posible ver la transmisión de contenido de inspiración cristiana a pedido, como: series, películas y documentales. La iniciativa se presentó el 4 de junio en Italia, donde tiene su base, pero con el lanzamiento debería comenzar el proceso para que el servicio tenga su disponibilidad en los Estados Unidos, México, Argentina, Colombia, Brasil, Filipinas, España y Polonia.


14

Infantil

San José de Cúcuta, junio 28 de 2020

¿Qué son las letanías? ¿Qué son las letanías?

Por: Mg. Consuelo Morán

Hola niños y jóvenes misioneros de la Diócesis de Cúcuta, qué alegría volver a saludarlos, deseo que todos en familia se encuentren unidos en el amor de Dios y de la Santísima Virgen María. Vamos a mencionar a nuestra madre celestial,ya que estamos a muy poco de conmemorar su fiesta en nuestro país: el día 9 de julio se celebra su día, a la advocación de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá, patrona de Colombia.

Las letanías son una serie de alabanzas y súplicas, repetidas y armónicas entre sí, que la Iglesia Católica utiliza para rogar a Dios. La palabra “letanía” proviene del griego “litaneia” que significa “súplica” o “rogativa”.

En los primeros siglos de la cristiandad, ya se rezaban la letanía y se rezaba sobre todo en las procesiones, aunque al principio eran dirigidas solamente a Dios, mas tarde se utilizaron para los santos y a partir del siglo VII, fueron dirigidas a la Virgen María. En días pasados el Papa Francisco agregó tres nuevas invocaciones a la Virgen María en la letanía que se reza al final del Santo Rosario. Estas son: Madre de Mi-

sericordia, Madre de Esperanza, Consuelo de los migrantes. LETANÍA

Se la denomina así por el municipio de Chiquinquirá, donde tuvo lugar la primera de sus manifestaciones milagrosas, y donde reposa el lienzo considerado como original. Su influencia ha sido tal que incluso en Perú y Venezuela se le rinde culto. Sin embargo, nada fácil la ha tenido esta advocación de la Virgen María en el país desde su elaboración, pues pasó por el deterioro, el abandono, los efectos de la naturaleza y hasta sobrevivió a un terremoto.

El 9 de julio del año pasado se celebraron los 100 años de la coronación de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá como reina y patrona de Colombia, además de ser el símbolo religioso más importante de nuestro país, la Virgen del Rosario de Chiquinquirá es un referente histórico y cultural para Colombia, la imagen renovada lleva más de cuatro siglos presente en estas tierras.

EL PAPA PÍO VII LA DECLARÓ PATRONA DE COLOMBIA EN 1829 Y FUE CORONADA EN 1919. SU FIESTA SE CELEBRA EL 9 DE JULIO.

Señor, ten piedad Cristo, ten piedad Señor, ten piedad. Cristo, óyenos. Cristo, escúchanos. Dios, Padre celestial, ten piedad de nosotros. Dios, Hijo, Redentor del mundo, Dios, Espíritu Santo, Santísima Trinidad, un solo Dios, Santa María, ruega por nosotros. Santa Madre de Dios, Santa Virgen de las Vírgenes, Madre de Cristo, Madre de la Iglesia, Madre de la Misericordia, Madre de la divina gracia, Madre de Esperanza, Madre purísima, Madre castísima, Madre siempre virgen, Madre inmaculada, Madre amable, Madre admirable, Madre del buen consejo, Madre del Creador, Madre del Salvador, Virgen prudentísima, Virgen digna de veneración, Virgen digna de alabanza, Virgen poderosa, Virgen clemente, Virgen fiel, Espejo de justicia, Trono de la sabiduría, Causa de nuestra alegría, Vaso espiritual, Vaso digno de honor, Vaso de insigne devoción,

Rosa mística, Torre de David, Torre de marfil, Casa de oro, Arca de la Alianza, Puerta del cielo, Estrella de la mañana, Salud de los enfermos, Refugio de los pecadores, Consuelo de los migrantes, Consoladora de los afligidos, Auxilio de los cristianos, Reina de los Ángeles, Reina de los Patriarcas, Reina de los Profetas, Reina de los Apóstoles, Reina de los Mártires, Reina de los Confesores, Reina de las Vírgenes, Reina de todos los Santos, Reina concebida sin pecado original, Reina asunta a los Cielos, Reina del Santísimo Rosario, Reina de la familia, Reina de la paz. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos, Señor. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten misericordia de nosotros. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo. Amén.


Liturgia

San José de Cúcuta, junio 28 de 2020

15

Por: Sem. Víctor Julián Flórez Ortiz, estudiante Ateneo Pontificia Regina Apostolorum, Roma.

Amigos

Domingo 13º del Tiempo Ordinario Ciclo A San Mateo 10, 37-42

“El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí […] y el que no coge su cruz y me sigue no es digno de mí” (vv. 37-38). Una lectura rápida de estos versículos nos desconcierta porque pareciera que Jesús nos niegua que amemos a nuestros padres y hermanos, pero no es así. Se trata de amar a los nuestros, pero sobre todo, amar a Dios, porque solo en la medida que amamos a Dios podremos amar a nuestros hermanos. ¿Y por qué debemos amar a Dios sobre todas las cosas? Una respuesta iluminadora nos la da San Pablo cuando escribe: “Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que, así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva. Por tanto, si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él; pues sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; la muerte ya no tiene dominio sobre él” (Rm 6, 3-4.8-9).

Domingo 14º del Tiempo Ordinario Ciclo A San Mateo 11, 25-30

“Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla” (v.25) San Juan Crisóstomo comentando este pasaje que escuchamos para este día escribe: “Llama aquí el Señor sabios a los escribas y fariseos, y lo hace

así para incitar el fervor de sus discípulos, al ponerles delante qué bienes se concedieron a los pescadores y perdieron todos aquellos sabios. Al llamarlos sabios, no habla el Señor de la verdadera sabiduría, que merece toda alabanza, sino de aquellos que imaginaban poseer por su propia habilidad. De ahí que tampoco dijo: “Se les ha revelado a los necios”, sino: “a los pequeños”, es decir, a los no fingidos, a los sencillos. Es una nueva lección que nos da para que nos apartemos de toda soberbia y sigamos la sencillez. La misma que Pablo nos reitera, con más energía, cuando escribe: “Si alguno entre vosotros cree ser sabio en este siglo, hágase necio para llegar a ser sabio” (1 Cor 3, 18)” (Sermones sobre el Evangelio de Mateo, n° 38, 1).

#AprendiendoLiturgia En la edición anterior del periódico hablamos un poco de manera general sobre el Tiempo Ordinario. De las 52 semanas del año, 34 transcurren en el tiempo ordinario. Y de estas, 6 en la primera parte y 28 en la segunda. Pero más allá de los números debemos destacar la conexión del Tiempo Ordinario con los primeros pasos de las comunidades cristianas que se reunían cada semana para compartir la Palabra y el Pan; es decir, no se celebran grandes acontecimientos sino la cotidianidad de alimentarse con la Palabra y con el Cuerpo de Cristo. El Evangelio proclamado en cada celebración dominical durante el Tiempo Ordinario se convierte en el punto de referencia; no porque en otros tiempos no lo sea, sino porque durante todo este Tiempo Ordinario se hace una lectura continua de los Evangelios sinópticos: Mateo (ciclo A), Marcos (ciclo B), Lucas (ciclo C). ¿Color litúrgico del Tiempo Ordinario? Detengámonos un momento

Bienvenidos amigos a esta edición del Periódico La Verdad. Espero poder acompañarlos en este espacio con herramientas que les ayuden a vivir cada celebración. La Liturgia que vivimos en la Eua observar el color del ornamento que usa el sacerdote y el color del ambón de donde se proclama la Palabra. No es casualidad el color en las celebraciones litúrgicas, ni mucho menos gustos personales de los sacerdotes. El color litúrgico manifiesta el tiempo y tiene en si un significado. Para el Tiempo Ordinario el color es el verde, y significa esperanza, paz, tranquilidad. La Iglesia ha hecho gran atención a cada detalle en la celebración de los sagrados misterios de Cristo. El altar está en el centro porque precisamente allí donde el sacerdote preside en nombre de Cristo, Cristo mismo se ofrece como ofrenda al Padre y se hace presente realmente bajo las especies eucarísticas. Al fondo del altar siempre encontraremos el crucifijo, visible de cualquier parte del templo, porque es en la cruz que Cristo nos arrebata del pecado y nos redime a una vida nueva. Que la vivencia de la celebración de la Eucaristía nos llene y nos dé la gracia de poder vivir en santidad y amor y para ello aprendamos a descubrir en cada detalle del templo, del rito y de la Liturgia misma el significado de cada signo, porque solo así descubriremos la belleza y la armonía de cada celebración.

caristía es única y, tiene en sí misma una belleza y armonía que todos debemos descubrir y celebrar.

Apuntes misioneros - Cuando se permita la reapertura de templos, cada vez que entremos démosle el debido respeto que merecen. Guardemos el silencio y aprovechemos estos espacios para hacer oración. - Cuando vayamos al templo coloquemos en práctica lo aprendido en estos espacios del periódico. Estemos siempre con la vista hacia el centro, hacia el altar atentos a cada detalle litúrgico y no nos distraigamos por cosa de menor importancia. - Vivimos con fe y gozo nuestra fe. El papa Francisco nos recuerda que “un Cristiano triste o está enfermo o no es cristiano”.

Dinámica: No olvides continuar recortando las imágenes del rompecabezas de cada edición de para que completes la imagen y participes con nosotros en esta dinámica. Bendiciones a todos.


Oración del Papa Francisco a la Santísima Virgen ante epidemia de Coronavirus Oh María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. Nosotros confiamos en ti, salud de los enfermos, que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe. Tú, salvación del pueblo romano, sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás, para que como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba. Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y hacer lo que nos dirá Jesús, quien ha tomado sobre Sí nuestros sufrimientos y ha cargado nuestros dolores para conducirnos a través de la cruz, la alegría de la resurrección. Amén.

A nuestros amigos y a toda la gran familia de los Medios de Comunicación de la Diócesis de Cúcuta les queremos agradecer inmensamente por su generosidad, permanencia y aprecio hacia estas modernas herramientas de evangelización. Después del confinamiento y en medio de las condiciones de prevención que vivimos actualmente, les informamos que regresaremos con las ediciones del Periódico La Verdad en formato impreso para los amigos y suscriptores. Dios les bendiga abundantemente y les retribuya el ciento por uno de lo que ustedes aportan.

Suscríbete al Periódico El Periódico de la Buena Nueva Mayor información y suscripciones Telf.: 5724601 | Cel.: 321 473 9175

Profile for La Verdad Periódico de la Buena Nueva

Edición 866  

Edición 866  

Advertisement