__MAIN_TEXT__

Page 1

861

Abril

Pascua

(Mt 7, 16) EDICIÓN DIGITAL

DOMINGO 19 DE ABRIL DE 2020 SAN JOSÉ DE CÚCUTA, NORTE DE SANTANDER, COLOMBIA. FUNDADO EN 1956

“Por sus frutos los conocerán”

La Iglesia Católica frente a las pandemias Vea también Pág. 2 Editorial – Fe, esperanza y caridad en la Pascua del Resucitado

Págs. 5 - 6 Asamblea Bíblica

Págs. 12 - 13 Pág. 8

La Comunión Espiritual a través de los medios de comunicación

La caridad de la Diócesis de Cúcuta en tiempos de pandemia Diócesis de Cúcuta

Pág. 15 “Promovamos la armonía con la naturaleza y la Tierra” 22 de abril: Día Mundial de la Tierra

Emisora Vox Dei Cúcuta

Periódico La Verdad


2

Editorial

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid Obispo de la Diócesis de Cúcuta

L

a Pascua es el centro de nuestra fe, en ella contemplamos el misterio central de Jesucristo, el momento de la historia en el cual Él es vencedor de la muerte (Ap 3, 21) y del pecado, y se presenta a la humanidad entera como el Salvador y Redentor de todos los hombres. La victoria sobre la muerte, después de su dolorosa pasión y sufrimiento, se convierte en prenda de vida eterna para quien, por la fe, le acepte en su corazón al Señor. En estos días, centramos nuestra atención en el Maestro, en sus palabras y en su enseñanza, que es vida eterna. El Señor Jesús, en la Sinagoga de Nazaret dijo: “Él me envió a llevar la buena noticia a los pobres, a vendar los corazones heridos, a proclamar la liberación a los cautivos y la libertad a los prisioneros, a proclamar un año de gracia del Señor, a consolar a todos los que están de duelo, a cambiar su ceniza por una corona, su ropa de luto por el óleo de la alegría, y su abatimiento por un canto de alabanza” (Lc 4, 18ss) y luego dijo que en Él se cumplió esta profecía de Isaías (Is 61,1). Hoy, cuando somos testigos del dolor de la humanidad herida por la pandemiav del Coronavirus, todo el pueblo de Dios debe sentir la acción del Espíritu Santo y recordar que, por la gracia del bautismo, es profeta. Necesitamos en este momento vivir con ardor la profecía de la caridad y del servicio entre nosotros. Ser profeta no es escudriñar en la Escritura qué texto o qué palabra anunciaba esta tragedia, es saber llenar de luz y de esperanza esta hora de la historia en la que solo la luz de la fe nos permite ver qué quiere de nosotros el que tanto nos ama, el Dios de la misericordia y de la compasión, el Dios vivo y verdadero que quiere siempre nuestro bien y nuestra alegría. Esa es la gran llamada que Dios nos hace en este momento: llenar de esperanza la vida de todos en la comunidad, en cada uno de los espacios en los cuales nos encontramos y, en los cuales, por fuerza tenemos que evangelizar y “dar razón de nuestra esperanza” (1 Pe 3, 15) que es Jesucristo resucitado. Por eso, la lectura profética de estos tiempos debe ser la iluminación de estos días tan largos,

Fe, esperanza y caridad en la Pascua del Resucitado tan silenciosos, tan marcados por las noticias trágicas que nos llegan. ¿Cómo traeremos luz a estas horas que vive el mundo? la fe nos servirá de maestra, la esperanza de aliento y la caridad de camino. Tengamos cuidado con muchos que son profetas de calamidades y de desaventuras, aquellos que desean traer el terror del fin del mundo y del castigo de Dios sobre la humanidad.

La esperanza nos alienta

Que rara y bella virtud la de la esperanza. Es don del Espíritu Santo y es también respuesta de quien tiene fe. Dios la da y la despierta. Nosotros los creyentes, pastores y rebaño, declaramos delante del amor de Dios que hemos puesto en Él, Señor del tiempo y de la historia, la confianza. Esperanza es la clave en esta hora. No podemos limitarnos a contar las víctimas del Una fe maestra que nos enseña mal que nos aqueja (la gravedad de este momento aparece con los casi cien mil muertos), ¿En quién hemos puesto nuestra confianza? debemos llenar de confianza la vida de los que Dios nos ama, no puede quedarnos la menor nos rodean, anunciando el amor y la alegría, la duda. Nos ama a pesar de nuestras infidelidades, cariñosa presencia del amor divino que despiera pesar de nuestras caídas. Creemos en su amor ta la generosidad de la ciencia iluminada por la providente y en su eterna presencia. Cuando fe que quiere hallar soluciones, que impulsa a muchos piensan que Dios está callado, nosotros los Ministros Sagrados a convertir los medios podemos leer en su Palabra muchísimos pasajes en una cascada de bendiciones y de palabras en los que se nos revela que es justamente en la de aliento, que despierta iniciativas tan bellas y prueba cuando podemos descubrir que no esta- oportunas para estar ahí, al lado del que sufre, al mos solos, que la fe se levanta lado del dolor humano, con una sobre la ruina del mundo como voz de fraternidad, de consuelo, una bandera de alegría y de ben- “¿Cómo traerede aliento, de fortaleza. Invito a dición. Este tiempo ha sido un mos luz a estas todos a ser sembradores de espegran retiro espiritual, un tiempo horas que vive ranza en cada espacio que Dios también de gracia y de reflexión el mundo?, la nos regala. para toda la comunidad. Doloro- fe nos servirá so de una parte por la imposibi- de maestra, La caridad es el camino lidad de encontrarnos y de vivir la esperanza los sacramentos, con el dolor de La Iglesia de Cúcuta es maestra de aliento y no haber recibido al Señor preen caridad. Sus presbíteros, sus la caridad de sente en la Eucaristía. diáconos, los fieles de las parrocamino”. quias así lo han demostrado y lo No recurrimos a Dios porque siguen demostrando. La vivimos estamos viviendo estos momencon tanto amor porque tenemos tos de necesidades, recurrimos a Él para que nos el formidable soporte de la fe que nos alienta preste la lámpara de la fe que nos permita lle- y la coraza de la esperanza que nos preserva var la luz de su verdad y de su amor allí donde de la tentación de claudicar en el servicio a los la humanidad cree ver el fantasma terrible del últimos, a los descartados, a los que nos piden castigo, allí donde tantos piensan que Dios nos aliento y esperanza. La virtud de la caridad nos ha olvidado. Es la gran oportunidad para poner tiene que fortalecer cada día, en la respuesta a el Evangelio en la familia, en el hogar. Él, el Jesucristo que nos invitó el Jueves Santo a amarTodopoderoso, nunca olvida la voz de su pueblo, nos profundamente. es más, la aguarda siempre que acudimos a su amor, porque nos concederá lo que le roguemos, En estos tiempos difíciles, estaremos siempre nos regalará su amor y su gracia si le hablamos presentes, no podemos desfallecer en la alegría al oído, si lo buscamos en la celebración de la fe, de compartir, de ofrecer la calidez de nuestro si abrimos el libro santo de su Palabra para ali- corazón, la palabra de aliento que podamos promentarnos con su voz de aliento y su constante nunciar, el gesto de solidaridad que, iluminado palabra: “no temas, yo estoy contigo” (Is 41, 10). por la fe y por la esperanza, se vuelve miseriPresidente Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid Obispo de la Diócesis de Cúcuta Director Pbro. Diego Eduardo Fonseca Pineda

cordia, gozoso toque de gracia y de bendición que ilumina la vida, que da fortaleza, que abraza el alma del que sufre y le hace sentir a través de nuestra alegría en la diaconía del servicio, que Dios no nos ha abandonado y que nos envía como misioneros de la fraternidad y de la misericordia. Gracias a quienes desde la Corporación de Pastoral Social, desde el Banco Diocesano de Alimentos, desde las capellanías de los hospitales y clínicas, desde las distintas parroquias e iniciativas, viven la caridad con los necesitados. Dios les pague a todas las instituciones, comerciantes, personas que nos han donado elementos y bienes para atender esta emergencia. Que estas semanas, tan distintas, tan silenciosas, nos permitan recorrer las calles, caminos y veredas de esta tierra bendita, con la procesión espiritual de nuestra fraternidad, en la que Cristo, tan solidario con nuestro dolor, es llevado en triunfo cada vez que nuestra vida se ilumina con la fe, se reviste con la esperanza y se vuelve camino de misericordia con la caridad. Vienen tiempos difíciles, por la situación económica que se va a generar, en ella tenemos todos que ser muy solidarios, ayudarnos. Serán tiempos de sacrificio y de esfuerzo común para salir adelante y resolver muchas situaciones de angustia en muchos que no tendrán empleo y necesitaran de lo más mínimo para vivir. Tendremos que prepararnos para ayudar y propiciar formas y modalidades de ayuda y de caridad concreta, muchas cosas cambiarán por un tiempo, tendremos que acompañarnos y cuidarnos todos. La Virgen fiel, Madre del Rosario, luz de nuestras vidas, nos ayude a ser misioneros de la esperanza. San José, el diligente y silencioso servidor del Señor, nos regale su silencio y su laboriosidad para acudir presurosos al corazón que sufre y a la vida atribulada de los que esperan nuestra voz de consuelo y de esperanza. Con devoción invoquemos al Resucitado: Por tu dolorosa pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero. ¡Alabado sea Jesucristo!

Administrador Pbro. César Augusto Prato Parra

Pbro. Luis Jesús García Velazco Sem. Héctor Gabriel García Torres

Equipo de Redacción C.S. Isabel Obando

Diseño y diagramación Harold Antonio Castellanos Mojica

Fotografía CCDC / Internet Formato Digital Prensa y Publicaciones CCDC


Vida Pastoral

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

3

Obispo de Cúcuta en la Pascua: “Dios mismo, en su amor providente y misericordioso, rehace el orden de la Creación”” Culminó una Semana Santa histórica en la humanidad, los templos estuvieron vacíos y las calles sin procesiones, la pandemia del Covid-19 confinó a las naciones, pero la fecha de la Pascua no podía ser aplazada.

resucitado entre los muertos (…) Damos razón de Jesucristo, con la predicación damos el testimonio solemne que el Señor Jesús es juez de vivos y muertos”. Para finalizar la homilía, Monseñor Víctor Manuel manifestó que fue un día triste, “nos encontramos silenciosos, las calles están vacías, el Señor ha resucitado y nos encuentra refugiados y llenos tal vez, de miedo (…) Pero a la vez, es un día de alegría, este contraste se debe a la Resurrección, oremos a Dios en familia, pidamos por la humanidad entera”.

De esta manera, a puerta cerrada, desde el Vaticano y en todo el mundo se llevaron a cabo las celebraciones de los misterios centrales de la fe Católica, la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. En la mañana del Domingo de Resurrección, la Diócesis de Cúcuta llevó a todos los hogares, gracias a los medios de comunicación, la celebración de la Pascua del Señor, presidida por Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de la Diócesis de Cúcuta, quien señaló que en este día “Dios mismo, en su amor providente y misericordioso, rehace el orden de la Creación, redime al hombre, paga el precio de

su desobediencia y de su mal, con la sangre de Jesucristo”. Los cristianos pueden ver que después del sufrimiento y la muerte, se cumplen las profecías del Antiguo Testamento. En su homilía, Monseñor explica el relato del

Evangelio del día según San Juan, cuando María Magdalena va a primera hora de la mañana al sepulcro, este está vacío; Simón, Pedro y el discípulo amado, Juan, corren a buscar al Señor y se encuentran con la “gran noticia”. Es así, como “la Iglesia entera también hoy ve y cree que el Señor ha

El señor Obispo concluyó este momento de la Eucaristía, invitando a ponerse en las manos del Señor, para que todos se conserven como María Santísima: siempre fiel, atenta a escuchar y a vivir cuanto el Señor quiere.

La Semana Mayor en palabras de Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid

Viernes Santo, Sermón de las Siete Palabras “Escuchemos la invitación del Crucificado, que no es otra cosa, que la invitación a la paz, a abrir el corazón”. Jueves Santo “En el confinamiento, Dios quiere que entendamos el valor de su presencia”. Viernes Santo, la Pasión del Señor “De esta prueba (la pandemia), tenemos que salir llenos de valores humanos y cristianos, tenemos que fortalecer nuestra fe y nuestra existencia. Ser solidarios y hermanos, acudir a los más pobres y necesitados”

Sábado Santo “En este momento terrible de la historia, Dios no nos abandona”.


4

Especial

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

Por: Pbro. Freddy Antonio Ochoa Villamizar, Vicario de Pastoral de la Diócesis de Cúcuta.

H

emos recorrido el camino del desierto cuaresmal, un tiempo de salvación que tiene como finalidad renovar la vida personal, familiar y comunitaria haciendo más perentorio el llamado a la fe y a la conversión. Esta Cuaresma que acaba de terminar estuvo marcada por la cuarentena que el mundo entero está viviendo ante la pandemia que azota la humanidad. Esta circunstancia histórica y única ha permitido que este tiempo sea asumido con mayor fervor, devoción y que nos ha llevado a pensar en lo que es esencial para la vida, lo verdaderamente importante, lo que cuenta. Los fieles cristianos han vivido la celebración de la Semana Santa en casa, en familia, y a través

de los medios de comunicación y de las redes sociales, han seguido las distintas celebraciones que los sacerdotes han presidido para cada una de las comunidades eclesiales. Esta particularidad nos ha enseñado a empezar a leer los signos de los tiempos, que son una manera que Dios tiene para hablarnos. Es por tanto urgente para los discípulos misioneros de Jesús ejercitarnos en el discernimiento cristiano para encontrar en los sucesos actuales la voz de Dios y el designio de su voluntad. Desde el anochecer del Sábado Santo el pueblo de Dios ha iniciado la vivencia de la Pascua. Los relatos pascuales nos han llevado a pensar, sentir, desear y buscar el “encuentro con Jesucristo, el Señor Resucitado, el que vive, el que venció la muerte y el pecado”. Quien vive esta experiencia pascual inicia un camino interior de redescubrir la vida bautismal, la que nos ha hecho

hijos de Dios, discípulos de Jesucristo, testigos gozosos de esta Buena Noticia.

miliar, por el fortalecimiento del sentido de pertenencia a la única Iglesia de Jesucristo.

¿Cuál es el fruto principal de la Pascua del Señor? Ser en medio de esta cuarentena, en el confinamiento en los hogares, testigos exultantes de gozo, de la alegría de la resurrección. Esto implica tener firme esperanza y manifestar el amor por la vida en todas sus expresiones.

Si aprovechamos esta Pascua, para vivir el “encuentro con el Resucitado” y desde esa experiencia renovar la vida personal para mejorar considerablemente la vida en familia, podemos decir que estamos dando fruto bueno.

Dice el lema del mes de abril: “Por sus frutos los conocerán” (Mt 7,16). Los frutos se empiezan a evidenciar en la medida que vivimos el encuentro con el Resucitado y crece nuestra fe en Él, por la oración realizada en familia, por la lectura orante de la Palabra de Dios, por el ejercicio de la caridad con los más necesitados, por el esfuerzo de purificar y estrechar los lazos de la unidad fa-

El salmo 1 nos dice que quien tiene en su mente y su corazón, en sus labios y a flor de piel la Palabra de Dios: “Será como árbol plantado entre acequias, da su fruto en sazón, su fronda no se agosta. Todo cuanto emprende prospera” (Salmo 1, 3).


Asamblea Bíblica

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

5

Cartas pastorales o eclesiales de San Pablo Primera Carta a Timoteo

I parte Ambientación Animación 1. Bienvenida 2. Saludo inicial: 1 Tm 1, 1-2 3. Bendición inicial: En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. 4. Canto: Himno Bíblico - Lectura comunitaria de la Palabra.

¿Por qué hay unas Cartas de San Pablo que se llaman pastorales o eclesiales? Se llaman así por la insistencia que el Apóstol pone en las responsabilidades personales y en las funciones públicas que debe tener todo “ministro de Jesucristo”, dedicado a “guardar, guiar y alimentar a las ovejas” de las Iglesias locales. ¿Cuáles son las Cartas pastorales o eclesiales de San Pablo? Cartas pastorales de San Pablo son cuatro: Dos a Timoteo, una a Tito y otras a Filemón, discípulos suyos.

5. Oración para antes de leer la Biblia.

II parte Tema de estudio

6. Oración al Espíritu Santo. 7. Signo: Pastor y sus ovejas.

A. Introducción

Recordemos la Asamblea Bíblica anterior •¿Cuál fue el tema anterior? •¿De qué trataba la 2 Ts 3, 6-15?

Análisis de la realidad • Observe el signo: ¿Qué veo?

•¿Qué significa para usted la imagen?

Este personaje (Timoteo) aparece por primera vez en Hechos 16, 1 ss. Posiblemente fue convertido por San Pablo en su primera misión a la Galacia. El Apóstol lo llama “verdadero hijo de la fe” y “amado hijo”. Su madre era judía, quien lo educó principalmente, y su padre, ciego. Conocía las Escrituras desde pequeño. Los hermanos de Listra e Iconio daban testimonio de su fervoroso apostolado acompañado de Pablo en varias de sus correrías: en Éfeso se quedó para arreglar asuntos de aquella comunidad y para supervisar su organización y conducta. Cuando Pablo le escribe desde Roma, le pide que vaya a visitarlo pronto, haciéndose acompañar por Juan Marcos. Pablo le tenía a Timoteo una gran confianza: prueba de ello es que le confió la responsabilidad de una Iglesia importante. Como “hombre de Dios” fue exhortado a que imitara a su Señor, “quien dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato” y a que guardara “lo que se te ha encomendado”.

B. El autor Aunque en la tradición de la Iglesia es atribuida esta Carta a San Pablo, numerosos especialistas modernos han cuestionado que Pablo sea el autor. Según eruditos, el estilo y el vocabulario de esta Carta difiere significativamente de los auténticos escritos paulinos. En la actualidad está generalizada la opinión, pues se imputan las Cartas pastorales (1ª y 2da a Timoteo, a Tito y a Filemón) a un autor anónimo de finales del siglo I, que se las atribuyó seudónimamente a Pablo. Es posible que fuera un discípulo de éste, utilizando para su obra, material paulino auténtico. Sea quien sea el autor, lo primordial para nosotros, es el mensaje que ella contiene. Al parecer esta Carta está dirigida a la Iglesia de Asia Menor, pero no a la congregación cristiana, sino a sus líderes. C. Contenido Doctrinal En esta Carta se ve el modo de encarar de Timoteo ante las falsas doctrinas y el modo de mantenerse fiel a las enseñanzas recibidas de San Pablo, lo cual garantiza que transmita el mensaje del Señor tal cual. Al finalizar la Carta, se encuentra una breve exhortación a la fidelidad de la enseñanza recibida frente a la palabrería y la falsa ciencia. D. Distribución de la Carta Esta Carta, tiene seis capítulos, distribuidos en un saludo, tres aspectos doctrinales y una exhortación y salu- do final:

- Compostura de las mujeres en las reuniones: 2, 9-15. - Sobre los “epíscopos”, “presbíteros” y “diáconos” (colaboradores de Timoteo): 3, 1-13. 4. Responsabilidad de Timoteo frente a la comunidad cristiana: 3, 14; 6, 1719 - La Iglesia, ámbito de la manifestación de “misterio” de Cristo: 3, 14-16; 6, 11-16. - Responsabilidad ante quienes pongan falsas enseñanzas: 4, 4 . - Directrices generales para los grupos que componen la comunidad: 5, 1-2; 6, 3-10 - Responsabilidad para con las viudas: 5, 3-16 - Responsabilidad para con los presbíteros: 5,17-25 - Responsabilidad para con los esclavos: 6, 1-2 - Responsabilidades para con los ricos “de este mundo”: 6, 17-19 5. Exhortación final y saludo: 6, 2021. Lectio Divina La Palabra Escuchada 1 Tim 6, 1-12 LECTURA

1. Saludo breve: 1, 1-2. 2. Responsabilidad de Timoteo ante las falsas doctrinas: 1, 3-20. 3. Normas concretas para regir la comunidad cristiana: 2, 1-3, 1-13. - La oración en la liturgia: 2, 1-8.

•¿Qué dice el texto? •¿Qué es lo que debes enseñar e inculcar?


6

•¿Con qué nos debemos conformar?

la confianza en Dios?

•¿Cuál es la raíz de todos los males?

•¿A quiénes se refiere en el versículo 11 y 12?

Meditación La Palabra Comprendida “Hallaréis Meditando”

Asamblea Bíblica

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

M E D I TA C I Ó N

•¿Alguna vez has sentido ganas de rendirte? •¿Cuál es la propuesta que debes hacer? Oración “Llamad orando”

ORACIÓN

Realizar una oración espontánea por los líderes de nuestras comunidades, por nuestros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas.

COMPROMISO Leer la primera Carta a Timoteo.

Contemplación La Palabra se encarna en nuestra vida “Os abrirán contemplando”

DESPEDIDA • Oración para después de leer la Biblia. • Canto a la Virgen maría

CONTEMPLACIÓN

• Saludo final: 1 Tm 6, 18-21 • Bendición Final: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Reflexionar la Palabra: ¿Qué me dice el texto hoy? •¿Qué nos hace perder la seguridad y

Cómo líder de esta comunidad, ¿a qué me comprometo?

¿Qué me hace decir el texto?

Felicidades en su fiesta patronal

Fundación: Enero 1, 1999

Los medios de comunicación de la Diócesis de Cúcuta, se unen con alegría en la presentación de las comunidades parroquiales, anunciando las fiestas de su santo patrono. En esta oportunidad, felicitamos de manera especial a los bautizados que se congregan en la parroquia: Cristo Resucitado. Le animamos para que continúe creciendo en la fe y dinamismo pastoral, de la mano de su párroco.

Fiesta Patronal: Domingo de Resurrección Párroco: Fabián Staper Carvajal Barrio: Urbanización Niza

Cristo Resucitado

Nuestros impulsos Según los estudiosos del comportamiento humano, todos los seres humanos tenemos impulsos Pbro. Onofre buenos e impulsos Peñaranda, columnista malos. La maña o astucia no consiste en destruir el impulso malo, sino someterlo a la dirección del bueno. Las emociones catalogadas socialmente como negativas: el miedo, la rabia, la ira, son útiles en un mo-

Abril

mento dado porque dan agilidad emocional y capacitan para sufrir el dolor y seguir caminando hacia una meta más segura. Es algo fundamental en la educación. Un ejemplo es la comparación de nuestra naturaleza humana con el proceder de un buey fortísimo, pero aún no domesticado, que se unce al yugo junto a otro buey, pero, éste si bien domado. Entonces, hace las veces de guía y per-

6: Jesús Alonso Ibarra Montejo 14: German Augusto Dallos García 25: Juan Carlos Lemus Torres 25: Fabio Gonzalo Arguello Gutiérrez 25: José del Carmen Chaustre Buitrago

mite que la fuerza del buey malo no se pierda sino que se aprovecha en tareas benéficas. Esto nos lleva a pensar que todos nuestros impulsos como la ira, la “arrechera” a lo cucuteño, la negatividad e infelicidad, si los controlamos en la dirección correcta; si buscamos su lado provechoso, pueden servirnos de combustible que potencie nuestro vivir. Pero es claro que debe haber buenos

28: William Ramón Santamaría Flórez 29: Saddy Arnaldo Oviedo Villamizar

bueyes. El lado bueno de nuestro ser debe nutrirse muy bien si se quiere que gobierne nuestro destino. Es una tarea de los padres de familia hacer crecer seres humanos, no ángeles ni demonios. Pensar que las imperfecciones tienen su lado beneficioso y que no todo es malo. Así se le saca ventaja a los defectos y se abren caminos de paz y reconciliación.

Sacerdotes

Feliz Cumpleaños


Especial

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

7

Luz y sal del mundo

Las Obras de la Iglesia Católica de cara al Coronavirus Ante la pandemia del virus, unamos nuestras voces al cielo (Papa Francisco, Ángelus 22 de marzo de 2020) Por: Pbro. Luis Jesús García Velasco, Vicario parroquia San Antonio de Padua.

E

n medio de la crisis por la pandemia del Coronavirus (Covid-19), la Iglesia Católica sale al encuentro de los enfermos y los más necesitados para recordarles que no están solos. La Iglesia hoy como siempre, es ‘hospital de campaña’ y actúa según su esencia, con caridad concreta. No ha dejado de predicar y sus obras toman ahora más relevancia frente a la crisis generalizada que sufre la humanidad. Desarrollando su misión dentro de una sociedad que reclama el laicismo y el “libre pensamiento”, la Iglesia fundada por Cristo es la buena samaritana, que se detiene ante el enfermo, lo recoge, lo lleva al hospital, paga su curación y vuelve para seguir acompañándolo. Eso es la caridad, la virtud sobrenatural por la que amamos a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Quienes ven a Dios como padre, ven al otro como un hermano, uno al que hay que amar y socorrer. Países enteros renovaron su consagración al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María. El Papa Francisco anunció su deseo de que se respondiera a la pandemia del virus «con la universalidad de la oración, la compasión y la ternura», y pidió a todos los cristianos, fuesen o no católicos, que se unieran en oración rezando el Padrenuestro. (25 de Marzo de 2020 en la Plaza de San Pedro) La gran mayoría de las Obras de la Iglesia hacia los más necesitados en estos tiempos de pandemia suceden en el anonimato. Sin embargo, en este artículo hemos decidido reunir tan solo algunos ejemplos de trabajos o actividades que diversos

Cospas

miembros de la Iglesia pusieron en práctica en las últimas semanas para ayudar a las personas afectadas por el coronavirus. Iniciativas del Papa Francisco: La Limosnería Apostólica informó el 26 de marzo que el Papa Francisco había donado 30 respiradores para ser distribuidos entre las zonas más golpeadas por la pandemia. Proyecto de acogida en Estados Unidos: Los Clérigos de Saint Viator, en Chicago Illinois (Estados Unidos), donaron 63 mil dólares a Journeys: The Road Home, para ayudar a más de 60 personas sin hogar a alojarse en dos hoteles de la ciudad durante la cuarentena por coronavirus, por al menos tres semanas y es probable que se extienda. Reparto de víveres en Perú: El sacerdote Omar Sánchez Portillo, secretario general de Cáritas Lurín y director de la Asociación de las Bienaventuranzas, junto a voluntarios laicos repartieron 15 mil canastas alimenticias para en las zonas más

necesitadas de Lima. El despliegue de ayuda en África: La organización Catholic Relief Services extiende su trabajo en diversos países. En Kenia, por ejemplo, capacita a 600 trabajadores de la salud de 300 centros de salud y a 1,200 voluntarios de salud comunitaria. En Etiopía, proporciona equipos de protección como guantes, delantales, máscaras y desinfectantes en diversos centros de salud. Estos son solo algunas de las múltiples acciones caritativas en el continente para enfrentar el coronavirus. Acompañamiento psicológico en Colombia: El Centro Areté y la Red de Psicólogos Católicos ofrecen asesorías psicológicas online gratuitas para ayudar a las personas a sobrellevar la pandemia del coronavirus y el aislamiento social. Hospital especial en Roma, Italia: A raíz de la emergencia y la cantidad de enfermos por coronavirus, el Hospital Regina Apostolorum, propiedad de las Hijas de San Pablo, decidió

abrir sus puertas a todos los afectados por la enfermedad. La Diócesis de Cúcuta, testigo de la Caridad de Cristo: El Banco Diocesano de Alimentos desde el 20 de marzo al 14 de abril ha entregado 144.579 kilos de alimento; la Iglesia Católica con sus propios recursos, muy limitados, ha contribuido a entregar ayudas, a la fecha van 14.000 mercados completos, 5.000 grupos de implementos de aseo. La Fundación Pía Autónoma Asilo Andresen, que debió suspender la asistencia de los niños a sus instalaciones, continúa contribuyendo con su alimentación, otorgando a las familias de 300 menores, mercados y elementos de aseo, para que permanezcan seguros en el aislamiento preventivo y de igual forma, nos les falte la comida. Estas, entre otras acciones humanitarias que se han brindado, se seguirán realizando. ¡Esto es ser luz y sal del mundo! ¡Esto es amor al prójimo! Que Cristo bendiga a todos los que dan la vida por sus hermanos.


8

Vida Pastoral

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

La caridad de la Iglesia Católica en tiempos de pandemia

L

a Iglesia Católica en Cúcuta, durante este tiempo de prueba, ocasionado por la pandemia del virus COVID-19 (SARCS-CO-2), ha querido permanecer en oración y cuidado de los pobres y necesitados con sus estructuras de caridad. Gracias a la Divina Providencia y a muchos benefactores, entre ellos el Santo Padre FRANCISCO, hemos podido permanecer cerca de los fieles, en este confinamiento, para alentar al pueblo de Dios en la fe y la esperanza. Siempre hemos querido estar cerca de los más pobres y necesitados para asistirlos en la caridad de Cristo. La Diócesis de Cúcuta, con la ayuda de benefactores y de sus propios recursos, ha entregado más de 20.800 mercados completos (14.000 del BDA, 6.500 COSPAS, 300 Fundación Asilo Andresen) y 5.000 provisiones con elementos de aseo. Así mismo, con la tarea del Banco Diocesano de Alimentos y con la ayuda de la Orden de Malta, se ha logrado entregar 30 toneladas de arroz vitaminizado en zonas muy pobres de la ciudad; y con la ayuda de empresas de Norte de Santander, otras 30 toneladas de arroz y alimentos perecederos como papa, verduras y pollo. Los alimentos entregados superan las 250 toneladas. Esto ha comportado un ingente trabajo de laicos, sacerdotes, religiosos y religiosas. Estos alimentos han sido entregados en las parroquias de Cúcuta y su Área Metropolitana y en la zona rural de la misma. Se ha buscado atender también a los colombianos retornados, como a los emigrantes de Venezuela presentes en la zona. Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de Cúcuta, expresa su gratitud con quienes han hecho posible mitigar las necesidades de cientos de familias: “Gracias a quienes desde la Corporación de Pastoral Social, el Banco Diocesano de Alimentos, la Fundación Asilo Andresen, las capellanías de

15.000 personas. Las entregas se realizaron después de una identificación de la población más necesitada, con el apoyo de los presbíteros y de los agentes pastorales de las distintas parroquias de la Diócesis. Además de los beneficios alimenticios, también se han entregado elementos de aseo y de bioseguridad en los sectores de mayor necesidad. Durante este tiempo ha continuado con su tarea el Centro de Migraciones de la Diócesis de Cúcuta bajo el cuidado de los padres Scalabrinianos, atendiendo unas 140 personas entre niños y enfermos. Fundación Pía Autónoma Asilo Andresen

los hospitales y clínicas, y desde las distintas parroquias e iniciativas, viven la caridad con los necesitados. Dios les pague a todas las instituciones, comerciantes, personas que nos han donado elementos y bienes para atender esta emergencia”. Es importante dar a conocer que la entrega de alimentos cuenta con las medidas preventivas establecidas por el Instituto Nacional de Salud. Por tal motivo, en todas las estructuras de caridad de la Diócesis de Cúcuta se han tomado las medidas de seguridad sanitaria para el personal y voluntarios. Se ha recibido una valiosa ayuda de la Policía Nacional y del Ejército de Colombia y de otras instituciones. En esta línea de acciones de caridad, La Fundación Pía Autónoma Asilo Andresen, institución bajo la responsabilidad del obispo de la Diócesis, que debió suspender la asistencia de los niños a sus instalaciones desde el 16 de marzo, continúa contribuyendo con su alimentación, otorgando cada 15 días a las familias de 300 menores, mercados y confecciones con elementos de aseo, para que permanezcan seguros en el aislamiento preventi-

vo y de igual forma, nos les falte la comida. Por su parte, la Corporación de Servicio Pastoral Social (COSPAS), como institución con una larga historia de caridad, ha continuado liderando los programas Multipropósito y de Integración Local, dentro de ellos se activaron planes de contingencia en alianza con el Programa Mundial de Alimentos (PMA), ACNUR y GIZ de Alemania, para beneficiar a población necesitada en Cúcuta, El Zulia, Sardinata y Bucarasica. Entre marzo y abril se han otorgado 6.500 provisiones de alimentos, beneficiando aproximadamente a

Con ingenio y creatividad los sacerdotes de la Diócesis de Cúcuta, la Emisora VOX DEI (1.120 AM), el Periódico LA VERDAD y la presencia en las distintas redes sociales, gracias a las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación se ha mantenido el contacto con los fieles de un modo virtual y constante, celebrando con ellos la Semana Santa; ofreciendo diariamente la Santa Misa, el rezo del Santo Rosario fortaleciendo la oración y entregando profundas reflexiones espirituales. La Iglesia de Cúcuta fiel al mandamiento del amor, busca acompañar esta difícil situación, sembrando esperanza y tratando de no abandonar a sus hermanos y fortaleciendo en la fe, anunciando siempre que “Cristo es nuestra esperanza” (Col 1, 27).

Corporación de Servicio Pastoral Social


Especial

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

9

La paz del Resucitado en tiempos de Coronavirus Por: Pbro. Jesús Alberto Esteban Robles, párroco San Mateo.

E

l miércoles de Ceniza que da inicio a la santa Cuaresma, escuchamos al profeta Joel que decía: «Ahora dice el Señor: Vuelvan a mí de todo corazón, con ayuno, llantos y lamentos. Desgarren su corazón y no sus vestiduras, y vuelvan al Señor, su Dios, porque Él es bondadoso y compasivo» (Jl 2,12). Al parecer el texto para muchos pertenece al ámbito de lo que tradicionalmente se escucha todos los años pasando desapercibido, sin embargo, nunca nos imaginamos que el llanto y el lamento realmente harían parte en el desarrollo de los días y las semanas. Las noticias nos decían que en China había aparecido un virus que estaba enfermando y matando a la gente y creíamos que así como está distante este país demoraría o quizás nunca llegaría a nosotros. No obstante, después tocó países europeos tan queridos y significativos como por ejemplo Italia; tal vez llegamos a pensar, que el corazón de la Iglesia iba a estar blindado a estas realidades catastróficas pero no fue así: se cerraron las escuelas, las plazas, los bares y también los templos. Al acercase la Semana Santa nuestros anhelos que todo pasaría rápidamente se fueron esfumando cuando la Santa Sede dio indicaciones sobre el cómo celebrar los Misterios de la Salvación a puerta cerrada. Todo parecía preámbulo de un apocalipsis porque la muerte arrasaba sin distinción de género y edad blandiendo su hoz sin piedad y sumando cifras que conmueven al mundo. Un día vimos al hombre vestido de blanco subiendo las escalinatas hacia un crucifijo como esbozo de una profecía para interceder al Señor y pedir que pusiera fin a esta pandemia. ¿Cuándo será? No lo sabemos, ¿acaso nuestra esperanza decae?, tendremos entonces que decir como el pueblo de Israel: ¡Cómo nubló en su ira el Señor a la hija de Sion! Ha arrojado del cielo a la tierra la gloria de Israel, y no se ha acordado del estrado de sus pies en el día de su ira (Lm 2,1). Señor, ¿Por qué escondes tu rostro y te olvidas de nuestra aflicción y de nuestra opresión? (Sal 44, 24); o unirnos al clamor de los apóstoles en la noche de la tempestad diciendo:

Maestro, ¿no te importa que nos hundamos? (Mc 4, 35-41). ¿Cómo podemos entender lo que ha sido para algunos el “silencio de Dios”? El Viernes Santo contemplamos a Jesús gritando desde la Cruz: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» (Mt 27, 47), ¿acaso Dios se ha olvidado de su Hijo o de la humanidad? No, queridos hermanos, el Señor no se ha olvidado de su Hijo porque lo ha resucitado, ni de nosotros porque está actuando en cada médico y profesional de la salud aún a costa de su propia vida; Él está presente en cada campesino que se empeña para que la comida llegue a las ciudades, está sirviendo en cada operario de recolección de residuos, en el auxiliar de servicio generales que mantiene la limpieza. El Señor nos sigue acompañando en cada sacerdote que usando las redes sociales las ha transformado en vínculo de comunión espiritual con sus feligreses, en cada religiosa, misionero o fiel laico que sirve en la cáritas, en los hospitales, o casas de reposo. Sin lugar a duda Él mismo iluminará la mente de los científicos para que descubran una vacuna. El Señor ha prometido estar con nosotros todos los días hasta el fin del mundo y Él es fiel a su Palabra.

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a ustedes.» (Jn 20, 19). De igual manera hoy en día los discípulos de Jesús estamos encerrados por miedo y por prevención en una noche cuya aurora anhelamos aparezca pronto. Jesús se presenta en esta pascua del 2020 para alentar nuestra vida y nos dice: «Paz a ustedes». La paz del Resucitado en tiempos de coronavirus nos hace mantener firme la esperanza en que todo esto pasará como tantos acontecimientos que han marcado la historia de la humanidad. Lo importante es asumir una nueva actitud, un cambio de vida con relación a Dios, para amarlo con todo el corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas; con relación a nosotros mismos para tomar las cosas con más calma evitando estar sujetos al frenesí de todos los días que nos desgasta en el estrés y no nos deja ser felices; con relación a los demás para amarlos de verdad, sabiendo reconocer aquello que dijo nuestro querido difunto obispo Jaime Prieto Amaya: que «cada vida es irrepetible, cada persona es irremplazable, cada muerte es irreversible»; con relación a la naturaleza, para respetarla y

cuidarla porque gracias a ella tenemos el sustento que nos hace vivir. Queridos hermanos, aunque por un tiempo tengamos que estar en nuestras casas con las puertas cerradas, no cerremos nunca aquellas del corazón para poder ser solidarios con los que seguramente en nuestra propia familia o vecindario pasan necesidad, asumiendo la vivencia de los primeros cristianos compartamos el pan, mantengámonos unidos en la oración y en la enseñanza de los apóstoles, y procuremos que ninguno en nuestra comunidad pase necesidad. La paz del Señor resucitado no es un regalo para esconderlo sino para compartirlo con el que la está pasando mal a causa del olvido o la desesperanza que son noticia diaria. Seamos entonces buena noticia, es decir, «Evangelio» para ser leído y proclamado en la acción de gracias que todos los días hacemos a Dios «porque es bueno, porque es eterna su misericordia» (Sal 117, 1). «Estas cosas les he hablado para que en Mí tengan paz. En el mundo tienen tribulación; pero confíen, Yo he vencido al mundo.» (Jn 16, 33).


10

Especial

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

La Iglesia Católica frente a las pandemias Por: Pbro. José Elver Rojas Herrera Párroco del Sagrado Corazón de Jesús

de la historia fue el papel de los jóvenes, quienes, a costo de su propia vida, se convirtieron en el grupo de apoyo del obispo de Alejandría para aliviar el dolor de los enfermos y desvalidos.

M

ientras el hombre de hoy se jacta de haber construido desde la ciencia y la técnica una torre para ser más grande que Dios, se retuerce en sí mismo al tener que aceptar su condición de ser simplemente una creatura frágil, débil e impotente, que ante la amenaza inminente de la muerte se esconde y tiembla. El lenguaje y las recomendaciones para enfrentar la epidemia, está en boca de todo tipo de persona natural o jurídica, pero poco o casi nada se habla del cómo acompañar y servir al que está enfermo. Desde su misma creación la Iglesia, fiel a los mandatos del Señor Jesucristo, se ha enfrentado por amor a sus hermanos y dignidad del ser humano, a las más terribles epidemias que han azotado a la humanidad. Son muchos los hombres y mujeres que a lo largo de los siglos no se guardaron nada a la hora de practicar el amor y la misericordia. Basta con mencionar a algunos de ellos para conocer hasta dónde es capaz de llegar una persona cuando se deja seducir del amor de Dios. Por ejemplo, la pandemia del siglo III conocida como la peste de Cipriano, que se extendió des-

de Egipto por el norte de África y llegó hasta Roma, provocó en esta ciudad la muerte de 5 mil personas diarias y causó en Alejandría, según el sociólogo Rodney Stark, la muerte del 60% de la población. Todos huían y nadie se atrevía atender a los enfermos, moribundos, ni mucho menos recoger a los muertos. En esta situación de miedo, desesperación e incertidumbre, la historia atestigua ver a los cristianos correr hacia los pacientes para ofrecerles la atención y el cuidado que requerían,

así lo describe Dioniso: “Los paganos rechazaron a sus enfermos, huyeron de sus propios parientes, lanzaron cuerpos medio muertos a las calles; aun así sufrieron más que los cristianos, cuyos heroicos actos de misericordia se relatan por su obispo. Muchos sacerdotes, diáconos y personas de mérito murieron por socorrer a otros, y esta muerte, señala Dionisio, de ningún modo fue inferior al martirio”

Hacia la Edad Media, vale la pena poner nuestra mirada en la figura de San Roque: su nombre significa “fuerte como roca, era hijo del gobernador de Montpellier, huérfano a los 20 años, decidió vender todas sus posesiones, repartir el dinero a los pobres y partir como peregrino a Roma con el deseo de visitar los santuarios. Cerca a Roma se encontró con una fuerte epidemia de peste negra que desató una gran mortandad en toda Europa. En vez de huir, se dedicó a “Desde su mis- cuidar a los enfermos y con la señal de la cruz ma creación a muchos curaba mila Iglesia, fiel lagrosamente. Como a los mandanadie se acercaba a los tos del Señor cadáveres por miedo a Jesucristo, se contagiarse, él mismo ha enfrentado les daba cristiana sepulpor amor a sus tura.

hermanos y dignidad del ser humano, a las más terribles epidemias que han azotado a la Si algo llama la atención humanidad”. en este episodio tan duro

Roque, contagiado de la peste, decidió retirarse a una choza de un bosque cercano con el fin de evitar contagiar a otros y esperar allí la muerte. Pero, los que confían en el Señor pueden padecer sufrimientos, más


Especial Dios los guarda y protege con su poder para hacerlos signo de su misericordia. La historia cuenta que durante su enfermedad un perro le llevaba un trozo de pan que sacaba de la cocina de su amo y lamía sus heridas, hasta que el amo decidió seguir a su perro y al encontrar a Roque lo condujo hasta su casa y le curó sus llagas. Ahora en la Edad Moderna nos centramos con la figura del arzobispo de Milán, San Carlos Borromeo: La peste había desatado en Milán el pánico y la confusión entre los nobles y las autoridades, quienes al ver que el barco se hundía, huyeron despavoridos. Ni corto ni perezoso el arzobispo, sin temor al contagio, se puso al frente de la situación: organizó a los religiosos para atender diariamente a más de 60 mil enfermos y hambrientos; persuadió a los gobernantes a poner la confianza en Dios y hacer actos de penitencia, ayuno y oración; pidió al Papa Gregorio XIII le concediera indulgencias para impartirlas al pueblo; convocó a procesiones públicas que encabezaban sus canónicos con una soga al cuello y los pies descalzos; envió a algunos sacerdotes para que con taburete en mano fueran a las casas y, guardando la respectiva distancia, escucharan a los penitentes en el sacramento de la confesión. Finalmente salía a visitar personalmente a los enfermos a quienes les lavaba sus heridas. Podríamos enumerar más acciones llenas de fe y esperanza en un prelado que, al poner toda su confianza en Dios, llenó de fortaleza a sus sacerdotes para que ejercieran la caridad y logró derrotar de su pueblo, sumido en el miedo, la desconfianza, la indiferencia y finalmente la enfermedad. En la Edad Contemporánea, animan nuestro servicio estas palabras de San Damián: “Ningún sacrificio es demasiado grande si se hace por Cristo”, quien pidió ser enviado a la isla Molokai (la isla maldita), lugar a donde llegaban desterrados los contagiados de lepra.

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

Consciente que en cualquier mo- gripe como para paralizar la ecomento podría se contagiado, no nomía y la vida cotidiana de sus escatimó esfuerzos en empezar a ciudadanos. La historia se encargará de juzgarlos si por ofrecerle a los leprosos privilegiar lo económitrabajo y distracción. co, provocaron en sus Gestionó ayudas del ex- “...y si me diepueblos más destrucción tranjero y logró le en- ran a escoger viaran para sus leprosos, la posibilidad y muerte. alimentos, medicina, de salir de En todos los tiempos la ropa e instrumentos para aquí curado, voz del Señor resuena el trabajo. respondería con fuerza en el corazón de los que Él llama para A los 49 años contrajo sin dudarlo: hacerlos sus discípulos la lepra y el gobierno le Me quedo y misioneros: “el que prohibió salir de la isla, para toda la quiera salvar su vida, el santo decía: “Hasta vida con mis la perderá; pero el que este momento me sien- leprosos”. pierda la vida por causa to feliz y contento, y si de mí y del Evangelio la me dieran a escoger la posibilidad de salir de aquí cura- salvará” (Mc. 8, 35). do, respondería sin dudarlo: Me quedo para toda la vida con mis Es por eso que hemos encontrado en esta pandemia del COVID-19, leprosos”.

No cabe duda que estas personas son signos de contradicción en un mundo donde el ser humano ha puesto toda la confianza en la ciencia y la técnica y no en Dios. San Juan Pablo II nos enseñó que razón y fe van de la mano, no se contradicen, se complementan. No así sucede con la soberbia y la arrogancia de quienes conducen las riendas de un país, los hace ver necios e insensatos, como ha sucedido con los presidentes Donald Trump de Estados Unidos, Jair Bolsonaro de Brasil y Boris Johnson Primer Ministro del Reino Unido, que desde el comienzo de la pandemia no le dieron importancia a un virus que, según ellos, no era más que una simple

sacerdotes como el padre Giussepe Berardelli que renunció a su propio respirador para que un joven viviera. En Reino Unido la hermana Sienna de 73 años, religiosa de las Misioneras de la Caridad Madre Teresa de Calcuta, y que cuidaba de enfermos del coronavirus, también ofrendó su vida al lado de los que son aislados y se sienten privados de una caricia de Dios. Miles de buenos samaritanos, obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, agentes pastorales de las parroquias y otros tantos pertenecientes a movimientos apostólicos, no se han encerrado en el miedo y bajándose de sus cabalgaduras, han atendido a las víc-

11

timas de esta terrible pandemia: organizan y reparten alimentos, atienden espiritualmente a sus fieles, gestionan ayudas y visitan silenciosamente a los enfermos. Según la W Radio, casos como el de la Diócesis de Cúcuta que a lo largo de estos días de confinamiento ha entregado más de 18 mil mercados, 5000 elementos de higiene y más de 30 toneladas de alimentos perecederos, es un reflejo de lo que la Iglesia Católica viene realizando a lo largo y ancho del país con las familias más vulnerables en esta pandemia. No es mi pretensión hacer una apología de la Iglesia en los tiempos de pandemia, ni mucho menos presentar una línea de tiempo para comparar el modo como hombres y mujeres de fe se enfrentaron a estas terribles enfermedades. Sencillamente busco suscitar en el lector una reflexión que le permita ver desde la fe, el ejemplo de vida de unas personas dentro de la Iglesia, que acercaron a Dios a su pueblo cuando sus gritos y lamentos parecían ser lanzados al vacío y escuchados por nadie. Vale la pena tener presente en este momento, lo que escribió el filósofo argentino Leiser Madanes “una ciudad bajo una plaga presenta una inmejorable oportunidad para estudiar la naturaleza humana, su sociabilidad, sus instituciones”, aquí es donde se prueba de qué está hecha la Iglesia y cómo sigue siendo signo de salvación, a través de los que dan vida para que otros la tengan abundante. Cada cristiano católico podrá contarle al Señor lo que ha hecho y enseñado durante este tiempo de miedo, sufrimiento y dolor causado por el COVID-19. Que puedan escuchar en su interior la voz de quien nos dice: “vengan benditos de mi Padre, hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo” (Mt. 25, 35), porque dedicaron sus vidas a ver a Dios en los más pobres e indefensos y practicaron con ellos la misericordia.


12

Especial

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

La Comunión Espiritual a través de los medios de comunicación a la humanidad, aniquilando del hombre el pecado que lo había apartado de Dios.

Por: Pbro. Javier Alexis Agudelo Avendaño.

M

ira que estoy a la puerta y “ llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo” (Ap 3, 20).

Esta misión, encomendada por Cristo a los Apóstoles (Mt, 28, 18.20; Lc 24, 44-49; Jn 20, 22ss; Hech 1, 7ss), se sigue desplegando por medio de la Iglesia hasta el final de los tiempos.

La Comunión Espiritual es poco conocida y poco practicada, sin embargo, es un manantial especial e incomparable de gracias y bendiciones. Por medio de ella muchas almas alcanzaron su perfección espiritual. Urge una catequesis para explicar esta antigua devoción y animar a los fieles a desear ardientemente recibir al Señor en el Santísimo Sacramento. La Comunión Espiritual es una oración con la que el fiel católico expresa el deseo de recibir a Jesucristo en la Eucaristía sin afectar materialmente la comunión sacramental, es decir, sin recibir la forma consagrada. Se utiliza sobre todo como una preparación para la Santa Misa o en los casos en los que es imposible acudir a ella. La Comunión Espiritual, tiene su origen natural

Siendo la salvación de las almas (Salus Animarum) la ley suprema en la Iglesia y la finalidad última de las leyes, el ordenamiento canónico y la disciplina eclesiástica deben responder a la voluntad de Dios de salvar al género humano, valiéndose de los medios que estén a su alcance.

en el vehemente deseo de las almas de recibir al Señor eucarísticamente y no ser esto posible, en el momento o circunstancia indicada. En cuanto a su origen histórico, la Comunión Espiritual es muy anterior al Concilio de Trento (1545) en el cual ya se hacía referencia a ella alabándola y exhortando a los fieles a practicarla.

Para Santo Tomás de Aquino, “La comunión espiritual consiste, en un deseo ardiente de recibir a Nuestro Señor Jesucristo sacramentalmente y en amoroso abrazo, como si se lo hubiera ya recibido.” El efecto o las consecuencias de recibir la Comunión Espiritual, pueden ser para el alma las mismas que la recepción eucarística, con la diferencia que solo se recibe el Espíritu, pero no el cuerpo material del Señor. ¿Qué se dice desde el Derecho Canónico en relación con la Comunión Espiritual?

Familia Peña Castiblanco

Familia Corzo Sepúlveda

Altares en los hogares diocesanos

El Derecho de la Iglesia, el Derecho Canónico, tiene como una de sus finalidades fundamentales sanar, reparar, arreglar lo que está desarreglado. Y todo ello como expresión de la fidelidad a la finalidad del Derecho en la Iglesia: la salvación de las personas. La persona se constituye así en el centro de la preocupación del Derecho. La misión de Jesucristo en la tierra fue salvar

Sin embargo, en relación con la Comunión Espiritual no dice absolutamente nada por cuanto que es una preocupación más de tipo pastoral de la Iglesia que de carácter disciplinar. En razón a esto el Código de Derecho Canónico (CIC) en el can, 918 contempla entre las obligaciones de los pastores de las almas se encuentra la de procurar que los fieles se alimenten frecuentemente de la Santísima Eucaristía (Conf. c. 528 §2) preferiblemente (intra missam) dentro de la misa. Pero téngase presente, que existen circunstancias en las que los pastores de almas no pueden cumplir con esta preocupación pastoral, o porque los fieles están impedidos por el ordenamiento canónico como es el caso de una persona que viva en unión libre, o porque existen circunstancias ajenas a la voluntad del pastor como es el caso de la crisis que vivimos por el Covid 19. Para ellos debemos fijarnos en las normas pastorales o en la doctrina de la Iglesia frente al tema de la Comunión Espiritual. ¿Cuándo hacer la Comunión Espiritual?


Especial Siempre es posible hacer la Comunión Espiritual, inclusive durante varias veces en el día. Algunos fieles acostumbran a hacerla al momento de despertar, y también antes de ir a dormir. Hay algunas personas que se dirigen a la Misa en el templo, y allí la practican. Así como otras lo hacen en la misa que se transmite a través de la televisión, o como lo estamos haciendo actualmente por los diferentes medios de comunicación y redes sociales. El Catecismo de la Iglesia Católica en su número 1416 expresa que la Sagrada Comunión del Cuerpo y de la Sangre de Cristo acrecienta la unión del comulgante con el Señor, le perdona los pecados veniales y lo preserva de pecados graves. Puesto que refuerza los lazos de caridad entre el comulgante y Cristo. La recepción de este sacramento fortalece la unidad de la Iglesia, y la configura como cuerpo místico de Cristo. Para hacer una comunión espiritual que nos permita alcanzar la gracia de la Eucaristía, lo primero es tener un gran amor al Señor y un gran deseo de recibirlo y, sabiendo que no es posible recibirlo físicamente, disponerse a recibirlo espiritualmente. Lo segundo es que la persona le pida a Jesús que venga a su corazón. Puede pedírselo con sus propias palabras, o puede emplear una bella y conocida oración, escrita por San Alfonso María de Ligorio, que se ha utilizado durante siglos con esa intención: “Creo, Jesús mío, que estás real y verdaderamente en el Cielo y en el Santísimo Sacramento del altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma, pero no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Y como si ya te hubiese recibido, Te abrazo y me uno del todo a Ti. Señor, no permitas que jamás me aparte de Ti”. Amén. Puede hacerse siempre. A diferencia de la Comunión física, que sólo puede recibirse una

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

vez al día, máximo dos (y la segunda, por razones justificadas y sólo en Misa), la Comunión espiritual puede hacerse varias veces al día. Hay quien acostumbra ir a Misa entre semana y si un día no puede ir, hace la Comunión espiritual. Hay quien la hace cuando ve la Misa por televisión (lo cual no sustituye la obligación de asistir a Misa, pero es un recurso que permite los ancianos y enfermos que no pueden salir, sentirse de algún modo unidos espiritualmente a quienes participan de la Misa, escuchar las Lecturas, unirse en las oraciones, y hacer la Comunión espiritual). Y, desde luego, hay quien asiste a Misa el domingo y por alguna razón no puede comulgar físicamente, por lo que recurre a la Comunión espiritual. En la situación actual de la pandemia que vivimos la Comunión Espiritual se puede hacer a través de los distintos medios de comunicación siempre y cuando se tenga en cuenta lo dicho anteriormente. La Comunión Espiritual y los medios de comunicación Frente al avance del Covid-19 en el mundo, diversas parroquias y capillas ofrecen la transmisión de la Santa Misa en vivo a través de las redes sociales como modo

de vivir la liturgia, aunque sin la posibilidad de recibir la comunión sacramental. Pero la vida de unión con Cristo va mucho más allá de eso.

13

la «Iglesia Doméstica». Este es el espacio para redescubrir la práctica de la oración en familia y el crecimiento espiritual.

En muchos templos se sigue ceEn consonancia con las autori- lebrando la Eucaristía, sin fieles dades sanitarias de distintas par- presentes. Si bien estos no están tes del mundo, varias presentes físicamenConferencias Episcote, sí están vinculapales han suspendido dos con nosotros por la celebración de la “La Comunión medio de la internet, Eucaristía con pre- Espiritual, tiene como comunidad de sencia de fieles como su origen natural oración unida, partiuna medida preven- en el vehemencipando con la Comutiva para evitar aglonión Espiritual. Los meraciones de perso- te deseo de las animamos a compartir nas y, por ende, focos almas de recibir la Eucaristía, con la de contagio. al Señor eucarís- Comunión Espiritual, a través de los meEn este contexto, la ticamente y no dios de comunicación tecnología y la crea- ser esto posible, como por ejemplo en tividad son un gran en el momento la Emisora Vox Dei. aliado: en las redes En los nuevos areópasociales abundan las circunstancia gos, y según las mopropuestas para se- indicada”. dalidades adecuadas a guir la misa vía streacada uno de ellos, hay ming (transmisión mucho espacio para en vivo), a través de sitios web, difundir la espiritualidad católicuentas de Facebook, Instagram ca. En cierto sentido, vale recory YouTube. Pero ¿en tiempos dar aquí lo que escribía San Juan del Covid-19 se puede practicar Pablo II al hablar de la actividad la Comunión Espiritual? La res- misionera de la Iglesia: puesta es: sí. “El primer areópago del tiempo En los lugares donde se ha toma- moderno es el mundo de la codo medidas extremas para evitar municación, que está unificando la propagación del Covid-19 las a la humanidad y transformádoIglesias han cerrado las puertas. la -como suele decirse- en una Sin embargo, la Iglesia misma «aldea global». Los medios de no ha cerrado sus puertas, espe- comunicación social han alcancialmente en nuestros hogares, zado tal importancia que para muchos son el principal instrumento informativo y formativo, de orientación e inspiración para los comportamientos individuales, familiares y sociales”. (Encíclica Redemptoris Missio, nº. 37). Para estos momentos de crisis mundial en que la fe de los cristianos se pone a prueba, los medios de comunicación se han convertido en ese canal por el cual podemos mantener la Comunión. Demos gracias a Dios por su existencia y aprovechemos que están a nuestro alcance para seguir compartiendo la fe y la comunión con Cristo.


14

Especial

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

La familia, una buena noticia

Por: Pbro. Fredy Ramírez Peñaranda, párroco de la Inmaculada Concepción de María.

experiencia del Resucitado siempre vivo y presente en la vida de la familia.

E

3. Por último, decir, que el don de Dios es más fuerte que todas las dificultades humanas y las que la realidad nos va presentando: Esto es, sentirnos confortados y animados en medio del hogar por la presencia de Dios, sencilla pero eficaz, que está trabajando y haciendo todo lo posible para que la familia este bien y pueda en medio de su hogar contemplar su presencia. Para Dios todo es posible (Mt 19, 26), es la gran realidad de nuestra fe, el Señor está con nosotros (Mc 2,19) y eso nos anima y nos fortalece para caminar, perseverar y descubrir que si estamos en las manos de Dios, todo va a estar bien y que su amor está renovando nuestro corazón, para que nuestras miradas estén fijas en Él, que nos ha salvado, para que nuestra vida no este llena de cosas y realidades que nos distraen y generan angustias, sino que Él sea el centro de nuestra vida, de nuestra familia y del mundo entero.

n estos días lentos y silenciosos, la familia más que nunca se encuentra reunida en medio de cada una de sus tareas domésticas. De un momento a otro todo se detuvo por causa del aislamiento obligatorio. En medio de la crisis que se genera y la incertidumbre de lo que nos espera, vemos a la familia, reunida en oración y en diálogo empezando a sentir y cultivar realmente el amor, como don de Dios. Es que nadie puede vivir sin amor, el amor propio y el amor que recibe de su núcleo familiar y social. El amor le da sentido a la vida y la proyecta como obra de Dios (Rh 10). Pero en medio del tiempo compartido y de convivencia, aparecen nuevos retos que la familia debe desarrollar desde su fe y hoy mas que nunca la familia esta llamada a ser sal y luz de la civilización del amor (Mt 5,13-16).

“La familia debe tomar conciencia de su fe, de ser Iglesia doméstica, de ser escuela de comunión, ya que la familia es el lugar privilegiado para aprender la oración”.

Por eso quisiera, partiendo de esta realidad que estamos enfrentando y con estas premisas que he enunciado, manifestar que la familia debe ser:

de realidades que llevan a la esclavitud, pero, ante todo, esta bondad y confianza deben manifestar la autentica libertad que como personas deben tener como un derecho, pero mas que un derecho como la esencia de su humanidad.

1. La familia hoy más que nunca debe ser un espacio de bondad y esperanza: Es decir, el lugar donde se viva auténticamente el amor y se manifieste y en donde cada uno de sus miembros crecen en la confianza a si mismos, hacia los demás. Que se sientan seguros de los que son, que no generen dependencias

2. La familia debe tomar conciencia de su fe, de ser Iglesia doméstica, de ser escuela de comunión, ya que la familia es el lugar privilegiado para aprender la oración: Esta realidad de ser Iglesia doméstica, quiere decir, que la familia en su vida cotidiana vive y refleja la unión intima con Dios y la mani-

fiesta en su vida familiar en medio del amor que se da y el perdón lleno de misericordia que sana las heridas. El papel de la familia hoy, en medio de esta realidad se ve reflejado, en la unidad que toca alcanzar y en la autoridad de los padres que, mediante su servicio, forman y conducen la familia hasta Dios. En esta Semana Santa que hemos vivido en cada una de las familias, papá y mamá volvieron a tomar el timón de la fe y empezaron en torno a sus hijos a orar, a celebrar y a vivir la

La familia hoy más que nunca, y toda la humanidad, nos hemos dado cuenta de nuestra fragilidad, pero también del Don de Dios que quiere renovar nuestra historia para llenarla de amor y paz. No volveremos a ser iguales en la familia, seremos mejores, seremos auténticos templos vivos que alaban a Dios en la medida en que cada familia se ame y viva en Él.


Especial

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

15

Con el aislamiento, la Tierra volvió a respirar

“Promovamos la armonía con la naturaleza y la Tierra” 22 de abril: Día Mundial de la Tierra

D

esde hace 50 años se celebra cada 22 de abril el Día Mundial de la Tierra, originado en Estados Unidos, cuando alrededor de 20 millones de personas se tomaron las calles, exigiendo que se garantizara la calidad del medio ambiente. El promotor de este acontecimiento, fue el senador estadounidense Gaylord Nelson, quien buscaba concienciar acerca de los problemas de sobrepoblación, contaminación y conservación de la biodiversidad, entre otros. Desde entonces, cada 22 de abril, los países organizan diversas actividades que reconocen al planeta Tierra como el hogar de la humanidad y suscitan medidas para el cuidado de la naturaleza y sus recursos. Para estos tiempos, el planeta está a punto de colapsar, con el cambio climático, explotación desproporcionada e irresponsable de los recursos renovables, deforestación, la intensiva pro-

ducción agrícola y ganadera, el tráfico ilegal de flora y fauna, entre otros crímenes que el ser humano ha cometido contra el medio ambiente.

es la mejora del aire y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, logrado precisamente por el confinamiento de las poblaciones. Se han registrado ani“¿Cómo traeremales regresando a su mos luz a estas hábitat natural y llegando tranquilamente horas que vive a zonas donde antes el mundo?, la no se acercaban, tanfe nos servirá to especies de agua, como de tierra. de maestra, la

A los hombres les hace falta más sensibilización acerca de estos temas; para este año 2020, la celebración del Día Mundial de la Tierra, no podrá llevarse a cabo con esperanza de actividades presenSegún el canal de teleciales, ya que el Co- aliento y la cari- visión National Geovid-19, una pande- dad de camino”. graphic (NatGeo), en mia sanitaria mundial China, el promedio de aisló a las naciones. días sin contaminaPrecisamente, este virus se de- ción atmosférica aumentó en un sató por una enfermedad zoo- 21,5%. Una mejora drástica de la nótica (transmisión infecciosa calidad del aire. Mientras tanto, de animales a humanos), se cree en Italia y España las concentraque fue por el consumo de fau- ciones de dióxido de nitrógeno na silvestre en China. La Orga- (NO2) se redujeron a la mitad. nización de las Naciones Unidas Los mares y ríos de muchos paí(ONU) asegura que este hecho ses, incluso, de Colombia se ven muestra la estrecha relación en- cristalinos. tre la salud humana, animal y ambiental. La Secretaría de Ambiente de Bogotá, entregó en la primera De igual forma, afirma que los semana del mes de abril un inecosistemas sanos ayudan a las forme sobre la calidad del aire y personas a protegerse de contaminación en la ciudad (para enfermedades, porque inicios de marzo estaba en alerta la diversidad de espe- amarilla por las emisiones procies hace más difí- ducidas en la capital), donde se cil la propagación refleja que un total de 12.000 tode patógenos. En neladas de dióxido de carbono se definitiva, luchar dejaron de emitir en la atmósfecontra el cambio ra. “La significativa disminución climático y la del tráfico vehicular y aéreo, la pérdida de bio- reducción de la actividad indusdiversidad, no trial y el trabajo desde la casa sólo ayuda a la han generado un cambio en el naturaleza, sino ambiente de la ciudad”, explicó también a la sa- la entidad. lud humana. Los ambientalistas indican que Dentro de todo el Covid-19 “nos debe impulsar este tema de la pan- a llevar a cabo una introspección demia hay un impac- personal para entender que sin to visible y positivo y agua y sin un medio ambiente

sano no hay vida, los recursos naturales deben ser hoy nuestros aliados”. Probablemente el alivio y respiro que tuvo la Tierra, será momentáneo, ya que fue un beneficio a costa de la desaceleración económica, ante lo cual, las Naciones Unidas temen un “efecto rebote”, ya que más adelante, por el afán de activar y estimular la economía, pueden aumentar las emisiones contaminantes por encima de los promedios históricos, para conseguir la recuperación financiera. La ONU considera que en este próximo Día Internacional de la Tierra (miércoles 22 de abril), se debe contemplar un cambio hacia una economía más sostenible, que funcione tanto para las personas, como para el planeta. El Fondo Mundial para la Naturaleza, ha señalado que “esta crisis de salud debe ser una llamada de atención (…) Deberá servir para generar una mayor conciencia social frente al cuidado del planeta y el uso racional de los recursos”. Los estudios concuerdan en que la conexión que existe entre las acciones humanas y ciertas enfermedades, tienen que ver con la destrucción de ecosistemas naturales, ya que si no se consumiera fauna silvestre, habría prevención de muchas enfermedades infecciosas. El Fondo Mundial para la Naturaleza afirma que “la salud humana puede protegerse defendiendo la naturaleza”. Este año, el Día de la Madre Tierra, coincide con el Súper Año de la Biodiversidad, que se centra en el papel de la diversidad biológica como indicador de la salud de la Tierra.


16

Salud

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

El peligro de las enfermedades asintomáticas Por: Dr. Carlos Andrés Vera Aparicio, Médico Pediatra.

L

as enfermedades asintomáticas son aquellas que no generan síntomas como fiebre, vómito, diarrea o dolor y que dificultan su diagnóstico temprano, convirtiendo a los enfermos asintomáticos en portadores de un padecimiento que puede ser trasmitido a otras personas. Por lo tanto, cuando una persona es asintomática puede generar en su entorno comunitario un mayor número de contagios sin saberlo, las enfermedades de ejemplo para esta situación son: • Enfermedad de Chagas: La cual puede durar 10 o más años sin dar síntomas, tiempo después puede volverse fulminante y generar cambios en el corazón que requieren un trasplante. Quien tiene la enfermedad puede transmitir a otros el parásito y hacer que otras personas la desarrollen muy rápidamente. • VIH, Sida: Puede ser asintomático alrededor de 7 a 10 años, tiempo después empezará a presentar fiebres nocturnas, diarrea, debilidad y posteriormente si no hay tratamiento oportuno puede morir la persona. Durante este tiempo puede ser transmitido este virus a otros contactos sexuales sin darse cuenta; por eso se habla de pacientes VIH positivo asintomáticos, debido que estas personas desarrollan la enfermedad y la transmiten a otros. • Otros ejemplos de enfermedades asintomáticas son los cánceres en estadios tempranos, cáncer de cuello uterino por virus de papiloma humano, los cuales pueden ser detectados gracias a las pruebas de tamizaje como lo son las citologías, ya que

muchas mujeres pueden tener esta enfermedad siendo asintomáticas antes de presentar sangrados, o estadios terminales. • Covid-19 o Coronavirus: Se debe tener en cuenta que muchas personas que han viajado a zonas donde estaba el virus, pueden llegar a nuevos territorios siendo asintomáticos, debido que las personas no han presentado

CORONAVIRUS

los síntomas típicos de esta enfermedad. Tener en cuenta el cuadro que aparece más abajo. * Recuerda si presentas dos o más síntomas debes consultar a tu centro médico. Entonces, la persona asintomática puede no tener los síntomas comunes, pero sí llevando el virus en sus

SINTOMÁTICO

ASINTOMÁTICO

Tiene el virus

Fiebre

No

Dolor de cabeza

No

Dolor de garganta

No

Tos seca

No

Dolor de oído o déficit de audición

No

Dolor abdominal o diarrea No percibe olores

No

No

Nauseas o vomito

No

47 años de experiencia REMACHADA DE BANDAS - TRABAJOS INDUSTRIALES, AGRICOLAS Y MINEROS RECTIFICADORA DE DISCOS Y CAMPANAS - VENTAS AL MAYOR Y DETAL SERVICIO MANTENIMIENTO DE FRENOS

Av. 7 #0-61-63 Frente al Terminal. Telf.: 5728789/5834356 Telefax: 5725497 Cel: 3134561308 - Cúcuta, Colombia E-mail: frenoshugo@hotmail.com

secreciones como la saliva y las lágrimas, lo cual pueden llegar a expandirse por medio de contacto de estas secreciones con madera, metal, o aspersión en el aire y luego llegar una persona que sí puede ser susceptible de presentar los síntomas típicos de la enfermedad y así propagar la epidemia no sólo a una sino a muchas personas a su alrededor. En la pandemia actual es fundamental que las personas que han tenido contacto no sólo con sospechosos o diagnósticos positivos, sepan transmitir esta información a sus familiares o conocidos y a los entes de salud, para que se ejecuten las medidas pertinentes y así permitir hacer un cerco epidemiológico. Significa que, aunque no haya casos sintomáticos confirmados se debe hacer un mapeo grande de personas y realizarles muestras aleatorias con el fin de encontrar personas con el diagnóstico de manera oportuna. Recuerda: Quédate en casa, cumple la cuarentena y entre todos podremos ayudarnos a que nos volvamos a reunir en familia.


Tecnología

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

17

Aplicaciones para hacer reuniones en línea en tiempos de Cuarentena Por: Andrés Ariza, Ingeniero de Sistemas.

E

n estos tiempos cuando la crisis de la pandemia del COVID-19 en nuestro país ha afectado la vida cotidiana. El Gobierno Nacional ha determinado un aislamiento preventivo con motivo de frenar el contagio de este virus, muchos de los trabajadores de distintos oficios han optado por la modalidad de teletrabajo, como “una forma de organización laboral, que consiste en el desempeño de actividades remuneradas o prestación de servicios a terceros utilizando como soporte las tecnologías de la información y comunicación (TIC) para el contacto entre el trabajador y la empresa, sin requerirse la presencia física del trabajador en un sitio especifico de trabajo”. (Artículo 2, Ley 1221 de 2008). Las reuniones semanales que tenía el jefe de departamento, las citas con algún proveedor o un nuevo cliente potencial para su empresa, en fin, estas se pueden realizar haciendo uso de algunas aplicaciones tanto para Smartphone, tablet’s o portátiles que nos facilitan esta tarea. A continuación, describiremos algunas de estas aplicaciones:

Skype La plataforma propiedad de Microsoft, está disponible para iOS, Android, Windows y Mac, y ofrece llamadas de video y audio, así como una función de mensajería. Tiene una interfaz fácil de usar y admite hasta 50 personas en una misma llamada de audio; en el caso de videollamadas, la cantidad de personas

conectadas depende del dispositivo que se esté utilizando. Skype permite grabar, guardar y compartir videollamadas, y cuenta con subtítulos en vivo.

Zoom Esta plataforma es una de las más flexibles del momento, ya que los usuarios no necesitan registrarse para ser parte de una videoconferencia o reunión virtual, además que pueden seguirla a través de su computadora o dispositivos móviles. Aunque cuenta con diversos planes de pago, su modalidad gratuita también es muy completa, ya que permite hasta 100 participantes y reuniones ilimitadas al día, pero con una duración máxima de 40 minutos cada una, entre otras alternativas.

FaceTime FaceTime es una aplicación de videollamadas patentada de Apple. Si usted cuenta con un iPhone, iPad o Mac, esta funciona sin problemas y permite iniciar un chat de video con cualquiera de los contactos, siempre y cuando también sean usuarios de dispositivos Apple. A pesar de que el objetivo principal de FaceTime son los chats de video, también se pueden hacer llamadas únicamente de voz. Desde el lanzamiento del sistema operativo iOS 12 en 2018, Apple también agregó la opción Group FaceTime, que te permite chatear con hasta 32 personas a la vez, suponiendo que todas tengan dispositivos Apple.

WhatsApp La aplicación de mensajería instantánea, propiedad de Facebook, cuenta con un sistema de videollamada que funciona tanto en dispositivos Android como iOS y ofrece un cifrado de extremo a extremo, lo que significa que solo el emisor y el receptor pueden tener acceso a los mensajes. La plataforma solo permite usar el sistema de videollamada en la versión móvil, con un máximo de cuatro personas.

Google Duo Es una aplicación móvil de video chat desarrollada por Google, disponible tanto para Android como para iOS. La plataforma permite realizar videollamadas grupales de hasta 8 personas, cuenta con una versión

web para poder utilizarla desde un computador, permite enviar mensajes de vídeo o realizar llamadas de voz y su calidad de video es HD en 720p y cuenta con cifrado de extremo a extremo.

Esta plataforma busca que inicies una videollamada con un cliente sin complicaciones, tan fácil como cuando abres el enlace de un sitio web para consultar información de tu interés. Quien recibe la llamada, no necesita tener un registro o instalar una aplicación para contestarla desde su dispositivo preferido. “Gracias a la tecnología WebRTC incorporada en las últimas versiones de los navegadores, las llamadas de video y voz de Gruveo están preparadas para funcionar directamente”, precisa la compañía.


18

Infantil

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

Nuestro compromiso, seguir orando Por: Mg. Consuelo Morán

Un abrazo en Cristo Resucitado, saludándolos con alegría y con la certeza de que Jesús ¡está vivo! y vive en nuestro corazón. Hoy quiero manifestar mi sentimiento de admiración a todos los niños y jóvenes misioneros de nuestra Diócesis de Cúcuta, quienes han tomado esta situación con madurez y paciencia, con el compromiso por sí mismos y por sus familias, nos han demostrado con su ejemplo a nosotros los adultos que ¡sí se puede!, que cuando nos organizamos se pueden hacer las cosas pensando en el beneficio de todos, por el bien de la sociedad. Son momentos difíciles pero con la fe intacta de que después de la tormenta, viene la calma, viene la paz; para ello te invito a orar con la oración de los 5 deditos de Jorge Bergoglio (Papa Francisco).

“Por sus frutos los conocerán” En familia te invitamos a que realices la siguiente actividad: Portalápices Necesitas los siguientes elementos: + Lata vacía (puede ser de atún o de otro alimento enlatado). + Palos de paleta (puedes pintarlos). + Pistola de silicona. + Barras de silicona. + Cintas, botones, figuras de fomi, según lo que quieras para decorar. Manos a la obra:

3 Medio Al ser el dedo más alto, hay que 2 Índice Por aquellos que enseñan y curan, para que Dios les ayude con sabiduría y dirección: maestros, doctores.

1 Reza por os que son más Pulgar

cercanos a ti, son más fáciles de recordar: tus papás, hermanos, familiares, amigos.

rezar por los líderes, para su conversión y entrega: gobernantes y políticos.

4 Anular Por lo más débiles y enfermos. por su sanación y para que encuentren consuelo en Dios.

5 Miñique Ora por ti, para que Dios te ilumine y acompañe

Recuerda sacar lo mejor de ti, sigue dando ese ejemplo en tu familia. Por eso te invito a orar todos los días, canta, sonríe, disfruta a tu seres queridos, llama por teléfono a tus compañeros de colegio, manda un mensaje a tu maestra, compartan, y sobre todo escúchalos de esta manera también aprendemos y aportamos “DAMOS VIDA”, ten presente que estamos en el mes de abril y el lema de nuestra Diócesis de Cúcuta:

A una lata limpia pega alrededor palos de paleta, si quieres puedes pintarlos de tu color preferido, uno al lado del otro sin dejar espacios, ten cuidado con la pistola de silicona (dile a un adulto que te colabore) luego decora como tú quieras y a organizar tus colores. Busca el video en YouTube llamado: “Latas de atún decoradas con palitos de paletas - Creative Flowers”


Liturgia

San José de Cúcuta, abril 19 de 2020

Por: Sem. Víctor Julián Flórez Ortíz, estudiante Atheneo Pontificia Regina Apostolorum, Roma.

Amigos Felices Pascuas de Resurrección amigos del Periódico La Verdad. reconocerlo hasta que Jesús sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando. San Juan 20, 19-31

Domingo II de Pascua - Ciclo A

En este domingo reflexionamos un hermoso pasaje de la Escritura, en el que Jesús apareciéndose a los Apóstoles les anuncia la Paz, les muestra sus manos y el costado y luego de anunciarles nuevamente la Paz, les infunde el Espíritu Santo, enviándolos de misión con el poder de perdonar pecados. El primer fruto de la Pascua es la Paz de Cristo. Que Él sea nuestra Paz, nuestro consuelo y nuestra fortaleza. Cristo ha muerto y resucitado para darnos vida y vida en abundancia. Unámonos a la voz del Apóstol San Pedro y junto a él, alabemos a Dios, por todas las maravillas que obra en favor nuestro: Bendito sea Dios, Padre de Nuestro Señor, Jesucristo, que, por su gran misericordia, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, nos ha regenerado para una esperanza viva; para una herencia incorruptible, intachable e inmarcesible, reservada en el cielo a vosotros (1P 1, 3-4). San Lucas 24, 13-35

Domingo III de Pascua - Ciclo A

Para este domingo, la Liturgia nos propone el texto de los dos discípulos de Emaús que desconcertados por todo lo ocurrido en Jerusalén regresan tristes a sus hogares. San Lucas nos dice que Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos y no fueron capaces de

Este pasaje es muy particular y muy rico en enseñanzas. En casa leámoslo una y otra vez con la certeza que es Dios el que se acerca, el que nos salva y camina con nosotros para que en libertad demos el paso de la muerte a la vida. Cristo es nuestra alegría, Él ha resucitado por todos y cada uno de nosotros y prueba de ello, es su presencia real en los sacramentos, instituidos por Él mismo, para que por medio de ellos alcancemos las gracias divinas y fortalecidos con su presencia llevemos una vida de santidad. #AprendiendoLiturgia Hemos dado inicio el domingo de Resurrección al Tiempo de la Pascua, pero sabemos ¿Qué es la Pascua? La Pascua, también conocida como ‘Pesaj’ en el Antiguo Testamento, es la conmemoración de la salida del pueblo de Egipto hacia la tierra prometida. Para nosotros los cristianos, la Pascua es la resurrección de Jesús, es decir, el paso de la muerte a la vida. La Pascua es la fiesta de la nueva creación, es la fiesta de Cristo resucitado, quien pasando por el sufrimiento y la cruz redime a toda la humanidad, librándonos de las cadenas de la muerte y del pecado para hacernos nuevas creaturas en Él. “Jesús resucita del sepulcro. La vida es más fuerte que la muerte. El bien es más fuerte que el mal. El amor es más fuerte que el odio. La verdad es más fuerte que la mentira. La oscuridad de los días pasados se disipa cuando Jesús resurge de la tumba y se hace él mismo luz pura de Dios. Pero esto no se refiere solamente

Cristo Vive, Él es nuestra Esperanza y la del mundo entero, dejémonos transformar por Él una y otra vez. Iniciamos este hermoso tiempo litúrgico que la Iglesia nos regala llamado Pascua. En esta oportunidad, les compar-

19

to esta pequeña catequesis, para que vivamos la Pascua con mucha fe y sea para nosotros, un espacio oportuno para reafirmar nuestra esperanza en Cristo Jesús, fundamento de nuestra vida cristiana. poco más sobre algunos elementos de la Pascua, para que vivamos este tiempo en toda su riqueza.

a Él, ni se refiere únicamente a la oscuridad de aquellos días. Con la resurrección de Jesús, la luz misma vuelve a ser creada. Él nos lleva a todos tras Él a la vida nueva de la resurrección, y vence toda forma de oscuridad. Él es el nuevo día de Dios, que vale para todos nosotros” (Homilía del santo padre Benedicto XVI - Sábado Santo 7 de abril de 2012).

- Busca espacios de oración personal y familiar que te ayuden a fortalecer tú encuentro personal con Dios.

Ahora bien, el tiempo de la Pascua comprende 50 días que inician con el Domingo de Resurrección y termina con la Fiesta de Pentecostés. Es un tiempo de alegría, de amor, de gozo y paz.

- Durante este tiempo de cuarentena, fortalece los lazos de amistad familiar en casa y busca realizar actividades que te permitan vivir momentos y espacios de alegría.

El color litúrgico de este Tiempo es el blanco y simboliza la pureza y la alegría y que también acompaña el sacramento del bautismo y otras celebraciones. En la siguiente edición profundizaremos un

- Participa de todas las celebraciones de la Eucaristía, trasmitidas a través de los distintos medios de comunicación diocesanos.

Apuntes misioneros

Dinámica: No olvides continuar recortando las imágenes del rompecabezas de cada edición para que completes la imagen y participes en un sorteo con el Periódico La Verdad y la Emisora Vox Dei. Bendiciones a todos.


Profile for La Verdad Periódico de la Buena Nueva

Edición 861  

Edición 861  

Advertisement