Page 1

sábado 4 de mayo de 2019 año XX n° 402 (el intestino) precio $ 50.-

eleslabon@eleslabon.com.ar www.eleslabon.com.ar periodicoeleslabon eleslabonciac

redaccionrosario.com

Se cumple un siglo del nacimiento de la mujer que marcó un hito en la historia, y su legado resuena una vez más en los oídos. Notas, reflexiones y homenajes a la Abanderada de los humildes que vuelve en millones. DOLOR E INDIGNACIÓN POR FRACASO INVESTIGATIVO

QUINTA ENTREGA DE FEMIMASA

Fallo y vergüenza

Luchadora histórica

ANDRÉS MACERA

402 - 04/05/2019

Lo que dejó la absolución de los 9 acusados del aborto seguido de muerte de Paula Perassi, desde 2011 desaparecida. La Fiscalía admitió la falta de pruebas para demostrar la responsabilidad policial.

CARLA SCOLARI

Viviana Della Siega la pelea desde siempre: primero en las filas del peronismo, ahora también desde el feminismo. El perfil de una referente que lleva los pañuelos verdes y blancos bien anudados.

Venezuela arde

Un paro sin freno

Rosario post-primaria

La derecha y EEUU están dispuestos a todo para desestabilizar al gobierno bolivariano. Mientras los intentos continúan fallando, el ataque contra la democracia crece y se muestra cada vez más criminal.

La huelga general convocada por fuera de la cúpula de la CGT fue contundente. Movilizaciones y negocios cerrados dieron forma a una sensación que se respira todos los días: Macri no va más.

En el Palacio Vasallo, 14 ediles disputarán por 15 bancas. Cuáles son los escenarios posibles en el Concejo luego de las Paso. Las sorpresas con caras nuevas, las que regresan y las que se van.


sociedad | el eslabón

página 2 | sábado 4 de mayo de 2019

EVITA POR SIEMPRE. CLAROSCUROS DE UNA HERENCIA PERONISTA

EDITORIAL

Paso a paso, avanzamos

L

a Edición 402 de el eslabón se arma y desarma a flor de piel. A pocas horas de mandar este semanario a imprenta, resuenan en nuestra redacción cantatas y canciones montoneras, las historias que estamos redactando y las que nos quedaron por escribir, el ruido de los tecleos, el del mate que circula. Evita cumple 100 años y el simple hecho de pensarla ya nos revitaliza. Queremos, como siempre pero un poco más, hacer este número. Queremos que lo vean, que lo lean, que lo disfruten. Queremos que sea para nuestros lectores y lectoras lo que está siendo para nosotros: como una bocanada de aire fresco en medio de la crisis. No llegamos al aniversario del natalicio de Evita cómodos. La diagramación de este semanario estuvo atravesada por un Día del Trabajador donde hubo poco para festejar, con el paro nacional del 30 de abril y el trasfondo de los resultados de las Paso del 28 de abril. Como Evita, que siempre vuelve, surge una luz de esperanza para quienes pensamos que hay una salida y que esa salida es, antes que nada, juntos, unidos. La provincia de Santa Fe estuvo en la agenda nacional luego de las elecciones del 28 de abril en donde, una vez más, la alianza de Mauricio Macri fue la principal perdedora. De mantenerse esta tendencia de voto castigo se pondrá fin así a un breve pero letal y devastador ciclo político argentino. El triunfo categórico en la interna provincial del frente Juntos de Omar Perotti sobre María Eugenia Bielsa, quien rápidamente se alineó con aquella consigna que dice “el que gana conduce y el que pierde acompaña”, pone al peronismo en una situación inmejorable para volver a la Casa Gris. El desgaste de la gestión socialista también ayuda a acrecentar las expectativas del regreso. En Rosario, su ciudad fuerte –donde además el peronista Roberto Sukerman hizo excelente elección–, perdió la interna, que fue muy caliente, con el ex radical y ex lilito Pablo Javkin, y a nivel provincial Bonfatti, apenas superó a Perotti, quien de de retener buena parte de los votos bielsistas quedará a tiro de la gobernación. Salvo la gran votación en la ciudad de Santa Fe, donde doblegaron al candidato de José Corral, en el resto de los frentes el socialismo se juega, el 16 de junio, a salvar la ropa. Del lado de Cambiemos, intentaron disfrazar de todos los modos posibles un durísimo revés. De todos modos, si se tiene en cuenta que es la fuerza que está hundiendo al país, no debería dejar de sorprender que, aún blandiendo el tema de la seguridad y destacando la tarea –ya no del presidente al que todos le huyen– sino la mismísima ministra de seguridad de la Nación Patricia Bullrich, el devaluado pero persistente Roy López Molina haya sacado miles de votos. Claro que los partidos se juegan hasta el segundo final y, a pesar de todo, con resultados hasta ahora más que promisorios, habrá que dar una todavía otra gran pelea para dejar atrás la pesadilla macrista en la nación, además de desterrar su amenaza destructiva cerca de casa.

Periódico semanal fundado el 2 de septiembre de 1999 por Matías Ayastuy, Juan Emilio Basso Feresin, Julián Lafuente, Rodrigo Miró y Jerónimo Principiano. propietario: Asociación Civil Cadena Informativa Registro de Propiedad Intelectual Nº 234.810

Tres mujeres, un capitán y una tanqueta ¿Cuánto se puede amar a un hombre y a una mujer que apenas se les conoce de lejos, a quienes con suerte se les estrecharon o rozaron las manos en alguna multitudinaria escena? ¿Qué tan peligroso pudo ser en algún tiempo haber hecho público ese amor?

Por Horacio Çaró

E

L ABUELO HORACIO SALIÓ DE esta órbita una Nochebuena de 1950. Años más tarde su viuda Virginia y sus hijas María Angélica y Martha repetían una letanía: “Por suerte se murió antes de ver que Evita se iba de este mundo. Sufrió menos”. Las tres habían rozado con sus manos las de Eva Perón cuando “Ella” –así se referían a Evita– visitó Rosario en 1947 y saludaba desde un auto descapotado a las miles de personas que la fueron a ver –en el tramo céntrico de su recorrido– a un lado y otro de la calle Córdoba, cuando ni se soñaba con que algún día fuera peatonal.

producción periodística: Cooperativa de Trabajo La Masa dirección: Laura Hintze y Ernesto Ávila edición: Manolo Robles, Santiago Garat y Ernesto Ávila.

La abuela Virginia tenía un hermano –al que no veía desde hacía un tiempo– que trabajaba con Juan Perón. Era uno de sus secretarios, jefe de Ceremonial de Estado, y esa cercanía con el General y Evita lo alejó de Rosario y también de la familia. Así por lo menos lo contaba años más tarde la abuela, y así, con parquedad indisimulable, lo confirmaban las sobrinas de Raúl, el que “casi siempre salía en las fotos al lado de Perón, el de lentes, ése”. Lo cierto es que aquella Navidad de 1950, después de enterrar al abuelo Horacio, la abuela Virginia, con apenas 52 años, María Angélica, con 23, y Martha, la Pichona, con 21, se quedaron solas. “Pero era un mundo feliz, m’hijo”, le

redacción: Horacio Çaró, Guillermo Griecco, Pablo Bilsky, Luciano Couso, Eugenia Arpesella, Alfredo Montenegro, Laura Hintze, Gabriel Zuzek, Facundo Paredes, Marcela Isaías, Silvia Carafa, Soledad Pascual, Juan Pablo de la Vega y Marcelo Valenzuela.

decía muchos años después la abuela a su primer nieto, a quien bautizaron con el nombre de su difunto esposo. Era su manera de explicar cómo habían remontado tanta tristeza, pero también una pincelada de un tiempo diferente.

Asesinos al poder “Che, Margueirat, ya cantaron todo, fuiste vos, queremos saber cómo lo achuraste al Juan”. En ese momento se encendían las luces, focos incandescentes que atravesaban las retinas del hombre atado a la silla. Sudado, meado hasta los tobillos, desfalleciente, de pronto abría los ojos y se encontraba con una pecera enorme donde flotaba en formol

diseño gráfico: Leandro Gómez, Aníbal Pérez, Javier García Alfaro y Facundo Vitiello. fotografía: Manuel Costa, Carla Scolari, Lucía Greco, Paula Peña y Andrés Macera. cierre de edición: Viernes 3 de mayo de 2019.

el eslabón integra la Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina (Fadiccra) y la cooperativa Diarios y Periódicos de Santa Fe (Dypsa). Mendoza 2836, depto. 4, Rosario

0341 4353719

3415508421

eleslabon@eleslabon.com.ar

www.eleslabon.com.ar

periodicoeleslabon

eleslabonciac

PRODUCIDO CON SOFTWARE LIBRE


el eslabón | sociedad

la cabeza de Juan Duarte, el hermano muerto de Evita. Entonces volvía a sentir que todo su cuerpo se quemaba cuando le pasaban la picana por muslos y rodillas, en el pecho, el cuello, y entonces, una vez más, llegaba el desmayo, y con él la oscuridad. Quién sabe cuántas de esas sesiones soportó Margueirat antes de que sus captores se convencieran de que él –o los otros a quienes habían atormentado de igual forma– era el asesino de Juan Duarte. Porque para ellos debía haber un asesino, al que Perón encomendó liquidar a Juancito una vez muerta Eva. Ésa era la tesis oficial de la autodenominada Revolución Libertadora, una de las tantas elaboradas para ejecutar el plan de exterminio de todo vestigio peronista de la faz de la tierra. Descartada la del crimen de Juancito, los esbirros de Pedro Aramburu e Isaac Rojas le armaron causas por presuntos actos corruptos, que con los años terminaron en sobreseimientos con sordina. El daño estaba hecho. En su cuerpo, en su psiquis, en su alma. “Margueirat quedó medio loco”, decían sus allegados, haciéndole precio al estado en que lo dejaron sus perseguidores por el solo hecho de haber pertenecido al círculo del “tirano prófugo” e innombrable. Con los años, y con la ayuda de algunos amigos leales, el hombre llegó a publicar un pequeño libro que compilaba aquellas infamias con carátula judicial, aclarando cada uno de los casos en los que habían querido manchar su honra. De poco o nada sirvió, pero al menos esa pequeña desmentida, ese minúsculo capítulo contra la historia oficial de la faena de las bestias que tomaron el poder en 1955, quedó documentada.

Secretos de familia La abuela Virginia casi no hablaba de su hermano Raúl, o lo hacía con sus hijas. La más joven, Martha, ya separada, vivía con sus hijos en la casa paterna. La mayor, María Angélica, La Negrita, era la solterona que jamás se fue de aquella casona enorme, así que los tres hijos de la Pichona eran los únicos nietos de Virginia, a quien el reuma postró en sus últimos años de vida. Curioso, el mayor de los nietos siempre le preguntaba cosas de aquel “mundo feliz”, del cual lo había fascinado la República de los Niños, un lugar mágico al que cierta vez la escuela lo llevó junto a su curso y nunca jamás pudo borrar de su memoria. Aquel atardecer en que volvió de la fantástica excursión escolar, el chico bombardeó con preguntas a su abuela, que antes de emprender el viaje le había advertido que ese lugar –que le iba a gustar mucho– lo habían hecho Perón y Evita, pero que se cuidara de mencionarlo, porque “hay gente mala que no los quiere”. El pibe le contaba a la abuela que mientras caminaba con sus compañeritos por las calles de aquel país de ensueño, no podía creer que hubiera gente tan mala que no quisiera a alguien que había construido esas maravillas. Es más, le confesó que cuando se metieron en una de las casitas, a solas con su mejor compañero, Rodríguez, se animó a decirle: “Todo esto lo hicieron Perón y Evita, ¿sabías?”. —¿Y qué te contestó Rodríguez?–, pre-

sábado 4 de mayo de 2019 | página 3

guntó la abuela, algo preocupada. —Se encogió de hombros, no sabía, abuela–, contestó con inocencia el chico. Pero si había un secreto en la familia, ése era el paso de Raúl por los dos gobiernos de Perón y su destino posterior. Cuando la abuela Virginia y sus hijas hablaban de él y algunos de los tres chicos aparecía, cambiaban la conversación. Cuando el mayor creció un poco, su madre le contó que Raúl había sido “secretario de Perón y Evita”, y que se quedó a vivir en Buenos Aires y que ellas no lo volvieron a ver más. El hombre era un enigma, ese distanciamiento era una incógnita que tanto merodeó por la cabeza del más grande de los tres hermanos que un buen día éste encaró a su abuela y le espetó, con un tono que jamás antes había usado para dirigirse a Virginia: —Quiero que me contés qué pasó con el tío Raúl. Y el pibe se encontró con la escena imposible. La abuela Virginia se largó a llorar, le pidió que se acerque a su cama donde estaba postrada, y lo abrazó durante minutos que se acercaron como nada hasta ese instante a la eternidad. Raúl se había vuelto loco, lo perdieron de vista, y un día se murió, sin que ellas se enteraran siquiera dónde estaba enterrado. Así de simple. Así de trágico como para ser compartido con tres criaturas que apenas empezaban a salir al mundo.

Una historia triste Cuando en junio de 1955 la Aviación Naval bombardeó la Plaza de Mayo, las destilerías de La Plata y Mar del Plata, la abuela Virginia les dijo a sus dos jóvenes hijas una frase que las aterró: “Estos criminales están dispuestos a todo”. No era que fuese un cuadro político, ni que estuviese más informada que cualquier otra mujer de su edad. Millones de personas escuchaban aterradas los despachos de los informativos radiales, que daban cuenta de los muertos y heridos tras el paso de los aviones ingleses Gloster Meteor sembrando el terror con sus potentes bombas, en lo que fue el más indecoroso bautismo de fuego de una fuerza armada: contra civiles indefensos y en tiempos de paz. En medio de las alarmantes noticias, a Virginia le vinieron a la mente las imágenes familiares de su Villa María natal, de la que emigró junto a sus dos hermanas y su hermano hacia Santa Fe y Rosario en busca de un mejor porvenir, a principios del siglo XX. Teté y Coco se fueron a vivir a la capital provincial, y Raúl y Virginia a Rosario. Menos la Coco, que murió solterona, el resto de los hermanos contrajo matrimonio, y se visitaban de una ciudad a otra, y era una verdadera fiesta cuando se juntaban todos a la mesa familiar. Cuando fueron llegando los hijos y las hijas, esa fiesta se fue agrandando cada vez más. Todo cambió con la llegada del peronismo. La familia se dividió rápidamente entre gorilas y peronistas, y las discusiones dieron paso a distanciamientos, que eran seguidos por reconciliaciones, pero una profunda tristeza comenzó a colarse en las reuniones familiares. Con los años, uno de los sobrinos de Virginia comenzó a militar en el radicalismo de la capital santafesina, en un

grupo particularmente violento, al punto de que sus integrantes cada tanto cometían algún tipo de atentado menor, como arrojar bombas de estruendo en algún local peronista o gremial. Enterada de eso, la abuela Virginia decretó: “Polo no pisa más esta casa”. Lo cual generó más tristeza entre las primas y primos, que disfrutaban mucho viajar de una a otra ciudad para visitarse, salir juntos, divertirse en fiestas y bailes. Para cuando Rojas dio la orden de bombardear Buenos Aires, Polo ya era uno de los denominados Comandos Civiles, que poco tiempo más tarde, en septiembre, cuando finalmente la Fusiladora derrocó a Perón, salieron a las calles “a cazar negros peronistas”, como se encargaban de gritar a viva voz, revólver en mano, trepados a los zócalos de los autos de la época. “Es muy triste que todo termine así”, se le escuchó decir una tarde de octubre a Virginia, que completó la frase con una sombría advertencia: “Dicen que el 17 van a salir a matar negros en las puertas de las fábricas. Hay que cerrar bien todo, chicas”.

El ruido de las orugas Fueron tres estaciones en las que se detuvo el tren del terror. En la primavera, la destrucción e incendio de edificios y monumentos que remitían al peronismo se contaban por decenas en todas las ciudades de la Argentina. Pero para el verano y el otoño, los protagonistas del festín de la venganza fueron los muertos y heridos por la Policía, el Ejército y los comandos civiles de la Fusiladora. Pero eso no se publicaba en los diarios. Tampoco podía saberse algo sobre lo que, de todos modos, comenzó a correr de boca en boca entre los peronistas: se estaba organizando la resistencia. Bocanadas de una brisa de esperanza recorrían las galerías y balcones de las casas donde vivían encerradas las familias peronistas. Se salía sòlo para ir a trabajar, y eso quienes aún no habían perdido su empleo. Ya para el otoño de 1956, en Rosario la resistencia se podía percibir hasta en las paredes, como aquellas célebres pintadas en Villa Manuelita: “Los yanquis, los rusos y las potencias reconocen a la Libertadora. Villa Manuelita no”. Pero había otras, como esa que escrita a pura carbonilla decía: “A la madrugada se corta la fruta”, y era un alerta para los resistentes. La ciudad olía a rebelión. En las calles, patrulladas por vehículos del Ejército y la Policía, la gente caminaba rápido, pero de tanto desde un camión o un auto cualquiera salían despedidos volantes contra la “Hormiga Negra”, como los peronistas de la resistencia apodaban al almirante Rojas. La casona donde vivían la abuela Virginia y sus hijas era céntrica, pero por aquellos años era un barrio apacible, muy diferente al que los años transformaron. Era una casa de altos, con un gran ventanal en la ochava de Dorrego y Catamarca y balcones sobre una y otra de esas calles. Apenas despuntaba el alba de un frío día de junio del 56 cuando el ensordecedor ruido de las orugas de un blindado sobre los adoquines despertó a casi todos los vecinos de la esquina. El tanque o la tanqueta –la abuela Virginia no sabía distinguir uno de otra– hizo varias maniobras en la bocacalle, hasta

que avanzó unos metros por Catamarca. De pronto se escuchó un vozarrón que a través de un altavoz bramó: “¡El ejército argentino les ordena que se rindan! ¡Tienen diez minutos para entregarse!”. María Angélica dormía en la misma habitación de Virginia, y Martha en otra que daba a Dorrego, de modo que en pocos segundos ya estaba abrazada a su hermana y a su madre. Ninguna de las tres sabía qué pasaba ahí afuera, ni a quién se dirigía el ultimátum. Martha, la Pichona, amagó a asomarse a la puerta ventana que daba al balcón, y la abuela Virginia la agarró del hombro y la sentó en el piso. Les dijo a sus dos hijas, con autoridad pero apenas un hilo de voz: “Métanse las dos abajo de la cama y no salgan, yo me voy a asomar”. Y sin abrir la puerta ventana, observó lo que ocurría en la calle. El milico, erguido en el centro del blindado, salido medio cuerpo de una especie de escotilla, tenía dirigida su mirada hacia ella, hacia ese balcón, hacia su casa. Volvió a agacharse, aterrorizada, dudando decirles algo de toda esa escena a las chicas. Temblaba, estaba muerta de miedo. El vozarrón del militar volvió a escucharse, a ella le pareció que con un tono más violento: “¡Es mi última advertencia. Están rodeados. Ríndanse o esa plaza será atacada!”. Sin pronunciar palabra, la abuela Virginia se levantó de un salto, se ajustó el deshabillé, abrió la puerta ventana, salió al balcón, y sin saber de dónde sacaba el valor para dirigirse al jefe de unos diez soldados que rodeaban al blindado, lo interpeló: “¿Qué pasa? ¿Usted quién es?”. Sorprendido, el tipo balbuceó un “capitán nosecuánto”, según relató alguna vez la abuela a su nieto mayor recordando el episodio. “¡Bueno, capitán nosecuánto! ¿Usted quiere que se rindan tres mujeres que están metidas bajo una cama? ¡Debería darle vergüenza! ¡Nos rendimos! Acá no hay más nadie que nosotras”. Y les ordenó a sus hijas que salgan al balcón. Contaba la abuela Virginia que el tipo “se puso colorado como un pimiento”, que dio una órdenes inaudibles para ella a sus hombres, y dio media vuelta con el blindado, alejándose del lugar. Y que ella, con las piernas que casi no la sostenían, abrazó a sus hijas y las entró a la pieza, donde todas se largaron a llorar sin consuelo posible. Pasaron días hasta que las tres se enteraron de que la resistencia peronista había fallado en su intento de tomar el Regimiento 11 de Infantería en el marco del alzamiento del general peronista Juan José Valle. Y nunca pudo saber si la presencia de aquel pelotón se debía a una simple delación barrial denunciando que allí había una “casa peronista”, o tal vez sabían que allí vivía la hermana de Raúl Margueirat, la abuela Virginia, y que la casona podía ser un nido de la resistencia. Como sea, cuando Virginia le contó por primera vez a su nieto mayor aquel tremendo acontecimiento –que mantuvo en vilo al muchachito hasta el final–, ambos se largaron a reír a carcajadas, por el final feliz, por las repentinas agallas de la abuela y, aunque por entonces ninguno de los dos podía adivinarlo, porque aquel capitán no tendría quién le escriba.


sociedad | el eslabón

página 4 | sábado 4 de mayo de 2019

POR SIEMPRE EVITA

Eva y sus hijas e hijos montoneros De cuna obrera peronista y militancia juvenil en las distintas formaciones de la tendencia revolucionaria, Gloria Canteloro reconstruye qué significó la Abanderada de los humildes para la generación de los 70. “Nos sentíamos sus continuadores”, recordó. JEB

Por Juane Basso

A LA COMPAÑERA EVITA / que nos mira desde el cielo / va un saludo combatiente / de sus hijos montoneros”. El estribillo, punto de partida para este artículo, pertenece a una canción que en un ritual repetido cada año ante decenas de ex integrantes de la Juventud Universitaria Peronista (JUP) de Rosario entona Gloria Canteloro, hija y nieta de obreros, peronista, ex presa política, exiliada y sobreviviente de la dictadura. A días del cumpleaños número cien de la Abanderada de los humildes, Gloria se sienta a charlar con El Eslabón, mate en mano, y a pensar qué significó esa mujer para aquella generación que asumió al ícono de Eva como “el espíritu de la revolución dentro del movimiento” y se sintió “su continuadora”. La nota fue grabada este jueves 2 de mayo en el espacio de memoria que funciona en el ex Servicio de Informaciones, donde trabaja Gloria. La sobreviviente acaba de declarar hace dos días en La Plata como testigo de la causa donde se juzgan los crímenes de lesa humanidad de los que fueron víctima militantes montoneros que

“Para nosotros, no era un eslogan la frase «Si Evita sería montonera». Nosotros éramos la continuación de la figura de Eva como militante aguerrida, como mujer, como quien se había enfrentado a la oligarquía con mucha más fuerza que Perón” participaron de la “Contraofensiva” contra la última dictadura cívico-militar. Su testimonio estará muy presente durante la entrevista. Tras haber sido detenida a los 18, cuando integraba la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), Canteloro estuvo presa tres años en Devoto, luego salió del país, se reenganchó con “la orga” y, antes de retornar al país, realizó un curso acelerado de formación con los palestinos de Al-Fatah. Desde su primera infancia a su adolescencia, desde el Ludueña hasta el Líbano, de ayer a hoy, la figura de Evita marcó su vida y la de buena parte de sus compañeros y compañeras. Y tiene ganas de contarlo. “Evita fue alguien idolatrada en mi familia”, recuerda Gloria al inicio de la charla en la que repasa su infancia en casa

de sus abuelos en barrio Ludueña. “Mi abuelo era ferroviario, con mi abuela vivían en una casilla muy humilde, de madera y cartón. En las habitaciones y en el comedor había varios cuadros”, rememora. Y luego detalla: “Tenían uno de Perón con el traje de gala y otro de Evita con un vestido largo y su rodete. Me acuerdo que había uno que si lo mirabas de frente veías a Perón y Evita, y si lo veías de un costado veías a Perón y del otro lado a Evita”. El padre y la madre de Gloria también eran peronistas, por eso ella dice que el peronismo es parte de su identidad desde la cuna. “Mi papá era muy sencillo, de casa al trabajo y del trabajo a la casa. Era peronista pero no se metía en política. En cambio mi vieja cuando laburó en fábricas, hasta que se casó, fue delegada.

Cuando se casó no trabajó más, porque mi viejo no quería, eran chapados a la antigua, y aquella era una sociedad más machista”, cuenta. “Cuando mi mamá hablaba de Perón y Evita se le notaba el sentimiento en la expresión de cada palabra, en el brillo de los ojos” se emociona Canteloro. “Hasta el día de hoy vos le hablás de Evita y Perón y se le ilumina la cara. No le hablés mal porque te fusila con la mirada”, añade Gloria para quien por el peronismo, y especialmente por Eva, “la familia tenía muy claro que era la oligarquía conservadora la que sojuzgaba a la clase trabajadora, los mismos que festejaron la muerte de Evita con la frase «viva el cáncer»”. —¿Esa imagen de Eva adquiere otro sentido cuando vos comenzás a militar políticamente? —Ya más adolescente, cuando la escucho a mi hermana, que empieza a militar en el ‘72, cuando se forma la UEL y después la JUP. Luego en el ‘74 yo me sumo a la UES. Ahí tengo más conocimiento del mito de Eva, el relato de cuando quiso formar las milicias obreras, su renunciamiento y lo que significó ese discurso, la Fundación que no hacía caridad sino que daba herramientas para que la gente


el eslabón | sociedad

pueda salir adelante, como con las máquinas de coser. En esa etapa de militancia la figura de Eva aparecía más que nada para nosotras como una mujer que tenía un peso político y simbólico muy fuerte. En aquella época no se hablaba de lucha de género, era una sociedad sumamente machista, y las mujeres también éramos machistas. El feminismo era algo muy incipiente, un poco discutíamos qué era el feminismo porque no estábamos de acuerdo en un montón de cosas. Pero en la militancia política que nosotros asumíamos, Eva toma toda esa dimensión. Veíamos en ella a una mujer era capaz de tener un rol trascendente en la política y en el gobierno de Perón. Esa capacidad de movilizar el sentimiento de las masas. —¿La referencia de Evita fue un impulso para que las compañeras militantes se animen a disputar espacios hegemonizados por los hombres? —En la militancia de los 70 y para atrás no hay una militancia de mujeres tan presente. Hubo, pero no como se da como entonces. En los 70 las mujeres volvieron a tener una mayor participación no sólo en la política sino en la vida pública. Nuestra disputa, la de las mujeres militantes, tal vez no era como se da hoy desde la lucha de género, pero sí había una disputa más en términos políticos dentro de la organización, dentro de las agrupaciones. Tenía que ver con la convicción de que teníamos la misma capacidad que los compañeros, la misma capacidad política, teórica, ideológica y también militar. Nosotras sentíamos que podíamos ser iguales que los hombres, en todos los aspectos. También había algo en mi caso que tenía que ver con un modo de ser personal. A mí no me gustaba jugar a las muñecas o a la maestra. Yo jugaba a policías y ladrones, me gustaba correr, odiaba profundamente no haber nacido varón, porque sentía que el varón tenía más libertad, y la mujer no.

sábado 4 de mayo de 2019 | página 5

Si Evita viviera sería montonera —¿Cómo se dio tu acercamiento a la participación política? —En la secundaria, yo hice el Superior de Comercio a la noche, y durante el día empecé a trabajar en un taller de costura, donde aprendí lo que es la explotación. Pero la idea era tener mi plata, terminar la secundaria y luego entrar a la universidad. Rápidamente sentí que no participar de lo que estaba ocurriendo en esos años, era un acto de cobardía, de traición a mi misma. Veía a los compañeros de la escuela, tan chicos, organizándose, discutiendo política y eso me generaba mucha admiración. En el ‘74 me sumé a militar en la UES. — ¿Qué papel creés que tuvo el emblema de Eva Perón en esa experiencia militante a la que te sumaste? — Para nosotros, no era un eslogan la frase «Si Evita sería montonera». Nosotros éramos la continuación de Eva como militante aguerrida, como mujer, como quien se había enfrentado a la oligarquía con mucha más fuerza que Perón. La teníamos como referente, como mito y figura central de nuestro accionar político y hasta te diría que militar. Eva era el espíritu de la revolución del peronismo. Ella dijo: «el peronismo será revolucionario o no será nada“. Y nosotros pensábamos, si en una isla pequeña como Cuba habían hecho una revolución, cómo no lo íbamos a hacer nosotros, si Evita lo había dicho «revolución o nada». En esos términos, tan binarios, que también vivíamos en todos los niveles. Era una sociedad binaria, un mundo binario. En ese escenario sin grises, esa Eva sin términos medio, tomó para nosotros un rol central. Desde la UES tomábamos a Montoneros y a Evita no como algo diferente sino como una continuidad. Por eso las pintadas «Si Evita viviera sería montonera». Éramos más la continuidad de ella que de Perón. Por otro lado estaba el secuestro del cadáver de Eva durante 17 años. Eso tam-

bién caló hondo en nuestra generación. Era inconcebible que se secuestrara un cadáver. Podríamos decir que Eva podría ser la primera desaparecida. Hasta qué punto llegaba ese odio hacia su figura y lo que representaba. Y lo que representaba éramos nosotros. Para mi no había discusión sobre eso, no había duda. —¿Desde un plano más individual, personal, Evita cuánto incidió en tu militancia política? — Lo que me lleva a militar son muchas cosas, pero sin dudas la figura de Eva fue central. Cuando canto esa canción (refiere a la del inicio de la nota) tengo que pensar en

otra cosa, sino se me quiebra la voz y no puedo cantar. Fue una mujer tan fuerte, tan capaz, tan entregada. Hasta último momento ella trabajó para la clase obrera, para los pobres. Que haya sido artífice de que la mujer pudiera votar, si bien es una lucha que viene de muchísimo antes, y hay otras que lucharon mucho. Pero ella toma esa lucha y la hace realidad en el gobierno de Perón. Es el día de hoy que mi vieja con 90 años va a votar. Si no la llevo a votar, y llega a ver en la tele que hubo votación y ella no fue, se que nos lo va a reprochar hasta el día que se muera.

“Eva hubiera podido ir más allá que Perón” Gloria se sentó a dialogar con el eslabón apenas dos días después de haber viajado a La Plata para declarar en la causa Contraofensiva. Con los recuerdos aún frescos de su testimonio, revivió el reencuentro con compañeros y compañeras de militancia a quienes no veía desde hacía décadas, tanto de su exilio como de sus años como presa política. “Fui la primera militante de la UES en caer en cana, y encima mujer. Tenía 18 años y parecía mucho menos. Si bien las compañeras me exigían como a cualquiera, sentía que era como la mascota, por lo bien que me trataban”, relata la sobreviviente. Y agrega: “Ahí aprendí mucho, hice toda la universidad que quería hacer, un posgrado y un doctorado incluso. Me enseñaron a resistir y eso es impagable para mi. Yo había sido una hija muy sobre protegida en mi casa. Así que estar detenida, con otras compañe-

ras, hacinadas, a pesar de lo doloroso, fue todo un aprendizaje”. A lo largo de la charla, Gloria sobrevoló la etapa de instrucción con los palestinos de Al Fatah en el Líbano que recibió junto a compañeras y compañeros montoneros que se formaban para resistir a la dictadura argentina –sobre la que ya habló en otras notas–. Recordó el esfuerzo físico que tanto le costó, el entrenamiento exigente sin distinción de género que practicaban, y en ese marco volvió la figura de Eva Perón. “Eso también tiene mucho que ver, creo que desde mi inconsciente. A Eva no la vimos nunca subir un muro, jamás supimos si ella manejó alguna vez una nueve, pero creo que en el inconsciente esta cuestión de que la mujer puede tanto como los hombres y que ella hubiera podido incluso más que Perón, pero lo impidió primero el propio Perón y después su muerte”.


sociedad | el eslabón

página 6 | sábado 4 de mayo de 2019

POR SIEMPRE

Las mil y una resistencias Este martes 7 de mayo, en el centenario del natalicio de la Abanderada de los humildes, se realizará el gran homenaje denominado Cien Evitas, desde los barrios al centro, con intervenciones callejeras, que culminará con una obra central en El Círculo. Tres directores cuentan sus experiencias antes del estreno. ANDRÉS MACERA

Por Ernesto Ávila

L

OS ÚLTIMOS ENSAYOS, LOS AJUSTES organizativos, los invitados e invitadas, los detalles, vestuarios, escenografías, el transporte, todo el esfuerzo de un grupo de artistas y militantes desemboca en un acontecimiento histórico: el homenaje a Eva Perón, al cumplirse cien años de su nacimiento, ideado y hecho por rosarinos y rosarinas. El evento denominado “Cien Evitas”, organizado de forma autogestionada por la agrupación Colectiva Mixta de Culturas, implica el trabajo de más de 250 personas entre técnicos, actores, directores, músicos y más de 30 autores que escribieron escenas especialmente para la ocasión, en las que se revive el ideario peronista de la Jefa espiritual de la Nación, basadas en hechos históricos pero que también juegan e interactúan ficcionalmente con el presente. El desafío es enorme por donde se lo mire. Desde un principio, la idea de realizar un acto artístico y político, “un proyecto escénico multitudinario”, tuvo un contagioso efecto multiplicador. Las Cien Evitas caminarán desde las primeras horas de la tarde desde los barrios recorriendo lugares emblemáticos de la historia de la resistencia del peronismo (ver recuadro) hasta llegar luego a la zona céntrica en donde continuarán las intervenciones callejeras, que culminarán en la obra central en teatro El Círculo, a las 20.30 Tres directores teatrales tuvieron en sus manos los textos escritos por 33 autores, en su mayor parte de Rosario, y comenzaron a trabajar con los actores. Juan Carlos Capello, Armando Durá y Lionel Fuentes se repartieron las escenas y se zambulleron en un trabajo colosal. “Yo le hago mucho caso al autor y a la devolución que da el actor de ese trabajo. Ante todo, les dije a los actores «apropiensé del texto, estudienlo y muestrenme lo que para es ustedes». Porque cada una de las escenas es un universo dife-

rente de la vida de Evita y hay una voz particular de cada Eva que se la da cada autor”, describe Capello. “Es la voz de Eva trasladada a cada una de las actrices que la interpreta, pero no es un discurso rígido e histórico, es un discurso aggiornado, que toma su palabra y a veces la trae a la actualidad; los propios actores han jugado con eso”, cuenta el director. “Me sorprendió la cantidad de miradas, la cantidad de aristas que encontraron en todas estas Evas, opuestas en estilos, en forma de abordarlas. Además, se trata de gente muy joven que la tomó a través de los más grandes o de los libros, pero hay quienes incluso la han tomado tangencialmente, ni siquiera siendo del movimiento peronista, gente que ha mamado a Eva por otros lados. Entonces, hay una cantidad de visiones que le han dado una gran vitalidad a las Evas. Son nueve diferentes y con muchos contrastes físicos porque algunas son morochas, por ejemplo, o de edades a las que Eva nunca llegó y otras muy jóvenes”, relata el director teatral. Por su parte, Lionel Fuentes repasa: “A mi me tocaron doce escenas. En algunas, no aparece Eva sino que se habla de ella. Tengo, por otra parte, desde monólogos hasta trabajos de personajes gorilas que hablan mal de Eva, mujeres que quieren ir a la plaza a verla pero que no las dejan sus jefes y otras versiones como la de una pelea tipo clown, con la famosa anécdota de disputa entre Eva y Libertad Lamarque, y hasta una Eva trans que vive en un futuro dentro de mil años”, enumera el más joven de los directores. “Los textos fueron sorprendentes y me encontré con visiones históricas y de momentos, de relaciones, que tuvo Eva con distintos personajes que yo ni las conocía, lo que me obligó a investigar para entender qué estaba sucediendo. Hay muchos datos sobre la historia argentina, muchos signos relacionados con ella, con su histo-

Hoja de ruta de la caravana La Caravana de las Cien Evitas como espectáculo performático callejero estará interpretada por más de 100 mujeres que llevarán adelante un recorrido en tranvía y a pie. La obra central en el teatro El Círculo, para la cual quedaban muy pocas entradas disponibles, está estipulada a las 20.30 y se iniciará con la actuación del pianista Miguel Ángel Estrella.

A las 15 Todo arrancará en la zona sur, en el monumento a Evita, conocido también como la

Mandarina, en Avenida del Rosario y Lituania, donde se desarrollará la primera intervención callejera y habrá un homenaje a Leonor Tomé, la mujer que defendió el busto de Evita en el barrio Saladillo. Cantará Daniel Tolosa.

A las 16 La segunda parada de la caravana encabezada por un antigua propaladora con la imagen de Perón y Evita, se realizará en la plaza de la Resistencia, Grandoli entre Presidente Quintana y Güiraldes, sitio emblemático de Villa

ria familiar, política, su relación con Perón, con sus enemigos, es apasionante”, subraya Fuentes. Armando Durá, con vasta experiencia en las tablas, no sale de su asombro. “Me tocaron 13 textos increíbles, muchos de los autores son muy jóvenes que sacan matices increíbles, múltiples visiones, que rompen lo que une tiene como la común representación, más ligada a su expresión y a los discursos. Acá, tenemos otros puntos de vistas que van hacia lo humano, Evita enferma, Evita y su vocación de actriz, en fin, un abanico muy rico que creo también va a sorprender al público”. Cada ensayo –sigue Durá–, cada recreación de los textos despierta interrogantes nuevos sobre aquella personalidad y también mucha emoción. “Ahora, ultimamente, me pasa que una de las escenas finales me conmueve cada vez más. Se trata de un texto

Manuelita durante la resistencia. Allí, las mujeres se enfrentaron a las tropas golpistas y pintaron con brea la famosa sentencia: “Todos los países reconocen a (el golpista) Lonardi. VILLA MANUELITA, NO”. La artista Sol Fernández pintará un mural y además hablará Coco Flores.

A las 17 Las cien Evitas llegarán al Cristo de Lagos entre Perón (ex Godoy) y Pellegrini, lugar de reunión y de actos clandestinos en las épocas de la prohibición y persecución política.

A las 18 En la plaza San Martín, Moreno y Santa Fe,

UN LIBRO PARA ATESORAR . Carla Saccani, otra de las coordinadoras del Cien Evitas e integrante del colectivo La Mixta, adelantó que se va a publicar un libro con los textos de los 33 autores, más otros cuatro que se agregaron a último momento. “Lo vamos a hacer con la editorial local El Salmón y se presentará el próximo 16 de mayo en el salon QTP, de Richieri al 300”, anunció.

escrito por Alejandra Rodenas (ex jueza y candidata a vicegobernadora). Pero también me ha pasado con otras escenas. El trabajo con los actores y con los textos es muy enriquecedor y para nosotros, que somos más grandes, también es muy reconfortante encontrarnos con tantos jóvenes comprometidos y apasionados”, reseña el director.

la caravana recreará la visita de Eva Perón a Rosario en 1947 bajo el título “Yo estuve aquí, yo estoy acá”. La actriz Celeste Campos interpretará un texto de Carla Saccani y Berta Temporelli, y se leerá el poema colectivo “Yo tambien soy Evita”. Luego, las Cien Evitas marcharán por Córdoba y realizarán paradas en Entre Ríos y en el cruce de las peatonales, donde recrearán discursos de Eva, a cargo de Mercedes Gómez de la Cruz, Alicia Ludueña, Susana Salinas, Gabi de Ammar y Las Descamisadas. La marcha finalizará a alrededor de las 19 en la plaza Montenegro, San Luis y San Martín, en donde bajo la dirección musical de Esteban Sesso habrá un cierre musical.


el eslabón | contrapunto

sábado 4 de mayo de 2019 | página 7

LA MÁS PERONISTA

Eva, música y poesía El compositor Miguel Jubany, creador de la histórica obra Evita, un puente de amor junto al fallecido Domingo Federico, rescató el plano emocional y de devoción que despierta aún hoy la Abanderada de los humildes.

Miguel Jubany durante una entrevista en el Complejo Cultural Atlas. Por Juan Pablo de la Vega

H

ISTORIADOR Y DIFUSOR CULtural del tango, letrista, dramaturgo, y ensayista, Miguel Ángel Jubany es el creador de Evita, un puente de amor, la obra poética-musical que compuso junto al bandoneonista y director de orquesta, Domingo Federico en la década del ochenta, surgida como una respuesta al “agravio” que resultó el musical inglés sobre Eva Perón en época de la guerra de Malvinas. En diálogo con este periódico, Jubany consideró que más allá del número redondo del centenario del natalicio de Eva Perón -que se recordará el próximo 7 de mayo en todo el país-, su figura tiene una “presencia cotidiana” en el devenir de la Argentina. “Es la mayor peronista, como surge de la memoria, de lo que quedó documentado, de las filmaciones, discursos, libros, y de todo lo que trasuntó de esa ad-

miración que tenía por Perón, y esa síntesis que logró del líder, y de su causa, la que ella misma encabezó”. Jubany la había visto pasar a Eva muy cerca suyo, en Maciel, su pueblo natal, a 60 kilómetros de Rosario, cuando era niño: “Ella pasaba saludando en un auto y rápidamente se aglomeraba gente sobre la ruta. En 1945 yo tenía 6 años, y en esa época no todas las casas tenían radios, y la mía sí, y recuerdo que venían los vecinos y nos quedábamos a escuchar los sucesos de octubre en la Plaza de Mayo”. El conductor de un Un País llamado Tango, que se escucha desde hace décadas por Radio Nacional Rosario, denomina como “ansiedad positiva, y esperanzadora” la que se vivía en momentos en que Eva toma un papel protagónico a favor de los más humildes. “Es como un reflorecer del Pueblo: de vivir con resignación, en una derrota permanente, se estaba sintiendo como una recuperación. No es un discurso, no es un

AVISOS DESTACADOS ALTOCERRO Soluciones Informáticas. Sistemas de puntos de venta, de gestión multirrubros. Integrados a contabilidad, implementación de redes y desarrollo web. 30 años de experiencia en pymes. Teléfonos 4211891 / 4473937

Teléfono 3416833175.

BIGBA CAFÉ Catamarca y Alsina, Rosario. Atendido por su dueña con alegría y buena onda. Abierto de 8.30 a 20.30.

CIELO DE TIERRA Pollos y huevos de campo. Escabeche de pollo. Dulces sin conservantes. Salames y chorizos caseros. Pan

SUR PRODUCTORA Cooperativa de jóvenes del barrio Las Flores. Servicios de prensa, comunicación, diseño gráfico, impresiones, fotografía y filmación surproductora18@gmail.com Facebook surproductora

rústico con semillas. Arándanos frescos y congelados. Kinotos en almíbar. Reparto a domicilio. Pedidos al Whatsapp 3413704865. CIEN VOLANDO Espacio para la praxis del movimiento sensible. Güemes 2648. Facebook: Espacio Cien Volando. GIMNASIO FIERROS ¡¡En musculación somos los mejores!! Profesora Alicia Ludueña. Teléfono 3413048593. Casiano Casas

verso. Se fue tornando a vivir mejor, como una cosa permanente. Eso se sentía en mi casa, mi viejo era recibidor de granos, y se sentía también entre los vecinos. Es por eso que yo no podía entender cómo a ese gobierno, que la gente se agolpaba para defender, y que daba la sensación de que era para siempre, alguien lo quisiera destruir, como pasó en el primer sobresalto en 1951 con (Benjamín) Menéndez (la intentona de golpe) y durante terrible bombardeo a Plaza de Mayo en 1955. Todavía no logro entender”, dice, evitando una explicación racional.

Un puente entre trabajadores y Perón A todo el proceso económico, social, político y cultural que se estaba desarrollando en Argentina luego del 17 de octubre de 1945, “Eva le daba ese grado de emoción y devoción”, sostiene el escritor nacido en 1938. Jubany escribió Volveré y seré millones , con música de Domingo Fe-

1853. Abierto de lunes a sábados de 13 a 21.30. MILO SORRENTINOS Y PIZZAS ARTESANALES ¡¡Los sorrentos del Pelado!! Hacé tu pedido con un día de anticipación. Teléfonos 3416631587 / 3413530730.

derico y Roberto Pansera, lo que tiempo después le valió el ofrecimiento para escribir trazos de lo que fue posteriormente el guión de Evita, un puente de amor, en parte ante la necesidad de dar una respuesta “al agravio” que representaba el musical inglés en épocas de Margaret Thatcher. “Acabábamos de perder la guerra, era una obligación patriotica”, rescató, Jubany. Evita, un puente de amor se estrenó en 1986. La cantanta fue editada en casete y hubo una producción que incluía destacados personajes de la composición y la interpretación como Antonio Tormo y Nelly Vázquez, que no pudo salir a la luz finalmente. Sí hubo presentaciones de la obra en provincias, en Rosario y Buenos Aires a salas llenas durante la década del 0chenta. En el 2015, el espectáculo que aborda la figura de Eva Perón desde la poesía y la música volvió a escena luego de una iniciativa del hijo de Miguel, el pianista, compositor y cantante Pablo Jubany. “Pablo me lo propuso. De la obra original faltaba gente como Domingo, que ya no está entre nosotros, entonces como que había una parte mía que había quedado ahí. Pero venía la sangre joven. Pablo armó una versión con su banda, algo que a mí me remitió a la versión de García Lorca de Enrique Morente. Surgieron otros timbres que podían acercar a los jóvenes. De la obra original -que incluía a Graciela Rey y Héctor Cattáneo- se conserva la presencia de Daniel Querol”, destaca Miguel. A la versión contemporánea que tiene dirección musical de Pablo Jubany y dirección actoral y escénica de Daniel Querol, se sumaron figuras de la canción popular rosarina como Mirna Manassero y Javier Migled; los músicos Franco D’ignoti, Daniel Sabransky, y Roque López; el diseño sonoro estuvo a cargo de Charlie Egg; la puesta visual de Viviana Artigas y las fotografías de Popi Fournier.

Las minas argentinas fueron más después de Eva “La influencia de Eva fue total”, afirma Miguel Jubany sobre el relevante rol que le imprimió Eva a la mujer desde mediados de los años 40. “El peronismo tenía tres patas; la pata gremial, la política y la femenina. Imaginate que Eva le regalaba a las mujeres las maquina de cocer para que puedan trabajar de forma independiente. Era otra época. Lo que sí te puede decir es que ella concebía a la mujer ni adelante ni de atrás de un hombre, sino al lado”.

Cartelería integral. Vinilos, banners, ploteados vehiculares, corporeos, carteles luminosos. Teléfono 3416728184 graficainkestudio@gmail.com

MUNDO ARGENTINO Regalá a quien quieras los maravillosos pines de Mundo Argentino. En el centro de mi pecho. Teléfono 3415442334. www.mundoargentino.com.ar

SOY MARVIN El técnico de tu PC. Servicio a domicilio. Limpieza de virus, formateo configuración de software, hardware y redes. Instalación y mantenimiento. Teléfono 3415699911 Facebook SoyMarvin Cerrito 1048 depto. “A”.

COOPERATIVA GRÁFICA INK

PSICÓLOGA

Anunciá en este espacio 3413143265 | eleslabon@eleslabon.com.ar

Graciela B. Casella. Matrícula 0539. Italia 1570 3° B. Turnos al 3416182588. PSICÓLOGA Susana Copello. Matrícula 0381. Turnos al 3416874368. PSICÓLOGA Elsa Martín. Matrícula 1005. Turnos al 3415825625. PSICÓLOGO Valentín Gilardoni. Matrícula 6785. Italia 1118. Turnos al 3413006914.


página 8 | sábado 4 de mayo de 2019

la bola |

A CIEN AÑOS DE SU NACIMIENTO

Volveré y seré verde

El busto de Eva Perón que se encontraba en las instalaciones del club Sarmiento de Junín –cuyo estadio lleva el nombre de la Abanderada de los humildes–, y FACUNDO VITIELLO

Por Santiago Garat y Facundo Paredes

E

N 1955, EL GOLPE DE ESTADO BAUtizado “Revolución Libertadora” por sus perpetradores, y conocido como “La Fusiladora” por quienes lo padecieron, se llevó puesto todo lo que sonara a peronismo. El Club Atlético Sarmiento de Junín, cuyo estadio lleva el nombre de Eva Perón, no fue la excepción. El busto que representaba a la, por aquel entonces ya fallecida, esposa del líder del Partido Justicialista, fue robado del hall principal de la cancha de la institución del noroeste bonaerense y destrozado a martillazos. En 1974 se construyó otro similar, que apenas duró hasta la llegada del golpe cívico militar en 1976. Ahora, después de un arduo trabajo de un grupo de hinchas y socios del Verdolaga, la imágen de la autora de La razón de mi vida y Mi mensaje, volverá a su lugar justo en el día en que Evita hubiera cumplido un siglo de vida. “Más que una restitución, es una reparación histórica”, remarca Leonardo Ridolfi, referente del Movimiento Cultural y Popular Sarmientista, y agrega: “La quita de los símbolos peronistas no la sufrió solamente nuestro estadio, sino todo aquello que tuviera que ver con el peronismo”. La escultura, que desde el martes lucirá en la platea, será la misma que fue colocada en el 74, y desaparecida dos años más tarde. Para evitar que corra la misma suerte que el busto original, un vecino alcanzó a poner a salvo esa pieza histórica de las garras de los milicos, y meses atrás dio aviso a los organizadores del evento de la reliquia que tenía en su casa. Ahora, reparada por los daños que le produjo el paso del tiempo, la estatua estará al alcance de los simpatizantes del club que lucha por un ascenso a la Primera División. “En 1951, durante la presidencia de Juan Domingo Perón, se fundó el estadio y se le puso el nombre de Eva gracias a su hermano, Juan Duarte, un grande que aún no ha sido reconocido en el club”, repasa Ridolfi, y continúa: “Nuestro primer busto, que era de mármol blanco, fue colocado ese mismo año cuando se inauguró el estadio, y con la presencia del propio Perón. En 1955, la mal llamada Revolución Libertadora se lo robó y fue roto a martillazos en las calles de Junín. Quedó totalmente destrozado, no quedó ningún rasgo de ese busto. Lo mismo quisieron hacer con uno que había en el barrio Evita, que por suerte sí pudo ser resguardado. Y destruyeron también el monumento de un intendente de Junín, que estuvo en el grupo de Oficiales Unidos con Juan Domingo Perón, que es el del teniente Arrieta”. Cuando se empezaron a gestar las actividades por el centenario del natalicio de Evita, la idea del Movimiento Cultural y Popu-


| el eslabón

sábado 4 de mayo de 2019 | página 9

y fue saqueado por la Fusiladora en 1955, será restituido el 7 de mayo. lar Sarmientista era construir un busto nuevo y colocarlo en el sitio del cual fue despojado. Pero en el medio sucedió lo increíble: “En este trajín, se hizo una movida cultural importante, la gente se empezó a mover, llevamos a cabo una reconstrucción histórica porque mucho no se sabía”, relata Leonardo, y destaca: “Gracias a toda esa movida, apareció el segundo busto, el que nos sacaron en el 76. Nos llamaron y nos avisaron que el señor que sacó el busto aquella vez, en un acto casi heroico, porque lo hizo en medio de una dictadura y para resguardarlo así no pasaba lo mismo que había ocurrido con el primero en el 55, lo tenía en su casa. Ese busto, sin lugar a dudas, es un desaparecido cultural, y pudimos restituirlo”.

Tu cara está en todas las remeras Leonardo Ridolfi entiende a su querido Sarmiento más allá del momento deportivo e institucional que pueda atravesar. Y así parecen sentirlo en el mundo Verde con respecto a iniciativas de este tipo. “El hincha nos apoya porque entiende que Eva Perón va más allá del peronismo, trasciende toda frontera política. El que es peronista y el que no, saben bien quién fue ella, y además es de nuestra región”, remarca el creador del proyecto que será realidad desde este martes, y que fue apoyado por el Partido Justicialista local. “Y hay que dejar atrás esas cuestiones que si es de Los Toldos o si es de Junín –sigue– porque

ella es de todos, y al que no le llegó a su corazón, es porque no tiene sensibilidad. Por lo que fue desde su nacimiento, su consolidación como mujer, fue una de las grandes guerreras que dio la patria”. Tras asegurar que Eva Perón es la mejor denominación para una cancha de fútbol, el entrevistado opina que “los nombres propios de los estadios, los colores y el sentido de pertenencia hacen que uno se sienta parte de la camiseta que lleva puesta”. Y reflexiona: “Muchos clubes capaz no le dan bola a lo cultural, sin darse cuenta de su importancia, para los niños, jóvenes, que el día de mañana se los pueda retener y no los gane la calle. La idea es hacer un Sarmiento que esté unido, para ayudar en las cuestiones en las que el Estado no está presente”. El referente del movimiento que se presentó en sociedad instaurando el Día del Hincha de Sarmiento de Junín (cada 1º de noviembre, en homenaje a lo que ocurrió esa fecha pero de 1980, cuando se movilizaron unas 12 mil personas al Florencio Sola para disputar ante Banfield la penúltima fecha de aquel torneo que coronó con el ascenso a Primera), aclara que la reconstrucción de la historia del club a través del busto les sirvió para repasar “muchas cosas de las que ocurrieron en nuestra historia nefasta desde el 76, y hasta el 2001 podríamos extenderlo, porque ese modelo neoliberal, privatizador, en el que se produjeron las peores desigualdades sociales de nuestro país, arranca con la dictadura y termina en 2001/02”.

Un acto de justicia Entre las innumerables ceremonias que recordarán la figura de Eva Duarte de Perón el próximo martes 7, cuando se cumplan los 100 años de su natalicio, estará la que organiza el club juninense en el estadio que la homenajea con su nombre, y ahora también con un busto. “Lamentablemente no podremos hacer todas las actividades que pensábamos hacer. Queríamos pintar un mural, hacer actividades escolares. Pero entre la falta de tiempo y la disputa por el ascenso (este domingo jugará ante Brown de Adrogué el partido de ida por los cuartos de final del reducido de la B Nacional, luego de perder la final con Arsenal), se complicó –se lamenta Leonardo–. Pero sí haremos la restitución del busto y estamos muy felices”. El organizador cuenta que “después de algunos días de negociación” con el hombre que preservó la escultura, “fue devuelta a nuestras manos”. A partir de ahí, comenzó otro trabajo: “Lo tuvimos que reparar, porque estaba herido. Lo pintamos, la dejamos totalmente bella, para que luzca hermosa como se lo merece. No queremos decir nada del material, ni le sacamos fotos, porque queremos que la gente se entere el mismo martes”. Entre los que asistirán al evento, más allá de los hinchas y socios verdolagas y la comunidad juninense en general, Ridolfi hizo extensiva la invitación –entre otros– a la diputada nacional Cristina Álvarez Rodríguez, sobrina nieta de Eva. “Quería venir, pero está complicada con todas

las actividades que hay, pero que no descartamos que venga el día anterior para hacer alguna actividad con nosotros, en la previa a la presentación del busto”, desea el militante del club bonaerense, y agrega a la lista a Manuel Moretti, líder de la banda Estelares, oriundo de Junín: “Es otro de los que capaz puedan estar ese día. Porque nosotros formamos parte no sólo de una construcción social sino también cultural, así que todos los actores culturales de la ciudad y a zona, son bienvenidos. Se nos complica que sea martes y no fin de semana. Además, muchos estarán afectados a la vigilia que se realizará en Los Toldos el 6. Ojalá algunos se puedan acercar para acá, las invitaciones están hechas”. Sobre la ubicación de la estatua se generó una cierta polémica, ya que no estará en el lugar original, en el hall central, sino en la platea. “La Comisión Directiva tomó esa decisión, que más adelante tendrán que fundamentar”, advierte el líder del Movimiento Cultural y Popular Sarmientista, pero rápidamente da vuelta la página y deja ese tema para otra oportunidad: “Lo más importante es que Eva vuelva a estar en el club, y después con el tiempo veremos dónde la ubicamos para que todos la puedan disfrutar”. Por último, aprovechó para destacar el apoyo que recibieron, más allá de algunas disidencias con los dirigentes: “Lo que entiendo del club es lo que entiendo como Estado: el club somos todos, los socios, simpatizantes, los que formamos parte de esta gran familia que es Sarmiento, y la gente nos está apoyando, es una tarea ardua”.


ciudad | el eslabón

página 10 | sábado 4 de mayo de 2019

ELECCIONES 2019

Las PASO y después El Palacio Vasallo vio sacudirse el tablero tras las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias. ¿Quiénes salen y quiénes siguen en carrera en Rosario?

Por Silvia Carafa

L

AS PRIMARIAS ABIERTAS SIMULTÁneas y Obligatorias (PASO), tal como evoca su sigla, mueven las piezas del tablero electoral hacia la zona de alta expectativa, con respecto a las elecciones generales del próximo 16 de junio. Y como en los juegos de mesa, los movimientos pueden ser hacia adelante, atrás, los laterales o –como dicen en el barrio– ni siquiera mover el amperímetro. Una dinámica similar prefiguró el escenario posible en el Concejo Municipal cuando los ahora candidatos diriman 15 bancas en las urnas. La alineación de fuerzas podría configurarse de acuerdo a un par de preguntas. Así a modo de ejemplo, de los concejales que fueron a internas, ¿quiénes se convirtieron en candidatos? Catorce menos una: Celeste Lepratti, actual edila por el Frente Social y Popular, compitió con Igualdad y Participación y no alcanzó el piso necesario para participar en las elecciones de junio. Si el interrogante fuera quién llega por fuera de la política, la respuesta sería la periodista Susana Rueda, que lideró la lista del Frente Progresista Cívico y Social dejando en segundo y tercer lugar a los actuales ediles María Eugenia Schmuck y Enrique Estevez, ambos militantes políticos de varios años. Ahora, si la pregunta es por el regreso, la respuesta es la ex concejala Daniela León, quien integró el Frente Progresista Cívico y Social por el radicalismo, y logró aportar el 57 por ciento de los votos a Cambiemos, bloque político con el que se presentó para el retorno a las bancas. Por último, si la pregunta es sobre la sorpresa legislativa, hay que anotar al partido Unite, que puso en gateras al ex futbolista Ariel Chan-

El Frente Juntos, con 91.082 votos, detrás de Toniolli ubicaría a Marina Magnani, Fernanda Gigliani, Silvana Teisa y Carola Nin. Detrás del PJ se ubicó Cambiemos, con una menor performance que en las últimas elecciones. cha Cozzoni; fuerza política que además, a nivel provincial, obtuvo la nada despreciable suma de 150 mil votos en el renglón diputados, cifra que le daría luz verde a la mediática Amalia Granata (cuya definición está a consideración del Tribunal Electoral). Más allá de lo que se defina, la sorpresa es que este partido movió fichas en dos tableros legislativos.

Los candidatos Más allá de la anterior miscelánea, una presentación formal del panorama es la siguiente: Frente Progresista Cívico y Social, Frente Juntos, Cambiemos, Ciudad Futura y Unite, son las cinco escuderías que quedaron en carrera. El objetivo de cada una es lograr la mayor cantidad posible de las 15 bancas en juego, de un total de 28 ediles, y que se adjudican de acuerdo al sistema D’Hont. Aplicando dicho sistema a los resultados de las PASO, las cabezas de listas de las escuderías citadas son las siguientes: Susana Rueda (Frente Progresista), Eduardo Toniolli (Juntos), Daniela León (Cambiemos), Ariel Cozzoni (Unite) y Caren Tepp (Ciudad Futura). Ahora resta saber cuántas bancas pone en juego cada uno de los partidos, excepto Unite que en la actualidad no tiene representantes en el Legislativo local. Así el Frente Progresista Cívico y Social y el Justicialismo ponen a consideración de los votantes 4 bancas cada uno. Cambiemos, el bloque más numeroso,

que en la actualidad tiene 9 bancas, compite por tres, al igual que Ciudad Futura. El Frente Social y Popular aporta a la renovación: su única banca, que no pudo retener Lepratti. ¿Quiénes tienen posibilidad de ingresar detrás de los cabezas de listas? Aquí el grado de especulación aumenta, aunque se pueden realizar un par de proyecciones conservando el campo de la racionalidad. Es decir, que en elecciones anteriores el diseño final fue más o menos parecido al de las Primarias. Como el Frente Progresista obtuvo 154.420 votos, sumando el menú de candidatos, ubicaría seis ediles. Siempre siguiendo el sistema D’Hont, a los ya citados Schmuck y Estévez, le seguirían Fabrizio Fiatti, Aldo Pedro Poy y Mónica Ferrero. El Frente Juntos, con 91.082 votos, detrás de Toniolli ubicaría a Marina Magnani, Fernanda Gigliani, Silvana Teisa y Carola Nin. Detrás del PJ se ubicó Cambiemos. Con una menor performance que en las últimas elecciones, obtuvo 80.078 sufragios, lo que lo habilita a pensar en recuperar parte de sus bancas en juego. En este caso, detrás de León, van el actual presidente del Palacio Vasallo, Alejandro Roselló, Marcelo Megna y Nicolás Sgarra. Por su parte, Ciudad Futura logró 38.133 votos, sin internas, por lo que a la actual concejala Caren Tepp, la seguirían Pedro Pitu Salinas, también actual concejal, y María Luz Olazagoitia.

¿Qué vota la gente cuando vota? Cinco ediles participaron por distintos cargos. Así Roberto Sukerman (FpV-PJ), Pablo Javkin (Frente Progresista Cívico y Social -ARI-Coalición Cívica), Verónica Irízar (Frente Progresista Cívico y Social) y Juan Monteverde (Ciudad Futura), pugnaron por la intendencia, ubicándose de acuerdo a los resultados, en el orden citado. El quinto edil, Osvaldo Miatello, fue por una diputación, en la lista del PJ, de Cachi Martínez. ¿Cuánto conoce la gente de las ideas y proyectos de cada uno de ellos? ¿Cuánto de voto por ser «conocido»? ¿Cuánto de no metabolizar las ideologías que representan? A modo de ejemplo: el contexto nacional, ¿pone un marco de disgusto difuso, que mueve a votar (inconscientemente) en contra del oficialismo (Verónica Irízar) pero cuidando de no elegir al peronismo según el autodeclarado ADN del rosarino medio? ¿Sería esa una lectura posible del triunfo de Javkin, que integra el mismo espacio que Irízar pero representa un color político diferente y una menor estructura? Los casos de personas públicas o famosas, como Susana Rueda y Marcelo Megna, son mucho menos complejos de analizar. El recurso de «caras conocidas» se viene usando en los últimos tiempos, no sólo aquí, también en el resto del mundo, que por ensayo y error busca las respuestas a la vida cotidiana que no siempre obtiene de sus representantes. Sobre todo cuando esos representantes son portavoces de intereses y poderes muy alejados del bien común y se ocupan de que no crezca, desde el pie, como canta Zitarrosa, la conciencia crítica.


el eslabón | ciudad

sábado 4 de mayo de 2019 | página 11

FRACASO INVESTIGATIVO SOBRE LA DESAPARICIÓN DE UNA MUJER

Crímenes perfectos El sabor agrio de la impunidad que dejó la absolución de los 9 acusados del aborto seguido de muerte de Paula Perassi abre el debate sobre la tarea técnica de la Fiscalía, que termina admitiendo la falta de pruebas por la responsabilidad de policías cómplices. ANDRÉS MACERA

Por Luciano Couso

“(Este tribunal) No tiene dudas que la decisión tomada es la correcta y ajustada a derecho, ante la desprolija, controvertida, cuestionada e insuficiente actividad probatoria desplegada en el debate, no dejando otra posibilidad legal y jurídica de decidir”. Casi piden perdón por absolver a los nueve acusados.

L

A RESOLUCIÓN ABSOLUTORIA DEL tribunal que juzgó a los nueve acusados –cuatro civiles y cinco policías– por el presunto aborto seguido de muerte de Paula Perassi en 2011 dejó, además del sabor agrio de la impunidad, un debate acerca de la tarea técnica del Ministerio Público de la Acusación (MPA). Para los jueces que analizaron el caso de la mujer que lleva casi ocho años desaparecida, “no existen delitos perfectos ni imposibles de probar, sino que lo que existen son deficiencias investigativas que no logran acreditarlos con certeza”. Para el abogado querellante en representación de la familia, Adrián Ruiz, “si se corrompen los investigadores, todo crimen puede ser perfecto”.

En defensa propia

Un caso complejo Tras casi ocho años de una opaca investigación, obturada en parte por la acción presuntamente cómplice y encubridora de quienes debían echar luz, los policías, el juicio oral por la desaparición de Paula Perassi llegó a sentencia luego de varias idas y vueltas y la participación de distintos fiscales, conductores en última instancia de la pesquisa oficial. Cinco miembros de la fuerza de seguridad santafesina, pródiga en la producción de cómplices y encubridores para los expedientes judiciales, llegaron al juicio como acusados y no como testigos de una investigación eficaz. El cuerpo de Paula, desaparecida desde septiembre de 2011 luego de salir de su domicilio en San Lorenzo, todavía no fue encontrado. El caso contaba, entonces, con la complejidad de carecer de los restos de la víctima que pudieran ser peritados mediante una autopsia y proveer contundencia probatoria a la acusación. El tribunal del juicio, presidido por Griselda Strólogo e integrado también por los jueces Mariel Minetti y Álvaro Campos, expuso en las palabras previas al dictado de la sentencia ese asunto. “La complejidad de éste caso así lo requería (al referirse a la tarea investigativa de la fiscalía), se necesitaba de esfuerzos mucho mayores de los investigadores para su esclarecimiento –y no simples promesas de funcionarios–, ya que se partía de la enorme dificultad de no tener escena del crimen, ni el cuerpo, ni restos de la víctima”. En un hecho poco frecuente, el tribunal expuso en la sentencia –en la frontera con la pérdida de imparcialidad– que nada le hubiese gustado más que condenar a los acusados, pero para eso necesitaba pruebas. Ante la repercusión mediática y social que posee el caso, los jueces se vieron en la obli-

La sonrisa del abogado Oroño, representante de policías sospechosos, ahora absueltos. gación de aclarar algo inusual: “No somos ajenos al sufrimiento y el padecimiento de la familia de la víctima”, señalaron. “Y los integrantes de este Tribunal –siguieron– han sido testigos directos del dolor y la carga emocional que representa la incertidumbre del suceso y la imposibilidad de hacer su duelo”. Al comienzo del escrito, que leyó la jueza Strólogo, el tribunal también aclaró: “No existen dudas que nos encontramos ante un caso con enorme trascendencia social, que nos conmueve y moviliza a todos”. Otra vez la justificación de una decisión que, pareciera, no querían tomar. Tanto fue así que le recriminaron fuertemente al fiscal Donato Trotta en varios párrafos no haber producido la prueba necesaria para dictar una condena, como aguardaba el “clamor social”.

Traé una prueba El tribunal le reprochó a Trotta que “se tomaron más de siete años para investigar y recolectar evidencia para saber qué pasó con Paula Perassi y traer a sus responsables a juicio”. Sin embargo, dijeron, “habiendo tomado contacto directo con la actividad probatoria y examinado y valorado la prueba traída por los acusadores, estamos en condiciones de decir que a lo largo de las jornadas de audiencia no lo han logrado”.

“No logró el Estado a través de sus fiscales ni tampoco la actividad de los representantes de la querella, probar con la certeza necesaria en esta etapa que las personas acusadas son culpables de los delitos que se le achacaron”, señala el fallo. Y le reprocha a la Fiscalía montar su acusación sobre versiones y dichos que, aún siendo verosímiles, no tuvieron apoyatura probatoria. Lo hace así: “Todos escuchamos aquí la versión de los acusadores de lo que supuestamente habría sucedido con Paula, versión de los hechos que NO SURGIÓ (mayúsculas en el original) de investigaciones estatales, sino de una serie de datos y comentarios recolectados desde el dolor por su ausencia, armados por el imaginario popular que se fue alimentado con el tiempo y el clamor social”. Sigue la sentencia: “Y si esos comentarios y dichos tuvieron algún atisbo de verdad, los acusadores no lograron concatenarlos, agruparlos y apoyarlos para que tales dichos se convirtieran en prueba sólida con solvencia jurídica para que desde la lógica, la experiencia y el sentido común se logre la certeza necesaria para una condena como la que se solicitó, obligación –ésta– indiscutida del MPA y en su caso los querellantes para llevar personas a juicio y lograr su condena”. Otra vez los jueces volvieron sobre la tarea del fiscal, que juzgaron sin metáforas.

El fiscal Trotta se defendió de las críticas del tribunal, bajo el paraguas de que la mejor defensa es un buen ataque: “Es un acto de injusticia”, opinó sobre la sentencia absolutoria que dejó en libertad al empresario Gabriel Strumia, a su esposa Roxana Michl, a su empleado Antonio Díaz y a la partera Mirta Rusñisky; acusados de privación ilegítima de la libertad agravada y aborto sin consentimiento seguido de muerte”. Strumia era amante de Paula Perassi y, según la teoría del caso de la Fiscalía, al quedar embarazada el empresario de San Lorenzo la obligó, junto a su esposa y con la ayuda de su asistente Díaz, a practicarse un aborto realizado por Rusñisky en el que la mujer murió. “La Fiscalía no está conforme con el fallo, a lo largo de estos años consideramos que había elementos, entendemos que los hechos están probados. Justamente lo difícil para avanzar se debió a una actividad policial que hizo que todos estos años no se pueda avanzar en investigar y en la localización del cuerpo”, se lamentó Trotta, quien criticó especialmente el fallo por haber dejado libres a los policías, acusados de encubrimiento. Sus palabras contienen casi una confesión que le brinda razón al tribunal: lo difícil se debió a que los policías eran encubridores. En un sentido similar se expresó el abogado querellante, Adrián Ruiz, quien también termina casi por admitir la orfandad probatoria. “Justamente no hay prueba porque faltó investigación, porque los propios investigadores estaban en el banquillo de los acusados”. Para el letrado, “si se corrompen los investigadores, todo crimen puede ser perfecto”. Si fue así, ¿era posible otra decisión del tribunal? ¿Debería haber condenado a los acusados sin pruebas? Vale aclarar que las preguntas planteadas, al igual que el resultado del fallo, no implican la inocencia de Strumia & Cía o la inexistencia del encubrimiento policial, sino que abre un interrogante sobre la capacidad fiscal para evitar la impunidad que al final consiguieron los acusados. Porque no se puede juzgar dos veces a una persona por el mismo hecho. Y los posibles desaparecedores de Paula –y sus presuntos cómplices de uniforme– gozan desde el jueves de esa garantía.


el laburante | el eslabón

página 12 | sábado 4 de mayo de 2019

HUBO ACTOS MULTITUDINARIOS EN EL CRUCE DE PEATONALES Y EN LA BOLSA DE COMERCIO

Cuando huelgan palabras y gana la bronca popular El paro general fue contundente y la movilización masiva en Rosario, el martes pasado. Por un lado marchó el Movimiento Sindical Rosarino y, por el otro, movimientos sociales y la izquierda. Conclusiones de dirigentes sobre una medida atípica por fuera de la cúpula de la CGT. MANUEL COSTA

Por la Redacción

palos en la rueda a este plan económico del gobierno de Mauricio Macri, que lo único que hace es cerrar fábricas, despedir compañeros y empobrecer los bolsillos de todo el pueblo argentino”. Sobre el impacto político de esta situación de desmadre, Rico analizó: “Lo que viene apareciendo en todas las elecciones provinciales, sobre todo en Santa Fe, donde Cambiemos y el PRO hicieron una elección desastrosa, expresa lo que ya todos sabemos, el hartazgo con este Gobierno, con Macri, y el dolor que genera este programa económico”. Y cerró apuntando que “más allá de distintas opciones electorales, queda demostrado que 8 de cada 10 argentinos y santafesinos están en contra de Macri”.

L

A HUELGA DEL PASADO MARTES enfrentó todos los escollos posibles: la indiferencia de la cúpula de la CGT, todo el aparato mediático oficialista en contra, con los consabidos “un paro no arregla nada” y, además, la defección de los gremios del transporte que no adhirieron y pararon al día siguiente, 1º de mayo. Pero nada de esto pudo detener la protesta que ganó las calles una vez más. Para Edgardo Carmona, del gremio de Prensa, fue un paro “histórico”, justamente por esas razones, y destacó el “altísimo acatamiento local”. Ignacio Rico, de la Confederación de Trabajadores de la Economía popular (Ctep), dijo que la jornada marcó “el hartazgo” del pueblo con este gobierno. Jorge Perlo, de los trabajadores judiciales, consideró que se reafirmó la necesidad de “un plan de lucha” contra el ajuste. Analía Ratner, de La Bancaria, ponderó “la necesidad de la unidad” sindical y de “una CGT que escuche”. En tanto Walter Palombi, de los empleados de Correos, evaluó que la medida de fuerza fue “contundente”, y subrayó que al gobierno “hay que derrotarlo definitivamente en las urnas”. Miles de trabajadoras y trabajadores marcharon por la zona céntrica de Rosario en la movilización que acompañó la huelga general del pasado 30 de abril. La medida por fuera de la CGT, la cumplieron los gremios enrolados en el Frente Sindical para el Modelo Nacional, las dos CTA, la Corriente Federal de Trabajadores y los movimientos sociales. Desde muy temprano, el paro se sintió fuerte sobre todo en los barrios y también en el macro y micro centro, aunque hubo cierto movimiento inusual de gente debido a que el transporte público, la UTA, no adhirió. Las columnas surgieron desde varios puntos. La mayor parte de los gremios nucleados en el Movimiento Sindical Rosarino (MSR) se congregaron en la esquina de Sarmiento y Rioja, en las puertas de la Ansés, y se movilizaron durante más de tres horas por las arterias del centro para culminar en el cruce de las peatonales, donde se realizó el acto principal de ese espacio sindical. En el escenario montado de espaldas al Banco de la Nación, estuvieron Martín Lucero, de Sadop; Sonia Alesso, de Amsafe; Edgardo Carmona, del SPR; Pablo Juncos, por la CTA; Analía Ratner de La Bancaria, que fue la encargada del discurso final, y Jorge Perlo, de

Hay que seguir

Judiciales. Fue masiva también la presencia de los gremios combativos como Camioneros, Correo, ATE, CTA, Judiciales, Luz y Fuerza, y profesionales de la salud del Siprus, entre otros. Mientras tanto, el Sindicato de Empleados de Comercio marchó por San Luis, habida cuenta del volumen comercial de esa arteria, y el cierre de las puertas de los locales fue controlado por el gremio. Por otra parte, en la plaza 25 de Mayo se concentraron los movimientos sociales y el 21F. Alrededor de las 10, comenzaron a marchar para juntarse con la columna central y así dirigirse a la Bolsa de Comercio, el lugar de convocatoria del otro acto en el que se dividió la jornada. Allí pudieron verse las banderas de la Ctep, Barrios de Pie, la CCC, el Movimiento Evita, el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) y el Sindicato de Municipales, entre otros. Desde ese mismo sitio, también partieron las agrupaciones de izquierda, como el Partido Obrero, el PTS, MST, Patria Grande, Alde, el brazo estudiantil del Partido Comunista Revolucionario (PCR), y Amsafé Rosario. En tanto, fue muy notoria la presencia de trabajadores precarizados de la aplicación de reparto Pedido Ya, con máscaras, marchando con la columna de Empleados de Comercio. Precisamente, entre las singula-

ridades de cada gremio, desde muy temprano pudo percibirse una fuerte presencia de grupos de trabajadores mercantiles, sobre todo en la peatonal, más precisamente en las puertas de Falabella y algunas galerías, cuidando que los comercios mantuvieran cerradas sus puertas.

“Se agotó la paciencia”

En diálogo con el eslabón, varios referentes sindicales se refirieron al paro y movilización del pasado martes, sobre su impacto social y político. El secretario general del Sindicato de Prensa de Rosario (SPR), Edgardo Carmona, sostuvo: “El paro en Rosario fue total, con un acatamiento importantísimo, lo cual es verdaderamente sorprendente porque no ha convocado la CGT. Es un paro atípico en la historia como nosotros lo tenemos concebido; pero creo que se agotó la paciencia, que hay que parar, estar en la calle, que tenemos que frenar este plan económico, y que hay que decirle basta a este Gobierno”. Asimismo, el dirigente señaló: “No se soportan las tarifas, los precios, la inflación. No los soportamos más”. Carmona, haciendo una síntesis de los objetivos del movimiento obrero, indicó: “Queremos que esto se termine, que el pueblo en octubre dé un veredicto demoledor, que esto sea un triste pasado, y que podamos recuperar nuestra historia, que podamos recuperar nuestro futuro, con el pueblo en la calle, peleando, creo que es la única forma. Porque no soportamos más los despidos, la angustia, el hambre, la precarización. Todos esos objetivos nos tienen acá, junto con todos los gremios, dispuestos a combatir”.

“Hay un hartazgo con este gobierno” El referente provincial de la Ctep, Ignacio Rico, puntualizó: “Estuvimos acompañando el gran paro que se desarrolló en toda la Argentina, muy contentos por el nivel de acatamiento que hubo, y demostrando una vez más que todos juntos y en la calle tenemos posibilidades de ponerle

Jorge Perlo, secretario general del Sindicato de Trabajadores Judiciales de Santa Fe, consideró sobre la jornada: “Ha sido una gran movilización de todos los gremios del Movimiento Sindical Rosarino, porque los trabajadores queremos decirle basta a las políticas de ajuste que lleva adelante el gobierno nacional que, convalidadas por el FMI, violentan y cercenan los derechos laborales, previsionales, licuan los salarios y atentan contra la producción y el empleo, y cada día hay más gente en la calle”. “Por eso –continuó Perlo–, los trabajadores estamos solicitando un plan de lucha contra esta política de ajuste que le pega permanentemente a los laburantes. Nuestra perspectiva es seguir en la calle, con la esperanza de que venga un gobierno nacional y popular”, remarcó el dirigente de los judiciales.

Unidad de los trabajadores Para Analía Ratner, secretaría general de La Bancaria “fue una jornada de lucha impresionante y Rosario volvió a ser la capital nacional del paro”. “Estamos en un momento en que los salarios de los trabajadores son en pesos y no aumentan en un contexto en donde todo está dolarizado y además les ponen techo a las paritarias. Con las tarifas cada vez más en alza, no se puede sobrevivir”, enumeró. “A esto hay que agregar que el descontento de la gente se está reflejando en las urnas, por eso el único camino posible es la unidad de los trabajadores. Necesitamos unido al movimiento, y una CGT que nos escuche”.

En las urnas y en la calles El secretario general del Sindicato de Empleados de Correos y Telégrafos, Walter Palombi, evaluó: “Las dos movilizaciones que se hicieron en Rosario salieron muy bien. Nosotros participamos del MSR y fue multitudinaria. La contundencia del paro en muchos sectores fue total. Por eso hay que hacer un plan de lucha que salga a enfrentar definitivamente a este gobierno, porque hay que derrotarlo definitivamente en las urnas y en las calles”. “El gran desafío que tenemos los dirigentes gremiales, los trabajadores, las organizaciones sociales y políticas es encontrar a alguien que nos contenga a todos para poder enfrentar a este gobierno. Y yo creo que ese alguien es Cristina Fernández de Kirchner”, cerró.


el eslabón | internacionales

sábado 4 de mayo de 2019 | página 13

UN PEQUEÑO GRUPO DE MILITARES QUISO DESESTABILIZAR AL GOBIERNO DE MADURO

Otro intento fallido La derecha venezolana y EEUU siguen subestimando la capacidad del pueblo bolivariano para resistir. Pero los golpistas están dispuestos a todo y el ataque contra la democracia en Venezuela crece, y se muestra cada vez más criminal. Por Pablo Bilsky

cional John Bolton. El presidente de Venezuela señaló que su gobierno ha enfrentado intentos de golpes de Estado como nunca antes en la historia por el afán de la ultraderecha de “imponer un gobierno ilegítimo y someter al país a un modelo neocolonial”. “El día de hoy fue un contraste de la Venezuela de la paz y la Venezuela de violencia, del golpe de Estado, entregada a los intereses extranjeros y del Imperio gringo”, dijo el mandatario, que durante su discurso repitió en muchas oportunidades la palabra “paz” y llamó a la unidad de todos los venezolanos.

E

L PUNTO CLAVE, LA LÍNEA DE quiebre para la hasta ahora impotente derecha golpista venezolana comandada por el Imperio estadounidense es dividir a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb). La idea es producir una lucha interna entre militares, y que el grupo golpista consiga el apoyo de parte de la población. Es decir, una base militar-social para derrocar al gobierno legítimo de Nicolás Maduro. Con el fallido intento de golpe del 30 de abril, que contó con la participación de un reducido grupo de militares pero no concitó apoyo de la población que se opone al gobierno, quedó demostrado, una vez más, que esta base militar-social para dar el golpe, al menos hasta ahora, no existe. Pocos oficiales participaron del intento. Otros militares fueron convocados mediante engaños. Y los sectores de la sociedad civil más fervientemente anti-Maduro, los que piden el golpe en cada manifestación callejera, los que insultan y desean la muerte de Maduro a través de las redes sociales, los mismos que suplican una invasión militar de EEUU “para que termine con la dictadura”, no salieron a la calle en número suficiente para respaldar a los militares golpistas. Pero el futuro sigue siendo ominoso. El Imperio y los golpistas venezolanos ya están lanzados a una aventura que no tiene vuelta atrás. Y la continuación solo puede darse por el camino de más y más violencia. No tienen más opciones. El usurpador Juan Guaidó, cada vez más desdibujado, a punto de pasar a formar parte del triste pelotón de los opositores fracasados, llamó a un golpe de Estado en la madrugada del 30 de abril, en el marco de una operación comandada por EEUU y rodeada de una de las operaciones de prensa (con una catarata de noticias falsas) más grandes de la historia reciente y propia de tiempos de guerra. La operación de desestabilización incluyó la liberación de otro líder opositor, Leopoldo López, quien estaba cumpliendo arresto domiciliario. López fue condenado a trece años de cárcel por asociación para delinquir, instigación a delinquir, intimidación pública, incendio a edificio público, daños a la propiedad pública, lesiones graves, homicidio y terrorismo. La idea de los golpistas y el Imperio era que ambos líderes juntos entraran triunfales al Palacio de Miraflores. Una vez más, los cálculos de EEUU y los golpistas estuvieron muy lejos de la realidad. Subestimaron, como lo vienen haciendo hace 17 años, la determinación del pueblo bolivariano, la profunda ligazón entre las fuerzas armadas, las milicias populares, los movimientos sociales y el pueblo de Venezuela. López, ya en libertad, lejos de convertirse en uno de los líderes de la revuelta, terminó refugiándose primero en la Embajada de Chile y luego en la de España. Apenas estuvo 12 horas paseándose por Caracas antes de huir. Guaidó, en compañía de los sublevados, hizo un llamado al pueblo y a los militares a sumarse a un golpe de Estado contra el presidente de Venezuela, a quien llama “usurpador”, precisamente él, que se autoproclamó en una plaza pública como mandatario “encargado” el pasado 23 de enero, y desde entonces ha emprendido una campaña internacional para desconocer al Gobierno electo y constitucional. El pueblo bolivariano se trasladó, en mu-

Macri a los pies del Imperio, México, Bolivia y Cuba, no

Pocos oficiales participaron del intento. Otros militares fueron convocados mediante engaños. Y los sectores de la sociedad civil más fervientemente anti-Maduro, no salieron a la calle en número suficiente para respaldar a los golpistas. chos caso a pie, hasta el Palacio de Miraflores, sede del gobierno, a defender la democracia. Fueron decenas de miles de mujeres, hombres, niñas y niños de todas las edades los que, una vez más, les dijeron “No pasarán”, al Imperio, a los golpistas y a todas sus mentiras, sus amenazas y extorsiones. La convocatoria golpista de Guaidó solo generó una escaramuza de poca monta en las inmediaciones de la base militar de La Carlota, una zona donde vive gente acaudalada de Caracas, y un bastión tradicional de la oposición, por lo que se han hecho presentes simpatizantes del antichavismo para apoyar la sublevación. Pero fueron pocos, muy pocos.

El mensaje de Maduro al final de un día agitado Maduro se dirigió al pueblo venezolano para narrar lo que había ocurrido durante la jornada del martes 30 de abril y cómo habían respondido las fuerzas armadas al desafió golpista de la derecha y los EEUU. El presidente de Venezuela describió en detalles los hechos y desactivó una a una las mentiras difundidas por los medios hegemónicos de Venezuela y América latina, que vomitaron andanadas de datos falsos, inmersos en lo que se ha dado en llamar “periodismo de guerra”. Los canales de noticias de las corporaciones al servicio del Imperio y los poderes fácticos desataron una campaña de manipulación de dimensiones colosales. El mandatario aseguró que la Base Militar

La Carlota nunca estuvo tomada, sino que un grupo de militares sublevados se concentraron en el distribuidor Altamira. Al respecto, destacó la lealtad de la Fanb al neutralizar el intento de golpe. “Ocho tanquetas fueron tomadas por los militares sublevados y trancaron la autopista Francisco Fajardo, también tenían cuatro ametralladoras de alto calibre”, señaló Maduro desmintiendo versiones que daban cuenta de la toma de instalaciones militares. “Se pretendió un golpe de Estado en una autopista. ¿A quién iban a matar? ¿Quién se frota las manos con esto?”, se preguntó el mandatario desnudando uno de los tantos montajes realizados por los golpistas, con muchos recursos para las puestas en escenas y los golpes mediáticos, pero impotentes en el terreno, a la hora de la verdad, cuando la correlación de fuerzas la marca la realidad y no los mentirosos voceros del Imperio. Maduro dijo que ordenó que no hubiese un combate militar en el distribuidor Altamira, sino que “debían despejar la autopista y todos los implicados debían rendirse”. Recordó en su discurso que 80 por ciento de los militares llegaron al lugar bajo engaño y al percatarse de ello fueron reportándose a sus superiores. Maduro expresó su asombro y su indignación ante “la locura” de la administración de los EEUU, e hizo referencia a las declaraciones y la catarata de mensajes a través de las redes sociales del presidente de EEUU, Donald Trump, y el asesor de seguridad na-

El presidente Mauricio Macri fue uno de los primeros en salir a apoyar el intento de golpe. El presidente de Bolivia, Evo Morales, expresó a través de su cuenta oficial de Twitter su total repudio. “Condenamos enérgicamente el intento de golpe de Estado en Venezuela, por parte de la derecha que es sumisa a intereses extranjeros. Seguros que la valerosa Revolución Bolivariana a la cabeza del hermano Nicolás Maduro, se impondrá a este nuevo ataque del Imperio”, señaló Morales. El mandatario de Cuba, Miguel Díaz-Canel manifestó su rechazo al golpismo y señaló que las acciones de desestabilización tenían “la clara intención de generar un ambiente tenso que derive en violencia” en la nación bolivariana. “Los traidores que se han colocado al frente de este movimiento subversivo”, escribió en Twitter. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, llamó a una “solución pacífica” de la crisis. “Es muy clara nuestra postura, deseamos que haya diálogo, que se respeten los derechos humanos, que no se apueste a la violencia en todos los países del mundo porque el respeto al derecho ajeno es la paz”, dijo el mandatario durante su conferencia matutina del día martes.

Amenazas y mentiras desde la Casa Blanca El intento de golpe en Venezuela fue planeado, financiado y monitoreado desde Washington. Mientras los hechos se desarrollaban en Caracas, los autores intelectuales seguían lanzando amenazas y echando a rodar noticias falsas. Una vez más quedó claro que Venezuela es la cabeza de playa de un ataque frontal y violento hacia todo el continente. “El tiempo se acaba. Esta es su última oportunidad. Acepten la amnistía del presidente interino Guaidó, protejan la Constitución y saquen del poder a Maduro, y los sacaremos de nuestra lista de sancionados”, amenazó Bolton desde la Casa Blanca. “Si se quedan con Maduro, se van a hundir con el barco”, agregó el asesor de Defensa de EEUU, al tiempo que advirtió que “la única ruta al alivio de sanciones es aceptando la oferta generosa de Guaidó y apoyando a los líderes elegidos democráticamente de la Asamblea Nacional”. Bolton dijo el martes que si el intento de golpe (por entonces en marcha) fallaba, el pueblo se hundirá en una dictadura de la que hay pocas alternativas: “Si este esfuerzo falla se van a hundir en una dictadura de la que hay pocas alternativas, es un momento muy delicado”, aseguró Bolton, que calificó como “un acto de valentía” el lanzamiento de Guaidó de la fase final de la “Operación Libertad” y reiteró que “Maduro debe irse”. Bolton dijo que “no hay apoyo de la fuerza militar a Maduro, lo que hay es miedo” y que el presidente interino (con referencia a Guaidó) “tiene mucho apoyo popular”.


femimasa | el eslabón

página 14 | sábado 4 de mayo de 2019

ENTREVISTA CON UNA FUNDADORA DE LA CAMPAÑA NACIONAL POR EL DERECHO AL ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO

Vencedora de mil batallas Viviana Della Siega integró las filas de la Juventud Peronista en los ‘70 y sobrevivió a la dictadura. Madre joven, abuela y esposa, hace más de 20 años que está comprometida con la lucha por los derechos de las mujeres. Con la convicción de que los cambios culturales llevan tiempo, y rodeada de pibas, se anuda el pañuelo y sale a pelear. CARLA SCOLARI

Por Eugenia Arpesella

E

L DÍA DE LA ENTREVISTA, VIVIANA nos recibió en su casa con un puñado de papeles que encontró en un libro cualquiera de casualidad. Eran apuntes en hojas de cuaderno de una reunión en Córdoba en 2004, dónde se gestó y se lanzó por primera vez la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. “Yo siempre estoy anotando todo, y hoy esto es como un documento histórico”, comenta Viviana Della Siega, que tiene más de 20 años de activismo por los derechos de la mujer desde el Instituto de Género, Derecho y Desarrollo Rosario (Insgenar), la asociación civil fundada por Susana Chiarotti, y ONG miembro del Comité Latinoamericano y del Caribe para la defensa de los Derechos de la Mujer. Mientras nos acomodamos en su living, nos cuenta que el pañuelo verde fue algo que surgió de las Católicas por el Derecho a Decidir, inspiradas en los pañuelos que usaban las mujeres peronistas por el sufragio femenino, y por el pañuelo blanco de nuestras madres y abuelas de Plaza de Mayo. Viviana nos hace una síntesis que cabe, justamente, en un pañuelo: en esa marea verde que lo inundó todo en 2018 se anuda y se despliega la potencia de la historia de la lucha de las mujeres argentinas. Sobre la Campaña, Vivi cuenta que el objetivo era lanzarla durante 8 meses, sin embargo, se prolongó 15 años. “Y va a seguir existiendo hasta que sea ley, y cuando sea ley, vamos a tener que hacer una campaña para que se aplique”, arengó. Con la fuerza del grito masivo de Ni una Menos en las calles, los espacios de encuentro y debate en todo el país fueron creciendo exponencialmente. En Rosario, a las asambleas de las militantes históricas, sociales y gremiales se le sumaron las pibas, las trans, las lesbianas y no binaries que desbordan La Toma cada semana. “Rosario es ejemplar. Hemos terminado asambleas a los gritos a las 11 de la noche, pero hemos logrado generar acciones concretas. No es un club de amigas, hay diferentes pertenencias partidarias, hay historias, hay hasta broncas personales y sin embargo la vamos llevando bastante bien, porque lo que organizamos sale bien”. Con la templanza que dan los años y la experiencia docente y militante, Viviana reconoce que el movimiento de mujeres —“porque no todas se definen como feministas”— es tan dinámico e importante que está generando cuestionamientos de

“Yo creo que hay que trabajar en aquello que queremos modificar. Es lo que a veces digo a las mujeres. No hablemos sólo entre nosotras si ya estamos convencidas, tenemos que llegar a los que tienen dudas o piensan diferentes ¿sino qué transformación vamos a dar?” todos lados, por eso aconseja no entrar en provocaciones, y sobre todo mantener el respeto. “Cuando haces un recorrido, los hechos te van marcando cómo la sociedad ha ido avanzando. Hay momento de retrocesos, como el de hoy, porque hay un fachismo que se habilita desde el poder nacional, que habilita la violencia, la discriminación y el racismo pero en realidad hay que ver los avances”. Cualquiera que haya hablado con esta militante la habrá escuchado decir que “los cambios culturales son más difíciles, que hacer una ley lleva tiempo. Para una ley se ponen de acuerdo algunos y listo, pero modificar el formateo del patriarcado es una tarea permanente que no se puede hacer a los

gritos, es una tarea docente”. Al reconocer el esfuerzo impresionante que hicieron sus compañeras en 2016, Vivi dice que el Encuentro “es un milagro de las mujeres, porque poder organizar de manera horizontal es algo extraordinario”. Entre los temas de agenda de género, a Viviana el lenguaje inclusivo le encanta. “Pero, ¿cuerpa, grupa? ¡No me jodas! Esa es una entre tantas otras discusiones”. Como por ejemplo, cuenta, los planteos de las feministas radicales: “Nosotras hemos ampliado el movimiento de mujeres y hemos incluido a toda la diversidad y hay mucho respeto. Yo pienso que en el movimiento entran mujeres con vagina y sin vagina, todas. Lo importante es

la pertenencia que tengan con el movimiento de mujeres”. En este sentido, aseguró que ser feminista no significa que se tenga que bancar a todas las mujeres. “Pando es mujer, Bullrich es mujer, y Carrió es mujer y hacen mucho daño. Ser mujer no te habilita a ser la madre Teresa ni mucho menos, que además es bastante cuestionable la Madre Teresa (risas). Pero ser mujer no me garantiza nada y hay mujeres machistas que sostienen el patriarcado por una cuestión ideológica o de clase, o por lo que sea”. Y aclara que el tema del aborto es muy especial, porque es un tema transversal, y advierte que no todo es blanco o negro. “El primer proyecto de ley fue firmado por Laura Alonso, la única del Pro que era diputada en ese momento, y Laura Alonso es execrable”. Sobre la antinomia pañuelos verdes versus pañuelos celestes, VIviana sostiene que los celestes son la reacción al reclamo de un derecho fundamental y advierte el lobby fenomenal de las iglesias que hay detrás. De paso, también se refiere a las declaraciones de la ex presidenta ante el llamado a construir mayo-

3415811109


el eslabón | femimasa

sábado 4 de mayo de 2019 | página 15 CARLA SCOLARI

“Este es el libro, y el que está en la foto de la portada es Hugo, es también un homenaje a él. Este gesto habla del compañero que tengo al lado”. Cuando le preguntamos por qué es feminista, dijo categóricamente que todas las personas tenemos que tener los mismos derechos. “Nosotras tenemos los mismos derechos reconocidos pero en lo formal, en lo sustancial evidentemente no, porque estamos en un sistema patriarcal corremos en desventaja con todo, entonces creo que por empezar quiero la igualdad en el ejercicio de los derechos”.

Trabajar para cambiarlo todo

rías populares, ante el avance del neoliberalismo, y que tanto revuelo causó en algunos sectores del movimiento de mujeres. “La Cristina es muy provocadora, yo siempre lo pienso, pero por lo menos dice las cosas como son o como ella cree, y son muy pocos los que dicen de verdad lo que piensan”. En cuanto a los escraches como modalidad de acción ante casos de abuso, Viviana recomienda seguir la política de Hijos: “Cuando no hay justicia, hay escrache”. “El otro día justamente me preguntaban de un caso «¿habría que salir a los medios?». «¿Está actuando la justicia?», «Sí», «Entonces dejalo»”. Dice que nunca se sintió enfrentada con los hombres. “He discutido y siempre con calma, porque siempre digo que cuando pierdo los estribos, pierdo. En mi vida personal me he buscado dos veces compañeros que compartieran de algún modo estas cosas porque sino no hubiera durado dos días. El tema no es enfrentarse con los hombres -agrega- porque a ellos también les cuesta entender, a pesar de que tengas años de docencia con ellos, porque tienen privilegios que los consideran naturales. A mi me ha pasado últimamente de ir a dar charlas con varones, lo cual me emociona en grado sumo, porque tienen muchas inquietudes, hacen muchas preguntas”.

Todo terreno Viviana nació en Rosario en 1949 pero de casualidad. Toda su infancia la vivió en Piamonte, un pueblo del departamento San Martín, de la provincia de Santa Fe. A los 8 años perdió a su mamá en un accidente y vivió siempre con su papá y sus dos hermanas mujeres. A Rosario volvió para hacer el secundario. “Estuve tres años pupila en un colegio de monjas, Nuestra Señora del Huerto, después terminé como externa, pero pasé de rezo y rosario todos los días. Somos muchas las feministas que pasamos por colegios de monjas”.

A Della Siega se la conoce como una de las referentes del movimiento de mujeres de Rosario, encabezando la columna verde de la campaña en cada marcha, o debatiendo en cada asamblea, pero su vida está marcada por la participación política desde muy temprano en la Juventud Peronista. A los 18 años cuando empezó la universidad conoció a Hugo Parente y entre peña y peña de estudiantes, se casaron en 1972. Juntos militaban en Montoneros y por diferencias de concepción, pasaron a integrar la columna Sabino Navarro. Cómo Hugo era de San Lorenzo, se fueron a vivir allá. “Trabajamos fuerte, él era un dirigente reconocido en la JP y también gremial, y yo trabajaba en la villa que estaba entre San Lorenzo y Puerto General San Martín, sobre el arroyo San Lorenzo. Hacíamos de todo, sobre todo alfabetización, y ahí estuvimos hasta fines del ‘75 cuando la cosa se puso complicada”. Con el Ejército instalado en la localidad, Viviana y su compañero Hugo decidieron volver a Rosario en marzo del 1976. El 8 de julio de ese año, el compañero de Viviana se presentó en en el cuartel en Fray Luis Beltrán como conscripto, para pedir una extensión de la prórroga por estudio. Ese era el día de su aniversario de casados. Y desde ese día es un desaparecido. “De Hugo nunca se supo nada. Como me decía Matilde Bruera, es el desaparecido más desaparecido porque no hay un solo dato de alguien que lo hubiera visto”. Cuando su compañero desapareció, Viviana tenía un bebé de 11 meses, y cursaba el octavo mes de su segundo embarazo. “Por eso mi papá me dijo «de acá te vas» y me fui”. Volvió a Piamonte donde vivió del ‘76 al ‘79, primero con su papá y después sola en una casa con sus hijos. “Ahí me hice maestra, porque tenía que mantener a mis dos chicos ¿y qué iba a ser en un pueblo? Maestra”. Viviana se tuvo que ir de Rosario con sus

niños justo cuando había terminado de cursar la carrera de Comunicación Social. Por eso cuenta que tuvo su título universitario de casualidad. A fines del 77, volvió en plena dictadura a la facultad, buscó un profesor “que fuera más o menos confiable” y ese fue Bruno Bologna, quien le propuso elegir un tema de tesis “el más inocuo posible” y que la escribiera en su pueblo. “Entonces tengo por ahí un título todo ajado, porque pensé que nunca lo iba a poder usar, porque en ese momento uno creía que la dictadura no se iba a terminar nunca”. No tenía 30 años y ya era una todo terreno, de las mil batallas. Después de ejercer la docencia en Piamonte y Rosario, fue directora provincial de Educación primaria en el Ministerio de Educación de la provincia de Santa Fe durante el primer gobierno tras la vuelta de la democracia, y luego, en el gobierno de Reviglio, fue subsecretaria de Comunicación Social provincial. “Para mí nunca fueron cargos, siempre fueron trabajos, y después preferí hacer otras cosas por fuera de la función pública”. Así fue que se incorporó a Insgenar. “Sí, fui de todo, vendí bolsitas también, no me privé de nada”. Dueña de un gran sentido del humor, desenfado y de una potencia que la acompaña desde muy joven, Viviana que es abuela de dos niños, comenta al final de la charla que el año pasado, medio en secreto, se casó por segunda vez con su compañero de toda la vida, Edilio “Didi” Quiroga. “Mi hija quería que hiciéramos fiesta, está loca, ¡somos gente grande! Por eso no contamos nada”. Edilio y Hugo fueron compañeros de militancia y amigos en San Lorenzo durante los ‘70. “Cuando yo me quedé sola, Didí me ayudó muchísimo, viajaba siempre para visitarnos y después nos terminamos enamorando”. Hace poco Edilio publicó un libro sobre la militancia revolucionaria en el cordón industrial El hombre de la bicicleta. Vivi nos muestra un ejemplar que saca de una caja y nos dice:

Durante 10 años, coordinó el proyecto Ciudad de Derechos Humanos en Rosario, que tenía su base en una ONG de Nueva York, de manera coordinada con la Universidad, provincia y municipio. “Fuimos las primeras que trabajamos los derechos humanos con la policía. Te estoy hablando del año ‘98, y con el tiempo se volvió a reeditar esa experiencia que generaba mucho cuestionamiento de parte de algunos organismos de derechos humanos, porque es con la policía. Justamente, yo creo que hay que trabajar en aquello que queremos modificar. Es lo que yo a veces digo con las mujeres, no hablemos solo entre nosotras si ya estamos convencidas, tenemos que llegar a los que tienen dudas o piensan diferentes ¿sino qué transformación vamos a dar?” Uno de los casos emblemáticos que trabajaron desde Insgenar y Cladem fue el de LNP, la joven chaqueña de 15 años del pueblo Qom, que en 2003 sufrió una violación por parte de tres criollos. “Es la primera vez que una chica qom denuncia a un criollo”, cuenta Viviana. Hay testigos, informes médicos y un juicio que culmina en una sentencia que absuelve a los imputados. La Asociación Civil llevó el expediente a Naciones Unidas, y desde allí se demandó al Estado argentino por la vulneración al derecho de acceso a la justicia. Luego de este logro, desde Insgenar publicaron un libro en Chaco, siete años después, dado el impacto que tuvo el caso en toda la provincia. Viviana, junto a Susana Chiarotti, realizó un relevamiento para conocer los cambios que se implementaron tanto en las políticas públicas del Ejecutivo como en el legislativo y el judicial. “Lo más impactante para nosotras fue ver el cambio en la chica, porque cuando la trajimos en el 2008 a un seminario de mujeres indígenas a Rosario no logramos que levantara la cabeza y dijera su nombre. Al tercer año que vino, daba entrevistas y después se postuló como candidata a concejal”. Sobre el caso, Viviana explicó que “el Estado le pide disculpas, no por la violación porque es un hecho privado, le pide disculpas porque no administró correctamente la Justicia. porque quien vulnera sus derechos es el sistema judicial. Cuando la justicia falla, no solamente en el caso de las mujeres, sino en cualquier caso, la ciudadanía queda desprotegida, sin resguardo. Es la última instancia a la que uno va, y cuando la Justicia vuelve a vulnerar tus derechos de una forma tan escandalosa, ¡porque hay que leer la sentencia! No es solamente la absolución, el tema es el mensaje de impunidad que se da, «sigan adelante total no pasa nada». Ese es el problema, en cada sentencia hay un mensaje diciendo lo que esta sociedad tolera, entonces hay cosas que no se pueden tolerar”.


contratapa | el eslabón

página 16 | sábado 4 de mayo de 2019

La luz de los recuerdos Por Hilo Negro (desde Cancha Rayada)

Y

o no sé, no. Pedro recordaba unos días de angustia para sus viejos y la abuela. Todo era porque el abuelo había perdido los papeles de la jubilación, que estaba en trámite, con sus documentos inclusive. Para peor, como había nacido en la Península Escandinava todo se complicaba. Después de batallar con el aparato burocrático, que alargaban la solución, una de sus tías, cuando pasó un tren en el que viajaba Evita, se acercó lo suficiente y le entregó una carta a la que empezaba a ser la abanderada de los humildes. La misiva informaba la angustia familiar y la contestación no tardó una semana: la jubilación del abuelo Isä (papá) junto con una carta de Evita pidiendo disculpas por la demora. También se acuerda del primer torneo de pibes que participó en el barrio. No tenían ni para las camisetas. Un vecino, que hizo de delegado, les contaba que él había participa-

do de los primeros Campeonatos Evita y que, de estar ella viva, no tendríamos ese problema, el de no tener camisetas. Corría el primer año de la dictadura de Onganía. Pasó un tiempo, y allá por el 73, hubo una marcha de antorchas que pasó por el Cristo (Perón y Lagos) y terminó en Córdoba y Entre Ríos, y se colocó una placa rebautizando a la calle Córdoba con el nombre de Eva Perón. Pedro vio en las columnas que venían de la JP, la JUP, la JTP y la UES, el espíritu y las ganas de justicia social de Evita que estaba vivo, estaba presente. Mirá, prosigue Pedro, hasta no hace mucho, con un billete por día con la cara de Evita, uno se aseguraba el morfi diario. Y los que además la teníamos, y la seguimos teniendo, íbamos por más. Hoy, los que tienen el poder nos quieren arreglar con una jubilación de 100 billetes con la imagen de un venado que se parece a un guanaco. ¿Sabés qué?, me dice, hay que volver a tener un gobierno que ase-

gure que los deseos de Evita estén presente. Y vamos a volver, asegura, con 100, con miles, con millones de Evitas.

¡SUSCRIBITE YA! escribí a eleslabon@eleslabon.com.ar y recibilo todos los sábados por $150 mensuales.

Esto me lo dice mientras su cara parece iluminarse con la luz de aquellos recuerdos, de aquellas antorchas.

Profile for El Eslabón de la Cadena Informativa

El Eslabón 402  

El Eslabón 402  

Advertisement