Issuu on Google+

diciembre de 2013 año XV n° 133 (la gorra) precio $ 6.periodicoeleslabon.com periodicoeleslabon

esta edición incluye los suplementos Vamos, Argentina en Noticias, Diario de los Juicios y enREDando

Explosión del narcotráfico, 253 asesinatos, detenciones de jefes policiales, balaceras a militantes sociales, atentado a la casa del gobernador, asonada de los uniformados, contrastes entre opulencias y carencias, ciudad del bum y ciudad del bang. La escalada de violencia en Rosario marcó a fuego el año 2013 con un común denominador: la marca de la gorra. Escriben y opinan: Manolo Robles, Guillermo Griecco, Enrique Font, Eduardo Toniolli, Máximo Sozzo y Gabriel Fernández

EL OTRO SAQUEO

LÓPEZ EN TRIBUNALES

Se viene el Rally Garka

La década perdida

La posible falta de alimentos, combustible y dinero en cajeros de la ciudad no tan normal, preocupa a funcionarios. Del impacto ambiental, ni noticias. “Es la expresión más retrógrada y peligrosa del automovilismo”, denunciaron organizaciones ecologistas.

A cinco años de su salida del poder, recién este mes el ex presidente leproso se llegó a la Justicia para declarar en el marco de la causa por presunta administración fraudulenta. Pero se quedó callado.


editorial | el eslabón

página 2 | diciembre de 2013

LA MARCA DE LA GORRA

Dos diciembres Por Manolo Robles

A

CADA CUAL LE DUELE LO QUE duele. A nosotros nos parte el alma la muerte violenta de los pibes jóvenes de los barrios de nuestra ciudad, disparada este año de mierda a números record. Seguro que no es la única injusticia que nos lacera, pero es la que se lleva muchas páginas de esta edición del último mes del año que ahí nomás te enfrenta con otras muertes dolorosas, otra vez con mayoría de pibes de los barrios, ya no sólo de Rosario, las de los saqueos en medio de la asonada policial, las que tal vez se repitan de aquí a poco del momento en que se escupen estas líneas, el 17 del diciembre este en que nos quieren convencer que estamos igual que en el 2001. Y no. Buena parte de nuestras páginas de esta edición se dedican a estas muertes de hoy que nos sacuden. Pero no estamos igual que en el 2001, por lo menos nosotros y los que nos rodean, toda gente que vive de su laburo, sin explotar a nadie. Nosotros estamos mejor, mucho mejor. Para nada conformes todavía, pero ni peor, ni igual que en aquel momento en que estallamos. Estamos mejor. Y si aún en aquellos terribles días del 2001 –y en noches más oscuras aún–, nos dábamos siempre un lugar para el festejo; si entre las corridas de la policía y el humo de las cubiertas que quemábamos nos hacíamos tiempo y recursos para una faldita con una damajuana… ¿Por qué ahora, que estamos mejor, no podemos disfrutar de un acto por los 30 años de la democracia como el que se hizo en la Plaza de Mayo? ¿Por qué carajo no tuvimos un acto parecido acá en el Monumento a la Bandera? A cada uno le duele lo que le duele. A cada uno le divierte lo que le divierte. Nosotros decimos qué nos jode y qué nos gusta y podemos debatir largamente con quienes

tengan otras cuitas y otras alegrías. Pero no nos vengan a decir que no tenemos sensibilidad. Sí que tenemos. Y sí que sufrimos heridas, porque somos parte de toda una historia de lucha en la que los que reivindicaban lo que nosotros reivindicamos fueron masacrados. Respeto, nomás, es lo que pedimos. Sigamos, como en estos últimos 30 años, con las urnas como principal árbitro de nuestras diferencias y disputas. Nosotros queremos que cada vez sean menos las cosas que nos duelen. No somos nosotros los que queremos transformar la puja política en guerras callejeras. Pero no nos jodan. Por-

que si nos joden, no vamos a recular, no nos vamos a ir en helicóptero. Nosotros no bajamos las banderas ni aunque la mano venga brava, brava. Bueno. Paremos. Disculpe lector, disculpe lectora, por la vehemencia. Al fin y al cabo estamos en plena época de fiestas, y como decíamos, sí que nos gustan las fiestas, incluso las diurnas, como la despedida de año que hicimos los compañeros y compañeras de la Cooperativa La Masa en las instalaciones del camping de nuestro bendito Sindicato de Prensa Rosario. Es que los que hacemos el eslabón tenemos planes y posibilidades concretas de crecimiento du-

rante el año que se viene. Estamos entonados, podemos decir. Y en esa sintonía nos encontramos con muchos y muchas más en las numerosas instancias de organización libre del pueblo que transitamos. Así es que andamos, aún entre tanta injusticia que nos hinca todavía, con la copa en alto y con buenos deseos para el 2014. De arranque, por menos bala para los pibes jóvenes de los barrios. Y también porque cada uno tenga el derecho a que le duela lo que le duele y disfrute lo que disfruta, pero sin dejar de respetar la vida ajena, podemos decir. Y hasta el año que viene no decimos más nada.

Tapas, tapitas y tónicas gorilas Por Hilo Negro

Y

o no sé, no. Calores eran los de antes. La casa de la abuela quedaba como a diez cuadras de la terminal. Era un verano donde el pavimento y las baldosas pelaban de calor. Sería calculo fin del ‘62 o principios del ‘63; este último año ganaría Illia con Perón proscripto. Los cabeza de hamburguesa matarían a Kennedy y la agresión a Vietnam sería cada vez mayor, y sino me equivoco por estos pagos sería el último año del último tranvía en Rosario –tengo un sueño recurrente: mientras viajo en tranvía leo la noticia “mataron a Kennedy”, y por eso para mi ese fue el último año de los amarillos sobre rieles–. Y a nosotros con cinco y seis años más o menos, a mi y a mi primo, nos preocupaba que nos habían limpiado de chapitas pero habíamos descubierto la cotización de una que por aquel entonces –imbebible por amarga–, sabíamos que valía como 50, la Indian Tonic Cunninton. Mi vieja y mi tía, luego de discutir dónde se conseguía más barata la barra de hielo, nos dejaron en pata para que no saliéramos a la calle, pero la idea de que en los bares de la terminal la chapita –de la hasta ese momento única tónica– se podía conseguir con cierta facilidad, Periódico mensual fundado el 2 de septiembre de 1999 por Matías Ayastuy, Juan Emilio Basso Feresin, Julián Lafuente, Rodrigo Miró y Jerónimo Principiano.

nos llevaba hacia la aventura. Fue así que con un coraje de aquellos y con una sombra de apenas treinta centímetros llegamos hasta Cafferata y Santa Fe (semi desnudos). Hoy casi nadie juega a las chapitas, y las de lata son cada vez menos, y reemplazadas por la de rosca de plástico. Hoy, en los veranos que parecen ser más calientes (a lo mejor lo sean), dependemos de muchos aparatos más, que para colmo casi todos son eléctricos. Hoy, los cabeza de hamburguesas ya no cometen magnicidios fronteras adentro, sino que por intereses económicos solo atentan contra toda la humanidad. Y hoy hay otras tapas, más que tapitas, las que nos quieren marcar la bronca y la temperatura del verano. Con su tónica a veces gorila o de intereses particulares, se apoderan no sólo de los titulares de los diarios sino de todas las pantallas de los medios. Contra eso a veces se nos ilumina el panorama y más que pensar en el valor de las acciones de la Bolsa, en el valor del dólar, o en lo que cuesta armar un arbolito (sí el valor del pesebre), y sin por ponernos nonstálgicos de aquellos veranos de la infancia, por momentos nos aferramos al valor de la barra de hielo y al valor de aquella amarga pero insuperable a la hora de apostar, Indian Tónic Cunnington.

propietario: Asociación Civil Cadena Informativa RPI Nº 234.810 producción periodística: Cooperativa de Trabajo La Masa

director: Juan Emilio Basso Feresin editores: Manolo Robles y Luciano Couso editor contrapunto: Jerónimo Principiano editor diario de los juicios: Tomás Labrador

Mendoza 2836 Dto. 4 teléfono 4353719 e-mail eleslabon@gmail.com web: periodicoeleslabon.com | facebook.com/periodicoeleslabon el eslabón integra Diarios y Periódicos Regionales Argentinos (Dypra) y la cooperativa Diarios y Periódicos de Santa Fe (Dypsa)

diseño gráfico: Javier García Alfaro y Aníbal Pérez corrección: Santiago Garat fecha de cierre: 20 de diciembre de 2013.

PRODUCIDO CON SOFTWARE LIBRE


el eslabón | región

diciembre de 2013 | página 3

LA MARCA DE LA GORRA

¿La hora de la coordinación? Si bien durante todo 2013 hubo fuertes cruces entre el gobierno provincial y nacional por los problemas ligados al crecimiento de la violencia en Rosario y Santa Fe, y la explicación de su origen, el fin de año pareció encontrar a la Rosada y la Casa Gris en una nueva sintonía. JOSÉ MANUEL FERNÁNDEZ / TÉLAM

Por Juane Basso

D

ESPUÉS DE UN 2013 DE CRUCES permanentes con la Casa Rosada, que quedará marcado a fuego para los santafesinos por la violencia vinculada al incremento de la narcocriminalidad, con movimientos y detenciones en la cúpula de la policía santafesina, ataques a la casa del gobernador, asonada uniformada y el triste récord de 253 asesinatos en Rosario -hasta el cierre de este periódico-, hacia el fin de año parece haber llegado “la hora de la coordinación”. La cantinela repetida del Ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, en reclamo de más gendarmes, parece haber cedido, en hora buena, frente al “diálogo fluido” entre el gobernador Antonio Bonfatti y el nuevo jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, o a los encuentros del mandatario provincial con la Procuradora de la Nación, Alejandra Gils Carbó. Con todo, el que se va, por el hilo conductor que aparenta unir cada hecho mencionado, podrá ser recordado como un año que lleva una seña bien distintiva, el de la marca de la gorra. Si en 2012 se coló en la agenda la problemática de la violencia, las disputas del territorio por parte de las bandas narcos, y su relación con la policía santafesina, con el triple crimen de Villa Moreno de enero de ese año como hecho fundante -y con la prisión del ex jefe de policía Hugo Tognoli como epílogo-; en 2013 el tema se instaló en las portadas de los medios y se mantuvo semana a semana junto a la escalada de muertes, en una cobertura periodística que se fue corriendo de la secciones policiales a la política.

Soldaditos bravos muchachitos

El fenómeno saltó al centro de la escena apenas comenzado 2013 cuando el martes 8 de enero fue asesinada la trabajadora social del barrio Ludueña, Mercedes Delgado, quien trabajaba en el comedor de la escuela del padre Edgardo Montaldo. Según la investigación, la militante cristiana de base murió de un disparo calibre 11.25 en la espalda al quedar en medio de una balacera entre dos grupos familiares que se disputarían el control territorial para la venta de estupefacientes. Dos días después fue baleado un grupo de militantes del Movimiento Evita del barrio Nuevo Alberdi, tras ser atrapados en medio de una disputa entre dos grupos narcos que dirimieron a los tiros el control de la zona para la comercialización de drogas. Las víctimas apuntaron contra el comisario Mendoza “por su relación con el bunker de venta de estupefacientes del barrio Nuevo Alberdi” y como “responsable intelectual de las amenazas a Ramón Ferreyra, cuya primer declaración ante una sumariante de la Subcomisaría Segunda fue reproducida con precisión por quienes lo encañonaron con un arma en la cabeza. Soldaditos, agentes, narcos y jefes policiales, personajes de una trama que ganaría cada vez más espacio en las crónicas periodísticas y la agenda pública.

La UNR y la nacionalización del tema

A mediados del año, cuando la campaña electoral comenzaba a teñir los debates públicos -enancada en la necesidad del candidato socialista Hermes Binner y su deseo de sostenerse como posible presidenciable-, un estudio publicado por la Universidad Nacional de Rosario (UNR), que reveló que la cifra de asesinatos en la ciudad vinculados al narcotráfico había superado el millar en los últimos diez años, puso la lupa de los medios nacionales en la Chicago Argentina, que co-

menzó a ser comparada ya no con esa visión romántica de aquella ciudad negra, blusera y contrabandista norteamericana, sino con versiones más actuales, violentas e hispanas como Medellín o Ciudad Juárez. El informe afirmaba que desde 2004 el promedio de muertes violentas en el contexto narco no paraba de crecer, que los homicidios vinculados a las drogas no superaban los 70 casos anuales diez años atrás, mientras que en 2012 habían alcanzado los 160, y este año se anunciaba peor, ya que en en junio se contabilizaban 116 asesinatos. El análisis de ese relevamiento arrojó además otras conclusiones preocupantes: el 90 por ciento de los asesinados eran jóvenes de entre 18 y 25 años y, además, aparecían vínculos de acción y reacción entre casos ("un crimen se comete poco tiempo después que otro, de similares características y a pocas cuadras", decía el informe). “El negocio del narcotráfico se expande por los barrios de Rosario, dejando, junto a la millonaria recaudación, una espiral de violencia que involucra a bandas de jóvenes armados que se disputan territorios, poder y minúsculas proporciones de la ganancia”, indicaba el trabajo, que se presentó bajo el nombre de Calles Perdidas y que provocó la ira de la gestión del Frente Progresista tanto a nivel provincial como local, desde donde se denunció que el estudio fue una maniobra de campaña del kirchnerismo. Mientras el fiscal federal Juan Patricio Murray avanzaba en la investigación que complicaba cada vez más al ex jefe de policía Hugo Tognolli -quien llegó a subirse al discurso de Binner y decir que era un preso político “detenido producto de la interna entre Nación y Provincia”-, y el representante del Ministerio Público de la ciudad capital hacía lo propio con jefes de drogas peligrosas santafesinas, las detenciones a uniformados provinciales comenzaban a sucederse una

tras otra, de la mano del juez Juan Carlos Viena, junto con la de algunos líderes de bandas narcos, especialmente de la zona sur de la ciudad, que fueron poblando los pabellones de la Alcaidía de la Jefatura –su lugar preferido, a pesar del incendio que se cobró dos muertes en abril, y del cual se comprobó que había sido intencional–. La detención del Delfín David Zacarías, con la cocina de cocaína más grande del país produciendo merca a cuatro manos en el Country de Funes, que hizo desembarcar al secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, coincidió con el pico más alto de los cruces entre Nación y Provincia. El atentado al domicilio del gobernador Antonio Bonfatti, cuya investigación apunta una vez más al vínculo entre narcos y polis, sacudió el escenario provincial como nunca había sucedido, y abroqueló por primera vez a figuras, partidos y candidatos de todo el arco político, que quedaron retratadas en una foto impensada en plena campaña, tomada en la sede local de la gobernación. La segunda imagen que mostró unidos a Provincia y Nación, y otra vez por una problemática calzada de uniforme (y no sólo de éste), llegaría hacia fin de año tras la asonada policial. Luego de lo que la protesta extorsiva mostró en Córdoba, su réplica en Santa Fe -al igual que en otras provincias-, encontró a un gobierno nacional bien rápido de reflejos. No menos de ocho llamados en un día dicen que recibió Bonfatti de Capitanich en el peor de los momentos de la sedición de los agentes de la fuerza de seguridad santafesina. Huelga decir que tanto el atentado al domicilio del gobernador, como la asonada policial, volvieron a mostrar el entramado de relaciones complejas que unen a la policía, o a buena parte de esta, con un complejo universo de violencia y circuitos de economías delictivas con el narcotráfico como su principal actividad; esto último lo plantea el inves-

tigador Máximo Sozzo en una nota que también publicamos en esta edición. Coordinación y articulación, dos palabras que suenan junto a las campanas de navidad y año nuevo. Papá Noel parece que llegó con regalitos de amistad y buena onda, como el del miércoles 18 de diciembre, cuando el gobernador Antonio Bonfatti participó, por segunda vez -en esta oportunidad junto sus pares de Salta, Mendoza y Santiago del Estero-, de una reunión con la procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, para definir la creación de 27 distritos fiscales que permitirán implementar políticas contra la criminalidad organizada, especialmente la vinculada a la trata de personas, lavado de dinero y narcotráfico. En el encuentro se trabajó en un plan para mejorar la coordinación del Ministerio Público Fiscal con las autoridades políticas, y fuerzas de seguridad nacionales y locales, y la creación de 27 distritos fiscales, cada uno a cargo de un Fiscal Coordinador. Según trascendió, el temario de la reunión incluyó un plan para mejorar la coordinación del Ministerio Público con las autoridades políticas, y fuerzas de seguridad nacionales y locales, como también con las agencias de seguridad y los jueces provinciales. “El hecho de tener, a partir de ahora, un fiscal coordinador nos allana muchos caminos en la necesidad que tenemos de articular acciones entre la Nación, la provincia y los municipios, entre las fuerzas federales y provinciales, en hacer inteligencia sobre un delito tan complejo”, aseguró Bonfatti. “Nos parece fundamental el paso que hemos dado -subrayó el gobernador-, le agradecemos a la doctora Gils Carbó por esta predisposición permanente a que nos escuchemos, dialoguemos, y que vayamos avanzando en combatir los delitos complejos”, concluyó el gobernador, en un cantar bien distinto al de principio de año.


página 4 | diciembre de 2013

ciudad | el eslabón

ATENTADO A BONFATTI

Mensaje narcopolicial Tras varios allanamientos y detenciones, la línea más firme en la investigación por el ataque al gobernador, es la que vincula a narcotraficantes con uniformados santafesinos. Según los pesquisas se trata de “un mensaje” hacia la Casa Gris, en el marco de las causas abiertas contra bandas delictivas, que ya tienen una decena de efectivos imputados. JOSÉ GRANATA / TÉLAM

Por Eugenia Arpesella

E

N EL MARCO DE LA CAUSA que investiga el atentado contra el domicilio del gobernador Antonio Bonfatti, a cargo de la jueza de instrucción 5ta, María Luisa Pérez Vara, se realizaron una veintena de allanamientos y al menos nueve personas están detenidas, de las cuales tres son policías. De este modo cobra cada vez fuerza la hipótesis de que un sector de la policía provincial en connivencia con bandas narcos de la ciudad habrían ideado el atentado del 11 de octubre pasado, cuando cuatro hombres encapuchados en dos motos lanzaron 16 disparos contra el frente de su casa con dos armas, una calibre 11.25 y la otra 9 milímetros. “La línea más firme de la investigación por el atentado al gobernador, es la que vincula a gente del mundo del narcotráfico, que quiere dominar una jurisdicción, con la colaboración o participación de algunos policías que pujan para que esos negocios existan”, afirmó el jefe de las Tropa de Operaciones Especiales (TOE), Adrián Forni, quien participó del último triple allanamiento realizado el 17 de diciembre en el que fueron detenidas cuatro personas, dos de ellos policías. Inicialmente, el gobierno provincial, si bien no la descartó, minimizó la posibilidad de que miembros de la fuerza policial estuvieran ligados al hecho. En su momento, el titular de la cartera de Seguridad, Raúl Lamberto, asoció los indicios que apuntaban hacia ese lado (el arma hallada en la comisaría 10 y el anónimo a la jueza que conduce la causa) a una pista falsa inducida en el marco de una interna de la fuerza. Es decir, una jugada sucia entre pares que nada tienen que

Principal imputado

A

doce horas de producido el ataque contra el gobernador, todas las sospechas apuntaban a Emanuel Sandoval. A esta altura de la investigación es el principal imputado en la causa, sospechado de liderar la banda que llevó a cabo el atentado. De este modo, la magistrada sospecha que fue Sandoval quien habría provisto las motos y las armas que usaron los cuatro hombres encapuchados que efectuaron los catorce disparos a bordo de dos motos. En tanto fuentes judiciales consignaron que Ema Pimpi estuvo sujeto a una investigación federal realizada por Gendarmería y que informes de inteligencia policial lo

La policía secuestró 28 armas en la casa de un hombre y se investiga si alguna fue utilizada en el ataque a tiros a la vivienda del gobernador. ver con el incidente, o para –textualmente se dijo– “embarrar la cancha”, lo cual sí supone algún grado de injerencia policial en el caso y es lo que a partir de las afirmaciones del jefe de la TOE se refuerza. Según Forni para el ataque “se realizaron tareas de inteligencia”, y aclaró que señalan como dedicado a la comercialización de drogas, aunque no tiene imputaciones por tal delito. El 14 de septiembre pasado un BMW negro de su propiedad fue incautado por efectivos de la comisaría 10ª tras una persecución de la que logró huir. Además, el nombre de Ema aparece en otra causa que está a cargo del juez de instrucción N°4, Juan Carlos Vienna, quien investiga a la ya famosa familia Cantero, por el pase del jugador de San Lorenzo Ángel Correa. Por otra parte, las crónicas policiales también vinculan a Ema Pimpi como soldadito de Luis M., un renombrado narcotraficante que opera en la zona norte de Rosario.

“cuando se comete este tipo de delito, no tiene que ver con robos o secuestros, estamos hablando de mensajes. El atentado al gobernador fue un mensaje. La colocación del arma en la seccional 10 también nos dio un mensaje: que lamentablemente tenía que haber policías implicados en estas organizaciones criminales, porque un civil no podía poner un arma ahí adentro. Ahí comenzamos a sospechar que había policías en estas organizaciones”, señaló por último. El 6 de diciembre pasado, el suboficial Pablo Espíndola, de 29 años, había sido apresado con una de las armas que se usaron para atacar la casa de Bonfatti. Espíndola prestaba servicios en la seccional 10ma de Rosario, la misma que tiene jurisdicción sobre el domicilio del gobernador. Así, ya son tres los policías que están comprometidos en el caso que investiga Pérez Vara. Uno es el cabo Luis Alberto Giacone, a quien el 17 de diciembre le incautaron el arma reglamentaria y una pistola 9 milímetros marca Astra con la numeración limada. Además, quedó demorado otro policía que se desempeña en el Comando

Radioeléctrico. Una de las hipótesis que se planteó a fin de desentrañar la autoría material del ataque a la casa del gobernador apuntó a una línea de personas que están mencionadas en investigaciones por tráfico de drogas. Una de estas personas es precisamente Emanuel Sandoval, conocido como Ema Pimpi, el principal imputado en el expediente. Ema Pimpi, de 22 años, fue detenido el viernes 8 de noviembre y tras ser indagado por la jueza Pérez Vara, fue imputado de abuso de armas agravado, portación de arma, daño y amenazas calificadas. Se trata del cuarto detenido en el marco de la causa. Los primeros tres detenidos a fines de octubre pasado fueron Manuel Martínez, de 20 años; Saúl Sánchez de 24 y Germán Ramírez, de 36, todos imputados por amenazas calificadas, portación y abuso de arma y daños. En el último operativo de allanamientos ordenado por la jueza, también fueron detenidos María Elena Pérez, madre de Emanuel Sandoval, y Lucas Aguirre, quien estaba apuntado por pertenecer a un grupo de sicarios.


el eslabón | ciudad

diciembre de 2013 | página 5

253 HOMICIDIOS EN LO QUE VA DEL AÑO

Más Chicago argentina que nunca Con los últimos crímenes ocurridos el fin de semana previo a las fiestas, el departamento Rosario alcanzó este año un récord de 253 homicidios, una tasa de casi 21 asesinatos por cada 100.000 habitantes, lo que la convirtió en uno de los distritos más violentos del país. Especialistas reclaman “una política de prevención social del delito”.

H

ASTA EL 31 DE OCTUBRE, EN el departamento Rosario, donde según el último censo viven 1.193.605 personas, se habían cometido 209 homicidios dolosos, según datos difundidos por la Policía de Santa Fe que recoge el Ministerio de Seguridad provincial. Pero si se tiene en cuenta el promedio diario actual de crímenes, en los últimos dos meses de 2013 se habrían cometido otros 44 hechos, lo que arrojaría un total anual de 253 y una Tasa por Homicidios (TH) de 20,9. La cifra se elevó notoriamente desde el año pasado, cuando en Rosario hubo 182 homicidios, lo que arrojó una TH de 15,2. Las razones del incremento de homicidios están vinculadas a la exclusión social, según la mirada del especialista Enrique Font, titular de la cátedra de Criminología de la Universidad Nacional de Rosario y ex funcionario de la Secretaría de Seguridad Interior de la Nación y de la Secretaría de Seguridad de Santa Fe. “Una de las principales causas del fenómeno es la ´violencia horizontal´, en la que jóvenes en situación de exclusión laboral y educativa y estigmatizados por la Policía entran y salen del delito de manera fluctuante”, afirmó. Font explicó que “no son profesionales del delitos” sino que “recurren a la violencia para construir identidad e inclusión” y son un grupo que “también entra y sale del empleo”. Para empezar a revertir esta situación, el ex funcionario propone implementar “una política de prevención social del delito”. También remarcó que “la ciudad de Santa Fe llegó a tener tasas altas y en los últimos años bajó aunque siguen siendo altas. Rosario, antes tenía tasas bajas, como las de la ciudad de Córdoba (TH 5,11) y las de la Capital Federal (TH 5,46), pero aumentó en los últimos años”. Para Font, los “homicidios en ocasión de robo”, que suelen ser presentados por el Gobierno provincial como el problema de la “inseguridad”, representan uno de los porcentajes más bajos dentro del total de homicidios dolosos. Según datos de la Unidad Regional II de la Policía santafesina, en los primeros 10 meses de 2013 se cometieron 174 homicidios en la ciudad de Rosario y 35 en las otras seis localidades departamentales. De esos casos, 26 fueron cometidos en Villa Gobernador Gálvez, 4 en Granadero Baigorria, 2 en Arroyo Seco y 1 en Funes, Pérez y Pueblo Esther. Según el Ministerio de Seguridad, se ha podido determinar que los homicidios vinculados al narcotráfico “han fluctuado entre el 16 por ciento y el 18,39 por ciento del total para la ciudad de Rosario, y entre el 16 por ciento y el 19,14 del total” para el departamento de igual nombre. Respecto a esta situación, el gobernador santafesino Antonio Bonfatti dijo en noviembre a la prensa que el 66 por ciento de los homicidios ocurrieron “entre personas que se conocen” y en “relaciones interpersonales”. Las cifras de Rosario son realmente altas si se las compara con otras zonas densamente pobladas del Gran Buenos Aires. Por ejemplo, La Matanza tiene una TH de 9,62

JOSÉ GRANATA / TÉLAM

con 1.700.000 habitantes; Quilmes llega al 9,07 con una población de 1.300.000 y San Martín al 11,18 con 1.600.000, según cifras de la Procuración General de la Suprema Corte de Justicia bonaerense. En tanto, toda la provincia de Buenos Aires, la más poblada del país, alcanzó en 2012 un total de 1.196 homicidios con una TH de 7,65.

Análisis cualitativo

Desde la misma Cátedra de Criminología y Control Social de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) que dirige Font, tres de los investigadores que la integran, Eugenia Cozzi (becaria del CONICET y Magister en Criminología de la Universidad Nacional del Litoral), María Eugenia Mistura (becaria de Iniciación a la Investigación CIN) y el criminólogo Francisco Broglia presentaron semanas atrás los avances de las investigaciones sobre el “uso expresivo de la violencia altamente lesiva entre grupos de jóvenes de barrios populares de las ciudades de Rosario y Santa Fe”. El trabajo si bien no fue ampliamente difundido en Rosario cobró trascendencia nacional y fue levantado por la agencia Infojus Noticias. “Fuimos a buscar a los pibes que estaban participando de estas situaciones. Siempre se hizo un abordaje colectivo de esos jóvenes”, explicó Cozzi. “El vínculo lo hicimos siempre a través de referentes locales que nos pudieran servir de traductores locales de nuestra propuesta”, agregó. Las investigaciones se iniciaron en 2008 a través del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de la ex Secretaría de Seguridad Interior de la Nación sobre violencia altamente lesiva (agresiones físicas letales o potencialmente letales) en sectores populares. En 2009 el proyecto se trasladó a la Secretaría de Seguridad Comunitaria de la provincia. Desde 2011, el trabajo se continúa desde la Cátedra de Criminología. En su tesis “De clanes, juntas y broncas” para la Maestría en Criminología, Cozzi demostró que el mundo delictivo no es

caótico ni carente de sentido. Por el contrario, está regulado y estrechamente vinculado al ‘mundo convencional’. “Es una violencia altamente regulada”, explicó la autora, “esto tiene que ver con cómo está distribuida la violencia, con los criterios de victimización que tienen los jóvenes: cuál es una víctima legítima y cuál no. La violencia entre pares, horizontal, sirve para construir prestigio. Ellos comparten esta idea de que hay víctimas inocentes: alguien que no está en la joda, en los tiros. Pueden ser mujeres, niños o adultos. También aparece muy fuerte la diferenciación de la violencia utilizada en el momento de robar, que es muy medida”. “El hecho de que algún joven hiciera uso de esa violencia contra alguno de los o las integrantes ‘inocentes’ de la otra junta o clan parece habilitar, y en algunos casos obligar, al resto de los jóvenes a abrir fuego contra ese agresor”, definió Cozzi en una entrevista. La violencia horizontal, entre jóvenes del mismo rango etario pertenecientes a la misma clase social “aparecen definidas y visibilizadas por agencias estatales –principalmente la agencia policial- y por medios locales de comunicación de un modo particular, a través de la categoría de ‘ajuste de cuentas’”. La idea fuertemente arraigada en el conjunto de la sociedad de que “se

E

n el marco de la investigación de la Cátedra de Criminología y Control Social de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) Eugenia Cozzi destacó una escena ocurrida un día de invierno de 2011: un joven le contó que cuando era chico y “andaba a los tiros” creía que no iba a llegar a los 18 años. Que jamás vería a sus hijos. Que no le importaba si mataba o moría. “Buscaba la bala que me mate”, le dijo. “Era terrible volver a la casa de mi mamá, que en la entrada tenía un pasillo largo, que de noche estaba oscuro, que era

matan entre ellos” y “que por lo tanto, no es necesaria ninguna intervención estatal, quitándoles valor e importancia a estas muertes”, explicó Cozzi en su tesis. En sus trabajos, los investigadores no utilizan el término de “banda” para referirse a los grupos de jóvenes relacionados con el delito. “Ellos hablan más de junta”, explicó Cozzi. “No encontramos en los grupos las características principales de las bandas criminales conceptualizadas por la literatura clásica norteamericana como estabilidad, organización jerárquica y un rígido sistema de reglas internas y pertenencia”, explicó Mistura en su ensayo “Broncas y muertes. Creaciones identitarias de un grupo de jóvenes de un barrio de Rosario”. Otra característica que se destaca en las investigaciones de la Cátedra es la participación fluctuante de los jóvenes en el delito. Estas actividades -sostiene Misturase presentan como una “alternativa atractiva y viable por la cual los jóvenes del grupo constituyen señales de identidad, generan respeto y reconocimiento entre sus pares y entorno”. Como contrapartida, en muchos casos se evidencia que estas construcciones terminan generando “preocupación, intranquilidad, sufrimiento y hastío tanto para los mismos jóvenes como para su entorno”. terrible entrar por ahí, que te podías encontrar con la bronca o con la policía que era insoportable”, relató el joven. “Contaba lo insoportable que resultaba por momentos vivir al límite, en alerta permanente”, resumió Cozzi. El muchacho de la historia logró “rescatarse” y se mudó de barrio junto a su familia. “La mayoría abandona estas actividades con el tiempo. Tiene que ver con las etapas, lo que en la adolescencia resultaba divertido después deja de serlo. Otros se mantienen de manera fluctuante y otros se profesionalizan”, explicó la abogada.


región | el eslabón

página 6 | diciembre de 2013

REFORMA Y SINDICALIZACIÓN POLICIAL

“Un camino viable” Para el investigador Máximo Sozzo los sectores policiales que impulsaron la asonada en Santa Fe, “vieron en el malestar difundido de los sectores medio-bajo y bajos, una oportunidad para lanzar una especie de desafío político a la autoridad electa”. Planteó la necesidad de reformas profundas hacia el interior de la fuerza de seguridad provincial. LUIS CETRARO/TÉLAM

E

L SOCIÓLOGO E INVESTIGADOR de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), Máximo Sozzo, consideró que la asonada policial que sufrió la provincia “fue el desenlace previsible de una situación compleja que viene atravesando la fuerza” que incluye malestar por “cuestiones laborales”, y otros como el relacionado con la amenaza de “desarticular entramados de corrupción policial, básicamente por el tráfico de drogas”. Sozzo, quién publicó varios trabajos sobre la institución policial y penitenciaria, opinó en una reciente entrevista realizada con la periodista Ivana Fux, del Diario El Litoral, que el conflicto policial fue producto de “tendencias heterogéneas”, por un lado, por “los altos niveles de malestar de los efectivos con los funcionarios policiales, que ya se advertía en nuestra encuesta de 2008, malestar por el salario, pero también por sanciones disciplinarias, traslados y ascensos”, combinado “con una denuncia muy fuerte sobre la ausencia de voz para canalizar sus propias perspectivas al interior de una estructura organizativa, que privilegia las relaciones de carácter vertical en torno de las cuestiones de mando y obediencia, y que no le da ningún mecanismo de participación a esos uniformados en la toma de decisiones. Ahí había una situación que ya estaba prefigurada desde hacía tiempo, y que funciona como uno de los motores de estas protestas”. Para el especialista no se escapa que también hubo otro elemento que propició el conflicto, el cual vinculó con “ciertos sectores de la institución policial que han visto con preocupación” algunas decisiones tomadas para desarticular “entramados de corrupción policial, básicamente por el tráfico de drogas”. “Creo que estos sectores vieron en el malestar difundido de los sectores medio-bajo y bajos, una oportunidad para lanzar una especie de desafío político a la autoridad electa democráticamente y plantear a través de estas protestas, un conflicto acerca de quién gobierna la institución policial;

una demostración de poder, claramente”, analizó Sozzo. El sociólogo consideró que las problemáticas que atraviesan a la fuerza “revelan el mismo déficit: la construcción de un mecanismo de gobierno democrático para las fuerzas policiales, con sus prácticas y estrategias”. “Creo que deberíamos usar el fenómeno de estos días -afirmó el especialsita- para lanzar un proceso verdadero de reforma policial, que no implica sólo una retórica de que queremos reformar la Policía, que se la escucha hace tiempo. No implica só-

lo decir ‘estamos de acuerdo con un modelo de Policía democrática’, sino tomar decisiones concretas para adecuar una institución, con estrategias y prácticas, a ese modelo de policía democrática. Hay que crear un diseño de carácter estructural, algo que en Argentina lamentablemente no ha ocurrido todavía”. "Las cúpulas le escriben un guión al poder político sobre lo que está ocurriendo, formateado para mantenerse en el lugar en donde están colocados por esos mismos actores políticos”, sentenció Sozzo. Según la lectura de Sozzo “los actores

Una discusión pública que se impone Por Eduardo Toniolli*

E

l crecimiento exponencial de la tasa de homicidios en una ciudad como Rosario –que hacia el año 2002 se hallaba muy por debajo de la media nacional, ocho años después casi la doblaba, y cerró el año 2013 con más de veinte homicidios por cada cien mil habitantes–, abrió en el transcurso del año 2012 una discusión pública sobre el rol de las fuerzas de seguridad en la gestión de determinados delitos en el territorio, y su responsabilidad en la resolución violenta de conflictos derivados de aquella intervención. Producto de hechos paradigmáticos como el triple crimen de Villa Moreno, entre otros, las muertes violentas que hasta entonces pasaban a engrosar –sin mayor escándalo para esa entelequia que por convención o pereza llamamos “opinión pública”– la larga lista de “ajustes de cuenta”, empezaron a leerse como los daños colaterales del cruce explosivo del tradicional doble pacto entre sistema político, fuerzas de seguridad y delito, con el ascendente negocio del tráfico de estupefacientes. Hacemos referencia explícita al caso de

los asesinatos de Jere, Patom y Mono el 1º de enero del año 2012 en la zona sur de Rosario, pues la Comisión Investigadora legislativa que la Cámara de Diputados de Santa Fe parió para dar cuenta de este hecho, abrió institucionalmente la discusión sobre cómo se investiga la criminalidad compleja en nuestra provincia, y fundamentalmente quienes lo hacen. La reciente sanción de un proyecto de Ley de nuestra autoría creando un Organismo de Investigaciones bajo la órbita del Fiscal General de nuestra provincia, es el corolario de un proceso de debate profundo que –si bien contaba con antecedentes previos– conoció su reedición a partir de aquellos interrogantes abiertos en el marco de la escalada de crímenes violentos que suelen tener por víctimas a jóvenes varones de los barrios periféricos de nuestros grandes centros urbanos. Sin embargo, ni el impacto de aquellos acontecimientos, ni aún el escándalo generado por la detención del jefe de la santafesina Hugo Tognoli, lograron empujar –aunque más no sea por obra de la necesidad impuesta por las circunstancias– al Ejecutivo provincial a una reforma policial profunda. De la denuncia de una supuesta

conspiración encabezada por la administración nacional, el gobierno de Bonfatti pasó a reflotar una retórica reformista en la materia, que –aupada formalmente en el valorable Acuerdo para la Seguridad Democrática– nunca se condijo en los hechos con intentos operativos por alterar sustancialmente el autogobierno policial. Más aún, el empoderamiento de funcionarios policiales como Ana Viglione en cargos políticos como el de Secretaría de Delitos Complejos (con, a la fecha, 3 de sus 5 lugartenientes complicados judicialmente en causas en las que se investiga el narcotráfico), o el vaciamiento de la Secretaría de Control de Seguridad, son la expresión más radical de esta contradicción entre lo comunicado y lo efectivamente realizado. La forma en la que el gobierno de Antonio Bonfatti resolvió el reciente alzamiento de sectores de la policía santafesina termina por confirmar este aserto: el decreto 4221/2013, además de dar respuesta al reclamo genuino de recomposición salarial, avanza en una inaceptable concesión al autogobierno de la fuerza, estipulando en su artículo 9º que “en el transcurso del año 2014, el Poder Ejecutivo convocará a los

políticos tradicionalmente en la Argentina se han relacionado con la Policía de un modo muy particular”. Y subrayó: “Esa relación pasa por un diálogo constante con la cúpula. Esa cúpula es un conjunto muy pequeño que, además, está colocada en esa posición por los mismos actores políticos con quienes dialogan. Entonces, es muy fácil que los actores policiales construyan narrativas acerca de lo que pasa en la vida policial, que se adecuan a lo que los actores políticos quieren escuchar. Les escriben de algún modo un guión de lo que está ocurriendo tanto con la Policía como con el delito, formateado para mantenerse en el lugar en donde están colocados por esos mismos actores políticos”. Para el sociólogo la relación Polícía-poder político es “extraordinariamente perniciosa; ha deslegitimado a la política en la mirada de muchísimos efectivos que integran los sectores medios y bajos, y genera una reacción también de deslegitimación de lo que viene de la política porque si viene de ahí, es producto de un diálogo cerrado entre políticos y cúpulas”. “No romper esa tradición es justamente una de las razones por las cuales ha sucedido lo que ha sucedido; ningún proceso de reforma policial puede darse sin escuchar la voz de los policías. Y eso no puede querer decir escuchar sólo la voz de las cúpulas a las que designa la autoridad política”, remarcó el investigador. “Muchos escenarios nacionales donde la situación de la Policía tenía una deslegitimación aún más fuerte que la que tienen hoy las Policías argentinas, como Irlanda del Norte, Sudáfrica o Venezuela, encararon en los últimos años procesos de reforma policial a partir de la creación de un espacio de debate entre el mundo de la política y de la policía, que sale de la competencia electoral, que diseña nuevas estructuras organizativas y que demuestran que ese camino es viable”, disparó y remarcó: “Es un camino viable, con mucha decisión política y mucho diálogo para la construcción de consensos”. concursos de ascenso sin cupo del Personal de la Policía de la Provincia correspondientes a los años 2012 y 2013”. En buen romance, significa que por séptimo año consecutivo se va a incumplir con lo prescripto por la Ley 12.521, votada por la Legislatura en el 2006, que establece concursos con jurados civiles y con cupos, y se va a seguir dejando en manos de las viejas Juntas de Calificaciones, sólo integradas por miembros de la fuerza. La gravedad de esta decisión estriba en que es sabido que sin el control de las calificaciones, los ascensos y los traslados de personal, entre otras menudencias, la tan mentada “conducción política de las fuerzas de seguridad” resulta una ficción. En el marco de la celebración de los 30 años de democracia, marcada por una coyuntura atravesada por los alzamientos policiales en varias provincias, la Presidenta dejó en claro la voluntad expresa del espacio político que desde hace una década lleva las riendas del Estado Nacional: llegó la hora de reformar las fuerzas de seguridad provinciales. Quedará por verse cuáles serán las actitudes a asumir por los gobiernos provinciales, ya sean del mismo signo político, aliados u opositores. * Diputado provincial de Santa Fe. Movimiento Evita - Frente para la Victoria


el eslabón | ciudad

diciembre de 2013 | página 7

ROSARIO ARDE, A PURA ADRENALINA

La vida narco Un bulevar angosto separa suntuosos complejos de edificaciones como las Dolfines Guaraní y Puerto Norte, de un asentamiento precario. Una delgada línea que marca la diferencia entre la ciudad del bum (de la construcción) y la ciudad del bang. JAVIER GARCÍA ALFARO

Por Club de Investigaciones Urbanas

R

OSARIO HA PERDIDO AQUELLAS referencias históricas que organizaban su geografía. El estallido de la vieja separación entre centro-periferia es una muestra de las transformaciones en curso desde hace décadas, aunque con mayor celeridad este inicio del siglo XXI. Encontramos centros ricos que conviven con centros pobres. El barrio Las Malvinas (conocido como Refinería) es el ejemplo paradigmático: un bulevar angosto separa los suntuosos complejos de edificaciones (Las Dolfines Guaraní, Puerto Norte, etc.) de un asentamiento precario. El mismo proceso se comprueba en zonas periféricas como Funes o Granadero Baigorria, en donde coexisten countries y barrios privados y viviendas de sectores populares. La construcción del Casino City Center pone en escena –desde la misma traducción de su nombre: Casino Centro de la Ciudad– hasta qué punto en un escenario en el que se con centran los bolsones de pobreza más populosos, como lo es el extremo sur de la ciudad, también se asientan grandes capitales de inversión. Aquella ciudad en donde lo único que avanzaba era la pobreza y la indigencia, se fue erigiendo en un territorio de recepción y circulación de importantes capitales como consecuencia de su posición estratégica en el mercado mundial de los commodities. El boom inmobiliario es uno de los principales negocios en los que hemos visto materializarse esta transformación del perfil urbano. Pero no es el único. De manera más opaca, aunque inocultable, el narcotráfico es una fuente de generación y circulación de importantísimos flujos económicos. En este punto, así como zonas específicas de la ciudad fueron receptoras de ganancias extraordinarias a través de la especulación inmobiliaria, transformándose en territorios-ensayos de nuevas formas de vida fuertemente ligadas al consumo y a nuevas costumbres, las barriadas populares son igualmente fuente receptora de cuantiosos flujos de dinero. Estas áreas de la ciudad también devienen en territorios-ensayos de nuevas formas de vida a partir del avance de lo que llamamos la vida narco, en donde el consumo es un elemento decisivo, aunque a otra escala y bajo otros parámetros. Este crecimiento exponencial del negocio narco trae aparejados conflictos de intereses con saldos sangrientos. En este marco, señalamos un pasaje decisivo: la noción de barrio, tal como la entendíamos, en el sentido culturalmente construido de vecindad, entra en severa crisis. Los barrios periféricos estallan y se segmentan en microzonas regidas por los códigos de cada banda. Vivir de un lado u otro de una calle o avenida, lo mismo que trasladarse de un punto a otro, puede significar la pertenencia o adherencia compulsiva a una banda o a su contrincante. Las microzonas se rigen a partir de las reglas y leyes impuestas por los diferentes escalones de la cadena de mando narco en connivencia con las fuerzas policiales. Hasta el momento se conocen modos de gobierno basados en el poder de fuego. El territorio privilegiado en el que los nuevos poderes mafiosos que dominan las barrios inscriben esa violencia letal es el cuerpo de los jóvenes (varones, pobres, precarizados) que habitan las periferias. Sin embargo, aparecen de manera incipiente otros modos de control vinculados ya no sólo con la represión y muerte sino con la regulación de la vida de esas poblaciones a través de apoyos económicos a centros comunitarios, organización de eventos sociales, contención de la protesta

social a través dinero y realización de pequeñas obras de infraestructura. Tal como vemos, en Rosario y la región se generan grandes capitales que se afincan en los micromundos construidos por las elites, pero también circulan y se producen, a través del narcotráfico y otros negocios oscuros, en las microzonas en las que se transformaron los barrios. La alta acumulación de dinero en los territorios -de elite y populares- genera mercados en los que así como se insertan grandes estudios contables, jurídicos, inversores, empresas, marcas, etc., se incluyen de manera subordinada los sectores más empobrecidos. Son ellos los que ocupan los peldaños más bajos, asumiendo los mayores riesgos y recibiendo las menores regalías. En estos mercados abiertos aparecen figuras con cierta visibilidad como son los transas o los soldaditos, pero también otras instancias más difusas y aleatorias: el “alquiler” de casas para que sean kioscos o para almacenar armas, trabajos part-time (custodia, sereno, etc.) en un búnker, reventa de menudeo, etc. La vida narco genera toda una economía en los sectores populares. Así como existe una ruta del dinero hacia arriba (el punto más oscuro hasta el momento, aún con ciertos datos circulantes en el 2013), también hay una ruta del dinero hacia abajo: la plata que va a los comercios zonales, los jóvenes soldaditos como sostenes de sus familias, madres convertidas en dealers de poca monta que encuentran en estos atajos recursos para la supervivencia.

El soldadito

El narcotráfico es algo más que una actividad ilegal, un negocio, la canalización mercantil de una demanda individual y social de consumo. Configura modos de vida, sociabilidades, identidades, discursos. El narcotráfico, transversal a la sociedad, se transversaliza también en los elementos que componen vidas. Desde este punto de vista, el modo de vida narco produce cierto tipo de experiencias en la infancia y los jóvenes. En este marco, la figura que encarna esa experiencia es la del llamado soldadito.

En los últimos años se ha difundido la idea del estallido de las principales instituciones de la denominada vida moderna: la familia, la escuela, la fábrica, el psiquiátrico, el ejército, el estado, etc. El estallido no plantea su desaparición sino un diagnóstico de instituciones en crisis, o profunda e irreversiblemente transformadas. Bajo estas hipótesis y perspectivas se han derivado distintos discursos sobre los vínculos entre niños y jóvenes con las figuras de autoridad. Una primera corriente, que podemos llamar “histórica”, sostiene que lo que entendemos como niño o púber es, precisamente, una invención de la sociedad moderna y disciplinaria. Antes y después no habría habido infancia, en la medida en que no había instituciones y saberes que la tramaran y produjeran. La crisis de las instituciones instala, entonces, una suerte de nuevo escenario (o, mejor, desmonta un viejo escenario) donde la definición misma de infancia y juventud pierde consistencia. Una segunda mirada, que llamaremos “nostálgica”, hace énfasis en que los pibes rechazan la autoridad, las normas y reglas institucionales. Esta lectura, que indica el fracaso de la integración escolar o familiar, concentra sus argumentos en la figuras de los chicos, sea como víctimas de largos procesos de deterioro social, sea como victimarios (agentes activos en la dislocación nociva de las reglas institucionales). De aquí brotan, también, muchos gestos reactivos, que plantean recuperar –aggiornando– las figuras de autoridad moderna como única solución al problema. Por el contrario, existe una tercera corriente “optimista” que asume esa indisciplina como un gesto de rechazo a los corsets institucionales. La justa crítica a los dispositivos disciplinarios suele traducirse en festejos de cualquier tipo de desobediencia como actos de resistencia. La capacidad destructiva se lima de ambivalencias y parece convertirse en un inevitable vehículo de producción subjetiva emancipatoria. Para esta corriente, no sólo las figuras de autoridad han caído sino que en los pibes se aloja una verdad de época.

Sin embargo, los modos de vida narco parecen insinuar otras cosas, menos tajantes, más confusas para las experiencias de infancia y juventud. Es el caso de la práctica de ser soldadito. Ya de por sí, el nombre invoca a una de las estructuras existentes más jerárquicas: la militar. El soldadito, hombre de base y armado, se inscribe y participa en bandas que, si bien mantienen niveles de informalidad y precariedad organizativa, son sumamente verticales, donde el principio de autoridad y la cadena de mando debe ser respetado sin más. Jóvenes, casi niños o casi adultos, asumen posiciones de subordinación estricta, que probablemente no hayan experimentado jamás, ni en la escuela ni en la familia. Ni siquiera en la banda del barrio, donde el código es más horizontal, entre pares. El narcotráfico funciona como una suerte de institución disciplinante de nuevo tipo. Rasgo que se manifiesta y refuerza a partir de las constantes alusiones de vecinos señalando que, luego de la caída de alguna figura de autoridad relevante (un jefe, un transa fuerte, etc), el barrio suele sumergirse en un conflicto y desbande, intensificando los niveles de violencia. La jerarquía se repone aquí a través de premios y castigos: de un lado, cierta cantidad de dinero y posibilidades de movilidad ascendente en la estructura narco, que conectan a la perfección con las formas de vida contemporáneas: consumo, estatus, autogestión de una esquina, imagen, pertenencia grupal, etc.; del otro, resumiremos diciendo que si algo caracteriza la modalidad institucional del narcotráfico es que, en última instancia, aplica la pena de muerte como castigo. Esto último explica -en buena parte, aunque no exclusivamente- la impresionante cantidad de asesinatos de jóvenes en este trágico 2013. La banda narco demuestra que las figuras de autoridad, jerarquía y obediencia, lejos de desaparecer, han tomado otras formas. Y que los jóvenes están dispuestos a sumarse a ellas. En la disputa por las reglas, en el problema de la autoridad, la obediencia, los premios y los castigos se juega parte del sentido del conflicto.


país | el e

página 8 | diciembre de 2013

ASONADA POLICIAL

Paritarias y gorras

Las sediciosas protestas de las fuerzas de seguridad desatadas en varias provincias, entre ellas Santa Fe, fogonearon otros reclamos laborales. El sindicalismo oposito

manifestar su “agobio” producto de la “constante pérdida del poder adquisitivo”. Sin embargo, la dinámica de las negociaciones salariales y sus resultados en la distrib Por Guillermo Griecco

L

AS PROTESTAS POLICIALES con métodos extorsivos en reclamo de aumento de haberes y mejoras profesionales promovieron un trastorno institucional ya visto en países de la región, que fue aprovechado al máximo por los cultores de la sociedad del miedo en este fin de año. Las demandas de los azules iniciadas en Córdoba y con réplicas coordinadas en distintos puntos del país, en medio de robos a comercios y muertes que son investigadas por la Justicia, fueron concedidas por los gobiernos provinciales –como el caso de Santa Fe– al otorgar importantes subas de sueldos para los uniformados, medidas que tuvieron su rebote en el ámbito sindical. Así, las centrales obreras opositoras al kirchnerismo sacaron partido de la revuelta y cultivaron críticas furibundas a la “política antiobrera” oficial, tras justificar los episodios acaecidos en la inflación que “carcome el poder adquisitivo” de los salarios. Sin embargo, en la antesala de una nueva negociación colectiva de trabajo y a punto de entrar al séptimo año de crisis en las principales potencias mundiales, una mirada sobre la dinámica salarial en la Argentina a partir de distintos informes económicos y análisis de especialistas, permite distinguir la senda alcista por la que vienen marchando los ingresos de los trabajadores en la última década. A la salida de los amotinamientos policiales registrados durante la segunda semana del siempre agitado mes de diciembre, desde algunos sectores gremiales plantearon adelantar la discusión salarial y sonó fuerte el pedido de convocatoria anticipado a paritarias con vistas a 2014, además de un pago extra de fin de año. En un contexto enrarecido, el sindicalismo opositor –sobre todo– empezó a fogonear el clásico carnaval de cifras como se acostumbra en la previa a las paritarias, un instrumento que permitió a los trabajadores registrados plantarse con más fuerza en la pelea distributiva. A veces, el revoleo de porcentajes paritarios que se mueve entre “pisos” y “techos” antes de abrirse la mesa de negociación se termina volviendo un búmeran para la clase trabajadora, ya que genera expectativa inflacionaria y empuja a la suba de precios. Esto no quiere decir, como sostiene la teoría ortodoxa, que las subas salariales generen inflación, ocultando en ese discurso las abultadas ganancias empresariales o la posición dominante de oligopolios formadores de precios en sectores clave de la economía. Con sedición, las fuerzas de seguridad se anticiparon esta vez a los gremios estatales y docentes, que suelen ser los primeros en cerrar acuerdos salariales. En rigor, algunos sindicalistas salieron a plantear “igual trato” a la hora de pactar incrementos. Desde el gobierno nacional, tras los alzamientos de las policías provinciales, remarcaron que las paritarias “son libres” y que “los salarios que se acuerden entre empresarios y trabajadores dependerán de la capacidad y disponibilidad de cada sector”. El jefe de Gabinete Jorge Capitanich remarcó que “en los últimos diez años hubo recuperación del poder adquisitivo de los salarios” y que “el problema central a resolver es el de los trabajadores informales”. Es válido y legítimo que cada sector plantee sus demandas laborales, aunque el de la Policía no es un sector más de los trabajadores. Los amotinamientos abrieron juego al debate sobre la sindicalización sí o no de la fuerza. Dirigentes gremiales, sacando pecho de opositor en programas de TV, colocaron a la inflación como la principal causa de las

Desde el gobierno nacional, tras los alzamientos policiales, remarcaron que las paritarias “son libres” y que “los salarios que se acuerden entre empresarios y trabajadores dependerán de la capacidad y disponibilidad de cada sector” protestas policiales, manifestaron “agobio” por la “constante pérdida del poder adquisitivo” de los sueldos y acto seguido trituraron los intentos del gobierno de establecer un nuevo acuerdo de precios con empresarios fabricantes y supermercadistas que regirá desde enero para, justamente, tratar de contener el alza de precios de productos de primera necesidad.

Puja salaraial

El último informe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (Ceso) que dirige el economista y docente Andrés Asiain recordó que “en el tercer trimestre de 2013 el desempleo en los 31 aglomerados urbanos nacionales fue de 6,82 por ciento”. En el escrito se señaló que la tasa de incremento del nivel general de precios en los últimos seis meses se ha estabilizado en valores cercanos al 20 por ciento. Y comparó: “En cuanto los salarios nominales y reales continuaron con su tendencia ascendente. En octubre de 2013 el nivel general de salarios aumentó un 26 por ciento en términos nominales y 4,4 por ciento en términos reales respecto del mismo mes del año anterior. Al analizar la remuneración por sectores, los salarios no registrados obtuvieron los ma-

yores incrementos reales (6,05 por ciento con respecto a octubre de 2012), aunque parten de niveles más bajos que los registrados. A éstos le siguen los salarios del sector público, con un aumento real respecto al mismo mes del año pasado de 4,5 por ciento”. Por su parte –continuó el trabajo divulgado por Ceso–, “los asalariados registrados aumentaron nominalmente un 25,3 por ciento respecto a octubre de 2012, lo que en términos reales implica un aumento del 3,8 para el mismo período. Los aumentos salariales son el resultado del sostenimiento del nivel de empleo vinculado al elevado nivel de actividad, las políticas de inclusión previsional, y la promoción de las negociaciones paritarias entre capital y trabajo”. Con un salario mínimo, los trabajadores argentinos pueden comprar más pan, carne y otros productos derivados del campo que sus pares en Brasil y en Uruguay, donde no existen retenciones ni cupos a las exportaciones agrícola-ganaderas. Así se desprende de un relevamiento que publicó el Grupo de Estudio de Economía Nacional y Popular, donde se precisó que en la Argentina es posible adquirir con el salario mínimo de un trabajador hasta cinco veces más de productos del campo que en los países vecinos.

Al analizar este informe, el economista Arnaldo Bocco ponderó el nivel salarial de los trabajadores argentinos y subrayó que eso obedece a que “la recuperación salarial de la Argentina ha sido la más rápida de la región”. Y agregó: “El nivel de aumento de salarios, cualquiera sea la medición de precios que se tome, estuvo por encima en los últimos diez años. Eso determina que las paritarias defendieron un determinado nivel de poder adquisitivo, contra países que no tienen un sistema estable de discusión salarial”. “En Argentina no sólo se negocia mejoras salariales, sino condiciones de trabajo, horas extras, beneficios para los trabajadores, sumas adicionales”, acotó el economista y destacó que “el aumento de los salarios es uno de los pilares de este modelo”, al tiempo que afirmó que como consecuencia de esto “Argentina recuperó terreno en términos de equidad, que se mide con el coeficiente de Gini”. En tanto, Santiago Fraschina sostuvo que “el incremento de salarios alcanzados en la década demuestra que el aumento y el ingreso fueron mayores que la suba de los precios en el mismo período, y permiten que hayan aumentado la participación en el producto bruto interno”, afirmó el integrante del Grupo de Estudios de Economía Nacional y Popular. El economista Eduardo Basualdo resaltó que “faltan tomar medidas profundas” para mejorar aún más la participación de los trabajadores en el PBI, pero remarcó que en la última década “se alcanzó un crecimiento de la distribución” del ingreso en la Argentina. “Las paritarias y los aumentos, como la modificación de la cuarta categoría del impuesto a las Ganancias, son medidas que ratifican la recuperación del ingreso experimentada el


diciembre de 2013 | página 9

eslabón

OPINIÓN

Los desafíos del kirchnerismo Por Gabriel Fernández

or al gobierno aprovechó para

bución del ingreso contradicen esa tesis. CARLOS CERMELE/TÉLAM

año pasado, y es probable que este año termine en torno de 40 por ciento o un poco más del PBI”, indicó en una reciente entrevista concedida a la agencia Télam. Basualdo coordinó un trabajo publicado por el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (Cifra), de la CTA, que dio cuenta del avance en materia de distribución desde 2002. El informe de Cifra que se puede consultar en página web remarcó que luego de acusar el impacto de la crisis financiera internacional entre 2010 y 2011, la participación de los trabajadores en la riqueza volvió a retomar un recorrido alcista. El informe, vale aclarar, tomó como indicador de inflación un promedio estadístico de nueve provincias, que arroja niveles por encima del medido por el Indec. Por su lado, el economista Hernán Letcher remarcó que “es muy difícil” la puja distributiva entablada por el gobierno, dada la existencia de “oligopolios” en la economía que todavía no se han podido desarticular. “La participación del ingreso de los trabajadores en el producto bruto ha tenido una clara inclinación favorable en la última década”, destacó en declaraciones a Télam. Letcher puntualizó que “a partir de 2007 surge lo que es claramente la puja distributiva, en la cual a partir de cualquier tipo de aumento en el ingreso vía paritarias, jubilaciones, asignaciones o mejoras en el impuesto a las Ganancias, un sector empresario intenta aumentar los precios en la misma cuantía y sostener su participación de capital en el nivel que estaba”. El economista advirtió que “estos empresarios se resisten al cambio”, y consideró que “con toda claridad se demuestra que tanto el salario real como la participación salarial aumentaron, y particularmente en el último año”.

H

asta ahora, el kirchnerismo en sus versiones Néstor y Cristina se ha caracterizado por evolucionar sobre las dificultades. Cada vez que recibió apremios y exigencias de los poderosos, en lugar de conceder y retroceder, avanzó hacia soluciones que derivaron en mejores condiciones económico sociales e institucionales para los argentinos. Termina un año transicional y está por arrancar un tramo de definiciones. El pueblo argentino, pese a la algarada mediática, intenta mirarse hacia dentro y caracterizar el panorama. ¿Vamos bien? Aquí recorreremos algunos aspectos que contribuyen a responder el interrogante y proyectar inquietudes. En principio, aunque surjan voces oscuras, la admisión de la progresividad de la Década que está concluyendo es admitida y palpable. Todos sabemos, hasta los que patalean, que el país está muchísimo mejor que en el tramo final del neoliberalismo situado –emblemática y prácticamente- en diciembre del 2001. Hoy la Argentina es un país institucionalmente estable, con censos, elecciones y funcionamiento general que avalan ese diagnóstico. Las movidas policiales recientes no alcanzan para desmembrar el cuadro, aunque sí configuran advertencias. El Poder Judicial sigue siendo el rincón más oscuro y no democrático de la democracia. Por eso, una de las tareas pendientes es reestructurar integralmente esas dos instancias sólidamente ligadas: jueces y milicos, que cuentan para sus demandas sectoriales con herramientas de una intensidad que el resto de los trabajadores y sectores carecen, y poseen autoridades despegadas de la participación ciudadana con capacidad electiva. En un terreno menos institucional y más político, las grandes vertientes tendrán que definir con nitidez, en los meses venideros, qué anhelan hacia el 2015. Básicamente el radicalismo y sus aliados del Frente Progresista Cívico y Social, aunque también –veremos porqué- el kirchnerismo, ya que la nueva transición está terminando. Vamos con otros elementos, a vuelapluma: la continuidad de la imagen positiva de la presidenta es un capital valiosísimo; el énfasis en los derechos humanos ha proporcionado una base de legitimidad apreciable; la designación de Jorge Bergoglio como Papa configura un reaseguro para la afirmación nacional ante el mundo; la continuidad trabajosa del Unasur es importante pese a los nubarrones; el rol jugado en el G 20 y en la ONU brindó un arco de ligazones con gran potencial. (Digresión para pedir deseos en el brindis: una Cancillería liderada por Héctor Timerman para afrontar los asuntos internacionales, y un desdoblamiento con Jorge Taiana para ocuparse muy a fondo del necesario hilván latinoamericano, como ya lo hizo durante la gestación del Unasur. ¿Por qué no?) Y un dato que enoja a los economistas de toda laya (de toda): las crisis económicas internacionales han sido históricamente muy bien aprovechadas por el pueblo argentino y sus corrientes nacionales y populares. Aunque no lo parezca, sabemos mirar el mundo, mientras otros apenas lo admiran. A esta altura el lector se preguntará qué queremos decir en realidad con esto del clivaje. Vamos a los bifes: la Argentina creció debido a un decurso nacional y popular que se asentó en la movilización social, el primigenio equilibrio de precios internos y externos, la moratoria que permitió negociar la deuda en mejores condiciones, y las medidas esenciales adoptadas a partir del 2003. Esto es: presencia del Estado en la economía, paritarias, planes sociales, alzas jubilatorias, créditos y subsidios para el tercer sector y la producción, y sus derivaciones virtuosas en el mejoramiento del consumo y la creciente en comercio e industria. Asimismo, la recuperación de empresas nacionales y el vínculo con países que hasta no hace mucho

merecían caracterización periférica, apuntalaron ese rumbo. De allí se desprenden las definiciones que deberán adoptarse a lo largo del 2014. El crecimiento se desarrolló con numerosos eslabones faltantes en la cadena productiva, lo cual relaciona excesivamente a nuestra economía con los insumos externos y complica el manejo del cambio, al tiempo que restringe posibilidades laborales interiores. Además, este progreso se desplegó sin transformar el esquema de propiedad territorial, lo cual abre dificultades a la hora de diseñar una política agroindustrial potente y “de paso” limita las perspectivas de rediseño integral nacional a partir de planes de vivienda que puedan formar parte de nuevas poblaciones instaladas estratégicamente. Los eslabones faltantes en la cadena productiva industrial y las extensiones territoriales que generan producción de bajo valor agregado originan, junto a los dilemas antes planteados, dificultades para el control de los precios internos. Y si bien no hay hiperinflación ni nada que se le parezca, sí se registra una creciente que lima los grandes logros paritarios y sociales. Vamos al detalle: no es cierto que los saqueos recientes estén únicamente asentados en quienes “ahora” desean plasmas. Ante la oportunidad, muchos volvieron a buscar, simplemente, alimentos. El hecho de vivir en un país que ha mejorado más que el resto del continente –una verdad que sólo la izquierda zonza niega- no implica que ya se pueda hablar de “hambre cero”. Y –simbólica y prácticamente- esas situaciones sociales acuciantes se observan en regiones en las cuales inmobiliarias y sojeros han puesto su ancha pata por encima de la sociedad. Por tanto, es preciso preguntarse si no hay que avanzar resueltamente, en este nuevo tramo, sobre tales poderes, hilvanados por corporaciones financieras delictivas (2001) y sólidas. ¿Puede el Proyecto Nacional y Popular encarnado en el kirchnerismo lograrlo? Una respuesta rápida, arbitraria pero esclarecedora: más le vale, porque el retiro de Miguel Miranda en beneficio de Gómez Morales, y de Gelbard en decurso hacia Mondelli – Rodrigo, dan cuenta de las secuelas que puede originar un tapón en el embudo. La designación de Axel Kicillof y el retiro de Guillermo Moreno en áreas diferentes aunque ligadas implica, hasta ahora, una visión inversa a la que orientó aquellos controversiales ejemplos. Bien podría ser –confiamos- que en esta ocasión la conducción política del pueblo argentino haya optado por apretar el acelerador en la dirección correcta, mostrando capacidad de aprendizaje. ¿Exceso de optimismo? Hasta ahora, el kirchnerismo en sus versiones Néstor y Cris-

tina se ha caracterizado por evolucionar sobre las dificultades. Cada vez que recibió apremios y exigencias de los poderosos, en lugar de conceder y retroceder, avanzó hacia soluciones que derivaron en mejores condiciones económico sociales e institucionales para los argentinos. Ese andar le permitió a esta singular vertiente nacional – popular, sostener el gobierno por una década y mostrar este diagnóstico favorable con el cual arrancamos el texto. ¿Porqué modificaría el estilo frente a los desafíos venideros? Si repasamos las decisiones económicas adoptadas por las dos administraciones de este Proyecto, vamos a encontrar una secuencia de acciones orientadas por el coraje político y el interés de fondo de las masas populares. Muchas de esas demandas, como otras de orden cívico, resultaban apenas banderas utópicas en tiempos recientes. La concreción de anhelos históricos de nuestro pueblo brinda, necesariamente, un justo crédito de confianza al kirchnerismo. Las corrientes sindicales y sociales oposicionistas se vienen reduciendo proporcionalmente a su alejamiento del gobierno. Hugo Moyano y Raúl Castells podrían coaligar fuerzas sin quebrar su aislamiento. Los dirigentes moyanistas (Omar Plaini, por caso) se suman a variantes liberal conservadoras y –automáticamente – son rechazados en sus gremios. Pablo Miceli es, apenas, un dirigente de izquierda con las limitaciones que ello implica en la Argentina. El camino iniciado por el jefe de Gabinete Jorge Capitanich para acentuar el diálogo con las corrientes gremiales afines, es un dato relevante que merece ser valuado a la hora de admitir que durante todo un período, los funcionarios taparon sus oídos cuando surgían ideas y planteos de esa franja trascendente para el Proyecto general. Ahora bien, al diseñar las políticas económicas imprescindibles de las que hablábamos antes, será preciso, sin romper lanzas con los vectores tradicionales, tomar en cuenta voces e intereses pymes, cooperativos y empresariales nacionales que dependen del mercado interno para subsistir y crecer. Y no olvidar ni por un momento que el Estado debe intervenir para que el país exista. En definitiva, el horizonte es complejo pero promisorio. Lejos de estar resistiendo un gobierno hostil, estamos acompañando una gestión cuyo interés de continuidad enlaza con el nuestro, en tanto trabajadores argentinos. Como decía el inquieto y brillante Rouletabille, en el Misterio del Cuarto Amarillo, es preciso tomar la punta correcta de la verdad, y desplegarla. * Director La Señal Medios / Área Periodística Radio Gráfica.


página 10 | diciembre de 2013

el laburante | el eslabón

ASISTENCIA A COOPERATIVAS

Apoyo para tres empresas recuperadas rosarinas El subsecretario de Promoción de la Economía Social del Ministerio de Trabajo de la Nación, Federico Ludueña, visitó tres empresas recuperadas de Rosario, con las que acordó avanzar con diferentes líneas de apoyo. “Hay mucho para trabajar por delante”, afirmó el funcionario, quien fue acompañado en su recorrida por la diputada nacional, Josefina Tana González, y el responsable de la gerencia de Empleo local, Cristian Recchio.

L

A RECORRIDA, REALIZADA EL 13 de diciembre, comenzó en Avenida Perón 7415 donde se encuentra la Metalúrgica Fabricaciones Rosario, y continuó luego por el restaurante recuperado Lo mejor del Centro, (ubicado en Santa Fe 1166), concluyó en la Empresa Recuperada Jugos Trechel (Caseros 160), donde además se realizó un festival de la cultura de la autogestión. “Hay mucho por delante para trabajar”, afirmó Ludueña en diálogo con El Eslabón al finalizar la recorrida. Mientras aún se desarrollaba el festival en el galpón de Jugos Trechel, el funcionario precisó que con respecto a los planteos que recogió de los trabajadores se encontró que “en general las problemáticas más importantes tienen que ver con cuestiones jurídicas, con lo que tiene que ver con los procesos de expropiación, de quiebra, de quien es el inmueble donde está la cooperativa”. En cuanto a la asistencia a este tipo de emprendimientos, Ludueña indicó que “desde el Estado nacional se están invirtiendo muchísimos recursos, no solo del Ministerio de Trabajo, sino del Inaes (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social), Desarrollo Social”, y agregó que “en la recorrida por las tres cooperativas el impacto de ese acompañamiento se ve claramente”. “Una de las cuestiones a trabajar hacia adelante tiene que ver con que estos emprendimientos no son sujeto de crédito, por la propia entidad jurídica que tienen, entonces ahí está el Estado para apoyar y asistir técnicamente”, añadió el funcionario nacional, quien describió que “desde el Ministerio de Trabajo existe el Programa de Trabajo Autogestionado, que tiene diferentes líneas entre las cuales está la ayuda a las personas, a los socios de la cooperati-

MANUEL COSTA

vas, y el financiamiento para la compra de maquinarias, herramientas, insumos, capital de trabajo”. “Lo que habitualmente se hace en estos casos es un diagnóstico de cada unidad productiva, que en este caso se hace desde la Gerencia de Empleo que en Rosario encabeza Cristian Recchio, y a partir de ahí se genera un plan de mejora, que incluye cuestiones de inversión pero también cues-

tiones que hacen a higiene y seguridad, la contratación de consultorías”, refirió Ludueña, y añadió: “Por ejemplo en Fabricaciones Rosario ahí tenemos la problemática específica de las certificaciones ISO para poder exportar, entonces ahí la asistencia que vamos a impulsar va a ir en esa dirección, junto con el Inti (Instituto Nacional de Tecnología Industrial). Tras visitar las tres empresas recupera-

COMUNICADO DE GREMIOS Y ORGANIZACIONES

“En defensa de la democracia” Organizaciones sindicales, sociales y de derechos humanos expresaron su preocupación por la grave situación institucional que generó el conflicto policial iniciado en Córdoba y su repercusión en todo el país.

L

a violencia institucional es, sin duda, uno de los graves problemas que enfrenta nuestra democracia. Creemos que los hechos que sucedieron en la provincia de Santa Fe y en diferentes provincias argentinas, no están aislados del contexto internacional, y que obedecen a un plan de los grupos concentrados de la economía que pretenden detener los procesos democráticos de América Latina. No podemos dejar de citar las intentonas en Ecuador, Bolivia y Paraguay con el levantamiento policial enmascarado de reclamo salarial que permitía dar vía libre a la delincuencia e instalar el fantasma de del golpe institucional.

Rechazamos la violencia y toda metodología de reclamo que ponga en riesgo a las personas y los bienes públicos y privados. Afirmamos que la Democracia nos brinda los canales institucionales para realizar y procesar nuestras demandas. Repudiamos la extorsión y la utilización de la fuerza que detentan los grupos de policías que se autoacuartelan o utilizan sus atributos de poder real para manifestarse, así como el momento político institucional que elijen para hacerlo, con los rumores o intentos de saqueos que han producido un importante temor en muchos sectores de la población. Exigimos al gobierno provincial una convocatoria a todos los sectores políti-

cos, sociales, y de derechos humanos para discutir una reforma policial que contribuya a generar fuerzas de seguridad democráticas , al servicio del pueblo. Reclamamos una acción política decidida para contener a todos los sectores sociales que siguen padeciendo la pobreza y la desigualdad en nuestra provincia y que hoy se ven afectados como todos los trabajadores que exigimos un salario justo y digno. Repudiamos la violencia que han sufrido periodistas mientras realizaban su trabajo y exigimos la investigación y castigo a los responsables. Convocamos a las fuerzas populares a movilizarnos activamente para lograr la paz, la justicia so-

das, Josefina González, remarcó que “para este proyecto nacional y popular lo más importante es el trabajo” y planteó que “la definición del gobierno es poner recursos y apoyar allí donde se genera empleo, una cuestión que en el caso de la empresas de la economía social y las cooperativas es de doblemente importante, ya que el acompañamiento llega directamente a los trabajadores”.

cial y la distribución de la riqueza. Suscriben: CTA, CGT, Amsafe, Apul, Asoc.Prensa Santa Fe, ATE, Fatel, Festram, Pers. de Aduana Rosario, Sadop, Secasfpi, Sindicato de Correos Rosario, Sindicato de Prensa Rosario, Smata Santa fe, Trabajadores de Farmacia, Unión Ferroviaria, Uom Villa Constitución, Sindicato de judiciales, Soeva, Sindicato de Remiseros, Sindicato de Taxistas, Sindicato Vigiladares Privados, Sindicato del Cuero Esperanza, Municipalidad de Coronda, Madres Plaza de Mayo Santa Fe, Hijos Santa fe y Rosario, Ladh, Mesa Coordinadora jubilados CTA, Coopertiva de trabajo CTA, Cooperar, Mesa de encuentro barrial, Asociación Civil Alternativa Popular, Asociación Argentina de actores, Jóvenes Para la Victoria, Juventud CTA, Centro Cultural La Toma, Comisión Gremial, Movimiento Evita, Cooperativa solidaria barrial santafesina, Cooperativa de trabajo Artemisa, Copa de leche B°.Dorrego, Cooperativa de trabajo Construyendo ideas, Cooperativa del desarrollo y del trabajo, Grupo de trabajo Mujeres Santa Rosa de Lima, Fundación La Región, Cooperativa de trabajo Imagica Grupo Matecosido.


diciembre

Diario de los juicios

Rosario

Suplemento del peri贸dico el eslab贸n Sin t铆tulo, l谩pices acuarelables


página 2 | diciembre de 2013

suplemento del periódico el eslabón | diario de los juicios

OPINIÓN

Contra la cultura de los golpes IRMA MONTIEL / TÉLAM

Por Emiliano Fessia

L

a sabiduría popular enseña que si se siembran vientos se recogen tempestades. La violencia que vivimos en Córdoba no es más que el resultado lógico de las políticas neoliberales que viene aplicando en nuestra provincia desde hace muchos años. Este modelo social fue impuesto a sangre fuego por el golpe de estado protagonizado por la policía de Córdoba en 1974, profundizado por la dictadura, y no revertido en las últimas décadas.

Todos contra todos Un gobierno que dirige las políticas públicas para fortalecer a los sectores sociales más poderosos en detrimento de las amplias mayorías, genera un estado de injusticia social que sólo se resuelve con represión. Jactarse de ser la provincia que tiene más policía per cápita es reconocer la máxima neoliberal: menos Estado para las políticas sociales de inclusión, más estado represivo. Un gobierno que se desentiende de generar políticas públicas inclusivas en términos de derechos, genera las condiciones sociales necesarias para reclutar, en los sectores sociales en donde más se siente la ausencia del estado, la mano de obra para ser el muro de contención de la violencia latente en toda sociedad donde impere la injusticia social. Que ser policía sea visto una salida laboral con cierta estabilidad y proyección de ascenso social para muchas personas de recursos bajos, es otro indicador del fracaso del modelo social que encarna De la Sota. Si a eso le sumamos una legislación represiva e inconstitucional como el código de faltas que orienta las instituciones de seguridad a estigmatizar y criminalizar la pobreza (y no, por ejemplo a crear un fuerza profesional entrenada para desbaratar delitos complejos de “guante blanco”), el caldo de cultivo para el negocio de la seguridad está listo: la violencia del estado genera cada vez más violencia para la cual es necesaria más violencia. De pensar en una sociedad con resolución de los conflictos en términos democráticos ni hablar. Una lógica de seguridad basada en el efectismo de reprimir a los sectores pobres por serlo, no sólo que no soluciona el problema sino que lo perpetúa.

Policía para el que precisa Se entiende: no represivo contra la violencia y el delito que generan las mafias organizadas, sino contra los sectores sociales más vulnerables. Esto genera que las cadenas delictivas que atraviesan todos los niveles sociales, y que muchas veces operan con agentes estatales que deberían ser quienes las combatan, como es el caso de los narco policías, sólo sean perseguidas en sus eslabones más débiles, ya que es en los sectores de menos recursos en general (económicos, sociales, culturales) donde más crudamente se visibiliza esta realidad. Dicho de otro modo: el conflicto social que produce la concentración de la riqueza recursos materiales y simbólicos, por ejemplo con un modelo impositivo regresivo, genera un estado de todos contra todos, en el cual el frente de batalla se da en los sectores sociales más vulnerables. La guerra de pobres contra pobres que vivimos estos días es parte de un conflicto mayor en el

El desamparo al que quedamos expuestos los ciudadanos por el autoacuartelamiento, permitió que toda esa violencia latente saliera con su mayor crudeza. cual el que tiene más recursos para cuidarse el culo sale asustado a pedir que eliminen el peligro, sea como sea.

Un reclamo legítimo En términos estrictamente salariales y de derechos laborales, en tanto empleados públicos, el reclamo policial es tan legítimo como el de cualquier otro trabajador estatal, sea de la salud, de la docencia o administrativo. Y es legítimo porque la paupérrima situación en la que se encuentra la mayoría de los agentes estatales de seguridad es similar a la de la mayoría de los empleados públicos de nuestra provincia. No atender en una mesa de diálogo los reclamos, redirigir el gasto público a que los trabajadores estén en condiciones dignas para cumplir su tarea. Empleados mal pagos, mal formados y sin los recursos necesarios para la labor pública que deben cumplir, es la muestra más patente del desinterés del gobierno por solucionar a fondo los conflictos sociales. Esta es la otra pata de la versión “cordobesista” del neoliberalismo: despreocuparse por la calidad de los servicios que debe prestar el estado para que el pueblo goce de sus derechos.

Un método ilegal y mafioso Dicho esto, el desamparo al que quedamos expuestos los ciudadanos por el autoacuartelamiento, permitió que toda esa violencia latente que genera este modelo saliera con su mayor crudeza: el odio de clases, de abajo para arriba y de arriba

para abajo solo genera la destrucción de relaciones sociales que nos va a costar mucho reconstruir. Indudablemente muchos de los hechos violentos que sufrimos estuvieron perfectamente digitados. Y esto muestra la cara más oscura de un modelo de seguridad donde sectores de la policía provincial son parte de los negocios ilegales que debieran combatir. Esto se evidencia no sólo con el narco escándalo, sino en la certeza de que la “zona liberada” que fue Córdoba el martes y miércoles, se repite a cotidiano en muchos barrios. La mafia actúa así: para desarrollar sus negocios ilegales, primero te golpea y te amenaza y después te viene a vender el servicio de la seguridad que ellos mismos te quitaron. Así se genera un círculo infernal en donde el miedo propiciado es el mecanismo para que nos resignemos ante los mafiosos.

El río revuelto del miedo y el odio Y ya sabemos que el miedo y el odio a los otros son las herramientas de dominación más eficaces. Gente dispuesta a matar o morir es la ruptura total de nuestra dignidad como personas. En el río revuelto del miedo, no es casual que salieran voces pidiendo la eliminación del derecho a tener derechos, de la necesidad de eliminar a los otros. Son los mismos que generaron esta situación. Es indudable el fracaso de una lógica de seguridad basada en la cantidad y no en la calidad. Más policías y más detenciones

arbitrarias amparadas en una legislación anticonstitucional, no sólo no solucionaron el problema sino que son parte central del mismo. En las sociedades complejas en las que vivimos es indudable la necesidad de la fuerza pública. Pero si en el corazón mismo de la formación de los agentes policiales el entrenamiento se basa en el verdugueo, en los castigos arbitrarios, es decir en la vulneración de derechos como construcción de una disciplina basada en el miedo al superior y acatar órdenes aunque estas sean ilegales, esa fuerza lejos estará de sentirse capacitada para salir a velar por los derechos de los demás.

Más seguridad es más derechos Es posible generar políticas públicas de seguridad democráticas, con una institución realmente subordinada a l gobierno elegido por el pueblo. Ahora cuando es ese mismo gobierno por desidia, incapacidad, o por convicción ideológica, sale a vender recetas mágicas ineficaces, cuando el mismo gobierno no prioriza en el gasto público la inversión en políticas sociales, va a ser muy difícil que la situación cambie. No hay mejor seguridad que un pueblo con condiciones dignas de vida y educado para el respeto inclaudicable a la vida propia y de los otros. Como cordobeses tenemos mucho por hacer y aprender en ese sentido. La construcción siempre es más dura y lenta que la destrucción, pero eso no nos puede frenar, somos muchos, muchísimos más, los que queremos vivir honestamente y en paz social. El cambio de golpe por golpe sin ningún horizonte es un laberinto dantesco que conduce al asesinato de nuestra dignidad. La salida, como siempre, está en el cambio de rumbo político. * Director del Espacio para la Memoria y la Promoción de los Derechos Humanos ex Centro Clandestino de Detención La Perla.


diario de los juicios | suplemento del periódico el eslabón

diciembre de 2013 | página 3

CAUSA GUERRIERI II: FUERON CONDENADOS 12 REPRESORES DE LA DICTADURA

Los asesinos probados pero presos El Tribunal Oral Federal 1 (TOF) de Rosario condenó a prisión perpetua al represor Marino Héctor González e impuso penas que van entre 5 años y 25 años a todos los imputados en el juicio oral por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico militar en la denominada causa Guerrieri II. FRANCO TROVATO

Por Juane Basso

E

n una jornada marcada por el calor, y la incertidumbre con respecto al veredicto que leería el Tribunal que juzgó a doce represores del Batallón 121 de Inteligencia del Ejército, los sobrevivientes de la dictadura, testigos, querellantes, familiares de desaparecidos, y organismos de derechos humanos, acompañados por organizaciones sociales de diferentes extracciones políticas, fueron copando la vereda del palacete ubicado en Oroño 940, donde se encuentran los juzgados federales de la ciudad, tratando de esquivar los rayos de un sol radiante bajo la sombra de los plátanos típicos del coqueto bulevar. Viernes 20 de diciembre de 2013 fue la fecha que, a partir de ahora, quedará marcada para siempre en el calendario de la lucha contra la impunidad en Rosario. Desde el espacio juicio y castigo, se había convocado desde las 10 de la mañana a “hacer el aguante”, con muy poca anticipación si se compara este final de juicio con los otros cuatro en los que fueron condenados represores de la última dictadura. La agrupación HIJOS Rosario hizo escuchar su bronca este jueves a última hora, cuando extraoficialmente se enteraron que el tribunal, contra lo que había dado a entender un rato antes –habían señalado que la sentencia sería el 23 o 27 de diciembre– tenía previsto leer el veredicto este viernes a las 14, luego de las palabras finales de los doce acusados. “No podemos dejar de manifestar nuestro enojo por la falta de anticipación con la que nos enteramos de la fecha de lectura del veredicto”, señaló la agrupación HIJOS Rosario desde su perfil de Facebook, hecho sobre el que remarcaron que incluyó “reiterados pedidos al tribunal de que nos lo comunique”. En la puerta del tribunal, Natacha Rivas, una de las integrantes de la agrupación, se quejó de “la falta de respeto de los jueces”

que “no dieron tiempo de que podamos avisar a nuestros compañeros querellantes que viven fuera de Rosario, para que puedan venir a escuchar la sentencia contra los asesinos de sus viejos”, remarcó Rivas. Tras las “últimas palabras” de tres de los imputados, cuando promediaban las 14, el tribunal, integrado por los jueces Roberto Lopez Arango, Lilia Carnero y Noemí Berros, lleyó la sentencia en la que se condenó a prisión perpetua al militar retirado Marino González, en tanto impuso 25 años de prisión para los Personales Civiles de Inteligencia (PCI) Ariel Zenón Porra y Juan Andrés Cabrera. Las condenas se completaron con la imposición de 20 años de prisión para Carlos

“Se sigue avanzando”

E

l fiscal federal, Gonzalo Daniel Stara, señaló con respecto a la sentencia en Guerrieri II que “sin perjuicio de no compartir las escalas penales, atento que esta fiscalía había solicitado en todos los casos penas mayores, entiendo que se sigue avanzando en las responsabilidades que le caben al Destacamento de Inteligencia 121”. Stara aseguró que “ha quedado acreditada la responsabilidad de los imputados, que integraron este 'grupo de tareas', en los hechos cuya materialidad quedó probada en el juicio Guerrieri I”. El fiscal hizo referencia así a la acusación por el delito de asociación ilícita que pesaba en este juicio sobre Guerrieri, Amelong, Fariña, Costanzo y Pagano, quienes en 2010 fueron condenados a perpetua por secuestros, torturas y homicidios en el mismo circuito represivo. El fiscal destacó que “resulta de importancia que, en relación al caso de Tito Messiez, dirigente del Partido Comunista,

quedó por primera vez acreditada la materialidad de los hechos que lo damnificaron -secuestro, tortura y homicidio- y también quienes fueron sus verdugos. Y agregó que “en este sentido, fueron condenados a penas de 25 y 20 años de prisión Sfulccini, Porra y Cabrera, quienes se encontraban imputados en ese hecho" Stara concluyó su evaluación de la sentencia sosteniendo que “también merece subrayarse que, el cumplimiento de las penas impuestas será en establecimientos carcelarios dependientes del Servicio Penitenciario Federal, y que esto es importante ya que el condenado Sfulccini estaba cumpliendo su prisión preventiva en la Alcaidía de Jefatura de Rosario, a pesar de los reiterados pedidos de esta fiscalía, que incluso motivaron que la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe exhortara al Ministro de seguridad, Raúl Lamberto, a trasladar de inmediato a esos detenidos a una cárcel común".

Sfulcini; 18 años para Alberto Enrique Pelliza; 16 años para Ariel López; 10 años para Pascual Guerrieri, Jorge Alberto Fariña y Juan Daniel Amelong; 8 años para Joaquín Gurrera y 5 años para Walter Pagano y Eduardo Constanzo. Otro elemento que destacaron los diferentes abogados querellantes, fue que el tribunal encuandró los hechos en el marco del “segundo genocidio” perpetrado en el país. Afuera de la pequeña sala de audiencias, cientos de personas siguieron la lectura del veredicto a través de pantallas y un equipo de sonido con concentración extrema. Hubo unos primeros aplausos cuando la condenas fueron a perpetua, 25 y 20 años, pero también se sintió la reprobación cuando se leyeron las penas menores. Tras la lectura estallaron adentro y afuera de la audiencia los cánticos de los presentes y el presidente del tribunal hizo desalojar la sala. Ámelong provocó al público haciendo como director de orquesta. Sobre la vereda, un improvisado locutor de la agrupación HIJOS, hizo un primer balance de sentencia. “Todos fueron encontrados culpables, las verdades que contaron los testigos, los testimonios de los sobrevivientes fueron convalidados, los hechos fueron probados, pero es cierto que con nuestros abogados querellantes y la fiscalía habíamos pedido penas mucho más importante y ahí debemos marcar la diferencia con los resuelto por el tribunal, que hizo una valoración de la pena que no estuvo a la altura de nuestro pedido”, se escuchó por los altoparlantes. Consultado por Diario de los Juicios, el abogado de HIJOS Rosario y la Secretaría de Derechos Humanos, Santiago Bereciartúa, remarcó la “importancia de que se haya encontrado culpable a los doce acusados”, aunque reconoció que “se habían solicitado otras penas mucho más duras”. “Podemos discutir hacia adelante este monto de las penas resueltas por el tribunal”, adelantó el letrado, que aclaró que primero “habrá que los fundamentos de la

sentencia”, que se difundirán el 24 de febrero próximo. En el proceso se investigaron los delitos de privación ilegal de la libertad, amenazas, tormentos, homicidio y asociación ilícita. Durante el juicio oral y público, que comenzó en agosto, se ventilaron los casos de una treintena de víctimas del terrorismo de Estado que pasaron por el circuito represivo del Batallón de Inteligencia 121 de Rosario, que tuvo a su cargo cinco centros clandestinos de detenciones durante la represión ilegal. En la causa se ventilaron los casos de 27 víctimas del terrorismo de Estado, entre ellos 17 homicidios, y se investigaron cinco centros clandestinos de detenciones que funcionaron bajo la órbita del Batallón 121 de Inteligencia. En sus respectivos alegatos, tanto la fiscalía como lo abogados querellantes habían solicitado penas de prisión perpetua para siete represores y 20 años de prisión por el delito de asociación ilícita contra otros cinco acusados, los que ya fueron condenados en el juicio Guerrieri I. La Fiscalía había reclamado la pena de prisión perpetua e inhabilitación absoluta y perpetua para Héctor Marino González, Juan Andrés Cabrera, Alberto Pelliza, Ariel Porra, Ariel López y Joaquín Gurrera, por los delitos de privaciones ilegales de la libertad y tormentos a 23 víctimas, como así también por homicidios calificados de 16 personas que continúan desaparecidas. Lo mismo reclamó la fiscalía para Carlos Sfulcini, por el homicidio calificado del militante comunista Fernando Tito Messiez, desaparecido desde el 22 de agosto de 1977. Por otro lado se habían solicitado 20 años de prisión por asociación ilícita agravada para Oscar Guerrieri, Jorge Fariña, Juan Daniel Amelong, Walter Pagano y Eduardo Costanzo, todos condenados a prisión perpetua en el primero de los juicios a represores realizado en Rosario, y con sentencia ratificada por la Cámara de Casación.


suplemento del periódico el e

página 4 | diciembre de 2013

MEMORIA, JUSTICIA Y UNA REPARACIÓN HISTÓRICA

La Vigil vu A treinta y seis años de haber sufrido la intervención de la última dictadura cívico militar fueron restituidos los Por Juane Basso

C

on 19.639 socios, 647 empleados, 2.956 alumnos, 10.850 metros cuadrados cubiertos, nueve pisos, un observatorio astronómico, una biblioteca popular, una editorial, una mutual, un teatro con 450 butacas, una escuela secundaria, una escuela primaria y jardín de infantes, una una universidad popular, otro jardín de infantes en Villa Manuelita, cuatro filiales, 21 rifas, 50 hectáreas sobre el río Paraná en Villa Gobernador Gálvez, 100.000 libros, 1.180 préstamos y consultas diarios promedio, 2.890 piezas del museo de ciencias naturales, los números de la biblioteca popular Constancio C Vigil acercan una imagen de lo que llegó a ser ese emblemático proyecto nacido en pleno barrio Tablada que fuera intervenido y rematado por la última dictadura cívico militar. El pasado 7 de diciembre en aquel mismo edificio del que los genocidas desaparecieron 47.500 libros -que fueron quemados-, se oficializó, tras treinta y seis años, la restitución de los bienes a sus legítimos dueños: una asociación civil conformada por habitantes del barrio, muchos de los cuales integraron la primera comisión directiva que dio vida a ese proyecto cultural y pedagógico popular. En una extensa entrevista con Diario de los Juicios, el actual presidente de la Vigil, Marcelo Abaca, y su secretaria y fundadora Antonia Checha Frutos, repasaron los mejores años de la institución, recordaron los tiempos de la intervención y presentaron los nuevos objetivos abiertos tras la etapa de reparación histórica que se abre. —¿Cómo nació el proyecto de la Vigil? —Checha: Nace por inquietud de vecinos del barrio, un barrio por entonces muy humilde, de gente trabajadora, de oficios muy humildes, que constituyen una vecinal. Desde la vecinal se piensa que hay que tener una biblioteca y se forma una subcomisión de biblioteca con chicos jóvenes del barrio, muy jóvenes. Estamos hablando del año 1944 o 1945, primero es la vecinal y un poquito después la biblioteca. Hasta el año 1959 que la biblioteca pide separarse y constituirse como una unidad autónoma y desde allí comienza la institución autogestionada como Biblioteca Popular Constancio C. Vigil, asociación civil, en Alem 3078. donde ya la biblioteca cuenta con un caudal importante de libros y de ahí va dando respuestas al barrio. —¿Con qué contaban en esos comienzos? —Checha: La Biblioteca arrancó con un salón de ocho metros por cuatro, 200 libros y 200 pesos, y el crecimiento fue rápido porque lo provee una rifa y un bono contribución que se se instala rápido en la ciudad. Movilizamos a la gente, abrimos un jardín de infantes porque no había en el barrio, empezamos hacer hacer folclore y ha llevar a los niños del barrio que no queríamos que estén en la calle y hacíamos teatro. Desde 1963 creció muchísimo y fundamos la biblioteca modelo que aún hoy es considerada de mucha importancia y debiera ser considerada patrimonio histórico, porque fue construida específicamente para Biblioteca, características que no tienen ni la Biblioteca Nacional ni la Biblioteca Argentina de Rosario. El Edificio de tres plantas tiene el estilo del movimiento moderno de los años 50 y 60 y es modelo en la Facultad de Arquitectura de Rosario. —¿Qué otras cosas anteriores a la dictadura creés importante destacar, recordar, compartir a las nuevas generaciones ?

—Checha: Bueno a los niños que ahora son adultos los escuchás decir que “la vigil te sorprendía porque parecía cosa de extraterrestres, cortaban las calles y venían con una cúpulas enormes”. Y eso era porque un día llegaba un Telescopio Astronómico; y otro momento se hacía un pozo tremendo en el piso y se estaba construyendo un edificio de siete pisos; otro día venían lo Reyes Magos en camello y repartían juguetes. Era impresionante el movimiento que se hacía en el barrio, sobre todo con los chicos. Después tenía un montón de cursos para asistir, la universidad popular, aprendían guitarra, piano, folclore, inglés. —¿Quedó un registro de imágenes de todo o algo de aquello? —Checha: Tenemos un registro fotográfico Albino (Cerbi ) y este es un momento de reconstrucción y por eso la idea es juntar en una reunión a los antiguos socios y pedirles si pueden tener algún bono antiguo o algún objeto perteneciente a esa época, porque de eso se trata, de la reconstrucción, hay que pensar que por la institución pasó una aplanadora durante 35 años.y es interesante destacar esto porque es muy importante porque cada rifa tenía fotos y un lema. La propuesta es una reconstrucción colectiva y tocar esa fi-

bra a la que supo llegar la Vigil, que la gente sepa que volvió y que ser socio es ser un poco dueño de la Vigil. Esa es un poco la idea. —¿Cómo impactó la dictadura y el terrorismo de Estado en este proyecto? —Checha: La Vigil fue boicoteada durante muchísimo tiempo por los gobiernos dictatoriales de entonces, cuando caen todos los gobiernos democráticos desde el año 1955. Resultábamos molestos al poder dominante dictatorial. Recibimos una ayuda importante en el gobierno de Ilía cuando el gobernador de Santa Fe era Tessio, allí nos eximen del impuesto creado o por crear en la provincia, y nos posibilitan la apertura e instalación de Observatorio Astronómico con un telescopio único en la ciudad, todo fue comprado en Alemania y para comprar eso necesitábamos una garantía y el gobernador fue el garante para que se puedan comprar aquellos objetos de última generación. Todo esto fue comprado con fondos propios, ya que vigil jamás contó con subsidio de ningún tipo. Nunca los quiso, no recibió el subsidio de escuela. Recién recibe la escuela secundaria un mes antes de la intervención. —¿Cuál es la historia que se empieza a escribir el 25 de febrero de 1977? —Checha: Esta historia comenzó a escribir-

se un poco antes; el año 75 fue duro, el 76 fue peor, nos balearon el frente, nos pusieron dos bombas. En el 76 entraron en la escuela primaria y al jardín de infantes soldados en patota, armados; los chicos lloraban abrazados nada más que para demostrar poder. Era aterrador, además desaparecían papás, maestros. Era un hecho que la Vigil no la iba a pasar bien, desde hacía tiempo. Venían cuestionando nuestro sistema educativo. Al Consejo Nacional de Acción Católica le molestábamos porque no éramos un escuela confesional. Los que manejan la educación privada están muy en manos de la educación católica hasta el día de hoy y nosotros teníamos una escuela laica, muy cientificista con una pedagogía muy propia, distinta al sistema y al orden establecido, que rompía con algunos esquemas, que se puede llamar de avanzada, porque después aparecen figuras como el tutor que nosotros ya los teníamos, el maestro nivelador, gabinete psicológico y médico, escuela para padres, etcétera. Molestaba esta escuela, los chicos podían hacer planteos, podían tutear al maestro, no pedían permiso para ir al baño, ni hacían fila, ni actos solemnes para izar la bandera. La ceremonia de izamiento era muy simple y en grupos y todo esto por supuesto molesta al orden establecido. Apostábamos a


eslabón | diario de los juicios

diciembre de 2013 | página 5

elve bienes de la emblemática biblioteca popular a sus legítimos dueños. JAVIER GARCÍA ALFARO

que los chicos sean críticos, hagan preguntas, no dar respuestas, porque no hay una sola respuesta , nos planteábamos la duda porque nunca hay verdades absolutas, y el poder es absolutista y esa es la explicación. Y claro, encontraron las excusa justa en un momento crítico de la institución, no sólo para intervenirla sino para hacerla desaparecer culturalmente, para apropiarse de sus bienes, como botín de guerra, y ambas cosas, les vinieron al dedillo.“Si los negritos quieren piano que lo compren”, nos dijo Cancilleri, uno de los interventores civiles . —¿Cómo se sostenía financieramente ese proyecto tan grande? —Marcelo: Había rifas que eran bianuales pero que salían todos los años. Entonces tenía 100.000 bonos por año. Ese es el oxígeno que recibía para afrontar una nómina de 650 empleados más toda la estructura. Eran números más que importantes, a partir de ese momento el bono no se aprobaba, todo esto es post Rodrigazo, los precios de los bienes se disparan y en esa coyuntura se decide esta supuesta intervención aunque la institución era abosolutamente solvente. Ellos especularon con el receso escolar, por eso la intervención es en febrero, donde están las escuelas vacías.

—¿De qué modo se produjo la irrupción de los represores de la dictadura en la institución? —Marcelo: Entra la patota de Agustín Feced, con personajes como Telmo Alcides Ibarra como asesor pedagógico, (Carlos) Sfulcini, que fue juzgado dentro de la causa Guerrieri II, (Raúl) Pangia Vicedirector, psicólogo de la Side que figura en la desclasificación de los archivos que se desclasificaron hace muy poco. Ahí entran y comienza el gran negocio. A nivel cultural la dictadura directamente aniquiló ese proyecto, censurando, silenciando y aniquilando cualquier posibilidad colectiva. Y también a nivel económico, para la Vigil la gratuidad era la norma y los recursos se buscaban por otro lado, y ellos vinieron a romper todo eso. —¿Qué hechos relevantes destacarías para ilustrar lo que fue la liquidación de la Vigil por parte de la intervención? —Marcelo: En el año 77 se vacía todo el edificio principal de calle Alem. De 12 mil metros aproximadamente queda solamente la escuela secundaria de calle Alem y Gaboto funcionando y la escuela primaria ubicada entre Ayacucho, Virasoro, Alem y Gálvez. Todo el espacio queda vacío, transitado por genocidas y militares puede haber sido usado como lugar de tránsito para hacer desaparecer personas. Desde lo económico el espacio queda a disposición de ellos. En el año 1981 la intervención cívico militar de Santa Fe vende de manera directa todos nuestros edificios: la secundaria, la primaria y las 40 hectáreas que teníamos en Villa Gobernador Gálvez. La provincia de Santa Fe compra eso por una suma de 2 millones de dólares del año 81, que sería a valor actual entre 30 millones de dólares. Esto entra en la liquidación que tramitaba el juzgado civil número 14 de Rosario. Se roban todo el dinero. Y no hay un solo recibo en la liquidación por pagos. En el expediente está todo.Hay una increíble denuncia por incendio con la cual se dice que no queda ni un solo comprobante, y ese es un hecho fundamental. En 1995, para traerte a la época democrática, se venden de manera directa las hectáreas que teníamos Gálvez con un crédito del gobernador (Carlos) Reutemann, que le da miles de dólares para viviendas sociales a Pedro Gonzáles, que hace la compra a la intervención de Vigil, que estaba en manos de Emilio Echen, uno de los abogados interventores. Posteriormente al mes de la compra Pedro Gonzáles le vende una parte de estos terrenos a Paladini, y Paladini amplia parte de su planta en Gálvez. Vigil tenía 48 propiedades antes de la intervención. —¿Qué es lo que se quiere recuperar de todo aquel proyecto ne esta nueva etapa de reparación? —Marcelo—: En noviembre de 2012 hicimos las denuncias que se están tramitando con los miembros de comisión directiva, que fueron detenidos desaparecidos, torturados, y que recuperaron su libertad, por los delitos de lesa humanidad que se cometieron. Antes de la feria judicial nos presentamos como institución recuperada para hacer la denuncia por genocidio cultural, que es como definimos lo que pasó en Biblioteca Vigil. —¿Cómo fundamentan ese interesante concepto de genocidio cultural? —Marcelo: En la Justicia es novedoso porque no se conoce una visión de estas características. Sí en la historia conocemos estos genocidios que se han realizado, pero nunca hubo planteos de estas características. Nosotros entendemos que esta figura se da y por-

que atacó a la comunidad, se atacó a una forma de vivir, una forma de educarse, de constituirse con los directivos de la biblioteca Vigil y los 20 mil socios. Desde ese lugar hemos planteado la comisión, que tratándose de delitos de lesa humanidad puedan tratarse otros delitos como el robo, la tortura, la desaparición física de personas, la estafa, la quema de libros, delito de biblioclastia, entre otros. —¿Qué respuesta han tenido en el ámbito judicial a ese planteo? —Marcelo: Esto ya se esta tramitando, por ejemplo han declarado 50 o 60 testigos, de más de 100 que hay por la causa, y se abrió la investigación de los delito económicos cometidos en la Vigil juntamente con la denuncia de genocidio cultural. Se ha oficiado a las distintas reparticiones y si todo va bien dentro de poco podremos estar pidiendo la elevación a juicio oral. —Checha: Si el juez da por aprobado el delito de genocidio cultural sentaríamos antecedentes nacionales e internacionales. Nosotros teníamos un museo de ciencias naturales que fue desguazado, una editorial y una biblioteca popular que fue tomada, escuelas de capacitaciones desaparecidas, colonia de vacaciones gratuita para los asociados y parientes y amigos todo vendido, liquidado. Es un conjunto total de cuestiones que ocurrieron en el país reflejada en una sola institución. No hay una institución con estas características, que le haya ocurrido todo esto: le quemaron sus libros, le mataron su gente, hicieron desaparecer personas, practicaban tiro al blanco con los animales embalsamados del museo de ciencias naturales. —¿Cuáles son los desafíos que se proponen en este presente? —Marcelo: En principio queremos destacar que hoy ya tenemos más de 600 asociados y comenzamos a usar el edificio vacío de Gaboto 450, desde fines de este año. En pocos meses hemos hecho mucho. E invitamos a que se sigan asociando, a participar de los talleres los días sábados. Sobre los objetivos hacia adelante, es importante aclarar que las escuelas públicas van a seguir funcionando, no tenemos intenciones de privatizarlas, van a seguir estando en manos del Estado. Mientras tanto hay que trabajar en estos edificios muy abandonados, deteriorados lamentablemente, buscamos la forma de autoabastecimiento y vamos de a poco. Pero debemos manifestar también que tenemos mucha alegría por el logro obtenido. Desde el año 2003 hasta ahora fue una pelea constante para que la institución vuelva a funcionar y bueno, nos ponen muy contento estos logros. Un juzgado interviniente, dos maestras desaparecidas, un cooperador desaparecido, dos integrantes de la comisión juvenil de biblioteca desaparecidos, una alumna secundaria desaparecida, 17 socios desaparecidos, un expediente de liquidación Nº. 436/77, 2.976 (fojas, 9 cuerpos), ocho detenidos, ocho miembros de la comisión directiva fallecidos, cuatro interventores durante el terrorismo de Estado, un interventor de la democracia; 4.978.000 de dólares en bienes rematados, 487.500 que había en caja; 7 años de dictadura, 30 años de democracia, 31 años de trámite en el expediente; las cifras macabras que dejó el terrorismo de Estado tras su paso interventor por la Biblioteca Popular Constancio C. Vigil. Una historia que sus actuales y legítimos dueños no olvidan, ahora que comienzan un nuevo camino de reconstrucción.

Producción: Ivana Roberti, Mónica Garbuglia.


suplemento del periódico el eslabón | diario de los juicios

página 6 | diciembre de 2013

NUEVO JUICIO ORAL EN ROSARIO

Se viene la segunda parte de la megacausa Feced El año 2014 tendrá varios juicios a represores de la dictadura en la ciudad. El primero será por crímenes de lesa humanidad cometidos en el Servicio de Informaciones de la Policía. GRACIELA BORDA OSELLA

E

l Tribunal Oral Federal Nº 2 de Rosario fijó para el 14 de febrero de 2014 el inicio de un nuevo juicio por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura cívico militar en perjuicio de 85 víctimas. En el proceso, el tribunal integrado por los jueces Noemí Marta Berros, María Ivón Vella y Roberto Manuel López Arango, juzgará a nueve represores y se espera que declaren cerca de 152 testigos. Los imputados son Lucio César Nast, Carlos Ulpiano Altamirano, José Rubén Lo Fiego, Ramón Telmo Álcides Ibarra, Julio Fermoselle, Ovidio Olazagoitía, Ernesto Vallejo, Eduardo Dugour y Pedro Travagliante. Se trata de un desprendimiento de la causa “Díaz Bessone” (Ex Feced), caratulada “Nast, Lucio César s/ Privación ilegal de la libertad agravada en concurso real con los delitos de tormentos calificados y asociación ilícita” y acumuladas. En este juicio, el sexto que tendrá sede en la ciudad de Rosario, se ventilarán los delitos cometidos contra 85 víctimas por la patota que integraba el Servicio de Informaciones de la policía provincial de Santa Fe, dirigida en esos años por el co-

mandante de gendarmería Agustín Feced. La abogada de la agrupación HIJOS Rosario, Nadia Shujman, representante de parte de las querellas definió el próximo juicio como “un nuevo hito en la historia de los procesos a los genocidas en la ciudad”, y remarcó que “entre una de las particularidades de los hechos que se juzgarán en el tribunal están los sucesos que derivaron en el cierre de aquel centro clandestino de detención, el SI, que tuvo como punto desencadenante el caso del joven Conrado Galdame”. Conrado Galdames fue secuestrado el 16 de diciembre de 1978 por la patota de Feced y asesinado en el mismo Servicio de Informaciones donde había sido torturado. El caso se completó con el montaje de un supuesto enfrentamiento, armado en un operativo en el que la patota – luego del asesinato de Galdame–, se dirigió al domicilio de Conrado, y asesinó a dos habitantes de la casa, los hermanos Rory Chuang Céspedes y María Antonieta Chuang Céspedes (ciudadanos peruanos). El caso Galdame fue parte del juicio a las Juntas y fue reabierto después de la derogación de las Leyes de Impunidad. “La causa planteaba un problema para

el seguimiento del juicio y por ende en la pelea por el castigo a los responsables de crímenes de lesa humanidad, y es que la causa quedó en su momento sin querellantes, lo que significaba una clara limitación a la hora de presentar pruebas, exigir pericias y participar activamente en la causa”, señaló Schujman, para explicar luego que ése fue el motivo por el cual la agrupación HIJOS.Rosario se presentó como querellante con su propia personería jurídica “ya que tanto para nosotros, como para los compañeros testigos de estos hechos, era muy importante que esos crímenes no quedaran impunes” abundó la abogada de HIJOS Rosario. “La única hermana de Conrado (Alicia Galdame) quien se había ocupado activamente en la causa, falleció y a partir de ahí no fue posible dar con algún familiar directo”, refirió la abogada y agregó: “Al no haber un familiar directo de las víctimas de esta causa, como sí sucede en las otras que ya están iniciadas, fue que decidimos hacer uso de nuestra personería jurídica y presentarnos como organización para poder movilizar el expediente”. Además Shujman reiteró el pedido al tri-

bunal para que “revea su postura de no incorporar los audios del juicio oral anterior ya que hay testigos en esta causa que anteriormente declararon 6 veces y es absolutamente re-victimizamte para ellos así como innecesario reeditar todo el testimonio. Ademas significaría muchìsimos meses màs de juicio siendo desgastante y dilatorio esto para todas las partes en este proceso.

Convocatoria Las audiencias del juicio oral y público se desarrollarán en la sala del TOF Nº 2 de Rosario de Oroño 940. Apenas conocida la fecha de inicio del juicio, desde la agrupación HIJOS Rosario convocaron “a toda la ciudadanía a presenciar la audiencias en este nuevo juicio histórico en el que serán juzgados los integrantes de la patota del tristemente célebre Agustín Feced, genocida que no podrá ser juzgado porque ha muerto”, según recordó Gerardo Fernández integrante de la agrupación, quien agregó: “convocamos a toda la sociedad de Rosario, a que acompañe a los organismos de derechos humanos en este momento histórico donde se seguirá poniendo fin a la impunidad”.


diario de los juicios | suplemento del periódico el eslabón

diciembre de 2013 | página 7

EL FANTASMA PINOCHET

Chile: símbolos y realidades Bachelet y Matthei son símbolos de las asignaturas pendientes de la Justicia chilena con la verdad y la memoria. Sus historias personales reflejan la trágica historia de Chile, una historia abierta, lastrada por la impunidad. MARTÍN BERNETTI/AFP

Por Pablo Bilsky

A

penas se confirmó el triunfo de Bachelet, el multimillonario chilenoalemán Sven von Appen dijo que si hace un mal gobierno “los empresarios deberán buscar a otro Pinochet”. Contra estas reivindicaciones del genocidio votó la mayoría del pueblo chileno. Pero los desafíos de la nueva gestión son enormes. La matriz pinochetista, las estructuras políticas y económicas son lacras operantes en la sociedad, no sólo en las mentes de los empresarios. Desactivarlas, cumpliendo así con las reformas prometidas por Bachelet, no será tarea fácil. En segunda vuelta, Bachelet obtuvo un 62,17 por ciento, contra un 37,80 de la candidata de la derecha Evelyn Matthei. Pero uno de los datos preocupantes fue la poca participación. No votó el 58 por ciento del padrón. Fue la más alta abstención desde la democracia. De los más de 13 millones y medio de ciudadanos con derecho a voto, sólo votaron poco más de 5 millones, apenas un 40 por ciento. El sistema electoral chileno, con voto voluntario, se parece al estadounidense, sobre todo por sus objetivos: se alienta la poca participación de la ciudadanía para que los poderes fácticos gobiernen a sus anchas. ¿Se animará esta vez Bachelet? Es uno de los grandes interrogantes que deja la reelección ¿Enfrentará a los poderes fácticos, a los que verdaderamente detentan el poder el Chile? ¿Podrá, con el corset de una Constitución y un sistema político y económico pinochetistas, diseñados para que nadie pueda cambiar nada? Una de las claves va estar en la articulación con el movimiento social, estudiantil, sindical, y las organizaciones de derechos humanos, algunos de cuyos dirigentes se integraron a la coalición Nueva Mayoría con la que ganó Bachelet. Y ya le vienen marcando la cancha desde antes de su triunfo en la primera vuelta: no hay cheque en blanco, le advirtieron, y sí habrá movilizaciones y presencia en la calle para hacerle cumplir sus promesas. Bachelet prometió realizar reformas profundas, indispensable para hacer de Chile un país menos injusto. “Hoy abrimos una nueva etapa. Es un privilegio encabezar la patria en un momento histórico, en el que el país se miró las heridas y ve las tareas pendientes. Gracias a los jóvenes que reclamaron un modelo de educación sin lucro. Porque los sueños no son un bien de mercado.”, señaló Bachelet apenas se conoció su triunfo. La ex Concertación sumó en sus filas al Partido Comunista y otras fuerzas de izquierda, incorporando a su agenda los reclamos de la calle. Fue una suerte de cortar/pegar que deja muchas dudas. El tiempo dirá si fue por convicción o conveniencia electoral. Bachelet incorporó a su plataforma temas clave que surgieron en las protestas callejeras de 2011, como la educación, la reforma tributaria y el cambio constitucional. Pero pese a que obtuvo mayorías relativas en el Congreso, para hacer realidad algunas de esas promesas necesitará “mayorías especiales” que son unas de las trampas que dejó el pinochetismo para impedir cambios de fondo. La presidenta deberá negociar, y no sólo con sus aliados progresistas. Los estudiantes le advirtieron que la protesta no se detiene. El mismo domingo 17 de noviembre, primera vuelta de las elecciones, un grupo de veinte estudiantes secundarios ocuparon por dos horas una

sede de la Nueva Mayoría. Desplegaron un lienzo que decía: “Los cambios no están en La Moneda, están en las grandes alamedas”. El tiempo dirá si este gesto de un pequeño grupo de estudiantes fue apresurado o premonitorio. Según la Universidad de Chile, la brecha que separa los ricos de los pobres es enorme, y ubica a ese país como uno de los más desiguales del continente. El ingreso per cápita del 10 por ciento más pobre de la población es 78 veces menor que el del 10 por ciento más rico. La dura y profunda raíz neoliberal impuesta a sangre y fuego por el pinochetismo sigue allí, casi incólume. Chile, con sus 16 millones y medio de habitantes, suele ser elogiado por el FMI por su “estabilidad económica, desarrollo y sólidas instituciones”. Es el paradigma, asimismo, de buena parte del neoliberalismo argentino, que siempre olvida mencionar que esas políticas económicas fueron impuestas a través de un genocidio.

El triunfo de un símbolo Bachelet y Matthei son símbolos de las asignaturas pendientes de la Justicia chilena con la verdad y la memoria. Sus historias personales reflejan la trágica historia de Chile, una historia abierta, lastrada por la impunidad. La primera vuelta de las elecciones se produjo pocos días después de una fecha clave para la historia de América latina: el 11 de septiembre de 1973, día del golpe de Estado contra el gobierno de Salvador Allende y comienzo de la dictadura genocida de Pinochet. En medio de la campaña electoral, las asignaturas pendientes se hicieron presentes. El pasado regresa. El pasado no es tal cuando no se han logrado ni verdad y justicia y continúa la impunidad de los genocidas. El pinochetismo no murió con el dictador y es hoy, todavía, el que marca los límites de los cambios posibles en una sociedad caracterizada por el injusto reparto de la riqueza y la mercantilización de todos

los aspectos de la vida. El triunfo de Bachelet no es sólo el triunfo de su carisma, ni de las esperanzas que despertaron sus ambiciosas promesas de campaña. Es el triunfo de un símbolo. Y como todo símbolo, funciona por contraste con otros símbolos. El símbolo se define por lo que es, y también, a veces fundamentalmente, por lo que no es. En este sentido, Bachelet y Matthei son símbolos antitéticos que remiten a una contradicción irresuelta en la sociedad chilena. Sus historias personales, familiares, remiten a la historia colectiva, a las venas abiertas de

Chile y de América latina El padre de Bachelet, Alberto Bachelet, fue general de la Aviación. El padre de Mathhei, Fernando Matthei, también. Fueron amigos, además de compañeros de armas. La pequeña Evelyn le llamaba “Tío Beto” a Alberto Bachelet. Pero allí se terminan las similitudes y las historias tiernas, y comienzan las diferencias, la traición, la sangre. El general Alberto Bachelet no apoyó el golpe de Estado de Pinochet y permaneció fiel a las instituciones democráticas. Sus compañeros lo apresaron y sometieron a torturas, como hicieron con decenas de miles de chilenas y chilenos. El general Bachelet murió a causa de las torturas a las que lo sometieron sus propios compañeros de armas en las mazmorras de la Academia de Guerra Aérea de la Aviación. Fernando Matthei, padre de Evelyn, era por entonces el director de esa institución militar, su despacho estaba a pocos metros del lugar donde torturaron a su amigo, el general Bachelet. Nada hizo por evitarlo. La Justicia determinó que Matthei no estuvo implicado directamente. Pero la condena moral de la sociedad chilena parece no necesitar de los dictámenes de una Justicia cuestionada por su connivencia con los genocidas. Fernando Matthei está vivo. En 2003 se

publicó un libro con sus memorias, Mi testimonio, de Patricia Arancibia Clavel e Isabel de la Maza. “Primó la prudencia por sobre el coraje”, dijo, intentando explicar su inacción para salvar a su amigo. Durante el último aniversario del golpe del 73, gracias a la presión social de los militantes por los derechos humanos, algunos actores de la sociedad chilena ensayaron una suerte de mea culpa tibio, tardío, parcial. Un pequeño sector de la Justicia lo hizo, por ejemplo, pero no así el diario El Mercurio, uno de los artífices del golpe junto a la CIA, las multinacionales, los grandes empresarios, los militares golpistas, y ciertos sectores medios y altos que pedían el golpe haciendo sonar cacerolas. Pero en medio de esa tibia revisión del pasado impune, Evelyn Matthei reafirmó su apoyo al genocidio. No pidió disculpas, no se arrepintió. Blandió su pinochetismo cual virtud. Olvidó al “Tío Beto” y siguió una línea coherente de pensamiento golpista. En el referéndum de 1988, cuando se votó por sí o no a la continuidad del genocida, Evelyn votó sí. Se lo recordó en plena campaña electoral otro derechista, el presidente saliente, Sebastián Piñera, que dice haber votado por el no en aquella oportunidad. El Ricardo III de Shakespeare, un rey sanguinario y asesino, es asediado por los fantasmas de sus víctimas. Los espectros lo visitan, le piden que rinda cuentas, le recuerdan sus traiciones, su cobardía. No lo dejan descansar. No le dan tregua. En Chile, los fantasmas del pasado son presente, se pasean orondos. Los desaparecidos siguen sin aparecer. Los sectores más activos y militantes de la sociedad civil prometen intensificar las luchas. La construcción social de memoria, verdad y justicia es una materia pendiente en Chile. Y más allá del símbolo Bachelet y sus promesas de campaña, la sociedad civil militante y organizada será clave en este proceso, con o sin Bachelet.


diario de los juicios | suplemento del peri贸dico el eslab贸n

diciembre de 2013 | p谩gina 8


dosmiltrece

DICIEMBRE

SUPLEMENTO

comunidades en red

en REDando Boletín informativo www.enredando.org.ar, un proyecto de la Asociación Civil Nodo Tau

La Filial Rosario de Abuelas de Plaza de Mayo lanzó oficialmente la Campaña Necesito Verte hoy. El objetivo: encontrar a lxs nietxs apropiadxs por los genocidas de la última dictadura militar.

contratapa

LA BUENA PRACTICA

ESCUELA ETICA DE GIROS

PEDAGOGÍA DE LA ESPERANZA Edición y Producción Periodística a cargo del Equipo enREDando: Vivi Benito, María Cruz Ciarniello, Florencia Roveri Propietario: Asociación Civil Nodo Tau. 2000-Rosario. boletin@enredando.org.ar / info@enredando.org.ar

CRONICA

LOS BARRIOS SEAN UNIDOS Una crónica sobre el encuentro de la Asamblea por los Derechos de la Niñez y la Juventud (Pág.3)


2 / Suplemento enREDando

DERECHOS HUMANOS

CAMPAÑA DE LAS ABUELAS FILIAL ROSARIO

Necesito verte hoy La Filial Rosario de Abuelas de Plaza de Mayo lanzó oficialmente la Campaña “Necesito verte hoy”. El objetivo: encontrar a los 400 nietos apropiados durante el Terrorismo de Estado que aún nos faltan encontrar. Además se inauguró la instalación-mural realizada colectivamente por la Cátedra de Arquitectura, Memoria y ,Derechos Humanos que coordina la arquitecta Alejandra Buzaglo, en el marco del proyecto “Murales con historia” en el Bosque de la Memoria. Allí estuvo enREDando. Por María Cruz Ciarniello puede ver desde un lugar lejano”, explica Alejandra.

Foto: Franco Trovato

I abrina me cuenta de la Campaña que impulsa la Filial de Abuelas en Rosario. De cómo la pensaron, de la necesidad de trascender y llegar a la mayor cantidad de gente posible. Sabrina está buscando a su hermano mellizo y después de cruzar palabras de la vida, los viajes y el andar, me pide que ayudemos a difundirla. ¿Y cómo no hacerlo? ¿Cómo no escribir sobre esa búsqueda que es de todos, que es tan nuestra, que tanto nos duele y tanto nos impulsa? En esa frase tan escuchada por la Fabi Cantilo, hay retazos de nosotros. De historias partidas y recuperadas en álbum de fotos o imágenes de la memoria, o en cartas escritas a mano. “Necesito verte hoy”, es mucho más que un slogan de campaña. Es el deseo y la búsqueda. Es soñar cada noche con ese abrazo. Es imaginar cómo sería…¿y cómo sería? Conjeturar un momento, abrazarlo, tocarlo. Escribirlo. Es buscar al hermanx que falta. Al Melli; a él o a ella. Encontrar al nieto de las Abuelas. Es el encuentro en sí mismo. La consigna es clara: Si naciste entre 1975 y 1980 y dudas de tu identidad acercate a Abuelas de Plaza de Mayo. Muchos te estamos buscando. De ahí nace esta Campaña a nivel local que impulsa Abuelas Filial Rosario, que lleva en fotos, en pancartas, en postales, en remeras, esa frase llena de colores. Porque el color es vida y porque encontrarlos es recuperar un pedazo de esas vidas robadas por los genocidas de la última dictadura militar.

S

II Nos encontramos en el Bosque de la Memoria. Además de Sabrina Gullino, está El Mati, Matías Ayastuy quien también busca a un hermano o hermana que pudo haber nacido entre marzo y agosto de 1978. Muchos otros nietos recuperados también están allí, dando vueltas por el pulmón verde de Rosario. El encuentro del sábado 30 de noviembre, tiene un motivo: la inauguración de la instalación-mural que hizo la Filial Abuelas de Plaza de Mayo Rosario junto a la Facultad de Arquitectura, en el marco del proyecto “Murales con historia”, 35 murales por los 35 años de la fundación de Abuelas de Plaza de Mayo.

En Rosario, la obra estuvo a cargo de la Cátedra Arquitectura, Derechos Humanos y Memoria que coordina Alejandra Buzaglo. El mismo espacio que hace tiempo se propuso instalar un reloj de sol en la Plaza Pocho Lepratti. La instalación sorprende de lejos y de cerca. Cada pedacito de una historia colectiva está contenida en una pieza de loza, taza, espejos, platos. Podemos vernos en esos brillantes rotos, y recuperar nuestra identidad partida en otros miles de pedacitos. Construir un mosaico de memorias colectivas.Y de lejos, ver que las Abuelas están allí, esperando a los 400 nietos que todavía faltan encontrar. III. “Ivan Fina nos comenta hace un año de la Campaña a nivel nacional de los 35 murales por los 35 años de Abuelas de Plaza de Mayo, y nos convoca a hacernos cargo para pensar el proyecto en Rosario. Así comienza todo. Decidimos trabajarlo al interior del trabajo curricular de la Cátedra. Nosotros no somos muralistas, entonces, lo que hacemos es pensar en espacios habitables y también este trabajo está en sintonía con la idea de antimonumento que trabajamos con respecto a la memoria, porque nos interesa que estas acciones en el espacio público no sean para ser miradas, sino para ser habitadas”, dice Alejandra Buzaglo la arquitecta que lleva ese compromiso en la piel. La que se propone contagiar a los 43 alumnos que elijen opcionalmente cursar la cátedra. Contagiarlos de la necesidad de vincular la arquitectura con la memoria viva. IV Los más pibitos caminan entre las lozetas de cemento que figuran una ronda de encuentro. Juegan, como si en esa disposición irregular y con diferentes alturas, despertaran el sentido del mural: ser vivido. De lejos, es posible contemplar en un lado de la instalación, el logo de las Abuelas de Plaza de Mayo. Del otro, se reconstruye la frase que intensamente nos atraviesa: Te estamos buscando. “A medida que el observador se va moviendo va encontrando en clave los mensajes. La frase Te estamos buscando aparece en espejo porque queríamos que se refleje el rostro fragmentado en la búsqueda. Y del otro lado se construye el logo de Abuelas que no es muy conocido, que se

V El mural nace de un trabajo colectivo e interdisciplinario. La convocatoria fue a participar en la construcción de esta instalación. “Necesitamos vajillas en desuso o rota y tu propia historia sobre abuelas”, decían tiempo atrás. Así nació, así se armó. El aporte de organizaciones, de personas, de colectivos sociales, de los bosqueros y bosqueras que también sumaron su mirada, posibilitó la construcción de un muro que nace de la tierra de un parque y que en ese renacer, habilita la búsqueda. Alejandra explica: “El 24 de marzo, a la mañana cuando se realiza el acto, el paraíso que está rodeado por estas lozetas arroja la sombra sobre el mural. Entonces, imaginamos que el acto de todos los 24 de marzo puede estar cobijado a la sombra de este árbol. Este espacio se completa como espacio de encuentro en diferentes momentos”. VI Iván Fina es un referente de las Abuelas de Rosario: “La idea de la Campaña nace de la Filial Rosario”, nos dice, mientras charlamos cobijados en esa sombra que proyecta el Paraíso del Bosque de la Memoria. “El mural forma parte de la campaña “Murales con Historia”. Nosotros conocemos el trabajo de la gente de Arquitectura y Derechos Humanos y este trabajo es una obra colectiva y eso nos da un orgullo impresionante”. “El espíritu de los murales intenta hacer comprender que la apropiación de nietos no es un problema privado, de algunas familias que siguen ligadas al pasado, sino que muy por el contrario es una cuestión pública con la que toda la sociedad está comprometida, puesto que hasta que no se encuentre al último nieto apropiado, este delito de lesa humanidad se seguirá cometiendo en Argentina”, sostiene la Campaña Nacional de Abuelas de Plaza de Mayo. VII Delia Giovanola sube al escenario con dificultad. Es una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, gigante mujer referente de la Asociación en La Plata. Una de las primeras abuelas en salir a rondar hace 37 años atrás. “Este es un acto muy importante para las Abuelas de todo el país. Queremos que se mantenga viva la memoria.Y repetir sin cansancio que no queremos que vuelva a pasar lo que sucedió hace 37 años”, señala Delia. Su historia duele como un puñal atravesado en la garganta. Nos quita el aire. A Delia le secuestraron a su hijo y a su nuera embarazada de 8 meses en 1976.Tenía una nieta, Virginia Ogando, quien fue testigo del secuestro de sus viejos cuando apenas tenía 3 años. Se crió con Delia, creció junto a la lucha incansable de las Abuelas, las acompañó en sus rondas y no bajó los brazos. Se propuso buscar a su hermano Martin nacido en cautiverio en el Pozo de Banfield. El 15 de agosto de 2011, Victoria dijo basta y se suicidó. En una entrevista con Telaraña digital, Delia decía: “Con el suicidio, a partir del 15 de agosto de 2011, cambió mi vida nuevamente y me propuse, con más fuerza, continuar la búsqueda de Martín. La inicié por mi hijo y mi nuera,

y la renuevo por Virginia.” En el Bosque de la Memoria, mientras la luna la va iluminando lentamente, Delia con firmeza y pausa, dice: “Voy a proseguir en la búsqueda de mi nieto mientras tenga fuerzas para seguir haciéndolo. No tengo mucho para decir, tengo lo que he vivido”. VIII Cae la tarde, y el Bosque se va completando con la presencia. A un costado, la cooperativa de Fotógrafos Punto Muerto es la encargada de tomar fotos de cada persona sosteniendo la pancarta de la Campaña. Sobre el escenario, Alejandra toma la palabra: “Decidimos construir una pared para construir un espacio”, expresa Buzaglo, al tiempo que explica cada paso que se fue dando en este cruce de diversas conversaciones. “El saber no solo se construye desde la Academia, sino también de esos saberes que forman parte de los debates y de la construcción de nuestra memoria y nuestra historia.” En sus ojos, no hay lágrimas. Hay brillo y alegría. Enorme orgullo por la hermosa instalación lograda colectivamente. “Las tazas y los platos se pensó con respecto a la abuelidad, y ver ese pedacito de plato que nos donaron, hay una fuente toda rota que es un regalo de casamiento de un matrimonio, es decir, hay objetos del afecto que están conectados en este lugar y eso me emociona muchísimo. El pixel dá cuenta de las distintas manos que colaboraron”. Horas y horas pegando cada pieza, completando y desarmando historias. Descubriendo sentidos, y despertando dudas. “Todas las interpretaciones son válidas”, describe Alejandra, y finaliza: “Empezamos buscando un muro. Y después nos dijimos: quizás tenemos que construir ese muro. Ahí comenzamos a tramar con distintos actores, nos acercamos a los bosqueras y bosqueros, cuidadores de este Bosque que no es muy conocido. Entonces, pensamos que también era una oportunidad para señalizar este lugar. Pensamos en lugares habitables, porque el arte es una forma de resistencia, de transformación y de lucha. Y ojalá ayude para que algún joven que se pueda sentir interpelado y reflejado en este espejo se anime. Que hay muchos brazos que están esperando para abrazarlo.” Contacto: ABUELAS EN ROSARIO: Tel: 0341-4476776 // 4484421 Mail: rosario@abuelas.org.ar Lunes y jueves de 10hs a 19hs Martes, miércoles y viernes , 10hs a 14h Foto: Tomás Viu


INFANCIA Y ADOLESCENCIA

3 / Suplemento enREDando

JORNADA DE FUTBOL Y REFLEXION DE LA ASAMBLEA POR LOS DERECHOS DE LA NIÑEZ Y LA JUVENTUD

Los barrios sean unidos En un contexto social muy particular, donde las cúpulas policiales y los gobiernos organizan la escena, los mismos de siempre son señalados como culpables. La estigmatización se hace fuerte en las calles mientras que en las barriadas populares el trabajo social continúa reflejando otra realidad y reclamando sus derechos. Por Martín Stoianovich Foto: Facebook Asamblea por los Derechos de la Niñez

os televisores, los diarios y las radios hablan de una situación social complicada a nivel nacional. La policía, en distintas provincias, toma el autoacuartelamiento como supuesto método de protesta por mejores salarios. Se producen robos sistemáticos en supermercados y locales de distintos rubros. La agenda mediática, como consecuencia, dice que son saqueos provenientes de los vecinos de los barrios más carenciados. Por otra parte, distintas investigaciones y causas judiciales nombran a varios jefes policiales como cómplices de los cada vez más grandes tejidos del narcotráfico.

L

La situación es complicada, sí. El pueblo desinformado y los poderes armados llevando al extremo sus ambiciones. Como consecuencia, la sociedad toda apunta como culpable a los humildes que, una vez más, vuelven a caer en las macabras estrategias del sistema. Pero mientras acontece este caldeado diciembre, que poco tiene que ver con el diciembre en fuego de doce años atrás, los barrios rosarinos muestran un presente algo distinto al que el discurso dominante genera. Un presente con problemáticas tan peligrosas y dañinas como silenciadas. Sólo basta con conocer el territorio del día a día, escuchar el relato y reconocer las historias de vida que pretenden ser oídas para así poder fortalecer la esperanza de que ciertas realidades algún día cambiarán. LUDUEñA La intersección de Teniente Agneta y Casilda es algo más que una referencia geográfica. Ahí, en el corazón del barrio Ludueña, se encuentra el centro Comunidad Sagrada Familia, lugar que frecuentemente alberga a distintas organizacio-

nes sociales en sus trabajos cotidianos. En esta oportunidad, domingo 8 de diciembre, se trató de una actividad organizada por la Asamblea por los Derechos de la Niñez y la Juventud, conjunto de organizaciones que se unieron para trabajar contra la posible baja de edad de imputabilidad en el nuevo régimen penal juvenil. El fin es dejar en claro que los menores no son peligrosos, sino que están en peligro, y ante esto comenzar a darle forma al pedido de declaración de emergencia. Fue así que se juntaron en este punto de Rosario jóvenes y niños de distintos barrios, como Bella Vista, Ludueña, Villa Banana y República de la Sexta, que trabajan con las organizaciones que integran la Asamblea. Se reunieron desde muy temprano, y recibieron el domingo desayunando y jugando a la pelota en el potrero ubicado frente a la Sagrada Familia. La jornada consistiría en un torneo de fútbol que pudiera reunirlos, otras actividades recreativas, y un taller para, sobre el final, reflexionar acerca de la situación fundamental por la que se convocó a esta actividad. Mientras que el Secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, y el Gobernador santafesino Antonio Bonfatti sobrevolaban Ludueña y el resto de la ciudad en helicópteros, y mientras patrulleros de la gendarmería desfilaban por las calles rosarinas, los apuntados de siempre dejaban a un lado sus gorras para poder cabecear la pelota sin problemas. Jugaban al fútbol, se reían. Jóvenes que, lógicamente, hacían cosas de jóvenes. Hicieron cinchadas, saltaron la soga y jugaron a una suerte de carnaval adelantado para aplacar un poco al terrible calor que agobiaba desde temprano. Los más chiquitos

pintaban máscaras y corrían por ahí, sin máscaras pero pintados ellos de pies a cabeza. REFLExIONES “Ellos deberían estar entre nosotros”, denuncia una pintada hecha a fibrón en la pared de una de las habitaciones de la comunidad. A su alrededor, los retratos de Javier de 23, Miguel de 17, Alejandro de 17 y Omar de 14, inmortalizan a cuatro jóvenes más de los que no pudieron sobrevivir a las diferencias eternas. Adicción a drogas duras, víctimas de abusos policiales, vinculaciones a delitos que sólo terminan con la muerte, y distintas problemáticas de las que estos chicos no pudieron escapar. “Ese es mi primo”, avisa con suave voz una diminuta niña a este cronista desde arriba de una silla, y señala a Omar. Las fotos de estos jóvenes están protegidas por las imágenes de quienes en vida también los protegían y de los que, a la larga y de distintas formas, también se convirtieron en víctimas directas. Pocho Lepratti y Mercedes Delgado custodian a estos pibes que no pudieron estar en la jornada. En los talleres se reflexionó, se buscó el relato y la historia de vida del barrio. De todos los barrios, porque la distancia física no distingue de ninguna manera la realidad de los barrios en donde el narcotráfico abunda, donde la presencia policial es corrupta y abusiva, y donde el tiempo de los pibes no se utiliza en educación sino que se pierde en distintas formas de afrontar el día a día. “Acá perdimos tres amigos en menos de un mes, por la droga, por los robos, por la policía”

destacaba Emilce, una joven del barrio Ludueña. Ella padeció, en otros tiempos, las consecuencias de llevar una vida con derechos no encontrados, con necesidades no satisfechas que llevan a uno a buscar refugio donde más pronto se encuentre. “Yo estuve internada por las drogas, en rehabilitación, porque me mandó mi familia. No es fácil dejarla de un día para otro y muchos pibes han muerto. Acá tenés el acceso fácil, si hasta la policía te vende”, señalaba Emilce ante la mirada de sus compañeros. Javier, de barrio Godoy, es otro muchacho que tuvo ideas para compartir. Habló de cómo se siente cuando camina por el centro rosarino, de cómo se cruzan de calle o lo miran mal. “Me condicionan como persona”, señaló. A su vez, contó que a cuatro casas de la suya hay un búnker y que la complicidad policial para su funcionamiento y permanencia es evidente. Más tarde, cuando se compartieron las posturas de los grupos que trabajaron en el taller, se reflejó un pedido en común. Todos apuntaron a lo mismo de siempre, a las consecuencias de políticas fallidas, de corrupción, a la miseria organizada. “Lo que no queremos que haya en nuestro barrio: muertes, búnker, policía corrupta, asesina y abusiva, violencia, niños sin futuro”, exclamaron. De distintas formas lo mostraban: gritándolo, reflejándolo en canciones y en actuaciones. Se plasmaba así la necesidad de plantear que el peligro no está en los pibes, sino que ellos son las víctimas de las ambiciones y los atropellos de las cúpulas políticas y policiales.


4 / Suplemento enREDando

CONTRATAPA

La Buena Práctica

ESCUELA E.T.I.C.A DEL MOVIMIENTO GIROS

Por una pedagogía de la esperanza Esta no es solo una crónica periodística sobre una noticia: es un intento de narrar una experiencia intensa, innovadora, fresca, rebelde y militante que tuve la inmensa alegría de compartir y que vale la pena ser contada.

Por Cris Martinez Foto: Movimiento Giros Rosario

sta no es solo una crónica periodística sobre una noticia: es un intento de narrar una experiencia intensa, innovadora, fresca, rebelde y militante que tuve la inmensa alegría de compartir y que vale la pena ser contada. Sé que soy una docente añosa… muchos años yendo a y viniendo de aulas en distintos niveles educativos me otorgan ese honorable título, adicional a cualquier otro adquirido por medios más tradicionales o académicos. A veces sentía, sin el menor atisbo de soberbia, haber visto casi todo lo que podía ocurrir en un salón de clase; violencias, saberes, orgullos, alegrías, muchas penas, éxitos, fracasos, cabezas con piojos, palabras imposibles de recordar, “lagunas”… Cuando entré por primera vez a la E.T.I.C.A, (Escuela del Territorio Insurgente Camino Andado), la escuela creada por el Movimiento Giros en Nuevo Alberdi Oeste, caí en la cuenta de todo lo que todavía poder ver conjurado en un salón, entendí como pocas veces antes el verdadero sentido del concepto tan paulofreireano de trabajar desde una pedagogía de la esperanza. Nuevo Alberdi Oeste (se sabe porque los medios nos martillan la cabeza con el dato) es un barrio áspero. No es el único, pero es uno más de esos barrios violentos, oscuros, co-

E

optados por el narcotráfico, tierra de nadie que se disputan los señores de la droga y los otros señores(y tal vez alguna señora por qué no) de la especulación inmobiliaria… O sea, el barrio no es de la gente del barrio, es de quien muestra o intenta mostrar que puede ponerle el pie encima a sus habitantes. Acá, la metáfora hollywoodense del “lejano Oeste” no es tan metafórica: lejano para el estado que no se ocupa, que permite que no lleguen los servicios esenciales, que no construye obras para evitar las inundaciones reiteradas, que no repara las calles y veredas, que supone que allí la educación es un objeto suntuario(para que invertir ahí si ya todo si es un caso perdido). En ese terrible lugar(donde nadie haría un proyecto porque parecería la crónica de una muerte anunciada), un grupo de militantes del Movimiento Giros, “jóvenes y no tanto”, empezaron a soñar con una escuela posible, una escuela diferente, una escuela que no expulse a sus alumn@s pero que tampoco l@s “contenga” como si fueran basura a reciclar; una escuela donde estudiar no sea memorizar, ni repetir sino que proponga pensar, equivocarse para crecer, acertar para celebrar; una escuela, extrañamente, donde la clave sean el compromiso y el amor.

Aquí no hay sueldos aunque haya gastos, no hay ausentismo ni de estudiantes ni de docentes porque todo el mundo quiere estar allí, su lugar en el mundo…para una clase o para unos mates que nunca faltan. Cuando empecé mis clases en esta escuela el modesto edificio estaba todavía en la zona rural. Las clases empezaron con una asamblea de toda la comunidad educativa ¡toda!: alumn@s, docentes, padres, madres, vecin@s. Ese es el ámbito de discusión de las decisiones importantes que se relacionan con la escuela: no es para bajar líneas o imponer consensos, es para construir la educación colectivamente. Cuando llegué a la escuela, esto ya estaba en marcha: yo no fui parte fundadora, pero me sentí parte enseguida de esta experiencia inédita en la provincia de Santa Fe: primer bachillerato popular, que además ha sido inspirador del Y estuve también en la fiesta de graduación el sábado en el D7(el espacio de resistencia cultural de Giros): nuestr@s alumn@s, especialistas en Salud Comunitaria, Comunicación Estratégica y Producción Rururbana presentan-

do sus proyectos finales que darían envidia a más de un/a estudiante universitari@: de redacción impecable, cuidada presentación, técnicamente sólidos. Emoción, lágrimas, abrazos, segundo, que ya funciona en la zona sur de Rosario… ojalá fueran cientos. No podría decir que escuché y vi cosas en los pasillos, porque la escuela no tiene, pero si disfruté los recreos, las entradas y salidas, los proyectos solidarios, llenos de vida y energía de es@s jóvenes(y no tanto) que muchas veces el sentido común da por perdid@s, drogad@s, violent@s, por mencionar solo algunos epítetos. Yo vi en esta escuela a l@s pibes prender el celu en un corte de luz para no perder el desarrollo de la clase, yo recibí de Sarita con sus jóvenes 72 años el pedido de aprender inglés porque le parece importante y por que le gusta, yo vi a mis compañeras cruzar el campo con cualquier clima para que Brenda, que depende de su silla de ruedas para trasladarse y algunas veces no podía llegar a la escuela, no se pierda ni una clase, vi tantas cosas, viví tantas otras, no me caben en esta crónica.

Y estuve también en la fiesta de graduación el sábado en el D7(el espacio de resistencia cultural de Giros): nuestr@s alumn@s, especialistas en Salud Comunitaria, Comunicación Estratégica y Producción Rururbana presentando sus proyectos finales que darían envidia a más de un/a estudiante universitari@: de redacción impecable, cuidada presentación, técnicamente sólidos. Emoción, lágrimas, abrazos, alegría…como cualquier otra graduación, con la certeza del esfuerzo realizado, no solo individual sino familiarmente, con avances y retrocesos, como tienen que ser todos los aprendizajes inolvidables. Mónica, una alumna que se graduaba, con lágrimas en los ojos explicaba que ella había elegido la modalidad de comunicación porque está cansada de que los medios sigan diciendo que en su barrio todo es una “mierda” cuando la verdad es que está lleno de gente que trabaja, la pelea, sufre y tiene sueños y proyectos para un vida mejor. La frase más repetida tal vez fue que costaba imaginar que llegara ese día tan feliz: no era un comentario derrotista sino el conocimiento cierto de que, a juzgar por lo

que muchas veces sucede en el paso por el sistema educativo, los obstáculos no son solo producto de la vida misma, sino que el sistema mismo funciona como impedimento. La propuesta de la E.T.I.C.A. hizo que este segundo problema no fuera tal: la escuela acompañó, escuchó, sugirió, empujó, construyó, y sigue: en el horizonte están los dos grupos de alumn@s que siguen yendo a la escuela y que sueñan con su graduación y con la concreción del reconocimiento del certificado otorgado por la E.T.I.C.A. por parte del Ministerio de Educación provincial ya que much@s quieren seguir estudiando. Difícil cerrar esta nota cuando todo está tan vivo y en verdad no hay cierre, todo está en construcción, continúa. Tal vez la mejor parte sea que esta experiencia es una más de un proyecto político mayor donde no caben dudas de que no se dice lo que hay que hacer sino que, realmente, se hace. Las cosas se cuentan solas, solo hay que saber mirar… CONTACTO girosrosario@gmail.com


el eslabón | internacionales

diciembre de 2013 | página 11

SUDÁFRICA TIENE NUEVOS AMIGOS

Mandela y la hipocresía de las grandes potencias Dos imágenes, dos escenarios antitéticos que no sólo señalan la muerte del líder sino también el lugar de África en el mundo y la actualidad de su lucha. La hipocresía sin límites de los poderes fácticos que lo combatieron y ahora lo homenajean contrasta con el sonido de los tambores de los pobres que lo lloran de verdad. STRINGER / AFP

Por Pablo Bilsky

P

OR UN LADO, EN LOS BARRIOS más pobres de Sudáfrica, el sonido de los tambores, el baile y el canto celebrando la vida del líder, en forma conmovedora, incesante, desde el mismo momento en que se produjo su partida. Por otro lado, el boato vacío de los líderes mundiales que lo combatieron y que ahora le rinden un cínico homenaje que en verdad no es más que un auto-homenaje exculpatorio. Pero estos escenarios no tienen la misma entidad. Los pueblos siguen la lucha y escriben la historia. El protocolo vacío es apenas el fuego fatuo con que intentan entretenernos los medios hegemónicos. La muerte de Mandela es una buena oportunidad para construir memoria. Y para poner en el centro de la escena al continente africano, su historia, sus luchas, la devastación que perpetraron los europeos y estadounidenses. África es hoy el continente más pobre y subdesarrollado. Las cifras que arrojan las estadísticas resultan devastadoras: analfabetismo, mortalidad infantil, y falta de servicios básicos contrastan con la enorme potencialidad de recursos naturales que la convirtió en un apreciado botín para las potencias coloniales e imperiales. Las naciones europeas se beneficiaron durante años con el tráfico de esclavos provenientes de África, y con el saqueo de todos sus recursos naturales. Al igual que América, el continente africano ocupó un papel importante en el desarrollo del capitalismo. A partir del saqueo de esos dos continentes se produjo la acumulación originaria de capital que está en el origen del sistema capitalista mundial. Detrás del encantador desarrollo de la cultura europea se esconden los sanguinarios horrores del colonialismo perpetrados en África por las naciones “civilizadas”. Los campos de concentración fueron un invento británico durante la caranchesca guerra contra los holandeses para disputarse el sur del continente, la denominada Guerra de los bóers, que se desarrolló entre fines del siglo XIX y principios XX. Otros historiadores afirman, en cambio, que fueron los españoles los que inventaron los campos en Cuba en 1896. África fue el sitio donde se ensayaron las peores atrocidades que los europeos cometerían en los otros continente, Europa incluida. Los primeros experimentos médicos brutales con seres humanos vivos tuvieron lugar en Namibia, colonia alemana de África occidental. Allí, el banquero y secretario de la oficina colonial del Reich, Bernard Dernburg ejecutó un sistema para liberar al negro de sus “defectos físicos” y accediera a una “naturaleza superior”. Y los belgas asesinaron entre cinco y diez millones de personas en el Congo. Son apenas algunos ejemplos aislados de una larga historia de atrocidades. La novela de Josep Conrad El corazón de las tinieblas, publicada en 1902, describe lo sucedido en el Congo. En la Conferencia de Berlín, entre noviembre de 1884 y febrero de 1885 las potencias coloniales europeas se dividieron el continente africano, como elegantes y civilizadas aves de rapiña. Y allí siguen, volando en círculos, homenajeando a Mandela mientras graznan “democracia”, “libertad”, “tolerancia”.

Un Madela para cada necesidad

Asistimos hoy a una lucha simbólica. Es una disputa por el sentido que se desarrolla en el campo de lo cultural-mediático. Está en disputa la construcción de la memoria y el contenido de Mandela, ya devenido símbolo. Los medios hegemónicos al servicio de los poderes fácticos manipulan su historia, construyen un Mandela inofensivo, ecuménico, pasteurizado, desvinculado de su ideología y de sus luchas. Ocultan hechos, los tergiversan, intentan distraer a la audiencia con declaraciones vacuas. Discriminan a Mandela, simplificándolo. Pisotean su memoria intentando convertirlo en lo que nunca fue. Mentira a mentira, en un lento proceso de manipulación y confusión, Mandela va dejando de ser lo que realmente fue: africano, guerrillero, aliado del comunismo, enemigo del imperialismo, amigo de Cuba, un militante combatido sin piedad por las potencias

europeas y los Estados Unidos. Mandela luchó contra el régimen racista, denominado apartheid, que lo mantuvo preso 27 años. Ese régimen racista tuvo siempre el apoyo incondicional de Francia, Inglaterra y Estados Unidos, entre otras potencias cuyos líderes ahora lo lloran. El 5 de agosto de 1962, luego de casi dos años en la clandestinidad, Mandela fue arrestado y preso gracias a la colaboración de la CIA, que dio a las fuerzas represivas del apartheid la información necesaria. El 20 de abril de 1964, frente tribunal racista que lo acusaba, Mandela desarrolló un histórico alegato en el que señaló que frente al fracaso de la desobediencia civil como método de lucha contra el régimen de Pretoria, y luego de las masacres de Sharpeville, en la que la policía racista asesinó a 69 manifestantes, el Congreso Nacional Africano (CNA) “no tuvo más remedio que recurrir a la lucha armada para resistir a la opresión”. El 12 de junio de 1964, Mandela

y sus compañeros fueron declarados culpables de sedición y condenados a cadena perpetua. Este juicio fue denunciado mundialmente como una farsa, a poco de comenzar. En 1963, el Consejo de Seguridad de la ONU denunció esta parodia de juicio que condenó a Mandela. En agosto de 1963, la ONU condenó el régimen del apartheid y llamó a las naciones del mundo a suspender sus suministros de armas a Sudáfrica. Como suelen hacer todavía hoy, las potencias desconocieron la resolución. Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, lejos de respetarla, apoyaron al régimen racista surafricano y aumentaron las ventas de armas. La complicidad de Francia con el régimen racista no tuvo fisuras. Desde De Gaulle (que gobernó entre 1958 y1969) hasta el gobierno de Giscard (entre 1974 y 1981), Francia fue un fiel aliado del poder racista y siempre negó apoyo al CNA. París jamás dejó de vender armas a Pretoria. Y hasta construyó la primera central nuclear de Sudáfrica en 1976. “Libertad, igualdad, fraternidad”, pero sobre todo, negocios. En 1975, el Centro Francés del Comercio Exterior señaló que “Francia está considerada el único verdadero apoyo de Sudáfrica entre los grandes países occidentales. No sólo suministra al país lo esencial de los armamentos necesarios para su defensa, sino que además se ha mostrado benevolente, más incluso, un aliado, en los debates y los votos de las organizaciones internacionales”. En 1988 ocurrieron dos hechos clave en la historia de la lucha de Mandela contra el régimen racista de Sudáfrica. En junio, la movilización internacional a favor de su liberación, y en homenaje a sus 70 años, culminó con un concierto en el estadio de Wembley, en Londres, que fue seguido por televisión por cientos de millones de personas. Pero ese mismo año, meses antes, ocurrió otro hecho que fue decisivo para la derrota del apartheid. Fue el principio del fin del régimen, que se desmoronaría finalmente en 1990. Pero este hecho no tuvo la suficiente difusión por parte de los grandes medios hegemónicos, acaso porque tuvo que ver con Cuba. Sudáfrica, junto a Estados Unidos, había invadido Angola y Namibia en el marco del un largo conflicto que había comenzado en los 60. El ejército cubano se sumó a la lucha del pueblo angoleño y propinó una decisiva derrota al régimen racista y a sus aliados estadounidenses en la batalla de Cuito Cuanavale, al sureste de Angola, en enero de 1988. El apartheid había durado cuarenta años, gracias al apoyo de las potencias europeas y los Estados Unidos. Sólo los medios no hegemónicos recuerdan por estos días estos datos decisivos. Mandela siempre sintió a los cubanos como hermanos. Estados Unidos, en cambio, lo mantuvo en su lista de miembros de organizaciones terroristas hasta enero de 2008. Mandela muerto es un símbolo. Ya no molesta. No habla. No lucha. Y como símbolo, se puede manipular. Pero los tambores siguen sonando. Esa es la voz de Mandela ahora. Se ha multiplicado.


página 12 | diciembre de 2013

la bola | el eslabón

EL OTRO SAQUEO

Se viene el Rally Garka La posible falta de alimentos, combustible y dinero en cajeros de la ciudad no tan normal, preocupa a funcionarios. Del impacto ambiental, ni noticias.

WWW.GIMP.ORG

Por Alfredo Montenegro

LLAMAN A COMPRAR alimentos y sacar plata de cajeros”, tituló un periódico digital de la ciudad el pasado 12 de diciembre. “Es necesario que los rosarinos tomen precauciones a fin de no sufrir la falta de comida y combustible”, recomendó Eleonora Scagliotti, secretaria de Producción municipal. Pero a no temblar, no es otra alarma por saqueos, desabastecimiento o cortes de rutas de esos que no aceptan ser “no pudientes”. los Ahora, el municipio –que dice ser socialista– alerta sobre problemas de abastecimiento pero por los intrépidos niños ricos que vienen a la largada del Rally Garka. Para los del desfile, el desafío está en comenzar la caravana en un inhóspito territorio “no normal”. Deberán salir con vida de las inclemencias de la vida salvaje producida por los calores, los cortes de luz y agua, saqueos programados. Deberán resguardarse de los golpes de calor, los piedrazos en las ventanillas, los afanos en los semáforos y los pelotudos saludos navideños. Sigamos con las recomendaciones de Scagliotti. La funcionaria advierte y admite que debido a la presencia masiva de turistas prevista para el 3, 4 y 5 de enero, “es central que se tome conciencia de la dimensión del evento”. “Los rosarinos tenemos que asegurarnos nuestro propio abastecimiento en materia de combustible y dinero”, reforzó. El que avisa no es traidor, pero es intolerable que anuncien que no se sabe qué puede pasar. Además, se sabe que antes que nada están los visitantes: empresarios, técnicos, medios de comunicación y todo ese circo que se traslada en esa carrera que larga humo y contamina. Para Sergio Rinaldi y Gonzalo Gorostarzu, del Taller de Comunicación Ambiental y de Los Verdes, la pregunta es: “¿Cómo pueden hacer una declaración de ese tipo”. Sobre el show mediático, señalan: “Es triste y lamentable el honor que tiene Rosario en ser punto de partida de este Dakar 2013 que recorrerá más de 8.000 kilómetros de caminos de Perú, Argentina y Chile, atravesando una gran diversidad de terrenos donde sólo los verdaderos pilotos del desierto se sentirán a sus anchas”. Y reiteran: “Es muy contradictorio que

por un lado Rosario ostente un plan de movilidad sustentable, con bicisenda, carriles exclusivos y preponderancia del transporte público, y por otro se enorgullezca de ser largada del Dakar, una competencia que alienta los vehículos de gran porte y fuerte consumo de combustible fósil, con la consiguiente emisión de gases de efecto invernadero". Desde la vereda del palacio municipal, para Diego Sebben, director ejecutivo del comité local organizador: “Jamás hubo un evento de semejante magnitud a nivel internacional en Rosario”. En clara referencia que los que se vivieron, como el Congreso de la Lengua o esos relacionados a deportes más serios, nunca ocurrieron. Pero, aseguran que funcionarios revolucionarios han mantenido reuniones con banqueros, empresarios de estaciones de servicio y casas de cambio, para que no les falte nada a los cerca de 500 mil intrusos para pasarla re bien. Esos no son unos comegatos cualquiera.

Santa Fe libre del rally

La Legislatura santafesina recibió un proyecto para declarar a la provincia “Libre del Rally Dakar”. Organizaciones populares como Taller Ecologista, Los Verdes, Taller de Comunicación Ambiental, Trama Tierra, Fundación Proteger, Centro de Protección a la Naturaleza, Asociación Ecosur, Centro Ecologista Renacer y el Paraná No Se Toca, impulsaron la iniciativa. “Este espectáculo está montado sólo para hacer un gran negocio, donde las grandes empresas despliegan sus innovaciones tecnológicas poniendo en riesgo la vida no solo de los competidores y del equipo que los acompaña sino de otros muchos ajenos a la competencia”, según el documento del Proyecto difundido por Los Verdes. “Esta competencia es la expresión más retrógrada y peligrosa del automovilismo”, agrega el documento.

Otra que La Merenguita

Sobre el perverso desfile, se sabe que

Jaque al patrimonio ambiental y jurídico

E

n 2013, las organizaciones como Acción Ecológica y Fundación Patrimonio Nuestro (Chile), el Museo de Paleontología Meyer Hönninger (Perú) y la argentina Fundación Para la Defensa del Ambiente (Funam), solicitaron a los gobiernos de Chile, Perú y Argentina que conformen “una comisión independiente con expertos nacional e internacionalmente reconocidos”, para que “se evalúen los daños históricos, arqueológicos, paleontológicos y sobre la biodiversidad, que produjeron tanto el Rally 2013, como sus ediciones anteriores”. Sugirieron para ello “la incorporación de investigadores procedentes de Universidades públicas y centros de investigación reconocidos de los tres países, sin relación alguna con los gobiernos y la empresa francesa Amaury Sport Organisation (ASO)”, encargada de Dakar. Los arqueólogos chilenos denunciaron que ASO queda virtualmente impune al daño del patrimonio arqueológico, por

parte de las autoridades y criticaron que en las ediciones de 2011 y 2012 se eliminarán las medidas de compensación. “El Rally Dakar está destruyendo algo más que patrimonio ambiental o arqueológico, está poniendo en jaque a todo un sistema de protección político-jurídico”, aseguró Paola González, vicepresidenta del Colegio de Arqueólogos, tras el desfile de 2013 de Dakar, “¿Por qué se permite que una empresa extranjera vulnere nuestra institucionalidad penal y ambiental?”, se preguntó. En tanto, desde Córdoba, el biólogo Raúl Montenegro (Premio Nóbel Alternativo 2004), resalta que el “Dakar es internacionalmente reconocido como una competencia privada de alto impacto ambiental, arqueológico y paleontológico. Tanto en África como en América del Sur ha provocado la muerte de numerosos niños y madres jóvenes, atropellados por vehículos en competencia y de apoyo. Tras ser expulsa-

do de África, el Rally se trasladó a América del Sur, donde los organizadores franceses encontraron gobiernos dispuestos a pagar los altos costos de cada competencia, ambientes salvajes con escaso control del Estado y funcionarios deseosos de mostrarse públicamente". Agregó que en Argentina, Chile y Perú “los pilotos, muchos de ellos europeos, han podido competir fuera de las rutas y en ambientes naturales muy frágiles, algo que en sus países de origen no pueden hacer. El Rally durará hasta que los latinoamericanos advirtamos que los competidores vienen a jugar con el ambiente y la vida de personas inocentes, mientras ASO obtiene cuantiosas ganancias. También recordó que 50 nóveles alternativos protestaron al gobierno de Perú por las amenazas sufridas por Klaus Hönninger y su familia. El director del Museo Paleontológico de Perú se opuso a la competencia.

partirán a los bocinazos desde el autódromo Juan Manuel Fangio por avenida Jorge Newbery, luego Cicunvalación esquivando botellazos y caerán al casino. Los que queden enfilarán por Oroño hasta Pellegrini y Plazoleta de los Trapitos, y luego huirán por avenida Belgrano, hasta llegar al Monumento. Y Rosario todo será una pichincha, y con minúscula; no en homenaje al barrio celebrado por la trata de blanca, sino en el sentido de “ganga, baratos, de poco valor”. Con espejitos de colores, plazas hoteleras colmadas, restaurantes atestados y demás negocios para pocos acumulando más. Luego, el 5 de enero, los aparatos partirán hacia Pellegrini para cruzar la ciudad y tomar la autopista rumbo a Córdoba. Es la oportunidad de enceguecernos con las luces, ensordecernos con los estruendosos ruidos y ahogarnos con las emisiones de gases. Eso sí, sólo se trata de mirar, acalorarse y tragar humo. Cosas del deporte. El científico denunció la devastadora destrucción de la carrera en 2013, en el campamento de Pozo Santo, sobre líneas de Nasca, en Ocucaje, Palpa y en el Tablazo de Ica. Perú fue reemplazado por Bolivia, pero al intentar pasar por Ecuador, su gobierno se negó a recibir al desfile múltiples razones ambientales Mientras que en Buenos Aires, las autoridades porteñas no pudieron aceptarlos antes las múltiples demandas de comerciantes y ambientalistas, las autoridades de Rosario y Santa Fe se han subido a “la carrera de los autos locos” y festejan por ser el punto de partida de una bochornosa fiesta capitalista. Contradictoriamente a sus promocionadas campañas de movilidad sustentable, los gobiernos municipales y provinciales santafesinos promueven alegremente el circo que científicos e investigadores denuncian y critican por provocar impactos irreversibles, consumir recursos, contaminar, destruir la naturaleza y el patrimonio paisajístico, arqueológico y cultural de los lugares que atropella en una carrera.


el eslabón | la bola

diciembre de 2013 | página 13

EL EX PRESIDENTE DE NEWELL’S, EDUARDO LÓPEZ, SE QUEDÓ MUDO EN TRIBUNALES

La década perdida A cinco años de su salida del poder, recién este mes el ex presidente leproso se llegó a la justicia para declarar en el marco de la causa por presunta administración fraudulenta. Pero se quedó callado.

T

RAS UNA INTIMACIÓN DE LA Justicia que amenazó con buscarlo por la fuerza pública, el ex presidente de Newell’s, Eduardo López, se presentó este miércoles en los Tribunales, y se negó a declarar ante la jueza Raquel Cosgaya, quien lo investiga por presunta administración fraudulenta. Una década y chirolas duró el barbado dirigente al frente de la institución rojinegra -que se retiró en 2008 luego de que por fin se realizaran elecciones-, aunque hasta el día de hoy todavía están pagando las deudas que dejó al club. Luego de presentar un escrito a través de la defensora oficial, en el que argumentaba “falta de garantías por la ausencia de policías” –en realidad, el paro policial terminó había terminado la noche anterior–, López no se presentó a las 9 del miércoles 11 de diciembre, hora en la que había sido citado. La jueza Cosgaya lo intimó entonces para que se presentara inmediatamente, y amenazó que en caso contrario lo declararía “en rebeldía” y lo haría comparecer “con la fuerza pública”. Sin ánimo de comprobar la real voluntad de la magistrada en recurrir al traslado compulsivo de su persona, el ex presidente rojinegro llegó a las 12.00 a tribunales en un automóvil Volkswagen Bora negro de su propiedad, pero ingresó por el portón de la alcaidía por donde entran los detenidos, en la esquina de Moreno y Montevideo. De ese modo, evitó la guardia de un grupo de integrantes de hinchas rojinegros autoconvocados, y de numerosos periodistas y reporteros gráficos que lo aguardaban por el ingreso principal de la calle Balcarce. López arribó al subsuelo de la alcaidía, desde donde llegó al Juzgado de Instrucción Número 6 por unas viejas escaleras, y se negó a declarar ante la jueza Cosgaya, “en el marco de las indagatorias junto a otros 23 sospechosos de administración fradulenta”, explicó luego el fiscal de la causa, Carlos Covani. Además de López los dirigentes citados también fueron el ex secretario Marcos Lanzilotta y el ex tesorero Pedro Aramburu. “Lo estábamos esperando, el fiscal estaba trabajando sobre esta posibilidad, y los que conocemos cómo son los tiempos en estas causas, sabíamos que era una

JOSÉ GRANATA / TÉLAM

posibilidad concreta que estábamos esperando”, expresó el secretario del club Pablo Morosano, y agregó que “la causa se inició a partir de la denuncia de Newell’s Old Boys y del trabajo de aportar datos, elementos y pruebas, un trabajo silencioso pero incesante de los abogados del club”. El dirigente explicó que “la indagatoria es un acto procesal a partir del cual se formaliza la acusación: en un proceso penal es un acto trascendental. A partir de ahí se formaliza la acusación y luego sigue su curso el proceso”. “La estrategia de los defensores de López es dilatar la causa ante cualquier intento de avance, pero no nos podemos quedar con eso”, había manifestado en aquella convocatoria Roberto Mensi, vocal suplente de la actual comisión directiva.

Dictadura Lopesista

Desde la agrupación Socios e Hinchas Autoconvocados de Newell’s Old Boys se convocaron en las escalinatas de los tribunales para participar del comienzo de indagatorias a miembros de lo que definieron como “la dictadura Lopesista”. “Luego de más de 5 años de espera, la justicia provincial consideró que era hora que Eduardo López y sus cómplices comiencen a dar explicaciones sobre el mayor saqueo a una asociación civil en la historia de la Provincia de Santa Fe”, señalaron desde la agrupación rojinegra a través de un texto que invitaba a participar de una manifestación frente a la Justicia provincial de Rosario. “Si bien consideramos excesivo el tiempo transcurrido sin avances, habida cuenta que los daños materiales y económicos provoca-

dos hacia nuestra institución quedaron expuestos apenas retomada la democracia, aquel 15 de diciembre del 2008, saludamos que comience a moverse esta causa, la cual corría riesgo de prescribir si no se realizaba indagatoria alguna”, agregó el texto de los militantes leprosos autoconvocados. “Este partido ya comenzó y el Pueblo Leproso está dispuesto a jugarlo con la nobleza de los recursos que utilizó siempre: lucha, memoria y justicia. Es por esto que convocamos nuevamente al hincha de Newell’s a reclamar por el juicio y castigo hacia aquellos que pisotearon durante años el escudo de nuestro club. Acorralar la impunidad lopesista es la única forma de cerrar la etapa más dolorosa del Club Atlético Newell’s Old Boys, y la manera más sana de construir entre todos el club que queremos”, concluyó el escrito.


crack | el eslabón

página 14 | diciembre de 2013

MIRADAS BOBAS 12

Marley, ¿un software en peligro?

Por Andrés Abramowski

U

NA PRIMICIA PARA CALENTAR motores: recientes estudios de la Universidad de Empalme han demostrado que esa indescifrable criatura mediática conocida como Marley y cuyo nombre nadie sabe muy bien es en realidad un software. Los expertos siguieron el trabajo del presentador al frente de realities de las décadas y concluyeron que se trata de una aplicación que, al estilo Asistente de Word, guía a la audiencia con el objeto de convencerla de lo que sea. “Las prestaciones de Marley son vastas y variadas”, sostuvo el doctor Clarence el León Bizco sobre las capacidades del presentador de explicar reglamentos, entrevistar a los participantes, bromear con los invitados, protagonizar bloopers, atender el teléfono y todo lo que le pidan que deba hacer. “Las prestaciones de Marley mejoran con cada actualización, ya sea en un concurso de talentos como en una justa deportiva en una isla desierta. La última versión viene incluso con recursos de surrealismo si es necesario con tal de mantener exitosa la misión del show, en un entorno cada vez más exigente como es el de la tele”, agregó el catedrático, al tiempo que vaticinó sobre las próximas proezas del longilíneo conductor quien, se

rumorea, sería convocado para la conducción de “Políticos al Spiedo”, un reality de chistes protagonizados por famosos de la política y el espectáculo republicano. Marley es “igualmente dúctil a la hora de conducir un reality de aspirantes a estrellas del pop como una carrera de mozos que llevan porrones en sus cabezas. Es capaz de comer polenta en vivo, quemarse y salir airoso. Rinde cuatro veces más que Susana Giménez y consume cuatro veces menos memoria ram”, agrega el estudio, mientras se rumorea que está en período de prueba una versión beta que le añade habilidades para saltar, cabecear y ejecutar tiros a la olla para participar de un reality con Lío, Papa Francisco y la selección en el Mundial. “Estaríamos en condiciones de comprobar –apuntaron los catedráticos– que las acciones de Marley se enmarcan en las de un software empleado por la industria de la creación de figuras que alimentan el star system. Una versión más ágil y liviana que Julián Weich, otro programa con grandes posibilidades pero mucho más pesado, por lo cual Marley terminó imponiéndose entre los usuarios”.

Faro rector

Más allá de las dudas que pueda generar la noticia que antecede, se puede recordar a Marley al frente de algún Operación Triun-

fo conteniendo bonachonamente a jóvenes aspirantes a cantantes a quienes trataba –con natural exageración– de “artistas” mientras se reservaba, entre otras cosas, sus apellidos. (Todos se llamaban Pepito de Operación Triunfo, Cachito de Operación Triunfo, etcétera).

Y cómo olvidar a Marley “por el mundo”, administrando gentilmente la fama entre viejos figurones consagrados y aspirantes a vedettes en pugna, siempre asumiendo los costos que deba asumir, blanco perfecto de sus propios desaguisados, radiador perfecto pa lo que guste.

Muertos vivos

C

omo un asteroide perdido que parece destinado a estrolarse en cualquier barrio de cualquier ciudad, “Farsantes” sigue desdibujándose en esa zanja cada vez más profunda entre la realidad y la ficción que la televisión sigue cavando con cada manotazo de ahogado. Ahora resulta que, luego de tener que matar al personaje de abogado gay que hacía el marido de Pampita, los creadores de la tira han decidido volver a convocar a este muchacho para que filme nuevas escenas hot con el abogado personificado por Julio Chávez. Pero como –pequeño detalle– el personaje está muerto, se especula con que su regreso no sería un hecho de resurrección sino una forma de amor místico o

tal vez sólo un sueño, pero que seguramente –esperan los productores– servirá para paliar el descontento de parte de la audiencia –encabezada por Pampita– que nunca digirió que Pedro haya sido asesinado por su esposa para que el actor que lo encarnaba pudiera irse a Chile a filmar otra cosa. Al menos es lo que viene adelantando uno de los personajes más importante del envío de Polka: una guionista cuyo nombre no viene al caso, que al parecer escribe la novela a pedido de quienes la contratan pero también siguiendo las directivas que le imprimen los fans a través de tuiter, haciendo de “Farsantes” una culebra que apenas puede estrangularse a sí misma.


el eslabón | crack Gran reciclador de géneros y catalizador de lugares comunes, el todoterreno Marley rinde en cualquier escenario: vocero, actor y producto de la tele. Al punto que sus programas ya parecen un género en sí mismo, más allá de que los realities ya no son como antes.

La fábrica

Una mirada boba sobre los realities los enfoca –entre otras millones de cosas– como una forma más barata de surtir de figuras al universo mediático. Antes de que el vértigo y el canibalismo neoliberal se adueñaran de la racionalidad catódica, la pertenencia al star system ameritaba una colimba mucho más extensa que salir dos meses con un farsante gordo bailantero con contactos en los canales. Las empresas impulsaban a sus estrellas como proyectos sostenidos en el tiempo, en función de una trayectoria predeterminada en cierto punto y sometida a la consideración pública. Si podían extraerle plusvalía desde los cinco años como a Michael Jackson mejor, pero había una carrera en la que se invertían años para desarrollar como producto. Sin embargo, mientras se convertían en monstruosos conglomerados polirrubros que se dedicaban a todo lo que podían, ese esquema productivo dejó de ser tan rentable para las empresas del entretenimiento. Entonces la tendencia pasó a ser fabricar las estrellas a través de realities que reducían riesgos y costos mientras aumentaban la rentabilidad. Una frugal inversión de seis meses que se recuperaba con las publicidades del primer bloque. Así, aunque facturara mucho menos que Michael Jackson, Cristian U aparecía como mucho más rentable. Pues parece que ya no, a juzgar por los nuevos shows de Marley que ya vienen con figuras de antemano.

diciembre de 2013 | página 15

Caída libre

El programa duró tres meses y estaba protagonizado por una veintena de personas pertenecientes a una fauna sintetizada bajo el rótulo de “famosos” dispuesta a hacer cualquier cosa con una sonrisa onda empleado del mes. Los concursantes debían competir en saltos de un trampolín cual delfines de acuario que en lugar de arenques recibían más o menos pesos según el grado de fama que aportaran al programa y también con la posibilidad de ir ganando más plata si aprenden muchas suertes ornamentales y lograran, además y como en cualquier reality, caerles bien a quienes pagan para votar por SMS. Es en este punto donde el escriba de esta columna debe hacer una confesión, so pena de perder a quien hasta ahora se

el propio software longilíneo lo admitió en declaraciones a portales de información web que no vale la pena ni comentar.

Tu cara se nota

Con estos antecedentes tan poco profesionales, sonaba vital para este escriba mandarse aunque sea una hora de “Tu cara me suena”, el producto de fin de año que viene con su Marley de gala en versiones light, mentolado y paragua si es lo que hay. El envío consiste en que famosos a secas del mundo de la fama se maquillan como famosos cantantes y los imitan ante un jurado compuesto por famosos como la Negra Vernaci y un par de raros peinados viejos. Pero es difícil de mirar. La verdad, no garpa mucho ver cómo dos actores noveles de la factoría de Cris Morena imitan a los

Una mirada boba sobre los realities los enfoca –entre otras millones de cosas– como una forma más barata de surtir de figuras al universo mediático. haya erigido como fiel lector. No pudo, bah… no pude ver Celebrity Splash ni cinco minutos. No quise, y sepan disculpar el uso de la primera persona, no quise imaginar que fuera cierto. No lo vi siquiera para ver al genial Pichu Straneo de rodillas ante el mismo medio de comunicación a través del cual me hace poner de pie para aplaudirlo mientras le entro a los fideos del domingo. Pah, qué sentimental, vo. Ojo, parece que no le fue muy bien al programa, según el oráculo del rating. Si hasta

cantantes de Miranda para soldar ese eslabón perdido entre Pimpinela y el arte. El cuadro podría verse como un interesante entramado de cultura y simulacro, pero todos fingen. Finge Pablo Granados cuando finge imitar a Fito Páez y finge que le resulta gracioso. Lo mismo finge un joven maravilla del stand up porteño que se juega la vida imitando a Plácido Domingo. Todos fingen que está bueno, todos fingen que se ríen. De pronto, todos fingen tan mal que la pantalla muestra un sincericidio en masa. Y la Negra Vernaci es

una muestra de que la tele es implacable, no hay tu tía… Incluso el propio Marley parece incapaz de emparchar la farsa, luciendo poco creíble y desdibujado. Pero es muy probable que eso se deba a fallas del sistema operativo.

Gran barata

Aquellos que gustan de referirse en serio al sistema televisivo por estos días suelen atribuir esta manifiesta crisis en la producción de contenidos a la falta de inversión. Así cargan contra la tele actual, montada en torno de los programas de panelistas, acusándola de “televisión barata”; como si las superproducciones tinellianas no chorrearan RAI por todos los rincones. Una mirada un tanto más boba, en cambio, puede ver cómo la tele se pisa el poncho y se muerde la cola a caballo de la propia racionalidad económica –el capitalismo en su fase terminal– que la induce a automanducarse. Fórmulas que se reciclan más allá del hartazgo, como si hubiera que exprimir lugares comunes que aseguran un éxito incluso antes de ponerlo a consideración. Así, alumbrada por esa mezcla de miedo y voracidad que caracteriza al empresariado argentino, la tele se rompe, se regenera, se autocome, se autoeructa. Ya se ha visto cómo la tele se ha comido al fútbol para reemplazarlo por Julio Ricardo. Se puede comer a Julio Chávez y luego vender el popó resultante en sus programas de chimentos. Se engullió a Lanata y lo devolvió en forma de Rial. Sería preocupante, también, que la tele se comiera a uno de sus más preciadas creaciones. ¿Podrá resistir Marley, firme junto al pueblo, los embates de estos tiempos?


diciembre de 2013

contratapa | el eslab贸n


el eslabón 133