Issuu on Google+

Performance Product Ltda. Quid Pro Quo Manual del usuario


Para comenzar

Contenido

3 6 7

Para comenzar Contenido Advertencia Componentes

8 9 14 18 29 30

Performear es Performear 1. 2. 3. 4. 5.

34

El artista del Performance

38

Intrucciones importantes de seguridad

42

Un primer PĂşblico

3


4

A good for nothing a good at everything 1. 2. 3. 4. 5.

55 58 63 73 80 85 88

Transiciones Inecesariamente Necesarias I see you kissing, damn you look good Tipo Col么mbia Dos covers Abramovikianos Marilyn Monroy Los chicos no lloran La performola

89 92 98

Anexos Homo-performer Este lado arriba

100

Lecturas Revisadas

103

Agradecimientos

Para comenzar

43 48 47 49 50 54


5


Invito al lector a pararse en mis zapatos. Yo por mi parte los seguire calzando. Y así bien hagamos un pacto, yo me comprometo a preguntarle algo, respóndalo, así cuando llegue el momento sabré que tendrá derecho a preguntarme algo y de esa forma tendré que responderle. Quid pro Quo. Derecho por derecho.

6

Para comenzar

Advertencia


Para comenzar

Componentes

Mi papรก siempre dice que antes de usar un nuevo objeto siempre se debe leer el manual. El sujeto, por supuesto, nunca lo hace.

7


“This is art just because someone involved with art do it” Allan Kaprow

He sido otro antes y seré otro después. Esto hace que de un sinfín de ideas que se modifican con el tiempo surja un discurso, extraño, coherente, poliforme y algunas veces desquiciado. Este discurso no es una construcción monolítica, no se vuelve un monólogo interminable, como un obelisco; precisamente por su cualidad amorfa, donde conviven todas las ideas de tiempo y espacios diferentes, sea un discurso de experiencia, más que teórico. Así bien, las ideas más opuestas o más parecidas no son cimiento, sino estructura, como en Jenka, donde la torre se construye a partir de la destrucción de sí misma. Entonces es desde la experiencia donde la acción cobra sentido, por eso el recurrir al acto se puede volver más efectivo que las palabras en muchos casos. Es más sencillo acercarse y dar un abrazo, pero no menos complicado. No sé si para todos sea igual. Las personas se 8

Performear es Performear

Performear es Performear


Performear es Performear

incomodan con eso, la proximidad de los cuerpos les aterra, sólo en momentos de histeria colectiva actúan, como por ejemplo bailando reggaetón en un bar a treinta grados, los cuerpos se entremezclan, sin miedo el sujeto que se quiere acercar lo hace ante la chica dispuesta a dejarse tocar, pero sólo por tres minutos que dura la canción, allí el contacto acaba hasta que empieza la próxima. Así bien, toda nuestra vida gira en torno a las acciones y aunque estas no involucren al otro directamente con nuestro cuerpo, como en el caso de un abrazo, todas estas acciones tienen una razón primaria para existir que es la utilidad. ________ 1. Estoy trayendo una lonchera a la Universidad, aquí la comida es muy cara, mejor traigo mi lonchera. Le pedi a mi abuela me comprara una lonchera, pero decidí que fuera una lonchera de niño. Mi tía y mi abuela me compraron una lonchera de Cars donde esta “Cuchao” y el camioncito amigo de él. Desde entonces, y hasta que la gente se acostumbró, fui víctima de miradas y conversaciones inquisidoras.

9


– ¿Qué va a llevar de comer?– dijo Papá.

– Me encanta cómo te ves con esa lonchera, me recuerda cuando te iba a recoger con la tía al jardín. Volviste a la época de la faldita en el termo con bolsa de Carulla– dijo mi hermana. – ¡Es que a usted es al único que se le ocurre!– exclamó Papá. – Sí, es que él es loco, es artista– afirmó mi prima Sofía con cierto aire de desdén. – Pues la verdad no es por loco, es por una necesidad. – ¿Necesidad de ser boleta?– pregunto Sofía. – ¡No! Necesidad de llevar mi comida. El problema de la lonchera es que pareciera que cuando la gente crece le toca madurar, y entonces se hace obligatorio perder la ternura con ello. Me gusta mi lonchera y a la gente también. Hay amigos que se quieren comprar una, pero la mía es el hit – alegué buscando una excusa medio infantil para todo. Decidí participar en el juego.

10

Performear es Performear

– Mi tía me hizo una hamburguesa ayer y también llevo jamón.


– Se imaginan la gente de mi universidad con loncherita de carritos– risas – súper chistoso, aunque en los Andes la gente es súper play.

Performear es Performear

– Sí, plays pero mal vestidos– aseguró Papá, mirando mis pantalones. ________ El sujeto está allí, parado sobre la acción util en sí misma, pero esto no es tan inmediato como parece. Las acciones construyen un discurso, desde el cual es posible entender el mundo sólo con base en ellas. La contrucción de este discurso actúa a forma de huella tan presente en las acciones que podemos percibir el tiempo por el que cada acción pasa. Por ejemplo, al escribir a mano o a computador se generan una serie de diferencias en el acto que de cierta forma nos permiten identificar los estados por los que el texto paso antes de salir al conocimiento público. Sin embargo, escribir es escribir, no importa cómo se haga, y en el acto existe tal fuerza que la acción no pierde su significado básico, sólo pasa por una serie de cambios aparentemente innecesarios, que se vuelven fundamentales, pero que no delimitan los efectos de lo que fue hecho, son sólo espacios de cambio a los que podríamos llamar transiciones innecesariamente necesarias.

11


Toda esta cantidad de acciones y de gestos de la vida cotidiana hacen implicita la función social que cada uno de nosotros cumple. Es decir por medio de nuestras acciones y cada uno de nuestros gestos particulares se puede inferir quien es cada uno de nosotros y aunque muchas veces estas definiciones se permean de ideas apriori, podriamos decir que la realidad de nuestro ser no esta muy lejos de ser definida por lo que hacemos. Quiero entonces que me vean o me definan como alguien o algo que puede hacer arte o, más exactamente, como alguien que puede ha-

12

Performear es Performear

Las acciones en sí ocurren en un tiempo y un lugar específico, tienen una potencialidad y están cargadas de otras pequeñas acciones a las que les llamamos gestos. Éstos conscientes o inconscientes, llenan de múltiples significados todo lo que hacemos, y es allí precisamente desde donde se trabaja toda acción, y desde donde la vida se representa a sí misma. Los gestos nos permiten, por medio de la deducción, clasificar las acciones propias y las de los otros, a tal punto que tenemos gestos tan nuestros y específicos que se nos reconoce por ellos. No obstante, así el gesto sea diferente, la esencia de la acción no cambia, aunque todos nos amarramos el zapato de forma diferente, con ritos y movimientos específicos, finalmente todos nos amarramos el zapato.


cer algo. Es como si la obra fuera el grado, la idea de alguien que hace algo para ser llamado como tal.

Performear es Performear

La nocion de alguien que hace arte, es la imposibilidad de construir una imagen que sea evidentemente efectiva como arte. Nadie, ni el título, puede certificar que lo sea, ni el medio, ni el cartón, ni mis conocimientos en la materia; pareciera que este ser, aparte de no tener función, no existiese en verdad, que fuese mítico. El problema entonces es que ser artista ni se induce, ni se deduce. Pero entonces es un asunto de legalidad. Necesito legalizarme, hacer de mí una voz autorizada, porque si no lo hago yo, y lo hace el medio sin que yo lo espere, me vuelve un poco naif o peor aún medio idiota. Sería como repetir cosas sin saber lo que uno esta haciendo. Como cuando a los niños se les pide no tocarse el pipi y el niño vuelve a hacerlo por tres razones: 1. porque no entiende el significado de su acción, no entiende lo que despierta en los adultos. Eso lo hace naif. 2. por llevar la contraria a la autoridad, a la ley; lo que lo convierte en un desadaptado anarquista. 3. porque lo encuentra chistoso, esto lo hace un total idiota.

13


Pero así funciona. Hoy en cualquier evento universitario, mañana (si al medio le parece que cumplimos los requisitos) en cualquier lugar del mundo. ________ 2. Dada exigía la introducción del desempleo progresivo a través de la mecanización comprensiva de todos los campos de la actividad, pues, sólo a través del desempleo se hace posible que el individuo obtenga la certeza sobre la verdad de la vida y finalmente se acostumbre a la experiencia.

Javier Vidal Performance. Un acto. Un show. Una acción. ________ 14

Performear es Performear

Es así como funciona el artista performer, con un poco de los tres: actitud de idiotas, desadaptados y niños; sólo que todas éstas tienen un propósito serio: hacer de la obra un espectáculo digno de verse, pensarse y analizarse atrayendo no sólo publicaciones y exposiciones, sino también una voz que genera discusión en el medio. Algo así como María Teresa Hincapié o Marina Abramovick primero actrices de teatro, hoy figuras dentro de la plástica internacional.


Performear es Performear

Haciendo limpieza encontré un parcial de primer semestre donde yo hacía referencia a un tal Marcell Dushon, hasta el momento sigo riéndome al respecto. El pequeño detalle me hizo entender lo lejos que estaba de toda la retórica, la historia y la teoría del arte y comprendí que, a pesar de haber tenido acceso a una gran cantidad de información, no tengo nada completamente claro. Ahora bien, me voy a graduar, y un papel me hará un poco más creíble como un factor productivo para la sociedad. Productividad es hacer un trabajo que me hará desplazar, casi en línea evolutiva, de un punto X a un fin Y. Sin embargo, el arte y aún más el performance no tienen un fin productivo en sí, excepto dentro de la especificidad artística. Las acciones performáticas son como un enter que saca de la normalidad, que convierte al ejecutador en objeto sin excluirlo en su calidad de sujeto, y otro enter que vuelve a hacer entrar al sujeto como tal en el flujo ordinario de las cosas, dejando de lado la condición que había tomado. Entrar genera un límite. La idea de enter es generar un espacio de diferencia. Las acciones, excluidas de la cotidianidad en su misma inclusión dentro del mundo del arte, hacen este enter, dan un espacio y consiguen generar que quien realiza la acción se ubique en un intermedio con relacion a la vida, donde las cosas pasan sobre y desde él.

15


Esto no implica que el sujeto se vuelva otro durante el proceso, pero la acción consiente comienza en una fracción de segundo donde el performer se desconecta, se objetualiza pues sabe que lo que va a hacer no es un acto más del día, es un performance. Marilyn Monroy, DJ Rey Salomón y Carlos Eduardo Monroy Guerrero –la obra– lo saben con certeza. Ellos son apenas aparecen, y cuando el sujeto habla sobre ellos, los objetos, lo aclara: “El de la foto no soy yo, es el DJ Rey Salomón” Carlos Monroy. Marilyn es ella cuando tiene que ser ella, en su momento. Es verdad, las dos condiciones (sujeto-objeto) se entremezclan. A Marilyn no le gustaría ser ella todo el tiempo, perdería su sentido de ser. Uno no puede ser una acción todo el tiempo, además de poner en

16

Performear es Performear

La acción es transitoria, tiene un solo espacio y un único tiempo. Pero entonces, el sujeto pareciera desdoblarse en el performance, tener un periodo de transición donde, en tan solo unos segundos, se mete en el video y luego, en pocos segundos, después de horas de performance, vuelve a salirse del video, a ser yo. Es esta etapa de tránsito, o mejor de transición, lo que hace que una acción sea un performance.


Performear es Performear

riesgo lo que uno “es”, se pone en riesgo la noción de acción y de performance. Si el desfase está todo el tiempo, deja de ser desfase y se vuelve natural. Tocaría empezar a actuar de manera natural; es decir, como ahora se es normal, para que las cosas empiecen a pasar. Es entonces cuando se desdibuja el lugar del performance y del performer en el mundo, esto ocurre al intentar encontrar algo para definirse, y aunque la posición de desempleado, manifestada por el Dada, resulte cómoda voy a tener que salir a hacer algo: escribir sobre historia y teoría del arte, ser stripper o teórico del reggaetón. Me siento como un verdadero showman, y para qué decir mentiras, me encanta mostrarme. En definitiva soy un mostrón. Por eso siempre pienso que es un show. Consciente de ésto, no el show por el show, sino porque encuentro fascinante la puntualidad que éste le da a la acción. La gente lo va a querer ver. Y aquí me agarro de Marinneti y grito con él: “lo hago público, por la velocidad y el amor al peligro, porque es el medio más seguro para alterar al público”. El momento, al que en principio ingenuo se puede comparar con un desdoblamiento espiritual, ese instante, es el que me interesa penetrar, intentar suspenderlo, alargarlo o sostenerlo y nada más. La voluptuosidad de ser silbado, lo plausible no deja mella y eso es lo que

17


Es evidente que el papel del sujeto es el de performer. La acción siempre se centra y se concentra en uno, uno y solamente uno, el artista es lo importante, el escuchado y al mismo tiempo aislado. El rol social que tomamos ya es un performance, sin embargo esto es no es diferenciado, es la licencia para ser creador y objeto de arte al mismo tiempo. La acción debe ser entendida como tal para serlo, pero si todo tuviera esa consciencia dejaría de ser arte, para volverse vida y ahora lo inusual, lo que produce efectos, sería todo lo contrario. “Había una vez un artista que dejó de serlo por convicción, pues al creer que la vida en sí era una obra de arte todo habia perdido el sentido. Sin embargo, después de su muerte, todo lo que hizo fue vendido como obra”. ________ 3. 31 de diciembre. Mi papá, al ver a mi tía, mi mamá y mi prima cantando Roberto Carlos al ritmo de unas buenas copas, me preguntó:

18

Performear es Performear

queremos que deje.


Performear es Performear

“¿y esto no es performancé?” respondí: “performance, sin acento en la é. Y sí, lo es. De hecho, es el mejor que he presenciado en mucho tiempo”. Lo dije, y en verdad lo pienso así. Era tan espontaneo, tan histriónico y esperaba tanto de su público, que sin duda lo clasifiqué dentro de lo que llamo performance; sin embargo, faltaba sólo una cosa: conciencia, conciencia de acto creador. ________ Los Performers se esfuerzan mucho por mostrar lo “bello” de lo que pasa a diario desmobilizándose y dislocandose de lo “bello” que pasa a diario. Y entonces, ¿por qué insertar el enter?

19


Performear es Performear

1. Porque entrar sugiere que algo va a pasar

20


Performear es Performear

2. Porque todo lo que toco se vuelve arte

21


22

Performear es Performear

3. Por:

*JEFFKOONS*MARINAABRAMOVICK*HERMANNITSCH*MATE WHBARNEY*IVESKLEIN*NAMJUNEPAIK*GUILLERMOGOMEZP EÑA*PIPILOTIRIST*HELIOOITICIA*LIGIACLARK*CILDOMEIRELE S*NELSONLERNER*CINDYSHERMAN*GUNTERVONHAGENS*R ICARDOBASBAUM*MARIATERESAHINCAPIE*ANAMENDIETA* MIGUELANGUELROJAS*DENNYSOPENHEIM*MARCELDUSCHA MP*MARCELLDUSCHON*COCOFUSCO*BLUEMANGROUP*GO RDONMATTACLARCK*CARLOSFAJARDO*SEURAT*YOKOONO* MARINETTI*MAGRITTE*JACKSONPOLLOCK*CHUCKCLOSE*FL UXUSGROUP*GARYHILL*TARSILADOAMARAL*JOSEPHBEAUY S*PIEROMANZONI*ELIASHEIM*MONNAHATUM*LAURIEANDE RSON*PAULMC.ARTY*VITOACONCI*ULAY*SAMTAYLORWOOD *BRUCENEUMAN*VALIEXPORT*GINAPANE*RICHARSERRA*SP LITBRITCHES*VOLPI*GEORGEMACIUNAS*DICKHIGGINS*ROBE RTFILLIOUS*KENFRIEDMAN*ALISONKNOWLES*PIETERVANDE RBEK*JOEJONES*CHIEKOSHIOLI*JONASMEKAS*LUIGIRISSOLO *TRISTATZARA*BRUNOCARRA*EMILIOSETILMELLI*BENVAUTIE R*ALHANSEN*CAROLESCHEEMAN*RAFAELORTIZ*JEANJAQUE SLEBEL*VIENNESEACTIONISM*JOHNLATHAM*MARKBOYLE*G USTAVMETZGER*CHARLOTTEMOORMAN*WILLIAMS*DISCKHI GGINS*OTTOPIENE*HEINZMACK*GEORGEMACIUNAS*SHIGEK OKUBOTA*ALISSONKNOWLES*KATTEMILLET*CODYNODLAND


Performear es Performear

4.Porque todos se van a preguntar. Y él ¿qué quizo decir con eso?

23


Performear es Performear

5. Porque expuse en Europa. Por la aprobaci贸n en el medio art铆stico.

24


Performear es Performear

6. Por una inclusi贸n como alguien que sirve para algo, o como algo que sirve para alguien.

25


Performear es Performear

7. Por el show, el asombro, por generar expectativa. Porque es importante que me pregunten 驴C贸mo lo hizo?

26


Performear es Performear

8. Porque aparentemente la suma de una cosa X + una cosa Y nos da una sopa buenísima. Pareciera que pudiéramos ver mas allá de las cosas y la acción misma no fuera importante.

27


Performear es Performear

9. Por la velocidad y el amor al peligro ยกGracias Marinetti! La sensaciรณn dinรกmica hecha eternidad.

28


Performear es Performear

Así funciona, las excusas para acercarse a la gente, para tocar, para actuar. La acción es más directa, el público nunca esperaría el contacto, la acción frontal, ésta es mi excusa para performear. Performear, no hacer terapia individual o grupal, performear es performear. _______ 4. Un bueno para todo of and for society of and for the body of and for the action un bueno para nada a good-for-nothing. ________

29


Performear es Performear

5.

EVERYTHING

30


SOMETHING 31

Performear es Performear


NO

32

Performear es Performear


THING

________ 33

Performear es Performear


El artista de Performance Versión libre del artista del hambre.

Eran otros los tiempos. Se desnudaba y envolvía kilómetros de hilo en su cabeza, o a veces decidía cachetearse con alguna amiga para hacer notar su _________. En un principio lo disfrutaba, pero después volvía a sumirse en su interior, sin preocuparse por nada ni por nadie, ni siquiera de la marcha del reloj, tan importante para él, la única pieza del mobiliario que nunca permitía que estuviera presente en sus acciones. El honor de su profesión no se lo prohibía, pero lo hacía ver como un idiota, pues el honor en su profesión, aunque existiese, era ambiguo: unos lo veían como genio y otros como un jackass. Reía y hablaba todo el tiempo durante sus actos, mientras no tuviera la boca totalmente llena de algún papel, lo hacía para mostrar al público la injusticia del silencio en estos eventos. Pero de poco le 34

El artista de Performance

El Artista de Performance.


servía, porque entonces se admiraba de su increíble habilidad para decir pendejadas, mientras hacía alguna incongruencia.

El artista de Performance

Siempre estaba dispuesto a pasar toda la noche planeando con sus colegas, estaba dispuesto a bromear con ellos y a contarles historias sobre sus experiencias de acciones fallidas; y, a cambio, oír las de ellos, sólo para encontrar un buen compañero para trabajar, pero sobretodo para mostrarle al público que tenía algo importante que decir y que soportaba hacer las cosas solo, como no podría ningún otro, pues lo importante era demostrarlo, no decirlo muchas veces, sólo demostrarlo. Nadie podía saber por experiencia propia si lo había dicho y hecho bien, si lo había mostrado y ejecutado correctamente, y si en verdad era algo importante a escuchar; es más, nadie sabía si lo había entendido. Sabía –sólo él y nadie en el público– lo fácil y conciso que era lo que quería decir y mostrar. ¿Por qué parar la acción precisamente cuando parecía acabado? ¿Quince minutos, veinte horas o un año? Podía resistir mucho más, tiempo ilimitado. Después venía el comentario. El inquisidor, en el estado pos-público

35


Unos años más tarde, sí los testigos de tales escenas se acordaban de ellas, notaban que si habían sido incomprensibles, locas y fuera de lo común para ellos, hasta para el mismo artista parecían sacadas del manicomio. Sin embargo, durante ese tiempo, se había operado el famoso click, la idea parecía haber resistido, sobrevivido casi de repente; debía haber razones profundas para haber hecho todo ello, pero ¿quién es capaz de hallarlas? Tubo que convencerse que la mayor parte de aquella gente no tenia otro propósito que el de ver un nuevo e interesante show. Entonces los espectadores seguían sin comprender lo que contemplaban, tenían este brillo en sus ojos, en los que se traslucían futuras preguntas sobre la próxima locura a hacer, probablemente sin respuesta. Y ¿si intentaba explicar a alguien el arte del performance? A alguien que no lo siente, de parte del que lo hace pero no lo entiende, entonces no es posible de comprender.

36

El artista de Performance

del artista (o pos-púbico en algunos casos), más parecido a un clímax que a un estado traumático, lo hacía no hacer nada más. En medio de un comentario halagador, con el que apartaban la atención del espectador, del real o no tan real sentido en el que el performer había trabajado.


El artista de Performance

No era el performer quien engañaba. Era él quien trabajaba honradamente, era el público, el sistema, quien se engañaba con respecto a lo que se merecía, lo admiraban con cierta cautela, que los hacia tomar grandes bocanadas de aire. Pero se sobreponían, a su risa, a su miedo o a su poca comprensión, se apretaban en los espacios y aunque, de algún modo querían apartase de las incoherencias que veian allí, se quedaban.

37


Instrucciones importantes de Seguridad

AS: La muerte de mi padre. DL: Cuéntame sobre él, y no me mientas, o lo sabré.

AS: Él era alguacil... y una noche sorprendió a dos ladrones saliendo de una droguería. Ellos le disDL: ...Terns? Hum. Sí te ayudo, pararon. Clarice, habrá algún tipo de “cambio” entre nosotros tam- DL: ¿Murió ipsofacto? bién. Quid Pro Quo. Yo te cuento cosas, tú me cuentas cosas. No AS: No, él era muy fuerte. Resistió acerca de este caso, lógico. Acer- más de un mes. Mi mamá muca de ti. Quid Pro Quo. ¿Sí o no, rió cuando yo era muy joven... Clarice? La pobrecita Catherine Mi papá se convirtió en todo mi mundo, y cuando él se fue quede esta esperando. sola. Sólo tenía diez años. AS: Sí, Doctor. DL: Eres sincera. Creo que sería DL: ¿Cuál es el peor recuerdo de realmente interesante conocerte en la vida privada. tu infancia?

38

Instrucciones de seguridad

AS: Agente Starling. DL: Dct. Hannibal Lecter.


DL: Cuéntame acerca de Miss West Virginia. ¿Era ella un chica talla grande? AS: Sí. DL: Ancha de Caderas, ¿Gordita? AS: Todas lo eran. DL: ¿Qué más? AS. Tenía un objeto puesto deliberadamente en su garganta. Eso todavía no se ha hecho público. No sabemos lo que significa. DL: ¿Era una mariposa? AS: Sí, una polilla, justo como la que encontramos en la cabeza

de Benjamin Raspail hace una hora ¿Por qué él las coloca allí, Doctor? DL: El significado de la polilla es el cambio. De la oruga al capullo y de allí a la belleza. Nuestro Billy quiere cambiar también. AS: No hay ninguna relación entre transexualismo y violencia. Los transexuales son muy pasivos. DL: ¡Chica lista! Estás muy cerca del camino que te llevará a atraparlo. ¿Ya te diste cuenta?

Instrucciones de seguridad

AS: ¡Quid pro Quo, Doctor!

AS: ¡No! Dígame, por qué. DL: Después de que mataron a tu padre, quedaste huérfana. ¿Qué pasó después? No creo que la respuesta este en ese par de za-

39


AS: Fui a vivir con la prima de mi madre y su marido en Montana. Tenían un rancho. Viví allí dos meses. DL: ¿Ganado Vacuno? AS: Ovejas y caballos. DL: ¿Por qué viviste allí por tan poco tiempo? AS: Huí. DL: ¿Por qué, Clarice? ¿El granjero te obligó a practicarle una felación? ¿Te sodomizó? AS: ¡No! Era un hombre muy decente. Quid pro quo, Doctor.

40

DL: Billy no es un transexual de verdad. Pero él cree que lo es. Él a intentado ser un montón de cosas. Espero. AS: Dijo que estaba muy cerca de atraparlo. ¿Qué quiso decir? DL: Hay tres lugares importantes para hacer operaciones de cambio de sexo: John Hopkins, La Universidad de Minessota y el Centro Médico Columbus. No me sorprendería si Billy se postuló para una operación de cambio de sexo, en una o en todas ellas, y que halla sido rechazado. AS: ¿Con qué base lo rechazarían? DL: Busca por disturbios asociados con violencia en menores.

Instrucciones de seguridad

patos de segunda. Clarice.


Instrucciones de seguridad

Nuestro Billy no nació criminal, Clarice. A él lo hicieron durante años de abuso sistemático. Billy odia su personalidad, ¿lo ves? Y él piensa que eso lo hace transexual, pero él es patológicamente mil veces más salvaje y mucho más terrorífico.

41


Un primer Público

El miedo no me deja entender si hay alguien más allá del espejo, o mejor, más acá del espejo que esta consciente de cada fracción de segundo que pasa y que me observa desde afuera. Una primera consciencia, un primer público que esta inherente en mi.

42

Un primer Público

A veces me da miedo mirarme al espejo, me parece que cuando miro hacia abajo, mi reflejo se queda mirándome agachar la cabeza. Así que vuelvo a mirar rápido, y siento como si mis movimientos se coordinasen con los del reflejo, así que de alguna forma percibo el momento del empate en las acciones y pareciera que esto sucediera solo por una fracción de segundo. Cuando mis ojos se vuelven a encontrar con mis ojos, me miro extrañado, repito la acción unas cuatro veces hasta que salgo corriendo del baño.


A good for nothing a good at everything Nada exaspera más a una persona seria que una resistencia pasiva. Si el individuo resistido no es inhumano, y el individuo resistente es inofensivo en su pasividad, el primero, en sus mejores momentos, caritativamente procurará que su imaginación interprete lo que su entendimiento no puede resolver Herman Melville. Hay acontecimientos que determinan la gloria de los artistas y de las personas en general. Herman Melville.

Lo que nos muestra Fillious en su texto “a good for nothing a good at everything” es cierto: el performer no sabe hacer nada, pero lo sabe hacer todo. Sabe cómo crear porque es su trabajo, porque no tiene 43

A good for nothing ...

Mucha gente no entiende el performance. Lo preocupante es que, en teoría, lo que la acción pretende es estar mucho más cerca del público para que sea más efectiva. Es extraño, pero el lenguaje que busca ser más directo es el menos efectivo como medio, apesar de ser efectivo como acto.


otra opción, pero su trabajo no le sirve a nadie especificamente. Esto a menos que el público esté lo suficientemente dispuesto para percibir que no encontrará nada, si no pretende como mínimo precensiar el acto en sí. Pero ¿cómo el público se acerca al más allá si no lo entienden? Aunque afirmar que una persona que va algún lugar no va encontrar nada resulta ser un absurdo, pues esa persona fue hasta allí y encontró que no habia nada que encontrar, resulta tambien absurdo que la primera intención sea aproximarse esperando encontrar algo. Y sobretodo si ese algo es tan específico como la intención del artista. El ego de artista no permite una comunicación real, subestima al público y reduce el acto creador a un acto inútil. El valor se le otorga por otras causas, más que por el gesto en sí, pareciera que finalmente se hiciera porque a mí me gusta y me parece efectivo. Sin embargo, esta razón resulta un poco inocua y vacía, pues finalmente el performer no puede hacer un performance sin público. Y aunque casos de performance íntimos se han dado, finalmente desde el momento en que el relato de esta acción o su registro se hace público precisamente entra en relación con el público como espectador.

44

A good for nothing ...

Los artistas se quejan demasiado por la falta de educación del pú-


blico, sin embargo critican cualquier iniciativa artistica para llevar el arte más hacia el público. En epocas donde el “arte social” está de moda y donde al parecer la polifonía en el discurso es la “voz oficial” podría resaltarse un primer intento de aproximación preferiblemente individual. Preferiría no tener que preferir nada. Y en el fondo, preferiría preferir otras cosas a solo querer un momento de gloria. Esto me hace pensar que ni el performance, ni el arte mismo preferirían nada; ni que los artistas prefieran la fama y el reconocimiento; ni que el mundo de preferencias se base en cosas simples y materiales, como en últimas resulta ser el arte. Escuchamos repetidamente “es que yo no se de arte”. Respuesta un tanto angustiosa cuando pedimos opinión a personas que se encuentran fuera de la academia o dentro de ella. Tal vez, para los involucrados alejarnos del arte en busca de otras perspectivas del sistema es tan imposible como para los que no estan involucrados lo es entrar. Sin embargo, esto no impide que realmente exista un intercambio de ambos campos.

45

A good for nothing ...

Así como resulta angustiosa una respuesta intransigente, resulta intransigente una respuesta angustiosa.


Existe una relación angustia-intransigencia entre el espectador y la obra, que es condescendiente, esto existe cuando la aproximación no se completa efectivamente. También hay otra relación, en verdad esencial, que ni devela, ni espera, ni da y que es inevitable. Aunque pareciera que, con luces, esta relación quiere llamar la atención sobre sí, lo importante caduca en lo vacío del acto. Esto para que el espectador pueda llenarlo, vaciarse todo sobre el acto, quedar vacio, y después volverse a llenar, generando así un tránsito inevitable, para salir del lugar igual que cuando se llegó. El tránsito como distancia no implica cambio, no porque dé igual, sino porque se sabe que por más que el público se esfuerce por entenderlo, esto nunca va a pasar a cabalidad, pues es desde esta imposibilidad desde donde efectivamente el arte trabaja. Por eso preferiría no hacer un performance performático y tal vez preferiria si hacer una acción que simplemente genere el desfase entre vida y arte, entre público y espectador, o mejor aun entre espectador y entendimiento o entre artista y público. La Pilis dijo: Pero, qué sería de un performer sino llama la atención

46

A good for nothing ...

________


1. En la celebración del grado de Maestro que obtuvieron algunos compañeros de mi generación, fui presentado ante un caluroso grupo de tíos de una manera particular. Ellos nos preguntaron qué hacíamos artísticamente. Pili respondió que le gustaba el cine y que hacía cortometrajes, Carmen señaló ser grabadora y pintora, Pipe dijo que trabajaba en edición de textos artísticos, y al llegar mi turno, el querido Maestro graduando afirmó “él es stripper”. Todos reímos, incluyéndome, entonces la tía me miró y me preguntó “¿y eso es arte?”. Ante tal pregunta, súper nervioso, me eché a reír de nuevo y afirmé “bueno no es tan así, lo están reduciendo un poco, lo que yo hago es quitarme la ropa”. Volvimos a reír todos, y percibí que en el aire que sólo yo y los cuatro Maestros sabíamos de qué hablábamos, mientras los otros invitados en la conversación nos miraban con un poco de miedo y desentendimiento.

47

A good for nothing ...

Pensé en lo lejos que estamos del mundo “real”, en lo lejos que el concepto performance está de significar algo para una población mayor, no reducida al circuito de las artes. Amplié la pregunta en mi cabeza, y me di cuenta que somos un circulo tan extrañamente cerrado a la apertura, que preferí olvidarme del asunto y bailar con la tía, para que se diera cuenta de mis dotes de bailarín. La tarde terminó con


un bonito encuentro: la etiqueta de mi camiseta dice PERFORMANCE PRODUCT. El mismo grupo de los cinco Maestros soltó la carcajada, al ver tan linda coincidencia. ________ 2. Mientras más gusta uno más disgusta uno Marinetti – A mí ya el arte de Motas no me gusta. Me parece que sólo quiere llamar la atención– dijo Meli. – Sí –respondió Bryan– ahora es un simple Jackass. – Los jackass sólo tienen una razón económica de existir, lastimablemente yo no tengo esa razón, de cierta forma no puedo excusar mis idioteces bajo ese marco, aunque no pienso que lo sean – Respondí.

48

A good for nothing ...

________


3. Arte como creación, es tan facil en el mismo sentido en que ser dios es facil. Dios es el perfecto bueno para nada Robert Filliou

Un día me corté la mano. Cuando le mostré a mi hermana me dijo: – Pero ¿cómo fue? Ahora decidió apuñalearse para una de sus cosas. – ¡No!, no estoy haciendo nada de eso... por ahora. Ya acabé la Universidad este semestre.

49

A good for nothing ...

________


4.

50

A good for nothing ...

Homero: Prometo no volver a quitarme los pantalones en pĂşblico. Lisa: Quisiera creer eso. ________


ATENCIÓN SE BUSCA

CON OBRA QUE SE DEJE ENTENDER POR EL PÚBLICO EN GENERAL 51

A good for nothing ...

PERFORMER


52

A good for nothing ...

o mejor


ATENCIÓN SE BUSCA

DISPUESTO A ENTENDER CUALQUIER COSA QUE UN PERFORMER HAGA 53

A good for nothing ...

PÚBLICO


________ 5 Ben Vautier

BEN ECRIT SUR LE MURS REGARDEZ BEN VA FAIRE UN GESTE

Carlos Monroy

CARLOS ECRIT SUR LE MURS REGARDEZ CARLOS VA FAIRE UN GESTE

54

A good for nothing ...

________


Transiciones ...

Transiciones inecesariamente necesarias These indiviual peculiarities and habits of consumption resonate even more when individual performers particularize conditions of ego and place. Kristine Stiles

El artista que trabaja de acuerdo a su libre imaginación se engaña sobre su originalidad. Pues esta usando un material que ya ha sido inventado y lo absorbe solo para elaborarlo. Ball

Recuerdo una primera situación. Clase de dos de la tarde, después de haber almorzado, un grupo de veinte personas se reúnen en un pequeño salón de clases, realmente muy pequeño, para discutir una serie de acciones que cada uno había preparado ante la orden de hacer una pieza de “arte sonoro”, totalmente relacionada con el cuerpo del autor. No recuerdo muy bien las otras, la verdad estaba demasiado nervioso como para poder si quiera tener una imagen de las cosas que llevaban lo otros. 55


El show: la verdad es un leve recuerdo, pero de lo que sí estoy seguro es que nada salió acorde a lo planeado (creo que no sólo en mi caso). Mientras cantaba un pedazo del Aserejé de Las Ketshup, las tapas de las ollas en mis rodillas hacían lo suyo y mi cuerpo buscaba espacios de descanso en medio del performance, para calmar las contracciones que provocaba hacer venias hasta el piso, pues necesitaba que el palo de agua en mi espalda cumpliera su cometido. Sí recuerdo intensamente, el sentimiento de vergüenza que esta muestra de imaginación corporal supuso. Más que carcajadas, creo que recibí miradas

56

Transiciones ...

El equipo: una camisa vieja de mi papá, en la espalda mi tía y yo colocamos unos resortes para sostener un tubo de PVC lleno de semillas de fríjol que hacían de palo de agua. En los hombros cosimos dos bombas de esas que se ponen dentro de los sanitarios, que tenían arroz por dentro pero que para diferenciarlas de las del tubo de PVC tenían un poco agua. Otro tubo de PVC colgaba de mi cuello con una bomba plástica que inflaría con ayuda de éste y en las manos un alfiler que actuaría justo en el momento en el que la bomba estuviera llena de aire. Finalmente, tenía dos tapas de olla amarradas en las rodillas, y las haría sonar bailando a manera del twist de los Tupamaros.


Transiciones ...

de incredulidad, los trechos de mis acciones eran tan escandalosos como desligados unos de otros y terminé pareciendo un hombre orquesta sin propósito. A pesar de la lectura bochornosa que hice entonces y que hago ahora, el profesor me encorajó para repetirlo y desarrollo una serie de comentarios sobre los “instrumentos” que había decidido atarme al cuerpo, la charla fue desviándose, así como el propósito del ejercicio, y como siempre terminamos en el espacio permisivo que nos permite la Academia por ser estudiantes de Arte. Y allí estamos en procesos de transición, que se mezclan con los de otros para terminar siendo lo mismo; comienzo aquí, termino allá pero estoy igual, excepto por mi posición espacial. Algo debió cambiar, pero es tan ínfimo que no vale la pena preguntarlo, pues es evidente que quedó allí. Aqui seis de esas transiciones inecesariamente necesarias ________

57


Fueron cuatro días. Comenzó la vitrina, coloqué de fondo musical la canción de Scissor Sisters, que da nombre a la serie de performances, y todas las canciones que hablaban de dar besos que encontré. Abri la puerta de la vitrina, la cual esta ubicada en el primer piso del edificio de arte, cuando abrí vi al público del otro lado, limpié el vidrio con papel para cocina y algun liquido limpia cristales , tomé el primer lápiz labial rojo, lo apliqué en mis labios, besé todo el vidrio insistentemente haciendo lineas de besos y entre ellas escribí el siguiente texto:

OTUP erbmoh nu yoS OHCAM nu yoS LICAF erbmoh nu yoS OHCAM yum yoS osep ed samelborp noc erbmoh nu yoS No me quede un periodo de trabajo de ocho horas, mi overol no tenía nombre del almacén donde quedaba la vitrina, pues la vitrina

58

Transiciones ...

I see you kissing Damn You look good!


Transiciones ...

no queda en ningún almacén. La acción duró más o menos cuarenta minutos.. Hablé de lo que quería hablar tomando un idioma que se dio a conocer a través de alguien más, y al mismo tiempo hablé del lenguaje, consciente de intentar hablar de todo. El segundo día, también con música de besos, limpié del vidrio el resultado del primer día, despues de terminar con el rito de limpieza pinté mis labios, los repinté dos veces, haciendo círculos concéntricos que se expandieron por toda mi cara, dejando el labial esparcirse sobre mi. Abrí la cremallera del overol y me fui desnudando, a medida que pintaba mi piel con el pintalabios, cuando éste cubrió todo mi cuerpo, lo repasé buscando los espacios en blanco. Al terminar de pintar mi cuerpo, me sente en el borde de la vitrina y vestí unas medias de malla, poniendo cada pierna lo más paralelamente posible al torso y finalmente, intenté darle un beso al vidrio, como si todo mi cuerpo fuera una gran boca, que pretendía abarcar toda la vitrina en un sólo intento. El tercer día, con la ayuda de María Alejandra Estrada hice una nueva versión de TRA 8mm, hecho con Tamara cuando estuve en Brasil. Como las dos veces pasadas, abri la vitrina, limpié el vidrio y besé

59


SHUT UP AND KISS MY GLASS 60

PU TUHS DNA YM SSIK SSA

Transiciones ...

la vitrina esta vez sin labial aplicado en mis labios. Justo despues al ritmo de Maria shut up and kiss me, llamé a María quien se encontraba entre el público, cada uno se aplicó pintalabios y comenzamos a besarnos separados por el vidrio. Primero encuadramos un espacio de la vitrina con los besos, como si fuésemos un reflejo nos besamos hasta completar el cuadrado en ambos lados del vidrio. Después, cada uno fue a la esquina izquierda de su respective lado del vidrio y comenzó a escribir un texto. El texto, casi incomprensible para los espectadores, decía así:


Transiciones ...

Uno era reflejo del otro, dimos una orden ambigua y sólo nos encontramos en algunos puntos, sólo por instantes nuestras bocas se encontraban, separadas por siete milímetros, sólo unos milímetros para besarnos realmente y, en teoría, formar complementos; sin embargo, esa imposibilidad nos mantenía con el deseo de hacerlo cada vez más. Finalmente, el cuarto día, limpié por última vez y busqué la respuesta en la misma pregunta que María Teresa Hincapié planteó en su performance: “¿Es esto teatro?”. Entonces, de la misma manera, tomé el labial, di un beso, dibujé un globo de diálogo que empezaba en mi boca y respondí: “¿Es esto una copia?”. Hice otro globo y en él escribí: “¡No sé, pero espero no sea teatro!”. Coloqué todos los labiales usados en el piso dentro de la vitrina y cerre la puerta. ________

61


62

Transiciones ...


Transiciones ...

Tipo Colômbia. Desde mi llegada a Brasil en agosto de 2007 me vi inmerso en una nueva cultura que me reclamaba por posiciones preconcebidas sobre su identidad y que siempre ponía discursos sobre la mía, a manera de broma en la mayoría de las ocasiones. Y aunque no niego que ser colombiano me abrió la puerta de algunos bares y el interés de muchos personajes durante mi estadía, me desconcertó la relación casi nula e indiferente entre los dos países. Pensar que en el Brasil sólo hay garotas semidesnudas, travestis y samba es lo mismo que creer que acá es sólo FARC, bombas y farinha (cocaína, por supuesto). Sin embargo, la lectura es diferente. En las conversaciones no surge nunca desconfianza, sino una complicidad. Es extraño, como si el hecho de que todos seamos “tercer mundistas” nos permitiera un marco de ilegalidad. Inmerso en esta idea, me topé con una canción de funk que se llama Tipo Colômbia, de donde nació todo el proyecto. La canción de Mc. Frank compara la fabela donde el nació con Bagdag, y está con Bogotá. La letra nos lleva por parajes sobre agresión entre pandillas, sonidos de metralletas y trechos donde se habla

63


Me armé coraje y, al igual que un artista brasilero, que sale a la calles de NY a preguntar en qué dirección queda Brasil, salí a las calles a preguntar en donde quedaba Colombia. Los habitantes do segundo pais mais grande do mundo no sabían que Colombia quedaba en la punta norte de Suramérica, que somos sus vecinos por la amazonia, y nos confundían con Bolivia o nos situaban entre Perú y Chile. De esta forma surgió la primera acción de la serie, llamada:

• Procura-se gringo para aulas de Geografía. (Se busca gringo para clases de Geografía)

Por algunos comentarios que me clasificaban de gringo (pues gringo es todo aquel que no habla portugués, no importa de donde sea) me dispuse a ser tablero para una clase de geografía. Con labial y lista en mano, me acosté sobre la mesa del salón, y sobre un mapa de América, dibujado sin limites previamente en mi pecho, pedí a cada uno de los asistentes, llamándolos por sus apellidos a manera de clase escolar, que dibujaran uno por uno los limites que faltaban en el mapa. 64

Transiciones ...

de mercado ilegal de sustancias psicotrópicas. La palabra farinha (harina=cocaina) y necesidad familiar cruza varias veces el texto.


Transiciones ...

La experiencia del alumnado era de sorpresa. Se daban cuenta que no sabían que Perú, Colombia y Ecuador no eran el mismo país, y que Bélice existía en algún lugar de América Central. En medio de risas nerviosas los límites de una nueva América se fueron creando en mi pecho, no era una América ideal era sólo una imaginada dentro de otro territorio. Así, después de concluir con cada uno de los países, me levanté de la mesa dejando ver un mensaje que tenía en la espalda, cuyo negativo quedó impreso en la mesa, que decía una cosa así: CHILENO COLOMBIANO VENEZUELANO PERUANO BOLIVIANO CUATE TANTO FAZ... En español, “tanto faz” traduce “da igual”. Después de hacer que lo leyeran en coro, dije que aquí todos éramos gringos, escribiendo “gringo” sobre el mapa, y afirmé que yo, por mi parte quería travestirme en brasilero, para lo que me puse labial y

65


Esta primera acción había sido un tentempié para hablar de relaciones Brasil-Colombia, pero no para hablar de Colombia-Brasil, para lo cual me remití al mundo del arte.

• Cosmo Farinhas e zero pesos colombianos ou zero reais brasileiros. (Cosmo harinas y cero pesos colombianos o cero reales brasileros)

Tomando las Cosmo Cocas de Helio Oiticia y Zero Dolars de Cildo Meireles, dos grande del sistema artístico internacional, referencia de Brasil como centro latinoamericano para la plástica y grandes nombres dignos de ser reinterpretados, desarrollé el siguiente performance. Entré a la sala y pedí un billete a cada uno de los asistentes, puesto que no había colombianos presentes, todos fueron reales. Los puse en una bandeja de plata y sellé en cada uno, justo al lado del valor en letras, el siguiente texto:

66

Transiciones ...

besé la tierra donde estaba. La diversión se había convertido en un silencio incómodo, que se fue generando al ver el mapa, el beso y la actitud del mismo alumnado. Fue allí cuando el profesor sólo pudo pedir que se continuase con el siguiente trabajo.


Transiciones ...

OU 0 pesos Colombianos. (o 0 pesos colombianos) Había otro sello que no se usó, por falta de pesos colombianos en el lugar, que decía: Ó 0 reales brasileros (ou 0 reais brasileiros) Después de sellar los billetes, los enrollé y los dejé sobre la bandeja. Saqué de mi maleta un paquete con forma de ladrillo, envuelto en bolsas negras, proyecté en el suelo una imagen de la cantante Farina y, a manera de las Cosmo Cocas de Oiticica, con la harina para hacer arepas que llevaba en el paquete en forma de ladrillo, hice una Cosmo Farinha con la imagen de la cantante del reality colombiano en el suelo. Al ritmo de Farina, expliqué quién era, tomé uno de los rollos y aspire un poco de su retrato por la nariz, extendí la bandeja con los otros billetes y pedí a cada uno de los espectadores que me imitaran, y aspiraran un poco del producto colombiano del que tanto se hablaba: la farinha, como años atrás lo hizo Oiticia sobre las fotos de los famosos de Hollywood de la época en una galería de NY.

67


• TRA 8 mm

Antes de tomar el avión hacia Sao Paulo, mi papá me dio dos consejos. El primero era que siempre usara condón –esto por aquello del alto índice de VIH, un mito mas del país vecino– y, segundo, que siempre me asegurase ante cualquier situación de que la chica fuera una chica y no un chico, pues una de las razones de este alto nivel de VIH es la promiscuidad con travestis, y pues para que el estuviera más tranquilo, le dije que lo haría. Me causó gracia que sin conocer el país, más de la mitad de mis tíos me dieran el mismo consejo a forma de chiste, pero, en el fondo, realmente asustados. Entonces surgió esta frase “se o colombiano é traficante o brasileiro é travesti” (si el colombiano es traficante, el brasilero es travesti) Cuando la escribí me pareció peligrosa y chistosa al tiempo, pero después de unos segundo me di cuenta que más que peligrosa era am-

68

Transiciones ...

Un juego de palabras, con un juego del arte, Harina = Farina = Farinha = Cocaína una vez más, relaciones pobres entre países; los referentes artísticos de un lado son tan inocuos como los referentes sociales.


Transiciones ...

biciosa. Yo era automáticamente traficante, ellos automáticamente travestis. Me pareció interesante definir desde lo apartado, desde lo underground, desde lo ilegal y entendí el porqué del aire de complicidad de “tercer mundo” en las conversaciones. Pedí a Tamara que me ayudase. Cerramos la gran puerta de vidrio de la facultad y un guardia de seguridad impedía que alguien abriera la puerta, antes de cerrar dimos al público la oportunidad de salir o entrar al edificio. Vestidos con mallas, un pantalón corto camuflado, camiseta negra y tacones blancos para mí, y tacones negros y camiseta blanca para ella; nos paramos en los lados opuestos del vidrio, sacamos del liguero labiales que simulaban municiones, nos pintamos los labios y nos besamos. Inicialmente, el beso era idéntico, éramos reflejo, hacíamos la misma figura: tres letras que escribían TRA. Al terminar la sílaba, nos separamos. El beso dejó de ser conjunto. Escribí VESTI de forma tal que ella pudiera leerlo y ella escribió FICANTE para mí. TRAVESTIFICANTE. Un juego de palabras que nos remite a las dos condiciones, tevesti, traficante y al acto sexual. (En portugués, una de las acepciones del verbo ficar implica relación sexual)

69


La presencia de un elemento recurrente en la serie me llevó al siguiente y último performance.

•SOU UM CARA TIPO COLÔMBIA, TA LIGADO! (Soy un man tipo Colombia, me entendés!)

Entendiendo el labial como una potencialidad en sí, pues es el único adminículo que una mujer necesita para ser femme fatal y el único que un hombre necesita para parecer o intentar ser mujer. Mientras bailaba al ritmo de la música, besé una pared con labial rojo escribiendo el coro de la canción “sou um cara tipo colômbia, ta ligado!”. Con un texto sumamente masculino y agresivo, de pandillero, la escritura con los besos, se mezclaba con un baile erótico, femenino, pues el funk se baila haciendo movimientos pélvicos, agachándose,

70

Transiciones ...

Al terminar, volvimos a unir nuestras bocas separadas por los 8mm (que también recordaban el calibre de un arma) en un punto que delimitaba las palabras. Abrimos la puerta y cada uno salió por su lado.


Transiciones ...

y elevando las nalgas a la altura del hombre quien generalmente se ubica detrรกs de la mujer. ________

71


72

Transiciones ...


Transiciones ...

Dos Covers Abramovikianos Me dediqué por un tiempo a hacer remakes de grandes performances de Marina Abramovick. No escogí la figura, simplemente las oportunidades se fueron dando para que ella se tomara los derechos reservados sobre mí, no fue sólo una cuestión de gusto lo que rigió la escogencia.

•Light / Dark - Carlos Monroy y Maria Alejandra Estrada disponible en: www.youtube.com/watch?v=4DeyrwSGWkg

Oma del R, una plazoleta de la Universidad de los Andes, una de la tarde. Escogimos el lugar teniendo en cuenta que allí queda un restaurante. Enfrentamos dos bancas en el corredor principal de entrada a la plazoleta, justo en frente de la caja del Oma. Nos sentamos. Tomé una gran bocanada de aire y le di el primer bofetón en la cara a María Alejandra, me respondió de la misma forma. El contrato era claro: ninguno debía parar hasta que el otro le pidiera que parase. Así fue en un principio, bofetón va, bofetón viene. Durante los primeros tres minutos, parecía un juego de ping-pong, espacio para risas y miradas cómplices entre nosotros y para comenzar

73


La rabia empieza a llenarme el alma, me veo desamparado en una realidad: si yo le pego duro, ella me pega más duro; luego mi reacción debe ser o pegar más duro o no pegar. No puedo disminuir la fuerza, pues la debilidad, digámoslo así, no es digna de machos. Entonces se vuelve una competencia, el tiempo se dilata y cada cachetada es más fuerte. El tipo de golpe es diferente. El de ella es seco, con toda la palma sobre mi mejilla. El mío es con las yemas, tomando impulso con todo el torso, no sólo se cansa mi mano, mi espalda y mis piernas se ponen tensas al esperar los golpes. Alguien dice “él no le esta pegando tan duro como ella”. Me doy cuenta y envió la siguiente cachetada con más fuerza, ella las sigue respondiendo. Las miradas se entrecruzan, hay odio en ellas. Yo estoy cansado, ella ha contenido dos veces las lágrimas, pero se las traga. “Esto no puede parar así”, imagino que ella pensó. Los de seguridad

74

Transiciones ...

a desesperar al público. Después de un tiempo, la situación comenzó a descontrolarse, no sólo por parte de nosotros, los participantes directos en la acción; también por el público. Algunos pedían que paráramos, pero las consecuencias se llevaran hasta el final, igual que las causas.


Transiciones ...

empiezan acercarse, hasta el momento han pasado unos cuatro minutos treinta, todavía no se pone bueno para algunos, entre la audiencia un estudiante de psicología intenta persuadirnos a gritos diciendo: “¡No más por favor!”. Siento un golpe que pensé le pondría fin a la cuestión, pero en cambio, me armo de valor de nuevo y respondo. La siguiente cachetada no espera, tomo un poco de aire pero no me rindo, ella me mira como diciéndome: “te tengo aquí en mis manos”. Entonces pienso: “Qué débil soy, una niña me esta dando en la jeta en público y no puedo devolver el golpe tan duro como ella. Se está aprovechando de mi condición”. No sé si es imposibilidad física o social, en todo caso devuelvo los golpes y cuando escucho comentarios los respondo con más fuerza. Estoy rojo de ira y de golpes, ella esta igual de herida, pero más controlada. Piensa con la cabeza más fría. Siento un cachetadón que no me dejaría continuar y otro continuo que pondrá fin a la acción. Me llevé al limite, la boca reventada por dentro y mis fuerzas físicas agotadas, ella había ganado la batalla, pero la guerra continuaría al otro día. Nunca me ha quedado claro de que era mi imposibilidad, si de fuerza o de valor.

75


Aun escribiendo esto siento la vibración en mi cara, el miedo en mis piernas y el dolor pos derrota.

• Imponderabilia -- Johanna y Carlos Monroy

Durante un curso de performance, donde había alumnos de la Nacional, los Andes y la ASAB, después de haber visto todas las acciones del día, se generó una mesa redonda, para debatir lo que se había visto durante la sesión, todo trascurría con normalidad. Aproximadamente después de quince minutos de charla, percibí que una de las niñas había comenzado a quitarse la ropa de una forma muy sutil. Primero los zapatos, luego las medias, luego el saco. Lo noté cuando todavía tenia camisa y pantalones, me quedé mirándola. No podía creer lo que estaba pasando, era como si me gritaran en la

76

Transiciones ...

Consecuencias: a mi me dolió la cara toda el día, sentía la mandíbula descuadrada. A ella se le quemaron las mejillas, tuvo manchas en la piel una semana. Las fuerzas diferentes, la intensidad, la forma de pegar, las relaciones de poder dibujadas sobre los mismos cuerpos sujetos y objetos de estas. Diferencia en el trato, diferencia en la forma. Ella ligth, yo dark. Ella dark, yo light.


Transiciones ...

cara que el hecho de desnudarse implicaba performance automáticamente. No tengo nada en contra del desnudo, por el contrario, lo uso recurrentemente. Pero la posición donde lo estaba encontrando me parecía complicada, lo vi como una excusa, como algo lógico que tenia que pasar dentro del espacio. Pensar que hacer performance es desnudarse es tan básico como pensar que desnudarse desmitifica el cuerpo en una forma directa. La misma vida le gana a uno y entonces, si quieres estar en bola sin hacer una construcción alrededor de ello, pues ve a una comunidad nudista. Siempre la vida nos gana, no importa que tan extraño sea nuestro performance, alguien ya lo hace sin llamarlo así, en especial el desnudo. Quería pararme, gritarle, decirle que lo que hacía no tenia sentido sino fuera por el contexto permisivo donde se encontraba, pero no pude. Sentí que salir insultando sería demasiado agresivo y al mismo tiempo igual de básico, decidí actuar de otra forma. Lo más sutilmente que pude comencé a hacer lo mismo que ella, parecía un gesto conciliador y eso termino siendo. Era extraño, que yo lo hubiera hecho no le restó importancia a que ella lo hubiera hecho, ahora había dos cuerpos desnudos en la sala

77


Finalmente la reunión acabó, la tomé de la mano y le pedí que se reconciliase conmigo, parándose en la puerta como lo hicieron Abramovick y Ulay décadas atrás. Todos los estudiantes pasaron por el medio de los dos para salir del aula, algunos incómodos, otros no tanto, conversamos hasta que el último salió. Si te desnudas es para construir alguna cosa, pensé, lo dije y finalmente sentí que lo hice. ________

78

Transiciones ...

en la mitad de una reunión académica. Lo complicado es que los dos estaban acomodados en la misma posición, el lugar cómodo en donde se situaban no los dejaba estar fuera de contexto. El contexto era permisivo para que pasara cualquier cosa.


79

Transiciones ...


Siempre que veía el nombre de la Diva más famosa de los años cincuenta, recordando un poco como mi mamá le dice a mi papá los domingos, yo cambiaba la letra E del final del apellido de la actriz por una Y, volviéndolo mi apellido. Esta acción, ejercicio que me travestía y que la travestía a ella, me permitía fantasear sobre ser súper modelo y símbolo sexual que marcara generaciones, y situarla a ella como una simple estrellita con apellido criollo, con muchas ínfulas y poca potencialidad para hacer televisión o cine en Hollywood, de modo que las implicaciones que sus acciones como actriz criolla, o de las mías como súper modelo, se hacían cada vez más potenciales. Así, un día puse mi cara (a manera de montaje) en una foto con el cuerpo de la actriz. Siendo más exacto, tomé la foto más representativa de la Diva: “The Seven Year Itch”, tomada en 1954 en una de la rejillas externas del metro de New York, y con esta fuerte pero atractiva imagen me di cuenta de las mil coincidencias que en la historia comenzaban a surgir.

80

Transiciones ...

MARILYN MONROY La piquiña de ocho años “The Eight Year Itch” Feliz Birthday Senhor Presidente


Transiciones ...

No era sólo mi nombre con el de ella, o mis ganas de estrellato y fama. Era la imposibilidad de poder ser, lo que nos hacía tan similares. Yo de ser E (monroE) y ella de ser Y (kennedY). Entonces comienza el viaje. Viviendo en Sao Paulo y dándome cuenta de que la situación política de mi país no puede llegar a ser más ridícula, me imagino que soy la amante del Presidente por tan sólo unos segundos, reflejando un poco lo ridículo de la situación, tal vez encontrando en el acto amoral una forma de esclarecer otros problemas y llevándolo al extremo de travestirlo para hacerlo ridículo e hilarante. Busco los zapatos, las pelucas y mi tía me hace un vestido igual al más famoso que la Diva tenía. Ya no me imagino mi país, me imagino el lugar donde estoy y el posible escándalo en la prensa de este lugar (Brasil), me doy cuenta que las relaciones de poder no son tan diferentes, que la reelección esta próxima –al igual que en Colombia– y que en el país de origen de la superestrella, la situación no es muy diferente. En el incómodo limbo de ser poco femenina para ser travesti pero demasiado femenina para ser hombre, tiene el valor para emborracharse y mostrar el descaro moral de los primeros hombres de la nación,

81


Ocho años de piquiña, motivo para que Marilyn celebre, cante y grite su imposibilidad de ser la oficial, a pesar de mostrarse como la situación real (el hecho) una vez más. Entonces Marilyn Monroy sale a la calle, busca una rejilla, espera que pase el metro y justo en ese momento las cámaras paulistanas toman su mejor ángulo. Después va a un bar, se embriaga, busca una tarima y canta el cumpleaños, el parabens y el happy birthday a cada uno de sus amantes hasta perder el control y el equilibrio. Parabens, Mr. Uribe Feliz Cumpleaños, Senhor Bush Happy Birthday, Señor Lula Allí están ellos, los dueños del poder, y aquí abajo “UNA” esperando ser rescatada, medio borracha y ya comida, aún con la esperanza de ser salvada, aceptada y amada, pero completar el acto es lo único que queda, quedar borracha de verdad y no esperar nada más. Si la amante del Presidente no fuera una despampanante actriz rubia,

82

Transiciones ...

como si ésta fuera su tarea: no ser lo que ella quiere para poder ser otra cosa, igual que su pseudo-homónima.


Transiciones ...

sino un travesti con ínfulas de diva, sería muy probable que el escándalo fuese aún más importante que la misma situación que los tres países están viviendo hoy, y con seguridad tendría más despliegue informativo en las secciones de política y farándula de los noticieros, periódicos y espacios artísticos que las nuevas ordenes y leyes de los mandatarios en el poder. ________

83


84

Transiciones ...


Transiciones ...

Los chicos no lloran Cuando se entraba a la sala, donde se encontraban un montón de obras montadas en las paredes, el olor hacía presentir que algo espeso se calentaba. María me esperaba ya lista con su uniforme, no pudimos comprar bajalenguas, así que utilizó un palito que normalmente usaba para las cejas. El público podría presentir de cierta forma lo que iba a ocurrir, aunque la incertidumbre habitaba el lugar. Entré y me senté en una banca. Clara le dio play a Los chicos no lloran de Miguel Bosé, que dice algo así: “es mi vida ah! no quiero cambiar los chicos no lloran tienen que pelear”. Así comenzó la cuestión, con el palito María me embadurnó la cera en el lado derecho de la barba que tenia mas de cuatro semanas de no haber sido rasurada ni cortada. Tomó uno de los paños blancos y lo puso sobre mi cara. La gente se miraba asombrada y con dolor, me agarré de la orilla de la banca, esperando que la cuenta diera tres, al llegar a dos María haló. Para ser sincero, creo que al público le dolió más que a mí. Fueron más o menos unos treinta impactos con la música en loop y los ¡auuu! o ¡uichhh! de la gente de fondo. Los quejidos aparecían dos segundos antes que María hiciera su trabajo con una de las bandas

85


La faena terminó cuando mi cara estaba sin un solo pelo de barba, el toque final fue el bigote el cual no salió del todo por estar muy corto. A pesar de haberse quejado, el chico no lloró. Al salir del recinto el chico escucho el siguiente comentario, que colmo sus expectativas con respecto a la acción realizada: – ¡Qué man tan macho! – ¡Qué va güevón, mucho marica! ________

86

Transiciones ...

blancas sobre mi cara.


87

Transiciones ...


Decido ponerme en juego como un ejecutor. Pido a un grupo de amigos artistas (en su mayoría performers de profesión) y profesores que me den un script de uno de sus performances o de alguno que nunca hubieran realizado. Hago una lista con ellos y los enumero, hago una propuesta visual y compongo una rockola de performance, en donde el público tiene la opción de escoger qué quiere ver. La Performola funciona así: el público entra al lugar donde vaya a ser presentado y el ejecutor se encuentra listo para ofrecer el menú y esperar la escogencia de la persona que allá pedido turno. Si ésta da la orden de hacer el performance numero dos, el performer saca los materiales que necesite, dice quien es el autor del performance, lo presenta si esta entre el público, y realiza la acción respetando el limite de tiempo y las instrucciones precisas que el autor allá dado para su trabajo. Terminado ese performance, la siguiente persona en la lista escoge otra acción del menú y el ejecutor lo desarrolla, y así sucesivamente hasta que el tiempo o el ejecutor decidan terminar La Performola. En la primera edición de La Performola fueron llevados acabo:

88

Transiciones ...

La Performola


Transiciones ...

• Influências 2 de Meiko Velez: Tres pequeños peces son puestos en tres vasos vacíos, después de llenar el primero con agua, se pasa el líquido del primer vaso al segundo con un pitillo, dándole el agua al segundo pez para que éste pueda nadar en ella. Luego se repite el procedimiento del segundo al tercero, de modo que este queda lleno. Finalmente, el performer bebe toda el agua del vaso. Durante la ejecución, el público se mostró muy preocupado por la suerte de Hugo, Paco y Luis los tres pescaditos. Ninguno murió • Cabeça de Tamara de Andrade: El performer toma una madeja de lana y la enrolla toda en su cabeza. Al terminar este proceso, comienza a cortar el hilo por la frente con unas tijeras de punta roma hasta quedar libre. La ejecución, además de extenuante física y mentalmente, se vuelve un proceso de agonía para el público y para el ejecutor • La Turbina de Maria Alejandra Estrada: Para empezar se toma un salchichón cervecero, un cuchillo y unos palillos. Al ritmo de la champeta la turbina, la cual dice algo como: “undelo, undelo, undelo to, na afuera, na afuera” se corta el salchichón en pedacitos, se le ponen los palillos y se ofrece al público.

89


• Yo confieso de Federico Guerrero: Un texto, una lámpara y un vaso de agua. En su discurso, Federico confiesa una serie de realidades de su vida. Confesiones de tipo sexual, familiar y social, por ejemplo su homosexualidad tienen espacio en el texto, lo raro es que habla como si fuese una mujer. Al ser ejecutado, resultó ser demasiado fuerte para el público, pues no se sabía donde estaba el valor de la verdad, si en el ejecutor o en el autor. Estas acciones de la Performola fueron llevadas a cado durante el primer encuentro de performance de Bogotá 25 al azar, en los sótanos de la Avenida Jiménez, propiedad de la ASAB. El festival empezó a las 5 p.m. y terminó a las 9 p.m. La Performola estuvo activa durante las cuatro horas del evento, ejecutando acción tras acción, según la elección de los espectadores. ________

90

Transiciones ...

• Sin título de María Quijano: Se cortan las uñas de los pies y de las manos, y se pintan haciendo de un acto cotidiano e íntimo, algo público. Mientras fue ejecutado se volvió un espacio de conversación con el publico sobre el por qué la escogencia de ese color de esmalte y como quedaba de bien.


91

Transiciones ...


Homo-performer. ¨ For best performance lubricate with silicone” Titulo de la obra: Carlos Eduardo Monroy Guerrero Autor: Carlos Eduardo Monroy Guerrero Año: 2008 Dimensiones: 1.70 alto * 1.67 ancho * 86 cm diámetro * 66 Kg Técnica: Mixta. Este texto girara entorno a la figura del homo-sacer, un ente mitad animal mitad humano, a partir del cual Giorgio Agamben intenta explicar en su totalidad en el libro Homo-sacer: Estado de excepción I y II. El homo-sacer fue una figura durante la creación del estado de Derecho Romano, al cual eran atribuidas dos características de orden judicial, es decir dos características que eran emitidas y reconocidas por el estado, estas eran la impunidad de darle muerte, lo cual hacía 92

Anexos

Anexos


que el atacante no fuese juzgado, y la prohibición de su sacrificio.

Anexos

Por estas condiciones el individuo que vivía como Homo-sacer habitaba un sitio fronterizo entre la legalidad y la ilegalidad de su propia vida. La leyes dictaminaban que su muerte por sacrificio a los dioses era ilegal, y al mismo tiempo permitían a quienes eran considerados ciudadanos tomar la vida de cualquier homo-sacer en sus manos, sin ningún castigo aparente. Esto hace que el lugar donde habita la vida del personaje, la vida insacrificable pero que puede dársele muerte, sea el espacio de la vida en sí misma, no entendida como el conjunto de cosas que componen un ciudadano, sino como la propia vida desnuda, la vida sagrada. Al otorgarle este lugar de ambigüedad, la violencia sobre este cuerpo, no es clasificable “como sacrificio, ni como homicidio, ni como ejecución de una condena, ni como sacrilegio”, en las palabras del autor. Así bien, condena al individuo a coexistir con un tipo de sacralidad, que impide cualquier acción por parte del ciudadano y del mismo Estado. De este modo queda desnudo ante la ley en vida, muerto como ente social vivo como ente natural. Y es en esta vida natural, donde todo el derecho moderno se baso, para permitir a los ciudadanos libertades y dar deberes los cuales son

93


Pero este derecho a la vida constituye un paradigma básico en la generación del mismo estado de derecho, la vida nuda parece no ser tenida en cuenta pues es en ella misma desde donde se entienden los valores inalienables, y solo se le permite a la vida social tomar partido sobre estos derechos y deberes de los ciudadanos. Pues es en sociedad que la vida parte del mismo significado antagónico que tiene, que es la posibilidad del dársele muerte, como si esta sólo pudiera entrar a la ciudad bajo la excepción de poder recibir muerte y de ser insacrificable. La vida se vuelve sagrada para todos los ciudadanos; sin embargo, ésta puede ser tomada por el Estado o por otro ciudadano, en cualquier momento. Así bien, vida natural y vida social se separan, la vida natural nace en su anulación por parte de la vida social, como si dejásemos de ser vida natural por el hecho de vivir socialmente, como si tuviésemos un doble espíritu, uno que nos permitiese entendernos como animales y otro como humanos. Así nacen ciertos ritos funerales sobre los cuerpos de los soberanos, aquellos únicos capaces de modificar la normatividad y el orden social. Sus cuerpos y sus esfinges en cera son rendidos en tributo funeral dos veces, una vez con el cuerpo y otra con al esfinge. El rito es hecho de la misma forma con ambos,

94

Anexos

entendidos como inalienables a los seres humanos.


esperando que no sólo se le rinda tributo a los restos mortales, sino también a esa parte irreductible de memoria, que tenía el soberano. Todo se desarrolla como si éste tuviera dos vidas en un solo cuerpo, una natural y otra sagrada, que sólo después de un segundo rito puede ser entendida y divinizada en el cielo y en la tierra.

Anexos

Así el soberano y el homo-sacer cohabitan un lugar donde su homicidio no se incluye dentro del género homicidio. En uno se entiende como más que delictivo y en el otro ni siquiera es entendido como un hecho punible. Las dos figuras nos llevan a pensar en una vida dividida todo el tiempo, una vida que obedece a un estado cero o desnudo ante el mundo y ante la sociedad, donde se es posible la comparación con un hombre-animal. Un mitad Hombre mitad bestia donde el derecho no ejerce, por la misma razón que no existe genocidio sobre animales, pero al vivir en sociedad se activa otra parte del ser humano, que vive socialmente y sobre el que el derecho actúa en toda su magnitud. “El Hombre es un lobo para el Hombre” Hoobs De allí parte la afirmación, no de un simple deseo de conservación. Es

95


Una etapa de transción de bestia a hombre y de hombre a bestia. Una etapa de transición de hombre a cosa y de cosa a hombre. En esta misma ambigüedad nasce el homo-performer una mitad cosa, la otra mitad humano, incapaz de diferenciarse, de poner un limite a el lugar desde donde actúa. La obra se confunde con el mismo ejecutante, como si la vida natural le ganase a la vida y al rol social, Obra y Obrante generan uno solo ambiguo, sobre el cual se pretenden perder todas esas condiciones inalienables del humano pero que se refirma aun mas como humano cada vez que se niega sobre si mismo. El estatus que sus acciones dan son demasiado ambiguas para mantenerse en un solo lugar, su cuerpo ya no es solo cuerpo pensante y creador ahora su cuerpo pasa a funcionar como creación como parte activa de ella, como obra en si misma que sustenta la acción, como fin y como medio de ella.

96

Anexos

más cuando la bestia semi-humana, que decide imponer una fuerza sobre la otra vida, no un instinto de conservación pensante, sino una vida desnuda que clama por la impunidad de sus actos o de los actos celebrados sobre otra vida desnuda.


La obra se encuentra debidamente embalada y con los papeles en lĂ­nea para salir del paĂ­s.

Anexos

________

97


ESTE LADO ARRIBA

No, no es un cuadro de mí. Ni una escultura. ¿No tienen un formato o algo así? Digo, para poner los datos de lo que uno quiere exportar. ¿No? Sí, sí, ya sé que mi caso es muy raro y que nunca le habían pedido algo así. Entiendo. Pero no, eso no me serviría. Sí claro, viajar en avión sería mucho más sencillo, pero no es lo que estoy pidiendo. ¿No le parece un poco narcisista? No, no veo por qué. Es más, me pareció que mirándome así, como diciendo “¿no le parece un poco narcisista?”, lo único que va a lograr es demorar más la fila, y que los que están atrás se empiecen a quejar por la demora. Debería decírselo, ya, de una. Mire señorita. Tengo todos los papeles en orden: traje las fotos, llené todos los datos, sólo me falta lo de la constancia, pero entenderá que no es tan sencillo. Si usted misma aún no me ha entendido. No, claro que no es un chiste. ¿Usted cree que me voy a pasar todo el día aquí

98

Anexos

No, no señor. Lo que yo quiero no es eso. No sé si me expliqué o me esté explicando bien, pero estoy seguro de lo que quiero, de lo que quiero, de lo que estoy pidiendo. Mejor dicho, lo que necesito es saber qué necesito para exportarme.


plantado sólo para hacerla reír? Pues no. ¿Me permite su esfero? Listo, muchas gracias, entonces yo voy allá, de 9 a 5, ¿cómo me dijo que se llama el señor con el que tengo que hablar allá?

Anexos

Buenas, ¿la fila para averiguar lo de las exportaciones, es acá? por Clara Giraldo.

99


100

1.

Between Water and Stone Kristine Styles

2.

FluxAttitudes Cornelia Lauff & Sussan Hapgood

3.

Nuevas Tendencias Teatrales Javier Vidal

4.

Antagonism and Relational Aesthetics Claire Bishop

5.

Usted Esta AquĂ­ Maria Alejandra Estrada

6.

Bartleby, el escribiente Herman Melville

Lecturas revisadas

Lecturas Revisadas


Medios Sin fin Giorgo Agamben

8.

Homo-sacer: I y II estado de expeci贸n Giorgo Agamben

9.

Los ayudantes Giorgo Agamben

10

The Mexterminator Guillermo Gomez Pe帽a

11.

Ante la ley Franz Kafka

12.

Josefina la cantante o el pueblo de los ratones Franz Kafka

13.

El artista del Hambre Franz Kafka

14

El mercader de Venecia Shakespeare

Lecturas revisadas

7.

101


Essays on the Blurring of Art and Life Allan Kaprow

16.

The good for nothig Robert Filliou

17.

Marcel Broodthears Freddy De Vree

18.

Contra la comunicaci贸n. Lucas Ospina

Lecturas revisadas

15.

102


Agradecimientos

Agradecimientos

A todos y cada uno de los que hicieron y hacen de Performance Product Ltda. un proyecto viable.

103


Performance Product Ltda. 2008 Made in Colombia.


Performance Product Inc. Quid Pro Quo