Issuu on Google+


ii


PREHISTORIA DE LA COSTA NORTE DEL PERÚ EL PAIJANENSE DE CUPISNIQUE

Claude CHAUCHAT con la colaboración de Elizabeth WING, Jean-Paul LACOMBE, Pierre-Yves DEMARS, Santiago UCEDA y Carlos DEZA Traducido por Santiago UCEDA

INSTITUTO FRANCÉS DE ESTUDIOS ANDINOS PATRONATO HUACAS DEL VALLE DE MOCHE

i


ii

© Patronato Huacas del Valle de Moche calle Santa Eulalia 339 4to piso Urb. La Merced, Trujillo - Perú Telefax: (51 44) 297430 Pág. Web: www.huacadelaluna.org.pe © Instituto Francés de Estudios Andinos, 2006 Av. Arequipa 4595, Lima 18 – Perú Teléf.: (51 1) 4476070 Fax: (51 1) 4457650 E-mail: postmaster@ifea.org.pe Pág. Web: http://www.ifeanet.org Este volumen corresponde al tomo 211 de la colección “Travaux de l’Institut Français d’Études Andines” (ISSN 0768-424X) ISBN Nº 9972-2801-0-1 Depósito Legal Nº 2006-3297 Diagramación: Yolanda Sánchez Pagador Carátula: Juan C. Beltrán Portilla


Tabla de Contenido NOTA DEL TRADUCTOR.............................................................................................vii INTRODUCCIÓN.......................................................................................................9 PRIMERA PARTE: CUPISNIQUE Y EL PAIJANENSE..........................................1 Capítulo I: Cupisnique: Descripción.........................................................................................3 Descripción........................................................................................................3 Geomorfología.............................................................................................................................3 Clima.................................................................................................................7 Ecología....................................................................................................................................9 Toponimia..............................................................................................................................13 Capítulo II: El Paijanense.........................................................................................................15 Su Descubrimiento..............................................................................................................15 Investigaciones recientes....................................................................................................19 Los sitios paijanenses...............................................................................................................25 SEGUNDA PARTE: PROBLEMAS, OBJETIVOS, MEDIOS.............................29 Capítulo I: Metodología...........................................................................................................31 Problemas particulares en los sitios de superficie..........................................................31 Terminología de los sitios........................................................................................................34 Elección de unidades a estudiar................................................................................................35 Métodos de trabajo de campo.................................................................................................36 Trabajo de laboratorio.........................................................................................................39 Los Restos de los Vertebrados (E. Wing)...............................................................................41 Los Invertebrados (C. Chauchat)...............................................................................46

iii


Capítulo II: Tecnología y Tipología Lítica.............................................................................49 Principios................................................................................................................49 Lista Tipológica del Paijanense............................................................................................56 Otros elementos de Descripción..............................................................................................82 TERCERA PARTE: PAMPA DE LOS FÓSILES......................................................87

iv

Capítulo I: Pampa de los Fósiles 12..........................................................................................89 Unidad 7.............................................................................................................................96 Unidades 8 y 17........................................................................................................................104 Unidad 22...........................................................................................................................105 Unidad 42..............................................................................................................................120 Unidad 104............................................................................................................................127 Unidad 117...........................................................................................................................140 Capítulo II: Pampa de los Fósiles 13.....................................................................................155 Unidad 1..............................................................................................................................160 Unidad 2................................................................................................................................166 Unidad 3..................................................................................................................................201 Unidad 5..............................................................................................................................214 Unidad 11...........................................................................................................................225 Unidad 29..........................................................................................................................251 Capítulo III: Pampa de los Fósiles 14....................................................................................269 Unidad 2............................................................................................................................269 Capítulo IV: Pampa de los Fósiles 27....................................................................................299 CUARTA PARTE: LOS SITIOS DEL INTERIOR............................................................309 Capítulo I: Quebrada de Cupisnique 62....................................................................................311 Capítulo II: Ascope 5............................................................................................................321 Unidad 1..................................................................................................................323 Unidad 2.........................................................................................................................323 Unidad 3...........................................................................................................................331 Unidad 4............................................................................................................................333


Capítulo III: Ascope 12........................................................................................................337 Unidad 1................................................................................................................................337 Unidad 2..............................................................................................................................343 Unidad 3..............................................................................................................................346 QUINTA PARTE: SÍNTESIS, COMPARACIONES, CONCLUSIONES..................351 Capítulo I: El Paijanense: su industria..................................................................................353 Capítulo II: Cronología y Medio Ambiente.............................................................................365 La Cronología..........................................................................................................................365 Capítulo III: Aspectos del Modo de Vida.................................................................................375 La Ocupación del Suelo.........................................................................................................375 La Subsistencia.....................................................................................................................385 Capítulo IV: El Tipo Humano: Hombre de Paiján...................................................................393 La Hiperdolicocefalia...........................................................................................................393 La Morfología Facial..............................................................................................................393 Diferencias con el Tipo Mongoloide.....................................................................................394 Patología de los Esqueletos Paijanenses.................................................................................395 Origen...................................................................................................................................396 Capítulo V: Distribución, origen y destino del Paijanense.................................................397 Capítulo VI: Conclusión.........................................................................................................401 REFERENCIAS CITADAS...............................................................................................405

v


vi


Nota de Traductor Una de las dificultades, sino la mayor, en la traducción de textos científicos, es din dudas, la terminología especializada. La obra de Chauchat y colaboradores comprende de diversas disciplinas, tales como la arqueología prehistórica, antropología física y la geología. Para cada una de estas disciplinas existen términos propios que conllevan una correcta traducción si no se quiere modificar o distorcionar el sentido del autor. Tanto para la geología como antropología física el uso de diccionarios especializados en ambas lenguas ha sido la solución. En el caso de la geología hemos usado el diccionario de Foucault y Raoult (1980, 1985), versión francesa y española, en el segundo caso, hemos usado un diccionario terminológico de ciencias médicas (Salvat editores, 1968), pero como son términos de raices griegas o latinas, sus empleos en español son muy semejantes. En arqueología prehistórica, el uso de una terminología en tipología y tecnología lítica es más compleja y difícil su correcta traducción. Para ello hemos usado diversas fuentes, para la tipología, hemos usado el articulo de José Alfonso Moure: “Comentarios sobre el uso en lengua castellana de la léxico - Tipología del Paleolítico Superior de acuerdo con el sistema Sonneville - Bordes y Perrot” (Moure: 1969); también hemos empleado las terminologías de Tixier, Inizan y Roche (1980) y Brézillon (1968) a fin de usar los sentidos de cada término en lengua francesa y luego darles una expresión adecuada en español, cuando no existe un término exacto en la otra lengua. Un ejemplo de esta dificultad es el termino “débitage”: en francés significa la extracción de lascas a partir de un núcleo con el fin de que estas últimas sean transformadas en utensilios. Una posible traducción sería la de “talla”, pero con esta acepción también incluimos la extracción de lascas en el proceso de elaboración de utensilios. Curiosamente en una posterior publicación en inglés (Inizan, Roche y Tixier 1992), en su multi vocabulario, traducen “debitage axis”, por “eje de talla”; hemos preferido mantener la primera propuesta de estos autores en su publicación francesa.

BIBLIOGRAFÍA FOACAULT, Alain y Jean-François RAOULT 1980 Dictionnaire de Géologie. Guides géologiques régionaux. Edit. Masson, Paris. 1985 Diccionario de Geología. Versión española de la segunda edición francesa, traducido por M. LAGO, A. POCOVÍ Y J. TENA. Edit. Masson, Bercelona.

vii


TIXIER, Jacques, et alii 1980 Prehistoire de la pierre taillée. I terminologie et technologie.C.R.E.P. Meudon. (Jacques TIXIER, Marie-Louise INIZAN y Hélène ROCHE). INIZAN, Marie-Louise, et alii 1992 Prehistoire de la pierre taillée. III. Technology of Knapped Stone. CREP, Meudon (MarieLouise INIZAN, Hélène ROCHE y Jacques TIXIER) MOURE, José Alfonso 1969 «Comentarios sobre el uso en lengua castellana de la léxico – tipología del Paleolítico Superior de acuerdo con el sistema Sonneville-Bordes y Perrot». Boletín del Seminario de Arte y Arqueología. Tomo XXXIV – XXXV, ppp: 275-288 Valladolid, Universidad de Valladolid. SALVAT EDITORES 1968 Diccionario terminológico de ciencias médicas. Barcelona, Salvat editores.


Introducción a la edición en castellano La obra que a continuación se presenta, cuyo texto se debe al Dr. Santiago Uceda, de la Universidad Nacional de Trujillo, es la traducción al castellano del libro “Préhistoire de la Côte nord du Pérou: le Paijanien de Cupisnique”, de Claude Chauchat con la colaboración de Elizabeth Wing, Jean Paul Lacombe, Pierre Yves Demars, Santiago Uceda y Carlos Deza, publicado en Francia en 1992 (Cahiers du Quaternaire n° 18; CNRS Editions). Este libro era, a su turno, la edición revisada y ampliada por los estudios de los cinco últimos autores, de la tesis de Doctorado de Estado de Claude Chauchat, presentada en Noviembre de 1982 en la Universidad de Burdeos 1, Francia. Los estudios de campo que condujeron a esta tesis se llevaron a cabo de 1972 a 1979. La mayor razón para publicar este texto es que constituye el primer estudio comprensivo sobre el Paijanense de la zona desértica de Cupisnique, la misma zona en que esta industria lítica fuera descubierta en los años cuarenta por Rafael Larco Hoyle y Junius Bird. Este texto expone los resultados de base en que se apoyaron investigaciones posteriores pero todavía no era accesible a los investigadores y estudiantes que no entendían el francés. Como se trata de la traducción de una obra anterior, no se ha hecho ninguna modificación del texto original y ningún intento para ponerlo al día. Es cierto que desde que fueron efectuados los primeros trabajos de campo para recolectar los datos que llevaron a esta síntesis, han surgido varios descubrimientos más y varias publicaciones, algunas de las cuales son productos de la experiencia ganada en este primer período. Solamente se ha señalado en notas de pie de página algunos de los más resaltantes tocando al conocimiento de esta industria en esta misma región. Las referencias bibliográficas dadas en estas notas, así como las que se dan en esta introducción han sido añadidas al capítulo “Referencias” al fin del volumen. Los trabajos de campo que llevaron a la primera memoria de 1982 se hicieron con escaso apoyo financiero y material. Por falta de movilidad, la exploración completa de la zona y particularmente de las quebradas de Cupisnique y Santa María, que son las de acceso más difícil, no se pudo hacer, y el conjunto de informaciones que se expone en esta obra es, por lo tanto, bastante incompleto. Se puede decir que la parte alta de la llanura costera, donde se encuentran los sitios de Pampa de los Fósiles, estaba ya bien conocida, la zona alrededor de Ascope también (aunque no se publicó completamente, en 1992, el sitio 12 de la Quebrada de la Camotera), pero la Quebrada de Cupisnique y el valle de Mócan fueron visitados pocas veces, y la Quebrada Santa María se empezó a explorar más tarde, principalmente gracias a los esfuerzos de Jesús Briceño (Briceño 1997, 1999; Chauchat & Briceño 1998). Por lo tanto, un conocimiento más completo de esta región solamente se


alcanza con la publicación de “Sitios arqueológicos de la zona de Cupisnique y la margen derecha del Valle de Chicama” (Chauchat et al. 1998), a cuyas conclusiones remitimos al lector. Empero, la exhaustividad no existe y seguramente aparecerán sitios hasta ahora desconocidos.

x

También se debe advertir que varios tipos de análisis o métodos, sea en el campo o en laboratorio, o no eran accesibles por falta de medios, o tuvieron que abandonarse por falta de tiempo, o se encontraban todavía en su infancia. Muy seguramente, el estudio de los mismos sitios ahora se haría de manera diferente y llevaría a resultados más elaborados. Para hablar solamente de algunos métodos que serían muy provechosos, citemos a la flotación que permitiría recoger restos de plantas que no hemos buscado, la antracología para separar fragmentos de carbón de varias especies, la traceología de los utensilios líticos que, si bien no es muy fácil en materias de grano grueso y posiblemente inútil en materiales de superficie, debería ser ensayada en ciertos casos. De un punto de vista general, un mayor control topográfico de todo tipo de testigo, y no solamente del material lítico, daría resultados mucho mejores. Un ejemplo de adelanto metodológico y resultados refinados se encuentra en el libro publicado recientemente que tiene el apoyo teórico y metodológico de los trabajos experimentales de Jacques Pelegrin y donde se puede apreciar el principio de lo que se podría emprender en el futuro en este tema (“Projectile point technology and Economy, a case study from Paiján, North Coastal Peru”, Chauchat & Pelegrin 2004). En cuanto a los sitios descritos aquí, si bien el material se puede retomar, el estudio en el campo no se puede prolongar o rehacer porque los sitios arqueológicos escogidos eran generalmente sitios pequeños de superficie y se levantaron completamente. Sin embargo, existen otros sitios de la misma clase en la misma zona. También se deben mencionar puntos de nuestra tesis que todavía quedan controvertidos. Primero, la existencia de un complejo Paijanense como unidad cultural, producto de un mismo grupo humano y cuyas manifestaciones arqueológicas son plurales: canteras y talleres por una parte, campamentos o sitios de vivienda por otra parte, dado que la tecnología y las materias primas utilizadas son tan diferentes que a primera vista parecen ser obras de dos grupos humanos o aún de dos culturas de época diferente. Segundo, se desprende de lo anterior la utilización de las puntas de proyectil (encontradas arqueológicamente en los talleres) para la pesca, pues los restos de pescado se encuentran en los sitios de vivienda. Esto ha producido que algunos investigadores, como Dillehay, no aceptan la existencia de este complejo y asimilan el conjunto de los sitios de vivienda a una “tradicion unifacial” cuyos otros ejemplos se encontrarían en Nanchoc, valle de Zaña (Dillehay, Netherly, Rossen 1989; Dillehay & Rossen 2001; Dillehay, Rossen, Netherly 1992, Rossen 1995) y en los complejos de Amotape, Siches etc., del extremo norte (Richardson 1978). Nosotros hemos llegado a la conclusión, como se expone en este libro, que se debería examinar el contexto general para llegar a entenderlo. La asociación tecnológica directa entre las canteras y los talleres de puntas de proyectil, en nuestro sentido es obvia, y no


necesita mucha explicación, por la identidad de materia prima y la continuidad del proceso tecnológico (ahora se diría “de cadena operativa”) que se observa en ambos tipos de sitios. Que los sitios que hemos llamado campamentos pertenezcan a la misma tradición es más difícil de probar y hemos estado en duda por mucho tiempo antes de exponer el razonamiento que se da en esta obra. Básicamente, se debe a la ocurrencia regular, no solamente de fragmentos de puntas en los campamentos, que sí son muy escasos, sino también a restos de talla de esta tecnología bifacial, con la misma materia prima utilizada en los talleres de punta. Este argumento esta reforzado por la proximidad general de unos y otros sitios en agrupaciones claras, por lo menos en Pampa de los Fósiles. También se debe insistir en que esta separación espacial no se da en otra zona de la misma región como en Ascope donde la asociación entre la tecnología bifacial y la tecnología sobre lascas es mucho más clara. Decir que esto se debe a la intrusión posterior o a varias ocupaciones en el mismo sitio es una interpretación errónea en nuestro sentido. En las planicies extensas que existen en toda la región, pensamos que la probabilidad es muy pequeña de que un grupo humano se asiente exactamente en el mismo lugar a varios siglos o milenios de distancia. Por supuesto, no se puede descartar la pérdida ocasional de puntas o fragmentos, pero justamente no podría ser otra cosa que ocasional, y no con la regularidad que observamos. En cuanto a la situación general en el Norte peruano, nuestro trabajo no permite darle una solución y, sin ninguna duda, hace falta al mismo tiempo un mayor conocimiento de sitios y materiales en toda la costa norte, un trabajo de síntesis muy bien fundamentado en análisis de los datos tipo-tecnológicos del material lítico, y datos asociados como los patrones de asentamiento, la alimentación etc. Hasta ahora, para juzgar sanamente esta situación, nos ha faltado -sobre todo- que los criterios de análisis para los sitios ya conocidos sean comparables. Sin embargo, hay una posibilidad que no hemos contemplado en este trabajo y que debería ser el tema de futuros estudios. La tradición de hacer puntas de Paiján murió en un momento que el trabajo presentado aquí no permite determinar; pero no necesariamente se dejó al mismo tiempo de hacer los utensilios líticos que se observan en los campamentos. Dado que, de todas maneras, los restos de tecnología bifacial son escasos en los campamentos, se puede concebir que haya algunos donde no se hubiera trabajado ninguna punta. Entonces, ¿cómo separar sitios de esta época ulterior, de los sitios paijanenses clásicos donde, por casualidad, no habría quedado ningún resto de talla bifacial o de punta de proyectil? La respuesta resta evidentemente en el utillaje lítico común o en otro tipo de datos que hubieran cambiado al mismo tiempo que la desaparición de las puntas. En las quebradas del interior de la zona, densamente pobladas a partir del principio de la ocupación humana, son numerosos los sitios que no tienen restos de talla bifacial. Para quien quiera estudiar más a fondo el Paijanense un muestreo cuidadoso de varios sitios de esta zona se hace imprescindible. Es posible que parte de la solución resida en fechas radiocarbónicas mucho más precisas que las que tenemos ahora, pero una serie de problemas metodológicos queda aún por resolver. La poca profundidad de las muestras de carbón en los sitios y, por lo tanto, su pobre protección por carbono más reciente procedente de la superficie, es uno de estos problemas. También se puede

xi


citar el efecto de la longevidad muy grande de algunas especies de árboles de zona árida, como el algarrobo, que han sido muy utilizadas en los fogones y que pueden envejecer la edad aparente de una muestra de varios siglos; etc. Otra posibilidad es la que señala Dillehay (Dillehay et al. 2003) remarcando que el asentamiento individual ha podido cambiar en una época tardía, aunque no sabemos hasta ahora en que momento se produjo el cambio, con relación a la desaparición de las puntas de proyectil.

xii

La función de las puntas de Paiján como instrumentos de pesca es un tema que a veces ha generado cierto escepticismo, por una parte porque las puntas de proyectil líticas son tradicionalmente asociadas a la caza de animales terrestres, por otra parte por razones tecnológicas: ¿cómo es posible atrapar peces en el mar con este tipo de instrumento? ¿Por qué tomar tanto tiempo y pena para tallar una punta lítica bifacial cuando implementos más sencillos son suficientes: lascas puntiagudas o simples esquirlas de madera dura con el cual se podría hacer buenos arpones? En este respecto, no tenemos respuesta a todas las preguntas. Si, como lo planteamos, el nivel del mar fue más bajo de algo como 60 metros en la transición del Pleistoceno al Holoceno, entonces, la orilla del mar se encontraba en esta época en una zona del zócalo continental que puede ser muy llana por ser justamente la zona donde en eras geológicas sucesivas sube y baja el mar acorde a los fenómenos de eustatismo e isostasia, cada vez con un efecto de cepillo al pasar el oleaje de la orilla. En esta zona, se pueden formar fácilmente cordones litorales, lagunas o albuferas en que puede quedar atrapado todo un ecosistema comprendiendo peces de varios tamaños. En cuanto a las razones de por qué se hicieron puntas de proyectil de piedra tallada para este tipo de actividad, creo que es por cierta rigidez cultural, porque fue un reemplazo de la cacería de mamíferos terrestres por la de peces marinos por parte de la misma gente y que naturalmente en un primer momento se adaptó el equipamiento disponible. No se puede negar que todo esto es un conjunto de simples suposiciones. El hecho innegable es que en los depósitos de basura alimenticia del Paijanense, como lo describimos en este volumen, existen peces de mar y prácticamente ningún mamífero susceptible de ser cazado con tales puntas de proyectil. Si bien es cierto que se podría pescar con otros medios, entonces ¿para qué servían las numerosas puntas de proyectil que han sido fabricadas por millares en la Pampa de los Fósiles? Las investigaciones en Cupisnique han continuado por varios años después de la primera memoria de 1982, pero se han especializado en algunos temas. Hemos ya aludido a la catalogación de los sitios de la zona y al estudio de un taller de Pampa de los Fósiles, que ya se publicaron. En 1988, también se practicaron pequeñas excavaciones en sitios de vivienda de las dos quebradas de Cupisnique y Santa María donde afloraban restos humanos asociados al Paijanense, tema que estuvo a cargo del Dr (med.) J. P. Lacombe y que fue expuesto en una tesis de antropología física en el 2000 (Lacombe 2000). Más de una decena de restos humanos fue encontrada en esa oportunidad. Aunque la forma de practicar excavaciones limitadas en varios sitios sea discutible, la meta era obtener en poco tiempo una muestra importante de restos humanos asociados al Paijanense. Los sitios afectados por estas excavaciones todavía se pueden estudiar. Con este programa, hemos


obtenido una serie de documentos que no tiene equivalente en América del Sur para este periodo lejano y que permite una apertura inesperada sobre el poblamiento original de América (Lacombe 1992, 1994). Este conjunto importantísimo de restos humanos nos muestra que los primeros pobladores de los Andes no eran particularmente mongoloides sino más bien de un tipo arcaico con rasgos que encontramos ahora en varios tipos humanos distintos. Este tipo que se podría llamar paleoindio es idéntico al que se encuentra también en América del norte para el mismo periodo. Muestra también que hubieron más oleadas de poblamiento que llegaron hasta América del Sur, siendo los verdaderos mongoloides más tardíos en llegar (Lacombe 2000). Los resultados importantísimos obtenidos por J. P. Lacombe todavía deben publicarse. Otro tema que se tocó a partir de 1988 es el de la megafauna pleistocénica de la zona, que ha sido mencionada en varias oportunidades y cuya presencia queda establecida por topónimos como “Pampa de los Fósiles”. Nuestra meta era triple: Primero, tratar de fechar esta fauna sabiendo que en todo caso era anterior a la llegada de los paijanenses. Segundo, a partir de la fauna de vertebrados, llegar a un cuadro más o menos preciso del clima y el ambiente lo que nos daría quizás una idea de cómo evolucionó después y cómo era en el momento del Paijanense. Tercero, investigar si no existía una ocupación humana anterior al paijanense y que, por estar enterrada, no se hubiera encontrado antes. Aunque sabemos ahora que esta fauna desapareció hacia 14 000 años calendarios antes del presente (o 12 000 según el radiocarbono no calibrado), y que tenemos una muestra de especies muy importante pero sin ninguna huella de presencia humana, estamos lejos de entender el ambiente del final del Pleistoceno en esta parte de la costa peruana y por qué desapareció totalmente esta fauna, como en el resto del continente.

xiii


xiv


Introducción El objetivo perseguido al realizar este programa fue efectuar un estudio de la zona de la costa norte donde fueron descubiertos, en 1947, restos líticos bastante remarcables que no podían adjudicarse a nada de lo conocido en el Perú. Las recolecciones de superficie abundantes, pero no metódicas, no permitían tener más que una idea bastante vaga de la industria y dejaban muchos problemas en suspenso, por ejemplo, la ubicación cronológica, la asociación con la gran fauna pleistocénica, el modo de vida de los talladores. Un poco más tarde, cerca de Lima, aproximadamente 500 km al sur, se hallaron artefactos del mismo estilo mas, aunque las condiciones de la recolección fueron mejores, no se hizo la publicación completa de los hallazgos que hubiese permitido una comparación detallada con aquel material de la costa norte. Fue necesario esperar los posteriores estudios realizados en el valle de Moche por Paul Ossa, entonces miembro del Chanchan Moche Valley Project de la Universidad de Harvard, para probar que la aparente ausencia de tal industria lítica entre las dos zonas se debía a la falta de investigaciones, poder esbozar una descripción más completa y darle por fin una posición cronológica segura. En esta época, tuve la ocasión de asistir a los trabajos de Ossa y examinar el material recogido. Los objetos de esta industria lítica eran muy diferentes de los encontrados en las de zonas alto-andinas, que había tenido la oportunidad de estudiar el año anterior en el laboratorio de Frédéric Engel, en Lima; y esta diferencia había sido subestimada por todos los autores que habían mencionado estos hallazgos. El estudio regional de Paul Ossa no podía ser considerado sino como un comienzo, y algunas excursiones personales efectuadas en 1970 y 1972 me convencieron que la misma zona desértica donde habían tenido lugar los primeros descubrimientos, a unos 80 kilómetros de Trujillo, era incomparablemente más rica en yacimientos y en material, y ofrecía un interés muy grande para avanzar en el conocimiento de esta industria nor-costeña. Además, el primer sitio visitado permitió de golpe esbozar una solución al problema establecido por la industria de Cerro Chivateros, una estación situada al norte de Lima que dió una fecha absoluta relativamente antigua y alrededor de la cual sus autores habían establecido un «Horizonte andino de bifaces», muy discutido. Los sitios de Pampa de los Fósiles, que serán tratados aquí, permiten relacionar estos bifaces a los esbozos de las grandes puntas pedunculadas halladas desde 1947 en esta zona. Un estudio regional de esta porción del desierto debía pues, a corto plazo, conducir a una revisión del conjunto de los conocimientos sobre el más antiguo poblamiento de la costa peruana. El estudio de la región de Cupisnique, comenzó en 1974 durante una temporada de más de dos años en el campo, durante la cual se recolectó lo esencial del material y los datos que serán analizados aquí. A continuación, dos cortas misiones, respectivamente de dos y

xv


cuatro meses, en 1978 y 1979, sirvieron para completar los trabajos de campo y sobre todo el estudio del material lítico. El conjunto de los sitios de superficie, su estudio e interpretación necesitaban una metodología adecuada que fue elaborada a medida de las investigaciones. El conjunto de esta metodología es aún perfectible.

xvi

Estas investigaciones fueron materializadas en diciembre de 1982, en la sustentación de una tesis de Doctorado de Estado en la Universidad de Burdeos I, Francia. El texto que se presenta aquí es una versión revisada y corregida de esta memoria, particularmente aligerada de algunos aspectos muy académicos y otros estudios cuya naturaleza inconclusa exige su publicación posterior. En cambio, los especialistas que participaron en estos trabajos presentan aquí la descripción de sus resultados, así como la parte de las conclusiones respectivas. En la exposición de estos resultados, no fue posible adoptar un plan expositivo totalmente coherente. En efecto, tratándose de una industria poco conocida, la tipología no es un dato que haya servido de base al análisis del material, sino por el contrario, un resultado que se obtuvo poco a poco. En este sentido, es pues arbitrario que la tipología que aquí damos vaya antes de la descripción de los sitios y del material a partir de los cuales se la pudo obtener. Por todas estas razones, el estudio que se presenta aquí no puede ser sino un ensayo sobre un campo rico de potencialidades, a la vez para nuestro conocimiento de la prehistoria del Perú y de América del sur, y para el marco conceptual del cual nos servimos para aprehender los hechos prehistóricos en general. Esta obra de Prehistoria hace referencia explicita a la enseñanza del Profesor François Bordes y Denise de Sonneville-Bordes en el Instituto del Cuaternario de la Universidad Bordeaux 1 a los cuales el autor principal expresa su profundo reconocimiento y para el aliento y la amistad de los cuales ha siempre beneficiado. Los trabajos de campo en Cupisnique han sido autorizados por las Resoluciones Supremas nº 336-74 ED y 242-78 ED. Las Misiones en el Perú han sido financiadas por el C. N. R. S. (Centro Nacional de Investigaciones Cientificas y el Ministerio de Asuntos Extranjeros de Francia (Subdirección de las Ciencias Sociales y Humanas). El equipo de excavación en el campo fue constituido de estudiantes de arqueología en la Universidad Nacional de Trujillo entre los cuales el papel de Santiago Uceda fue predominante. El Profesor Duccio Bonavia, encontrado primero en Burdeos, después en el Museo Nacional de Antropología y Aqueología de Lima y en la Universidad Peruana Cayetano Heredia, apoyó constantemente mis investigaciones. Finalmente expreso mi agradecimiento a mi esposa Andrée, quien participó desde el principio a todas las operaciones en el campo y cuya ayuda fue determinante en todas las fases de estas investigaciones.


Claude Chauchat

1

PRIMERA PARTE CUPISNIQUE Y EL PAIJANENSE


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

2

Fig. 1. El Norte del Perú; escala 1/400,000.


Claude Chauchat

Capítulo I Cupisnique: Descripción Descripción (Figs. 1 a 3) El nombre Cupisnique que parece proceder, o de un cerro, o de la quebrada principal situada inmediatamente al sur, se ha extendido al conjunto del desierto premontano comprendido entre los valles de Chicama y Jequetepeque (fig. 1 y 2), limitado al oeste por el Océano Pacífico y dominado al este por los primeros contrafuertes andinos que culminan a 3 000 msnm en los alrededores del pueblo de Trinidad. Aproximadamente este espacio geográfico se halla atravesado por su centro por el paralelo 7°30' de latitud sur. Convencionalmente, llamaremos «región» al conjunto de este espacio desértico, reservando el término «zona» a los espacios geográficos más restringidos en el interior de esta región. La situación de esta porción del desierto costero peruano es interesante por más de una razón. Geográficamente, Cupisnique forma parte del primer ensanchamiento de la llanura costera del norte del Perú, anunciando las vastas extensiones del desierto de Sechura (fig. 1). Ecológicamente, Cupisnique forma parte de una zona de transición entre el desierto absoluto y brumoso de la costa central del Perú y el sahel (1) soleado de la gran llanura del norte. La extremidad norte del desierto peruano se caracteriza, en efecto, por el descenso progresivo en altitud de las zonas climáticas que, más al sur, se encuentran bastante altas sobre la vertiente occidental. Inmediatamente al norte de Trujillo comienzan a aparecer los matorrales de zapote en la llanura costera, alrededor de los 200 msnm. El valle de Chicama constituye el límite norte de las formaciones vegetales de lomas, oasis de neblina características del desierto costero del centro y sur del Perú. Finalmente, es a la bahía de Malabrigo, en la extremidad sur de la región, que J. Tosi y el equipo de la ONERN ubican la extremidad septentrional de la zona del desierto desecado subtropical (Tosi y ONERN, 1976).

Geomorfología Una complejidad muy grande en el detalle procede de la imbricación de tres elementos geomorfológicos principales que son: los afloramientos del zócalo rocoso, los derrames

(1) Nota del traductor: esta palabra se refiere a una zona ecológica marginal al desierto y con vegetacion poco abundante.

3


4 Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

Fig. 2.- La Regi贸n de Cupisnique: relieve, toponimia, aglomeraciones modernas y v铆as de comunicaci贸n


Claude Chauchat

detríticos al pie de estos relieves y las formaciones eólicas provenientes del litoral. Los dos primeros forman el sistema de piedemonte (piedemonte de erosión y piedemonte de acumulación) y son recubiertos localmente por el tercero elemento, que es una recuperación actual de los sedimentos provenientes directamente del piedemonte de acumulación. El zócalo rocoso está formado esencialmente de rocas volcano-sedimentarias e intrusivas, testigas de las diversas fases de la surrección andina (Cossío y Jaén, 1967). Sobre el litoral, los afloramientos sólo son visibles bajo la forma de islotes rocosos, a menudo muy reducidos, sobresaliendo algunas decenas de metros de altura sobre la superficie de la llanura. Sólo las colinas de Malabrigo y de Puémape, en los dos extremos del litoral de Cupisnique, muestran cierta importancia. Es necesario penetrar hasta 12 km desde la playa actual para encontrar un macizo más definido, pero aún aislado puesto que está separado del pie de la cordillera por el valle de Mócan. Este macizo llamado Cerro Tres Puntas, culmina a 860 msnm y ocupa una superficie aproximada de 30 km², sin contarle las crestas de Cerro Colorado que lo prolongan hacia el norte. Visiblemente, forma parte de una pequeña cadena de la cual son parte igualmente Cerro Azul, Las Viudas, Garrapón, Constancia y Mocollope, que se encuentran en el valle de Chicama. Esta cadena está orientada casi paralelamente a la cordillera. Más allá de Mócan, la altura sube rápidamente: Cerro del Higuerón, 2 000 msnm; Cerro Cupisnique, 2 430 msnm; Cerro Yocales, cerca de Trinidad, 3 052 msnm. La llanura costera está constituida por una enorme acumulación de aluviones, que podemos considerarlos globalmente como cuaternarios, en cuya superficie se desplazan en dirección sur-norte arenas cuyo origen se halla en las playas. La masa de los aluviones está constituida por sedimentos de época y origen diferentes: por una parte, se nota varios niveles de terrazas, sobre todo en la zona situada entre la desembocadura de la Quebrada de Cupisnique y el macizo de Cerro Tres Puntas; por la otra, se observa diferencias sensibles en la textura y la composición del material. Toda la zona situada de uno y otro lado del lecho actual de la Quebrada de Cupisnique, a partir de su desembocadura en la llanura, posee una terraza de 5 a 10 m con relación al nivel de la llanura y que está formada de un sedimento muy arcilloso, amarillento, cuyo depósito es anterior al establecimiento del gran arenal de Cupisnique. El nivel de la llanura, por el contrario, que no es el nivel aluvial más bajo, está compuesto de un sedimento donde abundan los elementos gruesos, generalmente poco erosionados (redondeados). Por último, al nivel aproximativo de la llanura pero formando testigos alrededor de los islotes rocosos, se puede ver un sedimento fino, gris claro, duro, de apariencia margosa, salpicado de granos de arena gruesa, muy semejante a aquel descrito por P. Ossa para el contexto de los huesos fósiles en la Cumbre, y que atribuyó a un depósito lacustre, porque pensaba que el sitio pudo haber estado contenido en una cuenca cerrada (Ossa, 1973, p. 64; Ossa y Moseley, 1972, p. 11). Hacia el interior, es decir en la Quebrada de Cupisnique y en el valle de Mócan, el sedimento es generalmente grueso, con bloques que llegan a alcanzar frecuentemente los 50 cm de

5


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

diámetro. Sin embargo, sobre la vertiente este del valle de Mócan, que desciende directamente del flanco de los Andes, existen testigos de sedimentos arenosos de unos 5 m de altura sobre los derrames gruesos más recientes. Estos restos contienen a menudo restos de megafauna del Pleistoceno.

6

Del punto de vista morfológico, podemos distinguir entre los aportes laterales provenientes de las vertientes de un valle y los aportes longitudinales situados al fondo del talweg. Los aportes laterales forman conos detríticos de pendiente a menudo pronunciada en donde la gravedad y la actividad sísmica juegan un rol relativamente importante en comparación con los aluviones puramente fluviales. Estos no se encuentran sino en los aportes longitudinales que son los únicos que merecen el nombre de terrazas. Indudablemente, estos diferentes aportes son a menudo confundidos o difíciles de separar claramente. La zona llamada localmente Playa de Mócan y que constituye la vertiente este del valle de este nombre, está formada de la reunión de varios conos provenientes de los cerros del Higuerón. Este topónimo no tiene evidentemente nada que ver con lo que se denomina playa en geomorfología (cf. por ejemplo Cooke y Warren, 1973, pp. 215228), que está constituida por una depresión cerrada. La influencia de los potentes vientos del sur, que llegan al litoral con un ángulo de alrededor de 45°, se hace sentir en toda la región, pero con una menor intensidad a medida que uno va hacia el interior. La Playa de Mócan está ya poco afectada a pesar de la presencia de una gran barra dunar en el fondo del talweg. El interior de la Quebrada de Cupisnique, aguas arriba de la barra dunar de Cupisnique, y el conjunto de la zona de Ascope no están del todo afectadas. Esta influencia eólica se manifiesta de varias formas. En la superficie del suelo, se nota la aparición de huellas características de la erosión eólica sobre las caras expuestas de las piedras, desgaste en facetas en particular. Esto afecta de manera desigual los diferentes materiales presentes sobre una misma superficie y, aún a veces, los diversos minerales presentes sobre un mismo objeto, provocando la formación de pedúnculos que sobresalen en torno de inclusiones más resistentes. Una superficie de sedimento expuesta a la acción del viento pierde poco a poco sus partículas finas y no subsisten sino las piedras de mayor tamaño - a partir de 0,5 cm de diámetros aproximadamente - que son desprendidos de su matriz original. Al continuar el proceso, otras piedras enterradas son a su vez desprendidos hasta que la superficie queda uniformemente cubierta de piedras muy pesadas para ser desplazados por el viento. Esta cobertura, o pavimento, protege el sedimento subyacente, y la superficie alcanza de este modo un nivel de equilibrio. Esta erosión eólica depende no solamente de la intensidad del viento y del período durante el cual pudo ejercer su acción, sino también de la naturaleza del sedimento. Sobre un sedimento aluvial conteniendo una fracción gruesa importante, este estado de equilibrio puede alcanzarse tan sólo después de algunos centímetros de erosión. Parece que éste es el caso más general, según nuestras observaciones, en Cupisnique.


Claude Chauchat

No existe erosión sin acumulación y los fenómenos eólicos no son la excepción a esta regla. Las formas de acumulación eólica que observamos en la región de Cupisnique son diversas, pero lejos de aproximarse a la variabilidad observada en otros desiertos. A escala más modesta se ubican los pliegues transversales al flujo del viento que afectan diferentes zonas de aproximadamente una hectárea de superficie. Sensiblemente paralelas, ellos pueden alcanzar unos 30 cm de altura y con una distancia de uno a dos metros entre ellos. Las dunas son fenómenos incomparablemente más importantes por sus dimensiones. Se puede clasificar como dunas las acumulaciones de arena alrededor de matorrales de zapote, que constituyen un fenómeno frecuente pero que no afectan sino bancos de arena de modesto cubicaje. Encontrándose el origen de la arena en las playas, la cartografía de las zonas de dunas muestra este desplazamiento en una dirección surnorte a partir del litoral. En su camino, la arena toma primero la forma de dunas conocidas en la tipología de las dunas como aklé o mar de dunas, luego, a medida que avanza sobre el suelo duro y pavimentado de la llanura, este aklé se divide en numerosos barkhanes o dunas forma de creciente lunar (Cooke y Warren, 1973, pp. 285-300). En cambio, en presencia de un relieve, se forma una barra o cordón dunar paralelo al viento sobre la vertiente protegida. Estas barras dunares son de dimensiones muy variadas. Sobre el flanco norte de Cerro Tres Puntas, existe una cuya altura es del orden de 2 m. Empero, la gran barra o arenal de Cupisnique que se desarrolla más al norte y termina en el río seco de la Quebrada, tiene una altura de unos cincuenta metros y posee dos formaciones paralelas separadas por un surco longitudinal. La gran barra de Mócan es menos alta -de unos veinte metros como máximo- y menos ancha, pero se extiende sobre unos 10 km de largo contra 5 de la barra de Cupisnique.

Clima El clima de la costa del Perú es producido por la interacción de tres factores principales (Estienne y Godard, 1970; Dollfus, 1967): a) La orientación del litoral, b) La existencia de zonas estacionarias de altas presiones en la parte central de los océanos y en las altitudes medianas, c) La fuerza de Coriolis, debida a la rotación de la tierra que tiende a desviar los vientos y las corrientes (hacia la izquierda en el hemisferio sur). Estos factores tienen su origen en la configuración del planeta y podemos considerarlas como constantes. La zona anticiclónica del pacífico sur envía alrededor de ella vientos centrífugos (Alisios) que toman una dirección aproximadamente sur-norte a lo largo de la costa del Perú. El agua superficial empujada por estos vientos es a su vez desviada por la fuerza de Coriolis y tiende a alejarse del litoral. Esta pérdida es reemplazada por aguas profundas mucho más frías (fenómeno del upwelling). El vapor de agua extraído por la radiación solar alcanza el litoral bajo la forma de

7


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

neblina que no puede subir en altitud, por la baja temperatura del mar en relación a capas atmosféricas más cálidas situadas sobre ellas. Estas neblinas no pueden condensarse en lluvia, pero la humedad relativa es muy próxima al punto de saturación y la cobertura nubosa es casi permanente en invierno a una altura de alrededor de 500 msnm. Sobre tierra firme, cuyo poder reflectante (albedo) es más fuerte que la superficie del mar, estas neblinas terminan por disiparse, pero la humedad permanece fuerte. En verano, estas condiciones se atenúan a causa del aumento de la exposición solar y una disminución de la célula anticiclonal. El límite de la zona de neblinas y la inversión térmica se aproxima al litoral. Como es la estación de lluvias en la sierra, masas de nubes pueden ocasionalmente descender sobre la costa y producir aguaceros a algunas decenas de kilómetros del litoral.

8

Para evaluar correctamente el clima de un punto dado, dos variables hay que considerar: la altitud, en particular la posición en relación a la zona de inversión de temperatura, y la distancia al litoral. Hacia el interior, en efecto, la distancia al litoral condiciona estrechamente el grado de influencia del clima propiamente costero con relación a las condiciones debidas a la presencia del macizo andino. Hacia el norte, en el límite de acción de los tres factores descritos precedentemente, el clima brumoso se atenúa, no haciéndose sentir sino muy próximo de la playa y el desierto se vuelve cada vez más soleado y cálido, en tanto que los aguaceros provenientes de los Andes son más frecuentes. Se produce pues a lo largo de la costa una transición entre el desierto y el clima propiamente ecuatorial, a causa principalmente de la aproximación hacia el litoral de las zonas climáticas (y por lo tanto ecológicas) que, en la costa central, se hallan mucho más al interior. Es conveniente no olvidar que la presencia de una cordillera paralela a la costa y el ensanchamiento de la llanura costera hacia el norte, hacen que los factores de altitud y distancia al mar actúen en el mismo sentido y es muy difícil, en la práctica, distinguirlos. El clima de Cupisnique refleja la situación transicional de esta región entre la costa central, húmeda, fresca y brumosa, y la llanura tórrida de Sechura. El soleado es por lo general muy constante y no se interrumpe sino durante algunos días durante el momento más fuerte del invierno, en los meses de julio y agosto. En el tiempo restante, las nubes se disipan durante la mañana para no reaparecer sino en la noche. Los vientos alisios se manifiestan una hora o dos luego de la desaparición de la cobertura nubosa y no se debilitan habitualmente sino al comenzar la noche. Su influencia no se hace apenas sentir, sin embargo, más allá de las primeras colinas (Cerros Tres Puntas) y es nula hacia el interior, ya sea en la Quebrada de Cupisnique o en Ascope. Las lluvias son inexistentes sobre toda la llanura del litoral y muy débiles cerca del Cerro Tres Puntas, donde caen a menudo durante la noche. Estas son más frecuentes cuando


Claude Chauchat

se va hacia el interior, donde denotan una influencia del régimen de la sierra, es decir, se manifiestan durante el verano que es la estación de lluvias en los Andes. La cobertura nubosa está entonces presente en la Quebrada de Cupisnique, la Playa de Mócan y en Ascope, y los chaparrones pueden ocurrir. En cambio, sobre la llanura costera, la temperatura a la sombra alcanza generalmente 25° durante el día.

Ecología La ecología vegetal de la región es un fiel reflejo de su clima. La aparición de las primeras formaciones vegetales de baja altitud no es brutal y no se produce de la misma manera para todas las especies vegetales.

9 Una descripción general de la ecología vegetal del Perú fue hecha en 1960 por J. Tosi Jr. y revisada en 1976 por los técnicos peruanos de la ONERN (Oficina Nacional de Evaluación de Recursos Naturales). Su carta ecológica del Perú y la guía explicativa que lo acompaña están basadas en el modelo teórico de L. Holdridge (Segunda Edición, 1967) para la descripción de las zonas de vida natural del globo. A pesar de la importancia del trabajo efectuado por estos autores y los detalles que permite observar sobre el conjunto del Perú, esta carta ecológica es de una precisión insuficiente a la escala de una región como la de Cupisnique. Ofrece un cuadro de referencia útil pero este cuadro debería ser completado por estudios más detallados de las formaciones vegetales en el campo. La figura 3 da el contorno de estas zonas de vida natural en Cupisnique, contornos que no pueden ser sino aproximativos con relación a la escala utilizada. Por lo demás, es necesario tener presente que estas zonas no tienen límites abruptos y que se trata de una gradación poco notable entre una y otra. Además, la carta ecológica de la ONERN no toma en cuenta, en la costa, la existencia de valles-oasis como un medio ecológico, lo que es imposible de eludir a escala de este estudio. Finalmente, fueron cartografiados aquí como una subdivisión importante del Desierto Premontano Tropical, dos zonas boscosas de algarrobos, situadas en el fondo de Mócan - La Arenita y la Quebrada de Cupisnique. Estas dos zonas boscosas presentan sin duda aquello que más se aproxima, en la actualidad, a la vegetación original del fondo de los valles antes de la introducción de la agricultura. Sin embargo, en el caso de Mócan, se trata más bien del resultado de la reforestación natural en zonas abandonadas por el hombre después de la Conquista y, por lo tanto, de un medio vegetal sin dudas empobrecido, como constan las huellas paralelas de canales visibles en la fotografías aéreas. Estas zonas ecológicas presentes en Cupisnique son descritas más abajo a partir del comentario de la carta ecológica del Perú (Tosi y ONERN, 1976), aumentada y precisada por nuestras observaciones personales en el campo. Esta descripción no es necesariamente válida para el exterior de la región que estudiamos.


10 Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Fig. 3.- La Región de Cupisnique: ecología. Mapa de las zonas de vida natural, adaptada de Tosi y ONERN, 1976; escala: 1/250,000. Las tres últimas zonas en la margen o exterior de la región estudiada, no se describen en el texto.


Claude Chauchat

11

Fig. 4.- La Quebrada de Cuculicote, cerca de Ascope.

.Desierto desecado Premontano Tropical (dd-PT), .Desierto desecado Subtropical (dd-S). Estas dos zonas son equivalentes. En la región de Cupisnique, están interdigitadas; la zona de desierto Subtropical tiene su extremidad norte a la latitud del Puerto Chicama y ocupa una banda de terreno adyacente al litoral. El desierto tropical, que tiene su extremidad meridional más al sur, en la latitud de Trujillo, está situado más al interior y alcanza el litoral al norte de Puerto Chicama. Estas dos zonas tienen superficies relativamente planas y de baja altitud. El desierto Premontano Tropical alcanza una altitud máxima de alrededor 300 m en la región (fig. 3). La vegetación que allí es rara, esta completamente ausente en el desierto Subtropical. Esta vegetación comprende aquí las achupallas (Tillandsia sp), el Zapote (Capparis angulata) y escasos ejemplares de algarrobo (Prosopis chilensis). El Cactus (Cereus macrostibas) aparece en el límite superior del Desierto Premontano Tropical. La superficie es pues árida; las dunas son frecuentes, en particular los barkhanes; los cordones dunares sobre los flancos abrigados de los relieves son igualmente numerosos y a veces muy importantes.

.Desierto superárido Premontano Tropical (ds-PT) Esta zona ecológica ocupa en Cupisnique la parte alta de la llanura del litoral y los derrames detríticos al pie de los relieves, en particular la región denominada Playa de


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

12

Fig. 5.- Un algarrobo (Prosopis pallida) en la Quebrada de Cupisnique.

Mócan, así como el valle estrecho que se prolonga hacia el norte, el gran arenal de Cupisnique y la desembocadura en la llanura de la Quebrada de Cupisnique. Hacia el sur, en la margen norte del valle de Chicama, comprende las quebradas situadas alrededor del pueblo de Ascope (fig. 4). La altitud máxima parece situarse alrededor de los 400 - 500 m. Hacia su parte inferior, el límite con las zonas anteriores parece más bien definido por la distancia al mar más que por la altura. Podemos pues pensar que la influencia de la nubosidad y de los vientos es importante en la determinación de sus límites. Según los autores, su vegetación es un poco más abundante que en las anteriores y cuenta con unas especies xerófilas y algunas gramíneas. En particular se observa los géneros Prosopis, Capparis, Accacia, así como el Chilco (Baccharis sp.). Notamos igualmente -pero los autores no lo mencionan - la presencia de varias especies de Cactus, en particular Cereus Macrostibas y Echinocactus sp.

Desierto perárido Premontano Tropical (dp-PT) Esta zona está situada por encima de la anterior y ocupa, en Cupisnique, la mayor parte de los primeros contrafuertes de los Andes, así como las quebradas que nacen de ellos, desde su origen hasta su desembocadura en la llanura costera. Del punto de vista de su relieve, la exposición y los tipos de suelos, dicha zona está fuertemente encerrada y ofrece marcados contrastes de vegetación. Ésta, en la Quebrada de Cupisnique, es abundante y variada, con predominancia sin embargo de Prosopis y Capparis angulata (fig. 5). El Cereus Macrostibas alcanza aquí su máximo desarrollo, tanto en densidad como en crecimiento. Mencionados por los autores solamente en su límite superior, está presente en Cupisnique en toda esta zona y en asociación con una flora variada. Ya


Claude Chauchat

fue indicado que aparece por primera vez en forma aislada en el límite superior del Desierto Premontano Tropical. A parte del fondo de las quebradas, el relieve es muy accidentado y particularmente rocoso; sólo las especies adaptadas a este tipo de suelo pueden vivir en estas pendientes: se trata principalmente de cactáceas. Se puede pues distinguir de manera bastante contrastada por su vegetación el fondo de las quebradas y sus pendientes.

.Matorral desértico Premontano Tropical (md-PT) Este último conjunto ocupa crestas más elevadas que la anterior y está situada, en Cupisnique, entre 800 y 1800 m de altitud. Si exceptuamos quizás las zonas más altas de las quebradas de Cupisnique y Santa María, cuyos fondos del talweg es bastante plano, se trata de pendientes y crestas abruptas cuya superficie es en gran parte rocosa. La flora está compuesta de algunas especies arbustivas suplementarias: el Hualtaco (Loxopterigium huasango), el Molle (Schinus molle), la Tara (Caesalpina tinctoria). Hay que notar que esta zona, calificada todavía como premontana, ocupa en la región de Cupisnique una altitud bastante elevada. Sin embargo, hacia el norte, desciende progresivamente hasta ocupar las faldas de los contrafuertes andinos sobre la llanura costera, en las latitudes de Piura y Tumbes. De alguna manera, las características de la fauna concuerdan con aquellas de la flora. Los animales de talla mediana o grande son raros o ausentes, en particular en la llanura costera donde el animal más grande es un pequeño zorro. La micro-fauna, no obstante, es abundante, sea que se trate de reptiles, en particular las lagartijas, o bien los roedores y numerosas especies de artrópodos. Las aves marinas no se aventuran casi sobre el desierto; sin embargo fuimos sorprendidos de encontrar, en la llanura con zapotes, numerosos pájaros paseriformes y algunas rapaces diurnas y nocturnas. Desde el momento que la flora es más variada, la fauna lo es también, en particular en los bosques de algarrobo. Igualmente, en las partes más retiradas de la región aparece de manera estacionaria una fauna de mayor talla comprendiendo el oso con anteojos (Tremarctos ornatus), venado de cola blanca (Odocoileus virginianus) y felinos como el puma (Felis concolor).

Toponimia La toponimia de Cupisnique, al igual que la del resto de la costa, es pobre y poco precisa (fig. 2). Podemos citar como una de las causas predominantes de este empobrecimiento la introducción del modo de vida colonial de los siglos XVI al XVIII. Entre las clases que podemos distinguir, los topónimos prehispánicos forman una reliquia, en tanto que la abundancia de los sitios arqueológicos con cerámica sugiere que

13


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

esta toponimia fue muy rica. Paiján, Ascope, Mócan, designan las aglomeraciones de origen colonial, Cupisnique, Cuculicote son lugares muy notables por su aspecto o proximidad a las zonas habitadas. Esta toponimia precolombina es sin dudas en su mayor parte de origen Muchik. Los otros topónimos son españoles y debidos a aquellos que tuvieron alguna actividad en el desierto: cazadores, leñadores de algarrobo y arrieros que hacían el comercio de valle a valle. Con la construcción de la carretera panamericana, esta toponimia está actualmente casi enteramente fosilizada. De ella, sólo conocemos una pequeña parte, aquella que con buena voluntad han transcrito los compiladores de la carta, a 1:100 000, del Instituto Geográfico Nacional.

14

Los arqueólogos, por su parte, no han dejado de agregar un poco de confusión a este conjunto, en particular Larco Hoyle, quien no ha temido imponer sus propios topónimos o transportar otros de lugares diferentes. Es así como el sitio arqueológico que denomina Pampa de Paiján no se encuentra, como se podría esperar, próximo de Paiján, es decir alrededor del Cerro Azul, sino a una decena de kilómetros más allá, al pie del flanco suroeste del Cerro Tres Puntas. Igualmente, la Pampa de los Fósiles designaba en un inicio un espacio de la llanura costera, actualmente al oeste de la Panamericana, próxima a un lugar llamado Tres Cerritos debido a los afloramientos rocosos visibles desde bastante lejos. En esta parte de la llanura, existen efectivamente varias concentraciones de huesos fósiles en superficie. Este topónimo fue transportado por Larco al pie del flanco noroeste del Cerro Tres Puntas, y ha servido para que designemos nuestro sitio PV22-12. Un último caso de confusión toponímica: Cerro Yugo, que se aplica según la carta a una larga cresta de la parte sur del Cerro Tres Puntas, varias veces se aplica a todo el macizo. J. Deza (1972) ha seguido este uso y denomina así el único sitio que estudió, cuando en realidad se trata del mismo sitio PV22-12. Por nuestra parte, hemos adoptado la toponimia siguiente: el nombre de Pampa de los Fósiles se reservó para el sitio PV22-12, toda vez que aparece en varias oportunidades en la literatura con relación no solamente al sitio mencionado por Larco, sino también a la industria misma. Hemos eliminado pues Cerro Yugo, no solamente como nombre para el sitio PV22-12, sino también como referencia al macizo, para el cual nosotros hemos reservado la denominación de Cerro Tres Puntas de la Carta del IGM. Cerro Yugo designa aquí solamente la cresta sur del Cerro Tres Puntas.


Claude Chauchat

Capítulo II El Paijanense Su Descubrimiento Si juzgamos por las tradiciones orales de los habitantes próximos a la región de Cupisnique, la presencia de puntas de flecha en superficie es conocida desde hace más de cincuenta años, del mismo modo que las osamentas fósiles de animales de gran tamaño. Empero, esta presencia no tuvo ningún eco en el mundo científico hasta las publicaciones casi simultáneas de Junius Bird y Rafael Larco Hoyle, en 1948. Aunque la búsqueda de la identidad real del descubridor no tenga ningún interés, parece que habría sido Otto Welter, un geólogo de origen alemán, el que transmitió las primeras informaciones sobre los sitios a Junius Bird y a Henirich Ubbelohde-Doering. Este último no publicó los resultados de sus recolecciones efectuadas sino en 1959. Entre Junius Bird y Rafael Larco Hoyle, parece que hubo tanto descubrimientos independientes como intercambio de información. Los utensilios recogidos por Junius Bird fueron incorporados a las colecciones de Larco (Bird, comunicación oral). La publicación de cada uno de estos autores es decepcionante por su brevedad. La ausencia total de precisión hace que en la actualidad sea imposible saber siquiera cuantos sitios fueron visitados. La comunicación de Junius Bird es sin embargo interesante por su formulación que sitúa en forma condensada al Paijanense y los principales problemas que contiene: «Several years ago, Professor Otto Welter of Lima had found some interesting stone artifacts just north of the Chicama valley. He kindly showed me the location which proved to be dotted with the workshop sites on which are an abundance of pressure flaked objects. Similar sites were found by Sr. Larco in Cupisnique quebrada and I located another in the Rio seco Valley between Moche and Viru. All are on fairly static surfaces, only rarely accidentally associated with sherds. All lack camp refuse and though scraps of elephant and other extinct animal remains are present on the same type of surface, there is nothing to imply direct association. The lack of sherds with the pressure flaked blades and the absence of pressure flaking in the Huaca Prieta and later cultures indicate that we are dealing with an earlier, unrelated group, probably nomadic hunters, and possibly the oldest remains yet encountered in this part of Peru». (Bird, 1948)(2)

(2) «Hace algunos años, el Profesor Otto Welter, de Lima, había encontrado al norte muy cerca del valle de Chicama algunos utensilios de piedra muy interesantes. Gentilmente él me mostró el sitio en el que se hallaban esparcidos los talleres y en los que abundaban los objetos retocados a presión.

15


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

En esta breve descripción, el único detalle que falta, curiosamente, es la descripción de los utensilios. Es claro que sólo los talleres de talla de puntas de proyectil fueron vistos, pero nada se describe sobre la forma característica de las puntas, y el retoque por presión es la única técnica mencionada. No se acompañó ninguna ilustración. Larco Hoyle en su Cronología Arqueológica de la Costa norte del Perú, tampoco es muy explícito, y su descripción sería aún más sumaria si no fuese por una fotografía de algunas piezas bifaciales que la acompaña, tomada con un efecto de perspectiva acentuada, y una pequeña carta esquemática.

16

Heinrich Ubbelohde-Doering afirma que sus primeras recolecciones de artefactos de «carácter paleolítico» en Cupisnique se remontan a 1933, pero la publicación en que las trata, tan superficialmente como las anteriores, es tan sólo de 1959. Remarquemos que esta publicación se presenta después de la de los sitios de Lauricocha por Cardich (1958), que marca el inicio del reconocimiento de la antigüedad del Hombre en el Perú. Sin embargo, no es sino en 1957 que Frédéric Engel publica: «Sites et établissements sans céramique de la côte péruvienne», quien describe un poco más ampliamente la zona de Cupisnique y los artefactos encontrados, y adjunta aún una buena fotografía de una decena de utensilios. El principal interés de este artículo para la época es, en efecto, una buena ilustración de las puntas de proyectil. El texto, sin embargo, es un poco decepcionante. El recuerda algunas de las ideas dadas por Larco y Bird e intenta una descripción resumida de los sitios y del material que en ellos se encuentran : «Nous avons procédé nous-même à des recherches dans les « Pampas » et les « Quebradas » entre Cupisnique et le Chicama. Nous y avons rencontré : a) d’une part, des couteaux ou pointes épaisses. Celles-ci gisent éparses dans les plaines, où se trouvent également épars des fragments de céramique des murets et des alignements de pierres ; b) d’autre part des ateliers de taille où, utilisant les quartzites de la région, on débitait en grande quantité des noyaux en ne laissant qu’une multitude d’éclats, mais pas un outil ;

Sitios similares fueron encontrados por el Sr. Larco en la quebrada de Cupisnique y yo localicé otro en el valle de Rio Seco entre Moche y Virú. Todos están en superficies que casi no han cambiado, y solamente en pocas ocasiones están asociadas accidentalmente a fragmentos de alfarería. No hay restos de campamentos y, aunque pocas huellas de elefante y restos de otros animales extinguidos en superficie, no hay nada que implique asociación directa. La ausencia de fragmentos de hojas retocadas a presión y la ausencia del mismo retoque en Huaca Prieta y las culturas posteriores, indicarían que nos encontramos ante un grupo más temprano e independiente, probablemente de cazadores nómades y todavía posiblemente los restos más antiguos encontrados en esta parte del Perú» (Bird, 1948).


Claude Chauchat

c)

enfin des stations où abondent en surface et de façon dense les pointes et couteaux ; là encore la céramique est tout à proximité (Engel 1957, p. 133)(3)

Es difícil en este texto, ver la parte que procede del estado de los conocimientos de la época y aquella que proviene de la voluntad del autor de presentar las cosas bajo un cierto ángulo. Se trata del mismo terreno que nosotros hemos prospectado. Aunque pequeños muros y los alineamientos de piedra (caminos) abundan aquí, lo mismo que las concentraciones de cerámica, su asociación con los artefactos característicos del Paijanense es escasísima. La descripción de los talleres de talla donde no se encuentra un sólo utensilio, no vale sino para los más pobres de ellos -una minoría- y, por otra parte, puede ser explicada por su naturaleza misma. En resumen, los elementos observables en el campo, están expuestos de tal manera, que dan la impresión como que la hipótesis de la contemporaneidad con la cerámica es la más probable. Lanning y Hammel (1961) intentaron una síntesis a nivel de toda la cordillera de los Andes, basándose sobre los escasos documentos disponibles, trabajo que aún actualmente, sería considerado prematuro. En este estudio figura la silueta de una de las puntas de Paiján de la colección Engel. De hecho, habíase de esperar hasta los años 70 para que investigaciones un poco más completas sean publicadas. Sin embargo, es en 1963 que Lanning da la seriación de los materiales de la bahía de Ancón. Esta secuencia merece que nos detengamos porque puntas de proyectil parecidas a las de Paiján aparecen, por primera vez, a unos 600 km al sur de la región de Cupisnique. Luego de intensivas prospecciones y algunas excavaciones restringidas en el desierto, alrededor de la bahía de Ancón, a unos 40 km al norte de Lima, Lanning describe un conjunto de sitios que parecen, todos ellos, anteriores a la introducción del cultivo del algodón. Los agrupa en seis complejos caracterizados por sus artefactos líticos. En el orden cronológico propuesto, estos complejos son : Piedras Gordas, Luz, Arenal, Canario, Corbina y Encanto. De hecho, si la descripción de los utensilios líticos juega un gran rol, otros elementos han entrado en juego en la seriación. El complejo más tardío, Encanto, se caracterizaría en particular por una excelente preservación de los materiales orgánicos y por la aparición de plantas cultivadas.

(3) «Procedimos personalmente a las busquedas en las Pampas y las quebradas entre Cupisnique y Chicama. Allí encontramos: a) por una parte, cuchillos o puntas gruesas. Aquellos yacían esparcidos en la llanura, donde se hallan igualmente esparcidos fragmentos de cerámica, muritos y alineamientos de piedra; b) por otra parte, talleres donde, utilizando las cuarcitas de la región, se tallaba una gran cantidad de nódulos, dejando solamente una multitud de lascas, pero ningún utensilio; c) finalmente estaciones donde abundan en superficie y de manera densa puntas y cuchillos; allí todavía, los restos de cerámica están muy cercanos» (Engel 1957, p. 133)».

17


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

En las publicaciones posteriores, el orden y el número de estos complejos ha cambiado un poco, por haber sido tomadas en cuenta fechas radiocarbónicas. En la secuencia más recientemente propuesta (Lanning 1965), el complejo Piedras Gordas desaparece y Arenal es colocado en la más antigua posición. Los seis complejos originales están dispuestos en el campo en dos zonas claramente separadas, los tres primeros se sitúan sobre las colinas, al este / sur-este de la bahía; y los tres últimos, al norte. Desde el punto de vista de la morfología del material lítico, la seriación de estos complejos no es explicada en detalle por ninguna parte y es difícilmente justificable por los datos descritos.

18

El complejo Luz comprende piezas foliáceas de gran tamaño y puntas pedunculadas alargadas, parecidas a las de Paiján, según el mismo autor. Además hay leznas (awls), piezas muy alargadas talladas por presión, y raederas puntiagudas parecidas a los «limaces» del Paleolítico Medio europeo. El complejo Piedras Gordas fue considerado posteriormente por Lanning (1965) como compuesto por sitios excepcionalmente pobres del complejo Luz; empero, la primera publicación describe utensilios marcadamente diferentes, en particular con numerosas lascas utilizadas, «choppers», raederas de gran tamaño y «becs» (perforadores toscos). Es probable que la presencia de fragmentos de puntas del tipo Luz, que no está señalada en la publicación de 1963, llevó a esta asimilación. Los batanes se mencionan en varias oportunidades y parecen existir en toda la secuencia. Este complejo Luz, como lo veremos más adelante, corresponde notoriamente al Paijanense. Las puntas son parecidas, si descontamos un pedúnculo un poco más macizo y más ancho en la base. Las leznas no son sino fragmentos de la parte perforante de las puntas de proyectil. Existe también en el Paijanense un componente de utensilios toscos, a menudo separado de los talleres de puntas y donde también se encuentran los batanes. En cambio, los otros complejos de la secuencia se asemejan por la forma de sus puntas a las industrias de la Sierra y también, por otra parte, a los sitios del precerámico tardío de la Costa. La separación de los otros complejos, así como su seriación, en ausencia de una publicación más detallada, es muy dudosa. Las investigaciones de este autor y de Thomas Carl Patterson en los alrededores de Lima, llevaron igualmente al descubrimiento de sitios de cantera, en particular a los sitios denominados Cerro Chivateros y Oquendo, sobre los cuales una seriación fue igualmente hecha, basada sobre el postulado de una gran antigüedad para su industria. Los utensilios hallados en Oquendo, que no pudieron ser fechados sobre la base de ningún dato existente, son bastante dudosos. En Chivateros, Patterson (1966) y Lanning y Patterson (1967) han creído ver una estratigrafía comprendiendo una «zona roja» inferior que contendría utensilios muy toscos asignados al Pleistoceno y dos capas conteniendo utensilios bifaciales de gran tamaño asociados a denticulados sobre bloques y a supuestos «núcleos seudo-levallois». Las diversas publicaciones y en particular las ilustraciones de


Claude Chauchat

Lanning (1970) muestran muy claramente que se trata de una facies de cantera, en la cual están asociados estadios de un mismo proceso técnico de fabricación para piezas foliáceas bifaces de gran tamaño, sobre un material que se presentan en bloques prismáticos. Una fecha de 10 430 antes del presente (UCLA 683) obtenida sobre madera no carbonizada, se le criticó, pero de manera poco convincente. Por el contrario, la supuesta estratigrafía ha sido desautorizada por un estudio de Fung, Cenzano y Zavaleta (1972), quienes han demostrado que el muy ligero enrojecimiento del sedimento existente en algunos lugares en la base del depósito podría estar asimilada a una alteración pedológica reciente. Veremos que nuestras propias investigaciones en Cupisnique permiten relacionar la industria de Chivateros y el Paijanense, aclarando considerablemente la situación sobre la costa central. Pero a finales de los años sesenta, las únicas publicaciones disponibles no mostraban lo mínimo exigible de rigor científico y clara descripción de los documentos, limitando al lector a simples suposiciones u opiniones sobre el verdadero significado de los materiales publicados. Algunos de estos estudios se presentan por lo demás explícitamente como informes preliminares, pero jamás fueron seguidos de la descripción exhaustiva que se esperaba. Hoy en día, no es seguro que un nuevo examen del material proveniente de los sitios de Ancón pueda resolver los numerosos problemas que conllevan estos utensilios. Se trata en efecto de sitios de superficie y todas las observaciones que se habrían podido hacer sobre eventuales mezclas de industrias están ya irremediablemente perdidas. Es cierto que utensilios pertenecientes a una facies local del Paijanense existieron en la costa central del Perú, sin que ningún testimonio de esta industria haya sido hallada entre Cupisnique y Ancón.

Investigaciones Recientes Hacia 1970, se observa un reinicio de las investigaciones sobre el Paijanense de la costa norte, que se traduce por lo demás en estudios de un interés muy desigual. Cronológicamente, el primero de estos estudios es una tesis de un estudiante de la Universidad Nacional de Trujillo sustentada en 1972: «Industrias Líticas del Paleolítico de Cupisnique», de Jaime Deza. Este investigador estudió un sitio que él llama Cerro Yugo, situado en el flanco Noroeste del macizo que nosotros denominamos, según la Carta Geográfica Nacional, Cerro Tres Puntas. Hemos podido probar que el sector B de este sitio correspondía a nuestro sitio 12, cuya ubicación es a su vez la del sitio de Pampa de los Fósiles de Larco. El lugar, que ha presentado Deza como intacto, había sido visitado ya por Larco y quizás por Bird y Engel. La metodología empleada por Jaime Deza consistió en recoger, el mayor número de piezas posibles, entre aquellas que eran visibles sobre los talleres. Este sitio contiene

19


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

20

también concentraciones de utensilios diferentes que hemos interpretado como sitios de vivienda («campamentos») y que no fueron percibidos o bien no fueron juzgados interesantes pues no hay una sola palabra sobre ellos. Sería tedioso detallar todos los aspectos erróneos o aproximativos de esta tesis que sufre de un desconocimiento absoluto de la más elemental metodología de trabajo de campo y, por supuesto, de tecnología lítica. Para sólo quedarse en los resultados, Jaime Deza indica la presencia, en la mayoría de los talleres, de piedras de gran tamaño que las denomina yunques y supone sirvieron para la fabricación de las puntas. Ninguna de estas piezas se halla actualmente a la vista en los talleres que hemos visitado, salvo en aquel cuya fotografía aparece en su tesis (lam. H.T. sin número). En este caso, se trata de una laja de andesita netamente pulida en su parte central y que se puede interpretar como un batán, o en rigor, como una piedra para sentarse, si ella fue traída ahí antiguamente. Partiendo del examen de 4,461 piezas recolectadas en los 31 talleres prospectados, el autor construyó una tipología. Al respecto, varias observaciones deben ser hechas: a) En un taller (nº 18 del sector B) donde Deza había obtenido 174 piezas, una nueva recolección por parte de nosotros, proporcionó 372 más. La prueba de la identidad del taller nos fue dada por la unión de varios fragmentos procedentes de ambas colecciones. Las recolecciones de Deza están pues lejos de ser exhaustivas. b) La tipología de las piezas bifaces comprende 4 tipos principales subdivididos en 25 sub-tipos. Los tipos son: puntas de base redondeada, punta con muesca en la base, punta pre-pedunculada; punta pedunculada. Siguiendo al autor, cada uno de estos tipos es característico de un período. La secuencia cronológica es correlativa a la secuencia de tipos cuyo orden va desde piezas de morfología simple y toscas hasta las puntas pedunculadas. Ahora bien, todos estos tipos sin excepción se encuentran mezclados en todos los talleres. Como estos talleres ocupan superficies restringidas y bien delimitadas, podemos deducir por el contrario que cada uno de ellos representa una sola ocupación. Todos los tipos indicados son pues contemporáneos entre sí, salvo que se descubra diferencias con los utensilios de un taller a los de otro, lo que no es el caso. La secuencia de los tipos dados por el autor y que se repite en cada taller no es pues cronológica sino tecnológica: cada tipo representa una etapa en la fabricación de puntas pedunculadas. La tesis de William Kornfield (1972), aunque sustentada casi en la misma época que la de Deza, es muy diferente. Menos ambiciosa, no intenta una cronología del Paijanense sino la presentación de algunos resultados de la recolección de superficie. Por supuesto, los dos sitios de Mócan estudiados por este autor abundan aún en utensilios de toda clase, como una visita posterior nos lo ha demostrado. Tan sólo los utensilios bifaciales están estudiados en esta tesis, a excepción de algunos «limaces» que Kornfield, bien aconsejado por numerosos especialistas a quienes mostrara su material, interpreta correctamente y que son presentados allí por primera vez. Con relación con el trabajo de Deza, hay en el


Claude Chauchat

de Kornfield un esfuerzo de documentación gráfica. La tipología de las puntas pedunculadas presenta las variaciones de diversos caracteres del pedúnculo y del limbo, pero tampoco sin consideración al proceso técnico. A Paul Ossa se debe el primer estudio serio del Paijanense de la costa norte, sobre sitios hasta entonces desconocidos en los extremos del valle de Moche, alrededor de la actual ciudad de Trujillo, unos 80 km al sur de la región de Cupisnique. Los resultados de sus investigaciones están expuestos principalmente en una tesis de Ph. D. de la Universidad de Harvard (1973), así como en algunos artículos más especializados (Ossa y Moseley 1972; Ossa 1976, 1978). Estos sitios se distribuyen en tres zonas distintas. El grupo del Río Seco, que comprende el sitio más importante, La Cumbre, está situado en el extremo norte del valle, o más bien en la llanura desértica entre el valle de Moche y el de Chicama. El grupo de Santo Domingo - Los Ancados, está situado en el extremo sur, así como el sitio aislado de Quirihuac que se encuentra en una quebrada seca, aguas arriba en el valle de Moche. Estos tres grupos tienen características muy diferentes. Los sitios de Río Seco son muy extensos y ricos, los sitios de Santo Domingo y Los Ancados son estaciones con algunas decenas de utensilios como máximo y Quirihuac es un abrigo conteniendo una capa de ocupación sellada por los desechos de exfoliación de granito. Las investigaciones de Ossa se resienten por su corta estadía en el campo -apenas un año-, de la ausencia de investigaciones anteriores y de la naturaleza misma de los sitios estudiados. Las diferencias de facies y la separación en unidades de ocupación distintas, tan importantes en la evolución de nuestras propias investigaciones, son aquí casi invisibles. Ossa se dedicó primero al registro por triangulación del conjunto del sitio de La Cumbre cuya superficie puede ser calculada en casi 4 hectáreas. No obstante, en el interior de las cuadrículas de 10 m, sólo los utensilios visibles en la superficie fueron recogidos. Resulta pues que la recolección de los utensilios de La Cumbre está lejos de ser exhaustiva: una excavación efectuada por S. Uceda y C. Deza en un área de 160 m² a la extremidad noroeste del sitio (comunicación verbal) ha dado un total de 70 utensilios en la superficie o enterrados. Es difícil conocer precisamente que cantidad de utensilios fueron recogidos por Ossa en esta zona. Podemos proponer una evaluación razonable de 200 a 250, a partir del conteo (difícil) de los puntos sobre sus planos. Una superposición de las distribuciones de los objetos provenientes de las recolecciones de Ossa, de Uceda y Deza está excluida, debido a la ausencia de puntos de referencia que hayan quedado en el terreno. Esta recolección no exhaustiva de Ossa es uno de los más graves defectos de sus investigaciones. Los planos de distribución del utillaje presentada en la memoria de Ossa, conciernen al conjunto del sitio y, son por lo tanto, de una escala muy pequeña para que los detalles sean claramente apreciables. Estos planos muestran sin embargo concentraciones muy densas donde las puntas y los bifaces están en mayoría, pero también admiten otras categorías de útiles. Estas son parecidas a las de los talleres encontrados en Cupisnique.

21


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

En la mitad este del sitio, por el contrario, concentraciones más sueltas muestran el predominio del utillaje sobre lascas y corresponderían a nuestros campamentos. No obstante, las mezclas que se observan indican que el sitio fue reocupado frecuentemente y tuvo superposición de categorías de utensilios que, en Cupisnique, están separados. El examen del sitio y los artefactos aún visibles refuerza estas interpretaciones que se pueden resumir así: varios talleres de talla de bifaces sobre la parte oeste y probables campamentos en la parte este, pero una gran densidad de toda suerte de artefactos y una mezcla general.

22

El plano de distribución de los utensilios sobre guijarros, choppers y chopping tools, es lo único aberrante con relación al conjunto. Se presenta en efecto como un reguero bastante claro partiendo más o menos del conjunto del sitio y extendiéndose a lo largo de las colinas que lo bordean. Este reguero tiene pues una parte común con el conjunto de la distribución de las otras categorías, pero el resto se encuentra en una zona que está, por otra parte, arqueológicamente vacía. Se puede interpretarlo como un indicio de una ocupación durante el estadio cerámico. Otro indicio es la presencia de una punta triangular en obsidiana. Esta forma y este material son desconocidos en la región durante el Paijanense, pero se encuentran en el Horizonte Temprano y el Período Intermedio Temprano en el centro y sur-medio del Perú, donde se hallan por lo demás, la principales canteras conocidas de este material. Los análisis físicos últimamente publicados referentes al origen de los objetos en obsidiana hallados en contextos arqueológicos en el Perú (Burger y Asaro, 1977) confirmaron que esta punta fue efectivamente hecha en obsidiana de Quispisisa(4). En este caso, su atribución al Paijanense, evocada por Burger y Asaro, debe ser rechazada. Un edificio del Horizonte Temprano, utilizado hasta el Período Intermedio Temprano, existe a algunas centenas de metros del sitio de La Cumbre, sobre el borde de un camino pre-prehispánico. Por el contrario, la presencia de un fragmento importante de Punta del tipo Fell-El Inga, llamado a veces punta de «Cola de Pescado» (Fishtail Point) es por el momento inexplicable (Ossa, 1976)(5). Esquirlas de hueso fosilizado fueron halladas en la superficie, durante una campaña de cateos que conllevó al descubrimiento, en el interior de este sitio, de varias concentraciones de osamentas pertenecientes a un mastodonte y a un équido. La datación de estos restos por el método del radiocarbono dió un resultado muy bajo, compatible con la hipótesis de una contemporaneidad con el Paijanense, como lo remarcó Ossa en su memoria, así como Ossa y Moseley (1972), en comparación con las fechas obtenidas en Quirihuac (ver más adelante). La fecha es la siguiente: GX 2494, 12 360 + 700 antes del presente.

(4) Nota 2005: la ubicación de esta importante fuente de obsidiana ha sido recientement corregida pues no existe obsidiana en la zona de Quipisisa (depto de Huancavelica): ver Burger y Glascock 2000. (5) Nota 2005: Otra co-ocurrencia de puntas cola de pescado y puntas de Paiján ha sido más recientemente reportada en la Quebrada de Santa María, en la parte sur de la región de Cupisnique; ver Briceño 1997, 1999, Chauchat y Briceño 1998.


Claude Chauchat

Si la hipótesis de una contemporaneidad, de manera general, puede ser aceptada sobre estas bases, no es posible de aceptar una asociación entre los artefactos y las osamentas fósiles de La Cumbre: los primeros se hallan en la superficie, sobre la arena, mientras los segundos en un sedimento margoso subyacente. Hay, sin duda, como lo indica Ossa y Moseley, una asociación secundaria puesto que las esquirlas óseas y los fragmentos líticos fueron mezclados por unas chorreras superficiales, pero esto no cambia en nada la situación. Los otros sitios de superficie, tanto en la zona de Río Seco, como en la de Los Ancados, no dieron sino resultados aún más fragmentarios en comparación con La Cumbre, por cuanto los utensilios recogidos aquí son menos abundantes y aún reducidos a un puñado de piezas. Aquellos que provienen de Los Ancados no fueron localizados al interior de sus sitios respectivos. En cambio, el abrigo de Quirihuac, a pesar del pequeño número de utensilios, es uno de los sitios más importantes de la costa del Perú. En efecto, es el primer abrigo rocoso excavado en toda la costa y brindó el primer conjunto de fechas radiocarbónicas del Paijanense. El sitio es un enorme bloque de granito caído de la montaña y estabilizado al pie de la pendiente. Bajo este bloque, se halla un espacio abrigado de aproximadamente veinte metros cuadrados. El depósito arqueológico se encuentra bajo este techo pero la ocupación Paijanense no existió sino en la extremidad sur de aquel. Todo el resto de la zona abrigada estuvo ocupada por varias cistas de piedra que se pueden interpretar como tumbas y que parecen haber sido saqueadas en una época reciente. Los fragmentos de cerámica hallados en la extremidad del abrigo podrían provenir de dichas tumbas y fecharían pues del Período Inicial o del Horizonte Temprano. El depósito más antiguo, constituido de una capa de sedimento mueble pulverulento, el cual estuvo recubierto por una capa de desechos de exfoliación de granito, con un espesor de unos 15 a 30 cm. Esta capa está formada exclusivamente de plaquetas de dimensiones moderadas colocadas echadas y la capa arqueológica estaba sellada por este depósito. Como esta última está prácticamente exenta de plaquetas, podemos deducir que las condiciones del medio ambiente después de la ocupación Paijanense fueron sensiblemente diferentes de aquellas que reinaban durante dicha ocupación. La capa arqueológica se desarrolla sobre un espesor de 10 a 30 cm en la parte media de este sedimento fino, es decir que el sedimento fino existió ya desde el inicio de la ocupación humana y que continuó a desarrollarse durante un cierto tiempo, después que esta ocupación terminó. En ningún momento Ossa examina las implicaciones de esta diferencia de sedimentos pero es claro que se le debe atribuir a un cambio de condiciones en el medio ambiente, es decir, a un cambio del clima local. En principio, se trataría de la aparición de condiciones claramente desérticas pero es imposible por el momento describir en detalle este proceso ni relacionarlo a la evolución del clima de la costa peruana. La capa arqueológica brindó cuatro tipos de testimonios : .

una gran cantidad de caracoles terrestres (Scutalus sp.) que constituye los únicos restos alimenticios encontrados,

23


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

.

gran cantidad de pequeños carbones de madera,

.

varios millares de lascas de talla y 35 utensilios, la mayor parte claramente bifaciales,

.

dos esqueletos humanos, un adulto y un niño.

Los utensilios pertenecen sin discusión al Paijanense y se dejan clasificar sin problema con el resto de los materiales del valle. Existe en particular varios fragmentos de puntas de proyectil pedunculadas. Los esqueletos humanos, muy frágiles no fueron estudiados. Sin embargo, una serie de fechas radiocarbónicas fueron obtenidas tanto sobre carbón de madera como sobre los huesos humanos.

24

Tres de las cinco muestras de carbón de madera por ser muy pequeñas, no pudieron recibir un tratamiento químico completo. Una de ellas brindó, sin embargo, una edad tan antigua como las muestras «normales» (del orden de 12 500 antes del presente). Los dos resultados restantes son: GX 2021: 12 795 + 350 antes del presente GX 2024: 10 005 + 320 antes del presente Las dataciones efectuadas a partir de las osamentas humanas se hicieron sobre fracción de apatita del hueso y no sobre el colágeno. GX 2491 (adulto): 9 020 + 650 antes del presente GX 2493 (niño): 9 930 + 820 antes del presente Este conjunto de fechas autoriza a ubicar, al menos uno de los momentos del Paijanense dentro de un período que va a grosso modo de 13 000 a 9 000 antes del presente. Se debe insistir sobre la sorprendente antigüedad de estas fechas. Un dato anexo pero importante: la compatibilidad de estas fechas con aquella de las osamentas fósiles de La Cumbre que hacen plausible la contemporaneidad del Hombre paijanense con, al menos, una parte de la gran fauna pleistocénica de América del sur. La tipología hecha por Ossa sobre el conjunto del material Paijanense del valle de Moche constituye claramente un progreso considerable con relación a sus predecesores. Doce categorías principales de utensilios tallados fueron definidos y un cierto número de subdivisiones fueron realizadas, al nivel de tipo. Las categorías son las siguientes : puntas de proyectil, raederas, «limaces», escotaduras, «becs», denticulados, raederas sobre guijarros, «pebble-tools», bifaces, piezas retocadas, diversos y núcleos. Muchas de las subdivisiones conciernen atributos morfológicos simples, tal como el retoque unifacial o bifacial, simetría o disimetría, borde retocado convexo, rectilíneo o cóncavo. Esta lista no refleja la situación


Claude Chauchat

particular de las piezas bifaciales con relación a las puntas de proyectil y no considera pues la posibilidad de etapas de un proceso técnico. En cambio, ella permite hacerse ya una idea más clara del Paijanense a la vez por los utensilios presentes, por los ausentes, que son asimismo importantes, y por las proporciones relativas de las diversas categorías. Se llega así a la definición de la industria que es aquella en la cual nos hemos apoyado. En términos generales, el Paijanense se manifiesta por la importancia de los bifaces alargados y las puntas pedunculadas de gran tamaño, de forma característica. El resto del utillaje comprende un gran número de denticulados, así como escotaduras, raederas y «becs» en cantidad más reducida. Existe también «limaces» muy comparables a aquellos del Paleolítico Medio del Viejo Mundo, pero muy poco numerosos. Están ausentes los raspadores, los cuales son abundantes, en cambio, en las industrias de la Sierra, y los buriles, probablemente desconocidos sobre el territorio peruano(6). En resumen, los trabajos de Paul Ossa hicieron avanzar el estado de los conocimientos sobre el Paijanense en una región diferente -aunque cercana- de aquella de los primeros descubrimientos. Podemos lamentar que las condiciones de estos trabajos y la brevedad de su estadía en el lugar, no hayan permitido al autor la elaboración de una mejor metodología de campo y una tipología más sofisticada. Sea como fuere, las investigaciones de Ossa nos han servido de base cuando comenzamos nuestro trabajo sobre el Paijanense. Casi todos los arqueólogos que se han ocupado poco o mucho sobre los períodos antiguos de la Prehistoria andina han mencionado al Paijanense, en particular los trabajos de síntesis, bajo su primer apelativo de «Complejo de Paiján - Pampa de los Fósiles». Estas notaciones se limitan a señalar los descubrimientos de los primeros autores pero no aportan ningún elemento material nuevo con relación a aquellos. No hemos juzgado necesario recargar estas páginas con una revisión exhaustiva de las declaraciones y opiniones de estos autores.

Los Sitios del Paijanense El inventario de los sitios arqueológicos del desierto de Cupisnique, que comprende también los sitios con cerámica y algunos sitios paleontológicos, será el objeto de una publicación separada(7). No es inútil sin embargo presentar uno de sus principales resultados, la carta de los sitios del paijanense (fig. 6).

(6) Lavallée señala escasos buriles en Telarmachay, Junín ( Lavallée et al., 1995), y buriles y desechos típicos de su fabricación (laminillas con preparación) de la técnica descrita por Bell (1965, fig. 38) en el Inga, Ecuador, han sido encontrado en los estratos precerámicos del abrigo de Manachaqui, en el parque Nacional del Pajatén, La Libertad (comunicación verbal de W. Church). (7) Nota 2005: El número de sitios ahora publicado es mucho mayor que el conocido en la época de la redacción de esta memoria; ver Chauchat et al. 1998.

25


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

26

Los sitios estudiados provienen de tres zonas distintas, separadas unas de otras, al interior de la región : la Pampa de los Fósiles, la Quebrada de Cupisnique y Ascope. La Pampa de los Fósiles por haber sido la de más fácil acceso por su proximidad de la carretera Panamericana, es en la que empezamos a trabajar. Seguidamente, quisimos saber como variaba el Paijanense en el interior de la región y prospectamos primero los alrededores del pueblo de Ascope, con éxito inmediato, y después, el interior de la Quebrada de Cupisnique. El progreso de las investigaciones y los estudios de los sitios presentados aquí reflejan fielmente estas circunstancias. El material recogido en Pampa los Fósiles nos sirvió, de alguna manera, de muestra para comparar los otros materiales del interior. Las exploraciones posteriores, que tuvieron por meta un exhaustivo inventario regional de sitios, han confirmado que sitios de un interés excepcional quedan aún por estudiar. El estudio de una pequeña serie de utensilios de la Quebrada y otra, más importante pero sin terminar, de algunos sitios de Ascope, permiten solamente entrever los problemas establecidos por los sitios del Paijanense del interior. Los sitios han sido numerados siguiendo el sistema oficial en vigor (Rowe, 1971) en la división geográfica PV22 (Cupisnique) para la Pampa de los Fósiles y Quebrada de Cupisnique y en la división PV23 (Chicama) para Ascope. La denominación adoptada aquí consistió en agregar el nombre de la zona al número del sitio, omitiendo el prefijo geográfico. En los sitios que han sido estudiados, sólo alguna de las unidades (ver la definición de este término páginas 34-35) fueron elegidas para un estudio intensivo. La descripción de cada sitio incluye primero una presentación de éste; las unidades enseguida están examinadas en orden a sus números, describiendo sucesivamente los artefactos, la estructura espacial de ocupación, los restos de fauna y los resultados del análisis, principalmente las dataciones radiocarbónicas. Estos rubros no se hallan en todas las descripciones, sea porque la naturaleza de la unidad no se presta a ello, sea porque la recolección de los datos no fue sistemática.


Claude Chauchat

Fig. 6.- Mapa de los sitios Paijanenses.

27


ii


SEGUNDA PARTE PROBLEMAS, OBJETIVOS, MEDIOS


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

30


Claude Chauchat

Capítulo I Metodología Casi todos los sitios Paijanenses de Cupisnique se hallan en la superficie. Esta situación conlleva un cierto número de consecuencias importantes. Algunas de las ideas que van a ser desarrolladas aquí, ya han sido expuestas en una publicación anterior (Chauchat, 1977). Una pregunta preliminar es: ¿Está todo en la superficie?. ¿Podría esperarse, por el contrario, que un cierto número de testimonios estén enterrados?. Las investigaciones realizadas en Cupisnique mostraron la necesidad de verificar el estado del sedimento bajo la superficie y no simplemente suponer que todo lo que está visible constituye la totalidad del sitio arqueológico. La certeza de la existencia de objetos y estructuras enterradas fueron apareciendo gradualmente durante el curso de nuestras investigaciones, los primeros casos habiendo sido al comienzo considerados como excepciones, mientras resulta que esta situación es la regla. Esta existencia de testimonios enterrados es evidentemente la consecuencia de una débil deflación eólica que, ni el clima actual, ni el estado físico de los artefactos en superficie permitía prever.

Problemas particulares en los sitios de superficie La existencia de objetos o estructuras enterradas no modifica fundamentalmente la naturaleza de los sitios que están siempre visibles en la superficie. Dos características particulares para este tipo de sitios obligan a utilizar razonamientos poco usados en el estudio de sitios arqueológicos enterrados.

1) La mayor parte del material está visible En principio, todos los sitios fruto de la ocupación Paijanense en la región, pueden ser examinados en su integridad sin tener necesidad de efectuar en ellos excavaciones. Se evita de este modo los problemas de muestreo que surgen en la interpretación del material. En consecuencia, si la prospección ha sido completa, la totalidad del sistema de los establecimientos es igualmente perceptible. Sin embargo, la situación nunca es tan simple. Los sitios pueden ser recubiertos por dunas o transportados por avenidas durante períodos húmedos: una de las características de los medios desérticos es de estar sujetos a estos últimos fenómenos denominados catastróficos (Cooke y Warren, 1973). ¿Ha habido fases de depósito de sedimento seguidas de fases de erosión o deflación, comportando recubrimiento y después vuelta a sacar de los objetos?. O por el contrario, ¿Hubo deflación continua?, si la hubo ¿Qué espesor del sedimento se llevó esta deflación?

31


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

32

Finalmente, si los hombres prehistóricos que realizaron el depósito de los artefactos, también afectaron la superficie, por lo que hemos convenido en denominar «las estructuras»: hoyos, huecos de postes, etc. ¿Cuáles fueron las consecuencias de la evolución de la superficie sobre estas estructuras, así como sobre los mismos artefactos?. En efecto, debe guardarse de extrapolar del sitio, tal como se observa hoy, al sitio tal como fue habitado, teniendo en cuenta que entre ambos estados se han interpuesto fenómenos complejos y mal conocidos a causa de la lentitud de éstos. Finalmente, un desierto, aún absoluto, jamás está completamente desprovisto de vida. Con un poco de observación, el desierto de Cupisnique muestra que está lleno de vida vegetal y animal. Una de las características de la vida es el movimiento, aunque sea tan lento como en la vegetación. ¿Cuál fue la influencia de estos factores sobre la disposición de los artefactos? Para un sitio suficientemente antiguo, es imposible que estemos del todo seguros que un gran matorral, a un momento dado, no haya disturbado completamente la disposición de un grupo de objetos. El paso de los animales puede considerarse como escaso y de poca consecuencia, pero para sitios que tienen una antigüedad de 10,000 años, el desplazamiento mínimo de artefactos se convierte en un fenómeno a tomar en cuenta, sin que podamos evaluar correctamente la importancia de este movimiento. A medida que se descienda en la escala de los fenómenos estudiados, las causas de error son más importantes. Escasos sitios han desaparecido completamente y es pues lícito estudiar la geografía humana de una región enteramente explorada, empresa riesgosa cuando los sitios están enterrados. En cambio, los artefactos pudieron ser llevados por los antiguos hombres prehistóricos luego de la ocupación propiamente dicha, o por los hombres de una cultura posterior, comprendiendo en ello, a la nuestra. Por último, la disposición de los artefactos fue ciertamente borrada por desplazamientos mínimos pero repetidos a través de milenios. Pero, a pesar de todo lo dicho, la suma de las informaciones que podamos obtener a simple vista de un sitio es muy importante para su determinación cronológica o cultural, la evaluación de su contenido y su interés para un futuro estudio exhaustivo.

2) No se puede establecer ninguna cronología relativa natural Se debe entender por cronología relativa natural aquella que está dada por la situación de los artefactos en las capas geológicas depositadas siguiendo el orden normal de sucesión de estos depósitos. Este principio es válido en el caso donde una deflación importante dejó sobre una misma superficie objetos inicialmente separados en capas geológicamente distintas (superpuestas) de un mismo depósito. Desde el momento en que los objetos se encuentran sobre la misma superficie, ninguna cronología puede ser estudiada directamente, y ésta tan sólo puede ser establecida en base de argumentos extrínsecos a dichos objetos y a menudo de delicada aplicación. Tal es el caso, por ejemplo, en la observación de pátinas o el grado de eolización que, como en la circunstancia, afecta en primer lugar los objetos más recientes en su colocación.


Claude Chauchat

De esto se deduce que, a partir de sitios de superficie, es imposible reconstituir una secuencia de culturas o una evolución al interno de una misma cultura. Además, la asociación directa entre dos testimonios próximos uno del otro sobre la misma superficie, no puede considerarse jamás a priori como evidente. El postulado de asociación puede ser aceptado únicamente si no contradice el conjunto del contexto arqueológico. Este grupo de consideraciones más o menos explícitas según el caso, ha hecho que muchos de los arqueólogos o prehistoriadores hayan considerado los sitios de superficie como poco interesantes. Es en particular el caso para aquellos que han querido establecer en las mejores condiciones un cuadro de referencia espacio-temporal, formulando en particular secuencias de culturas o fases culturales. Por el contrario, los sitios de superficie pueden presentar un gran interés en comparación con los sitios de cuevas o abrigos rocosos. Una cueva o abrigo es un espacio limitado en el cual el grupo humano tan sólo puede extender el uso de su habitación dentro del interior limitado por las paredes rocosas. Además, es un lugar de interés particular en razón de la protección que ofrece. Estas dos características hacen que la ocupación del sitio pueda ser más frecuente, traduciéndose pues por una densidad mayor de artefactos, y la distribución de éstos estará limitada por las paredes. Podemos suponer, a priori, que un sitio en cueva o abrigo dará, en razón de la repetición de las ocupaciones, una secuencia de los utillajes y una composición cuantitativa promedio de aquellos, pero una visión muy borrosa de la distribución de los artefactos. En cambio, un sitio al aire libre será a menudo poco abundante en artefactos porque sólo puede representar una estación relativamente corta, y que no existe ninguna razón para que una ocupación posterior se ubique exactamente en el mismo lugar en vez de algunos metros o decenas de metros de distancia. Finalmente, si se trata verdaderamente de un lapso bastante corto, la estructura del hábitat aparecerá con una mayor claridad y los residuos de las diversas actividades, estando más ampliamente distribuidas, serán más fáciles de aislar. Seguramente, esta dicotomía concierne a los casos ideales. La realidad como es común, no deja de apartarse de dicha dicotomía. El caso de sitios líticos de la región de Cupisnique es un buen ejemplo de los problemas que se presentan para la interpretación de los sitios de superficie. Hemos visto que los primeros autores que se han ocupado del problema no estuvieron de acuerdo sobre las asociaciones entre los diversos testimonios encontrados en la superficie y, por consecuencia, sobre el período en el cual estos sitios líticos habían sido ocupados. Bird (1948), opina que los fragmentos de las osamentas fósiles podrían ser contemporáneos con las puntas y piezas bifaciales, pero la ocurrencia de la cerámica es accidental. El indica juiciosamente que estas formas de bifaces y puntas, lo mismo que la técnica de talla por presión (léase: talla a percutor blando) están ausentes en el sitio precerámico de Huaca Prieta, al borde de la playa, a unos treinta kilómetros. Esta observación es igualmente válida para el estadio cerámico. En los numerosos sitios con

33


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

cerámica del desierto de Cupisnique, como también en toda la costa norte, muchísimas excavaciones efectuadas en los monumentos y sitios de toda especie y todas épocas no han llevado al descubrimiento de ningún artefacto parecido. Conociendo la sociedad prehispánica tardía como la conocemos ahora, sería extraño que la explotación intensiva que ha tenido lugar en Pampa de los Fósiles no se tradujese en un comercio de estos artefactos, al menos a lo largo de la costa. Obviamente, no es este el caso, aunque piezas bifaciales de obsidiana provenientes, bien sea de Ecuador o del Sur del Perú, hayan sido descubiertas en la Huaca del Sol de Moche (Moseley, comunicación personal). La opinión de Engel sobre la contemporaneidad con la cerámica, que nos reiteró verbalmente en 1969, no se funda sobre ningún argumento y tampoco concuerda con el conjunto de datos arqueológicos de la costa norte.

34

El problema presentado por la gran fauna extinta de vertebrados es más arduo. La opinión de Bird sobre la posible contemporaneidad de estos fósiles y los restos líticos está apoyada en la idea que la morfología de las piezas bifaciales fue representativa de un estadio de cazadores de gran fauna como aquella que es conocida en América del Norte. El argumento por la morfología de los utensilios fue desarrollado de una manera diferente por Paul Ossa (1973). Estas opiniones son discutibles y, en ausencia de asociación arqueológica clara, impiden adherirse a ellas. El único hecho que pudiera presentarse en favor de su contemporaneidad entre el Paijanense y esta gran fauna pleistocénica está constituido por las fechas absolutas obtenidas sobre las osamentas fósiles de La Cumbre, que en efecto, concuerdan con las obtenidas en Quirihuac. Veremos en el transcurso de esta memoria que nuestras propias investigaciones parecen contradecir esta hipótesis pero que ciertos detalles poco claros obligan a una gran prudencia en su manejo. El último problema que ocurre es por la existencia en la región de sitios líticos muy diferentes entre sí. ¿Se trata de culturas y de períodos diferentes o bien por el contrario de manifestaciones de una misma cultura, es decir, de facies de actividades?. La respuesta no es simple y no puede considerarse como definitivamente establecida, sino luego de un estudio de conjunto de estos diversos sitios, que emprendemos aquí. La respuesta aparecerá pues poco a poco durante la exposición de los resultados. Algunos argumentos van expuestos enseguida y serán desarrollados a propósito de la tecnología y de la tipología lítica.

Terminología de los sitios El más pequeño objeto de interés arqueológico visible sobre el suelo es el artefacto. Es un objeto tallado, pulido o utilizado de manera evidente. Por convención, durante este estudio, llamaremos en adelante unidad a una agrupación de artefactos sobre el suelo, tal que presente una diferencia apreciable de densidad de artefactos


Claude Chauchat

entre el interior y el exterior de él. La densidad al exterior es en principio débil pero rara vez es del todo nula. Una concentración, en el más estricto sentido, se define entonces en el interior de la unidad por una densidad superior de artefactos o un grupo de artefactos de una categoría particular. Unidades arbitrarias, a veces, han sido distinguidas por las necesidades del estudio y no corresponden pues a la definición dada precedentemente. El nombre de sitio será reservado a un agrupamiento de unidades más o menos bien definido, sea por la distancia entre las unidades, por los caracteres topográficos o geográficos del espacio ocupado, por los límites naturales de este espacio, o por los caracteres particulares de las unidades. Puede existir sitios formados de una sola unidad. Puede ser que una sola unidad haya sido definida para las necesidades del estudio, sin que se considerase a las otras. Finalmente, hay casos en que unidades de un mismo sitio están juntas, casi parcialmente confundidas. Ha ocurrido, en esta memoria, que la palabra «sitio» haya sido utilizada en ocasiones donde el contexto indica claramente que se trata de unidades (por ejemplo: «los sitios de hábitat»). Podemos distinguir en los sitios de Cupisnique varias categorías de unidades que dependen esencialmente del utillaje lítico y los desechos que allí se encuentran, así como también otros caracteres secundarios. Estas categorías o facies que serán definidas más en detalle en el capítulo siguiente, son las canteras, los talleres y los campamentos. Su pertenencia a un mismo complejo cultural, el Paijanense, está demostrada por las relaciones que existen entre ellas, del punto de vista del material que contienen y las actividades que permite inferir este material. Las canteras y los talleres están dedicados a la fabricación de puntas de proyectil llamadas «puntas de Paiján» y no ofrecen ninguna o muy poca evidencia de actividades que dejen suponer un hábitat. Los únicos hábitats posibles, que de otra parte se encuentran muy cerca, son las unidades denominadas por nosotros campamentos, en las cuales están testimoniadas actividades de subsistencia y donde algunos restos de actividad de talla de puntas de Paiján a menudo están visibles. Estos argumentos serán desarrollados en el capítulo siguiente.

Elección de unidades a estudiar En cuanto a la ocupación Paijanense en toda la región de Cupisnique, es imposible estudiar de manera detallada el total de las unidades de todos los sitios. En busca de un estudio con el que se obtenga un máximo de resultados con un mínimo de trabajo, costo y daño en los sitios, se debe seleccionar un pequeño número de unidades que atenderán a las informaciones que se buscan. Serán pues las informaciones que se buscan o los problemas que se plantean los que orientarán la elección previa de tales unidades.

35


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Los sitios líticos paijanenses pueden proporcionar informaciones de dos clases, por una parte sobre la tipología y la tecnología de los utensilios y por otra sobre la ubicación de las diversas especies de artefactos sobre el suelo de los talleres y los campamentos. Una tipología válida no puede obtenerse sino a través de un número suficiente de utensilios. Ahora bien, los sitios que ofrecen un gran número de utensilios son aquellos donde las ocupaciones sucesivas han borrado las estructuras horizontales. Es necesario pues establecer un compromiso entre las dos exigencias contradictorias del estudio del material y del estudio de su distribución. En este proyecto de investigación, se decidió pues de no elegir sino unidades de pequeña dimensión, repitiendo la operación un número de veces suficiente.

36

Sin embargo, la elección de tal o cual unidad particular por nosotros, fue bastante circunstancial o guiada por razones prácticas: terreno plano para facilitar las operaciones de registro fotográfico, buen estado físico del material, presencia de artefactos considerados particularmente interesantes. Además, la presencia de tumbas o de un basural de restos alimenticios fue determinante para decidir el estudio de unidades que no ofrecían otro interés o aún presentaban inconvenientes. Los talleres fueron registrados únicamente en función del número de piezas visibles en la superficie y sobre todo por la presencia de puntas consideradas como una prueba que tal unidad no había sido visitada por un coleccionista. La única excepción fue Pampa de los Fósiles 12, unidad 42, que fue estudiada al inicio de nuestras investigaciones.

Métodos de trabajo de campo Idealmente, la recolección de un sitio de superficie no disturbado debe proceder con el mismo esmero que la excavación de un sitio enterrado. El descapado (décapage) o limpieza de los objetos al no ser necesario, el estudio comienza por el registro y la recolección de aquellos. De hecho, la consideración de la economía de tiempo de trabajo nos hizo desestimar la recolección de pequeños fragmentos o lascas menores de 2 cm de dimensión máxima, en la mayoría de los casos. En los talleres de Pampa de los Fósiles 13, unidades 3, 5 y 11, las lascas de talla tampoco fueron recogidas individualmente con ubicación en planos, sino reunidas por metro cuadrado después de la recolección del utillaje. En cambio, en las dos últimas unidades estudiadas, los campamentos de Pampa de los Fósiles 13, unidad 29 y Pampa de los Fósiles 14, unidad 2, todas las lascas visibles por encima de 1 cm fueron recogidas y ubicadas en los planos. En el futuro, sería deseable poder disponer de suficiente tiempo para efectuar una recolección completa, dado que la presencia de ciertos núcleos minúsculos conlleva una fuerte probabilidad de utilización de lascas de 1 cm o menos. Con la finalidad de facilitar las operaciones de registro, hemos estado obligados a utilizar un procedimiento de fotografía vertical por medio de un aparato construido en


Claude Chauchat

colaboración con Paul Ossa en 1974. Este aparato consiste en una pértiga de aluminio inclinada sobre una base de madera. En la cima, un sistema de fijación permite mantener una cámara fotográfica vertida verticalmente hacia el suelo. La recarga de la cámara se hizo inclinando el conjunto para que la cámara fotográfica sea accesible, y el disparador fue alcanzado mediante un obturador de cable. Este aparato ligero y de tan simple realización permite la fotografía vertical de 1 m² cada vez. La utilización de este sistema supone que la cuadriculación de la unidad haya sido materializada en el campo. Para identificar cada cuadro, un tablero con el número del sitio se colocó en el suelo, así como cartones que llevaban dos letras y dos números correspondientes al número del cuadro. La experiencia mostró que un equipo de dos personas pueden fotografiar un cuadro en 20 segundos aproximadamente. Mediante las fotografías obtenidas, se compuso uno o varios mosaicos de forma manuable, la escala más cómoda para las ampliaciones fotográficas siendo de 1/20. De vuelta al campo, es fácil de hallar cada objeto, colocarlo sobre un calco fijado sobre la fotografía, darle un número y recogerlo. En razón del reducido número de piezas por metro cuadrado y del hecho que un sólo equipo trabajó la mayoría del tiempo en cada unidad, la numeración de las piezas siguió el orden de los números enteros para el conjunto de la unidad y no para cada cuadro. Este sistema no ha ocasionado un ahorro de tiempo importante con relación a la simple toma de coordenadas horizontales en cada cuadro. En cambio, ha reducido al mínimo las operaciones a efectuarse en el campo. La medida de las coordenadas podía hacerse sobre los planos y en el laboratorio. El fotografiado y la recolección de los objetos exigieron, generalmente, entre un medio día o un día de trabajo para cada unidad. Es probable que los errores en la notación de las coordenadas (errores sobre el origen o sobre el orden de las medidas) fueron minimizados. Además, la fotografía es un registro total de la superficie, que eventualmente permite detectar objetos o particularidades de aquello que no había sido visto al examen directo. También permite el registro del aspecto real de los objetos y da en tamaño menor una representación exacta de la unidad total. Debe decirse que la precisión en el soporte del aparato no fue exacta sino aproximada, y de ello dependió de que la verticalidad de la máquina fotográfica no fuese perfecta: El suelo se ve ligeramente en perspectiva y la unión o lindero de estos cuadros no es perfecta, conllevando así un error del orden de 5 cm en la ubicación de los objetos en los planos que no afecta el conjunto de la relaciones espaciales entre los objetos en la unidad. Uno de los inconvenientes del sistema, que es imposible evitar, es el pisoteo del sitio antes de la recolección de los objetos: la pértiga descansa sobre el suelo y las personas que toman las fotografías y se ocupan del tablero se deben colocar a los costados. Además, las señas de las cuadrículas deben colocarse antes del inicio de la fotografía. Para esto, se encuadra el conjunto de la unidad a cuadricular, de manera que se pueda proceder por líneas paralelas a la colocación de un clavo en cada intersección de un cuadro. El pisoteo de la superficie previo al fotografiado puede ser minimizado pero no totalmente eliminado.

37


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

38

Se obtiene pues el conjunto de los objetos recogidos en la superficie de la unidad y un plano de su distribución sobre esta superficie. En los campamentos se encontraron en general numerosas piedras sin huellas de talla que a veces forman concentraciones al interior de la unidad. Se puede utilizar en este caso la expresión de «testimonio modificado» empleada en Pincevent (Francia) para los objetos modificados o juntados en el sitio por acción humana pero sin trabajo intencional (Leroi-Gourhan y Brézillon, 1972, p.322). Estos autores reservan el nombre de testimonio no modificado a los objetos cuya situación y estado actual se deben enteramente a causas no humanas. El nombre de «manuport» (transportado a mano) ha sido empleado para designar los objetos traídos a un sitio. Las piedras presentes en los campamentos de Cupisnique las hemos señalado en un segundo plano (pedrisco) sin recogérseles. El conjunto de los objetos dibujados en los planos ha podido ser localizado por coordenadas que fueron designadas en las listas de la descripción de los artefactos. El descubrimiento de depósitos de restos alimenticios de los cuales el primero de ellos no tuvo muchos utensilios en la superficie fue lo que nos llevó a practicar una recolección de los artefactos no sistemática. La posición de estos objetos no es pues conocida y sin duda algunos han quedado bajo la superficie, en aquella parte de la unidad sin excavar. Esta manera de proceder evidentemente es un error, tanto más si la mayoría de las unidades así estudiadas posteriormente contuvieron un número mucho más importante de utensilios que lo previsto. Estos depósitos fueron reconocidos primeramente por las concentraciones de las conchas de los caracoles terrestres que actualmente ya no viven en las zonas bajas del desierto. La excavación de este tipo de depósitos se centró en la recolección de la fauna sin que se haya intentado una localización de estos restos; operación considerada irrealizable en la práctica dada la cantidad y su pequeñez. Al interior de estos depósitos, los artefactos líticos son raros y tanto aquellos que fueron recolectados en la superficie como aquellos que fueron hallados enterrados, no fueron localizados mediante coordenadas. Para este tipo de trabajo se fijaron los objetivos siguientes: Obtener una muestra lo más completa posible del material óseo presente en el depósito, aún si se trate de huesos pequeños; Tomar muestras de sedimentos y de carbón con la finalidad de efectuar análisis sedimentológicos, palinológicos y dataciones absolutas; Operar por sectores de un metro cuadrado dejando perfiles del depósito a fin de obtener eventuales observaciones estratigráficas. Manifestándose la existencia de objetos enterrados, aún para los sitios que parecían enteramente de superficie, se decidió retomar cada uno de los sitios, efectuando una


Claude Chauchat

ligera excavación en los primeros 15 centímetros de profundidad. Este trabajo parte del principio que algunos objetos pudieron hundirse en el interior del sedimento por pisoteo aún de los hombres prehistóricos y, en menor grado, por los prehistoriadores durante las operaciones de registro. Esta técnica permitió además poner en evidencia hoyos y fogones planos o en concavidades, retomando la terminología utilizada por Leroi-Gourhan y Brézillon (1972, p. 215). Estas estructuras existen en la mayoría de los campamentos y fueron posteriormente puestos en evidencia en un taller. Su particularidad común es de no ser visibles en superficie pero aparecen a una profundidad promedio de 3 a 5 cm.

Trabajo de Laboratorio Al contrario del trabajo de campo, la explotación de los datos en el laboratorio no presenta diferencia alguna, sea el sitio enterrado o de superficie. El ensayo de tipología de Ossa (1973) involucró sólo la distinción de algunas grandes categorías de utensilios y no fue hecha sobre recolecciones exhaustivas. En cambio, la elección de las unidades de pequeña dimensión, si permite en principio un mejor conocimiento de la estructura espacial de las unidades, conlleva dificultades para la construcción de una tipología en razón de la poca cantidad de utensilios presente en cada caso. El estudio en laboratorio de las unidades del Paijanense de Cupisnique se ha concentrado a la vez sobre el estudio del material mismo y sobre la distribución de vestigios en el suelo. Estas dos orientaciones están estrechamente ligadas: antes de buscar la distribución de las categorías de los artefactos, es necesario primero estudiar el conjunto de estos artefactos para identificar dichas categorías. No son simplemente tipos de utensilios o familias tipológicas, sino también fases de operaciones técnicas, débitage (extracción de lascas) o fabricación de los utensilios. El estudio del material consistió pues en describir y determinar los artefactos recogidos, luego clasificarlos siguiendo las categorías que, desde el principio, parecen no ser muy diferentes de aquellas que se utilizan en el Viejo Mundo. Una descripción codificada de los artefactos fue elaborada a fin que todos los registros útiles para un estudio posterior puedan ser encontrados sobre las hojas de descripción, comprendiendo igualmente número del objeto y sus coordenadas. El conjunto del material tallado se describió siguiendo la familia tipológica y el tipo. Las diversas clases de rocas utilizadas se agruparon de acuerdo a su aspecto. Una de sus características es, en efecto, la gran variedad de materiales utilizados. Posteriormente, algunas determinaciones mineralógicas permitieron dar validez a esta clasificación de los materiales. Finalmente, los objetos son enseguida descritos siguiendo un número

39


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

reducido de caracteres morfológicos y técnicos corrientes en las publicaciones actuales de la arqueología prehistórica. Como muchos de los objetos hallados, en especial en los talleres, están formados por varios pedazos que no tienen la misma localización, un código permite encontrar los fragmentos de un mismo objeto mediante la atribución de un mismo número a cada uno de los fragmentos. La descripción de cada fragmento es aquella del objeto entero; sólo varían el número del objeto y sus coordenadas. El estudio del material comprende también una parte no codificada que consiste en un texto describiendo las diversas particularidades de cada objeto. Es este texto que ha sido utilizado en las descripciones de los utillajes y que se encontrará más adelante.

40

La investigación de las uniones entre fragmentos y aquella del remontaje de lascas sobre núcleos no fue tan sistemática como sería deseable, salvo para los talleres. La fragmentación de los bifaces es simple y no ha sido difícil operar sistemáticamente. Para los campamentos, a pesar del número de variedades de roca que es posible distinguir y el hecho que la totalidad del material se hubiera recogido, los resultados han sido mucho más decepcionantes. Se observó rápidamente que series de lascas no poseían el núcleo correspondiente y viceversa. Sea lo que fuere, los resultados son muy parciales y se puede considerar que este estudio se halla todavía por hacer. Algunos resultados obtenidos fueron evidentemente expuestos en un texto descriptivo adjunto a las notas de laboratorio, sin haber sido codificadas en las listas de los registros. El sistema que permita esta codificación para las secuencias de débitage de un núcleo no existe aún. Estas observaciones han servido sobre todo para cartografiar las uniones técnicas sobre los planos de cada unidad; sin embargo, dado el débil número de los resultados obtenidos, las conclusiones que se puedan sacar son extremadamente limitadas. Ninguna particularidad técnica del Paijanense ha podido ser puesta en evidencia por este medio. El estudio de las distribuciones de los objetos en las unidades sólo se inició al cabo del estudio del material. En efecto, era necesario que las determinaciones tipológicas fueran bastante seguras. De hecho, estas determinaciones están lejos de ser definitivas y no hay seguridad que el aspecto de los actuales planos de distribución no sean radicalmente cambiados en el futuro. Este es pues solamente el estado actual del problema que estamos presentando y no se pretende más. Es posible examinar la distribución de las diferentes categorías de utensilios, pero podemos estudiar también aquella de las diferentes variedades de material, que comprende cada uno de los núcleos, lascas y utensilios. Cada plano presentando la distribución de una categoría, (o varias, si los objetos son poco numerosos) debe ser comparado con los otros, porque lo que es interesante, no es solamente la distribución de una categoría, sino también la comparación con las otras distribuciones. Es pues necesario hacer un gran número de planos parciales y compararlos entre sí. A manera de ejemplo, Pampa de los Fósiles 14, unidad 2, necesitó la confección de 25 planos. En la presentación de los resultados, evidentemente no era posible dar el conjunto de estos planos, sino que se escogieron


Claude Chauchat

aquellos que ofrecían una situación inteligible y a menudo combinando varios de ellos para sacar a relucir las similitudes o diferencias. Sin embargo, para cada sitio, una serie de planos se destinan a dar una idea de conjunto. Estos planos, donde los objetos son dibujados en su verdadero tamaño, comprenden lo que hemos denominado el «aspecto» (restitución del conjunto del material observado), luego el plano de la pedrisco (no recogida) y por último el conjunto de los artefactos (material tallado, utensilios no tallados). Para los talleres, sólo se presenta uno de estos planos y comprende el conjunto de los utensilios recogidos así como todas las uniones. Estos planos fuera de texto van al final de este volumen. El estudio de las distribuciones se realizó sin ideas preconcebidas sobre lo que debía o no aparecer, sino buscando si alguna estructura cualquiera era perceptible. En la mayoría de los casos, el estudio presentado aquí es puramente descriptivo y se limita a constatar que tales objetos están situados en tal lugar. Esta descripción a veces puede conllevar una parte de interpretación, en la medida donde se dice que tales objetos son más bien reunidos en tal zona del sitio, o próximas de tal objeto o estructura; es ya una evaluación de este agrupamiento o de esta proximidad en el contexto de la unidad en cuestión. Esto ha estado bien deseado así, pero ciertamente es, en la mayoría de los casos, la interpretación más aventurada que se le pueda dar y es evidente que se trata solamente de impresiones. El método de trabajo utilizado consistió en delimitar al interior de cada unidad «áreas» definidas por densidades superiores del conjunto del material o de algunas categorías. La distribución de los objetos en los diferentes planos, luego es comparada con el contorno de estas áreas que ofrecen puntos de referencia cómodos. Los hoyos, fogones y batanes, cuando existen, constituyen igualmente buenos puntos de referencia, pues las actividades de campamento se han organizado alrededor de estos elementos fijos o muy pesados para ser desplazados.

Los Restos de los Vertebrados (E. Wing) Los restos de animales estudiados fueron recogidos durante las excavaciones de 9 sitios de La Pampa de los Fósiles, Quebrada de Cupisnique y Ascope, en el valle de Chicama. El tamaño de estas muestras de fauna varía ampliamente, lo que hace que algunas de ellas representen con más validez su totalidad. La lista de sitios (cuadro 1) comprende el número de clasificaciones taxonómicas (taxons) de vertebrados identificados, el número de huesos y dientes, y el número mínimo de individuos calculados. Todas las muestras fueron recogidas mediante zarandas de malla fina (2 mm), lo que permitió recuperar restos de pequeña dimensión fácil de comparar. Una manera de determinar si una muestra de fauna es suficiente, es trasladar a un gráfico el número mínimo de individuos y el número de taxons representados en cada

41


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

CLASE Familia

Género / especie

MAMIFEROS Cricetidae

Chinchillidae Canidae

Nombre vernacular

Oryzomys sp. (prob. O. arenalis o O. zunigae) Akodon sp. (prob. A. mollis) Phyllotis sp. (prob. P. amicus) Sigmodon sp. (prob. S. hispidus) Lagidium peruanum Pseudalopex sechurae

Pequeños roedores “ “ “ Vizcacha Zorro

Phalacrocorax sp. (prob. P. bougainvillii)

Cormorán, Guanay (?) Palomas “Mocking birds” aves burlonas

AVES Phalacrocoracidae Columbidae Mimidae

42

REPTILES Colubridae Viperidae Iguanidae Teiidae

Bothrops sp. (prob. B. pictus) Tropidurus sp. (prob.T. peruvianus o T. occipitalis) Dicrodon sp. (D. guttulatum oD. Heterolepis) Callopistes flavipunctatus

Gekkonidae

Culebras Víbora Pequeña iguana Cañán Lagartija grande Gekko, Saltojo

PECES CARTILAGINOSOS Carcharinidae PECES OSEOS Albulidae Clupeidae Engraulidae Ariidae

Gerreidae Sparidae Sciaenidae

Mugilidae Bothidae (Orden de los pleuronectiformes)

Tiburón

Albula vulpes Anchoa sp. Bagre panamensis Cathorops sp. Sciades troscheli Eucinostomus sp. Cynoscion sp. Micropogonias altipinnis Paralonchurus sp. Stellifer sp. Mugil sp.

Platano de mar Arenques Anchoa Bagres, Siluros, Peces gatos. “ “ Mojarras Corvinas, Roncadores Corvina dorada Coco, Suco Lisa Lenguados

Cuadro 1.- Características de las muestras de piezas óseas de los sitios paijanenses.

muestra, y hallar el punto a partir del cual un aumento de la muestra no aporta más un número significativo de nuevas especies. A partir de los datos del cuadro 1 se puede ajustar una curva a estos parámetros (fig. 7). Esta curva se achata cuando el tamaño de la muestra alcanza un número mínimo de individuos vecino a 100. Siguiendo esta curva, todos los sitios poseyendo un número mínimo de individuos inferior a 33 son claramente insuficientes, aquellos entre 33 y 90 son apenas suficientes y aquellos sobre 90 si lo son.


Claude Chauchat

43

Cuadro 2.- Lista de los taxons encontrados en los sitios paijanenses.

Fig. 7.- Relación entre el número mínimo de indivíduos (en abscisas), y el número de taxons presentes en cada uno de los sitios estudiados; curva de regresión contruida a partir de estos datos.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Las especies encontradas en estas muestras son sobre todo vertebrados terrestres y acuáticos de pequeño tamaño (cuadro 2)(1). Las determinaciones genéricas y específicas fueron difíciles por dos razones: Muchos huesos están muy fragmentados y numerosos rasgos característicos están perdidos. Además, nosotros no hemos tenido ninguna ocasión de recolectar especimenes modernos para comparación en esta parte de la costa. Es pues, importante ser prudente en la identificación de estos restos de fauna.

44

Cuadro 3.- Estimaciones de los pesos de peces representados en los sitios.

(1) Nota 2005. En la fauna recuperada de los sitios paijanenses se encuentran a menudo restos del zorrito del desierto, una especie común en la actualidad en toda la zona. Este zorro ha tenido determinaciones taxonómicas variadas. Está bien claro que los huesos del zorro actual, los asociados al Paijanense y los asociados a la Megafauna pleistocénica, son muy similares. Paleontólogos y arqueozoólogos le han asignado el género Dusicyon. Zoólogos y arqueozoólogos peruanos emplean el nombre Lycalopex. Las revisiónes más recientes de los canidos sudamericanos le asignan el género Pseudalopex, mientras reservan el género Dusicyon al «Lobo de las Malvinas» (Falkland Islands Wolf), una especie extinta desde hace un siglo, y Lycalopex a una población actual de Brazil (Nowak y Paradiso 1983, Eisenberg y Redford 1999). Todos están de acuerdo, sin embargo, sobre el nombre de especie sechurae. Aqui, hemos modificado el nombre genérico Dusicyon de la edición francesa, en Pseudalopex.


Claude Chauchat

Varios métodos diferentes de cuantificación se emplearon, cada uno mostrando un aspecto diferente de la importancia de un taxón dado, en la muestra de fauna considerada. Varios métodos de cuantificación permiten así una comprensión más completa de la naturaleza de la fauna. Los métodos más directos son el conteo de fragmentos identificados y su peso. La cantidad de estos fragmentos dará una medida aproximada sobre la abundancia de los diferentes taxons en la muestra. Es necesario recordar que especies diferentes tienen un número diferente de elementos del esqueleto, posibles de ser conservados e identificados. El peso de cada fragmento dió una medida relativa del tamaño de los animales que existían en el sitio. Ciertamente, el peso del hueso ha cambiado durante el tiempo pero todos los huesos probablemente han sido afectados de la misma manera, por lo que pesos relativos permiten compararlos con tamaños relativos. En muchos conjuntos de fauna donde están representadas diversas clases de animales bajo diferentes números de elementos del esqueleto, el cálculo del número mínimo de individuos (NMI) es útil. Estos números minimum de individuos son los números de individuos necesarios para dar cuenta de todas las osamentas identificadas. Pueden ser utilizadas como una medida de abundancia relativa y también, estimando el peso del cuerpo entero, con el objeto de evaluar la contribución relativa de los diferentes taxones en la alimentación prehistórica. Se utilizan dos métodos para estimar la biomasa, o el peso de los cuerpos de diferentes organismos. El primero, es el cálculo mínimo del peso del cuerpo, y tiende a evaluar el peso de la parte del cuerpo adherido a los huesos que son hallados. Se ha utilizado la correlación entre el peso del cuerpo y el esqueleto de especimenes modernos para compararlos, y establecer fórmulas que permitan suponer el primero (cuerpo), cuando el segundo es conocido (esqueleto). Entonces, la suposición que se hace es que la muestra es representativa del sitio y que lo que se halló en la investigación había sido utilizado como alimento. Estas fórmulas son las siguientes: Mamíferos: log y = 1.12 + 0.9 ( log x ); Ave: log y = 1.04 + 0.91 ( log x ); Pez óseo: log y = 0.9 + 0.81 ( log x ); en donde: y es el peso del cuerpo en kilogramos y x el peso de los huesos en kilogramos; Lagartijas: log y = 1.379 + 0.91 ( log x ); en donde y es el peso del cuerpo en gramos y x el peso de los huesos en gramos. Otra suposición es que el animal cuyas partes se hallaron, fue íntegramente consumido. Es lo que llamamos cálculo máximo del peso del cuerpo. El método utilizado para hacer estas estimaciones es correlacionar una medida cualquiera, tal como el ancho anterior del centrum vertebral, con el peso del cuerpo. Las fórmulas de regresión resultantes, basadas sobre los especimenes modernos de comparación, pueden ser utilizadas para estimar los pesos de los animales enteros cuyos restos fueron hallados en el sitio. Estos pesos, o su

45


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Cuadro 4.- Relación de especies cuyos promedios de peso no ha podido ser calculada.

46 promedio, son entonces multiplicados por el número minimum de individuos de cada taxón correspondiente al sitio. Las fórmulas utilizadas en este caso son las siguientes: Pez óseo: log y = 1.162 + 2.047 ( log x ); Serpiente: log y = 1.307 + 2.672 ( log x ); Lagartijas: log y = 0.9196 + 2.3634 ( log x ); en donde y es el peso total del cuerpo en gramos y x el ancho mayor de la extremidad anterior del centrum de una vértebra anterior en milímetros (vértebra torácica mediana en las serpientes). Como se puede observar en el cuadro 3, los promedios de dimensiones de los peces varían sustancialmente de un sitio a otro. En consecuencia, es importante estimar las dimensiones de las diferentes especies para cada sitio separadamente y utilizar las estimaciones correspondientes en cada análisis. Los promedios de peso en las aves, mamíferos y de la serpiente Bothrops sp. están basados en los especimenes de comparación de tamaño similar, pues ninguna medida ni correlación con el peso del cuerpo de las mismas especies ha podido ser hecha (Cuadro 4). Las unidades del análisis están enumeradas en el cuadro 2. Sin embargo, Pampa de los Fósiles 14, unidad 2 fue subdividida en cuatro cuadrantes. Las razones están explicadas en la descripción de este sitio.

Los Invertebrados (C. Chauchat) Los restos de invertebrados recogidos en los sitios de Cupisnique comprenden en su mayor parte caracoles terrestres, pero también algunos crustáceos y un fragmento de equinodermo. Las conchas marinas están prácticamente ausentes.


Claude Chauchat

El conjunto de las determinaciones fue realizado por el Prof. Antenor Guerra, de la Universidad de Trujillo. Ellas son las siguientes: Gasterópodos, Bulimulidae, Pupillidae, Crustáceos, Xanthidae, Equinodermos,

Sculatus mutabilis Bostryx turritus, Bostryx deptus, Pupoides sp., Platyxanthus d’Orbignyi, Fragmento indeterminado.

Los crustáceos y equinodermos fueron recogidos cada vez que se reconocían en un sitio; no obstante son muy raros. No es lo mismo para los gasterópodos que son muy abundantes y no fueron recogidos sino a título de muestra para una determinación o para dataciones radiocarbónicas. Es pues desafortunadamente imposible calcular que parte forman en la alimentación de los Paijanenses.

47


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

48


Claude Chauchat

Capítulo II Tecnología y Tipología Lítica Principios En los sitios prehistóricos donde los restos líticos tallados constituyen el principal, si acaso no el único testimonio de la actividad humana, el estudio de este material es el centro de toda la investigación sobre los seres humanos que han ocupado estos sitios. Entonces, la comprensión de la tecnología lítica y de la tipología de la piedra tallada es crucial para el desarrollo de la arqueología prehistórica.

Tipos y Tipología Algunos principios deben guiar al investigador en la elaboración de métodos de estudio del material lítico y, en particular, en la creación de una tipología. Un sitio arqueológico es el resultado estático de procesos dinámicos que tuvieron lugar en el pasado. La tarea del prehistoriador es reencontrar este proceso a partir de dicho estado (Binford, 1977). La noción de cultura no es de naturaleza secundaria sino va en segundo lugar con relación a estos procesos: es una abstracción elaborada a partir de ciertos rasgos del dato arqueológico. Un utensilio lítico es ante todo un objeto que ha sido fabricado con la intención de ser utilizado. La historia de un utensilio tal como lo encontramos en el suelo de un sitio arqueológico comprende tres fases principales : . fabricación (comprende la búsqueda de la materia prima), . utilización, . desecho o abandono. Durante la fase de utilización puede intercalarse una o varias fases de fabricación, en el caso de reafiladura o transformación. Se puede agregar una fase final suplementaria, generalmente mal conocida, que comprende un largo período que comienza con el abandono del sitio por los hombres prehistóricos y se culmina con el registro de aquel por el prehistoriador. El utensilio no debe estar pues determinado tan sólo en su morfología y las técnicas que permitieron obtenerla, sino también como resultado actual de un conjunto de procesos que conviene dilucidar. Estos procesos conciernen el conjunto de un sitio, y éste debe ser

49


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

estudiado con relación a cada artefacto. La determinación tecno-tipológica de aquel debe examinarse con relación al contexto arqueológico compuesto de todos los otros artefactos del sitio, sus relaciones, las estructuras del suelo, etc..

50

Un proceso de homeostasis debe pues establecerse entre cada artefacto y el resto del sitio, pero evidentemente puede transformarse en un círculo vicioso si no se tiene cuidado. Un esmero muy particular debe darse a la evaluación de los procesos de fabricación y a la manera como aquellos se manifiestan sobre los artefactos de un sitio. Es el caso, en Cupisnique, para el utillaje bifacial o los unifaces que, en ciertos estadios de su fabricación, presentan morfologías semejantes a otras categorías de objetos, denticulados y raederas principalmente. Su determinación pasa pues no sólo por un conocimiento minucioso de las técnicas de talla, sino también por la evaluación del contexto arqueológico total: la determinación no será la misma en un hábitat que en un taller especializado, suponiendo que estas dos facies estén separadas. Cuando no es posible separar las facies, es igualmente a menudo imposible diferenciar entre estos tipos de objetos. De ello se desprende que la tipología lítica está totalmente sometida a las interpretaciones de contexto. Ella no puede ser una ciencia exacta donde la determinación y la clasificación de un utensilio se desprende automáticamente de criterios tecnológicos y morfológicos elaborados de una vez por todas, cualesquiera fuere la fineza y la precisión de los criterios. De esto se deduce también que puede existir diferentes clases de tipo siguiendo el contexto. Tradicionalmente, un tipo de utensilio se define por un conjunto de caracteres de forma y de técnica cuya asociación con el objeto es suficientemente frecuente para ser considerada como significativa. Esta definición involucra al menos tres realidades diferentes: 1) el tipo verdadero se aplica a los utensilios realmente utilizados en el sitio y que han tenido una «vida» completa, 2) el tipo técnico representa un estadio bien reconocible de la fabricación de un utensilio, 3) el tipo arbitrario o de conveniencia intenta clasificar los objetos que, de otra manera, no podrían serlo: es el caso del tipo «diverso»; esto puede ser también el caso para los utensilios atípicos y, en nuestra lista, para ciertos fragmentos que no pueden ser determinados precisamente pero cuya atribución a una familia tipológica es segura. Una de las críticas que se ha hecho al estudio por listas tipológicas (o listas tipos) utilizadas aquí, es que los criterios o atributos que se toman en la definición de cada tipo no son jamás los mismos. Según los tipos, el carácter discriminante será el borde activo (o supuesto como tal), el soporte, la presencia de retoques de acomodación, etc. De ello se desprende una aparente irracionalidad de las definiciones de tipos al interior de una familia tipológica.


Claude Chauchat

De hecho, si en la práctica, los tipos son definidos de manera intuitiva, es que el tipologista reconstruye de manera conciente o inconsciente una jerarquía de criterios discriminantes para el conjunto de una familia tipológica. Whallon (1972, 1977) ha puesto en evidencia el fracaso de un sistema tipológico que utiliza todos los criterios en un mismo plano para construir una lista-tipo, solamente a partir de las combinaciones estadísticamente significativas de estos criterios. Aunque su demostración este basada en el caso de una tipología de la cerámica donde una sola jerarquía puede ser utilizada, ella es, a fortiori, válida para una tipología lítica donde cada familia tipológica debe poseer su propia jerarquía de criterios, dado la profunda heterogeneidad de estas familias tipológicas. Es pues inexacto que una lista-tipo del género de aquella de Sonneville-Bordes y Perrot (1956) sea ilógica; su lógica es simplemente de otro orden y es muy posible que dado que es más simple en la organización de los tipos, se aproxime más a la clasificación real de los hombres prehistóricos. Esto no debe ser una condición obligatoria de toda construcción tipológica pero no es ciertamente sin interés. Es la razón por la cual nosotros no hemos dudado en utilizar esta aproximación que presenta ante todo la ventaja de la rapidez y un costo mínimo con relación a aquellas que dejan de lado nuestra computadora natural para utilizar medios más lentos y más caros. Esto no quiere decir que una aproximación más sofisticada deba proscribirse. Los tipos tal como son definidos en estas tipologías son entidades sintéticas y, para no mencionar más que una pequeña parte de las dificultades que presenta este enfoque, no es posible saber cuales son los objetos particulares que tienen tal combinación particular de caracteres. Puede ser interesante, en una fase posterior de la investigación, poner énfasis, ya no en el utensilio como un todo sino en los caracteres que lo componen. Este paso, más propiamente analítico y que supone un trabajo más importante sobre los objetos, no debe ser opuesto a la gestión tipológica clásica, sino debe completarla y eventualmente perfeccionar los resultados aunque el ejemplo de Whallon muestra las dificultades prácticas de esta validación de retorno. Esta aproximación mediante lista de atributos ha sido el objeto de un inicio de puesta en práctica durante nuestras investigaciones, con la intención de disponer de algunos rasgos suplementarios: material, categoría de dimensiones y naturalezas de soportes. Por otro lado, una descripción más elaborada fue creada para los bifaces, las puntas de proyectil y los unifaces que no será cuestión aquí dada la naturaleza parcial de estas descripciones y la ausencia de aplicación y resultados. Está previsto extender estas descripciones al conjunto del material, y de poder disponer de otro conjunto de procedimientos mecanizados aplicables a los problemas propios del utillaje y sitios de Cupisnique. La exposición de este sistema de lista de atributos y los resultados de su aplicación serán objeto de una publicación posterior.

Facies El examen del material visible en las unidades del Paijanenses permite, aún antes de la elaboración de una tipología detallada, discernir facies cuya separación y comprensión correcta tienen una importancia considerable en la formación posterior de esta tipología.

51


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Sobre ciertas afloraciones rocosas, se observa grandes montones de desechos de talla provenientes de la extracción de la roca y de la talla de esbozos. Estas localidades son las canteras. Todas aquellas que han sido localizadas hasta el momento contienen una proporción importante de bifaces; la obtención de estos objetos fue pues el objetivo principal de las actividades de talla realizadas en el lugar. Estos bifaces encontrados por primera vez en el sitio de Cerro Chivateros, cerca de Lima (Patterson, 1966; Lanning y Patterson, 1967; Lanning, 1970), son piezas pesadas más bien alargadas, talladas con percutor de piedra. La roca es a menudo una riolita de color claro, de grano fino. Nada permite suponer la fabricación de otros objetos sino estos bifaces en tales canteras, salvo de manera muy ocasional. Nada, en la configuración de los lugares, permite tampoco suponer una función de vivienda.

52

En un radio de un kilómetro alrededor de las canteras, los talleres de bifaces de Pampa de los Fósiles son extremadamente numerosos y testimonian una intensa actividad. Se presentan como una capa de lascas de talla a percutor blando, a veces cubriendo una gran superficie, conteniendo decenas y hasta centenas de lascas por metro cuadrado. Fragmentos y piezas enteras de bifaces y puntas de proyectil son abundantes y casi solos, en estos talleres. Este contexto permite inferir inmediatamente una actividad casi exclusiva de fabricación de estos objetos, de allí su nombre. Aunque el terreno sea a menudo plano, se puede dudar que existió un hábitat en el lugar, dado la ausencia de otro vestigio. En cambio, en los mismos agrupamientos de unidades que contienen las canteras y los talleres, se encuentra otro tipo de unidad cuya apariencia es muy diferente. El material presente es completamente distinto. La riolita clara está en neta minoría, aún ausente. Las rocas que dominan parecen de naturaleza y de origen variado. Las lascas de talla a percutor blando, aunque presentes en la mayoría de los casos, lo son en número escaso, lo mismo que el utillaje bifacial, tan numeroso en los talleres. Abundan los núcleos y lascas de débitage, así como los utensilios de formas desconocidas en los talleres y las canteras: escotaduras, denticulados, «becs», utensilios sobre guijarros, etc. Aunque sea difícil nombrar precisamente cada una de las actividades realizadas en estas unidades, la multiplicidad de estas actividades y la existencia de batanes que se les puede asociar al procesamiento de alimentos, sugieren que se trata de sitios de habitación. Nosotros les llamamos campamentos en razón de la corta extensión de muchos de ellos y la ausencia de restos de arquitectura hecha en materiales no perecibles. En la zona de Ascope, a unos 30 km de Pampa de los Fósiles, fue aislada una facies diferente. El material predominante es aquí una toba volcánica de color gris, muy a menudo acompañada de una escasa cantidad de cuarcita. El conjunto está compuesto de numerosas lascas de talla de bifaces, pero también algunas lascas de débitage, a veces de grandes dimensiones. Los utensilios representados son muy a menudo, raederas y unifaces, pero los denticulados no son del todo raros. Los bifaces y las


Claude Chauchat

puntas de proyectil son generalmente en cuarcita, lo que jamás es el caso para los unifaces. Se puede interpretar estas unidades como talleres para unifaces conteniendo una minoría de bifaces; la misma técnica fue empleada para unos y otros. Estas diferentes facies pueden ser asimiladas a un mismo conjunto cultural, el Paijanense. Las razones son las siguientes: 1. Estas unidades, salvo los talleres de Ascope, están agrupadas en los mismos sitios. 2. El material utilizado para los bifaces de las canteras, los bifaces y las puntas de proyectil de los talleres, es idéntico. 3. Los mismos procesos técnicos, representados por los mismos desechos y los mismos productos están representados en los talleres y las canteras. 4. Los utensilios encontrados en los campamentos permiten asimilarlos todos a una misma cultura, dado el estilo de los artefactos, por particular que sea la caracterización. 5. Así pues, la presencia casi constante de algunos bifaces y puntas, así como lascas de talla de bifaces de los mismos materiales, permite asimilar los campamentos al mismo conjunto cultural del cual son parte las canteras y los talleres. 6. La presencia constante de unifaces en los talleres para bifaces y un cierto número de campamentos permite incluir allí los talleres de unifaces de Ascope, lo que confirma la presencia en estos talleres de puntas de proyectil del mismo tipo que de Pampa de los Fósiles. Estamos pues autorizados a reunir el conjunto de estas manifestaciones bajo la misma denominación de industria y proponemos el término de Paijanense para los sitios líticos de superficie en el desierto de Cupisnique y para los que pudieran estar asimilados a la misma cultura. Entendemos por industria el conjunto de manifestaciones del utillaje lítico que testimonia la existencia de una entidad cultural identificable en el espacio y en el tiempo. Este término tiene la ventaja de seguir el uso que le dió R. Larco, simplificando en él la denominación de «Complejo de Paiján - Pampas de los Fósiles»(2). En cambio, nos pareció necesario evitar el término de Cupisnique, propuesto por J. Deza, dada la confusión que podría producirse con el estilo cerámico formativo de Cupisnique, descrito por el mismo Larco. Para simplificar y atenerse al tipo lítico más evidente, el Paijanense califica a la entidad cultural responsable de la fabricación de largas puntas pedunculadas conocidas con el nombre de puntas de Paiján. (2) Nota 2005: se debe recordar que la primera aparición del término « Paijanense » se encuentra en Lumbreras 1969: 43.

53


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

54

Los rasgos de las facies reconocidas en Cupisnique indican muy claramente que las canteras y los talleres son unidades de actividades especializadas, en oposición a las unidades de actividades múltiples que son los campamentos. Salvo el caso de Ascope, esta actividad especializada se presenta como un proceso de talla compleja: a partir de bloques o de grandes lascas sacadas directamente de un afloramiento rocoso, se fabrica primeramente bifaces tallados a percutor de piedra, luego las piezas foliáceas talladas a percutor blando, y finalmente las puntas de Paiján pedunculadas, talladas a presión. Este proceso de talla está pues distribuido en dos lugares diferentes, el paso de la cantera al taller se hace, sea al final del esbozo a percutor duro, sea durante el trabajo a percutor blando. Dado la distancia a efectuar de la cantera al taller, es concebible que este traslado del material se hizo cuando se redujo el peso de los bifaces lo más posible, permitiendo transportar un cierto número de ellos a la vez. Igualmente es concebible que en las canteras y talleres especializados, todos los objetos cuyas formas y dimensiones satisfacen a sus talladores podían continuar siendo transformadas hasta la obtención del producto final, la Punta de Paiján. Sólo las piezas no satisfactorias para continuar las operaciones de la talla se abandonan en el sitio. Puede existir dos causas principales de este abandono, si exceptuamos el olvido o la pérdida del objeto: la primera es la fractura de la pieza durante la talla, lo que puede producirse sin que la pieza tuviera otro defecto; la segunda causa, es la existencia de un defecto visible, torsión, irregularidad de textura del material, «machucaduras» producidas por golpes torpes, forma no deseable. Entonces el objeto será abandonado aún cuando estuviera entero, sólo al momento en que la recuperación del defecto sea considerado imposible o muy difícil. Por supuesto, puede suceder que los esfuerzos para hacer desaparecer un defecto produzcan la fractura de la pieza. De esto se desprende que una pieza entera tendrá casi siempre un defecto, en cambio una pieza fracturada tendrá algunas posibilidades, si se la puede reconstruir, de ser perfectamente típica del proceso de talla. Si representamos el proceso de talla de las puntas como un flujo, las piezas abandonadas representan bruscas interrupciones de este flujo, con cuyo fenómeno se va formando el sitio arqueológico. Se abandona la pieza en obra cuando el tallador juzga sin remedio la desviación entre el proyecto mental y el flujo actual que llevan sus manos. El esfuerzo iniciado está irremediablemente perdido. En un contexto de taller donde las piezas son poco numerosas y dispersadas sobre el suelo, no parece que haya habido pérdidas de piezas. Sobre la cantera, las operaciones de talla producen una enorme cantidad de desechos. La remoción constante para acceder al afloramiento pudo producir enterramientos accidentales de buenas piezas, pero, dado la enorme cantidad de desechos, la proporción de estas buenas piezas es sin duda ínfima. La última consecuencia de esta facies de taller para los procesos de formación del sitio arqueológico es la posibilidad de aislar ciertos comportamientos resultantes del aprendizaje de la talla. En efecto, a algunas piezas se las continuó trabajando aunque ya de tiempo atrás no correspondían al proceso ideal de fabricación, siendo su morfología aberrante


Claude Chauchat

con relación a lo que se deduce del contexto. No es posible explicar su existencia de estas piezas si pensáramos que se buscaba una forma definida. Por el contrario el proceso de talla contiene en si mismo su propia meta y justificación, lo que corresponde al aprendizaje de los gestos de la talla por la repetición. En este caso, piezas o fragmentos ya tallados pero abandonados pudieron ser de nuevo retomados del taller.

Algunas definiciones suplementarias Damos aquí algunas definiciones que no han tenido sitio en el discurso de este texto, pero que son necesarias para evitar equívocos posteriores.

Quebradura y Fractura Una quebradura es la separación de un objeto en dos o más fragmentos sin que sea posible hacer intervenir una causa visible. Sobre un objeto lítico, una quebradura se manifiesta por la ausencia de toda huella de impacto sobre las dos caras que se separan. En efecto, la quebradura es generalmente el producto de fuerzas de flexión que se traducen a veces por la aparición de un labio sobre una de las dos faces producidas por la quebradura. De este hecho, es imposible atribuir con alguna probabilidad una quebradura a una acción voluntaria de parte del tallador. Una fractura, en cambio, presenta un punto de impacto resultante de un choque, y la cuestión del origen del golpe se plantea, salvo en principio, para los accidentes de Siret donde el punto de impacto es aquel que extrajo la lasca.

Contexto Conjunto de artefactos y, en general, de todos los elementos producidos por la acción humana y de sus interacciones, que ayudan a evaluar de la naturaleza de un sitio arqueológico. Este contexto puede y debe influir sobre la determinación de ciertos artefactos. En efecto, morfologías parecidas pueden resultar de operaciones teniendo metas diferentes y el contexto permitirá discernir estas metas, si la naturaleza de ciertas actividades llevadas a cabo en el sitio permita interpretárselas.

Estructura En arqueología prehistórica esta palabra puede tener dos sentidos. El primer sentido generalmente aceptado es: «disposición de las diversas partes o elementos del conjunto». Es en este sentido que hemos empleado la expresión de «estructura de ocupación» en una unidad. Pero la palabra estructura terminó por ser usada para designar los arreglos (aménagements) del hábitat, por ejemplo los fogones, y a veces los conjuntos densos de artefactos tales como capas, depósitos (amas) etc. Frecuentemente, se trata de conjuntos de elementos organizados, pero hay excepciones cuando esta palabra se utiliza para designar por ejemplo, un hoyo. En inglés se emplea feature como un equivalente exacto, pero esta palabra tiene numerosas traducciones posibles no siendo ninguna satisfactoria en este caso. En este segundo sentido, «estructura» se opone pues a «artefacto» que designa un objeto mobiliario.

55


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Regular, irregular

56

Términos de descripción utilizados aquí para los materiales líticos a propósito de los elementos de un objeto que tienen una cierta extensión, por ejemplo un borde. «Regular» quiere decir entonces: «cuyas características no cambian en toda la extensión». Un borde regular es aquel que puede ser convexo, cóncavo o rectilíneo, pero cuya curvatura no varía sensible o bruscamente. Este adjetivo se aplica a todos los rasgos del elemento considerado: para un borde, se trata también de los de ángulo diedro cuyo borde forma la arista, lo mismo en la textura de las dos superficies próximas de una parte y otra de este borde. Finalmente, una «irregularidad» es un accidente sobre un elemento que de otra manera sería regular. Se llega pues al significado siguiente: llamamos regular lo que no muestra accidente que pueda quebrar la continuidad de un rasgo. Retomando el caso del borde de un objeto lítico, estos accidentes pueden ser los cambios bruscos de la curvatura o del diedro, inclusiones, huecos, fisuras alterando la superficie.

Lista Tipológica del Paijanense La lista tipológica del Paijanense está articulada en varias partes, según la naturaleza de los objetos. Se justifican estas divisiones para evitar describir en una larga e informe lista, utensilios cuyos materiales, contextos, técnicas, comportamientos de utilización y abandono son diferentes. La primera división es puramente técnica y distingue lo tallado de lo no tallado. Lo no tallado representa por otra parte en este caso, una gama de objetos muy diversos que a veces no poseen huellas de utilización. Esta categoría de utillaje no tallado es la última de la lista. En el material tallado, es necesario distinguir los utensilios, los núcleos, las lascas de débitage o de talla. Al interior del utillaje en sentido estricto, se puede distinguir dos grandes grupos: el utillaje ordinario, denominado a veces también utillaje sobre lasca, y el utillaje bifacial, que comprende bifaces, piezas foliáceas y puntas de proyectil. Esta división ya adoptada para dos cuevas de los Andes Centrales (Chauchat, 1972), sigue aquella de Bordes (1961). Las técnicas de hechura, morfología y nivel de especificación son en efecto diferentes, así como los contextos en los cuales se encuentran los diferentes utensilios, contextos que imponen una tipología casi exclusivamente técnica para los bifaces. El utillaje ordinario fue dividido primero en familias tipológicas, antes de ser subdividido en tipos. La definición de estas familias no presupone en principio problema alguno, pero la de los tipos al interior de cada familia es todavía a veces provisional. Las comparaciones cuantitativas se situarán las más de las veces, al nivel de la familia tipológica. Esta situación se refleja en la numeración de los tipos, puesto que a cada familia tipológica se le asigna un número que puede considerarse como cifra de decenas, siendo el número


Claude Chauchat

del tipo la cifra de las unidades comenzando de cero en cada familia. Esta organización tiene una mayor flexibilidad y permite fácilmente agregar o suprimir los tipos sin estar obligado a desplazar todos los tipos siguientes. Los inventarios tipológicos de cada unidad van en el orden y con las definiciones de la lista que damos más abajo. No se dieron porcentajes concernientes a la lista detallada, pero estos pueden calculárseles fácilmente. Luego del inventario propiamente dicho, se encontrará totales, a partir de los cuales los porcentajes e índices centesimales se han calculado tendiendo a dar una idea sintética sobre la estructura del conjunto del utillaje. Los porcentajes conciernen simplemente a cada una de las familias tipológicas del utillaje ordinario. Algunas de estas familias tipológicas son heterogéneas, como por ejemplo los útiles a posteriori y los «becs», estos últimos comprendiendo el pico, que es sin duda funcionalmente muy diferente de los perforadores. Hay allí pues la posibilidad de perfeccionamiento. Para las raederas y los unifaces sólo se ha dado el porcentaje total. En seguida, varios índices especiales se proponen: Índice de denticulados, constituido por la proporción de los denticulados macizos, ordinarios y microdenticulados con relación al total del utillaje ordinario. Índice del utillaje macizo, constituído por la suma de los porcentajes de las piezas «machucadas», «becs» macizos, denticulados macizos y «pebble tools». El balance general, formado por los dos porcentajes complementarios del conjunto del utillaje ordinario y del conjunto del utillaje bifacial, referidos en su total; ya ha sido utilizado para caracterizar los artefactos de las cuevas de Kiqche y Tres Ventanas, en los Andes Centrales (Chauchat, 1972). Finalmente, el índice de los núcleos está formado por el porcentaje de éstos con relación al total del utillaje ordinario, aumentado con los núcleos. La categoría de los núcleos comprende también los desechos.

Utillaje ordinario 1. Útiles a posteriori A Bordes (1967, 1970) se le debe la noción de utensilio a posteriori. En esta categoría, lo que caracteriza al artefacto, no es la morfología debida a un retoque intencional, se trata de un tipo de utilización; el objeto no se convierte en utensilio sino como consecuencia de su uso. Por extensión, quizás exagerada, hemos incluido en esta categoría objetos no retocados o retocados de manera mínima (fracturas), pero con una morfología parecida a ciertas piezas utilizadas. Es el caso de los cuchillos de dorso natural y las chairas. La distinción de estos dos últimos tipos se origina en una comunicación verbal de Jean Lesage, que posteriormente la describiría en detalle (Lesage, 1982). Se trata de un análisis discriminante

57


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

58

efectuado en el material, en su mayoría débitage, proveniente de un abrigo rocoso de México. Un fichero de descripción de este material fue establecido, primero a partir de un proyecto para el análisis del material lítico elaborado por Annette Laming-Emperaire (Plumet, 1979). Paralelamente, los objetos se repartieron en grupos siguiendo la existencia de abruptos o de bordes cortantes en cada pieza. El análisis discriminante muestra una clara separación de estos diversos grupos en el conjunto de objetos situados bajo aquel abrigo. La separación es menor en la terraza situada hacia adelante, y aún se debilita más sobre las dos zonas de pendiente o con escombros situados al exterior. En estas dos zonas se halla pues el material relativamente informe, en tanto que bajo el abrigo, este material (considerado al inicio como de débitage) obedece a ciertas especificaciones concerniendo la distribución de los abruptos y los bordes cortantes. De ello deduce el autor la realidad de estos grupos. Corresponden de hecho a formas que por otro lado ya han sido definidas (Bordes, 1961), pero de manera más estricta (demasiado estricta a nuestro entender) y que son más o menos los cuchillos de dorso natural y las chairas. Nosotros no hemos intentado reproducir un análisis del mismo género, pero hemos notado la frecuencia de estas formas de lascas donde los bordes cortantes poseen a menudo huellas de utilización y que, además, pueden a veces haber sufrido una hechura mínima bajo la forma de fractura intencional (Bordes 1953). Finalmente una observación frecuente en los pueblos que todavía utilizan la piedra tallada es el predominio de simples lascas sobre el utillaje retocado. No podía ser cuestión de dejar de lado una fuente de información importante y un gran número de objetos utilizados, a causa de una definición demasiado restrictiva del utensilio lítico.

TIPO 01.0: Cuchillo de dorso natural Lasca poseyendo un filo de delineación regular opuesto a una superficie natural abrupta, igualmente regular. Existe en el Paijanense piezas muy escasas en las que el dorso ha sido más o menos retocado: fueron asimiladas a este tipo en la medida que el filo y el lado abrupto son regulares, sino, se le ubicará en el tipo siguiente. El filo puede llevar huellas de utilización, pero la observación de estas huellas no tiene un carácter discriminante. El dorso puede estar constituído de diversas maneras: superficie de un bloque o de un guijarro, faceta abrupta de los lascados, quebradura, accidente de Siret, o aún fractura intencional. Existe algún caso donde el dorso está formado por un talón ancho y poco inclinado.

TIPO 01.1: Cuchillo de dorso natural atípico Lasca sobre la cual los caracteres del tipo anterior no están todos presentes. El filo puede ser sinuoso o bastante abrupto; el lado abrupto por el contrario, puede estar más inclinado que no parece deseable, o presentar fuertes irregularidades de forma. Se puede clasificar igualmente en este tipo piezas donde estos dos elementos están relativamente cortos o mal orientados, el uno con relación al otro. Se ubicó cierto número de piezas en este tipo porque poseían huellas de utilización claras acompañadas de un dorso muy atípico separándolas muy débilmente del tipo siguiente.


Claude Chauchat

TIPO 01.2: Lasca retocada o utilizada Lasca mostrando retoques que pueden ser bien huellas de utilización, o bien retoques cortos de hechura poco claros. Los retoques de este tipo están en principio situados sobre un borde cortante; pueden ser visibles al ojo, pero suficientemente cortos para que la eventualidad de un retoque de hechura sea dudoso. Ciertas piezas llevan verdaderas astilladuras pequeñas. Finalmente, existe algún caso de retoque en ambos bordes o sobre su ángulo, lo que podría hacer pensar en una utilización parecida a la de un bec o un perforador. Si estos casos son suficientemente característicos y numerosos, un tipo suplementario de lasca utilizada podría definirse en el futuro. En ciertos contextos puede existir causas de trituración natural y sería importante distinguirlas, aunque a menudo esto es difícil.

59 TIPO 01.3: Chaira Pieza definida por un filo delimitado por dos bordes abruptos, siendo comúnmente el filo relativamente estrecho y los abruptos tendiendo a ser paralelos o débilmente convergentes hacia el extremo opuesto. Este utensilio, así como el cuchillo de dorso natural, ha sido ya definido por Bordes (1961, p. 37). Para este autor, la definición de la chaira comprende sobre todo formas donde los abruptos están retocados, pero incluye también la posibilidad de abruptos naturales. Los abruptos pueden ser de todos los tipos ya enumerados cuando se trata del cuchillo de dorso natural; las combinaciones más frecuentes comprenden el talón y una quebradura transversal al eje de percusión o bien una fractura intencional, o bien dos fracturas intencionales opuestas. Las huellas de utilización visibles a simple vista son muy escasas.

TIPO 01.4: Pieza de filo usado Lasca en la cual uno o varios bordes, generalmente filudos, sufrieron un uso por frotamiento que provoca la formación de una pequeña faceta abrupta, prácticamente rectilínea, casi plana cuando está bien desarrollada. En algunos casos, este uso se encuentra sobre un borde retocado; es necesario entonces tratar de determinar cual es el rasgo que se produjo al final sobre el objeto. Este rasgo determina su asignación al tipo. Conviene de no confundir este uso con aquel que se produce sobre un borde por abrasión al intentar reforzarlo durante un trabajo de reducción con percutor blando. Este uso se encontrará sobre el borde del talón en las lascas de talla y también, pero más raramente, sobre algunas piezas abandonadas durante su fabricación. En la práctica, las estrías provocadas por esta abrasión son raramente transversales al borde en tanto que sobre el uso debido al empleo de la pieza, lo están siempre. Los rasgos de la faceta de uso permiten reconstruir con bastante precisión el gesto que lo produjo, un movimiento de raspadura, estando el utensilio sostenido perpendicularmente a la superficie raspada con poco de variación en el ángulo durante el movimiento. El objeto afectado debe ser suficientemente duro para provocar este uso en un tiempo


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

relativamente corto dada la abundancia de estas piezas en los campamentos de poca duración. El uso de este filo no debe presentar una gran importancia para la utilización: muchas de las piezas siguieron siendo utilizadas mucho después de que hubieran llegado a ser inútiles a toda raedura eficaz. Además, la mayoría de estos objetos no presentan los micro-lascados que caracterizan el comienzo de la utilización, cualquiera que fuese el avance de éste. Ahora bien, al inicio de la raedura, debe obligatoriamente producirse un retoque espontáneo, necesario de observársele si el uso no lo ha borrado completamente. Algunos ensayos sobre madera dura u otros materiales provocaron inevitablemente este retoque bastante antes de la aparición de todo embotado, que por otra parte jamás fue tan profundo como aquel de las piezas prehistóricas.

60

Finalmente, los ensayos efectuados con lascas de cuarcita y de silex sobre una laja de arenisca muy usada dieron como resultado la aparición de una faceta de un milímetro de ancho o más, al raer durante unos diez segundos, sin que se haya empleado un esfuerzo extraordinario. En el Paijanense esta operación puede producirse si se limpia por raspado un batán que ha sido utilizado. Es difícil saber qué vegetal pudo haberse molido en estos batanes, pero una posibilidad pudieran ser las vainas de algarrobo (Prosopis pallida), que son muy ricas en elementos nutritivos. Esta preparación no se ha comprobado actualmente en el Perú, pero si se conoce en México y el Suroeste de los Estados Unidos, donde se utiliza una especie vecina del Algarrobo, llamada Mezquite (Bohrer, 1970). En un desierto, ni hablar de lavar el batán y un raspado periódico puede suponerse. En todo caso, es todo lo que se puede hipotetizar ya que falta experimentación sobre los mismos materiales. Podría ser que la formación de este retoque hubiera sido obstaculizado por la interposición de un depósito que produjera un contacto progresivo con la superficie del batán. Es igualmente posible que estas huellas hayan sido borradas por el uso sobre las piezas más afectadas y que hayamos observado mal las otras, porque estas señales no han sido observadas sino sobre algunos ejemplares. De todas formas, en esta hipótesis, se debería observar una asociación clara entre los utensilios y los batanes. Sin embargo, veremos que este es raramente el caso, lo que puede ser explicado, pero da una buena idea de las dificultades interpretativas de la función y de la distribución de los utensilios.

TIPO 01.5: Piezas machucadas Es una pieza por lo general grande y bastante gruesa, sobre lasca o bloque, y tiene un filo con un retoque visible de marcado uso, muy a menudo alternante o bifacial, cuyos lascados son cortos, escamosos, escalariformes, o sea quebrados en su extremidad distal, y dando un aspecto golpeado característico a este borde. La primera mención de este utensilio se debe a Bordes (1967, en particular fig. 1, y 1970). Las huellas del uso importantes, observadas sobre estas piezas corresponden a un movimiento de percusión del filo en un material bastante duro, que podría ser madera.


Claude Chauchat

La dirección que sigue el golpe de la pieza se hace siguiendo el largo del plano de adelgazamiento de aquel. Cuando el principal diedro filudo activo se desvía con relación al plano de adelgazamiento, los retoques se producen sobre una sola cara y pueden ser ligeramente diferentes, haciendo delicado el poder determinarlos. En algunos objetos, un dorso natural existe, opuesto al filo. En principio, la pieza machucada trabaja como un «chopper», con su filo natural y no retocado; sin embargo es generalmente más ligera, el diedro del filo es más agudo y la ausencia del talón redondeado macizo que existe sobre el chopper la hace menos resistente a golpes muy violentos.

2. Raederas Las raederas serán, tratadas a menudo, en esta memoria, con los unifaces (definidos después) en razón de su concurrencia en algunos contextos. No es importante definirlos, porque esto ha sido hecho hace tiempo (en especial Bordes, 1961, p. 25), sino fuera para precisar que en principio el retoque está situado sobre un lado. En el Paijanense, no parece existir propiamente hablando los raspadores (donde el retoque se hace sobre un extremo), pero objetos muy escasos tienen un estrecho retoque en su extremo. Para evitar el tener que clasificar estos utensilios entre los «diversos», un tipo «raspador», concebido como un caso particular de las raederas se ha mantenido aquí, por lo menos provisionalmente. Por otra parte, las raederas, siendo igualmente raras, en los hábitats y no muy frecuentes o dudosas en los talleres de talla de unifaces, no ha parecido necesario de subdividirlas mucho.

TIPO 02.0: Raspador Lasca con una extremidad donde hay un retoque continuo, rectilíneo o convexo, no denticulado. Esta definición es tomada de Bordes (1961, p. 31), la hemos modificado voluntariamente. El retoque, en el Paijanense, puede ser al menos semiabrupto pero, por principio, un raspador cuyo borde retocado está denticulado deberá contarse como denticulado en extremidad, conviene pues remitirse a los denticulados.

TIPO 02.1: Raedera simple Es una raedera que posee un sólo borde retocado, ya sea rectilíneo, convexo o cóncavo, cualquiera sea su posición con relación al eje de débitage de la lasca.

TIPO 02.2: Raedera doble Raedera poseyendo dos bordes retocados separados, cualquiera sea su forma y su posición.

TIPO 02.3: Raedera convergente o ladeada Raedera que tiene por lo menos dos bordes retocados uniéndose en una de sus extremidades por un ángulo o una curvatura pronunciada.

61


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

La mayoría de los objetos atribuidos a este último tipo en el Paijanense son raederas triples donde los bordes, de delineación diversa, fueron retocados sobre una lasca de forma original en trapecio. Por lo demás, la palabra «ladeado» no tiene aquí la misma significación que en la tipología de Bordes (1961, p. 27), donde este término indica una diferencia entre el eje de débitage y el eje del utensilio, representado por la bisectriz del ángulo de los dos bordes retocados. Como nosotros no hemos considerado la posición del eje de débitage, característica exclusivamente técnica, el término ladeado significa aquí que los dos bordes retocados son muy diferentes en dimensión y a veces en forma, la silueta del utensilio será muy disimétrica.

62

Las raederas triples en trapecio pueden ser colocadas en este subtipo en razón de la desigualdad de los bordes retocados aunque un eje de simetría pueda a veces existir transversalmente, a la mitad del borde retocado mediano. Finalmente, una forma rara está constituida por dos bordes convergentes reunidos entre sí, no por un ángulo o una curvatura, sino por un tercer lado más pequeño. En muchos casos, puede uno preguntarse si no se trata de una recuperación de un unifaz quebrado cerca de la extremidad distal. Sino, este subtipo se parece a lo que nosotros hemos denominado «raedera tipo Kiqché» en las industrias de los Andes Centrales donde aparece más frecuentemente (Chauchat, 1972). Aquí, llamamos «compleja» a esta morfología que más a menudo se encuentra en los denticulados.

3. Unifaces Esta denominación fue adoptada aquí en oposición a «bifaces» para los objetos de forma foliácea, tallados frecuentemente con percutor blando y que se les puede relacionar a las babosas (limaces) del Musteriense europeo. Su variabilidad y el contexto en el cual se les encuentra son sin embargo muy diferentes, lo que motivó el uso de un nombre diferente. Se les puede definir así: Piezas sobre lasca o bloque, retocadas sobre todo su contorno por lascados bastante planos, por lo general afectando una sola cara del soporte, a menudo cubriéndola, y dándoles una sección plano-convexa. Las piezas más típicas son alargadas, simétricas cuando son puntiagudas, pero a veces poseen un lado convexo y el otro recto cuando el extremo superior es redondeado. La extremidad inferior raramente es puntiaguda y lo más frecuente parcialmente retocada, dejando ver una parte del talón cuando la pieza soporte es una lasca. Sobre los unifaces puntiagudos, estrechos y gruesos, el retoque de los bordes se vuelve abrupto, escamoso y escalariforme. Algunas piezas de forma parecida pero sobre lasca delgada están hechas por retoque corto de raedera, siempre plano. La existencia de retoque inverso es excepcional, pero un ejemplar único, enteramente retocado sobre las dos caras, se muestra en esta memoria (fig. 132, nº 10); su sección permanece plano-convexa. Las formas rechonchas están muy frecuentemente redondeadas. La ocurrencia de todas estas formas foliáceas, así como por lo demás de las verdaderas raederas, en estos contextos bien definidos como talleres de talla (en particular en Ascope) conduce a


Claude Chauchat

interpretarlas, al menos provisionalmente, como raederas múltiples, de la misma manera como lo hace Bordes para los «limaces» (1961, p. 23). Sin embargo, la tipología del Musteriense tal como actualmente se la conoce, no permite sin dudas reunir con los «limaces» ciertas puntas musterienses rechonchas o alargadas y raederas convergentes biconvexas, aunque formas absolutamente idénticas serán consideradas aquí como variedades, a veces menores, de los unifaces (ver, en particular, Bordes, 1961: lámina 11, nº 6 y 7; lámina 20, nº 7 y 8; lámina 22, nº 2, en comparación con la lámina 25, nos. 6 al 16, que son «limaces» típicos). Finalmente, su rareza en los hábitats del Paijanense no facilita la interpretación, puesto que los objetos hallados en un taller no son, en principio, objetos utilizados y pueden ser, por el contrario, fracasos de la fabricación. Esta situación posiblemente obligará en el futuro a clasificar los unifaces y las raederas en una lista aparte, donde los criterios técnicos tendrán mayor importancia de la que actualmente se les da en el conjunto del utillaje ordinario. Con la finalidad de poder clasificar sin mucha dificultad el material de los talleres, los tipos que fueron definidos aquí, bien que mal, son en efecto, sobre todo, tipos técnicos o de conveniencia, aparte de los dos primeros.

TIPO 03.0: Unifaz típico puntiagudo Unifaz de retoque cuidadoso y regular cuya extremidad superior está marcada por un ángulo. Aquí, «puntiagudo» se opone a «redondeado» a falta de un término mejor, pero designa de hecho todo ángulo neto, aún si no es muy agudo. Su extremidad superior es la que está más alejada del ancho máximo de la pieza. Por otra parte es la única que puede ser puntiaguda o angulosa. Cuando la pieza es una lasca, es casi siempre la extremidad distal de la lasca.

TIPO 03.1: Unifaz típico redondeado Unifaz de retoque cuidadoso y regular cuya extremidad superior está claramente redondeada. En el caso de un fragmento, no se puede clasificar en uno de estos dos tipos salvo las extremidades distales de una lasca. Las extremidades proximales, que son casi siempre las extremidades inferiores de estos utensilios, están redondeados cuando se las retocó, aún si el unifaz es puntiagudo en el otro extremo. Estos fragmentos no pueden ser clasificados sino en el tipo siguiente. Así se minimiza la posibilidad de contar como dos utensilios las dos extremidades de una misma pieza. Dos sub-tipos podrían ser elevados al rango de tipo si un número suficiente de ejemplares confirma la existencia: el primero es bastante alargado y comprende dos bordes laterales asimétricos, uno convexo, el otro rectilíneo; el segundo es una pieza ovalada rechoncha casi simétrica.

63


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

TIPO 03.2: Fragmento de unifaz típico Fragmento de unifaz cuyo retoque es cuidadoso y regular, pero donde falta la extremidad superior. Se clasificará en este tipo todos los fragmentos que posean una extremidad no puntiaguda de la cual no se está seguro que sea la extremidad superior. Entran también en este caso los fragmentos medianos donde los dos bordes opuestos están presentes y muestran una morfología y un tipo de retoque que podrían señalárseles a los unifaces.

TIPO 03.3: Esbozo de unifaz

64

Pieza unifacial gruesa, a menudo rechoncha, tallada con grandes lascados, sin el pequeño retoque de regularización de los unifaces terminados, y a veces denticulada en una parte del borde retocado. Otra característica frecuente de este tipo es la existencia de un retoque inverso que no cubre la cara de la pieza, inclinado con relación a la cara inferior, y que puede servir de plano de talla para disminuir el espesor de la pieza. Este tipo evidentemente es un tipo técnico con todas las implicaciones que impone el contexto, es decir que está definido sobre piezas desechadas.

TIPO 03.4: Raedera o unifaz atípico Pieza entera o fragmento perteneciente a la categoría de las raederas o aquella de los unifaces, y que es imposible clasificarlas aparte. Este tipo, es en efecto, el de «diversos» para las dos familias tipológicas de raederas y unifaces. Algunos fragmentos, en efecto, no pueden ser clasificados con certeza en ninguna de las familias antes citadas.

4. «Becs» y picos En esta categoría se reunió a los utensilios cuya punta está formada por uno o dos bordes retocados cóncavos, mientras el resto del objeto es ancho y a veces grueso. No obstante, el bec por escotadura simple, que fue agregado posteriormente a los otros dos tipos, no responde bien a esta definición a causa de la discreción del retoque y de la variedad de los soportes. Los verdaderos perforadores, de mecha larga y fina, son excepcionales en el Paijanense; los ejemplares conocidos están hechos sobre soporte grueso y tienen una mecha más alta (vista de perfil) que ancha (en vista principal). Ossa (1973) distinguió un pico alargado y espeso que estima análogo a los picos sangoenses del África, pero que no es, a nuestro parecer, sino una variedad de unifaz atípico. Una pieza de este género fue examinada en varias oportunidades en un campamento de Pampa de los Fósiles 13 y se dejó en su sitio. No hemos conservado esta forma de pico.

TIPO 04.0: bec o perforador Utensilio constituído por dos muescas o retoques que forman una saliente más o menos puntiaguda y alargada, sobre un soporte de dimensiones pequeñas o medianas.


Claude Chauchat

Los «becs» burilantes alternos, que son raros y a veces dudosos, son asimilados a este tipo. De todas maneras, no es necesario clasificar en este tipo sino los objetos donde la punta presenta un saliente neto. Los otros casos son de denticulados a retoque alternante.

TIPO 04.1: bec por muesca simple Bec o perforador cuya punta sale tan sólo de un solo lado por una muesca o, más raramente, un retoque, quedando el otro en estado natural, salvo huellas de eventuales usos. Este lado no retocado puede estar constituido por un borde abrupto o un borde cualquiera de soporte. También allí, es necesario que la punta esté bien saliente. Se puede colocar aquí, lo que ha sido también llamado por otro lado muesca bajo quebradura, aunque el bec situado entre uno y otro esté en general mal definido. Este tipo es difícil de interpretarse bien, a causa de su simplicidad de hechura. Es a menudo difícil decir si hay un verdadero bec o una muesca donde la punta adyacente viene a ser un sub-producto involuntario. La frecuencia de estos objetos y la presencia de fracturas intencionales anteriores al retoque, parecen indicar que se trata de un utensilio especial, sin poder descartar la idea que la escotadura (o el retoque) fue también funcional. Se tendría allí pues una remarcable economía de medios para obtener un utensilio compuesto, en base a un sólo elemento.

TIPO 04.2: bec macizo o pico Utensilio que está formado una punta producida por dos anchas escotaduras sobre un soporte de grandes dimensiones. Debido a la morfología, que consiste igualmente en un soporte ancho y dos escotaduras produciendo una punta más bien corta, el objeto se parece mucho a los «becs». Las dimensiones, por el contrario, son las de un pico.

5. Escotaduras Los tipos de esta categoría comprenden especialmente las diversas combinaciones posibles entre las escotaduras clactonienses y las escotaduras retocadas, clasificación evidentemente artificial. Hemos separado de este conjunto la escotadura entre abruptos, aislada posteriormente.

TIPO 05.0: Escotadura clactoniense simple Artefacto que lleva una única escotadura obtenida por un sólo lascado. Hay que tener cuidado que, a veces, un golpe poco apoyado puede, por aplastamiento, determinar varios pequeños lascados allí donde no debería haber más que uno solo. Existe en el Paijanense lascados únicos, anchos, determinando un filo agudo pero sin poseer más que una concavidad muy débil, aún nula. A pesar de la ausencia de concavidad estos lascados deben ser clasificados como escotaduras. Por el contrario, las quebraduras cóncavas abruptas, en media-luna, sin punto de impacto visible, deben considerarse como despostilladuras no intencionales, y no escotaduras.

65


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

TIPO 05.1: Escotadura clactoniense múltiple Pieza donde coexisten varias escotaduras clactonienses bien separadas. Como un denticulado está generalmente constituído de una serie de escotaduras clactonienses; es necesario tener cuidado en la separación de los elementos en el presente tipo, como por lo demás en los utensilios múltiples o compuestos que siguen a continuación.

TIPO 05.2: Escotadura retocada simple Pieza llevando una escotadura única y cuya concavidad se obtiene por medio de un retoque que comprende varios pequeños lascados.

66

Al contrario de los tipos precedentes, es necesario aquí que la concavidad esté bien marcada y suficientemente pequeña para que no se pueda confundir con una raedera cóncava, distinción que ya hizo Bordes (1961, p. 35).

TIPO 05.3: Escotadura retocada múltiple Pieza llevando varias escotaduras retocadas bien separadas.

TIPO 05.4: Escotadura múltiple mixta Utensilios donde coexisten, por lo menos, una escotadura clactoniense y una escotadura retocada, bien separadas.

TIPO 05.5: Escotadura entre abruptos Escotadura ubicada al extremo de una pieza que comprende dos abruptos opuestos y casi paralelos. La escotadura puede ser clactoniense o retocada y los abruptos pueden ser de todos los tipos enumerados precedentemente. Puede suceder que los abruptos no sean paralelos y, por ejemplo, se reúnen al extremo opuesto de la escotadura. La identificación de este tipo, así como todos los tipos entre abruptos, depende entonces de la evaluación de la longitud del objeto y del ángulo entre los dos abruptos. Hay que cuidarse de la anterioridad de los abruptos, es decir, eventualmente de una quebradura con relación a la escotadura, para evitar incluir los objetos quebrados durante el retoque de una escotadura o un denticulado. Pero esto no es siempre fácil.

6. Utensilios compuestos Estos utensilios comprenden en principio las combinaciones entre los elementos de raedera, bec, escotadura y denticulado. Estas combinaciones son de interpretación particularmente delicada, dado las relaciones técnicas que existen entre los elementos: un denticulado está hecho de varias escotaduras, o puede ser una primera hechura en vista de una raedera; un bec puede estar constituido también de una o dos escotaduras, etc.


Claude Chauchat

La fabricación de estos utensilios pudiendo ser muy rápida, es muy posible que un gesto mal controlado puede dar por ejemplo, una escotadura grande al lado de un denticulado. Un número pequeño de utensilios con características no requeridas por el artesano, puede producirse así. Si el hombre prehistórico no estuvo obligado a utilizar todo lo que fabricaba, el prehistoriador, en cambio, tiene que estudiar todo el conjunto. ¿Se trata pues de fallas de fabricación o de verdaderos utensilios compuestos? Sin dudas es muy pronto para contestarlo.

TIPO 06.0: Escotadura-denticulado Pieza que presenta a la vez una o varias escotaduras y uno o varios bordes denticulados, elementos que deben estar bien distinguibles. Por razones de gradación y organización de la lista, los denticulados van descritos después de esta categoría. Hay pues que indicar aquí que los denticulados macizos no parecen participar en la formación de los utensilios compuestos pero que los denticulados ordinarios y los micro-denticulados (definidos más adelante) si participan. A pesar de las dudas que podría haber a priori sobre estos utensilios que no están formados, después de todo, sino por conjuntos de escotaduras de diversas clases; piezas muy características forman parte de ello, en particular aquellas que comprenden un denticulado doble, en el cual los bordes se juntan por una ancha escotadura clactoniense.

TIPO 06.1: Escotadura-raedera Utensilio sobre el que coexisten uno o varios bordes retocados en raedera y una o varias escotaduras. Las piezas pertenecientes a este tipo tienen generalmente una escotadura clactoniense ancha. Sin embargo, una escotadura retocada podría también formar parte de este utensilio compuesto y habría que tener cuidado de sus dimensiones con relación a la parte «raedera». Muy ancha, podría atribuirse a un tipo de raedera múltiple.

TIPO 06.2: Raedera-denticulado Utensilio con uno o varios bordes denticulados y uno o varios bordes retocados en raedera. En principio, la denticulación y el borde de la raedera no deben sucederse sobre el mismo lado. Asimismo, la existencia de un borde denticulado y un borde raedera sobre una pieza de forma foliácea debe ser interpretada a la luz del contexto: esta morfología puede fácilmente producirse sobre los unifaces durante la fabricación y recíprocamente, la existencia de un contexto indicando la fabricación de unifaces obliga a ser prudente para clasificar estos objetos dentro un tipo de utensilio compuesto.

TIPO 06.3: Escotadura-bec Utensilio con un denticulado y un bec que deben estar separados. La escotadura no debe participar en la formación del bec.

67


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

TIPO 06.4: Denticulado-bec Artefacto que comprende un denticulado y un bec claramente distintos. La definición de este tipo, después de todo bastante raro, es delicada. En principio, los dos elementos deben estar bien separados; en la práctica, en algunas piezas reunidas bajo este tipo, el bec no es sino una denticulación claramente más pronunciada, en general retocada, situada a continuación de las otras.

7. Denticulados macizos

68

Los denticulados están divididos en tres categorías: denticulados macizos, denticulado ordinarios y micro-denticulados. Los micro-denticulados se distinguen únicamente en base de las dimensiones de las muescas que constituyen los bordes retocados. Ellos pueden pues comprender eventualmente piezas que por sus dimensiones habrían obligado a clasificarlas entre los denticulados macizos. La distinción entre denticulados macizos y los denticulados ordinarios es únicamente una distinción de dimensión y en particular de espesor. Cada una de estas dos categorías puede comprender piezas sobre guijarro, bloque o lasca, según sus dimensiones. Los utensilios clasificados por algunos autores como choppers denticulados no son choppers sino una variedad de denticulados y es entre ellos que conviene asegurarles un lugar. Sin embargo, la definición de esta familia tipológica se basa, no sobre el soporte, sino únicamente sobre las dimensiones, encontrándose aquí objetos de soporte o de forma diferentes. Nosotros hemos distinguido en efecto, entre los denticulados macizos, dos categorías principales, según como el soporte sea relativamente plano o, por el contrario, muy grueso con relación a sus dimensiones en su vista principal. Estos denticulados, abundantes al inicio de nuestras investigaciones, fueron revisados en varias oportunidades en razón de las posibles mezclas con los núcleos. Los criterios utilizados para estas revisiones son las dimensiones de los lascados y la regularidad de la denticulación, con la finalidad de eliminar las piezas que no representaran una morfología suficientemente clara. Otra revisión tuvo lugar en los talleres de talla de unifaces (Ascope 5), para eliminar las piezas que podrían ser esbozos de unifaces. El resultado de estas revisiones es que los denticulados macizos son considerablemente menos numerosos y que ciertos tipos se han convertido en excesivamente escasos. Un arreglo de esta lista deberá pues ser eventualmente realizada.

TIPO 07.0: Denticulado tabular simple, recto o cóncavo Denticulado sobre soporte macizo poco elevado, cuyo único borde retocado presenta una delineación rectilínea o cóncava. Las diferentes formas de delineación del borde fueron agrupadas en dos, el tipo cóncavo, desde luego muy raro, fue considerado como muy próximo al tipo rectilíneo.


Claude Chauchat

TIPO 07.1: Denticulado tabular simple convexo Denticulado sobre soporte macizo poco elevado, cuyo único borde retocado presenta una delineación claramente convexa.

TIPO 07.2: Denticulado tabular doble Denticulado sobre soporte macizo poco elevado, con dos bordes retocados y separados.

TIPO 07.3: Denticulado tabular convergente o complejo Denticulado sobre soporte macizo poco elevado, que por lo menos tiene dos bordes retocados distintos, unidos entre sí por ángulos.

TIPO 07.4: Denticulado muy elevado simple, recto o cóncavo Denticulado sobre soporte macizo muy elevado cuyo único borde retocado presenta una delineación rectilínea o cóncava.

TIPO 07.5: Denticulado muy elevado simple convexo Denticulado sobre soporte macizo muy elevado cuyo único borde retocado es convexo.

TIPO 07.6: Denticulado muy elevado doble Denticulado sobre soporte macizo muy elevado, con dos bordes retocados y claramente separados.

TIPO 07.7: Denticulado muy elevado convergente o complejo Denticulado sobre soporte macizo muy elevado, que tiene uno o varios bordes retocados, distintos pero unidos por uno o varios ángulos.

TIPO 07.8: Denticulado muy elevado circular Denticulado sobre soporte macizo muy elevado, con un sólo borde retocado muy convexo afectando la mitad o más del perímetro del objeto.

TIPO 07.9: Denticulado macizo atípico o diverso Denticulado sobre soporte macizo, irregular, mal retocado y/o sin poder ser atribuido a los tipos precedentes.

8. Denticulados ordinarios Esta familia tipológica comprende todos los denticulados sobre soporte delgado cuya denticulación está formada por pequeñas muescas no menores de 5 mm en promedio. Este límite será discutido más en detalle a propósito de los microdenticulados.

TIPO 08.0: Denticulado simple recto o cóncavo Denticulado sobre soporte delgado manifestándose sobre un sólo borde rectilíneo o cóncavo.

TIPO 08.1: Denticulado simple convexo Denticulado sobre soporte delgado manifestándose sobre un sólo borde convexo.

69


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

TIPO 08.2: Denticulado doble Denticulado sobre soporte delgado, con dos bordes retocados y separados, cualquiera sea su delineación.

TIPO 08.3: Denticulado convergente o complejo Denticulado sobre soporte delgado con al menos dos bordes retocados distintos unidos entre sí por ángulos.

TIPO 08.4: Denticulado circular Denticulado sobre soporte delgado que tiene un sólo borde retocado convexo, que se desenvuelve sobre más de la mitad del perímetro del objeto.

70

TIPO 08.5: Denticulado entre abruptos Denticulado sobre soporte delgado, cuyo borde retocado une dos facetas abruptas opuestas. Las facetas abruptas pueden ser de todos los tipos ya descritos. Si una de ellas es una quebradura, es necesario que ésta sea anterior al retoque del borde.

TIPO 08.6: Denticulado atípico o diverso Denticulado sobre soporte delgado, mal retocado o inclasificable en los tipos precedentes.

9. Micro-denticulados Esta familia tipológica está basada en la dimensión de las muescas que constituyen el borde retocado. En principio, el ancho promedio de estas muescas debe ser inferior a 5 mm. Este límite es un poco arbitrario y se necesitaría que un estudio especial sea realizado sobre las tres categorías de denticulados midiendo el largo de las escotaduras. Esto se hizo para algunas de las unidades pero no sistemáticamente y un tanto para ver los problemas prácticos que colocaría un tal estudio de esta clase, como por los resultados. La delimitación de algunas muescas, es en efecto, impreciso; criterios de medida rigurosos y no arbitrarios deben ser elaborados antes de poder comenzar un estudio tan fino. En la mayoría de los casos, el ingreso en esta categoría estuvo medido por la predominancia de las muescas de ancho igual o inferior al valor límite ya mencionado. El criterio de discriminación no está aún bien fijado. Sobre pequeñas cantidades, esta separación sin embargo es bastante fácil y permite, por lo menos, separar los denticulados que tienen las muescas más pequeñas. No conviene ver una significación funcional o estilística cualquiera sino solamente el hecho que las series de gestos que han producido estos utensilios parecen suficientemente diferentes para que esta tentativa sea hecha. Por otra parte, es muy verosímil que la separación fuese bien clara para los Paijanenses pero que el valor exacto del límite variaría siguiendo el concepto de cada tallador. Los objetos descritos aquí bajo el nombre de micro-denticulados no tienen ninguna relación con aquellos que fueron definidos en el Neolítico europeo por A. Bocquet (1980), siendo la denticulación casi microscópica en los objetos descritos por este autor.


Claude Chauchat

TIPO 09.0: Micro-denticulado simple recto o cóncavo Pieza de pequeña denticulación dispuesta sobre un sólo borde, rectilíneo o cóncavo.

TIPO 09.1: Micro-denticulado simple convexo Pieza de pequeña denticulación sobre un sólo borde convexo.

TIPO 09.2: Micro-denticulado doble Pieza que tiene dos bordes denticulados separados, de cualquier delineación, donde al menos uno debe estar claramente formado por pequeña denticulación. La definición indica claramente la característica dominante de la micro-denticulación sobre la denticulación ordinaria en un objeto mixto.

TIPO 09.3: Micro-denticulado convergente o complejo Pieza que comprende varios bordes denticulados unidos por ángulos, donde por lo menos uno de los bordes denticulados principales, está retocado por pequeña denticulación. En un denticulado complejo, los bordes llamados principales son los dos bordes laterales opuestos, que están unidos por un borde más pequeño denominado anexo. Si sólo este borde anexo es micro-denticulado, el objeto no entra en esta categoría.

TIPO 09.4: Micro-denticulado circular Pieza con pequeña denticulación sobre un sólo borde muy convexo afectando más de la mitad del perímetro del objeto.

TIPO 09.5: Micro-denticulado entre abruptos Pieza con pequeña denticulación sobre un borde generalmente poco extenso y situado entre dos facetas abruptas opuestas. Los abruptos pueden pertenecer a todos los tipos ya descritos. Si uno de ellos es una quebradura, es necesario que esta sea anterior al retoque del borde.

TIPO 09.6: Micro-denticulado atípico o diverso Pieza con pequeña denticulación, mal retocada, de morfología irregular y/o inclasificable en el tipo precedente. La categoría 10, discos y poliedros, fue agregada a los núcleos.

11. «Pebble-Tools» TIPO 11.0: «Pebble-tool» Pieza maciza sobre bloque o sobre guijarro, raramente sobre lasca grande, presentando un filo obtenido por lascados unifaciales o bifaciales. No se consideró necesario, dada la rareza de este tipo, distinguir los «choppers» unifaciales y los «chopping-tools» bifaciales. Los bloques más o menos redondeados o rodados fueron

71


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

elegidos por los Paijanenses para este tipo y no existe tampoco distinción ni exclusión para hacerse sobre la base del soporte. Finalmente, Ossa (1973) distinguió un tipo que denominó pebble scraper que parece frecuente en el Paijanense. Se trata de una pieza igualmente sobre bloque o guijarro, cuidadosamente retocada de manera que forma un filo ancho bien agudo, convexo o poco sinuoso. Por el momento, esta definición no nos parece convenir sino a un subtipo, únicamente a causa de su rareza; pues los objetos que le son atribuibles son muy característicos.

12. Diversos TIPO 12.0: Diverso Objeto que parece ser un utensilio pero sin poder ser clasificado entre los otros tipos de esta lista.

72

Las condiciones para atribuir piezas en este tipo son las mismas que las que indica Bordes (1961, p. 43).

Utillaje bifacial Esta gran división del utillaje comprende, como su nombre lo indica, las piezas talladas sobre las dos caras. Sin embargo, hemos señalado la presencia (rara, es verdad) de piezas parcial o totalmente bifaciales en algunas familias tipológicas como los unifaces o los «pebble-tools». Es necesario pues precisar: en el Paijanense, el utillaje bifacial está formado por los tipos incluidos en el proceso de fabricación de las puntas de proyectil pedunculadas, llamadas puntas de Paiján, en todas sus variedades. Pertenece pues de hecho al utillaje bifacial del Paijanense toda pieza que por su contexto y/o su técnica de fabricación forma parte del proceso de elaboración de las puntas de Paiján, que sea colocada en un tipo técnico, un tipo de conveniencia o un tipo verdadero (pieza terminada). La lista del utillaje bifacial fue elaborada en primer lugar para la descripción del material hallado en los talleres y las canteras. Comprende pues sobretodo tipos técnicos y tipos de conveniencia y prácticamente ningún tipo verdadero. Fue dividido en dos grandes categorías : A. los bifaces, tallados a percusión, y B. las puntas de proyectil, talladas a presión. La única excepción a esta pertenencia al proceso de talla de las puntas de Paiján, está constituida por posibles picos hallados en las canteras. Bifaces y puntas de proyectil están divididos en «familias tipológicas» que son en realidad tipos de conveniencia, tratando de clasificar junto los fragmentos que poseen los mismos elementos de la pieza entera. El objetivo es facilitar la descripción mediante la lista de atributos, y esta clasificación no tiene ninguna incidencia sobre la lista de tipos: aquella no está constituida de subdivisiones de estas «familias tipológicas», sino de tipos técnicos describiendo el estadio del proceso al cual está atribuido el objeto. No será pues tratado aquí.


Claude Chauchat

73

Fig. 8.- Elementos de una pieza foliácea.

A. Bifaces Elementos Los elementos son zonas de los bifaces definidas por su orden en el eje de la pieza entre la extremidad inferior y la extremidad superior (fig. 8). El elemento comprende pues toda la superficie de la pieza en esta zona así como la o las porciones de borde que interesen, en tanto que los caracteres que permitan describirla sean constantes. Estos elementos son los siguientes. EXTREMIDAD INFERIOR, ZONA INFERIOR, ZONA MEDIANA, ZONA SUPERIOR, EXTREMIDAD SUPERIOR.

TIPO 10 :

Pieza con retoque mínimo

Esbozo de pieza bifacial, sobre bloque o lasca, trabajada sobre una o las dos caras, por lascados que no alcanzan la parte media de la pieza en la mayoría de las veces. Estos lascados constituyen un primer trabajo de puesta en forma de la pieza, para darle un diseño foliáceo aproximado y, si es posible, empezar el adelgazamiento de la pieza.

TIPO 11 :

Bifaz tipo Chivateros

Pieza bifacial alargada, tallada con grandes lascados a percutor duro.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Las piezas enteras pertenecientes a este tipo son a veces muy gruesas (ver Pampa de los Fósiles 12, unidad 104). No se puede descartar la hipótesis de una fabricación intencional prevista para un trabajo de cantera (picos), por lo menos para algunas de estas piezas, lo que debería lógicamente conllevar a la constitución de un nuevo tipo que no sería ya un tipo técnico.

TIPO 12 :

Bifaz Chivateros regularizado

Bifaz alargado tallado a percutor de piedra, pero cuyos bordes fueron hechos poco sinuosos por retoques que no afectan sin embargo ni la forma general ni el espesor de la pieza.

TIPO 20 :

Pieza foliácea bifaz

Pieza bifacial alargada, de forma foliácea, tallada a percutor blando.

74

TIPO 30 :

Pieza «desviada»: ensayo o esbozo de aprendiz

Pieza bifacial tallada generalmente a percutor blando, de cualquier forma pero a menudo corta, gruesa, tallada por partes mediante pequeños lascados semi abruptos y que en ningún caso pueda servir de preforma a una punta de Paiján. Las piezas desviadas ya han sido aludidas a propósito de la tecnología lítica (p. 54-55). De acuerdo a nuestra experiencia personal, estos objetos se deben a los artesanos aprendices cuando retallan las piezas o los fragmentos abandonados por los artesanos en los talleres. Las piezas en cuestión son irregulares, asimétricas, gruesas, a menudo cortas y representan a lo que puede obtener un aprendiz durante sus primeros ensayos de talla, sobre todo si el objeto es desde su inicio un fragmento o una pieza desechada. Viene a ser la adquisición del gesto y no el producto terminado que es aquí el objetivo de la talla.

TIPO 32 :

Otro tipo de pieza

Pieza que no puede servir de preforma a una punta de Paiján, y que tampoco entra en el caso precedente. El tipo 31, se refería a un cuchillo bifacial, corto y de sección asimétrica. No habiéndose encontrado sino tres ejemplares en Pampa de los Fósiles 12, unidad 42, es nulo por entero y ha sido suprimido; se trata sin dudas, igualmente, de ensayos de aprendiz. El tipo 32 reserva la posibilidad de otras piezas bifaciales que no pueden inscribirse en el proceso de fabricación de las puntas de Paiján. Hasta el momento, sólo fueron clasificadas en este tipo de conveniencia las piezas triédricas de Pampa de los Fósiles 12, unidad 104. Así como para los bifaces Chivateros gruesos y enteros ya mencionados, hay la posibilidad que se usarán como picos; pero ¿debe seguirse de allí automáticamente que para este uso particular existió un proceso de fabricación ad-hoc?.

TIPO 99 :

Bifaz diverso

Pieza bifacial que no puede ingresar en los tipos anteriores. Este tipo concierne a muy pequeños fragmentos a los que es visible que pertenecen a bifaces, pero cuya pequeñez no permite atribuirlos a ningún otro tipo.


Claude Chauchat

B. Puntas de Proyectil De acuerdo a lo ya indicado, las puntas de proyectil están definidas por la aparición del retoque a presión, aún sea sobre una pequeña parte de la pieza. Una determinación segura del retoque a presión sobre todas las piezas concernientes a esta familia tipológica, está probablemente fuera de nuestro alcance. Quedará siempre la duda de un pequeño número de piezas sobre las cuales esta determinación será difícil. El retoque a presión no es siempre alargado y de bordes paralelos, características cuya presencia depende de la forma del objeto y de la habilidad del tallador, aún de su voluntad. En el Paijanense, el retoque a presión es siempre corto: los desprendimientos no sobrepasan jamás un centímetro de largo, lo que acrecienta la posibilidad de lascados más anchos que largos. En suma, es necesario cuidarse de la posibilidad de realizar un retoque de bordes paralelos mediante percutor blando bajo ciertas condiciones. Sin embargo, el percutor blando no ataca la pieza sobre un sólo punto, al contrario del compresor, y tiende a producir un borde rectilíneo. En cambio, el retoque a presión produce una sinuosidad muy fina, debido a la sucesión de los negativos de bulbos, que es apreciable aún si la pieza haya sido acabada. En muchos casos, la evaluación no puede hacerse sino en términos de probabilidad y no de certeza. Hemos considerado que las muescas para producir el pedúnculo hayan sido hechas a presión; algunas experiencias, raras es verdad, nos han convencido de la dificultad para realizarlas por percusión. En principio, en el Paijanense, una punta pedunculada es pues tallada a presión. Las familias tipológicas definidas para las puntas de proyectil son igualmente tipos de conveniencia, destinados a distinguir diversas clases de fragmentos, sobre todo según la descripción por atributos. Los tipos son igualmente tipos técnicos o de conveniencia. Los criterios más importantes se refieren la forma de la base, la posibilidad de atribución de un fragmento a una forma definida y el carácter típico y atípico del objeto. Estos criterios se combinan en los siete tipos cuya definición sigue. Una punta de proyectil típica es una punta simétrica siguiendo el eje formado por su largo, con bordes regularizados por un fino retoque y cuya parte perforante, cuando se presenta, es aguda. Una punta de esta clase, puede decirse terminada o quebrada muy poco antes de su acabado.

Elementos, terminología Podemos utilizar cierto número de puntos de referencia fijos que hay sobre las puntas pedunculadas, y una definición de elementos semejante a la hecha por Binford (1963) (fig. 9). Pedúnculo. Es un angostamiento de la parte basal de la pieza, obtenido por dos muescas laterales más o menos anchas y profundas y diversamente orientadas según los tipos. Dos

75


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

muescas simétricas sobre la parte inferior no forman necesariamente un pedúnculo; es necesario para ello que la totalidad o casi totalidad de la zona inferior sea modificada por este retoque. Se podría sin duda distinguir pedúnculos incipientes, en los cuales el angostamiento es débil con relación al ancho de la pieza. Por ejemplo, las pequeñas puntas con angostamiento basal de las industrias de la Sierra del Perú, no poseen pedúnculo en un sentido estricto y covarian con las puntas romboidales de las que son morfológicamente vecinas. Las piezas del Paijanense abandonadas después del comienzo del retoque de la base (por ejemplo, fig. 16, n 5) responden igualmente a este nombre sin ser en ningún caso asimilables a las precedentes.

76

Espinas o aletas. Son las dos protuberancias que se sitúan por encima de las muescas, liberando el pedúnculo y formando la unión entre aquél y el resto de la pieza llamada limbo. Cada una de estas dos protuberancias están formadas de dos partes distintas, la una que hace la parte superior de la muesca, y la otra la extremidad inferior del limbo. Sobre las puntas de Paiján, estos dos bordes están unidos por un ángulo claro, por lo común, agudo. En el caso de que estos dos bordes se alarguen, de tal manera que se le pueda distinguir un borde interno distinto de la muesca propiamente dicha, aparece lo que hemos llamado aletas, reservando el nombre de espina para la variedad más corta. Un caso como éste es raro en el Paijanense, pero de él existen algunos ejemplares. Amarre del pedúnculo. Importante para las medidas y la descripción de las puntas pedunculadas es la línea de amarre del pedúnculo, que es la que une los dos puntos más profundos existentes sobre las muescas laterales (fig. 9). Esta profundidad debe extenderse paralelamente al eje principal de la pieza puesto que las muescas tienen su concavidad volteada en ese sentido. Si el ángulo de la espina no está volteado hacia abajo, es decir si la muesca existe solamente del lado del pedúnculo, el punto más profundo de aquel es el ángulo de la espina. Es posible que la línea de amarre del pedúnculo esté un poco oblicua con relación al eje principal. Esta línea permite una separación exacta entre el pedúnculo y el limbo de la pieza. Parte perforante. Es la zona que corresponde al extremo de las piezas foliáceas. Su longitud exacta puede a veces ser medida cuando existe un cambio de curvatura del borde que, de convexo, se convierte en cóncavo hacia la extremidad (fig. 9). La determinación de este punto de inflexión es difícil, pero posible. La separación entre la parte perforante y el cuerpo del limbo se halla fijada por una línea que une los dos puntos de inflexión, aún si esta línea no es perpendicular al eje principal.

TIPO 0: Fragmento de punta atípica o no terminada, o con falta del pedúnculo. TIPO 1: Fragmento de punta típica donde falta el pedúnculo. Fragmento de punta aparentemente terminada, por lo tanto probablemente pedunculada, pero cuyo pedúnculo está ausente, la parte inferior quebrada.

TIPO 10: Punta de proyectil foliácea. Punta de proyectil tallada a presión sobre una zona cualquiera del borde, pero cuya base está redondeada, dando a la pieza una forma general foliácea.


Claude Chauchat

77

Fig. 9.- Elementos de una punta pedunculada (punta de Paiján).

La adjudicación a este tipo exige pues dos características: la presencia de la base, que ha de guardar su forma foliácea, y la presencia de retoque a presión. Esto se produce a veces sobre piezas donde el retoque a presión comenzó por la extremidad superior.

TIPO 11: Punta de proyectil triangular. Punta de proyectil cuya base es rectilínea, cóncava o muy poco convexa, y se une a los bordes laterales por un ángulo neto. Este caso se presenta sobre raras piezas cuyo pedúnculo se quebró al ras del limbo. La quebradura fue acomodada, para formar un borde inferior ancho y transversal al eje de la pieza. Este hecho pudo permitir formar nuevas escotaduras haciendo aletas y no espinas.

TIPO 20: Punta de proyectil de pedúnculo ancho. Punta de proyectil cuyo pedúnculo está esbozado por dos pequeñas escotaduras laterales. Este tipo es un estadio muy visible en la fabricación de las puntas de Paiján. En efecto, la obtención del pedúnculo comienza siempre por la concavidad de dos pequeñas escotaduras laterales simétricas sobre la zona inferior de la pieza. A partir de estas escotaduras, el borde inferior es poco a poco angostado hasta llegar a un pedúnculo de forma alargada. Este tipo corresponde pues al primer retoque del pedúnculo. Muchas piezas de este estadio tienen un pedúnculo aproximativamente semi-circular.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

TIPO 21: Punta de proyectil atípica. Punta de proyectil pedunculada defectuosa, asimétrica, o que posee alguna irregularidad. Esta irregularidad se traduce comúnmente por una asimetría marcada, ya sea por una torsión general de la pieza o por estar re-tallado un elemento en un sólo lado. Puede existir también abultamientos debidos a la textura del material o a la torpeza del tallador.

TIPO 22: Punta de proyectil típica. Punta de proyectil cuyos bordes son regulares y simétricos con relación al largo (eje de la pieza), cuyo pedúnculo es alargado a lo largo de este eje y la extremidad perforante bien puntiaguda.

78

En principio, este tipo comprende también todas las piezas casi terminadas. Voluntariamente, no es cuestión aquí de otras especificaciones morfológicas más que la presencia de una punta y un pedúnculo alargado. Todas las puntas conocidas y que se le pueden considerar como terminadas tienen estos dos rasgos comunes: un pedúnculo estrecho y alargado, y una extremidad perforante muy aguda; en el interior de estos límites, las siguientes variantes pueden ser descritas : Dimensiones. La mayoría de las puntas son alargadas y su longitud sobrepasa frecuentemente los 10 cm; algunas de ellas pueden ser mucho más largas, pues la mayoría de las piezas conocidas están incompletas. En todo caso, es lo que indican las dimensiones de las piezas foliáceas, así como algunas piezas no terminadas, como en Pampa de los Fósiles 13, unidad 5 (fig. 82, nº 1 y 2). En cambio, existe una variedad corta y más ancha, menos frecuente, representada por ejemplo en Pampa de los Fósiles 27, unidad 4 (fig. 133, nº 13 y 14). Finalmente, existen algunas pequeñas puntas, de 4 cm de largo promedio, algunas de las cuales fueron fabricadas sobre lascas de talla bifacial por retoque marginal. Forma. El tipo de forma más difundido es una punta cuyo limbo comprende una parte inferior con bordes convexos y una parte superior de bordes cóncavos de donde sale una extremidad perforante en aguja, muy alargada y de sección prácticamente cuadrada. Existe sin embargo ejemplares con limbo triangular y por lo tanto de bordes rectos sin separación de la parte perforante. La forma más frecuente de pedúnculo está constituida por lados cóncavos y una base estrecha muy convexa. No obstante, el pedúnculo rectangular alargado existe en algunos ejemplares y parece más frecuente en las piezas de La Cumbre, en el valle de Moche (Ossa, 1973). Un pedúnculo de forma elíptica, sin separación neta entre los dos lados y la base, existe en una pieza entera de limbo triangular alargado, hallada al final de nuestras investigaciones en la Quebrada de Cupisnique y que no pudo ser reproducida aquí. El pedúnculo está enmarcado por dos espinas cortas y agudas, que pueden ser ligeramente salientes con relación al limbo; las aletas son escasas. La micro-denticulación del limbo, tan frecuente en las pequeñas puntas de la sierra peruana, no ha sido observada más que sobre dos piezas de las cuales una está reproducida aquí (fig. 140, nº 2).


Claude Chauchat

Es cierto que estas variaciones dan pie a la elaboración de una tipología. No obstante, los ejemplares suficientemente completos son rarísimos y no sabemos aún cuales rasgos están asociados entre ellos, menos aún, si representan toda la variedad de puntas que cualquier Paijanense podía estar apto para fabricar o utilizar; o bien si existen tan sólo en ciertos momentos precisos en la evolución de esta industria.

Núcleos Los núcleos son residuos. Su forma da pues información sobre las técnicas empleadas para el débitage. Sin embargo, la forma de un núcleo puede evolucionar durante el curso del débitage, y hay la posibilidad de hacer una lista de tipos de núcleos, por lo menos en parte, constituida en base a los tipos técnicos. Todos los núcleos del Paijanense tienen por objeto obtener lascas; las láminas son desconocidas, salvo una o dos excepciones.

TIPO 0: Núcleo tabular o prismático Núcleo con un sólo plano de fractura, donde las lascas son extraídas las unas después de las otras desde un mismo borde. La denominación de núcleo tabular viene del hecho que muchos de los núcleos del Paijanense son hechos sobre plaquetas o pequeñas lajas, que hemos llamado aquí bloques tabulares para conservar la palabra bloque en las diversas formas que toma este soporte. Cuando los lascados se constriñen, aparece un núcleo prismático.

TIPO 1: Núcleo piramidal Núcleo con un plano de fractura, donde los lascados se unen al lado opuesto de aquel. Se trata, en efecto, de un simple sub-tipo del tipo precedente, que ha de ser fusionado a éste en el futuro.

TIPO 2: Núcleo discoidal Núcleo en el cual los negativos de los primeros lascados, extraídos a lo largo de un mismo borde, son utilizados como planos de fractura de nuevos lascados, extraídos a lo largo de este mismo borde, pero sobre la cara opuesta. El borde a partir del cual se efectúan estos lascados, coincide casi con el plano de adelgazamiento del núcleo y puede perfilar su contorno. Es posible que este tipo sea un estadio ulterior de un núcleo tabular.

TIPO 3: Núcleo globular Núcleo en el cual cualquier lascado preexistente puede ser tomado como plano de fractura para un lascado ulterior, y la forma resultante se puede parecer a una bola.

TIPO 4: Núcleo informe Núcleo en cual la técnica consiste en tomar para plano de fractura un lascado pre-existente, y que no produce una de las dos formas precedentes sino una otra tercera, sin característica definible.

79


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

TIPO 1.6 : Pieza esquirlada «Pieza generalmente rectangular o cuadrada, a veces de muy pequeña dimensión, presentando en dos de sus extremidades (raramente en una sola) esquirlados muy a menudo bifaciales, causados por percusión violenta» (Tixier, 1963; p. 146).

80

Esta definición retoma con algunos matices la de D. de Sonneville-Bordes et Perrot (1956, p. 552). Después de haber sido incluido en los útiles a posteriori, este tipo está considerado ahora entre los núcleos. Es probable que ninguna de estas soluciones sea verdaderamente satisfactoria. Binford y Quimby (1963), y Escalon de Fonton (1969), para no citar sino los principales, han considerado como núcleos bipolares este género de piezas que, parece, se halla esporádicamente en las industrias más diversas. No es seguro sin embargo que la primera interpretación de utensilio deba ser completamente abandonada. En el Paijanense, la mayoría de las piezas esquirladas están hechas sobre materiales raros, encontrándose en fragmentos de muy pequeñas dimensiones. El problema está pues en la existencia de lascas utilizadas (o utilizables) de dimensiones correspondientes. En cambio, se puede considerar también que la percusión bipolar es un medio cómodo de obtener bordes cortantes a partir de estos pequeños fragmentos difíciles de tallar a mano libre, pero cuyo material fue considerado de alta calidad. Es el caso, en particular, para los pequeños cristales de cuarzo y para los fragmentos de jaspe.

TIPO 10: Discos Pieza frecuentemente sobre lasca, con lascados alternantes, aún bifaciales, sobre una parte importante del perímetro, generalmente sin retoque de regularización del borde y dando al objeto un perfil discoidal, con un contorno circular o cuadrado. Este tipo no corresponde exactamente al disco del Paleolítico inferior y medio europeo, señalado por Bordes (1961, p. 70), por ausencia de retoque en la regularización del borde. Parece ante todo que se trata de una variedad de núcleo discoidal, sobre lasca y con lascados pequeños. Podría pues confundirse con este último en el futuro, o no ser distinguido más que como sub-tipo. Hace pensar sin embargo, con un menor grado que las piezas esquirladas, en la posibilidad de utilizar lascas de dimensiones del orden de 1 a 2 cm que nosotros no hemos recogido (salvo en Pampa de los Fósiles 14, unidad 2).

TIPO 10.1: Poliedro. Piezas de dimensiones pequeñas, entre 1 y 2 cm de diámetro promedio, de apariencia globulosa o informe, llevando lascados hechos en todos los sentidos, a la manera de un núcleo globular minúsculo. En Pampa de los Fósiles 27, existe esta pieza con dimensiones más próximas de los verdaderos núcleos globulares. Es posible que los más pequeños sean en realidad fragmentos de núcleos, producidos por percusión bipolar. Las huellas de percusión bipolar se observan muy a menudo sobre los poliedros, pero estos objetos son siempre globulares y no existe una dirección preferencial en los lascados. Estos objetos comportan también el problema de la extracción de lascas de pequeñas dimensiones.


Claude Chauchat

Desechos Esta categoría sirve para clasificar todo objeto que, pareciendo indudablemente tallado, no tiene las características de una lasca, de un núcleo o de un utensilio. De hecho, parece que la gran mayoría de objetos clasificados en este tipo de conveniencia pudiera ser referido con alguna probabilidad a los fragmentos de núcleos, y en particular a los que se han quebrado durante el débitage, siguiendo a las fisuras o a defectos en la textura del material.

Utillaje no tallado Este utillaje comprende los objetos líticos que no han sido tallados pero hechos o utilizados de diferentes maneras.

TIPO 30: Guijarro o percutor. Guijarro de dimensiones adecuadas para servir de percutor o bloque donde están huellas debidas al uso como percutor. Esta denominación comprende en efecto dos clases de objetos parecidos. Un percutor puede no ser un guijarro sino también un bloque cualquiera y, en este caso, es necesario que las huellas de uso características puedan ser observadas. Pero también un guijarro puede no llevar huellas de percusión si ha sido utilizado ligeramente o por poco tiempo. Se han juntado aquí estos dos casos, a pesar de la posibilidad de tratarse de objetos tan diferentes.

TIPO 31: Mano de moler. Guijarro para moler o bloque usado por frotamiento con un batán. Este tipo es muy raro en el Paijanenese, a pesar de la frecuencia de batanes. Ocurre que éstos, a veces hayan sido desbastados (débités) y que algunos de sus fragmentos hayan sido tomados para esta utilización.

TIPO 32: Piedra de moler (batán). Bloque o laja de grandes dimensiones, alrededor de 30 cm de diámetro mínimo, que posee por lo menos una cara plana en cuyo centro lleva a menudo una superficie pulida por el uso. Por lo general, en el Paijanense esta zona pulida es de forma circular y de 15 a 20 cm de diámetro.

TIPO 33: Pequeño guijarro o gravilla. Guijarro de pequeñas dimensiones, alrededor de 1,5 cm., perfectamente pulido y redondeado, generalmente en cuarzo o cuarcita de color claro. Por su pulido bien redondeado, estos pequeños guijarros parecen provenir de la playa marina. Su utilización es desconocida.

81


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

TIPO 34: Colorantes. Este tipo comprende todos los fragmentos de colorantes, los más numerosos son los ocres rojos, trozos de óxidos de fierro mostrando huellas de raspado o de uso; existe también un pigmento negro o gris oscuro de naturaleza desconocida, desafortunadamente más raro.

TIPO 35: Rallador.

82

Esta denominación funcional enteramente conjetural designa los fragmentos de cuerpos calcáreos desechados por el mar y producidos por anélidos de la clase Polychaeta, sub-clase sedentaria, familia de los Sabellidae (determinación Mario Peña, Universidad Nacional Agraria, Lima). Este material se presenta como un conglomerado de tubos paralelos, de casi 1 mm de diámetro. Las superficies, con los orificios de estos tubos, pueden servir de rallador o de piedra pómez, como se usa actualmente en el Perú. El mar arroja gran cantidad de estos fragmentos, sobre todo en el litoral del desierto de Cupisnique.

TIPO 36: Paleta. Pequeña plaqueta cuyas dimensiones son de 10 a 20 cm por 2 cm de espesor, a menudo usada por un lado.

TIPO 39: Diversos. Los «diversos» comprenden aquí las piezas usadas de una manera inhabitual, como por ejemplo, un núcleo, cuyas aristas se han usado; otro ejemplo sería una plaqueta que lleva algunos lascados o facetas cóncavas de diversos orígenes y cuyo centro de cada concavidad ha sido igualmente usado y, por último, un guijarro con ranuras podría igualmente entrar en este tipo.

Otros elementos de Descripción Materia Prima Una gran variedad de materia prima fue utilizada por los Paijanenses. A menudo es de origen local pero pudo presentarse sea directamente en los afloramientos, sea en superficie de los depósitos aluvionales. Se ha distinguido cierto número de variedades a partir de un examen a simple vista. No hay pues que atribuirles el valor de una determinación mineralógica. Sin embargo, posteriormente, un pequeño número de determinaciones mineralógicas sobre lámina delgada fue realizada por G. Crevola , las que se han agregado a la descripción que sigue: 01 Riolita amarilla o rosada. 02 Riolita gris o marrón. 03 Roca negra de grano bastante fino, presentándose en forma de guijarros, cuando el soporte es visible. Determinación: roca sedimentaria con un ligero metamorfismo, arenisca-cuarcítica.


Claude Chauchat

04 Roca gris azul o gris verdoso de grano visible con inclusiones blancas que parecen ser granos de cuarzo. Determinación: lava afectada por un ligero metamorfismo, cuyo fondo ha sido re-cristalizado; presencia de epidotes, clorita, sericita; es probablemente una meta-andesita. 05 Cuarzo de veta o de filón. 06 Cristal de roca. 07 Cuarcita o arenisca cuarcitíca generalmente de color gris, amarillo anaranjado o rojo, de grano más grueso que la roca 03, el que se distingue a simple vista; aspecto brillante lustroso, característico. 08 Roca de grano fino o muy fino, de color verde olivo sobre las superficies patinadas, gris sobre quebradura fresca, mostrando a veces una muy fina estratificación apenas visible, a veces con manchas muy claras, muy sensible a la eolización en comparación a las otras rocas. Toba volcánica verdusca. 09 Conjunto de rocas de grano fino, algunas sin estratificación, otras con una estratificación milimétrica que lleva bandas grises, negras y rojizas, otras en fin con venas entrecruzadas blancas sobre fondo negro que recuerda a la roca lidiana. Una variedad de este conjunto que parecía ser de una caliza muy fina, y que es la principal roca utilizada en los sitios de Ascope, fue determinada como toba volcánica metamorfizada. No es cierto que esta determinación se aplique a todas las variedades de roca que han sido agrupadas bajo este código (09). 10 Roca negruzca o gris azulada, fácilmente eolizada y en este caso muestra inclusiones de un diámetro igual o inferior a 1 mm dando un aspecto característico. Determinación: roca detrítica o vulcano-sedimentaria (toba volcánica) metamorfizada, luego enteramente re-cristalizada; presencia de epidotas, clorita, sericita. 11 Silex, generalmente de color miel. 12 Jaspe, o silex jaspoide de muchas variedades: color cera, y de textura muy unida o bien manchado de negro, muy irregular en particular con vacuolas importantes. 13 Diversos en su origen. Sin embargo, por la experiencia, fue separada de la roca 04 una variedad de grano más fino que parece encontrarse en Pampa de los Fósiles y Ascope. Una muestra recogida en Ascope dió la determinación siguiente: Microdiorita (plagioclasas, piroxenos, anfibolas, poco cuarzo). En el sitio Quebrada de Cupisnique 62, se consideró necesario agregar algunas otras variedades de rocas que parecen diferentes de las que anteceden. 14 Roca blanca o amarillenta de grano fino con inclusiones de cuarzo. 15 Roca gris verdoso con inclusiones blancas de feldespato. A menudo la matriz se parece a la de la roca 08 (toba verdusca).

83


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

16 Roca marrón o marrón muy oscuro con inclusiones blancas de feldespato. 17 Roca gris verdoso, generalmente oscura, de grano fino pero de textura irregular con bandas más negras y a veces venas blancas (calcita) y raras inclusiones de feldespato.

Dimensión

84

Hemos considerado útil efectuar una clasificación ternaria de los objetos según su dimensión tal como se aprecia a la vista. Evidentemente, algunas precauciones deben tomarse para que esta clasificación tenga algún valor. Estas precauciones tienen por objeto precisar y fijar los límites entres las tres clases de manera que los resultados sean comparables de un sitio a otro. El primer ensayo de clasificación se efectuó en el cateo de la cantera, Pampa de los Fósiles 12, unidad 104. Consistió en separar el material en tres categorías, luego sacar de cada una, una pequeña muestra que se parezca exactamente al límite y finalmente medir los objetos en las tres dimensiones. El detalle de esta operación va descrita en el capítulo consagrado a este cateo. Por otra parte, para visualizar estos límites, nos hemos visto obligados a dibujar los contornos de un cierto número de objetos reales, próximos a estos límites, a fin de poder eventualmente referirse para clasificar un objeto en una u otra de las categorías de dimensión. Este trabajo fue realizado en Ascope 12, unidad 2, y los contornos resultantes se ilustran aquí, figura 10(3). Claro está que este procedimiento se halla lejos de ser perfecto y ofrece una cierta indeterminación por el hecho que los objetos son irregulares en su forma, y porque un excesivo alargamiento, así como una delgadez o al contrario un espesor excesivo son tomados en cuenta en la evaluación, al corregir las otras dimensiones. Lo indeterminado de esta evaluación existe, pero parece que no alcanza sino a una proporción de objetos bastante corta con relación al gran número que se ha analizado así. La única otra solución sería medir millares de objetos.

(3) N.T. En la presente edición estos contornos han sido reducidos, por ello hemos agregado una escala gráfica para informar sobre el tamaño real de los objetos.


Claude Chauchat

85

Fig. 10.- Categorias de dimensi贸n.


ii


TERCERA PARTE PAMPA DE LOS FOSILES


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

88

Fig. 11.- Pampa de los F贸siles 12: vista en direcci贸n del norte.


Claude Chauchat

Capítulo I Pampa de los Fósiles 12 Este sitio se encuentra en el flanco oeste del macizo de Cerro Tres Puntas, a la salida de una pequeña quebrada que desciende de este macizo. Su altura es de 180 a 200 m. La distancia con relación a la orilla actual del Oceáno Pacífico es de 14 km. Las dimensiones de este sitio son de 1.300 m en su eje mayor, orientado noroeste / sureste, y 800 m en dirección noreste / suroeste (figs. 11 y 12). El sitio ocupa, a la salida de la quebrada, un cono aluvial que se extiende entre las direcciones norte y suroeste. La pendiente del cono es convexa y varía de 2° a 7° maximum, valor alcanzado fuera del sitio, a poca distancia de las últimas unidades que le componen. El sitio ocupa pues una posición dominante con relación a la planicie y la vista es bastante amplia hacia el noroeste. Cortan el cono riachuelos de importancia variable. Los unos, de 5 a 10 m de profundidad, poseen vertientes suaves y las unidades arqueológicas están presentes sobre estas vertientes; otros riachuelos, más raros, tienen paredes sub-verticales: la unidad nº 1 está cortada en varias porciones por las ramas de uno de ellos. Se trata pues de una nueva fase de erosión, posterior al Paijanense. La profundidad de estos últimos riachuelos es del orden de un metro. Sobre la parte cercana del río seco, existe una terraza más baja que el cono propiamente dicho, de casi 2 m de altura con relación a este lecho. Varias unidades del Paijanense se encuentran aún allí. El fondo del lecho seco, inmediatamente delante del sitio, fue recubierto por una avenida aluvional más tardía, que se caracteriza por ausencia completa de elementos gruesos por encima de un centímetro, dando así un aspecto característico a la superficie. Sólo un lecho anexo, situado cerca del flanco más alto del macizo, quedó limpio de dicho material. Este sedimento fino forma una terraza muy baja, aproximadamente a 1 m del lecho actual cerca del sitio 13 (ver capitulo siguiente). Allí este nivel parece posterior al Paijanense pero anterior al Período Intermedio Tardío (Cultura Chimú), de acuerdo a la cerámica característica que hay en la superficie. El sitio parece limitado en sus lados sureste y sur por afloramientos rocosos de algunas decenas de metros de alto con relación a su entorno. El punto culminante de estas colinas se halla a 250 m de altura según la carta a escala 1:5,000 de la Corporación del Santa (que desafortunadamente no cubre sino la mitad del sitio). Al sur, se produjo una pequeña inversión del drenaje que permitió a un riachuelo pasar ésta barra rocosa hacia un pequeño valle adyacente, en un lugar donde el afloramiento está cubierto casi hasta el tope de su

89


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

90

Fig. 12.- Pampa de los F贸siles 12, plano general. Plumeado: talleres; trama de puntos: campamentos.


Claude Chauchat

cima, y parece presentar igualmente una falla. Las unidades de ocupación prehistórica se extienden sin solución de continuidad en ambos lados de estas colinas y es difícil considerarlas como una barrera que podría servir de límite al sitio. De hecho, las unidades 119 a 122, situadas en ambos lados de estas colinas, están más próximas a los talleres del sitio 75, que se encuentra inmediatamente más allá, al otro lado de este pequeño paso. Se ha suprimido pues, los números en la lista de las unidades del sitio 12 y estos campamentos ahora se consideran como parte del sitio 75. Sin embargo su contorno se incluye en el plano del sitio (fig. 12). La superficie natural del sitio está formada de arena aluvial en la que afloran bloques de mayor diámetro. Este material es muy anguloso. La deflación eólica produjo un microempedramiento formado de piedritas contenidos en la arena, desechos angulosos de roca local de un centímetro de grosor, más o menos. Las acumulaciones de la arena eólica son poco importantes; ellas se reducen a una pequeña cresta que se prolonga sobre una decena de metros en la pendiente rocosa a la salida de la quebrada, a los montículos circulares alrededor de los matorrales de zapote y a depósitos de algunos centímetros de espesor sobre los flancos abrigados de los riachuelos. Las concreciones calcáreas cilíndricas que sobresalen verticalmente sobre el suelo se observan frecuentemente; sin duda se formaron a partir de antiguas raíces. La vegetación no ofrece ningún carácter particular si la comparamos al resto de la zona, salvo algunos cactus del género Cereus sobre las pendientes rocosas que dominan el sitio. Este cactus está aquí en su límite inferior de altitud y sobre todo al minimun de su distancia con relación a la ribera marina, para la región. Los algarrobos (Prosopis pallida) son en número de cuatro, todos en el fondo del lecho y uno de ellos prácticamente moribundo(1). El sitio propiamente dicho en realidad comprende tres componentes, de los cuales el primero es paleontológico y los otros dos arqueológicos. Estos son : .restos de vertebrados fósiles atribuibles al Pleistoceno de los Andes, .la ocupación del Paijanense, .la ocupación humana posterior al Paijanense. No se necesita sino describir brevemente a los dos términos extremos de esta enumeración. Si embargo, son interesantes de ser considerados en razón de sus posibles interacciones con los restos materiales dejados por los Paijanenses. (1) Nota 2005: En la actualidad, todos han desaparecido.

91


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Los restos de vertebrados fósiles fueron mencionados en varias oportunidades en la literatura que trata del Paijanense a causa de las condiciones equívocas de sus ocurrencias en este sitio. Una posible contemporaneidad u asociación fue, en efecto, aludida por varios de los autores que han discutido el problema (ver la primera parte, capítulo 2). Estos restos de vertebrados afloran en superficie del sitio en diversos lugares. Una mezcla con la ocupación paijanense en superficie es muy posible, los hombres prehistóricos provocaron, por pisoteo, el hundimiento de una cierta proporción de sus utensilios y desechos en el suelo arenoso. Esta mezcla accidental sería ciertamente difícil de describir si las osamentas fósiles aflorasen sobre el asiento mismo de un sitio de vivienda o basural de los Paijanenses. Este caso ha sido encontrado solamente una vez.

92

Un cráneo de Equus (Amerhippus) extrajimos con Paul Ossa en 1974 en la terraza baja al interior de la unidad 50. El cráneo yacía a 20 cm de profundidad, su cima afloraba; la mandíbula estaba pulverizada y dispersa en la superficie. Su ubicación, cerca de la superficie de esta baja terraza, sugiere una situación cronológica reciente en el Pleistoceno andino. Por el contrario, ni el estado del cráneo, ni la disposición de éste y de los desechos de la mandíbula, permiten suponer alguna asociación con la unidad 50. El campamento paijanense de la unidad 50 no parece poseer un depósito de detritus debajo la superficie. Las civilizaciones del estadio cerámico igualmente dejaron en el sitio 12 testimonios, de los cuales el principal es el camino marcado por líneas de piedras. Este camino, que recibió el número de sitio 28, atraviesa el sitio 75, cruzando por el paso que separa los dos grupos de unidades y que ha sido retallado por una trinchera; luego atravieza el sitio 12, enseguida el sitio 13, antes de alcanzar el recinto de piedra que constituye el sitio 18 (fig. 12 y 48). En varios lugares fue posible reconocer bloques que llevaban desde rastros de talla hasta verdaderos núcleos, así como batanes quebrados o de tamaño pequeño. Es necesario pues ser muy prudente en lo que concierne la composición de las unidades del Paijanense en este sitio, en particular cerca de este camino. Tiestos de cerámica fueron recogidos hasta 200 m aproximadamente del camino. Todos se pueden ubicar dentro de un lapso que va desde el Horizonte Medio al Horizonte Tardío, sin incluir formalmente este último. Además, existe sobre el sitio huellas de vivienda temporales de los períodos cerámicos. Dos unidades fueron particularmente examinadas. La unidad 118 posee un anillo de pedrisco que probablemente perteneció a un murito destinado a fijar un toldo. Aunque no hay cerámica al interior ni en la proximidad inmediata, nos inclinamos actualmente atribuir a esta unidad al estadio cerámico, dado que los raros utensilios líticos presentes parecen pertenecer a la unidad 93, prácticamente conexa, y porque este género de estructura es desconocido en los campamentos paijanenses. A 80 m al oeste, la unidad 143 tiene un pequeño muro de piedra en forma de arco de círculo, cuya convexidad está situada a


Claude Chauchat

barlovento. Tampoco allí hay cerámica visible en superficie, pero el amontonamiento de arena depositada en la concavidad hace difícil toda búsqueda. Este tipo de estructura existe por cientos en la planicie de Pampa de los Fósiles y en toda la región. Cuando hay cerámica, ésta es característica del Formativo (estilos Cupisnique, Transicional y Salinar). Este tipo de estructura es desconocido en el Paijanense. Uno de los hechos esenciales en cuanto a la ocupación paijanense en el conjunto de este sitio, es la división de esta ocupación en unidades claramente separadas que son los lugares de concentración de artefactos visibles en superficie. Estas unidades se distribuyen en tres facies principales cuyo aspecto general y composición de los artefactos son muy diferentes: las canteras, los talleres y los campamentos. Por regla general, estas unidades están suficientemente bien delimitadas como para permitir ser cartografiadas. De las 145 unidades que conforman el sitio, la ocupación paijanense comprende 142 (fig. 12). Dos de ellas fueron atribuidas a las facies «cantera», 57 a las facie «taller de bifaces» y 80 a la facie «campamento». Es necesario agregar dos unidades mixtas (nº 7 y 54) que comprenden a la vez un campamento y un taller cuya área de extensión respectiva no ha sido delimitada, así como una unidad arbitraria (nº 8) que será tratada brevemente más adelante. La distribución de estas unidades permite algunas observaciones sobre la estructura del sitio. Las canteras están situadas en los afloramientos rocosos del material elegido por los Paijanenses. Se trata en este caso de una riolita de color que va del rosado al anaranjado y al amarillo. Esta riolita fue observada aquí en dos vetas distintas. La unidad 104 es accesible sobre una gran superficie, la roca es de grano variable, a veces bastante gruesa. La unidad 135 es más restringida, la roca es de grano fino pero contiene numerosos defectos. Estas dos canteras se hallan hacia arriba de las otras unidades, a una distancia de 200 a 300 m de la extremidad sur del sitio y en lugares muy escarpados. Los talleres y campamentos se distinguen fácilmente por los materiales utilizados. Para los talleres, es la misma riolita rosada, lo que los hace bien visibles sobre la superficie gris del desierto. Los campamentos, por el contrario, tienen una tonalidad más bien oscura. La presencia de pedrisco al interior de los campamentos es igualmente un hecho que contribuye a darles un aspecto «granuloso» visto de lejos. Entre las rocas utilizadas se distingue las riolitas marrones y las andesitas, abundantes en los lugares de aluviones. Sin embargo, algunos materiales fueron traídos de más lejos, como los guijarros de cuarcita fina. La separación en unidades que representan ocupaciones restringidas y de diferentes facies es una característica fundamental del Paijanense en este sitio y, en menor grado, en el resto de la región. Esta separación indica un cierto nomadismo de los Paijanenses, la exclusión casi constante de una actividad especializada (la fabricación de las puntas de proyectil) en los talleres distintos de la vivienda y una predilección general para los espacios libres de toda

93


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

ocupación anterior. Estos dos últimos puntos, sin embargo, sufren de fuertes e interesantes excepciones. Hemos indicado anteriormente (ver la segunda parte, capítulo 2) que la presencia casi constante del mismo utillaje bifacial en pequeña cantidad en los campamentos, prueba la pertenencia de estas dos facies a un mismo complejo cultural, el Paijanense. El primer punto, en cambio, no excluye la presencia de grandes unidades de facie «campamento» (la unidad 2, por ejemplo) que, en comparación con las numerosas pequeñas unidades, la interpretaríamos como resultado de múltiples ocupaciones recurrentes en el mismo lugar, más bien que como el resultado de una sola ocupación importante.

94

La distribución diferencial de los campamentos y talleres puede ser apreciada sobre los dos planos parciales tomados de la figura 12 (fig. 13 y 14). En los dos casos, se observa dos grupos cuya separación coincide en general con los dos grandes riachuelos que dividen longitudinalmente la «alta terraza» o cono aluvial. De hecho, esta definición se aproxima mejor a la realidad que se observa hacia abajo del sitio. Esta separación es más visible para los campamentos que para los talleres.

Fig. 13.- Pampa de los Fósiles 12: distribución de los campamentos.


Claude Chauchat

Los campamentos forman un grupo bien individualizado en la parte hacia arriba del cono de aluviones, en particular, la muy importante unidad 2 (fig. 13). Además son numerosos en la parte superior del cono pero escasos y pequeños en la terraza baja sobre la cresta que la domina inmediatamente. Sin embargo, no existen campamentos en la zona donde se halla el grupo de talleres de las unidades 9, 10, 11, 12, 13 y 142 (parte baja de la fig. 14). El segundo grupo de campamentos se extiende en un amplio arco de círculo cuya densidad máxima corresponde a la estrecha planicie, entre el gran riachuelo y la parte más abrupta del cono aluvial. Desde esta zona se observa mejor la zona costera. Los talleres correspondientes a este grupo están confinados en la parte inferior de aquel (en la parte alta de la fig. 14), aunque toda la zona suroeste de este arco de círculo está vacío de talleres. Las unidades no están dispuestas al azar en el interior del sitio. Se puede suponer que diversas localizaciones corresponden fases sucesivas de la ocupación; el o los grupos paijanenses que frecuentaban el sitio en cada oportunidad se establecieron en un lugar

Fig. 14.- Pampa de los Fósiles 12: distribución de los talleres.

95


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

próximo de su precedente campamento o taller, por hábito o para recuperar materiales dejados en las unidades anteriormente ocupadas. Consideraciones topográficas pudieron jugar igualmente un rol importante. La disposición de los campamentos en la zona desde donde se observa el mejor panorama hacia la planicie costera, se explica muy bien si una parte del grupo efectuó frecuentes desplazamientos hacia el litoral, como esto aparecerá enseguida en este estudio.

96

El sitio 12 de Pampa de los Fósiles siendo el primero en ser descubierto y estudiado, las unidades que en él fueron objeto de un estudio sistemático, son más numerosas de lo que merecería el estado actual del sitio. Lo que conocemos de la historia antigua y reciente del sitio debe incitar a ser prudentes en la interpretación y la comparación de las unidades estudiadas. En efecto, desde los períodos cerámicos pre-hispánicos, este sitio ha padecido de despojos de sus piedras por pasantes o viajantes deseando señalar el sendero que utilizaban. Sin embargo, la recolección de Larco comprende varios cientos de piezas entre las cuales se encuentran, de otra parte, las de Bird, cuyo número y procedencia no son conocidos. Frédéric Engel parece igualmente haber visitado el sitio (Engel 1957). Las muestras recogidas por Moseley y su equipo del «Chanchan Moche Valley Project en 1970 alcanzaron cerca de 600 piezas (Chauchat 1976), sin embargo aquellas de J. Deza, prácticamente contemporáneas pero procedentes del conjunto de sitios 12, 37 y 75, alcanzan el record de 4,461 piezas (Deza 1972). La inmensa mayoría de estas piezas provienen de los talleres de bifaces y consisten pues en piezas foliáceas y puntas de proyectil. El conjunto de los testimonios escritos y orales concuerda con el hecho que ninguno de los recolectores ha visto los campamentos o, por lo menos, no se molestó en examinarlos. Es pues imposible sacar informaciones válidas de estas unidades, sin olvidar que en ellas existían originalmente piezas bifaciales que en la actualidad ya no se encuentran. Es necesario tener en la mente estas restricciones, al leer las descripciones que vienen enseguida.

UNIDAD 7 Esta unidad se halla aproximadamente a 40 m al oeste del grupo que comprende la unidad 2. No se destaca por una abundancia del material lítico, en superficie, si por el contrario éste es muy escaso. En cambio, se distingue allí numerosas conchas de caracoles terrestres (Scutalus sp.) blanqueadas por acción eólica. Un primer cateo permitió observar que estas conchas se encontraban amontonadas en un cierto espesor bajo la superficie, y que este depósito contenía también restos de vertebrados. Una excavación fue realizada allí en una área total de 12 m². La profundidad alcanzada al inicio de la excavación fue de 40 cm pero, luego, la excavación se limitó a la capa arqueológica y no sobrepasó los 20 cm.


Claude Chauchat

El material lítico de superficie, así como algunos restos de fauna, fueron recogidos en la forma más completa posible sin tomar las coordenadas antes del inicio de la excavación. Esta recolección afectó una superficie sobrepasando bastante ampliamente el límite de la concentración de los caracoles (aproximadamente 5 m de radio demás), la débil densidad de concentración de material lítico parecía continuar de este modo. La coexistencia de piezas muy erosionadas, apenas reconocibles (por ejemplo, fig. 16, nº 1 y 2) y de piezas enteramente frescas, de superficie mate, como recién extraídas del sedimento (nº 3 y 4) concuerda mal con la hipótesis de una deflación lenta y continua. Sin embargo, no se puede descartar la extracción de ciertas piezas por pisoteo reciente. El tránsito ha debido ser particularmente intenso en la parte alta del cono aluvial y a proximidad del grupo de la unidad 2. Pero la unidad 7 prácticamente invisible en comparación a los talleres próximos, no pudo ser examinada muy atentamente por los recolectores modernos.

La excavación No se hizo plano detallado de esta unidad, cuyos límites son difíciles de seguir. La excavación afectó pues un rectángulo de 2 x 6 m, situando su longitud en el eje este-oeste (según el norte magnético de 1975). El sedimento es una arena recubierta en superficie por un micro-empedramiento formado por desechos de roca angulosa de 1 o 2 cm de diámetro. Este micro-empedramiento está colocado sobre una costra de algunos milímetros formada de arena enriquecida en arcilla por la humedad invernal y las raras precipitaciones estivales. El depósito arqueológico propiamente dicho aflora en esta costra. Por debajo, el sedimento es una arena suelta conteniendo algunos desechos de roca parecidos a los de la superficie. Esta capa blanda, que contiene la mayor parte de los restos de fauna, es de un espesor de casi 10 cm. Más abajo el mismo sedimento existe, pero de textura más compacta. La arena está aquí más notoriamente enrojecida que en la capa blanda, sin duda por no haber sido disturbada. Esta zona parece ser la parte superior de un depósito geológico estéril sub-yacente, aparte de algunos hoyos y este enrojecimiento local, que es una alteración. La fauna se encuentra esencialmente en la capa blanda. Las conchas de caracoles abundan localmente en «lentes» localizados de aproximadamente 50 cm de diámetro, y a veces en hoyos de poca profundidad. Estas «estructuras» no han sido el objeto de un tratamiento o registro particular durante las excavaciones.

El utillaje El cuadro 5 da una primera idea del utillaje paijanense, pues varias particularidades de éste se observan en este pequeño número de utensilios. Notemos primero, que los artefactos en hueso son excesivamente escasos, quizás a causa de la fauna que los Paijanenses tenían a su disposición, por elección u obligación. La diáfisis hallada aquí, cuyas dos extremidades fueron cortadas (fig. 15, nº 1) presenta semejanzas muy fuertes con un radius de Guanay (Phalacrocorax bougainvillei), un ave de playa rocosa actual. Esta diáfisis tubular podría servir de materia prima para la fabricación de cuentas cilíndricas, de las cuales existe un ejemplar en la tumba del adulto de Pampa de los Fósiles 13, Unidad 2 (fig. 65, nº 2).

97


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

98

Cuadro 5.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 7: composición del utillaje lítico, de los desechos de talla y del utillaje óseo.

Existe una diferencia marcada entre las materias primas empleadas para el utillaje ordinario y para el utillaje bifacial. El utillaje bifacial está caracterizado por la elección de un muy pequeño número de variedades de riolita y cuarcita, mientras que el utillaje ordinario testimonia un comportamiento más ecléctico de parte de los Paijanenses. El «débitage» del utillaje ordinario es de técnica sencilla, sin ninguna preparación del núcleo, y da lascas de talón liso, relativamente cortas, obtenidas con percutor duro o de piedra. Este utillaje se caracteriza por fuertes proporciones de útiles a posteriori, en particular cuchillos de dorso natural y piezas de filo usado. Los denticulados son igualmente abundantes; algunos de ellos son macizos y tienen una morfología vecina a la de los núcleos. El conjunto, salvo el único objeto hallado al interior del depósito, está afectado por una fuerte eolización. Los objetos ilustrados aquí, permiten darse cuenta de la morfología de este utillaje. La pieza de filo usado fue hallada in situ en el depósito (fig. 15 nº 2). Las dos facetas de uso sobre los bordes cortantes, ortogonales al plano de adelgazamiento del objeto, son típicas pero esta pieza es más maciza que el promedio de las demás de este tipo. La pieza con escotadura (nº. 4) podría ser también un denticulado atípico; y el nº 7, clasificado como microdenticulado, podría ser considerado como una simple lasca utilizada. Los nos 3 y 5, denticulados, son de concepción simple, lo contrario del nº 6 que tiene un retoque


Claude Chauchat

99

Fig. 15.- Pampa de los F贸siles 12, unidad 7: utillaje 贸seo, utillaje ordinario.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

100

Fig. 16.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 7: utillaje bifacial.

inverso difícil de interpretar. Esta multiplicidad de bordes retocados es un problema que se encuentra a menudo en el Paijanense. Los denticulados macizos (Fig. 15, nos 8, 9, 10) son todos tabulares aunque uno de ellos sea sobre lasca grande (fig. 15, nº 8). El nº 9 pasa a núcleo, aunque los lascados sean cortos. Las muescas de estos tres objetos son notoriamente más grandes que las de los denticulados ordinarios pero no siempre es el caso en las otras unidades. El utillaje bifacial está en fuerte proporción respecto del utillaje ordinario. Las puntas de proyectil típicas son aquí bastante numerosas. Rara característica, si se debe considerar esta unidad como campamento. La poca cantidad de lascas de talla a percutor blando con relación al número de utensilios bifaciales permite pensar que estas piezas fueron llevadas allí bajo la forma que presentan o poco menos. Entre las piezas foliáceas bifaces, hemos dibujado únicamente una pequeña pieza entera muy poco eolizada, un tanto gruesa, que ha tenido un fino retoque de regularización sobre la mitad superior (fig. 16, nº 7). El examen de la pieza no permite determinar si este retoque fue hecho por presión. En cambio, el fragmento hallado in situ durante la excavación (nº 3) fue clasificado como punta de proyectil, el retoque corto, y bordes a menudo


Claude Chauchat

paralelos siendo así mucho más característico. Esta pieza es sin embargo de notable dimensión. La nº 4 es una punta de proyectil típica, de lados convexos e inflexión formando el límite de la parte perforante, como la nº 6. No obstante, la primera es una variedad rara: el ancho máximo está en posición alta y alejada de las espinas, que no sobresalen pero prolongan la convexidad del limbo. La nº 5 es una variedad de pedúnculo ancho a menudo representada en la literatura, posiblemente no terminada. Se trata, en efecto, del primer trabajo de angostamiento de la base para formar el pedúnculo. Finalmente, dos piezas completamente desfiguradas por la erosión eólica se representan aquí para mostrar las manifestaciones extremas de este proceso. Puede suponerse, según la forma general, que se trata de dos fragmentos de puntas de proyectil (nº 1 y 2).

Fauna de vertebrados (E. Wing) La muestra de fauna de los vertebrados de este sitio, con 2,110 fragmentos identificados, correspondientes a un NMI (Número Mínimo de Individuos) de 40, es apenas suficiente (cuadro 6). Es notable en este conjunto la abundancia de restos de Mugil sp (lisa), de la lagartija Dicrodon sp., los peces Albula vulpes y Eucinostomus sp.. Los peces forman una fuerte proporción de la fauna cualquiera sea el método de cuantificación, salvo la estimación máxima del peso del cuerpo. En esta estimación se supone que el número mínimo de animales representa lo mismo de animales enteros. Un animal de la talla de un cérvido, aún si se trata de un sólo de los 40 animales de esta muestra, eclipsará a las especies más pequeñas. El cérvido está representado por un fragmento de omóplato. El hueso del mamífero indeterminado probablemente es una parte del mismo elemento aunque los dos no se unen realmente. El hueso de guanay (Phalacrocorax sp.) es un radio cortado y pulido en una extremidad y que lleva huellas de incisiones en la extremidad opuesta (fig. 15, nº 1). Se trata probablemente de una etapa en la fabricación de un utensilio en hueso. El resto de las osamentas no muestra ningún signo de trabajo o de descuartizamiento. Cuatro huesos de pescado están quemados. Los peces que predominan en esta muestra sugieren que la pesca fue practicada en aguas poco profundas, cerca de la playa o en un estuario. Pudieron utilizarse redes para atrapar las anchovetas y la lisa que no son fáciles de pescar por otros medios.

Análisis y dataciones La muestra de sedimentos tomada a una profundidad de 10-15 cm con relación a la superficie fue analizada por Cl. Thibault quien nos comunicó los resultados. Transcribiremos aquí sus conclusiones (Thibault, in litteris): «curva acumulativa bien levantada, regular, sobre la cual se puede calcular índices testimoniando una buena clasificación: Qdphi de Krumbein = 0,40, Hé de Cailleux = 0,35. Se podría creer

101


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Prob. Cervidae Mamífero no ident. Total mamíferos Phalacrocorax sp. Ave no ident. Total aves Dicrodon sp. Teiidae Lagartijas no ident. Total lagartijas

102

Número de fragmentos N % 1 1 2 0,1 1 1 2 80 2 34 116

Albula vulpes Engraulidae Sciades troscheli Ariidae Eucinostomus sp. Stellifer sp. Sciaenidae Mugil sp. Pez no ident. Total peces

115 8 1 1 44 3 5 360 1 453 1 990

Total vertebrados

2 110

N.M.I N % 1 1

2,5

gr. 6,8 0,9 7,7

2,5

1,5 0,1 1,6

32,5

2,3 0,7 0,8 3,8

62,5

1,9 0,1 0,8 0,1 1,2 0,2 1,2 37,9 38,4 81,8

1 0,1

1 12

5,5

1 13 3 1 1 3 1 16

94,3

25 40

%

Estimación mínima gr. %

Estimación máxima gr. % 40 000

8,1

155,5

40 000

Peso

94,9

11,8

78,9

960 1,7

31,3

2,4

960

1,9

564

4,0

80,7

6,2

47 611

1,2

360 179 291 237 236 7 792 86,2

1 045,5

79,6

1 313

9 095

18,0

50 666

Cuadro 6.- Composición de la fauna de vertebrados de Pampa de los Fósiles 12, unidad 7.

a primera vista en un sedimento eólico. Sin embargo las curvas de la arena eólica son aún más levantadas (por lo tanto tienen mejor clasificación), cf. el ejemplo adjunto de arena tomada en la Gran Landa de Gascoña (Francia) (fig. 17). La peor clasificación de la muestra de Pampa de los Fósiles 12, Unidad 7, aunque sea muy relativa, esta demostrada por la curva de los histogramas de frecuencia (...). Estos argumentos fueron de todos modos insuficientes, por lo que procedí pues a un estudio morfoscópico de los granos de cuarzo: cuarzo de 0,5 a 0,8 mm = 94% de ellos sub angulosos brillantes y 6% irregulares picados (probablemente por corrosión química); por debajo de 0,5 mm = cuarzo sub angulosos exclusivamente brillantes. En conclusión, no se trata de arena eólica. Este material es muy probablemente fluviátil y su débil uso deja suponer un transporte sobre una muy corta distancia». Estos resultados confirman que la ocupación por los Paijanenses intervino sobre la superficie misma del sedimento fluviátil y que esta ocupación disturbó la parte superior, hundiendo los diversos elementos que componen ahora la capa arqueológica. La asociación de estos elementos arqueológicos y del sedimento no implica un depósito


Claude Chauchat

103

Fig. 17.- Granulometrías comparadas de Pampa de los Fósiles 12, unidad 7 (arriba) y de una arena de duna de Beylongue, en las Landas de Gascoña, Francia (abajo).

simultáneo sino una modificación posterior al depósito, producto en gran parte del pisoteo hecho sobre un sedimento poco consistente. Los carbones de madera, que abundan pero de tamaño pequeño, fueron fechados en Gif-sur-Yvette por el método del radiocarbono. El resultado es el siguiente: GIF 3565: 5,490 + 140 antes del presente. Esta fecha es la primera que obtuvimos para un sitio de Cupisnique. Ella es considerablemente mucho menor que las fechas obtenidas por P. Ossa para el abrigo de Quirihuac. Se puede pues sospechar de la validez, y en particular el método de recolección de los carbones, que sin duda no han eliminado con bastante cuidado los carbones provenientes de una zona muy próxima de la superficie. Posteriormente a esta datación, las muestras siempre fueron recolectadas en la base de la capa arqueológica o lo más próximo posible del fondo cuando se trata de un hoyo.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

No pudiendo efectuarse una segunda muestra, pedimos fechar conchas de caracol terrestres de las cuales era disponible una buena cantidad. Este material no es considerado muy bueno pues el caracol puede fijar carbón más antiguo y en el análisis, falsear el resultado. En este caso, el resultado es el siguiente: GIF 4165: 8 810 + 160 antes del presente. Esta fecha es más cercana de las fechas obtenidas por Ossa en Quirihuac. Las otras fechas sobre carbón de madera obtenidas después son relativamente próximas a la de GIF 4165.

UNIDADES 8 y 17 104

La unidad 8 se presenta como una superficie comprendiendo una concentración bastante visible de caracoles terrestres situada en el grupo de la unidad 2 (fig. 12) y por lo tanto en un lugar donde la ocupación es particularmente densa. El examen de esta superficie hace aparecer alrededor de esta concentración de caracoles una ligera hinchazón del terreno, como si se tratase de un depósito de un cierto espesor posterior a la terraza de los aluviones. Se practicó un cateo de 2 m² en el interior de la superficie ocupada por los caracoles, sobre el flanco del supuesto montículo. Este cateo, que fue efectuado con cernidor, no dió sino poco material óseo y no permitió poner en evidencia una capa de ocupación correspondiente al montículo, pues los restos arqueológicos no se encuentran sino sobre un espesor de 10 cm como máximo. El material lítico hallado en el lugar comprende lasca de talla de bifaces, un fragmento de guijarro quemado y una pequeña pieza foliácea quebrada y retallada de forma irregular. Antes de practicar el cateo, se realizó una recolección de los restos de fauna visibles en superficie, a proximidad inmediata de la ubicación del cateo y sobre aquel. Este material comprende una pequeña cuenta en hueso, de forma alargada, quebrada al nivel de la perforación (fig. 18, nº 1). La unidad 17 no fue objeto ni de excavación ni recolección sistemática. Se halla a proximidad inmediata del grupo de la unidad 2, muy cercana del límite norte de aquella. Comprende claramente un campamento y un taller colocados uno al lado del otro. Durante la exploración y el cartografiado del sitio, se halló sobre la superficie un objeto en hueso alargado, de forma general rectangular (fig. 18, nº 2). Sobre lo que debió ser la cara interior de la diáfisis donde fue sacado este objeto, se distingue dos líneas de finas incisiones paralelas, perpendiculares a la longitud del objeto. Es posible que este objeto sea igualmente una cuenta parecida a la de la unidad 8, pero sin la perforación. Este objeto no pudo haberse recortado en un hueso de la micro fauna presente en los sitios del Paijanense: aún el zorro del desierto no posee huesos lo bastante macizos para ésto. Proviene de un animal más grande, por ejemplo un cérvido.


Claude Chauchat

Fig. 18.- Pampa de los Fósiles 12: objetos óseos de la unidad 8 (n° 1) y de la unidad 17 (n° 2); tamaño natural.

La fauna de los vertebrados (E.Wing) La muestra de fauna de este sitio (Unidad 8) es muy débil para representar en forma suficiente la que pudiera existir en el sitio. El número total de fragmentos identificados es de 38 (cuadro 7). Dos animales, la vizcacha (Lagidium peruanum) y el zorro (Pseudalopex sp.) están identificados tentativamente en este sitio. La vizcacha está representada por un fragmento del ilion y el zorro por un fragmento de campanilla (bulle) auditiva. Estos dos animales no se encuentra en las muestras del sitio de Pampa de los Fósiles 12. Los zorros son comunes en la costa; su presencia en los hábitats de loma y de Tillandsias ha sido establecida (Pearson y Ralph, 1978). Las vizcachas se encuentran comúnmente en las altitudes de 3.000 a 5.000 msnm. Ocasionalmente, se les halla cerca de la costa en un hábitat de loma (Grimwood, 1969). Por lo tanto, aún si esta muestra es muy pequeña para darnos una visión equilibrada del conjunto de la fauna, incluye en cambio, restos de dos animales interesantes y raros.

UNIDAD 22 Esta unidad se halla también en la proximidad del grupo de la unidad 2, sobre la meseta en la cima del cono aluvial (fig. 12). Está situada cerca de la extremidad del riachuelo que divide esta parte de la meseta, pero sobre el lado oeste del riachuelo. La superficie de la unidad es notoriamente horizontal y ocupa de 100 a 130 m². Una de sus principales características es la abundancia de pedrisco sobre la superficie ocupada, sobre todo en comparación con otras unidades estudiadas posteriormente. Se nota igualmente la ausencia de batanes, pero si la presencia de un bloque que no tiene huellas de uso. Esta unidad se califica con nuestra denominación de «campamento». Fue objeto de una cobertura fotográfica, seguida de una recolección sistemática y de un dibujo en plano separado de la pedrisco con una dimensión por encima de 4 cm. Este límite es un poco bajo si comparamos con el que se practicó en otros campamentos, dado el peligro de incluir numerosas piedras que forman parte del paisaje natural. Después, se realizó una excavación, teniendo por resultado un complemento importante de objetos líticos, fauna y la evidencia de fogones y hoyos.

105


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Prob. Lagidium Prob. Pseudalopex Mamífero no ident. Total mamíferos

106

Número de fragmentos N % 1 1 4 6 15,8

Dicrodon sp. Teiidae Lagartija no ident. Total lagartijas

3 7 9 19

Cathorops sp. Stellifer sp. Pez no ident. Total peces

2 1 10 13

Total vertebrados

38

N.M.I N

% 1 1 2

33,3

1

50

1 2

33,3

0,5 2,2 1,5 4,2

44,2

33,3

0,4 0,4 1,4 2,2

23,2

1 1 34.2

2

Peso gr. % 0,8 0,2 2,1 3,1 32,6

6

9,5

Cuadro 7.- Composición de la fauna de vertebrados de Pampa de los Fósiles 12, unidad 8.

Utillaje Lítico La composición tipológica del utillaje está resumida en el cuadro 8.

Utillaje tallado ordinario Comprende 98 utensilios cuya distribución por tipos señala las características generales del utillaje paijanense, tales como ya señalamos en la unidad 7: fuerte representación de los útiles a posteriori y denticulados, raros «pebble-tools» si no se incluye los denticulados macizos, casi ausencia de raederas y unifaces. Se puede observar igualmente la ausencia completa de raspadores y de buriles, característica constante del Paijanense, sobre el cual no será necesario de volver. El «débitage» no se hace de una manera definida: a partir de un bloque determinado, las lascas son extraídas sin preparación anterior del plano de fractura y sin que aparezca un orden en la secuencia de estos lascados. En particular, están ausentes aquí los núcleos tabulares constituidos por una plaqueta (bloque tabular) sobre la cual se efectuaron lascados en serie, a lo largo de una arista y afectando una de las pequeñas caras de la plaqueta. Por otra parte, es posible que los otros tipos de núcleos sean formas agotadas de estos núcleos tabulares. Este oportunismo técnico se manifiesta igualmente por la fuerte proporción de utensilios sobre bloques (aproximadamente 23%). Los talones lisos evidentemente dominan en número a los utensilios sobre lascas (41%) y, entre los cuales, aquellos cuya superficie es la del bloque original (24% del total de los utensilios sobre lasca).


Claude Chauchat

01.0: Cuchillo de dorso natural 01.1: Cuchillo de dorso natural atípico 01.2: Lasca retocada o utilizada 01.3: Chaira 01.4: Pieza de filo usado 02.1: Raedera simple 02.2: Raedera doble 04.0: Bec o perforador 04.1: Bec por muesca simple 04.2: Bec macizo o pico 05.0: Escotadura clactoniense simple 05.4: Escotadura múltiple mixta 05.5: Escotadura entre abruptos 06.0: Escotadura-denticulado 06.1: Escotadura-raedera 06.3: Escotadura-bec 06.4: Denticulado-bec 07.0: Denticulado tabular simple, recto o cóncavo 07.1: Denticulado tabular simple convexo 07.5: Denticulado muy elevado simple convexo 07.7: Denticulado muy elevado convergente o complejo 07.9: Denticulado macizo atípico o diverso 08.0: Denticulado simple recto o cóncavo 08.1: Denticulado simple convexo 08.2: Denticulado doble 08.6: Denticulado atípico o diverso 09.0: Micro-denticulado simple recto o cóncavo 09.2: Micro-denticulado doble 11.0: Pebble-tool 12.0: Diverso A: Bifaz 2: Núcleo discoidal 4: Núcleo informe 10.1: Poliedro. 21: Desecho 30: Guijarro o percutor 33: Pequeño guijarro o gravilla Totales 1 Total del utillaje ordinario 2 Total del utillaje bifacial 3 Total de los núcleos 4 Total del utillaje no tallado Porcentajes Utiles a posteriori Raederas y unifaces Becs Escotaduras Utiles compuestos Denticulados macizos Denticulados ordinarios Micro-denticulados Pebble-tools Indices Indice de denticulados Indice de utillaje macizo Indice de núcleos Balance general

Cuadro 8.- Composición del utillaje de Pampa de los Fósiles 12, unidad 22.

2 4 9 2 8 1 1 2 1 1 3 1 5 3 1 1 1 4 1 2 1 1 9 1 1 1 3 1 2 14 15 3 7 3 26 4 2 98 15 39 6 40.8 1 4.1 9.2 6.1 9.2 12.2 4.1 2 25.2 13.3 28.5 86.7 / 13.3

107


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Los cuchillos de dorso natural, frecuentemente, son lascas que poseen una cara natural abrupta formada por una superficie del bloque original. Hay que agregar un accidente de Siret (fig. 19, nº 1), una quebradura proximal y una pieza sobre plaqueta delgada, de determinación dudosa. Las lascas utilizadas comprenden las de talla a percutor blando, en riolita, cuyas huellas de utilización podrían deberse a una ligera trituración. La presencia de despostilladuras sobre esta clase de lascas es un fenómeno corriente en los campamentos del Paijanense y hasta hoy no es aún posible decidir si se trata de trituración o de uso. La única chaira es atípica.

108

Las piezas de filo usado son numerosas y variadas por los materiales elegidos, las dimensiones y la naturaleza de la pieza soporte. Esta utilización característica se halla en particular sobre un fragmento de guijarro quemado y sobre un utensilio originalmente denticulado (fig. 19, nº 2). Algunos de estos utensilios tienen dimensiones pequeñas (nº 3). No obstante la abundancia de estas piezas, no hay batán alguno en este campamento. O bien las piezas a filo usado fueron utilizadas en otras cosa en vez de la limpieza de batanes que habíamos supuesto precedentemente, o bien el batán desapareció posteriormente, quizás reutilizado en otro lugar por los mismos Paijanenses. Sólo hay dos piezas «machucadas», de las cuales una es un bloque que sirvió de núcleo. La categoría de las raederas y unifaces no presenta aquí sino una pieza, una raedera de retoque corto, bastante atípica (fig. 19, nº 4). Los «becs» no son muy abundantes. El único que hay es por muesca simple, y la parte retocada no se halla sobre el borde cortante sino sobre una quebradura. El pico (fig. 20) esta clasificado con los «becs» debido a una morfologia que los asemeja. El cambio completo de la escala de tamaño, peso y espesor considerable de este objeto, que es el más grueso de los picos paijanenses, hacen que se trate sin dudas de un objeto destinado a un uso muy diferente. Es un bloque tabular de riolita marrón, retocado sobre el canto por lascados abruptos y escalariformes para liberar una punta. A pesar del espesor importante, esta liberación es bastante pronunciada pero vista de perfil desaparece, quedando la extremidad gruesa. Entre las escotaduras, el tipo dominante está aquí constituído por piezas cuya muesca se sitúa en el extremo, entre dos abruptos opuestos. Abundan los escotaduras-denticulados entre los utensilios compuestos. Uno lleva una escotadura clactoniense ancha y poco profunda, opuesta a un borde denticulado convexo


Claude Chauchat

109

Fig. 19.- Pampa de los F贸siles 12, unidad 22: utillaje.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

que redondea uno de los ángulos originales de la lasca (fig. 19, nº 8). Aunque esta disposición sea característica y se observa en otras piezas, la hechura del borde está aquí descuidada. Este tipo de escotadura ancha se halla en otros dos objetos. Los denticulados macizos (fig. 19, nos 5 y 6) podrían ser fácilmente confundidos con los núcleos y, por otra parte, pudieron servir de núcleos antes de ser retocados en denticulados. Los denticulados ordinarios son ligeramente más numerosos que los precedentes y pertenecen al tipo simple recto en su mayoría. La pieza de la figura 19, nº 7 posee un retoque alternante.

110

La fuerte proporción de los diversos en estos utensilios se debe en buena parte a la eolización.

Utillaje bifacial Este utillaje es también abundantes aquí, pero atípico en el conjunto. No existe puntas de proyectil; una sola pieza foliácea típica está presente (fig. 19, nº 9): es entera, mucho más fina y regular que el promedio de las piezas halladas en los talleres. Se puede pensar pues en una pieza olvidada porque se confunde fácilmente, por otro lado, con el color de la superficie del suelo. El resto del utillaje bifacial está hecho en riolita rosada y puede haber sido tallado en el mismo lugar. La mayoría está formada por bifaces gruesos, de aristas sinuosas y de silueta poco regular. Muchos son también fragmentos, los que no pudimos completar a

Fig. 20.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 22: bec macizo o pico.


Claude Chauchat

pesar de la exhaustiva recolección . Se puede incriminar de esta pérdida en parte a las numerosas visitas modernas del sitio, pero el mismo problema existe en todas las unidades estudiadas.

Utillaje no tallado Ya hemos notado la ausencia de batán, ausencia que no es excepcional. En cambio, un cierto número de guijarros pudo ser traído por los aluviones desde una distancia bastante grande, cuyo material está bien redondeado. De estos guijarros dos son una suerte que se encuentra frecuentemente en otras partes, siempre en pequeña cantidad: se trata de gravilla muy redondeada de un tamaño vecino a 1,5 cm. Los otros podrían ser percutores, pero algunos están fracturados por el calor y su uso original no pudo determinarse. La existencia de guijarros que fueron calentados, aunque estos objetos debieron ser traídos de una gran distancia, indica que algunas piezas voluminosas pueden haber sido reutilizadas y entonces, con el deterioro sufrido por el fuego, han perdido su visibilidad arqueológica.

La excavación Las operaciones de excavación conllevaron el descubrimiento de estructuras fijas en el propio terreno de la unidad, así como el de cierto número objetos enterrados. Estas estructuras se manifiestan sobre todo por los pequeños «lentes» más o menos cenicientos contenidos en las cubetas muy poco marcadas, cuya arena subyacente está por lo general débilmente enrojecida. Estas estructuras son en número de seis. Las nombraremos según el cuadro o uno de los cuadros donde están situadas (fig. 21). BS 21: pequeña zona de arena enrojecida y de ceniza mezclada con algunos carbones; aproximadamente 20 cm de diámetro. BR 17: cubeta de aproximadamente 10 cm de profundidad, de forma elíptica (80 cm de diámetro máximo), enrojecida pero con muy poca ceniza y sin carbón. En cambio, contuvo una cantidad bastante grande de huesos de micro-fauna. La composición se dará más adelante. BO 18: pequeña zona cenicienta parecida a BS 21. BM 15: pequeña zona cenicienta y enrojecida de 20 cm de díametro, igualmente. BM 23: Cubeta elíptica de aproximadamente 1 m por 65 cm y 10 cm de profundidad. Al centro, se observa una zona más claramente enrojecida, de 35 cm de diámetro aproximado. Acumulación de ceniza.

111


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

112

Fig. 21.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 22: estructura de la ocupación.

BL 21: Zona poco deprimida, aún casi plana, de forma general elíptica, que posee un depósito de ceniza y dos concentraciones más carbonozas a cada extremo. Al noreste, la concentración de carbón mide 15 cm de diámetro en tanto que la del extremo suroeste mide 25 cm de diámetro. Las dimensiones del conjunto son de 70 cm de largo por 35 cm de ancho. Estas seis estructuras serán de ahora en adelante llamadas «fogones», denominación que no conlleva ninguna implicación en cuanto a su uso real. Los carbones mencionados aquí fueron de muy pequeña dimensión, muy poco abundantes y generalmente muy próximos de la superficie, por tanto, no se tomaron muestras para una datación radiocarbónica.


Claude Chauchat

113

Cuadro 9.- Composición de la fauna de vertebrados de Pampa de los Fósiles 12, unidad 22.

La fauna de los vertebrados.(E. Wing) La muestra de vertebrados de este sitio produjo 671 fragmentos identificados y un NMI de 36 (cuadro 9), apenas suficiente. La fauna está compuesta de cantidades equivalentes de lagartijas y peces. Por su número, las especies más importantes son la lagartija Dicrodon sp., los peces de la familia de los Gerreidae y la lisa (Mugil sp.). Los mamíferos comprenden dos pequeños roedores, y en cuanto a pájaros se cuenta con un fragmento de esternón de un gorrión y una extremidad distal de falange de una gran ave del tamaño de un pelícano. Esta falange muestra marcas de incisiones a través de la superficie postero-lateral. También es el único hueso quemado del conjunto.

Estructura de la ocupación Como es la regla para los campamentos del Paijanense, el plano de aspecto (totalidad del material) no brinda sino un semillero denso de objetos donde es imposible distinguir una organización cualquiera (plano nº 1). Además esta unidad tampoco muestra, concentración bien clara de guijarros. Se puede sólo percibir una zona un poco más densa hacia el centro y un reguero hacia el noroeste, luego al norte, proveniente así mismo del centro (plano nº 2). En ausencia de batán, y a pesar de la presencia en BK


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

114

Fig. 22.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 22: bifaces y utiles asociados.

22-23 de un grueso bloque de utilidad desconocida (bloque para sentarse ?), las únicas estructuras evidentes que pueden servir de puntos de referencia son las zonas cenicientas, antes descritas. El plano de distribución de los artefactos permite tan sólo distinguir alrededor del fogón BM 23 una zona más densa de numerosos objetos pequeños (plano nº 3). La actividad mejor definida en el Paijanense es sin duda la fabricación de puntas de proyectil. Estas no aparecen en la unidad; sin embargo un buen número de bifaces atípicos y lascas de talla a percutor blando atestiguan que esta actividad fue bien practicada en el campamento, pero en menor escala que en los grandes talleres vecinos. No existe


Claude Chauchat

115

Fig. 23.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 22: variedad 01 (riolita rosada), bifaces y lascas.

relación estrecha entre la ubicación de los bifaces y las concentraciones de lascas de talla. Para la riolita marrón, hay aún disyunción, los dos bifaces se sitúan al borde de la unidad, al suroeste, y la zona de mayor concentración, débil es verdad, al centro-este. Por otro lado, una parte de los bifaces parece tener tendencia a concentrarse muy cerca del límite de la unidad, en particular en la mitad sur. Pero existe, en el cuadrante noreste, una concentración bastante estrecha de 5 de estos utensilios, cerca del fogón BO 18 (fig. 22). Las lascas a percutor blando en riolita rosada o amarilla, forman una área de talla bastante nítida alrededor del fogón BM 23. Una zona vacía de lascas existe también en el cuadrante sureste y parece prolongarse hacia el centro (fig. 23). Las lascas de riolita amarilla o rosada a percutor duro no provienen de un núcleo existente en la unidad; podrían provenir también de bifaces tipo «Chivateros». La


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

referencia sobre el mismo plano señala su ausencia en la concentración alrededor de BM 23 y en toda la zona situada al este de aquel, pero en cambio, tiene una relativa densidad alrededor del fogón-vertedero de BR-17 (fig. 23). Se forma así, en el cuadrante noreste, una doble área de forma alargada, cuya mitad se organiza alrededor del fogón de BO 18 y la otra alrededor del BR 17. Esta área contiene pocas lascas de talla a percutor blando. Por el contrario, la delimitación de esta área permite poner en evidencia a otra, en la parte este del campamento, y que comprende también el pequeño fogón de BS 21, una cierta cantidad de lascas a percutor blando en riolita rosada y tres bifaces.

116

El utillaje ordinario se distribuyó en general siguiendo las mismas áreas aunque dejando una zona poco densa en el cuadrante noroeste. El área así delimitada alrededor de BM 23 la llamaremos de aquí en adelante A, y el área contigua alrededor de BL 21, B. Denominaremos respectivamente C1 y C2 las dos mitades del área noreste situadas alrededor de BO 18 y BR 17, y D el área situada alrededor del fogón BS 21 (fig. 21). Igualmente aparece, en el límite oeste y noroeste de la unidad, una estrecha banda que contiene una decena de utensilios de diversas clases, entre los cuales un bifaz y, además, un núcleo. A partir de la posición de estos objetos se ha trazado el límite de la unidad. Podría pensarse a este propósito en una eliminación de los utensilios usados, deteriorados, mal hechos o voluminosos. Es por lo demás, igualmente, la hipótesis que proponemos para los bifaces que se encuentran cerca del límite y cuyo carácter atípico es patente, salvo alguna excepción. La complejidad en la estructura del conjunto del campamento se halla también manifiesta en el detalle de la distribución del utillaje, pues una categoría dada, no se limitó tan sólo a una de las áreas definidas sino que en general, se reparte sobre todas las áreas. Cada una de estas áreas contiene una muestra del utillaje y es difícil discernir las diferencias con tan pequeñas cantidades, así como la organización interna de cada área sobre una superficie siempre reducida. En lo que concierne a los útiles a posteriori (fig. 24), las piezas de filo usado tienen una distribución clara en dos grupos de 5 unidades cada uno, en ambos lados del fogón de A y, en número de 3 alrededor del fogón C2 y D. Los tres «becs» están asociados, parece, respectivamente a los tres fogones de A, B y C1, a una distancia que no excede 1,50 m (fig. 25). Las escotaduras parecen tener una posición más periférica. En el área A, los denticulados parecen estar confinados a la parte este, lo que corroboran la presencia conjunta de tres utensilios compuestos con una denticulación (fig. 26).


Claude Chauchat

117

Fig. 24.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 22: utiles a posteriori

Por lo demás, se observa la existencia de tres parejas de denticulados macizos, situados a 20 o 30 cm uno del otro, en C1 y D a un máximo de 1 m y alrededor del fogón-vertedero en C2. Los dos «choppers» están situados a poca distancia del fogón del área A y en la parte oeste de esta zona (fig. 25). Finalmente, los dos pequeños guijarros están en C1 y próximos al fogón (fig. 22). El «débitage» puede considerarse según su material o según la categoría técnica a la cual pertenecen los artefactos. El plano de los núcleos y desechos no muestra grandes diferencias con el del utillaje en la definición de las áreas (fig. 27).


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

118

Fig. 25.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 2: becs, escotaduras, escotaduras-becs, pebble-tools.

Hay una coincidencia entre el área cubierta por estos objetos y los guijarros desperdigados que parecen testimoniar el traslado de estos a partir del espacio vacío central o del fogón de B (plano nº 2). Por lo demás, las diversas áreas están pobladas en percutores, núcleos y desechos de manera muy desigual. El análisis del «débitage» por material es decepcionante y los ensayos de rearmado de las lascas sobre sus núcleos no fueron suficientemente sistemáticos para poner en evidencia una organización. Del mismo modo que las lascas bifaciales, las lascas de «débitage» cubren la mayor parte de la superficie del campamento sin que se pueda discernir una razón o una estructura. Sin embargo, el área A parece más densamente poblada. Algunas


Claude Chauchat

119

Fig. 26.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 22: denticulados y utiles similares.

uniones técnicas son particularmente largas: el plano de la riolita marrón comprende tres de estas uniones cuya longitud es casi de 6 m. Dos de ellas contienen un utensilio, una con el núcleo del cual fue extraído, la otra con una lasca. Es tan sólo para las tobas (roca 09) que se tiene una situación inteligible (fig. 28). En efecto, el plano muestra una concentración muy clara de lascas alrededor del fogón de A y en particular en el lado Este. El único núcleo se sitúa hacia el oeste y tres desechos se encuentran un poco más lejos, en medio de la zona vacía entre A y B. Lascas y desechos son raros en el resto de la unidad. Se puede concluir pues, a partir de este último plano y de los planos de las lascas de bifaces, que en el interior de esta unidad el área A y, en menor grado, el área B constituyeron


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

120

Fig. 27.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 22: testimonios del débitage.

los talleres de talla mejor documentados por los vestigios que allí se registran. El área C es, por esta consideración, de una naturaleza particular, puesto que contiene una cantidad importante de bifaces, núcleos y desechos pero, en comparación, relativamente pocos productos de talla.

UNIDAD 42 Esta unidad es un taller de bifaces, principalmente de riolita rosada y amarilla, que se ubica aproximadamente al centro del sitio (fig. 12). Con 230 m² aproximadamente, es un taller de superficie mediana para el sitio 12.


Claude Chauchat

121

Fig. 28.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 22: variedad 09 (toba vólcanica), débitage.

Algunos resultados de este estudio han sido ya expuestos brevemente en otra oportunidad (Chauchat 1976). Posteriormente, hemos buscado identificar esta unidad entre las que Jaime Deza ha descrito en su tesis (J. Deza 1972) y cuyo material nos fue accesible en el Museo Arqueológico de la Universidad de Trujillo, gracias a la amabilidad del Profesor J. Zevallos Quiñones. Sobre los tres talleres elegidos según el plano de J. Deza, únicamente es para el sitio 15 que fue posible empatar 8 fragmentos de la unidad 42. Un estudio conjunto de las dos colecciones es pues lícito. Los fragmentos unidos fueron dejados en la colección Deza.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Está fuera de discusión el poder llevar a cabo un estudio exhaustivo de este material, dadas las vicisitudes sufridas por los talleres en este sitio. El material recogido en la unidad 42 comprende las tres grandes divisiones siguientes: . . .

Utillaje de la colección Deza, Utillaje recogido por nosotros, Lascas de talla recogidas en una superficie limitada del taller.

La recolección sistemática

122

Esta recolección de la totalidad del material tallado se hizo dentro de un cuadro de 6 m de lado, al interior del taller. Los utensilios recogidos durante esta operación se integraron al conjunto del utillaje. Todos los utensilios visibles sobre el resto de la superficie fueron enseguida recolectados. El material recogido en el cuadro de 6 m de lado se subdivide de la manera siguiente: Núcleos Lascas de talla a percutor duro Lascas de talla a percutor blando Láminas Desechos Pequeños fragmentos o lascas TOTAL:

1 259 5 966 102 27 3 203 9 558

Los utensilios recogidos al mismo tiempo son en número de 150. La categoría de pequeños fragmentos comprende aquí todos los fragmentos tallados por debajo de los 1,5 cm de diámetro aproximadamente, salvo los utensilios. Las láminas son generalmente lascas muy alargadas cuyo largo es oblicuo con relación al eje de «débitage», los negativos de los lascados están orientados de cualquier manera. Se puede observar que los porcentajes de láminas comparado al total de los desechos de talla es de 1,06 y no sube sino a 1,60 si se le exceptúa los pequeños fragmentos. Por lo demás, el porcentaje de los utensilios con relación al total de desechos de talla, más utensilios, es de 1,54 con los pequeños fragmentos y de 2,30 sin ellos. Por lo tanto la proporción de utensilios comparados a los desechos de talla es muy débil, cosa normal, considerando el número de lascados necesarios para la talla de una pieza foliácea bifaz y luego de una punta de proyectil.

Utillaje Los 452 utensilios recuperados no constituyen la totalidad de los artefactos contenidos originalmente en esta unidad. En la tesis de Deza son mencionadas 18 puntas de proyectil, pero no se encuentran ya en la colección que hemos estudiada. Un pequeño número de piezas fue recogido por el equipo del Chanchan - Moche Valley Project, y sin duda un mayor


Claude Chauchat

número desapareció durante las numerosas visitas del sitio entre 1945 y 1970. Además, la recolección fuera del cuadro de 6 m no ha sido exhaustiva, puesto que habría sido necesario para ello recuperar todos los desechos de talla. Ahora bien, los talleres más importantes del sitio 13 (Unidades 3 y 5), que por lo demás parecen intactos y de donde fueron recogidas piezas que estaban en el exterior del taller, han dado, respectivamente 205 y 177 piezas. Esta comparación hace resaltar la riqueza de la unidad 42 en su origen. Con miras a dar una idea de la composición del utillaje bifacial, lo dividimos siguiendo las técnicas que se podía apreciar: talla a percutor duro, talla a percutor blando, caso dudoso, talla a presión, correspondiendo esta última categoría a las puntas de proyectil. Los resultados de este recuento son los siguientes:

. . .

Utillaje ordinario Utillaje bifacial: Talla a percutor duro Talla a percutor blando .Indeterminable Puntas de Proyectil TOTAL:

22 83 269 14 64 452

La presencia del utillaje ordinario es casi constante en los talleres paijanenses, sobre todo a causa de un cierto número de esbozos de unifaces (fig. 29, nos 1, 2, 3, 5 y 9), que son tallados igualmente a percutor blando, como lo muestra la presencia de talleres reservados a estos utensilios en Ascope. Aquí, algunos de estos esbozos están tallados en riolita rosada local, aunque ningún unifaz típico terminado de esta roca se ha encontrado en toda la región de Cupisnique. En cambio, los unifaces típicos quebrados testimonian posiblemente de operaciones de recuperación o de reafilamiento de las piezas usadas (fig. 29, nº 1, y 5). Igualmente hay denticulados (nos 6 y 7). El utillaje bifacial muestra todos los estadios intermediarios desde las primeras operaciones de talla sobre el bloque o sobre la lasca hasta las piezas pedunculadas terminadas. Las primeras tentativas de retoque sobre bloque o lasca están testimoniadas por las piezas de la figura 29, nos 8 y 10. El retoque, aquí, está dirigido solamente a dar un esbozo de forma foliácea y un borde suficientemente agudo para el retoque, cuando la pieza es sobre bloque (fig. 30, nº 1), o al contrario, menos agudo cuando la pieza es sobre lasca (fig. 29, nº 8 y 10). Estos esbozos sobre lasca podrían ser confundidos fácilmente con las raederas de dorso adelgazado, de no ser por el contexto y su forma foliácea. Los bifaces Chivateros típicos también existen en este taller (fig. 30, nº 2). El estadio siguiente es ya el de una pieza foliácea que puede presentar igualmente diversas características según la naturaleza del soporte, las dimensiones y el avance del trabajo. El nº 6, figura 30, representa el inicio de trabajo a percutor blando, por lascados apartados y anchos. Las piezas de la figura 31, nº 1 a 3 son ya más elaboradas y casi típicas. Los lascados a percutor blando

123


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

124

Fig. 29.- Pampa de los F贸siles 12, unidad 42: unifaces, denticulados, piezas bifaciales.


Claude Chauchat

125

Fig. 30.- Pampa de los F贸siles 12, unidad 42: piezas bifaciales.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

126

Fig. 31.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 42: piezas foliáceas, puntas de proyectil.


Claude Chauchat

tienen ya una tendencia bastante clara para tener los bordes paralelos, el retoque se hace más fino para borrar lo más posible la sinuosidad del borde y lograr una silueta alargada. La mayoría de las piezas bifaciales presentes en este taller es claramente atípica con relación al proceso técnico que puede reconstituirse. La hipótesis sobre la naturaleza de las piezas desviadas permite dar cuenta de la morfología de algunas piezas bifaciales de esta unidad (fig. 30, nº. 4 y 5). Los nos 11 y 12 de la figura 29 podrían haber servido de cuchillos bastante buenos o raederas-bifaces, tipo que existe en las industrias de la Sierra. Sin embargo, estas formas son desconocidas en los campamentos paijanenses. Las puntas de proyectil tienen menos problemas y suministran numerosas informaciones. Los nos 6 y 7 de la figura 31 muestran el inicio de la talla sobre dos piezas reconstituidas, el nº 6, con un fragmento superior de la colección Chan Chan Moche valley Project, el nº 7, con un fragmento mediano proveniente de la colección de J. Deza. Las tres extremidades perforantes de los nos 9, 10, 11, así como la punta alargada de bordes rectos del nº 12, muestran que los objetos que Lanning llama awls, leznas o perforadores (Lanning, 1963, fig. 4, piezas h, i), no son más que las partes activas en aguja de las puntas de Paiján. El nº 10 es en cristal de roca, el nº 11, en cuarzo, en tanto que están casi ausentes las lascas de talla de esta roca. Estos objetos habrían sido traídos, prácticamente ya terminados o justo antes de tallarlos a presión. El nº 13 es un tipo de punta de Paiján que hemos encontrado con bastante frecuencia entre los ejemplares más típicos, en tanto que parece ausente en las series del valle de Moche (Ossa, 1973), las espinas son aquí, en efecto, ligeramente salientes. Finalmente, aparecen aquí por primera vez, porque las lascas fueron recogidas sistemáticamente, esbozos de puntas de proyectil de pequeña dimensión talladas a presión directamente sobre lascas de bifaz (nos 4 y 5). En un contexto de vivienda, estas piezas serían fácilmente tomadas como perforadores.

UNIDAD 104 Esta unidad es una de las dos canteras que sirvieron de fuente de materia prima al sitio 12. Se encuentra sobre la margen izquierda del río seco que bordea el sitio, a aproximadamente 200 m hacia arriba de la extremidad sur de la alta terraza. Está constituida por una cresta empinada y estrecha de aproximadamente 20 m de alto, enmarcada sobre un lado por el lecho seco principal y sobre el lado opuesto por un riachuelo cuyo fondo está aproximadamente al mismo nivel que el lecho principal. La roca del lugar es un afloramiento de riolita rosada y anaranjada que está casi uniformemente recubierta por los desechos de talla (fig. 32). Sin embargo, la cumbre está constituida por una plataforma donde están aún visibles los últimos trabajos de descombramiento de los desechos, efectuados por los Paijanenses. Estos son huecos de aproximadamente un m², sobre uno de cuyos lados se percibe la roca madre con las huellas bien visibles de golpes violentos.

127


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

128

Fig. 32.- Pampa de los F贸siles 12, unidad 104: vista general de la cantera.


Claude Chauchat

El material visible en superficie está constituído por desechos y lascas de todas dimensiones y, por algunas piezas retocadas, aunque más escasas pero que, sobre una tal superficie, pueden contarse probablemente por millares. Estas piezas retocadas son de diversas clases, siendo las más características los bifaces, por lo común alargados, de buen grosor, tallados por grandes lascados a percutor duro. Las aristas son fuertemente sinuosas, los negativos de los lascados están bien marcados. Otras piezas son grandes lascas o bloques que llevan retoques marginales, y que afectan la morfología de los denticulados macizos. Finalmente, algunos fragmentos de piezas foliáceas, talladas a percutor blando, existen aquí y allá. Un material similar fue ya descrito en los alrededores de Lima por T. Patterson y E. Lanning (Patterson y Lanning, 1964; Patterson, 1966), bajo el nombre de complejo Chivateros, nombre del sitio principal donde fue hallado. La única diferencia evidente entre el material de Cerro Chivateros y éste de la unidad 104 se debe probablemente a la materia prima. La roca de Cerro Chivateros se parte fácilmente en bloques prismáticos aplanados, de sección triangular o en paralelogramo. Por consiguiente, los bifaces tallados en esta roca están más a menudo hechos directamente a partir de este soporte y más raramente sobre grande lasca; mientras ocurre lo contrario en la unidad 104 donde la riolita parece menos fácil de desprenderse del afloramiento en forma de bloque, o dá bloques de forma irregular. Parece también que los bifaces de Cerro Chivateros sean más grandes en promedio que los de la unidad 104, lo que podría deberse igualmente a la naturaleza del soporte. Sin embargo, esto no es sino una impresión que no está fundada sobre medidas, pero el orden de magnitud es muy comparable. Algunos resultados de las primeras recolecciones de superficie durante el cateo se han expuesto en dos artículos preliminares (Chauchat, 1976 y 1979).

El Cateo Fue practicado en una parte de la plataforma de la cumbre que pareció estar recubierta de un suficiente espesor de desechos. Este cateo estaba previsto para 2 m², pero luego del retiro de los objetos de la superficie, se prosiguió tan sólo en 1 m². En efecto, son aproximadamente 500 kg de desecho de roca de diversas especies que fueron de este modo recogidos y no pareció útil continuar este cateo sobre el m² siguiente por la simple ventaja de disponer de una tonelada de material. El estudio de esta enorme cantidad de desechos de talla no fue más allá del recuento y cálculo de porcentajes de diversas categorías de objetos bien definidos. En particular, no hemos intentado hacer un estudio de las lascas a partir de sus dimensiones (largo, ancho, espesor, ángulo de lascado) como lo ha hecho Bonavia (1984). En este estudio hemos procedido por subdividir sucesivamente el material, a medida que era necesario. Dos atributos principales fueron tomados en cuenta: el tipo de objeto y la dimensión. Para cada categoría obtenida, el número de objetos y el peso total fueron

129


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

medidos o evaluados. El peso dá en efecto una idea global de la contribución de cada categoría al conjunto del material extraído.

130

En primer lugar, todo lo que no pertenece a la roca local fue puesto de lado. El material de riolita rosada fue enseguida subdividido, descartando primero todo lo que no llevaba huellas de talla, y que habíamos reagrupado bajo la categoría «desecho de roca», luego retirando todo lo que parecía ser un utensilio, sea bifaces o fragmentos, sea, al contrario, lascas con retoques. Quedó pues el conjunto de lo que podemos llamar los desechos de talla, compuestos esencialmente de lascas de diversas clases y desechos en el sentido estricto, es decir piezas indudablemente talladas pero que no ofrecen morfología precisa. Sobre este conjunto se ha armado la doble subdivisión según la dimensión y el tipo. Las operaciones de subdivisión no fueron realizadas siguiendo el orden lógico mas prefiriendo sobre todo la comodidad y la rapidez del trabajo.

Los desechos de talla Esta subdivisión fue efectuada primeramente sobre las categorías más evidentes y las menos numerosas. Las lascas de percutor blando responden bien a esta definición si no nos ocupamos de las más pequeñas. Del mismo modo, las lascas grandes a percutor duro fueron también separadas. Todo esto dejó aún un conjunto de material heterogéneo que fue luego separado en dos grandes clases distintas, cada una muy numerosa, pero esta vez, separables sobre un sólo criterio: la dimensión. El límite de dimensión se buscó intuitivamente (como fue hecho por otro lado para las lascas grandes) de manera que los objetos juzgados de dimensión equivalente fuesen clasificados en la misma categoría. El resultado fue una separación en dos grandes categorías, la una comprendiendo los objetos de talla mediana, la otra, los objetos pequeños. En los primeros, fue fácil retirar el conjunto de los desechos en sentido estricto. A esta altura de las operaciones, nos hallamos en presencia de lascas de percutor duro, medianas o grandes, lascas de percutor blando medianas (la categoría grande estando vacía), de desechos (todas las dimensiones confundidas) y de pequeños objetos comprendiendo a la vez lascas de percutor duro, de percutor blando y desechos. Lo primero que se buscó fue dar validez a los límites de las dimensiones puestas en práctica en las subdivisiones. Para ello, pequeñas muestras de objetos elegidos por estar los más cerca posible del límite fueron medidos en cada una de las categorías de «pequeños objetos», lascas de percutor duro «medianas» y lascas de percutor duro «grandes». Se tomaron las medidas de la manera siguiente: Largo: medida máxima entre dos puntos cualquiera de la pieza. Ancho: medida máxima entre dos puntos de la pieza, perpendicular al largo y aproximadamente paralela al plano de adelgazamiento.


Claude Chauchat

Espesor: medida máxima entre dos puntos de la superficie de la pieza y perpendicular al plano formado por el largo y el ancho. Estas medidas se prefirieron al método más clásico que consiste en tomar como referencia la longitud sobre el eje de «débitage», método que hace intervenir de una manera no controlada a la forma del objeto y que no es aplicable a los desechos. El tamaño de la muestra utilizada es diferente para cada categoría. El límite superior de la categoría «pequeños objetos» fue establecido a partir de 10 objetos para los desechos y las lascas de percutor blando, y 20 para las lascas de percutor duro. Los promedios de estas medidas son los siguientes: Desechos: 25,4 x 17,1 x 9,4 mm. Lascas de percutor blando: 31,5 x 20,2 x 5,1 mm. Lascas de percutor duro: 35,6 x 19,5 x 7,4 mm. Los límites superior e inferior de la categoría mediana para las lascas de percutor duro, se establecieron con una muestra de 3 lascas para cada tipo de talón. Se obtuvo los promedios de dimensión siguientes. Límite inferior: 30,8 x 20,2 x 7,8 mm. Límite superior: 69,7 x 45,6 x 17,4 mm. Podemos constatar que el límite inferior de la categoría «medianas» coincide con el límite superior de la categoría «pequeños». Sin embargo, es claro que existe cercano a este límite un pequeño número de objetos que se clasificarán, un poco al azar, en una u otra de las dos categorías. Las diversas categorías así distinguidas por el crecimiento de los atributos «tipo» y «dimensión» varían enormemente en cantidad. La categoría «grandes» de las lascas de percutor blando está vacía; en cambio, la categoría «medianos» de la lasca de percutor duro, así como la categoría «pequeños objetos», fueron tan abundantes que se juzgó impracticable contarles y subdividirla por entero. Una muestra representando un veinteavo del peso fue tomado en cada caso y es esta muestra que se estudió. Es importante advertir que no se trata de una muestra al azar, puesto que fue tomada sin precauciones particulares en la superficie de la caja que contenía el conjunto de la categoría. En particular no tenemos ningún medio de verificar si la composición es la misma al fondo de la caja. El procedimiento habitual que consiste en tomar un objeto cada 20 haciendo pasar poco a poco el conjunto de la categoría, viene a ser lo mismo que contar el conjunto. Otro

131


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Cuadro 10.- Resultados del muestreo del material del cateo de Pampa de los Fósiles 12, unidad 104: lascas a percutor duro, tamaño mediano.

132

Cuadro 11.- Resultados del muestreo del material del cateo de Pampa de los Fósiles 12, unidad 104: pequeños objetos.

Cuadro 12.- Cateo de Pampa de los Fósiles 12, unidad 104: talones de las lascas a percutor duro.

procedimiento habría sido de subdividir esta categoría en un número bastante grande de muestras de pesos equivalentes y tomar el veinteavo de estas muestras después de haberlas numerado, ayudándose de una tabla de números al azar. Este procedimiento parece también bastante largo. Finalmente, a falta de otra cosa mejor, habría sido posible de estudiar no una sino varias muestras de un veinteavo y comparar su composición. Un tratamiento estadístico de estimación de la población total habría podido entonces ejecutarse. En ausencia de estas precauciones, aceptaremos provisionalmente los resultados de estas muestras como una evaluación de la categoría en cuestión pero no validado por un tratamiento estadístico. Los resultados del estudio de las dos muestras están dadas en los cuadros 10 a 12.


Claude Chauchat

Cuadro 13.- Composici贸n del material del cateo de Pampa de los F贸siles 12, unidad 104: resumen de los resultados y estimaciones; los pesos estan en gramos.

133


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Tales resultados muestran que en estas categorías hay residuos de otras, cuya evaluación debe juntarse a las últimas en los resultados definitivos. Es lo que se hizo en el cuadro 13 donde se da la composición del conjunto del material. Los diversos conteos y evaluaciones de la categoría «desechos» fueron colocados bajo el mismo rubro sin subdivisión, en categorías de dimensión. Un conteo de tipos de talón se efectuó sobre las lascas de percutor duro «grandes» y sobre la muestra de las lascas de percutor duro «medianos», una vez que fueron sacados los residuos de las otras categorías. Los resultados están dados en el cuadro 12.

134

La composición es sensiblemente la misma para las dos categorías y muestra una fuerte proporción de talones lisos. Esto no permite pues confirmar la hipótesis según la cual las lascas grandes provendrían en su mayoría directamente de los afloramientos, y las medianas de la talla de los bifaces. No significa que esta hipótesis deba ser rechazada sino simplemente que las variables elegidas son inadecuadas para ello. Finalmente, el examen de la categoría «lascas de percutor blando» mostró que la mayoría de ellas poseía una fuerte abrasión del diedro situado entre el talón y la cara superior, lo que testimonia una técnica corriente para reforzar los bordes de un bifaz durante la talla. Esta abrasión es más a menudo invisible en los talleres a causa de la eolización.

El Utillaje (Cuadro 14) Si la interpretación de esta unidad como cantera proviene de la observación en el campo, la naturaleza de sus utillajes sigue necesariamente esta interpretación. En una cantera, puede esperarse el hallar: .

restos de utensilios que sirvieron para la extracción del material y su transformación en el lugar.

.

restos de objetos que fueron fabricados en el lugar.

.

los desechos o sub-productos de las operaciones de fabricación.

Veremos que estas diversas categorías pueden a veces superponerse. Entre las primeras categorías que fueron separadas, se hallan los fragmentos de material foráneo y los utensilios en riolita rosada. De hecho, los fragmentos de roca en material foráneo se interpretan como percutores. En primer lugar, existe un pequeño número de guijarros de cuarcita que llevan huellas muy claras de percusión. Sin embargo, otro material es más difícil de explicar a primera vista. Se trata de una andesita de color azul oscuro que se halla en el depósito, en estado de minúsculas astillas, comúnmente sin


Claude Chauchat

135 Cuadro 14.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 104: composición del utillaje procedente del cateo.

forma. En el interior del cateo se halló un bloque bastante importante, así como un objeto discoide, cuyas dimensiones son: 72 x 70 x 29 mm. Aunque ninguna huella sea visible en la textura del material parece con bastante certeza que este objeto sea un percutor. Otros objetos discoides de esta roca se encontraron sobre la superficie de las dos canteras. Puede pensarse que tales objetos tomaron esta forma por desmoronamiento progresivo a partir de un bloque de forma cualquiera, a causa de la existencia de un plano de fractura preferencial en la roca, lo que explicaría la abundancia de estos pequeños fragmentos en el depósito. Evidentemente, el utillaje fabricado en el sitio se compone casi únicamente de bifaces. Todas las fases intermedias entre el bloque extraído del afloramiento y el bifaz bien formado están presentes. Sin embargo, como esto es visible sobre las zonas aparentes del afloramiento, el material fue mayormente extraído bajo la forma de lascas de gran dimensión que, por su morfología, se prestaban particularmente a transformarse en bifaces, con un mínimo de trabajo. Lo que se halla en el sitio son pues, sobre todo, piezas quebradas o defectuosas, y sin duda una muy pequeña minoría de buenas piezas, realmente olvidadas. El primer tipo técnico que se puede distinguir aquí es sin dudas el esbozo a retoque mínimo, forma que puede aparecer muy diferente según el soporte. Sobre bloque, es una pieza que lleva una serie de golpes sobre un borde, o dos series, lo más a menudo alternas, sobre dos bordes opuestos. La meta fue obtener un objeto alargado y de sección conveniente lo más rápido posible (fig. 33, nº 3). Sobre lasca, se trata primeramente de un retoque marginal para reforzar su borde, eliminar el talón y dar al objeto una forma foliácea (fig. 33, nº 1). Son sin duda objetos de esta clase que Patterson y Lanning llamaron «núcleos seudo-Levallois» (ver en particular Lanning, 1970, fig. 23 e). Asimismo los buriles mencionados por estos autores no son sino tan sólo ensayos de obtención de


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

136

Fig. 33.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 104: piezas con retoque mínimo.


Claude Chauchat

una pieza con una sección lenticular apta para la talla bifacial por lascados semejantes a la técnica del buril en la extremidad del objeto. Ello permite sacar un diedro lateral demasiado abrupto (fig. 33, nº 2). Un estadio posterior del trabajo está constituído por el bifaz tipo Chivateros que es un bifaz a menudo alargado, tallado a grandes lascados y a percutor de piedra, y que, a menudo, se encuentra roto. Estas piezas pueden constituir esbozos de piezas foliáceas (fig. 34, nos 1 y 3). Hay que separar un cierto número de piezas alargadas y espesas, a veces triangulares, con retoque a veces más elaborado, en todo caso más insistente, que deben ser consideradas como verdaderos picos (fig. 35 y 36). En ningún caso, estas piezas pueden ser concebidas como pudiendo conducir a la elaboración de las piezas foliáceas. Se trata pues de un proceso de fabricación original en el cual se busca el espesor y por consecuencia la solidez de la pieza. Se puede pues suponer una función en la operación de descombramiento de los desechos y en la fractura de la roca para el desprendimiento de los bloques. Otras piezas clasificadas como Chivateros regularizados no son sino reutilización de piezas bifaciales consideradas muy gruesas para ser transformadas en piezas foliáceas y que posiblemente hayan servido para el mismo uso (fig. 34 nº 2). Las extremidades de estos objetos han sido redondeadas por la acción violenta a la que han sido sometidos. Grandes lascas han sido utilizadas de la misma manera (fig. 37, nº 1). Como aparecerá en el análisis de los desechos de talla, la técnica de hechura a percutor blando fue empleada, al menos en una minoría de piezas, luego de su fabricación a percutor duro y esto, sin esperar trasladarlas a los talleres en la parte baja. Existe pues un pequeño número de piezas talladas siguiendo esta técnica y que son piezas foliáceas (fig. 37, nos 2, 3 y 6). Hemos representado (fig. 37, nº 7) aquí la única pieza que no puede ser interpretada de otra manera sino como un denticulado macizo así como dos lascas retocadas que se deben sin duda a la trituración (nos 4 y 5). En conjunto, este material tiene estrecha relación con las diversas descripciones que han sido hechas del llamado complejo «Chivateros» (Patterson, 1966; Lanning y Patterson, 1967; Lanning, 1970). Las indicaciones de estos autores que no concuerdan con la interpretación de cantera para la fabricación de bifaces, se esclarecen perfectamente por las particularidades de talla, sobre todo la existencia de «núcleos Levallois» o de «buriles». Igualmente, los «denticulados» mencionados por estos autores, son también a menudo bifaciales. Los que son unifaciales pueden ser por lo demás también piezas con retoque mínimo o cuando se trata de lascas, el resultado de la trituración durante los frecuentes y necesarios descombramientos de antiguos desechos de talla para despejar el afloramiento. Finalmente, las piezas foliáceas bifaces que Lanning y Patterson llaman thrusting spearpoints son un estadio de fabricación posterior al de los bifaces Chivateros y, al mismo tiempo, preformas para las puntas de Paiján, como lo indica muy claramente el conjunto del contexto del sitio 12. La separación de este conjunto en categorías bien definidas se hizo particularmente ardua por la existencia de numerosas formas transitorias y por la multiplicidad de los

137


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

138

Fig. 34.- Pampa de los F贸siles 12, unidad 104: bifaces Chivateros.


Claude Chauchat

139

Fig. 35.- Pampa de los F贸siles 12, unidad 104: triedros.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

140

Fig. 36.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 104: triedro.

procedimientos técnicos utilizados para llegar al resultado deseado. Las piezas alargadas y gruesas interpretadas como picos para el uso en el mismo lugar, no han sido separadas de los otros bifaces; son contados aparte aquí, pues, tan sólo los triedros propiamente dichos. En estas categorías es necesario incluir también las lascas retocadas cuya mayor parte son solamente trituradas y que no fueron contadas entre el utillaje ordinario. La mayor parte del utillaje está constituído por los bifaces tipo Chivateros, triedros y piezas foliáceas, lo que indica bien el tipo de utensilio que los Paijanenses querían obtener. Los percutores no son mencionados aquí, pues se trata de una categoría muy heterogénea. Puede incluirse, en efecto, a los percutores sobre guijarros que están en el estado de fragmentos, el percutor discoide en roca azul (6 objetos en total), pero también un bloque informe y voluminoso de roca azul y una multitud de pequeñas astillas de este material. De hecho, este tratamiento cuantitativo del utillaje podría ser perfeccionado.

UNIDAD 117 Esta unidad se halla en la terraza baja, en la concentración mayor del sitio y a 200 m al este de la unidad 22. Se trata de un campamento de unos 60 m². Un nuevo rasgo está constituído aquí por la presencia de un grueso bloque de riolita de color claro, que podemos interpretarlo como un batán. En conjunto, se trata de una unidad de pequeño tamaño a la vez por la superficie ocupada y por la cantidad de utillaje.


Claude Chauchat

141

Fig. 37.- Pampa de los F贸siles 12, unidad 104: piezas foli谩ceas, utillaje diverso.


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

142

Cuadro 15.- Pampa de los F贸siles 12, unidad 117: composici贸n del utillaje.


Claude Chauchat

El estudio de campo fue prácticamente el mismo que se hizo para la unidad 22: después de la cobertura fotográfica, los artefactos fueron recogidos y referidos al mosaico obtenido; un plano de pedrisco fue confeccionado de la misma manera que para la unidad 22. Después, se efectuó una excavación pero con resultados menos importantes que en el caso precedente.

Utillaje lítico La composición del utillaje se presenta en el cuadro 15.

Utillaje ordinario Comprende 41 utensilios. A pesar del pequeño número, una comparación cuantitativa es ya posible con la unidad 22. Unas de las principales características es la abundancia de los núcleos con relación a los utensilios (índice de núcleos: 44% en comparación de 28%). El utillaje macizo igualmente es más abundante (27% contra 13%) lo que se debe, sobre todo, al aumento de los denticulados macizos (19% contra 9%), en tanto que los denticulados ordinarios y microdenticulados no presentan sino una débil variación. Las otras categorías son casi constantes, salvo los útiles a posteriori que son aquí mucho menos abundantes. La diferencia puede atribuirse a la ausencia completa de piezas de filo usado que son abundantes en la unidad 22. Como aquí los núcleos son particularmente numerosos, permiten tener una idea un poco más precisa del «debitage» asociado al utillaje ordinario, pero también presentan algunos problemas insolubles. La pieza de la figura 38, nº 2, en riolita marrón, es muy característica de los núcleos tabulares, y se la puede considerar como próxima del tipo piramidal. El plano de fractura está conformado por la superficie original del bloque, sin ninguna preparación ni extracción de las cornisas. Es un caso muy claro de núcleo visiblemente no agotado que muestra bien el género de lascas obtenidas y por qué los talones cortical son tan frecuentes. Entre los otros núcleos, la pieza de la figura 39 es la más enigmática, en la medida donde los lascados comprobados podrían constituir una preparación del núcleo, y que esta preparación es asombrosamente parecida a la de un núcleo Levallois. Es un caso único. En la pieza representada en la figura 38, nº 3, el intenso y continuo «machucado» del borde puede ser interpretado, sea como un retoque de regularización para un uso preciso, sea como huellas de utilización, sea, al contrario, como el resultado de ensayos infructuosos para sacar algunas lascas más. Este objeto fue clasificado en «diversos», pero su naturaleza original de núcleo no deja duda. Los cuchillos de dorso, en general poco típicos, fueron clasificados en este tipo debido a la presencia de despostilladuras claras sobre el borde cortante. Entre las lascas utilizadas figura excepcionalmente un pequeño bloque delgado (plaqueta). La única chaira está constituida por la oposición de una quebradura y un accidente de Siret.

143


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

El único unifaz presente es el más pequeño conocido en el Paijanense, pero es bien típico. El material trabajado es una toba volcánica de color gris, la forma es alargada y el extremo en arco quebrado poco puntiagudo. El retoque es corto; el soporte es una lasca a percutor blando y tiene un talón liso. Los denticulados macizos son casi todos tabulares y bastante parecidos a los núcleos. Uno de ellos, sin embargo, es sobre una lasca gruesa. Uno de los dos microdenticulados es también una lasca grande, que lleva un borde retocado bastante largo opuesto a un retoque inverso, y hace pensar en un dorso adelgazado. La calificación de microdenticulado se ha mantenido respecto de su posible colocación entre los utensilios compuestos.

144

El único «chopper» es sobre un bloque tabular un poco usado y lleva retoque bastante corto, determinando un borde cortante ligeramente denticulado (fig. 38, nº 1).

Utillaje bifacial Aunque nada más de ocho piezas, este utillaje no es comparable con los restos de talla bifacial testimoniados en el campamento, que son poco numerosos. Una parte de las piezas no ha sido prácticamente retocada en el sitio. La naturaleza atípica o fragmentaria de la mayoría de ellos sugiere también la acción de niños talladores o aprendices. Dos objetos deben ser especialmente mencionados: uno de ellos es un bifaz parcial grueso, de silueta irregular y retoque poco cuidadoso (fig. 38, nº 4), que podría provenir de una de las canteras y ser un equivalente funcional del pico ilustrado en la unidad 22 (fig. 20). La segunda pieza es un fragmento de punta de proyectil, que comprende la parte perforante y la parte mediana superior. Su retoque es bueno, la silueta es regular y simétrica y podemos suponer a esta punta como terminada. No se halló la otra mitad de esta punta.

Utillaje no tallado Esta categoría no contiene sino tres artefactos. El batán es un bloque de riolita de color gris claro el cual, aparentemente, sólo la cara inferior colocada sobre el suelo posee huellas de uso. Esta cara mide 60 x 33 cm; la superficie usada está al centro y es circular y tiene un diámetro aproximado de 15 cm. Esta posición volteada podría explicarse si la piedra fue recuperada en otro campamento. En todo caso, esta posición es antigua si se le juzga por la eolización de la superficie superior. Al contrario de la unidad 22, donde hay numerosas piezas de filo usado pero sin batán, aquí hay batán pero ninguna pieza de filo usado. Es verdad que esta situación podría explicarse si la ocupación fue corta. Esta recuperación de bloques que tienen una o varias caras planas es comprensible por su relativa rareza. En consecuencia, la búsqueda de su ubicación original es un problema complementario que se presenta al prehistoriador en los campamentos donde los batanes podrían haber desaparecido.


Claude Chauchat

145

Fig. 38.- Pampa de los F贸siles 12, unidad 117: n煤cleos, utillaje.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

146

Fig. 39.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 117: núcleo discoide.

El objeto que fue determinado como mano de moler es un bloque tabular de 11 x 8 x 6 cm, una de cuyas caras planas lleva huellas de pulimento. Una duda subsiste en cuanto a su atribución, dado que un fragmento irregular hallado a algunos centímetros de distancia y que se une con esta pieza presenta una protuberancia bastante neta como para hacer difícil el contacto con la superficie que se supone haber sido la parte activa. Otras piezas con superficies usadas y presentando problemas similares se encuentran en los alrededores. Finalmente, hemos encontrado seis fragmentos de un grueso guijarro de materia desconocida (granito ?), que lleva huellas netas de exposición al intenso calor, enrojecimiento y rotura características. Aunque fue posible reconstruirlo, el artefacto no estuvo completo.

La excavación El descubrimiento de un pequeño número de utensilios y desechos líticos diversos fue el único resultado de la excavación hecha en esta unidad. En particular, ninguna estructura del tipo fogón o hoyo se puso en evidencia.

Estructura de la ocupación El plano general (plano nº 4) muestra que el batán se halla en una zona relativamente vacía, y una importante concentración de material se sitúa al suroeste. Esta concentración se hace más visible por la presencia de grandes elementos, pero los pequeños objetos son aquí igualmente numerosos. Estos pequeños objetos se encuentran en cantidad en toda la mitad suroeste de la unidad, en tanto que, siempre tomando el batán como centro, la otra mitad está claramente más rala.


Claude Chauchat

El plano de pedrisco (plano nº 5), muestra que la mayor parte de la fuerte concentración ya observada está constituida por piedras, cuya más grande densidad parece situarse en BE 16. Inmediatamente al suroeste de este centro, se halla al contrario, en BE 17, una zona de 1,50 x 1 m enteramente vacía de cualquier tipo de material. Aunque los elementos de la concentración de pedrisco no presentan ningún rasgo particular, posiblemente en razón de la eolización, debemos probablemente relacionarlos con un uso cualquiera del fuego: fogón destinado a transmitir el calor acumulado por las piedras, utilización de los elementos para hacer hervir el agua o asar los alimentos. El grueso guijarro fragmentado por el fuego se encuentra principalmente al centro de la concentración de piedras, en BE 16, con tres fragmentos bien al interior, y sobre toda la franja oeste de la unidad en la cual hay otros cinco fragmentos dispersados. Un sólo fragmento está aislado sobre el borde este de la unidad, aproximadamente seis metros de la concentración BE 16. Este guijarro ha sido traído de lejos para un uso desconocido, luego colocado en esta concentración de pedrisco y sus fragmentos han sido dispersados luego de un calentamiento intenso para reducirlo en ocho fragmentos por lo menos. Estos fragmentos han sido incluidos en el plano de la pedrisco, plano nº 5. El tallado de bifaces es de poca monta en esta unidad. Los materiales utilizados son sobre todo la riolita rosada y amarilla, y una minoría de riolita marrón y tobas volcánicas. Sólo la riolita marrón está representada por un bifaz. El plano de la figura 42 muestra la disposición general del utillaje bifacial y las lascas de talla, sin consideración de la roca. De siete bifaces, cinco se encuentran claramente sobre los extremos de la unidad; sólo un bifaz está situado fuera de las áreas ocupadas por las lascas de talla y al borde de la zona vacía de BE 17. La disposición de las lascas de talla pone en evidencia dos áreas, bastante flojas, a los extremos este y oeste, separadas por una larga banda central vacía, orientada norte-sur. Esta banda central contiene la totalidad de la concentración de pedrisco así como el batán y la zona vacía de BE 17. Además, las lascas de talla son más densas en dos zonas más restringidas, ambas situadas al norte. Si se saca del plano de los artefactos (plano nº 6), todo lo que constituye el utillaje bifacial y las lascas de talla a percutor blando, se obtiene el plano de la figura 40. El examen de este plano sugiere un límite curvo, bastante borroso, encerrando la mayor parte de la unidad en sus extremos oeste, sur y este. Dentro de este límite, los artefactos parecen claramente más densos que fuera de él; sólo un pequeño número fue tirado al exterior. Este límite no es muy claro, pueden dibujarse varios trazados y es necesario no darlo como si estuviese bien establecido. La comparación con otros planos tiende sin embargo a confirmar su existencia. Existe una muy buena coincidencia entre este límite y la dispersión del pedrisco sobre los lados sur y sur-oeste de la unidad. En cambio, las áreas de dispersión de las lascas de talla a percutor blando se prolongan claramente más allá de este límite, el cual aparece como relativamente poroso para ciertas categorías de objetos, al menos que se piense en una dispersión posterior del

147


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

material. No hay que olvidar, en efecto, que estos objetos quedaron en superficie después del abandono del sitio. La estructura de conjunto de la unidad tal como se desprende de estas observaciones, se ilustra en la figura 41. Allí están representados los contornos del conjunto de la concentración de artefactos, del arco ya mencionado, de la parte central de la concentración de pedrisco (A) y del área vacía contigua (B), así como las dos zonas externas de dispersión de lascas de talla a percutor blando (C y D). El fin del arco sobre estas dos zonas exteriores permite separar el interior y exterior de las superficies, que encerraba dicho arco, por una línea entre ellos.

148

La mayor parte del utillaje ordinario está situada en la zona interna y a poca distancia (menos de 1,50 m) de la concentración de pedrisco A y de la zona vacía B. Esta disposición es muy nítida para los útiles a posteriori, de los cuales sólo dos están alejados de esta zona (fig. 44). Esto es menos visible para los denticulados que son numerosos en la zona interna, pero sobre todo al oeste, y forman un reguero diagonal que pasa cerca del batán (fig. 46). Sobre un tan pequeño número de objetos, todo intento de distinguir los detalles de distribución por categorías más finas no tendría valor.

Fig. 40.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 117: distribución de los artefactos y dibujo del arco.


Claude Chauchat

149

Fig. 41.- Pampa de los F贸siles 12, unidad 117: estructura de la ocupaci贸n.

Fig. 42.- Pampa de los F贸siles 12, unidad 117: testimonios de la talla de bifaces.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

150

Fig. 43.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 117: débitage de la riolita rosada (variedad 01).

Fig. 44.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 117: distribución de los útiles a posteriori


Claude Chauchat

151

Fig. 45.- Pampa de los F贸siles 12, unidad 117: distribuci贸n de las escotaduras.

Fig. 46.- Pampa de los F贸siles 12, unidad 117: distribuci贸n de los denticulados.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

152

Fig. 47.- Pampa de los Fósiles 12, unidad 117: distribución del débitage.

Las escotaduras retocadas están situadas claramente al interior, en tanto que las escotaduras clactonienses están dispersas lejos, al exterior; la única escotadura múltiple mixta se halla exactamente en el límite entre estas dos zonas (fig. 45). Hay que cuidarse de atribuir un significado demasiado preciso a estos hechos, pero debemos también recordar que un utensilio definido por un sólo lascado, como lo es la escotadura clactoniense, puede ser fallada, o aún enteramente no intencional, sin que aquello sea evidente en su morfología. Podríamos tener pues allí objetos desechados. El pequeño unifaz, en cambio, se halla en la zona marginal D, que contiene también lascas de talla de bifaz. El único «chopper» está en el borde de la zona vacía B y a la proximidad inmediata de la concentración de pedrisco. La repartición de los testimonios de «debitage» (fig. 47), hace aparecer una diferencia de distribución entre los núcleos y los desechos. Los primeros están dispuestos, en efecto, sobre la banda orientada este-oeste y próxima del límite entre el exterior e interior del semi-círculo. Por ello mismo, son nítidamente más al exterior que el conjunto del utillaje. Por lo contrario, los desechos están dispuestos en el interior del semicírculo, más bien sobre el lado suroeste y, en menor cantidad, en las dos áreas C y D.


Claude Chauchat

La única actividad de «débitage» observable sobre las áreas exteriores concierne a la riolita rosada (fig. 43), de la cual una pequeña concentración es visible en C. Sin embargo, ninguna unión pudo hacerse con el único núcleo de la misma roca que se halla en BD 16 y, por lo tanto, en la banda ya mencionada no podemos descartar, por lo demás, la posibilidad de una talla de bifaces Chivateros, las que se hacen a percutor duro, lo que encuadraría bien con la interpretación del área C como principalmente dedicada a la talla de bifaces.

153


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

154

Fig. 48.- Mapa del flanco norte de Cerro Tres Puntas; sitios de Pampa de los F贸siles 13, 14, 18, 19, 27, 28. Las cruces representan los yacimientos paleontol贸gicos.


Claude Chauchat

Capítulo II Pampa de los Fósiles 13 El flanco norte del macizo de Cerro Tres Puntas tiene la forma de un vasto anfiteatro de 2 km de ancho entre un pequeño espolón rocoso, situado al oeste y culminando a unos 250 m y la colina 303 en su extremidad este (fig. 48). Sobre el lado este desemboca del macizo un río seco que choca en la vertiente sur de la colina 303, obligándolo a doblar hacia la izquierda. Este río seco atraviesa este anfiteatro para unirse al río seco principal de Pampa de los Fósiles, a poca distancia al oeste del espolón rocoso ya mencionado. Estos dos lechos secos diseñan pues una península de forma triangular alargada cuyo ángulo más cerrado está al oeste y el lado más corto se forma por la colina 303 y un río seco afluente que desciende de ella. La distancia entre estas dos extremidades es de aproximadamente 2,7 km. En dirección norte-sur, la mayor dimensión de esta península es de 1,5 km aproximadamente. Una diferencia bastante nítida puede observarse entre los restos de aluviones en la península y los que hay en la ribera izquierda. Estos últimos se caracterizan por una pendiente pronunciada, un material grueso y mal estratificado y una dirección general del declive transversal con relación al río seco. En cambio, en la península, el material visible en superficie está más rico en elementos finos (arena), la pendiente es poco pronunciada aunque todavía apreciable, y los riachuelos indican una dirección del declive casi paralelo al río seco saliendo del macizo. El ángulo sureste de la península está constituido por una acumulación de aluviones parecidos a aquellos que contiene el sitio 12, pero considerablemente más pequeña. Este cono aluvial fue recortado por el río seco en un período más reciente; se une al resto de la península por una ruptura de pendiente bastante marcada. En los lados norte, sur y extremo oeste, se observa restos de un depósito de arena fina que no contiene elemento superior al centímetro en el empedramiento de la superficie, y que está situado a una altitud variable de 1 a 2 m sobre los lechos secos más bajos. Este depósito no posee en superficie restos fósiles de vertebrados ni utillaje del Paijanense, sino sólo un campamento del período cerámico (unidad 36 en la figura 48). Los dos niveles de aluviones definidos por la península y esta terraza marginal deben ser identificados con la baja terraza del sitio 12 y el depósito fino situado en el lecho seco hacia abajo. Este depósito fino podría ser atribuido a un período indeterminado, entre el Paijanense y el siglo XV de nuestra era.

155


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

156

Fig. 49.- Pampa de los Fósiles 13 y 27, distribución de los talleres.

Hemos separado varios sitios en el interior del anfiteatro. En primer lugar, el mismo camino que habíamos observado en el sitio 12, prosigue hasta aquí y llega a una estructura de piedra situada sobre el borde noreste de la península (sitio nº 18 de nuestro inventario). El sitio nº 19 fue dado a una concentración de huesos fósiles que fue el objeto de pequeña excavación, pero que no será tratada aquí en razón de la ausencia de testimonios de origen humano. Se trata de huesos de un Edentado (Perezoso gigante) del género Scelidodon (determinación de R. Hoffstetter). Dos


Claude Chauchat

157

Fig. 50.- Pampa de los Fósiles 13 y 27, distribución de los campamentos.

concentraciones de artefactos fueron agrupadas bajo el 27, a pesar de su proximidad con el sitio 13. Posteriormente, la más importante de estas concentraciones fue recolectada, subdividiéndola en unidades. El sitio 13 ocupa el resto de la península. Durante el cartografiado, se hicieron intentos de subdivisión sin éxito: aunque agrupamientos más densos de unidades que allí aparecen, no existen límites precisos entre ellos. Al fondo del anfiteatro, es decir, sobre la ribera izquierda del río seco, saliendo del macizo, se hallan los sitios 14 y 15.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

El sitio 13 comprende 98 unidades a las que hay que agregar dos localidades paleontológicas no numeradas. Tres unidades (nº 36, 80 y 86) pertenecen al estadio cerámico.

158

Parece que la ocupación de los períodos cerámicos y su influencia sobre el sitio paijanense no haya sido importante. El camino y el sitio 18 están situados en zonas de ocupación poco densas, contrariamente a lo que pasa en sitio 12. Dos de las tres unidades enumeradas más arriba están situadas igualmente a parte. Sólo la unidad 80 se halla en una zona muy densa y a poca distancia del taller 5. Fuera de estas unidades, la cerámica de superficie es casi ausente y no podemos citar sino una botella del Período Intermedio Tardío situada en la pendiente del cono aluvial en los alrededores de la unidad 86. Las posibles visitas modernas en el sitio 13, aparentemente, también son débiles. Antes de nuestros propios trabajos, no existía huellas de vehículos en el conjunto de la península. El examen de los talleres, y en particular la presencia de puntas pedunculadas bien evidentes en la superficie, es un elemento convincente para juzgar que las repetidas recolecciones que destruyeron el sitio 12, no llegaron hasta aquí. En cambio, existe varios troncos de algarrobo que testimonian talas en una época indeterminada posterior a la Conquista Española. Los planos del sitio por tipos de unidad muestran una organización ligeramente diferente para los talleres y los campamentos. Ciertamente, para estos dos tipos, se tiene una concentración principal sobre la pendiente y al pie del cono en la extremidad sureste. Sin embargo, para los talleres (fig. 49), hay una dispersión sobre la mayor parte de la superficie de la península, con dos grupos en particular: uno, bastante abundante, en la extremidad oeste (13 talleres), el otro más restringido, cerca del talud norte (5 talleres). Los campamentos, en contraste (fig. 50), casi no se encuentran cerca de los bordes sur y norte, pero tienen tendencia a disponerse en un reguero orientado de este / sureste a oeste / noroeste, dando origen a la concentración principal, haciéndose poco menos denso hasta el borde opuesto de la península. En cuanto a la concentración principal, parece también organizada con un centro que comprende los campamentos (en particular las aglomeraciones constituidas por las unidades 17, 93, 95 y 2), alrededor del cual se halla una faja de talleres, sobre todo en el lado norte, en tanto que al oeste la situación es más confusa. Algunas piezas interesantes se recogieron fuera de las unidades estudiadas intensivamente. Los datos de la localización de estas piezas son de una precisión variable: algunas de ellas han sido recogidas al momento del descubrimiento del sitio, antes de que fijáramos completamente la metodología de trabajo de campo. Generalmente estas piezas son puntas pedunculadas típicas y su rareza en las unidades nos llevó a esta recolección suplementaria con el fin de aumentar la muestra de que


Claude Chauchat

159

Fig. 51.- Pampa de los Fósiles 13: objetos aislados.

disponíamos. Sin embargo, existe un pequeño guijarro alargado, con un cuello longitudinal sobre el contorno, único en todo lo obtenido, del Paijanense (fig. 51, nº 1). Esta pieza fue recogida en un campamento situado sobre el borde sur de la península. Podría tratarse de uno de los campamentos del grupo que comprende la unidad 29, o de la unidad 32, aunque su naturaleza exacta no es precisada, o aún la unidad 46, aunque parece un poco lejos del borde. El fragmento basal de la figura 51, nº 2, es de cuarzo de filón, lo que explica posiblemente su espesor. Se trata de una pieza aislada cuya ubicación está consignada en el plano (fig. 48). El nº 7, en toba verdusca, sin ubicación precisa, es un buen ejemplar de punta alargada con bordes curvos. Dos piezas (nº 4 y 6) fueron recogidas en el campamento de la unidad 97 y a unos diez metros una de la otra; la punta alargada, en riolita amarilla, y la pequeña punta, en cuarzo ligeramente irregular. Colocamos dos clavos de carpintero en el emplazamiento exacto de este descubrimiento, y a su vez lo señalamos a cada uno por un pequeño pilón de piedras. Un ejemplar particularmente remarcable de parte perforante es el nº 3, en riolita marrón, cuya extremidad muestra que no está terminada. Esta pieza proviene de la unidad 62, un taller. Finalmente, la pieza representada con la nº 5 y que está tallada en una especie de toba verdusca salpicada de manchas, fue igualmente recogida en un taller, la unidad 68, y su ubicación fue señalada con un clavo.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

160

Fig. 52.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 1: perfil del depósito (escala: 1/10) y plano general esquemático.

UNIDAD 1 Esta unidad se sitúa al extremo oeste de la concentración principal del sitio, es decir en la parte plana de la península (fig. 48). Se presenta como un esparcimiento de artefactos líticos que comprende un batán, y se acompaña con una gran cantidad de restos de caracoles terrestres. Este conjunto está situado sobre la pendiente este de una pequeña


Claude Chauchat

cresta formada en su origen por el riachuelo y que está compuesta de aluviones gruesos. Esta cresta mide aproximadamente 50 cm de altura. La disposición aproximada de estos elementos se dá en la figura 52. Fue la abundancia de los caracoles en superficie que llamó nuestra atención sobre esta unidad. A fin de excavar aquí, el conjunto del material lítico en superficie fue primero recolectado sin localización, lo que hace que ninguna información sobre la forma, extensión o la estructura del conjunto de artefactos esté disponible. La excavación misma fue bastante reducida en extensión, dada la abundancia de fauna recogida. Un pequeño número de evidentes artefactos fue hallado durante esta excavación, y se unió al material de superficie.

Material lítico La composición tipológica del utillaje recogido se presenta en el cuadro 16. Este inventario no distingue entre los utillaje hallados en superficie o en la excavación.

Utillaje ordinario En conjunto, la composición del utillaje ordinario se aproxima al de la Pampa de los Fósiles 12, unidad 22 (cuadro 8). Es particularmente notable la fuerte proporción de «pebble-tools», que parece responder a la gran rareza de los denticulados macizos. Los núcleos son pocos pero de gran dimensión. El predominio de los núcleos tabulares indica un «débitage» poco avanzado, donde no se utilizó todas las posibilidades ofrecidas por el bloque. La única pieza esquirlada está en cristal de roca - como sucede frecuentemente - y es minúscula. Posiblemente las lascas extraídas de los «pebble-tools» hayan sido tomadas como utillaje. Uno de los núcleos tabulares se une muy bien a un pico, del que se separó por quebradura, antes de su retoque. Los utensilios sobre bloque son claramente menos numerosos (11%). En cambio, los utensilios sobre lasca a percutor blando son más abundantes, lo que corresponde a la abundancia de estas mismas lascas en el material no utilizado. Los cuchillos de dorso no son muy típicos en promedio. Las lascas utilizadas a menudo son sobre lasca a percutor blando, en riolita amarilla. Las dos chairas son bastante típicas pero sin huellas de uso visible. Las piezas de filo usado son numerosas y típicas; una de ellas se presenta como un disco quebrado, de retoque alternante, que fue afectado por el uso. En general, son los bordes más cortantes que son usados, y cuando hay varios bordes utilizables, siempre es el más agudo el de mayor empleo. La mayoría de estos bordes usados son prácticamente rectilíneos. El único unifaz, en toba, es una lasca poco gruesa en la cual un gran lascado ha eliminado el bulbo.

161


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

162

Cuadro 16.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 1: composici贸n del utillaje.


Claude Chauchat

Dos de los «becs» son sobre lasca a percutor blando en riolita amarilla, pero ni la morfología, ni la técnica de retoque indica que pueda tratarse de pequeñas puntas de proyectil sobre lasca de bifaces como se encuentra a veces. El único bec lleva dos muescas anchas y bien cóncavas pero una punta muy poco saliente. Dos de las escotaduras son del tipo «entre abruptos». En los dos casos, uno de los abruptos está formado por el talón, el otro una quebradura transversal. Los denticulados macizos son raros: uno es tabular convexo y podría ser también un núcleo abandonado a causa de la mala calidad de roca. Existe aquí un denticulado muy alto de forma rara, tallado sobre guijarro. El retoque denticulado es rectilíneo pero encuadrado por dos bordes con retoques cortos, el conjunto afecta una forma de trapecio isósceles. Tres de las piezas colocadas bajo el tipo «pebble-tools» son sobre bloque y dos de ellas, por las dimensiones de sus lascados, también podrían ser núcleos. De los dos «choppers» sobre guijarro, el que fue hallado en el depósito y que posee un borde retocado abrupto y una «magulladura» intensa, presenta también la característica de poseer una cara absolutamente plana y pulida sobre la cual se observa, bajo la lupa, estrías paralelas que parecen provenir de un uso como mano de moler.

Utillaje bifacial Cuatro fragmentos poco interesantes de piezas foliáceas representan, junto con un ciento de lascas de talla, todo lo que queda de la actividad de talla de los bifaces en esta unidad.

Utillaje no tallado Este utillaje es bastante variado. El batán es un bloque irregular de andesita, sobre cuyos bordes se observa huellas dudosas de lascados. La cara plana usada mide aproximadamente 40 x 30 cm y muestra en su centro una superficie pulida circular de unos 13 cm de diámetro. Existe también una mano de moler, que es un grueso bloque redondeado pasando a guijarro (dimensiones: 14 x 12 x 9 cm) en andesita: una de sus caras está nítidamente pulida. El fragmento de «rallador» es de dimensión excepcional (19 x 7,5 x 4 cm). Tiene una forma de media luna truncada en una extremidad y una sección transversal redondeada del lado de la convexidad de la media luna. Dos guijarros han podido servir como percutores.

La Excavación El estudio de esta unidad rápidamente se concentró en la excavación, que reveló un depósito de interés excepcional. Empero, esta excavación no buscó despejar las estructuras horizontales dado que el material de superficie no había sido ubicado con precisión. La atención se concentró ante todo en la estratigrafía y la fauna. Esta excavación afectó una superficie de 14 m² (fig. 52). Durante el curso de ésta, apareció sobre el corte del depósito una estratificación que no habíamos visto en ninguna otra

163


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

parte, y como tal, queda aún como un caso único en toda la región. Esta estratificación existe al abrigo de la pequeña cresta de piedras que bordea el sitio, pero desaparece hacia la parte baja de la pendiente. El conjunto del material está enterrado en toda la zona donde se desarrolla esta estratificación, pero aflora en superficie hacia abajo de la pendiente donde los caracoles terrestres son claramente muy visibles. De arriba hacia abajo, la estratigrafía observada es la siguiente (fig. 52): 0. Superficie del depósito, el suelo compuesto de pequeños guijarros angulosos. 1. Arena poco compacta sobre un espesor de 5 a 10 cm.

164

2. Capa de sedimento muy fino de 3 a 5 cm de espesor total y que presenta una fina estratificación en la cual se puede observar: a) En la parte alta, una costra delgada de arcilla de 2 mm de espesor máximo; b) La parte media de la capa, que está constituida de un sedimento extremadamente fino, comprende delgadas láminas más arcillosas de un espesor del orden del milímetro cada uno; c) En la base, una capa de arcilla más gruesa (de 1 cm más o menos), un poco agrietada, habiéndose contraído el sedimento al secarse; un examen más minucioso muestra que esta capa de arcilla está constituída de varias láminas milimétricas superpuestas. 3. Arena compacta conteniendo algunos pequeños guijarros de hasta 3 mm de diámetro, en un espesor de unos 2,5 cm. 4. Arena compacta sin guijarros, de 12 cm. de espesor aproximadamente. 5. Arena conteniendo guijarros angulosos de un diámetro que va hasta 1,5 cm; su espesor es desconocido, pues la excavación se detuvo a 6 cm aproximadamente del límite superior de esta capa. El material arqueológico puede ser considerado como proveniente exclusivamente de la capa 3. Sin embargo, un descapado (décapage) con pincel sobre 1 m² hizo aparecer algunas osamentas perteneciendo a la micro-fauna, que aparecen en la costra de arcilla y afloran en la capa 2. Además, algunos menudos desechos de hueso se encontraron aquí y allá en la capa 1. Sin dudas, se debe a las madrigueras perforadas en el depósito por pequeños animales, en particular los escorpiones, cuyos caparazones de muda fueron hallados bastante profundo en el depósito. Estas pequeñas madrigueras fueron visibles en varios lugares sobre el m² descapado, y en particular en la superficie de la capa 2. El corte ilustrado (fig. 52) también muestra un débil y difuso enrojecimiento de la capa 3 en su mitad oeste, y una cubeta conteniendo una mezcla de carbón, osamentas y cenizas al centro del corte. Bajo esta cubeta, el enrojecimiento se extiende sobre algunos centímetros de profundidad en el sedimento estéril sub-yacente.


Claude Chauchat

El material lítico recogido durante la excavación es relativamente abundante en comparación a la poca superficie excavada. Comprende 8 utensilios ordinarios que fueron agregados al conjunto del material de la unidad. Señalamos particularmente el «chopper» muy usado y poseyendo huellas de uso por frotamiento que ha sido descrito anteriormente. Las lascas a percutor blando en riolita de color claro forman también parte del material recogido en el mismo lugar de la excavación. Aparecen absolutamente frescas, sin ninguna pátina debida a la eolización y pueden atestiguar que este depósito pertenece al Paijanense, en ausencia de las puntas de proyectil características.

La fauna de los vertebrados (E. Wing) Una importante muestra de fauna fue recogida en esta unidad. Para el análisis del conjunto, obtenida en la parte de la excavación que fue separado en tres niveles, se han juntado con el total del resto. La muestra comprende pues 3 862 fragmentos identificados y un NMI de 122 (cuadro 17). La vizcacha, el zorro y tres palomas (Columbidae) están representados en este conjunto. Los vertebrados más abundantes son la lagartija Dicrodon sp. y el pescado Micropogonias altipinnis (Corvina dorada). Del total de los huesos, 16% (608 fragmentos) están quemados. Ninguno muestra señal de trabajo o indicaciones de descuartizamiento.

Cuadro 17.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 1: composición de la fauna de vertebrados.

165


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Fechados absolutos Dos fechas radiocarbónicas fueron efectuadas en Gif-sur-Yvette sobre los materiales provenientes de esta unidad. La primera, sobre carbón de madera, dió: 9,810 + 150 años (GIF 4161). La segunda fue hecha sobre conchas de los caracoles terrestres: 7,740 + 150 años (GIF 4163). Estas dos fechas son netamente diferentes. Dado que los caracoles no son considerados como un buen material para este género de análisis, conviene mantener más bien el resultado de GIF 4161. Este resultado confirma las fechas obtenidas por Ossa para el abrigo de Quirihuac, aunque ellas sean sensiblemente más antiguas y coloca el Paijanense en el límite del Pleistoceno - Holoceno.

166

UNIDAD 2 Esta unidad no habría sido estudiada sin la presencia de osamentas humanas aflorando en superficie, cuyo interés excepcional exigió que sean afrontados los múltiples problemas que presentaba la configuración del terreno y la dispersión del material. Se trata de un campamento situado a la extremidad este del sitio 13, en el punto más alto del sitio y dominando a la vez la llanura y la quebrada que desciende del Cerro Tres Puntas. Aunque próximo a la cima del cono aluvial, la superficie está sin embargo en pendiente bastante pronunciada. Además, no se trata de una sola concentración, testimoniando una ocupación bien definida en el tiempo y en el espacio. Por el contrario, existen varias, unas bastante visibles, otras más difusas, de densidad variable y de límites difícilmente apreciables. El estudio del material lítico se llevó a cabo primero sobre la concentración más visible, que resultó ser la más próxima de los restos humanos, luego diversas técnicas fueron puestas en ejecución para recoger o registrar el resto de la unidad. El plano nº 7 dá una idea del aspecto de este conjunto. En la parte fotografiada, las uniones entre los cuadros del plano son más difíciles de establecer que de costumbre, a causa de la pendiente. Por lo demás, los datos concernientes a las zonas periféricas son bastante heterogéneos en calidad. En la zona donde no aparecen sino lascas de percutor blando en riolita amarilla, éstas fueron ubicadas en un plano, pero no recogidas. En otras zonas periféricas, los artefactos fueron recogidos sin ubicación, separando solamente algunos grandes sectores. En una zona bastante vasta pero difusa, situada sobre la pendiente del cono aluvial hacia la quebrada, no hicimos recolección alguna. En lo que concierne al estudio del material, señalaremos solamente que la determinación del talón no fue hecha en la mayoría de las lascas de percutor blando. Las osamentas humanas visibles en superficie forman parte de la tumba nº 1, que pertenece a un niño. Posteriormente, habiendo descubierto un fragmento de vértebra humana en el riachuelo próximo, se amplió la excavación, lo que dió lugar al descubrimiento de la


Claude Chauchat

tumba del adulto (tumba nº 2). No obstante, el esqueleto del adulto estando completo, se hizo una exploración por pequeñas trincheras paralelas, que no dió resultado alguno. Esta vértebra, pues, permanece aislada. No hubo otra excavación en el campamento mismo, para completar la recolección de superficie.

Material lítico El utillaje recogido en la unidad 2 está inventariado en el cuadro 18.

Utillaje ordinario El utillaje de esta unidad plantea numerosos problemas de determinación y de clasificación tipológica, que son habituales en el Paijanense. Hemos escogido algunas de estas piezas, representadas aquí, para mostrar tales dificultades. Del punto de vista cuantitativo, las 157 piezas del utillaje ordinario se distribuye de manera casi similar a la que presentó Pampa de los Fósiles 12, unidad 22, no obstante tener un índice de denticulados ligeramente mayor y un índice de utillaje macizo, por el contrario, menor. El «débitage» ofrece las características habituales de los campamentos Paijanenses. Los núcleos en su mayoría son discoides; aunque algunos estan hechos sobre lascas, no necesariamente gruesas, lo que particularmente es el caso de los núcleos en silex. Una de las tres piezas esquirladas es minúscula y está trabajada en silex rubio. Las otras dos se extrajeron de un mismo bloque pequeño de roca de textura fina que ha sido asimilada aquí a la toba verdusca. De este pequeño bloque (fig, 53, nº 3 a) fue extraída por percusión bipolar una lasca bastante característica de los «bastoncillos» de pieza esquirlada (b), que a su vez es el objeto de un nuevo esquirlamiento así como de un lascado lateral dejando una pequeña muesca (visible en c) y un retoque sobre el borde lateral opuesto (en d). Con ello se confirma que algunas piezas esquirladas del Paijanense resultan de operaciones de «débitage» bipolar. Los poliedros muestran igualmente este tipo de estigmas pero en varias direcciones en lugar de una sola, lo que contribuye a su aspecto globular. Los discos son relativamente numerosos, lo que se debe relacionar a la abundancia de los núcleos discoides (fig. 53, nº 1). Todos son sobre lascas trabajadas por lascados bastante grandes y que pueden ser indiferentemente directos o inversos. Los cuchillos de dorso natural están repartidos casi por mitad, en típicos y atípicos. Dos de ellos se distinguen por un dorso retocado y no natural, pero este retoque no es sino semi-abrupto (fig. 53, nº 7). El dorso constituído por un talón liso que ocupa todo un lado, es un rasgo frecuente de este tipo (fig. 53, nº 8). Uno de los problemas inherentes a las uniones entre fragmentos se muestra en la pieza nº 6. Si se considera la quebradura

167


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

168

Porcentajes Utiles a posteriori Raederas y unifaces Becs Escotaduras Utiles compuestos Denticulados macizos Denticulados ordinarios Micro-denticulados Pebble-tools

40,1 6,4 5,1 8,9 2,6 3,2 18,5 6,4 1,9 Indices

Indice de denticulados Indice de utillaje macizo Indice de n煤cleos Balance general

Cuadro 18.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 2: composici贸n del utillaje.

28 5,7 25,2 91,3 / 8,7


Claude Chauchat

como anterior a la utilizaci贸n de las dos mitades, tenemos dos cuchillos de dorso natural. Si la consideramos como posterior, entonces se trata de una lasca utilizada, soluci贸n que se ha sostenido arbitrariamente.

169

Fig. 53.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 2: n煤cleos y utillaje.


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

170

Fig. 54.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 2: utillaje.


Claude Chauchat

Las chairas en su mayoría son atípicas: facetas laterales poco abruptas, borde cortante ancho, retoques más fuertes que de costumbre sobre el filo. Las piezas representadas aquí (fig. 53, nos 9 y 10) son las más típicas. En ambos casos, el objeto es transversal con relación al eje de «debitaje» y, en la nº 9, se trata posiblemente de una fractura intensional. Las piezas de filo usado son numerosas y variadas. El soporte comúnmente es una lasca (nº 11), pero también hay una lasca térmica y un pequeño núcleo piramidal o denticulado muy elevado (nº 5). Escasas como siempre, las raederas tienen un retoque marginal (fig. 54, nº 4). Algunas de ellas podrían aún ser simples lascas muy utilizadas. Una sola pieza fue clasificada como raspador, (nº 6). Se presentó un sólo unifaz (nº 3), que se aproxima a los esbozos de unifaces, siendo más plano que el promedio de este tipo técnico. Podría clasificarse como unifaz atípico la pieza nº 5, que se halla aquí entre los útiles compuestos, pues el retoque ocupa todo el borde y la forma tiende a ser ovalada. Los dos becs representados aquí (nos 1 y 2) son los mejor retocados. El último, es característico de una forma escasa de perforador sobre lasca gruesa. El nº 6, muestra la dificultad de privilegiar una determinación, aquí entre perforador y raspador, sobre objetos probablemente retocados en el momento en vista de un uso inmediato. Los denticulados ordinarios presentan una gran variedad de formas: simple convexo (fig. 54, nº 7), circular (nº 9), complejo (nº 8) o entre abruptos (nos 11 y 12). A veces el retoque es atípico pues no es continuo, como en el nº 9. En cuanto al denticulado entre abruptos del nº 7, los abruptos están formados por retoques. El microdenticulado del nº 10 es notable por la regularidad del retoque. El nº 2 de la figura 53 presenta un «chopping tool» sobre bloque de riolita, donde las denticulaciones observables sobre el borde retocado pueden ser por el uso.

Utillaje bifacial De los quince objetos que comprende el utillaje bifacial, sólo se cuenta con un fragmento de punta de proyectil (fig. 53, nº 4), que es la parte perforante en aguja de una punta alargada, probablemente de lados rectilíneos. La mayor parte de los bifaces son piezas atípicas o fragmentos a veces apenas reconocibles. Sólo tres objetos podrían ser llamados piezas foliáceas.

Utillaje no tallado Esta última categoría comprende dos batanes: el más grande en andesita, es una laja de 49 x 34 x 10 cm, ligeramente rodada; la segunda es un guijarro de granito de 27 x 26 x 7 cm, que presenta un hoyo bastante marcado sobre una cara. Los otros objetos son mayormente guijarros que han podido servir de percutores. Existe sin embargo dos pequeños guijarros, ambos situados en la periferia y cuya ubicación no fue registrada.

171


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

172

Fig. 55.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: estructura de la ocupación.

Estructura de la ocupación Los planos de conjunto de la unidad (planos 7, 8 y 9) coinciden al mostrar una concentración principal importante en la zona registrada fotográficamente, y varias pequeñas concentraciones dispuestas hacia el oeste y el suroeste. Otras concentraciones más alejadas, especialmente al este y al norte, fueron recolectadas sin registro de la ubicación de los objetos. Ninguna conclusión puede darse en cuanto a la contemporaneidad de estas diversas concentraciones; por lo demás, es lo mismo para las dos tumbas. La concentración mayor (A, B, C, D: figura 55) parece corresponder a una sola ocupación, y las dos tumbas podrían ser contemporáneas, aunque claramente exteriores. Las áreas E y F, individualizadas en el taller de bifaces, pueden perfectamente prolongarse hacia el oeste según se observa en la mitad oeste de la concentración principal (fig. 56). Los tres pequeños grupos G, H e I, son tanto más enigmáticos, que este género de campamento muy


Claude Chauchat

173

Fig. 56.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: talla de bifaces.

pequeño parece escaso en la región, a menos que no se le haya advertido a causa de su poca visibilidad. Podría pensarse que estos tres pequeños grupos se habrían formado posteriormente a las tumbas, por el paso de individuos aislados o de muy pequeños grupos; pero este supuesto es completamente gratuito. La concentración principal fue dividida en varias áreas correspondientes a la mayor densidad de artefactos. El área A está compuesta únicamente de pedrisco y pudiera formar el lugar de origen para los guijarros dispersados en todo el alrededor (plano nº 8). Uno de los batanes se encuentra inmediatamente al lado, el otro se halla completamente al exterior de la unidad. El contorno de la concentración principal no parece plantear problema, pero los de las áreas interiores se presentan poco claros. Una única área englobando a B, C y D1, con una zona central vacía, sería posiblemente más conforme a la estructura real de la unidad, es decir en definitiva a los comportamientos que produjeron el depósito de los


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

174

Fig. 57.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: débitage.

artefactos. Sea como fuere, no hay que olvidar que en ausencia de excavación, falta una cantidad desconocida de artefactos. Los restos característicos de la talla del utillaje bifacial se concentran sobre todo a la mitad oeste de la concentración mayor sin distinción de área (fig. 56). Son igualmente numerosos en E y casi exclusivamente están presentes en F. Los bifaces concuerdan con esta distribución, salvo una pieza foliácea en G y el fragmento de punta al sur de I. Los testimonios del «débitage» están más dispersos y particularmente hacia el sur / sureste, una disposición frecuente en esta unidad (fig. 57). Algunos objetos están presentes hacia el este, en tanto que todo el extremo oeste y, en particular, el área C se hallan vacíos de esta clase de objetos. Los guijarros están presentes adosados al batán, lo que sugiere un uso como mano de moler a la vez que la de percutor. Las piezas esquirladas y los


Claude Chauchat

175

Fig. 58.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2:distribución de los útiles a posteriori

poliedros están presentes sobre todo en el extremo norte de D. Los discos aparecen en este plano junto a los núcleos discoides; el conjunto así formado, se reparte casi por todas partes, pero estos objetos se presentan, con exclusión de toda categoría de núcleos, en E, G y sobre la parte norte de D. Los dos únicos núcleos globulares se encuentran en D1. En la distribución de los útiles a posteriori hay bastante contraste según los tipos. Los cuchillos de dorso natural y las lascas usadas están esparcidos un poco por todos lados. Las piezas de filo usado (fig. 58) están restringidas en la concentración principal y más particularmente en B y D1, salvo tres excepciones en F e I. Las primeras están bien asociadas al batán principal, a unos 3 m de distancia, cuando más. Las chairas (fig. (58) están distribuidas igualmente en la concentración principal y forman un pequeño grupo bien individualizado en el extremo oeste de B. La única pieza «machucada» fue arrojada al borde norte de la unidad.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

176

Fig. 59.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: distribución de los denticulados.

Es difícil sacar conclusiones seguras del plano de distribución de las raederas y unifaces, becs y escotaduras. En cambio, los dos «pebble-tools» están arrojados hacia la pendiente abrupta dominando el río seco, prácticamente fuera de la unidad. Para los denticulados (fig. 59), se observa un relativo agrupamiento de microdenticulados en D3, la presencia de los dos únicos denticulados macizos fuera de estas áreas delimitadas (piezas evacuadas) y un pequeño grupo denso de denticulados ordinarios en I. El área C parece pobre en denticulados. Como en los otros campamentos, la impresión de conjunto es que la mayor parte de los tipos se hallan representados por todos lados. Algunos matices existen entre tal o cual zona o área de la unidad. Como esto sucede para pequeños números de piezas cada vez, un eventual tratamiento cuantitativo de estas localizaciones será siempre difícil.


Claude Chauchat

La distribución de las uniones, que sean verdaderas o técnicas, no hace aparecer ningún trazo verdaderamente nuevo. La interdependencia de áreas de la concentración principal está aquí confirmada. En cambio, ninguna unión enlaza la concentración principal a las áreas exteriores E, F, G, H e I. Sin embargo, el poco número de uniones encontradas (19 en total) no autoriza una conclusión definitiva. El estudio de los restos de «débitage» por variedades de roca, no se hizo sino para las menos abundantes. Se evidencia que los restos de «débitage» se circunscriben mejor en las áreas delimitadas, más que los utensilios. Las zonas de mayor densidad que forman estas áreas están entonces constituidas principalmente de «débitage». Particularmente es nítido para el área C, que aparece desde ya como un área de talla conteniendo pocos utensilios. Aquello significa además que podríamos posiblemente dibujar otras áreas haciendo abstracción de los productos de «débitage», para tomar en cuenta lo mejor posible la distribución del utillaje.

Las tumbas (J.P. Lacombe) En la cima del cono aluvial y a unos 3 m del límite este del campamento, una línea de osamentas de pequeñas dimensiones afloraba en la superficie. La confirmación de su naturaleza humana se debió a R. Hoffstteter, durante una corta visita que nos hizo en 1975 para inspeccionar el conjunto de los sitios de vertebrados fósiles en la región. Las osamentas en superficie, que pertenecían a la tumba nº 1 (T1 sobre la fig. 55), comprendían la paleta ilíaca derecha y diversos huesos del pie derecho. Estaban sujetos en el lugar por una fina costra de arcilla que está inmediatamente bajo el micro-empedramiento de la superficie. El descubrimiento y excavación de cada tumba se hizo separadamente y a varios meses de intervalo. Su posición relativa y su ubicación en cuanto al campamento pudieron ser fijadas con precisión gracias a las fotografías verticales en el interior de la cuadrícula. Igualmente, es cierto que la tumba nº 2, y en particular el cráneo, sufrió las operaciones de excavación de la tumba nº 1, en razón de la poca profundidad de los vestigios y del pisoteo alrededor de la primera tumba. La responsabilidad de la excavación fue asumida por Jean y Christiane Dricot, por entonces Profesores en la Universidad de San Marcos de Lima. Las publicaciones preliminares procedieron directamente de estos trabajos (Dricot 1979, Chauchat y Dricot, 1979, Lacombe y Chauchat, 1986). El plano de conjunto de estas dos tumbas se da en la figura 60. El esqueleto de la tumba nº 1 es el de un adolescente decúbito lateral izquierdo contraído, la cabeza dirigida al noreste, la cara mirando al sur (fig. 61). Las piernas están fuertemente flexionadas sobre los muslos (sobre todo la derecha), la rodilla izquierda subida contra el pecho y la rodilla derecha ligeramente más adelante. Los brazos son anteriores, los antebrazos flexionados a 30 grados más o menos, con las manos que se encontraron juntas durante la excavación; ante y bajo la región frontoorbital. El codo derecho descansa sobre la rodilla izquierda. El cráneo muestra su perfil derecho estricto. La mandíbula está en oclusión (al menos para la semi-mandíbula

177


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

derecha). El cráneo está fragmentado en numerosos pedazos, pero completo. El esqueleto está en conexión anatómica, lo que muestra una inhumación de tipo primario, sin arreglo aparente. Sólo la pierna, el antepié izquierdo, así como las clavículas parecen ligeramente desplazadas. El raquis está en flexión, así como el cráneo. La figura 60 muestra un intento de reconstitución del cadáver durante la inhumación. A pesar de la posición contraída del esqueleto, no parece que el cadáver haya estado atado.

178

No existe propiamente un ajuar asociado a este esqueleto, sin embargo, se halló una vértebra de pescado perforada al nivel de la tercera vértebra sacra (fig. 65, izquierda). La situación de este objeto sugiere un uso como botón u elemento de fijación de una ligadura actuando como cinturón. Esta vértebra fue clasificada como de Micropogonias sp. (E. Wing). El conjunto del relleno del hoyo, o más bien de lo que allí quedaba, no contuvo sino raros carbones minúsculos. La tumba nº 2 (fig. 60, 62, 63 y 64) es la de un adulto en posición decúbito lateral derecho no contraído, el tórax descansando sobre su cara dorsal (así como la cintura escapular); la cabeza expone su perfil izquierdo, con el raquis cervical en ligera flexión. La pelvis descansa sobre el ilion derecho. La cintura pelviana está, en efecto, en posición oblicua anterior izquierda. Los antebrazos están en extensión. La muñeca derecha está en pronación, la palma de la mano derecha extendida sobre el suelo, la muñeca izquierda está en supinación, la palma de la mano izquierda descansando sobre el tercio distal del antebrazo controlateral. El húmero izquierdo esta dislocado hacia afuera, la superficie articular proximal se le ve desviada hacia el exterior. Las piernas están casi flexionadas a unos 45° sobre los muslos, las dos piernas casi paralelas, con un ligero desplazamiento anterior de la rodilla derecha. Las rótulas están en su sitio, así como los peronés. Los muslos forman un ángulo de 90° con el raquis dorso-lumbar. El pie derecho está en posición casi anatómica; en cambio, el pie izquierdo está en flexión (punta del pie en la prolongación de la diáfisis tibial). La orientación general es noroeste / sureste, la cabeza ligeramente flexionada mirando al norte. La cima del cráneo esta a menos de 50 cm de la cavidad pelviana del niño. Aunque el esqueleto haya sido invisible desde la superficie, algunos elementos estuvieron próximos, en especial el ala iliaca izquierda, que se quebró durante el descubrimiento, y el cráneo, que estuvo a tan sólo unos 5 cm de profundidad. El cuerpo había sido colocado sobre una capa de cenizas y brazas lo suficientemente calientes para haber enrojecido ligeramente el sedimento subyacente. Los carbones encontrados en esta capa se tomaron para una datación radiocarbónica. Las cenizas provenían sin duda de un fogón doméstico porque comprendían algunos restos de


Claude Chauchat

179

Fig. 60.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 2: Plano de conjunto y reconstituci贸n de las tumbas en la cuadr铆cula de la unidad (dibujo de B. Castel).


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

180

Fig. 61.- Dibujo de la tumba del adolescente (tumba n° 1).


Claude Chauchat

181

Fig. 62.- La tumba del adulto (tumba n° 2) en el curso de la excavación.

microfauna cuyo inventario se da en el cuadro 24. Una minúscula cuenta cilíndrica en hueso (fig. 65, derecha) se la encontró mezclada a estas cenizas, así como un pequeño fragmento de ocre. Sobre el pecho, se observa una segunda capa de cenizas, más delgada, con un poco de arena enrojecida. El relleno del hoyo al ser tamizado proporcionó algunas lascas diminutas de riolita rosada sin pátina, que pudieran provenir de un retoque por presión. Finalmente, los huesos largos de la parte superior del cuerpo muestran huellas marrones en forma de bandas transversales que recuerdan fuertemente la impronta de una especie de tejido tosco o de estera (fig. 64). Suponiendo que estas bandas van de un brazo al otro, parece más probable que sea un sudario más bien que un vestido. La figura 60 muestra un ensayo de reconstitución del cadáver al momento del entierro. Las relaciones entre estas dos tumbas son difíciles de interpretar. Su proximidad parece indicar que son relativamente próximas en el tiempo. ¿La diferencia de orientación, si no se debe a una intención precisa, podría indicar que transcurrió entre estas dos sepulturas un lapso suficiente como para que la posición exacta de la primera haya sido olvidada? Los hoyos nunca fueron muy profundos, si se les compara con los hoyos observados en los campamentos, que no parecen haber perdido mucho de su profundidad. ¿No sería mejor pensar en un ligero túmulo, apenas más grande que las dimensiones del hoyo y que habría sido poco a poco erosionado?


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

182

Fig. 63.- Dibujo de la tumba del adulto.


Claude Chauchat

183

Fig. 64.- El esqueleto del adulto; vista de cerca mostrando las bandas oscuras transversales impresas en los huesos.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Fig. 65.- Ajuar de las tumbas paijanenses: a la izquierda, vértebra de pescado agujereada; a la derecha, cuenta de hueso (la silueta da las dimensiones exactas).

184 Se encontró una vértebra humana aislada, hallada durante el descubrimiento de los dos esqueletos, en un riachuelo próximo, vértebra muy alterada que no pertenece a ninguno de los sujetos. La sepultura del tercer sujeto no ha sido aún hallada, a pesar de las investigaciones en la periferia de las dos tumbas. Ciertamente debe hallarse a algunos metros de distancia.

Estudio antropológico de los esqueletos 1) El cráneo de la tumba nº 1 (fig. 66 y cuadros 19 y 20). En el laboratorio hemos reconstruido el esqueleto cuyo cráneo está muy fragmentado y aplastado. Al final de la restauración y consolidación, pareció prácticamente completo, pero ligeramente deformado por su estadía en el sedimento; por lo demás, la oclusión no pudo obtenerse de manera perfecta. En norma anterior: el macizo facial es estrecho y alto (índice facial total de 100 y el índice facial superior de 57,5), así pues, hiperleptoprosopo y lepteno. Las órbitas son casi circulares con un índice promedio de 86,5, hipsiconcas con tendencia mesoconcas. La escotadura nasal es mediana pero con una clara tendencia a la leptorrinia (índice 47,5). La frente está bien contorneada, grácil y más bien alta, sin protuberancia frontal individualizada, sin ninguna depresión en la región supra-glabelar. Los huesos nasales están en continuidad de curvatura con relación al frontal, sin prominencia de la glabela, se abren regularmente hacia abajo, luego de un ligero angostamiento cerca de la raíz. En norma lateralis: el cráneo aparece muy largo con un diagrama sagital regular, sin depresión sagital mediana pre-lambdática. El occipital es liso con un poco de asperezas nucales. Los mastoides son pequeños, finos y gráciles. Las regiones ptéricas son en forma de «H» con contacto parieto-esfenoidal sobre 10 mm a la izquierda y 15 mm a la derecha. El volumen del hemisferio izquierdo es superior al derecho (sujeto diestro?). El arco más grande es el arco sagital (132) seguido del arco frontal (123) y el arco occipital (121).


Claude Chauchat

185

Fig. 66.- Dibujos antropométricos del cráneo del adolescente (tumba n° 1).

En norma superior: la fuerte dolicocefalía es evidente (índice 63,5) correspondiendo en la clasificación de Olivier (1960) a un valor ultradolicocráneo. El ancho bicigomático es de 101 mm (fenozigio). El frontal es del tipo intermedio (índice 93.6), con crestas medianamente divergentes. En cambio, la frente aparece ancha (índice fronto-parietal de 72,5, por tanto eurimetopo) pero aquello viene de la estrechez relativa del bi-parietal (121 mm). El aspecto general del cráneo es ovoide, sin saliente al nivel de las arcadas de las cejas. En norma occipitalis: esta vista muestra una bóveda pentagonal con protuberancias parietales situadas altas, dando un aspecto carenado a la bóveda craneana, con ligeras depresiones para-sagitales sobre todo visibles en la parte posterior de la sutura coronal. Los relieves musculares (línea suprema, protuberancia occipital externa, línea superior y tubérculo lineal) están muy poco marcados.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

En norma basilaris: encontramos la fuerte dolicocefalía con una escama occipital alargada y lisa de toda aspereza. Su parte basilar está presente, no soldada al esfenoide. El foramen magnum es casi circular (36 mm de largo por 37 mm de ancho), los cóndilos son poco marcados, su forma es más bien ovalada. La arcada dentaria está en su lugar, mostrando un paladar corto (índice: 95 ?, braquistafilino), lo que es habitual para un adolescente. Los segundos molares están en su sitio sobre la arcada, y no tienen huellas de uso. La mandíbula es fina y grácil, presenta una dentadura poco usada, los segundos molares están en su sitio sobre la arcada. Su índice largo total / ancho bicondiliano es de 92,9 (dolicognatia). El ángulo goniaco derecho es de 120°, el ángulo sinficiario de 80°.

186

Del estudio de este cráneo, en conclusión, podemos decir que este sujeto murió a una edad de 13 años.

2) El cráneo de la tumba nº 2 (fig. 67 y cuadros 19 y 20). Este cráneo fue restaurado por nosotros en 1978 y 1984. Se trata de un cráneo adulto en muy buen estado de conservación a pesar de algunas ausencias óseas. En norma anterior: el conjunto cráneo-facial es alto (índice facial superior de 58: lepteno, e indice facial total de 92: leptoprosopo). El frontal muestra crestas divergentes con un perfil regular (índice frontal: 79,5), alto y bien desarrollado. Las órbitas son circulares (índice promedio de 86, por lo tanto hipsiconcas con tendencia a mesoconcas) con un aspecto cuadrangular. La escotadura nasal es estrecha y alta (índice: 41,5, leptorrinio). Visto de cara, la mandíbula es robusta y alta (altura sinficiaria: 31 mm). El cráneo tiene una bóveda alta (índice altura/ancho de 95,1, calculado sobre la altura aurículo-bregmática: acrocráneo). El índice fronto-parietal da un valor de 71,5, eurimetopo. Este valor elevado tiene relación con la estrechez relativa del cráneo cerebral (122 mm). El índice fronto-cigomático da un valor de 71,3. El índice cráneo-facial transversal es de 100. En norma lateralis: el diagrama sagital es mucho menos regular que el del adolescente (sujeto nº 1). La curvatura metópica está más acentuada (índice de curvatura flecha / arco de 21). La curvatura del arco sagital es también marcada, con un valor de 20,3. En cuanto a la curvatura occipito-escamosa es de 17,6. Pero el diagrama sagital se caracteriza por una depresión post-bregmática y una depresión pre-lambdática. Estos dos rasgos anatómicos sobreelevan el sagittum, acentuando así la curvatura del arco sagital. El índice altura / largo es de 60,7 (ortocráneo) calculado sobre la altura reconstruida a partir de los diámetros porio-bregmáticos. La glabela es prominente pero sin dibujar una concavidad por encima de la región glabelar. El nasión está enclavado al fondo de una depresión formando un ángulo recto entre el dorso de los huesos propios de la nariz y el reborde glabelar. Los mastoides son más bien gruesos y altos (altura promedio al


Claude Chauchat

187

Fig. 67.- Dibujos antropométricos del cráneo del adulto (tumba n° 2).

porion: 32,5 mm). La mandíbula es fuerte con una rama ascendente ancha (32 mm la izquierda y 34 mm la derecha). En norma superior: el cráneo aparece muy largo y estrecho (índice craneal horizontal de 64, ultra-dolicocráneo). Es de forma ovoide, con arcadas cigomáticas visibles (fenozigia). Como en vista anterior, la frente es ancha (eurimetopo). Existe sólo un hueco parietal, a


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

188

Cuadro 19.- Medidas de los cráneos y mandíbulas de los dos individuos de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2.

Cuadro 20.- Principales indices cráneo-faciales de los dos individuos de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2.


Claude Chauchat

6 mm a la derecha del eje sagital. Un inicio de obliteración de las porciones S1, S2, C1G y C1D aparece, pero muy parcialmente (estadio 1 de Broca). En norma posterior: desde esta vista se muestra una bóveda muy alta, acrocráneo con aspecto en carena, sobreelevando la sutura sagital. Esta angulación del vértice provoca dos depresiones simétricas, para-sagitales. La vista occipital da una forma pentagonal con un diámetro bi-eurial situado alto. Además, las prominencias parietales están bien marcadas, el perfil se acentúa por las depresiones post-coronal y pre-lámbdica. Existe cuatro huesos wormianos: tres en la sutura lambdática izquierda, cuyas dimensiones son respectivamente: 20 x 17 mm, 17 x 5 mm, y 11 x 7 mm, y uno en la sutura lambdática derecha, 19 x 11 mm. Hay que anotar que los relieves musculares están poco marcados. En norma basilaris: encontramos la fuerte dolicocefalía: el paladar es largo (ancho de 39 mm por 53 mm de largo, siguiendo las técnicas clásicas: punto oral, estafilino y endomalar), el índice es de 73,6 correspondiendo a un paladar estrecho (leptostafilino), la dentadura de los maxilares está completa. La mandíbula es fuerte con una longitud de 101 mm. y una altura de la rama ascendente de 63,5 mm., dando un índice mandibular elevado (91: dolicognato). El ángulo goniaco es de 114°, el ángulo sinficiario de 71°, la dentadura está incompleta: faltan el incisivo lateral derecho, el segundo molar izquierdo y los terceros molares. En conclusión, del estudio del cráneo, podemos decir que se trata de un cráneo de adulto (de casi 25 años de edad) presentando los rasgos masculinos (Férembach, 1979).

3) Los dientes y el aparato masticador. El cráneo nº 1 (adolescente) presenta incisivos en forma de pala. El largo del bloque premolares-molares superior derecho es de 37,2, el izquierdo de 37,5. Para la mandíbula, los valores son de 38,8 (izquierda) y 38,5 (derecha). No podemos comparar los valores a causa de la ausencia de los terceros molares, pero estas dimensiones corresponden a los más elevados de la clasificación de S. de Felice (Olivier 1960, p. 182). Es decir, a valores comparables a los megadontes australianos y melanodermos de Oceanía. Además, los maxilares presentan dientes supra-numerarios: un odontoma contra la cara mesial del primer premolar superior izquierdo contribuye a dificultar el descenso del canino incluso; su diámetro coronario es de aproximadamente 2,5 mm por una altura de 5 mm; un segundo diente supra-numerario sobre la cara mesial en el ángulo vestibular del primer molar inferior derecho y cuyo diámetro promedio es aproximadamente 2 mm por una altura de 4 mm; un tercero (residuo de diente lacteal?) se sitúa entre los dos premolares inferiores derechos, su forma es aplanada en su diámetro vestíbulo-lingual, su altura coronaria no excede de 4 mm, su forma está definida por la parte mesial del segundo premolar. Existe una caries penetrante sobre el molar de 6 años inferior izquierdo. Sobre el cráneo nº 2 (adulto) el largo del bloque premolares-molares superior izquierdo es de 44,8, y el derecho de 44,1. Estas dimensiones están comprendidas entre los valores

189


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

megadontes de una parte, de los Ameroindios de América, y de otra parte, de los australianos y melano-oceánicos. Los valores mandibulares son de 36,2 a la derecha (sin el tercer molar) y de 25,6 a la izquierda (sin el segundo y el tercer molares). Los valores estimados del bloque premolaresmolares están un poco más débiles que los australianos, pero comparables a los melanodermos en general y a los amerindios recientes. Los índices de Bolton están calculados a partir de los diámetros mesio-distales de los dientes (Pujol, 1977).

190

Índice de Bolton anterior

=

suma de 6 dientes mandibulares x 100 suma de 6 dientes maxilares

Índice de Bolton total

=

suma de 12 dientes mandibulares x 100 suma de 12 dientes maxilares

El índice de Bolton anterior del adulto concuerda con su índice de Bolton total. En cambio, la cifra obtenida para el adolescente es demasiado elevada, lo que explica en parte la desarmonía dento-dentaria de este joven sujeto. Según estos índices, el adolescente presenta dientes mandibulares relativamente voluminosos, en relación a los dientes maxilares, mientras que el adulto presenta una relación inversa (cuadro 21). En las teleradiografías de los cráneos hemos hecho los estudios clásicos de Steiner, de Ricketts y de Sassouni (de perfil y de cara) a 4 m para el adulto y 1,50 m para el adolescente (Muller, 1962). Los calcos fueron efectuados sobre la reconstrucción de los maxilares en oclusión con estimación de la forma de la base del cráneo (fig. 68 y cuadro 22). El cráneo nº 1 muestra una desarmonía dento-maxilar importante, con mala posición de los incisivos y los caninos. Por falta de lugar en la arcada, el canino superior izquierdo no ha descendido. El articulado dentario está en clase 1 molar, según la clasificación de Angle (Muller, 1962). Sobre el plano tipológico sería más bien mesodivergente (GoGn, formando un ángulo de 18° con el plano de oclusión). El ángulo formado por el eje del incisivo inferior y GoGn es de 104° (ligeramente superior a la normal caucasiana). El incisivo superior está hacia adelante de la línea Nasión-Punto A. Aquello se traduce por una oclusión de un extremo a otro de la clase 1, con una base apical relativamente reducida con relación a la arcada coronaria y una biproalveolia. El ángulo interincisivo es de 117°, por lo tanto, relativamente reducido comparado a los normales. Estamos en presencia de una biprognatia de tipo transfrontal, diferente del tipo melanodermo de África, que presenta una prognatia alvéolo-subnasal con mandíbula reducida. Los dientes de 6 años están muy desgastados. El canino superior izquierdo (a causa de su retención) y los molares de 12 años no están usados (emergencia ocurrida poco tiempo


Claude Chauchat

antes del deceso). Sobre el plano dentario, los ápices de los dientes de 12 años no están calcificados, lo que confirma la edad de 13 años. Sobre el plano tipológico, la forma de las arcadas dentarias recuerdan el tipo mongoloide. El cráneo nº 2 (adulto) es hipodivergente con una inserción maseterina muy anterior y ancha. La rama ascendente es ancha, como el cuerpo, con un ángulo goniaco cerrado (110° en la teleradiografía). Sobre el plano antero-posterior, el desplazamiento está ligeramente aumentado (ANB = 6°), el ángulo interincisivo es de 121° con una ligera biproalveolia (en relación al adolescente). Los dientes son voluminosos (las dimensiones reales deben apreciarse en función de la abrasión). Como el adolescente, el adulto presenta una biprognatia (transfrontal). Hay pérdida del segundo molar izquierdo inferior; el tercer molar se ha mesializado de 2 a 4 mm, mostrando que el descenso de M2 ocurrió de 3-4 años antes del deceso del sujeto. La corona de M3 inferior derecha del adulto esta cariada; su ausencia debe remontar en varios años antes, pues hay egresión de M3 superior derecho. Los desechos radiculares de M3 inferior derecho están en su sitio (visibles sobre las radiografías panorámicas). El diente antagonista presenta una destrucción periradicular. Existe una carie penetrante en M1 inferior izquierdo. 4) radiografías estandarizadas. En las radiografías estandarizadas del cráneo del adolescente, es visible una corona ectópica proyectada sobre el sinus maxilar derecho. En los clichés de perfil del adulto, remarcamos un aspecto en «pelo de cepillo», nítido sobre todo en la región post-coronal, que puede estar en relación con una hiperplasia medular determinada por una alteración del alineamiento eritocitario, sea de tipo cuantitativo (paludismo), sea de tipo cualitativo (hemoglobinopatía). En estos dos casos, podemos adelantar la noción de anemia. La bóveda metópica y los parietales del adulto presentan lagunas óseas correspondientes sin duda a las granulaciones aracnoidianas. 5) Los miembros (cuadro 23). El húmero del sujeto nº 2 (adulto) presenta una perforación olecraneana bilateral (a la derecha de 3 x 3 mm, a la izquierda de 6 x 3 mm en el gran eje transversal). El sujeto adolescente (nº 1) no lo presenta. El valor del índice muestra un aplastamiento diafisario marcado (platibraquia). El índice de robustez se coloca entre los valores (débiles a moderados) de los hombres modernos (D. Férembach, 1962). Los cubitus (ulnas) son muy largos, con un aplastamiento transversal importante (platolenia), R. Verneau (1903) había anotado una platolenia entre los antiguos Patagones. El índice de robustez (14 y 12,8 para el adulto) no muestra un valor significativo (14,5 para los caucasianos y mongoloides, 12 para los melanodermos según G. Olivier, 1960). Como para el cubitus, el radius es largo, dando una preponderancia del ante-brazo. El índice braquial es muy elevado para el adulto, mediano para el adolescente.

191


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

192 Cuadro 21.- Indice de Bolton anterior y total de los dos individuos de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2, comparados con las medianas de algunas poblaciones (Pujol, 1977).

Cuadro 22.- Medidas tele-radiográficas de los dos individuos de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2 segun los métodos de Steiner, Ricketts y Sassouni.


Claude Chauchat

Fig. 68.- Análisis cefalo-métrico sobre las tele-radiografías: arriba, cráneo del adolescente (tumba n° 1); abajo, cráneo del adulto (tumba n° 2).

193


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Medidas

194

HUMERO Largo máximo Largo fisiológico Diámetro mínimo Diámetro máximo Perímetro mínimo Indice de robustez Indice diafisario CÚBITO Largo máximo Largo fisiológico Diámetro ant./ posterior Diámetro transversal Perímetro mínimo Indice de platolenia Indice de robustez RADIO Largo máximo Largo fisiológico Diámetro mínimo Diámetro máximo Perímetro mínimo Indice diafisario Indice de robustez Indice braquial FÉMUR Largo fisiológico Largo máximo Diámetro ant. /post. (central) Diám. Transversal (central) Diám. Bajo trocánter maxi. Diám. Bajo trocánter min. Diám. Cabeza femoral horizonal Diám. Cabeza femoral vertical Angulo del cuello Indice de platimeria Indice pilátrico Indice de robustez TIBIA Largo Máximo Ancho de la extremidad superior Diámetro medio tranverso Diám. Medio antero posterior Indice diafisario Indice crural (tibio-femoral) ASTRÁGALO (TALUS) Largo fisiológico Largo máximo Altura Indice del ancho del talus Indice de la altura del talus (/Larg.) Indice de la altura del talus (/Anch.)

PAIJAN 1 Derecho Izquierdo

PAIJAN 2 Derecho Izquierdo

212 ? 212 ? 10,5 15 --70

210 ? 210 ? 9,5 13 --73,1

315 313 15,5 23 60 19 67,4

318 312 13,5 21 59 18,5 64,3

172,5 -21 13,5 ? -64,3 --

--22 17 -77,3 --

272 268 32 23 38 71,9 14

274 270 31,5 23,5 35 74,6 12,8

159 -7 9 -77,8 -75

--8 9 -88,9 ---

254 245 9,5 14,5 41 65,5 16,1 80,6

258 249 9,5 12,5 40 76 15,5 81,1

319 324 --20 17 --

315 321 --20 16 --

449 456 31 23,5 29 23 47

450 458 31 23 28 23 46

-125º 85 -- nulo --

-125º 80 ---

41 133º 79,5 131,9 12,1

40 135º 82,1 134,8 12

272 52

273 52

---

386 72

15 19,5 76,9 85,3

16 19 84,2 86,7

21 31 67,7 --

20,5 32,5 63 85,8

51 46 27 90,2 52,9

50,5 47 28 93,1 55,4

58,7

59,6


Claude Chauchat

195

Medidas CALCANEO Largo Máximo Ancho Mínimo Largo promedio Altura Mínima Indice Anch. /Larg. (larg. Mínimo) Inidce Altura / Largo METATARSIANOS Largo del primer metatarsiano Largo del tercer metatarsiano Largo del quinto metatarsiano Altura basica del 1er metatarsiano Altura base del 3er metatarsiano Altura base del 5to metatarsiano CLAVICULA Ancho Máximo Ancho de la paleta (ext.) Ancho interno Perímetro en el centro (o en el medio) Indice de robustez Indice claviculo-humeral SCAPULUM (OMOPLATO) Ancho del Scapulum Largo espina Largo cavidad glenoidea Altura cavidad glenoidea Indice glenoidiano HUESO COXAL Altura coxal Ancho Ileón Altura Ileón Largo Isquión Largo Pubis

PAIJAN 1 Derecho Izquierdo

PAIJAN 2 Derecho Izquierdo 82 27 46 39 32,9

81,5 29 47 39 35,6

47,6

47,9

64 79 71 28

62 77,5 73 28

20 19

20 21

91 ? -17 --

--12 --

148 ? -23 35

149 24 23 33

-42,9

---

23,6 ? 47,3

22,1 47,8

-110 -130 -19 -37 Cuadro 23.- Medidas de los principales huesos de51,4 los dos individuos de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2. -190 ? 140 119,5 82 --

200 ? -127 ? 83 --


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Los fémures de los dos sujetos paijanenses se muestran más bien largos comparados con los de otras series antiguas del Perú. Para los precerámicos de Asia-Culebras (Hartweg, 1958) esta medida es de 402 y 375 respectivamente para los hombres y las mujeres (promedio), y para los hombres de Cabezas Largas 406 (Hartweg, 1961). Según Beynon y Siegel (1981), los valores obtenidos a partir de los largos máximos son, para la tumba 1 de Kiqche: 417, para Santo Domingo tumba 1: 412, tumba 2: 392, y en fin Quipa-Pucusana tumba 1: 439.

196

Para el sujeto adulto nº 2, el índice pilástrico es elevado, mostrando una línea áspera muy desbordante, testimonio de un aparato muscular fuerte y robusto. En comparación, los fémures de la serie de Cabezas Largas (R. Hartweg, 1958) dan un índice de 108,3, correspondiendo a una pilastra débil. El índice de platimería de los sujetos paijanenses es de 81,6 (valor promedio). Los sujetos de Cabezas Largas tienen un promedio de 76,9 (aplastamiento más marcado). Para la serie precerámica tardía de Asia y Culebras, el promedio es aún más débil: 73,2 (hiperplatimería). Los fémures del adulto (nº 2) presentan una fosa hipotrocanteriana bien delimitada (sobre todo en el fémur derecho) por la cresta de inserción del músculo glúteo mayor, mediano y posterior. Las tibias del sujeto nº 2 son nítidamente más largas (386 para el izquierdo) que las de las series pre cerámicas del Perú (cuadro 23). Asia y Culebras (Hombres 334 / Mujeres 311) Cabezas Largas (sólo hombres) Kiqche T.1 Santo Domingo T.1 Santo Domingo T.2 Quipa-Pucusana T.2

322,5 (Hartweg, 1961) 348 (Hartweg, 1961) 347,5 (Beynon y Siegel, 1981) 341,5 (Beynon y Siegel, 1981) 343 (Beynon y Siegel, 1981) 383,5 (Beynon y Siegel, 1981)

Es lo mismo para las series recientes más diversas: Antiguos Mejicanos Antiguos Peruanos Antiguos Bolivianos Antiguos Ecuatorianos Araucanos Esquimales Japoneses

348 347 347 343 334 334 311

Las diáfisis tibiales presentan un aplastamiento poco marcado, sino nulo. El índice crural es elevado (promedio: 85,9) parecido a la media obtenida por R. Hartweg en los esqueletos de Cabezas Largas (87,5) y los de las series de Asia-Culebras (84,5). El índice tibio-


Claude Chauchat

femural de los huesos de Kiqche T.1 da 83,3; para Santo Domingo T.1, el valor es de 82,9; para Santo Domingo T.2 es de 87,5; para Quipa-Pucusana es de 87,4. La tibia izquierda del adulto presenta una faceta super-numeraria que forma una depresión de 9 x 16 mm sin reacción inflamatoria a éste nivel. Esto se ha de relacionar con la rutinaria posición de cuclillas utilizada por numerosas poblaciones del globo. La faceta articular anterior de la tibia apoyada sobre el cuello del astrágalo determina ésta faceta articular super-numeraria «postural». En las tibias del adolescente las facetas super-numerarias no son muy marcadas, pero ya están presentes. En los astrágalos se encuentran las facetas super-numerarias con relación a las de la tibia sobre el reborde anterior de la superficie articular inferior, pero con un ligero aumento de los agujeros vasculares mostrando quizás el inicio de procesos inflamatorios. Tenemos pues una prueba de la fuerte flexión del pie sobre la pierna que el examen del pilón tibial nos había ya sugerido. El índice ancho-largo es muy elevado (promedio: 91,7) y es superior a los valores de los Neandertalenses (promedio: 87). En los hombres modernos varía de 75 a 80 (G. Olivier, 1960). El índice altura-largo es de 54,2 (promedio derecho / izquierdo), valor comparable a las cifras actuales (55 a 60) y claramente inferior, ésta vez, a los valores Neandertalenses (61) (Olivier, 1960). En conclusión, el talón se caracteriza por su anchura acentuada, dándole un índice ancholargo muy elevado. El largo y el ancho de los calcáneos del adulto de Paiján son importantes, claramente superiores a los valores comunes (Férembach, 1962). La altura mínima del talón (39 mm) está en proporción. Los índices ancho mínimo-largo y alturalargo son medios (cuadro 23). 6) Las cinturas escapular y pelviana; la columna vertebral. Las clavículas del adolescente son muy finas y poco sinuosas; la derecha posee una abultada tuberosidad interna (ancho interno = 17 mm); la de la izquierda no mide sino 12 mm. Las clavículas del adulto presentan un índice de robustez más débil (clavículas gráciles, valores inferiores a 23,4). Además, la gotera clavicular está fuertemente marcada, lo que para Olivier (1960) es un rasgo frecuente en los Amerindios tardíos. En el adulto, la escotadura coracoidiana está ausente (tipo 1 de Olivier), la espina escapular es más bien gruesa en el borde dorsal, sobre todo en el escapulum izquierdo, así como el tubérculo trapeciano, que es macizo y cuadrangular, recordando el tipo melanesio de Olivier. La cavidad glenoidal es muy estrecha y de forma ovoide. El raquis del adulto se encuentra dentro de su conjunto, en muy buen estado, salvo L2, L3 y L4 que están incompletas, en particular sus partes posteriores. Su fórmula es del tipo clásico, (7-12-5-5) con una anomalía de la primera vértebra sacra (lumbarización),

197


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

conllevando una escoliosis lumbar con rotación de los cuerpos vertebrales. Esta escoliosis es de una concavidad derecha (fig. 69). La primera vértebra sacra está lumbarizada de manera asimétrica, soldada a S2 en su lado derecho (tipo sacro), libre a la izquierda (tipo lumbar). Las vértebras sacras no están soldadas entre sí, lo que permite suponer al sujeto adulto, una edad bastante joven (quizás, inferior a los 25 años?). El débil valor de la flecha sacra (6 mm) viene del hecho que S1 está lumbarizada, dando una forma hipobasal al sacrum.

198

Hay que anotar una hernia de Schmörl en la parte posterior de la meseta vertebral de S1. La desviación de ésta meseta debió conllevar una constricción discal L5 S1. El índice de Cunningham calculado sobre las vértebras lumbares da los valores siguientes: L1=92,3; L2=96,4; L3=80; L4=96,3; L5=100. Salvo para L5 que es del tipo ortorráquico, las vértebras lumbares son del tipo cuneiforme de base anterior o cirtorráquico, con un índice muy débil para L3 (80). Asimismo, el índice lumbar total, calculado con la misma técnica (altura de la cara anterior / altura de la cara posterior) x 100 dá un valor de 91,9 (columna lumbar cirtorráquica). En su conjunto, las vértebras no presentan alteración patológica mayor adquirida, ni los cuerpos vertebrales, ni las superficies articulares posteriores. Los clichés radiográficos muestran una osteo-condensación aparentemente centrada sobre el eje raquídeo y la pelvis (el cráneo está exento). Esta osteosclerosis entramada forma capas regulares; lo cual podría tratarse de una osteopatía adquirida, tóxica condensante,

Fig. 69.- La pelvis del adulto.


Claude Chauchat

alcanzando el raquis lumbar y la pelvis, pero respetando el cráneo. El primer diagnóstico que esto sugiere, y con prudencia, sería una eventual fluorosis adquirida. Para confirmar éste diagnóstico, es necesario, por una parte verificar la escala de tomo-densitometría para eliminar un artefacto radiológico, y por otra parte, radiografiar todas las vértebras y huesos largos. Sin embargo, el flúor no es el único elemento en provocar este género de condensación: el plomo, el fósforo y el bismuto puede provocar tales lesiones. Sólo un dosaje de estos elementos al interior del hueso permitirá obtener una respuesta.

Determinación de la estatura Esqueleto nº 1: Este esqueleto pertenece a un adolescente de 13 años aproximadamente. Según las tablas de Olivier y Tissier (Olivier et Demoulin, 1976) hemos obtenido una estatura media de 136 cm ( a partir del largo de los fémures, húmeros y tibias). Según las tablas de Sempé (1979), para 13 años, podemos considerar que la talla de los muchachos es de 151,6 cm y la de las jóvenes de 153,3 cm (promedio en los franceses actuales). Una talla de 136 cm correspondería a una edad entre 10 y 11 años.

Esqueleto nº 2: La estimación de la estatura del adulto pudo efectuarse a partir del esqueleto entero. La suma de la altura basio-bregmática, del raquis, del sacrum, del fémur en posición, de la tibia y del tarso dan un valor de 153 (talla del esqueleto) lo que, aplicando el método de Fully y Pineau (Olivier, 1960) corresponde a 163,8 cm + = K 2,05 (talla del sujeto viviente). Con las tablas de Olivier y Tissier (in Olivier y Demoulin, 1976) y a partir de la suma de los largos de los fémures, húmeros y tibias, en posición, obtenemos: Valor masculino: 167,8 cm + K 3,2 Valor femenino: 165,5 cm + K 2.7 Comparaciones: Paiján: 165 (promedio) Sujeto masculino Asia: 155 (Manouvrier, in Hartweg, 1958) Sujeto masculino de Culebras: 158 (Manouvrier, in Hartweg, 1958) Sujeto femenino de Asia: 145 (Manouvrier, in Hartweg, 1958) Sujeto femenino de Culebras: 147 (Manouvrier, in Hartweg, 1958) Sujeto de Cabezas Largas: 157 (método Olivier y Tissier, in Hartweg, 1961).

Capacidades craneanas La capacidad craneana de los precolombinos tardíos es, en general, pequeña (pequeña capacidad entre 1,150 y 1,449 cm3, siguiendo la clasificación de Broca). El problema de una eventual correlación entre la deformación craneana cultural y el volumen encefálico, por los demás, fue por mucho tiempo debatido por numerosos autores (Broca, Delisle, in Prudon y Prudon, 1975) y actualmente está admitido que no existe ninguna relación.

199


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

200 Cuadro 24.- Fauna de vertebrados encontrada en las cenizas de la tumba del adulto (T. 2), Pampa de los Fósiles 13, unidad 2.

Las capacidades craneanas de los dos individuos paijanenses (1,328 cm3 para el adulto y 1243 cm3 para el adolescente), entran en la misma categoría oligocéfalo en los cráneos precolombinos de los períodos cerámicos, a pesar de su forma totalmente diferente. Por lo demás, hemos calculado la capacidad craneana de una población fechada del Período Intermedio Tardío, cuyos cráneos estaban poco o nada deformados (provienen de Puerto Chicama). Obtuvimos 1,379 cm3 para los hombres (N=11) y 1.257 cm3 para las mujeres (N=14); estos resultados confirman lo que decíamos anteriormente.

Sexo Es difícil precisar el sexo del adolescente. Para el adulto, vimos que el cráneo presenta los rasgos de robustez, inserciones musculares marcadas, mastoides voluminosos y cráneo de grandes dimensiones. En cuanto se refiere a la pelvis, los índices de altura (80) e ilio-pelviano (47,2), el ancho cotilo-ciático (36,5), el ángulo sub-pubiano (83°), la forma del estrecho inferior, son por tanto valores indicativos de la condición masculina en el sujeto adulto.

Datación absoluta El carbón hallado debajo del esqueleto de la tumba nº 2 fue fechado en Gif-sur-Yvette y el resultado que se obtuvo es el siguiente: GIF 3781: 10.200 + 180 antes del presente. Este resultado es del mismo orden de antigüedad que los precedentes.

Restos de fauna de la tumba nº 2 (E. Wing) Esta muestra, que es insuficiente, con 54 fragmentos identificados y un NMI de 11, no comprende ni aves ni mamíferos (cuadro 24). Los reptiles y peces están representados casi por igual. La única especie presente aquí y ausente en la unidad 1 es el bagre (Ariidae).


Claude Chauchat

UNIDAD 3 La unidad 3, que es un taller para puntas, se halla en la extremidad noroeste del sitio 13 y sobre una ligera prominencia entre dos riachuelos. Esta unidad ha sido estudiada después de la unidad 5, asimismo un taller, cuya descripción seguirá a ésta. El estudio de la unidad 3 se benefició de la experiencia adquirida en el de la unidad 5 y por eso ha sido más detallado, sin estar completo. Por lo demás, la unidad 5, que hemos ilustrado más extensamente, no difiere de ésta sino por matices y por tanto podemos referirnos a ella, desde este punto de vista. El estudio de este taller en el campo consistió, luego de una cobertura fotográfica y recolección de los utensilios visibles en superficie, en la realización de una recolección exhaustiva de los desechos de talla, luego una ligera excavación según la técnica ya descrita precedentemente. Durante esta pequeña excavación, todo nuevo utensilio hallado fue dibujado sobre un plano para ser finalmente unido al plano de conjunto, y cualquier otro objeto tallado se juntó a las lascas de superficie. Durante este trabajo, la inexperiencia de algunos de los participantes hizo que 14 piezas anteriormente enterradas fueran colocadas por error en las bolsas de las lascas y allí fueron vueltas a encontrar durante la selección en el laboratorio. Estas piezas se ubicaron en la parte central del cuadro del plano, en el cuadro donde habían sido encontradas. Son las piezas numeradas de 228 a 241. Además de la investigación de las uniones entre las piezas, consideradas prioritariamente y que se hizo lo más exhaustiva posible, el examen en laboratorio consistió sobre todo en bosquejar un estudio de los desechos de talla. Este fue el primer ensayo, perfeccionado posteriormente por S. Uceda y C. Deza en la Unidad 11 de este sitio. Los resultados son prometedores y las posibilidades de investigación lejos de estar agotadas.(2) Este taller mide 200 m² aproximadamente y afecta una zona bilobada comprendiendo una parte vacía de unos 20 m² al centro, lo que deja suponer que podría haber allí en realidad dos talleres conexos. El material utilizado es principalmente de riolita amarilla que es predominante en los talleres del sitio 13, en tanto que la riolita rosada predomina en el sitio 12. Sin embargo, una proporción notable de riolita marrón fue también utilizada, lo que distingue a este taller de la unidad 5. Las otras rocas no existen sino en el estado de lascas aisladas.

(2) Nota 2005: desde entonces un estudio más cuidadoso sobre la unidad 1 del sitio 14 fue llevado a cabo en el marco de un programa de tecnología lítica en colaboración con J. Pelegrin (ver Chauchat et al 2004).

201


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

202

Cuadro 25.- Composición del utillaje de Pampa de los Fósiles 13, unidad 3.

El material lítico Los restos de la ocupación humana en esta unidad son exclusivamente líticos. En particular, ningún resto de fauna y ningún fogón pudieron ser descubiertos, a pesar de la excavación sistemática. La composición cuantitativa de este utillaje está dada en el cuadro 25.

Utillaje ordinario y no tallado Estas dos grandes categorías de utillaje son poco abundantes. Cinco objetos fueron clasificados como núcleos, pero ninguna lasca proveniente de ellos se pudo hallar. Varios fragmentos del mismo unifaz en toba negra fueron hallados pero la pieza no está completa. Otro objeto está igualmente retocado sobre todo su contorno a la manera de un unifaz, pero uno de los lados está microdenticulado. Un objeto parecido existe en la unidad 2 (fig. 54, nº 5). Pudiera tratarse de un unifaz usado y retallado. La determinación del estado actual es difícil: siendo el borde totalmente retocado, puede pensarse que es un utensilio compuesto (microdenticulado más raedera, y aún posiblemente raspador). El utillaje no tallado está representado solamente por un guijarro de meta-andesita, de dimensiones adecuadas para servir de percutor, y dos pequeñas gravillas muy redondeados de 1,5 cm de diámetro aproximado.


Claude Chauchat

203

Fig. 70.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: pieza foliácea.

Utillaje bifacial Esta gran categoría de utillaje es, por supuesto la más numerosa, y está presente en ella todas las categorías anteriormente distinguidas. Es difícil describir en detalle las piezas foliáceas que constituyen aquí la mayoría del utillaje bifacial. A lo sumo hay que advertir que el número de fragmentos de todas las dimensiones es muy superior, no solamente en cuanto a las piezas enteras sino, aún más, en las piezas reconstituidas enteramente. Además, una cierta estandarización de forma se presenta, por lo menos en algunos especimenes (por ejemplo, comparar las formas de la pieza de la figura 70, y de la figura 19, nº 9: unidad 22 del sitio 12). Además, puede observarse que la búsqueda del adelgazamiento máximo de la pieza no parece evidente en estos objetos. Lo que se concibe perfectamente si se le refiere a las puntas de proyectil. En cambio, algunos raros ejemplos muestran que, llegado el caso, podrían haberse obtenido piezas muy delgadas. Parece más bien que se buscaba un grosor medio, suficientemente débil para que se pudiera lograr en forma definitiva por presión mediante un retoque corto, pero sin exceso, para no fragilizar la punta definitiva. Las puntas de proyectil son menos numerosas pero más variadas. Existe una sola punta casi típica (es decir terminada), donde falta la parte perforante. Los lados son rectos, dando sin duda una silueta triangular al limbo; el ancho es más grande que de costumbre y el largo total puede ser estimado en 10 cm aproximadamente. El pedúnculo es ancho y redondeado, con muescas laterales estrechas sobre tres fragmentos.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

204

Fig. 71.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: estructura de la ocupación.

Tres piezas son de cuarzo, una de las cuales en cristal de roca de calidad mediocre. Todas las piezas son de pequeña dimensión donde el retoque por presión está poco desarrollado y el contorno aún mal definido. Una parte de estos rasgos evidentemente se debe al material: sólo una de estas piezas posee un esbozo de pedúnculo.

Estructura de la ocupación Utillaje El plano de conjunto de la unidad (plano nº 10), muestra los límites de la extensión de los desechos de talla, el conjunto del material recogido, así como las uniones entre fragmentos acoplados. Hemos delineado en el plano los desechos de talla limitándolos en el extremo norte, no obstante que continúan regados algunos metros más en esta dirección. Este fenómeno, que hemos denominado «cola» se debe a la


Claude Chauchat

205

Fig. 72.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los bifaces.

acción de los fuertes vientos del sur que soplan diariamente. Como no parece que las lascas en superficie actualmente sean desplazadas por este viento, podríamos suponer que este desplazamiento se produjo durante la talla. Sin embargo, sería suficiente que una lasca fuera desplazada de su sitio de tiempo en tiempo, para que este fenómeno repetido continuamente durante 10,000 años terminase por producir un esparcimiento sensible. La distribución de los utensilios permite poner en evidencia al por lo menos cuatro concentraciones (fig. 71). Las dos más importantes se sitúan en el lóbulo oeste y se presentan bajo la forma de reguero, la una, cerca del borde sur (A), la otra un poco más al norte (B) y pudiendo prolongarse en dirección noroeste sobre el lóbulo norte. Un tercer reguero, más corto y menos denso, se extiende sobre el lóbulo norte (C). Además,


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

206

Fig. 73.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de las piezas foliáceas.

podemos observar una concentración de piezas débilmente marcada en el lóbulo norte, un poco al oeste de C (D), y una banda siguiendo los extremos sureste y suroeste del taller. Esta disposición no hace aparecer claramente los dos talleres conexos supuestos, sino más bien, un contraste entre el lóbulo oeste, rico en piezas, y el lóbulo norte que es escaso en ellas. Las uniones son más difíciles de entender. Cuatro de ellas relacionan a fragmentos interiores al taller, con otros recogidos al exterior. Aunque el mayor número se encuentra al interior de las áreas que ya hemos definido, existen algunos fragmentos que relacionan dos áreas separadas. A esta altura, podemos señalar que la mayoría de las piezas de D están relacionadas con otros fragmentos colocados fuera de esa área. Los otros casos de uniones entre áreas diferentes concierne A con el extremo sureste (dos uniones) y A con


Claude Chauchat

207

Fig. 74.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de las puntas de proyectil.

la extremidad oeste de B. El plano de conjunto de la unidad hace resaltar bien la débil proporción de los fragmentos unidos con relación a los objetos aislados que son, a su vez, en su inmensa mayoría también fragmentos. La distribución del utillaje no tallado y del utillaje ordinario no nos informa gran cosa, dado la escasez de objetos (9 en total) y distribuidos en la mayoría de las áreas reconocidas. El utillaje bifacial fue subdividido no solamente entre piezas foliáceas y puntas, sino también, dentro de la primera categoría, siguiendo el estadio de la fabricación. Las piezas con retoque mínimo están aisladas en el extremo suroeste y en A (fig. 72). Los bifaces Chivateros tienen una distribución similar, sobre todo en A, con una pareja en el extremo sureste y una unión entre esta pareja y un fragmento en A. Sólo uno de estos bifaces se halla en la extremidad oeste de B. La distribución de los Chivateros


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

208

Fig. 75.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los pesos totales de los desechos de talla. Los cuadrados marcados con una cruz no tienen medida a causa de un error.

regularizados es bastante curiosa por el hecho que pequeñas concentraciones de dos o tres objetos parecen haber sido puestas en evidencia en BP 13, BQ 21-22, BG 23, BF 25-26, BC-BD 22, BB-BC 19. Una concentración bastante rala existe también en el centro de B, en BG-BF 19-20 y la citamos solamente por contraste con el vacío en el resto de B. Las piezas desviadas son poco numerosas (12 piezas) pero están bien concentradas en C; dos parejas se hallan igualmente en las extremidades de A. Las piezas foliáceas, que constituyen evidentemente la categoría más numerosa, están distribuidas un poco en todas partes (fig. 73). Es posible distinguir en A, tres


Claude Chauchat

209

Nm 75

77 135 208 164 110 208 207 401 319 261 247 235 187

BR

76

51

46

45

76 Pampa 79 de 62los 67 26.Fósiles 13, unidad 3: distribución por m² de los pesos (en gramos) del total de los desechos de talla.

76

BS BQ

53

64Cuadro 69

BT

78 157 152 246 239 388 406 448 362 239 371 311 308 428 358

106 150 198 239 280 209 234 519 520 480 363 290 133 182

BP

88 132 165 206 167 256 126 335 411 396 367 343

BO

67 105

261

65

53

60 158 382 227

75 358 290 124

78

62

58

concentraciones de área restringida,42que88podrían ser de puestos individuales de talla. Sin 43 169 75 139 91 214 165 embargo, dos conjuntos de129 uniones enlazan a dos106 de estos emplazamientos entre si y la 415 351 331 261 154 82 102 104 58 38 43 de la misma en una de aproximadamente 460 distribución 631 602 653 de 526 cuatro 297 171fragmentos 172 43 58 169 pieza 250 119 90 distancia 64 37 342 3316 329difícilmente 371 438 454 explicable 282 83 76 por un fenómeno 55 130 297 simple. 363 177 109 m es

93 182 221 212

BN

60 108 289 384

BM

118 191 306 366

BL

167 219 187 269

BK BJ

60

256 458 501 178 129

380 225 264 129 160 196 429 521 297

165 Las puntas están igualmente muy esparcidas, en particular en A, y tan sólo la extremidad 321 292 303 269 310 299 532 636 174 95 este se halla desprovista278 (fig.22274). Los dos extremos sureste y suroeste están igualmente 265 427 451 458 494 568 335 106 vacíos de puntas, en tanto que prácticamente todas las otras categorías allí se encuentran. 299 265 379 391 420 549 459 338 166 En B, es visible particularmente una508 concentración extremidad este, contrastando 102 215 291 398 342 467 563 610 sobre 621 331la150 con el vacío del de388 esta610 área. 62 resto 130 228 655 770 610 404 797 262 81

BI BH BG BF BE BD

92 207 349 563 739 686 617 488 428 505 204 392 473 Desechos de talla

BC BB BA AT AS 06

07

08

09

429

648 746 629 610 471 556 612

349

273 330 404 633 733 494 514 441 545 593

188

Las lascas de297 talla, recogidas por metro cuadrado, no han sido completamente estudiadas, 338 403 509 434 341 457 446 483 272 sino solamente pesadas. La idea directriz de este estudio fue obtener una medida de la 284 310 294 259 339 289 244 327 179 205 masa total de utilizados. 178los 150materiales 206 101 381 209 Sin embargo, los datos obtenidos no dan muy operaciones 10 buenas 11 12 informaciones 13 14 15 16 sobre 17 18las 19 20 21 22técnicas. 23 24 El 25 número 26 27 de lascas extraídas sería


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Nm 75

BT

11

03

06

04

02

08

06

06

01

04

03

BS

04

12

09

03

04

19

13

18

14

16

14

37

24

BR

04

05

08

02

04

19

32

19

23

33

31

36

32

BQ

05

09

09

11

12

08

14

24

29

44

25

14

BP

05

07

13

09

08

02

08

04

07

19

18

36

04

BO

08

07

07

09

14

05

23

04

10

21

34

54

64

94

12

32 104

07

28

15 07

78 54

20

BN

10

08

38

30

25

30

24

10

17

03

03

11

14

18

BM

20

23

25

35

45

58

61

56

71

22

12

39

04

20

52

53

20

10

BL

14

40

23

50

39

30

37

42

41

20

05

36 102

58

19

75

12

04

12

44

18

03

06

07

11

83

17

32

35

25

53 148 210

BI

63

42

63

79

92

87 185 196

BH

100

92

93 120 150 132 113

BK

210

44

BJ

BG

97 170 115

113 115 146 123 167 102

BF

31

79 152 176 104 145 128

06

89

79

89

02

23 03 71

10 38

71

32

89

42 64

BE

15

28

60 180 202 250 312 195

73 113

BD

29

70

78 210 284 258 118

83 105 376 330

BC

75 134 130 251 243 184 115 108 118 316 396 287

BB

78 103 120 125 128

BA

40

64

59

60

67 104

AS

54

45

89

07

08

09

10

11

12

13

14

15

16

77

85 153 187 258 234 143 166

72 108 106 121 164 181 216 178

AT 06

91

17

94 110 109 151 116 145

29 18

269 19

20

90 21

22

23

24

25

26

27

Cuadro 27.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución por m² de los pesos (en gramos) de los desechos de talla de riolita marrón (variedad 02).

sin duda también importante. No se hizo este conteo de lascas, aunque un estudio completo debería tener entre sus fines estas medidas para compararlas eventualmente. Los pesos de los desechos de talla fueron efectuados para cada variedad de roca reconocida siguiendo la lista dada anteriormente. La variedad 01, riolita amarilla, incontestablemente es la más abundante, seguida de la variedad 02 (riolita marrón). Las otras variedades pueden ser consideradas como raras. El peso total de los desechos de talla por metro cuadrado está indicado en el cuadro 26 y la transferencia en el plano de la unidad se presenta en la figura 75. Aunque el número de clases distinguidas sea pequeño y la malla de la cuadrícula muy grande para una buena apreciación de los detalles, podemos notar una coincidencia general entre las áreas de concentración de los utensilios y las zonas de más grande peso de desechos de talla. El contraste ya observado entre el lóbulo norte, pobre, y el lóbulo oeste, más rico, es aquí igualmente visible. El extremo sureste del taller contiene desechos de talla en mayor cantidad, lo que no es el caso para el extremo suroeste. Sin


Claude Chauchat

211

Fig. 76.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los pesos de desechos de talla de la riolita marrón.

embargo, en el detalle, esta coincidencia entre los desechos de talla y los utensilios no es perfecta. En A, es posible que las tres o cuatro zonas de concentración de desechos de talla correspondan a los grupos de piezas foliáceas ya señaladas (fig. 73). En B, toda la mitad este del área está relativamente poco provista de desechos de talla, pero por el contrario, la fuerte concentración de la mitad oeste desborda claramente sobre la zona intermedia entre A y B, zona donde se hallan por lo demás bastantes fragmentos de utensilios. Finalmente, en el lóbulo norte, las concentraciones de desechos de talla están advertiblemente desfasadas con relación a las áreas C y D. En lo que concierne a los materiales tomados aisladamente, la riolita amarilla no ofrece una distribución muy diferente del plano de conjunto, dado que es mayoritaria en el taller. La riolita marrón no parece tampoco tener una distribución diferente (cuadro 27 y fig. 76), salvo una concentración más fuerte en la extremidad oeste de


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

212

Fig. 77.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los desechos de talla y útiles de cuarzo.

A y aún fuera de esta área. El área C, por el contrario, está completamente desprovista. Las variedades raras fueron representadas esquemáticamente con símbolos localizados al centro de cada cuadro (fig. 77 y 78). El cristal de roca (05) y el cuarzo de filón (06) tienen dos zonas de distribución bien claras, una alrededor de D donde sólo hay cristal de roca, la otra, mixta, alrededor de la parte mediana de B. Los raros utensilios de estos materiales están por lo tanto netamente al exterior de estas zonas (fig. 77). La meta-andesita (04) que nunca fue utilizada para la fabricación de puntas, está concentrada en la extremidad oeste de B y entre B y A.


Claude Chauchat

213

Fig. 78.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los desechos de talla de la meta-andesita (04), de la cuarcita (07), de la toba volcánica verdusca (08).

Las tobas (09) están, por el contrario, diseminadas un poco en todas partes del área D, la cual está bien provista de ellas. De este bosquejo de estudio, podemos retener que el lóbulo oeste es ligeramente más variado en la composición de los desechos, al mismo tiempo que testimonia una actividad de talla, más importante. Otro hecho sobresaliente es el aparente desfase espacial entre los desechos de talla y los objetos dejados en el lugar. Este desfase se explica sin dudas por una diferencia de comportamiento: los desechos caen directamente sobre el suelo y su distribución no está afectada sino por la gravedad, el viento y los diversos factores que proceden directamente del golpe con que se les extrajo. Los utensilios pueden ser colocados, arrojados o transportados. El estudio de los desechos de talla debe, pues, requerir toda la atención si se quiere tener una idea del número de puestos individuales de talla.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

214

Fig. 79.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: plano general, extensión de las zonas fotografiadas (en blanco), y excavadas (líneas y puntos). En la zona central con líneas, los desechos de talla no han sido separados por m².

UNIDAD 5 Este taller se halla a unos 250 m al suroeste de la unidad 3, en la parte plana del sitio 13, pero a muy poca distancia del pie del cono aluvial. Está pues situado en la zona más densa del sitio y fue el primero en ser descubierto en 1974; desde este momento, la presencia del utillaje bifacial (en particular las puntas pedunculadas), bien en evidencia en la superficie, fue considerada como una prueba que el conjunto del sitio 13 no había sufrido visitas recientes. La unidad 5 está distante apenas de unos 7 u 8 m de un taller más pequeño, la unidad 4, y desde el inicio, fue considerada la posibilidad que piezas arrojadas de un taller hayan podido caer en el otro. Sin embargo, la unidad 4 es muy pobre y su utillaje se concentrará en su extremo este, donde está recubierto por la arena acumulada alrededor


Claude Chauchat

02.1: Raedera simple 03.2: Fragmento de unifaz típico 07.2: Denticulado tabular doble 07.4: Denticulado muy elevado simple, recto o cóncavo 08.0: Denticulado simple, recto o cóncavo 08.2: Denticulado doble 08.4: Denticulado circular 11.0: Pebble-tool 12.0: Diverso A.10: Pieza con retoque mínimo A.11: Bifaz Chivateros A.12: Bifaz Chivateros regularizado A.20: Pieza fóliacea A.30: Pieza desviada A.99: Diverso, fragmento no reconocible B.00: Fragmento sin pedúnculo de punta atípica B.01: Fragmento sin pedúnculo de punta terminada B.10: Punta no pedúnculada, fóliacea B.20: Punta con pedúnculo ancho B.21: Punta atípica. B.22: Punta pedúnculada tipica 0: Núcleo 21: Desecho 10.0: Disco 30: Guijarro o percutor 33: Pequeño guijarro o gravilla Totales Total del utillaje ordinario Total de los bifaces Total de las puntas de proyectil Total de los núcleos Total del utillaje no tallado TOTAL

1 1 1 1 2 1 1 2 2 3 2 7 102 2 2 4 7 1 3 14 1 7 4 1 4 1 12 118 30 12 5 177

Cuadro 28.- Composición del utillaje de Pampa de los Fósiles 13, unidad 5.

de un arbusto de zapote. La unidad 4 fue pues estudiada superficialmente y es posible que una parte importante del utillaje esté aún bajo la arena. Un sólo fragmento proveniente de la unidad 4 pudo ser empatado a otro de la unidad 5. La unidad 4 no será descrita aquí. La unidad 5 fue estudiada menos completamente que la unidad 3. Si se realizó una excavación aquí, fue solamente al final y con resultados decepcionantes puesto que muy pocos de los fragmentos hallados se empatan con aquellos recogidos en superficie. Sin embargo, en la zona más rica, una recolección de las lascas seguida de un cateo fue practicada poco después de la primera recolección de los objetos de superficie, con la finalidad de encontrar la parte perforante que faltaba en una pequeña punta sobre lasca cuya rotura era visiblemente fresca (fig. 82, nº 5). No solamente este fragmento se recuperó, sino también otros dos fragmentos medianos, que permitieron completar las piezas de la figura 82, nº 1, y 2. Desafortunadamente, durante estas operaciones, la primera de su género, las lascas de un área de 17 m² fueron recogidas en conjunto. Esto deja en el centro del taller una evidente

215


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

216

Fig. 80.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: núcleos, utillaje ordinario.

zona importante para la cual no sería posible de tener sino un promedio por m² de las cantidades de desechos de talla. Es la razón principal por la cual los desechos de talla recogidos enseguida, no han sido estudiados, aunque hayan sido separados por m². La figura 79 es un plano de conjunto de la unidad 5 mostrando las zonas fotografiadas y excavadas. En cambio, la localización de piezas o fragmentos situados al exterior de las dos unidades tuvo un cuidado particular, con la esperanza de empatar los numerosos fragmentos observados al interior de los talleres.

Material lítico La composición cuantitativa del utillaje lítico de la unidad 5 se dan en el cuadro 28. La comparación con el utillaje recogido en la unidad 3 permite observar evidentes diferencias, pero difícilmente interpretables en el estado actual de las investigaciones. Con un total de piezas menor, la unidad 5 muestra cantidades de utillaje ordinario, núcleos y utillaje no tallado más importantes. En el propio utillaje bifacial, las puntas son más numerosas, en tanto que los bifaces son claramente más raros. Finalmente, el detalle de los bifaces muestra una casi ausencia de fragmentos no reconocibles y de


Claude Chauchat

217

Fig. 81.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 5: piezas foli谩ceas.


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

218

Fig. 82.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 5: puntas de proyectil.


Claude Chauchat

piezas desviadas que contrasta con los efectivos importantes de estas categorías en la unidad 3. Aquí, puede ser que nos encontremos con un efecto de circunstancias en el estudio de estas unidades. Las determinaciones efectuadas luego de la recolección fueron revisadas solamente una vez y separadamente para la unidad 3 y la unidad 5. La abundancia de fragmentos no reconocibles en la unidad 3, refleja pues posiblemente un examen somero del material, lo que hace sospechosa toda interpretación sobre estas diferencias cuantitativas. En todo caso, una revisión conjunta de estas dos colecciones se impone para asegurar la uniformidad de los criterios de determinación. Sin embargo, los efectivos de las otras categorías son sin dudas casi válidas y existiría pues diferencias reales en el material abandonado en cada uno de los talleres.

Utillaje ordinario y no tallado Este utillaje comprende casi las mismas categorías que el de la unidad 2; es decir, principalmente denticulados. Como en la unidad 3, un fragmento de unifaz esta incluido en esta colección, pero aquí, es posible de empatarlo con el fragmento faltante que fue retocado en denticulado ( fig. 80, nº 4). Al menos uno de los otros denticulados(nº 2) se obtuvo de una roca prácticamente idéntica, que se podría creer haber salido de un fragmento de este mismo unifaz. Una novedad con relación a la unidad 3 es la presencia de denticulados macizos. Uno de los «choppers» es un buen ejemplo de los «pebblescrapers» (raederas sobre guijarros) mencionados por Ossa (fig. 80, nº 3). Aunque las lascas a percutor duro sean poco numerosas, existe aquí un buen número de núcleos de los cuales algunos son en riolita amarilla como el de la figura 80, nº 1. El utillaje no tallado está débilmente representado y no comprende sino algunos guijarros asimilables a los percutores y un pequeño guijarro.

Utillaje bifacial Las piezas foliáceas de esta unidad son mucho más numerosas que en la unidad 3, mientras que el conjunto de las piezas talladas a percutor duro está mal representado. Así pues, la mayor parte de intentos de talla sobre bifaces Chivateros, o directamente sobre bloque o lasca, tuvieron éxito y el bifaz fue retocado hasta alcanzar el estadio de la pieza foliácea. El material para tallar pudo ser también traído de la cantera en forma de piezas foliáceas grandes y gruesas, como la de la figura 81, nº 3. A un estadio más elaborado, representado quizás por una decena de lascados más, la pieza foliácea es más esbelta y más delgada (fig. 81, nº 2), el ancho máximo se desplaza hacia la base y los lados superiores se enderezan (fig. 81, nº 1). En el curso de este trabajo de fabricación se produjeron a menudo las rupturas. No más en este taller que en la unidad 3, es posible apreciar la frecuencia de retallas de fragmentos para obtener una pieza más pequeña. Sin embargo, tenemos un ejemplo en la figura 81, nº 4, que está rota aproximadamente en la parte mediana. La parte superior fue retallada por angostamiento de los bordes próximos a la rotura, para formar una

219


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

220

Fig. 83.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: estructura de la ocupación.

nueva base. Este intento debió haber sido prontamente abandonado porque de la quebradura queda una superficie suficiente para que el empate con la antigua base no presente ningún problema. Existe en el Paijanense algunas piezas foliáceas y puntas de dimensión comparable, pero son raras y las puntas cortas parecen más bien fabricadas a partir de puntas más largas cuya parte perforante está ya quebrada. Las puntas de proyectil son igualmente de un gran interés por su variedad y las diversas formas que se observa. La riolita amarilla es aquí la regla en lo que concierne la materia prima. Una de las sorpresas de este taller fue la longitud de ciertas piezas


Claude Chauchat

221

Fig. 84.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: distribución de los núcleos, útiles ordinarios y útiles no tallados.

que jamás se había visto antes. Es el caso de la punta de la figura 82 nº 1, ya publicada (Chauchat, 1979). Los dos fragmentos de la parte perforante y el fragmento basal eran visibles en la superficie. El fragmento mediano se halló enterrado y no erosionado. La pieza mide 22 cm de largo por un ancho máximo de 2,8 cm y un espesor de 1,2 cm. Es probable que esta pieza se haya quebrado en dos, en su parte mediana, y que la mitad superior también se quebró al mismo tiempo, más bien que al caer al suelo, en razón de la distancia entre los dos fragmentos superiores (casi 1,50 m). En ese momento, el artesano, que había logrado ya lo que podemos considerar como una hazaña, juzgando sin duda que la mitad inferior era aún bastante larga


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

222

Fig. 85.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: distribucion de las piezas foliáceas.

para una punta, intentó angostar la parte superior para hacer una nueva parte perforante. Sin embargo, la pieza se quiebra de nuevo apenas el trabajo iniciado con una serie de retoques alternos, visibles sobre ambos bordes de la figura. En todo caso un examen cuidadoso de las dos caras de la quebradura mediana nos permite verificar el contacto perfecto entre ellas, y la realidad de esta pieza. Es difícil caracterizar el retoque visible sobre esta pieza. Parece haber sido por presión, pero incontestablemente es más larga y ancha que sobre las otras puntas conocidas. Aunque un percutor blando ligero permite obtener lascados parecidos a los de la


Claude Chauchat

223

Fig. 86.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: distribución de las puntas de proyectil y piezas desviadas.

parte inferior, las vibraciones ocasionadas ponen la pieza en peligro a cada vez. Parece que las propiedades mecánicas de esta riolita permiten los lascados por presión más grandes, obtenidos localizando el punto de aplicación más al interior de la pieza (J. Pélegrin, comunicación oral). Otra punta bastante grande es aquella de la figura 82, nº 2, igualmente en riolita amarilla y encontrada en cuatro pedazos, pero que es de concepción más habitual. El retoque a presión es corto y la hechura del pedúnculo está en su inicio. El largo de la pieza, 15 cm, la sitúa sin embargo entre las puntas paijanenses más grandes.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Una de las novedades de la unidad 5, con relación a la unidad 3, es la presencia de puntas de muy pequeñas dimensiones, fabricadas -a veces únicamente esbozadas- sobre lascas de talla de bifaz. El retoque es a menudo aquí por presión y, frecuentemente las características de las grandes puntas se encuentran visibles en menor tamaño, en particular el pedúnculo y la parte perforante. Estas puntas son muy parecidas a los esbozos hallados en la unidad 42 del sitio 12 (fig. 31, nº 4 y 5) y la pequeña muestra recogida aquí no permite dudar en cuanto a su naturaleza de punta de proyectil (fig. 82, nº 3, 4, 5). El nº 3 posiblemente está fabricado sobre yunque, porque un simple mordisqueo parece difícil sobre semejante grosor. El nº 5 es claramente del tipo desviado, pues no se ve bien la posibilidad de darle la simetría correspondiente a una punta de flecha.

224

Estructura de la ocupación A causa de las condiciones de la recolección, el estudio de la distribución de los desechos de talla no fue realizado. Por lo tanto, no será tratado aquí sino del utillaje. El plano de conjunto de la unidad (plano nº 11) muestra al utillaje recogido y las uniones entre los fragmentos acoplados, así como el límite de la extensión de los desechos de talla. La distribución de este utillaje en regueros es también visible como en la unidad 3. Sin embargo, la zona más densa, no por un reguero, sino como un anillo alrededor de una zona vacía de aproximadamente 4 m², se centra en BO 33. Es posible que exista allí una concurrencia de varios de estos regueros. La mitad oeste está menos densamente poblada de utensilios. Sin embargo, una concentración débil pero bien individualizada de 13 objetos ocupa la margen suroeste. Las uniones entre los objetos acoplados evidentemente son mucho menos numerosas que el número de fragmentos susceptibles de acoplarse. Volvemos a encontrar aquí el fenómeno ya constatado en la unidad 3: muchos de los fragmentos de dimensión importante no pueden ser acoplados a nada, aunque el fragmento que les falte sea sin duda demasiado pequeño para fabricar un nuevo utensilio. La disposición de las uniones en el plano parece seguir una dirección preferencial este-oeste, pero esto puede referirse un pequeño número de uniones de longitud mediana o grande (superior de 4-5 m), que son mucho más visibles que las otras. El test de Khi 2 fue calculado sobre la distribución de las orientaciones agrupadas en clases de 20 grados, en comparación con una distribución uniforme. Para un total de 45 uniones y 9 grados de libertad, se obtiene un Khi 2 de 12,11, lo que es muy por debajo de los valores admitidos para rechazar la hipótesis de una distribución al azar. No es posible de tratar separadamente las uniones largas y las cortas, pues las muestras son muy pequeñas. El utillaje de la unidad 3 fue dividido en 8 áreas principales denominadas con las letras A a H (fig. 83). Las áreas A y H son, sin embargo, pequeñas y constituidas con pocos objetos. El área E concierne a la zona poco densa situada entre D, F y G, se trata sobre todo un débil reguero situado en esta zona. El área F concierne solamente al anillo, dividido en tres secciones, pero no la zona central vacía.


Claude Chauchat

El utillaje ordinario y el utillaje no tallado, que representan en principio actividades diferentes de la talla de puntas, no parecen claramente asociadas a las áreas reconocidas (fig. 84). La mayor parte de ellos están concentrados en la extremidad suroeste del taller y una minoría sobre el lado norte. Sólo A es una concentración compuesta exclusivamente de este material, pero no se trata sino de 4 objetos. Uno de ellos, que se acopla con otro fragmento incluido en D, podría por lo demás formar parte del utillaje bifacial. Este utensilio fue clasificado como «diversos», pero la descripción indica que se trata de una plaqueta de riolita marrón retocada sobre el contorno a manera de una pieza con retoque mínimo. En la extremidad suroeste se hallan en realidad dos concentraciones distintas. La primera está repartida entre F3 y H; la segunda se extiende entre F1, F2, la extremidad sur de D y la zona marginal adyacente. El pequeño guijarro se sitúa claramente en F3. La mayoría de los núcleos se distribuyen entre estas dos concentraciones, así como dos de tres guijarros (percutores) hallados en el interior del taller. Las piezas bifaciales talladas a percutor duro están sobre todo distribuidas en B y F, más algunas piezas aisladas. Las piezas foliáceas, que integran la categoría más numerosa, están distribuidas sobre la mayoría de las áreas que, evidentemente por su número, han contribuido a formar (fig. 85). Sin embargo, A está vacía y B muy poco aprovisionada. Las puntas fueron divididas en dos categorías, dado la distinción fácil de las pequeñas puntas sobre lascas (fig. 86). Estas están en efecto bien localizadas, principalmente en E, pero también alrededor de F. La distribución dibuja bastante claramente el exterior de las principales concentraciones. En cambio, las grandes puntas se hallan reunidas principalmente en G y F2 en tanto que D, rica en piezas foliáceas, está desprovista de aquellas. Esta relativa concentración habla en favor de una especialización de las áreas. Un lote importante de piezas foliáceas pudo ser fabricado antes de pasar a la fase del retoque por presión, que podría pues eventualmente, efectuarse un poco más lejos. La existencia de localizaciones restringidas no sería más que una consecuencia de esta organización. Las pequeñas puntas sobre lasca no parecen estar fabricadas al mismo momento o por las mismas personas.

UNIDAD 11 (S. Uceda y C. Deza) Se ubica en el centro del sitio y a unos 500 m de la quebrada seca que nace del Cerro Tres Puntas (fig. 48). Presenta un relieve plano, casi uniforme, salvo en sus extremos norte y sur, donde existen sendas depresiones de antiguas escorrentías. Esta unidad tiene la forma alargada, orientada de sur a norte; sus límites son bastante fáciles de determinar por el color rosado y amarillo de la roca utilizada en la talla, que resalta nítidamente del color gris claro del suelo natural. El sedimento es de origen aluviónico, aunque en la superficie exista arena eólica proveniente del litoral marino.

225


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

226 Cuadro 29.- Composición del utillaje de Pampa de los Fósiles 13, unidad 11.

La superficie estudiada cubre 284 m². Algunas zonas marginales, en particular al norte de la unidad, donde existen fundamentalmente esquirlas, no fueron recolectadas, dado que su talla era inferior al tamiz utilizado (0,5 cm de lado). La elección de esta unidad se hizo por dos razones: 1. La extensión y concentración de las lascas nos permitiría tener una buena muestra para el tipo de estudio proyectado: la estructura de ocupación del sitio. 2. Su aislamiento de otras unidades nos permitiría considerarla como una sola ocupación.

Material lítico Utillaje ordinario De igual manera que en las unidades 3 y 5, es el material bifacial que domina claramente (cuadro nº 29). Los pocos utensilios ordinarios son semejantes a los descritos en las unidades antes citadas, es decir, las lascas utilizadas y denticulados. En esta unidad están ausentes las raederas y unifaces, pero se registran dos becs. En las lascas utilizadas, las huellas de uso se presentan sobre una fractura intencional del soporte. Uno de los becs es sobre lasca y con muesca simple; el otro está hecho sobre un pequeño bloque de riolita amarilla; estando el bec determinado por dos muescas retocadas (fig. 87, nº 2). El microdenticulado está hecho sobre un bloque no muy grueso.

Utillaje bifacial Existen 142 piezas antes de efectuar los acoplamientos de los fragmentos. Las cantidades son diferentes en el cuadro por cuanto las uniones se tomaron en este caso como una


Claude Chauchat

227

Fig. 87.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 11: utillaje.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

228

Fig. 88.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: pieza foliácea.

sola pieza. De este total 42 son pequeños fragmentos. La relación entre los bifaces y las puntas de proyectil es comparable a aquella de la unidad 3. Los fragmentos constituyen la casi totalidad del material; algunos de estos fragmentos se unen para formar fragmentos mayores o piezas «enteras». Las causas de fractura son, en su mayoría, por lascado profundo o vibración de la pieza. Las piezas con retoque mínimo y bifaces tipo Chivateros son pocos. La pieza de la figura 87, nº 5 presenta las características típicas del bifaz Chivateros: lascados profundos a percutor duro, sección lenticular gruesa, bordes muy sinuosos. En esta unidad están presentes todas las formas intermedias entre el bifaz Chivateros y la pieza foliácea regular apta para la aplicación del retoque a presión con el fin de elaborar una punta paijanense. De las piezas foliáceas una sola está entera, 18 reconstituidas y el resto formado por fragmentos. La única pieza entera, fig. 87, nº 3 presenta un grosor excesivo, que puede ser la causa de su abandono. La figura 88 ilustra una pieza foliácea mostrando una pequeña superficie de cortex en ambas caras. La fractura no está asociada a un lascado profundo y ella debió producirse por vibración de la pieza ya sea a causa de una mala aprehensión del artesano o a causa de un golpe fallido. Su sección es lenticular y sus bordes aún sinuosos. Es muy posible que esta pieza haya sido trabajada a partir de una laja delgada, dada la existencia de cortex en ambas caras.


Claude Chauchat

En la figura 87, nº 1 sólo una pequeña superficie de cortex en una de sus caras es visible. La zona inferior es relativamente gruesa y presenta un borde «machucado»; su sección es lenticular y sus bordes mejor regularizados, a excepción de su parte superior donde existe una torsión de la pieza. La fractura del mismo modo que la precedente se produjo por vibración. Los fragmentos presentan las mismas características técnicas mencionadas. Dominan los fragmentos con grosor excesivo y fractura tipo «lengüeta», la cual es dominante. En nuestras experiencias de talla, este tipo de fractura la hemos registrado, cuando tallando las extremidades de una pieza bifacial el golpe se hizo muy al interior del borde, lo que provoca una flexión de la pieza y su fractura al nivel de la aprehensión. Las puntas de proyectil se componen de tres piezas fragmentadas e incompletas. Una de ellas, cuyo pedúnculo y parte perforante no existen, representa mejor la técnica de esta fase de fabricación (fig. 87, nº 4). Ambas caras están trabajadas a percutor blando y los bordes finamente regularizados a presión. En esta categoría de puntas se incluyen dos piezas sobre lasca donde la forma de la punta (en particular el pedúnculo y la parte perforante) se obtuvo directamente por retoque a presión como en las puntas pequeñas sobre lasca de la unidad 5.

Núcleos Existen dos núcleos, uno de forma piramidal y el otro informe. Ningún ensayo fue realizado para ver si entre las lascas de percutor duro, algunas provenían de estos núcleos.

La excavación Se trata de ligeras remociones del sedimento que afectan tan sólo los 10 primeros centímetros. Ellas se realizaron con el objeto de recuperar parte del material lítico hundido. Luego de registrar los utensilios, tanto de la superficie como los enterrados, todo el sedimento de cada m² se pasaba por un tamiz de 0,5 cm de malla. Ningún resto de alimentación se encontró; sin embargo, cinco fogones fueron descubiertos a partir de una profundidad de 4 cm. Se presentaban como manchas rojizas o grises en el sedimento. En primer lugar se procedió a limpiar la superficie a fin de definir su forma para dibujarla; posteriormente se efectuó la excavación de una parte del fogón con la finalidad de recuperar material para datación C14 y dibujo del perfil. Un dato no registrado, y cuya información hubiese sido sumamente importante estudiar, fue la cantidad de material lítico enterrado. Esto nos hubiera permitido saber que porcentaje de material se deja de recoger, si no se emplea una metodología como la nuestra.

Los fogones Ellos son en número de cinco, que aparecieron como manchas de cenizas o arena enrojecida y sin ninguna estructura especial. Se trata pues de simples cavidades hechas en el sedimento.

229


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Para su descripción se les ha dado el número del cuadro donde se localizan: BH 40: Consiste en una gran bolsonada de cenizas conteniendo pequeños trozos de carbón. Visto en planta tiene la forma rectangular y de perfil a un cono invertido. La profundidad alcanzada fue de 45 cm. Además, la arena adyacente a la cavidad esta enrojecida en un espesor de unos 3 cm. BI 34: De forma circular visto de planta, y de perfil semejante a una bota. Se compone de ceniza y pequeños trozos de carbón; este fogón alcanza 40 cm de profundidad.

230

BG 34: Muy cercano al anterior y con una mayor cantidad de carbón. Tiene la forma de una pera con su parte angosta dirigida al norte. El fondo del fogón se encuentra a 38 cm de la superficie. BG 31-32: Vista de planta tiene la forma ovalada. Posee una gran cantidad de carbón, algunos trozos de buen tamaño. Las paredes de la concavidad se encuentran enrojecidas en un espesor superior a los 5 cm, lo que indicaría un fuego prolongado o intenso. El fondo del fogón se halla a 30 cm. BM 30: Fogón bastante grande, de forma irregular. Por la cantidad de carbón es el segundo en importancia después del anterior. La mayor cantidad de carbones se encontró a partir de los 30 cm de profundidad; su base está a 50 cm. El hecho que los fogones se encuentren bajo la superficie pudiera servir de argumento para considerarlos como pertenecientes a una ocupación diferente al taller, y por cierto anterior. Sin embargo, no se ha encontrado ningún tipo de vestigio que no sea el material lítico en el sedimento, y éste corresponde a aquel de la superficie. Esto se comprueba por las uniones de varios fragmentos de la superficie y aquellos enterrados en el sedimento; entonces, sólo quedan dos posibilidades: de una parte, considerar los fogones y el taller (material lítico) coetáneos, por el otro postular dos ocupaciones diferentes, donde los fogones serían el único testimonio de esta supuesta ocupación. Por las evidencias existentes la primera hipótesis es la más consistente. Además la fecha obtenida para uno de los fogones concuerda con otras fechas obtenidas para el paijanense de Cupisnique. Habría que explicar el hecho por el cual los fogones se encontraron enterrados: consideramos que para usar el fuego en estas zonas de extensas pampas (esto es válido para cualquier sitio al aire libre), donde el viento sopla fuerte e intensamente a ciertas horas del día, se hace necesario proteger la llama y el combustible. Esto se puede lograr sea colocando piedras o haciendo una concavidad en el suelo. Si no existe este acondicionamiento se corre un doble riesgo: de un lado, mayor dificultad en la iniciación de la llama, del otro, la combustión violenta. Al finalizarse el uso de los fogones y


Claude Chauchat

producirse el abandono del taller ellos fueron recubiertos por el sedimento, sea lentamente en el transcurso de los siglos, o lo hicieron los paijanenses. Finalmente, es interesante resaltar que ningún útil se ha registrado sobre los fogones. No podemos decir lo mismo para las lascas, ya que ellas se registraron por metro cuadrado.

Función En principio, la ausencia de restos alimenticios, elimina su posibilidad de uso como cocina. ¿ Los fogones sirvieron para tratamiento térmico de la roca utilizada en el taller ? Varios argumentos están en contra de esta hipótesis: a) Tratándose la riolita de una roca volcánica, formada a altas temperaturas, no vemos cual pueda ser su mejoramiento someterla a temperaturas de 200 a 300 ºC. b) Experiencias de talla a presión efectuadas en esta roca por J. PELEGRIN a Valbonne (Francia) en abril de 1985, indican que es factible la talla a presión en dicha roca al estado natural, con resultados parecidos a aquellos obtenidos por los paijanenses. c) Es usual en el registro arqueológico de fogones para uso térmico, encontrarlos vacíos o el material de combustión disturbado; y esto no es el caso aquí. En cambio es posible de postular la hipótesis de uso en la estación de invierno, para el abrigo de los artesanos cuando tallaban las piezas bifaciales. Esto presupone que los fogones deben estar al centro del o de los puestos de talla, en torno al cual se emplazaron los o él artesano. El registro arqueológico debe presentar una correspondencia de distribución de los materiales en torno a los fogones.

Estructura de la ocupación Este estudio se efectuó a partir del análisis de la distribución espacial de los utensilios y desechos de talla, en particular las lascas. Este último elemento puede ser un mejor indicativo de los emplazamientos originales de talla, ya que los utensilios son más propensos de haber sido desplazados en el transcurso de la ocupación del sitio, como posteriormente a su abandono. Un tercer elemento que nos servirá para discutir este punto es el hallazgo de los cinco fogones. El estudio de la distribución de los utensilios se efectuó a partir de las categorías tipológicas, es decir utensilio ordinario, bifaces tipo Chivateros, piezas foliáceas y puntas de proyectil, así como según la variedad de roca. En el caso de la distribución de las lascas, estas se efectuaron a partir de tres categorías:

231


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

232

Fig. 89.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 11: 谩reas de distribuci贸n del utillaje.


Claude Chauchat

a) Tipo técnico de lasca: a percutor duro o blando. Las lascas de percutor blando se subdividieron en talones liso y «diversos» (comprenden los talones diedros, faceteados, puntiformes, etc.). b) Dimensión, tres categorías: grandes, medianas y chicas ya utilizadas (fig. 10). c) Variedades de roca (pag. 000).

Utillaje Tomados en conjunto existen cuatro áreas de concentración de utensilios dibujados a partir del plano de distribución (fig. 90) y denominadas por letras mayúsculas y combinación de una letra y un número arábigo si son subdivisibles (fig. 89). A. Esta área se localiza en el extremo suroeste del taller y se compone de dos sub-áreas separadas por un espacio vacío de utensilios donde se encuentra el fogón BH 40. En la sub-área A1, los utensilios abundan y están bien concentrados; mientras que en A2, éstos están más dispersos y con una distribución uniforme. B. Esta área tiene la forma alargada de este a oeste e incluye los fogones BG 34 y BI 34. C. Muy cerca y al norte de la anterior, esta área cubre una extensión más importante que la primera. Dos fogones se asocian a ella, BG 32 al suroeste y BM 30 al noroeste. Ella ha sido subdividida en dos sub-áreas: C1 que incluye el fogón BG 32, con los útiles localizados al sur del fogón; y C2, comprendiendo el fogón BM 30 y útiles concentrados más bien al oeste. Las uniones técnicas, por otra parte, presentan distancias más importantes, y tienden a sobrepasar los límites del área. D. Los útiles de esta área, en su mayoría pequeños fragmentos, se encuentran más dispersos y ocupan una gran superficie del taller. Los materiales se distribuyen siguiendo dos regueros paralelos de sur a norte, por lo que hemos separado esta área en dos, D1 y D2, estando la primera al este de la segunda. No existe ningún fogón asociado a esta área. En cuanto a la distribución de las piezas bifaciales en categorías, ellas presentan efectivos muy diferentes: las piezas foliáceas son dominantes, las puntas de proyectil y los bifaces tipo Chivateros son los menos representados. De ello se desprende que la estructura de ocupación está mejor definida por la distribución de las piezas foliáceas. A excepción de la concentración central B, donde dominan las puntas de proyectil, las otras áreas tienen una composición por categorías que refleja la del conjunto del taller.

Las lascas En esta unidad fueron estudiadas más de 30,000 lascas, donde dominan las lascas de percutor blando mayormente pequeñas (cuadro 30). En los cuadros 31 y 32, se dan las cantidades y pesos de las lascas por metro cuadrado. Sólo los cuadros con más altos valores intervienen en la definición de las concentraciones.

233


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

234

Fig. 90.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 11: distribuci贸n del utillaje bifacial.


Claude Chauchat

Cuadro 30.- Composición de los desechos de talla de Pampa de los Fósiles 13, unidad 11.

15

73 103 174 197 105 32

90 112 284 177 152 104 142

74

87

17

33

77 125 172 330 300 177 154 109

76

18

83 109 113 145 281 273 133 168

75

59 127 151 120 160 208 298 308 145 113 102 128

20

29

87 101 140 299 147 265 290 206 167

89

59

21

28

76 163 142 172 172 232 312 244 147

71

46

22

42

94

55 203 174 339 188 187 101

39

23

38 165 103 151 229 245 157 327 263 234 128

78

81

25 Lascas a perc. duro Lascas a Talón liso perc. blando Otro talón Totales Totales %

73

235

19

24 GRANDES N gr. 30 593 35 473 261 2 237 226 3 303 0,7

97 100

16

88

80 104 183 140 175 226 187 255 132

176 163 162 295 197 175 217 194 270

MEDIANAS gr. 90 16790 91 526 2 616 28 2 581 12 25137 65 29 3 202 15 40543 81 10,3

26 N 27 95

30 31

99

51

108 231 205N 150 162 N 120 gr. N% 160 189 gr. 101 0,57310 174 1 571101 10252 60 188 154 76 177 197 238

37

PEQUENAS

TOTALES

2 806 3 118 3 367 10,87 129 144 182 298 262 24 671 94 21 841 27 413 88,56206 27 529 91 25 147 30 957 147 88 210 217 309100403 88,93 100

6 207 313 36 215159 43 993153 187

37 118 228

60

82 106 113 139 190 234 151 133 135

32 163 208 169 126 116 124 148 178 114 100

34

19 129 283 244

35

31

99 198 315 113

36

77

93 145 411 219

77

36

69 152 119

86 126

62

24

97

70

78 101

74

38

86

09

19

24

BJ BK BL BM BN BO BP BQ

60 104

105 378 279

89

38

177 251 290 207

57

39

217 278 321 313

57

40

528 814 334 284

40

41

327 339 231 133

08

68

45

Nm 78

37

44

44

64 105 233 186 161 209 267 235 231 201 210 114

33

43

66

66 168 175 195 102 169 233 304 253 243 262 124 60

32

42

35

83

134 204 310 130 79 155

83

61 35 BD BE BF BG BH BI

Cuadro 31.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución por m² de los pesos (en gramos) del total de los desechos de talla.


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

15

97 132 219 258 144 117 127

16

46 116 122 296 227 174 129 168

80 108

17

30

76 127 160 302 326 200 142

87

72

93

18

236

87

98 141 231 238 130 160

75

77

19

39

89 101 108 118 114 242 254 141

96

87 106

20

22

33

75 115 203 109 277 240 298 132

75

62

21

15

43

88

66

39

22

17

46

70

70

23

23 106

96

96 149 151 106 212 217 248

71

62

95 129

24 25

95 109 138 181 361 204 129

44 111 120 232 145 146 106 80

27 41

96 129 175 141 197

70

25

113 126 117 190 155 102 133 150 197

57

24

85 124 127 154

43

27

69 118 167 209 166

26

98

27

23 115 141

54

30

28

18

90 152 108 101 108 208 189 186 333 115

21

29

34

89 150 121

68 131 116 198 288 157 117

41

30

55 135 209 250 121 119 147 211 133 162 158

64

53 126 235 225 180 130 141 129 154 135 25 130 186 118

31

26

32

95 108 105 105 71 125

98

55

85

75

82

98 123

78

58

41

33

25

86 195 178 168 125

80

70

80

58

47

36

14

34

16

92 222 194

48 106

56

68

49

36

67

27

9

35

14

49 129 232

99

51

51

30

35

35

28

20

36

42

54

9

6

7

13

37

87 138

84

64

56 168 100

33

38

87 104

79

19

95 106

21

38 39

62

171 236 107

41

93

97

44 28

42

62

92

88

43

52

58

27

44

61

17

25

BJ BK BL BM BN BO BP BQ

Nm 78

40

88

23

27 16 BD BE BF BG BH BI Cuadro 32.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 11: distribuci贸n por m虏 de las cantidades de lascas.


Claude Chauchat

237

Fig. 91.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 11: distribuci贸n de las cantidades totales de lascas por m虏.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Dos concentraciones de forma alargada y orientadas de sur a norte se individualizan. La concentración del lado oeste presenta dos áreas cuyos cuadros con mayores efectivos de lascas se ubican entre las filas 30 a 31 y 34 a 36. En la concentración este -la más grande y compleja- varias zonas con mayores efectivos se individualizan. Por último, una pequeña concentración aislada existe al sur (cuadros BE-BF 40).

238

La distribución por peso es ligeramente diferente a la anterior (fig. 98). Aquí se individualizan tres concentraciones. Una al sureste en los cuadros BE-BH 34-42, con una zona de más altos valores alrededor de BE-BF 40-41; la segunda concentración se ubica en la parte central del taller, con un máximo en BK-BL 28-30; la tercera se encuentra al norte de la precedente, tiene la forma alargada, con un máximo en BL 23 y otros valores fuertes aislados hacia el norte. Estos dos tipos de concentraciones, diferentes entre si, presentan algunos problemas metodológicos que se deben tener en cuenta: en el caso de la distribución por cantidad, es la variable «dimensión» de las lascas que no es controlada. En la distribución por peso, dos variables no son controladas, la cantidad y el tamaño de las lascas. Evidentemente aquí la variable tamaño en cierta manera se ve reflejada. 1/ Distribución según tipo de percutor. Las lascas de percutor blando representan el 99,43% del total y las lascas de percutor duro a penas el 0,57%. De las lascas de percutor blando, cerca del 10% pertenecen a aquellas de talón liso, que en su mayoría es sobre lascado. La distribución espacial de las lascas de percutor duro, por su poca cantidad, da la impresión de responder a una distribución aleatoria. En cuanto a las lascas de percutor blando talón «diversos», siguen el mismo patrón que la distribución hecha para la cantidad total. Las lascas de percutor blando talón liso se incluyen en las concentraciones de talón «diversos», siendo de extensión más reducida, a causa de los efectivos más débiles. En resumen, este tipo de distribución no nos permite avanzar más de lo que ya hemos descrito en la distribución por cantidad y peso total. Aquí, del mismo modo que en el caso anterior, el variable «dimensión» de las lascas no ha sido controlada. Varios ensayos se han efectuado para plantear el control de esta variable, pero ninguno ha dado resultados satisfactorios. Vamos a describir algunos de sus detalles, para que otros investigadores puedan mejorarlos o simplemente evitar su uso sabiendo los resultados que han brindado. El primer ensayo fue la distribución de los promedios de peso. Una forma fue calcular los promedios de peso para cada metro cuadrado y luego efectuar la distribución por intervalos; el resultado fue totalmente aberrante, los valores más altos se hallaban en la periferia de la unidad, donde los efectivos eran más débiles.


Claude Chauchat

Otro ensayo fue de tomar sólo los cuadros con más alta densidad de lascas para calcular sus promedios. Este procedimiento, si bien es cierto, evita de comparar promedios con efectivos muy diferentes - se tiene un mejor control de la variable «cantidad»-, también presenta sus limitaciones. En particular, los valores obtenidos son de variaciones de décimos de gramo, lo que no es muy objetivo para postular un modelo de ocupación (puestos de talla). Sin embargo, estos valores fueron utilizados en nuestro trabajo original (Uceda y Deza, 1979). 2/ Distribución según dimensión. En esta unidad el más alto porcentaje corresponde a las lascas chicas, 88,93%; las lascas medianas alcanzan el 10,44% y las grandes apenas el 0,73%. Estos porcentajes, a todas luces, influirán en el estudio de la distribución espacial. Desde ya debemos señalar que las lascas grandes por su bajo porcentaje serán utilizadas sólo a título referencial. Esta categoría esta mejor representada en el sector sur, cuadros BE-BH 37-41. En el resto de la unidad su distribución parece aleatoria. Las lascas medianas presentan dos concentraciones importantes, una al sur y la otra en la parte central del taller, así como, otras tres pequeñas en la parte norte. La concentración sur se encuentra en los cuadros BE-BH 34-42 y tiene la forma alargada, donde los cuadros BE-BF 40-41 poseen los mayores efectivos. La concentración centraleste se ubica en los cuadros BJ-BO 27-33, tiene la forma semi-circular. Estas concentraciones son comparables, en cierta medida, a las obtenidas a través de los pesos . Sin embargo, la concentración central es más amplia y las pequeñas concentraciones del extremo norte del taller son mejor individualizadas con una coincidencia en su localización con relación a la distribución de los pesos. La distribución de las lascas pequeñas no presenta diferencias con aquella del total de lascas. Sin embargo, las concentraciones de las lascas pequeñas se ubican sistemáticamente al norte de las medianas y, de otra parte, las lascas pequeñas dominan en la parte norte del taller, ausentes en la parte sur y su presencia en la parte central-oeste es discreta. La primera diferencia fue explicada como producto del viento (Uceda y Deza, 1979, p. 41). En este sentido veíamos en el viento el agente natural que hizo desplazar las esquirlas de sur a norte. Siguiendo esta lógica, postulamos que las concentraciones de lascas con promedios de peso superiores a dos gramos o aquellas obtenidas para los tamaños «grandes» y «medianos» representarían, grosso modo, los lugares originales de talla. Sin embargo, como el estudio de los promedios de peso no permite hacer afirmaciones definitivas, quisimos ampliar el estudio siguiendo otras vías de análisis, en particular estudiar las relaciones lascas grandes / chicas y medianas / chicas. Para este estudio se tomaron los porcentajes de cada categoría y luego a partir de ellos se calculó la relación: la unidad significaba el 50% para cada categoría analizada y un valor menor a la unidad el dominio de las lascas chicas. Los resultados obtenidos no han sido satisfactorios, porque

239


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

la variable cantidad no es controlada. Es decir que al igual que como para el caso de los promedios, las gráficas resultantes favorecen los cuadros marginales donde los débiles efectivos son sobrevalorados en la relación. 3/ Distribución según variedades de roca. Dos tipos de roca de la misma variedad dominan; ellas son la riolita amarilla que alcanza el 88,08% y la riolita gris con sólo el 8,83% según cantidad. Las otras variedades, como la cuarcita, cuarzo, toba volcánica, etc. No alcanzan al 1% cada una.

240

Los porcentajes por tipos de percutor son semejantes en ambas rocas, en cambio, los tamaños grandes y medianos -sobre todo este último- están mejor representados en la variedad marrón. Posiblemente estas diferencias sea el producto de la talla de piezas más grandes, esta hipótesis es provisional y de acuerdo a los datos obtenidos al presente. La distribución espacial de las rocas cuyos porcentajes son reducidos, no presenta una localización determinada, a excepción de las toba volcánicas verdusca y gris que se registran en la parte central y norte. Sin embargo, una explicación a esta dispersión sería que, como estas rocas se componen de lascas chicas y esquirlas, ellas pudieron haber sido desplazadas por el viento. En el caso de las riolitas amarilla y marrón, sólo dos tipos de distribución serán tratados aquí: la cantidad y categorías de dimensiones grandes y mediano en conjunto.

Cantidad En el caso de la riolita amarilla existen tres concentraciones bien discernibles (fig. 92), una en la parte central-oeste en los cuadros BG-BH 30-36, de forma alargada con su parte más ancha al norte. La segunda concentración de forma rectangular, en la parte central-este en los cuadros BL-BM 27-30. La tercera concentración, al norte de la precedente se ubica en los cuadros BI-BM 15-25, es de forma alargada y orientada de sureste a noroeste. La riolita marrón posee sólo dos concentraciones (fig. 93), en la parte sur y hacia la parte central-oeste. La más pequeña de las dos se ubica en los cuadros BE-BF 38-40; la otra en los cuadros BE-BG 27-40. En esta última, dos zonas con efectivos máximos se registran en BF-BG 33-35 y BE-BG 30-31. Si se comparan las distribuciones de estas rocas, se observa que la riolita marrón ocupa la parte oeste de la unidad, compartiendo este lugar con la riolita amarilla. Sin embargo, la riolita amarilla es dominante en el sector este. Estas evidencias señalan desde ya dos zonas de talla, según la preferencia de roca trabajada.

Categoría dimensión Hemos reunido las dos categorías grandes y medianas a fin de obtener efectivos más importantes. De este modo, para la riolita amarilla, se han discernido dos concentraciones


Claude Chauchat

241

Fig. 92.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 11: distribuci贸n de las cantidades de lascas de riolita amarilla.


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

242

Fig. 93.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 11: distribuci贸n de las cantidades de lascas de riolita marr贸n.


Claude Chauchat

importantes, por su extensión, y otras pequeñas, de tres a cuatro metros cuadrados (fig. 94). Una de las concentraciones más importantes se ubica en los cuadros BF-BH 35-41, donde existen dos zonas con efectivos máximos (BF-BG 40-41 y BG-37). La segunda concentración se localiza en la parte central-este en los cuadros BJ-BN 27-32, de forma irregular en la cual tres cuadros poseen los más altos efectivos: BL 30, BM 29 y BK 28. De las concentraciones pequeñas ubicadas en la parte norte de la unidad, dos merecen ser mencionadas, una en BM-BL 23-24 y la otra en BI 25. Dos concentraciones principales son definidas para la riolita marrón: (fig. 95) una de ellas se ubica en los cuadros BE-BG 37-41 y la otra, más pequeña, en los cuadros BF 34-35. Pero una concentración pequeña y aislada aparece al noroeste, en BP 24. Terminaremos el estudio de las lascas con algunas conclusiones. a) La distribución por tipos de percutor no ha brindado ningún resultado positivo que nos permita suponer que el empleo del percutor duro o blando se efectuó en zonas diferentes. Por el contrario, la presencia de lascas de percutor duro en las mismas zonas que las lascas de percutor blando implica el uso de percutor duro en pequeña proporción en la secuencia de fabricación de las piezas bifaciales. b) La distribución por categoría de dimensiones en zonas consecutivas fue explicado por el resultado de agentes naturales. La distribución de las lascas medianas permite precisar las concentraciones, por lo que suponemos que ellas bien pueden indicar los lugares originales de talla. Si esto es correcto, se tendría tres grandes concentraciones, las cuales a su vez pueden subdividirse. Estas últimas podrían indicar los puestos de talla. c) La distribución por variedad de roca, si bien es cierto repite las distribuciones ya vistas en el estudio por cantidad y dimensión, permite de otra parte, diferenciar dos grandes sectores según la preferencia de la materia prima empleada en la talla. Este dato puede ser interpretado como el producto de dos artesanos, o bien dos momentos diferentes de ocupación por una misma persona.

Estudio comparativo de las concentraciones de útiles y lascas Las concentraciones de lascas a percutor blando presentan ciertas coincidencias con la distribución de los utensilios bifaciales, en particular en la parte central de la unidad. En cambio, la concentración norte de lascas (la más densa) se localiza al este de los utensilios. De aquí se desprende que la densidad de las lascas no tiene una correspondencia directa con las concentraciones de los utensilios. Sin embargo, cuatro de los cinco fogones se «asocian», por así decirlo, con las concentraciones de las lascas (fig. 96 y 97). Las concentraciones de las lascas chicas presentan coincidencias en la parte central con los útiles, pero de manera restringida. La concentración norte de las lascas se halla al este de los utensilios. Las lascas chicas, de otra parte, están ausentes en la parte sur de la unidad.

243


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

244

Fig. 94.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 11: distribuci贸n de las cantidades de lascas grandes y medianas de riolita amarilla.


Claude Chauchat

245

Fig. 95.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 11: distribuci贸n de las cantidades de lascas grandes y medianas de riolita marr贸n.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Las lascas medianas presentan coincidencias importantes con las concentraciones de los utensilios. Sólo en una parte de las concentraciones central-oeste y norte de los útiles, ellas son ausentes (fig. 96). Es interesante ver que en el sector central-oeste, donde se centran la mayor parte de las puntas de proyectil, son mejor representadas las lascas chicas.

246

Antes de comparar las concentraciones de lascas y utensilios según la variedad de la roca, una observación sobre la distribución de los utensilios de riolita marrón merece la pena ser señalada: si bien los utensilios en riolita marrón son pocos, ellos se distribuyen preferentemente al oeste de la sub-área A2, coincidiendo con las concentraciones de lascas de la misma variedad. Los utensilios de esta concentración lo conforman tres bifaces de riolita marrón y dos fragmentos de riolita amarilla. Si eliminamos las piezas de la riolita amarilla por ser la primera un fragmento pequeño y la otra por unirse con uno de la subárea A1. Tendríamos en A2 pues, un puesto de talla de la riolita marrón. Para la confección de las figuras 96 y 97, se han utilizado los cuadros poseyendo los valores más altos de cantidad; así en el caso de riolita amarilla los cuadros con más 151 lascas, la riolita gris aquellos con más de 26 lascas; para las lascas pequeñas los cuadros con más de 146 lascas y para las medianas aquellos cuadros con más de 16 lascas. La distribución espacial de los fogones, utensilios y lascas (en particular las medianas y las dos variables de riolita), presentan concordancias importantes (fig. 97). Las diferencias de extensión de las concentraciones para las categorías de lascas se deben tanto a los efectivos diferentes como a la selección de los intervalos. Esta selección es intuitiva y ningún análisis de comprobación estadística se ha realizado. La distribución de utensilios y lascas (según dimensión y peso) representan mejor el modelo de ocupación (fig. 96 a 98): las concentraciones de lascas se ubican en torno y raramente sobre los fogones. Por otro lado, en el interior de cada área de talla los utensilios y las lascas comparten áreas comunes. Esta distribución de los materiales nosotros lo interpretamos a partir del modelo de taller de invierno, expuesto anteriormente. De este modo el área A estaría compuesta de tres posibles puestos de talla: uno en BG 40, otro en BF 38 (aquí se talló la riolita marrón) y el tercero en BH 40. El área B poseería dos puestos de talla; uno en BG 35 y el otro en BJ 34, el cual se asociaría a las puntas de proyectil. Para el área C puede aislarse hasta cuatro puestos de talla; uno en BH 31, otro en BH 33, el tercero en BL 31 y el cuarto en BM 29. El puesto BH 33 sólo se explicaría si funcionó asociado al fogón BI 34. El área D no corresponde bien al modelo de taller de invierno por no existir ningún fogón en dicha área. La sub-área D2 se compone de pequeños fragmentos y carece de


Claude Chauchat

247

Fig. 96.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 11: distribuci贸n comparada de los utensilios y de las lascas medianas y chicas.


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

248

Fig. 97.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 11: distribuci贸n comparada de los utensilios y de las lascas de riolita amarilla y marr贸n.


Claude Chauchat

249

Fig. 98.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 11: distribuci贸n comparada de los utensilios y del peso total de las lascas.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

lascas medianas; sólo en D1 podría considerarse que existió dos puestos de talla, uno en BJ 25 y otro en BK 22. La distribución de los utensilios y la de las lascas presentan grandes coincidencias con el modelo de taller de invierno, salvo el área D. De esta manera proponemos que el número de fogones indicaría los centros de las áreas de talla y que la importancia del combustible usado en cada fogón tendría relación con la duración de la talla. Si consideramos que los fogones BG-34 y BI 34 se asocian a la talla de las puntas, tendríamos cuatro áreas de talla, tres de las cuales se relacionarían con la fabricación de piezas foliáceas.

Conclusiones

250

Como todos los talleres examinados en Pampa de los Fósiles (sitio 12, unidad 42; sitio 13, unidades 3 y 5), este taller ofrece, sin ninguna posibilidad de controversia, todas las evidencias del proceso de talla de los utensilios bifaciales como principal factor de la ocupación. El utillaje bifacial, de otra parte, registra los problemas técnicos que presentó la elaboración de las puntas de proyectil; en particular, muestra el proceso seguido y las causas más comunes de las fallas. La poca cantidad de puntas de proyectil (fragmentos y esbozos) puede deberse a dos causas: primero, la gran mayoría de intentos de elaboración de puntas a partir de piezas foliáceas fue exitosa y las piezas terminadas, por lo tanto, fueron llevadas fuera del taller. Segundo, el taller sirvió para elaborar algunas puntas pero fundamentalmente se produjeron piezas foliáceas aptas para aplicar el retoque a presión. Estas piezas foliáceas habrían sido transportadas, y terminadas en otro lugar. Una área es la definición convencional de una concentración de material para las necesidades de estudio. Un puesto de talla, por el contrario, es el lugar real de una actividad de parte de un artesano y, en este sentido, en un sitio arqueológico una inferencia a partir del contenido y de la estructura de las áreas reconocidas. ¿Cuál es la significación en esta unidad de las áreas definidas por los utensilios y los desechos de talla ?. Dos posibilidades existen : a) Cada área representa un momento de ocupación del taller por una o dos personas durante un cierto tiempo (días). b) El taller fue ocupado un período corto y por varias personas al mismo tiempo. La primera hipótesis parece más probable, con las reservas necesarias hasta que estudios de talla experimental nos dé nuevos elementos de análisis. Sólo el peso de las lascas representa 44 kgs. Como no tenemos el peso de los utensilios restantes, un cálculo reservado de la materia prima transportada al taller desde la cantera sería cercano a los 60 kgs. Existe una cantera a unos tres kilómetros. Este peso, o el volumen que él representa y la distancia a efectuar no puede ser transportado en un sólo viaje. Si fueron cuatro ocupaciones consecutivas y por dos personas, ello significaría que


Claude Chauchat

cada persona transportó un promedio de 7,5 kgs de roca, lo que es fácil de realizarse sin pensar en grandes esfuerzos ni depósitos especiales para el transporte. En consecuencia, cada área representaría un día de ocupación y los fogones el tiempo de trabajo de cada jornada en el taller. Esto último tendría su correspondencia en el tamaño de los fogones y la cantidad de material tallado. En este sentido sería el área C que más larga duración tuvo, le seguiría el área A y el área B sería la de más corta duración, pues los dos fogones son pequeños y tienen poca cantidad de material lítico en su alrededor.

Datación absoluta Una datación ha sido efectuada para la muestra del fogón BM-30 de su nivel más profundo. La muestra consistió en trozos de carbón vegetal que fue analizada por el laboratorio de Gif-sur-Yvette (Francia), dando la medición siguiente: GIF 4914: 9490 + 170 años antes del presente. La importancia de esta fecha procede de que por primera vez se aplica a un taller de puntas de Paiján, tipo de sitios que hasta ahora venía siendo considerado dependiente a la asociación con otras facies ocupacionales paijanenses.

UNIDAD 29 Este campamento es por muchas razones una de las unidades más importantes que hayan sido estudiadas en la zona de Pampa de los Fósiles. Se halla en la parte plana de la baja terraza y sobre la ribera del río seco que cruza el anfiteatro en un lugar bien alejado del grupo principal de las unidades del sitio 13 (fig. 48). Se distingue primeramente por la presencia de un batán hecho de una laja de riolita marrón y de otras dos más pequeñas situadas al lado. El material es abundante pero ha sufrido considerablemente por la erosión eólica, sobre todo por el hecho que las materias primas elegidas por los ocupantes de esta unidad, son atacados más rápidamente por este fenómeno que otras. El aspecto del utillaje resultante de esta deterioración, es un obstáculo real para un estudio cuidadoso. Otro rasgo importante de esta unidad apareció durante las ligeras excavaciones destinadas a completar el estudio de la superficie. Se trata de pequeños fogones en cubeta, que ofrecen puntos de referencias suplementarios en el análisis de la estructura de la ocupación.

El material lítico (cuadro 33) Utillaje ordinario Los cuchillos de dorso natural presentan aquí las mismas variaciones que en las otras unidades. A menudo son de buena calidad en contraste con el aspecto de otras

251


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

252

01.0: Cuchillo de dorso natural 01.1: Cuchillo de dorso natural atípico 01.2: Lasca retocada o utilizada 01.3: Chaira 01.4: Pieza de filo usado 01.5: Pieza machucada 02.1: Raedera simple 02.2: Raedera doble 03.2: Fragmento de unifaz típico 04.0: Bec o perforador 04.1: Bec por muesca simple 05.0: Escotadura clactoniense simple 05.1: Escotadura clactoniense múltiple 05.2: Escotadura retocada simple 05.4: Escotadura múltiple mixta 05.5: Escotadura entre abruptos 06.0: Escotadura-denticulado 07.0: Denticulado tabular simple, recto o cóncavo 07.1: Denticulado tabular simple convexo 07.2: Denticulado tabular doble 07.9: Denticulado macizo atípico o diverso 08.0: Denticulado simple recto o cóncavo 08.1: Denticulado simple convexo 08.2: Denticulado doble 08.3: Denticulado convergente o complejo 08.4: Denticulado circular 08.5: Denticulado entre abruptos 08.6: Denticulado atípico o diverso 09.0: Micro-denticulado simple recto o cóncavo 09.1: Micro-denticulado simple convexo 09.2: Micro-denticulado doble 09.3: Micro-denticulado convergente o complejo 09.5: Micro-denticulado entre abruptos 09.6: Micro-denticulado atípico o diverso 11.0: Pebble-tool 12.0: Diverso B: Punta de proyectil 0: Núcleo tabular o prismático 1: Núcleo piramidal 2: Núcleo discoidal 3: Núcleo globular 4: Núcleo informe 1.6: Pieza esquirlada 10: Disco 10.1: Poliedro. 21: Desecho 30: Guijarro o percutor 32: Piedra de moler (batán) 36: Paleta 39: Diverso

12 10 26 14 8 2 2 1 1 6 7 13 1 3 2 1 5 3 3 1 1 17 7 1 1 3 2 13 5 1 3 3 2 7 3 19 1 15 7 10 5 15 2 7 7 44 5 2 2 2


Claude Chauchat

253

Cuadro 33.- Composición del utillaje de Pampa de los Fósiles 13, unidad 29.

categorías del utillaje de este campamento. Los dorsos formados por accidentes de Totales Siret son ligeramente dominantes con relación a209 los dorsos corticales, a los talones Total del utillaje ordinario Total del utillaje bifacial 1 la figura 99, atípico a causa de anchos y a los otros tipos de quebraduras. El nº 1 de Total de los núcleossu contorno irregular del filo, parece contener un 111 accidente de Siret, quizá abierto por Total del utillaje nouna tallado 11 fractura. El filo lleva sobre la parte más cóncava minúsculas huellas de uso, Porcentajes visibles con una lupa. En cambio, ninguna huella de uso es visible sobre el nº 2, que Utiles a posteriori 34,3 La gran lasca dibujada en el nº 3 Raederas y unifaces es una lasca con talón ancho, muy erosionado. 1,9 comprende en realidad tres utensilios separados, obtenidos por fracturas Becs 6,2 intencionales. El pequeño fragmento que falta no9,5 hay duda que no se advirtió como Escotaduras Utiles compuestos tallado durante la recolección. Es posible que la 2,4 operación haya intentado obtener Denticulados macizosúnicamente una chaira (pieza central) pero el fragmento 3,8 superior es un cuchillo de Denticulados ordinarios 21 pasar por una segunda chaira, dorso natural excelente y el fragmento inferior podría Micro-denticulados 10 aunque la segunda faceta abrupta (en la parte baja) sea minúscula. Por otro lado, las Pebble-tools 1,4 dos chairas están situadas en otra área que la del cuchillo de dorso natural (fig. 103). Indices (nº 4) está formada por Indice de denticuladosLa otra (se trata tan sólo de dos objetos) chaira representada 34,8 fracturas intencionales, no muy abruptas. Indice de utillaje macizo 6,2 Indice de núcleos 34,6 Balance general 99,5 / 0,5 1 2 3 4

Las lascas utilizadas son numerosas y de una gran variedad de formas, dimensiones y materiales. Como en el caso de los cuchillos de dorso natural, cierto número de piezas macizas concuerdan bien con las dimensiones promedio de los artefactos de este campamento. Se encuentra una buena proporción de piezas en toba volcánica (variedad 09), quizás porque las huellas de uso se producen más rápido en este material.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

254

Fig. 99.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: útiles a posteriori, raedera, becs, útiles compuestos.


Claude Chauchat

Las piezas de filo usado son poco numerosas, probablemente a causa de la eolización, pues un cierto número de piezas fue eliminado luego de un examen cuidadoso con lupa. Solamente existe dos piezas «machucadas» de las cuales una es dudosa, pues la roca es esquistosa y se desprende de todas maneras formando un retoque escalariforme. La segunda, en cambio, es típica, aunque el uso no sea visible sobre la cara superior a causa de la eolización (fig. 99, nº 7). La extremidad distal lleva un retoque abrupto y el lado opuesto al borde útil, un pequeño dorso natural. Los becs están bien representados en el utillaje. En el primero (fig. 99, nº 6) el retoque del lado derecho es muy corto y el utensilio se halla, pues, próximo al tipo de escotadura simple. El nº 5 pertenece plenamente a este tipo; el abrupto opuesto al retoque es un accidente de Siret. El nº 8 es un «bec» más corto, más grueso y menos puntiagudo. Las esquirlas visibles sobre la cara superior pueden ser el producto del uso. Entre las escotaduras, las clactonienses están en una abrumadora mayoría. La mayor parte tiene la morfología habitual, poco cóncava, ancha, de borde cortante (fig. 100, nº 1) Los utensilios compuestos son todos del tipo escotadura-denticulado y todos microdenticulados, salvo uno (fig. 99, nº 9). El nº 10 sería una típica escotadura entre abruptos, de no ser la microdenticulación bien nítida en el borde izquierdo. Entre los denticulados macizos, los soportes tabulares verdaderos (plaquetas) están ausentes en provecho de los soportes más bien prismáticos o simplemente poco elevados, guijarros, lascas gruesas, etc. La pieza representada en la figura 101 es un denticulado macizo obtenido a partir de un «chopper». Las lascas producidas en la transformación del uno al otro fueron casi todas encontradas, pero no las lascas de hechura del «chopper», que por lo tanto, fue tallado fuera del campamento. Las lascas de talla del denticulado macizo están situadas principalmente en BF 23, salvo dos lascas que fueron llevadas hacia lo que fue denominado el área E (ver más abajo), allí donde probablemente fueron utilizadas (ver los planos de las fig. 102 y 108). A pesar de la diferencia de delineación en el borde útil, el ángulo de éste no fue sensiblemente modificado (fig. 101, a y b). Los denticulados ordinarios comprenden objetos variados muchas veces irregulares, como los nº 2 y 3, a veces con retoque alternante (nº 4). Uno solo es complejo (nº 7); el nº 5 de la misma figura ha sido clasificado como circular a pesar de su irregularidad. Los microdenticulados son mayormente simples rectos; solamente algunos son múltiples, con bordes retocados en cualquiera disposición (fig. 100, nº 8), o complejos (nº 9) pudiendo ser este último un unifaz retallado.

255


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

256

Fig. 100.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: escotaduras, denticulados, pieza esquirlada, núcleo usado.


Claude Chauchat

257

Fig. 101.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: chopper trasformado en denticulado macizo, estado inicial y remontaje de las lascas; a y b: perfiles de los filos cortante del chopper y el denticulado macizo.

Discos y poliedros están únicamente hechos en toba, roca que parece haber sido suficientemente preferida por los Paijanenses para que haya sido desbastada (débitée) en muy pequeñas lascas.

Utillaje bifacial Está constituído por una sola pieza que podría ser un pequeño fragmento mediano de punta de proyectil en cuarzo.

Núcleos En general, los núcleos son numerosos y a menudo de gran tamaño. Se puede agregar allí, en primer análisis, la pieza de la figura 100, nº 10, que es una forma atípica de núcleo


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

prismático. Los núcleos discoides, a los que hay que agregar los discos, igualmente son numerosos. Las piezas esquirladas están en número de dos, de las cuales una se ilustra aquí (fig. 100, nº 6). Se debe considerar otra función que núcleo para un objeto tan pequeño. El material es una especie de silex blanco.

Utillaje no tallado Los guijarros son bastante abundantes y no poseen huellas de uso como percutores. Sin embargo, el único que está fragmentado lleva huellas violentas de percusión sobre una cara ligeramente cóncava que podría hacer pensar en una utilización como yunque durante el «débitage» bipolar. Estos tres fragmentos se hallan cerca de la piedra de moler y no hay asociación espacial ni con las piezas esquirladas ni con los poliedros.

258

Una de las características más visibles de este campamento es la presencia de varios batanes formando un grupo alrededor del cual se halla una gran parte del material lítico. El más grande de estos batanes es una laja de riolita marrón de 48 x 45 x 10 cm, poseyendo una zona de uso circular muy visible en su centro. Esta zona de uso tiene un diámetro de 15 cm aproximadamente. El segundo es una laja un poco redondeada de meta-andesita con su parte principal muy usada y ligeramente hundida; sus dimensiones son de 34 x 27 x 10 cm. Finalmente, el tercer objeto es más bien una paleta de 28 x 19 x 6 cm, sobre un bloque de meta-andesita ligeramente redondeado pero sin parte usada. Es necesario agregar una pequeña plaqueta de meta-andesita situada aparte de este grupo de objetos y que tampoco tiene superficie usada. Hay dos objetos más, cuyo uso muy particular nos hizo clasificarlos aparte. Se trata respectivamente de un núcleo y de un guijarro encontrados próximos el uno del otro en lo que se denominó el área E (ver más adelante). Esta proximidad unida a la similitud de su uso incita a suponer que tuvieron un empleo semejante. El núcleo fue brevemente mencionado anteriormente (fig. 100, nº 10). El uso producido por el frotamiento de un objeto duro contra las aristas obtusas del núcleo, dejó estigmas muy parecidos a lo que se observa sobre las piezas de filo usado. Estaríamos tentados de ver aquí la acción de los mismos materiales, es decir de otra piedra. Este uso afecta igualmente la concavidad de los lascados, con una menor intensidad pero de manera que deja suponer un objeto de pequeño tamaño que calza sobre las concavidades. El guijarro posee una faceta producida por una fisura (acción del fuego?) y no por un lascado. Esta faceta tiene una superficie rugosa ligeramente cóncava; el uso ha afectado no solamente la arista que la limita, sino también la parte interna. Un gastado semejante, pero solamente para las concavidades se encuentra en Pampa de los Fósiles 14, unidad 2 (fig. 114, nº 5).

La excavación El examen del depósito bajo la superficie llevó al descubrimiento de un pequeño número de artefactos enterrados y dispuestos de manera muy particular. Son muy numerosos dentro y alrededor del riachuelo, sobre la extremidad sureste de la unidad,


Claude Chauchat

pero estos objetos no han podido ser enterrados por el riachuelo: sólo una muy pequeña minoría se halla en el fondo de aquél y la concentración de objetos enterrados desborda sensiblemente, en particular en BI 24, donde sigue el borde interno del anillo que limita el área C (definida más adelante). Estos objetos enterrados igualmente son numerosos en la concentración con que termina este anillo al este, y el conjunto se prosigue con un reguero menos denso, rectilíneo, que se termina en BO 20. Otros grupos, más restringidos pero bien definidos, fueron encontrados en la proximidad inmediata de cada uno de los batanes y de la paleta de BI 21. Esto se ve particularmente claro alrededor del batán de BJ 20, donde se encuentran cinco artefactos a menos de 50 cm. Para el batán más grande el asunto está menos claro; los objetos enterrados allí forman un grupo de seis más próximos a un pequeño fogón redondo que fue descubierto en esta ocasión. Tres fogones enterrados han sido descubiertos durante la excavación: BI 22: pequeño hoyo de 30 cm de diámetro por 20 cm de profundidad. Esta llena de un depósito pulverulento y negruzco hasta unos 5 cm de la superficie. BH 21: estructura en forma tubular, alargada pero de forma mal definida, de 8 cm de diámetro aproximadamente, que comprende una capa externa de ceniza blanca envolviendo una capa de carbón muy deleznable. Al centro, se observa un nódulo de sedimento pardusco pulverulento que podría ser un resto de madera no carbonizado. Huellas de ceniza igualmente cilíndricas y de un diámetro del orden de 3 cm están dispuestas de manera radial alrededor de esta gruesa rama. BE 14-15: también es un leño, muy nítido, de 12 cm de diámetro promedio. Su forma está mejor definida que la precedente: el leño es sensiblemente recto, con una nudosidad importante en la extremidad sur, que podría significar una rama cortada al ras. La sección es claramente semicircular, la cara plana situada hacia arriba, como si la pieza hubiese sido erosionada al ras de la superficie. Sin embargo, la zona cenicienta aflora solamente a 5 cm bajo la superficie.

Estructura de la ocupación Los diversos planos de conjunto del material en esta unidad hacen aparecer una estructura compleja que puede deberse a ocupaciones sucesivas yuxtapuestas más bien que superpuestas. El plano general (plano nº 12) muestra una zona central densa alargada en dirección este-oeste y dos zonas desiguales pero más ralas situadas al sur y al norte y separadas de la principal por zonas vacías. El plano de pedrisco (plano nº 13) revela la misma disposición pero también una variación importante en las dimensiones y las distancias entre las piedras: estas son más apretadas

259


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

y más pequeñas en la mitad oeste de la zona central, en tanto que parecen de dimensiones variadas y más dispersas en el resto de la unidad. Esto podría atribuirse a la fragmentación por el fuego y después la dispersión de un depósito de cantos rodados perteneciente a un área vacía de artefactos pero rica en piedras, que se encuentra en BE-BD 21 (plano nº 15). Una concentración de aquellos, bastante parecida, ocupa la zona noroeste y contribuye a hacerla resaltar sobre el plano general, pues esta zona es pobre en artefactos. El plano de aspecto y el plano de artefactos muestran un límite bastante claro al sur de la concentración central, límite que parece formarse de dos líneas curvas que se juntan en BG-BH 23.

260

La comparación entre el plano de los artefactos (plano nº 15) y el plano del utillaje tallado (plano nº 14) hace aparecer una diferencia importante entre estos dos «lóbulos». El lóbulo oeste comprende en efecto una gran cantidad de pequeños objetos que no se les encuentran en el plano del utillaje. Su límite hacia el sur se torna entonces difícil de seguir. En cambio, el lóbulo este, donde se encuentran las piedras de moler, posee una disposición de los artefactos en grupos densos separados por vacíos y, en el plano del utillaje, el límite sur está subrayado por un anillo de utensilios extremadamente claro. Hay pues predominancia del «débitage» en el lóbulo oeste y predominancia del utillaje en el lóbulo este. Además, este utillaje está asociado por lo menos a uno de los fogones. Finalmente, si se dibuja cada uno de estos anillos en el plano del utillaje, puede notarse una concentración de utensilios en la extremidad este de cada una de ellos y claramente en el interior. Las otras concentraciones de utensilios están bastante débiles y recuerdan las de la unidad 2. Del examen de estos planos, hemos sacado la estructura de la ocupación ilustrada en la figura 102. Las áreas C y D, que forman los dos lóbulos anteriormente mencionados, no fueron delimitados sino en el arco de círculo sur, dado que en el resto su límite es muy incierto. El área C comprende el fogón BH 21, así como dos batanes y una paleta, en tanto que D comprende la zona vacía de BO-BE 21 que se considera como origen de los cantos dispersos sobre el resto del área. No se juzgó posible subdividir el área F cuya estructura interna es compleja pero difícilmente inteligible. Cada uno de los planos incluidos en la descripción subsiguiente comprende, además de los contornos de las áreas que vienen de ser definidas, un cierto número de puntos de referencia importantes que son los batanes y las paletas (en negro) y el contorno de los fogones (en puntillado). La actividad de talla de bifaces es extremadamente discreta aquí puesto que sólo un fragmento mediano de punta fue recogido. Las lascas de talla de bifaces están principalmente situadas en el margen suroeste de C y en el margen central de D, donde forman una concentración resaltada por uniones entre fragmentos de lascas. El fragmento de punta es de cuarzo, material del cual no existe otro artefacto en la unidad.


Claude Chauchat

261

Fig. 102.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: estructura de la ocupación.

Fig. 103.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de los útiles a posteriori.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

En cambio, las lascas testimonian la talla de la toba verdusca (6 lascas), la toba gris, la riolita marrón y la microdiorita (3 lascas en cada variedad).

262

Los cuchillos de dorso natural se encuentran reunidos más bien dentro y a proximidad inmediata del área C (fig. 103). En particular, se les encuentra alrededor de los batanes y el fogón BI 22, en la mitad oeste del anillo semi-circular. Un poco más allá, se encuentra igualmente un grupo de tres, en BG 21, es decir, en el límite entre C y D en la proximidad del fogón BH 21. Por otra parte, dichos cuchillos están presentes en todas partes pero raramente. Las lascas utilizadas igualmente están bien concentradas en C y con la misma distribución. El área D comprende cuatro de ellas, pero muy dispersas. El área F comprende también un buen número que aparece en forma de arco, de BD 31 a BI 26. Las chairas son numerosas al interior del anillo C y ampliamente dispersas en F. Son escasas en D, B y A. Finalmente, las piezas de filo usado se hallan muy dispersas pero aparecen más numerosas en D. Sin duda, se puede también enlazar a D la pieza aislada situada a poca distancia en su límite con F. También están bastante dispersos los becs, en particular en el área F (fig. 104). Por el contrario, en C fueron arrojados prácticamente sobre el límite sur de la concentración, salvo un ejemplar cerca del fogón y del batán grande. En D, se ubican sobre todo en la concentración sureste. Las escotaduras se encuentran también sobre toda la superficie de la unidad; sólo un pequeño grupo de cinco está mejor concentrado, siempre al interior de C. La distribución de los denticulados es diferente según las categorías, pero también según las áreas en las cuales se encuentran. Los denticulados ordinarios cubren la superficie de F, pero allí no se encuentran sino dos microdenticulados (fig. 105). Igualmente están muy dispersos en D, generalmente, arrojados hacia adelante, y en particular con un posible reguero proveniente de la pequeña zona vacía y orientada hacia el noroeste. En cambio, se observa de nuevo una concentración al interior de C. En las dos áreas C y D, los microdenticulados están situados bastante al interior, pero de manera dispersa. Su número es mucho más elevado en D. En cuanto a los denticulados macizos, están distribuidos en B, C y D, sin agrupamiento particular (fig. 106). Los tres «pebble-tools» son todos relativamente próximos del conjunto formado por los batanes y fogones de C, así como una de las piezas «machucadas». El área F está totalmente vacía de este utillaje macizo. Las figuras 107 a 111 muestran la disposición de algunas variedades de rocas poco abundantes. La riolita amarilla se concentra alrededor de la zona vacía de D, con algunos testimonios, en particular un núcleo y tres lascas a percutor duro en F o pudiendo provenir de él (fig. 107). La cuarcita fina negra en guijarros es más abundante (fig. 108). Se constata una


Claude Chauchat

263

Fig. 104.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 29: distribuci贸n de los becs y escotaduras.

Fig. 105.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 29: distribuci贸n de los denticulados y escotaduras-denticulados.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

264

Fig. 106.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución del utillaje macizo.

Fig. 107.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de la riolita amarilla (01).


Claude Chauchat

265

Fig. 108.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 29: distribuci贸n de la arenisca-cuarcita (03).

Fig. 109.- Pampa de los F贸siles 13, unidad 29: distribuci贸n de la meta-andesita (04).


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

266

Fig. 110.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de la toba verdusca (08).

Fig. 111.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de la micro-diorita (13).


Claude Chauchat

diferencia neta entre C y D: el área C contiene una mayor cantidad de utensilios, en tanto que las lascas dominan en D. Esto podría indicar que los utensilios fueron fabricados en D y luego llevados a C. Eso es particularmente evidente en el caso del denticulado macizo descrito anteriormente, que parece haber sido transformado de «chopper» en denticulado macizo en los alrededores de BE-BF 23, luego llevado en este estado a C. Pero también algunas lascas se hallan en el centro de F y un pequeño número, procedente del utensilio ya mencionado, se halla alrededor del fogón de E. La meta-andesita, por el contrario, está agrupada en C y en particular en la vecindad inmediata del batán más grande y del pequeño fogón de BI 21 (fig. 109). Sin embargo, un grupo de cuatro objetos se halla al interior de D. La toba verdusca está casi exclusivamente presente en D (fig. 110). Las lascas de percutor blando de éste material no son en realidad muy numerosas, pero están muy fragmentadas, del mismo modo que los utensilios. Ninguna unión técnica fue encontrada entre las diferentes piezas de este material. Las lascas de percutor duro tienen el mismo comportamiento que los precedentes, a pesar de la ausencia de quebraduras, y todas se hallan en D. En cambio, los dos únicos núcleos (o desechos ?) están en C. Finalmente, la micro-diorita se encuentra en todas partes, lo que sin duda es una consecuencia de su abundancia. Los otros materiales parecen sub-representados en A, B, E y F (fig. 111). En la medida que se pueda distinguir una distribución inteligible, parece que hay un comportamiento inverso en C y D, en particular para los utensilios y los núcleos que están más bien incluidos en el anillo sur de C, y parecen arrojados hacia el norte de D. Las lascas son igualmente numerosas en las zonas norte de cada una de estas dos áreas, pero están ausentes en el anillo sur de D, en tanto que son abundantes en C. Hay que señalar, en particular, ya que es un hecho raro, la concentración de 4 utensilios y un núcleo en BD 20. La complejidad de la red formada por las uniones técnicas así como sus longitudes, son aquí notables, puesto que las uniones entre áreas distintas no son raras. Así como para los materiales precedentes y también para el conjunto de los utensilios, el área F no ofrece una estructura neta, aparte de un reguero orientado sureste noroeste.

Fechación absoluta Una muestra de carbón de madera mezclada con cenizas y tomada entre 14 y 22 cm de la superficie actual, en el fogón en hoyo de BI 22, ha dado la siguiente fecha: GIF 4915: 9 300 + 170 antes del presente. Otra muestra fue tomada en el fogón de BH 21, pero no pudo ser analizada.

267


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

268


Claude Chauchat

Capítulo III Pampa de los Fósiles 14 (Claude CHAUCHAT y Pierre-Yves DEMARS)

Este sitio, que comprende tan sólo 5 unidades, se halla en la margen izquierda del río seco que atraviesa el anfiteatro y al lado de un afluente de unos cincuenta metros de ancho (ver fig. 48). Sólo las unidades 1 y 2 fueron estudiadas. Sin embargo, el estudio de la unidad 1 no habiéndose terminado, nos pareció preferible reservar su descripción completa para una publicación posterior. Se trata muy probablemente de un taller o más bien de una serie de talleres consagrados a la fabricación de utillaje bifacial y de unifaces. Por primera vez encontramos aquí una facie en la cual los unifaces son relativamente numerosos. Los utensilios característicos en los campamentos están en neta minoría. El conjunto es muy disperso. Los talleres son todos de pequeña dimensión y bien separados uno de otros en la periferia de una especie de elipse de 20 m de largo máximo, cuyo interior esta vacío de artefactos.(2)

UNIDAD 2 Esta unidad, un campamento, se halla en los derrames laterales que descienden del macizo del Cerro Tres Puntas, frente al sitio 13, con una pendiente del orden de 3° (fig. 156). Está a una distancia del río seco que puede estimarse en 300 m. Se sitúa a la proximidad inmediata de un riachuelo importante, de unos diez metros de ancho y con una profundidad de aproximadamente 3 m con relación a la terraza. En el lado opuesto, es decir hacia el oeste, la unidad está delimitada por otro riachuelo más débil de aproximadamente 2 m de ancho y de 0,50 m de profundidad. La superficie de la terraza es sensiblemente diferente de la que aparece en el sitio 13, lo que corresponde de otra parte a una diferencia del mismo orden en el sedimento sobre los cortes y los flancos de los riachuelos. En efecto, el sedimento de la terraza del sitio 13 es más arenoso, y los bloques, sin estar ausentes, son más raros. Los derrames laterales, por el contrario, están formados en su mayoría de bloques de todas dimensiones y a menudo estos bloques angulosos afloran. Además, la fracción fina de este sedimento es más rica en limos y arcillas.

(2) El estudio anunciado aquí se hizo en 1988, en el marco de un proyecto de tecnología lítica en colaboración con J. Pelegrin. Acaba de publicarse (Chauchat et al 2003).

269


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

270

Fig. 112.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: vista de la unidad durante las excavaciones. La unidad 2 se encuentra a la derecha mientras el sedimento está cernido y evacuado a la izquierda. Al fondo, el sitio 13.

Desde la primera recolección de superficie, luego de la cobertura fotográfica, este campamento apareció con una riqueza superior a los que han sido anteriormente descritos. Esta riqueza se manifiesta sobre todo por una abundancia de objetos de pequeñas dimensiones que no se distinguen a primera vista. Se decidió entonces, recoger las lascas hasta de 1 cm de diámetro, contrariamente a lo que había sido hecho en las unidades precedentes, donde el límite se situó alrededor de 2,5 cm. En cuanto a la excavación, no se practicó inicialmente sino a título de verificación, pues la superficie parecía particularmente firme y poco susceptible de permitir el hundimiento de los objetos líticos. Sin embargo, se trata de un depósito con una complejidad y riqueza aún desconocidas hasta entonces, en particular con fogones, hoyos y una cantidad enorme de fauna, lo que obligó a una verdadera campaña de excavación. En definitiva, este campamento es pues el más rico y el más complejo de toda la Pampa de los Fósiles, lo que le hace, por otra parte, mucho más arduo de estudiar.

El material lítico Desde el primer examen, este campamento se distingue por la ausencia de batán y por la calidad de su material que está menos eolizado que de costumbre, tan sólo lustrado. Por una parte, la vertiente rocosa próxima juega un rol de abrigo; por otra, los alisios deben atravesar más de 4 km de macizo rocoso para llegar a este lugar; finalmente, el sedimento superficial no es tampoco muy rico en arena. Entonces, el viento no ha podido tener sino una acción mínima sobre los artefactos.


Claude Chauchat

La composición cuantitativa del utillaje bajo sus diversos aspectos se da en el cuadro 34. Podemos notar la muy fuerte proporción de útiles a posteriori y sobre todo de las lascas utilizadas, más visibles posiblemente debido a la poca eolización. Los denticulados macizos están muy mal representados, pero como los núcleos son abundantes, nos encontramos de nuevo confrontados a la dificultad de separar en el material existente lo que resulta respectivamente del «débitage» o de la talla en vía de utilización. Los microdenticulados aparecen un poco más numerosos que en otra parte. Entre los núcleos, se debe notar la muy fuerte proporción de núcleos amorfos y de desechos, y la débil representación de los núcleos discoides y discos. El utillaje bifacial es escaso, pero las numerosas lascas de talla a percutor blando testimonian la fabricación de esta categoría de objetos.

Utillaje ordinario Existe una igualdad aproximativa entre los cuchillos de dorso natural típicos y atípicos, pero un pequeño número de piezas fue clasificado como atípicos en razón de un diedro filudo poco agudo. Dos de los cuchillos de dorso natural están fuertemente despostillados (por ejemplo fig. 113, nº 1) y un cierto número de otros lo son bastante visiblemente (nº 4). Las lascas utilizadas son muy numerosas. Algunas tienen una morfología o huellas de utilización que les aproxima a otros tipos. Ellas se distribuyen de la manera siguiente : .

Próximos del cuchillo de dorso natural, 3

.

Próximos de la chaira, 7

.

Próximo de la pieza esquirlada, 1

Lo que llevaría a 36 el número de lascas utilizadas, o sea un porcentaje de 17 en lugar de 22 Es todavía una proporción muy fuerte. La buena conservación del material es posiblemente la causa del aumento de este porcentaje, puesto que aquí las huellas de utilización son más fácilmente apreciables que sobre los objetos eolizados. Sólo tres de estos utensilios han sido representados aquí (fig. 113, nº 2 y 3). El nº 8 muestra un caso dudoso donde la fuerza de este retoque y la forma de los lascados asemejan el utensilio a las piezas «machucadas». En todos los casos, los bordes utilizados son filudos y de delineación regular. Las chairas son a menudo de buena calidad (fig. 113, nº 5 y 6). Las piezas con filo usado presentan, a veces diedros usados son poco agudos, a veces aún abruptos. No es el caso del nº 7, sobre una lasca extraída con percutor blando. La mayoría de las escotaduras es clactoniense, con muescas anchas y bien cortantes. En esta serie, la pieza de la figura 113, nº 12, ocupa una posición intermedia, la muesca no es muy grande y un poco abrupta; la nº 10 es una de las más pequeñas. La nº 11 podría ser clasificada como bec.

271


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

272

01.0: Cuchillo de dorso natural 01.1: Cuchillo de dorso natural atípico 01.2: Lasca retocada o utilizada 01.3: Chaira 01.4: Pieza de filo usado 01.5: Pieza machucada 02.1: Raedera simple 03.3: Esbozo de unifaz 03.4: Raedera o unifaz atípico 04.0: Bec o perforador 04.1: Bec por muesca simple 05.0: Escotadura clactoniense simple 05.1: Escotadura clactoniense múltiple 05.2: Escotadura retocada simple 05.3: Escotadura retocada múltiple 05.4: Escotadura múltiple mixta 05.5: Escotadura entre abruptos 06.0: Escotadura-denticulado 07.0: Denticulado tabular simple, recto o cóncavo 07.1: Denticulado tabular simple convexo 07.9: Denticulado macizo atípico o diverso 08.0: Denticulado simple recto o cóncavo 08.1: Denticulado simple convexo 08.2: Denticulado doble 08.3: Denticulado convergente o complejo 08.5: Denticulado entre abruptos 08.6: Denticulado atípico o diverso 09.0: Micro-denticulado simple recto o cóncavo 09.1: Micro-denticulado simple convexo 09.2: Micro-denticulado doble 09.4: Micro-denticulado circular 09.5: Micro-denticulado entre abruptos 09.6: Micro-denticulado atípico o diverso 11.0: Pebble-tool 12.0: Diverso A: Bifaz B: Punta de proyectil 0: Núcleo tabular o prismático 1: Núcleo piramidal 2: Núcleo discoidal 4: Núcleo informe 10: Disco 10.1: Poliedro. 21: Desecho 30: Guijarro o percutor 31: Mano de moler 33: Pequeño guijarro o gravilla 34: Colorantes 36: Paleta 39: Diverso

11 15 47 19 11 3 2 1 1 3 2 9 1 2 1 1 4 1 3 3 1 4 4 2 1 3 4 9 2 1 1 3 5 7 20 7 1 20 2 3 14 1 5 67 6 1 1 6 3 2


Claude Chauchat

273

Cuadro 34.- Composición del utillaje de Pampa de los Fósiles 14, unidad 2.

El nº 13 esTotales un denticulado tabular recto, bien diferente de un núcleo. El nº 16 ha sido clasificado como denticulado ordinario debido a su débil Total del utillaje ordinario 207espesor. El nº 15 presenta un Total del utillaje bifacial borde probablemente deteriorado por un uso intensivo 8 Total de los núcleos 112 Total del utillaje no tallado 19 Los microdenticulados comprende algunos buenos utensilios (nº 9) pero también objetos Porcentajes Utiles a posteriori gruesos, nucleiformes, con retoque irregular (nº 14). 51,2 Raederas y unifaces 1,9 Becs 2,4 Los «pebble-tools» dibujados (fig. 114, nº 1 y 4) han podido servir igualmente de núcleos. Sin Escotaduras embargo, no todos son sobre guijarros, sino a veces sobre 8,7 bloques tabulares o prismáticos. Utiles compuestos 0,5 Denticulados macizos 3,4 Utillaje bifacial Denticulados ordinarios 8,7 Micro-denticulados El utillaje bifacial se compone tan sólo de 8 piezas. De las 10,1 cuales dos son bifaces Chivateros. Pebble-tools 3,4 Las piezas foliáceas comprenden una sola pieza entera, corta, reconstituida a partir de sus dos fragmentosIndices (fig. 114, nº 3). La única punta es sobre una lasca de bifaz con retoque marginal. Indice de denticulados 22,2 Indice de utillaje macizo 8,2 Utillaje no tallado Indice de núcleos 35,1 Balance general 96,3 / 3,7 En esta gran categoría no hay batanes sino tres pequeñas plaquetas usadas, por lo menos 1 2 3 4

sobre una cara, y donde una de ellas fue recogida en 4 pedazos. Está hecha en metaandesita y las dos caras llevan huellas de uso. El pulido ocupa la mayor parte de la superficie. Las dimensiones son de 30 x 15 x 3 cm. El segundo objeto es netamente mucho más pequeño y proviene de un guijarro que se hendió naturalmente formando una serie de plaquetas. Mide 13 x 10 x 2,5 cm. Una de las caras está usada, la otra guardó


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

274

Fig. 113.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: útiles a posteriori, escotaduras, denticulados.


Claude Chauchat

275

Fig. 114.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: pebble-tools, pieza foliácea, utensilio en hueso, pieza con zonas gastadas sobre núcleo tabular.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

el aspecto natural rugoso de la cuarcita. El tercer objeto parece una especie de fragmento natural de una roca difícil de identificar y que posee un ligero hundimiento en una cara. No hay uso visible, el hundimiento es natural. La gravilla es una de las de menor tamaño halladas hasta el momento en el Paijanense: 0,9 x 0,8 x 0,4 cm, está perfectamente lisa y redondeada. Los guijarros están quemados en su gran mayoría, uno de los fragmentos podría pertenecer al mismo guijarro que originó la plaqueta en cuarcita descrita anteriormente.

276

Los fragmentos de colorantes minerales son pedazos de ocre rojo hallados principalmente en la excavación. Desafortunadamente, su localización no fue registrada. Un último fragmento se compone de cristales laminares gris plomizo, con inclusiones de un mineral blanquizco y huellas rojas que parecen igualmente ser de ocre. Podría tratarse también de hematita. Finalmente, una plaqueta de riolita marrón que ha servido de núcleo, fue usada después sobre las dos caras principales y sobre las facetas de los negativos de los lascados, lo que no corresponde a una mano de moler (fig. 114, nº 5). En total, casi todas las facetas del objeto llevan huellas de uso que no afectan las aristas sino la superficie central de los lascados, lo contrario del objeto de Pampa de los Fósiles 13, unidad 29 (fig. 100, nº 10). Sin embargo, sobre el objeto de la unidad 29, el uso tiende igualmente a invadir las superficies centrales de los negativos de los lascados. En el presente caso, el objeto que produjo estas huellas debió ser relativamente pequeño y probablemente alargado para entrar en contacto exclusivo con la parte central de una concavidad.

Material óseo Un sólo objeto trabajado en hueso fue hallado durante la excavación de la unidad (fig. 114, nº 2). Se trata de un pequeño alisador cuya extremidad activa está despostillada y no es visible sino en casi un milímetro. Está hecho sobre una diáfisis de metápodo de un cérvido (determinación E. Wing). Esta diáfisis, luego de haber sido hendida, fue pulida sobre la fractura biselada redondeando una extremidad, luego fue quemada en el depósito. No parece que se tenga que asociar este objeto al «pulidor» precedentemente descrito, el hueso constituye un material relativamente suave.

La excavación Este campamento fue excavado en una extensión de 125 m² y en una profundidad variable que iba hasta la desaparición de las piezas, es decir, un promedio de 15 cm, pero en algunas estructuras hasta 45 cm (fig. 115). Esta unidad, tal como se presentó al inicio de la excavación, es probable que no estuviese totalmente intacta, aún haciendo abstracción de la recolección de superficie


Claude Chauchat

277

Fig. 115.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: plano de la superficie fotografiada (en el marco) y excavada (en gris).

realizada previamente. Puede considerarse pudieron intervenir tres causas de perturbación posibles.

a) La naturaleza del terreno Se trata de un sedimento areno-arcilloso extremadamente suelto. Durante la excavación, el paso constante sobre este terreno provocó una remoción del suelo en sus diez primeros centímetros. Es probable que lo mismo hubiera sucedido durante la ocupación por los Paijanenses, lo que explica la presencia de restos líticos u óseos en esta profundidad y sobre toda la superficie del sitio.

b) Los riachuelos Según la posición de las estructuras, podemos pensar que los riachuelos secos actuales existieron ya durante la ocupación. Sin embargo, observamos en numerosos artefactos enterrados un concrecionamiento (calcita ?) que señala cierta humedad en el suelo. Ahora bien, el concrecionamiento es más marcado sobre los objetos hallados en los riachuelos, lo que demostraría una mayor humedad del suelo en estos lugares. Además, la densidad de artefactos hallados bajo su superficie siendo más fuerte que en sus alrededores, ellos


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

podrían haber así sido arrastrados. Entonces, estos riachuelos debieron haber funcionado luego de la ocupación.

c) Las destrucciones. Esta humedad debida, ya sea a la neblina invernal o a las raras lluvias, probablemente conllevó la destrucción del material óseo en la superficie. La acción del viento, que sopla casi constantemente, no es tampoco despreciable, aún si el resultado sobre el material lítico no sea sino un lustre sin desgaste verdadero.

278

Con las operaciones de excavación se descubrió una gran cantidad de micro-fauna, artefactos líticos, un utensilio en hueso y un número de estructuras invisibles en superficie. Estas estructuras se diferencian bastante mal del resto del depósito y sus límites no son nunca limpios; el sedimento contenido en el interior se diferencia poco o nada del sedimento que lo entorna. La existencia aún de algunas estructuras como los hoyos fueron reveladas tan sólo por la presencia de objetos en el sedimento (carbón, hueso y artefactos). Sólo el criterio presencia/ausencia de estas piezas permitieron seguir los contornos de estas estructuras. Así, su delimitación quedó afectada en parte de una cierta arbitrariedad. Los diferentes elementos utilizados para determinar la presencia de estas estructuras son los siguientes: arena enrojecida, ceniza y/o carbón de madera, hueso, piedra tallada o quemada. Esta determinación hace uso de la presencia de estos elementos e igualmente su profundidad. Según este último criterio, podemos distinguir las estructuras en superficie y las estructuras en hoyo o cubeta.

Las estructuras de superficie Ellas aparecen débilmente o están ausentes sobre el suelo pero comienzan, por lo general, a 3 a 5 cm desde la superficie. Su profundidad máxima es de 10 a 15 cm. Allí encontramos arena más o menos enrojecida, carbones de madera en cantidad variable, a veces cenizas en la parte superior, pero pocas osamentas y artefactos. Su dimensión es generalmente del orden de un metro cuadrado, pero pueden ser más pequeñas. La naturaleza de estas estructuras no presenta ningún problema: son fogones de superficie que han enrojecido el sedimento sub-yacente. La indicación de la profundidad de este enrojecimiento, que damos más adelante, debe interpretarse en términos de la intensidad del calentamiento.

Las estructuras en cubetas Se puede distinguir dos tipos de estructuras según los elementos que contienen: los hoyos, con restos óseos, líticos y carbón de madera; los fogones en cubeta, con cenizas, carbón de madera y arena enrojecida. El contorno de los hoyos es difícil de seguir, a causa de la ausencia de arena enrojecida. Su profundidad máxima es de casi 40 cm y su dimensión próxima de medio-metro


Claude Chauchat

279

Fig. 116.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: plano general de las estructuras descubiertas en la excavación (dibujado por P:-Y. Demars).

cuadrado. Poseen un perfil en U abierta. El relleno contiene numerosos restos óseos y carbones de madera, a veces algunos artefactos. Su función es bastante enigmática: es poco probable que se trate de basureros, pues los Paijanenses disponían para desaparecer sus desechos (si lo hicieron) de los riachuelos y ríos secos vecinos. Posiblemente sirvieron para conservar los alimentos o el agua fresca, pues, hacia 10 cm de profundidad, la arena se vuelve más fresca, pero esto es una simple suposición. Los fogones en cubeta generalmente son más pequeños y menos profundos en casi 20 cm. Contrariamente a los precedentes estas cubetas poseen arena enrojecida y pocos restos óseos. En dos casos, parecen tener una cola orientada hacia el sur/ sureste y que podría deberse al vaciado del fogón después de una primera fase de uso. El carbón de madera está dispersado sobre todo el campamento, pero se halla a veces más concentrado en ciertos lugares. La distribución del conjunto de estas estructuras se ilustra en la figura 116.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Descripción de las estructuras Conjunto BJ 12

280

Este conjunto comprende un hoyo recubierto por un fogón de superficie. El fogón contiene arena enrojecida de madera. Su extensión es de casi 2/3 de m² y su profundidad máxima de 15 cm. Había huellas de ceniza sobre una pequeña superficie hacia el centro del fogón, y, en esta región, la arena está más enrojecida. El hoyo se halla ligeramente al sur del fogón y en parte está recubierto por él. Su superficie se aproxima a 1 m². Si se le toma como punto de referencia el borde superior, su profundidad es de 40 cm. Se distingue poco del sedimento circundante. Sin embargo, estuvo lleno mayormente de sedimento fino, en tanto que el sedimento circundante contienen numerosas piedras. Se encuentra en este hoyo algunos raros carbones de madera y pequeños huesos, pero sin arena enrojecida. Esta ausencia, así como la no perturbación del fogón, muestra que el hoyo fue anterior al fogón y debió ser rellenado cuando el fogón funcionó.

Conjunto BH 18, 19, 20: Este conjunto comprende tres fogones de superficie en BH 18, BH 19 y BH 20, de superficies comparables, bien separados los unos de los otros y alineados sur/suroeste - nor/noroeste. Se agregan a estos, dos hoyos de dimensiones restringidos en BH 18 y 19, y un área comprendiendo carbones de madera esparcidos, inmediatamente al sur del fogón BH 18 y alrededor de estos dos hoyos. El fogón BH 18 tiene una superficie de casi 1/4 de m². Se inicia a unos 6 cm de la superficie hasta 20 cm de profundidad; se compone de arena enrojecida y de carbón de madera. El fogón BH 19 está formado igualmente de arena enrojecida y de carbón de madera. Sus dimensiones son de 1/3 de m² en superficie y 5 cm de profundidad. La arena enrojecida alcanza la superficie. Sobre este fogón se encuentra un grupo de tres gruesas piedras en superficie. El fogón BH 20 fue representado en un plano aparte, pero posiblemente es la continuación del de BH 19. Su superficie es de 1/3 de m² aproximadamente. El hoyo de BH 18 mide 15 cm de diámetro por 26 cm de profundidad máxima; está lleno de tierra marrón conteniendo carbones de madera y algunos huesos. El hoyo BH-BI 18 es más importante: su profundidad es de casi 40 cm y su diámetro máximo, cerca de la superficie, es de 45 cm. Como la anterior, su relleno es de tierra pardusca con desechos de vegetales, quizá igualmente ceniza, carbones de madera y huesos. El relleno pardusco de estos hoyos podría estar constituído de materia orgánica no quemada.


Claude Chauchat

Otros fogones de superficie El fogón BH 16 es uno de los más importantes. Su superficie es de casi 1 m². Aparece a 5 cm debajo la superficie y su profundidad es de 12 cm; en su centro quedó una pequeña capa de cenizas. El fogón BN 19 está bien marcado, pero es de pequeñas dimensiones: aproximadamente 1/4 de m². Su cima se sitúa a 3 cm y su base a 9 cm de la superficie. El fogón BL 18 tiene un área poco inferior a 1 m² y se sitúa justo debajo la superficie. El fogón BK 18 mide un poco más de 1 m² y su profundidad va de 5 a 9 cm. El fogón BF 19 es muy pequeño (unos 20 cm de diámetro) y fue encontrado a 3 cm bajo la superficie. El fogón BJ 16 presenta arena enrojecida muy difusa y algunos carbones de madera, en una profundidad máxima de 7 cm. Los fogones BF 21 y BF 22 están poco marcados.

Fogones en cubeta El fogón BD 16 está a parte. Su profundidad es de 20 cm y aparece a 5 cm debajo la superficie. Contiene arena enrojecida y de carbón de madera. El fogón BJ 18 es pequeño: de 20 a 25 cm de diámetro, con una profundidad máxima de 25 cm. La arena enrojecida y los carbones sobrepasan claramente la cubeta hacia el sur/sureste. El fogón BH 22 parece tener también una cola dirigida hacia el sur/sureste. Su profundidad es de 21 cm y está relleno de arena poco enrojecida y de carbones de madera.

EL hoyo BG 17 El sedimento de este hoyo no se distingue del suelo circundante; sólo el criterio presencia/ ausencia de carbones y huesos permitió seguir su límite. Sus dimensiones son del orden de un medio m² y su profundidad máxima de 47 cm. El relleno comprende en todo su espesor numerosos carbones de madera, muchos huesos, lascas y algunas conchas de caracoles terrestres, pero no existe huellas de arena enrojecida. Igualmente es necesario señalar la presencia de una concavidad de 24 cm de profundidad máxima en BJ 19 continuándose sobre una parte de BJ 20. Esta concavidad está marcada únicamente por la presencia de huesos, pero una muestra de carbón se recogió en BJ 20.

281


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

De otras muestras de carbón recogidas durante la excavación se escogieron algunos ejemplares para ser tratados con el objeto de obtener una datación absoluta. Además de la muestra proveniente de BJ 20, cuya profundidad no fue medida, las otras provienen de BI 18 (hoyo BH 18), entre 15 y 25 cm de profundidad, de BH 19, entre 20 y 25 cm de profundidad, y de BG 17, entre 35 y 47 cm de profundidad.

Estructura de la ocupación

282

La estructura de este campamento es mucho más difícil de perfilar si se utiliza el conjunto de sus datos, porque la abundancia del material y las probables ocupaciones sucesivas que en parte se superponen, se han ido confundiendo ligeramente unas con otras. Si la abundancia de los restos de fauna puede indicar indiferentemente una larga ocupación o varias más cortas, el número y dispersión de los fogones aboga más bien en favor de la segunda hipótesis. En cambio, el número de utensilios no parece haber aumentado en proporción, a pesar de una abundancia incontestable del «débitage». Esto significa que los utensilios han podido ser retrabajados durante varias ocupaciones o que una parte de las lascas fue utilizada sin que esto pueda notarse a primera vista. Sea como fuere, varias uniones técnicas largas entre lascas, o de núcleos a lascas, muestran que estos objetos fueron trasladadas intencionalmente a varios metros de distancia de su lugar de «débitage». La estructura de ocupación de este campamento se presenta de inmediato como extremadamente borrosa, por el hecho de la abundancia de los testimonios y de su dispersión. Sin embargo, el examen de los diversos planos muestra que existen puntos de referencia y que pueden darnos un punto de partida sólido para un estudio. Como de costumbre, el plano general (plano nº 16) no nos ofrece sino indicaciones muy vagas. Podemos distinguir aquí y allá diferencias de densidad de los objetos, así como diferencias en las dimensiones, pero esto es casi todo. Las primeras señales de referencia están dadas por el pedrisco (plano nº 17). Este plano muestra dos capas de piedras distintas en las zonas suroeste y noroeste de la unidad. En el sureste, podemos distinguir una concentración más clara en BF 21, de donde parecen partir dos regueros orientados hacia el norte y el noroeste. La segunda capa parece centrada alrededor de BK 15, pero la comparación con otros planos, y en particular el plano de «débitage» total (que comprende las lascas) hace aparecer un vacío de un poco menos de un metro cuadrado en BJ 16, desbordando ligeramente hacia BJ 15 y BK 16. Es justo decir que puede haber otras zonas vacías, un poco menos claras, en BK 15 y BK-BL 14. Pero la primera presenta la ventaja de suponer una evacuación del material en la misma dirección que para BF 21. Además, podemos distinguir probablemente un esparcimiento de pedrisco con relación con la zona de «débitage» situada en el extremo noroeste, en BM 12, y un pequeño reguero en BL 19


Claude Chauchat

283

Fig. 117.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: distribución de los artefactos enterrados. En línea continua, los contornos de las fosas; en línea interrumpida, los contornos de las concentraciones de objetos enterrados.

21. Pero lo más interesante es sin dudas el montón de grandes piedras en BH 20. Este montón podría representar la primera etapa del proceso que condujo a la formación de las capas de pedrisco visibles en otras partes, tanto más que está situado sobre el fogón plano. La zona vacía considerada como origen para la capa noroeste cubre igualmente un fogón, pero no la concentración de BF 21. En este último caso, sería necesario admitir que estas piedras fueron reunidas allí, sin dudas ya calientes y luego dispersadas una vez que se enfriaron. Otros puntos de referencia -estos inesperados- fueron advertidos en los objetos enterrados (fig. 117). En efecto, ellos forman concentraciones, algunas de las cuales son extremadamente claras. Estas concentraciones son de superficie restringida y no forman regueros alargados, como sería el caso si se tratase de zonas de circulación. Probablemente son zonas de estacionamiento donde el suelo fue más intensamente pisoteado en el curso de repetidas actividades. El sólo hecho de quedarse sentado o acostado no es suficiente para provocar un reacomodo tal que enterrase bajo la superficie la mayoría de los objetos presentes sobre este lugar.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

284

Fig. 118.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: distribución de la arenisca-cuarcita en guijarros (03).

Para el conjunto del material lítico, es la representación de la totalidad de cada material lo que ha dado los mejores resultados diferenciando núcleos, desechos, lascas o utensilios. Esto puede explicarse si un pequeño número de variedades de rocas estuvo disponible para cada ocupación y si este conjunto era algo diferente en cada una. El resultado más visible se muestra en el plano de la cuarcita fina en guijarros (variedad 03), que desafortunadamente se confunde aquí fácilmente con la toba volcánica metamorfizada (variedad 10) a causa de la ausencia de eolización (fig. 118). Apareció sobre el plano un círculo casi completo de aproximadamente 7 m de diámetro, cortado únicamente sobre un espacio de evacuación formando dos regueros principales que terminan abajo de la pendiente, en el riachuelo noroeste. Para las tobas (variedad 09), este círculo no aparece sino sobre el cuadrante sureste, y desfasado de unos 20 cm hacia el sureste. Otros arcos de círculo aparecen, pero de manera menos neta, en particular para la riolita clara (variedad 01) y la riolita marrón (figs. 119 y 120). Estos arcos están


Claude Chauchat

285

Fig. 119.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: distribución de la riolita amarilla (01).

situados adelante del primero (hacia el norte), y secantes con relación a aquél. Si estos son reales, atestiguarían tres fases de ocupación o tres ocupaciones distintas. Habría que agregar allí las concentraciones visibles sobre la pendiente del riachuelo noroeste, que podrían ser pequeñas áreas parecidas a las de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2 y unidad 29, más se parecen sobre todo aquí a regueros de evacuación. Varias pequeñas concentraciones, de las cuales algunas son áreas de «débitage», aparecen fuera de estos grandes arcos. La más importante, en la extremidad este, se une estrechamente a la parte central de la unidad; se manifiesta por una concentración de utensilios y desechos en el pequeño riachuelo y por una densidad bastante fuerte de testimonios de toda especie en sus alrededores. Una pequeña área de «débitage» muy clara es visible en el extremo noroeste, para las variedades 02, 04 y 10. Un grupo conteniendo lascas, así como también algunos utensilios, está situado en el sur y, curiosamente, contra lo que fue determinado como un antiguo tocón de árbol, en BF 23-24. Podríamos considerar esta asociación como una presunción de contemporaneidad entre los utensilios y este árbol. La existencia de esta concentración


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

286

Fig. 120.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: distribución de la riolita marrón (02).

sobre el lado que da al viento y al exterior del arco, más hacia el sur, puede igualmente sugerir una ocupación suplementaria, anterior o posterior a la utilización del arco de círculo cercano. Llegamos así a un plano sintético de la estructura de la ocupación, que es ya complejo, y en el cual sólo están representadas las áreas que hemos juzgado más importantes (fig. 121). No figuran aquí las estructuras cenicientas o carbonosas menos marcadas (comparar con la figura 116). Este criterio de la visibilidad actual en las estructuras es ciertamente arbitrario, pero, dada la complejidad de la ocupación, fue necesario elegir. Designaremos pues por A, B y C, no áreas bien delimitadas, sino los tres principales arcos, de norte a sur. Por el contrario, D, E, F y G serán áreas definidas de manera más convencional. Sin embargo, E es sobre todo un área de «débitage» bien marcada por la presencia de objetos enterrados, pero su asociación con el arco A no es obligatoria en tanto que el área de «débitage» pudo ser utilizada durante la existencia del arco A y, en


Claude Chauchat

287

Fig. 121.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: estructura de la ocupación.

otro momento, como estructura exterior de B o C. La zona F está situada en el borde este. En principio es exterior a los arcos, pero es posible que se prolongue al exterior de C, como lo testimoniaría el fogón de BK 18 y la zona de tránsito de BJ 19-20. El área G parece pegada al tocón del árbol de BF 23-24 y, en algunos planos, parece prolongarse al interior de C donde englobaría en particular el fogón plano de BF 22 y el fogón en cubeta de BH 22-23. Finalmente, H e I comprenden las concentraciones de artefactos sobre el talud del riachuelo noroeste, que podría tratarse tan sólo de las evacuaciones a partir del mismo hábitat.

Los fogones y los hoyos. La distribución de los fogones y hoyos puede ser examinada separando lo que está en superficie de lo excavado. Los tres fogones en cubeta son de dimensiones comparables y muy pequeños con relación a los fogones de superficie. Parecen dispuestos en los lugares relativamente alejados con relación a la parte central de la unidad (fig. 122). Es claramente el caso para BD 16 y BH 23, este último bien asociado con el área G. Para BJ 18, podríamos


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

288

Fig. 122.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: distribución de las fosas (línea delgada) y de los fogones en hoyos (plumeadas).

preguntarnos si no sería necesario incluirlo en F, así como el fogón de superficie BK 18 y la zona de tránsito BJ 19-20, como lo indica la distribución de los utensilios (ver más adelante). La existencia de un pequeño fogón en cubeta próximo de I, sería un argumento para interpretar esta área como testimonio de actividades reales, aunque marginales, y no como simple evacuación del material. Los pequeños fogones en cubeta estarían en efecto, en los tres casos, asociados a las áreas periféricas de la ocupación principal. Los hoyos están situados netamente en el interior de los arcos, sin que por ello sea posible asociarlos a un arco particular, salvo BJ 12 con A. Puede notarse solamente su tendencia a situarse hacia la parte noroeste del arco. Los fogones en superficie parecen distribuirse a lo largo de un eje orientado sur/suroeste, nor/noroeste y cuyo origen sería el tocón de árbol de BF 23-24 (fig. 123). A partir del centro de la unidad, una línea perpendicular se dirige hacia el oeste / suroeste y comprende tres otros fogones. Parece difícil de avanzar más en el análisis de esta distribución.


Claude Chauchat

289

Fig. 123.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: distribución de los fogones planos.

El utillaje Los cuchillos de dorso natural y lascas utilizadas están bien dispuestas a lo largo de los arcos A y B, pero no en C (fig. 124). Para A, la totalidad del utillaje es importante y comprende dos concentraciones bastante claras: lascas utilizadas en BI-BJ 16, es decir entre dos fogones importantes; cuchillos de dorso natural en la proximidad de una zona de tránsito situada al exterior de A (BF 16). En B, las lascas utilizadas dominan y están más bien próximas al conjunto de BH 18 (fogón de superficie, hoyos y zona contigua de tránsito). En C, se observa dos concentraciones claras, una en la zona de tránsito BJ 19-20, la otra en la parte exterior del arco, pero formando un reguero interior que alcanza el fogón de pedrisco BH 20. Finalmente, un pequeño grupo de tres objetos se sitúa claramente al exterior del arco, en G. Las áreas de «débitage» D y E están prácticamente vacías.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

290

Fig. 124.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: distribución de los cuchillos de dorso natural y lascas utilizadas.

Las chairas (fig. 125) están distribuidas en tres grupos ralos pero sin embargo discernibles. Uno está posiblemente centrado en la zona de tránsito BJ 19-20 y pertenecería por lo tanto a F; el segundo se sitúa casi al centro del círculo formado por C y, por consiguiente, en una zona muy utilizada: la parte delante de C o el fondo de B. El tercer grupo parece tener su centro en E y sería necesario preguntarse si no se trata de fragmentos dejados en el lugar luego de la fractura. Es necesario agregar un par de objetos próximos a la zona de tránsito BF 16. Las piezas con filo usado forman un grupo muy ralo, más bien concentrado de la misma manera que el segundo grupo de chairas. Así pues podríamos evocar la presencia de un batán, por ejemplo en BF 18, con una dispersión de estos utensilios bastante parecida a la de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2 (ver fig. 58). Las raederas y unifaces, en número de 3, están situadas a menos de 50 cm de los fogones: BJ 16 y BH 20 (con pedrisco) y el fogón de superficie en BH 14-15. Por el contrario, los becs (4 ejemplares) están muy dispersos.


Claude Chauchat

291

Fig. 125.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: distribución de las chairas y piezas de filo usado.

La vacuidad del fondo de C, que observamos más arriba, se nota igualmente para los denticulados (fig. 126). Los denticulados macizos están bastante dispersos al interior de A y B. Los microdenticulados aparecen agrupados de a dos o tres, en tanto que los denticulados ordinarios ocupan sólo el centro de C. Una gran parte del utillaje no tallado (fig. 127) está concentrada aproximadamente alrededor de BF 17, colocación igualmente próxima a la que ha sido propuesta para el batán. Sin embargo, una mano de moler se sitúa en D y podría, por lo tanto, estar asociado a la paleta que se halló igualmente allí. El alisador en hueso fue hallado durante la excavación en BH 18, es decir en una zona de actividad importante marcada por un fogón en superficie, dos hoyos inmediatamente debajo y una zona de tránsito contiguo. Este conjunto parece pertenecer a la ocupación del arco C. Como este objeto está ligeramente quemado, sin dudas es preexistente al fogón asociado a aquél.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

292

Fig. 126.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: distribución de los denticulados.

La fauna de los vertebrados (E. Wing) La muestra de fauna de esta unidad es, de lejos, la más importante de todas las que han sido estudiadas, con 13 609 fragmentos y un NMI de 467. De hecho, la muestra es suficientemente grande para que sea posible explotar las posibilidades de diferencias en la distribución de los restos de animales sobre toda la extensión de la unidad. Con este objeto, la muestra fue dividida siguiendo su procedencia de cuatro cuadrantes a lo largo de una línea entre I y J y entre 17 y 18 (fig. 128). Los cuadrantes I, III y IV están sensiblemente en el interior de los arcos, en tanto que el cuadrante II se sitúa en gran parte fuera. El tamaño de la muestra proveniente de I, III y IV es suficiente según los criterios descritos al inicio, en tanto que la de la muestra de II apenas si es suficiente (cuadro 36). Los conjuntos de fauna provenientes de los cuadrantes I, III y IV se parecen mucho entre si por la predominancia de lagartijas Dicrodon sp. y relativamente pocos peces (cuadros 35, 36, 37 y 38). Estos peces comprenden la lisa (Mugil sp.) los peces-gatos (Ariidae, géneros no determinados), y Cathrorops sp. El conjunto de fauna del cuadrante II difiere de los precedentes únicamente en la relativa abundancia de reptiles y de peces, las lagartijas están proporcionalmente menos numerosas que en los tres otros cuadrantes.


Claude Chauchat

293

Fig. 127.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: distribución de los útiles no tallados

Los restos de mamíferos consisten casi enteramente en huesos de pequeños roedores. El cuadrante I cuenta con un fragmento de maxilar derecho de cánido, probablemente Pseudalopex sp. El cuadrante III contiene un diente (P3) y un hueso (rótula) de un cánido. Un fragmento de diáfisis de metápodo de cérvido fue hallado en el mismo cuadro (BH 18). Este hueso está quemado y usado sobre una cara (fig. 114, nº 2). Relativamente pocas osamentas están quemadas en el conjunto proveniente de esta unidad: 0,6 % de la muestra total. Podemos observar alguna variación de este porcentaje en el interior de la unidad: 1% en el cuadrante I, pero 0,2% en el cuadrante IV. El porcentaje de hueso quemado es más fuerte en el cuadro BJ-18: 10,7%. Los hábitats en los cuales los peces más comunes representados en esta unidad pudieron haber sido pescados son las aguas poco profundas, próximas a la playa. Los peces-gatos que viven en las aguas poco profundas y los estuarios, se nutren en el fondo y pueden ser capturados con anzuelo. Las lisas no son fácilmente capturadas con anzuelo, pero pueden ser atrapadas fácilmente con redes. Se les halla en las mismas aguas.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

294

Fig. 128.- Pampa de los Fósiles 14, unidad 2: división en cuatro cuadrantes para el estudio de la fauna.

Dataciones absolutas En esta unidad, 4 muestras de carbón pudieron ser analizadas para fechados en Gif-SurYvette. Estas muestras y los resultados obtenidos son los siguientes: Cuadro BH 19, profundidad 20-25 cm (hoyo), GIF 5159: 8 730 + 160 antes del presente. Cuadro BJ 20, débil profundidad, GIF 5160: 10 380 + 170 antes del presente. Cuadro BG 17, profundidad 35 a 47 cm (hoyo), GIF 5161: 9 360 + 170 antes del presente. Cuadro BI 18, profundidad 15 a 25 cm (hoyo), GIF 5162: 9 600 + 170 antes del presente. Todas las muestras fueron tomadas de los hoyos o fogones en cubeta, a excepción de la muestra de BJ 20, que proviene de la depresión conteniendo el material enterrado. Esta muestra es la única que está compuesta tan sólo de un pedazo grueso de carbón. Puede ser la razón porqué dió el resultado más antiguo. La contaminación afecta sobre toda la


Claude Chauchat

295

Cricetidae Roedor no identificado Canidae Mamífero no ident. Total mamíferos

Número de Estimación Estimación Cuadro 35.- Composición de la fauna de vertebrados de Pampa de los Fósiles 14, unidad 2, cuadrante I. fragmentos N.M.I Peso mínima máxima N % N % N % gr. % gr. % 9 3 0.35 150 91 2 2.45 100 1 1 0.7 4 000 con peso igual, presenta una superficie de un fragmento; ahora bien, un carbón grueso, 2 0.7 superficie mucho6 menor la multitud de fragmentos. Este resultado sería 103 3,3 6,7 que4.2 3.9 95.7pequeños 5.4 4 250 45.6

Mimidae Ave no identificada Total aves

2 2 0.15 100 15 2 0.9 130 17los otros 0,6 resultados, 4 4,4es significativo 1.1 1.0 que 22.3 1.3 resultantes 100 1.1 estén también dispersas, Para las edades

Dicrodon sp. Callopistes flavipunctatus Teiidae Gekkonidae Lagartija no identificada Total lagartijas Cathorops Ariidae Micropogonias altipinnis Sciaenidae Sparidae Mugil sp. Pez no identificado Total peces Total vertebrados

pues el que se aproximaría más a la realidad.

a1,065 tal punto que68tan sólo 18.05 GIF 5161 y GIF 5162 3pueden ser consideradas como 196 45 2puesto que se 5.1emparentan a un sigma.644 contemporáneas Pero GIF 5161 y GIF 5159 no se 39 alcanzan sino apenas a dos 8.55 sigmas. En cuanto a GIF 5160, queda aislado aún con un 7 1 0.3 10 1,346 intervalo de dos sigmas. 49.15 2,502

81,1

71

78,9

81.2

75.5 1,308.3

73.7

3 850

41.3

0.75fecha válida en un intervalo 110 habitual. Pues bien, podemos Una6sola muestra2no puede dar 58 1.75 indicar 2 un período 1 para situar 0.3el Paijanense, pero no para 265 ubicar cronológicamente los sitios3 de manera precisa y los 0.25 unos con relación a los otros. Los cuatro resultados obtenidos 0.1 265 aquí621comprenden15 la mayor 3.45 parte del lapso indicado por las fechas obtenidas para los 490 (3) otros 331 sitios. 14.45 463 3 805

15,0

9 90

10,0

21,1 107,6

19,6

348,9

19,7

1 130

12,1

9 330

(3) Nota 2005. En 1993, una quinta fecha fue obtenida de una muestra procedente del fogón en hoyo BD 16 (profundidad 20 cm) y arrojó el resultado siguiente: GIF 9405 : 10 640 ± 260 BP.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

296

Cuadro 36.- Composición de la fauna de vertebrados de Pampa de los Fósiles 14, unidad 2, cuadrante II.

Cuadro 37.- Composición de la fauna de vertebrados de Pampa de los Fósiles 14, unidad 2, cuadrante III.


Claude Chauchat

297

Cricetidae Roedor no ident. Mamífero no ident. Total mamíferos Columbidae Mimidae Ave no identificada Total aves Dicrodon sp. Callopistes Teiidae Lagartija no ident. Tropidurus Total lagartijas Cathorops Ariidae Micropogonias altipinnis Stellifer sp. Sciaenidae Sparidae Mugil sp. Pez no identificado Total peces Total vertebrados

Número de Estimación Estimación fragmentos Cuadro N.M.I mínima 38.- Composición de Peso la fauna de vertebrados de Pampa de los máxima Fósiles 14, unidad 2, cuadrante IV. N % N % gr. % gr. % gr. % 52 9 2.15 450 127 3,45 20 1 0,85 199 3,3 10 4,7 6,5 4,1 141,8 5,9 450 3,8 1 1 14 16 2 620 53 99 2 286 1 5 059

0,3

1 1 1 3

87,9

46,35 2,0 15,6 47,85 0,1 111,9

186 1

83,5

1 188

13 114 12

3

4 7 1 64 572 787

2

6,061

1,4

0,25 0,1 0,9 1,3

2

1 5 13,0

13 214

6,1

130 50 0,9

25,9

1,1

180 8 742 322

73,2

1 751,6

72,3

50 9 114

1,85 3,15 3,2

165

3,1 2,1 0,15 3,15 14,65 33,2

530

152,9

1,5

77,7

530

265 490 21,7

503,6 2,422,9

20,8

1 980 11724

16,9


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

298


Claude Chauchat

Capítulo IV Pampa de los Fósiles 27 Este sitio, podría en realidad incluirse en Pampa de los Fósiles 13, del cual forma su extremidad noroeste (figs. 48 y 129). Sin embargo, está claramente separado por una zona vacía de varios centenares de metros, en la cual no se halla sino un yacimiento de osamentas fósiles (Pampa de los Fósiles 19). Además, posee un aspecto diferente de las unidades del sitio 13: se trata de agrupamiento bastante vasto de campamentos aglomerados (separados aquí en 4 unidades), al cual puede adjuntarse un campamento distante en algunos metros, la unidad 5, que no hemos tocado y que está situada un poco hacia el sur, fuera y a la derecha de la vista en la figura 129. Sin embargo, una de las principales características de este sitio es la pequeñez del material lítico, tal que el sitio pasó desapercibido durante el descubrimiento de Pampa de los Fósiles 19, y la extensión del agrupamiento principal no fue sino progresivamente reconocida durante las operaciones de recolección. En efecto, al inicio, el sitio apareció como si estuviera restringido a inmediación del pequeño basural (en puntillado en la fig. 130). El conjunto del grupo de unidades 1 a 4 fue luego recogido sin hacer la localización de los objetos, mientras que habría sido necesario limitarse a la unidad 1. Una pequeña excavación se practicó en el basural, 4,5 m² en total, permitiendo alcanzar en poco tiempo el borde de esta concentración en todas las direcciones. De hecho, nos encontramos frente a un importante conjunto de utensilios y desechos de talla que fue separado en 4 unidades de manera un poco arbitraria, en parte siguiendo la topografía del lugar. La unidad 1 está situada principalmente sobre la cresta y contiene el basural; la unidad 2, es un pequeño taller de riolita rosada situado en el límite entre 1 y 3; y las dos unidades 3 y 4 se sitúan en parte sobre la pendiente hacia el río seco. Dos arbustos de zapotes constituyen puntos de referencia suplementarios para localizar las unidades (fig. 130).

Material lítico El conjunto de las composiciones cuantitativas de las tres unidades 1, 3 y 4 se da en el cuadro 39. En la unidad 2 no hubo ningún utensilio. Apreciando la composición cuantitativa de estos utillajes, no debe olvidarse que ninguna excavación de conjunto fue realizada, y por lo tanto, un número importante de utensilios enterrados ha podido quedarse en el sitio. La unidad 1 es visiblemente la más rica desde todos los puntos de vista. Sin embargo, el utillaje bifacial está aquí no también representado. Algunas diferencias en la composición

299


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

300

Fig. 129.- Vista del Cerro Tres Puntas y de la parte oriental del sitio 13 desde el sitio 27 (en el primer plano).

del utillaje ordinario aparecen en el conjunto de los porcentajes. Los útiles a posteriori varían de 26 a 48% de la unidad 1 a la 4, pero en esta última, el total de dicho utillaje ordinario siendo tan sólo de 50, estas cifras que deben interpretarse con prudencia. Las raederas y los unifaces son relativamente numerosos si las comparamos a los otros sitios (7 y 10%), a excepción de la unidad 4. En cambio los becs están ausentes en la unidad 3. Las escotaduras varían igualmente mucho, así como los denticulados, en tanto que el índice del utillaje macizo es casi constante y débil. Los núcleos están siempre abundantes. Estas variaciones deben ser bien reubicadas en la perspectiva general de los otros sitios de vivienda del Paijanense.

Utillaje ordinario y núcleos Las representaciones no dan sino una idea débil de las pequeñas dimensiones del material, pues, en la mayor parte de los casos, se han elegido las piezas más típicas y esta característica coincide en general con dimensiones claramente superiores. Las piezas más pequeñas se hallan no tan bien retocadas, debido a la dificultad de sujetarlas, o han sido retrabajadas hasta su agotamiento. Otra característica importante es la proporción que domina en un cierto número de materiales, los que en la mayor parte de las otras unidades, no son abundantes. El material más frecuente está constituido aquí por las diversas variedades de toba, a un


Claude Chauchat

301

Fig. 130.- Pampa de los Fósiles 27 : plano general esquemático; escala aproximada.

punto que no se compara con ningún otro sitio. Además, se observa proporciones más fuertes de rocas raras como son el silex y el jaspe, en tanto que en otras partes estos materiales son escasísimos. Los núcleos parecen testimoniar una voluntad de extracción de pequeñas lascas o, al menos, utilizar al máximo las posibilidades del material disponible, lo que se traduce por una gran abundancia de poliedros. Estas piezas presentan una gran variabilidad en las dimensiones: algunas son minúsculas (fig. 131, nos 2 y 4), otras son más importantes (nos 3 y 5) y todos los intermediarios existentes, hasta las piezas clasificadas normalmente entre los núcleos globulares. Fue esta continua graduación que hizo muy ardua la asignación de algunos objetos a uno u otro tipo; parece también testimoniar una similitud de técnica, como las «machucaduras» y esquirladuras propias del «débitage» bipolar existente sobre todos estos objetos y, en un menor grado, sobre los núcleos informes. La lasca


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

302


Claude Chauchat

30: 31: 32: 33:

Guijarro o percutor Mano de moler Piedra de moler (batán) Pequeño guijarro o gravilla Totales 1 Total del utillaje ordinario 2 Total del utillaje bifacial 3 Total de los núcleos 4 Total del utillaje no tallado Porcentajes Utiles a posteriori Raederas y unifaces Becs Escotaduras Utiles compuestos Denticulados macizos Denticulados ordinarios Micro-denticulados Pebble-tools Indices Indice de denticulados Indice de utillaje macizo Indice de núcleos

3 1

1

2

1 1

1

2 223 2 198 6

104 14 85 3

50 5 43 3

25,6 7,2 4,9 8,5 6,7 0,5 19,3 11,1 1,8

31,7 10,6 0 14,4 3,9 0 11,5 9,6 1

48 0 6 6 6 4 6 6 2

30,9 3,1 47

21,2 5,8 45

16 6 46,2

Balance general Unidad 1: 99,1 / 0,9 Unidad 3: 88,1 / 11,9 Unidad 4: 90,9 / 9,1

Cuadro 39.- Pampa de los Fósiles 27: composición de los utillajes de las unidades 1, 3 y 4.

Fig. 131.- Pampa de los Fósiles 27 : núcleos y débitage.

6 1 2 3 377 21 326 12

303


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

304

Fig. 132.- Pampa de los F贸siles 27 : cuchillos de dorso natural, lascas utilizadas, raederas y unifaces.


Claude Chauchat

representada con el nº 1 parece un buen ejemplo de lo que pudo obtenerse por esta técnica. Un ejemplo de pieza esquirlada, probablemente sobre lascas, igualmente se presenta aquí (nº 6). El nº 7 es un núcleo piramidal sobre lasca gruesa, que ilustra bien a la vez el tipo de soporte de origen de muchos objetos en toba, el límite superior de dimensión de los núcleos y la morfología globulosa, aún sobre los núcleos de tipo diferente. Por otra parte, las piezas sobre bloques o sobre núcleos determinados como utensilios son particularmente frecuentes aquí, por ejemplo el bec de la figura 133, nº. 3, y posiblemente también los nos 1 y 2. Los cuchillos de dorso natural presentan las variaciones habituales a estos tipos, en particular las concernientes a la naturaleza del dorso: superficie («cortex») de un guijarro (fig. 132, nº 4) o de un bloque (nº 1), un talón ancho y grueso en el nº 5. Un solo dorso está formado por una fractura intencional. Las lascas utilizadas ilustradas aquí se encuentran al límite de este tipo en razón de la intensidad del retoque (nos 2 y 3). Las piezas con filo usado son escasas, lo que corresponde a la rareza de batanes, presentes únicamente como fragmentos en las unidades 3 y 4. Las raederas y los unifaces son abundantes y variados. Las raederas sobre lámina (nos 7 y 9) no existen en otra parte en Pampa de los Fósiles, donde este tipo de soporte es ausente en los hábitats, pero existe algunos en Ascope. El nº 9 de la figura 132 más bien parece un esbozo de unifaz que una verdadera raedera doble. El nº 6 es un poco dudoso, ya que la eolización ha gastado un inicio de denticulación. Dos de los mejores unifaces se representan aquí. El primero estaba quebrado en la extremidad superior y retrabajado en la punta, de donde aparece el ángulo visible en la juntura con la zona mediana (nº 8). El segundo, sin duda, es el más bello unifaz encontrado en el Paijanense (nº 10). Fue hallado en tres pedazos muy dispersos, una doble despostilladura del lado superior izquierdo parece la causa, al menos de una de las quebraduras. Además del extremo esmero de la fabricación, se nota la existencia de un retoque plano inverso que permitió adelgazar la pieza y obtener un perfil sensiblemente rectilíneo, siempre con una sección plano-convexa. Es posible que, por lo menos una parte del pequeño retoque a bordes paralelos, haya sido realizado a presión. Las mismas técnicas de talla utilizadas para las puntas han sido puestas en práctica con el fin de obtener un objeto muy diferente. Los becs están a veces asociados a las muescas bien formadas lo que hace surgir la cuestión de la identificación de la parte activa (fig. 133, nos 1 a 4). Los dos primeros son «microperforadores», ambos en jaspe anaranjado muy fino (nos 1 y 2). Las escotaduras-denticulados como de costumbre son dominantes entre los utensilios compuestos, los otros tipos apareciendo esporádicamente. Sólo fue representado un

305


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

306

Fig. 133.- Pampa de los Fósiles 27 : becs, escotaduras, útiles compuestos, denticulados, puntas de proyectil.


Claude Chauchat

denticulado-bec (fig. 133, nº 8), cuyo borde opuesto a la escotadura muestra un filo usado que fue destruido por la denticulación. Los denticulados macizos están prácticamente ausentes. Los denticulados ordinarios están a menudo mal tallados. Sin embargo, el nº 10 fue clasificado como simple recto, a pesar de una ligera curvatura sobre la extremidad. Entre los micro-denticulados, el nº 9 es característico de los pequeños utensilios, frecuentes en este sitio. Los nos 11 y 12 están cerca del límite de esta categoría por las dimensiones de las escotaduras. Entre los «pebble-tools», es necesario señalar un «chopper» inverso, en el sentido de Bordes (1961, p. 48).

Utillaje bifacial Esta categoría de utillaje es poco numerosa, a pesar de la presencia de un pequeño taller bien definido. Existe un pequeño fragmento de pieza foliácea en cuarzo de filón y un fragmento de pieza bifacial sobre lasca, en la cual la cara inferior lleva un pulido de uso bastante pronunciado. Dos lascas de la unidad 3 tienen retoques a presión característicos de las pequeñas puntas sobre lasca, ya descritas en los talleres. Finalmente, el material de la unidad 4 contuvo dos puntas típicas anchas y cortas en riolita rosada (fig. 133, nos 13 y 14). La forma del pedúnculo de la nº 14 no se ha encontrado sino en otra pieza de la Quebrada de Cupisnique. Estas dos puntas son de un ancho ligeramente superior a la de las puntas alargadas que se encuentran habitualmente y que parecen obedecer a especificaciones precisas. Ofrezcamos una última observación a propósito del retoque de la parte perforante de la nº 14, que es enteramente unifacial y forma un ángulo con los bordes de la zona mediana. Puede ser interpretada como una retalla luego de la quebradura de una pieza originalmente más larga.

Utillaje no tallado Comprende las piezas habituales, en particular dos fragmentos de batán, tres pequeñas gravillas, etc. Encontramos también aquí un percutor muy claro, pero sobre bloque anguloso y no sobre guijarro, y una mano de moler sobre una pieza intermediaria entre el guijarro y el bloque, desbastada sobre el contorno y cuya cara está netamente usada.

La fauna de los vertebrados (E. Wing) La muestra de fauna de este sitio, con 564 fragmentos identificados y un NMI de 30, es apenas suficiente (cuadro 40). Esta muestra comprende restos de lo que probablemente sea un zorro joven (Pseudalopex sp). La especie más importante es la lagartija Dicrodon. La lisa (Mugil sp) y los roncadores (Sciaenidae) son los peces mejor representados. Ningún hueso está trabajado ni quemado.

307


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

308

Cuadro 40.- Composición de la fauna de vertebrados de Pampa de los Fósiles 27, unidad 1.

Datación absoluta La única fecha fue obtenida de una muestra en la pequeña excavación de la unidad 1. El resultado es el siguiente: GIF 4162: 8 260 + 160 antes del presente. Como se trata de todos los pequeños fragmentos recogidos uno por uno a una corta profundidad (20 cm maximum), no se debe dar demasiada importancia al hecho que esta edad parezca más joven que los otros resultados obtenidos hasta el presente.


Claude Chauchat

309

CUARTA PARTE LOS SITIOS DEL INTERIOR


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

310


Claude Chauchat

Capítulo I Quebrada de Cupisnique 62 En razón de la dificultad de acceso a la Quebrada de Cupisnique, en la que no es posible circular sino en el río seco, ningún sitio fue estudiado en detalle. A pesar de todo, con la finalidad de dar una idea preliminar de las posibles variaciones en el utillaje paijanense de la Quebrada, se ha efectuado una recolección exhaustiva sobre una superficie restringida en uno de los sitios más complejos y más extensos. El sitio 62 se halla en la margen izquierda del valle, es decir sobre la vertiente sur, en un lugar donde la convergencia de varios barrancos importantes formó una extensa terraza aluvial. Estos barrancos transversales penetran profundamente en el macizo rocoso, y es en el inicio de uno de ellos que se halla el último pasaje de herradura, muy escarpado, hacia Mócan. El sitio 62 ocupa el borde de la terraza que domina el lecho seco. Comprende, a primera vista, varias concentraciones separadas y todas parecen pertenecer a la facie campamento. En varios lugares fueron observados, en este sitio, concentraciones de osamentas humanas aflorando en superficie y que son visiblemente tumbas del Paijanense(1). El conjunto del sitio no ha sido cartografiado. Un lugar situado entre dos ligeros riachuelos y marcado luego por una gruesa piedra parada, fue elegido para realizar una recolección exhaustiva sin apuntar la localización de los hallazgos. Podemos estimar la superficie de esta recolección en un área de aproximadamente 80 m². Los caracoles terrestres abundaban en superficie y se notaba en los taludes de los riachuelos que formaban una capa de cierto espesor. Se practicó un cateo de un m² cuyos magros resultados se describen igualmente en los siguientes parágrafos. Esta localidad delimitada arbitrariamente, comprendiendo la superficie recolectada y el cateo, fue denominada unidad 1.

Material lítico Las rocas empleadas parecen diferentes, a primera vista, de las que se encuentran en Pampa de los Fósiles. Sin embargo, un examen más cuidadoso permite hallar aquí las

(1) Nota 2005: Estas tumbas, como otras de toda la región de Cupisnique, han sido estudiadas en 1988 en el marco de una tesis de antropología física de J.-P. Lacombe (Lacombe 2000) y están actualmente en el proceso de publicación.

311


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

312


Claude Chauchat

313 Cuadro 41.- Composición del utillaje de Quebrada de Cupisnique 62, unidad 1.

variedades más comunes, a parte sin duda de las riolitas que son raras. El gres-cuarcíta (variedad 03) que, en Pampa de los Fósiles, se encuentra bajo la forma de guijarros, es aquí abundante, así como las tobas volcánicas (variedad 09). Su aspecto diferente se debe esencialmente a la ausencia de eolización. Como un número bastante grande de artefactos no parece posible distribuirse en las variedades ya conocidas, categorías suplementarias Porcentajes han sido distinguidas (variedades 14 a 17). Fueron definidas en la primera parte, capítulo 35,5 II, en el párrafo dedicado a las materias primas.

Utiles a posteriori Raederas y unifaces 3,7 Becs 5,3 Escotaduras Desde el punto de vista tipológico, los sitios de la14,3 Quebrada de Cupisnique se caracterizan Utiles compuestos por la extrema rareza del utillaje bifacial y, en general, 2,7 por los talleres especializados, sean Denticulados macizospara bifaces como para unifaces. Los unifaces, 2,1 sin embargo, no son ni más ni menos Denticulados ordinarios 19,1 raros que en Pampa de los Fósiles. Micro-denticulados 4,8 Pebble-tools 1,1 Indicesordinario Utillaje Indice de denticuladosDamos la composición cuantitativa del utillaje en 25,9 el cuadro 41. Este no genera muchos Indice de utillaje macizo 6,9 es la abundancia relativa de las comentarios. Uno de los rasgos más sobresalientes Indice de núcleos 14,1 escotaduras y la menor proporción de denticulados, así como la pobreza en utillaje Balance general 99,5 / 0,5

macizo. Detallando, las raederas y unifaces están caracterizados por la predominancia de raspadores, lo que es enteramente inesperado. Por otra parte, se nota la abundancia de piezas que presentan una parte útil entre dos abruptos, se trate de un filo no retocado (chairas), de una escotadura o de un denticulado: 28 objetos presentan esta característica, o sea casi el 15% del utillaje ordinario. Los cuchillos de dorso natural son, en general, bastante buenos, los atípicos están en neta minoría. Son igualmente más grandes y más espesos en comparación a otros utillajes. Todos los tipos de dorso están representados: superficie de guijarro o de bloque (fig. 134, nº 2), lascamiento anterior al desprendimiento de la lasca, y aún lascado o fractura


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

314

Fig. 134.- Quebrada de Cupisnique 62, unidad 1: Ăştiles a posteriori, raspador.


Claude Chauchat

intencional, más rara en este tipo de utensilio (nº 1). Muchos de estos objetos llevan huellas de uso sobre el filo, más visibles aquí gracias a la ausencia de eolización. Por el contrario, las lascas utilizadas son a menudo de pequeñas dimensiones. Sus huellas de uso pueden tener diversos aspectos: bastante grandes (nº 5), más débiles pero que afectan a veces toda la longitud de un borde cortante (nº 3), o por el contrario limitadas a una zona originalmente saliente (nº 8). Las chairas son por sí mismas, a menudo, de pequeñas dimensiones y llevan algunas veces retoques de uso. La nº 7 de la figura 134 está constituida por un amplio talón liso y una quebradura, en tanto que la nº 6 comprende una fractura intencional y un accidente de Siret. Las piezas «machucadas», que están definidas por sus huellas de uso, son poco típicas, porque tales huellas son relativamente discretas. Además, la nº 9 de la figura 134 parece haber sido un núcleo, antes de su uso como pieza «machucada». De los 5 raspadores, el más típico ha sido ilustrado aquí (nº 4). Las otras raederas y unifaces son tan sólo dos (fig. 135, nos 2 y 8). El último es un esbozo de unifaz retallado con grandes lascados formando muescas a partir de las cuales un retoque más fino hubiera podido ser hecho. Los becs son bastante diversos en su morfología. El nº 4 de la figura 135 es un verdadero perforador, grueso, pero con punta muy fina. Los otros becs son cortos y a veces poco agudos. Los tipos habituales de escotaduras se encuentran en este utillaje. El nº 1 de la figura 135 es una escotadura retocada inversa sobre una lasca pequeña. Pero son las escotaduras entre abruptos las que particularmente abundan, retocadas como el nº 6; o clactonienses como el nº 3. Hay pocos utensilios compuestos. Aquí se ilustran dos piezas donde se puede advertir, en el nº 5 una escotadura-bec, y en el nº 7 un denticulado-bec. En los dos casos, el bec es ancho y poco agudo. El nº 1 de la figura 136 está formado por una denticulación convexa, poco visible en el dibujo, por ser abrupta; a la derecha, se termina por una escotadura clactoniense más ancha. La otra extremidad del retoque tiene también un ángulo agudo. Es a partir del estudio de esta unidad que el retoque denticulado alternante ha sido buscado en Pampa de los Fósiles, donde aparece esporádicamente. Se podría subdividir todavía este sub-tipo distinguiendo los casos en los cuales el retoque se convierte prácticamente bifacial (fig. 136, nº 5) y en otros casos donde las muescas directas y muescas inversas forman varias series distintas sobre el mismo borde, como en el nº 3.

315


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

316

Fig. 135.- Quebrada de Cupisnique 62, unidad 1: raederas y unifaces, becs, escotaduras, Ăştiles compuestos.


Claude Chauchat

317

Fig. 136.- Quebrada de Cupisnique 62, unidad 1: denticulados, chopper, fragmento de punta de proyectil.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

318 Cuadro 42.- Composición de la fauna de vertebrados de Quebrada de Cupisnique 62, unidad 1.

Las otras piezas ilustradas aquí comprenden dos denticulados simples convexos, (fig. 136, nos 2 y 6), así como dos denticulados entre abruptos (nos 7 y 9). Los «pebble-tools» son poco típicos, debido a los lascados anchos que hacen pensar en que fueron usados tanto como núcleos, como utensilios macizos (nº 8).

Utillaje bifacial y utillaje no tallado El utillaje bifacial no está representado en esta unidad sino por un minúsculo fragmento de la parte perforante correspondiente a una punta de proyectil de cristal de roca (fig. 136, nº 4). Tampoco hay lascas de talla a percutor blando. El utillaje no tallado comprende únicamente guijarros de dimensiones adecuadas para servir como percutores e igualmente un percutor sobre núcleo globular de toba volcánica.

El cateo El cateo practicado en esta unidad afectó una superficie de un metro cuadrado al interior del espacio delimitado por los dos riachuelos. La profundidad máxima alcanzada fue de 30 cm. El depósito puede caracterizarse como un limo fino arcilloso conteniendo pocos desechos de roca. La fauna comprende, en su inmensa mayoría, caracoles terrestres que fueron hallados hasta la base del cateo. Se halló también restos de vertebrados. La lista de ellos está dada en el cuadro 42. Este depósito encierra igualmente algunos artefactos líticos. Se trata de tres utensilios (un cuchillo de dorso natural, una escotadura-denticulado y una escotadura retocada), siete lascas y un desecho. Estos objetos fueron incorporados al conjunto del material lítico.


Claude Chauchat

El cateo se detuvo en la superficie de un sedimento arcilloso compacto. Los caracoles se encontraron hasta este límite. Ninguna observación sedimentológica fue hecha en este depósito, pero la presencia de caracoles sobre un grosor tan fuerte podría hacer pensar que algún sedimento se depositó durante la ocupación humana.

La fauna de los vertebrados (E. Wing) La muestra proveniente del cateo es muy pequeña para ser significativa, con 26 huesos identificados (cuadro 42). Las especies representadas son la lisa (Mugil sp.), un bagre (Sciades troscheli), la lagartija Dicrodon sp. y el zorro (Pseudalopex sp.) que se encuentran en otros sitios paijanenses. Tan sólo 4 vértebras de pescado están quemadas de las 26 osamentas identificadas.

319


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

320


Claude Chauchat

Capítulo II Ascope 5 Los sitios de Ascope están situados un poco aguas-arriba del pueblo de este nombre, en dos quebradas poco importantes que se reúnen en su desembocadura sobre el Valle de Chicama. El conjunto de estos sitios está bastante próximo al valle, pero más alejado del mar y más cerca de los primeros contrafuertes andinos que los sitios de Pampa de los Fósiles. El sitio de Ascope 5 se halla a la entrada de la Quebrada de La Calera. En este lugar, a 2,5 km del límite actual de los cultivos, una cresta de una decena de metros de altura separa la quebrada principal de un riachuelo que desciende del Cerro Cuculicote. Este afloramiento fue cortado por el trabajo de una pequeña cantera de época reciente sobre su parte terminal (fig. 137). El sitio paijanense ocupa la terraza aluvial en la base de esta cresta. La terraza está igualmente bloqueada por una serie de muros paralelos, completamente caídos, que sin dudas deben atribuírseles a un período precolombino tardío. La superficie de la terraza esta constituida por bloques angulosos de todas las dimensiones, confundidos en una matriz limosa muy fina. La composición del depósito aluvial visible sobre los taludes, es idéntica. Una gran parte de los bloques de superficie está formada por una roca gris clara, de grano fino, determinada como toba volcánica. Esta roca fue utilizada por los hombres prehistóricos para la talla de la mayoría de los artefactos líticos que se encuentran en la superficie. Una minoría, concentrada en una zona definida como la unidad 3, está constituida de una cuarcita de color gris, que sirvió casi exclusivamente para la talla de bifaces y de puntas de proyectil. La terraza comprende otros materiales, como el granito, que no fue utilizado por los Paijanenses. El sitio arqueológico ha sido bastante deteriorado por los trabajos de la cantera, en particular por el camino de acceso y el tránsito en sus alrededores. A causa de su extensión, primero fue dividido en dos unidades arbitrarias situadas a una y otra parte del camino; luego, al interior de la unidad 2, se separaron dos concentraciones bastante visibles, una que comprendía numerosas lascas de talla a percutor blando en cuarcita, bifaces y puntas del mismo material (unidad 3), la otra por una capa de caracoles terrestres, casi circular, y de 5 a 6 m de diámetro (unidad 4). El estudio de este sitio consistió en una recolección no exhaustiva de los artefactos, en este sentido que sólo los utensilios visibles fueron recogidos. Fue imposible realizar una recolección exhaustiva en razón de la enorme cantidad de material tallado existente en superficie. A toda evidencia aquí, son los bloques que afloran en los aluviones los que

321


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

322

Fig. 137.- Ascope 5: plano esquemático del sitio.

han sido sacados para tallarlos. La superficie del sitio jugó pues el rol de cantera para los Paijanenses, cantera indiferenciada en cuanto a los productos de talla buscados, y cuyo resultado fue la mezcla en superficie de todas clases de artefactos. Esto se ve ciertamente en la unidad 2 donde se observa una gran cantidad de fragmentos y desechos apenas tallados, pero no así en la unidad 1, que no contiene más que un pequeño número de objetos dispersos sobre una superficie considerable. A pesar del carácter relativamente informal de las operaciones de recolección en las unidades 2 y 3, parece que hubiera sido bastante completa, salvo, quizás, en lo que concierne los útiles a posteriori, para cuya identificación nada puede reemplazar al examen en laboratorio. Este trabajo fue en efecto largo y cuidadoso, en particular para la definición de la unidad 3. Meses más tarde, volvimos al sitio pero sin mayor éxito que el hallazgo de un número muy débil de utensilios suplementarios (menos de una decena).


Claude Chauchat

El conjunto del material lítico está enumerado en el cuadro 43. El rubro de los porcentajes e índices sólo concierne a las unidades 2 y 3, en razón del número de utensilios demasiado débil en las unidades 1 y 4. Las ilustraciones de las cuatro unidades están agrupadas en las mismas figuras.

UNIDAD 1 A pesar de la gran superficie que ocupa, esta unidad no contiene sino una treintena de utensilios, lo que no permite un estudio muy detallado pero constituye nada menos una buena introducción a los problemas presentados en los sitios de Ascope. Notemos ante todo que el utillaje bifacial es aquí raro y lo representa una pieza foliácea en toba y fragmentos diversos. La categoría de utillaje más abundante es incuestionablemente la de las raederas y unifaces que dominan in extenso con 11 utensilios sobre 24. Denticulados de todas las categorías y útiles a posteriori están presentes pero son poco numerosos y no hay denticulados macizos. Las tres piezas ilustradas aquí presentan particularidades diversas. La pieza «machucada» (fig. 138, nº 2) es ciertamente la más típica y única entre los hallazgos del Paijanense, y efectivamente, es a partir de los tres objetos encontrados aquí que este tipo fue reconocido en los otros sitios. La dimensión excepcional de las «machucaduras» de esta pieza se debe a la calidad particular de la toba volcánica, que es una roca poco resistente a la fractura, se talla bien pero se deteriora muy rápido. A pesar de la variedad y la buena calidad de los unifaces, sólo uno ha sido representado, porque constituye un sub-tipo raro (fig. 139, nº 5). Se trata de una pieza triangular y no foliácea, que fue posiblemente obtenida por la retalla de un fragmento distal. Otras piezas parecidas llevan un talón ancho no retocado. Finalmente, la pieza de la figura 138, nº 7, tiene la morfología de un raspador, pero el retoque es microdenticulado y los dos bordes laterales son abruptos, por lo que fue clasificado en el tipo correspondiente. Es verdad que no tiene particular evidencia esta serie como para asignarla al Paijanense, a causa del pequeño número de bifaces, la ausencia de puntas de proyectil y diferencias en la composición cuantitativa del utillaje. A lo sumo hay presunción favorable en razón de la presencia de unifaces bien típicos, pero justamente su mismo número es problemático en razón de su rareza en Pampa de los Fósiles.

UNIDAD 2 A pesar de contarse con un utillaje más numeroso (102, en lugar de 29), esta unidad no parece presentar grandes diferencias con la precedente, desde el punto de vista de la composición. En particular, las raederas y unifaces son siempre dominantes y los útiles a posteriori están débilmente representados. Sin embargo, las otras categorías parecen tener proporciones normales en comparación con Pampa de los Fósiles.

323


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

324

01.0: Cuchillo de dorso natural 01.1: Cuchillo de dorso natural atípico 01.2: Lasca retocada o utilizada 01.3: Chaira 01.4: Pieza de filo usado 01.5: Pieza machucada 02.0: Raspador 02.1: Raedera simple 02.2: Raedera doble 02.3: Raedera convergente o ladeada 03.0: Unifaz típico punteagudo 03.1: Unifaz típico redondeado 03.2: Fragmento de unifaz típico 03.3: Esbozo de unifaz 03.4: Raedera o unifaz atípico 04.0: Bec o perforador 04.1: Bec por muesca simple 04.2: Bec macizo o pico 05.0: Escotadura clactoniense simple 05.1: Escotadura clactoniense múltiple 05.4: Escotadura múltiple mixta 05.5: Escotadura entre abruptos 06.0: Escotadura-denticulado 06.1: Escotadura-raedera 06.2: Raedera-denticulado 07.0: Denticulado tabular simple, recto o cóncavo 07.1: Denticulado tabular simple convexo 07.2: Denticulado tabular doble 07.3: Denticulado tabular convergente o complejo 07.5: Denticulado muy elevado simple convexo 07.7: Denticulado muy elevado convergente o complejo 07.9: Denticulado macizo atípico o diverso 08.0: Denticulado simple recto o cóncavo 08.1: Denticulado simple convexo 08.2: Denticulado doble 08.3: Denticulado convergente o complejo 08.5: Denticulado entre abruptos 08.6: Denticulado atípico o diverso 09.0: Micro-denticulado simple recto o cóncavo 09.1: Micro-denticulado simple convexo 09.2: Micro-denticulado doble 09.3: Micro-denticulado convergente o complejo 09.5: Micro-denticulado entre abruptos 11.0: Pebble-tool 12.0: Diverso A: Bifaz B: Punta de proyectil 0: Núcleo tabular o prismático 1: Núcleo piramidal 2: Núcleo discoidal 4: Núcleo informe 10: Disco 21: Desecho 30: Guijarro o percutor 31: Mano de moler

U. 1 1 1

U. 2 1 3 1

1

2 2 1 7 3

1 1 3 4 1

2 5 9 5 8

3

U. 3

U. 4 4 3 4 1

1 2 2 1 5 4 2 11 2 2

3

2 2 2 1 1 2 1 2 1 1 2 1 1 1 2

1 3

1 1

5 3 1 2

2 1 1 1

3 2

1 3 1 1

1 2 1

1

1 5

2 1 10 4 1 2 3 4 4

1 8 12 8 3

2 2 1

1

2 3

9 1 2


Claude Chauchat

325

Cuadro 43.- Ascope 5: composición de los utillajes de las unidades, 1, 2, 3 y 4.

ElTotales examen de las identificaciones sucesivas dadas después de la recolección, muestra que numerosas piezas, clasificadas al inicio entre denticulados, Total del utillaje ordinario 24 los 97 51 y en 28particular los denticulados Total del utillaje bifacial 5 sea en 20los núcleos. 3 macizos, han sido repartidas sea en los5unifaces, La correspondencia Total de los núcleos 2 13 4 9 entre los denticulados macizos y los núcleos es bien conocida. Es la dimensión de los Total del utillaje no tallado 0 3 0 3 lascados y la irregularidad de las muescas los que han permitido en general esta transferencia. Porcentajes Utiles a posteriori A primera vista, el proceso es menos simple para 9,3 los unifaces. 2 El contexto del sitio en el Raederas y unifaces 41,2 56,9 cual se hallan los utensilios indica que la extracción de la roca se hizo en el mismo lugar y Becs 4,1 3,9 que la talla a percutor blando es abundante en las dos unidades 2 y 3. Ahora bien, ésta no Escotaduras 4,1 0 sería, únicamente, el resultado de la talla de3,1bifaces,0 que son raros en la unidad 2 y Utiles compuestos Denticulados macizos mayormente en cuarcita en la unidad 3. Es pues 7,2lógico7,8 concluir que la actividad de talla de Denticulados ordinarios los unifaces fue importante. Un cierto número 12,4 de5,9piezas abandonadas durante su Micro-denticulados 7,2 7,8 fabricación, a causa de un defecto o de una quebradura, Pebble-tools 1 0 es de esperarse en este utillaje. Indices Indice de denticulados El proceso de talla de los unifaces puede afectar 26,8 21,6 los bloques como también las tanto Indice de utillaje macizo 12,4 9,8 lascas. El primer estadio de fabricación, posiblemente Indice de núcleos 11,8 7,27a percutor de piedra, en principio consistirá en probar roca para poner en evidencia sus posibles defectos y dar un primer Balancelageneral Unidadfoliácea. 2: 95,1 / 4,9 por lo tanto, al inicio, sobre todo en los soportes esbozo de forma Se tendrá Unidad 3: 71,8 / 28,2 1 2 3 4

macizos, piezas irregularmente denticuladas. Sobre los soportes más delgados, es posible hallar desde el inicio un retoque a percutor blando, a veces denticulado o también microdenticulado, y que no se convertirá en regular sino al momento donde la forma del objeto estará próxima a su forma definitiva. Una denticulación se obtiene inconscientemente cuando se desea reducir rápidamente un soporte de cualquier forma, a una forma determinada. Será por lo tanto una constante de este utillaje, y es bien


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

326

Fig. 138.- Ascope 5: pieza machucada, bec macizo, denticulado.


Claude Chauchat

327

Fig. 139.- Ascope 5: raederas y unifaces.

evidente que estos denticulados no son sino esbozos o preformas de unifaces en proceso de fabricación. Para evitar grandes errores de interpretación, es pues necesario, al examen de cada pieza, preguntarse si podría corresponder a un estado del proceso técnico y que defecto lo detuvo. La consecuencia de este reexamen del utillaje fue la ampliación progresiva de las categorías «raederas y unifaces», en detrimento principalmente de los denticulados macizos, que habían sido inicialmente juzgados numerosos y muy variados. En razón de la composición particular del utillaje, las raederas y los unifaces serán tratados a parte del resto del utillaje ordinario.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Utillaje ordinario Esta categoría es bastante pobre en el conjunto, pero contiene sin embargo objetos de buena calidad. Los cuchillos de dorso natural son aquí lascas donde las huellas de uso están bien visibles, sin duda a causa de la naturaleza de la roca. El dorso está formado en dos casos por una cara de bloque original, y en el tercero, por un talón faceteado convexo ancho. Las piezas de filo usado son, una sobre lasca de guijarro, la otra sobre raedera doble, donde los dos bordes retocados están usados.

328

La categoría de los becs no comprende sino dos objetos. Uno es un poco dudoso, en razón de la presencia de una denticulación, la cual forma parte de la gran muesca que constituye el bec. El otro objeto, es una muesca bajo quebradura. Lo mismo, uno de los dos picos podría clasificarse en rigor como un bifaz muy atípico, a causa de la naturaleza de su retoque, pero el otro es perfectamente típico (fig. 138, nº 1): se trata de una lasca ancha sobre la cual dos retoques cóncavos forman una punta maciza corta y relativamente poco aguda. El objeto se emparenta más a un bec de gran talla más que a un verdadero pico, lo que es conforme a la morfología de casi todos los ejemplares conocidos de este tipo. Las escotaduras comprenden en particular una pieza con escotaduras clactonienses múltiples no menos de cuatro, bien individualizadas, cortantes, y cuyo ancho varía de 18 a 35 mm. Una de las escotaduras entre abruptos se halla sobre un bloque tabular delgado y tiene una quebradura. La muesca misma está retocada pero bien cortante. Los tres utensilios compuestos comprenden todos bordes de raedera, lo que es sospechoso y podría hacer pensar en raederas o unifaces fallados. Es el caso particular de uno de ellos, donde el segundo elemento es una escotadura clactoniense ancha, que eliminó un retoque de raedera visible de una y otra parte . Los denticulados macizos, en número de siete, no presentan diferencias con los que se encuentran en otros sitios, pero para algunos de ellos, la determinación está sujeta a revisión. Por ejemplo, el nº 5 de la figura 138 (denticulado tabular simple recto), podría ser considerado como un esbozo de pieza bifacial, intermediario entre la pieza a retoque mínimo y el bifaz Chivateros: el retoque no afecta sino un borde de una sóla cara, la otra cara está ocupada por un lascado ancho; la denticulación es ancha y profunda; las salientes entre las muescas son heterogéneas en forma y dimensión. El nº 4, por el contrario, parece más claro en la medida donde la irregularidad de la denticulación se debe a pequeños retoques que podrían ser huellas de uso. Esta utilización también podríamos pensar para el nº 3, denticulado muy elevado convexo, donde «mordisqueos» y pequeños retoques se observan en ambas caras.


Claude Chauchat

En la categoría de los denticulados ordinarios, los denticulados simples se caracterizan por un número de muescas a menudo mínimo, dos o tres, cuyas dimensiones son por otra parte variables, de 7 a 17 mm. Uno de los denticulados complejos es atípico, debido a la mala hechura de dos de sus bordes retocados. Los microdenticulados en su mayoría están sobre lascas medianas o pequeñas. Una excepción, sin embargo, es una pieza dudosa que podría ser un fragmento superior de bifaz Chivateros, retrabajado después de una quebradura mediana. La microdenticulación, simple cóncava, afectó la cara opuesta de un gran lascado a percutor de piedra, que dió una superficie casi plana y un borde regular. Hay dos microdenticulados entre abruptos, ninguno de los cuales lleva fractura intencional. Uno de ellos es un fragmento mediano de lasca delgada en cristal de roca, con microdenticulación doble. El único «chopper» está hecho sobre bloque de bordes romos, producto de los aluviones locales. Su filo es bastante irregular y poco extenso.

Raederas y unifaces La clasificación de estos objetos es particularmente ardua. Un gran número de piezas está constituido por fragmentos con una parte de borde retocado y es difícil de atribuirles los mismos tipos que a los objetos enteros. Se juzgó arbitrario clasificar estos fragmentos entre las raederas, bajo el pretexto que se presentan como tales. En efecto, ellos pueden proceder de objetos más grandes, que podrían ser clasificados como unifaces, puesto que un retoque marginal o corto sobre lascas poco gruesas ya han sido encontrados en buenos ejemplares de esta categoría. Los tipos utilizados aquí no le dan un sitio muy grande a los diversos esbozos, preformas y piezas desviadas, que pueden aparecer durante el proceso de la talla. Esta laguna se debe sobre todo al pequeño número de sitios y de piezas que han sido estudiados hasta hoy. El conjunto de las raederas está compuesto en su mayoría por piezas donde el retoque es muy corto y se asemeja a un simple «mordisqueo», todo visiblemente muy plano. Sin embargo, no parece que se tratara de simples lascas utilizadas. Los dos tipos de unifaces típicos, puntiagudo y redondeado, comprenden aquí piezas irregulares, que normalmente deberían clasificarse como atípicas, en razón de la mala calidad del retoque o de un defecto del soporte, pero su extremidad superior es característica. Sólo una minoría posee bordes regulares y bien retocados; otros, son claramente puntiagudos o redondeados pero quebrados en la extremidad inferior, denticulados sobre una porción más o menos importante del borde, mal retocados debido a irregularidades del soporte o de una mala textura de la roca, llevando escotaduras o quebraduras laterales y a veces ángulo vivo en la juntura entre dos elementos.

329


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

En un contexto de taller, es concebible que las piezas terminadas y sin defectos sean rarísimas. En efecto, sólo está en este caso el de la figura 139, nº 5, que es un unifaz redondeado uno de cuyos bordes es convexo y el otro recto. La elaboración de esta pieza se hizo en dos fases bien visibles, primero grandes lascados a percutor blando, luego se regularizó el borde por pequeños retoques. Los fragmentos de unifaces son todos, partes medianas o inferiores. Las partes inferiores, comprenden generalmente la porción proximal de la lasca, muestran en este caso, cuando los hay, talones reducidos por retoque. En el conjunto, el retoque es plano y a menudo corto cuando el soporte es delgado. Puede convertirse en semi-abrupto, alto, a veces escamoso y escalariforme en las piezas gruesas.

330

Los esbozos de unifaces son lascas grandes y gruesas, que presentan, estas últimas características de retoque. Los bordes ligeramente denticulados no son aquí raros. Una de las piezas tiene un retoque inverso dando por resultado una inclinación de la cara inferior, que puede permitir un adelgazamiento más fácil. Sin duda, este retoque inverso luego debió desaparecer. Otra pieza, fragmentada, tiene una extremidad superior sin retoque, pues los dos bordes laterales se curvan sin reunirse.

Utillaje bifacial Los bifaces a menudo son toscos al punto de ser dudosos. Hay al menos dos fragmentos de bifaces Chivateros, los dos poco gruesos, uno de los cuales está hecho sobre una gran lasca. Una de las piezas foliáceas esta en cuarcita. La pieza clasificada como punta de proyectil es aberrante: se trata de una lasca hecha por «mordisqueo» para obtener un pedúnculo ancho, encuadrado por dos espinas. El parecido se detiene allí; la lasca es gruesa, no hay parte perforante y no se ve la posibilidad de hacer una.

Núcleos Muchos de los núcleos habían sido clasificados inicialmente sea entre los bifaces Chivateros, sea entre los denticulados. Las determinaciones que presentamos son aún provisionales en la medida que la duda subsiste. Los cuatro núcleos discoides se adaptan perfectamente a la determinación de Chivateros quebrados, algunos habiendo quizás sido retrabajados, y los tres núcleos piramidales pueden ser denticulados muy elevados (lo que fue nuestra primera determinación). De hecho, este material es en su conjunto un ejemplo impresionante de la influencia del contexto sobre la evaluación de un utillaje lítico. En Pampa de los Fósiles 12, unidad 104, la determinación de un fragmento de Chivateros no crea jamás problema y es evidente que los grandes lascados son el resultado de un proceso de hechura en su comienzo. Aquí, el contexto está mal definido por la ausencia de sitios de comparación y dada la dificultad de definir exactamente el proceso de talla: la morfología de los unifaces es en efecto más simple que la de las puntas de proyectil. Además, el contexto es probablemente mixto, a causa de la fuerte proporción de utillaje ordinario que se presenta. La determinación


Claude Chauchat

de numerosas piezas está pues afectada por un margen de incertitud, que no podrá desaparecer sino difícilmente, a medida que nuevos utillajes sean evaluados.

UNIDAD 3 El carácter de taller de esta unidad está más firme que para la unidad 2, dado la abundancia de lascas de talla de percutor blando en cuarcita y una buena proporción de utillaje bifacial, que nos remite a la situación mejor conocida de los talleres de Pampa de los Fósiles. Sin embargo, las raederas y los unifaces son igualmente numerosos, sin que se pueda decir si se debe esto a una superposición de ocupaciones diferentes o si éstas dos actividades de talla han sido realizadas el mismo tiempo. El resto del utillaje ordinario está menos bien representado, puesto que el número total de utensilios es menor que en la unidad 2.

Utillaje ordinario El único utensilio a posteriori es una pieza «machucada» cuyo borde activo distal está opuesto a un dorso natural. Hay dos becs siendo uno burilante alterno, forma rara. No hay ni escotadura, ni utensilio compuesto, tan sólo tres denticulados macizos, todos tabulares y simples. Un sólo denticulado ordinario merece mencionarse (fig. 138, nº 6): fue clasificado como denticulado convergente, pero dada su morfología podría también ser un fragmento de esbozo de unifaz.

Raederas y unifaces Esta categoría comprende algunas buenas piezas, pero también un buen número de fragmentos de toda especie. Entre las raederas, la nº 4 de la figura 139 está clasificada como raedera doble, pero el retoque del borde izquierdo es inconstante y se delimitó a hacer desaparecer las irregularidades del borde. El otro borde está mejor retocado, pero este retoque es siempre corto. El hecho que se trata de una lámina es igualmente inhabitual. La segunda raedera (nº 1) es triple; el soporte es una lasca delgada, ancha y triangular, cuyos bordes fueron retocados; el de la derecha, sin embargo, no lleva sino un retoque fino y muy corto, pero claramente escalariforme. Los unifaces puntiagudos comprenden una punta triangular maciza, ligeramente denticulada, por lo cual es dudoso que ella sea realmente un unifaz, pero es imposible clasificarlo de otra manera, salvo en los «diversos». Los unifaces redondeados son todos fragmentos de varias dimensiones; el nº 2 de la figura 139, siendo un fragmento distal de lasca, lleva un retoque corto, semi-abrupto, convexo sobre el borde derecho, y un retoque más importante, bien plano y rectilíneo, sobre el borde izquierdo. La juntura de estos dos bordes en la extremidad no está completa: subsiste una quebradura distal de la lasca original. Los esbozos de unifaces presentan en conjunto las mismas variaciones que en la unidad precedente, en particular la predominancia de piezas gruesas, macizas, y la

331


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

332

Fig. 140.- Ascope 5: utillaje bifacial.

presencia frecuente de denticulación sobre los bordes retocados. Existe dos casos en donde los bulbos han sido eliminados por retoque inverso y una pieza sobre bloque tabular. El nº 3 de la figura 139 había sido clasificado en un comienzo como raedera simple convexa. No obstante, aparece la posibilidad, más bien, de un esbozo de unifaz sobre lasca, como lo indicaría, el retoque sobre la base, aunque no muy bueno y la ligera curva en la extremidad superior.

Utillaje bifacial Este utillaje es suficientemente abundante para confirmar la determinación de taller, basada sobre los desechos de talla. En esta veintena de piezas, varias observaciones se imponen de inmediato. Los fragmentos no acoplados son la regla. Indudablemente, aún los talleres mejor estudiados de Pampa de los Fósiles poseen siempre un residuo permanente, difícil explicar, de fragmentos no acoplados. Sin embargo, un sólo acoplamiento pudo establecerse aquí (sobre una pieza foliácea en cuarcita). Es necesario pensar que la colección no está completa y que algunas piezas quedan por descubrir, porque la abundancia de bloques no facilita la investigación, pero también que no se hizo ninguna excavación. La segunda observación es que la roca local, la toba volcánica blanca, está en minoría, de 20 piezas 8 fueron hechas en este material, contra 10 piezas en cuarcita, 1 en cuarzo y 1 en gres-cuarcita (variedad 03). Los Paijanenses llegaron pues al lugar con un pequeño stock de materia prima proveniente de una fuente que aún es desconocida. Muy probablemente, este material estaba ya en estado de esbozo, por ejemplo los bifaces Chivateros. Las puntas fueron talladas principalmente en este material, los ensayos de talla en toba volcánica no parecen haber sido muy concluyentes: existe un fragmento de bifaz Chivateros y algunos fragmentos de piezas foliáceas en toba, pero ninguna punta


Claude Chauchat

se encontró en el lugar. Ahora bien, parece increíble que un material tan frágil no haya dejado algún fragmento. Por el contrario, la preferencia absoluta de la toba volcánica para la fabricación de los unifaces es evidente. Un sólo bifaz Chivateros fue recogido en esta unidad. Es un fragmento probablemente basal, del tipo «regularizado», con bordes poco sinuosos. En cambio, las piezas foliáceas son numerosas, como es el caso en todos los talleres paijanenses conocidos, y dos de ellas están enteras, de las cuales una por acoplamiento de fragmentos. Una de las piezas halladas enteras está representada en la fig. 140, nº 1; la materia prima es un gres-cuarcíta marrón oscuro, la pieza es un poco gruesa, la base en arco quebrado y el ancho en alto. La sinuosidad de los bordes es débil. Las tres puntas de proyectil (nº 3, 4 y 5) muestran el grado de estandarización alcanzado por algunos ejemplares de puntas de Paiján alargadas. Su ancho máximo no varía de más de 2 mm. El único matiz es la existencia de una ligera inflexión formando las espinas laterales sobre el no 5. Los otros fragmentos recogidos no se empalman con estas piezas.

UNIDAD 4 Esta unidad esta constituida a primera vista por una concentración de caracoles terrestres, de casi 5 m de diámetro. Luego de las operaciones de recolección del sitio, se decidió hacer un cateo con la finalidad de recoger una muestra de fauna para comparación con Pampa de los Fósiles. En efecto, este sitio está próximo al valle y la distancia al litoral es del orden de 30 a 35 km, en tanto que es menos de la mitad para los sitios de Pampa de los Fósiles. El utillaje en superficie fue recogido a parte, antes de la excavación. La fauna se reveló particularmente abundante en el primer cateo de 2 m², razón por la cual fue ampliado hasta 8 m². Algunos de los objetos encontrados durante esta excavación se juntaron al inventario del cuadro 43. Este depósito se sitúa en una zona del sitio donde una fina capa de limo pulverulento recubre el depósito de los aluviones gruesos. La presencia de caracoles aglomerados y aplastados, contribuyó sin dudas a la conservación de esta capa, aunque ésta sea visible en otros lugares del sitio. El depósito arqueológico señalado por los caracoles, comprende una parte superior en la cual las conchas están quebradas, y una parte inferior en la cual están intactas. La capa arqueológica tiene un espesor de casi 15 cm aproximadamente. La capa de limo estéril subyacente tiene un espesor variable determinado por la superficie irregular del sedimento aluviónico, pero que no sobrepasa los 10 cm. Pequeñas madrigueras fueron aisladas en esta capa estéril que atraviesan la capa arqueológica. Algunas de ellas pertenecen a roedores uno de cuyos esqueletos fue hallado durante la excavación. Este esqueleto se distingue del resto de fauna encontrado en la capa arqueológica por el aspecto rojizo de los huesos, en tanto que los otros tienen un aspecto grisáceo y a menudo están recubiertos por placas de una fina película calcárea. Otras madrigueras parecen haber sido de escorpiones pues algunas caparazones de muda se encontraron.

333


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

El material recogido en la excavación, además de la fauna que será tratada más adelante, comprende dos muestras de conchas y de carbón, siendo necesario de retirar con cuidado este último a fin de evitar las madrigueras.

El material lítico

334

El conjunto del material lítico recogido en esta unidad es poco abundante y no justifica un tratamiento cuantitativo (cuadro 43). Las lascas de percutor duro dominan ampliamente a las lascas de percutor blando, pero en general son de mala calidad. El utillaje es pobre, 43 utensilios en total. El utillaje ordinario constituye la gran mayoría y todas las grandes familias tipológicas están bien representadas aquí. Debe notarse en los útiles a posteriori, la presencia de una pieza de filo usado y de la única chaira recogida en el sitio 5. Las raederas son de mala calidad y no hay unifaces. Un único denticulado macizo está presente y es atípico. El utillaje bifacial comprende sólo tres piezas, de las cuales las dos primeras son fragmentos de bifaz sin gran interés, una en toba, la otra en cuarzo de filón. La última pieza es una pequeña punta en toba de una morfología enteramente inhabitual (fig. 140, nº 2). Se asemeja a algunas piezas recogidas en Pampa de los Fósiles 12, durante las primeras recolecciones de superficie (Chauchat, 1976 : lámina XXXIV, nº 14 y 15), que son igualmente cortas y anchas y con verdaderas aletas más bien que las espinas habituales. Las dimensiones y proporciones de esta pieza son enteramente comparables a las dos puntas de Pampa de los Fósiles 12, salvo en lo que concierne el pedúnculo, más ancho sobre el ejemplar de Ascope. No obstante, la verdadera originalidad de esta pieza reside en la denticulación, que tan sólo volvió a encontrarse sobre una pequeña punta rechoncha sobre lasca de silex, hallada en Piedra Escrita (Goyesnique), a la entrada de la Quebrada de Cupisnique(2). Ninguna otra punta conocida en el Paijanense es denticulada. En las industrias de la Sierra del Perú, varios tipos de pequeñas puntas, romboidales o foliáceas, a menudo están denticuladas sobre el limbo. Dos fragmentos de colorante fueron recogidos en la excavación: un fragmento de ocre rojo oscuro un poco arenoso, usado sobre una cara, y un fragmento de roca gris oscuro pulvurulento, de naturaleza desconocida.

Dataciones absolutas Dos fechas radiocarbónicas fueron realizadas en muestras tomadas de esta unidad. Los resultados son los siguientes: GIF 4912 : 9 670 + 170 antes del presente (carbón de madera)

(2) Nota 2005. Esta punta está ilustrada en Chauchat et al 1998, fig. 21 (p. 45). En realidad, ha sido encontrada en el sitio PV22-58 situado más al este del sitio n° 9 que ha sido separado posteriormente a la redacción del presente volumen.


Claude Chauchat

Cricetidae Prob. Lagidium Roedor no identificado Pseudalopex sp. Mamífero no ident. Total mamíferos Ave no identificada Total aves Dicrodon sp. Callopistes flavipunctatus Serpiente no det, Total reptiles Clupeidae Anchoa sp. Ariidae Mugil sp. Pez no identificado Total peces Total vertebrados

Número de fragmentos N % 1 4 59 11 45 120 14,6 17 17

9,8

382 81 14 477 3 28 1 1 22 55 669

N.M.I N

Peso %

6

14,6

gr. <0,05 2,9 1,0 7,6 6,75 18,3

4 4

9,8

0,3 0,3

1 1 3 1

22 4

65,9

1 27

48,2

0,15 19,0

9,8

0,05 0,25 0,15 0,1 1,25 1,8

4 41

39,4

Estimación máxima gr. % 50 575 150 4 000

46,5

359,9

47,1

4 775

60,9

0,8

6,8

0,9

520 520

6,6

5,05 13,8

1 1 1 1 8,2

%

Estimación mínima gr. %

1 031,8 1 256

48,2

348,9

45,7

40,9 2 328,7

29,7

40,97 35,7 72,1 72,1 4,6

47,5 763,1

6,2

220,9

2,8

7 844,6

Cuadro 44.- Composición de la fauna de vertebrados de Ascope 5, unidad 4.

GIF 4913 : 9 510 + 170 antes del presente (conchas de caracoles terrestres). Las dos fechas son prácticamente idénticas, a pesar de la diferencia del material. Las otras fechas sobre conchas de caracoles terrestres de otros sitios fueron sensiblemente más jóvenes, lo que no es el caso aquí. Por lo demás, estas dos fechas concuerdan perfectamente con las de Pampa de los Fósiles, más se puede aquí hacer las mismas observaciones que para los precedentes resultados, dado que las tomas fueron hechas a menos de 20 cm de la superficie.

Fauna de los vertebrados (E. Wing). La muestra de fauna de este sitio es apenas suficiente con 669 fragmentos identificados y NMI de 41 (cuadro 44). Esta muestra comprende restos identificados tentativamente como Vizcacha (Lagidium peruanum), restos de pequeños roedores, zorro (Pseudalopex sechurae), una pequeña lagartija (Dicrodon sp.), gorriones, una gran lagartija (Callopistes flavipunctatus), peces-gatos (Ariidae), arenques (Clupeidae), anchovetas (Anchoa sp.) y la Lisa (Mugil sp.). La extremidad proximal del fémur atribuida a la vizcacha lleva incisiones sobre la cara anterior. No se halló ningún otro hueso inciso o quemado. Es el único sitio conteniendo un número substancial de pequeños peces, arenques y anchovetas. Son peces que forman bancos y serían muy fácilmente capturados por medio de redes con mallas finas.

335


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

336


Claude Chauchat

Capítulo III Ascope 12 Este sitio ocupa un conjunto de bajas terrazas junto a un río seco a la margen izquierda de la Quebrada de la Camotera. Esta quebrada es la más vasta de las que han sido prospectadas en la zona de Ascope. Dichas terrazas forman una banda al pie del Cerro Cuculicote donde pueden distinguirse tres niveles escalonados de menos de un metro de altura los unos de los otros, y de los cuales el más elevado no alcanza tres metros con relación al lecho fluvial más bajo Una decena de unidades paijanenses fueron aisladas en estas terrazas (fig. 141). La localización de las unidades 6 y 10 es aproximativa; la unidad 2 se reveló a la vez vasta y compleja, y ha sido dividida en 20, 21, 22 y 23. El estudio no está terminado y será expuesto en una publicación posterior. Sólo los resultados concernientes a las unidades 1 y 3 serán expuestos aquí en detalle, los otros se resumirán.

UNIDAD 1 Esta unidad se encuentra a lo largo del borde noroeste del conjunto de terrazas que constituye el sitio en un lugar donde la terraza mediana tiene un ancho de tan sólo 3 a 10 m. Es la única de toda la zona de Ascope que ha sido registrada por fotografía vertical. Los Paijanenses ocuparon aquí preferentemente el talud de la terraza más alta, el cual no sobrepasa jamás 3 m. La distribución resultante de los artefactos afecta la forma de una banda estrecha a lo largo de este talud. Además, se distingue en la mitad norte de la unidad, dos otros regueros oblicuos con relación a la precedente y que siguen los riachuelos descendentes del talud. Estos riachuelos están bien marcados por ligeras concavidades y la aparición de numerosos bloques angulosos. Alrededor de ellos, la superficie de la terraza está recubierta de un limo arcilloso grueso de 10 a 15 cm y donde las piedras, como los artefactos, son excesivamente raros. En un cateo de 1/2 m² practicado en esta zona, entre los dos riachuelos, no se obtuvo ningún objeto enterrado. Las concentraciones de artefactos visibles en los riachuelos no forman pues la parte desprendida de un nivel de ocupación que permanece enterrado en sus alrededores. Como estas concentraciones en los riachuelos son muy restringidas para atribuirlas a la ocupación humana, es necesario pensar un transporte posterior que hubiera acumulado estos objetos. Ahora bien, en la extremidad norte de la unidad se halló también fragmentos de cerámica pertenecientes a un vaso estilo Salinar (Periodo Formativo Tardío), sin duda arrojado desde lo alto del talud. Estos fragmentos tienen la misma tendencia que los objetos líticos pero son un

337


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

338

Fig. 141.- Ascope 12: mapa general del sitio al 1/2,000; en el centro, la cuadricula de la unidad 2; los puntos negros representan los batanes.

poco menos escasos que los de la zona limosa. El transporte de los objetos en los riachuelos desde el flanco del talud no parece verosímil por dos razones: a)

estos objetos no poseen huellas de trituración, aún cuando el fondo de los riachuelos está cubierto de piedras;

b) el examen de los planos de distribución de los utensilios muestra que ellos no están expandidos a lo largo de los riachuelos, sino forman concentraciones discontinuas que ocupan cada vez una porción restringida de su conjunto.


Claude Chauchat

Por el contrario, estas observaciones no contradicen la hipótesis de un desplazamiento transversal que habría reunido los objetos en el fondo después de un deslizamiento sobre las vertientes de cada riachuelo. Este desplazamiento, del orden del metro y efectuándose enteramente sobre un sedimento fino, no habría dejado huella sobre los objetos. Este fenómeno habría permitido la formación de regueros en el fondo de los riachuelos, a partir de concentraciones primitivamente extendidas en ellos de una parte y otra. La disposición de los tiestos de cerámica, más ligeros pero considerablemente más recientes que los artefactos del Paijanense, corresponde bien con esta hipótesis. Podemos concluir también que estos objetos estuvieron en su origen, en la parte baja del talud y no sobre el flanco de aquel, como es el caso en la extremidad sur de la unidad. La composición tipológica del utillaje recolectado (cuadro 45) crea igualmente algunos problemas. La fuerte proporción de raederas y unifaces, así como la presencia de una buena muestra de utillaje bifacial, tiende a que se clasifique esta unidad dentro de la facie de taller. Sin embargo, las lascas talladas a percutor blando son tan sólo 124, lo que es relativamente poco; el resto del utillaje ordinario comprende 97 utensilios con los «diversos», y 82 sin estos últimos. Aún suponiendo errores de interpretación inevitables, como lo hemos visto para el sitio 5, no puede quedar sino una fuerte proporción de utillaje característico de los campamentos. La distribución de los objetos no es nada esclarecedora a este respecto: sólo el utillaje bifacial, principalmente en cuarcita, está restringida a la mitad norte de la unidad y ausente sobre la banda que corre a lo largo del talud. Todas las categorías de utillaje ordinario están estrechamente mezcladas en toda la unidad. Esta mezcla general hizo abandonar para esta unidad el estudio detallado de las distribuciones de los utensilios, aunque este estudio sea aún posible, toda vez que la recolección fue sistemática.

Material lítico Utillaje ordinario Los cuchillos de dorso son poco numerosos. Uno de ellos está hecho en un pequeño bloque sobre el cual se efectuó un lascado. Por el contrario, las lascas utilizadas abundan, lo que puede deberse sea en parte al material, sea en parte al número de lascas de talla a percutor blando, más susceptibles de ser marcadas por el uso o las acciones naturales que las lascas más gruesas. Las piezas de filo usado son numerosas, lo que hay que asimilarlo a la presencia de un batán muy grueso más allá de la extremidad sur de la unidad. La roca empleada aquí es blanda, se desgasta rápidamente, y la eolización es nula, lo que ha contribuido a la visibilidad de estos utensilios. Dos de las piezas son utensilios retocados y retallados posteriormente: una muesca retocada y una raedera simple recta. Algunas lascas de morfología parecida a los cuchillos de dorso y a las chairas, pueden ser agregadas a este lote. Una de las tres piezas «machucadas» está sobre un núcleo y los «machucados» no parecen deberse a los ensayos del «débitage» sino a una verdadera utilización.

339


Prehistoria de la costa norte del Per煤. El Paijanense de Cupisnique

340

Cuadro 45.- Composici贸n del utillaje de Ascope 12, unidad 1.


Claude Chauchat

341

Fig. 142.- Ascope 12, unidad 1: utillaje.

La extrema rareza de los becs es notable: esta unidad no contiene sino un bec por muesca simple. La composición de la categoría de las escotaduras también es muy particular, puesto que las escotaduras retocadas simples dominan a todos los otros tipos. Esta observación se nota sólo sobre siete utensilios. Entre los utensilios compuestos, la pieza de la figura 142, nº 4, aunque clasificada como raedera denticulado, es de una determinación problemática. El nº 1 es una escotadura-denticulado muy característica, donde una escotadura clactoniense ancha trunca un denticulado doble. El nº 2 ha sido clasificado excepcionalmente como denticulado-bec, a pesar de la regla de separación de las partes activas. La punta está muy bien formada para una determinación como denticulado convergente. Sin embargo, es posible que la denticulación no sea sino un sub-producto de un retoque rápido y probablemente no terminado. En este caso, lo propondríamos como bec. Los «diversos» comprenden un cierto número de fragmentos indeterminables cuyas quebraduras presentan el aspecto generalmente atribuido a la acción del fuego.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Raederas y unifaces Las formas de los utensilios pertenecientes a esta categoría son muy variadas y en ellas se distingue mal los unifaces verdaderos de las raederas simples o dobles, en la medida en que estos últimos pueden ser tan sólo fragmentos o preformas de los primeros.

342

En principio, sólo deberían clasificarse entre las raederas los utensilios cuyo retoque es corto y la forma suficientemente alejada de la de los unifaces para no ser preformas de esta categoría. En la práctica, como hace falta una amplia experiencia basada en un gran número de utensilios, no es posible por el momento llegar a conclusiones definitivas. Es así que como el nº 5 de la figura 142 fue clasificado como raedera simple, el tipo «raedera de dorso adelgazado» no había sido visto en el Paijanense. Pero el retoque del borde derecho puede también ser considerado como una preparación en vista de angostarse y adelgazarse la pieza de este costado. Los unifaces son relativamente escasos en sus formas típicas, lo que no es sorprendente si se considera que los fragmentos son difíciles de atribuir a estos tipos, aún cuando el retoque es regular. Sólo uno es muy típico y entero (fig. 142, nº 6). Es un unifaz puntiagudo, esbelto, sobre lasca de talón cortical y sin retoque cubriente. La mayor parte de los fragmentos tiene una sección muy elevada y un retoque semi-abrupto o aún enteramente abrupto que tiende a convertirse en escamoso y escalariforme. Los unifaces redondeados son claramente menos numerosos que los anteriores e inclusive uno de ellos tiene un extremo estrecho y truncado, lo cual no es lo típico. El único fragmento importante muestra la disimetría característica de este tipo, entre un borde rectilíneo y un borde convexo. El nº 3 de la figura 142 fue clasificado entre los fragmentos en razón de la imposibilidad práctica de decidir si la forma final prevista del objeto fue redondeada o puntiaguda.

Utillaje bifacial La mayoría del utillaje bifacial está hecha en cuarcita o en cuarzo de filón. Existe también una pieza en riolita muy burda, parecida a la empleada en el sitio de La Cumbre, en el Valle de Moche (investigaciones P. Ossa). Una pieza foliácea ha sido clasificada entre las puntas de proyectil a causa de la presencia de una zona de retoque a presión sobre la extremidad superior. Dos puntas de proyectil están quebradas al ras de la línea de amarre del pedúnculo, que no fue hallado. Sólo la categoría de los bifaces contiene algunos objetos en toba.

Núcleos La rareza de núcleos en esta unidad indica sin duda que las grandes lascas utilizadas para la fabricación de unifaces han sido obtenidas en otro sitio que no es conocido (salvo que sea el sitio 5) y que podría hallarse sobre el afloramiento de la materia prima. En efecto, ésta no se halla en el sitio 12, en el cual los afloramientos y los aluviones


Claude Chauchat

están constituidos en gran parte de granito y de una roca negra indeterminada (posiblemente el gres-cuarcíta, que forma nuestra variedad 03). Todavía uno de los dos núcleos tabulares, que está hecho sobre una gran lasca, podría interpretarse como una pieza a retoque mínimo, pasando al bifaz Chivateros. Tres poliedros en toba volcánica tienen forma tabular que podría provenir de la fragmentación de lascas con grosor mediano (1 cm aproximadamente), percutidas sobre yunque. El único poliedro en cristal de roca, por el contrario, es netamente globular y tiene lascados en todas direcciones.

Utillaje no tallado Pertenece sin duda a esta categoría un grueso bloque situado sobre la terraza más elevada entre esta unidad y la unidad 2, y que posee una cara plana. Este bloque fue dejado en el mismo lugar y parece que se trata de un batán. Un guijarro en cuarcita hendido sobre dos caras paralelas y netamente usadas fue clasificado como mano de moler; su utilización para la abrasión de los bordes de los unifaces y de los bifaces durante la talla, no puede ser descartada dado el contexto. Sobre las dos piezas clasificadas entre los guijarros, uno es un bloque o núcleo de toba volcánica utilizado ampliamente como percutor.

UNIDAD 2 La unidad 2 es más bien un conjunto bastante arbitrario formado de varias unidades en el sentido en que este término ha sido utilizado hasta el momento en la mayoría de los casos. Sobre una superficie total de más de 2 500 m², podemos distinguir en efecto varios grupos de artefactos de los cuales cada uno puede ser asimilado a una unidad. El agrupamiento de estas concentraciones se justificó únicamente durante el registro en el terreno, por el hecho que ellas eran poco visibles, en parte debido a su poca densidad y límites muy borrosos y, en parte a causa de la naturaleza del terreno. El estudio de este grupo no fue terminado. Tan sólo daremos aquí un plano somero de las «sub-unidades», numeradas de 20 a 23 (fig. 143), indicando su ubicación general y el inventario del utillaje recolectado en cada una de ellas, que sin duda no está completo, pero tiene un valor indicativo cierto. Los inventarios del cuadro 46 muestran que las unidades 21 y 22 son principalmente talleres de unifaces que comprenden una pequeña cantidad de utillaje bifacial. Estas dos grandes clases son, por el contrario muy raras en las unidades 20 y 23 en las que dominan el utillaje ordinario. Los materiales utilizados son mayormente la toba gris ya descrita en Ascope 5, y que abunda por lo demás en todos los sitios de esta zona. Como en Ascope 5, el utillaje bifacial está preferentemente en cuarcita y una pequeña cantidad de otros materiales fue utilizada para diversas clases de utensilios.

343


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

344


Claude Chauchat

Porcentajes Utiles a posteriori Raederas y unifaces Becs Escotaduras Utiles compuestos Denticulados macizos Denticulados ordinarios Micro-denticulados Pebble-tools Indices Indice de denticulados Indice de utillaje macizo Indice de n煤cleos

29,8 37,5 1,9 1 0 1 4,8 8,7 1,9

25,2 52,4 1 1,9 1,9 0 0 2,9 1

29,8 40,1 1,1 1,8 1,4 1,1 5,4 5,8 1,4

12,5 7,7 11,9

2,9 1,9 9,7

12,2 5,1 13,4

Balance general Unidad 21: 86,7 / 13,3 Unidad 22: 86,6 / 13,5 Unidad 2 total: 86,1 / 13,9

Cuadro 46.- Ascope 12, unidad 2: composici贸n de los utillajes de las unidades 20, 21, 22, 23 y del total de la unidad 2. N贸tese que el total de la unidad 2 es m谩s elevado que la suma exacta de las sub-unidades pues contiene piezas aisladas que no se contaron en ninguna de aquellas.

Fig. 143.- Ascope 12, unidad 2: plano general y contorno de las unidades 20, 21, 22, 23. La cuadricula es de 10 m de lado.

345


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

346

Fig. 144.- Ascope 12, unidad 3: plano de la unidad; los circulos negros indican la ubicación de los batanes.

UNIDAD 3 Esta unidad, situada en el extremo inferior del sitio, se presenta muy claramente como un campamento, en primer lugar por la presencia de una importante concentración de caracoles y de tres batanes (fig. 144), luego por el material tallado visible en superficie, que no comprende en gran cantidad lascas de talla a percutor blando. El utillaje recogido, que no contiene ni utillaje bifacial ni unifaces en proporciones fuertes, confirma este diagnóstico. Un riachuelo atraviesa de parte a parte la concentración de los caracoles. Los taludes así formados permitieron suponer un espesor relativamente importante del depósito arqueológico (aproximadamente 30 cm). Una recolección del material tallado se efectuó antes de la excavación en toda la superficie de la unidad. Sin embargo, el depósito resultó menos grueso que lo previsto y sobre todo muy pobre, pues las conchas se habían deslizado a lo largo del talud. La excavación no afectó sino una superficie de casi 3 m² a lo largo del talud norte del riachuelo. Los resultados obtenidos en esta unidad comprenden pues el conjunto del utillaje, tallado y no tallado, los raros restos de fauna encontrados en el cateo y la fecha obtenida de la muestra de conchas tomadas en el cateo.


Claude Chauchat

Material lítico La composición del conjunto del utillaje y de los núcleos se da en el cuadro 47. El material utilizado aquí es siempre la toba volcánica gris, pero existe un pequeño número de objetos atribuibles a la variedad 03 (gres-cuarcíta negra) y 04 (meta-andesita) a veces con algunas dudas, a causa del estado físico muy diferente de este material comparado al de Pampa de los Fósiles.

Utillaje ordinario y bifacial El utillaje ordinario se compone aquí del mismo número de objetos que en la unidad 1 del sitio, pero su composición es claramente diferente: las raederas y unifaces participan tan sólo en menos del 7% del conjunto. Los útiles a posteriori, escotaduras y denticulados son, por el contrario, numerosos y confirman la atribución a la facies de campamento. Las lascas utilizadas dominan ampliamente en la categoría de los útiles a posteriori, lo que se debe muy ciertamente a la combinación de un material blando y la ausencia de eolización, como ya se ha hecho notar. Por el contrario, una única pieza de filo usado se observó, lo que contrasta de manera sorprendente con los tres batanes presentes, según la hipótesis evocada al inicio. Los cuchillos de dorso son bien típicos y a menudo están fuertemente marcados por el uso, como por ejemplo en la figura 145, nº 1. Las fracturas por percusión parecen más escasas que en otras partes, sobre las chairas, donde dominan los abruptos formados por quebraduras o caras naturales. Algunas huellas de utilización se observan pero podrían ser anteriores a las quebraduras. Las raederas y unifaces abundan relativamente; sin embargo en su mayoría son de mala calidad. El retoque de los raspadores es abrupto, o irregular, semejando una denticulación, o estando sobre un soporte irregular. Igualmente las raederas no ofrecen sino un retoque de tipo «mordisqueo», apenas más marcado que en las lascas utilizadas y puede uno preguntarse sobre el valor de la atribución que se dió a este tipo. Los unifaces comprenden tres piezas: la primera está suficientemente bien formada para que se le pueda atribuir al tipo punteagudo (fig. 145, nº 3); la segunda es un unifaz quebrado cuya extremidad redondeada podría ser la base; la tercera es un esbozo grueso, de forma adecuada para llegar a ser un unifaz punteagudo. Los becs pertenecen todos al tipo con dos muescas. El nº 2 de la figura 145 es un verdadero perforador por la finura y alargamiento de la punta. Las otras piezas son muy diferentes: bec corto y muy fino, o por el contrario, grueso y redondeado en su extremidad, etc. Las escotaduras en su mayoría son clactonienses; tres son anchas, cortantes y poco profundas. Las otras, todas cortantes, son más pequeñas, alrededor de 1,5 cm de ancho. Las dos escotaduras retocadas simples, son poco profundas y podrían confundirse con

347


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

348

01.0: Cuchillo de dorso natural 01.1: Cuchillo de dorso natural atípico 01.2: Lasca retocada o utilizada 01.3: Chaira 01.4: Pieza de filo usado 01.5: Pieza machucada 02.0: Raspador 02.1: Raedera simple 02.2: Raedera doble 03.0: Unifaz típico punteagudo 03.2: Fragmento de unifaz típico 03.3: Esbozo de unifaz 04.0: Bec o perforador 05.0: Escotadura clactoniense simple 05.1: Escotadura clactoniense múltiple 05.2: Escotadura retocada simple 05.4: Escotadura múltiple mixta 05.5: Escotadura entre abruptos 06.0: Escotadura-denticulado 06.2: Raedera-denticulado 06.3: Escotadura-bec 06.4: Denticulado-bec 07.1: Denticulado tabular simple convexo 07.9: Denticulado macizo atípico o diverso 08.0: Denticulado simple recto o cóncavo 08.1: Denticulado simple convexo 08.2: Denticulado doble 08.3: Denticulado convergente o complejo 08.5: Denticulado entre abruptos 08.6: Denticulado atípico o diverso 09.0: Micro-denticulado simple recto o cóncavo 09.1: Micro-denticulado simple convexo 09.2: Micro-denticulado doble 09.5: Micro-denticulado entre abruptos 09.6: Micro-denticulado atípico o diverso 12.0: Diverso A: Bifaz 0: Núcleo tabular o prismático 1: Núcleo piramidal 2: Núcleo discoidal 3: Núcleo globular 4: Núcleo informe 1.6: Pieza esquirlada 10: Disco 10.1: Poliedro. 21: Desecho 32: Piedra de moler (batán) Totales 1 Total del utillaje ordinario 2 Total del utillaje bifacial 3 Total de los núcleos 4 Total del utillaje no tallado

7 6 31 7 1 3 4 2 1 1 1 1 4 9 1 2 2 2 1 1 1 2 1 2 5 8 1 2 3 6 7 2 3 3 4 12 1 4 3 1 3 5 4 4 5 18 3 149 1 47 3


Claude Chauchat

349 Cuadro 47.- Composición del utillaje de Ascope 12, unidad 3.

un simple retoque de utilización. Una de las escotaduras entre abruptos tiene una fractura intencional nítida, cuyo punto de percusión está sobre la cara inferior, pero las estrías radiantes parten de la cara superior, lo que indica una percusión sobre yunque. Entre los utensilios compuestos, notamos una escotadura-bec formada por un bec Porcentajes con muesca simple inversa situada en un ángulo del talón de la lasca y una escotadura Utiles a posteriori clactoniense ancha, poco profunda, cortante, 36,9 en posición directa sobre el borde Raederas y unifaces 6,7 opuesto. Becs 2,7 Escotaduras 10,7 Utiles compuestos Los denticulados macizos son raros: dos piezas únicamente. 3,4 La primera, es muy convexa Denticulados macizospero tabular, la segunda, clasificada como denticulado 2atípico a causa de una denticulación Denticulados ordinarios 16,8 parcialmente natural, podría también figurar entre12,8 los muy elevados. Los denticulados Micro-denticulados ordinarios son mayormente simples, pero el retoque0a veces es irregular. Es el caso, en Pebble-tools particular, de los dos denticulados simples y convexos, ilustrados aquí (fig. 145, nos 4 y 5). Indices Indice de denticulados 31,5 Indice de utillaje macizo 4 Los micro-denticulados son bastante numerosos y generalmente bien característicos. La Indice de núcleos 24 denticulación parece producida con un pequeño percutor para que el lascado no pueda Balance general 99,3 / 0,7

sobrepasar ciertas dimensiones y estas muescas son de este modo más apretadas que en los denticulados ordinarios.

Claro está que, como a menudo en esta categoría, los soportes son igualmente pequeños. En muchos casos, la microdenticulación está situada en un extremo y el borde retocado tiene poca extensión, aún donde podría haberse desarrollado más. El único representante del utillaje bifacial es un fragmento basal de bifaz tallado a percutor duro por pequeños lascados y quebrado por flexión en la zona mediana.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

350 Fig. 145.- Ascope 12, unidad 3: utillaje ordinario.

Núcleos Los núcleos son variados y comprenden en particular un núcleo discoide y cuatro discos cuyo carácter de núcleo es bastante claro, a condición de suponer el «débitage» de pequeñas lascas a partir del borde relativamente agudo y no preparado de la lasca que sirve de núcleo. De las 4 piezas esquirladas 3 son en cristal de roca.

Utillaje no tallado Esta categoría comprende solamente tres batanes, dos de los cuales están situados en el interior de la concentración de caracoles y el tercero claramente al exterior. Estos tres batanes son lajas de una roca azulada que podría ser la variedad 04 (meta-andesita) o la 13 (microdiorita). Los dos primeros están ligeramente usados en las dos caras, el tercero presenta un uso más claro, pero tan sólo sobre la cara superior. En todos los casos, la playa de uso es circular, central y de 10 a 15 cm de diámetro. Las dimensiones de las lajas son muy parecidas y del orden de 45 x 35 x 10 cm.

Datación absoluta Una muestra de conchas de caracoles tomada en el cateo fue el objeto de un fechado radiocarbónico cuyo resultado es como sigue : GIF 4164 : 7 220 + 140 antes del presente. Este resultado es sensiblemente más moderno que el de las otras fechas. No es una razón para desdeñarlo completamente, porque no tenemos todavía ninguna idea sobre la duración del Paijanense. Sin embargo, no podemos ignorar que este material no es considerado como muy bueno y que dos otras muestras de caracoles dieron fechas igualmente más bajas que las otras : GIF 4163, en Pampa de los Fósiles 13, unidad 1 y, en menor grado, GIF 4165, en Pampa de los Fósiles 12, unidad 7.


Claude Chauchat

351

QUINTA PARTE SINTESIS, COMPARACIONES, CONCLUSIONES


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

352


Claude Chauchat

Capítulo I El Paijanense: su industria Al terminar la descripción de los sitios de Cupisnique, podemos esbozar una definición del Paijanense en dos niveles, que son complementarios y pueden ser estudiados sucesivamente. El primero sería utilizar una descripción directa de los datos de campo y del material, la que será sobre todo cualitativa; también podemos intentar una definición cuantitativa, indirecta con relación al dato arqueológico de origen (Leroi-Gourhan et al. 1982), y que dará el estado actual de nuestros conocimientos sobre la composición del utillaje. Estos dos aspectos serán expuestos uno a continuación del otro.

Ensayo de definición El Paijanense, como industria, se caracteriza pues por la separación de una parte de equipamiento lítico, observado en talleres de fabricación pero no en su contexto habitual de uso. Las dos categorías así separadas son las puntas de proyectil y los unifaces. Es posible de reconocer el proceso de fabricación, definir la naturaleza del producto terminado, pero la utilización de estos productos se hace aparentemente fuera de los sitios conocidos y, en todo caso, fuera de los hábitats en que se les encuentra actualmente en la región. Podemos designar estas dos categorías de utensilios como formando parte del equipamiento lítico de los Paijanenses, pero no podemos indicar en que proporciones ni de que manera participan en el resto de la industria. Las puntas de proyectil afectan una gran variedad de dimensiones pero todas se incluyen dentro de una morfología conteniendo un pedúnculo estrecho y alargado y una extremidad perforante muy aguda. Las formas alargadas son las más frecuentes y pueden alcanzar una longitud notable. Existe también un pequeño número de piezas fabricadas sobre lasca delgada por retoque marginal, pero también con un pedúnculo. Las rocas utilizadas para las puntas de proyectil son principalmente la riolita, la cuarcita y el cuarzo. La riolita extraída de los afloramientos de Cerro Tres Puntas dió lugar, en Pampa de los Fósiles, a una verdadera explotación industrial que comprende dos tipos de sitios de fabricación. En las canteras, la roca fue extraída bajo la forma de bloques o grandes lascas y trabajada con percutor de piedra en bifaces alargados idénticos a los de Cerro Chivateros (valle del Chillón). Ocasionalmente, los bifaces fueron adelgazados en el mismo sitio con percutor blando hasta la obtención de piezas foliáceas. En la mayoría de casos, la reducción en perspectiva de obtener piezas foliáceas fue hecha en los talleres, situados al pie de las colinas. Una vez obtenidas estas piezas foliáceas de dimensión y forma deseadas, fueron a su vez retocadas a presión para lograr las puntas pedunculadas ya descritas.

353


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Los unifaces, que sólo se encuentran en gran número en los talleres de Ascope, están generalmente hechos sobre rocas más blandas, toba verdusca y tobas volcánicas de diversas calidades. Estas piezas tienen también una forma foliácea más o menos alargada, obtenida por retoque unifacial, sobre un bloque que tiene una cara plana o una gran lasca. Dos variedades principales se reconocen según que exista o no una extremidad puntiaguda. El cuidado con que se retoca el borde parece indicar que se trata de cuchillos o raederas. La técnica empleada es la percusión a percutor blando, razón por la cual, en Ascope, los unifaces están acompañados de una buena proporción de utillaje bifacial fabricado al mismo tiempo y posiblemente por las mismas personas. Esta asociación se vuelve a encontrar en los talleres de Pampa de los Fósiles, pero los unifaces aquí son escasos.

354

Las unidades de vivienda encontradas en la región de Cupisnique poseen un utillaje muy diferente en el cual los bifaces y unifaces juegan un rol no muy claro. Para este utillaje se utilizaron los materiales más variados. Se trata de diversas clases de riolita, andesita, diorita, todas rocas estrictamente locales en Pampa de los Fósiles, pero también las tobas volcánicas, cuarcita o arenisca-cuarcítica y materiales raros, cuarzo, silex, jaspe en particular. Hay pues una mezcla en diversas proporciones de rocas tomadas en el mismo lugar y otras traídas a veces de bastante lejos, en todo caso de fuera de los límites prospectados. El utillaje ordinario se caracteriza a primera vista por su aspecto amorfo, en parte debido a las técnicas de débitage accidentales y no estandarizadas, pero también a una notable economía de medios y gestos para la fabricación de los utensilios de uso corriente. En particular, el retoque abrupto se reemplaza por las fracturas voluntarias o aún por simples planos naturales abruptos, elegidos sobre lascas de forma adecuada. Las combinaciones entre raederas, becs, escotaduras, denticulados, son frecuentes y a menudo es difícil separar los elementos constituyentes del utensilio. El paso de un núcleo a utensilio durante la vida útil del artefacto parece frecuente. El utillaje mismo comprende denticulados, a veces con pequeñas muescas, escotaduras y becs, y una gran abundancia de utensilios no retocados o apenas modificados: cuchillos de dorso natural, lascas utilizadas, chairas, piezas de filo usado y piezas machucadas. Las huellas de uso son visibles a simple vista o a la lupa en algunos de estos utensilios, pero no en todos. Los utensilios sobre guijarros a menudo son denticulados macizos; los verdaderos pebble-tools son raros, pero la morfología de la mayor parte de ellos revela un cuidado muy particular dado para la confección del filo (pebble-scrapers de Ossa). En comparación con otras industrias conocidas en el Perú, o en otras regiones de América del sur, observamos aquí la ausencia de raspadores, abundantes en los altos Andes, y buriles, escasos en el Perú pero numerosos y bien típicos en Ecuador, en particular en El Inga(1).

(1) Nota 2005: Ver nota 6, página 25.


Claude Chauchat

El equipamiento lítico del Paijanense comprende de igual manera utensilios no tallados, que a veces son de formas naturales, elegidas y utilizadas pero no trabajadas. Tales son batanes, percutores, gravillas, fragmentos de colorantes y «ralladores». Hay que notar la aparición de sólo un guijarro con surco, que podría interpretarse como un peso de red(2). Si los batanes son bien conocidos, no es lo mismo para las manos de moler, o moleta, que son raras y poco características. Por las pocas experiencias realizadas, podemos deducir que los percutores blandos y los compresores habrían podido obtenerse del cerna del Algarrobo (Prosopis pallida) y que las piezas de filo usado hubieran podido producirse por un raspado sobre los batanes.

Aspecto cuantitativo La separación del Paijanense en facies de actividades distintas, impide dar una sola definición cuantitativa de la industria, que explicase en forma resumida y total la composición del equipo lítico. Toda descripción, sea cualitativa o cuantitativa, refleja pues fielmente las limitaciones del dato arqueológico. También reflejará el avance de las investigaciones, que es otra limitación. Hemos elaborado una descripción codificada para el conjunto del material de Cupisnique. Es completa solamente para el utillaje bifacial y los unifaces, pero hay un pequeño número de caracteres valido para todos los artefactos y que permitirá tratamientos estadísticos más complejos, aún no emprendidos en esta fase de nuestros trabajos. Sin embargo, no hay que olvidar que la calidad de los resultados de un análisis de este tipo estará esencialmente en función de los criterios de descripción que habrían servido a la constitución de los datos. Ahora bien, estos criterios son a veces poco fiables. La lista tipológica, que es el corazón de este dispositivo de descripción, fue elaborada sobre muy pequeños números y durante muy poco tiempo para constituir otra cosa que una primera aproximación al problema. Citemos algunos de estos problemas no resueltos. 1) Los tipos de escotaduras y de denticulados constituyen variaciones morfológicas posiblemente resultantes de limitaciones materiales, sin relación con el intento del fabricante o la adecuación a una función. Por ejemplo, la forma del borde retocado puede resultar principalmente de la forma del borde de la pieza-soporte que el retoque siguió fielmente por un afán de economía. 2) Los denticulados macizos pueden ser utensilios o núcleos y pudieran ser sucesivamente uno y otro durante la ocupación de una misma unidad. 3) La división entre los denticulados ordinarios y micro-denticulados debería ser revisada a la vez bajo el aspecto de la conformidad de los atributos tipológicos en la definición

(2) Nota 2005: este objeto siendo aún único en el Paijanense y su contexto también mal establecido, su pertenencia al complejo Paijanense es dudosa.

355


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

y bajo él de la validez del criterio discriminante. Aún exceptuando el micro-denticulado de Bocquet (1980) donde las muescas son microscópicas, la dimensión límite de ésta categoría es claramente más pequeña en el Musteriense (A. Debenath, 1974 y comunicación verbal). 4) En ausencia del examen sistemático de huellas de uso, es verosímil que los cuchillos de dorso natural no todos sean utensilios, puesto que esta forma puede producirse durante el débitage.

356

5) Un caso célebre es el de la pieza esquirlada, objeto considerado tanto como utensilio, o como un núcleo, y que podría ser aquí uno u otro, según la unidad y probablemente el material sobre el cual fue hecho. Un artículo reciente (Chauchat et al., 1985) escrito a partir de observaciones hechas sobre material europeo, indica algunas posibilidades de estudio de este objeto. Para resolver estos problemas, no hay otra vía que estudiar siempre más en detalle los utensilios o categorías en cuestión y reunir una cantidad suficiente para asegurar mejor las conclusiones del estudio. La comparación de datos cuantitativos será pues aquí voluntariamente muy simple y no irá de ninguna manera más allá de la yuxtaposición de los resultados empíricos. Los porcentajes de la mayor parte de los tipos o clases de utensilios fueron reunidos en el cuadro 48. Hemos clasificado aparte, en este cuadro, las unidades con efectivos débiles, por debajo de los 70 utensilios. Estos totales son ligeramente diferentes para Ascope, en razón de la cantidad de unifaces presentes en las unidades y que no ha sido tomada en cuenta en estos cálculos. Para las otras unidades, donde los unifaces no intervienen sino excepcionalmente, los totales y porcentajes quedan inamovibles con relación a los que fueron dados en la parte descriptiva, con la reserva de una definición diferente de algunas categorías, que será indicado a continuación. Las raederas fueron separadas de los unifaces y se incluyeron en los totales, aunque no figuren en una categoría particular. Esto introduce evidentemente una variante de más, puesto que las raederas fueron igualmente numerosas en las unidades de Ascope. Este cuadro intenta reunir categorías morfológicamente homogéneas, calidad que es alcanzada al nivel del tipo para los utensilios a posteriori y al nivel de la familia tipológica para los otros. Los becs, sin embargo, no comprenden el tipo «pico». Los tipos que comprende el utillaje macizo han sido eliminados de las categorías a las cuales pertenecían para ser reintroducidos al final bajo la forma de un índice de utillaje macizo. Los núcleos están presentes en este cuadro pero sin los desechos, bajo la forma de un índice restringido de núcleos, calculado sobre el total, utillaje ordinario más núcleos en el sentido estricto. A partir de este cuadro, podemos intentar obtener una idea de la composición del utillaje ordinario del Paijanense, explicada por el promedio de porcentajes para cada


Claude Chauchat

Lascas utilizadas

Piezas de filo usado

Becs

Escotaduras

Denticulados ordinarios

Microdenticulados

Utillaje macizo

Núcleos sensu stricto

Total del utillaje ordinario

P. de F. 12 unidad 22

11,2

5,1

1

21,4

3,1

9,2

12,2

4,1

13,3

11,7

98

P. de F. 13 unidad 2

9,5

13,4

6,4

10,2

5,1

8,9

18,5

6,4

5,7

19,5

157

P. de F. 13 unidad 29

10,5

12,4

6,7

3,8

6,2

9,5

21

10

6,2

24,3

209

P. de F. 14 unidad 2

12,6 Cuadro 22,748.- Porcentajes 9,2 5,3 17,9 207arriba, unidades cuya cantidad de de algunas2,4 categorías8,7 de utillaje8,7 ordinario,10,1 más indice8,2 restringido de núcleos;

P. de F. 27 unidad 1

9,4

P. de F. 27 unidad 1

2,9

Q. de C. 62 unidad 1

8,5

Ascope 12 unidad 21

14,4

Ascope 12 unidad 3

20,8

P. de F. 12 unidad 117

12,2

P. de F. 13 unidad 1

Chairas

Cuchillos de dorso natural

357

utillaje es suficiente; abajo, unidades de utillaje inferior a 70 piezas. 4,9 8,5 19,3 11,1 3,1 27,4 223

11,2

2,7

1,4

14,4

7,7

1,9

0

14,4

11,6

9,6

5,8

30,2

104

9,5

14,3

3,2

12,7

6,4

6,4

6,4

7,9

12,7

11,3

63

P. de F. 27 unidad 4

14

28

4

2

6

6

6

6

6

26,5

50

Ascope 5

5,8

1,5

0

2,9

2,9

5,8

17,4

10,1

15,9

15,9

69

una de las categorías acompañado de su desviación standard (cuadro 49). Al mismo tiempo de cada4,8 una de6,9las categorías 14,8 que 5,3la abundancia 3,7 7,8 promedio 14,3 19,1 10,9 189definidas, este cuadro igualmente ofrece una idea de la variabilidad entre unidades. Sin embargo, hay que 14,4 1,4 las categorías 4,1 2,7 en las 1,4cuales 1,4el porcentaje 8,1 10,8 9,8 es 74 cuidarse que promedio más pequeño, tenderán hacia una desviación-estándar más pequeña por el sólo hecho que no puede haber aquí 20,8 4,7 0,7 2,7 10,7 10,7 12,8 4 16,3 149 porcentaje negativo en los datos de origen. Estos promedios y desviación-estándar fueron calculados únicamente desde 94,9unidades cuyo efectivo de utillaje es 7,3 2,4 0 2,4 14,6 14,6 26,8 19,6 41 suficientemente abundante.


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

358 Cuadro 49.- Medianas de porcentajes y deviaciones estándares de algunas categorías de utillaje ordinario, más los núcleos, calculados para las nueve primeras unidades del cuadro 48.

Cuadro 50.- Coefficientes de correlación lineal entre las categorías de utillaje ordinario de los cuadros 48 y 49.


Claude Chauchat

A partir de los porcentajes de estas 9 primeras unidades del cuadro, igualmente se calculó el coeficiente de correlación lineal de Pearson entre cada pareja de categoría de utensilios. Los resultados se consignan en el cuadro 50. En la interpretación de estos resultados, hay que tener en mente cierto número de restricciones provenientes de los datos iniciales. Este coeficiente tan sólo es válido si las muestras a las cuales se aplica provienen de una población Gausiana, es decir, cuyas frecuencias se distribuyan siguiendo una curva en forma de campana. Para cada categoría, la curva de distribución tendría por media y por desviación-estándar los valores indicados en el cuadro 49. Sin embargo, toda distribución tiene una media y una desviación-estándar, sea Gausiana o no. Como la naturaleza de las categorías utilizadas no es bien conocida y como algunas de ellas están formadas de la suma de categorías más pequeñas, es posible que algunas distribuciones no sean Gausianas. Por otra parte, cada muestra no comprende sino 9 unidades, lo que es demasiado débil para poder estimar el valor del coeficiente obtenido con relación a él de la población ideal que se supone representa. Para que los coeficientes obtenidos de esta muestra sean una buena estimación de esta población, es decir para que la muestra sea representativa, se necesitaría que el tamaño de la muestra sea al menos igual a 50, es decir, que el cálculo se haga sobre 50 unidades o campamentos paijanenses. Esto está lejos de ser el caso. El cuadro 50 muestra, en la mayor parte de los casos, coeficientes de correlación muy próximos a cero, lo que indica que las categorías de utensilios concernientes varían independientemente las unas de las otras. Existe solamente dos excepciones que hacen intervenir las piezas de filo usado, con relación a los micro-denticulados y el utillaje macizo, respectivamente. Estos coeficientes de correlación indicarían pues una relación a la abundancia de estas categorías de utensilios en los campamentos estudiados. La naturaleza de esta relación queda enteramente por dilucidar, a condición que esta correlación no se deba al tamaño pequeño de nuestra muestra. El único interés de este resultado, por el momento, es llamar nuestra atención sobre estas categorías. Sin recurrir a cálculos complejos, es posible ensayar una clasificación de las unidades del cuadro 48, utilizando diagramas polares (Rigaud 1970; Arambourou, 1973). Para esta comparación, hemos utilizado las categorías de utensilios de los cuadros 48 y 50 numerándolos en el orden de la lista y hemos agregado una unidad cuyos efectivos de utillaje está comprendido entre 60 y 70: Pampa de los Fósiles 13, unidad 1. Los diagramas polares permiten una diferenciación fina de las diversas composiciones del utillaje, en razón de que diferencias relativamente pequeñas hacen variar a la forma de la figura. Empero, esto implica una desventaja: cuando los efectivos totales no son muy grandes, se arriesga el diferenciar variaciones que son producto del azar. Es necesario distinguir en estos diagramas dos aspectos diferentes que pueden ser visibles: los valores absolutos de cada variable, que se traducen por alejamientos más o menos grandes del centro de la figura, y las relaciones entre estos valores, que producen la forma de la figura, pudiendo esta forma ser vecina con valores absolutos diferentes si se pasa de un diagrama

359


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

360

Fig. 146.- Diagramas circulares de campamentos paijanenses; primer grupo.


Claude Chauchat

a otro por adición o sustracción de un valor sensiblemente constante. La forma de dos diagramas corre el riesgo de ser menos parecida con valores absolutos vecinos pero que varían indiferentemente en un sentido o en otro. En este caso particular, las variables que figuran sobre estos diagramas son de dos clases. Las variables 1 a 9 son porcentajes con relación al total del utillaje ordinario. Toda variación en el sentido de una variable, provoca pues la variación en sentido contrario de una o varias más. Por el contrario, la variable 10 (índice de núcleos) concierne a una categoría que no forma parte del utillaje ordinario y el total está calculado sobre el utillaje ordinario, más los núcleos. Habrá en este caso independencia entre esta variable y las precedentes. Estos diagramas pueden ser separados en dos grupos principales cuyo carácter discriminante es el porcentaje de denticulados ordinarios (eje 7). Los valores de esta categoría parecen en efecto distribuirse en dos grupos distintos, un grupo débil, entre 6,5% y 12%, y un grupo fuerte, entre 16,5% y 21%. El primer grupo de diagramas corresponde a los valores fuertes de los denticulados ordinarios y comprenden las unidades siguientes (fig. 146): .

Pampa de los Fósiles 13, unidad 2.

.

Pampa de los Fósiles 13, unidad 29.

.

Pampa de los Fósiles 27, unidad 1.

.

Quebrada de Cupisnique 62, unidad 1.

.

Ascope 12, unidad 3.

Este grupo puede ser dividido en dos: Pampa de los Fósiles 13, unidad 2 y Quebrada de Cupisnique 62, unidad 1, que poseen en promedio 5% de micro-denticulados contra valores superiores a 10% para las tres otras unidades. En general, este grupo se caracteriza por un alargamiento del diagrama sobre el eje 7 acompañado de una constricción transversal. El segundo grupo se caracteriza, por el contrario, por valores poco importantes de los denticulados ordinarios, acompañados por valores medios de los micro-denticulados y del utillaje macizo (fig. 147). Las unidades que pueden clasificarse en este grupo son las siguientes: .

Pampa de los Fósiles 12, unidad 22.

.

Pampa de los Fósiles 13, unidad 1.

.

Pampa de los Fósiles 14, unidad 2. Ascope 12, unidad 21.

361


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

362

Fig. 147.- Diagramas circulares de campamentos paijanenses; segundo grupo.

En este grupo, los denticulados ordinarios se sitúan alrededor de 10%, a veces más. Las escotaduras (eje 6) tienen porcentajes de débiles a medianos, salvo en Ascope 12, unidad 21, donde están muy débilmente representadas. Los núcleos no tienen valores fuertes sino en Pampa de los Fósiles 14, unidad 2. Estas características dan al diagrama una forma rechoncha, debido principalmente a la ausencia de contraste entre los diversos ejes. El diagrama restante, Pampa de los Fósiles 27, unidad 3, es difícil de clasificar. A pesar de un cierto parecido con la unidad 1 del mismo sitio, se resaltan aquí algunas diferencias notables: rareza de cuchillos de dorso natural, en tanto que son casi constantes (alrededor del 10% en otras partes); predominancia absoluta de las


Claude Chauchat

escotaduras sobre el conjunto del utillaje ordinario. Un valor también fuerte no es excepcional pero su dominio sobre los denticulados y micro-denticulados es único. La clasificación de dos grupos propuesta aquí permite posiblemente ver más claro en la composición del utillaje del Paijanense, pero ella no solo contiene interés descriptivo y no explicativo. Comprobamos en la muestra disponible, que los denticulados ordinarios permiten esta división en dos grupos, pero no hemos avanzado mayormente sobre sus causas, es decir, sobre los comportamientos que produjeron diferentes utillajes. Por otra parte, existe la posibilidad que esta separación en dos grupos se deba probablemente tan sólo a la escasez de la muestra. No se puede excluir que nuevos utillajes proporcionen formas intermedias o variaciones inéditas. Además, esta separación no corresponde a ningún otro rasgo observado independientemente en las unidades en cuestión, lo que habría brindado posiblemente una pista para una explicación del fenómeno.

La función de las puntas de Paiján Bird (1948), seguido en particular por Lanning (1963, 1967) y Ossa (1973), han insistido sobre el gran tamaño y el aspecto macizo de las puntas de Paiján, en comparación con las de la Sierra. Estos autores han sugerido igualmente de manera más o menos explícita la posibilidad de una utilización de estas puntas para la caza de gran fauna pleistocénica de la cual hemos enumerado sus principales representantes, tales como podrían hallarse en superficie, en Pampa de los Fósiles. Sin lugar a dudas es Ossa quien ha tratado más el tema, no solamente a propósito de la posibilidad de asociación entre la ocupación paijanense y las osamentas fósiles de La Cumbre, sino también examinando una posible adecuación de la punta de Paiján a la caza de grandes mamíferos. Los argumentos de Ossa (1973) están dados en diferentes ocasiones. p.105: «Since the projectiles are large, we can further assume that some large game, as opposed to something in the order of rabbits and guinea-pigs, was being sought and that it was available in the area.»(3) p.173: «I would suggest, then, that Paijan points are heavy piercing instruments, designed to drive a substantial mass behind a fine tip. This would certainly be a useful function in hunting large, resistant animals. There is no reason why the points should be designed for reuse, especially if they are made to pierce deep.»(4)

(3) «Puesto que las puntas de proyectil son grandes, podemos además suponer que alguna presa de gran tamaño, opuesto a algo en el rango de conejos y cuyes, estaba siendo buscada y que estaba disponible en la zona» (Ossa 1973, pág. 105). (4) «Yo sugeriría, entonces, que las puntas de Paiján son instrumentos punzantes pesados diseñados para clavar (hundir) una masa de cierta importancia detrás de una punta fina. Esto sería seguramente una función útil en la cacería de animales grandes, de cuero resistente. No hay ninguna razón para que las puntas estén diseñadas para usos múltiples, especialmente si tienen que penetrar profundamente» (Ossa 1973, pág. 173).

363


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Estas consideraciones son fácilmente criticables. Las partes perforantes muy finas en que terminan las puntas de Paiján ciertamente es muy frágil; podemos sospechar de su eficacia sobre animales de cuero resistente. Para que la penetración de la punta sea segura, sería necesario, en efecto, que el impacto se haga de manera perfectamente ortogonal a la piel del animal: una ligera desviación, la más débil que sea con relación a este ángulo, conllevaría a una fractura por flexión y el extremo roto ya no tendría ninguna oportunidad de penetrar. Este riesgo también nos parece válido para las especies de piel relativamente suave, como los équidos o el Paleolama, y con mucha mayor razón para los Mastodontes, o aún los Edentados gigantes, algunos de los cuales poseen en la dermis nódulos óseos que forman un esbozo de caparazón.

364

La morfología muy particular de la punta de Paiján exige un cuidado y una habilidad considerables en el retoque a presión. Esta dificultad de ejecución hubo de contrabalancearse con una ventaja funcional de importancia. El problema que se presenta es pues el del material al que la punta debía penetrar. Hemos visto que los restos de la mega-fauna pleistocénica estaban totalmente ausentes en los depósitos de desechos alimenticios paijanenses. Utilizar las puntas de esta morfología sobre los cánidos, roedores o lagartijas, parece técnicamente irracional: para ello sería suficiente simples palos, como lo vió muy bien Ossa. Esto nos ha obligado a interesarnos en los peces, algunos de los cuales, en particular los Sciaenidae, pueden alcanzar un gran tamaño, superior a 50 cm de largo. La carne de un pez es más suave que la de un animal terrestre y su piel, en la mayoría de los casos, igualmente es poco resistente. La penetración puede asegurarse pues sin dificultad mayor. Pero está fuera de cuestión el matar un pez alcanzando un órgano vital, así como se puede hacer con un animal terrestre. Por ello, es primordial el ensartarle para impedir que se escape el pez. Es por eso que la penetración profunda de la punta de Paiján era tan importante: lo ideal era de empalar el pez hasta atravesarlo. Entonces, debemos imaginar el uso de la punta de Paiján como un arpón. Este uso conlleva cierto número de consecuencias que será tratado más adelante.


Claude Chauchat

Capítulo II Cronología y Medio Ambiente La Cronología La ausencia total de secuencia de utillajes en estratigrafía impide toda evaluación de la cronología interna del Paijanense. Es bien evidente que la multitud de talleres y campamentos del conjunto desértico de Cupisnique, así como las acumulaciones de desechos de las canteras, no pudieron producirse instantáneamente; sin embargo, parece imposible aventurar un orden de amplitud para la duración total de la ocupación paijanense. Un hecho parece claro: no existe antecedentes del Paijanense visible en el mismo sitio y ninguna relación pudo establecerse con las culturas precerámicas más tardías, y con mayor razón con las culturas ceramistas. En ausencia de otra fuente de información, estamos forzados a recurrir a las técnicas de datación absoluta, y en particular a la del dosaje del radiocarbono en las materias orgánicas, la única que ha sido utilizada aquí. Dos elementos fueron empleados como materia prima para estas dataciones, el carbón de madera y las conchas de los caracoles terrestres. El carbón de madera es el material más utilizado y que no presenta en principio ningún problema que no sea ya bien conocido, siendo el principal su porosidad que puede conllevar poluciones por materia orgánica reciente. Los tratamientos químicos permiten eliminar esta materia orgánica. Una polución por materia orgánica o carbón más antiguo debe ser considerada como excepcional en ausencia de ocupación humana sub-yacente en estratigrafía o de la proximidad de rocas conteniendo materias orgánicas fósiles. La única posibilidad de polución por materiales más antiguos en el desierto de Cupisnique se debe a la existencia de restos de grandes vertebrados del Pleistoceno que afloran a veces en la superficie. Sin embargo, es una ocurrencia rara y fácilmente detectable. Hay que agregar a esto que por efecto de la ley de decrecimiento de los elementos radioactivos, una muestra ya antigua necesitaría una polución masiva para que una edad significativamente más vieja se obtenga. Las conchas de caracoles, en comparación, no son consideradas como un buen material. En efecto, durante su vida, el caracol fija en su concha carbonato proveniente de la caliza del suelo, por lo tanto fósil. De ello puede resultar fechas erróneas más antiguas que la edad real de la muestra. Los resultados obtenidos por P. Ossa en Quirihuac (Ossa, 1973) ya fueron comentados en la primera parte y no lo repetiremos aquí sino por comparación con los de Cupisnique.

365


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

366

Cuadro 51.- Fechas radiocarbónicas paijanenses del desierto de Cupisnique.

En principio, a 80 km al sur, no debería haber diferencia apreciable de edad para una misma cultura, si acaso no recordáramos que toda cultura posee una cierta duración y que una sola ocupación puede situarse en cualquier momento de esta duración. Los resultados obtenidos en los sitios de Cupisnique fueron reunidos en el cuadro 51. Estos resultados motivan a comentarios de diversos tipos.

Diferencias entre los materiales fechados Si exceptuamos el caso de GIF 3565, primera muestra tomada sin el suficiente cuidado necesario, las fechas sobre conchas tienden a ser sensiblemente más modernas que las del carbón. Esto es una sorpresa habiéndose manifestado lo que hemos dicho anteriormente. Este tipo de material ha sido abandonado y no nos parece que podamos citar los resultados obtenidos sobre conchas en una discusión sobre el fechado del Paijanense.

Posición cronológica del Paijanense Considerando únicamente las fechas sobre carbón, y siempre con la excepción de GIF 3565, parece que estas fechas se sitúan todas en un período relativamente restringido y próximo a las fechas obtenidas en Quirihuac. Una fecha radiocarbónica es el resultado sujeto a las leyes de la probabilidad y que no hay que tomarla a la letra. El intervalo de confianza (sigma), que acompaña cada resultado, exprime una probabilidad de 0,67 que la fecha real se sitúe entre los dos extremos indicados. Para obtener una probabilidad de 0,95, muy próxima a la certeza, hay que


Claude Chauchat

doblar este intervalo de confianza. A tal nivel de probabilidad, el conjunto de fechas sobre carbón de Cupisnique indica que el Paijanense está comprendido entre 10 720 antes del presente (8 770 antes de J.C.) y 7 940 antes del presente (5 990 antes de J.C.). Este intervalo comprende menos de 3 000 años, lo que parece muy corto para la evolución de una cultura, considerando que es el intervalo máximo posible. Sin embargo, una de las fechas de Quirihuac es sensiblemente más antigua y no hay ninguna razón para dudar de ella.

Cronología interna del Paijanense A este nivel, no es posible ninguna simple proposición verosímil. Es muy difícil distinguir una evolución en el Paijanense. Es posible que el sitio de Pampa de los Fósiles 27 represente un momento posterior a las otras unidades estudiadas. La forma de las puntas de proyectil no parece diferente, pero la tendencia a una reducción de las dimensiones, el desarrollo de la talla bipolar con relación con la abundancia de poliedros, podrían ser el comienzo de una evolución del utillaje. La fecha de 8 620 + 160 (GIF 4162) efectivamente es la más reciente de todo el conjunto. Empero, las diferencias del utillaje de Pampa de los Fósiles 27 son difíciles de describir con precisión y es prácticamente imposible descubrir en los otros campamentos las tendencias que habrían llegado a este último estadio.(5) Otro factor impide toda seriación de los utillajes del Paijanense. Las recolecciones de las muestras de carbón fueron efectuadas, es cierto, a la mayor profundidad posible compatible con el depósito, pero esta profundidad no excede jamás 50 cm de la superficie actual y a menudo la muestra proviene de 20 a 30 cm bajo la superficie. Es durante casi 10 000 años que el carbón quedó en esta profundidad; no es pues sorprendente que múltiples causas de polución hayan tenido el tiempo de intervenir. La confirmación de ello fue dado cuando varias muestras de la misma unidad fueron sometidas al análisis: hemos visto, a propósito de Pampa de los Fósiles 14, unidad 2, que fue imposible determinar para este campamento una posición cronológica precisa, las cuatro fechas se escalonaban sobre la mayor parte del período indicado para el conjunto del Paijanense. Aunque no se le pueda descartar con todo rigor, la posibilidad de varias ocupaciones a siglos de distancia, no vemos la razón por la que los paijanenses habrían vuelto a este lugar preciso en vez de a otro. La hipótesis más verosímil es pues una serie de ocupaciones próximas sacando provecho cada vez de los restos y puede ser de las estructuras dejadas precedentemente. Ahora bien, los fogones en los cuales se tomaron las muestras son parecidos a los de otras unidades y mucho mejor conservados. La dispersión de los resultados en este campamento condujo pues a dudar de los otros.

(5) Nota 2005: La posicion posiblemente tardia del sitio 27 con relación al conjunto del Arcaico peruano está discutida en Bonavia 2001: 317-318.

367


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Cuadro 52.- Fechas radiocarbónicas paijanenses del valle de Moche (segun P. Ossa 1973).

368

Cuadro 53.- Fechas radiocarbónicas de la costa central (valle del Chillón y bahía de Ancón).

Comparaciones con otras regiones En la Costa del Perú, los fechados que pueden ser comparables con los de Cupisnique son esencialmente los de Quirihuac (Valle de Moche), el de Cerro Chivateros (Valle de Chillón, cerca de Lima) y los obtenidos para el complejo Luz, en Ancón (cuadro 52 y 53). A pesar de las diferencias de condiciones del yacimiento (Quirihuac es un abrigo rocoso cuya capa de ocupación estaba bien sellada), este sitio no deja de parecerse a nuestras unidades a pesar que una capa de ocupación aparentemente única, sin más contenido que un pequeño número de utensilios, ha proporcionado un conjunto de fechas muy esparcidas en el tiempo. Las más antiguas, en particular, están claramente fuera del período que hemos asignado al Paijanense en Cupisnique. Para comodidad de la comparación retengamos aquí tan sólo las muestras que han sufrido tratamiento químico completo y los resultados provenientes de los dos esqueletos. Estos últimos, así como la más moderna de las fechas sobre carbón, están en concordancia con la cronología del Paijanense en Cupisnique. Por el contrario, para la más antigua de estas fechas, el extremo inferior del intervalo de confianza a dos sigmas se sitúa a 12 055 antes del presente, aún muy lejos del supuesto inicio del Paijanense en Cupisnique. Habiéndose dicho que, en la mayoría de los casos, la polución tiene por resultado rejuvenecer la muestra, es pues esta última fecha que habría que aceptar como que caracteriza la ocupación en Quirihuac. Sería necesario que la ocupación de este sitio haya sido mucho


Claude Chauchat

más antigua que las de todas las unidades estudiadas en Cupisnique, o que las causas de polución que han intervenido en los materiales de Cupisnique hubieran provocado un rejuvenecimiento del orden de 1 500 a 2 000 años. Si estas causas de polución han llevado las muestras contemporáneas a ser distantes dentro del espectro como ocurre en Pampa de los Fósiles 14, unidad 2, entonces, es mucho menos inverosímil que estas mismas causas hayan producido este rejuvenecimiento aparente. Desafortunadamente, no tenemos ninguna prueba directa. En todo caso, podemos admitir que el Paijanense de la costa norte haya existido bastante antes de las fechas más antiguas obtenidas en Cupisnique y, al menos, desde la fecha indicada por el extremo inferior del intervalo de los dos sigmas del resultado más antiguo obtenido en Quirihuac, o sea, 12 055 antes del presente en años radiocarbónicos. A unos 600 km al sur, la fecha obtenida por Patterson (1966), sobre un pedazo de madera no carbonizada en Cerro Chivateros (UCLA 683: 10 430 + 160) concuerda con las fechas del Paijanense y con la hipótesis de la relación técnica entre los bifaces del tipo Chivateros y las puntas de Paiján. Existen otras fechas obtenidas en sitios atribuidos por Lanning, al complejo Luz de Ancón, que están en el mismo orden de nuestro GIF 3565, de casi 6 000 antes del presente (Patterson y Lanning, 1964). Los sitios de Ancón parecen no tener sino un espesor muy débil de depósito, y se puede pensar que las mismas causas de polución producen aquí los mismos efectos, si acaso las precauciones que se tomaron en las otras muestras de Cupisnique fueron descuidadas por estos investigadores. Estos autores no han dado información alguna sobre el contexto de sus muestras ni sobre la manera como fueron tomadas.

La gran fauna pleistocénica Ossa se basó sobre fechas muy comparables dadas por el mastodonte de la Cumbre, cerca del valle de Moche, para inferir la contemporaneidad entre el Paijanense y la gran fauna pleistocénica. Hemos indicado al inicio que, a nuestro parecer, la contemporaneidad de los testimonios paleontológicos y los testimonios arqueológicos en La Cumbre, no es real. Por lo tanto, no queda pues sino las fechas radiocarbónicas. Pampa de los Fósiles 19 es un sitio paleontológico donde las osamentas de un edentado gigante afloraban en la superficie actual pero estaban colocadas sobre una superficie enterrada a 30 cm de profundidad. Estas osamentas fueron identificadas como pertenecientes a un Mylodonte, Scelidodon sp., por el Pr. Hoffstetter (comunicación personal). El mismo se encargó de pedir un fechado radiocarbónico sobre los huesos en Gif-sur-Yvette. El resultado es el siguiente: GIF 4116: 8 910 + 200 antes del presente. Esta fecha corresponde al período asignado al Paijanense de Cupisnique. Ahora bien, ni los huesos, ni la localidad poseen huellas de la presencia o de la acción humana, a

369


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

pesar de la proximidad de Pampa de los Fósiles 27, que está a algunas centenas de metros. Ninguna unidad del Paijanense contiene, por otra parte, restos de esta fauna. Estamos pues obligados a formular las siguientes hipótesis: o bien el Paijanense es posterior a la desaparición de esta fauna, lo que implica que esta fecha sobre las osamentas ha sufrido un rejuvenecimiento aparente de por lo menos mil años, o bien los Paijanenses y la fauna pleistocénica fueron contemporáneo pero no hubo ningún contacto entre ellos.(6)

El clima y el medio natural 370

En la primera parte, hemos indicado que el clima de la costa del Perú depende esencialmente de la influencia del océano. Esta influencia no se ejerce sino sobre una banda muy angosta a lo largo del litoral y, hacia 20-30 km al interior del territorio, comienza a detenerse para dejar paso a las influencias continentales. Como la vertiente occidental de los Andes está muy próxima al litoral sobre la mayor parte de la costa peruana, la zonificación climatológica y ecológica siguiendo a la altura, continua al desarrollo natural de la zonificación debida a la influencia marítima, que le es paralela. Al pie de la vertiente, es pues particularmente difícil discernir lo que, en las características del medio natural, proviene de la altura o de la distancia al mar. Los diferentes factores que producen la aridez de la costa del Perú son factores planetarios y que están establecidos desde hace tiempo a escala geológica. Se trata en efecto de la existencia de zonas anticiclónicas en el centro de los océanos y en las latitudes medianas, y de la orientación de la costa oriental de América del Sur con relación a la ubicación del anticiclón del Pacífico sur. Podemos suponer razonablemente que éstos factores aparecieron poco a poco a medida que la placa de la América del sur tendía a ocupar su posición actual, probablemente antes del comienzo del Cuaternario. A la escala de tiempos utilizados aquí, se puede considerar esta situación como establecida definitivamente y sus efectos como permanentes, aunque pudieran fluctuar en intensidad siguiendo las estaciones o los años. El Paijanense de Cupisnique se sitúa en un período intermedio, entre el final de la última glaciación y el establecimiento de las condiciones climáticas actuales. Al inicio de este

(6)Nota 2005: Más recientemente, al consultar los cuadernos de experimentos del laboratorio de Gif sur Yvette, nos dimos cuenta que el tratamiento químico completo de esta muestra no había sido hecho por la poca cantidad de colágeno; el resultado es entonces una edad mínima (M. Fontugne, comunicación personal). En 1988, se decidió hacer una serie de análisis de radiocarbono para varios yacimientos de fósiles de la mega-fauna pleistocénica de la costa norte y se encontró igualmente que las cantidades de colágeno no eran suficientes, aún para muestras de huesos de varios kilogramos. Se hizo entonces análisis con el método Uranio-Torio (o de las series del Uranio) quien arroja resultados que no necesitan calibración pues son más cercanos a las edades del calendario. Para el Scelidodon del sitio 19 el resultado fue de 16 000 + 2 000, lo que, a pesar del alto valor del sigma, cambia significativamente la edad de este fósil (Falguères et al. 1994).


Claude Chauchat

período, el nivel del mar está muy bajo a causa de la retención de enormes masas de hielo sobre los casquetes polares y los islansis continentales. Con la mejora del clima, este hielo se funde y el nivel marino sube rápidamente. Aparentemente es en este período de la más rápida subida del nivel marino, que se sitúa el conjunto del período Paijanense. En principio, las variaciones del nivel marino durante el tiempo son también fenómenos que obran a escala planetaria y las medidas establecidas en un punto del globo son válidas en otras partes. En la práctica, por lo menos dos causas de incertidumbre afectan el traslado directo de los resultados de un punto a otro. La primera es la tectónica, que no debe ser descuidada en una región de fuerte sismicidad como lo es la parte occidental de América del Sur. La segunda es la isostasia o reacción de los continentes y de los fondos submarinos a las variaciones de los pesos respectivos de los inlandsis y del agua de los océanos (Clark et al., 1978). Si deseamos determinar la posición del litoral durante el período paijanense, se debe considerar otras causas de error que son de origen estrictamente local. Por una parte, no disponemos de una carta detallada de los fondos marinos: la carta «Hidronav 1200» del Instituto Geográfico Militar no brinda sino sondeos en brazas, relativamente numerosas cerca de la costa y para los valores correspondientes a 10-15 m de profundidad, pero mucho más escasas para la parte mediana del zócalo continental, que es justamente lo que nos interesa. Además, lo hemos visto anteriormente, no sabemos donde ubicar con exactitud al Paijanense en la cronología. Para determinar el nivel marino en una época dada, hemos utilizado tan sólo una curva, la de Dillon y Oldale (1978), citada por van Andel et al., (1980). Este conjunto de condiciones hace que la carta de posiciones posibles para las líneas del litoral frente a Cupisnique durante el período Paijanense deba ser considerada como muy aproximativa (fig. 148). Sin embargo, el orden de amplitud dado es instructivo. La banda situada mar afuera tiende a situar la línea del litoral correspondiente a los valores de las fechas más antiguas de los sitios que hemos estudiado. Esta zona corresponde a las profundidades actuales de 70 m. Sin embargo, la carta marina no indica ningún valor de este orden para la zona correspondiente a nuestra carta y hemos debido tirar una línea entre los puntos situados al norte y al sur. Podemos deducir una línea de litoral situada a 20-25 km. de la playa actual. La segunda banda indica la zona en la cual pudo hallarse el litoral en las fechas más recientes de los sitios Paijanenses. Este valor, que corresponde a una profundidad de 22 m, da una línea un poco más precisa debido a la frecuencia de los sondeos próximos del litoral. Como fuere, la línea de playa correspondiente a las fechas radiocarbónicas del Paijanense en Cupisnique debe situarse, según estos datos, entre un máximo de 20-25 km del litoral actual y un mínimo de 5-10 km.

371


372 Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Fig. 148.- Posición estimada de la orilla del mar en 10 500 antes del presente (zona más al oeste) y en 8,000 antes del presente (zona más al este). En abreviaciones, en el interior, la ubicaciones de los principales sitios que han proporcionado restos de fauna marina. Escala: 1/500,000. A partir del mapa Hidronav 1200, Dirección de Hidrografía y Navegación de la Marina et Instituto Geográfico Militar.


Claude Chauchat

La influencia de la tectónica es un problema más arduo. Sin embargo, según Sébrier (comunicación oral), en la escala del tiempo considerado parece que esta zona de la costa del Perú haya sido casi estable. Los valores indicados para el ascenso del océano no tendrían pues necesidad de ninguna corrección que tuviera en cuenta la tectónica. Esta situación tiene consecuencias importantes sobre la distancia de los sitios Paijanenses al mar y sobre el modo de vida de estos grupos que sacaban del mar una parte importante de sus recursos. Limitémonos, por el momento, tan sólo a las consecuencias ecológicas de estos hechos. El clima costero procede directamente de la distancia al mar. Durante el período Paijanense, el litoral estuvo sensiblemente más alejado de los sitios que en la actualidad. Estos sitios, sometidos en nuestros días a la influencia marítima pudieron entonces recibirla más débilmente. Se puede esperar, en este caso, a que recibían más lluvia proveniente de los Andes. Las napas freáticas estaban mejor alimentadas, y debemos esperar que habría una vegetación más abundante y más variada. Las zonas ecológicas cartografiadas en la figura 3 estarían entonces más avanzadas en la llanura, pero posiblemente con modificaciones en su naturaleza y su composición de flora debido a la diferencia de altura y de terreno. Aún en el caso de la hipótesis mínima de distancia entre el litoral paijanense y el actual, debe admitirse, para Pampa de los Fósiles, una vegetación parecida a la que se observa sobre la Playa de Mócan o en la Quebrada de Cupisnique. En ausencia de datos más precisos, es difícil ir más lejos. Subrayemos únicamente que esta hipótesis no tiene en cuenta sino el sólo hecho de un nivel marino más bajo que el actual. Las variaciones globales del clima ciertamente han actuado sobre este conjunto de condiciones. Según Dollfus (1964) y Dollfus y Lavallée (1973), durante los períodos glaciares, la célula anticiclónica se debilita, así como el afloramiento de aguas frías (upwelling) y la inversión de temperatura, y provoca sobre la costa un clima más seco y soleado, pudiendo producir a fuertes aguaceros. Este tipo de clima reforzaría pues el efecto de las condiciones ya descritas suavizando la aridez de la zona costera y extendiendo desde luego el dominio de la vegetación. Podemos suponer que este clima pudo reinar al inicio del período paijanense. Su debilitamiento progresivo, luego su desaparición, fueron contemporáneos con la rápida subida del nivel marino al inicio del Holoceno. Estos dos factores actuando conjuntamente intensificaron la crisis climática que produjo el establecimiento de la zona árida actual. Aunque no podamos reconstruir el medio vegetal del final del Pleistoceno, bien pudo ser suficientemente menos árido como para permitir la existencia de grandes herbívoros cuyos fósiles se han conservado en los terrenos superficiales de la región. Es pues en un medio en vías de desertificación que evolucionaron los Paijanenses, un medio en crisis que venía de provocar la extinción de la gran fauna pleistocénica.

373


Prehistoria de la costa norte del PerĂş. El Paijanense de Cupisnique

374


Claude Chauchat

Capítulo III Aspectos del Modo de Vida LA OCUPACION DEL SUELO La naturaleza y las modalidades de la ocupación del suelo por los Paijanenses pueden ser tratadas a dos niveles. El primero es el de la distribución y agrupamiento de la gente en los sitios de la región, es decir, la geografía humana. La segunda concierne a la sistematización de los vestigios en las unidades ocupadas.

Geografía humana La distribución de los sitios al interior de la región de Cupisnique se muestra en la figura 6 del capítulo 2. Empero hay que tener cuidado en que la región no ha sido aún prospectada totalmente, sobre todo en lo que concierne a las zonas situadas más al interior de la región. En cuanto a la llanura costera, la mitad fue prospectada aproximadamente con poco éxito y podemos considerarla como prácticamente vacía. Los sitios Paijanenses no aparecen en la llanura costera sino a lo largo de la margen sur del río seco que sale de la Quebrada de Cupisnique. En cualquier otra parte, son excesivamente escasos y no comienzan a aparecer sino en los alrededores de los relieves, en particular, alrededor del macizo de Cerro Tres Puntas, donde la concentración de Pampa de los Fósiles es particularmente rica. Se hace evidente que ésta concentración y, en menor grado, los demás sitios de los alrededores del Cerro Tres Puntas se deben a la presencia de los materiales líticos de buena calidad que fueron extraídos para la fabricación de las puntas de proyectil. Sin embargo, el reguero de sitios a lo largo de la Quebrada de Cupisnique se debe a la presencia del agua o por lo menos a una vegetación más abundante con relación a una napa freática poco profunda. Por el contrario, en los alrededores de los dos valles actuales no aparece una densidad particular de sitios, salvo aguas arriba, hacia Ascope, donde la presencia de un material lítico de buena calidad puede nuevamente constituir una de las posibles causas. Contrariamente a lo que se podría pensar viendo el paisaje actual, el valle, que es en nuestros días la única fuente de agua, no parece haber ejercido una atracción particular. Sin embargo, es necesario comprender que el valle-oasis, tal como existe actualmente, es una creación reciente o al menos contemporánea a la evolución de la agricultura. En particular, es la agricultura por irrigación que, proyectando los canalesmadres lo más lejos posible sobre las márgenes, amplió considerablemente el dominio de la vegetación asociada al valle. Al mismo tiempo se acentuó el contraste entre el interior, irrigado y verdeante, y el exterior, desértico. Como lo indica Ossa (1973), siguiendo a otros autores, los valles originales debieron ser sin dudas mucho más áridos hasta la proximidad del curso del agua donde pudo

375


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

desarrollarse una galería-boscosa, probablemente densa pero de débil extensión en ancho. Algunos ejemplos de valles no irrigados, como Chao a 150 km al sur, muestran, guardando las proporciones, que la vegetación natural no es muy extensa. No llama la atención, en estas condiciones, que la influencia del valle no sea perceptible sobre las márgenes actuales que estaban aún en pleno desierto en la época. En cuanto a los sitios del valle, a proximidad inmediata del agua, han desaparecido completamente, sea por el hecho de los trabajos agrícolas, sea por ciclos aluviales y de erosión que no han dejado de producirse.

376

Otro aspecto de esta geografía humana está constituida por los sitios de la playa marina que se podría esperar encontrar, dada la fuerte proporción de los productos de pesca en los restos alimenticios. Habiéndose indicado la posición cronológica atribuida a la industria Paijanense, la ubicación de la playa en aquella época debía ser muy diferente de la actual. Los sitios para la pesca situados en la inmediación de la playa infaliblemente han desaparecido. Este aspecto será examinado en detalle más adelante. La geografía humana de los Paijanenses nos ha llegado truncada de dos elementos esenciales: los sitios de la playa y los sitios de los valles. Sin embargo, la ocupación al interior de este desierto es densa y esto no corresponde en nada a la aridez y la ausencia de puntos de agua que actualmente constatamos. Esta densidad de la ocupación es pues un argumento serio (pero no una prueba) en favor de un medio ambiente menos árido en la época Paijanense.

La separación de las facies de actividad La distribución de los sitios al pie de los relieves, y particularmente la de los dos grupos de Pampa de los Fósiles y Ascope, se explica principalmente por la proximidad de los afloramientos de rocas utilizadas en los talleres. Por el contrario, en la Quebrada de Cupisnique y en Mocan, los talleres son mucho más raros, lo que puede ser puesto en paralelo con la lejanía o la rareza de los materiales utilizados para las puntas y los unifaces. Llegamos así a la noción de verdaderas zonas industriales donde fueron concentrados los procesos de extracción y fabricación de algunos objetos que tuvieron importancia particular para los Paijanenses. La trascendencia de estas dos categorías de objetos líticos viene con la necesidad de disponer constantemente de un «stock» suficiente de estos utensilios cuya fabricación demandó mucho tiempo y cuidado. Esta importancia se traduce en los sitios por la muy clara separación entre los talleres y los campamentos que posiblemente reflejen una división del trabajo por sexo. Pero también, esta separación resulta ciertamente de consideraciones prácticas: la talla de los bifaces produce una gran cantidad de desechos cortantes despedidos en todas direcciones, por lo cual dicha separación evitaría escombrar el campamento. Además, los talladores pudieron desear aislarse en la tranquilidad para un trabajo delicado que exige concentración.


Claude Chauchat

Lo que podemos observar, en cambio, son los testimonios materiales y su distribución en el suelo. Es significativo en esta consideración que los unifaces y las puntas sean muy raras en los campamentos paijanenses. Como Binford (1973) lo ha hecho notar, la importancia que se da a un objeto se manifiesta generalmente por el cuidado en que lo tiene su poseedor y, enseguida, reafilamientos y reparaciones sucesivas en casos de uso o deterioro (en inglés «curation»). Este comportamiento se opone a aquel que consiste en fabricar un objeto al momento de utilizarlo y abandonarlo tan luego se efectuó el trabajo. Desde luego, se trata aquí de dos comportamientos extremos entre los cuales puede existir situaciones intermedias. Estos dos tipos de comportamiento tienen consecuencias importantes en la formación del dato arqueológico. Si cada utensilio es abandonado después de su uso, se le encontrará en el suelo de ocupación y su abundancia reflejará fielmente la frecuencia de las tareas para las cuales ha sido utilizado. Por el contrario, un utensilio que es objeto de una conservación máxima tendrá tendencia a convertirse arqueológicamente invisible porque, tras cada uso, será cuidadosamente conservado por su propietario. En el caso de cambio de localidad, acompañará a su poseedor en sus desplazamientos, y en caso de deterioro, será abandonado tan sólo si no existe ninguna posibilidad de reparación. A la larga, la probabilidad que se extravíe durante un desplazamiento es importante pues, en caso de pérdida en el campamento, podrá ser encontrado por su poseedor. Estos dos tipos de comportamiento parecen aplicarse con bastante exactitud, el primero en el conjunto del utillaje ordinario en el sentido estricto, el segundo a las puntas de proyectil y unifaces. El utillaje ordinario fue fabricado en gran parte en el mismo lugar de los campamentos y abandonado en el sitio. Podemos pues inferir un uso en el mismo lugar, salvo algunas excepciones. Es posible, en efecto, que algunas tareas exijan la conservación mínima, consistente en fabricar un utensilio en el campamento y para utilizarlo al exterior, y aún regresarlo de nuevo al campamento si es aún utilizable y no demasiado incómodo. Otra excepción está constituida por un pequeño número de objetos en rocas exóticas que visiblemente fueron traídos de lejos. La conservación no es sino parcial y corresponde a una previsión de las necesidades en utensilios durante un desplazamiento. Por lo que podemos juzgar, este tipo de conservación se detiene frecuentemente en el campamento, al momento donde la explotación de las rocas locales puede ser realizada. El mismo fenómeno debe existir al dejar un campamento, algunos objetos, posiblemente simples lascas, siendo traídas a título de provisiones de materia prima. Por el contrario, los unifaces y las puntas de proyectil están hechas en cantidad, en talleres distintos y no fueron abandonados en los campamentos sino de manera excepcional. Si fueron utilizados aquí, fueron cuidadosamente conservados por sus usuarios. Lo que sabemos de la probable función de las puntas de proyectil implica más bien un uso exterior que corresponde bien a su ausencia en los campamentos; pero no es lo mismo para los unifaces para quienes no podemos avanzar ninguna función verosímil.

377


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

Estructura de la ocupación en las unidades La distribución del material en el suelo de ocupación es un tema complejo que los prehistoriadores no han abordado seriamente sino en una época reciente. Mucho tiempo y estudios minuciosos serán sin duda necesarios antes que se establezca una metodología eficaz.

378

La idea que una concentración de objetos pertenecientes a una cierta categoría de utensilios testimonia, en este mismo sitio, la ejecución de una tarea correspondiente a la función de esta categoría, probablemente no es real, por lo menos bajo esta forma tan simple. Sería necesario para ello que la ejecución de esta tarea no necesite más que una sola categoría de utensilios y en número suficiente para que la concentración sea visible, o que el hombre prehistórico haya dejado caer sus utensilios exactamente en el lugar donde los utilizó y que no hayan sido movidos después. Finalmente, sería necesario que durante la ocupación, otras actividades realizadas en el mismo lugar no borren completamente las huellas de la primera. Además, podemos adelantar otras ideas. Primero, no hay que ver exclusivamente en un suelo de ocupación el resultado de actividades de utilización de los artefactos. Lo más a menudo, es que su fabricación tuviera lugar en el mismo sitio. Finalmente, antes de considerar la única dualidad «concentración-actividad», una aproximación más elaborada y a no dudarlo más fecunda a la larga, consiste en preguntarse ¿cuáles son los comportamientos y los procesos que condujeron al resultado que constituye el dato arqueológico que estudiamos? (Binford 1977, 1978 entre otros). Esta pregunta, en suma, trata de determinar primero lo que ocurre entre la actividad o la utilización del objeto y el momento donde adquiere su posición definitiva en el suelo. En efecto, lo que estudiamos son los objetos que fueron abandonados y hay numerosas maneras de disponer de un objeto después de utilizarlo. Binford (1978) muestra que los sitios donde van a parar definitivamente diversas clases de vestigios no dependen exclusivamente de los lugares donde fueron utilizados sino también de su naturaleza y de la función o funciones del sitio. Puede ocurrir que no haya ninguna relación entre el lugar donde un artefacto ha sido utilizado y aquel donde yace después de haber sido abandonado. Para dilucidar este proceso, ninguna metodología es suficiente por si sola sino un conjunto variado de investigaciones. Entre éstas, hay que subrayar por una parte, el aporte de la observación etnográfica orientada hacia la producción de resultados útiles para la arqueología, y, por otra parte, la experimentación con la meta de comprender cuáles procesos producen tales resultados. En el estado actual de estas investigaciones, los resultados obtenidos en los sitios de Cupisnique no pueden ser sino fragmentarios y puramente descriptivos. Aún es necesario que lo que se describa exista realmente. La debilidad de la muestra de las unidades sobre las cuales están basadas estas conclusiones debe recordarse nuevamente a este propósito. Habiéndose indicado que las unidades conocidas se dividen en talleres y campamentos, es comprensible que los mecanismos que rigen la distribución de los objetos no sean los mismos para estas dos facies. Conviene pues tratarlas aparte.


Claude Chauchat

Ya se ha indicado varias veces, que hay dos clases de estructuras en los campamentos del Paijanense. Las primeras son estructuras evidentes: fogones, hoyos, capas de pedrisco; las segundas son arcos formados sea por ciertas categorías de vestigios, sea por el conjunto del material; se trata pues de estructuras latentes, siguiendo la terminología de LeroiGourhan y Brézillon (1972). Es posible de enumerar las diversas clases de estructuras reconocidas hasta aquí: -

fogones planos, de superficie próxima a veces al m²;

-

fogones en cubeta o hoyo, a menudo muy restringidos, por lo menos tan profundos como anchos;

-

amontonamientos, capas o reguero de pedrisco posiblemente quemados.

Una sola estructura, el hoyo, no parece estar asociada a una combustión. A veces (Pampa de los Fósiles 12, unidad 22) este hoyo contiene restos de microfauna y podríamos interpretarla como un basurero; por el contrario, otras veces, como en Pampa de los Fósiles 14, unidad 2, el conjunto del depósito esta lleno de restos de fauna y ninguna diferencia es perceptible. Se pueden, pues, prever aquí varias funciones. El mecanismo de formación de las capas y regueros de pedrisco no es totalmente desconocido. El grupo ya citado de gruesas piedras halladas sobre un fogón en Pampa de los Fósiles 14, unidad 2 (cuadro BH 20 : plano nº 17 y fig. 121). En el mismo campamento, en BJ 16, podemos referirnos al emplazamiento del fogón plano, en cuyo alrededor se extiende la capa de pedrisco, y así es pues posible que estas piedras hayan sido utilizadas en la proximidad inmediata del fogón. En otros casos, la capa de pedrisco no parece tener relación con cualquier fogón, aún cuando estos fogones sean visibles. Es posible, siguiendo la observación de Delpech y Rigaud (1974) que las piedras estén más bien en el sitio donde fueron utilizadas que en aquél donde fueron calentadas. Esta utilización y la fragmentación subsecuente, puede estar en efecto ligada a la cocción de alimentos, sea sumergiendo las piedras calientes en un recipiente para hacer hervir el agua, como estos autores lo proponen, sea juntándolas en el suelo para asar los alimentos. Holmberg (1957) señala que, en la costa norte del Perú, los Cañanes a veces son consumidos directamente en el mismo lugar asándolos sobre las brasas. Esto también puede hacerse sobre piedras calientes. Los arcos determinados por las concentraciones de objetos o los límites de concentración presentan un enorme problema dado su aspecto fugaz, y que han sido puestos en evidencia únicamente en los planos de distribución de ciertas categorías de artefactos. En este caso igualmente una muestra de sitios más importante sería necesaria para ponerlos definitivamente en evidencia y entenderlos. Todo ocurre como si existiera, en ciertos campamentos, límites en forma de arcos de círculo delimitando entre 1/3 y 2/3 de una circunferencia y con un diámetro total

379


Prehistoria de la costa norte del Perú. El Paijanense de Cupisnique

comprendido entre 4 y 7 m. Esta variabilidad del diámetro en realidad es menor, pues los tres arcos de diámetro situado entre 5,5 m y 7 m están todos en Pampa de los Fósiles 14, unidad 2; los otros campamentos tienen círculos de aproximadamente 4 a 5 m de diámetro.

380

Las aberturas de estos círculos son muy variables, pero esto se debe, sin duda, al hecho que los límites pudieron fácilmente ser borrados en los dos extremos, sobre todo cuando la ocupación fue un poco larga o comporta varios arcos. En dos casos, el arco es claramente oval y su alargamiento va del fondo hacia la abertura. En todos los casos, el fondo parece estar al sur y la abertura al norte, con alguna variación de vez en cuando; por ejemplo en Pampa de los Fósiles 14, unidad 2, donde las aberturas están más bien orientadas hacia el noroeste. Esta orientación hacia el norte corresponde bien a la búsqueda de una máxima protección contra los vientos dominantes. El interior del arco está ocupado a menudo por una concentración de pedrisco, a veces al centro, en otros más al interior. Cuando hay un batán o puede estar señalado gracias a otros vestigios, ocurre más bien hacia la abertura, o aún completamente al exterior (Pampa de los Fósiles 12, unidad 117). Los regueros de evacuación parecen existir a partir de esta abertura pero una gran densidad de material está aún presente en el interior. Estos hechos casi constantes y relativamente inteligibles son los que intervienen en favor de la existencia de estos arcos, tanto o aún más que los simples alineamientos de objetos que condujeron a dibujarlos y que no son sino débilmente visibles. Si admitimos su existencia, tres hipótesis pueden ser adelantadas para entender a estos arcos: A. La dispersión natural de los desechos de talla o del débitage es suficiente para formar una concentración casi circular, cuya densidad presenta en su extremo un descenso muy brusco, el cual permite dibujar un límite en forma de arco. B. La expulsión «por encima de la espalda» de los utensilios inútiles y otros desechos por parte de una o varias personas situadas al centro, provoca la formación de un anillo compuesto por estos objetos arrojados (Binford 1978). El arco está constituído por la parte central más densa de este anillo, pero pueden existir objetos al exterior. C. La existencia de una barrera física en arco de círculo impidió que los objetos situados al interior sean echados más lejos. Ellos vienen pues a concentrarse al pie de esta barrera. El arco observado reconstruye la forma de esta barrera desaparecida (Tixier 1976). De estas tres hipótesis, la primera ciertamente es la menos útil para entender los hechos observados. En efecto, no es solamente un límite de lascas y de productos de talla o de


Claude Chauchat

débitage lo que fue dibujado, sino también alineamientos o anillos más o menos anchos y que no ocupan sino una fracción de circunferencia. Las áreas de talla o de débitage pueden a veces superponerse o confundirse con estos límites, pero son mayormente los utensilios y los núcleos los que diseñan el arco. Se trata pues de objetos tenidos a la mano un momento, después arrojados o abandonados, y no objetos que hubieran volado un poco por todos lados como consecuencia de su desprendimiento de un núcleo o de un bifaz. En cuanto a las hipótesis B y C, es difícil actualmente elegir entre ellas. Los anillos señalados por Binford (1978) se deben a la expulsión «por detrás de la espalda» de objetos inútiles por parte de personas sentadas en círculo. Binford hace notar sin embargo que el círculo nunca esta cerrado pues el centro está ocupado por un fogón y el lado por donde se evacua el humo no está nunca ocupado. Esto corresponde a la situación de los campamentos de Cupisnique donde el lado abierto está siempre a sotavento. Sin embargo, no hay fogón central en nuestros campamentos, a excepción de Pampa de los Fósiles 12, unidad 117, donde el origen de la capa de pedrisco parece estar al centro del arco y, posiblemente, en Pampa de los Fósiles 14, unidad 2, donde un fogón plano está en posición central con relación al arco A. Aún admitiendo la posibilidad de estos procesos de expulsión de material inútil como única causa de formación para estos arcos, nos parece necesario un estudio minucioso antes de poder pronunciarse en un sentido o en un otro. Hay que subrayar, en particular, que los arcos construidos por Binford son construcciones teóricas y que la distribución de los vestigios en el sitio estudiado por él esta lejos de ser tan regular. La posibilidad de abrigos de ramas parecidas a los que utilizan, en un medio ambiente árido, los Australianos del Oeste o los Bushmen del Kalahari nos parece, por el momento, igualmente probable (ver en particular Gould 1968, 1971). Sin embargo, el caso australiano parece diferente; los abrigos de ramajes utilizados son esencialmente concebidos para ofrecer sombra y no protegen del viento al ras del suelo. Ellos no ofrecen pues una barrera que pudiese retener a los objetos situados en el interior. En la costa del Perú, por el contrario, la protección contra el viento es primordial, como lo testimonian los paravientos en piedra en forma de arco de círculo atribuibles a los períodos con cerámica. La protección ofrecida por el abrigo constituye igualmente una barrera al pie de la cual pueden acumularse desechos provenientes del interior. La distribución de los artefactos al interior de los campamentos es igualmente difícil de caracterizar. Cada campamento es un caso especial fuera de algunos rasgos generales y poco esclarecedores en cuanto a su significado en términos de comportamientos o a