Compadre- Revista

Page 1


2


ÍNDICE Directora: Carol Orozco Rojas Jefe de redacción: Eliana Peralta Peña Editor gráfico: Cristian Romero Camero Director multimedia: Jhoan Mora Sánchez Editora redes sociales: Angie Arévalo Ortiz Asesor gráfico: Orlando Valencia Sarmiento Asesor editorial: Sergio Ocampo Madrid El romanticismo de Los inquietos

26 un cantante reconocido Gracias a las redes soy

La melodía vallenata de la mujer

Acordeoneros de cuna Viví un año siendo Diomedes

Más colombiano que el vallenato

Asesor de contenido: Salomón Orozco Alarcón Edna Rocio Gutierrez Sergio Herrera Sebastían Mora Marín Andres Osorio Florez Redacción: Angie Arévalo Ortiz Carol Orozco Rojas Cristian Romero Camero Eliana Peralta Peña Jhoan Mora Sánchez Portada: Juan Camilo Sierra

When the “corona” entangled the crown La opiniones expresadas por los autores no corresponden necesariamente a las de la universidad. Prohíbida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular

3


EDITORIAL

Jhoan

Cristian

Eliana

Carol Angie

COMPADRE ES UNA REVISTA INSPIRADA EN UNO DE LOS GÉNEROS MAS IMPORTANTES EN COLOMBIA, más allá de tener éxitos que cantamos en las fiestas o en las reuniones. El vallenato tiene toda una historia que se relaciona con personajes importantes que marcaron la cultura de un país. La idea de Compadre es ir más allá. Encontrar el origen de ese género que logra despertar tantas emociones; muchos han pasado una tusa con un vallenato de fondo, a otros los han conquistado, o quizás han bailado hasta el amanecer en una parranda, y para algunos esta es la música del diario vivir. Todo colombiano conoce una canción, un artista o al menos un coro, pues el vallenato a lo largo del tiempo ha logrado cautivar a todas las generaciones, ya sea con sus poemas y sus melodías románticas o con sus letras pegajosas y sabor. Compadre busca transmitir a sus lectores algunas historias sobre este género tan diverso y pluricultural para conseguir una mejor comprensión en aficionados y no aficionados a él. Queremos que se sientan más conectados con el son, la puya, el paseo y el merengue, los cuatro aires característicos del vallenato que muchos no conocen aún. Compadre hace un recorrido histórico desde los inicios del vallenato hasta la actualidad, para mostrar contrastes musicales y personales y es que es un género con una gran trayectoria y amplio futuro. Finalmente, buscamos transmitir toda la pasión detrás de sus canciones y las historias de vida de cantantes, músicos y compositores. Compadre remueve sentimientos y recuerdos, muestra nuevos horizontes, artistas inesperados, y otros inolvidables; demuestra que no hay nada mas colombiano que el vallenato. Jhoan Mora Sánchez y Carol Orozco Rojas

4

JUNIO - 2020


5


MEMORIAS

Entre cantos y leyendas El inicio de aquella Identidad cultural que representa a Colombia ante el mundo. El vallenato. Por: Angie Arévalo Ortiz Ilustraciones: Angie Arévalo Ortiz

ESTE GÉNERO SURGIÓ ESPONTÁNEAMENTE ENTRE NOTICIAS, RAZONES, VERSOS Y COPLAS; tomó fuerza poco a poco gracias a sus primeros exponentes que sin saberlo lo convirtieron en un movimiento icónico colombiano. Tomas Darío Gutiérrez, historiador y compositor del Magdalena cuenta que “fueron dos flautas indígenas verticales, conocidas como ´hembra´ y ´macho´ quienes iniciaron con aquellos ritmos tradicionales, acompañadas de un tambor, una guacharaca y un cantor”. En aquel conjunto trifónico se encuentra el idiófono, membranófono y aerófono que amenizaban armoniosamente este inicio musical. A principios de los sesenta llegó un nuevo instrumento proveniente de Alemania, el acordeón que hace parte del

6

JUNIO - 2020

grupo de los aerófonos y llegaría para complementar este conjunto trifónico, una combinación inesperada. Registros de aduanas señalan que este instrumento ingresó por diferentes puertos de Colombia, según el Museo del Acordeón Valledupar. Uno de estos fue Riohacha y de allí continuó su ruta melódica hasta la quimera de un valle para así dar los primeros frutos de este reconocido género musical. La principal función de la música vallenata era transmitir un mensaje. Los juglares ejercían la labor de mensajeros. Fueron los encargados de dar a conocer la música de acordeones. Llevaban de un pueblo a otro las encomiendas y las razones. Muchos de ellos, campesinos que aún sin tener una preparación académica con el

acordeón, se entendieron con él y así complementaron los instrumentos que ya dominaban. Todo, para poder entregar una razón, dar una mala noticia o confesar sus amores. Francisco Moscote, mejor conocido como “El Hombre”, era un mensajero que iba de pueblo en pueblo acompañado de su acordeón. Se acomodaba en la plaza central a cantar las noticias que eran de interés para los habitantes de cada municipio. Cuentan los historiadores que Francisco, en uno de sus recorridos, tuvo un encuentro con el Diablo, éste lo retó a un duelo para demostrar quién era mejor acordeonero. Moscote aseguró su victoria tocando el “credo” al revés. El Diablo fue vencido y a partir de ese momento Francisco “El Hombre” se nombra


MEMORIAS

a sí mismo como el pionero de la música vallenata. “Nato del valle” era la frase utilizada por los nacidos en Valledupar. Con el paso del tiempo esta frase dio origen al término “vallenato”, el cual fue adaptado a la música de acordeón de aquella región. Pero este término también era despectivo. “Se les denominaba así a aquellas personas que tenían manchas blancas en su piel (vitíligo) y se consideraba una enfermedad de la clase baja”, cuenta Joimer Robayo investigador sociológico en entrevista con la revista Compadre el 14 de mayo de 2020. Otro de los grandes representantes del vallenato fue Rafael Escalona, también conocido como el Viejo Rafa. Sin duda, uno de los más grandes cantautores del género. También desempeñaba el trabajo de mensajero recopilando historias de cada lugar donde se encontraba. Al pasar el tiempo entabló amistad con importantes personalidades, entre estas la del expresidente López Michelsen, quien lo introdujo en los salones y escenarios de la capital. Gracias a ello, el vallenato se popularizó en el resto del país y pasó de ser una música regional a un ritmo nacional. Esto es lo que se cuenta en el documental “pedazo de acordeón”, hecho por Caracol televisión en 2019. En 1968, Rafael Escalona, Consuelo Araujo y López Michelsen fundaron el Festival de la Leyenda Vallenata. Su

principal función era promover y divulgar el folclor. Para esto buscaron reunir en Valledupar a los más grandes compositores e intérpretes del género. El vallenato ha venido cambiando conforme a las circunstancias. Las canciones han perdido su esencia y pese a que grandes compositores como Diomedes Díaz conservaron aquella poesía tradicional, también la transformaron en un producto comercial. “La gente de ahora adulteró todo, en esto no hay paseo, pulla, ni son, la forma en la que dicen las cosas no tiene ninguna relación con una tradición de más de doscientos años”, comento Tomas Darío en entrevista para la revista compadre él 15 de mayo de 2020 . El vallenato tradicional tuvo un proceso de modernidad que lo llevó a una nueva ola del vallenato en el que se puede encontrar a Kaleth Morales, Silvestre Dangond Peter Manjarrés, entre otros artistas que le dan una nueva mirada. Que son criticados por unos y aprobados por otros. No obstante, en 2015 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), lo nombra Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. “Este reconocimiento representa una oportunidad para que el mundo promueva el aporte del vallenato al fortalecimiento del diálogo intergeneracional y el respeto por las matrices melódicas de

una música que se construye a partir de la realidad y la cotidianidad, y para que apoye las acciones para hacer frente a las amenazas que aquejan la música del vallenato tradicional”, afirmó Alberto Escovar, director de Patrimonio del Ministerio de Cultura, para el diario El Espectador, en su edición del primero de diciembre del 2015. Es por esta razón que el vallenato es insignia de Colombia en el mundo, es la huella de sus raíces, el legado de aquellos cantos y leyendas de sus juglares como Francisco “el hombre”, es la poesía de Leandro Díaz, y Rafael Escalona. El legado de Valledupar, tierra que entre sus montañas, paisajes y gente, se deja contagiar de las más sentidas notas vallenatas.

JUNIO - 2020

7


MEMORIAS

JUGLARES

Los padres del

Por: Eliana Peralta Peña Ilustraciones: Eliana Peralta Peña y Cristian Romero Camero

“HAY UN AMIGO QUE PA` OFENDEME USA SIEMPRE ESE TÉRMINO y me dice: oiga juglar ¿Cómo está? Le digo hombe, pendejo, no seas tonto. Juglar es como sinónimo de viejo, aja pue` como abuelito”. Tal vez para Daniel Celedón Orsini, la palabra juglar sea sinónimo de abuelo, pero para los admiradores e intérpretes del vallenato son las personas que por medio de su ingenio construyeron las melodías que representan la cultura colombiana. Como asegura Enrique Gutiérrez, hijo y manager del juglar Gustavo Gutiérrez, “son los patriarcas del vallenato, los que abrieron el camino, los que lucharon para llegar donde están; a ellos le debemos todo”. A partir de la primera mitad del siglo XX con la llegada del acordeón a la región del Magdalena Grande, los hombres que trabajaban la tierra bajo el

8

JUNIO - 2020

sol del mediodía, terminaban su labor y recorrían las calles destapadas con la soga de la mula en sus manos. Les cubría una parte de la cara un sombrero hecho de paja, en sus hombros cargaban una mochila y sus labios expresaban historias inspiradas en anécdotas de su día a día.

“SON LOS PATRIARCAS DEL VALLENATO, LOS QUE ABRIERON EL CAMINO, LOS QUE LUCHARON PARA LLEGAR DONDE ESTÀN” En 1938, en la población de Guacoche, al norte de Valledupar, nace la rivalidad entre Emiliano Zuleta y Lorenzo Morales. En esa época los músicos se desplazaban de un lugar a otro con el objetivo de mostrar sus aptitudes de improvisación en el canto y la interpretación del acordeòn; estos enfrentamientos tenían el nombre de “piquerias”. De la enemistad de estos dos juglares quedó una de las composiciones ms importantes del vallenato titulada “La gota frìa”. En 1976, la agrupación “El doble Poder”, conformada por Daniel Celedón e Ismael Rudas, eligió esta canción como la primera de su disco, llamado “Amigo Mio”. Veintiueve años


MEMORIAS

después serìa elegida como la mejor versión en una encuesta realizada en Valledupar. “Todo fue por el sentimiento que le pusimos, pues no es una canción fácil. Ademàs, tuvimos esa originalidad de grabarla como Emiliano quería”, afirma Daniel. A medida que pasaba el tiempo este género fue evolucionando. Cada uno de los juglares iba aportando su estilo, iban transformando historias de su familia, de sus amigos en canciones. Alejo Durán, el primer Rey Vallenato, fue uno de ellos. En los inicios del siglo XX, en El Paso (Cesar), sus padres cantaban con un tono fuerte mientras arreaban el ganado cerca a su casa, hecha en

madera. Esta tradición la fue adaptando Alejo hasta que se convirtió en su sello personal. En 1957, Gustavo Gutiérrez partió en dos el vallenato con un nuevo estilo romántico y lírico. “Tuvo una desilusión amorosa y empezó a componer”, cuenta su hijo Enrique. Al principio recibió mucho rechazo porque decían que no era acorde al vallenato que se estaba cantando. Sin embargo, con el paso del tiempo la gente lo comprendió,

LAS COMPOSICIONES DE ESTOS JUGLARES TRASPASABAN FRONTERAS; YA NO ERAN PASEOS EN MULA SINO EN AVIÒN

Apoya a la piloneras...

pues era romántico y muchos se sentían identificados con las letras. Los fanáticos de este género lograron entender que era un estilo auténtico. A partir de 1960 empezaron a surgir nuevos juglares. Sin embargo, estos ya no tenían que caminar kilómetros en mula o enfrentar a algún rival en las piquerias. “Los juglares para esta época solo componen, tocan el acordeón y cantan”, afirma el escritor Alonso Sánchez Baute. En ese tiempo, Jorge Oñate se salió del colegio de la Universidad Libre a mitad de grado décimo y fue contratado por un grupo local llamado “Los Guatapurí”; años después lograría 25 discos de oro y sería

¡Apoya el folclor!

JUNIO - 2020

9


MEMORIAS

denominado “La Leyenda”. No se puede dejar a un lado al personaje que pasó de ser un espantapájaro en los cultivos de La Junta (La Guajira), al mayor vendedor de discos de la historia del vallenato, Diomedes Díaz, “El Cacique de la Junta”. Las composiciones de estos juglares traspasaban fronteras; ya no eran paseos en mula sino en avión. El vallenato se fue transformando en un aspecto muy importante en la cultura colombiana. Tal era la magnitud que la agrupación “El Doble Poder” el 6 de septiembre de 1997, tocó su canción “Diana” en la muerte de la princesa británica Diana de Gales en Paris, Francia. “Nos dio mucha tristeza al ver todo eso lleno de flores; fue una parte muy negativa, pero al mismo tiempo me sentí casi que orgulloso de haber cantado ese tema y todo el mundo aplaudiendo”, cuenta Daniel. Incluso, en ese mismo año tocaron en La Plaza Roja de Moscú, Rusia. Viajaron con el cajero Pablo López, el acordeonero el Chiche Maestre y los guacharaqueros Rojas. Muchos habitantes estaban entusiasmados con la alegría que emitía la mezcla de estos instrumentos y un hombre que hablaba español tradujo la canción “La Lavandera” al idioma ruso. Gracias a la creatividad de cada uno de estos juglares, cada época que marcaban, cada nuevo sonido, el vallenato ha permanecido en la historia. Los músicos y los fanáticos

10

JUNIO - 2020

de este género, les agradecen a estos personajes. En 2018, en el Centro de eventos puerta de oro en Barranquilla se llevó a cabo el evento “A ti, juglar”. Este fue un reconocimiento a 30 de los juglares en vida, entre ellos Nafer Durán Díaz, Alfredo Gutiérrez Vital, Daniel Celedón Orsini, Nicolás Bolaño Calderón, Ismael Rudas Mieles, Romualdo Brito López, Edilberto Daza Gutiérrez, Isaac ‘Tijito’ Carrillo, Santander Durán Escalona, Rita Fernández Padilla, Gustavo Gutiérrez Cabello. “La grandeza del vallenato está en su capacidad de reinvertirse”, menciona Sánchez Baute. No podemos olvidar la nostalgia que algunos sienten con la evolución del vallenato. “No tiene esa categoría que se le da a una canción hecha con sentimiento como se lo

“LA GRANDEZA DEL VALLENATO ESTA EN SU CAPACIDAD DE REINVENTARSE”

ponía Juancho Polo Valencia, Emiliano Zuleta, Alejo Duran; no podemos nosotros romper ese legado tan bello, un legado de tanta estructura, tanto poder en las artes colombianas para hacer canciones únicamente comerciales”, dice Daniel con una voz que en el fondo pide a gritos que vuelvan esas letras que nacían en las calles destapadas del Magdalena Grande. A estos juglares solo les queda la opción de seguir escribiendo letras bohemias para mantenerse en el mercado. Sin embargo, nadie les quitará el título de padres del vallenato, no necesitan vender millones de discos o escribir canciones comerciales para mantenerse en la memoria del vallenato, el género que representa lo mejor de la cultura colombiana.


MEMORIAS

Accidentes

del vallenato Desde hace varios años los accidentes automovilísticos han afectado a la industria del vallenato, al llevarse a grandes exponentes del género y privar al país de su producción musical. Por: Cristian Romero Camero Ilustraciones: Cristian Romero Camero

Martín Maestre (1o. de agosto de 1979) El juglar vallenato y padre musical de Diomedes, con 26 años, fallece después de que la camioneta de platón en la que se movilizaba se chocara contra una pila de asfalto. Martín Maestre se encontraba en la parte de atrás, lo que provocó que fuera expulsado hacia la carretera. El brutal golpe fue la causa de su muerte. Patricia Teherán (19 de enero de 1995) Con 26 años la voz de Las Diosas del Vallenato se dirigía en su vehículo de Barranquilla a Cartagena después de una presentación en el carnaval de Barranquilla. Su muerte se produce después de que el auto se volcó en la carretera a causa del estallido de un neumático.

Kaleth Morales (24 de agosto de 2005) El rey de la nueva ola, con tan solo 21 años, sufriría un accidente automovilístico cuando se dirigía hacia Valledupar el 23 de agosto de 2005, en ese instante fue trasladado hacia Cartagena, pero al momento de llegar se encontraba en estado de coma. Esto lo llevaría a su muerte en la madrugada del día siguiente. Martín Elías Díaz (14 de abril 2017) El gran sucesor del legado de Diomedes Díaz, con 27 años, se trasladaba a la ciudad de Cartagena después de un concierto en la madrugada en Coveñas. En este recorrido, el conductor de la camioneta perdió el control al tratar de esquivar una motocicleta, lo cual produjo que el vehículo se saliera de la vía y se volcara. La muerte de Martin Elías sería instantánea.

JUNIO - 2020

11


MEMORIAS

El vallenato se ha caracterizado por tener grandes familias musicales, o como se le conocen “dinastías”. Por: Cristian Romero Camero Ilustraciones: Cristian Romero Camero

ESTAS HAN SIDO PARTE DE LA HISTORIA del genero creando grandes éxitos, dejando así una herencia en cada miembro de la familia. DINASTIA MORALES Nace la dinastía Morales con Miguel Antonio Morales, padre de Kalet, Kanner y keyner. Miguel sería la voz de los Diablitos y grabaría siete trabajos discográficos con esta agrupación. En el año 1991 deja la agrupación de los Diablitos para conformar su propio conjunto vallenato. El mayor exponente de esta dinastía seria Kaleth Morales con 110 composiciones, la mayoría inéditas. Kaleth será un gran impulsor de la “Nueva ola” con grandes éxitos como Vivo en limbo, Todo de cabeza y Ella es mi todo, con los cuales grandes exponentes del vallenato ya le predecían un gran futuro, pero este se vería obstruido

12

JUNIO - 2020

cuando el 23 de agosto de 2005 el auto que lo dirigía de Valledupar hacia Cartagena sufriera un accidente, el cual terminaría con su vida a los 21 años. Después de la trágica muerte de Kaleth, sus hermanos Kanner y Keyner conforman la agrupación de los K Morales, la cual nacería para continuar el legado que antes habrían construido su padre y su hermano.

DINASTIA ZULETA Esta dinastía empieza con el juglar vallenato Emiliano Antonio Zuleta Baquero, “el viejo Mile” como se le conoció, fue un gran compositor, acordeonero y cantante, en 1938 en respuesta a una disputa musical con Lorenzo Morales, escribe la gota fría, canción que muchos años después sería interpretada por artistas como Carlos Vives y


MEMORIAS

“LA DINASTÍA ZULETA ES TAN GRANDE wQUE AÚN NO HAN VISTO LO MEJOR DE ELLA”.

El Binomio de Oro de América, los cuales la convertirían en un éxito internacional. Sus hijos Tomas Alfonso “Poncho” Zuleta y Emiliano “Emilianito” Zuleta crearían la agrupación de los Hermanos Zuleta que brillo durante más de 35 años con sus canciones, hicieron parte de un momento histórico presentándose la entrega del premio nobel a Gabriel García Marques en el año 1982, igualmente en el año 2006 serían los primeros en recibir un Grammy latino en la categoría “cumbia/ vallenato” con el álbum Cien días de Bohemia. Fabio Zuleta hermano de “Poncho” y “Emilianito” es otro de los miembros de esta dinastía que ha sobresalido. No solo dejaría su legado en letras que después cantaría Diomedes Díaz, también le daría al “Cacique” su hijo, Iván Zuleta que sería el acordeonero después de

la muerte de “Juancho” Rois y con el grabaría durante muchos años. Para Fabio Zuleta esta dinastía va más allá de su padre, sus hermanos, él y su hijo, afirma que “La dinastía Zuleta es tan grande que aún no han visto lo mejor de ella”. DINASTIA DIAZ A pesar de que esta dinastía cuenta con el mayor exponente del vallenato, Martin Maestre tío de Diomedes y uno de los juglares más representativos, sería el pionero de esta dinastía ya que aparte de sus grandes versos, se convirtió en el padre musical del “Cacique”. El 1 de agosto de 1979 fallecería en un accidente de tránsito, después de que se volcara la camioneta en la que se movilizaba, esta iba conducida por Diomedes. Diomedes Díaz se convertiría en el mayor exponente del vallenato, sus letras con su voz

le otorgarían entrar al olimpo de las leyendas vallenatas. A lo largo de su carrera logro grandes reconocimientos como vender más de 20 millones de discos ganándose así discos de Oro, Platino y Diamante, en 2010 ganaría un Grammy latino en la categoría cumbia/vallenato. Son 183 canciones registradas por parte de Diomedes donde le canta al amor, a la mujer y a su familia. Después de una vida llena de excesos “El Cacique de la junta” fallecería a causa de un paro cardiorrespiratorio en su casa de Valledupar el 22 de diciembre de 2013. Ahora son los hijos de Diomedes los que llevan el legado de la Dinastía, que él hizo grande. Sin importar la muerte de Martin Elías Díaz en 2017, sus otros hermanos como Rafael Santos Díaz, Elder Dayan Díaz, Miguel Ángel Díaz siguen prolongando la dinastía Díaz Maestre.

JUNIO - 2020

13


INOLVIDABLES

MAMÁ grande La mujer más importante en la historia del vallenato no componía, no tocaba el acordeón y aunque le gustaba cantar no era profesional en el canto.Sin embargo, ha sido la más grande de todas. Por: Carol Orozco Rojas Ilustración: Carol Orozco Rojas Fotografías: Cortesía Diana Molina

CONSUELO ARAUJO NOGUERA FUE LA FUNDADORA DEL FESTIVAL VALLENATO en compañía de Rafael Escalona y Alfonso López Michelsen, tuvo varios cargos políticos, era escritora y periodista. Una mujer de un carácter fuerte, justa, decidida en sus acciones, con una amplia visión a futuro que siempre fue fiel a sus ideales, y hasta en los momentos más inesperados demostraba el amor a su tierra. Como el día que fue nombrada Ministra de Cultura; llegó con su mochila de arhuaca y con mucho orgullo recibió el cargo sin dejar de lado su sencillez. Su pasión era el vallenato. Era de las personas que más sabían sobre el género, y no sólo sobre su historia. Consuelo sabía de su gente, de los

14

JUNIO - 2020


INOLVIDABLES

cantantes, acordeoneros, compositores, de los que estaban en todas las parrandas, y de los que inspiraron las canciones. Conocía por completo el vallenato y fue ella quien provocó que dejara de ser solo de Valledupar, para convertirlo en un símbolo nacional y luego en uno mundial. Todo esto a punta de amor, sudor y esfuerzo. Tomás Darío fue uno de sus tantos amigos, se conocieron en 1980 cuando por su cargo en la gobernación del Cesar debía hacer el festival; allí se unió a Consuelo en su lucha por hacerlo cada vez más grande. En compañía de directores anteriores crearon La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, organización que hasta este momento es la fuente de ingresos año tras año. Se hicieron grandes amigos por la pasión que les generaba el vallenato, por el conocimiento, y la admiración que se tenían mutuamente. Para él era “la mujer más inteligente del mundo, tenía mas estructura intelectual que muchos profesionales, escribía perfectamente, era valiente como una tigra, en todos los campos de su vida era de método”

Era radical en sus afectos, como ella misma decía; definitivamente era una mujer de extremos. Diana Molina, su nieta, la recuerda como “una mujer fuerte pero consentidora, estricta pero complaciente, psico rígida, demasiado organizada, bastante honesta, siempre justa; alzaba la voz para hablar y hablaba claro”. Era una visionaria; tanto que le dio a toda su familia el amor por sus raíces y sus logros. Desde niños les enseño a amar el festival y el vallenato, les daba pequeñas labores para que se adueñaran de el y con el paso de los años los hacía más responsables. A Diana la hizo vestir de pilonera desde los 7 años. En esa primera ocasión con mucho enojo y mostrando el carácter heredado le hizo caso a su abuela a regañadientes; sin saber que años después ella

“HASTA EN LOS MOMENTOS MÁS INESPERADOS DEMOSTRABA EL AMOR A SU TIERRA” sería quien la reemplazara a la cabeza del desfile de piloneras que da apertura al festival. Y es que quien diría, que después de rehusarse a usar un vestido tan significativo siendo niña, hoy anhele tenerlo puesto. Diana es la actual Coordinadora de planeación del Festival. Al ver su labor se entiende por qué su abuela era una visionaria y es que desde hace mucho tiempo ya la estaba criando y educando para que fuera lo que es en este momento. Para que heredara a ese hijo bien criado. Las similitudes entre ambas son inmensas, no solo en su carácter, en su sentido de justi-

“ERA VALIENTE COMO UNA TIGRA, EN TODOS LOS CAMPOS DE SU VIDA ERA DE MÉTODO” JUNIO - 2020

15


INOLVIDABLES

Si Diana pudiera ver a Consuelo una vez más le agradeceria por el legado que dejo a su familia y le diría que la extraña todos los días.

cia o su honestidad; también en su devoción a la virgen e incluso en la costumbre de no salir sin su rosario. Su muerte fue un episodio que impactó por completo al país. El 24 de septiembre asistió a un compromiso religioso en Patillal, y cuando iba de vuelta a Valledupar fue secuestrada por el frente 59 de las FARC. Fue maltratada durante varios días, obligada a caminar con los zapatos rotos, con ampollas en los pies, aguantando hambre y frio. Cuentan que estuvo con el rosario hasta que dio su último aliento, fue asesinada y abandonada el 30 de septiembre cuando ella ya no

16

JUNIO - 2020

resistía mas y sus secuestradores se sintieron acorralados por el Ejercito. Gabriel García Márquez escribió “Los Funerales de la Mamá Grande” y en su cuento relata cómo al funeral de esta gran mujer llegan todo tipo de personajes: los políticos más importantes, militares, familiares, gente de la calle y todo el que cupiera. “García Márquez además de escritor era profeta, lo que hizo fue anunciar 40 años antes lo que iba a pasar con Consuelo, una mujer que, al morir, todas las autoridades del país y de medio mundo estarían en sus funerales, y cuando describe a la mamá grande…

“ESTUVO CON EL ROSARIO HASTA QUE DIO SU ÚLTIMO ALIENTO” está describiendo a Consuelo” cuenta Tomás Darío. De La Cacica se recuerdan muchas cosas, las parrandas que vivió, los buñuelos que cocinó, los rosarios que rezó, las enseñanzas que dejó, la crianza que dio, el amor que brindó, los desfiles que recorrió, las vidas que marcó, y los buenos momentos. Hoy hace falta esa mamá que siempre guio a los pollitos; para que cante “honda herida” y sonría sin parar.


INOLVIDABLES

Letras sin voz “Muchos compositores han quedado con todo su arsenal en el anonimato”: Tomás Gutiérrez. Por: Jhoan Mora Sánchez Fotografía: Cortesía Andrés Castro Ilustración: Jhoan Mora Sánchez

TOMÁS DARÍO GUTIÉRREZ (CESARENSE DE 66 AÑOS) y Andrés Castro (bogotano de 45 años) son ejemplos de la diferencia sobre cómo se puede llegar a ser compositor, dos vidas con rumbos distintos. Para Gutiérrez fue difícil iniciarse en la música porque sus padres creían que eso significaba no estudiar una carrera. Sin embargo empezó a escribir versos y se hizo conocer en su escuela Ateneo el Rosario de Valledupar por sus poemas y cantos. Él corrió con la suerte de tener una vida paralela a Rafael Orozco, quien le permitió ganar reconocimiento y éxitos de talla nacional en un par de años. Ambos nacieron en Becerril, se fueron a Valledupar al mismo tiempo y posteriormente a Barranquilla. Eso permitió que el Binomio de Oro grabara varias de sus canciones. “Nos estábamos siguiendo los pasos”, dice. Gutiérrez podría no haber salido nunca en el listado de compositores de vallenato.

“Mis canciones estaban allí hacía mucho tiempo, yo no tenía intención de hacerlas grabar hasta que Rafael Orozco las descubrió”, afirma con tranquilidad. Todo empezó en 1976 cuando Daniel Celedón grabó una de sus canciones (Bendita sean las mujeres) y en el mismo año Orozco grabó otra (Necesito de ti) y tres más en los siguientes años (Campana, Tú y el mar y Voz de acordeones) Su oficio de compositor terminó en 1983 cuando se dio cuenta de que había miles de compositores excelentes, pero investigadores no. Las personas a lo largo de los años le han reprochado dejar de lado la composición, pero como esa actividad no le reportaba mayor dinero, él se vio forzado a ejer-

“DE NIÑO UNO SIEMPRE LE HACE CANCIONES A LAS SITUACIONES O A LAS NOVIAS, SALEN NATURALMENTE”

JUNIO - 2020

17


INOLVIDABLES

cer su profesión de abogado para subsistir. Ser compositor, investigador, abogado litigante y ambientalista al mismo tiempo era imposible, así que las letras fueron las sacrificadas. “En un momento de inspiración haces una canción en un ratico, en un momentico te sale como si te la estuvieran dictando, te sale del alma”. Escribir canciones no era lo difícil, con lo que no pudo cumplir fue con todas las peticiones de grupos que querían sus composiciones. Andrés Castro, por el contrario, desde los 7 años siempre

18

JUNIO - 2020

tuvo gran influencia musical y vivió esa época en la que la música colombiana estaba completamente influenciada por el vallenato, además que para el resto de culturas, era una forma distinta de contar las cosas. Así mismo empezó a escribir, pero no vallenatos. “De niño uno siempre le hace canciones a las situaciones o a las novias, salen naturalmente”. Durante mucho tiempo estudió distintos géneros folclóricos, como el cubano o el brasileño, hasta que en 1997 tuvo la oportunidad de empezar a trabajar

como guitarrista de Carlos Vives. Dos años después dio a luz la primera canción en coautoría con Vives, “La Cartera”. La composición surgió como una necesidad de expresión artística, y en el momento de inmiscuirse con el vallenato, Castro siempre tuvo presente que respetaba esa cultura y que, como bogotano, no podría expresar lo mismo que alguien de Valledupar o del Cesar. Su fuerte ha sido el pop, y su gran aporte han sido en las fusiones que Vives venía trabajando un poco antes de su llegada.


INOLVIDABLES

¿Cómo escribir un vallenato? Por: Jhoan Mora Sánchez

La composición está ligada a un momento de inspiración, cultura e historia. Para poder tomar lápiz y papel, se debe conocer sobre el origen del genero y sus transiciones. Tener un concepto claro permitirá al compositor dirigir el objetivo de la canción y poder encontrar su esencia. Se debe tener en cuenta quien la interpretará para poder acoplar de la mejor manera la letra. No tiene que estar escrita sobre la actualidad, sin embargo

si debe contener una esencia. La inspiración concurrente del Vallenato han sido las mujeres y el despecho, sin embargo es independiente de cada compositor. Una canción debe ser concreta, porque los elemento que son de añadidura aburren al oyente.

¡Tómese un ron y escriba!

JUNIO - 2020

19


INOLVIDABLES

Los ojos del alma Él, la vista me negó para que yo no mirara. Y en recompensa me dio los ojos bellos del alma. Dios no me deja, Leandro Díaz. Por: Angie Arevalo Ortiz Ilustraciones: Angie Arevalo Ortiz y Cristian Romero Camero

LEANDRO JOSÉ DÍAZ DUARTE, CONOCIDO POPULARMENTE COMO LEANDRO DÍAZ, nació el 22 de febrero de 1928 en una pequeña finca de Alto Pino, zona de Lagunita de la Sierra, ubicado en La Guajira. Fue un compositor y juglar vallenato quien, a pesar de nacer sin la posibilidad de ver el azul del cielo y el verde de las montañas, dejó un gran legado para la música vallenata y para la humanidad. El hijo mayor de Leandro, Ivo Díaz, cuenta en entrevista lo siguiente, “en el campo cuando un hijo nace, si es varón, es quien se encarga del crecimiento de la finca”, explica. “Mi padre fue lo contrario, al nacer ciego prácticamente se convirtió en una carga para la familia”, añadió. La soledad siempre estuvo presente en su vida. Pasó por momentos de depresión y de soledad que, sumados al desprecio de su padre y el abandono de su familia, lo condujeron

20

JUNIO - 2020


INOLVIDABLES

a crear su primera composición titulada “Quince de julio”. En esta canción insulta a su familia por dejarlo solo quince días. Su madre, María Ignacia Díaz, al escucharla le pidió que nunca más la cantara. La música fue el pilar de su vida. “Siempre estuvo presente debido a que en mi familia quien no tocaba un acordeón, un bombo o una dulzaina, igual bailaba. Es en ese momento cuando nació mi inclinación por la música de acordeón”, cuenta Leandro en el documental, Leandro Díaz, vida y obra. Disfrutaba las parrandas de sus tíos en las que escuchaba detenidamente las letras de cada canción, comprendía cómo esos versos eran el complemento perfecto de las melodías que salían de aquellos instrumentos. Fue así como en 1944 empezó a hacer

sus primeros versos. Se daba cuenta de que cuando cantaba, la gente se ponía a su alrededor a escucharlo. De esta manera, no se sentía sólo, como lo hacía sentir su familia. Era un hombre que además de tener el don de la palabra, encantaba con lo que decía. La música llegaba por inspiración. A pesar de no leer ni escribir, lograba componer versos mágicos llenos de sentimientos y sensaciones que llegaban a los corazones de quienes los escuchaban. Se hizo popular en La Sierra porque la gente de las fincas iba a escucharlo. Corría el rumor de que aquel “cieguito” cantaba y componía. Y así, Leandro inició en la música. Tiempo después decidió tomar nuevos rumbos para llegar a Tocaimo, en el Cesar. Este lugar lo inspiró a crear la canción “Los

“MI PADRE FUE LO CONTRARIO, AL NACER CIEGO PRÁCTICAMENTE SE CONVIRTIÓ EN UNA CARGA PARA LA FAMILIA” Tocaimeros”, en la cual hace rimas con los nombres de los habitantes de este corregimiento. En 1945, compuso la Loba Ceniza, su segunda canción y en la cual narró la situación de una mujer molesta por recibir la visita de la familia de su esposo. De esta composición se apropió Abel Antonio Villa y hoy se conoce como “La Camaleona”. Pero su canción más conocida es Matilde Lina, una melodía llena de poesía con estrofas acompañadas de romanticismo narrativo.

JUNIO - 2020

21


INOLVIDABLES

“Este sentimiento se hizo más grande Que palpitaba mi corazón El bello canto de los turpiales Me acompañaba esta canción” Fue compuesta en el año 1970 en un momento de desamor, pues se enamoró perdidamente de una mujer llamada Matilde Lina con tan sólo escuchar su voz. Aquella musa, nunca lo vio con ojos de amor y su relación se quedó en una buena amistad. Para Leandro, en un amor imposible. En 1956, conoció a la mujer que se convertiría en una de sus mayores inspiraciones y madre de sus cinco hi-

22

JUNIO - 2020

jos. Helena Clementina Ramos quien fue un apoyo en cada momento para Díaz. El 99% de sus canciones son autobiográficas. Alonso Sánchez Baute, escritor y periodista nacido en Valledupar, cuenta en entrevista lo siguiente: “lo de Leandro es algo de adentro, más introspectivo, como una búsqueda del sentido de la vida, como ¿quién es?, ¿por qué está aquí?, ¿por qué no lo quieren?, ¿por qué lo tratan mal?, ¿por qué lo rechazan?, ese tipo de cosas que en algún momento llevaron a otras personas a llamarlo el filósofo el pueblo”. Su música llegó a cientos de corazones por la admiración a su dominio de la palabra.

De igual manera, estuvo rodeado de grandes amigos y maestros de la música vallenata como Luis Enrique Mendoza, Poncho Cote, Lorenzo Morales, Escalona y Emiliano Zuleta, con quienes le gustaba hacer parrandas, compartir sus canciones, tocar la guacharaca o simplemente escuchar sus composiciones. Esto se puede ver en el documental “Leandro Díaz, el último juglar”, hecho por señal Colombia en 2014. Cuando alguien llegaba a visitarlo le preguntaban “Leandro, para la próxima visita ¿qué quieres que te traiga?”; él respondía rápidamente, “tráigame un libro”. No lo entendían.


INOLVIDABLES

No obstante, en la próxima visita llegaban con el tan anhelado libro. Su petición no se completaba hasta que aquella persona se sentara junto a él y le leyera capítulo por capítulo, sin omitir ni una sola palabra. Así pasaban horas y horas. Su tertulia terminaba cuando el sol se escondía o simplemente cuando el lector se cansaba de recitar las oraciones del texto. “Mi papa se leyó o le leyeron muchos libros. Después me entere de que la tía había creado en él un hábito de lectura, cuanto trozo de lectura encontraba o cuanto trozo de canción escuchaba se la transmitía al cieguito para que se

entretuviera. Por eso comprendí después por qué el lenguaje de mi padre, por qué esas canciones tan bien construidas, esa poesía tan bien llevada”, dice Ivo en entrevista. Es así como Ivo Díaz recuerda aquellas composiciones que su padre le cantaba y como consecuencia seguir el camino de su padre, dedicarse a la música. Inspirado en el talento de su mayor mentor, recuerda cómo respondió su padre cuando le contó que quería seguir sus pasos: “Yo lo único que le voy a pedir es que cualquier cosa que elija hacer en la vida, hágalo con amor, porque lo que se hace con amor, con

amor se transmite y así como usted lo transmite, la humanidad lo recibe”, le dijo. Pese a no ver la luna o el sol con sus ojos, transmitía por medio de sus canciones descripciones maravillosas de aquellos lugares que fueron testigo de sus composiciones. Era un hombre con una capacidad de análisis y de entendimiento de la naturaleza que pocos comprenderían. Disfrutaba de cosas tan sencillas como el cantar de los pájaros o el correr de la brisa. De allí era de donde provenía su felicidad. Porque cuando ves la vida con los ojos del alma, hasta te sonríe la sabana.

JUNIO - 2020

23


LO MODERNO

Por: Eliana Peralta Peña

Aniel Velásquez y Juanchy Berrocal, integrantes de Los Inquietos del Vallenato, hablaron de cómo se han mantenido en el mercado musical con el estilo romántico.

Fotografías: Cortesía Juan Felipe Torres

EN 1995, LOS INQUIETOS DEL VALLENATO REVOLUCIONARON este género con la forma romántica en que interpretaban sus canciones. Desde que fue fundada por Nelson Velásquez ha tenido cambios en sus vocalistas y acordeoneros. En 2019 empezaron a escribir un nuevo capítulo con la unión del cantante Aniel Velásquez y el acordeonero Juanchy Berrocal. A pesar de llevar poco tiempo como agrupación, han trascendido fronteras con sus letras románticas. ¿Cómo han vivido esa experiencia de trascender fronteras? Aniel: Apenas llevo un año en la agrupación y he vivido cosas muy bonitas. He visitado Chile, Ecuador y México. Me parece impresionante la manera como reciben nuestra música en estos países; en cada uno de los conciertos la gente canta como si estuvieran en una casa sentados con unos amigos.

24

JUNIO - 2020


LO MODERNO

Juanchy: Han sido experiencias inolvidables; en los 16 años que he estado en la agrupación he viajado varias veces a otros países y la gente nos recibe con mucho cariño. En España me pasó algo muy gracioso porque me robaron el acordeón en una de las presentaciones. Hoy me da risa, pero en este momento no lo podía creer. A pesar de estas situaciones la gente recibe con mucho cariño nuestra música. ¿Qué quieren transmitir en cada una de las canciones? Aniel: La música de nosotros está diseñada para que cada persona que la escuche se sienta identificada. Para todo tenemos canción, es decir para el desamor, para enamorar o situaciones que nos pasan en la cotidianidad. Con nuestras canciones la gente se cura en salud. Sinceramente somos muy cuidadosos a la hora de hacer una canción. ¿Cómo es el proceso de creación de una de sus canciones? Juanchy: Nosotros tenemos algunos compositores ya establecidos para el tema de las letras, como el maestro Iván Calderón y Omar Geles. También nos gusta apoyar a los jóvenes compositores y algunas veces grabamos temas de ellos. Aniel y yo hacemos la parte de producción. Mientras que él canta, a mí se Me van ocurriendo melodías en el acordeón. ¿Dónde nace el gusto por el acordeón, Juanchy? Juanchy: Desde muy pequeño tuve la influencia de la música,

pues mi papá tenía un acordeón en la casa. En los ratos libres le robaba el instrumento y desde esos momentos nace el amor que le tengo. El acordeón ha traído bendiciones a mi vida y creo que con Aniel, hacemos una gran fusión. ¿Cómo fue el proceso de ser cantante, Aniel? Aniel: Yo crecí en un ambiente musical, mi mamá era la corista de la agrupación cuando la dirigía mi tío, Nelson Velásquez. Sinceramente ser cantante no era algo que me afanara, incluso, a los 8 años yo vivía enamorado de un balón de futbol. La música llegó a mi vida en la adolescencia y se quedó por el resto de mis días. Este nuevo proyecto es algo maravilloso, aunque nos ha traído varios retos en el mercado musical. ¿Ha sido difícil mantenerse en el mercado del vallenato con la influencia de la nueva ola? Juanchy: Los Inquietos desde su fundación se ha caracterizado por el vallenato romántico. Considero que hay espacio para

todo, desde el “brincoleo”, la fiesta, hasta los momentos especiales, como bailar con la pareja en una sola baldosa. Además, hay muchas canciones del vallenato clásico sonando en este momento porque son letras que no se pueden olvidar. Siento que este tipo de música tiene la ventaja de mantenerse y trascender fronteras ¿Cuál le gustaría que fuera el legado en esta nueva etapa de Los Inquietos? Aniel: Desde que llegué a la agrupación empezamos de cero prácticamente porque nuestro objetivo es hacer algo distinto que aporte a la historia de esta bonita agrupación. Quisiéramos aportar al legado que siempre ha tenido, es decir al romanticismo. Por otro lado, siento que estamos dejando un legado de amor y de familia, pues somos más que compañeros. Aún nos faltan muchas metas por cumplir. La verdad todo se lo debemos a este género. ¿Qué significa el vallenato para su vida? Juanchy: El vallenato romántico me ha dado muchas cosas bonitas, para mí lo ha sido todo en la vida. Me ha regalado la oportunidad de viajar y de conocer el amor de mi vida, pues mi esposa es hija del dueño de la disquera donde trabajaba. Aniel: El vallenato me ha permitido expresar lo que siento. También creo que me falta conocer mucho más de este género y cada día me enamoro más. Esta ha sido la manera de cumplir mis sueños.

JUNIO - 2020

25


LO MODERNO

“Gracias a las redes soy un cantante reconocido” Mario Fuscaldo habló sobre su experiencia como artista vallenato y la importancia que ha tenido el internet en su carrera. Por: Eliana Peralta Peña Ilustración: Eliana Peralta Peña

LA JOVEN PROMESA DEL VALLENATO, ASÍ ES CONSIDERADO MARIO FUSCALDO por los expertos del género. Apenas tiene 24 años y ya grabó su primer disco titulado “Justo a tiempo”. A pesar de su corta carrera ha llegado a compartir tarima con artistas como Silvestre Dangond. ¿Quiénes son sus cantantes favoritos? Silvestre Dangond, Fabián Corrales y Diomedes Díaz. Desde que era muy joven escuchaba a estos artistas día y noche, soñaba ser como ellos. Incluso, hoy en día tienen influencia a la hora de hacer mi música. Cuando estaba comenzando mi carrera tuve la oportunidad de compartir tarima con Silvestre. ¿Cómo empezó su carrera musical? Desde que estaba en el colegio mostré mis cualidades en la música. Incluso, me gané varios concursos de canto. En la universidad me enfoqué en otra cosa porque yo sabía que la carrera musical era difícil. Sin embargo, mi corazón siempre estuvo puesto en la música vallenata y siempre se lo pedí a Dios. Empecé publicando en

26

JUNIO - 2020

las redes videos cantando; un acordeonero amigo de la familia me acompañaba. ¿Cuál fue el video más famoso? Grabé uno cantando en el carro mientras iba manejando que tiene en Facebook más de 17 millones de reproducciones. Desde ese momento descubrí que esa era la manera de llegar al público. ¿Cree que las redes sociales ayudaron a gestar su carrera musical? Claro, actualmente las redes son una herramienta favorable para cualquier artista. Gracias a ellas soy un cantante reconocido, mis videos empezaron a hacerse virales a nivel nacional e internacional. ¿Cómo es recibido el vallenato de la nueva ola? Muy bien, de cada presentación me voy sorprendido, no puedo creer que a estas personas con culturas diferentes les encante mi música. Cada artista tiene un estilo diferente. En mi carrera he tratado de ser original en la creación de ritmos y letras musicales que le gusten al público. Por esta razón mi

música es mixta, es decir que trato de hacer algunas canciones clásicas y otras con ritmos de la nueva ola. ¿Cuál es el legado que quisiera dejar en el vallenato? Humildad. Quiero mostrar por medio de mi carrera que es posible cumplir los sueños, que todo se puede con disciplina.


LO MODERNO

JUNIO - 2020

27


LO MODERNO

La melodía

vallenata de la mujer Son mujeres llenas de sueños y anhelos que están innovando en el vallenato y están listas para marcar una diferencia en el género. Por: Carol Orozco Rojas Fotografía: Cortesía Valentina Rincón

ALEJANDRA, GISELLE Y VALENTINA HACEN PARTE DE LA AGRUPACIÓN REVOLUCIÓN FEMENINA, conformada por 8 jóvenes. Gracias a su talento están renovando el vallenato. Su grupo empezó hace 3 años como un proyecto de Iván Rincón, acordeonero, quien, en un intento por involucrar a su hija dentro del mundo del vallenato, terminó juntando a varias artistas que tenían la ilusión de ser reconocidas y destacarse en este importante género musical colombiano. Todas tienen personalidades totalmente distintas. No obstante, esas diferencias las hacen poderosas. Los ensayos son enérgicos, divertidos y exigentes, no tienen un horario fijo para ensayar, lo hacen cuando todas pueden para distraerse y pasar un buen rato. En caso de haber una presentación se reúnen días antes para practi-

28

JUNIO - 2020

“SE DIERON CUENTA DE LO IMPORTANTE QUE SON LA PASIÓN Y EL ESFUERZO”

car. Pero si la presentación es grande e importante practican semanas antes, incluso se ven más de 4 horas al día para que salga perfecto. Les gusta llamar la atención en los festivales y así lograr que el público


LO MODERNO

“LES GUSTA LLAMAR LA ATENCIÓN EN LOS FESTIVALES Y ASÍ LOGRAR QUE EL PÚBLICO SEPA QUIÉNES SON” sepa quiénes son esas chicas que van uniformadas y con una sonrisa de oreja a oreja. El EVAFE es el Festival Vallenato en su versión femenina el cual se lleva a cabo en el mes de noviembre en la ciudad de Valledupar; Revolución femenina es el grupo ganador de la edición 2018. Era la primera vez que participaban, incluso algunos no creyeron que lo iban a lograr por ser “cachacas”. Al ganar se dieron cuenta de lo importante que son la pasión y el esfuerzo. El vallenato como bien se sabe es un género machista y en muchos casos regionalista. En el concurso de “Francisco el hombre” que se realiza en el mes de marzo en La Guajira; obtuvieron el tercer puesto. Ellas iban preparadas para dar lo máximo y demostrar que podían ser las mejores sin importar ser mujeres cachacas. Sobre el futuro hay mucha esperanza. Planean sacar nuevas canciones, participar en más concursos, estar en más presentaciones y llegar a cada rincón que les sea posible. Les genera nostalgia ver todo el camino que han recorrido, individual y grupalmente. Ya no están en el colegio tocando con la orquesta, y la academia musical ya no es un lugar desconocido. Sus instrumentos se volvieron sus compañeros más leales y cuando todas se juntan en una sola melodía es cuando mejor se sienten.

JUNIO - 2020

29


LO MODERNO

Acordeoneros

DE CUNA

Al pasar del tiempo y la transición del vallenato, los acordeoneros han ganado y perdido el protagonismo que sin duda alguna se merecen por el rol que cumplen. “El acordeón juega el papel de batuta, es en pocas palabras el director de la orquesta”, dice Jimmy Zambrano.

Por: Jhoan Mora Sánchez Fotografía: Cortesía Jimmy Zambrano Ilustración: Jhoan Mora Sánchez

JIMMY ZAMBRANO Y MANUEL JULIÁN MARTÍNEZ SON DOS ACORDEONEROS Que llevan en la sangre el vallenato y desde muy pequeños estuvieron influenciados a tocar las teclas de tan dichoso instrumento por su respectiva familia. Ambos inician su carrera profesional en el genero desde adolescentes y han contribuido a la producción y escritura de distintos éxitos del vallenato. Jaime Omar Zambrano, más conocido como Jimmy, aprendió a tocar el acordeón a los 6 años bajo las clases de su padre. La historia comenzó por querer tocar un instrumento y se decidió por la guitarra, sin embargo esta le produjo ampollas en los dedos por el material de las cuerdas y ahí fue cuando definitivamente se motivó por el acordeón que no le podía ocasionar ninguna lesión. “Fue un amor a primera

30

JUNIO - 2020

vista”, dice. Su influencia además de ser familiar, también fue el fervor que sienten los nativos de Valledupar por los aires puya, merengue, son y paseo. Omar Geles fue el padrino musical de Jimmy, fue quien lo invitó a participar en la agrupación Diablitos de Colombia. Sin embargo, su protagonismo se inició al ser la pareja musical de Jorge Celedón en 1999. Desde ese momento además de tocar las canciones, empezó a contribuir con las producciones musicales de Celedón e hizo lo que realmente le gusta. Zambrano ha llevado la transición del vallenato de una manera tranquila, pues asegura poder acoplarse a distintos ritmos sin perder la esencia del acordeón. “El acordeón es toda mi vida, significa para mí lo más grande con lo que pude tener contacto visual a los 6 años” dice.

Jimmy Zambrano sigue produciendo vallenatos en cuarentena porque cuenta con un estudio propio en casa para poder grabar.


LO MODERNO

Manuel Julián Martínez inició como cantante en 1992 con apenas 7 años. Pero su encuentro con el acordeón empieza cuando su hermano mayor, Eimar Martinez, se va de la casa para estudiar una carrera universitaria y sus padres no dejaron que se llevara el acordeón porque creían que se la iba a pasar de parranda. Recuerda que la primera canción que tocó fue “La piña madura” aunque la primera ante la familia fue “La creciente del Cesar”. Estuvo dentro del grupo de niños que en noviembre de 1999 viajaron a los Estados Unidos a cantarle vallenato al presidente Bill Clinton. Su primera pareja musical fue Luifer Cuello y con apenas 17 años empezó a tener éxito en la carrera. “Cuando empezamos a crecer dije que este sería mi estilo de vida, mi trabajo”. Manuel asegura haber sido junto a Cuello fundadores de la Nueva Ola, pues así se llamó su primera canción en conjunto publicada en el 2004. Un año después estuvo dentro de los 5 mejores acordeoneros seleccionados en el Festival Vallenato. En el 2010 Pipe Peláez contacta a Martínez para que fuera su pareja musical y van para 12 años trabajando juntos. Para él fue un cambio drástico por la línea romántica que siempre ha manejado Peláez, pero fue un reto agradable.

La carrera trae consigo diversas anécdotas. Jimmy recuerda aquellos momentos cuando en varias presentaciones se le han reventado las cuerdas del acordeón y todo el mundo se paraliza, pues este instrumento cumple un papel fundamental y sin él no se puede continuar, así que consigue uno de tono similar y continua. Mientras que Manuel recuerda cada momento con Pipe Pelaez cuando interpretan “El amor más grande del planeta” y se suelen acercar parejas al escenario a pedir matrimonio. Esperan que alguno de sus respectivos hijos continúe con la tradición del acordeón, sin embargo ambos profesan continuar con su carrera hasta que la vida se los permita. Ambos en su trayectoria han demostrado el compromiso por el género independientemente de la transición y los cambios que han surgido.

“ESTUVO DENTRO DEL GRUPO DE NIÑOS QUE EN NOVIEMBRE DE 1999 VIAJARON A LOS ESTADOS UNIDOS A CANTARLE VALLENATO AL PRESIDENTE BILL CLINTON”

JUNIO - 2020

31


LO MODERNO

“Viví año y medio siendo Diomedes” El actor Orlando Liñán habló de su maravillosa experiencia interpretando al Cacique de La Junta. Por: Eliana Peralta Peña Ilustraciones: Eliana Peralta Peña

ORLANDO LIÑÁN ES UN AMANTE DEL VALLENATO, a los 16 años empezó a grabar sus primeras canciones y a los 22 ya tenía su primer álbum. Cuatro años más tarde, siguiendo su sueño de convertirse en un cantante reconocido, se presentó al reality “Idol Colombia”. Sin embargo, una propuesta provocaría una interrupción en su carrera. ¿Cómo se involucra la música vallenata en su vida? Yo nací en Valledupar, en la ciudad donde se respira 90 por ciento vallenato. Cuando se acerca el Festival se escuchan acordeones por todo lado. De cierta manera uno crece con él, lo lleva en la sangre, además mi papá también cantaba. ¿Y quién es su cantante favorito? Diomedes. Para mí él era un rockstar. No solo era un artista en la tarima, fue un tipo que llegó a romper esquemas por su personalidad, es decir la manera en que se vestía, como movía sus manos, sus halagos, todo fue algo autentico. ¿Cómo llegó a interpretar a su ídolo? En el 2014 salió un reality de televisión llamado “Idol Colombia”. Me presenté porque este tipo de programas me servían como vitri-

32

JUNIO - 2020


LO MODERNO

na para mi carrera musical. Fui a Barranquilla y de 2.000 personas que se presentaron, solo pasamos 10. Cuando estaba allá, Alex Rincón, una persona que trabajaba en la producción, me llamó y me dijo que si quería hacer casting para Diomedes. ¿Cuál cree que fue la característica suya que llamó la atención de Alex? Todo ocurrió porque yo siempre he sido muy amiguero; papá Dios me regaló ese carisma. ¿Cómo fue el proceso del casting? Lo hice en Valledupar y tuve que viajar a Bogotá para ensayar con todo el elenco. Mientras que estaba en el hotel me llamaron para decirme que ese personaje era mío, corrí por toda la habitación. Yo no podía creer que iba a grabar con actores reconocidos como Kimberly Reyes y Diana Ricaurte. ¿Cómo hizo la preparación para el personaje? Algo que me beneficio fue que siempre fui un diomedista a morir. Yo preparé ese personaje desde que nací. De igual manera estudié demasiado la parte que muy pocas personas conocían de él, es decir lo personal, cómo él trataba a su familia y cómo le hablaba a una mujer bonita. ¿Qué fue lo más complicado de interpretar a Diomedes? Lo que más me costaba realizar eran las escenas de mucha carga emocional, es decir en las que él ya estaba acabado por su enfermedad y cuando había salido de la cárcel. La primera escena de la novela fue una de ellas,

me tocó trasnochar 3 días seguidos y le di tres vueltas al Parque La Leyenda en Valledupar. ¿Cuál fue uno de los momentos más significativos en ese proceso de preparación? Una de las cosas que jamás podré olvidar es cuando acababa de terminar la novela y visité a la última esposa de Diomedes, Consuelo Martínez. Yo iba saliendo para alcanzar el ascensor, en ese momento salía la empleada del edificio. Yo estaba obeso, tenía aun varias cosas del personaje. Ella me dijo: “Carajo ya no saluda, señor Díaz”. Yo volteé y pensé en seguirle la cuerda, la abracé y le di un beso en la cabeza como si fuera Diomedes. Me respondió: “¡ay hace rato no lo veía por acá, me alegra saludarlo!”. La verdad quedé muy desconcertado; ella no sabía que Diomedes se había muerto. Creo que mientras estuve en la novela, El Cacique siempre estuvo ahí. ¿Cuál fue su escena favorita? Es la escena con la que me gané el casting. Esa fue la de

la ventana marroncita. Lucía, que es la protagonista sale a la ventana de su casa y por eso sale esa canción tan reconocda ¿Cuál fue la canción que más lo conmovió en las grabaciones? Todas las canciones de Diomedes son especiales. Antes de hacer la novela tenía mis preferidas, pero me tocó conocer unas que no había escuchado jamás. Una de mis favoritas se titula “26 de mayo”, que es una autobiografía. Yo viví año y medio siendo Diomedes; me la pasaba para arriba y para abajo con esas chanclas que él usaba, por eso me conmueve tanto esa canción. ¿Cómo recibió el público este personaje? Fue recibido con mucho cariño, no solo acá en Colombia sino en algunos países de Latinoamérica como Panamá y Paraguay. Al lugar que voy me reciben con mucho amor. Incluso, varias personas se me acercan llorando y me dicen: “gracias por representar a nuestro Cacique”.

JUNIO - 2020

33


NATO DEL VALLE

34

JUNIO - 2020


NATO DEL VALLE

JUNIO - 2020

35


NATO DEL VALLE

SNORRI ELDJÁRN

Más colombiano que el vallenato Muchas personas vienen a Colombia de manera temporal solo por conocer y terminan enamorándose del país, modificando su nacionalidad, sus tradiciones y su vida por completo. Por: Carol Orozco Rojas Foto: Cortesia Adal Cuesta

SNORRI ES UN EXTRANJERO QUE VINO A CONOCER COLOMBIA y mientras la conocía estudiaba español. Llegó en el 2016 a Cartagena, desde Islandia, venía solo por unos meses y su prioridad era sencillamente aprender un nuevo idioma. Sin embargo, esa prioridad tomó más importancia al conocer el vallenato, ya no quería aprender a hablar español. Quería entenderlo en su totalidad, quería entender que decían esas canciones que entonaban sus vecinos con mucho sentimiento mientras tocaban aquel instrumento desconocido, pero que sonaba lindo. Así empezó su historia en Colombia, el lugar al que llegó porque era bonito, había futbol y atractivas mujeres.

36

JUNIO - 2020

“EN TIERRAS VIKINGAS SE ENAMORARA DE UN GÉNERO SIN NI SIQUIERA ENTENDER SU LETRA”

Escuchando melodías vallenatas volvió a despertar ese sueño que tenía desde niño por ser cantante, no se identifica con la música moderna, porque no le transmite ese sentimiento de pasión para cantar con ganas, para él a esa música le falta interpretación. Es curioso ver como un hombre que nació al otro lado del mundo, en tierras vikingas se enamorara de un género sin ni siquiera entender su letra. Con su meta en la cabeza empezó la ardua tarea de aprenderse las canciones y entender su significado. La primera canción que recuerda que escucho y comprendió fue “La suerte está echada” de Diomedes Díaz, -quien para Snorri es el mejor de todos- Está también


NATO DEL VALLE

“ESCUCHANDO MELODÍAS VALLENATAS VOLVIÓ A DESPERTAR ESE SUEÑO QUE TENÍA DESDE NIÑO” fue la primera canción que se aprendió de memoria, lo cual le tomó alrededor de una semana. Luego del extenso esfuerzo y dispuesto a mostrar su talento y a compartir lo lindo del vallenato subió su primer video a YouTube y de ahí en adelante solo han sido alegrías. Lo mas interesante de su proceso ha sido la mezcla cultural que ha logrado crear, no es normal escuchar un género tan de Colombia en otro idioma, sin embargo, Snorri, el islandés-colombiano lo logró y llevó al vallenato hasta el otro lado del mundo, exactamente al segundo concierto más importante de su país; el “Fiskidagurinn mikli” (Festival del pescado). Allí acompañado por músicos islandeses Snorri dio un concierto de vallenato en islandés. Algo nunca antes visto. Este hombre descubrió que su destino era encontrarse con este género y gozarse la vida, ha viajado por muchas ciudades y pueblos demostrando que es más colombiano que cualquiera, habla como un costeño más, le encanta la mojarra frita, la parranda, el aguardiente y el recibimiento que tiene por parte de las personas cada vez que se sube a un escenario o cuando publica algo en sus redes sociales, no le interesa que a veces “le mamen gallo”. Como por ejemplo cuando en su primera gira por

Snorri pasa la cuarentena en Colombia con la familia de su esposa.

Colombia conoció a una hermosa mujer, que para romper el hielo le dijo que el palito de queso se llamaba chicharrón; el inocentemente lo creyó, por ese particular momento se hicieron buenos amigos, pero lo que no sabia era que “La suerte esta echada” y que esa mujer terminaría siendo su esposa. María José es una joven cartagenera, desparpajada, atractiva y romántica. Fue conquistada por un hombre mono de

2 metros de altura a punta de vallenatos y serenatas, viven en Islandia y vienen seguido a Colombia, ella no se acostumbra al frio, el no se acostumbra al calor, pero cuando no lo tiene lo extraña. A Snorri el vallenato le dio mucho más que un buen español, le ha dado amigos, una familia y al amor de su vida. Y a todos aquellos que lo siguen; una persona y un artista para disfrutar. ¡Y que sabroso!

JUNIO - 2020

37


NATO DEL VALLE

When the “corona” entangled the crown

For the first time in history a King is not crowned. Por: Carol Orozco Rojas Fotografía: Cortesia Adal Cuesta

THE VALLENATO FESTIVAL IS ONE OF THE LARGEST AND MOST IMPORTANT CULTURAL EVENTS in the countryl. It takes place in late April and early May. Is known to be near because the cañaguates bloom and the city looks yellow. It was created in 1968 by three ofthe most important figures in the country at that time: Rafael Escalona, Consuelo Araujo and Alfonso López Michelsen. This with the intention that the vallenato folklore had Its own celebration and therefore keep it consolidated for history. Now days the Vallenato festival has more than 50 years of experience and 9 categories. It is an inheritance that has been handed down from generation to generation for families like Consuelo’s, who with a lot of work and effort have managed to make the festival not fall apart , but instead to grow and be everywhere. In issue number 53, due to the coronavirus pandemic, no rey Vallenato was crowned, there was no parade of pilo-

38

JUNIO - 2020

neras and the vallenata legend park was empty. The event was carried out on social media, with the performances of many artists at night, also videos of the Vallenato Kings were published daily, in which they had to interpret a song that inspired love for folklore. Finally, the Festival was enjoyed through “Casa Claro Música y Águila Live Vallenatón por el Chocó ”, virtual event supported by the Festival of Legend Vallenato Foundation.

Diana Molina is the planning coordinator and expressed that “the festival does not stop, and the virtuality issue will serve us, it’s all a matter of seeing the bright side and regenerating”. She speaks with love about that recognized son who she inherited from her grandmother Consuelo Araujo, the same one who each year has his own desire and who started as an ant and ended up turned into an elephant.


NATO DEL VALLE

JUNIO - 2020

39


NATO DEL VALLE

40

JUNIO - 2020