Issuu on Google+

EL SONSONETE TRABUQUEÑO

1ª RECOPILACIÓN.


A LAS SUEGRAS 1 Todas las suegras son malas y la mía es un demonio que con tres pelos que tiene quiere que el haga un moño. 2 Cuando paso por tu puerta compro pan y voy comiendo, pa que tu madre no diga que de verte me mantengo. 3 Míralo por donde viene Mi novio “el pellizas”, y su madre está en la cama porque no tiene camisa. 4 Es mi suegra la que dice que las gallinas no ponen, y ella se suerve los huevos y tira los cascarones. 5 Mi suegra a mí no me quiere porque no tengo corbata, mi madre me hará una del pellejo de una rata. 6 Si mi suegra no me quiere que se vaya a hacer puñetas, que teniendo yo el clavel para que quiero la maceta. 7 Mi suegra a mí no me quiere porque no tengo carrera, pero tengo un galgo que corre desde el Trabuco hasta Antequera. 8 Mi suegro, que en paz descanse, era capaor de ranas, entortaba los mosquitos y ordeñaba las chicharras.


CANCIONCILLAS DE JUEGOS 1 ¿Qué has comido? Mauletas ¿Qué has bebido? Agua de mar. Apéate costalito que ya no puedo más.

(Década de los 50)

2 Flauta, faluta, flautera, Bien pregonera Y la maleta que va de paseo ¿Suelto la red? ¡Suéltela usted! ¿Y si te pillan? ¡Que me den morcilla! (Década de los 60)

COPLILLAS DE ANA ,TRINI Y JUAN FERRER 1 Las mujeres del Trabuco cuando van a San Antonio, se cuentan unas a otras penillas de lo más hondo. 2 Entre el canto de las ranas y a la luz de la luna llena, cuéntame mujer tus quejas, cuéntame amiga tus penas. 3 Tira tu penita al río que yo la voy a tirar, la tristeza pesa mucho no te deja caminar. 4 ¿Dónde vas río arriba, con tanta gente? Voy a ver a San Antonio que vive encima del puente


5 ¿Dónde vas río abajo, con tanto gentío? A ver a la virgencita que vive encima del río. 6 ¿Dónde vas río arriba? ¿Dónde vas río abajo? A beber agüita fresca allá en la fuente del Prado. 7 Suben el río, luego lo bajan y lo mismo que el agua las penas pasan. 8 “Tierra querida” Acógeme en tu suelo tierra querida si no vuelvo despierta, vendré dormida. Porque quiero que seas mi última cuna, y dormir en tu seno bajo la luna. Descansar en el pueblo que tanto adoro, que calienten mis huesos tu sol de oro. Y correrá mi alma por tus trigales, jugarán con ella los olivares. Andará por los ríos y las estepas, buscando clavellinas y malvalocas. Querré llevar tus flores a los altares, cuando en el mes de mayo oiga cantares.


Así tocando el pasado Con los dedos del corazón, sabré que no había soñado que mi niñez existió. Sonarán cascabelillos en mi mente y en mi alma, y el dolor de cada día se irá convirtiéndose en calma.

9 María si fueras mía, te regalaría un pañuelo, con los picos de sandía y mi corazón en medio. Te quiero más que al vivir, más que a la tierra y el cielo, más que a mi padre y a mi madre, yo más quererte no puedo. Yo hice candela en un cerro y el aire se la llevó donde candelilla hubo siempre ceniza quedó. Hasta ayer no supe yo que al que se muere lo entierran, yo creí que lo llevaban a beber a una taberna. La pimienta es chica y pica y sazonan los guisados, y tu como eres chiquita mi corazón lo has picado. El muy tonto se creía que yo coplas no sabía, y tengo la Iglesia llena, el coro y la sacristía. El día que yo me enteré que los quintos ya se van mis ojos serán dos fuentes, los arroyos crecerán.


10 Echa vino tabernero y que sea del mejor lo que me está pasando no se lo cuento ni a Dios. Me quisiste y te quise, me olvidaste y te olvidé, los dos tuvimos la culpa, tu primero y yo después. Anda diciendo la gente, que yo contigo no igualo eso será en el dinero porque a vergüenza te gano. Me tomaste los cojones, me dijiste que eran chicos, otra vez que me los tomes serán los de mi borrico que son gordos y lustrones. Esas dos que van bailando lo parejillas que son: Una parece un espuerta y la otra un serón. De esas dos que van bailando la que tiene el delantal es la novia de mi hermano, pronto será mi cuñá.

REFRANES DE POR AQUÍ 1 Cuando Gibalto tiene montera, llueve, aunque Dios no quiera. 2 Quién mal anda, mal acaba, en casa del jabonero, el que no se cae, resbala. 3 Si hormigas con alas ves, de la lluvia te has de guarecer.


4 Domingo sucio, semana puerca. 5 Cuando el gato corre y salta, detrás viene la borrasca. 6 En marzo, ni migas, ni esparto. 7 De no se y no me acordé, cien reales que me ahorré. 8 No hay sábado sin sol, ni mocita sin amor. 9 Febrero, febrerín el más corto, el más ruin. 10 Lo olvidao, ni agradecío, ni pagao. 11 Si presto, al cobrar molesto. 12 Mal año espero si en febrero, anda en mangas de camisa el jornalero. 13 Sale marzo y entra abril, nubecitas a llorar y campitos a reír.

14 Más vale gazpacho a gusto, que una fritá a disgusto. 15 En abril encapulla la rosa, y en marzo lucen abiertas y hermosas. 16 La viña y el potro, que los críe otro”.


17 Que tus labores sean las mejores, que te las envidien los labradores. 18 San Marcos, rey de los charcos. 19 El piojo que ha sido liendre, no sólo pica, también enciende. 20 Quién mucho mira a la luna, no siembra cosa ninguna. 21 El que nace pa burro, del cielo le baja el apareo. 22 Dónde se piensa que los jamones, no quean ni las estacas. 23 El amor querío nunca es reñío. 24 No maldigas al vecino, que la tuya viene de camino. 25 Las tagarninas de abril para mi, y las de mayo para mi caballo. 26 Agua en San Juan, quita aceite, vino y pan. 27 A primeros de abril, pone el huevo la perdiz. 28 Las mañanitas de abril, son hermosas de dormir. 29 En San Juan cuaja almendro y nuez, y también cuajan los amores que se quieren bien. 30 Del cielo para abajo, todos deberían de comer con su trabajo.


31 Mala tierra, a su amo entierra. 32 En diciembre se hielan las cañas, y se asan las castañas”. 33 Si nieva en enero, no hay año fullero. 34 En abril, habas al mandil. 35 Dónde no te dan pan, el queso ni lo olerás. 36 Quien bien tiene y mal escoge, si le sale mal, que no se enoje. 37 Nieve en el lodo, Agua para todo.

38 Al son que me tocan bailo. 39 El que regala, bien vende, si el que lo toma, lo entiende. 40 Entre la noche y el día no hay pared. 41 Hay quién mea en la lana, y retumba. Hay quién mea en lata, y no suena.

42 A un caballo desbocao le hace falta un buen jinete, la mujer que sale loca no hay quien la sujete.

43 No se puede decir de esta agua no beberé, que el caminito es muy largo y aprieta mucho la sed.


A LAS MOCITAS DE MI PUEBLO 1 Para ser señorita se necesita un traje largo y una levita, ya tenemos el traje y la levita, ahora hace falta ser señorita. 2 Mira que contenta está la madre de esa doncella, estando tan lejos el cielo tiene en su casa una estrella. 3 En el mar se crían peces, en la orilla, caracoles; en Villanueva del Trabuco, muchachillas como soles. 4 Quién te miró, de tu cara se prendó; quién te besó, su cuerpo se estremeció. En cuanto fuiste vieja quién te miró, de tu cara se espantó; quién te besó, asco de ti le dio. Que ingrata es la vida con el paso de los años, primero te da hermosura, después te la va quitando. No presumas porque tienes la cara como una rosa; como un racimo de pasas se queda la más hermosa. 5 Mariquilla tu roete un fraile se lo encontró, pensando que era un rosquete a la boca se lo echó.


6 María cuando te pones en la puerta del corral pareces un arao chico cargado de azahar. 7 Las mocitas de este pueblo cuando van por agua al río, se dicen unas a las otras ¿cuándo tendremos marío? 8 Una chica del Trabuco a su madre le decía: madre yo quiero una abrigo de alta categoría. Que tenga piel en el puño, tiras de raso bordadas, de color del caramelo y pechera repuntada. La madre le contestaba: niña se te comprará, así te pondrá más guapa tendrás novio en el Carnaval. Con medias de seda y zapatitos de charol, salcillos largos, la melena a los garçon, labios pintados al estilo Charleston sale la niña como un primor. Y su padre se va al campo sin calzoncillos ni camisón, y la barriga con mas hambre y mas vacía que un acordeón. 9 Yo cogí flores del almendro y amapolas de un trigal, y comparé sus colores con los tuyos, Soledad


10 Una moza en un barranco cantaba por bulerías, p´a olvidarse del hombre que por sus carnes corría.

11 Amarillo es el oro, blanca la pura plata y azules son los ojos que con su mirada matan. 12 ¿Con qué te lavas la cara que estás tan colorá? me lavo con agua clara porque Dios pone lo demás.

13 María cuando te pones en la puerta con tu tía, tu tía parece un ángel y tu la Virgen María. 14 Eres Ana de las Anas y por ser Ana te atreves a robar los corazones y el mío preso lo tienes. 15 Quién fuera clavo de oro dónde cuelgas el candil, para ver ese cuerpo, niña, cuando te vas a dormir. 16 Siempre que te veo niña, se me alegra el corazón; dónde huele a candelilla siempre ceniza quedó. 17 Me arrojaría a tus pies, los besaría en silencio y mi alma gritaría lo que yo siento por dentro.


18 Eres más bonita niña que la nieve en el barranco, el clavel en la maceta y la azucena en el campo. 19 Eres alta y buena moza pero te falta lo mejor, una corona de flores y en medio mi corazón.

20 De los pies a la cabeza eres un ramo de flores, bendita sea la madre que por ti pasó dolores. 21 En tu cabeza yo pondría una corona de flores, bendita sea la mare que por ti pasó dolores.

22 Eres chiquita y bonita, eres como yo te quiero, eres una campanilla en manos del mejor platero.

23 En los quicios de tu puerta se quedó mi corazón levántate tempranito que no lo marchite el sol. 24

Eres mas fea que un búho, más negra que una morcilla y quieres parecer blanca con los polvos de a perrilla. 25 Tú te la das de bonita y tú bonita no eres, eres la flor de la adelfa que ni los guarros te quieren.


ECOS DE CARNAVAL 1 Tan alta queda la luna Y el lucero le acompaña, Que triste se queda un hombre Cuando la mujer le engaña.

2 Están empedrando una calle Para bailar a “la paleta” Y ahora dicen los alcaldes Que cuesta una peseta. Diviértete niña, diviértete encanto Diviértete niña por el río abajo. Con la paleta su madre la daba Y le dio un paletazo que la mató

3 A mi que se que me que a mi que se me da para que quiero una novia si no me voy a casar.

4 Con esto de la chamá suelen pasar muchas cosas, en el molino Liceras se ha caído una mora, iba para el quebraero con la olla y la sartén y al bajar los escalones se le escurrieron los pies. ¡Que porrazo pegaría para perder el sentido!, Si no es por el hornero cae de cabeza al río. ella se levanta triste diciendo: ¡A mí este años qué me pasa por seguro que me sacan en la comparsa!. (Año 1953)

5 Si piensas que estoy ¿__? esperando que tu vengas, tengo las novias a pares como zapatos en las tiendas. Mírala por donde viene, mírala por donde va; la que lava el pañuelo con el agua de fregar. Mi suegra me quiere mucho, porque le friego los platos; y no sabe la muy tonta que se lo lamen los gatos.


6 Muchachas, cantar, cantar y cantar y no tengáis pena que viene un barco cargado de novios a perrilla la docena. A perrilla la docena, a perrilla el cuarentón, la que no le salga novio que lo haga de cartón. 7 El paseíto que es muy bonito por dónde se pasean las señoritas, los señoritos llevan en el bigote, las cabras y las chivas que van al monte. Y salga usted que lo quiero ver bailar, saltar y brincar andar por el aire. Con lo bien que lo baila esa moza, dejarla sola, sola en el baile sola está, sola está, solita estará que busque compaña si le quieren dar. La señorita María, como es tan fina se quiere lavar la cara con baselina, y su madre le dice: calla demonio, que el tronco de la escoba será tu novio. Y salga usted, que la quiero ver bailar, saltar y brincar y andar por el aire. Con lo bien que lo baila esa moza, dejarla sola, sola en el baile Sola está, sola está, solita estará que busque compaña si le quieren dar 8 El tío Francisco Aguilera se ha caído de un olivo y se ha puesto la cabeza como un serete de higos. Al tío Francisco Aguilera yo no sé lo que le pasa porque toditos los años lo sacan en la comparsa.


9 Míralo por dónde viene míralo por dónde va, el de la gorrilla a cuadros a mí me tiene chalá.

10 Carnaval, carnavalillo, la fiesta de las mujeres, la que no le salga novio que espera al año que viene. Carnaval, carnavalillo, tu te vienes , tu te vas; y para el año que viene, sabe Dios ¿quién te verá? 11 Carnaval, carnaval, vengo de mi melonar, traigo melones mauros y sandías colorás. Si te viera con la gorra quizás no te la pondrías, que pareces con la gorra un cañón de artillería. El de la gorra que corra, el del sombrero ligero, A mi me gusta la gorra porque tiene más salero. Porque tiene más salero porque tiene mala sombra al de la gorra de cuadros a no lo quiere la novia. Tanto como lo ha querido el del sombrero de cuadros, vaya tío saborío. 12 Un cazador del Trabuco a su mujer le habló: Mañana no pongas puchero comeremos carne con arroz, he visto una liebre echada en el pecho de la utrera y mañana si Dios quiere esa viene a mi cazuela.


Le faltaban dos horas al día y ya estaba el hombre al acecho, se encontró la madriguera vacía ahora si que tenemos el guisao hecho. Se marchó para su casa muy triste y desconsolado, diciéndole a su mujer, la liebre se me ha escapado. Ve por un poco de pescado, que no se enteren de mis ocurrencias, que si se enteran lo que me ha pasado, salgo en las coplas de Alfonso Valencia. 13 Qué haces mozo viejo que no te casas, que te estás arrugando como las pasas. Dame la mano niño dame la mano, que no diga la gente que eres un tonto

DE AMORES Y DESAMORES 1 Una vez que te quise fue por tu pelo, ahora que estás pelona, ¡mi niña! Ya no te quiero. 2 Castillo que está en el monte y no le ponen puntales a pique de que se caiga por los malos temporales. ¡Ay que castillo! ¡ay que muralla! no hay más remedio que atravesarla; si la atravieso o no la atravieso en tu boquita yo pondré un beso. Eso es mentira, eso es verdad, eso te tiene a ti que pasar.

3 Manojitos de alfileres Me parecen tus pestañas, Que cada vez que me miras Me los clavas en el alma.


4 Por la trenza de tu pelo un canario se subía, en tu frente se paraba y en tu boquita bebía, creyendo que era una fuente en tu boquita bebía.

5 Cuanto más hondo es un pozo más fresquita tiene el agua; cuanto más hablo contigo más me gustan tus palabras.

6 Al correo fui a ver si había carta de aquel moreno que tanto quería carta no hubo, no hubo carta de luto se llenaron mis esperanzas.

7 San Antonio me dio novia por que le arreglé el tejao, y no sabe San Antonio las tejas que le he quebrao.

8 Al razo me fui a dormir, las estrellitas contaba, entre ellas había una que era la que me alumbraba.

9 Un amor tenía yo que llorando me decía que si la olvidaba de pena se moriría. La olvidé y no se murió que era lo que quería.

10 Si tú me sacas, saldré por no darte un corte de cara, pero yo a ti no te saco porque no me da la gana.

11 Dicen que ha dicho tu madre que yo contigo no igualo, eso será en el caudal porque en vergüenza te gano.


12 Eres una, eres dos, eres tres, eres cuarenta, eres la iglesia mayor, dónde todo el mundo entra, todo el mundo menos yo.

13 Si te llamas María, bórrate el nombre porque de las Marías, huyen los hombres. Eso de las Marías, eso es mentira porque soy María y se me arriman.

14 Rompe los granos de alpiste el canario, cuando come alpiste. y tú me rompes el alma con las cosas que me dices. 15 En el hoyo de tu barca puse una confitería, y todos los ángeles del cielo a por pasteles venían. 16 Me quisiste, me olvidaste, me volviste a querer; zapato ¿_? no me no vuelvo a poner. 17 Para que vienes a verme con un caballo prestao si sabes que no te quiero ni subio, ni bajao 18 Cansada estoy de quererte y tu no me has comprendido cuánto más te estoy queriendo peor te portas conmigo. 19 Ahora que no tengo novio me divierto en las parrandas, ya no tengo quién me diga de dónde vienes, dónde andas.


20 Qué bonitos son tus ojos, tus pestañas y tus cejas; que cuando miras a un hombre si no está muerto, lo dejas. 21 No me vengas a llorar a las rejas de la cárcel no me vengas a llorar, las penas no me las quitas, no me las vengas a dar. 22 Quisiera yo retratarte en la palma de la mano quisiera yo retratarte para cada vez que quisiera volver la mano y mirarte. 23 El primer novio que tuve lo puse en la chimenea, y mi hermanilla más chica con un palo lo menea. 24 Un muchacho de otro pueblo que vino de enamorado, el pobre no tuvo suerte cayó de cabeza al “Cao”. Se tuvo que desnudar Y le quitaron la chaqueta, la blusa y el pantalón, lo que no quiso quitarse, calcetines, ni calzón. Si te vas al Trabuco vente con maña y echa una vestidura por si te bañas. 25 Una niña del pueblo que es muy flamenca por fin se ha decididoa formar pareja, un calé que es vecino y no es muy basto le propuso enseñarla a hacer canastos a fuerza de piropos y cuchufletas se la llevó al río a buscar varetas.


26

Una casita en el campo, una mujer que te quiera, un barril de vino añejo y después, que lluevan penas. 27 Esperar y no venir, querer y que no te quieran acostarse y no dormir; cual de las tres cosas es más pena para el que sepa sentir. 28 María se que te llamas y por apellido Luna; alúmbrame con tus rayos que está la noche muy oscura. 29 Yo fui subiendo y subí hasta el último elemento, yo puse una escribanía dónde ninguno la ha puesto. Aquí me pongo a cantar a la sombra de la luna, a ver si de las dos mellizas, pudiera alcanzar alguna. 30 Eres una, eres dos, eres tres, eres cuarenta, eres la iglesia mayor dónde todo el mundo entra y también entraré yo. 31 Una vez que te digo: ¡adiós, María!. Se creyeron la gente que tu eras mía. 32 Anoche yo ví a Manuel, él subía, yo bajaba, le dije: ¡Adiós Manuel! y el me dijo: ¡Adiós salada! 33 A la mar que te vayas me voy contigo, pero si tu te embarcas yo me retiro.


34 En una nube muy alta, quisiera llegar hasta el cielo, y en la puertas de la gloria decir cuánto te quiero. 35 Muchachas, cantad y cantad, y no tengais pena que viene un barco lleno de novios a perrilla la docena, a peseta el cuarentón y la que no tenga novio que lo haga de cartón.

36 A toditas le han cantao y a mi no me canta nadie siendo yo el mejor racimo de las parras de mi calle. 37 Mi novio está en la esquina y con la capa me llama, y yo con el delantal le digo que no se vaya. 38 Me quisiste, me olvidaste, me volviste a querer, las chanclas que yo desecho no me las vuelvo a perder. 39 Madre los quintos se van y se llevan a mi Antonio, ya no tengo quién me traiga horquillas para el moño. Madre los quintos se van y se llevan a mi Pepe, ya no tengo quién me traiga horquillas para el roete. 40 Eso de pelar la pava tiene mucho que aprender, unos la pelan sentados, otros la pelan de pie.


41

Quisiera verte y no verte quisiera hablarte y no hablarte quisiera con la mirada poder a ti consolarte.

VARIOS 1 Cantar bien o cantar mal en el campo es diferente; pero llegando la gente, cantar bien o no cantar. 2 Un gallo al amanecer, en su canto así decía: ¡Despierte la humanidad que ya va llegando el día, despierte hombre y mujer, despierten niños y ancianos, despierten mis gallinitas de las cuales soy amado!.

3 La gracia que hay en los cielos cuando Dios la repartió, El Trabuco estaba cerca cuando tanta le alcanzó. 4 Todo aquel que tiene pena se le conoce en la cara, yo como no tengo pena no se me conoce nada. 5 Estando un día en la Iglesia, oyendo misa y sermón, vino la pícara araña, me picó en el corazón. ¡ozú!, con la araña, que gorda, que larga, que ojos me echa, que dientes me saca. Oye usted, morito, coge una caña, suba usted allá arriba, mate usted a la araña la que me ha picado, en el corazoncito que Dios me ha dado.


(Se lo cantaban a los niños cuando los mecían en el 1800)

6 De los árboles del campo, ninguno como el almendro. de los santos de la iglesia, ninguno como San Pedro. De los santos de la iglesia, San Juan se lleva la gala, San Antonio es muy bonito pero San José le gana. De los santos de la Iglesia, el que más me gusta es san Rafael; porque tiene el pez en la mano y es cosilla de comer. 7 La reina salió a paseo por un arroyuelo arriba, se la encontraron los moros, se la llevaron cautiva, su padre se ha vuelto loco, su madre llora y suspira. Y su hermano Manolejo por el arroyuelo corría Y se la ha encontrao lavando que ya no la conocía. Apártate mora bella, apártate mora linda, que beba mi caballo de esa agua cristalina. ¿Te quieres venir conmigo? subida en caballería, sin juzgarte y sin tocarte hasta los montes de Olias Si señor que yo me voy en esa caballería sin juzgarme y sin tocarme hasta los montes de Olias. Yendo por aquellos montes, la mora llora y suspira ¿Por qué lloras mora bella? ¿Por qué lloras mora linda?.


Porque aquí a estos montes mi padre a cazar venía con mi hermano Manolejo y toda su compañía. Quitar luto del palacio, ventanas y galerías que ha aparecido la reina que busqué de noche y de día que por encontrar a una esposa encuentro a la hermana mía. 8 Una vez que fui a Coín, a por una aceitunera me hicieron que pasara el río in pasajeras.

9 La sombra de aquel árbol en la cual me cobijé de la que tantas veces bajo él me relajé; las manos del hombre infiel ignorando lo que hacía, con el hacha así caía aquel hermoso vergel. 10 Misito, gatito, te comiste las sopitas de la olla; no me guardaste, si te guardé, ¿Dónde? en el rabillo de la sartén. 11 Tin, tin, piruli yo tengo un reloj que hace tin, tin, que apaga la vela y enciende el candil. 12 Recotín , recotán de la vera, vera va, del palacio a la cocina ¿cuántos dedos tienes encima?


13 Una vieja se cagó en la puerta del alcalde, y le costó cinco duros pudiendo cagar de balde. 14 Uno se fue por el arma para poderse defender yo no le temo ni a Dios, a quién le voy a temer. 15 Los pollitos de mi comadre, saltaron por los corrales, le quitaron los ojitos, lo echaron en vinagre. La seca, la meca, la china redonda este dedo que se esconda. 16 El borrico está en las coles, asómate y los veras, hasta los tronchos se come el pobrecito animal.

17 “A lo que vengo, vengo, ¡Ojala no viniera! Es señal que el muerto, vivo estuviera”. (Una forma de dar el pésame en un velatorio)

18 (Coplilla de la trilla)

“A la mula del cabo dale trote Y a la hija del amo con un garrote” 19 Cuentan de un sabio que un día, tan pobre y mísero estaba que solo se sustentaba de las hierbas que cogía.


¿Habrá otro, entre si decía, más pobre y mísero que yo? Y cuando el volvió alzó la cabeza viendo que otro sabio iba cogiendo las hierbas que él arrojó. 20 A un peral, una piedra tiró un muchacho; una pera exquisita le soltó el árbol; las almas más nobles por el mal que le hacen devuelven favores. 21 Cuando va rayando el día ¡que hermoso amanecer!, cantan los pajarillos, florecen lirio y clavel. 22 La amapola por los campos nos va alegrando la vida, en el tallo lleva el arte y en el color la alegría. 23 Me preguntas qué es la madre: Junta, el perfume de las hermosas flores, el arrullo de las suaves olas, la firmeza de las montañas, La inquietud de todos los ríos, la frescura de los verdes valles, la mirada brillante de las estrellas, las caricias de todas las brisas, el beso de todos los labios. Todo guardado en él, en el corazón de una mujer. ¡¡Eso es una madre!!

24 Los pastores corrían a un árbol, al ver la tormenta que se levantó y cayendo un rayito a un pastorcillo mató.


25 Aquel que tiene tres viñas y el pueblo le quita dos, que se conforme con una y le de gracias a Dios.

26 Trabuquillo, trabuquillo te han puesto como Antequera con las calles asfaltadas y un sin fin de carreteras por donde pasean mocitas y mozos en bicicletas.

27 Que bonito está mi niño que bonito cuando duerme, parece una amapola entre los trigales verdes. 28 Castillo que está en el monte y no le ponen puntales, está a pique de caer con los malos temporales. 29 Duérmete niña chiquita duérmete y no llores más que viene el coco y te lleva como no te estés callá. 30 Caballito mío lucero sácame de este arenal que me viene persiguiendo la guardia municipal.

31 Tú que ¡tanto sabes! y te la das de poeta, ahora me has de decir si las pavas tienen tetas. (le contesta)

Las pavas no tienen tetas porque Dios no se las ha dao, pero las tiene tu hermana porque yo se las he tentao.


32 Yo me tiraría, yo me tiraría a un charco; yo me tiraría a la del vestido blanco. 33 Estás más tonto que aquel que llevó la burra al agua; se la trajo sin beber porque la pila rebosaba. 34 Todo el que quiere a una mujer y no se lo dice pronto, merece que se la quiten y después le llamen tonto.

TRABAJO REALIZADO POR PACO CAMPOS EN COLABORACIÓN CON LA PLATAFORMA MUSICAL IND. EL INDIO.

NUESTRO AGRADECIMIENTO A TODAS LAS PERSONAS DEL PUEBLO QUE HAN COLABORADO EN LA CREACIÓN Y RECOPILACIÓN DE ESTE MATERIAL.


el sonsonete trabuqueño