Page 1

orfeo 8

m a g a z i n e

Entrevistas Antonio Marín Manuel Bellido Paco Santiago Marín Rafael Moreno Visita La Alhambra de Granada N° 8 - Otoño 2016 Edición española


320 páginas en color Formato: 24 x 30 cm Precio: 90 €

Los cinco primeros números de Orfeo Magazine reunidos en un libro de tirada limitada Para comprarlo, hacer clic sobre el libro Creación y dirección: Alberto Martinez Diseño gráfico: Hervé Ollitraut-Bernard Editora adjunta: Clémentine Jouffroy Traducción francés - español: Maria Smith-Parmegiani Traducción francés - inglés: Meegan Davis Sitio internet: www.orfeomagazine.fr Contacto: orfeo@orfeomagazine.fr

o


orfeo Editorial

8

m a g a z i n e Granada, ciudad de 250.000 habitantes, es un caso único en el mundo: más de 40 luthiers trabajan en la ciudad y sus alrededores. Y no todos son españoles, muchos han venido de otros países atraídos por la experiencia y el carácter generoso de los guitarreros granadinos. Hoy podríamos decir que Granada se ha convertido en la capital mundial de la guitarra. Les proponemos visitar cuatro talleres: Antonio Marín, Manuel Bellido, Paco Santiago y Rafael Moreno. Pero es difícil escribir sobre la guitarra granadina sin tener en cuenta las referencias históricas, artísticas y culturales de esa ciudad. Granada, y en particular la Alhambra, tuvieron una gran influencia, cautivaron y deslumbraron a músicos y escritores como Manuel de Falla, Francisco Tárrega, Claude Debussy, Andrés Segovia, John Irving, Marguerite Yourcenar, Victor Hugo, García Lorca y muchos más. ¡Que disfruten la visita!

Alberto Martinez


La guitarra granadina


Guitarra construĂ­da por Rafael Vallejo en 1792 para el rey Carlos IV.

La construcciĂłn de guitarras ha sido, desde el siglo XVI, una de las actividades importantes de Granada.


Francisco Manuel Díaz.

En los años 60, Eduardo Ferrer asesoró a los luthiers de Yamaha. Su nieta Ana Durán Ferrer continúa con la tienda.

José López Bellido, hermano de Manuel Bellido.

En el Victoria and Albert Museum de Londres se encuentra la obra maestra de lutería granadina más antigua conocida: la guitarra construída por Rafael Vallejo en 1792 para el rey Carlos IV. Se trata de una guitarra de 16 órdenes (cuerdas dobles) maravillosamente decorada. A partir del siglo XIX, las guitarras van ganando en sobriedad y se adaptan a las nuevas técnicas musicales de Fernando Sor y de Dionisio Aguado. Esos nuevos instrumentos salen de las manos de una nueva generación de guitarreros: Agustín Caro, Antonio Llorente o José Pernas. La historia de la guitarra granadina continúa en 1875 con la Casa Ferrer, fundada por Benito Ferrer y continuada por su sobrino Eduardo Ferrer (fué con una guitarra de Benito Ferrer que el jóven Andrés Segovia comenzó su vida artística). Los Ferrer y Manuel de la Chica, considerados como los padres de la escuela granadina contemporánea, formaron a muchos de los guitarreros que han dado fama y convertido a Granada en la capital mundial de la guitarra.

La calle de la guitarra La Cuesta de Gomérez, donde está situada la Casa Ferrer desde su fundación, la calle principal para acceder a los Palacios de la Alhambra, fue atrayendo a otros guitarreros con sus talleres y se fue convirtiendo poco a poco en la “calle de la guitarra”. La calle se termina frente a la Puerta de las Granadas, una de las puertas más bellas de la ciudad, por la que se entra a los bosques de la Alhambra. Su edificación se inició con la visita de Carlos I de España en 1526 y recibe su nombre de las tres frutas de granadas que decoran el frontón, junto con el escudo imperial. El comercio turístico ha ido desplazando a los luthiers pero algunos aún resisten y perpetúan la tradición de la calle.


Las tiendas para turistas han ido remplazando los talleres guitarreros. Abajo, la Puerta de las Granadas.


José Marín Plazuelo y José González López observan la guitarra construída por Antonio Marín y Robert Bouchet.

Antonio Marín, el pat


Construyó guitarras para Manuel de la Chica y Eduardo Ferrer, estuvo asociado con Manuel Bellido y fue amigo del luthier francés Robert Bouchet. Antonio Marín ha ayudado a muchísimos jóvenes guitarreros y conserva la fama de estar siempre dispuesto a asistir a sus colegas.

triarca de Granada


La carta de Robert Bouchet con los detalles de construcción de sus guitarras (1977).

“El sistema Bouchet permite obtener una guitarra con un sonido muy equilibrado.”

A los 83 años sigue trabajando en su taller de la Cuesta del Caidero en compañía de José Marín Plazuelo (su sobrino), José González López (cuñado de Plazuelo) y Juan Antonio Correa Marín (nieto de Antonio). Antonio Marín es la referencia indiscutible de Granada. Orfeo - ¿Qué nos puede contar de su relación con Robert Bouchet? Antonio Marín - Nuestra amistad comenzó en 1977 cuando viajé a Paris para conocerle, siguiendo los consejos de un amigo japonés. Su sistema de varetaje de la tapa armónica me interesó mucho. En el sistema de construcción de Bouchet, su barra de puente y las varetas van aumentando de espesor hacia los agudos. La barra Bouchet, al dar más consistencia a la tapa en la zona de los agudos, da como resultado una guitarra con un sonido muy equilibrado y un buen sustain.


Jacques Bertier, Robert Bouchet, Guy Déséglise y Antonio Marín (1979).

Después de mi visita, me envió una carta en la que me explicaba con todo detalle la construcción de sus tapas, me proponía una nueva forma para la cabeza de mis guitarras y un diseño para mis etiquetas. Más tarde, vino a pasar un mes a Granada y en esa oportunidad fue cuando hicimos, trabajando juntos, esta guitarra que aún conservo. En 1979 nos volvimos a encontrar en Francia, en casa de un amigo común Guy Déséglise, y en los tres meses que pasamos juntos hicimos tres guitarras que quedaron en Francia. A Bouchet le sorprendía ver mi habilidad y mi rapidez en el trabajo. Orfeo - Su capacidad de producción es sorprendente. ¿Como es posible?

A. M. - Cuando uno está bien organizado, hacer una guitarra o cuatro es lo mismo. Otra de las razones de mi eficacia es el trabajo con mi familia, lo que crea un ambiente muy agradable. Preparamos previamente todos los componentes de la guitarra (mangos, boquillas, tapas) por series. Según el día y la humedad, se hacen cortes o encolados. Luego trabajamos juntos, cada uno en su guitarra, pero ayudándonos mutuamente. En cambio, barnizar lleva mucho tiempo, casi tanto como hacer una guitarra, así que eso lo damos a hacer a barnizadores profesionales.

El taller de Antonio Marín.


Foto de 180° donde se ve claramente el interior de una guitarra de Antonio con la “barra Bouchet”.


Elegancia, sobriedad y calidad de materiales sont la firma de Antonio.


“Cuando uno está bien organizado, hacer una guitarra o cuatro es lo mismo.” (Ndlr - Antonio Marín ha construido más de 2.000 guitarras durante sus 60 años de luthier, José Marín Plazuelo unas 800 guitarras en 42 años de actividad y José González López unas 200 en 27 años).

Todos los componentes de la guitarra se hacen en pequeñas series.

Orfeo - ¿En que se diferencian sus guitarras clásicas de las flamencas? A. M. - Las guitarras clásicas las hago con el sistema Bouchet, en cambio a las flamencas les pongo solo las varetas, como hacía Torres. La tapa de la flamenca la hago un poco más fina. Se busca obtener un sonido más brillante, más “cristalino” como dicen los flamencos. Otra diferencia es el motivo de la boquilla: hago uno para las flamencas y otro para las clásicas. El diapasón de la flamenca tiene que ser plano porque ellos usan cejilla. En cambio, el diapasón del modelo clásico va un poco redondeado y con más luz bajo los graves a medida que el diapasón se acerca a la boca. Orfeo - ¿Cuales son los detalles más importantes de sus guitarras? A. M. - Para mí, la tapa armónica y su varetaje siguen siendo lo más importante, pero también

Una tapa de pino abeto en construcción.


José González López pegando las cenefas de una de sus guitarras.


La pieza donde se cortan las maderas.

“El trabajo en familia crea un ambiente muy agradable.” trato de preservar la armonía general, la estética de la guitarra. Los encolados tienen que estar muy bien hechos y en un día seco. Cuando hay mucha humedad, no hacemos encolados, no pegamos ni barras, ni varetas. La guitarra viaja mucho y, con los cambios de clima, si los encolados están hechos con humedad, la guitarra se altera. Hoy se busca el volumen, pero... ¿para qué? Esas nuevas guitarras que pesan como un piano tienen mucho volumen, pero el sonido no tiene calidad, ni color, ni equilibrio. Sobretodo hacen mucho ruido! No creo que la guitarra necesite más volumen. Yo recuerdo que, cuando jóvenes, íbamos a escuchar a Segovia cuando venía al auditorio de Granada. Tocaba sin amplificación y la guitarra se oía perfectamente desde de la última fila. Otra de las ventajas que los guitarristas le encuentran al sistema Bouchet es que el sonido se proyecta muy lejos y es muy equilibrado. Lo más importante es que el hueso del puente esté apoyado en el centro de la barra, para que

la presión de las cuerdas se ejerza precisamente sobre ella. Orfeo - ¿Hablando de puente, siempre los hace con 12 agujeros? A. M. - No siempre. La ventaja de anudar las cuerdas así es para apoyarlas todas de la misma manera sobre el hueso del puente. Los guitarristas flamencos han adoptado este sistema mas fácilmente que los clásicos. Algunos clásicos también lo han adoptado: las que hice para Pepe Romero o Vicente Cobes son así. Orfeo - ¿Qué opinión tiene de las guitarras antiguas? A. M. - Las conocemos bien, a veces tenemos en el taller guitarras de Torres o Santos para reparar. Yo he comprobado que la voz de las guitarras antiguas ha cambiado con el tiempo y creo que esas guitarras no se pueden copiar. El trabajo del tiempo no se puede copiar: el uso, el envejecimiento de la madera, la cristalización de la cola. Es como el vino... no se puede hacer un vino añejo.


José Marín Plazuelo, 40 años trabajando con Antonio.


Manuel Bellido, la bĂş

Manuel Bellido con sus hijos, Mauricio y JesĂşs.


úsqueda del equilibrio

Aprendió el oficio de guitarrero en el taller de Eduardo Ferrer, estuvo asociado con Antonio Marín y terminó montando taller propio. El deseo permanente de mejorar sus guitarras le hicieron cambiar varias veces de varetaje, de diseño y de construcción.


JesĂşs Bellido selecciona una tapa proveniente del magnĂ­fico stock de madera de la familia.


Los Bellido hacen diferentes tipos de boquillas.

“Además de ser muy hábil, Jesús tiene algo muy bueno y es que no tiene miedo de romper o hacer algo mal.” Hoy, a los 80 años, Manuel Bellido sigue trabajando en su taller de Paseo de las Palmas en compañía de sus hijos, Jesús y Mauricio. Orfeo - ¿Siempre trabajó con sus hijos? Manuel Bellido - Yo nunca obligué a mis hijos a trabajar conmigo. Este es un trabajo honrado y que da muchas satisfacciones pero no es un trabajo para hacerse rico. Ellos fueron viniendo por voluntad propia. El primero fue Jesús, que a los 13 años quería comprarse una moto y entonces se puso a construir dos guitarras conmigo para ganar dinero. Yo, por supuesto, le ayudé y le aconsejé. Cuando estaban terminadas, un día pasó por el taller Ivor Mairants, quien tenía una importante tienda de guitarras en Londres, y fue tal la sorpresa al encontrar a Jesús haciendo guitarras, tan joven, que le compró una de las dos guita-

rras y me pidió permiso para anunciar a Jesús como el guitarrero mas joven del mundo en el libro Guinness World Records! Además de ser muy hábil, Jesús tiene algo muy bueno y es que no tiene miedo de romper o hacer algo mal. Para mí eso es muy positivo, porque con los fracasos también se aprende. Jesús es capaz de hacer 20 o 25 guitarras por año, es el que más produce de todos nosotros. Mauricio también se incorporó al taller porque él lo decidió. Comenzó barnizando y sigue barnizando nuestras guitarras magníficamente, pero desde hace un tiempo comenzó a construir. El barnizado a muñequilla es muy difícil y exige mucha paciencia. El resultado depende de muchísimas cosas y cada uno tiene que encontrar su manera: la forma de la muñequilla, la manera de mover o de apoyar la mano... Hoy, Mauricio se puede codear con los mejores.


© Clémentine Jouffroy

“La tapa no es la única cosa importante; todo interviene en la construcción de una guitarra.” “Yo nunca obligué a mis hijos a trabajar conmigo.”

Trabajar en familia es muy agradable, además es muy bueno para la organización del trabajo. Por ejemplo, si hacemos puentes, hacemos puentes para todos y luego cada uno construye las guitarras a su manera. Yo nunca obligué a mis hijos a hacer la misma guitarra que yo. Orfeo - ¿Que nos puede decir de la construcción de sus guitarras? M. B. - Hay constructores que encuentran una manera de hacer las guitarras y así siguen toda la vida, con pocos cambios. Yo soy todo lo contrario, a mí me gusta probar diferentes soluciones. Ahora estoy haciendo este nuevo modelo que le llamo “Auditorio”. La tapa no lleva el abanico tradicional, sino nueve varetas en diagonal y paralelas. La ventaja de este varetaje es que me permite afinar bastante la tapa. Al final tengo una guitarra que mantiene bien el sonido, equilibrada y con buenos agudos. Contrariamente a las ideas de

Torres, si bien yo creo que la tapa es importante por supuesto, pero no solamente, pienso que es necesario encontrar un equilibrio general en la construcción de la guitarra. Todo interviene. Tampoco le doy tanta importancia al varetaje: si funciona bien es porque hay muchas otras cosas dentro de la guitarra que también están bien hechas. He hecho guitarras con cinco varetas, con siete, con ocho y con nueve. Algunas llevan el refuerzo bajo el puente, otras no. La madera nunca es igual. Lo que sí siempre hice fue la tapa más fuerte del lado de los agudos. El nivel de los guitarristas ha aumentado mucho, han desarrollaron una técnica que exige guitarras con mas equilibrio, con mas justeza en todo el diapasón. La guitarra ha llegado a un nivel de perfección tal que las diferencias están en los pequeños detalles. Tapa con el dibujo del sistema de nueve varetas en diagonal y paralelas.


El modelo Auditorio con la parte trasera del clavijero completamente cerrada.


Sus boquillas se inspiran del Patio de los Arrayanes de la Alhambra.


Detalle de como combina los diferentes tipos de madera para hacer sus boquillas.


Mauricio barniza las guitarras en una pieza aparte.


Varias partes de las guitarras se fabrican en pequeĂąas series.


“La cola caliente se enfría muy rápido y causa problemas cuando hay que pegar grandes superficies.” Por otro lado, los guitarristas han ganado en virtuosismo y perdido el oído, están buscando más volumen y descuidan la calidad. Orfeo - ¿Que otros detalles tiene el modelo Auditorio? M. B. - Yo había observado que cuando, a pedido de algunos clientes, había remplazado las clavijas de madera por un clavijero mecánico, el carácter del sonido cambiaba. Entonces probé cerrar la parte trasera de la cabeza, tratando de volver a encontrar la rigidez perdida. Me gustó el resultado y lo adopté en la Auditorio. Como ya le dije, el varetaje es en diagonal con nueve varetas. El talón lo hago de una sola pieza de madera, porque me parece más sólido. El encolado también es importante y las colas han cambiado mucho. La cola caliente, tradicional, se enfría muy rápido y causa problemas cuando hay que pegar grandes superficies. La solución era calentar las piezas, pero todo eso hace perder mucho tiempo. Las colas modernas han resuelto esos inconvenientes. Me gusta mucho trabajar el ciprés, pero cuando trabajo con palosanto de Brasil, que se raja fácilmente, le pego una capa de ciprés por dentro, en el fondo y en los aros. Ese laminado le da mucha rigidez a la guitarra y evita las deformaciones. No creo que cambie mucho el sonido, la finalidad es sobre todo reforzar el palosanto.

Antes, los viajes eran mas largos y los instrumentos se iban adaptando de a poco; hoy en día se toma un avión en Madrid y se baja en Méjico unas horas más tarde en medio de un clima completamente diferente y la pobre guitarra tiene que resistir esos cambios. Es una pesadilla! Al mango le pongo un refuerzo de carbono en el interior. Antes le ponía ébano o palosanto, pero el carbono me permite afinar más el mástil de ser necesario. Todo contribuye al equilibrio general. Yo construyo guitarras porque me gusta y me tomo el tiempo necesario para hacerlas lo mejor posible. Me da lo mismo venderlas que no venderlas. Como el modelo Auditorio es el fruto de una vida de guitarrero, me gustaría que Mauricio continuara con él. Orfeo - ¿Que diferencias hay entre sus guitarras clásicas y las flamencas? M. B. - No hay mucha diferencia. El tener a un buen guitarrista cercano, que prueba las guitarras, hace progresar mucho al guitarrero. Aquí, por afinidad y por tradición, tenemos más contacto con guitarristas de flamenco.

Prensa caliente para domar los aros.


“Yo construyo guitarras porque me gusta.”

“El cedro lo uso sólo en las tapas de las guitarras clásicas, en las flamencas no se pone.” Yo no tengo ganas de hacer guitarras flamencas negras, ¿para qué?, con lo bien que suenan las blancas. A las flamencas les pongo un traste cero, para dar más comodidad a la mano izquierda y alinear mejor las cuerdas. Es como si tuviera siempre puesta una cejilla. Yo lo uso solo para las guitarras flamencas, los guitarristas clásicos son más conservadores. En cambio, el cedro lo uso sólo en las tapas de las guitarras clásicas, en las flamencas no se pone. Recuerdo que a principios de los años 60, cuando trabajaba junto con Antonio Marín, teníamos mucha dificultad para encontrar buena madera para tapas y habíamos comprado un poco de cedro de Canadá para probar, aunque éste no se usaba en aquella época. Hicimos varias gui-

tarras con esas tapas, pero como eran de color mas oscuro que el pino abeto a la gente no les gustaban, entonces les dábamos una capa de blanco de España para aclararlas! En aquella época España era otra, lo que se trataba era de vivir, de ganar dinero para comer. Orfeo - ¿Cómo se puede definir la guitarra de Granada? M. B. - La guitarra de Granada tiene una construcción y un sonido particular. Es ligera, cómoda y no muy ancha. Las que hace Jesús son las que más se aproximan a la típica guitarra granadina. La inspiración viene sobre todo de Santos Hernández, más que de Torres. Hablar de las guitarras antiguas es difícil: las guitarras han cambiado, las cuerdas han cambiado y nuestros oídos también han cambiado.


El ornam


mento de la Alhambra La extraordinaria belleza de la Alhambra fue y sigue siendo fuente de inspiración de muchos poetas, músicos y escritores. En particular, los ornamentos han sido reproducidos por muchos luthiers para la decoración de las guitarras.

Los últimos rayos de un sol invernal bañan la Alhambra y las cumbres de la Sierra Nevada.


“La Alhambra es la cumbre de perfección del arte islámico.” Les proponemos una visita de esos maravillosos palacios en compañía de los textos del arquitecto inglés Owen Jones: The Grammar of Ornament (La gramática de la ornamentación). Ese libro, publicado por primera vez en 1856, se convirtió en una referencia importante para la época ya que incitaba a los arquitectos a tener en cuenta otras formas de arte decorativo provenientes de culturas y países que Owen había visitado o estudiado. Anexadas a la edición, figuraban un centenar de ilustraciones con ornamentaciones de China, Persia, India, Arabia y otras culturas, impresas con un nuevo procedimiento: la cromolitografía. Owen Jones, acompañado del arquitecto francés Jules Goury, llegó a Granada en marzo de 1834 para iniciar un estudio exhaustivo de la Alhambra. Allí permanecieron seis meses, forzados por la epidemia de cólera que, a la postre, se cobraría la vida de Goury. Un tiempo intensamente aprovechado para llevar a cabo toda clase de cro-

quis, dibujos, levantamientos, moldes de yeso, calcos, hipótesis reconstructivas de color, etc., que se plasmaron en el que se puede considerar como el primer estudio exhaustivo de los aspectos ornamentales y cromáticos de la Alhambra. The Grammar of Ornament “Nuestras ilustraciones de los ornamentos moros han sido hechas exclusivamente en la Alhambra, no solo porque es la obra que mejor conocemos, sino también porque es la obra en la que ese maravilloso sistema decorativo llega a su punto culminante. La Alhambra es la cumbre de perfección del arte islámico, del mismo modo que el Partenon es la cumbre del arte griego. No conocemos ninguna otra obra tan representativa como ésta para ilustrar una gramática

Retrato de Owen Jones.


Dibujos originales de Owen Jones y Jules Goury.


Dibujos originales de Owen Jones y Jules Goury.


Los tres grandes temas decorativos de la Alhambra: epigrĂĄficos, vegetales y geomĂŠtricos.


“Es la obra en la que ese maravilloso sistema decorativo llega a su punto culminante.”

de la ornamentación, donde cada ornamento contiene una gramática en sí mismo. En la Alhambra encontramos et arte elocuente de los Egipcios, la gracia natural y el refinamiento de los Griegos, las combinaciones geométricas de los Romanos, los Bizantinos y los Árabes. Nosotros creemos que la verdadera belleza en arquitectura surge de “el reposo que siente el alma cuando los ojos, la mente y los sentimientos están satisfechos”. En la decoración de la Alhambra nunca encontramos un ornamento inútil o superfluo: todos surgen calma y naturalmente de la superficie decorada. Todas las líneas nacen unas de las otras, sin excesos; no se podría quitar nada sin alterar la belleza de la composición.” Owen Jones Londres 1856


Paco termina la cejilla de la primera 50 aniversario.


Paco Santiago Marín, el nacimiento de la “50 aniversario” Asistir, al lado del luthier, a las primeras notas de una guitarra que acaba de terminar es siempre un momento emocionante. Pero asistir al nacimiento de un nuevo modelo lo es aún más.


“Yo trato de hacer la mejor guitarra posible, cuido aún más los detalles y selecciono más la madera.” Nos encontramos en Granada, en el taller de Paco Santiago Marín, y Paco está muy nervioso: acaba de poner las cuerdas al primer ejemplar de su modelo 50 aniversario y espera la llegada de su propietario, el guitarrista japonés Ichiro Suzuki... Paco Santiago Marín comenzó a trabajar a los doce años en el taller de ebanistería de su padre y más tarde aprendió el arte guitarrero con su tío, Antonio Marín. Construye sus guitarras de manera tradicional, pero su búsqueda permanente de la perfección le llevan ha crear nuevos modelos que reúnen los conocimientos adquiridos cada diez años de trabajo. Tiene su taller en el centro de Granada y trabaja con su hijo Luis. Orfeo - ¿Que nos puede decir del modelo 50 aniversario? Paco Santiago - He cambiado un poco la plantilla y algunos detalles con respecto a mi modelo anterior, la 40 aniversario. La caja tiene medio centímetro más de largo, para dar mas apoyo al brazo derecho. Parece increíble, pero ese pequeño detalle

Fondo de palosanto y arce. cambia el sonido, lo mejora, y me ha gustado. Siempre voy siguiendo la demanda de los guitarristas, que quieren más calidad, más equilibrio, más sustain. La 40 aniversario ya estaba bien de potencia, no creo que pueda ir mucho más lejos y no quiero utilizar esos materiales modernos. Yo construyo según la tradición y creo que hay ya bastantes posibilidades en la construcción tradicional. Tengo la suerte de contar con varios guitarristas de muy buen nivel y muy exigentes (Ndlr.: Joaquín Clerch, David Martinez) que me han llevado a mejorar lenta pero permanentemente mis modelos hasta llegar a este, la 50 aniversario. Yo trato de hacer la mejor guitarra posible, cuido aún más los detalles, selecciono más la madera y me lleva más tiempo hacerla. Por el momento no puedo ir más lejos, he puesto en ella todo lo que aprendí en mis 50 años de guitarrero. Orfeo - ¿Cómo trabaja la tapa armónica? P. S. - Yo soy de los que creen que lo más importante es la tapa. Mis tapas tienen un abanico asimétrico


La 50 aniversario reĂşne todo el conocimiento de Paco adquirido en 50 aĂąos de trabajo.


El cambio de dimensiones de la 50 aniversario creó la necesidad de un nuevo molde.

y el varetaje es muy tradicional, viene de Torres, pero ha evolucionado bastante con la experiencia y la investigación. Yo le doy igual importancia a la madera de la tapa y a la madera de las varetas. Mido las varetas con mi tacto y las elijo según su fuerza. La flexibilidad, la resistencia y la manera de hacerlas, todo cuenta e interviene en el equilibrio general. Finalmente, es la mano que tiene que decir cómo hay que trabajar la tapa. Según los pedidos, utilizo el pino abeto o el cedro. Nosotros, los guitarreros de Granada, estamos más acostumbrados a emplear el pino abeto pero no es una madera fácil de trabajar. Para mí es más difícil hacer una guitarra con una tapa de pino abeto que suene bien, que una con cedro. El cedro es más dócil, aunque tiene el inconveniente de ser más blando, más delicado de trabajar. Últimamente he probado hacer tapas con el pino Sitka americano (picea sitchensis) y me ha gustado mucho. Es una madera un poco más blanda que el pino alemán y produce un sonido entre el pino y el cedro. Yo no razono como muchos guitarreros, considerando que una parte de la tapa corresponde a los agudos y otra a los graves. Eso no me

convence, para mí la guitarra es un todo. Por ejemplo, en el modelo 50 aniversario he tratado de mejorar los agudos reforzando un poco lo que se considera la zona de los graves. Y me ha dado muy buen resultado! Mis cambios son siempre muy lentos, yo tengo temor de ganar por un lado y perder por el otro. Por eso trato de reunir cada diez años todo lo que voy aprendiendo y mejorando. Lo que yo buscaba era aún más sustain y más equilibrio. Buenos graves se obtienen siempre, el problema son los agudos, la primera y la segunda cuerda son las más difíciles. Orfeo - ¿Qué maderas usa para el fondo y los aros? P. S. - Yo hago mas bien guitarras clásica, muy pocas flamencas. No es que no me gusten, pero me he dedicado mucho más a la clásica. Me gusta trabajar el palosanto de India. Usar palosanto de Rio resulta muy complicado, así que uso el de Madagascar, sobretodo por el aspecto. A los asiáticos les gustan mucho las maderas con dibujos. Yo prefiero las guitarras sobrias, con poca decoración; la guitarra es un instrumento, no es un mueble, lo importante es que suene bien.


El modelo 30 aniversario sigue siendo el mรกs vendido.


El diseĂąo de las rosetas de Paco Santiago lleva la firma de la familia MarĂ­n.

El fondo de tres piezas es caracterĂ­stico de muchas guitarras de Granada.

El varetaje de la 30 aniversario visto por transparencia.


Paco con la segunda guitarra hecha completamente por él.

“La 30 aniversario es mi guitarra más conocida y sigue siendo la más pedida.” Mi hijo Luis también hace guitarras y me ayuda en el taller preparando algunas piezas por serie: mangos, tapas... En cambio, sus guitarras son completamente diferentes de las mías. Orfeo - ¿Sigue construyendo la 30 aniversario? P. S. - La 30 aniversario es mi guitarra más conocida y sigue siendo la más pedida. Una de las primeras la hice para Leo Brouwer en 1991 y desde entonces somos muy amigos. Es la guitarra con la que compuso toda su obra desde esa época. Yo estaba contento con las guitarras de concierto que estaba haciendo, pero quise ir más allá, hacerlas aún mejor, dedicar más tiempo a los detalles y buscar más calidad. Decidí reunir todo lo que había aprendido en mis años de trabajo, las buenas experiencias que había hecho, cambiar un poco la plantilla, trabajar los espesores del vaSello postal cubano en homenaje à Leo Brouwer.

retaje y seleccionar la mejor madera y la más homogénea. He mantenido la 30 aniversario a un precio especial para los guitarristas que no pueden gastar tanto dinero. Orfeo - ¿Qué son esas dos guitarras que veo en su taller? P. S. - Una es la segunda guitarra que hice, en 1967, muy sencilla, cuando estaba aprendiendo con Antonio Marín. Suena bien, pero no tiene nada que ver con lo que hago ahora. Se ha ganado mucho en calidad. Como yo no tenía etiquetas, tiene pegada una etiqueta de Antonio y está firmada por mí. La otra es la guitarra que hice para Leo Brouwer en 1991; está aquí para repaso de barniz y cambio de trastes. Somos tan amigos que Leo hizo grabar nuestras iniciales en la cabeza. Es una 30 aniversario y fue reproducida en un sello postal cubano del año 2014 para conmemorar los setenta y cinco años de Leo.


La etiqueta con la dedicatoria de Paco.

La guitarra de Leo Brouwer con las iniciales del luthier y del guitarrista.


En su pequeño taller de la calle Jesús y María, Rafael Moreno terminaba una guitarra dibujando ochos con la “muñequilla”, haciendo entrar la piedra pómez en los poros del palosanto, preparándolo para el barniz final. Sobre un mueble detrás suyo, una radio inundaba el local con el “cante jondo” de Enrique Morente...

Rafael Moreno, el hombre que habla con la madera


Rafael Moreno trabajĂł con Manuel Bellido, Antonio MarĂ­n y Eduardo Ferrer antes de instalar su propio taller.


“La guitarra tiene que ser bonita, tiene que tener una armonía general.”


La elegancia del puente con 18 agujeros.

Orfeo - ¿Con qué maderas le gusta trabajar? Rafael Moreno - A mi me da igual. Cuanto mas dura, mejor se trabaja: el palosanto de Rio y el ébano son mis preferidos. El ciprés, cuando es duro, también. La ventaja del ciprés es el olor, que es muy agradable y dura mucho. Cuando yo trabajo todo el día con ciprés, al regresar a casa mi mujer me pide que no me lave enseguida para disfrutar del olor que llevo conmigo! El problema de la madera es que nunca es igual. Un día vino Pepe Romero al taller con una de sus guitarras hechas por mí y me pidió que le hiciera otra igual pero con el mango mas grueso. Yo le dije que no era posible hacer otra igual, pero lo que yo podía hacer era engrosar el mango de esa misma guitarra. Como la madera nunca es igual, hacer dos guitarras iguales es imposible! Orfeo - ¿Que tipo de varetaje ha usado? R. M. - He probado diferentes varetajes, siempre asimétricos, pero cambian poco el resultado. Ahora estoy haciendo mis tapas con un abanico invertido, con 6 varetas que se abren

hacia la boca. Lo importante es conocer el idioma de la madera. Ella pide “hazme más gruesa”, o “hazme más fina”, y hay que saber escucharla. Cuando tú tocas la madera, ella misma te va diciendo como hacerla. Es un idioma que no se aprende en la escuela; se aprende con la experiencia, haciendo muchas guitarras. Orfeo - ¿Que diferencias hay entre una guitarra flamenca y una clásica? R. M. - La guitarra es una. Yo no le veo diferencia, no creo que hayan guitarras clásicas y flamencas. Por supuesto, cuando hago una flamenca hago la caja mas estrecha y pongo las cuerdas un poco más bajas, pero la construcción es la misma y da el mismo trabajo hacerla. Cada guitarrista tiene su manera de tocar y la misma guitarra no suena igual según quien la toque. Yo trato sobretodo de hacer

Una tapa, sin terminar, con el varetaje invertido.


“Yo trato sobretodo de hacer un instrumento equilibrado. No es cuestiĂłn de volumen sino de color, de matices.â€?


El diseño de la cadena es característico de las últimas guitarras de Moreno.


“No a todos les gusta mi granada, les parece muy frágil.”


“El encolado tiene que ser perfecto para no perder ninguna vibración.” un instrumento equilibrado. Tampoco es cuestión de volumen sino de color, de matices. La guitarra es como los zapatos: tu no puedes pedirle a alguien que los pruebe por tí. Orfeo - ¿He visto guitarras suyas que no llevan el motivo de la granada en la cabeza, porqué? R. M. - Porque me lo piden. No a todos les gusta mi granada, les parece muy frágil. Yo siempre hice los dos motivos y hay quien prefiere el más tradicional, tipo Torres. Orfeo - ¿Cuales son los detalles importantes de su construcción? R. M. - ¡La guitarra es una obra de arquitectura! Yo trato de reforzar los puntos que más trabajan. Lo más importante para mí es el encolado, que tiene que ser perfecto para que no se pierda ninguna vibración. También siempre hago los fondos con tres piezas, poniendo una pieza entera que refuerza la parte central, que es la que más trabaja y en donde se ejercen más fuerzas. Otro detalle es la manera de anudar las cuerdas en el puente; yo trato que las cuerdas tiren de lo más bajo posible y evitar que el puente bascule hacia adelante con el tiempo. También es importante hacer la tapa bombeada para que oponga resistencia al movimiento del puente. A mi me gusta hacer todo en la guitarra y todo

Estos son los dos motivos que terminan el clavijero: la granada y el tipo Torres.


“A mi me gusta hacer todo en la guitarra y todo como me da la gana.”

La ilustración que figura en sus etiquetas está hecha por el pintor Ignacio Meco.


“Si uno quiere hacer un cocido demasiado rápido, no sale. Igual con la guitarra.” Guitarra de 11 cuerdas (2003).

como me da la gana, hasta los huesos. Yo compro huesos de vaca en la carnicería, los corto y los blanqueo en agua oxigenada. La guitarra tiene que ser bonita, tiene que tener una armonía general. Un instrumento que esté bien hecho tiene más garantía de que suene bien, sea cual sea el varetaje o la madera. Secretos no hay... lo importante es la sensibilidad de cada uno, el cariño que le pongas. Es como la comida, las comidas que nos hacían nuestras madres o nuestras abuelas eran todas buenas, porque? porque les llevaban horas cociendo, las horas que eran necesarias. Si uno quiere hacer un cocido demasiado rápido, no sale. Igual con la guitarra. Hay que practicar mucho,

la teoría no sirve para nada. Hay que tratar siempre de mejorar, de aprender. El que cree saber todo, está equivocado. Yo siempre digo que hay quienes hacen guitarras y otros que son guitarreros. El que hace guitarras las hace para ganar dinero, el guitarrero las hace pensando dejar una obra, no dinero. El guitarrero trabaja con amor, disfrutando con su trabajo, por eso le salen bien! Si te duele ver partir una guitarra que acabas de hacer, si te da lástima y es como separarte de un hijo, entonces eres un verdadero guitarrero!

La marmita para calentar la cola, testigo silencioso de tantas guitarras...


Cada amigo de Rafael Moreno tiene una taza con su nombre en el taller.


Federico García Lorca (1898 - 1936)

Pocos poetas han escrito tanto sobre la guitarra como Federico García Lorca. Durante toda su vida fue un enamorado de la guitarra y de sus raíces gitanas. Lorca, nacido en Fuente Vaqueros, cerca de Granada, es el poeta y dramaturgo español más leído de todos los tiempos. Una gran parte de su obra está inspirada en las tradiciones populares, el flamenco y la cultura gitana. En 1922, Lorca organizó, con su amigo y compositor Manuel de Falla, un concurso de “Cante jondo” en Granada: “para dar un grito de alarma” nos dice, porque “los viejos se llevan con ellos en la sepultura los tesoros de las generaciones que les han precedido”. El 1928, su libro de poesía “Romancero gitano” le da una gran fama internacional. Los poemas siguientes forman parte de la obra “Poema de cante jondo” (1921). “Adivinanza de la guitarra” es uno de los poemas que García Lorca dedicó al guitarrista Regino Sáinz de la Maza y que, en 1956, sirvió de inspiración al solo de guitarra “El Polifemo de Oro” que el compositor británico Reginald Smith Brindle escribió para Julian Bream.

Arriba y a la derecha, dos dibujos de García Lorca.


La guitarra

Adivinanza de la guitarra En la redonda encrucijada, seis doncellas bailan. Tres de carne y tres de plata. Los sueños de ayer las buscan, pero las tiene abrazadas un Polifemo de oro. ¡La guitarra!

Empieza el llanto de la guitarra. Se rompen las copas de la madrugada. Empieza el llanto de la guitarra. Es inútil callarla. Es imposible callarla. Llora monótona como llora el agua, como llora el viento sobre la nevada. Es imposible callarla. Llora por cosas lejanas. Arena del Sur caliente que pide camelias blancas. Llora flecha sin blanco, la tarde sin mañana, y el primer pájaro muerto sobre la rama. ¡Oh, guitarra! Corazón malherido por cinco espadas.


Paris, noviembre 2016 Sitio internet : www.orfeomagazine.fr Contacto: orfeo@orfeomagazine.fr

Profile for ALBERTO MARTINEZ

Orfeo magazine N°8 - Edición española - Otoño 2016  

Revista dedicada a la guitarra clásica, a los luthiers y a su entorno cultural.

Orfeo magazine N°8 - Edición española - Otoño 2016  

Revista dedicada a la guitarra clásica, a los luthiers y a su entorno cultural.

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded