Page 1


|6

CAPÍTULO 1

Análisis conceptual del proceso de diseño arquitectónico En la actualidad a pocos profesionales les interesa conocer el proceso cognitivo, y emocional, que se lleva a cabo en el proceso de diseño creativo en arquitectura. A pocos parece interesar conocer en profundidad el laberíntico y complicado camino que tiene como origen un encargo del diseño de un objeto arquitectónico, y como meta final la determinación completa de una solución satisfactoria que cumpla con todos los requerimientos. Quizás por ello nuestras ciudades están repletas de edificios que materializan simplemente ideas básicas, a modo de etapas iniciales de un proceso de diseño no completado. No es de extrañar que los resultados sean tan poco satisfactorios, tanto para la sociedad, como para el resto de profesionales de la arquitectura. Por ello, en nuestros días el marketing debe convencer, de lo que -por sí mismo- no puede convencer un determinado diseño. Sin embargo existen algunos profesionales e investigadores que están muy interesados en el estudio del proceso de diseño en arquitectura, y que en la actualidad están realizando modelos conceptuales de la actividad creativa del arquitecto, e incluso están estableciendo un variado conjunto de estrategias para estimular e incrementar la creatividad. Todos ellos están convencidos de que conociendo la actividad cognitiva y emocional llevada a cabo por nuestro cerebro en el acto creativo, podremos ser capaces de estimular nuestra creatividad en la dirección correcta, y por tanto de realizar proyectos arquitectónicos más satisfactorios y eficaces.

El objetivo de este libro no es el profundizar en este complejo asunto, pero si realizar una breve, y a la vez acertada, aproximación, con el fin de generar mejores proyectos. Unos proyectos capaces de satisfacer no solo las necesidades de sus ocupantes, sino también las expectativas y necesidades de la sociedad, y al mismo tiempo asegurar su integración y equilibrio con el ecosistema natural. En primer lugar debe quedar claro que el proceso creativo en arquitectura es diferente al proceso creativo que puede llevarse a cabo en otras disciplinas, como pueda ser la ingeniería o la economía, por poner algunos ejemplos. El proceso de diseño en ingeniería sigue una estrategia denominada “problem solving”, basada en un proceso de análisis del problema, con el fin de buscar una solución óptima. En ingeniería, manejando información objetiva (y un mínimo de información subjetiva), un problema general puede identificarse por completo, y por tanto se puede dividir en subproblemas. De este modo, cada uno de estos subproblemas se puede resolver por separado. Del mismo modo, cada uno de estos subproblemas puede dividirse en otros subproblemas, de forma sucesiva, hasta llegar a la definición de problemas sencillos y de fácil resolución. Al final, se pueden unir entre sí las diferentes soluciones, y como resultado se obtiene una solución al problema general. Por tanto, en el proceso de diseño denominado “problema solving” se puede seguir un proceso secuencial de actuación que puede conducir a la determinación de una o varias soluciones al problema general de diseño inicialmente definido. En cambio, el proceso de diseño en arquitectura es una actividad mucho más compleja, ya que no es posible identificar en su totalidad el problema inicial, y por tanto no se puede dividir en partes, ni resolverse por separado. El cliente nunca tiene una idea completa y definida de lo que pide a un arquitecto, y aunque tuviera perfectamente definidos algunos requerimientos, éstos solo serían una minúscula fracción de la información necesaria para definir de forma completa el encargo (el problema inicial). Por otro lado, y como no es posible identificar el problema inicial de diseño, tampoco es posible dividirlo en partes bien definidas para ser resueltas por separado. Y por tanto tampoco puede establecerse un proceso secuencial de actuación. Dicho de otro modo, al arquitecto se le pide que solucione algo que no se sabe lo que es, en base a componentes que no se sabe las que son (ni como son), mediante un proceso que no se sabe cuál es. Parece extraño, pero en realidad así funcionan todos los arquitectos del mundo.


7|

Pues bien, el proceso de diseño en arquitectura en muy similar. Ante la ausencia de una enorme cantidad de información necesaria para conformar una solución satisfactoria y coherente, el arquitecto se ve obligado a añadir una enorme cantidad de información (la masilla de los paleontólogos). Y esta información la obtiene de su propio bagaje personal, con información no solo relativa a la disciplina de la arquitectura, sino de cualquier otra. Por tanto cuanta más información disponga el arquitecto, más eficaz será su trabajo. Esto explica porque los arquitectos deben tener cierta edad para hacer bien su trabajo. Y es por esto por lo que yo recomiendo a mis alumnos que realicen todo tipo de actividades, cuantas más mejor, con la finalidad de obtener todo tipo de experiencias, cuantas más mejor. Como no le es posible seguir una estrategia de “problem solving”, el arquitecto ha ido perfeccionando a lo largo de la historia otra metodología de actuación. Los arquitectos utilizan una metodología que se parece conceptualmente al proceso que llevan a cabo los paleontólogos cuando intentar determinar la forma de un esqueleto, en base tan solo a unas pocas piezas. En la mayoría de las ocasiones los paleontólogos disponen tan solo de unos pocos huesos de un cráneo, pero más o menos tienen una idea borrosa sobre las relaciones de esa pieza con el conjunto de cráneo. Por ello son capaces de reconstruir un cráneo, realizando un puzle borroso, ubicando las piezas que disponen en el lugar que, más o menos, les corresponde, y rellenando los espacios entre las piezas con masilla. De este modo son capaces de formar un cráneo completo, en el que las piezas disponibles están en el lugar que les corresponde. Si los paleontólogos no tuvieran una idea inicial aproximada de la forma que presumiblemente debe tener un cráneo, no serían capaces de conformar las piezas para conseguirlo, rellenando con masilla el hueco de las piezas de las cuales no disponen.

El arquitecto debe ser capaz de proponer una solución inicial tentativa, incluyendo una determinada estructura general que relacione cada una de las partes. Acto seguido el arquitecto debe ir ubicando cada una de las partes (las que le piden y las que se inventa) para que tengan cabida en la solución inicial. Por último, debe realizar un proceso secuencial, por prueba y error, encajando todas las piezas entre sí, convenientemente conformadas respecto de la solución borrosa inicial. Al final del proceso se puede lograr un encaje adecuado entre las piezas (para lo cual no duda incluso en deformar cada una de las piezas) dando lugar a una solución satisfactoria. En algunos casos no es posible lograr un encaje entre las piezas, por lo que el arquitecto debe eliminar la solución tentativa inicial, debe proponer otra, y debe continuar con el proceso hasta llegar a una solución válida. Los buenos arquitectos, aunque hayan logrado un encaje adecuado de las diferentes piezas, son capaces de no dar por buena esta solución, y son capaces de repetir el proceso utilizando varias soluciones tentativas iniciales, hasta lograr soluciones más adecuadas y satisfactorias. Es por ello que cuanta más experiencia tiene un arquitecto, con más facilidad logrará una solución satisfactoria. Y del mismo modo, cuanta más experiencia tenga un arquitecto mas se parecerán las diferentes soluciones a los diferentes problemas que le propongan, a menos que haga un esfuerzo enorme por resolver el problema de una forma diferente, y no conformarse con el camino que ya sabe le conducirá a una solución aceptable. Por todo lo expuesto, cabe decir que el proceso de diseño arquitectónico se parece bastante a la realización de un puzle, por lo que suelo denominar el proceso de diseño en arquitectura como: “puzzle making”. Es tanto el interés que tengo por desentrañar el proceso de diseño en arquitectura que he dedicado 9 años de mi vida y la realización de dos tesis doctorales (“Aplicaciones de la Inteligencia Artificial en la composición de


|8

objetos arquitectónicos”. U.P.V. (España), 1989, y “ARCHIDS: a creative expert system in the core of architectural design“, M.I.T. (Estados Unidos),1995).

CAPÍTULO 2

Análisis conceptual del proceso de diseño arquitectónico bioclimático Como se ha dicho, no se puede identificar el problema al inicio del proceso de diseño arquitectónico ya que, en realidad, la información que se le proporciona al arquitecto es tan solo una fracción muy pequeña de la que necesita. Y como consecuencia, el arquitecto se ve obligado a añadir la información que necesita (sus propias preferencias personales) con el fin de poder resolver el problema, y conseguir un determinado diseño. Es posible que el arquitecto no sea consciente de la enorme cantidad de información que el mismo añade para completar la información necesaria para obtener un diseño arquitectónico, pero es mucho mayor que la que se le proporciona (los así denominados “arquitectos estrella” pueden llegar a añadir el 99% de la información, y no dudan en eliminar una buena parte de la información que se le proporciona, de ahí el carácter gratuito, e injustificable, de sus resultados). Este hecho explica la enorme componente subjetiva del proceso de diseño arquitectónico, y la disparidad de soluciones diferentes que se pueden obtener por arquitectos diferentes, al intentar resolver un mismo problema.

Pues bien, la información más valiosa que añade el arquitecto, en las primeras etapas del proceso de diseño, es una propuesta tentativa y borrosa, como solución del problema. Es decir, el arquitecto propone, a priori, una posible solución inicial, que sirve de estructura relacional y coherente de cada una de las partes involucradas. Esta solución es borrosa, es decir, no está completamente definida, con el fin de tener la mayor flexibilidad posible. Por tanto, no se trata ni de una tipología, ni siquiera de una topología arquitectónica. Es apenas un garabato, una estructura relacional mucho más borrosa y flexible (lo que yo denomino: proto-solución borrosa). Acto seguido el arquitecto comienza un proceso tentativo y secuencial con el fin de encajar cada una de las partes, en la proto-solución borrosa propuesta. Si las partes van encajando, el arquitecto sigue con la misma propuesta borrosa inicial, hasta que todas las partes hayan encajado. Es evidente que algunas partes pueden quedar integradas en el conjunto de un modo más o menos forzado. Por otro lado, si muchas partes no pueden encajar en la proto-solución borrosa, al arquitecto no tendrá más remedio que abandonarla, y proponer otra nueva, para continuar con el proceso de encaje. La clave del éxito de la actividad creativa del arquitecto radica precisamente en lo adecuado de esta proto-solución borrosa inicial, y en la facilidad que tenga el arquitecto en pasar de una a otra más adecuada, cuando algo va mal. Por ello, cuanto más experiencia y formación tenga el arquitecto, mayor será su facilidad de proponer proto-soluciones borrosas iniciales. Su experiencia profesional ha producido en su cerebro un enorme conjunto de conexiones neuronales, como consecuencia de haber resuelto con anterioridad, un determinado número de proble-


9|

mas de diseño. Por ello, cuantas más conexiones haya establecido a lo largo de su experiencia, con mayor facilidad se podrán reactivar algunas de ellas cuando se haya activado tan solo alguna de sus partes, al enfrentarse a un nuevo problema de diseño. O lo que es lo mismo, si un problema de diseño se asemeja de forma parcial a otro, seguramente se pueda resolver de un modo similar. Y ello proporciona pistas concretas de cómo debe ser la proto-solución borrosa propuesta al inicio del proceso. (Por este motivo los arquitectos experimentados no suelen tener el famoso “miedo al papel en blanco”, pero en su lugar suelen repetirse una y otra vez).

denotado, además de una clase intencional para su designado. Los símbolos son pictografías con significado propio. 3. Utilización de metáforas Una metáfora es una expresión relacionada a un objeto o idea particular pero que se aplica a otra palabra o frase para dar a entender que hay una similitud entre ellas.

La bondad de las proto-soluciones borrosas iniciales es fundamental, ya que deben proporcionar la coherencia interna al conjunto, y proporcionarle un determinado carácter que distinga la solución arquitectónica de todas las demás. Por tanto, es importante analizar el origen de las mismas, y de este modo adiestrar convenientemente a los arquitectos. Esta es justo la clave de su creatividad.

Estas tres fuentes aseguran la coherencia interna y la aceptación de proto-soluciones borrosas. La utilización de precedentes suele asegurar la aceptación social de una determinada solución arquitectónica, pero no conduce a soluciones verdaderamente creativas (es lo que se suele hacer en las escuelas de arquitectura y por la mayoría de profesionales). En cambio la utilización de símbolos y metáforas al generar propuestas muy creativas, puede tener el riesgo de conducir a soluciones sorprendentes y que pudieran no tener la aceptación de la masa social (es lo que ocurre habitualmente con los edificios y obras de arte realmente creativas).

Habitualmente para garantizar la excelencia de las proto-soluciones borrosas, el arquitecto se nutre de tres fuentes de información:

Pues bien, para modelar una metodología conceptual de diseño bioclimático debe tenerse en cuenta todo lo expuesto hasta aquí, pero debe ser enriquecido con varias consideraciones.

1. Utilización de precedentes Un precedente consiste en una acción realizada con anterioridad que sirve de ejemplo o norma para casos semejantes que sucedan después.

En primer lugar hay que constatar que mayoría de las acciones que deben ejecutarse para realizar una arquitectura plenamente integrada en el ecosistema natural no tienen una influencia directa sobre la estructura arquitectónica y el diseño formal de un determinado edificio. Sin embargo, algunas de ellas tienen una influencia directa, como es el caso del diseño bioclimático.

2. Utilización de símbolos Un símbolo es la representación perceptible de una idea, con rasgos asociados por una convención socialmente aceptada. Es un signo sin semejanza ni contigüidad, que solamente posee un vínculo convencional entre su significante y su

Para que un edificio sea capaz de autorregularse térmicamente, y consumir la menor cantidad de energía posible, su diseño debe cumplir unas estrictas normas formales que deben tenerse en cuenta desde el principio del proceso. Por ello, la acción más importante que se debe tomar es la identificación y elección de proto-soluciones borrosas iniciales “bioclimáticas”, es decir, estructuras arquitectónicas capaces de organizar, de forma borrosa, todas las estancias y elementos arquitectónicos, de tal forma que el diseño resultante sea capaz de autorregularse térmicamente. A partir de estas proto-soluciones borrosas bioclimáticas, el arquitecto debe encajar los diferentes espacios entre sí, mediante un proceso secuencial de prueba y error, hasta llegar a una solución satisfactoria. Este proceso secuencial debe estar regulado, en todo momento, por los indicadores sostenibles, y debe tener en cuenta las estrategias bioclimáticas, previamente identificadas, y que se estudiarán más adelante. Como consecuencia de todo lo expuesto, queda claro que el arquitecto será tanto más capaz de diseñar edificios que se


| 10

autorregulen térmicamente, cuanta más experiencia y conocimientos tenga al respecto. Por tanto, el proceso de diseño bioclimático no es algo que pueda modelarse por ningún sistema informático, ya que en realidad, si se hace de forma adecuada se trata de una actividad muy compleja. En realidad se trata del mismo proceso de diseño que habitualmente se lleva a cabo por todos los arquitectos para la composición de objetos arquitectónicos, pero de una complejidad mucho mayor, ya que la cantidad de información utilizada es mucho mayor. Por otro lado, dado el proceso de diseño bioclimático obliga a tener en cuenta una enorme cantidad adicional de información objetiva, los arquitectos necesitan añadir una menor cantidad de información subjetiva para acabar de definir el problema de composición arquitectónica. Por ello, el resultado final siempre será más satisfactorio, y menos arbitrario. Dicho de otro modo, si los edificios se diseñaran de forma adecuada para que se autorregulen térmicamente se reduciría la enorme cantidad de edificios precarios con un diseño arbitrario, muchas veces forzado y banal, debido únicamente al capricho personal del arquitecto que lo haya diseñado.


| 12

nistas elaboradores de leche, que la venden como “leche sostenible”,… también se venden “quesos sostenibles”, e incluso “eco-piedras”). Y con la mayoría de empresas constructoras, empresas promotoras y arquitectos, ocurre lo mismo. Cualquier pequeña excusa, por trivial que sea, basta para utilizar esta etiqueta. Por si fuera poco, y como efecto colateral, los profesionales que verdaderamente realizan un gran esfuerzo por hacer una verdadera arquitectura más ecológica, están etiquetados con el mismo término que los profesionales oportunistas, que no hacen nada, o casi nada. Por otro lado, los mismos objetivos que debería tener una verdadera “arquitectura sostenible” son insuficientes para algunos arquitectos que se esfuerzan duramente para realizar una arquitectura mucho mejor en todos los sentidos. Estos arquitectos no se conforman con hacer una arquitectura con una pequeña reducción en su impacto medioambiental, sino que se esfuerzan en realizar una arquitectura perfectamente integrada en el ecosistema natural, sin impacto medioambiental alguno. Por ello debería establecerse un nuevo término para definir el enorme trabajo de estos profesionales. A falta de un término mejor propongo: “buena arquitectura integrada en el ecosistema natural”. Lo mismo ocurre con respecto a la “arquitectura bioclimática”. El término se ha adulterado hasta tal punto que en la actualidad no tiene significado, y se utiliza para cualquier cosa. Basta abrir una ventana delantera y otra trasera en una vivienda y que pase aire (ya sea caliente o frio) como para que sea etiquetada como “bioclimática”. Basta cualquier excusa, por pequeña y trivial que sea, como para etiquetar un edificio como “bioclimático” (en España se dan algunos ejemplos graciosos como es el caso de algunos fabricantes de ventanas para las buhardillas en las cubiertas inclinadas, que las venden como “ventanas bioclimáticas”, … incluso existen bancos públicos bioclimáticos, porque a los que se sientan en ellos les da el sol). CAPÍTULO 4

Arquitectura bioclimática y Arquitectura bioclimática extrema En la actualidad el término “sostenible” se ha adulterado hasta tal punto que ya no tiene significado concreto, y por tanto tiene poca utilidad, apenas una utilidad mediática oportunista. Todas las empresas utilizan el término para intentar vender todo tipo de productos o artefactos, que por supuesto, poco tienen ni de “ecológicos”, ni de “sostenibles” (en España se dan muchos ejemplos graciosos, como por ejemplo el caso de unos oportu-

No obstante existen algunos arquitectos que van mucho más allá y se han autoimpuesto el reto de proyectar edificios con un diseño tal que tiendan a regularse térmicamente por sí mismos, debido tan solo a su estructura arquitectónica, y sin la necesidad de artefactos tecnológicos. Estos arquitectos se esfuerzan por seguir nuevas estrategias de diseño, y utilizan todo tipo de tipologías arquitectónicas, estrategias bioclimáticas y soluciones constructivas con el fin de conseguir edificios capaces de satisfacer las necesidades térmicas de sus ocupantes, sin necesidad de artefactos, y disminuir al máximo su consumo energético. Por ello debería establecerse un nuevo término para definir el enorme trabajo de estos profesionales. A falta de un término mejor propongo: “arquitectura bioclimática extrema”.


13 |

incluso la percepción espacial y las emociones de los ocupantes de los edificios que proyecta. Pues bien, es posible optimizar los proyectos de tal modo que, controlando la luz (la radiación solar) los edificios proyectados tiendan a autorregularse térmicamente, satisfaciendo las necesidades térmicas de sus ocupantes, sin necesidad de artefactos tecnológicos, y al menor coste posible. Dicho de otro modo, optimizando la actividad proyectual del arquitecto se pueden evitar los artefactos, hacer un edificio mucho más natural, efectivo y ecológico, y satisfacer las necesidades humanas.

CAPÍTULO 5

Estrategias arquitectónicas bioclimáticas De todas las actividades que pueden adoptarse para lograr una arquitectura integrada en el ecosistema natural, la más efectiva y económica es realizar un eficaz y correcto diseño bioclimático para un determinado edificio. El arquitecto, en su actividad profesional diaria, es capaz de controlar el espacio, la luz, las formas, las texturas, el color, e

Tomando decisiones puramente arquitectónicas se puede lograr que un edificio se caliente, por si mismo, en invierno, y se refresque, por si mismo, en verano. Dichas decisiones tienen que ver con la orientación, la tipología y la estructura formal del edificio, así como con la disposición y colocación de los diferentes componentes arquitectónicos en el mismo. Es decir, decisiones puramente arquitectónicas, que no necesitan de artefactos tecnológicos, y no incrementan el coste final del edificio. Por ello, el grado de bioclimatismo de un edificio puede variar considerablemente dependiendo de las decisiones arquitectónicas que se adopten, o lo que es lo mismo, del nivel de conocimientos y experiencia que haya adquirido el arquitecto, a lo largo de su actividad profesional. Algunos profesionales pueden lograr simplemente un leve descenso del consumo energético del edificio, y en cambio, otros arquitectos son capaces de lograr que el edificio consuma muy poca energía. Algunos arquitectos incluso pueden lograr que los edificios que proyec-


27 |

CURVY Eco-House Vivienda autosuficiente y ecológica para SHAKIRA 33 VIP BIP Project 2013 Sitges. Barcelona. España 924'13 m2 1.989.056 euros

La vivienda CURVY Eco-House se enmarca en el proyecto de investigación 33 VIP BIP, y se ha proyectando inspirada en el simbolismo personal y social de Shakira, y pretende ser su vivienda ideal, capaz de satisfacer todas sus necesidades, aspiraciones y sueños, y servir de caja de resonancia para potenciar su felicidad. Del mismo modo, el proceso de diseño utilizado ha logrado una síntesis perfecta entre las necesidades de sus ocupantes, con las necesidades medioambientales, dando lugar a una arquitectura perfectamente integrada en el ecosistema natural. En definitiva se pretende proyectar una vivienda modélica, de ensueño, que sirva de referencia e inspiración a generaciones futuras. CURVY Eco-House está ubicada en un solar de La Caleta de San Antoni, en Sitges, Barcelona. El Terreno está en primera línea de playa y tiene un desnivel ascendente considerable. La vivienda tiene tres plantas. La planta sótano alberga espacios de ocio (cine doméstico, sala de juegos, sauna, gimnasio, etc.), un estudio de grabación de música, las salas de máquinas (incluyendo los sistemas de tratamiento y reciclaje de aguas, y las baterías eléctricas), y las salas de almacenamiento de alimentos. La planta baja alberga la zona de día, y los dormitorios de niños y visitas. La planta primera alberga el dormitorio de Shakira, zonas de baños, vestidores y estudio. La vivienda dispone de un gran patio central, que en invierno se convierte en un gran invernadero, y en verano genera una corriente de aire fresco, procedente de las galerías geotérmicas-arquitectónicas, y forzado por el “efecto chimenea” de dos grandes tubos extractores ubicados en la parte alta de la vivienda. La cubierta ajardinada de la vivienda tiene forma de onda, como si fuera una prolongación del terreno. De hecho la

vivienda se lee como un pliegue dinámico del terreno, simbolizando los movimientos ondulantes de Shakira al bailar. La vivienda es autosuficiente en agua, en alimentos y en energía, y dispone de un conjunto de captores fotovoltaicos para generar toda la energía eléctrica que necesita. Parte de esta energía eléctrica se necesita para activar una bomba de calor geotérmica, que alimenta un sistema de climatización por suelo radiante, que complementa el funcionamiento bioclimático de la vivienda, creando un entorno térmico perfecto todos los días del año, sin consumo energético (el sistema geotérmico apenas es de utilidad unos pocos días al año (los días muy fríos y los días extremadamente calurosos), ya que la vivienda es capaz de autorregularse térmicamente, debido tan solo a su diseño). Todas las estancias de la vivienda se iluminan y ventilan de forma natural. Del mismo modo, su especial diseño bioclimático proporciona un acondicionamiento térmico natural a sus ocupantes, sin consumo energético. Todo ello proporciona un marco ideal para lograr el máximo nivel de bienestar y de felicidad para los ocupantes de la vivienda. 1. Autosuficiencia en energía CURVY Eco-House es autosuficiente en energía. Es decir, no necesita conectarse a la red eléctrica. Esta autosuficiencia energética se ha conseguido mediante un conjunto de estrategias complementarias: 1. Se ha realizado un óptimo diseño bioclimático para reducir al máximo la necesidad de energía. El espacio interior a triple altura se convierte en un enorme invernadero en invierno (ayudando a calentar toda la vivienda), y en un espacio sombreado y fresco en verano, integrando un gran “efecto chime-


| 28

Emplazamiento


29 | nea” para forzar una corriente de aire fresco en el interior de la vivienda. Además, en el diseño de la vivienda se han utilizado todo tipo de estrategias bioclimáticas para conseguir que consuma la menor cantidad posible de energía, se ilumine de forma natural, se ventile de forma natural, y se autoregule térmicamente, todos los días del año. Como resultado de su especial diseño, la vivienda se refresca por sí misma en verano, y se calienta por sí misma en invierno. Del mismo modo, durante el día el edificio se ilumina de forma natural, todos los días del año, sin necesidad de luminarias artificiales. 2. Se han incorporado en el edificio solo los electrodomésticos imprescindibles, y que además sean de muy bajo consumo eléctrico. 3. Se han utilizado sistemas de iluminación artificial a base de luminarias oleds de muy bajo consumo energético.

4. La cocina y el frigorífico se alimentan de biogás generado por la fermentación de los residuos de materia orgánica del ganado. Además tienen un sistema eléctrico fotovoltaico de emergencia, para casos puntuales. 5. Se ha incorporado un sistema fotovoltaico para generar la energía eléctrica que necesita la vivienda (7.000 watios). Los captores solares fotovoltaicos se han dispuesto integrando las células fotovoltaicas en un panel de vidrio coloreado de forma circular, ubicado sobre el patio lateral de la vivienda (la inclinación del panel circular fotovoltaico es tal que mantiene sombreado el patio en verano, e iluminado en invierno). Además, se han dispuesto de un conjunto de baterías eléctricas de última generación, de gran duración, y capaces de almacenar la energía eléctrica generada por los captores fotovoltaicos.


| 30 6. Se han incorporado un conjunto de captores solares térmicos, integrados en el techo de vidrio de vidrio, para generar el agua caliente sanitaria que necesita la vivienda y el agua caliente de la piscina.

2. Autosuficiencia en agua CURVY Eco-House es autosuficiente en agua. Es decir, no necesita conectarse a los sistemas de suministro de agua municipales.

7. Se ha incorporado un sistema complementario de climatización por suelo radiante para los días más fríos del año, y los días más calurosos (el sistema apenas será necesario unos 30 días al año). El suelo radiante por agua está alimentado por una bomba de calor geotérmica, que utiliza tres sondas de agua de 100 metros de profundidad, y está alimentada por los captores solares fotovoltaicos. La bomba de calor geotérmica consume 4.000 watios. Y genera una potencia calorífica, o frigorífica, de 12.000 watios. Como se ha dicho, la vivienda es capaz de regularse térmicamente por sí misma, debido a su especial diseño arquitectónico, y sin necesidad de artefactos de acondicionamiento térmico. No obstante, en días muy fríos (y muy calurosos) el sistema de climatización por suelo radiante geotérmico complementa de forma eficaz el funcionamiento bioclimático de la vivienda, y garantiza el bienestar de sus ocupantes.

El agua necesaria para el consumo humano, para la higiene humana, y para el riego de los cultivos y de las zonas verdes se obtiene de varias fuentes complementarias:

8. Los ocupantes de la vivienda deben concienciarse de la necesidad de adoptar un modo de vida natural, evitando despilfarros energéticos, y rodeándose de los utensilios y artefactos simplemente necesarios.

Planta primera

1. Agua subterránea. Se ha realizado una perforación en el terreno con el fin de conseguir agua de acuíferos subterráneos, que puede utilizarse directamente para riego. 2. Agua de lluvia. El agua de lluvia que cae sobre la cubierta ajardinada de la vivienda se recoge y por medio de un sencillo sistema de bajantes, se lleva hasta un depósito. El agua tiene un primer filtrado natural al atravesar la vegetación y la tierra de la cubierta ajardinada. El agua subterránea se mezcla con el agua de lluvia y se almacena en un depósito enterrado, con una capacidad de 17.000 litros, y posteriormente se filtra y se desinfecta por medio de un sistema de radiación ultravioleta, hasta convertirse en apta para el consumo humano.

Planta segunda


| 94


95 |

RING Eco-House Vivienda autosuficiente y ecológica para Pau Gasol 33 VIP BIP Project 2012 Barcelona. España 979'59 m2 2.244.000 euros

1. Solución Arquitectónica La vivienda RING Eco-House se enmarca en el proyecto de investigación 33 VIP BIP, y se ha proyectando inspirada en el simbolismo personal y social de Pau Gasol y pretende ser su vivienda ideal, capaz de satisfacer todas sus necesidades, aspiraciones y sueños, y servir de caja de resonancia para potenciar su felicidad, y la de su familia. Para ello se ha realizado un detallado estudio de su vida y de sus logros personales, y se ha realizado un profundo análisis personal, simbólico y psicológico. A partir de estos datos, se han diferenciado una enorme variedad de elementos simbólicos y referenciales, que han servido de inspiración y de guía, y mediante una compleja metodología proyectual, se ha logrado un resultado tan impactante, como satisfactorio. Una vivienda de alto carácter simbólico, y perfectamente integrada en la Naturaleza. Del mismo modo, RING Eco-House pretende igualmente crear una vivienda paradisíaca en un entorno paradisíaco, capaz satisfacer todas las necesidades de sus ocupantes (funcionales, emocionales, simbólicas y medioambientales). La vivienda tiene un fuerte carácter simbólico, y pretende representar los anhelos, deseos, aspiraciones y sueños de la persona cuya vida ha servido de inspiración, y es el resultado de un optimizado proceso de diseño. Este proceso de diseño garantiza además la perfecta integración de la vivienda en la Naturaleza, y su deseo de actuar como “caja de resonancia” para amplificar la felicidad de sus ocupantes. Del mismo modo, el proceso de diseño utilizado ha logrado una síntesis perfecta entre las necesidades de sus ocupantes, y las necesidades medioambientales para lograr una arquitectura perfectamente integrada en el ecosistema natural. En definitiva se pretende proyectar una vivienda modélica, de en-

sueño, que sirva de referencia e inspiración a generaciones futuras. RING Eco-House está ubicada en la zona alta del barrio de Pedralbes, junto al parque de L'Oreneta, en Barcelona, España. El solar tiene una pendiente considerable y tiene unas vistas impresionantes a la ciudad de Barcelona, y a su vez es visible por todas las viviendas ubicadas en la parte alta de la ladera. Por este motivo las cubiertas y terrazas de la vivienda tienen una especial importancia en el diseño resultante. La vivienda tiene dos platas y se accede desde la calle a la planta primera. La planta baja (semienterrada) alberga las salas de ocio, gimnasio, salas de máquinas y almacenes de alimentos. La primera planta alberga todas las estancias de la vivienda. Características más importantes: 1. Estabilidad térmica La vivienda tiene un avanzado diseño bioclimático por lo que es capaz de autorregularse térmicamente todos los días del año, y ofrecer un entorno térmico natural estable, y solo con ligeras variaciones. Todo ello sin mayor gasto adicional, sin apenas consumo energético, y sin ningún tipo de preocupación adicional. La estructura compositiva de la vivienda consiste en un enorme patio central, que actúa a modo de intercambiador térmico, generando calor por efecto invernadero en invierno, y fresco en verano. Las alas que salen de este cuerpo central tienen una orientación este-oeste con el fin de aprovechar al máximo la radiación solar en invierno, y tener la máxima protección solar en verano. Entre las alas se forman unos patios longitudinales, con orientación este-oeste, que permiten el máximo nivel de iluminación y ventilación natural de todas las estancias de la vivienda.


| 96

2. Variación Térmica Estacional El diseño bioclimático de la vivienda permite que la temperatura interior se mantenga dentro de los márgenes de confort térmico, pero tenga ligeras variaciones, dependiendo de las diferentes estaciones del año. De este modo, permite que sus ocupantes se sientan integrados en los ciclos vitales de la Naturaleza. 3. Iluminación natural La iluminación natural llega a todas las estancias de la vivienda todos los días del año. El nivel de iluminación natural puede controlarse mediante dos niveles de estores instalados en el interior de cada estancia. Por tanto, ningún espacio necesita iluminación artificial durante el día. 4. Sencillez tecnológica y Mínimo mantenimiento La vivienda no incorpora ningún artefacto que no sea esencial. Tan solo los electrodomésticos imprescindibles, los artefactos generadores de energía (solar térmica y solar fotovoltaica), y los artefactos que colaboran en el confort térmico (bomba de calor geotérmica y suelo radiante).

5. Materiales naturales Todos los materiales utilizados en la construcción de la vivienda han sido extraídos y elaborados en su entorno natural cercano. Tan solo se ha utilizado piedra, madera, bambú, vidrio, pintura a los silicatos, placas de hormigón prefabricado, tierra y especies vegetales. 6. Diseño arquitectónico sencillo y no monótono El diseño de la vivienda es muy sencillo, basado en elementos simbólicos relacionados con Pau Gasol. 7. Colores adecuados Los colores de la vivienda han sido cuidadosamente elegidos. Una gama de colores muy sencilla en los espacios exteriores, equilibrando la gama de verdes dominante en los enormes arrozales, mientras que en los espacios interiores (pasarelas y suelos de vidrio) se utiliza una enorme paleta de colores, que actúa a modo de caleidoscopio, transformando continuamente la estructura espacial interior de la vivienda, y proporcionando vitalidad y energía en cada momento.


97 |

Emplazamiento

Planta general


| 100

Alzado norte

Alzado sur

Alzado oeste

Alzado este


101 |


| 102


103 |

Profile for Monsa Publications

ARQUITECTURA BIOCLIMATICA EXTREMA  

ISBN 978-84-15829-55-3 / Layout: 22 x 24 cm / Pages: 112 / Cover: Softcover / El presente libro muestra una metodología de diseño para l...

ARQUITECTURA BIOCLIMATICA EXTREMA  

ISBN 978-84-15829-55-3 / Layout: 22 x 24 cm / Pages: 112 / Cover: Softcover / El presente libro muestra una metodología de diseño para l...

Advertisement