Page 1

EDITADA POR LAS OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS

Nยบ 190 DICIEMBRE Aร‘O 2018

TERCER MILENIO


Nº 190. DICIEMBRE, 2018

TERCER MILENIO EDITA OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS C/ Fray Juan Gil, 5 28002 - Madrid Tfno: 91 590 27 80 Fax: 91 563 98 33 E-Mail: dir.nal@omp.es http://www.omp.es http://www.domund.org

coeditores AGUSTINOS RECOLETOS Paseo de La Habana, 167. 28036 Madrid. Tel. 91 345 34 60 COMPAÑÍA DE JESÚS Avda. de la Moncloa, 6. 28003 Madrid. Tel. 91 534 48 10 COMPAÑÍA MISIONERA DEL SAGRADO CORAZÓN Estocolmo, 9. 28022 Madrid. Tel. 91 313 56 40 FRANCISCANAS MISIONERAS DE MARÍA Cardenal Marcelo Spínola, 38. 28016 Madrid. Tel. 91 302 61 99 MISIONERAS DE NUESTRA SEÑORA DE ÁFRICA (HERMANAS BLANCAS) Asensio Cabanillas, 39. 28003 Madrid. Tel. 91 553 82 60

en este número... IGLESIA A FONDO Misión América, una organización no gubernamental para el desarrollo nacida por iniciativa de los misioneros diocesanos españoles de la Obra para la Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana, cumple 25 años.

16

PRIMER PLANO Brasil tiene nuevo presidente. El candidato Jair Bolsonaro, militar en la reserva, se alzó con el triunfo con un 55,13% de los votos. Un personaje polémico que despierta amor y odio.

MISIONEROS CLARETIANOS Clara del Rey, 6. 28002 Madrid. Tels. 91 415 23 61 y 91 415 21 99

INFORME El 27 de enero se celebra la Jornada de la Infancia Misionera, gran ocasión para recordar a los miles de misioneros que, día a día, se vuelcan en la atención a los niños más desvalidos del mundo.

INSTITUTO ESPAÑOL DE MISIONES EXTRANJERAS Ferrer del Río, 17. 28028 Madrid. Tel. 91 726 84 27 MERCEDARIAS MISIONERAS DE BÉRRIZ Fereluz, 2. 1ª A 28039 Madrid. Tel. 91 571 63 03 MISIONERAS CRUZADAS DE LA IGLESIA Madre Nazaria, 7. 28044 Madrid. Tel. 91 462 88 40 y 91 462 46 11 MISIONERAS DE CRISTO JESÚS Peñuelas, 18. 5º A. 28005 Madrid. Tel. 91 517 41 78 MISIONERAS DOMINICAS DEL ROSARIO General Kirkpatrick, 44. 28027 Madrid. Tel. 91 367 36 71 MISIONEROS ESPIRITANOS Santa Engracia, 149. 1º B. 28003 Madrid. Tel. 91 554 21 57 Olivos, 12. 28003 Madrid. Tel. 91 553 36 16 MISIONEROS DE MARIANNHILL Arturo Soria, 249. 28033 Madrid. Tel. 91 359 07 40 MISIONEROS DEL VERBO DIVINO Corazón de María, 19. 5º B. 28002 Madrid. Tel. 91 415 43 55 MISIONEROS OBLATOS DE MARÍA INMACULADA Diego de León, 36. 28006 Madrid. Tel. 91 411 12 12 Pozuelo de Alarcón, Madrid. Tel. 91 352 34 16 PADRES BLANCOS Liebre, 25. 28043 Madrid. Tel. 91 574 04 00 SOCIEDAD DE MISIONES AFRICANAS Asura, 34. 28043 Madrid. Tel. 91 300 00 41

24

30 y además... 7 TRIBUNA

Carácter bautismal de la vocación misionera

12 EL OBSERVADOR GUATEMALA - MARRUECOS REP. CENTROAFRICANA

20 ASÍ VA EL MUNDO VENEZUELA - TÚNEZ IRAK - YEMEN

36 ENTREVISTA

Mons. Giampietro Dal Toso, presidente internacional de Obras Misionales Pontificias

40 ANIMACIÓN MISIONERA 43 AYUDAMOS A... Kirguistán

46 CULTURA "Los jóvenes africanos también pueden ser agentes de paz"

54 MISIÓN VIVA

Ángel Becerril,

misionero en Tailandia

56 MISIÓN VIVA

Julio Ausín Sanz,

misionero en Angola


EDITORIAL

Necesidad de buenas noticias

H

artos de que los medios de comunicación nos bombardeen con malas noticias, la Infancia Misionera se ha querido presentar en su Jornada, que se celebra el 27 de enero, con la grata realidad de que Jesús nos espera en Belén, para iniciar un recorrido de cuatro años a lo largo de su infancia. Un itinerario en el que ir descubriendo cómo se manifiesta la misión del Hijo de Dios en sus primeros años de vida. De ahí el lema con el que, en esta primera etapa, se quiere presentar la Jornada de esta Obra Pontificia a toda la opinión pública: “Con Jesús, a Belén. ¡Qué buena noticia!”. La Infancia Misionera –esa escuela con la que millones de niños han aprendido y aprenden a ayudar a otros pequeños igual que ellos, pero de países lejanos y más necesitados, siguiendo el ejemplo de nuestros misioneros y misioneras– quiere que abramos los ojos para que no nos perdamos, como les pasó hace más de 2.000 años a la mayor parte de las gentes de Belén de aquel entonces, lo que supone un acontecimiento crucial para nuestras vidas, oculto en la llegada de una familia que, obligada a ponerse en marcha, buscó cobijo entre los pobres porque nadie más se lo dio. Ni los informadores más avezados se enteraron de lo que allí

ocurría. Solo un grupo de sencillos pastores de sentidos despiertos y corazón entregado fueron a prestarles su calor y apoyo. Pocos sospecharon que, en aquella familia, había una madre que arriesgó su reputación y bienestar por dar a luz a quien venía a anunciar y a proponer la Buena Noticia que ilumina el mundo que Dios quiere y sueña para toda la humanidad. Un pobre y necesitado niño “descarta-

mos en campos de refugiados, huyendo de la violencia de la guerra o de la persecución. Los hallaremos embarcados en desesperados viajes hacia lo desconocido. También, acosados por el hambre o la enfermedad; esquilmados por mafias y maltratados por gentes sin escrúpulos... La Infancia Misionera y la multitud de chicos y chicas que forman parte de ella saben mejor que nadie de la realidad de estas

Muchos niños y niñas se encuentran hoy en similares circunstancias a las que Jesús y sus padres se enfrentaron en Belén. do”, que llegaría a ofrecer su vida por la salvación de los otros, de todos sus hermanos, y para que estos fuesen respetados en toda su dignidad. Y en esta Sagrada Familia no podemos olvidar, a pesar de su humildad que le lleva a pasar desapercibido, al bueno de san José, que acoge y acompaña a María en su difícil situación, para emprender una marcha por la supervivencia; una vida continuada con trabajo abnegado para garantizar el sostén de los suyos. Hoy, en nuestro mundo, hay muchos niños y niñas que se encuentran en similares circunstancias a las que Jesús y sus padres se enfrentaron en Belén. Los vere-

familias, de estos pequeños que, como ellos, también necesitan ayuda. Tienen los ojos bien abiertos frente a estas situaciones, y el corazón ardiente para ponerse manos a la obra por transformarlas, porque saben que en estos niños y niñas que sufren hay muchos “Jesús”. Quieren cambiar las malas noticias en toda una buena nueva que mueva a emprender la revolución del amor y el servicio al otro, a dar a conocer la alegría de la fe. Tenemos necesidad de buenas noticias, tenemos necesidad de Evangelio, de ese Jesús por Belén. La Infancia Misionera lo sabe y nos anima a acogerlo.

EDITA Obras Misionales Pontificias SUBDIRECTOR NACIONAL OMP José María Calderón DIRECTOR Alfonso Blas DISEÑO Antonio Aunés COLABORADORES Rosa Lanoix, Rafael Santos, Francisco José Pérez Valero, Dora Rivas, José Beltrán, TERCER MILENIO José Carlos Rodríguez, José Ignacio Rivarés, Israel Íñiguez, Modeste Munimi, José Ramón Carvallada, María Jesús Sahagún, Carmina Sofía Fernández, Juana Gómez, Juan Lázaro Sánchez, Vicente Marqués Ruiz ARCHIVO FOTOGRÁFICO Antonio Aunés, Rafael Santos FOTOGRAFÍAS Efe, 123RF SUSCRIPCIONES Roberto Murga DEPÓSITO LEGAL M-48558-1999 ISSN 1695-1034 IMPRESIÓN Gráficas Dehon. PP. Reparadores. C/ La Morera, 23-25. Torrejón de Ardoz, Madrid. Tfno: 91 675 15 36


frasesyflashes

Mercedes Arbesú Superiora General de las Misioneras de María Mediadora

Si no fuera por la retaguardia, la vanguardia –los misioneros– no funcionaría. El misionero es el que "más vende", el que proyecta una mejor imagen de la Iglesia, pero detrás están las hermanas de clausura rezando, las instituciones de apoyo, como las Obras Misionales Pontificias, que hacen posible que se mejoren las condiciones de vida de las personas.

Inmaculada Vírseda Olivas Hna. de Ntra. Sra de la Consolación, misionera en Indonesia Nuestra vida aquí es sencilla, estudiando y aprendiendo los valores y la cultura de esta gente, como hizo Jesús en Nazaret. Para mí es una bendición estar como misionera en Asia. Aquí los católicos viven su fe en minoría, pero con mucha fuerza y alegría.

Cardenal Philippe Ouédraogo Peter Gates Subdirector nacional de Catholic Mission (OMP Australia)

Arzobispo de Uagadugú (Burkina Faso)

La intención del papa Francisco al convocar un Mes Misionero Extraordinario es fomentar un espíritu de transformación misionera en cada uno de nosotros, en lo personal, así como en la vida y en la actividad pastoral de la Iglesia.

Papa Francisco Ponerse al servicio de los demás no significa solamente estar listos para la acción, sino que también hay que ponerse en diálogo con Dios, en actitud de escucha, como lo hizo María. De ese trato con Dios en el silencio del corazón se descubre la propia identidad y la vocación a la que el Señor llama.

6 misioneros

NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

Estamos llamados a acercarnos a los pobres haciéndoles sentir el calor del amor. De este modo, todos juntos, individualmente y en comunidad, contribuimos a cambiar nuestro mundo.


TRIBUNA

CARÁCTER BAUTISMAL DE LA VOCACIÓN MISIONERA Por D. Anastasio Gil.

Director Nacional de OMP

El pasado 7 de septiembre fallecía Anastasio Gil, director nacional de OMP. Publicamos aquí el segundo de los dos artículos preparatorios del Mes Misionero Extraordinario que había dejado escritos para esta sección de la revista.

E

n los mismos días en que el prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, cardenal Fernado Filoni, hace llegar, vía Nunciatura Apostólica, diversas misivas a implicados directamente en la misión de la Iglesia, se dirige a los responsables internacionales de movimientos eclesiales y nuevas comunidades, así como a las asociaciones laicales. Tanto en la forma como en el contenido hay un nuevo enfoque, que nace, no desde la disponibilidad de un grupo de personas para una obra buena, sino del fundamento teológico de su vocación bautismal. Recuperar y fortalecer la dimensión misionera del bautismo es ir a la fuente de donde brota el compromiso misionero. La preparación de este Mes Misionero Extraordinario implicaría una fuerte campaña en el seno de las comunidades cristianas para hacer ver la centralidad de este sacramento. Todo nacería de una fuerte experiencia de fe por parte de los bautizados. De esta manera, se desmontaría el concepto tradicional y reduccionista de “misioneros especialistas”. Si se logra este objetivo, el Mes concluiría con un envío misionero para el mundo entero,

sin fronteras geográficas, culturales o lingüísticas, tras un largo proceso de discernimiento y formación. El hecho de que por el bautismo todos somos constituidos misioneros –misión a la que no se puede renunciar– no excluye que

en los sacramentos. Es notoria la referencia a los mismos en este contexto eclesial. Nada debe extrañar, al comprobar que, en cada una de las cartas firmadas por el prefecto, se repita el mismo enunciado: “Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”. La Iglesia prolonga la misión que Jesús ha recibido del Padre y, a través del anuncio y de los sacramentos, se perpetúa en el tiempo. De ahí se

Recuperar la dimensión misionera del bautismo es ir a la fuente de donde brota el compromiso misionero. Dios llame a la misión específica ad gentes a alguno de los elegidos, a los que la Iglesia encarga o envía a una misión, después de ese correspondiente discernimiento y formación. Es determinante la existencia de los institutos misioneros en la historia de la misión ad gentes, que asegura y garantiza dicho discernimiento y formación, así como el envío de vocaciones específicas. El cardenal Filoni marca tres pasos que bien pudieran ser considerados como necesarios para un compromiso misionero laical: reconocer, vivir y convencernos de que la misión es y debe ser, cada vez más, el paradigma de la vida y de la obra de la Iglesia. Para ello es necesario facilitar el encuentro personal con Cristo y

derivan tres consecuencias misioneras: espíritu de comunión, tan necesario dentro de la diversidad que propicia Pentecostés; discernimiento en la formas de vivir los carismas específicos; y servicio eclesial a las Obras Misionales Pontificias, responsables de la celebración del Mes Misionero Extraordinario. Desde Misioneros Tercer Milenio nos unimos a las intenciones suplicantes del cardenal Filoni cuando nos abre su corazón al concluir esta carta: “Rezo y deseo que todo aquello que seamos llamados a vivir, a reflexionar y a orar en vista del Mes Misionero Extraordinario de octubre de 2019 pueda contribuir a una genuina conversión misionera hacia Cristo”. NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

misioneros 7


IGLESIA A FONDO

Hace ya 25 años que los misioneros diocesanos españoles de la Obra para la Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA) vieron la necesidad de la existencia de Misión América; una organización no gubernamental para el desarrollo (ONGD), promovida por iniciativa de la OCSHA y vinculada a la Comisión Episcopal de Misiones de la Conferencia Episcopal Española.

M

isión América existe para ayudar a la Iglesia. Esta ONGD nació en el año 1993, por acuerdo de los sacerdotes de la OCSHA, reunidos en Santo Domin16 misioneros

go, con el fin de prestar atención a los proyectos pastorales y de promoción al desarrollo que presentasen estos sacerdotes. Posteriormente se abriría la posibilidad de atender peticiones de congre-

NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

gaciones e instituciones eclesiales y sociales de todo el mundo. En el año 2002 se firmó un protocolo de colaboración con la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, con lo que se estableció un sólido vínculo de colaboración entre la ONGD y la Conferencia Episcopal Española. Han pasado 25 años desde aquel día, y 25 años de vida de una organización significan muchas cosas. Es mucho trabajo, constancia, ilusión y esfuerzo para llevar adelante un proyecto en el que se cree


y que se considera necesario. Este camino se recorre porque hubo, y hay, un equipo de personas comprometidas que, trabajando por amor a Dios y al prójimo, desean ayudar a los que ayudan, los misioneros, en la construcción de un mundo más justo y más humano.

Ayudar a los misioneros Misión América gestiona proyectos sociales promovidos por misioneros y misioneras españoles. El objetivo es ayudar a los que trabajan principalmente en América Latina y África, a través de la búsqueda y obtención de subvenciones de instituciones civiles, estatales y privadas, para atender proyectos de promoción y desarrollo y de tipo pastoral. Por otro lado, busca implicar a los ciudadanos españoles en la cooperación con estos proyectos. Además, colabora con otras instituciones que persiguen fines análogos y en que se defiende un desarrollo sostenible humano y social. La ONGD se inspira en la Doctrina Social de la Iglesia, especialmente en la encíclica Populorum progressio, para impulsar y fomentar el respeto, la defensa y la promoción de los derechos humanos, la igualdad, la justicia, el trabajo solidario con los más necesitados y la visión integral de la persona. De ningún modo sería viable todo esto sin el trabajo diario y el esfuerzo de los misioneros y misioneras que, a través de la pastoral social, actúan como correa de transmisión y sirven de voz a los desfavorecidos. Con su ayuda se vuelve más cercana la realidad de pobreza y exclusión de los destinatarios, y, gracias a su altruista entrega voluntaria, se multipli-

can en sus manos los fondos obtenidos. Ellos son la seña de identidad de esta ONGD, y contribuir a una mayor justicia social, su razón de ser. El voluntariado, tanto en la sede central de la organización como en sus delegaciones, aporta el potencial humano y humanitario con el que canalizar las ayudas personales e institucionales para el efectivo desarrollo de los proyectos de cooperación solicitados por los misioneros españoles.

La labor realizada A lo largo de estos 25 años de historia, se han estudiado, apro-

bado, financiado y realizado 457 proyectos, dirigidos a los más pobres, en 27 países de América Latina y África: 185 proyectos sociales y 272 pastorales. Eso sí, es imposible calcular el número exacto de gente que ha mejorado sus vidas gracias a la ayuda y trabajo de Misión América. En comparación con otras ONGD, esta es limitada en recursos humanos y económicos, pero su característica fundamental es querer apoyar esos pequeños proyectos que, siendo muy necesarios, no encuentran ayuda financiera en otras organizaciones, por resultar

NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

misioneros 17


casi “invisibles”, igual que sus beneficiarios. La finalidad siempre es mejorar las condiciones de vida de las personas, para darles la oportunidad de ser protagonistas de su propio desarrollo. Los ámbitos de actuación son: la educación –construyendo y equipando aulas escolares–, el apoyo al desarrollo de la agricultura, la promoción de la mujer, la 18 misioneros

ayuda a la infancia más vulnerable, la construcción de pozos, la canalización de agua potable, los proyectos de salud, el respaldo a centros de ayuda a mayores, la adquisición de vehículos... Misión América cree firmemente en el trabajo cooperativo y en red, por lo que ha entrado a formar parte de la Red de Entidades para el Desarrollo Solidario (REDES), con

NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

la que realiza un trabajo conjunto en incidencia política, en cooperación y educación para el desarrollo. Con esta búsqueda de alianzas con otros actores sociales e instituciones se pretende despertar en la ciudadanía la inquietud y compromiso por un mundo más justo y solidario, generando capacidades para proponer y vivir alternativas coherentes con los valores cristianos. También está presente en la sociedad civil no necesariamente católica; desde hace años es miembro de la Coordinadora ONGD Extremadura y recientemente se ha incorporado a las Coordinadoras autonómicas de Castilla y León y de Castilla-La Mancha.

¿Cómo trabajamos? Los misioneros son los principales protagonistas de la labor que realiza Misión América. Ellos conocen la realidad de los beneficiarios y aseguran la ejecución de los proyectos. Es la mejor contraparte que se puede tener. Los misioneros que


Lo que dicen de MISIÓN AMÉRICA deseen presentar un proyecto pueden hacerlo a través del formulario que se encuentra en la web www.misionamerica.org Misión América trabaja de forma conjunta con las Delegaciones Diocesanas de Misiones de las diócesis españolas. También tiene delegados en 15 países de América Latina. Todo el trabajo que la organización lleva a cabo sale adelante exclusivamente gracias a voluntarios. En cuanto a los donantes, son variados: instituciones civiles (ayuntamientos, diputaciones...), instituciones privadas (empresas, entidades bancarias...) y donantes particulares. Quien quiera ayudar con una donación, puede consultar la citada página web.

Un recuerdo especial Este año que se celebra el 25 aniversario de Misión América, no se puede pasar por alto la importancia que ha tenido en esta organización el que ha sido, hasta su reciente fallecimiento, su vicepresidente, don Anastasio Gil. En los últimos 10 años, fue el motor y el alma de esta organización. Quienes trabajan en ella se sienten tristes por el vacío que ha dejado su ausencia, imposible de olvidar y de llenar, pero agradecidos, en este hito tan especial, por haber dejado a todos su ejemplo y su contagioso entusiasmo por la misión y los misioneros. Don Anastasio soñó y colaboró en la celebración de este aniversario hasta el último momento, elaborando un documento en el que hacía balance de estos 25 años de Misión América. Fue así como se despidió, dando ejemplo de su compromiso de fiel servidor de la Iglesia, cumpliendo con su deber hasta el final. ANA ÁLVAREZ DE LARA Presidenta de Misión América

ÁLVARO RAMOS MISIONERO EN HONDURAS "En las afueras de Tegucigalpa trabajamos por la educación, y Misión América ha sido uno de nuestros principales financiadores. La escuela Santa María, para 300 niños, ha sido construida gracias a vosotros. También unas aulas de bachillerato en otra escuela. Los misioneros necesitamos el apoyo de instituciones que nos ayuden a largo plazo, y Misión América es una de ellas. En este lugar alejado de la mano de Dios, Dios se apareció a través de vosotros".

VICTORIA BRAQUEHAIS MISIONERA EN LA R. D. DEL CONGO "Misión América nos ayuda desde 2015. Apoyó un primer proyecto para la sala de informática del instituto, gracias a la cual 455 alumnos tienen acceso a los ordenadores y pueden estudiar. Ahora estamos trabajando en la rehabilitación del internado de chicos, que permite que 100 chavales puedan recibir la educación secundaria. Queríamos dar las gracias a Misión América y a todos los que en estos 25 años habéis trabajado para el bien de los demás".

LUIS MIGUEL MODINO MISIONERO EN BRASIL "Vivir en la Amazonía es vivir en los ríos. Hay que hacer largos viajes para visitar a las comunidades, lo que es muy importante para la evangelización. Son viajes caros, se gasta mucha gasolina y tiempo. Por eso es muy importante la ayuda de instituciones como Misión América. Agradecemos el trabajo que hacen por los misioneros en América Latina. Gracias a ellos, la gente en el Amazonas puede conocer un poco más el mensaje del Evangelio".


PRIMER PLANO

BRASIL Bolsonaro, Los brasileños han elegido en las elecciones de octubre a su nuevo presidente, el militar en la reserva Jair Bolsonaro, con más de 57 millones de votos, lo que representa un 55,13%. Lo primero que se puede decir de quien va a comandar el futuro del gigante sudamericano en los próximos cuatro años es que se trata de un personaje polémico, que despierta reacciones de amor y de odio, y que durante la campaña llevó a sus seguidores a llamarle “el mito”, en tanto sus opositores, que evitaban pronunciar su nombre, se referían a él con el ya famoso #EleNão.

más preguntas que respuestas

N

acido en el interior del estado de São Paulo, el 21 de marzo de 1955, Jair Bolsonaro es descendiente de inmigrantes italianos y alemanes. A los 18 años entró a formar parte del Ejército brasileño, donde permaneció hasta 1988, año en que pasó a la reserva tras una serie de polémicas y al ser considerado por sus superiores militares como alguien con demasiada ambición financiera. De hecho, en 1986 fue detenido durante 15 días después de protestar por el sueldo recibido por los militares, que consideraba demasiado bajo. De nuevo, en 1987, la polémica rondará al entonces capitán del Ejército brasileño, pues fue acusado de planear un atentado para reclamar por el mismo motivo.

El mismo año en que abandonó el Ejército comenzó su carrera política. Fue concejal de Río de Janeiro durante dos años, momento en el que resultó elegido diputado federal. En dicho cargo ha permanecido durante 28 años, en los que ha pasado por nueve partidos diferentes. A lo largo de este tiempo, Bolsonaro siempre ha estado al servicio de los intereses de los militares, usando su mandato para defender privilegios de sus colegas de profesión. De hecho, en todo este tiempo solo consiguió que fuesen aprobados dos proyectos de ley y una enmienda, lo que pone en tela de juicio, según sus detractores, su capacidad para conducir los destinos del país.

Campaña virtual La campaña política de 2018 pasará a la historia de Brasil como un fenómeno que debería ser motivo de estudio en el futuro. El candidato de un pequeño partido, que durante la primera vuelta disponía de escasos segundos de propaganda electoral gratuita y que no participó en ningún debate con el resto de los candidatos, fue subiendo paulatinamente en las encuestas, hasta el punto de quedarse a las puertas de la victoria en ese primer momento del proceso electoral, con un porcentaje del 46,03 %. Víctima de un atentado durante la campaña, en el que fue acu-

24 misioneros

NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018


chillado –algo que ha llegado a ser puesto en duda por sus adversarios–, durante su convalecencia realizaba discursos en vivo en Facebook, donde tiene casi diez millones de seguidores. Este dato le convierte en el político brasileño con mayor influencia en las redes sociales, pues también cuenta con 2,4 millones de seguidores en Twitter y 7,3 millones en Instagram. En Brasil, como ha sucedido en otras elecciones recientes en diferentes países, las redes sociales se han convertido en muchos casos en un factor decisivo a la hora de inclinar la balanza. De hecho, uno de los elementos que estuvo muy presente durante la campaña fue-

La campaña de Bolsonaro a través de las redes sociales resultó clave para su victoria en las urnas. ron las fake news o noticias falsas, que se introdujeron en la mente de muchos electores a través de diferentes aplicaciones de sus teléfonos móviles. Muchas de estas noticias pretendían manipular el voto, llegándose al extremo de que el Tribunal Superior Electoral de Brasil tuvo que intervenir y desmentir algunas de esas informaciones que fueron apareciendo y que, según algunos analistas, influyeron en el resultado final de la elección.

Esa presencia en las redes no se ha reducido al futuro presidente, sino que también han participado de ella sus hijos, Flavio Bolsonaro, elegido senador por el estado de Río de Janeiro, y Eduardo Bolsonaro, que será diputado federal, representando al estado de São Paulo. De hecho, el clan Bolsonaro es una saga más de una práctica muy común en la política brasileña, donde es común que se pase el testigo entre diferentes miembros de NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

misioneros 25


la familia a la hora de concurrir a cargos políticos, lo que hace que algunos clanes familiares se perpetúen en el poder eternamente.

Palabras fuera de tono A lo largo de su vida pública, el presidente electo de Brasil no ha dudado en hacer afirmaciones fuera de tono y que, en algunos ca-

26 misioneros

sos, le han costado demandas judiciales. Bolsonaro ha dicho ser partidario y defensor de la tortura, teniendo como ídolo al coronel del Ejército brasileño Carlos Alberto Brilhante Ustra –de quien fue víctima la ex presidenta Dilma Rousseff–, uno de los grandes torturadores durante la dictadura militar que ensangrentó Brasil entre 1964

NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

y 1985, régimen que en diferentes ocasiones ha reconocido apoyar. En referencia a las mujeres, son varios los momentos en que ha mostrado comportamientos misóginos. Ha dicho que una mujer debería tener un sueldo menor porque se queda embarazada, y, refiriéndose a su propia familia, que después de tener cuatro hijos varones, la última, que es mujer, fue fruto de un desliz. Inclusive llegó a manifestar públicamente a una de sus colegas en el Parlamento que no la violaría porque era muy fea; palabras que en muchos países tendrían duras consecuencias para quien las pronunciase. Lo mismo se puede decir de sus prejuicios hacia los negros, indígenas y homosexuales, con declaraciones inconcebibles, como que los afrodescendientes no hacen nada; que no sirven ni para procrear; que sus hijos nunca se casarían con una negra, porque fueron muy bien educados; o que sería incapaz


Simpatizantes de Jair Bolsonaro celebran su victoria electoral.

vez más distantes de una franja de la población con pocas expectativas de mejora. Sus palabras despectivas hacia los doctores cubanos que participaban del programa “Más médicos” han provocado que sea cancelada la cooperación de más de 8.000 profesionales, que van a dejar sin atención sanitaria a más de 30 millones de brasileños en lugares donde hay muy poca presencia de médicos, como son las pequeñas ciudades, muchas zonas rurales o áreas indígenas, por poner algunos ejemplos. El medio ambiente, por su parte, especialmente en la región amazónica, nunca estuvo tan amenazado como ahora, pues las grandes em-

de amar a un hijo homosexual, y que preferiría que muriese en un accidente de coche. Esos son solo algunos ejemplos de una lista mucho más amplia.

¿Marioneta en manos del capital? Muchos ven en la figura de Bolsonaro a alguien que será teledirigido por los dueños del capital. Las semanas posteriores a su elección parecen corroborar esta afirmación, pues ha anunciado una serie de medidas que van en esa dirección: la reforma laboral; la flexibilización de las exigencias hacia los empresarios, llegando incluso a amenazar con la supresión del Ministerio de Trabajo –aunque finalmente la presión de la opinión pública le ha hecho volverse atrás–; el anuncio de privatización de empresas públicas... Entre sus apoyos están los bancos y los grandes terratenientes, así como los grandes medios de

comunicación. En su equipo de Gobierno están presentes algunos de los grandes defensores del ultraliberalismo, como su anunciado ministro de Economía, Paulo Guedes, o su inspirador intelectual, Olavo de Carvalho. Las consecuencias de todo esto se van a dejar sentir especialmente entre los más pobres y en el medio ambiente. Los programas sociales y el acceso a una educación y sanidad de calidad parecen cada

presas madereras, agrícolas, ganaderas y mineras están ansiosas por poder lanzar sus tentáculos sobre las grandes riquezas naturales, lo que puede acarrear consecuencias que condicionen decisivamente el futuro del planeta y de la propia humanidad.

El voto religioso La importancia del voto religioso en las últimas elecciones se puede considerar decisiva. BolsoNÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

misioneros 27


PRIMER PLANO

naro fue apoyado explícitamente por los grandes pastores de las Iglesias evangélicas pentecostales, encabezados por Edir Macedo y Silas Malafaia, así como por el llamado pentecostalismo católico. En el caso del primero, “dueño” de la Iglesia Universal, una de las más influyentes en la sociedad brasileña –a través de sus lugares de culto, de su cadena de televisión, la Red Record, y de su partido político, el Partido Republicano Brasileño, que ha obtenido 30 diputados federales en esta última elección–, el apoyo a Bolsonaro responde a un proyecto de toma de poder po-

El candidato ultraderechista contó con el apoyo de grandes pastores de Iglesias evangélicas. lítico y económico fraguado desde hace varios años. Dentro de la propia Iglesia católica ha habido una gran división en torno al que ha sido elegido como nuevo presidente. Entre el Episcopado –al que el propio candidato definió como la parte podrida de la Iglesia católica, junto con el Consejo Indigenista Misionero y otras pastorales sociales–, 28 misioneros

varios prelados emitieron notas durante la campaña en las que se criticaban posiciones en las que muchos reconocían las propuestas de Bolsonaro. La propia Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB) también hizo pública una nota en este sentido. El único obispo que se expresó más claramente fue monseñor André de Witte, obispo de Ruy

NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

Barbosa y presidente de la Comisión Pastoral de la Tierra. Este misionero de origen belga, que vive en Brasil desde hace más de 40 años, días antes de la segunda vuelta de las elecciones definía a Bolsonaro como un peligro real, como portador de un proyecto de muerte, y la postura del Episcopado brasileño, como un exceso de prudencia. El obispo decía que Bolsonaro les insulta porque no soporta el compromiso social del Episcopado y de las pastorales sociales, su voluntad de participar en la construcción de una sociedad justa y solidaria. De hecho, lo que se va vislumbrando en el futuro político del Gobierno Bolsonaro es una radicalización de las políticas del anterior presidente, Michel Temer, quien asumió el Gobierno a través de lo que algunos medios calificaron de golpe de Estado parlamentario, apoyado por quienes hoy están al lado del que será su sucesor a partir del día 1 de enero. El Episcopado brasileño, a lo largo de los


Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil, si bien es verdad que en el próximo mes de abril habrá elecciones a la Presidencia de la CNBB y todo dependerá de esa nueva Presidencia, que, según parece, va a mudar en su totalidad: los rumores apuntan a que el cardenal Sergio da Rocha, arzobispo de Brasilia, no será candidato a la reelección, lo que también debe suceder con su vicepresidente, el arzobispo primado de Brasil, monseñor Murilo Krieger, que ya ha presentado su renuncia canónica, pues cumplió 75 años el pasado 19 de septiembre. En el caso del secretario general, monseñor Leonardo Steiner, no puede ser

dos años y medio en que Temer fue presidente, emitió varias notas en las que criticaba abiertamente las políticas de recortes contra los más pobres. A esto se une el futuro de la Amazonía, que vive un tiempo sinodal, en busca de nuevos caminos para la Iglesia y para la ecología integral, lo que choca frontalmente con la política invasora que defienden el futuro presidente y sus aliados para la región. Todo indica que la llegada de Bolsonaro al poder va a tener una repercusión crítica por parte de la

nuevamente candidato, pues está en su segundo mandato. De uno u otro modo, se prevé una relación tensa en la medida en que se vayan concretando las políticas que se vislumbran, con notas episcopales que ganen en radicalidad. No podemos negar que el panorama no es nada halagüeño y que se esperan tiempos difíciles, especialmente para quienes menos tienen y para quienes son o piensan diferente. LUIS MIGUEL MODINO Misionero de la OCSHA

Tiempos de incertidumbre ¿S

e puede poner el futuro de un país en las manos de alguien que en 30 años de vida política ha mostrado tan poco desempeño? ¿Llevará a buen puerto los destinos de la democracia brasileña un presidente que dice sentir añoranza de la dictadura militar? En pleno siglo XXI, ¿es posible aceptar un discurso que discrimina por cuestiones de sexo, orientación sexual, religión, raza, clase social...? Estas y otras muchas preguntas rondan por la cabeza de no pocos brasileños en las últimas semanas. Brasil vive momentos de gran incertidumbre. La llegada del polémico Bolsonaro, calificado por muchos como un populista de ultraderecha, genera más preguntas que respuestas en la opinión pública y en la propia Iglesia católica, preocupada con las nuevas políticas, sobre todo en lo que hace referencia a la pérdida de derechos sociales y laborales, y con el ascenso de poder de las Iglesias evangélicas pentecostales. Dentro de esta nueva coyuntura, se inaugura un tiempo difícil, de muchos embates y luchas, en el que será necesario establecer mesas de diálogo, de discusión, que puedan ayudar a afirmar los derechos de los más vulnerables, de las minorías, de aquellos a quienes nadie escucha, a quienes nadie defiende. Es tiempo de que la Iglesia brasileña sea voz profética que defienda el derecho del huérfano y de la viuda.

NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

misioneros 29


INFORME

El próximo 27 de enero se celebra la Jornada de la Infancia Misionera bajo el lema "Con Jesús, a Belén. ¡Qué buena noticia!". Son miles los misioneros que buscan borrar las dificultades de los menores en riesgo de exclusión de las páginas de sucesos de los periódicos, para convertir sus vidas en crónicas cargadas de oportunidades de futuro. Sea en Zimbabue, Tanzania, Argentina, México o Perú, estos hombres y mujeres luchan cada día para hacer realidad el Evangelio entre los niños.

30 misioneros

C

ada domingo se reúnen en la parroquia entre 250 y 300 niños. Todos forman parte del grupo de animación de la Infancia Misionera. Lejos de ir a regañadientes, es un oasis tras una complicada semana. Y no por una sobrecarga de deberes, por tener estropeada la tablet o por haberse quedado sin recreo por la lluvia. Su realidad es otra. Porque estos chicos y chicas que abarrotan la iglesia se mueven en otras coordenadas. Hasta la parroquia de los Santos Mártires, ubicada en Zimbabue, se moviliza esta comunidad de niños, que se integran a su vez en los más de 7.000 que forman la Infancia Misionera de la diócesis de Gokwe, al noroeste del país. Distintas latitudes, pero las mismas inquietudes que las de los chavales que el próximo 27 de enero celebrarán en templos de toda España la Jornada de la Infancia Misionera. Así, bajo el lema “Con Jesús, a Belén. ¡Qué buena noticia!”, se inaugura el cuatrienio de formación con el que Obras Misionales Pontificias invita a crecer de la mano de Cristo niño, acompañándole por su lugar de nacimiento, Nazaret, Egipto y Jerusalén. “Aquí y allá buscamos infundir en ellos el espíritu católico y universal, para que sean ellos los propios misioneros de sus compa-

NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

ñeros, amigos, vecinos y familiares”, explica Carmelo Pérez-Aradros León, misionero del Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME), que acumula tres décadas en Zimbabue, como uno de los promotores de la que tradicionalmente se ha conocido como “Santa Infancia”. “Esta propuesta de presentarle a un Dios niño, a su nivel, es una herramienta para que se puedan inspirar en Jesús para ser


un poco mejores; un reflejo de cómo ser más generosos, de ponerse en el lugar del otro”, considera. “El patrón de las reuniones que realizamos en Gokwe es similar al de las de cualquier punto del planeta, pero adaptadas a nuestra realidad”, explica este sacerdote riojano de 59 años: “En ocasiones nos centramos en aspectos formativos relacionados con la Biblia; en otras, en puntos de la doctrina, en

la vivencia de la fe... Todo, a través del juego, de las adivinanzas y de una gran creatividad de los chicos y de los catequistas”. “¡Ah! Y también hacemos la cuestación a finales de enero. Los niños y niñas salen por las calles a pedir donativos. Como se puede imaginar, no se logra una gran recaudación, pero sí se siembra la conciencia de corresponsabilidad de quienes están en una situación

de mayor dificultad”, justifica Carmelo, que se sintió conquistado por los más pequeños desde el primer día que pisó África. “El proceso de inculturación nunca es sencillo, porque tienes que aparcar tu forma de pensar y de hacer para nacer de nuevo, si quieres integrarte y abrirte a los demás”, detalla el presbítero. Él encontró en los niños a sus principales aliados: “Siempre les NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

misioneros 31


I N F O R M E INFANCIA MISIONERA 2019

he admirado, porque, cuando yo hablaba de una forma muy rudimentaria su lengua, nunca se rieron de mí, sino que me ayudaban. Tienen un respeto hacia el otro y, en especial, hacia los mayores que nosotros quizá hayamos perdido”, reflexiona. “De los menores africanos también valoro su humildad, sencillez y bondad. Además de su capacidad para contagiarte la alegría”. No duda un segundo al sentenciar que “ellos son el rostro del Dios misericordia, pero también el rostro del sufrimiento de Cristo”, al poner sobre la mesa la decena de kilómetros que muchos de ellos recorren diariamente para ir al colegio o participar en la eucaristía dominical.

Espíritu de familia

Carmelo Pérez-Aradros León

Pero si algo preocupa a PérezAradros es el futuro de estas generaciones. De ahí que la diócesis decidiera aceptar la oferta del Estado de asumir la titularidad de 22 escuelas públicas. Actualmente se encuentran bajo régimen de concierto: el Gobierno paga a los profesores y el Obispado gestiona el


centro. “Hemos logrado que esos colegios estatales tengan alma, el espíritu de familia de la escuela católica”, comenta el misionero, que ha intentado aplicar en el día a día la máxima de san Juan Bosco de formar a “buenos cristianos y honrados ciudadanos”, o, en este caso, “que tengan buenas notas, para que puedan labrarse un horizonte profesional, pero, sobre todo, vital, en medio de una sociedad donde el índice de paro y de corrupción es tan alto que resulta complicado hacerse un hueco”. Frente a la etapa de progreso ilusionante que vivió Zimbabue en los 90, tras superar la guerra con un “espíritu de concordia y realismo en lo económico a través de la construcción de colegios, pantanos y carreteras”, todo desembocó en el poder absoluto de Robert Mugabe, “que hizo que las expectativas de futuro se redujeran”. Carmelo ha iniciado este curso en Madrid, como consejero del IEME. Y lo hace con la confianza en el relevo misionero en Gokwe, tras un intenso trabajo a favor de la formación del laicado y de la promo-

ción de vocaciones al sacerdocio y la vida religiosa. Cuando Carmelo llegó, en la región solo había dos sacerdotes locales, frente a diez del IEME. Hoy el clero nativo lo forman 35 sacerdotes diocesanos, y hay medio centenar de religiosos y religiosas. Allí deja, entre otros proyectos, uno de esos 22 colegios, con 800 alumnos, del que ha sido director. Un centro que, por cierto, recibió un montante significativo de fondos de la Infancia Misionera hace unos años para adquirir su mobiliario.

Tres millones en solidaridad Y es que, gracias a los subsidios pagados por OMP España a través de la Infancia Misionera, se han sacado adelante un total de 516 proyectos en los territorios de misión del mundo, con un importe que roza los tres millones de euros. En el cómputo global, se ha atendido a 178 diócesis de 39 países, siete de ellos en zonas consideradas de alto riesgo. La principal partida, de 2,49 millones, se ha concentrado en África. En cuanto a las necesidades que se han procurado cubrir,

un 26,4% de los proyectos están centrados en la protección de la vida, o lo que es lo mismo, en iniciativas que hacen que la Iglesia sea responsable íntegramente de las necesidades vitales de todos los menores a los que se destina la ayuda. Junto a este, los otros focos de acción son la educación, el apoyo a las diócesis en su atención a la infancia, la salud –incapacidades, infecciones, desnutrición, lepra, VIH...– y la formación cristiana. Esta inversión, lejos de focalizarse en lo material, tiene en el centro a la persona. Así lo certifica Nancy Gómez, que durante 14 años se ha entregado en cuerpo y alma a estar junto a los cientos de niñas que han pasado por las residencias estudiantiles y la escuela-internado que las agustinas misioneras tienen en las tres provincias del valle Calchaquí, al norte de Argentina. “Las chicas viven con nosotras de domingo a viernes. Es la única oportunidad para asistir a la escuela, porque viven en poblados alejados”, explica esta religiosa de 37 años, que descarta identificar el centro como un albergue, sino más bien como un hogar: “Para ellas somos sus mamás. Pasan prácticamente cinco años de sus vidas con nosotras y, en muchos casos, llegan de hogares desestructurados y empobrecidos, en los que resulta complicado concienciar a las familias de que sus hijos deben continuar con sus estudios más allá de los 14 o 15 años, porque ya les ven como mano de obra útil para el campo o para cuidar de los animales”. Dentro de esta educación integral, tanto en lo formal como en lo no formal, mostrar a Jesús Buena Noticia, como apunta el lema de la Infancia Misionera, se torna cuestión fundamental: “Jesús Buena Noticia para mí significa que siNÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

misioneros 33


I N F O R M E INFANCIA MISIONERA 2019

gue estando de actualidad, presente en lo cotidiano, en el corazón de cada uno, que se renueva, y nos invita a vivir un reino de paz, de justicia, de una vida más fraterna, frente a una sociedad que incita al aislamiento en nuestro mundo. La noticia de Jesús es el encuentro”.

Un Dios que acompaña Con esta impronta, Nancy expresa que “no resulta especialmente complicado presentar a este Jesús a las chicas, porque la fe está muy arraigada; son gentes que confían mucho en Dios. Lo que sí buscamos reforzar, tanto en

mayores como en pequeños, es que aprendan que ese Dios en el que confían también les acompaña en las luchas de cada día”. Acompañar, acompañar y acompañar. Este ha sido su quehacer co34 misioneros

tidiano en un contexto complejo: “Siempre buscamos que puedan tener una verdadera infancia, con tiempos para estudiar, pero también para jugar, para leer, para distraerse...”. Parecería una obviedad, si no fuera por el crecimiento en la región de los abusos sexuales a menores, por parte de padres, padrastros y otros familiares. “Es muy difícil descubrir y afrontar la violencia intrafamiliar. Pero, sobre todo, ponerle freno, porque la primera reacción de las madres es la negación y la siguiente respuesta suele ser la culpabilización a las propias chicas, a las que

se acusa de provocar la destrucción del hogar con su denuncia”, alerta esta agustina misionera. Ella ha visto cómo algunos de estos episodios han acabado en suicidio: “Por eso hemos invertido nuestras

NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

Remedios Luna energías en poder reforzar a la persona, a estas jóvenes, para que se redescubran como valiosas”. Este empeño en devolver la dignidad a los pequeños también ha formado parte de la experiencia misionera de Remedios Luna, tanto en México como en Tanzania. En los dos destinos, esta laica misionera espiritana se ha dejado empapar por la frescura de los niños, a quienes vincula en sí mismos con esa Buena Noticia de Jesús. “Ellos te dan permanentes lecciones con su espontaneidad y la entereza con que afrontan las dificultades; tienen una capacidad de resistencia que no nos podemos imaginar”, explica esta enfermera, que ha descubierto el rostro doliente de Cristo en la fragilidad de los menores. Así le sucedió en México, a las pocas horas de aterrizar en la capital. “El primer bofetón de realidad me lo llevé en una noche cerrada, en la estación de autobuses. Era la una de la madrugada y ahí estaban decenas de niños de ocho y nueve años vendiendo todo tipo de cosas...”. Fue solo el principio de cuatro años en los que tocó literalmente las heridas de los últimos: “Recuerdo un día que fuimos a visitar a un chico muy joven al que


Promover la creatividad Q

atropelló el tren. Era la festividad de los Santos Inocentes, y yo sentí que veía a una de las víctimas de aquella matanza del Evangelio”. Su periplo africano no se quedó atrás, pues, con apenas 23 años, se tuvo que poner al frente de un dispensario en plena zona masái, a 80 kilómetros del hospital más cercano. Allí tenía que atajar, como buenamente podía, enfermedades infantiles asumibles en el primer mundo, pero letales en el continente africano. Y no solo eso: también colaboraba en la pastoral de la escuela que capitaneaban los espiritanos: “Peleé mucho para acabar con el maltrato físico de los profesores hacia los alumnos. No culpabilizo a los docentes, porque me ayudó a hacerme una idea del lugar que ocupaban los niños en la sociedad y de la escasa formación y falta de recursos de los maestros, de los fallos del sistema”. Hoy, esta madrileña tiene 63 años y sigue, desde España, volcada en la animación misionera. De la mano de los espiritanos y de la ONG Karibu, dinamiza un proyecto de apoyo a la mujer migrante, a través de una residencia para mujeres africanas en situación de vulnerabilidad. JOSÉ BELTRÁN

ue la Jornada de la Infancia Misionera no sea "flor de un día". Es la preocupación de Glafira Jiménez, misionera en Perú, de la congregación de las Hijas de la Virgen para la Formación Cristiana. Desde hace 15 años, está destinada en Perú, con una primera estancia en Lima, de la mano del Instituto Bartolomé de las Casas, y, desde hace un año, en Chachapoyas, en pleno Amazonas. Para la religiosa, el nuevo proyecto cuatrienal de Infancia Misionera supone una invitación a tener "una continuidad de un trabajo acompañado durante todo el año, para que sea una semilla que germina y va dando frutos". Así, considera indispensable, por un lado, "que los niños y niñas vean implicados a sus mayores", en cuanto el testimonio de aquellas personas que son para ellos un punto de referencia se puede convertir en un "excelente aliciente" para que

ellos se involucren. Por otro, Jiménez considera que hay que promover la creatividad de los chavales, desde su propia realidad y con sus propios lenguajes, o lo que es lo mismo, desde la escucha: "Acoger lo que tie-

con bajos recursos, hasta el sostenimiento del comedor parroquial, que permite dar un almuerzo diario a más de 120 niños. "La afluencia de inmigrantes y la escasa diversidad económica no permiten responder a

nen que decir; las ideas principales tiene que partir de ellos, y que sientan que valoramos y reproducimos lo que quieren expresar en carteles, actividades...". Unas propuestas que Glafira lanza desde el corazón del próximo Sínodo sobre la Amazonía, en una localidad donde su comunidad se vuelca en distintos apostolados, desde un dispensario de medicamentos y servicios para personas

las necesidades básicas; cada día aparecen nuevos asentamientos humanos con insuficientes recursos y, en algunos lugares, la pobreza sigue siendo extrema, donde la situación de los niños y niñas es especialmente preocupante", denuncia esta misionera, que concentra gran parte de sus esfuerzos en un programa de apadrinamiento capitaneado por su congregación.

NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

misioneros 35


AY U D A M O S A . . .

Kirguistán Apoyo para una pequeña pero ejemplar Iglesia

P. Anthony J. Corcoran

D

onde da la vuelta el aire. Allí está Kirguistán. Es tan grande como dos Portugales juntos. Unos 6 millones de personas viven en la República de Kirguisia. “Kirguís” significa, literalmente, “40 tribus”. Y evoca los clanes que se unieron para hacer frente a diferentes invasiones. Kirguistán, por tanto, es “la tierra de las 40 tribus”. Y aunque en “la tierra de las 40 tribus” también hay –¡cómo no!– Coca-Cola, la leche de yegua es su bebida nacional. Es un viejo país muy joven. Tiene más de 2.000 años de historia. Y está a la orilla de ese crisol de civilizaciones que fue la Ruta de la Seda. Desde Madrid, hay que poner rumbo al este y recorrer más de 12.000 kilómetros para llegar a Biskek, su capital. Kirguistán no conoce la mar. Comparte fronteras con cuatro países: China, Kazajistán, Uzbekis-

tán y Tayikistán. A falta de costa marina, sí cuenta con el segundo lago de montaña –Titicaca está primero– más grande del mundo: el Issyk-Kul. Así se llama ese insólito y salado estanque. Tal nombre significa “mar caliente”. Y a fe que le cuadra el mote porque, a pesar del frío que sopla por aquellos pagos, a pesar de todas las nieves y glaciares que le abrazan, y a pesar de estar a más de 1.600 metros de altura, sus aguas nunca se han helado. En 2007, una expedición arqueológica submarina descubrió una desconocida civilización de, al menos, 2.500 años de antigüedad. Y, al parecer, tan importante como lo fueron la griega o la egipcia. Los arqueólogos encontraron una enorme pared de casi dos kilómetros de larga, parte de una ciudad de colosales dimensiones. A juzgar por lo hallado, debió de ser una urbe de población

muy diversa y heterogénea. Y sus gobernantes, tolerantes con la práctica de casi todas las confesiones religiosas. Porque, en el fondo del Issyk-Kul, los buzos han hallado objetos de culto del mazdeísmo, fundado por Zaratustra; del budismo indio de Siddharta; del judaísmo de Abraham; del cristianismo de Jesús de Nazareth; y del islam de Mahoma. Kirguistán es un muy viejo país, con una parte de su población todavía seminómada que vive en yurtas, las cabañas donde habitan los mongoles de la estepa. Y que, sin embargo, acaba de cumplir sus primeros 27 años como nación independiente. Desde el tiempo de los zares y principios del siglo XX, el pueblo kirguís ha vivido sometido a la férula soviética. Por eso la nación, además del idioma kirguís, de claras raíces turcas, habla ruso. Y todavía hay estatuas de NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

misioneros 43


Lenin sembradas por todas las ciudades del país. Kirguistán alcanzó su independencia a raíz de la estrepitosa desintegración de la URSS (1990-1992).

Los católicos, una minoría El montañoso Kirguistán de nuestros días –el Jengish Chokusu, su cumbre más alta, supera los 7.400 metros– es un país eminentemente musulmán: el 80% de su población cree en el islam. El 17% es ortodoxo ruso, y el 3% restante profesa religiones minoritarias. Entre ellas, la católica, que cuenta con un total de 600 fieles, repartidos en tres parroquias: Biskek, Talas y Jalal-Abad. Por desgracia, no parece que, al presente, soplen los buenos vientos de la armonía interreligiosa, como dicen los arqueólogos de la ciudad perdida bajo las aguas del Issyk-Kul, donde reinaba el respeto entre todos los credos. Ahora, en su último informe sobre la libertad religiosa en el mundo, la organización Ayuda a la Iglesia Necesitada ha incorporado Kirguistán a la lista de países que no respetan ese derecho fundamental. 44 misioneros

Un jesuita norteamericano, nacido en Tucson (Arizona) hace 55 años, es el actual administrador apostólico de Kirguistán. El padre Anthony James Corcoran fue nombrado por el papa Francisco para suceder en ese puesto a monseñor Nikolaus Messmer, que falleció el 18 de julio de 2016. Antes, trabajó como misionero en Rusia desde 1997. Y estuvo al frente de la Compañía de Jesús rusa desde 2008, cuando su antecesor y otro jesuita fueron asesinados en Moscú. “Cuando llegué a Siberia, en 1997, había muchos católicos que

NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

habían mantenido su fe heroicamente, a pesar de la persecución religiosa”, ha dicho Corcoran. Y explica que “la mayoría eran polacos, germano-rusos, ucranianos y lituanos, exiliados a Siberia durante el «reinado» de Stalin”. El pasado 17 de diciembre de 2017, en la sencilla catedral católica de Biskek, un aragonés que es obispo de Almaty, en Kazajistán, monseñor José Luis Mumbiela –nacido en Monzón hace 49 años y representando al nuncio, que también es español, Miguel Maury Buendía–, presidió la cere-


AY U D A M O S A . . .

monia y toma de posesión del nuevo administrador apostólico. La ciudad y diócesis de Almaty, aunque en el país vecino, está muy cerca del lago Issyk-Kul. Otros 5 jesuitas, 2 sacerdotes diocesanos y 5 hermanas franciscanas forman parte de la pequeña Iglesia kirguisa. Y, a su lado, no pocos voluntarios llegados de Europa. La mayoría de los católicos son descendientes de alemanes, polacos y otros grupos étnicos europeos que fueron deportados a Asia Central por Joseph Stalin en los años 30 y 40.

Sincera gratitud Esa pequeña, pero ejemplar, Iglesia católica de Kirguistán también ha sido destinataria de la ayuda de los católicos de nuestro país. En 2017 OMP España envió allí un subsidio de 4.750 €. Lo que sigue es el agradecido mensaje remitido a José María Calderón, subdirector nacional de OMP, por el P. Corcoran: “Queremos agradeceros el último subsidio recibido de las OMP. Nos ha permitido organizar tres campamentos de verano en el centro de ocio y rehabilitación a

orillas del lago Issyk-Kul. En total, hemos acogido a 110 niños en tres tandas de 30 y 40 pequeños, y otra más de 40 adolescentes. El gasto mayor, la alimentación: 5 € diarios por 9 días y por 110 personas hacen un total de 4.950 €, a lo que hay que sumar 2.200 € de gastos de transporte. Los campamentos, en total: 7.150 €.

menudo, irregular. Los campamentos de verano para niños son una gran ventaja para la catequización. Nos brindan una gran oportunidad para el trabajo pastoral con la infancia. La mayoría, durante el año, vive en aldeas que, solo una vez por semana, son visitadas por el sacerdote. Hay pocos niños en nuestras co-

Todos los participantes procedían de pequeñas parroquias ubicadas en pueblos aislados y muy alejados de la ciudad. La organización ha sido posible gracias a las franciscanas que trabajan en Kirguistán y a voluntarios llegados de Europa. Este ha sido el tema y lema catequético: «Dios ama a todos los niños». Para nosotros, es muy importante crear una nueva generación de cristianos. Muchos de nuestros pequeños son muy pobres, y su situación familiar, a

munidades. Es una dificultad añadida para los jóvenes: no tienen amigos creyentes. Los campamentos de verano permiten un mayor y mejor trabajo pastoral con los niños. Si no hay campamento, la diferencia se nota. Una vez más, permítame expresar la sincera gratitud de los católicos de Kirguistán. Nuestros niños orarán por la bendición continua de Dios sobre todos los amigos y asociados de la Infancia Misionera”. TOMÁS TAMARREDO

Si estás interesado en realizar un donativo, puedes hacerlo en el número de cuenta ES25 0075 0204 9506 0006 0866. También, accediendo a la página web www.omp.es y pinchando en la opción "Haz un donativo".

NÚM. 190, DICIEMBRE DE 2018

misioneros 45


Revista Misioneros  

Diciembre 2018

Revista Misioneros  

Diciembre 2018

Advertisement