Page 1


Louise Bourgeois 1911-2010


TRIBU la piel de lo atávico su desplazamiento de gran-cangrejo millares de ojos-patas como diosa araña conquistada por la torre y

en su fisura

salirse al límite

quietud o preparación para lo que acontece (maquinaqueparasitalacarne) mantenerse en el confín en la dificultad de la espera

cuando todo fluye

un mientras para preparar los músculos

su tensión

en el poder de doblegar a un cuerpo desafío de lo articulado y en la dislocación volver al uno cuando camina adelante con los ojos en la espalda unidos por el tendón en su cuerda la prueba para el animal bifronte (apoyoerguidocarreragiro) lo bicéfalo en una respiración


lo que no se detendrĂĄ ni en la lucha ni en la caĂ­da

ni en el amor ni en el desmembramiento.

Las esquirlas de las fracturas reparan en el reloj, se agachan, se pegan al suelo y, algunas, intentan escaparse por las paredes. Soportan su peso hasta

la frontera. Respiran. El animal se arrastra y se yergue en el trabajo a la espera de dominar el aire, a la espera de su ingravidez.

Carmen DĂ­az-Maroto


Pigeon P.


ARAÑA Tragué hondo una lágrima lóbrega Que me formó una pecera carmesí dentro Y tan contaminado estaba el jugo Que se me hizo una amibiasis mortal Pero yo aún no quería llorar Por la inmensa araña negra

Que era mi madre Y que de momento sólo quería el bien nuestro Aunque estuviese desolado y rasgado Yo en cambio preferí ser un ciego Dejándome envolver por la oscuridad de mis manos Rodeando un lápiz

Para que ya no hubiera más pene cortando mis ojos Y me haría con mis tijeras un cuarto de figuras Gritonas teniendo sexo Sin preguntártelo Y las pondré en todos los cuartos De mi memoria Delicadamente dulce y macerada Sexo en todos los cuartos de mi imaginación.

Rebeca Beta


Mamá. Recuerdo estar en tus brazos, ver tu cuello y tus manos, tu barbilla, tu blusa blanca.

Eres enorme. Después de tanto, en mi camino he visto tu dolor, pero ya le has dado la vuelta y empiezas otra vez.

(Insistir, cerrar los ojos y recrearse). Me miras de soslayo, detrás de una verja abarrotada. Todavía demasiado grande. Ahora entiendo en qué horno has sido cocinada.

Elena López


Lola MarĂ­n


UN DOMINGO SANGRIENTO —¿Qué le parece mi obra, señora Bourgeois? —Superficial. —Vaya, es verdad que es usted despiadada juzgando el arte. —Así es, jovencita. —¿Qué podría hacer para mejorar? —Dígale a su novio que se busque una amante. A ser posible, que sea alguien a quien usted tenga cariño. —No entiendo por qué eso iba a mejorar mi arte. —Ah, qué ingenua es usted, por eso fracasa como artista. Mire, yo soy quien soy sólo porque mi padre engañaba a mi madre con la niñera cuando yo era pequeña. Esa decepción fundacional ha dirigido mi vida en el arte. Hágame caso, señorita, y llévese una buena decepción.

Gabriel Noguera


La edad eterna llega cuando somos pequeños y no nos damos cuenta

no más sangre que llevar a la boca yo sola, como un amasijo ya troceado ya

devorado, con solemnidad me clamo ¡quítate esos ojos! ¡quítate ese semblante! exijo ayuda, esto no es suficiente

la brisa corre a mi defensa y pronto me susurra · herrumbre andante mendiga sobrante arráncate entera, he dicho, sucia desperdigada mendiga sobrante. araña andante. ·


vieja infame ni単a errante

Blanca Victoria de Lecea


Littleno


y ahĂ­ estĂĄs rellenando de pintura las impurezas de un torso (su seda y artejos) a golpe de corazĂłn dorsal madera

lĂ­quenes

restos de un mar ovillado

grumo urdido

sobre materia que ya no materia sino clamor

Carmen Crespo


ÂŤPara ser artista, necesitas vivir en un mundo de silencioÂť. Louise Bourgeois


COLABORADORES Rebeca Beta Carmen Crespo Carmen Díaz-Maroto Blanca Victoria de Lecea Littleno Elena López Lola Marín Gabriel Noguera Pigeon P. DIRECCIÓN Sonia Marpez Gabriel Noguera DISEÑO Sonia Marpez Obituario N.38 – Louise Bourgeois Publicado el 31 de mayo de 2016 obituariomag.blogspot.com


OBITUARIO #38  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you