Page 59

tenemos que tener en cuenta la subjetividad de la narradora (Meiselas); su subjetividad conforma la perspectiva a la que ella se acogió al tomar las fotos iniciales. En segundo lugar, tenemos que entender que esta subjetividad coincide con la historización visual de la revolución: Meiselas y el archivo que produjo ayudaron a plasmar el significado visual de la Revolución Nicaragüense en el momento mismo en que estaba ocurriendo y para la posteridad. Por último, el ejemplo de Meiselas nos ayuda a examinar el viaje itinerante de la imagen revolucionaria, los modos en los cuales los conflictos bélicos se vuelven imagen y viajan a nuevos espacios. Como lectores de fotografía, reconocemos que todos nosotros tenemos prejuicios que influyen sobre cómo leemos y entendemos un archivo dado o una serie de imágenes históricas. Podemos examinar un archivo visual dentro de un contexto determinado, que puede referirse o no directamente a la historia examinada. Sin embargo, el productor de un archivo fotográfico o periodístico no puede disfrutar de tal inconsecuencia con respecto a sus prejuicios, porque cómo se siente y lo que piensa afectan el documento que produce. Susan Meiselas nos deja con pocas dudas sobre su posición sobre la situación nicaragüense durante su visita entre los años 1978 y 1979; afirma claramente en sus fotos su apoyo por los esfuerzos del grupo principal rebelde contra el régimen de

59

Esferas—Issue Two  

Esferas is an undergraduate student and alumni initiative from New York University’s Department of Spanish and Portuguese. We are a peer-re...