Issuu on Google+

P O R T A V E U

D E L

P A R T I T

S O C I A L I S T A

U N I F I C AT

desembre gen er 09-2010 n¼ 95

D E

C AT A L U N Y A

V I U

www. psuc. org

REPRENDRE LA INICIATIVA Les mobilitzacions dels dies 3 i 12 de desembre, convocades pels sindicats majoritaris i recolzades pel nostre Partit, entre d'altres organitzacions, haurien de ser el tret de sortida de la mobilitzaci— social contra l'actual model de gesti— de la crisi econ˜mica. Gesti— que nomŽs busca retornar

al statu quo neoliberal que va ser, justament, el causant de la crisi. Lamentablement, hem de reconixer que, fins ara, la resistncia a la imposici— d'aquest model de gesti— ha estat m’nima, al menys al nostre pa’s, que Žs -cal no oblidar-ho- un dels mŽs afectats per la crisi i, segons l'OCDE

i l'FMI, un dels que mŽs tard se'n sortiran. Un pa’s que tŽ el dubt—s honor d'ocupar el segon lloc de l'UE al ranking de la ÒflexibilitatÓ laboral (degut, bˆsicament, a l'elevada taxa de temporalitat) i d'estar, per contra, a la cua en el que fa a pressi— fiscal. Doncs bŽ, encara que sembli mentida, aix˜ continua en la pˆgina segŸent

1-2 REPRENDRE LA INICIATIVA 3 HONDURAS: LOS LêMITES DE OBAMA 4 BOLIVIA: UNA ESPERANZA PARA AMERICA LATINA 5 UNA PERSONA, UN VOT 6-7 EXCELáLéNCIA EN EL CAMP EDUCATIU 7 RESSOLUCIî SOBRE EL PROCƒS ESTATUTARI 8-9 LAS 35 HORAS: TRABAJAR MENOS PARA TRABAJAR TODOS Y TODAS 9 PLANTEM CARA A LA CRISI 10-11-12-13-14 HAY UNA SALIDA POR LA IZQUIERDA, LUCHAMOS POR EL SOCIALISMO 15 CONSTITUIDO EL COMITƒ COMARCAL DEL BAIX LLOBREGAT - "ESTRATéGIES DE L'ESQUERRA EUROPEA", ACTE CONJUNT DE L'ACIM, LA FIM I TRANSFORM!


EDITORIAL no ha impedit a la patronal espanyola (la catalana inclosa, per suposat) bombardejarnos dia i nit amb la cantilena que cal urgentment una reforma laboral, fins aconseguir que el Govern de Rodr’guez Zapatero (allionat, potser, pel nostre Honorable President senyor Montilla, que ja fa mesos va apuntar en aquesta direcci—) accepti d'entrar a discutir el tema. F—ra un error descomunal que els sindicats, deixantse emportar, com altres vegades, per la l˜gica perversa del Òmal menorÓ, acceptessin d'iniciar, ni que fos, un diˆleg en aquesta l’nia. Tots sabem com acaben sempre aquesta mena de ÒdiˆlegsÓ en qu el discurs d'entrada de la patronal Žs, invariablement: ÒQu us estimeu mŽs, una bufetada o dues?Ó I cal ser molt cret’ o molt c’nic per presentar desprŽs com un triomf haver acceptat una bufetada... Quan hauria de ser la gran massa dels treballadors qui es trobŽs a l'ofensiva, resulta que Žs la patronal qui, sense donar-se gens ni mica de vergonya, fa pressi— en tot el front de la lluita de classes (aquella que molts diuen que ja ha passat a la hist˜ria, confonent la impotncia d'un dels bˆndols amb la pau social). I vet aqu’ que ara ens anuncien que la revisi— del nefast ÒPacte de ToledoÓ anirˆ un cop mŽs en la direcci— d'eixamplar el per’ode de cˆlcul de les pensions de jubilaci— fins als 20 anys, en lloc dels 15 actuals (que, no ho oblidem, van ser fruit d'un de tants retrocessos en l'ˆmbit dels drets socials, quan es va passar de 8 a 15 anys per calcular la pensi—). Un cop mŽs, el mecanisme ha estat amenaar amb una retallada molt mŽs forta (fer el cˆlcul a partir de la totalitat de la vida laboral) per finalment Òconformar-seÓ amb

2

els anunciats 20 anys. Acceptaran els sindicats aix˜? S'estranyaran, si ho accepten, del fet que l'’ndex d'afiliaci— sindical a Espanya sigui dels mŽs baixos d'Europa (amb l'efecte pervers que els nostres sindicats depenguin cada cop mŽs de les subvencions de l'Estat i cada cop menys de les quotes dels afiliats, amb tot el que aix˜ significa de manca d'independncia)? L'esquerra, certament, no passa pel seu millor moment en aquest pa’s. La seva capacitat de mobilitzaci— Žs molt redu•da. Per˜ ho serˆ cada cop mŽs si no ens decidim a plantar cara a la dreta pol’tica i social i no tornem, de mica en mica, a Òesmolar les einesÓ de la lluita, tot supeditant el ÒdiˆlegÓ

pol’tica econ˜mica possibleÓ?). ƒs hora, doncs, de reprendre la iniciativa, de tornar al carrer, de no afluixar en la negociaci— colálectiva, de no cedir al xantatge de la patronal i dels seus valedors a l'Administraci—, tot recordant que els drets socials, com la llibertat, s—n indivisibles i que la possibilitat de salvar-se cadascœ pel seu compte Žs un miratge. I Žs responsabilitat, justament, dels sectors assalariats amb mŽs seguretat laboral donar la cara pels seus germans de classe en situaci— mŽs precˆria, tot exigint la negociaci— colálectiva a escala de branca i no deixant que s'imposi la negociaci— empresa per empresa. I si les petites i

ƒs hora de reprendre la iniciativa, de tornar al carrer, de no afluixar en la negociaci— colálectiva a la confrontaci—, no a la inversa com fins ara. Haur’em, si mŽs no, d'aprendre de la dreta neoliberal, que allˆ pels anys 70 del segle XX, en plena hegemonia del model keynesiˆ, va llenar sense complexes el seu discurs basat en l'eslogan: ÒL'Estat, en economia, no Žs la soluci—, sin— el problemaÓ. A la volta de 10 anys, amb Reagan i Thatcher, se'n havien sortit i l'anomenat Òpensament œnicÓ neoliberal triomfava arreu del m—n, arrossegant no sols els partits de dreta, sin— la immensa majoria de la socialdemocrˆcia (no recordem com Felipe Gonz‡lez repetia fins quedarse af˜nic que la reducci— del sector pœblic -drassanes, siderœrgia, banca- era Òl'œnica

mitjanes empreses aláleguen (molt sovint amb ra—) que no poden fer front a les seves obligacions socials per manca de finanament, apelálar a la Òsolidaritat de classeÓ empresarial: que aquestes empreses, en comptes de fer pressi— al Govern perqu faciliti els acomiadaments, la facin perqu el Govern obligui la banca a facilitar el crdit so pena de nacionalitzaci—... o la nacionalitzi sense mŽs. En definitiva, d'aquesta crisi sortirem tard o d'hora. Per˜ podem fer-ho de moltes maneres. El judici de la hist˜ria serˆ implacable amb l'esquerra si el capitalisme, desprŽs de trontollar com ho estˆ fent, surt reforat d'aquesta prova.


INTERNACIONAL

HONDURAS: LOS LêMITES DE OBAMA Eduard Luque Se han necesitado menos de diez meses para que la administraci—n Obama muestre realmente su faz. Las esperanzas depositadas en el nuevo presidente se diluyen r‡pidamente. Al alineamiento pol’tico con Israel, el apoyo al gobierno corrupto de Hamid Karzai en Afganist‡n y el proceso de 'vietnamizaci—n' progresiva del pa’s, se ha unido el incumplimiento de las promesas electorales sobre Guant‡namo o la retirada de las tropas estadounidenses de Irak. En los œltimos meses, por otra parte, ha aumentado la presi—n sobre los pa’ses del ALBA (Alternativa Bolivariana para las AmŽricas), en especial Venezuela y Bolivia, para, finalmente, apoyar el golpe de Estado del 28 de junio contra Roberto Zelaya en Honduras. Todo ello evidencia cu‡les son sus verdaderos l’mites; su concepci—n de la democracia no va m‡s all‡ del lindar de los intereses de las grandes empresas corporativas de los EEUU. El gobierno de Roberto Michelleti, el presidente golpista y de ÒfactoÓ de Honduras, ha organizado unas elecciones fraudulentas para el 29 de noviembre como v’a de perpetuarse en el poder. Pero Honduras no es la misma que antes del 28 de junio. En este tiempo los movimientos sociales han creado una vasta red de organizaciones para hacer frente a la represi—n. La resistencia es de tal entidad que est‡ cuestionando la supervivencia pol’tica de los golpistas. La movilizaci—n popular ha dado un salto cualitativo y cuantitativo de enorme

La concepci—n de la democracia de Obama no va m‡s all‡ del lindar de los intereses de las grandes empresas de EEUU importancia. El pueblo hondure–o ha entrado en una fase nueva en la lucha contra el golpe de estado. La resistencia ha llamado a boicotear las elecciones mientras no se produzca la restituci—n constitucional. Numerosos pa’ses ya han declarado que no reconocer‡n al gobierno nacido el 29 de noviembre. Necesariamente, el nuevo gobierno s—lo representar‡ a los intereses de la oligarqu’a m‡s reaccionaria del pa’s. El coordinador general del Frente de Resistencia, Juan Barahona, ha insistido en la ilegalidad de los comicios. Honduras vive una autŽntica insurrecci—n popular. La variedad y multiplicidad de las acciones penetra en lo

m‡s ’ntimo del tejido social: desde la renuncia de numerosos candidatos, incluso de los hist—ricos partidos gobernantes, a participar en esta mascarada electoral, hasta la construcci—n de medios de comunicaci—n artesanales para suplir las dos grandes emisoras de radio intervenidas, la creaci—n de grupos de autodefensa, etc. Las miles de acciones diversificadas e imaginativas obedecen a un aumento en la conciencia pol’tica de la poblaci—n. Frente a la imaginaci—n y la organizaci—n, los golpistas s—lo oponen la violencia y la represi—n; las amenazas directas forman parte de la agenda con la que concurre a las elecciones la oligarqu’a hondure–a. En un intento de atemorizar m‡s a la poblaci—n, se ha prohibido las intervenciones quirœrgicas en todo el pa’s entre los d’as 19 de noviembre y 4 de diciembre para liberar camas en los hospitales. Las amenazas de muerte de los paramilitares se multiplican, los secuestros, los atentados contra miembros de la resistencia en Olancho, Tegucigalpa, Santa B‡rbaraÉ y las desapariciones. El aumento de vuelos militares, sobre todo nocturnos en las œltimas semanas, auguran una mayor acumulaci—n de pertrechos militares. Todo ello frente al silencio culpable de los grandes medios de comunicaci—n internacionales alineados con la pol’tica de Obama. Existe un silencio ensordecedor sobre Honduras. El ComitŽ para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras, CODEH ha hecho pœblicos los planes para ejecutar una masacre

durante los d’as previos y el mismo d’a del proceso electoral. Los acuerdos auspiciados por el presidente norteamericano y la OEA como el del d’a 30 de octubre, el acuerdo Tegucigalpa/San JosŽ, fue desechado por los golpistas el 5 de noviembre; a pesar de ello el negociador norteamericano Craig Kelly sostiene que las elecciones Òson parte de la soluci—n a la crisis de HondurasÓ. Del intento de equidistancia pol’tica del gobierno Obama al reconocer a Zelaya, hasta hace unos d’as como presidente,

Las amenazas de muerte de los paramilitares se multiplican, los secuestros, los atentados contra la resistencia se ha pasado a apoyar las elecciones que legitiman a los golpistas. Mientras el presidente constitucional continœa cercado desde hace dos meses en la embajada de Brasil, EEUU se apresura a enviar observadores el 29 de noviembre y en un gesto de cinismo sin l’mites, se ha apresurado a declarar que reconocer‡ las elecciones. El golpe de estado lejos de amedrentar a la poblaci—n est‡ consiguiendo lo contrario: una mejora en la concienciaci—n pol’tica de la poblaci—n hondure–a. Porque, en definitiva, las bayonetas sirven para cualquier cosa menos para sentarse encima de ellas.

3


INTERNACIONAL

BOLIVIA: UNA ESPERANZA PARA AMERICA LATINA Acto organizado por el PSUC viu en apoyo a la candidatura de Evo Morales Secretaria de Moviments Socials del PSUC viu Con motivo de la Campa–a electoral en apoyo a la candidatura por la reelecci—n de Evo Morales a al presidencia, se organizaron diferentes actividades en Catalunya para impulsar un ComitŽ de Apoyo integrado fundamentalmente por compa–eros y compa–eras bolivianos residentes aqu’. El PSUC viu quiso contribuir a esta campa–a con un acto pœblico en el que participaron Alicia Mu–oz Al‡, C—nsul General de Bolivia en Barcelona, Jaume Botey, de la direcci—n del partido y Severino Viraca PŽrez, del ComitŽ de Apoyo a la candidatura de Evo Morales.

4

La compa–era Alicia Mu–oz hizo una rese–a hist—rica de Bolivia comenzando con las luchas ind’genas que han sido las ra’ces de la Bolivia actual y continuando con un poderoso desarrollo del movimiento obrero que culmin— con la revoluci—n de 1952, con

la llegada de Paz Estensoro al Gobierno. El sindicato minero ha jugado un papel muy importante en todo el progreso del pa’s junto con la Confederaci—n sindical de Trabajadores Campesinos. La combatividad del sindicato cocalero, de donde proviene Evo Morales, as’ como la defensa de la nacionalizaci—n del agua y los dem‡s recursos naturales fueron un est’mulo para el progreso actual. La acci—n de la derecha que intent— detener este proceso ha fracasado y aumenta la intervenci—n del Estado contra las privatizaciones y en defensa de la utilizaci—n de los ingresos del litio, del gas, el hierro, el petr—leo. El gobierno de Evo Morales est‡ resolviendo la deuda hist—rica que tiene el Estado con la poblaci—n desarrollando los servicios pœblicos, construyendo escuelas y hospitales, donde est‡n cumpliendo una funci—n muy importante los mŽdicos cubanos. La refundaci—n del Estado con la aprobaci—n de una nueva constituci—n reconoce la

participaci—n de las comunidades ind’genas y hace hincapiŽ en la necesidad de la democracia, el socialismo y el indianismo. Jaume Botey destac— la importancia de la nueva Constituci—n boliviana, en cuya introducci—n, en tŽrminos poŽticos, hace referencia a los bienes que la Naturaleza ha puesto en manos de la humanidad y la necesidad de respetarla y preservarla. TambiŽn hizo referencia a la experiencia vivida personalmente del enfrentamiento de las fuerzas reaccionarias ante la participaci—n e iniciativa de las comunidades ind’genas, respondiendo con la represi—n y la humillaci—n y con la complicidad de la jerarqu’a eclesi‡stica. Finalmente, Severino hizo un llamado a movilizarse para animar a la participaci—n electoral de los bolivianos residentes en Catalunya y su compromiso con el proceso revolucionario de Bolivia.


POLêTICA

UNA PERSONA, UN VOT David Rodr’guez Durant aquestes darreres setmanes s'estˆ discutint la Llei electoral de Catalunya. Aquesta Llei ha de regular aspectes que van mŽs enllˆ del sistema electoral, per˜ no tindrˆ sentit si no reforma el mateix en un sentit mŽs democrˆtic, mitjanant l'aplicaci— estricta de la proporcionalitat, que significa ni mŽs ni menys que el respecte al principi democrˆtic fonamental 'una persona, un vot'. Per˜ des de la dreta, des d'alguna esquerra nominal i des d'alguns creadors d'opini— s'intenta amagar aquest debat sobre la proporcionalitat, i es fa en base a introduir dues discussions que, sent importants, no poden ser-lo tant com el respecte a la igualtat del vot de tots i totes les catalanes (inclosa la poblaci— immigrada, de la que gairebŽ ningœ no en parla). La primera discussi— se centra en el tema de la territorialitat. S'afirma que les regions menys poblades han de tenir un plus de sobrerepresentaci— al Parlament de Catalunya. Aix˜ es pot discutir. Per exemple, si es tracta d'aprovar qualsevol normativa que afecti al territori o a alguna regi— concreta, Žs normal que en democrˆcia es tingui en consideraci— l'opini— de la poblaci— afectada. Per˜ en el cas de que es decideixin lleis que afecten a tothom per igual, no tŽ cap sentit aquesta sobrerepresentaci—. Per˜ la qŸesti— no Žs tant acceptar o no el principi de territorialitat, sin— que aquest, en el cas d'acceptar-se, no Žs contradictori amb el respecte a la proporcionalitat. Existeixen mecanismes per garantir la igualtat de vot de totes les persones alhora que es sobrerepresenten alguns territoris. Afirmar que la territorialitat ha de distorsionar necessˆriament la proporcionalitat Žs una falálˆcia sense sentit, mŽs enllˆ de l'intent d'intentar confondre al personal i buscar excuses per mantenir el privilegi de que els vots d'una zona valguin mŽs que el d'una altra, fet que contradiu l'esperit del sistema democrˆtic. La segona maniobra de distracci— Žs el tema de les llistes obertes,

que es defensa sota l'argument de que s'apropa mŽs la pol’tica a la ciutadania. El mŽs curi—s de tot aix˜ Žs que ja tenim unes eleccions amb sistema de llistes obertes, les del Senat, i no sembla que la majoria de la gent conegui els curr’culums, la traject˜ria i les virtuts de tots i cadascun dels candidats que es presenten. A mŽs, l'experincia de les llistes obertes ens porta a la conclusi— de que solen tenir un important avantatge els i les candidates amb mŽs recursos econ˜mics per tal de donar-s'hi a conixer; Žs a dir, els de la dreta. I una reflexi— final ens ha de dur a preguntar-nos qu es mŽs important, si el programa o la persona, si l'elaboraci— colálectiva

Afirmar que la territorialitat ha de distorsionar necessˆriament la proporcionalitat Žs una falálˆcia sense sentit d'una formaci— pol’tica o la imatge individual d'un dirigent amb importants donacions al darrera. Qu passaria, a mŽs, a les coalicions amb els i les candidates que representen als partits o sensibilitats minoritˆries? ƒs curi—s que d'una banda es vulgui sobrerepresentar als territoris i per altra es defensi una proposta que podria desterrar del Parlament les opcions minoritˆries amb menys capacitat de difusi— pœblica. MŽs enllˆ dels debats, falsos o no, sobre aquests dos temes (territorialitat i llistes obertes) l'esquerra ha de fer l'esfor de centrar la discussi— pœblica en reivindicar la proporcionalitat i el principi fonamental 'una persona un vot'. Un principi que sembla evident per˜ que no s'aplica, ni a Catalunya ni molt menys a Espanya. I Žs que una vegada mŽs toca lluitar per all˜ que Žs evident.

5


POLêTICA

EXCELáLéNCIA EN EL CAMP EDUCATIU V’ctor Sˆnchez

6

Xavier Besalœ, professor de la Universitat de Girona, afirma en un article recent: ÒEn qu es tradueixen les pol’tiques d'excelálncia en el camp educatiu? En una cooptaci— desinhibida de conceptes i emblemes provinents del m—n progressista per omplirlos de continguts que no tenen res a veure amb l'original.Ó Em sembla que Besalœ ha posat el dit a la nafra: el m—n educatiu d'aquest pa’s viu en una esquizofrnia (diguem-ho aix’) des de fa anys, potser des de sempre, vull dir des de la Transici—. I el mŽs greu Žs que ens costa sortir de la bombolla per veure la realitat tal com Žs, condici— indispensable per poder transformar-la desprŽs i per no acabar (i aix˜ tambŽ Žs molt important) frustrats i malalts dels nervis. Hem patit uns quants intents de reformar la superestructura que no tenien en compte l'estructura real del pa’s. ƒs a dir, conceptes i emblemes progressistes (superestructura) que des de l'escola parlaven d'integraci— a una societat que tŽ unes relacions laborals, socials, econ˜miques

(estructura) basades cada vegada mŽs en tot el contrari: en la jerarquia, en la selecci—, en la competitivitat. El professorat es veu obligat a treballar en aquesta xarnera sinclinal que tremola sempre sota els seus peus. Potser sigui aquesta la ra— per la qual expressa com un dels principals aspectes negatius de la seva feina, la manca de reconeixement. L'altra Žs la falta de recursos. Aquest no

abandonar els estudis per anar a guanyar diner rˆpid a la costa. ƒs a dir: primer canvia l'estructura i desprŽs la superestructura. Primer els diners, desprŽs l'amor a l'estudi. Respecte a les fam’lies, citarŽ un estudi del professor Pablo S‡nchez Le—n de la Universidad Complutense de Madrid, el qual descriu la nostra gran classe mitja com a: adquisitiva, civil, d'estatus... generada en els

Val mŽs que despleguin la LEC amb claredat i sense por que ens diguin: aix˜ Žs la realitat d'all˜ que vol la societat reconeixement es concreta en: poc recolzament i falta de comprom’s de les fam’lies i el desinters que mostren els alumnes pels estudis. Respecte a aquest darrer punt, voldria remarcar una evidncia: hi ha hagut un gran augment de l'inters per la formaci—, just a partir del moment en que canvia el cicle econ˜mic i ja no compensa

anys 60 i que conserva els valors d'aleshores: valora mŽs la vida privada que la pœblica, s'estima mŽs ser representada que participar, aspira a que les institucions resolguin els seus problemes i es reclou en l'ˆmbit privat i en el treball, les hores extres per a pagar les hipoteques i el m’nim d'impostos possibles. Penso que estˆ tot dit: fins que no es produeixi


POLêTICA el canvi d'aquesta estructura real no es podran aplicar com cal lleis (superestructures) basades en els conceptes defensats des de la psicologia constructivista. El malestar que aquesta situaci— crea continuarˆ. La manca de reconeixement, de fet, Žs la distˆncia entre la funci— que la societat atorga a l'escola i espera que el professorat acomplexi i el rol que els educadors hem assumit. Fam’lies i mestres hem estat una parella que conviu sense compartir objectius sota un mateix sostre. D'altra banda, hi ha el tercer en disc˜rdia: l'administraci—, l'expert que hauria assessorar

ho a la prˆctica! I des dels sindicats estar orientats i negociar l'aplicaci— en les millors condicions possibles, concretes, tangibles. Hi ha una altra alternativa sindical: continuar amb esquemes mentals anacr˜nics, fomentar una reacci— arcaica, intentar desfer el cam’, recular, a la prˆctica bloquejar-lo amb protestes romˆntiques o absurdes: doncs ara no farem col˜nies o altres coses aix’, i seguir estressats, esmaperdudes, desconcertats, desorientades... sense saber qu hem de reivindicar al Departament. Mentrestant, els qui saben adaptar-se a la realitat, fa anys que competeixen i des de la pœblica mateix

Treballar per tal que el desplegament de la LEC reconegui i reguli aix˜ Žs progressar, la resta equival a quedar fora de joc el matrimoni que no s'entŽn i en canvi no en sap prou i encara ho embolica tot. A no ser que el govern hagi aprs dels errors comesos fins ara i tingui fet un diagn˜stic clar de la situaci— i ens l'expliqui bŽ, sense cooptacions de conceptes progressistes ideals per a fer el contrari en la realitat. No val mŽs que admeti que Òla reformaÓ no s'ha pogut portar a terme? i que ara ens porten cap a un altre lloc? Val mŽs que despleguin la LEC amb claredat i sense por que ens diguin: a jugar en sana competncia, aix˜ Žs la realitat d'all˜ que vol la societat i el govern tŽ l'obligaci— de portar-

ofereixen un producte arreu, sense que les regles de joc estiguin clares, ni hi hagi mecanismes suficients de compensaci—, ni els mateixos drets i deures siguin efectius. Treballar per tal que el desplegament de la LEC reconegui i reguli aix˜ Žs progressar, la resta equival a perdre el temps, quedar fora de joc. Una altra cosa Žs que des de la pol’tica es pugui donar, quan es tingui prou fora, un canvi de la base material que permeti impulsar pol’tiques educatives constructivistes basades en la psicologia sovitica. De moment, no Žs pas el cas.

RESSOLUCIî SOBRE EL PROCƒS ESTATUTARI Comit Central del PSUC viu L'Estatut de Catalunya va ser aprovat pel poble el 18 de juny de 2006. Des del PSUC viu pensˆvem aleshores que es posava fi a un periode ple d'incerteses i s'iniciava una nova etapa mŽs centrada en l'aplicaci— prˆctica de noves fites en l'autogovern. Tampoc vam estalviar cr’tiques a tot el procŽs, en especial al fet que s'aparquŽs el necessari canvi constitucional, el qual els comunistes vol’em (i volem) que tinguŽs un sentit republicˆ i federal. Lluny d'aix˜, es va aprovar un estatut que millora l'autogovern de catalunya per˜ que no canvia substancialment les relacions de poder dins l'estat. El Partit Popular ha ents el procŽs estatutari catalˆ, de bon comenament, com una manera de refermar la seva base dretana i nacionalista. Aix˜ el va portar a oposar-s'hi frontalment i, un cop aprovat l'estatut, a presentar un recurs d'inconstitucionalitat. El Tribunal Constitucional va ser, doncs, cridat a tenir l'œltima paraula sobre el conflicte. MŽs enlla de la discussi— sobre si el TC pot pronunciar-se sobre una llei aprovada ja en referndum i per tant dotada d'una especial legitimitat, l'actuaci— concreta dels seus membres ha causat inquietud i desconfiana per la lluita interna que s'hi d—na i per la demora en la decisi—. La setmana passada un editorial conjunt de dotze diaris catalans va venir a sacsejar les conscincies i a recordar-nos els millors moments de la lluita unitˆria per la democrˆcia i l'autonomia. El Comit Executiu del PSUC viu suma la seva veu als suports que aquest text ha obtingut en el si de la societat catalana. La soluci— als problemes que patim com ara la crisi econ˜mica, la corrupci— econ˜mica i pol’tica i la consegu.ent desafecci— dels ciutadans i les ciutadanes pels afers pœblics s—n dficits democrˆtics i se s o l u c i o n e n p ro f u n d i t z a n t e n l a democrˆcia. L'Estatut actual no Žs sin— un petit pas en l'aprofundiment democrˆtic que ha de deixar de ser posat en qŸesti— pels sectors mŽs immobilistes de l'estat.

7


ECONOMIA / LABORAL

LAS 35 HORAS: TRABAJAR MENOS PARA TRABAJAR TODOS Y TODAS Mohamed Al’

8

La idea de la reducci—n del tiempo de trabajo para todos y todas tiene dos significados. Ambos parten de la idea que el trabajo socialmente necesario para producir una determinada cantidad de bienes ha disminuido y continœa disminuyendo: as’ lo prueba el aumento del paro en Žpocas de expansi—n econ—mica, en la mayor’a de pa’ses desarrollados. Partiendo de esta premisa se desprenden dos posibilidades, la primera consiste en explotar la tecnolog’a disponible para ahorrar trabajo en lugar de trabajadores y trabajadoras, en explotar el desarrollo de las fuerzas productivas en lugar de ser explotados y explotadas por Žl, invertir la relaci—n entre m‡quinas y trabajo vivo. La segunda posibilidad consiste en redistribuir el tiempo de trabajo con el fin de reabsorber el paro. La segunda posibilidad es la que aqu’ desarrollaremos, la reducci—n del tiempo de trabajo se ve como una soluci—n al paro en s’. Trabajar menos para trabajar todos, es, sin duda, una posibilidad a contemplar incluso de forma inmediata pero tiene sus limitaciones, y hay impedimentos que deben

ser tenidos en cuenta si se quiere que esta soluci—n sirva de algo y no se oponga a la soluci—n a largo plazo. Una pol’tica de reducci—n de la jornada, sin corte salarial, provoca una indudable oposici—n capitalista, pero por otra parte da por hecho que los bienes producidos pueden satisfacer todas las necesidades. Una pol’tica de reducci—n del tiempo de trabajo debe servir para reducir el trabajo que se dedica a la producci—n de bienes, no para aumentar el nœmero de trabajadores y trabajadoras empleados y empleadas en ello. En la actual situaci—n de crisis internacional, la redistribuci—n del trabajo es una posibilidad que hay que plantearse decididamente. En esta situaci—n, la reducci—n de la jornada de trabajo corre el riesgo de ser un compromiso empresarial entre capital, trabajadores y trabajadoras en activo que, sin embargo, no haga reducir el paro y que siga estancado en la l—gica de producci—n de bienes. Las pol’ticas de reducci—n de jornada laboral, manteniendo el salario, se justifica con la idea de reparto de las mejoras de productividad entre empresas y trabajadores y trabajadoras, en tŽrminos de menor tiempo de trabajo. Ya en los a–os 30 John Maynard Keynes

(economista brit‡nico) opinaba que la enfermedad del paro tecnol—gico no ser’a m‡s que una fase de desequilibrio transitorio y que, en un arco de cien a–os, la humanidad habr’a resuelto su problema econ—mico. Segœn esa profec’a antes de 25 a–os el hombre deber’a enfrentarse a su verdadero y permanente problema: como emplear el tiempo libre ganado gracias a la ciencia, para vivir bien, de forma agradable y con sensatez. En los 75 a–os que han transcurrido la humanidad no se ha movido en la direcci—n de quedar libre de la necesidad de venderse a cambio de obtener medios de vida. De la edad de la ansiedad de Keynes hemos pasado a la edad de la anomal’a del despilfarro en un mundo plagado de necesidades. Pese al constante avance de conocimientos tŽcnicos y cient’ficos y de la acumulaci—n de capital acontecido durante las œltimas dŽcadas, en los pa’ses m‡s ricos del mundo hay m‡s de 35 millones de hombres y mujeres sin trabajo, en su mayor’a j—venes, y no porque se hayan liberado de Žl sino porque carecen de Žl. Pero la teor’a econ—mica y el arte de gobernar no saben explicar el problema m‡s grave: demasiados bienes-poco trabajo. En este


ECONOMIA / LABORAL sentido, es importante resaltar la siguiente relaci—n: cuando la producci—n disminuye, disminuye tambiŽn el empleo, pero no sucede lo contrario: que si la producci—n se recupera se recupere tambiŽn el empleo (la situaci—n actual es un claro ejemplo). El paro se cristaliza mediante reestructuraciones tecnol—gicas y organizativas que se hacen casi irreversibles. Cuando disminuye la producci—n cada empresario reduce el empleo

En la actual situaci—n de crisis internacional, la redistribuci—n del trabajo es una posibilidad que hay que plantearse por su cuenta pero cuando la producci—n se recupera, cualquier empresario pensar‡ que le conviene aprovecharse de los cambios tŽcnicos y organizativos que le han permitido ahorrar trabajadores y trabajadoras para no contratar a nadie m‡s. Este es el aspecto estructural de la flexibilidad capitalista del empleo: la mano de obra es un bien, y la cantidad que se demanda de tal bien es

flexible pero solo hacia abajo Aqu’ Marx demuestra una vez m‡s su clarividencia cuando hace 150 a–os evidenci— la incompatibilidad a largo plazo entre capitalismo y pleno empleo y la subsiguiente necesidad de un ejŽrcito de reserva de una parte --siempre renovada y hoy en d’a ampliada-- de la poblaci—n desempleada consiguiendo as’ tres objetivos: 1. Disciplinar y potenciar aœn m‡s el poder de direcci—n de los empresarios. 2. Disminuir las redes sociales de solidaridad entre trabajadores y trabajadoras, dividiŽndolos, segment‡ndolas en figuras sociales separadas entre s’ con experiencias vitales diferenciadas. 3. Reducir radicalmente la capacidad contractual y debilitar el papel del sindicalismo de clase. Esta ruptura con el pleno empleo crea fractura social que divide y debilita a los sectores populares que tiende a incapacitarlos como sujetos pol’ticos aut—nomos. Vemos as’ la aparici—n de distintas figuras sociales donde se combinan conflictualmente ‡reas de integraci—n salarial, vulnerabilidad social ligada a una precariedad que aumenta, y la exclusi—n social, pura y dura, como figura permanente de este modelo.

Nos tratan, en definitiva, y en cierto modo lo consiguen, de imponer un modelo social basado en la inseguridad y en el miedo, cre‡ndonos una sistem‡tica incertidumbre sobre el futuro del trabajo, de las pensiones, de la asistencia sanitaria, etc, que ha generado, debido a la falta de respuesta organizada desde la izquierda social y pol’tica, las condiciones para dejar en manos privadas los elementos m‡s rentables del sector social.

Marx demuestra su clarividencia cuando hace 150 a–os evidenci— la incompatibilidad entre capitalismo y pleno empleo En este sentido, la lucha por las 35 horas es una lucha contra el paro permanente, contra la pobreza y la exclusi—n social, pero tambiŽn en pro de una un modelo de sociedad democr‡tica e igualitaria, ecol—gicamente sostenible y por una nueva relaci—n entre gŽneros, por la profundizaci—n y extensi—n de la democracia pol’tica. ÁLUCHA POR LAS 35 HORAS YA!

PLANTEM CARA A LA CRISI Pedro Luna El dijous 3 de desembre es va realitzar als carrers del centre de Barcelona una manifestaci— convocada pels sindicats CCOO i UGT, i secundada per la coalici— ICV-EUiA, amb la presncia d'una nombrosa delegaci— del PSUC viu, sota el lema ÒPlantem cara a la crisiÓ. La mobilitzaci— va aplegar al voltant de 20.000 manifestants, destacant els treballadors i treballadores d'empreses amenaades per acomiadaments i expedients de regulaci— d«ocupaci— (ERO) com Banesto, Lear o Montesa Honda. La manifestaci— va servir com anticipi a la gran mobilitzaci— del 12 de desembre a Madrid, i en aquest sentit les organitzacions sindicals van reafirmar el seu rebuig al fet que la crisi econ˜mica sigui aprofitada per la patronal per retallar els drets laborals i socials de la classe obrera catalana. Al mateix temps, els responsables sindicals van reivindicar la necessitat de mantenir l'impost de successions, que grava les herncies, i de reobrir el procŽs de negociaci— del diˆleg social, avortat per la CEOE el passat estiu amb la presentaci— de mesures profundament antisocials com ara l'abaratiment de l'acomiadament o la reducci— de les cotitzacions a la Seguretat Social en 5 punts. De la intervenci— del Secretari General de les CCOO de Catalunya Joan Carles Gallego, cal destacar la seva defensa d'un sistema fiscal mŽs just i progressiu mitjanant la contribuci— equitativa de tots els ciutadans i ciutadanes, controlant, aix’, el frau i l'evasi— fiscal i augmentant les cˆrregues de les rendes mŽs altes i les grans fortunes amb la finalitat de fer de les pol’tiques fiscals la base de les pol’tiques socials i de l'Estat del benestar. Finalment, les organitzacions sindicals van celebrar l'xit d'assistncia a la manifestaci—, alhora que demanaven a la patronal que assum’s la seva responsabilitat i prenguessin nota ja que sense negociaci— l'œnic cam’ era el conflicte i sense diˆleg la œnica sortida era la mobilitzaci—.

9


ECONOMIA / LABORAL

HAY UNA SALIDA POR LA IZQUIERDA, LUCHAMOS POR EL SOCIALISMO PSUC-viu de Terrassa La crisis en marcha Ahora hace veinte a–os que el muro de B e r l ’ n s e v i n o a b a j o . Tr a s e s t e acontecimiento bastaron s—lo tres a–os m‡s para que colapsaran la Uni—n SoviŽtica y los pa’ses socialistas que emergieron de la segunda oleada revolucionaria del siglo XX aparejada a la derrota del fascismo en la II Guerra Mundial a manos del EjŽrcito Rojo. Tras esta 'derrota' camparon a sus anchas los relatos del fin de la historia, los discursos que consideraban a la sociedad capitalista y sus democracias occidentales de corte liberal como el mejor y m‡s id’lico de los mundos posibles.

10

Sin embargo, fue suficiente un breve lapso de tiempo para que el sistema capitalista

internacional mostrara su verdadero rostro: durante la dŽcada de los noventa las bombas de uranio empobrecido cayeron sobre la antigua Yugoslavia, se desarrollaba un bloqueo fratricida sobre Irak, se persist’a en el bloqueo econ—mico y financiero sobre

bombardeada y ocupada a partir de 2003, etc. Todos estos sucesos fueron presentados primero como una defensa de los derechos humanos, despuŽs, tras la ca’da de las torres gemelas, como una lucha contra el terrorismo internacional. El cinismo llegaba as’ a su

El 11 de Septiembre de 2001 sirvi— de coartada para dar una vuelta de tuerca m‡s a las pol’ticas reaccionarias Cuba, etc. El 11 de Septiembre de 2001 sirvi— de coartada para dar una vuelta de tuerca m‡s a estas pol’ticas reaccionarias: Afganist‡n fue atacada militarmente desde los cielos, se perpetr— el golpe de Estado fallido en Venezuela, Irak era nuevamente

m‡xima expresi—n: ÀCu‡l era, y es en la actualidad, la situaci—n de los derechos humanos en Estados Unidos? ÀQuŽ gobiernos engendraron la criatura del terrorismo internacional en su lucha contra el comunismo y los procesos de liberaci—n


ECONOMIA / LABORAL nacional anticolonialistas a lo largo de la guerra fr’a? ÀNo es un autŽntico acto terrorista de tipo colectivo bombardear poblaciones civiles inermes como las de Irak o Afganist‡n? Estados Unidos y sus aliados occidentales carec’an, igual que carecen hoy, de autoridad moral alguna para erigirse en baluartes de tales empresas. ÀA quŽ respond’an entonces en realidad toda esta trama hist—rica? El capitalismo en la nueva situaci—n hist—rica creada por la desaparici—n de la Uni—n SoviŽtica y los pa’ses socialistas hall— el momento propicio y favorable para acceder a su antojo a los recursos naturales de muchos rincones del mundo, para formar gobiernos t’teres afines a sus intereses, para extender sus ‡reas de influencia pol’tica y econ—mica, etc. En Irak lo que estaba en juego era el petr—leo, en Afganist‡n el gas y el incremento del cerco sobre Ir‡n y China, en Yugoslavia el paso de los oleoductos del Caspio. Todo este proceso hist—rico aseguraba en lo inmediato una nueva etapa de expansi—n y acumulaci—n capitalista, accesos a nuevos mercados, crecimiento de la industria armament’stica, en resumen, salvaba de la crisis al capitalismo internacional encabezado por Estados Unidos y sus aliados occidentales. Desde el punto de vista subjetivo este proceso ha venido acompa–ado, sobre todo en las potencias imperialistas de la UE, en Estados Unidos y Jap—n, de un optimismo ingenuo respecto a la sociedad capitalista, el mercado y sus sacralizadas formas pol’ticas de tipo liberal. El crecimiento econ—mico, pr‡cticamente ininterrumpido desde la II Guerra Mundial, parec’a no tener l’mite y alimentaba este optimismo desmesurado. La idealizaci—n de la sociedad capitalista era de ensue–o. No obstante, si bien este fen—meno estaba estrechamente ligado a la expansi—n capitalista indicada, tambiŽn pod’an entreverse s’ntomas graves de una futura crisis econ—mica de calado en Estados Unidos, Jap—n y otros pa’ses. La crisis de Syllicon Valley, esto es, de las llamadas nuevas tecnolog’as, la larga recesi—n de Jap—n a lo largo de toda la dŽcada de los 90, la crisis financiera de Brasil en 1998, el ÒcorralitoÓ iniciado en Argentina a partir de 1999, etc. eran las se–ales que anunciaban el porvenir incierto en que ahora nos hallamos. Tras estos antecedentes reprimidos por la ideolog’a oficial la fallida del sistema financiero internacional, simbolizada en la ruina de Lehman Brothers con sus hipotecas subprime, abri— definitivamente el abismo entre la realidad capitalista y el sue–o que de s’ misma esta sociedad constru’a. La crisis econ—mica en marcha no tiene precedentes

desde el crack de 1929. Asimismo, dado el marcado car‡cter internacional de la econom’a, la crisis capitalista, si bien ha tenido su origen en Estados Unidos, ha precisado tan s—lo de un suspiro para propagarse como un reguero de p—lvora por todo el planeta. Bajo este escenario todos los voceros de la clase dominante, de Obama a Zapatero, de Sarkozy a Merkel,

tramposo y de rapi–a, a su deseo de generar beneficios a cualquier costo y de cualquier manera, tenga el costo humano que tenga. Apostar por un Òcapitalismo humanoÓ es como intentar concebir un Òcirculo cuadradoÓ, es decir, algo que carece de todo sentido. Es la propia l—gica del capital, su naturaleza, la que impone la crisis como su soluci—n, la que hace del dolor y sufrimiento

Abogan por la refundaci—n de un Òcapitalismo humanoÓ para ocultar el car‡cter estructural de la crisis Zapatero ha respondido con medidas para salir del paso que no abordan el cambio estructural necesario en Espa–a se han unido en un mismo discurso: la crisis capitalista es resultado de malas pol’ticas, de gestiones equivocadas, de decisiones err—neas en el ‡mbito econ—mico y financiero. Nos aseguran al un’sono que es precisa la refundaci—n de un Òcapitalismo humanoÓ. De esta manera intentan ocultar el car‡cter estructural de la crisis, el hecho de que esta crisis responde a la naturaleza propia del sistema capitalista, a su car‡cter

humanos una condici—n para la producci—n de beneficios. Espa–a y nuestra ciudad En Espa–a la crisis se ha manifestado con una dureza mayor que en el resto de la UE. La causa se ha debido a las particularidades propias de la econom’a espa–ola: una dependencia exagerada del sector de la

11


ECONOMIA / LABORAL construcci—n, de los crŽditos externos del sector servicios, el papel subordinado de la oligarqu’a espa–ola a los capitales francoalemanes, etc. Es importante tambiŽn recordar que el desmantelamiento industrial de Espa–a a lo largo de los œltimos treinta a–os ha dejado al pa’s en una situaci—n especialmente vulnerable. No obstante, la crisis no se ha dejado sentir de igual manera para todos. Mientras los principales bancos y empresas espa–olas como el Banco Santander, BBVA, La Caixa, Repsol-YPF, Telef—nica, etc, continœan aumentando sus beneficios, la crisis se ceba con los trabajadores y los dem‡s sectores populares. El paro, un mal estructural de nuestra econom’a que en Žpocas de bonanza econ—mica no ha bajado nunca del 7-8%, por efecto de la crisis est‡ en la actualidad sobre el 20% si se incluye a las personas que han agotado los subsidios de desempleo. Esto supone m‡s de cuatro millones de parados. Por si esto fuera poco, estos datos del paro no contemplan a los numerosos trabajadores inmigrantes que est‡n colocados en la econom’a sumergida y/o carecen de contrato. A un mismo tiempo las personas en paro sin ningœn tipo de subsidio ascienden ya a m‡s de medio mill—n de personas. El pa’s, por tanto, est‡ al borde de una crisis social profunda. Bajo este contexto el gobierno de Zapatero ha respondido con medidas destinadas a salir del paso que no abordan el cambio estructural que necesita la econom’a espa–ola. Medidas como el Plan E, el incentivo para el consumo de autom—viles,

12

la pr—rroga en el pago de hipotecas, etc. responden m‡s a una 'l—gica del parche' que al intento de aplacar las verdaderas causas econ—micas estructurales que han propiciado que la crisis nos afectara de forma tan aguda. Asimismo, la subida de los impuestos indirectos o la eliminaci—n del impuesto de patrimonio son medidas que perjudican a la basta mayor’a de la poblaci—n y que favorecen a los sectores m‡s acaudalados de la sociedad espa–ola. Por no hablar ya de las inyecciones

19.000 personas, esto es, de un 9,12% a un 16,78%. El paro, por tanto, casi se ha doblado en poco m‡s de a–o y medio. Dado que el perfil econ—mico de Terrassa es similar al del resto del Estado, muchos de estos nuevos parados son trabajadores directa o indirectamente ligados a la construcci—n. En los œltimas dŽcadas, la CECOT, es decir, la patronal m‡s importante del Valls, conjuntamente con las pol’ticas de CiU, han sido responsables directos del desmantelamiento industrial de nuestra

Los comunistas estamos convencidos de que dada la situaci—n hay razones de peso para la huelga general multimillonarias de dinero pœblico a la banca que luego son usadas para saldar deudas financieras de los propios bancos, para hacer nuevos negocios o para otorgar crŽditos irresponsables y esperpŽnticos. El gobierno Zapatero no gobierna, no tiene el coraje de enfrentarse a los sectores econ—micos poderosos del pa’s; asume, as’ pues, no ser mucho m‡s que el Ògobierno del desgobierno del capitalÓ. En lo que concierne a nuestra ciudad, Terrassa es la ciudad del Valls Occidental con m‡s parados rozando las 19 mil personas. El incremento del paro de enero de 2008 a septiembre de 2009 ha sido espectacular. El nœmero de desempleados, aproximadamente, ha pasado de 10.200 a

ciudad y, por tanto, han contribuido con creces a la situaci—n de fragilidad actual de la ciudad. Baste recordar el cierre de la AEG. Salidas pol’ticas y propuestas comunistas Frente a esta situaci—n, por un lado, el PSOE propone como soluci—n potenciar sectores econ—micos ligados a nuevos sectores de servicios, a sectores financieros de las telecomunicaciones y a nuevos conglomerados energŽticos liberalizados. El objetivo es quitar peso al sector de la construcci—n. Por otro lado, el PP y la CEOE proponen una mayor flexibilidad laboral, despido libre total, reducci—n al m’nimo de las cuotas a la seguridad social. Lo que persigue en œltima instancia la derecha m‡s


ECONOMIA / LABORAL rancia es una reforma laboral contra los trabajadores que permita a los empresarios campar a sus anchas. Si bien ambas perspectivas buscan dar salida a un nuevo ciclo de acumulaci—n capitalista, la posici—n pol’tica del PP y de la CEOE se atrinchera en posiciones pol’ticas reaccionarias que atacan a los trabajadores y que intentan hacerles responsables de la crisis. El problema segœn el PP y la CEOE es la poca flexibilidad de nuestro mercado laboral, la carest’a del despido, la baja productividad y en consecuencia la poca competitividad de Espa–a en el mercado internacional. Esta perspectiva se sitœa fuera de todo sentido comœn, busca eliminar al completo unos derechos sociales y laborales ya mermados en los œltimos a–os y que fueron conquistados por largas luchas del movimiento obrero. La œnica salida que tienen los trabajadores para defenderse de la ofensiva de la derecha en tiempos de crisis, venga esta de la mano del PSOE, del PP o de la patronal, fue, es y ser‡ la lucha. Por ello los comunistas estamos convencidos de que dada la situaci—n hay razones de peso para la huelga general. Los comunistas proponemos toda una serie de medidas de choque con vistas a paliar los efectos inmediatos de la crisis. Estas medidas son de car‡cter general y local. En cuanto a las primeras: a) Banca pœblica. Intervenir la banca privada y, en caso de ser necesario, nacionalizarla sin complejos. Desarrollar una banca pœblica no subordinada a los bancos, que dŽ crŽditos de bajo interŽs y facilidad de pago, que vele por un control hipotecario. La pol’tica financiera en su conjunto, como toda pol’tica que se autodenomine de izquierdas, debe atender al interŽs de la mayor’a y no a intereses particulares. b) Pol’tica fiscal. En esta misma l’nea la pol’tica fiscal debe grabar m‡s a los que m‡s tienen; apostamos as’ pues por un fiscalidad progresiva, por un restablecimiento del impuesto de patrimonios y el impuesto de sociedades. c) Pol’tica industrial. TambiŽn es necesaria una pol’tica decidida de car‡cter pœblico que desarrolle nuevas industrias, la investigaci—n y la ciencia, un sector energŽtico a la altura de nuestros tiempos, etc. d) Derechos sociales. Con la mirada puesta en las personas que est‡n pasando las mayores dificultades ser’a necesario aumentar y alargar los subsidios de

desempleo de forma ilimitada. Consideramos que el trabajo es un derecho y que mientras no se realice tal derecho el Estado debe cubrir las necesidades de las personas desempleadas. Asimismo, consideramos que la situaci—n de sufrimiento y marginalidad a que se ven abocados muchos inmigrantes, los cuales por ser los m‡s dŽbiles en muchos casos han sufrido de manera especialmente dram‡tica la crisis, debe ser superada con

interprofesional que estŽ en la franja de 1.000-1.200 Euros. Finalmente, tambiŽn es preciso repartir el trabajo mediante la reducci—n de la jornada laboral a 35 horas semanales por ley y sin reducci—n salarial. En cuanto a las medidas inmediatas locales proponemos: a) Elaborar proyectos que den respuesta a las necesidades sociales de los barrios

Las medidas de tipo econ—mico y social œnicamente son viables en el marco de un proceso constituyente de la III Repœblica El capitalismo no ha estado nunca, ni lo estar‡ jam‡s, en condiciones de solucionar los grandes problemas de la humanidad el reconocimiento pleno de los derechos sociales, econ—micos y pol’ticos que tiene cualquier ciudadano. Pero ante todo es necesaria una pol’tica de empleo que no permita la aprobaci—n de m‡s ERE. Asimismo, se deben aumentar los salarios y las pensiones a un salario m’nimo

(centros de salud, geri‡tricos pœblicos, guarder’as, etc.). Gesti—n totalmente pœblica, ya sea municipal o por parte de la Generalitat de un banco de alimentos para la poblaci—n necesitada. Las instituciones tienen la responsabilidad de cubrir las necesidades b‡sicas, no puede ser que Žsta

13


ECONOMIA / LABORAL caiga en empresas privadas (Cruz Roja, C‡ritas y Ayuda Directa). b ) E l Ay u n t a m i e n t o y l a s d e m ‡ s administraciones pœblicas deben generar puestos de trabajo pœblicos estables y de calidad, as’ como la creaci—n de empresas cooperativas por trabajadores en paro. No puede ser que instituciones como Foment de Terrassa s—lo contribuyan a generar trabajo precario. c) La Generalitat y los Ayuntamientos deben contribuir junto con el Estado a una verdadera pol’tica industrial de car‡cter nacional, que trabaje por un modelo productivo sostenible. d) Es necesaria una pol’tica de vivienda pœblica a nivel local. La administraci—n debe gestionar un parque de viviendas de alquiler y de venta con un precio m‡ximo por metro cuadrado razonable. e) El Ayuntamiento debe hacer pœblico el sueldo y primas del alcalde, los concejales y los tŽcnicos municipales con vistas a que tengan un sueldo equiparable al sueldo medio de cualquier trabajador y asegurar

14

una transparencia y control democr‡tico. Eliminaci—n de la quinta vicealcad’a y de los cargos de confianza. Control y reducci—n salarial de los gerentes de las 12 empresas municipales (EGARVIA, ECO-EQUIP, etc.). f) Eliminaci—n de la zona azul de los barrios obreros (como Can Palet, Ca n'Anglada, etc.). Fomentar y mejorar el transporte pœblico. Pero, es m‡s, los comunistas pensamos que todas estas medidas de tipo econ—mico y social œnicamente son viables en el marco de un proceso constituyente popular y participativo que establezca las bases de la III Repœblica. Somos conscientes de que este cambio pol’tico supone una ruptura democr‡tica pendiente con el actual marco jur’dico surgido de los Pactos Constitucionales de 1978, as’ como de la Ley de Amnist’a que, de facto, supon’an un pacto de silencio. Asimismo, dicho proceso, en su vertiente econ—mica, tendr‡ que rebasar los l’mites impuestos por los Pactos de la Moncloa y los tratados europeos de Maastricht, Lisboa, Amsterdan, etc. La lucha por la III Repœblica en este sentido forma parte de una lucha m‡s amplia, una lucha

por una Europa de izquierdas con mayœsculas. No obstante, a pesar de la voluntad en avanzar hacia el cambio pol’tico indicado, los comunistas no nos hacemos ilusiones respecto a una salida definitiva de la crisis, es m‡s una salida a medio o largo plazo de la actual coyuntura no pasar’a de ser el preludio de una futura crisis aœn m‡s profunda. El capitalismo no ha estado nunca, ni lo estar‡ jam‡s, en condiciones de solucionar los grandes problemas de la humanidad. Entre otras cosas porque, parad—jicamente, los grandes problemas de la humanidad son las soluciones del capital. Mientras el capitalismo sea capitalismo las guerras ser‡n una manera ampliar mercados, las enfermedades ser‡n el negocio de las farmacŽuticas, nuestra vida ser‡ reducida a fuerza de trabajo y al consumo, la vivienda no ser‡ un derecho sino una fuente de especulaci—n, el medio ambiente ser‡ visto como un mero recurso a explotar, etc. Los comunistas tenemos la firme convicci—n de que no vale la pena perderse en sue–os de una vida mejor bajo el capitalismo. La œnica soluci—n es la revoluci—n que nos situŽ en la v’a del socialismo y el comunismo.


VIDA DE PARTIT

CONSTITUIDO EL COMITƒ COMARCAL DEL BAIX LLOBREGAT PSUC viu del Baix Llobregat El s‡bado 21 de noviembre se celebr— en el Prat de Llobregat la V Conferencia Comarcal del PSUC viu del Baix Llobregat, a la que asistieron 35 camaradas provenientes de diez localidades diferentes de la comarca, m‡s Piera de l'Anoia. El encuentro cont— tambiŽn con la presencia de Alfredo Clemente y Miguel çngel Dom’nguez, secretarios de Organizaci—n y Mundo del Trabajo del partido, respectivamente. En la Conferencia se debati— sobre la actual situaci—n pol’tica y social de nuestras ciudades y pueblos y de c—mo contribuir desde el PSUC viu a la denuncia y la lucha contra las consecuencias que est‡ acarreando la crisis econ—mica a nuestra comarca y a la reconstrucci—n de la izquierda a la que est‡n convocando las nuevas direcciones de IU y el PCE, sin pasar por alto las particulares circunstancias que se dan en Catalunya. Para todo ello se aprob— un plan de trabajo para 2010, por el que se prevŽ crear una p‡gina web, recuperar una de las casetas de las grandes localidades, realizar una salida pol’tica festiva y planificar las municipales de 2011 con la suficiente antelaci—n. El ComitŽ Comarcal nombrado para dirigir estas tareas estar‡ encabezado por Juan

Morej—n como Secretario Pol’tico, camarada de larga experiencia sindical en CCOO de la NestlŽ en Esplugues de Llobregat y en los movimientos sociales de su ciudad, Sant Feliu de Llobregat. Se nombraron tres responsables de organizaci—n: Francisco Carmona, de Sant Andreu de la Barca para la zona norte de la comarca; Marc Egea, de Sant Boi de Llobregat para la zona centro; y Gregorio Delgado de Cornellˆ de Llobregat

para la zona sur. El ComitŽ se completa con representantes de diferentes localidades: Margarita Fern‡ndez, de Olesa de Montserrat; Juliana Ruiz, de Sant Joan Desp’; David Vicioso, de El Prat de Llobregat; Asunci—n Polaina, de Viladecans, y como representante de Joves Comunistes, Lorena Vicioso. http://psucbaixllobregat.blogspot.com/

"ESTRATéGIES DE L'ESQUERRA EUROPEA" Acte conjunt de l'ACIM, la FIM i Transform! El dia 30 d'octubre va tenir lloc a Barcelona l'acte "Estratgies de l'esquerra europea", organitzat per l'ACIM i amb les intervencions de Walter Baier, editor de transform!, Higinio Polo i Miguel Riera, director d'El Viejo Topo. Transform!, xarxa europea de pensament alternatiu i diˆleg pol’tic, publica una revista amb periodicitat semestral en qu colálaboren importants pensadors d'esquerres. MŽs informaci— a: http://www.transform-network.org www.fcim.cat.

15


www.psuc.org

FRANQUEO CONCERTADO N¼ 02/0773

Redacci—: PSUC viu, C. Doctor Zamenhof 16-18, 08020. Tel.: 93 412 2195. Fax: 93 412 3207. Correo-e: noutreball@psuc.org. Dip. Legal: B-28994/99

Butlleta de subscripci— al Forma de pagament:

Gir Postal

Domiciliaci— Bancˆria

Nom i cognoms ....................................................................................... Adrea ..................................................................................................... Poblaci— ........................................................Codi postal....................... Dades Bancˆries: Titular ............................................... Banc o Caixa ................................. Oficina .......................................... DC ................ Compte.......................

IngrŽs en compte: 2100-3000-15-2201675359 12 euros un any Enviar a: Nou Treball C. Doctor Zamenhof 16-18 CP 08020 Tel. 93 412 21 95 93 412 04 73 Fax 93 412 32 07


Nou Treball 95