Page 1


6

New/Nueva Opinion

Información Sin FronterasInformation Without Borders

Teléfono satelital, clave en la captura del ‘Chapo’ Guzmán La operación que dio con la captura de Joaquín Guzmán Loera el ‘Chapo’, de 56 años –y apodado así por su baja estatura– llevaba planificándose varios meses, pero los últimos 10 días fueron claves, pues fue cuando el cerco se fue cerrando en torno al capo del narcotráfico más buscado del mundo. Los servicios de inteligencia de México, asistidos por la agencia antidrogas estadounidense (DEA), lograron ubicar y capturar al narcotraficante gracias a las señales de su teléfono satelital. (Lea también:

Policía busca al sobrino del capo el ‘Chapo’ Guzmán). El primer eslabón de la cadena de hechos que condujeron al arresto de Guzmán fue la detención, el 12 de febrero en Puebla, del narcotraficante Daniel Fernández Domínguez, alias el ‘Pelacas’. Al momento de su captura, Fernández tenía en su poder 20 teléfonos celulares, varios de ellos con registros de llamadas a números con la clave del estado de Sinaloa. (Caída del ‘Chapo’ Guzmán no significa la desarticulación del cartel). Los servicios de inteligen-

¿Y ahora quién es el más buscado del mundo?

cia de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) y de la Secretaría de Marina determinaron que algunos de esos números pertenecían a los miembros del equipo de seguridad de Ismael el ‘Mayo’ Zambada, uno de los principales líderes del cartel de Sinaloa y sucesor de Guzmán. (Los negocios del capo el ‘Chapo’ Guzmán en Colombia). La información permitió capturar el 13 de febrero a Joel Enrique Sandoval Romero, el ‘19’, jefe de seguridad de Zambada, junto con algunos de sus subordinados en el municipio de Reforma, Sinaloa. El teléfono de uno de los miembros del equipo de Sandoval tenía un número telefónico que, según les aseguró a sus interrogadores, pertenecía al ‘Chapo’. Algunas versiones mencionan que fue en este punto en el que la DEA ofreció apoyo tecnológico, con geolocalizadores de última generación, para ubicar el aparato que usaba Guzmán, un teléfono satelital. El 17 de febrero, el aparato fue ubicado cuando Guzmán lo encendió con el fin de hacer una llamada para pedir ayuda para escapar de Culiacán, la capital de Sinaloa. Los agentes federales y efectivos de la Marina llegaron al domicilio de donde partió la llamada, donde encontraron túneles que comunicaban con el sistema de drenaje, por los que el capo presumiblemente había escapado. Ese mismo día, el teléfono fue ubicado en Mazatlán, y desde entonces los agentes federales se dedicaron durante varios días a estudiar los movimientos del capo y esperar el mejor momento para actuar, de tal forma que no volviera a escapar. Momento definitivo Finalmente, el sábado 22 de febrero, a las a las 3:45 de la madrugada, comenzó el operativo, que finalizó a las 6:40 de la mañana. Efectivos de fuerzas especiales de la Marina irrumpieron en el edificio de condominios Miramar, en Mazatlán, donde sorprendieron en la planta baja a Carlos Manuel Hoo Ramírez, guardaespaldas de Guzmán, quien los condujo al apartamento 401.

El edificio tiene 27 apartamentos confortables, aunque sin mayores lujos, de dos y tres habitaciones, sala, comedor, zona de lavandería, balcones con vista al mar, que normalmente se arriendan a unos 1.000 dólares mensuales (unos dos millones de pesos). El conjunto tiene una piscina que los transeúntes pueden observar desde la calle. Fuentes de seguridad indican que los marinos subieron silenciosamente por el ascensor y las escaleras. Abrieron la puerta de madera del departamento con fuerza, pero sin estruendo, rompiendo la cerradura. En una de las habitaciones estaba acostado en la cama un hombre de bigote con una camiseta roja, que trató de alcanzar un rifle automático apoyado en una pared, sin conseguirlo. El individuo forcejeó y recibió algunos golpes, y finalmente fue sometido y capturado. Un elemento que llamó la atención de las autoridades es que en el apartamento había una silla de ruedas en la habitación principal. De todas maneras, el operativo no estuvo exento de tensión, ya que la DEA presionó al gobierno mexicano para que la captura se diera lo más rápidamente posible, pero las autoridades querían actuar con cuidado, pues en otras oportunidades el ‘Chapo’ había logrado evadir el cerco de los cuerpos armados, incluso por pocos minutos, y además querían evitar una posible confrontación que pusiera en peligro a la población. Cortes de Nueva York y Chicago lo solicitan Fiscales federales en Nueva York y representantes de la DEA en Chicago estudian la posibilidad de solicitar la extradición del ‘Chapo’, ya que, de acuerdo con la DEA, miembros del cartel de Sinaloa trabajan en el área de Chicago importando significativas cantidades de marihuana, cocaína y metanfetaminas para venderlas a toda la región. La oficina de la fiscal general en el distrito este de Nueva York, Loretta Lynch, fue la primera en anunciar que pedirá su extradición. FUENTE: El Universal

Febrero 27- Marzo 12/2014

La esposa del ‘Chapo’ (Viene p.1) rico como un capo que se había vuelto demasiado poderoso para atraparlo. A finales del año pasado, las autoridades comenzaron a acercarse al círculo íntimo del jefe del narco más buscando del mundo. Luego, el 16 de febrero, los investigadores de México, con ayuda de agentes antidrogas de la DEA, del Servicio Federal de Alguaciles de Estados Unidos y de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) consiguieron la clave que necesitaban con urgencia: rastrearon un celular a una de las casas de seguridad en Culiacán que Guzmán utilizó para evadirse. El teléfono estaba relacionado con el jefe de comunicaciones del capo: Carlos Manuel Ramírez, alias “Cóndor”. Al día siguiente, las autoridades mexicanas arrestaron a uno de los mensajeros de Guzmán, que rápidamente proporcionó detalles sobre las casas de seguridad que Guzmán y sus allegados habían estado usando, dijeron los funcionarios. En cada casa, los militares mexicanos encontraron lo mismo: puertas de acero reforzado y una vía de escape debajo de las bañeras. Cada escotilla conducía a una serie de túneles interconectados con el sistema de drenaje de la ciudad. Los funcionarios dijeron que en una de las casas de seguridad se encontraron tres toneladas de drogas, aparentemente de cocaína y metanfetaminas. Un reportero de The Associated Press que caminó a través de uno de los túneles tuvo que bajar en un canal y agacharse para entrar en un tubo de desagüe, lleno de agua y lodo que olía a aguas residuales. Unos 700 metros (yardas) adelante, estaba abierta una portezuela que dejaba al descubierto un túnel recién construido. Grande y forrado con paneles de madera, como una cabaña, el pasaje tenía iluminación y aire acondicionado. Al final del túnel había una escalera azul pegada a la pared que conducía a una de las casas que las autoridades mexicanas dicen que Guzmán usó como escondite. Un día después que los militares casi capturaron a Guzmán en Culiacán, fue

arrestado un alto colaborador: Manuel López Osorio. Según los funcionarios, él contó a los investigadores que recogió en el alcantarillado a Guzmán, al jefe de comunicaciones Ramírez y a una mujer, antes de ayudarlos a huir a Mazatlán. Una llamada intervenida por agentes de ICE en el sur de Arizona proporcionó la pista final, pues ayudó a rastrear a Guzmán al condominio playero donde finalmente fue detenido, dijeron los funcionarios. La escucha de la ICE fue la pista más importante de la semana pasada, pues otras intervenciones telefónicas resultaron inútiles mientras Guzmán y sus colaboradores reaccionaban al haber estado tan cerca de ser capturados. De pronto todo se juntó. Teníamos a las personas adecuadas para arrestar y contábamos con una buena intercepción”, dijo el funcionario del gobierno estadunidense. “La escucha de la ICE fue la última en pie. Esa intercepción en Nogales. Esa lo conectó (a Guzmán) con ese hotel”. Alonzo Peña, un ex alto funcionario de la ICE, dijo que las escuchas telefónicas en Arizona llevaron a las autoridades a la casa en Culiacán de la ex esposa de Guzmán, Griselda López, y al hotel en Mazatlán donde Guzmán fue arrestado. La investigación de la ICE comenzó hace aproximadamente un año con una pista de la oficina de la agencia en Atlanta, según la cual alguien estaba cruzando la frontera con unos 100 mil dólares, dijo Peña, quien fue informado sobre la investigación. Esa persona llevó a los investigadores a otro elemento operativo del cártel, que se cree que era un comerciante de aeronaves, lo que les permitió localizar los equipos de comunicaciones de Guzmán. El alto funcionario policial dijo que los marinos mexicanos merecen el crédito de haber detenido vivo a Guzmán y sin que nadie disparara un solo tiro. Nunca lo anticipamos, nunca, que iba a ser capturado con vida”, dijo el funcionario. Aún no está claro qué va a pasar ahora con Guzmán, excepto que él será el centro de un largo y complicado proceso legal para decidir si México lo juzga primero o Estados Unidos


11 New/Nueva Opinion

Informaci贸n Sin FronterasInformation Without Borders

Febrero 27- Marzo 12/2014


16

New/Nueva Opinion

Informaci贸n Sin FronterasInformation Without Borders

Febrero 27- Marzo 12/2014


Ed 288 web  

New/Nueva Opinion Ed.288

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you