Page 1


La Historia de un compromiso Memoria sobre la historia del Economato Resurgir y las otras actividades de la AsociaciĂłn Resurgir.

Manuel GarcĂ­a Villalba


Edición actualizada noviembre 2017 © Manuel Garcia Villalba © Asociación Resurgir www.resurgir.net / economato@resurgir.net Fotos: Antonio la O, Antonio Verdejo, Manuel García Villalba, Alfonso Infante y archivo. Gestión editorial: info@editorum.es Imprime: masquelibros Depósito Legal: M-28375-2017


Contenido Prólogos..................................................................................... 9 Resurgir...................................................................................... 15 Despertar las conciencias ................................................. 21 El Grupo: Debatir, Profundizar ....................................... 23 La Gestación........................................................................ 27 La Incertidumbre y el miedo ........................................... 31 El Parto ................................................................................. 35 El Salto .................................................................................. 45 Historias y vivencias .......................................................... 53 Otras actividades ..................................................................... 61 Escucha activa ..................................................................... 67 Asesoramiento Jurídico y orientación ........................... 69 Emergencia Social .............................................................. 71 Sensibilización ciudadana de la solidaridad ................ 73 Observatorio social de la pobreza en Huelva .............. 77 I Jornadas sobre las causas de la pobreza en Huelva. 79 Revista Resurgir .................................................................. 83 Resurgir en las Redes sociales ......................................... 85 Conferencias. Mesas redondas........................................ 87 Apoyo a los barrios más pobres a través de las Cáritas parroquiales........................................................... 91 Material escolar................................................................... 93 Ropas y muebles usados................................................... 95 Reciclar ................................................................................. 97 El Grupo. El Voluntariado..................................................... 101 Epílogo colectivo ..................................................................... 109


7

Dedicatoria

A

todos los que forman y han formado parte de la Asociación Resurgir: los fundadores, los que se unieron enseguida, los que se han unido después y a los que se unirán para mantener los principios y los valores que inspiraron y dan vida a esta obra. A las Cáritas parroquiales que se han sumado a nuestro trabajo, y en concreto a sus párrocos y voluntarios que hacen un magnífica labor con las familias en sus barrios. A las entidades públicas, privadas1 religiosas y laicas. A las pequeñas comunidades de bases, las familias y particulares que han apadrinado y ayudado a algunas familias que conocían y lo estaban pasando mal; a las administraciones públicas que han creído en nuestro trabajo2. 1

2

Entidades como: la Obra Social la Caixa, Fundación Cajasol, Autoridad Portuaria de Huelva, Atlantic Copper, Fundación Caja Rural del Sur, Aguas de Huelva. Huelva Buenas Noticias diario digital. Muy especialmente a la Excma. Diputación Provincial de Huelva que desde el 2009 nos ha permitido atender a miles de familias de la provincia; Delegación de Bienestar Social de la Junta de Andalucía en Huelva y que desde los primeros años venimos trabajando en apoyo


8

Y muy especialmente, dedicamos estas páginas a las compañeras y compañeros que se fueron al otro lado de la vida y que durante años nos acompañaron en este sueño que se hizo realidad: María Ángeles Gutiérrez y su esposo Joaquín Hurtado, Pepi Bueno, Pepe Quiles, Francisco Javier Cueto, Rosa Hernández y por último mi compañero, hermano en la fe y amigo del alma Andrés Escalante Hidalgo, que me acompañó durante muchos años en los que reflexionábamos frecuentemente sobre nuestras creencias. Supo darle la mística a los distintos encuentros y reuniones que como grupo tuvimos. Nos acompañamos mutuamente y no estuvimos solos en los momentos más duros y difíciles que coincidimos vivir. Esas experiencias nos enseñaron que el Resucitado no siempre te libra del sufrimiento, pero siempre te acompaña en el sufrimiento.

Manuel García Villalba a las familias solicitante del salario social., a la nueva corporación del Ayuntamiento de Huelva que a partir de 2016 hemos orquestado una acción conjunta para atender entre 350 a 500 familias de la capital todos los meses, al Ayuntamiento de Moguer y el Ayuntamiento de Aljaraque que actualmente siguen trabajando con nosotros. Y a las que la hicieron en otros momentos: Ayuntamiento de San Bartolomé de la Torre, Ayuntamiento de Almonte, Ayuntamiento de San Juan del Puerto, Punta Umbría, Ayuntamiento de Villablanca y otros que en alguna ocasión han colaborado. La Universidad de Huelva, en especial la Facultad de Trabajo Social y el Departamento de Sociología.


9

Prólogo «De la abundancia del corazón habla la boca» (Mateo 12:34), cita evangélica que me permite romper el hielo para esta presentación del libro de Manolo García Villalba sobre la génesis y desarrollo de un gran proyecto social: Resurgir.

R

ecurro a esta cita porque él me sugirió que le hiciera las correcciones que considerara oportunas y sólo me he limitado a corregir las maniáticas incursiones de los modernos procesadores de textos, modificando a veces el sentido de las frases. El contenido no admite correcciones ni sugerencias, surge del sentido de esa cita inicial y, por lo tanto, es fruto de una explosión de reflexiones y vivencias acumuladas a lo largo de los años. Que el lector no busque aquí un libro histórico, a pesar de su título, ni un manual práctico, a pesar de su gran utilidad, sino la expresión llana y generosa de una experiencia compartida a lo largo de los años con un grupo que ha ido creciendo en número y en nivel de compromiso.


10

Resurgir es un producto colectivo pero con una dirección extremadamente eficaz, no sólo en el funcionamiento de las actividades que se desarrollan en el economato, sino en la dinámica interna de un voluntariado, proveniente del ámbito de movimientos cristianos, del humanismo cristiano o sólo del humanismo social.

Mi experiencia, como colaborador puntual desde mi actividad universitaria y del contacto y conocimiento de buena parte de los voluntarios, me permite constatar que recibimos mucho más que lo que aportamos; en mi caso, darle un plus de vida a mis clases y una utilidad práctica a la investigación, cuando estaba en activo, y permitirme continuar siendo útil en esta otra etapa. De la abundancia de su corazón, no sólo habla su boca en este texto, sino el regalo vital de participar en esta gran actividad social. Francisco Cruz Beltrán Universidad de Huelva. Departamento Sociología y Trabajo Social


11

Prólogo colectivo Resurgir es un proyecto colectivo, y nos ha parecido oportuno hacer también un prólogo colectivo. Vosotros tenéis la palabra.

Uno de los mayores defectos de nuestra sociedad es que genera excluidos, personas que no pueden satisfacer sus necesidades básicas, en Huelva son más del 10% de la población. Hoy día RESURGIR, que significa “recobrar fuerzas y ánimos para volver a vivir” es cada vez más necesario para decenas de miles de familias onubenses.

Francisco José Martínez López, ex rector y catedrático de la Universidad de Huelva

En palabras de Jorge Luis Borges: “Dos son las obras que dejan en pos de si los hombres: una la obra en sí misma, y otra la imagen que del hombre se forman los


12

demás”. Parafraseándole, quienes han hecho posible el Economato Resurgir que hoy conocemos dejan tras de sí esta obra solidaria, en la que la ayuda material a quienes más lo necesitan y el respeto a la dignidad de la persona van de la mano. Esa imagen, justamente ganada, es la que marca la diferencia.

Alfonso Vargas Sáchez Catedrático de Organización de Empresas en la UHU y Doctor en Ciencias Empresariales

A Resurgir, con nuestro agradecimiento como voluntarios de “la Caixa” por enseñarnos a mantener la dignidad del ser humano. Resurgir es una gran familia, en la que se respira esperanza; se abraza con cariño a todos lo que pasan por allí, necesitados no sólo de alimentos sino de una mano amiga que les guíe y les escuche con una sonrisa.

Juan Manuel Linares Tarriño Caixabank - Director Área Negocio Huelva


13

Recién llegada a la ya desaparecida Atlántico Televisión tuve la oportunidad de realizar un reportaje en el que mostraba a los onubenses la labor altruista de esta organización. Tras las explicaciones de su presidente, Manuel García Villalba, me pareció una filosofía extraordinaria, una fórmula novedosa que ponía el acento en la dignidad de las personas. Desde entonces hasta ahora, son innumerables las ocasiones en las que me he vuelto a encontrar en esas tareas informativas con Resurgir y sus responsables. En este tiempo, ha cambiado mucho el perfil de las personas a las que viene ayudando Resurgir, pero, desgraciadamente, su actividad voluntaria sigue siendo vital. Siendo así, ‘Resurgir: La historia de un compromiso’ es un libro necesario para conocer la trayectoria que ha tenido la entidad a lo largo de estos años. Su lectura nos permitirá acercarnos a una entidad que es sinónimo de solidaridad. Todo un símbolo de Huelva. Ahora, a seguir recorriendo ese camino, haciendo lo que un día fue un imposible.

Mari Paz Díaz Domínguez Periodista y Doctora en Historia


15

Resurgir: Significado de Resurgir según la RAE: «Volver a la vida, recobrar nuevas fuerzas físicas o morales». Voluntad, entrega, trabajo y esfuerzo son los ingredientes de esta asociación, que ojalá, en un futuro, pudieran ser más. Eso sí, estos ingredientes no tienen precio de coste. Valen su peso en oro. (Rocío Romero Ponce. Publicado en diciembre 2014)


16


17

Posiblemente, a algunos lectores no les interese lo que aquí se dice. No importa. Está escrito para aquellos que saben soñar, que apuestan por la utopía y que piensan que la solidaridad es el alma que humaniza esta sociedad, y para los que tienen curiosidad por conocer una experiencia solidaria, real y con un mensaje de esperanza.

E

n varias ocasiones me han dicho que sería interesante que escribiese la historia de Resurgir. Me he atrevido a transcribir las memorias de nuestro compromiso como grupo. Pido disculpas por si me he dejado fuera alguna anécdota o experiencia de interés, no ha sido intencionada. Creo que lo esencial queda expuesto en este relato. Sin lugar a dudas desde su nacimiento como asociación formal en 1999 hasta hoy, finales del 2017, Resurgir ha crecido y se ha convertido en un recurso de los más demandados por los ciudadanos más empobrecidos. Durante estos años se han beneficiado miles de personas de la capital y la provincia. Hemos conocido un sinfín de historias que nos hicieron emocionarnos y a veces llorar.


18

Nunca nos han faltado voluntarios: casi siempre hemos tenido lista de espera. Ser voluntaria o voluntario de Resurgir requiere un perfil especial. Ser voluntario debe ser una opción de compromiso, de servicio desinteresado y no una huida de su propia realidad. Resurgir goza de un peso social en la sociedad onubense que se ha ganado con su trabajo serio y continuado. Ha tenido numerosos reconocimientos de instituciones públicas y privadas. Ha servido de modelo para que otros grupos o entidades abran algo igual o similar en otras localidades de España y de algunos otros países. Nos han llamado y visitado de distintos puntos de la geografía española y de otros países para que expliquemos cómo lo hicimos. Ha captado la atención de los distintos medios comunicación: prensa, radio y televisión no solo de Huelva, también de otras provincias y nacionales. Así como desde el primer momento en las redes sociales.


19

Hemos tenido el honor de contar con importantes y magníficos colaboradores en nuestra revista Resurgir, de la que hemos publicado todos los años dos números partir del segundo año. También hemos promovido conferencias y charlas de orden social; estudios sociológicos con la Facultad de Trabajo Social de la Universidad de Huelva. Hemos intentado conocer de la forma más rigurosa posible, a través de su Departamento de Sociología, la situación real por los distintos barrios de la ciudad, así como las causas de la pobreza en Huelva. También hemos querido sensibilizar a los jóvenes y a los ciudadanos en general sobre el problema de la pobreza y la exclusión social. Que no sean espectadores pasivos, que tomen conciencia sobre la solidaridad activa. Y sobre todo, se ha creado una gran familia portadora de esperanza, cohesionada y unida, entre mis compañeras y compañeros: los que iniciaron la travesía, los que se embarcaron y se embarcarán en un proyecto que hemos hecho realidad. Desde nuestra fe de creyentes,


20

estamos convencidos que también somos los pelillos del pincel en mano del Artista3. Y que de alguna manera, mirando el camino recorrido, podemos decir que lo hicimos... porque no sabíamos que era imposible.

3 Cuando nos referimos a Artista estamos pensando en el Dios de la Vida. Dios actúa a través de los hombres y mujeres que dicen sí y se comprometen por un mundo más humano y más justo. Esa fe mueve montañas.


21

Despertar las conciencias

E

staba oscureciendo y, como en otras muchas ocasiones, mi mujer y yo habíamos comprado unos alimentos para ayudar a una familia conocida y empobrecida por las duras circunstancias que vivían: madre separada, inmigrante con nacionalidad española; dos de los tres hijos habían nacido en Huelva y sobrevivían con el poco dinero que entraba en casa de una Me vino a la pobre pensión por enfermedad.

mente que, de alguna manera, nuestra ayda estaba humillando a aquellas personas

En su casa y después de entregarle la compra y darnos efusivamente las gracias me invadió un sentimiento contradictorio y de vergüenza personal. Me vino a la mente que, de alguna manera, nuestra ayuda estaba humillando a estas personas. Daba, o podía dar, la sensación de una actitud paternalista por nuestra parte: nosotros arriba como salvadores y ellos


22

abajo, que casi le imponíamos lo que tenían que comer y nos olvidábamos de sus anhelos y de otras necesidades personales y de la casa, como artículos de la limpieza y aseo personal. Cuántas veces hemos oído que hay que dar o ayudar con artículos de primera necesidad, y ya se ha tranquilizado la conciencia. De regreso a casa, mi mujer y yo lo comentamos un largo rato y no sabíamos darle respuesta para conciliar la relación de ayuda con el respeto a la dignidad de la persona. Pensamos que darle una limosna tampoco era la solución. Nos entraba la duda. En estas situaciones de empobrecimiento se bloquean las personas y a veces toman decisiones llevadas por el impulso y las ofertas golosas, y era fácil caer en la tentación de comprar artículos no tan necesarios como bebidas alcohólicas, refrescos, colas u otros productos no especialmente nutritivos. De una forma o de otra aterrizábamos en una acción paternalista, en la que quedaba en segundo plano la persona: su dignidad, sus anhelos, sus sueños, sus aspiraciones y sus necesidades personales.


23

El Grupo: Debatir, Profundizar

D

esde mediados de los años 80 iniciamos unas reuniones varios matrimonios; con el tiempo se fue reduciendo a un grupo de unos diez matrimonios, con un fuerte compromiso cristiano4. Nos reuníamos semanalmente para profundizar en nuestra coherencia con las creencias que emanan del Evangelio y analizar los acontecimientos sociales de nuestro entorno. Discernir los signos de nuestro tiempo y buscar respuestas a través de la ética y el proyecto de Jesús de Nazaret que nos transmite un mensaje de esperanza. El cristiano, hoy, tiene que ser portador de espe ranza ante una sociedad ensimismada en sí misma que vive el momento y no tiene ningún horizonte más allá de lo que toca. 4 A algunos, les puede chocar lo de cristianos. Nuestra fe estaba y está cimentada en bucear, conocer y profundizar en el mensaje de Jesús de Nazaret, asistido por personas doctas en la materia. El proyecto de Jesús ha quedado olvidado, especialmente en las sociedades occidentales. Los valores humanos y la ética de Jesús han quedado solapados por el “falso ropaje” que hemos dado los cristianos durante siglos. A veces confundiendo la ética de Jesús con la estética.


24

Como dice Juan Antonio Pagola, «La esperanza no es ciega, sino lúcida. Proyecta luz sobre la realidad. Ilumina la vida y permite entenderla mejor. La esperanza ayuda a discernir, es decir, a examinar la verdad última de todo, para saber cómo actuar»... «La esperanza no es solo protesta. Es impulso a la acción. El que lleva en su corazón la esperanza, se siente impulsado a hacer lo que espera. El futuro que espera se convierte para él en proyecto de acción y compromiso. La esperanza no lleva a la pasividad, sino a la lucha contra todo lo que se opone al objetivo de esa esperanza»5. Paralelamente también se debatió en otro grupo más pequeño, del que también formábamos parte algunos del grupo de matrimonios, y que pertenecían al colectivo de miembros de la Asociación de Antiguos Alumnos de SAFA–FUNCADIA de Huelva, creada a mediados de los 90, y allí se tenía las mismas percepciones en las ayudas que individualmente se realizaban. En una sociedad como la que nos ha tocado vivir, es difícil tener vida interior: pensar, reflexionar, contemplar las cosas bellas que nos rodean. Crecer por dentro. Reconocer y admitir nuestras incoherencias y errores.

5 Juan Antonio Pagola. Páginas. 114, 117. “Es bueno creer en Jesús” de Editorial San Pablo.


25

Tener criterios bien fundamentados y desde el sosiego buscar respuestas a los acontecimientos diarios. Necesitamos espacios de encuentros y reuniones en grupo, donde descubrir cómo dar un sentido más humano y solidario a nuestro quehacer. Salir de nosotros mismos y darse como fuente de agua viva que mitigue el día a día de las amarguras en las que están sumergidos algunos de nuestros convecinos y que al mismo tiempo nos ayude a crecer como personas: como padre, madre, hijo, ciudadano. Era nadar contracorriente y salir del alienamiento en que nos tenía sumergido el sistema. Ahí, en esos grupos, planteamos y analizamos nuestras experiencias y dudas. Del análisis en los distintos grupos se llegó a un sentimiento común que nos producía una cierta desazón: coincidíamos en que nuestra actuación se percibía como una acción paternalista y, en muchos casos, hasta humillante para las personas beneficiadas. Pero hasta ese momento no entendíamos otra forma de ayuda.


26

Como la salida no era fácil, nos llevó muchas reuniones hasta encontrar el camino. Continuos análisis y debates buscando respuestas que reciclasen el concepto que teníamos, de limosna para cambiarlo por el de ayuda y el acompañamiento con respeto a la dignidad y la libertad de las personas. Y huir del paternalismo. Esto sí lo teníamos claro y además no podíamos permanecer inactivos hasta encontrar una alternativa, ya que es posible que ayudar a una persona no cambie el mundo, pero sí se puede cambiar el mundo de esa persona. Y que movernos en equipo, bien cohesionados, con principios basados en el humanismo cristiano, tratando ser eficientes y compartiendo tiempo, conocimiento y dinero se podía iniciar un proyecto común al servicio de los empobrecidos de la sociedad y regenerar, desde nuestro pequeño universo, una espiral que haga que la solidaridad, bien conducida, tenga un efecto benéfico y multiplicador que permita crear un recurso nuevo para canalizar y mejorar los apoyos a muchas familias de nuestra ciudad que lo están pasando mal .


27

La Gestación

N

os situamos a mediados de los noventa. Con nuestras dudas a cuestas, iniciamos la búsqueda de alguna fórmula o modelo que recogiese los principios que habíamos debatido para la relación de ayudas a estas familias empobrecidas, y que al mismo tiempo pudiese reforzar el mensaje social que queríamos transmitir. Examinamos los antecedentes que teníamos, de los años cincuenta y sesenta, de las actividades que se realizaban a través del movimiento de los jesuitas: la Congregación de los Javieres y la Vanguardia Obrera, y algunos recordamos la existencia de un pequeño economato social para las familias pobres donde se vendían ropas a un precio mínimo, atendido por voluntarios, en uno de los salones del antiguo y demolido edificio de Estudios Politécnicos Madre de Dios, actualmente SAFA FUNCADIA. Tomamos contacto con entidades humanitarias de América Latina, de algunos pueblos de Andalucía. Continuamos la búsqueda por algunas instituciones religiosas que trabajan la caridad, por indicación de la


28

religiosa de la Comunidad de las Esclavas del Divino Corazón de Huelva, Pilar Berlanga, quien sugirió que visitásemos a las Hijas de la Caridad de Triana, que mantenían y mantienen un comedor para los sin techo, duchas y un ropero social. Además nos llamó la atención, especialmente, la actividad de pequeño economato, en una nave anexa, que mantenían financiado por las Cáritas parroquiales de la zona bajo el formato de un sencillo supermercado para ayudar a las personas necesitadas de esas parroquias. Todas estas actividades estaban coordinadas por las Hijas de la Caridad en sus instalaciones y atendidas no solo por ellas, sino especialmente por voluntarias y voluntarios6. La fórmula del economato de los años cincuenta y sesenta de la Vanguardia Obrera y la experiencia de las Hijas de la Caridad de Triana de los años noventa nos indujo a diseñar un proyecto distinto que recogiese la idea de un economato adaptado a las necesidades sociales de la época y que permitiese aunar, sumar esfuerzos con otras entidades que trabajaban a pie de

6 En Huelva varias personas, especialmente mujeres, del grupo de los matrimonios venían trabajando en el local de los Sin Techo de Huelva desde que abrió y otras colaboraban con el Comedor Virgen de la Cinta de Huelva que llevaba décadas abierto y era obra iniciada por los jesuitas.


29

obra en las distintas zonas de Huelva, al tiempo de ofrecer un recurso nuevo a las Cáritas parroquiales. Pretendíamos convertir el Economato en una de las actividades más importante y en el compromiso más visible de la Asociación Resurgir, pero además queríamos fomentar una conciencia social sobre la situación de empobrecimiento de muchas personas de Huelva. Para ello promovimos con la Universidad, paralelamente, un estudio sociológico bajo la dirección del profesor Cruz Beltrán que nos diese información realista y actualizada La esperanza de la situación de la pobreza por no es solo distintas zonas de Huelva, y protesta. para ello se activó para el trabajo Es impulso a de campo a más de cien alumnos y alumnas de la antigua Esla acción cuela Universitaria de Trabajo Social. En otro sentido, era fundamental impulsar una dinámica de sensibilización sobre la sociedad onubense, administraciones públicas, Universidad, colegios, institutos y medios de comunicación sobre un tema, para muchos marginal, que genera un gran sufrimiento a miles de vecinos nuestros. Entendíamos


30

que era necesario dar a conocer las carencias y proponer soluciones. Nos llevó muchos meses explicitar y definir lo que queríamos hacer como grupo, pero al final teníamos diseñado un ramillete de objetivos a los que había que darle cuerpo.


31

La incertidumbre y el miedo

L

a teoría la teníamos clara, pero pasarlo a la realidad era ciertamente complicado y a algunas personas de los grupos la idea les daba miedo y hasta les producía «vértigo».

No éramos ninguna orden religiosa, ninguna entidad reconocida. Solo éramos un grupo de matrimonios, once en total –y algún otro, de antiguos alumnos, que se unió a nivel personal– que soñábamos juntos. Pero como decía Martin Luther King: «Cuando un hombre (o mujer) sueña solo tiene una ilusión, pero cuando varios hombres (y mujeres) sueñan juntos tienen un ideal». ¡Teníamos un ideal! Pero, a veces como decía al principio de este capítulo, el miedo invadía a algunos de los que estábamos reunidos y trabajando en el proyecto. Nos parecía un listón muy alto para saltar. Ralentizamos e incluso aparcamos transitoriamente el proyecto durante más de un año, al no tener clara la forma jurídica y sus efectos administrativos. Superando esos momentos de flaqueza, volvimos a reconsiderarlo.


32

Por fin, empezamos a dar los primeros pasos y tomamos contacto con Cáritas Diocesana de Huelva para ofrecerles el proyecto, y bajo su paraguas nos comprometíamos a llevarlo. Tuvimos varias reuniones con ellos y lo valoraron con mucho cariño y nos animaron a hacerlos nosotros solos ya que ellos no podían abrir otro frente nuevo y garantizar su continuidad. Incluso nos apoyaron económicamente para su puesta en marcha. Esta ayuda moral y económica fue fundamental y siempre le estare¡Teníamos un mos agradecidos al equipo ideal! Pero a directivo de Cáritas Dioceveces, el miedo sana, dirigido entonces por invadía a Manuel Aznar Belda, que algunos. Nos modernizó y puso en valor parecía un listón Cáritas Diocesana en Huelva. Fueron los primeros en sumuy alto para gerirnos la creación de una saltar asociación, aunque en aquel momento no lo teníamos muy claro. Tenemos que señalar que en todo momento tuvimos el apoyo y el empuje del obispo anterior de Huelva Don Ignacio Noguer Carmona, y hoy con nuestro


33

obispo actual Don José Vilaplana Blasco y de los distintos párrocos a los que planteamos la idea. Llegó el momento de dar el paso definitivo ¿Pero qué estructura legal definitiva podíamos darle para que fuésemos creíbles? Buscamos en la Junta de Andalucía, en la Delegación de Hacienda, en el Gobierno Civil, Ayuntamiento... y en la nomenclatura de asociaciones no existía ninguna similar que recogiese nuestros fines. Insistimos, explicando con detalles nuestro proyecto en un sitio y otro, hasta encontrar una fórmula adecuada que nos permitiese caminar con legitimidad y legalidad ante las administraciones públicas.


35

El Parto

L

os meses pasaban. La gestación se alargaba y por fin confeccionamos unos estatutos de asociación sin ánimo de lucro que recogiese los objetivos que teníamos claros. Decidimos aportar cada matrimonio una cantidad de una cierta importancia para que, junto con la ayuda económica de Cáritas Diocesana, llegáramos al menos a lo necesario para empezar. Alcanzamos a reunir el millón de pesetas de aquel tiempo. Era una cantidad importante y necesaria. Ajustamos los gastos fijos para intentar conseguir apoyos de amigos simpatizantes del proyecto para el alquiler de un local, la fianza, los útiles necesarios para montar las instalaciones y las primeras compras. En teoría todo estaba planificado. Paralelamente se hacían gestiones para conseguir las estanterías, mesas, sillas y ordenadores usados de entidades que fuesen a tirar, para reciclarlos y ponerlos en activo. Eran muchos los flecos que había que orquestar para conseguir que cuando se empezase no surgiera ningún problema importante.


36

Por fin, con los Estatutos terminados, la noche del Martes Santo de 1999, en una Eucaristía compartida por los miembros del grupo y presidida por el sacerdote amigo don Francisco Girón, en el piso de Manolo Andújar y Mari Carmen Bracero, casi la totalidad de los miembros asistentes se comprometen y firman los estatutos. Al mismo se adhiere con su firma el sacerdote don Francisco Girón, que nos había acompañado en muchas ocasiones tras la marcha del sacerdote jesuita Paco Oliva7.

7 Los firmantes del acta fundacional fueron: Andrés Escalante Hidalgo, Pilar Domínguez Márquez, Leonardo Valladares Domínguez, Paqui Amarat Sánchez, Antonio Gómez Esquivel, Lola Robles Blandón, Manuel Carreras Soria, Ana Sánchez Arévalo, Joaquín Hurtado, María Ángeles Gutiérrez García, Manuel Andújar Jiménez, Mari Carmen Bracero Urban, Francisco Javier Serrano Bardallo, Juanita Luisa Pérez


37

¿Por qué el nombre de Resurgir? No fue una improvisación: desde mediados de los 60 yo era simpatizante de una asociación de cristianos comprometidos que emitíamos una revista que se llamaba Resurgir. En el subconsciente se me había quedado siempre ese nombre como una reacción importante de superación de las crisis. Por eso se propuso y fue aceptado. Junto al nombre y teniendo en cuenta los principios del grupo fundador y lo que pretendíamos hacer se le añadió al logotipo un dibujo de una cesta de panes y peces para referenciar y actualizar el compromiso de Jesús de la multiplicación de los panes y los peces. El 30 de marzo de 1999 nace oficialmente la Asociación Resurgir y empieza a dar los primeros pasos con ilusión, entusiasmo y con mucho trabajo especialmente para los más «manitas», para montar estanterías, pintar y adecuar el local. Buscamos y habilitamos los primeros ordenadores usados. Paralelamente se procede al registro de la asociación en todos los órganos competentes de las distintas administraciones. Esto último es un trabajo imprescindible, pero también complicado.

Rosillo, Juan Escalera Ose, Mercedes Oliva Reyes, José Ángel Rodríguez Pavón, María del Carmen Navarro Domínguez, el sacerdote don Francisco Girón Jiménez y Manuel García Villalba. Por razones de fuerza mayor no pudieron estar presentes en este acto Juan Domínguez Regidor y su esposa Manoli.


38

Era Marzo, 2001, y en el primer número de nuestra revista os contábamos que... Cerca de 21.000 onubenses de la capital se encuentran en situación de pobreza. Ésa es una de las principales conclusiones del informe La pobreza en Huelva, elaborado por un grupo de 100 estudiantes de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Huelva, dirigidos por el Profesor de Sociología, Doctor Francisco Cruz Beltrán. En este mes de marzo, hace dos años que nació oficialmente la Asociación RESURGIR. Hoy es una realidad consolidada que permite reciclar el concepto del «vale», por un carné que impulsa la libertad, la responsabilidad, la autoestima y la dignidad de los pobres. Actualmente se están beneficiando 300 familias al mes y RESURGIR está financiando parte de los carnés de las Cáritas más pobres. Y como el local se nos ha quedado pequeño, hemos hecho un gran esfuerzo alquilando uno de mayor superficie, en la misma calle San Andrés, justo enfrente del actual.


39

El sentido del economato era y es poner a disposición de las familias empobrecidas un recurso nuevo donde por un precio simbólico mínimo pudiesen adquirir libremente artículos de alimentación, de aseo personal y de limpieza de la casa. Con este sistema se pretendía conseguir que el usuario eligiese libremente lo que necesita para su casa, que nadie le imponga lo que tiene que comer y lo que tiene que beber, y por otra parte, pagar con su propio dinero. Dependiendo de los ingresos menos los gastos y el número de personas que componían la unidad familiar, podían comprar hasta un máximo de treinta y cinco euros en En resumen: la el mes, siempre de acuerdo y en suma de todos coordinación con la entidad que consigue le apadrinaba. Por otra parte, inun efecto ternamente, separamos el costo multiplicador de las compras con los gastos fijos; estos últimos se sostienen gracias a las aportaciones de los propios voluntarios, simpatizantes y subvenciones de fundaciones y otras organizaciones a cuya puerta llamábamos. Como consecuencia, no se le añade ningún sobrecoste a los productos que se compran a los fabricantes, mayoristas y con un procedimiento de pronto pago, más nuestra


40

propia aportación a determinados productos esenciales y la gestión de rapeles con las entidades proveedoras se consigue bajar muchísimo el precio del conjunto la cesta de la compra de productos variados de aseo personal, limpieza de la casa y alimentación. Por ejemplo, una familia que gaste 35€ es como si comprase en la calle entre unos 175 a 185€ aproximadamente, dependiendo la composición y la variedad de los productos.

Revista Resurgir, diciembre 2001

Para hacer realidad el proyecto y adoptar aptitudes y resoluciones, debíamos pasar por creer en ello, sintiéndonos fuertes y disponibles para desafiar todas las situaciones que se fueran presentando. Pero en la medida que se trataba de crear algo que estaría al servicio de los demás, debíamos superar objetivos adicionales, contando para ello con un voluntariado que aún haciendo de impulsor, en una mecánica no del todo fácil, también se sintiera convencido de la necesidad de unos cimientos sólidos basados en un humanismo cristiano. Su labor radicaba en «estar sin que se note», dejar de ser protector para convertirse en servidor, olvidar el «yo» para ser nosotros.


41

Evidentemente nosotros no añadimos margen de beneficios, transportes, personal, gastos fijos y otros gastos. Y el resto, lo financiamos entre dos o tres partes implicadas en el proceso, dependiendo de los casos. En resumen la suma de todos consigue un efecto multiplicador. El primer local que se abrió era pequeño, se ubicaba en la calle San Andrés y al que unimos tres o cuatro nuevas voluntarias. Empezamos abriendo dos horas dos dias a la semana: los lunes y los miércoles. El primer mes se atendieron a quince familias. En el año 2001 nos trasladamos a un local mayor, en la acera de enfrente de la misma calle y ahí estuvimos hasta el mes de marzo de 2009. Aumentamos en


42

Estas fotos nos traen infinidad de recuerdos. El primer mes atendimos a quince familias. Pronto se multiplicó por diez la cifra y nos hizo falta un local mayor.

número de voluntarios en esta segunda fase y paralelamente manteníamos nuestra reunión semanal para seguir creciendo personalmente y evaluar y mantener un continuo análisis y seguimiento de nuestras actividades.


43

En 2001 estrenamos el segundo local y comenzó a consolidarse la red de voluntarios trabajando mano con mano. Aquí estuvimos hasta el primer trimestre de 2009... ¡y es que seguíamos creciendo!

En el año 2007, la situación de la pobreza en Huelva había bajado en relación con 1999 y pensamos reducir los días de apertura. En esa época estábamos atendiendo una media de algo menos de unas 400 familias al mes. Pero... sobrevino la famosa crisis y nos volvimos a echar para adelante.


44

Revista Resurgir, 2002

Este año, el gasto mundial en publicidad comercial es de 435 mil millones de dólares. El gasto militar mundial es de 800 mil millones. Para cubrir las necesidades básicas de todas las personas del mundo, harían falta, tan solo, ¡40 mil millones de dólares! Cuando conozco, informado por unos amigos, el proyecto «Resurgir» y profundizo en lo que pretenden, me doy cuenta de que no solamente tratan de paliar necesidades de primer orden de los más desfavorecidos. Es un claro intento de construir un modelo más integral, que permita avanzar entre los distintos factores asociados a la propia complejidad del ser humano. (Juan Vázquez, Director de Área de Huelva-I de «La Caixa»)


45

El Salto

E

l nuevo paradigma económico y social nos obligó a volvernos cambiar a otro local mucho mayor y a organizar más días de apertura para atender la avalancha que se nos venía encima de familias empobrecidas por la crisis. Diez años después del nacimiento de la Asociación Resurgir, en el mes de abril 2009, inauguramos, las nuevas instalaciones en calle José María Amo número 5 de Huelva, donde continuamos de momento. Los nuevos locales fueron bendecidos por el obispo de la diócesis Don José Vilaplana Blasco en la inauguración, a la que asistieron los voluntarios, párrocos y miembros de las Cáritas parroquiales, algunos profesores de la Universidad de Huelva, representantes de la Diputación y otros muchos amigos y simpatizantes de las entidades que colaboran con el economato.


46

De quince familias que atendimos el primer mes pasamos a atender, muchos meses, a más de mil ochocientas familias. Tuvimos que montar tres turnos de voluntarios de las distintas áreas del economato. Los usuarios víctimas de la crisis han aumentado de forma exagerada.

Revista Resurgir, septiembre 2007

Los partidos políticos se unen el 19 de diciembre en un acto histórico, la firma del Pacto de Estado contra la Pobreza. Cuando miramos hacia atrás en el tiempo y recordamos que el proyecto de «Resurgir» nació desde un humanismo cristiano, pretendiendo reciclar en las familias el concepto de limosna por dignidad, vemos que aquel desafío inicial lleva recorrido ya ocho años en los que no se pretendió «despachar» sólo alimentos sino también ofrecer comprensión, calor, cercanía, escucha y muchas supuestas «caricias» que sin ser corporales son agradecidas por aquellas personas a las que esta sociedad sigue apartando.


47 Para atender a casi dos mil familias al mes, hacen falta muchas manos y muchas voluntades. Gracias a vosotros, los voluntarios, muchos sueños pueden ser reales para familias que siguen esperando vivir en una sociedad más justa.

El cambio exigió una estructura más sólida y ágil a la vez. Tuvimos que mejorar y modernizar el sistema informático, especializar al voluntariado para acoplarlos en distintas áreas de trabajo: control en la puerta de entrada, recepción, cajas, ayudantes de cajas, reponedores, almaceneros, departamento de compras a proveedores, descarga, limpieza, oficina y transporte... Así como mantener una coordinación y trabajo en red con casi treinta entidades.


48

Tenemos cuatro cajas bien informatizadas con sus escáneres, una recepción donde atienden y acogen a las personas para comprobar que sus expedientes están autorizados y registrados para acceder al economato; también preparamos a voluntarias y voluntarios para que, desde una actitud de acogida, ayuden a los usuarios que lo deseen a hacer las cuentas de acuerdo con la fórmula de restas a la cantidad máxima autorizada para cuadrar a cero en las cajas con dicho techo de compra. En resumen era tener equipos eficientes para cada área.

Revista Resurgir, marzo 2008 .

Uno crece cuando no hay vacío de esperanza, ni debilitamiento de voluntad, ni pérdida de fe. Uno crece cuando acepta la realidad y tiene aplomo de vivirla. Cuando acepta su destino, pero tiene la voluntad de trabajar para cambiarlo. Uno crece cuando se enfrenta al invierno aunque pierda las hojas. Recoge flores aunque tengan espinas y marca caminos aunque se levante el polvo. Uno crece dándole a la vida más de lo que se recibe


49


50

A partir de 2009, firmamos un primer convenio Hoy, 2017, con la Diputación para atenmantenemos der a los municipios de menos de veinte mil habiuna tantes, convenio que renovacoordinación mos anualmente de forma y trabajo en que la implicación de los prored con fesionales de los servicios socasi treinta ciales comunitarios de la entidades Diputación es determinante para llegar a atender las familias de otros lugares de la provincia. Aún en el año 2017, un sector de la población está enquistado en la pobreza: personas que por la edad o


51

Algunos voluntarios del segundo local. Grandes en ilusiones. Hoy su número se ha multiplicado, como también se multiplican las necesidades

por otras circunstancias de la economía de mercado difícilmente encuentran trabajo. Son muchos los que llevan varios años parados y desesperados y el economato les ayuda, mientras no encuentran empleo, a llegar a fin de mes en gran parte de los casos.


52

La pobreza económica genera una pobreza más amplia y difícil de visualizar: pobreza de ideas, de comunicación familiar, de amigos; pobreza de salud, pobreza de ocio, pobreza de carácter. En resumen: pobreza integral de la persona y su familia.

Revista Resurgir, Diciembre 2008

El 29,7% de la población andaluza vive por debajo del umbral de la pobreza, «una proporción que supera en 8,4 puntos porcentuales a la existente a nivel nacional». Dicen que los economistas son los que mejor saben explicar una crisis económica una vez que pasa. Los especialistas de las grandes agencias financieras afirman que las peores consecuencias de la crisis en España están aún por llegar. Creo que el optimismo y la serenidad deben ser más fuertes que el miedo y la inquietud, aunque a veces aparezcan torbellinos. Y con esa serenidad, considero que la decisión de compromiso tomada con los más desfavorecidos, debe estar cimentada sobre la exigencia y desde el conocimiento, afrontando los problemas que pesan sobre un importante segmento de población


53

Historias y vivencias

C

omo es fácil de imaginar durante tantos años hemos conocidos cientos de historias. Muchas de ellas duras, tristes, también emocionantes. La mayoría tienen un mismo patrón común: desempleo, maltrato y violencia de género, separaciones, problemas de vivienda, droga, emigración, enfermedad... y todos con un resultado idéntico de empobrecimiento. Sus ingresos no les permiten pasar del día 10 de cada mes. Vamos a entresacar algunos casos que son representativos de la situación que viven diversos sectores de los usuarios que han pasado por el economato.

Recuerdo la primera experiencia personal y en las incipientes semanas de la apertura del economato en la calle San Andrés, me encuentro una señora sola, con lágrimas, delante de una estantería. Le pregunto: señora ¿por qué llora? ¿Ha tenido algún problema? Ella responde: ¡no, no! no he tenido ningún problema. Lloro de alegría. Es que estoy emocionada, hace más de dos años que no entro en un supermercado a comprar lo


54

que necesito con mi dinero. Primera lección que recibimos. Empezamos a aprender a conocer mejor a las personas y sus anhelos. Meses después analizamos su caso y vimos que la mayor parte de los gastos se lo llevaba el alquiler. Le acompañamos al Ayuntamiento y le conseguimos un piso de alquiler social después de muchas gestiones, y le buscamos muebles. Era madre soltera con tres hijos y con una incapacidad permanente que le tuvimos que gestionar ante la Seguridad Social. También recuerdo una señora arreglada que nos vino a visitar. Su marido había sido director de un banco y se había ido de forma voluntaria a otra empresa de director, pero al poco tiempo la situación cambió y se encontró sin empleo y sin derecho a la prestación de desempleo. Ella estaba perdida; a los organismos que

—¿ Entonces qué es lo que más te gusta del economato? —No sé, me gusta todo. Pero especialmente lo que he dicho antes, que me siento importante. No se cómo explicarle ... ¡más libre, y no mendiga! («Eloísa», usuaria. Entrevista publicada en 2002)


55

había ido no le ofrecían salida. El marido enfermó y ella, aunque tenía estudios, no había trabajado nunca. Se tuvo que hacer cargo de la situación con tres hijos estudiando y en unas circunstancias nuevas que le superaban. Sus pequeños ahorros habían volado rápido. Nos dice: «desde entonces mis amistades no han sido las mismas» (esta última expresión la hemos oído en la mayoría de los casos). A través de una entidad que colabora con nosotros le prestamos ayuda, la orientamos y animamos. Aunque el marido falleció un par de años después tras intentarlo todo, ella consiguió trabajo con nuestros consejos y nos visitaba frecuentemente y nos paraba por la calle para agradecer el acompañamiento y el apoyo que le habíamos dado en todo momento. Caso como éste, de personal de dirección de bancos o empresas, tuvimos varios y seguimos teniendo. Recuerdo el caso de otra señora de treinta y pocos años, víctima de la violencia machista. Tenía tres hijos pequeños, era de un pueblo de Jaén y vino huyendo a Huelva, perdiéndolo todo. Consiguió un piso de planta baja que le habían dejado provisionalmente y en malísimas condiciones de habitabilidad, con humedades y muy pocos enseres. Su hijo pequeño fue testigo de cómo casi la mata el padre. Con todos esos antecedentes a cuestas, alguien la trajo al Economato y le


56

Revista Resurgir, diciembre 2010

Comienza un nuevo año, pero el número de desempleados en relación con la misma fecha del año anterior ha crecido. La sociedad de bienestar tiembla, no solo en España sino también en Europa. Estamos viendo cómo, de forma descarada, un poder invisible se va adueñando de nuestro estilo de vida y va marcando a través de los mercados financieros la inestabilidad económica de los Estados y sobre todo de las familias, que son las que sufren las consecuencias de «ese gobierno mundial en la sombra». El pasado mes de marzo, los onubenses por votación popular, otorgaron a nuestro colectivo el Premio de Onubense del año 2010, en la categoría del servicio al ciudadano, del diario Huelva Información El 11 de noviembre la Diputación Provincial de Huelva nos concedió la Medalla de Oro de la Provincia.


57

prestamos ayuda: muebles, enseres y le facilitamos un carné para comprar en el economato durante varios meses al tiempo que le dimos un apoyo jurídico para ayudarle a salir del bloqueo en que se encontraba. Ella era una persona preparada, pero carecía de estudios homologados para encontrar un trabajo apropiado. Le animamos a que estudiase. Hizo administrativo superior en formación profesional. Realizó las prácticas administrativas en la oficina de uno de los voluntarios. Sacó unas oposiciones después de estudiar muchas horas. Hoy dos de sus hijos tienen una carrera y el tercero está en la universidad. Y además luchó mucho y consiguió un piso de la Junta. Es una gran amiga nuestra que nos quiere y la queremos. Casos de mujeres víctimas violencia La verdad que de género son frecuentes entre no sabemos las usuarias que pasan por el quién ayuda economato.

a quién, si nosotros a ellos o ellos a nosotros

Otro caso curioso es el de una señora que tenía un carné del Economato y venía todos los días que abríamos a comprar algo. Una de las voluntarias le preguntó que por qué no hacía la compra una sola tarde y se lo llevaba todo. Ella respondió: Verá


58

amiga, yo vivo sola, no hablo con nadie. Solo hablo con ustedes cuando vengo al economato y el ratito que echo aquí, me da vida. Vale más que todo lo que me llevo. Tremenda lección. La soledad no deseada y la pobreza juntas. Los casos de los autónomos son muy abundantes. Familias enteras que vivían de un negocio y con la crisis se quedaban todos los miembros parados y sin derecho a la prestación de desempleo. Varias de ellas, al salir, nos mostraban su agradecimiento y más de una nos preguntaba que por qué hacíamos eso. Nuestra respuesta era casi siempre la misma: No sé si nos comprenderá, pero nuestros principios, creencias y convicciones, basados en el humanismo cristiano, nos hacen actuar y ponernos, de alguna manera, en la piel de las personas que lo pasan mal. No podemos quedarnos de espectadores pasivos. Algunas, con los ojos humedecidos por las lágrimas, nos daban un beso o nos cogían las manos y nos daban las gracias. Nosotros, sinceramente, nos ruborizábamos y se nos hacía un nudo en la garganta... y con un sabor agridulce atendíamos otro caso. Son muchas las historias y las anécdotas. Algunas muy tiernas, incluso simpáticas. Una señora gitana, que a la hora de pasar por una caja para pagar su compra le


59

comentó la cajera qué buena compra había hecho, qué ricos los callos que había comprado. Ella respondió que le echaba unas papas y quedaba muy rico, y le invitó a comer a su casa con su familia para que lo probase. Son tantas las historias que no acabaríamos. También es cierto que las sonrisas de felicidad al salir o las muestras de cariño que se reciben no tienen precio. La verdad que no sabemos quién ayuda a quién, si nosotros a ellos o ellos a nosotros.


60

Revista Resurgir, diciembre 2011

No sé cuantas reuniones han celebrado los dirigentes de la Zona Euro, cada reunión se anunciaba que se había acordado medidas que hacían posible el final de la crisis del euro, sin embargo desde el 2008 que empezó la historia de la crisis, no ha sido verdad. Muchas personas sufren la pérdida de sus casas, tienen dificultad para tener el sustento básico, pero sobre todo han perdido la confianza en ellos mismos y esto sí que es grave, porque los pueblos progresan cuando tienen cultura, prosperidad, trabajo y autoestima. (Federico Sánchez de la Campa, economista)


61

Otras actividades No nos dejemos robar la esperanza.

(Diego Capado Quintana, Cura Pรกrroco. Entrevista publicada en 2015)


62

Revista Resurgir, diciembre 2012

El año 2012, ha sido especialmente duro. La crisis económica se mantiene con unos efectos colaterales graves y dolorosos, el desempleo sigue aumentando escandalosamente. En un entorno de malas noticias, no deja de ser estimulante la buena noticia de ver cómo un economato social de Huelva sirve de inspiración a otros y así comprobar que existe una gran sensibilidad solidaria y cómo sumando esfuerzos por encima de las posibles diferencias se consigue, de alguna manera, amortiguar el sufrimiento de miles de personas. La gran lección de esta crisis es que los valores humanos están por encima de cualquier asunto. Si la economía no lo consigue, no debería llamarse una «ciencia social». (Federico Sánchez de la Campa Peguero, Economista) Más de 32.000 familias onubenses ya tienen a todos sus miembros en paro. La crisis ha multiplicado esta cifra por cuatro, alcanzando a casi el 17% de la población. La tasa de desempleo rebasa el 36% en la provincia.


63

Otras actividades

J

unto a las actividades propias del economato, bajo el formato de un supermercado común, se realizan otras acciones encaminadas al apoyo y acompañamiento de las personas usuarias del mismo, desde una escucha activa donde se les oye y se les informa, al tiempo que analizamos las causas de su difícil situación. Nos ofrecemos a orientarle profesionalmente en distintas áreas para que puedan por sí mismas, con o sin nuestro apoyo, encontrar una salida o nuevos recursos que les permitan salir o mejorar esa dura realidad. De forma resumida, seguidamente, vamos a hacer un recorrido por las distintas áreas complementarias del Economato a las que prestamos mucha atención como asociación.


64


65

Adelante


67

Escucha activa

G

ran parte de las personas que acuden a Resurgir tienen muy reducido el mapa de andar por la vida. Están bloqueadas mental y sicológicamente. Su situación no les permite ver algunas posibles salidas que desde fuera y con la experiencia de profesionales, de forma gratuita, se les puede iluminar o incluso escuchar para que se desahoguen. Estos voluntarios están perfectamente capacitados y con una larga experiencia, no solo para la escucha activa, sino para proponerles soluciones y alternativas. Evidentemente estas actuaciones se limitan a los casos que ellos mismos cuentan a los propios usuarios y surge de una conversación con ellos. A partir de ahí se le canaliza hacia las personas que le pueden orientar.


68

Revista Resurgir, 2013 Es posible que con el tiempo se olviden las razones que determinaron, hace más de quince años, la gestación de lo que hoy es el Economato Resurgir. En una sociedad moderna, la ayuda de unos conciudadanos a otros para comer, no debería ser necesaria. La entidad que avala, los voluntarios y voluntarias de Resurgir y los beneficiarios hacen posible que la dignidad no se deteriore del todo, así casi sin darnos cuenta se han beneficiado más de cincuenta mil personas Huelva alcanza los 100.000 desempleados y una tasa de desempleo del 40%. En el primer trimestre de 2013 hubo 10.500 parados onubenses más, lo que supone un tercio del aumento total en Andalucía. Seguimos instalados en la crisis, parece que puede mejorar la situación pero atendemos a unas 1.500 familias al mes. Cerca de cuarenta entidades o asociaciones están colaborando en red con nosotros. Sumar esfuerzos multiplica los resultados En declaraciones a los periodistas en el economato, el presidente de la Diputación Provincial de Huelva, Ignacio Caraballo, ha asegurado que se trata de «un sistema único» por el que se están interesando otras provincias por «su buen funcionamiento».


69

Asesoramiento Jurídico y orientación

L

os servicios más demandados por algunas personas son los problemas de desahucios, pensión alimenticia en caso de separaciones de pareja, mujeres víctimas de la violencia de género que requieren una mayor atención, paro, incapacidades permanentes no legalizadas y que les dé derecho a una pensión: bien por enfermedad, accidente laboral o no, accidente de tráfico y otros más aislados. Dependiendo de cada caso se les asesora y se les orienta hacia los distintos recursos que existen en la administración y que pueden ser atendido a través de los Servicios Sociales de las distintas administraciones o de la justicia gratuita. A veces, cuando por su urgencia la espera no es posible, algunos de los letrados que colaboran con Resurgir le inician los trámites para que el problema no vaya a más. Nuestro agradecimiento a la colaboración de letradas y letrados, así como a los voluntarios que de forma callada han atendido con cariño este servicio.


70

Revista Resurgir, primavera 2014

En la actual situación parece que hemos llegado a ese punto, que estamos en el punto inferior de la crisis. Si en lugar de estar en lo más hondo siguiese incrementándose el paro, reduciéndose el PIB y creciendo la pobreza y las desigualdades, nuestro panorama sería realmente muy desalentador. (Enrique Lluch Frechina, Profesor de Economía - Universidad CEU Cardenal Herrera) Mientras se mantengan estos números negativos en la balanza económica y social de España, las colas de personas a las puertas del Economato continuarán manteniéndose, y al propio tiempo un grupo de generosos voluntarios les seguirán acogiendo con los brazos abiertos con el objetivo de que salgan de allí resurgidos con un soplo renovado de esperanza. (Javier Arellano Gómez, Prof. Derecho Civil UHU)


71

Emergencia Social

E

n el día a día, nos llegan casos urgentes derivados de distintas entidades que nos obligan a estudiar y a dar una respuesta inmediata. Por ejemplo, aparte de lo detallado en páginas anteriores, hay que actuar ante los cortes de luz o agua, algún medicamento urgente, ayuda económica de urgencia, reparaciones y un sinfín de actuaciones de emergencia social que no pueden ni deben esperar. Detrás de cada caso hay personas desesperadas y que sufren, y en la mayoría de los casos, niños inocentes que pagan las consecuencias de las peores situaciones. Para ello contamos con una trabajadora social que atiende a estas familias al tiempo que gestiona los recursos para dar la respuesta correspondiente a cada caso una vez realizadas las oportunas comprobaciones.


72

Revista Resurgir, diciembre 2014

La realidad demuestra que la situación crítica de precariedad laboral y empresarial no cambia. La crisis sigue castigando a nuestra ciudad y nuestra provincia. Ya no solo es pobre el que no tiene empleo. Es necesario el consenso para construir un mundo mejor, donde se recuperen los valores y el ser humano esté en el centro de la economia. ¿Por qué tanta reticencia a poner a la persona en el centro de la economía? ¿A quién interesa que esto no cambie? (Enrique Lluch Frechina) Mientras tanto, la sociedad civil, representada por instituciones como Resurgir, se configura como una parte imprescindible que apuntala un modelo social evitando un derrumbe que dejaría a miles de personas sin poder cubrir sus necesidades mínimas. (Francisco José Martínez, Catedrático UHU)


73

Sensibilización ciudadana de la solidaridad

L

a pobreza es una gran desconocida para una parte importante de la población. Es un colectivo que para muchos no cuenta. Como dice el Papa Francisco, son los descartados. No interesa que se conozcan los detalles concretos: estamos acostumbrados a actuar con indiferencia y a mirar para otro lado ante las noticias desagradables. Cada cual se encuentra instalado en su ambiente y no es consciente del sufrimiento de sus convecinos, sin saber que mañana ellos mismos, sus hijos o alguien de su familia pueden ser víctimas de esta situación lamentable. Por eso, siempre, hemos querido difundir, sensibilizar y concienciar a través de los colegios, institutos, universidades y medios de comunicación de lo importante y necesaria que es la solidaridad. Como mecanismo de urgencia tenemos que fomentar una conciencia solidaria en la sociedad. Como dice el profesor de la Universidad del CEU Cardenal Herrera de Valencia, don Enrique Lluch Frechina, en su artículo


74

en nuestra revista de la Asociación Resurgir número 31 de diciembre de 2016, «La solidaridad es una opción que nos anima a prestarnos ayuda mutua, a saber que nuestra felicidad depende no solo de lo nuestro, sino de lo que le sucede a los demás. Soy más feliz en la medida que los otros lo son también. Es la conciencia de que todos somos responsables de todos. Mi opción ética me lleva a ligar mi destino y mis actuaciones a las de las demás personas, a saber que no vivo solo, sino en sociedad y que lo que les sucede a los otros también es de mi incumbencia».


75

El Papa Francisco denunció ante la FAO:

«Algo tiene que cambiar en nosotros mismos, en nuestra mentalidad, nuestras sociedades. Se trata de liberarse de «la esclavitud de la ganancia a toda costa», y «educarnos en la solidaridad; redescubrir el valor y el significado de esta palabra tan incómoda, tanto «en el plano político, económico y financiero», como «en las relaciones entre las personas». Educar en la solidaridad significa entonces educarnos en la humanidad: edificar una sociedad que sea verdaderamente humana significa poner siempre en el centro a la persona y su dignidad, y nunca malvenderla a la lógica de la ganancia.» Educar en la solidaridad es cosa de todos y muy especialmente en los centros de enseñanza.


76

Revista Resurgir, diciembre 2015

Estamos cerrando el año 2015, y tristemente tenemos que decir que a nivel de calle, la situación no acaba de mejorar. De cada 1.000 onubenses más de 350 no llegan a fin de mes. Y no es cuestión de formación: esta situación afecta a las distintas capas de la sociedad desde la clase media hacia abajo. Un año más hacemos balance de cuál es la situación en la que se encuentra nuestra sociedad y cómo evoluciona la economía. La principal conclusión a la que llegamos es que desgraciadamente RESURGIR sigue siendo cada vez más necesario. (Francisco José Martínez López, Catedrático de Economía y ex Rector de la Universidad de Huelva) La crisis económica parece que toca a su fin y que lo que está por venir será mejor. Esta es al menos la proclama que cada día nos anuncian a grandes titulares en medios de comunicación organizaciones políticas y económicas. (Federico Sánchez de la Campa Peguero, Economista)


77

Observatorio Social de la pobreza en Huelva

D

esde el principio sabíamos que cualquier proyecto solidario serio y continuado en el tiempo, de atención y servicio a los empobrecidos de la sociedad, requería paralelamente un estudio sociológico riguroso y continuo que nos transmitiese la realidad por las distintas zonas de Huelva. Para ello tomamos contacto con la antigua Escuela Universitaria de Trabajo Social de Huelva –hoy Facultad de Trabajo Social- e impartimos una charla y buscamos la colaboración del catedrático de sociología profesor Francisco Cruz Beltrán que dirigió, a propuesta nuestra, un importante estudio sobre la pobreza en Huelva capital y en la que intervinieron en el trabajo de campo más de 100 alumnos de los últimos cursos, como hemos dicho al principio. Este estudio lo presentamos públicamente en el salón de actos que tenía Cajasol en la Placeta, con la intención de sensibilizar y concienciar a las administraciones públicas y entidades locales de la necesidad de


78

orquestar una acción conjunta que sirva para ayudar a salir de esta situación a estas familias. Este trabajo permitió crear un punto de partida para hacer un seguimiento de la evolución de la pobreza en Huelva, donde con la llegada de la crisis se multiplicó la pobreza en casi un doscientos cincuenta por cien al existente en diciembre del 2008. Desde el primer momento aprovechamos toda la información que teníamos para la denuncia de las desigualdades sociales y las causas que las producen, y al mismo tiempo tener un mapa actualizado de cómo podíamos ser más eficientes apoyando a otras entidades que colaboran con nosotros.


79

I Jornadas sobre las causas de la pobreza en Huelva

T

ras numerosas y largas entrevistas con los usuarios del Economato Resurgir, el año 2004 promovimos la organización de la celebración de las I Jornadas sobre las causas de la pobreza en Huelva, con el apoyo de la Universidad de Huelva y organizada por la Facultad de Trabajo Social. Esta convocatoria inicial fue secundada por organizaciones regionales y provinciales que esbozaron el perfil actual de los colectivos más desfavorecidos desde perspectivas de análisis diferentes: la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, el Defensor del Pueblo Andaluz, los Servicios Sociales Comunitarios de la Diputación Provincial, el Consejo Económico y Social de la ciudad de Huelva, Cáritas, Valdocco y los organizadores de las jornadas (Resurgir y Escuela de Trabajo Social). Entre los ponentes se encontraban el Defensor del Pueblo de Andalucía don Francisco Chamizo de la Rubia, el Director General de Servicios Sociales e In-


80

clusión don José Mora Galiana, un representante, muy cualificado, de Cáritas Nacional y otros ponentes de la Universidad y de otros colectivos, incluidos Resurgir. A las Jornadas asistieron representantes políticos de distintos partidos, los alumnos de Trabajo Social, Relaciones Laborales, algunos de Derecho y Empresariales y voluntarios de Cáritas y de otras organizaciones; público en general y los medios de comunicación. En las conclusiones sobre las causas de la pobreza en la ciudad de Huelva eran fundamentalmente: la droga, la vivienda, el desempleo, las separaciones de pareja, la violencia de género, las incapacidades permanentes por enfermedad o accidente, la inmigración, la quiebra de las empresas y lo más llamativo que la pobreza era mayoritariamente femenina, no solo como víctimas sino como gestora de la difícil situación. Eran las primeras que buscaban trabajo de lo que fuera: limpiar escaleras, cuidar enfermos o niños, ir a la fresa. Con tal de mantener a la familia y sacarla de la precariedad. Con la crisis la causa primera es el paro, además de subsistir de forma agudizada las otras causas. Aún hoy, casi diez años después, el empobrecimiento se mantiene enquistado en un sector importante de la sociedad onubense. Aún no se ha recuperado la destruc-


81

ción de puestos de trabajo de calidad y los nuevos contratos son en la mayoría eventuales y precarios. Algunos, aunque tengan trabajo, no les permiten salir de la situación de empobrecimiento en la que están sumergidos.


83

Revista Resurgir

L

a revista ha sido y es un instrumento que desde los primeros aĂąos nos ha servido para informar de las actividades propias y de otras organizaciones, para denunciar situaciones, para proponer alternativas, para presentar estudios de especialistas sobre la realidad socio-econĂłmica y tambiĂŠn religiosa que nos rodea, artĂ­culos y entrevistas con distintas personas doctas en la materia que se han unido al esfuerzo


84

de la Asociación Resurgir para difundir y concienciar a las autoridades y a la sociedad en general de la importancia que tiene impulsar una nueva economía que cree puestos de trabajo de calidad en nuestra Huelva.

Nuestro agradecimiento a los que han participado con sus artículos, reflexiones, fotos y sobre todo poniendo lo mejor de ellos para que sea un vehículo útil de difusión, incluso en las redes sociales, donde ha tenido un gran éxito divulgativo.


85

Resurgir en las Redes sociales

D

esde el principio hemos entendido que las nuevas tecnologías, internet y las redes sociales, son un instrumento muy importante de información, sensibilización y concienciación de las actividades que desarrollamos. Este escaparate ha servido para inspirar a otros grupos y entidades a crear un economato similar al nuestro. Hoy, nuestro modelo se ha extendido por muchos lugares de España y de otros países. El magnífico trabajo realizado por la cooperativa madrileña Editorum, colaboradora de Resurgir, ha permitido dinamizar con fuerza esta importante área. Trabajo que elogiamos y agradecemos. Estamos presentes con la web www.resurgir.net y en facebook Economato Resurgir Huelva, donde tratamos de mantener una información escrita y en imágenes de las actividades que desarrollamos, al tiempo que denunciamos situaciones y proponemos alternati-


86

vas. TambiĂŠn compartimos noticias de interĂŠs social o humanitario.


87

Conferencias. Mesas redondas

N

adar contracorriente es complicado, por eso tratamos de aprovechar todos los medios a nuestro alcance para sembrar la inquietud en la sociedad y de alguna manera recuperar ese humanismo que nos haga sensibles a los problemas del próximo, del sufriente que nos rodea y que pasa desapercibido. No queremos que la indiferencia ante el sufrimiento ajeno se instale como actitud habitual de conducta de los ciudadanos de nuestra tierra. No podemos convertirnos en espectadores pasivos e indolentes ante las injusticias y tenemos que denunciar y proponer soluciones. Hemos promovido conferencias o ponencias donde personas con autoridad en la materia presenten alternativas, nuevas corrientes socio–económicas y experiencias que ayudan al bien común. No solo hay que estar informado, es muy importante estar formado para tener criterios sólidos, saber discernir y para hablar con rigor.


88

Revista Resurgir, 2016

El empleo se desmorona y la EPA deja 5.700 parados más en el tercer trimestre en Huelva. Además, hay 4.300 jubilados más que hace un año. Los efectos de la crisis persisten en nuestra Huelva durante prácticamente casi ocho años. Comprobamos que se está enquistando la pobreza. Pero aquí estamos, llenando carros de la compra y pintando sonrisas. La crisis se ha enquistado para decenas de miles de personas en la capital y en la provincia. Lamentablemente hemos dado un paso más y no solo tenemos personas empobrecidas por la nueva situación, además tenemos pobres empobrecidos indefinidos. El sistema no cuenta con estas personas Nuestro Economato estima que en diciembre tendrá que atender a 1.800 familias por la crisis. Actualmente son en torno a 1.300, y la media de personas por familia es de 4,3 personas.


89

Hay un importante sector de la población que no existen para nada: son los descartados, los excluidos, los empobrecidos, los «don nadie». Como no son potenciales clientes, no cuentan. Nuestra voz tiene que recoger sus inquietudes, sus carencias y sobre todo el derecho a revindicar una atención especial hacia ellos por su vulnerabilidad.


90

Revista Resurgir, 2017

Nadie está libre ahora mismo de caer en la pobreza. ¡Basta de promesas incumplidas! Necesitamos hechos, realidades y no promesas. La gente se tiene que comprometer. Es importante para Huelva, en la medida que sea, por pequeño que sea ese compromiso. (Juan José García del Hoyo) Es necesario hacer de Huelva una provincia transformadora. Es el momento de Huelva y hemos de luchar por ella (Francisco José Martínez López)


91

Apoyo a los barrios más pobres a través de las Cáritas parroquiales

L

a labor de los párrocos con los equipos de las Cáritas parroquiales hace una labor humanitaria imprescindible. Trabajan desde la cercanía.

La crisis también ha reducido las aportaciones de los feligreses a sus parroquias, especialmente aquéllas que han aumentado el número de desempleados. Para paliar un poco este problema la Asociación Resurgir ha estado apoyando económicamente a las parroquias de los barrios, especialmente a los más pobres y necesitados, gestionando fondos de ayuda económica para financiar las compras en el Economato de las familias seleccionadas por las Cáritas parroquiales. Familias necesitadas de su zona.


92

Ha habido años que hemos podido generar recursos, a través de fundaciones o entidades sociales, que han permitido atender, con cargo al presupuesto de Resurgir, en torno a entre trescientas cincuenta a quinientas familias cada mes, durante seis meses o más, especialmente de los barrios de Pérez Cubillas, Los Rosales y otras zonas de Huelva.


93

Ayuda solidaria en material escolar

S

in darnos cuenta nos vamos comprometiendo con nuevas ayudas y sensibilizando a la sociedad en la solidaridad y cada vez mĂĄs; hemos ido uniendo entidades, asociaciones y particulares, a travĂŠs de las redes sociales, para captar fondos con los que apoyar a las familias sin recursos y con niĂąos en edad escolar que necesitan material al inicio del curso: mochilas, lĂĄpices,


94

bolígrafos, blocs, reglas, escuadras, etc. También un apoyo económico y puntual para determinados gastos relacionados con el colegio. Seguimos un procedimiento riguroso a través de nuestra trabajadora social, que valora los casos en conexión con las familias, y entregándoselo a través de los colegios. Recibimos un listado de peticiones de las cáritas parroquiales y de los colegios de distintos barrios, especialmente periféricos. Se trata de unir, sumar voluntades, compartir y solidarizarse con los más vulnerables de nuestra ciudad.


95

Ropas y muebles usados

H

ay otras organizaciones que están realizando un trabajo magnifico y quizás no tengan el eco que se merecen en la sociedad. Resurgir ha procurado en todo momento sumar para tener un efecto multiplicador. Es decir, unirse y apoyar a otras asociaciones o entidades. En este apartado merece resaltar la conciencia que tienen los voluntarios de Resurgir para conseguir ropas, muebles, electrodomésticos y otros enseres usados que recogemos: es nuestra pequeña colaboración a los Traperos de Emaús. Hemos creado un punto de recogida en el Economato y allí lo retiran semanalmente. También tratamos de cubrir las necesidades de


96

nuestros usuarios, especialmente con ropas para niĂąos, cochecitos de bebe, zapatitos, libros y material de estudio.


97

Reciclar

E

xiste en nuestra sociedad una cultura dominante de usar y tirar. Es necesario reciclar y aprovechar al máximo los recursos y para ello nos hemos dispuesto, dentro de nuestras actividades, a cerrar el círculo. También recogemos el aceite usado para que sea reutilizado por otra organización y lo mismo se hace con la gran cantidad de cartones de los embalajes que diariamente desechamos. Todo es aprovechable, e indirectamente creamos algunos puestos de trabajo.


99

El Grupo. El Voluntariado No es lástima, sino Justicia y amor

(Francisco Echevarría Serrano, Teólogo, Vicario General. Publicado en 2014)


101

El Grupo. El Voluntariado

E

l grupo fundacional tenía una larga trayectoria. Se había organizado en el año 1985 y algunos matrimonios estaban unidos por tener a sus hijas en el colegio Cardenal Spínola; otros eran amigos que invitamos en los salones del recién creado Centro San Francisco en los Jesuitas, y empezamos las actividades dinamizados por el maravilloso trabajo del jesuita Paco Oliva. Cuando éste marchó a Paraguay nos reuníamos semanalmente en las casas de algunos de nosotros, y cuando se reabrió la parroquia Estrella de Mar (La Milagrosa) nos reuníamos semanalmente en una sala de Casa Parroquial, hasta que abrimos el Economato y pudimos celebrar la reunión en los mismos locales. Como aumentamos en número nos reunimos donde podíamos, en los distintos salones parroquiales que nos cedían y nos ceden. Estas reuniones nos hicieron y nos hacen crecer como personas, como grupo y como cristianos comprometidos con los valores del Evangelio, al tiempo que nos motivan y nos impulsa a seguir trabajando por una sociedad más justa y solidaria.


102

Actualmente atienden el Economato tres grupos de voluntarios. Estos son los de los lunes.

El grupo del martes. Y es que hay que atender cajas, reponer, ayudar al usuario... ademรกs de cobros, pagos, proveedores...


103

Nuestra gente de los miércoles. Tenemos cuatro cajas bien informatizadas con sus escáneres, y aún así, a veces casi casi faltan manos.

La experiencia vivida por el grupo ha estado llena de historias enriquecedoras y solidarias especialmente en los momentos difíciles de enfermedades graves, incluso de muertes. También compartimos muchos momentos alegres: las penas compartidas son menos penas y las alegrías compartidas son más alegrías. De las reuniones semanales nacieron distintos proyectos que se convirtieron en realidad y que otras personas continuaron. No se trata de detallarlos aquí. La metodología de las reuniones nos enseñó a profundizar no solo en los valores del Evangelio, sino a


104

Necesitamos santos sin velo, sin sotana. Necesitamos santos de jeans y zapatillas. Santos comprometidos con los pobres y los necesarios cambios sociales, que no tengan miedo de vivir en el mundo. (Papa Francisco, 2014)

conocer de cerca las necesidades de muchas personas y colectivos que estaban en la sombra de nuestra sociedad y necesitaban apoyo y ayuda. Nos hizo mĂĄs solidarios individualmente y como colectivo. Del grupo reducido de voluntarias y voluntarios en principio implicadas en el Economato, ampliamos el nĂşmero de personas para atender a la gran cantidad de usuarios y a la propia nueva estructura del economato. En todo momento hemos sido muy exigentes con el perfil del voluntariado. Exigimos un compromiso constante, una capacidad de servicio a los demĂĄs y una actitud empĂĄtica, de igual a igual, con los usuarios. Sin


105

paternalismos, ni imposiciones. Con sencillez. Teníamos y tenemos en cuenta la escala de valores y su coherencia con los principios del humanismo cristiano. No es imprescindible ser creyentes, pero habíamos comprobado que, mayoritariamente, los que provenían de una motivación auténtica y profunda de su fe, en general, eran personas con mejor talante, aunque esto no excluía a nadie. Actualmente estamos rozando los setenta voluntarios. Todos han demostrado un sentido de compromiso y de entrega por los demás dignos de resaltar. Habrá colectivos de voluntarios buenos y bien cohesionados, pero difícilmente superan al colectivo de los que forman la gran familia del Economato Resurgir. Gracias a ellos y a la fe que nos impulsa podemos hacer lo que, bien pensado, parecería imposible.


O

s habéis ido al otro lado de la vida, pero seguís aquí, entre nosotros. Queremos que sepáis que vuestro trabajo, vuestro esfuerzo, vuestra ilusión no ha sido en balde, porque sin vosotros, el hoy no sería igual. Reconozco que a veces el trabajo ha sido duro y siempre nos exigíamos más. Que hemos pasado miedo e incertidumbre. Que ha habido momentos en que parecía que tantas horas, tanto esfuerzo se iban a quedar en nada. Pero todo, todo lo hemos pasado juntos. Nuestras manos unidas han sido más fuertes que el acero y han conseguido doblegar lo imposible. Amigos. Compañeros. Seguís aquí entre nosotros, y no hay día que no recordemos alguna anécdota, alguna palabra de ánimo, algún detalle que os hace vivos en nuestro día a día. María Ángeles Gutiérrez y su esposo Joaquín Hurtado, Pepi Bueno, Pepe Quiles, Francisco Javier Cueto, Rosa Hernández, Andrés Escalante Hidalgo, Paco Girón: habéis trabajado mucho, aunque, justo es decirlo, también hemos pasado juntos ratos maravillosos. Que vuestros nombres queden aquí escritos en la memoria de nuestra Asociación para que, cuando todos nos hayamos ido, el relevo siga en pie y Resurgir, más allá de las personas, continúe sacudiendo esta sociedad hasta que cambie. Vosotros sois parte de la semilla, y por mucho que crezca el árbol nunca hubiese brotado sin raíces.

Siempre estaréis con nosotros


107

s o tr so o n n o c e r p m e i S

Andrés Escalante Hidalgo

Pepi Bueno

Pepe Quiles

Mª Ángeles Gutiérrez

Joaquín Hurtado

Paco Girón, sacerdote

Rosa Hernández

Francisco Javier Cueto


109

Epílogo Colectivo

Este libro no estaría completo sin vosotros, al igual que este proyecto. Vosotros sois los que nos dais la medida, los que nos demostráis, día a día, que el cambio de paradigma social es posible. No basta creer: hay que hacer, aunque sea imposible. Por eso os agradecemos infinito estas aportaciones. Vosotros tenéis la palabra.

Llegar hasta aquí no tiene fácil explicación, pero sí de estar convencidos de poder gestar algo que cambiara el concepto de “ limosna”, desde la honestidad y el servicio. En las enseñanzas del apóstol Pablo, se nos dice que “ el pluralismo de dones y tareas es obra del espíritu”, y ese espíritu fue el que unió a un grupo de personas y sus capacidades, para manifestarse ante la necesidad de respuesta, a una parte de la sociedad que nos está demandando lo que por justicia les pertenece.


110

La gran riqueza del economato está cimentada sobre continuas reflexiones, encuentros y el convencimiento de un equipo de voluntarios llenos de carismas en la diversidad, ante un proyecto común, para el RESURGIR de familias en extrema dificultad, sin paternalismo, sabiendo que esos voluntarios son como enfermeros, en un hospital de campaña lleno de dolor. Deseo que esta pequeña memoria, se acicate para que otros colectivos recojan antorchas de utopías, que les aporten luz a proyectos en favor de los mas desfavorecidos.

Leonardo Valladares Domínguez, Secretario General. Cofundador de Resurgir. * * * Miles de personas en Huelva están bajo lo que se llama el umbral de la pobreza. Es decir: no tienen cómo llenar la nevera, calentar la casa o comprar libros a sus hijos e hijas. Y esto ha sido así desde antes de la crisis, durante la crisis y ahora, en la cacareada recuperación. Es un realidad estructural que debería avergonzarnos y hacernos reaccionar. "Resurgir" es eso: un grupo de ciudadanos que reaccionaron y decidieron poner su granito de arena. Frente a la pobreza: ¡reaccionemos!. Gonzalo Revilla, Trapero de Emaús


111

Cuando después de una larga búsqueda, encuentras que lo tu creías que era una utopía existe, no puedes hacer mas que intentar que esa utopía sea aplicable en un entorno cercano. No ha sido nada fácil, pero nunca hemos pensado que fuera imposible, no porque lo hubieran hecho otros antes que nosotros, sino porque esos otros nos han servido en todo momento de guía, nos han alumbrado el camino y nos han acompañado en nuestro caminar. En alguna ocasión he hecho alusión a su lema “lo hicimos porque nadie nos dijo que fuera imposible”, en el sentido de que nosotros nunca sentimos, gracias a ellos, esa imposibilidad; ahora, como no puede ser de otra forma porque cualquier idea, cualquier referencia de la asociación Resurgir ha sido nuestro dogma de fe, vuelvo a hacer mía una expresión suya “ayudar a los demás huyendo del paternalismo”, el Economato de Huelva, ha sabido focalizar perfectamente ese paternalismo no ofreciéndoselo a quien realmente no lo necesitaba, miles de familias atendidas al año, y ofreciéndoselo a quien sí tenia necesidad de ello “el Economato de Badajoz”. He leído el indice, que no dudo que estará escrito con el corazón, y me llama la atención que dos de los epígrafes se denominan la gestación y el parto, yo añadiría otro, que se cumple totalmente en nuestro caso, gestación subrogada, adopción... cualquiera de estos epígrafes podrían ser aplicables no solo al Economato de Badajoz, sino a otros muchos otros Economatos de España.

Mercedes Arias, Economato de Badajoz


112

Con la ayuda de Resurgir podemos atender a muchas familias con problemas de desempleo, enfermedad, prisión, y muchas más situaciones que requieren una acción inmediata y un seguimiento. Jesús nos dio su vida. Y nosotros, ¿qué damos por Él? La respuesta está en ese tiempo que se emplea en hacer algo por los demás. El trabajo en equipo, la acción concreta o la simple sonrisa son signos de esa respuesta.

José Antonio Sosa Sosa; párroco de San Rafael Arcángel y San Francisco de Asís. Huelva. * * * El grupo que inició su andadura puso en practica el método de la revisión de vida que tanto usaron en las reuniones de reflexión en sus años jóvenes: ver, sentir, actuar: Vieron la realidad desde las víctimas. Todos los personajes de la parábola “vieron” al herido. Pero algunos, como sucede hoy, también dieron un rodeo. En este herido sin nombre y sin patria resume Jesús la situación de tantas víctimas inocentes maltratadas injustamente y abandonadas en las cunetas de tantos caminos de la historia. Y así lo vieron ellos cuando comenzaron. Sintieron compasión. Si se mira bien con y desde el corazón, salta inmediatamente la compasión, el estremecimiento que mueve a la acción. La compasión es una


113

respuesta al sufrimiento, como bien dice el papa Francisco. Y está vinculada a los rostros que seamos capaces de incorporar a nuestra vida, que nos salvan del autismo e indiferencia que llevamos bien dentro. No debemos confundir compasión con lástima. Compromiso. Muchos se preguntan: ¿qué me sucederá a mí si hago algo por mis hermanos? Jesús nos invita a preguntarnos: ¿qué les sucederá a los hermanos si yo no hago nada? (...) Hay que bajar a la zona del sufrimiento, hay que aproximarse y hacerse ayuda solidaria con el excluido, el herido, el tirado en las cunetas de la vida. Porque ¿qué le sucederá si no me acerco? Esa es la cuestión. Y en ese compromiso: crear posadas, estructuras “domésticas” solidarias con vocación de permanencia. Un itinerario que, de seguirlo, conduce hacia un nuevo orden social, económico y político: otro mundo posible, desde las víctimas. Así es para mi Resurgir.

Juan García. Sacerdote obrero, actualmente casado. * * * Parece imposible, después de dieciocho años, levantarse cada día con la misma ilusión, echarle tantas ganas como el primer día y gestionar un proyecto que hoy alcanza unas dimensiones que ni se les pasaron por la cabeza. Feliz cum-


114

pleaños, Resurgir. Sois unos locos maravillosos, y el principio del cambio a un nuevo paradigma.

Chiqui Lorenzo, editora * * * Como madre de dos niños celíacos quiero dar las gracias al Economato por la iniciativa de poner alimentos sin gluten asequibles, ya que esta enfermedad, con no ser grave y estar muy controlada, es una verdadera desesperación porque todo es carísimo. Yo no podía comprar prácticamente nada de esto especial hasta que llegué aquí. Ha sido mi tabla de salvación porque ahora les puedo dar espaguetis, galletas y de todo, y tenerlos bien alimentados. L.P.V., usuaria * * * Cuando uno siente que no pertenece a ningún lugar, que este camino es arduo y pesado, es cuando aparecen ángeles en el camino para guiarnos y hacer de este lugar uno mejor. Eso es lo que consiguen en Resurgir con todas y cada una de las personas que entran por sus puertas. Sorprendida me vi cuando una vez allí, pude comprobar que no era una asociación al uso. Sorprendida me vi cuando descubrí,


115

que esas personas de almas veteranas podían albergar tanta lozanía, energía, cariño y compromiso social. Llegaron a hacerme sentir que la caduca era yo. Con mimo, afecto y responsabilidad, acarician el alma de las personas que llegan en busca del alimento más importante: Sentirse amado. Aludo pues a Mateo versículo 25:35 diciendo “porque tuve hambre, y me disteis de comer: tuve sed, y me disteis de beber, fui forastero y me recibisteis”. Estos valientes hermanos míos que conviven conmigo y me han dado la oportunidad de ser parte de este embrión hecho ya criatura, hacen de este versículo una adaptación actual y le da un sentido que yo entiendo como algo físico y espiritual; la comida como algo tangible o físico, la sed como algo interior y que no se puede ver, que nutre el cuerpo y le da vida, es decir, el amor que dan los voluntarios a los usuarios. Y, por último, el ser extranjero; es decir, estar perdido y que en este familiar economato te abran los brazos como uno más. Resurgir, alma y espíritu de algo singular e inimitable. Faro y puerto de esperanza. Acogimiento de almas. Ejemplo y huella en mi vida bajo el manto de un maestro con conciencia de cooperación. Nerea Ballester Goytia, Trabajadora social * * * Si hubiese que definir a los voluntarios de Resurgir en dos palabras, solo diría: gente magnífica. Nosotros nos


116

vimos envueltos en un deshaucio por una serie de circunstancias, y con tres críos pequeños, no se lo deseo a nadie. Nos veíamos sin casa, sin trabajo, sin saber qué hacer. Pero ahí estaban los voluntarios de Resurgir y no hubo que dar más explicaciones. El Servicio Jurídico consiguió arreglar el tema y pudimos seguir en el piso, y gracias a eso hemos podido ir arreglando lo demás. Yo no tengo más que agradecimiento para estas personas que además de ocuparse magníficamente de lo legal nos trataron con un cariño, con una compresión y un apoyo que no tengo palabras para describir. J.L.A.S., usuario * * * Resurgir ha tenido siempre como fin dignificar la ayuda a los pobres. Como sacerdote e parroquias humildes de la periferia de Huelva, doy fe.

Víctor Manuel Bermúdez Bermejo, Arcipreste de Huelva centro * * * No sabíamos lo que hacíamos. Nos dejamos llevar por el Espíritu de Jesús de Nazaret para que soplara las velas de


117

nuestro pequeño barco. Claro que hubo tormentas, diluvios, rayos y truenos y momentos de mucho miedo. Sigo pensando que “somos los pelillos del pincel en manos del artista”. Voluntarios/as y usuarios/as, todos/as que navegáis con nosotros en el día a día de ésta Gran Familia de Resurgir, Gracias, Gracias, Gracias.

Antonio Gómez Esquivel y Lola Robles. Cofundadores, actualmente vicepresidente y voluntario * * * “Nunca es tarde si la dicha es buena” He dedicado mi vida entera a mi familia, sin desfallecer y; cuando creía que lo había hecho todo a mis años, comenzó a latir en mí una inquietud solidaria que pronto habría de ser satisfecha. Manuel García me ofreció entonces la oportunidad de formar parte del economato. Apareció, como se suele decir, “como caído del cielo”. Y así fue como formé parte de esta gran familia que se llama “Resurgir”. He descubierto la entrega abnegada de todos los voluntarios de este economato que, aunque de pequeñas dimensiones, ¡se hace tan grande ante los ojos de los usuarios! Resurgir me ha permitido conocerlos y, más aún, compartir las experiencias agradables y no tan agradables de los que solicitan nuestro apoyo. Aquí, he caído en la cuenta de que nuestros usuarios no solo necesitan alimentos para


118

hacer frente al día a día. En múltiples ocasiones, el escucharlos, el darles ánimos, una sonrisa o un gesto…valen mucho más que su cesta de la compra. Se me llena el alma de satisfacción, cuando, por nuestra ayuda, recibo tantas muestras de cariño sin distinción: igual se acerca un padre que me abraza, una madre o una abuela que me besa en señal de agradecimiento. Por todo lo anterior, mis palabras se quedan cortas para expresar mi agradecimiento a esta “gran” familia, ahora la mía; a su espíritu solidario y, cómo no, por hacerme partícipe de una aventura tan satisfactoria como humanizadora.

Pilar López Caamaño, voluntaria * * * Resurgir, ¿Qué nos dice esta palabra?. Etimológicamente significa: “un deseo, sentimiento, o estado que había desaparecido”. Yo, me quedo con la palabra “sentimiento”, sentimiento es exactamente lo que desprenden todos y cada unos/as de los voluntarios/as que desinteresadamente dedican parte de su tiempo en ayudar a aquellas personas a las cuales la vida desgraciadamente, le ha sido esquiva, privándolas de todo aquello que le es vital, principalmente el alimento.

Francisco Ruiz Constantino, voluntario Cáritas parroquial


119

La misión del voluntario de Resurgir no es solo la de ayudar física y materialmente a las personas, también es la de liberarles de aquellos miedos que algunas veces se nos ponen por delante y no nos deja ver con claridad nuestra propia situación en la sociedad, teniendo en cuenta que ante todo somos personas y como tal tenemos que ser tratados. Dice la Madre Teresa de Calcuta en una de sus citas: A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería mucho menos si le faltara una gota. Nosotros también recibimos satisfacción y enseñanzas de esa gota que aportamos a ese mar imaginario.

Antonio La O Leñero, voluntario * * * Para mí sois lo mejor. No se crea que he olvidado aquella vez que me atropelló un coche al ladito mismo del Economato, lo mismo ni se acuerda, hace mucho tiempo. Yo salía con mis bolsas y casi que me voy al otro barrio. Ustedes fueron mi única familia, mis amigos, me llevaron a Urgencias, me acompañaron y hasta pusieron una reclamación en mi nombre y me consiguieron una indemnización. Yo les quiero mucho, ya ve que a veces ni necesito nada y vengo solo a saludar. M.C.Z.L., usuaria


120

"Caminante no hay camino,se hace camino al andar". A. Machado Y así lo hacéis, habiendo iniciado el camino de Resurgir. Hermoso camino de ayuda,entrega y servicio a tantas familias y necesitados. A seguir caminando, desde vuestra identidad cristiana, con ilusión y entrega para que los "Rostros Dolientes de Cristo", como gusta decir a nuestro Papa Francisco, sigan atendidos y acogidos. ¡Enhorabuena!

Diego Capado Quintana, Párroco de la parroquia de la Purísima Concepción * * * Dejando atrás una vida acomodada, llegué a Huelva con dos menores y sin recursos, huyendo de la violencia de género. Fui acogida por D. Manuel que con su humanidad me devolvió la esperanza para empezar una nueva vida. Recibí apoyo personal y espiritual y superé mi empobrecimiento gracias a la ayuda prestada por el Economato de la Asociación Resurgir.

M.R.M.J., ex usuaria


Hay vida más allá de la crisis. Ahora bien, la pregunta es si hay proyecto. El futuro no se espera, se apuesta por él. (Alfonso Vargas Sánchez, catedrático de Organización de Empresa en la UHU)

Súmate al desafío

Resurgir. Colabora: economato@resurigir.net

Resurgir: la historia de un compromiso  

Veinte años de historia del Economato Solidario Resurgir de Huelva, un largo recorrido tendiendo puentes y acercando manos.Un libro escrito...

Resurgir: la historia de un compromiso  

Veinte años de historia del Economato Solidario Resurgir de Huelva, un largo recorrido tendiendo puentes y acercando manos.Un libro escrito...

Advertisement