__MAIN_TEXT__

Page 1


2

Synergia | Capper, Hart, de Laborde, de Monseignat, Muñoz, Stephens, Zealey

Derechos reservados

2019 Museo Federico Silva, Escultura Contemporánea

DIRECTORIO

Juan Manuel Carreras López. Gobernador Constitucional de San Luis Potosí Alejandro Leal Tovías. Secretario General de Gobierno Daniel Pedroza Gaitán. Secretario de Finanzas Ada Amelia Andrade Contreras. Oficial Mayor Armando Herrera Silva. Secretario de Ctultura

MUSEO FEDERICO SILVA, ESCULTURA CONTEMPORÁNEA

Enrique Villa Ramírez. Dirección General Oricel del Carmen Muñoz Araujo. Asistente de Dirección Francisco Oñate Fraga. Dirección Administrativa Enrique del Valle Pérez. Museografía Verónica Lorena Guevara Barragán. Diseño Roy Edgardo Lara Martínez. Biblioteca Ivonne Neusete Argáez Tenorio. Servicios Educativos | Difusión Equipo Administrativo

Ma. Adriana Martínez Rocha Lourdes Alejandra Rodríguez Martínez Juan Martín Turrubiartes Martínez Equipo Técnico

Carlos Omar González Pérez Humberto García Carrizales Jesús Christian Márquez Ávila Alma Diana Flores Hernández. Taquilla


3


4


5

Contenido

07

Synergia Enrique Villa Ramírez

11

Hacia una poética industrial Luis Ignacio Sáinz

21

Synergia Daniel Garza-Usabiaga

27

Obra en exhibición Synergia


6


7

Synergia es el nombre de la exposición colectiva que presenta el Museo Federico Silva Escultura Contemporánea. En esta ocasión se exhibe la obra de siete jóvenes escultores, nacionales y extranjeros: James Capper, Luke Hart, Pablo de Laborde Lascaris, Adeline de Monseignat, Manuel Muñoz G.G., Amy Stephens y Samuel Zealey, pertenecientes, todos ellos, a la Royal British Society of Sculpture.

Synergia

Estos compositores han lograron establecer una relación cercana, favorecida, en buena medida, por el espacio de creación, o sea, por el taller que, a la manera de

Enrique Villa Ramírez

aquellos obradores del Renacimiento, ha

Director General del Museo Federico

propiciado entre ellos una convivencia en

Silva, Escultura Contemporánea

función de su trabajo creativo, un dialogo continuo, el intercambio de ideas, técnicas, métodos de producción y todo tipo de conocimientos, de aquí el título de la exposición: Synergia. Este grupo sin grupo encuentra en la fascinación industrial, mecánica, un rasgo distintivo e identitario de su condición generacional: jóvenes más allá de la modernidad, comprometidos con el rigor de la fábrica evitando sucumbir a las tentaciones manieristas o a las trampas caricaturescas


8

de aquellos autores carentes de profundidad conceptual y filosófica. Piensan, luego inventan y producen. Motivos que invitan a mirarlos con detenimiento y a celebrar su seriedad compositiva. La obra que se presenta en esta muestra, nos hace partícipes del diálogo que se da entre las piezas, trabajadas en diferentes materiales con gran habilidad técnica, que nos hablan del oficio del artífice. En efecto, el manejo de los materiales, ya sea el metal o la piedra, la creación de sus formas o el manejo de las distintas escalas, permite materializar magníficamente la propuesta de cada uno de estos siete hacedores de ilusiones. Disfrutemos la obra de estos artistas en expansión, estando seguros que nuestros visitantes sabrán apreciar su indudable valor, así como la armonía existente entre el concepto y la realización, su capacidad. Así como lo apunta Luis Ignacio Sainz en su texto, pues “sincronizaron sus quehaceres para integrar una propuesta unitaria de sentido”.


9


10


11

C oincidentia oppositorum entre creadores provenientes de mundos diversos, herederos de tradiciones quizá encontradas, pero que se funden en el respeto por los materiales, en el oficio de intervenir por sí mismos los componentes, en el empeño por rescatar y reciclar desechos metálicos y líticos, provenientes de las manufacturas a gran escala. Es allí donde coinciden James Capper, Luke Hart, Pablo de Laborde Lascaris, Adeline de Monseignat, Manuel Muñoz G.G., Amy Stephens y Samuel Zealey. Todos, aprenderán a desarroHacia una poética industrial:

llar lenguajes traducibles, intercambiables, a

a propósito de siete escultores

ratos convergentes, gracias a sus procesos de

de entremares.

formación académica y habilitación técnica, en parte sus historias se anudarán en virtud de ser miembros de la Royal British Society

Luis Ignacio Sáinz

of Sculptors (establecida en 1905, pero que, solo a partir de 1911 gozará del respaldo de la monarquía), aunque lo crucial reposa en sus voluntades, pues han deseado dialogar y crear en paralelo, asistiéndose y auxiliándose, siempre respetuosos del tono y timbre del vocabulario plástico de los colegas. Espontánea y naturalmente desean fundar una comunidad de artífices, intelectualmente sensibles, pero, ante todo, amantes del contacto con las materias primas y de la solución de los retos de ensamblaje y operación virtual de los entes inventados/desarrollados.


12

Separados y unidos por el Atlántico, sin-

materialidad del proceso creativo, a su sen-

cronizaron sus quehaceres para integrar

sualidad y fatiga, a esos ires y venires de las

una propuesta unitaria de sentido, a mos-

pruebas y los ejercicios. Logran que coinci-

trarse en los litorales extremos de tan ca-

dan el pensar, diseñar y fabricar en un con-

prichoso océano, que denominaron Syner-

tinuum estético; lo que Karl R. Popper ha

gia: voz anclada en el griego συνεργία, que

denominado, pensando en otras preocupa-

significa, justo, “cooperación”, “trabajar

ciones y conjeturas del conocimiento, los

juntos”. Cada uno de los participantes se

ways of discovery y los ways of validation.

atuvo a la escucha de sus voces profundas, esos soliloquios que animan los procesos

El equilibrio entre el concepto y su rea-

creativos, de composición de novedosas

lización, así como el protagonismo que

formas de predicar la realidad, de postu-

cumplen en su vertebración, será lo que

larla, de hacerla, de transformarla. Casi

distinga a este grupo de escultores; su sello

emergen de la fragua atávica, son progenie

y carácter. La mercadotecnia contempo-

de Hefesto, el cojo divino. Y como él, los

ránea distancia al hacedor de formas de

hacedores de objetos son a la letra indus-

los materiales y los procesos de interven-

triosos, prácticos, ensambladores de arte-

ción y metamorfosis; le impone tareas de

factos útiles, exhumadores de maquinarias

gabinete “más productivas”, al tiempo

exangües, abandonadas, transformadas en

que estandariza la construcción casi serial

tridimensiones que establecen su propia te-

o industrial de las obras, que de alguna

rritorialidad y anuncian su personal inten-

suerte pierden el encanto de la huella del

ción de ser en el mundo: están a punto de

autor, al someterse casi a líneas de pro-

moverse, de atesorar y cribar materiales,

ducción y montaje que ya no correspon-

de producir insumos o cosas.

den con los obradores clásicos, sino con las fábricas automatizadas.

A pesar de la juventud de todos los involucrados, han sabido eludir las tentaciones

Obreros de la materia, tanto de su morfo-

del simplismo de diseñar y que alguien más

logía, su estructura, como de su fisiología,

asuma la responsabilidad del taller: el tra-

su funcionamiento, que se empeñan en ge-

zo, corte, roleo, ensamblado, o en su caso

nerar sus propios arquetipos de existencia,

el fundido o la devastación de la piedra.

cimentados en una mineralia y una meta-

Conciben sus maquetas, las desarrollan

lurgia deslumbrante: por tratarse de recu-

y las escalan, disfrutan y se entregan a la

peraciones de componentes, tratamientos


13

de reensamblaje y segmentaciones de sus

darnos una poética industrial, un halo o

mismos esqueletos. Uno de sus propósitos

turbación maquinista, suerte de sensacio-

consiste en crear nuevos objetos, superan-

nes ligeras, perfectas, que calculan el azar

do el carácter indócil de la materia, pero

en cero, o al menos lo intentan, y una

garantizando o conservando un imagina-

condición de segundo grado, el artificio

rio de utilidad y movimiento. Accionar la

de la naturaleza construida, a través de

objetualidad. Tal podría ser el lema de este

los factores que provee, pero metamorfo-

grupo sin grupo, pues cada quien atiende

seados de raíz. Recuérdese que el vocablo

sus llamados estilísticos y constructivos,

industria, antes de remitir a la mediación

aunque comparten el respeto por los sopor-

mecánica de aparatos y procedimientos

tes, la necesidad de intervenirlos por pro-

técnicos, alude al ingenio, sutileza, labo-

pia mano y el compromiso de revitalizada

riosidad e invención del sujeto en posi-

la materia, regresarla al mundo: que todo

ción de conocimiento, como lo deseaba

gajo de realidad vuelva a incorporarse al

Julia Kristeva, creativo y capaz de incidir

flujo de la vitalidad cósica. Y, por cierto, no

en la formación y sentido de la “alteridad

se nos olvide que el origen etimológico de

inexpresable”: ese vértigo de imágenes,

cosa viene del latín causa, (en esa vastedad

percepciones, sensaciones, procesos.

polisémica del vocablo res, rerum) que significa el principio que motiva una acción.

Los participantes en este ejercicio modélico de recuperación de signos en desuso y

Poner en movimiento, o en la virtualidad

materiales desechados, en mucho proce-

del desplazamiento, el poder imaginar tal

dentes de una de las regiones explotadoras

ocurrencia como posible, aspiración-co-

de cobre más importantes de México, en

metido que articula las diferentes pro-

Cananea (“carne de caballo”, en lengua

puestas de esta especie de colectivo que

pima o akimel O ’odham), Sonora, además

se opone a la belleza ornamental, privile-

símbolo de la insurgencia revolucionaria

giando la capilaridad, interacción y dialo-

del despuntar del siglo XX, con la huelga

gicidad de las piezas, a ratos concebidas o

estallada el 1’ de junio de 1906, promovida

mostradas como instantáneas de mundo y

por los trabajadores Juan José Ríos, Ma-

en ocasiones presentadas como elementos

nuel M. Diéguez y Esteban Baca Calderón

aislados que remiten a un sistema, proce-

contra la empresa del coronel William C.

so u organismo ausente. Las variantes de

Greene, no se afanan en contrariar la na-

este ejercicio plural coinciden en convi-

turaleza misma o en formular su némesis,


14

sino en integrar y plasmar una realidad di-

reúsan esa materia que he calificado de in-

námica, a un tris de entrar en movimiento,

dócil, depositada en el vertedero desértico

táctil y verosímil. El apotegma de Cicerón:

del norte mexicano, para cumplir objetivos

Nulla ars imitari sollertiam naturae potest,

en miscelánea, ajenos al origen, a partir de

permanecerá intocado (“No hay arte que

ese sitio hipotético llamado el pasado, en

pueda competir en perfección con la na-

este caso el esplendor material de la má-

turaleza”). Este poliedro de siete composi-

quina, pieza o segmento de proceso.

tores en volumen no se lo ha propuesto, su sendero es otro, el del artilugio que se nutre

Algunas obras de Synergia se concentran

de la piedra y el metal.

en las bondades del metal, todas fechadas en 2017: Capper y su Mountaineer tooth

Las preguntas que rondan el objeto des-

O (A/P), aguijón de amarre para el as-

pierto por la energía transferida de sus

censo alpino, diente gigantesco de mon-

compositores, del cómo es, cuáles son sus

taña que magnifica el efecto de solidez y

propiedades y cómo se comporta, sellan

equilibrio al modo de la hoja o pica de un

paradójicamente su comprensión: estable-

piolet; Hart y su Chain-link twist II: Un-

ciendo la posibilidad misma de una “meta-

rolled cone, aviso de que si la Torre de

física del mueble”, al modo en que pensara

Babel no funcionó por la confusión de las

Bruno Schulz la relación de las cosas con

lenguas, algo tendría que ver también la

sus usuarios, en Madurar hacia la infancia.

torsión de su escalera en parodia de cin-

Manifestación de la realidad degradada,

ta de Moebius; Muñoz G.G. y su Tumble

devenida así por la incomprensión de quie-

track 01, que incorpora hule vulcanizado

nes interactúan con ella, esa objetividad

de alta abrasión, para facilitarnos una pis-

explotada por la presencia ominosa de la

ta de volteo o banda sinfín; y Zealey y su

gente, respecto de sus desarrollos físicos de

Inverted wing, con su tributo a los aviones

origen conceptual, denominados escultu-

de papel de la infancia; mientras otras con-

ras. El escritor y pintor polaco sugiere un

ceden el sitial matérico a la piedra, en su

camino en la interpretación: aspirar y pro-

versión de mármol, negro de Querétaro

curar volver a los orígenes para capturar el

(Monseignat), rojo travertino (Laborde de

sentido de la materia, sus anhelos de tránsi-

Lascaris) o un trozo metamórfico jaspea-

to, y a partir de los datos recabados recons-

do (Stephens), modalidades que integran

truir conjeturalmente su potencia. Porque

el acero al carbón y la última su variedad

estos artistas ven desde atrás, es que usan y

inoxidable (cromo, molibdeno y níquel).


15

Estos compositores líticos se beneficiaron

Se intervenga como sea, la piedra siempre

del contacto con artesanos de Tecali, Pue-

conservará un espíritu sagrado, una condi-

bla, sitio que en náhuatl significa “casa de

ción de eternidad que desafía la banalidad

piedra” (Tecalco), y con notorio abolengo

del mundo y la infinitud del cosmos, que

en lapidaria, famoso por sus canteras y

impone su composición molecular, atómi-

sillares. A grado tal que estando sujeto al

ca, en un movimiento de dentro hacia fue-

dominio mexica del Hueytlatoani Moc-

ra, ese exterior, corteza o cáscara que de-

tezuma II Xocoyotzin, ya aparece en la

nominamos mundo de lo real, en calidad

Matrícula de tributos (1522-1530) como

de dictum filosófico: es la casa del ser, el

contribuyente de piedra, a través de su ca-

nido donde los mortales se refocilan y gua-

becera dominante Tepeyacac.

recen frente a todo aquello que conciban como riesgo. El problema y la solución les

El poder evocador de la roca que se vive en

vienen a los sujetos desde dentro, lo pro-

ese municipio del oriente de México, recu-

fundo y lejano del núcleo energético bási-

peró la fuerza original, atávica, de esos dio-

co, el flujo magmático que anima por igual

ses inaugurales hechos y engalanados de

a los entes, las cosas y las formas animadas.

minerales, durante 2012 con una iniciativa

Y es precisamente en ese punto incierto, de

totalizante: primero, porque descansó en la

tenue resolución, donde se aloja una anti-

celebración de un simposio-congreso sobre

nomia brutal: el potencial de libertad y la

la pertinencia y el oficio en el quehacer de

realidad de la opresión. Contradicción sólo

devastar recintos y canteras; y segundo,

salvable mediante una creación conscien-

con la realización de un corredor escultó-

te de que muta los instintos, los usos, pero

rico a la vera de un tramo regenerado am-

mantiene los continentes, esos envases que

bientalmente del torrente que alimentase

algo nos siguen transmitiendo…

los molinos de trigo y las plantas textiles de Cholula-Atlixco (Eco Parque Metropo-

Percepciones e imágenes que devienen

litano, Rio Atoyac, Puebla). Experiencia

alteradas. Verbigracia, Demeter’s pods

que fomentó la deliberación común y el

de Adeline de Monseignat (2018; már-

trabajo compartido, si bien las obras son

mol negro Querétaro y acero, 121 x 121

individuales y así se firman, entre un grupo

x 124 cm.), donde al amparo de la diosa

de primer nivel de creadores: Paul Nevin,

de la agricultura, las cosechas se vacían

Perla Krauze, Marina Lascaris, Saúl Ka-

hasta transformarse en envases, reposi-

miner, Kioto Ota, y Ernesto Hume.

torios o silos. Ausentes los granos y las


16

vainas y los frutos, triunfa el contenedor

de un artefacto previsible en sus efectos.

que atesora una promesa diferida: la del

Abstracción geométrica que reivindica su

campo fértil y henchido de bastimentos

calidad manual, esa intervención huma-

y vituallas. Maravilla de maravillas, los

na, sin recurrir a maquinaria o prótesis

forrajes, esos rollos de pastura pierden

alguna, para rediseñar el imaginario de la

elasticidad y de pronto nos hipnotizan al

ganga o el rendimiento. La pieza se agota

modificarse estructuralmente, ya no son

en sí misma, y a contrapelo el espectador

la cosa sino la envoltura, para relucir en

espera entre en actividad de un momen-

su nueva condición de cajas geométricas,

to a otro: que emita sonidos, se desplace,

de factura bellísima y un tanto angus-

o, incluso, dé a luz gajos de vitalidad, se

tiante, puesto que nos hace dudar del

desembarace, aunque conserve ese plus

porqué de su presencia en este delirante

como si cada uno de los cuerpos porque

planeta donde fondo y forma se subvier-

están vacíos y son rellenables, operase

ten constantemente, sin pausa.

cual bolsa de marsupial. Ánforas o urnas, ¿funerarias o alcancías?, vertebradas en

Me detendré en una ópera-ardid más para

una vara-poste que permite su transpor-

que se pondera la singularidad de su de-

tación en alto, lo que cervantes llama “en

construcción objetual y espacial, detenién-

andas y volandas”.

donos en cómo si se adueña de sentidos e intenciones originales, es decir se ciñe a una

Cierro la referencia a quienes propusie-

objetivación evidente y rotunda, aunque su

ron sus visualidades avanzadas a partir

estructura narrativa no irrumpa diáfana.

de la piedra, con Urban façade de Amy Stephens (2018; acero inoxidable y már-

Three scoops of rust de Pablo de Labor-

mol, 159 x 172.5 x 45 cm.), que nos inocu-

de Lascaris (2018; rojo travertino y acero,

la un deseo: que el polígono marcado sutil-

86 x 342 x 100 cm.) alude tanto al exte-

mente en traza trapezoidal imperfecta se

rior, el aparato que recupera, una suerte

ocupe, en su vacío, es una especie de vano,

de palas, como al interior, lo extraído, las

por un hipotético crecimiento o expansión

bolas o bocados de óxido. En todo caso

de la roca. Una que pudiera estar sedienta

una propuesta verosímil de un mecanis-

de regularidad, pues una cara solitaria de

mo y su quehacer, ficticios. Y allí reside su

su tridimensión aparece pulida, mientras el

significado trascendente: en amoldarse a

resto pareciera hollado en la perfección de

una realidad como si funcionase, al modo

su altivez. Azora que en la transparencia de


17

su concepción domine un sentimiento pa-

La ὰλήθεια (alétheia), en griego la sinceri-

sajero y provisional; la obra en marcha de

dad de los hechos, que alude a aquello que

su identidad renuncia al autoritarismo de

no está oculto, a aquello que es evidente.

fingirse eterna e inmutable. Lenguaje del

Las distorsiones occidentales, y en especial

fenómeno que persigue su visibilidad, me-

del cristianismo tomista, convirtieron esta

diante el juego entre la fijación de límites,

bellísima voz en sinónimo de verdad, ma-

el confinamiento de una nada que es filtro

yestática, grandilocuente, teologal, lo que

y mirilla, el testimonio de una objetividad

a todas luces pareciera un absurdo propio

en reposo, aunque se anuncia dinámica y a

de quienes viven trascendentalmente y de

punto de continuar su peregrinación para

hinojos adorando a los dioses. Synergia,

conquistar el territorio virgen colmado de

en su ser caleidoscópico, está atravesada

ausencias: fachada urbana, ritmo de vanos

por esta curiosidad transparente, orienta-

y macizos en persecución de sus corres-

da al no-ocultamiento, identificada con lo

pondencias y afinidades.

no-pensado, que comparece en su infinita complejidad y en sus propuestas de ocupa-

Schopenhauer recomendaba al sujeto que

ción del espacio y postulación de armonía.

quiera conciliar voluntad, conocimiento, representación y acción, aceptar que “mien-

Todo comenzó hace millones de años con

tras procuramos captarnos a nosotros mis-

las piedras…y desde hace algunos milenios

mos, no hacemos sino aferrar, con espanto,

de las rocas emergieron, al ser trituradas,

más que un inconsistente fantasma”. El ego,

de su polvo, los metales…

límite y frontera, en la empresa por fijar las coordenadas de la objetividad reconocible, táctil de alguna misteriosa manera. Engaño, narcolepsia, fog in the path of freedom and being. Empero, ese “inconsistente fantasma” es lo único que tenemos al alcance de la mano, de la mente, para hacernos presentes en la superficie del globo terráqueo, así que habrá que atesorarlo, cuidarlo como la niña de nuestros ojos, para tras analizarlo utilizarlo de puente con las diversas manifestaciones de lo real.


18


19


20


21

El proyecto Synergia reúne a un grupo de escultores nacionales e internacionales que se conocieron en la Royal British Society of Sculpture. Centrados en dicha disciplina, estos artistas establecieron una relación constante en el espacio del taller, dialogando, intercambiando ideas así como conocimientos sobre los materiales, soluciones y métodos de producción. Este tipo de contacto propositivo es aludido en el título de esta exposición, como un efecto extra producto de la acción conjunta. La varie-

Synergia

dad de soluciones reunidas, a través de estas esculturas, también se puede referir a tal efecto positivo, donde cada pieza suma concertadamente a la complejidad espacial de

Daniel Garza-Usabiaga

esta exposición, en la que conviven distintos materiales, formas o escalas. Y es que, aunque estas piezas estén realizadas por ocho escultores, existe una fuerte unidad en el conjunto. Esto se logra, principalmente, mediante cierta consonancia en los materiales. Las piezas para esta muestra fueron producidas en México, específicamente en Cananea y Tecali. A esto se debe el uso de metals, así como de piedras como el mármol y Travertino. Hay esculturas que conjuntan ambos materiales o que marcan un tránsito ambiguo entre


22

ellos. Este es el caso del trabajo de Amy

más evidente, la relación con el espacio y el

Stephens que, a través de dos elementos,

uso de color en el trabajo de Hart o la rela-

busca reconciliar la forma natural de la

ción entre masa y gravedad en la escultura

piedra con la de una geometría trazada en

Capper. El trabajo de Adeline de Monseig-

metal. Más aún, el trabajo de Pablo de La-

nat, producido en Tecali, también puede ser

borde Lascaris explota los efectos de oxida-

visto en relación a este carácter industrial.

ción presentes en el mineral; desfigurando,

Sus esculturas de mármol y acero ofrecen

por así decirlo, la especificidad de la piedra

una representación geométrica de las pacas

y haciendo que se identifique con el metal

de paja que se amasan mecánicamente en

presente en otras esculturas.

Europa. Las bisagras y ganchos que pueden ser manipulados, mostrando el interior de la

Se podría especular que el sitio de produc-

pieza, sólo enfatizan esta condición.

ción, con su economía e historia, influyó más allá de cuestiones relacionadas con los

Es a través de estos diálogos referentes a

materiales utilizados. Esto parece ser más

materiales y soluciones así como con refe-

explícito en el caso de Cananea. La escala

rencias comunes al contexto de producción

de trabajos como los de Samuel Zealey y

que estos ocho trabajos concretan una esce-

Manuel Muñoz G.G. se puede entender si

na coherente, donde las esculturas en este

se considera la geografía en la que fueron

conjunto se relacionan unas con otras. De

producidos. Esta relación de la escala con

aquí, la referencia al concepto de sinergia,

el paisaje es algo que Muñoz, por ejemplo,

cuando existe un excedente positivo que su-

ha investigado por varios años con sus pro-

pera la simple suma de cada elemento en

yectos de arte público, de fuerte sensibilidad

juego. Las conexiones que se pueden esta-

modernista, en Cananea. Desde otro punto

blecer entre estas esculturas pueden superar

de vista, el trabajo de Muñoz, Luke Hart y

lo que el público ve a primera vista o lo que,

James Capper se pueden relacionar con la

inclusive, cada artista anticipaba al realizar

historia industrial de este sitio, fuertemente

su trabajo individual. Dicho excedente favo-

ligada a la minería. Esto es evidente en sus

rable puede ser visto como consecuencia de

alusiones a durmientes y vías, máquinas,

la dinámica de taller de estos artistas, cen-

procesos de ensamblaje, engranes y ruedas.

trada en la investigación de la escultura.

No obstante, cada solución es particular y responde a intereses escultóricos específicos de cada artista como puede ser, de manera


23


24


25


26


27


28

James Capper “Mountaineer Tooth O (A/P)” | 2017 | acero | 170 x 56 x 25 cm


29


30


31

Luke Hart “Chain-Link Twist II: Unrolled Cone” | 2017 acero Cor-Ten, acero, pintura electrostática de polvo | 150 x 150 x 630 cm


32

Pablo de Laborde Lascaris “Three Scoops of Rust” | 2018 | travertino rojo y acero | 86 x 342 x 100 cm


33


34


35

Adeline de Monseignat “Demeter´s Pods” | 2018 | mármol negro Querétaro y acero | 121 x 121 x 124 cm


36

Manuel Muñoz G. G. “Truble Track 01” | 2017 | hule y acero | 330 x 132 x 130 cm


37


38


39

Amy Stephens “Urban Façade” | 2018 | acero inoxidable y mármol | 159 x 172.5 x 45 cm


40

Samuel Zealey “Inverter Wing” | 2018 | acero | 211 x 151 x 50 cm


41


42


43


44


45


46


47


48


49

www. museofedericosilva.org


50


51

Synergia | Capper, Hart, de Laborde, de Monseignat, Muñoz, Stephens, Zealey

Derechos reservados

2019 Museo Federico Silva, Escultura Contemporánea

Derechos reservados de la exposición y de esta publicación: 2019 Museo Federico Silva, Esculura Contemporánea. Álvaro Obregón No. 80, Zona Centro, San Luis Potosí S.L.P. 78000 México

CRÉDITOS DE LA PUBLICACIÓN Curaduría: Pablo

de Laborde Lascaris, Manuel Muñoz

Editor responsable: Diseño editorial:

Museo Federico Silva, Escultura Contemporánea

Verónica Lorena Guevara Barragán

Fotografía de obra:

LGM Studio - Luis Gallardo (www.lgmstudio.com)

ISBN: En trámite Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación podrá ser reproducida, archivada o transmitida en forma alguna por ningún método (electrónico, mecánico, fotocopiado, grabación, escaneo o cualquier otro), excepto por breves citas para fines de estudio o análisis, sin previa autorización escrita del editor. El escaneo, transmisión y distribución de esta publicación vía internet o cualquier otra vía sin autorización, es ilegal y sancionable por la ley. Por favor no participe ni promueva la piratería de material reservado.

Impreso y encuadernado en México. Éste catálogo se terminó de imprimir en el mes de Septiembre de 2019 en “Printego” Pedro Moreno #205 B, Colonia Los Ángeles. San Luis Potosí, S.L.P. CP. 78230, México. En su diseño se utilizaron las familias tipográficas “Baskerville” y “Metropolis”.


52

Profile for Museo Federico Silva

"SYNERGIA" | Museo Federico Silva  

Libro de arte de exposición "Synergia" (octubre 2019 - febrero 2020) Capper | Hart | De Laborde | De Monseignat | Muñoz | Stephens | Zealey....

"SYNERGIA" | Museo Federico Silva  

Libro de arte de exposición "Synergia" (octubre 2019 - febrero 2020) Capper | Hart | De Laborde | De Monseignat | Muñoz | Stephens | Zealey....

Advertisement