Issuu on Google+

datos Nombre

Empresa

Direcci贸n Tel茅fono

Fax

personales e-mail


MA

MI

JU

VI

febrero SA

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

LU

MA

MA

MI

JU

VI

DO

LU

MI

JU

VI

SA

marzo DO

SA

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30

MA

MI

JU

VI

LU

MA

MA

MI

JU

VI

JU

VI

abril

SA

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

DO

LU

SA

MA

MI

JU

LU

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

LU

MA

MI

JU

MI

JU

VI

SA

SA

DO

VI

SA

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 /30 24 25 26 27 28 29

LU

MA

MI

JU

VI

SA

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

noviembre DO

MA

agosto VI

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23/30 24/31 25 26 27 28 29

octubre LU

MI

julio SA

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30

septiembre MA

VI

junio SA

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

LU

JU

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28

mayo LU

MI

2007

enero LU

diciembre LU

MA

MI

JU

VI

SA

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24/31 25 26 27 28 29 30

calendario enero

LU

MA

MI

JU

VI

febrero

SA

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

LU

MA

MA

MI

JU

VI

JU

VI

SA

marzo

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29

mayo LU

MI

LU

MA

DO

LU

MA

MI

JU

VI

JU

VI

abril

SA

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24/31 25 26 27 28 29 30

junio SA

MI

LU

DO

LU

MA

MI

JU

MI

JU

VI

SA

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29

julio SA

MA

agosto VI

SA

DO

LU

MA

MI

JU

VI

SA

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23/30 24 25 26 27 28 29

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

septiembre

octubre

noviembre

diciembre

LU

MA

MI

JU

VI

SA

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30

LU

MA

MI

JU

VI

SA

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

LU

MA

MI

JU

VI

SA

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30

LU

MA

MI

JU

VI

SA

2008

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

DO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31


MANUAL DEL CULTIVO DE LA REMOLACHA 2007 - 2008 Editado por Iansagro S.A.



Area de Investigación Agrícola Panamericana Sur km. 385 Chillán, Chile Edición: julio 2007 Contenidos Preparación de suelos, Osvaldo Erbetta Fertilización, Carlos Jorquera Variedades de remolacha recomendadas, Osvaldo Erbetta Control de malezas, Ramiro Paillalef Plagas y enfermedades, Ramiro Paillalef Riego tecnificado, Ricardo Merino Maquinaria, Osvaldo Erbetta Cosecha, Osvaldo Erbetta Coordinación Loreto Agurto Fotografía Enrique Siqués y Area de Investigación Agrícola de Iansagro Diseño gráfico Doblegiro Impresión Gestión Gráfica Ltda. Ninguna parte de este manual puede ser reproducida sin la autorización previa y por escrito de Iansagro S.A.


preparaci贸n

de suelos

manual del cultivo de la

remolacha 2007 2008




9 12 12 15 15 17

Preparación de suelos umedad H Incorporación de residuos Control de malezas Fragmentación del suelo en profundidad (laboreo primario) Afinamiento de la cama de siembra (laboreo secundario)

19 21 22 23 29

Fertilización Disponibilidad de nutrientes y acidez del suelo (beneficios del encalado) ¿Cómo fertilizar? ¿Cuánto fertilizante aplicar? (Pautas para determinar las recomendaciones de dosis y fechas de aplicación) ¿Cuándo fertilizar?

35 38 39 40 40

Variedades de remolacha recomendadas Aprobación comercial Recomendación para las siembras 2007 Dosis de semilla Fecha de siembra

41 44 45 46 47 48 49 50 51 52

Control de malezas Barbecho químico Control en preemergencia Recomendación general para malezas en punto verde hasta cotiledón Sello Recomendación para chufa Recomendación para malezas no controladas oportunamente Recomendación para ambrosia, malvilla y sanguinaria Recomendación para cicuta y zanahoria Recomendación para alfalfa, cardo, clonqui, falso té, maravilla, papa y sietevenas

53 54 56 57

Recomendación para gramíneas (chépica, hualcacho, maicillo) Control de cúscuta Espera para sembrar remolacha según herbicidas del cultivo anterior Riesgos por herbicidas de otros cultivos

63 66 67 69 70 71 72 73 76 78

Plagas y enfermedades Afidos y amarillez virosa Langostinos y marchitez amarilla Minahojas Insectos del suelo Arañitas Cuncunillas y pilmes Insecticidas para el control de plagas Complejo de enfermedades foliares: oídio, cercóspora, roya y ramularia Otras enfermedades

81 84 85 87 89

Riego tecnificado Riego de nascencia y primeros estados Riego de cultivo Riego de mantención Riego por alas móviles

91 93 98 101

Maquinaria Sembradora de precisión Abonadora Pulverizador

107 109 110

Cosecha Limpieza Recomendaciones para un correcto descoronado


preparaciรณn

de suelos umedad H Incorporaciรณn de residuos Trituraciรณn Descomposiciรณn Epoca Equipo Control de malezas Fragmentaciรณn del suelo en profundidad (laboreo primario) Equipos para labores verticales Equipo para labores horizontles Equipos que combinan laboreo primario y secundario Epoca del laboreo primario Afinamiento de la cama de siembra (laboreo secundario) Equipo para el laboreo secundario


10


preparación

de suelos

preparación

de suelos

L

a primera labor agrícola que demanda el cultivo de remolacha es la preparación del suelo. El objetivo de esta faena es generar en el potrero las condiciones físicas necesarias para que las semillas puedan ser depositadas a una profundidad uniforme en la siembra –uno de los requisitos para la nascencia homogénea de las plántulas– y facilitar el posterior desarrollo radicular de la remolacha. Acorde con esto, el resultado de

la preparación debe ser un suelo fragmentado en profundidad, libre de residuos y malezas en la superficie, con aireación adecuada y una cama de siembra nivelada y afinada.

Para cumplir esta meta es aconsejable diseñar un plan de trabajo y ceñirse rigurosamente a él en cada etapa, asegurar en forma anticipada la disponibilidad de los equipos adecuados y supervisar que cada labor se realice con altos estándares de calidad. Las faenas agrícolas de la preparación de suelo abarcan cuatro ámbitos: • Incorporación de residuos del cultivo anterior. • Barbecho químico para el control de malezas. • Fragmentación del perfil del suelo en profundidad, de forma que no existan restricciones al desarrollo de las raíces (laboreo primario). • Afinamiento de la cama de siembra, con pequeños terrones, de 1 a 2 cm, que impidan la formación de costra en la superficie (laboreo secundario). La secuencia de las labores de preparación está ligada tanto a las propiedades físicas del suelo (textura y estructura) como a su contenido de humedad y a factores agronómicos (incorporación de residuos y control de malezas).

Propiedades físicas del suelo La textura del suelo indica la dominancia de un determinado tamaño de partículas. Las gruesas (0,05 a 2 mm) se denominan arena; las intermedias (0,002 a 0,05 mm) corresponden a limo, y las finas (menores que 0,002 mm) son arcilla. En el suelo trumao –de origen volcánico– están presentes los tres tipos de partículas, por lo que es considerado similar al suelo franco. La textura del suelo aluvial generalmente se asemeja a la del arenoso. En el suelo, las partículas –arena, limo y arcilla– están agrupadas en agregados, los que determinan su estructura natural. Textura y estructura natural del suelo

Textura

Calidad estructural

Arcilloso Limoso Arenoso Trumao Aluvial

Estructura Estructura Estructura Estructura Estructura

adecuada escasa escasa escasa escasa

Un suelo con estructura de buena calidad es el que presenta un intercambio gaseoso (aireación) adecuado y ausencia de compactación o pie de arado. La preservación de la calidad natural de la estructura del suelo está asociada a factores que dependen del manejo del agricultor: el número de labores realizadas, la calidad de los equipos utilizados y las condiciones del suelo al momento de ejecución de la labranza (principalmente su contenido de humedad). El mejoramiento de la calidad estructural del suelo es un objetivo que el agricultor puede conseguir en el largo plazo, mediante un trabajo sostenido de incorporación de residuos (materia orgánica) después de cada cosecha y la correcta realización de las faenas, en oportunidad, número y tipo de equipos utilizados.

11


Humedad En todas las faenas de preparación de suelos la condición óptima para la labranza es el suelo friable (los terrones se disgregan fácilmente al presionarlos) o semifriable (un poco menos húmedo que el anterior). La humedad es aportada por la lluvia, por lo que la incorporación de residuos de la cosecha anterior se hace habitualmente cuando han caído las primeras precipitaciones de otoño, en tanto las fechas del laboreo primario y secundario están generalmente asociadas a la humedad proporcionada por las lluvias invernales. Cuando se trabaja el suelo en condiciones de

excesiva humedad se perjudica su estructura, lo que provoca problemas de falta de aireación, compactación o pie de arado. Si, por el contrario, la humedad es insuficiente, aumentan en forma importante los requerimientos de potencia de la maquinaria y la profundización de las labores es insuficiente, aun cuando la fragmentación sea incluso mayor. En suelos arcillosos, la falta de humedad dificulta mucho la reducción de los terrones grandes, lo que finalmente deriva en un sobrelaboreo, con el consiguiente aumento de costos y compactación.

El resultado de la preparación de suelos depende casi enteramente del manejo agronómico: la idoneidad de los equipos usados y la oportunidad y calidad de cada labor.

12

Incorporación de residuos Las labores de preparación de suelo para la remolacha se inician con la incorporación, total o parcial, de los residuos o rastrojos del cultivo anterior, los que deben quedar distribuidos en forma homogénea en la zona arable del perfil del suelo, de manera de aprovechar sus nutrientes (carbono, nitrógeno, fósforo y potasio) y obtener los beneficios adicionales que ellos aportan: ausencia de erosión y mejoramiento de las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo. La peor decisión agronómica respecto del manejo del suelo es no incorporar los residuos, ya que en este caso se deberá optar por la quema (fuego), que si bien cumple el propósito eliminar los rastrojos, representa pérdida de nutrientes –con el consiguiente costo económico de reponerlos posteriormente mediante aplicaciones–, daña las propiedades físicas (estructura) y la capacidad biológica del terreno, además de ser una fuente de contaminación. La quema no es una recomendación agronómica y se prevé que será prohibida en Chile.

Trituración

Para un manejo agronómico correcto, los residuos deben ser picados en trozos de 2 a 3 cm,

de manera de aumentar la superficie de contacto con los microorganismos del suelo y facilitar su descomposición. Esta labor debe ser hecha en la misma cosecha y/o inmediatamente después de ella, utilizando equipos simples (trituradoras de residuos) o, si la siembra fue de cereales, con los repicadores de paja de las máquinas automotrices y un distribuidor que esparza homogéneamente los restos vegetales al ancho de cosecha.

Descomposición El nitrógeno es vital en el proceso de descomposición de los residuos, ya que de él obtienen su energía los microorganismos del suelo. Pocos cultivos producen rastrojos con una relación carbono/nitrógeno (C/N) estrecha (20:1 o inferior), cuya descomposición logra completarse espontáneamente antes de la siguiente siembra. Por lo general –y especialmente en los cultivos de maíz y otros cereales– el contenido de carbono de los residuos es muy superior al de nitrógeno (30:1 o más), lo que no sólo dificulta la descomposición sino que, en combinación con factores como una fertilización pobre de la siembra anterior, temperaturas bajas y escasa humedad, puede incluso impedirla.


preparación

de suelos Para facilitar la degradación de los residuos y evitar el fenómeno conocido como “hambre de nitrógeno” (carencia de este elemento en la cantidad necesaria para permitir la actividad de los microorganismos del suelo), la recomendación general es agregar 7 kilos de nitrógeno por tonelada de materia seca en la labor de incorporación de los residuos. La alternativa más económica –no nece-

sariamente la adecuada en todos los casos, dado su efecto acidificante– es la urea (ver tabla). La determinación de la dosis exacta de nitrógeno requerida en cada caso debe considerar el tipo y volumen de los residuos, el contenido de humedad

y temperatura del suelo, y el plazo entre la incorporación y el laboreo. La necesidad de estas aplicaciones es más aguda en suelos livianos y arenosos, dada su baja disponibilidad natural de nitrógeno. Relación carbono/nitrógeno en rastrojos Rastrojo Relación C/N

Paja de trigo, avena, cebada Caña de maíz Leguminosas Indice óptimo del suelo al momento de siembra

80:1 50:1 15–35:1 10:1

Dosis de nitrógeno necesaria para corregir la relación carbono/nitrógeno en la incorporación de residuos Rastrojo Rendimiento Rastrojo en Nitrógeno (14% humedad) superficie a aplicar t/ha t/ha kg/ha

Trigo Maíz Porotos

5 – 6 10 – 12 2 – 3

6 – 7 11 – 12 1 – 1,5

66 – 77 77 – 84 5 – 7,5

Dosis Dosis urea CAN kg/ha kg/ha

140 – 165 165 – 180 10 – 16

244 - 285 285 - 311 18 - 28

NOTA: Esta adición de nitrógeno debe ser incluida en el cálculo de la dosis que necesita la siembra de remolacha. En términos generales, al menos el 40% de la cantidad aplicada para descomponer residuos queda disponible para el cultivo siguiente. Para una estimación más precisa se debe considerar también el tipo de suelo, riego, época de aplicación y contenido previo de nitrógeno del terreno.

13

Luego de una cosecha de cereales, los residuos son triturados en trozos de 2 a 3 cm con el repicador de paja de la máquina automotriz. Contando el suelo con humedad adecuada, se realiza la incorporación de los residuos, junto con el nitrógeno y, si aún no se hubiera hecho, la cal. El nitrógeno facilita y acelera el proceso de descomposición que se desarrolla durante el invierno.


Epoca

14

El error más grave en la preparación de suelos es el sobrelaboreo, que genera compactación y altos costos, perjudicando tanto el manejo agrícola de la siembra como su rentabilidad.

La incorporación del rastrojo (esto es, la mezcla de suelo con el residuo) debe ser realizada, en lo posible, al mismo término de la cosecha, asegurándose de que el suelo tenga la humedad adecuada. De esta manera, el proceso de descomposición del rastrojo podrá desarrollarse durante todo el invierno. Como norma, para lograr un buen resultado el plazo entre la incorporación del residuo y la siembra debe ser de al menos 90 días. Mientras más prolongado sea este período, menor será la probabilidad de enfrentar problemas de “hambre de nitrógeno”. Y, por el contrario, mientras más próxima sea la incorporación a la fecha de siembra, mayor será la relevancia de la aplicación adicional de nitrógeno para acelerar la descomposición. En aquellos casos en que se ha sembrado alguna gramínea de invierno –sea para talaje o para mantener una cubierta vegetal verde en el suelo durante la temporada de lluvias–, se debe incorporar el rastrojo en junio o julio. Los residuos en esa época están verdes, tienen una relación carbono/nitrógeno adecuada y alto contenido de humedad, de manera que su descomposición es rápida y se consigue el aporte de nutrientes al suelo buscado.

Equipo En la incorporación deben ocuparse equipos especializados, para asegurar que la faena se realice

en forma superficial y homogénea en el perfil del suelo. Esto obedece a que la masa microbiana se desenvuelve superficialmente, donde la temperatura es más alta. Equipos específicos y muy eficientes para esta labor son los incorporadores– mezcladores de residuos, normalmente disponibles en Chile a través de prestadores de servicios. La labor puede ser aprovechada también para agregar la cal, si esta aplicación no se hizo en forma temprana, acorde a la recomendación. El uso de la rastra de disco permite incorporar alrededor del 30% de los residuos en una pasada. Tiene la cualidad de trabajar superficialmente, pero la decisión de hacer varias pasadas para mejorar la incorporación causa perjuicios en términos de compactación, además de incrementar los costos. El arado de vertedera no es recomendado para esta faena. La profundidad a la que opera, de 10 cm o más, es excesiva para la incorporación de residuos, por lo que el proceso de descomposición se vuelve más lento y se genera el riesgo de “hambre de nitrógeno” para el siguiente cultivo.


preparación

de suelos

Control de malezas Una de las condiciones para llegar a la siembra de remolacha con un suelo limpio es controlar la maleza mediante un barbecho químico. Los mejores resultados se consiguen al realizar un tratamiento anticipado, en otoño, especialmente eficaz para disminuir el rebrote de malezas anuales y de reproducción vegetativa, como chépica, maicillo, pasto cebolla, pata de laucha, falso té, carricillo o suspiro y correhuela, entre otras. En caso de una nueva infestación, se debe repetir la aplicación un mes antes de sembrar. Para lograr la máxima efectividad posible, el barbecho químico debe ser hecho cuando las malezas estén en etapa de activo crecimiento, esto es, al menos 30 días después de su emergencia (cuando el suelo tiene el contenido de humedad y temperatura adecuadas para su desarrollo), período que habitualmente corresponde a principios o mediados de otoño.

Precauciones • Nunca aplicar cal antes del herbicida. Si esta aplicación está pendiente, hacerla al menos un día después del barbecho químico. • Algunos herbicidas destinados a barbecho químico tienen efectos residuales, por lo que no deben ser utilizados en un suelo destinado a remolacha, independientemente de la fecha de aplicación.

Para un eficaz control de malezas en la preparación de suelos se debe hacer un barbecho químico en otoño. Este tratamiento anticipado permite disminuir en forma importante el rebrote de la maleza. Barbecho químico Recomendación general Herbicida base

Dosis Volumen Adyuvante herbicida de agua litros/ha litros/ha

Roundup Full II 3 – 3,5

100

NOTA: También se pueden usar otros herbicidas que tengan como ingrediente activo el glifosato, aplicando la dosis recomendada en la etiqueta del producto. Para diluir el herbicida se debe usar siempre agua limpia.

Fragmentación del suelo en profundidad laboreo primario El perfil del suelo (la zona donde se desarrollará la remolacha) debe ser fragmentado a una profundidad de 35 cm (30 cm si no fuera posible más) y quedar libre de residuos en la superficie, faena que se denomina laboreo primario. Las condiciones en que se encuentra el suelo al momento de hacer este trabajo determinan el tipo de labor a realizar: • En terrenos libres de residuos se pueden hacer labores verticales, las que fragmentan el perfil sin invertir el suelo. • Obligadamente en suelos que tienen residuos en la superficie, y opcionalmente en suelos limpios, se hacen labores horizontales, en las que se invierte el suelo.

No utilizar

15


Una forma rápida y fácil de medir la profundidad de la fragmentación es usando el penetrómetro, un instrumento de fierro de 90 cm de largo, con forma de T (similar a un barreno), graduado cada 10 cm. Luego de unos 50 metros de pasada del equipo, se mide la profundidad alcanzada. Si es insuficiente, se debe corrigir y, luego de una corta pasada del equipo en sentido contrario a la primera, volver a examinar. En caso de que el agricultor no tenga un penetrómetro, puede reemplazarlo por algún implemento similar que sirva a este propósito (por ejemplo, un fierro) que penetre en el suelo fácilmente, sin ejercer presión excesiva.

Equipos para labores verticales (Sólo en terrenos libres de residuos)

16

• Escarificadores: penetran entre 35 y 45 cm. Son los que logran mejores resultados en términos de profundidad y de fragmentación del perfil del suelo, dada la firmeza estructural de los equipos y la calidad del corte de sus elementos, similares a “cuchillos” que penetran el terreno. • Subsoladores (tipo Yimpa): deben penetrar 35 a 60 cm, según la profundidad de las capas endurecidas. El espaciamiento entre las patas depende del contenido de humedad del suelo. Si la condición es semifriable (en la que se logra el mejor resultado), la separación entre las patas será de 50 cm, y si es friable, de 35 cm. No se recomienda trabajar en suelo seco: exige mayor potencia del tractor, la profundidad es menor y se sacan a la superficie bloques de terreno duros,

muy difíciles de achicar, lo que aumenta los costos y perjudica la estructura del suelo.

Equipo para labores horizontales

(en suelos con residuos, opcionalmente en suelos limpios) • Equipo: sólo se recomienda el arado de vertedera, que invierte parcialmente el suelo. • Profundidad de trabajo: 30 a 35 cm desde el corte del arado hasta el fondo del surco. • Potencia y velocidad de operación: según textura del suelo, compactación, contenido de humedad, profundidad deseada y ancho de corte. • Anchura de trabajo: en algunos equipos puede ser regulada a medidas de entre 12 y 20 pulgadas entre cortes de las vertederas, ajustándose dicho espaciamiento según la potencia del tractor. En otros casos sólo es posible hacer la regulación en terreno, debiendo ubicarse el equipo en posición horizontal respecto al suelo.

Cuando los residuos superficiales son muy abundantes o se quiere agregar algún tipo de

enmienda (cal, materia orgánica), es recomendable utilizar en el arado de vertedera un complemento denominado raedora o raseta, similar a un cuerpo de arado de pequeño formato, que se coloca delante del cuerpo normal. Este implemento corta una franja de poca profundidad y anchura en el suelo y arroja la tierra al fondo del surco, mejorando la incorporación de los residuos, según se aprecia en la siguiente ilustración:

Inversión del suelo con arado de vertedera sin raseta: la incorporación es deficiente, por lo que la vegetación (residuos y malezas) continúa desarrollándose.

Volteo del suelo con arado de vertedera y raseta: facilita la incorporación de los residuos, ya que la porción de suelo cortada por la raseta pasa al fondo del perfil.


preparación

de suelos Equipos que combinan laboreo primario y secundario • Arado vertedera con rodillo packer (en suelo con o sin residuos). • Escarificador con rodillo jaula (sólo en suelo limpio). Tienen la ventaja de disminuir el número de pasadas del tractor por el potrero, logrando mayor eficiencia en las labores de preparación de suelos, una reducción importante de los costos y, especialmente, mínima compactación del suelo.

Epoca del laboreo primario La elección de la fecha está directamente asociada a la textura del suelo. • En terrenos limosos, arenosos y trumaos –de escasa estructura–, es aconsejable hacer el laboreo primario en una fecha muy cercana a la siembra, después de la temporada de

grandes lluvias. Los trabajos de otoño e invierno en estos suelos se deben limitar al control de

malezas mediante barbechos químicos, y la incorporación superficial de enmiendas calcáreas, a través de rastras de disco, vibrocultivadores o incorporadores de residuo. La postergación de las labores primarias en estos casos busca: • Evitar la necesidad de repetir las labores profundas en primavera, como consecuencia de la compactación producida por las lluvias de invierno. • Facilitar la siembra temprana. Suelos trabajados en otoño generan el efecto “colchón de agua”, dado que conservan más humedad en el perfil, especialmente los de textura arcillosa. En cambio, si se atrasan las labores, el perfil del suelo tendrá menor contenido de agua, resultará más fácil entrar al potrero y existirán mejores condiciones para la siembra temprana. • En suelos con un contenido de arcilla sobre 40% –de buena estructura–, las labores primarias pueden efectuarse ya en otoño, puesto que el efecto compactador de las lluvias invernales no alcanza gran magnitud en ellos, quedando pendiente para la primavera sólo el afinamiento de la cama de semillas. Como hacer el laboreo primario Textura del suelo Epoca

Arcillosa Limosa Arenosa Trumao

A partir del otoño, según humedad del suelo Salida de invierno Salida de invierno Salida de invierno

Afinamiento de la cama de siembra laboreo secundario La última faena en la preparación de suelos es el afinamiento de la cama de siembra o laboreo secundario, cuyo resultado final debe ser un suelo nivelado, asentado y mullido, con presencia de pequeños terrones, de 1 a 2 cm, que impidan la formación de la costra que de lo contrario es provocada por las lluvias o por los riegos, cuando la presión es excesiva o las gotas son demasiado grandes, como a veces ocurre con los sistemas de carrete. El buen resultado de las labores en la superficie favorece la germinación y nascencia de la remolacha.

17


Si los resultados del laboreo primario han sido muy buenos, la preparación de la cama de semilla sólo requerirá labores mínimas.

Equipo para el laboreo secundario La textura del suelo determina el tipo de preparador de cama de siembra a utilizar. • En suelos livianos (limosos, arenosos, aluviales, trumaos y francos) se recomiendan las rastras combinadas tipo Germinator, Terramax, Terra,

Kompactor y Optimator, las que cuentan con palas niveladoras, escardillas y rodillos compactadores de diferentes diseños. Si la oportunidad y uso del equipo es correcto, bastará una sola pasada para dejar el suelo perfectamente preparado para

la siembra, esto es, con terrones pequeños que impedirán la formación de la costra superficial producida por las lluvias. Si en estos suelos, de poca estructura, se utiliza la rotofresadora, deberá aumentarse la velocidad de trabajo, disminuir la rotación del elemento girador y aumentar la presión de los rodillos, de manera de no dañar la estructura del suelo. • En suelos de textura pesada (arcillosos, franco arcillosos y en ocasiones los francos) se deberá optar por los equipos accionados por el tomafuerza del tractor, como la rotofresadora.

Estos disponen de elementos giratorios que mullen el suelo en forma homogénea y rodillos compactadores, tipo packer, que asientan el lecho de siembra.

18 Equipos recomendados para el laboreo primario y secundario Laboreo primario Condición de la superficie

Tipo de labor Equipo (profundidad de fragmentación)

Con o sin residuos

Horizontal

Arado de vertedera (30 – 35 cm)

Sin residuos

Vertical

Subsolador (35 – 60 cm) Escarificador (35 – 45 cm)

Laboreo secundario Faena Equipo

Nivelación del suelo y reducción de terrones

Vibrocultivador (sólo una pasada)

Preparación de cama de siembra

Rastra combinada tipo Germinator Rotofresadora con rodillo packer

Combinación de laboreo primario y secundario Faena Equipo

Fragmentación del suelo y preparación cama de siembra

Arado vertedera con rodillo packer Escarificador con rodillo jaula


fertilización isponibilidad de nutrientes y acidez del D suelo (beneficios del encalado) ¿Cómo fertilizar? ¿Cuánto fertilizante aplicar? (pautas para determinar las recomendaciones de dosis y fechas de aplicación) Nitrógeno (N) Fósforo (P) Potasio (K) Azufre (S) Boro (B) ¿Cuándo fertilizar? S.O.S. en postemergencia


20


fertilización

fertilización e l objetivo de la fertilización es asegurar que el cultivo disponga de los nutrientes necesarios para alcanzar los máximos rendimientos en raíces y polarización, junto con obtener remolacha de alta calidad tecnológica. La principal fuente de suministro es el suelo, pero como sus reservas son generalmente insuficientes para cubrir la demanda de la siembra, deben ser complementadas o corregidas con la aplicación de fertilizantes. La primera tarea, por tanto, es conocer el tipo y la cantidad de nutrientes disponibles en el suelo. La mejor herramienta de diagnóstico conocida es el análisis de suelo, el que debe ser hecho individualmente para cada potrero, dado que las condiciones de los mismos varían según el manejo, cultivos anteriores, clima y riego. Establecido el aporte de nutrientes del suelo y conociendo los requerimientos del cultivo, es

posible determinar la dosis de fertilizantes que se debe suministrar a la siembra para alcanzar la meta final de rendimiento. Tipos de nutrientes

Los nutrientes del suelo se agrupan según los volúmenes de ellos que las plantas requieren. Los macronutrientes son aquellos que el cultivo consume en mayor proporción: nitrógeno, fósforo y potasio. Habitualmente, su presencia en el suelo es insuficiente. Los nutrientes secundarios son el azufre, el magnesio y el calcio. La demanda por ellos es menor y su disponibilidad en el suelo es muchas veces suficiente para satisfacer el requerimiento de las plantas. Los micronutrientes son el boro, manganeso y zinc. El cultivo los necesita en dosis pequeñas y sólo se aplican cuando su contenido en el suelo es muy bajo.

Disponibilidad de nutrientes y acidez del suelo Beneficios del encalado El resultado de la fertilización está estrechamente relacionado con el pH del suelo. Si la acidez es alta (pH de 5,5 o inferior), se restringe la disponibilidad de los nutrientes para la remolacha a la vez que aumenta la disponibilidad de elementos tóxicos (hierro, aluminio, y manganeso cuando se presenta en cantidad excesiva), que provocan grandes mermas de rendimiento. La recomendación universal es aumentar el pH del suelo mediante la aplicación de cal, la que favorece la extracción de nutrientes por parte de las plantas

y sirve de antídoto frente al riesgo de toxicidad, puesto que vuelve solubles los elementos dañinos, permitiendo que se alejen de la zona radicular del cultivo. La labor de encalado debe ser realizada al menos 30 días antes de la siembra. Si el pH del suelo es inferior a 6, la aplicación de cal debe tener una anticipación mínima de 60 días con una dosis de al menos 6 t/ha. La cal se activa en contacto con el suelo, por lo que debe ser incorporada al mismo momento de la

21


Para evitar el riesgo de toxicidad y, en general, favorecer la extracción de nutrientes por parte de las plantas, se recomienda realizar una labor de encalado del suelo al menos 30 días antes de la siembra. Si el pH del suelo es inferior a 6, la aplicación de cal debe tener una anticipación mínima de 60 días con una dosis de al menos 6 t/ha. aplicación. Equipos adecuados para esta labor son la rastra, el vibrocultivador y el incorporador de residuos. La cal también puede ser incorporada durante las labores primarias de preparación de suelo, con arado vertedera (incorporación parcial en el perfil del suelo) o subsolador.

¿Qué hacer si faltan menos de 30 días para la siembra? Aun en este caso es aconsejable aplicar. Aunque el resultado no sea óptimo, el cultivo, dado su largo período vegetativo, logra aprovechar gran parte de los beneficios de la cal. Cal Iansa El aporte de Cal Iansa mejora las características físicas y químicas del suelo, a la vez que agrega nutrientes fácilmente utilizables por el cultivo. Composición de la Cal Iansa

Materia seca mínima Carbonato de calcio (CaCO3) Calcio total (Ca) Magnesio total (Mg) Potasio total (K2O) Fósforo total (P2O5) Nitrógeno total (N) pH

22

70 % 83 % 32 % 1 % 0,01 % 1 % 0,3 % 8,5

Dosis de Cal Iansa según pH del suelo

pH

Dosis

Menor a 6,0 6,0 - 6,3 Mayor a 6,3

t/ha 6 4 2

¿Cómo fertilizar? La forma óptima de aplicación de los fertilizantes depende del tipo de suelo que se esté trabajando. La recomendación general es aplicar al voleo

(en cobertera), técnica que logra buenos resultados y que no tiene restricciones en suelos arcillosos, aluviales y arenosos, dado que éstos no presentan actividad fijadora de fósforo. La abonadura se hace con trompo, antes de la última labor de preparación de suelo, y se incorpora con germinator o rotofresadora.

En los suelos trumaos (de origen volcánico), que sí tienen la característica de fijar el fósforo, es necesario diferenciar los casos en que las condiciones técnicas y agronómicas permiten aplicar la mezcla de fertilizantes (Iansafert) al voleo (incorporándola con las labores de afinamiento de la cama de semilla), de aquellos en que se debe localizar el fósforo al momento de la siembra, aun cuando ello haga más lenta esta faena e implique alterar la cama de siembra (ver tabla pág. 27).


fertilización Cuando se recurre a esta técnica, el fertilizante debe ser aplicado con la máquina sembradora y quedar localizado a una distancia de 5 cm de la semilla y 10 cm de profundidad.

Las aplicaciones de nitrógeno, potasio, azufre y boro en postemergencia deben ser hechas preferentemente al voleo, dada la solubilidad y movilidad de estos nutrientes.

¿Cuánto fertilizante aplicar? Pautas para determinar las recomendaciones de dosis y fechas de aplicación NITRÓGENO (N) Existen dos factores clave para definir la dosis de nitrógeno que se debe aplicar al cultivo de remolacha: • Características físicas del suelo (profundidad y textura). • Contenido inicial del potrero (según estimación del residual dejado por la incorporación de rastrojos del cultivo anterior). Es vital valorar debidamente la influencia de estos dos factores cuando se busca calcular el aporte total de nitrógeno que el cultivo requiere puesto que, así como se reconoce que el nitrógeno es el nutriente más importante en la postemergencia, también es sabido que el exceso de este elemento es perjudicial para la remolacha, ya que reduce su polarización y su calidad tecnológica. En ensayos realizados en suelos trumaos después de alfalfa, los testigos (con cero aporte de nitrógeno) han obtenido rendimientos de 90 toneladas de raíces limpias por hectárea, demostrando que, en ciertos casos, basta una pequeña dosis inicial de nitrógeno para lograr muy buenos resultados.

Nitrógeno en suelos trumaos y arcillosos En los suelos profundos con escasa estructura como los trumaos y en aquellos donde hay dominancia de partículas finas, como los arcillosos, existen condiciones adversas de dinámica de flujos en el suelo, lo que determina que el nitrógeno se mantenga en el perfil, conservando gran parte de la dosis de excedente del cultivo anterior o generada por la incorporación de residuos frescos.

Para estos casos, se recomienda aplicar una dosis total máxima de 150 unidades/ha , dividida

en parcialidades, con el fin de maximizar la eficiencia del fertilizante. El número de porciones en que se debe repartir la dosis total depende de la textura del suelo. La recomendación general es incorporar una parte menor (30 a 50 unidades) al momento de la siembra y realizar al menos dos aplicaciones en postemergencia: primero, cuando la remolacha tiene cuatro hojas verdaderas, y luego, cuando cuenta con 12 hojas. Dado que la fecha en que la remolacha alcanza estos estados de desarrollo depende de la oportunidad de la siembra y de las condiciones generales de manejo, la recomendación general es no adelantar las aplicaciones si la planta no presenta aún las características indicadas, ni realizar

23


El nutriente más importante en la postemergencia es el nitrógeno. Pero el exceso de este elemento reduce la polarización y la calidad tecnológica de la remolacha. En consecuencia, al calcular la fertilización total que el cultivo requiere, se debe considerar el aporte de nitrógeno del cultivo anterior (rotación) y las características físicas del suelo, ya que éstas son determinantes en la reserva natural de nutrientes.

24

la segunda aplicación en una fecha cercana a la primera. Como pauta, la segunda dosis de nitrógeno debe ser incorporada entre el 15 de noviembre y el 15 de diciembre.

Nitrógeno en suelos arenosos En suelos de textura gruesa como los arenosos,

perderse por lixiviación y volatilización.

En estos casos, se debe aplicar una dosis muy temprana (incluso en presiembra o junto con la siembra, siempre que se utilicen fuentes nítricas no tóxicas para la nascencia) y, posteriormente, en lo posible, más de dos aplicaciones, espaciándolas hasta mediados de enero, dada la baja capacidad de retención de nitrógeno que tienen estos suelos.

Reserva y “hambre” de nitrógeno La incorporación al suelo de residuos de cultivos anteriores de difícil descomposición y que tienen relaciones carbono-nitrógeno (C/N) muy altas (sobre 50:1) causan trastornos en la disponibilidad de nitrógeno, que deben ser corregidos con aplicaciones destinadas a acelerar la descomposición. Los procesos más lentos corresponden a los rastrojos de trigo y maíz, para los cuales la recomendación es aplicar 15 kilos de urea por cada tonelada de residuo. La urea es la opción más barata, pero también se pueden utilizar otras fuentes de nitrógeno. Por tanto, si la siembra de trigo produce típicamente 8 toneladas de rastrojo por hectárea, en forma previa a la labor de incorporación se deben aplicar 120 kilos de urea por hectárea. En el caso del maíz, los residuos son habitualmente de 12 t/ha, de manera que la adición de urea debe alcanzar a 180 kg/ha. El 40% o más de estas dosis (según el tipo de suelo, riego, época de aplicación y contenido previo de nitrógeno del suelo) estará

existe gran permeabilidad a la solución

posteriormente disponible para la remolacha,

agua+nutriente , la que se mueve rápidamente por

por lo que es importante considerarlas al definir

el perfil y tiene, por tanto, altas probabilidades de

el requerimiento total del cultivo .


fertilización Fuentes de nitrógeno La mejor condición de acidez del suelo para la producción de remolacha es un pH en torno a 6,5. Por este motivo, el Programa de Fertilización de Iansagro privilegia el uso del nitrato de amonio cálcico, CAN, que, por ser una fuente nitrogenada neutral, evita acidificar el suelo. La fuente alternativa es la urea. Más barata, tiene sin embargo dos inconvenientes cuando es aplicada en dosis altas. Por una parte, acidifica el suelo, y por otra, afecta la calidad tecnológica y el rendimiento industrial de la remolacha, dado que el cultivo absorbe nitrógeno como amonio. Con la finalidad de mantener inalteradas las condiciones químicas y físicas del suelo, el uso de urea debe sujetarse a las siguientes restricciones: • La dosis máxima total no debe superar las 150 unidades de nitrógeno. Si la supera, no se debe usar urea. • El suelo debe tener un pH de más de 6,3. • La siembra debe contar con riego tecnificado. • Previamente se deben haber aplicado al menos 2 toneladas de Cal Iansa por hectárea.

25 Dosis de nitrógeno a aplicar Contenido inicial ALTO MEDIO BAJO de N del suelo 100 kg/ha 70 kg/ha 40/ha Reserva de N del suelo según cultivo

Alfalfa Trébol rosado Leguminosas

Maíz grano Tomate industrial Papa Pradera mixta

Trigo Cebada Avena Pradera natural Pradera artificial degradada

TRUMAO (1) ARCILLOSO PROFUNDO

100

120

150

ARENOSO ALUVIAL TEXTURA GRUESA

120

150

200

Recomendación dosis total de N según contenido inicial y tipo de suelo

kg/ha

(1) En suelos trumaos, arcillosos y profundos siempre es preferible “equivocarse” aplicando una dosis

inferior a la necesaria, que luego se puede corregir, que incorporando un exceso de nitrógeno, ya que éste perjudica el desarrollo de la remolacha. NOTA: Se exceptúan de la norma general los suelos de textura franco arenosa (zona Los Angeles), deben ser fertilizados con dosis total media de 250 unidades de nitrógeno y con aplicaciones muy tempranas. En suelos en que se han incorporado purines y desechos orgánicos es recomendable no aplicar más de 100 unidades totales de N y hacer las aplicaciones en fechas tempranas (no después de que la planta tenga 4 a 6 hojas verdaderas).


Fechas de aplicación de nitrógeno

Tipo de suelo Número de dosis

TRUMAO ARCILLOSO PROFUNDO ARENOSO ALUVIAL TEXTURA GRUESA

Mínimo 3 4

Fechas de aplicación

1a. aplicación: dosis menor (30 a 50 unidades) con la siembra 2a. aplicación: planta con 4 hojas verdaderas 3a. aplicación: planta con 12 hojas verdaderas (fecha tope: 15 diciembre) 1a. 2a. 3a. 4a.

aplicación: en presiembra o siembra aplicación: planta con 4 hojas verdaderas aplicación: planta con 12 hojas verdaderas aplicación: al cierre de hileras (fecha tope: 15 enero)

En suelos arenosos, aluviales y de textura gruesa, la dosis total debe ser dividida en porciones iguales para cada aplicación. Las aplicaciones de nitrógeno en postemergencia deben ser hechas preferentemente al voleo, dada la solubilidad y movilidad de este nutriente.

FÓSFORO (P) Para determinar la dosis de fósforo que se debe aplicar al cultivo de remolacha se deben considerar dos factores: • El análisis P-Olsen, que mide la disponibilidad de fósforo en la solución del suelo (expresada en ppm). • La capacidad de retención de fósforo del suelo,

26

estimada sobre la base del aluminio extractable (ppm). La recomendación universal es aplicar una dosis mínima de 150 unidades de fósforo total (P2O5) por hectárea y si es necesario, de acuerdo a la información del análisis P-Olsen y la capacidad de fijación del suelo, aumentarla hasta un máximo de 450 unidades/ha. El fósforo para la siembra de remolacha proviene de dos fuentes: la Mezcla Iansafert y el Superfosfato Triple. La forma de aplicar la Mezcla Iansafert depende del tipo y características químicas del suelo, que definen la eficiencia de uso de

este nutriente por parte de la planta. En suelos arcillosos, aluviales y arenosos se recomienda la preabonadura. En suelos trumaos, en cambio, la opción entre preabonadura y localización está determinada por el contenido de fósforo del suelo (según el análisis P–Olsen) y el índice de aluminio extractable del mismo (ver tabla). En la preabonadura, la Mezcla Iansafert se aplica

Para aplicar la mezcla Iansafert en preabonadura, es indispensable haber incorporado previamente cal (al menos 2 t/ha) y contar con riego tecnificado.

al voleo antes de la última labor de preparación de suelo, incorporándola luego con germinator o rotofresadora en las labores de afinamiento de la cama de semilla. Para poder preabonar, es indispensable haber aplicado previamente cal (al menos 2 t/ha) y contar con riego tecnificado. La aplicación localizada de la Mezcla Iansafert se hace en la faena de siembra, con la misma máquina sembradora, cuidando que el fertilizante quede desplazado a 5 cm de la semilla y a 10 cm de profundidad. El Superfosfato Triple, en tanto, siempre es aplicado al momento de la siembra, depositándolo la máquina en el suelo junto con la semilla. Nunca se debe aplicar fósforo después de sembrar.

Fertilización fosforada y acidez del suelo El carbonato de calcio, CaCO3, principal componente de la Cal Iansa, disuelve el fósforo que está “atrapado” en las partículas del suelo, dejándolo disponible para las plantas. Si se sabe o se tienen antecedentes que indiquen que un suelo pueda presentar un pH inferior a 5,5 (acidez alta), es necesario solicitar al laboratorio de análisis de suelo una lectura del aluminio de intercambio, valor que refleja la presencia de aluminio libre (tóxico para la remolacha) en la solución del suelo. Los ensayos realizados por Iansagro en suelos con alta retención de fósforo (sobre 800 ppm de aluminio extractable) y bajos índices P-Olsen (menos de 13 ppm), han mostrado respuestas muy satisfactorias a elevadas dosis de cal, incluso de 12 t/ha. Se debe tener presente que si el suelo presenta una alta fijación de fósforo, la eficiencia de uso del fertilizante fosforado es de no más que un 15%. Para aumentar la disponibilidad del fósforo para la remolacha, la aplicación de cal es indispensable.


fertilización

Recomendación de dosis de fósforo (según análisis P-Olsen y retención del suelo)

Análisis P-Olsen ppm

Aluminio extractable ppm

Mezcla Iansaferta recomendada

Dosis de Mezcla a aplicar kg/ha

Aporte P 2O 5 kg/ha

Menor a 8 8 – 16 8 – 16 Superior a 16

Indiferente Mayor a 400 Menor a 400 Indiferente

11411 11311 11211 11111

1100 900 650 450

450 350 250 150

NOTA: Cuando el análisis P–Olsen arroja un resultado bajo 8 ppm o sobre 16 ppm, el contenido de aluminio extractable no tiene influencia en la recomendación.

Suelos trumaos: ¿fósforo en preabonadura o localizado? Análisis de suelo y forma de aplicación de Mezcla Iansafert Contenido de fósforo Aluminio Recomendación Análisis P-Olsen extractable para aplicación de ppm ppm Mezcla Iansafert

Más de 16

indiferente

Preabonar*

13 a 15,9 13 a 15,9

menos de 800 más de 800

Preabonar* Localizar

10 a 12,9 10 a 12,9

menos de 400 más de 400

Preabonar* Localizar

Menos de 10

indiferente

Localizar

LOCALIZACIÓN: la mezcla Iansafert debe ser aplicada con la máquina sembradora y quedar a 5 cm de la semilla y a 10 cm de profundidad. *PREABONADURA: aplicación de la mezcla Iansafert al voleo (en cobertera), con trompo, antes de la última labor de preparación de suelo, e incorporación con germinator o rotofresadora. Para preabonar se deben cumplir adicionalmente las siguientes condiciones: • Aplicación previa de cal (al menos 2 t/ha) • Riego tecnificado • Manejo general del cultivo ajustado a las recomendaciones técnicas. NOTA: Cualquiera sea la forma de aplicación de la mezcla Iansafert, se recomienda aplicar el Fungifert o su equivalente en Superfosfato Triple localizado, cercano a la semilla.

27


Mezclas Iansafert Las mezclas Iansafert procuran facilitar la aplicación de las recomendaciones de fertilización. El diseño de las formulaciones es obtenido mediante herramientas informáticas, que relacionan la disponibilidad de nutrientes del suelo con las necesidades del cultivo. Composición nutricional de las mezclas Iansafert

Nitrógeno Fósforo Potasio Azufre Boro Magnesio

N P 2O 5 K2O S B MgO

Mezcla 11111 %

Mezcla 11211 %

Mezcla 11311 %

Mezcla 11411 %

2,2 18,8 12,4 12,8 0,3 10,7

3,1 27,1 8,9 9,7 0,2 7,7

3,3 31 7,2 8,1 0,2 6,2

3,6 34,1 5,9 6,9 0,2 5,2

POTASIO (K)

28

En todos los casos se debe hacer una aplicación de 60 unidades al momento de la siembra con fines de mantención. Esta dosis está contenida en todas las mezclas Iansafert. Si el análisis de suelo ha indicado una disponibilidad de potasio (K 2O/ha) insuficiente, esto es, por debajo de 120 ppm, será necesaria una segunda aplicación de 60 unidades, en mezcla con la primera dosis parcial de nitrógeno en postemergencia (planta con cuatro hojas verdaderas). No se recomiendan aportes totales de más de 120 unidades en suelos deficitarios de este elemento ya que, de acuerdo a los ensayos realizados por Iansagro, las respuestas a dosis superiores son nulas o erráticas.

Si la siembra de remolacha está en suelo arenoso o si la pluviometría de la temporada

excede a la normal, la dosis total debe ser aumentada a 180 unidades por hectárea, con el fin

de contrarrestar la alta movilidad del azufre en esas condiciones (similar a la del nitrógeno). La fuente de azufre más usada es el sulfato de calcio, comúnmente llamado yeso agrícola (“Fertiyeso”), que se aplica al voleo, el que tiene un contenido entre 16% y 18% de azufre. Un volumen de 350 kg de yeso granulado o polvo aporta entre 56 y 63 unidades de azufre. Por tanto, si se necesita agregar 120 unidades de azufre (adicionales a las 60 unidades “de mantención” iniciales), se deberá duplicar la dosis de yeso agrícola, aplicándolo en parcialidades, siempre en las mismas fechas que el nitrógeno.

AZUFRE (S)

BORO (B)

En todos los casos se debe aplicar una dosis de mantención de 60 unidades al momento de la siembra, la que está contenida en la mezcla Iansafert.

En todos los casos se debe aplicar el equivalente de 1,5 kg por hectárea al momento de la siembra. Esta dosis está contenida en las mezclas Iansafert. La disponibilidad de boro para el cultivo está fuertemente asociada a la temperatura del suelo y su contenido de humedad. En primaveras frías y en condiciones de sequía se suelen presentar deficiencias transitorias, las que pueden ser subsanadas con la aplicación foliar de Solubor (2 kilos/ha) o N Boron (1,5 litros/ha).

Si el análisis de suelo ha informado una disponibilidad de azufre deficitaria (inferior a 16 ppm), la dosis se deberá repetir en postemergencia, aplicando el equivalente a 60 unidades adicionales de sulfato de calcio (forma en que la planta absorbe este nutriente), en dosis parciales y en las mismas fechas recomendadas para el nitrógeno, totalizando un aporte de 120 unidades.


fertilización

¿Cuándo fertilizar? Fechas de aplicación de nutrientes Tipo de suelo Número de dósis

Fechas de aplicación

Nitrógeno

TRUMAO ARCILLOSO PROFUNDO ARENOSO ALUVIAL TEXTURA GRUESA

Mínimo 3

1a. aplicación: dosis menor (30 - 50 u) con la siembra 2a. aplicación: planta con 4 hojas verdaderas 3a. aplicación: planta con 12 hojas verdaderas (fecha tope: 15 diciembre)

4

1a. 2a. 3a. 4a.

aplicación: aplicación: aplicación: aplicación:

en presiembra o siembra planta con 4 hojas verdaderas planta con 12 hojas verdaderas al cierre de hileras (fecha tope: 15 enero)

ARCILLOSO ARENOSO ALUVIAL

1

Preabonadura (antes de última labor de preparación de suelo)

TRUMAO

1

Preabonadura o localización en la siembra, según análisis de suelo.

1

Dosis total con la siembra

TODOS LOS CASOS

1

1a. o única aplicación: 60 unidades en la siembra

Según análisis de suelo

(2)

2a. aplicación: planta con 4 hojas verdaderas (junto con el nitrógeno)

TODOS LOS CASOS

1

1a. o única aplicación: 60 unidades en la siembra

Según análisis de suelo SUELO ARENOSO O ALTA PLUVIOMETRÍA

(2) 3

2a. aplicación: planta con 4 hojas verdaderas 3a. aplicación: planta con 12 hojas verdaderas (siempre junto con el nitrógeno)

1

1,5 kg/ha en la siembra Aplicaciones de postemergencia, sólo si es necesario.

Fósforo Mezcla Iansafert

Superfosfato Triple

TODOS LOS CASOS Potasio Mezcla Iansafert

Azufre Mezcla Iansafert

Boro Mezcla Iansafert

TODOS LOS CASOS

No se incluyen recomendaciones para magnesio y zinc, dado que en general los suelos ofrecen una disponibilidad suficiente de estos elementos.

29


S.O.S. en postemergencia Recomendación de nutrientes (dosis media) Si un cultivo presenta deficiencias nutricionales no atribuibles a factores de manejo, las recomendaciones generales de fertilización deberán ser complementadas con aplicaciones adicionales, realizadas en forma oportuna, de manera de no poner en riesgo el rendimiento potencial del cultivo. Boro (B)

Aplicación foliar. • Deficiencia nutricional leve. Solubor (2 kg/ha) o N Boron (1,5 lt/ha). • Deficiencia nutricional grave. La dosis debe ser duplicada: 4 kg/ha de Solubor o 3 lt/ha de

30

N Boron. Si se desea evitar las manchas foliares que estas aplicaciones provocan (las cuales no inciden en el rendimiento de la remolacha), se puede dividir la dosis en dos porciones iguales y aplicarlas con un intervalo de 15 días. Magnesio (Mg)

Se puede elegir entre tres productos: • Cal magnésica o dolomita (46% Mg) • Sulfato de magnesio (17% Mg) • Sulpomag (18% Mg) Manganeso (Mn)

Aplicación foliar de quelatos manganésicos como Microfol. • Deficiencia nutricional leve: dosis de 4 lt/ha. • Deficiencia nutricional grave: dosis de 8 lt/ha.


fertilización Contenido de nutrientes en fertilizantes Fertilizante Nitrógeno Fósforo Potasio Azufre Boro Magnesio Calcio Cloro Nombre comercial N P2O 5 K2O S B MgO Ca Cl % % % % % % % % Superfosfato Triple

-

46

10

48

18

-

1

-

-

20

-

-

2,4

-

0,7

46

-

-

-

-

13

-

-

-

60

-

-

-

-

40

27

-

-

-

-

5

7

-

-

-

21,5

21

-

18

-

-

-

-

-

-

10

13

-

45

-

-

-

-

-

-

-

16

-

-

-

-

-

-

-

16

-

15

-

-

-

-

-

-

-

-

16

-

-

33

-

13,5

-

46

-

-

-

-

-

Triple Fosfato Monoamónico

2,4

-

Monoamónico Fosfato Diamónico

Diamónico Cloruro de Potasio

Muriato de Potasio Nitrato Amonio Cálcico

CAN Sulpomag

Sulpomag Boronatro Calcita

0,6

Boronatro Urea

Urea Salitre Sódico

Salitre Salitre Potásico

Salitre Sulfato de Calcio

Yeso (yeso agrícola) Nitrato de Potasio

Nitrato de Potasio

Estándares para la interpretación del análisis foliar en remolacha Nutriente Contenido Unidad de medida

Nitrógeno Fósforo Potasio Calcio Magnesio Boro Hierro Manganeso Molibdeno Zinc

Deficitario

N P K Ca Mg B Fe Mn Mo Zn

<3,5 <0,22 0,5 – 1,25 0,1 – 1,25 0,05 – 0,29 20 – 29 <30 10 – 40 0,1 – 0,19 5 – 15

Normal Alto

3,5 – 5 >15.000 <1.500 0,22 – 0,6 1,26 – 6 1,26 – 1,5 0,3 – 1 30 – 200 30 – 140 40 – 360 >0,19 – 2 >15 – 80

>5 >0,6 >6 >1,5 >1 >200 >140 >360 >2 >80

% sobre ppm (1) ppm (2) % sobre % sobre % sobre % sobre ppm ppm ppm ppm ppm

materia seca

materia materia materia materia

seca seca seca seca

% materia seca: lectura en hojas de plantas con al menos 60 días de crecimiento. ppm: partes por millón (1) Contenido de nitrógeno en pecíolos de la planta en pleno desarrollo (desde 8 hojas hasta 15 de enero). (2) Contenido de nitrógeno en pecíolos de la planta durante el período de acumulación de sacarosa (desde 15 de febrero a cosecha).

31


Estándares para la interpretación del análisis de suelo en remolacha Elemento Unidad de medida Contenido Categoría

32

Fósforo extractable ppm <4 Muy bajo 4 a 8 Bajo >8 – 16 Medio > 16 Alto Potasio extractable ppm <60 Muy bajo 60 – 119 Bajo 120 – 160 Medio >160 Alto Azufre extractable ppm <6 Muy bajo 6 – 12 Bajo 12,1 – 16 Medio >16 Alto Boro disponible ppm <0,2 Muy bajo 0,2 – <0,4 Bajo 0,4 – 0,8 Medio >0,8 Alto Aluminio extractable ppm <200 Muy bajo indica capacidad 200 – <400 Bajo de retención 400 – <800 Medio de fósforo >800 Alto pH <5 Muy ácido 5 – 6 Acido >6 – 7 Neutro >7 Básico Materia orgánica % <2 Muy bajo 2 – 4 Bajo >4 – 8 Medio >8 Alto *Estimación kg/ha <30 Muy bajo suministro de 30 – <60 Bajo nitrógeno 60 – 80 Medio >80 Alto *El contenido de nitrógeno no se obtiene del análisis de suelo, sino que se calcula sobre la base de estimaciones.


fertilización Cómo tomar muestras para el análisis de suelo

1. Época de muestreo

Por cada hectárea, reúna 15 a 20 de estas

En el suelo en el que va a sembrar remolacha,

muestras menores en el balde y mézclelas.

puede hacer el muestreo desde marzo hasta al

Tome aproximadamente 1 kg de esta mezcla y

menos 20 días antes de sembrar.

póngalo en la bolsa plástica doble. Esta es la muestra compuesta requerida para el análisis de

Para otras siembras:

suelo.

• En suelos no sembrados anteriormente,

Número de muestras menores: Depende del

hágalo dos a tres meses antes de la siembra. • En cultivos de ciclo corto, dos meses antes de la siembra. • En cultivos anuales, dos meses antes de la

tamaño del potrero y su intensidad de uso. El mínimo es de 15 a 20 por hectárea, pero en ciertos casos pueden ser necesarias 30 a 40 de estas muestras pequeñas.

fertilización. Precauciones:

2. Delimitación de áreas • Recorra el potrero y haga un plano o croquis sencillo de aquellas superficies que son relativamente homogéneas en cuanto al tipo de suelo, apariencia física y manejo recibido anteriormente. • Detalle los puntos importantes del potrero: partes altas, bajas, planas o inclinadas; colo-

• No tome muestras cuando los suelos estén muy mojados. • Use bolsas plásticas nuevas y limpias. No use bolsas de papel. • No fume durante la recolección de muestras. Podría contaminarlas con la ceniza del cigarrillo, rica en potasio. • No tome muestras en áreas recién

ración del suelo; texturas (arenosa, arcillosa u

fertilizadas, sitios próximos a viviendas,

otras); vegetación (alta, media o baja); zonas

galpones, corrales, cercos, caminos, lugares

con riesgo de anegamiento; áreas que no se

pantanosos o erosionados, áreas quemadas

han trabajado ni fertilizado; y áreas trabajadas

y lugares donde haya sustancias que puedan

y fertilizadas.

contaminar la muestra (cal, fertilizantes,

• Si hay áreas que producen distintos rendimien-

estiércol u otras).

tos, tome muestras de ellas en forma separada. Unidad de suelo para muestreo: El tamaño de

5. Identificación de la muestra

la unidad de suelo depende de la mayor o me-

En una tarjeta o papel, que deberá colocar entre

nor uniformidad del terreno y el tipo de uso del

ambas bolsas plásticas, escriba:

potrero. En áreas homogéneas, con un mismo

• Nombre del agricultor.

uso agrícola y vegetación, una muestra puede

• Nombre del predio.

representar hasta 8 hectáreas.

• Identificación del potrero y su ubicación geográfica.

3. Herramientas y materiales

• Superficie que representa la muestra.

• Barreno (idealmente) o pala.

• Información complementaria opcional:

• Balde.

pendiente del terreno, riesgo de anegamiento,

• Bolsas plásticas dobles (solicítelas a su

color del suelo, tipo de vegetación, cultivo

técnico Iansagro).

anterior, rendimiento obtenido, disponibilidad de residuos, tipo de fertilizante usado, forma y

4. Toma de la muestra

época de aplicación de cal, si corresponde.

Recorra el potrero en forma de zig-zag y cada 15 o 20 pasos limpie la superficie del terreno,

6. Plazo para envío al laboratorio

cave hasta una profundidad de 15 a 25 cm,

La muestra debe ser ingresada al laboratorio no

tome una pequeña muestra (250 g) y deposítela

más allá de 12 horas después de la toma.

en el balde.

33


Parámetros del análisis de suelo

Fósforo extractable

Boro

Indice de la disponibilidad de fósforo en el suelo.

Indice de disponibilidad de boro, extraído con

En la medición se utiliza bicarbonato de sodio

agua caliente.

0,5 N pH 8,5, según Método Olsen.

pH Retención de fósforo

Indicador general de la acidez o alcalinidad del

Se evalúa usando como índice el aluminio

suelo, medido en una relación suelo:agua de

extractable en acetato de amonio, que

1:25.

corresponde al aluminio estructural, responsable de la retención de fósforo en el suelo. A más

Materia orgánica

alto índice de aluminio extractable, mayor es la

Indicador general de las condiciones físicas

retención de fósforo.

y del tipo de suelo. Generalmente está muy estabilizada, por lo que su aporte nutricional es

Aluminio de intercambio (aluminio libre)

relativo.

En suelos con pH bajo (ácidos), el aluminio de intercambio se vuelve soluble y genera toxicidad

Estimación de nitrógeno

para la remolacha. Se cuantifica en centimoles

El contenido de nitrógeno se calcula de

por kilo de suelo (cmol/kg).

acuerdo al porcentaje de residuos orgánicos nitrogenados provenientes de la rotación y del cultivo anterior, y su potencial de mineralización.

Azufre extractable Indice de disponibilidad de azufre, extraído como fosfato de calcio.

34

PEDIR FOTOS


variedades

de remolacha

recomendadas Recomendaci贸n para las siembras 2007 Aprobaci贸n comercial Variedades convencionales Variedades tolerantes a rhizoctoni solani Prueba de vigor Dosis de semilla Fecha de siembra


36


variedades

de remolacha

variedades

recomendadas

de remolacha

recomendadas

e

l permanente trabajo de investigación científica de las grandes empresas de semillas de remolacha constituye un aporte de enorme envergadura al desarrollo de las siembras comerciales, tanto en los rendimientos crecientes alcanzados en las variedades convencionales como en la oferta de opciones específicas para enfrentar ciertas enfermedades, como la rizoctonia, de amplia presencia en Chile. Se estima que el solo concepto del mejoramiento genético de las semillas explica entre el 10 y el 15% del mayor rendimiento de las siembras nacionales de remolacha en la última década. Este potencial superior, conjugado con un muy buen manejo agrícola, permite proyectar un vasto espacio para futuras mejorías en los resultados de las siembras, tal como se vislumbra ya en los ensayos de campo, donde cada vez con mayor frecuencia se observan rendimientos de más de 150 toneladas de remolacha por hectárea, base 16% polarización, equivalentes a una productividad de 24 toneladas de azúcar por hectárea.

Iansagro mantiene convenios con las principales casas de semillas del mundo, KWS, Strube Dieckmann, Hilleshög, Danisco y SESVanderHave, que permiten a Chile estar a la par de los grandes productores de remolacha del mundo en materia de acceso a las variedades de mayor desarrollo tecnológico. Cada año, estas empresas aportan una selección de semillas para el análisis de su comportamiento en suelos nacionales, paso previo a su comercialización en el país. Los ensayos se realizan en cuatro localidades: Ñuble (dos campos), Parral y Los Angeles.

37


Aprobación comercial Variedades convencionales De acuerdo al protocolo de los programas de investigación de Iansagro, para aprobar su uso comercial una variedad nueva debe superar dos ciclos de pruebas. En los ensayos, el testigo –o patrón de referencia– es el resultado promedio de tres variedades comerciales de alta productividad. El parámetro de medición es el rendimiento en “azúcar saco”, criterio que incluye polarización, producción de raíces y rendimiento industrial, esto es, el contenido de azúcar de la remolacha que, acorde a estándares internacionales, es efectivamente factible de ser extraído de las raíces en el proceso fabril.

38

• En los dos primeros años de ensayos, el rendimiento de la semilla nueva no debe ser, en ninguna de las temporadas, inferior al 98% del testigo y su resultado promedio debe ser, como mínimo, el 102% de la cifra alcanzada por el testigo. • Al completar el tercer año de evaluación, el contenido promedio de “azúcar saco” de la variedad debe estar entre los ocho más altos resultantes del reagrupamiento de la totalidad de los ensayos de los últimos tres años. En dicho reagrupamiento está incluido tanto el material nuevo como las variedades de uso comercial, que continúan siendo evaluadas durante todo el período en que están en el mercado.

Variedades tolerantes a rhizoctonia solani La progresiva expansión de la rhizoctonia solani en Chile ha incrementado el uso de las variedades tolerantes a cerca del 50% de las semillas destinadas a siembras primaverales de remolacha. Si bien su potencial de rendimiento es levemente inferior al de las variedades convencionales, representan la alternativa que mayor seguridad ofrece cuando se trabaja en suelos infectados con el hongo causante de esta enfermedad. Los ensayos de potencial de rendimiento de variedades tolerantes a rizoctonia se desarrollan primero en suelos infectados (Serie 6), con el objeto de identificar el material genético que mejor se comporta en los suelos chilenos. Posteriormente, se llevan a cabo las pruebas en suelos sanos (Serie 3), acorde al programa iniciado en 1999 y que comprende las zonas de Linares, Ñuble y Los Angeles. Las cinco variedades con mejores resultados (Series 3 y 6) son aprobadas para uso comercial. A contar del año 2008 la recomendación aumentará a ocho variedades, acorde a la mejoría del material disponible y la creciente demanda por semilla tolerante en el país. El protocolo de Iansagro para la aprobación comercial de variedades tolerantes fija los siguientes requisitos: • Los ensayos en campos infectados son válidos cuando la media de pérdida de plantas de los testigos no tolerantes es de al menos 20%. • En el reagrupamiento de ensayos de dos años efectuados en suelos sanos en cuatro localidades (Serie 3), la variedad tolerante debe alcanzar un rendimiento mínimo en azúcar saco de 90% respecto del testigo convencional (no tolerante). • El índice de enfermedad (pudrición) de la nueva variedad tolerante en suelos infectados no debe exceder el valor 3 en la escala Quinley, en que 1 es remolacha sana y 7 es remolacha totalmente podrida (Serie 6).


variedades

de remolacha

recomendadas

Recomendación para las siembras 2007 Todas las variedades recomendadas han demostrado su adaptación en las diversas zonas geográficas donde han sido probadas y han presentado

altos rendimientos. La elección de la semilla óptima para cada siembra debe ser analizada conjuntamente por el agricultor y el técnico de Iansagro.

Variedades convencionales primaverales Empresa

Variedad

Danisco Hilleshög KWS KWS SESVanderHave SESVanderHave Strube Dieckmann Strube Dieckmann

Gandalf* Sapporo Fidelia Penélope* Blenheim Festival* Pamir Ballade*

Ploidía Aptitud

2n 2n 2n 3n 3n 2n 3n 2n

Equilibrio Equilibrio Equilibrio Riqueza Riqueza Peso Equilibrio Peso

– peso – peso – peso

– riqueza

Tipo

NE NE NE Z Z E NZ E

* Variedades convencionales que en observaciones visuales mostraron mejor desempeño frente a cercóspora. NOTA: La variedad nueva para las siembras 2007 es Penélope. Variedades tolerantes a rizoctonia Empresa

Variedad

Hilleshög KWS KWS SESVanderHave Strube Dieckmann Strube Dieckmann

Ovietta (HI 00062) Magnolia Arriba** Nagano Premiere Prestige

Ploidía Aptitud

2n 2n 2n 2n 2n 2n

Peso Equilibrio Equilibrio Equilibrio Peso Equilibrio

– peso – peso – riqueza – peso

Tipo

E NE NE NZ E NE

** Arriba: alto potencial de rendimiento, tolerancia moderada. NOTA: En suelo sano, el potencial de rendimiento de las variedades tolerantes es 5 a 10% más bajo que el de las variedades convencionales. En condiciones de infección moderada o en campos con presencia de focos de pudrición aislados, el comportamiento de las variedades tolerantes a rizoctonia recomendadas es significativamente superior al de las variedades convencionales. En condiciones de infección severa, el material tolerante también se ve afectado por pudriciones radiculares.

Ploidía

Tipo Z Dada la estructura y hábito de crecimiento de las plantas, las variedades triploides (3n) tienen mayor área foliar, por lo que tienden a cubrir la entrelínea Tipo E con rapidez. Las variedades diploides (2n) tienen un vigor inicial más homogéneo y desarrollan un follaje más erecto. Genéticamente, ofrecen facilidades para la introducción de adelantos tecnológicos. Tipo NZ

Aptitud y tipo

“Riqueza”: su fortaleza es el contenido de azúcar (mayor o igual a la media del testigo). “Peso”: su fortaleza es la producción de raíces (la polarización relativa es el 97% del valor promedio del testigo). “Equilibrio – riqueza”: el contenido de azúcar representa un aporte relativo levemente superior al de la producción de raíces (la polarización relativa es el 99 a 99,9% del valor promedio del testigo).

Evalúa el azúcar saco de la variedad, comparada con el promedio de los testigos en valores relativos. Las características de “aptitud” y “tipo” de las Tipo NE “Equilibrio – peso”: la producción de diferentes variedades no son determinantes del raíces representa un aporte relativo índice de rendimiento de la remolacha, sino que levemente superior al del contenido de reflejan el aporte relativo de la concentración de azúcar (la polarización relativa es el 97,1% azúcar y la producción de raíces en la obtención de a 98,9% del valor promedio del testigo). un mismo resultado final.

39


Prueba de vigor Una vez recibidas por Iansagro las partidas de semilla destinadas a las siembras de la temporada, se extrae material de cada lote para someterlo a una prueba de vigor en laboratorio, con la finalidad de asegurar su capacidad de germinación rápida incluso bajo condiciones extremas. Para el examen se utilizan cuatro muestras de cien unidades de semillas de cada variedad, las que son colocadas en cámaras, a una temperatura constante de 15°C. A los cuatro y a los siete días son medidas las tasas de germinación. El índice promedio de las cuatro muestras es registrado como resultado de la variedad. Si las unidades germinadas a los siete días corresponden al 90% y más de la semilla, ésta es considerada apta para su comercialización. Si la tasa es inferior, el lote es rechazado.

Prueba de vigor: cumplidos siete días en cámara, a una temperatura constante de 15°C, las variedades aprobadas para siembra deben alcanzar una tasa mínima de germinación de 85% para ser distribuidas comercialmente.

Dosis de semilla 40

La recomendación de dosis de semilla convencional es de 1,3 unidades internacionales por hectárea, lo que representa una distancia de 15 cm entre semillas. En variedades tolerantes a rizoctonia, la dosis de semilla es de 1,5 UI/ha, lo que implica

una distancia de 13,2 cm entre ellas. En todos los casos, la separación entre hileras debe ser de 50 cm, que es la distancia requerida en un cultivo mecanizado.

Fecha de siembra La fecha de siembra tiene una incidencia importante en la productividad del cultivo. Como norma general, mientras más tempranamente se siembre, mayor será el potencial de rendimiento. Teniendo presente este criterio, la fecha efectiva de siembra está determinada por la humedad y temperatura del suelo. La condición óptima

de humedad es el suelo friable (los terrones se disgregan fácilmente al presionarlos) y la temperatura del suelo no debe ser inferior a 10°C. Si las condiciones climáticas y de suelo no son óptimas, se debe esperar a que ellas se presenten, teniendo disponibles la totalidad de los insumos y preparada la maquinaria.

Epoca de siembra primaveral variedades convencionales y tolerantes Zona remolachera Norte Centro Sur

San Fernando, Curicó, Talca Linares, Ñuble, Los Angeles Temuco, Rapaco

Período óptimo

20 julio al 15 septiembre 10 agosto al 15 septiembre 20 agosto al 30 septiembre


control de

malezas arbecho químico B Control en preemergencia Recomendación general para malezas en punto verde hasta cotiledón Sello Recomendación para chufa Recomendación para malezas no controladas oportunamente Recomendación para ambrosia, malvilla y sanguinaria Recomendación para cicuta y zanahoria Recomendación para alfalfa, cardo, clonqui, falso té, maravilla, papa y sietevenas Control de cúscuta Control de cúscuta en preemergencia Control de cúscuta en postemergencia Sello para cúscuta Recomendación para gramíneas (chépica, hualcacho, maicillo) Espera para sembrar remolacha según herbicidas del cultivo anterior Riesgos por herbicidas de otros cultivos


42


control de

malezas

control de

malezas

L

a maleza compite por espacio, agua, nutrientes y luz con la remolacha. Es, por tanto, una enemiga del cultivo que es deseable mantener ausente de la superficie desde antes de la nascencia y hasta la misma cosecha de la remolacha, con el propósito de favorecer la productividad.

Recomendaciones generales para facilitar el control • Realizar la última labor de preparación de suelo en la fecha más cercana posible a la siembra. De esta manera se evita que las malezas emerjan antes que la remolacha. • Tener una alta densidad de plantas. Poblaciones de 120.000 plantas y más dificultan el desarrollo y emergencia de nuevas malezas. • Aplicar oportunamente el primer riego después de la siembra y durante la nascencia. Además de estimular la emergencia rápida y homogénea

de la remolacha, la humedad propicia la incorporación y activación de los herbicidas residuales, facilitando la eliminación de malezas. • Realizar el primer tratamiento herbicida en preemergencia, esto es, inmediatamente después de sembrar, e incorporar con riego. Esta aplicación logra evitar el nacimiento del 40% a 70% de las malezas y disminuye el vigor de aquellas que logran emerger. • Hasta que la remolacha tenga dos hojas verdaderas, sólo se debe usar Betanal (o similar) combinado con Metamitron. Posteriormente se pueden aplicar otros herbicidas. • Durante la postemergencia se deben hacer aplicaciones de herbicidas apenas se advierta la presencia de nuevas malezas, esto es, en punto verde, no más allá del estado de cotiledón. Es importante no postergar estos tratamientos, aun cuando se considere que la presión de malezas en el cultivo es baja.

Tratamiento herbicida en siembras primaverales

Preemergencia 1 tratamiento

Base Herbicida(s) residual + Herbicida complementario

Postemergencia 3-4 tratamientos

Tratamiento de sello antes del cierre de hileras

Base Herbicida de contacto + Herbicida complementario residual

Base Herbicida residual + Herbicida complementario

Se deben utilizar herbicidas específicos para las malezas presentes.

Si el suelo no está limpio se debe añadir herbicida de contacto.

43


Tratamiento herbicida en siembras otoñales

Preemergencia 1 tratamiento

Postemergencia Sello Invernal 2-3 tratamientos

Base Herbicida(s) residual + Herbicida complementario

Postemergencia 2-3 tratamientos

Tratamiento de sello antes del cierre de hileras

Base Herbicida de contacto + Herbicida complementario residual

Base Herbicida residual + Herbicida complementario

Base Herbicida de contacto + Herbicida complementario residual

Base Herbicida residual + Herbicida complementario

Los herbicidas deben ser específicos para las malezas presentes.

Se puede añadir herbicida de contacto.

Los herbicidas deben ser específicos para las malezas presentes.

Se puede añadir herbicida de contacto.

Barbecho químico Aplicación anticipada de herbicidas totales Agua: los herbicidas deben ser diluidos en agua

Fecha: Para que el barbecho químico tenga alta

limpia, completando un volumen máximo de caldo de aplicación (herbicida más agua limpia) de 100 litros por hectárea.

eficacia la maleza debe estar en activo crecimiento y tener un desarrollo foliar suficiente para una adecuada absorción del producto. El tratamiento debe ser hecho tempranamente en otoño. Si no es así, debe haber un intervalo mínimo de 30 días entre la aplicación y la siembra. Si el plazo hasta la siembra es de menos de un mes, sólo se podrá aplicar el herbicida base. Lluvia: Si existe riesgo de que llueva después de la aplicación de los herbicidas, se debe agregar un surfactante en el tratamiento. Sólo se exceptúan de esta recomendación las aplicaciones hechas con Roundup Full II, cuya formulación incluye el surfactante. Cal: La cal debe ser aplicada después del barbecho químico, para que no altere el efecto del glifosato.

44

Tratamiento Opción 1 Herbicida base

Herbicida complementario

Elegir una de las siguientes alternativas: Dosis Herbicida litros/ha 3 - 7 Roundup 3 - 7 Glifos 480 SL 3 - 7 Glifosato Dupont 3 - 7 Panzer 3 - 7 Rango 480 SL

Elegir una de las siguientes alternativas: Dosis Herbicida litros/ha

+

- 0,75 – 1,0

MCPA

- 0,75 – 1,0

2,4-D

Opción 2

3 - 3,5 litros/ha Roundup Full II (no requiere herbicida complementario)


control de

malezas

Control en preemergencia Inmediatamente después de sembrar El control de malezas en preemergencia sólo puede ser realizado en las 48 horas siguientes a la siembra. Transcurrido este plazo existe el riesgo de pérdida de selectividad de los herbicidas. Para favorecer la activación de los agroquímicos se debe regar inmediatamente después de la aplicación.

Tratamiento

Herbicida base litros o kilos/ha

+

Herbicida complementario litros/ha

Elegir una de las siguientes alternativas:

Elegir una de las siguientes alternativas:

- 2 – 3 Pyramin DF - 3 – 4,5 Chloridazon 430

- 0,5 – 0,75 Dual Gold 960 EC - 0,75 – 1,0 Proponit 720 EC - 2,0 Tramat 500 SC

En suelo trumao

- 3 Pyramin DF - 4,5 Chloridazon 430

Cualquiera de los anteriores, en la dosis más alta.

En suelo arenoso

- 2 Pyramin DF - 3 Chloridazon 430

En suelo con antecedentes de cúscuta

- Cualquiera de los anteriores

Cualquiera de los anteriores en la dosis más baja. - 2,0 Tramat 500 SC

Dentro de las 48 horas posteriores a la siembra se debe realizar el tratamiento herbicida de preemergencia y regar a continuación.

45


Postemergencia

Recomendación general para malezas en punto verde hasta cotiledón Un riego ligero 12 a 24 horas después de la aplicación de los herbicidas aumenta la efectividad del control. La dosis de Betanal debe ser definida en función del tamaño de las malezas.

Tratamiento Herbicida base

de contacto

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

0,75 – 1,25 1,0 – 1,5 0,75 – 1,25

0,75 – 1,25 1,0 – 1,5 0,75 – 1,25

0,75 – 1,5 1,0 – 1,75 0,75 – 1,5

0,75 – 1,5 1,0 – 1,75 0,75 – 1,5

Elegir una alternativa

46

- Betanal Expert - Kemifam Pro FL - PDE Max

Herbicida complementario

residual

+ 1ª

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

0,2 – 0,4 - -

0,2 – 0,4 0,3 0,5

0,2 – 0,4 0,3 0,5

0,2 – 0,4 0,3 0,5

Elegir una alternativa - Goltix Compact 90% WG - Venzar* - Pyramin DF*

* Para aplicar Venzar o Pyramin DF, la remolacha debe tener al menos 2 hojas verdaderas. La adición de aceite puede ser hecha cuando se usa Kemifam Pro como herbicida base. La temperatura ambiente no debe ser superior a 20º C. En la primera aplicación no se deben usar equipos con asistencia de aire, para evitar daños en las plantas. Es posible sustituir los herbicidas complementarios por los productos que se indican, teniendo la precaución de modificar las dosis (ver tabla de conversión, página 62): Goltix Compact 90% WG por MM 70 WG Venzar por Lenacilo Flo Pyramin DF por Chloridazon 430


control de

malezas

Sello Aplicación en terreno libre de malezas después de la cual no se vuelve a mover el suelo El sello consiste en la aplicación, en suelo limpio, de herbicidas residuales o de suelo. Para maximizar su efectividad, se debe regar inmediatamente después. Si el suelo presenta malezas al momento de aplicar el sello, se debe agregar Betanal a la mezcla o

aplicar este producto algunos días después. En los sellos realizados en primavera, toda faena estrictamente necesaria y que implique mover el suelo debe ser hecha antes de aplicar el sello. Si se hace posteriormente, se pierde el efecto del tratamiento.

Sello invernal para siembras otoñales Mayo – junio, remolacha con 6 hojas verdaderas Tratamiento

Herbicida base litros o kilos/ha

Herbicida complementario litros/ha

Elegir una alternativa según suelo y desarrollo de remolacha - -

0,4 – 0,75 Venzar (= 0,64 – 1,2 Lenacilo Flo) 1,5 – 2 Pyramin DF (= 2,2 – 3 Chloridazon 430)

Elegir una alternativa

+

- 0,7 – 1 Dual Gold 960 EC

- 1 – 1,5 Proponit 720 EC

47

Sello primaveral para siembras primaverales y otoñales Antes del cierre de hileras Tratamiento

Herbicida base litros o kilos/ha

Herbicida complementario litros/ha

Elegir una alternativa según suelo - -

0,5 – 1 Venzar (= 0,8 – 1,6 Lenacilo Flo) 2 – 3 Pyramin DF (= 3 – 4,5 Chloridazon 430)

Sello invernal en siembra otoñal.

Elegir una alternativa

+

- 0,7 – 1 Dual Gold 960 EC - 1 – 1,5 Proponit 720 EC

Sello primaveral en siembra primaveral y en siembra otoñal.


Control en presiembra incorporado

Recomendación especial para chufa Cyperus esculentus Propagación La chufa se propaga por semillas y,

principalmente, por tubérculos. Oportunidad de control Previo a la siembra. El rápido cierre de hileras de la remolacha facilita el control de esta maleza. Herbicida Complementario (residual)

Tratamiento

La chufa se propaga por semillas y por tubérculos.

1. Si la chufa ha desarrollado área foliar (hojas)

48

es recomendable realizar un barbecho químico con dosis altas de herbicidas a principios de otoño. En caso necesario, se debe repetir más tarde. 2. En tratamientos antes de la siembra se debe utilizar Dual Gold 960 EC, en dosis de 2,5 l/ha, e incorporar con un rastraje profundo. Esta recomendación no es válida para aplicaciones en preemergencia (posteriores a la siembra). Siembras otoñales de remolacha. La mejor opción de control es tener la remolacha cerrada o próxima al cierre de hileras en octubre – noviembre, fecha de brotación de la chufa, de manera de eliminar el problema por competencia. En siembras otoñales no se debe aplicar Dual Gold 960 EC en abril, puesto que su efecto residual no alcanza hasta la época de emergencia de esta maleza.

Inflorescencia de chufa (Cyperus esculentus)

Tubérculo de chufa en brotación

Siembra de remolacha sin tratamiento para el control de chufa en presiembra incorporado.


control de

malezas Postemergencia

Recomendación especial para malezas no controladas oportunamente

Este tratamiento es especialmente efectivo para el control de ambrosia, bledo, sanguinaria y tomatillo. Tiene un efecto supresor sobre rorippa.

Tratamiento Herbicida base

de contacto

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

Betanal Expert* Kemifan Pro FL*     

0,75 – 1,25 1,0-1,5

1 – 1,25 1,0-1,5

1 – 1,5 1,0-1,75

1 – 1,5 1,0-1,75

Herbicida complementario

+ 1ª

residual

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

- Goltix Compact 90 - Venzar - Safari 50 DF

0,2 – 0,4 - -

- - 0,04

- 0,3 0,04

0,04 **

* En caso de combinar Kemifam Pro con Safari 50 DF, se debe agregar una dosis de 0,1 a 0,25 litros

de Surfate por cada 100 litros de agua. ** Safari 50 DF, en mezcla con Betanal Expert, puede ser usado a partir de la presencia de 2 hojas

verdaderas en la remolacha. Si ello no ha ocurrido a la fecha de la segunda aplicación, se deberá esperar a la 3ª o 4ª. Este producto no debería ser ocupado más que en dos oacasiones. En ciertos casos puede ser factible realizar una tercera aplicación, teniendo presente que no se debe sobrepasar la dosis de 120 g (0,12 kg) en la temporada. Se debe esperar al menos 48 horas desde la aplicación para regar, con el fin de no aumentar la agresividad del Safari 50 DF. La adición de Venzar aumenta la efectividad de la mezcla. Puede ser usado junto con Safari 50 DF y Betanal Expert a partir de la presencia de 4 hojas verdaderas en la remolacha.

49


Postemergencia

Recomendación especial para ambrosia, malvilla y sanguinaria El control debe realizarse cuando las malezas están en punto verde y no en un estado posterior al de cotiledones. Para la aplicación del Betanal Expert la temperatura ambiente debe estar entre 5º y 25º C. Un riego ligero 12 horas después de la aplicación favorece la activación de los herbicidas.

Tratamiento Herbicida base

50

de contacto

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

Betanal Expert*

0,75 – 1,25

1 – 1,25

1,25 – 1,5

1,25 – 1,5

Herbicida complementario

residual

Goltix Compact 90% WG + Venzar*

+ 1ª

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

0,2 – 0,4 -

0,4 0,3

0,4 0,3

0,4 0,3

* Puede ser sustituido por PDE Max en dosis iguales o por Kemifam Pro FL, en cuyo caso las dosis deben ser aumentadas en 0,25 litros. * Venzar debe ser agregado a la mezcla a partir del momento en que la remolacha tiene el primer par de hojas verdaderas. Si es necesario, sedeberá esperar a la 3ª aplicación. Se debe continuar usando Venzar mientras haya ambrosia, malvilla o sanguinaria en el suelo.


control de

malezas Postemergencia

Recomendación especial para cicuta y zanahoria 1. Izquierda el testigo (remolacha sin tratamiento) y a la derecha, el cultivo dos meses después de la segunda aplicación de herbicidas. 2. Zanahoria con dos hojas. 3. Flor dispuesta en umbela compuesta.

1

2

3

Tratamiento Herbicida base

de contacto

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

Betanal Expert* Kemifan Pro FL*      

0,75 – 1,25 1,0-1,5

1 – 1,25 1,0-1,5

1 – 1,5 1,0-1,75

1 – 1,5 1,0-1,75

Herbicida complementario

residual

- Goltix Compact 90 - Venzar - Safari 50 DF

+ 1ª

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

0,2 – 0,4 - -

- - 0,04

- 0,3 0,04

0,04 **

* En caso de combinar Kemifam Pro con Safari 50 DF, se debe agregar una dosis de 0,1 a 0,25 litros

de Surfate por cada 100 litros de agua. ** Safari 50 DF, en mezcla con Betanal Expert, puede ser usado a partir de la presencia de 2 hojas

verdaderas en la remolacha. Si ello no ha ocurrido a la fecha de la segunda aplicación, se deberá esperar a la 3ª o 4ª. Este producto no debería ser ocupado más que en dos oacasiones. En ciertos casos puede ser factible realizar una tercera aplicación, teniendo presente que no se debe sobrepasar la dosis de 120 g (0,12 kg) en la temporada. Se debe esperar al menos 48 horas desde la aplicación para regar, con el fin de no aumentar la agresividad del Safari 50 DF. La adición de Venzar aumenta la efectividad de la mezcla. Puede ser usado junto con Safari 50 DF y Betanal Expert a partir de la presencia de 4 hojas verdaderas en la remolacha. Control: Dos aplicaciones de Safari 50 DF en mezcla con Betanal Expert para el control de zanahoria

provocan necrosis del tejido, la muerte de parte de las malezas y la detención del crecimiento de otras. Experiencias de campo muestran también un control efectivo sobre la cicuta.

51


Postemergencia

Recomendación especial para alfalfa, cardo, clonqui, falso té, maravilla, papa y sietevenas Las aplicaciones de herbicidas no deben ser hechas en horarios de mucho calor, ya que disminuye la selectividad de los productos y surgen riesgos de fitotoxicidad, particularmente cuando se usa Lontrel. Se deben preferir siempre los horarios tempranos en la mañana o del final de la tarde. Existen dos opciones de control: Tratamiento

Opción 1 Herbicida base

52

de contacto

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

Betanal Expert

0,75 – 1,25

0,75 – 1,25

0,75 – 1,5

0,75 – 1,5

Herbicida complementario

Residual + hormonal

- Goltix Compact 90% WG - Venzar* + Lontrel 3A*

+ 1ª

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

0,2 – 0,4 - -

0,2 – 0,4 0,3 0,12

0,2 – 0,4 0,3 0,12 – 0,15

0,2 – 0,4 0,3 0,12 – 0,15

* Para la aplicación de Lontrel 3A y Venzar la remolacha debe tener al menos 2 hojas verdaderas. La 3ª aplicación de la serie sólo debe ser hecha si es necesario. El Lontrel puede ser reemplazado por Pirel 40.9 SL, usando dosis iguales.

Opción 2 Herbicida único hormonal

Lontrel 3A (remolacha con 4 a 6 hojas)

1 aplicación litros/ha

0,3

Aplicación de Lontrel y desarrollo de las malezas Para lograr un mejor control con este herbicida hormonal, conviene que las malezas hayan alcanzado un desarrollo mayor que el de los cotiledones.

Observación

En este tratamiento, es preferible aplicar el Lontrel 3A solo, no en mezcla.

Maleza

Cardo Rebrotes de maravilla Rebrotes de alfalfa Rebrotes de papa

Desarrollo para aplicación de Lontrel

2 a 4 hojas 2 a 4 hojas 20 a 30 cm 20 a 30 cm

Control: Los tratamientos indicados no siempre son suficientes para controlar alfalfa y papa, por lo que suele ser necesario –especialmente en papa– recurrir adicionalmente a un control manual.


control de

malezas Postemergencia

Recomendación especial para gramíneas (chépica, hualcacho, maicillo) Para maximizar la efectividad de los graminicidas se debe preferir aplicarlos solos. En caso de aplicarlos en mezcla con otros herbicidas, se debe optar por aquellos productos que no contengan aceite en su formulación. Los graminicidas pueden representar un costo importante en el cultivo, por lo que conviene evaluar el producto y dosis que se aplicará. El tratamiento no debe ser hecho en las horas de más calor ni cuando el suelo está seco o hay viento excesivo, rocío abundante u otros factores adversos. Maicillo

Tratamiento Herbicida Hualcacho Maicillo Chépica Observaciones

Dosis litros/ha

Dosis litros/ha

Agil 100 EC

0,5 – 1

0,5 – 1

Aramo

Assure Plus

0,75 0,5 – 0,625

Dosis litros/ha 1–2

1,5 + 0,75 – 1,25 1,25 – 1,5 1,5

+ aceite miscible 1l/ha o Dash HC 0,25 l por 100 l agua + Dash HC 0,25 l por 100 l agua

+ aceite mineral no fitotóxico 1,5 l o Surfate 0,5 l por 100 l agua o Dash HC 0,25 l por 100 l agua

Centurión 240 EC

0,4 – 0,6

0,6 – 1

0,8 – 1

+ Citroliv miscible al 0,5% - 1% (0,5 – 1 l por 100 l agua) o Dash HC 0,25 l por 100 l agua

Centurión Super*

0,8 – 1,2

1,2 – 2

1,6 – 2

No agregar aceite ni surfactante

Flecha 9.6 EC

1,5 – 2

1,5 – 2,5

1,5 – 2,5

Galant Plus R*

1 – 1,5

1 – 2,5

2,5 – 4

No agregar aceite ni surfactante

Hache Uno 2000 175 EC 1 – 1,5

1 – 2,5

2,5 – 4

+ aceite mineral 1 l o Dash HC 0,25 l por 100 l agua

+ Ultraspray 300 cc por 100 l agua o Dash HC 0,25 l por 100 l agua

* Contienen aceite en su formulación, por lo que no deben ser usados en mezclas. Hualcacho: Controlar cuando tiene 2 a 3 hojas. Gramíneas de reproducción vegetativa (chépica, maicillo y pasto quila): Controlar cuando los tallos

tienen 10 a 15 cm de largo. De esta manera, la maleza absorbe más producto, el que luego es distribuido por el sistema subterráneo. Pasto bermuda (Cynodon dactylon): Para esta especie de chépica se debe emplear una dosis superior a la indicada en la tabla. Maicillo y chépica: No cultivar hasta 15 a 20 días después de la aplicación y observar rebrotes.

53


Control especial de cúscuta La cúscuta o cabello de ángel es un fitoparásito que necesita de un huésped para sobrevivir. Su control requiere un programa de tratamiento específico, que debe ser aplicado con rigurosidad y constancia para impedir que la cúscuta llegue a adherirse a la remolacha, puesto que, una vez que esto ocurre, las probabilidades de un control exitoso son remotas. Para conseguir un buen resultado, además de los tratamientos en el suelo destinado a la siembra, se debe eliminar todo vestigio de cabello de ángel procedente del cultivo anterior, así como en regueros y bordes del potrero, antes de que la maleza semille. Del mismo modo, una vez efectuada la primera aplicación, se debe evitar mover el suelo, ya que ello contribuye a la emergencia de nuevas malezas, entre ellas, nuevas generaciones de cúscuta y especies susceptibles como sanguinaria y quingüilla. En general, el control riguroso de las malezas en el cultivo reduce las posibilidades de sucesivas infestaciones. El programa de control de cúscuta comprende los siguientes tratamientos:

54

1

2

Control de cúscuta en preemergencia La aplicación en preemergencia está destinada a potreros con historial de cúscuta. Tramat 500 SC es el único herbicida complementario que se puede usar en esta etapa y su objetivo es disminuir la presión de la cúscuta, ya que esta aplicación no es suficiente para un control completo. Por tanto, se debe estar atento a las señales de presencia de cúscuta en postemergencia.

3

Tratamiento Herbicida base

Cualquiera de los indicados para preemergencia

+ Herbicida complementario

Tramat 500 SC Dosis: 2 litros/ha

1. Suelo con presencia de cúscuta: es el momento oportuno para controlar esta maleza en postemergencia, ya que aún no se adhiere a la remolacha. 2. La cúscuta se ha adherido a la remolacha. La oportunidad de combatir esta maleza se ha perdido, puesto que en este estado los herbicidas no logran un control efectivo. 3. Un trabajo de control de malezas deficiente, especialmente de especies susceptibles como sanguinaria y quingüilla, favorece la infestación de cúscuta del cultivo.


control de

malezas Control de cúscuta en postemergencia Tratamiento Herbicida base

de contacto

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

aplicación litros/ha

1,25

1,25

1,25 – 1,5

Elegir una alternativa Betanal Expert

1 – 1,25

Herbicida complementario

residual

+ 1ª

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

aplicación kilos/ha

Elegir una alternativa en cada grupo - Goltix Compact 90% WG - Venzar* - Pyramin DF*

0,2 – 0,4 - -

0,2 – 0,4 0,3 0,5

0,2 – 0,4 0,3 0,5

0,2 – 0,4 0,3 0,5

0,3 -

0,25 – 0,5 -

0,25 – 0,5 0,25

0,5 0,25

+

- Tramat 500 SC - Kerb 50 W*

Se debe observar si el Ethofumesate del Betanal Expert es suficiente para controlar el pelillo de la cúscuta. En caso de no serlo, se debe reforzar con Tramat 50, aplicado en dosis no superiores a 0,5 litros/hectárea. * Venzar, Piramin DF y Kerb 50 W es una alternativa a partir del momento en que la remolacha tiene 2 hojas verdaderas. Sin embargo, en lo posible debe ser reservado para el sello, dado que es el herbicida de mayor aporte residual.

Sello para cúscuta El trabajo de control de cúscuta culmina con un sello de Kerb, el que debe ser seguido inmediatamente por un riego: Control previo Herbicida Sello antes del 20 días después (pre y post base cierre de hileras del sello

emergencia)

kilos/ha

kilos/ha

40 días después del sello

kilos/ha

Adecuado

Kerb 50 W

1

0,5

-

insuficiente*

Kerb 50 W

1

0,5

0,5

* Previo al sello eliminar manualmente focos de cúscuta. Para las aplicaciones posteriores al sello se deben usar 300 litros de agua por hectárea y equipos asistidos por aire tipo Hardi Twin. Estas aplicaciones deben ser hechas antes de que se

observe cúscuta en el potrero o, a lo más, con cúscuta en estado de pelillo, ya que el tratamiento sólo es efectivo como herbicida residual de suelo. El mejor resultado de control se consigue con una dosis total de Kerb de 2 kg/ha.

55


Espera para sembrar remolacha según herbicidas del cultivo anterior Los plazos indicados en la tabla están basados en información obtenida de empresas químicas y antecedentes de otros países. Los datos son referenciales, ya que la influencia de diversas variables impide establecer con certeza los períodos

de espera precisos para cada caso. En términos generales, se debe considerar que los herbicidas de efecto residual prolongado siempre representan un riesgo para la remolacha. Período de espera según herbicidas del cultivo anterior

Período de espera según herbicidas del cultivo anterior

56

Nombre Ingrediente comercial activo

Plazo de espera Observaciones

Guardian Surpass

Acetoclor

3 meses

Atrazina Gesaprim y otros

Atrazina

6 - 10 meses Cultivos más sensibles: remolacha, (plazo mayor en condiciones maravilla, avena, trigo, cebada, soya. de frío o escasez de agua) Hacer prueba de campo.

Command

Clomazone

15 meses

Utilizado en siembras de tabaco.

Banvel

Acido dicamba

Mínimo 45 días - 4 meses

Aplicaciones en otoño son más riesgosas que las de primavera.

Preside

Flumetsulam

9 meses

Flex

Fomesafen

18 meses

Option Pro

Foramsulfuron + Iodosulfuron metil sodio

6 meses

Sempra

Halosulfuron

24 - 36 meses

Sweeper

Imazamox

12 meses

Onduty

Imazapic + Imazapyr

36 meses

Pivot

Imazethapir

48 meses

Callisto

Mesotrione

12 meses

Lexone Bectra Sencor

Metribuzina

4 meses

Hacer prueba de campo. En otros países se recomienda una espera de 12 a 18 meses.

Aliado, Ally, Ajax y otros

Metsulfuron Metil

6 meses

Hacer prueba de campo. En otros países se recomienda una espera de hasta 34 meses.

Accent

Nicosulfuron

10 - 18 meses

pH de suelo menor a 6,5: 10 meses; pH mayor: 18 meses.

Tordon

Picloram

12 meses

Remolacha altamente sensible.

Gesatop Simazina y otros

Simazina

8 meses

Treflan Triflurex

Trifluralina

12 meses

Hacer prueba en franja de siembra y observar fototoxicidad. Si no hay evi dencia daño, sembrar remolacha al año siguiente.

Hacer prueba de campo. En otros países se recomienda una espera mínima de 13 meses.


control de

malezas

Riesgos por herbicidas de otros cultivos Elección incorrecta de herbicidas en el barbecho químico Barbechos químicos recomendados para otros cultivos pueden resultar completamente nocivos para la remolacha, ya sea por el uso de herbicidas inadecuados para ésta o por no haberse completado el plazo de espera hasta la siembra.

Pulverizador Bastan trazas de ciertos herbicidas utilizados en otros cultivos para provocar daños, incluso del 100% de la producción, en la remolacha. Por eso es indispensable el lavado acucioso del pulverizador inmediatamente después de su uso o, mejor aún, trabajar con un pulverizador exclusivo para remolacha (ver capítulo “Maquinaria”).

Daño por sulfonilurea en el depósito del pulverizador al momento de aplicar el barbecho químico. A la derecha, pérdida total de plantas y a la izquierda, merma importante de remolacha.

57 Pérdidas ocasionadas por mal lavado del pulverizador después de su uso en otro cultivo.

Residuos de herbicida hormonal no destinados a remolacha pueden arruinar el cultivo.


Remolacha contaminada por deriva en la aplicación de herbicida utilizado en maíz.

Deriva

58

Por efecto del viento, herbicidas aplicados a otros cultivos pueden ser arrastrados hasta la remolacha y provocar fototoxicidad en la siembra. Aunque habitualmente sólo afectan bordes del potrero, es conveniente evitarlos, lo mismo que el daño provocado por el calor cuando se queman rastrojos en las proximidades del cultivo.

El calor proveniente de una quema de rastrojo de trigo dañó esta remolacha.

Herbicidas residuales del cultivo anterior En siembras de remolacha se han detectado problemas de retrasos, deformaciones e incluso pérdidas totales debidos a la aplicación de herbicidas residuales en cultivos de rotación de hasta dos temporadas anteriores. Evitar este riesgo exige, por parte de los productores, informarse sobre las características y efectos futuros de los agroquímicos empleados, prefiriendo, en lo posible, aquellos de menor residualidad. Asimismo, es recomendable evitar la labranza vertical, optando por una aradura profunda con vertedera, que si bien no elimina el riesgo de fototoxicidad, disminuye su probabilidad. Por último, si hay antecedentes que exijan estar alerta, se reconsiderar la decisión de realizar el tratamiento de preemergencia.

Daños provocados en la remolacha por herbicidas residuales aplicados en los cultivos de la rotación.


control de

malezas Herbicidas para siembras de remolacha: ingrediente activo, concentración, distribuidor Herbicidas de pre y postemergencia en siembras de remolacha Nombre comercial Ingrediente Concentración activo

Fabricante o distribuidor

Goltix Compact 90% WG

Metamitron

900

g/kg

Bayer CropScience

MM 70 WG

Metamitron

700

g/kg

Anasac

Pyramin DF

Cloridazon

650

g/kg

Basf

Chloridazon 430

Cloridazon

430

g/ll

Anasac

Venzar

Lenacilo

800

g/kg

DuPont Chile

Lenacilo Flo

Lenacilo

500

g/l

Asproquim

Tramat 500 SC

Ethofumesato

500

g/l

Bayer CropScience

Dual Gold 960EC

S-Metolacloro

960

g/l

Syngenta Agribusiness

Proponit 720 EC

Propisochlor

720

g/l

Arysta LifeScience

Herbicidas exclusivos para postemergencia en siembras de remolacha Nombre comercial Ingrediente Concentración activo

Fabricante o distribuidor

Betanal Expert

Phenmedipham

Bayer CropScience

Desmedipham

25

g/l

Ethofumesate

151

g/l

PDE Max

Phenmedipham

75

g/l

Anasac

Desmedipham

25

g/l

Ethofumesate

151

g/l

Kemifam Pro FL (75/15/115)

Phenmedipham

75

g/l

Asproquim

Desmedipham

15

g/l

Ethofumesate

115

g/l

Safari 50 DF

Triflusulfuron metil

500

g/kg

DuPont Chile

Lontrel 3A

Clopyralid

409

g/l

Dow AgroSciences

Pirel 40.9 SL

Clopyralid

409

g/l

Anasac

Kerb 50 W

Propizamida

500

g/kg

Dow AgroSciences

75

g/l

Graminicidas de postemergencia Nombre comercial Ingrediente Concentración activo

Fabricante o distribuidor

Agil 100 EC

Propaquizafop

100

g/l

Syngenta Agribusiness

Aramo

Tepraloxydim

200

g/l

Basf

Assure Plus

Quizalofop-p-etil

103

g/l

DuPont Chile

Centurion 240 EC

Clethodim

240

g/l

Arysta LifeScience

Centurion Super

Clethodim

125

g/l

Arysta LifeScience

Flecha 9.6 EC

Quizalofop-etil

96

g/l

Anasac

Galant Plus R

Isómero racémico

31,1 g/l

Dow AgroSciences

Haloxyfop-metil

Hache Uno 2000 175 EC

Fluazifop-p-butil

175

g/l

Bayer CropScience

59


Espectro de acción de herbicidas en las malezas comunes en remolacha

Lenacilo

Metamitron

Phenmedipham + Desmedipham + Ethofumesate

Propizamida

Cloridazon

Triflusulfuron Metil

Ethofumesate

Ambrosia

+R /-

-

-

-

√B

-

+R /-

√ B

√ B

Amor seco

√ B

-

-

+R /-

√B

-

-

-

-

Arvejilla

+R /-

-

√ B

-

XM

-

+R /-

-

X M

Avenilla

X M

X M

X M

-

+/R -

√ B

X M

-

√ B

+R /-

XM

√ B

X M

-

X M

Ballica Italiana

X M

-

+R /-

Bledo

X M

+R /-

+R /-

+R /-

+/R -

+R /-

+R /-

√ B

√ B

Bolsita del pastor

X M

+B /-

√ B

√ B

√B

+R /-

√ B

√ B

+R/-

Botón de oro

X M

+R /-

-

-

+/R -

+R /-

-

√ B

-

Calabacillo

-

√ B

-

-

√B

-

√ B

-

-

+R /-

X M

X M

X M

+/R -

-

X M

+R /-

X M

Cerastio

-

-

-

-

+/R -

-

-

-

-

Chamico

+R /-

√ B

-

+R /-

√B

-

+R /-

√ B

+R/-

Chufa

X M

X M

-

√ B

XM

X M

X M

-

X M

Cicuta

-

-

-

-

+/R -

-

-

-

-

Clonqui

+R /-

X M

+R /-

X M

+/R -

X M

X M

+R /-

+R/-

Corona del rey

√ B

√ B

+R /-

-

√B

-

√ B

-

-

Correhuela

X M

+R /-

X M

X M

XM

X M

X M

+R /-

X M

Cúscuta

-

X M

-

-

+/R -

√ B

X M

X M

√ B

Duraznillo

+R /-

+R /-

+R /-

-

√B

+R /-

√ B

√ B

√ B

Falso té

√ B

-

-

-

XM

-

-

-

-

Gallito

X M

+R /-

+R /-

-

√B

+R /-

+R /-

-

+R/-

Hibisco

-

-

-

-

√B

-

-

-

-

Hierba azul

X M

X M

-

-

√B

-

+R /-

√ B

X M

Hierba cana

√ B

+R /-

+R /-

-

√B

-

+R /-

-

X M

Hierba de la culebra

X M

√ B

+R /-

+R /-

√B

-

+R /-

√ B

+R/-

Hierba del chancho

-

-

-

-

XM

-

-

-

-

Hualcacho

X M

+R /-

X M

√ B

+/R -

+R /-

X M

X M

√ B

Hualputra

-

√ B

-

-

+/R -

-

-

-

-

-

-

√ B

-

Cardo del Canadá

60

Metolacloro

Maleza

Clopyralid

Ingrediente activo (herbicida)

-

-

-

-

+/R -

Lechugilla

+R /-

-

-

-

+/R -

-

+R /-

-

-

Lengua gato (galium)

X M

X M

X M

X M

√B

+R /-

+R /-

+R /-

√ B

Lengua gato (picris)

+R /-

√ B

+R /-

-

+/R -

X M

+R /-

-

X M

Linaria

-

-

-

-

XM

-

-

-

-

Maicillo

X M

X M-

-

+R /-

+/R -

+R /-

X M

-

X M

Malvilla

-

+R /-

-

-

+/R -

-

-

+R /-

-

Lapsana

Nombres vulgares tomados principalmente de “Malezas presentes en Chile”, N. Espinoza N., Inia / Basf, 1996. Información aportada por empresas químicas y Area de Investigación de Iansagro.


control de

malezas

Lenacilo

Metamitron

Phenmedipham + Desmedipham + Ethofumesate

Propizamida

Cloridazon

Triflusulfuron Metil

Ethofumesate

-

-

-

-

+R /-

-

-

√ B

-

Manzanillón

+R /-

√ B

√ B

-

+R /-

+R /-

+R /-

√ B

+R/-

Maravilla

√ B

-

-

-

-

-

√ B

-

-

+R /-

-

-

-

-

-

-

+R /-

-

Maleza Manzanilla

-

X

Mastuerzo

-

Mil en rama

+R /-

-

-

-

+R /-

Mostacilla

X M

-

-

-

-

-

√ B

Mostaza negra

X M

-

-

-

-

√ B

-

-

√ B

√ B

+R /-

-

+R /-

-

+R /-

√ B

+R/-

Ortiga

X M

+R /-

√ B

-

+R /-

√ B

√ B

√ B

Pacoyuyo

+R /-

X M

+R /-

X M

+R /-

+R /-

√ B

X M

Papa

√ B

-

-

-

-

-

X M

-

Pasto bermuda

X M

X M

X M

+R /-

X M

X M

-

-

Pasto de la perdiz

X M

-

-

√ B

-

-

-

-

Pasto pinito

X M

√ B

√ B

-

+R /-

√ B

-

√ B

Pata de gallina

X M

+R /-

X M

√ B

+R /-

+R /-

X M

-

√ B

Pega – pega

X M

X M

X M

√ B

+R /-

+R /-

X M

-

√ B +R/-

Ñilhue

-

Metolacloro

Clopyralid

Ingrediente activo (herbicida)

Pensamiento

-

-

-

-

√ B

-

-

+R /-

Pichoga

X M

X M

+R /-

-

√ B

+R /-

+R /-

√ B

+R/-

Pimpinela

X M

√ B

X M

-

√ B

-

+R /-

√ B

√ B

Piojillo

X M

+R /-

+R /-

+R /-

√ B

√ B

+R /-

X M

√ B

Porotillo

+R /-

+R /-

+R /-

X M

√ B

-

+R /-

X M

√ B

Quilloi – Quilloi

X M

√ B

√ B

-

√ B

√ B

√ B

X M

√ B

Quingüilla

X M

√ B

+R /-

+R /-

√ B

+R /-

√ B

X M

+R/-

Rábano

X M

√ B

X M

X M

√ B

-

√ B

√ B

X M

Ranúnculo

-

-

-

-

X M

-

-

√ B

+R/-

Raps

-

-

-

-

-

-

-

√ B

-

Romaza

+R /-

+R /-

-

-

+R /-

-

+R /-

√ B

X M

Sanguinaria

X M

+R /-

+R /-

X M

+R /-

+R /-

+R /-

√ B

√ B

-

-

-

+R/-

Siete venas

√ B

-

-

-

+R /-

Tomatillo

X M

X M

+R /-

+R /-

+R /-

+R /-

√ B

√ B

+R/-

Verónica

-

-

-

-

√ B

-

-

√ B

+R/-

Verdolaga

-

-

-

-

√ B

-

-

-

+R/-

Vinagrillo

-

-

-

-

+R /-

-

-

-

X M

Yuyo

-

-

-

-

√ B

-

-

√ B

+R/-

Zanahoria

-

-

-

-

+R /-

-

-

-

-

+/ B Buen control R Control regular M Mal control - Sin información √ X

61


Factores de conversión de herbicidas con igual ingrediente activo

MM 70 WG

9/7 x

x 7/9

Pyramin DF

43/65 x

x 65/43

Venzar Dual 960 EC

62

Goltix Compact 90% WG

Distinta concentración del ingrediente activo.

Chloridazon 430

Distinta concentración del ingrediente activo.

Lenacilo Flo

Distinta concentración del ingrediente activo.

Dual Gold

Igual concentración del ingrediente activo, isómero más activo.

5/8 (0,625) x x 8/5 (1,6) 10/7 x x 0,7


plagas y

enfermedades Afidos y amarillez virosa Pulgón verde (Myzus persicae) Pulgón negro (Aphis fabae) Síntomas de amarillez virosa Detección y control de pulgones Langostinos y marchitez amarilla Síntomas de marchitez amarilla Detección y control de langostinos Minahojas Detección y control de minahojas Insectos del suelo Arañitas Control de arañitas Cuncunillas y pilmes Cuncunillas Pilmes Insecticidas para el control de plagas Programa general de control Complejo de enfermedades foliares: oídio, cercóspora, roya y ramularia Oídio (Erysiphe betae) Cercóspora (Cercospora beticola) Roya (Uromyces betae) Ramularia (Ramularia beticola) Control de las enfermedades foliares Otras enfermedades Mildiu (Peronospora farinosa) Pseudomonas (Pseudomonas syringae) Pudriciones


64


plagas y enfermedades

plagas y

enfermedades

i

nsectos, hongos, bacterias, virus y fitoplasmas, que tienen en la zona centro-sur de Chile condiciones climáticas favorables para su establecimiento y desarrollo, presentan una amenaza potencialmente

Insectos dañinos • Langostinos • Pulgones Minahojas • Cuncunillas • Pilmes • Otros

Gusanos cortadores • Noctuidos Gusanos de suelo • Larvas de burrito • Gusano blanco • Gusano alambre

peligrosa para la remolacha. El combate eficaz contra estos adversarios del cultivo exige controles oportunos, la permanente observación de las siembras y la aplicación de las recomendaciones difundidas por el Area de Investigación de Iansagro.

Enfermedades transmitidas por insectos • Marchitez amarilla (vector langostino) • Amarillez virosa (vector pulgones) Enfermedades Foliares • Oídio • Cercóspora • Roya • Ramularia

Hongos de suelo • Caída de plantas (complejo de hongos) • Rizoctonia • Esclerocio

65


Afidos y amarillez virosa Los pulgones provocan daños directos a la remolacha cuando se presentan en gran número, puesto que se alimentan de sus hojas, y son los principales vectores o transmisores de la amarillez virosa, enfermedad que puede ocasionar pérdidas de rendimiento de hasta un 40%. Las especies que afectan el cultivo de remolacha tienen dos máximos poblacionales. El primero se extiende desde fines de octubre hasta la primera quincena de noviembre, afectando principalmente a las siembras primaverales. El segundo se registra desde febrero hasta abril e incluso puede prolongarse si las condiciones del otoño son de temperaturas suaves y lluvias escasas, período en que las siembras oto-

1

66

2

ñales están más expuestas. El riesgo de infestación de esta plaga es mayor en las zonas donde coexisten ambos tipos de siembra.

Pulgón verde (Myzus persicae) Este insecto es el principal vector de los virus de la amarillez virosa (BYV, BMYV y BWYV). La hembra alada habitualmente llega al cultivo en septiembre y a partir de esa fecha se reproducen sucesivas generaciones, las que infestan las plantas recién emergidas en toda el área remolachera. A contar de diciembre, las altas temperaturas estivales reducen la población, la que resurge desde fines de febrero hasta abril. 3

Pulgón verde, Myzus persicae. 1. Pulgón áptero (no alado) alimentándose de una hoja de remolacha a través de su estilete. 2. Hendidura característica entre los tubérculos antenales del pulgón. 3. Hembra alada de Myzus persicae.

Pulgón negro (Aphis fabae) Poblaciones numerosas forman colonias causando daños directos al alimentarse de las hojas de la remolacha. Su consecuencia más nociva es la transmisión del virus de la amarillez virosa. Generalmente su presencia es mayor en el período febrero – abril, aun cuando en condiciones benignas de invierno pueden también colonizar el cultivo en la misma época en que se presenta por primera vez el pulgón verde (octubre – noviembre).

Síntomas de amarillez virosa Los virus destruyen los pigmentos verdes de las hojas, provocando una amarillez que se extiende desde los bordes hacia el interior de la lámina. Los virus dañan los vasos conductores, como consecuencia de los cual los almidones se acumulan en el follaje el que se torna más grueso, quebradizo y crujiente al

Síntomas de amarillez virosa sobre la lámina foliar.


plagas y enfermedades

apretarlo. A veces se observan adicionalmente manchas de tonalidades rojizas a anaranjadas. La amarillez virosa es asintomática en su etapa inicial y, una vez que se manifiesta, ya es tarde para controlarla. Por tanto, siempre debe ser tratada en forma preventiva, es decir, se debe impedir la transmisión del virus mediante un control oportuno de pulgones.

Detección y control de pulgones Los pulgones se ubican principalmente en el envés de las hojas y, de preferencia, en las hojas nuevas de la planta. Para detectarlos se deben desdoblar los pliegues de las hojas pequeñas. El umbral de tratamiento es cuando se detecta 1 pulgón cada 5 plantas, sea negro o verde. Si la

semilla de remolacha está tratada con insecticida Gaucho 70% WS o Cruiser 70 WS no es necesario realizar tratamientos durante los 50 días siguientes

a la siembra. El control en este período sólo es recomendado si se encuentran pulgones ápteros (no alados), lo que puede ocurrir si la humedad del suelo ha sido insuficiente y por tanto ha impedido la activación plena del insecticida. El control se realiza exclusivamente con tratamientos insecticidas al follaje. La semilla está tratada con Gaucho 70% WS, en una dosis de 90 gramos de ingrediente activo (Imidacloprid) por unidad internacional. El tratamiento con Cruiser 70 WS corresponde a una dosis de 45 g de ingrediente activo (Thiamethoxam). Estos insecticidas, contenidos en el pildorado de la semilla, protegen las siembras contra la presencia de pulgones, no de langostinos.

Las aplicaciones destinadas al control de plagas deben considerar la información recogida en los monitoreos, la dinámica poblacional de los insectos y la presencia de enemigos naturales. Plagas primarias, como las de pulgones y langostinos, pueden ocasionar mermas severas en el rendimiento de la remolacha. Sin embargo, en el control de éstos y otros insectos dañinos, se debe tener la precaución de no aplicar tratamientos sobredimensionados para el resultado perseguido.

Langostinos y marchitez amarilla Los langostinos (Paratanus exitiosus) son insectos pequeños, de aproximadamente 0,3 cm, que transmiten la marchitez amarilla en la remolacha. Están presentes en el área desde San Fernando hasta Los Angeles, colonizan el cultivo a contar de mediados de octubre hasta abril.

Síntomas de marchitez amarilla Las plantas presentan detención del crecimiento, amarillamiento del follaje, aparición de coronas múltiples conocida como escoba de bruja, gran cantidad de hojas pequeñas y filiformes al centro de la corona, encurvamiento de las hojas hacia el interior y muerte del follaje viejo. Se inicia la pudrición de las raíces, que avanza desde el ápice hacia la corona, presentando una primera fase de flacidez conocida

1

2

3

4

5

6

Paratanus exitiosus (1) y otras especies de langostinos de la misma familia Cicadellidae (2 a 6).

67


lacha está en los primeros estados de desarrollo, abarcando también las malezas en los alrededores de la siembra, especialmente en zonas con antecedentes de marchitez amarilla. El umbral de tratamiento es cuando se captu-

Gran cantidad de hojas pequeñas y filiformes al centro de la corona acusan la presencia de marchitez amarilla en remolacha.

como “cola de chancho”. Una vez que las plantas contraen la enfermedad, la marchitez amarilla ya no puede ser controlada, por lo que la magnitud de las pérdidas está asociada a la época de aparición de los síntomas o período de infestación. El daño que esta enfermedad provoca en el cultivo es potencialmente mayor que el causado por la amarillez virosa.

ran 3 langostinos en 100 redadas realizadas con malla entomológica. El control se realiza exclusivamente con tratamientos insecticidas al follaje. En zonas de alta presión de la plaga se recomienda hacer aplicaciones de insecticidas en los contornos de la siembra, cubriendo una franja de alrededor de 10 metros, con la finalidad de crear una barrera que impida el avance de los langostinos hacia el interior del cultivo.

Paratanus exitiosus Estadio ninfales

Detección y control de langostinos

68

El langostino realiza vuelos cortos e inicia la infestación en los bordes de la siembra, avanzando luego hacia el interior. Pueden ser más fácilmente capturados en días soleados y con poco viento, preferentemente al mediodía. Al pasar la malla entomológica se debe tocar el follaje, para que al saltar caigan en la red. Las redadas se deben iniciar cuando la remo-

1 mm Los cinco estadios ninfales del langostino (Paratanus exitiosus). La mancha característica del dorso se denomina montura. Sólo el primer estadio ninfal carece de ella.

2

1 y 2. Langostinos adultos. 3. Ninfa de langostino. La mancha en el dorso, comúnmente conocida como montura, se observa durante prácticamente toda su etapa ninfal. Las otras especies de la familia Cicadellidae no presentan este rasgo característico.

1

3


plagas y enfermedades

Minahojas La minahojas (Liriomyza huidobrensis) es una plaga de gran voracidad, que está presente durante todo el año en diferentes huéspedes. Los estados adultos miden un promedio de 2 mm, su color es negro a gris, sus álteres (segundo par de alas, atrofiado) son amarillos y tienen como característica identificadora una mancha triangular amarilla entre los dos pares de alas. El ciclo desde ovipostura hasta la fase adulta fluctúa entre 16 y 23 días en el período primavera – verano, y prácticamente se duplica en otoño – invierno. Las hembras tienen gran capacidad de

ovipostura, por lo que las apariciones de larvas en el follaje aumentan en forma extraordinariamente rápida y numerosa, causando grandes daños. El control se dificulta por la predisposición de las adultas a oviponer y alimentarse del follaje con mayor concentración de azúcares, como son las hojas intermedias de la planta, donde es difícil lograr un buen mojamiento con la aplicación insecticida. La colonización se inicia en la nascencia de las plantas (septiembre) y se extiende hasta marzo abril. Las mayores presiones de la plaga se registran en los meses de diciembre y enero.

Ciclo de la Minahojas Huevo: 3 - 4 días

Adulto: 7 - 14 días

Pupa: 7 - 12 días

Iansagro utiliza “trampas amarillas” para detectar la presencia de minahojas adultos.

Larva: 6 - 7 días

Fluctuación poblacional de adultos de Liriomyza huidobrensis y su parásito Euparacrias phytomyzae (Brèthes) (Hymenopt. Eulophidae) en remolacha sin tratamiento insecticida. Ñuble 1998-2001 120 Liriomyza Euparacrias

individuos/100 redadas

100

80

60

40

20

0 noviembre

diciembre

enero

febrero

marzo

Fluctuación poblacional de minahojas adulto y enemigo natural, sin aplicación de insecticida Autor: Pedro Casals B.

Detección y control de minahojas Dado el pequeño tamaño de la mosca adulta, para detectar su presencia se utiliza una malla entomológica, pasándola sobre el follaje. Adicionalmente, Iansagro tiene instaladas “trampas amarillas”, destinadas a capturar estos insectos y detectar el inicio de la fase de crecimiento exponencial de su población, acorde al cual se define la fecha del primer tratamiento insecticida. Las larvas son fáciles de observar en las hojas basales e intermedias de las plantas, especialmente en la nervadura central de la hoja. La estrategia de control que demuestra mayor efectividad es la que combina la racionalización de las aplicaciones de insecticidas con el

69


aprovechamiento de las condiciones que ofrece el propio entorno, lo que se traduce en menores costos y un manejo más armonioso con el cuidado medioambiental. Existen pequeñas avispas (microhymenopteros) que son enemigas naturales de la minahojas, dada su capacidad de parasitar las larvas de estas moscas. Entre ellas se cuenta la Euparacrias phytomyzae. Se debe evitar la eliminación de este insecto benéfico, seleccionando con criterio técnico los insecticidas y su fecha de aplicación en la remolacha. Existen diversos insectos que colaboran en la tarea de control de plagas, como ciertas especies de microhymenopteros que son parasitoides de pulgones; la chinita (coleoptera), que en sus estados de ninfa y adulto es depredadora del pulgón, Chrysopas, Sirfidos, y Nabidos, también enemigos naturales del pulgón. Los Anagrus son parasitoides de huevos de langostinos. También existen hongos que parasitan insectos, denominados hongos entomopatógenos. Todas las aplicaciones destinadas al control de minahojas deben incluir un coadyuvante

Microhymenoptero, pequeña avispa que parasita las larvas de minahojas.

organosiliconado en dosis de 30 a 50 cc por 100 litros de agua. La dosis inferior se aplica en siembras primaverales hasta el cierre de hileras, y la superior se usa a partir de ese estado, tanto en siembras primaverales como otoñales.

70

Pulgón parasitado por un hongo entomopatógeno.

Ninfa (estado inmaduro) de chinita, depredadora de pulgones y otros insectos.

Insectos del suelo A este grupo pertenecen las larvas de burrito, los gusanos blancos y los gusanos alambre. Más cerca de la superficie, y en ocasiones en la parte aérea, se presentan algunos Noctuidos como gusanos cortadores. Para el control en las zonas de riesgo –acorde a antecedentes históricos o por manejo de residuos, cuando se ha incorporado rastrojo o guano– hay tres alternativas de aplicación en presiembra

incorporado: 3 litros de Lorsban 4E o de Cyren o de Lorsban Plus. Si la presencia de insectos de suelo es detectada después de la siembra es posible aplicar uno de los mismos productos, reduciendo la dosis a 2 litros por hectárea para evitar fitotoxicidad, especialmente si la remolacha presenta cierto estrés. La eficacia de este tratamiento tardío, sin embargo, es dudosa.


plagas y enfermedades

Larvas de burrito encontradas en remolacha.

Gusano alambre encontrado en remolacha.

Gusano blanco recogido en remolacha.

Arañitas La arañita (Tetranychus urticae) es un artrópodo perteneciente a la clase de los arácnidos. Se la conoce como arañita bimaculada por las dos máculas o manchas que normalmente presenta en el dorso, aunque no es el único ácaro que las tiene.

Control de arañitas Existen otros ácaros que las depredan e incluso insectos, como las ninfas de chinita, que devoran sus pequeños huevos, los que son esféricos, lisos y perlados. Se debe tener la precaución de no abusar de los insecticidas, especialmente de los fosforados y piretroides. El control químico no es fácil, debido a que esta arañita forma una tela sedosa con la cual se protege, y las abundantes colonias se ubican en el envés de la lámina foliar, difícil de alcanzar con las pulverizaciones. Alternativas de control químico: • Azufre polvo en dosis de 35 a 50 kg/ha, aplicado con azufradora. • Si junto con las arañitas hay presencia de minahojas, se debe preferir el uso de abamectina, habitualmente recomendado para el control de minahojas, ya que también tiene acción acaricida. Para lograr un buen mojamiento es indispensable diluir el insecticida en grandes volúmenes de agua. Adicionalmente, se recomienda usar un adyuvante organosiliconado y realizar la aplicación con equipos asistidos por aire.

71 Ataque de arañita bimaculada en remolacha.

Arañita bimaculada y sus pequeños huevos esféricos.

Arañita bimaculada sobre una hoja de remolacha.


Cuncunillas y pilmes Cuncunillas y pilmes representan plagas de menor importancia en la remolacha. La decisión

de controlar debe ser tomada en función del área foliar de la remolacha, ya que el daño causado por estos masticadores en un cultivo cerrado puede ser insignificante para las plantas, en tanto el insecticida puede significar la mortandad de los enemigos naturales, generándose un desequilibrio en favor de la plaga. En otras palabras, la opción de aplicar un insecticida, la selección del producto y la fecha de control deben tener una justificación agronómica.

Cuncunillas

72

Pilmes El “pilme” o “pilme de la papa” (Epicauta pilme) es un coleóptero de la familia Meloidae. De color negro brillante, con fémures anaranjados, habitualmente se lo encuentra en pequeños focos en los bordes del cultivo. Este insecto es de fácil control. Sin embargo, dependiendo de la fecha en que se presente y de la intensidad del ataque, puede ser preferible no aplicar insecticidas o hacer sólo aplicaciones en algunos sectores del potrero con la finalidad de eliminar focos de presencia.

Las cuncunillas son lepidópteros de la familia Noctuidae. La especie más frecuente en el cultivo es la denominada copitarsia o “cuncunilla de las hortalizas” (Copitarsia consueta). En su primer estado larvario es de color verde claro y tiene una línea lateral blanca. Posteriormente, su tonalidad se oscurece. La larva es de hábito desfoliador (devoradora de hojas). La magnitud del daño que pueda provocar depende del estado fenológico (etapa de desarrollo) de la remolacha. Sobre una planta juvenil, de escasa área foliar, el perjuicio puede ser más importante. En cambio, una presión similar de cuncunillas sobre una remolacha ya cerrada podría causar apenas una desfoliación de efectos marginales. Daño al follaje por ataque de pilmes.

Cuncunilla (Copitarsia consueta)

Remolacha cerrada con ataque de cuncunilla. El daño es menor, por lo que no es necesario aplicar insecticida.


plagas y enfermedades

Insecticidas para el control de plagas Programa general de control de plagas Fecha aproximada

Siembra Presiembra Ago-sep

Dosis (litros o kg / ha) Insecticida Observación

Cruiser 70 WS Gaucho 70% WS

Insecticida incluido en el pildorado de la semilla. Otorga protección contra áfidos durante aproximadamente 50 días.

3,0

Lorsban 4E Lorsban Plus Cyren 48 EC

Aplicar en presiembra en las zonas de riesgo: suelos con antecedentes de gusano del suelo y donde se ha realizado una preparación del suelo con incorporación de rastrojo o guano.

Las aplicaciones en postemergencia son menos efectivas y deben ser incorporadas con riego, reduciendo la dosis a 2 l/ha para evitar fitotoxicidad, especialmente cuando las plántulas de remolacha presentan estrés (por heladas, viento, caída de plántulas, escasez o exceso de humedad, u otros factores). Octubre

Diciembre

1,0

0,15 0,15 0,5 0,5

Monarca 112,5 SE

Magic 75 WP Trigard 75 WP Fast 1.8 EC Numectin 2.0 EC

Permite controlar un amplio rango de insectos y principalmente pulgones, cuya mayor presencia se registra entre fines de octubre y la primera quincena de noviembre. También contribuye a disminuir la población de minahojas y a controlar cuncunillas, pilmes y langostinos. La aplicación se hace alrededor de 50 días después de la siembra y debe estar basada en los indicadores del monitoreo de plagas, esto es, el conteo de pulgones ápteros, trampas amarillas y redadas entomológicas. Insecticidas específicos y de alta eficacia, son los que menos daño causan al medio ambiente y a los enemigos naturales de las plagas. El producto debe ser aplicado antes de que el daño causado por la minahojas sea severo. Si se usan abamectinas (Fast 1.8 o Numectin 2.0 EC), es indispensable aumentar la dosis de coadyuvante organosiliconado a 80 cc /100 l agua para obtener un buen resultado.

Las fechas indicadas deben ser ajustadas según la zona de siembra.

73


74 Insecticidas Nombre comercial Ingrediente Concentración activo

Fabricante o distribuidor

MTD 600 SL

Metamidofos

600

g/l

Anasac

Fast 1.8 EC

Abamectina

18

g/l

Anasac

Numectin 2.0 EC

Abamectina

18

g/l

Arysta LifeScience

Cyren 48 EC

Clorpirifos

480

g/l

Basf

Lorsban 4E

Clorpirifos

480

g/l

Dow AgroSciences

Lorsban Plus

Clorpirifos Cipermetrina

500 50

g/l g/l

Dow AgroSciences

Fastac 100 EC

Alfacipermetrina

100

g/l

Basf

Gaucho 70% WS

Imidacloprid

700

g/kg

Monarca 112,5 SE

Thiacloprid ß Cyfluthrin

100 g/l 12,5 g/l

Bayer CropScience

Cruiser 70 WS

Thiamethoxam

700

g/kg

Syngenta Agribusiness

Karate Zeon

Lambdacihalotrina

50

g/l

Syngenta Agribusiness

Pirimor

Pirimicarb

500

g/kg

Syngenta Agribusiness

Magic 75 WP

Ciromazina

750

g/kg

Certis

Trigard 75 WP

Ciromazina

750

g/kg

Syngenta Agribusiness

Selecron 720 EC

Profenofos

720

g/l

Syngenta Agribusiness

Bayer CropScience


plagas y enfermedades

Espectro de acción de los insecticidas Dosis Insecticida Afidos Langostinos Minahojas Cuncunillas (l o kg/ha) (ingrediente activo) y pilmes

Gusanos del suelo

Insecticidas recomendados 2 - 3

(Clorpirifos)

+

+++

++

+++

++

2 -3

Lorsban 4E (Clorpirifos)

+

+++

++

+++

++

2 -3

1

Cyren 48 EC

Lorsban Plus Monarca 112,5 SE

+

+++

++

+++

++

+++

+++

++

+++

-

-

-

+++

-

-

-

-

+++

-

-

0,5

(Abamectina)

Fast 1.8 EC

0,5

(Abamectina)

0,15

(Ciromazina)

-

-

+++

-

-

0,15

Trigard 75 WP (Ciromazina)

-

-

+++

-

-

Numectin 2.0 EC Magic 75 WP

Insecticidas de apoyo

1 - 1,5

MTD 600 SL

0,5 Pirimor 1

Selecron 720 EC

++

+++

++

+++

-

+++

-

-

-

-

+

+++

++

+++

-

+

+++

+

+++

-

+

+++

+

+++

Insecticidas de último recurso 0,2 - 0,3 0,2 - 0,3

Fastac 100 EC

Insecticida piretroide Karate Zeon

Insecticida piretroide

+++ Efectivo

++ Mediano

+ Insuficiente

- Sin control en remolacha

Insecticidas de apoyo • Metamidofos (MTD 600) y Selecron 720 EC: su uso está indicado sólo para aplicaciones muy tardías y para zonas “rojas” (de alto riesgo) de langostinos. Debe ser aplicado en los contornos del cultivo, con el propósito de servir como primera barrera que impida la entrada (propagación) de los langostinos hacia el resto de la siembra. Si existen langostinos y minahojas preferir Selecron 720 EC. • Pirimicarb (Pirimor): aficida destinado al control de pulgones una vez que se ha agotado el efecto residual de Monarca. No afecta a chinitas ni escarabajos. En avispas parasíticas y ácaros predadores su efecto es inocuo a levemente dañino, y moderadamente dañino en el caso de los sírfidos. Su efecto residual es corto, por lo que se debe utilizar sólo cuando el nivel de pulgones lo requiera, teniendo la precaución de no adelantar su aplicación. Insecticidas de último recurso • Piretroides (Fastac, Karate Zeon y otros): es una opción para el control de langostinos. Se debe racionalizar su uso, aplicando sólo cuando existe una justificación real, ya que los piretroides son nocivos para todos los enemigos naturales de plagas. Recomendaciones para la aplicación • La recomendación general para mejorar la distribución y penetración de los insecticidas es aplicar, hasta antes del cierre de hileras, con un volumen de agua de 200 litros/ha y, con posterioridad a esa fecha, con 300 litros/ha. • Se debe agregar un coadyuvante organosiliconado, a razón de 30 a 50 cc/100 litros de agua, con excepción de las abamectinas (Fast 1.8 o Numectin 2.0 EC), en cuyo caso la proporción es de 80 cc/100 litros de agua. • La presión de pulverización debe estar fija en el rango de 3 a 5 bares. • Las aplicaciones de mejor calidad se consiguen con pulverizadores con asistencia de aire, tipo Hardi Twin.

75


Complejo de enfermedades foliares: oídio, cercóspora, roya y ramularia Oídio (Erysiphe betae)

76

Esta enfermedad fungosa recubre las hojas de una capa algodonosa blanca de aspecto polvoriento. La enfermedad se manifiesta desde mediados de diciembre hasta abril, al principio sobre plantas aisladas, para luego expandirse rápidamente al resto del cultivo, disminuyendo la función clorofílica de las hojas y causando una baja de rendimientos. Las condiciones predisponentes para el desarrollo del oídio son una humedad relativa entre 40% y 50% y temperaturas promedio de 20 a 28° C.

Ataque de oídio (micelio del hongo). En este estado, es demasiado tarde para lograr un control eficaz.

CercÓspora (Cercospora beticola)

Roya (Uromyces betae)

Se manifiesta por la aparición, en las hojas de la remolacha, de pequeñas pústulas, generalmente concéntricas, de color café con halos café rojizos. En el centro de éstas se observan pequeños puntos negros, que corresponden a los conidióforos del hongo. La condición predisponente para el desarrollo de la cercóspora es una alta humedad relativa (más de 90%). La temperatura incide sobre el período de incubación de la enfermedad, el que es más corto en la medida que hay más calor.

La roya se manifiesta por la presencia, en el haz y en el envés de las hojas, de pústulas de alrededor de 1 mm de diámetro, de color rojo anaranjado o marrón. El hongo que la causa se desarrolla en condiciones de alta humedad relativa (superior a 90%), pero no necesita temperaturas altas. Debido a ello, esta enfermedad es frecuente en las siembras otoñales. En las siembras primaverales se presenta principalmente desde febrero en adelante.

1

2

3 Ataque de roya, perdida ya la oportunidad de aplicación. Detalle: pústulas con sus uredosporas características.

1. Remolacha con pérdida de follaje debida a un ataque severo de cercospora en la lámina y pecíolo. 2. Manchas características de cercospora. 3. Detalle del centro de una mancha de cercospora, en la que se distinguen las estructuras fúngicas del hongo. Los puntos negros son los conidióforos, estructuras que producen las conidiósporas, de color blanco.


plagas y enfermedades

Ramularia (Ramularia beticola) Este hongo provoca la formación en las hojas de manchas grises o marrones, a veces bordeadas de un halo más oscuro. Son generalmente más grandes e irregulares que las debidas a la cercóspora, de la cual se diferencia porque los pequeños puntos en el centro de la pústula, que corresponden a los conidióforos, son blancos. Las condiciones predisponentes para el desarrollo del hongo de la ramularia son una humedad relativa sobre 90% y temperaturas de más de 17° C, idealmente entre 23 y 25° C.

Control de las enfermedades foliares El umbral de tratamiento corresponde a la detección de las primeras pústulas o manchas en las hojas, debiendo repetirse la aplicación de acuerdo al efecto residual de los fungicidas (alrededor de 20 a 25 días) o en caso de reinfección de la siembra. Si las aplicaciones iniciales son oportunas, pueden transcurrir 30 a 35 días para que sea necesario repetirlas. Para tener seguridad en esta materia se debe, a contar de los 20 días después del tratamiento, revisar el cultivo una vez por semana y observar si aparecen pústulas en activo desarrollo. Esto es, en el caso de la cercóspora, conidióforos negros con micelio blanco en el centro de la pústula y, en la roya, uredosporas esféricas de color rojo ladrillo brillante. Los factores que aumentan la probabilidad de una presencia anticipada o más virulenta de enfermedades foliares, y ante los cuales se debe prestar especial atención para controlar a tiempo, son: • Siembras tempranas. Si las condiciones ambientales son propicias y existe inóculo, es probable que la enfermedad se presente antes. Es el caso de las siembras otoñales, habitualmente las primeras en requerir un tratamiento fungicida.

Ataque de ramularia: en el centro de la pústula se observan los conidióforos, de color blanco.

La aparición de la primera pústula de roya, cercóspora o ramularia es el momento oportuno para iniciar el tratamiento con fungicidas

Micelio de oídio en estado de estrella: oportunidad adecuada para aplicar fungicidas.

77


Fungicidas para enfermedades foliares Nombre comercial

Dosis para oídio l / ha

Dosis para roya y cercóspora l / ha

Azufre Landia 350 EXT (kg/ha)

25

-

Tacora Mas

1

-

Soprano C

1

1

Punch-C

0,5

0,75

Record 267,5 EC

0,7

0,7

Juwel Top

0,75

0,75

1

1

Score Beta 475 EC

• Proximidad a parcelas infectadas el año anterior, cuando el inóculo ha quedado en el suelo, como ocurre en situaciones de ataque severo. • Repetición de remolacha en el mismo potrero, por el inóculo que queda en el suelo. • Proximidad a ríos o a zonas encharcadas, debido a que la alta humedad relativa favorece el desarrollo de los hongos. • Cultivos excesivamente regados, también debido a la alta humedad relativa (riesgo que se evita al regar según la recomendación del balance hídrico). • Sensibilidad varietal, asociada a las características genéticas de algunas variedades.

Otras enfermedades Mildiu (Peronospora farinosa) Este hongo del follaje afecta simultáneamente las siembras de otoño y de primavera. Los síntomas son deformación y engrosamiento del follaje, especialmente de las hojas centrales de la planta, y aparición en la superficie de un micelio plomizo con abundante producción de conidias. Condiciones de alta humedad relativa y temperaturas medias de 15° C predisponen el establecimiento de este hongo. En términos generales esta enfermedad no es considerada importante para la producción de remolacha, dado que es de escasa presencia y no afecta los rendimientos en forma relevante.

78

Remolacha con ataque de mildiu.


plagas y enfermedades

Pseudomonas (Pseudomonas syringae) Esta enfermedad, de origen bacteriano, se desarrolla especialmente en condiciones de alta humedad relativa y temperaturas moderadas a bajas. Se reconoce por el color amarillento que adquiere el follaje y el reticulado de nervios amarillos que se forma en los bordes de la hoja, los que posteriormente necrosan, formando manchas negras que recorren los nervios principales de la hoja. Ciertas variedades de remolacha han presentado mayor susceptibilidad a la presencia de esta enfermedad. No obstante, habitualmente no se recomiendan medidas de control químico, dado que con el aumento de las temperaturas tiende a desaparecer.

Todas las semillas utilizadas en remolacha están tratadas con insecticida y con los fungicidas Hymexazol y TMTD, preventivos del ataque de hongos del suelo.

Control de rizoctonia (Rhizoctonia solani) En todos los casos en que el suelo tiene antecedentes de ataque de este hongo se deben usar variedades tolerantes. En superficies donde la pérdida de plantas haya superado el 50 % de la población no se debe sembrar remolacha.

Raíz con ataque superficial de rizoctonia.

Esclerocio (Sclerotium rolfsii) Hoja de remolacha con pseudomonas.

Pudriciones Entre las especies de hongos del suelo potencialmente más perjudiciales en los primeros estados de desarrollo de la remolacha están los géneros Pythium, Aphanomyces y Rhizoctonia. Los riesgos de daño son mayores en cultivos sembrados tardíamente (octubre), en suelos en que se repite la remolacha sin rotación con otro cultivo y en siembras sometidas a estrés por sequía o anegamientos. Estas últimas condiciones pueden ser corregidas con la aplicación de riego o con labores mecánicas para eliminar el exceso de humedad, según el caso.

Las pérdidas provocadas por esta enfermedad fungosa del suelo pueden llegar al 100% de la producción si el ataque se inicia tempranamente en la temporada (diciembre – enero). Se trabaja en ensayos con diferentes moléculas fungicidas en busca de medidas de control, pero aún no se han descubierto variedades tolerantes ni aplicaciones químicas efectivas. Las siembras que presentan un 20% o más de pudriciones por rizoctonia o esclerocio no deben ser cosechadas con máquinas. Todo equipo usado

en áreas infectadas tiene que ser lavado con alta presión de agua antes y después de realizar la labor respectiva.

79


Cosecha de remolacha con pudriciones

En las zonas donde hay presencia de estas enfermedades se debe dar especial importancia a la obligación de lavar en forma minuciosa y con

Las siembras que tienen un 20% o más de remolacha con pudriciones por rizoctonia o esclerocio no deben ser cosechadas con máquina.

alta presión de agua todos los equipos antes y después de entrar a los potreros.

1

2

3

4

4

80 1. Micelio del hongo del esclerocio en una raíz de remolacha. 2. Daño por esclerocio en una siembra. La pudrición de las raíces causa la pérdida de las plantas y el suelo es rápidamente infestado por malezas. 3. Avances parciales en un ensayo de fungicidas para el control de esclerocio, en contraste con testigos (sin tratamiento). 4. Detalle de las estructuras de resistencia, en la corona de una raíz.

Fungicidas Nombre comercial Ingrediente Concentración activo

Azufre Landia 350 EXT Tacora Mas Soprano C Juwel Top Record 267,5 EC Punch C Score Beta 475 EC

Azufre Tebuconazole Carbendazima Epoxiconazol Carbendazima Kresoxim-methyl Epoxiconazol Fenpropimorph Trifloxystrobin Cyproconazole Flusilazol Carbendazima Difenoconazole Fenpropidin

930 250 125 125 125 125 125 150 187,5 80 250 125 100 375

g/kg g/l g/l g/l g/l g/l g/l g/l g/l g/l g/l g/l g/l g/l

Fabricante o distribuidor

Azufres Landia Anasac Arysta LifeScience Basf Bayer CropScience Dupont Chile Syngenta Agribusiness


riego tecnificado Riego de nascencia y primeros estados Claves de los riegos iniciales Riego de cultivo Saldo final de humedad del suelo Riego de mantenci贸n Riego por alas m贸viles Unidades b谩sicas


82


riego tecnificado

riego tecnificado

e

l riego tecnificado es uno de los factores más influyentes en la obtención de altos rendimientos en las siembras de remolacha. Los diversos sistemas disponibles en el mercado –pivote, carrete, side roll, cobertura total y alas móviles (cobertura parcial)– se adaptan a todo tipo de suelos y relieves, permitiendo un mejor uso de la superficie, dado que no es necesario destinar espacio a canales o regueros, que pueden ocupar hasta un 10% del área de cultivo. Entre las ventajas más importantes de estos equipos están el control de la lámina de riego, que permite asegurar la irrigación en la oportunidad y cantidad que la siembra requiere; el eficiente aprovechamiento del agua, de especial relevancia en períodos de sequía, y la ausencia de problemas de anegamiento, encostramiento y erosión, particularmente en la nascencia, cuando el suelo se encuentra sin cubierta vegetal. En términos de volumen de riego, el objetivo es siempre llevar el suelo a capacidad de campo, reponiendo el “agua más útil” (humedad fácilmente aprovechable por parte de la planta) cuando ésta se agota. La disponibilidad de “agua más útil” está asociada a la profundidad de suelo que alcanza la raíz de la remolacha en una etapa determinada. Así por ejemplo, la dosis de riego o agua a reponer para plantas con menos de 4 hojas es un 25% del volumen que la remolacha necesita a partir del estado en que tiene 16 hojas, cuando ya ha alcanzado su profundidad definitiva (ver tabla).

La frecuencia del riego es variable, ya que depende de cuántos días demore la remolacha en consumir la humedad disponible, para lo cual, a partir de la presencia de 5 pares de hojas en la planta, se utiliza la información del balance hídrico. Acorde a los requerimientos hídricos del cultivo, se distinguen tres etapas o tipos de manejo de la irrigación en la remolacha: riego de nascencia y primeros estados (desde la siembra hasta que la planta cuenta con 4 a 5 pares de hojas), riego de cultivo (hasta marzo) y riego de mantención (hasta dos semanas antes de la cosecha). Eficiencia de equipos de riego Equipo Eficiencia

Pivote Cobertura total Alas móviles Carrete Aspersión tradicional

95% 80% 80% 75% 70%

Considera equipos en buenas condiciones técnicas.

Requerimiento de agua según desarrollo del cultivo Desarrollo remolacha

Menos de 4 hojas 4 a 8 hojas 10 a 14 hojas 16 hojas a cubierta

Dosis de riego (Agua más útil)

25% 50% 75% 100%

83


Riego de nascencia y primeros estados 84

El primer riego de la remolacha debe ser efectuado dentro de las 48 horas siguientes a la siembra, una vez aplicados los herbicidas de preemergencia. Dependiendo de la humedad de la cama de semilla, se deben aplicar 15 a 25 mm y repetir, con volúmenes de 8 a 10 mm cada 3 o 4 días, hasta que se haya completado la emergencia del cultivo. El objetivo de estos primeros riegos es conseguir una germinación rápida y pareja de la semilla, que permitirá el establecimiento de un cultivo homogéneo con una alta población de plantas. Adicionalmente, el agua aportada al suelo es indispensable para que los fertilizantes se disuelvan y puedan ser absorbidos por las plantas, así como para la activación de los herbicidas. Establecida la dosis de agua a aplicar, se determina el tiempo de riego por postura (riegos fijos) o se regula la velocidad de avance del equipo tecnificado (equipos que se desplazan mientras riegan) acorde a su pluviometría real. Para conocer esta última es necesario realizar previamente el aforo del equipo, esto es, confirmar que el caudal efectivamente corresponda al definido.

Claves de los riegos iniciales • Primeros estados de desarrollo. Una vez completada la nascencia y hasta que la planta tiene 4 a 5 pares de hojas, se debe asegurar que

el contenido de humedad superficial del suelo (primeros 10 cm) sea el adecuado, realizando riegos livianos, de 8 a 10 mm. Si bien durante este período no es necesario llevar un balance hídrico, puesto que basta con observar la condición del suelo, se debe tener presente que en su etapa inicial de desarrollo la remolacha es especialmente sensible a la falta de humedad, la que debe ser evitada, de manera de no perjudicar el potencial de rendimiento genético de la semilla. • Durante la nascencia. Los equipos tecnificados de aspersión (cobertura total, side roll, alas móviles) deben operar con presiones levemente superiores a la normal de trabajo, de manera que las gotas de agua sean más pequeñas y se evite el riesgo de encostramiento por destrucción de los agregados del suelo. En los carretes se deben utilizar boquillas pequeñas a alta presión. Los pivotes habitualmente no presentan limitaciones, dado que riegan con gotas pequeñas y baja energía. • Lluvias después de la siembra. La presencia de lluvias inmediatamente después de la siembra genera riesgo de encostramiento del suelo y el consiguiente daño a la emergencia de las plántulas por “gateo” (germinación sin lograr traspasar la costra superficial). En este caso, conviene aumentar la frecuencia de los riegos de volumen reducido (8 a 10 mm), aplicándolos incluso cada 2 días o cada vez que se endurezca la costra superficial, hasta el término de la emergencia.


riego tecnificado Riego de cultivo A partir de la presencia de 5 a 7 pares de hojas en la planta y hasta el marzo, se debe definir un programa de riego que permita a la remolacha disponer permanentemente de la humedad necesaria acorde a su etapa de desarrollo. Con esta finalidad, se utiliza la información obtenida a través del balance hídrico o balance de riegos, teniendo presente que los mayores rendimientos en remolacha se alcanzan cuando la tensión con que está retenida el agua en el suelo no sobrepasa los 45 cb en los primeros 30 cm de profundidad. El concepto “agua más útil” utilizado en las recomendaciones de riego es la humedad más fácilmente aprovechable por parte de la planta, y corresponde a la cantidad de agua (mm) que retiene un suelo entre capacidad de campo (10 cb) y 45 cb de tensión en dicho perfil. Dosis de riego según suelo Textura suelo Agua más útil

Trumao Arcilloso Franco Arenoso Pedregoso

50 – 55 mm 40 – 45 mm 35 – 40 mm 25 – 30 mm 20 mm

El inicio de la programación del balance hídrico se realiza con el suelo a capacidad de campo, esto es, después de un riego profundo. La determinación de cuánto y cuándo regar está basada en dos indicadores: • Consumo semanal del cultivo • Contenido de humedad del suelo al inicio del período de riego (semana) Consumo semanal. Durante toda la temporada de riego, Iansagro informa (en sus oficinas regionales, en el sitio internet www.iansagro.cl y en la central telefónica 600.600.42672) el consumo semanal de agua de la remolacha de cada zona. Dicho consumo es obtenido a partir de la combinación de los datos de evaporación semanal de agua del suelo (mediciones de las “Bandejas de evaporación FAO tipo A” ubicadas en las diferentes regiones), el factor de entorno (Kb, cuyo valor es de 0,8) y el factor de cultivo (Kc, asociado a la etapa de desarrollo del cultivo).

Bandeja de evaporación FAO tipo A

124

m ,7 c

.

25,4 cm.

Factor de cultivo (Kc) Desarrollo de Factor Kc la remolacha

Menos de 4 hojas 4 a 8 hojas 10 a 14 hojas 16 hojas a cierre de hileras 2ª quincena diciembre Enero hasta 15 febrero 16 febrero hasta 10 marzo 11 marzo hasta abril

0,4 0,5 0,7 0,8 1,0 1,1 1,0 0,9

El resultado de esta información es la denominada “evapotranspiración del cultivo”, que permite determinar el volumen neto de agua que se debe aportar a la siembra para reponer la evaporación del suelo y la transpiración de la planta. Para que el cultivo efectivamente reciba dicha cantidad de agua, se debe corregir el volumen neto por el factor de eficiencia del sistema de riego utilizado, estableciéndose de esta forma la necesidad bruta de agua de la siembra, conocida como “consumo semanal”. Contenido de humedad del suelo. El consumo semanal debe, finalmente, ser contrastado con la realidad particular de la siembra, esto es, el contenido de agua que el suelo conserva (diferencia observada al final de la semana entre el consumo del cultivo y los aportes provenientes del riego, lluvias y humedad previa del suelo). Esta cifra, identificada como “Saldo final de humedad del suelo”, es la base sobre la cual se toma la decisión de riego para la nueva semana.

85


Saldo final de humedad del suelo El contenido de humedad que el suelo conserva al término de la semana de riego puede mostrar una de las siguientes condiciones: • Valor positivo inferior a agua más útil del suelo: aún hay humedad disponible en el suelo, la que debe ser consumida antes de reiniciar los riegos (retardo de riego). De esta manera, se contribuye a la aireación del suelo y se favorece la capacidad de almacenamiento de humedad en el suelo para el siguiente riego. • Valor positivo superior a agua más útil del suelo: indica un contenido de agua superior a la capacidad de almacenamiento del suelo (agua más útil). En este caso, se produce una pérdida por percolación. La humedad disponible

Bandeja evaporación

deberá volver a la condición de agua mas útil, de manera que el riego debe ser retardado hasta asegurar que no provocará exceso de humedad en el suelo. Situaciones de esta naturaleza obedecen generalmente a grandes lluvias o a programaciones incorrectas del riego. • Valor negativo (–) de hasta 10 mm: indica que el requerimiento hídrico de la remolacha fue superior a la humedad disponible, es decir, el riego fue insuficiente y el cultivo fue sometido a estrés. El saldo inicial a partir del cual se proyecta el riego para la nueva semana es cero. • Valor negativo superior a 10 mm: debido a la gran intensidad del estrés al que la siembra ha estado sometida se aplica un riego de fondo o riego profundo, esto es, un volumen de agua que supera en 10 a 15 mm el agua más útil del suelo definida para la nueva semana.

Entorno Kb

Cultivo Kc

Necesidad neta de agua del cultivo

86

Eficiencia del sistema de riego

CONSUMO SEMANAL (necesidad bruta de agua del cultivo)

Saldo de humedad del suelo (reserva de agua)

RECOMENDACIÓN SEMANAL DE RIEGO


riego tecnificado Riego de mantención Con la llegada del otoño (abril) se inician los riegos de mantención, cuyo objetivo es conservar en el suelo condiciones de humedad adecuadas para la fase final de desarrollo de la remolacha. Acorde al consumo del cultivo, puede ser necesario regar más de una vez a la semana, especialmente en condiciones de temperaturas altas y si se trata de suelos con baja retención de humedad, como los arenosos y pedregosos. En términos generales, los riegos se suspenden dos semanas antes de la cosecha. Si la cosecha es tardía o si el otoño se presenta muy seco, se debe continuar haciendo los riegos de mantención que resulten necesarios, procurando siempre evitar el estrés hídrico del cultivo.

CRONOGRAMA DE BALANCE HÍDRICO AGOSTO 1 2 3

DESARROLLO Kc AGUA MAS ÚTIL

4

SEPTIEMBRE 1 2 3 4

1

OCTUBRE 2 3

4

NOVIEMBRE 1 2 3

4

DICIEMBRE 1 2 3

4

1

ENERO 2 3

4

1

FEBRERO 2 3

4

1

MARZO 2 3

4

1

ABRIL 2 3

4

0 a 4 HOJAS Kc=0,4 25% 4 a 8 HOJAS Kc=0,5 50%

INICIO BALANCE HÍDRICO AL LLEGAR A 10 HOJAS

10 a 14 HOJAS Kc=0,7 75%

87

16 HOJAS a CUBIERTA Kc=0,8 100%

Kc=1

Registro de riegos Cada agricultor debe realizar y registrar semanalmente el cálculo del balance hídrico correspondiente a su siembra, para lo cual cuenta con la información difundida por Iansagro y el apoyo de los técnicos zonales, quienes revisan, en cada visita a terreno, la plantilla de riego de la remolacha.

Kc=1.1

CUBIERTA (HILERAS CERRADAS) Kc=1.1 Kc=1 100% DE AGUA MAS ÚTIL

Kc=0.9


88

Relación entre productividad de la remolacha y riego Existe una relación directa entre humedad del suelo y producción de azúcar de la remolacha. Durante los períodos de estrés hídrico la planta detiene su proceso fisiológico de producción de azúcar, lo que repercute directamente en el rendimiento final, pudiendo llegar a pérdidas de 1 ton/ha al día en los meses de enero, febrero y parte de marzo (base 16% polarización). Los análisis realizados por Iansagro, contrastando los resultados de las cosechas individuales con el uso de sistemas tecnificados y la aplicación de las recomendaciones emanadas del balance hídrico semanal demuestran que aquellos productores que riegan sus cultivos ciñéndose estrictamente al balance hídrico obtienen prácticamente el

100% del beneficio esperable por este factor. Un manejo óptimo se refleja en rendimientos que, en promedio, superan en 14 ton/ha (base 16% pol.) los resultados de aquellas siembras que, aun contando con equipos tecnificados, no son regadas acorde a los datos del balance hídrico. Incluso en aquellos casos en que el balance hídrico es aplicado “a medias”, sin el debido rigor, el resultado del cultivo acusa esta deficiencia, con un menor rendimiento promedio de 8 ton/ha en comparación con un manejo óptimo. El resultado más insatisfactorio es el de las siembras que no cuentan con riego tecnificado, cuyo rendimiento promedio es más de 20 ton/ha inferior al conseguido con un manejo óptimo e incluso menor que la media nacional.


riego tecnificado Riego por alas móviles (cobertura móvil) Una opción para acceder a las ventajas del riego tecnificado con una modalidad más económica que la de la cobertura total es el sistema de aspersión portátil denominado “alas móviles”. Su operación está basada en el modelo de cobertura total, utilizando también una bomba y una tubería matriz (con sus cruces) que se debe extender a todo el ancho del potrero, pero con un número de ramales y aspersores significativamente menor, los que son reubicados en posturas sucesivas para irrigar la totalidad de la superficie. El sistema de alas móviles es una gran alternativa para productores que cultivan pequeñas superficies y abre la posibilidad de evolucionar gradualmente hacia un sistema de cobertura total.

Unidades básicas Tres unidades básicas componen el equipo de alas móviles: bomba, matriz y alas regadoras o laterales. Bomba. De acuerdo a las características de la superficie, tiempo de riego y disponibilidad de agua se puede optar por modelos diesel o eléctricos de 20, 40, 80 o más metros cúbicos por hora. La capacidad de la bomba determina el número de alas laterales o de aspersores que pueden regar en cada postura. En términos generales, esta unidad representa el 50% de la inversión total en el equipo de riego de alas móviles. Matriz. Está compuesta por tubos de aluminio de 3 a 6 m de largo y 4’’ (pudiendo llegar a 8’’) de diámetro, con acoples de gancho con sello hidráulico y llaves de bola para la distribución del agua.

La matriz debe extenderse a lo ancho del potrero. Cada 15 metros se ubican las cruces distribuidoras y reductoras que conectan las alas de riego. Dado que éstas pueden tener un largo de hasta 150 m, el ancho máximo de la superficie de riego donde está ubicada la matriz será de 300 m. Alas regadoras o laterales. De acuerdo a la capacidad de la bomba, topografía del terreno y disponibilidad de mano de obra, el sistema podrá tener desde el 8% al 66% de los ramales y aspersores correspondientes a la totalidad de la superficie de riego, incluyendo en este número las alas que operarán en cada postura y una cantidad igual de alas no funcionales, con el objeto de asegurar la continuidad del riego mientras estas últimas son trasladadas a la siguiente postura. Las alas regadoras son tuberías de aluminio de 6 m de largo y 2’’ de diámetro, unidas en longitudes de hasta 150 m. Los aspersores son instalados cada 12 m y a 75 cm del suelo, utilizando un soporte y estabilizador para evitar el balanceo. Utilizan aspersores de impacto VYR 36, con boquillas de 4,4 mm de diámetro, para un riego medio de 8,5 mm/ hora a una presión de trabajo de 4 a 4,5 bares. El sistema de alas móviles puede estar diseñado para operar desde 1 hasta 8 alas regadoras (es decir, debe contar con un mínimo de 2 y un máximo de 16 ramales, incluyendo aquellos ‘no funcionales’), cada una de las cuales puede tener hasta 12 aspersores. Por tanto y acorde a la capacidad del sistema, la extensión del riego en cada postura puede ir desde 0,22 hasta 1,73 hectáreas, utilizando hasta 96 aspersores.

89


¿Cómo se riega con el sistema de alas móviles? El principio de operación de las alas móviles es el mismo de la cobertura total, con la diferencia de que los ramales o alas regadoras no permanecen fijas en el potrero sino que son trasladadas a posturas sucesivas hasta completar el riego de toda la superficie. Esquema de riego con un módulo mínimo de 2 alas móviles

La ilustración muestra un ejemplo de riego por alas móviles con el número mínimo de 2 ramales para una siembra de unas 3 hectáreas. Mientras un ala está regando en la primera postura, la otra está preparada para operar a continuación. Cuando se inicia el riego en la segunda postura, el primer ramal es trasladado a su siguiente postura, y así sucesivamente (avanzando en la dirección indicada) hasta completar la totalidad de las posturas.

105 m

15 m

12 m

Bomba

300 m

90

= ala preparada para iniciar el riego

= ala regando

= siguientes posturas de alas móviles

= suelo mojado (humedo)

Comparación de equipos de riego Valores relativos Costo Costo Requerimiento Inversión operacional mano de obra

Facilidad de adaptación a forma del potrero

Cobertura total Cobertura parcial (alas móviles)

Alto Medio

Medio Medio

Bajo Alto

Muy buena

Pivotes y avance frontal

Bajo (sobre 30 ha) Medio (bajo 30 ha)

Bajo

Bajo

Buena

Side roll

Bajo

Medio

Medio

Buena

Aspersión tradicional

Bajo

Medio

Alto

Muy buena

Medio

Alto

Bajo

Muy buena

Enrolladores de riego (carretes)

Muy buena


maquinaria Sembradora de precisión Control de profundidad y compactación Equipo fertilizador Regulación de la sembradora Regulaciones en terreno Cómo sembrar Mantenimiento de la sembradora de precisión Abonadora Fertilización al voleo Anchura de trabajo y uniformidad de aplicación Velocidad de trabajo Caudal de la abonadora Cuidados generales Pulverizador Boquilla abanico Regulador de la presión de trabajo Condiciones del equipo antes de la calibración Calibración del pulverizador Pulverización Lavado del pulverizador


92


maquinaria

maquinaria L

Sembradora de precisión

a siembra debe ser realizada con gran precisión. La alta calidad de esta labor, sumada a una correcta preparación del suelo y la aplicación oportuna de riego tecnificado, asegura una nascencia pareja, lo que permite alcanzar la densidad ideal de 120 mil plantas por hectárea y llegar a cosecha con raíces homogéneas en tamaño y polarización. Las máquinas utilizadas, desde las que trabajan en seis hileras hasta los modernos modelos de doce hileras, son sembradoras monograno, compuestas por cuerpos independientes, que deben operar a una velocidad máxima de 5 km/h, depositando las semillas uniformemente a una profundidad de 1,5 cm y a una distancia de 15 cm en líneas de siembra con 50 cm de separación. En las variedades tolerantes a rizoctonia, la distancia entre las semillas es de 13,2 cm.

Control de profundidad y compactación El principal responsable de la precisión de la siembra es el dosificador de la sembradora, que consiste básicamente en un disco plano con 30 o 36 orificios de 2 a 2,1 mm de diámetro, al cual las semillas se adhieren mediante un sistema de succión de aire. El disco gira y, cada vez que un orificio con una semilla pasa por determinado punto carente de succión, la semilla cae. La profundidad de siembra está determinada por la posición relativa de la reja respecto de las ruedas de la sembradora. Debe ser fijada, de manera de asegurar que su ubicación no se modifique durante la faena.

El control de la profundidad de siembra está a cargo de las ruedas laterales, ubicadas a la misma altura del dosificador de semilla. La regulación se efectúa en un solo punto del equipo, permitiendo que éste se desplace en forma pareja tanto en terrenos planos como en zonas desniveladas. De esta forma, la operación de la reja permanece inalterada y se consigue una profundidad de siembra exacta. El resultado de la siembra es óptimo si se ha realizado preabonadura en el suelo. En cambio, si el fertilizante es aplicado en la misma faena de siembra, la cama de semilla es dañada por el profundizador de fertilizante.

93


La compactación se consigue con otros dos elementos. La rueda compactadora intermedia,

hecha de aluminio, con banda inoxidable y quitabarro, produce una compresión entre la semilla y el suelo similar a la que se consigue en forma manual. Al aumentar el contacto semilla–suelo se favorece una germinación rápida y uniforme y, por tanto, una nascencia homogénea. El uso de esta rueda es recomendado para todo tipo de suelos. La presión puede ser ajustada en distintas intensidades, según las posiciones indicadas por el fabricante. En una cama de semillas de buena calidad se debe preferir una presión alta. En suelos muy sueltos es conveniente reducir la presión y ajustar (aumentar o disminuir, según el caso) la profundidad de siembra. La rueda intermedia consigue un efecto compactador similar a la presión de una mano en la siembra.

94 Las ruedas compactadoras traseras dispuestas en forma de V tapan y compactan lateralmente

la semilla, aportando importantes ventajas al resultado final de la siembra: • La tierra sobre la semilla queda suelta, es decir, no se produce sello del suelo, con lo que se evita el riesgo de encostramiento. • No se altera la profundidad de la siembra. • Mejora el contacto tierra–semilla, lo que acelera la germinación. La segunda alternativa de ruedas compactadoras traseras disponible en Chile son las “Famflex”, ruedas de gomas flexibles que cumplen la función de compactar el suelo operando en conjunto con otros dos elementos que tapan las semillas. Su principal inconveniente es que, si el suelo presenta ciertos desniveles, la profundidad de siembra será variable y, en consecuencia, la nascencia no tendrá la uniformidad deseada.

Equipo fertilizador Exclusivamente en aquellos suelos trumaos (fijadores de fósforo) en que las condiciones técnicas y agronómicas no permiten aplicar la mezcla de

Las ruedas compactadoras traseras en forma de V evitan el encostramiento y no alteran la profundidad de la siembra. fertilizantes Iansafert al voleo en preabonadura (según se detalla en capítulo Fertilización), se debe localizar el fertilizante en la misma faena de siembra, lo que exige el uso de profundizadores que, inevitablemente, alteran la cama de semilla. El equipo fertilizador se compone de una o varias tolvas ubicadas encima de las unidades sembradoras, las que contienen la mezcla de fertilizantes granulados. La aplicación es ajustada a través de dosificadores, debiendo el fertilizante quedar localizado a 5 cm de la semilla y 10 cm de profundidad. Previa evaluación y recomendación del técnico de Iansagro, en casos específicos de suelos con muy bajo contenido de fósforo y alta presencia de aluminio extractable, es posible distribuir el fertilizante en la línea de siembra, con la finalidad de adelantar su disponibilidad para la futura planta. El perjuicio que el profundizador de fertilizante causa en la cama de semilla puede ser neutralizado parcialmente si se agrega un taco de goma flexible que borra el surco del profundizador. Este dispositivo es fabricado artesanalmente, por lo que su calidad tiene que ser visada por el técnico de Iansagro. En el caso de las aplicaciones de Superfosfato Triple, el fertilizante es depositado en el suelo junto con la semilla e incorporado con los elementos tapadores de semilla, de manera que no causa trastornos en la cama de siembra.


maquinaria

3

1 2

1. Ruedas laterales, ubicadas a la altura del dosificador de semilla, aseguran una profundidad de siembra pareja. 2. Ruedas compactadoras intermedias, mejoran el contacto tierra/semilla, favoreciendo la germinación. 3. Ruedas compactadoras traseras en V, tapan y compactan lateralmente la semilla.

La sembradora debe tener dosificadores específicos para remolacha con expulsor de semilla.

Regulación de la sembradora Antes de iniciar la siembra, es indispensable asegurar que cada una de las piezas de la máquina esté en condiciones adecuadas para desarrollar una faena de real precisión. Esto incluye las siguientes tareas: • Comprobar que exista una separación uniforme de 50 cm entre las unidades sembradoras y que ellas no presenten movimientos laterales. • Revisar las rejas, particularmente el ángulo de ataque. Si no están en buenas condiciones, es recomendable cambiarlas (y no calzarlas), para evitar problemas en la distribución de la semilla y la profundidad en la línea de siembra. • Asegurar que la rueda intermedia y las ruedas compactadoras traseras no tengan oscilación y que el raspador (encargado de quitar la tierra de la rueda, para no entorpecer la correcta caída de la semilla en la línea de siembra) esté en buen estado. • Los neumáticos de las ruedas responsables de la transmisión deben tener una presión de 35 libras. Las ruedas demasiado infladas pueden provocar patinajes y las ruedas insuficientemente infladas afectan la transmisión al dosificador, perjudicando, en ambos casos, la posición de la semilla en el suelo. • Las cadenas de transmisión deben estar limpias y secas. No es conveniente aceitarlas o engrasarlas, ya que el polvo de la siembra causa un efecto abrasivo que disminuye su vida útil. • Los discos sembradores (los elementos más importantes de la distribución-), deben estar planos y no tener un desgaste de más de 1 mm. Se recomienda cambiar todos los años las juntas de roce de los discos, para asegurar la correcta succión en la cámara de distribución. • Hacer andar la máquina y asegurar que el

El control de profundidad mediante ruedas laterales logra una siembra uniforme en zonas planas y en desniveles.

ruido de la turbina sea normal. Los tubos de aspiración de aire no deben tener perforaciones que afecten la succión.

Regulaciones en terreno En el potrero donde se realizará la siembra es necesario hacer las siguientes regulaciones: • Marcadores. Para iniciar la siembra hay que ajustar los marcadores de “pega”, esto es, de las hileras contiguas de siembra entre pasadas de la máquina, con la finalidad de conservar una distancia uniforme de 50 cm entre las hileras, entre una y otra pasada de la máquina. • La trocha del tractor debe ser de 2 metros y las ruedas deben ser angostas, idealmente de 13,6 pulgadas de ancho, de manera de no pisar la línea de siembra. Las ruedas de alta flotación también son una alternativa aceptada, dado su bajo efecto compactador de la cama de siembra. • Revisión de dosificadores de mezclas de fertilizante Iansafert y de Superfosfato Triple. En cada bajada de fertilizante se deben colocar bolsas plásticas y luego, avanzar cierta distancia con el equipo en operación. Se pesa cada bolsa y se establece el promedio de peso de las bajadas. Si éste es distinto de la dosis (kilos por hectárea) recomendada, se deben hacer los ajustes necesarios. Ejemplo Volumen promedio de fertilizante que se debe obtener en 20 metros de siembra según dosis indicadas: Producto Dosis kg/ha

Superfosfato Triple Iansafert Iansafert

150 900 450

Peso promedio de bolsas en 20 m kg

0,15 0,9 0,45

95


• Prueba de distancia entre semillas y profundidad de siembra. Se siembra un tramo de mínimo 10 metros, se revisa la profundidad y se destapa la semilla para observar su distribución en la línea de siembra, contando cierto número de semillas, para calcular el número de unidades por hectárea que arroja el equipo. La distancia entre semillas debe ser de 15 cm y su profundidad, de 1,5 cm. Ejemplo Se cuentan 11 semillas en la línea de siembra, las que cubren una distancia de 1,5 m. Entre ellas hay 10 espacios, por tanto, la separación entre semillas es de 15 cm. Con este dato, se calcula el total de unidades por hectárea: (100 / 0,15) x 200 = 133.000 semillas/ha, esto es, 1,3 unidades internacionales por hectárea. Claves al momento de sembrar

96

• La sembradora debe estar bien aplomada en el tractor, para que los cuerpos de siembra trabajen en la debida posición horizontal. Esto se consigue regulando el tercer punto del tractor. • La velocidad de siembra no debe sobrepasar los 5 km/h. • Las semillas deben tener entre sí una distancia de 15 cm y estar a una profundidad uniforme no superior a 1,5 cm. • En las pegas (hileras contiguas de siembra entre pasadas de la máquina) se debe conservar la misma separación de 50 cm que existe entre las hileras.

Cómo sembrar Acorde a los requerimientos de la cosecha mecanizada y, especialmente, de las cosechadoras autopropulsadas de 6 hileras, es necesario

confeccionar en el potrero cabeceras de dimensiones adecuadas, esto es, al menos del mismo ancho de la barra del pulverizador o –idealmente– el doble de ésta.

Dos alternativas para confeccionar las cabeceras 1. Marcación previa de la cabecera. Cualquiera sea la forma del potrero, se marca, desde el cerco, una distancia igual a la anchura del pulverizador o un múltiplo de ésta. Es decir, si el pulverizador tiene 12 metros, se marcará un espacio de 12 o 24 metros con pequeñas estacas. Esta es la cabecera. La siembra se inicia en el área interior del potrero. Terminada esa zona, se da el último afinamiento a la cabecera y se siembra esta última, desde el borde exterior hacia el interior, siguiendo la forma del cerco. Si la sembradora es de 6 hileras, cubrirá un ancho de 3 m en cada pasada, completándose la siembra de la cabecera en 4 u 8 pasadas, según tenga ella 12 o 24 m de ancho. 2. Cabecera de 12 metros sin marcación previa. Primero se siembra un ancho de 6 m a lo largo del perímetro del potrero. Es decir, si la máquina es de 6 hileras, deberá hacer dos pasadas para completar ese ancho. Luego se siembra el área interior del potrero. Cada pasada llega hasta el punto en que la rueda delantera del tractor topa con la última hilera ya sembrada del perímetro, generándose un espacio de 6 m (largo del tractor con la sembradora) que queda sin sembrar. Finalizada la siembra de la zona interior del potrero, se termina la siembra de la cabecera, en aquel ancho de 6 m que estaba pendiente. De esta forma, se evita la necesidad de marcar anticipadamente el límite de la cabecera con estacas.

La confección de cabeceras permite lograr aplicaciones uniformes en la totalidad de la superficie en las posteriores pulverizaciones del cultivo, dado que las faenas se inician en el interior del potrero y se finalizan en el área perimetral, evitando que los equipos toquen los cercos.


maquinaria Confección de cabecera con marcación previa

1º Marcación con estacas para delimitar la cabecera (distancia desde el cerco igual o múltiplo del ancho del pulverizador. En este ejemplo, se considera un pulverizador de 12 m de ancho y una cabecera del doble de esa medida, esto es, de 24 m). 2º Siembra del área interior del potrero. 3º Último afinamiento de la cabecera y siembra. 

Confección de cabecera de 12m sin marcación previa

1º Siembra de un ancho de 6m siguiendo la forma del cerco. 2º Siembra del área interior del potrero. 3º Siembra de los siguientes 6m de la cabecera.









Beneficios de la confección de cabeceras La existencia de cabeceras determina que las aplicaciones se hagan primero en el interior del potrero y se finalice en el área perimetral, lográndose dosis uniformes en la totalidad de la superficie. En los equipos pulverizadores que tienen barras manuales (no hidráulicas), se evita que éstas toquen el cerco y la consecuente necesidad de que el operario se detenga a cerrar y abrir las barras al llegar al extremo del potrero, ya que se trabaja a una distancia mínima de 12 metros del cerco, con lo que se consigue una pulverización más eficiente.



Mantenimiento de la sembradora de precisión Inmediatamente terminada la siembra se debe hacer el mantenimiento de la sembradora, con la finalidad de cuidar su vida útil y facilitar las regulaciones que se deberán hacer en el siguiente inicio de temporada. • Cada parte de la máquina debe ser limpiada minuciosamente y sopleteada con aire. • Las cadenas de transmisión deben ser sacadas y sumergidas durante varios días en petróleo para limpiarlas y evitar la oxidación. Antes de volver a montarlas, deben estar completamente secas. • La correa de la turbina debe ser desmontada, para evitar que se deforme. • Finalmente, la máquina debe ser guardada bajo techo.

97


Abonadora Como norma general, el fertilizante debe ser aplicado al voleo con una abonadora o trompo. En casos excepcionales, cuando las condiciones del suelo impiden este tipo de aplicación, es necesario hacer este trabajo en forma localizada con la sembradora (ver “Sembradora de precisión”).

Fertilización al voleo

98

Las abonadoras o trompos cuentan una unidad central que lanza el fertilizante en una anchura de esparcido mayor que la anchura de trabajo. Los dos tipos de unidad central usados en remolacha son el péndulo y los dos discos, prefiriéndose usualmente este último en explotaciones de tamaño mediano y grande, dado que ocupa tolvas de mayor capacidad y alcanza una mayor anchura de esparcido. Para lograr una distribución pareja del fertilizante y un ancho de trabajo adecuado, además de las regulaciones de la máquina recomendadas por el fabricante, se debe prestar atención a los siguientes factores: • Granulometría del fertilizante: debe ser de 2 a 5 mm. Granulometrías fuera de este rango pueden significar una distribución errática. • Inclinación de la unidad central (elemento de proyección) respecto al suelo: como norma, se debe seguir la recomendación del fabricante. En terreno también se observan buenos resultados cuando la parte trasera de la abonadora está un poco (4 a 6 cm ) más elevada que la parte delantera de la máquina. • Distancia entre el elemento de proyección y el suelo: se deben seguir las indicaciones

del fabricante. En las abonadoras de disco la distancia recomendada es generalmente de 75 cm, y en las pendulares, de 90 a 95 cm. Velocidad de giro de la toma de fuerza: los fabricantes recomiendan 540 revoluciones. Las modificaciones de velocidad en el giro afectan en forma considerable la distribución del fertilizante. Inclinación lateral de la abonadora: al montar la abonadora en el tractor, los brazos hidraúlicos deben estar completamente nivelados en relación al suelo. De lo contrario, la abonadora distribuirá distintas cantidades de fertilizante en los dos lados. Diseño de la máquina: punto de caída del fertilizante en el disco, posición de las paletas en los discos, anilla de distribución de las unidades pendulares. Viento: ojalá ausencia, puesto que el viento intenso altera la dirección de salida del fertilizante.


maquinaria • Velocidad de avance: debe estar en el rango de 6 a 8 km/h. En general, la velocidad es menor cuando la aplicación es en cobertera, y mayor en aplicaciones de preabonadura. Sin embargo, son finalmente las condiciones imperantes, principalmente el estado del terreno, las que determinan la velocidad conveniente, esto es, aquella que no perjudique la distribución del fertilizante. La velocidad está estrechamente asociada con la combinación de cambios del tractor y las revoluciones aconsejadas por el fabricante, habitualmente de 540 rpm en la toma de fuerza. • Calibración de la abonadora: antes de iniciar una aplicación y cada vez que las condiciones de trabajo se modifiquen, es imprescindible calibrar la máquina, con la finalidad de asegurar que se aplicará la dosis correcta y que la distribución del fertilizante en el potrero será uniforme.

Anchura de trabajo y uniformidad de aplicación La anchura de trabajo es determinada mediante una calibración directa, para la que se utilizan fichas de calibración, cajas de cartón de 50 x 50 cm, probetas graduadas, romana y maxisaco o lona recepcionadora de fertilizante.

Determinación de anchura de trabajo con irregularidad mínima 1. En un terreno plano, se ordenan las cajas a lo largo de una línea que cubra el ancho de esparcido (sentido perpendicular al avance de la abonadora), dejando libre solamente el espacio necesario para el paso del tractor. 2. Se hace funcionar la abonadora tal como operará posteriormente en terreno: con el mismo tipo de fertilizante que se usará y ubicando los elementos de proyección a la altura recomendada por el fabricante (cuidando adecuarla según la altura de las cajas). 3. La abonadora avanza esparciendo el fertilizante. Si la cantidad depositada en las cajas es insuficiente para permitir su posterior lectura en las probetas, el tractor podrá efectuar sucesivas pasadas, siempre en el mismo sentido. 4. El fertilizante de cada caja es vaciado en una probeta y se mide la cantidad depositada. Estos valores son aplicados en la fórmula de cálculo de ancho óptimo de operación con un coeficiente de irregularidad mínimo. La distribución del fertilizante en las probetas medidoras debe mostrar valores similares en el área

central de esparcido y una disminución progresiva hacia los extremos de la línea de pasada. Si el contenido de fertilizante en las probetas es muy disparejo, puede deberse a falta de homogeneidad en la granulometría del producto o, más probablemente, a problemas técnicos de la abonadora, la cual deberá ser reparada y vuelta a probar. El ancho de trabajo con coeficiente de irregularidad mínimo corresponde a las cajas cuyas probetas contienen desde la mayor cantidad de fertilizante hasta aquellas que contienen la mitad de ese máximo.

Medición del ancho de trabajo h

h/2

h/2

Ancho de traba jo

Ancho de e sparc ido (total de cajas) h = probeta con mayor volumen de fertilizante h/2 = probeta con la mitad del volumen máximo de fertilizante

Fórmula de cálculo del coeficiente de irregularidad, CI CI= ∑ | xi - x | x 100 ∑xi En que xi: contenido o medida de cada caja (probeta) x: contenido promedio de las probetas del ancho de trabajo ∑ | xi - x | : suma de las diferencias de cada caja con el promedio (siempre en valores positivos absolutos).

Coeficientes de irregularidad (CI) aceptados Insumo

Abonos nitrogenados Mezclas Iansafert

CI

< 10% < 20%

99


Ejemplo de cálculo del ancho de trabajo con coeficiente de irregularidad mínimo 5

100

8

10

12

18

26

24

21

22

22

22

24

23

22

20

24

25

19

10

22

26

31

24

21

22

22

22

24

23

22

20

24

29

27

22

2

2

7

0

3

2

2

2

0

1

2

4

0

5

3

2

La primera línea muestra el contenido de fertilizante de cada probeta. El mayor volumen alcanza el valor de 24 (“h”, en el esquema) y la mitad de este máximo (“h/2”) es 12. La distancia entre las dos probetas con la mitad de contenido define el ancho de trabajo tentativo (cifras entre las líneas rojas), que en este caso corresponde a 16 cajas. Dado que cada una mide 50 cm de largo, dicho ancho es de 8 metros. Las restantes probetas muestran el ancho de esparcido. Este “excedente” de abonadura (3 cajas en cada extremo) corresponde al “traslape” arrojado en cada vuelta del tractor, por lo que debe ser sumado al contenido de las 3 probetas ubicadas en cada extremo del ancho de trabajo. Esta suma se muestra en las cifras en rojo, en la segunda línea de la tabla. Luego se calcula el coeficiente de irregularidad, acorde a la fórmula indicada. La suma de los contenidos de todas las probetas del ancho de trabajo (segunda línea de la tabla) es 381 (∑xi). Esta cifra, dividida por el número de cajas del ancho de trabajo (16) da como resultado un contenido promedio de 24 (x). Este promedio es comparado con el contenido de cada probeta, para luego sumar todas las diferencias, consideradas siempre en valores positivos absolutos. En este ejemplo, la diferencia entre cada probeta del ancho de trabajo y el valor promedio 24 está registrada en la tercera línea de la tabla. La suma de estas diferencias (∑ | xi - x |) es 37. Aplicando estos valores a la fórmula, se obtiene: 37

CI= x 100 = 9,7% 381 Este coeficiente de irregularidad está dentro del rango aceptado (inferior a 10% para nitrógenos e inferior a 20% para mezclas Iansafert).

Velocidad de trabajo La velocidad está asociada al cambio usado y las revoluciones en el motor del tractor para mantener 540 revoluciones en la toma de fuerza. Con esta finalidad, se marca una distancia determinada y se mide el tiempo de recorrido para luego aplicar estos valores a la fórmula de cálculo. Por ejemplo, si la

12

8

4

distancia es de 100 m y el tiempo son 65 segundos, el resultado es: Velocidad (km/h) = Distancia (m) x 3,6 = 100 x 3,6 = 5,5 km/h Segundos (seg) 65

Caudal de la abonadora Establecidas la velocidad y la anchura de trabajo con un coeficiente de irregularidad (CI) mínimo, corresponde determinar el caudal necesario para aplicar la dosis de fertilizante requerida según el análisis del suelo. Aparte de realizar lo indicado en el manual de la máquina, es posible determinar dicho volumen mediante un procedimiento simple, denominado “fórmula del caudal”. Para estos efectos, el equipo debe estar en funcionamiento, y se recoge el fertilizante arrojado durante un minuto en el dispositivo receptor de la máquina o, si no cuenta con éste, en una lona o maxisaco previamente colocado alrededor del distribuidor de fertilizante. En las abonadoras de dos discos, el caudal debe ser controlado en cada una de las bajadas. Luego, se pesa el fertilizante. Si la cantidad no es la correcta, el dosificador debe ser ajustado y probado nuevamente. Caudal (kg/min) =

Dosis recomendada (kg/ha) x Ancho de trabajo (m) x Velocidad (km/h) 600 (valor fijo)

Si la recomendación es aplicar 300 kg/ha de fertilizante, la “fórmula del caudal” indica lo siguiente: 300 x 8 x 5,5 Caudal = = 22 kg/min 600 Expresado de otra manera: caudal (kg/min) 600 x 22 600 x Dosis real = = = 300 (kg/ha) Ancho de trabajo (m) x 8 x 5,5 velocidad (km/h) Por tanto, para que una abonadora con un ancho de trabajo de 8 metros distribuya 300 kilos de fertilizante por hectárea, deberá operar una velocidad de 5,5 km/h y arrojar un caudal de 22 kg/min.


maquinaria Cuidados generales Antes del inicio de las labores, se debe examinar el estado mecánico de la abonadora (tolva, eje cardán, paletas, discos, péndulo, etc.). Terminada la fertilización, la abonadora debe ser limpiada, de manera de evitar riesgos de corrosión y futuras fallas técnicas. Para evitar oxidaciones, el equipo debe permanecer seco, esto es, guardado bajo techo.

Medición de caudal de la abonadora con maxisaco. La tarea es más simple en los equipos modernos, provistos de un receptor de fertilizante, en los que basta con sacar el disco para hacer la medición.

Pulverizador La boquilla es la pieza clave del pulverizador. Al inicio de la temporada se deben poner unidades nuevas en el equipo y cada 150 hectáreas tratadas con las mismas boquillas es necesario revisar su caudal. Si se detecta un aumento de 10% o más sobre el volumen de aplicación preestablecido, las boquillas deben ser reemplazadas en su totalidad.

Boquilla abanico Dada su versatilidad y uniformidad de aplicación, la boquilla recomendada para tratamientos de herbicidas, insecticidas y fungicidas en remolacha es el modelo abanico de 110°. El filtro debe ser el apropiado al calibre de la boquilla, de manera de evitar obstrucciones y aplicaciones disparejas. La separación de malla (que se mide en “mesh”) debe ser menor que la dimensión más pequeña del orificio de salida de las boquillas.

Dado su amplio uso en aplicaciones de herbicidas, insecticidas y fungicidas, es importante revisar permanentemente la calibración de los pulverizadores y mantenerlos en óptimas condiciones.

Componentes del pulverizador

Filtro de llenado Retorno Distribuidor y manómetro Filtro de presión Filtro de succión

Agitación hidráulica

Bomba

Boquillas con filtro

101


Para una correcta aplicación, las boquillas deben tener una separación de 50 cm en el portaboquillas (igual a la distancia entre las hileras en la siembra) y estar ubicadas a una altura de trabajo de 50 cm respecto al objetivo. Esto significa que, en las primeras aplicaciones (pre y postemergencia) se debe medir la distancia desde la punta de la boquilla hasta el suelo. Posteriormente, se debe medir hasta la altura promedio del follaje de las plantas. Boquillas y filtros Boquilla Código ISO mesh

ISO – 02 ISO – 03 ISO – 04

Filtro de presión mesh

Filtro de boquilla

100 80 50

100 50 50

Regulador de la presión de trabajo

102

La regulación de la presión de trabajo es un factor muy importante en las pulverizaciones, ya que, para obtener un buen resultado, es indispensable tener control sobre aquellas ocasiones en que la velocidad de desplazamiento del tractor cambia. La grifería (conjunto de válvulas que controlan el paso del líquido desde la bomba hacia las boquillas) cuenta con dos elementos específicos que cumplen

En remolacha se recomienda usar la boquilla de abanico de 110°, que asegura una aplicación uniforme.

este propósito: • un dispositivo que regula la presión de trabajo y • un manómetro, que informa la presión. En pulverizadores montados en el tractor, el regulador de presión más utilizado es el sistema Caudal Proporcional al Motor, CPM. Una vez seleccionado el cambio de marcha, mantiene constante el volumen de aplicación, independientemente del régimen de funcionamiento del motor, pero no protege de errores de dosificación producidos por patinaje del tractor. Es un regulador de bajo costo y representa el estándar mínimo para conseguir una aplicación de precisión.

Boquillas modelo abanico plano de 110° y volumen de aplicación según presión y velocidad Color boquilla abanico

Tamaño Presión Caudal Volumen de aplicación boquilla bares litros por litros por hectárea código ISO minuto 5 km/h 6 km/h 7 km/h 8 km/h

9 km/h

Amarillo 110° - 02 Para aplicaciones de 100 l/ha (barbecho químico)

2 2,5 3 4 5

0,66 0,73 0,80 0,91 1,01

158 175 192 218 242

132 146 160 182 202

113 125 137 156 173

99 110 120 137 152

88 97 107 121 135

Azul 110° - 03 Para aplicaciones de 200 l/ha (herbicidas pre y post emergencia)

2 2,5 3 4 5

0,98 1,10 1,20 1,39 1,52

235 264 288 334 365

196 220 240 278 304

168 189 206 238 261

147 165 180 209 228

131 147 160 185 203

Rojo 110° - 04 2 1,31 314 262 225 197 175 Para aplicaciones 2,5 1,46 350 292 250 219 195 de 300 l/ha 3 1,60 384 320 274 240 213 (insecticidas, 4 1,85 444 370 317 278 247 fungicidas) 5 2,00 480 400 343 300 267 NOTA: Una vez sembrada la remolacha, la velocidad de operación en las pulverizaciones no debe exceder los 6 km/h. Velocidades superiores sólo están permitidas en las faenas previas, como el barbecho químico y la aplicación de herbicidas en presiembra.


maquinaria

En la pulverización, la presión de las boquillas debe estar fija en el rango de 2 a 3 bares y la velocidad de operación, una vez hecha la siembra, no debe ser superior a 6 km/h.

Los pulverizadores autopropulsados operan con el sistema Caudal Proporcional al Avance, CPA, que asegura una aplicación uniforme independientemente de las variaciones en la velocidad y patinajes del tractor. Esto se consigue con una bomba de pistones de carrera variable accionada por la rueda del pulverizador, o –una modalidad más económica– con sistemas de regulación electrónica, igualmente precisos. El manómetro, que forma parte del distribuidor, tiene la finalidad de leer la presión de las boquillas, por lo cual debe estar ubicado en una posición visible para el tractorista. En las siembras de remolacha, la presión de las boquillas debe estar fija en el rango de 2 a 3 bares. Para lograr una medición exacta, es conveniente que la escala del manómetro tenga un máximo de 16 bares.

Condiciones del equipo antes de la calibración 1. El pulverizador debe estar limpio (sin residuos de aplicaciones anteriores). 2. El manómetro debe estar en buenas condiciones, de manera de obtener resultados confiables. 3. Boquillas y filtros deben ser todos iguales y nuevos, si se trata de la primera aplicación de la temporada. Inmediatamente después de cada uso deben ser desmontados y lavados. 4. Avanzada la temporada, es conveniente revisar la condición en que se encuentran las boquillas y, si es necesario, renovarlas. 5. Se debe hacer funcionar el equipo y asegurar que no haya fugas del distribuidor, mangueras en mal estado u otros desperfectos. 6. La barra portaboquillas debe estar en posición horizontal respecto al suelo, de manera de conseguir una distancia uniforme de 50 cm hasta, el objetivo.

Calibración del pulverizador 1. Determinar la velocidad del tractor, considerando el cambio y las revoluciones necesarias en el motor para lograr 540 revoluciones en la toma de fuerza. 2. Con el manómetro, ajustar la presión deseada en cada sección del distribuidor. 3. Medir el caudal de las boquillas (alrededor del 15% de ellas, en diferentes partes de la barra), usando agua limpia y recogiendo el líquido pulverizado durante un minuto en un jarro graduado. Si es necesario, corregir. Pedir foto tomada por e siqués 4. Calcular el caudal o volumen real de aplicación por hectárea, acorde a la siguiente fórmula: Volumen de 600 x Caudal de boquilla (l/min) aplicación o = Distancia entre boquillas (m) dosis (l/ha) x Velocidad (km/h) 5. Ajustar la altura de las boquillas a 50 cm respecto del objetivo, de manera que se produzca suficiente traslape en la aplicación.

La barra portaboquillas del pulverizador debe estar ubicada a 50 cm del “objetivo” (suelo o follaje). En la prueba de calibración que se observa en la imagen, se advierten las consecuencias de una altura incorrecta en la distribución del agroquímico.

103


104

Terminada la fumigaci贸n, es vital lavar con agua limpia cada boquilla con sus filtros, al igual que todos los componentes y circuitos del pulverizador, de manera de guardar el equipo completamente limpio y listo para la siguiente aplicaci贸n.


maquinaria Pulverización El agroquímico a aplicar debe ser diluido en agua en la proporción indicada por el fabricante y, antes de desechar los envases, éstos deben ser sometidos a un lavado triple. Durante la aplicación del agroquímico, es indispensable que el producto esté en agitación permanente, para lo cual es necesario que ella se produzca antes de la entrada al distribuidor. Agitaciones hidráulicas provenientes de algún retorno no son aceptables, ya que significan riesgo de taponamiento de las boquillas debido a la precipitación de caldos. En caso de obstrucción de las boquillas, deben ser limpiadas con agua clara, nunca con alambres. La velocidad de operación recomendada es de 6 a 8 km/h, debiéndose, a partir de la fecha de siembra, optar por la velocidad menor. Para disminuir los efectos de deriva, el viento al momento de la aplicación no debe exceder los 10 km/h y la presión no debe, en ningún caso, ser superior a los 5 bares.

Ejemplo Para efectos de este ejemplo, se considera un caudal de 1,1 litros por minuto en cada boquilla, una separación entre boquillas de 50 cm (0,5 metros) y una velocidad de desplazamiento del tractor de 5,5 km/h. Por tanto, Volumen de 600 x 1,1 aplicación = = 240 I/ha 0,5 x 5,5 Para determinar si el caudal de las boquillas es adecuado para lograr un determinado mojamiento por hectárea, basta con invertir la fórmula: Distancia entre boquillas (m) Caudal de x Dosis (l/ha) x Velocidad (km/h) boquillas = 600

En la primera pulverización, se debe poner especial atención a la huella de pasada por el potrero, ya que ésta será la huella única por la cual deberá transitar siempre el tractor. Si la huella no es la correcta, habrá zonas con dosis insuficiente (o sin aplicación) o áreas con sobredosis, que Recomendación de caudal y presión en pulverizaciones incluso pueden provocar la muerte de las plantas. Aplicación Caudal o volumen Presión de aplicación Para programar las l/ha bares pasadas del tractor, se debe Herbicida en barbecho químico 100 2–3 tener presente que éste deberá transitar entre las Herbicida en preemergencia 150 – 200 2–3 hileras centrales del área a Herbicida en postemergencia 200 2–3 pulverizar, según se muestra Insecticida 150 – 300 2–3 en el siguiente esquema, en Fungicida 300 2–3 el que se considera una barra de 12 boquillas:

Líneas de pasadas del tractor en una pulverización con 12 boquillas 1a. pasada: Pulverización de 12 hileras Ancho de mojamiento: 6m

El tractor avanza sobre las 4 hileras centrales

2a. pasada: siguientes 12 hileras

Número de hileras entre pasadas del tractor = número de boquillas menos 4

105


Lavado del pulverizador Finalizada la aplicación del agroquímico, es indispensable lavar minuciosamente cada componente del equipo pulverizador, de manera de evitar quemaduras y pérdidas de remolacha debidas al contacto con agroquímicos de otras siembras o destinados a finalidades distintas de la nueva aplicación. Esta obligación es aun más apremiante cuando el equipo no es de uso exclusivo para remolacha, condición en la que el riesgo de contaminación de la siembra es mayor. Para el lavado se puede usar soda cáustica o –la recomendación de Afipa– un detergente alcalino (prácticamente cualquier detergente de ropa). La primera norma es diluir el remanente de caldo que quede en el estanque en 10 partes de agua y eliminar la nueva solución en un terreno

eriazo, lejos de cursos de agua naturales. En el caso de la soda cáustica –que tiene el inconveniente de ser corrosiva y contaminante– debe ser usada en

una proporción de 1 a 2%, esto es, 1 a 2 kilos en 100 litros de agua. Cualquiera sea el medio elegido para el lavado, el pulverizador debe estar en funcionamiento, de manera que el agua fluya por todo el equipo. Después de eliminado el remanente de caldo diluido, se debe llenar dos veces más el estanque con el mismo volumen anterior de agua limpia

(tres veces si se ha usado soda cáustica) y vaciar, siempre manteniendo el equipo en operación. El último paso es desmontar y limpiar meticulosamente cada filtro y boquilla. El operario encargado de la limpieza del pulverizador debe usar ropa de seguridad y, una vez terminado el proceso, lavarse todo el cuerpo. El programa de mecanización del cultivo de remolacha de Iansagro incluye visitas de los técnicos a los predios de los agricultores para revisar las condiciones mecánicas de los equipos y, posteriormente, calibrarlos.

106 Terminada la fumigación, es vital lavar con agua limpia cada boquilla con sus filtros (foto izquierda), al igual que todos los componentes y circuitos del pulverizador (foto derecha), de manera de guardar el equipo completamente limpio, listo para la siguiente aplicación.

Existen productos químicos con envases similares, por lo que se debe poner especial cuidado de no confundirlos.

Para la limpieza del pulverizador, el operario debe usar ropa de seguridad y, una vez terminado el proceso, lavarse todo el cuerpo.


cosecha Limpieza Recomendaciones para un correcto descoronado


108


cosecha

cosecha s ea mecanizada o manual, una buena faena de cosecha debe conseguir el arranque de toda la remolacha del suelo y la recolección de raíces correctamente descoronadas, enteras, sin quebraduras ni heridas, con la menor cantidad posible de tierra adherida y libres de materias

extrañas como piedras, hojas o terrones. Iansagro revisa y valida las condiciones técnicas de toda la maquinaria utilizada en la cosecha de remolacha. La autorización de uso de los equipos está respaldada con un sello que debe estar colocado en un lugar fácilmente visible de la maquinaria.

Limpieza La tierra adherida a las raíces que acompaña la entrega de remolacha en la fábrica azucarera representa un costo de flete adicional, mayor presencia de impurezas para efectos del análisis de calidad de la materia prima y pérdida de nutrientes de los potreros. Lo deseable es entregar la remolacha tan limpia como sea posible. Este objetivo lo cumplen, en la cosecha mecanizada, los dispositivos limpiadores, esto es, los rodillos, soles y lanzadores, que deben ser ajustados en función del contenido de humedad del suelo. Mientras más húmedo esté el terreno, mayor será la velocidad a la que deberán trabajar estos dispositivos. La alta velocidad, no obstante, aumenta también el riesgo de dañar la remolacha, por lo que siempre es deseable cosechar cuando la condición del suelo no es de excesiva humedad. En las cosechas mecanizadas inscritas en el programa de “módulos” de Iansagro, la remolacha debe

ser apilada, para luego pasar a las “limpiadoras-cargadoras”, encargadas de remover la tierra adherida a las raíces. Las pilas deben reunir las siguientes condiciones: • Estar ubicadas en un lugar de fácil acceso para los camiones que harán el transporte hasta la fábrica. El ideal, especialmente si se trata de un período lluvioso, es ocupar sectores contiguos a caminos aptos para el tránsito de vehículos pesados, que incluso pueden corresponder al propio suelo donde se ha cosechado. • El terreno debe estar libre de malezas o residuos y ser plano, para permitir la correcta operación de la limpiadora. No se debe apilar en suelos con pendientes. • La pila debe tener un ancho máximo de 7 metros (igual a la anchura del cabezal de la limpiadora), y una altura de 2 a 3 metros.

Pila de remolacha en el predio

7m

2a3m

Camino de carga

109


110

Una buena cosecha mecanizada es la que logra:

• • • •

Recoger todas las raíces sin daños ni quebraduras. Eliminar la tierra y las piedras. Descoronar correctamente. Disponer de una capacidad de trabajo suficiente para aprovechar al máximo las condiciones climáticas favorables y cumplir los plazos de entrega. • Reducir los costos de cosecha.

Recomendaciones para un correcto descoronado El deshojador-descoronador realiza el descoronado en dos operaciones: primero elimina las hojas y luego corta la parte superior de la raíz (corona). Un descoronado defectuoso, ya sea escaso, excesivo u oblicuo (en diagonal, cortando parte de la corona y de la raíz), ocurre generalmente por mala regulación de la máquina cosechadora y/o por un cultivo disparejo, en el que hay raíces grandes y pequeñas. En la regulación del equipo deben tenerse en cuenta no sólo las partes que lo componen (cuchillo,

palpador, rotores, arrancador), sino también la velocidad de avance, la que, si es necesario, deberá regularse de manera de permitir que el brazo del palpador se adapte a las variaciones de altura de las raíces. Cuando el cultivo es disparejo, es difícil regular el dispositivo descoronador. En este caso, es recomendable ajustarlo para descoronar correctamente las raíces grandes, aunque el descoronado de las pequeñas sea insuficiente.

Diversos aspectos de manejo, íntimamente relacionados entre sí, influyen sobre la cosecha


cosecha mecanizada de la remolacha y, por tanto, en la calidad del descoronado. Los factores que facilitan el descoronado son: • Uniformidad del cultivo, con una alta densidad de plantas (más de 100.000 unidades por hectárea a la cosecha), sanas y parejas en su desarrollo, y ausencia de malezas. El logro de este objetivo fundamental involucra todos los grandes factores

de manejo del cultivo, como preparación del suelo, época de siembra, riego tecnificado, fertilización, control de malezas y enfermedades. • Correcta operación y regulación de la máquina sembradora, de manera que el trazado de las hileras sea recto, que todas estén a una misma distancia (50 cm), con “pegas” parejas y cabeceras anchas para facilitar los giros de la máquina.

Las cuatro operaciones de la cosecha

En la cosecha de la remolacha se efectúan cuatro operaciones básicas para extraer las raíces del suelo y dejarlas en condiciones para su entrega en la fábrica. Estas son: descoronado, arrancado, limpieza y carguío. Las máquinas cosechadoras realizan una o varias de estas labores, en distintas combinaciones. El descoronado, es decir, la eliminación de hojas y coronas, puede efectuarse con máquinas exclusivas para esta operación o que, además, realizan simultáneamente dos o las cuatro operaciones. Tipo de operación Tipo de maquinara Labores realizadas

SIMPLE

Desfoliadora / Descoronadora

Eliminación de hojas y coronas.

 

Arrancadora

Arranque de raíces descoronadas, hilerado de raíces, limpieza de tierra.

Recogedora

Recolección de raíces hileradas, limpieza de tierra, carguío.

COMBINADA    

Desfoliadora / Descoronadora

Eliminación de hojas y coronas Arranque de raíces, limpieza de tierra, hilerado de raíces.

Recogedora / Cargadora

Recolección, limpieza de tierra, carguío.

Cosechadora integral

Eliminación de hojas y coronas, arranque de raíces, limpieza de tierra, carguío.

111


Nombre


Nombre


anotaciones



MANUAL DEL CULTIVO DE LA REMOLACHA