Page 1

MEMORIA DEL SILENCIO Alicia Acosta

1


“¿He hecho pedazos corazón y mente para caer en servidumbre de palabras?” Giusseppe Ungaretti.

2


LA MAGIA DEL SILENCIO

3


I

La luci茅rnaga a la zaga fue testigo del silencio que cancel贸 mi alfabeto.

4


II

¿Qué es el silencio, de qué está hecho? Quizá de vacío, bruma, neblina, auroras, ocasos, estrellas ...rocío y para que tú, poeta, lo llenes de metáforas. Y la memoria ¿qué es? ... una grabadora que registra tu historia. Un fantasma que regresa del pasado y te asusta. O un ángel juguetón que te regresa a tu niñez. Una imagen con ojos de lentejuela, cabellera larga y deslumbrante, que desgrana su collar de perlas y cada una es un año de tu juventud. Lejanía de un sueño; entraña insondable; tiempo de sosiego de otoños abismales ... sin alcanzar el polvo.

5


III

El silencio, Imponente o majestuoso, lleno de paz o de angustia, rodeado de misterio o doloroso, es como si la Creación, ¡contuviera el aliento! Las estrellas, brillan en silencio; los cambios de la Luna, son en silencio; la aurora y el ocaso, llegan y se van en silencio; y sin embargo, tienen su propia elocuencia; todo nos dice un poema, ¡con su magnífica presencia! Mas cuando a nuestro ser se le escapa la vida y nos quedamos... en absoluto silencio, todo es vacío... y ausencia.

6


SIN MÁSCARA

7


IV

El espejo me quit贸 la m谩scara que ocultaba mis silencios. desnuda de asombro, g o t e a mercurio de la imagen r o t a.

8


V

¿De dónde viene la palabra, el sonido en diferentes lenguas? Es el milagro que escapa del instante y expresa lo que siente el alma, o lo que ven los ojos. Así se multiplica la palabra en versos, en poemas que intentan decir lo que guarda el pensamiento, con imágenes o metáforas que el poeta convierte en sonidos armoniosos. Por ello, el incomparable milagro que reza “y el verbo...se hizo carne”.

9


VI

Donde el nudo del tiempo que azota paredes del infinito, derrama sus lágrimas el temor sencillo; aquel que no pudo llegar a ninguno de los cuatro puntos cardinales en espera de la baja marea para condimentar con espuma sus soledades. Un lugar inexplorado donde reposan los siglos y cada plegaria, es bálsamo para la herida del sueño. A orillas de la noche, desde el distante perfil de la Luna, el silencio abre puertas de sus secretos, con llave de la memoria que penetra la hendidura de su alma. Consumo tiempo, cae ceniza de olvido. ¿Cómo pude guardar tanto, sin ahogar el aliento?

10


VII

En hoguera de vocablos, arden secretos del lenguaje; esos que guarda el silencio y su murmullo solo escucha la vida para hacerlo poesĂ­a. Cada verso es un peldaĂąo que el poeta escala ...para romper el silencio.

11


CON EL SILENCIO A MI LADO

12


VIII

Hoy fue el silencio a mi lado largo trecho del camino; aceler贸 el latir del pulso en la piel del pensamiento.

Trasponiendo la agon铆a del Sol, lo cerqu茅 de palabras que se fueron acomodando y ... surgi贸 el poema.

13


IX

En el silencio del vértigo, nace la oración a la imagen ciega de la memoria.

¿Defines su ritmo en el río? ¡cuántos peces le hacen coro!

Enlace del agua con el viento, pasión por el vértigo, la noche ... la vida.

14


X

El anzuelo del olvido, tras cruzar lĂ­mites del recuerdo, apaga la aureola del crepĂşsculo, con asombro de tinieblas . Sin huellas de fatiga, se pierde entre las sombras ...el amor En el centro del caparazĂłn, la ceniza.

15


LA HOJA EN BLANCO

16


XI

La hoja en blanco espera el inicio del tejer de palabras. ¿Qué decir, no se habrá escrito ya todo? Penetrar en la memoria en busca de cicatrices. ¿Desbrozar el pensamiento sin herir el alma? –no podemos podar alas de recuerdos– la vida los evoca, cuida su raíz abona la tierra y... ¡perpleja! ve brotar el botón, que le dará una rosa.

17


XII

Enumerar años en horizonte estrecho de melancolía, que tienen esencia de amores que rozan la epidermis, es culto a la vigilia del sueño. Paisaje de domingo engalanado; promesas que g o t e a n como lluvia. ¿Enumerar los años...? desbandada de tiempo, sin respuesta.

18


XIII

Este afán de ver en los espejos mensajes del tiempo con líneas implacables. Este afán de buscar en la poesía su secreto con linterna del silencio, y la búsqueda del rayo luminoso que alumbre el pensamiento para entablar diálogo con la vida y sus metáforas. Este afán de asomarme al balcón del ocaso de un horizonte inalcanzable y beberme el llanto de la Luna, buscando en su otra cara ...el secreto de la poesía.

19


PIDIENDO TREGUA AL CALENDARIO

20


XIV

La Luna en cuarto menguante, cambió mi itinerario de marzo. De su mano, llegue a tocar la puerta del silencio ...tres veces Se quebró mi vida y creció la noche, entre signos de interrogación y puntos suspensivos. Ni una palabra, solo silencio que pasó de lado. Perdí el atlas de mi destino y sin embargo, Dios mostró, el sendero del retorno.

21


XV

AhĂ­ donde el sonido entre los labios, hace vibrar la palabra Dios adelgazando el silencio, quiero echar anclas y mirar gaviotas, retando el horizonte.

22


IMPOSIBLE RETROCEDER EL TIEMPO

23


XVI

Lleno de espesura el tiempo llevando su nostalgia a cuestas, hace del amor su filigrana, al ins贸lito paso de los a帽os.

24


XVII

Espinas de luz perforan distancias –caen acentos con alarde– la fuerza de la vida se agiganta como océano y puedo tocar la seda del silencio; perderme en su inmensidad y deshacer el nudo de sílabas ...sin decir nada.

25


XVIII

Embriaguez de la noche con quebranto de estrellas. El momento del perdón no borra fisuras. Una palabra y su vehemencia derrumban el nocturno muro de la memoria, para llegar al albergue del silencio. Tomo el retorno y me extravío ¿cómo volver atrás? ¡imposible retroceder el tiempo!

26


XIX

Espiral de sueños al borde del abismo; ¿cómo resanar resquebrajaduras del alma? y... ¿cómo borrar la fecha en la piel del tiempo? Irrumpe la aurora por la puerta de frágil noche; endeble sombra busca en orillas del silencio, abrigo de soledad; espera en su interior el instante que ciña luz entre sus hebras.

27


AÚN QUEDA LA ESPERANZA

28


XX

Mi dolor, desde su íntima entraña, me purifica, redime, rescata, ¡prueba mi temple! Mi dolor, es ofrenda meritoria para que tu estéril roca ¡florezca!

29


XXI

Aún queda esperanza para cultivarla entre los poros; que respire, que se humedezca con el llanto del sueño roto; que se bañe en el mar del milagro, se vista con espuma de promesa y recorra la playa de sueños donde encienda fuego. Pero... ¿y el tiempo de ceniza, el rumor de hojas secas en dirección de olvido, ...qué? A pesar de todo esto palpita la esperanza!!!

30


XXII

El silencio erosiona orillas del tiempo; nadie lo ve, lo siente, lo toca, pero ahĂ­ estĂĄ esperando lo llenes con tu historia, con tu voz, tu llanto, tu risa. AhĂ­ sigue esperando tu final para quedarse contigo ... para siempre.

31


Y... ROMPIERON EL SILENCIO LOS SONETOS

32


NO ES FACIL

Sin ser fácil, soneto, concebirte, intento en el insomnio cotidiano que la noche no se derrame en vano y muy de madrugada concluirte. Entre las sombras logro definirte y tus sílabas llegan a mi mano; catorce versos, el camino llano y como seda, puedo conducirte. Acariciar tus partes sensitivas bajo luz que trémulas estremecen, es una sensación que primitiva todo poeta, entre sus brazos mece; es sabia del amor que nos motiva, la Musa, que su encanto nos ofrece.

33


LA FIGURA DE LA ROSA

Las letras con su labia tentativa, descubren del mensaje su riqueza; la metáfora muestra la belleza y el soneto, no queda a la deriva. Con su imagen el verso nos cautiva; el lenguaje dibuja sutileza, elegancia, fluir de la sorpresa, en la palabra gema sustantiva.. Sílabas con el aliento medido se encadenan en rima sustanciosa; poética locura que con sentido, en verso de cadena melodiosa. Forma que en símil punto compartido, imita la figura de la rosa.

34


VOCES CON TRANSPIRACIÓN

Cada palabra lleva en el estribo astillas del tiempo bien clavadas, todo verso con ellas va hilvanada la savia que gotea cuando escribo. Cada verso nos va dando un motivo al dejar en el espacio plasmada la fuerza de la pluma deslizada, en el campo propicio del cultivo. Voces con transpiración de tal sueño erizadas en los poros de la piel; sonidos que nos dicen con empeño que el alfabeto del poema nos es fiel; mas no creas tan fácil su diseño y forma si el poeta, no nace con él.

35


TU RECUERDO

Tu recuerdo visitó mi soledad llegó con las notas de una melodía envolviéndome con su melancolía evocando vivencias y mi verdad. Los pasajes tenían continuidad y las imágenes permanecían; todo con vida, ante mi aparecía con increíble presencia de actualidad. El pasado derramaba con poder los verbos conjugados en presente, estremeciendo latidos de mi ser. En el laberinto donde me pierdo sin encontrar del llanto su corriente quedé en silencio, junto a tu recuerdo.

36


TU CAÍDA

De la altura a la que te llevó mi empeño, un desencanto propició tu caída; cual fragmentada sombra desprendida, mutilando murmullos de mi sueño. Podrías pretender aún ser dueño de hilvanar instantes de mi vida, en frágil red de dicha pretendida con reflejos de pasión, que desdeño. Si soy culpable de tasa injusta como si a un nuevo Adán le diera forma ¿qué sabe el barro del porqué se ajusta... ni qué de la razón que lo conforma? no advertiste siquiera que rodabas menos lo que entre polvo sepultabas.

37


LA BREVEDAD DEL HAIKU

38


Haiku de seda tan delicado y frĂĄgil cual rayo de luz.

Eclipse solar noche de mediodĂ­a y un amanecer.

Blanca, muy bella me quiere, no me quiere la margarita.

En Xochimilco, se lleva en trajineras el colorido.

39


Manantial de luz, aurora con espejos multiplicados.

Viaja en el metro la prisa de la vida con sus aromas.

¡Escandalosa! con abrigo de humo corre mi ciudad.

Duerme la noche, los astros también sueñan en su dimensión.

40


Soy éter, soy verso, molécula inquieta del universo.

la Primavera, bella y carismática adolescente.

Profundo lago, espejo de un bosque enamorado.

Vientre materno el seno de la Tierra, morada final.

41


Espuma de mar, olas enamoradas del infinito.

FUERA DE REGLAS

Escuché de los políticos su avalancha de palabras, y hoy tengo en el pensamiento ¡una montaña de mentiras!

El triquitraque del tiempo perdido disparo suicida.

42

Memoria del silencio