Page 1

Año 3 - Número 29

_

1

´ PASI N MUNDIAL


EDITORIAL

HACOAJ: UNA PASIÓN QUE NO CONOCE DISTANCIAS

No importan las distancias ni el tiempo transcurrido. Al contrario. Aunque la vida nos haya llevado por caminos lejanos, el apego a Hacoaj se hace cada vez más fuerte. Es intenso, magnético. El ser de Hacoaj es una parte bien arraigada en la historia y, aún, en el presente de quienes tuvimos la gran oportunidad de conformar nuestra personalidad, nuestro círculo de amigos, la familia y la identidad en el Club. No son sólo añoranzas, nostalgias o la melancolía por el tiempo pasado. No. Es algo mucho más fuerte y presente. Es descubrir que formar parte de un equipo es un lazo que trasciende el espacio de una cancha y el momento del partido. Que haber descubierto el infinito de las estrellas en una noche de campamento, o los misteriosos recovecos de los ríos del Tigre en el cascarón de un bote de madera con las palas azules y blancas, son experiencias únicas, que no se dan en ninguna otra parte del mundo. Desde los distintos roles que tuve el honor y la responsabilidad de ocupar en la Unión Macabi Mundial pude conocer en 4

profundidad la diversidad del mundo judío y sus instituciones, especialmente las de Latinoamérica. Cada país y cada comunidad tienen sus propias realidades e idiosincrasias. Y si bien todas reconocen una raíz común en nuestra identidad judía, el modelo de club que supimos construir en la Argentina es único e irrepetible. Y Hacoaj, que fue un pilar fundamental de mi formación hasta que hice aliá en 1976, es en muchos sentidos un ejemplo a seguir. En primer lugar, porque está conformado por socios, quienes tienen con la institución una vinculación mucho más fuerte que la de un simple usuario. Una relación que podemos definir como “existencial”. En segundo lugar, y no menos importante, cada socio que se lo propone puede ser protagonista de la historia cotidiana de Hacoaj y aportar lo mejor de sí para el bien común. Formalmente, cada socio tiene el derecho a hacerlo. Afortunadamente, muchos transforman ese derecho en una especie de Misión. Y el conjunto del Club se beneficia con ese compromiso invalorable, puesto en juego por dirigentes voluntarios cuyos nombres trascienden las generaciones: Roberto Maliar z”l , Juan Ofman z’l , Tito Morgenstern, sólo por mencionar a tres indispensables, que dejaron huellas profundas y, fundamentalmente, con su ejemplo, formaron a las generaciones siguientes. En las comunidades donde los dirigentes con experiencia les dan cabida a los más jóvenes siempre hay mucho éxito. La huella que Hacoaj marcó en mi camino, al igual que lo hace en la mayoría de sus socios, sigue presente e intensa. Conservo a mis amigos de la infancia hasta el día de hoy. Aquellos con los que tomábamos el tren en Belgrano, los sábados bien temprano; aquellos con los que fui a campamentos en Monte, Córdoba y Bariloche. Tuve la suerte de representar al club en muchas Macabeadas, en tres deportes: fútbol, básquet y voley, aparte de participar en la Justa del Saber. Desfilar representando al Club en las Macabeadas es


una experiencia que uno nunca olvida. Recuerdo especialmente la primera, en Mar del Plata, 1969. Después otras en Rosario y Mendoza. Tuve el honor de presidir las delegaciones de Israel a las últimas tres Panamericanas: 2007 en Hacoaj con 67 deportistas, 2011 en Sao Paulo con 130 deportistas y 2015 en Santiago de Chile con 120 deportistas. Fui Vicepresidente de las 19ª Macabeadas Mundiales en Israel, en julio 2013, que convocaron a 6.000 deportistas de todo el mundo, representando a 70 países y 2.500 deportistas israelíes, aparte de más de 25.000 acompañantes. Casi todos mis amigos siguen siendo socios de Hacoaj. Conservo recuerdos muy lindos sobre el ascenso a primera del equipo de Básquet y el regalo que me hizo Salo Becherman z”l, al darme su camiseta número 4, que tengo guardada hasta el día de hoy. La lista de gente de Hacoaj que influyeron en mi vida es enorme. Mi papá, José, de quien aprendí mucho de lo que es ser deportista y dirigente. Mi mamá, Sarita Kaplanski de Kanterewicz, muy activa siempre en la comisión de Cultura y de Cadetes. Hipólito Cuadro, Glauco Caielli, Trota, Trama, como entrenadores y Ernesto Fichelson, Tito Simkim e Higinio García en lo que era la actividad famosa del Club, sábados de tarde y domingos. No me puedo olvidar de personajes entrañables como Don Fernando y su timbre de la casilla, Blaquier en el vestuario, Ceferino tratando de que siempre llegue toda la comida a tiempo, Da Silva, que nunca me dejaba sin pelota de básquet o fútbol. Quiero nombrar, también, a mis amigos de toda la vida del Club, con quienes hasta hoy, con cuarenta y un años viviendo en Israel, continúo en contacto: Dani Groisman, Natalio y Diego Morgenstern, Fabio Rozemblum, Diana Frank, Marcelo Romano, Ricardo Dickman; todos viven en Argentina y son socios del Club. Están los amigos de Hacoaj, que viven en Israel y con los que nos vemos muy seguido: Mi hermano Ari, Fernando Maliar, “Colo” Broitman, Mario y Adriana Luchansky, Fredy Poverene, Juan Carlos Goldstein, Daniel “Upa” Shwartzman, Pablo y Marisa Halpern y Guife Feinstein. En cada encuentro con ellos el 80% de la charla gira en torno a Hacoaj. Quiero decirles a los socios de hoy que sigan cuidando ese divino Club, que es Hacoaj. Sé que es muy difícil y costoso mantenerlo, pero no todo debe ser queja y los mismos socios son los que deben ayudar para que todos siga avanzando, por el bien de las generaciones futuras. Y también, deseo que puedan continuar desarrollando su identidad sionista, tan fundamental para nuestro pueblo.

Año 3 - Número 29 Septiembre 2016 Registro DNDA 5194915 www.aesports.com.ar Domicilio legal: Luis García 1319, Tigre, Buenos Aires Directora Responsable Andrea S. Eidman eidmanandrea@yahoo.com N° de Socia 10.311 n 15 5625-9494

Asesor Comercial Nicolás Arcuschin nicolasarcuschin@yahoo.com.ar N° de socio 12.131 n 15 5873-0840

Editor Patricio Alcalde Diseño Gráfico

Fotografía Andy Eidman Impresión Galt S.A. Ayolas 494 C1159AAB Buenos Aires, Argentina n4303-3723

Shaná Tová Umetuká. ¡Jazak Veematz! RIKI KANTEREWICZ

5


MENSAJE MENSAJE DE DE ROSH ROSH HASHANÁ HASHANÁ 5777 5777

SUMAR, CRECER, CONSTRUIR En pocos días más entraremos en las Altas Fiestas del calendario hebreo. Se acerca un tiempo de encuentros, celebraciones y espiritualidad que compartimos en familia y en comunidad. Rosh Hashaná es el principio de un ciclo de energías renovadas, nuevas oportunidades, dinamismo, crecimiento y cambio. Iom Kipur nos da la posibilidad de reflexionar, reparar, revisar nuestras acciones y corregir el rumbo en lo que sea necesario. Tenemos ante nosotros, una vez más, la gran oportunidad de mirar hacia el futuro y proponernos metas superadoras. En Hacoaj esto significa asumir la responsabilidad por construir y sostener, entre todos, el Club que queremos, que soñamos y que, sin dudas, nos merecemos. Un lugar en el mundo que es nuestro, único, valioso y apasionante, en el que vivimos con intensidad nuestras mejores horas, donde aprendemos a cada paso que damos, formamos nuestras familias y forjamos amistades para toda la vida.

8

Esto es algo que venimos haciendo, con compromiso y pasión, desde hace más de ochenta años; nosotros, nuestros padres y abuelos -y también nuestros hijos y nietos- disfrutando de los logros, sobreponiéndonos –fortalecidos- a todo tipo de dificultades. Seamos, entonces, dignos herederos de este legado de crecimiento permanente. La tarea de llevar adelante a Hacoaj es de cada uno de nosotros, quienes elegimos ser parte activa y protagonistas de la vida. El deporte nos enseña el valor de la cooperación, el compromiso, el respeto por el otro que junta sus hombros con los nuestros, remando todos hacia el mismo lado, jugando en equipo, sumando positivamente los aportes individuales de cada uno, amando nuestra camiseta y todo lo que ésta simboliza. Somos portadores de una misión: dar vida a nuestra identidad judía y sionista. Esta identidad incluye a las distintas vertientes de un judaísmo que, por definición, es diverso y nos reúne a todos. Y está basada en una particular com-


binación de capacidades y cualidades: debatir las ideas con pasión, tender la mano solidaria a quienes más lo necesitan, construir espacios comunitarios sostenidos en los valores de la superación personal, el respeto a las reglas y a las opiniones de todos, trabajar por la paz y la armonía. Bien sabemos que donde hay dos judíos hay tres opiniones. Bienvenida sea, entonces, esta posibilidad de sumar, de construir, de hacer equipos sólidos, de transmitir y enriquecer nuestras experiencias de generación en generación… Sigamos creciendo juntos, alimentados por nuestra pasión por Hacoaj. Que se multipliquen los abrazos infinitos, los encuentros entre abuelos, padres, nietos y bisnietos, las sonrisas entre amigos, las palabras de aliento, el orgullo de pertenecer al mejor club del mundo, de lucir nuestros colores… De seguir escribiendo cada día la historia, con orgullo y alegría, el presente y el futuro de nuestro CLUB NÁUTICO HACOAJ. Víctor Vaisman Socio N° 11.721 Presidente

…Construir y sostener, entre todos, el Club que queremos, que soñamos y que, sin dudas, nos merecemos. Un lugar en el mundo que es nuestro, único, valioso y apasionante, en el que vivimos con intensidad nuestras mejores horas, donde aprendemos a cada paso que damos, formamos nuestras familias y forjamos amistades para toda la vida. 9


7 Provincias, 29 puntos de venta.


día del niño en el

12

club de campo


13


14


VENDO LOTES (CLUB DE CAMPO) LA MEJOR VISTa. INMEJORABLE. ACEPTO PERMUTA EN PARTE DE PAGO

11 15 3799-0206 16

dbeatriz@remax.com.ar


VENDO o ALQUILO EN VILLAGE cLUB DE CAMPO OPORTUNIDAD! dueño directo

Departamento dos ambientes,Torre 4 con cocina independiente, baño completo, cochera y Caldera nueva.

En muy buen estado y amueblado. ACEPTO PERMUTA. 15 6589-2429

kazezester@gmail.com 17


HACOAJ HACOAJ EN EN EL EL MUNDO MUNDO

LAURA KAPLAN Todo viaje tiene algo de iniciático; esos momentos mágicos donde logramos conectarnos con algo muy profundo, que nos conmueve, nos enriquece y nos hace crecer. Laura nos cuenta algunos detalles del viaje familiar en el que –movidos por la curiosidad- conocieron el Hakoah de Viena, Austria, en cuyo honor nuestro Hacoaj tomó su nombre hace muchos, muchos años.

Hacoaj significa La Fuerza. ¿Cuál es la fuerza que te mueve a vos en tu vida? La que me mueve tener proyectos. Y saber que mis seres queridos son felices. ¿De qué manera influyó tu experiencia en Hacoaj en lo que hoy es tu personalidad? Hacoaj era el club de Andy, mi marido, que junto a su familia se asociaron en 1973. Yo era de Hebraica y no fue fácil aceptar el cambio. Pero antes de casarnos, mis suegros me regalaron el carnet del club “para que no queden dudas.” La verdad, haber criado a mis tres hijos en Hacoaj, y ver como 18

cada uno siente la camiseta, me llena de orgullo. A medida que ellos crecieron fuimos encontrando amigos con quienes compartir los fines de semana y muchos momentos de nuestras vidas. Si tuvieras que definir Hacoaj en una sola frase ¿Cuál sería? Nuestra segunda casa. ¿Cómo fue la experiencia de conocer el club HACOAJ de Viena, que dio origen al nombre de nuestro club? La idea fue de Andy, ya que la historia futbolística de Hakoah Viena era muy importante y lo apasionaba. Pablo y Julián se sumaron recopados. Nos encanta viajar en familia, y veníamos de recorrer Alemania, con mucha historia encima. Llegamos a Viena y nos habíamos enterado de que, después de haber estado cerrado por un tiempo, el Sport Club Hakoah había reabierto sus puertas. Lo buscamos en Google Maps y fuimos a descubrirlo.


REDESCUBRIENDO EL HAKOAH DE VIENA ¿Fueron de viaje en familia? Sí. Solo faltaba Denise, que se quedó trabajando. ¿Qué te gustaría transmitirles a los lectores que te quedaron de esa experiencia? Siempre está muy bueno conocer los orígenes que tienen que ver con nuestra historia y, como en este caso, con nuestro club, que tanto significa para nosotros. Nos llamó mucho la atención lo importante que era el club para la sociedad de esa época. En fútbol, inclusive, había llegado a ser campeón de la Liga Nacional.

¿Qué actividades hacen vos y tu familia en el club? Pablo y Julián juegan al futbol, al igual que lo hacía Andy, que ahora es abonado fijo de la hinchada. Denise jugo al cesto y fue madrijá. Juli también es madrij. Yo juego al tenis. Me encanta bailar zumba, nadar, tomar sol, el cafecito con amigas. Y soy la fan N° 1 de los equipos de los chicos. Fin de semana perfecto. Aire, sol, tenis ¡triunfo futbolero! y el infaltable asadito en el bunga.

¿Cómo es Hacoaj de Viena? En estos momentos es como un Megatlon. También tienen armado un museo en el cual, para nuestra sorpresa, los Blumenfeld formaban una parte importante de la historia del club ya que uno fue presidente y otro había compuesto la música del himno del club. ¿Qué valores principales debemos transmitirle a nuestros hijos a traves del deporte? Creo que es muy importante el esfuerzo, el trabajo, la perseverancia, el ponerse metas, la pasión, sobre todo el trabajo en equipo y el compartir con los amigos.

UN POCO DE HISTORIA El Hakoah Vienna fue fundado en 1909 en el seno de la comunidad judía de la capital de Austria. Muy pronto se convirtió en uno de los clubes deportivos líderes de su país, al punto de que varios de sus integrantes fueron representantes olímpicos. En la década de 1920 su equipo de fútbol descolló a nivel europeo y mundial (aún se recuerda el triunfo por 5 a 1 ante el West Ham, en Londres, en 1925). También tuvo un fantástico equipo de natación, cuya historia se cuenta en el excelente documental Watermarks (Israel, 2004, dirigido por Yaron Zilberman). En ocasión de los Juegos Olímpicos Berlín 1936, en pleno poderío del nazismo, las nadadoras del Hakoah se negaron a participar, en señal de protesta contra el antisemitismo que dominaba Alemania. En marzo de 1938, cuando Hitler anexiona Austria al Tercer Reich, el Hakoah de Viena es destruido, sus instalaciones confiscadas y todos sus logros deportivos borrados de los registros oficiales. En el año 2000 la Comunidad Judía de Viena recobró los terrenos del Hakoah, cuyas nuevas instalaciones fueron reinauguradas el 11 de marzo de 2008.

19


22


N Á UTICo

VIVIr eN FeLICIDAD

23


HACOAJ HACOAJ EN EN EL EL MUNDO MUNDO

ALBERTO FISCHBEIN Manuela y yo tenemos cinco hijos (y catorce nietos). Cuatro de los cinco viven en Israel con sus familias y mi hija mayor vive en Estados Unidos. Hasta el mismo momento de emigrar a Israel, en 1990, toda la vida de nuestra familia estaba centrada en el Club Hacoaj. Los fines de semana en Tigre y los días de semana en la Sede Capital. Escuelitas, entrenamientos, partidos, campamentos. Las amistades formadas en básquet, natación y cesto perduran hasta hoy. Cuando emigramos a Israel nos llevamos con nosotros los mejores y más cálidos recuerdos, en especial del club en general, de los amigos de los chicos y sus familias, de los entrenadores, del personal del club y de todos los que de una forma u otra interactuaban con nuestra familia. Emigrar no es fácil. Si bien Israel fue muy hospitalario, al

HACOAJ: LO MEJOR QUE LE PUDO PASAR a MI FAMILIA comienzo teníamos una sensación que mejor la expresa la palabra en ingles “up-rooted”, arrancado de raíz. Extrañábamos a los amigos, los lugares de Buenos Aires, al Club. En Israel las organizaciones deportivas y sociales estaban organizadas por los municipios. Los chicos formaban parte de los equipos deportivos de los colegios o la universidad pero no era lo mismo. Íbamos a los partidos y nos faltaba el vozarrón de Mario Kaminsly gritando “¡Vamos Nautico!” o los gritos de Guille MacDougal “¡Sin foul!” En el 2006 Manuela y yo vinimos a vivir a Estados Unidos donde, al igual que en Israel, es posible asociarse a organizaciones deportivas. Más que clubes, en el sentido que nosotros conocemos, son servicios deportivos. Este año pago y juego al tenis, el próximo año no, y en el que sigue me vuelvo a inscribir. Tanto en Israel como en Estados Unidos, en estas instituciones no hay sentido de pertenencia. En hebreo hay una hermosa expresión que, para nosotros, resume Israel y también a Hacoaj: “Ani Shaiaj”, yo pertenezco. Este año, en julio, a la mañana muy temprano, Manuela caminaba con nuestra hija Raquel por uno de los hermosos parques de Kfar Saba, cuando vino de atrás un muchacho corriendo y les grito “¡Vamos Náutico!” Era nuestro hijo Tobías. El grito los lleno de recuerdos y emociones. Porque Hacoaj es eso. Una profunda emoción. Por eso lo mejor que le pudo pasar a mi familia fue el Club Hacoaj.

En hebreo hay una hermosa expresión que, para nosotros, resume Israel y también a Hacoaj: “Ani Shaiaj”, yo pertenezco. 26


SOMOS CAMPEONES otra vez

28


29


HACOAJ HACOAJ EN EN EL EL MUNDO MUNDO

HACOAJ EN EL ALMA cia de club o vida social-deportiva similar a la de Hacoaj? Tuve alguna experiencia de club pero nada que ver con Hacoaj. En Estados Unidos, y especialmente en Miami, hay otro concepto de club. Es sólo un lugar para la práctica de deportes y listo. No hay vida social. Uno llega, hace su deporte y se va a su casa.

NICO VIDRET La patente de su auto, en Miami, es HACOAJ. Con eso está todo dicho… O casi todo. Nico Vidret lleva al Club en el alma y, aunque está lejos, está cerca.

Fui socio del club desde muy chiquito y creo haber tenido una vida muy de Hacoaj. Principalmente, practiqué fútbol, pero también tenis y, por supuesto, algo de remo. Viví durante seis años en el Club de Campo. Fui uno de los primeros que se convenció de que era el mejor lugar para que crecieran mis hijos. ¿En qué aspectos de su vida influyó el haber sido parte de hacoaj? La palabra Hacoaj significa mucho. Haber crecido en el club a uno lo deja marcado para siempre, le da una “fuerza” muy especial. ¿Extrañás la vida en el club? Por supuesto que uno extraña el club: los amigos, los partidos de fútbol, los asados, todo. En el lugar donde vivís ¿tuviste alguna experien32

Alguna anécdota de la vida en el club que los haya marcado. Anécdota hay miles. Pero creo que lo que más me dejo marcado a mí, y a muchos que vivíamos en el Club de Campo y nos gustaba el fútbol, fue armar un equipo para el torneo interno que primero se llamó Sportivo Villa La Ñata y después le pusimos Nico’s Team. Las primeras camisetas tenían los números de lote de cada uno. Por ejemplo, Katz jugaba con la 268, Pety Trajman con la 107, Poletti con la 247, y yo con la 212. Un día fuimos a jugar un partido y el árbitro no nos dejó por los números insólitos de las camisetas. Ese equipo de amigos, manejado por el gran Sergito Ivanier, hizo historia en los internos del club y fue el único equipo que ganó cuatro veces la Copa de Campeones de Faccma, que hoy adorna el comedor de mi casa en Miami.

Ese equipo de amigos, manejado por el gran Sergito Ivanier, hizo historia en los internos del club y fue el único equipo que ganó cuatro veces la Copa de Campeones de Faccma, que hoy adorna el comedor de mi casa en Miami.”


34


35


HACOAJ HACOAJ EN EN EL EL MUNDO MUNDO

DISFRUTAR DEL CAMINO TRANSITADO Lo más importante de esas experiencias no fueron los títulos, las copas, ni los goles (que por suerte en Hacoaj nunca faltan), sino el camino transitado, haber podido disfrutar tanto cada vez que me “soltaban” en el club con una pelota bajo el brazo.

DIEGO “PEPE” MALIAR Nací prácticamente en Hacoaj ya que mi papá, Roberto, era deportista, socio y directivo del club. Mis primeros recuerdos están ligados a los años 80 (épocas de la antigua e interminable Panamericana) y al deporte. De niño, y por afición de mi padre, empecé como muchos con el aro y la pelota naranja, de la mano del inolvidable “Cuardrito”. Pero de repente se “entrometió” en mi carrera un señor llamado Juan Ofman (íntimo amigo de mi padre) y rápidamente hizo que me diera cuenta de que lo mío era el fútbol… o el fútbol. De la séptima a la sexta, y así hasta llegar a Primera, pasando por cada categoría, aprendiendo y educándome con cada entrenador, haciendo y soltando amigos a cada paso. Lo más importante 38

de esas experiencias no fueron los títulos, las copas, ni los goles (que por suerte en Hacoaj nunca faltan), sino el camino transitado, haber podido disfrutar tanto cada vez que me “soltaban” en el club con una pelota bajo el brazo. Pienso en añoranzas y no es exactamente eso, sino que vienen a mi mente imágenes, personas como Américo (el heladero), Velásquez (mozo del restaurante), Pintou (mi primer técnico) o el gol de Canniggia a Brasil (Mundial Italia 90) con el Salón de Actos Culturales saltando por los aires… Y así una interminable lista. ¿Eso sera extrañar? No lo sé. Creo que más bien que es recordar y valorar lo vivido. Extrañar sería querer que se repita. Hoy tengo 39 años, 2 niños y hace 14 años que vivo en Ibiza, España. Por suerte puedo seguir jugando al fútbol en un club de acá (que no se asemeja en nada a la estructura social, deportiva y cultural de Hacoaj) y divertirme, entendiendo que los años pasan y que ya me toca jugar la liga de veteranos. Deseo a todos los actuales socios de Hacoaj que puedan disfrutar tanto como lo hice yo.


39


40


41


44


45


HACOAJ HACOAJ EN EN EL EL MUNDO MUNDO

marcelo MANUSOVICH Apenas se baja del avión, cuando viene de visita a la Argentina, lo primero que hace es venir directamente al Club. Deportista de alma, radicado en Israel desde hace muchos años, donde incluso jugó profesionalmente al Fútbol y se formó en el prestigioso Instituto Wingate, entre todas las camisetas del mundo, “Manu” -sin dudarlo- elige la de Hacoaj.

¿Qué hacías en Hacoaj? (Deportes, actividades, vida social / familiar, etc.) ¡En el Club Hacoaj hacía de todooooo! Era mi lugar de esparcimiento, mi segunda casa, el lugar donde podía ver a todos o a la gran mayoría de mis amigos al mismo tiempo. Un lugar donde ir a comer un pancho a lo de Poletti era una obligación o un pretexto de ver un partido, o hacer una nueva amistad. Esencialmente, representé con mucho orgullo al Náutico en fútbol. Entrenábamos los martes, jueves y los sábados jugábamos los partidos en UAF o en UBA (los torneos de esa época) y los domingos, el torneo de Faccma.

48

¿En qué aspectos de Tu vida influyó el haber sido parte de Hacoaj? Hacoaj influyó mucho en mi vida. Por ejemplo, en mi formación como padre (aparte de la gran educación que mis viejos me inculcaron). A mis hijos les pude transmitir los valores que aprendimos en el Club como respeto, humildad, amistad y, en mi formación de deportista, valores como tenacidad, constancia, sacrificio y, fundamentalmente equipo. Tuve la suerte de rodearme de grandes personas. ¿Extrañás la vida en el Club? ¡Muchisimooooooooooooooooooooooo! Sólo alguien que vive afuera puede ver y sentir lo que ustedes, los actuales socios que lo pueden disfrutar cada día, tienen a su alcance. Para no extenderme demasiado con la respuesta, les doy un ejemplo: Cada vez que voy a la Argentina, primero me fijo cuantos sábados y domingos tengo… Y después, cuando llego, lo primero que hago es ir a Hacoaj. Y si es directo desde Ezeiza ¡mejor! A Hacoaj lo llevo en la sangre. ¿Tuviste alguna experiencia de club similar a la de Hacoaj? Vivo en Israel y jugué profesionalmente al fútbol desde los 22 hasta los 33 años. Tuve muchas experiencias de clubes a nivel competitivo, con viajes, concentraciones, pretemporadas. Ninguna se asemeja al entorno de lo que es el Club Náutico Hacoaj. Acá no hay mucha vida social. Por lo menos yo tengo mi núcleo de gente, pero nada que ver con el club. Hay lugares como countries deportivos, pero nada se compara... Fuera de eso, estudié en el Instituto de Educación Física Wingate, lugar que de por sí es como una villa olímpica, y ahí tuve mi vida social y grandes amistades.

Sólo alguien que vive afuera puede ver y sentir lo que ustedes, los actuales socios que lo pueden disfrutar cada día, tienen a su alcance.


¡Gracias, papi por hacerme socio! En Israel… Tuve muchas experiencias de clubes a nivel competitivo, con viajes, concentraciones, pretemporadas. Ninguna se asemeja al entorno de lo que es el Club Náutico Hacoaj. Alguna anécdota de la vida en el Club que te haya marcado. ¡Puffffff! Hay un montón de anécdotas. ¡Si empiezo no termino más! El club en sí es una anécdota permanente, un paraíso desde que entrabas por la puerta hasta que salías. Esperábamos al viernes para salir a la noche con los amigos. Después de colarnos en alguna fiesta, y terminar donde sea (en la loma del…), nos tomábamos el 60 para irnos a dormir al club, al departamento de alguien. La idea era amanecer en Hacoaj, pasar de los departamentos por la parte de remo e ir hacia la cancha de fútbol, mientras te acariciaba esa brisa de verano y ese olor de pasto húmedo que ya se olía desde la cancha de tenis. Todo eso acompañado por la figura del gran “Boyé” divisada de lejos, vestido como gladiador de batalla ante su mejor partido, tirando centros y rodeado de todos nosotros esperando la pelota en el área. ¡Eso era Hacoaj, un cuento de hadas!

Hay quienes se enorgullecen por ser de River o de Boca o se compran la camiseta de fútbol de algún club… Yo me enorgullezco por ser de Hacoaj… ¡Gracias, papi por hacerme socio! ¡Te quiero Náutico! ¡Y cuidémoslo entre todos!

La idea era amanecer en Hacoaj, pasar de los departamentos por la parte de remo e ir hacia la cancha de fútbol, mientras te acariciaba esa brisa de verano y ese olor de pasto húmedo que ya se olía desde la cancha de tenis. 49


52


53


54


miradas profundas

56


Iamim Noraim Noraim Rosh Hashaná y Iom Kipur se nos exteriorizan como dos fiestas muy diferentes entre si, pero a la vez se nos presentan unidas en un concepto fuerte e impactante: Iamim Noraim, que traducido, significa “Días Terribles”. Y es que en los diez días que hay entre una y otra festividad (los Aseret Iemei Teshuva) uno hace un balance de su año. ¡Y esto no es poca cosa!

Los Iamim Noraim nos invitan a pasar de la teoría a la práctica con todo nuestro ser, con cuerpo y alma. Los sentimientos más profundos del corazón y los sentidos del cuerpo se hacen presentes en estos días. Ambas fiestas son significativas tanto para el individuo como para el pueblo. Desde lo individual uno tiene herramientas a su disposición para evaluar su año: el Kartis Braja (salutación que se suele enviar) es una forma de recordar a aquellos que queremos y les debemos unas palabras; la manzana con miel nos invita, desde lo gustativo, a tener un año en el que lo dulce cubra la amargura de los momentos difíciles; el Shofar, desde lo auditivo, nos obliga a despertar, a prestar atención a lo que ocurre con nuestro interior y a nuestro alrededor. La 58

Tefilá (la oración o rezo) nos ayuda a reflexionar, nos da temas bases en los que pensar al hacer nuestro balance anual, a la vez que nos permite encontrarnos con otros que están en nuestras mismas condiciones. La Teshuvá (introspección, arrepentimiento y análisis de lo realizado a lo largo del año) nos da la pauta de que somos seres humanos con posibilidad de equivocarnos, de reconocer nuestros errores, de arrepentirnos y finalmente mejorar. La chance que nos dan estos días de detenernos a pensar en nuestras vidas, la constante remisión al arrepentimiento y al perdón, nos permite además pensar en un proyecto nuevo. Los Iamim Noraim son la oportunidad que nos impide estancarnos en el error, en la equivocación o en la angustia, gracias a que la introspección es un precepto, y a que pedir perdón es una obligación. Desde lo colectivo, cada Rosh Hashaná festeja un nuevo aniversario de la creación del mundo. Y en este punto, lo individual debe conformarse en grupo-pueblo-comunidad, para mejorar este mundo. El Tikún Olam (mejoramiento del mundo) es un concepto clave, que adquiere hoy especial significación: en una época en que el cuidado de la naturaleza es una moda, el Judaísmo lo tiene incorporado como propuesta desde hace siglos; en un mundo de egoísmos e injusticia, la tzedaká (la justicia social) permanece como elemento clave en la tarea cotidiana de la humanidad; cuando lo superficial domina, el Judaísmo mantiene firme la bandera de la introspección que significa mirar en la profundidad. En la cultura de lo “descartable”, en donde hasta las relaciones humanas parecen estar incluidas, estas fiestas nos proponen

Los Iamim Noraim nos invitan a pasar de la teoría a la práctica con todo nuestro ser, con cuerpo y alma. Los sentimientos más profundos del corazón y los sentidos del cuerpo se hacen presentes en estos días.


De la teoría a la práctica la reparación de lo que ya existe para volver a disfrutarlo. En un mundo donde el hombre aparece como dormido y sin capacidad de sorprenderse, el Shofar viene a despertarlo, a hacerlo vibrar. Estos días traen consigo la propuesta de un desafío: mejorar nuestro mundo individual y el mundo en que vivimos. Esto significa comenzar un proyecto de reparación, con base en

el pasado y mirada hacia el futuro, porque el hombre sabio es aquel que aprende de su pasado, vive intensamente su presente y en base a esto; planifica su futuro. ¡Shaná Tova ve-Jatimá Tova! Rabino Adrián Herbst Fundación Judaica

El Tikún Olam (mejoramiento del mundo) es un concepto clave, que adquiere hoy especial significación: en una época en que el cuidado de la naturaleza es una moda, el Judaísmo lo tiene incorporado como propuesta desde hace siglos; en un mundo de egoísmos e injusticia, la tzedaká (la justicia social) permanece como elemento clave en la tarea cotidiana de la humanidad; cuando lo superficial domina, el Judaísmo mantiene firme la bandera de la introspección que significa mirar en la profundidad. 59


LAGUNASEMPRENDIMIENTO HACOAJ


66


67


VÍCTOR GOLDBERG Z”L

PREMIO SHEM TOV 2016 Shem Tov significa, en hebreo, “Buen Nombre”. Indudablemente, el querido y recordado Víctor fue un digno portador del buen nombre que supo forjar. Víctor fue Secretario General, Secretario de Asuntos Legales y miembro del Tribunal de Honor de Hacoaj. Pero, más allá de los cargos que honrosamente ocupó, será siempre recordado por su destacada participación en las no pocas oportunidades en que los distintos Consejos Directivos le pidieron un dictamen u opinión. Absolutamente siempre puso en juego una dedicación total, con respuestas que invitaban a pensar, a reflexionar más allá de lo evidente. Y también a actuar. Porque Víctor fue un hombre de palabras y de acciones, de gestos, y también de decisiones.

Absolutamente siempre puso en juego una dedicación total, con respuestas que invitaban a pensar, a reflexionar más allá de lo evidente.

El martes 6 de septiembre Víctor Goldberg Z”L, socio y dirigente de Hacoaj fallecido en febrero pasado, fue honrado con el Premio Shem Tov, que Faccma otorga a las personalidades destacadas del voluntariado en las instituciones socio deportivas comunitarias.

68

Hacoaj se benefició con su aguda inteligencia, su especial sensibilidad humana y su amor por nuestra casa. Pero fundamentalmente, Víctor nos brindó su honestidad y su visión comunitaria judía, que anteponía a cualquier otra consideración. El Náutico Hacoaj, agradece profundamente a Faccma por haber elegido a Víctor Goldberg Z”L entre los dirigentes ejemplares cuyo nombre merece, sin dudas, ser eternamente recordado.


70


72


¿Qué actividades haces en el club vos y tu familia? Juego al tenis, representando al club, al padel y a las cartas. Mi hijo Lucas juega en la primera de fútbol. Edad, altura, peso. Primario, secundario, universidad. ¿Hijos? hincha de... Tengo 56 años, aunque dicen que parezco unos meses menos. Mido 1,83 kg en franco retroceso y peso 82 kg en franco ascenso. Soy hincha de Boca (judío y bostero es mucho sufrimiento). Fui a un colegio del estado en Floresta, no recuerdo el nombre. Es más, no recuerdo si tenía nombre. El secundario lo hice en el Mitre (el “shule Mitre” le decían) adonde recibí la educación judía básica. Y me recibí de odontólogo en la UBA (la boca y los dientes siempre estuvieron presentes en mi vida). ¿Fin de semana perfecto? A ver… Sábado al club. Domingo, almuerzo en familia, en casa… Y luego, a la cancha con mi hijo.

GERARDO FREIDELES Nadó juega al padel y al tenis y también nos representó en fútbol. Participó en infinidad de macabeadas, torneos y competencias de todo tipo y color… Siempre bajo la premisa del humor, con una mirada, a veces ácida y a veces dulce, de la vida y de Hacoaj.

¿Cómo, cuándo y por qué te haces socio de Hacoaj? Vengo a Hacoaj desde que nací. No sabía caminar aún como para evaluar otras alternativas.

74

¿Qué valores aprendiste del deporte? El deporte te forma y te mejora como persona en todo sentido. Te enseña a sacrificarte por un objetivo, te enseña que hoy perdés, mañana ganás y pasado volvés a perder. Te enseña a mejorar cada día, a ser solidario, a cumplir las reglas, a ser paciente, táctico, estratega, a medir el esfuerzo pero a la vez a no guardarte nada… Y mucho, mucho más.

Cuando estaban construyendo los departamentos, y no existía el puente, cruzábamos nadando con los del equipo de natación a jugar a las escondidas en la obra. Nos pescó el famoso y temido Benítez. Casi nos expulsan a todos del club.


LA VIDA CON HUMOR El deporte te forma y te mejora como persona en todo sentido. Te enseña a sacrificarte por un objetivo, te enseña que hoy perdés, mañana ganás y pasado volvés a perder. ¿Curriculum vitae en el deporte? Fui nadador para Hacoaj desde los 8 hasta los 17 años. Luego nadé para GEBA. Tuve récord metropolitano de 100 y 200 pecho. Fui integrante de la selección de Buenos Aires. Gané cuatro medallas de oro en las Macabeadas Panamericanas de Lima en 1976 y tuve el octavo puesto en las Macabeadas Mundiales de Israel en 1977, en Open, a los 17 años. Jugué waterpolo en la primera de GEBA. En tenis, represento al club desde hace 20 años en Interclubes y AAT. Tengo encima varias Macabeadas de Veteranos, con medallas de distintos colores. Fui medalla de bronce en doble caballeros en Macabeadas Panamericanas de México 2000. En padel representé al club en Interclubes. En fútbol, campeón Faccma con la + 35. Campeón cinco veces del interno de Hacoaj con el legendario Dínamo. Gané dos regatas internas en Hacoaj en canoa. Jugué tenis de mesa para la Facultad de Odontología obteniendo el tercer puesto por equipos en torneo anual de UBA. ¿Qué objetivos tenés para el resto del 2016? Seguir haciendo reír a la mayor cantidad de gente posible. ¿Macabeadas? Participé en Macabeadas de todo tipo, Nacionales, Panamericanas y Mundiales en tres deportes: natación, tenis y fútbol.

¿Una anécdota en Hacoaj? Cuando estaban construyendo los departamentos, y no existía el puente, cruzábamos nadando con los del equipo de natación a jugar a las escondidas en la obra. Nos pescó el famoso y temido Benítez. Casi nos expulsan a todos del club. ¿Cómo te ves en 10 años? En diez años… Me veo haciendo shows de humor en geriátricos judíos.

SOBRE MI... Deportista Martín Palermo. Comida helado de dulce de leche. Canción Don’t stop me now (Queen). Perfume No hay mejor aroma que el “odore di fémina” (olor natural de una mujer). Primer beso a mi vieja antes del año. Último viaje Club Med, Itaparica. Un amigo mi viejo Natalio que se me fue hace 3 meses con casi 99 pirulos. Un sueño que alguien invente la forma de alargar el día y la vida, para hacer todo lo que quiero. 75


sumamos

78

pasiones


79


82

magia pura


83


LA VIDA PLENA ¿Cómo está formada tu familia? ¿Son todos socios del club? Tengo 4 hijos y 4 hijos políticos. 17 nietos y 13 bisnietos. Todos fueron o son socios del club.

JUANA MORGENSTERN Dueña de una elegancia natural, a los 86 años Juana Morgenstern es pura vitalidad. Sus ojos claros, casi transparentes, revelan un alma feliz, que con palabras profundas y sencillas a la vez, nos invita a vivir con la mayor intensidad.

Hacoaj significa La Fuerza. ¿Cuál es la fuerza que te mueve a vos en tu vida? Mantenerme joven con el amor de mi esposo, mis hijos, mis nietos y bisnietos. Poder verlos crecer. Tener una familia muy unida. ¿De qué manera influyó tu experiencia en Hacoaj en tu vida? La vida en Hacoaj me enseñó que no importan las diferencias de pensamientos o creencias, lo único importante es mantenerse unidos por un mismo sueño y luchar por él, con respeto y tolerancia.

84

¿Qué deportes hiciste y haces en Hacoaj? Jugué siempre al golf y al Burako. Goyo, de joven, jugó al basqueet, después al golf y al dominó. ¿Cómo es tu fin de semana perfecto? Ir el viernes al Club de Campo. Amanecer temprano y gozar dos días a pleno con amigos y familia. ¿Qué valores fundamentales debemos enseñarles a los chicos en Hacoaj? Lo importante de pertenecer a un equipo nunca fue competir, sino la excusa para hacer amigos y pasar la vida juntos. ¿Cómo se hace para tener un matrimonio de tantos años y 13 bisnietos? Una receta sencilla: amor, compañerismo, respeto, ganas de vivir la vida juntos, darse la mano, mirarse a los ojos, comprensión, peleas, tolerancia, diferencias y proyectos de vida. Y como toda receta hay un ingrediente secreto en cada matrimonio que no te lo puedo contar. ¿Cuál es el secreto de la felicidad? Levantarse cada mañana con muchas energías para disfrutar de la vida.

Si tuvieras que definir Hacoaj en una sola frase ¿Cuál sería? El lugar donde sé que encuentro a mis amigos para hacer un deporte y divertirnos.

¿Qué cosas te faltan hacer en tu vida? Sinceramente no me falta nada. Sólo espero vivir muchos años más, tan hermosos y plenos como los últimos 86 años. Para poder seguir viendo a mi familia crecer.

¿Cómo, cuándo y por qué te haces socia de Hacoaj? Cuando tenía 15 años y me puse de novia con Goyo, me trajo al club y me hizo socia: la número 1945

¿Cuál es tu motivación para vivir la vida a diario? La vida misma es la motivación que me hace despertar cada mañana agradecida y con una sonrisa.


HACOAJ HACOAJ EN EN EL EL MUNDO MUNDO

MARIO Y ADRIANA LUCHANSKY Adriana Urbandt de Luchansky fue socia desde los ocho años hasta que se fue a vivir en Israel en 2002 junto con su esposo Mario, a quien conoció en Hacoaj. Él ya era socio desde antes de nacer. Su padre -David Luchansky- socio Nº 101 y su madre, Belsi, tenían ilusiones de tener hijos y rápidamente su esperanza se hizo realidad. “Comencé a ir al Club cuando todavía era un deseo de mis padres”, sintetiza Mario. Adriana siempre estuvo relacionada con el deporte. Actualmente es entrenadora de sóftbol en Israel. Jugó al tenis representando al Club hasta los 18 años, después al sóftbol, luego incursionó en el golf y regresó al tenis de veteranos. “Hacoaj me proporcionó un ámbito de amigos y nuevas relaciones. Gracias a Hacoaj pude disfrutar los fines de semana y extender este disfrute a muchas otras áreas de mi vida. De Hacoaj extraño todo. Vivo en Israel donde los clubes son proveedores de servicios. Cada uno practica su actividad y vuelve a su vida... Extraño sentarme con amigos cerca del río o de la pileta, con todos los nenes dando vueltas por ahí, mientras tomábamos mate. No encontré nada parecido a Hacoaj en Israel”. Mario creció en Hacoaj y asegura que no volvería… porque nunca se fue y que todavía hay muchas cosas en las que sigue conectado con el Club. “Me unen la amabilidad de 88

De Hacoaj extrañamos todo Silvio, en el portón de entrada, al lado de la cancha de fútbol, Blaquier, el encargado del vestuario que luchaba sin lograr, que no hiciéramos despelotes, Da Silva y Molina, que a regañadientes nos daban la pelota (y luego nos perseguían a la noche para que se la devolviésemos). Don Fernando, el viejito que era una institución en el cumplimiento estricto del uso de las seis canchas de tenis, los gritos y órdenes del intendente Benítez... totalmente iracundo cuando le pisábamos las flores y el césped recién cortado… El camarero, Don Ceferino, al que podías pedirle lo que se te ocurriera... que siempre iba a volver con los ravioles con tuco. Caielli... sólo su presencia destilaba respeto y autoridad (así era en esa época), el mal humor del viejo Rimbau, viviendo en la casa que estaba atrás de los frontones de tenis... este es sólo un pequeño homenaje a algunos de los muchos empleados que acompañaron al crecimiento del Club desde la Quintita Goldfeld a esta realidad imaginada por las primeras camadas de dirigentes que sólo tenían un objetivo: crecer”. Mario no se olvida de los todos estos momentos que al nombrarlos se hacen pura emoción. Cuando Adriana entró a Hacoaj se encontró con una segunda familia y con amigos, algunos de ellos hoy dirigentes, que siguen siendo -a través de la distancia- los amigos de toda la vida. Pero fundamentalmente encontró un lugar donde la familia estaba contenida. “La pasábamos bárbaro. Todos teníamos nuestra actividad o pertenencia y al mismo tiempo podíamos compartir el fin de semana”. Para ellos Hacoaj es y seguirá siendo -desde la otra punta del mundo- un gran sentimiento. “Mi vida es gran parte Hacoaj... mis padres, mis hijos, mis amigos. A través del deporte aprendí a ser mejor persona y a luchar en la vida. Gracias a los Maestros Don Glauco Caielli, Cuadrito, Angelito Giúdice, Trotta, Don Casimiro González Trilla, Don Alberto Trama y a los ejemplos que tuve como guías”, cuanta Mario, y como no podía ser de otra manera, Adriana concluye: “Hacoaj es mi segundo hogar”.


muchos recuerdos nostálgicos, inéditos y de esos que nos hacen bien al corazón. Me gustan mucho las redes sociales por eso creí que Facebook era el lugar ideal para alojar este material, de manera de poder llegar a cualquier lado y que, al ingresar a Hacoaj en Fotos la gente puede aportar material, data de las fotos (quienes están en la imagen, lugar, que fue lo que pasó... y todo dato que sume). Entiendo que fuimos pioneros al crear el Primer Museo Digital Interactivo de una entidad socio deportiva (al menos buscando no encontré otro similar). Pato Sagorsky quien tiene en su ADN el sello del club me acompañó con la presentación de la propuesta que fue bien recibida por la Comisión Directiva.

HACOAJ EN FOTOS Entre los logros que hacen de Hacoaj un lugar tan especial, está el de ser el único Club que cuenta con un Museo Digital Interactivo. Hacoaj en Fotos es una fan page de Facebook en la que -a través de fotos, videos y una fundamental participación colaborativa de socios y amigos de todo el mundo y todas las épocas- se relatan las miles de historias que hacen a nuestra gran historia. Waly Rovner, mentor de esta gran idea, nos cuenta cómo surgió y fue creciendo este espacio de valor incalculable para sostener nuestra identidad.

¿Cómo surge el proyecto de Hacoaj en Fotos y cuál fue su objetivo inicial? Para la fiesta del 75 Aniversario del club me encargaron hacer unos clips de fotos con imágenes del archivo del Departamento de Comunicaciones y propias. Luego de la fiesta sentí la necesidad de compartir esas fotos. Que también las vean los socios que no pudieron estar en el evento, con el agregado de la razón de ser de Hacoaj en Fotos: que los socios, los que ya dejaron de serlo o sus familiares, compartan esas fotos que tienen guardadas en algún rincón de sus casas (hoy la tecnología digital facilita la posibilidad de compartir una foto). La gran historia del club debe tener, en fotos impresas, 92

¿Esperabas que tuviera este impacto? Totalmente. Hacoaj es una parte muy importante en la vida de muchos, hasta fundamental. Y Hacoaj en Fotos busca contar con imágenes el pasado, presente y futuro del club. Es como sentarse con la bobe a mirar fotos del pasado y presente y comentarlas, pero en formato digital. ¿Cómo fue evolucionando la idea original y qué se fue sumando? A las imágenes del pasado les agregué contenido de actualidad, ya sea con imágenes o información. La gran mayoría de los responsables de cada deporte o área sabe que cuentan

Hacoaj es una parte muy importante en la vida de muchos, hasta fundamental. Y Hacoaj en Fotos busca contar con imágenes el pasado, presente y futuro del club. Es como sentarse con la bobe a mirar fotos del pasado y presente y comentarlas, pero en formato digital.


con Hacoaj en Fotos si quieren comunicar algo. Cuándo hay algún evento deportivo importante probablemente me encuentren haciendo una cobertura fotográfica. También le sumé filmaciones y producciones especiales en casi todos los deportes. ¿En qué medida influyó en esto el feed back de la comunidad Hacoaj en Fotos? Las estadísticas que te da Facebook ayudan a leer el feed back pero la realidad es que a la gente le gusta lo viejo y lo nuevo. Dependiendo la mirada de cada uno te puede interesar más o menos lo que se sube a la red. ¿Tenés analizado cuál es el perfil del seguidor de H Fotos? El perfil de nuestros seguidores no es para nada homogéneo. Tenemos el activo que le da “me gusta” a todo lo que publicamos, el “nostálgico” que comenta sólo las fotos del pasado, hasta el que espera la publicación sobre su actividad

para hacer un comentario, compartir y/o darle me gusta. Y obviamente está uno de los motores de Hacoaj en Fotos que es el seguidor que aporta material. Hace poco enviaron una foto desde Israel de un equipo de fútbol que no estaba muy vista y fue muy gracioso leer los comentarios de los hijos de algunos de los fotografiados (la mayoría ya fallecidos). Hacoaj en Fotos lo hacemos entre todos. Todos pueden colaborar enviando fotos antiguas y/o actuales (cuanto más data tengan mejor) e información, para así poder continuar con éste lindo proyecto del que somos parte toda la familia del club. Es grato cuando navegamos por la fan page junto a nuestros hijos y le mostramos como era el club que tanto queremos y ellos están empezando a querer (pertenencia + continuidad). El que quiere enviar material puede hacerlo ingresando a la fan page y contactándose vía mensaje.

ME CASE EN HACOAJ Fue insólito ver una foto con un casamiento en el club. La novia por suerte se contactó y detalló como fue parte de la fiesta. LOS PANCHOS En los comienzos de Hacoaj en Fotos, la publicación de una foto del puestito de panchos fue un “golazo”. Se llenó de me gusta. Los comentarios hablaron sobre los empleados, el picante, el pan especial y costumbres de los comensales. LA NO FOTO Era una foto que nadie tenía pero todos queríamos tener. Hice un “pedido solidario” para que alguien envíe una foto con Américo (antiguo heladero del club). Nadie la tenía, hasta que apareció una que luego de profundas investigaciones se llegó a la conclusión que no era Américo. Hace pocos meses tuve la alegría de encontrar, en un boletín del año 93, la imagen tanto buscada. EL RECUERDO Cuando fallecieron empleados del club de muchos años, tenía la necesidad de contarlo y la repercusión que tuvo fue tremenda. La gente dejó hermosos comentarios que por suerte llegaron a sus familiares y convirtieron las publicaciones en hermosos homenajes. SOY YO Es normal que en una foto no se logré identificar a todos pero lo raro se da (y sucedió) cuando es el propio protagonista que no se reconoce en la foto. CONMOVEDOR Un domingo a la noche me avisa un amigo que un socio del club salió campeón en un evento internacional. Como me gusta que las noticias estén “al toque” online, contacté al socio y le pedí información. En menos de 10 minutos estuvo lista la publicación. Se convirtió en el post con más me gusta y comentarios de la historia de Hacoaj en Fotos debido sobre todo a su protagonista. ACTUALIDAD Previo a eventos deportivos, Macabeadas Nacionales, Panamericanas, Mundiales, etc., tomé contacto con nuestros deportistas para que ellos nos informen del día a día. Todas esas publicaciones tuvieron una gran repercusión. FOTO CON ALCANCE Entre las estadísticas que te da Facebook está la de saber cuánta gente vio la publicación. La que más alcance tuvo en estos 3 años es una reciente de los Juegos Olímpicos de Rio, que llegó a 22.000 personas.

93


hockey

96


97


fĂştbol

100


101


104


105


NUESTRO basquet

108


109


ELÍAS DYMENT Muchas veces recorro solo el club en la semana. Tengo mis recuerdos y mi historia en cada rincón. Anécdotas donde los remeros éramos la barra brava de básquet y vóley. Volvíamos de entrenar y nos quedábamos a comer y muchas veces a dormir, era un programa excelente. Desde hace ya unos años elegí con mi mujer vivir al lado del club, en un edificio que construí junto a mi gran amigo Luis Epelbaum. Ver todas las mañanas el club por mi ventana es maravilloso.

Hacoaj significa La Fuerza. ¿Cuál es la fuerza que te mueve a vos en tu vida? Mi Familia y mis Amigos ¿De qué manera influyó tu experiencia en Hacoaj en lo que hoy es tu personalidad? Hacoaj es mi casa. Me formé como deportista y a nivel comunitario. Como muchos pibes judíos de los años treinta o cuarenta, participé en los Movimientos Juveniles, en mi caso el Hashomer Hatzair. Crecí en San Fernando (llegué a la Argentina cuando tenía 6 años, desde Lublin, Polonia), y en mi adolescencia amigos me insistieron en que me acercara al Club. Finalmente, me hice socio 1952, a los 22 años, por invitación e insistencia de mis amigos Lito Taraciuk y Marcos Kopelioff, entre otros. 112

Eran los comienzos de Hacoaj, nada sencillo. En aquella época el club era chico, nos conocíamos y cuidábamos entre todos. Después comencé a remar, yo era asmático y muy delgado. Y gracias al deporte me curé y tuve experiencias maravillosas. Mi Familia creció en Hacoaj y hoy mis 3 nietos son la tercera generación que lleva la misma camiseta. Los logros a nivel deportivo, con el remo de Hacoaj… Mu-

Mi experiencia es maravillosa. Hacoaj es una parte muy importante en mi vida, me dio las oportunidades para hacerme hombre y crecer. Me curó, me educó, me dio identidad y, por sobre todo, me permitió conocer y compartir todos estos años con amigos.


RESPIRÁ FUERTE Y SEGUÍ REMANDO ¡LA VIDA ES HERMOSA! chos: campeonatos interclubes donde nos ganamos nuestro espacio en la CRIT (Comisión de Regatas Internacionales de Tigre), Campeonatos Argentinos, en Uruguay, Brasil, México, Macabeadas Panamericanas y Mundiales en Israel. Si tuvieras que definir Hacoaj en una sola palabra (o frase) ¿Cual sería? Muy simple: es mi hogar. ¿Qué dirías de vos como ex deportista de Hacoaj? Me siento muy pero muy orgulloso de haber representado al club tantas veces en lo deportivo nacional e internacional, como remero y directivo. Y, por lo tanto, de haber representado también a la comunidad judía. ¿Tus nietos heredaron esa fuerza deportiva? Siii. Los 3 representan al club en fútbol, básquet y hockey. ¿Qué te gustaría contarles a los socios sobre tu experiencia? Mi experiencia es maravillosa. Hacoaj es una parte muy importante en mi vida, me dio las oportunidades para hacerme hombre y crecer. Me curó, me educó, me dio identidad y, por sobre todo, me permitió conocer y compartir todos estos años con amigos. Por eso, les digo a los socios actuales que disfruten de la enorme Institución que tenemos, y que entre todos debemos cuidarla, es parte de nuestra identidad. ¿Fin de semana perfecto? Ver jugar a mis nietos, estar con mis amigos y recorrer al club. Extraño un poco ir a la isla que es mi paraíso. ¿El remo es una gran familia en el club? ¡Claro! Estamos en el club náutico donde el remo y canotaje son una enorme familia. La rampa y la isla son mis lugares

preferidos y siempre recuerdo el nacimiento de cada espacio, donde un grupo muy valiente de directivos -en un contexto mundial complicado- se jugaron y siguieron. La AARA (Asociación Argentina de Remeros Aficionados) durante muchos años no nos permitíó competir. Recién nos aceptaron alrededor de la década del 50, cuando el primer bote de Hacoaj se consagró campeón nacional. Estaba conformado por Franchi Bircz, Fernado Saltzman y Natalio Kukulca. ¿Qué valores le tenemos que transmitir a nuestros hijos a través del deporte? Respeto, tolerancia, dedicación, disciplina y disfrute.

SOBRE MI... Un deportista Fernando Saltzman. Una comida Todas. Último viaje Macabeadas Israel, junto a mi amigo Tito Morgerstern en 2009. Una canción My Way, del gran Frank Sinatra. Un amigo Muchos. Nata, David, Mauricio Rubins, David Luchansky, Roberto Maliar, Chaco Jarolavsky, Rogelio Cichovolski, Marcelo Neer, Cacho Elinger, Salomón Fefer, Héctor Kunik, con quien trajimos el primer remoergómetro…Y muchos más que espero no se enojen que no los menciono a todos. Un sueño Poder seguir disfrutando de nuestro Hacoaj.

113


cesto

116


117


TRABAJAR TRABAJAR EN EN HACOAJ HACOAJ

ISMAEL GERVASSONI Desde hace 27 años recorre el Club prácticamente todos los días encabezando un equipo de trabajo que da lo mejor de sí, con compromiso y la mayor responsabilidad.

¿Cómo llegaste a Hacoaj? Ingresé como empleado para control de acceso en la Sede Capital, el 1° de junio de 1989, por recomendación de un conocido. Poco tiempo después pasé al pañol de materiales y herramientas y un par de años después ascendí a encargado, luego a capataz y sub intendente, siempre en Capital. Hasta que en 2010 se me dio una gran oportunidad profesional, y también un gran desafío: hacerme cargo de la Intendencia de las Sedes Tigre e Isla, sumadas a la de Capital. Este fue, sin dudas, un gran salto: estar a cargo del mantenimiento y obras menores, lo que incluye todos los espacios deportivos, edificios, salones, pileta, espacios verdes… Una tarea inmensa. Agradezco siempre a los directivos de las distintas Comisiones de Interior con los que vengo colaborando, a mis compañeros de staff que confiaron en mí, y por supuesto, a la gente que conforma los equipos de intendencia en todas estas sedes. El equipo es fundamental siempre, más aún en este tipo de trabajo. Sí. El trabajo en equipo es indispensable. No hay otra manera 120

NUEVOS DESAFÍOS Y CRECIMIENTO PROFESIONAL de hacer las cosas bien. El equipo está basado en la confianza, en las reglas claras, en que cada uno haga su parte, pero siempre en contacto y comunicado con los demás. Por suerte, tengo muchas “manos derechas” que trabajan con gran compromiso, aportando ideas y haciéndose cargo de distintas tareas, siempre al pie del cañón. En Capital están Alejandro Borda y Adrián Romano. En la Isla Jorge Zapata. Y en Tigre Maliar, Carlos Bonaduce como capataz, Luciano Rodríguez, Gastón Buscarón, Carlos Fernández y Marcos Conte. ¿Cómo es un día de trabajo en la intendencia de Hacoaj? ¡Qué buena pregunta! Lo que es seguro es que todos los días son intensos. Nos proponemos tener la mayor parte del trabajo planificado. Los días de semana, en Tigre e Isla, son para aquellas tareas de mantenimiento que, en definitiva, apuntan a que las Sedes estén en el estado que los socios esperan y merecen los fines de semana: limpieza a fondo, pintura, albañilería, cuidado de césped y árboles, preparación y reparación de mobiliario, riego, por mencionar lo más básico y rutinario. Y los fines de semana dedicamos mucho al armado de las actividades, según los pedidos de los departamentos de Deportes, Integrales y Remo, además de la higiene permanente y la atención de espacios de alta demanda como la nursery, el quincho, el salón de juegos sociales y, en temporada, la pileta. ¿Cuál es tu visión de Hacoaj, desde tu lugar y con tantos años en el Club? Una visión de fortaleza. En todos estos años hemos vivido todo tipo de situaciones, en el país y el mundo. Y Hacoaj siempre supo adaptarse a los cambios, a las demandas de cada época. Somos parte de una institución muy fuerte, con socios muy exigentes y, también, muy comprometidos, que quieren lo mejor para ellos y para el Club. Eso es un valor muy importante.


campeones 1era divisiรณn metropolitana

122


HACOAJ RUNNING TEAM Si querés hacer actividad física y mejorar tu salud…. Si querés descubrir la felicidad de correr (y hasta ahora no te animaste)… Si sos corredor, querés mejorar tus tiempos y representar al Náutico Hacoaj… Si querés integrarte a un buen grupo de amigos…

¡EL HACOAJ RUNNING TEAM ES TU OPORTUNIDAD! Te esperamos Martes y jueves a las 19.00 hs frente a la confitería del golf en Palermo. Domingos a las 11.00 hs en la Pista de Atletismo, Tigre Maliar. +Info: en los lugares de práctica o hacoajatletismo@gmail.com 124


126


127


¿Cómo, cuándo y por qué entras en Hacoaj? Mi relación laboral con Hacoaj comienza en el año 2012, dando clases de tenis en Club de Campo. El vínculo se establece a través de los directores de la Academia Valgitenis (Lisandro Giraldi y Juan Manuel Valverde). Lisandro fue mi entrenador en mi mejor momento tenístico… Además de ser un gran maestro, es una gran persona, un amigo. Y con Juan también me une una gran amistad. Vivimos muchas cosas juntos en el circuito, es un gran jugador. Este año, en agosto, me convocaron como entrenador y formador de jugadores en el área de alto rendimiento. Acepté esta propuesta con felicidad y entusiasmo, ya que en el club me encuentro con una gran cantidad de amigos. ¿Te mejor ranking como tenista profesional? Mi mejor ranking fue #273 ATP en el año 2007. ¿Qué consejos les das a los chicos que sueñan con jugar al tenis profesional? En este momento de mi vida y mi carrera no me atrevería a dar consejos, sino a acompañar con mi experiencia a quienes, como yo, sienten el gusto y la pasión por jugar al tenis. En todo caso, sí trato de vincular a los deportistas con la dedicación, el esfuerzo, el sacrificio y la voluntad que requiere el aprendizaje de este o cualquier deporte.

JUAN PABLO VILLAR Entrena jugadores del semillero de Tenis en Hacoaj y nos da una muy interesante visión del mundo del deporte de alta competencia.

130

¿Cuánto de talento innato hay en un crack, y cuanto se entrena? Considero que el talento innato, si bien está presente y lo poseen algunas personas, marca un camino y una predisposición. Pero deberá acompañarse de una actitud perseverante de quien aprende y de buenos maestros que guíen y estimulen al deportista. Si todo esto se combina satisfactoriamente, con el tiempo podrá, o no, nacer lo que se denomina un “crack”. Top 5 de tus tenistas preferidos en la historia del tenis y por qué. #1 Roger Federer, por su variedad en su juego ofensivo, su técnica impecable y también su fortaleza mental.


Considero que el talento innato, si bien está presente y lo poseen algunas personas, marca un camino y una predisposición. Pero deberá acompañarse de una actitud perseverante de quien aprende y de buenos maestros que guíen y estimulen al deportista. #2 Novak Djokovic, también por su fortaleza psicológica, su fuerza y su gran capacidad de juego tanto defensivo como ofensivo. #3 Thomas Muster, porque crecí admirándolo. Me gustaba su manera de jugar, como abría la cancha con sus ángulos de drive (era zurdo) y cambiaba los efectos de una manera admirable… Un luchador. #4 David Nalbandian, por ser argentino jaja… Además por ser muy táctico y desarrollar una técnica al más alto nivel, sin perder la elegancia en su juego… Gran competidor. #5 Gabriela Sabatini. Admiraba mucho su juego, sus cambios de efectos y velocidades… Su juego de red era fantástico; una mano tremenda la de Gaby. Y, como David, también muy elegante para jugar. ¿Qué es lo más lindo y lo más feo del tenis? Lo más lindo: Conocer gente de todo el mundo, recibir formación como ser humano junto a lo deportivo, disfrutar de la camaradería y del sentido de pertenencia (esto te lo dan los interclubes). Lo más feo: La decepción y la impotencia cuando se pierde un partido (pero es algo que es parte del juego y se aprende a convivir con esto). ¡Ah! Y encordar. ¿Qué te parece Dieguito Schwartzman? Diego es, ante todo, una gran persona y un jugador a quien admiro. Tuvo el talento para desarrollar una capacidad propia

para jugar cerca del pique y esto lo condujo a los niveles más altos del tenis mundial. Es un gran competidor. ¿Cómo está el semillero del tenis en Hacoaj? En mi opinión, el Club posee una escuela con gran convocatoria y buenos formadores. Por eso su semillero tiene un futuro muy promisorio. ¿Qué cosas tiene prohibidas un deportista de elite y cuales son obligatorias? Un deportista de elite tiene prohibido cualquier tipo de excesos que pongan en riesgo su buen estado de salud física y mental. Son, entonces, obligatorias las conductas que contribuyan y estimulen el buen desarrollo de la actividad: dieta equilibrada, buen descanso y buen uso del tiempo libre, controles médicos y alto nivel de concentración en el juego. ¿Cómo hacen los socios si quieren tomar clases con vos? Me llaman por teléfono o me ven en el club, ya que estoy todos los días.

SOBRE MI... Un deportista Lio Mesi. Una comida Asado. Una canción Volver a empezar (Alejandro Lerner). Un lugar en el mundo Tigre. Tu mejor victoria Thomaz Belluci Un sueño Formar una familia 131


amigos de de la la vida vida amigos

132


amamos

133


134


135


SOY SOY VOLUNTARIO VOLUNTARIO

RICARDO SZULDINER Como voluntario de amplísima trayectoria en BAMI, CUJA, FACCMA y muchísimas otras instituciones de la Comunidad Judía Argentina, y por su no menor experiencia como publicitario, para Hacoaj es un lujo contar con Ricardo Szuldiner como miembro muy activo de su Comisión de Marketing, quien aporta ideas, empuje, compromiso, identidad judía y una mirada siempre atenta a las necesidades de los socios.

Hacoaj significa La Fuerza. ¿Cuál es la fuerza que te mueve a vos en tu vida? La “Fuerza” es la que intento poner a diario para seguir adelante y con mis objetivos claros para dar lo mejor de mi en un voluntariado ejercido por más de 50 años. ¿De qué manera influyó tu experiencia en Hacoaj en lo que hoy es tu profesión / personalidad / logros? Hacoaj fue, para mi, una experiencia de vida. Quise alejarme 136

del ruido, de la ciudad, intentar relajarme y, con mi nueva vida en el Club de Campo aprendí, que siempre se está a tiempo para aprender algo: saber parar a tiempo y por ende disfrutar. Todos los trabajos son estresantes. El mío también lo fue. A medida que pasaron los años me di cuenta que hay otra manera de vivir. Y lo he vivido así en Hacoaj. Si tuvieras que definir Hacoaj en una sola frase ¿Cual sería? Hacoaj es ‘’LA’’ institución socio/deportiva de la comunidad


…siempre se está a tiempo para aprender algo: saber parar a tiempo y por ende disfrutar. judía de Argentina. ¿Cómo, cuándo y por qué te asocias a Hacoaj? Lo hice cinco años atrás y parte de mi familia está en Hacoaj. ¿Por que decidiste vivir en el Club de Campo? Venía a visitar, algunos fines de semana, a la familia de mi hija, yo iba a otra institución y como dice Roberto Carlos ‘’yo tengo un millón de amigos’’ y me di cuenta que muchos estaban en Hacoaj. Estuve como voluntario en varias instituciones, este fue el motivo para conocer a tanta gente, además de mi profesión como publicitario he conocido a otra cantidad importante, inclusive, amigos de la vida, de joven y de no tan joven. ¡Me entusiasmé! ¿Fin de semana perfecto? La caminata en Hacoaj por todo el “lindero” (ahora postergada) de los sábados con dos amigos, sábado a la noche salida en la Capital y domingo almuerzo con mi hijo y nietos y a la tarde “five o clock”, merienda con amigos también en la Capital. ¿Qué actividades hacés en el club? Estaba jugando al golf y espero volver apenas comienza el cambio de clima. Supuestamente en setiembre pueda empezar. ¿Desde cuándo sos voluntario en Hacoaj y por qué? Desde hace dos años, momento en que se conformó la Comisión de Marketing y me llamó Víctor Vaisman para que trabaje con Osvaldo Ofman quien lidera dicha comisión. Estoy contento de participar, ví muchos cambios en estos dos años, todavía faltan muchos, pero estamos trabajando muy bien. Cómodos.

Estamos trabajando en el equipo que edita nuestra Revista Mensual. Está creciendo mes a mes y cada número los socios la esperan ansiosos por las notas y encontrarse en las fotos individuales o grupales. ¡Éxito total! ¿Podemos invitar a la gente a voluntariarse? ¿Cómo hacen? Desde ya que sí. Queremos gente joven que se acerque a participar. El compromiso son dos horas por semana, para escuchar y opinar sobre todas la áreas de nuestra institución. Pueden contactame a comunicaciones@hacoaj.org.ar y con gusto hacemos una reunión para conocernos y comentarles de que se trata nuestra Comisión. ¿Qué actividades hay en el Club de Campo programadas para la segunda mitad del año? Hay variadas actividades, desde la Agenda Cultural, hasta las Actividades Integrales y Deportivas que muchas se están pasando de la Sede Maliar al Club de Campo. Tenemos nuestro “H NEWS DE CAMPO” todos los fines de semana que informa sobre las actividades para la siguiente semana. Esta información es exclusiva del Club de Campo y está insertada en el “H NEWS”.

Queremos gente joven que se acerque a participar. El compromiso son dos horas por semana, para escuchar y opinar sobre todas la áreas de nuestra institución. Pueden contactame a comunicaciones@hacoaj.org.ar y con gusto hacemos una reunión para conocernos y comentarles de que se trata nuestra Comisión. 137


140


141


142


nuestros profesores Ă­dolos

144


145


HACOAJ HACOAJ EN EN EL EL MUNDO MUNDO

MARIO “BOCHA” JASNIS ¿En qué aspectos de tu vida influyó Hacoaj? Empecé a ir al Club 9 meses antes de nacer. Mi papá, Israel J. Jasnis, fue socio fundador (el menor de todos, sólo 23 años), como parte del equipo dirigido por Mauricio Schverlij, que creó el Club Náutico Hacoaj en 1935. Íbamos a Tigre desde Villa Devoto donde vivíamos. Según me contaron mis papás, tomábamos el tren San Martín hasta Retiro, cambiábamos al Mitre, que nos llevaba al Tigre; luego caminábamos (yo iba en cochecito) bordeando el río hasta el Club. Tuve varios núcleos muy fuertes de vida social: la familia, el barrio, las instituciones educativas que me formaron y el Club. La familia cercana, fue modificándose. Del barrio me mudé. En las instituciones educativas, si bien recogí amigos para muchos años, dejé de participar. En cambio, el Club fue un continuo en mi vida, desde pre-bebé hasta unos días antes de emigrar a Chile, en abril de 2002. Participé de las primeras Nautilandias, el primer Campamento, integré equipos de básquet de los 12 a los 19 años. Jugué a la paleta, remé (alguna vez también se nos dio vuelta el bote). Mi papá me enseñó a timonear y remar y yo hice lo mismo, 30 años después, con mis hijos. Formé parte del Cuerpo de Líderes y colaboré en varias Nautilandias. Integré 148

NOS VEREMOS PRONTO diferentes comisiones: Cadetes, Deportes, Socios, Consejo Directivo, Consejo Asesor de la Presidencia. Como decía jocosamente mi amigo Pedro “Las comisiones de sánguches”. Todas estas etapas fueron, sin excepción, fuente de capacitación personal, lugar de aporte e intercambio de ideas (algunas buenas, también de las otras), muchas veces apasionadas, siempre desinteresadas en lo personal y principalmente lugares donde generé muchos amigos (alguno de los otros también, por qué negarlo) con los que nos hemos acompañado largos años. Sigo virtual y afectivamente formando parte de mi último grupo de pertenencia -Puro Grupo de Gimnasia- Aunque hace 14 años no transpiro junto a ellos, estoy informado de lo que ocurre y me siento parte. Volveré en pocos años (¿dos?, ¿tres?... No más de cuatro). La práctica grupal del deporte me enseñó, entre muchas cosas, la importancia y la satisfacción de prepararse en conjunto para luego enfrentar juntos las dificultades; me enseñó (como decía Glauco Caielli) que el partido no termina mientras el juez no toque el pito: tenemos que luchar y esforzarnos hasta el final para lograr nuestros objetivos. Esta simple reflexión me ayudó muchísimo en nuestra emigración a Chile. Cuando tuve problemas serios, siempre la recordé. Con Mirtha, mi esposa, nos conocimos en el Club. Ella era profe de Educación Física y yo Secretario de Cadetes. ¿Hacoaj sigue influyendo en sus vidas? Nuestra reducida red de amigos está formada en un 50% por familias de Hacoaj que se radicaron en Chile antes que nosotros. No es bueno vivir sólo de recuerdos, pero es difícil que transcurra una reunión sin que se hable, aunque sea algo de Hacoaj: las colonias, campamentos, equipos deportivos, dirigentes, entrenadores… Y de nosotros mismos en esas circunstancias pasadas. ¿Qué extrañas de la vida en el Club? El Club es único… Ni repetible, ni trasladable, ni olvidable para quienes lo hemos vivido tan intensamente (¿palabras


El Club fue un continuo en mi vida: Desde pre-bebé hasta unos días antes de emigrar a Chile, en abril de 2002. de viejo?). No puedo decir que lo extraño, tengo que dedicar mis energías a seguir construyendo nuestra nueva vida en Chile y prepararnos para el regreso. Sigo soñando con volver a remar con mis hijos, nietos y amigos, a hacer gimnasia con mis amigos. Y, si la energía y “los otros” aún me lo permiten, participar en alguna comisión. En Santiago ¿Tuvieron alguna experiencia similar a la de Hacoaj? A poco de llegar nos asociamos al Estadio Israelita, pensando recuperar algo de nuestra vida en Hacoaj. Las características de los pueblos chileno y argentino son muy diferentes, como así las conductas sociales de sus integrantes. No puedo decir cuáles son mejores que las otras. No me sentí incómodo ni tuve experiencias agresivas o discriminatorias por ser argentino. Nada de eso. Pero “no me hallé” y al año dejamos de concurrir. Fui voluntario en las Macabeadas Panamericanas 2003. Me tocó atender al sóftbol. Nuestra representación (por supuesto todos de Hacoaj) logró un dignísimo segundo puesto. Contaba con muy pocos jugadores de reemplazo y le ganó a otros equipos con muchísima mayor trayectoria. La conducta deportiva de esos pocos muchachos me sacó algunas lágrimas, aunque no hubiésemos ganado el primer premio. Alguna anécdota de la vida en el Club que te haya marcado. Sede Tigre, Nautilandia, 28 de diciembre de 1960. Madrugada. Calor. Mosquitos. Espirales cubiertos por tejidos metálicos. 4 o 5 de la mañana. Todos dormíamos. Líderes y colonos. Éramos 25 en tres habitaciones construidas sobre el galpón de materiales deportivos y la casa de quien fuera Intendente muuuchos años: el Sr Rimbaud. Tres integrantes del Cuerpo de Líderes (Alberto, Alejandro y

yo) dormíamos en una habitación. Desconozco el motivo por el cual me desperté y pude ver una llamita de fuego sobre una frazada que había caído sobre el tejido metálico que cubría el espiral. De ahí a un incendio total en todas las habitaciones pasaron muy pocos minutos. Llegaron los bomberos con sus camiones y mangueras (ya todos habíamos evacuado los dormitorios sin accidentes personales) y apagaron el incendio. Tanto el director, Chango Borosky, como los líderes estábamos anímicamente muy caídos… Se hacía muy difícil continuar hasta el 30 o 31 de diciembre. Eso creímos inicialmente. Fueron los colonos -chicos y chicas de entre 6 y 13 años- quienes nos impulsaron a no interrumpir la colonia. Los padres y directivos del Club nos apoyaron. Las chicas tenían sus dormitorios en la Quinta de Rosas y había otro dormitorio de varones sobre el vestuario, próximo a la vieja entrada, donde se iniciaba la alameda. Los varones se ofrecieron a compartir sus cuchetas con los que las habían perdido. Los líderes habremos dormido sobre un colchón en el piso. Pasaron 56 años, no puedo recordar. La Colonia terminó con mucha alegría (y no pocas lágrimas) de los colonos, sus padres, los directivos y, por supuesto, quienes teníamos responsabilidades en aquella inolvidable Nautilandia: Silvia Schmunis, Graciela Huberman, Nora Mordcovich, Laura Goldfeld, Graciela y Edith Nisnovich, Rubi Borosky, Mario Goijman, además de los ya nombrados Chango, Alberto, Alejandro. Perdonen los omitidos involuntariamente. Con mucho cariño, muchos recuerdos y algunos pocos lagrimones. Nos veremos pronto.

La práctica grupal del deporte me enseñó, entre muchas cosas, la importancia y la satisfacción de prepararse en conjunto para luego enfrentar juntos las dificultades… 149


151


interno “juan ofman”

152


153


156


157


EL AMOR

158

ES ASÍ


159


MARTÍN FINKELSTEIN En agosto volvió a consagrarse con la primera Faccma de Fútbol. Martín nos enseña que, una vez más, el mejor equipo del mundo es el que armamos con nuestros amigos.

¿Cómo, cuándo y por qué te asocias al club? Me asocié a los seis años. Creo porque mi papá había venido al club de chico y sabía que podía ser un buen lugar para jugar al fútbol y formarme un grupo de amigos.

160

Edad, altura, peso. Primario, secundario, universidad. Hincha de... ¿Novia? Tengo 20 años, mido 1,75 mts. y peso 68 kg. Hice la primaria en el Jean Piaget y la secundaria en ORT Montañeses. Ahora estoy estudiando Economía en la UBA. Soy hincha de Independiente y tengo novia. ¿Qué actividades haces en el club? En el club siempre hice fútbol, desde la escuelita con Claudio


JUGAR CON AMIGOS Y SALIR CAMPEÓN Lo más lindo de vestir la camiseta de Hacoaj es jugar con amigos. Eso para mí es lo más importante. Cuando perdés, tus amigos son quienes mejor te saben bancar. Y cuando ganás, ellos son la mejor compañía para festejar. y Luis hasta ahora en Primera. También fui a los grupos desde los 12 años, e hice Escuela de Madrijim. ¿Cómo es tu fin de semana perfecto? Mi fin de semana perfecto sería… Un viernes juntándome con mis amigos o mi novia, sábado ir a la cancha si jugamos de local y asado a la noche con los pibes, infaltable. Después, ganar el partido del domingo, y a la noche cenar con mi familia o mis amigos de vuelta. ¿Qué lugar ocupa Hacoaj en tu vida? Un lugar importantísimo. Mis mejores amigos me los hice acá y, tanto en futbol como en los campamentos y viajes de los grupos, están muchos de mis momentos más felices. No lo cambio por nada ¿Tu mejor gol. Tu peor derrota. Tu mejor victoria? Mi mejor gol, seguramente, fue cuando éramos chicos, en la cancha 1 del club contra Barkojba. Mi peor derrota: la final que perdimos con sub 23 el año pasado contra Mi Refugio. Mi mejor victoria: Este año contra Venado: ganamos y salimos bicampeones.

¿Qué es lo más lindo de vestir la camiseta de Hacoaj? Lo más lindo de vestir la camiseta de Hacoaj es jugar con amigos. Eso para mí es lo más importante. Cuando perdés, tus amigos son quienes mejor te saben bancar. Y cuando ganás, ellos son la mejor compañía para festejar. Para mí es muy lindo estar hoy en la primera del club y jugar no solo con mis nuevos amigos, sino con aquellos de toda la vida, con los que juego desde que llegue al club y con quienes compartí todo. ¿Cuánto entrenás y como te cuidas? Entreno con el club dos veces por semana y trato de cuidarme lo más posible, sobre todo el día antes de los partidos. ¿Cómo se festejó el último campeonato? Empezaron con cena ese mismo domingo y siguieron con fiesta y salida el finde siguiente, no solo del plantel de primera, sino muchos amigos de otras categorías. Todavía creo que nos deben un asado igual...

SOBRE MI... Un deportista El Kun Agüero. Un auto el Clio de Fede Goldman. Último viaje al sur con mis amigos de Hacoaj. Un lugar en el mundo Mar Azul, con mi papá, mi mamá y mi hermano. Una comida Asado. Un sueño El tricampeonato… Y si se puede la copa también.

161


164


165


también posibilidades a los adultos. La existencia de las otras tres sedes ampliaba significativamente esas posibilidades. Un plus fue que muchos de sus compañeros de colegio fueran habituales concurrentes a Club de Campo o a la Sede Tigre. También contábamos con amigos socios de Hacoaj. ¿Qué actividades haces vos y tu familia en el club? Juego al futbol en la actividad de sábados y domingos a las 15.00 hs, participo del vóley recreativo y competitivo y hago salidas de remo con amigos a la Isla. Iara (10) juega en el equipo de hockey y Axel (10) en el de fútbol. Ambos participan, también, en los grupos de Hadraja, Macabeadas y campamentos. Silvia disfruta organizando eventos sociales en nuestra casa de Club de Campo y donde recibimos regularmente a amigos nuestros, familia y amigos de los chicos.

RUBÉN EFRON Entre la diversidad de sus propuestas de actividades, Hacoaj cuenta con el Proyecto Magal, cuyo objetivo promover la inclusión social en espacios recreativos de chicos con discapacidad. Rubén, papá de Maaián, quien es parte de Magal desde hace tres años, nos cuenta acerca de esta iniciativa en la que Hacoaj es pionero.

¿Cómo, cuándo y por qué te hacés socio de Hacoaj? En 2012 llegamos a Club de Campo Hacoaj, buscando cambiar nuestra casa de fin de semana en un country de la zona sur por un lugar en el que nuestros hijos -en ese momento de 6, 6 y 4 años- se incorporen a actividades sociales y deportivas que los acompañen durante su niñez y adolescencia. En Hacoaj encontramos una oferta de actividades para esa etapa que cumplía nuestro deseo, a la vez que nos brindaba 166

Edad, primario, secundario. Universidad Tengo 51 años. Fui a la primaria y secundaria en Concepción del Uruguay, Entre Ríos. Vine a estudiar a Buenos Aires la carrera de Licenciatura en Análisis de Sistemas de la Facultad de Ingeniería de la UBA. ¿Qué es el proyecto Magal? Buscando que mi hija menor, Maaian, se incorpore a las actividades de los grupos de chicos conocimos el proyecto Magal, que tiene por objetivo promover la inclusión social en espacios recreativos de chicos, que como ella, tenga alguna discapacidad. Este es nuestro tercer año y vimos crecer el proyecto en profesionalismo y cobertura. ¿Quiénes pueden formar parte de este proyecto? Hoy participan del proyecto nueve chicos, de entre 3 y 16 años. Está dirigido a todos los chicos para crear un ambiente inclusivo, dándole a cada niño lo que necesite para desarrollarse integralmente en un entorno social que favorezca su desarrollo y los estimule. La idea es que, a medida que logre extenderse el alcance sobre otras actividades y deportes pueda crecer tanto la población de chicos con dificultades que se integren como la variedad de actividades a las que puedan acceder.


MAGAL: LA RESPUESTA ES LA INCLUSIÓN Crear espacios inclusivos es el primer lugar donde empezar a crear conciencia que la discapacidad es responsabilidad de todos, que todos somos actores en esto y construimos una sociedad que logre incluir a todos. ¿Qué horarios hay y quién lo coordina? La actividad hoy se centra en los grupos de Hadrajá, de sábados y domingos a las tres de la tarde, coordinados desde este año por Florencia Borghi, quien ha logrado llevar el proyecto a un nivel superador. Es acompañada en la tarea por un staff de profesionales que dan el apoyo de integración a cada chico para que pueda participar de los grupos de Hadrajá, coordinando con los líderes de grupo, madrijim y padres en el club. Para maximizar la efectividad mantienen constante comunicación con los colegios o CET y el equipo de profesionales de cada niño, para aunar criterios, maximizar las estrategias planteadas en equipo y generalizarlas en el club. Entre otras cosas participan de reuniones escolares y de equipo para lograr sistematizar los apoyos y ayudas. ¿Hacoaj es pionera en este tipo de actividades? Muchos niños con discapacidad logran integrarse en alguna institución educativa, pero estos mismos niños y adolescentes fuera del horario escolar se encuentran con serias dificultades para encontrar espacios sociales inclusivos donde se puedan desarrollar socialmente, donde puedan tener espacios deportivos, o de esparcimiento. Hacoaj como club es pionero en esto, ya que a diferencia de la mayoría de las instituciones donde existen espacios diferenciados para niños con disca-

pacidades y para niños de desarrollo típico, propone espacios donde todos los niños crezcan juntos y se enriquezcan con este intercambio. Que todos empecemos a vivir el cambio de paradigma donde la discapacidad ya no es mirada como una limitación médica sino como una limitación social. Para esto, crear espacios inclusivos es el primer lugar donde empezar a crear conciencia que la discapacidad es responsabilidad de todos, que todos somos actores en esto y construimos una sociedad que logre incluir a todos. ¿Qué más podríamos hacer para crecer y apoyar a nuestros chicos? En estos 4 años he descubierto que hay una población importante de chicos con dificultades, muchos de los cuales desconocen el proyecto. La ley de discapacidad garantiza a los beneficiarios el acceso al deporte y la recreación, e iniciativas como esta son las que permiten hacerlo realidad. Su difusión, apoyo y financiación para lograr continuidad del proyecto y sostener a los profesionales que lo llevan a cabo pueden hacer la diferencia para estos socios del club.

Hacoaj como club es pionero en esto, ya que a diferencia de la mayoría de las instituciones donde existen espacios diferenciados para niños con discapacidades y para niños de desarrollo típico, propone espacios donde todos los niños crezcan juntos y se enriquezcan con este intercambio. 167


168


169


172


que no sea fútbol. Además, Tomi está en Escuela de Madrijim y Martin y Guido van a los grupos. Pero mis papás también disfrutan a full. Mi mamá hace tenis y yoga y mi viejo... Bueno, más que nada disfruta de ir a ver los partidos de sus 4 hijos. ¡Después de eso no le queda mucho tiempo, ja! Creo que, hoy por hoy, es el hincha número 1 del fútbol del club. ¡Gracias pa! ¿Cómo es tu fin de semana perfecto? Empieza el viernes, con la salida con amigos. El sábado, descanso a la mañana. Si está lindo el día, a la tarde intentamos ir al río o a cualquier parque con Sol, mi novia. Y el domingo, nada más lindo que jugar y después ir al templo del fútbol: La Bombonera. Para coronar el finde, un asadito con amigos o en familia.

MATI SILBERMAN Me gustaría decirles a todos los socios que aprovechen de este Hacoaj maravilloso que formamos entre todos y del que somos parte. ¡Hoy Hacoaj es una parte fundamental de mi vida y estoy feliz de que así sea!

¿Cuándo y por qué te haces socio de Hacoaj? Afortunadamente me hice socio de chiquito, a los 5 años, cuando con mi familia nos fuimos a vivir a Club de Campo. ¡Hoy agradezco haber vivido ya más de 15 años en Hacoaj! ¿Qué actividades hacen vos y tu familia en el club? Entre mis hermanos y yo, en mi casa no se escucha otra cosa 174

Edad, altura, peso. Primario, secundario, universidad. ¿Hincha de…? ¿Novia? Tengo 21 años. Mido 1,77 mts y peso 68 kg. Hice la primaria en el Tarbut y la secundaria en el Pelle. Actualmente estudio Economía en la UBA. Soy hincha de Boca. De novio con una mina increíble, Solange Suli. Viviste y creciste en el Club de Campo, ahora pasás los fines de semana en las Torres Jai ¿Cómo es eso? La verdad… ¡Maravilloso! Crecer en Club de Campo fue una experiencia muy linda. Es un lugar de locos. Cada vez que voy, me sorprendo de lo lindo que es y la paz con la que se vive en ese lugar. Ahora, pasar los fines de semana en Jai también se disfruta muchísimo. Es una vida diferente, más de club. Me encanta pasar el fin de semana ahí tanto con mi familia como con amigos y también amigos de mis hermanos. El balcón que da al club es una locura, puedo quedarme horas ahí simplemente viendo el club. ¿Qué sensación te da representar al club, ponerte a camiseta de Hacoaj? Es una sensación difícil de describir. Se siente algo muy lindo defender la camiseta del club en el cual creciste y te formaste como persona. Ni hablar de hacerlo jugando con amigos. ¡Es lo más grande que hay!


ALMA Y CORAZÓN DE HACOAJ ¿Cuánto entrenás y cómo te cuidas? Entrenamos dos veces por semana y jugamos el finde. Además, si es posible, intento meter un día de gym, es fundamental. Dentro de todo trato de comer sano (excepción los jueves de Glorias) y obviamente las noches antes de jugar me acuesto temprano para descansar lo mejor posible y así llegar 10 puntos al partido. Una anécdota con tus amigos. Realmente, son infinitas. Es imposible decir una en particular. Mi grupo de amigos es una cosa de locos, todos somos del club, es lo que nos unió, eso es algo que nunca voy a dejar de agradecerle a Hacoaj. Particularmente, los viajes que hicimos y las veces que campeonamos juntos son las cosas que más me guardo. Y por supuesto, los festejos, que nunca pueden faltar. ¿Cómo está tu equipo en el campeonato? El último campeonato no nos fue para nada bien. Esta segunda mitad de año haremos lo posible para revertir la situación. Debemos ser autocríticos, creo que esa es la única forma de mejorar.

Crecer en Club de Campo fue una experiencia muy linda. Es un lugar de locos. Cada vez que voy, me sorprendo de lo lindo que es y la paz con la que se vive en ese lugar. Ahora, pasar los fines de semana en Jai también se disfruta muchísimo.

Se siente algo muy lindo defender la camiseta del club en el cual creciste y te formaste como persona. Ni hablar de hacerlo jugando con amigos. ¡Es lo más grande que hay!

SOBRE MI... Un deportista Díficil uno solo. Pero personalmente, ninguno me dio tantas alegrías como Juan Román Riquelme. Una comida Asado. Último viaje Brasil con amigos. Primer beso Con mi noviecita de aquel entonces, tras una romántica salida al cine. Un perfume Depende la ocasión. Si hay que elegir, Black XS. Una salida No hay como una buena noche con amigos. Mejor gol Dejame darte dos. Uno vs Unión de San Martín en Sub 20. Otro vs Lamroth en Sub23. Los dos partidos eran clave y, por suerte, pudimos ganarlos en el último minuto. Nunca me los voy a olvidar esos dos. Un sueño Compartir el plantel de Primera de Hacoaj con mis hermanos. 175


176


177


glam del nรกutico

180


181


FAN nยบ 1 de la revista

184


185


FERNANDO FERNANDO RUSSO RUSSO ¿Qué objetivos tenés como entrenador de la Primera y la Quinta del Hockey de Hacoaj para la segunda mitad del 2016? En la Quinta el principal objetivo es formar jugadoras para la Primera División del club. Es, sin dudas, la prioridad uno, sumando técnica individual, manejo de partidos y presiones. En la Primera, la deuda que tenemos después de algunas bajas que tuvimos en este año, es formar un equipo consistente. Lo fuimos en las primera siete fechas, después perdimos un poco el rumbo y ya hace un par de fechas que nuevamente retomamos el camino. ¿Cómo estamos en la tabla? Arrancamos muy bien, con objetivo de entrar en los playoff. Y como te comenté, luego de algunas bajas, los objetivos fueron cambiando. Hoy estamos afuera de los playoff, pero queremos mantener la tranquilidad de tampoco pelear por un lugar en los repechajes de descenso. El muy experimentado entrenador del la Quinta y la Primera de Hockey de Hacoaj nos da su visión del deporte y, muy especialmente, les habla a los padres de las jugadoras.

¿Cómo, cuándo y por qué llegas a Hacoaj? Fue hace tres años. Llegué por medio de Naty Doreski, a quien conocía. Primero era un paso grande, para mi, trabajar junto a Pablo Lombi. Y después, cuando él dejo la Primera, se transformó en un lindo desafío. Curriculum vitae en el deporte Jugué 12 años en Primera. Primero en Círculo Universitario de Quilmes y después terminé en Quilmes High School. Como entrenador, comencé en el año 1997 -en inferiores- y en el 2001 tuve mi primer equipo de mayores. 186

¿Qué tres valores primordiales querés transmitirle o enseñarle a tus jugadoras? Primero ser inteligentes. Manejar los momentos. Lo mas importante: cabeza fría, corazón caliente. Terminar el partido sin nada que reprocharnos en cuanto a compromiso. Dejando todo. ¿Qué se siente entrenar a lA crack de tu hermana, Mariné Russo, olímpica, mundialista (y mejor persona)? Es la segunda vez que me toca dirigirla en mayores, también lo hice alguna vez en inferiores. Quizá hoy en día lo tomamos ya como algo natural y normal, y sin dudas lo extrañaremos mucho cuando esto se termine. Para mi, es el orgullo más grande que me dará mi vida dentro del deporte.


PASIÓN Y COMPROMISO PARA ENTRENAR Mi consejo es el mismo de siempre: acompañar, ayudar, alentar. Pero nunca presionando o apurando los tiempos. ¿Cómo ves el semillero de Hacoaj hoy? Quizá sea el problema más grande que tenga hoy Hacoaj. En primera juegan siete jugadoras de entre 30 a 40 años. Si bien las inferiores en estos años mejoraron, es un trabajo que recién se verá reflejado en la primera dentro de seis o siete años, no menos. Y durante esos años de transición habrá que trabajar muy duro en todos los niveles del club para mantener el nivel logrado. Y de no poder mantenerlo, entender que solo es deporte y trabajar más duro aun para volver a donde tiene que estar un club como Hacoaj. ¿Se forma una Leona o se nace Leona? Esa es una discusión eterna. Yo soy de los que dicen que Leona se nace, es muy difícil formarla en su totalidad. Ahora bien, hay muchas que nacen con el talento para poder serlo y no llegan. Solo llegan las que nacen para serlo y además se entrenan y tienen la pasión por el hockey. Sin esas tres cosas, no se llega. ¿Qué consejos le das a las chiquitas que sueñan con jugar en la primera del club? Primero, entrenar, entrenar y entrenar. Segundo mirar, ver a las más grandes. Quedarse a ver a la Intermedia, a la Primera. Y tercero, y muy importante, y les hablo a los papás: acompañamiento. Sin el acompañamiento de los padres también es muy complicado. No faltar a entrenar, no faltar a jugar. En etapas de formación, es fundamental el compromiso, y dar el ejemplo de la responsabilidad de participar de un grupo, de un deporte en equipo.

¿Necesitamos una cancha de agua de manera urgente? ¡Sin duda alguna! La cancha de agua, cambia radicalmente a las jugadoras, clubes como GEBA (hace años) ahora Lomas, con la cancha de agua elevaron su nivel, se marca mucha diferencia con los clubes como nosotros que tenemos cancha de arena. Y siguiendo con el tema anterior, la transición entre el grupo de jugadoras mayores que dejara pronto y las que vienen abajo, teniendo una cancha de agua, será mucho más fácil. ¿Qué consejos le das a los padres de las chicas que sueñan con ser leonas? Como dije antes, Leona se nace, pero solo con eso no alcanza. Se tiene que tener pasión por el hockey y además mucho compromiso por entrenar. Mi consejo es el mismo de siempre: acompañar, ayudar, alentar. Pero nunca presionando o apurando los tiempos.

No faltar a entrenar, no faltar a jugar, en etapas de formación, es fundamental el compromiso, y dar el ejemplo de la responsabilidad de participar de un grupo, de un deporte en equipo. 187


188


189


HACOAJ HACOAJ EN EN EL EL MUNDO MUNDO

LALO LALO ZLOTNIK ZLOTNIK Cuando Marcelo “Lalo” Zlotnik participó en las Macabeadas Mundiales Israel 1997 tuvo la oportunidad de recorrer el país y descubrir su realidad. Muy rápidamente se fue gestando en él y en su esposa, Judith Schmer, un sentimiento muy profundo, de pertenencia e identidad, que los llevó a tomar una de las decisiones más importantes de su vida. Poco tiempo después, en diciembre de 1998, con sus dos hijos pequeños hicieron aliá. Se llevaron consigo sus afectos, su historia y las experiencias de haber crecido en Hacoaj, que conformaron gran parte de su personalidad.

190

Lalo y Judith, prácticamente nacieron en Hacoaj. “Yo hice de todo en el Club”, reseña Lalo. “Mi familia se asoció cuando yo tenía cuatro años. Jugué al sóftbol, hice remo y, por supuesto, mucho, mucho fútbol”. Judith, por su parte, jugaba al Hockey y llegó a ser capitana de la Primera. En algún momento, como sucedió y afortunadamente sigue sucediendo, los caminos de ambos se cruzaron en Hacoaj y comenzaron a transitar la vida juntos. “Todavía siento la alegría de las mañanas de los sábados y los domingos, mientras preparaba el bolso en mi casa de Villa del Parque para irme al Club a jugar todo el día y compartir esas horas interminables con los amigos… Recuerdo muy bien los viajes en el Fiat 1500 del viejo de Poletti, de quienes éramos vecinos”. Hacoaj no fue sólo una experiencia, fue (y de alguna manera sigue siendo) su vida entera. “Pasé toda mi infancia en el club. De adolescente empecé a jugar al fútbol hasta llegar a la primera. Jugar en Hacoaj fue la mejor manera de formarme como persona, trabajar mi autoestima, la humildad, tener amigos, compartir proyectos en equipo, dejar todo en la cancha, aprender que el equipo es más importante que uno y que, por eso, no le podés fallar a tus compañeros. Esto es, por ejemplo, tener puntualidad, entrenar duro, dejar todo en la cancha, y también fuera de la cancha. Como consecuencia de ese espíritu que aprendimos a desarrollar, generalmente salíamos campeones”. Lalo tiene palabras de especial reconocimiento a quienes lo ayudaron en su etapa formativa en Hacoaj, personas que, desinteresadamente, ofrecían su tiempo y dedicación para que nosotros podamos jugar. “Juan Ofman z”l, Marcelo Ofman, Alberto Esersky, fueron muchísimo más que directores técnicos, fueron maestros de la vida”. Con un dejo de emoción en la voz (tal vez él no lo note, pero ya tiene el típico “cantito” de los israelíes al hablar), Lalo comparte sus emociones y sus reflexiones. “Irnos fue una decisión personal, producto de la identificación que sentimos con Israel, aunque en casa no venía de una formación sionista. Sentimos la necesidad de cambiar de rumbo, de vernos como parte de otro proyecto de país. Fue muy impactante y sentimos mucha admiración cuando conocimos Israel, al ver una sociedad tan avanzada”.


EL EQUIPO ES MÁS IMPORTANTE QUE UNO Jugar en Hacoaj fue la mejor manera de formarme como persona, trabajar mi autoestima, la humildad, tener amigos, compartir proyectos en equipo, dejar todo en la cancha, aprender que el equipo es más importante que uno y que, por eso, no le podés fallar a tus compañeros.

Los primeros tiempos no fueron fáciles, recuerda. “Al principio hicimos un corte y tomamos distancia. Pero luego, naturalmente, comenzamos a integrarnos con los amigos de Argentina y de Hacoaj que viven en Israel y que son un montón, a los que se suman todavía más en visitas permanentes o, especialmente, cuando llegan las Macabeadas”. Desde su casa en Kfar Hasharon, los Zlotnik encontraron su lugar de pertenencia en la tierra en la que el pueblo judío creó y sostiene su país con lucha y creatividad, con pasión y alegría. Sin embargo, no olvidan sus raíces. Y tienen una vinculación con la Argentina y con Hacoaj que va más allá de las distancias. “En Israel tenemos una vida normal, plenamente integrada a la sociedad. Pero indudablemente gran parte de los afectos y emociones quedaron en Argentina y muchísimas de ellas en el club. Por eso seguimos siempre a disposición, para ayudar como podamos al Hacoaj que tanto queremos”.

191


192


propusimos hacer un trabajo muy sólido para que todos nuestros jugadores estuvieran en sintonía con la Asociación. Nos propusimos tener una AAT inclusiva. Tuvimos muchas charlas con Juan Martín y debo decir, claramente, que nunca condicionó su retorno ni puso exigencias. Entendimos que el camino es transitar juntos, jugadores y dirigentes. Influyó mucho, también, la elección que hicimos del Capitán de Copa Davis, Daniel Orsanic, con quien estábamos muy conformes por su gestión al frente del Departamento de Desarrollo. Daniel reúne las mejores condiciones personales y profesionales para ser Capitán. Fuimos afianzando la relación y Juan Martín nos acompañó desde el primer momento, aunque no estaba en condiciones de jugar. La prueba es que estuvo de peloteador ante Brasil. También apoyamos todo su proceso de rehabilitación. Hoy los frutos están a la vista: su vuelta al equipo de Copa Davis es muy importante. Me alegro mucho por él y por el tenis.

ARMANDO CERVONE

PRESIDENTE PRESIDENTE DE DE LA LA ASOCIACIÓN ASOCIACIÓN ARGENTINADE ARGENTINADE TENIS TENIS Llegó a la presidencia de la Asociación Argentina de Tenis luego de una larga actividad como dirigente, que comenzó con Enrique Morea en 1996. Fue Secretario Legal, Vicepresidente, delegado a la Federación Internacional y Vicepresidente de la Confederación Sudamericana. Desde esta amplia experiencia, Armando Cervone nos cuenta el trabajo integral que está haciendo la AAT en la formación de los tenistas.

¿Qué hicieron para que Del Potro volviera a la Davis y estuviera en los Juegos Olímpicos? Cuando asumí la presidencia de la AAT veníamos de una etapa de poca afinidad con los jugadores. Juan Martín se sentía no protegido por la Asociación y, entonces, nos 194

¿Cuáles son los objetivos principales en la formación de jugadores a futuro? Desde lo mediático lo que más trasciende es la participación de los jugadores en el Circuito y la Copa Davis que, en Argentina se vive como en ningún lugar del mundo. Pero el tenis no se agota ni termina en los profesionales. Profesional no se nace. Se podrá nacer con talento, pero el profesional se forma, se capacita. Tenemos un circuito de menores importantísimo, con torneos Grado 1, 2, 3 y 4 y, realmente, eso hace que la preocupación nuestra esté enfocada en el desarrollo. No es casual que el Director de Desarrollo sea el Capitán de Copa Davis, porque eso nos permite enfocarnos en el proceso que empieza en la formación y termina en los profesionales. Hay pilares que son decisivos en todo esto: la capacitación de entrenadores, el apoyo a la competencia y la formación de los chicos. Precisamente ¿Cómo observás hoy el nivel de la formación de esos chicos? Tenemos a la vista pruebas evidentes de que se está trabajando muy bien. A fines del año pasado en el Orange Bowl (un torneo tradicional que nos trae gratos recuerdos por Gabriela Sabatini y Mariano Zabaleta, entre otros) tuvimos


EL MENSAJE ES TRABAJAR EN CONJUNTO tres campeones sobre cuatro categorías. Se está trabajando con muy buenos resultados. Este año, el Sub 14 fue campeón en la Junior Davis Cup en la República Checa. Le ganaron al gran favorito, el equipo local. Se incrementó la presencia argentina en los cuadros junior de los Gran Slam. En Roland Garros tuvimos cinco chicos, por ejemplo. Hay todo un gran trabajo por delante. Tengamos en cuenta que, en el tenis, la explosión de los jugadores no ocurre inmediatamente, sino a los 24 o 25 años. ¿Cuáles son los valores esenciales que enseñan en este proceso? El tenis por naturaleza es un deporte individual y conlleva una vida de mucho sacrificio. Por eso estamos trabajando con los chicos el concepto de trabajo en equipo, de solidaridad y, por supuesto, de esfuerzo. Hemos creado un programa que se llama Valores AAT que se propone llegar a los chicos, los padres y los entrenadores con un mensaje de trabajo conjunto. Estamos trabajando con los profesionales pero muy especialmente con todos los circuitos de Grado 1. Se está volviendo a generar, también, el tercer tiempo en los circuitos junior, cosa que siempre existió en los interclubes. Que los chicos puedan encontrarse y compartir. Que se den cuenta de que son rivales solo en la cancha y no fuera de ella. ¿Y en cuanto al apoyo económico? En un tiempo esa pregunta era una asignatura pendiente. Antes se apoyaba a los jugadores sólo en edad junior, hasta los 18 años, en el circuito COSAT, las giras por Europa y los Estados Unidos. Y nos encontrábamos que, luego de esa edad, el apoyo se terminaba, justo en el momento más difícil, en la transición de juniors a profesionales momento que exige mucho sentido de supervivencia… Hace dos o tres años –con Jaite Capitán de Copa Davis- generamos un sistema de apoyo a esa transición, en principio sólo económico, con el compromiso de que los jugadores lo devolvieran en la medida de que ganen premios. Pero desde el año pasado cambiamos el concepto,

agregando el apoyo logístico, la elección de las campañas, el armado de los calendarios, preparación física. Que cada jugador sienta que la AAT está a su servicio. El camino del tenista es muy largo y muy oneroso. Nos proponemos consolidar lo que estamos haciendo, poniendo el acento en el desarrollo. Agregamos entrenadores, preparadores físicos, el programa de valores que ya mencionamos… Y también estamos muy contentos con el lanzamiento del profesorado AAT, en el cual con el apoyo logístico e instrumentación de la Federación Internacional. ¿Qué les sugerís a los chicos que se inician en el tenis? Todos los que inician este camino tienen una meta: sobresalir el día de mañana. El primer consejo, entonces, es tener paciencia, mucha dedicación, mucho esfuerzo, aprender de las derrotas (en tenis se pierde más de lo que se gana), confiar en sus entrenadores y, fundamentalmente, entender que sus competidores son sus amigos fuera de la cancha y que deben trabajar juntos por los mismos objetivos. Ese trabajo de base va a ser muy importante para consolidar trabajos individuales y de conjunto. ¿Cuál es el lugar de los padres en la formación de los chicos? La posición de los padres debe ser la de confiar en sus hijos, pero no ponerse objetivos propios. Las pautas deben ser consensuadas y estamos a disposición de los padres para ayudarlos. Y que no descuiden la educación de sus hijos. Queremos jugadores de tenis, pero ante todo queremos personas integrales y humanas que se hayan formado. Por eso, no conformamos delegaciones junior en la AAT con chicos que no están estudiando. Y para eso hemos firmado acuerdos con el Ministerio para que los chicos estudien a distancia, cursen sus materias, den sus exámenes. Juan Martín del Potro, por ejemplo, ha terminado sus estudios de esa manera.

195


dejando todo en la cancha 196


197


hinchada del nรกutico

200


201


EQUIPOS del nรกutico

202


203


204


205


Hacoaj 29, Vivir en Felicidad  

By AE Sports

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you