Issuu on Google+


100 años educando a la juventud , 1903 - 2003 es publicado por las Hijas de María Auxiliadora en el marco de las celebraciones del centenario de su llegada a centroamérica. Primera edición, Julio 2003. Comisión Redactora: Sor Ana María Arce, Sor Marta Julia Sandoval, Sor Tinidad Barrios. Comisión Histórica: Sor María Patricia Aguilar Sor Vilma Reina Sor María Dolores Expósito Sor Leonor Cifuentes Colaboradora: Sor Marta Juventina Flores Colaboración del historiador salvadoreño: Enrique Kuny Mena. Q.D.D.G. Bibliografía: - Crónicas de las casas de: María Auxiliadora San Salvador; Colegio Santa Inés, Santa Tecla; Obra Social María Auxiliadora, Chalchuapa; Escuela María Auxiliadora Soyapango; Escuela Santa María Mazzarello, Santa Tecla; Instituto María Auxiliadora de Tegucigalpa; Instituto María Auxiliadora, Santa Rosa de Copán; Instituto María Auxiliadora San Pedro Sula; Escuela Santa María Mazzarello, San Pedro Sula; Casa Nuestra Señora de Suyapa; Tegucigalpa Casa Auxiliadora Inmaculada, Tegucigalpa; Centro de Promoción Social Femenina María Auxiliadora, San Pedro Sula; Casa Nuestra Señora del Rosario, Carchá; Noviciado San José, Tegucigalpa; - COR UNUM, 1872-1972 - Cronohistoria Inspectoria «Santísimo Salvador» Centro América y Panamá 1903-1987. Sor Leticia Romero. San José de Costa Rica.



- “María Romero” de Giuliana Martirani - Tomás Regalado. El último caudillo de Cuscatlán. por Aída Flores Escalante y Enrique Kuny Mena. Fotografías: Archivos de las casas de la Inspectorías Santísimo Salvador y Nuestra Señora de los Angeles. Fotos de portadillas: Ernesto Canossa Diseño Gráfico, fotocomposiciones y Preprensa: José Mauricio Ponce Impreso en: Algier’s Impresores

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


100 a単os educando a la juventud




Contenido Todo comenzó con un sueño (pag 6)

Cruzaron el mar custodiando entre sus manos la llama del carisma (pág 8)

Y la llama prendió en otros corazones juveniles (pág 12)

Y la llama iluminó todo el cielo centroamericano (pág 14)

Y la llama se hizo hoguera (pág 44)

Y sigue encontrando manos que la cuidan amorosas (pág 62)

Un destello misionero (Pág 68)

Espíritu salesiano una llama nacida del corazón de Don Bosco (Pág 76)

Y brilló con destellos de santidad (Pág 82)



100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Presentación

E

n el alba del nuevo centenario, me complace presentarles mis mejores deseos de un futuro de Santidad, a la vez imploro abundantes bendiciones divinas sobre cada Hija de María Auxiliadora, cada uno de nuestros bienhechores y sobre todas las comunidades educativas de nuestras obras. Desde el inicio de este año centenario hemos admirado la valentía, la audacia, la total confianza en el Señor, de aquellas primeras Hermanas que trajeron el Carisma Salesiano desde las lejanas tierras de Italia y con tanto amor lo sembraron, lo hicieron crecer, madurar y extender en esta bellísimas tierras Centroamericanas. En el transcurso de estos cien años, las hermanas han constituido la Inspectoría Santísimo Salvador, han sabido trabajar con amor, para que siga creciendo, en el corazón de tantas generaciones los mismos valores que sembraron Don Bosco y nuestra querida Madre María Mazzarello. Realmente es un gran sueño el que Ellos han realizado y aun continua realizándose y que creo, nunca se terminará mientras hayan corazones generosos que acojan el llamado de Dios. Hermoso es pensar que ese Don de amor se sigue transmientiendo de generación en generación y que todos nosotr@as lo tenemos en nuestras manos. ¿Verdad que es una gran responsabilidad? Pertenecemos a una familia que es bella y grande, que tiene una historia de Santos y Santas, comprometámonos a seguir extendiendo el Carisma de nuestros fundadores en el hoy, ya que todas construiremos el segundo centenario. Me alegra inmensamente poder entregarles este volumen que encierra el camino de este sueño en Centroamérica y su fecunda expansión. Estoy segura que todas lo leerán con inmenso gozo, como pan de casa, como se abren los álbumes de fotos que encierran lo que fuimos y lo que somos y nos sentaremos en familia a contemplarlo, a darle gracias al Padre Dios y María Auxiliadora, sin la cual nada de esta historia sería lo que es. Que este año 2003, año Centenario, Misionero, Mariano y Pos-Capitular nos impulse a vivir con más conciencia, con nuevo ardor, con más eficacia, entusiasmo y fecundidad apostólica nuestra hermosa opción de educadoras constructoras de una Ciudadanía Evangélica. María que ha hecho todo hasta ahora, siga acompañando el caminar de cada una de sus hijas e hijos haciendo realidad el sueño de Dios: vivir en comunión.

Sor Milagro Melgar

100 años educando a la juventud




Todo comenzo con un sueño Nuestra historia es Historia de Salvación, por eso podemos empezarla diciendo que “Cuando llegó la plenitud de los tiempos”, Dios suscitó a un hombre llamado Juan... Allá en I Becchi, pequeña aldea del Piamonte, al norte de Italia, el 16 de agosto de 1815, en el hogar de Francisco Bosco y Margarita Ochiena, nace Juan Bosco, predestinado por Dios, desde el principio para ser “Padre de muchos”, justamente él que probó la orfandad desde los dos años, cuando perdió a su padre, razón por la cual debió ser educado sólo con la ternura y la energía de su madre. De él pudo haberse dicho como de Jesús: ¿Es que acaso de I Becchi puede salir algo grande? Así lo pensaron muchos cuando lo vieron, crecido ya, asistir a la clase de los pequeños... No era más que un campesino con aspiraciones culturales muy altas, pues, a pesar de su pobreza, quería llegar hasta las gradas del altar con el sacerdocio. Pero Dios había forjado para él muchos sueños y fue, precisamente a través de un sueño, como Juanito, a la edad de 9 años, intuyó la grandeza de su misión futura: Corría el año 1824, cuando una noche, el plácido descanso de Juanito se vio turbado por un extraño sueño en el que, a él, pobre niño ignorante se le confía la misión de guiar a una multitud de muchachos revoltosos, a quienes él considera que sólo con golpes puede hacer entrar en razón. El sueño de Juan Bosco

Pero alguien se lo impide: - ¡No con los golpes, Juanito!... El pobre chiquillo se siente confundido, ¿cómo hacer?... - ¿Quién eres tú que me mandas cosas imposibles? - Yo te daré la maestra. Así empezó una larga historia de amor entre Juanito y la “Señora de sus sueños”, María, la maestra y guía de toda su misión educativa. A la mañana siguiente, Juanito cuenta su sueño. A la abuela le parece que se trata sólo de un sueño y que a los sueños no debía dárseles importancia... El hermanastro Antonio dijo con malicia: Quizá llegues a ser capitán de bandoleros... Sólo Margarita, su madre, dijo: Quizá llegue a ser sa-



100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

cerdote, porque pensaba como se pensó del Bautista: “¿Qué será de este niño?”, porque en efecto la mano del Señor estaba sobre él. Y la madre, fue profeta: Juan Bosco, después de indecibles dificultades y sacrificios, se ordenó sacerdote en 1915 y, poco después de su ordenación retornando a su casa de I Becchi, exclamó sin poder contener sus lágrimas: “¡Cuán maravillosos son los designios de la Divina Providencia! Verdaderamente es Dios quien sacó de entre los terrones a un pobre chiquillo para colocarlo con los primeros de su pueblo”. (Téngase en cuenta que en ese tiempo sólo llegaban al sacerdocio los hijos de familias nobles y bastante adineradas). El joven Sacerdote Juan Bosco, llega a Turín en un tiempo muy especial, caracterizado por circunstancias nuevas que lo invitaron a dar respuestas nuevas. Se estaba realizando la revolución industrial, mediante la cual, con la introducción de la máquina habría de cambiarse el modo de vivir de las masas humanas: los campesinos emigran a las ciudades y los agricultores se convierten en obreros. Así, Turín se llena, sobre todo de jóvenes en busca de trabajo y, al impacto del abandono y la miseria de esos jóvenes, Don Bosco inició su obra con pobres muchachos albañiles, aprendices explotados. Nace así el “Oratorio”, parroquia de todos los muchachos que no tenían parroquia y hogar de los que no tenían hogar, el cual, después de muchas peripecias se afincó en Valdocco. (Es ahora la Meca Salesiana, lugar de peregrinaciones y encuentros, en torno a la Basílica de María Auxiliadora en Turín). La creatividad del Santo no descansa, y Don Bosco se busca colaboradores: primero su madre, Margarita, quien, dejando sus campos, se trasladó al Oratorio y fue la madre de los hijos de su hijo, y luego, los escoge entre sus mismos muchachos, con quienes en 1854 fundó la Sociedad Salesiana, alero bienhechor que acoge a millares de jóvenes de todo el mundo.


Nuestra historia es Historia de Salvación, por eso podemos empezarla diciendo que: “Cuando llegó la plenitud de los tiempos”, Dios suscitó a un hombre llamado Juan...” Nos referimos aquí a Juanito Bosco, a quien Dios eligió desde su niñez a través un sueño.

Aquí no ha estado nunca ese edificio. ¿Qué sucede? Fue entonces cuando oyó una voz que le decía: “A ti te las confío”. Ella no contó a nadie lo que había visto, excepto a su confesor, Don Pesatarino, pero éste le prohibió pensar siquiera en ello. El tiempo, sin embargo, se encargó de confirmar la visión.

Pero, los sueños de Juan Bosco no terminaron a los 9 años, siguieron siendo durante toda su vida el soporte de su misión educativa y la escuela donde la “Maestra” siguió instruyendo a su discípulo predilecto.

La Providencia se encargó de acercar a esas dos personas; Juan Bosco y María Mazzarello. Fue en el otoño de 1864 cuando Don Bosco en uno de sus largos paseos con sus muchachos, durante la vacación, llegó a Mornese. Las Hijas de la Inmaculada, y por supuesto María, se encargaron de prepararlo todo para Don Bosco y sus muchachos. María quedó impresionada por la personalidad de Don Bosco: “Don Bosco es un santo, yo lo siento” fue la expresión espontánea que brotó de sus labios... Más tarde, cuando Don Bosco se dispuso a fundar una congregación religiosa femenina que se ocupara de las jóvenes como él lo hacía de los jóvenes, pensó en la Hijas de la Inmaculada de Mornés.

Fue así como, cuando ya la Sociedad Salesiana estaba floreciente, la “Señora de sus sueños” le insinúa otra misión: Juan se ve rodeado de muchachas que le piden insistentemente que se ocupe de ellas. El, al principio se resiste, pero cuando interviene la Señora diciéndole: “Cuídalas, ellas también son mis hijas”, ve claramente el designio de Dios y piensa que si Ella quiere la obra, pondrá también a su alcance los medios para conseguirla: En Mornés pueblecito de la región del Monferrato, también al Norte de Italia, el celoso sacerdote, Don Domingo Pestarino, cultiva en su parroquia un grupo selecto de Hijas de María, entre las cuales sobresale por su piedad, María Mazzarello, nacida el 9 de mayo de 1837. A ella, también Dios le está inspirando una misión particular. No sabe aún cómo la realizará, pero está dispuesta a hacerlo. Desde los 15 años se inscribió en la Asociación de Hijas de María Inmaculada y se abrió al apostolado de las jóvenes del pueblo. El trabajo en el campo la apasiona; pero a los 23 años contrajo el tifus y nunca más volvió a recuperar totalmente sus fuerzas físicas, por lo cual se decidió por el oficio de modista y en su taller enseñó el oficio a muchas jóvenes, y junto con el oficio, les enseñó el arte de amar a Dios. También ella tuvo una visión: La colina de Borgoalto era un sitio muy familiar para María, pero un día, pasando por ese lugar, vio frente a ella un edificio, como un colegio, con muchas niñas. María nunca fue una visionaria, por eso se preguntó: ¿Qué es lo que veo?

San Juan Bosco (1815 - 1888)

El 5 de agosto de 1872, María Mazzarello y otras 14 compañeras más, emitían su primera Profesión Religiosa. Había nacido el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora. Fue así como, en Valdoccho y en Mornés, al soplo del Espíritu, bajo el cuidado materno de María se encendió en la Iglesia la llama del Carisma salesiano, que muy pronto debía difundirse por el mundo entero. A la muerte de los fundadores (Madre Mazzarello, Cofundadora primera Superiora General de las FMA falleció el 14 de mayo de 1881 y San Juan Fundador de los Salesianos y de las FMA, el 31 de enero de 1888), ya los Salesianos y las Hijas de María Auxiliadora, habían llegado a América. Y en el año 1903, sonó la hora para Centro América. El fuego, una vez encendido no se detiene...

Santa María Mazzarello (1837 - 1881 )

100 años educando a la juventud






100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Ellos y ellas la acogieron

L

a llama del Carisma ardía ya con todo su esplendor en Italia. El Instituto de las Hijas de María Auxiliadora había logrado una gran expansión. Madre Catalina Daghero y Don Miguel Rua, primeros Sucesores de Madre Mazzarello y Don Bosco, respectivamente, recibían constantemente solicitudes para nuevas fundaciones. En 30 años de su fundación y en 25 de su expansión misionera, las Hermanas ya tenían presencias en casi toda América Latina. La hora del Señor para Centro América, iniciando en la República de El Salvador había llegado y, las circunstancias se engranaron divinamente según el querer de la Divina Providencia: La fundación parte de una circunstancia muy particular del entonces presidente de la República, Don Tomás Regalado y de su esposa Doña Concha González de Regalado: Ellos y la hermana de Doña Concha, Señorita María González (quien después fue FMA), se habían hecho devotos de María Auxiliadora y le habían pedido a los Salesianos y a sus alumnos que rogaran a la Virgen un hijo para el Presidente y su esposa. Doña Concha hizo la promesa formal de levantar a sus expensas una capilla en la Capital añadiendo que el General, su esposo le ayudaría a cumplir su promesa. La devoción a la Virgen de Don Bosco había sido difundida por los Salesianos llegados al país en 1897. Dios oyó la plegaria y, por intercesión de María Auxiliadora, concedió al matrimonio Regalado González el regalo de una niña que nació el 24 de mayo de 1902, la cual fue bautizada con el nombre de María del Milagro Auxiliadora. Doña Concha, feliz por haber concedido la gracia tan deseada, va con su hermana María a Santa Tecla para saludar al Salesiano Don Juan Missieri, Inspector de los Salesianos, a quien le preguntan si Don Bosco ha fundado también una congregación de Religiosas.

Don Missieri les contesta afirmativamente y les da a conocer, además, la misión que ellas realizan. Doña Concha le pregunta con sumo interés cómo se podrían traer a El Salvador esas religiosas, y, conocidas las condiciones, dijo muy resuelta que ella conseguiría del General, su esposo que costeara el viaje y los gastos de la primera inserción, además de levantar la capilla antes prometida en la casa que ellas ocuparan. Doña Carmen viuda de Kreitz, respetable Señora muy estimada en San Salvador y que pertenecía al mismo grupo benéfico de la esposa del Presidente, enterada de los proyectos, se presentó al Padre Missieri diciéndole que ella también sentía la inspiración de colaborar, por lo cual, ofrecía a las Hermanas una villa que tenía en los suburbios de la ciudad y que ofrecía también ayudarles a construir la casa. Don Missieri se dispuso a conocer el lugar y se encontró con un hermoso y elegante chalet, desde donde se dominaba la ciudad y todos los campos del rededor poblados de grandes árboles y de cafetales. A Don Missieri le pareció encantador el lugar y muy apropiado para construir un internado de niñas. Escogió tres manzanas y allí, sin demora se empezaron a construir la casa y la capilla votiva. El Presidente Regalado dio el dinero necesario para el viaje y así quedó asegurada la venida de las Hijas de María Auxiliadora a El Salvador. Las bienhechoras de la obra, prepararon con anticipación el lugar donde se alojarían las Hermanas. Doña Cristina Vilanova de Kreitz contribuyó con la construcción de los cimientos y una parte de la casa. Más tarde, la Primera Dama hizo llegar de España el artístico altar que todavía podemos apreciar en las fotografías antiguas. Cuando estuvo todo preparado, gracias a las buenas instancias del Padre Missieri ante Madre General, Sor Catalina Daghero, se organizó la expedición, integrada por Sor Julia Gilardi, Sor Nunzia Pace y Sor María Giaccomina Zanatta, quienes partieron de Italia el 7 de diciembre de 1902, y Sor Ursula Rinaldi, Sor Juana Méndez y Sor Blandina Salazar, quienes partieron de Veracruz el 24 de diciembre del mismo año. Se reunieron en Cuba.

Doña Cristina de Kreitz

Carmen viuda de Kreitz

Madre Catalina Daghero, primera sucesora de Madre Mazzarello durante 1881 y 1924.

Don Miguel Rúa sucesor de Don Bosco durante los años 1888 y 1910.

Don Tomás Regalado, Presidente de la República de El Salvador, en los años 1898 - 1903.

Doña Concha González de Regalado. Esposa de Don Tomás Regalado. Doña María Regalado de Mathies hija primogénita del General Tomás Regalado y Doña Concha González de Regalado.

Pbro. José Misieri, superior de los salesianos en El Salvador desde 1899 hasta 1922. 100 años educando a la juventud




Fotografía del Colegio María Auxiliadora de San Salvador en sus primeros años.

pero comprensiva, impulsó las vocaciones y organizó las obras de acuerdo a las exigencias del Ministerio de Educación de cada país en donde trabajó.

distinguió siempre por su humildad y su fe viva y operante. Voló al cielo el 18 de marzo de 1965.

Sor Blandina Salazar Nació en Xochimilco, Méjico el 18 de febrero de 1875. Fue una de las primeras Hijas de María Auxiliadora mexicanas. Profesó Sor María Giaccoen 1902, trayendo a mina Zanatta Centro América todo el fervor y el entusiasmo de su primera profesión.

Tuvo capacidad de riesgo y emprendió la construcción de varias casa. Fue a ella a quien le tocó reconstruir la primera casa de San Salvador, destruida por el terremoto de 1917. Los testimonios de las Hermanas coinciden en describirla como “Directora al estilo de Don Bosco”. Falleció en San José de Costa Rica el 21 de julio de 1968.

Sor Anunziata Pace Nació en Bronte, Catania, Italia en 1876. Nació en Bronte, Catania, Italia en 1876. Profesó Hija de María Auxiliadora en Alí Terme, Messina, Italia, el 19 de octubre de 1899. De su nombre hizo un programa de vida. Con su espíritu sereno y bondadoso fue anunciadora de paz en donde le tocó vivir. Fue siempre una hermana obediente, serena, orante, muy llena de caridad y respeto hacia todas las personas. Después de varios años de misión en Centro América, regresó a Sicilia, su tierra natal. Se

Sor Juana Méndez. Nació en México el 10 de junio de 1880 y profesó como Hija de María Auxiliadora el 21 de diciembre de 1902, precisamente para poder partir para El Salvador. También ella trajo a Centro América el fervor de su primera entrega al Señor. El 24 del mismo mes de diciembre, tres días después de su profesión, hizo el desprendimiento definitivo de su patria. Al llegar a San Salvador, se ocupó de los talleres, también daba clase en Primaria y era maestra de Música.

En 1910 fue destinada para la fundación de la Casa de Tegucigalpa, su estadía allí fue breve porque su frágil salud hizo que volviera a San Salvador. Viendo el notable quebranto de Sor Anunziata Pace su salud, la Madre Visitadora la llevó al médico, el cual admiró su valentía al seguir trabajando, a pesar de los serios Regresó a México y allí tuvo que superar el males de que adolecía. El hizo lo posible por insistente reclamo de su madre para que dejara salvar su vida, pero todos los esfuerzos resultala vida religiosa. Ella, sin embargo, permaneció ron inútiles y murió, después de una operación, fiel al Señor hasta su muerte, acaecida el primer el 20 de mayo de 1913. No había cumplido sábado de mayo de 1918 a los 43 años de edad. todavía los 33 años. Estas seis hermanas fueron la semilla, la raíz , el núcleo del carisma en Centro América. Ellas fueron la pequeña llama que ahora se ha convertido en antorcha, más aún, en incendio de amor por Dios y por las jóvenes. Ahora, después de 100 años, sólo podemos decir: ¡Señor, qué grande eres! Su persona la podríamos describir así: Capacidad para el sufrimiento y fidelidad a la vocación. Trabajó en los talleres de San Salvador, dando lo mejor de sí.

100 años educando a la juventud

11


Llegaron a Acajutla el 20 de enero de 1903, en donde las esperaban las señoras que habían promovido la fundación. Ellas las condujeron en tren hasta San Salvador, a donde llegaron al atardecer del mismo día. La alojaron en una casa dentro del terreno que ocupa actualmente el Colegio María Auxiliadora. En poco tiempo se terminaron de instalar y en febrero iniciaron los talleres para las niñas del pueblo. Pronto se sintió la necesidad de abrir un internado, siendo la primera interna la jovencita Luz Peña, de Nejapa. La vida en la nueva casa se desenvolvía entre trabajo, alegría y oración, no se medían los sacrificios. Había mucho que construir y las horas del día no bastaban para preparar los trabajos de encargo (ajuares de novia, de bebé…) que debían recoger en un día determinado. Bien puede decirse que los cimientos de la casa más que de hierro y cemento, son de sacrifico y amor.

Es bueno que, llegando a este punto de nuestro relato, enfoquemos en primer plano a cada una de las fundadoras, primeras valientes protagonistas de esta gesta:

Sor Julia Gilardi Nació en Lomelina Pavía el 7 de octubre de 1865. Conoció a Don Bosco y le encantó su espíritu, y, habiéndose dejado seducir por Cristo, el eterno viviente, decidió ingresar al Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, entrando al Postulantado de Nizza Monferrato. Profesó FMA el 20 de agosto de 1888.

Sor Ursula Rinaldi Nació en Dogliani, Cúneo, Italia, el 9 de enero de 1861. Entró al Postulantado de Nizza en donde fue recibida por Madre Mazzarello. Recibió la medalla de postulante y la primera parte del hábito religioso, de manos de San Juan Bosco. También, tal como lo recordaba, aún después de muchos años, fue una de las dichosas novicias que condujeron el féretro de Madre Mazzarello al cementerio. De ella podemos decir que bebió de las fuentes de la Congregación de las FMA. Profesó el 20 de agosto de 1882, poco más de un año después de la muerte de la Madre Fundadora.

Partió misionera para Méjico en 1894. En Alma generosa que no conocía 1902 fue escogida para integrar la expelas medias tintas, se dio a la dición que trajo el Carisma a El Salvador misión con todo el ardor, y, ya y a Centro América. Partió de Vera Cruz en América, aprovechó todas las Sor Julia Gilardi con rumbo a La Habana el 24 de diciembre circunstancias para extender la de 1902. Ella venía nombrada como visitapresencia de las Hermanas a muchos dora, cargo que no podía ejercer todavía porque lugares. Siendo Inspectora de Centro al principio sólo se había fundado la Casa de San América, inició las fundaciones de Tegucigalpa, Salvador. Granada y San José de Costa Rica. Fue una superiora muy competente que no midió sacrificios para poner sólidos fundamentos a nuestra Inspectoría. Servicial, comprensiva: Las crónicas nos la describen activa, organizada, con visión de futuro; y los testimonios la perfilan materna, cercana, penetrante y acogedora. Después de 18 años en Centro América, volvió a Italia, donde continuó amando “su tierra de misión”. Decía con frecuencia: “Yo a Centro América, volvería aunque fuera a pie”. Murió el 11 de noviembre de 1930 en Italia.

Después de año y medio de permanencia en San Salvador, volvió a Italia por varios años. Regresó a Centro América, cuando ya las casas se habían multiplicado. Vivió en Nicaragua y en Panamá. Su última casa fue el Colegio Santa Inés de Santa Tecla. Habiendo convivido con Madre Mazzarello y con las primeras Hermanas, habiendo conocido a Don Bosco, hechos que la llenaban de inmensa alegría, trajo a Centro América el auténtico espíritu de los orígenes. Era muy cercana a las Hermanas; en México supo animarlas en los tiempos difíciles de la persecución. Desempeñó varios cargos directivos, siempre con espíritu de servicio y comprensión. Falleció en San Salvador el 10 de julio de 1942.

Sor María Giaccomina Zanatta Nació en México de padres italianos, el 19 de julio de 1882. Conoció a las Hijas de María Auxiliadora y se encantó del carisma, sobre todo de la alegría. Sor Ursula Rinaldi la mandó a Nizza para su formación. Profesó el 14 de mayo de 1900. Fue directora de muchas casas y siempre gozó del cariño de las Hermanas y de gran aprecio por parte de las autoridades civiles y eclesiásticas. Se la consideró siempre como una religiosa capaz de discernimiento y, por lo tanto, era consultada por muchas personalidades, en el momento de tomar decisiones difíciles. Siempre fue una directora exigente,

10

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


12

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


M

uy pronto, el fervor de las primeras Hermanas y la alegría que irradiaban, despertó en otras jóvenes el deseo de consagrar su vida al Señor en la Congregación de las Hijas de María Auxiliadora. Mencionamos aquí a las tres primeras:

Sor Josefina Guerra

Sor Mercedes Pacheco

Nació en la ciudad de Santa Ana. Quedó huérfana a muy temprana edad, y se educó en el Hogar Moraga de esa ciudad, dirigido por las Hermanas de la Caridad. Allí se especializó en costura, bordado y tejido. Esto la preparó para la misión que Dios le tenía reservada: Maestra de labores de las niñas pobres en la casa de las Hijas de María Auxiliadora en San Salvador. Se distinguió por haber sido siempre elemento de paz, muy humilde y caritativa. Profesó como Hija de María Auxiliadora el año 1909. Murió en San Salvador el 26 de marzo de 1949. Su vida, siempre humilde, fue un brote de la santidad del Carisma que arraigó en Centro América.

Nació en Tegucigalpa en 1887. Vino a San Salvador para hacer su noviciado. Trabajó en varias casas, pero la casa donde permaneció más tiempo fue la de San Salvador. En los primeros años de esa casa, trabajó intensamente bordando día y noche para llevar adelante la construcción. Decía: “Cada pilar me pertenece, porque tiene mi sudor”. Toda la vida fue enfermera de las niñas y de las Hermanas, trabajo que desempeñó con gusto y competencia.

Sor Marieta Valle Guatemalteca, nació en la Ciudad de Guatemala en 1871. Se educó con las Hermanas de la Caridad. Allí se preparó para ser maestra de labores. Vino a El Salvador, para hacer su noviciado y profesó el año 1909. Fue enviada a la fundación de Tegucigalpa en 1910, pero pronto regresó a El Salvador, su segunda patria. Estuvo en varias casas, pero “su casa” fue Chalchuapa. Personalidad de gran simpatía, de singular audacia, espíritu de riesgo y de innovación. Se dedicó a difundir el Evangelio, especialmente a los más pobres entre los pobres, a los presos. Infundió en el pueblo una fuerte devoción a María Auxiliadora. Era de carácter alegre, jocoso, ingenioso. Cuando pedía para sus huérfanas lo hacía con verdadera humildad. Por eso, pocos le negaban lo que pedía. Sor Marieta llegó a la ancianidad, siendo siempre activa. Falleció en Chalchuapa, el 13 de noviembre de 1971. En esa “su ciudad”, continúa vivo su recuerdo en muchas personas y su espíritu juguetón y travieso, siempre sonríe y siempre lleva a quien la recuerda al amor de Dios y al amor de María Auxiliadora.

Sor María (Marieta) Valle (1880-1971), primera vocación guatemalteca, profesó en 1909 .

Era hermoso oírla hablar de los “primeros tiempos”, de la construcción, de las primeras niñas, de las limitaciones económicas del principio. También hablaba de Monseñor Cagliero y del ardor misionero y de su promoción vocacional. A causa de la guerra de El Salvador fue llevada a Costa Rica, donde falleció, en San José el 23 de diciembre de 1982. Con el tiempo, las vocaciones florecieron y siguen despuntando. Pidamos al Dueño de la Mies que nos mande vocaciones fieles y generosas como las de la primera hora.

Sor Mercedes Pacheco

Antiguo Altar del Colegio María Auxiliadora, San Salvador 100 años educando a la juventud

13


14

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


E

n El Salvador la obra de las Hijas de María Auxiliadora se fortaleció y, difusiva como el fuego, pronto se expandió con una nueva presencia: Colegio “Santa Inés”, Santa Tecla, respondiendo a dos necesidades: Disponer de un clima mejor que el de San Salvador para algunas Hermanas delicadas de salud, y responder a la solicitud de algunas Señoras encabezadas por Doña Elena de Escalón, esposa del entonces Presidente de la República, quienes veían la necesidad de un colegio para señoritas de familias distinguidas que querían para sus hijas una mejor educación. El Colegio Santa Inés se fundó en 1906.

Oratorio en Tegucigalpa.

Fundación en Honduras

Colegio Santa Inés , Santa Tecla, El Salvador, fundado en 1906. fueron las primeras religiosas que llegaron a Honduras, el 25 de enero de 1910, portando el Carisma Salesiano. Las pioneras fueron: Sor Nunzia Pace, italiana; Sor Juana Méndez, mejicana y Sor Marieta Valle, guatemalteca. Llegaron acompañadas por la Visitadora Madre Julia Gilardi. Además del Colegio, muy pronto, el 19 de marzo de ese mismo año se fundó el Oratorio Festivo.

La intensidad de la llama del Carisma Salesiano, continuó extendiéndose, y así en 1910 traspasó las fronteras nacionales para iluminar con su resplandor a la hermana República de Honduras. Contribuyeron eficazmente a esta fundación: Monseñor Juan Cagliero, discípulo de Don Bosco de la primera hora, Delegado Apostólico para las cinco Repúblicas de Centro América, quien constató la urgente necesidad de la llegada de los Salesianos y las Hijas de María Auxiliadora a Honduras, país que estaba padeciendo gran escasez de sacerdotes en ese tiempo. Fue el entonces Señor Presidente de la República, Doctor Miguel Dávila, quien pidió a las Superioras de Italia la llegada de las Hermanas para que se ocuparan de la educación de las jóvenes de las principales familias de Tegucigalpa. El las ayudó en los difíciles tiempos de la fundación y, utilizando sus influencias, las apoyó en todo. Las Hijas de María Auxiliadora

Orfanato en Chalchuapa, 1913

Fundación en Nicaragua

Alumnas en Granada, Nicaragua. Esta obra se fundó en 1913.

La llama recibió nuevo impulso del Espíritu y el 8 de marzo de 1912, en manos de cuatro Hermanas de la primera hora: Sor Cristina Salazar, Sor Dolores Díaz, Sor Leticia Cantizano y Sor María Turini, llegó a Nicaragua, gracias a las gestiones de personas influyentes en el gobierno y admiradoras entusiastas de la obra de Don Bosco. La primera casa fundada fue la

Escuela Profesional de Granada, obra destinada a niñas pobres. También para esta fundación contribuyó eficazmente Monseñor Juan Cagliero y el Rvdo. Padre Juan Misieri, Inspector de los Salesianos.

100 años educando a la juventud

15


16

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Asociación “Hijas de María” 1915 del Colegio Santa Inés. Agrupación o grupo juvenil de tinte mariano, con un intenso camino de formación, crecimiento y apostolado mariano. 1- Julia Núñez, 2- Luisa Oliva (de Arbizú), 3- Concepción Mena, 4- Concepción Brenes, 5- María Luisa Rivera 6- Catalina Méndez 7- María Elena Roque 8- Soledad Valladares 9- Aminta Portillo 10- Consuelo López 11- Carmen Sesa 12- Lidia Rodríguez 13- Julia Hidalgo 14- Ester Mancía 15- Ester Downie

Alumnas del Colegio de Santa Inés, Santa Tecla. en clase de costura

Página opuesta: Colegio Santa Inés, Santa Tecla. 100 años educando a la juventud

17


De la Crónica 20 de Septiembre 1914. Colegio María Auxiliadora, San Salvador. «El 20 de Septiembre amanece anunciando que es día de fiesta. Están con nosotros el Señor Arzobispo, el Inspector de los Salesianos, hermanas y respetables personas. Todos están reunidos cerca de la columna, ven descubrir la imagen radiante de la Virgen, 2 metros de altura, elaborada por el Italiano Guido Albani desde Italia, al mismo tiempo la banda irrumpe con su música, María aparece entre flores y candelas cual faro de luz en medio de nuestros tiempos difíciles. El Rvdo. don Giusseppe Milla hace un elocuente discurso. En esta ocasión se recogen mucha limosna para continuar con la construcción del Colegio. Se reparten recuerdos de la ocasión a todos. De Santa Tecla vienen un grupo de alumnas acompañadas de la Directora y de otras hermanas. Al final del año en ese mismo lugar se hizo la premiación, fue toda una fiesta que estuvo solemnizada con la presencia del Presidente Don Alfonso Quiñónez.»

Primera foto oficial que se conoce de las Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica, entorno a la columna de la Virgen. 1915. 1- Sor Clementina Gonella , 2- Sor Mercedes Pacheco , 3- Sor Antonia Ramírez , 4- Sor Mararita Silve , 5- Sor María Josini (Consejera), 6- Sor María Rebuffo , 7- Sor Francisca Savini , 8- Sor Josefina Ruiz, 9- Sor Leticia Cantizano, 10- Sor Luisa Delgado , 11- Sor Dolores Agúello (encargada de la Crónica) 12- Sor María G. 13- Sor Mariella Valle, 14- Sor Joaquina Navas, 15- Sor Rina Messo, 16- Sor María Cantizano, 17- Sor Antonieta Beltramo.

Primera foto que se conoce de niñas entorno a la columna de María Auxiliadora. 1915

18

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Colegio MarĂ­a Auxiliadora, San Salvador, 1915 100 aĂąos educando a la juventud

19


Niñas en clase de costura con seda, María Auxiliadora San Salvador,1915.

¡Qué bella y sencilla era la vida durante aquellos primeros años en los Colegios de las Hijas de María Auxiliadora en Centro América. Se combinaban armónicamente el trabajo, la oración y la alegría, tres componentes indispensables del Sistema Preventivo de Don Bosco. ¡Cuánta productividad del trabajo de esas manos jóvenes guiadas por la destreza de las primeras Hermanas! Gracias a la remuneración de éstos trabajos manuales se contribuyó a levantar el edificio que ahora acoge a las nuevas generaciones. El trabajo en los laboratorios de costura se enriquecía con frecuentes oraciones cortas, pero fervientes. Después los juegos tradicionales en los recreos, como «bandera», «la víbora de la mar» y otros, eran la delicia de aquellas niñas y jóvenes.

20

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

Recreo salesiano en los patios del colegio. Aproximadamente en el 1915. Niñas elaborando flores en los corredores del Colegio María Auxiliadora San Salvador, 1915


100 a単os educando a la juventud

21


Fundación en Costa Rica La fundación en Costa Rica, aparentemente era imposible; las leyes del país, en ese tiempo prohibían el establecimiento en el territorio nacional de Congregaciones Religiosas. Pero, las obras de Dios muchas veces discurren por caminos que no logramos entender y que, a primera vista, parecen renglones torcidos en los que sólo El es capaz de escribir recto. Tal es la historia de la expansión de las obras de las Hijas de María Auxiliadora en Costa Rica: La causa providencial de que se valió el Señor para realizar los grandes anhelos del Señor Internuncio Apostólico Monseñor Marenco, de tener en Costa Rica a las Hijas de María Auxiliadora, fue el terremoto que en el año 1917 sacudió y prácticamente destruyó la Capital Salvadoreña. Gracias a esto se obtuvo el permiso de asilo a las Hermanas que habían quedado sin casa y en condiciones sumamente precarias en El Salvador.

Las Hermanas escogidas por la Providencia para portar la antorcha del Carisma a Costa Rica, fueron: Sor Luisa Bolla, Sor Catalina Talpone, Sor Angela Morano y la Novicia Sor Dolores Rivas. Salieron de El Salvador el 22 de julio y llegaron a Costa Rica el 1 de agosto de 1917. Además de la amable acogida de las Bienhechoras, cabe destacar el apoyo recibido del Rvdo. Padre Valentín Nalio, salesiano, secretario del Señor Internuncio quien por muchos años fue para las Hermanas, más que hermano, un padre bondadoso. Cuatro días después de su llegada, las Hermanas empezaron las lecciones de Catequesis en la Iglesia de San Francisco de Paula y el 13 de agosto, iniciaron en ese lugar un Jardín de Infantes. Ese mismo día tomaron posesión de otro Jardín de Infantes en San Antonio de Belén. Se inicia así una gran labor que ha tenido grandes resonancias en la sociedad, a través de la educación de las niñas y jóvenes costarricenses.

Iglesia San Francisco de Paula

Alumnas del Colegio de San Antonio de Belén en Costa Rica, en 1920. Esta obra fundada en 1917 se fusionaría después con la Casa San José, en 1921.

22

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Escuela Profesional María Auxiliadora, Panamá.

Internas del Colegio María Auxiliadora San José, 1927

Fundación en Panamá En el Año 1922, Cincuentenario del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, como un regalo para engrandecer el Monumento de Amor y Gratitud erigido por Don Bosco en honor de María Auxiliadora, se realizó la fundación de la primera Casa en Panamá.

Escuela Profesional María Auxiliadora, Panamá.

Las primeras Hermanas que llegaron, custodiando intacta la luz del Carisma, fueron: Sor Mariana Castella, Sor Erminia Jaccheo, Sor Rosa García y Sor Lupe Espíno. Salieron de El Salvador el 24 de febrero y desembarcaron el 6 de marzo en Puerto Balboa. Las Hermanas fueron llamadas insistentemente por los Cooperadores Salesianos y por el Gobierno de la República, Doctor Belisario Porras para que se ocuparan de las niñas pobres y abandonadas. Las Superioras aceptaron la fundación pensando también en que Panamá era parada obligatoria para las Misioneras que venían de Italia por barco. El 10 de marzo se inició la escuela profesional. Las Hermanas para poder sostener la obra aceptaban costuras de encargo y se ocupaban del lavado de ropa de los alumnos de los salesianos. Fueron

tiempos heroicos que fundamentaron la obra en ese país que tanto lo necesita. Gracias a la ayuda del Señor Presidente de la República y de los Cooperadores se construyó la primera casa donde se alojó la obra hasta 1948, año en que se trasladó al nuevo local, construido también por el Gobierno. La Escuela Profesional del Inicio, debió transformarse en un bachillerato Comercial, en atención a las necesidades de las destinatarias al momento de insertarse en el mercado laboral del paía.

Procesión de María Auxiliadora, Tegucigalpa, Honduras.

100 años educando a la juventud

23


Círculo misionero «Madre Julia Gilardi», Colegio Santa Inés, Santa Tecla. Este grupo juvenil apostólico funcionó durante muchos años en el Colegio Santa Inés, siendo ardor misionero, fuego evangelizador y semillero de vocaciones cristianas seglares y religiosas.

24

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


De la Crónica 22 de Enero 1928. Colegio María Auxiliadora, San Salvador. «El 22 de Enero de 1928 en medio de todas las celebraciones de las bodas de plata, aparece radiante. La mañana fue solemnizada por la Eucaristía precedida por Monseñor Dueñas y Argumedo, actual obispo de San Miguel, quien hace 25 años era un sencillo sacerdote que recibió a las 6 primeras hermanas. La misa fue amenizada por el Colegio San Francisco de Sales. Después de almuerzo la banda de los Salesianos. Por la tarde la emoción en general nuestra mirada se alza en lo alto de la fachada del Colegio, nuestra Madre María Santísima, una imagen de 2 metros de bronce dorado, elaborado por Próspero Barigazzi en Milán.

Está presente el presidente Pío Romero Bosque, el regio Cónsul de Italia Bartolo Daglio y Don Antonio Vilanova hijo de nuestra querida bienhechora Cristina de Kreitz de Vilanova. Todos los padrinos sostienen las cintas, Monseñor bendice, suenan los cuetes, la corona de la Virgen se enciende, la alegría no tiene límites... todas la contemplan invocando bendiciones... hay aplausos, vivas, protégenos María... defiéndenos, ámanos siempre.»

100 años educando a la juventud

25


Alumnas del Instituto María Auxiliadora de Tegucigalpa, en perfecta formación frente al Colegio, mientras se disponen a una celebración conmemorativa en honor de Cristóbal Colón, el día de la raza, 12 de octubre de 1928.

De la crónica 23 de Junio 1929 Colegio Santa Inés, Santa Tecla «Al amanecer nos impresiona la tupida neblina que envuelve las colinas que circundan Santa Tecla, y como a llovido mucho en estos días, tenemos un cierto sentido de tristeza perdiendo casi la esperanza que se pueda realizar por entero el programa preparado con tanto amor y entusiasmo por las alumnas y Hermanas. Pero no, hacia las 8:00 a.m. aparece por encanto el sol disipando junto con la neblina también nuestras dudas y temores. Y secó muy bien el corredor para poder estar allí a las 10:00 sin ningún percance para las alumnas.

El Colegio Santa Cecilia con un grupo de estudiantes y artesanos se unió a nosotras como hijos de un mismo Padre. La banda de la Ciudad antes que llegaran las autoridades, alternó con la banda de los Salesianos bellas piezas musicales. Como había sido anunciado presenció el acto, y a su tiempo descubrió el monumento el Ministro de Relaciones Exteriores y de Instrucción Pública, lo acompañaban en el puesto de honor el Cónsul General de Italia. El Cónsul de Costa Rica, autoridades civiles y políticas de la localidad. No se había visto nunca tanta gente en nuestro Colegio! todo salió espléndidamente para mayor gloria de Dios. El himno “Una Bella Flor”, del Misionero Padre V. Cimatti cantado por las alumnas que formaban un bello cuadro en torno al monumento y acompañado de piano y la orquesta, fue aplaudidísimo. A las doce se terminó la fiesta. Las exalumnas numerosísimas como nunca se acercaron a las mesas preparadas por ellas, y durante el almuerzo se tomaron varias fotografías de grupos.

«Inauguración del Monumento al Beato (en ese entonces) Juan Bosco. 23 de Junio 1929. Colegio Santa Inés.

26

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

La famosa marimba hizo resonar el ambiente con su sinfonía hasta las cinco de la tarde. Todo el día estuvo lleno el Colegio. Muchos llegaban expresamente para ver el bello monumeto de mármol de Carrara, y el Beato sonríe a todos con aquella sonrisa amable que en vida conquistó tantos corazones.»


Niñas en el patio del Colegio María Auxiliadora en San Salvador en 1933. Para esta fecha, el ala sur y parte de la poniente del colegio ya contaba con estructura de concreto. La imagen de la virgen en esta época miraba al norte.

Fotocomposición de las niñas de la primera escuela profesional del Colegio María Auxiliadora en San Salvador. Las Niñas trabajan en corte y confección, telares y bordado a mano; era un verdadero taller de industrias femeninas.

100 años educando a la juventud

27


28

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


100 a単os educando a la juventud

29


Colegio Santa Inés de Santa Tecla Alumnas del Instituto María Auxiliadora de Tegucigalpa en 1937

Página anterior: En la foto, posan niños, niñas, jóvenes del colegio, hermanas y colaboradoras del Colegio María Auxiliadorase de San Salvador. En el extremo derecho se encuentra la «niña Chilita» quien es recordada por muchas exalumnas y hermanas por su cariño y dedicación total a la obra.

30

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


En Centro América, los Colegios y Escuelas de las Hijas de María Auxiliadora han acogido año tras año nuevas generaciones de niñas que transcurren en sus casas la época feliz de su niñez y adolescencia. Durante estos años ellas se preparan para alcanzar el ideal del Sistema Preventivo de Don Bosco el cual tiene como finalidad formar «buenas cristianas y honradas ciudadanas». Alumnas del Instituto María Auxiliadora en Tegucigalpa, Honduras, 1934.

Los colegios de las Hijas de María Auxiliadora han ofrecido diversas áreas de estudio. Las alumnas han podido titularse en: Secretariado, Perito Contador, Magisterio, Bachillerato con diversas orientaciones. De esta manera han contribuido a la formación de educación media con un nivel académico óptimo que les permite integrarse al campo profesional y técnico y/o continuar sus estudios superiores. Ha sido frecuente que instituciones o empresas desde el inicio han preferido a las ex-alumnas por la calidad de su trabajo e integridad personal.

Graduadas del Instituto María Auxiliadora de Tegucigalpa.

Ha sido muy destacada la labor alumnas que opataron por el magisterio, ellas han llevado el estilo educativo del Sistema Preventivo a inumerables instituciones públicas y privadas. De esa manera, las Hijas de María Auxiliadora se convirtieron en «maestras de maestras».

Graduación como maestras en el Instituto María Auxiliadora, Tegucigalpa, Honduras, 1942 100 años educando a la juventud

31


Alumnas del Instituto María Auxiliadora, Tegucigalpa, Honduras, 1941

Oratorio en San José, Costa Rica, 1938 8 de Septiembre de 1946 Colegio María Auxiliadora, San Salvador. Precedida de una fervorosa novena, festejamos la natividad de María. De manera especial el grupo llamado «hijas de María», quienes se esmeraban en la preparación... Nuestra Hermana Directora sorprende a las alumnas con una graciosa estatua de María Niña, que artísticamente adornada es como la imagen de María en la ciudad de Milán, atrae a muchas niñas, especialmente a las más pequeñas. Con mucho fervor se acercan a contemplar la graciosa niña que parece sonreir recibiendo oraciones y cantos, en medio de tanto entusiasmo, depositan con fervor y ternura las pequeñas cartas a los pies de la cuna. Mañana, antes de la Escuela, las cartitas se quemarán, en medio de cantos y promesas.

Imagen de la Virgen Niña regalada al grupo Hijas de María, el 8 de septiembre de 1946.

Instituto María Auxiliadora, Tegucigalpa, 1947.

Alumnas Colegio María Auxiliadora, San Salvador 1949.

32

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Sor María Ravaccia y dos hermanas con las jóvenes graduadas del año 1949 en el antiguo salón de actos (ahora bosquecito) del Colegio María Auxiliadora de San Salvador.

14 de Julio de 1947 San Salvador «De la Radio Nacional invitan al grupo de jóvenes «Acción Católica» del Colegio María Auxiliadora de San Salvador, para dirigir media hora de un programa de radio. Las jóvenes se preparan con esmero, todas en el colegio escuchan la transmisión y están orgullosas de lo bien que lo han hecho. La invitación se repite el 27 de Septiembre»

Colegio San José, Costa Rica

Colegio San José, Costa Rica, 1949 Ha sido una tradición dentro de la vida salesiana la expresión artísitica y teatral. Las tradicionales “academias”, como la de la foto, eran momentos para mostrar el talento juvenil de las alumnas. 12 de Septiembre de 1950.

100 años educando a la juventud

33


Alumnas del Colegio María Auxiliadora, San Salvador en 1951.

Junio de 1951 Colegio María Auxiliadora San Salvador «El 24 de Junio se celebraron en Roma los festejos de canonización de Madre Mazzarello, ese mismo día se celebraron dos eucaristías, se recitó solemnemente un te deum, y luego la bendición eucarística.» «El 12 de Julio se realiza una gracia extraordinaria. La alumna Elena Mendoza lleva 4 meses enferma gravemente. Con mucho sacrificio vendrá a clases y a misa todos los días. Tenía dolores fuertísimos en la rodilla izquierda, no podía doblarla, el doctor le había dicho que era incurable. Un día, después de haberla pasado muy mal, antes de irse a casa, se dirigió al dormitorio del Colegio, luego fue a la capilla y delante del cuadro de Madre Mazzarello, le oraba y le pedía la gracia, de repente se da cuenta que está de rodillas y que puede hacer la genuflexión sale corriendo, todo el mundo se da cuenta... su rodilla está sana y sin dolores, hermanas y alumnas van todas a la capilla a dar gracias a la nueva santa.»

34

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


14 de Octubre 1951 El Salvador

Panorámica de la procesión sobre la Avenida España de San Salvador conmemorando la canonización de Madre Mazarrello. 14 Octubre 1951.

Altar de la Basílica Sagrado Corazón decorado para la celebración de la canonización de Madre Mazzarello en San Salvador. 14 de Octubre de 1951.

«Es la fiesta solemne en San Salvador, preparada por un triduo celebrado en la Basílica Sagrado Corazón. La fiesta empieza a las 9:00 con la misa pontificia, la Scuola Cantorum del Teologado Salesiano Don Rúa asume los cantos de Eucaristía. Está presente el pequeño clero de las 3 casas salesianas, representantes de las autoridades civiles y militares, los 4 colegios salesianos nuestros... , representantes de otros colegios católicos de la ciudad, religiosos, exalumnas, Cooperadores y devotos. A las 3:00 pm se reúnen todas para la procesión la cual sale de Santa Tecla. Artísticamente adornada, presidida por los siguientes grupos: Oratorios, obra de beneficencia, Escuela Nacional del Niño, Colegio Santa Cecilia, Colegio de Niñas, CMA Chalchuapa, CMA SS, CMA Santa Ana, CSI, luego de todos estos grupos, la banda musical, las exalumnas, la archicofradía, el Clero con Monseñor Aparicio, el Padre Inspector salesiano portando la reliquia, luego la imagen de nuestra santa, y detrás de ella el pueblo en general. A las 6:00 se reune en el patio del colegio para cantar a los himnos de canonización del M. Mazzarello, y reciben la bendición eucarística.

Carroza artísiticamente decorada para la procesión solemne por las calles de San Salvador que se hiciera en ocasión de la Canonización de Madre Mazzarello. 1951. 100 años educando a la juventud

35


Enero de 1953 San Salvador Las fiestas por los 50 años fueron hermosas y solemnes... El 8 de Enero en un aeroplano de la nación, gentilmente ofrecido por el Ministro de guerra, llegan las hermanas directoras de Costa Rica. El 19 de Enero llegan las delegaciones de exalumnas y las hermanas responsables, de Costa Rica vienen 15, de Nicaragua 17, de Honduras 28 para el Congreso de Exalumnas que se va a realizar en ocasión de las bodas de oro. El 24 de Enero a las 5:30 el patio se Reunión de las Hijas de María Auxiliadora en ocasión de celebrarse los 50 años de la llegada de las hijas de María había convertido en un teatro grieAuxiliadora a Centroamérica. 1953. go... en él se desarrolla un solemne acto culturan el el cuál: - el Ministro del Interior Teniente Coronel José María Lemus en nombre de El Salvador rinde homenaje a las Hijas de María Auxiliadora. - el excelentísimo Ministro de Cultura Dr. Reinaldo Galindo Pohl rinde un reconocimiento a la obra educativa, cultural de las HMA. Visita de Madre Carolina Novasconi al colegio San José Están también presentes de Costa Rica. en dicho homenaje hermanas, niñas, bienhechores, amigos de la obra y entre otras personalidades: El embajador de Italia, el señor nuncio Procesión de María Auxiliadora apostólico y Monseñor en Tegucigalpa Arnoldo Aparicio obispo Salesiano de San Miguel.

Alumnas internas del Colegio Santa Inés de Santa Tecla

36

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Colegio María Auxiliadora de San Salvador en la década de los 50’s.

Niños en Aguacatán, Guatemala. Esta obra se inició en 1961.

Fundación en Guatemala La fundación en Guatemala se hizo posible después de largos años de espera, de mucha oración y de humilde insistencia de los Salesianos que trabajaban en ese país y del entonces Señor Nuncio Apostólico, Monseñor Jenaro Verolino, ante el régimen de Jacobo Arbenz. Téngase en cuenta que las leyes prohibían el ingreso de Congregaciones Religiosas al país. A pesar de todo, el 8 de diciembre de 1953, como regalo de la Inmaculada, se obtuvo el ansiado permiso. La luz se implantó gracias a la generosidad de las Hermanas fundadoras: Sor Julia Núñez, Sor Rosenda Bonilla, Sor Carmela Cuadra, Sor Antonieta Perdomo, Sor Angela Rizzato y Sor Inés Rodríguez. Sor Carmela, Sor Rosenda y Sor Inés, debieron entrar sin hábito, pasando como profesoras seglares. La obra se inició en Enero de 1954 como sección femenina del Colegio Salesiano y funcionó varios años con el nombre de «Instituto Latinoamericano» por no permitirse ninguna denominación religiosa, no fue

aceptado ni siquiera el de «24 de Mayo» como se había comenzado a llamar en los primeros días de la fundación. Fue hasta el año 1958 que se le pudo nombrar como: «Instituto María Auxiliadora». Como todas nuestras obras la de Guatemala tuvo humildes principios, se comenzó con 13 niños de Kinder y 40 alumnas de Primaria distribuidas en los 6 grados, entre privacionas dificultades y también peligros ya que en este primer año tuvo lugar la revolución que derrocó el régimen comunista. En los primeros años las alumnas fueron aumentando muy lentamente, en el año 1958 se cuenta solamente con 83 alumnas pero se decide abrir el Primer Curso Básico y en los años sucesivos el Segundo y el Tercero. En 1963 se abre el Primer Curso de magisterio con solo tres alumnas, cada año éstas

San Vito de Java, en Costa Rica pequeña escuela inaugurada en 1955. Fue cerrada en 1962.

100 años educando a la juventud

37


aumentaron de modo que en 1965 fueron 14 las primeras alumnas que recibieron su Título de Maestrías de Educación en Primaria. Por otro lado, la obra en Quezaltenango se había iniciado en el año 1955. Las hermanas se instalaron en una casa alquilada, de piedra, muy fría e incómoda, pero no fue posible conseguir otra, con trabajo y sacrificio se logró darle un aspecto un poco atractivo y algo funcional. Allí estuvo el Colegio un año, luego se trasladó a otro local más amplio y en un punto mejor de la ciudad.

En el mismo año de la fundación se abre en la Casa el Oratorio Festivo con asistencia de unas pocas jóvenes, aunque en los primeros años aumentaron muy poco al abrirse los Clubs de corte, tejido, floristería, deporte, mecanografía y clases de alfabetización. Asisten unas 200 jóvenes en su mayoría indígena. La fundación del Colegio María Auxiliadora en Coatepeque se efectuó en Enero de 1958. Desde el primer año se abre el Oratorio. Además funcionó por varios años una sección para muchachos que llegaban los sábados por la tarde.  Hubo presencia de las Hijas de María Auxiliadora en Soloma iniciando en el año de 1959, a petición de los Reverendos Padres de Maryknoll que tenían a su cargo las misiones en el departamento de Huehuetenango. La labor de Castellanización fue el

No sólo en el área académica ha sido destacado el aporte de las Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica, sino también en el deporte. Un buen ejemplo de ello es la labor realizada por Sor Agustina Rossi quien en el Colegio Santa Inés promovió la gimnasia rítmica cuyas exhibiciones dieron renombre al Colegio. Además, bajo su dirección se jugó por primera vez en la República el baloncesto en una competencia entre el Colegio Juana de Arco y el Colegio Santa Inés. Después continuaría su carisma deportivo en Tegucigalpa, impulsando la práctica tanto de baloncesto como de gimnasia a cuerpo y libre y con aparatos. Al igual que en El Salvador, en Honduras se le reconoció públicamente su mérito. Ambas presidencias la consideran la pionera del baloncesto.

Arriba: Semana deportiva en San Salvador. Alumnas de «Santa Inés» en desafío de Basket Ball con el Liceo Francés. En medio: Equipo de baloncesto del Colegio Santa Inés en 1971 junto a Sor Elda Beltrame rumbo a San José de Costa Rica para participar en un torneo deportivo preparativoa a la conmemoración de los cien años de la fundación de las Hijas de María Auxiliadora. Abajo: Mural diseñado por el pintor hondureño Alexis Henríquez en el Coliseo Nacional de Ingenieros, fundación dedicada al fomento del Deporte en Tegucigalpa. El mural recoge una historia del Deporte en Honduras, desde la época precolombina. Cabe señalar que al inicio del período contemporáneo aparece la imagen de Sor Agustina Rossi.

38

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

gran aporte de las salesianas, ya que en su totalidad los habitantes eran indígenas de habla K’anjobal, luego albabetización. También hubo presencia en Aguacatán, iniciando el 10 de enero de 1961 con una casa de misión teniendo como fin principal la promoción de los indígenas del pueblo y zonas periféricas. Debido a la presencia de las hermanas en Soloma, los indígenas de Santa Eulalia ofrecían a María Auxilia-dora una peregrinación de 8 horas a pie. La fe sencilla de esa buena gente obtuvo la gracia porque se consiguió fundar en enero de 1964 una obra con tres secciones de alfabetización y dos clases de primaria. Actualmente las obras de Aguacatán, Santa Eulalia y Soloma ya no son dirigidas por las Hijas de María Auxiliadora, quienes por diversas razones tuvieron que dejarlas.


Oratorio de Tegucigalpa. El Oratorio en Tegucigalpa se fundó en 1910.

Así se inició el oratorio Bartolomé Garelli, un pobre campesino llegado a la ciudad de Turín hace poco, no quiere perder la misa en la fiesta de la Inmaculada. Es el 8 de diciembre de 1841. Por eso y por librarse del frío intenso que hace afuera, entra a la iglesia de San Francisco de Asís. Se acomoda en un rinconcito cerca de la sacristía. Allí cree no molestar a nadie y que nadie lo molestaría; pero no fue así, pues pronto se presenta el sacristán José Comotti y le exige que ayude al sacerdote que en ese momento se está revistiendo para celebrar la misa. Bartolomé, asustado, le dice que no sabe hacerlo y entonces empezaron las palabras duras y los golpes. Las voces airadas y los golpes atraen la atención del joven sacerdote que es nada menos que Juan Bosco, recién ordenado...

Lidia Torres colaborando con una hermana en la lección de catequesis.

- No le toque, que es amigo mío. Ven, ven. Y siente Bartolomé en su pecho la fuerza de un imán desconocido que le arrastra y le acerca a un mismo tiempo. El muchacho tiene 16 años. Han muerto sus padres. No sabe leer ni escribir. Parece un pajarillo caído del nido. No sabe cantar. Y después de la misa: - ¿Sabes silbar?, le pregunta Don Bosco. Se le alegran los ojos. ¡Eso sí lo sabe hacer bien! ¿La comunión? ¿La confesión? ¿El catecismo? Es ya un grandulón para ir con los niños a aprenderlo. Pero si estuviera solo, aparte, si fuera allí mismo, eso sí que le gustaría. - Con tal de que no me peguen. - Descuida, eres mi amigo, nadie te tocará. - Entonces, ¿cuándo? - Ahora mismo, ¿te parece bien? Don Bosco se arrodilla y reza el Avemaría.

Sobre este hecho, cuarenta y cinco años más tarde dirá a sus salesianos: Todas las bendiciones llovidas del cielo son fruto de esa primera “Avemaría” dicha con fervor y recta intención. Terminada el Avemaría, Don Bosco le hizo a Bartolomé una primera catequesis y lo invitó a volver el siguiente domingo a otra catequesis, trayendo algunos amigos más. Así, el domingo siguiente vinieron los primeros nueve jóvenes a la catequesis con Don Bosco. Con esto había nacido la gran obra de los ORATORIOS SALESIANOS, el mejor estilo de la pedagogía de Don Bosco. Sin embargo, podemos afirmar que el “ardor oratoriano” de Don Bosco, no empezó aquí, sino en I Becchi, cuando hacía el saltimbanqui, el prestidigitador, el atleta... con la sola intención de entender sanamente a sus compañeritos y después repetirles el sermón y rezar con ellos. Así prepara Dios a sus elegidos. Ente tanto, otro lugar de Italia, en el pequeño pueblecito de Mornés, en el Monferrato, Dios ya estaba tejiendo un sueño sobre otra joven vida, la de María Mazzrello, quien nacida en 1937, contaba apenas con tres años, cuando Don Bosco inició su oratorio, pero muy pronto empezó a dar muestras de un verdadero “corazón oratoriano”. Desde muy pequeña, sin saber siquiera leer, repetía a sus compañeras la lección de catecismo que ella recibía en la Parroquia. Luego, siendo ya jovencita, los domingos, entretenía con cantos y juegos a otras niñas y jóvenes para alejarlas de los peligros. También ella, como Don Bosco, aprendió un oficio para enseñar con ello a ganarse honradamente el pan, pero sobre todo, para aprender a amar a Dios y ganarse el cielo. Así se iniciaron nuestros oratorios, los cuales, con el paso del tiempo, han ido adaptándose a las necesidades de las jóvenes de cada lugar.

100 años educando a la juventud

39


Oratorio en San José , Costa Rica, en 1927.

Nuestros oratorios hoy Con la misma mística de Don Bosco y Madre María Mazzarello, de evangelizar y promover a las jóvenes de escasos recursos, alejándolas de los peligros y enseñándoles a ser “buenas cristianas y honradas ciudadanas”, nuestras casas, los domingos, bullen de juventud, igual y a veces más numerosa, que durante la semana. Todas están felices, todas están muy ocupadas, todas aprenden a amar a Dios y a ganarse honradamente el pan.

Las jóvenes se dividen por grupos de estudios académicos y clubes de aprendizaje. El tiempo se divide entre actividades Formativas: Buenas tardes, Evangelización, Catequesis Sacramental, Canto. Celebrativas-espirituales: Eucaristía. De aprendizaje: Estudios Académicos y clubes. Al final del tiempo estipulado para cada aprendizaje, las jóvenes reciben sus correspondientes diplomas. Todos los diplomas extendidos por el Oratorio son reconocidos por el Ministerio de Educación en su sección de Educación de Adultos.

Sor María Ravaccia y jóvenes del oratorio en una exposición de vestidos confeccionados por ellas mismas en el Colegio María Auxiliadora de San Salvador.

40

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

Los estudios académicos comprenden: Primero, Segundo, Tercer Ciclo y Bachillerato siguiendo un plan a distancia. Los clubes son de: Manualidades, Tejido, Corte y Confección, Culinaria, Cultura de la Belleza, Guitarra, Mecanografía, Computación, Inglés y Enfermería. Las alumnas de enfermería, antes de recibir su diploma deben realizar sus prácticas en centros hospitalarios y luego pueden desempeñarse como auxiliares de enfermería.


Oratorio en Pacayas , Costa Rica, en 1938.

La jornada para las jóvenes oratorianas es: de 7 a.m. a 5:30 p.m. para las que estudian Primaria, Tercer Ciclo, Bachillerato o Enfermería, y de 1 p.m. a 5:30 p.m. para las demás. Las jóvenes, espontáneamente y en ocasiones especiales, manifiestan su satisfacción y agradecimiento por la formación que se les brinda en el Oratorio. Algunas ponderan, sobre todo, el ambiente del que gozan en él: “Se nos quiere”, “Se nos respeta”, “Se nos hace sentir personas que valemos”.... son algunas de sus expresiones. Las Hermanas, quienes durante toda la semana trabajan en los colegios y escuelas y el domingo lo ocupan totalmente con el Oratorio, al final se sienten a veces, cansadas, pero siempre gozosas, realizadas en su misión de educadoras salesianas. Es el DA MIHI ANIMAS de Don Bosco el que las guía. Oratorianas del Santa Inés en la escuela Madre Mazzarello anexa, Santa Tecla.

Oratorianas fundadoras en Guatemala. Marta Galdámez tomando la lección de catesismo a niñas pobres de colonias vecinas en el colegio María Auxiliadora de San Salvador. Página siguiente: Jóvenes de acción católica en 1958. El Salvador. 100 años educando a la juventud

41


42

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


100 a単os educando a la juventud

43


44

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


C

uando ya la llama del carisma iluminaba todo el Istmo Centroamericano, las obras se fueron multiplicando con la vitalidad propia de estas tierras generosas que dieron fuerza a muchos nuevos brotes.

Así llegamos al año 1988, que marcó un hito muy importante en nuestra historia. El número de casas existentes en Centro América determinó la creación de dos Inspectorías de la que inicialmente fuera la Inspectoría Centroamericana del Santísimo Salvador: La Inspectoría Norte: Guatemala, El Salvador y Honduras, conservó el nombre de Santísimo Salvador; y - La Inspectoría Sur: Nicaragua, Costa Rica y Panamá, adoptó el nombre de Nuestra Señora de los Angeles. Para entonces, las pequeñas llamitas del principio, habían adquirido la vitalidad de hoguera, alimentadas siempre con los leños del sacrificio y la fidelidad de las Hermanas, protegidas por las manos maternas de María y avivadas por el soplo poderoso del Espíritu Santo. Don Bosco y Madre Mazzarello siguen viviendo con su espíritu en nuestras casas y en el corazón de nuestras Comunidades Educativas. Estas son nuestras obras en la actualidad:

100 años educando a la juventud

45


EL SALVADOR:

Colegio María Auxiliadora San Salvador

Año de fundación: 1903 Hermanas Fundadoras: Sor Julia Gilardi, Sor Ursula Rinaldi, Sor María Giacomina Zanatta, Sor Juana Méndez, Sor Anunciata Pace y Sor Blandina Salazar. Motivo y circunstancias de la fundación: Atención a las niñas pobres que se veían expuestas a muchos peligros. Obras actuales: Parvularia, Primero, Segundo y Tercer Ciclos, Bachillerato, Oratorio Centro Juvenil, Consultorio Médico, Unión de Exalumnas, Centro de Cooperadores Salesianos, Asociación de Padres de Familia.

Arriba: Alumnas de la promoción 2003 del Colegio María Auxiliadora, San Salvador. Sobre estas líneas: Sor María de los Angeles Ramírez Portillo, Directora. Derecha: Comunidad de hermanas.

46

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


La vida de la comunidad Educativa A lo largo de los años, la crónica de la casa ha sido testigo de la vitalidad del Carisma Salesiano que contagia e involucra a todos y tiene diversas formas de expresión. El protagonismo y compromiso es de todos, especialmente de las niñas y jóvenes, ellas han encontrado el espacio y la oportunidad para desarrollar nuevos talentos tanto en los grupos de tiempo libre (danza, orquesta, coro, deporte, etc), como en los grupos de compromiso y servicio (GAMA, acólitas, misionero). Las tardes en el Colegio son testigo de la alegría y del entusiasmo juvenil... en ellas se preparan las grandes fiestas del Colegio y la participación de estos grupos en actividades colegiales, de beneficienza o de intercambio juvenil. Estas experiencias de recreación y expansión juvenil, tienen raíces profundas no solo por ser tradicionales en el Carisma Salesiano sino porque dichas experiencias son parte de la tradición de esta casa, así podemos mencionar en los años 20’ la existencia de una coral o“Scuola Cantorum”o las presentaciones de la Orquesta del Colegio en la Feria Internacional de El Salvador en los años 70’ . El educar al buen uso del tiempo libre y de los talentos artísticos de cada joven ha sido parte importante en las actividades escolares. El grupo de animación del Colegio GAMA, es el grupo formado por todas las animadoras o presidentas de clase, junto a las representantes de los diferentes grupos de tiempo libre, todas ellas se reúnen oportunamente para reflexionar sobre su misión y organizar la vida pastoral y las actividades culturales del Colegio, así como son portadoras de las inquietudes de las compañeras que las representan, llevan a estas la voz y propuestas que GAMA realiza para vivir mejor la experiencia escolar, con la propuestas de valores que cada año se asume.

100 100 años años educando educando aa la la juventud juventud

47


Los padres de familia encuentran también su lugar y la oportunidad de servir y colaborar en la acción educativa del Colegio, es así como pueden participar como representantes de grado (para actividades recreativas o culturales con la familia), en el grupos de animadores salesianos(para las actividades espirituales o de Retiro) y en los animadores de Escuela de Padres (los padres y madres en formación aprender a vivir su misión). La vida de nuestro Colegio es animada por el Consejo Educativo Pastoral, en el cuál representantes de cada sector (hermanas, padres de familia, educador@s y jóvenes), trabajan en comunión para llevar adelante la animación pastoral , cada uno dentro de su sector, con las actividades propias para cada uno de ellos. La casa cuenta también con otros grupos de la familia salesiana: los cooperadores que colaboran en el Polideportivo de San Miguel, la exalumnas que realizan su apostolado a través del Consultorio gratuito por ellas creado así como actividades de proyección social en diferentes lugares del país así como en diferentes situaciones que se presentan... Cuenta esta comunidad también con los talleres de promoción de la mujer los días domingos, en ellos llegan a nuestra casa mujeres deseosas de aprender y mejor su situación, en el Oratorio y sus talleres de cocina, manualidades, computación, belleza, corte y confección, mecanografía y alfabetización encuentran respuesta a las necesidades de superación y realización que lleva cada una de ellas. Todos en comunión, con el compromiso de una nueva ciudadanía: ciudadanía activa siguen haciendo vivo el Carisma de Don Bosco y Madre Mazzarello con la certeza de que han pasado ya 100 años y ellos no han dejado de amar.

Directoras 1903 – 1907 1908 – 1909 1911 - 1912 1912 – 1916 1917 – 1922 1923 – 1929 1930 - 1934

Sor Julia Gilardi Sor María Turín Sor Ermelinda Nervi Sor Luigia Bolla Sor María Zanatta Sor María Tossini Sor Angela Morano

1936 – 1944 1945 – 1951 1952 – 1958 1959 – 1961 1962 – 1964 1965 – 1969 1970 – 1975

Sor Ana Frola Sor María Ravaccia Sor María Luisa Cerrato Sor Clementina Gonella Sor Teresa Bruzzone Sor Elvira Mejía Sor Leonor Delgado

1976 – 1978 1979 – 1980 1981 – 1986 1987 - 1988 1988 – 1994 1995 – 2000 2001 -

Sor Inés Rodríguez Sor Consuelo Cuadra Sor Blanca Marín Sor Dolores Upegui Sor Judith Maestre Sor Blanca Marín Sor Ma. de los Ángeles Ramírez

Durante los últimos cuarenta años, ellas han mantenido viva la llama del carisma en el Colegio María Auxiliadora de San Salvador

Sor Teresa Bruzzone 1962 – 1964

48

Sor Elvira Mejía 1965 – 1969

Sor Leonor Delgado 1970 – 1975

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

Sor Inés Rodríguez 1976 – 1978

Sor Consuelo Cuadra 1979 – 1980

Sor Dolores Upegui Sor Judith Maestre 1987 - 1988 1988 – 1994

Sor Blanca Marín 1995 – 2000


Colegio Santa Inés Santa Tecla

Año de fundación: 1906 Hermanas fundadoras: Sor María Turini, Sor Antonieta Ivaldi, Sor Zeferina Magnani, Sor Luisa Bolla, Sor Blandina Salazar, Sor María Tosini, Sor María Giacomina Zanatta.

Motivo y circunstancias de la fundación: A solicitud de un grupo de Señoras encabezadas por Doña Elena Escalón, esposa del entonces Presidente de la República, para educar a las niñas de familias pudientes, que no encontraban un centro en donde recibir educación como la que las Hermanas daban a las niñas en San Salvador. Obras actuales: Pre-primaria, Primero, Segundo y Tercer Ciclo, Bachillerato, Oratorio Centro Juvenil, Unión de Exalumnas, Centro de Cooperadores Salesianos, Asociación de Padres de Familia, Escuela a Distancia.

Izquierda: Comunidad de Hijas de María Auxiliadora del Colegio Santa Inés. Abajo: Sor Nylda O’Connor, Directora. Abajo: Alumnas de la Promoción 2003.

100 años educando a la juventud

49


Niñas y niños de Preparatoria de la guardería. Las internas de la Obra Social María Auxiliadora

Obra Social María Auxiliadora Chalchuapa

Año de fundación: 1912 Hermanas fundadoras: Sor Ermelinda Nervi, Sor Josefina Guerra, Sor Teresa Agostini, Sor Nunzia Pace. Motivo y circunstancias de la fundación: Educación cristiana de niñas huérfanas que se encontraban privadas de cuidados necesarios para su formación. La casa fue donada a la Congregación por el Bienhechor Don Salvador Morán quien así quiso perpetuar la memoria de su madre. También pagaba pensión mensual para algunas huérfanas. La obra inicialmente se llamó “Hospicio Santa Rosa”, en memoria de Doña Rosa de Morán, Madre del donante. Don Salvador, dejó libertad a las Hermanas para que recibieran también alumnas pensionistas. En 1917, la obra empezó a llamarse Colegio María Auxiliadora y Hospicio Santa Rosa. Siempre esta casa fue motor espiritual para muchas personas de la Ciudad de Chalchuapa y de otras ciudades cercanas, quienes encontraban en ella, a Jesús Sacramentado y el Corazón Materno de María Auxiliadora. Este fue el campo de acción de una gran amante de Jesús y de María: Sor Marieta Valle. En el año 1980, por circunstancias especiales, se vio la conveniencia de ceder temporalmente la obra a las 50

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

Hijas del Divino Salvador, Congregación religiosa fundada por Monseñor Pedro Arnoldo Aparicio, (que de Dios Goce) obispo salesiano de San Vicente. En el año 1991, las Hijas de María Auxiliadora retoman la obra, urgidas por dar respuesta a la necesidad de muchas niñas huérfanas dejadas por la guerrilla que azotó al país durante 14 años consecutivos. Es ahora el hogar de muchas niñas y jovencitas que encuentran allí asilo seguro y el cariño que por su condición de huérfanas les hace falta. Ellas asisten a las escuelas del Estado y encuentran en esa casa la ayuda necesaria para el cumplimiento de sus tareas escolares. Obras Actuales: Internado para niñas en situación de riesgo, Centro promocional de la mujer, Guardería Infantil con 4 secciones de Pre-Primria: Maternal, Pre- Kinder, Kinder y Preparatoria, Unión de Exalumnas, Centro de Cooperadores Salesianos.

Comunidad de Chalchuapa 2003. De izquierda a derecha: Sor Ada Luz Portillo, Sor Margarita Román, Sor Estela Babún Sor María Dolores Expósito, Sor Roxana Bolaños, Sor Lucía Rodríguez. Abajo: Sor María Dolores Expósito, Directora


Colegio María Auxiliadora Santa Ana

Abajo a la derecha: Comunidad Santa Ana 2003. De izquierda a derecha: Sentadas: Sor María Villalobos, Sor Amanda Hernández, Sor Julia Canjura, Sor Irma Amalia Girón, Sor Marta Julia Sandoval. De pie: Sor Lucila Mejía, Sor Lina Ester Aragón, Sor Marta Lidia Fuentes, Sor María Eva Hernández, Sor Vilma Reina, Sor Vilma Castro, Sor María del Carmen Gutiérrez. Alumnas de Primaria en grupo de trabajo.

Año de fundación: 1946 Hermanas Fundadoras: Sor Julia Núñez, Sor Ofelia Boniche, Sor Adela López, Sor Angélica Paredes, Sor María Peraza, Sor Elvira Mejía. Motivo y circunstancias de la fundación: Las Hermanas llegaron a Santa Ana por súplicas y por el esfuerzo de las exalumnas de nuestros Colegios de El Salvador residentes en Santa Ana. Esta casa había sido deseado desde hacía muchos años. Se abrió el 31 de enero de 1946, con una circunstancia particular muy simpática: Las alumnas matriculadas y perfectamente uniformadas esperaban a las Hermanas en una casa particular alquilada y equipada por las entusiastas exalumnas. Las alumnas, en principio, eran pocas y recibían

el título de taquimecanógrafas, después se fueron ampliando las posibilidades de estudio . El 9 de marzo de 1949 se bendijo la primera piedra del actual edificio, que ahora puede llamarse “Casa del Pueblo”, pues todo el pueblo contribuyó con buena voluntad y simpatía para su construcción. Las Exalumnas dieron un aporte muy significativo y el 24 de febrero de 1952 se inauguró el nuevo Colegio que ha dado al país profesionales muy bien cualificadas dentro del campo secretarial y de comercio y, lo que es más importante, profesionales que llevan la luz del Evangelio a la sociedad que las acoge. Obras actuales: Pre-Primaria, Primero, Segundo y Tercer Ciclos, Bachillerato, Oratorio Centro Juvenil, Escuela a Distancia, Unión de Exalumnas, Cooperadores Salesianos, Asociación de Padres de Familia.

Alumnas de Primaria en grupo de trabajo. Derecha: Comunidad Hijas de María Auxiliadora.

Sor Vilma Reina, Directora. Derecha: Alumnas de la Promoción 2003

100 años educando a la juventud

51


Izquierda: Alumnas de la promoción 2003, Arriba: Práciticas en el centro de cómputos.

Escuela María Auxiliadora Soyapango

Año de fundación: 1989 Hermanas Fundadoras: Sor Dolores de Jesús Solís, Directora, Sor Juana Antonia Silvestre y Sor Santos Antonia Estrada. Motivo y circunstancias de fundación: Por disposición de las Superioras, en el año 1953, Cincuentenario de la fundación del Colegio María Auxiliadora de San Salvador, primera casa de las FMA en Cenro América, se fundó una escue-la gratuita anexa al colegio, en fidelidad a la intención de la primera fundación: “atender a las niñas con difícil situación económica”. Debido a las incomodidades creadas por el terremoto de 1986 y deseando dar una mejor atención a las niñas, la sección anexa se trasladó a la vecina localidad de Soyapango en 1989, como Complejo Educativo Católico María Auxiliadora. El tiempo ha confirmado el abandono a las manos providentes del Padre ha permitido el auge siempre creciente de esta obra, a la que Sor Carmen Ruiz, Inspectora, y las demás Inspectoras que le han seguido han visto siempre 52

con gran simpatía. La Superiora General, Madre Marinella Castagno, en su visita, mostró también mucha complacencia por esta obra y por la sencillez de sus inicios. Les dijo a las Hermanas: “¡Viva la sencillez!, consérvense así hasta el final, porque todas las casas han nacido así, pero después... En realidad, esta Comunidad se ha mantenido en mucha sencillez, siendo fieles a los más pobres, las obras se han multiplicado. Luego vino el internado de niñas a quienes las Hermanas escogieron entre las más pobres, y ahora es refugio seguro para muchas niñas, jóvenes y mujeres adultas, que allí encuentran las condiciones necesarias para reivindicar sus derechos por una vida más digna de su condición de hijas de Dios. Ante esta sencillez y amor a los pobres, la Providencia se ha hecho sentir día a día, no sólo con bienes materiales, sino con protección especial en momentos difíciles como los de la guerrilla que fue sentida con mayor intensidad en ese sector del país. Ahora, esta obra cuenta con Pre-Primaria, Primero, Segundo y Tercer Ciclos, Bachillerato, Internado para niñas en situación de riesgo, Centro promocional de la mujer, Oratorio Centro Juvenil, Escuela a Distancia, Unión de Exalumnas.

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

Izquierda: Alumnas de la promoción 2003,Arriba: Práciticas en el centro de cómputos. Arriba: Comunidad de la Escuela M. A. Abajo: Sor Judith Maestre, Directora Ante esta sencillez y amor a los pobres, la Providencia se ha hecho sentir día a día, no sólo con bienes materiales, sino con protección especial en momentos difíciles como los de la guerrilla que fue sentida con mayor intensidad en ese sector del país. Ahora, esta obra cuenta con Pre-Primaria, Primero, Segundo y Tercer Ciclos, Bachillerato, Internado para niñas en situación de riesgo, Centro promocional de la mujer, Oratorio Centro Juvenil, Escuela a Distancia, Unión de Exalumnas.


Escuela Urbana María Mazzarello Santa Tecla

Año de fundación: 1999 Hermanas fundadoras: Sor Inés Rodríguez, Directora, Sor Rosa Pérez y Sor Olinda Molina. Motivo y circunstancias de fundación: El 1 de febrero de 1938, surgió como anexo del Colegio Santa Inés, la Escuela Santa María Mazzarello. Sus orígenes fueron verdaderamente humildes, fundamentados por el empeño incansable de nuestra querida Hermana Sor Aurelina Belloso, quien consagró a esta obra sus mejores esfuerzos y todo el amor a los pobres que ardía en su corazón. Poco a poco la obra fue creciendo, hasta llegar a contar con los seis grados de primaria y un edificio propio junto al Colegio. Sin embargo, las necesida-

des de la población estudiantil, siempre en aumento, hicieron necesario un traslado. El lugar elegido para la nueva fundación, se encuentra en el sector norte de la Ciudad de Santa Tecla. La Divina Providencia que vela siempre por los pobres, deparó los medios para la construcción de la casa, y el día 1 de enero de 1999, las Hermanas integrantes de la nueva Comunidad partieron del Colegio Santa Inés, dando así inicio a la nueva obra que es verdadera respuesta de amor previniente para muchas niñas y jóvenes de escasos recursos, quienes encuentran allí, instrucción y formación humana y cristiana que las prepara para ser ciudadanas significativas en la sociedad en que les toque vivir. Los terremotos del 13 de enero y 13 de febrero del año 2000, afectaron considerablemente el edificio, pero de nuevo la Divina Providencia se ha hecho sentir y ahora las alumnas gozan de un ambiente digno para su educación. Obras actuales: Pre-Primaria, Primero, Segundo y Tercer Ciclos, Escuela a distancia.

Sor Mirna Rodas, Directora. Izquierda: Alumnas de la promoción 2003. Abajo: Nuestras niñas en una fiesta, gozando la alegria de la transparencia. Comunidad Escuela María Mazzarello, Santa Tecla.

Sor Mirna Rodas, Directora.

Comunidad Escuela María Mazzarello, Santa Tecla.

100 años educando a la juventud

53


HONDURAS

Instituto María Auxiliadora Tegucigalpa

Año de fundación: 1910 Hermanas fundadoras: Sor Nunzia Pace, Sor Juana Méndez y Sor Marieta Valle. Motivo y circunstancias de fundación: Las Hijas de María Auxiliadora, primeras religiosas llegadas a Honduras arriban a Tegucigalpa, solicitadas por el entonces Presidente de la república, Doctor Miguel Dávila para hacerse cargo de las niñas y jóvenes pertenecientes a la principales familias de esa Ciudad Capital. El Colegio se inicia sólo con los primeros 5 grados de Primaria y poco a poco ha ido aumentando su radio de acción educativa. El 19 de marzo, fiesta de San José, las Hermanas fieles a las instancias del corazón oratoriano de Don Bosco, abriron el Oratorio Festivo dominical para acoger a las niñas pobres y enseñarles el Catecismo.

Arriba: Alumnas Bachilleres. Abajo: Comunidad Hijas de María Auxiliadora.

De estos orígenes tan restringidos la obra evolucionó hasta contar en la actualidad con: Pre-primaria, Primaria, Tercer Ciclo con doble sección, matutina y vespertina, Bachillerato, Oratorio Centro juvenil, Escuela a distancia, Unión de Exalumnas, Unión de Padres de Familia

Sor María Dolores Upegui, Directora.

Arriba: Alumnas de 5º curso en su servicio social. Abajo: Comunidad Hijas de María Auxiliadora. Izquierda: Las misioneritas son bien animadas por Sor Karla Chacón. Arriba: Sor Aury en clase de Religión. 54

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Instituto María Auxiliadora Santa Rosa de Copán

Año de fundación: 1928 Hermanas fundadoras: Sor Herminia Pagnini, Sor Antonieta Beltramo, Sor Eloísa Conde y Sor Francisca Banegas. Motivo y circunstancias de fundación: Después

Derecha: Comunidad de Hijas de María Auxiliadora. Abajo: Sor Evelyn Arango: Directora.

de 18 años de la primera fundación en Honduras, se realizó la segunda fundación en el Occidente del País, en Santa Rosa de Copán. A las 5 de la tarde del 28 de enero de 1928, después de un viaje de 5 días, (uno en bus y los demás a caballo), que nada tuvo que envidiar a los realizados por las otras religiosas en tierras de misión, llegaron a Santa Rosa las primeras Hermanas. Les acompañaba Madre Décima Rocca, Inspectora entonces de Centro América y Monseñor Emilio Morales, quien había gestionado activamente esta fundación. Al recibimiento asistieron muchas personas de la ciudad y entre ellas, algunas exalumnas del Colegio Santa Inés, que se mostraban muy felices de poder tener en la propia ciudad a sus antiguas educadoras. La obra se inició con una sección de párvulos y cinco grados de Primaria. Poco a poco la obra crece: en 1931 se obtiene permiso para abrir estudios técnicoprácticos y otorgar títulos de carácter privado. En 1933 se solicitó el permiso de abrir la sección de Comercio para optar por el título de Perito Mercantil y Contador Público. Las autoridades escolares al concederlo dijeron: “La fundación del Centro es una garantía y orgullo para el occidente del país”. La hermana Directora, ante el aumento de alumnas, especialmente internas que llegan de todas partes del país, y ante la solicitud de algunos padres de familia, pide y obtiene el permiso de abrir la Sección Normal con posibilidad de optar también por el título de Bachiller en Ciencias y letras para quienes así lo deseen. En 1944 se gradúan las 8 primeras maestras, (3 de ellas reciben también el título de Bachiller). Así se inició una generación de mujeres hondureñas que, desde su calidad de maestras llevaron a muchos lugares del país, los principios del Sistema Preventivo de Don Bosco. Se continuaron estos estudios hasta que el Gobierno no permitió más el Magisterio a los Colegios primados, pero el bien realizado a través de ellos fue inmenso.

Promoción Bachillerato Administración de Empresas 2003. Santa Rosa de Copán. Uno de los primeros grupos que en 1997 se atendió en el Centro de Promoción cuando a los inicios se contaba con equipo limitado.

El ambiente del Colegio llegó a ser un verdadero semillero vocacional, muchas de las FMA de la Provincia Centroamericana Norte, sintieron el llamado del Señor en esa dichosa casa. Pero la labor de las Hermanas en Santa Rosa no se centró sólo en las alumnas del Colegio, pues, desde el principio empezó a funcionar el Oratorio Festivo en casa y la Catequesis parroquial. En el año 1990 el colegio dio un giro especial, a favor de los más pobres y ahora funciona con un internado para niñas campesinas. Las obras que actualmente funcionan, son: Ciclo Básico, Bachillerato Técnico, Oratorio periférico, Talleres diarios.

100 años educando a la juventud

55


Instituto María Auxiliadora San Pedro Sula

Año de fundación: 1939 Hermanas fundadoras: Sor Francisca Savini, Sor María Salazar, Sor Amelia Bustillo, Sor María Ester Bolaños y Sor Adela Burelli. Motivo y circunstancias de fundación: El Instituto María Auxiliadora de San pedro Sula, fue la tercera obra de las Hijas de María Auxiliadora que se abrió en Honduras. Las hermanas llegaron a San Pedro a instancias de Monseñor Juan Sastre. Vicario apostólico de la Costa Norte Hondureña, con sede en esta Ciudad. Tres años pasaron antes de que la Superiora Provincial Sor Josefina Genzone pudiera acceder a la petición del celoso pastor. Entre el 22 de marzo y 4 de abril de 1939, se reunieron las Hermanas que debían constituir la Comunidad alojándose inicialmente en una casa detrás de la Catedral, cuyo alquiler fue pagado durante 2 años por el mismo Monseñor Sastre. El Colegio se inició con una sección de párvulos y los cuatro primeros grados de Primaria. Las alumnas eran 150 y el Instituto funcionó desde el principio con la autorización oficial. Las Hermanas muy pronto se ganaron la aceptación y el cariño del pueblo sampedrano. Las alumnas aumentaban año tras año y por lo tanto cada año debían abrirse nuevos cursos. El local del principio resultaba cada vez más pequeño. El 2 de febrero de 1941 se puso la primera piedra del actual Colegio, y gracias al trabajo de 40 operarios y de una supervisión muy cuidadosa por parte de la hermana Directora Sor Francisca Savini y del gran bienhechor de la obra, Don Francisco Yones, en el mes de agosto de ese mismo año, se pudieron utilizar las primeras aulas. El 14 de agosto se celebró la primera Misa en la capilla improvisada. Las hermanas alquilaron un edificio cercano para poder viajar diariamente a clases en el local nuevo. A medida que la construcción avanzaba, se abrían nuevos niveles de estudio. En 1942 se extendieron los primeros cinco títulos de Secretariado Comercial. También se solicitó de las autoridades y se obtuvo la licencia para una Escuela Normal. En 1949 se graduaron las 12 primeras maestras de educación primaria. Al año siguiente se pidió permiso para abrir la carrera de Perito Mercantil y Contador Público, y en 1951 de graduaron las primeras trece alumnas. En 1962 se abrió el Bachillerato en Ciencias y letras, gra56

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

duándose las primeras 7 alumnas en 1963. Después, por circunstancias especiales, se suprimieron las carreras de Perito Mercantil y contador Público y la de Magisterio. Desde su llegada, las Hermanas abrieron el Oratorio Festivo, el cual por varios años fue mixto debido a que en la Catedral un Sacerdote y un grupo de Señoritas daban las explicaciones de la Doctrina Cristiana a varones y niñas, y mientras llegaba la hora de la explicación catequística, las Hermanas los invitaban a jugar en el patio de su casa. Cada domingo aumentaba el número. Cuando la Comunidad se trasladó al nuevo local, muchas niñas llegaban al oratorio desde la Catedral. El corazón oratoriano de Don Bosco era la llama que las impulsaba a este apostolado. Obras actuales: Pre-primaria, Primaria, Ciclo Básico, Bachillerato, Oratorio Centro Juvenil, Unión de Exalumnas, Centro de Cooperadores Salesianos, Asociación de Padres de Familia.

Arriba: Alumnas del Colegio, En medio: Comunidad Hijas de María Auxiliadora. Abajo: Sor. Margarita Palacios. Directora.


Escuela S. M. Mazzarello San Pedro Sula:

Año de fundación: 1988 Hermanas Fundadoras: Sor Felicidad Fonseca, Sor Amalia Argüello, Sor Albertina Mejía y Sor Mayra Moreira. Motivo y circunstancias de fundación: Desde el año 1972, el Instituto María Auxiliadora de San Pedro Sula, empezó a proyectarse en la comunidad, a través de una obra a favor de las niñas pobres y, abrió la Escuela “María Mazzarello”, en un sector popular de la ciudad. Las Hermanas que atendían dicha obra, formaban parte de la Comunidad del Colegio y viajaban cada día hasta el local de dicha escuela. Inicialmente la casa era de madera, pero, con el paso del tiempo, la Divina Providencia proveyó los medios y se empezó a reconstruir parte por parte con una estructura de concreto. No puede hablarse de esta obra sin mencionar el nombre de Sor Amalia Argüello que dedicó a ella todos sus esfuerzos. En el año 1988, pudo construirse un pabellón para alojar a una comunidad propia. Al inicio del año las Hermanas fundadoras se trasladaron definitivamente del colegio a la Escuela, constituyendo una nueva Comunidad. El año 1990, en vista de las muchas niñas necesitadas de un techo seguro, ya que por orfandad, o por descuido de los padres se veían obligadas a permanecer la mayor parte de su tiempo en la calle, se da una nueva respuesta a la realidad circundante, y se abre un internado, el cual, desde entonces ha sido tabla de salvación para muchas niñas pobres materialmente, pero sobre todo, moralmente.

Arriba: Comunidad de Hijas de María Auxiliadora Escuela “María Mazzarello”, San Pedro Sula. Derecha: Sor Trinidad Rodezno, Directora.

Con el aporte generoso del Colegio, que paga la mayor parte de las maestras, de algunos bienhechores, entre quienes se cuenta la Unión de Exalumnas del Colegio, pero sobre todo, gracias al amor providente de Dios Padre y la asistencia materna de María, la obra continúa y en la actualidad, cuenta con: Pre-primaria, Primaria, Internado para niñas en situación de riesgo, Escuela a Distancia, Asociación de Padres de Familia, consultorio médico que atiende 2 horas cada día, en consultas de medicina general, comedor infantil en

el que, junto a las internas se da almuerzo diario a otras niñas escogidas entre las más necesitadas de las externas.

El número promedio de almuerzos que se sirven cada día es de 70. 100 años educando a la juventud

57


IHER (Insitituto Hondureño de Educación por Radio) Honduras

En fidelidad a los lineamientos de nuestros últimos Capítulos Generales y respondiendo a una necesidad prioritaria del pueblo Hondureño, en el año 1989, Sor Carmen Ruiz, primera Inspectora de la Inspectoría Centroamericana Norte del Santísimo Salvador, y su Consejo, acordaron la fundación del IHER (Instituto Hondureño de Educación por Radio), encomendando la tarea a Sor Marta Eugenia Soto, dándole el apoyo logístico que en ese tiempo podía ofrecerle la naciente Inspectoría. El IHER forma parte de un programa que, nacido en las Islas Canarias, España en 1963, se ha difundido por muchos países de América Latina. Con la ayuda de la Divina Providencia, la asistencia materna de María Auxiliadora, y gracias a la inteligente gestión de Sor Marta Soto, el Instituto ha

Sor Marta Eugenia Soto junto con un grupo de colaboradores del IHER. ido creciendo año tras año. Actualmente, se aloja en una parte del edificio del antiguo Colegio María Auxiliadora de Tegucigalpa. En el personal directivo del Instituto, hay una Hermana que colabora con Sor Marta, y además hay cuatro centros de asesoría directa que funcionan en Casas de las FMA, sirviendo a un número aproximado de más de 4,000 alumnos. El Centro cuenta ahora con un moderno equipo y, gracias al apoyo de la Radio Hondureña, tiene una cobertura nacional que alcanza a 15 de los 18 departamentos de Honduras En el año 1989 se inició con programas sólo para Primaria, con 434 estudiantes; ahora ha alcanzado el nivel de Bachillerato, con una población estudiantil que supera los 18,500. De esta población un 70% es de mujeres, un 80% corresponde al área rural y se concentra, sobre todo en el nivel de Ciclo Común con un 65%; 20% son de Primaria y 15% de Bachillerato. La edades de los estudiantes van desde los 12 hasta más de 40 años, pero la máxima condensación se da entre 19 y 40 años, edades que integran el 70% de la población general. Inicialmente el IHER contó con fuertes aportes internacionales. Actualmente, el instituto tiene un autofinanciamiento de 86%, un 8% es de la Secretaría de Estado y un 6% del Plan Internacional.

Arriba: Grupo de Calguaque siguiendo la clase a través de la radio. Abajo: Alumnos recibiendo una clase. Derecha: Exposición de productos del Oratorio. Rimigia, de Jacón, Yoro. Desde 3 años alumna en IHER. 58

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

Lema del Instituto es “UN PUEBLO EDUCADO ES UN PUEBLO LIBRE”.


Centro de Promoción Social Femenina “María Auxiliadora” San Pedro Sula

Año de fundación: 1996 Hermanas fundadoras: Sor Julia Gutiérrez, Directora, Sor Rosa Amelia Gómez y Sor Antonia Isabel Herrera. Motivo y circunstancias de fundación: La nueva Comunidad se constituyó el 1 de enero de 1996, en la Colonia Sandoval Sorto de San Pedro Sula, como respuesta a la realidad de esa población y en fidelidad al Carisma Salesiano. Ese día viajaron las Hermanas fundadoras desde el Colegio, llevando a quien habría de ser el centro de la Casa, Jesús Sacramentado. Al quedar sola la Comunidad, después que partieron quienes las acompañaron al lugar, entraron a la casa cantando el Salmo 121: “Qué alegría cuando me dijeron...” iniciando así las Vísperas que fueron una verdadera acción de Gracias por tantos favores recibidos del Señor. Esta fundación tuvo sus antecedentes: Desde 1988, las Hermanas de la Comunidad del Colegio María Auxilidora de San pedro Sula, realizaban un apostolado catequístico en esa zona. En ese año, la Alcaldía le cedió a la institución el predio que hoy ocupa la obra. La realidad del lugar inspiró en las Hermanas el deseo de atender no sólo a los niños, niñas y jóvenes, sino a la gran cantidad de “madres solteras” víctimas del machismo y la pobreza no sólo material, sino también espiritual y moral. Por este motivo, desde el año 1995, dos Hermanas se dedicaron a tiempo completo a trabajar en el lugar, viajando diariamente desde el Colegio para realizar su misión. Entre tanto, con la ayuda de bienhechores , padres de familia y alumnas del último año del Colegio, quienes realizaron su trabajo social en el lugar, se fue construyendo la planta física que hoy acoge la obra, la cual sigue sosteniéndose gracias a la Divina providencia que se hace presente sobre todo a través de la ayuda del Colegio María Auxiliadora , de los bienhechores entre los cuales se cuenta también la Unión de Exalumnas que dan su aporte mensual. Actualmente, cuenta con: Centro de promoción social para la mujer, con talleres y Catequesis, Kinder y primer Grado como inicio de una Escuela primaria

Arriba: Taller de Corte y Confección II año. Asisten de lunes a viernes. En medio, izquierda: Programa de Primaria Acelerada atendida. Derecha: Taller de Belleza del 1er. año. Asisten al Centro de lunes a viernes. Abajo izquierda:Sor Consuelo Trigueros, Directora. Derecha: Comunidad Hijas de María Auxiliadora. 100 años educando a la juventud

59


GUATEMALA:

Instituto María Auxiliadora Ciudad de Guatemala

Abajo: Promoción magisterio 2003. Las jóvenes de último año, visten su uniforme de práctica docente como futuras Maestras de Educación Primaria urbana 2003. Derecha: El recreo. Compartiendo con las niñas de Pre-primaria en el recreo, disfrutando del ambiente de fiesta que se construye día a día en el colegio.

Año de fundación: 1954 Hermanas fundadoras: Sor Julia Núñez, Sor Carmela Cuadra, Sor Inés Rodríguez, Sor Rosenda Bonilla, Sor Angela Rizzato, Sor Antonieta Perdomo. Esta obra fue largamente deseada y esperada, pero, por las leyes de la Nación que prohibían el ingreso de Congregaciones Religiosas al territorio nacional, no se pudo realizar sino hasta en 1954. El 8 de diciembre de 1953, como regalo de María Inmaculada, en su fiesta, se obtuvo por fin el permiso, gracias a la humilde insistencia de los Hermanos Salesianos y del Señor Nuncio Apostólico, Monseñor Jenaro Verolino.

Arriba: Sor Ana Luisa Vega, Directora. Derecha: Comunidad Hijas de María Auxiliadora.

60

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

Los inicios fueron humildes y difíciles si se tiene en cuenta la situación de revolución interna que vivía el país, la cual culminó con el derrocamiento del Presidente Jacobo Arbenz. Sin Embargo, las clases se iniciaron en el tiempo justo de la apertura del año lectivo 1954. Las alumnas eran pocas, pero poco a poco fueron aumentando. Se obtuvo el permiso de abrir el Magisterio que, sigue dando año tras año al país, maestras cristianas que llevan la luz del carisma a muchos ámbitos de la sociedad guatemalteca. Actualmente, las obras son: Pre-primaria, Pimaria, Ciclo Básico, Escuela Normal, Oratorio Centro juvenil, Escuela a Distancia, Unión de Exalumnas, Centro de Cooperadores Salesianos, Asociación de Padres de Familia. En el Oratorio Centro Juvenil, uno de los más florecientes de la Inspectoría, en él funciona, con aprobación oficial, una Escuela de Enfermeras auxiliares que, además de promoverse personalmente, llevan el mensaje evangélico a diferentes centros de salud, en donde se integran.


en Ciencias y letras y en 1967 se otorgaron los primeros títulos. Siempre fieles a Don Bosco y a Madre Mazzarello, el mismo año de la fundación las Hermanas abrieron el Oratorio Festivo y, aunque en principio las niñas y jóvenes que lo frecuentaban, eran pocas, al abrirse los clubes de tejido, floristería, Corte y Confección, Mecanografía... y las clases de Alfabetización, el número creció considerablemente.

Colegio María Auxiliadora Quezaltenango

Año de fundación: 1955 Hermanas fundadoras: Sor Ana María Cavallini, Directora, Sor Antonieta Perdomo y Sor Angela Rizzato. Después de dos años de la primera fundación en la República de Guatemala, se vio la posibilidad de una segunda, en Quezaltenango, en donde los Salesianos tenían un Colegio. La nueva fundación de las FMA empezó a funcionar como Sección Femenina del liceo Guatemala de los Salesianos. Así funcionó durante dos años, hasta que el Ministerio de Educación reconoció los títulos de las hermanas y se obtuvo la aprobación como colegio independiente, bajo el nombre de Colegio maría Auxiliadora. Esta fundación se efectuó con personal de la casa de Guatemala, la cual contaba con 7 hermanas, de las cuales, tres pasaraon a Quezaltenango y quedaron en Guatemala 4. inicialmente se instalaron en una casa alquilada, de piedra y sumamente fría. Allí funcionó un año el colegio y luego pasó a otro local más amplio y en un punto mejor de la ciudad. Se inició la obra con el Kinder y los tres primeros grados de Primaria, las alumnas eran pocas, 27, y las dificultades económicas de las Hermanas, nunca perdían la alegría y el deseo de trabajar en ese nuevo campo que les había deparado la Divina providencia. Poco a poco, las alumnas fueron aumentando y con ellas se fueron abriendo nuevos grados, de modo que en 1960 ya se contaba con toda la primaria y se inició la Secundaria, hasta contar con los tres Cursos Básicos. En 1966 se Abajo: Promoción Centenario Quetzaltenango. Secretarias Bilingües y Bachilleres en Ciencias y Letras. abrió el primer curso de Bachillerato

En el año 1963 se compró media manzana de terreno con un bonito chalet, en un sitio magnífico de la ciudad, a dos cuadras de la Iglesia Parroquial de los Salesianos. Sin embargo, el chalet resultaba pequeño, por lo que se procedió a la construcción de aulas, pudiéndose trasladar en marzo de 1964. Así, en la dureza del clima de Quezaltenango, brilló la luz del carisma y el calor de un nuevo fuego, el de la Familia salesiana. En la actualidad, esta obra

cuenta con Pre-primaria, Primaria, Ciclo Básico, achillerato, Escuela de Catequistas, Oratorio Centro Juvenil, Unión de Exalumnas, Centro de Cooperadores, Asociación de Padres de Familia.

Abajo: Promoción Centenario Quetzaltenango. Secretarias Bilingües y Bachilleres en Ciencias y Letras.

Arriba: Sor Sandra Fernández, Directora. Izquierda: Comunidad Hijas de María Auxiliadora.

100 años educando a la juventud

61


Colegio María Auxiliadora Coatepeque:

Año de fundación: 1958 Hermanas fundadoras: Sor Ana María Cavallini, Directora, Sor Sara Obregón, Sor Virginia Valverde y Sor Carmen Torres. Coatepeque, ciudad bastante joven, de clima ardiente, de comercio próspero y activo, pero con muy poco sentido religioso, hizo pensar a Monseñor Luis Manresa, Obispo de Quzaltenango y al Párroco

Arriba: alumnas del Colegio María Auxiliadora de Coatepeque. En medio: Comunidad de Hijas de María Auxiliadora de Coatepeque. Derecha: Sor Leonor Cifuentes, Directora.

62

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

de la misma, Padre Amadeo Bassola, en la necesidad de un colegio de religiosas para las niñas y jóvenes de la localidad. Ambos, se dirigieron a la Inspectora de las Hijas de María Auxiliadora en Centro América, Madre María Bernardini para solicitarle la apertura de dicho colegio. Inicialmente, la superiora encontró difícil acceder a la solicitud, teniendo en cuenta la escasez de personal, pero ante la insistencia, empezó a realizar las gestiones necesarias con la Superiora General de la Congregación. Considerando ya muy probable la apertura de la nueva obra, la Inspectora hizo saber a Sor Ana María Cavallini, Directora de Quezaltenango, que sería ella la Directora de la nueva fundación. Como los trámites se estaban alargando de y la urgencia era mucha, el P. Amadeo, hizo también la solicitud a las Religiosas Betlehemitas, quienes a su vez iniciaron trámites para poder darle una respuesta. Un día, Sor Ana María Cavallini recibió un telegrama de la Inspectora, diciéndole que fuera a Coatepeque. Ella consideró que se trataba ya de iniciar la fundación y partió prontamente. Llegando a Coatepeque, el 18 de enero de 1958, se encontró con la extrañeza del Párroco quien esperaba una carta de Madre Bernardini, pero no a las Hermanas, por lo cual no había preparado nada para ellas. En vista de esto, el Párroco les proveyó un alojamiento improvisado. Ella escribe a la Superiora y ésta ante algo tan inesperado, decide acelerar la fundación, aunque su telegrama se refería sólo a ir, para ver cómo marchaban las cosas en Coatepeque. Pronto integra la nueva Comunidad y envía otras hermanas, sin más pérdida de tiempo. Las Madres Betlehemitan llegaron después del arribo de Sor Ana María, pero se encuentran con que ya las FMA se les habían adelantado y se retiran. Ante estos acontecimientos, sólo puede pensarse que el Señor y María Auxiliadora querían la fundación de Coatepeque y se valieron de la mala interpretación de un telegrama para lograrlo. El Colegio comenzó a funcionar con Kinder y los tres primeros grados de Primaria, como un anexo del Liceo Coatepeque, propiedad del Párroco. El número de alumnas era reducido: 24 en Kinder y 27 entre los otros tres grados. Cada año fueron aumentando las alumnas y los grados y a finales del año lectivo 1961, se otorgaron los primeros diplomas de 6º Grado. Las madres de familia, deseosas de que sus hijas pudieran cursar sus estudios de Ciclo Básico en el Colegio, solicitaron la apertura de dicho Ciclo y trabajaron activamente para adquirir el mobiliario necesario. El Primer Curso Básico se abrió en 1966 y en los años siguientes los otros dos cursos. En 1958 se compró para el Colegio, una casa bastante grande con una manzana de terreno. El traslado de la Comunidad se hizo en 1959 y al iniciar el año lectivo 1960 se hizo la bendición del local. Como en todas nuestras fundaciones, aquí también se abrió desde el principio, el Oratorio Festivo. En la actualidad, las obras que funcionan en esta casa son: Pre-primaria, Primaria, Ciclo Básico, Escuela Vespertina, Asociación de Padres de Familia. Academia de Mecanografía, Escuela de Catequistas y Escuela a distancia.


Casa Nuestra Señora del Rosario San Pedro Carchá

Año de fundación: 1986 Hermanas fundadoras: Sor Angela Franzelli, Directora, Sor Maura López, Sor Clemencia Cifuentes y Sor Santos Estrada. Motivo y circunstancias de fundación: Esta fundación, responde al deseo de expansión del fuego misionero que ardió desde el principio en el corazón de Don Bosco y de Madre Mazzarello. Se escoge esta localidad porque es el centro de muchas obras de misión de nuestros Hermanos Salesianos, asegurando también la asistencia espiritual a la Comunidad Educativa. Las Hermanas llegan a esa ciudad el 8 de diciembre de 1985, ofreciendo desde el principio, por manos de María, todo el trabajo que realizarían a favor del pueblo k’ekchi. Son recibidas por los Padres Salesianos, con la celebración de la Santa Misa a la cual fueron invitados diferentes grupos apostólicos de los que funcionan en la parroquia y el pueblo en general. Al momento de la homilía el Padre Director presenta al pueblo la nueva comunidad de religiosas, considerando su presencia como una gracia de Dios y ofreciéndoles oraciones. Al finalizar la Eucaristía, un miembro de cada grupo apostólico dio la Bienvenida a las Hermanas y el Señor Alcalde hizo lo mismo en nombre de todo el pueblo. Las hermanas, a su vez, se presentan expresando el gozo de estar entre ellos y trabajar en ese lugar. Iniciaron sus labores el año 1986, atendiendo en la Catequesis parroquial un total de 3,160 jóvenes de ambos sexos y en el Oratorio dominical, otros 100. En la actualidad, las obras que atienden son: Catequesis en 6 escuelas públicas, en donde atienden un total de 1680 alumnos, Formación de catequistas, atención al Proyecto “Dame tu Ayuda” con bienhechores de Guatemala y “Solidaridad a distancia” con bienhechores italianos. El total de niños apadrinados es de 132. Centro de Cooperadores y Cooperadoras, Damas Salesianas y Devotas de María Auxiliadora, Escuela de Agentes de Pastoral con 77 alumnos y participación en actividades de la Diócesis y de la Parroquia.

Arriba: Grupo de alumnos de primaria diurna, con proyecto “Dame tu ayuda”. En medio: Hermanas compartiendo con madres jóvenes y niñas (os) de los proyectos: Dame tu ayuda. Solidaridad a distancia de los voluntarios de Italia. Abajo: Sor Teresa de Jesús Sigüenza, Directora. Derecha: Comunidad Hijas de María Auxiliadora 100 años educando a la juventud

63


Y sigue encontrando manos que la cuidan amorosas Los destellos de la llama siguen fascinando a muchas jóvenes que, seducidas por Cristo, el Eterno Viviente, deciden dedicar su vida a la educación de la juventud, según los principios del Sistema Preventivo. La formación de estas jóvenes generosas y entusiastas se que optan por la causa del Reino en el Instituto de las FMA es empeño prioritario. Continuamente se buscan caminos para contribuir a su crecimiento en la identidad educativa salesiana y en la reorganización de la propia vida en torno a la centralidad de Cristo. Al iniciarse la nueva Inspectoría Centroamericana norte, fue necesario pensar en la apertura de las casas de formación: Aspirantado y Noviciado. Con la novedad y el encanto de lo nuevo, surgieron estas casas bajo el signo de la Providencia amorosa del Padre, de la premura materna de María Auxiliadora y del empeño incansable de Sor Carmen Ruiz, primera Inspectora de la Inspectoría Centroamericana Norte del Santísimo Salvador.

64

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Auxiliadora Inmaculada Aspirantado y Postulantado De Santa Tecla a Tegucigalpa

La Casa “AUXILIADORA INMACULADA” (Aspirantado y Postulantado), se inauguró el 21 de enero de 1988, a las 3 de la tarde, en la Capilla del Colegio Santa Inés de Santa Tecla, con la Eucaristía presidida por Monseñor Arturo Rivera y Damas, salesiano, Arzobispo de San Salvador, concelebrando el Señor Nuncio Apostólico de El Salvador, el Cura Párroco de la Parroquia a la que pertenece la Casa y el Director del Colegio Salesiano Santa Cecilia. Sor Carmen Ruiz, puso en manos de Dios y de María Auxiliadora la nueva obra, esperanza de vida renovada para la naciente Inspectoría. Las jóvenes que en calidad de Postulantes iniciaron esta obra fueron: Ana Beatriz Solito, Carmen Beatriz Rodas, Carolina Corleto, Consuelo Escalante, Delia de Jesús Rosa, Ena Veralís Bolaños, María del Carmen Mancía, María Eva Hernández, María Luisa Rodríguez, María Marta Salazar, María Patricia Aguilar, Roxana Elizabeth Bolaños, Roxana Janeth Juárez, Roxana María Artiga, Teresa Isabel Bolaños. Las Hermanas fundadoras fueron: Sor Elvia Marina Flores, en calidad de Directora y Sor Inés Rodríguez, Sor Alicia Serrano, Sor María Beatriz Díaz y Sor Elizabeth Aguilar. Después de dos años, la inestabilidad política de El Salvador, marcó la hora de un cambio: 15 de enero de 1990 Con la alegría contagiante de quien se dispone a recorrer un camino, del cual conoce la meta, aunque desconoce los recodos e imprevistos del mismo, confiando sólo en la pericia de un guía seguro, se procedió al traslado de la Casa “Auxiliadora Inmaculada”, de Santa Tecla a Tegucigalpa. Hubo algunos contratiempos en la frontera El Salvador – Honduras, por lo cual fue necesario dejar allí los furgones con los enseres del traslado y regresar por ellos el día siguiente, 16 de enero, día en que por fin a las 6 de la tarde, Sor Nilda O’Connor, Directora y Sor Teresa de Jesús Sigüenza, integrantes junto con Sor Gladis Bolaños, de la Comunidad Formadora, arribaron a Casa Inspectorial “Nuestra Señora de Suyapa” que sería la nueva sede transitoria del Aspirantado, disponiéndose pronto a la tarea de acondicionar los locales para recibir a las nuevas Aspirantes. La acogida fue cordial y pronto todas se encontraron “en casa”, aun sabiendo que debían estar dispuestas a un nuevo cambio cuando estuviera preparada la casa en que definitivamente debían instalarse. Sábado 90 de enero de 1991 La casa del antiguo colegio por fin está disponible para Aspirantado. Con todo el entusiasmo de la juventud, las Aspirantes

y Postulantes, dirigidas por las Hermanas realizan el traslado. El carácter itinerante de los años anteriores queda por fin atrás y la Comunidad Auxiliadora Inmaculada se halla ya “en casa propia”. La ceremonia de bendición del nuevo local, es sencilla, pero sentida. Después de bendecir los locales, se celebra la Eucaristía, máxima expresión de acción de gracias por tantos favores recibidos y se concluye con un encuentro fraterno en un clima de mucha alegría. El día 22 de marzo, la Comunidad recibe la visita dela Provincial, Sor Carmen Ruiz, quien no había estado presente para la ceremonia inicial y, cuando escuchó el canto “Bienvenida a la Casa de la Alegría”, se conmovió notablemente. Veía realizada una de sus más grandes aspiraciones: La consolidación de la Casa de formación inicial. El fuego del carisma muy pronto se dejó sentir en torno a esa casa: Durante dos domingos el corazón oratoriano de las Hermanas y jóvenes formandas las llevó a un barrio marginal vecino a invitar a las jóvenes para el Oratorio Centro Juvenil. La respuesta fue grande y también muchas mujeres adultas recordaban con agrado su tiempo de oratorianas. El domingo 24 se hizo la inscripción y empezó a funcionar regular-

Arriba: Aspirantes en una clase. En medio: Comunidad de Hijas de María Auxiliadora del Aspirantado. Abajo: Sor Sandra Fiallos, Directora.

mente la obra más querida para toda FMA. Además, un grupo de Aspirantes continuó asistiendo a la obra de apostolado que realizaban cuando estaban en la antigua casa: La evangelización de la comunidad rural de San Juan del Rancho.

100 años educando a la juventud

65


El jueves 9 de marzo la comunidad se alegra con la visita de Madre General, Sor Marinella Castagno. La alegría desborda y la Superiora se conmueve ante la pobreza y sencillez que reinan en esa casa. Siente que se está recreando el Mornés de los orígenes de nuestra Congregación. Las anima a seguir así, para que la vitalidad vocacional no decaiga.

Noviciado San José De Tegucigalpa a Ojojona

El NOVICIADO SAN JOSE, se inició el 5 de enero del año 1989, alojándose tansitoriamente en el Instituto María Auxiliadora de Tegucigalpa. Dentro de los Ejercicios Espirituales, en una sencilla, pero significativa celebración presidida por la Inspectora Sor Carmen ruiz y su Consejo, le llevó a cabo la imposición de la medalla a 14 postulantes que pasaban al Noviciado: Sor Alma Patricia Aguilar, Sor Roxana María Artiga, Sor Ena Veralís Bolaños, Sor Roxana Elizabeth Bolaños, Sor Teresa Bolaños, Sor Carolina Eugenia Corleto, Sor Sergia Consuelo Escalante, Sor María Eva Fernández, Sor Roxana Janeth Juárez, Sor María del Carmen Mancía, Sor Carmen Beatriz Rodas, Sor María Luisa Rodríguez, Sor Delia de Jesús Rosa, Sor Ana Beatriz Solito. Ellas junto con 9 novicias que habiendo hecho su primer año de Noviciado en Costa Rica, se les unirían para hacer en la Inspectoría Centroamericana Norte su segundo año de Noviciado, formarían la comunidad en formación de la Casa San José. Las novicias llegadas de Costa Rica eran: Sor Lucía Alcón, Sor María de los Angeles Alejandro, Sor Obelia del Rosario Arias, Sor Julia Amanda Díaz, Sor Reina Guadalupe Flamenco, Sor Verónica Cristina González, Sor Berta Marina Méndez, Sor Lucía Ramírez, Sor Angela María Vega. El viernes 3 de febrero la Comunidad del Noviciado se trasladó a Ojojona, en un antiguo lugar de retiros para las alumnas, que funcionaba en 66

ese lugar. Las obras de acomodamiento aún no se habían concluido, pero pronto quedó suficientemente apto para vivienda privilegiada de las Primeras Novicias de la Inspectoría Centro Americana Norte del Santísimo Salvador. La Comunidad formadora quedó constituida así: Sor Elvia Marina Flores, Hermana Maestra y Directora, Sor Alicia Serrano, Sor Antonieta Ferraro y Sor Celina Vélez. Madre Carmen Ruiz, quien con algunas Hermanas del Colegio acompañó el traslado, antes de partir dirigió a las Novicias breves palabras de animación, invitándolas a aprovechar el tiempo en ese lugar, alejado del bullicio de la ciudad y apto para el recogimiento y la oración. El sábado 4 de febrero la Comunidad se alegra por la presencia de Jesús Eucaristía. La capillita improvisada pasa a ser el centro de la vida de esa casa que, con toda verdad puede llamarse “La Casa del Amor de Dios”. Todas van viendo el progreso del acondicionamiento de los locales, por eso aman más esa casa que nació al calor del corazón. Para la capilla, se construye el altar con piedras de ese suelo y el sagrario se coloca en un tronco crecido en los bosques que rodean el pueblo. Todo era novedad, todo era alegría semejante a la de las primeras mornesinas. Los orígenes siempre son encantadores. Ya el 19 de febrero la llama del apostolado se difunde entre los niños y jóvenes del lugar. Se abren dos oratorios, uno en casa y el otro en la vecina localidad de Santa Ana.

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

Estas casan son y siguen siendo la cuna de las nuevas generaciones de FMA, llamadas a trasmitir la llama del Carisma a otras manos que vendrán después. Aquí crecieron y siguen creciendo; de aquí salieron y siguen saliendo a incendiar el mundo con el fuego que arde en sus corazones. Las novicias, además tienen dos tiempos fuertes de evangelización en las aldeas cercanas de Ojojona: Cuaresma y Adviento. En esas mismas aldeas, Sor Antonieta Ferraro, Hermana de la Comunidad del Noviciado realiza desde hace varios años una labor de promoción que va desde enseñar a las mujeres a mejorar sus hábitos alimenticios y a los hombres a practicar mejores programas agrícolas, hasta proporcionarles herramientas, semillas y utensilios necesarios para sus tareas y asignarles, por familia, cabras y vacas para que tengan la leche necesaria para la alimentación de sus hijos, y bueyes para que se ayuden en las labores del campo. Otros programas llevados adelante por Sor Antonieta, son en pro del desarrollo de las comunidades, por ejemplo el de llevar agua potable a algunas aldeas. Para el financiamiento de estos proyectos, se cuenta, sobre todo con el apoyo de los católicos de su parroquia en Rosá, Italia. De este modo, la Comunidad del Noviciado es un centro de evangelización, promoción espiritual y humana y progreso comunitario del cual se benefician muchas personas pobres de esa región.


Nuestra Señora de Suyapa Tegucigalpa

Año de fundación: 1988 Hermanas fundadoras: Sor María Lourdes Argüello, Hermana de la Inspectoría Centroamericana Sur Nuestra Señora de los Angeles, temporalmente presente en nuestra Inspectoría, Sor Elisa Landa, Sor María Isabel Fajardo y Sor Enriqueta Rossi. Motivo y circunstancias de su fundación: Al dividirse la Inspectoría fue necesario constituir una nueva casa provincial, sede de la nueva Inspectora Sor Carmen Ruiz. Se le dio el nombre de Casa Provincial Nuestra Señor de Suyapa, poniéndola bajo la protección de Santa María de Suyapa, Patrona de Honduras. Al principio, la Comunidad se alojó sucesivamente en tres casas particulares, hasta que se construyó el nuevo edificio de la Casa Inspecto-

Inspectoras Sor Carmen Ruiz: 1988 - 1994 Primera Inspectora de la Inspectoría Centroamericana Norte del Santísimo Salvador. Personalidad recia y suave: recia para la audacia, para el riesgo para las grandes decisiones que le exigieron los primeros tiempos de la Inspectoría; y suave en su empeño de asemejarse al Buen Pastor de quien hizo “leiv motiv” en su magisterio e icono de toda su actuación pastoral. Impulsó grandemente la Pastoral Educativa y las obras sociales de la Provincia. Las huellas de su destacada personalidad perduran en las obras y en el espíritu que supo imprimir a la Naciente Inspectoría. En su período se fundó: el Noviciado, Aspirantado, la Casa Inspectorial, Escuelas Madre Mazzarello en Santa Tecla y San Pedro Sula.

rial Nuestra Señora de Suyapa, en la parte baja del terreno del Colegio María Auxiliadora. El día 29 de enero de 1990, la Comunidad de la Casa Inspectorial, llega por fin a su sede definitiva. Antes habían llegado las Aspirantes y Postulantes que se alojarían en ese mismo local mientras se puede acondicionar para ellas el local del antiguo Colegio. El 15 de abril a las 9,30 de la mañana en un clima pascual, tiene lugar la ceremonia de bendición de la casa, presidida por Monseñor Oscar Andrés Rodríguez, Arzobispo de Honduras. A la función asisten hermanas de todas las Comunidades de Honduras, Novicias, Postulantes y Aspirantes. Todas sienten propia esa casa que

Sor Elvia Marina Flores: 1995 - 2000 Personalidad que irradia gozo y entusiasmo, poseedora de una sólida piedad, gran sentido de pertenencia al Instituto y a la Inspectoría, creativa en su acción pastoral, con gran capacidad de escucha y comprensión. Delicada y respetuosa en el trato, supo hacerse querer y obedecer sin imponerse. Le tocó consolidar lo iniciado y dar nuevo empuje a las obras. Impulsó la pastoral vocacional, las obras sociales y la formación permanente. Durante su servicio de autoridad como Inspectora se terminó la construcción del Centro de Promoción Femenina “María Auxiliadora” en San Pedro Sula, Honduras y se constituyó la correspondiente Comunidad. Habiendo sido Primera Maestra de Novicias de la Inspectoría, siguió amando particularmente esa casa y a sus moradoras.

habrá de acogerlas como casa materna. Esta fundación, al igual que la de las nuevas casas de formación, tienen un sabor muy familiar, que aumenta en todas el sentido de pertenencia a la Naciente Inspectoría Centroamericana Norte del Santísimo Salvador. Obras actuales: Actividades Inspectoriales.

Sor Milagro Melgar: 2001 Actual Inspectora. Son características de su personalidad, la alegría, el optimismo, la sencillez y la franqueza. Su piedad es sólida, concreta y afincada en la realidad, características que supo cultivar en las Novicias, cuando fue su Maestra y que sigue cultivando en las jóvenes formandas, quienes son objeto especial de sus cuidados. Ha dado gran empuje a la Formación inicial y permanente y, siguiendo el rumbo trazado por sus predecesoras, continúa impulsando la Inspectoría, empuñando el timón como mano firme y gran confianza en la Divina Providencia. Dichosa de poder retomar el camino ya andado e iniciar con pie firme y gran confianza en la Divina Providencia el Segundo Centenario de presencia de las FMA en Centro América.

100 años educando a la juventud

67


68

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Sudán

Guinea Ecuatorial

Angola

Zambia

Sor María Dionisia Romero en Wau, Sudán.

E

l año 1980 el mundo de las FMA vibró con un nuevo impulso misionero: El Rector Mayor de los Salesianos, Don Egidio Viganó, lanzó el “Proyecto Africa” y, así como en 1877, las primeras Hermanas sintieron el llamado de América, esta vez se dejaron interpelar por el Continente Africano.

Sor María Irene Arango

Página opuesta: Detalle del pie de una custodia del Santísimo Sacramento con bellísimas figuras que representan las diferentes razas de todo el mundo. Al centro, San Juan Bosco mostrando a todos los pueblos del mundo el camino hacia el cuerpo de cristo (en la custodia). Esta pequeña escultura simboliza las misiones salesianas en el mundo. Se encuentra en el Colegio María Auxiliadora de San Salvador.

Africa, con una extensión total de 30.170.427K2 y una densidad de menos de 25 hab/km2 , con 450 etnias y una población eminentemente rural (la población urbana no alcanza al 35%), ha sido considerado el “continente castigado”: Hambre, guerras, corrupción, sida, epidemias, catástrofes naturales... para muchos millones de personas, el reto diario es la sobrevivencia hasta el día siguiente. Sin embargo, hay otro rostro de Africa que poco a poco va cobrando notoriedad: el rostro de la Esperanza, el que asoma cada vez que, después de una guerra se instaura una nueva democracia; cada vez que se abre una escuela o se inaugura un dispensario; cada vez que la llama del cristianismo se enciende en más corazones. Es allí donde está el campo de los misioneros y misioneras que acompañan paso a paso a ese pueblo sufrido, es allí donde está el campo de las FMA misioneras en esas latitudes, el campo de las cuatro FMA de nuestra Inspectoría que dieron un paso al frente, llevando entre sus manos la llama del Carisma que un día recibieron en nuestras tierras.

Sor Ana Mercedes Henríquez en Kasama, Zambia.

Ellas son: • Sor María Dionisia Romero, actualmente en Wau, Sudán • Sor Abigail García, actualmente en Malabo, Guinea Ecuatorial • Sor María Irene Arango, actualmente en Luanda, Angola • Sor Ana Mercedes Henríquez, actualmente en Kasama, Zambia. Se prepara también para alcanzar esas riberas, Sor Roxana Juárez, quien ha sentido también el llamado del Señor para seguirlo en filas de avanzada. La oración y el cariño de todas las hermanas de su Inspectoría de origen las acompañan. El calor de nuestra llama ha alcanzado ya un nuevo continente.

Sor Abigail García en Malabo, Guinea Ecuatorial.

100 años educando a la juventud

69


Ellas la llevan a donde quiera que vayan Exalumnas de Nicaragua, 1919

L

as alumnas que cada año frecuentan las obras de las FMA, toman su luz en la llama del Carisma y luego, al abandonar las casas del Instituto, la llevan a todos los ámbitos de la sociedad e iluminan muchas latitudes. Son las Exalumnas de las FMA en Centro América. Ellas pertenecen a la Asociación de Exalumnas, gran familia extendida por todo el mundo, con una organización propia, con estatutos propios y objetivos propios y con una historia que se remonta a los inicios del Instituto: La Confederación Mundial de las Exalumnas de las Hijas de María Auxiliadora, nació el 19 de mayo de 1908, en la Casa de las Hijas de María Auxiliadora en Turín, a impulso de Don Felipe Rinaldi, Tercer Sucesor de Don Bosco, pero más bien nacida del deseo y la necesidad de las primeras Ex oratorianas de mantener un nexo de unión más fuerte con sus antiguas educadoras. Aquel Oratorio, fundado en 1876 cuando aún vivía Madre Mazzarello, contaba con numerosas Ex Oratorianas quienes frecuentaban la casa para continuar su formación y para colaborar con las Hermanas en la obra educativa.

Exalumnas de San José, 1928

Don Felipe Rinaldi, Director del Oratorio, el 8 de marzo de 1908, con la colaboración de la Directora de la Casa, Sor Caterina Arrighi, lanzó al grupo, la propuesta de organizarse en Asociación para compartir y difundir en sus ambientes los valores de una herencia educativa destinada a ser esparcida por todo el mundo entre generaciones futuras de Exalumnas.

Exalumnas en Tegucigalpa en 1935 70

100 Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Exalumnas en Chalchuapa en 1937

Las exalumnas agradecen a sus antiguas educadoras: Salesianas de Don Bosco Religiosas todas de María Monumento vivo de la Reina Auxiliadora Educadoras de la Juventud Portadoras de Dios a los jóvenes Hermanas y amigas del necesitado.

Exalumnas del Santa Inés. La idea no sólo fue acogida con entusiasmo, sino que se hizo concreta en la fiesta de San José, cuando, en una reunión oficial, las Exalumnas hicieron suyo del compromiso de tener un reglamento y nombraron un Consejo Directivo, del cual fue Presidenta a Sor Caterina Arrighi y Vicepresidenta a Felicina Gastini, hija del querido exalumno de Don Bosco, Carlos Gastini. En los años siguientes, las exalumnas de otros lugares de Italia hicieron lo mismo que las de Turín, por lo que, Don Felipe Rinaldi, constatando esa prometedora realidad, sugirió modalidades concretas para crear una Confederación Internacional. La Unión de Turín se convirtió en centro de enlace y animación de las diversas Uniones que en breve tiempo surgieron en todo el mundo. Exalumnas en Chalchuapa en 1943

Exalumnas del Santa Inés en 1943

Exalumnas, Heredia, Costa Rica, en 1956

100 años educando a la juventud

71


Directiva de exalumnas del Instituto María Auxiliadora Tegucigalpa, Honduras.

Directiva de exalumnas del Instituto María Auxiliadora Ciudad de Guatemala.

Actualmente, la Asociación de Exalumnas integra la gran Confederación Mundial, con sede en la Casa Generalicia en Roma, las Federaciones Inspectoriales y las Uniones Locales. Esto da a las Exalumnas la Seguridad de pertenecer a una gran familia que en el mundo está llamada a ser Luz y Sal en la sociedad, dando una respuesta eficaz al llamado a todos los laicos para una participación activa en la Iglesia. En nuestra Inspectoría operan diez Uniones de Exalumnas: Instituto María Auxiliadora de la Ciudad de Guatemala y de Quezaltenango, en Guatemala. Colegio María Auxiliadora de San Salvador, Colegio María

Auxiliadora de Santa Ana, Obra Social de Chalchuapa, Colegio Santa Inés y Escuela Santa María Mazzarello de Santa Tecla y Escuela María Auxiliadora de Soyapango, en El Salvador. Instituto María Auxiliadora de Tegucigalpa y de San Pedro Sula, en Honduras. Estas Uniones procuran lograr la finalidad de la Asociación: COMPARTIR, PROFUNDIZAR Y TESTIMONIAR los valores asumidos durante el período de su educación en una casa de las FMA. Para lograr esta finalidad, la Federación y las Uniones contemplan en sus programaciones dos áreas de acción: De Formación y de Proyección. En el área de formación los objetivos se logran a través de Retiros, Conferencias, Congresos y otras actividades que persiguen continuar la formación humana y cristiana de las exalumnas.

Izquierda: Directiva de exalumnas en Xela, Guatemala. Derecha: Directiva de exalumnas de la Escuela María Auxiliadora Soyapango, El Salvador.

Directiva Federal

María Luisa Castellanos 72

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

Thelma de Fajardo

Margarita Iraheta Flores


Directiva de exalumnas del Colegio María Auxiliadora San Salvador.

Directiva de exalumnas del Colegio María Auxiliadora, Santa Ana, El Salvador.

En el área de proyección los objetivos se logran a través de actividades de tipo apostólico y de tipo económico para favorecer la promoción sobre todo de jóvenes mujeres a través de Oratorios o talleres, y otras de tipo asistencial como Consultorios (San Salvador) . También se ha prestado ayuda eficaz en tiempos de calamidad pública, terremotos, inundaciones... Algunas Uniones, como las de la Ciudad de Guatemala, San pedro Sula y Chalchuapa, ofrecen apoyo económico a obras destinadas a niñas pobres. En esta forma, las Exalumnas, con la claridad de la antorcha del Carisma Salesiano, siguen siendo luz en el mundo.

Directiva de exalumnas del Colegio Santa Inés, Santa Tecla, El Salvador.

Arriba: Directiva de exalumnas de la Obra Social María Auxiliadora, Chalchuapa, El Salvador. Derecha: Directiva de exalumnas del Instituto María Auxiliadora San Pedro Sula.

Nety Carolina Castro

Betty de Fajardo

Ana María Tijerino

Sor Marta Juventina Flores, Delegada Federal. 100 años educando a la juventud

73


Las obras del carisma en cifras PAISES Y CASAS OBRAS (Inspectoría Santísimo Salvador) NUMERO DE DESTINATARIOS

Escuela Escuela Internas Matutina Vespertina

Oratorio en casa

Oratorio Talleres diarios - Catequesisl Escuela Catequistas Escuela a Distancia Periférico Academias Parroquia Parroquia

GUATEMALA

1670

183

616

314

119

1408

Guatemala Quezaltenango Coatepeque San Pedro Carchá

940 560 170

183

616

150 164

25 94

642 350 416

EL SALVADOR Chalchuapa Santa Ana Santa Tecla Colegio Santa Tecla Escuela San Salvador Soyapango

4180 95 715 1000 670 1125 575

139 139

79 45 34

1708 603 480 300 325

60 60

1520 557 628 153 290

HONDURAS Tegucigalpa Colegio Aspirantado Noviciado Casa Inspectorial San Pedro Sula Colegio San pedro Sula Escuela Calpules Santa Rosa de Copán

2545 1040 800 320 135 250

227 227

100 32 68

3410 1325 45 250 1540 250

240 180 60

340 250 90

53 53

50 50

4124 777 645 294 2408

TOTALES

8395

549

179

5734

240

714

53

169

7052

El 20 de enero de 1903 llegan al puerto de Acajutla las primeras Hijas de María Auxiliadora. Fundación del Colegio María Auxiliadora en San Salvador.

1939, Fundación Intituto María Auxiliadora en San Pedro Sula.

1906, Fundación del Colegio Santa Inés, Santa Tecla. 1909, Primeras profesiones de H.M.A. en Centroamérica

1903

74

1906

1910, Fundación del Instituto María Auxiliadora en Tegucigalpa. 1912, Fundación del Hospicio Santa Rosa en Chalchuapa. Llegan las H.M.A. a Nicaragua. 1914, Inauguración de la imagen de la virgen de 2 m. en el patio del Colegio de San Salvador. 1917, Llegan 1922, Fundación 1928, Celebración 25 años de a Costa Rica de la primera presencia en Centroamérica. las H.M.A. obra en Panamá. 1929, Inauguración el monumento a Don Bosco, Santa Inés. 1910 1929 1909 1912 1914 1917 1922 1928 1939

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

1951, Canonización de Madre Mazzarello.

1946, Fundación del Colegio María Auxiliadora, Santa Ana. 1946

1951


Hijas de María Auxiliadora desde 1989 Otros: Chalchuapa: guardería. Santa Ana: Bachillerato rural con talleres. Otros*

184

184 182

180 179

180

178

601 95 506

8287 760 2381 2108 823 1564 1284

11089 3549 690 544

2340 2760 738 468

1126

23,686

172 170

10

10

8

177

8

6

175

173

7

9

4 0

89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 00 01 02 03

8

7

8

7

4

2

171

1

2

2

89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 00 01 02 03

Nacionalidades de las Hermanas en Centroamérica 88 Guatemala

23 Misioneras

23

12

El Salvador Honduras

Destinatarios por países

Ciudades con presencia de H.M.A. en Centroamérica, 2003

11,089

Inspectoría Santísimo Salvador

Inspectoría Nuestra Señora de Los Angeles

8,287

Santa Rosa de Copán

San Pedro Carchá

4,310

San Pedro Sula

Quezaltenan-

Tegucigalpa

Coatepeque

Managua Camoapa

Ciudad de Guatemala

Honduras

2198 1060 958 94

174

El Salvador

Guatemala

4310

12

180

178

176

14

180

181

15

16

182

182

181

178

TOTALES

Profesiones religiosas por año

Granada

Chalchuapa

Masatepe Ciudad de Panamá

Santa Ana Santa Tecla San Salvador Soyapango Nicoya Heredia San José

Valle del Antón Pacayas

Darién

1988, Creación de dos Inspectorías en Centroamérica; Fundación Escuela María Mazzarello en San Pedro Sula; Inauguran la Casa Auxiliadora Inmaculada en Santa Tecla.

1953, Celebración de los 50 años en Centroamérica

1986, Fundación de la Casa Nuestra Señora del Rosario en San Pedro Carchá.

1989, Fundación del Instituto Hondureño de Educación por Radio, IHER.

1954, Inician labores en Guatemala.

1996, Fundación del Centro de Promoción Social Femenina Ma, Auxiliadora en San Pedro Sula

1955, Se inicia la obra del Colegio María Auxiliadora en Quezaltenango. 1958, Se funda el Colegio María Auxiliadora en Coatepeque.

1999, Fundación Escuela Urbana María Mazzarello, Santa Tecla.

1972, Centenario del Instituto Hijas de María Auxiliadora. 1954 1953 1955

1958

1972

1989 1986 1988

1996

100 años educando a la juventud

2003, Centenario de las HMA. en C.A. 2003

1999

75


76

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Alegría juvenil expresada artísticamente en la música .

Amor a la juventud, especialmente a la más necesitada.

Un espíritu se vive, no se define. Recurriendo al lenguaje figurado, podemos decir que: El espíritu salesiano es la llama que, nacida del corazón de Don Bosco, al soplo del Espíritu, y custodiada por las manos maternas de María, prendió también en el corazón de María Mazzarello y ahora, incendia el mundo con los resplandores de una vitalidad, joven, alegre, fascinante, con la fascinación de Cristo, Buen Pastor. Además podemos describirlo, distinguiendo sus aspectos, como se distinguen distintas tonalidades en los destellos de una llama: Característica propia de espíritu salesiano es el espíritu de familia. Dentro de este espíritu la confianza mutua se logra a través de una intensa comunicación que engendra la alegría de vivir juntos/as, compartiendo el propio tiempo y los bienes no sólo materiales, sino también personales, los de naturaleza y gracia. Procuran acercarse a los y las jóvenes con alegre amabilidad, convencidos de que la amabilidad es la llave maestra de los corazones.

El espíritu Salesiano es netamente misionero.

Los grupos juveniles son una expresión auténtica del espíritu salesiano.

El amor a María se hace canción. 100 años educando a la juventud

77


La oración juvenil clave de la formación cristiana.

La asistencia salesiana no tiene edad.

La comprensión es la clave del gran afecto que profesan a los y las jóvenes, afecto hecho de calor humano, delicadeza y respeto. “Que los jóvenes se den cuenta que los queremos” (Don Bosco). El espíritu salesiano es espíritu de optimismo y de alegría, al igual que Don Bosco y Madre Mazzarello, sin desanimarse nunca ante las dificultades, creyendo en las personas, descubriendo y apreciando los valores presentes en el mundo y en la historia, sin lamentaciones por “los tiempos que se viven”. Es capacidad de acoger todo lo que es bueno, sobre todo si agrada a los y a las jóvenes. Es capacidad de alegría permanente, sin ingenuidades, pero, sobre todo, una fe que se irradia. Elemento importante del espíritu salesiano es el trabajo. El salesiano y la salesiana se entregan a su tarea apostólica siendo fieles a la tradición y a los signos de los tiempos, tratando de sintonizar con los hombres y las mujeres de hoy, para contribuir a la transformación del mundo, siendo protagonistas de la historia. Por eso quieren que sus obras sean respuestas adecuadas y oportunas a las necesidades del momento y del lugar. De aquí, su espíritu de iniciativa, de equilibrada inventiva. Comprenden que deben renovarse con el ritmo de la evolución histórica siendo fieles a la tradición y al carisma de sus Fundadores.

El teatro ha sido un instrumento no sólo para la diversión sino como un medio educativo privilegiado en el pensamiento de Don Bosco. 78

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


En el patio, la asistente salesiana es una amiga.

También se llega a Dios a través de la ciencia.

Es oración sencilla y vital que se hace “contemplación en la acción. Como verdaderos hijos e hijas de Don Bosco que decía: “Nosotros trabajamos contemplando”, el Salesiano y la Hija de María Auxiliadora sienten a Dios muy cerca, presente en todos los acontecimientos, y hablan con El en todo momento. En el trabajo santificado mantienen su unión con Dios. El espíritu salesiano se manifiesta también en un gran amor a la Eucaristía, que hace gustar a los y las jóvenes el esplendor y la belleza de las celebraciones litúrgicas. Y se caracteriza por una devoción tierna y operante a María Auxiliadora. No se concibe un Salesiano o una Hija de María Auxiliadora que no ame a María y no esté convencido del papel que Ella desempeñe en la vida de la Congregación. El patio siempre ha sido lugar de encuentro y acercamiento.

En fidelidad a Don Bosco actúan “en y con la Iglesia”. El espíritu salesiano es el parámetro de santidad para todo salesiano y toda FMA.

Cerca de los más necesitados. 100 años educando a la juventud

79


Símbolos que hablan de un carisma Como dice Leonardo Boff, cada familia tiene sus propios símbolos, objetos que, por las implicaciones históricas y afectivas que les son propias, se cargan de significado y llegan a ser verdaderos “sacramentos familiares”, realidades concretas que la vida consagró y perduran en la memoria colectiva como símbolos espirituales que nos hacen revivir el pasado y proyectarnos con seguridad hacia el futuro. En nuestra Familia Salesiana también tenemos esos

“sacramentos de la vida” que, además de ser puntos focales de una historia, tienen una gran fuerza arquetípica que aumentan su eficacia: agua, fuego, apertura... La lumbre del hogar de la casa natal de Don Bosco en I Becchi y más tarde en el primer oratorio de Valdocco: Fuego que caldea, fuego que permite la preparación de los alimentos para el cuerpo, fuego que reúne a la familia en las largas veladas invernales, fuego que invita a la confianza, a la confidencia, a la convivencia serena, caldeada por el amor. Fuego junto al cual Juanito Bosco, en su infancia y los primeros chiquillos del oratorio, siempre encontraron a Margarita Ochiena, madre de Don Bosco, “Madre del Oratorio” , preparando los alimentos y siempre dispuesta a brindarles calor y cariño. Hogar, símbolo del fuego del amor, de la confianza, de la acogida amable y serena, característica de todas las casas salesianas. La cuerda de saltimbanqui: Juanito Bosco, equilibrándose en la cuerda, supo atraer a muchos chiquillos a la diversión y luego a la oración. Esa fue la vida del Santo, un equilibrio entre la amabilidad y la firmeza, el trabajo y la oración, la contemplación y la acción. La cuerda de saltimbanqui, símbolo de equilibrio espiritual y humano.

Ventana de Valponasca. Donde vivió Madre Mazzarello.

La lumbre del hogar 80

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

La “bomba” del agua: “Vete a la bomba”, le decía Don Bosco a un salesiano que estaba encontrando dificultad para encontrarse con los muchachos. La “bomba era el chorro del cual bebían los muchachos cuando en la mañana recibían su pan del desayuno. Era el lugar del encuentro, allí hablaban, se reían, bromeaban y se manifestaban tal como eran. Allí se les podía conocer mejor. La “bomba de agua, símbolo de encuentro y cercanía con los y las jóvenes, propios del Sistema Preventivo.


La ventana de la Valponasca: Ventana de la casita campesina donde María Mazzarello transcurrió los primeros años de su juventud; sencilla, sin visillos ni adornos, pero capaz de comunicar la alquería con la Parroquia, Mornés con el mundo, los orígenes con la expansión actual. A través de ella Maín (como cariñosamente llamaban a la joven Mazzarello), enamorada del Señor, no sólo fue capaz de divisar la parroquia y el resplandor de las velas a la hora de las funciones religiosas, a las cuales por la distancia ella no podía asistir, sino también divisó los horizontes que le abría el futuro, horizontes abiertos que se extendían más allá del océano, hasta tierras lejanas a donde llegarían sus hijas. Ventana de la Valponasca, símbolo de contemplación y de apertura al mundo y a la historia. El pozo de Mornés: En el patio del primer colegio de las FMA, dichoso manantial que guardó celoso en su oquedad, muchas risas, muchas conversaciones, muchas aspiraciones expresadas por Madre Mazzarello, las primeras Hermanas y las primeras alumnas de Mornés. De él bebieron, con sus aguas cristalinas refrescaron los ardores del estío y ha continuado, por más de un siglo, dándonos el agua espiritual que nos hace crecer, adaptándonos a los tiempos, pero siempre en fidelidad al Carisma. Pozo de Mornés, símbolo de la linfa viva que sigue alimentando el Carisma a lo largo de los tiempos y en todas las latitudes.

Pozo de Mornés

El río Roverno: Torrente cristalino cercano a la ciudad de Mornés, que reprodujo con su murmullo cantarín, la alegría de las primeras FMA que allí acudían a lavar mucha ropa, en los “días de vendimia” como llamaba Madre Mazzarello a los días de mayor trabajo. ¡Cuánta alegría en medio del trabajo! Las manos se hundían en el agua, a veces muy fría, pero siempre caldeada por el ardor del trabajo hecho oración. Roverno, río símbolo del trabajo alegre y realizado por amor y santificado por la oración.

Río Roverno

100 años educando a la juventud

81


82

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


L

a vitalidad de la llama del Espíritu Salesiano en Centro América, no tardó e brillar con destellos de santidad. Hay muchas luminarias en nuestro cielo: Hermanas de virtud poco común que con su santidad ahondaron los cimientos de la labor educativa de nuestras Comunidades. Son muchos los destellos, con distinta intensidad, con distintas tonalidades, pero todos partiendo de la misma luminaria, la de Dios. La Iglesia ha reconocido oficialmente la santidad de nuestra querida Sor María Romero. Nos acercamos a ella a través de la semblanza que Madre Antonio Colombo, Superiora General de nuestro Instituto trazó en la introducción al libro de Giuliana Martirani, “Sor María Romero”: “Hija de María Auxiliadora plenamente realizada, porque encarna de modo original y concreto el sueño de San Juan Bosco y de Santa María Mazzarello: una laboriosidad incesante, cuyo dinamismo se halla en una constante mirada contemplativa.” “Sor María Romero, mujer de nuestro tiempo, ... aunque inmersa en una actividad incansable, que floreció en obras apostólicas sociales, plasmó sus días en una oración que fue el motor de su corazón.” “Supo conjugar armónicamente la Alianza y la ciudadanía: dos realidades que hoy nosotras tratamos de componer en unidad.” “Deslumbrada por Dios, se dedicó a El con radicalidad, sirviéndolo en los últimos con sentido de responsabilidad y de honradez. Su naturaleza de artista que se manifestaba sobre todo en la música y en las notas del piano y del violín, se cimentó en cuentas y construcciones, en una inusual capacidad de hacer proyectos, limitada por imprevistos y por obstáculos que pusieron a dura prueba su valor.” “Mujer de Bienaventuranzas, se hizo pobre con los pobres; supo hacer una justa distribución de los bienes; miró con los ojos limpios a las personas, los acontecimientos y la naturaleza, viendo en ellos a Dios. Soportó con elegancia y a menudo con buen humor, por pare de quienes no tenían como ella una mirada profética.” “La pasión por su Sol y por los pobres convertía a Sor María en una irresistible fuerza

de arrastre, capaz de implicar a legiones chicas y chicos, sus misioneritas, y a otros incontables colaboradores, que todavía hoy, junto con las Hijas de María Auxiliadora continúan su obra, vista como modelo de globalización de la solidaridad a la que se refiere Juan Pablo II.” Se trata, pues, de una mujer seducida por el Dios de los pobres. Con ellos se hizo pobre para enriquecerlos a todos con la riqueza de Dios.

Notas biograficas de Sor María Romero 13 de enero de 1902. María nace en Granada (Nicaragua) de Félix Romero Arana y Ana Meneses Blandón Recibe el bautismo el 20 de enero. A los doce años, María entra en el colegio de las Hijas de María Auxiliadora en Granada y se perfecciona en dibujo y pintura, pero pierde casi todo el curso, debido a una fiebre reumática que la lleva al borde de la tumba. El 24 de mayo de 1920 María quiere ser salesiana y va a El Salvador para su noviciado. Ella contaba que a su llegada, besaba las humildes paredes de la casa de San Salvador, feliz de haber podido dar el paso necesario para servir mejor a su Señor. Un año después, el 6 de enero, viste el hábito religioso. Primera experiencia mística: La maestra manda a sus novicias a que oren con la pregunta de Jesús a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que soy yo?”. y le dice: Tú, Jesús, ¿quién dices que soy yo? Y Jesús le responde: “Tú eres la predilecta de mi Madre y la consentida de mi Padre” Y continúa María: “Y para Tí, mi Rey, ¿Quién soy? – “La amada de mi corazón”, le responde.

100 años educando a la juventud

83


Emite sus primeros votos en Santa Tecla, El Salvador cuando tenía 21 años. Seis años más tarde hace votos perpetuos en Granada. Desea que los lirios del seto que rodea la estatua de la Virgen florezcan. En la mañana de aquel 6 de enero, terminada la función, sale de la capilla y va corriendo a saludar a la Virgen del patio: ¡Han florecido todos los lirios! En el año de 1931 viaja San José de Costa Rica, en donde transcurrirá la mayor parte de su vida.

1934. Empieza la formación de las misioneritas (un grupo de catequistas) y las envía a “evangelizar” en los suburbios de los pobres. 1937. Empieza a socorrer a los pobres y da nuevo impulso a la obra de los Catecismos ayudada por sus alumnas de último año del Colegio de San José. Para el año 1945 los oratorios en los suburbios ya son treinta y seis. Fue en 1955 que sucede el regalo “del agua” por parte de la Virgen. Ella misma lo contaba así: “Discutiendo con la Virgen sobre su preferencia con Lourdes de Francia, le dije: ¿No somos también nosotros tus hijos y estamos tan lejos que no podemos aprovecharnos? ¿Y no son tuyas todas las aguas que caen del cielo y las que surgen de los manantiales? Y le pidió a María Auxiliadora algo mediante lo cual pudiera obtener muchos milagros” Y, continuaba diciendo: “María que se inclina con ternura maternal hacia sus hijos que la invocan, aunque sean defectuosos, se inclinó hacia mí y me dio un agua milagrosa para curar enfermedades de alma y cuerpo”. Y los milagros a través de esa agua no se hicieron esperar, y continúan en la actualidad. 1958. Se construye un local para Escuela Materna en un cafetal de las Hermanas cercano al Colegio. 1959. El local del Colegio resulta insuficiente para las obras de Sor María, por lo que se traslada a la casita del cafetal. En 1961. La casita del cafetal, empieza a llamarse, por disposición de Madre General, Casa de María Auxiliadora – Obras Sociales. El 11 de octubre de 1963 se pone la primera piedra para la construcción de la capilla. El 8 de diciembre de 1966 se bendice la primera piedra de un consultorio médico para servicio de los más pobres. Luego de haber comenzado a funcionar el consultorio. Consigue comprar unas casitas aledañas, Sor María pone en marcha un internado gratuito. 11 de julio-14 de octubre de 1969. Sor María visita Italia. Su alegría no tiene límites al poder visitar los lugares santos de la Congregación. Por iniciativa de la Superiora General, Madre Ersilia Canta dicta conferencias en distintas casas. Logra hablar a Paulo VI. En 1971 crea Asayne (Asociación de Ayuda a Necesitados) para atender a los pobres que carecen de hogar.

84

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Asayne cristaliza sus primeros logros. El 12 de octubre de 1973 se inauguran las primeras casas para los pobres en la primera “Ciudadela de María Auxiliadora. Ciertamente Sor María habrá sentido gran satisfacción y alivio del inmenso dolor que sintió cuando, siendo joven, un día de lluvia ella le dijo a una hermana que la esperaba en la puerta del Colegio de Granada. ¡Qué dicha, esta lluvia nos permitirá dormir sin calor esta noche, y una ancianita que pedía limosna sentada en la acera, dijo: Dichosas ustedes que tienen buena casa para librarse de la lluvia, vaya a mi casa de cartón y vea cómo entra el agua cuando llueve. Esa noche, contaba Sor María, no pude dormir. 10 de noviembre de 1976: Se le otorga a Sor María el premio del Club Rotario, designándola “Mujer del Año”

Proceso de beatificación

1977. Después de la fiesta de María Auxiliadora, Sor María parece muy cansada. La Inspectora casi la obligó a aceptar la invitación de ir a pasar unos días de descanso con su familia en La Peñitas, frente al Pacífico. Al dejar la “Casa de la Virgen”, desde el fondo de la iglesia, agita la mano hacia el Tabernáculo y dice: “Adiós, mi señor, ahora ya no me necesitas”, y se va.

Es la primera flor de santidad salesiana reconocida por la iglesia, crecida en estas tierras, a donde en 1903 un grupo de seis valientes mujeres trajeron la llama del Carisma. ¡Benditas sean! De sus escritos tomamos el siguiente, que condensan el secreto de la santidad de la Beata Sor María Romero:

7 de julio: En Las Peñitas, en el chalet que los parientes habían alquilado para que Sor María descansara, después de comer, reina la calma, Sor María dice contemplando el mar: “¡Oh, yo veo a Dios en cada gota de este mar!” “¡Qué hermoso debe ser morir frente al mar!” Y se retira a descansar. Hacia las cinco de la tarde, hora de ir a misa, su hermana, viendo que Sor María no sale, llama a la puerta de su habitación, una, dos, tres veces... Abre: Sor María yace en el pavimento, muerta. 8 de julio: La llevan a su colegio, en Granada. Se la vela toda la noche. Luego, se le rinden honores en el Ayuntamiento. Toda la ciudad pasa a despedirse de ella. 9 de julio: Costa Rica ha reclamado a Sor María. Un avión pequeño la porta de nuevo a su segunda patria. Cuando por fin retorna a su casita, puede descansar serena en su iglesia bajo la mirada de su Rey y su Reina. Una multitud inmensa la había esperado y desfiló ante sus restos. Todas las personas lloraban. 10 de julio: En la Iglesia de su Reina se celebran los funerales y luego, en el cementerio, cuando sus restos bajaban reclamados por la madre tierra, los mariachis cantaban las estrofas del “Pronto, Señor, nos veremos” y la gente sollozaba.

Se inició en 1988 y el 14 de abril de 2002, Juan Pablo II la declara Beata.

El doble movimiento Dos fuertes atracciones dominan en el alma que se ha dado seriamente a Dios: la atracción a la oración solitaria y silenciosa para sumergirse en Dios, para escuchar su voz, para penetrar en sus misterios, y, sobre todo, para unirse más íntimamente a él, y, al mismo tiempo, la atracción del apostolado, del sacrificio activo y generoso por la salvación de las almas. Es éste el doble movimiento de la caridad. Si faltase uno de esos movimientos, la caridad no sería perfecta. Extractado del libro “María Romero” de Giuliana Martirani El proceso de beatificación de Sor María Romero se inició en 1988 y el 14 de abril de 2002, en la Plaza de San Pedro En Roma, se celebró el rito de su Beatificación. Tenemos una Santa de nuestro pueblo que intercede por nosotrosas ante el Señor.

La niña María del Milagro Solís Quirós presentaba un serio problema antes de nacer. Las ultrasonografías de hasta cuatro días antes de nacer detectaban labio leporino en grado 7. Al nacer, por intercesión de Sor María Romero, la niña estaba enteramente normal. Por este milagro la Santa Sede declaró Beata a Sor María Romero.

100 años educando a la juventud

85


Un diamante engarzado en el oro purísimo del centenario

Casa de Don Francisco Bueso, donde se inició el colegio salesiano de niñas Instituto María Auxiliadora.

Instituto María Axiliadora en construcción de Santa Rosa de Copán.

El Instituto María Auxiliadora de Santa Rosa de Copán celebra en este año (2003) sus 75 años de vida. En esta ocasión a la luz de las páginas de las primeras crónicas, han surgido los recuerdos: el primer viaje plagado de dificultades, pero acompañado por la Providencia Divina, la protección de María Auxiliadora y la ayuda de los primeros bienhechores; la llegada, la acogida... se ha iluminado la gloriosa trayectoria de esa Casa, se han evocado nombres, empezando por el de Sor Herminia Pagnini, primera Directora, mujer que supo marcar su impronta, calcada en la de Madre Mazzarello y las primeras Hermanas de Mornés, el de los Bienhechores de la primera hora, las Hermanas fundadoras y las que a lo largo de los años han trabajado con entusiasmo movidas por el ardor del Da Mihi Animas de Don Bosco. ¡A Dios, Señor de la Historia y a María Auxiliadora sean por siempre, el honor y la gloria! Sor Evelyn Arango, Directora actual del Instituto, en su mensaje de ocasión, nos resume toda esta historia y la completa con el nuevo giro que ha tomado la obra a favor de las jóvenes más pobres: MENSAJE DE SOR EVELYN ARANGO,

Sor Herminia Pagnini izquierda y Sor Eloísa Conde, derecha, quienes junto con Sor Antonieta Beltramo y Sor Francisca Banegas fundaron el Instituto María Auxiliadora de Santa Rosa de Copán, Honduras.

86

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

DIRECTORA, EN LA CELEBRACIÓN DE LOS 75 AÑOS DEL INSTITUTO DE SANTA ROSA DE COPAN Celebrar Un aniversario, es ocasión para recordar, agradecer y renovar el entusiasmo por la vida, son los sentimientos que experimentamos hoy al conmemorar los 75 años de vida del Instituto María Auxiliadora de Santa Rosa de Copán. Tenemos la certeza de que Dios está presente en la historia, que camina con nosotros y que, desde el momento de la Encarnación, el tiempo no ha sido sólo el sucederse de un momento tras otro, sino un espacio de la revelación de Dios que nos habla a través de los acontecimientos y situaciones que vamos viviendo. Por eso, como nos recuerda el Papa Juan Pablo II, “Tenemos no sólo una gloriosa historia para recordar y para contar, sino una gran historia para construir”, porque no vamos solos, el Señor de la Historia nos precede, y nos ayuda a vivir el tiempo como espacio de salvación. Es lo que de manera particular experimentamos en la celebración de estas Bodas de Diamante. Nuestro presente está cimentado en el fundamento sólido de quienes nos han precedido; la vida y la entrega de las primeras Hermanas que con valentía y generosidad sembraron el Carisma Salesiano en esta tierra de Copán; y de los miembros de la primera Comunidad Educativa que con tanto entusiasmo participaron en la construcción material y espiritual de este Instituto. Ellas y ellos, y las generaciones de Hermanas y comunidades educativas que han trabajado en esta obra a través de estos 75 años, nos permiten disfrutar hoy del Carisma Salesiano en bien de esta comunidad, y nos comprometen a renovar su vitalidad. Desde los orígenes, Don Bosco y Madre Mazzarello se dedicaron a los los y las jóvenes, sobre todo a los y las más pobres, su pasión educativa los impulsó a buscar para ellos y ellas caminos de superación. Como nuestros Fundadores, en el Instituto se ha ido respondiendo a las necesidades del momento, a través


de modalidades diversas; y hoy, al celebrar sus 75 años de vida, reconociendo la extraordinaria actualidad del Carisma Salesiano, renovamos nuestra opción por la educación. Una opción decidida de ponernos al lado de las jóvenes pobres, más necesitadas, como lo harían Don Bosco y Madre Mazzarello hoy, para formarlas en un profundo espíritu cristiano y en un compromiso solidario para la construcción de una sociedad más humana. Sabemos por experiencia que donde se hace educación cristiana, donde se ayuda a las jóvenes a encontrarse con Cristo, está presente María; por eso, nuestra opción por la educación tiene una marcada dimensión mariana. Ella, Madre y Maestra, está presente en esta su casa que ha abierto las puertas a sus hijas predilectas: las jóvenes necesitadas y deseosas de superación. En su escuela podremos ser fieles a nuestro Carisma hoy, y encontraremos la audacia de la creatividad apostólica, y el impulso misionero que nos hará recorrer, en solidaridad, caminos de humanización.

Arriba: Instituto María Auxiliadora en la actualidad. En medio: Alumnas del Instituto en una actividad cívica por las calles de la ciudad. Iaquierda: Sor María Evelyn Arango Mayo, Directora.

Este será nuestro mejor homenaje en estas Bodas de Diamante. Sor María Evelyn Arango Mayo

100 años educando a la juventud

87


De Su Santidad Juan Pablo II a las Hijas de María Auxiliadora

Su Santidad Juan Pablo II saluda cordialmente a las Hijas de María Auxiliadora que, con gratitud al Señor y a cuantos han hecho posible la gran misión de educar a tantas generaciones de niñas y jóvenes, celebran el I Centenario de su fundación en El Salvador, y las alienta a proseguir con renovado espíritu y empeño el camino emprendido con fidelidad al carisma y ejemplo de San Juan Bosco y de Santa María Mazzarello. Asimismo, las exhorto a ser siempre cooperadoras de la misión salvífica del Redentor, haciendo de personal una constante manifestación del amor esponsal del Señor, que las ha llamado a colaborar en la construcción de una sociedad más digna y solidaria a través de la educación de la juventud femenina como buenas cristianas y honradas ciudadanas, formándolas en sólidos principios cristianos y humanos que contribuyan a su madurez espiritual, social y cultural. Como signo de abundantes dones divinos y bajo la maternal protección de María Auxiliadora, el Santo Padre se complace en impartir a las Religiosas de ese Instituto en El Salvador la implorada Bendición Apostólica, extensiva a sus familiares, a los profesores, alumnas, exalumnas, padres de familia, bienhechores y cuantos participan en las diversas celebraciones jubilares. Cardenal Angelo Sodano Secretario de Estado de Su Santidad Vaticano, 24 de mayo de 2003

Del Rector Mayor Don Pascual Chávez a las Hijas de María Auxiliadora

«Habéis querido tomar como programa (para este nuevo milenio) la ciudadanía evangélica, con el consiguiente compromiso por una educación inspirada en las Bienaventuranzas.» “...La opción metodológica adecuada (para lograrlo) es la salesiana, es decir, la educación que favorece el crecimiento de las personas y las capacita para afrontar la vida con sentido, con éxito, con una meta segura, y que poco a poco cambia la cultura de un pueblo, con particular atención a la mujer, con la convicción de que “si se educa a una mujer se educa a un pueblo”. Esto exige “fortalecer la exigencia de educarnos en una economía solidaria en la sobriedad y la conciencia crítica ante el empobrecimiento del planeta, para asumir una nueva visión de la pobreza y de sus consecuencias; para luchar contra la lógica del consumismo y de la exclusión, y por la promoción de la educación socio-política a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia en el espíritu de las Bienaventuranzas y con fidelidad al carisma.”

88

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica

María, la mujer de la nueva Alianza, os guíe en este camino y os ayude a manifestar vuestra ciudadanía evangélica en la comunión entre vosotras y el compromiso de ocuparos de las jóvenes compartiendo como ella la suerte de los pobres y de los pequeños.”

Don Pascual Chávez Rector Mayor, Salesianos de Don Bosco Del discurso a las Capitulares el 18 de septiembre de 2002


Saludo de Madre Antonia Colombo A todos ustedes que celebran un Centenario de la llegada de las Hijas de María Auxiliadora a Centro América, un saludo y un profundo augurio, que hace memoria de las grandes cosas que han obrado en esa tierra. Cien años de historia que cuentan maravillas de los modos inéditos, en que la Providencia se ha hecho presente acompañando la implantación del Carisma en esa tierra y su desarrollo a lo largo de los años. Es hermoso ver el entramado de la acción de la gracia en las personas que habitan y frecuentan esta casa bendita de la Dulce Madre confiada al cuidado diario y solícito de las Hijas de María Auxiliadora, sus hijas muy queridas. Cien años, una memorable gratitud, y una página nueva de historia del Carisma Salesiano, iluminada por el Espíritu Santo, guiada por la mano providente del Padre, para escribir y contar en el tercer milenio la vida y la esperanza de las nuevas generaciones. María acompañe el camino, guíe vuestros pasos para que sean irradiados de luz y de fecundidad espiritual y pastoral. Ella, la Madre que crea comunión y solidifica los vínculos de solidaridad, haga posible aquella paz tan amenazada, pero tan necesaria a la humanidad entera. Este es un augurio que expreso de corazón a mis hermanas. También pido que por intercesión de Sor María Romero las bendiga, ya que en estas tierras y en esta casa ella realizó su formación religiosa. Sin el apoyo y la benevolencia de todos ustedes los que ahora nos acompañan en la celebración de este Centenario, ciertamente esta casa sería menos fecunda, desde el punto de vista educativo y de la incidencia social. Un renovado saludo y agradecimiento.

Sor Antonia Colombo Madre Superiora, Hijas de María Auxiliadora Roma, 24 de junio de 2003

100 años educando a la juventud

89


“Vosotros y vosotras no tenéis sólo una gloriosa historia para recordar y contar, sino, ¡una gran historia para construir” Juan Pablo II

90

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Tú la trajiste, Tú la llevarás, Tú la encendiste, tu la mantendrás. Eres Tú, no somos nosotras, es tu Corazón, no nuestro quehacer. Tu Corazón ardiente, fuente del amor es el fuego que quema nuestros labios, todo nuestro ser. Hablarle a las jóvenes de Ti es

nuestra misión. les hablaremos en el hoy, con el lenguaje actual; le hablaremos a la mujer, a la que lucha por su dignidad, a la que está marginada de la educación, a la que trabaja de sol a sol. Le hablaremos a los jóvenes sedientos de Dios, al joven que quiere encontrar sentido a su existir, a quienes necesitan vivir en grupo, en comunidad, a quienes no tienen trabajo ni esperanza de hallarlo, a los que emigran por falta de pan, a los que huyen de la realidad, a los que se rebelan contra todo sin saber por qué. Les hablaremos a los que consumen buscando felicidad, a los que en el ruido quieren encontrar una respuesta a su inquietud, a los que en el tener ponen su identidad, a los que la sociedad desprecia por no producir ni lucir.

Les hablaremos de ecología, de la vida, de la creación, los alertaremos del peligro de deforestar, de la amenaza de la contaminación, de las consecuencias de destruir la vida como Dios la creó. Les infundiremos esperanza en el corazón, les enseñaremos a confiar en Ti, les mostraremos qué bello es amar cuando estamos seguros de resucitar. Y esta llama brillará cada vez más porque Tú la alimentas, Tú que eres la Luz y brillará por siempre porque nos enviaste a evangelizar a la juventud y juventud siempre habrá, porque ¡Tú eres el eternamente joven, Jesús! Ayer el Instituto creció en extensión, hoy quiere crecer en “Ciudadanía Evangélica”. Al lado de los y las jóvenes, llevaremos la llama hacia donde nos señala nuestro Capítulo General XXI.

100 años educando a la juventud

91


92

100 años Hijas de María Auxiliadora en Centroamérica


Agradecimientos Gracias a Dios y a la vida. Gracias a Cristo, Señor de la Historia. Gracias al Espíritu por su luz y su fuerza. Gracias a María, Inspiradora, Maestra y Madre del Instituto. Gracias a Don Bosco y a Madre Mazzarello por haber historizado el Carisma. Gracias a las Superioras que, escuchando el llamado de las jóvenes centroamericanas, mandaron a las primeras Hermanas y han impulsado la expansión y la acción educativo-evangelizadora del Instituto. Gracias a nuestros Hermanos Salesianos quienes, con su experiencia y espíritu fraterno, hicieron más fáciles los caminos de nuestros inicios como Congregación y como Inspectoría Centroamericana. Gracias a todas las personas que se preocuparon por el bienestar de las Hermanas, para que ellas pudieran formar a las jóvenes y niñas técnica, profesional y espiritualmente. Gracias a todas las personas que colaboran asumiendo y viviendo el Carisma con las FMA en la educación de las jóvenes y niñas. Gracias a los Padres de Familia que nos confían a sus hijas para que, en Comunidad Educante, podamos interactuar cambiándonos para cambiar la escala de valores de la sociedad. Gracias a nuestras jóvenes que se abren a la formación salesiana, interiorizando los valores cristianos. Gracias a nuestras exalumnas que prolongan el Espíritu Salesiano en sus hogares y puestos de trabajo. Gracias a todas las personas amigas que se alegran con nosotras en este Centenario de nuestras obras en Centro América. Gracias por las futuras generaciones que recibirán y trasmitirán el Carisma para que arda como una llama significativa ante el Dios del Amor por los siglos de los siglos.

100 años educando a la juventud

93


ace cien años, de tierras lejanas Vinieron, alegres, seis buenas hermanas. Traían consigo sueños y esperanzas Y un largo sendero por cual caminar. No traían consigo ni una pertenencia, Sus manos, vacías... mas su corazón Estaba muy lleno de amor a las niñas, Su alma entregada a cumplir su misión. Poco a poco Dios fue proveyendo por medio de muchos bienhechores. La obra creció, traspasando fronteras Transmitiendo ese amor a más tierras nuevas. Centroamérica, la más pequeña, La más olvidada entre las regiones Fue bendecida más que otra cualquiera Por nuestra Madre que habita en ella. Ahora, después de cien años de entrega, De ir superando todas las barreras Cien generaciones le rinden tributo Al amor de Dios que ha dado frutos. Un centenario de lucha constante, Educando a las nuevas generaciones Enseñando valores, sabiduría, Pero más que todo, lo que es la alegría. Dos grandes soñadores que están en el cielo -San Juan Bosco y Madre MazzarelloVen con beneplácito que día con día Se ve realizado el sueño de sus vidas. Juventudes nuevas, que encaran la vida, Que ahora comparten sus mismos ideales Nuevas vocaciones que siguen su ejemplo Se unen a sus filas, por los mismos sueños. La Virgen pasea por los corredores Y observa las risas de las pequeñuelas. Y cada sonrisa se vuelve una estrella que en su corona por siempre se queda. Todas nuestras casas sienten su presencia, En los corazones de cada persona. Cubre con su manto toda esta gran obra, Todo el gran amor que en ella desborda. Seguirá la obra. Seguirá adelante. Más generaciones vendrán, anhelantes A continuar guiándola hacia el futuro Llevando esperanza a todo el mundo.

Graciela María Moreno


100 años educando a la juventud 1903 - 2003