Page 1

MOMOI TI O Ar t i c ul osyc r Ă­ t i c asdelar t i s t apubl i c adosenl apr es t i gi os ar ev i s t adear t eGalAr t


(Gal Art 129 Diciembre 1994) Bernesga (León) Momoitio, Julián Momoitio, es un impulsivo dotado de un gran sentido cromático. Hay en su obra un doble hacer, en ocasiones su pincel se dilata en el tiempo y se entretiene en plasmar la realidad de manera detallista, minuciosa, entrando en un realismo lírico y con incursión en lo onírico. Por el contrario. En otras ocasiones deja que el nervio y la garra se adueñen de él, y se lanza a un puro estallido de color, expresionista, desgarrado. ¿Con cuál de los dos quedarse? Pero no es necesario escoger; en ambas vertientes Momoitio encuentra la expresión buscada y alcanza idéntica calidad. Personalmente me inclino por a obra en la que el trazo fuerte y enérgico se encarga de captar, velozmente, el tema. Espléndido cuando el mundo taurino le motiva; toreros enfrentados al toro, convertida la capa en envolvente mancha roja. O igualmente espléndido en sus bodegones, de los que la realidad emerge, es entrevista, a través de las manchas impactantes y al mismo tiempo, descriptivas, cargadas de emoción. En su vertiente realista la figura femenina preside su obra, su pincel se recrea en el matiz; el dibujo está perfilado, detallado, conjugando los claroscuros. Y deja que el fondo, de tonos oscuros, se convierta en elemento protector y envolvente. Julián Momoitio, con una larga carrera tras él, con exposiciones dentro y fuera de España, demuestra que la obra con acento personal nacido en la figuración es factor importante en el momento de contar con el favor del público. A. Nerea (Gal Art 154 Enero 1997) Terra Ferma (Lérida) Empezó Momoitio a estudiar pintura en Bilbao, a los catorce años y guiado por José Luis Aldecoa, pintor por el que siente un especial afecto. Tres años más tarde empezaba Momoitio a avanzar por caminos propios de investigación y búsqueda. Entre los años 1970-75 gana numerosos premios; Medalla de Oro en Motrico, Primera Medalla en Zarauzt, Tercer premio en Azcoitia, Segundo Premio en Baracaldo, Tercer Premio en Zuamaia, Placa de Honor Nacional en Valladolid, Primer Premio en Amorebieta, Medalla de Honor en Calahorra… Pinta, por aquella época, murales, algunos de ellos

dedicados a Vizcaya. Antonio Morales, profundo conocedor de su trayectoria vital, dice de él “que su obra inquieta y creativa siempre inmersa en su gran personalidad es expuesta en cientos de seleccionadas exposiciones colectivas repartidas en toda la geografía española y en el extranjero, encontrándose en importantes colecciones de todo el mundo, museos y entidades como el Ayuntamiento de Sopelada que recientemente le adquirió siete obras. En 1992 Momoitio es especialmente invitado por la galería Marth and Granitt, de Nueva York, para representar a España en Nueva York en el V Centenario del Descubrimiento de América. Su éxito en la ciudad de los rascacielos se hace patente en varias críticas americanas que elogian la obra de este artista vasco de larga proyección internacional”. Ahora, en la galería Terra Ferma, ha presentado una amplia muestra de su hacer, dejando constancia de su capacidad técnica, de su dominio del dibujo, de su posibilidad de expresarse dentro de planteamientos descriptivos adscritos a muy diferente tendencias, siempre todo ello solucionado con un gran sentido del color. Momoitio adapta cada uno de los temas a una forma de expresarse, unificando a lo largo de sus obras las distintas personalidades pictóricas de las que hace gala. J. Llop S.


(Gal Art 179 Febrero 1999) Llamas (Bilbao) Momoitio solo realiza dos o tres retratos al año, no acepta más ya que, conociéndose, sabe que se apasiona por el reto que el retrato significa y sabe que sería capaz de seguir centrado en el retrato cuando lo que desea es mostrar su capacidad para expresarse de formas y maneras muy distintas nacidas todas ellas en el dominio de la técnica y la capacidad imaginativa suficiente, más que suficiente, para desarrollar pictóricamente lo que siente. Cada una de sus exposiciones, como la presente, es una exhibición de posibilidades y caminos; desde el realismo a la pura abstracción. Pero dado que nos son frecuentes los retratos en sus muestras, queremos destacar la presencia de varios de ellos. Retratos imaginativos, con un toque personalísimo, sujetos siempre a la servidumbre del parecido, pero confiriéndoles un acento, un algo propio y personal que distingue su obra. Momoitio hace camino pictórico al andar; por pocos retratos que pinte, son piezas que marcan su andadura. J. Llop S. (Gal Art 181 Abril 1999) Mar (Barcelona)

(Gal Art 188 Noviembre 1999) San Antón (Pamplona)

Momoitio (Sopelana, Vizcaya, 1944), es pintor curtido en este de enfrentarse con el público; más de un centenar de exposiciones e todo el mundo jalonan su historial; exposiciones a través de las cuales se ha convertido en un abanderado de la búsqueda a partir del realismo. Momoitio es de los que parten de la realidad para construir, destruir y reconstruir el tema, creando un conjunto de imágenes en las que une la perfección de la descripción y el detalle con el rasgo, la mancha y el impacto cromático. O sea que tranquilidad y serenidad se unen al nervio y la garra a través de una técnica dominada y de un profundo conocimiento de los recursos. La figura está presente en la casi totalidad de su obra, una figura que siempre nos cuenta algo más que la belleza y nos habla de sentimientos, de tristezas, de amores. Y junto a la figura, sus bodegones tan característicos, puro juego multicolor en el que demuestra su profesionalidad. J. Llop S.

Julián Momoitio (Sopelana 1944), es puro impulso que no se desborda. Sabe dominar el huracán que es su pintura, sabe controlarla y también controlarse. Nace el color con fuerza, surgen los espacios, conoce profundamente el juego cromático y el partido que a ello puede sacarle, y se lo saca, pero también se aquieta y entonces deja que aparezca el dibujante que es, entonces se recrea en el contraste entre el impulso y el perfeccionismo, el realismo. Emocional y cerebral al mismo tiempo, capaz de descoyuntar la realidad y capaz de mostrarse como un realista absoluto. Y como consecuencia de todo ello, una pintura siempre personal, poderosa, fuerte y con el preciso toque poético, todo bien solucionado. J. Llop S.

Diría que Momoitio no ama la realidad, hay algo en ella que no le encaja, y por lo tanto se inclina por recrearla dejando que su sentido del color y de la composición haga presencia en su tela. Se muestra libre, liberado de servidumbres, fantasioso e imaginativo. Pero es pintor, y sabe que la realidad encierra el supremo riesgo para el artista. Sabe que quien está seguro de sus poderes, de sus posibilidades, de su fuerza pictórica, como es su caso, está obligado a dejar constancia de ello. Y así, en una demostración de recursos técnicos, nos ofrece la realidad absoluta, casi fotográfica, en determinadas zonas de sus telas. Y en el resto se lanza por los caminos de la imaginación. El resultado es una obra perfeccionista y al tiempo informal, en la que hace gala de todas sus posibilidades. J. Llop S. (Gal Art 198 Septiembre 2000) Monticelli (Gijón)


(Gal Art 201 Diciembre 2000) C.B. UNED (Lyon) Con frecuencia la obra de Momoitio traspasa fronteras, ahora, en Lyon, expone sus telas marcadas por la fuerte personalidad que las caracteriza surgida del realismo unido al impulso compositivo expresado en diferentes planos en lo que se cede valor al gesto y al tratamiento del espacio. Lo objetivo se aúna al impulso, casi a lo soñado, para lograr una obra que nos habla con voz propia. Excelente dibujante, dominador del color, pero también inquieto y buscador de nuevos cauces. Momoitio se nos ofrece como lo que es, un pintor único. J. Llop S. (Gal Art 204 Marzo 2001) Llamas (Bilbao) Momoitio es un artista de oficio, un veterano curtido en mil lides que conserva una eterna y siempre renovada ilusión por la pintura. Es su vida y a ella se entrega. Pintar y dar rienda suelta a su capacidad creativa, a todas sus posibilidades. Caudal inagotable. Y lo cierto es que se manifiesta en muy diferentes vertientes pictóricas unidas por el común denominador de la calidad. De entrada, es un dibujante fuera de serie. Y después, sobre esta base, su inquietud le busca caminos expresivos diferentes; a veces se centra en un realismo perfeccionista, otras la imaginación le desborda y crea espacios casi oníricos, otras veces le place destruir y reconstruir dotando de una extraña vida sus cuadros. Maneja el color como el aire que respira, une distintas realidades, se deja llevar por querencias… Y siempre, es un artista sorprendente. R. Palop

(Gal Art 210 Septiembre 2001) Monticelli (Gijón) Momoitio, un vasco enamorado de los toros, hermoso tema cuando se sabe desarrollarlo. Y él sabe. El torero y el toro contemplados desde la ráfaga del arte, sin inmovilizarlos, sin aquietarlos; se capta la fuerza del noble animal al embestir, el gesto del torero practicando el arte del engaño, el rojo de la muleta dejando su huella que no es de sangre… Sorprendentes, magníficas, las visiones del mundo taurino a través de la óptica de Momoitio; hay en ellas fuerza, nervio y sentimientos. Momoitio es pintor de múltiples registros; en realidad, de todos. Es capaz de ir desde el realismo absoluto, fotográfico, a la pura mancha, a la abstracción. En la obra de Momoitio no sólo hay técnica, sentido del color; hay, también, humanidad, la humanidad que caracteriza al pintor, que le desborda y que encuentra en sus cuadros cauce para su caudal emocional. López Iglesias (Gal Art 216 Marzo 2002) Llamas (Bilbao) Momoitio es un creativo indomable. Una imagen le provoca otra y así hasta el infinito. Y Las une en una sola obra, es como un discurso, como si en cada uno de sus cuadros nos hablara de la belleza de la obra bien hecha, de la dificultad que encierra la figura, pero también de lo difícil que es deshacer y reconstruir para que todo sea diferente y siga manteniendo la calidad. Descompone, destruye y crea. Siempre con su sello y su estilo, siendo capaz de sorprendernos; va desde el realismo absoluto a la pura imaginación; va desde el detalle mínimo al amplio espacio cromático bien integrado. Largo camino que empieza y acaba en la pintura. J. Llop S. (Gal Art 217 Abril 2002) Mar (Barcelona) La obra de Momoitio es como un mar embravecido, golpeante, arrolladora, imparable. Sobrado de facultades, gran dibujante, creativo, imaginativo, impetuosos. Técnica dominada hasta el extremo de expresarse desde la perfección del realismo al ímpetu del desgarro, de la pincelada de largo recorrido, ancha y amplia, que crea una mancha plena de sentido. Es como


un huracán que se vuelca sobre la tela, da la sensación de que siempre le falta espacio. Es un creador nato, incansable, siempre inmerso en la realidad, la fantasía y el romanticismo que aletea en su obra. J. Llop S. (Gal Art 230 Mayo 2003) Mar (Barcelona) Es Momoitio pintor que a través de la pintura nos cuenta de sus querencias y sentimientos, de sus deseos e inquietudes, también de satisfacciones cuando se produce el momento mágico del encuentro. Avanza por la vida convertido en un atento observador, la mirada bien abierta, dispuesta a captar realidades que plasmen ideas. Y las pinta, las convierte en argumento, en una amplia panoplia temática que va desde la perfección del dibujo a la pura fuerza, al trazo. Puede recrearse rimando luces y tonos, vistiendo de color un dibujo absolutamente realista, un homenaje a Charlot o rindiendo culto a la belleza del desnudo, o puede desplegar su fuerza en impulsos cromáticos, en trazos casi gestuales que conservando la esencia de la realidad se convierten en sombra fugaz de la misma. Puede recrear un bodegón imaginativo y atrayente. Momoitio sigue el camino de la búsqueda, de la sorpresa que el hallazgo deseado le produce. Es pintor nato y con pasión soterrada vive la pintura. (Gal Art 238 Enero 2004) Androx (Vigo) Creativo, impulsivo, rasgo fugaz, pleno de humanidad, extrovertido… Momoitio se refleja en su pintura. Para él pintar es algo tan natural como el respirar. Sabe desplegar todos sus múltiples recursos para ir desde la figuración más precisa, desde el realismo más absoluto al puro vendaval de color en el que la forma se convierte en esencia; desde la perfección del miniaturista al gesto pleno de sabiduría que con austeridad expresiva y riqueza cromática se transforma en fugaz imagen de la realidad. Espléndido, sobrado de facultades, veterano en saberes, Momoitio sabe marcar su obra con el acento de lo personal. Adolfo Campillo.

(Gal Art 263 Febrero 2006) Llamas (Bilbao) “Ya no tengo camino, sólo sé caminar / y que me importa a donde vaya / si yo vivo mi existencia en lo que siento”, escribe, poetiza, Momoitio, en la presentación de su catálogo. Y tiene razón; ha hecho tanto camino que ya no tiene camino; no importa a donde vaya porque sabe que llegará, sobrado de recursos. Y más razón tiene cuando vive en lo que siente, que es la pintura, el Arte. Momoitio, con su eterna pipa entre los labios, vive para pintar, el arte es sangre para sus venas, oxígeno para sus pulmones. Una pintura en la que conocimiento y valentía se unen; homenajes a quienes son símbolo y bodegones en los que se nos muestra como un destructor genial; y al tiempo un reconstructor. Manipula la realidad y juega con ella. O bien se somete a la servidumbre del perfeccionismo. Que haga lo que quiera y que siga viviendo su existencia en lo que siente. J. Llop S. (Gal Art 265 Abril 2006) Terra Ferma (Lleida) Realidades y sueños; homenaje al mundo del cine, iconos como Charlot en el papel de protagonista, el dibujo perfecto y cuando el cuerpo se lo pide, la ruptura absoluta, el rompe y rasga, el cambiar de dicción y demostrar que también allí puede hablarnos de la belleza. Capaz de descomponer, destrozar, destruir y resucitar. Un trazo rojo intenso se convierte en el capote que engaña al toro simbolizado por una fuerte mancha oscura; todo imaginado y al tiempo real. Desde la perfección del dibujo a la técnica que le permite veladuras, gradaciones y relieves. Momoitio pinta lo que le pide el cuerpo, a su aire, estilo y modo, siempre con calidad. J. Llop S. (Gal Art 273 Diciembre 2006) Salduba (Zaragoza) Es Momoitio artista complejo que no complicado; inquieto, buscador de nuevas formas, investigando siempre, experimentando, pero nunca perdiendo el oriente que la realidad significa. Se adscribe a la figuración, pero sólo como plataforma, como base; a veces el realismo se nos ofrece como una exhibición de sus capacidades, pero casi siempre prefiere ir más


allá y crear unas composiciones complejas, con argumento, en las que refleja ambientes, escenas, historias; también en ellas rinde homenaje a maestros del arte, del cine, expresando querencias y hasta vivencias. Y en otras ocasiones se convierte en huracán destructor, es tormenta y volcán, fuerza desatada que destruye la realidad y vuelve a construirla, es captador del instante fugaz, deteniendo el movimiento y convirtiéndolo en ráfaga. Destruye un bodegón y reestablece sus premisas en un juego de color y forma… Múltiples caminos diferentes y siempre con calidad pictórica que Momoitio sigue con éxito. J. Llop S. (Gal Art 276 Marzo 2007) Llamas (Bilbao)

(Gal Art 287 Febrero 2008) Llamas (Bilbao)

Preciso y minucioso, o explosivo, así puede ser la obra de Momoitio; depende del tema, del tratamiento técnico y también, supongo, del impulso creador, del estado anímico. En ocasiones descompone, dibuja y desdibuja, crea un mar de color y formas, hace surgir un mundo diferente al real, pero también cierto. Otras veces se ciñe a la realidad de manera absoluta, atento al detalle, preciso y exacto, dejando constancia de su capacidad para describir. Excelente dibujante que no lo encierra ningún secreto o dificultad. Y luego llega el color, bien desarrollado, vital e impulsivo, siempre alcanzando una obra personal e identificable. J. Llop S.

Gal Art 288 Marzo 2008) Terra Ferma (Lérida)

Complejo, como siempre. Completo, también como siempre. “En otra dimensión” titula Momoitio la presente muestra. En la dimensión de lo imaginativo y la realidad, del sueño y lo objetivo. Complejo siempre, literario, portador de un gran caudal, desbordante, de ideas. Rindiendo homenajes a maestros de la pintura y del cine, cantando la vida, explicando pictóricamente su visión. Dibujo, color, complejidad en las composiciones; dibujo perfecto y capacidad para desdibujar, pasión desbordante… Un bien hacer que justifica su éxito nacional e internacional. J. Llop S.

Momoitio se nos muestra como un pintor imaginativo, sobrado de facultades, que convierte cada una de sus obras en reflejo de una idea, de un mensaje, en una exposición de opiniones. Desbordante siempre, da la sensación de que le falta tela, espacio, para seguir acumulando elementos, siempre bien dispuestos, compuestos los temas, pero desbordante siempre. La figura ocupa un lugar preferencial, pero rodeada de diferentes elementos que explican los temas. Siempre el dibujo, la realidad, bien resuelta, pero también la exhibición de posibilidades técnicas, poniendo en juego diferentes maneras del decir pictórico; puede ir del perfeccionismo absoluto a la descomposición, infundiendo vida a lo objetivo. Su pincel discurre dejando trazos nerviosos o se apacigua. Variedad que conduce a la creación de un todo marcado siempre por su personalidad creadora. J. Llop S.


(Gal Art 299 Febrero 2009) Salduba (Zaragoza) La vida es un instante en la eternidad del tiempo, escribe Momoitio. Gran verdad. Un instante fugaz si se quiere, pero que al prolongarse permite desarrollar, cada uno a su medida, una labor. La de Momoitio es la de pintar, es la de hablarnos de todo lo que sucede a su alrededor, de lo que piensa y siente. Y lo hace. Nos cuenta de querencias, el cine es una de ellas y con frecuencia en el mundo mágico de la imagen encuentra tema para sus obras. También nos habla de la fugacidad de las cosas, del rastro que dejan, incluso de la huella convertida en mancha, desarrollando en estos casos una obra impregnada de informalismo pero explicada con dominio y seguridad, ya que puede permitírselo por sus conocimientos, por el extraordinario dibujo del que hace gala, por su sentido del color. Lo cierto y lo incierto, lo concreto y lo abstracto, se unen conformando un todo firme y seguro. Espléndido en sus bodegones desintegrándose, pero también espléndido cuando la más absoluta perfección planea en sus telas.

Criticas y articulos sobre de Momoitio - Revista Gal Art  

Criticas y articulos sobre de Momoitio - Revista Gal Art

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you