Page 1

NOVENA A NTRA. SEÑORA DE LA LANZADA

DÍA 1º: “MARÍA MODELO DE FE” DÍA 2º: “MARÍA espíritu de servicio” DÍA 3º: “MARÍA MODELO DE POBREZA” DÍA 4º: “MARÍA como mediadora” DÍA 5º: “MARÍA MODELO De humildad” DÍA 6º: “MARÍA modelo de compromiso cristiano” DÍA 7º: “MARÍA unidad de vida” DÍA 8º: “MARÍA de presencia en el mundo” DÍA 9º: “MARÍA amor a la cruz”


hermana mayor en la fe, auxilio y consuelo en tiempos difíciles, modelo y madre de la Iglesia. Ella amó a su hijo Jesús con el mayor de los amores y nos enseña a nosotros a amarlo. Ella siguió a su hijo hasta la cruz, y nos enseña a seguirlo también a nosotros. Ella vive por siempre en el gozo de tu Reino, y es prenda de vida para todos nosotros. Señor, Padre nuestro, haz que su memoria sea para nosotros estímulo de fidelidad a ti. Te lo pedimos por medio de María nuestra madre en su advocación de Ntra. Señora de la Lanzada, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMÉN. ● PALABRA DE DIOS: “Escuchamos ahora el Evangelio de San Lucas que en su capítulo primero nos presenta el diálogo de San Gabriel con la Virgen María”. « En el sexto mes, el Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de

DÍA 1º: “MARÍA MODELO DE FE” ◙ PETICIÓN COMUNITARIA PARA ESTE DÍA: En este día primero de la novena a Ntra. Señora de la Lanzada pedimos por las intenciones de todos los que iniciamos esta novena, por nosotros y por aquellos que sabemos necesitan de nuestra oración. ● CANTO INICIAL ■ “Por la señal de la Santa Cruz…”. ■ ORACIÓN PREPARATORIA: «Prepara nuestros corazones, Señor, para este rato de oración, en el que hacemos memoria gozosa de María, en su advocación de Ntra. Señora de la Lanzada. Ella es la primera Cristiana,

Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María. El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo». Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo. Pero el Ángel le dijo: «No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin». María dijo al Ángel: «¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?». El Ángel le respondió: «El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios». María dijo entonces: «Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho». Y el Ángel se alejó » (Lectura de Lc. 1,26-38)


○ REFLEXIÓN: El texto de Lucas nos invita a mirar a la Virgen para afianzar nuestra fe. Ella cree, es para nosotros modelo de fe. Su fe destaca por ser una fe con obras no vacía. Es fiel al mandato del Señor, responde a su llamada, con confianza, plenamente, con sencillez y humildad. Por eso nosotros hoy aquí en el santuario de la Lanzada le pedimos que aumente nuestra fe al estilo de María nuestra Madre. □ PETICIONES: Presentemos ahora al Señor por medio de María nuestra madre, las inquietudes y necesidades de todo el mundo y las nuestras propias. RESPONDEMOS: Intercede, Madre, ante el Señor.

■ ÁNGELUS. ◘ ORACIÓN FINAL: “Os ruego, Madre mía de la Lanzada, hagáis con vuestro patrocinio duraderos en mí los afectos de devoción, eficaces mis resoluciones, firme mi voluntad y prácticos mis deseos. Os pido, que presentéis ante vuestro querido Hijo, las plegarias e intenciones por las que ofrezco este día de novena, y, que por los méritos infinitos del Divino Corazón y las súplicas de vuestro castísimo Esposo, S. José, alcance estas gracias.” AMÉN. ***********

sigamos su Evangelio. OREMOS. mundo. OREMOS. OREMOS. Para que en nuestra parroquia de Noalla haya prosperidad, buena convivencia, paz y solidaridad. OREMOS. ión de María, nuestra Señora de la Lanzada. OREMOS. nuestros familiares y conocidos que han fallecido para que el Señor por medio de María les conceda el lugar de su luz y de su paz. OREMOS. Por las intenciones de todos los que participamos en esta novena, para que María nuestra madre las escuche y haga suyas. OREMOS. Escucha Señor las oraciones que te presentemos por medio de María en su advocación de nuestra Señora de la Lanzada, te pedimos que las hagas tuyas. Por Jesucristo nuestro Señor…


advocación de Ntra. Señora de la Lanzada. Ella es la primera cristiana, hermana mayor en la fe, auxilio y consuelo en tiempos difíciles, modelo y madre de la Iglesia. Ella amó a su hijo Jesús con el mayor de los amores y nos enseña a nosotros a amarlo. Ella siguió a su hijo hasta la cruz, y nos enseña a seguirlo también a nosotros. Ella vive por siempre en el gozo de tu Reino, y es prenda de vida para todos nosotros. Señor, Padre nuestro, haz que su memoria sea para nosotros estímulo de fidelidad a ti. Te lo pedimos por medio de María nuestra madre en su advocación de Ntra. Señora de la Lanzada, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMÉN. ● PALABRA DE DIOS: “Contemplamos hoy en el Evangelio de Lucas el gesto de servicio que la Virgen tuvo con su prima Santa Isabel”.

DÍA 2º: “MARÍA espíritu de servicio”

◙ PETICIÓN COMUNITARIA PARA ESTE DÍA: En este día segundo de la novena a Ntra. Señora de la Lanzada pedimos por los jóvenes y niños de todo el mundo y en especial de nuestra parroquia de Noalla. ● CANTO INICIAL. ■ “Por la señal de la Santa Cruz…”. ■ ORACIÓN PREPARATORIA: «Prepara nuestros corazones, Señor, para este rato de oración, en el que hacemos memoria gozosa de María, en su

En aquellos días, María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: «¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme?. Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor». María dijo entonces: «Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque él miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas:¡su Nombre es santo! Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre». María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa. (Lectura de Lc. 1,39-56 )


○ REFLEXIÓN: María por la confianza puesta en la promesa del Señor, ha quedado constituida madre del Señor. Servir es entregarse. Salir de uno mismo y desgastarse totalmente en los demás. Sólo se sirve a Dios sirviendo a los hombres por Él. La llamada que hoy nos hace María es esta: ¡Servir, ser útiles!. Cristo nos necesita en la Iglesia, para servir a los hermanos, especialmente a aquellos más necesitados. □ PETICIONES: Presentemos ahora al Señor por medio de María nuestra madre, las inquietudes y necesidades de todo el mundo y las nuestras propias. RESPONDEMOS: Pedimos, Madre, tu ayuda.

◘ ORACIÓN FINAL: “Os ruego, Madre mía de la Lanzada, hagáis con vuestro patrocinio duraderos en mí los afectos de devoción, eficaces mis resoluciones, firme mi voluntad y prácticos mis deseos. Os pido, que presentéis ante vuestro querido Hijo, las plegarias e intenciones por las que ofrezco este día de novena, y, que por los méritos infinitos del Divino Corazón y las súplicas de vuestro castísimo Esposo, S. José, alcance estas gracias.” AMÉN.

********* descubramos el valor del servicio. OREMOS. s también estemos dispuestos a servir. OREMOS. . OREMOS. Para que sintamos en nuestra parroquia la protección de María. OREMOS. s y enfermos se vean aliviados por intercesión de María, nuestra Señora de la Lanzada. OREMOS. nuestros familiares y conocidos que han fallecido para que el Señor por medio de María les conceda el lugar de su luz y de su paz. OREMOS. que María nuestra madre las escuche y haga suyas. OREMOS. Escucha Señor las oraciones que te presentemos por medio de María en su advocación de nuestra Señora de la Lanzada, te pedimos que las hagas tuyas. Por Jesucristo nuestro Señor… ■ ÁNGELUS.


■ ORACIÓN PREPARATORIA: «Prepara nuestros corazones, Señor, para este rato de oración, en el que hacemos memoria gozosa de María, en su advocación de Ntra. Señora de la Lanzada. Ella es la primera Cristiana, hermana mayor en la fe, auxilio y consuelo en tiempos difíciles, modelo y madre de la Iglesia. Ella amó a su hijo Jesús con el mayor de los amores y nos enseña a nosotros a amarlo. Ella siguió a su hijo hasta la cruz, y nos enseña a seguirlo también a nosotros. Ella vive por siempre en el gozo de tu Reino, y es prenda de vida para todos nosotros. Señor, Padre nuestro, haz que su memoria sea para nosotros estímulo de fidelidad a ti. Te lo pedimos por medio de María nuestra madre en su advocación de Ntra. Señora de la Lanzada, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMÉN.

● PALABRA DE DIOS: “Contemplamos ahora la escena del nacimiento del Salvador, como una exposición de abundantes ejemplos que tenemos que imitar”.

DÍA 3º: “MARÍA MODELO DE POBREZA”

◙ PETICIÓN COMUNITARIA PARA ESTE DÍA: En este día tercero de la novena a Ntra. Señora de la Lanzada pedimos por nuestras madres y abuelas, ellas son la mejor imagen de María. ● CANTO INICIAL: “Ven con nosotros al caminar…”. ■ “Por la señal de la Santa Cruz…”.

En aquella época apareció un decreto del emperador Augusto, ordenando que se realizara un censo en todo el mundo. Este primer censo tuvo lugar cuando Quirino gobernaba la Siria. Y cada uno iba a inscribirse a su ciudad de origen. José, que pertenecía a la familia de David, salió de Nazaret, ciudad de Galilea, y se dirigió a Belén de Judea, la ciudad de David, para inscribirse con María, su esposa, que estaba embarazada. Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre; y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue. (Lectura de Lc. 2,1-6)


○ REFLEXIÓN: El misterio del nacimiento del Salvador, es la contemplación de una virtud: la pobreza. Suavidad y delicadeza de tonos para darnos una fuerte lección, que en el apogeo de las cosas no está la felicidad. La Virgen vive la conjunción de la pobreza y la dicha. Desprendimiento. Austeridad. Limpieza. Atención a los pobres con nuestro desprendimiento. No crearse necesidades. □ PETICIONES: Presentemos ahora al Señor por medio de María nuestra madre, las inquietudes y necesidades de todo el mundo y las nuestras propias. RESPONDEMOS: Pedimos, Madre, tu ayuda. de los cristianos descubramos el valor de la pobreza para que así nuestra vida de fe sea más creíble. OREMOS. s valoremos la sencillez y la humildad. OREMOS. nuestra Señora de la Lanzada todos sus esfuerzos y trabajos por nuestras familias. OREMOS. uestra parroquia de Noalla sepamos estar atentos a las necesidades de aquellos que nos necesitan. OREMOS. María, nuestra Señora de la Lanzada. OREMOS. nuestros familiares y conocidos que han fallecido especialmente aquellas que fueron madres, para que el Señor por medio de María les conceda el lugar de su luz y de su paz. OREMOS. que María nuestra madre las escuche y haga suyas. OREMOS.

Escucha Señor las oraciones que te presentemos por medio de María en su advocación de nuestra Señora de la Lanzada, te pedimos que las hagas tuyas. Por Jesucristo nuestro Señor… ■ ÁNGELUS. ◘ ORACIÓN FINAL: “Os ruego, Madre mía de la Lanzada, hagáis con vuestro patrocinio duraderos en mí los afectos de devoción, eficaces mis resoluciones, firme mi voluntad y prácticos mis deseos. Os pido, que presentéis ante vuestro querido Hijo, las plegarias e intenciones por las que ofrezco este día de novena, y, que por los méritos infinitos del Divino Corazón y las súplicas de vuestro castísimo Esposo, S. José, alcance estas gracias.” AMÉN.

*********


advocación de Ntra. Señora de la Lanzada. Ella es la primera Cristiana, hermana mayor en la fe, auxilio y consuelo en tiempos difíciles, modelo y madre de la Iglesia. Ella amó a su hijo Jesús con el mayor de los amores y nos enseña a nosotros a amarlo. Ella siguió a su hijo hasta la cruz, y nos enseña a seguirlo también a nosotros. Ella vive por siempre en el gozo de tu Reino, y es prenda de vida para todos nosotros. Señor, Padre nuestro, haz que su memoria sea para nosotros estímulo de fidelidad a ti. Te lo pedimos por medio de María nuestra madre en su advocación de Ntra. Señora de la Lanzada, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMÉN. ● PALABRA DE DIOS: “En la Palabra de Dios que hoy escuchamos, se nos invita a buscar a María para así poder acercarnos más a Jesús, su Hijo”.

DÍA 4º: “MARÍA como mediadora”

◙ PETICIÓN COMUNITARIA PARA ESTE DÍA: En este día cuarto de la novena a Ntra. Señora de la Lanzada pedimos por todas las familias cristianas, especialmente las de nuestra parroquia, para que a ejemplo de la SAGRADA FAMILIA, irradien al mundo la Salvación de Dios. ● CANTO INICIAL: “Madre óyeme…”. ■ “Por la señal de la Santa Cruz…”. ■ ORACIÓN PREPARATORIA: «Prepara nuestros corazones, Señor, para este rato de oración, en el que hacemos memoria gozosa de María, en su

En esa región acampaban unos pastores, que vigilaban por turno sus rebaños durante la noche. De pronto, se les apareció el Ángel del Señor y la gloria del Señor los envolvió con su luz. Ellos sintieron un gran temor, pero el Ángel les dijo: «No teman, porque les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor. Y esto les servirá de señal: encontrarán a un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre». Y junto con el Ángel, apareció de pronto una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo:«¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra, paz a los hombres amados por él!». Después que los ángeles volvieron al cielo, los pastores se decían unos a otros: «Vayamos a Belén, y veamos lo que ha sucedido y que el Señor nos ha anunciado». Fueron rápidamente y encontraron a María, a José, y al recién nacido acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que habían oído decir sobre este niño, y todos los que los escuchaban quedaron admirados de lo que decían los pastores.Mientras tanto, María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón. Y los pastores volvieron, alabando y glorificando a Dios por todo lo que habían visto y oído, conforme al anuncio que habían recibido. (Lectura de Lc. 2,8-20)


○ REFLEXIÓN: María siempre muestra a Jesús. Los ángeles la felicitan hablándole de Dios nacido en sus entrañas. También los pastores, Ella muestra a todos al Hijo de Dios hecho hombre. El camino más fácil, seguro y corto de encontrarnos tú y yo con Jesús, es a través de María. Tratarla con cariño de hijos, buscarla cada día desde el primer momento. □ PETICIONES: Presentemos ahora al Señor por medio de María nuestra madre, las inquietudes y necesidades de todo el mundo y las nuestras propias. RESPONDEMOS: Llévanos, Madre, al Señor.

◘ ORACIÓN FINAL: “Os ruego, Madre mía de la Lanzada, hagáis con vuestro patrocinio duraderos en mí los afectos de devoción, eficaces mis resoluciones, firme mi voluntad y prácticos mis deseos. Os pido, que presentéis ante vuestro querido Hijo, las plegarias e intenciones por las que ofrezco este día de novena, y, que por los méritos infinitos del Divino Corazón y las súplicas de vuestro castísimo Esposo, S. José, alcance estas gracias.” AMÉN. **********

nos sepamos en nuestra vida llegar a Jesús por medio de María, nuestra madre. OREMOS. la Palabra del Señor. OREMOS. Evangelio. OREMOS. necesidades de aquellos que nos necesitan. OREMOS. os pobres y enfermos se vean aliviados por intercesión de María, nuestra Señora de la Lanzada. OREMOS. nuestros familiares y conocidos que han fallecido especialmente aquellas que fueron madres, para que el Señor por medio de María les conceda el lugar de su luz y de su paz. OREMOS. que María nuestra madre las escuche y haga suyas. OREMOS. Escucha Señor las oraciones que te presentemos por medio de María en su advocación de nuestra Señora de la Lanzada, te pedimos que las hagas tuyas. Por Jesucristo nuestro Señor… ■ ÁNGELUS.


madre de la Iglesia. Ella amó a su hijo Jesús con el mayor de los amores y nos enseña a nosotros a amarlo. Ella siguió a su hijo hasta la cruz, y nos enseña a seguirlo también a nosotros. Ella vive por siempre en el gozo de tu Reino, y es prenda de vida para todos nosotros. Señor, Padre nuestro, haz que su memoria sea para nosotros estímulo de fidelidad a ti. Te lo pedimos por medio de María nuestra madre en su advocación de Ntra. Señora de la Lanzada, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMÉN. ● PALABRA DE DIOS: “Hoy escuchamos en la lectura del Evangelio de Lucas un pasaje lleno de sencillez y humildad, referido a María”.

DÍA 5º: “MARÍA MODELO De humildad”

◙ PETICIÓN COMUNITARIA PARA ESTE DÍA: En este día quinto de nuestra novena a la Virgen de la Lanzada, pedimos por las personas que más sufren a causa de la enfermedad o de algún problema, para que María “auxilio de los cristianos”, los anime y conforte en su dolor. ● CANTO INICIAL: “Xa nos tes aquí…”. ■ “Por la señal de la Santa Cruz…”. ■ ORACIÓN PREPARATORIA: «Prepara nuestros corazones, Señor, para este rato de oración, en el que hacemos memoria gozosa de María, en su advocación de Ntra. Señora de la Lanzada. Ella es la primera Cristiana, hermana mayor en la fe, auxilio y consuelo en tiempos difíciles, modelo y

Ocho días después, llegó el tiempo de circuncidar al niño y se le puso el nombre de Jesús, nombre que le había sido dado por el Ángel antes de su concepción. Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está escrito en la Ley: Todo varón primogénito será consagrado al Señor. También debían ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o de pichones de paloma, como ordena la Ley del Señor. Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías del Señor. Conducido por el mismo Espíritu, fue al Templo, y cuando los padres de Jesús llevaron al niño para cumplir con él las prescripciones de la Ley, Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo: «Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido, porque mis ojos han visto la salvación que preparaste delante de todos los pueblos: luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel». Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él. Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: «Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos». (Lectura de Lc. 2,2135).


○ REFLEXIÓN: El fondo y la raíz de todo es la virtud de la sencillez y humildad. Ella es la causa de la Gracia de Dios en nosotros y sin gracia nadie se salva. “Dios se fija en la humildad de su esclava”. “Rechaza a los soberbios y da su gracia a los humildes”. Nuestra vida apostólica solo será eficaz si la enfocamos con la sencillez y humildad de María. □ PETICIONES: Presentemos ahora al Señor por medio de María nuestra madre, las inquietudes y necesidades de todo el mundo y las nuestras propias. RESPONDEMOS: Intercede, Madre, ante el Señor. mos el valor de la sencillez y humildad para que nuestro apostolado de frutos. OREMOS. s sepamos agradecer todas las gracias que recibimos de Dios. OREMOS. necesidades de aquellos que nos necesitan, de manera especial nuestros enfermos y la gente mayor. OREMOS. os pobres y enfermos se vean aliviados de su dolor por intercesión de María, nuestra Señora de la Lanzada. OREMOS. nuestros familiares y conocidos que han fallecido especialmente aquellas que fueron madres, para que el Señor por medio de María les conceda el lugar de su luz y de su paz. OREMOS. que María nuestra madre las escuche y haga suyas. OREMOS. Escucha Señor las oraciones que te presentemos por medio de María en su advocación de nuestra Señora de la Lanzada, te pedimos que las hagas tuyas. Por Jesucristo nuestro Señor… ■ ÁNGELUS.

◘ ORACIÓN FINAL: “Os ruego, Madre mía de la Lanzada, hagáis con vuestro patrocinio duraderos en mí los afectos de devoción, eficaces mis resoluciones, firme mi voluntad y prácticos mis deseos. Os pido, que presentéis ante vuestro querido Hijo, las plegarias e intenciones por las que ofrezco este día de novena, y, que por los méritos infinitos del Divino Corazón y las súplicas de vuestro castísimo Esposo, S. José, alcance estas gracias.” AMÉN. **********


■ ORACIÓN PREPARATORIA: «Prepara nuestros corazones, Señor, para este rato de oración, en el que hacemos memoria gozosa de María, en su advocación de Ntra. Señora de la Lanzada. Ella es la primera Cristiana, hermana mayor en la fe, auxilio y consuelo en tiempos difíciles, modelo y madre de la Iglesia. Ella amó a su hijo Jesús con el mayor de los amores y nos enseña a nosotros a amarlo. Ella siguió a su hijo hasta la cruz, y nos enseña a seguirlo también a nosotros. Ella vive por siempre en el gozo de tu Reino, y es prenda de vida para todos nosotros. Señor, Padre nuestro, haz que su memoria sea para nosotros estímulo de fidelidad a ti. Te lo pedimos por medio de María nuestra madre en su advocación de Ntra. Señora de la Lanzada, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMÉN.

DÍA 6º: “MARÍA modelo de compromiso cristiano”

◙ PETICIÓN COMUNITARIA PARA ESTE DÍA: En este día quinto de nuestra novena a la Virgen de la Lanzada, pedimos por todas aquellas personas que se dedican al servicio de los más pobres, necesitados y enfermos. ● CANTO INICIAL: “Mientras recorres la vida…”. ■ “Por la señal de la Santa Cruz…”.

● PALABRA DE DIOS: “En la lectura de la Palabra de Dios de este día de novena, el evangelista Mateo nos invita a sentir con nuestros corazones la presencia de Jesús, María y José”. Después de la partida de los magos, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y permanece allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo». José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto. Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del Profeta:Desde Egipto llamé a mi hijo. (Lectura de Mt. 2,13-15)


○ REFLEXIÓN: ¿Cómo se comporta la Virgen para defender a Jesús?. No pierde el tiempo, no espera. Aquella misma noche, con discreción. También nosotros somos invitados una y otra vez a defender y anunciar a Jesús en nuestros ambientes y con nuestra vida, esta es la gran enseñanza que hoy debemos sacar de nuestra madre la Virgen María. □ PETICIONES: Presentemos ahora al Señor por medio de María nuestra madre, las inquietudes y necesidades de todo el mundo y las nuestras propias. RESPONDEMOS: Madre, danos fortaleza. a uno de los cristianos sintamos la necesidad de cómo María testimoniar a Cristo con nuestra vida y en nuestros ambientes. OREMOS. er todas las gracias que recibimos de Dios. OREMOS. necesidades de aquellos que nos necesitan, de manera especial nuestros enfermos y la gente mayor. OREMOS. rmos se vean aliviados de su dolor por intercesión de María, nuestra Señora de la Lanzada. OREMOS. nuestros familiares y conocidos que han fallecido, para que el Señor por medio de María les conceda el lugar de su luz y de su paz. OREMOS. que María nuestra madre las escuche y haga suyas. OREMOS. Escucha Señor las oraciones que te presentemos por medio de María en su advocación de nuestra Señora de la Lanzada, te pedimos que las hagas tuyas. Por Jesucristo nuestro Señor… ■ ÁNGELUS.

◘ ORACIÓN FINAL: “Os ruego, Madre mía de la Lanzada, hagáis con vuestro patrocinio duraderos en mí los afectos de devoción, eficaces mis resoluciones, firme mi voluntad y prácticos mis deseos. Os pido, que presentéis ante vuestro querido Hijo, las plegarias e intenciones por las que ofrezco este día de novena, y, que por los méritos infinitos del Divino Corazón y las súplicas de vuestro castísimo Esposo, S. José, alcance estas gracias.” AMÉN.

**********


advocación de Ntra. Señora de la Lanzada. Ella es la primera Cristiana, hermana mayor en la fe, auxilio y consuelo en tiempos difíciles, modelo y madre de la Iglesia. Ella amó a su hijo Jesús con el mayor de los amores y nos enseña a nosotros a amarlo. Ella siguió a su hijo hasta la cruz, y nos enseña a seguirlo también a nosotros. Ella vive por siempre en el gozo de tu Reino, y es prenda de vida para todos nosotros. Señor, Padre nuestro, haz que su memoria sea para nosotros estímulo de fidelidad a ti. Te lo pedimos por medio de María nuestra madre en su advocación de Ntra. Señora de la Lanzada, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMÉN. ● PALABRA DE DIOS: “Escuchamos el bellos diálogo, el primero de todos los que se conservan en el Evangelio, entre Jesús y su madre María”.

DÍA 7º: “MARÍA unidad de vida” ◙ PETICIÓN COMUNITARIA PARA ESTE DÍA: En este día quinto de nuestra novena a la Virgen de la Lanzada, pedimos por todos los matrimonios, especialmente los de nuestra parroquia y también por aquellos jóvenes que están en etapa de noviazgo o pronto se van a casar, para que María sea para todos ellos modelo de unidad y entrega en el amor. ● CANTO INICIAL. ■ “Por la señal de la Santa Cruz…”. ■ ORACIÓN PREPARATORIA: «Prepara nuestros corazones, Señor, para este rato de oración, en el que hacemos memoria gozosa de María, en su

El niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba con él. Sus padres iban todos los años a Jerusalén en la fiesta de la Pascua. Cuando el niño cumplió doce años, subieron como de costumbre, y acabada la fiesta, María y José regresaron, pero Jesús permaneció en Jerusalén sin que ellos se dieran cuenta. Creyendo que estaba en la caravana, caminaron todo un día y después comenzaron a buscarlo entre los parientes y conocidos. Como no lo encontraron, volvieron a Jerusalén en busca de él. Al tercer día, lo hallaron en el Templo en medio de los doctores de la Ley, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Y todos los que lo oían estaban asombrados de su inteligencia y sus respuestas. Al verlo, sus padres quedaron maravillados y su madre le dijo: «Hijo mío, ¿por qué nos has hecho esto? Piensa que tu padre y yo te buscábamos angustiados». Jesús les respondió: «¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?». Ellos no entendieron lo que les decía. Él regresó con sus padres a Nazaret y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba estas cosas en su corazón. Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia delante de Dios y de los hombres. (Lectura de Lc.

2,40-52)


○ REFLEXIÓN: Hoy podríamos recurrir después de la lectura del texto de S. Lucas a la conocida frase hecha de: “Antes la obligación que la devoción”. Vemos como todo es conjuntable, en Jesús y en María, la obligación y la devoción van unidas y también debería ser así en tu vida y en la mía, es fácil, sólo consiste el éxito en buscar al Señor en las cosas de cada día, en todo lugar y momento, en las buenas noticias y en las sorpresivas y malas. Él está siempre ahí, sólo es nuestra la tarea de descubrirlo presente y actuante. □ PETICIONES: Presentemos ahora al Señor por medio de María nuestra madre, las inquietudes y necesidades de todo el mundo y las nuestras propias. RESPONDEMOS: Madre, danos fortaleza. ristianos descubramos siempre a Jesús, presente en nuestras vidas en todo momento y circunstancia. OREMOS. que recibimos de Dios. OREMOS. necesidades de aquellos que nos necesitan, de manera especial nuestros enfermos, la gente mayor y nuestros niños y jóvenes. OREMOS. intercesión de María, nuestra Señora de la Lanzada. OREMOS. ban en esta novena, nuestros familiares y conocidos que han fallecido, para que el Señor por medio de María les conceda el lugar de su luz y de su paz. OREMOS. que María nuestra madre las escuche y haga suyas. OREMOS.

Escucha Señor las oraciones que te presentemos por medio de María en su advocación de nuestra Señora de la Lanzada, te pedimos que las hagas tuyas. Por Jesucristo nuestro Señor… ■ ÁNGELUS. ◘ ORACIÓN FINAL: “Os ruego, Madre mía de la Lanzada, hagáis con vuestro patrocinio duraderos en mí los afectos de devoción, eficaces mis resoluciones, firme mi voluntad y prácticos mis deseos. Os pido, que presentéis ante vuestro querido Hijo, las plegarias e intenciones por las que ofrezco este día de novena, y, que por los méritos infinitos del Divino Corazón y las súplicas de vuestro castísimo Esposo, S. José, alcance estas gracias.” AMÉN. **********


advocación de Ntra. Señora de la Lanzada. Ella es la primera Cristiana, hermana mayor en la fe, auxilio y consuelo en tiempos difíciles, modelo y madre de la Iglesia. Ella amó a su hijo Jesús con el mayor de los amores y nos enseña a nosotros a amarlo. Ella siguió a su hijo hasta la cruz, y nos enseña a seguirlo también a nosotros. Ella vive por siempre en el gozo de tu Reino, y es prenda de vida para todos nosotros. Señor, Padre nuestro, haz que su memoria sea para nosotros estímulo de fidelidad a ti. Te lo pedimos por medio de María nuestra madre en su advocación de Ntra. Señora de la Lanzada, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMÉN.

DÍA 8º: “MARÍA de presencia en el mundo”

◙ PETICIÓN COMUNITARIA PARA ESTE DÍA: A punto de finalizar estos días de novena, y desembocando ya en la celebración de las fiestas en honor de nuestra Madre La Virgen de la Lanzada, pedimos en este penúltimo día de novena por todos aquellos que otros años celebraban con nosotros estas fiestas, nuestros familiares, amigos y bienhechores fallecidos, para que María auxilio de los cristianos ahora y en la hora de nuestra muerte interceda por ellos ante Dios Padre Misericordioso. ● CANTO INICIAL. ■ “Por la señal de la Santa Cruz…”. ■ ORACIÓN PREPARATORIA: «Prepara nuestros corazones, Señor, para este rato de oración, en el que hacemos memoria gozosa de María, en su

● PALABRA DE DIOS: “Es el Evangelista San Juan quien hoy nos va a llevar de la mano para asistir con Jesús, María y los Apóstoles a una escena familiar, entrañable. Pongamos atención al valor de la oración de María”. Tres días después se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús también fue invitado con sus discípulos. Y como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: «No tienen vino». Jesús le respondió: «Mujer, ¿qué tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía». Pero su madre dijo a los sirvientes: «Hagan todo lo que él les diga». Había allí seis tinajas de piedra destinadas a los ritos de purificación de los judíos, que contenían unos cien litros cada una. Jesús dijo a los sirvientes: «Llenen de agua estas tinajas». Y las llenaron hasta el borde. «Saquen ahora, agregó Jesús, y lleven al encargado del banquete». Así lo hicieron. El encargado probó el agua cambiada en vino y como ignoraba su origen, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo y le dijo: «Siempre se sirve primero el buen vino y cuando todos han bebido bien, se trae el de inferior calidad. Tú, en cambio, has guardado el buen vino hasta este momento». Este fue el primero de los signos de Jesús, y lo hizo en Caná de Galilea. Así manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron en él. (Lectura de Jn. 2,1-11)


○ REFLEXIÓN: Hoy contemplamos como María es una mujer de su mundo, vive atenta a todo lo que le rodea. Nosotros somos también seres sociales, el hecho de ser cristianos no nos aísla de nuestra sociedad, sino que nos debe llevar a vivir en ella de un modo comprometido, María nos enseña que ese compromiso al que nos invita el mismo Cristo debe vivirse siempre desde la sencillez, discreción y naturalidad. Ella es en las bodas de Cana una invitada más pero que actúa sin hacer ruido. Nosotros debemos vivir con discreción nuestra vida sobrenatural para ser eficaces, con una oración de ocasión para cada momento y circunstancia, sin alardes ni gestos llamativos. □ PETICIONES: Presentemos ahora al Señor por medio de María nuestra madre, las inquietudes y necesidades de todo el mundo y las nuestras propias. RESPONDEMOS: Imploramos, Madre, tu ayuda.

Escucha Señor las oraciones que te presentemos por medio de María en su advocación de nuestra Señora de la Lanzada, te pedimos que las hagas tuyas. Por Jesucristo nuestro Señor… ■ ÁNGELUS. ◘ ORACIÓN FINAL: “Os ruego, Madre mía de la Lanzada, hagáis con vuestro patrocinio duraderos en mí los afectos de devoción, eficaces mis resoluciones, firme mi voluntad y prácticos mis deseos. Os pido, que presentéis ante vuestro querido Hijo, las plegarias e intenciones por las que ofrezco este día de novena, y, que por los méritos infinitos del Divino Corazón y las súplicas de vuestro castísimo Esposo, S. José, alcance estas gracias.” AMÉN. *********

ristianos sepamos anunciar el mensaje del Reino con nuestras vidas, sin mucho ruido pero con eficacia. OREMOS. actividades humanas. OREMOS. necesidades de aquellos que nos necesitan, de manera especial nuestros enfermos y la gente mayor. OREMOS. intercesión de María, nuestra Señora de la Lanzada. OREMOS. nuestros familiares y conocidos que han fallecido, para que el Señor por medio de María les conceda el lugar de su luz y de su paz. OREMOS. que María nuestra madre las escuche y haga suyas. OREMOS.


DÍA 9º: “MARÍA amor a la cruz”

◙ PETICIÓN COMUNITARIA PARA ESTE DÍA: Hemos llegado al final de nuestro recorrido acompañando a Nuestra Madre, Ntra. Señora de la Lanzada, como un modelo que nosotros los cristianos tenemos que imitar para llegar por el camino más recto a Jesús, hemos hecho peticiones comunitarias que hemos puesto en el altar cada día de nuestra novena junto con las particulares de cada uno de los asistentes, llegadas ya las fiestas de la Lanzada todos nos alegramos no sólo con el bullicio de la romería sino también porque sabemos que María está siempre ahí, acompañándonos y escuchándonos en nuestra oración, al terminar la novena pedimos por las intenciones de todos los asistentes a la misma durante estos días ● CANTO INICIAL. ■ “Por la señal de la Santa Cruz…”.

■ ORACIÓN PREPARATORIA: «Prepara nuestros corazones, Señor, para este rato de oración, en el que hacemos memoria gozosa de María, en su advocación de Ntra. Señora de la Lanzada. Ella es la primera Cristiana, hermana mayor en la fe, auxilio y consuelo en tiempos difíciles, modelo y madre de la Iglesia. Ella amó a su hijo Jesús con el mayor de los amores y nos enseña a nosotros a amarlo. Ella siguió a su hijo hasta la cruz, y nos enseña a seguirlo también a nosotros. Ella vive por siempre en el gozo de tu Reino, y es prenda de vida para todos nosotros. Señor, Padre nuestro, haz que su memoria sea para nosotros estímulo de fidelidad a ti. Te lo pedimos por medio de María nuestra madre en su advocación de Ntra. Señora de la Lanzada, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMÉN.

● PALABRA DE DIOS: “Escuchamos hoy la proclamación solemne de la Maternidad de María sobre nosotros. Es un marco de universalidad y apertura”. Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: «Mujer, aquí tienes a tu hijo». Luego dijo al discípulo: «Aquí tienes a tu madre». Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa. (Lectura de Jn. 19,25-27)


○ REFLEXIÓN: Todos cobijados por la cruz que tiene un signo de apertura infinita y eterna. Todos unidos en Cristo bajo su mirada, no hay almas de segunda clase. Cristo busca a todos y a todos llama como hijos de Dios. En la Iglesia no hay monopolios ni exclusivas. Los brazos abiertos de Cristo lo indican y la compañía que tiene la Virgen lo define, Ella goza con la variedad de los Hijos de Dios. A ejemplo de María no es cristiano rechazar lo que no nos va o no hemos tenido la humildad de conocer.

generosa y anónimamente han colaborado con nuestra parroquia, en los distintos ámbitos de la pastoral, ayudando a la organización de las distintas fiestas, el arreglo y limpieza de los lugares de culto, desde la catequesis,… Para que María premie todos sus esfuerzos. OREMOS.

□ PETICIONES: Presentemos ahora al Señor por medio de María nuestra madre, las inquietudes y necesidades de todo el mundo y las nuestras propias.

■ ÁNGELUS.

RESPONDEMOS: Intercede, Madre, por nosotros. anos sepamos comprender y vivir la apertura que supone la cruz de Cristo. OREMOS. crucificado. OREMOS. necesidades de aquellos que nos necesitan, de manera especial nuestros enfermos y la gente mayor. OREMOS. intercesión de María, nuestra Señora de la Lanzada. OREMOS. nuestros familiares y conocidos que han fallecido, para que el Señor por medio de María les conceda el lugar de su luz y de su paz. OREMOS. Por las intenciones de todos los que participamos en esta novena, para que María nuestra madre las escuche y haga suyas. OREMOS. pedir por todas aquellas persona que a lo largo de este año, de manera

Escucha Señor las oraciones que te presentemos por medio de María en su advocación de nuestra Señora de la Lanzada, te pedimos que las hagas tuyas. Por Jesucristo nuestro Señor…

◘ ORACIÓN FINAL: “Os ruego, Madre mía de la Lanzada, hagáis con vuestro patrocinio duraderos en mí los afectos de devoción, eficaces mis resoluciones, firme mi voluntad y prácticos mis deseos. Os pido, que presentéis ante vuestro querido Hijo, las plegarias e intenciones por las que ofrezco este día de novena, y, que por los méritos infinitos del Divino Corazón y las súplicas de vuestro castísimo Esposo, S. José, alcance estas gracias.” AMÉN.

Novena Ntra Sra de la Lanzada  

Consulta nuestra novena