Page 1

Número 129 Diciembre 2015

VALENCIA

MISIONERA

La riqueza de la Iglesia Los misioneros enriquecen con su experiencia la Diócesis de la que surgieron

Misioneros en Berlín

¿Misioneros en Europa? Conocemos a una familia valenciana misionera en Alemania

El Santo Cáliz en Chile ¿Sabías que una réplica del Santo Cáliz fue llevada a Chile por los misioneros?


Edita: Secretariado Diocesano de Misiones. misiones-valencia@omp.es C/ Avellanas 22-4 46003 Valencia 96 392 24 12 Coeditores: Arzobispado de Valencia Director: Arturo Javier García Colaboran en este número:

Foto de portada: © Silvia Botella Fotografía

Delegación de Misiones Valencia @valenciamision misionesvalencia.blogspot.com.es

VALENCIA

Juan Sanchís Eladio Seco Juan López Aquilino Cayuela Vicente Berenguer Izaskun Lorenzo

MISIONERA

Secretariado Diocesano de Valencia


En esta misión encontrarás... En portada...

Infancia Misionera 2016: GRACIAS! Por que no hay una palabra con mayor significado.

Editorial: Los Misioneros enriquecen la Iglesia Valenciana.

4 El Delegado de Misiones de Valencia nos explica cuanto bien hacen los misioneros a sus diócesis de origen.

Desde el origen: Eladio Seco El Director de Manos Unidas Valencia nos cuenta que co- operación no se entiende sin MISIONEROS.

6

Francisco Misionero Repasamos lo más destacado de las visitas del Papa a Cuba y Esta- dos Unidos.

8

Fundación AdGentes: Misión Mimbomán. Conoceremos el trabajo realizado por las Siervas de la Pa- sión en Camerún con la ayuda de la Fundación Ad Gentes.

10

Encuentros de Oración por los Misioneros Valencianos. Descubrimos esta iniciativa que se lleva a cabo desde la Dele- gación de Misiones para rezar por los MISIONEROS

12

Misioneros en la capital de Europa.

14 ¿Se puede ser misionero allá donde aparentemente no

hay hambre ni guerras? Conoce a la familia Cayuela Salas.

Exposición “África abre sus puertas”. Nos adentramos en la exposición que nos ofrecen los Padres Combonianos en Moncada (Valencia).

17

Nos necesitamos para construir la sociedad del compartir. Entrevistamos al Padre Vicente Berenguer, 48 años en Mo 18 zambique Una réplica del Santo Cáliz en Chile. Don Juan Sánchis te acerca una curiosa historia sobre las Misiones, Chile y el Santo Cáliz.

22


Los Misioneros enriquecen la Iglesia Valenciana En efecto, nuestros misioneros están dando la vida, evangelizando por todo el mundo, y cuando regresan para un tiempo de descanso, muchos obligados por la salud, pero todos con deseo de reencontrar a familiares y amigos, Enriquecen nuestra diócesis con su visita y testimonio entre nuestro pueblo valenciano. Os ofrezco unas pocas de esas visitas que han pasado por la delegación para hacernos una pequeña idea de lo que es; del bien de ese intercambio.

La Hermana Elisa Verdú en Chokwe (Mozambique)

Una de las visitas de este verano ha sido la de Vicente Berenguer, desde Mozambique, que ha estado presente en Madrid en la sede del IEME, ha participado en los medios de comunicación con motivo de un precioso recital que organizaron para las escuelas que está construyendo, entre otras muchas actividades. La de Ramón Peris y Enrique Molina, desde Ecuador y Nicaragua, que coincidieron en su pueblo natal de Alcúdia donde celebramos, acogidos por el párroco don Daniel, una Misa, cena y testimonio misionero, muy entrañable y fructífero también.


Así como Hermenegildo desde Puerto Rico que nos informó de su cambio de parroquia, de cómo se está revitalizando al tener párroco. Y Elisa Verdú, de Alcoy que también nos contó con detalle toda su labor en Mozambique con 10.000 enfermos de Sida a su cargo, 1000 de ellos niños, con necesidades alimentarias y la oportunidad que nos brinda de ir a ayudar con voluntarios. O don José Luis Navarro en Marruecos que nos dejó en el seminario mayor un precioso testimonio de la convivencia con musulmanes y nos ofreció la posibilidad para jóvenes y para todos de ir a su monasterio a pasar unos días de oración, retiro, convivencia…

O Félix Ferre que ha regresado de nuevo a Cuba, con las dificultades para la vida ordinaria y la evangelización, con Ramón Rodríguez que también está en Cuba siempre en contacto con la delegación, así como José Siurana recién regresado de Cuba que nos presta una ayuda valiosa de testimonio, como casi todos los misioneros regresados. Sin olvidar la ayuda que nos prestaron Vicente Amargós y Carmen Sancho, a quienes pudimos entrevistar para la Hoja Misionera. Son muchos más, y no solo en verano, todo el año, y también los que desde la Misión nos tienen informados constantemente. Gracias de nuevo a Dios y a estos misioneros, que tanto aportan y que nos recuerdan ese mandato de nuestro Señor Jesucristo, urgente, de llevar el evangelio a todas las gentes. Son muchos los que todavía no tienen oportunidad de conocerlo, y sufren, pues ignorar a Cristo es la mayor pobreza humana. Arturo Javier García Delegado Diocesano de Misiones


Misiones y los proyectos de desarrollo En Manos Unidas trabajamos por los países más pobres del mundo; lo hacemos a través de la puesta en marcha de proyectos de desarrollo que permiten, a comunidades de esos países, lograr importantes mejoras en la lucha contra la pobreza material y espiritual, la falta de cultura y la marginación social. Anualmente se inician más de 600 proyectos en países de África, América del Sur y Asia, gracias a la generosidad de miles de españoles que nos apoyan con sus donativos o sus cuotas periódicas como socios. Para hacer posible la buena marcha de estos proyectos de desarrollo, se cuenta siempre con una organización local, del lugar donde se va a realizar el proyecto, para coordinar o dirigir y recibir la financiación directamente de Manos Unidas. Las entidades locales, o contrapartes, son las responsables de informar del progreso y exponer los resultados logrados. La mayor parte de estas entidades locales y organizaciones son religiosos y misioneros católicos, algunos de otras confesiones, y en otros casos instituciones como Cáritas que actúan en estos países. La confianza que los misioneros nos merecen es absoluta; su entrega extraordinaria, su buen hacer encomiable, y su ilusión y alegría por favorecer el desarrollo de esas comunidades donde actúan, son infinitas. La labor de las misiones no es del todo conocida por nuestra sociedad. El dato más característico de los misioneros es su inmediata inmersión social y cultural en el lugar donde llegan. Aprenden sus costumbres, su lengua; por lo que no sólo realizan una importante labor de formación cristiana, sino que con su presencia, su energía y su esfuerzo alcanzan magníficos logros en el desarrollo integral de las personas y sus comunidades. Otro dato más para que se valore el bien que la Iglesia Católica proporciona a la humanidad, no sólo en nuestro país, sino en los lu-


gares más olvidados por nuestra “orgullosa” sociedad occidental. De los 608 proyectos aprobados por Manos Unidas en el año 2014 , más de la mitad (327), han sido solicitados, coordinados y dirigidos por misiones u otras organizaciones de la Iglesia Católica.

Nuestra labor de apoyo a las comunidades más pobres no sería posible sin la presencia de las misiones, que gracias a las personas que entregan su vida por amor a Jesucristo, hacen posible un futuro a tantos hermanos nuestros del Sur. También el ejemplo de su magnífica entrega, es una fuente de motivación para los que nos dedicamos a la intensa labor de sensibilizar y concienciar a la población española. Fray Junípero Serra, canonizado recientemente por el papa Francisco en Washington, fue uno de los más insignes misioneros de nuestra historia; la gran empresa de su vida fue evangelizar y colonizar la Alta California, el actual Estado de California, durante el siglo XVIII. El padre Gómez Canedo nos remite al título de un libro Le sécret de Junípero Serra, para hacernos una breve descripción de las misiones que estaban a punto de establecerse: “buena catequesis, buena policía en el vivir y en el vestir, enseñar a los hombres el cultivo de los campos y el cuidado del ganado, y a las mujeres el arte de hilar, tejer y guisar”. Nuestros misioneros actuales siguen con esos objetivos. El desarrollo es previo y complementario a la formación cristiana MUCHAS GRACIAS A LAS MISIONES Eladio Seco Delegado Diocesano de Manos Unidas


Misericordia en Cuba y EEUU El pasado mes de Septiembre el Papa Francisco llegaba en visita pastoral a La Habana (Cuba) para hacerse presente junto a los católicos de la isla. Pese a ser este el motivo oficial de la visita, a nadie se le escapa que el principal motivo del viaje papal era promover la democratización del país y hacer un llamamiento a la reconciliación de todos los cubanos. Francisco presentó diferentes desafíos en Cuba. En su primer discurso habló de la libertad del espacio y los medios para proclamar la buena nueva, e invitó a la sociedad cubana a seguir el camino del encuentro con el otro. Francisco les acompañó en la celebración del centenario de la entronización de su patrona, la Virgen de la Caridad del Cobre.

“La v i d a a u t é n t i ca s e v i v e e n e l co m p r o m i s o co n c r e t o co n e l p r ó j i m o : S i r v i e n d o .” Durante su encuentro con los jóvenes les animó e invitó a soñar abierta e inclusivamente. El Papa dejó claro desde el primer momento que había llegado la hora de la reconciliación. De ese modo le pidió al presidente, Raúl Castro que Cuba transitase por caminos de justicia, de paz, libertad y de reconciliación.


Desde la Isla, Franciscó voló a EEUU, donde le esperaban 30.000 personas que fueron testigos de la elevación a los altares de Fray Junípero Serra. Este franciscano mallorquín fue evangelizador de California y uno de los padres de la patria estadounidense. Además, Francisco celebró la Eucaristía que clausuraba el Encuentro Mundial de las Familias, donde se dieron cita más de un millón de personas en una nueva y exitosa celebración familiar. El Papa también tuvo tiempo de pronunciar sus discursos ante Barack Obama, el Congreso, la ONU, los Obispos y visitó la Zona Cero en Nueva York. Además compartió una entrevista con víctimas de abusos sexuales ante los que declaró: “ Los crímenes y pecados de los abusos sexuales a menores no pueden ser mantenidos en secreto por más tiempo; me comprometo a la celosa vigilancia para proteger a los menores y prometo que todos los responsables rendirán cuentas”. El Papa estuvo también con las Hermanitas de los Pobres, quienes emprendieron en 2013 una batalla legal contra el Gobierno de Obama por la parte de la reforma sanitaria que afecta al control de natalidad, esterilizaciones y píldoras abortivas. Francisco les animó y apoyó en su lucha.


La Fundación Ad Gentes con Mimbomán (Camerún) La Fundación Ad Gentes lleva colaborando con las Siervas de la Pasión en Camerún desde 2011. A través de Sor Milagros Rejo conocimos la realidad de la misión en Camerún de las hermanas. Posteriormente, con visitas puntuales a la Casa Cuna Santa Isabel, tuvimos el privilegio de conocer y entablar amistad con la labor que las Siervas de la Pasión realizan en nuestra ciudad de Valencia y en sus misiones de Camerún y México. Han sido cuatro años en los que hemos tenido la posibilidad de echar una mano a la impresionante labor de promoción de la mujer, de defensa de la vida y de ayuda a la infancia que lleva a cabo esta congregación en su misión de Mimbomán, en Yaoundé (Camerún). En concreto, hemos ayudado a la construcción de una biblioteca, un aljibe, la reparación de una residencia comunitaria y centro nutricional infantil y la compra de un vehículo para que las hermanas atiendan sus obligaciones pastorales.


Mimbomán no es un sitio cómodo. En 2013 hubo una serie de crímenes rituales en el barrio que sembraron el terror entre los vecinos. Uno de los sospechosos fue esperado por la policía en el patio de la casa de las Siervas de la Pasión, porque vivía justo al otro lado de su parcela. Asesinatos, violaciones y abusos se ven facilitados por la falta de un suministro eléctrico fiable y por una concepción antropológica que da poco o ningún valor a la vida ajena. Las Siervas de la Pasión llevan en Camerún desde 1975, lo que les ha permitido un contacto con la vida cotidiana lo suficientemente cercano para entender las necesidades y desafíos a los que se enfrenta la población local.A la hora de llevar a cabo proyectos de desarrollo local, muchas veces nos encontramos con la tentación de interpretar la situación de la población desde nuestro propio punto de vista. Gracias a nuestros socios locales, misioneras y misioneros con años de experiencia sobre el terreno, conseguimos evitar el riesgo eurocentrista. El primer proyecto que realizamos con ellas fue la construcción de un aljibe para el internado en el que atienden a más de sesenta y cinco niños. El agua es uno de los principales vectores de desarrollo, pero no el único. Por eso, en el mismo proyecto, incluimos la instalación de una biblioteca que da servicio a unos cuatrocientos cincuenta niños en edad escolar. La colaboración de la Fundación Ad Gentes con esta presencia de la Iglesia entre los más pobres ha venido siempre marcada por la doble necesidad de desarrollar y evangelizar, porque un desarrollo entendido en cristiano no puede únicamente facilitar los medios de subsistencia física: debe también apoyar la atención espiritual. Por eso, en colaboración con el Fondo para la Nueva Evangelización de la Conferencia Episcopal, el último proyecto que hemos llevado a cabo con ellas ha sido la ayuda para la compra de un vehículo con el que poder desplazar a las hermanas y novicias a las zonas en las que desarrollan su actividad puramente pastoral. Juan López Fundación Ad Gentes


Encuentros de oración por los misioneros valencianos La Delegación de Misiones de Valencia viene organizando desde 2014 un encuentro de oración mensual para rezar por los misioneros y las vocaciones nativas. Estos encuentros itinerantes tienen lugar en los diferentes monasterios de la diócesis. Las comunidades religiosas acogen muy gustosamente estos encuentros y se implican al máximo en la organización. La Hermana Izaskun (misionera del Sagrado Corazón) se encarga de coordinar estos encuentros, que tienen como parte central la Adoración al Santísimo. Además, en cada uno de ellos se lee un testimonio de un misionero valenciano donde cuenta la situación que vive allí donde Cristo le ha llamado. Hasta este momento se han celebrado oraciones en los conventos de las Carmelitas Descalzas de Villar del Arzobispo, Franciscanas Clarisas de Valencia, las Dominicas de Xàtiva, las Dominicas de Torrent, las Carmelitas de la Antigua Observancia de Onteniente, las Clarisas Capuchinas de Valencia, las Agusti-


nas Descalzas de Beniganim, las Oblatas de Cristo Sacerdote de Moncada, las Agustinas Recoletas de Denia, las Carmelitas Descalzas de Godelleta, las Agustinas Recoletas de Requena, las Cistercienses de Benaguacil, las Franciscanas Clarisas de Cocentaina, . Este curso la oración ya se ha celebrado con las Hermanas de la Visitación de Godella, las Franciscanas Clarisas de Oliva y las Hermanas Dominicas de la Orden de Predicadores de Paterna. Estas oraciones tienen una periodicidad mensual y son cada vez más los fieles que se unen para rezar por todos los misioneros y misioneras. Los misioneros que ya han ofrecido su testimonio (escrito) remarcan que necesitan muchas oraciones, y es lo mínimo que podemos hacer por ellos. Si eres misionero nos encantaría contar con tu testimonio para que todos podamos conocer tu realidad y tenerte más presente en nuestras oraciones.


Misioneros en la capital de Europa

Me llamo Aquilino Cayuela, casado con Carmen y padre de cuatro hijos: Luis (19 años); Andrés (17 años); Isabel (16 años) y Ester (12 años). Hasta agosto de 2012 era Profesor Titular de Filosofía Moral y Política en la Universidad CEU Cardenal Herrera, de Valencia, y hasta ese mismo curso había sido el Vicedecano en la Facultad de Derecho, Empresa y Ciencias Políticas, donde era también Director del Departamento de Ciencia Política, Ética y Sociología. Se puede decir que en ese momento y cumplidos (entonces) los 45 años, tenía “mi vida hecha”. Entonces la llamada del Señor nos tocó a mi mujer y a mí y en ese año nos ofrecimos como Familia en Misión. Mi mujer y yo pertenecemos al Camino Neocatecumenal desde jóvenes y tras este tiempo de vivir nuestra fe en una comunidad de la Parroquia de San Isidoro, sentimos, por agradecimiento al Señor, la llamada a poner nuestra vida en sus manos e ir a cualquier parte del mundo a anunciar el Evangelio y servir a la Iglesia. Cuando uno piensa en ir a la misión piensa en países de África, Asia o América Latina, nunca en Europa: A nadie se le ocurriría que la evangelización en el norte de Alemania o en la Suiza alemana es, no solo muy necesaria, sino, en muchos aspectos, más dura y difícil que en Hispanoamérica o algunos lugares de África. Así es , sin embargo: Cuando llegamos en ese verano de 2012, el gobierno Alemán había retirado las principales ayudas a los extranjeros que venían en busca de trabajo a montones, y había endurecido las medidas a la hora de aceptarlos, particularmente a los de la propia Unión Europea, porque la crisis de Grecia, España e Italia, y ciertas campañas de estos países, habían movilizado una gran cantidad de emigrantes y Alemania quería disuadirlos. La prensa, además, hablaba en esos días de “la mentira del sur” proponiendo la imagen de los que podría ser un campesino (griego, español o italiano) montado en un burro de cuyas faltriqueras caían los fajos de billetes de euros. Los del sur éramos vistos como derrochadores irresponsables que teníamos ahora la desfachatez de ir allí a pedirles


dinero o trabajo. Es cierto que en nuestro primer año padecimos ese ambiente de hostilidad por estas circunstancias, éramos unos inmigrantes más. Aunque sería injusto no indicar que a los alemanes los españoles no les caemos especialmente mal, cuando dices que eres español a muchos les traes a la memoria una vacaciones en Mallorca o en la costa de Alicante. Era más bien una situación coyuntural

Luis, Andrés, Isabel y Ester a su llegada a Berlín.

Realmente mis hijos en este tiempo se llevaron la peor parte, el primer año de colegio fue duro: Primero con el idioma, segundo con el rechazo hacía los extranjeros del sur de Europa y, por último, con la pérdida de un año académico de cada uno por causa del idioma. Lo bueno de todo esto, es la rapidez y facilidad con la que han aprendido alemán, con que la que se han integrado y, sobre todo, con la madurez con que han pasado, sus dificultades y sufrimientos aquí, cogidos a la fe; aceptando sus tribulaciones (rechazo, incomprensión, adaptación a una cultura exigente) como acontecimientos donde Jesucristo estaba ahí para ayudarles. De lo que aparentemente podían ser perdidas hemos sacado todos una riqueza. En cuanto a los frutos, puedo decir que en este tiempo hemos catequizado en la Parroquia de San Nicolás, de Berlín, donde se aloja la Misión de habla española: Una parroquia llevada por Exiquio, un párroco mejicano, donde los domingos acuden a la misa principal en español unas 300 o más personas de distintos países de Iberoaméri-


ca y, por su puesto, algunos de España. Aquí hemos hecho catequesis para adultos y ayudado a este párroco a preparar a novios para el matrimonio cristiano; en esto nuestros hijo nos han ayudado y acompañado mucho. Actualmente hay una comunidad neocatecumenal de 26 hermanos, de distintos países, y se han casado doce parejas de jóvenes que hemos preparado para el matrimonio. Hemos cogido todo este momento de gran emigración y mucha gente viene aquí con problemas y sufrimientos en busca de un porvenir; lo único que hemos hecho ha sido anunciar a Jesucristo, siendo inmigrantes entre los inmigrantes, y hacer que encontrasen en la Iglesia su lugar de descanso.

Carmen y Aquilino en la celebración del 25 aniversario de la caída del Muro

El otro fruto es mi labor es en el seminario Redemptoris Mater de Berlín, único seminario diocesano que existe aquí en el noreste de Alemania, teniendo en cuenta que es un territorio tradicionalmente protestante y tras la guerra mundial una zona dominada por el comunismo, de la antigua República Democrática Alemana que ha llevado a la mayor tasa de ateísmo del mundo (en esta zona del este de Berlín). Hay este año veinticinco seminaristas a los que enseño las materias de filosofía y la teología moral. Tengo la satisfacción de que las dos últimas promociones de sacerdotes que se han ordenado en Berlín han sido mis alumnos. Esta tarea sería imposible sin la ayuda y el sostén de mis hijos y, sobre todo, de Carmen, mi mujer. Y nada más, solo pediros que recéis por nosotros. Familia Cayuela Salas Misioneros en Berlín


África abre sus puertas

Este es el título de la exposición con la que los Padres Combonianos nos acercan un poco más a este continente. A través de los objetos y artículos, se presentan los valores sociales, históricos, artísticos y humanos de este continente, destacando su lado positivo y único, porque África va más allá del ébola o de las pateras”, han añadido. Las piezas son artesanales y elaboradas con materiales originales traídos por los mismos misioneros. La exposición lleva abierta más de un año y por ella han pasado cantidad de visitantes. La entrada es gratuita previa cita ya que se trata de una visita guiada y está especialmente recomendada para grupos escolares, asociaciones y todo tipo de organizaciones. Entre las 150 piezas figuran máscaras, estatuas, armas, instrumentos musicales, juguetes, objetos de la vida diaria y artículos religiosos que proceden de un amplio abanico de países y pueblos de África, en donde los misioneros combonianos están presentes. Información y visitas en el teléfono: 961 391 200 Dirección: Avenida Daniel Comboni, 9 de Moncada.


“Nos necesitamos para construir la Sociedad del Compartir” Entrevistamos a Vicente Berenguer, sacerdote diocesano nacido en Teulada (Alicante). Nos cuenta cómo han transcurrido sus 48 años en Mozambique. ¿Cómo surge su vocación misionera? Estando en el seminario formaba parte del sector de misiones, leía revistas y en alguna de ellas encontraba textos de misioneros valencianos como Vicente Abad, Alexandre Alapont…unos en África otros en América Latina…y así surgió esta vocación. Y para ir a estos lugares tenías que ir al seminario de Misiones en Burgos. Por eso al terminar Filosofía, marché a estudiar Teología a este seminario. En Burgos pedí ir a Mozambique porque allí tenía compañeros, había leído sus cartas y allí que me fui. ¿Qué se encuentra cuando usted llega a Mozambique? Primero te choca verlo todo tan “negro”. Fui en barco, tardamos 21 días en llegar. Recuerdo llegar a puerto y ver todo aquello que entonces era colonia portuguesa y no entender nada de lo que allí ocurría. Había leído algo sobre el colonialismo, pero verlo y vivirlo fue muy diferente. Ver que entre el pueblo africano que era el 99%, manden unos pocos colonos…eso me chocó bastante. Me enviaron al norte, en el distrito de Tete. Entonces Mozambique era una provincia de Portugal. Comencé a trabajar en una compañía minera de carbón. Allí estaba Miguel Antoni que era un misionero de Moncada, uno de los que me atrajo para ir allí. De ahí me marché a una misión en el interior del país, a Changara. En ese momento empezó la lucha por la independencia de Mozambique. Había guerillas del Frente de liberación, evidentemente nosotros apoyábamos la Independencia de Mozambique dentro de las posibilidades. En el año 1972 las tropas portuguesas me dieron 24 horas para salir de la misión. Me pusieron un camión ahí y me llevaron 14 kilómetros hasta Changara Sede. En abril del 73 me aconsejaron salir de Mozambique y ya no con-


seguí volver hasta la Revolución de los Claveles de Portugal. Entonces se hizo un gobierno de transición y en Noviembre de 1974, con este gobierno de transición ya podemos volver a Changara. En Julio del 75 se proclama la Independencia de Mozambique.

¿Desde el punto de vista del sacerdote, se apoya la independencia? La independencia y la liberación se apoyan al 100%. ¿Y los medios para conseguirla? La guerrilla y eso es diferente pero te das cuenta que ellos no tenían otra forma. El gobierno portugués no cede en nada. Había cuatro partidos políticos y cada uno luchaba por una parte. Nosotros apoyábamos la independencia, no la guerrilla pero sí la independencia. Cuando se consiguió fue muy emocionante ver bajar la bandera colonial y subir la bandera de Mozambique. Después de esto se declara una república popular. Entonces las misiones tenían hospitales, colegios…y todo eso se nacionaliza. Pero claro, la jerarquía en la Iglesia era 100% portuguesa aunque rápidamente empiezan a poner los primeros obispos mozambiqueños. Reaccionan en contra de las nacionalizaciones. Las congregaciones que estábamos allí nos dimos cuenta que es desde dentro donde hay que trabajar. Por eso actuamos desde dentro del marxismo.


Era el único modo de continuar teniendo peso en la educación y en la sanidad. Estuve como profesor y luego me nombraron director de una escuela industrial y comercial. Yo no sabía ni de comercio ni de industria, pero me metí allí a organizar la escuela. Continuaba atendiendo a la parroquia, pero también dirigía la escuela que pertenecía al partido del poder, que era marxista. Pero me respetaban a mí, mi forma de pensar y sobretodo mi fe. Por eso convivimos ahí. Después de esta etapa comienza una guerra civil porque había un sector que quería destruir la república popular. Durante 16 años destruyen el país, queda totalmente arrasado. Tras esto, se constituye desde Roma la República Democrática de Mozambique. Llega un tiempo de abertura, la Iglesia ya es bien vista, la mayoría de los obispos ya son mozambiqueños… Continuamos ayudando desde dentro en este “nuevo país” más democrático. Marché a Maputo, allí estuve preso 4 días por defender los derechos de los estudiantes. Me quedé trabajando en el Ministerio de Educación en Maputo. Allí trabajé durante 11 años, compaginaba esto con una parroquia grande. ¿Cómo

conviven

con

otras

religiones

en

Mozambique?

Pues hay una gran cantidad de musulmanes. En Ressano García tenemos la Iglesia Católica, cuatro mezquitas, los protestantes y además una serie de sectas africanas…allí convivimos todos. Entre todos intentamos transmitir que somos hermanos y nos necesitamos para construir esa sociedad de compartir. Por suerte no hay extremismos de ningún tipo. Hemos logrado construir con el apoyo de Europa una escuela secundaria y bachillerato donde tenemos más de 1000 alumnos, los profesores los paga el gobierno y tenemos mucho peso en las decisiones. Y aquí estudian todos, sin distinción de religión y convivimos todos muy bien.

¿Cuáles son los principales problemas con los que se encuentra hoy en día Mozambique? En Mozambique hoy en día todavía hay partes por mejorar. En la sanidad hay muchas cosas por mejorar, mucha falta de sanitarios y puestos de sanidad. Se está avanzando pero todavía queda por crecer.


En la educación es parecido. En todo el distrito tenemos solo dos escuelas que tienen bachillerato. Y por supuesto la pobreza. La gente tiene necesidades económicas serias y los gobiernos no tienen esta fortaleza para ayudarles a generar recursos. ¿En qué proyectos está trabajando ahora? Estaba muy preocupado con un tema y es que allí no existe oficialmente la preescolar. Y he construido en cinco poblados escuelas infantiles, pagamos los monitores, la comida…con ayudas que nos llegan desde fuera. Intentamos que poco a poco el gobierno oficialice estos centro para que pasen a sus manos en el aspecto económico. En uno de los poblados no habíamos construido el centro todavía, pero gracias a eventos como el concierto que realizaron en Valencia, vamos a poder construirlo en breve. En 2012, la Generalitat Valenciana entregó al Padre Vicente la Distinción de la Generalitat. Vicente Berenguer Misionero Diocesano en Mozambique


Una réplica del Santo Cáliz en Chile Valencia se honra de guardar el Cáliz que Jesús tuvo en sus manos en la Cena del Jueves Santo. Datos arqueológicos y fidedignos avalan esta antigua tradición.

Don Carlos Osoro, el anterior arzobispo de Valencia solicitó a la Penitenciaria Apostólica el que cada cinco años se pudiese celebrar el Año Jubilar de Santo Cáliz para venerar tan insigne Reliquia y promover el culto eucarístico en la Diócesis y en cuantas personas se acerquen a su veneración. Conseguido este privilegio, nuestro cardenal arzobispo, Antonio Cañizares, presidía la Misa el pasado 29 de octubre, fiesta anual del Santo Cáliz, dando comienzo al primer Año Jubilar y bendecía cinco Réplicas de esta Reliquia y las entregaba a otras tantas parroquias de nuestra Diócesis. Será bueno recordar que desde 2008, con motivo de que conmemoráramos los 50 Años de la colaboración de la Iglesia de Valencia con la de Copiapó, hay una Réplica de tan insigne Reliquia en la Catedral de esa diócesis del Norte de Chile. Don Agustín García Gascó, entonces Prelado Valentino, quiso obsequiar a aquella Diócesis con una Réplica del Santo Cáliz y delegó en su Obispo Auxiliar, don Enrique Benavent, para que nos acompañara en septiem-


bre de 2008 a diez de los sacerdotes que habíamos colaborado en años anteriores y que fuera el portador de la Reliquia. Desde entonces va presidiendo las principales celebraciones eucarísticas del año y constituye un recuerdo de la intensa colaboración de nuestra Iglesia con aquella hermana de Copiapó. Todavía Valencia está allí presente con nuestros sacerdotes Antonio Vargas en Copiapó y Enrique Sarneguet en Huasco, con las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, el Monasterio de la Inmaculada de las Madres Dominicas y las Obreras de la Cruz en el Mineral de el Salvador.

Una manera de extender la devoción al Santo Cáliz puede ser que la Iglesia de Valencia obsequiara con esta venerable Reliquia a algunos de sus Misioneros que están comprometidos en diversos lugares de la Iglesia Universal. Juan Sanchis. Misionero Valenciano


Secretariado Diocesano de Valencia


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.