Page 1

EL ARTE RUPESTRE LEVANTINO DE LA LAGUNA DEL ARQUILLO (MASEGOSO, ALBACETE) * Miguel Ángel Mateo Saura Juan Francisco Jordán Montés José Luis Simón García RESUMEN Presentamos el estudio de una nueva estación de arte rupestre levantino, descubierta en los años setenta del siglo XX, pero que permanecía inédita. Se encuentra próxima a la población de Alcaraz, en concreto en la aldea de Masegoso, en los cingles en torno a una laguna natural del río Arquillo. Entre las representaciones sobresale la figura de un ciervo, de unos 25 cm de longitud, provisto de unas destacadas cuernas, un cáprido, que junto a una figura humana parecen definir una escena de caza, dos cuadrúpedos, posiblemente cápridos, y restos de otros motivos. Junto a la Cueva del Niño de Ayna y el recientemente descubierto Abrigo del Arroyo de Hellín de Chiclana de Segura, esta nueva estación del Arquillo, evidencia probables vínculos con los grupos de cazadores y recolectores del potente núcleo del Alto Segura.

ABSTRACT We present a study of the new stage of levantine rupestrian art, discovered in the 1970’s, which remained inexplored. It is located near Alcaraz, exactly in Masegoso village, around a “rock wall” and natural lake in Arquillo river. Arroung the scenes we can point out a the picture of a 25 cm deer whith big horns,a goat, and human figure which both represent a hunting scene, two cuadrupeds, posibly goats, and other figures. Together with the Cueva del Niño in Ayna and the recently discovered Abrigo del Arroyo de Hellín in Chiclana de Segura, this new stage on the river Arquillo shows they are probably related to those groups of hunters and gatherers of area in Alto Segura. -----------------------------------------------* Artículo publicado en las actas del congreso Arte rupestre en la España mediterránea (Alicante, 25 al 28 de octubre de 2004).


I. ANTECEDENTES E HISTORIA DE LA INVESTIGACIÓN.

Hace unas dos décadas, uno de nosotros (J.L.S.G.), durante unas maniobras y ejercicios castrenses realizados en el ejercicio del servicio militar, descubre de manera ocasional la estación con arte rupestre que aquí presentamos como novedad en la investigación del arte rupestre levantino de la provincia de Albacete. El recuerdo de aquel descubrimiento permaneció en la memoria hasta que, tras diversos avatares, y animados por el Museo Comarcal de Hellín decidimos rescatarlos del silencio. Tras una visita de tanteo al lugar, confirmamos, en efecto, la existencia de una estación rupestre inédita en el perímetro del paraje de la laguna del Arquillo, en Masegoso, tras lo que solicitamos los correspondientes permisos de documentación y de prospección de su entorno geográfico a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, a fin de iniciar su estudio. Hasta el presente, los trabajos de investigación más próximos al área de las pinturas y del municipio de Masegoso, ya que en él no se ha realizado ninguno, se encuentran en la carta arqueológica de Riopar (Jordán y Noval, 2002) y en algunos hallazgos de arte rupestre en la zona de Los Batanes de Alcaraz, al sur de Masegoso, estudiados por J.M. Pérez Burgos (1996). Por su parte, más al norte, hemos de citar los estudios efectuados sobre los yacimientos del Bronce que constituyen las morras del Quintanar de Munera que, instaladas con sus impresionantes edificios y murallas en un paisaje similar a nuestra área de investigación, fueron estudiadas originalmente por E. García Solana (1966), y los trabajos realizados sobre el extenso yacimiento de la colonia romana de Libisosa (Lezuza) (Sanz, 1989; Uroz, 2002). Sin embargo, el espacio geográfico concreto donde se localiza la nueva estación rupestre permanece virgen para la investigación, debiendo culpar, quizás, de este vacío a la fragosidad y el aislamiento que lo caracterizan. Parece confirmase, una vez más, que los “prospectores” escasean cuando el paisaje impone su realidad. II. LOCALIZACIÓN Y ESPACIO GEOGRÁFICO.

La estación rupestre se sitúa en el entorno inmediato de la laguna llamada del Arquillo, a unos 500 mts. al norte de la misma, en un estrechamiento natural entre peñas que existe en el cauce del arroyo homónimo, en la margen derecha. La cota de altitud a la que se encuentran las pinturas es de unos 970 m.s.n.m.

2


El

espacio

consideramos,

que

geográfico

que

merecería

una

exploración posterior, además de una prospección intensa, abarca desde el río Pesebre o del Arquillo, que nace de la dicha laguna del Arquillo, al oeste, hasta el río Masegoso, al este, especialmente en el tramo de la aldea del Ituero. Y desde el río Jardín, al norte, hasta la citada laguna, al sur. Todos estos cursos de agua se inscriben, por tanto, en la cabecera del río Júcar. Se trata de un paisaje de lomas redondeadas y suaves pendientes, cubierto por una vegetación de bosque mediterráneo en el que, junto a especies variadas de matorral, sobresale la presencia de especies de porte arbóreo como el pino o la encina.

III. LA ESTACIÓN RUPESTRE.

El frente rocoso en el que se localizan las pinturas está dividido realmente en tres grandes alvéolos, con una roca caliza muy erosionada y alterada por los agentes externos. Hasta mediados del pasado siglo XX aquel abrigo y otros colindantes estuvieron ocupados por casas semi-rupestres de campesinos. Hoy en día todavía se distinguen restos de muros anclados en el cingle, basamentos de construcciones en el suelo y vestigios de hornos y alacenas que aprovechaban los nichos y las oquedades abiertas en la roca. En efecto, en la orilla opuesta del arroyo del Arquillo, tanto alrededor de la laguna, aguas arriba, como en las cárcavas que se levantan aguas abajo, aparecen restos de viviendas troglodíticas que, al menos, acogieron a una decena de

familias.

La

toponimia

corrobora lo observado sobre el terreno:

Cuevas

de

Arriba,

Cuevas de Enmedio, Cuevas de Abajo. Dicho poblamiento rural,

3


tanto el de la laguna, como el del arroyo y el vecino a la estación rupestre, ha desaparecido hoy día por completo. En su día existió también un batán, el llamado Batán Viejo, justo a la salida del agua de la laguna del Ojo Grande del Arquillo. Una nave industrial abandonada y la infraestructura básica para un camping que nunca inició su vida útil, son otros restos humanos recientes. La única presión humana en la actualidad es la de turistas ocasionales que se aventuran hasta la laguna y que, dada la localización topográfica de las pinturas, desconocen por completo su existencia. Hemos de advertir que los motivos pintados se encuentran fuera de la altura normal del ser humano, alojadas en una pequeña hornacina de entre las varias que horadan el bloque rocoso, a más de 4 metros de altura por encima del observador. Esto supone una dificultad añadida a la hora de hacer las tomas fotográficas de las figuras. Con una altitud de 970 m.s.n.m. y una orientación sur-suroeste, la pequeña cavidad pintada presenta unas modestas dimensiones de apenas 0,75 m de anchura, 0,70 m de altura y una profundidad máxima de 0,80 m. IV. DESCRIPCIÓN DE LAS PINTURAS.

Las representaciones ocupan toda la superficie útil del fondo de la concavidad, formando un friso continuo de 0,60 m. Abre el panel, por la izquierda, una magnífica representación de cervino que, provisto de una cornamenta profusamente ramificada, exhibe un buen tratamiento de las proporciones anatómicas. Orientado hacia la izquierda, manifiesta una clara actitud estática, en la que no se insinúa movimiento alguno, como reseña el alineamiento en paralelo de sus extremidades. Muestra unas dimensiones de 18 cm de ancho y 25,2 cm de alto. A escasos centímetros a su derecha vemos los restos de una figura, de la que apenas apreciamos unos trazos verticales y un único trazo horizontal. Sin que queden otros restos alrededor que pudieran haber pertenecido en su origen a la figura, nos

4


recuerda mucho a aquellas figuras de arquero que sujetan en una de sus manos un manojo de vástagos de flecha, aunque hemos de reconocer que la propuesta resulta atrevida dada la falta de más evidencias. Mide 5 cm de ancho y 12 cm de alto.

El grupo más numeroso y compacto de figuras lo encontramos unos 20 cm a la derecha de la figura anterior. Abre el panel por la parte superior una representación de caprino, de muy buena morfología como denota el correcto tratamiento de los volúmenes. Un trazo rectilíneo dispuesto sobre el dorso lo interpretamos como un venablo, dada su proximidad a una figura humana que proponemos como arquero. Mide 18 cm de ancho y 11,2 cm de alto. A su lado, por la derecha, vemos la citada figura de arquero. Mal conservada, sí documentamos parte de la cabeza, un solo brazo, la cintura escapular, bajo la que se desarrolla un tronco de trazado filiforme, y las dos piernas, apenas separadas. Aunque no se conserva resto alguno del supuesto arco, el hecho de que tenga el brazo extendido hacia el frente, afrontado al caprino, y dada la presencia del trazo lineal clavado en el cuerpo de éste, creemos que no resulta arriesgado caracterizar esta figura como la de un arquero. Mide 12 cm de alto. Debajo de la figura humana encontramos dos representaciones de animales de formas distintas a las hasta ahora vistas. Frente a los modelos cuidados del cervino y el caprino descritos, en éstos apreciamos formas más descuidadas, hasta el punto de que de una de ellas no podemos precisar la especie de que se trata, aunque sin duda pertenece al grupo de los pequeños rumiantes, mientras que en la otra, de nos ser por la presencia de dos cortos trazos en la cabeza, que nos permiten adscribirla al grupo de los caprinos, tampoco podríamos reseñar de que especie se trata. Asimismo, la más grande

5


muestra una línea ventral muy marcada, que unido a una línea dorsal curvada, le otorga un cuerpo excesivamente redondeado. La figura mayor mide 8 cm de ancho y 6,5 cm de altura, mientras que la menor mide 7,5 cm de ancho y 3,7 cm de altura.

Cierra el panel, por la izquierda, una extraña figura geométrica que se asemeja a un número “8”. Sus dimensiones son de 4,2 cm de alto. Todas las figuras muestran un color rojo, si bien apreciamos diferentes tonalidades que achacamos a una degradación diferencial del color base que, por lo analizado, se corresponde, como referencia objetiva de comparación, con un Pantone 173 U. El estado general de conservación de las pinturas es aceptable, aunque en todos los motivos

hemos

de

reseñar la presencia de descamaciones

de

la

pintura, más acentuados en la figura humana, sin duda la más degradada de todas, y en el caprino. Por su parte, formaciones orgánicas de líquenes también han afectado a las representaciones situadas en la parte más alta del panel.

6


V. COMENTARIO.

El hallazgo de estas pinturas de la Laguna del Arquillo supone, como primera consecuencia, la ampliación del área geográfica afectada por el horizonte cultural levantino hasta sectores en los que no sospechábamos que pudiera haber manifestaciones pictóricas de este estilo. Es cierto que, como hemos declarado en este mismo trabajo, no podemos decir que se haya efectuado hasta el momento un trabajo sistemático de inspección de todo el territorio, pero las búsquedas puntuales que hasta ahora se habían realizado en estos sectores más norteños únicamente habían dado como resultado el descubrimiento de pinturas de estilo esquemático, en concreto las del Abrigo de los Batanes en Alcaraz (Pérez, 1996), la Cueva de la Graya en Yeste (Ibidem, 1996) y la Tenada de los Atochares, también en Yeste (Mateo y Carreño, 2001). Los únicos testimonios que conocíamos de arte levantino se restringían a los pocos motivos pintados en la Cueva del Niño de Ayna, sobre el curso del río Mundo. Además, la importancia de esta estación rupestre como hito en estos lugares norteños, se ve reforzada por el hallazgo de pinturas levantinas en la cercana cuenca del río Guadalmena, aunque en un punto más sureño, próximo a la Sierra de Segura. En concreto, las figuras de cuadrúpedos y la pareja de humanos del Abrigo del Arroyo de Hellín, no sólo abren un nuevo frente de investigación, sino que constatan la existencia de una nueva área de expansión del arte levantino en sectores que hasta el momento creíamos vacíos de manifestación rupestre alguna. Por el momento y hasta que eventuales nuevos descubrimientos nos lleven a modificar nuestros postulados, dadas las características morfológicas de las representaciones, somos partidarios de vincular estrechamente estos yacimientos levantinos de la Cueva del Niño, del Arroyo de Hellín y de la Laguna del Arquillo, al potente foco estructurado en torno al Alto Segura, que agrupa a un conjunto de más de 70 abrigos y que afecta a los municipios de Nerpio y Letur en Albacete, Santiago de la Espada y Pontones en Jaén, y a Moratalla en Murcia (Mateo, e.p.). Las cabezas de aspecto triangular de las figuras humanas, la desproporción entre un cuerpo demasiado alargado con respecto a unas piernas muy cortas, o la estructura general de las figuras de los animales, con un buen tratamiento general de las proporciones anatómicas, son sólo unos pocos de los rasgos generales de este núcleo del Alto Segura. En la evolución interna del panel de la Laguna del Arquillo creemos que podemos establecer, al menos, dos momentos distintos de desarrollo, sin que podamos fijar, no obstante, prioridad entre ellas dada la ausencia de superposiciones cromáticas. Una fase

7


estaría integrada por la figura de cérvido, el cáprido mayor y la figura humana, con la que el caprino conformaría una escena de caza, mientras que la otra etapa la definirían las dos figuras de cuadrúpedo más pequeñas y los otros motivos, el que describimos en forma de “ocho” y el otro indeterminado. La filiación de estos dos últimos a la segunda fase la apoyamos en el tipo de trazo empleado, de mayor grosor que el utilizado en las figuras del ciervo y la cabra, y similar al de estos otros animales. La escena de caza, que definimos por la presencia de un trazo rectilíneo en el lomo del animal y por los restos de pintura que apreciamos frente al humano, y que debemos interpretar como fragmentos del brazo del mismo y de un eventual arco, responde así al esquema general de las escenas de caza individual en las que un sólo cazador se aproxima hasta su presa en clara actitud de disparo. Mención especial merece la figura del ciervo, sin duda la más destacada, de forma intencionada, por el artista levantino al proveerla de una cornamenta profusamente ramificada. El ciervo ha sido considerado en multitud de culturas, tal y como nos describe M. Eliade (1985), como un animal psicopompo, conductor de almas, pero también como heraldo de divinidades y guía trascendente de héroes primordiales. Nuestra cultura ibérica prerromana ya lo representó como un animal que participaba en determinados ritos de tránsito de los héroes o durante cazas, las cuales eran alegorías del paso hacia la otra existencia (Jordán et alli, 1999). Sin duda, constituyó un elemento básico en la religiosidad indígena y en los monumentos funerarios se le observaba como animal guardián y protector de tumbas, además de guía de difuntos, desde Lusitania hasta Celtiberia, según nos explica Blázquez (1983). El general romano Sertorio, probablemente inspirado en relatos de los nativos de Hispania, aseguraba que de una cierva blanca obtenía oráculos, con cuyos mensajes conseguía sorprender la ingenuidad de sus leales, anunciando victorias militares (Plutarco, XII). Las ciervas en piedra halladas en las necrópolis ibéricas, por ejemplo en Caudete y, quizás, en Cercado Galera, ambas en Albacete, nos están indicando un conjunto de creencias funerarias en las que este animal alcanzaba un especial protagonismo como ser apotropaico y como guía de los difuntos en su último tránsito (Chapa, 1980, 1986). En efecto, otro cérvido estuvo posiblemente estuvo vinculado a la cámara funeraria de Toya (Jaén). Y en el Museo Arqueológico de Sevilla, procedente de Osuna, se custodia un relieve en el que una cierva amamanta a un cervato, a la vez que ella se alimenta de una

8


palmera, alegoría del árbol de la vida y, en conjunto, expresión de la idea de fecundidad cósmica que emana del ciervo como especie. Mas esta serie de mitos tuvo que extenderse por todo el ámbito y mundo euroasiático, ya que los hunos, como nos describe Jordanes, descubrieron el mundo que existía más allá de sus pantanos gracias al seguimiento que hicieron a una cierva desconocida, la cual reveló el paso que les conduciría fuera de las fronteras naturales de sus ancestros. De modo similar, un ciervo guía al rey Arturo en los inicios de la búsqueda del Santo Grial (Campbell, 1959). En el Caldero de Gundestrup (Bergquist y Taylor, 1987; Tylor, 1992), el ciervo aparece como elemento primordial de las escenas presididas por el dios Cernunnos, quien se muestra acompañado de un ciervo y luce en su cabeza cuernas de dicho animal. Y de las cuernas de ambos, del dios y del ciervo, brotan tallos vegetales, lo que corrobora la unidad ciervo-árbol. Pero es en la pintura rupestre esquemática y levantina de España donde el ciervo es protagonista de numerosas escenas que, en apariencia son de caza, pero que pueden interpretarse como alegorías de valores trascendentes o como elementos básicos de rituales chamánicos. Consideramos decepcionante que en la historiografía española obras como la de R. Grande del Brío (1987) hayan pasado casi desapercibidas, acaso porque plantea análisis desde la antropología cultural, como detallaba F. Jordá en la introducción que realizaba a un libro suyo. Mas nosotros estamos convencidos de que, en efecto, determinadas escenas no se pueden explicar ya, simplemente, desde las perspectivas de la caza o de las relaciones sociales y económicas. Así ocurre, por ejemplo, con el magnífico ciervo con árbol del Abrigo del Barranco de Estercuel, en Alacón (Teruel) (Beltrán y Royo, 1994), en el que ambos contribuyen a que dos chamanes se encaramen a una bolsa donde pululan varias seres esquemáticos, acaso almitas (Jordán, 1998), por más que algunos investigadores porfíen, legítimamente, en no rebasar la tenue línea de antropología. O bien, tal y como ocurre en la cuenca del río Zumeta, las cuernas del ciervo son símiles de las ramas del árbol primordial (Jordán, 2001; Mateo, 2003). Además, ramas y cuernas caen y renacen en el resurgir cíclico de las estaciones, por lo que es posible que aquellos ancestros establecieran una muy íntima vinculación entre el ciervo y el árbol. Del mismo modo, las extraordinarias escenas del Abrigo del Milano de Mula (Murcia) o del Arroyo Hellín en Chiclana de Segura (Jaén), delatan la existencia de mitos en los que una pareja humana, hombre y mujer, brotan del cuerpo de un ciervo.

9


Probablemente están narrando tutelas espirituales o surgencias de divinidades de la caza. Igualmente, los toros-ciervo de la Cueva de la Vieja (Alpera, Albacete) o del Monte Arabí (Yecla, Murcia), creemos que están indicando un viaje de carácter chamánico, ya que en la primera de ellas un arquero con penacho de plumas, que coge arco y flechas de forma ritual, por los extremos y hacia arriba, levita sobre las cabezas de los animales guía, los cuales le conducen o le impulsan en su vuelo extático. Hace algunos años, F. Jordá (1976) ya realizó un amplio análisis de la figura del toro en la pintura rupestre postpaleolítica española. Creemos que fue una idea muy acertada el escoger una especie animal y desentrañar sus posibles significados para la mentalidad de nuestros ancestros cazadores y recolectores de serranía (Ayala y Jiménez, 1997/98). Esta muy modesta aportación nuestra ha pretendido rendir homenaje al que consideramos gran maestro en la interpretación de esta manifestación del espíritu humano. Como comentábamos al principio, siguiendo con fidelidad a M. Eliade (1978), el ciervo es un animal psicopompo en numerosas culturas (Viñas y Saucedo, 2000), y guía en el difícil tránsito hacia existencias trascendentes. La renovación anual y constante de sus cuernas, es metáfora perfecta de la permanente creación, de la renovación inextinguible de la existencia (Browm, 1994). El análisis que hace J.E. Browm (1994) del Uapití, del ciervo, es interesante, ya que es considerado como animal de nobles virtudes tales como fuerza, generosidad, valentía, defensa del grupo, pero también es alegoría del vigor sexual y de la fecundidad de la vida. Asimismo, la propia estructura de las defensas del ciervo, vistas de frente, sugieren a la vez el recuerdo del sexo femenino y del sexo masculino, lo que le podría conferir al ciervo, en efecto, un magnífico carácter de androginia y de guía de hombres (Chevalier y Gheerbrant, 1986), ya que la separación de los candiles del ciervo en forma de abertura oval, de cadera o de lira, simbolizaría el principio femenino; el masculino es fácilmente deducible de los citados candiles, que a su vez son alegoría de la elevación espiritual, figuración de los rayos del poder celeste, de la potencia física y espiritual, y de la sabiduría (Guènon, 1969). Durante el Paleolítico Superior encontramos diversas pinturas en cavernas con seres humanos en cuyas cabezas lucen cuernas de ciervos (Maringer, 1962), con un evidente carácter sacral, salvo que pensemos únicamente en camuflajes de cazadores para abatir los animales de cuya apariencia se disfrazaban, hecho relativamente frecuente en las culturas primitivas. Pero la presencia de seres híbridos creemos que

10


puede representar aquel estado primordial de la creación en la que existió una comunidad entre seres humanos y animales, en los que era posible hablar entre ellos y entenderse (Patte, 1960). Mas los seres híbridos pueden significar otras muchas cosas: entre los primitivos australianos, los venerables ancestros que originaron la especie humana; o bien brujos y chamanes en sus rituales. Tales circunstancias creemos que pudieron existir entre los habitantes de las serranías del mediterráneo español, tanto para la mentalidad de los cazadores y recolectores del arte levantino-naturalista del Mesolítico de la península Ibérica, como para los primeros agricultores del arte esquemático. Quizás una de las mejores escenas del arte rupestre naturalista español donde mejor se aprecia la cualidad de animal guía del ciervo es en la Cueva del Tío Garroso de Alacón (Teruel), en el panel I, donde un magnífico ciervo macho es seguido de cerca por un no menos espectacular cazador con tocado globular, quien porta una especie de arma arrojadiza, abiertas sus piernas en horizontal. Aunque son las orientaciones emanadas del gran maestro e historiador de las religiones, M. Eliade, la lectura de M. Gimbutas (1991), cuyas aportaciones inciden directamente en la arqueología, corroboran lo indicado. Para esta arqueóloga que fue catedrática de la UCLA (University of California, Los Ángeles), el ciervo es uno de los animales que mejor se asimilan a la regeneración de la vida. El crecimiento de sus cuernas, anual e invariablemente permanente, constituyó un poderoso estímulo para los agricultores del Neolítico, quienes veían en él una promesa perfecta y fecunda de la capacidad de la Naturaleza para ofrecer siempre su fecundidad en frutos, crías y productos diversos, brotados directamente de su seno maternal. VI. LA PROSPECCIÓN DEL ENTORNO INMEDIATO.

A la vez que realizábamos el estudio de la nueva estación rupestre de arte levantino, dedicamos también parte de nuestro esfuerzo a la prospección intensiva del entorno, con el fin de proporcionar un marco cronológico y poblacional al hallazgo. Procedimos primero a la exploración de las covachas y cingles que se erigen inmediatamente al este de la laguna del Arquillo, con resultados negativos. Posteriormente, remontando las cimas de las colinas, alcanzamos el vallejo del Calderón de las Torcas, explorando las covachas y las rocas solitarias que en él se yerguen. Los resultados fueron también negativos.

11


Asimismo, se observaron con detenimiento las moles rocosas desprendidas de los cingles que aparecían dispersas en diversos puntos a lo largo del cauce del arroyo del Arquillo. Los trabajos resultaron estériles en lo que se refiere tanto a pintura rupestre como a restos líticos, cerámicos o de otra índole propios de una cultura material. Mayor fortuna alcanzamos en una especie de lengua de tierra o península que se adentra en la parte media de la laguna del Arquillo. Se observaban con nitidez tres promontorios que mostraban signos de ocupación humana. El central y más prominente medía unos 25 m de diámetro máximo y unos 12 m de diámetro menor. Su altura respecto al suelo de alrededor era de unos 2 m. Constatamos la existencia de restos bien consolidados de muros hechos con mampostería y magníficamente conservados, dispuestos en elipses concéntricas. Algunos mínimos fragmentos cerámicos, con bruñidos de no muy buena calidad y desgrasantes muy gruesos, manifestaban la presencia de un interesante poblamiento humano, creemos que al menos desde el Calcolítico, semejante al de los yacimientos lacustres de El Prado de Jumilla, datado circa de un 2200 a.C. (Walker y Lillo, 1984; Molina y Molina, 1979), y de la Fuente de Isso, en Hellín (Jordán, 1992). Por otro lado, no es en modo alguno descartable, sin embargo, la aparición en este punto estratégico de una modesta motilla del Bronce Inicial, fechable en un 1800 a.C., aproximadamente, como la de Azuer, semejante a las varias que se han documentado en torno a las cercanas lagunas de Ruidera y en otras zonas de almarjales del Alto Guadiana (Fernández et alli. 1990; López y Fernández, 1990) y que pertenecen al llamado Bronce de La Mancha (Jordán, 1993/94; Martínez, 1988; Simón, 1987). Llegado a este punto, se hace necesaria la excavación del yacimiento para determinar la caracterización cultura exacta del mismo. De cualquier forma pensamos que la localización de la motilla del Arquillo, inmersa en la propia laguna, se debió justificar por razones puramente económicas, relacionadas con las actividades de pesca fluvial, así como por la provisión de pastos estivales al ganado de ovejas y cabras de sus pobladores, y por motivos defensivos. Aunque sería necesario un estudio geológico que confirmara nuestras sospechas, es posible que aquella motilla aprovechara una isla en medio de la laguna y que posteriores procesos erosivos y de colmatación la unieran y formaran la actual península. El yacimiento de El Acequión (Albacete) se sitúa, en efecto, dentro de una laguna, lo que llevó a Martínez Santa Olalla (1951) a clasificarlo como un auténtico poblado palafítico, con una cronología inicial que estaría sobre el 2100 a.C., aproximadamente (Martín, 1983).

12


En la propia covacha con pinturas, en la parte izquierda de la misma, en una repisa situada inmediatamente debajo y a la izquierda de las figuras levantinas, apareció abandonado un canto rodado con evidentes muestras de haber sufrido desgaste por uso en uno sólo de sus extremos. En efecto, en dicho punto se aprecian erosiones producidas por un martilleo continuo, pero no brutal o extremadamente fuerte. Sin que podamos descartar que su presencia en la cueva sea de un periodo más o menos reciente, dadas las características morfológicas de la cavidad, el desconocimiento popular de la existencia de pinturas en el lugar y las dificultades físicas para poder acceder sin los medios adecuados hasta la base de las pinturas y el punto donde se localizó este canto pétreo, no descartamos tampoco la posibilidad de establecer una filiación del mismo con los propios grupos que allí pintaron. ¿Podría tratarse de un triturador de pigmentos abandonado por los artistas levantinos? Las medidas del guijarro, de color pardo, son de 99 mm x 90 mm. Otro hallazgo relativamente importante producido en los últimos días de nuestros trabajos de campo, aunque sujeto a una necesaria excavación, se produjo en la cabecera del arroyo de Masegoso, al norte de la aldea de Ituero, en una enorme covacha de más de 50 m de amplitud de boca que se abre en la margen izquierda de dicho caudal. Aquella cavidad horadada en un farallón ha sido utilizada hasta ahora como redil de cabras y ovejas. Entre la masa de estiércol que alfombra el suelo de la covacha encontramos diferentes lascas de sílex, pero no cerámica, que a falta de un estudio más detallado podrían acaso ser atribuidas a un período epipaleolítico o ya neolítico, pero sin mayores precisiones debido al carácter de prospección de la tarea realizada y al caos allí reinante de basuras, enseres rotos y ruinas. Los restos recuperados en superficie son: pieza 1: lasca incompleta de sílex gris. 24x17 mm. pieza 2: lasca medial, fragmento, de lámina sin retoque, de sección triangular, de sílex gris y desilificado. 22x18 mm. pieza 3: lasca incompleta de sílex gris. 18x17 mm. pieza 4: lasca incompleta de sílex grisáceo. 26x17 mm. pieza 5: lasca distal, fragmento, con retoque simple y monofacial, de sección losángica, de sílex gris. 17x16 mm. pieza 6: lasca con retoque simple, profundo y bifacial, de sección triangular, bícroma (marrón y blanco), con el córtex en el dorso y brillo de uso. 22x17 mm. pieza 7: Lasca proximal y medial, fragmento, de sílex blanquecino. 22x16 mm. pieza 8: lasca con retoque simple, profundo y bifacial, de sílex acaramelado con manchas blancas, con brillo de uso, de sección triangular y córtex en el extremo distal. 21x17 mm.

13


pieza 9: lasca lateral, esquirla, de silex rojizo y acaramelado. 16x9 mm. Las piezas presentan talones lisos, tanto las lascas como las láminas y hubo percutor duro. Predominan los fragmentos mediales. Los restos de brillo de uso delatan la existencia, al menos, de recolección de cereales. Probablemente fueron piezas destinadas a ir engarzadas en una hoz de madera; la presencia de córtex en las piezas que evidencian señales de uso, corroborarían esa impresión. La cronología, empero, dado el carácter de prospección, la escasez de la muestra y lo fragmentario de las lascas, nos resulta muy imprecisa: desde un Epipaleolítico a un Neolítico, si bien la tendencia microlítica de las piezas posiblemente nos está indicando un Neolítico antiguo o inicial.

VII. BIBLIOGRAFÍA. AYALA JUAN, Mª.M. y JIMÉNEZ LORENTE, S. 1997/98: "Los équidos en el arte prehistórico de la Región de Murcia", Anales de Prehistoria y Arqueología, 13-14, 29-38. BELTRÁN MARTINEZ, A. 2002: Mito, misterio y sacralidad, Biblioteca Aragonesa de Cultura, Zaragoza. BELTRÁN, A. y ROYO, J. 1994: El abrigo de la Higuera o del Cabezo del Tío Martín, en el barranco Estercuel, Alcaine, Teruel, Zaragoza, 1994. BERGQUIST, A. y TAYLOR, T. 1987: "The origin of the Gundestrup cauldron", Antiquity, 61, 10-24.

14


BLÁZQUEZ, J. Mª. 1983: Primitivas religiones ibéricas, Tomo II: religiones prerromanas, Ed. Cristiandad, Madrid. BROWN, J.E. 1994: “Animales del alma. Animales sagrados de los oglala sioux”, Hesperus, 46. CAMPBELL, J. 1959: El héroe de las mil caras. Psicoanálisis del mito, FCE, México. CHAPA BRUNET, T. 1980: La escultura zoomorfa ibérica en piedra, Madrid. CHAPA BRUNET, T. 1985: "Una escultura ibérica de cérvido procedente de Higueruela", Al-Basit, 17, 85-94. CHAPA BRUNET, T. 1986a: La escultura ibérica zoomorfa, Madrid. CHAPA BRUNET, T. 1986b: “Influjos griegos en la escultura zoomorfa ibérica”, CSIC, Iberia Graeca, Seria Arqueológica, 2, 106 y ss. CHEVALIER, J. y GHEERBRANT, A. 1978: Diccionario de símbolos, Herder. ELIADE, M. 1978: Historia de las creencias y de las ideas religiosas, II: De Gautama Buda al triunfo del cristianismo, Ed. Cristiandad. ELIADE, M. 1985: De Zalmosis a Gengis-Khan. Religiones y folklore de Dacia y de la Europa Oriental. Ed. Cristiandad. FERNÁNDEZ MIRANDA, M. et alii 1990: "La Edad del Bronce en la Mancha Oriental", La Edad del Bronce en Castilla-La Mancha: 243-287. GARCÍA SOLANA, E. 1996: "Yacimientos arqueológicos de Munera (Albacete) y sus aledaños". Saitabi, XVI, 77 y ss. GIMBUTAS, M. 1991: Diosas y dioses de la vieja Europa (7000-3500 a.C.). Mitos, leyendas e imaginería, Ed. Istmo. GUÉNON, R. 1969: Símbolos fundamentales de la ciencia sagrada, Editorial Universitaria de Buenos Aires. GRANDE DEL BRÍO, R. 1987: La pintura rupestre esquemática en el Centro-Oeste de España (Salamanca y Zamora), Ediciones de la Diputación de Salamanca. JORDÁ CERDÁ, F. 1976: "¿Restos de un culto al toro en el arte lavantino?". Zephyrus, XXVI-XXVII, 187-216. JORDÁN MONTÉS, J.F. 1992: "Prospecciones arqueológicas en la comarca de HellínTobarra. Metodología y resultados". Al-Basit 31, 183-227. JORDÁN MONTÉS, J.F. 1993/94): "Reflexiones sobre la Edad del Bronce en el curso bajo del río Mundo. Relaciones interculturales, vínculos entre yacimientos y dominios de los ecosistemas". Anales de Prehistoria y Arqueología, 9-10, 31-53.

15


JORDÁN MONTÉS, J.F.: "Diosas de la montaña, espíritus tutelares, seres con máscaras vegetales y chamanes sobre árboles en el arte rupestre levantino español", Zephyrus, LI, Salamanca, 1998. 111-136. JORDÁN MONTÉS, J.F. 2001: "Arboles del Paraíso y columnas de la vida en el arte rupestre postpaleolítico de la península Ibérica", BARA, 4, 87-111. JORDÁN MONTÉS, J.F.; GARCÍA CANO, J.M. y SÁNCHEZ FERRA, A.J. 1999: "Las arañas de agua y los guerreros ibéricos. Sugerencias etnográficas y arqueológicas", XXIV Congreso Nacional de Arqueología (Cartagena, 1997): 253-262. JORDÁN MONTÉS, J.F. y NOVAL CLEMENTE, R. 2002: “El poblamiento arqueológico (prehistórico e histórico) de Riopar (Albacete). Prospecciones arqueológicas”. IIº Congreso de Historia de Albacete (Albacete, 2000). Vol. I: 349-374. JORDANES, De origine actibusque Getarum sive Gothorum, 123 ss. LÓPEZ FERNÁNDEZ, F.J. y FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, M. 1990: "El poblamiento de las lagunas de Ruidera durante la Edad del Bronce". La Edad del Bronce en Castilla-La Mancha, 365-374. MARINGER, J. 1962: Los dioses de la Prehistoria, Ediciones Destino, Barcelona. MARTÍN MORALES, C. 1983: "Las fechas del Quintanar (Munera, Albacete) y la cronología absoluta de la Meseta Sur". Homenaje al Prof. Martín Almagro Basch II, 2335. Madrid. MARTÍNEZ NAVARRETE, Mª.I. 1988: "Morras, motillas y castillejos: ¿unidad o pluralidad cultural durante la Edad del Bronce en La Mancha?. Homenaje a Samuel de los Santos, 81-92. MARTÍNEZ SANTAOLALLA, J. (1951): "El `crannog` de la laguna del Acequión en la provincia de Albacete". Anales del Seminario de Historia y Arqueología de Albacete 1, 512. MATEO SAURA, M.A. 2003: Arte rupestre prehistórico en Albacete. La cuenca del río Zumeta, Instituto de Estudios Albacetenses, Serie I, nº 147. Albacete. MATEO SAURA, M.A. y CARREÑO CUEVAS, A. 2001: “Arte esquemático en el Alto Segura. La Tenada de los Atochares (Yeste, Albacete)”. Boletín de Arte Rupestre de Aragón 4, 71-86. MATEO SAURA, M.A. e.p.: “Consideraciones sobre el arte rupestre levantino en el Alto Segura”. Cuadernos de arte rupestre, 1, Murcia. MOLINA GRANDE, Mª.C. y MOLINA GARCÍA, J. (1979): Carta arqueológica de Jumilla. Murcia. PATTE, E. 1969: Les hommes préhistoriques et la religion, A. et J. Picard et Cíe, París.

16


PÉREZ BURGOS, J.M. 1996: "Arte rupestre en la provincia de Albacete: nuevas aportaciones". Al-Basit 39, 5-74. SANZ GAMO, R. 1989: "Fuentes escritas sobre la colonia Libisosa Forum Augustana (Lezuza)". Cultural Albacete, 35, 3-12. SIMÓN GARCÍA, J.L. 1987: La Edad del Bronce en Almansa. Albacete. TYLOR, T. 1992: "El caldero de Gundestrup", Investigación y Ciencia, 188. UROZ SÁEZ, J. et alii, 2002: "El foro de Libisosa. Datos preliminares de una investigación en curso". II Congreso de Historia de Albacete, Vol. I, 245-251. VIÑAS VALLVERDÚ, R. y SAUCEDO SÁNCHEZ DE TAGLE, E.R.: "Los cérvidos en el arte rupestre postpaleolítico", Quaderns de Prehistòria i Arqueología de Castellò, 21, 5368. VIÑAS VALLVERDÚ, R. y MARTÍNEZ, R. 2001: "Imágenes antropo-zoomorfas del postpaleolítico castellonense", Quaderns de Prehistòria i Arqueologia de Castelló, 22, 2001, 365-392. WALKER, M.J. y LILLO CARPIO, P. 1984: "Excavaciones arqueológicas en el Prado de Jumilla (Murcia). Campaña de 1980". Anales de la Universidad de Murcia XLII, 3-4, 3-36. Murcia.

17

Las pinturas rupestres de la Laguna del Arquillo (Masegoso, Albacete)  

Estudio de las pinturas rupestres levantinas del abrigo de la Laguna del Arquillo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you