Page 1

Marzo 2012 Año LXIII • Núm. 747 Ejemplar gratuito

Publicación de Misioneros de Guadalupe

La generosidad del pueblo turkana

Dios responde a nuestras inquietudes


PapaBenedict o xvi El camino hacia la Pascua

P

ara emprender seriamente el camino hacia la Pascua y prepararnos a celebrar la Resurrección del Señor —la fiesta más gozosa y solemne de todo el Año litúrgico—, ¿qué puede haber de más adecuado que dejarnos guiar por la Palabra de Dios? Por esto la Iglesia, en los textos evangélicos de los domingos de Cuaresma, nos guía a un encuentro especialmente intenso con el Señor, haciéndonos recorrer las etapas del camino de la iniciación cristiana. Benedicto xvi Mensaje del Santo Padre para la Cuaresma 2011 4 de noviembre de 2010


Intenciones

del Santo Padre Benedicto

xvi

para 2012

P. Sergio César Espinosa González, mg

General: Por el reconocimiento a las mujeres Que en todo el mundo sea reconocida adecuadamente la contribución de las mujeres en el desarrollo de la sociedad. Aunque las mujeres constituyen un poco más de la mitad de la población mundial, muchas veces su presencia y su trabajo en la sociedad no son suficientemente valorados. La humanidad ha pretendido avanzar con una visión deficiente. Al punto de vista masculino hay que enriquecerlo con el femenino. Cuando reflexionamos acerca de la invaluable participación de las mujeres en la historia de la humanidad y la construcción de la sociedad actual, crecen nuestra admiración por ellas y nuestro agradecimiento. En este mes pidamos por todas las mujeres, para que el Señor las bendiga siempre.

Misionera: Por los cristianos perseguidos en Asia Que el Espíritu Santo conceda perseverancia a cuantos son discriminados, perseguidos y asesinados por el nombre de Cristo, particularmente en Asia. En este tiempo de Cuaresma, el Papa nos invita a rezar por los cristianos que son perseguidos a causa de su fe. La discriminación, la persecución y la intolerancia religiosas siguen presentes en muchos pueblos y en algunas tradiciones fundamentalistas. Si bien los cristianos de épocas pasadas fueron intolerantes con otras religiones, ahora sabemos que creyentes y no creyentes debemos coexistir en paz. Por eso pedimos a todas las personas y a todos los gobiernos que se respeten los derechos de nuestros hermanos en países donde el cristianismo es minoría, sobre todo en Asia. Marzo 2012

1


Publicación de Misioneros de Guadalupe Ejemplar gratuito. Prohibida su venta Año LXIII • Núm. 747 • Marzo 2012

DIRECTORIO Editor responsable P. Juan José Márquez Echeverría

6

14

Los turkana, un pueblo generoso

Con los ojos de Dios

P. Ricardo Gómez Fregoso, mg

P. José Guadalupe Navarro Esquivel, mg

Director P. Víctor Manuel Zavala Contreras Auxiliar editorial Juan José Ramírez Escarza Diseño gráfico Lourdes Reyes Esquivel Ilustración Elia María Bañuelos Hernández Webmaster Jorge Hugo Guerrero Luna www.revistaalmas.com.mx

Portada El P. Ricardo Gómez F., mg, bendice el cirio pascual con la participación de algunos miembros de la Parroquia de Kainuk, en Kenia.

16

18

Dios cura nuestros males

Oportunidad para reflexionar

Edith Velasco Vázquez del Mercado, mla

P. Marco Antonio de la Rosa Ruiz Esparza, mg

Papa Benedicto xvi Intenciones • Editorial • Página del lector • Pastoral de la salud • Vida mg • Sólo para niños. Club de Niños mg • Centro de Orientación Vocacional • Bienhechores •

• Almas es editada por Editora Escalante, sa de cv, Córdoba 17, pb, local 1, Col. Roma, Del. Cuauhtémoc, cp 06700, México, df. Distribuida por Misioneros de Guadalupe, ar, Cantera 29, Col. Tlalpan, Del. Tlalpan, cp 14000, México, df. Certificado de Licitud de Título Núm. 555 (Época SEP), y Certificado de Licitud de Contenido Núm. 4414. Certificado de Reserva de Derechos al uso exclusivo del Título Núm. 04-1999-050317152800-102. Impresa en Transcontinental-Reproducciones Fotomecánicas, sa de cv, Democracias 116, Col. San Miguel Amantla, Del. Azcapotzalco, cp 02700, México, df. Tel. 5354 0100. Registro Postal Publicaciones Núm. PP09-0298 autorizado por Sepomex. El Instituto de Santa María de Guadalupe para las Misiones Extranjeras fue fundado en 1949 por el Episcopado Mexicano y la Pontificia Unión Misional del Clero para formar y enviar misioneros a los países no cristianos que le señale el Santo Padre. El Papa Pío xii aprobó sus Constituciones. El Primer Superior General fue Mons. Alonso M. Escalante. El Instituto es sostenido por los católicos mexicanos.

2

Revista Almas

Línea Misionera: 01 800 00 58 100 www.mg.org.mx

1 3 4 10 12 21 24


Edit orial

Tiempo de reflexión

L

a Cuaresma es el tiempo del año litúrgico que precede a la celebración de la Pascua. Para la Iglesia es un tiempo muy valioso e importante, de penitencia y de oración, de preparación espiritual para el encuentro con Cristo, quien en la cruz reveló el amor de Dios y ganó la redención para nosotros. Todos los seres humanos tenemos un impulso tanto hacia el bien como hacia el mal. La Iglesia nos enseña que la injusticia tiene raíz en circunstancias externas, pero sobre todo yace en el corazón de cada persona. Algunos hombres, guiados por el egoísmo, se repliegan hacia sí mismos y buscan imponerse a los demás, en detrimento de la comunión con el prójimo. Es por ello que en este tiempo se nos invita a evaluar nuestras propias vidas a la luz de las enseñanzas evangélicas, con el fin de dar ejemplo, en nuestros actos, de los valores cristianos. Nuestro país sigue padeciendo los flagelos de la violencia y el enfrentamiento entre algunos sectores de la sociedad; por ello, siendo discípulos de Jesús, es labor de los cristianos estimular una reflexión que promueva actos en favor de la reconciliación y la búsqueda de la paz y la justicia. Esta reflexión se favorece con algunas prácticas tradicionales de la Cuaresma, como el ayuno, la limosna y la oración, que simbolizan nuestro compromiso de conversión, para vivir al modo en que lo hizo Jesucristo. Este mes el P. Ricardo Gómez nos platica acerca de la generosidad del pueblo turkana, en Kenia. El P. José Guadalupe Navarro reflexiona sobre la construcción del Reino de Dios en la vida diaria. La misionera laica Edith Velasco nos habla acerca de la vida eterna. Finalmente, el P. Marco Antonio de la Rosa nos explica cómo los desastres que afectaron a Japón hace un año ofrecieron oportunidades al trabajo misionero. Esperamos que estos artículos motiven la reflexión sobre el compromiso cristiano de cada uno de nuestros lectores. Marzo 2012

3


Página del lect or Su vida la ha dedicado al cuidado de sus hijos y al servicio de Dios, nuestro Señor, y la Santísima Virgen de Guadalupe.

Estimados Misioneros de Guadalupe, les saludamos con afecto y agradecemos que dispongan de este espacio en la revista Almas para las personas que apoyan su actividad misionera. Queremos escribir un poco acerca de nuestra querida madre, la señora Ma. Trinidad E. L., de San Luis Potosí, quien es muy especial para nosotros. Ella siempre ha vivido su fe con fervor y desde muy temprana edad se ha dedicado a impartir catecismo. Pertenece a la renovación carismática en el Espíritu Santo, al ministerio de la Comunión, es miembro del grupo de intercesión y, por supuesto, Madrina de Misioneros de Guadalupe desde hace varios años. 4

Revista Almas

A últimas fechas su salud se ha debilitado un poco, por lo que pedimos a Dios, nuestro Señor, que le mande el alivio para que los pueda seguir ayudando en su Misión evangelizadora. Les enviamos una fotografía de ella. Muchas gracias por todas sus bendiciones y sus oraciones. Que Dios los siga fortaleciendo en su diario caminar. Con mucho amor, sus hijos Adela, Pedro, Andrés, Martín, Aniceto y Miguel Ángel O. E.

Misioneros de Guadalupe, quiero felicitarlos por la labor misionera que desarrollan en los lugares donde se encuentran. Mi mamá es su Madrina desde hace


mucho tiempo. Ella es una mujer incansable, que me ha dado ejemplo de lucha y esfuerzo en la vida. Además es una persona fervorosa y en sus oraciones pide por ustedes. Nuestra familia considera a los sacerdotes como santos, pues sus manos puras cada día consagran en el altar la Eucaristía. Nosotros tenemos la religión católica ya que nos ha sido inculcada por nuestros abuelos. Nos damos cuenta que en este mundo, tan materialista y con crisis de valores morales, los católicos que no conocen su religión no dan con amor, con alegría, con generosidad, como vemos que ocurre en otras religiones, pues muchas veces no estamos acostumbrados a dar sino a recibir. Consideramos que todos deberíamos tener en cuenta que en cada parroquia hay muchas necesidades.

necesita la esperanza, el amor y la bendición de Jesús. ¡Bendito sea Dios que existen aún obreros para su mies, que es grande! Nosotros cada mes recibimos un ejemplar de la revista Almas y allí nos enteramos de las actividades de los sacerdotes misioneros. Mientras el Señor no disponga de otra cosa seguiremos apoyando y orando por Misioneros de Guadalupe, para que Padres y seminaristas sigan con alegría el llamado de su vocación. ¡Dios los bendiga! María Aurora U. C.

Por ello admiramos los sacrificios de los sacerdotes misioneros, quienes están lejos de sus familias, de sus amigos y de su tierra, además de esforzarse en la preparación que reciben para llegar hasta los lugares donde se Marzo 2012

5


Misión

de

Kenia

Los turkana, un pueblo generoso Padre Ricardo Gómez Fregoso, mg

El Padre Ricardo Gómez relata los preparativos para una actividad comunitaria que se realizó al poco tiempo de haber llegado a Kainuk, a través de la cual conoció la forma en que el pueblo turkana vive la solidaridad.

C

uando llegué a la Parroquia de Kainuk, en mayo del año 2006, la gente tenía tiempo preparando un harambee1 para apoyar la construcción del nuevo templo del pueblo. Varios políticos de la región asistirían como invitados de honor, con el fin de motivar a la gente a cooperar para la noble causa.

1

Actividad cuyo fin es recolectar dinero.

6

Revista Almas


Cuando el ministro del parlamento del distrito de Turkana, es decir, el diputado que representaba esa zona del país, aceptó ser huésped de honor, el comité de construcción citó a los líderes de todas las comunidades de base y de los grupos parroquiales. El coordinador les comentó que, siendo el diputado una persona tan importante, se tenía que hacer el esfuerzo, como comunidad parroquial, para presentar una buena cantidad de dinero que motivara la ayuda de todas las personas que participarían en el harambee. Se fijó la cantidad de 50 mil shillings2 de cooperación para los católicos de Kainuk y se pidió que cada miembro de los grupos de oración aportara 200 shillings. En nuestras visitas a los grupos de oración, donde la mayoría de los asistentes son señoras de edad avanzada que no tienen trabajo ni manejan dinero, escuchábamos sus quejas hacia los catequistas, a quienes les decían que para ellas era difícil juntar la cantidad solicitada. Nosotros, en privado, pedíamos a los catequistas que no insistieran mucho en el dinero, pues las señoras podían ayudar con verdura, carbón, huevos o cosas que les resultaran fáciles de conseguir. 2

El shilling es la moneda keniana.

La preparación para el harambee continuó y un lunes un grupo de señoras, en representación de las mujeres católicas, le dijeron al encargado de la obra: “Para nosotras es difícil juntar los 200 shillings, pero de verdad queremos ayudar en la construcción del nuevo templo. Dile al Padre que esta semana vamos a trabajar acarreando arena y agua para que sigan elaborando los bloques de cemento. También dile que el frijol que nos daría por nuestro trabajo lo regalamos para el harambee”. Cuando el encargado de los trabajadores nos platicó la manera en que las mujeres querían cooperar para la construcción del templo, comentamos que esa cooperación, de trabajo voluntario bajo el ardiente sol de Turkana, valía más que cualquier donativo económico. Agradecimos personalmente a cada uno de los grupos de oración por su trabajo, su generosidad y su cariño. Esa semana de trabajo voluntario equivalía a 17 mil shillings, una cantidad mucho mayor a la que se les había pedido como aportación. Pero lo más sobresaliente fue que, el día del harambee, cada una de las señoras también llevó sus 200 shillings. El día previo a la realización del harambee todo el mundo trabajaba: Marzo 2012

7


las señoras limpiaban frijol y arroz, o pelaban papas; los señores mataban y preparaban los chivos; los muchachos partían leña; las muchachas arreglaban los salones y el lugar donde se llevaría a cabo el evento, con ayuda de los niños, quienes limpiaban y acarreaban bancas. Todo el mundo estaba ilusionado por el extraordinario acontecimiento. Ese mismo día, a media tarde, el cielo comenzó a nublarse y en las primeras horas de la noche inició una lluvia torrencial; hasta las 8:30 a.m. continuó cayendo una llovizna ligera. Todo mundo decía que era la bendición de Dios para que el día del harambee estuviera fresco y no con el calor desértico que es normal en Turkana. Al día siguiente esperábamos a nuestros invitados a media mañana, pero el tiempo fue corriendo y a la 1 p.m. todavía no llegaba ninguno de ellos. La gente estaba lista en sus lugares. A la 1:30 p.m. fuimos informados de que nuestro invitado de honor ya estaba en el pueblo y venía al lugar del harambee. La gente lo recibió con aplausos, danzas y gritos de alegría. El harambee comenzó con una oración por parte de los Padres, quienes le dijeron a la gente 8

Revista Almas

que el templo era el lugar que Dios mismo escogió para vivir en medio de nosotros (cfr. 1R) y se enfatizó en que todos los cristianos, católicos y no católicos, éramos parte de un mismo cuerpo en el que Cristo es la cabeza (cfr. 1Cor), y por ello teníamos que vivir y trabajar unidos como un solo cuerpo. Así se aprovechó el momento para la reflexión ecuménica, pues se había invitado a los líderes y cristianos de las 12 Iglesias protestantes que hay en Kainuk, sin excluir a los musulmanes ni a todas las autoridades civiles del lugar. Después de la oración y los discursos comenzó el harambee. Los primeros en ser llamados por el invitado de honor fueron los católicos. El presidente del consejo parroquial se puso de pie delante de toda la concurrencia con un paquete de dinero en la mano y dijo: “Los católicos de Kainuk, Turkwel, Loyapat y Kakong logramos juntar 85 mil shillings para la construcción del templo. Pido a todos los católicos y a todos nuestros amigos que nos ayuden con un poco más”. Le dio el paquete de dinero al invitado de honor y motivó a toda la comunidad a respaldar el esfuerzo de los católicos de Kainuk. La gente se levantó y formó una larga fila. Católicos, protestantes,


musulmanes, líderes políticos, todo mundo apoyaba el esfuerzo de los católicos. Un detalle muy significativo fue que una viejita, al llegar frente al invitado de honor, le entregó cinco papas. El diputado se sorprendió por un momento, pero después le agradeció su cooperación y resaltó delante de toda la asamblea la gran ayuda de esa mujer. El diputado fue el último en ofrecer su generosa donación, que entregó junto con la cooperación enviada por otros políticos. El harambee terminó a las 6:30 p.m., con una sencilla cena ofrecida a todos los participantes. Estábamos cansados, pero muy contentos y agradecidos con Dios

por su bendición y por la gran solidaridad del pueblo turkana. Padrinos y Madrinas, como ustedes saben, hoy el templo de Kainuk es una realidad, gracias a la solidaridad del mismo pueblo turkana y de ustedes. Les pedimos que continúen brindándonos su apoyo, en oración y sacrificios, para que Dios nos permita seguir construyendo, en nuestros diferentes lugares de Misión, espacios donde Él viva en medio de la gente que sufre; donde todos, como un solo corazón y una sola familia, estemos dispuestos a trabajar para formar una sociedad donde reinen el amor, la justicia y la paz; donde todos nos reconozcamos como hijos de Dios.

Marzo 2012

9


de la xvi salud PPastoral apa Benedicto

Evangelizar a quienes sufren Padre José Sandoval Íñiguez, mg

Para realizar la Misión a la manera de Jesús, los agentes evangelizadores deben integrar en sus proyectos la evangelización de quienes sufren a causa de una enfermedad.

10

Revista Almas

L

os Evangelios narran que Jesús desarrolló durante su vida pública una doble actividad en favor de quienes lo seguían: predicar la Buena Nueva y curar a los enfermos. Él mismo describe su Misión en el Evangelio de Lucas: “El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la libertad a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor”


(Lc 4, 18-19). De la misma forma, Jesús encargó a sus apóstoles continuar con esa Misión. Muchos siglos después, en el Tepeyac, Santa María de Guadalupe nos dejó su imagen bendita en la tilma de san Juan Diego. Al estilo de Jesús, ella también anunció la Buena Nueva de la salvación y curó a los enfermos. Los indígenas, vencidos por los conquistadores, se encontraban profundamente tristes. Ella vino a decirles que no estaban solos, que el Dios por quien se vive los amaba como Padre y que ella era su Madre amorosa y los llevaría en su regazo. Frente a su imagen indígenas y españoles se reconciliaron y se reconocieron como hermanos. María de Guadalupe reconcilió ambas razas, curó los corazones heridos e hizo de ellos un solo pueblo: el pueblo mexicano que formamos nosotros. Aquel acto de reconciliación fue un portentoso milagro de curación. Al presentarse María de Guadalupe como una mujer mestiza, en quien se mezclan la sangre blanca y la indígena, realizó el más perfecto acto de inculturación del Evangelio. Pero, como escribió Fray Bartolomé de las Casas, el más grande milagro fue que los indígenas abrazaron la fe de sus opresores.

A ejemplo de Jesús y de María, también los frailes de las distintas órdenes religiosas que llegaron a estas tierras aunaron a la obra evangelizadora el cuidado de los enfermos y fundaron desde el principio toda una red de hospitales en la mayor parte del territorio americano. Allí eran atendidos, con el mismo esmero y sin ninguna discriminación, los españoles y los indígenas. Muchos frailes habían estudiado medicina y la practicaron con mucha competencia. Después enriquecieron la ciencia médica europea con la integración de la sabiduría curativa de los pueblos americanos. En la actualidad, los obispos de América latina, atentos a los diversos padecimientos de las personas, han mencionado que anunciar el Evangelio a quienes sufren representa una manifiesta y urgente exigencia para afrontar los males que se plantean a los hombres de nuestro tiempo. De igual forma, el beato Juan Pablo ii, en la carta apostólica Dolentium Hominum, nos enseñó que la pastoral de la salud ha sido siempre una parte integrante de la Misión de la Iglesia y que representa un aspecto calificador de la acción apostólica y, sobre todo, uno de los aspectos más eficaces del testimonio de vida evangélica. Marzo 2012

11


Papa Benedicto

xvi

Vida mg

¡Muchas gracias, Madrina! Padre Ignacio Martínez Báez, mg En ocasiones un Padrino o Madrina llega a formar parte de la vida de sus ahijados misioneros. Así sucedió con Carmelita Arroyo y el P. Ignacio Martínez, actual Director espiritual del Seminario Menor mg.

R

ecuerdo que era el año 1985 y empezaba mis estudios de Teología cuando el rector del seminario en aquel tiempo me pidió que visitara a una bienhechora que había donado una beca con la cual se apoyaría mi formación sacerdotal. Así fue como conocí a Carmelita Arroyo y comenzamos una amistad muy bonita que perduró a lo largo de muchos años. Cuando fui nombrado para continuar mis estudios en Japón, ella sintió mucha alegría, y con cartas y oraciones animó mi caminar y el seguimiento de mi vocación en aquel país. Después, en los

12

Revista Almas


meses en que regresé a México para recibir la ordenación sacerdotal, me acompañó con mucho cariño. Nuestra amistad continuó durante los siguientes 12 años, en los que desarrollé mi actividad sacerdotal misionera en Japón. Hace seis años regresé a nuestro país y comencé a visitarla de nuevo. Recibí muchas muestras de cariño e incluso tuve la alegría de celebrar una Misa por el festejo de sus 90 años de vida, en la cual compartimos con su familia, en un ambiente de alegría y de agradecimiento a Dios por el gran don de la vida y por todas las bendiciones que Carmelita había recibido. Sin embargo, desde mediados del año 2010 su salud comenzó a deteriorarse. En varias ocasiones le llevé la Sagrada Comunión, tratando de compartir algunas palabras de aliento ante la enfermedad. En una de mis visitas le administré la Unción de los Enfermos y le ofrecí la Sagrada Comunión, pues ella quería prepararse para el encuentro definitivo con el Señor en el cielo. Cuando me fui la dejé tranquila en su cama y a las pocas horas Dios la llamó a su casa celestial para toda la eternidad.

Tuve el honor de presidir la Misa de su funeral, después de la cual comencé a escribir este texto. Durante la ceremonia di muchas gracias al Señor por permitirme conocer a esa gran mujer, que vivió siempre muy cerca de Dios y fue parte importante en mi vocación y en mi vida sacerdotal. Agradecí tantos momentos gratos que vivimos juntos en estos 26 años de amistad. Yo sé que ahora en el cielo seguirá pidiendo a Dios por mí, como lo hizo desde que me conoció aquí en la tierra. Estoy seguro de que, al igual que Carmelita, hay muchos Padrinos y Madrinas que, además de dar apoyo económico, han sido parte importante en el desarrollo de la vocación de muchos de nosotros. Al encontrarme con gente tan buena y generosa constato que juntos formamos una gran familia misionera. Muchas gracias a nuestros Padrinos y Madrinas por su oración, su cariño, su amistad y su apoyo para que, en nombre del pueblo católico de México, seamos mensajeros del amor de Dios hasta los últimos rincones de la tierra. Que nuestro buen Padre Dios los bendiga siempre y recompense su generosidad. Marzo 2012

13


Misión

de

Angola

Con los ojos de Dios Padre José Guadalupe Navarro Esquivel, mg

El Padre Navarro invita a la reflexión acerca de la forma en que interactuamos y nos comprometemos en la construcción del Reino de Dios desde nuestro propio entorno.

E

n la actualidad, cuando nos asomamos cada mañana para ver el mundo que nos espera afuera de casa, en el cual llevaremos a cabo nuestras labores cotidianas con el compromiso alegre que asumimos desde la libertad y la entrega en nuestras diferentes vocaciones, cabe hacernos algunas preguntas: ¿Con qué ojos vemos la vida?, ¿hay en el hombre de hoy una esperanza interior?, ¿se mueve en nosotros la respuesta optimista de un compromiso personal y comunitario para seguir construyendo el hombre nuevo que llevamos dentro?, ¿creemos que es posible dar los pasos necesarios para seguir el camino 14

Revista Almas


que nos lleve a la felicidad y a continuar construyendo el mundo nuevo que los seres humanos merecemos? No hay que olvidar que, siendo obra de Dios, necesitamos ver la realidad con los ojos de nuestro Padre. Una mirada firme y esperanzadora, surgida de nuestra condición de creyentes, nos ofrecerá la posibilidad de una renovación que será huella de Dios en el mundo y en la vida de cada uno de nosotros. La semilla de confianza que el Señor ha sembrado en la tierra fértil de nuestra existencia sigue estando presente en este lugar maravilloso en el que nos ha tocado vivir, y se encuentra en cada hombre y cada mujer, en su cultura y su entrono, y es, además, garantía de realización de sus proyectos y sus planes en el terreno de la felicidad, pues Dios para eso nos ha creado. El entorno en que vivimos nos mueve a dar una respuesta generosa, de entrega personal, para lograr el bienestar de toda la gente, no sólo de quienes nos son más cercanos. Recordemos que somos la esperanza del mundo y de la Iglesia, de la sociedad y de cualquier grupo humano que nos invita a unir fuerzas para cumplir una tarea común.

Los ojos de Dios son muy importantes para descubrir la dimensión de nuestra entrega. Los diferentes espacios de nuestras labores diarias son el marco en el que también debemos asumir responsabilidades; y es justamente en esos espacios donde podremos encontrar la respuesta a la primera pregunta del día y descubrir con qué ojos nos asomamos para ver la vida después de nuestras horas de descanso. A continuación comparto algunos fragmentos de un poema que escribí tras reflexionar acerca de mi compromiso misionero. Yo no sé Yo no sé por qué gracia Dios me dio pies y corazón de misionero... Yo no sé por qué sus ojos en los míos se miran reflejados en la cruz, como luz mañanera que nace inquieta aquí, dentro, y se quiere salir... No, yo no sé más; mi vida es la tuya, vida misionera para dar... Estos pies de misionero y este corazón se me van; buscan siempre rumbos nuevos, buscan siempre su paz. Este corazón es de todos y se va por los caminos, para sembrar el Evangelio y cosechar fraternidad... Marzo 2012

15


Misión

de

Guatemala

Dios cura nuestros males Edith Velasco Vázquez del Mercado, mla

La misionera laica Edith Velasco reflexiona en torno a la muerte y a la vida eterna. Comparte una experiencia en la Misión de Guatemala por la cual tuvo la oportunidad de ofrecer el consuelo con las enseñanzas del Señor.

H

ace algún tiempo falleció mi madre, razón por la cual dejé temporalmente la Misión de Guatemala y volví a la patria. Después, cuando regresé a la Misión, muchas personas me dieron el pésame con palabras y frases como: “Lamento mucho lo que le pasó a su mamá”. Yo les daba las gracias, pero al mismo tiempo pensaba: “Yo no lamento lo que sucedió. Al contrario, me alegro y agradezco a

16

Revista Almas


Dios, pues yo quisiera estar donde ella está ahora”. Para mucha gente de Guatemala (y posiblemente de otros lugares del mundo), la muerte se vive como algo trágico. Cuando fallece un ser querido se experimenta una gran pérdida, que nos trae el mayor de los sufrimientos. Sin embargo, quienes creemos en la Resurrección de Cristo y esperamos la resurrección de todos los muertos y la vida eterna vemos la muerte desde otro punto de vista. Para nosotros los católicos el deceso de una persona es un paso necesario para desprenderse de la vida terrena, de todo lo que nos impide alcanzar la felicidad completa: un cuerpo imperfecto y frágil, cosas materiales, enfermedades, dolores, sufrimientos, angustias, tentaciones y pecado. La muerte en realidad es únicamente un sueño del cual vamos a despertar en la otra vida y, si hemos aprendido a vivir en el amor, al despertar podremos contemplar a Dios. Finalmente, veremos a la muerte como el mejor remedio que Dios ha puesto a todos nuestros males. La certeza y la esperanza en la vida eterna me permitieron asimilar con mucha tranquilidad la partida de mi mamá hacia el

encuentro con nuestro Padre celestial. Y precisamente con la convicción de que ella está ahora en la presencia de Dios, pedí su intercesión para que pronto acabara el sufrimiento de dos ancianas que yo visitaba en el área rural de Zacapa. Ambas mujeres se hallaban postradas, con derrame cerebral, viviendo en extrema pobreza y sin posibilidades de recibir atención médica digna. El Señor escuchó mi oración y las llamó a su presencia el año pasado. Los familiares se quedaron tranquilos a pesar de la tristeza que sentían, pues comprendían que era necesario que ellas ya descansaran. Sus decesos me dieron la oportunidad de acompañar a las familias en el dolor, pero también me permitieron anunciarles el triunfo de Cristo sobre la muerte y pude pedir a Dios que les concediera la esperanza en la resurrección y en la vida eterna. Dios nunca defrauda a sus hijos. Por ello, a quienes confían en sus promesas les da el consuelo y la gracia de superar la muerte de un ser querido; Él mismo se encarga de llenar el vacío que queda. Estimados Padrinos y Madrinas, confiemos en Dios y pidámosle cada día que aumente y fortalezca esa confianza. Marzo 2012

17


Misión

de

Japón

Oportunidad para reflexionar Padre Marco Antonio de la Rosa Ruiz Esparza, mg

El Padre De la Rosa recuerda su experiencia con periodistas tras los desastres naturales ocurridos en Japón y comenta la oportunidad que dichos eventos brindaron para reflexionar y mostrar el trabajo de la comunidad de Miyako.

H

ace casi un año algunos periodistas vinieron a la Parroquia de Miyako en busca de noticias y para ver cómo respondimos los cristianos a la difícil situación causada por el terremoto y el tsunami. Yo tenía poco tiempo de haber regresado de mis vacaciones en la patria y había estado preparando los oficios de Semana Santa y los últimos detalles para el bautizo de dos personas. 18

Revista Almas


En una entrevista uno de los periodistas me preguntó en qué situación se encontraban los cristianos después de los desastres. Le comentamos que ninguno había perecido y que sólo algunas personas habían perdido su casa y estaban en albergues. El reportero comentó, sorprendido, que Dios había protegido a los católicos y no a los cristianos de otras Iglesias, pues alguno de sus templos había sido arrasado por el tsunami. Uno de los periodistas me preguntó con insistencia: “Padre, ¿por qué regresó a Japón?”. Quería saber por qué había dejado mi familia, mis amigos, mi país, y había regresado a un lugar en peligro de contaminación por la radiación nuclear; preguntaba si no tenía miedo. Simplemente le respondí que no tenía miedo, que mi trabajo es ser misionero, mi parroquia estaba aquí y no podía abandonar a la gente aunque yo estuviera en peligro. Me preguntaba también si mis familiares y amigos no me habían pedido que me quedara en México. Le respondí que sí, que las noticias de que muchos extranjeros habían abandonado el país y del posible desastre nuclear habían provocado pánico en algunas personas, pero yo había hecho caso omiso.

Ese periodista quería saber si había aumentado el número de asistentes en la iglesia, si habían venido personas a pedir consejo, especialmente los afectados por los siniestros, y formuló otras preguntas referentes a la situación de los cristianos. Me dijo que su objetivo era hacer un artículo sobre mí, pues le generaba muchos cuestionamientos mi condición de sacerdote católico, extranjero, que había regresado de su país de origen a trabajar en una zona de desastre con peligro nuclear. Aunque en México algunos periodistas de una televisora y de un periódico católico me habían entrevistado, ahora me sentía acosado por varios periodistas que me solicitaban entrevistas personales o tomaban fotos en las ceremonias de Semana Santa. Sin embargo, en alguna entrevista les di oportunidad de platicar breve y concisamente. Fue una buena oportunidad para dar a conocer el trabajo misionero y el testimonio de una comunidad que quizá se ha hecho notar poco en la sociedad local. También les comenté sobre la cooperación entre católicos de otras diócesis y la presencia de extranjeros –en concreto de Filipinas– y de personas de otras órdenes religiosas que colaboraban Marzo 2012

19


como voluntarios en una ciudad cercana. Pude notar que les impresionó la liturgia de la Vigilia Pascual y la celebración del Bautismo. En general, casi se trató de clases de catecismo, pues querían saber el uso de ciertas palabras, como “Padre” para designar al sacerdote, en comparación con aquellas que usan los protestantes. De hecho, pude clarificar la diferencia entre católicos y protestantes, y explicarles la unidad de la Iglesia universal. Los desastres naturales, aunque son malos, traen oportunidades para reflexionar. El año pasado, además, la liturgia de la Pascua nos hizo reflexionar sobre el misterio de la muerte y la resurrección; nos hizo ver la importancia de la vida verdadera

y lo afortunados que somos por tener una oportunidad de vida que no debemos desaprovechar. Ciertamente el Señor nos protege y estamos alegres, pero no olvidamos que la vida es de Dios y a Él se la tenemos que entregar. Estimados bienhechores, agradezco su bondad y todo lo que hacen para que nosotros podamos mitigar los dolores y las penas de los demás. Les pedimos su oración continua por quienes padecen material o espiritualmente, cristianos y no cristianos, para que el sufrimiento les brinde la oportunidad de encontrarse con Cristo, que puede sanar sus heridas. También les pedimos orar por las personas que trabajan en los medios de comunicación, para que sean fieles a la verdad y sepan transmitir nuestros valores espirituales.


Decálogo de la iam Primer mandamiento Un niño misionero mira a todas las personas con ojos de hermano En este primer mandamiento se invita a los niños misioneros a considerar a todos los hombres y las mujeres del mundo como sus hermanos. Es importante cultivar los sentimientos que Jesús ha mostrado hacia todos nosotros; para Él no hay distinciones entre ricos y pobres, blancos y negros, indios y mestizos. Ante los ojos de Dios somos iguales, pues todos somos sus hijos. Así también Jesús es hermano de cada uno de nosotros. Nuestra labor como discípulos de Jesús es tratar a los otros niños en la misma forma en que quisiéramos que nos trataran a nosotros. Piensa cómo te gustaría que fueran las personas contigo y compórtate de esa manera con los demás.


Niños con espíritu misionero Lilia Jiménez Hernández tiene 12 años y es miembro del Club de Niños en San Miguel el Alto, Jalisco. Es alegre y entusiasta por las Misiones. Hace dos años se inscribió al club, cuando asistió al xiv Coniam, realizado en Chihuahua, Chih. Nos ha dicho que le gusta pertenecer al club porque conoce a otros niños que, como ella, quieren acrecentar el amor por Jesús y las Misiones. Siente en su corazón el deseo de anunciar el Evangelio en su comunidad, donde participa en un grupo de la Infancia y Adolescencia Misionera, con el cual ayuda a niños necesitados y comparte el mensaje de salvación de Jesucristo. Le gustaría que su testimonio motivara a otros niños y jóvenes a apoyar a las Misiones.


Actividad de Cuaresma El tiempo de Cuaresma es un periodo de preparación espiritual. Aquí te presentamos algunas imágenes que hacen referencia al mismo. Selecciona una frase y escríbela debajo de la imagen que le corresponde. 1. Inicia el Miércoles de Ceniza y finaliza el Jueves Santo. 2. Estuvo durante 40 días en el desierto. 3. Nuestra vida en la tierra es pasajera, la vida definitiva es en el cielo. 4. Oración, penitencia y caridad. 5. Conversión y cambio. 6. Significa 40 días.

Las prácticas de la Cuaresma son:

El tiempo de Cuaresma inicia:

Jesús se retiró a orar:

La imposición de la ceniza significa:

La Cuaresma es un tiempo de:

Cuaresma significa:

ANTES

DESPUÉS


¡Tú puedes ser misionero! Joven mexicano, ¿has sentido el llamado de Jesús y quieres llevar su mensaje de salvación a las personas que no lo conocen?

Misioneros de Guadalupe te invita a descubrir tu vocación. Participa en las actividades que organiza su Centro de Orientación Vocacional (cov). Comparte experiencias recreativas y formativas con otros jóvenes que también buscan tomar decisiones acertadas que darán sentido a sus propias vidas. México Tel. (01 55) 5573 3000 vocacionesmg@hotmail.com Línea Misionera (sin costo): 01 800 00 58 100

Monterrey Tel. (01 81) 8358 2101 covmty@hotmail.com Línea Misionera (sin costo): 01 800 83 15 350

cov Guadalajara Tel. (01 33) 3601 0815 vocgdlmg@hotmail.com

cov Villahermosa Tel. (01 993) 315 2934 covtabasco@hotmail.com

cov

cov


Por este medio queremos informarles los resultados de la campaña de Bono de Cooperación 2011. En el sorteo de la Lotería Nacional correspondiente al día 6 de diciembre de 2011 resultaron ganadores los números 52093 y 07136, primer y segundo lugar respectivamente, por lo que la persona con el bono 07136 resultó agraciada con un automóvil Attitude GL TM 2011 y todos los bonos con terminación 093 recibieron enseres domésticos como gratificaciones especiales. El bono correspondiente al primer lugar no fue vendido, por lo cual todos los boletos volvieron a concursar en dos sorteos más, únicamente por el primer premio, una camioneta Journey SE 2011, hasta que resultó ganador el bono 48552, correspondiente al número ganador del sorteo de la Lotería Nacional del 16 de diciembre de 2011. Felicitamos a los ganadores y agradecemos a toda la gente que colaboró en esta campaña, cuya finalidad ha sido la construcción de hogares para adultos mayores en Sendai, Japón. ¡Gracias por colaborar con la evangelización de los pueblos no cristianos!


Únete

a la Misión

Padre Joel Sevilla Lara Misionero de Guadalupe en Cuba

Nació en la ciudad de México, en 1975. Ingresó al Seminario de Misiones en el año 2000 y recibió los ministerios de Lectorado y Acolitado en 2005. Estudió inglés en la Misión de Kenia y continuó su preparación al sacerdocio en la Universidad Intercontinental, donde cursó Teología. Recibió el diaconado en la Misa solemne del Día del Padrino 2010, realizado en el Seminario de Misiones en la ciudad de México. Fue ordenado sacerdote el 20 de agosto de 2011 y nombrado para trabajar en la Misión de Cuba. El Padre Joel ha comentado que gracias a Misioneros de Guadalupe ha reconocido la presencia de Dios en su vida. Tú también puedes llevar la Buena Nueva a los pueblos que la necesitan. ¡Responde al llamado de tu vocación!

Ciudad de México Tlalpan Cantera 29, Col. Tlalpan, Del. Tlalpan, cp 14000, México, df. Tel. (01 55) 5655 2691

Ciudad de México Roma Córdoba 17, Col. Roma, Del. Cuauhtémoc, cp 06700, México, df. Tel. (01 55) 5525 6989

Línea Misionera: 01 800 00 58 100

Guadalajara

Monterrey

Villahermosa

Madero 837, esq. Escorza, Centro, sj, cp 44100, Guadalajara, Jalisco. Tel. (01 33) 3825 2315

Habana 105, Col. Altavista, cp 64840, Monterrey, Nuevo León. Tel. (01 81) 8358 2101

Ejército Mexicano 167, Col. Atasta de Serra, cp 86100, Villahermosa, Tabasco. Tel. (01 993) 315 2934

www.revistaalmas.com.mx

Almas de marzo, 2012  

Publicación mensual de los Misioneros de Guadalupe.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you