Issuu on Google+

Publicación de Misioneros de Guadalupe

Marzo 2014 Año LXV • Núm. 771 Ejemplar gratuito


Papa Francisco

Esperar siempre la salvación del Señor

Hay cristianos cuya opción parece ser la de una Cuaresma sin Pascua [...] Comprendo a las personas que tienden a la tristeza por las graves dificultades que tienen que sufrir, pero poco a poco hay que permitir que la alegría de la fe comience a despertarse, como una secreta pero firme confianza, aun en medio de las peores angustias. Francisco Exhortación apostólica Evangelii Gaudium (núm. 6)


Intenciones P. Ignacio Flores García, MG

Universal: Los derechos de la mujer. Para que en todas las culturas se respeten los derechos y la dignidad de las mujeres. Hoy en día las mujeres no pueden ni deben ser excluidas de las esferas religiosas, políticas, sociales y económicas de la sociedad, puesto que, a los ojos de Dios, también participan de los mismos derechos, compromisos y deberes que los hombres, en igualdad de circunstancias. Urge escuchar una voz propositiva que nos impulse a enfrentar los retos de la indiferencia, la discriminación y la violencia que experimentan muchas mujeres en el mundo. Para reclamar nuestros derechos antes debemos respetar los derechos de los demás, por tanto, es necesario que la promoción de la mujer sea manifestada en el contexto del derecho y la dignidad que cada uno espera recibir.

Por la evangelización: Las vocaciones. Para que numerosos jóvenes acojan la invitación del Señor a consagrar su vida al anuncio del Evangelio. Cada día se hace más evidente la falta de sacerdotes en nuestros templos y seminarios. Las nuevas tecnologías, modas y modelos de comportamiento ajenos a la religión generan un ruido que aturde los oídos de muchos jóvenes e impide que escuchen claramente el llamado que Dios les hace para encontrar su propia y verdadera felicidad. Oremos para que la juventud encuentre la voz del Pastor que conduce a los verdes prados de la paz y la tranquilidad espiritual, y pidamos también para que aquellos jóvenes que escuchan la invitación a un servicio específico mediante la vida religiosa sean libres, generosos y santos en su vocación. Marzo 2014

1


Índice

6

Kitakata 50 años después P. José Monroy Pereyra, MG

Publicación de Misioneros de Guadalupe

Ejemplar gratuito. Prohibida su venta. Año LXV • Núm. 771 • Marzo 2014

8

14

Mi santo preferido P. Héctor Díaz Fernández, MG

Trigésimo aniversario del CAMEE Redacción de revista Almas

DIRECTORIO Director: P. José Navarro González,

MG

Codirector: Juan José Ramírez Escarza Diseño editorial: Ivonne Castro Miranda Ilustración: Daniel Baltazar Sarabia

17

18

1 3 4 10 12 16 21 24

Actividades en Corea P. Juan Francisco Torres Ibarra, MG

La “Cruz de la Fe” en Mashuru P. Antonio de Jesús Mascorro Tristán, MG

Enlace administrativo: Mariana Valeria Córdova Sosa Webmaster: Jorge Hugo Guerrero Luna Sitio web: www.revistaalmas.com.mx Portada El P. Óscar Mario Romero Becerra, MG, durante una Celebración Eucarística.

Papa Francisco Intenciones Editorial Página del lector Pastoral vocacional Vida MG Misioneros Laicos Asociados Sólo para niños. Club de Niños MG Centro de Orientación Vocacional Bienhechores

Línea Misionera: 01 800 00 58 100

www.mg.org.mx

Almas es editada por Editora Escalante, SA de CV, Córdoba 17, PB, local 1, Col. Roma, Del. Cuauhtémoc, CP 06700, México, DF; editor responsable: P. José Alberto Contreras Téllez, MG. Distribuida por Misioneros de Guadalupe, AR, Cantera 29, Col. Tlalpan, Del. Tlalpan, CP 14000, México, DF. Certificado de Licitud de Título Núm. 555 (Época SEP), y Certificado de Licitud de Contenido Núm. 4414. Certificado de Reserva de Derechos al uso exclusivo del Título Núm. 04-1999050317152800-102. Impresa en Reproducciones Fotomecánicas, SA de CV, Duraznos 1, esquina Ejido, Col. Las Peritas Tepepan, Del. Xochimilco, CP 16010, México, DF. Tel. 5334 1750. Registro Postal Publicaciones Núm. PP09-0298 autorizado por Sepomex. El Instituto de Santa María de Guadalupe para las Misiones Extranjeras fue fundado en 1949 por el Episcopado Mexicano y la Pontificia Unión Misional del Clero para formar y enviar misioneros a los países no cristianos que le señale el Santo Padre. El Papa Pío XII aprobó sus Constituciones. El Primer Superior General fue Mons. Alonso M. Escalante. El Instituto es sostenido por los católicos mexicanos.


Editorial

Escuchemos a Cristo

Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre, es la manifestación plena de que Dios busca al hombre para acercarlo de nuevo a Él, luego de que los seres humanos se dejaron extraviar por el mal, el enemigo de nuestro Padre. Es el gran amor de Dios hacia nosotros lo que hace que Cristo camine a nuestro lado hasta la cruz. El tiempo de Cuaresma es el momento del calendario litúrgico en el que se nos invita a detener un momento el curso veloz de nuestras vidas para dedicar unos instantes a la reflexión, al pensamiento de la obra de salvación que inició con el sacrificio de Jesucristo. Cristo no es únicamente el Buen Pastor que llama a su rebaño extraviado para que vuelva a tomar el camino de Dios, además es el Buen Samaritano que nos ofrece consuelo cuando nos sentimos derrotados, humillados, sin esperanza, y que nos invita a sostenernos en la fe y a seguir caminando a su lado en la realización de una vida de bien y un mundo mejor. Cristo nos habla y, primordialmente en el tiempo de Cuaresma, debemos escuchar su voz que nos llama al arrepentimiento, a la reconciliación, con nuestro Padre, con nuestros hermanos y con nosotros mismos. Con la base que nos brindan los valores por Él enseñados en el Evangelio, este tiempo debemos dedicarlo al recogimiento, pero también a la práctica de la caridad y la penitencia, porque con estas acciones fortaleceremos nuestra entrega y nuestro compromiso con la fe que profesamos. Este mes ofrecemos una semblanza del Colegio Alonso Manuel Escalante y Escalante, con motivo de su 30 aniversario. Por su parte, el P. José Monroy comenta el 50 aniversario de una parroquia en Japón. El P. Héctor Díaz recuerda a un feligrés que conoció en la isla de Sorokto, Corea. El P. Antonio Mascorro narra un suceso realizado en torno al Año de la Fe en la Misión de Kenia. El P. Francisco Torres comparte brevemente sus actividades en la pastoral universitaria de Corea. Esperamos que estos artículos inviten a la reflexión y fortalezcan la fe de nuestros lectores.

Marzo 2014

3


Página del lector Estimados Misioneros de Guadalupe: Mi historia con ustedes empezó en el año 1992, cuando comencé a juntar un peso diario para cooperar con ustedes, y al final de año mandé 200 pesos de aguinaldo. Siendo tan humilde, de cualquier manera quería ayudar a las Misiones, y durante los dos primeros años lo hice a escondidas de mi esposo. Sin embargo, después de dos años y medio, justo un Día del Padre, él recibió la revista Almas... Su cara era de emoción y para mí fue una gran sorpresa, porque durante mucho tiempo pensé que si se enteraba de mis donativos se iba a molestar. Pero no fue así, ese día estaba contento. Recuerdo que me preguntó hasta cuándo iba a seguir cooperando y le dije que hasta que Dios me llamara a su lado, pero él se me adelantó y yo incrementé mi donativo. Soy madre de 13 hijos, y al año de que falleció mi esposo lo acompañó mi hija mayor. Estoy muy agradecida con ustedes por sus oraciones. A pesar de que estoy enferma, gracias a Dios cuento con mis hijos y hasta la fecha, desde mi casa, me esfuerzo como madre y me siento misionera pues continúo apoyando sus obras, aunque sea con poquito, pero lo que mando es porque quiero ayudar, ya que la Misión es algo muy grande y significativo para mí. Estimados ahijados, les agradezco y los felicito por la gran labor que están haciendo. Gracias a ustedes he salido adelante y por eso hago oración por ustedes y por todo el mundo.

María Trinidad S. de T. 4

Revista Almas


Página del lector Estimados ahijados: Desde hace algunos meses pensé en escribirles y por uno u otro motivo no lo había hecho hasta el día de hoy. El motivo es comentarles acerca de un Padrino extraordinario que tienen, su nombre es Mario. Mario es el bienhechor más sencillo y noble que pueden tener, pues hace ya muchos años que colabora con las Misiones y mensualmente espera con ansia y alegría la revista Almas; es un hombre ya mayor, pensionado, y un ejemplo de nobleza y humildad. Él es mi cuñado. Aunque hace ya muchos años falleció su esposa, es decir, mi hermana, él aceptó su soledad al quedar viudo, pues no tuvieron la oportunidad de tener hijos y se quedó viviendo solo en la casa de mis padres. Creo que esto no es lo más sobresaliente de su vida, pues ha pasado momentos muy difíciles en su existencia. Por motivos del trabajo que él tenía, yo recibo en mi domicilio a la colaboradora que mes con mes nos hace llegar la revista y, desde luego, con toda oportunidad, busco a mi cuñado para entregarle su ejemplar correspondiente, aunque hay ocasiones en las que pregunta con insistencia por la revista, pues le parece que el mes avanza y ésta no llega. La limitante de Mario es que casi no sabe leer, pero aun así se llena de gran emoción cuando recibe la revista Almas. Además de no leer Mario ha estado mal de la vista por mucho tiempo: las cataratas han invadido sus ojos, pero no su corazón, y así, con su ceguera, siempre ha preguntado por la revista, más por el deseo de dar su colaboración a las Misiones que por leerla, ¡pero él se siente muy feliz de colaborar con ustedes! Afortunadamente hace poco el Señor lo bendijo y le regresó la luz a uno de sus ojos por medio de una cirugía. El otro ojo se encuentra muy dañado y necesita una cirugía costosa, pero sé que Dios lo iluminará como siempre lo ha hecho y también ahí logrará recuperar la luz. Les agradezco el tiempo que brinden al leer esta sencilla experiencia.

Francisco E. S. Marzo 2014

5


Kitakata 50 años después P. José Monroy Pereyra, mg

El Padre José Monroy escribe una breve semblanza de la Parroquia de Kitakata, en Japón, con motivo de sus 50 años de existencia, y menciona los retos que tiene dicha comunidad. En 1963 nació para la Iglesia japonesa una nueva parroquia llamada Kitakata, en una pequeña comunidad que se fue formando en la estación misionera de Aizu-Wakamatsu. El espíritu misionero de los Padres de ese entonces fue el que los motivó para comenzar una nueva etapa en las tierras de Aizu. Al P. Esteban Martínez de la S., MG, q.e.p.d., le tocó ser el pionero del proyecto y comenzó los trabajos para construir la capilla y también dar inicio al kínder Chigusa.

En 1966 el P. Martínez partió a México para tomar un descanso y, encontrándose allá, en 1967, sobrevino la muerte de Mons. Alonso Manuel Escalante, Superior General de nuestro Instituto. Inmediatamente se convocó un Capítulo General donde el P. Martínez fue elegido como nuevo Superior General, razón por la cual ya no pudo regresar a la Misión. A mí me correspondió terminar la escuela, y en 1967 fui nombrado responsable de este proyecto. Desde 1963 y hasta 1992 los Misioneros de Guadalupe nos mantuvimos como responsables directos y a tiempo completo de esta pequeña parroquia. A partir de entonces seguimos formando parte de la comunidad, no como responsables directos, pero sí como integrantes del grupo

6

Revista Almas


de pastoral de conjunto de la región de Aizu. En el año 2007 nos retiramos completamente de Kitakata, pues fuimos nombrados a otras parroquias. El año pasado se celebraron las Bodas de Oro de la Parroquia de Kitakata, gracias al entusiasmo de los sacerdotes y la comunidad católica del lugar. Cincuenta años se dicen con suma facilidad, pero la vida, día a día, tiene dificultades que solamente con empeño, oración y sacrificio pueden superarse. ¡Felicidades a todos aquellos que, de una forma u otra, hicieron posible este acontecimiento! Ojalá que un mayor entusiasmo les acompañe en el comienzo de un nuevo cincuentenario. Sabemos muy bien que la Iglesia no son los edificios sino la comunidad de los que creen en Cristo y tratan de seguirlo. Kitakata es una comunidad de 80 o 90 católicos que deberán esforzarse por crecer, por hacerse una comunidad más numerosa para gloria de Dios y de la Iglesia en Japón.

Pero para conseguir eso no pueden ser cristianos pasivos, fieles que únicamente observan el cumplimiento de sus obligaciones de fe, sino que deberán convertirse en cristianos misioneros que se preocupen y trabajen con mucho entusiasmo por los que no conocen a Cristo. El reto es muy grande y llevarlo a cabo es todavía más difícil. La ayuda de lo alto es indispensable, pero se puede obtener con mucha oración y mucho sacrificio. El mandato de Jesús —“Hagan discípulos a todas las gentes”— apremia, ¡no es posible permanecer sordos a él! Queridos lectores de la revista Almas, necesitamos de su oración y su ayuda para que nuestros hermanos japoneses de Kitakata sean generosos y logren que su comunidad crezca, mediante el trabajo al lado de los responsables eclesiásticos en turno, para conseguir la consolidación de su Iglesia. Dios quiera que al celebrar los próximos cincuenta años de existencia se anuncie a todo el mundo una Iglesia más numerosa y más fuerte.

Marzo 2014

7


Mi santo preferido

de nuevo corriendo, con ropa limpia y aún escurriendo agua, pues se había bañado y había salido sin secarse para no hacer esperar a Jesús, a pesar del frío mordiente del invierno.

P. Héctor Díaz Fernández, mg

El P. Héctor Díaz recuerda a un enfermo de Sorokto cuya actitud respecto de la religión le parecía tan ejemplar como la de los santos de nuestra Iglesia. Estimados lectores, quiero compartirles la historia de mi santo preferido. Y al decir “santo” no me refiero a los santos canonizados por la Iglesia, sino a un hombre que para mí tenía la característica de los grandes santos: una virtud heroica. Se llamaba Luis y era un leproso de la isla de Sorokto, Corea, donde yo era párroco. Luis era de muy pocas palabras, pero tenía un rostro que irradiaba bondad, alegría y, sobre todo, paz. Se desvivía por cumplir sus obligaciones en el pueblito donde vivía y, principalmente, por no faltar a su encargo: atender a los católicos durante sus rezos y reunirlos cuando yo les llevaba la Comunión. En una ocasión llegué con el Santísimo Sacramento cuando él ayudaba a descargar el iontan (carbón de piedra) que los enfermos utilizaban para hacer la comida y calentar los cuartos. Él, al igual que sus compañeros, estaba negro de pies a cabeza por el polvo que se desprendía del carbón. Al verme llegar con el Santísimo dejó su trabajo y se fue corriendo. Sorprendido, lo esperé unos tres o cuatro minutos, hasta que regresó, 8

En otra visita, cuando también llevé a Jesús Sacramentado a su pueblo, me recibió otro católico y no Luis, que era quien me daba la bienvenida habitualmente. Al terminar de distribuir la Comunión pregunté por Luis y me dijeron que estaba en el manicomio, que no era la primera vez que lo llevaban ahí. Preocupado y extrañado por lo que los otros feligreses me dijeron, fui a terminar la ronda de visitas a los enfermos y después fui al manicomio. Pregunté por él y la enfermera encargada me permitió verlo por la ventanita de una puerta; sin embargo, me recomendó que no le hablara. Al asomarme pude verlo de rodillas y sentado sobre sus talones, al estilo japonés. Movía los labios, pero no se oía lo que decía. La enfermera me informó lo siguiente: “Sus compañeros lo molestan

Revista Almas


mucho y quieren hacerlo enojar. Él, en lugar de molestarse, comienza a decir sin parar: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Al escuchar esto, sus compañeros lo molestan más y más, y como él no deja de repetir lo mismo, lo traen aquí por ‘loco’. Lo metemos en el cuarto y ahí lo dejamos hasta que deja de repetir lo que dice. Tarda horas y horas, pero al salir lo hace siempre con la misma cara de bondad y paz”.

Supongo que ésa era la manera en que Luis podía decir, como Jesús: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (cfr. Lc 23-34). Estimados Padrinos y Madrinas, muchas gracias por ayudarnos a llevar a Jesús a tierras de Misión y por permitirnos ver cómo su gracia transforma a los hombres. Pido para que Él los transforme a ustedes y llene su vida de bondad, paz y alegría siempre.

Marzo 2014

9


Pastoral vocacional como promotora vocacional auxiliar. En las siguientes líneas me gustaría compartirles, queridos bienhechores, la manera en que acompaño y promuevo la Misión de la Iglesia.

Acompañando en la Misión P. Ignacio Flores García, MG No cabe duda de que la conciencia misionera de los cristianos despierta cada vez más en cada bautizado que siente el importante impulso de cooperar de diferentes maneras al propósito divino de anunciar la Buena Nueva. Verdaderamente me alegro cuando las personas que encuentro en mi camino me comparten cómo contribuyen para que la evangelización lleve su curso según el plan de Dios. A continuación les comparto el testimonio de Alejandra, una colaboradora de nuestro Centro de Orientación Vocacional (COV):

Hola, mi nombre es J. Alejandra Martínez V. y soy originaria del Distrito Federal. Actualmente laboro en el COV

10

Llegué al COV el 2 de febrero de 2010, después de buscar varias opciones de empleo; siento que Dios me colocó en el lugar y en el momento perfectos, donde Él quiso que yo estuviera, y aquí sigo a la fecha. Comencé a trabajar en las oficinas del COV y al principio todo me parecía muy fácil, pero con el tiempo me he encontrado con muchos retos que vencer. De ellos, el más importante fue mi primera experiencia de campo misión, actividad que realizamos en algunas comunidades de México donde hay necesidad espiritual y pocos sacerdotes. Recuerdo que hubo muchos obstáculos que vencer y que

Revista Almas


al final agradecí a Dios por haberlos puesto en mi camino, porque a pesar de ellos pude finalizar la labor encomendada. Mi principal enseñanza fue aprender a dialogar y a vencer mis miedos, y conocer las problemáticas de la comunidad y de algunas personas en particular. Mis experiencias en el COV me han permitido ver crecer a los jóvenes en su caminar hacia el sacerdocio misionero. Además, saber que en cada actividad se llevan un granito de arena para edificar sus vidas es lo que más me ha llenado durante su acompañamiento.

Trabajar en el COV ha sido una tarea muy gratificante, porque me ha dado la oportunidad de retroalimentarme, ayudar a los jóvenes en su proceso vocacional, experimentar la presencia de Dios en mi trabajo y darle un sentido diferente a mi forma de vivir, pensar y actuar. Hoy considero que no hay retos que no se puedan superar, ni metas que no se alcancen con la ayuda de Dios. Al compartir mi experiencia invito a nuestros Padrinos y Madrinas a realizar la tarea que Dios nos da a cada uno. ¡No tengan miedo a decir “Sí” a lo que Él les pida! Por favor hagan oración por las vocaciones y sigan ayudándonos a realizar la Misión de Cristo. Estimados bienhechores, como Alejandra, todos somos invitados a escuchar el llamado de Dios y acompañar la evangelización en las Misiones desde lo que somos y hacemos en el nombre del Señor. ¡Mungu Awabariki Sana!1

El COV me ha ayudado a crecer. Creo dar lo mejor de mí en este servicio en el que Dios siempre me pone nuevos retos, a los cuales con gusto respondo “¡Sí!”. Creo que también me he vuelto más misionera y con agrado trato de hacer mi mejor esfuerzo como cristiana. 1

“¡Dios los bendiga!” en swahili.

Marzo 2014

11


Vida MG

40 aniversario sacerdotal Padre Juan José Ángel Luna Erreguerena, MG

El Padre Juan José Luna ha colaborado en la formación de jóvenes seminaristas, ha llevado la Palabra de Dios a los no cristianos de Angola y ha sido Superior General de nuestro Instituto de 2003 a la fecha.

El Padre Juan José Ángel Luna Erreguerena, MG, nació en la ciudad de México el 1 de marzo de 1943. Fue criado en Tampico, Tamaulipas, durante sus primeros ocho años de vida, momento en que su familia, de profunda fe cristiana, se trasladó a la ciudad de México. Acerca de su vida familiar, el P. Juan José ha comentado: “Toda nuestra vida, cada día, se realizaba en el espíritu cristiano que permeaba todas nuestras relaciones, de modo que hemos hecho de ellas un ejercicio cotidiano de amor y servicio a los demás [...] Nunca conocí el divorcio entre la fe y la vida, pues en la familia aquella era el alma de ésta”. Pasó una temporada en Navarra, España, donde estudió Comercio, pero la mayor parte de su educación la recibió en instituciones de la capital

12

Revista Almas


de nuestro país. Realizó estudios de contador público y presentó su examen profesional en 1968. El P. Juan José piensa que, sin que él mismo tuviera conciencia clara de ello, Dios lo fue conduciendo de modo que pudo convivir algún tiempo con diversas personas con quienes pudo contemplar las diferentes posibilidades de servirlo que existen en la vida cristiana: hermanos maristas, jesuitas, capuchinos, vida sacerdotal diocesana, entre otras. De ahí que su vocación sacerdotal misionera se definiera después de realizar trabajo pastoral en las jornadas de vida cristiana y tras entrar en contacto con Misioneros de Guadalupe, a través de la información encontrada en la revista Almas.

designado Consejero General y Director de Formación. En 1983 fue enviado a compartir el Evangelio en la Misión de Angola y en 1997 inició su colaboración como Director Asistente del Secretariado de la Asociación Interregional de Obispos de África Austral (IMBISA), en Harare, Zimbabue. En el año 2003 el VIII Capítulo General lo eligió Superior General del Instituto, cargo que le fue refrendado en 2009 y que desempeña hasta la fecha.

Ingresó al Seminario de Misiones en enero 1964, donde realizó estudios de Filosofía. Estudió Teología en el Colegio de Cristo Rey, de los Padres jesuitas, y en la Universidad Urbaniana de Roma. También realizó estudios de licenciatura en Ciencias de la Educación, en la Universidad Salesiana de Roma. El 6 de octubre de 1974 fue ordenado sacerdote por el Cardenal Miguel Darío Miranda y Gómez, Arzobispo de México, en el Seminario Mayor de Misiones. En 1976 fue nombrado al equipo formador del Seminario Mayor, donde colaboró hasta 1979, año en que fue

El próximo mes de octubre cumple 40 años de ofrecer su vida a la Misión que nos encomendó de nuestro Salvador, por la motivación de comunicar el inmenso amor que Dios siente hacia los seres humanos ¡Muchas felicidades, P. Juan José!

Marzo 2014

13


Trigésimo aniversario del camee Redacción de revista Almas

Ofrecemos a nuestros lectores un pequeño artículo con motivo del 30 aniversario del Colegio Alonso Manuel Escalante y Escalante (camee), fundado por Misioneros de Guadalupe. Si bien la labor principal de los Misioneros de Guadalupe es la evangelización de los no cristianos, nuestro Instituto también ha buscado desarrollar actividades en favor de la educación y la formación de jóvenes que, con base en una formación sólida y de inspiración cristiana, sean capaces de ayudar al desarrollo de la Iglesia y de la sociedad. Producto de esta intención, Misioneros de Guadalupe ha sido el responsable de la fundación de dos instituciones educativas de educación superior y media superior en México, respectivamente: la Universidad Intercontinental, en la ciudad de México, y el Colegio Alonso Manuel Escalante y Escalante (CAMEE), en Guadalajara, Jalisco.

El Colegio Alonso Manuel Escalante y Escalante (CAMEE) inició sus labores educativas con el nombre de “Preparatoria Alonso Manuel Escalante y Escalante” en el año de 1984, con instalaciones rentadas. Tres años más tarde, el V Capítulo General de nuestro Instituto autorizó la edificación de instalaciones propias, adecuadas para la formación de los seminaristas aspirantes a la vida misionera y de los alumnos de ambos sexos que fueran externos al Seminario de Misiones.

El P. Alejandro Ríos Z., MG, bendijo la primera piedra y en septiembre de 1988 se ocuparon las nuevas instalaciones. Ese mismo año se llevaron a cabo los trámites necesarios para que el colegio se incorporara a la Secretaría de Educación Pública (SEP). Años más adelante, también estuvo incorporado a la Universidad de Guadalajara. El Colegio Alonso Manuel Escalante y Escalante fue nombrado de esa manera en honor del cofundador del Seminario Mexicano de Misiones, del cual fue el primer rector, además de ser el primer Superior General del Instituto de Santa María de Guadalupe para las Misiones Extranjeras.

14

Revista Almas


El mismo nombre del colegio muestra que es una institución interesada en ofrecer educación media superior con inspiración cristiana y orientación social, con la finalidad de que sus alumnos lleguen a ser personas íntegras, con valores y conciencia social, al mismo tiempo que buscan excelencia académica. El colegio se ha esforzado, a lo largo de 30 años, por ser una institución que ofrezca alta calidad educativa y formación humana, además de fomentar que nuestros alumnos practiquen valores como honestidad, generosidad, solidaridad, justicia, tolerancia y respeto, entre otros.

Son varios los sacerdotes Misioneros de Guadalupe que han colaborado con el desarrollo académico de esta institución. Sin embargo, hay que destacar que su trabajo siempre se ha apoyado en la labor de educadores laicos comprometidos con la misión y el ideario de los fundadores. Este año el Colegio Alonso Manuel Escalante y Escalante celebra 30 años de servicio a favor de la educación en México. Esperamos que cumpla muchos más y que continúe con éxito su labor de formar jóvenes con valores cristianos que se comprometan cada día más con la realización del mandato evangelizador de Jesús.

Marzo 2014

15


Misionero Laico Asociado... ¿Por qué no? Los Misioneros de Guadalupe, teniendo en cuenta que la evangelización se lleva a cabo con la gracia de Dios y la colaboración humana, desde hace varios años ponen a disposición de la Iglesia su experiencia misionera y los recursos necesarios para asociar a los laicos en la tarea de evangelización. Un Misionero Laico Asociado es una persona bautizada que, en el ejercicio de su profesión, quiere compartir gratuitamente su experiencia de Dios y tener una acción evangelizadora directa en algún país de Misión. Actualmente nuestros laicos asociados trabajan en Kenia, Guatemala, Perú y Mozambique.

Informes: P. Ignacio Cortez Martínez, MG Laura Marrufo Fang, MlA Tel. (01 55) 5655 2691 Línea Misionera (sin costo): 01 800 00 58 100 Correo electrónico: milaasmg@hotmail.com


Actividades en Corea P. Juan Francisco Torres Ibarra, mg

El P. Francisco Torres comparte brevemente algunas de las actividades que realizó durante noviembre en la Misión de Corea. Estimados lectores, les platico mis actividades como sacerdote misionero dedicado a la pastoral universitaria en la Misión de Corea. En noviembre del año pasado, los primeros días hubo actividades relacionadas con los festejos en recuerdo de nuestros difuntos. El día 1 por la noche celebramos una Misa en la Universidad Sogang, la cual se ofreció en especial por los difuntos que pertenecieron a la universidad. El día 2 realizamos una peregrinación a Song Shi Nam, lugar donde los primeros cristianos católicos coreanos estuvieron escondidos y estudiando las escrituras. Fue un día de mucho aprendizaje, oración y convivencia, el cual finalizamos con una Misa en uno de los templos del lugar.

El día 3 tuvimos una kermés en la Parroquia Internacional de Hanamdong, Seúl, con la comunidad hispana; familias de diferentes países iberoamericanos compartieron sus platillos y tuvimos una muy linda convivencia.

El día 8 fue el Día del Servicio, un día especial en la Universidad Sogang, en el cual los grupos de estudiantes ofrecen servicio por los alrededores de la delegación donde se ubica la universidad; se ayudó a gente necesitada, se limpiaron lugares y se dio asistencia a ciudadanos. Estos son algunos ejemplos de las actividades pastorales que podemos realizar con los jóvenes de Corea, gracias al apoyo que ustedes brindan a las Misiones. ¡Muchas gracias!

Marzo 2014

17


La “Cruz de la Fe” en Mashuru P. Antonio de J. Mascorro Tristán, mg

El Padre Antonio Mascorro comparte la experiencia de una de las actividades realizadas en la Parroquia de Mashuru en torno al Año de la Fe. Dentro del programa del Año de la Fe para la Parroquia de Mashuru, en Kenia, consideramos que al inicio de la Pascua se iniciara el recorrido de una “Cruz de la Fe”, misma que estaría una semana en cada una de las comunidades parroquiales y que sería aprovechada para profundizar en la catequesis correspondiente. La Pascua llegó festivamente y la cruz —blanca con vivos negros— esperaba que se le inscribiera: “Mwaka wa Imani” y “Olari le Enkirukoto” (Año

18

de la Fe en swahili y maasai, respectivamente). Debo aclarar que, más que de pintura, nuestra Cruz de la Fe quedó cubierta de grandes expectativas pastorales, pues esperábamos que fuera un signo de unidad y fe en torno a Jesús, nuestro salvador. El día 13 de abril coloqué la cruz en la camioneta y emprendí mi viaje hasta la comunidad donde iniciaríamos el recorrido. La camioneta se mecía de lado a lado mientras nos abríamos paso en una gruesa capa de lodo y agua que se albergaba en los innumerables baches de un camino destrozado debido a las lluvias recientes y el paso ininterrumpido de camiones. A pesar de los pronósticos en mi contra pude llegar a Olperelongo, donde tenía previsto pasar la noche. Debo admitir que me costó conciliar el sueño pues prácticamente la lluvia no paró de golpear con fuerza los techos de lámina durante toda la noche.

Revista Almas


Al día siguiente fue una gran sorpresa que el sol se decidiera a entrar en escena siendo aún temprano, pero agradecí el brillar de sus rayos sobre la alfombra verde que cubre nuestros campos y pensé que eso orearía el camino un poco. Reemprendí el viaje hacia la comunidad donde iniciaríamos la aventura de fe. El camino no había mejorado mucho y cuando llegué al último río me di cuenta de que definitivamente no podría pasar con la camioneta, pues el puente estaba roto, el lodo era abundante y había un poco de agua en la corriente. Lo primero que pensé fue dejar la cruz e ir a celebrar la Misa, pues a fin de cuentas la celebración es lo más importante. Creo que simplemente trataba de justificarme, pues en mi libreto no estaba considerado que yo cargara la cruz bajo ese retador sol matutino.

Casi me convencí de mi razonamiento, pero en ese momento llegó un mensaje de texto en mi teléfono que me hizo recordar todas las esperanzas que habíamos depositado en el recorrido de la cruz; era de la hermana Margaret y decía: “Padre, espero que hayas llegado bien; deseo que el recorrido de la cruz de Jesús por toda la parroquia guíe, inspire, ilumine y fortalezca nuestra vida de fe. Te deseo lo mejor en este recorrido que inicias con el rebaño que se te ha encomendado”. No hubo más dudas, acepté que me tocaba ser el primero en llevar sobre los hombros aquella Cruz de la Fe. Les hablé a unos niños que jugaban cerca y les pedí que cuidaran de la camioneta mientras bajaba la cruz y mi altar portátil. Cruce el río y enfrenté la primera subida pronunciada del camino. Además

Marzo 2014

19


de las gotas de sudor sobre mi rostro encontré otros testigos sorprendidos al verme cargar la cruz. El recorrido no era mucho, sin embargo, después del primer kilómetro y de haber cambiado varias veces de posición, pedía a gritos silenciosos un “Cireneo”, aunque no fuera Simón. Un poco antes de los dos kilómetros y ya cuando entraba al pueblo, recibí ayuda: subí a una motocicleta, con mis manos ocupadas por tratar de sostener la cruz y el altar portátil. Al fin llegué a la iglesia, donde los feligreses interrumpieron el ensayo final de los cantos para la Misa y salieron a recibirme alegres. Fue una emotiva celebración. Después de bendecir la cruz, la entregué a los líderes de la comunidad y ellos a su vez invitaron a los demás a reci-

20

birla; mientras cantaban y bailaban, todos trataban de tocarla. La devoción que se ha vivido ha sido significativa. La entrega-recepci��n de la Cruz de la Fe en cada comunidad ha sido un verdadero signo de unidad, y la oportunidad de tener la catequesis ha sido valorada en la mayoría de los lugares. Fueron casi cinco meses los que caminamos y el recorrido llegó a su fin el 25 de agosto. Todos nos reunimos en Mashuru, la cabecera parroquial, para agradecer a Dios por este regalo y para bendecir la cruz que se ha colocado en el centro de la parroquia, al lado de una estatua en piedra de la Virgen, que descansa sobre el continente africano, y de las estaciones del viacrucis, testigos de lo importante que ha sido el recorrido de la Cruz de la Fe en la vida de nuestra parroquia.

Revista Almas


S   Un domingo de febrero, después de Misa, un niño se acercó a Malaika con una duda.

oye, Malaika, qué es el Miércoles de Ceniza?

El Miércoles de Ceniza indica el inicio de la Cuaresma. Este año será el 5 de marzo.

ese día vendremos a la Iglesia Y el sacerdote nos marcará la frente con una cruz de ceniza. Y qué es la Cuaresma?

Polvo eres y en polvo te convertirás.


¡Tú puedes ser misionero! Joven mexicano, ¿has sentido el llamado de Jesús y quieres llevar su mensaje de salvación a las personas que no lo conocen?

Misioneros de Guadalupe te invita a descubrir tu vocación. Participa en las actividades que organiza su Centro de Orientación Vocacional (cov). Comparte experiencias recreativas y formativas con otros jóvenes que también buscan tomar decisiones acertadas que darán sentido a sus propias vidas. • COV México Tel. (01 55) 5573 3000 vocacionesmg@hotmail.com Línea Misionera (sin costo): 01 800 00 58 100 • COV Guadalajara Tel. (01 33) 3601 0815 vocgdlmg@hotmail.com

• COV Monterrey Tel. (01 81) 8358 2101 covmty@hotmail.com Línea Misionera (sin costo): 01 800 83 15 350 • COV Villahermosa Tel. (01 993) 315 2934 covtabasco@hotmail.com


Becas misioneras “Vayan por todo el mundo y proclamen la Buena Nueva a toda la creación” (Mc 16, 15) El trabajo de la evangelización entre los no cristianos no ha terminado y continúa realizándose en muchos lugares. Los misioneros ancianos necesitan que los jóvenes apoyen y prosigan su labor de proclamar la Buena Nueva. Ustedes pueden apoyar a quienes han decidido consagrar su vida a la Misión ad gentes, al fundar una beca con la cual un seminarista completará su formación sacerdotal.

Beca completa Media beca Ayuda anual

$12 000.00 $ 6 000.00 $ 1 000.00

¡Ayudemos a la evangelización del mundo!

Línea Misionera (sin costo): 01 800 00 58 100 Correo electrónico: padrinos@mg.org.mx


¡Jesús te busca!

El Padre Óscar Mario Romero Becerra, mg, de Guadalajara, Jal., escuchó el llamado de Jesús desde muy joven, por lo que participó en el Centro de Orientación Vocacional de Misioneros de Guadalupe durante cuatro años, antes de ingresar al Seminario de Misiones a la edad de 15 años. Ha colaborado en la pastoral vocacional en Guadalajara, Monterrey y Villahermosa. También ha compartido el Evangelio con los no cristianos de Cuba, y recientemente ha sido nombrado a llevar la Palabra de Dios al pueblo de Brasil. ¡Tú también puedes llevar el mensaje de salvación a hermanos de otras latitudes!

Ciudad de México

Cantera 29, Col. Tlalpan, Del. Tlalpan, cp 14000, México, df. Tel. (01 55) 5655 2691

Guadalajara

Madero 837, esq. Escorza, Centro, sj, cp 44100, Guadalajara, Jalisco. Tel. (01 33) 3825 2315

Línea Misionera: 01 800 00 58 100

Monterrey

Habana 105, Col. Altavista, cp 64840, Monterrey, Nuevo León. Tel. (01 81) 8358 2101

Villahermosa

Ejército Mexicano 167, Col. Atasta de Serra, cp 86100, Villahermosa, Tabasco. Tel. (01 993) 315 2934

www.revistaalmas.com.mx


Almas, marzo 2014