Issuu on Google+

Publicación de Misioneros de Guadalupe

El Sacramento de la Confesión en las Misiones Jóvenes que aspiran al sacerdocio misionero

Junio 2013 Año LXIV • Núm. 762 • Ejemplar gratuito


Benedicto XVI

Acudir con frecuencia al Sacramento de la Confesiテウn

L

os pecados que cometemos nos alejan de Dios y, si no se confiesan humildemente, confiando en la misericordia divina, llegan incluso a producir la muerte del alma ... En el sacramento de la Penitencia Cristo crucificado y resucitado, mediante sus ministros, nos purifica con su misericordia infinita, nos restituye la comuniテウn con el Padre celestial y con los hermanos, y nos da su amor, su alegrテュa y su paz. Benedicto xvi テ]gelus 15 de febrero de 2009


Intenciones P. Juan Antonio Muñoz Hernández, mg

General: Por el recurso al diálogo. Que prevalezca entre los pueblos una cultura de diálogo, escucha y respeto mutuo.

El diálogo no es una simple conversación. El diálogo exige apertura mutua entre los interlocutores y se alcanza a través de un arduo proceso de maduración en las relaciones personales. El diálogo no impone ni obliga a la aceptación de una opinión ajena, sino que fomenta el encuentro. El diálogo busca colocarnos junto a otros y su fuerza reside en la verdad que expone, en el ejemplo que da. El diálogo respeta la libertad y procura clarificar las cuestiones con la opinión de los demás y abrir nuevas vías a la reflexión, las cuales permitan tomar decisiones de manera más consciente. El verdadero diálogo expresa un gran respeto por las otras personas.

Misionera: Por la nueva evangelización. Que las comunidades cristianas puedan promover con eficacia una nueva evangelización allí donde más se nota la influencia de la secularización. El mandato evangelizador que Jesús dio a sus apóstoles vale para la totalidad de los cristianos, pues la Buena Nueva debe comunicarse a todos los hombres de todos los tiempos. Benedicto xvi subrayó que cualquier actividad de la Iglesia es una expresión de amor para evangelizar a un mundo que cambia dramáticamente. De ahí su llamado a proponer de nuevo el mensaje evangélico a los fieles que se han distanciado del cristianismo. Aquellos que más necesitan oír de Cristo hoy están cerca de nosotros. La nueva evangelización es un modo de pensar y de actuar a fin de proclamar de nuevo el Evangelio. Es también un signo del trabajo que el Espíritu Santo inspira en la Iglesia.


Índice

6

El Sacramento de la Reconciliación en Japón P. Marco Antonio de la Rosa Ruiz Esparza, mg

Publicación de Misioneros de Guadalupe

Ejemplar gratuito. Prohibida su venta. Año LXIV • Núm. 762 • Junio 2013

DIRECTORIO Director: P. Víctor Manuel Zavala Contreras

10

El regalo de la fe para un anciano maasai Diácono Santiago Rodríguez Serrano, mg

Coeditor: Juan José Ramírez Escarza Diseño editorial: Lourdes Reyes Esquivel Ilustración: Daniel Baltazar Sarabia Enlace administrativo: Mariana Valeria Córdova Sosa

18

1 3 4 9 12 14 16 21 24

Ministerios de Lectorado y Acolitado P. Adolfo Fermín Parra González, mg

Benedicto xvi Intenciones Editorial Página del lector Desde el seminario Vida mg Ad Gentes Pastoral vocacional Sólo para niños. Club de Niños mg Centro de Orientación Vocacional Bienhechores

Línea Misionera: 01 800 00 58 100

Webmaster: Jorge Hugo Guerrero Luna Sitio web: www.revistaalmas.com.mx Portada El D. Santiago Rodríguez S., mg, administra el Bautismo a un anciano maasai de la Parroquia de San Pedro, en Kenia.

www.mg.org.mx

Almas es editada por Editora Escalante, sa de cv, Córdoba 17, pb, local 1, Col. Roma, Del. Cuauhtémoc, cp 06700, México, df; editor responsable: P. Juan José Márquez Echeverría. Distribuida por Misioneros de Guadalupe, ar, Cantera 29, Col. Tlalpan, Del. Tlalpan, cp 14000, México, df. Certificado de Licitud de Título Núm. 555 (Época SEP), y Certificado de Licitud de Contenido Núm. 4414. Certificado de Reserva de Derechos al uso exclusivo del Título Núm. 04-1999-050317152800-102. Impresa en Reproducciones Fotomecánicas, sa de cv, Duraznos 1, esquina Ejido, Col. Las Peritas Tepepan, Del. Xochimilco, cp 16010, México, df. Tel. 5334 1750. Registro Postal Publicaciones Núm. PP09-0298 autorizado por Sepomex. El Instituto de Santa María de Guadalupe para las Misiones Extranjeras fue fundado en 1949 por el Episcopado Mexicano y la Pontificia Unión Misional del Clero para formar y enviar misioneros a los países no cristianos que le señale el Santo Padre. El Papa Pío xii aprobó sus Constituciones. El Primer Superior General fue Mons. Alonso M. Escalante. El Instituto es sostenido por los católicos mexicanos.


Editorial

Subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre La Biblia narra que después de resucitar, Jesucristo pasó cuarenta días con sus discípulos, tiempo en el que parte de su gloria permaneció oculta bajo los rasgos ordinarios de cualquier ser humano. Sin embargo, en su última aparición realizó su entrada en la gloria divina, simbolizada por la nube y por el cielo, donde ocupó su lugar a la derecha de Dios. El episodio de la Ascensión de Jesucristo se une al de su Encarnación, en el sentido de que únicamente quien salió del Padre –es decir, su Hijo–, puede volver a Él. Jesucristo ingresó al cielo con todas sus cualidades, y en ello se incluye su humanidad. Gracias a ese suceso podemos tener la certeza y conservar la esperanza de que un día estaremos a su lado para siempre. Los seres humanos, valiéndonos únicamente de nuestras propias fuerzas, no podemos acceder a la Casa del Padre. Por eso Jesucristo nos mostró el camino y nos abrió la puerta del cielo. Él, como cabeza de su Iglesia, nos ha precedido en el Reino de Dios, para que todos los que somos miembros de su Cuerpo Místico vivamos según sus enseñanzas y con la esperanza de poder seguirlo hasta al lugar donde ejerce permanentemente su sacerdocio. Desde el sitio donde se encuentra ahora, además, Jesucristo intercede por nosotros para brindarnos la efusión del Espíritu Santo. Por ello está sentado a la derecha del Padre, el sitio que ocupó antes, del que salió para ofrecernos la salvación y al que volvió para que estemos a su lado. El lugar a la derecha del Padre es un espacio de privilegio, un símbolo de la divinidad de Jesucristo y la evidencia de que se ha inaugurado su Reino, que no tendrá fin. Este mes el Padre Marco Antonio de la Rosa narra algunas de las vicisitudes que se experimentan en Japón en torno al Sacramento de la Reconciliación. El diácono Santiago Rodríguez nos comparte la vivencia del primer bautizo que celebró desde su ordenación diaconal. Y el Padre Fermín Parra comenta el evento por medio del cual se confirieron el Lectorado y el Acolitado a seis alumnos del Seminario de Misiones. Esperamos que estos artículos impulsen el ánimo para fortalecer con nuestros actos la Misión de la Iglesia. Junio 2013

3


Página del lector Queridos Misioneros de Guadalupe: Por medio de la presente me dirijo a ustedes de la manera más atenta. Es un orgullo para mi esposo, el señor Lázaro H. O., y para mí contribuir con su obra. Aunque sea poco, en ello ponemos nuestro corazón y nuestras oraciones para que sigan adelante en lo que Dios les ha encomendado. Queridos ahijados, les envío la fotografía de mis padres, quienes fueron un gran ejemplo para nosotros. Mi madre me enseñó a ser Madrina de ustedes, pues aunque no sabía cómo hacer su donativo, ya que vivía en una comunidad alejada de la ciudad, tenía conocimiento de las labores que realizan. Cuando ingresamos al movimiento familiar cristiano y empezamos a salir de la comunidad, conocimos a nuevas personas, quienes nos guiaron para entrar en contacto con ustedes y colaborar en su obra. Mi esposo también tomó el camino que como su esposa le he enseñado y ahora se siente orgulloso de recordar a Misioneros de Guadalupe en sus oraciones cotidianas. Les pedimos que tomen en cuenta a nuestros papás en sus oraciones, pues se nos adelantaron y ahora se encuentran con Dios. ¡Que Dios los bendiga! Atentamente. Lucía T. R. de H. Queridos Misioneros de Guadalupe: Les saludo con especial cariño, esperando que se encuentren bien de salud y con mucho ánimo para seguir esforzándose todos los días. Me llamo Rafaela N. G., tengo 76 años de edad, soy originaria de una comunidad de Aguascalientes y siempre he sido muy devota de la Virgen de Guadalupe. Quiero agradecer a la revista Almas por darme la oportunidad de compartir mi testimonio de fe. Mis padres fueron Apolonio N. N. y Francisca G. A. y me inculcaron la religión católica, pero durante un tiempo estuve muy alejada de la fe y sólo invocaba a Dios cuando lo necesitaba. Con trabajo llegué a tercer año de primaria. Al ser la mayor de cinco hermanos, desde muy niña 4

Revista Almas


Página del lector tuve que trabajar en la casa y en labores del campo. Carecimos de muchas cosas, pasé hambre y frío, pero aun así en mi niñez fui muy feliz. Me casé muy joven y tuve doce hijos, de los cuales viven seis: cinco mujeres y un hombre, todos casados, gracias a Dios. Quedé viuda a los 33 años, por lo que tuve que trabajar muy duro para sacar a mis hijos adelante, y fui padre y madre al mismo tiempo. Ahora tengo 23 nietos y 22 bisnietos. Una hija mía vive en la ciudad de México y me invitó a un retiro espiritual. Con mucho temor acepté, y fue la experiencia más maravillosa que he vivido. Quiero decirles a los queridos lectores de Almas que con certeza conocí a Dios y lo acepté en mi corazón. Un día tocaron a mi puerta para solicitar ayuda para el Seminario de Misiones. Sin pensarlo dije que sí y ahora me siento feliz de compartir con ustedes lo que Dios me da. Así me hice parte de esta gran familia que apoya la Misión. Les agradezco que me envíen la revista Almas cada mes. Yo la leo y luego se la hago llegar a mi hija hasta México; le gusta mucho. Le doy gracias a Dios por la vida que me da y por todos los beneficios recibidos. Felicito a todos los misioneros que están fuera de sus hogares y espero que Dios los bendiga, los llene de fortaleza y nunca les falte el espíritu de amor, pues por medio de esta revista conocemos todos los trabajos y carencias que pasan. Espero que mi oración les ayude a continuar con su labor y que no me olviden en sus oraciones. ¡Reciban muchos abrazos de mi parte y que Dios los llene de bendiciones! Rafaela N. G.

Junio 2013

5


El Sacramento de la Reconciliación en Japón Padre Marco Antonio de la Rosa Ruiz Esparza, mg

El Padre Marco Antonio de la Rosa comenta algunos aspectos de la forma en que el Sacramento de la Reconciliación es recibido por los fieles, sobre todo jóvenes, en Japón. Los católicos en Japón normalmente se confiesan de una a tres veces al año, por lo regular en Adviento, Cuaresma o en la fiesta de la Asunción de la Virgen; aprovechan los retiros espirituales antes de Navidad y antes de Pascua para recibir el Sacramento de la Reconciliación. En mi ministerio he encontrado verdaderas conversiones gracias a la Confesión, pero también he tenido la experiencia de conocer a gente que no sabe confesarse o ya lo olvidó. También hay recién bautizados que tienen temor de no saber confesarse bien, o personas que tenían muchísimos años sin acercarse al sacramento y necesitan ayuda para hacer una buena confesión. En las escuelas dominicales se prepara a los alumnos para que por lo menos una vez al año participen de este sacramento. Sin embargo, para los muchachos de secundaria y preparatoria resulta difícil llevar a cabo la Confesión, algunos son reacios y otros no se acercan a la iglesia, sobre todo por las actividades que se realizan el fin de semana, como participar en clubes deportivos o en actividades del barrio. En las parroquias de Aizu Wakamatsu y Kitakata pudimos reunir a los muchachos en un solo grupo de secundaria. Una religiosa y yo sabíamos que algunas mamás preparaban platillos muy sabrosos y decidimos involucrarlas en el proyecto. Los jóvenes respondieron muy bien a las actividades. Incluso aquellos que cursaban tercero de secundaria y estaban a punto de graduarse manifestaron que querían 6

Revista Almas


seguir participando, por lo que vimos conveniente hacer el grupo con chicos de secundaria y preparatoria. Empezamos muy bien y durante la preparación de Cuaresma los invitamos a la Confesión, junto con sus mamás y los líderes adultos. Sin embargo, de forma inmediata una líder de preparatoria me respondió que se confesarían solamente con la condición de que no fuera junto con los adultos en los días de confesión o de retiro. No vi ningún inconveniente y ese mismo día realizamos la preparación del Sacramento de la Reconciliación, que finalmente recibieron todos los muchachos, seguidos por las mamás y, al final, los líderes adultos. Este suceso generó una gran sorpresa en una Hermana que pen-

saba que se negarían a confesarse, e incluso llegó a creer que los muchachos harían una huelga y tendríamos que cancelar los grupos. Pero Dios hizo el milagro, pues pudimos prepararlos. Más adelante, mientras que yo escuchaba una confesión, la Hermana explicaba a otros jóvenes cuál era el sentido del sacramento, qué clase de pecados había que confesar, en qué consistía la penitencia, etcétera. Últimamente en las escuelas dominicales más de la mitad de los alumnos son hijos de extranjeros. En nuestras parroquias es común la presencia de inmigrantes latinoamericanos y filipinos. En algunas ocasiones hay que empezar reuniendo a los hijos de extranjeros y después hacer la invitación general a los niños japoneses, ya que son minoría. En

Junio 2013

7


muchas parroquias casi desparecen las escuelas dominicales y los grupos de adolescentes y de jóvenes. Por ello, otra sorpresa fue que todas las mamás, tanto extranjeras como japonesas, participaran con el grupo. Cuando llegué a Japón, hace 26 años, me extrañaba que casi toda la gente se acercaba a la Comunión en la Misa, pero eran pocos los que se acercaban a la Confesión. Después de varios años en alguna parroquia noté que la gente no veía este sacramento como algo necesario, por lo que, junto con los sacerdotes japoneses, vimos la conveniencia de instruir a los feligreses, a través de retiros, pláticas y sermones, acerca de la necesidad de frecuentar la Reconciliación. Tardamos

cuatro años, pero gracias a Dios pudimos ver cumplido el objetivo. El alejamiento de la Reconciliación es un problema que se presenta actualmente en todo el mundo. Invito a nuestros bienhechores y amigos a acercarse a este sacramento. Verán el cambio que Dios hace en sus personas. En mis 28 años de ministerio pastoral he visto cuánto bien hace Dios, gracias a este sacramento, en personas que se convierten o en quienes se han retirado de la Iglesia y han vuelto después. Les pido sus oraciones para que en la próxima Cuaresma la gente de las parroquias que comenzaré a atender (Ominato y Noheji) se acerque más al Sacramento de la Reconciliación. ¡Dios los bendiga!


Desde el Seminario

Experiencia misionera en Coahuila Carlos Jesús Benítez Ortiz y Gustavo Muñoz Carrillo

Los seminaristas Carlos Benítez y Gustavo Muñoz comparten parte de su experiencia en un campo misión realizado en el estado de Coahuila.

Carlos Benítez La experiencia que tuve en una comunidad rural llamada “Kilómetro 64”, en Coahuila, ha sido una de las más importantes de mi vida. Pude compartir con gente muy necesitada tanto económica como espiritualmente. Fui testigo de lo que es la falta de agua, de sacerdotes, de oportunidades, y todo ello me hizo valorar lo que tengo. Por otra parte, me alegró compartir con otros lo que sé de Dios y notar que escuchaban con entusiasmo lo que mis compañeros seminaristas y yo les decíamos. También fueron importantes las visitas por casa, recuerdo en especial a una mujer que encontró en nosotros los oídos que la escucharan: nos confió algunas de las cosas que la agobian, pero también su experiencia de acercamiento con Dios. Además, fue gratificante convivir con otros jóvenes, misioneros laicos, con quienes intercambiamos conocimientos e ideas; la comunicación fue agradable de ambas partes y supimos trabajar en equipo.

Gustavo Muñoz En diciembre de 2012 tuve la oportunidad de ir a cam-

po misión en Coahuila. Junto con cuatro compañeros seminaristas, acudí a la comunidad llamada “Kilómetro 64”. Durante las actividades fuimos acompañados por cuatro jóvenes de la parroquia. Al principio fue un poco complicado, pero pronto conseguimos impartir los temas con alegría, jugamos con los niños y compartimos momentos muy bonitos con las personas. Al cabo de tres días, antes de partir, dimos pequeños regalos a la comunidad, con la finalidad de que recordaran el amor que Dios tiene hacia nosotros. Por nuestra parte, nos llevamos el regalo de haber compartido con gente que nos abrió su corazón y nos hizo sentir como esa familia de Belén, unida y siempre amorosa. Doy gracias a Dios por brindarme esta oportunidad, en la que juntos comprendimos el sentido de la Navidad: ese amor de Dios que nunca acaba.


El regalo de la fe para un anciano maasai Diácono Santiago Rodríguez Serrano, mg

El diácono Santiago Rodríguez narra la experiencia del primer bautizo que realizó al llevar a cabo su ministerio diaconal en Kenia. En su carta apostólica Porta fidei el Papa Benedicto xvi convocó al Año de la Fe y expresó que la puerta de la fe está siempre abierta para introducirnos en la vida de comunión con Dios. Cuando la Palabra de Dios se anuncia y es recibida con el corazón por las persona, la gracia de Dios nos trasforma y se emprende un camino que dura toda la vida (cfr. Porta fidei, núm. 1).

había aceptado en su corazón, por varias razones no había sido bautizado. Sin duda alguna, la gracia de Dios actuó en este hombre. A pesar de su avanzada edad y de estar un poco enfermo, él confe-

Estas palabras las comprendí mejor pocos días después de mi ordenación diaconal, cuando inicié mi labor pastoral en la Parroquia de San Pedro, ubicada en una comunidad maasai de la Misión de Kenia. Al visitar algunas de las comunidades me encontré con Joseph Parsinti, un anciano de 105 años de edad que tenía el deseo de entrar en comunión con Dios y recibir el Sacramento del Bautismo. Aunque siempre colaboraba y trabajaba con los misioneros y la Iglesia católica, pues había escuchado la Palabra de Dios y la 10

Revista Almas


saba su fe y pedía ser bautizado para emprender su camino de fe y comunión con el Dios que había transformado su vida y su corazón, y que lo invitaba a seguirlo en su Iglesia. Inmediatamente después de escuchar su petición iniciamos los preparativos para que recibiera el Bautismo lo más pronto posible. La fecha acordada fue el domingo 23 del tiempo ordinario. La comunidad, reunida desde temprano, disponía todo lo necesario para la celebración. A pesar de no sentirse muy bien aquel día, Joseph vivió con gran alegría ese momento en el cual cruzó el umbral de la puerta de la fe e inició una nueva vida como miembro de la Iglesia de Cristo. Profesó su fe delante de la comunidad, que en medio de cantos compartía su felicidad porque él había escuchado y aceptado la Palabra de Dios. Sin duda alguna este evento fue un gran regalo para Joseph, pero

también para su comunidad, que da testimonio de fe y recibe con alegría a todo nuevo miembro de la Iglesia.

A pesar de su avanzada edad y de estar un poco enfermo, él confesaba su fe y pedía ser bautizado para emprender su camino de fe y comunión con el Dios que había transformado su vida y su corazón. Asimismo, el hecho de que la primera persona que bautizaba en mi ministerio diaconal fuera este anciano por el cual comprendí mejor el misterio de la fe, significó una gran experiencia misionera para mí. He confirmado que Dios regala la fe a todos los que están dispuestos a seguirlo, pues Él es el camino, la verdad y la vida que nos conduce a la felicidad eterna.

Junio 2013

11


Vida MG

25 aniversar Padre Salvador Sá

El Padre Salvador Sánchez ha resp mandas del ministerio sacerdotal años de presbítero.

El Padre Salvador Sánchez Durán, mg Jalisco, el 5 de septiembre de 1957. nacieron del matrimonio entre el se cundina Durán. Recibió la educació ha comentado, gracias a la invitación zó a interesarse por el sacerdocio, lo ción con algunos presbíteros.

En agosto de 1973 ingresó al Semin Intercontinental (uic), en la ciudad su preparación en Teología, la cual co Recibió el Sacramento del Orden, en de 1988, en Guadalajara, Jalisco, de Flores, Obispo Auxiliar de Guadalaja

En 1988 el Padre Salvador colaboró atención a bienhechores en Guada Al año siguiente colaboró con la p vocacional de nuestro Instituto en terrey, nl. De 1990 a 2005 compa Palabra de Dios con nuestros her de Hong Kong, donde colaboró prin mente en el trabajo parroquial de la sis, además de que fungió como Su de la comunidad mg en aquel territo 2005 cursó un diplomado en pasto cacional en el Instituto Teológico P para América Latina (itepal), ubica Colombia, y fue nombrado para enc se del Centro de Orientación Voca (cov) en Villahermosa, Tabasco, don 2007 a 2010 apoyó la atención a b chores. Fue nombrado nuevament llevar el Evangelio a Hong Kong en


rio sacerdotal ánchez Durán, mg

pondido con entusiasmo a las demisionero y este año celebrará 25

g, nació en la ciudad de Guadalajara, . Fue el segundo de los 11 hijos que eñor Salvador Sánchez y la señora Seón básica en su ciudad natal y, según n de un amigo de la primaria comeno cual se fortaleció por la comunica-

nario de Misiones. En la Universidad de México, estudió Filosofía e inició oncluyó en la Misión de Hong Kong. n grado de presbítero, el 6 de agosto e manos de Mons. Ramón Godínez ara.

de 2010 y hasta la fecha continúa en aquella Misión. El Padre Salvador ha comentado que se ha sentido muy realizado en el desempeño de las funciones que le han sido encomendadas tanto en México como en la Misión. Respecto de su ministerio en la patria ha dicho que el contacto con nuestra gente es muy edificante y reanimador, y le ha acrecentado el impulso de compartir el Evangelio de Jesús en los países de Misión. Así mismo, considera que el trabajo parroquial que ha realizado en Hong Kong ha requerido mucha paciencia y dedicación, pero le anima a seguir adelante y renovar su sacerdocio. El próximo mes de agosto cumplirá 25 años de haber sido ordenado. ¡Muchas felicidades, Padre Salvador!

ó en la alajara. pastoral Monartió la manos ncipala dióceuperior orio. En oral voPastoral ado en cargaracional nde de bienhete para agosto Junio 2013

13


Ad Gentes

El compromiso misionero de la Iglesia particular Al referirse a las Iglesias particulares, el decreto Ad Gentes pone especial atención en las Iglesias jóvenes, que son fruto del trabajo misionero y, por estar situadas en territorios considerados no cristianos, tienen el privilegio de nacer y crecer en un ambiente donde se distingue con claridad el mundo de la fe del que carece de ella. Sin embargo, esta posición privilegiada exige una actitud de apertura pues existe el riesgo de que la comunidad cristiana se centre demasiado en ella misma y se olvide de los que todavía no creen en Cristo, o reciba la ayuda de otras Iglesias particulares sin esforzarse por alcanzar la autosuficiencia ni compartir la fe que ha recibido. Al hacerse presente la Iglesia universal en la particular también debe evidenciarse su naturaleza misionera. Ad Gentes indica como deber principalmente del obispo acercar nuevos discípulos a Cristo, para lo cual deberá conocer tanto a su grey como las maneras de pensar y las situaciones sociales y culturales a las que se expone la sociedad y que provocan –o influyen para crear– actitudes de indiferencia respecto de Dios y la religión. Además, los sacerdotes de las Iglesias jóvenes deben mantener una postura de colaboración con los misioneros en el trabajo de predicación a los no cristianos.


Ad Gentes expresa la preocupación de la Iglesia por la participación de clérigos, religiosos y laicos de las Iglesias jóvenes en la labor misionera, pero sin descuidar la preparación para realizar dicha tarea. Propone una actitud sensible hacia quienes se resisten a aceptar la fe católica y tener disposición para emprender tareas misioneras en otras regiones y mostrar así comunión con la Iglesia universal. Un énfasis muy especial es puesto en la colaboración de los laicos. Para que las Iglesias jóvenes sean un signo perfecto de Cristo y el Evangelio penetre en la mentalidad, la vida y el trabajo de un pueblo, es necesario el apostolado seglar pues los fieles pertenecen al Pueblo de Dios y al pueblo en que han nacido, participan en la vida cultural, el progreso y los problemas civiles, pero han sido regenerados por la fe y el bautizo, y participan de la renovación de la vida y las obras en Cristo. El

testimonio presentado con su vida y su palabra debe lograr que la fe en Cristo deje de ser extraña a la sociedad en la que viven y sea capaz de penetrarla y transformarla. La maduración de la vivencia y el anuncio de la fe por las Iglesias jóvenes conlleva un intercambio de riquezas culturales, costumbres y tradiciones; sabiduría y doctrina; artes e instituciones de los pueblos para expresar la gloria del Creador. Ad Gentes propone que, a través de estudios teológicos y a la luz de la tradición de la Iglesia, las Sagradas Escrituras y el Magisterio, se descubran caminos para compaginar las costumbres, el sentido de la vida y el orden social de los pueblos con la revelación divina, de manera que sean asumidas las tradiciones propias, iluminadas por el Evangelio, para que las Iglesias particulares participen en la comunión de la Iglesia universal.

Junio 2013

15


Pastoral vocacional

La Capilla de San Pedro y San Pablo P. Ignacio Flores García, mg

Durante mi trabajo diaconal con las comunidades de Catete, en la Misión de Angola, descubrí la importancia de vivir en unidad y fomentar la comprensión, la solidaridad y la preocupación por el prójimo. Entre las diferentes comunidades de la parroquia que atendíamos había una que me llamaba la atención, pues a pesar de estar cerca del templo era una de las menos motivadas en su fe. Casi todos los días, cuando iba rumbo a las capillas para las celebra-

ciones, pasaba por ahí y veía un claro entre el pasto verde y crecido, donde además se podían encontrar algunas piedras que hacían de asiento para las pocas personas que se reunían, principalmente los domingos, con el propósito de recibir la catequesis o escuchar la Palabra de Dios. Al ser pocos los misioneros que nos encontrábamos ahí, por lo general nos dedicábamos a atender a las comunidades más lejanas y guardábamos la esperanza de que los pocos cristianos de las comunidades aledañas se acercasen a la parroquia para participar en la Misa. En Catete nos apoyaba una grupo de religiosas que los domingos visitaba tres de las comunidades aledañas. Entre las religiosas, la Madre Consuelo, tal vez por su avanzada edad, era la designada para acompañar a la comunidad que mencioné

16

Revista Almas


antes. A veces pasaba y la veía en una celebración de la Palabra de Dios. Otra veces, cuando regresábamos por ella en una camioneta, nos esperaba en la carretera acompañada por algunos fieles. Al pasar el tiempo, en aquel claro comencé a ver una estructura de palos que hacía las veces de las columnas de una pequeña capilla. Después noté que improvisaron una lona que cubría al menos el altar y algunos troncos que la gente ocupaba como bancas. Poco a poco aquel claro fue tomando la forma de lo que más tarde sería una capilla sencilla. En nuestra calendarización anual para participar en las celebraciones de los santos patronos de cada comunidad, dábamos prioridad a las capillas cuyo acceso era más difícil, es decir, las “mucho más alejadas”, pero a petición de la Madre Consuelo hicimos un espacio para aquella comunidad, que tenía por patronos a san Pedro y san Pablo, apóstoles. Fue realmente una sorpresa encontrar una respuesta animada de parte

de los fieles, pues se interesaban por crecer en su fe y festejar a sus patronos. Al celebrar con ellos me di cuenta de que los valores evangélicos tienen mucho impacto, a pesar de las grandes limitaciones que se viven en la Misión, pues Dios es tan grande que deposita en cada uno de nosotros el deseo de hacer crecer nuestra Iglesia y fortalecerla como una roca. A pesar de su avanzada edad la Hermana Consuelo motivaba a la comunidad mediante el ánimo, la fraternidad, la alegría, el ejemplo, la entrega, etcétera. A la fecha pienso que, si hubiera más misioneros en el mundo, los valores que la Iglesia nos invita a vivir podrían dar más frutos en el trabajo que ustedes y nosotros realizamos tanto en México como en Misiones. Por eso invito a los jóvenes a dar testimonio de su vida de fe y compartir los valores que Jesús nos enseñó entre aquellos que esperan con ansia recibirlos.12

Junio 2013

17


Ministerios de Lectorado y Acolitado Padre Adolfo Fermín Parra González, mg

El Padre Fermín Parra menciona algunos aspectos de la formación de los seminaristas mg durante el Curso de Espiritualidad y Pastoral. Los documentos de la Iglesia piden que los candidatos al Sacramento del Orden sacerdotal, tanto por el estudio como por el ejercicio gradual de los ministerios de la palabra y del altar, conozcan y mediten, a través de un íntimo y constante contacto con su fe, esos dos aspectos de la función sacerdotal, pues así podrán acercarse a la ordenación plenamente conscientes y convencidos de su vocación. El Seminario Mexicano de Misiones tiene un curso especial de un año que se denomina Curso de Espiritualidad y Pastoral (Cespa), mediante el cual, durante el primer semestre, se brinda a los alumnos la oportunidad de acercarse a las fuentes de la vida espiritual. Una vez terminado ese periodo se celebra la institución de los ministerios de Lectorado y Acolitado. Para el segundo semestre los seminaristas tienen la oportunidad de vivir la vida apostólica en las comunidades 18

de la montaña en la Diócesis de Tlapa, en Guerrero. Lo anterior responde a que tanto la vida espiritual como la vida apostólica son fundamento de la vocación sacerdotal misionera. El sábado 26 de enero de este año nos reunimos sacerdotes, seminaristas, familiares y amigos de Misioneros de Guadalupe en una Celebración Eucarística presidida por Mons. Francisco Javier Chavolla Ramos, Obispo de Toluca, quien confirió los ministerios a los alumnos del Cespa. El obispo se dirigió a ellos con familiaridad, los invitó a sentarse frente a él y les dirigió unas palabras en torno al Evangelio. También hizo hincapié en la seriedad que conlleva el seguimiento de la vocación sacerdotal. Los ministerios exigen algunas actitudes para la vida de quienes son instituidos. Al lector se le pide una aspiración constante a la perfección cristiana, propia de un

Revista Almas


verdadero discípulo del Señor, y una meditación asidua de la Sagrada Escritura, para conocerla mejor. Al acólito se le pide ofrecerse diariamente a Dios, siendo ejemplo de seriedad y devoción en el templo; mantenerse cercano al Pueblo de Dios y ser caritativo, especialmente con los necesitados y los enfermos, y aprender a captar el sentido íntimo y espiritual de todo lo que pertenece al culto público.

riencia es para nuestros hermanos de la montaña”. Guillermo Emanuel Gómez Preciado, de 26 años, originario de Yucatán.

Los seminaristas del Cespa ya se encuentran en Tlapa. Cada uno de ellos expresó las siguientes palabras, que comparto con ustedes:

“Dios nos permita realizar de la mejor manera esta experiencia en Tlapa, Gro., y que el simple placer de servir y llegar a estar presente en la vida de nuestros pueblos mixtecos y tlapanecos anime a otros chavos a venir a la Misión”. Salvador Gómez Ruvalcaba, de 29 años, originario de Aguascalientes.

“Haber recibido los ministerios es un compromiso personal, pero para el bien de la Iglesia, para los demás. Me siento contento, todo fue nuevo al vivir el rito de los ministerios. Y ahora esta expe-

“Me sentí nervioso en la celebración y, conforme avanzan los días, las felicitaciones me hacen sentir especial y me hacen tomar conciencia de mi ser misionero. Un compromiso posterior es ir al extranjero para la Misión ad

Junio 2013

19


gentes”. Alejandro Huerta Cortés, de 29 años, originario de Jalisco.

Flores, de 25 años, originario de Jalisco.

“Los ministerios son un compromiso nuevo en la formación sacerdotal, que responde al llamado personal que Dios me hizo a su servicio en todas las personas. Quiero responder ayudando a otros a crecer en la fe, para que la gente conozca a Cristo”. Miguel Ángel Mendoza Hernández, de 24 años, originario de Tabasco.

“Pienso que es una reafirmación al llamado y un signo vocacional para volver a decir ‘sí’ y ponerme al servicio de los demás. A diferencia de otras Misiones, hoy que llego a la montaña, con los ministerios, tengo mayor confianza para compartir a Dios”. Francisco Javier Romero Díaz, de 34 años, originario de San Luis Potosí.

“Casi lloré al ver tan emocionados a mis familiares. Desde pequeño inicié mi formación en el Seminario de Misiones y cada día se realiza mi ser misionero. Servir en la montaña exige esfuerzo, pero estoy dispuesto a vivir con alegría”. Miguel Ángel Ramírez

Estimados lectores, les pido que oremos por los seminaristas del Cespa. Al terminar esta etapa podrán ser admitidos a nuestro Instituto como miembros temporales, e incluso algunos podrían culminar sus estudios o realizar una experiencia pastoral en Misiones. Gracias, Padrinos y Madrinas, estos son algunos de los frutos de su apoyo a la Misión ad gentes.


S  

El gran tesoro Un anciano que vivía solo y únicamente de vez en cuando recibía alguna llamada de su hijo menor, una carta de su hija o alguna visita de su primogénito, decidió dejar una enseñanza a sus hijos antes de morir y les envió el siguiente mensaje: “La enfermedad está sobre mí, en poco tiempo ya no estaré con ustedes. Me gustaría compartirles el gran tesoro que acumulé durante toda mi vida”. Atraídos por la herencia, los hijos comenzaron a cuidar a su padre, quien en su lecho de muerte los bendijo y les entregó un mapa. Después del funeral y el entierro, ubicaron el lugar donde estaba el gran tesoro. Ahí encontraron una caja grande y pesada. “Debe ser oro”, pensaron, pero adentro sólo había piedras. “¡Se burló de nosotros!”, exclamaron. Sin embargo, descubrieron que al fondo de la caja se hallaba escrita esta inscripción: “Honrarás a tu padre y a tu madre”. Así comprendieron el verdadero tesoro que les dejaba su papá.


Papá: el tesoro que Dios nos da Este mes celebramos en México el Día del Padre, pero la fecha del festejo varía en algunos países. Por ejemplo, en España se relaciona con la festividad de san José, padre de Jesús, y se celebra el 19 de marzo. San Bernardino de Siena dijo que san José fue elegido por Dios como protector y custodio fiel de sus principales tesoros: su Hijo y la Virgen María, y cumplió su oficio con fidelidad. Por eso invitamos a los niños a que vean a sus papás como el gran tesoro que Dios les da; ámenlos y respétenlos como Jesús lo hizo con san José. Acordémonos de las recomendaciones del apóstol san Pablo: “Hijos, obedezcan a sus padres, pues esto es un deber: Honra a tu padre y a tu madre. Es, además, el primer mandamiento que va acompañado de una promesa: para que seas feliz y goces de larga vida en la tierra” (Ef 6,1-3).


Misioneros de Guadalupe en América A los sacerdotes también se les llama “Padres”, pues son nuestros papás espirituales; ellos guían nuestro camino hacia Dios y nos enseñan su Palabra. Los Padres mg tienen presencia en varios países de América. Los invitamos a señalar esos países en el lugar que les corresponde dentro del mapa de nuestro continente.

Cuba Guatemala Estados Unidos

Brasil México

Perú


¡Tú puedes ser misionero!

Joven mexicano, ¿has sentido el llamado de Jesús y quieres llevar su mensaje de salvación a las personas que no lo conocen?

Misioneros de Guadalupe te invita a descubrir tu vocación. Participa en las actividades que organiza su Centro de Orientación Vocacional (cov). Comparte experiencias recreativas y formativas con otros jóvenes que también buscan tomar decisiones acertadas que darán sentido a sus propias vidas.

Informes: • cov México Tel. (01 55) 5573 3000 vocacionesmg@hotmail.com Línea Misionera (sin costo): 01 800 00 58 100

• cov Monterrey Tel. (01 81) 8358 2101 covmty@hotmail.com Línea Misionera (sin costo): 01 800 83 15 350

• cov Guadalajara Tel. (01 33) 3601 0815 vocgdlmg@hotmail.com

• cov Villahermosa Tel. (01 993) 315 2934 covtabasco@hotmail.com


Becas misioneras “Vayan por todo el mundo y proclamen la Buena Nueva a toda la creación” (Mc 16, 15) El trabajo de la evangelización entre los no cristianos no ha terminado y continúa realizándose en muchos lugares. Los misioneros ancianos necesitan que los jóvenes apoyen y prosigan su labor de proclamar la Buena Nueva. Ustedes pueden apoyar a quienes han decidido consagrar su vida a la Misión ad gentes, al fundar una beca con la cual un seminarista completará su formación sacerdotal.

Beca completa Media beca Ayuda anual

$12 000.00 $ 6 000.00 $ 1 000.00

¡Ayudemos a la evangelización del mundo!

Línea Misionera (sin costo): 01 800 00 58 100 Correo electrónico: padrinos@mg.org.mx


Únete a la Misión Padre Víctor Piñón Salinas Misionero de Guadalupe Nació en la ciudad de México, en 1967. Ingresó al Seminario de Misiones en 1990, después de haber tenido un periodo de discernimiento y haber participado en el Centro de Orientación Vocacional de mg y el Curso Introductorio al Seminario de Misiones. Concluyó sus estudios en la Misión de Kenia y fue ordenado sacerdote el 8 de diciembre de 2000, por Mons. Felipe Tejeda García, Obispo Auxiliar de México. A partir de ese año proclamó el Evangelio en la Misión de Kenia. Recientemente fue nombrado para colaborar como miembro del equipo formador en el Seminario Mayor, donde se desempeña desde enero de este año. Desde que inició el seguimiento de su vocación, el Padre Víctor se ha comprometido a realizar su sacerdocio misionero de la mejor manera. Tú también puedes llevar la Palabra de Dios a quienes no la conocen.

¡Responde al llamado de tu vocación!

Ciudad de México Cantera 29, Col. Tlalpan, Del. Tlalpan, cp 14000, México, df. Tel. (01 55) 5655 2691

Guadalajara Madero 837, esq. Escorza, Centro, sj, cp 44100, Guadalajara, Jalisco. Tel. (01 33) 3825 2315

Línea Misionera: 01 800 00 58 100

Monterrey Habana 105, Col. Altavista, cp 64840, Monterrey, Nuevo León. Tel. (01 81) 8358 2101

Villahermosa Ejército Mexicano 167, Col. Atasta de Serra, cp 86100, Villahermosa, Tabasco. Tel. (01 993) 315 2934

www.revistaalmas.com.mx


Revista Almas junio