Issuu on Google+

Junio 2012 Año LXIII • Núm. 750 Ejemplar gratuito

Publicación de Misioneros de Guadalupe

Escuchar el llamado del Señor Alentar y sostener las vocaciones


PapaBenedict o xvi La vocación a la vida consagrada

E

l Señor no deja de llamar, en todas las edades de la vida, para compartir su Misión y servir a la Iglesia en el ministerio ordenado y en la vida consagrada, y la Iglesia “está llamada a custodiar este don, a estimarlo y amarlo” ... Es importante alentar y sostener a los que muestran claros indicios de la llamada a la vida sacerdotal y a la consagración religiosa, para que sientan el calor de toda la comunidad al decir “sí” a Dios y a la Iglesia. Benedicto xvi Mensaje para la xlviii Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones 15 de mayo de 2011


Intenciones

del Santo Padre Benedicto

xvi

para 2012

P. Sergio César Espinosa González, mg

General: Por el reconocimiento de Cristo en la Eucaristía Que en la Eucaristía los creyentes sepan reconocer la presencia viva del Resucitado, quien los acompaña en la vida cotidiana. En tiempos de Jesús debió ser muy difícil para la gente reconocer al Mesías y Señor en la sencillez de un hombre del pueblo, trabajador, sencillo y pobre. En la historia tampoco ha sido fácil reconocer la presencia del Hijo de Dios en la Iglesia –una comunidad a la que hemos sido convocados seres humanos frágiles y pecadores–, o en la Eucaristía. Pidamos para que a los creyentes nunca nos falte la fe necesaria para descubrir en la Eucaristía la presencia viva de nuestro Salvador, muerto y resucitado para darnos vida, quien además es nuestro compañero de camino hacia la casa del Padre.

Misionera: Por los cristianos en Europa Que los cristianos en Europa redescubran su identidad propia y participen con mayor empeño en el anuncio del Evangelio. En la actualidad, la mayoría de los cristianos debemos mucho a los misioneros que dejaron sus tierras en Europa para anunciar el Evangelio por todo el mundo. En nuestro país no debemos olvidar que hubo quienes se aventuraron a cruzar el océano para compartir lo mejor que tenían: su fe. Además de gratitud con los evangelizadores de nuestros antepasados, debemos mostrar solidaridad con los cristianos europeos que ahora se encuentran en crisis de fe y de sentido en sus vidas. El Santo Padre nos pide que oremos por quienes se mantienen fieles en medio de la adversidad, para que sigan viviendo y anunciando el Evangelio.

Junio 2012

1


Publicación de Misioneros de Guadalupe Ejemplar gratuito. Prohibida su venta Año LXIII • Núm. 750 • Junio 2012

DIRECTORIO Editor responsable P. Juan José Márquez Echeverría

6

14

Ser misionero es ser testigo

La luz en mi vida

P. Luis Alonso Yepes Cruz, mg

Marlene Adriana Gámez Hernández, mla

Director P. Víctor Manuel Zavala Contreras Auxiliar editorial Juan José Ramírez Escarza Diseño gráfico Lourdes Reyes Esquivel Ilustración Elia María Bañuelos Hernández Webmaster Jorge Hugo Guerrero Luna www.revistaalmas.com.mx

Portada El P. Ricardo Gómez F., mg, escucha la confesión de una niña que participa en las celebraciones litúrgicas de la Parroquia de Mashuru, en Kenia. Almas es editada por Editora Escalante, sa de cv, Córdoba 17, pb, local 1, Col. Roma, Del. Cuauhtémoc, cp 06700, México, df. Distribuida por Misioneros de Guadalupe, ar, Cantera 29, Col. Tlalpan, Del. Tlalpan, cp 14000, México, df. Certificado de Licitud de Título Núm. 555 (Época SEP), y Certificado de Licitud de Contenido Núm. 4414. Certificado de Reserva de Derechos al uso exclusivo del Título Núm. 04-1999-050317152800-102. Impresa en Transcontinental-Reproducciones Fotomecánicas, sa de cv, Democracias 116, Col. San Miguel Amantla, Del. Azcapotzalco, cp 02700, México, df. Tel. 5354 0100. Registro Postal Publicaciones Núm. PP09-0298 autorizado por Sepomex. El Instituto de Santa María de Guadalupe para las Misiones Extranjeras fue fundado en 1949 por el Episcopado Mexicano y la Pontificia Unión Misional del Clero para formar y enviar misioneros a los países no cristianos que le señale el Santo Padre. El Papa Pío xii aprobó sus Constituciones. El Primer Superior General fue Mons. Alonso M. Escalante. El Instituto es sostenido por los católicos mexicanos.

16

18

El Santo nombre de María

El ánimo misionero

Mons. Silvino Moreno Rendón

P. Ignacio Flores García, mg

Papa Benedicto xvi • Intenciones • Editorial • Página del lector • Noticias breves • Pastoral de la salud • Vida mg • Sólo para niños. Club de Niños mg • Centro de Orientación Vocacional • Bienhechores •

Línea Misionera: 01 800 00 58 100 www.mg.org.mx

1 3 4 9 10 12 21 24


Edit orial

Promoción de vocaciones

E

stimados lectores de Almas, en el capítulo 10 del Evangelio de Mateo, conocido como el “Discurso Apostólico”, Jesús se dirige a sus doce discípulos, les da el nombre de apóstoles y los instruye acerca de aquello que habrán de realizar para llevar su mensaje por el mundo. Además les advierte acerca de los riesgos y problemas que podrán encontrar en su camino, y les pide que no teman, pues Él estará a su lado. En la actualidad seguir a Cristo y vivir la dimensión misionera de nuestra fe también implica un trabajo arduo, no exento de peligros, pero lleno de alegrías y satisfacción. Debemos conocer al Señor, escuchar su Palabra, encontrarlo en la oración y los sacramentos, y aprender a ver en su voluntad la realización de nuestras vidas. Lo anterior atañe a la vida ordinaria de todo creyente, pero entre el Pueblo de Dios hay quienes reciben un llamado especial al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada. El surgimiento de vocaciones es signo de la vitalidad y del compromiso misionero de una Iglesia local. Todos los fieles debemos promover las vocaciones, que son fruto del contacto con Dios y de las oraciones que se elevan desde las comunidades de fe, las familias y los centros vocacionales. Nuestros sacerdotes misioneros también son una fuerza impulsora de vocaciones, pues con sus vidas dan testimonio de la amistad con Cristo y de la entrega incondicional por el prójimo.

Este mes, el P. Alonso Yepes comparte una reflexión acerca de la confianza total que ha tenido en Dios para el desarrollo de su ministerio. Marlene Gámez, mla, nos platica la forma en que ha cambiado su vida al dedicarla a servir a la Misión. Y el P. Ignacio Flores narra los acontecimientos de una animación misionera realizada por nuestro Instituto. Esperamos que estos artículos fomenten el compromiso de nuestros lectores para promover las vocaciones en sus propias comunidades.

Junio 2012

3


Página del lect or Queridos Misioneros, les escribe su Madrina, la señora Emma D., para compartirles un testimonio hermoso. Soy sobrina de san Rafael Guízar y Valencia. Hace unos meses una bisnieta de un año y un mes de vida cayó de una escalera, desde una altura de aproximadamente cinco metros. Después de caer, la niña trató de incorporarse, pues no había perdido el conocimiento. Mi hija me llamó desde la ciudad de Querétaro para platicarme lo sucedido. Inmediatamente tomé la imagen de mi tío y le pedí con todo mi corazón que la niña no tuviera consecuencias graves por el accidente. Me enteré de que los médicos decidieron operarla de la cabeza, ya que se había fracturado. Volví a pedir la intercesión de mi tío para que el Señor protegiera

Queridos Misioneros de Guadalupe, aproximadamente hace 40 años mi madre, la señora Eustolia H. de R., se inició como 4

Revista Almas

y ayudara a mi bisnieta durante la cirugía. Por fortuna, al recobrar el conocimiento le pusieron música infantil y la reacción de la niña fue ponerse a bailar, moviendo su cabecita y sus manos. Los médicos dicen que no se explican cómo, después de caer desde esa altura, la niña no murió ni quedó gravemente lesionada. Les comparto este testimonio, ya que para mí es de verdad un gran milagro y considero importante agradecer que mi tío, san Rafael Guízar, me haya escuchado para proteger a esta pequeña. Que Dios, nuestro Señor, los bendiga. Yo los llevo siempre en mi corazón. Su Madrina que los quiere, Emma D. viuda de Méndez

Madrina de ustedes. Después, ya estando yo casado con Rosa Herlinda M. de R., llegaron a preguntar a nuestra casa si deseábamos


ser Padrinos del Instituto. Recordé a mi madre y acepté, por lo que somos sus Padrinos desde hace varios años. El motivo principal para escribirles es compartir algo que vivimos mi esposa y yo en nuestro matrimonio. Después de casarnos descubrimos que no podíamos tener hijos, así que empezamos a consultar a médicos especialistas, por recomendación de Hilda, una compañera de la universidad de mi esposa. En ese tiempo estaban terminando su licenciatura en Docencia y un día, después de repasar las lecciones y hacer el trabajo de equipo en la casa de Hilda, ella le propuso a mi esposa rezar a la Virgen de Guadalupe para que pudiera embarazarse, y así lo

hicieron. Una hermana religiosa que conocía a Hilda le preguntó si había comprado rosas, porque no las veía, pero percibía su olor. También su esposo, Guillermo, mencionó que el lugar donde estaban olía mucho a rosas. Meses después nos confirmaron que mi esposa estaba embarazada y ella me platicó lo que había pasado en la casa de Hilda, que ahora es madrina de nuestro hijo. Dimos gracias a Dios y a la Virgen de Guadalupe por el milagro. Tiempo después nació nuestro hijo, Jorge Gerónimo, que es una bendición de la Virgen de Guadalupe para nosotros y para la comunidad. Jorge Sabino R. H.

Junio 2012

5


Misión

de

Angola

Ser misionero es ser testigo Padre Luis Alonso Yepes Cruz, mg

El Padre Luis Alonso Yepes narra parte de su experiencia como misionero en Angola, desde el aviso de su envío hasta la actualidad, y reflexiona acerca de la confianza absoluta que se debe tener en Dios.

“Gusten y vean qué bueno es el Señor ¡felices los que en Él se refugian!“ Sal 34, 9

H

ace poco más de 10 años el Señor me concedió la gracia de recibir el ministerio sacerdotal misionero. Además, sin duda, la gracia más grande que Él me ha concedido hasta ahora ha sido mi envío a la Misión de Angola, aunque en principio no pude asimilarlo tan fácilmente, sobre todo por dos motivos: el primero fue que había dirigido mi corazón hacia las Misiones que el Instituto 6

Revista Almas


tiene en Asia y el segundo fue que Angola se encontraba en guerra civil desde 1960, lo cual hacía que tuviera temor de llegar a un país en donde la vida se ponía en riesgo. Recuerdo que cuando recibí mi nombramiento me quedé sin palabras y pasé más de 15 días sin sentir la emoción de ser sacerdote, y menos misionero. Sin embargo, en la Misa de envío con el Cardenal Norberto Rivera C., Arzobispo de México, durante la fiesta de Pentecostés de 2001, cuando vi a muchos misioneros y misioneras que serían enviados a diferentes países, de repente sentí una gran paz y una confianza infinita en la providencia de Dios: sabía que no estaría solo. En diciembre de aquel año llegué a Angola, con temor y temblor, pero confiando en que el Señor pondría en mi vida lo que me hiciera falta. Al principio fue difícil vivir con el miedo a que la guerrilla atacara la Misión en la que me encontraba; era difícil dormir con el alba puesta y el pasaporte al lado de la cama, para poder salir lo más pronto posible en caso de un ataque. Confieso que el testimonio de muchos de mis hermanos Misioneros de Guadalupe me animó y poco a poco el temor dio paso a la confianza y la esperanza.

En abril de 2002 llegó la paz a Angola y con ello empezó el reto de la reconstrucción de un pueblo mártir. Se fueron abriendo los caminos para llegar a las comunidades que se habían mantenido aisladas y pude contemplar la bondad de Dios al ver a tantos cristianos que se mantuvieron firmes en su fe a pesar de las dificultades. ¿Qué podía hacer yo ante tanta gente que con alegría y hospitalidad nos recibía en esas comunidades que por muchos años no habían tenido una Celebración Eucarística? Solamente me brotaba del corazón un agradecimiento al Señor por permitirme ser testigo de una nueva etapa en la historia de este país. Después de 10 años, al ver hacia atrás, solamente puedo decir, como el salmista: “¡Gusten y vean qué bueno es el Señor!”. Él me trajo hasta Angola y, a pesar de enfermedades como la malaria –que muchas veces me ha postrado en cama– y de las carencias materiales, me permitió ver con claridad que Él sabe escribir derecho en renglones torcidos; a pesar de los cansancios, de estar lejos de la patria y la familia, he aprendido muchas cosas y puedo decir que ha valido la pena dejarlo todo por seguirlo en dónde Él me puso. Muchas veces me pregunté cuál era el sentido de mi permanencia en Angola y la Junio 2012

7


única respuesta que encontré fue saber que Dios me necesitaba aquí y que en este lugar yo encontraría todo lo que necesitaba para ser feliz. ¡Así fue! Hoy reconozco dos cosas importantes. La primera es que mi vida debe ser como el desierto por el que pasó el pueblo de Israel, en donde aprendió a confiar totalmente en Dios y no en sus propios méritos. La segunda es que necesito vivir en una conversión continua, volviendo siempre hacia Él, para poder vivir con mayor fuerza la alegría, la simplicidad y la compasión que el Evangelio contiene, y para que el pueblo de Angola –y en general todo aquel que encuentre en mi vida– pueda conocer al Dios

que nos ama y nos llama a ser felices en su Reino. Hoy digo que 10 años son sólo el comienzo y espero que lo mejor esté por venir. No hay muchas razones para justificar el dejarlo todo para ir al encuentro de los que no creen en Cristo, pero se gana mucho al hacerlo. Pienso que si hubiera desistido hoy viviría arrepentido. Gracias al Instituto, a mi familia, a mis amigos y a todos nuestros Padrinos y Madrinas por haberme ayudado a vivir esta aventura. Pidamos para que sean muchos los que, sin pensarlo demasiado, escuchen la voz de Dios y se animen a vivir esta experiencia y ser felices entregándose a aquellos que más los necesitan.


Noticias breves

Fuentes: Vatican Information Service (vis) • Redacción de Almas

Atrio de los gentiles

Año de la fe

Ciudad de México, 16 feb 2012. Por primera vez se realizó en México el Atrio de los gentiles, una iniciativa promovida por Su Santidad desde hace algunos años, con el fin de fomentar el diálogo y el encuentro entre creyentes y no creyentes. La Casa de las Humanidades de la unam proporcionó un espacio donde, despojados de radicalismos, los filósofos Gustavo Ortiz y Xavier López-Farjeat, los intelectuales Ricardo Cayuela y Enrique G. de la G., y el sacerdote español Melchor Sánchez, Secretario del Consejo Pontificio de Cultura del Vaticano, intercambiaron sus puntos de vista respecto de las grandes interrogantes sobre la existencia humana.

El Vaticano, 16 oct 2011 (vis). Con la carta apostólica Porta Fidei, Su Santidad convocó a un “Año de la fe”, cuya intención es ilustrar a todos los fieles la fuerza y la belleza de la fe. Iniciará el 11 de octubre de 2012 (50 aniversario de la apertura del Concilio Vaticano ii y 20 aniversario de la publicación del Catecismo de la Iglesia católica) y terminará el 24 de noviembre de 2013 (solemnidad de Cristo Rey). Durante este año se intensificará la reflexión sobre la fe, con el fin de que los creyentes tengan una adhesión más consciente y vigorosa al Evangelio y puedan proclamarlo con gozo a la gente de nuestro tiempo.

Junio 2012

9


de la xvi salud PPastoral apa Benedicto

El pacto terapéutico Padre José Sandoval Íñiguez, mg

De la misma manera que la Nueva Alianza entre Dios y los hombres asegura la salvación de los creyentes, entre un paciente y un médico debe existir la confianza mutua para restablecer la salud del enfermo.

10

Revista Almas

E

n el cuidado de un paciente que se encuentra internado en un hospital se involucran muchas personas: el doctor, las enfermeras, los familiares del paciente, los voluntarios, etcétera. Sin embargo, el sujeto más importante es el mismo paciente, ya que es el primer interesado en su completa recuperación. Entre mejor sea la relación del enfermo con el personal médico, mayor será la posibilidad de recuperación. Es una relación


importante para la vida y la salud del enfermo, y la podemos llamar “pacto terapéutico”: un acuerdo implícito, basado en la confianza mutua entre el doctor y el paciente. El enfermo que se interna en un hospital es una persona que por su estado deteriorado de salud necesita ayuda y acude con un médico, pues piensa que él hará todo lo posible para sanarlo. El doctor, por su parte, aplica sus conocimientos, su pericia y sus habilidades clínicas al servicio del enfermo para curarlo. El paciente, entonces, debe confiar y obedecer las órdenes y prescripciones del médico. Asimismo, el doctor debe escuchar atentamente al enfermo y, en un lenguaje sencillo, proporcionarle información inteligible y suficiente sobre su estado de salud y el proceso de curación. De esta manera se fomenta la comunicación, crece la confianza mutua y hasta puede nacer una amistad, todo lo cual contribuye en gran manera al restablecimiento de la salud del enfermo. En el Antiguo Testamento Dios prometió al pueblo elegido librarlo de la esclavitud de Egipto, defenderlo de todo peligro y

llevarlo hasta la tierra prometida, para que gozara de una vida llena de prosperidad. Después, por medio de su hijo, Jesucristo, selló con toda la humanidad un nuevo pacto, o Nueva Alianza, por el cual el hombre, si se arrepiente de sus pecados y vuelve al camino recto, recibirá el perdón y alcanzará la salvación. La Nueva Alianza se establece entre Dios –santo– y el hombre –una criatura limitada–. De forma similar, el pacto terapéutico se realiza entre un médico –revestido de autoridad clínica y conocimientos médicos– y un enfermo –débil, lleno de ansiedad, temor e interrogantes–. El motivo que mueve a Dios a sellar un pacto con su pueblo es su amor infinito; lo que mueve a un médico es la compasión y su espíritu de solidaridad, pues sabe que él mismo tiene un cuerpo que es como una vasija de barro que se puede romper fácilmente. En este caso, ante la disposición del médico es necesaria también la cooperación del paciente. Tanto el uno como el otro deben de examinase continuamente, para confirmar que están cumpliendo con fidelidad el pacto que sellaron de manera implícita. Junio 2012

11


Papa Benedicto

xvi

Vida mg

25 aniversario sacerdotal Padre Ricardo Gómez Fregoso, mg El Padre Ricardo Gómez desde temprana edad descubrió su vocación misionera. En agosto de este año celebrará 25 años de vida sacerdotal. Por tal motivo, les ofrecemos una semblanza del actual Superior de la Misión de Kenia.

E

l Padre Ricardo Gómez Fregoso, mg, nació en la ciudad de Guadalajara, Jal., el 15 de enero de 1961. Al crecer en una familia muy religiosa y apostólica, desde que era niño participó en grupos parroquiales. Realizó sus estudios de educación básica en colegios de Guadalajara, y, estando en secundaria, recibió una invitación a participar en el Centro de Orientación Vocacional (cov) de Misioneros de Guadalupe, a partir de lo cuál pudo conocer a nuestro Instituto.


Tras aquella experiencia se sintió motivado para dar respuesta al llamado del Señor y en agosto de 1975 ingresó al Seminario Menor de Misiones. Dentro de su formación sacerdotal, realizó estudios de Filosofía y de Teología en la Universidad Intercontinental (uic). En 1983, cuando todavía era seminarista, tuvo la oportunidad de trabajar en Bagua, en la Misión de Perú. El Padre Ricardo ha comentado que, junto con el apoyo y la confianza que le brindó su familia durante su preparación al sacerdocio, su vivencia en Perú fue una gran motivación en sus años de seminarista.

de Misiones, en la ciudad de México, primero como Vicerrector y después como Rector y Director de Formación.

El Padre Ricardo recibió el Sacramento del Orden, en grado de presbítero, el 1 de agosto de 1987, de manos de Mons. Ramón Godínez Flores, entonces Obispo Auxiliar de Guadalajara, en el Seminario Menor mg.

A partir de 1997 y hasta la fecha ha ejercido su sacerdocio misionero en Kenia. En aquel país de África, el Padre Ricardo ha compartido el Evangelio en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, en la ciudad de Nairobi, y con el pueblo turkana, ubicado al noroeste del país, en la Diócesis de Lodwar. En aquella Misión, además, ha ocupado los cargos de Consejero (2004-2009) y Superior (2009 a la fecha).

Los primeros años de su ejercicio ministerial colaboró en la formación de nuevos seminaristas. Entre 1987 y 1990 fue asesor en el Seminario Menor, en Guadalajara, Jal. De 1990 a 1992 fue nombrado Director del Curso Introductorio al Seminario de Misiones (Cisemi). A partir de 1993 y hasta 1997 trabajó en el Seminario Mayor

El Padre Ricardo ha mencionado que la formación de los futuros sacerdotes misioneros es una gran responsabilidad y la ha definido como “una ‘gran Misión’, es la pastoral de las pastorales; mantiene nuestro sacerdocio joven, activo, comprometido, y nos permite poner un granito de arena en cada una de las Misiones y forjar los futuros hermanos, misioneros y evangelizadores que Cristo quiere y la Iglesia necesita”.

En agosto de este año el Padre Ricardo celebrará su 25 aniversario sacerdotal. ¡Muchas felicidades! Junio 2012

13


Misión

de

Kenia

La luz en mi vida Marlene Adriana Gámez Hernández, mla

Una misionera laica recuerda algunos hechos de su pasado y reflexiona acerca de la manera en que se ha ido transformado su existencia al colaborar en la Misión de Kenia.

H

ace algunos años esperaba un regreso en mi vida y recuerdo que tenía un sentimiento de preocupación, una sensación de que mi existencia se iba a tornar difícil de entender y de vivir. Pensaba que tal vez sería un hermoso momento para aprender y así fue, pero hasta años más tarde encontré el aprendizaje y pude ver lo hermoso. Más o menos un año después escuché hablar a una mujer y su voz resonó en mi mente y en mi corazón de tal forma que le di un “Sí” al amor, al servicio, a la Misión. Ahora me encuentro en Kenia, en medio 14

Revista Almas


de un pueblo que era desconocido para mí y en el que descubro brillos, encantos, seducciones y aventuras. Me pregunto si ustedes han pensado en las palabras que cada persona ha dejado en su mente, algunas veces se quedan un día, algunas otras toda la vida. Hoy caí en la cuenta de que cada palabra leída o escuchada, cada consejo o reclamo, ha hecho una labor importante en mi vida. En la actualidad todos los días camino hacia Kibera. Al cruzar una calle o dar vuelta en una esquina, Nairobi, la capital de Kenia, parece dar paso a un mundo distinto, donde me distraigo con la mirada de la gente, los niños, la comida, la diversidad cultural y religiosa; al escuchar los ruidos, la música en un alto volumen, y al caminar sobre las piedras de la vía del tren. Kibera es un lugar donde de noche se evita salir, pero un día le pregunté a un Padre si podía acompañarlo y salimos casi a las siete de la noche; parecía otro mundo a esa hora. Creo que Kibera puede convertirse en lo que uno desee: si quieres ver su miseria la puedes ver, si quieres ver su maravilla también la encuentras.

Durante mi estancia en Kenia he seguido descubriéndome y descubriendo a los demás. Soy feliz porque en mi vida opté por Dios, aunque me haya costado mucho, pues este camino no siempre está lleno de aventuras bellas, y me estoy convirtiendo en una mujer capaz de reconocer sus propios defectos y virtudes. Dios está en mi corazón y no quiero transformar al mundo, ni hacer que los demás adopten mi manera de pensar: quiero transformar mi corazón para entender a los hermanos con quienes convivo; transformar mi mirada para transmitir amor y que mis manos se conviertan en un instrumento de servicio. Dios está en mi vida: cada día encuentro una emoción en mi corazón para sentirme viva, un abrazo que recibir u ofrecer, y eso es lo que sostiene mi mirada en alto. Mi mundo está lleno de luz: cuando llegan los temores, las dudas, la soledad, también llega la luz y recuerdo que Él me eligió para estar aquí. Agradezco a mi familia por darme libertad plena y confianza. Agradezco también a los Padrinos y Madrinas que apoyan la labor de evangelización de Misioneros de Guadalupe. Siempre recuerdo a México en mis oraciones. Junio 2012

15


Testimonios El Santo nombre de María Mons. Silvino Moreno Rendón

Mons. Silvino Moreno, párroco de San Felipe de Jesús, en la Arquidiócesis de Acapulco, quien recientemente celebró un centenario de vida, comparte con los lectores de Almas un soneto dedicado al dulce nombre de María.

E

stimados lectores de Almas, quiero compartirles esta composición que hice el 12 de septiembre de 1972, cuando era párroco en Coyuca de Catalán, Gro. Entonces acostumbraba ir a Chilapa a celebrar la fiesta de El Santo nombre de María, también conocida como “Dulce nombre de María”, pues el canónigo Alberto Moreno Rendón, mi hermano, era capellán y Mons. Fidel Cortés Pérez, Obispo de Chilapa, celebraba la Misa por dicha fiesta. El 12 de septiembre también celebraba mi santo. Fui bautizado con el nombre de José Aurelio, pero 16

Revista Almas


mi padre, al ver que en el calendario se recuerda a san Silvino, obispo, me dio ese otro nombre y con él he trabajado toda mi vida. Por eso le dediqué mi plegaria al dulce nombre de María, pues, como digo en los primeros versos: “¡Cantar el nombre de María es expresar la fe santa y divina!”. Aquella fecha la pasaba muy feliz, pues convivía con mi hermano Alberto y con otros familiares que nos acompañaban, y daba gracias a Dios por celebrar mi santo durante la fiesta de El Santo nombre de María, celebración que alegraba a todo Chilapa, con cohetes y fuegos pirotécnicos que se quemaban por la noche. Cuando regresaba a mi parroquia, mis amadísimos feligreses festejaban el día de mi santo con una Misa solemne y un banquete en el que todos participaban. Hoy ya casi todos murieron y yo ruego a Dios por ellos, esperando que en el cielo estén cantando las glorias del Señor. Chilapa es una ciudad católica en la que de joven asistía a Misa y al catecismo muy contento. Ahora pido a los chilapeños que sigan amando a Dios, que no pierdan la fe, que amen a María, pues yo sigo cantando sus alabanzas al dulce nombre de la Virgen. Está

escrito que ningún devoto de María se condenará, por eso exhorto a la gente de México para que celebre año con año la fiesta de El Santo nombre de María, y de esa forma se honre y se alabe a nuestro Señor. He querido compartir este poema con los lectores de la revista Almas, pues es una revista que leo con mucho gusto y agradezco que los Padres mg compartan su trabajo misionero a través de sus páginas. ¡Viva Cristo Rey! Dulce nombre de María Cantar el dulce nombre de María es expresar la fe santa y divina, a la que busca y siempre adivina las penas del mortal que se extravía. Por eso, reverente en este día, llego hasta ti, hermosa diamantina, implorando tu gracia tan divina, que hoy exulto con suave sinfonía… Mi sendero ilumina desde ahora, para andar con firmeza hacia el cielo, donde quiero alabarte, gran señora. Tu hermosa mirada yo siempre anhelo para alcanzar tu gracia protectora, porque sólo en tu amor está el consuelo…

h Junio 2012

17


México

El ánimo Misionero Padre Ignacio Flores García, mg

El Padre Ignacio Flores narra algunos eventos ocurridos durante una animación misionera realizada por el Instituto y comparte sus reflexiones en torno a la colaboración de la comunidad donde se llevó a cabo dicha animación.

N

uestro Instituto realizó una animación misionera en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, Madre de la Reconciliación, conocida cariñosamente como “La Lupita”, en Ecatepec, Edo. de México. Fueron muchos los interesados en promover el espíritu evangelizador dentro de la comunidad. Las comisiones se formaron rápidamente y se asignaron los cargos para desarrollar las diversas tareas, de modo que en pocos días se comenzó a misionar en la zona de la parroquia. Todos los participantes tomaron muy en serio su 18

Revista Almas


colaboración y realizaron sus labores con un entusiasmo inagotable. La gente apoyó con mucha alegría y verdadera dedicación. Se crearon cinco sectores para realizar la animación misionera, y en el sector denominado “Asia” ocurrió algo peculiar que quiero compartir. Los miembros del equipo consiguieron prestado el aparato de sonido de un triciclo que cada mañana se usa para vender tamales por las calles, pues una de las organizadoras pensó que el éxito de la animación sería mayor si en la calle se escuchaban el rezo del Rosario, los cantos y las oraciones. En aquel primer día el anuncio matutino no decía: “¡Tamales, tamales!”, sino: “¡Bienvenidos a la Misión!”, y después se continuó con el Padre nuestro y el Ave María, además de otras oraciones y cantos misioneros y guadalupanos muy animados. El Rosario fue escuchado por católicos, protestantes y curiosos que pasaban cerca a nosotros, se asomaban a sus ventanas o simplemente salían de sus casas en el momento de escuchar algo novedoso en calle. El equipo de sonido era pesado y los muchachos que lo cargaban se cansaron; además, ese primer día no fue muy exitoso en asistencia. Sin embargo, aquella mujer se presentó al día siguiente con un

carrito de supermercado, viejo y algo oxidado, para transportar el sonido, al tiempo de cantar alabanzas misioneras y rezar con el Rosario a nuestra Madre del cielo. Todos nos veíamos sorprendidos y a mí me encantaban las iniciativas con que se realizaba esta experiencia misionera. Debido a que eran prestados, a mitad de la semana nos quedamos sin carrito y sin sonido. No obstante, el equipo misionero no se detuvo y el sonido fue substituido por un estéreo que alguien llevó de su casa, el cual, gracias al gran ingenio de los participantes, pronto fue alimentado de energía por una batería de automóvil, para que no se nos apagara. Con ese ánimo el grupo de participantes creció cada día y la animación misionera se realizó con mucha más emoción; las siguientes calles a visitar se llenaban con muchos altares (más de los designados por los organizadores), y rezábamos un momento en cada uno; la gente se sentía acariciada por la labor que nuestro Señor hacía a través de sus misioneros. Todo esto fue muy impresionante, sobre todo porque cada día había algo atrayente que el equipo improvisaba para mantener Junio 2012

19


el ánimo. En los últimos días el estéreo terminó en una carriola de bebé, pero en ningún día de la semana se dejó de rezar el Rosario misionero a viva voz. Recuerdo también que a mitad de semana llovió muy fuerte, pero la gente estaba ahí, ofreciendo su oración por las personas de México y de aquellas partes del mundo donde los misioneros anuncian el Evangelio.

lugares donde todavía no se ha escuchado la Palabra del Señor. Para mí la experiencia fue muy alentadora y me permitió testificar la manera en que nuestros hermanos piden a Dios por los misioneros en tierras extranjeras. Fui testigo de que, con un poco de esfuerzo, el compromiso evangelizador no se ve obstaculizado por ningún inconveniente.

Nunca pensé que el ánimo misionero pudiera sentirse de forma tan vivaz en las calles de un barrio dormido en cuanto a su expresión misionera. Tampoco imaginé que una animación misionera motivara a un buen número de personas a demostrar su amor por Dios, por el prójimo, por la sociedad e incluso por los

Gracias, Padrinos y Madrinas, por ayudarnos también a mantener nuestro ánimo misionero. Agradezco además a los sacerdotes, a los parroquianos y a los coordinadores que participaron en la animación realizada en “La Lupita”, pues nos brindaron un gran regalo de unidad y solidaridad cristiana, manifiesto en su ánimo misionero.


Decálogo de la iam Cuarto mandamiento Un niño misionero siempre dice: “¡Gracias!” Cuando en alguna ocasión recibimos un regalo, agradecemos por ese gesto de generosidad. Ahora pensemos que Dios nos ha regalado la oportunidad de vivir y que Jesús ha dado su vida para que cada uno de nosotros viva con Dios. Reflexionemos acerca de todo lo que Dios nos regala diariamente. Te invitamos a realizar cada día esta pequeña oración de agradecimiento: Gracias, Dios, por la vida; porque hemos tenido la oportunidad de conocer a Jesús; por nuestros padres y nuestra familia; por nuestros amigos; por nuestra escuela y porque podemos estudiar; por los alimentos que cada día recibimos; por el día y por la noche; por todos los niños del mundo; por los misioneros que anuncian el mensaje de Jesús. Amén.


Segunda consigna del Club de Niños mg Recibir información del trabajo de los misioneros en el mundo Yupanki representa a los niños y a las Misiones del continente americano y te invita a conocer, cada día más de cerca, la labor que realizan nuestros misioneros en este continente. En 1980 los Misioneros de Guadalupe fundaron la Misión de Perú, donde actualmente colaboran en las ciudades de Cusco y Pucallpa. En 1987 se fundó la Misión de Guatemala, donde realizan su labor por medio de los laicos asociados a mg, quienes visitan diferentes comunidades y atienden las necesidades materiales y espirituales de la gente. En 1988 fundaron la Misión de Brasil, donde nuestros sacerdotes han llevado el amor de Jesús a las comunidades asentadas en las orillas del río Amazonas. En 1995 se fundó la Misión de Cuba, donde acompañan a nuestros hermanos en sus necesidades, y les brindan la esperanza y el amor de Jesucristo. Además de conocer la labor de nuestros misioneros, invitamos a los niños a colaborar con su oración y sus buenas obras en favor de las Misiones.


Concurso “Dibujando a Perú” Perú es un país muy interesante y cuenta con muchas riquezas culturales. Misioneros de Guadalupe llegó ahí en 1980 para predicar el Evangelio, y su labor ha llevado la esperanza y el amor de Dios a varias zonas del país. Realiza un dibujo que represente la Misión de Perú y la llegada de Misioneros de Guadalupe. Puedes utilizar cualquier tipo de material y técnica que te ayude a expresar tu creatividad. Premios: 1er lugar: Kit con los nuevos artículos del Club de Niños 2do lugar: Lotería Misionera y playera del club. 3er lugar: dvd y gorra del club.

mg.

Envíalo antes del 15 de octubre de 2012 a: Club de Niños Misioneros de Guadalupe, Cantera 29, Col. Tlalpan, Del. Tlalpan, cp 14000, México, O por correo electrónico a: clubdeninos@mg.org.mx

df.

Visita nuestro sitio de internet y conoce más acerca de este concurso: www.clubdeninosmisioneros.org.mx


¡Tú puedes ser misionero! Joven mexicano, ¿has sentido el llamado de Jesús y quieres llevar su mensaje de salvación a las personas que no lo conocen?

Misioneros de Guadalupe te invita a descubrir tu vocación. Participa en las actividades que organiza su Centro de Orientación Vocacional (cov). Comparte experiencias recreativas y formativas con otros jóvenes que también buscan tomar decisiones acertadas que darán sentido a sus propias vidas.

cov México Tel. (01 55) 5573 3000 vocacionesmg@hotmail.com Línea Misionera (sin costo): 01 800 00 58 100

cov Guadalajara Tel. (01 33) 3601 0815 vocgdlmg@hotmail.com cov Monterrey Tel. (01 81) 8358 2101 covmty@hotmail.com Línea Misionera (sin costo): 01 800 83 15 350 cov Villahermosa Tel. (01 993) 315 2934 covtabasco@hotmail.com


Únete

a la Misión

Padre Damián Iván Bernal Cordero Misionero de Guadalupe en Mozambique

Nació en 1983, en Cananea, Son. Ingresó al Seminario de Misiones en 2001 y recibió los ministerios de Lectorado y Acolitado en 2006. Concluyó su formación sacerdotal en Nairobi, Kenia, país en el que recibió el diaconado en 2010. Durante un año ejerció su ministerio diaconal en la Misión de Mozambique. El 19 de noviembre de 2011 fue ordenado presbítero y nombrado para compartir el Evangelio con los no cristianos en Mozambique. El Padre Damián ha comentado que la lectura de Almas jugó un papel determinante en su respuesta al llamado de Dios y ahora se encuentra muy feliz y satisfecho al entregar su vida al servicio del Señor. Tú también puedes dar a conocer a Jesús en los pueblos que lo necesitan. ¡Responde al llamado de tu vocación!

Ciudad de México Tlalpan Cantera 29, Col. Tlalpan, Del. Tlalpan, cp 14000, México, df. Tel. (01 55) 5655 2691

Ciudad de México Roma Córdoba 17, Col. Roma, Del. Cuauhtémoc, cp 06700, México, df. Tel. (01 55) 5525 6989

Línea Misionera: 01 800 00 58 100

Guadalajara

Monterrey

Villahermosa

Madero 837, esq. Escorza, Centro, sj, cp 44100, Guadalajara, Jalisco. Tel. (01 33) 3825 2315

Habana 105, Col. Altavista, cp 64840, Monterrey, Nuevo León. Tel. (01 81) 8358 2101

Ejército Mexicano 167, Col. Atasta de Serra, cp 86100, Villahermosa, Tabasco. Tel. (01 993) 315 2934

www.revistaalmas.com.mx


Almas de junio, 2012