Issuu on Google+

Julio 2012 Año LXIII • Núm. 751 Ejemplar gratuito

Publicación de Misioneros de Guadalupe

Visita pastoral de Su Santidad Benedicto xvi a México Nueva sección vocacional: El florecimiento de vocaciones en tierras de Misión


PapaBenedict o xvi La fe en América

L

a fe católica ha marcado significativamente la vida, costumbres e historia de este continente, en el que muchas de sus naciones están conmemorando el bicentenario de su independencia. Es un momento histórico en el que siguió brillando el nombre de Cristo, llegado aquí por obra de insignes y abnegados misioneros, que lo proclamaron con audacia y sabiduría. Ellos lo dieron todo por Cristo, mostrando que el hombre encuentra en él su consistencia y la fuerza necesaria para vivir en plenitud y edificar una sociedad digna del ser humano... Benedicto xvi Homilía en la celebración de las Vísperas con los obispos de México y de América 25 de marzo de 2012


Intenciones

del Santo Padre Benedicto

xvi

para 2012

P. Sergio César Espinosa González, mg

General: Por el acceso y la seguridad en el trabajo Que las personas tengan acceso a un trabajo y lo puedan desempeñar en condiciones de estabilidad y seguridad. ¿Habrá algún lugar donde sobren puestos de trabajo seguros y bien remunerados? Aunque la sociedad tiene muchos bienes a su alcance, no se han encontrado los caminos para que haya suficiente empleo para todos los que lo requieren. Los políticos prometen soluciones, pero aún hay mucha distancia entre lo que deseamos y la realidad que enfrentamos. Este mes el Papa nos invita a orar para que tengamos acceso al trabajo y que lo podamos hacer en condiciones de estabilidad y seguridad. Pidamos que Dios ilumine a quienes pueden crear fuentes de trabajo y les conceda un corazón justo y generoso para buscar, además de su propio bien, el de todos los que dependen de ellos para ganarse el pan.

Misionera: Por los voluntarios cristianos en Misiones Que los voluntarios cristianos presentes en territorios de Misión sepan dar testimonio de la caridad de Cristo. Durante siglos los misioneros fueron casi siempre religiosos y religiosas, pero desde el siglo pasado ha crecido el número de voluntarios que no son parte permanente de una orden religiosa ni de un instituto de vida apostólica. Se trata de personas, a veces solteras, otras casadas y con familia, que se comprometen a prestar su servicio en los lugares de mayor urgencia misionera. Este mes pedimos que todos ellos den testimonio de la caridad de Cristo a favor de sus hermanos. Sólo Dios sabe cuánta gente se beneficia actualmente de la silenciosa labor caritativa de Cristo a través de esos voluntarios misioneros, en diversos rincones de nuestra patria y de muchos otros paíes. Julio 2012

1


Publicación de Misioneros de Guadalupe Ejemplar gratuito. Prohibida su venta Año LXIII • Núm. 751 • Julio 2012

DIRECTORIO Editor responsable P. Juan José Márquez Echeverría

6 Crónica de la visita de Benedicto xvi a México y Cuba Redacción de Almas

Director P. Víctor Manuel Zavala Contreras

15 La fe entre los fieles kenianos P. Ricardo Gómez Fregoso, mg

Iniciamos una nueva sección de pastoral vocacional a cargo del P. Ignacio Flores García, mg.

Auxiliar editorial Juan José Ramírez Escarza Diseño gráfico Lourdes Reyes Esquivel Ilustración Ma. Elizabeth Barajas Pacheco

18

Webmaster Jorge Hugo Guerrero Luna

Nacen vocaciones P. Ignacio Flores García, mg

www.revistaalmas.com.mx

Portada El Papa Benedicto xvi preside la Celebración Eucarística en el Parque Expo Bicentenario, en Silao, Guanajuato.

Almas es editada por Editora Escalante, sa de cv, Córdoba 17, pb, local 1, Col. Roma, Del. Cuauhtémoc, cp 06700, México, df. Distribuida por Misioneros de Guadalupe, ar, Cantera 29, Col. Tlalpan, Del. Tlalpan, cp 14000, México, df. Certificado de Licitud de Título Núm. 555 (Época SEP), y Certificado de Licitud de Contenido Núm. 4414. Certificado de Reserva de Derechos al uso exclusivo del Título Núm. 04-1999-050317152800-102. Impresa en Transcontinental-Reproducciones Fotomecánicas, sa de cv, Democracias 116, Col. San Miguel Amantla, Del. Azcapotzalco, cp 02700, México, df. Tel. 5354 0100. Registro Postal Publicaciones Núm. PP09-0298 autorizado por Sepomex. El Instituto de Santa María de Guadalupe para las Misiones Extranjeras fue fundado en 1949 por el Episcopado Mexicano y la Pontificia Unión Misional del Clero para formar y enviar misioneros a los países no cristianos que le señale el Santo Padre. El Papa Pío xii aprobó sus Constituciones. El Primer Superior General fue Mons. Alonso M. Escalante. El Instituto es sostenido por los católicos mexicanos.

Papa Benedicto xvi • Intenciones • Editorial • Página del lector • Pastoral de la salud • Vida mg • Sólo para niños. Club de Niños mg • Centro de Orientación Vocacional • Bienhechores •

Línea Misionera: 01 800 00 58 100 www.mg.org.mx

1 3 4 10 12 21 24


Edit orial

Peregrino de la fe, la esperanza y la caridad

P

oco tiempo después de realizar su primer viaje apostólico a México el pasado mes de marzo, el Papa Benedicto xvi hizo patente su beneplácito ante la respuesta que encontró por parte del pueblo católico mexicano, y mencionó que consideraba exitosa su visita. Antes de arribar a nuestro país, durante el vuelo desde el Vaticano, Su Santidad concedió una entrevista a varios periodistas y manifestó su preocupación por los problemas que atraviesa nuestro país a causa del narcotráfico y la violencia. Ahí mismo señaló que se debe hacer todo lo posible contra ese “mal destructivo de la humanidad y de nuestra juventud”, mediante el anuncio de Dios y la educación de las conciencias. Horas más tarde, en las primeras palabras que dirigió a los fieles mexicanos, durante la ceremonia de bienvenida, el Santo Padre dijo: “Vengo como peregrino de la fe, de la esperanza y de la caridad”. Esta intención se constataría en cada uno de los discursos y homilías que pronunció en nuestro país. De manera clara y concisa, Benedicto xvi nos hizo saber que precisamente en la práctica de las virtudes cristianas se encuentra la respuesta para modificar la situación que padecemos y construir una sociedad en la que imperen la paz, la justicia y el bienestar común. Nos exhortó a no rendirnos ante el mal y a participar de nuestro compromiso de dar a conocer la Palabra y vivir bajo la práctica del Evangelio. En el presente número de la revista Almas, ofrecemos una crónica con los aspectos más destacados del viaje apostólico del Papa a México y a Cuba. Además, el P. Ricardo Gómez nos habla acerca de la manera en que algunos conflictos de la vida cotidiana fortalecen la fe entre los fieles de la Misión de Kenia. Deseamos que estos artículos fomenten la práctica de la fe, la esperanza y la caridad en nuestros lectores. Julio 2012

3


Página del lect or Estimados Misioneros de Guadalupe, escribo para compartirles que mi esposa, Guadalupe H. B., el 6 de marzo del presente, cumplió un año de fallecida. Ella fue una ferviente devota de Nuestra Señora de Guadalupe y, gracias a Dios, humildemente, ha sido mucho honor para mi familia ser Padrinos de ustedes y recibir su prestigiada revista Almas. Tuve conocimiento de Almas desde 1965, porque una persona que fue mi compañero de trabajo renunció donde los dos prestábamos nuestro servicio y unos años después lo volví

Margarita M. Z. nació el 10 de junio de 1934 en el seno de una familia muy apegada a la Iglesia. Terminó la primaria y estudió secretariado, pero su padre nunca la dejó trabajar, por lo que optó por tomar pequeños cursos que le permitieran ganar algún dinero en su casa: bordaba a máquina, hacía muñequitos de peluche, tejía con gancho y agujas, elaboraba pasteles y gelatinas. 4

Revista Almas

a encontrar y me platicó que trabajaba en la revista Almas. Envío saludos a los colaboradores de la revista y deseo que el Señor siga bendiciendo el trabajo de Misioneros de Guadalupe. Crisógono P. S.

Desde joven entró al servicio del catecismo, que era su gran amor. Durante 45 años preparó niños para que hicieran su Primera Comunión, en su amado templo de San Vicente de Paúl. Ella comentaba que, entre los niños que había preparado a lo largo de su vida, varios se convirtieron en sacerdotes, y eso la hacía muy feliz.


Creo que de allí también surgió su amor por los Misioneros de Guadalupe, pues creía firmemente que contribuir, aunque sólo fuera mínimamente, en la formación de un sacerdote era una gran obra. Así lo hizo durante muchísimos años, hasta que el diabetes acabó, primero, con sus ojos y, finalmente, con su vida, el 10 de enero de 2006.

Nunca se casó, pero nos “adoptó” a mis hijos, Emiliano y Jimena, a mi esposo, Gonzalo, y a mí, su sobrina. Por eso escribo éstas palabras con todo el amor, respeto y agradecimiento, y con la plena seguridad de que volveremos a encontrarnos.

Lucila G. de M. de O. fue Madrina de Misioneros de Guadalupe durante varios años. Siempre vivió con mucha fe y pertenecía a un grupo de oración donde rezaban por los enfermos, por las familias y por la fe y la paz en el mundo.

que al irse dejaría un gran vacío en su familia, pero que también continuaría, ahora con el Señor, dándonos sus bendiciones y enseñándonos a seguir sus pasos. Confiamos en que permanecerá siempre en nuestros corazones.

El 22 de agosto de 2011 escuchó la llamada de Dios. Sabía

Lourdes Guadalupe M. P.

Damos gracias a Misioneros de Guadalupe por su labor de evangelización.

Julio 2012

5


México

Crónica de la visita de Benedicto xvi a México y Cuba Redacción de Almas

Ofrecemos a los lectores de Almas un breve recuento de la visita del Papa a México y Cuba.

A

finales del pasado mes de marzo, Su Santidad Benedicto xvi realizó un viaje apostólico a México y Cuba, para recordar el bicentenario de la Independencia de los países de América latina, las dos décadas de relaciones diplomáticas entre México y el Vaticano, y el cuarto centenario del descubrimiento de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre en Cuba. Durante el vuelo hacia México, en entrevista con periodistas, Su Santidad dijo sentirse en continuidad con lo realizado por su antecesor, el beato

6

Revista Almas


Juan Pablo ii, e hizo patente su solidaridad con el pueblo mexicano, que padece a causa de la violencia, por lo cual urge el anuncio de Dios a nuestra sociedad. De igual manera, refiriéndose a Cuba, habló de la etapa actual que vive aquel país, donde la Iglesia contribuye en la construcción de una sociedad fraterna y justa, que viva en libertad. Ya en Silao, Gto., el viernes 23 de marzo, frente a las autoridades civiles y religiosas que le dieron la bienvenida, el Papa comentó que a través de la visita a México quería “abarcar a las naciones y pueblos latinoamericanos”, representados por obispos de los diversos países. Invitó a vivir y practicar la fe, la esperanza y la caridad, valores que se deben compartir como misioneros entre nuestros hermanos, pues mediante ellos se fomenta una convivencia pacífica y respetuosa de la dignidad humana. El sábado 24 Su Santidad viajó a Guanajuato y en la Casa del Conde de Rul, sede del gobierno estatal, tuvo un encuentro privado con el presidente Felipe Calderón. Posteriormente, saludó y bendijo a los niños y fieles reunidos en la Plaza de la Paz, a quienes habló de la amistad de Cristo y de lo que significa ser su discípulo: “instrumento del bien, heraldo

del perdón, portador de la alegría, servidor de la unidad”. También invitó “a proteger y cuidar a los niños, para que nunca se apague su sonrisa, puedan vivir en paz y mirar al futuro con confianza”. Al día siguiente el Papa presidió una Misa en el Parque Expo Bicentenario, en la ciudad de Silao, Gto., la cual concelebró con cardenales, obispos de todo el continente y sacerdotes. En la homilía destacó la confianza que se debe tener “en la misericordia de Dios omnipotente y la esperanza de que Él cambiará desde dentro, desde el corazón, una situación insoportable, oscura y sin futuro”. También exhortó a alimentar la amistad con Cristo mediante la escucha y la meditación de su Palabra. Así mismo, al rezar el Angelus, Su Santidad recordó que, en “tiempos de prueba y dolor”, la Virgen de Guadalupe “ha sido invocada por tantos mártires que, a la voz de ‘¡Viva Cristo Rey y María de Guadalupe!’, han dado testimonio inquebrantable de fidelidad al Evangelio y entrega a la Iglesia”, por lo que invitó a que la presencia de María de Guadalupe promueva la vida humana y fomente la fraternidad. Horas más tarde, Benedicto xvi celebró las Vísperas con los obispos Julio 2012

7


de México y de América latina en la Catedral de Nuestra Señora de la Luz, a quienes habló acerca de los diferentes retos y dificultades que enfrenta el trabajo pastoral y misionero en la actualidad, y exhortó a “proseguir confiados, con la convicción de que el mal no tiene la última palabra de la historia” y a persistir en el ideal de “hacer penetrante la Palabra de Dios en todos”. Después de la celebración de las Vísperas, en el patio de la catedral, el Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado del Vaticano, presidió la cena y ofreció un discurso con motivo del vigésimo aniversario de las relaciones diplomáticas entre México y la Santa Sede. El lunes 26 de marzo Su Santidad se despidió con un llamado al pueblo de México a mantenerse firme en la fe, a trabajar solidariamente para vencer al mal y a construir una sociedad donde reinen la vida digna, la justicia y la paz. Horas después arribó a Santiago de Cuba, donde ofreció un discurso durante su bienvenida en el que recordó el viaje de Juan Pablo ii a la isla, cuyo principal fruto fue la inauguración de una nueva etapa en las relaciones entre la Iglesia y el Estado cuba8

Revista Almas

no. De igual forma hizo pública su alegría por el 400 aniversario del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, cuya devoción “ha sostenido la fe y ha alentado la defensa y promoción de cuanto dignifica la condición humana ... dando así testimonio visible de la fecundidad de la predicación del Evangelio en estas tierras”. Ese mismo día, en la Plaza Antonio Maceo, en Santiago de Cuba, el Santo Padre celebró una Misa por el 400 aniversario del descubrimiento de la Virgen de la Caridad del Cobre. En la homilía recordó el papel fundamental de la familia en la Misión de la Iglesia e invitó a los padres a ser “signo real y visible del amor de Cristo por la Iglesia”. Así mismo, exhortó a los cubanos a renovar su fe para vivir con Cristo y luchar por una sociedad “que refleje más la bondad de Dios”. El martes 27 Su Santidad visitó el Santuario de Nuestra Señora de la Caridad, donde pidió a los presentes perseverar en la búsqueda de la justicia y en la práctica de la caridad, incluso en medio de las pruebas que les ponga la vida. De igual forma, manifestó haber confiado el futuro de Cuba a la Santísima Virgen, suplicándole, además, por los jóvenes y por las necesidades de quienes sufren,


están privados de libertad o pasan por momentos de dificultad. Después de la visita al santuario, Benedicto xvi viajó a La Habana, capital de la isla, en cuyo aeropuerto fue recibido por el presidente Raúl Castro, el Cardenal Jaime Ortega y Alamino, Arzobispo de San Cristóbal de La Habana, algunas autoridades locales y centenares de niños que le dieron la bienvenida con flores. Después de almorzar en la Nunciatura Apostólica de La Habana, el Papa realizó una visita de cortesía al presidente Raúl Castro en el Palacio de la Revolución, sede estatal. Después del encuentro regresó a la nunciatura y cenó con los obispos cubanos. El miércoles 28 Benedicto xvi presidió una Misa en la Plaza de la Revolución José Martí, en La

Habana. Durante la homilía destacó que la libertad religiosa no reclama un privilegio, sino el derecho de cada individuo y de la comunidad entera de contribuir a la renovación de la sociedad. El fortalecimiento de este derecho “crea condiciones propicias para la paz y el desarrollo armónico, al mismo tiempo que establece bases firmes para afianzar los derechos de las generaciones futuras”. Ese mismo día, Su Santidad tuvo un encuentro con el ex presidente cubano, Fidel Castro, y horas más tarde, durante su despedida, comentó que esperaba que su viaje renovara el vigor en las labores pastorales del clero cubano y significara un nuevo impulso para todos los que cooperan en la labor de evangelización. Así mismo, pidió que ninguna persona se viera limitada en sus libertades fundamentales.


de la xvi salud PPastoral apa Benedicto

Reconciliarse con la muerte Padre José Sandoval Íñiguez, mg

El ser humano suele sentir miedo ante la idea de dejar de vivir. Sin embargo, la muerte es una etapa más dentro del ciclo de la existencia. Debemos comprender esto y alimentar nuestra fe para no temerle. 10

Revista Almas

H

oy, más que nunca, estamos en contacto con la muerte, pues el clima de inseguridad y violencia que vivimos en nuestro país nos hace sentirla cercana y amenazante. Sin embargo, es sobre todo alguna enfermedad la que nos puede recordar la fragilidad de la vida humana; no sólo una enfermedad terminal, sino de cualquier tipo, pues todas reducen nuestra calidad de vida y nos hacen ver las limitaciones de nuestro ser.


Si tomamos una actitud objetiva ante la muerte la veremos como algo natural, una parte del ciclo vital y el paso obligado para la vida futura que el Señor nos tiene preparada. También podremos vencer el miedo desmesurado que nos causa el pensamiento de nuestra propia muerte y nos iremos preparando mejor para afrontar ese trance con paz y serenidad. Al reconocer que somos seres pasajeros crecerán en nosotros la humildad, la confianza en Dios y el reconocimiento de nuestra total dependencia de Él. De muchas personas fallecidas se dice que tuvieron una “santa muerte”, porque murieron entregándose en las manos de Dios y reconciliadas con todos los demás, sin odio, rencor ni tristeza por dejar este mundo. La mejor preparación para la muerte es una vida recta y ordenada, quien quiere morir bien debe vivir bien. San Francisco de Asís hablaba de la “hermana muerte”. Debemos acostumbrarnos a pensar en nuestra propia muerte como un evento en el que ganaremos mucho más de lo que dejamos, pues nos espera la vida eterna en la amistad y el amor de Dios, y a nuestros seres queridos los recuperaremos para ya nunca separarnos.

Los mexicanos nos reímos de la muerte, hacemos bromas y nos la “comemos” en dulces o pan de muerto. Todo esto es seguramente una herencia cultural de nuestros antepasados indígenas y tiene un aspecto positivo, pues nos familiariza con ella y nos hace sentirla cercana y amigable. Sin embargo, últimamente se ha difundido un culto a “la santa muerte”. La muerte no es un ser subsistente en sí mismo, como es Dios o como es el demonio. La muerte es sólo un evento, un suceso en la existencia de todo ser viviente. Entre los cristianos hablar de una santa muerte significa que un ser humano muere con toda la dignidad, las cualidades y las virtudes de hijo de Dios. Por eso, espero que entre nuestros lectores no haya confusión ni adeptos al culto a “la santa muerte”, pues no tiene sentido. Cualquier persona que rinda este culto está en un lamentable error. De ahí que nuestro compromiso cristiano debe hacernos trabajar a todos los creyentes para fortalecer la verdadera fe y fomentar la adoración a Dios, nuestro Creador y Padre, y la veneración a nuestra madre, la Virgen María.

Julio 2012

11


Papa Benedicto

xvi

Vida mg

Cuarenta años de sacerdocio Padre Santiago Lara Guevara, mg El Padre Santiago Lara Guevara, mg, celebra este mes cuarenta años de vivir al servicio de la Misión de la Iglesia y ha querido compartir algunas reflexiones sobre su sacerdocio con los lectores de Almas.

H

an pasado cuatro décadas desde aquella calurosa mañana del 28 de julio de 1972, día en que el recién nombrado Arzobispo de Morelia, don Estanislao Alcaraz y Figueroa (†), estaba a punto de ordenarme sacerdote. “¡Recuerda que es para toda la vida! ¡Y no vengas a decirme dentro de un año que no supiste lo que hacías!”, así de directo y explícito comenzó el sermón de mi ordenación sacerdotal y en los siguientes 20 minutos me repitió las mismas frases por lo menos ocho veces.


He tenido experiencias muy variadas durante todos estos años, pero nunca se me ha ocurrido visitar algún obispo para decirle que no supe lo que hice. Desde un principio entendí que ser sacerdote implica un compromiso serio y de gran responsabilidad ante Dios y la comunidad de fieles. El sacerdote debe ser un hombre de carácter firme y flexible a la vez, constante y dedicado, pero al mismo tiempo tierno y muy humano. El sacerdote no puede olvidar que su labor es ser puente entre Dios y el hombre; por lo mismo, cada mañana debe renovar su disposición a trabajar y realizar la voluntad de Dios. Así es como he tratado de enfrentar todos los retos que se han presentado a lo largo de mi vida sacerdotal. Durante los primeros tres años de ministerio trabajé como promotor vocacional. Luego colaboré en la Misión de Corea a lo largo de diez años en los que puse en juego lo mejor de mí. En la última parroquia que atendí allá no había ni templo ni casa, pero en menos de dos años levantamos uno dedicado a la Virgen de Guadalupe. Después se abrió un nuevo panorama que ha marcado mi vida, pues fui llamado a México e incursioné en la atención a los

bienhechores. Finalmente, los últimos años he servido como procurador mg en la ciudad de Los Ángeles, California. Han sido pocos nombramientos, pero estoy feliz de haber terminado cada uno de ellos en pie, pues siempre me ha tocado entrar como relevo, con todo lo que eso implica, pero Dios me ha ayudado a salir adelante. Nunca he considerado el sacerdocio como un trabajo sino como la gran oportunidad de repetirle a Dios ese “Me gusta” que pronuncié por vez primera a principios de los años 60, cuando el rector del Seminario de San Luis me preguntó si pensaba que tenía vocación para el sacerdocio. Recuerdo que él, un poco desconcertado, me dijo: “No te pregunté si te gusta”, y volvió a repetirme la pregunta dos veces más, para encontrar siempre la misma respuesta. ¡Y todavía me gusta y me seguirá gustando más! Soy plenamente consciente de que la realización personal nos conduce a la salvación, y esto es algo que nunca debe olvidarse en el ejercicio del ministerio sacerdotal. Tengo cuarenta años de caminar con determinación en mi sacerdocio, bajo el amparo y la protección de la Madre Julio 2012

13


del Tepeyac. Me he esforzado porque mi tarjeta de presentación sea la disposición de atender al instante a quien solicita mi ayuda. A cambio siempre he encontrado buenos amigos que me han brindado su cariño, su tiempo, su ciencia y su experiencia, y he disfrutado del reconocimiento por parte de los fieles como ministro del Señor, además de que he rendido buenas cuentas a mis Superiores por sacar adelante los compromisos encomendados.

siente en todo momento la gracia del Señor, pues guía nuestros pasos, nos libra del mal y nos conduce de la mano hacia Él.

Diariamente rezo por las vocaciones sacerdotales y religiosas, pues agradezco al Señor el bonito detalle de haberme elegido. Pido que Dios siga despertando la consciencia sacerdotal en los jóvenes, quienes deben entender que como sacerdote no se gana mucho dinero, pero se

Doy gracias a Dios, por darme la oportunidad de ser feliz, como a todos nuestros amigos y bienhechores, por ser parte de mi vida y de mi historia, en particular quienes me han permitido entrar en sus corazones y vivir juntos la experiencia de la fe.

El pasado 19 de marzo tuve una experiencia muy hermosa al saber que un niño, también llamado Santiago, suele decir a sus papás que le gustaría ser sacerdote y que la gente lo llamara “Padre Santiago”. Apenas tiene cinco años, pero debe haber algo que le cautiva durante las Misas dominicales.


Misión

de

Kenia

La fe entre los fieles kenianos Padre Ricardo Gómez Fregoso, mg

El Padre Ricardo Gómez reflexiona acerca de la manera en que los pesares de la vida cotidiana suelen representar una prueba para fortalecer la fe entre los fieles en Kenia.

S

abemos que la mayoría de los kenianos son gente pobre, que con esfuerzo y trabajo día a día sobrellevan los compromisos económicos de sus familias. A muchos de ellos apenas les alcanza su salario para tener comida en casa y cubrir colegiaturas, medicina, renta y otros gastos cotidianos. A pesar de esta situación, tienen gran sentido de solidaridad y de compromiso por ayudar a los miembros de la familia o del clan que se encuentran en algún problema o en una situación de emergencia. Julio 2012

15


Pienso que estas situaciones adversas son algunas de las grandes pruebas que fortalecen la fe de la gente keniana, pues esa solidaridad familiar o de clan se vuelve una muestra de caridad y amor cristiano para las personas que, aunque sean de otra tribu, en ese momento necesitan y reciben ayuda. Al mismo tiempo, para aquellos que brindan el apoyo, estas pruebas significan la seguridad de que habrá hermanos dispuestos a sacrificarse y apoyarlos cuando se encuentren en algún momento de dificultad.

Los trabajadores de la parroquia, junto con sus familiares y amigos, organizaron un harambee (que es el modo tradicional africano de ayudarse en momentos de necesidad) para apoyar a Josephat con los gastos del hospital y del funeral de su esposa. Un día antes del harambee la mayoría de los trabajadores fueron a pedirme que les adelantara parte de su salario para apoyar a Josephat. Algunos de ellos, los más cercanos en amistad, incluso pedían la mitad de su salario y decían: “Hoy por él, mañana por nosotros”.

Recuerdo que Josephat, uno de nuestros catequistas en la Parroquia de Guadalupe, en Nairobi, capital de Kenia, tenía a su esposa en el hospital y con riesgo de perder al bebé que esperaba. Después de dos o tres semanas la situación de su esposa se agravó y murió, mientras que la niña que esperaban nació bien, aunque delicada de salud. A Josephat le sobrevino una gran depresión, pues además de perder a su esposa tenía que enfrentar, con un salario bajo, el problema económico de pagar la cuenta del hospital, hacer el funeral de su esposa, mantener a su recién nacida hospitalizada hasta su total recuperación, y solventar los gastos regulares de su casa y sus dos hijos adolescentes.

El día del harambee, después de dar la bienvenida a los presentes y de recordar el porqué de aquel detalle de solidaridad, pidieron a Josephat que, junto con sus dos hijos, se pusiera al frente del grupo reunido. Fue impresionante ver desfilar a los trabajadores, familiares y amigos para dar de mano un sobre con su cooperación. Josephat y sus hijos fueron abriendo cada uno de los sobres y diciendo en voz alta la cooperación que se les daba.

16

Revista Almas

Yo pensaba que la ayuda era anónima; sin embargo, no es así, se menciona públicamente y se apunta a cada uno de los que ayudan, junto con la cantidad que dio, para que la persona o familia en necesidad conozca y agradezca el apoyo de cada uno de sus


familiares y amigos. Al final del harambee se dice la cantidad total que se juntó por si alguien quiere aportar un poco más. Este evento fue para mí un ejemplo muy bonito de la solidaridad cristiana a favor de Josephat y su familia. A lo largo de los años que he vivido en Kenia me he dado cuenta de que los harambees son más frecuentes de lo que pensaba al principio y que se realizan para ayudar a una familia, a la Iglesia, a un grupo parroquial o coro, etcétera. En cada uno de los harambees la gente se hace presente con el fin de ser solidarios en ese momento de necesidad de un prójimo.

Aportar en los harambees también representa sacrificio para las familias que brindan su ayuda y es una prueba que les ayuda a crecer en su fe y al mismo tiempo incrementa los lazos de amistad, apoyo y solidaridad entre familiares y amigos. Ojalá todos los cristianos tuviéramos el corazón abierto para sacrificarnos por el bien de los demás y juntos solucionar los problemas que para una sola persona o familia serían imposibles de resolver. La Madre Teresa de Calcuta decía: “Hay que amar hasta que duela”. Que Dios nos dé esa caridad y ese amor para ayudar al hermano que más lo necesita.


Pastoral vocacional

Nacen vocaciones

Padre Ignacio Flores García, mg

En ocasiones nuestras parroquias misioneras ven nacer no sólo buenos cristianos, sino también las vocaciones de futuros sacerdotes que colaborarán con la evangelización en sus propias tierras.

M

ientras trabajaba en la Misión de Angola me llevé una gran sorpresa al llegar a la Parroquia de Catete, en cuyas instalaciones el Padre Luis Alonso Yepes C., mg, hospedaba a un grupo de siete muchachos angolanos, entre los 13 y los 18 años de edad. Los recuerdo muy bien, de menor a mayor eran: Nicolau, Titi, João, José, Dionisio, Vladimir y Flavio. Se trataba de los hijos de catequistas que viven en nuestras Misiones más lejanas.

18

Revista Almas


La gente en Angola algunas veces no tiene acceso a la educación en sus rancherías. Por eso el Padre Luis les ofreció a aquellos jóvenes un espacio en Catete, pues ellos tenían un gran deseo de estudiar y en verdad le echaban muchas ganas a sus estudios y a otras actividades. Recuerdo que pronto hicimos amistad. En la mañana asistían a la celebración de la Eucaristía, nos ayudaban a preparar los vasos sagrados de la Misa e incluso participaban como acólitos. Desayunaban pan con mantequilla, acompañado de té o leche, y luego se ponían a barrer, a regar las plantas, a tirar la basura, en fin, todo lo que hubiera como trabajo. Después se aseaban e iban a la escuela. Por la tarde comían y hacían deporte un rato. Aunque, por supuesto, en algunos momentos les ganaba la pereza, en general eran unos muchachos muy nobles, dedicados y trabajadores. Por momentos me parecía estar en un Seminario Menor de Misioneros de Guadalupe, aunque en pequeño y muy africano, sobre todo cuando rezaban con nosotros durante la tarde, en la pequeña capilla de la casa. En ciertas ocasiones llegué a pensar que lo hacían por sentirse comprometidos al estar con nosotros o por miedo a perder el apoyo en sus estudios, pero luego comprendí que lo hacían porque les llamaba la atención nuestro estilo de vida.

Esta impresión se confirmó poco a poco, cuando noté que era iniciativa suya acompañarnos a las comunidades al servicio de la Misa; sin importarles qué tan lejos fuera, ellos iban contentos. En las veces que íbamos solos, aunque el Padre Luis o yo no regresáramos a tiempo para las oraciones, era un gusto llegar por la noche y ver la capilla con las luces encendidas, pues los muchachos se reunían para agradecer a Dios por el día que les había dado y para pedir por sus familias, sus estudios, las vocaciones e incluso por los misioneros mexicanos y nuestros Padrinos. La ayuda que les dábamos era básica, pues en realidad ellos ponían mucho de su parte para salir adelante. El tiempo transcurrió en oración, amistad y convivencia; concluyó mi trabajo en aquella Misión y regresé a México. Un día por la mañana recibí una llamada telefónica que me sorprendió: ¡eran los muchachos, que después de un tiempo hablaban para saludarme! Me cantaban y cada uno de ellos me contaba noticias de su vida. Algunos me decían que les había ido bien en la escuela, otros me platicaban secretos de sus compañeros o compartían cosas chuscas que les habían pasado. Todos reían y me daban las últimas noticias de Catete y la Misión. Antes de terminar la llamada, uno de ellos, Flavio, me dijo muy sereno: “Señor Padre, yo sólo quiero decirle Julio 2012

19


que acabé la escuela y el próximo año me voy para el seminario”. ¡Me dio mucho gusto escuchar su noticia!, lo animé y le agradecí su disponibilidad por responder a Dios a través del servicio a sus hermanos. Después otro muchacho tomó el teléfono para decirme que también, posiblemente, seguiría los pasos de Flavio. Me sentí muy contento al saber que estaban naciendo vocaciones. En Angola, al terminar sus estudios, los muchachos tienen que volver a sus casas para enfrentar nuevamente su realidad y seguir buscando oportunidades para salir adelante y apoyar a sus familias.

20

Revista Almas

De este grupo de muchachos uno ha decidido responder al llamado y otro lo sigue escuchando. Tal vez más adelante los otros lo hagan. Sin duda debe brindarnos esperanza que de nuestras parroquias misioneras no únicamente salgan buenos cristianos, sino también buenos sacerdotes que un día puedan continuar la obra de la evangelización en sus propias tierras. Estimados Padrinos y Madrinas, les pido que nos unamos en oración para que en todo el mundo sigan surgiendo muchas más vocaciones que quieran transmitir el amor de Dios en cada rincón de la tierra.


Decálogo de la iam Quinto mandamiento Un niño misionero goza de poder dar, y de que los otros también puedan gozar al darle a él Compartir es el secreto para amar a nuestros hermanos. Queremos infundir en los niños misioneros la generosidad como un valor para su convivencia con otras personas en la vida diaria. En estos tiempos el egoísmo ha crecido hasta dominar varias actividades humanas y sociales. Motivemos a los niños y adolescentes a ser más críticos con su entorno y fomentemos su disposición para compartir, no sólo cosas materiales, sino también su tiempo y sus cualidades con los demás. Amigo misionero, aprendamos a ser generosos y a compartir con los demás todo lo que somos y tenemos, pues es la mejor demostración de amor a nuestros hermanos.


Tercer consigna del Club de Niños mg Rezar por los misioneros y los niños de todo el mund Nereida representa a los niños de Oceanía y nos invita a conocer y amar a Jesús como amigo y compañero de nuestro camino diario. Confiemos plenamente en Jesucristo por medio de la oración. Te invitamos a rezar cada día estas pequeñas oraciones misioneras: Al levantarse: • Jesús mío, te ofrezco este día por todos los niños del mundo, porque son mis hermanos. Durante el día: • Jesús, somos tus amigos, haz que todos los niños del mundo sean también amigos tuyos. • Virgen de Guadalupe, ruega por nosotros y por todos los niños del mundo que no conocen a Dios. • María, Reina de las Misiones, enséñanos a ser de verdad buenos hijos de Dios, nuestro Padre.

El Rosario misionero es una de las oraciones preferidas de los misioneros. Te invitamos a rezarlo al acostarte o al levantarte.


El corazón de los valores En esta actividad vamos a conocer el valor que representa cada uno de nuestros personajes del Club de Niños mg. Recorta en la línea punteada y pega la figura en el lugar del corazón que le corresponda. Intenta practicar cada uno de estos valores en tu vida diaria.

Tú puedes ser parte del Club de Niños mg, inscríbete en nuestro sitio de internet y forma parte del mundo de las Misiones. www.clubdeninosmisioneros.org.mx


¡Tú puedes ser misionero!

Te invitamos a ti que cursas secundaria, preparatoria o licenciatura, a participar en el 6° Encuentro Misionero (para varones) del 3 al 5 de agosto de 2012 a realizarse en el Seminario Menor mg, en Guadalajara, Jal.* Necesitamos de oración y ayuda, pero sobre todo de tu esfuerzo y testimonio para que muchos niños, adolescentes y jóvenes crean en Jesús y descubran que seguirlo en el camino misionero vale la pena y nos lleva a la felicidad completa. Informes: Cov Guadalajara La Paz 42, Col. López Cotilla, cp 45615, Tlaquepaque, Jal. Tel. (01 33) 3601 0815 Correo electrónico: covgdlmg@hotmail.com / Facebook: Cov Guadalajara *Si eres foráneo y confirmas tu participación, habrá transporte de la terminal de autobuses al seminario.


Becas misioneras “Vayan por todo el mundo y proclamen la Buena Nueva a toda la creación” (Mc 16, 15) El trabajo de la evangelización entre los no cristianos no ha terminado y continúa realizándose en muchos lugares. Los misioneros ancianos necesitan que los jóvenes apoyen y prosigan su labor de proclamar la Buena Nueva. Ustedes pueden apoyar a quienes han decidido consagrar su vida a la Misión ad gentes, al fundar una beca con la cual un seminarista completará su formación sacerdotal.

Beca completa $12 000.00 Línea Misionera (sin costo): 01 800 00 58 100

Media beca $6 000.00

Ayuda anual $1 000.00 Correo electrónico: padrinos@mg.org.mx

¡Ayudemos a la evangelización del mundo!


Únete

a la Misión

Padre J. Martín Cisneros Carboneros Misionero de Guadalupe

Nació en Jiquilpan, Mich., en 1957. Inició su preparación sacerdotal en el Seminario de Huejutla, Hgo. Ingresó al Seminario de Misiones en 1981 y fue ordenado presbítero el 12 de febrero de 1983, por Mons. Juan de Dios Caballero Reyes, Obispo de Huejutla. Ha colaborado en la pastoral vocacional en la ciudad de México y en Guadalajara, Jal., y ha sido rector del Seminario Mayor mg. Durante dos periodos compartió el Evangelio en la Misión de Angola. Estudió un doctorado en Misionología en Roma, Italia, y actualmente coordina la Escuela de Teología de la Universidad Intercontinental. Después de leer el decreto Ad Gentes, el Padre Martín decidió colaborar en la tarea misionera de la Iglesia. Tú también puedes llevar la Palabra de Dios a los pueblos que la necesitan. ¡Responde al llamado de tu vocación!

Ciudad de México Tlalpan Cantera 29, Col. Tlalpan, Del. Tlalpan, cp 14000, México, df. Tel. (01 55) 5655 2691

Ciudad de México Roma Córdoba 17, Col. Roma, Del. Cuauhtémoc, cp 06700, México, df. Tel. (01 55) 5525 6989

Línea Misionera: 01 800 00 58 100

Guadalajara

Monterrey

Villahermosa

Madero 837, esq. Escorza, Centro, sj, cp 44100, Guadalajara, Jalisco. Tel. (01 33) 3825 2315

Habana 105, Col. Altavista, cp 64840, Monterrey, Nuevo León. Tel. (01 81) 8358 2101

Ejército Mexicano 167, Col. Atasta de Serra, cp 86100, Villahermosa, Tabasco. Tel. (01 993) 315 2934

www.revistaalmas.com.mx


Almas de julio, 2012