Issuu on Google+

Publicación de Misioneros de Guadalupe

El reto de la educación en Angola Los seminaristas promueven las Misiones

Febrero 2013 Año LXIV • Núm. 758 • Ejemplar gratuito


Papa Benedicto XVI

¿Qué significa creer hoy?

E

n nuestro tiempo es necesaria una renovada educación en la fe, que comprenda ciertamente un conocimiento de sus verdades y de los acontecimientos de la salvación, pero que sobre todo nazca de un verdadero encuentro con Dios en Jesucristo, de amarle, de confiar en Él, de forma que toda la vida esté involucrada en ello. Benedicto xvi Audiencia general 24 de octubre de 2012


Intenciones P. Juan Antonio Muñoz Hernández, mg

General: Por las familias de inmigrantes. Que se apoye y acompañe en sus dificultades a las familias de inmigrantes, especialmente a las madres. Si nos preguntamos por qué se va la gente, podemos suponer que por cada migrante son más los familiares que permanecen en su terruño. La partida de un miembro de la familia genera ausencia física y afectiva. Sin embargo, cuando se trata de alguno de los padres además abre un espacio en que la misma estructura familiar se pone en peligro, a causa de la soledad, la anormalidad y la necesidad económica que se ocasiona. Por lo general son las mujeres quienes quedan solas con los hijos y asumen un doble papel como padre y madre de familia. Por ello, Su Santidad nos pide orar para que las familias de migrantes encuentren el apoyo necesario en todas sus necesidades.

Misionera: Por la construcción de la paz. Que quienes sufren por causa de guerras y conflictos sean protagonistas de un futuro de paz. Vivimos en un mundo lleno de contradicciones y crisis. La ciencia y la tecnología invaden todos los aspectos de la vida y suministran a la humanidad lo necesario para convertir nuestro planeta en un lugar maravilloso para todos sus habitantes. Sin embargo, aún existen guerras y conflictos caóticos, debido en gran medida a personas que no tienen consideración por el bien común. Pero no podemos desesperar, las bendiciones de Dios son abundantes y esperan ser aprovechadas por sus hijos. Donde hay justicia se pueden alcanzar la paz y la reconciliación, mediante el más alto grado de compromiso humano. Colaboremos todos con los desafíos a favor de la justicia, la paz y la reconciliación. Febrero 2013

1


Índice

6

Año jubilar de la Misión de Brasil Comunidad de Urucurituba

Publicación de Misioneros de Guadalupe

Ejemplar gratuito. Prohibida su venta. Año LXIV • Núm. 758 • Febrero 2013

DIRECTORIO Director: P. Víctor Manuel Zavala Contreras

8

Somos humildes servidores del Señor S. Arturo Jiménez Hernández

Coeditor: Juan José Ramírez Escarza Diseño editorial: Lourdes Reyes Esquivel Ilustración: Daniel Baltazar Sarabia Enlace administrativo: Mariana Valeria Córdova Sosa

18

1 3 4 10 12 14 16 21 24

La educación en Angola, un reto más P. Luis Alonso Yepes, mg

Papa Benedicto xvi Intenciones Editorial Página del lector Pastoral de la salud Vida mg Ad Gentes Pastoral vocacional Sólo para niños. Club de Niños mg Centro de Orientación Vocacional Bienhechores

Línea Misionera: 01 800 00 58 100

Webmaster: Jorge Hugo Guerrero Luna Sitio web: www.revistaalmas.com.mx Portada Niños de la comunidad de Nambuangongo, Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, Diócesis de Caxito, Angola.

www.mg.org.mx

Almas es editada por Editora Escalante, sa de cv, Córdoba 17, pb, local 1, Col. Roma, Del. Cuauhtémoc, cp 06700, México, df; editor responsable: P. Juan José Márquez Echeverría. Distribuida por Misioneros de Guadalupe, ar, Cantera 29, Col. Tlalpan, Del. Tlalpan, cp 14000, México, df. Certificado de Licitud de Título Núm. 555 (Época SEP), y Certificado de Licitud de Contenido Núm. 4414. Certificado de Reserva de Derechos al uso exclusivo del Título Núm. 04-1999-050317152800-102. Impresa en Transcontinental-Reproducciones Fotomecánicas, sa de cv, Democracias 116, Col. San Miguel Amantla, Del. Azcapotzalco, cp 02700, México, df. Tel. 5354 0100. Registro Postal Publicaciones Núm. PP09-0298 autorizado por Sepomex. El Instituto de Santa María de Guadalupe para las Misiones Extranjeras fue fundado en 1949 por el Episcopado Mexicano y la Pontificia Unión Misional del Clero para formar y enviar misioneros a los países no cristianos que le señale el Santo Padre. El Papa Pío xii aprobó sus Constituciones. El Primer Superior General fue Mons. Alonso M. Escalante. El Instituto es sostenido por los católicos mexicanos.


Editorial

Jesucristo, Hijo único de Dios En nuestra profesión de fe afirmamos que creemos en Jesucristo, Hijo único de Dios, y al hacerlo señalamos la relación única y eterna de nuestro salvador con Dios Padre: es su Hijo y Dios a la vez. En los hechos narrados en los evangelios, cuando Jesús es bautizado en el río Jordán y en la Transfiguración en el monte Tabor, el Padre designa a Jesucristo como su “Hijo amado”, y el mismo Jesús hace patente su relación al hacer oración. Jesús significa “Dios salva” en hebreo. Desde el momento de la Anunciación queda evidenciada la identidad y la Misión de Jesús: Dios salva al ser humano del pecado mediante el envío de su Hijo, que también es Dios, pues únicamente Él puede perdonar los pecados. Así mismo, Cristo significa “Mesías”, es decir, “ungido”. En Israel eran ungidos quienes se consagraban a Dios para una Misión que habían recibido de Él. Jesús, al ser rey, sacerdote y profeta, encarnó al Mesías que Dios enviaría para instaurar definitivamente su Reino. Finalmente, sabemos, por sus propias palabras, que Jesús bajó del cielo para realizar su Misión redentora, vino a servir y a dar su vida por los hombres, y con su Muerte y Resurrección glorificó el nombre de Dios. Por ello damos a Jesús el nombre de Señor, pues el poder, el honor y la gloria le corresponden por su condición divina, que el Padre manifestó al resucitarlo de entre los muertos. Este mes compartimos la carta enviada a los Padres Alejandro Gollaz y José Luis Torres por parte de una comunidad de Urucurituba, en Brasil. El Padre Alonso Yepes habla acerca del reto de la educación en la Misión de Angola. Esperamos que estos textos nos recuerden que Jesús tiene señorío sobre el mundo y sobre la historia, lo que significa que los seres humanos debemos someter nuestra voluntad únicamente a la de Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo.

Febrero 2013

3


Página del lector

Queridos Misioneros de Guadalupe: Con la gracia y las bendiciones de Dios y la Santísima Virgen de Guadalupe, quiero compartir con ustedes que mis padres, Francisco R. y María del Socorro C., cumplieron 50 años de vida matrimonial el 19 de mayo de 2012. Ellos son Padrinos de ustedes y mi padre, además, es padrino de un sacerdote diocesano llamado Antonio C. C., quien ofreció la Misa de acción de gracias en la Catedral de Santiago, en Coahuila, donde hace 50 años recibieron el Sacramento del Matrimonio. Les envío una foto de ellos en la catedral. Mis padres son un ejemplo de vida matrimonial, de fe hacia Dios y la Santísima Virgen, y de lo que es compartir el pan y la sal con los más necesitados. El día de su festejo fue significativa la acción de gracias, porque Dios permitió que ellos estuvieran bien de salud. He querido compartir este testimonio de vida con ustedes y con los lectores de la revista Almas. ¡Que Dios los bendiga! Yo los apoyaré siempre. Su Madrina que los lleva presentes, Martha Elena R. C.

Mis padres son un ejemplo de vida matrimonial, de fe hacia Dios y la Santísima Virgen, y de lo que es compartir el pan y la sal con los más necesitados.

4

Revista Almas


Página del lector

Estimados Misioneros de Guadalupe: Desde hace varios años soy su Madrina y quiero dar mi testimonio, ya que gracias a la voluntad de Dios sigo viva junto a mis seres queridos. Hace nueve años me diagnosticaron cáncer de mama y con el tratamiento me recuperé. Durante los siguientes siete años no tuve problemas, pues ya no aparecía rastro de la enfermedad. Pero en marzo de 2010 me diagnosticaron nuevamente cáncer, un tumor en el esternón, el cual no se puede operar. El diagnóstico era muy poco alentador. Comencé de inmediato el tratamiento de quimioterapia, pero tuve severas complicaciones. Cuando los médicos le dijeron a mi esposo que ya no había nada que hacer, me enviaron a casa. No podía ni dormir pues estaba llena de ámpulas, todo el cuerpo se me quemó. Mi familia contrató una enfermera para hacerme curaciones, pero cada movimiento era una tortura para mí. En dos ocasiones fueron sacerdotes a darme la Unción de los Enfermos, y gracias a Dios llevaron una imagen de la Virgen de la Paz, a quien pedí su intercesión. Durante las curaciones recé y oré, pedí a Cristo su ayuda y ofrecí mis dolencias por la paz, por los sacerdotes y por mi familia. Una semana estuve sumamente grave, pero sané y me puse nuevamente de pie. Después de año y medio de quimioterapias, en noviembre de 2011, el médico me dijo que la enfermedad no se había extendido, que el tumor permanecía, pero pequeño y no maligno. Soy la prueba de que existen los milagros. Siempre voy tomada de la mano de María y en los momentos difíciles me cubre con su manto. Que Dios los bendiga y los colme de bendiciones junto a sus familias. María Eugenia L. T.

Febrero 2013

5


Año jubilar de la Misión de Brasil Comunidad de Ntra. Sra. de Libramiento

Este es un año jubilar para la Misión de Brasil, pues se cumplen 25 años de colaboración de Misioneros de Guadalupe con la Iglesia de aquel país. A continuación compartimos un mensaje enviado por una comunidad católica de Urucurituba a los Padres José Luis Torres G. y Alejandro Gollaz M.

Mensaje de agradecimiento a los Padres Misioneros de Guadalupe Cómo es difícil encontrar las palabras adecuadas en un momento que nadie quiere ver llegar. Cómo es difícil agradecer, homenajear y ver que se va alguien que queremos tener siempre cerca, alguien tan amado, tan respetado, alguien a quien a lo largo de estos años aprendimos a admirar. Reverendos Padres José Luis y Alejandro, son tantas las buenas obras que han realizado en estos años que sería imposible enumerarlas todas, pero intentaremos citar algunas: su dedicación apostólica en la iglesia y en la organización de todas las comunidades parroquiales, incluyendo nuestra comunidad de Nuestra Señora de Libramiento; la organización de las pastorales; las celebraciones de las fiestas de nuestros santos patronos; la radio comunitaria que nos dio el placer de transmitir nuestra fiesta del divino Espíritu Santo (sabemos de su preferencia


por el uso de los medios de comunicación para la evangelización). Vamos a sintetizar sus buenas obras recordando sus mejores enseñanzas, su testimonio de vida, su celo, amor y respeto a la sagrada Eucaristía: recibimos el pan de vida, quien come de este pan vivirá eternamente1. Sabemos, queridos misioneros, que no todo han sido flores, también han habido percances, fallas, discusiones, caras feas, correcciones; han habido entre nosotros aquellos que no entienden el caminar. Pero las dificultades nos hacen mejores personas. Recordamos que en este periodo nos han hablado de los pilares de una parroquia, y la nuestra se distingue por ser una comunidad que contribuye mucho con la Prelatura de Itacoatiara. Vemos esto con 1

mucho orgullo, como una semilla que todos nosotros plantamos. Con motivo de sus vacaciones en México los extrañamos y sentimos su ausencia, pero comprendimos que sus familias y sus propias comunidades también debían tener el privilegio de oír de Jesús por medio de sus personas. Ustedes nos han enriquecido mucho, hemos crecido mucho y sólo nos resta agradecer a Dios por haberlos destinado para ser nuestros pastores a través de su Misión. Muchas gracias por los momentos que hemos vivido juntos y por habernos presentado a nuestro Salvador. Amigos para siempre, con el favor de Dios.

Cfr. Jn 6, 48-58. Febrero 2013

7


Desde el Seminario

Somos humildes servidores del Señor Seminarista Arturo Jiménez Hernández

El seminarista Arturo Jiménez comparte sus primeras experiencias en colectas de apoyo para Misioneros de Guadalupe.

Colecta en Yucatán El pasado domingo 26 de agosto sonreí al ver el amanecer de un día soleado en la ciudad de Mérida, Yucatán. Por primera vez fui a realizar una promoción como seminarista mg, para hablar a las personas acerca de nuestro trabajo de evangelización en países no cristianos e invitarlas a brindarnos su apoyo espiritual y económico. Soy estudiante del Curso Introductorio al Seminario de Misiones (Cisemi), y me acompañó un seminarista estudiante de Filosofía. Cuando llegamos a la casa de los Padrinos que nos hospedaron, me dio gran alegría que nos recibieran con mucho entusiasmo. También fue algo muy significativo para mí visitar a personas que colaboran para nuestra formación. Cuando nos dirigíamos hacia la parroquia estaba un poco nervioso, puesto que era mi primera experiencia. Al llegar a la primera Eucaristía empezó nuestro servicio, que fue muy bonito, pero llegó el momento en que coincidieron dos Misas, por lo que mi compañero y yo tuvimos que separarnos.


Entonces se intensificó mi experiencia, pues yo solo tuve que hablar a la gente sobre mi estancia en el seminario y el gusto que sentía de que Dios me eligiera para servirle en esta vocación. Antes de pararme al frente para dar el mensaje, me encomendé a Dios y a María Santísima de Guadalupe, para que la gente, conmovida en su corazón por el Espíritu Santo, diera una respuesta positiva y decidiera apoyarnos.

Colecta de Querétaro El sábado 9 de septiembre también fue un día extraordinario, ya que algunos alumnos del Seminario de Misiones nos dirigimos a una colecta en la Diócesis de Querétaro. Cuando llegué a la casa donde me hospedaría, me recibió la señora Adriana, con su esposo y sus dos hijas. Me invitaron a pasar para acomodarme en el cuarto y después cenar. Después me preguntaron cómo había surgido mi vocación y les dije que desde que empecé a realizar el

servicio a la iglesia, a Dios, con amor y entrega. Al día siguiente me levanté temprano para prepararme a realizar mi labor en el centro de la ciudad de Querétaro, en la Parroquia del Santo nombre del Niño Jesús. Cuando llegó el sacerdote encargado, lo saludé y le comenté sobre el trabajo que iba a realizar. Él me dijo que ya le habían avisado y muy generoso pidió al sacristán que la colecta del templo también se fuera para mg, porque, comentó, “es una gran labor llevar el mensaje de Dios a los países no cristianos”. Esta experiencia fue extraordinaria, puesto que me tocó hacer solo mi labor. Cuando acabaron las Misas el sacristán me dijo que había corrido con mucha suerte, ya que por lo regular no asiste tanta gente. Gracias a Dios ese día asistieron más personas y obtuve una bondadosa respuesta.


Pastoral de la salud

Una perdida que encontró el camino Micaela era una católica de 60 años que dejó de asistir a la iglesia por mucho tiempo. Ingresó al hospital pues tuvo cáncer en la piel, el cual después se extendió a una glándula linfática. Los médicos empezaron la terapia química y al mismo tiempo comenzó la terapia espiritual. El Señor primero purificó su corazón con el Sacramento de la Reconciliación y luego lo fortificó con la Eucaristía, que recibía dos veces a la semana. Aunque al moverla sufría mucho, algunas veces pidió que la llevaran a Misa y participaba con devoción. Los voluntarios, la religiosa y yo nos alternábamos para visitarla y darle un poco de ánimo y consuelo, aunque por sí misma nunca se quejó. Sus ojos tenían un brillo indescriptible y sus labios dibujaban una dulce sonrisa que no la abandonaba nunca. Tenía rostro de ángel, por eso yo 10

quería llamarla Ángela aunque su nombre ya era de arcángel.

Micaela, que vivió alejada de la Iglesia por muchos años, encontró finalmente al Dios de la misericordia, que sin duda alguna la llevará a la casa celestial. Micaela comenzó a sentirse mejor y los doctores le permitieron ir a su casa, pero una semana después llegó a la sala de urgencias, pues se había sentido muy mal. Le dio mucho gusto verme y me pidió que le rezara un poco. A su lado se encontraba su hermana, a quien pedí que me tuviera al tanto del estado de la enferma. Por la noche me avisaron que había fallecido y, aunque era la única católica en su familia, le comenté a su hermana que, si deseaban que se le

Revista Almas


Aunque vivió alejada de la Iglesia por muchos años, una mujer ingresó al hospital y encontró a Dios. P. José Sandoval Íñiguez, mg

“Jesús cura a un ciego”, de El Greco

celebrara su Misa de exequias, le pidiera al párroco hacer la celebración en el hospital. El párroco contestó que no podía celebrar la Misa pues era un día domingo y además Micaela era un caso de paradero desconocido. En Corea se hace una hoja de registro de nuevos bautizados donde quedan anotados los datos pertinentes: fecha de nacimiento, de Bautismo, de Confirmación, si cumplió el precepto pascual, si paga el diezmo, etcétera. Ahí mismo se anotan los nombres de los demás miembros de la familia, cada uno con sus datos. Cuando la persona se cambia de domicilio se envía la hoja de registro al nuevo párroco, pero hay gente que se muda sin avisar y a esa hoja se le hace una anotación que dice: “Paradero desconocido”; es decir, son ovejas perdidas con las que la Iglesia pierde contacto.

Celebramos la Misa de cuerpo presente en el velatorio del hospital. Asistieron seis familiares, entre hermanos y sobrinos, quienes prestaron mucha atención y respeto. Los creyentes fuimos cuatro: dos voluntarias, la religiosa y yo. En el sermón les di un breve resumen de la fe cristiana y del significado de la Eucaristía, como sacrificio que se ofrece para implorar al Señor que la persona que murió sea partícipe de la Resurrección de Cristo allá en su Reino. Creo que ellos abrazarán la fe católica y Micaela, que vivió alejada de la Iglesia por muchos años, encontró finalmente al Dios de la misericordia, que sin duda alguna la llevará a la casa celestial.

Febrero 2013

11


Vida MG

Padre Román Orta Castañeda, mg Descanse en paz El Padre Román Orta falleció a los 67 años de edad, en la casa cural de la Parroquia La Sagrada Familia, en la Misión de Perú, donde desarrollaba su ministerio sacerdotal misionero.

Padres Román Orta, mg, y Lucas Cheong, ma.

El Padre Román Orta Castañeda nació el 30 de septiembre de 1944 en Los Reyes Jocotitlán, Estado de México, del matrimonio formado por Ernesto Orta Valdez y Simona Castañeda Blas, a quienes el Señor bendijo con una familia de 14 hijos, de los cuales sobreviven cuatro: Juana, Vicente, María y Raúl. Realizó sus estudios de primaria y secundaria en Jocotitlán. Según sus propias palabras, el acontecimiento que marcó su vocación fue recibir la Primera Comunión a los seis años, pues lo llevó a pensar que todas las personas 12

debían recibir a Cristo a temprana edad. A partir de entonces comenzó a notarse su espíritu apostólico, pues reunía a sus primos para enseñarles el catecismo, con el fin de que recibieran la Comunión. En 1962 inició su preparación sacerdotal en el Seminario Conciliar de Toluca. En 1967 ingresó al Seminario de Misiones, donde completó su formación, para recibir el presbiterado el 14 de julio de 1973, de manos de Mons. Arturo Vélez Martínez, entonces Obispo de Toluca.

Revista Almas


Colaboró de manera entusiasta en diversas áreas del Instituto: promoción de vocaciones (1973-1975); Misión de Kenia (1976-1987 y 1999-2002); formación de Misioneros Laicos Asociados (1988-1990); primer Director de Promoción, encargado de la promoción vocacional y de la animación misionera (1991-1999); aten-

ción a bienhechores (2002-2010). Últimamente atendía la Parroquia La Sagrada Familia, de la Arquidiócesis de Cusco, en la Misión de Perú, a donde fue enviado en 2010. El Padre Román decía: “Evangelizar y compartir la fe con los no cristianos fue tal vez el periodo de mi realización misionera más profunda ... Referente a la promoción vocacional, es sumamente alegre el ver que, de todos lo que se acompañó en sus primeros años, hayan llegado, de ese periodo, seis al sacerdocio misionero”. 1

Algunas de sus experiencias misioneras en Kenia quedaron plasmadas en su libro Osukuku en África1, en el cual comparte su visión acerca de los pueblos con los que compartió el Evangelio, además de narrar algunas anécdotas que dejan ver las virtudes que lo ayudaron a colaborar en la Misión de la Iglesia.

El Padre Román Orta falleció el 25 de agosto de 2012, a los 67 años de edad, a causa de un paro cardiaco, en la casa cural de la Parroquia La Sagrada Familia, en Cusco, Perú, donde lo recuerdan por su labor pastoral y por ganarse el cariño y el respeto de los feligreses. Sus restos fueron trasladados a México y el 6 de septiembre se celebró la Misa de cuerpo presente en la Capilla central del Seminario Mayor de Misiones. Al día siguiente fue sepultado en su pueblo natal. Descanse en paz.

Osukuku significa “El que llegó en un día memorable para vivir con nosotros”. Febrero 2013

13


Ad Gentes

Los principios doctrinales Los primeros párrafos del decreto Ad Gentes están dedicados a enunciar con claridad los principios doctrinales en los cuales se basa la actividad misionera de la Iglesia. Estos principios son fundamentalmente trinitarios —es decir, parten de Dios mismo, que es uno y trino— y eclesiales —puesto que la Iglesia es misionera por naturaleza—; además definen el significado de la Misión, y afirman su necesidad y urgencia. El designio de Dios Padre es participar su vida divina a las personas y liberarlas del poder de Satanás y del pecado. Para realizarlo, entró en la historia humana con el envío de su Hijo en nuestra carne, quien, al realizar la salvación, se constituyó como cabeza de la humanidad renovada. “No está sanado lo que no ha sido asumido por Cristo”, de ahí que su predicación y su obra salvadora han de ser proclamadas y difundidas hasta los confines de la tierra. Cristo encargó esta labor a su Iglesia y envió al Espíritu Santo, de parte del Padre, para santificar a los fieles e infundirles el mismo impulso de Misión que Él había seguido.


De acuerdo a lo anterior, cuando decimos que la Iglesia es misionera por naturaleza afirmamos que nace de la Misión del Hijo y del Espíritu Santo, según el designio de Dios Padre. Jesucristo fundó su Iglesia como sacramento de salvación y envió a los apóstoles a todo el mundo, como Él había sido enviado por el Padre. La Iglesia cumple su Misión cuando se hace plenamente presente en todos los hombres y pueblos para conducirlos a la fe, la libertad y la paz de Cristo. Por lo tanto, su Misión continúa y desarrolla a lo largo de la historia la misma Misión de Cristo.

La actividad misional toma su razón de ser en la voluntad de Dios, “que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” que se ha manifestado en Cristo. Por lo tanto, es necesario que, una vez que Cristo sea conocido por la predicación del Evangelio, todos se conviertan a Él y se incorporen a la Iglesia. El fin propio de la actividad misional es la predicación del Evangelio y la implantación de la Iglesia en los pueblos en que todavía no ha arraigado, y en esto se distingue de la actividad pastoral que hay que desarrollar con los fieles. Por otra parte, el restablecimiento de la unidad de los cristianos

está estrechamente unido a la acción misional de la Iglesia, pues la necesidad de la Misión exige a todos los bautizados dar testimonio unánime de Cristo, su Señor. La actividad misional toma su razón de ser en la voluntad de Dios, “que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” que se ha manifestado en Cristo. Por lo tanto, es necesario que, una vez que Cristo sea conocido por la predicación del Evangelio, todos se conviertan a Él y se incorporen a la Iglesia, que es su cuerpo, mediante el Bautismo. Nadie por sus propias fuerzas se libra del pecado, ni se ve enteramente libre de su debilidad, su soledad y su servidumbre, sino que todos tenemos necesidad de Cristo, modelo, maestro, liberador, salvador y vivificador. Con la conversión a Cristo, todo lo bueno que se halla sembrado en el corazón de los hombres y en las culturas de los pueblos vive y es purificado, elevado y consumado para gloria de Dios. La parte doctrinal del documento concluye su exposición al ubicar la actividad misionera entre la Encarnación y la Parusía (primera y segunda venida del Señor, respectivamente), y urge a predicar el Evangelio a todas las naciones antes de que el Señor vuelva.

Febrero 2013

15


Pastoral vocacional

Cuando se es joven P. Ignacio Flores García, mg

Algunos meses atrás me pregunté: ¿Qué pasará cuando sea viejo?, y me respondí que ya no podré visitar tan fácilmente las comunidades lejanas en África, quizá no tendré suficiente fuerza para soportar una enfermedad como la malaria, o se me olvidarán los idiomas... Hace unos días me volví a preguntar lo mismo, pero, a diferencia de aquella vez, me respondí con gran simpleza, y quiero compartir algunos pensamientos con ustedes. A veces nos preocupamos mucho por el futuro, sin poner atención al presente. La Palabra de Dios nos dice que “a cada día le bastan sus problemas” (Mt 6, 34), y justamente mi problema era preocuparme de lo que Dios me pondrá más adelante. En noviembre del año pasado visité una comunidad del estado de Puebla, donde tuvimos una actividad misionera. La gente acudía con mucha constancia a las pláticas y a la Misa. Los jóvenes cantaban, echaban porras, y no era difícil entender que debido a su juventud desbordaban entusiasmo. En la Misa de clausura se notó la alegría de los muchachos por haber tenido un encuentro con nuestro Señor. Algunos, incluso, al formar una mayordomía juvenil, demostraron su compromiso de cambiar la apatía que existía en el 16

pueblo por los actos religiosos y sus tradiciones.

Concluí que cuando Dios nos presta vida podemos ser tan jóvenes como queramos. Al final de la Misa me invitaron a comer y, entre despedidas, sonrisas y bendiciones mutuas, una señora de aproximadamente 80 años me dijo: “Padrecito, hay que hacer algo con los jóvenes del pueblo. No sé, vamos a hacer una reunión, un partido de futbol. Vamos a regalarles unas playeras con la imagen de Jesús en el frente y la de la Virgen María en la espalda; al ganador le regalamos un balón y que sigan viniendo a Misa. ¡Vamos a hacerlo, Padre!”. Lo recuerdo muy bien porque aquella mujer, a pesar de su edad, me sorprendía con sus iniciativas. Me miraba y me explicaba con sus manos expresivas todas sus propuestas. Yo la escucha-

Revista Almas


ba mientras pensaba que cuando se tiene espíritu joven no importan los años ni las dificultades físicas que muchas veces uno piensa tener. Curiosamente me acordé de ella cuando me pregunté de nuevo qué sería de mí en el futuro, y concluí que cuando Dios nos presta vida podemos ser tan jóvenes como queramos. Así recordé los rostros de algunos hermanos Misioneros de Guadalupe que, a pesar de tener

edad avanzada y grandes experiencias misioneras, parecieran no haber envejecido. Creo que los lectores de Almas podrían recordar que cuando se es joven el Señor nos invita a promover vocaciones y a animar a la juventud para acercarse cada vez más a Él. Gracias, Padrinos y Madrinas, por ser un apoyo constante para esta obra y por ser juventud misionera al servicio del Reino de Dios.

Febrero 2013

17


La educación en Angola, un reto más P. Luis Alonso Yepes Cruz, mg

El Padre Alonso Yepes expresa la preocupación que los Padres mg han manifestado por ser partícipes de la reconstrucción de Angola, especialmente en el ámbito educativo del país. Uno de los retos que Angola enfrenta en la actualidad tiene que ver con la reconstrucción de toda su infraestructura. Así lo vive cada día, con la rehabilitación de las vías de comunicación y los servicios sociales básicos, como educación y salud, aun cuando no se suele avanzar de la forma esperada. Los sacerdotes Misioneros de Guadalupe que hemos laborado en aquel país, descubrimos que era necesario contribuir en esta reconstrucción, dedicándonos a formar hombres y mujeres nuevos que, siguiendo el Evangelio, fueran capaces de construir el Reino de Dios en medio de una sociedad cada vez más materialista y excluyente. Hemos visto con tristeza cómo la educación de niños y jóvenes es un asunto que no genera mayor interés de parte de las autoridades, las cuales han permitido que el sistema educativo caiga en una espiral de corrupción, teniendo como consecuencia su rápido deterioro. Por ello, los Padres mg nos hemos empeñado en tener como prioridad de la Misión el área de la educación. Actualmente en los lugares donde tenemos presencia se trabaja en esta dimensión, sea


por medio de escuelas de educación oficial (kínder, primaria y secundaria), como por centros de informática e idiomas. Esto ha permitido acercarnos a un mayor número de niños, adolescentes y jóvenes, a fin de anunciarles el Evangelio y de ayudarles a que descubran la riqueza de ser cristianos. En esta noble y emocionante labor nos hemos topado con enormes desafíos: encontrar profesores católicos que asuman su responsabilidad cristiana en la formación de las nuevas generaciones; vigilar la correcta formación cristiana de los mismos instructores; crear contactos con el gobierno que nos permitan realizar nuestros objetivos; elaborar el material para la educación en la fe; crear y mantener la infraestructura que nos permita formar comunidades educativas; crear conciencia en los padres de

familia para que se comprometan más en la formación de sus hijos; y encontrar funcionarios honestos que realicen su trabajo de manera eficiente y en espíritu de comunión.

Todo esto lo hacemos por amor a Jesucristo y porque creemos profundamente que Angola requiere de nuestra colaboración a fin de que todos los niños conozcan a Jesús y su Evangelio, y construyan un mundo mejor. Uno de los compromisos más recientes en materia de educación lo tenemos en la Parroquia de San José, en Bengo, donde el año 2010 se inició el kínder y la primaria, y tan sólo un año más tarde contábamos con 65 alumnos (dos grupos de kínder y uno de primer año de primaria). Como en todos los inicios, ha sido difícil concientizar a los padres de familia para

Febrero 2013

19


que asuman su responsabilidad en el cuidado y la educación de sus hijos.

la forma de encontrar subsidios para comprar uniformes, entre otras cosas.

Infelizmente hemos encontrado que 40% de los niños está siendo educado por sus abuelos o algún tío, debido al abandono y el descuido, o por causa del trabajo de sus padres. Esto nos ha traído grandes dificultades, pues en un principio los niños llegaban sin haber probado alimento. ¡Es imposible que un niño con hambre pueda aprender! Por lo que nos vimos en la necesidad de implementar el desayuno escolar.

Todo esto lo hacemos por amor a Jesucristo y porque creemos profundamente que Angola requiere de nuestra colaboración a fin de que todos los niños conozcan a Jesús y su Evangelio, puedan vivir como sus discípulos y construyan un mundo mejor. Los frutos dependen de Dios, sin embargo, el sembrar ahora con dedicación nos toca a nosotros.

Lo mismo podemos decir en relación con el material escolar. En muchos casos, quienes están educando a los niños no tienen los recursos necesarios para comprar cierto tipo de material, como plastilina, colores, cartulinas, pegamento, tijeras, etcétera, por lo que hemos tenido que adquirir el mismo, y hemos buscado

Gracias a todos los Padrinos y Madrinas que con sus oraciones y sacrificios colaboran con nuestra Misión. No dejamos de invitarlos para que sean muchos más los que, dedicando su vida al Evangelio, decidan ser sembradores de esperanza y fraternidad en este mundo tan necesitado de ellas. Tuala kumoxi! (¡Estamos juntos!).


S  

Por qué mueve la cola el perro (fábula de Kenia)

Dios se presentó a los animales de la selva con una vasija, les dijo que adentro había un gran tesoro y les pidió que la cuidaran, pero en poco tiempo se cansaron y se retiraron a descansar. El perro se quedó a cuidar la vasija y pasó hambre y mucho frío. Transcurrieron varios meses y Dios regresó. Al ver al perro le preguntó por su vasija y por el resto de los animales. El perro le contestó: “Aquí está tu vasija. Los otros animales se cansaron y se fueron”. Dios se enojó y llamó a los demás animales: “El perro es el único que ha sido fiel a mi mandato”. Mostrando el contenido de la vasija, dijo: “Este es el tesoro, se llamará hombre y será su rey; los hará trabajar y cuando tenga hambre podrá comérselos. En cambio el perro será su amigo e irá con él a donde quiera que vaya. Los animales bajaron la cabeza avergonzados y el perro meneó la cola emocionado. Desde ese día siempre que encuentra a su amo mueve la cola y ladra alegremente, para expresar su agradecimiento y fidelidad.


Un amigo siempre es fiel Las fábulas no hablan en realidad de los animales, sino del ser humano, de sus debilidades, sus fortalezas y la sabiduría que necesita para superar las adversidades de la vida; sirven de ejemplo para dejarnos alguna valiosa enseñanza. Con esta fábula aprendemos que todos, en algún momento de nuestra vida, podemos realizar actos heroicos, pero es mucho más valioso ser constante y fiel. Una verdadera amistad es valiosa por la fidelidad, pues gracias a ella perdura a pesar de las adversidades y del tiempo. ¡Seamos fieles a Dios como nos enseñó el mejor amigo del hombre!


Concurso

“El valor de la amistad” La amistad es uno de los valores que promueve el Club de Niños MG. Un amigo procura reunirse, comunicarse y apoyar en los buenos y en los malos momentos. Escribe una carta dirigida a tu mejor amigo. La extensión debe ser de dos páginas máximo. Puedes decorarla o ilustrarla con cualquier material, como crayolas, pinturas, recortes, papel, etcétera. Las mejores cartas obtendrán los siguientes premios:

• 1er lugar: Kit con artículos del Club de Niños MG. • 2do lugar: Lotería misionera y playera del Club de Niños MG. • 3er lugar: DVD y gorra del Club de Niños MG.

Envíala antes del 15 de mayo de 2013 a: Club de Niños Misioneros de Guadalupe Cantera 29, Col. Tlalpan, Del. Tlalpan, CP 14000, México, DF. O por correo electrónico a: clubdeninos@mg.org.mx

Visita nuestro sitio de internet y conoce los valores misioneros del club.

www.clubdeninosmisioneros.org.mx


¡Tú puedes ser misionero! Joven mexicano, ¿has sentido el llamado de Jesús y quieres llevar su mensaje de salvación a las personas que no lo conocen?

Misioneros de Guadalupe te invita a descubrir tu vocación. Participa en las actividades que organiza su Centro de Orientación Vocacional (cov). Comparte experiencias recreativas y formativas con otros jóvenes que también buscan tomar decisiones acertadas que darán sentido a sus propias vidas.

Informes: • cov México Tel. (01 55) 5573 3000 vocacionesmg@hotmail.com Línea Misionera (sin costo): 01 800 00 58 100

• cov Monterrey Tel. (01 81) 8358 2101 covmty@hotmail.com Línea Misionera (sin costo): 01 800 83 15 350

• cov Guadalajara Tel. (01 33) 3601 0815 vocgdlmg@hotmail.com

• cov Villahermosa Tel. (01 993) 315 2934 covtabasco@hotmail.com


Becas misioneras “Vayan por todo el mundo y proclamen la Buena Nueva a toda la creación” (Mc 16, 15) El trabajo de la evangelización entre los no cristianos no ha terminado y continúa realizándose en muchos lugares. Los misioneros ancianos necesitan que los jóvenes apoyen y prosigan su labor de proclamar la Buena Nueva. Ustedes pueden apoyar a quienes han decidido consagrar su vida a la Misión ad gentes, al fundar una beca con la cual un seminarista completará su formación sacerdotal.

Beca completa $12 000.00

Media beca $6 000.00

Línea Misionera (sin costo): 01 800 00 58 100

Ayuda anual $1 000.00

Correo electrónico: padrinos@mg.org.mx

¡Ayudemos a la evangelización del mundo!


Únete a la Misión Padre Alejandro Cortez Comparán Misionero de Guadalupe en Kenia Nació en Guadalajara, Jal., en 1976. Comenzó su formación sacerdotal en el Seminario Menor de Misiones y la concluyó en el Centro de Formación en África (cfa), en Kenia. Después de recibir el diaconado prestó un año de servicio en el Centro de Orientación Vocacional (cov), en Guadalajara. Fue ordenado sacerdote el 3 de septiembre de 2005, por el Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, y nombrado para colaborar en el cov de Guadalajara. De 2010 a 2012 fungió como coordinador del Departamento de Pastoral Vocacional. Recientemente ha sido enviado a la Misión de Kenia para anunciar el Evangelio. El Padre Alejandro escuchó desde joven el llamado de Dios para entregar su vida a las Misiones. Tú también puedes llevar la Palabra del Señor a los pueblos que todavía no la conocen.

¡Responde al llamado de tu vocación!

Ciudad de México Cantera 29, Col. Tlalpan, Del. Tlalpan, cp 14000, México, df. Tel. (01 55) 5655 2691

Guadalajara Madero 837, esq. Escorza, Centro, sj, cp 44100, Guadalajara, Jalisco. Tel. (01 33) 3825 2315

Línea Misionera: 01 800 00 58 100

Monterrey Habana 105, Col. Altavista, cp 64840, Monterrey, Nuevo León. Tel. (01 81) 8358 2101

Villahermosa Ejército Mexicano 167, Col. Atasta de Serra, cp 86100, Villahermosa, Tabasco. Tel. (01 993) 315 2934

www.revistaalmas.com.mx


Almas, febrero 2013