Issuu on Google+

Exposició Pessebres mexicans Museu Diocesà de Barcelona

Benvolguts senyors Un any mes, MEXCAT – Associació Cultural Mexicano Catalana, vol col·laborar amb el Museu Diocesà de Barcelona en l’exposició exposició de pessebres sebres que té lloc cada any a la Pia Almoina de Barcelona. Després de l’experiència experiència positiva de l’any l 2010 en que l’entitat entitat ja va deixar dos naixements per a aquesta celebració, ens hi volem sumar enguany amb 10 pessebres, arribats de diferents regions de la República Mexicana. d i extensa és la cultura mexicana. A més, els pessebres És una mostra més de com d’important són de factura molt recent, amb la idea de mostrar com n’és és de viva la tradició, com s’enriqueix enriqueix amb els artistes que introdueixen nous elements, perquè la cultura popular no deixa de créixer, i hi ha noves interpretacions que se sumen als naixements. Com sempre, també estem disposats a poder aportar valor afegit a aquest esdeveniment, amb activitats paral·leles, com una posada mexicana amb nadales d’aquell d aquell país, o altres activitats que vulguin realitzar. Esperem sperem que els agradin aquests pessebres i la nostra explicació al respecte de cadascun d’ells. d Una cordial salutació César Cárdenas President


Pessebre miniatura d’ètnia triqui (Oaxaca)

Composició: Naixement amb els 3 reis, dos pastors, àngel i animals Material: Fulla de palma Artesà: Desconegut Los triquis son un grupo indígena que se situan al noroeste del estado de Oaxaca, México, formando una isla cultural en medio del vasto territorio mixteco. El nexo principal es su lengua, a su vez, cada variante lingüístico hace la diferencia y pertenencia a cada uno de los Xuman'han o Chuman' a. También los huipiles rojos y sus creencias religiosas los unen, pues todos practican la religión tradicional triqui junto con la religión católica. Los asentamientos más importantes son San Juan Copala, San Andrés Chicahuaxtla, San Martín Itunyoso, San José Xochixtlan y Santo Domingo del Estado, a su vez, corresponden a cada uno de los 5 clanes territoriales de la región triqui. De estos cinco clanes, con excepción de San José Xochixtlan, cuatro tienen la denominación de Chuman' a o Xuman'han, que en su acepción política significa El Centro, ententiendose como centro político, administrativo y religioso. Estas comunidades estan asentadas en cuatro municipios distintos: San Juan Copala en el municipio y distrito de Juxtlahuaca; San José Xochitlán y San Martín Itunyoso en el municipio del mismo nombre de éste último perteneciente al distrito de Tlaxiaco; San Andrés Chicahuaxtla y Santo Domingo del Estado pertenecen al municipio y distrito de Putla Villa de Guerrero; algunas comunidades del bajo triqui pertenecen al municipio de Constancia del Rosario.


Pessebre miniatura d’ètnia tarahumara (Chihuahua)

Composició: Naixement amb cova Material: Fustes, roba, serradures, corda. Artesà: Desconegut

Els tarahumares són un poble amerindi del nord de Mèxic que parlen una llengua uto-asteca coneguda com a rarámuri. Ells es refereixen a si mateixos com a rarámuri que significa "corredors" o "peus lleugers " en la seva llengua nativa; són reconeguts per llur extraordinària capacitat física per córrer grans distàncies. Abans de l'arribada dels espanyols, els assentaments tarahumara eren molts dispersos i per tant van desenvolupar la tradició de córrer llargues distàncies per a la comunicació entre els diferents pobles. Les ahuimera (danses) tenien tarannà religiós i eren imprescindibles a llurs festes. Cada regió en tenia de particulars. Els matachini (dansaires), dirigits per un monarca i col·locats en dues files una davant l'altra, dansaven al so de monòtons tocs de violí, i executaven evolucions que semblaven no tenir ordre ni sentit, però ben determinats. Quan es declarava la mort d'un d'ells, es reunien els familiars i amics per a acomiadar-se i desitjar-li un bon viatge. S'embolicava el cadàver amb una manta, se'l proveïa de queviures per al llarg viatge i dels seus estris de treball. Després passaven un per un tots els assistents, l'agafaven de la mà i s'acomiadaven d'ell tot pregant-li que no hi tornés per empipar-los. I quan és de representació, el difunt és acompanyat amb danses de matachines. Fabriquen sekoriki, toixos atuells de fang, ripura (destrals), raperi (violins) i mataka (molins de pedra); tot això constituïa llur parament de casa. Vivien en coves i menjaven kobixi (farina de moresc torrat) diliït en aigua i bevien xugiki o tesquino (moresc fermentat). Amb això celebraven llurs omahuari (festes) amb rikurichi (orgies).


Pessebre de Tlaquepaque (Jalisco)

Composició: Naixement amb àngel i capseta Material: Llauna repussada Artesà: Jesús Rodríguez (segons la técnica de la familia Planduro) La región de los Altos de Jalisco y los municipios de estados colindantes a esta región (Aguascalientes, Zacatecas, Guanajuato y San Luis Potosí), de donde son característicos los belenes y el trabajo en latón repujado, se caracterizan por el predominio de gente blanca de fenotipo hispánico al no existir en este lugar una población indígena culturalmente importante antes de la conquista española. Durante el periodo colonial tuvo lugar la Guerra del Mixtón en la que se aniquiló, entre 1540 y 1542, a gran parte de la población indígena por no haber una convivencia racial con los nativos, quienes fueron obligados a concentrarse en pequeños poblados fundados para su evangelización a través de intérpretes nahuas ya cristianizados y frailes europeos. Además,las epidemias diezmaron la población indígena desapareciéndola casi en su totalidad en la Región de Los Altos. Los españoles se asentaron rápidamente por todo el Occidente de la Nueva España afincándose en ranchos y haciendas de gran extensión que formaron parte del reino de Nueva Galicia. Miles de familias provenientes de Cantabria, Andalucía, Galicia, Asturias y Extremadura (a la que se sumó una minoría francesa, vasca y austriaca) forjaron la identidad de esta región. Se los denominó Alteños y la falta de presencia indígena hizo que la cultura y la identidad de los alteños girara en torno al catolicismo y la hispanidad: el folklore expresa el porte del charro, su jornada de trabajo y el apego a la tierra a través de generaciones; la diversión gira en torno a la charrería y la crianza de ganado; y, sobre todo, su religiosidad se expresa a través de los cantos cristianos y la devoción mariana (Virgen de San Juan de los Lagos).


Pessebre de Querétaro (Querétaro)

Composició: Naixement amb àngel Material: Paper maché, pintura i purpurina Artesà: Francisco Coronel La costumbre de colocar Nacimientos se extendió a partir del Renacimiento hacia otros países europeos. Por lo que respecta al continente americano, es lógico entender que con la evangelización llegaron a estas tierras las recreaciones del acto de fe navideño en diversos materiales. Las religiosas franciscanas elaboraban bellísimos Nacimientos, especialmente con Niños Jesús de cera, hermosas piezas escultóricas que permanecían en exhibición durante un año. Los artesanos mexicanos asimilaron rápidamente las técnicas artísticas traídas de Europa, de manera que las maderas estofadas y policromadas fueron comunes en los Nacimientos mexicanos de la Colonia. Al paso del tiempo, las figuras se hacían con ropa más elaborada, que procedía de conventos y casas particulares. Las caras, pies y manos eran generalmente de cera o barro, luego el Nacimiento se modificó hasta llegar a ser una abigarrada mezcla de estilos y motivos en los que aparece el portal rodeado de magueyes, guajolotes, pastores y tipos populares del México romántico del siglo XIX: el carbonero, el cazador, la tamalera, etc., hechos de barro, cera, madera, de fibras vegetales, hojalata, trapo y de todo material que corresponde a las ramas artesanales del país. El poeta tabasqueño Carlos Pellicer describió la representación del Nacimiento de la siguiente manera: “Y en una gruta, bajo el cielo de Navidad, arregló el pesebre, colocó el buey y el asno; sobre el pesebre, puso el ara en la cual un sacerdote operó el ritual de la misma, cuyo valor histórico, plásticamente hablando, no tiene par”.


Pessebre de Tonalá (Jalisco)

Composició: Naixement amb àngel, reis, dos pastors i ovelles Material: Fang policromat Artesà: Desconegut

Las artesanías mexicanas son reconocidas en todo el mundo por su belleza y variedad y en especial el barro de Tonalá (Jalisco), de donde es este nacimiento. Para los aztecas el oficio artesanal tenía una gran importancia y era muy apreciado: el gobierno sustentaba el trabajo de los artesanos más hábiles, a quienes les encomendaban obras útiles para adornar templos y palacios. Incluso la ciudad de Texcoco estaba dividida en barrios y cada uno se ocupaba de un oficio específico. La mayoría de las labores artesanales estaban unidas a las prácticas religiosas, por lo que muchos artefactos de uso diario -como ollas, vestidos, etcétera-- eran adornados con motivos religiosos. Los artesanos aztecas atribuían los conocimientos de su oficio a la enseñanza de los dioses: su trabajo tenía un significado especial dentro de su visión del mundo y era importante para sustentar tanto su sociedad como sus creencias. Con la llegada de los españoles algunos oficios se perdieron: la mayoría no sólo se conservaron sino que se transformaron y enriquecieron, y de igual modo surgieron oficios que antaño no existían. Pero a pesar de las transformaciones que tuvieron lugar con la Conquista, el sentido sagrado y religioso que tenía la labor artesanal no se perdió: tomó el nuevo rostro del catolicismo. Actualmente las labores artesanales tienen un estrecho vínculo con las festividades religiosas. Ejemplo de ello son los nacimientos mexicanos.


Pessebre miniatura de Tlaquepaque (Jalisco)

Composició: Naixement amb àngel, animals i palmera Material: Vidre bufat. Artesà: Desconegut

Con la llegada de los españoles la tradición se arraigó en México y tomó nueva forma: los nacimientos adquirieron un carácter mestizo que expresó de manera magistral el sincretismo no sólo religioso sino estético. la escuela que Francisco de Gante fundó en Texcoco, los indígenas eran adiestrados en la elaboración de las figuras y los detalles de los nacimientos para las procesiones que realizó durante la celebración navideña. Pero no es sino hasta el siglo XVIII que los nacimientos se popularizan en España, y por lo tanto llegan a la Nueva España. El principal cambio que se dio en los nacimientos europeos al llegar a México fue la transformación de los pastores de Belén, convertidos en personajes populares tales como chinas poblanas, carboneros, aguadores, etcétera. Los artesanos indígenas vestían con trajes típicos las figuras que hacían para el nacimiento;; los paisajes, animales nativos, árboles frutales y oficios propios de México, entre muchas otras cosas, aparecen retratados en los nacimientos artesanales. Las aportaciones más importantes de los artesanos mexicanos a la tradición de los nacimientos fueron el guajolote y el diablito, cuyas figuras fueron incluidas en los belenes;; aunque es necesario señalar que con el paso del tiempo la tradicional figura del diablito comienza a perder fuerza. Los materiales utilizados para los nacimientos comienzan a diversificarse: desde el barro hasta la madera;; del oro y la plata hasta el latón;; desde hojas de tamal hasta fibras naturales y semillas;; pero la capacidad creativa de los artesanos no tiene fin.


Pessebre de Oaxaca (Oaxaca)

Composició: Naixement amb àngel, animals i palmera, dins d’una llavor en forma de mussol Material: Llavor, fusta, cuir, pintura Artesà: Desconegut

Lligat a la tradició dels naixements mexicans, i similar a les nostres nadales, existeixen les anomenades “pastorelas”. Las pastorelas sueles ser identificadas como las representaciones “vivas” del nacimiento de Jesús, si bien debido a las dificultades de algunos por participar en ellas, se empezó a generar su recreación con figuras, en especial hechas de cera, pero con la llegada de la tradición a América se desarrolló una fusión en la que los artistas de la Nueva España y los indígenas asimilaron técnicas y las combinaron con los materiales representativos de cada región. Con ello, las distintas ramas artesanales reconocidas en la actualidad en México tienen su propia manera de recrear a la Natividad. Los nacimientos de México han seguido los procesos evolutivos que les son propios en el devenir de la historia de México. Incorporan –tal y como se puede observar en esta muestraelementos de la vida diaria de nuestro pueblo y son un muestrario amplio y completo de técnicas, importaciones, formas de trabajo, concepciones artísticas y artesanales, ideologías, intereses culturales, incluso tendencia de mercado, motivos todos que son parte importante de nuestra historia como nación


Pessebre de Tlaquepaque (Jalisco)

Composició: Naixement amb àngel, reis, estrella i dimoniet Material: Llauna repussada Artesà: Desconegut

Hay pocos lugares en el mundo en donde se produzcan nacimientos de materiales tan diversos y de técnicas tan diferentes como en México. Destacan las representaciones elaboradas en barro en múltiples formas y técnicas; los de madera, labrada y laqueada, los de fibras vegetales, como mimbre, tule, hoja de maíz, pasta de caña, vainilla, amate pintado y de papel; los de cera; los de metal y hoja de lata; los de concha y caracoles, vidrio, plumaria, filigrana de plata, cantera, etc. Las localidades representadas abarcan casi la totalidad de la geografía del país, entre las que se pueden mencionar las obras de provenientes de Tlaquepaque y Tonalá en Jalisco; Metepec en el Estado de México; Atzompa, Ocotlán y Coyotepec en Oaxaca; Celaya y Salamanca en Guanajuato; Ocumichu y Uruapan en Michoacán; Tlaxcala; Olinalá y Temalacatzingo en Guerrero, San Miguel Aguasuelos y Papantla en Veracruz y Ticul en Yucatán, y muchos más.


Pessebre de l’ètnia Huichol (Nayarit)

Composició: Naixement amb àngel, reis, pastors i animals Material: Ceràmica i shakira Artesà: Hilario López Bautista

Els huichols o huitxols són un poble indígena de Mèxic que parla una llengua de la gran família dels uto-asteca o nahua. Ells s'anomenen wixarika o wixarite. El seu nom, huichol, és la deformació espanyola de guisole o guachichil, poble extint de caçadors i recolectors. Es concentren en cinc comunitats a les Muntanyes de la Sierra Madre Occidental, als municipis de Totatiche i Mezquitic (Jalisco), i una important colònia al baix Río Lerma (estat de Nayarit), establits el 1920-1930) quan algunes comunitats foren despoblades durant les rebel·lions dels cristeros (1926-1929). També n'hi ha d'establits a les ciutats de Tepic, Guadalajara, Durango, Zacatecas i a la ciutat de Mèxic. Són el poble indígena mexicà que ha mantingut relativament intacta la seva religió i rituals sense modificacions catòliques significatives. Tenen gran semblança amb les tribus del Noroest de Mèxic més que no pas amb les del centre. Són molt relacionats amb llurs veïns els cora, de la mateixa branca lingüística. Llur assentament és format per granges de famílies externes, cadascuna amb el seu xiriki (déu de la casa). No existeixen viles com a tals, i fins fa poc els centres cerimonials i governamentals en ls cinc comuniatts índies eren virtualment deserts llevats durant les celebracions comunitàries d'origen espanyol. Els tuki (grans temples circulars), amb els xiriki adjacents, eren els centres cerimonials, i en pocs altres llocs sagrats a les muntanyes. Els tuki i les seves cerimònies es trobaven a càrrec de funcionaris religiosos especialitzats amb termes fixats d'ofici. També hi havia santuaris dins i fora del seu territori.


Pessebre de Ciutat de Mèxic (Distrito Federal)

Composició: Naixement amb àngel i reis Material: Fang i pintura acrílica Artesà: Lola Zavala

La manufactura asiática y sus bajos costos también representan una competencia para la artesanía mexicana particularmente en esta época donde los Nacimientos son adquiridos por la población. Un ejemplo de ello son los artesanos del estado de Jalisco, una entidad ubicada en el occidente de México, quienes aseguran que los Nacimientos navideños elaborados en China tienen un costo 80 por ciento menor al ofrecido por los artesanos mexicanos, lo que representa pérdidas para el sector. Mientras un Nacimiento de nueve piezas hecho en Tlaquepaque, Jalisco, con motivos originales elaborados con cerámica de diversos tipos, papel maché, vidrio, cantera, etc, puede costar en promedio 300 pesos mexicanos (unos 20 euros aproximadamente) los elaborados en China, del mismo número de piezas con imitación de materiales artesanales, como la resina de baja calidad, pueden costar unos 70 pesos (poco más de cuatro euros) Hoy día, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), impulsa una marca con el nombre de Fenat (Feria Navideña Artesanal de Tlaquepaque), que tiene como objetivo fortalecer los Nacimientos artesanales de México y evitar así la piratería de esos productos. Con esto además se pretende que el oficio en la elaboración de los Nacimientos sea nuevamente apreciado por la población y se rescate una tradición de muchos siglos atrás, cultivada y desarrollada en elementos y estética, por manos artesanas indígenas.


belenes mexicanos