Issuu on Google+

LOS VESTIDOS A TRAVES DEL TIEMPO


El traje, a lo largo de casi toda su historia, ha seguido dos líneas separadas de desarrollo, dando como resultado dos diferentes tipos de indumentaria. Desde un punto de vista actual el criterio de división, el más evidente parecería el dado por el sexo, el traje masculino y el femenino: pantalones y faldas.

Sin embargo, no puede decirse que los hombres hayan llevado siempre prendas bifurcadas y que las mujeres no lo hayan hecho. Los griegos y los romanos llevaban túnicas, o lo que es lo mismo, faldas. Los pueblos de montaña como los escoceses o los griegos llevan también faldas.

Las mujeres del lejano y próximo Oriente han usado pantalones y muchas siguen utilizándolos. Resulta, por tanto, evidente que la división de la indumentaria basada en el sexo no se confirma.

Es posible hacer una distinción entre trajes ajustados» y trajes drapeados; considerando a la mayor parte de la indumentaria actual dentro de la primera categoría y a los trajes de los antiguos griegos, por ejemplo, la historia ha mostrado muchas variaciones a este respecto y es posible encontrar tipos intermedios. La distinción más sutil es la que han establecido los antropólogos entre el traje "tropical" y el "ártico".

Las grandes civilizaciones antiguas surgieron alrededor de los valles fértiles de los ríos Éufrates, Nilo e Indo: todas ellas regiones tropicales, donde la protección contra el frio no pudo haber sido la razón principal para vestirse.

Se han aducido muchas causas, desde la idea ingenua, basada en la historia del Génesis de que el hombre empezó a vestirse por razones de pudor, hacia ideas más sofisticadas que basan el uso de la ropa en cuestiones de ostentación o de protección mágica.


La historia del traje comienza mucho antes de que las primeras civilizaciones de Egipto y Mesopotamia hicieran su aparición. En los últimos años, un gran número de descubrimientos y el estudio de las pinturas rupestres han proporcionado documentación mucho más antigua.

Los geólogos han dado a conocer la existencia de una serie de glaciaciones en las que el clima de gran parte de Europa fue extremadamente frio. Incluso al final de las culturas paleolíticas (es decir, culturas en las que los instrumentos y las armas se hacían tallando piedras duras como el pedernal) la vida se desarrolla en el límite de los grandes glaciares, que cubrían gran parte de los continentes.

En tales circunstancias, aunque los detalles del vestido se hayan podido determinar gracias a consideraciones sociales y psicológicas, lo que resulta obvio es que el motivo principal para cubrirse el cuerpo era preservarse del frio, ya que la naturaleza había sido tan tacaña que no había proporcionado al homo sapiens un manto de piel.


Los Años 30 La llegada de los 30 trajo consigo la gran depresión de la bolsa. Muchos se quedaron sin trabajo, y los que tenían no ganaban lo suficiente. Con esa situación, estar a la moda pasó a ser un lujo. Nadie tenía dinero para comprar zapatos y ropa nueva, al menos no masivamente. La idea era preservar, el mayor tiempo posible, lo que había en el armario. La industria de la moda debió adaptarse a los tiempos de crisis y crear para un mercado con un poder adquisitivo bajo. Para la mujer se impuso estilo más femenino y liviano. La flapper quedó atrás. El largo de los vestidos y las faldas cayó hasta los tobillos. El ingreso de la mujer a la fuerza de trabajo obligó a recurrir a la ropa más práctica. El glamour y la transgresión de los 20 ya no tenían cabida en una sociedad que enfrentaba una gran crisis mundial. Las prendas tendían a marcar la cintura y a entallar la figura. El traje de chaqueta era el más usado en las calles.


Los Años 50 La gente usaba ropa para un juego de pelota que era mucho menos conservadora que su ropa de trabajo. Aun así, los hombres vestían bruscamente, con camisas dentro del pantalón y cinturones con hebillas de plata de moda, camisas abotonadas con cuellos largos y bolsillos en el pecho. Sus pantalones permanecían en el lado oscuro, pero los más suaves marrones y azules fueron saliendo a la luz. Los hombres jóvenes y viejos fumaban pipas. El rosa se puso de moda entre la gente joven, que vestía camisas brillantes y corbata. Los azules y verdes brillantes aparecieron por todas partes y los hombres jóvenes dejaron sus camisas fuera del pantalón.


Los Años 60 y 70 Una década en donde todas las mujeres modernas e independientes deseaban demostrar estas cuestiones cortándose el pelo con un famoso corte que impuso Mary Quant (apodada la reina de la minifalda) que consistía en un peinado “champiñón” como lo usaban los Beattles. El ideal de la década era no mostrar los atributos femeninos ni las curvas, sino, por el contrario parecer delegadas ninfas que mostraban su lado infantil a modo de juego de seducción. La artificialidad de los años 50 había quedado de lado. Ya no se usaba el taco aguja ni el excesivo maquillaje. Pintarse los labios estaba mal visto, solo estaba permitido un poco de brillo para simular la humedad de las bocas infantiles. Para los ojos valía todo lo que pudiera colaborar para agrandarlos como los de las niñas. El máximo exponente de este look aniñado era Twiggy, que logro el estatus de estrella del pop. Las flores eran un símbolo de juventud, como la margarita de Mary Quant, que se veía en adornos de plástico o estampado de géneros. Una época en donde se vivía la euforia por el futuro y lo espacial, hizo que el color blanco y el plateado sean furor. Tanto la ropa como el maquillaje parecían llegar directamente del espacio.


Los Años 80

Simepre encontrará minifaldas en un armario ya que son imprescindibles para las adolescentes durante la década. A pesar de que el denim obtuvo el primer lugar como la opción de tela, cuero, tejidos y mezclas de tejido encontraron su camino en el mundo de la moda. La camisa grande y el largo palazo, en algodón o telas brillantes, camisetas, chalecos, camisas y accesorios crearon muchas miradas de moda diferente

Sigue leyendo: http://belleza.uncomo.com/articulo/ropa-de-los-anos80-para-chicas-adolescentes-3299.html#ixzz2Tf9CpbWK


Los Años 90 En la década de los 90 se mostró un culto elevado a la moda y la estética. Los looks estaban basados en cabellos con mucho volumen, en maquillajes muy marcados y en indumentarias muy femeninas. Resaltaban los zapatos de tacón de aguja, las blusas y americanas anchas, los jeans de talle alto y los pantalones tipo piratas. En los 90 se mezclaron muchas tendencias diferentes y la moda la marcaron reconocidas Top Models como: Claudia Shiffer, Naomi Campbell, Linda Evangelista, Elle McPherson… Destaca el minimalismo, la sencillez y se rechaza la ostentación vivida en los años 80, así como las imposiciones del mercado. Los peinados de los noventa se parecieron bastante a los de los años setenta, con sus sprays y su voluptuosidad. En esta época, se produjo una gran diversificación y la gente intentó peinarse mucho más "casual", por lo que es difícil decir cuál era la tendencia por excelencia en cuanto a pelo y cabello. Aun así, la duda entre el pelo suelto o recogido se decidió a favor del primero. Gustaba más si se llevaba rizado, muy largo y con mucho mucho volumen. Las novias lo solían llevar así en sus bodas, ya que el cabello caía sobre los hombros y quedaba muy bien en contraste con el vestido blanco. Por eso, éste es el peinado que debes lucir si necesitas un estilo noventero, pero no es lo único que te hace falta. Si quieres crear un look inspirado en los años 90, sigue paso a paso cómo obtener este maquillaje tan femenino y fácil de combinar.


La ropa y el tiempo