Page 1

Nº177 / mayo 2014 ISSN 1657-0987 www.unperiodico.unal.edu.co un_periodico@unal.edu.co Bogotá. Colombia

Arsénico pone en peligro acuíferos en Santurbán Sandra Uribe Pérez, Unimedios

Ciencia & Tecnología

Debido a que en esta zona de páramo las rocas son muy fracturadas, al excavar o hacer exploración minera en busca de oro se libera de manera natural arsénico, un compuesto tóxico que al llegar a los acuíferos forma aguas ácidas. Esto representa una amenaza para las reservas subterráneas de las que dependen 2 millones de personas.

Foto: cortesía Carlos Barriga

aproximadamente el 50% de los páramos del mundo están en colombia y el 70% de la población del país vive del recurso hídrico que producen estas frágiles y magníficas "fábricas de agua". Sin embargo, podrían convertirse en ruinas muy pronto, por fenómenos como la minería. Gonzalo Andrade, biólogo y docente del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia, indica que conseguir resultados que contrarresten esta situación requiere una verdadera política de Estado, más que una de Gobierno que no ofrezca continuidad. Por su parte, el geólogo de la un Julio Fierro Morales afirma que es necesario que la fiscalización no quede como letra muerta. Continúa en la página 12

política & sociedad

ciencia & tecnología

ciencia & tecnología

El papel de ee. uu. en el posconflicto

Las matemáticas detrás de la Operación Jaque

Residuos de palma africana purifican agua y aire

Página 7

Página 14

Página 15

Así como Colombia tuvo un apoyo indispensable de ee. uu. en la lucha contra el narcotráfico, también se esperaría su cooperación en la cimentación de la paz.

Con un algoritmo, matemáticos de la un explican cómo se llevó a cabo una de las acciones militares más exitosas del Ejército. El cambio de un solo vector fue la clave.

Con la envoltura de la almendra del fruto de palma producirán carbón activado para limpiar fuentes hídricas y aire. Ello permitirá aprovechar 300.000 toneladas de residuos.


Periódico ­– Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 2

El galeón español en el realismo mágico Política & Sociedad

Antonio José Rengifo Lozano, PhD, profesor del Departamento de Derecho Universidad Nacional de Colombia

En la narrativa de García Márquez, la estructura del galeón español hallado por José Arcadio Buendía marca una burla de su travieso destino, condensa la historia de América Latina y define el aislamiento y soledad de Macondo. Pareciera como si el tiempo allí cifrado por el escritor llegara en espiral hasta la Colombia de hoy.

la figura del galeón español entró a formar parte del universo de macondo varias décadas antes de que las tecnologías para la exploración de los grandes fondos marinos, desde finales del siglo XX, lo pusieran al alcance de submarinos y vehículos operados a control remoto, sonares de barrido y tecnologías satelitales. En la saga de los Buendía, el emprendedor José Arcadio y sus seguidores iniciaron una exploración buscando salida al mar para Macondo, que al cabo de dos semanas los puso, “pasmados de fascinación”, frente a un enorme galeón español, “blanco y polvoriento en la silenciosa luz de la mañana”. Medio siglo después de la publicación de Cien años de soledad, en tiempos en que las potencias marítimas de ayer y hoy disputan acremente las embarcaciones hundidas por los mares del mundo, parece oportuno desentrañar la carga simbólica del navío español en el realismo mágico de Gabriel García Márquez. Esta reflexión cobra aún más vigencia en momentos en que el Estado colombiano, sin solicitar beneplácito de nadie, afina legislación para el rescate de las naves yacientes en sus aguas y es objeto, al mismo tiempo, de cuantiosas demandas indemnizatorias por los derechos sobre la carga del galeón San José.

Emergiendo al realismo Para definir ese concepto, Jeanne Delbaere-Garant, profesora en la Universidad Libre de Bruselas (tomando prestada una metáfora de Henri James), indica que mientras la obra realista es un globo que tiene su hilo atado al suelo y la obra fantástica es un globo carente de hilo que vuela sin ataduras, el realisEn El amor en los tiempos del cólera, Gabo pone la historia mo mágico es el mismo globo, sólidamente atado a la tierra, de las rutas y el hundimien- pero con un hilo suficienteto del San José en el entramente largo para navegar a voluntad por el cielo, capaz mado de los amoríos entre de descender en el momento Florentino Ariza y Fermina que lo desea. Daza, sugiriendo un mecaEn el realismo mágico, nismo para el rescate de ese la prosa es una invitación al maravillamiento frente naufragio. a una realidad que aparece como transfigurada pero no deformada, hasta el punto de tomar una apariencia absurda. En la narrativa de García Márquez, toda la estructura del galeón hallado por José Arcadio marca una burla de su travieso destino, condensa la historia de América Latina y define el aislamiento y soledad de Macondo. Es una burla, por cuanto José Arcadio buscó el mar sin encontrarlo y, después de sacrificios y penalidades, lo encontró sin buscarlo, a cuatro

días de viaje y doce kilómetros de distancia de un navío “atravesado en su camino como un obstáculo insalvable”. El galeón español es un episodio esencial en la novela. Es la irrupción, en el relato, de la historia del descubrimiento de América, con su cohorte de expoliación de materias primas y metales preciosos y la explotación del trabajo de indígenas y africanos traídos en esclavitud al continente. Es por ello que toda la estructura de la galera, según el escritor, “parecía ocupar un ámbito propio, un espacio de soledad y de olvido, vedado a los vicios del tiempo”. La soledad y el aislamiento están dados por la peninsularidad de Macondo, constatada por José Arcadio después del hallazgo del galeón: “Macondo está rodeado de agua por todas partes”. Y se lamentó ante Úrsula: “Nunca llegaremos a ninguna parte; aquí nos hemos de pudrir en vida sin recibir los beneficios de la ciencia”. Es el mismo García Márquez quien definió, como condición primera del realismo mágico, el carácter rigurosamente cierto del hecho narrado que, sin embargo, parece fantástico. El realismo mágico viene a ser nuestra realidad histórica, contada con un maravillamiento despojado de la pesadez de la historiografía. Si hay un hecho históricamente documentado es la existencia de la carrera de indias, de los galeones y del vacío insalvable que dejaba, en las finanzas de la Corona Española, la desaparición de estos por la piratería o el corsarismo, por la fuerza de los huracanes o por simples accidentes.

Capitalizar empresa En El amor en los tiempos del cólera, García Márquez pone la historia de las rutas y el hundimiento del San José, en el entramado de los amoríos entre Florentino Ariza y Fermina Daza, sugiriendo un mecanismo para el rescate de ese naufragio. En el relato, “Florentino Ariza se había informado de cuanto era posible sobre los hábitos de los galeones”. Aprendió, entre otros datos históricos, que el San José era la insignia de la Flota de Tierra Firme y que había llegado de Portobello, donde cargó 300 baúles de plata del Perú y Veracruz y 110 de perlas reunidas y contadas en la isla de Contadora. Durante el mes largo que había permanecido en Cartagena, “cargaron el resto del tesoro destinado a sacar de la pobreza al reino de España: ciento dieciséis baúles de esmeraldas de Muzo y Somondoco y treinta millones de monedas de oro”. Ni los temores de Fermina de que su novio alucinado hubiera perdido el juicio, ni las tesis de varios miembros de la Academia de Historia de que “la leyenda del galeón náufrago era inventada por algún virrey bandolero, que de ese modo se había alzado con los caudales de la Corona”, lograron desanimar a Florentino Ariza. Había sacado tantas pruebas del naufragio, que “ya no era asunto de seguir triscando aretes y anillos desperdigados entre los corales, sino de capitalizar una empresa grande para rescatar el medio centenar de naves con la fortuna babilónica que llevaban dentro”.

Encrucijadas Pareciera como si el tiempo cifrado en Macondo por García Márquez llegara en espiral hasta la Colombia de hoy, por los artilugios de alguna indescifrable cosmogonía: los tiempos de Macondo y de Colombia se confunden en uno solo. En Cien años de soledad, “el hallazgo del galeón, indicio de la proximidad del mar, quebrantó el ímpetu de José Arcadio Buendía”. Sus sueños terminaron frente al mar, cerrando así, en la

frustración, la expedición comenzada por él, impidiendo cualquier opción de modernidad, iniciando un proceso de deterioro personal y social y generando dependencia de los gitanos que periódicamente llegaban a Macondo con nuevos inventos y descubrimientos. José Arcadio justificaba su aventura ante Úrsula diciendo que “en el mundo están ocurriendo cosas increíbles” y que “ahí mismo, al otro lado del río, hay toda clase de aparatos mágicos, mientras nosotros seguimos viviendo como los burros”.

Un rescate ¿para quién? Así como para José Arcadio Buendía, para la Colombia de hoy las embarcaciones yacientes en sus aguas parecen atravesadas en su camino “como un obstáculo insalvable”. En lugar de iniciar el estudio de los problemas que giran alrededor de estas, incluyendo las reivindicaciones de España, que por un trucaje de la historia, con más magia que realismo, pretende reivindicarlos como de su propiedad, Colombia se lanza en una improvisada aventura para operar los rescates, pretendiendo ‘barajar de nuevo’, en desconocimiento de las reivindicaciones internacionales que pesan hoy sobre los naufragios históricos en el mundo. En lugar de capitalizar una empresa, Colombia ha improvisado una ley que generará dependencia de los “aparatos mágicos” de los “gitanos” de hoy, las compañías de exploración submarina. La estadounidense Sea Search Armada tiene derechos sobre el 50% del naufragio del San José, refrendados por una sentencia de casación de la Corte Suprema de Justicia de Colombia. Esta empresa adelanta varios procesos ante tribunales de los Estados Unidos, pretendiendo cuantiosas indemnizaciones del Estado colombiano, pues alega que no se le permite el rescate del naufragio para recuperar la mitad de la carga, a la cual tiene derecho según la sentencia. Así, mientras mantenga la titularidad sobre el 50% de los derechos sobre el San José, no será de sorprender que, en el futuro, alguno de esos intentos finalmente fructifique. El fantasma de este naufragio se apareció por los pasillos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington, con el alegato, por la armada de abogados de la Sea Search, de violación a la libertad de empresa y burla a decisión judicial. En lugar de esperar a que la justicia decida sobre la legalidad de los derechos reconocidos a la Sea Search Armada, el Estado colombiano se apresura a soltar amarras y elevar velas para el rescate de los naufragios bajo un esquema elusivo y rayano en el absurdo, lo cual desencadenará, antes de siquiera intentar refutarla, la anunciada reivindicación de España, contra las corrientes y evidencias de la historia. La improvisada ley para el rescate de los galeones, criticada por todos, obedece a un esquema de celeridad del cual nadie conoce el por qué ni el para qué. Solo podrá traer soledad y aislamiento para Colombia. Tal vez la clave principal para la comprensión de ese inquietante panorama de contradicciones no esté tanto en los pergaminos de Melquiades, como en el episodio del hallazgo, por Úrsula, de un San José de yeso, en tamaño natural, atiborrado de doscientos kilos de monedas de oro, dejado a guardar en la casa en los últimos años de la guerra y que terminó despedazado por descuido contra el suelo.

palabras clave: galeones, Macondo, naufragio. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co


Periódico ­– Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 3

investigación & creación

30 días

en la Universidad

medellín. El 6% del arbolado del Área Metropolitana del Aburrá está deteriorado.

bogotá. Investigación antropológica revela que el conflicto territorial obliga a indígenas nasa a la minería.

palmira. Estudio revela la trascendencia que las culturas indígenas antiguas daban al zapallo.

bogotá. En un área de 6.800 metros cuadrados y con una inversión de 20 mil millones de pesos, se construye la nueva sede de la Facultad de Enfermería de la un en Bogotá.

manizales. Ingenieros crearon Vitimalz, un juego interactivo para apoyar a víctimas del conflicto.

bogotá. La un entregó al país una política de gestión integral y ambiental del suelo.

SELLO CON ROTACION A 15o bogotá. Expertos determinaron el potencial farmacéutico del almidón de arracacha.

palmira. Científicos afirman que el mejoramiento genético de las plantas es necesario para la seguridad alimentaria.

manizales. Estudio en Ciencias Agropecuarias señala que los anillos de árboles milenarios de Canadá ayudan a reconstruir clima antiguo.

medellín. Pese a la intervención humana y la contaminación, los manglares del Golfo de Urabá están bien conservados.

bogotá. Bebidas energizantes pueden producir taquiarritmias y aumento de la tensión.

arauca. En la Granja Experimental El Cairo, de la un en Orinoquia, se instaló una planta de compostaje para crear un sustrato más efectivo que mejora la nutrición de los suelos.

bogotá. Con la publicación de 6.077 artículos, la un ocupa el puesto 38 en el ranking de las universidades con mayor producción científica de Iberoamérica.

arauca. La academia apoya la modernización de cultivos de cacao en Arauca.

bogotá. Ingeniero de la un desarrolló un software para la Policía suiza, que detecta la procedencia de las drogas ilícitas.

medellín. En la un se estudian bacterias que minimizan los efectos contaminantes del carbón.

palmira. Determinan que el estrés hídrico no afecta la producción de naranja valencia en el Valle.

palmira. Estudiantes de diseño baten Récord Guinness con la muñeca de trapo más grande del mundo, que simboliza la protección de la niñez.

manizales. Con bagazo de caña, cascarilla de arroz y zoca de café, investigadores desarrollan biocombustible para aviones.

manizales. un gestiona instalación de 32 estaciones metereológicas en la capital caldense.

bogotá. Modelo computacional predice en un 94% la malignidad de las lesiones submucosas.

Director: Jaime Franky Rodríguez Coordinación periodística: Blanca Nelly Mendivelso Rodríguez • Coordinación editorial: Carlos Andrey Patiño Guzmán Comité editorial: Astrid Ulloa, Jorge Echavarría Carvajal, Horacio Torres, Luis Carlos Colón, André-Noël Roth, Juan Álvaro Echeverri, Álvaro Zerda Corrección de estilo: Alexander Clavijo Berrío • diagramación: Ricardo González Angulo • diseño: Rey + Naranjo coordinación gráfica: Mauricio Salcedo Ospina • Gestión administrativa: Jaime Lesmes Fonseca • Impresión: ceet, Casa Editorial El Tiempo Las opiniones expresadas por los autores y sus fuentes no comprometen los principios de la Universidad Nacional de Colombia ni las políticas de UN Periódico Versión digital: www.unperiodico.unal.edu.co • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co • Teléfonos: 3165348 y 3165000, extensión 18285 Fax: 3165232 • Edificio Uriel Gutiérrez, carrera 45 # 26-85, piso 5 o • issn 1657-0987


Periódico ­– Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 4

Sector minero-energético, de cara a la paz Política & Sociedad

Germán Corredor A., integrante del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Proceso de Paz Universidad Nacional de Colombia

Los conflictos sociales y ambientales relacionados con la explotación de recursos naturales son uno de los mayores desafíos que enfrentará el país en una etapa de posconflicto. En un posible diálogo con el eln este tema será crucial, pero se parte de un hecho: está en marcha una locomotora sin freno.

ante la posibilidad de iniciar un diálogo con el eln, uno de los temas centrales es el sector minero-energético, por eso conviene reflexionar sobre la complejidad de abordar esta esfera, los aspectos que podrían mejorarse y la oportunidad que representa para el país. No se debe olvidar que el eln desde hace muchos años ha planteado la transformación del sector. En un comienzo con la idea de la nacionalización, al estilo de México o Venezuela, y después con propuestas para favorecer la participación de la nación en las ganancias obtenidas por la explotación del recurso. Este grupo ha defendido a Ecopetrol como empresa estatal y apoya las luchas reivindicativas de los trabajadores petroleros. A raíz del ascenso de las luchas ambientalistas en el mundo, en Colombia se instauró un discurso que ha calado profundamente en las poblaciones afectadas con esta actividad. Los malos manejos de muchas compañías mineras y energéticas han remarcado esa percepción. En este proceso las organizaciones políticas de izquierda incorporaron este discurso a sus luchas y hoy se habla no de petróleo ni de energía, sino de sector minero-energético.

Modelo en marcha El caso colombiano ha estado reforzado por la política del Gobierno de incluir estas actividades como una de las locomotoras del desarrollo nacional, que no son un modelo homogéneo en términos de tecnología, tamaño, organización empresarial, regulación e impactos sociales y ambientales. Una cosa son las explotaciones de carbón o níquel de empresas multinacionales y otra las artesanales hechas por campesinos mineros. Lo anterior lleva a reflexionar si se quiere una clasificación arbitraria del tipo de minería realizada en el país, que pueda establecer políticas adecuadas a cada caso y situación. Es claro que ante la minería ilegal debe haber acciones que impidan su ejercicio, debido al daño al medioambiente, en especial a los cauces de los ríos. Adicionalmente, se conforman mafias de enorme poder económico que son foco de violencia y conflicto. La minería informal es diferente, pues requiere apoyo estatal para mejorar las condiciones de explotación, la seguridad de las personas, la situación laboral y la rentabilidad. En el caso de la mediana y gran minería, la tarea es definir reglas claras y exigentes que protejan el entorno y compensen a la población por el impacto en su territorio.

Prevenir los daños En cuanto al sector de hidrocarburos, en manos de Ecopetrol y compañías extranjeras, cuenta con una legislación estable y una vigilancia relativa-

foto: cortesía Ana Blanca Suárez

mente fuerte por parte del Estado, en tanto las regalías son fundamentales para las regiones y el funcionamiento central. Con respecto al ambiente, siempre son notorias las secuelas negativas en zonas donde se realiza la explotación. La relación con las comunidades no siempre es la mejor y no extraña que acciones de tipo popular, como la de Tauramena (Casanare), se propongan de manera más frecuente para evitar el incremento de la exploración. En lo económico, el sector minero-energético en el 2013 representó un 7,7% del pib, superior a la participación del agropecuario (6,4%) y algo inferior al total del sector industrial (11,5%). Esta intervención es similar a la alcanzada en el año 2000 cuando llegó al 7%, la mayor en los últimos 15 años. Esto muestra su importancia en la economía y en la historia del país, donde ha jugado un papel importante desde la época prehispánica. Definir estos sectores como locomotoras del desarrollo hizo que el país volviera los ojos hacia la minería, manejada con desgreño y menosprecio por el Estado durante el siglo XX. La participación en el pib está sustentada fundamentalmente en los hidrocarburos con un 5,6%, el carbón con un 1,33% y el resto de minerales con 0,8%. Por otra parte, en términos de la participación en el total del impuesto de renta, esta pasó de un 8% en 1993 a un 40% en el 2011, mientras la industria decreció del 37% en 1993 al 12% en el 2011. Estas variaciones muestran su mayor importancia en las finanzas de la nación.

La redistribución En cuanto a exportaciones, los hidrocarburos representaron en el 2012 el 52,6%, mientras la minería el 21,3%. Ello quiere decir que minas e hidrocarburos correspondieron al 73,9% del total, convirtiendo a Colombia en un país exportador de recursos naturales, con los peligros que esto conlleva en términos de la enfermedad holandesa (revaluación exagerada de la moneda) y la dependencia de productos que tienen grandes variaciones de precios en el mercado mundial. La reforma a la Ley de Regalías redistribuyó los ingresos, otorgó recursos a los departamentos no productores y redujo la participación de los sectores productores. Es evidente que los beneficiados siguen siendo las grandes industrias de petróleo ubicadas en Meta, Casanare, Arauca, Santander y Huila; le siguen las de Carbón en Guajira y Cesar. No obstante, el uso dado a los cuantiosos recursos que reciben estas regiones es objeto de análisis

temas en una posible agenda con el eln ••

•• •• •• •• ••

Definición de territorios prohibidos para minería, extracción de petróleo y generación de energía. En principio, los páramos, parques naturales y zonas de reserva. Establecimiento de exigencias ambientales obligatorias para cada tipo de proyecto. Implantación de compromisos en inversión social de los sectores extractivos. Creación de mecanismos y acciones para erradicar la minería ilegal. Definición de condiciones y procedimientos para obtener títulos mineros. Establecimiento de criterios para definir zonas de explotación en los pot.

por el alto grado de corrupción y el bajo impacto en el desarrollo regional. El caso del sector eléctrico es diferente. Por un lado, la construcción de plantas de generación de hidroelectricidad produce impactos ambientales fuertes, pues altera los cauces naturales por la construcción de embalses, inunda tierras productivas, habitadas o con ecosistemas vitales, afecta la biodiversidad y produce desplazamientos. Por ello, enfrentan mayores resistencias. Sin embargo, en casos como El Quimbo, Hidroituango e Hidrosogamoso se ha llegado a acuerdos con las comunidades, mediante el compromiso de construir viviendas, escuelas, centros de salud y vías, entre otras infraestructuras. En el caso de la energía térmica, los impactos son de otro tipo, como la producción de gases de efecto invernadero, pero los conflictos con la comunidades son menores, tal vez porque se puede seleccionar el sitio donde se construirá la planta y buscar el que menos impactos genere. Resultan evidentes los riesgos de los proyectos mineros y energéticos, pero es claro que el aprovechamiento es fundamental para el desarrollo de la nación. Por eso, es indudable que el Gobierno no negociará las políticas sectoriales de fondo. Empero, reconociendo que existen dificultades y problemas por resolver, resulta conveniente evaluar los temas que podrían llevarse a una mesa de negociación con el eln, partiendo de la premisa de que son factibles de llegar a acuerdos que beneficien al país y no impliquen reformas económicas o sociales de fondo.

palabras clave: minería, economía, diálogos. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co


Periódico – Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 5

Violencia socioeconómica: otro drama para los desplazados Política & Sociedad

Andrés Felipe Mora Cortés, politólogo Universidad Nacional de Colombia

el desplazamiento forzado conjuga situaciones de violencia que obedecen a lógicas que van más allá de la agresión física propia de la confrontación armada. De hecho, es posible encontrar una extraña paradoja en Colombia: el número de personas desplazadas sigue en aumento, a pesar de la disminución progresiva de los niveles de inseguridad y violencia. Estos logros no se traducen, por lo tanto, en una estabilización del número de personas desarraigadas de sus tierras; según Human Rights Wath, cada año en el país 150.000 personas huyen de sus hogares. Esta paradoja permite pensar la existencia de factores diferentes a la violencia física que producen y agravan el fenómeno. Es el caso de la violencia socioeconómica, una situación de vulnerabilidad extrema provocada por relaciones sociales y prácticas gubernamentales que eliminan las condiciones base para la reproducción de la vida, provocando la eliminación física y simbólica de los individuos o grupos sociales. En este contexto, las lógicas de regulación de los conflictos relativos a la redistribución del ingreso y la riqueza abandonan el horizonte de protección e integración social y provocan situaciones en las que los individuos y grupos sociales se ven desprovistos de todo derecho humano elemental (formal o sustancial) o se ubican en el borde de esta condición. ¿Cuáles son las expresiones de la violencia socioeconómica? ¿Cuál es su incidencia sobre la población en situación de desplazamiento? En Colombia es posible identificar tres expresiones clave de la violencia socioeconómica: en primer lugar, se encuentra la expropiación y despojo de la tierra, en segundo lugar, los de inseguridad económica y desprotección social y finalmente, los de no generación o eliminación de oportunidades. Dichas formas de violencia socioeconómica permiten explicar la persistencia y agudización del desplazamiento forzado, en un contexto de mejoras progresivas en seguridad civil.

En otras manos El despojo de la tierra se asocia con la acumulación por desposesión de recursos naturales, tierras y activos y con la separación de los sujetos individuales y colectivos de los medios de producción. En relación con la tierra, el 40,7% de los grupos familiares desplazados se vieron obligados a vender o fueron despojados. El total de tierras que estas familias abandonaron, vendieron o entregaron a terceros, entre enero de 1980 y julio de 2010, fue de 6.638.195 hectáreas. Esta cifra equivale al 15,4% de la superficie agropecuaria de Colombia. De estas hectáreas, solo se habían recuperado 495.493 (7,46% del total) en 2010, de manera que para ese año continuaban despojadas la gran mayoría de familias, según estudios de Luis Jorge Garay realizados en el 2011.

foto: archivo Unimedios

Pese a la disminución de la violencia relacionada con el conflicto armado, la población desplazada sigue en aumento y padece injusticias como la falta de acceso al trabajo o a un sueldo digno. El 95% vive en la informalidad y solo el 9,5% tiene seguridad social.

los desplazados afrontan un estigma que les impide hacerse campo en la sociedad, lo que repercute en su estabilidad económica y social.

Sin recursos La inseguridad económica y la desprotección social son representadas por las dinámicas de violación de los derechos económicos y sociales, individuales y colectivos, asociados al mundo del trabajo (desempleo, subempleo, informalidad, precarización). En comparación con los promedios observados en el país, la población desplazada es la más afectada por las dinámicas de inseguridad económica y desprotección social. En efecto, aunque para el año 2010 la tasa de desempleo entre los desplazados alcanzaba el 8%, la precarización era extrema: el 95,9% de los desplazados ocupados se encontraba en la informalidad, solo el 9,5% tenía seguridad social (cobertura de riesgos profesionales, acceso a salud y afiliación al sistema pensional) y únicamente el 11% percibía ingresos mensuales iguales o superiores al salario mínimo mensual legal vigente. Más aún, el 58,7% de las personas desplazadas ocupadas percibía menos de medio salario mínimo, lo cual resulta más dramático si se tiene en cuenta que la tasa de dependencia económica es de 4,5 personas en promedio por persona ocupada (4,3 cuando la cabeza del hogar es hombre y 4,7 si es mujer). Con respecto a la no generación o eliminación de oportunidades, esta se caracterizan por el bloqueo de dinámicas de movilidad social ascendente y por la clausura de mecanismos maximalistas de creación de oportunidades y movilidad intergeneracional. Para valorar el grado de cumplimiento de los derechos que la Corte Constitucional ha exigido que se restablezcan a la población desplazada, se definieron indicadores llamados de “goce efectivo de derecho”, en materia de ayuda inmediata, atención de emergencia, identidad, educación, seguridad alimentaria, salud, generación de ingresos y vivienda. Si el grado de cumplimiento de dichos derechos se evalúa entre 0 y 5, siendo 5 la máxima posible, se destaca que las autoridades públicas encargadas del cumplimiento de los derechos de los desplazados han faltado a su obligación. En ninguna región de Colombia la valoración final, que es un promedio simple de los ocho indicadores de cada derecho, es igual a 3,0. Para todo el país la nota final fue 2,5 y podría interpretarse

como que los derechos se estaban garantizando en un 50% de lo exigido, grado de cumplimiento que puede considerarse bastante deficiente.

Población silenciada Así se comprueba la existencia de lógicas de violencia socioeconómica en Colombia (despojo, inseguridad económica, falta de oportunidades) y su efecto sobre el volumen del desplazamiento y la situación de vulnerabilidad extrema de la población desplazada. Dichas formas de violencia coexisten y se intensifican con el ejercicio de la violencia física sobre aquellas personas o grupos que, mediante la movilización, la denuncia y la visibilización de conflictos, intentan denunciar, transformar o erradicar las causas profundas de esta tragedia humanitaria. Por ejemplo, en el 2011 fueron asesinados al menos 28 líderes campesinos, víctimas de desplazamiento y despojo, vinculados a restitución de tierras. En el período comprendido entre el 1 de enero de 2007 y el 31 de agosto de 2011, 267 personas en situación de desplazamiento forzado fueron víctimas de violaciones al derecho a la vida, según reportó en el 2012 el Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos y la Comisión Colombiana de Juristas. La situación de violencia a la que son sometidas las personas desplazadas obedece a lógicas que van más allá de la confrontación armada y que, por lo tanto, no pueden resolverse únicamente mediante garantías de mayor seguridad civil, sea esta concebida como un fin en sí misma o como el medio más efectivo para el alcance de la prosperidad económica y el bienestar social. Para la población desplazada, la construcción de paz significará, entonces, la suspensión de las injusticias que causan la guerra (desigualdad, pobreza y profundización de modelos de desarrollo que agravan dichas situaciones) y de las injusticias provocadas por la guerra (desplazamiento, vulnerabilidad socioeconómica extrema, victimización).

palabras clave: desplazados, economía, violencia. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co


Periódico ­– Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 6

Macroeconomía e inequidad entierran el campo Carlos Alberto Suescún, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas Universidad Nacional de Colombia

En una escala de 0 a 1, la concentración de la propiedad rural en Colombia llega al 0,87. Esta abrumadora cifra refleja la profunda inequidad que se suma a una estructura económica que aniquila la mediana propiedad y profundiza la pobreza.

con cada nuevo anuncio de paro agrario, la prensa, los círculos del Gobierno y algunos gremios se preguntan: ¿y esta vez por qué? Desde la academia el análisis debe partir de la comprensión de la realidad del sector rural y los fundamentos históricos que explican este escenario de protesta. Si bien, el incumplimiento de los acuerdos del pacto agrario, producto del paro de 2013, sumado a decisiones desacertadas por parte del gobierno en una coyuntura electoral son los motivos para que los campesinos protesten de nuevo en las vías, las razones que explican el actual y latente inconformismo de los trabajadores del campo colombiano son más profundas. Al realizar un análisis de la dinámica histórica vinculada al sector rural, la existencia de una estructura agraria bimodal es la razón de fondo para comprender las protestas actuales, el conflicto armado de más de cincuenta años, las brechas sociales, políticas y económicas del sector y el caso colombiano con otros países. Según el economista Absalón Machado, lo bimodal se refiere al conjunto de relaciones sociales que aumentan las grandes extensiones de tierra en pocas manos, mientras se multiplican el minifundio y la pobreza, en detrimento de la mediana propiedad. Una de sus características es precisamente su alto grado de conflictividad, porque genera una fuerte polarización de intereses.

Escasa inversión pública En Colombia, el índice Gini de concentración de la propiedad de la tierra rural alcanza el 0.87 en una escala de 0 a 1, es decir, solo por 0.13 puntos no se concentra la propiedad en una sola persona. Este es un legado histórico del período colonial, desde el repartimiento en la Conquista, la feria de los baldíos en el siglo XIX y la consolidación del latifundio improductivo en el siglo XX. Hoy la política agraria se enfoca en proyectos de escala, bajo la égida del principio de ventaja comparativa y con un sustento de eficiencia política más que económica, pues actores y sectores con representatividad acceden a subsidios y tierras. Este es el caso de los escándalos de Agro Ingreso Seguro y más recientemente el de acumulación de tierras baldías en los llanos orientales. Esta concentración y el uso improductivo de la tierra (en ganadería extensiva, principalmente), se combinó en los últimos años con un conflicto

foto: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Economía

las comunidades rurales afrontan dificultades severas para tener mayor participación política y poder cambiar el inequitativo esquema de propiedad en los campos.

territorial-sectorial, pues la minería entró a competir en espacio con el agro. Dicha polarización de la tenencia es uno de los elementos de la estructura agraria bimodal, que explica el bajo potencial de crecimiento del sector agropecuario, el paupérrimo recaudo tributario por concepto de impuesto predial (al cual contribuyen la desactualización del catastro rural y la informalidad en la tenencia, que alcanza cerca del 50% del total de predios) y la escasa vinculación con la agroindustria, factores esenciales en la explicación del conflicto armado y social al que ha estado expuesta la sociedad colombiana. A estos problemas de distribución y formalidad se suman la escasa inversión pública en el sector y la casi nula participación política del campesinado y los demás actores representativos como las comunidades indígenas y afrocolombianas. En ese sentido, no es una casualidad que los pocos logros y reivindicaciones que han tenido estos habitantes del espacio rural hayan sido medidas de hecho como la protesta y no las vías institucionales.

Papel macroeconómico Al analizar las manifestaciones del año pasado, acerca de las reivindicaciones y exigencias del campesinado colombiano, se podría pensar en un primer momento que eran la respuesta a un momento preciso, a un factor coyuntural, pero revisando lo acontecido en la historia reciente, obedece a patrones estructurales. Vale recordar que las razones ventiladas en las protestas rezaban no solamente por el tema de la tierra, la distribución y la participación, sino que un elemento más se adicionó a la estructura: la macroeconomía. El manejo de las finanzas públicas y las políticas de desarrollo sectorial articuladas deben entenderse como un fundamento y no como un hecho circunstancial. La apertura comercial, el privilegio a la estabilidad de la inflación y al ajuste fiscal, así como la persistencia a establecer un tipo de cambio flexible son asuntos de la mayor importancia para los hacedores de política. Estos muchas veces están avalados por los gremios, que no critican el modelo sino a los perso-

najes de turno en esos oficios, como ha sucedido con los señalamientos a los directivos del Banco de la República con la revaluación del peso en tiempo reciente.

Apostar a las reformas El manejo macroeconómico y la política de libre comercio explican los altos precios de los insumos y que muchos de los productores no reciban ingresos suficientes para pagar los costos de producción. Tal y como lo demuestran las cifras y lo afirman los voceros de gremios privilegiados, como los de la caña de azúcar, la palma aceitera y otros: “Ningún sector es rentable sin subsidios”. Por lo menos, así lo ratificó el presidente de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite (Fedepalma), Jens Mesa, en el Foro Internacional “Política rural: riesgos, retos y perspectivas”, realizado por la Contraloría General de la República en octubre de 2013. Así, si el país quiere rumbos diferentes en materia de equidad, productividad y bienestar rural en un futuro cercano, el gobierno de turno no debe hacer la vista gorda por más tiempo a los problemas del campo. La problemática actual debe ser la oportunidad para apostarle a reformas que rompan con la inercia histórica a la estructura agraria bimodal. Dichas transformaciones deben girar en torno a la garantía de acceso a la propiedad, la actualización del catastro rural (la aplicación en firme del principio constitucional de función social de la propiedad) y el compromiso de mayor inversión para el campo. Para lograr esto se debe crear y soportar una institucionalidad sectorial y una política macroeconómica que no contradigan la economía campesina; y por supuesto, garantizar su participación política, pues siempre les ha sido esquiva y ajena. Preferimos verlos produciendo en sus parcelas y no bloqueando las escasas vías.

palabras clave: campo, inequidad, política. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co

Desarrollo

Política agraria retrocede El desarrollo rural sin tierra y sin territorio son los dos pilares que configuran la política agraria del país en el actual Gobierno y en algunos otros que le precedieron. Así lo asegura el profesor William Chavarro, de la Facultad de Ciencias Económicas de la un. Un ejemplo de esta situación se encuentra en la cantidad de

tierra destinada a la producción agrícola. En 1985 se dedicaban cinco millones de hectáreas a esta actividad; seis años después, con la puesta en marcha de la conocida “apertura económica”, se dedicaban cuatro millones de hectáreas; y hoy, 23 años después, apenas tres millones.


Periódico – Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 7

El papel de ee. uu. en el posconflicto Política & Sociedad

Diana Marcela Rojas, co-directora del Centro de Estudios Estadounidenses cee-Colombia Universidad Nacional de Colombia

frente al actual proceso de negociación con las farc y las expectativas de transitar hacia la construcción de las condiciones para el posconflicto, la visión y la posición de la nación norteamericana resultan relevantes en el desenlace de la guerra en Colombia, tanto por sus políticas en el pasado reciente, como por aquellas que pueda asumir en el futuro cercano. En efecto, con cerca de 10.000 millones de dólares entregados por más de una década y un compromiso político sostenido, Washington respaldó la política de pacificación nacional implementada durante los gobiernos de Pastrana y Uribe. El objetivo planteado entonces era terminar con la guerra por medio de una estrategia contrainsurgente decidida, la puesta en marcha de una negociación con los grupos paramilitares y el combate al narcotráfico, en una intensiva campaña de fumigación de cultivos ilícitos, a lo largo y ancho de la geografía nacional. Conocida como Plan Colombia, dicha estrategia habría llegado a su culminación en el Gobierno Santos, dando lugar al inicio de los diálogos con la guerrilla, como corolario del plan.

Experiencias internacionales como la de Suráfrica, los países de la antigua Yugoslavia o algunos de nuestros vecinos centroamericanos han mostrado que el camino de la paz es largo y está lleno de dificultades, pero sin duda, es el único viable.

Atenta nota

Pese a su notoria discreción, Estados Unidos está muy presente en la actual etapa, en lo concerniente a temas fundamentales de la mesa de negociación, como el apoyo político y económico a los acuerdos que lleguen las partes. En numerosas ocasiones, tanto el presidente Barack Obama como altos funcionarios de su administración han manifestado su respaldo al proceso de paz y resaltado el interés porque llegue a buen término. Son varias las razones para ello. Además de contribuir a la seguridad regional, una solución definitiva y duradera del conflicto armado apoyaría la proclama de Washington que pone a Colombia como un caso exitoso de intervención estadounidense y un modelo a retomar en países con problemas similares, como Afganistán o México. Asimismo, hay asuntos sobre la mesa de negociación que requieren de la anuencia estadounidense para poder ser resueltos; los temas vinculados a la política antinarcóticos y los pedidos de extradición que pesan sobre los dirigentes guerrilleros dependen sin duda de la posición de Washington. Avanzar en la flexibilización del actual enfoque de la lucha contra las drogas, así como reconsiderar la fumigación intensiva de los cultivos ilícitos pueden aportar soluciones alternativas y eficaces frente al problema del narcotráfico. De otra parte, existe también una presión importante por parte de varias ong y otros sectores sociales que, tanto en Estados Unidos como en Colombia, presionan a sus respectivos gobiernos para que temas como la defensa de los derechos

foto: tomado de: www.cipcol.org

Estados Unidos ha jugado un papel central en la estrategia de pacificación implementada por el Gobierno colombiano en los últimos 15 años. Por eso, es de esperar que haga lo mismo a la hora de cimentar las bases del posconflicto en el país.

la policía nacional fue, en un primer momento, el beneficiario directo del plan colombia impulsado por ee. uu. La transferencia de tecnología y logística militar han sido esenciales en esta cooperación.

humanos, el reconocimiento de las víctimas del conflicto y las medidas en contra de la impunidad formen parte de los acuerdos.

Otro tipo de ayuda Una vez finalizado el proceso de negociación y, como se espera, instaurados los compromisos en favor de la paz, Estados Unidos tiene un interés y un papel que jugar en el establecimiento de las condiciones necesarias para el posconflicto. En primer lugar, resulta crucial su respaldo económico para implementar programas de reconstrucción social y económica en los sectores más afectados por el conflicto. Washington podría, además de revertir la tendencia de los últimos años de disminuir la ayuda hacia Colombia, reencauzar estos recursos, haciendo menos énfasis en los programas militares y dándole prioridad a aquellos orientados a la asistencia de la población desplazada, la reinserción de antiguos combatientes y el fortalecimiento de los gobiernos locales. En segundo lugar, el apoyo político estadounidense puede traducirse en soporte a la verificación internacional, monitoreo de los acuerdos y promoción de respaldo por parte de otros actores internacionales. También le brindaría legitimidad al proceso y contribuiría a que las partes mantengan los compromisos a largo plazo. En tercer lugar, así como a principios del siglo XXI el caso colombiano ha sido un campo de pruebas de las políticas estadounidenses, frente a los estados débiles o en riesgo de colapsar, el país podría constituirse en un interesante laboratorio de construcción del posconf lic-

to, un tipo de experiencia menos conocido y practicado en la historia de la política exterior estadounidense. Los fracasos patentes en Irak y Afganistán evidencian hasta qué punto los desafíos de la posguerra pueden ser mayores que los de la propia guerra. Experiencias internacionales como la de Suráfrica, los países de la antigua Yugoslavia o algunos de nuestros vecinos centroamericanos han mostrado que el camino de la paz es largo y está lleno de dificultades, pero que, sin duda, es el único viable para reconstruir las sociedades y reconciliar los pueblos. En ello, el acompañamiento y el respaldo internacionales son decisivos. La construcción del posconflicto es una tarea compleja en la que unos y otros enfrentan desafíos importantes. En el país, la persistencia de las contradicciones sociales, políticas y económicas, la continuidad de los males heredados y la esquizofrenia institucional pesan en contra. Por su parte, la posición estadounidense frente al proceso de paz colombiano no está exenta de contradicciones y dificultades provenientes de su propia dinámica política interna y del intrincado entorno internacional actual. Es preciso tener presente, entonces, que la reconstrucción de una sociedad después de una guerra prolongada, no solo requiere de una voluntad férrea sino de recursos ingentes, años de esfuerzos sostenidos y mucha paciencia.

palabras clave: ee. uu., paz, posconflicto. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co


Periódico ­– Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

Escolares recuperan vocación agrícola de San Andrés Diana Manrique Horta, Unimedios

La situación del archipiélago es crítica en cuestión nutricional y se agravó con el Fallo de La Haya. El 99% de sus alimentos son importados, ricos en carbohidratos y escasos en proteínas, lo que lleva al sobrepeso del 65% de la población. Un proyecto con escolares isleños comienza a revertir esta tendencia.

fotos: archivo particular

Política & Sociedad

MAYO 2014 | 8

en los 26 km2 de la isla de san andrés hay suficiente tierra disponible para cultivar.

la declaración de puerto libre en 1953 y la apertura económica impusieron en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina un modelo de desarrollo basado en el crecimiento económico, por medio del comercio y el turismo, que debilitaron la actividad agropecuaria. La afluencia de habitantes del interior del país y extranjeros aumentó la necesidad de alimento, sustituido hoy con provisiones procedentes principalmente de Colombia continental, Estados Unidos, Panamá y Nicaragua. Los habitantes dependen casi en su totalidad de los productos que llegan por vía aérea y marítima. Esto contrasta con datos históricos que indican que, entre los siglos XVIII y XIX, la economía agrícola de la isla estaba sustentada por sistemas tradicionales de subsistencia, combinados con faenas de pesca que aseguraban la alimentación básica de toda la población. Pero esas actividades se volvieron secundarias. Por eso, un proyecto puesto en marcha desde hace dos años, con el apoyo de la Universidad Nacional de Colombia, quiere reversar esa situación. Alrededor de 150 alumnos de la Institución Educativa cemed, la Escuela El Esfuerzo, el Instituto Bolivariano y el Colegio Modelo Adventista en San Andrés encontraron una forma diferente y divertida de aprender ciencias naturales y matemáticas: las parcelas y galpones. La iniciativa forma parte de una alianza estratégica emprendida por el Jardín Botánico de la Sede Caribe, junto con la Secretaría de Agricultura y Pesca del Departamento Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, con el fin de despertar el interés de los niños isleños por las actividades agropecuarias, contribuir a la seguridad alimentaria y a que los sistemas productivos desarrollados sean usados de manera pedagógica y didáctica, en cualquiera de las asignaturas y niveles de educación. “En cada colegio y como parte de las metas agropecuarias se implementaron parcelas con productos de pancoger como tomate, pepino, pimentón, lechuga, apio, cebollín, entre otras, y un galpón con cerca de 60 gallinas ponedoras de huevos”, explica Adriana Santos, directora del Jardín Botánico de la un en el Caribe. Ya se cosecharon varios alimentos y en cada colegio se producen diariamente cerca de 30 huevos diarios. Parte de la obtención se aprovecha

en el consumo propio, dentro del programa de alimentación escolar del icbf, que ofrece desayunos y almuerzos. Con la venta de la otra parte se reinvierte el dinero en la compra de materiales y sustento para las gallinas. “Es necesario incidir en la sana alimentación de los niños desde temprana edad. Las hortalizas son un aporte importante de vitaminas y el huevo, uno de los alimentos con mayor valor nutricional”, amplía la profesora Santos.

Herramienta pedagógica Esta alternativa garantiza que los estudiantes diversifiquen sus conocimientos y usen de forma razonable los escasos recursos naturales del archipiélago, mediante el empleo eficiente de los nutrientes que el ambiente ofrece a las gallinas, bajo sistemas de producción en pastoreo. Así se logra obtener proteína de origen animal con excelente calidad para el autoconsumo familiar. “Es una especie de laboratorio para que docentes de todas las áreas lo utilicen con fines educativos. De hecho, algunos ya adelantan talleres de arte, historia o matemáticas con sus alumnos”, dice la investigadora. Se busca incrementar el consumo de proteína de origen animal y disminuir la extracción de fauna silvestre como alimento. Asimismo, se pretende mejorar los ingresos económicos con el fin de cubrir necesidades básicas y contribuir a la sostenibilidad ambiental de la Reserva de Biosfera Seaflower, en el Caribe colombiano. En la isla hay importaciones masivas de alimentos, pues la producción local es mínima, debido a la presencia de plagas como la cochinilla acanalada, que arrasó los cultivos de hortalizas. De hecho, la población isleña consume apenas el 1% de lo proveniente de actividades agropecuarias locales, frente al 95% del mercado externo.

Inseguridad alimentaria Un análisis de la canasta de alimentos en la isla, realizado por la un, evidenció que cada vez se consumen más alimentos procesados y menos naturales y se produce una alta ingesta de carbohidratos y poca de proteínas, verduras y frutas. “Es importante sensibilizar a la población en cuanto al consumo de una dieta sana, apoyada

en una producción agropecuaria más orgánica y de mejor calidad”, señala la docente. Por eso, uno de los objetivos del proyecto es contribuir a la seguridad alimentaria del departamento. Las cifras evidencian la preocupación de la Gobernación por recuperar la vocación agrícola local. Según datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (dane), en San Andrés cuatro de cada diez personas padecen de inseguridad alimentaria y la desnutrición crónica en niños entre los 0 y 5 años es del 3,8%. Además, el fallo de la Corte Internacional de La Haya, en 2012, con el que se perdió un territorio que representa cuatro veces el departamento del Atlántico El proyecto de la un tamo que es más grande que An- bién tiene el objetivo de tioquia (50.000 kilómetros), supuso una crisis en las ac- revertir la creciente obesidad de la población sanantividades pesqueras. Un ejemplo se presentó dresana, que el año pasado en diciembre pasado con el correspondía al 65%, según cierre de operaciones de la datos de la Fundación pesquera Antillana, donde se quedaron sin trabajo más Colombiana de Obesidad de 30 familias que dependían (Funcobes). A la región le directamente de la empresa, siguen Guaviare (62,1%), Guai200 pescadores que faenaban en altamar, 15 operarios que nía (58,9%), Vichada (58,4%) y laboraban directamente en Caquetá (58,8%). La escasez la planta y por lo menos un centenar de madres cabeza de alimentos de calidad conde familia que trabajaban lleva a una alimentación rica indirectamente en el negocio. en carbohidratos y pobre en “Hemos perdido una amplia zona con el fallo de frutas y proteínas. la Corte Internacional de Justicia, pero existen alternativas para sacar adelante el departamento. Iniciativas como la de la un nos ayudan en materia de investigación, además hay una amplia gama de opciones que se pueden poner al servicio de una comunidad como la nuestra”, afirman desde la Secretaría de Agricultura y Pesca de la Gobernación del archipiélago.

palabras clave: nutrición, desarrollo, pesca. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co

Demografía

Un archipiélago joven La pirámide poblacional de la zona fronteriza insular del Caribe colombiano tiene características propias de las regiones en vía de desarrollo, es decir, una base amplia y una punta estrecha. Así,

la población infantil de 0 a 4 años es de 6.366 niños (8,61%); el rango de la población menor de 15 años es de 6.914 jóvenes (9,35%) y la población mayor de 65 años es de sólo 1.488 adultos (2,01%).


Periódico – Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

Política & Sociedad

MAYO 2014 | 9

Método simula desarrollo de los huesos Hermann Sáenz, Unimedios

Descubrir qué ocurre durante el crecimiento de los huesos, cómo se forman a partir de las moléculas y las proteínas y cómo se altera su desarrollo es posible con un modelo matemático pionero en el campo de la ortopedia. Enfermedades como la displasia de cadera o el desplazamiento epifisiario podrán ser mejor diagnosticadas.

la displasia de cadera, la enfermedad de legg-calvé-perthes y el desplazamiento epifisiario son afecciones de los huesos que aquejan, sobre todo, a niños y adolescentes. La primera se presenta entre 3 y 5 casos por cada mil personas; la segunda, en uno por cada cinco mil, y la tercera, entre 2 y 7 por cada 100 mil. El trabajo que desarrollan científicos del Departamento de Ingeniería Mecánica y Mecatrónica de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, liderados por el profesor Diego Alexander Garzón, consiste en indagar cómo predecir estas dolencias con modelos computacionales. Se trata de una investigación pionera en este campo, con la que se pretende simular el crecimiento de los huesos, para crear tratamientos ortopédicos eficaces y oportunos en los pacientes. Para determinar la displasia de cadera, los científicos realizan pruebas clínicas para saber cómo camina un niño afectado, cómo se perjudican sus articulaciones con los dispositivos correctores y cuáles son sus patrones de osificación (cómo se solidifican). En el caso de Legg-Calvé-Perthes, hacen un seguimiento de cómo se deja de osificar el fémur hasta llegar a su destrucción. La falta de sangre durante el crecimiento produce necrosis, lo que detiene el desarrollo del hueso; por eso, toda la zona de la epífisis (parte del hueso que se articula con otro) deja de estar en reconstrucción constante y se derrumba el tejido. Es ahí cuando se originan cargas mecánicas anormales que traen problemas en el cartílago.

Crecimiento óseo En el desplazamiento epifisiario se fractura la placa de la epífisis durante su crecimiento. Así, la cabeza del fémur queda sin sujeción a la cadera, se sale y queda flotando. Para entender cómo ocurre este fenómeno hay que saber que los huesos se solidifican de dos formas: intramembranosa, característica de los huesos planos como los de la bóveda craneana; y endocondral, propia de los huesos largos y cortos. Por lo general, los profesionales hacen histologías (parte de la ciencia que estudia la estructura, desarrollo y funciones de los tejidos orgánicos) para tratar de describir el tipo y la forma de tejido

análisis mecánico de las cargas en los huesos de la muñeca.

las placas de crecimiento óseas en ratones permiten analizar cómo es el desarrollo de los huesos en humanos. imágenes: cortesía Diego Alexander Garzón

y lo que ocurre durante las etapas de crecimiento. Ahora los investigadores de la un quieren describir cualitativa y cuantitativamente cómo evoluciona el crecimiento. Para ello, tienen en cuenta los procesos hormonales proteicos (liberación de hormonas), la genética involucrada y la biología celular, para describir matemáticamente cómo crecen y se definen las estructuras internas de los huesos. Además, consideran el desarrollo de las estructuras del cartílago, de la epífisis y de la diáfisis (porción central de los huesos largos). Del mismo modo, analizan la aparición de los centros primarios del cráneo, los huesos parietales, frontales y occipitales. Se debe tener en cuenta que hay algunos que crecen de manera muy complicada, como la clavícula, que se forma a partir de la osificación intramembranosa en su origen y después la endocondral en sus lados discales. “Trabajamos en estimular la placa de crecimiento de los huesos largos, permitir que el cartílago articular se desarrolle y regenere y hacer que las células crezcan en número, generen matriz intracelular y ayuden a mejorar la estructura del hueso”, comenta el profesor Garzón. El investigador añade que se están aislando condrocitos (células del tejido cartilaginoso) para llevarlos a un modelo in vitro donde se representan las columnas de la placa de crecimiento. Allí se forman unas células que al hipertrofiarse cambian de volumen, razón por la cual las personas crecen. Se han logrado describir algunas lesiones de ciertas patologías que ocurren en los huesos. “Con base en esta información se pueden sugerir tratamientos y nuevos puntos de vista para los ortopedistas y, desde el punto de vista mecánico, proponer nuevos procedimientos”, indicó el experto.

Investigación única En el área ortopédica es la primera vez que se utiliza un modelo matemático para predecir el crecimiento y formación del sistema óseo. Así, se podrá explicar la creación de las estructuras de la clavícula, algo que antes no se había trabajado. El profesor Garzón explica que todas las estructuras óseas en los humanos aparecen de forma única y repetible por algo establecido genéticamente. “Si no fuese así, todos los cráneos aparecerían de forma diferente o todos los huesos serían muy

la virtualidad Una ventaja de trabajar con modelos computacionales es que se pueden predecir cosas que pasan a nivel experimental en vivo, como por ejemplo, la reacción de un organismo ante los implantes. El grupo de Ingeniería Mecánica y Mecatrónica, que lleva cerca de seis años, trabaja también en el Laboratorio de Biomiméticos para lograr sustitutos de tejidos como cartílago, hueso y piel.

particulares en cada individuo. Lo que ocurre es que hay unos procesos muy bien estructurados que siempre aparecen en los mismos sitios y en los mismos momentos”. Lo que hizo el grupo de investigación fue predecir ese desarrollo y detectar alteraciones que puedan llevar a una deficiencia en el funcionamiento del hueso. Por eso, cualquier modificación del sistema biológico hace que se formen enfermedades. Un ejemplo es la sinostosis (soldadura de los huesos del cráneo), que ocurre cuando no hay una buena osificación y se cierran muy rápido las suturas. Del mismo modo sucede con la necrosis de huesos, un problema de remodelación defectuoso. Con este proyecto se han podido describir algunos eventos moleculares muy bien establecidos, que responden a sistemas de reacción y difusión que permiten un desarrollo estable y único en el cuerpo humano. “Los patrones de auto-organización hacen que los huesos de todos los humanos sean iguales, salvo que esos patrones fallen y produzcan lesiones y procesos de malformación que pueden ocurrir en una proporción extremadamente baja”, manifiesta Garzón. Este sistema puede fallar porque el mecanismo bioquímico no está funcionando bien, porque las células no secretan las proteínas adecuadas o porque hay errores genéticos. Así, con los ortopedistas, este grupo de investigación busca tratar las patologías óseas con mayor efectividad para que cada enfermedad no sea un hueso duro de roer.

palabras clave: huesos, ortopedia, mecatrónica. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co


Periódico ­– Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 10

Errores en certificados de defunción Salud Un informe sobre la calidad de la información de mortalidad de 1.684 bebés en Bogotá reveló anomalías en el contenido de los certificados de defunción y evidenció la falta de formación de los médicos para elaborar estos documentos. El estudio, primero de este tipo, determina que sin datos fiables se pueden afectar políticas públicas en salud.

el mayor número de muertes en el país ocurre en clínicas u hospitales, de ahí que los profesionales de la salud sean los llamados a diligenciar los certificados de defunción. En primer término, los responsables deben ser los médicos, pero en su ausencia y por disposición legal las enfermeras u otro personal de apoyo pueden asumir esta función en casos muy particulares. Los datos sobre los fallecimientos quedan archivados en los entes de control y estadística y a disposición de la ciudadanía; y aunque deben ser verídicos, no siempre es así. Un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá evidenció que los certificados en niños menores de un año están incompletos y no fueron diligenciados adecuadamente. Muestra de ello es la ausencia de datos entre el inicio de la enfermedad y el momento de la muerte. En algunos casos no hay concordancia entre el documento original de registro de la muerte y la historia clínica. Según el médico Pablo Chaparro, autor de la investigación, muchos profesionales no son conscientes de la importancia de diligenciar adecuadamente estos certificados y, en ocasiones, omiten datos relevantes sobre el deceso, al tiempo que cometen errores al consignar la causa de muerte. En consecuencia, al no existir un orden lógico en los hechos no se puede tener una estadística confiable, en este caso, de los menores de un año en Bogotá. Por eso, destaca que es vital capacitar a los médicos en este aspecto.

En busca de los datos Para el estudio se tomaron los registros de mortalidad de 1.684 bebés fallecidos por diversas circunstancias en el año 2005 y se calculó una cobertura del certificado de defunción del 84,9%. Para ello se acudió a los registros de mortalidad facilitados por la Secretaría de Salud de Bogotá. El investigador destaca que se analizaron los errores cometidos por parte de los médicos durante la elaboración del expediente, así como los presentados en la tabulación de la información y en su validez. También se tuvieron en cuenta las causas múltiples de muerte y la variación de la tasa de mortalidad para este grupo poblacional.

foto: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Giovanni Clavijo Figueroa, Unimedios

los médicos del país deben mejorar el diligenciamiento de los formularios de defunción.

Además, un ejercicio analítico aplicó una encuesta a 130 personas, tanto generadoras como usuarios de información de mortalidad. Después de la indagación sobre una muestra de 316 certificados, el resultado más destacado fue que el intervalo de tiempo entre el inicio de la enfermedad y el momento de la muerte no estaba consignado en el 53,8% de los casos. Este vacío de información impide conocer la evolución de la salud del paciente. Se anotaron términos imprecisos o mal definidos en un 33,2% y el 26,6% presentaba errores en la digitación de variables. En otras palabras, de los niños que estaban en tratamiento, a más de la mitad no se le registró el tiempo desde que comenzó la enfermedad hasta que murió, cuando debería ser obligatorio hacerlo. Por otro lado, la concordancia entre el original elaborado por el médico y procesado por el dane (para que los familiares realicen los trámites legales) y las historias clínicas fue tan solo del 73,9%. Frente a esto, el experto señala que es importante que se consignen las causas de muerte, tal y como se describieron en la historia clínica, pues son uno de los insumos para elaborar planes y políticas de salud pública. Según la lista de capítulos de causas de muerte de la Décima Revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades, la concordancia fue alta para los grupos con malformaciones congénitas, deformidades y anomalías, afecciones originadas en el período perinatal, enfermedades del sistema genitourinario, neoplasias, enfermedades del sistema circulatorio y causas externas, entre otras. Pero fueron subestimadas algunas malformaciones congénitas, trastornos respiratorios y cardiovasculares específicos y los relacionados con el sistema circulatorio, originados durante el período perinatal. El investigador también analizó la percepción de 130 personas que generaron y usaron esta información. La veracidad, completitud, precisión,

disminuye la mortandad infantil Durante el 2013 la tasa de mortalidad infantil ha mostrado una tendencia decreciente con respecto al año anterior, mostrando por primera vez resultados inferiores a 1 dígito (9,6 por 100.000 nacidos vivos). En la actualidad, las localidades con la tasa más alta son Barrios Unidos (14,4), Mártires (12,4) y Usme (11,2).

oportunidad, validez y confidencialidad fueron mencionadas como las principales características que debería ostentar este tipo de información. Según el reporte, la percepción fue calificada como regular por el 58% de los encuestados. Este resultado tiene que ver con la falta de la cultura del dato (su adecuado registro y verificación) y la deficiencia en el proceso formativo de los profesionales, entre otros aspectos, destacó el investigador de la un.

Importancia de la formación El experto destaca que en la capital de la República se han adelantado acciones para mejorar la calidad de los registros de muertes y que las autoridades sanitarias se preocupan para que en los hospitales se tramite adecuadamente este documento. “Pero por la alta rotación de médicos no se pueden tener los resultados esperados y eso conlleva a que las irregularidades se mantengan”. La investigación también advierte sobre anomalías en los registros de otros grupos poblacionales e, incluso, en otras regiones del país, donde la supervisión podría ser más laxa, no solo por la consignación de los datos, sino por los problemas sociales (violencia, desplazamiento, pobreza) que impedirían obtener adecuados registros. En esa medida, podría haber desconocimiento de lo que ocurre con la calidad de vida de los niños de lugares apartados o abandonados por el Estado.

palabras clave: mortalidad, estadística, niñez. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co

Infancia

Sin acceso a la salud En el mundo mueren diariamente alrededor de 26,000 niños y niñas menores de cinco años y la gran mayoría de esas muertes ocurre en países en vía de desarrollo, según informe de la Unicef. De las muertes en menores de un año, más de un tercio corresponde a infantes menores de un mes, quienes mueren privados

de servicios esenciales de salud y sin acceso a productos básicos que podrían salvarlos. Un número considerable de esos decesos infantiles son el efecto de infecciones respiratorias o diarreicas que ya no constituyen una amenaza en los países industrializados.


Periódico – Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 11

Ciencia

Genética a favor de la verdad Antes de la entrada en vigor de las pruebas de adn, los dictámenes de paternidad eran antropoheredobiológicos, es decir, para comprobar una paternidad bajo sospecha se analizaban las formas de las orejas u otras similitudes físicas entre padre

e hijo. Sin embargo, el desarrollo de la genética en los años ochenta y noventa cambió radicalmente con el análisis de los grupos sanguíneos, por medio de los cuales se podía establecer cierto grado de compatibilidad.

Pruebas de paternidad siguen rodeadas de prejuicios Salud

Diana Manrique Horta, Unimedios

Detrás de lo que parece un puro trámite legal, se escoden una serie de prejuicios sociales y culturales que no parecen haberse superado en el país. Así lo han determinado expertos del Instituto de Genética de la un, donde se conformó un equipo que se ocupa de hacer pruebas de paternidad y brindar asesoraría jurídica y psicológica a las familias.

hace 46 años, el problema de la paternidad irresponsable alcanzó tales dimensiones que por primera vez el Estado colombiano empezó a preguntarse sobre los derechos de los niños no reconocidos. Así, creó el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (icbf) para encaminar las acciones hacia tales fines. Uno de los derechos instaurados fue el de la identidad, en tanto, se constituye en componente básico de la personalidad jurídica y se encuentra en la Constitución. Aunque se crearon normas y leyes enfocadas a la promoción y la garantía de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, el panorama en el país no ha cambiado desde entonces. Según los datos más recientes publicados por el icbf, en el 2013, en Colombia se presentaron 10.902 solicitudes de dictámenes a padres que no han reconocido a sus hijos, también se cree que el fenómeno ha aumentado en los últimos cinco años. De hecho, desde el 2011, en los juzgados de familia del país se han presentado por lo menos 44.913 procesos que han sido abiertos por defensores de familia. El profesor William Usaquén Martínez, director del Grupo de Genética de Poblaciones e Identificación (gpi), del Instituto de Genética de la Universidad Nacional de Colombia, señala que aunque una prueba de paternidad es sencilla, posee una carga emocional muy grande por el tipo de implicaciones sociales y culturales que tiene. “Los dictámenes de filiación dejan ver una serie de prejuicios latentes en nuestra sociedad, frente a temas como la maternidad o la sexualidad”.

Estadísticas aumentan En promedio, en Colombia se abren 41 procesos diarios que buscan establecer el padre de un menor de edad (cerca de 1.200 al mes). Casi el 90% son contra hombres objeto de investigaciones que empiezan con una denuncia y terminan, luego de un largo proceso, en un fallo que otorga un apellido y una liquidación económica. Esto tiene en cuenta los deberes del padre y los derechos del menor, entre los que prima el de la identidad. Pese a que en materia de juicios de filiación, Colombia es uno de los países más avanzados en pruebas de paternidad con marcadores genéticos

foto: archivo Unimedios

en el instituto de genética de la un, las pruebas de paternidad no son solo una cuestión técnica, también hay un acompañamiento jurídico y psicológico.

(pruebas de adn), esto no es motivo de exaltación, especialmente si se tiene en cuenta que ha aumentado el número de parejas que las solicitan, como ocurre en Antioquia, Bogotá, Valle del Cauca y Santander. Varios de estos procesos llegan desde 1990 al Instituto de Genética de la Universidad Nacional y desde el 2003 concretamente al Grupo de Genética de Poblaciones e Identificación (gpi), el cual durante estos diez años ha atendido aproximadamente 4.000 casos. Según datos del Instituto, de los casos evaluados, seis de cada diez han resultado ser de no exclusión, es decir, una paternidad comprobada, y tres de cada diez corresponden a exclusiones, donde el padre no es el biológico. El profesor Usaquén señala que aunque la prueba de paternidad es ordenada por los defensores de familia que manejan casos de niños a quienes se les han vulnerado sus derechos, la consulta diaria se presenta frente a la ausencia de un padre, también es solicitada por personas que tienen dudas, inseguridades personales o, en algunos casos, celos. “Durante muchos años, las mujeres cuyos hijos no reconocidos no demandaban a los padres ya fuera por desconocimiento o por miedo, en ese tiempo, la mujeres sufrían duras criticas y condenas sociales. Entonces muchos menores fueron registrados con sus apellidos maternos”, comenta el profesor. Precisamente, legislaciones colombianas durante el siglo XX, basadas en leyes romanas y contenidas en los códigos de Cundinamarca y Santander, consideraron los hijos nacidos de uniones concubinas como hijos naturales y los nacidos en adulterio o producto de relaciones incestuosas como hijos espurios. Esta situación empezó a cambiar en 1968 con la creación del icbf.

Más atención integral Para 1995 el icbf registró alrededor de 12.000 procesos de paternidad. “Esto dejó entrever la perspectiva social de la situación. Es decir, se trataba de un fenómeno social grande e importante, en el que re-

sultaba llamativo que por primera vez se instauraran las demandas pertinentes. Un problema grave en el que, tras veinte años, se sigue presentado un alto número de casos”, relata el experto. En la actualidad y desde el 2003 las pruebas de paternidad con marcadores de adn se realizan en laboratorios de instituciones públicas y de empresas privadas. En el de la un, que se encuentra acreditado y certificado, se abordan estas temáticas desde una perspectiva más social. Por eso, desde el gpi se comenzó a trabajar de manera integral con las personas involucradas en procesos de paternidad. Por ejemplo, comenta Usaquén, los jefes de laboratorio de la Institución mantienen altos estándares de calidad en temas relacionados con la atención al usuario. A quienes asisten por un dictamen de paternidad, no se les atiende solamente en la práctica pericial, sino que también se les ofrece información biológica y se les orienta en el ámbito psicológico o jurídico, frente a temas como la violencia machista. “Este abordaje ha requerido un entrenamiento del equipo de expertos del gpi”, subraya el investigador, quien considera que es imposible abstraerse de las realidades que se esconden detrás de las pruebas periciales. De ahí que la experiencia, les haya permitido identificar tres tipologías de la paternidad: uno, el caso simple que tiene un menor -o a veces mayores de edad- quienes se hacen las pruebas de paternidad de forma particular buscando resolver dudas de filiación. Dos, el de muchas personas de escasos recursos económicos, generalmente señoras que quieren realizar la prueba como parte de un proceso legal, buscando resolver los derechos de sus hijos y tres, casos que por su gravedad, deben ser informados al Instituto de Bienestar familiar en los cuales se ven afectados los derechos de las señoras o los menores principalmente.

palabras clave: genética, paternidad, adn. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co


Periódico ­– Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 12

Arsénico pone en peligro acuíferos en Santurbán Medioambiente Sandra Uribe Pérez, Unimedios

Viene de la página 1

El informe “Minería en Colombia: fundamentos para superar el modelo extractivista”, de la Contraloría General de la República establece que parte del problema radica en que diferentes actividades mineras (legales, ilegales, a cielo abierto y subterráneas), en muchos casos, se llevan a cabo en ecosistemas estratégicos para la conservación ambiental, como páramos, bosques, humedales, ríos, zonas de inundación, selvas y zonas de nacimiento de aguas y de recargas de acuíferos. Debido a que no son objeto de un control riguroso por parte de las entidades ambientales y territoriales, la exploración y explotación minera llevan a la pérdida de áreas para la preservación del ambiente y la vida de los habitantes y ocasionan un grave impacto en el agua, el aire, el suelo, el paisaje y la biodiversidad. Esto, sin contar que por considerarse actividades “de utilidad pública e interés social” (como se plantea en el Código de Minas) ocasionan conflictos sociales, dado que ciertas entidades estatales las privilegian sobre los derechos fundamentales de las comunidades, según lo planteado por la Contraloría.

Santurbán, ejemplo emblemático Ante la magnitud y el impacto del tema, investigadores de la un mostraron una radiografía general del país en cuanto a la minería, a través del documental de la Escuela de Cine y Televisión Lo que la tierra no perdona, dirigido por el profesor Alberto Amaya, con el apoyo de la Facultad de Artes y la Vicerrectoría de Investigación de la Institución. Entre los casos abordados se cuenta el del páramo de Santurbán, ubicado entre los departamentos de Santander y Norte de Santander. El profesor Carlos Barriga presentó una visión inicial en el fragmento denominado “Santurbán: las vetas del agua” y luego amplió la mirada en Santurbán: lo que la tierra no perdona, un documental de 66 minutos. En la búsqueda de respuestas, encontró que este ecosistema, con sus 150.000 hectáreas de páramo, 78 lagunas de origen glaciar y el nacimiento de más de 400 riachuelos de agua dulce, reunía la complejidad del problema del agua en todas sus aristas (ambiental, social, cultural y económica), al contraponer la explotación minera del oro a la riqueza natural y ecosistémica de la nación. Durante más de un año el equipo de producción realizó negociaciones con la comunidad y fue ganando su confianza. Así, en sus recorridos consiguió hablar con diferentes alcaldes, pobladores, académicos, organizaciones, pequeños mineros y representantes de empresas transnacionales. Entre sus hallazgos, el cineasta identificó 80 organizaciones que han generado una dinámica de conciencia sobre la importancia del agua. Según

otros aportes de la un Frente a la crítica problemática que vive el páramo de Santurbán, la un ha ejecutado una intervención pedagógica para que los habitantes de los municipios afectados cuenten con información de primera mano. Hasta ahora se ha conseguido que más de 3.500 espectadores tengan acceso al documental Lo que la tierra no perdona; asimismo se desarrolla un trabajo de educación ambiental a partir de la formación de docentes, con miras a la preservación y conservación de los ecosistemas.

fotos: cortesía Ana Blanco Suárez

el verdadero oro del país es el agua. La riqueza de especies es quizá el patrimonio más importante que tiene Colombia, dice el biólogo Gonzalo Andrade.

él, las marchas llevadas a cabo en Bucaramanga –capital de Santander y una de las ciudades afectadas– se cuentan entre las mayores manifestaciones en Latinoamérica que consiguieron poner en jaque a organismos de control ambiental. Con el rechazo de la ciudadanía se frenaron las pretensiones de una licencia ambiental que la multinacional canadiense GreyStar (ahora denominada Eco Oro) buscaba para su proyecto llamado “Angostura de exploración minera a cielo abierto en el complejo paramuno de Jurisdicciones-Santurbán-Berlín”. Con este se esperaba una producción de oro de 7,7 millones de onzas (durante los 15 años de vida útil del yacimiento), con un promedio de 511.000 onzas (16 toneladas) por año. Se trata de una cifra importante en el contexto del Plan Nacional para el Desarrollo Minero (visión al año 2019), que proyectaba cuadruplicar las exportaciones auríferas con respecto a la producción que se tenía. No obstante, Guillermo Rudas, quien fuera consultor del Consejo Nacional de Planeación, demostró que para el 2009 las exenciones tributarias al sector minero (como en el caso del oro) fueron mayores que las regalías.

Agua y oro, ¿incompatibles? Al suspender la posibilidad de la licencia para este proyecto, la estrategia fue cambiar el nombre de la compañía y el tipo de minería, que pasó de exploración a cielo abierto a subterránea. Sin embargo, esto último no elimina la amenaza, por cuanto en

esta zona las rocas son muy fracturadas, señala el ingeniero Gonzalo Peña, docente de la Universidad Industrial de Santander (uis). El páramo, que está lleno de fisuras y huecos, funciona como una esponja: “En invierno almacena agua y, cuando no llueve, se drena lentamente y alimenta quebradas y ríos”, dice Peña. De hecho, el 80% del agua dulce que existe en el planeta es subterránea. Por esta razón, cuando dentro de la fase de exploración, que en el país no cuenta con licenciamiento ni legislación, se realizan excavaciones, se forman aguas ácidas, producto de la puesta en contacto de todos los minerales con el medioambiente. En el caso del oro, dichos minerales están asociados a dos compuestos: piritas (contienen azufre y hierro) y arsenopiritas (contienen arsénico, un producto muy contaminante que está en proporción de 30 a 40 gramos por cada gramo de oro). Al hacer cálculos, el profesor Peña refiere que habría unos 80.000 millones de gramos de arsénico que saldrían solo de la mina Angostura. Dado que este elemento se disuelve fácilmente en el agua y es muy tóxico, el peligro es que este líquido, usado también en agricultura, llegue a las personas. El otro problema es que, por reacciones biológicas, los grupos de azufre presentes forman ácido sulfhídrico (que es corrosivo y tóxico) y ácido sulfúrico. Estos dos compuestos bajan el pH al agua hasta valores cercanos a 1,5; así, es imposible que sobreviva alguna especie animal o vegetal. Adicionalmente no existe un manejo de los pasivos ambientales para resarcir los daños. Hay que contemplar también el riesgo del mercurio, cuyo uso comienza a disminuir en el país, y el de cianuro, un veneno tóxico que se utiliza en forma de aspersión y cuenta con una rara capacidad para disolver el oro. Este último fue prohibido en Europa, pero en Colombia se usa de forma masiva. A esto se suma el uso de la dinamita para poder sacar el mineral de oro, que al emitir gases nitrosos contribuye con la contaminación a través de las lluvias ácidas. En este sentido, es necesario ver este ecosistema en su integralidad: “El páramo no es una cota –como pretende el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible– sino una unidad”, dice Peña. Por su parte Julio Fierro complementa que sin el bosque altoandino, el páramo ya no es más páramo.


Periódico – Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 13

ciencia

Daño irreversible Un grupo de investigadores especializados en medioambiente, entre los que figuran varios miembros de la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos (National Academy of Sciences), publicó en la revista Science pruebas científicas que documentan de forma inequívoca la existencia de impactos ambientales irreversibles, debidos a la explotación minera, que además expone a la población de esas zonas a un riesgo

en la salud. Margaret Palmer, investigadora del Center for Environmental Science y el Collage Park de la Universidad de Maryland (ee. uu.), señala que las pruebas científicas son contundentes e irrefutables y que los efectos son omnipresentes y muy duraderos; además, no hay prueba alguna de que las prácticas destinadas a paliarlos puedan tener éxito a la hora de revertir los daños causados.

huella hídrica Un estudio de Jorge Tapia para AngloGold Ashanti (2011) reveló que el consumo de agua para producir cada gramo de oro está entre 450 y 1.060 litros. Por otra parte, el estudio de impacto ambiental del "Proyecto Angostura" de GreyStar (2009) especifica que entre los contaminantes químicos liberados por las rocas (únicamente en el proceso de beneficio, sin incluir lo que se libera en los botaderos), por cada gramo de oro, se cuentan 7.700 gramos de sulfuros, 30 de arsénico, 377 de plomo y entre 3 y 4 toneladas de desechos de roca.

los frailejones son reguladores hídricos muy eficientes. fotos: cortesía Carlos Barriga

Avances recientes y saldos pendientes Si bien es cierto que el Minambiente, en cabeza de su actual jefe de cartera Luz Helena Sarmiento, acaba de presentar la delimitación del páramo de Santurbán, con el apoyo del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, pasando de 11.700 hectáreas protegidas a 44.000, aún no se sabe qué pasa con la totalidad del páramo que tiene 150.000 hectáreas, área en la que cabría hasta 10 veces la ciudad de Bucaramanga. No obstante, de acuerdo con Gonzalo Andrade, además de que el páramo no es una cota, no existen criterios claros para haber definido dicha cifra de delimitación. En este contexto, si la principal amenaza que tiene el país es la minería, como lo señala la ministra de Ambiente, valdría la pena preguntarse ¿por qué aún se continúan privilegiando estos megaproyectos y la locomotora minera sigue vigente? Por lo menos así lo evidencia el Conpes 3762 que da los lineamientos de política para el desarrollo de proyectos de interés nacional y estratégicos. Se hace necesario, como propone Luis Jorge Garay, coordinador de los trabajos de investigación de la Contraloría sobre minería, tener en cuenta que este sector es un macrosistema y no una actividad cualquiera, que se debe abordar desde un análisis sistémico en vez de aislado. También es imprescindible continuar trabajando en la legislación, para no seguir bajo el imperio del Código de Minas que, según Garay, “es un marco legal que favorece los intereses de los privados y recorta drásticamente las funciones del Estado para el seguimiento y fiscalización de la minería, a través de una tendencia perniciosa”.

palabras clave: agua, minería, páramos. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co

protección del páramo Las licencias ambientales no se han aprobado para explotación masiva, pero las hay para pequeños mineros. Ellos llevan más de 500 años en la región y son garantes de los servicios ambientales del agua en el páramo. Por ello, desarrollan técnicas de reciclaje del mercurio para evitar su vertimiento en quebradas.

ORINOCO: ENTRE AMBICIONES Y PROMESAS

foto: tomada de www.imagexia.com

“Aunque desde el Estado se asegure lo contrario, la gran minería sí causa daños”, enfatiza el profesor Gregorio Mesa Cuadros de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la un.

De las decisiones que se tomen hoy depende que la Orinoquia, una de las regiones más ricas y desconocidas del país, supere sus condiciones de violencia y desigualdad. Con el fin de explorar sus raíces y la incidencia que ha tenido la economía global en el territorio y sus comunidades, la Universidad Nacional de Colombia realizará el debate Orinoco: entre ambiciones y promesas.

junio

3

martes

8:00 am -11:00 am

BOGOTÁ

ENTRADA LIBRE

CENTRO DE CONVENCIONES ALFONSO LÓPEZ PUMAREJO Auditorio Principal. Carrera 45 No. 26-85 Inscríbase previamente en:

debatesun@unal.edu.co

Informes: 316 5000 Ext. 18243

(CUPO LIMITADO)

I N V I TA D O S

Transmisión en Vivo por: Prisma TV

(www.prismatv.unal.edu.co)

UNRadio

(www.unradio.unal.edu.co)

Bogotá 98.5 FM Medellín 100.4 FM

/debatesun

@DebatesUN

www.debates.unal.edu.co Organiza:

los cóndores, las puyas y una especie de frailejón se encuentran amenazados.

DARÍO FAJARDO Antropólogo MANUEL RODRÍGUEZ BECERRA Exministro de Ambiente

JULIO FIERRO Geólogo

Apoya:

Haga sus preguntas a través de twitter: #PreguntaDebatesUN


Periódico ­– Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 14

Naturaleza

Hormigas filtradas El profesor Moreno Cañadas también encontró que el algoritmo de diferenciación con respecto a un punto maximal permite definir ciertas técnicas de infiltración que ocurren en la naturaleza entre especies. Un caso llamativo sucede entre las hormigas de los géneros Polyergus y Formica. Las primeras se caracterizan porque no realizan actividades propias de los insectos sociales

Ciencia & Tecnología

y, por eso, deben secuestrar y esclavizar pupas de individuos del género Formica para que trabajen para ellas. Los científicos han establecido que las obreras de Polyergus no buscan alimento, no cuidan las larvas de la reina y no limpian el hormiguero. Así que cuando las pupas de Formica nacen asumen esas funciones.

Las matemáticas detrás de la Operación Jaque Ana María Escobar Jiménez, Unimedios

Un algoritmo dilucidado en la un modela las tácticas de infiltración que hicieron posible la liberación de secuestrados el 2 de julio de 2008, en uno de los golpes más fuertes dados a las Farc. El sencillo reemplazo de un vector demuestra cómo se puede poner en jaque una organización.

después del ataque a las torres gemelas, organismos de inteligencia estadounidenses se dieron a la tarea de encontrar estrategias para descifrar el comportamiento de los grupos terroristas. Esta situación los condujo a buscar respuestas en la mayor fuente de precisión, las matemáticas. Para ello, agentes del Departamento de Estado Americano retomaron la teoría de conjuntos parcialmente ordenados para describir la estructura de las colectividades terroristas. Mediante el análisis de parámetros como los lugares de nacimiento de los integrantes, sus colegios y sitios de trabajo, así como las distancias que los separaban identificarían cuáles debían ser neutralizados para desactivar la red. Cada individuo era visto como un nodo. Inspirado en esta idea, el equipo de trabajo liderado por Agustín Moreno Cañadas, profesor del Departamento de Matemáticas de la Universidad Nacional de Colombia, encontró que otro procedimiento matemático, llamado algoritmo de diferenciación con respecto a un punto maximal (introducido en los años setenta por la escuela de Kiev y utilizado tradicionalmente con fines netamente teóricos para clasificar algebras) permitía modelar el comportamiento de organizaciones jerarquizadas como empresas, industrias o estructuras militares y encontrar su punto de ruptura, mediante la codificación de tareas que los individuos realizan. Según el profesor Moreno, el algoritmo expresa matemáticamente una estrategia de organización por jerarquías, de acuerdo con el rol que cada individuo desempeña. Esto permite encontrar los puntos críticos que se deben neutralizar cuando hay muchos elementos o vectores, con el fin de generar una ruptura en la estructura sin necesidad de eliminar toda la red. En el caso de la guerrilla no es posible neutralizarla de la misma manera que a una célula de Al Qaeda, pues tienen un solo terrorista por nodo. En el contexto colombiano, si se elimina un elemento, la célula continúa funcionando por la cantidad de individuos jerarquizados que tiene por frentes y columnas y por las redes de apoyo que posee. Así, el objetivo del algoritmo es encontrar el vector crítico que articula dos puntos de mando de la red, neutralizarlo y crear un nuevo vector superior que suplante o infiltre la comunicación entre ambos puntos. “Para la Operación Jaque, la implantación de ese nuevo vector permitió el rescate de los secuestra-

modelo de la operación jaque basado en el algoritmo.

dos; allí no hubo muertos ni emboscadas, solo un punto que se movió en su estructura”, precisa el investigador.

Números de la infiltración El algoritmo explica cómo se construye una organización de acuerdo con las posiciones de jerarquía, tal como sucede en las fuerzas militares legales e ilegales, en las cuales, según el rango, se delegan labores. Por tanto, a mayor categoría menos tareas operativas. Numéricamente esto se representa con códigos de 1 y 0, donde los miembros ubicados en la cima son designados con un número mayor de ceros, comparados con los otros miembros de la organización. El 1 en el código de un cabecilla puede expresar que su función es administrar las actividades que las células deben desarrollar, mientras que los ceros evidencian que no realiza tareas operativas. Este código posiciona a los cabecillas en la parte superior, quienes tienen a su mando una serie de personas (visualmente un punto principal seguido verticalmente de una sucesión de puntos hacia abajo) que se identifican matemáticamente con la combinación de 0 y 1, según sus responsabilidades. Esto les otorga una posición específica (un vector o punto) en el algoritmo, dejando en evidencia cuáles mantienen articuladas las columnas, lo que permite conocer el punto crítico donde se debe quebrar la conexión. Este modelo permite, en primera medida, observar el comportamiento del enemigo y su organización conforme a las tareas individuales y, en segunda instancia, crear técnicas de infiltración estratégica que lo neutralice.

Jaque Mate De acuerdo con este modelo, entre las columnas guerrilleras identificadas como las que tenían a su cargo el cuidado de los secuestrados (señalados en la gráfica con el número 6), se encontró que el vector crítico que las articulaba eran las telecomunicaciones, ya que entre el miembro superior, Víctor Julio Suárez Rojas, alias ‘Mono Jojoy’, y el

carcelero comandante, Gerardo Antonio Aguilar, alias ‘César’, (3 y 8 respectivamente), solo estaba el punto de enlace 4, pues por la dispersión de las columnas en el terreno, este había sido el único medio de comunicación entre ellos durante los últimos tres años, sin presencia de otros vectores que generaran ruido (informantes). Con este esquema, el Ejército se concentró en el vector 4. Veinte años de inteligencia militar los llevaron a desencriptar el código de la señal y así procedieron a hacer pruebas de voz entre sus agentes para lograr la mayor fidelidad en las suplantaciones. De esta manera, enfatizaron en el vocabulario, el sonido ambiente y en cada detalle para hacerles creer a ambos personajes (‘Jojoy’ y ‘César’) que se mantenían en contacto, cuando en realidad los mensajes eran manipulados por el Ejército para engañar a ambas partes. Una vez infiltrado el vector 4, la estrategia fue sostenida por varios meses sin que ninguno de los dos notara el cambio, y al presentarse la muerte de ‘Tiro Fijo’, jefe máximo de la Farc, y su sucesión por parte de ‘Alfonso Cano’, el Ejército encontró la oportunidad para enviar el falso mensaje del ‘Mono Jojoy’ a ‘César’, donde pedía reunir los tres grupos de secuestrados para ser trasladados por una misión humanitaria internacional al campamento del nuevo jefe de la guerrilla. Una vez emprendida la movilización de los secuestrados, que duró cerca de un mes de recorrido por la selva del Guaviare, el Ejército diseñó el engaño para que ‘César’ los entregara sin usar la fuerza: inventaron una misión humanitaria con una ong fachada, compuesta por un líder de la operación, dos representantes de la Cruz Roja, un iraní, un australiano, un médico, una enfermera, un periodista de Tele Sur y su camarógrafo, así como dos supuestos guerrilleros delegados de ‘Cano’. El trabajo de infiltración del vector 4 permitió orquestar todo el engaño para que ese 2 de julio de 2008, ‘César’ y su mano derecha, alias ‘Gafas’, cayeran en una trampa matemática impecable.

palabras clave: algoritmo, guerrilla, inteligencia. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co


Periódico – Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 15

Ambiente

Llantas con doble vida Los neumáticos usados se convierten en el hábitat de vectores como ratas y mosquitos, que transmiten enfermedades como el dengue, la fiebre amarilla y la encefalitis equina. Cuando cumplen su ciclo, son arrojados en botaderos a cielo abierto; allí contaminan el suelo, los recursos naturales renovables y afectan el paisaje.

Ciencia & Tecnología

Adicionalmente, dificultan la operación de los rellenos sanitarios. Varios proyectos se han desarrollado en la un para reutilizar materiales que contaminan el medioambiente al ser desechados. Uno de ellos, usa llantas recicladas para fabricar carbón activado, con el cual se pueden descontaminar fuentes hídricas.

Residuos de palma africana purifican agua y aire David Santiago Gómez Mendoza, Unimedios

colombia está entre los seis mayores productores de palma africana en el mundo, al lado de naciones como Malasia (en el primer lugar), Tailandia y Nigeria. Según Fedepalma, el área sembrada en el país ascendió a 477.000 hectáreas el año pasado y para este se esperan unas 600.000. El valor de esta planta radica en su fruto carnoso y la semilla (llamada almendra o palmiste), de donde se obtienen aceites muy apreciados en industrias como la de biocombustibles, de limpieza, cosmética y alimenticia, entre otras. El año pasado se obtuvieron 1.004.000 toneladas de este líquido, un incremento del 7% frente a lo alcanzado en el 2012. Luego de extraer lo necesario para estas aplicaciones, queda como residuo el cuesco o cascarón, que se utiliza, en algunos casos, para alimentar animales. La profesora Liliana Giraldo Gutiérrez, investigadora del Departamento de Química de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, asegura que al año se producen 300.000 toneladas de este material. Ante la falta de alternativas para su aprovechamiento, la mayor parte termina como desecho; algunos lo queman para producir energía, pese a que es un foco de contaminación para los trabajadores; y otros lo apilan, aunque se convierte en refugio para roedores y otras plagas. Buscarle un buen uso a este subproducto es un reto de varios grupos de investigación en el mundo, incluidos los de la un, donde se plantea convertirlo en insumo precursor del carbón activado, un descontaminante que purifica el agua y el aire. Dos proyectos comprueban que esto es posible.

Doble mirada En la galvanoplastia (niquelados, recubrimientos, cromados), en las curtiembres y en la fabricación de baterías es común utilizar metales pesados muy contaminantes como el níquel, el cobalto y el cadmio, que después de usados son arrojados a las fuentes hídricas. La profesora Giraldo menciona el caso del río Magdalena, que recibe toneladas de desperdicios provenientes de empresas de pinturas y tintes industriales. “A pesar de que hay conciencia en muchos sectores, persiste el problema”, dice. Por otro lado, la contaminación atmosférica es un grave problema para metrópolis como Bogotá, donde se emiten alrededor de 10,9 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año.

foto: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Con cerca de 300 mil toneladas anuales de cuesco, envoltura de la almendra del fruto de la palma, la palmicultura es uno de los sectores agrícolas que más desechos produce en el país. Al convertir este subproducto en carbón activado, se pueden fabricar filtros eficientes para purificar el agua y el aire.

el cuesco que envuelve la semilla de la palma africana es de textura leñosa y dura. En la actualidad es subutilizado.

Urbes como Santiago de Chile o Ciudad de México arrojan en promedio 62 millones y Camberra, en Australia, llega a 77 millones. El carbón activado, tanto en su forma de monolitos para limpiar el aire, como en gránulos para remover partículas en el medio líquido, es un producto sustentable y sostenible que puede disminuir estos impactos ambientales.

En busca del carbón El cuesco que envuelve la almendra de la fruta de palma africana es de un material leñoso y duro. Cuando se extrae la semilla, el envoltorio queda en fragmentos grandes, de unos cuatro centímetros cada uno, por lo que es necesario triturarlo, hasta obtener partículas de 38 micrómetros; prácticamente hay que convertirlo en polvo. Diana Paola Vargas, doctora en Ciencias – Química de la un, asegura que para fabricar carbón activado destinado a remover las partículas nocivas del aire, es necesario mezclar los residuos de palma con un agente deshidratante como el ácido fosfórico o el cloruro de zinc. Estos se encargan de romper las moléculas de lignina y celulosa del cuesco y dejarlo suficientemente poroso. De este primer proceso se obtiene una masa de consistencia plástica que debe ser llevada a altas presiones para obtener monolitos, estructuras formadas a partir de la aglomeración de las partículas. Luego, se carbonizan en un horno a 450 o 500 grados centígrados, se lava el material para eliminar el exceso de agente activante y queda listo para aplicarlo al CO2. Entretanto, el utilizado para descontaminar aguas es similar, excepto que su presentación no es en monolitos sino en granos, partículas más pequeñas que pueden ser utilizadas en los filtros. Paola Rodríguez, estudiante de la Maestría en Química y quien desarrolla carbón activado para retirar partículas de níquel, cobalto y cadmio del ambiente, asegura que en este caso se utilizan

sustancias oxidantes como ácido nítrico, ácido sulfúrico, peróxido de hidrógeno e hipoclorito de sodio, para ayudarle al carbón a adsorber los metales pesados del agua. Por ejemplo, el ácido nítrico ayuda a atraer al níquel, el hipoclorito de sodio al cobalto y el peróxido de hidrógeno al cadmio, dice Rodríguez.

Aplicación Dependiendo del tipo de intervención varía el descontaminante. Para limpiar el agua, esta debe pasar por una columna de carbón activado; cuando el líquido atraviesa el material granulado los metales pesados quedan atrapados y al final sale un elemento cristalino. Según la investigadora Rodríguez, la efectividad del método es del 90%. “Se puede hacer el proceso sin agentes oxidantes, pero si la idea es utilizar los carbones a nivel industrial, debe haber mayor capacidad de absorción”, afirma. Para la remoción de dióxido de carbono se hicieron pruebas en sortómetros (equipos que determinan las propiedades texturales de sólidos porosos). Ahí los monolitos de carbón activado se ponen en la base de celdas cerradas y se inyecta el dióxido de carbono; los poros del material se encargan de retener el gas nocivo y dejar pasar el oxígeno puro. Las dos alternativas para aprovechar el cuesco de la palma africana permitirán solucionar varios problemas a la vez. Por un lado, no apilar los residuos del cultivo y, por otro, incentivar formas de cuidar el agua y el aire. Esto podría ayudar a la industria y a las empresas a tener los planes de manejo de desechos que exigen organismos como el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

palabras clave: carbón, contaminación, palma. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co


Periódico ­– Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 16

Sostenibilidad

Suelos vulnerables Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (fao), el 64% de la producción mundial de fríjol en África occidental se

Desnutrición en la Guajira se mitigaría con fríjol punta negra Hermann Sáenz, Unimedios

El bajo contenido de nitrógeno en los suelos de la Guajira es uno de los factores que influyen negativamente en la producción de alimentos. Un método que usa bacterias llamadas rizobios aumentará en un 40% la producción de esta leguminosa, base de la alimentación en esta región.

según la encuesta nacional de la situación nutricional (ensin) de 2005 y 2010, la desnutrición crónica en La Guajira era casi del 30%, es decir, 3 de cada 10 niños y niñas menores de 5 años de la región la padecían. Algo similar ocurría con la disponibilidad y el acceso a los alimentos. Según cifras de esta misma encuesta en el 2010, la inseguridad alimentaria en este Departamento alcanzó el 60%, es decir, seis de cada diez hogares presentaban situaciones de hambre. Por su parte, el Dane señala que entre el 2008 y el 2013 han muerto en La Guajira 2.969 niños menores de cinco años, de los cuales 278 fallecieron por desnutrición. Estas cifras demuestran la crítica situación alimentaria y nutricional del departamento, especialmente en la población infantil, por eso aparecen cuestionamientos de fondo, como qué tan grave es la problemática social que vive Colombia y qué tan efectivas han sido las políticas nutricionales desarrolladas por el Estado en las últimas décadas. El frijol aparece como una opción importante dentro de la seguridad alimentaria de esta región. Hay que tener en cuenta que Colombia es el primer país productor de fríjol en la Zona Andina (Ecuador, Perú y Venezuela) con cerca de 130 mil hectáreas sembradas en el 2007. En los últimos tres años, el más cultivado fue el fríjol común (Phaseolus vulgaris), con 133.720 hectáreas, mientras que en la Región Caribe fue el cowpea (Vigna unguiculata), con 4.600 hectáreas sembradas en el 2010. Debido a su alta importación, la demanda es más alta que la oferta, por lo que se está incentivando la siembra en regiones tropicales del país. El fríjol cowpea es una leguminosa originaria de África que contiene un significativo número de proteínas importantes en la dieta alimenticia

para la población de países en vía de desarrollo. Es uno de los cultivos más adaptados, versátiles y nutritivos y se cultiva en cerca de siete millones de hectáreas en regiones cálidas del mundo. Por este producto se vislumbra dentro de las oportunidades que tienen los guajiros como una nueva alternativa dentro de su dieta diaria.

Suelo mejor nutrido Por eso se estudian con cuidado los rizobios, bacterias que tienen la habilidad de establecer una interacción biológica muy estrecha (simbiosis) con plantas leguminosas, contribuyendo en un alto porcentaje a la sustitución de fertilizantes, mediante un proceso de fijación biológica de nitrógeno (fbn). Aplicar estas tecnologías contempla un impacto medioambiental y social positivo, por la reducción de costos de los fertilizantes nitrogenados artificiales, el mayor equilibrio en los ecosistemas y el mayor rendimiento en la plantas. Sin embargo, se considera que el bajo contenido de nitrógeno (N) en los suelos de regiones tropicales es uno de los factores que influyen negativamente sobre su producción. A esto se suma el elevado costo de los agroquímicos como fuente de este elemento para lograr el máximo rendimiento de los cultivos. Cabe resaltar que de los nutrientes minerales, el nitrógeno es el de mayor costo, el que consume mayor energía en su producción y distribución y el más contaminante. Así la fbn transforma el nitrógeno atmosférico, que es inerte, en una forma biológicamente útil, siendo la principal forma de alcanzar cultivos productivos en ecosistemas desérticos. El proceso de fbn es utilizado en la naturaleza por diferentes géneros bacterianos. Las plantas se benefician cuando las bacterias mueren y liberan el nitrógeno al suelo o cuando las bacterias viven en estrecha asociación con ellas. “Los microorganismos rizobios viven en los nódulos de las plantas; allí fijan el nitrógeno en forma de amonio y es absorbido”, explica Diego Mauricio Rivera, magíster en Ciencias Farmacéuticas de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, quien lideró la investigación. Las leguminosas de grano contribuyen con más de 20 millones de toneladas de nitrógeno fijado a la agricultura cada año. Por lo tanto, la importancia de la FBN como el principal mecanismo para el reciclaje de nitrógeno de la atmósfera, a formas disponibles en la biósfera no es exagerada. La fijación de nitrógeno se estima en unos 275 millones de toneladas anuales, de las cuales 30

foto: tomada de www.onlyfoods.net

Ciencia & Tecnología

genera en aproximadamente 10 millones de hectáreas, donde es esencial restaurar la fertilidad del suelo en los sistemas de cultivo tradicionales.

el fríjol cowpea es la base de alimentación en varias partes del mundo, debido a su importante contenido proteínico, además de ser un cultivo versátil.

corresponden a procesos naturales, 70 a fijación industrial y 175 a fijación biológica.

Otra faceta del fríjol El cowpea tiene un alto potencial como abono verde, puede ser incorporado en el suelo entre 8 y 10 semanas después de una siembra y proporcionar el equivalente a 80 kilogramos por hectárea (kg/ ha) de N para un cultivo posterior. Las estimaciones de nitrógeno fijado van de 50 a más de 100 kg/ ha. Asimismo, se puede obtener excelente heno y ensilado para la utilización en cultivos mixtos de sorgo y forraje. Según el profesor Helber de Jesús Barbosa del Departamento de Farmacia de la un, se puede aumentar la producción en la Guajira en un 40%, lo que se convierte en una esperanza para disminuir las cifras de desnutrición infantil en el norte del país. Es tarea de las secretarías de agricultura de los departamentos y del Ministerio de Agricultura retomar los resultados de este tipo de investigaciones que pueden llevar soluciones puntuales a territorios vulnerables, como es el caso de la Guajira.

palabras clave: fríjol, nutrición, abono. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co

Ecología

Planta resistente Una de las mayores cualidades del cowpea o caupí es su capacidad de adaptación a diferentes suelos y climas, a precipitaciones entre los 700 a 2000 mm, en suelos bien drenados. Por su rápido crecimiento (70 a 140 días hasta

su madurez) se adapta a zonas con épocas vegetativas cortas, presenta tolerancia a la sequía, se da preferiblemente en suelos poco ácidos y crece desde el nivel del mar hasta 1600 msnm.


Periódico – Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

Ciencia & Tecnología

MAYO 2014 | 17

Tenia amenaza a equinos del Valle Jeinst Campo Rivera, Unimedios

Los ácaros oribátidos son fundamentales en la conservación de los suelos, pero ahora representan un peligro para los criadores de caballos, pues son hospederos de la tenia en su estado larval. Este parásito termina su desarrollo dentro del intestino de estos animales, provocando el cólico equino que, incluso, los puede matar.

un terreno diminuto y sorprendente. Así es el mundo de los ácaros, microfauna diversa y abundante de la familia de los arácnidos. Entre las 50.000 especies descritas, algunas son plagas y parásitos que atacan al humano (producen alergias y asma), los cultivos (secan los frutos) y los animales (se alimentan de su sangre). Otro inmenso grupo es el de los oribátidos, organismos esenciales para la buena salud de los suelos. De hecho, en una muestra de tierra se pueden encontrar hasta 100 especies, las cuales se encargan de promover el crecimiento de hongos y bacterias y contribuir a la adecuada microestructura del suelo. Pese a su papel vital, en la actualidad representan una amenaza para los criadores de caballos en sectores del Valle del Cauca. Así lo afirmaron científicos de la Universidad Nacional de Colombia en Palmira, quienes determinaron que varias especies de este tipo de ácaros son portadoras de uno de los estados de desarrollo de la tenia o solitaria, parásito que causa el cólico equino, una urgencia veterinaria que puede derivar en la muerte del animal. Cada metro cuadrado de terreno fértil contiene miles de ácaros, de ahí el riesgo de que los caballos al pastar ingieran los que están infectados con la tenia Anoplocephala perfoliata. Este parásito requiere de dos hospederos: en su estado larval, llamado cestodo, se aloja en el organismo de los ácaros oribátidos y en su fase adulta adquiere la forma de un gusano largo y aplanado, que se adhiere a las paredes de los intestinos del equino, alterando el normal funcionamiento del aparato digestivo.

Dolor intenso Según el profesor Fernando Heredia, médico veterinario y docente de la un en Palmira, el cólico es una de las principales enfermedades en equinos, debido a que su intestino, de 32 metros, cambia la velocidad de digestión, afectándolo notablemente. “El mayor inconveniente en los caballos es que tienen un umbral de dolor muy bajo y cuando les da el cólico pueden, literalmente, morirse del dolor. De hecho, si hay intervención quirúrgica, el riesgo de mortalidad es hasta del 50%, lo que resulta

los oribátidos, microorganismos presentes en el suelo, se desplazan hasta la cubierta vegetal donde son ingeridos por los caballos. foto: archivo Unimedios

muy costoso para los propietarios, pues el manejo de la enfermedad asciende hasta los tres millones de pesos”, dice el experto. Nora Cristina Mesa, doctora en Entomología y profesora de la un, explica que en la primera mitad del siglo XX el científico estadounidense Horace W. Stunkard descubrió que ciertos géneros de oribátidos servían como hospedero intermediario de especies de los parásitos Cyclophyllidae. Pocos años después, se determinó que A. perfoliata completa su desarrollo larval dentro de los ácaros, los cuales ingieren accidentalmente huevos del parásito. “Nuestro trabajo consistió en identificar las especies de oribátidos que se encuentran en la materia fecal de equinos, con el fin de observar la presencia de cestodos”. La estrategia de infección se presenta porque ciertas especies de estos diminutos arácnidos (más pequeños que una micra) se movilizan permanentemente desde el suelo hasta las pasturas donde se encuentran los huevos del cestodo. Una vez ingeridos por el ácaro, la larva tiene un medio amable para desarrollarse hasta que llega al organismo del caballo, cuando este consume pasto. El periodo de crecimiento dentro del ácaro varía en términos de condiciones ambientales como la temperatura. Según Javier Antonio Benavides Montaño, experto en inmunología animal, el tiempo para alcanzar estado infectivo es de 8 a 20 semanas en condiciones naturales y de 28 días a 28°C, en condiciones experimentales. Para observar los estados larvales del cestodo, los científicos colectaron muestras de materia fecal en praderas contaminadas por A. perfoliata, previamente diagnosticadas por técnicas coprológicas de sedimentación y flotación en el Laboratorio de Parasitología y Microbiología Animal de la un en Palmira. Las muestras de estiércol provenientes de los municipios de Yotoco, Palmira y Cali, en el Valle del Cauca, fueron procesadas en embudos de Berlese en el Laboratorio de Entomología y Acarología. Esta técnica permite identificar la densidad y biodiversidad de invertebrados en una muestra determinada.

Presencia de ácaros Luego del análisis de las muestras, los investigadores encontraron siete ácaros oribátidos en praderas pastoreadas por equinos. De ahí, concluyeron que estos

están ligados a la prevalencia de A. perfoliata en los sistemas productivos. “El riesgo de infección aumenta en praderas contaminadas que presentan condiciones de mayor humedad, precipitación, humedad relativa, humedad del suelo y temperatura inferior a los 25 grados centígrados, pues estos factores favorecen la presencia y diversidad de oribátidos”, dice la profesora Mesa. La muestra de estiércol colectada a 1.700 metros sobre el nivel del mar y a temperaturas de 18 grados centígrados, en el kilometro 28 en la vía a Buenaven-

tura, presentó la mayor diversidad. Esta fue colonizada por los oribátidos después de permanecer por más de 72 horas bajo las condiciones ambientales de la zona. Según los investigadores, con este trabajo se entiende la urgente necesidad de conocer la dinámica poblacional de estos arácnidos y del parásito, en praderas contaminadas de regiones tropicales, para controlar su dispersión y afectación.

palabras clave: parásitos, ácaros, equinos. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co

Foto: Sede Manizales, Bloque L

La Universidad Nacional de Colombia, dentro del proceso permanente de presentar a la sociedad los resultados de su trabajo investigativo, de formación e interacción con la comunidad, realizará el 29 de mayo de 10:00 a.m. a 12:00 m. una audiencia pública sobre el papel que ha desempeñado en el sistema de educación colombiano y en la construcción de Nación desde las regiones, conforme a la Ley 489 de 1998. Asistencia previa inscripción Transmisión en directo por Canal Prisma TV (www.prismatv.unal.edu.co) UN Radio 98.5 FM Bogotá, 100.4 FM Medellín www.unradio.unal.edu.co

Visite la página web

rendiciondecuentas.unal.edu.co Participe haciendo preguntas u observaciones.


Periódico ­– Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 18

Historia

Austria después de la guerra La República de Austria es, en la actualidad, uno de los países más ricos y desarrollados del planeta. Según Josef Hochgerner, director científico del Centro de Innovación Social de Viena, el país quedó en la ruina después de la Segunda Guerra Mundial, pero con la ejecución del Plan Marcha y los fondos de recuperación europeos, impulsados por Estados Unidos, el territorio pudo reconstruir su

Política & Sociedad

infraestructura desde las raíces y llevar su sociedad a ser una de las más avanzadas y pacíficas. “Nuestra nación cumplirá 69 años sin guerra; en nuestra historia nunca habíamos tenido un período de paz tan largo”, dice el experto vienés. Esto demuestra que consolidar un territorio de paz sí es posible, cuando existe la voluntad de toda una sociedad.

Repatriar campesinos a sus tierras, ejemplo de innovación social Hermann Sáenz, Unimedios

Si Colombia logra un acuerdo de paz en La Habana tendrá una tarea ardua para cimentar una nueva sociedad. Así lo asegura el austriaco Josef Hochgerner, uno de los expertos europeos más notables en innovación social, quien considera que será vital aplicar la creatividad en el posconflicto.

josef hochgerner, fundador y director científico del centro de innovación social de Viena (Austria), ha sido profesor universitario y consultor en organismos internacionales en materia de innovación y desarrollo tecnológico. Sus intereses son las particularidades de la innovación social, el uso del conocimiento y la tecnología y cómo aprender a vivir en la sociedad global de la información. El experto austriaco habló con UN Periódico sobre el significado de la innovación social, un ámbito de acción que muchos reconocen como estratégico para una etapa de posconflicto, pero que pocos pueden definir con precisión y ponerlo en práctica con claridad. UN Periódico: ¿Cómo define la innovación social? Josef Hochgerner: Es una nueva combinación de prácticas sociales, entendidas como el cambio en el modo de actuar de las personas en una situación concreta. ¿Qué ejemplos hay de innovación social en procesos de posconflicto en el mundo? Uno de ellos es Sudáfrica, donde se trabaja en la reconciliación de grupos de víctimas con criminales. Allí se establecen consejos de la verdad, donde la gente se reúne y discute todo el problema, no para encontrar culpables, sino para conocer las dos posiciones de la guerra. Eso tiene que ver con la “empatía”, que es vista de diferente manera por los dos grupos. Este proyecto busca hablar con la verdad y no ser una corte de justicia, esta es la clave de la innovación social. Otro caso se da en África del Este, donde hay una iniciativa en Congo y Tanzania para que grupos de diferentes organizaciones de la sociedad civil se reúnan dentro de la sombrilla de la innovación social, desde el punto de vista de la educación. El objetivo es entrenar a la infancia con el fin de evitar el resurgimiento del conflicto, lo cual permite a los niños aprender y crecer en un mejor ambiente. ¿Alguno de esos ejemplos se puede aplicar en Colombia? No se puede tomar un ejemplo exacto para el caso de Colombia, por las condiciones diferentes del conflicto. Es difícil comparar sectores deprimidos como Ciudad Bolívar en Bogotá, con las favelas de Río de Janeiro o los barrios marginales de Caracas. No habrá un modelo exacto que se pueda tomar de otras experiencias, pero sí se tiene que adoptar

FOTO: Andrés Felipe Castaño/Unimedios

josef hochgerner ha dictado conferencias sobre innovación social, ahora explica cómo se puede aplicar en un escenario de posconflicto.

una metodología y adaptarla al contexto. ¿Qué se podría aplicar en Colombia en el proceso del posconflicto? Se puede trabajar con los refugiados despojados de sus tierras, permitiéndoles retornar a sus lugares de origen o a otros espacios. Esto requiere información, administración, educación y creación de estructuras en los municipios a los que retornen. La infraestructura no solo debe estar en relación con la construcción de caminos y desarrollo sanitario, sino también con la edificación de jardines y colegios para campesinos. Además, a los que regresan hay que permitirles participar en procesos políticos locales. ¿Cuál sería el papel de las universidades en el posconflicto y la innovación social? La universidad puede ser y será facilitadora en la creación de proyectos reales, como la educación de campesinos o el mejoramiento de las condiciones de trabajo en áreas de minería. No solo debe proveer educación, también ha de trabajar con las comunidades y utilizar el conocimiento, pues más allá de brindarlo, tiene que tomar parte en el proceso, estudiar las situaciones y hacer recomendaciones con la participación de profesores y estudiantes. Así, la universidad ganará reputación y las personas se beneficiarán directamente porque la academia va hacia ellos. ¿Cómo ve la innovación social en América Latina? Se están realizando cambios económicos y hay desafíos sociales todos los días, pero sin estado de bienestar. Hay un laboratorio gigante de innovación social por explorar. Esto es un poco parecido a lo que ocurre en países del Este (en Europa), pero en general el tema de innovación social es más aceptado en América Latina, pues es más dinámico. Por eso, para nosotros es importante ver qué pasa en esta región y aprender de ello. Hace 25 años se hablaba de innovación, en su significado

clásico de nuevos procesos industriales, pero nadie hablaba de cambios en el sistema social y pienso que por el rápido crecimiento tecnológico, hay más requerimientos de la sociedad para manejar apropiadamente la tecnología. En Europa tenemos problemas por una sociedad en su mayoría adulta, pero Latinoamérica es joven, esto lleva a diferentes resultados de innovación social. ¿El conflicto social en Colombia terminará con una firma? Colombia afronta un conflicto de más de sesenta años, la gente de dos generaciones ha vivido el conflicto en diferentes estratos sociales, esto constituye otro marco de referencia. Una guerra interna es mucho más complicada que la situación que vivió Europa; allí cada país tenía la posibilidad de retornar de forma pacífica. En Colombia tomará mucho tiempo la reconstrucción nacional, pues existen muchos actores potenciales de la guerra, como el Ejército, las Farc, las bandas criminales, los paramilitares y los jefes de las drogas. El Gobierno tendrá muchas tareas por enfrentar. ¿Qué entidades tendrían que trabajar en este proceso de posconflicto? Se requieren innovaciones sociales en los municipios, en el gobierno, en las universidades, incluso en los medios de comunicación. Si el objetivo de una innovación social es la repatriación de los campesinos hacia sus tierras, entonces la misma comunidad será el principal actor para que el proceso se lleve a cabo de forma exitosa. La labor de los municipios será lo segundo más importante. No sé cuál será el futuro de las Farc, por eso esta organización tendrá que tomar parte en esto, después del acuerdo.

palabras clave: innovación, sociedad, participación. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co


Periódico – Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 19


Periódico ­– Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 20

Sede de Bellas Artes: un edificio predestinado Apropiación del patrimonio

Jorge Enrique Caballero Leguizamón, arquitecto Universidad Nacional de Colombia

El germen que dejó la Expedición Botánica, con el grupo de pintores formados bajo la égida de José Celestino Mutis, constituye el origen de la Escuela de Bellas Artes que fue, a su vez, fundamento de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá.

alberto urdaneta, uno de los pintores más reconocidos del siglo XIX, fue el promotor incansable de la institucionalización de los estudios relacionados con el arte en esa época. La cátedra de Dibujo, a cargo de él mismo, estuvo inscrita en la Escuela de Literatura y Filosofía de la recién creada Universidad de los Estados Unidos de Colombia. Manuel Ancízar, su primer rector, creía firmemente que los fundamentos del dibujo eran la única manera de aproximarse a la técnica y tecnología modernas. En 1879, recién llegado de Europa y acompañado por el grabador Antonio Rodríguez, Urdaneta emprendió la tarea de instaurar una publicación que se llamó Papel Periódico Ilustrado. Hacia 1881 fundaron una escuela para preparar a los futuros dibujantes y grabadores de este medio escrito y en 1884 decidieron unirse con la Escuela de Música, dirigida por Jorge W. Price, para presentar al Gobierno la propuesta de una Escuela Nacional de Bellas Artes. Con Urdaneta como director, la escuela fue inscrita dentro de la Universidad Nacional de Colombia, mediante el Decreto 85 del 21 de octubre de 1884, y como materias se establecieron Arquitectura (dictada por el profesor Mariano Santamaría), Pintura y Dibujo, Escultura y Ornamentación, Grabado en Madera y Música. La Escuela de Bellas Artes La formación y la práctica de la Universidad Nacioarquitectónica durante el siglo XIX y las primeras décadas del nal de Colombia recoge siglo XX estuvieron en manos de buena parte de la tradiarquitectos extranjeros como Toción e historia del arte del mas Reed (1848) y Pietro Cantini país de dos siglos. (1881), quienes fueron contratados por el Gobierno para elaborar los planos y adelantar las obras del Capitolio Nacional, pero con el encargo adicional de impartir cursos teórico-prácticos sobre arquitectura y albañilería.

la que fuera la fachada posterior hoy en día es la entrada principal del edificio de Bellas Artes.

Arquitectura y Bellas Artes, aunque por la cantidad y complejidad de temáticas académicas, la articulación entre las dos áreas no se logró. Arturo Robledo Ocampo, decano de Arquitectura, y el maestro Manuel Hernández, director de la Escuela de Bellas Artes, lograron en 1965 la fusión de las dos instituciones con el Conservatorio Nacional de Música, dirigido por el maestro Fabio González Zuleta. Así se conformó la nueva Facultad de Artes. La Escuela de Bellas Artes tuvo su sede hasta 1964 en el claustro de Santa Clara (hoy sede de la Dirección de Patrimonio del Ministerio de Cultura), momento en el cual se trasladó a su ubicación actual, donde funciona la carrera de Arquitectura desde 1940.

Lugar de encuentro El complejo de estructuras concebido para esta área de estudios configuró, junto con el edificio para la Facultad de Derecho, el eje transversal del óvalo que organizaba el campus universitario. La edificación destinada a Arquitectura (hoy a Bellas Artes) se construyó entre 1937 y 1940, según diseño del arquitecto Erich Lange, con adiciones posterio-

Repaso histórico En las primeras tres décadas del siglo XX se sumaron otros reconocidos arquitectos extranjeros, pero los verdaderos protagonistas fueron los ingenieros, junto con los maestros constructores y algunos profesionales colombianos formados en el exterior. En la un, los estudios especiales de arquitectura se iniciaron con la creación de un departamento dentro de la Facultad de Ingeniería en 1929, intento fallido por causas presupuestales. La idea fue retomada en 1934 cuando se crearon las cátedras de Dibujo y Composición Arquitectónica. Ese año, el Consejo Directivo, mediante el acuerdo número dos, creó un pénsum de seis años para esa especialidad y a partir de 1935, impulsó esta área académica con nuevas cátedras, entre las que se estableció la de Artes Decorativas como anexa a la especialización en Arquitectura. En 1936 se dispuso la Reforma Orgánica de la Universidad, momento que fue aprovechado por un grupo de estudiantes de primer semestre de ingeniería para solicitar la creación de la Facultad de Arquitectura, propuesta que el rector acogió. Con el acuerdo número 24 de 1936 se fundó la Escuela de

actuales talleres de pintura.

pasillo que lleva al vestíbulo.


Periódico – Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

FOTOS: Andrés Felipe Castaño/Unimedios

MAYO 2014 | 21

fachada que da a la zona central del campus de la un en bogotá.

res de Erns Blumenthal y el diseño de los detalles ornamentales de Leopoldo Rother. El edificio para Arquitectura, organizado en pabellones, contrastaba con el de Bellas Artes (que nunca se construyó), pues constaba de varios cuerpos volumétricos interconectados por galerías de circulación y articulados de una manera compleja por una gran cantidad de patios. Su implantación se pensó claramente para que su fachada principal mirara hacia la amplia zona central, diseñada como lugar de encuentro para el campus. La fachada posterior sobre el anillo vehicular terminó siendo la más usada, a tal punto, que la principal fue clausurada hace muchísimos años. La planta consta de un cuerpo longitudinal de grandes dimensiones y dos cuerpos transversales muy pequeños que se proyectan en su cara posterior hacia la zona central. Los accesos sobre el eje central por sus dos frentes llevan a un gran vestíbulo de doble altura, cuyas altas aberturas verticales otorgan una gran luminosidad y escala monumental. Desde este vestíbulo se desprenden sendas escaleras a cada lado que llevan a un balcón-vestíbulo en el segundo nivel desde donde se distribuye, por un corredor lineal, a los dos volúmenes laterales y transversales. La estructura presenta una clara simetría. La fachada principal alberga un cuerpo central formado por dos volúmenes desplazados que se proyectan sobre el plano general. Los dos volúmenes laterales que rematan en formas cilíndricas, con dos cuerpos diferenciados, siguen el mismo ritmo de desplazamiento. Además de constituir la cuna de la arquitectura moderna en Colombia y ser la Facultad más importante del país en esta área del conocimiento, tiene la especial condición de haber sido creada bajo la idea de una Facultad que aunaba Artes y Arquitectura, pero cuyo origen y tradición eran esencialmente artísticos. Luego de pasar sus primeros años ocupado por arquitectos, terminó siendo el edificio que aco-

L ibertad

gió toda la tradición de más de dos siglos del arte colombiano y de muchos de los más grandes artistas que ha tenido el país, ya sea como maestros o como alumnos. Entre muchos otros están Ricardo Acevedo Bernal, Ricardo Gómez Campuzano, Sergio Trujillo Magnenat, Ricardo Moros, Ricardo Borrero Álvarez, Roberto Páramo y Francisco Antonio Cano.

palabras clave: arquitectura, arte, APA. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co

y O rd e n

Unimedios y la Dirección de Patrimonio del Ministerio de Cultura entregan el octavo artículo del proyecto de Activación y Apropiación del Patrimonio Arquitectónico (apa). El fin es redescubrir los edificios de la un, bienes culturales de la nación, para el disfrute de toda la sociedad. El proyecto cuenta con el apoyo del Sistema de Patrimonio y Museos de la un. Escuche y vea los especiales periodísticos sobre el proyecto apa en: www.unradio.unal.edu.co www.prismatv.unal.edu.co

Arquitectura

Entre los pioneros en el Campus El edificio de Bellas Artes hace parte de la primera fase constructiva de la Universidad Nacional de Colombia y comparte, por tanto, las características de presentar la transición donde se dan cita tres

vertientes arquitectónicas: la canónica académica con la disposición simétrica, la incursión en la modernidad con los volúmenes precisos y ausencia decorativa y la tradición proveniente de la colonia con las técnicas constructivas de muros y cubiertas.


Periódico ­– Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 22

Colección Patiño, una donación de joyas bibliográficas Artes & Culturas

Gustavo Silva, filósofo Universidad Nacional de Colombia

La primera edición en español de Historia Natural, obra del historiador y naturalista romano Plinio el Viejo, es una de las piezas más valiosas que entregará el intelectual José Félix Patiño a la Universidad Nacional de Colombia. Se trata de una invaluable colección de 13.000 libros que, entre otras joyas, contiene la primera traducción europea de Las mil y una noches.

títulos que aparecen publicados, ni siquiera una especializada puede lograrlo.

El reformador Uno de los colombianos que ha cultivado con mayor dedicación y aprecio la relación con los libros, la lectura y la investigación es el profesor José Félix Patiño Restrepo, exministro de Salud y exrector de la Universidad Nacional de Colombia, conocido mundialmente por sus aportes a la cirugía y por haber ideado e implementado la reforma universitaria de mayor alcance y profundidad en Latinoamérica a partir de la segunda mitad del siglo XX, la Reforma Patiño de la un. El doctor Patiño es uno de los intelectuales vivos más importantes de nuestro país. Su vida, desde que era estudiante de la Facultad de Medicina de la Institución y cuando se transfirió a Yale University, se ha caracterizado por la total dedicación al estudio y la investigación. Siempre con la compañía irrestricta de sus textos, que han sido, más que soportes en su vida académica, acompañantes en sus cientos de viajes y recuerdos de sus amigos más preciados. De hecho, ellos mismos se han convertido en amigos entrañables a sus 87 años de vida. Su biblioteca es una de las colecciones privadas más copiosas y, sobre todo, más importantes del país, pues reúne más de 13 mil volúmenes, joyas asombrosas para cualquier bibliófilo del mundo. Desde obras del siglo XVI, con sus cubiertas originales en madera o en pergamino, hasta primeras ediciones o algunos autografiados, únicos por su historia: la que cuentan sus páginas, marcas y señales. Como muestra de su infinita generosidad y amor por la Universidad Nacional de Colombia, el profesor José Félix Patiño Restrepo ha decidido donar gran parte de su biblioteca a la Institución, junto con los más valiosos de su colección.

Piezas únicas

con los avances tecnológicos, la humanidad ha adoptado nuevas formas o costumbres en la construcción del conocimiento. Hoy internet es la herramienta más potente e indispensable para cualquier investigador. No es posible imaginar el desarrollo de un proyecto académico, ya sea la redacción de un ensayo, un artículo de investigación o un libro con conocimiento sopesado y actualizado, sin que el autor haya invertido gran cantidad de tiempo indagando sobre el tema en el universo que pone a disposición una conexión a internet. A pesar de este universo de posibilidades, el libro físico sigue siendo importante para la academia, tal vez menos protagonista que antes, pero fundamental para la formación y construcción de nuevo conocimiento. Más aún, su importancia radica en que gracias a este nos hemos constituido como personas que sueñan y viajan con la imaginación. Nuestra creatividad ha explotado en infinidad de ocasiones al escuchar las narraciones de tiempos y lugares lejanos. Claro, esto también nos lo puede dar internet, pero en pequeñas cápsulas, que más parecen comerciales de conocimiento en medio del abundante ruido de las redes sociales, las noticias y los videos. Hoy se publican más obras físicas en el mundo que en cualquier época de la historia; hay más editoriales especializadas en temáticas infantiles y juveniles que en el pasado; las librerías no tienen el espacio suficiente para exhibir todos los

Esta generosa donación (en la que también participaron sus hijas Mariana, María Olga y María Isabel) será acogida por la Universidad en un lugar especial de la Biblioteca Central Gabriel García Márquez. En el cuarto piso se dispondrá un espacio exclusivo para recibirla y mantenerla reunida, buscando preservar el espíritu y el ambiente de la biblioteca de este gran intelectual colombiano. Entre las obras especiales que llegarán a la Institución en los próximos meses, se cuenta el ejemplar más importante de la colección, la primera edición en español del libro del historiador y naturalista romano Cayo Plinio Segundo (23 d. C. – 79 d. C.), Historia Natural. Esta obra es considerada la primera enciclopedia de la historia de la humanidad y fue por siglos el más importante texto de referencia en todos los estudios de Occidente. La edición es la primera publicada en español en 1624. Los expertos afirman que solo hay cinco ejemplares de esta en el mundo, de los cuales dos están en poder del exrector y que adicionalmente tienen el sello impreso de la inquisición. También posee la primera edición en inglés de esta misma obra, uno de los 17 ejemplares que aún existen en el mundo, bellamente editado con mapas e ilustraciones, datado de 1601. Las dos obras hacen parte de la donación Patiño, una de las más importantes entregadas a la Universidad. Una edición del siglo XVII de las obras de Shakespeare, es uno de los más preciados por el profesor Patiño. Este tiene la extraña característica, para nuestra época, de poseer robustas tapas en madera negra, a la usanza de las ediciones de lujo de la Inglaterra de 1600. El ejemplar era para la época algo extraordinario, pues las tapas en madera se

fotos: archivo particular

josé félix patiño, exrector de la Universidad Nacional de Colombia.

dejaron de emplear en la encuadernación a finales del siglo XV, debido al incremento asombroso en la producción de libros y a la cada vez más necesaria carga y transporte de ejemplares a lugares lejanos, que hacía que los textos fueran más económicos y livianos.

Patrimonio para la UN Las mil y una noches, ese hermoso sueño de Scheherezada con el que engañó a un rey despiadado, aparece en la colección con una edición del siglo XIX, la primera traducción europea de estos cuentos árabes. El trabajo del traductor francés Jean Antoine Galland fue reseñado en un relato por Jorge Luis Borges, quien lo define como impreciso. Pero gracias a las licencias que se permitió Galland, sostiene Borges, hoy conocemos narraciones que no aparecen en el original árabe, como las de Aladino, Alí Babá y los Cuarenta Ladrones y el Príncipe Ahmed. Para Borges, la traducción de Galland es la que todos tenemos en nuestra memoria. Entre otras muchas joyas, se entregarán que pertenecieron al General Francisco de Paula Santander (prueba de ellos son los autógrafos), a quien debemos la creación de la Universidad Central de Bogotá, origen de la Universidad Nacional. No se puede dejar de mencionar el orgullo que siente el profesor Patiño por tener la obra completa de García Márquez, muchos de estos textos en sus primeras ediciones y otros, además, con dedicatorias del propio premio Nobel. Así, la Universidad Nacional de Colombia recibe un patrimonio de incalculable valor histórico y de conocimiento, de un hombre que siempre ha acompañado la evolución de la Institución, desde que era un niño y caminaba con su padre (el médico, investigador y profesor de la un Luis Patiño Camargo) por el Campus en Bogotá, hasta cuando fue decano de Medicina, parte del Consejo Superior Universitario y benefactor material y espiritual de la un.

palabras clave: biblioteca, historia, donación. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co


Periódico – Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

LIBROS

MAYO 2014 | 23

u n

Recomendados

Anatomía y Arte. A propósito del atlas anatómico de Francesco Antommarchi

Cosecha sin destruir. Aprovechamiento sostenible de palmas colombianas.

Introducción a la salud: un enfoque gerencial

Editores: Estela Restrepo Zea,

Editores: Rodrigo Bernal

Facultad de Medicina, sede Bogotá

Ona Vileikis Pinilla

y Gloria Galeano

Universidad Nacional de Colombia

y Andrés Escobar Herrera

Instituto de Ciencias Naturales,

Comisión para la Celebración

Facultad de Ciencias, Sede Bogotá

del Bicentenario de la Independencia

Universidad Nacional de Colombia

Édgar Mendoza Villalobos

Universidad Nacional de Colombia

En profundidad

Sangre y deuda: ciudades, Estado y construcción de nación en América Latina Autor: Miguel Ángel Centeno Traducción al español: Carlos Alberto Patiño Villa Instituto de Estudios Urbanos Editorial Universidad Nacional de Colombia

Las fronteras en América Latina han permanecido casi inalteradas desde 1820, cuando las naciones comenzaron a independizarse del reino de España. Esto no se debe, precisamente, a la presencia de Estados fuertes e influyentes sino a su ausencia o escasa presencia. Suena contradictorio, pero tras la Independencia, los territorios de la región quedaron sin una cabeza política visible y se asentaron poderes locales que hicieron difícil hablar de unidad nacional en los países nacientes. La consolidación de una noción de Estado quedó relegada, debido a que las pugnas internas ensimismaron a las naciones e impidieron mirar hacia las fronteras. En ese sentido, la historia de América Latina en los dos últimos siglos se puede entender a través de dos aspectos fundamenta-

les: el primero, que no ha habido conflictos internacionales grandes entre los territorios vecinos (aparte de la Guerra de Independencia), como sí sucedió en Europa; y segundo, la institucionalidad ha sido muy frágil y no ha podido llegar a todos los rincones de cada nación. Sangre y deuda: ciudades, Estado y construcción de nación en América Latina, obra escrita por Miguel Ángel Centeno, profesor de Sociología en la Universidad de Princeton, y traducida al español por Carlos Alberto Patiño Villa, profesor de la Universidad Nacional de Colombia, supone una novedad para la comprensión de esos particulares procesos de formación de los Estados en América Latina. El autor aborda dicho problema relacionando tres aspectos poco estudiados en la región: la recaudación tributaria; la construcción de instituciones públicas, soberanías nacionales e integraciones territoriales; y el papel de las instituciones militares en la formación de los Estados, siempre marcados, al igual que las sociedades latinoamericanas, por un singularidad: “La paz internacional entre los Estados, pero permanentes períodos de violencia interna”. Sangre y deuda es la primera de las obras que conforman la colección Ciudades, Estados y Política del Instituto de Estudios Urbanos (ieu), la cual ha sido publicada bajo el sello editorial de la Universidad Nacional de Colombia.

Reseñas

1

2

Discurso en la web: Pobreza en Youtube, 2.da edición

Proyecto Ensamblado en Colombia

Neyla Graciela Pardo Abril, autora-editora. Dirección de Investigación sede Bogotá Universidad Nacional de Colombia

Conjunto de reflexiones sobre el papel de los medios masivos de comunicación contemporáneos en la construcción de representaciones sociales sobre fenómenos complejos como la pobreza, el racismo, la corrupción, el manejo de recursos públicos, la explotación y la marginalización de sectores poblacionales históricamente desconocidos. La reflexión resalta el potencial político de la labor académica y destaca la necesidad de llevar a cabo análisis comprometidos con la deconstrucción de los sistemas de ideas, que contribuyen a mantener la inequidad en busca de transformación social.

3

4

Olga Restrepo

Introducción a la computación numérica usando la herramienta Scilab

El Bicentenario de la Independencia: Legados y realizaciones a doscientos años

Centro de Estudios Sociales - Facultad

Javier I. Carrero

Editor José David Cortés

de Ciencias Humanas, sede Bogotá

Dirección de Investigación

Cátedra de Sede Manuel Ancízar –

Universidad Nacional de Colombia

sede Bogotá y Editorial Universidad

Vicerrectoría de Sede Bogotá

Nacional de Colombia

Universidad Nacional de Colombia

Texto sobre matemáticas aplicadas a ciencias e ingeniería, que enseña conceptos básicos de computación numérica. Se basa en objetivos de aprendizaje que se alcanzan mediante explicaciones en un entorno computacional (Scilab) y guías de autoaprendizaje. Para mantener la consistencia en el texto, se usó un solo software, pero los conceptos aplicados son generales y se pueden aplicar a cualquiera otro. La obra orienta a la práctica en los cursos de programación y matemática “puras”, fortaleciendo las habilidades para ejecutar cálculos numéricos.

La historia de la Independencia que circula en las aulas de clase y en la población colombiana en general parece estar prisionera de unas afirmaciones dadas por la historiografía oficial. Un ejemplo es el libro Historia de la revolución de Colombia, del antioqueño José Manuel Restrepo (17811863), el cual determina la forma como se valora hoy ese período. El Bicentenario de la Independencia: Legados y realizaciones a doscientos años, resultado de la Cátedra Manuel Ancízar, amplia las reflexiones tradicionales, rescata otros relatos y conecta el pasado con el presente.

En dos volúmenes se estudia la manera como se constituyen en el presente y se han constituido en el pasado asuntos de interés público que tienen una clara dimensión epistémica y ontológica, pues la producción de saberes “nos interpela y convoca como académicos y como ciudadanos, como académicas y como ciudadanas”. Se trata de comprender cómo se ensamblan saberes, naturalezas, tecnologías y ciudadanías y de ensayar diálogos de estilos, enfoques y miradas que reconozcan la alteridad, la multiplicidad y la heteroglosia como partes esenciales en y para la producción simultánea de conocimiento y formas de sociedad.

Información: 3165290, extensiones 29494 y 17639 opymeditun@unal.edu.co - Oficina de Promoción y Mercadeo de la Editorial UN.


Periódico ­– Nº 177 – Universidad Nacional de Colombia

MAYO 2014 | 24

Un siglo para liberar las artes Artes & Culturas David Santiago Gómez Mendoza, Unimedios

La Escuela de Bellas Artes de Bogotá, fundada en 1886 e incorporada a la un en los años sesenta, ejemplifica el duro camino que recorrió Colombia para modernizarse. Desde una mirada histórica, el arte en el país pudo ser realmente libre y crítico solo recientemente. Casi durante un siglo, el peso religioso y conservador estancó las ideas.

durante el siglo xix, el arte en colombia se valoraba, principalmente, en función de la apreciación estética. Era una actividad reservada para nobles, en una atmósfera conservadora y católica, distante de la corriente transformista europea, en donde hacía eco la premisa “libertad en el arte, libertad en la sociedad”, del poeta francés Víctor Hugo. Esa visión retraída y tradicionalista en el país estuvo presente en la fundación de la Escuela de Bellas Artes de Bogotá en 1886, el mismo año que comenzó a regir la Constitución Nacional de Rafael Núñez y Miguel Antonio Caro. Con esta Carta Magna, de carácter confesional, la Iglesia capturó la vida política, educativa y social del país, en detrimento de ciertas libertades, lo que afectó, en alguna medida, el desarrollo de la innovación, las ciencias y las artes. La Escuela retomó el modelo academicista francés, recurriendo al uso de recursos tradicionales (orden, proporción y armonía), con el objetivo de representar una Colombia civilizada. Miguel Antonio Huertas, artista plástico y docente de artes de la Universidad Nacional de Colombia, asegura que la iconografía histórica realizada sobre la época de la independencia es el mejor ejemplo de esta tendencia, pues incluye imágenes pulcras de los próceres de la patria. El dibujante Alberto Urdaneta, primer director de la Escuela, fue el autor referente de la época. Se destacó como pintor, militar y periodista y sus dibujos retrataban su clara afiliación conservadora,

retrato femenino (1895), de Epifanio Garay. Ejemplo del clasicismo en la pintura de la época.

al dar un aura de héroes a sus copartidarios.

Transformación El maestro Huertas, quien investigó sobre la evolución de la Escuela a lo largo del siglo XX, indica que con la llegada del Gobierno liberal en 1934, en cabeza de Alfonso López Pumarejo, y la reforma constitucional que se concretó dos años después, el país entró en una etapa de desarrollo que se materializó en la modernización del Estado, la promoción de los derechos y la apuesta por la educación. Esto dio pie al primer intento de fusión entre la Escuela de Bellas Artes de Bogotá con la un, época en que la Institución vigorizó su función en la sociedad. No obstante, la unión no prosperó, debido a que la Escuela insistió en el academicismo del siglo XIX y a que retornaron los gobiernos conservadores que limitaron la libertad de cátedra. De esta época se destaca Alberto Arango, caricaturista, político y exdirector de la Escuela que promovió una vinculación más democrática de aquellos que aspiraban a los cursos de arte. Su actitud lo enfrentó con el profesor de escultura Ramón Barba, quien sostenía que había que descubrir a quienes habían nacido para ser artistas. Otro referente es Luis Alberto Acuña, historiador, crítico de arte y representante de la élite que mantenía esa mirada de una Colombia civilizada y católica. El tercer gran artista de este período fue el muralista Ignacio Gómez Jaramillo, impulsor de un tipo de obra no academicista, pero ligada a lo tradicional, lo que llevó a que su repertorio fuera contradictorio, algo que también se reflejaba en la Escuela.

Fusión En los años sesenta, paralelo a temas coyunturales como la Alianza para el Progreso (programa con el que Estados Unidos apoyaría política y económicamente a Latinoamérica), la Escuela de Bellas Artes finalmente se adhirió a la un. Su independencia ya no era

viable y bajo la batuta del entonces rector José Félix Patiño se reestructuró la Universidad para responder al informe del profesor norteamericano Rudolph Atcon, quien escribió sobre las deficiencias administrativas y de gestión de las universidades latinoamericanas de la época. “Estar en el ambiente universitario ayudó a que la Escuela tomara un poco esta idea de que su producción podía ampliarse, diversificarse y profundizarse”, añade el profesor Huertas. En la medida en que nacían los movimientos sociales de la época, apareció el arte de denuncia a favor de campesinos, obreros y estudiantes. Umberto Giangrandi en sus pinturas y grabados es ejemplo de esta nueva perspectiva, en la que la visión artística del siglo XIX ya no era prioridad. Sin embargo, lo que más ayudó a sobresalir a la Escuela de Bellas Artes en su vinculación a la un fue la reforma de inicios de los noventas de Antanas Mockus, en la que se hablaba de una Universidad preocupada por los problemas de su nación. No hubo una corriente precisa que manifestara este nuevo interés por el arte, sino que cada artista manejaba su trabajo con criterio propio. Entre los personajes a destacar se encuentran el pintor Raúl Cristancho (egresado y docente de la un), quien ha hecho énfasis en la hibridación cultural y la crisis de la identidad; Doris Salcedo, cuya obra sensibiliza sobre la tremenda grieta social y política del país, manifestada en la inequidad y la violencia; y Mariana Varela, una de las dibujantes más destacas en la actualidad. Buena parte de la liberación y diversificación de las ideas del arte llegaron a través de la un y de intelectuales como Marta Traba. La Escuela de Bellas Artes, atada a doctrinas retardatarias durante décadas, logró establecer un nuevo rumbo, uno que le permitió formar nuevos pensadores y creadores del arte.

palabras clave: arte, política, liberalismo. Consúltelas en www.unperiodico.unal.edu.co

dos modelos mexicanas (1937), de ignacio gómez jaramillo. Un paso intermedio en la modernización del arte en Colombia.

detalle del proyecto estambul 1 (2003), de la escultora bogotana Doris Salcedo, una de las artistas contemporáneas más aclamadas de América Latina.

UN Periódico No. 177  
UN Periódico No. 177  

UN Periódico No. 177 - Universidad Nacional de Colombia - Unimedios 2014

Advertisement