Page 1

4

Frontera

Segunda etapa de Nicaragua contra Colombia: ¡Cuidado! ¡Ahí hay dragones!

8

Debates ¿Cómo quedan las víctimas?

16

Economía Asesor virtual para invertir en la bolsa de valores

22

Ciencia Crema de quinua con sabor a tamal

www.unperiodico.unal.edu.co • un_periodico@unal.edu.co Bogotá D. C., n.º 170, septiembre de 2013

Foto: Andrés Felipe Castaño/Unimedios

Publicación de la Universidad Nacional de Colombia • ISSN 1657-0987

20% más

yuca con 50% menos agroquímicos

Una nueva estrategia agrícola aumenta la producción de yuca al utilizar hongos micorrícicos para capturar el fósforo del suelo de manera más eficiente. El procedimiento, desarrollado por el Grupo Interdisciplinario de Biotecnología de las Micorrizas Arbusculares de la UN, será replicado en países de África subsahariana, lo que contribuirá a la erradicación del hambre.

9


2

Frontera

Meses después del fallo de La Haya, el conflicto entre los gobiernos de Colombia y Nicaragua se profundiza ante el anuncio del Ministerio de Energía y Minas (MEM), en Managua, de dar inicio a la perforación del primer pozo petrolero en aguas profundas. Lo realizará la empresa de capital norteamericano Noble Energy en una de las dos áreas de concesión (otorgadas por la Corte Internacional de justicia al vecino país) en la plataforma continental del Atlántico; se tiene previsto invertir 300 millones de dólares en la etapa inicial. En una comunicación a periodistas de su país, el ministro del MEM señaló que el permiso ya había sido otorgado desde antes del año 2009 a la empresa MKJ Exploraciones Internacionales S.A., la cual realizó estudios de sondeo. Posteriormente, esta compañía vendió su licencia a Noble Energy, con base en Houston (Texas), que en la actualidad adelanta proyectos similares –mar adentro– en Israel, cerca de las islas Galápagos (Ecuador), en la Guinea Ecuatorial y en las islas Malvinas (Reino Unido). En Colombia, un año antes del fallo, la Agencia Nacional de Hidrocarburos también había otorgado licencias para explorar y explotar dos bloques en el área de la reserva marina protegida del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina: uno cerca a Quitasueño (Cayo 1, de 944.000 hectáreas) y otro en Providencia (Cayo 5, de un millón de hectáreas). Sin embargo, gracias a la movilización unánime de la comunidad raizal y de instituciones como la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago (Coralina) –que se pronunciaron en defensa de la integridad de la Reserva de Biosfera Seaflower–, el presidente Juan Manuel Santos, en discurso del primero de octubre de 2011, anunció la renuncia del Gobierno al proyecto de extracción petrolera en la región.

Contradicciones En el contexto de la geopolítica del nuevo extractivismo, se erigen en América Latina y el Caribe dos visiones. La primera, de una América Latina colonial sujeta –como decía Galeano en sus Venas abiertas…– a quinientos años de explotación de petróleo, hierro, oro y cobre. Materias primas destinadas a los países industrializados, que se benefician más que los países latinoamericanos, quienes las producen. Y, la segunda, de aquellos que critican el modelo neo-extractivista (Gudynas, 1999), defendido por los llamados gobiernos progresistas como indispensable para redistribuir la renta, atacar la pobreza y

Arrogancia del poder reduce autodeterminación en el Archipiélago

Foto: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Catalina Toro Pérez,

Coordinadora de la Maestría en Biociencias y Derecho Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales Universidad Nacional de Colombia

Respetar el proceso de autodeterminación de los pueblos será crucial para superar crisis como la pérdida de mar territorial en el Archipiélago colombiano. La exitosa tarea de los raizales de lograr constituir la Reserva de Biosfera Seaflower es ejemplo de que existen modelos de desarrollo locales alternos al extractivismo. asegurar el progreso y el desarrollo nacional. En la región hay dos ejemplos de las contradicciones del modelo capitalista extractivista: la decisión reciente del presidente de Ecuador, Rafael Correa, de romper el mandato ecológico constitucional y abrir la exploración de los campos Ishpingo, Tambococha y Tiputini (ITT) –que en parte se superponen con el Parque Nacional y Reserva de Biosfera Yasuní–. Y la del presidente de Bolivia, Evo Morales, de ingresar en áreas protegidas o territorios indígenas y campesinos para explorar y explotar minerales y petróleo. Estos son tipos de desarrollo depredadores sobre los que existen fuertes resistencias sociales. Por otra parte, en el contexto de América Central y el Caribe occidental, el proyecto de entregar a China una concesión por cien años para construir el canal interoceánico en Nicaragua y la ampliación del Canal de Panamá por parte de Estados Unidos revitalizarán las disputas comerciales globales por el acceso a los mercados. Por lo cual, esta región se constituirá en escenario de nuevas lucha por la hegemonía.

Lo que está en riesgo Reservas como Seaflower, inscritas en el Programa Hombre y Biosfera de la Unesco, son ecosistemas terrestres o costeros marinos donde es posible integrar la conservación de la diversidad bioló-

gica, la búsqueda de un desarrollo sostenible y el mantenimiento de los valores culturales tradicionales. El objetivo es respetar la historia local y las formas de ordenar el territorio. Ello significa reconocer las relaciones culturales ancestrales que existen en los pueblos raizales de Colombia, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, quienes conforman comunidades que comparten lengua, cultura y religión y defienden cierta manera de relación entre cultura y naturaleza. Sin embargo, esta relación histórica ha sido interrumpida por los límites imaginarios de los Estados nacionales que perpetúan un enfoque geopolítico y de seguridad internacional heredado desde los años cincuenta; también, por la imposición de un modelo de desarrollo foráneo que reproduce la desigualdad social, la discriminación, la homogenización cultural y, sobre todo, la depredación de los recursos naturales. La declaración de la reserva de biosfera –producto de un proceso colectivo que empezó en los años noventa liderado por Coralina – representó para los sanandresanos una evidencia de que sí se pueden llevar a cabo propuestas alternativas al modelo de desarrollo comercial insustentable. De hecho, significó que en el año 2000 el Estado reconociera (no sin muchas ambivalencias), ante una instancia internacional, que era posible res-

paldar una propuesta construida desde abajo, desde la base social.

La alternativa Tres de los grandes errores del Gobierno colombiano ante el tribunal de La Haya tienen relación con la estrategia equivocada que asumió: 1) Ausencia de una visión estratégica en el análisis de la geopolítica del Caribe y falta de trabajo diplomático con los países vecinos de la región. 2) No presentar la Reserva de Biosfera Seaflower y, específicamente, la reserva marina como garantía de la subsistencia de sus pobladores. Aspecto fundamental en la defensa de la integridad ambiental y social del Archipiélago. 3) Y lo más grave, el desconocimiento del derecho de autodeterminación de los pueblos, defendido por la Convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Hoy, en el Caribe occidental, en medio del conflicto gestado por las visiones extractivistas, podría proponerse un modelo alternativo que contemple una geopolítica de la autonomía de sus pueblos y, a su vez, rescate una diplomacia olvidada por la arrogancia de los poderes en Managua y en Bogotá. En el marco de este litigio, los pueblos son los más afectados y olvidados en el debate público nacional e internacional.

Director: Jaime Franky Rodríguez

170

septiembre de 2013

Coordinación periodística: Nelly Mendivelso Rodríguez Coordinación editorial: Carlos Andrey Patiño Guzmán Comité editorial: Astrid Ulloa, Jorge Echavarría Carvajal, Horacio Torres, Luis Carlos Colón, André N. Roth, Juan Álvaro Echeverri, Álvaro Zerda Diseño y diagramación: Ricardo González Angulo Corrección de estilo: Andrés Romero Mahecha Gestión administrativa: Jaime Lesmes Fonseca Impresión: CEET, Casa Editorial El Tiempo Las opiniones expresadas por los autores y sus fuentes no comprometen los principios de la Universidad Nacional de Colombia ni las políticas de UN Periódico

Versión digital: www.unperiodico.unal.edu.co • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co Teléfonos: 316 5348 y 316 5000, extensión: 18384 • Fax: 316 5232 • Edificio Uriel Gutiérrez, carrera 45 n.º 26-85, piso 5.º • ISSN 1657-0987


3

Frontera

Explotación petrolera

José Ernesto Mancera y Pineda y Brigitte Gavio

Profesores del Departamento de Biología, Universidad Nacional de Colombia

170

septiembre de 2013

Esfuerzos de conservación Si bien, la fauna en los mares y océanos es desconocida en gran parte, los científicos tienen evidencia de que su tasa de disminución y la degradación de sus ecosistemas están en aumento. Esto implica un incremento de enfermedades, extinciones locales de especies, disminución de poblaciones y homogenización de comunidades. La sobrepesca, la contaminación, la introducción de especies y la destrucción de hábitats representan las principales amenazas de origen antrópico (intervención humana). Estas muchas veces actúan en conjunto y sus efectos sobre los ecosistemas son en gran parte desconocidos o no entendidos en su complejidad e impacto. Por ello es necesario restaurar la biodiversidad marina a través de un manejo sostenible de las pesquerías, controlar la contaminación, conservar hábitats vitales y crear y manejar mejor las reservas marinas. Se debe invertir en la productividad de los servicios que el océano provee a la humanidad. Iniciativas nacionales y mundiales de diverso orden han creado figuras para proteger áreas de extraordinaria importancia. Es así como en el planeta existen cerca de 700 reservas internacionales de biósfera y más de 6.000 áreas marinas protegidas.

en el Caribe acabaría la vida marina La extracción de petróleo, aún sin accidentes eventuales, no es inocua para un medio marino biodiverso como la Reserva de Biósfera Seaflower, ubicada en el desmembrado Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. La sola operación de cargue de crudo implicaría la llegada de aguas de lastre y, con ellas, la de peligrosas especies invasoras.

Foto: Heins Bent

Muchos se preguntarán: ¿Qué fue lo que perdieron los colombianos tras el fallo de la corte Internacional de La Haya el 19 de noviembre del 2012?, ¿cuál es la importancia de los 75.000 km2 quitados al Departamento Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina? y ¿por qué resulta tan inconveniente que Nicaragua o cualquier otra nación –incluida Colombia– explote hidrocarburos en la cuenca del Caribe? Para empezar, la diversidad biológica, definida como la variedad de formas de vida, incluyendo todos los niveles de organización –desde los genes hasta la biosfera– suministra protección, alimento, materiales y medicinas. Por tanto, juega un papel fundamental en el mantenimiento de la vida en el planeta y en el bienestar del ser humano. Además, es elemento clave para el desarrollo social, intelectual y espiritual de las sociedades, al estar ligada a la producción, transferencia, almacenamiento y reciclaje de materia. Hasta hace poco, la atención sobre la biodiversidad se centraba en las selvas tropicales; solo recientemente también incluye a los ambientes marinos. El más reciente censo mundial sobre la vida en el mar indica que existen cerca de 212.000 especies distribuidas en diversos ecosistemas; se destacan los arrecifes coralinos, los bosques de manglar, las praderas de macroalgas, los pastos marinos, los litorales rocosos, las playas, los fondos marinos y los ambientes pelagiales (el agua oceánica superficial). Las especies encontradas corresponden a cerca del 10% del total conocido en el planeta; no obstante, es mucho menor el conocimiento que se tiene de los océanos, debido a las dificultades y limitaciones en este ámbito de investigación.

El arrecife de coral en el Archipiélago de San Andrés es hogar de una alta diversidad de especies marinas.

Colombia posee cinco reservas, una de ellas llamada Seaflower, que incluye a San Andrés, Providencia y Santa Catalina, la misma que fue objeto de fraccionamiento por la Corte Internacional de Justicia, a tan solo doce años de que la Unesco –otra agencia de la ONU– la declarara como sitio ambiental de importancia para el planeta. Estas declaratorias han cobrado enorme importancia. Muchos países buscan la sostenibilidad de actividades productivas con áreas de protección cada vez más grandes. En los últimos siete años países como Australia, Estados Unidos, Kiribati y Gran Bretaña han resguardado mayores extensiones de mar (la Gran Barrera –300.000 km2–; Papahanaumokuakea en Hawai –360.000 km2–; Islas Phoenix –408.250 km2–; e Islas Chagos –545.000 km2–). El área marina protegida Seaflower, con 65.000 km2, es una de las más grandes del planeta (el ecosistema completo tiene 349.800 km²). Alberga gran diversidad de especies entre las que se cuentan más de 300 de macroalgas, 41 de corales, 40 de octocorales, 184 de invertebrados y más de 130 de peces. Además, allí se encuentra la segunda barrera de arrecifes más

grande y mejor conservada del Caribe (Old Providence). Recursos como la langosta espinosa y el caracol pala, que sustentan pesquerías de alta importancia sociocultural y económica para los habitantes de las islas, dependen, en alguna medida, del ciclo de vida y de la movilidad y conectividad de estas especies distribuidas en zonas distantes en el Caribe.

Riesgos latentes Aunque la exploración petrolera en el Caribe revitalizaría la economía, también representaría una inminente amenaza para la calidad y cantidad de los recursos protegidos. Cada año, alrededor de seis millones de toneladas de crudo son vertidas a los océanos y con ellas los hidrocarburos aromáticos policíclicos (componentes permanentes del petróleo), considerados dentro de los contaminantes más peligrosos, debido a su toxicidad aguda y de largo plazo. La naturaleza y la duración de los efectos negativos de los derrames sobre los ecosistemas dependen de varios factores, entre ellos el tipo de carburante, la cantidad derramada, la calidad de las aguas contaminadas, las condiciones climáticas prevalentes y el tipo de

biota. Por tanto, las consecuencias pueden manifestarse como daño agudo o inmediato, o como efectos sub-letales a largo plazo. Asimismo, la recuperación puede ser muy demorada porque muchas especies tienen una vida larga y un cambio generacional lento. De otro lado, la exploración petrolera, aún sin accidentes eventuales, no es inocua para el medio marino. Las operaciones de los buques de carga generalmente implican el descargue de aguas de lastre, que son el principal medio de dispersión de especies exóticas. Se trata de formas de vida que llegan a radicarse y proliferar descontroladamente en el sitio en el que son introducidas, lo que causa graves perjuicios al alterar la biodiversidad y permitir el florecimiento de variedades tóxicas. Sin duda, hay mayores beneficios económicos y de bienestar humano si se prioriza la conservación de reservas ambientales como la Seaflower sobre la explotación de hidrocarburos. A todas luces y mirado desde cualquier modelo económico inteligente y de largo plazo, es más rentable y ventajoso aprovechar sus bienes y servicios ecosistémicos, que explotar el oro negro, pues sería “Pan para hoy y hambre para el mañana”.


4

Frontera

Segunda etapa de Nicaragua contra Colombia:

¡Cuidado! ¡Ahí hay dragones!

Por las complejidades de la nueva etapa que se anuncia, en una controversia al parecer sin final previsible, ¡Caveat! ¡Hic sunt dracones! es la inscripción que, con algunas reservas, debería ser puesta en los espacios marítimos aún en disputa con Nicaragua. Esta expresión era utilizada por cartógrafos de la Edad Media para marcar los espacios entonces desconocidos. Antonio José Rengifo Lozano,

Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales Universidad Nacional de Colombia

La inscripción ¡Caveat! ¡Hic sunt dracones! tenía por objeto alertar a navegantes y exploradores sobre los peligros de aventurarse en espacios inexplorados, ilustrados con figuras de serpientes, monstruos marinos o por el Arcángel Miguel combatiendo al dragón. El presente artículo analiza los principales rasgos de la nueva etapa iniciada por la reciente presentación de Nicaragua de una solicitud ante la Comisión de las Naciones Unidas sobre Límites de la Plataforma Continental. Esa solicitud pretende que sean definidas las bases de una plataforma continental extendida, que otorgaría un espacio adicional equivalente a la mitad del ya concedido por el fallo de la Corte Internacional de Justicia. Por virtud de esa decisión, Colombia se vería abocada a enfrentar las determinaciones de Nicaragua sobre límites exteriores de su plataforma continental. Sin duda todo un desafío.

170

septiembre de 2013

Pérdidas El fallo de La Haya parece concretar una pérdida más de espacio estatal para Colombia de las varias sucedidas en dos siglos de existencia como república. En ese lapso de tiempo el país ha cedido, en beneficio de todos sus vecinos, la mitad del territorio que tuvo al momento de nacer a la vida independiente, a esto habría que agregar las pérdidas de espacio marítimo. La decisión de la Corte debería convocar a la nación a realizar un autoexamen sobre lo ocurrido con los espacios territoriales y marítimos del Estado, con el fin de prevenir y evitar que situaciones similares puedan reproducirse en el futuro. Para ello, la información veraz es esencial. La especificidad de la pérdida del mar Caribe colombiano tiene dos aspectos a resaltar: primero, que fue producto de un proceso judicial por una corte internacional y no de una guerra, anexión o cesión. Segundo, que la medida puede traer incubada otra pérdida potencial. Colombia debe asumir con responsabilidad los anuncios de riesgos inminentes para preparar medidas encaminadas a erigir las defensas que corresponden. Una prueba al canto fue el “Concepto del Profesor Prosper Weil sobre la disputa Colombia - Nicaragua”, que con algunas deficiencias de traducción fue difundido hace dos meses, sin indicación de la fecha en que se produjo, pero del cual pue-

La estrategia nicaragüense radica en un incesante activismo judicial internacional para ampliar su territorio.

de inferirse que fue presentado al Gobierno mucho tiempo antes de la demanda de Nicaragua en 2001, al parecer mantenido como “confidencial” durante varios años. En ese concepto, el profesor Prosper Weil anticipa varios escenarios sobre las opciones de Nicaragua, las respuestas de Colombia y las eventuales salidas que la Corte podría dar a la controversia, en buena parte confirmados por el fallo reciente. En él pueden surgir dos interrogantes iniciales: ¿Por qué razón Colombia no impulsó la propuesta de Weil, en sentido de definir una “frontera geopolítica” sobre el meridiano 82, en lugar de insistir en esa línea como delimitación marítima? Esa posición litigiosa de Colombia estaba condenada al fracaso. Y ¿qué razón pudo tener Colombia para no reivindicar, antes del 2001, la unidad geográfica del Archipiélago, estableciendo para ello las líneas de base archipelágicas? Tesis impulsada también por

Enrique Gaviria Liévano desde hace varios años. Lo anterior le habría permitido al país fundamentar ante la Corte la carta de la unidad geográfica frente a cualquier tentativa de Nicaragua para lograr una delimitación, alegando desigualdad de los frentes marítimos.

Plataforma La organización espacial de mares y océanos está estructurada alrededor de la Convención de las Naciones Unidas para el Derecho del Mar, de la cual son parte 160 Estados. La distribución espacial establecida por la convención es respetada incluso por países que no son parte de ella, lo cual ha llevado a pretender que ese tratado establece un orden público mundial para los océanos. La Convención instituye el régimen jurídico –con derechos y obligaciones de los estados costeros– sobre mar territorial, zona contigua y zona económica exclusiva, cuya extensión es de 200

millas náuticas, esto es unos 320 kilómetros, medidos a partir de la línea de base o línea costera. También define el régimen para la plataforma continental, algunas de cuyas normas han entrado a formar parte del derecho internacional consuetudinario, en el cual intervienen factores que van más allá de la medición a partir de la línea costera. Uno de los grandes descubrimientos geológicos del siglo pasado, incorporado por la Convención, radica en que el territorio de los continentes no termina en las costas sino que se extiende bajo la superficie de los mares. La plataforma continental de un Estado costero comprende, entonces, el lecho y el subsuelo de las áreas submarinas que se extienden a todo lo largo de la prolongación natural de su territorio hasta el borde exterior del margen continental, o bien a una distancia de 200 millas marinas contadas desde las líneas de base. No siempre esa plataforma coincide con la extensión de 200 millas de su zona económica exclusiva. En algunos casos, bajo ciertos criterios, puede ir más allá de esa distancia, llamada plataforma continental extendida (PCE). El proceso que permite fundamentar los derechos a la PCE requiere una descripción de la forma, profundidad y características geofísicas del lecho y el subsuelo marinos. Aunque las características de la plataforma continental demandan una paciente labor coordinada entre varias instituciones para colecta de datos, que puede durar varios años, esta es una zona que suscita cada vez más atención, estudio e interés por parte de los Estados, pues diversos estudios han confirmado que en ella se acumulan riquezas de petróleo y de hábitats para la vida marina, además de ser esencial para la seguridad de los países. La plataforma continental es una zona que las naciones tratan de asegurar para la explotación de recursos, no tanto del presente como del futuro. Ello explica el número considerable de países que se han apresurado a documentar y solicitar una PCE, solicitudes en muchos casos plagadas de incertidumbres que hacen recordar la figura de los dragones de los territorios inexplorados en los mapas de comienzos de la cartografía.

La extensión La Convención establece un conjunto de reglas aplicables cuando el borde exterior del margen continental se extiende más allá de 200 millas.


5

Fotos: Andrés Felipe Castaño/Unimedios

Frontera

La organización espacial de mares y océanos está estructurada alrededor de la Convención de las Naciones Unidas para el Derecho del Mar, de la cual son parte 160 Estados.

de trabajar coordinadamente con Panamá y otros países del Caribe, porque “difícilmente se puede permitir este grave expansionismo”. La importancia estratégica del derecho internacional no radica en un conjunto de normas y pactos con impacto relativo sobre los sujetos internacionales sino en la eficacia con que los Estados utilizan esa normativa para hacer avanzar sus intereses. Ese derecho –caracterizado por cierta precariedad, hay que reconocerlo, pero exageradamente relativizado en algunos medios, más con retórica que con fundamentos– ha sido instrumentalizado con inquietante eficacia estratégica por Nicaragua para transformar el mapa geopolítico y marítimo del Caribe por las próximas décadas. Sin una sola acción bélica. Las transformaciones generadas por la nación centroamericana apenas comienzan y sus proyecciones hacia el futuro son, por ahora, imprevisibles. ¿Cuáles serán las reacciones de los otros países de la región frente a las arremetidas judiciales y diplomáticas de Nicaragua? ¿Aceptarán los demás Estados sus avanzadas sin hacer uso de las posibilidades científicas y jurídicas que brindan hoy las reglas

establecidas para determinar los límites exteriores de la plataforma continental?

Alertas al activismo judicial Es preciso clarificar las estrategias de Nicaragua, sus intereses geopolíticos, sus propósitos, la fundamentación de su reivindicación de plataforma continental extendida y sus alianzas en el mediano y largo término. Para ello, hay que crear mecanismos tendientes a desarrollar investigación sobre este caso contra Colombia que, desde diversas disciplinas, faciliten la comprensión de las transformaciones espaciales en el Caribe. No se puede perder de vista que la piedra angular de la estrategia nicaragüense radica en un incesante activismo judicial internacional no solo hacia Colombia, sino respecto de todos sus vecinos, obligados ahora a redibujar, con base en decisiones judiciales, sus políticas en el Caribe. Al igual que para los cartógrafos del pasado, para la nueva configuración del mapa geopolítico de esta región será esencial tomar en cuenta los dragones como elemento esencial para los cálculos estratégicos.

septiembre de 2013

recomendaciones de la Comisión” (párrafo 128 del fallo). En una argumentación muy sutil, también declaró que el hecho de no ser Colombia parte de la Convención sobre el Derecho del Mar “no libera a Nicaragua de su obligación” de establecer los límites exteriores de su plataforma continental de conformidad con la Convención. Igualmente, reforzó su argumento indicando que el preámbulo de este tratado también recalca que “los problemas de los espacios marinos están estrechamente relacionados entre sí y han de considerarse en su conjunto” (párrafo 126). De esa forma, por decisión reciente de la Corte, Colombia enfrenta el desafío de quedar obligada por los resultados del proceso para determinar la PCE ya iniciado por Nicaragua, aún sin ser Colombia parte del tratado. Y como era de esperarse, empiezan a aparecer coincidencias de intereses entre Estados y a esbozarse las alianzas del futuro. Frente a la reivindicación de la provincia costarricense de Guanacaste por parte de Nicaragua, Colombia ha expresado su total solidaridad con Costa Rica y su disposición

170

Esa demarcación exterior no puede exceder de 350 millas marinas contadas desde las líneas de base o de 100 millas marinas contadas desde la isobata de 2.500 metros (la curva que representa cartográficamente los puntos de igual profundidad en océanos y mares). El Estado costero deberá presentar a la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Plataforma Continental la información limítrofe de su PCE, con base en una representación geográfica equitativa y cartas e información pertinente, incluidos datos geodésicos. La Convención hace prueba de sutileza sobre la determinación de los límites: la Comisión, como ente científico no como órgano judicial, solo hace recomendaciones sobre las cuestiones relacionadas con la determinación de los límites exteriores de la plataforma, pero las determinaciones que tomen los Estados con base en tales recomendaciones serán obligatorias y definitivas. Subsiste la pregunta: ¿Serán obligatorias también para los no miembros de la Convención como Colombia? Es ese un llamado de alerta para el país, basado en información pública, no “confidencial”. Es obvio que las solicitudes a la Comisión sobre PCE podrán dar lugar a controversias en los casos en que las plataformas de dos o más Estados estén situadas frente a frente o se yuxtapongan a la zona económica exclusiva de otro. La Comisión enfrenta una excesiva carga de trabajo con reinvidicaciones sobre más de 30 millones de kilómetros cuadrados de mares del mundo. Tan solo los Estados Unidos están reivindicando más de un millón de kilómetros cuadrados, con apoyo científico de la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica) y de algunas universidades. Nicaragua, por su parte, ha presentado solicitudes sobre un área de 45.000 kilómetros cuadrados. La Corte de La Haya no se pronunció sobre el límite exterior de la plataforma de Nicaragua, al declarar que este podría ser establecido por parte del mismo país “en una etapa posterior, con base en


6

Coyuntura

29 hectáreas verdes Foto: Andrés Felipe Castaño/Unimedios

menos para Bogotá

El nuevo POT reduce la meta de diez metros cuadrados por habitante a seis en Bogotá.

Propuestas del Proyecto de Renovación Urbana del CAN amenazan con reducir significativamente zonas verdes articuladas al Parque Metropolitano Simón Bolívar. En riesgo está el lote de la Beneficencia de Cundinamarca que es parte de la donación hecha a la ciudad por el hacendado J. J. Vargas en 1937.

Lina Leal,

170

septiembre de 2013

Unimedios

Antes de morir, el 6 de diciembre de 1922, el hacendado José Joaquín Vargas Escobar entregó su testamento en sobre cerrado y lacrado ante el notario tercero de Bogotá. En el manuscrito, estipulado en la escritura pública 1055 del 25 de julio de 1937, queda claro que la Hacienda El Salitre –conformada por 13.440.000 metros cuadrados, ubicados entre las calles 68 y 22 y las carreras 30 y Boyacá– sería distribuida entre instituciones sociales, bajo la albacea (o administración) de la Junta General de la Beneficencia de Cundinamarca. Don Joaquín destinó sus bienes al Asilo San José para niños desamparados, al Hospicio de la ciudad, al Asilo de indigentes hombres y mujeres, a la Sociedad de San Vicente de Paul y al Hospital San Juan de Dios; las dos últimas entidades son las únicas que hoy sobreviven. “La herencia de J.J. Vargas estaba destinada a garantizar la permanencia de estas instituciones con el objetivo de dotarlas de unas rentas que provendrían de actividades agrícolas, pero la ciudad de Bogotá creció alrededor de ese gran vacío”, explica Rodrigo Cortés, decano de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia. Así, la otrora Hacienda El Salitre se integró paulatinamente al desarrollo de la ciudad, y desde el año 1985 comenzó a ser enajenada (el dominio fue trasladado a otras instituciones). Además, debido a su proximidad al centro de la ciudad, el terreno fue incluido en los procesos de valorización, por lo que hoy alcanza cifras astronómicas. En el año 1968 se resolvió destinar una porción importante de los predios al parque Simón Bolívar –considerado el pulmón verde de la ciudad–. Allí subsiste una zona que ha originado polémica por su incorporación al proyecto de Renovación del Centro Administrativo Nacional (CAN). Se trata de 29 hectáreas ubicadas entre la calle 26 y la calle 53 y las avenidas de los barrios La Esmeralda y Salitre Greco.

Certificados de libertad que demuestran la tenencia actual de los terrenos que se pretenden urbanizar en el CAN.

Titulación poco clara Pero ¿A quién pertenece este lote que comenzaría a ser reformado y que no usufructúa ninguna institución social como esperaba el hacendado Vargas Escobar? Según Martha Triana, edilesa de la localidad de Teusaquillo, existen varios titulares del derecho de dominio de estos terrenos: el Distrito Capital (4,148.40 m2), el Instituto de Desarrollo Urbano –IDU– (166.810.90 m2), la Beneficencia de Cundinamarca (78.781.90 m2) y Ferrocarriles de Colombia. La pregunta es ¿por qué? “Cuando J.J. Vargas dejó su legado no le otorgó la titulación del derecho de dominio a la Beneficencia de Cundinamarca sino solo la “albacea”. Es decir, debía estar pendiente de que esos terrenos fueran utilizados de tal manera que se cumpliera con el cometido de favorecer a estas instituciones de caridad”, puntualiza Triana, y advierte que resulta inexplicable por qué la Beneficencia ha entregado el terreno a estas entidades y no es usufructuado, por ejemplo, por el Hospital San Juan de Dios. Según el artículo 62 de la Constitución Política de Colombia: “El destino de las donaciones intervivos o testamentarias, hechas conforme a la ley para fines de interés social, no podrá ser variado ni modificado por el legislador, a menos que el objeto de la donación desaparezca. En este caso, la ley asig-

nará el patrimonio respectivo a un fin similar...”. En consecuencia, Pablo Cáceres, abogado, sostiene que el cambio de destinación de estos terrenos donados incurriría en una ilegalidad, porque está claro que se encuentra en oposición a la legislación colombiana. “Los diseños de la Renovación del CAN deben considerar las limitaciones que la Constitución y la Ley establecen”, puntualiza, y agrega que con la reducción de esta zona verde se perderían una amplia cantidad de hectáreas que serían convertidas en una tirilla urbanizada, que “no se usará siquiera en beneficencia ni en favor del medioambiente”.

De parque metropolitano a corredor verde Teniendo en cuenta la historia de los predios, su mantenimiento en articulación al Parque Simón Bolívar constituye una función más afín o similar a los propósitos destinados por J.J. Vargas. Contrario a esto, la firma holandesa OMA, ganadora del concurso de Renovación del CAN, ha planteado que construirá en la zona un corredor verde junto con proyectos de infraestructura, que conectaría al CAN con el Simón Bolívar, la Avenida El Dorado y la UN. Propuesta que no resulta novedosa si se tiene en cuenta que el área verde actual ya conecta el Parque simón Bolívar con la calle 26.

Parte del testamento donde se entregan los terrenos a instituciones de caridad.

La edilesa Triana señala: “Como ciudadana lamento que cambiemos verde por cemento”. También indicó que esta zona podría convertirse, mejor, en un “parque del agua”, como un espacio de sensibilización de la ciudadanía, en donde incluso podría gestarse un centro nacional de investigación en la temática. El arquitecto y miembro del Comité que estudia las relaciones del proyecto de Renovación del CAN con la UN, Jaime Franky, sostuvo que la zona debe mantenerse articulada al Simón Bolívar como parque metropolitano; es decir, para el disfrute de todos los ciudadanos, lo que implica inclusión e integración de la ciudadanía. “Los corredores verdes, como el planteado por OMA, cumplen con una función ambiental y paisajista, pero principalmente sirven a los vecinos”, puntualiza el experto. El profesor Rodrigo Cortés recordó que, en general, los terrenos forman parte de una zona geográfica que se ha ido convirtiendo en un conglomerado de lo público. Al respecto, el profesor Franky sostuvo que, si bien la UN no entra a evaluar el proyecto ganador en la convocatoria para la renovación del CAN –porque además no es de su competencia–, “la institución considera su responsabilidad, la defensa de los intereses públicos; por lo que no está de acuerdo con ceder un centímetro de áreas que podrían anexarse como parque metropolitano al Simón Bolívar, ni ve con claridad el paso de bienes públicos a propietarios privados”.


7

Sociedad

Atrapados en la frontera Los desplazados colombianos en Venezuela no quieren regresar al país por temor a perder sus vidas en la guerra, pero tampoco pueden ir al interior de la nación vecina por falta de documentos. Su mundo se reduce a barrios de invasión.

Alberto Fernández R.,

“Así viva ilegal el resto de mis días, no me devolvería”. Esta frase de Denis, una desplazada colombiana asentada en Venezuela, resume la situación de quienes cruzan la frontera empujados por la guerra. Prefieren estar atrapados en un barrio de invasión con tal de escapar a la violencia. Todo comenzó en el año 1985, cuando asesinaron al papá de Denis en una vereda de su natal Ciénaga, Magdalena. Ese fue el comienzo de un doloroso éxodo por el nororiente del país que la llevó hasta Puerto Santander, Norte de Santander. Allí permaneció hasta el año 2001, cuando la misma violencia le arrebató a su esposo. Fue entonces que decidió cruzar la frontera para nunca más volver. Ella y sus tres hijos se establecieron en un rancho en las afueras de Umuquena, una población del estado Táchira, Venezuela. Hugo Ramírez, magíster en Sociología de la Universidad Nacional de Colombia, explica que, durante la última década, cada vez más desplazados colombianos ven a los estados fronterizos venezolanos como una zona estratégica de refugio. Denis así lo confirma: “Me siento feliz. Ya no duermo con ese miedo a que en cualquier momento me van a matar. Desde que llegue aquí, mis noches y mis días son tranquilos”. Pero su vida está lejos de ser fácil. Todo lo contrario, tiene que sobrellevar su drama familiar en medio de la pobreza de un barrio de invasión y con las dificultades que trae estar indocumentado en otro país. Y así como Denis son más de 200.000 los colombianos que han buscado refugio al otro lado del río Táchira o en los estados Zulia y Apure, según cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). La mayoría vive en las mismas condiciones.

170

septiembre de 2013

Entre miseria y violencia Los estudios de Ramírez, quien desde el año 2010 trabaja en este rincón de los 2.219 kilómetros de frontera con Venezuela, revelan que en su mayoría estos colombianos son campesinos, de estratos bajos y provenientes de Norte de Santander, aunque se registran personas de prácticamente todos los departamentos del país. “Han perdido miembros de su familia y necesitan atención en razón de la violación de sus derechos humanos y poder superar el trauma del conflicto”, complementa el investigador.

Foto: cortesía Hugo Ramírez

Unimedios

Los colombianos que cruzan la frontera huyendo de la guerra se establecen de forma ilegal en barrios de invasión en la periferia de algunas poblaciones venezolanas.

Ya en el lado venezolano, de forma ilegal se han apropiado de terrenos para construir sus ranchos. Esto ha devenido en barrios de invasión en la periferia de algunas poblaciones fronterizas, de precaria infraestructura y sin servicios públicos. A las condiciones de miseria en las que viven se añade que, pese al desplazamiento, no terminan de escapar del conflicto. En estas invasiones tienen que convivir con los grupos guerrilleros, las bandas criminales herederas de los paramilitares desmovilizados y las organizaciones de contrabandistas. Es un secreto a voces que los actores ilegales han tratado de hacerse con el control de la frontera por sus ventajas estratégicas, para desarrollar actividades ilícitas como el contrabando y el tráfico de armas y drogas. Según Ramírez, “la mayoría de estos barrios están ubicados apenas cruzando el río Táchira, que sirve de límite entre los dos países. Ellos no avanzan más porque los controles militares se hacen cada vez más estrictos y es un riesgo no tener la respectiva documentación. Deciden quedarse así tengan que pagar las vacunas a los grupos armados”. Tratan de subsistir con trabajos informales. Ramírez documentó como muchos se dedican a actividades ilegales, como el contrabando de gasolina, o son explotados en maquilas de jeans y tabaco ubicadas en los mismos barrios.

“Toda su vida transcurre ahí, nunca se mueven de los barrios. No quieren volver a Colombia porque consideran que es exponer sus vidas y no pueden ir al interior de Venezuela porque no tienen documentos”, concluye. Están atrapados en la frontera, entre la miseria y la violencia. ¿Por qué siguen ahí? Su decisión estaría determinada por dos factores: su situación de seguridad mejora cuando cruzan la frontera, aún a riesgo de convivir con grupos ilegales; y se ven favorecidos con las misiones creadas por Hugo Chávez. “A pesar de todo, las personas se quedan porque se benefician de muchos de los programas sociales del Gobierno venezolano, independiente de que no tengan documentos. Sus vidas serían impensables sin ellos”, confirma el académico. No extraña que mucho sean férreos chavistas.

Invisibles, de lado y lado Todo esto sucede ante la mirada indiferente de ambos Gobiernos. Según Ramírez, del lado colombiano se observa una ausencia de control en la frontera, un conflicto que se le sale de las manos al Estado y su incapacidad en atender a su población vulnerable. “Termina siendo práctico que estas personas no estén en el país porque así aparentemente dejan de

ser su responsabilidad”, asegura el investigador. Del otro lado, el escenario no es menos complicado. El Gobierno venezolano se debate entre respetar los compromisos internacionales y su capacidad real para atender a esta población. No los expulsa, pero tampoco logra regularizar su situación, lo que termina en casos de extrema pobreza y abusos por parte de la guardia fronteriza. Es más, en el año 2006, el Gobierno de Chávez creó la Comisión Nacional para los Refugiados y con ella una legislación más puntual para acceder a dicha condición. Tanto así, que solo unas 2.700 personas han sido reconocidas como tales hasta el año 2010. “El Gobierno venezolano no acepta la violencia generalizada como condición para otorgar el estatus de refugiado y los derechos que trae”, puntualiza. Su argumento es que si lo hacen, pueblos enteros en medio de la guerra se podrían ir a Venezuela. Por todo ello Ramírez los llama “invisibles”: Para el Gobierno colombiano no existen, pues ya no están dentro de sus fronteras; para el estado venezolano tampoco, porque no han tramitado o les fue rechazada la solicitud de refugio; y para ellos resulta práctico, porque así pueden permanecer en el territorio y dejar de ser desplazados, que es su mayor anhelo.


8

Foto: Andrés Felipe Castaño/Unimedios

Debates

¿Cómo quedan las víctimas? Eulises Torres,

170

septiembre de 2013

Integrante del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz Universidad Nacional de Colombia

El pasado 28 de agosto la Corte Constitucional de Colombia dio su aval al que se ha llamado Marco Jurídico para la Paz, el cual fue aprobado por siete de los nueve magistrados del organismo (dos salvaron su voto; es decir, se apartaron de la mayoría). Así quedó desechada la demanda que estimaba contrario a la Carta Magna apartes del inciso 4 del artículo 1, del Acto Legislativo número 01 del año 2012, que establece los instrumentos jurídicos de justicia transicional para facilitar la terminación del conflicto armado interno. El segmento cuestionado dice: “…el Congreso de la República, por iniciativa del Gobierno Nacional, podrá mediante ley estatutaria determinar criterios de selección que permitan centrar los esfuerzos en la investigación penal de los máximos responsables de todos los delitos que adquieran la connotación de crímenes de lesa humanidad, genocidio, o crímenes de guerra cometidos de manera sistemática; establecer los casos, requisitos y condiciones en los que procedería la suspensión de la ejecución de la pena; establecer los casos en los que proceda la aplicación de sanciones extrajudiciales, de penas alternativas, o de modalidades especiales de ejecución y cumplimiento de la pena; y autorizar la renuncia condicionada a la persecución judicial penal de todos los casos no seleccionados...” La demanda, instaurada por la Comisión Colombiana de Juristas, aseguraba que las expresiones subrayadas “máximos responsables”, “cometidos de manera sistemática” y “todos los casos”

El Congreso tendrá la tarea de reglamentar el Marco Jurídico para la Paz ahora que fue declarado constitucional. Deberá hacerse sin afanes, de lo contrario se podrían abrir las puertas de la justicia internacional, debilitar la consistencia del proceso y, de paso, dejar a las víctimas totalmente desprotegidas.

sustituyen un pilar esencial de la Constitución Política de Colombia. En el respectivo estudio, la Corte observó que estos conceptos se encuentran ligados umbilicalmente a un sistema integral de Justicia Transicional, y por ello debía hacer estudio extensivo de todo el inciso cuestionado desde el punto de vista constitucional. Para respaldar su decisión, los magistrados recuerdan que en el Estado Social y Democrático de Derecho se deben cumplir las obligaciones de respetar, proteger y garantizar los derechos de la sociedad y de las víctimas.

Paz, pero también reparación En ese campo es justamente donde es necesario detenerse para analizar la situación. Esto es, poder elucidar si en la forma como está planteada la constitucionalidad del Acto Legislativo 01 de 2012, verdaderamente se satisfacen integralmente los intereses de la sociedad y de las víctimas. En ese orden, es pretérita la obligación del Estado frente al respeto y garantía de los Derechos Humanos (Convención Americana sobre Derechos Humanos y Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos) y, especialmente, en la reiterada vocación de encontrar su verdadera dimensión jurídica. Es claro que el Estado debe permitir y garantizar el goce pleno de los derechos humanos –consignados en los tratados internacionales– de todas las personas que estén bajo su tutela jurídica, sin

establecer discriminación alguna de carácter negativo. Y no es fácilmente entendible que la manera más adecuada de proceder sea declinar la posibilidad de investigar y sancionar (también obligar a reparar) a quienes hayan sido responsables de las violaciones de los Derechos humanos y del Derecho Internacional Humanitario.

Justicia incluyente Como ejercicio de pedagogía en la materia, se puede recurrir a las enseñanzas reiteradas de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en torno a lo que constituye uno de los pilares del Derecho Internacional: las consecuenciales reparaciones a que tienen derecho las víctimas de graves violaciones. En el “Caso de la Masacre de El Mozote y lugares aledaños vs. El Salvador”, en el párrafo 302 se lee claramente “Sobre la base de lo dispuesto en el artículo 63.1 de la Convención Americana, la Corte ha indicado que toda violación de una obligación internacional que haya producido un daño comporta el deber de repararlo adecuadamente y que esa disposición recoge una norma consuetudinaria que constituye uno de los principios fundamentales del derecho internacional contemporáneo sobre responsabilidad de un Estado”. Dicho artículo dictamina: “Cuando decida que hubo violación de un derecho o libertad protegidos en la Convención, la Corte dispondrá que se garantice al lesionado en el goce de su derecho o libertad conculcados. Dispondrá,

asimismo, si ello fuera procedente, que se reparen las consecuencias de la medida o situación que ha configurado la vulneración de esos derechos y el pago de una justa indemnización a la parte lesionada”.

Cerrar el círculo Sin desconocer que se debe armonizar el derecho a la justicia y el derecho a la paz, tampoco se puede desconocer que las víctimas, en gran parte legitiman los acuerdos de paz y que sin ellas –y más precisamente por el reconocimiento de sus derechos– no funciona acordemente la Justicia. Para que no quede a la deriva el proceso o los procesos de paz que llegaren a adoptarse, es importante cerrar los resquicios por los cuales se puedan escapar los importantes y loables esfuerzos de los representantes del Estado y de los grupos que efectivamente se quieran incorporar a la vida civil. De tal manera, que aunque el Congreso se demore, no puede desarrollar el Marco Jurídico para la Paz con errores similares a los cometidos en la Ley 975 del año 2005 (Ley de Justicia y Paz), suficientemente resaltados en la sentencia C-370 del año 2006. La Corte estableció, en ese entonces, que la Ley aprobada “adolecía de deficiencias sustanciales que dificultaban la posibilidad de alcanzar la justicia para las víctimas”. Los afanes en estas materias normalmente se cobran internacionalmente. A la pregunta: ¿Cómo quedan las víctimas?, por lo pronto, no hay respuestas.


9

Agro

20% más yuca con 50%

Leidy Castaño,

Unimedios

170

septiembre de 2013

Organismo benéfico Los hongos formadores de micorrizas arbusculares forman una extensa red gracias a unos filamentos muy delgados que colonizan la planta y luego se irradian hacia el suelo. Tienen la capacidad de absorber nutrientes de manera más eficiente que las raíces. Por eso, cuando trabajan en simbiosis, el vegetal multiplica en miles de veces su eficiencia en la captura de fósforo del suelo. En el mundo, el 40% de los suelos son ácidos, con pocos nutrientes, el fósforo aplicado se fija fácil y tienen alta concentración de aluminio. Además, están ubicados en el trópico y son los que más se utilizan para producir ali-

menos agroquímicos Una nueva estrategia agrícola aumenta la producción de yuca al utilizar hongos micorrícicos para capturar el fósforo del suelo de manera más eficiente. El procedimiento, desarrollado por el Grupo Interdisciplinario de Biotecnología de las Micorrizas Arbusculares de la UN, será replicado en países de África subsahariana, lo que contribuirá a la erradicación del hambre.

A

Foto: cortesía Ian Sanders

El informe “El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo”, de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), determinó que para el período 2010-2012 cerca de 870 millones de personas padecían subnutrición crónica; esto representa una octava parte de la población mundial. El hambre y la desnutrición, según el Programa Mundial de Alimentos (PMA), son el mayor riesgo para la salud: matan más personas cada año que el sida, la malaria y la tuberculosis juntos. Para poder dar de comer a miles de millones de personas se necesita aumentar el rendimiento de los cultivos hasta en un 100%, ahorrar costos en la producción y garantizar la protección del suelo. Para contribuir a esto, investigadores de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá junto con la Universidad de Lausanne (Suiza) desarrollaron una tecnología que puede incrementar la producción agrícola en regiones del trópico. Alia Rodríguez Villate, directora del grupo interdisciplinario de Biotecnología de las Micorrizas Arbusculares, explica que el fósforo es un elemento químico fundamental para que una planta crezca, florezca y dé frutos. El problema es que este nutriente es escaso en los suelos, principalmente en los del trópico, por lo que toca utilizar agroquímicos que en exceso son nocivos para el ambiente. Para enfrentar la situación, la profesora Rodríguez y el profesor Ian Sanders de la Universidad europea –financiados por la Fundación Nacional Suiza para la Ciencia– demostraron que los hongos formadores de micorrizas arbusculares (HFMA) mejoran el rendimiento de los cultivos de yuca y se reduce en un 50% la aplicación de fertilizantes fosfatados, usados regularmente por los agricultores de Yopal (Casanare) y Santana (Boyacá). Las micorrizas son uniones entre una planta y un hongo que permiten una acción benéfica de doble vía (una asociación simbiótica). Esto ayuda a que haya un intercambio de nutrientes y metabolitos (compuestos orgánicos presentes en los organismos), que deriva en un mejor crecimiento del vegetal. Se estima que las reservas de fósforo en el mundo se agotarán en unos cuarenta años; la mayoría están en manos de China y EE. UU. En la actualidad, la agricultura colombiana depende de esa limitada producción, lo que hace costosas las fertilizaciones.

B

C

La raíz de la planta (A) se asocia con los hongos formadores de micorrizas (B) y forman una relación simbiótica que beneficia a los dos organismos. Los hongos (C) se dispersan por la tierra y elevan la concentración de nutrientes.

mentos. De ahí la importancia de desarrollar técnicas sostenibles ambientalmente. Los municipios de Yopal y Santana fueron elegidos para el estudio porque sus superficies tienen estas mismas características. La investigación de la UN se realizó en campo. Se siguió el crecimiento del cultivo de yuca durante doce meses y se observó su comportamiento frente a diferentes factores climáticos como inundaciones y sequías, entre otros. Se ensayó en dos siembras comerciales de una hectárea (ha) cada una, en donde se midió el rendimiento de la producción de yuca al final del ciclo de la cosecha. Para este seguimiento se contó con la colaboración de agricultores de los dos municipios. En Yopal, el experimento se realizó en el campus de la Universidad de la Salle; allí se estableció el ensayo con estudiantes campesinos, relata la investigadora. En Santana experimentaron en la finca de un estudiante de la UN. En estos lugares se utilizó, por primera vez en Colombia, un inoculante comercial, en presentación líqui-

Aporte a la seguridad alimentaria  Datos de la FAO indican que la yuca crece en campos muy diversos en cerca de cien países, gracias a la labranza de campesinos que poseen pequeños terrenos. Sus raíces son ricas en hidratos de carbono, mientras que sus hojas tiernas contienen hasta un 25% de proteínas, además de hierro, calcio y vitaminas A y C.  Otras partes pueden utilizarse como alimento

da, producido por una em- para animales; de hecho, el ganado alimentado con presa española. mandioca (como también se la conoce) tiene una “Establecimos los en- buena resistencia a las enfermedades y bajas tasas sayos tal y como lo hacen de mortalidad. los campesinos y utilizamos sus técnicas agrícolas;  Asimismo, se obtiene un almidón de alta calidad, solo les pedimos que nos que puede usarse como sustituto de la harina de dejaran ensayar tres dosis trigo. De los principales cultivos básicos en África, se de fósforo para el estudio: espera que el de la yuca –dura y resistente– sea uno 100%, 50% y 0%. A los tres de los menos afectados por el cambio climático. tratamientos les pusimos el hongo; al final de los doce meses de cultivo obtuvimos los Los expertos de la UN indican resultados en la cosecha”. que hace falta desarrollar este tipo El tratamiento que produjo de investigación aplicada en sismayor eficiencia fue el segundo. “El hongo reemplazó en un 50% temas agrícolas reales para medir al fertilizante y se obtuvo, en pro- el efecto en la producción de alimedio, un 20% más de producción mentos. La siguiente etapa, según la de yuca”. Los productores del inoculante concentraron el hongo de profesora Rodríguez, es producir manera que se puede usar un mi- nuevas variedades de HFMA, para lilitro por planta; un frasco de 200 lo cual se utilizará la tecnología mililitros fue suficiente para una de mejoramiento genético. Esto permitirá obtener cepas más efechectárea. Esa misma efectividad podría tivas que la utilizada en esta raíz ser fundamental para otras siem- comestible. Al mismo tiempo, se bras, pues la mayoría de las plan- proyecta extender esta tecnología tas en los ecosistemas templados promisoria, desarrollada en la UN, y tropicales forman simbiosis a diferentes países de la zona trocon los hongos HFMA. Es el caso pical de África, en donde la yuca de plantaciones de importancia es producida por pequeños agrimundial como el arroz, la papa, cultores y alimenta a millones de personas. los frutales y los cereales.


10

Agro

Comprueban potencial

antioxidante del chontaduro Dos tecnologías de última generación permitieron hallar en esta fruta tropical compuestos químicos que funcionan como colorantes y antioxidantes naturales, con gran potencial para la industria alimentaria, farmacéutica y cosmética. Jeinst Campo Rivera,

Los compuestos bioactivos –aquellos que cumplen funciones benéficas para la salud humana y se encuentran presentes de manera natural en el reino vegetal y animal– cobran cada vez más importancia para la industria cosmética, farmacéutica y nutracéutica. Estos, además de ser sintetizados por el organismo como metabolitos secundarios con funciones de defensa ante enfermedades, son los responsables de las propiedades de color, astringencia (cicatrizante y antiinflamatorio) y sabor de las frutas y hortalizas. La importancia reside en su particular estructura química que permite capturar unas dañinas moléculas llamadas radicales libres, las cuales actúan como agentes oxidantes que abren el camino al desarrollo de enfermedades crónicas multifactoriales. Según Hugo Martínez –doctor en Ingeniería de Alimentos y profesor de la Universidad Nacional de Colombia en Palmira– Colombia y Brasil tienen un inmenso potencial para fomentar una industria de obtención de biocompuestos, gracias a su riqueza en frutas exóticas, en especial de especies subutilizadas como el chontaduro. “Este producto típico del Pacífico colombiano presenta un mesocarpio carnoso y fibroso de color amarillo intenso o anaranjado. El alto valor nutricional se debe a su elevado contenido de fibra, aceites y ß-caroteno, además, a que posee ocho de los veinte aminoácidos esenciales para el humano”, resalta el experto. Con el objetivo de evaluar la pulpa del chontaduro como materia prima para la obtención de compuestos antioxidantes, Martínez dirigió dos trabajos de grado que le permitieron extraer las propiedades del fruto por medio de dos tecnologías: extracción asistida con microondas (EAM) y CO2 supercrítico (un gas inocuo que sirve para disolver y separar sustancias químicas eficazmente).

170

septiembre de 2013

La extracción El primer análisis lo realizó la estudiante Eliana Marcela Vélez, de Ingeniería Agroindustrial; quien, a través de la técnica EAM, obtuvo compuestos fenólicos (micronutrientes propios del reino vegetal importantes para la dieta humana). Esta técnica consiste en calentar el interior y exterior de una matriz sólida (la pulpa del fruto) con la ayuda de pulsos de microondas y una sustancia que permite disolver las estructuras químicas del material. Las condiciones térmicas que se producen en este proceso

Foto: archivo particular

Unimedios

El valor nutricional del chontaduro se debe a su elevado contenido de aminoácidos esenciales.

(temperaturas que van hasta los 240 grados centígrados) permiten extraer los principios activos de manera selectiva, mejorando la calidad del producto y disminuyendo el impacto ambiental. El profesor Martínez asegura que los métodos tradicionales para la obtención de este tipo de extractos han limitado su desarrollo y actividad al emplear técnicas que requieren altos tiempos de residencia, grandes cantidades de solventes, uso de calor y agitación, “lo que termina por afectar la calidad del extracto final, provocar la formación de impurezas y afectar la salud humana y del medioambiente”. La tecnología de microondas reduce los tiempos, pues el proceso no dura más de media hora. También se utilizó la tecnología de fluidos supercríticos como una alternativa para este tipo de extracciones. En este caso se utiliza una autoclave (especie de gran olla a presión) en donde se introduce el material de estudio en un ambiente saturado de CO2. Este trabajo lo adelantó Faber Espinosa, estudiante de Ingeniería Agroindustrial, en colaboración con investigadores de la Universidad Estatal de Campiñas (Brasil). “La técnica utiliza las propiedades de los gases por encima de sus puntos críticos de presión y

temperatura para extraer componentes solubles de manera selectiva. En este caso, el dióxido de carbono posee varias ventajas: no es tóxico ni explosivo, está disponible fácilmente, se puede eliminar de forma sencilla, no provoca mayores alteraciones en los biocompuestos y conserva las propiedades biológicas del producto”, afirma Espinosa. La principal cualidad que se buscó fue el contenido de ß-caroteno, dado que de este compuesto químico se puede obtener vitamina A y una alta actividad antioxidante. Para tal fin, se evaluaron las variables de rendimiento de extracción, los contenidos totales de fenoles, flavonoides y carotenoides (encargados de la pigmentación), así como la actividad antioxidante.

Mucho potencial Con la técnica de CO2 supercrítico fue posible obtener extractos ricos en carotenos. Al analizar el chontaduro amazónico se observó que el contenido de materia seca es más bajo que el del Pacífico, pero con un contenido porcentual más alto de proteína (302%). “Igualmente, el fruto presenta un alto contenido de lípidos (17,73% de su peso total), a causa de su gran contenido de carote-

noides, y un elevado rendimiento de extracción”, sostiene el profesor Martínez. (Los lípidos son moléculas orgánicas que funcionan como una batería: acumulan energía, entre otras funciones biológicas vitales para la nutrición humana). Los contenidos de fibra neutra, carbohidratos y proteínas presentan similitud a los reportados por otros investigadores para diferentes variedades de chontaduro tropical colombiano y permiten asumir potencialidades diversas en la agroindustrialización del mismo. Aunque los extractos obtuvieron una actividad antioxidante comparable con la del ácido cafeico comercial (lo cual potencializa su uso), la importancia primaria del ß-caroteno radica en ser el precursor de la Vitamina A, que otorga diversos beneficios al funcionamiento del organismo humano. “Adicionalmente, su potencial como colorante natural hace de este biocompuesto una alternativa para la obtención de productos alimentarios (nutracéuticos), farmacéuticos e incluso cosméticos de alto potencial”, concluye Espinosa. Estas evidencias científicas respaldan la sabiduría popular que ha exaltado al chontaduro como un alimento poderoso y hasta afrodisíaco.


11

Agro

Vacas más productivas

alimentadas con grasa vegetal Un estudio comprueba que alimentar los hatos lecheros con aceites vegetales aumenta significativamente la producción del nutritivo líquido. Es más benéfico para las vacas en periodo de lactancia, porque les brinda más defensas ante enfermedades.

Uno los sectores pecuarios más desarrollados del mundo es el ganadero. A las vacas les exprimen, literalmente, hasta su última gota de leche dado el continuo crecimiento del consumo de derivados lácteos. Debido a esto, se exploran nuevos mecanismos para hacer aún más productivos los hatos lecheros. Sin embargo, el continuo mejoramiento genético para lograr este fin se ha relacionado con la disminución en la fertilidad de estos animales. Esto se explica por el incremento en sus requerimientos nutricionales en el momento de la gestación y la deficiencia en las condiciones de manejo y alimentación. La exagerada movilización de reservas de energía del tejido adiposo (grasa) y los cambios en la concentración de metabolitos y hormonas del metabolismo causan un retraso en la reactivación fisiológica de la reproducción. De hecho, el periodo de gestación es una de las etapas más críticas tanto para el ganado como para los productores. ¿Cómo lograr que las vacas preñadas continúen su etapa como “despensas” de leche y no se afecte su salud? Definitivamente la alimentación es un factor esencial.

170

septiembre de 2013

Un buen suplemento Mantener el ritmo de crecimiento y la calidad de la leche colombiana es crucial para ser más competitivos en un mercado internacional cada vez más reñido. Por eso, el Grupo de Investigación en Manejo y Conservación de Ganado Criollo Hartón del Valle, de la Universidad Nacional de Colombia en Palmira, trabaja en estrategias que deriven en valores agregados para el sector. Estudian los cambios metabólicos y nutricionales de las vacas durante las tres semanas finales de gestación y las tres siguientes al parto. Es un tiempo conocido como período de transición. En este intervalo se presentan diversos procesos de adaptación del organismo a una crítica situación productiva. Por ejemplo, al acercarse la lactancia (último mes de gestación), se incrementan los requerimientos energéticos del animal hasta en un 23%. Paralelo, el consumo de alimento se disminuye hasta en un 30%. Esto ocasiona un desbalance entre los nutrientes requeridos y los consumidos (un balance energético negativo); el cual comienza desde un mes antes del parto y puede llegar hasta la séptima semana después del mismo. “Lo anterior está estrechamente relacionado con la aparición de enfermedades metabólicas y la función reproductiva posparto, lo que repercutirá en el ciclo productivo de la vaca”, sostiene el profesor Rómulo Campos Gaona, doctor en Ciencia Veterinaria y director del Grupo.

Foto: Andrés Felipe Castaño/Unimedios

Unimedios

Durante el periodo de gestación las vacas están más vulnerables metabólicamente.

El investigador señala que en este período las hembras presentan una alta demanda energética y no es posible cubrirla con la alimentación normal. Por esta razón, se ven obligadas a movilizar sus reservas corporales de grasa para mantener la producción de leche, lo cual se refleja en un desgaste notable de su condición corporal. Las grasas son una fuente importante de energía, pero pueden interferir con la fermentación ruminal, que es el proceso por el cual los rumiantes transforman el pasto digerido en energía. Lo que ocurre, entonces, es una disminución en el aprovechamiento de la fibra, y se deprime la producción de grasa láctea. Por este motivo, se hace necesario utilizar grasas de sobrepaso elaboradas principalmente de aceites vegetales. Estas proporcionan ácidos grasos parcialmente hidrogenados o sales cálcicas de ácidos grasos que no son metabolizadas en el rumen (la primera de las cuatro cavidades que conforman el estómago de los rumiantes); por

tanto, no afectan los procesos fermentativos que allí ocurren. Esto significa que el organismo del animal absorbe directamente el material sobrepasante (llamado así porque evita su paso por el rumen) y así se evitan las complicaciones digestivas, contrario a lo que acurre con otra clase de suplementos alimenticios.

Comparaciones en campo El trabajo de grado de Katherine García Alegrías, estudiante de Zootecnia de la UN en Palmira, bajo la dirección de profesor Campos, evaluó el efecto de la adición de grasa sobrepasante en la alimentación del ganado, en aspectos como la producción y composición de la leche, la condición corporal de los animales, la respuesta inmunológica y la reactivación ovárica en vacas lecheras. La investigación se llevó a cabo en la hacienda Campo Alegre, localizada en el municipio de Palmira, en donde se utilizaron 17 animales de origen multirracial,

Lecheros por excelencia Según Proexport, Colombia ha logrado posicionarse como el cuarto productor de leche en América Latina con un volumen aproximado de 6.500 millones de litros por año, superado solo por Brasil, México y Argentina. En el mundo ocupa el puesto quince. Además, pasó de 2.000 millones de litros en el año de 1979 a 6.500 millones en 2010, con una tasa de crecimiento promedio de 3,5% anual. Esta dinámica es el resultado de las innovaciones en los sistemas de alimentación y manejo del ganado, y principalmente del mejoramiento genético de los hatos gracias a la compra y renovación de especies forrajeras altamente productivas.

con cruzamientos genéticos de las subespecies bovinas Bos indicus y Bos indicus taurus, utilizadas para la producción de leche. Los ejemplares seleccionados se encontraban en un período cercano al parto y fueron distribuidos en tres grupos: uno de control compuesto por siete animales y dos de cinco ejemplares cada uno, a los cuales se les asignaron dos niveles de suplementación de grasa soprepasante, de 150 gramos (denominado Tratamiento 1) y de 300 gramos de una grasa comercial (denominado Tratamiento 2).

Buen rendimiento El profesor Campos indica que entre mayor grasa sobrepasante se les suministró, más se incrementó la producción de leche en el posparto temprano sin que los animales se hubieran visto obligados a movilizar drásticamente sus reservas corporales. También mejoró, a su vez, la eficiencia reproductiva del hato hasta en un 60%, con una reactivación ovárica temprana y mayor tasa de preñez. De otra parte, la suplementación evidenció mejoras en la respuesta inmune de las vacas en período de transición, al mostrar un aumento en el porcentaje de neutrófilos (células de defensa del organismo que ayudan a disminuir los riesgos de aparición de enfermedades infecciosas). Con el trabajo se comprobó que los hatos lecheros pueden implementar estrategias de alimentación más eficaces para el aumento de la producción, pero a la vez más benéficas para la salud de los animales.


12

Patrimonio

Facultad de Derecho:

Foto: Laura Amaya

Camilo Torres Restrepo estudió un semestre en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, antes de ingresar al Seminario Conciliar de Bogotá.

El vestíbulo cuenta con una doble escalera y un ventanal que iluminan de forma natural el edificio. Se puede percibir la centralidad y el volumen del espacio.

Desde la crítica poética de Neruda a Laureano Gómez, hasta los hechos que llevaron a la renuncia de Rojas Pinilla tuvieron como escenario los muros de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la UN en Bogotá. En una serie de ocho reportajes, UN Periódico mostrará el valor patrimonial de edificaciones representativas de la Institución, destacando su relación con la historia educativa, cultural, política, social y económica del país. Este proyecto denominado Activación y Apropiación del Patrimonio Arquitectónico (APA) es apoyado por la Dirección de Patrimonio del Ministerio de Cultura. Luis Carlos Colón,

170

septiembre de 2013

Profesor de la Facultad de Artes Universidad Nacional de Colombia

Los edificios, a su modo, también cuentan con su propia biografía. Una que no consiste solo en narrar como fueron concebidos y construidos, o las sucesivas reformas que han sufrido, sino una que los sitúa más allá de simples objetos para convertirlos en hechos sociales. Y así como la biografía de un sujeto no solo es una muestra de los hechos que le sucedieron en vida sino del momento histórico en el que vivió, la de un edificio sería bastante incompleta si no incluyera algo de la historia de las generaciones que lo han habitado y que han contribuido a darle significado. El de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Colombia, al igual que otros edificios de la misma época construidos en la Ciudad Universitaria, es paradigmático de un momento singular de la historia del país. Este campus, obra proyectada en el primer Gobierno de Alfonso López Pumarejo (1934-1938) –periodo en el que se inició su construcción–, constituye una de las más importantes infraestructuras educativas erigidas

en la historia reciente del país. Su propósito fue renovar el modelo de institución educativa que existía hasta entonces. Su concepción no solo estuvo vinculada con la idea de construir una nueva sede para las distintas dependencias que funcionaban dispersas y desarticuladas por la ciudad, sino también con convertirse en la respuesta a las preguntas –que se había planteado el Gobierno– sobre qué debía ser en ese momento la Universidad y cuál debía ser su misión en su tiempo. Si la educación era un puntal para cambiar la estructura social y económica del país, la Universidad tenía un papel fundamental: la formación de profesionales y la producción de conocimiento para incidir en la sociedad. La reunión en un solo campus de las escuelas y demás dependencias que formaban parte de la Institución tenía como propósito reorganizarla orgánicamente y otorgarle un nuevo estatuto mediante el cual pudiera ejercer derechos como autonomía, libertad de cátedra y participación de los estudiantes en los consejos directivos. Bajo este ambicioso ideal fue concebido el

edificio de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas.

Espacio innovador El autor del proyecto fue Alberto Wills Ferro quien, en el año 1932, fue uno de los primeros graduados del recién creado Departamento de Arquitectura de la Facultad de Matemáticas e Ingeniería de la Universidad Nacional, en un momento en que la arquitectura era aún una rama de la ingeniería. Con el propósito de completar su formación, Wills continuó sus estudios de arquitectura en grado de maestría en la Universidad de Columbia, en Nueva York. Su trabajo, durante casi diez años (entre 1932 y 1941), en la Sección de Arquitectura de la Dirección de Edificios Nacionales en el Ministerio de Obras Públicas, le permitió diseñar un gran número de edificios públicos. A través de estos tuvo la oportunidad de experimentar con el uso de diferentes materiales y, por supuesto, de diferentes estilos. La Dirección de Edificios Nacionales ha sido considerada, en este sentido, un laboratorio de experimentación para la búsqueda de la modernidad en arquitectura.

Aporte al desarrollo político del país Las aulas de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia han sido escenario de debate y construcción de ideas que han contribuido a determinar la vida política del país. Por sus espacios han pasado personajes ilustres como el caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, el expresidente Alfonso López Michelsen, el intelectual Gerardo Molina, el constitucionalista Rodrigo Uprimny, el destacado sociólogo Eduardo Umaña Luna y el abogado y político Jaime Pardo Leal, entre otros. Todos han estado comprometidos con la formación académica, la reflexión del contexto nacional e internacional y la evolución de las leyes en Colombia, con el propósito de aportar a la construcción de un proyecto de Nación, a través de la consolidación de comunidades de práctica interdisciplinarias y transdisciplinarias. Actualmente, la Facultad acompaña activamente el proceso de paz que se adelanta en La Habana (Cuba) entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc, a través de un grupo de académicos que integran el Centro de Pensamiento y Seguimiento a los Diálogos de Paz.

L ib ertad

y O rd e n


13

Patrimonio

biografías memorables

La arquitectura del momento El edificio de la Facultad de Derecho puede ser considerado, al igual que otros construidos en este periodo en la Ciudad Universitaria, como un paso en la búsqueda de un estilo moderno adaptado a las condiciones del país. Unos años antes, en 1932, Wills se había graduado con un diseño para la Biblioteca Nacional que tuvo dos versiones muy diferentes. La primera con rasgos derivados de la arquitectura colonial: cuatro torres, miradores en las esquinas, tejadillos de teja de barro sobre las ventanas, y estas con arcos de medio punto; además, arcadas soportadas por columnas en espiral,

rejas de forja, balcones, balaustradas, en fin, todo un repertorio que más tenía que ver con un convento colonial que con una biblioteca del siglo XX. La segunda es la que, en efecto, se construyó y conocemos hoy, con un estilo menos adornado, que es calificado como decó. El autor exploró otros trazos que aplicó a edificios tan diversos como hospitales, cuarteles y escuelas. Esto tenía que ver con la preocupación, común en los arquitectos de la época, por definir un estilo apropiado para cada construcción e, incluso, con la posibilidad de crear un ‘estilo nacional’ como se llegó a clamar en algunos círculos del gremio.

El edificio de Derecho y otros construidos en los primeros años del Campus tienen una serie de rasgos en común que claramente debieron ser acordados por el grupo de arquitectos del Ministerio de Obras Públicas. Formas simples, fachadas sin decorados y volúmenes a la manera de grandes pabellones, con grandes ventanas que permitieran la iluminación y la ventilación natural de sus espacios. Además, muros revocados y pintados de blanco que le darían el nombre de “ciudad blanca”. Pero si la apariencia exterior podía resultar, con seguridad, novedosa para los usuarios, sus espacios interiores debieron resultar aún más sorprendentes por la amplitud.

En 1943 Pablo Neruda estuvo en el Aula Máxima Camilo Torres. Declamó un poema en honor “al nunca laureado” Laureano Gómez.

Foto: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Como iniciativa de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas se crean las carreras de Filosofía, Economía y Ciencias Políticas y Sociales.

septiembre de 2013

Gabriela Peláez Echeverri fue la primera mujer abogada en Colombia. Se graduó en 1944 en la Facultad de Derecho de la UN.

Si bien, la concepción de la edificación había estado vinculada con un hecho sin precedentes en la historia del país, una vez inaugurado, comenzó a tener vida propia. Sus espacios se llenaron de profesores y estudiantes que le imprimieron una rutina cotidiana definida por el calendario académico. La educación superior, que tradicionalmente había sido patrimonio masculino, desde el año 1933 se convirtió también en un derecho de la mujer. Así, poco a poco, se respiraba un ambiente más igualitario en el campus. Podemos suponer que en el vestíbulo y sus pasillos se podían encontrar con frecuencia personajes de las más diversas ideologías que comenzaban a ser parte de la vida nacional, como Jorge Eliécer Gaitán, Antonio Montaña Cuéllar, Alfonso López Michelsen, Darío Echandía y Gerardo Molina, entre otros, quienes fueron profesores de la Facultad. Con el paso del tiempo, los diferentes espacios se han cargado de significados, no solo por los hechos que allí se han vivido, sino por otros eventos que han sido considerados significativos por las generaciones que han pasado por allí. De esta manera, el aula máxima –que presenció innumerables debates de reconocidas figuras nacionales y en la que se veló el cuerpo del estudiante Uriel Gutiérrez Restrepo en el año 1954, entre otros hechos– recibió años más tarde el nombre de Aula máxima Camilo Torres. La biblioteca fue consagrada a la memoria del profesor Arturo Valencia Zea, un aula recibió el nombre del estudiante Luis Alberto Parada Pedraza y, el año pasado, el edificio de la Facultad fue nombrado Jaime Pardo Leal, en memoria de los 25 años del asesinato del líder de la Unión Patriótica. Estas y otras inscripciones que se encuentran en los muros del edificio, hacen de él, probablemente, entre todas las edificaciones del campus universitario, el que más testimonios acumula para rendir tributo a un conjunto de personas por fuera de la memoria oficial, pero que forman parte de la historia turbulenta del país.

170

Foto: cortesía Sistema Dirección de Museos y Patrimonio Cultural

La vida del edificio


14

Ciencia y tecnología

Las matemáticas

se aprenden con juego y diseño Jeinst Campo Rivera,

170

septiembre de 2013

La distribución de los jóvenes colombianos dentro de los segmentos de competencia en matemáticas del Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés) revela que la mayoría no está alcanzando los estándares adecuados de aprendizaje. Casi el 75% se encuentran entre el “Nivel uno” y “Por debajo del nivel uno”, y menos del 1% se ubica entre los niveles cinco y seis. Una porción alarmante (45%) está en el segmento “Por debajo del nivel 1”, lo que según el informe pone en duda su capacidad para desempeñarse efectivamente dentro del mercado laboral o en la educación superior; es un llamado urgente a la acción de las instituciones educativas colombianas. El tema es preocupante y la Universidad Nacional de Colombia, en todas sus sedes, ha comprobado el problema. Un diagnóstico del estado académico de los estudiantes de primer semestre, que realiza el Sistema de Acompañamiento Estudiantil desde el año 2010, encontró que las matemáticas son las que menor puntuación tienen en las pruebas para el ingreso a la Institución. “Durante el segundo periodo académico del año 2013, el 94% de 240 nuevos estudiantes evaluados obtuvo resultados por debajo de 2,9 en el examen nivelatorio de esta área. Pero quizás lo más preocupante fue que el 72% consiguió calificaciones por debajo de 1,9; esto los ubica en estados críticos y moderadamente críticos”, manifiesta Martha Cecilia Tutalchá, coordinadora del Sistema de Acompañamiento. Debido a este panorama, la Maestría en Enseñanza de las Ciencias Exactas y Naturales de la UN estableció un curso permanente, precursor en el país, para que se desarrollen herramientas pedagógicas que mejoren el aprendizaje de estas ciencias en jóvenes de secundaria. En esta labor se contó con el apoyo de estudiantes de Diseño Industrial de la UN en Palmira. Según la profesora Carmen Elena Mier, directora de la Maestría, “se creó un espacio sinérgico de análisis, discusión y desarrollo de propuestas desde la perspectiva de la didáctica, apoyadas en los conceptos de diseño y desarrollo de productos, para apoyar la enseñanza de temas en ciencias exactas y naturales. El objetivo es suplir las necesidades de desarrollo de material pedagógico apropiado a las condiciones de nuestras instituciones regionales de educación básica y media”. El resultado, más de veinte juegos que se han implementado en diferentes colegios de la región, que indudablemente han contribuido a que el aprendizaje sea creativo y dinámico.

Foto: archivo particular

Unimedios

Un bingo algebraico y un tapete didáctico son algunas de las herramientas con las que cuentan colegios del Valle del Cauca.

La falta de pedagogía y de preparación de los profesores son los mayores problemas para que niños y adolescentes aprendan ciencias naturales y exactas. Colegios del Valle del Cauca comienzan a cambiar esa realidad gracias a materiales didácticos creados en la academia.

Objetos innovadores Un tapete sobre el tema de la longitud, un colorido juego para la enseñanza de la configuración electrónica, un rompecabezas tridimensional, un bingo algebraico y un juego para la descontaminación del agua son algunos ejemplos de los múltiples proyectos. “Se parte de identificar una necesidad específica o un concepto y se construye el objeto con el apoyo de un estudiante de diseño. Por ejemplo, el tapete es un juego para niños de grado sexto que tiene como finalidad contribuir al aprendizaje de las longitudes; la idea es que los alumnos partan de un punto específico y lleguen a la meta haciendo la conversión de las unidades de medida que se les dan como pista”, explica la profesora Mier. El ElektroBall y el juego cartesiano son otros dos ejemplos. El primero está creado en forma de escala para estudiantes entre 12 y 14 años de edad, con el objetivo de contribuir al aprendizaje de la configuración electrónica y su fácil expresión en el papel. El segundo se enfoca en el plano cartesiano a través de dos tableros didácticos, en los que los estudiantes tienen las ecuaciones y ubican en el plano los resultados.

Las piezas han sido utilizadas por estudiantes de diferentes instituciones educativas del Valle del Cauca, con resultados que mostraron su efectividad en términos de entretenimiento y aprendizaje. “Los alumnos se interesaron en los objetos. Entendieron fácilmente la dinámica y manifestaron que las clases resultaron más entretenidas y su aprendizaje fue mayor”, aseguró Liliana Sandoval, profesora del Instituto Técnico Industrial Comuna 17 de Cali.

En ciencias naturales Cabe resaltar el desarrollo de un objeto didáctico de aprendizaje para la enseñanza de la separación de materiales durante el proceso de potabilización del agua. Milton Mendoza, estudiante de la Maestría y director de la Institución Educativa 20 de Julio, indica que la explicación del concepto químico en el área de Ciencias Naturales puede contribuir a concientizar a los estudiantes de secundaria sobre el uso racional del líquido. “Aunque parezca sencilla, esta labor resulta compleja cuando se trata de la enseñanza-aprendizaje en un contexto rural. Las herramientas didácticas han sido una gran ayuda para los docentes que han planeado, diseñado y desarrollado actividades entorno a los

objetos útiles dentro de su labor pedagógica. El concepto de diseño juega un papel determinante en el éxito de todo el proceso”, dice Mendoza. Los grupos que ascienden de grado utilizan el material de la UN sobre la no contaminación del agua como un juego más dentro de sus rutinas escolares. Esta idea pudo llevarse a cabo gracias a proyectos financiados por el Programa Ondas Valle, de Colciencias. Estrategias de este tipo, surgidas desde la academia, son fundamentales para la apropiación de las ciencias en nuestro país. Más aun si se tiene en cuenta que un gran número de profesores de educación básica tienen una imagen distorsionada de las áreas que involucran números. “A los pequeños les transmiten, implícita o explícitamente, la idea de que esa área no es para todos, lo que alimenta el mito social de que es solo para superdotados”, dice la profesora Margarita Ospina, del Departamento de Matemáticas de la UN en Bogotá. A esto se suma que muchos docentes tienen poca habilidad de conectar entre sí los diversos terrenos de las matemáticas, y mucho menos de asociarlas con otras áreas del conocimiento y con los problemas de la vida diaria. De ahí el valor de los diseños desarrollados en Palmira.


15

Ciencia y tecnología

Diccionarios de ADN

para estudiar mejor los parásitos Lina Leal,

septiembre de 2013 170

ae ou

r nmvox c

c exovm nr

ac x o v

m n r

UN Periódico: ¿Cómo surgió la base de datos que desarrollaron en la Universidad de Pensilvania? David Ross: En el laboratorio nos estábamos inundando de información proveniente del secuenciamiento genómico y de bases de datos a gran escala procedentes de muchas fuentes. Por tanto, desarrollamos una serie de herramientas computacionales que nos permitieron mejorar la administración de la información. Rápidamente nos dimos cuenta de que estas podrían ser útiles para otras personas con otros tipos de conjuntos de datos. Nuestro interés particular eran las aplicaciones clínicas efectivas contra la malaria. Al igual, estas bases podrían servirle también a personas interesadas en conocer la diversidad de la población humana o los blancos potenciales para el desarrollo de vacunas u otro tipo de interrogantes. Entonces, sistematizamos nuestras herramientas para manejar formas más genéricas de datos. Ahora tratamos de que sea un instrumento accesible, útil y entendible para todo el mundo. El proyecto creció y su utilidad se ha vuelto más evidente para un mayor número de investigadores. Por eso hemos visto la necesidad de reunirnos con ellos y con grupos de

cexo mnr

a

e ou

ac x o v m n r

Gracias a sofisticados software, la genómica ha agilizaa do la investigación de organismos infecciosos como la malaria o la leishmaniasis. David Ross, experto mundial en el tema e invitado a la Escuela Internacional 2013 de la Universidad Nacional de Colombia, explicó su utilidad para los científicos.

c

Promoción del conocimiento

David Ross.

r nmvo

La genómica, considerada una de las áreas vanguardistas de la biología, estudia las secuencias de ADN que conforman el genoma de un ser vivo. Estas son representadas por cuatro caracteres alfabéticos (A-G-C-T) que corresponden a cada uno de los compuestos químicos conocidos como bases nitrogenadas, las cuales determinan la información básica contenida en el ADN. El genoma humano tiene cerca de tres billones de letras a partir de las cuales se configuran “palabras” que tienen su propia gramática y sintaxis. Para interpretarlas se requiere de un diccionario que permita descifrar sus misterios. La genómica determina esas secuencias, trata de interpretarlas y, mediante métodos comparativos, establece su organización y evolución. Esta disciplina requiere el uso de herramientas computacionales y estadísticas para determinar el significado de esas “palabras”. El doctor David Roos –líder en la sistematización de la información que dio origen a la base de datos especializada en parásitos eucariotas– enseña en la Universidad de Pensilvania (Filadelfia, Estados Unidos) y dirige un laboratorio de biología celular y genética molecular de parásitos. Visitó la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá para participar en el curso “Genomic Epidemology of Infectious Diseases and Parasites Databases”. Habló con UN Periódico sobre la importancia para Colombia de saber aprovechar esta base de datos que él lidera.

Foto: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Unimedios

estudiantes –como este curso que desarrollamos en la UN– para conocer interrogantes y promover el uso de las aplicaciones disponibles. UNP: ¿Quiénes nutren la base de datos?, y esta ¿qué tan confiable es? D. R.: Mucha gente. En el caso del genoma del Plasmodium falciparum –el parasito más letal– la secuencia de sus letras fue determinada en varios sitios en EE. UU., el Reino Unido y Europa, con la financiación de diversas instituciones. Se tomaron aislamientos de parásitos provenientes de África, Australia y Brasil. El secuenciamiento se realizó en diferentes laboratorios alrededor del mundo y los datos obtenidos fueron ingresados a las bases de datos. Nuestro papel fundamentalmente ha sido reunir toda la información y asegurarnos que llegue a todos. Esto ha costado miles de dólares, que serían malgastados si los datos no están accesibles para la gente. UNP: ¿Cómo un investigador colombiano podría usar esta herramienta? D. R.: Conozco el caso de un colombiano cuyo interés es identificar medicinas contra la leishmaniasis. Su objetivo es estudiar el genoma y compararlo con lo que sabemos de otros organismos, incluyendo entidades más conocidas como el ser humano. Así, verá qué genes son distintos entre parásitos y podrá preguntarse cuáles están presentes en Leishmania y no en los humanos, o cuál es la diferencia entre la leishmania braziliensis y la panamensis (las dos especies circulan en Colombia). También

podrá contemplar el desarrollo de medicinas que contrarresten la enfermedad. Él puede utilizar los recursos que le proporcionamos, y puede acceder a ellos de forma rápida y sencilla. UNP: ¿Cuál es el impacto de estas bases de datos para la medicina? D. R.: El impacto ha sido grande porque se abonó el terreno para agilizar el proceso de descubrimiento de medicinas por medio de enfoques genómicos, no solo descubiertos a través del computador. Nadie estaría muy entusiasmado en tomar un medicamento basado en sus predicciones sin haber sido probado en el laboratorio. Además, de manera dramática, nos ha permitido enfocar nuestra atención en ciertas áreas particularmente interesantes y ha agilizado el proceso de desarrollo para muchos tipos de fármacos. También, ha incrementado la eficiencia de la investigación en otras áreas; tal vez la ventaja más grande es la manera en que ha mejorado la forma en que fijamos prioridades en el proceso de investigación científica.

Cantera de científicos UNP: ¿Conoce el trabajo del doctor Manuel Elkin Patarroyo en materia de malaria?, ¿cree usted que se encuentra en el camino correcto? D. R.: Sí. Él ha sido líder en definir y traducir en la práctica la evaluación del dominio antigénico

(la formación de anticuerpos) de plasmodium para la experimentación de vacunas contra la malaria. Desafortunadamente, aún no tenemos una vacuna de amplio espectro. Creo que se encuentra en uno de los caminos correctos y merece crédito por haber empujado a muchos científicos a pensar el tema, no solo dentro de los laboratorios, sino a tratar de salir y trabajar en campo. Lo triste es que no tenemos nada tan efectivo como una vacuna para la viruela. Sin embargo, Patarroyo y otros científicos están interesados en el desarrollo de partes adicionales para combinarlas con estrategias de vacunas existentes, y lograr algo efectivo como una terapia. UNP: Durante el curso ha conversado con científicos representativos del país, ¿cuál es el futuro de esta relación y qué podemos esperar? D. R.: Hay mucho potencial. Existe interacción con colegas en Colombia que trabajan en toxoplasma, algo que mi laboratorio también investiga, y han trabajado en malaria por años como parte de un grupo internacional grande. Lo más interesante es que nos podemos colaborar y comunicar electrónicamente de la misma manera como lo haríamos personalmente. Los asistentes, por supuesto, son el futuro de la investigación en Colombia y esperamos ver progreso –con base en el aprendizaje de las bases de datos– en las generaciones futuras de científicos del país.


16

Economía

Asesor virtual para

invertir en la bolsa de valores En el mercado de las acciones, el dinero transita por una cuerda floja entre el riesgo de la inversión y el éxito de la rentabilidad. Una novedosa aplicación tecnológica, sencilla de usar y al alcance de todos, le permitirá a cualquier persona operar en el comercio de capitales y determinar qué tan seguro es hacerlo.

Ana María Escobar Jiménez,

En el mundo de los portafolios de inversión, la frontera eficiente es un concepto que define tanto el factor mínimo de riesgo que existe en una transacción comercial como su factor máximo de rendimiento, de acuerdo con los porcentajes de dinero que cada persona esté dispuesta a invertir. En otras palabras, si alguien tiene cien pesos y los va a poner en la bolsa de valores, con este método puede saber cuál es el riesgo de perderlos y la posibilidad de duplicarlos. Al final de la operación se saca una estimación promedio que dará más certeza a la hora de tomar decisiones. Sin embargo, para el común de la gente, incluso, para profesionales en finanzas, hacer estos cálculos resulta bastante engorroso dada la multitud de ecuaciones requeridas y la cantidad de variables que se deben tener en cuenta. Santiago Medina Mejía, estudiante de Administración de la Universidad Nacional de Colombia en Manizales, desarrolló un software que facilita esta tarea a los inversores. El tomó la frontera eficiente –modelo inventado por el premio nobel Harry Markowitz– y la introdujo en un aplicativo de fácil uso y al alcance de todos los que quieran invertir en la bolsa de valores.

170

septiembre de 2013

El valor de las estadísticas Ricardo Rojas Medina –experto en evaluaciones socioeconómicas de proyectos y profesor de la UN– asegura que los actuales programas computacionales que estiman el riesgo de las inversiones en los mercados de capitales son muy costosos y de difícil manejo, por lo que no están al alcance del público. “Nuestro aporte es un aplicativo sencillo y muy completo para obtener la mejor combinación de datos del portafolio deseado. Para ello empleamos estadísticas robustas que mejoran los procesos de estimación”, señala Rojas, quien además es director del Grupo en Finanzas Cuantitativas de la Facultad de Administración. 'Robustas' se refiere a un tipo de estadística que permite hacer estimaciones sin que los errores o las pequeñas variaciones que existen en alguno de los datos del global de la información afecten el resultado final. En cambio, en la estadística clásica la menor desvia-

Ilustración: Mauricio Salcedo

Unimedios

Cualquier ciudadano podrá utilizar el aplicativo para invertir en la bolsa de valores. Este reúne un gran potencial de análisis de datos en una herramienta de fácil uso.

ción puede alterar sustancialmente el producto final, aún cuando ese dato no sea relevante para lo que se quiere hallar. Para el proyecto se utilizó un software libre llamado R, que cuenta con gran cantidad de herramientas que lo hacen potente y rápido, y dan mayor precisión y solidez a los cálculos. Con esta plataforma los ingenieros integraron las complejidades de la teoría financiera al potencial computacional; esto permitió simplificar una tarea a la que no se podía acceder sino a través de un experto en la materia. Fue necesario reunir información dispersa sobre los códigos de programación utilizados en esta área para poner en marcha el sistema; se les modificó su estructura (la sucesión de caracteres alfanuméricos) para que se adaptaran a las necesidades particulares de cada usuario. ¿A qué acciones se les puede apostar?, ¿cuánto dinero invertir en cada acción?, ¿qué resultado tendría al invertir determinada suma a una sola acción durante un tiempo específico?, ¿qué combinación conviene más para obtener el rendimiento esperado? o ¿qué riesgos tendría? Son algunos de los interrogantes que se solucionan de manera automática y gratuita con el programa diseñado en la Universidad. La estadística robusta utilizada en este proyecto se llama Método de Determinante de Covarianza Mínima. Esta permite resolver los inconvenientes que se presentan en la bolsa cuando se originan datos atípicos, que son valores muy

altos o bajos que distorsionan los promedios de los cálculos. “Los investigadores en inversiones han utilizado Excel para sus razonamientos, pero a pesar de ser muy útil no lo es para esta área de la economía”, explica Vanessa Castellanos Moreno, una de las gestoras de la investigación.

Herramienta competitiva Para operar el software se juega con dos valores básicos: el promedio del precio de cierre diario de las acciones por determinado periodo (para así obtener los rendimientos) y el factor de riesgo. “No hay que ser un experto en programación para utilizarlo. Solo se ingresa a la página de la Bolsa de Valores de Colombia, se observa la historia de los precios de las acciones y se ingresan los datos al aplicativo. Con esta información, el programa optimiza el portafolio consultado al establecer la frontera eficiente mediante análisis personalizados”, indica Castellanos. Para los neófitos, el aplicativo les facilita todas las tareas relacionadas con las combinaciones que optimizan la rentabilidad de los portafolios y disminuyen el riesgo de inversión. Para los expertos, se facilita la toma de decisiones en la compra o venta de valores. Cabe destacar que en el gremio se suele utilizar la guía con árboles de decisiones (el mapa conceptual de los corredores de bolsa) para estudiar las tendencias de su portafolio, labor que, según los investigadores, llega a ser muy desgastante.

“Con nuestro aplicativo he podido obtener las mejores alternativas, y para quienes se dedican a la inversión (un negocio que implica importantes sumas de dinero) este se convierte en un recurso de gran utilidad ante la variabilidad y la incertidumbre bursátil”, afirma Santiago Medina. Juan Daniel Rojas Ortiz –analista de Crédito Corporativo en el Banco de Bogotá y estudiante de la Maestría en Finanzas en la Universidad de los Andes– afirma: “La frontera eficiente, calculada con el método R, ofrece gran variedad de información; principalmente, gráficos útiles para la toma de decisiones. Al combinarlo con el software de libre uso de la UN, permite que eventuales inversionistas accedan a los mercados bursátiles con una ventaja competitiva y sin incurrir en una alta inversión”.

Rigurosidad analítica “La contribución de este trabajo se fundamenta en desarrollar un enfoque riguroso de selección de inversiones para un periodo determinado, en un contexto de incertidumbre y para inversionistas con aversión al riesgo. Lo anterior sin tener que analizar cantidades voluminosas de información, muy diversa, acerca de las empresas emisoras de esos activos”, manifiesta el profesor Nicolás Montoya Monsalve, doctor en Administración y docente de la UN.


Innovación

17

Tecnología 3D para mejorar la motricidad Áreas relacionadas con la fisioterapia, la ortopedia, la fisiatría y el entrenamiento físico, entre otras, tendrán una nueva herramienta computacional que permitirá mejorar los diagnósticos médicos. Será de uso libre y adaptable a varias disciplinas deportivas.

Fanny Lucía Pedraza Valencia,

Unimedios

Cuando se habla de motricidad en los humanos se hace referencia a la capacidad de caminar, mantener el equilibrio, coordinar los movimientos e interactuar con el entorno de forma efectiva. Sin embargo, algunas personas presentan dificultades para desarrollar estas acciones. Interesados en detectar las fallas que impiden el desarrollo normal de los movimientos, un grupo de investigadores ideó una herramienta computacional que estudia, analiza y cuantifica los movimientos de las articulaciones del ser humano al momento de caminar, correr, lanzar y saltar, entre otros. El objetivo es detectar las anomalías a tiempo. Es útil, especialmente, para hallar problemas en niños y corregir posturas en deportistas. El trabajo estuvo a cargo del grupo Control y Procesamiento Digital de Señales de la Universidad Nacional de Colombia en Manizales, con apoyo del grupo Cumanday Actividad Física y Deporte de la Universidad de Caldas y la empresa Sport Lab, adscrita al Parque de Innovación Empresarial de la UN. “El proyecto apoya el análisis de los patrones básicos de movimiento en niños entre los cuatro y diez años. Estos datos son proporcionados por especialistas en educación física y expertos en motricidad de la Universidad de Caldas”, indica Santiago Molina, estudiante de la Maestría en Ingeniería – Línea Automática de la Sede Manizales. Con la información obtenida, diseñaron un software capaz de determinar si la motricidad de un niño es la correcta, si tiene algún problema actual o podría tenerlo en el futuro.

170

septiembre de 2013

Simulación en 3D El programa utiliza un sistema de captura de imágenes en tercera dimensión (3D) que, con ocho cámaras infrarrojas de alta velocidad, captura los movimientos. El sistema observa con detalle cada desplazamiento. Por ejemplo, cómo se inicia el ciclo de marcha, qué pasa al detenerse, qué implica para el cuerpo correr, saltar, etc. Estos datos le permiten al software entregar un reporte sobre las fallas que tiene cada persona al realizar estas acciones. “A futuro podría servir para detectar talentos, ya que permite analizar los movimientos de los niños y conocer en qué deporte podrían destacarse”, asegura Andrés Marino Álvarez, investigador del proyecto y estudiante del doctorado en Ingeniería – Línea Automática de la UN en Manizales.

Los resultados que entrega el programa se convierten en un apoyo para el diagnóstico que hacen los médicos especialistas en motricidad. Pues, muchas veces esta clase de exámenes son realizados a ‘simple ojo’, lo que dificulta el diagnóstico específico. La herramienta computacional logra ser más precisa y acertada, ya que define cuadro a cuadro y ángulo a ángulo la acción de determinada articulación. El proyecto se llevó a cabo en dos fases: el análisis biomecánico de los patrones básicos de movimiento y la aplicación de técnicas de reconocimiento de patrones, orientadas a la identificación de información relevante para la captura 3D. “En la primera se pudo evidenciar cómo la herramienta facilita la interpretación de los datos. Cabe resaltar que, en muchos casos, los niños presentaron deficiencias con respecto a los patrones de motricidad ideales, lo cual se verificó tanto por el diagnóstico brindado a través del software como por la revisión de los especialistas”, afirma el investigador. Según el experto, en la segunda se emplearon y mejoraron algunas técnicas no lineales de reducción de dimensión, basadas en el análisis por variedades. Esto significa que el sistema tuvo la capacidad de reconocer patrones y extraer la información más relevante para el problema de estudio, lo que mejora las tareas de visualización y clasificación de los movimientos. En resumen, esta tecnología agiliza el análisis y síntesis de datos en sistemas de visión por computador. Gracias, también, a que se incorporaron algunos esquemas que permiten agrupar paquetes de información según los diversos patrones de motricidad de las personas (métodos multi-kernel).

De niños a deportistas Luego del análisis en menores de edad, la investigación se enfocó en la aplicación del software en deportistas, específicamente en tenistas de Manizales. Para ello, se realizaron pruebas con los jugadores de la institución Tenis Club. “En Colombia hay deportistas muy destacados, pero el acompañamiento que les dan las instituciones oficiales no es suficiente para situarlos en grupos de élite. La idea es que puedan conocer detalladamente sus condiciones fisiológicas y de constitución, en

aspectos como la saturación de oxígeno, la frecuencia cardiaca y la electromiografía (intensidad o energía que produce un músculo). Esto con el fin de tener en cuenta mediciones más efectivas y exactas que les permita potenciar su entrenamiento”, explica Álvarez Mesa. De esta forma, tanto deportistas como entrenadores podrán sacar mayores ventajas a la hora de tomar decisiones referentes a cómo comportarse en la cancha y establecer pautas de mejoramiento. “El sistema es modular, se puede ajustar a situaciones específicas de cada deporte, siempre y cuando exista un acompañamiento de los entrenadores y educadores físicos, ya que cada disciplina es diferente y son ellos quienes nos pueden indicar esas particularidades. De esta forma, podremos ofrecer un diagnóstico más acertado, determinar una medida estándar de exigencia o corroborar en qué condiciones se está a la hora de practicar un deporte determinado. Como valor agregado, el software de la UN no solo se desarrolla a bajos costos sino que también es libre. Esto permite ingresar otras variables y características (como visualización o modificar la interfaz), y programar nuevas mediciones según lo requiera el experto.


18

Ciudad

Aumenta la segregación en Bogotá Gracias a índices de análisis depurados y confiables –diseñados por investigadores en estadística de la UN – se obtuvo un panorama específico sobre la segregación espacial en la Capital colombiana. Al evaluar las condiciones socioeconómicas de 16.500 hogares, de diferentes estratos y localidades, se evidencia que la brecha entre ricos y pobres se amplió entre los años 2007 y 2011. Giovanni Clavijo Figueroa,

170

septiembre de 2013

Se tiende a creer que todas las familias de un mismo barrio o sector tienen las mismas condiciones socioeconómicas; en este sentido, las encuestas acuden a indicadores que generalizan sobre este tema, lo que no permite ver la realidad de forma más detallada. Un grupo interdisciplinario de investigadores de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá desarrolló nuevos índices de análisis basados en los entornos económicos y en las condiciones propias de cada hogar. Estos fueron incluidos en el más reciente estudio “Segregación Socioeconómica en el Espacio Urbano de Bogotá, D.C.”, liderado por la Alcaldía Distrital. Se destacan dos indicadores estadísticos en particular: el de segregación residencial socioeconómica (SRS), que incluye variables como ingreso y gastos de los hogares, pero también los costos en educación y pago de servicios públicos. Y el índice de segregación de acceso socioeconómico (SAS), que incluye variables como área total de vías, de andenes y de parques. Para su construcción se tuvieron en cuenta los resultados de la encuesta multipropósito realizada en el año 2011 e información adicional de catastro y servicios públicos domiciliarios. Se hicieron encuestas en 16.500 hogares de la capital, distribuidos en toda la ciudad, y se compararon los resultados obtenidos en el año 2007 con los del actual estudio. Los datos concluyeron que los habitantes del Distrito lograron, en los últimos años, mayor acceso a bienes públicos (colegios, parques y hospitales) sobre todo en algunas localidades. Esto incidió en una mejor calidad de vida. Pero según el profesor Luis Alberto López, director de la investigación, se observa que la segregación aumentó entre los años 2007 y 2011 de 0,25 puntos a 0,3. Esto se explica, principalmente, por las variables económicas. De acuerdo con estos datos se estableció que las localidades menos segregadas son Teusaquillo, Usaquén, Engativá, Fontibón y Suba. Sin embargo, a los expertos les preocupa que en la ciudad siga aumentando este fenómeno. La brecha es latente en los barrios en donde hay menos lugar para la convivencia de personas de distintos estratos socioeconómicos. “Muestra de ello es que la segregación residencial socioeconómica aumentó en 9% en los estratos altos, mientras que en los bajos se mantiene en el 2%”, destaca López. En los extremos están las localidades de Ciudad Bolívar, donde hay más segregación, y Chapinero, donde hay menos. “En esta última, hay una tendencia a una mayor 'mezcla' de condiciones sociales”, señala el docente.

Foto: Archivo Unimedios

Unimedios

Entre más pobre o más rico sea un sector existe más segregación espacial.

Integración a medias López manifiesta que los indicadores de segregación que se proponen para el año 2013 tienen como propósito adicional “crear una línea base que, a futuro, sirva para determinar cómo está la ciudad frente a un conjunto de variables que son esenciales para mirar si la dinámica urbana busca una distribución espacial menos segmentada”. Adicional a los índices propuestos, en el estudio se incluyeron los modelos de econometría espacial, que sirvieron para evaluar el impacto en los hogares de aspectos como el avalúo de los predios y los gastos de sostenimiento. López dice: “Bogotá está bastante segregada por el ingreso económico. Para sustentar esto, se evaluaron en forma multivariada los índices de cada sector (el cruce de varios indicadores) y buscamos incluir un indicador común que midiera efectivamente las diferencias entre una localidad y otra, y entre estratos. Para esto se utilizó el índice de la varianza efectiva (IVE)”. Un ejemplo para entender el indicador basado en el IVE es que localidades como Usme tienen características bastante homogéneas por su alta segregación, muy parecidas a las variables estudiadas y encontradas en la variabilidad total de la ciudad. Se halló, además, que este indicador es mayor frente a una localidad como Usaquén,

en donde conviven clases sociales más variadas. López añade que es la segunda vez que en Bogotá se trabaja en esta dirección (construcción de índices de segregación), y se espera que la Administración distrital piense hacia dónde debe direccionar la ciudad con el apoyo de este tipo de estudios y resultados.

Discriminación En las ciudades colombianas, y en particular en Bogotá, la estratificación ha sido un elemento segregacionista por excelencia, promovido desde las mismas entidades oficiales y organismos del Estado. El profesor López considera que deben establecerse políticas públicas que promuevan escenarios de encuentro de grupos sociales en donde las brechas socioeconómicas se reduzcan. Agrega que la Alcaldía debe propiciar condiciones que le permitan a un colectivo adecuarse a cualquier espacio, “aunque es im-

portante anotar que la segregación nunca desaparecerá”. Jorge Iván González, experto en indicadores de desarrollo de la UN, asegura: “Uno de los puntos centrales de la segregación es el imaginario social; a la gente le da pena decir dónde vive, no da la dirección porque la localidad se convierte en un mecanismo endógeno de discriminación”. Esto hace que se convierta en un lastre para las personas, al que se le suman otras dificultades como la movilidad social, el acceso a bienes y servicios y el aumento de la desigualdad en los ingresos. Un buen futuro para Bogotá, según los investigadores, significaría mejorar los equipamientos, las vías y los parques; además, que las escuelas tengan la misma calidad en todas las localidades. Proponen que a medida que haya construcciones y desarrollos urbanísticos nuevos, se busque incluir a diferentes sectores de la población en un mismo espacio. Solo así se puede luchar contra la segregación.

Segregación alta

Segregación media

Segregación baja

Los estratos sociales están muy separados unos de otros.

Existen pocos espacios de interacción entre estratos sociales.

Conviven personas de diversos estratos sociales.


Innovación

Win, silla para deportistas

19

en situación de discapacidad

Foto: archivo particular

Una innovadora y ergonómica silla de apoyo, desarrollada por un grupo de diseñadores industriales, permite a deportistas en situación de discapacidad mejorar sus marcas personales en disciplinas como el lanzamiento de jabalina, bala y disco.

Jeinst Campo Rivera,

Unimedios

En Colombia, 2.632.255 personas tienen algún grado de discapacidad física (6,4% de la población total); de ellas, 1.143.992 tienen una discapacidad visual (DANE 2005). Por lo general, esta circunstancia no suele ser considerada una barrera para llevar una vida normal en sociedad; de hecho, dentro de este grupo hay científicos, artistas y deportistas de la más alta calidad. Es el caso de Fernando Mina, atleta de 41 años, a quien a los siete años de edad le amputaron la pierna izquierda a la altura de la rodilla. Él practica jabalina, disco y bala, modalidades olímpicas con las que representó al país con orgullo en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012. No obstante, quienes practican este tipo de deportes enfrentan dificultades a la hora de realizar los lanzamientos. “Teníamos un problema relacionado con el envión del objeto, ya que el banco que utilizábamos era incómodo y visualmente poco atractivo”, señala Mina. Por ello, un grupo de estudiantes y docentes de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de Colombia en Palmira construyó una silla especial de lanzamiento que soluciona aspectos de carácter ergonómico y estético.

170

septiembre de 2013

La posición del triunfo El proyecto tuvo por objetivo vincular estudiantes que realizaran propuestas en pro del mejoramiento de las condiciones de vida de la población en situación de discapacidad y, específicamente, de los deportistas paralímpicos. “En primer lugar, nos acercamos a la Liga del Valle del Cauca para conocer sus principales dificultades a nivel deportivo. Allí, identificamos la necesidad de mejorar los bancos que utilizan los atletas como apoyo para realizar las diferentes disciplinas deportivas, pues esta falencia impide un óptimo desempeño en las competencias”, afirma César Ramírez, diseñador industrial y profesor de la UN. Después de los primeros acercamientos, el grupo de trabajo se enfocó en observar detalladamente las prácticas deportivas y, de

manera colaborativa con los atletas, comenzó a construir la propuesta. Para esto, realizaron un análisis de referente que consiste en una comparación entre los elementos usados tradicionalmente en esta área del deporte, sus rasgos característicos, sus formas de uso y los mejoramientos que han tenido en el transcurso del tiempo, etc. Esta metodología permite un análisis profundo, propicia preguntas y ofrece respuestas, y lo principal, posibilita plantear soluciones reales. “Encontramos que, desde el diseño, no se había trabajado esta área específica. Así que en la exploración logramos abstraer un concepto que denominamos ‘la posición del triunfo’. Porque más allá de ofrecer una silla, queremos brindar una herramienta óptima para alcanzar el éxito deportivo”, señala Luis Miguel Posso, participante del proyecto. A partir de ese concepto, los diseñadores construyeron una serie de propuestas en las que utilizaron los colores de la Liga del Valle. El sillete debía permitir adoptar posturas correctas, pero también reunir características estéticas atractivas. Por eso, los expertos realizaron un análisis ergonómico y una somatografía –forma de observación muy detallada, a partir de imágenes, fotografías y esquemas de las funciones del cuerpo–, para así tener puntos de referencia; por ejemplo, cómo lanza el artefacto un deportista que no está en situación de discapacidad y otro que si la tiene. “Así pudimos desarrollar un banco que le facilita al deportista realizar la expulsión del objeto de manera óptima, asegura Natalia Tapia, estudiante de Diseño Industrial.

Moderno y cómodo Luego de realizar una selección de los bocetos, el grupo eligió uno para hacer las pruebas correspondientes con los deportistas, esto con el ánimo de conocer la resistencia y calidad de los materiales empleados. “A pesar de que este último prototipo no es para uso comercial, ya que requiere de algunos ajustes finales, los atletas se sintieron a gusto con el banco; en la actualidad están practicando con este. Sin embargo, deben esperar

un poco debido al periodo de acoplamiento y adecuación a la herramienta”, sostiene Cristian Mauricio Hurtado. El resultado fue un moderno y cómodo banco de lanzamiento con barras de hierro redondeadas, un sillín confortable de espuma y una adhesión al suelo estable para tener mejor posición y mayor área de desplazamiento del tronco. “Esta herramienta es más cómoda y segura; además, se adapta mejor a muchas de las discapacidades físicas que tenemos los deportistas, y nos ayuda a mejorar notablemente las marcas deportivas”, sostiene Fernando Mina.

Según el profesor César Ramírez, “esta silla es el resultado de una exploración que realizamos desde la Universidad para solucionar problemáticas reales del entorno; un compromiso que tiene la academia con la sociedad en general y, específicamente, con la población en situación de discapacidad” En total, fueron cuatro propuestas desarrolladas por los diseñadores industriales de la UN, de las cuales dos se presentaron para el mejoramiento del deporte y la integración social.


Trayectoria de

Nace la Radio Universidad Nacional de Colombia

Aparece Carta Universitaria

Se emiten los primeros programas de la emisora en la Radiodifusora Nacional de Colombia. Creación de la Unidad Administrativa y Financiera

Se inician emisiones oficiales. Se crea la División de Comunicación y Prensa.

1984

Sale al aire UN Análisis.

1985

1986

1988

1991

1993

1994

Convenciones

Se crea UN Televisión con los programas Uso de razón e Historia Devida.

UN Televisión

Premio Nacional al Mérito Científico 2001. Otorgado por la ACAC al programa Radio de Acción.

1997 Creación de Unimedios

Prensa UN Radio

Premio Nacional al Mérito Científico 2000. Otorgado por la ACAC a la serie documental Especies.

Se otorga licencia a UN Radio Medellín.

1999

2001

Primera edición de UN Periódico. Aparece UN programa Boletín semanal.

Medios Digitales

2002 Primer lugar en la Bienal Internacional de Radio en México por el programa Simplemente Complicado.

Creación de la Oficina de Comunicación Estratégica e Imagen Institucional.

Unidad Administrativa y Financiera Comunicación Estrategica e Imagen Institucional

http://www.unimedios.unal.edu.co/lineadetiempo/

20

Sociedad

Conocimientos locales y cambio climático

Integrar en las políticas públicas de los gobiernos las estrategias que utilizan indígenas y campesinos para enfrentar los problemas ambientales es una tarea pendiente en países como Colombia. Es un valioso conocimiento acumulado que puede apoyar el quehacer científico. Leidy Castaño,

170

septiembre de 2013

Unimedios

Las relaciones con lo rural siempre han sido complejas. Es común escuchar sobre la importancia de los conocimientos tradicionales de los campesinos, de los pueblos indígenas e, incluso, de los habitantes urbanos, pero es extraño encontrar proyectos que integren sus visiones y saberes en las soluciones reales que requiere el territorio nacional. Un ejemplo clásico es el del manejo del agua, un tema vital en las áreas rurales. En épocas de fuertes torrenciales, los campesinos controlan el exceso de lluvia a través de técnicas de siembra y apertura de canales en los potreros. Y en temporadas secas utilizan sistemas artesanales de riego, cuidan y limpian los nacederos y aljibes, siembran y hacen mantenimiento a los árboles –llamadores de agua– y construyen pozos destinados para la recreación en ríos y quebradas. En general, hay propuestas encaminadas a la acción que confrontan los problemas ambientales y que tienden a consolidar redes sociales (familiares y comunitarias). Estas estrategias tradicionales son hoy, más que nunca, vitales

para enfrentar los drásticos cambios que vive el planeta. En el reciente informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Colombia (PNUD), sobre la revisión de los riesgos del cambio climático en el país, se afirma que los impactos por este fenómeno se dan porque la mayor parte de la población se encuentra en las partes altas de las cordilleras, donde se prevén problemas de escasez hídrica e inestabilidad de los suelos. Asimismo, en las costas, donde el aumento del nivel del mar y las inundaciones pueden afectar los asentamientos humanos y las actividades económicas, el país tiene una alta recurrencia de eventos extremos, con una creciente incidencia de emergencias asociadas al clima.

Adaptación al cambio

Astrid Ulloa, profesora titular e investigadora del Departamento de Geografía de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, asegura que en el país los pobladores locales han desarrollado, desde épocas milenarias, sistemas de conocimientos basados en la interacción con la naturaleza que deben ser tenidos en cuenta. Son mujeres y hombres que saben enfrentar los ciclos climá-

ticos y los fenómenos naturales y atmosféricos según las particularidades territoriales y culturales de los lugares donde viven. Conocer estos aspectos permite aportar valiosos insumos a las políticas, planes y programas nacionales, regionales y locales sobre gestión ambiental. Incluso, con su ayuda, se podrían obtener datos o información cartográfica detallada, así como de las variables climatológicas. Junto con investigadores indígenas y un equipo interdisciplinar de los grupos Cultura y Ambiente y Tiempo, Clima y Sociedad, de la Facultad de Ciencias Humanas de

la UN, la profesora Ulloa lideró un proyecto que analizó las perspectivas culturales relacionadas con el tiempo atmosférico y el clima. El trabajo lo realizó durante dos años en ocho zonas: Valle de Tenza (entre Cundinamarca y Boyacá), Fosca (Cundinamarca), Timaná (Huila), Cumbal (Nariño), Chorrera y Villazul (Amazonas), Bogotá, Alta Guajira y Alto Putumayo. De forma paralela, se llevó a cabo un análisis de los escenarios nacionales e internacionales sobre políticas globales de cambio climático, así como también de toma de


Circula Claves para el debate público

Premio Nacional de la Cultura Se integra a Unimedios la oficina Universidad de Antioquia de comunicaciones de la Sede Palmira a la serie documental Mente Nueva. Campaña 140 años Construyendo Nación Premio Unicef Colombia al programa Premio India Catalina De acuerdo con los niños. a la serie documental Mente Nueva.

Coproducción con Mazdoc Documentaries y History Channel para el documental El asesinato de Luis Carlos Galán. Premio India Catalina a la serie documental Mente Nueva.

2005

2006

Nace en Internet Agencia de Noticias UN. Se integran a Unimedios las oficinas de comunicacion de Manizales y Medellín. Se formula una política integral de imagen institucional

Se crea grupo de Medios Digitales.

Premio Nacional de Periodismo CPB a UN Radio.

Se crea portal que une las emisoras de la UN en Bogotá, Medellín y web.

Premio Nacional de Periodismo Conflicto y Paz «Fernando Quiñonez» para UN Periódico.

Premio Palmera de Plata, Concurso Internacional Videomed, a la serie Corporis Fábrica.

Premio Álvaro Gómez Hurtado al programa Territorio Capital de UN Radio.

2004

Premio de Periodismo Ambiental Car Quindío al programa UN Análisis.

Premio India Catalina, Festival de Cine de Cartagena, a UN Televisión

Premio al Mérito Científico 2007. Otorgado por la ACAC a UN Análisis

2007

2008

Aparece la revista Matices: historias detrás de la investigación. Se crea canal Prisma TV, televisión por internet.

Premio India Catalina al documental Carlos Lleras: Premio The Maeda Prize, entre la acción y la pasión. de la NHK, a la serie Banderas en Marte

2009

Premio Conservación Internacional Colombia para la revista Matices: historias detrás de la investigación. UN Periódico en inglés UN Periódico digital

Campaña Bicentenario

2010

2011

2012

Primer puesto Concurso Red Salud 2010 para UN Periódico. Premio Reportaje sobre Biodiversidad de Conservación Internacional a UN Periódico

Premio CPB para la Agencia de Noticias UN.

Premio Nacional de Periodismo Ambiental en reportería gráfica.

Premio Álvaro Gómez Hurtado para UN Periódico

21

Sociedad

Fotos: cortesía Sonia Puenayán

decisiones y de implementación de dichas políticas. La investigadora asegura que surgieron estrategias culturales de manejo de la variabilidad climática desde los diversos pueblos indígenas, campesinos y pobladores urbanos, con los que se realizó el estudio. Por ejemplo, las mujeres kamëntsá biyá (grupo que se distribuye en los departamento de Nariño, Putumayo y Cauca) siembran las semillas nativas en diversos momentos del año según se comporte el clima. Además, utilizan técnicas de cultivo ancestrales, que consisten en plantar en círculos en las partes altas.

Transformaciones ambientales El proyecto "Perspectivas culturales y locales del clima en Colom-

bia" –que contó con la financiación de Colciencias– recogió diversidad de voces. Un aspecto importante es que se trata de conocimientos sobre la naturaleza y el clima que entregan indicadores claros sobre la relación con el entorno. Por supuesto, dice la profesora Ulloa, se tienen en cuenta las connotaciones en la concepción de lo sagrado, la tradición oral y las prácticas cotidianas y simbólicas, en las cuales se incluyen sanciones morales o castigos divinos (de acuerdo con la investigación lo llamado no humano). Las predicciones climáticas que realizan los campesinos, indígenas y habitantes urbanos incluyen indicadores bastante amplios: astronómicos, meteorológicos, biológicos y físicos-geográficos; también tienen en cuenta aspectos corporales, sensoriales y cognitivos, así como simbólicos. Todo esto permite hacer pronósticos sobre cuándo llegará

un año seco o uno lluvioso, cuáles son las mejores épocas de siembra, cuáles son los tipos de productos a sembrar o cómo debe ser la selección de animales para la crianza. “Esa lectura, además, la hacen a través de categorías temporales. De corta duración o inmediatez: por días o por el paso de las golondrinas (que anuncian la llegada de lluvias). De mediana duración: por años, la primera salida de las aves o de las plantas al inicio de una estación. Y de larga duración: por generaciones o por la posición de los astros”, explica Ulloa.

Lo diverso Si bien, nadie pone en duda el papel del conocimiento científico para encontrar respuestas a los problemas sociales, el saber tradicional no puede ser desconocido de forma unilateral.

Según la investigación, los pueblos indígenas coinciden en la necesidad de que se hagan valer y se fortalezcan sus conocimientos ancestrales, los cuales, en diversas situaciones históricas de transformaciones y alteraciones climáticas, han dado respuestas más evidentes para afrontar fenómenos como el cambio climático. El ordenamiento y la gobernabilidad territorial y ambiental instaurados desde leyes ancestrales pueden ofrecer lineamientos para actuar en el presente. La petición de pueblos indígenas de declarar sitios sagrados a páramos, lagunas y fuentes naturales, va más allá de un capricho cultural. Detrás hay toda una lógica de conservación del patrimonio ambiental: semillas para la alimentación, bosques para llamar el agua y calidad de la tierra para cultivar de forma sostenible.

septiembre de 2013

Las predicciones climáticas que realizan campesinos, indígenas y habitantes urbanos incluyen aspectos corporales, sensoriales y cognitivos.

170

2003

Primera transmisión en directo del Carnaval Univerisitario en conjunto con la Escuela de Cine y TV.


22

Ciencia y tecnología

Crema de quinua

Sandra Uribe Pérez,

Unimedios

Faltó poco para que la dominación española y las tradiciones gastronómicas de los conquistadores nos privaran de la quinua (grano sagrado para las culturas ancestrales andinas) que ha sido calificada como alimento “ideal para el ser humano” por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). A pesar de su prohibición y quema lograron sobrevivir más de tres mil variedades de este pseudocereal, quizá gracias a su adaptabilidad a diferentes condiciones agroecológicas (desde el nivel del mar hasta una altitud de 4.000 metros), su resistencia a la sequía y a los suelos pobres o de elevada salinidad, y a su fácil expansión como cultivo. Por ello, en el actual panorama de inseguridad alimentaria, la quinua (Chenopodium quinoa Willd.) podría convertirse en una alternativa en la lucha contra el hambre y la desnutrición por sus excepcionales cualidades: es una gran fuente de proteína, ácidos grasos y vitaminas, y es el único alimento de origen vegetal que contiene todos los aminoácidos esenciales. Lo anterior fue suficiente para que la FAO haya declarado el 2013 como el “Año Internacional de la Quinua”. Ahora, el reto mundial es “aumentar la producción de alimentos de calidad para una población creciente en el contexto del cambio climático”.

con sabor a tamal

Este cultivo andino que por sus bondades nutricionales ha servido incluso para alimentar a los astronautas, debería incluirse con más frecuencia en la dieta. De cara al panorama de inseguridad alimentaria, se trabaja para mejorar su producción y generar nuevas alternativas alimenticias. Una de ellas es una crema con sabor a tamal.

170

septiembre de 2013

Más alimentos

Al agregar la harina del grano de quinua a la de los cereales aumenta el aporte de aminoácidos en la dieta (especialmente lisina y triptófano) y la calidad de la proteína (más albúminas y globulinas), llegando, incluso, a una concentración similar a la que tienen la carne y la leche.

Foto: cortesía Guillermo Corredor

Este desafío ha sido una de las banderas de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá que, a través de la Facultad de Agronomía y el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos (ICTA), se ha preocupado durante treinta años por mejorar las prácticas para el desarrollo de los cultivos y la producción de alimentos con base en la quinua. En este proceso se han emprendido trabajos conjuntos con otras entidades. Tal es el caso del “Proyecto Quinua: cultivo multipropósito para los países andinos. Perú, Bolivia y Colombia (2006)”, que se llevó a cabo entre el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Fundación Proinpa, de Bolivia; el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Concytec), de Perú; la Universidad Nacional del Altiplano, de Perú; y la UN. El objetivo fue evaluar diversos materiales genéticos, desde el punto de vista agronómico y agroindustrial, para el desarrollo de innovadores productos, explica Guillermo Corredor, doctor en Ciencias Agropecuarias y profesor pensionado de la UN. La idea de la Institución ha sido diversificar para llegar a diferentes paladares, pero cumpliendo con las exigencias nutricionales. Según Arturo Romero, investigador de la UN y magíster en Ciencias y Tecnología de Alimentos, entre otros productos enriquecidos se han desarrollado harinas, pastas, extruidos, néctar de frutas, hojuelas y productos de panificación entre otros. Todo esto, a partir de mezclas vegetales (diferentes cereales y quinua) que buscan hallar las proporciones adecuadas para balancear los alimentos en sus diversos componentes (proteínas,

Quinua variedad blanca de Jericó (Cucaita, Boyacá).

carbohidratos, grasa, minerales y vitaminas). Uno de los últimos “hits” del ICTA en cuanto a alimentos enriquecidos y con valor agregado es la crema de quinua con sabor a tamal. Según Romero –uno de sus desarrolladores–, la sensación de probarla es algo raro, por la costumbre de masticar el tamal, pero ahora, este sabor tan colombiano también se puede disfrutar con cuchara. Su preparación (para cuatro porciones) solo se demora diez minutos y tiene la ventaja de ser “un alimento de alto valor biológico, de buena aceptabilidad y que podría conseguirse a un precio razonable”. Para lograrlo, el grano se lava, se seca, se muele y se tamiza hasta lograr una harina de granulometría fina (de 100 mallas). Luego, se precocciona, junto con la harina del maíz en un extrusor a 130°C por 10 segundos (este equipo funciona con alta temperatura, alta presión, fuerzas de corte, y corto tiempo). El producto sale en forma de hojuelas, que se secan, se muelen y se mezclan con las especias y condimentos que le dan el sabor. Sin embargo, para que el producto llegue efectivamente al consumidor hace falta asegurar el eslabón universidad-industria a través

de una alianza estratégica con una empresa interesada en impulsarlo en el mercado.

Procesos de transformación y cultivo Romero explica que el consumidor interesado en realizar preparaciones con este pseudocereal debería conocer, entre otros aspectos, que hay variedades dulces y amargas (con alta concentración de saponinas, compuestos orgánicos que les confieren este sabor). Para hacer comestible el grano es necesario desamargarlo (eliminar las saponinas). Esto se logra a través del lavado con agua a 70°C. La proporción es de 1 kg de quinua por 3 litros de agua, que se mezclan por tres minutos para sacar la espuma (saponinas) y retirar las impurezas. Se llevan a cabo entre 3 y 7 lavados dependiendo del grado de saponinas que haya. El grano se puede secar al sol, para luego producir harina (tan fina como la del trigo). De este modo es posible sustituirla por cereales, aumentando así el aporte de aminoácidos en la dieta (especialmente lisina y triptófano, deficientes en los cereales) y la calidad de la proteína (mayor cantidad de albúminas y globulina), llegando, incluso, a una

concentración similar a la que tienen la carne y la leche. En cuanto al cultivo, el profesor Corredor refiere que en nuestro país la tendencia es utilizar variedades dulces, como la blanca de Jericó, la blanca de Soracá, la blanca de Chivatá, la Aurora, la Tunkahuan, la Piartal y amargas como la amarilla de Maranganí. Es clave que, al sembrar, el agricultor ponga atención a la variedad (cada una tiene características diferentes para la preparación de productos), a la semilla (debe estar fresca –1 a 2 meses de cosechada– para que no pierda viabilidad) y al sistema de siembra (si se hace a chorrillo, entre surcos de 50 cm, el crecimiento y la maduración del grano son más uniformes). Para la comercialización, hay mayores beneficios si las variedades no están mezcladas, ya que se puede garantizar el material genético. Con tantas ventajas solo hace falta que aumente el número de pequeños agricultores dedicados a sembrar este grano sagrado y que, a través de diversas preparaciones culinarias con sabores autóctonos se revaloricen las costumbres alimenticias de nuestros ancestros indígenas, que hoy son patrimonio de la humanidad.


23

Reseñas Información: 316 5290, extensiones 20040 y 29494 opymeditun@unal.edu.co • Oficina de Promoción y Mercadeo de la Editorial UN

Colombia frente a los escenarios del pacífico Ricardo Mosquera Mesa Facultad de Ciencias Económicas, sede Bogotá Universidad Nacional de Colombia

Controversias de teoría económica en Colombia. Ensayos críticos José Félix Cataño Facultad de Ciencias Económicas, sede Bogotá Universidad Nacional de Colombia

El análisis y la evaluación de las políticas públicas en la era de la participación. Reflexiones teóricas y estudios de casos Editor André-Noël Roth Deubel Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales, sede Bogotá Universidad Nacional de Colombia

Noralba Sierra Martínez Facultad de Ciencias, sede Bogotá Universidad Nacional de Colombia

170

septiembre de 2013

Editor Rubén Sierra Mejía Facultad de Ciencias Humanas, sede Bogotá

Repensar a Marx hoy Editor Julio Quiñones Páez Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales, sede Bogotá Universidad Nacional de Colombia

XVI cuando el Atlántico desplazó al Mediterráneo como escenario de la primacía mundial, y al que en el siglo XIX trasladó el centro de gravedad de la esquina noroccidental de Europa (Inglaterra y Francia), a los costados continentales o a las regiones más extremas de Europa (Estados Unidos, en el litoral americano, Alemania y Rusia en el centro y el extremo europeos).

Se presentan desacuerdos con varios economistas colombianos contemporáneos sobre los contenidos, problemas y soluciones de diversos tópicos generales de la teoría económica. Sobresale, en primera instancia, la discusión sobre la interpretación y las soluciones propuestas por H. Cuevas y S. Jaramillo a los problemas encontrados en la teoría del valor de los clásicos antiguos

(Adam Smith y David Ricardo) y de Marx. También se muestra el desacuerdo con algunos partidarios del modelo de equilibrio general walrasiano y con la versión del institucionalismo neoclásico. Finalmente, se presenta un balance crítico sobre la asimilación de la teoría económica por parte de J. A. Bejarano y J. I. González, lo cual repercute en la forma de enseñarla.

El análisis y la evaluación de las políticas públicas están confrontados al desafío de integrar en sus prácticas habituales distintas formas de participación ciudadana. La creciente importancia de este tema en las agendas tanto políticas como académicas en Colombia abre la oportunidad a que una mayor diversidad

Envases de vidrio de uso farmacéutico. Guía para el control de calidad

La restauración conservadora 1946-1957

El estudio de Ricardo Mosquera, Colombia frente a los escenarios del Pacífico, es fruto de la pasión de largos lustros y décadas por resolver muchos enigmas. Este libro aparece como un hito para repensar en serio la inscripción del país en el mundo en sus nuevas coordenadas. Un gran desplazamiento del eje geopolítico ha ocurrido desde hace treinta años, si no más, semejante al que sucediera en el siglo

de actores sociales y políticos participe en los distintos momentos de la formación y evaluación de las políticas públicas. ¿Qué significa incidir, participar en las políticas públicas y su evaluación? ¿Para qué y cómo se hace esto? ¿Y con qué resultados? Son interrogantes que recorren los capítulos reunidos en este libro.

Esta guía, orientada específicamente a materiales y envases de vidrio, brinda al lector herramientas para una correcta descripción del tipo de envase. Aborda, en detalle pero con sencillez, la realización de las medidas físicas y de los ensayos fisicoquímicos esenciales para el control de la calidad. Des-

cribe las pruebas que permiten conceptuar sobre la resistencia física y térmica de este tipo de materiales. Adicionalmente, compila de forma comparativa los requisitos normativos aplicables, constituyendo así un documento práctico y de fácil consulta para el profesional químico farmacéutico.

Es el cuarto libro que publica la Cátedra de Pensamiento Colombiano, de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá. El periodo que cubre es relativamente corto, pero muy intenso en acontecimientos políticos y sociales: comprende los años de los gobiernos de Mariano Ospina Pérez, Laureano Gómez y Gustavo Rojas Pinilla. Está delimitado

por dos hitos muy precisos en la historia de Colombia: el asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán, en 1948, y el comienzo del Frente Nacional, en 1957. Los ensayos recogidos en este volumen abordan aspectos que no habían sido objeto de atención de los historiadores o que merecían un nuevo tratamiento de acuerdo con los intereses intelectuales de ahora.

Este es el producto de un ejercicio de reflexión y maduración adelantado durante los años 2010 y 2011 por el grupo de investigación Teoría Política Contemporánea (Teopoco), del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Colombia. Responde a un doble objetivo: de una parte, recrear en clave contemporánea los temas de teoría política presentes en el pensamiento de Marx y, de la otra, dialogar,

en esa misma perspectiva del presente, con sus fundamentos filosóficos. En la segunda parte del libro, la reflexión se abre con una respuesta a las críticas que, desde la óptica de la exaltación de la política como la forma más alta de actividad humana, se le hacen a Marx y se cierra, finalmente, con el análisis de otros dos aspectos cruciales en la teoría de Marx: el de la verdad y el de la filosofía de la historia.


24

Cultura

Fotos: Andrés Felipe Castaño/Unimedios

Pinturas que trascienden los marcos

El testigo de Juan Mosquera.

Alberto Fernández R.,

Unimedios

Un diablo escultor Ante la necesidad de airear el teatro, Abderhalden introdujo la noción de artes vivas. Ellas traían “una provocación, ampliar los acontecimientos hasta un borde delicado donde las disciplinas se desvanecen”. La pintura puede volverse video o la música transformase en escultura. Fuertes metamorfosis guiadas, entre otros fines, por la búsqueda de belleza, tal como lo muestra la obra El testigo de Juan Mosquera. “Hay una fuerte influencia de ‘El son de negro’, una danza guerrera de los esclavos del Canal del Dique en la costa Caribe. Pero también hay un interés plástico por la generación de cuerpos”, revela el bailarín. El diablo es la figura que enlaza estas dos ideas. Su rostro es una máscara de carnaval y toma el papel de un escultor cuando con sus extremidades va moldeando el cuerpo de Mosquera como parte de los pasos de baile.

170

septiembre de 2013

El arte, por sí mismo, es vital. El insumo fundamental de un creador es su propia experiencia en el mundo. Pero esta característica se potencia cuando el artista se sumerge en la obra y, a través de ella, se conecta en tiempo real con el espectador. De eso se tratan las artes vivas: acontecimientos profundamente interactivos que entremezclan una gran variedad de leguajes plásticos. Algo así como pinturas que trascienden los marcos para literalmente tocar a quien las observa. “Es el campo expandido del teatro, el retorno de la vida a los espacios”, explica Rolf Abderhalden, gestor de la Maestría Interdisciplinaria en Teatro y Artes Vivas de la Universidad Nacional de Colombia. Precisamente, eso fue lo que hicieron los alumnos de esta Maestría el pasado mes de agosto en el Museo de Arte de la sede Bogotá. Llenaron las salas de vida cuando presentaron sus trabajos finales. Las obras son un torrente de energía vital que a veces conmueve, en ocasiones cambia pensamientos y siempre entretiene. Víctor Viviescas, coordinador del programa, señala que en ellas “hay toda una apuesta artística y política”.

En artes vivas, las pinceladas pueden volverse video o la música transformase en escultura. Son metamorfosis guiadas, entre otros fines, por la búsqueda de la belleza, la confrontación de ideas o el entretenimiento.

Meta-morfo Licántropo de Leonardo Caicedo.

La obra se centra en la interacción entre el artista y el diablo. A través de movimientos estilizados y poses clásicas, sus cuerpos desnudos se entrelazan para ir creando escenas. Cada una, un poema visual que conmueve.

La transformación del lobo Según Viviescas, en Occidente es tradición hacer arte –particularmente teatro– con contenido político. Pero con el performance, un ingrediente recurrente de las artes vivas, esto va más allá. Se instaura un tipo de experiencia que, al poner en crisis las relaciones humanas, se vuelve un gesto político. “Ya no solo es hablar de política, es hacerla con el mismo acontecimiento artístico”, resalta el profesor. Esta dimensión es muy clara en la obra Meta-morfo Licántropo, de Leonardo Caicedo. En ella se manifiesta lo inútil que es tratar de cambiar la orientación sexual de una persona por “desviada” que parezca.

Para ello, entrelaza parte de su biografía, el cuento de Caperucita roja y El libro de las tierras Vírgenes de Rudyard Kipling. “Es la historia de un niño formado bajo el régimen de los Scouts que se obsesiona con ser un lobo. Estando en los Scouts tiene su primer contacto homosexual, eso lo perturba y se va vivir al bosque”, cuenta Caicedo. Allí conoce y se ‘come’ a Caperucita, solo que esta niña deviene dentro de él y despierta su lado femenino. Ahí la paradoja: “¿Cómo alguien que se forma en un ambiente militar se vuelve un travesti?”.

Cura para el desamor Pero más allá de ofrecer experiencias sensibles y contenidos ideológicos, la proeza de las artes vivas radica en combinar estas dimensiones con dosis de entretenimiento sin que ello implique banalizarlas. Estas obras, en mayor o menor medida, son espectáculos. En este sentido, es necesario destacar El show de Miss Zazel de Adriana Rojas. “Asumí la personalidad de Zazel —la primera mujer cañón en la historial del circo— para adquirir un alter ego más poderoso, valiente y temerario. Y una vez instaurada, comencé a desarrollar unas recetas de cocina para superar el desamor”, explica la artista. Son recetas sencillas pero preparadas de las formas más complejas: un huevo frito mientras está colgada de los pies o una taza de té haciendo equilibrio a más de dos metros de altura. Y al parecer tienen el efecto deseado. “Zazel, la reina de los aires, termina encontrando el verdadero amor en Cruz María, el hombre más pequeño del mundo”, cuenta Rojas. La pieza finaliza con un gran festejo debajo de la falda de Zazel, que se prolonga hasta convertirse en una gran capa de circo. Magia hasta el último segundo.

UN Periódico No. 170  

UN Periódico No. 170- Universidad Nacional de Colombia - Unimedios.

UN Periódico No. 170  

UN Periódico No. 170- Universidad Nacional de Colombia - Unimedios.

Advertisement