Page 1

4

Debates Derechos de las víctimas no son negociables

8

Sociedad Colombia ya no es el país del Sagrado Corazón

15

17

Ciencia Algoritmo agiliza modificación del genoma vegetal

Medioambiente Bagres del país, contaminados con plomo

www.unperiodico.unal.edu.co • un_periodico@unal.edu.co Bogotá D. C., n.º 167, junio de 2013

Foto: Andrés Felipe Castaño/Unimedios

Publicación de la Universidad Nacional de Colombia • ISSN 1657-0987

Blindan minería que devastaría la Amazonia El mercado global ve a esta región del planeta como una enorme despensa de materias primas estratégicas. La avidez de las multinacionales y algunas decisiones de los Gobiernos panamazónicos, impulsadas por la idea del desarrollo, están causando estragos ambientales, sociales y culturales que dejan un panorama desalentador para sus habitantes y ecosistemas.

12

La reinvención de la fotografía Mezclando técnicas análogas y digitales, Margarita Monsalve crea imágenes vibrantes en su afán por registrar el tránsito acelerado –y a veces destructor– de las ciudades hacia la modernización.

24


2

Economía Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacional (Iepri) Universidad Nacional de Colombia

Si el mundo se decide a frenar el calentamiento global, los precios de la energía de origen fósil (carbón, gas y petróleo) caerían. Esto dejaría muy mal parados a países como el nuestro cuya estrategia de desarrollo depende de la venta de esos recursos naturales. Así como estalló la burbuja financiera en el año 2008, es probable que a la vuelta de unos años estalle la energética. Se trata de un problema que ya está claramente definido, pero cuya solución requiere una voluntad política todavía inexistente. El consenso en la comunidad científica es que un aumento de la temperatura de la tierra por encima de los dos grados Celsius es un tiquete al desastre. Con el actual ritmo es posible que alcancemos ese umbral en dos décadas o incluso antes. Si la capa permanente de hielo en las tundras de Rusia y Norteamérica se derrite, entonces se liberaría una enorme cantidad de metano que aceleraría el proceso de calentamiento global. Incluso, sin llegar a esa temperatura, ya hemos sentido los múltiples efectos del calentamiento global y sabemos que son bastante severos: sequías o inviernos más prolongados, huracanes más destructivos, etc. Según varias estimaciones, es posible que alcancemos el umbral de los dos grados Celsius cuando consumamos una tercera parte de las reservas conocidas de energía de origen fósil. ¿Qué va a pasar entonces con las otras dos terceras partes?

Más allá de las hipótesis Muchas empresas han suscrito contratos y realizado préstamos e inversiones, etc., con base en la expectativa de que podrán explotar y vender todas las reservas que han descubierto. Sin embargo, si nos tomamos el calentamiento global en serio, en algún momento alguien va a empezar a decirles que los activos que tienen en sus libros no valen tanto, por la sencilla razón de que no los van a poder poner en el mercado. El problema no es solo de las empresas. A estos efectos, la vulnerabilidad de los Estados dueños de reservas de energía fósil es similar: la riqueza que tienen no vale tanto como ellos creen. La razón es muy sencilla: la mayor parte del carbón, gas y petróleo guardado en la tierra, sobre la cual los Estados y las empresas de energía tienen un título, no va a poder ser vendida. Este es un problema muy serio para países como Arabia Saudita, Irán, Venezuela y también para Colombia, donde la clase dirigente ha cifrado las expectativas de crecimiento en la explotación de recursos naturales. Esto que parece tan hipotético ya no lo es tanto. Los efectos prácticos de la conexión que existe entre el calenta-

Burbuja energética, la otra crisis por venir

El consenso en la comunidad científica es que un aumento de la temperatura de la tierra por encima de los dos grados Celsius es un tiquete al desastre. No obstante, los Gobiernos siguen haciendo grandes apuestas en el sector de los hidrocarburos y el carbón. Estudios económicos recientes evidencian que esto es un riesgo, dado que los países tendrían que dar un giro hacia el menor uso de estas fuentes energéticas.

Foto: El Tiempo

Juan Gabriel Gómez Albarello,

A corto plazo los hidrocarburos seguirán definiendo el modelo de desarrollo económico en Colombia.

miento global, las reservas de energía de origen fósil y las finanzas ya están a la vista. Un primer llamado de alerta se ha hecho escuchar desde la academia. El Instituto de Investigación Grantham, del London School of Economics, junto con la Carbon Tracker Initiative, ya publicó un primer informe en el cual da cuenta de que los activos de las empresas explotadoras de carbón, gas y petróleo están sobrevaluados. Habrá quien diga: “sí, eso es lo que dicen unos académicos”. El problema es que unos banqueros y unas calificadoras de riesgo también han empezado a decir lo mismo. El Citibank les advirtió a quienes invierten en BHP Billiton y Rio Tinto, empresas en el negocio de la explotación del carbón en Australia, que las cosas no pintaban bien. A corto plazo no hay ninguna amenaza. Sin embargo, si los Estados se decidieran a detener el calentamiento global, el valor de sus activos podría caer a la mitad. Por su parte, Standard & Poor’s ha indicado que el riesgo de que se establezcan limitaciones a la explotación y consumo de energía de origen fósil conduciría a una baja de la calificación del crédito de las empresas involucradas en este negocio. ¿Qué decir de los Estados

que han cifrado sus esperanzas en la explotación de estos recursos?

¿Sin riesgos? Pero este es uno de los escenarios posibles. Hay otro en el cual los Estados deciden no actuar para contener el calentamiento global. Con grandes sumas de dinero en las campañas electorales, las empresas de carbón, gas y petróleo pueden hacer que el voto de los congresistas se incline a su favor. Con otro tanto pueden convencer a los Gobiernos de que tienen que velar por sus intereses. Así las cosas, la gente no tendría que apresurarse a vender sus acciones, si las tiene, en Pacific Rubiales o en Ecopetrol. Aunque estas no han tenido un buen desempeño últimamente, el hallazgo de nuevas reservas y el consiguiente aumento de la explotación podrían volver a aumentar su cotización en la bolsa. No obstante, si las cosas se tornan de castaño a oscuro, mejor sería que las sociedades se anticiparan y previnieran los riesgos. Por lo pronto, podemos servirnos de algunos buenos ejemplos. En el Ecuador, el presidente Correa frenó un proyecto de explotación de petróleo en una reserva natural a cambio de que la comunidad in-

ternacional invirtiera recursos que le permitieran a su país mantener el petróleo encontrado allí enterrado en la tierra. La Iniciativa Yasuní ha logrado numerosos apoyos financieros, incluido el del Gobierno de Colombia. De modo más general, en lo que concierne a la estrategia de desarrollo, conviene mencionar el ejemplo de la República de Mauricio. Este es un pequeño país ubicado en el Océano Índico, con muy pocos recursos naturales. No obstante, desde su independencia, en 1968, su crecimiento ha sido sostenido y ha alcanzado a la fecha niveles superiores a los de Colombia. En Mauricio el gasto militar es igual a cero, toda la población tiene acceso a la educación y a la salud, la riqueza está mejor repartida, su economía está bastante diversificada y tiene fuertes lazos comerciales con varias naciones. En Colombia, sin embargo, donde tantos se ufanan de la biodiversidad, hay quienes se enfadan por las restricciones ambientales, se asustan con las consultas a los grupos étnicos, le gritan vivas a la locomotora minera y se hacen los sordos frente a la desigualdad. Ya veremos qué dicen a la vuelta de unos años cuando estalle la burbuja.

Director: Jaime Franky Rodríguez

167

junio de 2013

Coordinación periodística: Nelly Mendivelso Rodríguez Coordinación editorial: Carlos Andrey Patiño Guzmán Comité editorial: Astrid Ulloa, Jorge Echavarria Carvajal, Horacio Torres, Luis Carlos Colón, André N. Roth, Juan Álvaro Echeverri, Álvaro Zerda Diseño y diagramación: Ricardo González Angulo Corrección de estilo: Fernando Gaspar Dueñas Gestión administrativa: Jaime Lesmes Fonseca Impresión: CEET, Casa Editorial El Tiempo Las opiniones expresadas por los autores y sus fuentes no comprometen los principios de la Universidad Nacional de Colombia ni las políticas de UN Periódico

Versión digital: www.unperiodico.unal.edu.co • Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co Teléfonos: 316 5348 y 316 5000, extensión: 18384 • Fax: 316 5232 • Edificio Uriel Gutiérrez, carrera 45 n.º 26-85, piso 5.º • ISSN 1657-0987


3

Ciudad

Las limitaciones

del POT

Fernando Viviescas M.,

El ordenamiento territorial, específicamente el de los centros urbanos, adquiere una dimensión trascendental para la configuración del futuro de la nación. Sin embargo, la modificación del POT propuesta ante el Concejo de Bogotá es ejemplo de la tradición colombiana de promover proyectos vacíos que responden a una planificación del día a día.

Arquitecto, urbanista y profesor emérito Universidad Nacional de Colombia

Una de las grandes fallas del POT es que minimiza la importancia del espacio público.

167

junio de 2013

Por una ciudad compacta La Administración distrital había publicitado un trípode temático, conformado por la adaptación crítica al cambio climático, la superación de la segregación socioespacial y el fortalecimiento de lo público, en cuanto factores determinantes de los modelos de ciudad y de gobierno que se proponía adelantar durante su vigencia. Solo bastaría agregar una mención explícita de la búsqueda de la competitividad económica –y, en particular, de un compromiso decidido con la consolidación de una plataforma de desarrollo de ciencia y tecnología–, para constituir una propuesta de metrópoli efectivamente contemporánea. Un modelo de centro urbano que no solo atienda el enorme déficit existencial (individual y co-

sificación del territorio, asumida como política urbana, implica intervenir concienzudamente el territorio capitalino, de la mano de la empresa privada, pero liderada por el Estado, es decir, por la Administración (independientemente del signo político que la dirija). Esto determinará la transformación total, a largo plazo, de las formas de vida individual y colectiva de Bogotá. Y, si el proceso de paz se consolida, las del país.

Espacio público subvalorado

Fotos: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

La ausencia de un planteamiento que comprenda la escala y la complejidad que Bogotá ha construido en todos los ámbitos –y la significación que ellas tienen para el futuro, como continente de la existencia individual y colectiva– es lo que más inquieta del debate actual en la revisión del Plan de Ordenamiento Territorial (POT). Esto es evidente, particularmente, en el articulado presentado al Concejo distrital. Esta carencia desperdicia las perspectivas políticas y los horizontes sociales que la Ley 388 de 1997 le abrió al liderazgo del Estado (de las Administraciones) para formular perspectivas de desarrollo de las ciudades. De esta manera, se sigue ampliando el vacío proyectual en el cual se mueven sociedades como la colombiana, donde prevalece la planificación urbana del día a día, lo que en el campo de la intervención espacial se traduce en el cubrimiento del territorio “predio a predio”. Sigue sin aparecer el orden estratégico y nos vemos abocados a discutir alrededor de un proyecto en el cual prevalece la intención de salir al paso de los problemas actuales: los que la tradición nos ha heredado y que han dejado a la capital, una vez más, sin un norte programático. La situación se torna grave si tenemos en cuenta que el avance de las conversaciones de paz, en La Habana, puede llevar al momento histórico del posconflicto –acontecimiento que ni siquiera se menciona en el texto modificatorio–. En este, el ordenamiento territorial, específicamente el de los centros urbanos, adquiere una dimensión verdaderamente trascendental para configurar el futuro de la nación, que tiene que ser definido de inmediato. Lo que más decepciona es que se había creado la ilusión de que este cinismo ignorante había empezado a desaparecer.

sociales

lectivo) que cubre hoy a la mayoría de su población, sino que apoye también la necesidad de jugar hacia delante en el concierto de los grandes ámbitos metropolitanos que han empezado a caracterizar la forma de vida humana del siglo XXI. De esa lógica se desprende el imperativo de asumir la responsabilidad política de emprender la transformación de Bogotá en una ciudad compacta. En términos sociales, posiblemente, esa es la determinación más trascendental que se pueda tomar en el momento histórico que vive el país, pero nada de esto es extraordinario: en muchos sentidos, todas las grandes metrópolis contemporáneas están transitando ese camino.

Ahora bien, este proceso de aglomeración humana ha estado acompañado estructuralmente de la realización de enormes cambios en la dimensión social de la existencia individual y colectiva. No se trata de que de ahora en adelante, simplemente, se vaya a llevar gente de los sectores más poblados hacia los sitios que presentan una menor densidad. Por tanto, la complejidad no se limita a buscar respuestas que tranquilicen a los sectores económicos que, desde siempre, han usufructuado el renglón inmobiliario y que ven en la mezcla de estratos sociales en las urbanizaciones un atentado económico contra la “pureza” de su mercado y la “tranquilidad del vecindario”. En el caso bogotano, la den-

Esta es la lógica que no se observa en el articulado propuesto en el Concejo (acuerdo “por el cual se modifican excepcionalmente las normas urbanísticas del POT”). En cambio, si bien de manera sutil, desaparecen las operaciones estratégicas: no se hace mención de las que se habían postulado en el año 2000 ni se plantean nuevas. Fueron remplazadas por un instrumento anodino que, en lugar de señalarle horizontes a la ciudad, “tiene la finalidad de impulsar la transformación territorial, en áreas especiales, y orientar recursos de inversión para aprovechar potencialidades y concretar los objetivos de la estructura socioeconómica y espacial” (artículo 24). El espacio público apenas merece una definición eufemística y tautológica: “Es el espacio construido de carácter permanente, de uso público y disfrute colectivo, de libre tránsito y acceso en condiciones de prevalencia del peatón y personas en condiciones de movilidad reducida” (artículo 219). Pero en el mundo entero es un ámbito que empieza, de verdad, a diferenciar la propuesta urbana del siglo XXI, principalmente, porque sirve para decidir política y culturalmente lo que va constituyendo la ciudadanía del presente y del futuro: desde la plaza Tahrir, en el Cairo, hasta el parque Zuccotti, en Manhattan. Y, en el ámbito privado de la existencia, especialmente de los sectores más pobres, se le sigue haciendo una enorme concesión a la tradición asistencialista. Estas son las inquietudes que suscita la reformulación de un ordenamiento territorial que pretende acoger esa creciente población que se agrupa en territorios como los de Bogotá –9.500.000 habitantes en 2050, según lo que informa la misma Secretaría Distrital de Planeación–, con su creciente complejidad intelectual y material. Y el documento no alcanza a responderlas porque está redactado en una perspectiva que solo busca –siguiendo la tradición de dominación política de Colombia– atender y subsanar las deficiencias y falencias que molestan a la institucionalidad, pero se abstiene de replantear completamente lo que socialmente es y significa la dimensión espacial en la existencia de los hombres y mujeres contemporáneos.


4

Debates

Derechos de las víctimas no son negociables

Fotos: El Tiempo

Guerrilla, Estado y Gobierno deben reconocer que para resarcir a las víctimas del conflicto colombiano hay que asumir responsabilidades, la principal, el concepto de verdad como una acción y no solo como un discurso. El actual proceso de negociación abre la posibilidad de poner en el debate público a aquellas víctimas que no han sido nombradas.

El 2 de mayo del año 2002, los habitantes de Bojayá huyeron después de que las Farc mataron a 117 personas al lanzar un cilindro con explosivos contra la iglesia del caserío, en donde permanecían refugiados unos 300 habitantes.

Claudia Mosquera Rosero-Labbé, Pareciera que ve en este tema una ten formas de victimización que no

167

junio de 2013

Integrante del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Proceso de Paz Universidad Nacional de Colombia

La agenda conjunta que acordaron el Gobierno nacional y las Farc, en el actual proceso para la terminación del conflicto armado interno y la construcción de una paz estable y duradera, considera en su quinto punto a las víctimas. El propósito es garantizar sus derechos humanos, así como reparar las afectaciones, daños e impactos del conflicto en pueblos, grupos, comunidades, organizaciones, familias y personas, con el fin de defender sus derechos a la verdad. (El documento del Acuerdo explicita que resarcir a las víctimas es asunto central). El espinoso asunto de las víctimas del accionar militar de la guerrilla (tanto individuales como colectivas), en su calidad de sujetos políticos y jurídicos en un escenario de justicia transicional, muestra de manera ineluctable las diversas aristas de la Realpolitik. De manera reciente, la derecha del país entró al debate de forma oportunista e irresponsable.

oportunidad para acorralar políticamente a las Farc y de paso incitar una opinión pública hostil al proceso en curso. Este problema convoca a todos a pensar cómo garantizar tanto el derecho a la paz de todos los colombianos como los derechos a la verdad, justicia y reparación de los afectados.

Tipología de víctimas Antes de abordar el fenómeno es necesario, en primer lugar, conocer los perjuicios que ha causado el conflicto armado, para ampliar la tendencia jurídica a englobarlos en las nociones de lucro cesante y daño emergente. El país debe saber que su prolongación y degradación ha traído consigo diversidad de daños: morales, culturales, políticos, ambientales y del proyecto de vida individual y colectivo de personas, familias, y en vastos territorios. En segundo lugar, se debe definir el universo de las víctimas. Estas son más que las que se han visto afectadas por el delito del desplazamiento forzado, pues exis-

han sido caracterizadas y este es el momento de hacerlo. La investigadora Martha Bello, coordinadora del Programa de Iniciativas Universitarias para la Paz y la Convivencia de la UN, afirma que existen tipologías de víctimas según varios criterios: la larga duración del conflicto armado (que hace que coexistan las que fueron objeto de daños en épocas distintas); la heterogeneidad de las personas (racial, religiosa, étnica, sexual, de edad, de afiliación política o territorial); la victimización por parte de distintos actores armados y la simultaneidad de varios derechos vulnerados y/o la intersección de diferentes exclusiones históricas, en especial aquellas padecidas por los pueblos étnicos afro e indígenas. El actual proceso de negociación abre la posibilidad de poner en la discusión pública a aquellas víctimas que no han sido nombradas. Por otra parte, la investigadora Clemencia Castro, del Departamento de Psicología de la UN, ha señalado que, aunque la ley de víctimas y restitución de tierras (Ley 1448 de 2011) no reconoce a los victimarios como víctimas, en


5

Debates

Foto: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Los actos de perdón deben dirigirse a los grupos poblacionales: a las comunidades negras, por la masacre de Bojayá y otros crímenes similares; a las comunidades indígenas, por la sistemática violación de su autonomía territorial y por los delitos de asesinato y tortura, entre otros, cometidos contra sus miembros.

A las víctimas les asiste una serie de derechos que emanan de los estándares internacionales y que se consignan en diversos instrumentos jurídicos nacionales. Estos son innegociables y no deben someterse a los vaivenes de un proceso de negociación. Para el caso colombiano, el Estado y los grupos al margen de la ley (paramilitares, guerrillas y otros) figuran como los principales responsables de la victimización de más de cinco millones de colombianos que conforman el universo de las víctimas. Dado que sus derechos no son negociables, las Farc y el Gobierno deben reconocer, asumir y cumplir una serie de compromisos que contribuyan a garantizarlos. Según la justicia, este grupo insurgente ha sido responsable de cometer una serie de modalidades de violencia causantes de la victimización de miles de personas, algunas de ellas violatorias del DIH. El Grupo de Memoria Histórica ha determinado la responsabilidad de las Farc en masacres, asesinatos selectivos, reclutamientos forzados, violación sexual de mujeres, desplazamientos obligados, siembra de minas antipersonas, secuestros y desapariciones forzadas. Algunas de sus acciones, especialmente los atentados y las incursiones armadas, han causado muertes, mutilaciones y heridas graves a civiles. Una exigencia a las Farc es

Disculpas sinceras y amplias No se trata de una solicitud genérica. Los actos de perdón deben dirigirse a los grupos poblacionales: a las comunidades negras, por la masacre de Bojayá y otros crímenes similares; a las comunidades indígenas, por la sistemática violación de su autonomía territorial y por los delitos de asesinato y tortura, entre otros, cometidos contra sus miembros. También deben pedirles perdón a las niñas y niños, por las prácticas de reclutamiento forzado; a las mujeres, por la violación de sus derechos por parte de sus propios combatientes y por las acciones de miembros de su guerrilla que incurrieron en prácticas de violencia sexual. Las Farc, con un compromiso

de no volver a incurrir en violaciones de los derechos de la población civil, contribuirán a establecer garantías de no repetición. Por otra parte, hay un deber igual del Estado colombiano, que no reconoce su participación en la victimización de la población colombiana, lo que ha dado poco lugar a la reparación integral y restitución de derechos de las víctimas de los crímenes cometidos por sus miembros.

Asumir responsabilidades Al Gobierno, por su parte, le corresponde comprometerse con sus obligaciones de ley y garantizar las disponibilidades presupuestales y los funcionamientos institucionales que garanticen la celeridad y la atención debida a todas las víctimas. Debe, además, asumir la responsabilidad histórica por los crímenes de Estado. Si bien todas las obligaciones de verdad, justicia y reparación están contempladas en leyes, le corresponde al Gobierno reconocer las siguientes realidades: a) Existe una gran deuda frente al esclarecimiento de la verdad, especialmente la de los crímenes del sistema, que debe permitir develar no solo a sus autores materiales, sino también a los poderes que permitieron que estos operaran y que apelaron a la ilegalidad y se beneficiaron de ella. La verdad es una deuda que el Gobierno debe asumir mediante la creación de mecanismos especializados y con capacidad para esclarecerla. b) Las víctimas carecen de recursos y de representación judicial suficientes para emprender sus denuncias y demandas de justicia

y de reparación. c) Además, están expuestas a amenazas y a riesgos, lo que demuestra que los mecanismos de protección no son adecuados ni suficientes. d) Existen mecanismos de reparación administrativa muy precarios que a la fecha han permitido atender a un porcentaje mínimo de víctimas y que resultan insuficientes debido a la carencia de una reparación inscrita en programas de inclusión y de desarrollo social. Ellas tienen derecho a ser reparadas por los daños causados por la violencia. Pero también se debe resarcir las deudas históricas de exclusión que les han impedido ejercer sus derechos ciudadanos. Esto implica el compromiso del Gobierno con programas de desarrollo rural y social que superen la lógica asistencial y de emergencia y se inscriban en una agenda orientada a resarcir el déficit de ciudadanía. e) Las fuerzas militares están comprometidas en miles de crímenes. Es necesario garantizar que la justicia actúe independientemente, para que pueda adelantar las investigaciones del caso e imputar los cargos correspondientes. El Estado debe condenarlos y solicitar perdón público por ellos. Todo lo anterior debe traducirse en compromisos de reconocimiento concretos. Este texto es el resultado de los debates en torno a las víctimas del conflicto armado interno, dentro del actual proceso de negociación de terminación del conflicto. Fue elaborado por Martha Nubia Bello, Claudia Mosquera Rosero-Labbé, Jairo Ortegón, Rafael Camilo Quishpe y Erika Sepúlveda.

junio de 2013

Compromisos reales

que reconozcan sus crímenes, sin discursos justificativos, y que asuman su responsabilidad. Se trata de contribuir a esclarecer la verdad, de permitir que las víctimas y sus familiares sepan qué paso y quiénes fueron los responsables. Este esclarecimiento, para el caso del secuestro y de la desaparición forzada, implica el compromiso de este grupo de entregar a los familiares información precisa que permita saber cuál fue el destino de sus allegados (si están vivos o muertos) y, si es del caso, en dónde reposan sus restos. Además de reconocer su responsabilidad, deben pedirles perdón públicamente a sus víctimas para contribuir así a su reparación simbólica, que exige su dignificación y, sobre todo, un rechazo a la revictimización que produce el negacionismo o los discursos justificativos.

167

ocasiones ellas sí pueden existir dentro de las filas de los grupos armados, al tenor de los estándares internacionales. Por tanto, es inadmisible jurídicamente que no sean tratadas como tales.


6

Argentina: treinta años

de una democracia resquebrajada Fernando Baer,

Economista Universidad de Buenos Aires Director de Bconomics

Este año, Argentina celebra el aniversario número treinta del regreso definitivo de la democracia como sistema de ordenamiento de la sociedad. Con su llegada, recobraron valor la República y la Constitución nacional como elementos centrales y fundamentales en esa tarea, cuya concreción no es para nada sencilla tras una historia económica, política y social convulsionada (aun sin haber experimentado hambrunas ni guerras civiles). El balance de estas tres décadas no es bueno, al margen de que algunos se conformen con el logro de haber transitado ese periodo sin registrar interrupciones antidemocráticas. Más aún, el deterioro ocurrido durante ese tiempo aceleró un proceso de declive que tuvo lugar entre el festejo del centenario de la Independencia (en 1910) y el reciente del bicentenario (en 2010). La calidad política, económica, social e institucional decayó notablemente en este tiempo. Tras cien años, Argentina se presenta antagónica, intolerante e inestable, con conflictos y situaciones inadmisibles desde cualquier punto de vista. Los últimos treinta años de esos cien, que coinciden con el retorno de la democracia y, por ende, de la estabilidad política, debieron representar el periodo más estable en términos económicos, sociales e institucionales. Sin embargo, fueron más bien lo contrario. La consecuencia es el completo vaciamiento de la Argentina.

167

junio de 2013

Espíritu ambivalente Lo cierto es que la incapacidad de los representantes políticos, los gobernantes y la sociedad de identificarse y organizarse alrededor de un objetivo común es un factor decisivo de esta situación. El inexistente compromiso del representante con el servicio público y el bien común, superpuesto por

La actualidad económica y social de la nación austral contrasta radicalmente con las cifras de crecimiento de la última década. Numerosos desequilibrios estructurales a esta altura son síntoma manifiesto de ineptitud y negligencia de las autoridades políticas y de la clase dirigente. El resultado se traduce en décadas perdidas.

un claro interés personal y egoísta, marcó a fuego estas décadas. En este contexto, la vigencia de la democracia pasa a ser una anécdota, un cascarón resquebrajado que no logra proteger sentido alguno de pertenencia u objetivo social común. Durante este tiempo, la virulenta oscilación entre esquemas económicos caracterizados unos por más mercado y otros por más Estado no hace otra cosa que confirmar el espíritu ambivalente del argentino, que raya en lo patológico. En términos de empresa, el vaciamiento es una figura legal tipificada en el código penal asimilable a la quiebra fraudulenta. Algo parecido ocurre en Argentina desde hace algunas décadas, sobre todo en términos económicos. La fuga de capitales es a la macroeconomía lo que el vaciamiento de la empresa es a la microeconomía. No por nada las reservas de activos externos del sector privado no financiero ascienden al 100% del PIB. Los motivos son mucho más profundos que la ausencia de una moneda de curso legal con las características propias del dinero (básicamente reserva de valor). Sin embargo, durante los últimos treinta años, a la formación de activos externos se le añadieron otros episodios de vaciamiento estructuralmente más complejos y de difícil reversión. Son situaciones

silenciosamente omnipresentes y de consecuencias socialmente destructivas. A lo largo de estos últimos diez años, la economía creció a un ritmo promedio anual superior al 6%, pero aún el 25% de la población es pobre (diez millones de personas). La tasa de inflación se mantiene en niveles superiores al 20% anual desde hace cinco años. Desde el año 2008, la fuga de capitales acumulada fue de 100 mil millones de dólares, es decir, el 50% de la reserva de activos externos del sector privado. Solo con estos datos, es evidente que el balance es, como mínimo, negativo. Pero hay un poco más.

Pérdidas Los Estados modernos basan sus esfuerzos presupuestarios en tres pilares, considerados esenciales en cualquier estrategia de desarrollo: 1) salud, 2) educación y 3) vejez de sus poblaciones. En todo el mundo estas cuestiones forman parte activa de la agenda de políticas públicas. Nuevamente, en Argentina, la realidad muestra un panorama completamente distinto. En cualquiera de los tres ejes mencionados, las políticas públicas o están ausentes o, lo que es peor, a contramano. La lista de vaciamientos puede seguir: energético (importaciones crecientes de gas y petróleo,

Foto: cortesía Luis Felipe Chica H.

Internacional

cuando el suelo argentino es rico en recursos shale); ganadero, con pérdida de diez millones de cabezas de ganado vacuno entre 2003 y 2011); habitacional (déficit de vivienda que afecta a más de tres millones de familias); de seguridad (aumento de la tasa de homicidios); de infraestructura (el estado de caminos y ferrocarriles implica sistemáticamente muertes), etc. El último de ellos es el institucional (más allá de falsear estadísticas públicas). El poder ejecutivo, en su afán de permanencia y totalitarismo, sancionó seis leyes en el Congreso nacional que afectan frontal y severamente al poder judicial. Todo el proceso se enmarca dentro de una clara crisis de representatividad y de valores que afecta duramente a la justicia y avasalla a la Constitución nacional y a la República. Esto en un momento en que se destapan y ramifican una cantidad significativa de hechos de corrupción que involucran directa e indirectamente a miembros del Gobierno (vicepresidente de la nación y la pareja presidencial, entre otros tantos). El sentido estricto de la democracia sigue siendo altamente positivo y deseable para las sociedades modernas. Por algún motivo, que debe ser analizado por la sociología, pero más que nada por la psicología, los argentinos engendramos actitudes y comportamientos destructivos, poco afectos al objetivo común de lograr el bienestar sostenible de la sociedad. Esa esencia está claramente presente en todos los órdenes de la vida ciudadana, en particular, en el espíritu de los representantes. El común denominador de los últimos treinta años de historia es, desde menor intensidad en el pasado hasta mayor intensidad en la actualidad, el vaciamiento: económico, político, social e institucional. Los ejemplos son variados, claros y contundentes. Si no existe una clara decisión de modificar esta situación, el vaciamiento –complejo a estas alturas– será total. Las consecuencias intergeneracionales serán dolorosas.


7

Salud

Sobrecosto de medicamentos disparó gastos de las EPS

La “privatización” de la seguridad social en salud fue un modelo extraño desde el mismo momento en que se discutió, en 1992, el proyecto que dio origen a la Ley 100. A diferencia del sistema pensional, en el cual los grupos económicos tenían un interés muy grande por administrar los seguros de vejez, invalidez y muerte, los grandes fondos no parecían mostrar interés en el negocio de administrar los servicios de salud. La razón tuvo que ver, tanto en Colombia como en República Dominicana –que adoptó un modelo similar en el régimen contributivo–, con la complejidad del negocio propuesto por los reformadores; su dudosa rentabilidad –dada la baja prima por afiliado y la amplia cobertura del plan de beneficios–; la eliminación de preexistencias y otras restricciones al uso de los servicios; y, sobre todo, la posibilidad de quedar sometidos a una estrecha vigilancia gubernamental. En ese entonces, los representantes del Ministerio de Salud, encabezado por Juan Luis Londoño, trataban de convencer a las empresas de medicina prepagada, existentes antes de la reforma, de convertirse en las nuevas empresas promotoras de salud (EPS) del régimen contributivo. Finalmente, la Ley 100 las obligó, pues, de lo contrario, no podrían seguir comercializando sus pólizas o planes. Crearon, en consecuencia, un modelo de negocio enfocado en tener un cliente con dos seguros, el obligatorio y el voluntario, dirigido estratégicamente a la población de altos ingresos. Este hecho limitó seriamente su crecimiento.

Un estudio de la UN muestra cómo el poco atractivo negocio de la seguridad social en salud se convirtió en el gran interés del sector cooperativo y de algunas cajas de compensación. Un cambio en el que la salud dejó de ser el centro del sistema para convertirse en la excusa para captar millonarios dividendos por actividades paralelas.

Foto: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Félix León Martínez,

Investigador del Grupo de Protección Social Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) Universidad Nacional de Colombia

167

junio de 2013

Surge el “negocio” Dada la poca cobertura inicial de estas empresas, procedentes de la medicina prepagada, surgieron rápidamente nuevas EPS. Estas no provenían precisamente del sector financiero, sino del cooperativo y de cajas de compensación, dos tipos de entidades que no pueden distribuir utilidades a sus dueños –por su condición legal de empresas sin ánimo de lucro–. Estas últimas entidades centraron su modelo de negocio en el seguro obligatorio, no en el voluntario, y pusieron todo su esfuerzo en afiliar millones de personas al régimen contributivo, por las cuales el sistema debía pagar una prima a través del Fosyga. Rápidamente fueron dejando atrás a las EPS de capital privado en lo que a número de afiliados respecta. Con el manejo de estas rentas millonarias, se ubicaron en muy pocos años entre las empresas más grandes del país. ¿Cuál era el interés de estas organizaciones en entrar al negocio

Las EPS que presentan enormes sobrecostos son entidades propietarias de su red de prestadores y de las firmas que les suministran los medicamentos.

de aseguramiento y manejar billones de pesos de la seguridad social? Es la pregunta que no se formuló en los comienzos del sistema. Sin duda, tal arreglo institucional, la creación de mercados con tales características de los aseguradores, iba a generar un tipo de incentivos específicos y efectos complejos en los servicios de salud que recibirían los ciudadanos.

Rentismo y transferencia de precios En el estudio de la unidad de pago por capitación (UPC) para el año 2011, el Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) de la Universidad Nacional de Colombia evaluó en detalle el gasto en

salud, frecuencias y costos entregados por las EPS al Ministerio de Salud y a la Comisión de Regulación en Salud (CRES). Así, determinó la prima del sistema y encontró un desproporcionado incremento del gasto de las EPS del régimen contributivo (un 24% entre 2008 y 2009). El análisis detallado evidenció que un 79,1% del aumento lo explicaba el rubro de medicamentos. Al examinar la estructura del gasto en este ítem, se halló que las EPS que presentaban enormes sobrecostos eran entidades de carácter cooperativo y cajas de compensación que se caracterizaban por ser propietarias, al tiempo, de su red de prestadores y de las firmas que les suministraban los me-

dicamentos. En su estudio, la UN concluye: “Se repite insistentemente que las EPS son un negocio de especulación financiera, del cual presuntamente se derivan ganancias a partir de retrasar los pagos a los prestadores y de poner a rentar estos recursos en el sector financiero, hecho que no es comprobable empíricamente con los estados financieros. ”Por el contrario, la preocupación fundamental consiste en que algunas entidades sin ánimo de lucro, tanto del régimen contributivo como del subsidiado, adoptan comportamientos rentistas en los cuales no interesa la utilidad de la EPS, sino la utilidad de los negocios derivados integrados verticalmente, como capitación con entidades propias, compra de medicamentos o insumos, servicios de ambulancias, lavanderías, celaduría y otros servicios generales. ”La ausencia de control de los verdaderos dueños del capital sobre los administradores (los miembros de las cooperativas asociadas en una EPS pueden ser decenas de miles y no tener ningún control real sobre las entidades asociadas en entidades más grandes) permite que estos busquen rentabilidad en los negocios secundarios, que son mucho más grandes cuando se da la integración vertical. ”Más aún, en su caso no opera la prohibición ética y explícita de las corporaciones insertas en el mercado internacional en el sentido de que los administradores no pueden jamás participar en ningún negocio de la empresa con interés personal. ”En estos procesos de integración vertical con las empresas de la misma entidad o del consorcio o en los que participan los administradores o sus allegados, las compras de servicios, medicamentos o insumos quedan por fuera de mecanismos de mercado y sin competencia real de precios. Por tanto, no hay garantía de que las negociaciones se den a los precios óptimos. ”Este comportamiento rentista, en lugar de llevar a controlar el gasto del POS, incentiva a aumentar los gastos en los servicios de los que se derivan ganancias, lo que significa una tendencia a incrementar los gastos de salud en la nota técnica de ambos regímenes”. En este punto parece haberse encontrado la relación entre el arreglo institucional con entidades sin ánimo de lucro que manejan las UPC y el consecuente comportamiento rentista. Como si esto fuera poco, las empresas privadas que manejan tanto el plan obligatorio como los voluntarios tampoco muestran interés en ahorrarle recursos al sistema, pues cargan los gastos de los afiliados al seguro obligatorio, hasta llegar a su tope, y derivan las ganancias por el seguro voluntario. Pero es que de tal arreglo institucional y el consecuente incentivo generado no podía esperarse otro resultado.


8

Sociedad

Colombia ya no es el país del Sagrado Corazón

167

junio de 2013

Unimedios

El paisaje de los pueblos colombianos, por lo general, está dominado por el templo católico –coronado por una cruz y un campanario–, que se erige en la plaza central. Es un símbolo del poder hegemónico que tuvo la iglesia de Roma en estas tierras durante casi quinientos años. Un poder que estuvo respaldado por la ley. La Constitución de 1886 reconoció al catolicismo como credo oficial y consagró la nación entera al Sagrado Corazón de Jesús. No por nada, Colombia se mantuvo como un fuerte bastión católico en América Latina. Fue así hasta hace poco tiempo, cuando los procesos de modernización y secularización dieron paso a una tardía pluralización religiosa. Esto significó el fin de la exclusividad de la Iglesia católica, si bien aún sigue siendo la institución de fe más importante y mantiene su influencia sobre la sociedad y el Estado. Así lo explica William Mauricio Beltrán, director del Departamento de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, en su investigación Del monopolio católico a la explosión pentecostal: pluralización religiosa, secularización y cambio social en Colombia (2013), publicada por el Centro de Estudios Sociales (CES). Habla de “una modernización excluyente que origina una población sensible a escuchar nuevas ofertas”. Es decir, el tránsito hacia una economía de mercado implicó una urbanización e industrialización desiguales –con efectos como explosión demográfica, migraciones masivas a las ciudades y altas tasas de desempleo– que posibilitaron el surgimiento de una masa desarraigada que el catolicismo no supo atender. Esto se articula con la secularización de la sociedad, que se entiende como “la automatización de las esferas sociales; la más importante es la separación entre Estado e iglesia, que hace que esta última pierda influencia”. Un proceso que comenzó en la segunda mitad del siglo XX y que tomó fuerza con la Constitución de 1991. Pero esto no supuso el fin de la fe. “La filiación religiosa, cada vez más, es un asunto del ámbito privado y no de la tradición o la cultura. Las personas consideran que tienen derecho a escoger. Ese tránsito de una religión que se hereda a una que se elige es un fenómeno reciente en la historia colombiana”, asegura el investigador. Se trata de un fenómeno que supieron capitalizar los nuevos movimientos , a la cabeza de los cultos pentecostales –autodenominados cristianos–.

La embestida pentecostal El experto francés Jean-Pierre Bastian afirma que este estudio muestra cómo Colombia pasó de ser uno de los países más reticentes a la pluralización de credos a tener

Los movimientos pentecostales –autodenominados cristianos– están impulsando el actual proceso de pluralización religiosa, que desafía el dominio católico e impone nuevas lógicas en la competencia por la fe y la escena política.

Foto: cortesía Alberto Fernández/Unimedios

Alberto Fernández R.,

Diversas iglesias deben competir para atraer seguidores. Es cuestión tanto de fe como de mercadeo.

tazas de no católicos cercanas a las más altas de la región. Precisamente, a falta de cifras oficiales sobre la identidad religiosa de los colombianos, el profesor Beltrán complementó su análisis cualitativo con una encuesta hecha en el año 2010 y financiada por la UN y la Universidad Sergio Arboleda. Esta se aplicó a una muestra aleatoria de 3.853 personas mayores de 18 años, de todos los estratos socioeconómicos y niveles educativos, en las cuatro ciudades principales del país (Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla), algunas ciudades intermedias (Maicao, Bucaramanga y Barrancabermeja) y varios municipios de Urabá. Así, se encontró que el 70,9% de los encuestados se identifican como católicos. Pero es necesario matizar tal cifra, pues buena parte de ellos tienen un rol pasivo, es decir, sienten un débil compromiso con su iglesia. Por ejemplo, el 39% de ellos se describen como no practicantes. En número de fieles, siguen las diferentes corrientes protestantes, que suman en conjunto el 16,7% de la población consultada. El académico aclara que “el protestantismo colombiano es predominantemente pentecostal”. Define el pentencostalismo como una forma hibrida de religión que mezcla la tradición protestante con creencias católicas, populares y autóctonas, y se adapta con cierta

facilidad al lugar al que arriba. “Esa capacidad de adaptación es la principal causa del éxito de estos movimientos”, señala. Los pentecostales se han esparcido a lo largo de la geografía nacional en estructuras que van desde formas de organización más informales –conocidas despectivamente como “iglesias de garaje”– hasta las poderosas “megaiglesias”.

Lógicas de mercado y electorales Como depende de la elección personal, la religión queda sujeta a las lógicas de mercado. El profesor Beltrán indica que “las diversas iglesias tienen que competir por atraer seguidores”. Para ello deben esforzarse por ser más atractivas, investigando los gustos, deseos y expectativas de los fieles/clientes. En esa lógica, los pentecostales son los más exitosos al acomodarse con rapidez a las necesidades de las personas. Actúan como empresas estructurando llamativas ofertas religiosas y utilizando la publicidad, el mercadeo y los medios de comunicación. Son empresas que buscan obtener ganancias: “a diferencia de la tradición católica, que en algún momento idealizó la pobreza, estas iglesias predican la prosperidad”. Para ellos, el éxito económico evidencia que Dios los bendice. Es más, en la medida en que es próspero, el pastor es un modelo a imitar.

Los pentecostales toman forma en diferentes tipos de organizaciones, entre las cuales se destacan las “megaiglesias” como la Misión Carismática Internacional, El Lugar de Su Presencia y el Centro Mundial de Avivamiento. Allí, un pastor carismático puede reunir entre 5.000 y 15.000 personas cada domingo. Y, al conquistar el poder económico, lo que queda es la política: “Los líderes de las ‘megaiglesias’ ven en sus fieles un considerable capital político. Es una gran tentación movilizarlo”. Los que sucumben tienen dos opciones: negociar sus votos con un político profesional –a cambio de prebendas materiales o simbólicas– o lanzarse a la escena política. Esta última opción implica variadas dinámicas: principalmente crear un partido político (es el caso de MIRA, que depende de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional) o inscribir a miembros de la congregación (generalmente el pastor o un miembro de su familia) en partidos consolidados para así optar a cargos de elección popular. Detrás de esto hay una antigua lógica política: “Muchos pastores terminan convertidos en caciques electorales. Los fieles reciben ciertas seguridades y estos líderes, en contraprestación, exigen el voto”. Así, poco a poco, Colombia ha dejado de ser el país del Sagrado Corazón.


Sociedad Lina Leal,

Unimedios

De manera ocasional, Matilde Fajardo de Andrade le recordaba a su familia que estaba cansada de vivir. La esquizofrenia nublaba la sonrisa tenue de una mujer que parecía tenerlo todo: una carrera sólida, un sinnúmero de productos literarios y científicos, reconocimiento, salud y una familia de tres hijos y un esposo. El 1 de septiembre de 2007, cuando su esposo salió a trabajar y su hijo a estudiar, retiró el tejado corredizo de la cocina, se subió sobre el lavadero y se dejó caer desde el piso once. La mujer falleció al instante, con un gesto sereno en su rostro. Como Matilde, 1.770 personas se quitaron la vida durante el año 2007 en Colombia. Según la Organización Mundial de la Salud, el suicidio figura entre las veinte causas de defunción más frecuentes en el planeta: cada año mueren casi un millón. En el país, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses señala que, desde el año 2006 (cuando se registraron 1.751 casos), hay una tendencia al aumento, con una proporción de entre el 0,21% y el 3,9% por año. Durante el año 2011 ascendió a 1.889 casos. Se trata de un problema de salud pública que requiere atención. El psicólogo Jorge Oswaldo González Ortiz, del Doctorado en Salud Pública de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, propuso un nuevo tipo de análisis. Durante su ejercicio profesional en el Instituto de Medicina Legal, se adentró en 3.037 casos, desde 1996 hasta 2005. “Todos fueron eventos polimorfos (de diversa naturaleza), multicausados y multideterminados”, por lo que cada uno requiere un análisis particular de contextos explicativos.

El suicidio según

9

los contextos explicativos Una reciente investigación da nuevas luces para entender mejor el suicidio en Colombia. Una de las sorpresas es que pareciera que la familia aceptara, sin expresarlo abiertamente, que es una opción válida en ciertas circunstancias. Las cifras revelan que tiende a crecer y que el ahorcamiento es el método más usado.

167

junio de 2013

¿En qué consisten los contextos explicativos? González aclara que se trata de un concepto acuñado por Saúl Franco, médico y profesor de la UN experto en estudios del homicidio. Abarca un conjunto específico de condiciones y situaciones culturales, económicas, políticas y sociales que hacen realmente posible y racionalmente comprensible la ocurrencia y desarrollo de un evento. Incluye los ámbitos familiar, social, cultural, económico, biogenético y de salud, que, según González, “están claramente diferenciados, aunque no son excluyentes”, y se relacionan unos con otros en distintos momentos y espacios de la vida. En el contexto familiar, se examinan los roles de parentesco: padre, madre, abuela, hermano o hermana, tío o cuñada, entre otros. El experto indica que este es uno de los aspectos principales, pues el 72,7% de los casos se presentaron dentro de las viviendas y, en la mayoría, había disfuncionalidad (violencia intrafamiliar o abuso, etc.). El ámbito social comprende las relaciones con el entorno, construidas con pares, jefes, profesores y la comunidad en general. “Cada individuo ejerce una serie de papeles, como en una obra de teatro: pasa de hijo(a) a padre/madre; de sumiso en el trabajo a agresor en el hogar”. El estado de salud, tanto físico como mental, conforma otro más.

Ilustración: Mauricio Salcedo

Situaciones cruciales

El estudio revela que una tercera parte de los suicidas ya había intentado quitarse la vida en ocasiones anteriores.

Se trata de antecedentes médicos, relaciones con personal especializado y con entidades médicas, así como de historiales de conducta familiar suicida. El psicólogo aduce que “un paciente con episodio depresivo no puede ser atendido únicamente con medicamentos, sino con múltiples tratamientos y con diferentes enfoques”. En todos los casos, la persona manifestó explícita o implícitamente el deseo de morir y estos avisos constituyeron, además de una forma de comunicación, un intento de interacción con el otro. Adicionalmente, el entramado de hábitos, costumbres, normas sociales, la forma de hacer política, las creencias, los mitos y las costumbres conforman el contexto cultural. Aquí González pudo evidenciar la valoración que hacen algunos parientes. Al respecto, sostiene: “Pareciera, como lo plantearon los griegos, que el suicidio fuera ‘aceptado’ por los familiares como una alternativa

válida frente a la perspectiva de una vida intolerable. Es decir, ante una enfermedad crónica o terminal o una vida de maltrato infantil permanente”. Sin embargo, resalta que el tabú es mayor cuando es la madre o la hija la que se suicida, pues los familiares tienden a negar su conducta. De hecho, pocos familiares de mujeres que se quitaron la vida quisieron darle entrevistas. Con respecto al plano económico, su ocurrencia no necesariamente está relacionada con pérdida o quiebra financiera. “Este actúa como tapiz de otros: acelera o facilita la conducta”. Por último, el contexto biogenético, afirma el investigador, comprende, por ejemplo, el número de casos sucedidos en una misma familia o la alta frecuencia de hombres que se suicidan, que alcanza el 80,6% del total. La mayor tasa se da entre jóvenes adultos de 20 a 24 años (298 casos) y entre niñas y jovencitas de 15 a 19 años (139). El ahorcamiento es

el mecanismo más usado (el 57,3% de las veces).

Mayor comprensión La investigación de González permitió revelar que, detrás de los tradicionales factores de riesgo, que se sustentan en las probabilidades existen condiciones y situaciones –enmarcadas en los contextos explicativos– que hicieron posibles los suicidios, hasta tal punto que pareciera emerger una conclusión: ¿cómo fue que dichas personas no se quitaron la vida antes? Su estudio no justifica o valida la conducta suicida. Pero sí permite aumentar su comprensión y aporta una nueva metodología para intervenir, prevenir y promover la salud pública mental en el país. Colombia, asegura el investigador, requiere una política de programas y centros de atención integral especializados, para que casos como el de Matilde se detecten a tiempo y el fenómeno sea menos frecuente.


10

Innovación

Dientes perfectos

Foto: Andrés Felipe Castaño/Unimedios

gracias a la visión computarizada

Una empresa de Medellín que produce prótesis dentales desde hace 59 años optimizó su producción gracias a una máquina desarrollada por la UN que verifica la calidad de las piezas mediante avanzadas técnicas de inspección computacional. Ejemplo de la articulación entre universidad y empresa.

Gimena Ruiz Pérez,

167

El color, la forma, el tamaño, el material y la textura son aspectos fundamentales a la hora de fabricar un diente artificial. Por eso, investigadores de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín y de la empresa New Stetic S. A. desarrollaron un prototipo para automatizar el sistema de inspección de calidad, que hoy se hace de manera manual. El objetivo es que quien haya perdido una de estas pequeñas pero apreciadas piezas quede completamente satisfecho. La apuesta, según Ómar Franco Guerrero, gerente de Investigación y Desarrollo de la compañía, es incrementar la eficiencia, pues el prototipo está en capacidad de evaluar dos dientes por segundo y disminuir las devoluciones, que a la fecha representan el 8% de la producción mensual (que es de unas cinco mil piezas dentales). “Para nosotros es fundamental la credibilidad y la confianza que se ha logrado establecer con la Facultad de Minas en este proceso de modernización tecnológica. Nuestro objetivo es innovar constantemente para ofrecer productos de la más alta calidad”, expresa. Precisamente, John Willian Branch Bedoya –líder de la línea de visión por computador del Grupo de Investigación y Desarrollo en Inteligencia Artificial (Gidia)– cuenta que su equipo se ha dedicado por cerca de diez años a atender las necesidades relacionadas con el control de calidad de procesos industriales mediante el uso de imágenes digitales. Y aclara que, por medio del análisis e interpretación de datos visuales, se pueden automatizar un sinnúmero de tareas manuales. Como resultado, las labores repetitivas pueden ejecutarse más rápi-

damente, con niveles de exactitud y precisión superiores. “A medida que continúan los avances en las áreas derivadas de la visión por computador, se incrementa el dominio de aplicación de esta clase de sistemas, con lo cual se abren nuevas oportunidades y retos”, destaca.

El prototipo Después de cinco años de estudios, ensayos, pruebas y de verificar que la tecnología era útil para inspeccionar las piezas dentales, los investigadores desarrollaron un prototipo que integra conocimientos de diversas disciplinas,

como la computación, la ingeniería mecánica, la automatización y el control. “El equipo está compuesto por un sistema de alimentación en el cual se ponen los dientes. Posteriormente, se toma uno por uno y se llevan a un contenedor articulado que los pasa de manera continua por el método de visión, que está integrado por un esquema de iluminación y cámaras. En este último paso, se toma una imagen digital de la pieza que es evaluada en un software que identifica si tiene o no algún defecto”, explica David Alejandro Baena, integrante del Gidia. Así, la maquina está en la ca-

Foto: archivo particular

junio de 2013

Unimedios

New Stetic S. A. es una empresa colombiana fundada en 1954 y dedicada a producir insumos odontológicos y dispositivos médicos. Está presente en cerca de sesenta países, a los que exporta el 80% de su producción. Con el apoyo tecnológico de la UN seguirá siendo líder en su campo.

pacidad de detectar automáticamente si hay un diente que presenta alguna anomalía y lo rechaza. El que está en buenas condiciones continúa el proceso de inspección. En el procedimiento, según Baena, es fundamental tener una buena iluminación, puesto que “el sistema propuesto toma el área que se quiere analizar, para luego observar, por medio de técnicas de contraste, diferencias en el color y determinar, a través de los algoritmos del sistema, si hay o no imperfecciones”.

Alianza universidad-empresa El profesor Branch Bedoya resalta que la Facultad de Minas le apuesta a vincular estudiantes de pre- y posgrado para desarrollar proyectos científicos que entreguen soluciones de las principales problemáticas de distintos sectores industriales. “El objetivo es proponer alternativas que sirvan no solo para esta empresa en particular, sino que potencien la innovación en ciencia y tecnología y contribuyan al crecimiento de la región y del país”, asegura. En la investigación participan estudiantes e ingenieros de las áreas de física, sistemas e informática, mecánica y control. “Se han desarrollado cinco tesis de pregrado relacionadas con la temática del proyecto. Se cuenta con seis estudiantes de maestría y, recientemente, con un doctor asociado. Además, se espera tener dos nuevos estudiantes de maestría que puedan desarrollar sus trabajos de grado”, señala Alejandro Restrepo Martínez, integrante del Gidia. A través de esta alianza, la Universidad responde efectivamente a las necesidades de la empresa al proporcionarle soluciones para optimizar sus procesos.


Innovación

Estación atmosférica

11

de la UN es estratégica a nivel global

Harrison Rentería, Un innovador avance tecnológico, único en Colombia, permite adquirir información estratégica sobre fenómenos medioambientales y sus consecuencias en el territorio nacional. Gracias a él, los científicos podrán proponer planes de mejoramiento para eliminar las emisiones nocivas de autos e industrias. Además, permitirá minimizar los daños por desastres naturales. Se trata de la estación de monitoreo atmosférico láser Lidar-Unal, un proyecto que se concreta luego de seis años de trabajo y que de experimento pasará a ser una herramienta vital para diagnosticar el clima del país (lidar es el acrónimo para light detection and ranging —detección de luz y medición de distancia—). Para prevenir desastres naturales, está en capacidad de dar alertas muy tempranas de torrenciales e inundaciones, dada la rapidez con la que puede detectar y examinar este tipo de interacciones. Así, por ejemplo, se podrá establecer rápidamente el comportamiento de las nubes. Los científicos del Grupo de Láseres y Espectroscopía Óptica (GLEO), de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín, precisan que en la estación se utiliza la técnica de detección remota, que permite hacer mediciones atmosféricas sin necesidad de subir a tres o cuatro mil metros de altura. Gracias a un rayo láser, desde tierra se establecen las variables físicas en el ambiente, de manera escalonada, automática y con un cubrimiento de 12 kilómetros desde el laboratorio, cuenta el líder del grupo, Álvaro Bastidas.

167

junio de 2013

Herramienta sensible Como un fino rayo de luz fluorescente que se eleva al cielo, el láser de alta potencia –encargado de sondear y remitir la información necesaria a tierra– permite conocer la dinámica atmosférica relacionada con los problemas de contaminación del aire y su impacto a nivel global. El sistema registra datos variables de contaminación atmosférica, balance radiactivo, densidad del aire, temperatura, humedad relativa y contenido de vapor de agua. Con esta información, se pueden establecer estrategias de prevención, cuidados de salud,

Foto: archivo particular

Unimedios

El láser de alta potencia permite conocer la dinámica atmosférica relacionada con los problemas de contaminación del aire.

Una sofisticada estación láser construida por científicos de la UN en Medellín beneficiará a la Organización Meteorológica Mundial, que lidera políticas de control y de cambio climático, y al Programa Global de Vigilancia Atmosférica. Es capaz de estudiar corrientes de viento provenientes de lugares tan distantes como el Sahara.

precaución para cultivos, cambios en los hábitos industriales, elementos para análisis científico, entre otras. El equipo consta de un telescopio newtoniano (de tipo reflector) usado como receptor; un espejo secundario adicional para dirigir el láser a la atmosfera; una unidad de detección conformada por elementos ópticos (espejos, lentes, filtros que identifican las señales); detectores de gran eficiencia que transforman las señales luminosas en eléctricas; y un sistema electrónico de alta velocidad que registra los datos de estas en una computadora.

El principio físico para que el rayo láser capture información se denomina “dispersión de luz en el aire”. Este constituye pulsos ultracortos y sincrónicos, sondea el espacio y toma fotos tridimensionales de escenas atmosféricas una tras otra. Hace entre 10 y 40 millones de muestreos por segundo.

Innovación de calibre mundial El lugar donde se encuentra el equipo es de unos veinte metros cuadrados por 3,2 metros de altura, en una terraza del campus de la UN en Medellín. Allí, sin que nadie lo

sospeche, consigue estadísticas de gran interés nacional y mundial. Los beneficios del equipo fueron reconocidos por la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), que lidera políticas de control de emisiones, estudios atmosféricos y de cambio climático, y por el Programa Global de Vigilancia Atmosférica, que monitorea 151 lugares del orbe, a los cuales ahora se suma Colombia. Si bien es cierto que todas las estaciones que integran la comunidad continental atmosférica tienen gran importancia, la de Colombia cumple un papel aún más trascendental debido a su ubicación y representación regional. Al respecto, Eduardo Landulfo, director de la Red de Radares Láser de Latinoamérica (Aline), sostiene: “al estar en la zona andina y tener dos océanos, se vuelve más atractivo desde el punto de vista científico”. Landulfo resalta que las condiciones geográficas en las cuales funciona la estación láser son muy valiosas para la Red, por cuanto permiten recibir información proveniente del Caribe y del Pacífico. Gracias a eso, podrían estudiarse corrientes de viento de diversas regiones del planeta, pese a estar a una gran distancia. Por ejemplo, se podría recibir información del desierto del Sahara. La información que proporcione se almacenará en una computadora ubicada en Brasil, a la cual llegan los datos de estaciones de Argentina, Bolivia y Chile. Esto permitirá ofrecer datos globales. Además, todas harán parte de un programa de monitoreo en Europa, en donde la UN en Medellín estará presente en cuanto contribuyente a los diagnósticos climáticos de orden mundial. El director de Aline resalta que la estación desarrollada por la UN ha sido construida por expertos con todo el conocimiento local, sumando la experiencia del doctor Bastidas, para lograr así un sistema que servirá para múltiples estudios. Además del significado mundial del proyecto, los expertos de la Escuela de Física, donde surgió el avance tecnológico, destacan que, al integrarse el equipo a la red internacional, se abrirán más oportunidades de apoyo para investigación en áreas como química, meteorología y física, entre otros. Así, se llevará a lo más alto el nombre del país en cuanto a investigación climática.


12

Frontera

Blindan minería que devastaría

Sandra Uribe Pérez,

167

junio de 2013

Unimedios

El mercado global ve a esta región del planeta como una enorme despensa de materias primas estratégicas. La avidez de las multinacionales y algunas decisiones de los Gobiernos panamazónicos, impulsadas por la idea del desarrollo, están causando estragos ambientales, sociales y culturales que dejan un panorama desalentador para sus habitantes y ecosistemas.

Fotos: Andrés Felipe Castaño y Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Solo pronunciar la palabra Amazonia trae consigo innumerables imágenes y significados: selva y bosques tropicales (el 35% de los que existen actualmente en el planeta); oxígeno (“pulmón verde”); un río infinito (6.800 km de recorrido); agua (1/5 del agua dulce del mundo); etnias y culturas ancestrales (400 pueblos indígenas); tierras (7,5 millones de km2 que equivalen al 10% del orbe); la reserva más grande de biodiversidad… Lo anterior, traducido al lenguaje del capitalismo, adquiere otras connotaciones: industria maderera (deforestación acumulada de 857.666 km2 en al año 2005, que representa una pérdida del 17% de la cobertura original); carbono almacenado, energía (el 13% del potencial hidroeléctrico mundial y el 3% de las reservas de combustibles fósiles); desplazamiento, extinción (desaparición de especies, riesgo físico y cultural para pueblos indígenas y pérdida de diversidad lingüística); usos del suelo (ganadería extensiva, cultivos para producción de biodiésel, minería); infraestructura; riquezas… Estas dos versiones tan disímiles de un mismo espacio geográfico encajan en los paradigmas de quienes buscan su conservación o impulsan su desarrollo a toda costa. Inevitablemente, el mundo mira hacia esta zona. Pero –al parecer– son más los ojos avaros que se enfocan en sacar el mayor provecho económico de cada hectárea de tierra que los que velan por su protección; mucho más en este contexto de crisis del agua, inseguridad alimentaria y búsqueda de soberanía energética. De hecho, megaproyectos e inversiones como la extracción de recursos minerales estratégicos (hierro, petróleo, oro, coltán, bauxita), la construcción de grandes obras de infraestructura (hidroeléctricas, autopistas, puertos, oleoductos, gasoductos o líneas subcontinentales de transmisión eléctrica) o la ampliación de la frontera agrícola y pecuaria, entre otros, ya tienen efectos devastadores. Además de dejar secuelas en el paisaje e incidir en los ecosistemas selváticos y en el cambio climático, han vulnerado los derechos de los pueblos indígenas y entran en contradicción con las necesidades reales de las comunidades locales. Según Fernando Franco, profesor de la Universidad Nacional de Colombia en la Amazonia: “La globalización científica y tecnológica de la economía y de los mercados, el avance irrefrenable de los sistemas de comunicación y de transporte y el flujo sin barreras del capital internacional a la caza de oportunidades de inversión y de acumulación ponen a la gran Amazonia y a sus recursos como objetivo de alta prioridad”. Precisamente, para dimensionar los impactos de la economía extractivista en la región, la UN, en conjunto con expertos de la zona transfronteriza, ha investigado sobre la internacionalización de este territorio.

Los megaproyectos en la Amazonia se podrían convertir en una economía de la devastación.

Los resultados se consignan en el libro Megaproyectos: la Amazonia en la encrucijada, publicado por el Instituto Amazónico de Investigaciones Imani de la sede Amazonia y editado por el profesor Franco.

La encrucijada Pese a los esfuerzos de cooperación para proteger el medioambiente y reivindicar las culturas ancestrales –reafirmados a través de diferentes tratados y acuerdos–, las tierras amazónicas se han vuelto el escenario común de las políticas macroeconómicas –que están “orientadas a controlar las materias primas estratégicas del planeta”–, por cuanto se consideran “la última frontera” capaz de proveerlas. Es así como, por ejemplo, desde el año 2000, la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA) –que ahora es un plan estratégico de Unasur– consolidó la búsqueda de expansión de las fronteras económicas, la integración física de tres sectores estratégicos (transporte, energía, y telecomunicaciones) y la conexión –a través de sistemas viales transoceánicos– con las rutas y mercados de las nuevas potencias económicas asiáticas. Sin embargo, según Francisco Ruiz Marmolejo, exsecretario general de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA), hay dificultades para que

su aplicación sea –en realidad– una oportunidad de desarrollo sostenible; pues se da “en el marco de políticas públicas que han favorecido altas tasas de deforestación, así como el desarrollo de tecnologías y sistemas de producción depredadores de la floresta amazónica”, sin que haya muchas iniciativas traducibles en bienestar social.

Brasil como “modelo” El caso de Brasil (la sexta economía del mundo y el poseedor de más del 60% del territorio amazónico) es tomado como ejemplo de competitividad por el Gobierno colombiano y por los grandes inversionistas, sin tener en cuenta que detrás de tal auge hay pérdidas y amenazas innumerables. Y es que tomar la Amazonia como un negocio redondo ya deja ver sus consecuencias. Una de ellas es la deforestación intensiva y a gran escala, que viene acompañada de un incremento de las temperaturas de las selvas. Así, Brasil es el país amazónico que presenta más pérdida de bosques entre 2000 y 2010, con un 6,2%. Colombia se encuentra en el tercer puesto, con un 2,8% y una tasa oficial de deforestación promedio anual de 310.349 hectáreas. De seguir así, según la Alianza Amazonas 2030, la deforestación podría acabar con el 55% del bosque amazónico en los próximos 17 años.

La ganadería ha aportado, quizá, la cuota más grande en esta situación. Actualmente, este país es el mayor exportador de carne vacuna del mundo, con cerca de 60 millones de cabezas y más de 30 millones de hectáreas de pastos que cubren la región amazónica. Los ecosistemas de bosque también han sido sustituidos por la agricultura capital intensiva (en especial de soya y palma para la producción de biocombustibles), y la agricultura tecnificada, con las consecuentes oleadas de seres humanos que llegan en busca de un ingreso. Un caso polémico –mencionado por los investigadores Norbert Fenzl y Mayane Bento Silva– es el proyecto hidroeléctrico de Belo Monte, en el río Xingú (Estado de Pará, en Brasil) promovido por IIRSA. Allí, se revela “una brutal concentración de poder económico y político” y “el autoritarismo económico de los Gobiernos nacionales, subordinados a la dictadura del capital financiero internacional”. O lo que la experta Nirvia Ravena llamaría “esquizofrenia gubernamental”. Además de talar selvas, para su construcción fue necesario inundar 5.000 km2 (tres veces el departamento del Quindío, en Colombia), por lo que la vegetación –según el profesor Franco– comenzó a producir gases de efecto invernadero. Otros efectos negativos fueron


13

Frontera

la Amazonia la reducción en las especies de peces, dudas sobre la calidad de agua en las reservas, un flujo migratorio que no se había considerado y afectación de las poblaciones locales.

El caso de Colombia En nuestro país, el anuncio hecho por el presidente Santos, en Río+20, de convertir 17,6 millones de hectáreas (en Amazonas, Guainía, Vaupés, Guaviare, Vichada y Chocó) en zonas estratégicas mineras es una apuesta arriesgada para impulsar la locomotora mineroenergética. Y, aunque se excluyen zonas protegidas ambientalmente y algunas donde habitan comunidades indígenas (hay 185 resguardos en la Amazonia colombiana), el asunto no deja de preocupar, pues alrededor de estos habrá 200 bloques para exploración y explotación minera. A esto se suma la problemática del agua, que es la materia prima de la minería (por ejemplo, por cada gramo de oro extraído se usan 1.160 litros). Por su parte, el profesor Germán Palacio, de la UN en la Amazonia, señala que la locomotora tiene aspiraciones potentes hacia el desarrollismo.

Y agrega que, actualmente, hay una disputa por expandir la Orinoquia a la región amazónica (en particular, los departamentos de Guainía y Guaviare), ya que, según el decir coloquial, “en Guainía hay más minerales que en la tabla periódica”. De este modo, la extracción de minerales se podría llevar a cabo sin dificultades, pues la percepción es que los Llanos Orientales son una zona más abierta a esto que la Amazonia y en donde el petróleo y la agroindustria no son un gran problema. Al revisar diferentes aspectos sobre el tema, en el reciente informe Minería en Colombia: fundamentos para superar el modelo extractivista, la Contraloría General de la República reconoce que diversas entidades estatales privilegian actividades mineras sobre los derechos fundamentales de las comunidades. Asimismo, señala que, entre otros, los impactos de dicha locomotora tienen que ver con “la producción de conflictos o la exacerbación de los ya existentes”. Allí también se menciona que el Código de Minas (Ley 685 de 2001) “traslapó, neutralizó y desvirtuó normas de las

1/5

leyes que fueron expedidas a manera de reglamentación de la Carta Política”, y que lo hizo “para blindar a la actividad minera de la aplicación de normas ambientales, territoriales y tributarias y para que el extractivismo irracional y acelerado pudiera crecer sin límites ni restricciones”. Preocupa, entonces que este modelo sea el que tenemos que mantener ahora que la Ley 1382 de 2010 perdió vigencia. Si bien se reconoce el aporte de los megaproyectos (relacionados con las actividades mineras, agrícolas y ganaderas, entre otras) al producto interno bruto (PIB), los ecosistemas y las fuentes hídricas, las culturas ancestrales, la salud, el bienestar y la paz de los habitantes de estos territorios son tan importantes como ese indicador. Por ello, antes de que el gran “pulmón” deje de respirar, valdría la pena preguntarse si es posible frenar la avidez del capital inversionista y buscar las estrategias para conocer, utilizar mejor y conservar esta selva a favor de las poblaciones de todos los países ribereños y de la misma humanidad.

del agua dulce del mundo la tiene la Amazonia El régimen pluviométrico está entre 12.000 y 16.000 km³ de agua al año

Existen 81 lotes petroleros

Río Amazonas 6.800 km de longitud (El más caudaloso del mundo)

de la biomasa vegetal y del oxígeno regenerativo de la Tierra

Construir una hidroeléctrica implica talar selvas, inundar territorios y generar gases con efecto invernadero

Zonas mineras ocupan 15% de las áreas protegidas y 19% de territorios indigenas

60 60%

de los bosques

del % tropicales planeta

del territorio amazónico es de Brasil (6,2% pertenece a Colombia)

1.500 especies de peces 1.800 especies de pájaros 250 tipos de mamíferos 2,5 millones de especies de insectos 428 especies de anfibios 328 especies de reptiles 30.000 especies de plantas 25% de las orquídeas silvestres del mundo

Cerca de 400 pueblos indígenas, 86 lenguas y 650 dialectos y más de 1.200.000 habitantes

13

del potencial

% hidroeléctrico mundial

10% del planeta corresponde a la Amazonia

junio de 2013

La deforestación acumulada ha reducido en 17% la cobertura vegetal

Es la reserva más grande de biodiversidad

167

42%

del territorio colombiano hace parte de la Panamazonia

Ilustración: Mauricio Salcedo

Esta es la Amazonia

43%

3

de las reservas

de % mundiales combustibles fósiles


14

Ciencia y tecnología

Inteligencia artificial

detecta minas antipersonas La solución para minimizar el riesgo de minas antipersonas en Colombia, catalogado el segundo país del mundo con más afectados civiles, tendrá el respaldo de un desarrollo tecnológico de investigadores de la UN. Este las identifica sin importar de qué material estén elaboradas.

Foto: tomada de www.cartagenasummit.org

Para detener el miedo

Son varias las tecnologías utilizadas para la detección de minas antipersonales.

Harrison Rentería,

167

junio de 2013

Unimedios

Gloria Elcy Ramírez añora su tierra y la vida digna que allí tenía. No puede volver porque su pequeña finca, en el municipio de Granada (Antioquia), antes sembrada de vida y sustento, ahora lo está de bombas que en cualquier momento pueden estallar. Ella, su esposo y sus tres hijos viven lo mismo que otras miles de familias en Colombia: una vida plagada de dificultades debido al desplazamiento forzado causado por el conflicto armado interno. Una de las caras más trágicas e infames es, sin duda, la siembra de minas antipersonas. Este es un recurso utilizado en la guerra, pero prohibido por el Derecho Internacional Humanitario. Se trata de un arma despiadada que, durante 23 años, ha lisiado a 10.309 personas en el país, según datos del Programa de Acción Integral contra Minas Antipersonal (Paicma). Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín, de diferentes áreas del conocimiento, busca detener este flagelo con ayuda de la ciencia. Para ello, combinaron dos técnicas: la resonancia nuclear de cuadrupolo (NQR), una especie de antena que identifica explosivos; y el radar de penetración terrestre, que envía señales de onda desde la tierra.

El método, según comprobaron los expertos, es una medida de choque contra el accionar terrorista, que no para de producir minas. Estas, incluso, pasan inadvertidas ante los detectores de metales, pues son fabricadas con materiales químicos casi imposibles de reconocer.

Específico para el país Lorena Cardona, de la Facultad de Minas y líder del proyecto, aclara que antes estos artefactos contenían detonadores metálicos que eran más fáciles de detectar. Pero ahora son plásticos y se activan mediante una reacción química. Además, se confunden con la tierra porque están construidos a partir de abonos. Por tal razón, todas las tecnologías de detección que se usan hoy resultan obsoletas dentro del contexto colombiano. Más aún, se requiere una estrategia para localizar la totalidad del minado en un terreno específico: la explosión controlada que hace el Ejército Nacional o el uso de máquinas pesadas que detonan las minas a su paso, como lo proponen otras investigaciones, no son suficientes para ello. La señora Ramírez, que representa a la Asociación de Victimas Unidas del Municipio de Granada (Asovida), cuenta que el desminado humanitario ya ha retirado 600 explosivos de la que era su tierra,

pero hay muchos más. Por eso, sigue esperando una solución definitiva.

El avance científico Cardona explica que la aplicación de la NQR se basa en un principio físico que afecta a elementos como el nitrógeno, presente en las minas. Con el equipo, se envían pulsos de radiofrecuencia por el suelo, según el tipo de explosivo que se quiera detectar. “Si hay una mina, los pulsos hacen resonar los núcleos de los átomos de nitrógeno en el explosivo. Y tal resonancia produce una señal en una antena detectora. Según su frecuencia y amplitud, se determina si está presente el compuesto”, precisa. El equipo será portátil y de fácil manejo para maniobrar en terrenos difíciles. Además, estará articulado con un sistema de cómputo al cual llegará la información precisa de lo que se halle. Así funcionan los rayos X, uno de los antecedentes que comprueba la confiabilidad del procedimiento. Operará mediante un sistema de captura de datos que transmitirá y visualizará la información a través de una interfaz gráfica entendible y amigable. Esto se sustenta en la tecnología de inteligencia artificial, pues se trata de un reconocimiento de patrones similar al de los detectores de metales de los aeropuertos.

Debido a la gran variedad de explosivos que fabrican los delincuentes, las autoridades aún no tienen un listado completo de todos los tipos que existen. Más difícil es saber dónde están enterrados exactamente, pues quienes los instalan no dejan registros. Uno de los técnicos en explosivos del Ejército nacional asegura: “Son dispositivos improvisados, hechos en recipientes plásticos o de vidrio, botellas de aceite y cantinas de leche, etc. Por eso, es indispensable avanzar en propuestas que ayuden, por una parte, a agilizar la detección de los diferentes materiales y, por otra, al desminado en el posconflicto”. El profesor Nelson Vanegas, de la Facultad de Minas, destaca que el proyecto es una apuesta científica en la que la química juega un papel trascendental, al igual que la computación, la geología, la ingeniería de materiales, entre muchas otras áreas. El trabajo interdisciplinario ha permitido articular un trabajo exitoso. Según el Paicma, a nivel nacional y territorial, el programa dispone de mil ochocientos millones de pesos para su acción integral contra las minas antipersonal (aicma). Esta cifra es poca para lo que se necesita hacer en el país para erradicar este problema. Por tanto, una detección eficaz sería, además de un propósito social, un ahorro exponencial en recursos destinados a mitigar el terror. En la actualidad, alternativas como robots e identificadores de metales aún no han colmado las expectativas. Por eso, el desarrollo tecnológico de la UN se compartirá con Japón, en donde se han hecho avances similares para detectar RDX y TNT (los explosivos más comunes en el mundo). En Colombia, se utiliza ANFO (mezcla de nitrato de amonio con aceite de combustible). Así, el estudio se enfoca en desarrollar un equipo que reconozca dicho explosivo. Gloria Elcy Ramírez espera, no con mucha paciencia, que no sean más los mártires por esta causa en Antioquia –el departamento más afectado del país, con 2.303 afectados–. Se debe sumar a esto la pérdida de vacas, caballos y otros animales, que también son víctimas. El equipo diseñado por la UN estará en uso en unos dos años, luego de que se hagan una serie de pruebas frente a tecnologías similares utilizadas en Japón. Allí, la investigadora Lorena Cardona ultima los detalles para que la innovación pueda ser utilizada en los campos minados.


15

Ciencia y tecnología

Algoritmo agiliza modificación del

genoma vegetal

Una innovadora herramienta, que predice con precisión la función de las proteínas en un genoma, les permite a los científicos conocer en qué fracción del ADN deben trabajar para efectuar los cambios requeridos en el organismo estudiado. Ana María Escobar,

Unimedios

167

junio de 2013

Foto: Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Los adelantos en ingeniería genética han permitido efectuar cambios moleculares en los genes de un organismo y modificar así su genoma, para arreglar daños heredados u optimizar alguna función en particular. La proteómica (estudio de las proteínas) es un área que se suma Proceso biológico a este propósito. Y los ingenieros de GO:0015671: la Universidad Nacional de Colomtransporte bia en Manizales le han entregado de oxígeno un avance tecnológico innovador. Juan Carlos Higuita, profesor de la sede y doctor en Biología Celular y Tumoral, precisa: “Cerca del 20% de una célula está compuesta por proteínas. En el ADN hay miles de genes que corresponden a una proteína diferente. Y estas definen las características físicas internas y externas Función molecular de un organismo”. GO:0019825: Desde la perspectiunión va biológica, esta inforde oxígeno mación es la que determina la apariencia y funciones de los seres vivos; por ejemplo, el transporte de oxígeno, el color de los ojos y la piel, la queratina de las uñas y la estatura de una persona, etc. Desde la ingeniería, las secuencias de aminoácidos –moléculas que componen las proteínas– del ADN son un enriquecedor Componente celular lenguaje matemático. De ahí que GO:000833: los ingenieros se hayan interesado complejo en códigos genéticos que pueden de hemoglobina estar conformados por cadenas de 30 a 1.200 o más. Gracias al Proyecto Genoma Estos códigos se refieren Humano, surgió una extensa cana funciones moleculares tidad de secuencias. Pero los bióde los genes de las plantas. logos no tenían las herramientas de análisis para decodificar la información, labor que, a nivel de laboratorio, supondría muchos recursos técnicos, humanos y, ante El avance científico desarrollado en la UN en Manizales ha sido todo, años de trabajo. difundido en cerca de quince ponencias en eventos nacionales e A raíz de eso, la bioinformática –que es la unión de la informática y internacionales. Recientemente, obtuvo un reconocimiento en la biología celular y molecular– ha el Congreso Biostec (International Conference on Bioinformatics, desarrollado métodos computacioModels, Methods and Algorithms), que tuvo lugar en Barcelona nales capaces de leer e interpretar el pasado mes de febrero. esas cadenas de ADN. Es un área en la cual integrantes del grupo de investigación en Control y Procesamiento Digital zar modelos basados en matrices La decodificación de Señales de la UN en Manizales de costo. Se trata de un conjunto incursionaron con el diseño de un En resumen, la herramien- de números que establecen qué algoritmo de reconocimiento de ta permite predecir sus funciones relevancia debe dársele a una depatrones. “A diferencia de las propuestas moleculares. Para operarla, se to- terminada muestra, en la cual cada convencionales, la nuestra no solo ma la secuencia de ADN, se ingresa cifra es un parámetro que debe sinse orienta a la precisión, sino tam- al computador y el algoritmo efec- tonizarse, es decir, al cual hay que bién a parámetros como la sensibi- túa la predicción calculando qué otorgarle un valor exacto dentro lidad y especificidad, que permiten proteína formará cada uno de los una amplia gama de posibilidades. interpretar de manera más deta- aminoácidos de la secuencia y cuál Esta labor presenta un alto grallada los resultados de la clasifica- será su función en el organismo, do de dificultad”, señala Sebastián ción de las proteínas”, puntualiza sin necesidad de hacer ensayos en García López, integrante del grupo que cursa la Maestría en Ingeniería el profesor Germán Castellanos, el laboratorio. director del grupo. “Nuestra innovación fue utili- en Automatización Industrial en la

Universidad de Toronto. Para tal fin, utilizaron métodos de optimización que imitan la naturaleza de los enjambres o de las bandadas de pájaros, en donde las interacciones de sus individuos producen un comportamiento global a partir acciones al azar de cada integrante. Por ejemplo, el cucú es un pájaro parasito que busca un nido ajeno para depositar sus huevos, no antes de deshacerse de los que encuentre allí. Agarra vuelo y los abandona. Cuando llega el verdadero dueño, este los empolla y cría, ignorando que no son sus polluelos. Después, cuando los pequeños crecen, repiten el mismo comportamiento. “Usamos una técnica inspirada en el comportamiento de estos pájaros, llamada cuckoo search (‘búsqueda cucú’), con la cual definimos las ecuaciones que nos ayudaron a sintonizar los parámetros del algoritmo. Así, obtuvimos un rendimiento superior al de otras propuestas”, cuenta Jorge Alberto Jaramillo Garzón, estudiante del Doctorado en Ingeniería (línea de Automática) de la sede.

Aplicación El trabajo fue financiado por Colciencias y ejecutado en conjunto por la UN en Manizales y una empresa del Eje Cafetero. Su propósito es obtener el genoma de una planta alimenticia para incrementar sus propiedades. “Tomamos muestras de las hojas, frutos, tallos y raíces. Luego mandamos a secuenciar este material biológico en un laboratorio, que nos entregó un documento con las letras correspondientes a las cadenas de aminoácidos. Allí es donde entra el algoritmo que predice para qué sirve cada una”, afirma García. El avance les permite a los biólogos saber cuáles aminoácidos deben ser modificados según lo que se quiere obtener: plantas más pequeñas que ocupen menos espacio; frutos más grandes; optimizar el proceso de fotosíntesis; o variedades más resistentes a enfermedades, entre otras posibilidades. Los investigadores lo desarrollaron a partir del ADN de muchas plantas, para lo cual procesaron una gran cantidad de secuencias de organismos, tales como arroz, maíz y uvas. Se puede adaptar, entonces, al estudio del genoma de cualquier planta terrestre y usarse para investigar personas y animales. Para ello basta cambiar las bases de datos con las cuales los algoritmos aprendieron. En el futuro, los científicos de la UN quieren usarlo para estudiar ciertas bacterias y así entregarles a los biólogos herramientas para fabricar pesticidas más eficaces.


16

Ciencia y tecnología

Desarrollan regulador de

voltaje más preciso y económico

Fanny Lucía Pedraza Valencia,

Cuando la electricidad llega a las enchufes de nuestros hogares lo hace en forma de corriente alterna (CA). Es un tipo de energía que fluye por los cableados y no se acumula en ninguna parte, porque los electrones que la componen circulan de ida y vuelta en forma de ondas. Sin embargo, los electrodomésticos o dispositivos electrónicos, por lo general, necesitan corriente directa (CD). Es decir, una energía constante y estable que fluya en una sola dirección y se pueda depositar en algún lado. En este caso, los electrones van en línea recta. Los convertidores de energía lo que hacen es transformar la CA en CD, para suministrar los voltajes adecuados según lo requiera el aparato. Para evitar fallas eléctricas por el mal funcionamiento del regulador de voltaje interno de aparatos como celulares, computadores y televisores, entre otros, investigadores de la Universidad Nacional de Colombia en Manizales optimizaron este componente con tecnología ciento por ciento nacional. José Daniel Morcillo Bastidas, estudiante del Doctorado en Automatización Industrial, diseñó un controlador de voltaje para convertidores electrónicos, cuyo mayor atractivo es su costo: 50.000 pesos por unidad, muy por debajo del de los que se encuentran en el mercado. En el sector hay una gran variedad de controladores fabricados para hacer que los sistemas ejecuten un proceso específico, lo que implica una amplia gama de transformadores. Los ingenieros de la UN produjeron uno sencillo, novedoso y eficiente.

167

junio de 2013

Paso de energía controlado Al comienzo, el magíster se concentró en investigar dos asuntos principales. Primero, el análisis dinámico, que consistió en hacer un estudio computacional y matemático del comportamiento de un convertidor electrónico. Segundo, el mecanismo de control, que consistió en elaborar algoritmos que lo conviertan en uno más estable y resistente a las perturbaciones eléctricas para conseguir un funcionamiento de las aplicaciones más adecuado. “Diseñamos unos algoritmos de control originales (de los cuales no existe referencia ni reportes) llamados control por rampa adaptativa. Para desarrollarlos, nos basamos en diagramas de bifurcaciones, una herramienta útil para observar la estabilidad de los sistemas cuando un parámetro o valor de cualquier componente varía en un rango de interés. Así, logramos reducir el voltaje a lo que necesita el dispositivo que se va a utilizar, con un margen de error muy pequeño”, afirma Morcillo Bastidas.

Foto: Andrés Almeida/Unimedios

Unimedios

Un nuevo desarrollo permitirá que los dispositivos o equipos que funcionan con electricidad sufran menos averías o ninguna a causa del voltaje de corriente que les ingresa y que en muchos casos puede ser el equivocado.

Así, determinaron el valor de ciertos parámetros o componentes del circuito, tales como tensión de entrada (estabilidad del voltaje eléctrico), resistencia de carga de los circuitos y tensión de referencia, entre otros. Para ello, hicieron diagramas de bifurcaciones, que son unos gráficos que permiten estudiar determinados sistemas caóticos para establecer comportamientos de un fenómeno. En este caso, sirvió para esclarecer cómo se comportaba la electricidad al entrar a un convertidor de energía. “Con esta herramienta, pasamos a la fase de diseñar una técnica de control que nos permitiera de la manera más eficiente mantener el sistema en una zona de operación segura y en un rango más amplio de parámetros. En otras palabras, hacer que el convertidor presente un voltaje constante que soporte cualquier tipo de altibajos”, precisa el experto. Las perturbaciones externas (como la interferencia electromagnética y cambios en la tensión de la red eléctrica) e internas (como

el desgaste de los componentes y descalibración del sistema) son las que producen comportamientos no deseados en el circuito. De ahí la relevancia de mantener una tensión constante, cuyo valor no presente alteración alguna. Además, debido a las conexiones internas y a los elementos electrónicos usados en un convertidor, algunos de estos comportamientos indeseables ocurren de manera caótica. El caos, en este tipo de casos, no permite predecir de manera exacta la respuesta de un sistema. Más aún, puede resultar en grandes oscilaciones del voltaje de salida de energía, por lo cual se hace necesario diseñar una técnica de control que evite o, al menos, disminuya el efecto de esas perturbaciones.

Ingenio UN El controlador es un dispositivo pequeño y sencillo cuyas características principales son que no necesita muchos componentes electrónicos. Adicionalmente, logra mante-

nerse estable ante cualquier variación eléctrica fuerte y regula muy bien la entrada de la energía: si se desea un voltaje de 5 voltios, a través del control se puede entregar uno de 5,1 o 5,2 voltios, un margen de variación muy pequeño. En general, los controladores que se fabrican son muy complejos, debido a que su implementación requiere componentes especiales que hacen necesario el uso de más partes. En consecuencia, el circuito final puede ser más grande que el mismo convertidor y, además, mucho más costoso. “El nuestro, al ser más sencillo, necesita de menos componentes, lo que reduce su tamaño, disminuye su precio y permite fabricarlo con herramientas que se pueden encontrar fácilmente en un almacén de tecnología”, resalta el ingeniero. Estos convertidores pueden emplearse tanto en la industria como en la robótica, pues en ambos casos se necesita garantizar voltajes de distintos valores que sean estables y soporten cualquier alteración externa.


Medioambiente

17

Giovanni Clavijo Figueroa,

Unimedios

167

junio de 2013

Conocimiento limitado Estas especies fueron escogidas, según los expertos, porque son las más consumidas en el país, sobre todo el capaz y el bagre rayado. Por su parte, el pez capitán es capturado esporádicamente por algunos pobladores cercanos a las riberas del río Bogotá. El grupo diseñó una serie de pruebas toxicológicas, fisiológicas y reproductivas, para establecer lo que sucede con estos peces en los puntos de muestreo. Los primeros resultados se obtuvieron del estudio de lo que sucede con los bagres durante las aguas bajas de verano. “Tomamos variables representativas en puntos específicos de las tres áreas para medir concentraciones de determinadas enzi-

Muestra de sangre del bagre capitán.

Bagres del país,

contaminados con plomo Estudios en tres zonas pesqueras de Colombia –Puerto López (Meta), con el bagre rayado; la represa de Betania (Huila), con el capaz; y Suesca (Cundinamarca), con el pez capitán– hallaron que tanto peces como cuerpos de agua están contaminados con restos de plomo y, en menor medida, con glifosato.

mas (que son las que evidencian los cambios químicos en los organismos de animal) y propiedades físico-químicas: pH, alcalinidad, nitrito y nitrato, entre otras”, puntualizó el profesor González. Asimismo, se buscaron metales, hidrocarburos y plaguicidas que pudieran estar presentes. La relevancia del diagnóstico radica en que no existen publicaciones en el país que ofrezcan un dictamen tan amplio sobre esta problemática. Al respecto, Landines señala que “el conocimiento ecobiológico sobre las especies de nuestro país y cuerpos hídricos es limitado”.

Ecosistemas Según los diversos muestreos, tanto en el agua como en el tejido de los peces se hallaron restos de plaguicidas; por ejemplo, glifosato en el Meta y en el río Bogotá. También se hallaron muestras de hidrocarburos totales de petróleo y de plomo en su sangre. Después de efectuar los análisis físico-químicos y toxicológicos, se determinó que el 93% de los peces capitán, el 44% de los bagres y el 28% de los capaz tenían rastros de plomo en la sangre. El profesor González advierte que este metal pesado puede llegar a todos los tejidos del organismo del pez. Cuando se acumula en sus músculos existe un alto riesgo para quienes consumen su carne, porque el cuerpo humano lo transforma en sulfuro de plomo, que luego se deposita en los huesos y en el sistema nervioso en general. Es un envenenamiento

conocido como saturnismo. “Al pez capitán de la zona de Suesca muchos los consideran extinto. Sin embargo, en la cuenca alta, en donde empieza la contaminación del río Bogotá, se puede capturar la especie. De ahí la alerta por su alto grado de toxicidad”, asegura. En cuanto a la calidad del agua, los científicos hallaron en el río Bogotá hidrocarburos totales de petróleo (específicamente de gasolina) en concentraciones de entre 7 y 14 partes por millón (ppm). Las muestras del río Meta registraron entre 1,5 y 3,5 ppm, que, aunque es una cantidad menor, también supone un impacto ambiental. En este mismo río se detectaron trazas de glifosato.

indica la zootecnista Liliana Rodríguez. El médico veterinario Javier Borbón agrega: “encontramos que algunos hígados del capaz tienen una apariencia muy oscura y una aparición considerable de parásitos en las branquias”. La investigación se complementará con una segunda fase que corroborará las evidencias científicas que demuestran la contaminación de los peces y las fuentes de agua. Será una herramienta fundamental para que las industrias les den un manejo más adecuado a sus procesos y residuos.

Alteran su naturaleza Un resultado adicional del estudio estableció que el pez capaz de la Represa Betania está cambiando sus hábitos naturales debido a la influencia de las explotaciones piscícolas comerciales instaladas en la zona. Estos peces ahora tienen fácil acceso al alimento procesado de las tilapias, lo que las ceba en ese lugar y le impide seguir su fase reproductiva normal. Según la hipótesis del grupo, el capaz accede a una dieta que no le corresponde, lo que lleva a un desbalance nutricional: el animal recibe proporciones inadecuadas de los diferentes nutrientes (grasas, proteínas y carbohidratos). “Esto causa un efecto indeseable porque altera la condición natural de la especie y su ecología”,

Fotos: archivo particular

La extracción masiva de petróleo, la minería y otras actividades agroindustriales efectuadas cerca de las cuencas de los ríos se han relacionado con la contaminación de ecosistemas en donde habitan especies que son importantes para la alimentación del hombre. El bagre, nombre común de una variedad conocida también como pez gato, es uno de los recursos pesqueros más consumidos en el país, situación que ha derivado en una drástica diminución de la especie. Según un reporte del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), mientras que en 1977 se extraían 15.960 toneladas de bagre rayado, en el año 2008 la cifra bajó drásticamente a 839 toneladas, debido a la sobrepesca y al deterioro ambiental en la cuenca del río Magdalena. Preocupante panorama llevó a investigadores de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá a evaluar los marcadores bioquímicos de peces y cuerpos de agua de tres departamentos que se encuentran en riesgo por diversos tipos de contaminación. Dichos marcadores son sustancias que permiten determinar si existen factores anómalos en algún sistema (en este caso, un organismo o un entorno natural). En efecto, identificaron sustancias nocivas en aguas cálidas, en donde habitan el bagre rayado y el capaz, así como en frías, en donde se halla el pez capitán. A estos bagres les evaluaron parámetros bioquímicos y hematológicos (de la sangre). Además, examinaron los lugares exactos de pesca de estas especies en las regiones de Meta, Huila y Cundinamarca. Allí hallaron, en la mayoría de los casos, peces con plomo en la sangre. Cuando este metal pesado entra en el organismo del animal se elevan sus valores normales de hematocrito (porcentaje de glóbulos rojos) y de proteína plasmática, lo que altera su salud. Tal fenómeno fue más evidente en la especie capaz. El estudio, financiado por Ecopetrol, fue llevado a cabo por la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia y por los laboratorios de Fisiología de Peces y de Toxicología Acuática de la UN en Bogotá. Estuvo en cabeza de los profesores Miguel Landines y Jaime Fernando González, que contaron con la colaboración de la zootecnista Liliana Rodríguez y el médico veterinario Javier Borbón.

Medición del bagre rayado.


Medioambiente

Leidy Castaño,

Unimedios

El más reciente informe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, revela que la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmosfera superó las 400 partes por millón (ppm). Esta es una cantidad récord de este gas de efecto invernadero, pues es el máximo histórico registrado hasta hoy. Aunque sean los principales liberadores de CO2, las sociedades usan los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural) como fuente principal de energía para el transporte, la industria, la electricidad y la cocina, entre otras actividades, es por esto que el uso de fuentes renovables de energía que impactan significativamente menos en la generación neta de CO2 ha venido en incremento, una de ellas es el biodiesel. Luis Miguel Serrano Bermúdez, magíster en Ingeniería Química de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, bajo la dirección de los profesores Rubén Darío Godoy y Luis Carlos Montenegro, ha determinado las condiciones aptas para obtener biodiesel de una manera alternativa con un menor impacto negativo al medioambiente y una mayor productividad que el biodiesel producido a partir de aceites vegetales. Según Serrano, ni el bioetanol (hecho a partir de la fermentación de maíz o caña de azúcar) ni el biodiésel (elaborado a partir de aceites de palma, soya u otros cereales) pueden dar respuesta a la demanda global de combustible con sustentabilidad ambiental y económica. Las tierras aptas para siembra son limitadas, las cosechas están sujetas a variables climáticas y no es razonable, ante el incremento de la población mundial, utilizar áreas destinadas al cultivo de alimentos para la obtención de biocombustibles.

junio de 2013

¿Por qué microalgas? Colombia posee una alta riqueza hídrica y lumínica, características esenciales para cultivar microalgas. Estas constituyen una alternativa promisoria porque en comparación con las plantas oleaginosas (por ejemplo, la palma africana) presentan rendimientos más altos de lípidos (moléculas orgánicas compuestas principalmente de carbono e hidrógeno) por unidad de tiempo y área cultivada (hasta 23 veces) y es posible cultivarlas en zonas no aptas para la agricultura, como los desiertos o, incluso, en agua de mar. El magíster evaluó el crecimiento y la capacidad de acumulación de lípidos de dos especies de microalgas nativas de agua dulce: Scenedemus ovalternus y Chlorella vulgaris. Cuenta que las microalgas estudiadas presentaron las mayores productividades de grasas, con valor equivalente a 4,1 veces la productividad de la palma africana, actual materia prima empleada por la industria nacional para fabricar biodiésel.

167

Más barato Las especies fueron mantenidas en el Laboratorio de Cultivo de Algas de la UN, cultivadas en

Microalgas

proporcionarán biodiésel

Foto: archivo particular

18

La microalga Chlorella vulgaris tiene un mejor perfil como fuente potencial para producir biodiésel.

Cerca de cuatro años de investigaciones dieron como resultado la identificación de dos cepas de microalgas que tienen gran potencial para elaborar biocombustibles. Ahora el reto es sacar de los anaqueles las leyes que promueven la producción limpia de energía y que los sectores público y privado le apuesten a esta alternativa.

el medio basal de Bold (un medio básico compuesto de agua destilada, macro y micronutrientes minerales, que simula la composición del agua dulce) a una temperatura de 24 ºC, con iluminación artificial dada por lámparas fluorescentes (un fotoperiodo de 18 horas de luz y 6 de oscuridad) y aireación de 0,7 vvm (volumen de aire por volumen de medio por minuto). El cultivo de mantenimiento se desarrolló en botellas de vidrio planas de 4,5 cm de espesor y capacidad de 330 mililitros (mL), con un volumen de cultivo de 200 mL. Su crecimiento se estimó mediante conteo celular directo diario, empleando una cámara de Neubauer y un microscopio. Para los ensayos de extracción, cuantificación y caracterización de los lípidos totales, se utilizó como solvente la mezcla cloroformo-metanol. El investigador descubrió que la microalga Chlorella vulgaris tiene un mejor perfil como fuente potencial para producir biodiésel, porque su acumulación de grasas fue un 25% mayor con respecto a la microalga Scenedesmus ovalternus, lo que significa que su proceso de extracción es un 25% más barato. Para la siembra masiva de microalgas, con este fin, se deben tener en cuenta varios aspectos. Se debe escoger la cepa ade-

cuada, que debe tener altas productividades de lípidos y altos porcentajes de acumulación lipídica intracelular (superiores al 30% del peso seco), debido a los altos costos del proceso de extracción. Asimismo, se deben seleccionar las condiciones y el modo de cultivo adecuados y el método de recuperación de biomasa y grasas que permitan que el proceso sea viable económicamente. Serrano aclara que, en caso de que los lípidos de microalgas sean empleados con fines alimenticios, se deben evaluar nuevas técnicas de extracción porque el cloroformo y el metanol son compuestos tóxicos.

A la búsqueda de incentivos En Colombia, la producción industrial de biodiésel comenzó en el año 2009 con la palma de aceite como materia prima. La Federación Nacional de Biocombustibles de Colombia estima que su extracción a partir de esta planta pasó de 169.611 toneladas en 2009 a 489.991 en 2012, año en la que la de etanol fue de aproximadamente de 362 millones de litros. El biocombustible permite la autosuficiencia energética, la conservación del medioambiente, la generación de empleo y el desarro-

llo del sector agrícola, por lo cual el país tiene un marco normativo que apoya este avance. La Ley 939 de 2004 estimula la obtención y comercialización de combustibles de origen vegetal o animal para uso en motores diésel mediante una serie de incentivos. El Decreto 2629 de 2007 dicta disposiciones para promover el uso de biocombustibles y medidas aplicables a los vehículos y demás artefactos de motor. Y el Decreto 2594 de 2007 crea un fondo de capital de riesgo para apoyar iniciativas productivas, entre ellas los proyectos de biocombustibles. Por su parte, la Ley 1083 de 2006 establece normas sobre planeación urbana sostenible y en su artículo primero da prelación a la movilización en modos alternativos de transporte: desplazamiento peatonal, en bicicleta o en otros medios no contaminantes, así como sistemas de transporte público con combustibles limpios. Para completar, en el año 2008 el Conpes 3510 considera los lineamientos políticos para promover la producción sostenible de biocombustibles en Colombia. Las anteriores son herramientas que respaldan desarrollos científicos como el de la UN, que solo esperan el apoyo de los sectores públicos y privados del país.


19

Agro

Listas vacunas

Foto: Andrés Felipe Castaño/Unimedios

contra gripe porcina

La eficacia de las vacunas depende del grado de similitud entre las cepas de los virus usadas para fabricarlas y las que estén en circulación.

Leidy Castaño,

Unimedios

El virus de la influenza porcina (SIV, por sus siglas en inglés) es una enfermedad respiratoria de los cerdos que se caracteriza por la súbita aparición de síntomas como tos, disnea (falta de aire), fiebre y postración. En la mayoría de los casos, las lesiones se presentan en el tracto respiratorio. Luisa Fernanda Mancipe Jiménez, magíster en Salud Animal de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, recuerda que los signos clínicos de la gripe porcina fueron caracterizados por primera vez en 1918. “Los subtipos de virus de influenza A H1N1, H1N2 y H3N2 son endémicos en poblaciones de cerdos en el mundo y responsables de causar enfermedad respiratoria aguda altamente contagiosa en la especie. Las aves acuáticas son el reservorio de los virus de influenza A, mientras que los cerdos están frecuentemente involucrados en la transmisión interespecie”, aclara. En Colombia, este agente infeccioso fue detectado por primera vez en el departamento de Antioquia, en 1971, pero no se pudo establecer la cepa actuante.

167

junio de 2013

Vacunas contra el SIV Como parte central de su trabajo, la investigadora desarrolló dos vacunas para prevenirla, disminuir el riesgo de infección de animales expuestos y evitar la diseminación del SIV en poblaciones de humanos vulnerables. Explica que es vital conocer el comportamiento del agente infeccioso para desarrollarlas.

El país cuenta por primera vez con vacunas contra la influenza porcina hechas específicamente para combatir las cepas del virus que circulan en el territorio nacional. La enfermedad causa grandes pérdidas en el sector, por lo que el avance representa un alivio significativo. Además, evitará una posible trasmisión a humanos.

Para este fin, trabajó con dos cepas comerciales inactivadas (que no representan riesgo de infección): la pandémica (A/SW/ COL0102/2009/H1N1) y la clásica (A/SW/COL0401/2008/H1N1). Estas fueron cultivadas en huevos embrionados de pollo y caracterizadas molecularmente. Luego, en cerdos de nueve meses de edad, adelantó la evaluación inmunológica in vivo de las dos vacunas, a fin de determinar sus efectos de tipo humoral (en el mecanismo de defensa contra los microorganismos extracelulares y sus toxinas) y celular. “A través de la prueba se determinó que fueron capaces de estimular la respuesta esperada sin reacciones adversas”, manifiesta la científica. Son buenas noticias para la porcicultura del país y para la industria farmacéutica nacional, que puede comenzar a fabricar esta clase de preparados biológicos y hacerlos competir con los extranjeros. Así, los productores de cerdos podrán disfrutar de mejores precios.

Es mejor prevenir La experta en Salud Animal dice que la vacunación es la técnica

estándar para prevenir la enfermedad. Y señala que el estudio y control del cerdo, desde el punto de vista epidemiológico, es necesario, porque este se caracteriza por servir como un vaso mezclador de los virus que convergen en su organismo: allí, adentro, estos se mezclan y recombinan, lo que puede derivar en cepas más peligrosas. Esto sucede porque el animal tiene en la tráquea dos tipos de enlaces que sirven de receptores celulares específicos para el SIV, lo que indica su vulnerabilidad a los provenientes de aves y humanos. “A lo anterior se suma que la recomposición genómica (mezcla del material genético de una especie en nuevas combinaciones en diferentes individuos) de dichos virus frecuentemente emerge de los cerdos”, agrega. Las vacunas desarrolladas y empleadas en el estudio están en capacidad de proteger a la población porcina del país, porque son cepas aisladas de granjas de producción, cuentan con un subtipo clásico, que ha tenido una prevalencia reportada desde 1970 en Colombia, y un subtipo pandémico, que se encuentra en circulación en el país desde el año 2009. Estos aspectos son importantes

porque protegerían a los animales de infecciones futuras con cepas homólogas, asegura la investigadora.

Mejores anticuerpos Las dos nuevas vacunas, acompañadas con adyuvantes de primera generación (sustancias que optimizan el resultado: hidróxido de aluminio, para una; emulsión aceite/agua, para la otra), no mostraron diferencias significativas entre sí, aunque se logró determinar que la que contenía la emulsión produjo una respuesta más fuerte de anticuerpos. Así, este avance es la etapa previa para proporcionarle al sector productivo una alternativa de control de la enfermedad. Según la investigadora, el país requiere sistemas de vigilancia epidemiológica que permitan conocer la dinámica y el comportamiento de los virus de la influenza humana, porcina y aviar, para establecer medidas de control y de prevención adecuadas que se ajusten a las necesidades locales. Lo recomendado es establecer cuáles son las cepas actuantes en Colombia y su distribución geográfica, para optimizar la producción porcina y evitar problemas de salud pública.


Agro

Galpones más eficientes Fanny Lucía Pedraza Valencia,

167

junio de 2013

Unimedios

Humedad, temperatura, iluminación y ventilación son variables vitales para el buen despeño de las granjas avícolas. Un mínimo error puede perjudicar toda la producción. Ingenieros y zootecnistas se unieron para desarrollar un sofisticado sistema que permite minimizar pérdidas. Es una innovación que podría aplicarse a otros sistemas agropecuarios.

La avicultura de engorde es la actividad pecuaria que más impulsa la adopción de nuevas tecnologías en el país. Esta industria ha logrado que en un metro cuadrado se produzcan hasta treinta kilos de carne, con aves que no superan los 38 días de edad. El objetivo es cumplir con las exigencias de un mercado creciente: se estima que al año un colombiano puede consumir 23 kilogramos de pollo. No obstante, son varios los desafíos del sector. El principal es optimizar el funcionamiento de los galpones, para evitar que el hacinamiento vaya en contra de los animales y de la producción eficiente. En la actualidad, los criaderos dependen de operarios calificados que sepan controlar las condiciones ambientales del sitio: luz solar y artificial, humedad, temperatura y ven- Según las últimas estadísticas de tilación, entre la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi), en el otras. Por lo gene- país se producen 90 mil toneladas ral, estas se mi- mensuales de carne de pollo, con den y regulan de un crecimiento constante en los forma manual, últimos tres lustros. Esto ha percasi que de ma- mitido que su consumo per cápita nera artesanal. Y anual haya pasado en los últimos hacerlo requiere quince años de 7 a 23,8 kilos. ejecutar actividades que son tediosas, lentas y costosas. Un mínimo error puede causar pérdidas grandes o alterar las condiciones del producto final. Con el propósito de disponer de un sistema de monitoreo sumamente confiable, investigadores de la Universidad Nacional de Colombia en Manizales y de la Universidad de Caldas desarrollaron una tecnología que permite simular y controlar dichas variables. “Se trata de una herramienta que les permite a los trabajadores Los galpones contienen cerca de 1.100 pollos, que son monitoreados a través del sistema desarrollado por los investigadores de la UN y la Universidad de Caldas. ingresar los datos directamente al computador y no tener que hacer cálculos manuales. Todos las variables de un galpón se ingresan frío, templado y cálido, respectiva- pollos adultos hasta el momento del de luz y de iluminación, etc. “Estamos implementando esta a un software al cual se pueden mente, para observar la respuesta sacrificio. Estas medidas son las mismas tecnología con dispositivos de muy introducir, además, el tiempo y la de los animales. El objetivo es enintensidad de cada ítem”, precisa tregar recomendaciones a los pro- para los galpones de cualquier par- bajo costo. Incluso, se han incorpoAlberto Sepúlveda Giraldo, pro- ductores, según la región en donde te del país, porque es a esa tempe- rado proyectos de estudiantes de fesor del programa de Ingeniería se sitúe la granja”, puntualiza el ratura como se obtienen las condi- otras disciplinas y herramientas de ciones más aptas para su crianza. ambas universidades. Los sensores profesor de la UN. Electrónica de la sede. Asimismo, el sistema de au- Si es más baja, los animales pueden ya vienen fabricados, pero el maPor su parte, William Vicente Narváez Solarte, adscrito al De- tomatización maneja un rango comer mucho más de lo necesario. nejo del software es lo que estamos partamento de Salud Animal de la de error de un grado centígrado Si es más alta, pueden sufrir de innovando”, asegura Iván Alberto U. de Caldas, advierte que, si bien (1º C) entre los climas –algo que estrés calórico, enfermarse y morir. Arias Galvis, estudiante de la Maestría en Ingeniería (línea de Automael sistema mantiene un ambiente no se podría hacer fácilmente de tización Industrial) de la UN. Aplicación sano para las aves, no exime de forma manual–. Esto evita las alA largo plazo, añade, la idea es ejecutar los procedimientos sani- tas variaciones climáticas que hay en otros sectores en un día normal en una altitud estructurar el sistema según parátarios de rutina. determinada. Por ejemplo, en un La primera etapa de la inves- metros de comunicación en red, municipio de clima caliente, la tigación consistió en instalar sen- para que la persona encargada no Producción de calidad temperatura puede fluctuar entre sores, calefactores, ventiladores, el deba estar siempre en la sala de Aunque los pollos son anima- los 34º C, en la mañana y el medio- riego de agua, un reloj termohigró- control, sino que pueda adelantar les domésticos, requieren cuidados día, y los 15º C, en la noche y en la metro (para medir la humedad del el monitoreo desde cualquier punaire), un mecanismo eléctrico para to con conexión a internet. especiales para que tengan un pe- madrugada. Según el experto de la U. de regular la temperatura y un prograEste prototipo puede ampliarriodo de vida adecuado y saludable. Deben tener una alimentación Caldas, durante la primera semana, ma informático llamado Access Po- se para manejar una diversidad de variables y, por tanto, usarse para balanceada, temperatura conforta- la temperatura interna del galpón int Switch, entre otros elementos. debe estar entre los 33º C y los 35º C. Gracias a dicha automatiza- controlar diferentes procesos proble y espacios idóneos para crecer. “En la etapa inicial evaluamos Luego debe disminuirse tres grados ción, los datos se ingresan a un ser- ductivos. Por ejemplo, otros invesy contrastamos tres galpones, con centígrados por semana hasta llegar vidor y, desde allí, un solo operario tigadores de la U. de Caldas lo aplicondiciones simuladas de clima a los 21º C, que es la ideal para los puede controlar la entrada de aire, carán en el cultivo de hongos.

Foto: Fanny Lucía Pedraza/Unimedios

20


21

Fotos: archivo particular

Agro

Plantas de tomate, más pequeñas y productivas

Jeinst Campo Rivera,

167

junio de 2013

Unimedios

El tomate es originario de las regiones de Chile, Perú, Ecuador y Colombia. Sin embargo, su domesticación ocurrió en el sur de México y norte de Guatemala. Por su extensa área sembrada y su alto nivel de consumo, es considerada una de las hortalizas más importantes del mundo. Los principales países productores son, entre otros, China, Estados Unidos, Turquía, España, Brasil y México. Ellos aportan casi el 70% de la producción mundial. Por su parte, Colombia también tiene grandes extensiones sembradas, dispersas por todo el territorio nacional: es cultivado en 18 de los 32 departamentos del país. Durante el año 2012, se obtuvieron 532.425 toneladas, con un valor estimado de comercio de 516 mil millones de pesos. Sin embargo, según datos de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica), las condiciones climáticas propias de estas regiones y los largos periodos de siembra han afectado la productividad y han favorecido el ataque de plagas y enfermedades. Esto obliga al agricultor a utilizar una mayor cantidad de pesticidas y fertilizantes para obtener una cosecha más abundante. Por tanto, se incrementan los costos, disminuye la rentabilidad y surgen graves daños de contaminación del medioambiente. El Grupo de Investigación en Mejoramiento Genético y Producción de Semillas de Hortalizas de la Universidad Nacional de Colombia en Palmira decidió afrontar tal problemática con un avance tecnológico. Sus miembros desarrollaron una variedad de tomate chonto que acelera los periodos de cosecha y controla la altura de las plantas, a fin de elevar la productividad del sector.

Los productores de tomate chonto pasarán de tener 12 mil plantas por hectárea a 16 mil, gracias a un trabajo pionero en el país que hará más rentable el cultivo de esta hortaliza. Con la modificación genética, las matas no pasarán de un metro de altura y darán cosecha en tan solo un mes.

Altos costos En la actualidad, los productores utilizan variedades de crecimiento indeterminado, que alcanzan entre 1,80 y 2,20 metros de altura. “Como su crecimiento es postrado, los agricultores deben soportar el cultivo con tutores largos y fuertes (una especie de andamio) para tenerlos siempre en posición vertical. Así, se evita que se pudran los frutos y el follaje, pues la planta es supremamente sensible a una diversidad de insectos plaga y patógenos”, señala el profesor Franco Alirio Vallejo, director de la investigación. Este requerimiento técnico supone un mayor gasto en tutores, amarres, mano de obra y aplicación de agrotóxicos, dado que los periodos de los actuales cultivos varían entre 1,5 y 2 meses de cosecha. Sin embargo, con la ayuda de un recurso genético proveniente de Brasil, se desarrolló una nueva variedad de tomate chonto de crecimiento determinado que no supera el metro de altura. Para obtenerla, los investigadores de la UN cruzaron genética-

mente dicho recurso con la variedad de tomate Unapal maravilla (desarrollada por ellos y utilizada actualmente por los agricultores del país). “Obtuvimos una planta de porte bajo, con el objetivo de reducir diferentes labores”, manifiesta el profesor Vallejo.

Pequeña y productiva Con esta nueva clase de tomate, los productores utilizarán tutores de menor tamaño. Según el profesor Edgar Iván Estrada, investigador del proyecto, “su longitud se reducirá, al pasar de 2,20 a 1,50 metros, lo que representa un ahorro de casi 1.200 pesos por tutor”. Además, permite reducir el número de amarres, así como el sistema de poda, mediante el cual se eliminan estructuras vegetativas secundarias a fin de conservar el tallo central y garantizar que la fotosíntesis favorezca el crecimiento de frutos de calidad superior. “Un tomate de 1,80 o 2,20 metros necesita de cinco a siete amarres. Este requiere de máximo cuatro. Así, no solo se reduce la cantidad de hilo requerido, sino la

mano de obra, que es sumamente costosa”, destaca el profesor Vallejo. Otro beneficio fundamental es que se concentra el cultivo, aumentan los rendimientos y disminuye el tiempo de cosecha, pues la nueva variedad tiene una cosecha de máximo treinta días. “Esto tiene una implicación gigante porque, para poder mantener una siembra, se deben aplicar agrotóxicos; labor que es muy costosa, al igual que la del riego y fertilización. Al mantener concentrada la cosecha, se reducen estas prácticas y también disminuye la contaminación del fruto, de los suelos y del ambiente”, resalta el profesor Estrada. Dolly Ultengo, estudiante de la Maestría en Ciencias Agrarias de la UN en Palmira, aclara: “Con esta variedad vamos a incrementar la densidad de siembra por unidad de área. Si el tomate de crecimiento indeterminado utiliza 12 mil plantas por hectárea, con el mejorado podemos sembrar 16 mil por hectárea, lo que es muy beneficioso para los agricultores”.

Variedad pionera La de la UN es la primera variedad de tomate chonto de crecimiento determinado que se produce en Colombia. Según el profesor Vallejo, ya se tienen cinco líneas seleccionadas para evaluar su estabilidad y sus bondades con respecto a otras. Tras la evaluación, los investigadores pretenden entregarla a los agricultores del país. “El Programa de Hortalizas ha entregado diez especies genéticamente mejoradas. Lo crucial es que estas variedades, debido a sus calidades, son referentes para el agricultor y ampliamente usadas. Un ejemplo es el cilantro Unapal precoso y el zapallo boloverde. Seguramente, cuando se entregue, será un éxito”, concluye.


22

Innovación

Sistema computacional potencia el aprendizaje

Los recursos educativos que ofrece la web ahora están en sintonía con la forma como aprende cada persona. Agentes de inteligencia artificial orientan los contenidos virtuales, para que el estudiante los incorpore de manera más ágil y eficiente. Es una integración eficaz de TIC y pedagogía. TTabla 1

Ana María Escobar Jiménez,

Tipologías del estudiante

167

junio de 2013

Unimedios

Auditivo

Prefiere explicaciones orales de los contenidos.

Kinestésico

Prefiere la experiencia y la práctica (simulada o real); por ejemplo, ejecutar actividades de movimientos.

Lector

Prefiere información presentada en palabras y en textos.

Visual

Prefiere esquemas, gráficos, tablas, ilustraciones, animaciones, videos Tabla 2 Estilos de aprendizaje evaluados en el estudio

Foto: Andrés Almeida/Unimedios

Internet se ha convertido en una herramienta educativa primordial para profesores y estudiantes, que aprovechan los múltiples recursos que ofrece. Así, dinamizan la enseñanza con estrategias interactivas que facilitan la adquisición del conocimiento. Sin embargo, la saturación informativa del ciberespacio causa confusión en la comunidad educativa; en especial con respecto a la manera adecuada de buscar y de obtener datos confiables que, además, concuerden con la forma como aprende cada individuo. Por ello, el Grupo de Ambientes Inteligentes Adaptativos (GAIA) de la Universidad Nacional de Colombia en Manizales trabaja en articular pedagogía y tecnología en alianza con varias universidades: la de Girona (en España), mediante un proyecto aprobado por Colciencias; la de Río Grande del Sur, la Federal de Ciencias de la Salud y la de Santa Catalina (las tres de Brasil); y la de Caldas (con su grupo InnovaAcción Educativa). “La tecnología no lo es todo. Los procesos pedagógicos no se tienen en cuenta y se desaprovecha el poder de la virtualidad para personalizar el aprendizaje”, expresa el profesor Néstor Darío Duque Méndez, director de GAIA. Paula Andrea Rodríguez, de la Maestría en Ingeniería de Sistemas de la UN en Medellín e integrante del grupo, desarrolló el programa Búsqueda y Recomendación de Objetos de Aprendizaje (BROA), que dirige la consulta del material educativo basándose en la manera como aprende cada persona. Su enfoque es multiagente (SMA). Lo que significa que usa entidades de inteligencia artificial (pequeños programas computacionales integrados dentro de un software) diseñadas con una dinámica de roles, es decir, que funcionan como si fueran personas. En este caso, hay cinco agentes que se distribuyen las tareas: dos se encargan de administrar los perfiles del usuario y los recursos didácticos; y tres asumen la recomendación que se efectúa. Rodríguez precisa que esto último se hace de tres maneras: “Por contenido, enfocándose en un perfil creado por el estudiante y comparando los metadatos (información que describe la ayuda educativa). Por filtrado colaborativo, que parte del hecho de que los objetos de aprendizaje que le gustan a un usuario les pueden interesar a otras personas con perfiles similares. Por conocimiento, retomando el historial de navegación del usuario”.

Una vez procesados los datos, los agentes se comunican entre sí, cotejan el estilo de aprendizaje con el material virtual, deciden qué es lo más adecuado para cada caso y entregan la información adaptada a las características, preferencias y necesidades del usuario (véase tabla 1). Además, al ser varios, se aprovecha la ventaja del procesamiento en paralelo, pues los procesos de recomendación se ejecutan simultáneamente.

Aprendizaje personalizado Según estudios de Catalina Alonso y Domingo Gallego, expertos españoles en tecnología educativa, el estilo de aprendizaje de los estudiantes es el factor más relevante para entregarles recursos que los apoyen. “Los estilos corresponden a la forma como las personas –centrándose en uno de sus sentidos– procesan, entienden y desarrollan el conocimiento”, manifiesta Josefa Quintero Corzo, doctora en Educación y directora del grupo Innova-Acción Educativa.

Este equipo y el GAIA trabajaron en integrar los dos modelos pedagógicos en los que se basa el sistema BROA. Uno es el cuestionario VARK (visual, auditivo, lector y kinestésico), que permite identificar cuál de estas vías tiene más desarrollada una persona. Su implementación contó con la certificación de la Universidad de Lincoln (Nueva Zelanda). Allí, el profesor Neil Fleming autorizó su uso libre y algunas modificaciones para la traducción al español. El otro es el test de los investigadores Felder y Silverman, que proporciona los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos del individuo que lo diligencia basándose en la distinción global/secuencial (los estudiantes secuenciales aprenden poco a poco, en forma ordenada; los globales lo hacen de forma integrada). Ambas propuestas se conjugaron para clasificar al estudiante en una de ocho categorías evaluadas (véase tabla 2). “La clasificación de estos estilos fue probada y validada en distintos proyectos de educación virtual en colegios de secundaria y en grupos de control. Así, desde

Tipo 1

Auditivo-global

Tipo 2

Auditivo-secuencial

Tipo 3

Kinestésico-global

Tipo 4

Kinestésico-secuencial

Tipo 5

Lector-global

Tipo 6

Lector-secuencial

Tipo 7

Visual-global

Tipo 8

Visual-secuencial

el punto de vista de la adaptación, se observó que los estudiantes mejoraron su aprendizaje”, precisa el profesor Duque Méndez.

Las ayudas virtuales El sistema BROA requiere que el usuario elabore su perfil –durante un tiempo aproximado de 10 minutos– respondiendo 24 preguntas basadas en los cuestionarios VARK y Felder y Silverman. Una vez determinado el perfil, puede empezarse la búsqueda. Para ello, el estudiante digita el tema que desea consultar y el sistema recomienda los recursos web más adecuados para su estilo. Si una persona revela que prefiere las imágenes, entonces le recomendará videos, fotos y gráficos. Para el proceso, se debe ingresar a la página web de la Federación de Repositorios de Objetos de Aprendizaje de Colombia (FROAC), proyecto que busca enlazar todas las entidades de este tipo en el país y en el que las sedes de la UN tienen a disposición su material educativo (http://froac.manizales. unal.edu.co/froac/). “Esto le otorga un valor agregado al sistema, en vista de que la plataforma FROAC garantiza su calidad, pues todos sus recursos educativos han sido evaluados por la UN para verificar que el proceso de etiquetado sea correcto”, puntualiza Rodríguez.


23

Reseñas Información: 316 5290, extensiones 17638 y 17637 opymeditun@unal.edu.co • Oficina de Promoción y Mercadeo de la Editorial UN

Arqueología en el “Valle de la Tristura”, sur del Alto Magdalena, Huila José V. Rodríguez C., Arturo Cifuentes T. y Gustavo A. Cabal M. Facultad de Ciencias Humanas Universidad Nacional de Colombia

La investigación de este texto se enmarca dentro del Plan de manejo arqueológico aprobado por el ICAHN para la construcción del proyecto hidroeléctrico El Quimbo (Huila). Aquí se evidencia la existencia de asentamientos de la cultura agustiniana en el sur del Alto Magdalena, gracias a las

excavaciones arqueológicas llevadas a cabo por expertos de la UN. Se expone cómo durante un periodo reciente esta cultura desarrolló un modo de vida aldeana a orillas del río Magdalena y construyó pisos de barro quemado; condiciones de vida que fueron deterioradas por los conquistadores.

Administración de organizaciones Carlos Eduardo Martínez Fajardo Facultad de Ciencias Económicas, Bogotá. Universidad Nacional de Colombia

William Mauricio Beltrán Centro de Estudios Sociales (CES)

Hasta mediados del siglo XX, Colombia se caracterizó por ser una sociedad católica y conservadora. Sin embargo, desde las últimas décadas viene experimentando una rápida transformación: la Iglesia católica pierde influencia en todos los campos sociales –cultural, político, educativo–, al tiempo que nuevos movimientos religiosos –entre los que se destaca el movimiento pentecostal– le disputan los privilegios que

mantuvo a lo largo de varios siglos. Esta obra busca comprender las causas de este proceso y sus efectos en los diversos campos sociales, particularmente en el político y el cultural. Numerosas preguntas orientaron la investigación: ¿qué causas impulsaron el proceso de pluralización religiosa y qué factores políticos, económicos, demográficos, culturales están asociados a ese proceso?

Como el cangrejo. La construcción discursiva del embarazo adolescente como problema social Marco Alejandro Melo Moreno Centro de Estudios Sociales (CES), Maestría en Estudios Culturales y Escuela de Estudios de Género Facultad de Ciencias Humanas, Bogotá. Universidad Nacional de Colombia

Esta quinta edición se publica como uno de los eventos conmemorativos de los sesenta años de la Facultad de Ciencias Económicas. Presenta la evolución teórica e institucional del Management durante todo el siglo XX, con la consolidación de la gran corporación de negocios y las grandes transformaciones de la actualidad.

Desde finales del siglo XIX, el Management o la administración de organizaciones modernas, a partir del surgimiento de la gran corporación de negocios, se ha construido como conocimiento especializado, consolidándose durante el siglo pasado como una teoría y una institución clave de la sociedad moderna en el mundo globalizado de hoy.

Las huellas que revela el tiempo (1985-2011)

167

junio de 2013

Jorge Ramírez Nieto Dirección de Investigación Sede Bogotá Universidad Nacional de Colombia

La vigencia y continuidad de los Seminarios de Arquitectura Latinoamericana (SAL) están necesariamente ligadas al análisis teórico sobre las huellas que nos han dejado sus catorce versiones - sucedidas desde 1985 - en ciudades localizadas a lo largo y ancho del subcontinente. A partir de la identificación y el

análisis de publicaciones relacionadas con estos encuentros, se relevan las huellas y se decanta la información teórica que ellas guardan. Este texto es una invitación a reflexionar sobre la incidencia de los contextos, los argumentos y las obras presentadas en el marco de los seminarios SAL.

El consenso sobre el reto que el embarazo adolescente representa para los múltiples objetivos de la racionalidad gubernamental, como la “superación de la pobreza” o la “equidad de género”, es incuestionada en toda la esfera pública en el país. ¿Por qué el embarazo adolescente constituye un problema social en Colombia?

Es la aparente imposibilidad para formular y responder esa pregunta, para desafiar este modo hegemónico de interpretación, la que lleva al autor a proponer un marco interpretativo sobre las líneas de fuerza que crean ese consenso social fuerte alrededor del “problema del embarazo adolescente” en el país.

La Independencia: recepción de ideas y construcción de mitos Lisímaco Parra París. Editor Facultad de Ciencias Humanas, Bogotá. Universidad Nacional de Colombia

Esta obra compendia las ponencias presentadas en el Tercer Congreso de la Sociedad Colombiana de Filosofía, que tuvo lugar en Cali (Colombia) en el año 2010. Durante ese mismo año se conmemoró en el país el Bicentenario de emancipación de la Corona española. Con tal motivo, fue programado dentro del Congreso de la Sociedad un simposio dedicado a este tema. Las contribuciones que se presentan no provienen de

historiadores profesionales. Podría decirse más bien que presuponen sus hallazgos, y los toman como punto de partida para sus reflexiones. Algunas se detienen en aspectos puntuales neogranadinos, otras ensanchan nuestra provincia, para insertarla bien sea en un contexto más amplio, de procesos que eran contemporáneos a sus actores primeros, o en otros que nos son contemporáneos a quienes les sucedimos.


24

Cultura

Mezclando técnicas análogas y digitales, Margarita Monsalve crea imágenes vibrantes en su afán por registrar el tránsito acelerado –y a veces destructor– de las ciudades hacia la modernización.

Pieza de la serie Tensores (2007).

Alberto Fernández R.,

Unimedios

La obra de Margarita Monsalve tiene un claro hilo conductor: la ciudad. Por cerca de tres décadas ha indagado sobre las urbes que de forma continua se han transformado persiguiendo la modernización. Es una búsqueda que ha ido de la mano de la fotografía, como “herramienta para crear nuevas lecturas sobre el espacio”. Ella es, al tiempo, medio de expresión y campo de investigación. Una dualidad que ha sido esencial para construir su original lenguaje artístico. Pero no siempre fue así. Monsalve empezó como pintora, dibujante y grabadora con un claro interés por las formas clásicas. Inicialmente se destacó con el grabado, el cual aprendió de la mano del español Juan Antonio Roda. Alcanzó tal dominio de estas técnicas de impresión que, dos años después de terminar sus estudios universitarios, ganó el Premio de Grabado del Salón Nacional de Arte del año 1976. El camino de la joven artista parecía estar delimitado, hasta que el azar la llevó a la fotografía. En el año 1985 ganó el Salón de Arte e Industria y, como premio, tuvo libre acceso a los laboratorios y al material de la empresa Kodak. Desde ese momento, se ha dedicado a capturar imágenes con una cámara. “Fue casual, aunque no tanto. Yo provengo de una familia de fotógrafos”, aclara. Entre sus recuerdos de niñez está el laboratorio químico de su padre y las tempranas lecciones que le permitieron adquirir los conocimientos básicos. Estos conocimientos, sumados a otros, le han permitido con el tiempo reinventar el arte de dibujar con la luz.

La reinvención de la fotografía el trabajo con el Colectivo Tráiler, que conformó en el año 2003. “Indagamos sobre Bogotá y todos los cambios que están sucediendo en busca de modernizar la ciudad. Por ellos siempre vivimos en medio de la obra y el desastre”, cuenta. La labor se tradujo en intervenciones del espacio público. Estas partieron del registro fotográfico de la transformación –destrucción– de los corredores viales en donde se construyó el sistema de transporte masivo TransMilenio. Estas imágenes fueron puestas en grandes vallas, como si fueran publicidad, que ubicaron en las mismas calles para mostrar lo que antes había allí. “Las vallas no decían nada para desconcertar a la gente. Era importante señalar y poner a pensar a los bogotanos sobre esa destrucción”, dice Monsalve sobre el trabajo, galardonado con la beca nacional de creación en artes visuales del Ministerio de Cultura en el año 2005.

Ventanas surrealistas “Desde la aparición de la fotografía, a finales de la década de los treinta del siglo XIX, la ciudad se convirtió en uno de los motivos

más frecuentes de los fotógrafos más importantes”, asegura Germán Rubiano, profesor del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UN en Bogotá. La obra de Monsalve –que desde 1999 trabaja con el arquitecto Juan Antonio Monsalve– se enmarca dentro de esa tradición. Ellos usan el video, la imagen fija y, principalmente, las cajas de fotos. Tales cajas son como ventanas que muestran escenas surrealistas de las ciudades que los artistas han visitado. Son una interesante mezcla de técnicas análogas y digitales. Para empezar, observan el lugar, capturan muchas imágenes y seleccionan las que, a su juicio, son las más adecuadas para crear las escenas. Luego, ejecutan un proceso de producción en el computador, a través de programas de edición, que finaliza en el laboratorio. Son fotos análogas, de sales de plata, que tienen como soporte películas transparentes. En cuanto al ensamble de las piezas, se trata, literalmente, de cajas de madera no muy grandes (65 cm de largo, 15 cm de profundidad y 30 cm de alto), en las cuales se van superponiendo varias de las

imágenes. El resultado son composiciones complejas y rebosantes de movimiento. Las primeras cajas tienen como protagonista exclusiva a su natal Bogotá. En estas piezas es latente el tránsito de su apuesta clásica en el grabado a la pasión por la ciudad, con formas orgánicas provenientes de la contemplación de la naturaleza que dejan entrever un sutil interés abstraccionista. Siguieron cajas de grandes espacios públicos, que cobran vida por los personajes anónimos que los recorren. “Ese transitar de la gente en lo urbano es lo que quiero plasmar”, señala la artista. Justamente, las personas –que en principio aparecen como actores secundarios– son las que hacen posible esa sensación de movimiento. Y es en esa sensación en donde radica lo especial de las obras: “La fotografía es un evento estático en el tiempo, pero con la caja adquiere una dimensión distinta, se torna otra vez temporal. Ese tiempo, que está detenido, vuelve a aparecer”. Así, devolviéndole el tiempo a la imagen fija, es como Monsalve reinventa este arte.

“Aunque estudié y trabajé en la Universidad de los Andes, no la cambio por nada del mundo”, asegura. Monsalve se refiere a la Universidad Nacional de Colombia, a la que se vinculó como docente de la Facultad de Artes en 1987. Y no la cambia porque es un lugar privilegiado para crecer espiritual e intelectualmente. Por eso, no extraña que en la UN haya encontrado a sus mayores aliados: sus alumnos. Con varios de ellos ha emprendido muchos proyectos, de los cuales se destaca

Fotos: Margarita Monsalve y Juan Antonio Monsalve

167

junio de 2013

La maestra de lo urbano

Esta obra, que mezcla escenas urbanas de París, pertenece a la serie Estación (2001).

UN Periódico No. 167  
UN Periódico No. 167  

UN Periódico No. 167 - Universidad Nacional de Colombia - Unimedios

Advertisement