Page 1

2

Coyuntura Ley de Víctimas: avances, limitaciones y retos

7

Salud Invierno incrementó contagio de toxoplasmosis en niños

10

Educación Universidades públicas condenadas a debacle financiera

16

Innovación Usan energía de las nubes para cargar equipos electrónicos

http://www.unperiodico.unal.edu.co • un_periodico@unal.edu.co Bogotá D.C. No. 147, domingo 14 de agosto de 2011

Publicación de la Universidad Nacional de Colombia • ISSN 1657-0987

se fragmentarían en 40 años El cálculo de 336 mil hectáreas de bosques deforestados por año en el país podría ser tres veces mayor, pues los sistemas cartográficos y de identificación forestal no están reflejando la realidad. A través de imágenes satelitales, registro de datos y modelos matemáticos, un estudio del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia evidencia la transformación de la selva y la pérdida de extensión forestal en el municipio de Acandí.

Pág. 12 Zalamea, el dibujo como alma de la resistencia Imágenes y percepciones de un artista cuya obra logró desnudar el sistema óseo de un país que, por momentos, parece condenado al suspenso.

Pág. 20

Archivo particular

Bosques chocoanos


Coyuntura

Víctor Manuel Holguín / Unimedios

2

La ley crea un sistema mixto judicial/administrativo para que las personas despojadas de sus tierras por causa del desplazamiento forzado puedan reclamarlas.

Ley de Víctimas:

avances, limitaciones y retos Si bien la ley de atención y reparación a las víctimas supera debates que polarizaron la discusión en la época del gobierno Uribe, se advierten limitaciones en la búsqueda y reconocimiento de la verdad, y retos como el impacto fiscal y la inversión que el Estado deberá hacer en reparaciones, entre otros temas. Rodrigo Uprimny Yepes,

Profesor Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales Universidad Nacional de Colombia Director de Dejusticia

Nelson Camilo Sánchez,

Profesor Maestría en Derecho Universidad Nacional de Colombia Investigador de Dejusticia

El 9 de junio del 2011, en la Casa de Nariño, el rutinario acto de sanción de las leyes se vio transformado con la visita de una extensa comitiva que tenía como invitado de honor al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon. La ocasión había sido estratégicamente planeada para presentar con regocijo no solo al país, sino a la comunidad internacional, una de las iniciativas bandera de es-

te Gobierno: la sanción de la ley de atención y reparación a las víctimas del conflicto armado. Su aprobación casi unánime desconcertó a buena parte de la opinión pública, pues al inicio del mandato pocos contaban con que el Presidente Santos, elegido gracias a una plataforma de continuidad a las políticas del ex presidente Álvaro Uribe, hiciera de la sanción de la Ley de Víctimas una de sus prioridades legislativas. Pero a pesar de la polarización vivida por un proyecto de ley similar que naufragó en el 2009, la actual ley no solo fue ratificada por una importante mayoría, sino que además ha sido catalogada de histórica. Como suele suceder en este tipo de concertaciones políticas,

al texto final de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, (Ley 1448 de 2011), objeto de múltiples felicitaciones y reconocimientos nacionales e internacionales, no le faltan críticas, tanto políticas (provenientes de sectores de izquierda y de derecha) como técnico-institucionales.

El contenido La Ley de Víctimas y Restitución de Tierras busca de alguna manera reunir, en un mismo instrumento, diversas medidas y garantías para estas personas, pero no codifica todas las normas existentes al respecto. No obstante, se refiere a múltiples temas, lo cual la hace tanto

comprensiva como ambiciosa. Así, cuenta con un capítulo introductorio en donde se señalan una serie de principios generales; un capítulo sobre participación de las víctimas en el proceso penal; una serie de medidas que buscan garantizar la seguridad y promover la protección de las víctimas y los intervinientes en los procesos de reclamación de tierras; una sección dedicada a la atención de víctimas y otra a las medidas de asistencia; un capítulo sobre reparaciones que incluye un novedoso proceso para activar la restitución de tierras despojadas; uno en donde se establece el arreglo institucional que operará el sistema de atención y reparación; un capítulo con normas especiales para niñas y niños desmovilizados,

Director: Carlos Alberto Patiño Villa

147

14 de agosto de 2011

Coordinación periodística: Carolina Lancheros Ruiz Coordinación editorial: Nelly Mendivelso Rodríguez Comité editorial: Jorge Echavarría Carvajal � Egberto Bermúdez � Paul Bromberg � Alexis de Greiff � Fabián Sanabria Diagramación: Jonny Flórez Murillo Corrección de estilo: Verónica Barreto Riveros Gestión administrativa: Jaime Lesmes Fonseca Impresión: CEET, Casa Editorial El Tiempo Las opiniones expresadas por los autores y sus fuentes no comprometen los principios de la Universidad Nacional de Colombia ni las políticas de UN Periódico

Página Web: http://www.unperiodico.unal.edu.co Versión Internet: UNDigital Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co Teléfonos: 316 5348 - 316 5000 extensión: 18384 / Fax: 316 5232 Edificio Uriel Gutiérrez Carrera 45 Nº 26-85, piso 5º. ISNN1657-0987


Coyuntura

3

y un capítulo final en el que se tratan normas adicionales sobre participación y otras. A nuestro juicio, si bien la ley supera algunos de los debates que polarizaron la discusión en la época del gobierno Uribe, aún cuenta con puntos problemáticos. Es decir, en el texto se advierten bondades, pero también limitaciones y riesgos en el articulado.

En teoría, la ley distingue entre asistencia humanitaria, política social y reparaciones, pero muchas medidas concretas tienden a confundir los tres aspectos, particularmente cuando se trata de personas desplazadas.

Aunque la ley abandona la problemática idea de que el Estado otorga las reparaciones con base en el principio de solidaridad, no queda claro cuál es su fundamento. Así, con la falta de mención expresa a la responsabilidad del Estado, puede perder gran parte de su fortaleza como medida simbólica de reconocimiento, que es en últimas lo que muchas víctimas han solicitado. Asimismo, no se determina cómo reparar sin esclarecimiento histórico. En ese sentido, la búsqueda y el reconocimiento de la verdad quedan sin cubrir, lo cual afecta no solo la posibilidad de satisfacer el derecho de las víctimas y de la sociedad en general a saber con certeza lo ocurrido, sino que además impide hacer ejercicios no disputados de reparación y reconocimiento. Adicionalmente, sin una política efectiva de judicialización de los más graves hechos y atrocidades cometidas en el conflicto, las medidas de reparación quedan vacías en su contenido. Sin embargo, nada hace prever que existe una intención

gubernamental deliberada por articular estas necesidades. De otro lado, la definición de víctima sigue generando polémicas, al menos por tres razones: 1) la exclusión de aquellos denominados de “manos sucias”, que señala que no serán víctimas las personas que hayan pertenecido a grupos armados al margen de la ley, lo cual es problemático, pues si un paramilitar o un guerrillero es torturado, no deja de ser víctima a pesar de ser también culpable; 2) no queda claro si están incluidas en los beneficios las personas victimizadas por los grupos armados que se activaron después de la desmovilización de los paramilitares (las llamadas Bracrim), y 3) la ley estipula que se podrán obtener reparaciones administrativas materiales por hechos posteriores a 1985, y algunos críticos consideran que debió establecerse una fecha anterior. Por último, un tema bien complejo: la articulación entre política social y de víctimas. Uno de los principales objetivos de los ponentes del proyecto era evitar una confusión que suele darse en Colombia entre los deberes estatales de reparación

En la ley no queda claro si dentro de los beneficios están incluidas las víctimas de grupos armados que se activaron después de la desmovilización de los paramilitares, como las Bacrim.

integral, atención humanitaria y política social. En parte, dicha confusión se presenta debido a que la materialización de estos deberes a veces coincide en la práctica. No obstante, la reparación de las víctimas de crímenes atroces, la prestación de servicios sociales a todos los ciudadanos y la atención humanitaria a personas afectadas por desastres son deberes autónomos en cabeza del Estado, que tienen un origen y una razón de ser diferentes. Al final, aunque teóricamente la ley distingue entre asistencia humanitaria, política social y reparaciones, muchas medidas concretas tienden a confundir los tres aspectos, en especial cuando se trata de personas desplazadas, pues declara como reparación medidas de política social, como es el caso del subsidio de vivienda.

Los grandes retos Con todas sus ventajas y limitaciones, la ley tiene riesgos y desafíos adicionales que solo podrán ser superados a partir de una reglamentación adecuada, y de clara voluntad política a la hora de ser implementada. Al menos cinco retos pueden distinguirse como prioridades para el Gobierno. Primero, reglamentar los más de 15 programas y medidas que la ley delegó al Gobierno, entre los cuales se encuentran la reparación administrativa, la reparación para pueblos indígenas y comunidades negras, las reparaciones colectivas, entre otras. Segundo, garantizar seguridad para las víctimas que van a acceder a los mecanismos, especialmente para los reclamantes de tierras. Tercero, asegurar una adecuada participación de las víctimas y sus organizaciones tanto en el diseño como en la ejecución de las medidas. Cuarto, proporcionar la estructura institucional necesaria para implementar la ley de manera tal que sea pronta, eficaz, respetuosa y sensible con las víctimas. Finalmente, el tema del impacto fiscal y la inversión del Estado en materia de reparaciones sigue siendo el fantasma que ronda la ejecución de la ley; el Estado y la sociedad deben hacer los esfuerzos necesarios para que las disposiciones establecidas en esta se hagan realidad. El efecto simbólico de su aprobación y el compromiso del Gobierno se tornarán negativos si no se traducen en medidas concretas y específicas que vayan más allá de la entrega disfrazada de unos beneficios sociales o unos reconocimientos vacíos.

14 de agosto de 2011

Las limitaciones

147

De la ley se destaca, en primer lugar, el propio proceso de concertación y el reconocimiento simbólico que esta representa. Dicha apertura permitió, a su vez, corregir una de las contrariedades fundamentales del anterior proyecto, que era la discriminación a las víctimas de agentes de Estado. El texto aprobado se basa en el reconocimiento de la victimización a partir del hecho y no del agente, tal como erróneamente era defendido por el gobierno anterior. Gracias a ello, el texto de la ley también reconoce expresamente el concepto de conflicto armado, tema muy disputado en el país. En segundo lugar, la ley incorpora en general de manera apropiada, a nivel de los principios, los estándares internacionales sobre derechos de las víctimas. Tales principios son importantes no solo como reconocimiento social y político del Estado a las personas afectadas, sino además porque la gran mayoría de mecanismos de reparación serán reglamentados por el Ejecutivo, lo que hace necesario establecer principios claros que orienten la función reglamentaria. En tercer lugar, la ley demuestra una intención de ajustar mecanismos que están operando deficientemente, como la reparación administrativa (aunque su reglamentación fue totalmente delegada al Ejecutivo, por lo cual es temprano para evaluar si habrá cambios importantes). Igualmente, el proyecto planea una propuesta de diseño institucional que coordine la atención integral a víctimas, con el fin de reducir los trámites y las rutas de acceso a derechos. En cuarto lugar, la sistematización de los derechos de las víctimas en el proceso penal es en términos generales apropiada, aunque a nivel técnico pueda discutirse la conveniencia de que esas medidas estén en la Ley de Víctimas y no en el Código de Procedimiento Penal. Algunas de estas, además, buscan reducir discriminaciones de género detectadas en el acceso a los procesos ordinarios y de Justicia y Paz. Finalmente, hace una apuesta importante por establecer medidas en todos y cada uno de los componentes de la reparación (restitución, compensación, satisfacción, rehabilitación y garantías de no repetición), en donde se destaca el capítulo de restitución de tierras. Crea un sistema mixto judicial/administrativo para que las personas que han sido despojadas de sus tierras, como producto del desplazamiento forzado ocasionado por el conflicto, puedan reclamarlas de manera expedita y con algunas ventajas derivadas de la flexibilización de cargas probatorias y la creación de presunciones de despojo.

Fuente: AFP

Los aciertos


4

Economía Ramón Javier Mesa Callejas,

Durante los últimos años, Colombia viene enfrentando un largo proceso de revaluación de su moneda, impulsado entre otras razones por la prolongada devaluación del dólar y la fuerte entrada de capitales, atraídos fundamentalmente por el sector minero-energético y por la mayor rentabilidad de la deuda pública nacional. Esta última, debido no solo a la mayor diferencia de tasas de interés a favor del mercado financiero local, sino también a la abundante liquidez y al aumento del riesgo de los principales activos financieros de las economías avanzadas. Igualmente, los buenos precios internacionales de los principales productos colombianos como el petróleo, el café y los hidrocarburos han aumentado de manera significativa las exportaciones tradicionales y con ello la oferta de dólares en la economía. Hoy, el panorama se torna más complejo y se discute con insistencia qué hacer frente a este fenómeno, ante la perspectiva de una acelerada revaluación por el efecto contagio de la crisis fiscal en la zona del euro, los problemas de endeudamiento en los Estados Unidos y la probable avalancha de capitales que se aproxima como resultado del grado de inversión otorgado por las calificadoras de riesgo internacionales al país hace un par de meses. Uno de los argumentos más señalados en contra de la revaluación es el efecto negativo que se deriva sobre la rentabilidad de los sectores exportadores, como son la industria y la agricultura. De hecho, la inestabilidad del tipo de cambio se ha convertido en uno de los principales problemas que enfrenta la industria en los últimos años. Ello debido a la pérdida de dinamismo de las denominadas exportaciones no tradicionales, que son las que generan valor agregado a la economía.

Internacionalización

de las empresas colombianas, ¿“remedio” frente a la revaluación? Implementando estrategias de innovación en los productos y expandiendo sus negocios en otros países, los empresarios colombianos han podido contrarrestar los efectos negativos de la revaluación de la moneda. El éxito de estas acciones solo se reflejará en el futuro de sus exportaciones.

Sin desconocer lo anterior, las recientes cifras sobre el comportamiento del sector exportador colombiano de productos no tradicionales, distintos a los mineroenergéticos, indican una aceptable recuperación después de la crisis

Cuadro 1. Nuevos mercados para la industria en el 2010 Porcentaje

América Latina

50%

Centroamérica

27,3%

Unión Europea

14,8%

África

1,1%

13,6%

Perú

11,4%

Ecuador

8,0%

México

6,8%

Chile

9,1%

Estados Unidos

5,7%

14 de agosto de 2011

República Dominicana

6,8%

China

3,4%

Argentina

3,4%

Israel

2,3%

Turquía

2,3%

Japón

1,1%

Italia

1,1%

Canadá

2,3%

Estrategia de internacionalización

Fuente: ANDI, Encuesta de Opinión Conjunta.

Brasil

147

Países

El aumento del tamaño y la profundidad del mercado doméstico de capitales colombianos, asociado a la abundante liquidez y a las fuentes de financiamiento, les ha permitido a los empresarios locales expandir sus negocios a otros países, especialmente a Estados Unidos, México, Brasil, Perú, Centroamérica y Chile, aprovechando la debilidad del dólar y las necesidades de liquidez de importantes firmas multinacionales.

Cuadro 2. Algunas empresas colombianas con inversiones en el exterior Empresa

País de destino

Inversión

ISA

Chile

Compra de Cintra Chile, principal operador de concesiones viales

Banco de Bogotá

Centroamérica

Compra del grupo financiero BAC Credomatic

EPM

Guatemala

Compra de Deca II, dueña del 80% de la Empresa Eléctrica de Guatemala y de Comegsa

Grupo Nacional de Chocolates (Nutresa)

Estados Unidos

Compra de Fehr Holdings

Casa Luker

Panamá

Compra de la Sociedad Panameña de Alimentos

Alpina y Quala

Estados Unidos y Brasil

Contratos de maquila para producir refrescos y alimentos

Avianca

Ecuador

Compra de Aerogal

Grupo EMI

El Salvador

Compra de la Sociedad de Servicios de Atención Médica

Firma InterBolsa

Estados Unidos

Constituyó InterBolsa Securities

Empresa de Energía de Bogotá y Eléctricas de Medellín

Guatemala

Construcción y operación de la red de transmisión de energía más grande de Guatemala

Internexa

Chile

Compra de red de fibra óptica para ampliar servicios de comunicaciones

Grupo de Inversiones Suramericana S.A.

Chile, México, Uruguay, Perú y Colombia

Compra de las compañías de la multinacional aseguradora y de pensiones ING en Chile, México, Perú, Uruguay y Colombia

Las mayores oportunidades de negocios en el exterior se vienen dando bajo la modalidad de inversión directa a partir de la compra de empresas en diferentes sectores productivos, principalmente en las áreas de comercialización, producción, distribución y aseguramiento. Una muestra es la inversión del Grupo de Inversiones Suramericana S.A., por un valor de US$ 3.763 millones. Se trata de la compra más grande realizada por una empresa colombiana privada en el exterior, con la cual adquirieron las compañías de la multinacional ING en Chile, México, Perú, Uruguay y Colombia. Así, este grupo se convierte en el primero en pensiones de América Latina y en uno de los principales en ahorro e inversión de la región, con 25 millones de clientes (ver Cuadro 2). En general, los beneficios de estas inversiones orientadas al largo plazo comienzan a generar réditos en el corto plazo y están dando frutos de manera significativa en

la participación de los mercados internacionales, lo cual se refleja directamente en mayores ingresos y aumentos en la competitividad de las empresas nacionales. Para destacar en este frente, los resultados del primer semestre del Grupo Nutresa con sus filiales en el exterior, cuyas ventas crecieron 35,7%, aportando el 30,2% del total de ingresos facturados y destacándose el buen momento de los negocios en Estados Unidos, con crecimiento del 74,1%, Perú 19,5%, México 18,3% y Centroamérica 17,3%. En síntesis, mediante las estrategias de innovación, consolidación de inversión productiva en el exterior y nuevos mercados, el empresario colombiano encontró un mecanismo para moderar los efectos adversos de la tasa de cambio en la estructura empresarial. El crecimiento futuro de las exportaciones no tradicionales en medio de la revaluación confirmará el éxito de estas estrategias de internacionalización.

Fuente: El Tiempo.com y Dinero.com

económica mundial, la pérdida del mercado venezolano y la fuerte revaluación del peso. En efecto, al cierre del mes de junio de este año, crecieron a un ritmo de 6,0% anual, más de 14 puntos por encima del nivel promedio observado en el periodo 2009-2010, que fue de -8,6%. Una probable explicación de dicha recuperación se relaciona con los avances en innovación y desarrollo que están introduciendo los empresarios colombianos en sus procesos productivos, acompañados de un flujo importante de inversiones directas en el exterior. Esto les ha permitido diversificar la oferta exportable, lograr nuevos destinos para sus productos y contrarrestar la reducción de los ingresos por ventas ante la caída del precio del dólar en Colombia. Frente al primer aspecto, según datos de la Encuesta de Opinión Conjunta de la ANDI correspondientes a febrero de este año, el 57,4% de las empresas encuestadas contaban con un área dedicada a investigación y desarrollo, para lo cual destinaron el 2,3% de su empleo total y el 2,5% de sus ventas. Los empresarios afirmaron que en los dos últimos años, el 11,4% de su producción corresponde a bienes con algún tipo de innovación, hecho que se refleja en la consecución de nuevos mercados para la industria colombiana (ver Cuadro 1).

Crecimiento en medio de la revaluación

Regiones

AFP

Decano Facultad de Ciencias Económicas Universidad de Antioquia Docente de cátedra Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín


Salud

Entre el 2009 y el 2015 expiran más de 100 patentes de biofármacos (ver cuadro 1), medicamentos que, según la Federación Latinoamericana de la Industria Farmacéutica, se elaboran a partir de dos componentes activos: uno de origen biológico, extraído de microorganismos, órganos, tejidos vegetales, animales, y células o fluidos humanos y de animal, y otro de origen biotecnológico, es decir, proteínas que se obtienen de células modificadas química o genéticamente. Por ello, el Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) aprobó la Bioprospección, una herramienta para supervisar el uso sostenible de recursos biológicos y genéticos, que costó cerca de 27 mil millones de pesos y entrará en vigor en el 2012. Con dicho control se pretende acelerar el proceso de búsqueda y estudio de moléculas y genes para la elaboración de biofármacos, hasta hoy inexistentes en el país. El vencimiento de las patentes implica una multimillonaria caída de los ingresos de los principales laboratorios, pero al tiempo representa una gran oportunidad para los fabricantes de nuevos medicamentos.

Colombia, débil frente a vencimiento de patentes biofarmacéuticas A pesar de que ya se vencieron algunas patentes de medicamentos elaborados a partir de organismos vivos, como el Remicade, que sirve para tratar la artritis reumatoidea, en el país no ha entrado en vigencia la política de regulación, creación y comercialización de estos biofármacos.

Una de las moléculas cuya patente vence en los próximos meses es la anti-TNF, sustancia indicada para contrarrestar los síntomas de la artritis reumatoidea. En el mercado se encuentra con el nombre de Remicade, y es producida por el laboratorio Schering-Plough, que también ofrece tratamientos para enfermedades relacionadas con alergias y complicaciones respiratorias, entre otras. Remicade no es de venta libre, y por lo tanto no se consigue en cualquier farmacia. Su presentación incluye una sola ampolla que cuesta 1.999.300 pesos en el mercado colombiano. Gerardo Quintana, reumatólogo de la Universidad Nacional de Colombia, señala que este medicamento se recomienda a los pacientes cuando no responden adecuadamente a los fármacos convencionales. “El Remicade previene erosiones y disminución del espacio articular. Su eficacia en pacientes con artritis reumatoidea con menos de tres años de evolución es del 97%”, asegura el especialista. El costoso Remicade no está en el Plan Obligatorio de Salud (POS), sin embargo, no hay que recurrir a una acción de tutela, como en el caso del VIH-sida, para acceder a él.

AFP

Acceso limitado

“Se le entrega al paciente luego de que un consejo médico comprueba la condición de enfermedad, y de esta manera lo avala el POS”, dice Quintana.

Patentes y fármacos recombinantes Los avances en genética y biología molecular han permitido crear medicamentos biotecnológicos que, dicho anteriormente, se obtienen con microorganismos, células, animales o plantas, entre otros seres vivos modificados genéticamente. Su complejidad va desde proteínas simples, como la insulina, hasta grandes moléculas. Las moléculas proteínicas tienen una secuencia específica de aminoácidos que determinan las características de un fármaco. La química farmacéutica de la UN Ma-

ría Teresa Reguero explica que a las proteínas (carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno) se les compara con un edificio, y a los aminoácidos, con los ladrillos que lo sostienen. Así, en biofarmacéutica se habla de medicamentos biosimilares y no de genéricos, porque sus compuestos son proteínas. Señala que al extraer la proteína del organismo vivo, es habitual que otras vengan con ella –lo que se deEn la misión de fortalecer la vigilancia de medicamentos biológicos y biotecnológicos, el Invima suscribió un convenio con el Departamento de Farmacia de la Universidad Nacional para capacitar en el tema a los profesionales de la Subdirección de Registros Sanitarios de la entidad reguladora.

Cuadro 1. Biofármacos con patente 2009-2015 Medicamento Eprex®

Uso

Laboratorio

Aumenta la producción de la hormona eritropoyetina, cuya ausencia causa algunas anemias.

Amgen/J&J

Para pacientes diabéticos con anemia renal primaria.

Roche

Neorecormon® Betaferon®

Aumenta las defensas del organismo.

Bayer

Neupogen®

Aumenta la cantidad de glóbulos blancos, defensa contra infecciones.

Amgen

Trata la leucemia y la hepatitis crónica B y C. También ciertos tipos de verrugas genitales.

Schering-Plough/Roche

Intron-A® y Roferon-A® Enbrel®

Combate la artritis reumatoidea temprana activa, moderada a severa.

Amgen/Wyeth

Para la artritis reumatoidea.

Schering-Plough

MabThera®

Para la artritis reumatoidea.

Roche

Herceptin®

Contra el cáncer de mama metastásico.

Roche

Tratamiento para cáncer colorrectal, de cabeza y de pulmón.

Merck-Serono

Remicade®

Erbitux®

Cuadro 2. Registro del Sistema de Información de Precios de Medicamentos Laboratorio farmacéutico

Biotecnológico

Valor del recobro al Fosyga en 2008

1. Riruximab (Mabthera)

Roche

Si

72.098.539.117

2. Adalimumab (Humira)

Abbot

Si

51.660.225.786

3. Infliximab (Remicade)

Schering-Plough

Si

48.757.813.578

Novartis

No

40.397.095.490

Medicamento (nombre comercial)

4. Imatinib (Glivec) 5. Trastuzumab (Herceptin) 6. Interferon beta Ib (Betaferón)

Roche

Si

35.428.470.001

Bayer Schering farma

Si

31.644.084.802

7. Etanercep (Enbrel)

Wyeth

Si

28.357.478.203

8. Micofenolato (Cellcept)

Roche

No

26.472.955.055

9. Temozolomida (Temodal)

Schering-Plough

No

25.874.795.954

10. Toxina butolínica (Botox)

Allergan

No

21.892.249.881

nomina impureza– y se altere su función. Entonces, ¿qué ocurriría con un paciente diabético que tiene que inyectarse insulina todos los días y su biosimilar tiene una estructura diferente? “Si el nuevo medicamento no tiene la misma secuencia, su estructura será distinta y por lo tanto producirá efectos secundarios y hasta la muerte. Los biofármacos se usan por largos periodos y pueden producir inmunogenicidad, es decir, crear anticuerpos”, puntualiza Reguero. Las industrias farmacéuticas que los fabrican los protegen a partir de patentes. En Colombia, dichos derechos exclusivos de producción oscilan entre 18 y 20 años. Pero cuando dicha propiedad vence, otro laboratorio puede producir el mismo compuesto y entrar a competir por su venta en el mercado. En consecuencia, la segunda molécula a comercializar debe demostrar que no tiene ningún compuesto extraño o distinto a la proteína misma. La entidad encargada de velar que los laboratorios innovadores cumplan con estos requisitos es el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), que determina si la segunda molécula puede ser aprobada como medicamento biocompetidor. De lo contrario, el fabricante debe explicar por qué las diferencias y cuáles serían las implicaciones para los pacientes.

Sin una política clara Hasta hoy, los nuevos biofármaceúticos se registran como un producto nuevo y no como un biosimilar. Los laboratorios aportan al Invima toda la información clínica y preclínica para asegurar su calidad bajo el Decreto 677 de 1995, que indica los datos a proporcionar para su registro y comercialización. “Sin embargo, los biofármacos requieren una política independiente que no se tiene hasta ahora. El documento Conpes lo que busca es abrir un capítulo especial dentro de este decreto dedicado a los biofarmacéuticos”, comenta Reguero. Julio Delgado, de la Fundación Generación Bio y coautor del decreto que regula la producción de medicamentos biotecnológicos en Colombia, indica que este tipo de fármacos son los más costosos del mercado y son responsables de la mayoría de los recobros de medicamentos al Fosyga. “Solo en el año 2008, seis de los diez más recobrados pertenecían a esta categoría, como lo demuestran los registros del Sistema de Información de Precios de Medicamentos (ver cuadro 2)”, precisa. Según estudios internacionales, una vez vencida la patente, el costo de estos medicamentos se reduce hasta en un 30%. Los más grandes laboratorios farmacéuticos se encuentran en Estados Unidos y Europa, aunque potencias emergentes como China, India, Corea y Brasil ya empezaron la carrera en esta competencia.

14 de agosto de 2011

Unimedios

147

Laura Garzón Acosta,

5


6

Salud

Hallan helecho cancerígeno en el Caribe La planta es altamente invasora y tiene compuestos químicos que pueden generar cáncer gástrico no solo en los animales que la consumen sino en los humanos que se alimentan de la leche animal. El hallazgo fue registrado en la isla de Providencia.

Giovanni Clavijo Figueroa, En medio de su trabajo en la consolidación de un herbario en San Andrés, Providencia y Santa Catalina, un hallazgo particular llamó la atención de dos investigadoras de la Universidad Nacional de Colombia. Se trata del helecho macho, cuyo hábitat natural está lejos del mar. Su distribución había sido reportada en los valles, sabanas, cordilleras y llanuras del país, por eso su presencia en la Serranía El Pico, en la zona de Providencia declarada Parque Natural Regional, les resultó extraña. La duda es: ¿Cómo llegó hasta dicha área ecoturística, catalogada como la menos intervenida del archipiélago? La bióloga Alexandra Tobar y la taxónoma (experta en clasificar especies) Brigitte Gavio, de la Universidad Nacional de Colombia en el Caribe, manejan una hipótesis: la planta, que pertenece a la especie Pteridium caudatum, fue trasladada en materas desde el interior del país, donde además de tener un uso ornamental se emplea como purgante. Las investigadoras se basan en la observación que hicieron del helecho en macetas y patios adornando casas aledañas a la reserva natural. “Esto supone que los pobladores luego lo llevaron a El Pico y lo plantaron. Debido al clima cálido y a las condiciones del suelo de la isla, de origen volcánico y moderadamente ácido, sencillamente floreció”. Sin embargo, la preocupación de las expertas va más allá, y se relaciona con una toxina propia de este helecho que puede producir daños gástricos en el ganado y otros animales que lo forrajean, pues se acumula en su carne y de ahí puede pasar fácilmente al consumidor final. Según Gavio, su dispersión podría alcanzar la falda de la serranía y contaminar el agua potable: “En la isla, las fuentes de agua dulce que abastecen a los habitantes son subterráneas y su alteración generaría un problema de salud pública”.

147

14 de agosto de 2011

Salud animal El helecho tiene dentro de sus componentes unas sustancias carcinogénicas cuya principal molécula se denomina Ptaquilósido (pq). Una vez el ganado consume la planta, esta se libera en su organismo y afecta diferentes órganos del aparato digestivo, según reportes anteriores sobre la planta encontrados por las investigadoras. El riñón y la mucosa de la vejiga urinaria son los más perjudicados, asegura el médico veterinario de la UN Carlos Moreno. “Inicial-

Archivo particular

Unimedios

El helecho tóxico Pteridium caudatum se reproduce a 130 metros sobre el nivel del mar, en el pico de la montaña más alta de la isla de Providencia.

mente, la molécula pq le provoca cistitis al bovino, y con el tiempo una inflamación crónica que termina en carcinoma vesical. Los síntomas se manifiestan con orina de color rojo (hematuria), conllevando la muerte del animal”.

troenterólogo de la UN William Otero afirma que aunque “en Colombia no existe ningún documento científico que sustente la probabilidad de que los habitantes hayan desarrollado este tipo de patologías por consumo del helecho o por beber leche”, es necesario profundizar en los estudios para afirmar o descartar cualquier posibilidad.

Ante la costumbre en algunas zonas del país de realizar quemas en terrenos donde se encuentra vegetación considerada peligrosa para la población, las investigadoras recomiendan a los isleños evitar esta práctica, pues el helecho es resistente al fuego debido a las caracterísSalud pública ticas tanto físicas de su rizoma (raíz) como químicas de las esporas. Esta enfermedad en los Registros botánicos señalan que en “Mientras las demás esanimales puede generar cánpecies mueren por acción cer gástrico, “de ahí que la le- el territorio nacional hay alrededor che afecte a la población que la de 1.600 especies de helechos distri- de las altas temperaturas, el helecho las soporta. Así sus consuma”, señala Tobar. Según la bióloga, estudios buidos en 36 familias y 130 géneros. hojas se calcinen, el rizoma sobrevive generando nuevos en Costa Rica y Japón muesbrotes que se dispersan con facitran un alto índice de muerte por Prevención en la isla lidad ante la ausencia de compeesta causa, ya que un porcentaje tencia vegetal”, asegura Tobar. considerable de la leche que se La identificación del helecho en El estudio sugiere a las autobebe proviene de vacas alimentadas con este tipo de plantas. Otro Providencia constituye un aporte ridades ambientales monitorear factor de influencia es la ingesta botánico al inventario de flora terres- la planta tóxica que se reprodudirecta del helecho en ensaladas, tre del archipiélago, en su mayoría ce a 130 metros sobre el nivel como ocurre en Japón, y la utili- vulnerable a especies introducidas del mar y cuya presencia se ha zación de sus hojas para envolver como Pteridium caudatum, cuya re- detectado hasta el momento en producción por esporas, y no por siete parches en el pico de la alimentos. Al respecto, el médico gas- semillas, hace difícil su erradicación. montaña.


7

Archivo particular

Salud

Invierno incrementó contagio de

toxoplasmosis en niños

Las lluvias han provocado que la incidencia de toxoplasmosis, enfermedad transmitida por los gatos, aumente en la población colombiana. Los más vulnerables son las mujeres gestantes y los recién nacidos. Entre 2009 y 2010 se registró la muerte de tres bebés por esta causa.

Un estudio del Centro de Investigaciones Biomédicas de la Universidad del Quindío, realizado con la Universidad Nacional de Colombia y las universidades Javeriana en Bogotá, del Norte en Barranquilla, Autónoma de Bucaramanga e Industrial de Santander, confirmó que, durante la ola invernal, la toxoplasmosis tuvo un 90% más de incidencia en la población, comparada con una etapa seca del año. El análisis dividió en tres fases los mecanismos de transmisión. En primer lugar, y como ya se ha demostrado en estudios previos, se indicó al gato como principal hospedero del Toxoplasma gondii, microorganismo que causa la enfermedad. Al excretar, el felino expulsa millones de zooquistes (formas del parásito) que van parar a la tierra. Luego, con las lluvias, esos fragmentos de suelo se transpor-

entre toxoplasmoLasisrelación y lluvia ha sido estudiada

sobre todo en Francia, en zonas donde hay alta presencia de gatos. Una de las epidemias más grandes fue descrita en 1995 en Vancouver (Canadá), donde un gato contaminó un reservorio de agua de la ciudad, afectando a más de diez mil personas.

tan hasta los ríos, lagos y represas y los contaminan. Jorge Enrique Gómez Marín, médico y coordinador de la investigación, señala que el tratamiento con cloro que se aplica en los acueductos no es suficiente para eliminar a los protozoos, pues son resistentes a esas sustancias químicas. En consecuencia, “encontramos este tipo de parásito en el agua que circula a través del grifo, pero con características que lo hacen más perjudicial para la salud”, asegura. En el estudio se examinaron 15 mil recién nacidos de Bogotá, Armenia, Barranquilla, Santa Marta, Bucaramanga y Florencia, con el objetivo de confirmar indicios que señalan que la enfermedad puede transmitirse de forma diferente al simple contacto con las heces de un felino. “Existen muchas infecciones, como la toxoplasmosis, que suelen afectar a los niños, y pese a que pueden provocar su muerte, aún no se han detectado. Nuestro interés se concentró en determinar su prevalencia en la población infantil”, puntualiza el investigador. De esta manera, se confirmó su presencia en 71 menores.

Lluvia: factor común El estudio se realizó entre el 2009 y el 2010, con la participación de 19 hospitales. La primera etapa consistió en hacer un análisis de los factores geográficos asociados a la presencia de la enfermedad en cada ciudad, teniendo en cuenta que la temperatura promedio, la

altura sobre el nivel del mar y las lluvias son muy diferentes. Para determinar un posible contagio, Gómez especifica que se revisaron, entre otros aspectos, el nivel socioeconómico de la madre, su edad y su historia clínica. También fue importante la referencia del hospital, pues el estudio contaba con centros médicos de primer, segundo y tercer nivel. Luego de revisar minuciosamente los datos, se encontró que el único factor que se asociaba a la toxoplasmosis en todas las regiones era la relación tasa de infección-lluvias, análisis que no se había realizado en el país.

La muerte de tres bebés La investigación revela que la toxoplasmosis es una causa de mortalidad en los niños del país. Los expertos lo evidenciaron luego de realizar pruebas confirmatorias inmunológicas y moleculares en la sangre del cordón umbilical de 15 mil recién nacidos y de sus madres. Los resultados arrojaron 71 muestras positivas para la inmunoglobulina IgG, una de las cinco clases de anticuerpos producidos por el organismo, y marcadora de infección congénita. De igual manera, se encontraron 143 mamás con antecedentes de toxoplasmosis durante el embarazo. “Aunque estas mujeres fueron sometidas oportunamente a tratamiento, quizá infectaron a su hijo sin presentar señales evidentes. Por esta razón, complementamos el examen del cordón

umbilical con los datos suministrados por las madres durante la gestación. Luego, hicimos seguimiento completo a 109 niños que presentaron alguno de los criterios: el marcador hallado a través del cordón o el antecedente de padecimiento de la mamá”, dice Gómez. A 15 bebés se les corroboró la presencia del protozoo, y tres fallecieron, dos en Florencia y uno en Barranquilla. “Así se confirma, por primera vez, que la toxoplasmosis es una causa de mortalidad infantil en el país”, subraya el investigador. Agrega que esta infección muchas veces se confunde con otras bacterianas o virus. Los niños cuyas madres fueron tratadas durante el embarazo no fallecieron, lo que señala la necesidad de hacer un diagnóstico sobre la enfermedad en las mujeres gestantes.

Solución a la mano Para los investigadores, el estudio, patrocinado por Colciencias con el apoyo de la Secretaría de Salud Pública y el Laboratorio de Salud Pública del departamento de Santander, permite proponer medidas de contingencia, sobre todo en épocas de lluvia y con personas de alto riesgo como las mujeres embarazadas. Aunque las disposiciones preventivas son bastante sencillas, lo mejor es tenerlas en cuenta: tomar agua previamente tratada o embotellada, y si proviene del grifo, hervirla por 10 minutos.

14 de agosto de 2011

Unimedios

147

Johanna Ruiz Bolaños,


8

Salud

Andrés Felipe Castaño / Unimedios

Parches terapéuticos y sin químicos

El nuevo método evitará prácticas tradicionales, como la inyección, para suministrar medicamentos.

Películas poliméricas elaboradas con sustancias como almidón y gelatina, extraídas de árboles y plantas, aliviarán la incomodidad de aquellas personas que debido a la hipertensión, la artritis y el dolor crónico, entre otras enfermedades, tienen dificultad para tragar los medicamentos. El emplasto, de origen botánico, facilita la absorción de los fármacos a través de la piel. Elizabeth Vera Martínez,

o a través de la piel (percutánea o transdérmica). Esta última ha sido materia de investigación durante los últimos 30 años, y se caracteriza por el uso de parches como ruta de administración de algunos fármacos.

innovado en su diseño y los está elaborando a base de sustancias poliméricas de origen vegetal como las celulosas, los almidones, Por causa de la diabetes, Paalginatos y gelatinas, extraídas en blo Ramírez lleva más de 20 años su mayoría de árboles y plantas. pinchando a diario su piel con A estas películas se les agrediminutas agujas, para aplicarse gan fármacos y extractos que la insulina que controla el nivel de azúcar en su sangre. Los parches alivian el dolor, minimizan el presentan actividad biológiAdemás del tiempo del que riesgo de incumplir los horarios de con- ca comprobada, y, en el modebe disponer a diario para sumo de píldoras y son mejor aceptados mento de ser fijadas a la piel, facilitan de manera controlasu aplicación (mínimo10 minutos) y de maltratar su piel, por los pacientes, ya que no producen da la desagregación de dichas sustancias hasta que llegan tiene que asumir el costo de molestia. al torrente sanguíneo. Así se las agujas, el alcohol y el alTradicionalmente han sido tratan las afecciones. godón (aproximadamente 50 mil fabricados a partir de sustancias Según el profesor Barbosa, topesos mensuales). Como él, muchas personas químicas, pero ahora el Grupo de do medicamento está compuesto deben administrarse medicamen- Investigación en Tecnología Far- por tres elementos: un principio tos por vía intravenosa, oral (go- macéutica, integrado, entre otros, activo o sustancia a la cual se debe tas, jarabes), rectal (supositorios y por los profesores Hélber de Je- el efecto; elementos auxiliares de pomadas), tópica (baños y gotas) sús Barbosa y Bibiana Vallejo, ha formulación que lo ayudan a ac-

Ventajas

147

Archivo particular

14 de agosto de 2011

Unimedios

Las películas son un medio de transporte de fármacos y su desarrollo se está realizando en el Departamento de Farmacia de la UN.

tuar de manera estable y segura, y una aplicación tecnológica para su fabricación. “El resultado final son pastillas, píldoras, jarabes, cápsulas y suspensiones, entre otros”, explica. Al emplasto diseñado en la UN se le adicionaron extractos de origen vegetal certificados (aceites esenciales y plantas medicinales, etc.) estudiados en el Departamento de Química de la UN, bajo la dirección del profesor Luis Enrique Cuca. La prueba piloto in vitro para demostrar su efectividad la está llevando a cabo la investigadora Lucy Gabriela Delgado, quien lidera un proyecto alternativo para tratar la leishmaniasis cutánea. La química farmacéutica ha experimentado con éxito el uso de los extractos botánicos mencionados, y ahora ensaya su inclusión en las películas poliméricas para determinar su acción y respuesta terapéutica en los afectados con la enfermedad tropical. El profesor Barbosa afirma que, para estos casos de enfermedad cutánea, se busca que el fármaco se desprenda del parche y se fije en la lesión, pero que no llegue hasta la circulación sanguínea. Aunque la utilización de parches es común, “nuestro objetivo es aprovechar la película para transportar también medicamentos como el diclofenaco, el yodo y la insulina, con el fin de demostrar que también se pueden liberar en el sitio específico que requiere el organismo y así evitar efectos colaterales”, asegura. Los parches transdérmicos tradicionales se utilizan para el tratamiento de patologías como la hipertensión, el dolor crónico y el tabaquismo. Como anticonceptivos, tienen la función de inhibir la ovulación y su efectividad es similar a la de los orales tradicionales, según la ginecóloga María Yolanda Torrente. “Pocas mujeres los usan, pues no están incluidos en el Plan Obligatorio de Salud. La mayoría prefieren el pinchazo mensual o las píldoras que les ofrece la Entidad Promotora de Salud”, comenta.

Se han hallado muchos beneficios con el uso de estas películas. Por ejemplo, los pacientes que tienen dificultad a la hora de tragar una pastilla, basta con que las apliquen sobre su piel. Quienes deben ingerir más de dos o tres medicamentos al día, en ocasiones padecen de lesiones digestivas y reacciones adversas al fármaco en su organismo. Al no presentar una ingesta directa, los parches evitan cualquier efecto secundario. La velocidad con que se desprende el fármaco está relacionada con una acción terapéutica prolongada. De esta manera, el usuario no dependerá de unas horas limitadas de alivio (como al consumir pastillas o aplicarse ampolletas cada 6 u 8 horas, o según lo prescriba el especialista), ni correrá el riesgo de incumplir los horarios para su administración. Adicionalmente, la piel no se verá tan afectada con el tiempo, como se observa en los pacientes diabéticos, ni se deteriorarán las vías digestivas de aquellos que diariamente deben consumir gran cantidad o diferentes medicamentos.


147

14 de agosto de 2011

9


10

Educación César Enrique Herrera De la Hoz,

La oferta de educación superior de “alta calidad” es costosa y no se consigue de un día para otro. Esta es una de las principales conclusiones de los procesos de acreditación que se han desarrollado en el país en la última década. Y es que para que una institución de educación superior (IES) se acredite, debe contar con programas de bienestar estudiantil, laboratorios y bibliotecas modernas, planta profesoral con doctorado y acorde con el número de estudiantes, entre otras condiciones que garanticen excelentes procesos formativos e investigativos. En el caso de las IES estatales, estos procesos de acreditación han estado acompañados de un incremento, sin precedentes, de la cobertura y de las tasas de graduación en los últimos diez años. Según el Observatorio Laboral para la Educación, orientado por el Ministerio de Educación Nacional (MEN), en el 2001 se graduaron 43.796 estudiantes de las IES públicas y 94.914 de las privadas. En ese año existían 79 IES públicas y 189 privadas. En contraste, en el 2010 se graduaron 123.590 estudiantes de las IES públicas y 125.433 de las privadas, mientras para ese periodo había 80 IES públicas y 206 privadas. Lo paradójico es que los procesos de acreditación de la calidad y ampliación de cobertura no han significado para las 32 universidades que conforman el Sistema Universitario Estatal (SUE) la consecución de mayores recursos públicos. Por el contrario, han representado un importante estrechamiento de sus presupuestos, al punto de poner en riesgo el buen funcionamiento de estas instituciones. Ante este panorama, el pasado 5 de junio el SUE y la Asociación Colombiana de Universidades (Ascún) presentaron un modelo financiero para asegurar el crecimiento de los recursos adicionales en un 3% anual sobre la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) a partir del 2012 y hasta el 2022. La propuesta de los Rectores planteaba que estos nuevos dineros aumentarían la base presupuestal y el 50% de estos no estaría atado a requisitos preestablecidos por el Gobierno (porque no serían dineros adicionales sino el pago de tareas nuevas, como aumento de cobertura). Entre otros puntos, también se pedía un plan de inversión en infraestructura física.

147

14 de agosto de 2011

Más recursos, solo en el discurso Desconociendo nuevamente la magnitud de los más de $ 672.000 millones de pesos de desfinanciamiento del SUE, el Gobierno solo acogió una pequeña parte de las soluciones. En efecto, incluyó en el artículo 151 del proyecto el aumento anual del 3% sobre el IPC, pero con dos salvedades: por un lado, los nuevos recursos se deberán distribuir entre las 80 IES públicas existentes y no solo entre las universidades que requieren con urgencia el salvamento estatal, y, por el otro, la totalidad de los recursos se repartirán según el desempeño de las IES públicas frente a los cuatro criterios establecidos en el articulado inicial (cobertura, productividad académica,

Andrés Felipe Castaño / Unimedios

Unimedios

Con la reforma, las universidades públicas obtendrán $ 63.389 millones adicionales por año. Si estos recursos solo se destinaran a calidad, el aporte sería de apenas $ 158.500 por estudiante.

Universidades públicas

condenadas a debacle financiera Según cálculos de los Rectores a partir de lo postulado por el Gobierno en el proyecto de reforma a la educación superior, las 32 universidades estatales recibirían $ 63.389 millones adicionales el próximo año. Si esto se destinara únicamente a cobertura, solo se generarían 47.542 nuevos cupos, de los 645.000 que ha planteado el Ministerio para todo el sector de la educación superior en el actual periodo del presidente Juan Manuel Santos. Tan solo el 7,4% de la meta.

formación docente e investigación, que no incrementará la base presupuestal). Bajo este modelo, y según cálculos iniciales de las universidades, el año entrante el sistema estatal obtendrá $ 63.389 millones adicionales. Si esto se direccionara únicamente a cobertura, tomando como base el costo por estudiante en el SUE, en promedio $ 4.000.000 al año, significaría la apertura de 15.847 nuevos cupos por año. Es decir que de aquí al finalizar el gobierno Santos serán 47.541 nuevas matrículas estatales, lo que representaría apenas el

7,4% de la meta de 645.000 cupos que el MEN ha planteado para todo el sector de la educación superior en este mismo periodo. Si los nuevos recursos solo se dirigieran para calidad, el aporte por cada estudiante en el SUE (que tiene aproximadamente 530.000 matriculados), sería de $ 158.500 al año, es decir, $ 79. 237 por semestre para cada alumno. Estos cálculos muestran que los nuevos recursos no alcanzarán para resolver el problema ni para adelantar los programas de modernización que requieren las universidades públicas. Así, estas

seguirán limitadas para construir nuevas aulas, contratar más personal docente con altos estándares de formación, e incluso resolver problemas puntuales como la construcción del hospital universitario de la Universidad Nacional en Bogotá. A pesar de las proyecciones, el Gobierno sigue insistiendo en que la educación superior pública recibirá recursos “como nunca antes”. Afirma, por un lado, que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) beneficiará ampliamente al sector (artículo 149 del proyecto) y, por otro, que llegarán


Educación

Sin calidad no hay equidad En un país con 2.697.813 jóvenes entre los 17 y 21 años por fuera del sistema de educación

Participación en el PIB

0,55

Participación en el PIB %

0,50

0,45

0,40 0,35

0,30 2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

Años

instituciones. Entre el 2001 y el 2010 se graduaron 1.634.509 nuevos profesionales. De estos, solo 23.335 estudiaron ciencias básicas (Física, Matemáticas, Geología, Estadística), y otros 26.640 recibieron el título en Agronomía, Veterinaria y afines. Es decir, solo el 3% de los egresados se concentra en áreas que son clave para la economía colombiana y para alcanzar altos niveles de investigación, innovación y desarrollo científico. En contraste, se registraron 497.782 graduados de Economía, Administración y Contaduría, lo que representa el 30,5% del total.

Autonomía, ¿más de lo mismo? Para los Rectores, la autonomía universitaria es un aspecto tan importante que incluso presentaron un proyecto de ley estatutaria que, finalmente, fue rechazado por el Gobierno. Y aunque el MEN argumenta haber incluido la mayor parte del articulado en el proyecto de reforma a la Ley 30 de Educación Superior, los Rectores insisten en que el principio de autonomía consagrado en el artículo 69 de la Constitución de 1991 solo cobra sentido si se asume la totalidad de la propuesta presentada y no unas cuantas partes. En este contexto, la reforma gubernamental podría convertirse en “más de lo mismo”. La Ley 30 fue elaborada hace 20 años para un país, unas universidades y unos desafíos sociales y económicos muy diferentes a los de hoy, y por eso se requieren cambios profundos. Por esto, las universidades no “cruzarán los brazos” y seguirán mostrando al Gobierno y a la sociedad colombiana la importancia de una reforma que consigne los tres ideales defendidos: financiamiento adecuado para el sector estatal, respeto a la autonomía universitaria y un sistema de educación superior diseñado para alcanzar la equidad social.

Víctor Manuel Holguín / Unimedios

Presupuesto destinado a la educación superior pública con respecto al PIB entre el 2002 y el 2010. Fuente: Rectoría Universidad Nacional de Colombia.

superior (cifras preliminares del MEN a 2010), el aumento de cobertura no es un simple discurso. Es una realidad que debe enfrentarse con políticas enérgicas. Pues, a pesar de que en los últimos años la cobertura tuvo un incremento sin precedentes, pasando de 24,4% en el 2002 a 37% en el 2010 (1.587.928 estudiantes en educación técnica, tecnológica y universitaria), Colombia se mantiene como uno de los países más inequitativos del continente, expresa el rector Wasserman. “Si la calidad es privada se genera un nivel de inequidad muy grande y doloroso porque la gente puede llegar a prepararse pero no va a competir por las posiciones de liderazgo. Estos puestos serán únicamente para aquellos que sí pueden acceder a la alta calidad. Entonces, es muy importante un equilibrio: hay que abrir cupos para que mucha gente estudie carreras técnicas, tecnológicas y básicas, pero el Estado no puede darse el lujo de no tener una oferta fuerte, amplia, enérgica, de la más alta calidad, para aquellos que tengan las capacidades y quieran hacerlo, aunque no tengan el dinero”. Precisamente, uno de los argumentos para objetar el funcionamiento de IES privadas con ánimo de lucro es evitar que se perpetúen los indicadores de inequidad social. Desde el SUE y Ascún se mencionan casos como el de Estados Unidos, en donde diversas instituciones con ánimo de lucro han sobrestimado las expectativas salariales y laborales de los estudiantes, dejando a miles de personas y familias endeudadas con préstamos altísimos. Y otros, como el de Brasil, en donde la oferta de programas educativos se ha concentrado, dado sus bajos costos, en ciencias sociales y administración, en detrimento de las ingenierías o ciencias básicas. Recientemente, el Observatorio Laboral en Colombia presentó datos preocupantes que podrían acentuarse con la llegada de estas

Las universidades públicas urgen un plan de inversión en infraestructura física debido al aumento anual de alumnos. Por ejemplo, la UN en Palmira pasó de tener 676 estudiantes en el primer semestre de 1997 a alcanzar un promedio de 2.284 en el último año.

14 de agosto de 2011

para que la educación superior sea una prioridad del Estado”. En cuanto a las regalías, el SUE reconoce que en efecto habrá más dineros para investigación, pero señala que estos recursos no podrán ser utilizados en gastos de funcionamiento, es decir, no se pueden emplear para corregir la esencia del problema financiero. En suma, las universidades públicas no están de acuerdo con lo que propone el Ministerio. Y esta es la principal paradoja del Gobierno cuya principal bandera es “Educación de calidad: el camino a la prosperidad”. Si se acepta que la alta calidad es costosa, que el sistema público ha obtenido importantes resultados en acreditaciones y cobertura y que en estos momentos el Sistema Universitario Estatal está pasando por la peor crisis de toda su historia, ¿por qué no buscar mecanismos alternativos que permitan superar la problemática?

147

más dineros a la educación superior gracias a la aprobación en el Congreso de la República del acto legislativo que reformó la distribución de las regalías y asignó el 10% del total al Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación. Sin embargo, las cifras muestran que no ha habido una relación directa entre el crecimiento del PIB y la inversión en educación (ver gráfico), a pesar de que el artículo 87 de la actual Ley 30 establece que a partir de 1998 se incrementarían los aportes para las universidades estatales en un porcentaje no inferior al 30% del incremento real del PIB, basado en indicadores. Según el rector de la Universidad Nacional de Colombia, Moisés Wasserman, cuando crece el PIB se hace un aporte único. “Mientras que el producto interno es acumulativo, los aportes solamente se entregan en el año de su crecimiento”. Esto ha dado como resultado un declive en el porcentaje relativo de inversión en educación superior estatal con respecto al PIB. “Hace diez años estaba alrededor de 0,5%; hoy es del 0,4%, con una caída del 20%, lo que denota falta de decisión

11


12

Ecología

Bosques chocoanos

se fragmentarían en 40 años Alejandro Borráez,

147

14 de agosto de 2011

Unimedios

Si bien la cartografía colombiana, complementada con investigaciones ambientales, permite determinar que el país cuenta con más de la mitad de su territorio cubierto por bosques, el acelerado incremento de la deforestación (336 mil hectáreas al año), el cambio de uso de los suelos (para producción agrícola y ganadera, principalmente) y el aumento de los afluentes hídricos (que genera inundaciones), evidencian un devastador futuro forestal. La necesidad de controlar la deforestación se hizo más evidente con la crítica temporada de lluvias. A su vez, el Gobierno admite que las políticas forestales en Colombia son insuficientes y ni siquiera hay consensos sobre asuntos elementales como los conceptos y la reglamentación sobre el uso de los bosques. Tampoco se ha generado conciencia ambiental entre los ciudadanos, no en teoría sino en acciones, explica Sandra Sguerra, asesora del Viceministro de Ambiente. La política que rige desde 1996 ha sido insuficiente para mitigar el daño ambiental. En lugares como el Chocó, cuya tasa de deforestación es la más baja del país (18%), si no se toman medidas inmediatas e inequívocas, su fragmentación ocurrirá en 40 años, o, como advierte Julio Carrizosa, investigador de la Universidad Nacional de Colombia, se podría extinguir en menos de 70 años.

El cálculo de 336 mil hectáreas de bosques deforestados por año en el país podría ser tres veces mayor, pues los sistemas cartográficos y de identificación forestal no están reflejando la realidad. A través de imágenes satelitales, registro de datos y modelos matemáticos, un estudio del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia evidencia la transformación de la selva y la pérdida de extensión forestal en el municipio de Acandí.

aproximarse con una efectividad del 90% a los tipos de vegetación y cobertura que existen en Acandí. Este municipio, ubicado en el norte del departamento del Chocó, es uno de los territorios que constituyen el Darién, y según el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, tiene una extensión

de 86.900 hectáreas. “Al analizar mil hectáreas, encontramos ocho tipos diferentes de vegetación en un mismo bosque: Brosimum utile, Carapa guianensis, Hymenaea oblongifolia y Chrysophyllum, entre otros árboles talados indiscriminadamente por la industria maderera.

No obstante, los mapas oficiales no los registran como tal, sino que los muestran como una sola gran masa vegetal”, dice Arellano. Estas especies son empleadas para elaborar caucho, pegantes, aceites y fungicidas, principalmente. Con la información recopilada

Acandí en parches A través de imágenes satelitales (Landsat), registro de datos tomados en la zona y modelos matemáticos, el biólogo Henry Arellano, integrante del Grupo en Biodiversidad y Conservación de la UN, diseñó un simulador que permite

Los bosques son reguladores de recursos hídricos y ofrecen productos como semillas, químicos para extracción de medicinas, materia prima para la creación de pegamentos, tintes y cauchos. También son un espacio para la diversidad y conectividad de la fauna.


Ecología

13

2001

2010

2020

2030

2040

En el 2010, las tasas de deforestación de bosques más altas en Colombia se registraron en la región del Magdalena Medio, con alrededor de 81.188 hectáreas de bosque por año. En Acandí (Chocó), estas alcanzaron las 295 hectáreas. La simulación muestra que, a pesar de los bajos porcentajes de destrucción de la vegetación, el territorio se transformó de manera significativa y su efecto en la biodiversidad, la conectividad y la variabilidad genética amenazan la oferta de los servicios ambientales.

fras son bajas si se comparan con otras regiones como la Amazónica y la Andina, pero no dejan de ser alarmantes ya que entre 1987 y el 2001 se perdió 11,76% de la extensión forestal del municipio, es decir, 7.617 hectáreas. Entre el 2001 y el 2010 el problema incrementó. La pérdida fue del 13,90% (8.400 hectáreas). Los datos indican un aumento de aproximadamente 4.000 hectáreas

de matorrales, en detrimento de los bosques naturales. “Estos valores reflejan la mayor transformación presentada en la zona durante la última década, y la consecuente extinción de especies”, asegura.

Uso responsable de los recursos Ante la situación, instituciones ambientalistas, científicas y

Colombia es el segundo país del mundo en diversidad botánica con 26.500 especies de plantas con flores, 1.562 líquenes, 840 hepáticas y 927 musgos, según estudios del Instituto de Ciencias Naturales de la UN.

sociales trabajan en la elaboración de medidas que permitan comprender el problema y proponer soluciones efectivas. El director de fomento a la investigación de Colciencias, Carlos Fonseca, advierte: “Cada vez dependemos más del conocimiento. Aún no hay información completa de todas las especies de árboles que hay en el país. Se desconocen sus sistemas de reproducción y posibles servicios para el ser humano. Ahí está el principal reto. No podemos negar que el bosque es una gran fuente económica, pero tampoco podemos limitar esa economía a la explotación maderera”. Para Ligia Arregocés, directora ejecutiva de Ecofondo, si las comunidades que viven en torno a los bosques han logrado establecer históricamente mecanismos de conservación sin afectar el aprovechamiento de los recursos, no hay razón para que hoy no se pueda continuar con este tipo de sistemas, presumiendo la existencia de especies de rápido crecimiento, otros usos de los bosques y productos no maderables. Arellano lo ratifica argumentando que, “antes de los 80 se logró ver una recuperación considerable de los bosques en Acandí. Obedeció a que los habitantes hacían una explotación moderada. Hoy, es evidente que se arrasó básicamente con los bosques de tierras bajas en terrazas y llanuras aluviales”. Por eso, se espera que a finales del 2011 –declarado por la ONU como el Año Internacional de los Bosques– haya propuestas claras para una política forestal efectiva, producida por los diversos sectores interesados, entre los que se destaca el Ministerio del Medio Ambiente, las organizaciones ambientales, grupos de investigación y universidades.

14 de agosto de 2011

(altitud, humedad, inclinación del suelo y características estructurales de la vegetación), así como el seguimiento satelital histórico de la zona (1987-2010), Arellano logró hacer un peritaje sobre la condición actual de Acandí y una proyección de la imagen que captaría el satélite en el 2040, si no se interviene efectivamente el proceso de transformación de los bosques. El biólogo explica que las ci-

1987

147

Fotos: Cortesía Henry Arellano

Imagen satelital de los mapas de 1987 y su proyección a 2040


Ecología

Archivo particular

14

La Cantera San Fernando invirtió 25 millones de pesos en el programa de reforestación de Mondoñedo.

Mondoñedo: de desierto a bosque frondoso Del basurero y luego cantera que ha sido la zona de Mondoñedo no quedará rastro. Un programa de reforestación de las zonas que ya no se usan para la explotación de minerales, liderado por la Universidad Nacional de Colombia, permitió la siembra de 2.500 especies de árboles y arbustos que le están cambiando la cara a este depredado lugar.

Los árboles y arbustos nativos sembrados hasta ahora se han adaptado a las condiciones climáticas y geológicas de la zona.

Hermann Sáenz,

funcionando y diariamente produce entre 300 y 500 m2 de materiales pétreos (piedras naturales que se usan para construcción). Al recorrer la carretera que del La gerente de la cantera, Adriamunicipio de Mosquera conduce na Ortiz, asegura que su empresa, a La Mesa (en el departamento consciente de la depredación de de Cundinamarca), se pasa por este espacio semidesértico, busca un sector semidesértico llamado de alguna manera compensar Mondoñedo, donde predominan canteras que explotan El programa se inspiró en la recupera- lo que ha hecho. “Queremos gran cantidad de minerales ción de la cantera Soratama, ubicada convertirnos en modelo para las demás industrias de la zocomo la arcilla. El terreno es en Usaquén, en el norte de Bogotá. na, por eso la reforestación se árido y de color anaranjado, está adelantando en una parte sin embargo, dentro de unos José Mejía, investigador del muy visual de la carretera hacia La años este panorama podría transformarse en un paisaje lleno de CIF, explica que el proyecto piloto Mesa". de repoblar la floresta empezó en vegetación y color verde. Esa es la meta que buscan noviembre del 2009, en un terreno Plante de especies nativas alcanzar investigadores del Cen- inactivo de 2,5 hectáreas, utilizado tro Internacional de Física (CIF), para botar escombros y residuos Cualquier intervención que se adscrito a la Universidad Nacional de la explotación en las canteras, de Colombia, y funcionarios de la y en zonas más pequeñas en las haga sobre el medioambiente debe Cantera San Fernando, a través de que hubo extracción de mineral. seguir prácticas que no causen imun ambicioso proyecto de refores- El objetivo es recuperar el 10% de pacto. Sobre ese principio de conservación, que rige al grupo de inla cantera, para comenzar. tación. Esta explotación lleva 20 años vestigación del CIF, y siguiendo las En épocas previas a la minería

147

14 de agosto de 2011

Unimedios

este lugar era boscoso, pero debido a la intervención del hombre, a la evolución geológica y a los procesos de disminución de las aguas lluvias, se transformó su configuración climática. Hoy funcionan allí cerca de 12 canteras que excavan piedras, recebos y arena.

normas agroecológicas, se ejecuta el proyecto. Según Mejía, “en esta área la reforestación no se puede hacer con especies rústicas o de rápido crecimiento, y menos con plantas que sirvan de barrera cortavientos o que crezcan rápido y ‘tapen’ el problema. Por eso pensar en pinos, eucaliptos y acacias –las más empleadas por los sistemas para repoblar la vegetación– sería un error, pues no corresponden con la vegetación original y por tanto no se adaptarían”. De ahí que el primer paso fue observar e identificar las pocas plantas o sucesiones vegetales que crecen en el sector. Al revisar estudios botánicos de la Sabana, se encontró que algunas especies nativas del altiplano cundiboyacense y de los cerros occidentales o sur occidentales de Bogotá eran similares a las de Mondoñedo. En consecuencia, las plantas que se sembraron en la cantera son: 200 árboles falso pimiento, 300 arrayanes, 400 laureles de cera, 200 sangregados, 150 alisos y 200 acacias japonesas. De arbustos, como el mortiño, se sembraron 300; de hayuelos, 200; de dividivi de tierra fría, 50; de holly liso, 250, y de holly espinoso, 250. En total, Mondoñedo se está recuperando con 2.500 árboles y arbustos nativos.

Especies con valor agregado Del árbol conocido como aliso se sembraron varios ejemplares en la parte baja de las canteras, donde siempre permanece húmedo, incluso en épocas en que la lluvia es escasa. Ello permite que esta especie –muy amiga del agua– pueda desarrollarse. Debido a su rápido crecimiento, podría ser sostén de los taludes generados por la acumulación de material proveniente de la cantera y de los escombros que por muchos años rellenaron el sector. Las otras especies también prestan este servicio ambiental gracias a su sistema de raíces, que se adaptan muy bien a las condiciones de sequía. Sus frutos son alimento de aves, las ramas albergue de pájaros y su sombra puede promover la proliferación de algunos mamíferos. Estos árboles y arbustos tienen condiciones más flexibles de humedad y son reguladores de temperatura en áreas semidesérticas. La siembra tuvo algunas dificultades en suelos con mucha piedra, ladrillo y varilla, pues impedían abrir huecos y preparar el terreno para la reforestación. Durante el primer semestre del 2011, cuando se hizo la labor inicial de mantenimiento, se encontró que solo el 5% de los vegetales plantados tenían algún grado de deterioro, lo que demuestra el éxito del proyecto. “A medida que explotamos sectores de la cantera, los vamos reforestando de la forma como nos enseñaron los expertos del CIF. Pronto tendremos otra hectárea cultivada”, dice la gerente Ortiz. La siembra también está ayudando a la conservación de la laguna de La Herrera, el recurso hídrico natural más grande de la Sabana de Bogotá con 258 hectáreas, que se encuentra en las inmediaciones del sector. Esas pequeñas plantas que empiezan a crecer en este lugar semidesértico serán ejemplo de conservación, mientras Mondoñedo recupera, paso a paso, su aspecto natural, depredado por la minería.


Ecología

Caña de azúcar destruye importante humedal de Palmira

15

Los riegos, drenajes y agroquímicos utilizados en cultivos de caña, así como las malas prácticas agrícolas domésticas, están convirtiendo el humedal Timbique en un caño de aguas negras. Expertos advierten el riesgo al que se exponen cerca de 5 mil personas que viven en sus alrededores. Jeinst Campo Rivera,

Unimedios

Según la Política Nacional para Humedales Interiores en Colombia (PNH), del Ministerio del Medio Ambiente, el país cuenta con cerca de 20 mil hectáreas de estos ecosistemas representados por ciénagas, pantanos, lagunas y bosques anegados, capaces de controlar inundaciones y abastecer de agua a las comunidades cercanas. No obstante, solo el 3,9% están protegidos. Paradójicamente, el mismo informe señala que “los humedales son los ecosistemas más amenazados por actividades antrópicas (realizadas por el hombre), y presentan fuertes procesos de deterioro por factores como la agricultura intensiva, la urbanización, la contaminación y otras formas de intervención en el sistema ecológico”. Tal es el caso del humedal Timbique, cuyos 6,3 kilómetros de extensión abastecen la agricultura que desarrollan los cerca de cinco mil habitantes de los co-

rregimientos de El Bolo la Italia, San Isidro y Arizal, en el Valle del Cauca, y que según una investigación del Instituto de Estudios Ambientales (IDEA) de la Universidad Nacional de Colombia en Palmira, está amenazado severamente por la contaminación directa y difusa que provoca el inadecuado uso del suelo en actividades agrícolas y pecuarias.

Contaminación por caña El estudio, adelantado por el ingeniero ambiental Jorge Alexánder Santacruz, encontró que la labor que más afecta a este ecosistema es el cultivo de caña de azúcar, ya que los agroquímicos que se aplican para el control de malezas llegan por infiltración a los acuíferos e impactan la calidad hídrica, causando efectos nocivos para el medio. “El humedal Timbique está sufriendo un proceso acelerado de eutrofización, esto quiere decir que las malas prácticas de las siembras azucareras le están aportando una abundancia anormal de

nutrientes al ecosistema (como el amoniaco), disminuyendo la disponibilidad del oxígeno que le da vida a la fauna”, precisa Santacruz. Advierte que, tanto la aplicación manual de agroquímicos como la aspersión aérea de pesticidas para combatir las plagas y acelerar los procesos de maduración de la caña han afectado a tortugas y aves típicas de la región, como la carau y la garza real, entre otros animales, al punto de provocar su muerte. El uso de vinaza, desecho más contaminante de la destilación de alcohol carburante, es otro de los problemas que enfrenta el humedal, pues según el investigador, algunos ingenios azucareros destinan un pequeño porcentaje de este subproducto de la caña para tratarlo y elaborar compostaje. El resto lo aplican directamente en los campos como acondicionador de suelos, descargando altas cantidades de materia orgánica (sobre todo alcohol) en la zona. A esto se suma la emisión de CO2 al ambiente provocada por la quema y tala de la planta.

El humedal Timbique, localizado en el corregimiento de El Bolo (municipio de Palmira, Valle del Cauca), tiene una extensión de 6,3 kilómetros y es una fuente importante para la agricultura de la región.

Oídos sordos Para recuperar el humedal, la investigación del IDEA propone delimitar su área de protección con el fin de hacer constantes análisis físico-químicos, evaluar la calidad del agua mediante la inyección mecánica de aire, hacer un manejo adecuado de sedimentos del lecho y crear zanjas perimetrales que atajen el material orgánico. La PNH, por su parte, señala que las Corporaciones Autónomas Regionales y las Corporaciones de Desarrollo Sostenible deben diseñar y desarrollar programas de conservación de ecosistemas de humedales y especies amenazadas y/o en vía de extinción, para asegurar su sostenibilidad. A pesar de que en esta investigación participó la CVC, hasta el momento la entidad no ha puesto en marcha ninguna de las propuestas planteadas para el rescate del humedal. Así, “el estudio quedó en el pasado y el humedal en el olvido”, termina el director del IDEA.

14 de agosto de 2011

Los agroquímicos utilizados en el cultivo de caña están impactando la calidad del agua.

Muestreos realizados entre septiembre y octubre del 2009 por la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) –que apoyó la investigación del IDEA– evidenciaron en Timbique altos niveles de nitrógeno que varían entre 2,54 y 3,55 mg/l. La presencia de este gas en el agua del humedal se debe básicamente a los materiales orgánicos (excrementos) provenientes del vertimiento de aguas residuales domiciliarias y al lavado de cocheras de las fincas aledañas. La descomposición bacteriana del material orgánico tanto de origen vegetal como animal produce amoniaco, compuesto químico altamente tóxico para los peces y un gran contaminante del agua y los suelos empleados por la comunidad para sus prácticas agroecológicas. En efecto, el estudio comprobó un excesivo crecimiento de plantas como el ‘buchón de agua’ y la ‘lechuguilla’, creados por la abundancia de nutrientes del material orgánico desechado allí, que no permiten que los rayos del sol penetren. Este fenómeno afecta los procesos fotosintéticos y da vida a organismos que no requieren de oxígeno para vivir, por ejemplo las bacterias anaerobias y algunos macroinvertebrados como Odonatos, Ephimeras, Dípteros y Hemípteros, presentes siempre en aguas contaminadas. El director del IDEA en Palmira, Joel Tupac Otero, subraya que estas condiciones convierten el humedal en un caño de aguas negras amenazante para la salud de la comunidad. “De no tratarse urgentemente, pronto tendremos un foco para el aumento de enfermedades, el crecimiento de vectores, malos olores y contaminación de acuíferos”, enfatiza.

147

Fotos: Archivo particular

De ecosistema a caño


Innovación

Usan energía de las nubes

A

para cargar equipos electrónicos

Andrés Felipe Castaño / Unimedios

Ingenieros electricistas están capturando energía de las nubes de tormenta para activar celulares y videocámaras, entre otros dispositivos. El proyecto, único en Latinoamérica, podría implementarse en zonas del país cuyas condiciones de electrificación son insuficientes.

En la punta de estos postes, ubicados en el campus de la Universidad Nacional en Bogotá, están los electrodos que atrapan la energía.

Elizabeth Vera Martínez, Unimedios

147

14 de agosto de 2011

Las nubes de tormenta albergan energía. Por eso, son el centro de interés de David Fernando Ariza González, estudiante de la Maestría en Ingeniería Eléctrica de la Universidad Nacional de Colombia, bajo la dirección del profesor Francisco José Román Campos, quien ha investigado la manera de obtenerla. “Estas nubes tienen la capacidad de almacenar cantidades importantes de carga eléctrica y generan campos con dicha propiedad física durante su actividad. Tales acumulaciones hacen que exista una diferencia de potencial entre la nube y la superficie terrestre (gradiente), fenómeno que permite generar corrientes eléctricas denominadas corona, principio en el cual se basa la investigación”, afirma el ingeniero Román. “Nuestro objetivo es obtener importantes cantidades de energía para activar equipos electrónicos co-

mo baterías de teléfonos celulares, MP3, cámaras fotográficas y de video, iPods, etc.”, asegura.

Efecto corona Para atrapar la energía, los ingenieros dispusieron en el Laboratorio de Compatibilidad Electromagnética un arreglo de electrodos flotantes (EF) tipo corona (elemento metálico similar a una aguja), que conduce energía. Este amplifica miles de veces, alrededor de su punta, el campo eléctrico de trasfondo hasta iniciar una serie de descargas con el gas ionizado presente en la atmósfera. “Tal fenómeno es conocido como efecto corona, y gracias a él es posible cap-

turar, de forma circular, la corriente energética proveniente de las nubes y almacenarla en condensadores”, explica el ingeniero Ariza. El experimento se ensayó en campo abierto con la instalación de cinco electrodos tipo corona en postes de los predios aledaños a la Facultad de Ingeniería de la UN. Estos dispositivos y los datos que arrojan sobre voltaje, corriente y energía son monitoreados desde una estación meteorológica ubicada también en el campus. Según el investigador, “entre más dispositivos sean ubicados, mayor será la cantidad de corriente almacenada. En el caso de Bogotá, por ejemplo, una tormenta normal llega a generar hasta 15

Julián Darío Cadavid Velásquez, gerente de transporte de energía de Interconexión Eléctrica S.A. ESP - ISA, destaca que aunque la aplicación de esta iniciativa se enfoca en consumos locales y bajas exportaciones de tensiones (niveles menores a 13,8 kV), como energía alternativa es viable para ser transportada en largas distancias.

diciembre del 2009, la cobertura del Sistema Interconectado Nacional (SIN) era del 95,56%, y la de las Zonas No Interconectadas (ZNI), del 65,16%. “A esa fecha –la más actualizada sobre el tema–, aproximadamente 562.000 viviendas en Colombia no tenían electrificación”, explica Sandra Lizette Mojica Corchuelo, del grupo de cobertura y fondos de la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME), adscrita al Ministerio de Minas y Energía. Las ZNI son aquellas que reciben dicho servicio a través de soluciones aisladas como plantas diésel, por ejemplo Leticia y San Andrés. Según XM Compañía de Expertos en Mercados S.A. ESP (filial del grupo empresarial ISA), encargada de prestar los servicios de planeación y coordinación de la operación de los recursos del SIN, el sector eléctrico se basa en la generación de energía hidráulica (64% de la producción) y térmica (30%). Sin embargo, también se explora su obtención a través de fuentes alternativas como la eólica (originada por el viento) y la biomasa (materia orgánica e inorgánica como residuos vegetales, agrícolas, ganaderos, etc.). India, Alemania y Chile, entre otros países, vienen trabajando en nuevas tecnologías (turbinas, aerogeneradores, placas solares) para el aprovechamiento de dichas fuentes no convencionales de energía. Ello está incidiendo en el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes del planeta, ya que su carácter renovable las hace menos contaminantes que las convencionales, extraídas de combustibles fósiles, y permite crear sistemas eléctricos más eficientes.

microamperios por electrodo, lo suficiente para recargar una batería de calculadora. La energía que han logrado almacenar ha sido probada en la recarga de los aparatos electrónicos mencionados, que requieren de poca potencia. El objetivo es avanzar hacia otros más robustos. El Grupo de Investigación en Compatibilidad Electromagnética de la UN (EMC-UNC) es pionero en este tipo de estudios. “En la actualidad no hay referencia alguna de un sistema captador de la energía de las nubes de tormenta que utilice electrodos para almacenar energía mediante corrientes corona”, concluyó el ingeniero. El proyecto permitirá avanzar en el análisis y caracterización de los principios físicos de este fenómeno natural para convertir su electricidad en una fuente de energía alternativa, que complemente los sistemas tradicionales. Su beneficio se podría extender a sectores del país donde no hay redes eléctricas.

Jonny F. Flórez / Unimedios

16


Innovación

Viviendas bioclimáticas mejoran calidad de vida Seis edificaciones que aprovechan la luz solar, fogones eficientes de leña y un sistema de información georreferenciada están mitigando las necesidades de energía en poblaciones no interconectadas del país. y nosotros lo quisimos iniciar por el Chocó, porque es una región megadiversa que tiene infinidad de recursos”, precisó Romero. En el caso de las zonas involucradas en este proyecto, los análisis territoriales se direccionarán específicamente hacia la planeación del aprovechamiento de los potenciales mineros, forestales, hidrogeológicos y energéticos disponibles en ciertas zonas no interconectadas del Pacífico colombiano y en la región de Urabá, tanto antioqueño como chocoano.

Edificación construida en Isla Fuerte, corregimiento de Cartagena.

Complejo habitacional de El Totumo (Necoclí, Antioquia).

Gemma en asocio con el Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para las Zonas no Interconectadas (IPSE), adscrito al Ministerio de Minas y Energía.

Con el fin de atender a la necesidad de optimizar el consumo de la leña y evitar la aparición de enfermedades respiratorias y de la visión, el proyecto contempla la creación de un manual para la construcción de fogones eficientes, cuya base es una cámara que evita el exceso de leña y una chimenea que saca el humo fuera de la vivienda. “El manual tiene ocho diseños diferentes, la mayoría se pueden construir con materiales de la zona a un bajo costo. La cámara racionalizará el uso de leña y la chimenea evitará que quien esté en la cocina inhale el humo. Actualmente estamos en la fase de construcción de los fogones”, señaló Oswaldo Bustamante, investigador del proyecto. Precisamente, fue en esa búsqueda por mejorar las condiciones de vida de estas comunidades que el grupo Gemma rescató las recetas autóctonas de las regiones. Por eso, con lápiz y cuaderno en mano recorrieron los cientos de hogares para indagar por los “truquitos culinarios” de las mejores cocineras de la zona, hasta consolidar un atlas gastronómico que da cuenta de las mejores preparaciones tradicionales, en total 100 recetas.

Una segunda fase

Potencialidades del territorio Otro de los ejes del proyecto es la construcción de un sistema de información georreferenciada para el Chocó, que permita analizar los potenciales energéticos y mineros y calcular, mediante indicadores, los recursos del suelo y el subsuelo. “Si hay un ordenamiento energético se aseguraría la sustentabilidad de la población. O sea, este es el inicio de otro proyecto, de otra visión de territorio,

Fogones eficientes y recetas tradicionales

Aula construida en El Totumo (Necoclí, Antioquia).

Según Antonio Romero, se han logrado muchos aprendizajes gracias al trabajo en campo y al conocimiento de las comunidades, por eso en una segunda fase se pretende diseñar y construir un nuevo prototipo, así como medir y validar los procedimientos y saberes aplicados. En esta etapa se construirá una estación científica en la localidad de Nazareth, que servirá de centro integral de capacitación. “Queremos que las personas se apropien de este conocimiento y lo repliquen, empleando los recursos que les ofrece su entorno”, concluye Romero.

14 de agosto de 2011

Dos construcciones de piedra coralina, fibra, madera y cemento se convirtieron desde este año en sitio de reunión y espacio habitacional de los pobladores de Isla Fuerte, corregimiento de Cartagena. Fueron elaboradas mediante la unión de saberes ancestrales y materiales tradicionales con técnicas contemporáneas, gracias al trabajo del grupo de investigación en Georrecursos, Minería y Medio Ambiente (Gemma) de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín. La práctica, conocida como bioclimática, “no pretende otra cosa que generar el mayor confort con el menor consumo energético y responder de manera muy inteligente a los sistemas locales que tienen que ver con iluminación, viento, agua y vegetación”, dice Sebastián Bedoya, arquitecto del proyecto. Como ese lugar, ya van cuatro construcciones más: un aula en Titumate (Unguía, Chocó) y un complejo habitacional integrado por una maloca, un aula y una vivienda en El Totumo (Necoclí, Antioquia). Para construirlos, los integrantes del grupo Gemma tuvieron en cuenta factores asociados con las condiciones propias de cada lugar, el tiempo, la cultura y los recursos naturales, entre otros. Por ejemplo, ubicaron sensores que les permitieron identificar las corrientes de viento y realizaron cálculos matemáticos para verificar el recorrido del sol. Con eso, diseñaron las estructuras logrando un perfecto aprovechamiento de energías. “Tienen persianas en las ventanas en vez de vidrios y no son herméticas sino que permiten la circulación del viento y la entrada de luz por aperturas superiores”, señaló Alejandro Delgado, uno de los investigadores. Además, aprovecharon los materiales propios de cada lugar, pues su funcionamiento y adaptación depende de las condiciones climáticas de la región. Así, en Isla Fuerte resultaron más eficientes las arenas y la piedra coralina, mientras que en Titumate encontraron “buen material pétreo y buenas maderas”, asegura el arquitecto Bedoya. Se buscaba, asimismo, un retorno al uso de materiales tradicionales, reemplazados en la actualidad por nuevos modelos de construcción que ante las comunidades representan mayor poder adquisitivo. También, dar una solución de vivienda amigable con el medioambiente, aprovechando materiales que pueden devolverse a la naturaleza, como caña, palma, bejuco y esterilla de guadua. “La idea era hacer edificaciones con el costo de una vivienda de interés social (de 25 a 30 millones de pesos)”, explica el investigador Antonio Romero. Igualmente, los investigadores vincularon a la población en el proceso de elaboración de los prototipos, con el fin de que cada uno pudiera ser replicado por los mismos habitantes, pues otro objetivo era responder eficientemente a las necesidades de confort de las comunidades, teniendo en cuenta sus propias capacidades. Todo esto hace parte del proyecto denominado Viviendas Bioclimáticas, que realiza el grupo

147

Unimedios

Fotos: Cortesía Grupo Gemma

Gimena Ruiz Pérez,

17


18

Medioambiente

Los riesgos y la

sostenibilidad del desarrollo Las crisis ambientales requieren un manejo que supere la simple atención de emergencias. El país debe asumir la prevención del riesgo, la gestión ambiental y la sostenibilidad del desarrollo como prioridades para el diseño de una política pública.

Nohra León,

Las dinámicas biofísicas del planeta, independientemente de la aparición de los sistemas humanos, se manifiestan a través de fenómenos naturales como los sismos, los huracanes, las lluvias o las sequías. Paulatinamente, estos eventos se han vuelto amenazantes, debido a las relaciones desequilibradas e insostenibles que el hombre ha establecido con la naturaleza. Sus efectos se hacen evidentes en la generación de condiciones de riesgo, cuya materialización en grandes y pequeños desastres locales y regionales son cada vez más frecuentes1. En este sentido, la gestión del riesgo, que pasó del conocimiento de las amenazas al estudio de la vulnerabilidad física, y más recientemente al de los aspectos que generan la vulnerabilidad social, no puede ser abordada de manera segmentada y unilateral porque va más allá de las disciplinas, dado que responde a una complejidad social y a una dinámica de desarrollo que requiere entonces de un enfoque integrador y holístico2. En efecto, hemos venido transformando la naturaleza sin conocerla ni re-conocerla, causando profundos desequilibrios (algunos de carácter irreversible) que dan cuenta de las interacciones hombre-naturaleza, expresados en los procesos antrópicos derivados de los patrones de asentamiento y los modelos de crecimiento por los que se ha optado, sin que medie el reconocimiento de los alcances de los recursos naturales del planeta. Los desastres expresan las inequidades que generan los modelos de desarrollo, los cuales profundizan la problemática unida a la complejidad de los territorios. En esta misma dirección, cualquier transformación de la naturaleza en sí misma contiene restricciones, pues está ligada tanto al límite de la capacidad de sustentación como al que establece la Tierra frente a la vida humana que es capaz de sostener3.

147

14 de agosto de 2011

Naturaleza en riesgo En el mismo sentido, la carta al Club de Roma4 señala que al ritmo actual, estamos llegando al pico de la extracción de petróleo (con unos 87 millones de barriles diarios), lo que conduce a buscar crudos pesados y arenas asfálticas como en Alberta (Canadá), lo cual es perjudicial para el ambiente y presenta una baja tasa de retorno energético (EROI); más

AFP

Directora del Instituto de Estudios Ambientales - IDEA Universidad Nacional de Colombia en Bogotá

El pico de la extracción de petróleo (unos 87 millones de barriles diarios) conlleva a buscar crudos pesados y arenas asfálticas, incluso en el fondo del mar, con riesgos que saltan a la vista. Basta ver la tragedia ambiental ocurrida el año pasado en el Golfo de México.

gas con procedimientos de extracción que implican inyección de agua con químicos dañinos; petróleo en el fondo del mar con riesgos que están a la vista, y a fomentar los agrocombustibles con un EROI muy bajo, aumentando la apropiación humana de la producción primaria neta de biomasa (Hanpp), en detrimento de otras especies que compiten por el agua contra los cultivos para la alimentación humana. El pico del petróleo, igualmente, es una excusa para la expansión de la energía nuclear, y por tanto aumenta el riesgo de la proliferación militar y la posibilidad de guerras regionales atómicas en el siglo XXI. Como la energía de los combustibles fósiles se disipa al usarla y no se puede reciclar, y como los materiales se reciclan solamente en parte, hace falta ir a buscarlos a las fronteras de la extracción, destruyendo biodiversidad y vidas humanas. La mitad de los humedales del mundo y un tercio de los manglares han desaparecido. La disponibilidad de muchas especies de peces disminuye. Una quinta parte de los corales se ha perdido. Aumentan las masas forestales en países europeos y Norteamérica (al haberse sustituido la leña por

combustibles fósiles), pero continúa la destrucción del bosque tropical húmedo, a media hectárea por segundo. Las especies se extinguen a un ritmo que es tal vez mil veces más rápido de lo normal, sin dar tiempo a catalogarlas, sin saber lo que se pierde. Hay POPS (contaminantes orgánicos persistentes) dispersos por todo el mundo, hasta en los hielos polares, y cargamos en nuestra sangre químicos tóxicos aunque no hayamos trabajado en ninguna industria. La Hanpp alcanza tal vez el 40% y sigue creciendo por las plantaciones de árboles para papel, por los agrocombustibles, por la producción de alimento para el ganado arrinconando a otras especies. Casi no quedan ríos sin represar en el mundo.

Más allá de la emergencia A este panorama no escapa América Latina, y de manera particular Colombia. Las reconfiguraciones espaciales derivadas de las dinámicas propias de la naturaleza, profundizadas por las acciones que las sociedades han establecido en dichos territorios, nos enfrentan a espacios geográ-

ficos fuertemente transformados e intervenidos. En este contexto, la prevención del riesgo, la gestión ambiental y la sostenibilidad del desarrollo se convierten en una triada de obligado abordaje, en el entendido de dar respuestas que vayan más allá de los mecanismos de atención y manejo de desastres, como usualmente se han venido asumiendo en nuestro territorio. Las coyunturas ambientales recientes demandan un verdadero liderazgo de la academia como generadora de conocimiento y como responsable de entregar insumos a los tomadores de decisiones. Por ello, las experiencias de orden investigativo y las lecciones aprendidas derivadas del ejercicio de Extensión en estos temas, que vienen realizando la Facultad de Ciencias Económicas, el Instituto de Estudios Ambientales y otros programas de la Universidad Nacional de Colombia, permiten pensar en la necesidad impostergable de un trabajo conjunto con la academia, que a la vez ponga en manos de la sociedad, de las instituciones y de los diseñadores de política pública toda esta información interdisciplinaria. De otra parte, no se puede desconocer el impacto en las finanzas públicas –en el orden nacional y territorial– que genera la prevención, la gestión del riesgo y la atención de desastres. Por tanto, es necesario reflexionar sobre las experiencias que ha tenido el país y la forma como históricamente se ha abordado esta problemática en los presupuestos. El Foro de Extensión e Investigación UN 2011 “La prevención del riesgo y la gestión ambiental en el marco de la sostenibilidad del desarrollo en Colombia” tiene la responsabilidad de enfrentar el debate temático, confrontar con los procesos investigativos interdisciplinarios y socializar los resultados de estas dinámicas con la comunidad universitaria, la sociedad en general y las instituciones tomadoras de decisiones, con el fin de que hagan parte de la planificación económica, el reordenamiento territorial y la política pública. El foro se realizará el próximo 7 de septiembre en el Auditorio 401 del Edificio 310 de la Facultad de Ciencias Económicas de la UN en Bogotá. La información completa del evento se puede consultar en: www.unal. edu.co/extensionbog. 1 Coca, Claudia P. Contribuciones de la gestión del riesgo del sector educativo de Bogotá en el contexto de la sostenibilidad urbana (tesis de grado), Bogotá: Universidad Nacional de Colombia - IDEA. 2 Cardona, Ómar Darío. Estimación holística del riesgo sísmico (tesis doctoral), Bogotá: Universidad de Cataluña, 2002. 3 Georgescue, Roegen y otros. Economía ¿Ecológica? (Traducción de Ramón Alonso Berrío Cárdenas), Medellín: Universidad Nacional de Colombia, 1997. 4 Martínez, J. Hacia una economía sostenible: dilemas del ecologismo actual, Barcelona: Club de Roma, 2010.


147

14 de agosto de 2011

19


20

Cultura

Zalamea, Archivo particular

el dibujo como alma de la resistencia Luis Miguel Palacio,

147

14 de agosto de 2011

Unimedios

Lo hizo sin ningún tipo de excentricidades, alejándose del estilo sombrío de Dalí o Kahlo. Y para dejar un recordatorio de la turbulencia colombiana, a este hombre tranquilo solo le bastó una poética incisiva más un ejercicio estructurado y sincero, a veces sombrío y otras tantas a todo color. Nacido en Buenos Aires en 1951, Gustavo Zalamea llegó a Colombia un par de años después, de la mano de sus padres, la reconocida crítica Marta Traba, referente obligado al hablar de arte en Latinoamérica, y el periodista Alberto Zalamea. Con algo más de 20 años, comenzó un largo romance con el dibujo y la pintura, cuya constante siempre fue la relación con la política colombiana, la literatura y el mundo del arte, desde donde extrajo imágenes de personajes como el francés Henri Matisse y el español Pablo Picasso. Su hermano, Fernando, asegura que Gustavo no contó con episodios oscuros o megalómanos, sino con un lado apasionado muy fuerte que lo llevaba a refugiarse en la soledad para construir su obra. Lo describe como un ser paciente que comenzó a mostrar su garra de dibujante a través de bocetos hechos en Puerto Rico, sobre Los Mitos de Cthulhu, del escritor estadounidense Howard Phillips Lovecraft, alrededor de 1970, al tiempo que estudiaba Arquitectura en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá. Dos años después empezó a estudiar Antropología en Concepción

1951

Nace en Buenos Aires, Argentina.

1957

Ingresa al Liceo Francés Louis Pasteur en Bogotá

Si uno de estos días observa cómo la Plaza de Bolívar en Bogotá se convierte en un desierto de hielo atravesado por un hilo de sangre, o si tiene el privilegio de encontrarse con una ballena sumergiéndose en el centro de la capital, no lo dude, usted habrá entrado irremediablemente en el universo del artista Gustavo Zalamea (1951-2011), cuya obra logró desnudar el sistema óseo de un país que, por momentos, parece condenado al suspenso. (Chile), donde el destino no quiso que permaneciera por mucho tiempo, pues el 11 de septiembre de 1973 tuvo lugar el golpe de Estado perpetrado por el entonces comandante en jefe del ejército, Augusto Pinochet, y ocurrió la muerte de Salvador Allende. Estos hechos, aunados a la persecución de extranjeros, confabularon para que Zalamea decidiera regresar al país que lo vio crecer. No obstante, su retorno fue posible 50 días después de permanecer en la Embajada de Colombia en Santiago. Aunque el caos de una nación ajena sería solo el presagio del motor que movería su obra, fue luego de varios bosquejos para los poemas El Gran Burundún-Burundá ha muerto, de su abuelo Jorge, cuando comenzó a filtrarse con fuerza en su pensamiento la quisquillosa idea política con las obras Nuestras instituciones (1975) y Telones para envolver nuestras instituciones (1976). Una valoración de la época, hecha por el crítico Germán Rubiano en la revista Arte en Colombia en 1982, las cataloga como “dibujos de técnica mixta y acrílicos que insistieron en personajes desco-

1965

Acompaña a Marta Traba, nombrada directora de Extensión Cultural de la UN, a sus conferencias en varias ciudades colombianas.

1969

Estudia Arquitectura en la UN.

munales y monstruosos alusivos, por símbolos evidentes, a políticos, militares y clérigos”.

Olor a turbulencia La década del 70 en Colombia, en la que inevitablemente se movía el joven artista, vivía los rezagos del Frente Nacional, desmontado en 1974 desde el punto de vista constitucional pero no desde la práctica política. “Llego de Chile a Bogotá con mi esposa y un niño pequeño huyendo del golpe militar de Pinochet. A partir

del año 77 me paseo con mi obra por las calles de la ciudad y me inserto en la Plaza de Bolívar, donde se empiezan a producir batallas. Aunque siempre lo hice de forma abstracta, hay una premonición. Algo puede pasar en este lugar”, dijo Zalamea, quien en 1978 presentó su serie denominada ‘La ciudad’, generalmente vinilos sobre tela que mostraban plazas, calles y edificios ardiendo. ¿Le daría el tiempo la razón? “Con una visión personal y profunda, Gustavo se adelantó a definir cómo es la política en Colombia: su-

l miércoles 6 de noviembre de 1985, hombres del movimiento E guerrillero M-19 se toman la sede del Palacio de Justicia en la emblemática Plaza de Bolívar de la capital colombiana. “La violenta

incursión armada de la guerrilla, la desproporcionada respuesta del Estado y los incendios que destruyeron la edificación dejaron cerca de un centenar de personas muertas y al menos 11 desaparecidos, cuyo paradero aún se desconoce”, indica el Informe Final de la Comisión de la Verdad, del 2009, sobre los hechos del Palacio de Justicia. El 14 de noviembre de 1985, la revista Cromos publicó en su portada un reporte de los hechos: “… el país apenas se repone de esas horas aciagas”, rezaba, antes de dar paso al titular “Las 28 horas que estremecieron a Colombia”.

1972

Estudia Antropología en Chile.

1973

Golpe de Estado en Chile. Regresa a Bogotá con su compañera Elba Cánfora.

1976

Expone individualmente en la Galería Viva México de Caracas.

1985

Obtiene el Primer Premio en el Concurso Gráfica Juventud 85 en Bogotá y el Primer Premio en el Salón Conmemorativo Gilberto Alzate.


Cultura

En este punto surgen las primeras menciones a un elemento que ha pasado a ser, por antonomasia, ícono de la entramada imaginación de este bogotano “por adopción”. Se trata de la monumental ballena que asoma una y otra vez en el festín de su obra, por ejemplo, sumergiéndose en el corazón de la ciudad nublada cuyas venas o avenidas fluyen como ríos luminosos. “Cuando aparece la ballena entra el mar a la plaza y nace un sentimiento entrañablemente poético en mi obra; una visión bárbara de la política. Creo que la poética nos salva de los hechos más espantosos”, dijo Zalamea al exponer su cuadro El mar en la plaza (1978) en el Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia, durante el mes de abril del

El laberinto caligráfico de Zalamea Gran conocedora de la obra del maestro, la ex directora del Museo de las Américas en Washington, María Escallón, considera que durante los últimos 15 años el artista había encontrado un camino que lo liberó un poco del compromiso político. A pesar de decir exactamente lo mismo, lo hacía con más libertad, pintando de una manera distinta por delante y por detrás del lienzo. Rescata de su obra la utilización de las figuras femeninas del pintor nicaragüense Armando Morales: “Las apropió y poco a poco fueron habitando casi todos sus cuadros de las últimas épocas”, señala Escallón, quien además fue curadora de la muestra “Escrituras”, de Gustavo Zalamea, presentada en el Museo de Artes Visuales de la Universidad Jorge Tadeo Lozano en el 2010. La exposición incluía diversos formatos de sus recientes trabajos, donde la escritura siempre fue protagonista, pues este docente de la Escuela de Artes Plásticas de la UN construía su obra a partir de un laberinto caligráfico que funcionaba como una bitácora conceptual. Las obras iban acompañadas entonces de textos como “El sueño de la razón produce monstruos, Goya”, “La belleza del horror, el horror de la belleza, La Medusa” o “Ver, mirar, regarder, mirar atrás”. Quizá gracias a esos garabatos realizó cerca de 150 exposiciones individuales y colectivas en Colombia y el exterior, y ganó reconocimientos como el Primer Premio del XXX Salón

Testigos de la historia En la misma línea de Zalamea, años atrás, Alejandro Obregón, testigo de los acontecimientos del 9 de abril de 1948 cuando asesinaron a Gaitán y la multitud enardecida gritó, lloró, provocó incendios y saqueos, y las masas reprimidas decantaron en centenares de muertos, pintó su primer cuadro político (algo picassiano) titulado Masacre.10 de abril. Luego, el hombre de los cóndores y las barracudas creó durante y después de la dictadura de Rojas Pinilla obras relacionados con la masacre de estudiantes el 8 y el 9 de junio de 1954 en Bogotá, hasta llegar a su emblemático óleo del año 62, Violencia, en el que el cuerpo sin vida de una mujer embarazada yace, podría decirse, arropado por la oscuridad. “Años más tarde, en los 80, la artista bumanguesa Beatriz González también abordó el tema político pero con el tratamiento pop de líneas sencillas y colores planos que emplea siempre en su propuesta, una burla del poder con cuadros irónicos”, indica Gustavo Medina, destacando además el trabajo que sobre la violencia hace Pedro Alcántara con sus personajes monstruosos a partir de las figuras expresionistas de la cultura Tumaco.

Nacional de Artistas (1986), el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar al mejor aporte original al periodismo en el campo del diseño en 1989, y el Premio Casa Andrés Bello en Caracas (1992). Entre otras distinciones se destaca el Premio Nacional de Diseño Gráfico para la creación del logo del Museo Nacional (presentado por Col-

Bogotá Homenaje a Alejandro Obregón Tarjeta postal - 1994

1986

Participa en la Muestra 1951, en el Museo de Arte de la UN, en Intergrafik (Berlín), y en la Bienal de Grabado de San Juan de Puerto Rico.

1989

Obtiene con La Prensa el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

1993

Muestra en la Galería Art Forum (Quito), dirigida por Katina Laznik, y en la sala de la OEA en Buenos Aires.

1996

Expone “Juicios Finales” en la Galería Diners.

2003

Invitado de honor del XII Salón Nacional de los Sindicatos del Grupo Renault en París.

2010

Expone “Escrituras” en la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

2011

El 22 de junio sale de Bogotá rumbo al Amazonas. El sábado 25 parte de Leticia rumbo a Manaos. Muere en esta ciudad el 12 de julio.

14 de agosto de 2011

Y aparece el monstruo

2010. Lo acompañó con un fragmento de la novela Moby Dick, de Herman Melville. Esta enganchadora historia de 1851 narra la desesperada persecución de la gran ballena blanca por el capitán Ahab. El artista tomó el cetáceo para adaptarlo a su obra. “Era el monstruo de los mares dispuesto a terminar con sus enemigos. La pesadilla de los océanos, que se cernía de una vez para siempre sobre un puñado de seres que no habían cometido pecado diferente al de obedecer órdenes de un pobre loco…”. Sin embargo, los pies de página del mundo de la literatura y el arte no se agotan con Melville, y en su obra resalta la utilización de imágenes como el óleo La balsa de la Medusa (1818-1819), del francés Théodore Géricault; el irónico esqueleto de Paz de Idilio (1871), de Honoré Daumier, o una referencia del cine, del que toma una de las criaturas prehistóricas de Jurassic Park para ubicarla, furiosa y en posición de batalla, encima del Capitolio. Esta última hace parte de la serie de postales ‘Proyecto Bogotá’ (1994), que presenta imágenes como una calle atravesada por un río al que llama Chapinero y en el que navegan sus habitantes, dejando al descubierto su premisa “Hay que transformar la ciudad en utopía”. María Teresa Guerrero, asesora cultural, señala que la postal Ejecutivo Chamberlain-Feliza se convirtió en premonición de un hecho real de la ciudad, en el que hombres secuestraron un bus ejecutivo y violaron a dos mujeres. El fotomontaje muestra un bus con una gran acumulación de chatarra soldada encima.

147

cia y cargada de acciones ilegítimas”, señala el historiador costeño Álvaro Medina, quien asegura que ‘Los Naufragios’ creados por el artista hacen parte de las imágenes más poderosas del siglo XX en el país. En esta serie, el Capitolio se hunde al mejor estilo del Titanic, y con chimeneas a bordo se puede observar el movimiento lento de una institución cuyo destino final, sin duda, será el fondo del océano que la sostiene. Para ese entonces, sin piedad, Zalamea se había untado de pintura para crear ‘La Plaza’, el más sólido de los símbolos del poder y descalabro político-social que plasmó en más de 40 trabajos de diversas técnicas que vieron la luz hacia 1980.

21


22

Cultura La Academia Fue en 1995 cuando el maestro ingresó a la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad Nacional como docente. Tiempo después reemplazó al artista plástico Dioscórides Pérez en el Taller Experimental. “Yo estaba trabajando con los estudiantes una disciplina fuerte del cuerpo derivada de mis estudios de Tai Chi en China. Cuando Gustavo entró a este taller orientó su visión hacia algo ignorado en la Universidad: pasar de la interiorización del cuerpo a su exteriorización sobre lo urbano. La ballena entró a formar parte de la reflexión de los estudiantes como una metáfora para considerar la ciudad como un cuerpo vivo de reflexión y análisis”, señala el reconocido artista que por estos días se dedica a terminar una reedición de grafías precolombinas que debían ser revisadas por Zalamea. Con reglas estrictas, íntimas, pero también abiertas e incitadoras, se apropió y fortaleció durante muchos años la Exposición de Trabajos de Grado de la Escuela, donde los estudiantes muestran lo mejor de sus propuestas mientras Zalamea, además de atraer hacia ellos la atención de galerías y museos, los estimulaba para hacer de su obra algo esplendoroso y brillante. Con ello buscaba que lo que llamaba “el mundo real” no los tomara por sorpresa. Estudio, óleo sobre tela 180 x 190 cm - 1986 Primer Premio XXX Salón Nacional de Artistas

cultura en 1993). “En este logo, síntesis a mano alzada de la fachada, el maestro destacó, por una parte, el imaginario del recinto asociado al edificio y, por otra, su amor por el dibujo que definió como agente que actúa como recuperador de la memoria”, dice María de Angulo, directora del museo.

Dibujo de uno de "Los naufragios" creados por Zalamea

“Si miro mi trabajo en retrospectiva, lo veo como una especie de rompecabezas donde las piezas encajan sin dificultad. Estoy siempre recuperando elementos de trabajos anteriores: pintura y dibujo están dialogando en una misma tela”, Gustavo Zalamea.

Víctor Manuel Holguín / Unimedios

147

14 de agosto de 2011

Buscando tres ríos Después del año 2000, además de la academia, Zalamea se dedicó a desarrollar proyectos de video con su hijo. “En ese momento, para mi padre era importante explorar medios diferentes a la pintura”, dice Julián. Así, nacieron producciones como Doce fugas y El niño de los sortilegios. Luego de la muerte del artista, Julián invitó a varios profesores de la Universidad Nacional para mostrarles parte del universo de su padre, pues considera que difundir su trabajo es el mejor tributo que se le puede rendir. “Para eso lo hizo”, señala. Agrega que entre las propuestas más importantes de su progenitor están varias pinturas que concluyó antes de morir. Se trata de trabajos coloridos con claras referencias a la última cena de Da Vinci. Gustavo Zalamea, dibujante que ya había recorrido el río Magdalena hasta su desembocadura en Bocas de Ceniza (Atlántico), y había vivido bajo luz y sombra las aguas del Orinoco, se encontró con la muerte el pasado 12 de julio en la confluencia del río Negro y el Solimoes, en Manaos (Brasil), víctima de una neumonía. A esta ciudad llegó luego de partir de la húmeda Leticia (capital del Amazonas), en un viaje que duró cuatro días y tres noches. La travesía, absolutamente personal, oracular y exploratoria sobre estas aguas, lo llevó a entrar con el cuerpo en el mundo de sus propios imaginarios, gran parte del tiempo sentado en el barco mientras leía el manuscrito de una novela de su hermano Fernando. Fue un gran compañero de viajes y de contemplación, relata Nelson Vergara, docente de arte mediático de la UN, quien lo acompañó en este último camino, en el que ambos documentaban el recorrido: Vergara desde la fotografía y Zalamea, como siempre, tomando apuntes, construyendo su maremoto caligráfico muy lejos de la fría Bogotá y su humillada Plaza que parecía haberse instalado en sus entrañas como un “mal” complaciente que solo pudo exorcizar a través de dibujos y pinturas tan infalibles como inolvidables.


147

14 de agosto de 2011

23

M


24

Reseñas Viviendo en el bosque. Un siglo de investigaciones sobre los makú del noroeste amazónico Editor: Gabriel Cabrera Becerra Facultad de Ciencias Humanas y Económicas Universidad Nacional de Colombia en Medellín Con el nombre de Makú se conoce a varios pueblos indígenas cazadores-recolectores del noroccidente de la Amazonia: los Nükâk y los Kákwâ (Cacua o Bara Makú) de Colombia, los Hupdë y Yuhupdë de Brasil y Colombia, y los Nadëb (Kabori) y Düw (Dâw o Kamâ) de Brasil. Son siete contribuciones académicas que abarcan un siglo de investigaciones y renuevan la información y el acceso a materiales sobre estos pueblos. Se desarrollan temáticas no exploradas o dispersas en la literatura, que contribuyen a visibilizar su existencia y actualizar sus problemáticas. El texto escrito por Theodor Koch-

Grünberg ofrece la primera caracterización de estos grupos. P. van Emst observa la relación entre los nómadas makú con los vecinos sedentarios y discute las lecturas de simbiosis o marginalidad involucradas. Su texto "Sometimiento voluntario: los makú en el occidente del Amazonas", no citado por los investigadores que trabajan en la zona, recoge las vivencias de este investigador. Renato Athias, en "Ocupação espacial e territorialidad, entre os Hupdah do Rio Negro, Amazonas", describe y polemiza las nociones de territorialidad de los pueblos, y en especial las de los hupdu. Gabriel Cabrera Becerra aborda en una perspectiva histórica dos temáticas:

una aproximación histórica a la filmografía sobre los pueblos makú, mostrando un breve panorama sobre el cine etnográfico. Asimismo, algunas notas sobre el lugar de la infancia entre los pueblos makú. Patience L. Epps, con "A Escola entre os Hupd’äh do Alto Rio Negro: encontrando un camino", muestra el actual sistema escolar y su injerencia en la vida cotidiana de los Hupd’äh. Ofrece algunas ideas para su mejoramiento. "Localización estática en yuhup", de Ana María Ospina B., indaga la conceptualización espacial involucrando las variables distancia y visibilidad, poco consideradas en análisis similares de otras lenguas.

Cabildo, política y sociedad, 1810-1821 El caso de la provincia de Antioquia Autores: Renzo Ramírez Bacca y Marta Ospina Echeverri Comisión Bicentenario Vicerrectoría General Universidad Nacional de Colombia Las evidencias señalan que durante este periodo, asumido como un proceso de emancipación y transformación, se instauró un sistema político republicano basado en los derechos y libertades individuales en las que se involucraron distintas clases y grupos étnicos. También es cierto que el proyecto republicano no significó una renovación total de

las élites económicas y políticas; por el contrario, se dio cierta continuidad de actores e instituciones preestablecidos. El libro señala la necesidad de preguntarse, entonces, por las dinámicas del proyecto republicano impulsado entre 1810 y 1821, periodo que comprende el autonomismo local, la reconquista y el accionar de los ejércitos libertadores.

En un extremo se tiene el ideario liberal que inspiró la nueva institucionalidad, apuntalada convenientemente en el orden católico, y en el otro gana terreno la postura del ejército libertador que pudo haber limitado los autonomismos locales y revertirlos hacia una soberanía nacional.

Aspectos claves de la logística internacional en el sector de alimentos Autores: Óscar Eduardo Suárez Moreno y Jaime Antero Arango Marín Facultad de Ingeniería y Arquitectura Universidad Nacional de Colombia en Manizales Se orienta al sector de alimentos por ser uno de los más neurálgicos de la economía nacional. El diseño de contenidos tiene como guía principal el manual para la distribución física de mercancías de exportación de la Cámara de Comercio Internacional, y los términos de referencia comercial internacional de Inconterm. Esta selección es producto de la dinámica generada en el proceso de aprender haciendo,

adaptado para la línea de ingeniería logística en Ingeniería Industrial. Se trata de evidenciar la importancia del posicionamiento geográfico y las tendencias globales a nivel macro de los mercados, con el ánimo de que el usuario se ubique y conozca al menos las características culturales, sociales, económicas y políticas de su contraparte. La secuencia de los contenidos, organizada en ocho capítulos, facilita la

interpretación práctica de la dinámica del proceso importación-exportación, y ofrece herramientas para diseñar, en Excel, una herramienta propia de costeo, que permite optar por la opción de venta más acertada a los intereses. Por tanto, es un documento de consulta integral para estudiantes, importadores y exportadores que requieran información de soporte para la logística de sus operaciones de comercio exterior.

El arte y la ciencia del cuidado

147

14 de agosto de 2011

Autor: Grupo de Cuidado Facultad de Enfermería Universidad Nacional de Colombia Muestra de manera sencilla aspectos relevantes del cuidado en enfermería. Para ello, se ha organizado en cinco capítulos que abordan el tema desde diferentes perspectivas que, en conjunto, permiten comprender mejor su trascendencia. En el primer capítulo se enuncian los elementos primordiales e imperativos relacionados con la fundamentación con-

ceptual del cuidado. En el segundo se hace un aporte básico para mirar las experiencias de entender cómo este puede ser orientado e integrado en la enseñanza de la Enfermería. El tercer capítulo toca aspectos fundamentales de la operalización del cuidado en el contexto asistencial de la enfermería con los pacientes. El cuarto aborda

experiencias de la administración de la enfermería para generar, con base en las reflexiones fundamentales centradas en aspectos éticos, experiencias trabajadas y una mirada al liderazgo como aporte fundamental en esta profesión. El último capítulo analiza aspectos cardinales de investigación, cultura y producción científica del cuidado.

UN Periódico No. 147  
UN Periódico No. 147  

UN Periódico No. 147 - Universidad Nacional de Colombia - Unimedios

Advertisement