Page 1

8 Educación

Universidad Nacional, única con acreditación por diez años

12 Salud

Hallan nuevo mosquito responsable de malaria

15 Ciencia

Plásticos de leche y biodiésel sustituyen derivados del petróleo

18 Medioambiente 12 mil años de historia a punto de ir a la basura

http://www.unperiodico.unal.edu.co • un_periodico@unal.edu.co Bogotá D.C. No. 133, domingo 9 de mayo de 2010

Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Publicación de la Universidad Nacional de Colombia • ISSN 1657-0987

Retrato de la educación

en la contienda electoral La Universidad Nacional organizó un debate con los candidatos a la Presidencia para hablar de la realidad y los retos de la educación colombiana. Juan Manuel Santos, Germán Vargas Lleras y Gustavo Petro incumplieron la cita. Noemí Sanín llegó al evento, pero no esperó al debate. Antanas Mockus y Rafael Pardo fueron los únicos que dieron la cara.

Pág. 6


Nación

Vueltas y revueltas:

un nuevo proyecto de reforma judicial

La comisión ad hoc creada a expensas del Gobierno colombiano propone, por cuarta vez en el mandato de Uribe, un conjunto de reformas que pretenden recomponer de manera ambiciosa la actual configuración de la administración de justicia. Algunos puntos “fuertes” y “débiles” de este proyecto son motivo de análisis. Germán Burgos, PhD

Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales Universidad Nacional de Colombia

En primer lugar, la propuesta de reforma establece, a nivel constitucional, un porcentaje mínimo del presupuesto nacional, previsto en 2,5% e independiente del determinado para la Fiscalía General. Esta estimación es pertinente si se tiene en cuenta que dicha institución hoy recibe más de la mitad de los recursos de la rama judicial. En tal sentido, lo planteado busca mantener el promedio reciente de aporte de la financiación nacional pero solo dedicado a los distintos ámbitos de la jurisdicción. Surge la inquietud sobre el impacto que podría tener esta medida en la financiación final de la Fiscalía. Un segundo aspecto novedoso y pertinente es la idea de establecer la obligatoriedad de los precedentes judiciales de las tres altas cortes existentes jurídicamente en Colombia. Más ambiciosa aún es la idea de que la administración pública en general tenga en cuenta los antecedentes jurisprudenciales so pena de un régimen de sanciones. El sentido de estas reformas es ofrecer seguridad jurídica a los usuarios de justicia y en general a la ciudadanía, una vía del accionar predecible de la administración pública con base en interpretaciones judiciales previas. Esto tendría impacto en el uso de las tutelas por parte de los ciudadanos con respecto a abusos inveterados de la administración. Adicionalmente, la reforma incluye la posibilidad de apartarse del precedente judicial de manera razonada, lo cual permite una autonomía interpretativa de los jueces y un desarrollo dinámico de la argumentación judicial. Un tercer aspecto resaltable es la eliminación de las facultades de los tribunales superiores y administrativos para nominar a candidatos de las contralorías territoriales. Esta facultad, introducida en 1991, ha generado una dinámica clientelar bastante preocupante, según la cual los distintos aspirantes entran en un juego de presiones y/o eventuales intercambios clientelares con quienes tienen el deber de incluirlos en determinadas ternas. Sorprende en este aspecto, sin embargo, la timidez de la comisión que pide reflexionar, antes que eliminar, los poderes de nomina-

Jupiterimages

2

ción de las altas cortes respecto del Contralor o Procurador General, los cuales tienen efectos similares a los que existen a nivel regional.

Retrocesos de la propuesta: menos independencia judicial En primera instancia está la eliminación del Consejo Superior de la Judicatura, el cual se propone reemplazar por un Consejo Nacional de la Administración Judicial, integrado por los presidentes de las altas cortes, más otros tres miembros nombrados igualmente por cada una de ellas. Si bien desde que el presidente Uribe llegó al poder la idea de una eliminación del Consejo de la Judicatura ha estado a la orden del día bajo argumentos de burocratismo, ineficacia, costos excesivos, resistencias dentro de

la misma judicatura, etc., el país nunca ha contado con un diagnóstico serio acerca del funcionamiento del Consejo. Así como hay varias percepciones críticas, existen planteamientos que reconocen cómo este órgano ha permitido la implantación de la carrera judicial, la mejora parcial en la infraestructura de las unidades judiciales, el conocimiento idóneo de lo que pasa en la judicatura, la reorganización administrativa de los despachos, etc. En suma, no hay razones claras y sustentadas para promover la eliminación de un órgano de autogobierno judicial que, con limitaciones, ha permitido una transformación al menos parcial de la judicatura colombiana. Por su parte, la propuesta lanzada por la comisión es la de volver a cierto pasado donde los presidentes de las altas cortes, cuyas tareas son ante todo jurisdiccio-

nales, terminan atiborrándose de funciones administrativas y gestionando presupuesto. En la misma línea limitadora de la independencia está la propuesta de revivir el corazón del viejo sistema de cooptación que venía de la Constitución de 1886. La misma plantea que la Corte Suprema y el Consejo de Estado deben elegir a sus integrantes de manera autónoma, previo cumplimiento de audiencias públicas con los candidatos. No existirían o no aparecen claros los criterios de meritocracia previos que permitan identificar qué candidatos pueden ser considerados y cuáles son los mejores, como hasta cierto punto hoy existe con el papel cumplido por el Consejo de la Judicatura. Esto facilita que los criterios de designación terminen siendo más de corte ideológico, regional o político, lo cual dificulta la independencia personal del designado respecto de sus seleccionadores. Finalmente, la reforma indica que se debe “establecer la selección de los funcionarios sujetos a carrera judicial con una seria base objetiva, combinando la calificación como factor para ingresar a una lista de elegibles y facultando a la Corporación para elegir a cualquier miembro de dicha lista”. Si bien no hemos logrado acceder a la versión completa de la propuesta de reforma, el texto en mención da a entender de manera anodina que la carrera judicial actualmente en curso no se funda en elementos objetivos, cosa que la mayoría de los estudios al respecto desdicen. Adicionalmente, plantea un resquebrajamiento al invocar la selección por el nominador de cualquier miembro de la lista de elegibles, es decir, no necesariamente el primero de la misma, quien generalmente está allí luego de haber superado distintos tipos de pruebas. Con esta propuesta se estaría contrariando un precedente de la Corte Constitucional, según el cual debían designarse a los primeros de las listas de elegibles y no a aquellas personas más cercanas o de confianza, bajo distintos criterios, de su correspondiente nominador. La Corte en su momento estableció que tal dinámica rompía con los criterios meritocráticos del proceso de selección de funcionarios judiciales.

Director: Carlos Alberto Patiño Villa

133

9 de mayo de 2010

Coordinación periodística: Carolina Lancheros Ruiz Coordinación editorial: Nelly Mendivelso Rodríguez Comité editorial: Jorge Echavarría Carvajal � Egberto Bermúdez � Paul Bromberg � Alexis de Greiff � Fabián Sanabria Concepto gráfico y diagramación: Ricardo González Angulo Corrección de estilo: Verónica Barreto Riveros Traductor: Ernesto Camacho Ocampo Fotografía: Víctor Manuel Holguín � Andrés Felipe Castaño Impresión: CEET, Casa Editorial El Tiempo Las opiniones expresadas por los autores y sus fuentes no comprometen los principios de la Universidad Nacional ni las políticas de UN Periódico

Página Web: http://www.unperiodico.unal.edu.co Versión Internet: UNDigital Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co Teléfonos: 316 5348 - 316 5000 extensión: 18384 / Fax: 316 5232 Edificio Uriel Gutiérrez Carrera 45 Nº 26-85, piso 5º. ISNN1657-0987


Internacional

3

Alejo Vargas Velásquez,

Profesor Universidad Nacional de Colombia Director Grupo de Investigación en Seguridad y Defensa

El contexto de las relaciones interamericanas ha variado significativamente y seguirá modificándose. Ello refleja gobiernos más autónomos de la política exterior de Washington, pero también democracias con mayor alternabilidad en sus gobiernos. liderados por Brasil, Uruguay y El Salvador. Sin embargo, esa diversidad no debería ser problemática sino parte de la riqueza política en la región. Adicionalmente, Latinoamérica tiene el desafío de dos nuevas situaciones, las llamadas nuevas amenazas –incluidas las provenientes de fenómenos de la naturaleza como terremotos, huracanes, catástrofes naturales– y las demandas sociales de masas marginalizadas –con el retorno a la democracia hubo demasiada expectativa de progreso económico–. Si no se logra dar respuesta adecuada a las dos, no se alcanzará ni paz ni desarrollo. En los países de Suramérica el problema de la distinción entre seguridad –remitida a seguridad interior– y defensa –con énfasis en defensa exterior– es central para diferenciar roles y misiones de policías y fuerzas militares. De Colombia hasta México, por el contrario, el debate acerca de diferenciar seguridad y defensa no existe. En México, el narcotráfico se ubicó en la agenda de seguridad nacional desde los años 80, y su enfrentamiento es el principal esfuerzo de seguridad nacional, aunque no se le racionalice como el principal problema en este ámbito. En la región hay percepciones recientes sobre amenazas como: a) crisis de las relaciones cívico– militares, siendo el caso de Honduras el más relevante, pero con antecedentes de intervenciones militares en otros casos regionales; b) el problema del narcotráfico y la violencia creciente, adicionalmente a la región andina, en México y otros países de Centroamérica; c) la utilización de siete bases militares colombianas por los Estados Unidos, y d) el armamentismo creciente con diversas justificaciones.

Colombia – Norteamérica: cooperación tradicional Analizar el tema de la utilización de las siete bases colombianas por parte de las Fuerzas Armadas norteamericanas genera gran controversia, en unos que apelan a un trasnochado antiimperialismo y en otros que invocan un anacrónico patrioterismo. Para contextualizar el tema de la cooperación entre las dos naciones, hay que recordar que la élite colombiana ha sido históricamente incondicional con los Estados Unidos: Colombia fue el único país latinoamericano que participó en la guerra de Corea durante la Guerra Fría; promovió con USA el aislamiento de Cuba a comienzos de los 60; firmó el tratado de extradición a comienzos de los 80; desde hace veinticinco años existe una estrecha colaboración antinarcóticos; durante el gobierno Pastrana comenzó la cooperación para la reforma de las Fuerzas Armadas del país con el Plan Colombia, y desde hace años hay presencia de asesores militares y “contratistas” norteamericanos en el país. Es necesario señalar que el modelo de Bases no tiene sentido hoy cuando en el mundo existe el modelo Puesto de Operaciones Avanzadas (FOL, por sus siglas en inglés), flexible, con alta tecnología y predominio de actividades de inteligencia. Así, es verdad que el actual convenio es la ampliación de una cooperación militar de larga data. Un asunto distinto es que, en la medida en que el mundo se globaliza, la soberanía absoluta se diluye y las decisiones que toma un país en términos de seguridad pueden afectar a sus vecinos y deben ser explicadas. Si bien el tema de la cooperación norteamericana incrementada es un asunto prioritario de seguridad interna para Colombia, para USA es de tipo geoestratégico y para los países de

Suramérica es visto como un problema geopolítico. Especialmente a Brasil, la potencia subregional indiscutible que considera a la Amazonía su espacio geoestratégico fundamental, le preocupa el incremento de la presencia militar norteamericana y no hay duda de que Colombia debe mantener una relación tan buena con Estados Unidos como con Brasil. El reciente acuerdo de cooperación en defensa entre estas dos naciones ayuda a clarificar el escenario. Este nuevo ambiente estratégico de seguridad y defensa, incluyendo una discusión acerca de las amenazas (posibles, imaginadas y percibidas) para la región en el contexto contemporáneo, debería ser objeto de análisis en el escenario de integración suramericano, Unasur, pero igualmente en el Grupo de Río y la nueva Comunidad de Naciones Latinoamericanas que se aspira a consolidar2. Si la diplomacia brasileña, impulsora de muchas de esas iniciativas, quiere que su país sea reconocido como líder regional y no solo como un jugador –aislado– de las grandes ligas mundiales, debería avanzar en aclimatar salidas prácticas a las tensiones presentes. De lo contrario, la propia supervivencia de estos mecanismos de integración subregional seguirá en entredicho y quizá más de un país piense seriamente en retirarse. Con base en Rojas Aravena, Francisco. “América Latina: defensa y seguridad en el S. XXI”. Ponencia presentada en el Seminario La Situación de la Defensa en América Latina y las Perspectivas a Futuro, La Paz, Resdal, julio del 2009. 2 En la academia hay que analizarlos y a ello contribuirá la nueva Maestría en Estudios Políticos Latinoamericanos, creada por el Departamento de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Colombia. 1

9 de mayo de 2010

Francisco Rojas Aravena, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), destaca algunas características relevantes de la América Latina de hoy1: 1) una región democrática; 2) inequitativa con grandes sectores marginados (33,2% de la población vive en situación de pobreza, y de ellos 12,9% en situación de indigencia); 3) marginal en los temas globales; 4) con alta heterogeneidad; 5) sin mecanismos regionales efectivos de resolución de conflictos; 6) carente de liderazgos regionales efectivos; 7) con diversos modelos de desarrollo (prosocialismo del siglo XXI –Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Paraguay, Venezuela–; promercado –Colombia, Costa Rica, Panamá, Perú–; mercado más políticas sociales –Brasil, Chile, El Salvador, México, República Dominicana, Uruguay–; otros –Argentina, Haití, Honduras–); 8) alto grado de desconfianza recíproca, y 9) sin sentido estratégico (la región no posee una visión común y no tiene un sentido estratégico compartido). Algunos hablan hoy día de un eje de gobiernos de centro–derecha con México, Costa Rica, Colombia, Perú y Chile; del eje del ALBA y de gobiernos de centro–izquierda

cambia el escenario de seguridad regional

133

La región hoy

Latinoamérica:

AFP

La región viene de un alineamiento histórico con Washington en lo político, lo económico y lo relativo a la seguridad regional. En esta última dimensión, viene de un esquema unipolar y una arquitectura de seguridad del periodo de la Guerra Fría, subordinada totalmente a USA y basada en el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) y los tratados bilaterales de cooperación militar. En la posguerra, con los cambios políticos globales el panorama cambia sustancialmente. Basados en el “descuido” de Estados Unidos sobre la misma, entran a jugar otros actores globales como Rusia, con importantes acuerdos militares con Venezuela, Brasil y otros países, y renovando los lazos de la antigua URSS con Cuba; China, con un “poder blando” de tipo económico y grandes inversiones en este sentido –también con convenios militares–, e Irán con pactos de diferente naturaleza con Venezuela y otros países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Así mismo, la Unión Europea con acuerdos militares de varios de sus países –especialmente el de Brasil con Francia–. Es decir, Latinoamérica pasó de la unipolaridad a un escenario más multipolar y debe asumirse como tal. Igualmente, algunos países de la región han venido aumentando su gasto militar con distintas justificaciones –sin que se pueda hablar de una “carrera armamentista”–, unos con el argumento de renovación de su equipamiento militar –caso de Brasil, Chile y Perú–, otros como Venezuela a partir de su nueva doctrina de seguridad y defensa que considera a Estados Unidos como su principal amenaza. Colombia lo hace con base en la amenaza interna de la guerrilla y otros grupos armados, además del narcotráfico.

Algunos países latinoamericanos aumentan su gasto militar con distintas justificaciones. Unos argumentan renovar su equipamiento militar, otros, nuevas doctrinas de seguridad y defensa.


4

Internacional Marcos Peckel,

India e Israel, dos países que vieron su independencia con pocos meses de diferencia: el primero en agosto de 1947 y el segundo en mayo de 1948, después de haber hecho parte ambos del Imperio británico. Dos antiquísimas civilizaciones, cada una desarrollada a partir de su única religión, el hinduismo y el judaísmo, que además de preceptos divinos y de fe incluyen una vasta legislación social. Dos religiones cuyos textos sagrados, el Antiguo Testamento por un lado y el Ramayana y el Mahabarata por el otro, formidables creaciones literarias, describen las epopeyas de nacimiento y consolidación de estos pueblos siempre en condiciones adversas, combatiendo enemigos y saliendo avante con la ayuda de sus dioses. Desde el siglo VII, estos países han tenido una vasta y compleja relación con el Islam, influenciado e influenciándose de esta religión fundada por Mahoma, la cual también constituye una organización social, adicional a la fe. Hoy en el mundo, Israel es el único Estado judío mientras la India es el único Estado hinduista. En Israel se habla hebreo y en la India hindi, características que les confieren un aura de singularidad en el concierto de las naciones. Tanto las similitudes religiosas como las afinidades históricas convergen actualmente en una creciente relación entre estos países, representantes de dos antiguas y perdurables civilizaciones. La India reconoció a Israel en 1950, sin embargo, solamente hasta 1992 estableció relaciones diplomáticas completas con el Estado judío. Durante los años de la Guerra Fría se ubicaron en lados opuestos, siendo Israel un aliado de los Estados Unidos, mientras que la India era cercana a la Unión Soviética. Además, el liderazgo del país surasiático en el movimiento de países no alineados, donde la causa palestina tenía un lugar privilegiado, impidió a Nehru, y posteriormente a su hija Indira Gandhi, avanzar en las relaciones con el país del Medio Oriente. No obstante, a comienzos de la década de los 60 se inició una colaboración importante entre el Mossad israelí y el RAW hindú, servicios de inteligencia de ambos países. El fin de la Guerra Fría y la poca reciprocidad que recibió la India del mundo árabe e islámico, que apoyó siempre a su enemigo Pakistán, llevó al primer ministro Narasima Rao, del partido del Congreso, a establecer relaciones diplomáticas con Jerusalem y comenzar un proceso de acercamiento que no se ha detenido desde entonces, y que ha llevado a los dos países a mantener una trascendental y poderosa relación estratégica, una sustancial relación comercial y un significativo intercambio cultural.

133

9 de mayo de 2010

Conexión militar El fundamentalismo islámico y el terrorismo apoyado por naciones vecinas son los enemigos comunes que han llevado a una estrecha colaboración militar e intercambio de inteligencia entre Israel e India, países que cuentan además entre su población con una sustancial minoría islámica. Mientras el pueblo israelí ha sido víctima del terrorismo pa-

AFP

Profesor Relaciones Internacionales Universidad Externado de Colombia

Ariel Sharon durante la primera visita realizada por un dirigente israelí al Gobierno de India. El

rrió en el 2003, con el objetivo de expandir la cooperación militar y política entre los dos países.

encuentro ocu-

La creciente relación estratégica

entre India e Israel

El vínculo cultural, comercial y militar del eje Delhi–Jerusalem avanza con firmeza ante la mirada desconfiada de sus enemigos. En la agenda in-

ternacional esta unión se consolida, geopolíticamente, como una de las más significativas. lestino desde su fundación –y en los últimos años del fundamentalista islámico de grupos como Hezbolah y Hamas, apoyados por Irán–, el pueblo hindú ha sufrido el terrorismo de grupos islámicos de la Cachemira, como L.e.t. y J.I., ayudados por los servicios de inteligencia de Pakistán. Actualmente, Israel le vende a la India más de 2 mil millones de dólares en pertrechos militares, sobrepasando a Rusia como principal proveedor y convirtiendo, a la vez, a Nueva Dehli en cliente primordial de la industria militar judía. Sofisticados radares, equipos de visión nocturna, aviones no tripulados, fusiles de combate, aviones radar, torpedos, sistemas antimisiles y antitanques hacen parte de esta mercancía. Además, Israel ha renovado y dotado de avanzados sistemas al extenso arsenal ruso de los indios, incluyendo aviones MIG y Sukoi, tanques de combate M72 y buques de su fuerza naval. Las fuerzas élite de dichas naciones realizan entrenamientos conjuntos contra el terrorismo, e Israel ha compartido técnicas perfeccionadas de guerra con su similar India. También es notable la colaboración espacial, en tanto satélites israelíes de uso civil y militar son puestos en órbita por cohetes hindúes lanzados desde el centro espacial en Andhra Pradesh. Así mismo, existe cooperación en sus programas nucleares, ninguno signatario del tratado de no proliferación, pero ambos con armamento nuclear. El extenso intercambio de inteligencia completa el panorama de una

reciprocidad estratégica y militar vital para los dos países, como parte de sus doctrinas geopolíticas y de seguridad nacional. La visita del ex primer ministro de Israel, Ariel Sharon, a la India en 2003, ubicó esta relación en la agenda internacional como una de las más significativas en materia de geopolítica.

Relaciones económicas Antes de 1992, el comercio bilateral entre estas naciones no llegaba a los 200 millones de dólares. En el año 2008 alcanzó a más de 3 mil quinientos millones con un inmenso potencial aún no desarrollado. Dos países a la vanguardia global de la tecnología de punta en las áreas de comunicaciones, software, agricultura, ciencias de la información, salud y farmacéutica han generado un extenso intercambio mercantil y de cooperación. Por ejemplo, la talla de diamantes en bruto es casi su monopolio mundial. Así, el comercio no militar se aproximó a los 2 mil millones de dólares en el 2008. Gracias a ello, han establecido organismos bilaterales para profundizar sus relaciones, incluidos un foro de los más importantes empresarios y un fondo de investigación y desarrollo científico. Además, Israel y la India comparten el hecho de ser democracias multipartidistas, multiculturales, multiétnicas y multilingüísticas, con un significativo desarrollo en áreas como el cine, la literatura, la danza, las artes escénicas y la música. A

esto se suma que cerca de 40 mil israelíes visitan la India cada año. Esta relación evoluciona en un complejo entorno geopolítico en tiempo y espacio que ha obligado a las partes a tener especial cuidado en la gestión de la misma. Para Pakistán constituye una amenaza al balance regional de poder. El acercamiento considerable entre Irán –enemigo declarado de Israel– y la India en los últimos años no es del beneplácito de Jerusalem. Por otro lado, el Estado judío mantiene sustanciales vínculos con China, incluso en el campo militar, lo cual es visto con recelo por Nueva Delhi. El irresoluble conflicto palestino–israelí es un irritante en el desarrollo de la relación, y la importante minoría islámica en la India (11% de la población), identificada con la causa palestina, se opone a los estrechos lazos hindo–judíos. Sin embargo, y a pesar de los obstáculos, el eje Delhi–Jerusalem se fortalece y consolida, pues responde a los más vitales y estratégicos intereses a corto y largo plazo de los dos países, es apoyado por los Estados Unidos y prospera por la afinidad histórica, cultural, religiosa y de valores entre las dos naciones. Referencias Harsh V. Pant. India–Israel Partnership: Convergence and Constraints. Meria, diciembre del 2004. Subhash Kapila. Israel–India strategic cooperation and Prime Minister Sharon’s visit, South Asia Analysis Group, septiembre del 2003. Muhammad Javed Iqbal. Growing Israel India Nexus. En: derkeiler.com, noviembre del 2008.


Educación

5

La educación en las fronteras dejó de ser una quimera

Gracias al Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica de la Universidad Nacional, jóvenes de diferentes rincones del país acceden a la educación superior. Muchos jamás habían salido de sus ciudades de origen donde la oferta universitaria es mínima, sin embargo, dejaron el miedo atrás y sus promedios académicos hoy se ubican entre los mejores de esta institución. Luis Miguel Palacio,

Unimedios

El campus de la Sede Amazonía está ubicado a dos kilómetros del centro de Leticia.

tar Universitario adelanta con este un proceso de acompañamiento cuyo objetivo es contribuir a su adaptación a la nueva ciudad y al nuevo campus. Ello conlleva apoyo en la solución de dificultades académicas por medio de tutorías que buscan fortalecer conocimientos en áreas como química, física y matemáticas, aunado a beneficios como gestión alimentaria, económica, de transporte y alojamiento, entre otras. Actualmente, 156 estudiantes se benefician del Peama en estos sectores limítrofes del país y, aproximadamente, 40 ya han comenzado su etapa de movilidad. Los frutos de este proceso se han visto reflejados en el propio compromiso de los estudiantes en su formación y en los altos promedios que han obtenido. Por eso, recientemente fueron destacados y premiados por la UN, ya que su nivel académico supera, algunas veces, al de estudiantes que han sido educados completamente en las grandes capitales. Tesorio, quien estaba en el grupo de estudiantes premiados por su promedio de 3.9, proviene de la comunidad indígena Ticuna, y su casa materna está ubicada a media hora de Leticia en el resguardo Nazaret. Sus habilidades para las matemáticas lo impulsaron a inscribirse en el Programa de Economía de la UN en Amazonía y luego a elegir la UN en Medellín para continuar su carrera. El joven indígena dice que era la primera vez que salía del Amazonas: “Nunca

había montado en un avión. Dejé a mis seis hermanos y a mi mamá llorando porque pensaban que el avión podía caerse”, recuerda la anécdota. Él afirma con seguridad que, una vez termine su carrera, espera regresar a su departamento para retribuirle a su cultura todo el bienestar que ahora le ofrece. Por ejemplo, el dinero que le envía su familia proveniente de las artesanías que la etnia elabora ancestralmente. Oriundo de Puerto Carreño (Vichada), Yidis se enteró del Peama en la página de internet de la UN y no dudó en irse a vivir a Arauca durante un año para comenzar a estudiar Administración de Empresas en la UN en Orinoquía, para luego empezar su etapa de movilidad en Manizales. “Era una oportunidad única para hacer parte de la mejor universidad del país”, señala Yidis, que ahora mantiene un promedio de 4.6 en sus calificaciones. Según él, uno de los grandes problemas de su ciudad natal es el desabastecimiento de víveres y lácteos, que llegan cada ocho días en un avión desde Bogotá, y por eso quiere orientar su tesis de grado a solucionar ese factor de subdesarrollo.

De vuelta a casa Los integrantes del Peama, una vez terminan la etapa académica deben regresar a su región para desarrollar su tesis de grado. El objetivo es reintegrar este talento humano a las

fronteras, donde la mínima oferta de universidades y programas de pregrado contrasta con la gran concurrencia de instituciones en departamentos como el Valle o Cundinamarca, donde se concentra gran parte de la oferta educativa del país. Para Julio Colmenares, vicerrector de la UN en Bogotá, de no existir este programa de movilidad los estudiantes no tendrían la posibilidad de hacer parte de un sistema de educación de excelencia, ya que en algunos departamentos jóvenes, como la Orinoquía, la calidad y competitividad de la educación no es igual a la de otros departamentos como Cundinamarca. En algunos años estos tres estudiantes, entre otros que se unirán al Programa en semestres sucesivos, regresarán a sus alejadas ciudades transformados en profesionales; serán economistas, ingenieros, administradores, contadores, geógrafos, literatos; habrán dejado atrás los recuerdos de la etapa estudiantil y afrontarán la vida como miembros activos de una sociedad colombiana siempre cambiante. Sin duda alguna, con el Peama la Universidad Nacional no solo contribuye a descentralizar la educación en Colombia, sino que hace grandes aportes a lo que José Carvalho, director del Instituto Internacional de la Unesco para la educación, considera “el reto de la inclusión de amplios sectores de la sociedad, para los que ingresar a la universidad no es más que una quimera”.

9 de mayo de 2010

Los estudiantes de estas sedes se inscriben en una oferta de 63 programas académicos de pregrado, e inician una primera fase de estudio que puede durar entre uno y cuatro semestres, dependiendo la carrera que elijan. Durante esta etapa reciben clases con docentes de las sedes andinas de dos formas: la primera en tiempo real, a través de una plataforma tecnológica instalada en las aulas, y la segunda a partir de visitas de los profesores que se desplazan permanentemente hasta las fronteras para cumplir con sus actividades académicas. Al terminar esta primera etapa en la sede fronteriza, el estudiante inicia otra de movilidad en la cual se traslada hasta una de las sedes andinas de la Universidad, ya sea en Bogotá, Manizales, Medellín o Palmira. Una vez llega allí, la División de Bienes-

En el Instituto de Estudios Caribeños se analizan problemas del Caribe insular y continental colombiano.

133

Compromiso ejemplar

Estudiantes en la Sede Orinoquía recibiendo clases a través de telepresencia.

Archivo Unimedios

Tesorio Manduca Irineo cambió los apacibles sonidos de la madre selva por los ensordecedores ruidos que alimentan la ciudad de Medellín, reemplazó la bicicleta que lo transportaba en Leticia por un metro y dejó temporalmente su antigua vida por el sueño de vencer una quimera: derrotar la utopía y acceder a una universidad para convertirse en el mejor economista de la Amazonía. Pero no estaba solo ni en su ilusión ni en su travesía. Desde la isla de San Andrés, Katrina Bravo partía hacia Bogotá al gran campus de la Universidad Nacional, y desde la extensa llanura de Arauca, Yidis Jesús Gahona alistaba maletas para viajar a Manizales donde continuaría sus estudios en administración de empresas. Estos tres jóvenes tenían algo en común: ser estudiantes de las sedes de frontera de la Universidad Nacional y partícipes del Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica (Peama), que tiene como plataformas la Sede Caribe en la isla de San Andrés, la Sede Orinoquía ubicada en la ciudad de Arauca y la Sede Amazonía en Leticia. Ese programa inició en el 2008 bajo la filosofía de brindar a los jóvenes de estas regiones apartadas acceso a una educación superior de excelencia en los grandes centros universitarios del país. El rector de la UN, Moisés Wasserman, explica que las sedes de frontera son importantes para la Nación, no solo por su proyección geopolítica, sino también por su extraordinario interés académico desde varios frentes como el biológico, geológico y sociocultural. De hecho, estas sedes han llevado a cabo investigaciones de carácter transnacional, como por ejemplo el rastreo de contaminantes orgánicos persistentes realizado entre la UN en Orinoquía y la Organización de Naciones Unidas.


6

Debate

133

9 de mayo de 2010

Unimedios

Seis atriles con solo dos ocupantes fue el escenario que demostró la posición de algunos candidatos presidenciales frente a la educación del país. No se trataba de una cita mediática ni populista, era un encuentro con académicos, estudiantes y otras personas que, indistintamente de su formación profesional u ocupación, buscaban –más allá de las polémicas diarias, del trillado tema de seguridad y de las encuestas sobre intención de voto– conocer las propuestas de los presidenciables en un tema “no muy sonado”, pero de gran trascendencia en el desarrollo de cualquier sociedad. Aunque todos fueron invitados al debate organizado por la Universidad Nacional, solo dos acudieron a la cita: Rafael Pardo y Antanas Mockus. Noemí Sanín fue la primera en llegar –30 minutos antes de la hora pactada–, pero en el momento en que debía empezar el encuentro abandonó el recinto, aludiendo al retraso de los otros candidatos y a un compromiso con un canal internacional de televisión. Los ausentes fueron Juan Manuel Santos (quien se excusó una semana antes por medio de una carta), Germán Vargas Lleras y Gustavo Petro. La falta de quienes como candidatos a la Presidencia tienen el compromiso moral de plantearle al país sus programas en los diversos temas no obstaculizó el desarrollo de la jornada. Además de exponer sus proyectos en educación, los presidenciables presentes respondieron a preguntas formuladas por el rector de la Universidad Nacional, Moisés Wasserman, y el vicerrector administrativo de la Universidad del Valle, Édgar Varela, miembros del grupo de expertos que debía orientar la controversia. Fue Pardo, del Partido Liberal, el primero en tomar la vocería, pues era el único presente al comienzo del encuentro. Enfatizó en que una Colombia justa empieza con educación de calidad y le expresó al público su preocupación con respecto a la formación en la primera infancia. “Quienes pueden pagar educación privada ingresan sus hijos al sistema a los 2 años. Los que acceden a educación pública lo hacen en hogares de Bienestar Familiar, a través de madres comunitarias. Ahí les dan cuidado y nutrición. El punto es que solo reciben educación cuando entran a la escuela, a los 5 años”, dijo Pardo. Frente a esta situación, plantea la creación de un programa para capacitar a las madres comunitarias, de tal forma que haya un proceso de educación y aprendizaje desde los hogares de bienestar. “Ahí se empieza a romper la brecha entre educación pública y privada, teniendo en cuenta que la capacidad de aprendizaje se forma en edades tempranas”. Mientras Pardo hablaba, Sergio Fajardo, del Partido Verde, escuchaba desde el auditorio, pues entre las reglas del evento estaba la no participación de las fórmulas vicepresidenciales en el debate. Pero una vez Fajardo hizo notar su presencia, el mismo Pardo lo invitó a pasar al estrado para exponer las propuestas de su partido, mientras Antanas Mockus llegaba al recinto. La propuesta de educación de Mockus se enmarca en construir un plan de desarrollo que arranca identificando las fortalezas, las capacidades y el potencial de cada

Retrato de la educación

en la contienda electoral

Fotos Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Magda Páez Torres,

Rafael Pardo y Antanas Mockus discreparon

en su propuesta para el financiamiento de la educacíón.

La Universidad Nacional organizó un debate con los candidatos a la Presidencia para hablar de la realidad y los retos de la educación colombiana. Juan Manuel Santos, Germán Vargas Lleras y Gustavo Petro incumplieron la cita. Noemí Sanín llegó al evento, pero no esperó al debate. Antanas Mockus y Rafael Pardo fueron los únicos que dieron la cara. región, con el objetivo de definir a qué se le puede apostar en cada zona. La idea de este partido es tener la competencia de convertir la riqueza cultural y la biodiversidad de sitios como el Chocó en un proyecto productivo para esta región.

Educación superior En los últimos años, el tema de la educación superior ha generado marcadas discusiones, en particular sobre el presupuesto de la universidad pública, la cobertura, la calidad de la formación y la Ley 30 de 1992 (que organiza el servicio público de la educación superior), cuya reforma se tramita en el Congreso. Frente a ello los aspirantes fijaron sus posiciones. Rafael Pardo sostuvo que la Ley 30 tiene más de 15 años con unos cálculos presupuestales que deben actualizarse, a través de un consenso con las universidades. “En esta revisión, es muy importante tener unas metas claras en términos de cobertura, de ampliación de programas, de la participación de la universidad pública y en todo el panorama de acceso a la educación superior”, señaló. Así mismo, afirmó que el Icetex debe mantenerse y ampliarse, pero con plazos más largos y una relación más directa con la rentabilidad de la carrera o el salario obtenido por el joven en su empleo. Por su parte, Mockus, que desde su llegada asumió la vocería pese a una afección en la garganta, fue insistente en la relación de la educación con la “legalidad democrática” y el cumpli-

miento de las normas. Citó varios ejemplos, en los que involucró a los asistentes para mostrar la necesidad de “educar” a la gente en el respeto por lo público. “La transformación productiva del país y la convivencia requieren una mejor educación, lo que se logra si hay mejores universidades”, sostuvo. De igual manera, expresó su opinión con respecto al financiamiento educativo. “La película que hemos vivido en los últimos años ya la conocemos: la Ley 30 fue supremamente defensiva, manteniendo el presupuesto congelado en precios reales. Si no hacemos nada, vamos a ser una economía minera por un rato. Dentro de 15 años estaremos revisando lo que dejamos de hacer”, comentó. En un ambiente más bien de camaradería entre “rojos y verdes”, en el que no faltaron algunas bromas recíprocas y hasta Fajardo alcanzó a decirle a Pardo que podía irse acercando “lentamente al Verde”, los can-

didatos avanzaron en sus propuestas en temas como los niveles y el acceso a la educación superior. Para Pardo, el país debe reducir la distancia entre la educación técnica y tecnológica con respecto a la universitaria. “El Sena tiene que hacer más esfuerzos por salir de sus instalaciones y hacer convenios con colegios públicos y privados para impartir educación técnica y tecnológica”. Actualmente, la participación del país en educación técnica es cercana al 28%, según datos del Ministerio de Educación Nacional, mientras la universitaria estaría alrededor de un 70%. Entre las propuestas del Partido Verde está la de romper con la idea de que hay 32 universidades públicas y que sobre esas se debe ampliar la cobertura. Por ende, propone la creación de nuevas instituciones de educación superior en Colombia (incluyendo técnicas y tecnológicas). “No debemos creernos la idea de que ya

Encuentro académico

* ate El deb con los candidatos se realizó durante el Foro Alfonso López

Pumarejo, que conmemoró medio siglo de la muerte del ex presidente. En el evento se habló sobre los aportes de López al país durante su gobierno y se analizó el presente y las perspectivas de la educación en Colombia, con participación de expertos como el historiador David Bushnell; el doctor en Filosofía y diplomado en Ciencia Política, Francisco Colom; el sociólogo Alberto Mayor Mora; el representante Jaime Restrepo, entre otros académicos.

* El forocuya apertura estuvo a cargo del presidente Álvaro Uribe y del rector de la UN, Moisés Wasserman, fue una de las actividades programadas por la Universidad Nacional de Colombia, como parte de la celebración del Bicentenario de la Independencia.


Debate

7

Édgar Varela, vicerrector administrativo de la Universidad del Valle; Fabián Sanabria, decano de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional; Rafael Molina, vicerrector de investigación de la Universidad Nacional; Moisés Wasserman, rector de la Universidad Nacional de Colombia, y Francisco Gutiérrez, doctor en Ciencia Política, conformaron el grupo de expertos que formuló las preguntas a los candidatos.

La inversión del país en ciencia y tecnología aún es baja. Pese a la Ley de Ciencia y Tecnología del 2009, Colombia solo invierte 0,16 (I+D) como porcentaje del PIB. En el 2007, por cada millón de habitantes, el país tenía solo 2,2 doctores, mientras Brasil contaba con 53, México con 18 y Chile con 15. En este contexto, los aspirantes a la Presidencia se refirieron a los retos en la materia. Rafael Pardo explicó que se invierte muy poco en innovación, adaptación de productos y sectores nuevos en la economía. “Las economías que han crecido más en los últimos 50 años es porque han ampliado la base sectorial, no sobre especialización, sino sobre diversificación”, dijo. Igualmente, resaltó la necesidad de promover investigación pura. “Que más colombianos vayan a hacer doctorados a otros países y que vuelvan a impartir esos conocimientos. Que los doctorados también tengan un estímulo con los mecanismos de financiación”, señaló. Atada a la propuesta de proyectos productivos en las regiones, Mockus se refiere a un proyecto científico y tecnológico pegado a uno de emprendimiento. “Vamos a plantearle al país algo de esta naturaleza: 10 retos de la ciencia y la tecnología para nuestro país, a partir de nuestro territorio, capacidades y necesidades, para adicionar la formación de doctores”, afirmó su fórmula vicepresidencial. La polémica entre los candidatos se dio al tocar el tema de la generación de recursos para la educación, incluida la ciencia y la tecnología. Mientras Pardo propone una reasignación de recursos sin afectar los activos del país (como una revisión de las transferencias), Mockus plantea la venta del 15% de Ecopetrol para crear un “fondo del talento en Colombia”.

pagado impuestos para la educación y la transformación del país”.

Educación básica y media La jornada única es el planteamiento en que más enfatiza Pardo como una necesidad de la educación básica y media. “El país debe plantearse una meta para ir muy pronto a un sistema de jornada única educativa en primaria y secundaria, pues ello tiene efectos en la calidad de la educación y la adaptación social de niños y adolescentes”, sostuvo. Para el candidato liberal no es bueno que los jóvenes estén medio día en la calle y medio en la escuela. “Esto no se puede hacer en un año, pero sí empezar con los barrios más pobres: construir colegios aptos”. Mientras esto se logra, Pardo dice que se debe trabajar en programas (culturales y deportivos) para el uso del tiempo libre de los jóvenes cuando no están estudiando. Una de las ideas de Mockus es mejorar la infraestructura: “La

escuela más humilde tiene que ser tan bella y buena como el colegio a donde van las familias con mayores recursos. El primer paso para la calidad de la educación es la dignidad del espacio. Esto se convierte en un programa de transformación social urbana. Siempre con el rigor de que sean sostenibles las cosas”, señaló Fajardo. Añadió que la intervención física va de la mano del plan de calidad interna: hay que mejorar la enseñanza de las matemáticas, trabajar en el tema de calidad y pruebas de conocimiento. Así, con posiciones encontradas, coincidencias y un panorama que reclama acciones para el fortalecimiento educativo en Colombia, terminó el debate entre Pardo y Mockus, quienes con su presencia demostraron que la educación, para ellos, no es un tema de segunda categoría, sino una de las prioridades en el desarrollo nacional. Ojalá se logre saber cuáles son las propuestas de los “ausentes”.

9 de mayo de 2010

Ciencia, tecnología y doctores

Ante esta propuesta, el candidato liberal manifestó su inconformidad. “No estoy de acuerdo con vender Ecopetrol, para ningún propósito. Lo que se prevé es un boom petrolero, en el que las acciones del Estado van a rentar lo que no puede ningún otro activo. Entonces, vender un activo en una etapa de crecimiento de la industria petrolera no es una decisión financieramente correcta”, alegó Pardo. Por su parte, el Partido Verde defendió su propuesta, diciendo que no se trata de vender la empresa en su totalidad. El argumento es que “la educación en Colombia ha sido un problema de migajas. Tenemos que tomar decisiones poderosas. En el país, las familias ahorran para que sus hijos puedan ir a la universidad. Ecopetrol es parte de nuestro ahorro”. Agregó que también se debe pensar en cierto tipo de impuestos para la educación. “En nuestro país se ha cobrado un impuesto para la guerra y se ha pagado, pero nunca hemos

133

se terminó el mundo con las que están. El reto es, en un plazo de 16 años, tener un 50% de educación técnica y tecnológica, y un 50% de educación universitaria”, planteó el partido.

En el debate participaron académicos, estudiantes

y representantes de instituciones públicas y privadas, entre otras personas interesadas en el futuro de la educación del país.


8

Educación

UN, única con acreditación

por 10 años

De derecha a izquierda: Fernando Chaparro (coordinador del Consejo Nacional de Acreditación - CNA), Moisés Wasserman Lerner (rector de la Universidad Nacional de Colombia), Cecilia María Vélez White (ministra de Educación) y Gabriel Burgos (viceministro de Educación Superior).

Patricia Barrera Silva,

133

9 de mayo de 2010

Unimedios

Por primera vez en 142 años de existencia, la universidad pública más grande de Colombia recibió el sello de calidad por parte del Estado. A la Universidad Nacional de Colombia le fue otorgada la Acreditación Institucional, que corresponde a la máxima calificación posible porque acoge todas las carreras de la Universidad y sus siete sedes: Bogotá, Medellín, Manizales, Palmira, Amazonía, Caribe y Orinoquía. Las cualidades que tuvo en cuenta el Consejo Nacional de Acreditación (CNA) para otorgarle a la UN el reconocimiento fueron varias: el compromiso institucional con la cultura de la autoevaluación, la existencia de mecanismos internos para el aseguramiento de la calidad, el ofrecimiento de una amplia gama de formación a través de 94 programas de pregrado, 114 especializaciones, 38 especialidades médicas, 131 maestrías y 456 programas de doctorado. También fue bien ponderado el desarrollo científico que la UN canaliza a través de 843 grupos de investigación, de los cuales 42 están clasificados en la categoría A1 de Colciencias, 83 en la A y 152 en la B. “Ciertamente, desde el punto de vista de cualquier indicador, la Universidad Nacional de Colombia es la institución de educación superior más fuerte que tenemos en el país; sobresale la calidad de su cuerpo docente, el número de profesores doctorados y los grupos de investigación en sus diversas se-

des, aspectos que juegan un papel muy importante en la apropiación social del conocimiento”, afirmó Fernando Chaparro, coordinador del CNA.

¿Qué es la acreditación? La acreditación es un reconocimiento que el Estado le otorga a una institución de educación superior como evidencia pública de respaldo al informe que realiza un grupo de evaluadores sobre su calidad. Para valorar a la Universidad Nacional fueron vinculados 12 pares (tres internacionales y 9 nacionales), que tuvieron a su cargo la visita a las siete sedes, incluyendo laboratorios, aulas de clase, institutos y una revisión exhaustiva a los estamentos académico, docente y estudiantil.

De cara al país Antes de 1980, el Estado adelantaba una evaluación externa de las instituciones y programas académicos existentes en el país, pero se trataba más de un estudio de la documentación que se les exigía con el fin de otorgarles licencia de funcionamiento. Solo hasta 1992, como parte de la reforma al sistema de educación superior, el Ministerio de Educación creó la Ley 30, que le dio vida al Concejo Nacional de Acreditación, y fue entonces que se inició un proceso de calificación basado en la evaluación de siete factores: proyecto institucional, estudiantes y profesores, procesos académicos, bienestar institucio-

nal, organización - administración y dirección, egresados e impacto sobre su entorno, recursos físicos y financieros. Inicialmente la Universidad Nacional de Colombia definió un proceso diferente al del CNA –que puso en práctica entre el 2000 y el 2002–, cuyos lineamientos se basaban en la autoevaluación y la evaluación externa de los programas de pregrado y posgrado. La omisión de la acreditación le costó a la UN cerca de 250 millones de pesos, dinero que no percibió, pues, por ley, uno de los aspectos contemplados para la asignación de recursos tiene que ver con indicadores de gestión y productividad, en el que la acreditación es un requisito. “Estas fricciones entre la universidad más importante y los sistemas de evaluación y acreditación son características en la mayoría de países. Por un lado, porque el capital simbólico que siempre distribuye la institución empieza, en parte, a definirlo otra entidad (organismo evaluador). Por otro lado, al someterse a una calificación externa, dicha universidad importante puede dejar de serlo en todas las áreas y disciplinas”, afirmó Ernesto Villanueva, secretario de la Red Iberoamericana de Agencias de Acreditación (Riaces). Hacia el 2004, la UN nuevamente empezó a pensar en acreditarse. “La participación en este proceso es una forma de comunicarnos con la sociedad que nos creó y de rendirle cuentas… no basta con declararnos buenos. Te-

nemos que demostrárselo objetivamente a nuestros patrocinadores”, expresa el rector de la UN, Moisés Wasserman.

UN, en la punta De las aproximadamente 112 instituciones de educación superior que hay en Colombia, solo 18 cuentan con acreditación. A dos de ellas, la Universidad de los Andes y la Universidad de Antioquia, les fue otorgada por 9 años. A las otras, por 7, 5 y menos años. Tener el sello de calidad sugiere también ventajas internacionales: “Si la UN quisiera iniciar un proceso de acreditación con alguna agencia en Estados Unidos, Austria o Europa, llegaría con puntos ganados”, explica Natalia Ruiz, vicerrectora académica de la Universidad Nacional. El secretario de Riaces va más allá: “Hoy en el mundo no se aceptan entidades que estén por fuera de los sistemas de acreditación, puesto que ello implica ser observado y reconocido por pares y evaluadores externos”. El logro de la acreditación fue celebrado también por el Gobierno nacional, que animó a la Universidad a no abandonar sus procesos de autoevaluación. “Para nosotros, la UN se convierte en líder de los procesos de mejoramiento de la calidad. Esperamos que en los 10 años que siguen no abandonen el proceso de autoevaluación que es el camino para llegar a los estándares internacionales que requerimos”, concluyó la ministra de Educación, Cecilia María Vélez White.

Víctor Manuel Holguín/Unimedios

La Universidad Nacional de Colombia recibió la Acreditación Institucional, máxima calificación que se otorga en el país a los establecimientos de educación superior. Le fue concedida por 10 años, logro que hasta el momento no había alcanzado ninguna otra institución pública ni privada.


Educación

Cuestión de lógica Los expertos llegan al mismo punto: “Las competencias en matemáticas ayudan a tener un pensamiento lógico”, pero ¿qué es eso? El matemático y ex alcalde de Medellín, Sergio Fajardo, sostiene que consiste en poder razonar, tener claridad en las ideas y encontrar causas y efectos a través de la comprobación de los hechos. “En los números hay una coherencia y un razonamiento claro que permite entender el mundo sin apasionamientos; ese tipo de estructura mental debe existir para complementarse con la diversidad de otras propuestas en un país como el nuestro”, explica Fajardo. “¿Quién dice que las matemáticas son fáciles? ¡No!, ¡son muy difíciles!”, afirma uno de los padres de las matemáticas en Colombia, Yu Takeuchi. Y agrega: “Pero por difíciles no hay que dejarlas de enseñar, ni de aprender, hay que entrenar mucho, tener buenos profesores e invertir dinero”. Este japonés llegó al país hace 51 años. Su vida la dedicó a mejorar la enseñanza de las matemáticas, por lo cual con autoridad asegura que la pedagogía moderna, esa que se enseña en las facultades de educación, ha sido fatal

Maestros, ‘pata coja’ en la educación matemática

Algunos colegios, como el Iparm de la UN, han desmitificado las matemáticas. Por medio de un sistema de regletas, los escolares juegan con los números y las cantidades, al tiempo que desarrollan un pensamiento lógico.

La falta de competencias matemáticas afecta el desarrollo de un país, coinciden expertos. El problema es la mala preparación de los maestros en este campo del saber. Más allá de resolver bien un algoritmo, lo que se necesitan son individuos capaces de conceptualizar a partir de las herramientas matemáticas. para el buen aprendizaje de esta área en el país.

Enseñanza, la debilidad Margarita Ospina dice que, en efecto, desde lo académico hay problemas de capacitación de los profesores de educación media y básica. “En su formación se hace énfasis en los aspectos pedagógicos y didácticos, descuidando la parte conceptual, y un error conceptual de un profesor se reproduce en cada uno de sus alumnos, lo que multiplica el problema”. Margarita de Meza, del Departamento de Matemáticas de la Universidad de los Andes y coordinadora del programa Una Empresa Docente, manifiesta que en los cursos que impartió a cientos de docentes, en un convenio con el Ministerio de Educación, vio problemas de fondo. “Los profesores no saben dar respuesta a interrogantes muy interesantes de los niños, lo cual evidencia que el maestro no tiene buenas bases matemáticas”. Añade que incluso en el ámbito universitario algunos docentes califican como mala una respuesta creativa de un estudiante, simplemente porque no comprenden la lógica de la respuesta.

Fuera de contexto Margarita Ospina anota que, además, un gran número de profesores de educación básica tienen una imagen distorsionada de las

matemáticas. “A los pequeños les transmiten, implícita o explícitamente, la idea de que esa área no es para todos, lo que alimenta el mito social de que es solo para superdotados”. El coordinador académico del Departamento de Matemáticas de Los Andes, José Ricardo Arteaga, suma el hecho de que tanto escolares como docentes tienen muy poca habilidad de conectar entre sí los diversos terrenos de las matemáticas, y mucho menos de asociarlas con otras áreas del conocimiento y con los problemas de la vida diaria. Es así que se enseña álgebra, trigonometría, cálculo o geometría como áreas independientes y sin conexión alguna. “Si los mismos docentes no saben cómo ligarlas, qué podemos esperar de los jóvenes”, dice Arteaga. De Meza asegura que es por eso que se “rajan” los estudiantes en las evaluaciones internacionales. Los mejores alumnos colombianos saben muy bien desarrollar el algoritmo; por ejemplo hacer un buen cálculo diferencial. Lo que les queda difícil es conceptualizar a partir del ejercicio matemático, y es eso lo que se evalúa en las pruebas internacionales. Para José Ricardo Arteaga, el entrenamiento y la constancia son clave para aprender matemáticas, pero estas características, según Margarita Ospina, son débiles en la sociedad colombiana. “Estamos inmersos en la ‘cultura del atajo’, donde es aceptado y

hasta aplaudido ‘hacer lo menos posible’, posición que riñe con el conocimiento matemático que no siempre es fácil y rápido de adquirir”.

Medirnos para mejorar El viceministro de Educación Superior, Gabriel Burgos Mantilla, reconoce que el país quedó muy mal en las pruebas PISA, pero aseguró que era necesario medírsele a los países más competentes del mundo, precisamente para determinar en qué aspectos concretos se debe mejorar. “Fue a partir de esos resultados que comenzamos a elaborar políticas para mejorar la calidad de los docentes de primaria y bachillerato. Ahora entran al magisterio no por dedo, sino por competencias y mérito; esto es un proceso de largo plazo. Es claro que las matemáticas son la base del desarrollo científico y tecnológico, en aspectos como la biología, la ingeniería y las ciencias médicas modernas, entre otras”, detalla Burgos. Fajardo dice que es indiscutible que el desarrollo del país se ve afectado por esa debilidad. “Eso se evidencia en la precariedad en la sustentación de las ideas, en el entendimiento de los contextos, en lograr hacer conexiones lógicas entre diversos fenómenos; es difícil señalar cómo las matemáticas contribuyen a eso puntualmente. Sé intuitivamente que ellas hacen falta en casi todo”.

9 de mayo de 2010

Las competencias en matemáticas están directamente relacionadas con el desarrollo de las naciones, sostiene el físico y estudioso de la historia de las ciencias Alexis de Greiff. Si bien el atraso social y tecnológico de un país se debe a diversos fenómenos, los expertos coinciden en que, a mayor preparación de los ciudadanos en esta área, mayor progreso. Un mal cálculo en la construcción de un puente, un dato estadístico equivocado en un programa de gobierno, la falta de técnicos aptos para resolver problemas puntuales mecánicos o profesionales que no puedan superar una encrucijada que contenga tácita o evidentemente las matemáticas son aspectos que atrasan a un país, dice De Greiff. Hoy, los colombianos están lejos de ser los mejores amigos de los algoritmos y su conceptualización. Así lo muestra el rendimiento obtenido en el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés), que realiza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Según un informe del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (Icfes) del 2008, sobre la participación de Colombia en la prueba PISA, de una muestra de 4.478 estudiantes de 168 planteles públicos y privados, el 45% estuvo en el nivel 0 y el 27% en el nivel 1. El concepto técnico es que “los estudiantes no cuentan con capacidades suficientes para desarrollar actividades propias de la sociedad del conocimiento ni para acceder a estudios superiores”. El 28% restante tampoco se destacó en la clasificación: 18% se ubicó en el nivel 2, el 8% en el 3, el 2% en el 4 y el 0% en los niveles 5 y 6. Estos datos, entregados por la profesora Margarita Ospina, coordinadora de Matemáticas Básicas del Departamento de Matemáticas de la UN en Bogotá, muestran los retos a los que se tienen que enfrentar los profesores universitarios.

133

Unimedios

Andrés Felipe Castaño/Unimedios

Carlos Andrey Patiño Guzmán,

9


10 Empleo El gasto en salud de Colombia es uno de los más altos de América Latina. Con una cifra del 8% en proporción al PIB, supera el promedio de la región, que es cercano al 7%. Incluso, el país invierte más en este rubro que Chile y está muy cerca de Brasil. Entonces, ¿por qué la crisis financiera del sistema de salud? Para el economista Gilberto Barón, docente de la Universidad Javeriana, el problema de recursos financieros del sistema no es tan grande como se intentó mostrar con la declaratoria de Emergencia Social, pero sí hay un descuadre en las cuentas que podría agravarse si no se hacen ajustes o reformas. Las responsabilidades en ello son compartidas: restricción de recursos del Gobierno, pese a la decisión de ampliar cobertura en el régimen subsidiado, y abusos en el manejo de los recursos de algunas Empresas Promotoras de Salud (EPS), especialmente mediante recobros al Fondo de Solidaridad y Garantía (Fosyga). Sin embargo, existe un problema estructural que explica el estancamiento en la cobertura y en los recursos del régimen contributivo: las altas tasas de desempleo y el trabajo informal, que repercuten en que cada día sean menores los aportes al sistema. En medio de ello, se presentan algunas injusticias y evasiones a la obligación. La situación del empleo en Colombia es preocupante. Las tasas oscilan entre 11% y 13%, lo que tiene un serio impacto en los recursos de cotización. La estructura del empleo en Colombia, cuando comenzó la Ley 100, era distinta a la de hoy: casi el 70% de la población estaba en el régimen contributivo. Hoy, solo está el 38%. A pesar de las dificultades laborales, los gastos en salud de los usuarios no disminuyen sino que aumentan. El gasto directo (o de bolsillo) que hacen los colombianos al momento de acceder a los servicios por consultas, medicamentos o exámenes, sean afiliados al sistema o no, representa el 23,2% del total de los recursos destinados a la atención en salud. Para los expertos este es un indicador importante del funcionamiento del sistema. “Ese gasto es muy inequitativo, porque pagar un medicamento o una consulta con recursos propios, normalmente tiene mayor efecto en la población más pobre”, dijo Barón.

133

9 de mayo de 2010

Panorama laboral Los problemas en el régimen se salud empezaron con la crisis de 1999–2000. Antes, las tasas de desempleo habían estado entre 9% y 10%, pero con la crisis llegaron casi a duplicarse. Aunque después del 2002 descendieron, no han regresado al nivel de antes”, dijo el economista. La cifra más reciente muestra un 11,8% de desempleados en el país. La reforma laboral del 2002 (Ley 789) generó condiciones que determinaron un aumento importante de la informalidad. “Un poco más del 40% de la población ocupada laboralmente está en el sector formal. Esa situación afecta el régimen contributivo, porque ahora es menor la proporción de personas que cotiza, sin que el número total de afiliados disminuya”, explicó el profesor de la Universi-

El “trasfondo”

de las finanzas en salud

Andrés Felipe Castaño/Unimedios

Unimedios

El desempleo y la informalidad laboral son causas de que más de la mitad de la población no cotice en el sistema de salud. Mientras algunos aportan más de lo que deberían, otros evaden la responsabilidad. dad Javeriana. Actualmente, dichas contribuciones representan un 43% del financiamiento total, frente a 27% de impuestos (o rentas) generales y 30% de los recursos privados de las personas y los hogares. Además, debe tenerse en cuenta que 1,5 puntos porcentuales de la cotización se destinan a la cuenta de solidaridad del Fosyga, con lo cual se aporta al financiamiento del régimen subsidiado, es decir, de la población que no tiene capacidad de cotizar. Por tanto, si el número de empleados es menor, el rubro que recibe el sistema también disminuye. Por ejemplo, si en una familia pobre, de medianos o bajos ingresos, trabajan tres personas, hay tres cotizantes. Si hay una situación de crisis y dos de ellas salen del mercado laboral, no necesariamente el número de afiliados al sistema está disminuyendo. Es decir, dos de ellos quedarían como beneficiarios, cubiertos por un cotizante.

Flexibilización laboral En la actualidad, entre 300 y 400 mil personas en Colombia estarían contratadas por órdenes de servicios (ODS) y cerca de un millón y medio a través de cooperativas de trabajo asociado. Esto es lo que Ricardo Bonilla, del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID), de la UN, define como un claro sistema de intermediación laboral. Entre los pocos que cotizan en la actualidad se presentan también situaciones de inequidad con respecto a los aportes en salud. “En la ODS, la persona debe cotizar sobre el 40% de sus ingresos, tomando como base el salario mínimo. De esta manera, si un trabajador recibe $515.000, debe pagar entre salud y pensión cerca de $146.000, mientras uno que gana $1.400.000, paga $149.000. Casi lo mismo pese a la diferencia de salarios. “Esto se vuelve regresivo, porque solo be-

Archivo Unimedios

Magda Páez Torres,

A pesar de las dificultades laborales, los

disminuyen sino que aumentan.

gastos en salud de los usuarios no

neficia a los que tienen contratos altos”, dijo el profesor Bonilla. El investigador del CID considera que la ODS hace que los contratantes evadan su responsabilidad en seguridad social. “Lo que paga el trabajador debería pagarlo el patrón. En la relación dependiente, la cotización en salud se distribuye en tres partes: dos las pone el ‘jefe’ y una (el tercio), el trabajador”, señaló. En los independientes, el aporte del “jefe” no existe. Bonilla asegura que, incluso, en la contratación formal se están evadiendo pagos. Se asume que los trabajadores dependientes en el país son un poco más de 8 millones, y con los patrones podrían llegar a ser 9. “Cuando uno pregunta en el Ministerio (de la Protección Social) cuántas personas están cotizando, la repuesta es cercana a 7 millones. ¿Dónde están los otros 2 millones? Hay una clara evasión al sistema”, aseveró el profesor de la UN. Es decir que existen muchas personas contratadas como dependientes que continúan en el régimen contributivo, a veces por decisión arbitraria del contratante, y en otras por acuerdo mutuo: el trabajador no quiere perder la afiliación subsidiada, por la dificultad de volver a acceder a ese régimen, y el patrón aprovecha la oportunidad para evadir ese aporte. Este es el panorama de la salud en Colombia: un sistema tildado de inequitativo, cuya concepción se ve afectada por las condiciones laborales del país. Pese a las reformas que han perjudicado el empleo, las personas siguen aportando, justa o injustamente, a un modelo en el que se denuncia ineficiencia en el manejo de los recursos, y la primacía de un negocio en el que algunas EPS son las que más ganan, incluso, en detrimento de la propia salud de la población.


Empleo

11

El sector de la floricultura no es el único que ha sufrido por la crisis del empleo, también las industrias manufacturera y de materias primas.

Archivo particular

Tras la crisis económica que sufrió el mundo en el 2008, se han presentado síntomas de mejoramiento. Colombia no ha sido ajena a esta situación, y después de mucho tiempo muestra un crecimiento positivo. Sin embargo, aún debe enfrentar el problema más grave de todos: el desempleo.

La crisis colombiana Unimedios

Clara Fuentes, florista de profesión desde hace más de 15 años, se convirtió en una de las 30.000 mujeres del gremio que han perdido su empleo durante los últimos cuatro años. A pesar de que la economía colombiana, al igual que la del resto del mundo, presenta algunos síntomas de recuperación tras la crisis originada por la fractura de la estructura financiera de Estados Unidos en el 2008, el hecho de que existan más de 3,1 millones de desempleados en el país es una piedra en el zapato para su desarrollo económico. Aunque las cifras del crecimiento de la industria son positivas –al cuarto trimestre del 2009 el Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia creció 2,5% en relación con el mismo periodo del 2008 y 0,4% acumulado anual –, el desempleo, a marzo de este año, superó la tasa del 11,8%, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), ubicándose como una de las más altas del continente. “En términos generales, la crisis afectó a Colombia en la medida en que se redujeron las exportaciones a Estados Unidos, el empleo de los migrantes cayó y por ende las remesas que ingresaban al país, y se han presentado bajas importantes de inversión extranjera en toda la región”, afirma Beethoven Herrera, docente de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia. “Pero, en suma, el principal problema de Colombia es el desempleo. Situación que se expresa en el aumento del trabajo infor-

mal, en condiciones de mala calidad, en empleos temporales y en el contrato parcial de muchos trabajadores. Lo peor es que no se ve ninguna solución a la vista”, precisa el maestro Herrera, miembro de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas.

pago que por ley les corresponde. De manera que cuando elevan un reclamo a las empresas, estas se excusan de toda responsabilidad argumentando que quienes los contrataron fueron las cooperativas. Así evaden su responsabilidad”, agrega la directiva de la ONG.

Excusas para reducir la nómina

Situación de la industria

Precisamente, el sector de la floricultura es uno de los ejemplos de ese tipo de contratación. Según Luz Marina Peñaloza, miembro de la Corporación Cactus, una organización no gubernamental encargada de velar por las prácticas y relaciones respetuosas de los derechos humanos, económicos, sociales y culturales de los habitantes de la Sabana de Bogotá, la crisis económica ha servido de excusa para que las empresas evadan las responsabilidades con sus trabajadores. “La flexibilización del trabajo forma parte de la estructura del sistema capitalista del que Colombia no escapa. Antes, en el país no se contrataba directamente a las trabajadoras sino a través de empresas temporales. Sin embargo, desde hace cerca de cuatro años empezó el modelo de las cooperativas de trabajo asociadas, que han resultado nefastas para los empleados”, dice Peñaloza. “Las cooperativas, por su carácter social, no están reguladas bajo el marco del Código Laboral. De manera que empezaron a aparecer y se afianzaron asociaciones fantasmas de este tipo, que envían a los trabajadores al campo en calidad de misión, es decir por labor realizada en determinado tiempo, sin derecho a seguridad social y al

Según el profesor Álvaro Zerda, docente de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia, el sector de la floricultura no es el único que ha sufrido por la crisis del empleo. “La industria manufacturera liviana es la que se ha visto más afectada. Por ejemplo, algunos productos que son exportados a países centroamericanos (como textiles y prendas de vestir) disminuyeron su demanda y por lo tanto su ritmo de crecimiento. La importación de materias primas (como madera y productos agroindustriales) también se ha visto perjudicada por el tipo de cambio de la moneda y otros manejos internos de la economía. De esta manera se incentiva la importación y se desestimulan las exportaciones tanto de bienes primarios como industriales”, destaca el docente. Precisamente, la industria manufacturera fue la que mostró el peor comportamiento del PIB en las ramas de la actividad económica durante el 2009, con una cifra de -6,3% con relación al 2008. Las actividades industriales que más aportaron a dicho resultado fueron: otros bienes manufacturados, -20,2%; equipo de transporte, -19,3%; tejidos de punto y ganchillo, -17,1%; maquinaria y equipo, -13,6%, y productos minerales no metálicos,

-11,8%. Por otro lado, los rubros que presentaron un comportamiento positivo fueron azúcar y panela, 15,1%; bebidas, 4,2%, y carnes y pescados, 1,5%. “Además de los factores externos, el empleo en Colombia se ha visto perjudicado por la política interna favorable hacia el capital. Las exenciones tributarias, la revaluación del tipo de cambio, los estímulos de diferente tipo para la importación de bienes de capital y la inversión han hecho que los procesos productivos se tecnifiquen más, que se adquiera mayor cantidad de máquinas, herramientas y tecnología en general que desplaza al trabajador. Eso hace que el costo laboral se incremente con relación al costo de capital, y las empresas sencillamente reestructuren su composición entre capital y trabajo, disminuyendo el ritmo de absorción del empleo”, afirma el profesor Álvaro Zerda. “No es extraño que las empresas se escuden en la crisis para reducir sus nóminas. Históricamente ese ha sido el proceso de avance del capitalismo. El reemplazo de trabajadores por máquinas, pero dependiendo también de las políticas aplicadas, de las coyunturas, del ritmo de desplazamiento, se acelera y siempre el trabajador ideal será un robot, es decir, una máquina que asuma las labores manuales y hasta intelectuales del trabajador de carne y hueso”, concluye el docente de la UN. Bajo esa premisa, Colombia necesita consolidar nuevos mercados para fortalecer el crecimiento de la industria y, por consiguiente, la generación de nuevos empleos para los ciudadanos.

133

Francisco Tafur,

9 de mayo de 2010

se centra en el desempleo


12 Salud Patricia Barrera Silva,

133

9 de mayo de 2010

Mosquitos sin visa Las pesquisas comenzaron en estas tres regiones de frontera debido a que estudios anteriores expusieron una urgente problemática: especies de Anopheles incriminadas como importantes vectores de malaria en países vecinos, como las del complejo An. oswaldoi en Brasil y An. aquasalis en Venezuela, aún no eran consideradas vectores en Colombia. “En principio no hay ninguna razón aparente para que una misma especie de Anopheles sea capaz de transmitir malaria en un sitio y solo por cruzar la frontera deje de hacerlo”, argumenta la investigadora Quiñones. Con la colaboración de los servicios de salud de la zona, se realizaron capturas de mosquitos Anopheles en las tres regiones, durante varias noches y en diferentes épocas de los años 2007 a 2009. De igual manera se ubicaron los sitios de cría de los insectos. En el Putumayo se colectaron 5.917, fueron sometidos a pruebas moleculares utilizando los marcadores ITS2, que corresponden a una región entre dos genes llamada espaciador intergénico 2, que permite diferenciar especies y resulta particularmente útil en mosquitos, y el gen COI (citocromo oxidasa 1). Actualmente existe una iniciativa mundial para hallar el Barcode (una secuencia genética denominada código de barras) de todas las especies vivas del planeta. El COI se escogió por ser un gen que transmite la herencia por línea materna, se conserva muy bien y permite hacer diferenciación clara entre especies. Todas las secuencias para el mar-

Hallan nuevo mosquito responsable de malaria

Andrés Felipe Castaño/Unimedios

En América Latina, alrededor del 70% de los casos de malaria registrados cada año ocurren en Colombia y Brasil. En nuestro país, se trata de la enfermedad transmitida por insectos que causa el mayor número de personas infectadas, cerca de 200 mil anualmente, en poblaciones por debajo de los 2.000 metros sobre el nivel del mar, con prominencia en zonas selváticas. Actualmente el país reconoce que existen entre 40 y 47 especies de Anopheles (mosquitos), de las cuales 7 han sido incriminadas como vectores portadores de malaria. Tres de ellas se catalogan como transmisores principales porque están distribuidas en la mayor parte del territorio no solo de Colombia sino de América Latina. Lo que resulta curioso es que, en el Putumayo, estos tres vectores no están presentes, según estudios adelantados por el Grupo de Investigación en Entomología de la Universidad Nacional de Colombia. Sin embargo, este departamento aparece catalogado como de alto riesgo por su incidencia en malaria. Entonces, ¿qué está causando la transmisión de la enfermedad en dicha zona del país? Con esta pregunta, los científicos, encabezados por la profesora Martha Quiñones, iniciaron en el año 2006 un proyecto de investigación financiado por Colciencias, con la intención de determinar el papel como vectores de malaria de las especies de Anopheles, no solo en Putumayo sino en Meta y La Guajira. Cuatro años más tarde, pudieron confirmar la existencia de una nueva variedad de mosquito que antes se había confundido con otras especies como Anopheles noroestensis, An. Evansae. A través de técnicas moleculares, el análisis de su morfología y los aspectos de su comportamiento, se determinó que se trataba de una especie nueva. Por ahora se le llama An. benarrochi B.

Informes publicados por la Organización Mundial de la Salud señalan que la malaria transmitida por el mosquito Anopheles es una enfermedad que causa cada año, alrededor del mundo, más de un millón de muertes registradas.

Una nueva especie de mosquito transmisor de malaria en el departamento del Putumayo y probablemente en el Perú está revoloteando sin control. Expertos en insectos lo descubrieron y advierten que es tan abundante, que requiere medidas urgentes por parte de las entidades de salud. Su estudio es un aporte al conocimiento mundial.

cador ITS2 y para el COI provenientes de hembras adultas recolectadas fueron comparadas con las bases de datos de secuencias de ADN internacionales (Genbank (USA), DDBJ (Japón) y EMBL Bank (Europa)). Adicionalmente, los mosquitos se sometieron a la técnica inmunológica Elisa para determinar si las especies se encontraban infectadas con el parásito de malaria Plasmodium falciparum o P. vivax. Los resultados arrojaron que en el departamento de La Guajira, en el municipio de Dibulla, donde la malaria es endémica, predomina el vector An. darlingi, infectado por P. vivax. En el departamento de Meta se identificaron 12 especies. Nuevamente An. darlingi fue la especie más abundante y se encontró positivo para infección con P. falciparum. Por último, en Putumayo se hallaron 11 especies.

es decir que la mancha es más corta. Adicionalmente, hay diferencia en las genitalitas masculinas, pero estos pequeños contrastes parecen ser los únicos entre estas dos especies. “Las alas, parte fundamental de los insectos que les ayuda a los entomólogos a diferenciar una especie de otra, resultaron ser iguales en ambos”, afirma Quiñones. La nueva especie An. benarrochi B es un tema serio, pues su identificación permitió incriminarla como responsable de la transmisión de malaria en el municipio de Puerto Asís (Putumayo), donde la incidencia de la enfermedad alcanza un índice parasitario anual (IPA) de alrededor de 20 casos por 1.000 habitantes, lo que se convierte en alto riesgo para la población. Así mismo, en Puerto

Leguízamo, el IPA es de 30 casos, aunque Quiñones precisa que en este último municipio esa responsabilidad la comparte con An. darlingi. “Este tipo de investigaciones no solo contribuyen a la generación de conocimiento y a la actualización sobre las especies de Anopheles, involucradas en la transmisión de malaria en el país, sino que se constituyen en una herramienta para la definición de políticas de vigilancia y control de esta enfermedad”, aseguró Martha Ahumada, del Grupo de Entomología del Instituto Nacional de Salud. “Ahora el reto es estudiar en qué otras regiones del país –como el Amazonas– reside también el insecto, pero esto será parte de otra investigación que se realizará con pruebas moleculares”, concluye la profesora Quiñones.

Las apariencias engañan De las once especies halladas en Putumayo, a primera vista la más predominante parecía ser An. benarrochi, muy común en Perú, pero este hallazgo no tenía lógica porque el An. benarrochi (clásico) ya se había detectado en Colombia pero no era portador de la infección de Plasmodium; además, no es cercano a la gente, pues se alimenta la mayoría de veces con sangre de animales. Por el contrario, el insecto que se encontró en el Putumayo es obsesivo con el ser humano, al punto que la tasa de sus picaduras alcanza las 202 persona/noche. Durante los análisis se evidenció que estaba infectado con Plasmodium vivax. Así las cosas, los investigadores se estaban enfrentando a primera vista con un espécimen idéntico al ya reportado, pero con un comportamiento diferente.

Auscultando al nuevo habitante Los vectores que transmiten malaria tienen seis patas. An. benarrochi clásico se caracteriza porque una de sus extremidades traseras tiene una macha que la cubre en un 50%. En los An. benarrochi B ocupa solo el 30%,

Archivo particular

Unimedios

Para colectar mosquitos, el investigador utiliza sus piernas como carnada.

Con una manguera en su boca espera atento a que el insecto intente “aterrizar” y entonces procede a succionarlo. El Anopheles queda atrapado en una malla que la manguera tiene en la mitad.


Salud Luis Miguel Palacio,

Unimedios

El labio y/o paladar hendido (LPH) es una malformación congénita cuyas causas aún no se han determinado plenamente. Se presenta como una abertura en el labio o el paladar, o como una hendidura en ambas partes, que impide que la persona produzca y perciba ciertos sonidos de forma correcta, e incluso puede conducir a un posible problema en su aprendizaje. La cirugía del paladar consiste en cerrar la comunicación existente entre la boca y la nariz que dificulta la pronunciación correcta de los sonidos, y en el caso del labio hendido se trata de reconstruir su músculo ya que resulta fundamental para que el paciente hable mejor luego del procedimiento quirúrgico.

13

Fonética mejoraría cirugía de labio y/o paladar hendido

En Colombia, cada año hay 1.000 nuevos casos de niños que nacen con labio leporino. Las cirugías especializadas para corregir esta deformidad son exitosas en la estética, pero algunas en el habla no. Un estudio realizado por la Universidad Nacional de Colombia y Operación Sonrisa Internacional demuestra que la fonética puede contribuir a mejorar el resultado obtenido durante el procedimiento quirúrgico.

res en el mundo, señaló Perry: “El estudio que realizamos da indicios que, si bien no son irrefutables, muestran cómo y en qué aspectos exactos está progresando un paciente luego de la cirugía”, precisó. Las frases expresadas por los nueve niños seleccionados fueron sometidas a un riguroso examen técnico de comparación para identificar qué transformaciones sufrió el sonido después de la intervención médica: si eran más graves o agudos, si tenían una melodía más alta o baja o si su duración era más

de niños que nacen con esta malformación.

o menos prolongada antes o después. Esta observación condujo a un juicio intersubjetivo sobre lo que había o no mejorado en los casos analizados. Los indicadores alcanzados se asociaron a factores inesperados luego de una operación, como el comportamiento anómalo de la laringe, exceso de nasalidad en el sonido, insuficiencia o escape de aire permanente por la nariz o por alguna fisura, entre otros. De igual manera, se hizo una evolución global sobre cómo hablaba el

Fonetistas al rescate de la voz Los registros de habla fueron estudiados por el lingüista Perry, la antropóloga Lorena Ham y la fonoaudióloga Ángela Martínez, científicos de la Universidad Nacional. Los espectrogramas sirvieron para encontrar índices de lo que ocurrió con los sonidos luego de la cirugía. Este tipo de análisis fonéticos son complicados, por eso se han hecho pocos experimentos simila-

Espectrogramas de la vocal “a”. La gráfica 1 corresponde al sonido producido por una paciente con LPH antes de la cirugía, donde el predominio de colores amarillos y rojos indica un alto grado de ruido e indefinición en la señal. Después de la cirugía se tomó el espectrograma de la gráfica 2, donde es visible la definición del sonido en la medida en que disminuyen los colores rojos en todo el panorama.

paciente, evidenciando la mejora o empeoramiento de la calidad de habla del individuo. Lorena Ham explica que este trabajo podría contribuir a optimizar los resultados de una operación en la medida en que, con estas muestras, se pueden hacer comparaciones y análisis estadísticos que conlleven a saber con cuáles técnicas de cirugía se obtienen mejores resultados. Mauricio Herrera, director médico de Operación Sonrisa Colombia, también destacó este aporte a los procedimientos quirúrgicos y su énfasis en el habla del paciente: “Muchas veces nos quedamos en el aspecto estético y se nos olvida que este factor es de vital importancia para la vinculación efectiva del individuo a la sociedad”. El estudio se presentó en el Congreso Internacional de LPH del 2009 en Fortaleza (Brasil), donde el prestigioso cirujano oral y maxilofacial hindú Krishnamurthy Bonanthaya, editor del Boletín de labio y/o paladar hendidos y anomalías craneofaciales, lo calificó como “esperanzador”, dadas las dificultades de la comunidad médica para obtener mediciones objetivas en los resultados e intervenciones quirúrgicas de este tipo, en particular cuando se practican en pacientes de edad avanzada (7 años o más), y las cifras que señalan que cada dos minutos y medio nace en el mundo un niño con esta anomalía.

9 de mayo de 2010

En Colombia, cada año se presentan alrededor de 1.000 casos nuevos

133

Para la fonoaudióloga Claudia Arboleda, las cirugías, que suelen ser varias en un paciente, deben realizarse entre los 12 y 18 meses de edad, es decir, antes de que la persona aprenda a hablar con errores en la articulación, ya que este defecto no solo se corrige en el quirófano sino con terapia de lenguaje. Según el lingüista Roberto Perry, al parecer no hay consenso entre los médicos especialistas sobre cómo evaluar objetivamente el “triunfo” o “fracaso” de las cirugías denominadas tardías, con respecto a los resultados en la expresión verbal del paciente, más aún si se tiene en cuenta que muchos no presentan una mejora significativa en la inteligibilidad de sus palabras luego de haber sido operados. Para contribuir a buscar estas evidencias científicas y alejarse de las impresiones “a viva voz” del resultado de la cirugía, la Fundación Operación Sonrisa Internacional e investigadores del Laboratorio de Lingüística de la Universidad Nacional realizaron un trabajo conjunto con el fin de analizar si un estudio fonético aplicado a población con LPH podía encontrar índices de degradación o mejoría en su comunicación oral. Para cumplir dicho objetivo, se tomaron registros de habla de nueve niños entre los 7 y 13 años con esta malformación, antes de ser operados y un año después de la cirugía, a fin de hacer mediciones comparativas. Fue necesario entonces digitalizar sus voces a través de un programa de computador con un despliegue visual que permite observar e interpretar aspectos como la frecuencia, amplitud, espectro y duración del sonido ya sea de una vocal, sílaba o palabra. Estas imágenes son llamadas espectrogramas acústicos, que son la descomposición de una señal de audio convertida en una gráfica.

Archivo particular

En busca de evidencias objetivas


14 Salud Unimedios

El temor a perder la dentadura ha llevado a la humanidad a emprender una lucha sin cuartel contra la caries dental, el principal enemigo de los dientes. Esta enfermedad, provocada por bacterias que aparecen en la boca debido a los restos de comida y forman la placa bacteriana que destruye el diente a través de ácidos, se convirtió en epidemia en el siglo XIX. Para contrarrestarla, investigadores hallaron en un elemento químico denominado flúor el adversario efectivo que fortalecería el esmalte dental a tal punto que la caries no podría dañarlo. Bajo este concepto se introdujo en los países industrializados a través de cremas dentales fluoradas y arduas campañas de fluoración del agua, justo en la década de los 50, cuando se alcanzó el pico más alto de caries alrededor del mundo. Pero nadie contaba con que el excesivo uso de flúor podría convertirse en un enemigo peor. Ya en el año 1901, un odontólogo de Colorado Springs, Estados Unidos, había detectado manchas blancas (conocidas clínicamente como esmalte moteado) y cafés que presentaban numerosos residentes en sus dientes; sin embargo, desconocía que eran la evidencia de una intoxicación por flúor denominada fluorosis. Hay países de África donde el agua, por naturaleza, tiene más de 100 partes por millón del compuesto químico, lo que genera intoxicaciones que afectan también el sistema óseo. Esto es conocido como osteofluorosis, que en casos severos deja los huesos torcidos de manera semejante a lo que ocurre con la parálisis infantil. En Colombia existen alrededor de diez poblaciones de diferentes regiones donde las concentraciones de flúor son muy altas. En la lista aparecen Rivera (en el Huila), Tocaima y Nilo (en Cundinamarca), parte del Chocó y algunas poblaciones antioqueñas.

133

9 de mayo de 2010

Un problema en aumento La curiosidad de la estudiante de la Facultad de Odontología de la UN Carolina Gómez, quien visitaba con frecuencia la población de Agua de Dios (Cundinamarca), la llevó a indagar sobre algunas manchas que se veían en los dientes de habitantes del municipio. Carolina invitó a la profesora Martha Calle y a su compañera Liliana Patiño para que fueran juntas a la población y, con una segunda opinión, aproximarse a un diagnóstico más certero. “Desde el comienzo nos dimos cuenta que casi todos los niños que aleatoriamente abordábamos en la calle para mirar sus dientes tenían manchas, en unos casos blancas y en otros pardas”, recuerda Calle, odontóloga y docente de la UN. Iniciaron un estudio de morbilidad oral en la población escolar del municipio con asesoría de una epidemióloga y efectivamente los resultados arrojaron que el 100% de los niños examinados (124 estudiantes entre los 7 y 14 años, de escuelas rurales y urbanas) tenía manchas. “En ese momento no nos atrevimos a decir que se trataba de fluorosis porque no se habían hecho análisis de agua, simplemente queríamos hacer un censo epidemiológico que nos permitiera evidenciar cuál era la magnitud del problema”, expresa la odontóloga. Luego se elaboró otro proyecto con participación del profesor Édgar

Flúor en exceso,

más nocivo que la caries

Aunque las manchas blancas en los dientes de los niños pueden aparecer por formación anormal del esmalte, consumo de antibióticos a temprana edad o deficiencia de minerales, la fluorosis es una de las enfermedades más recurrentes y perjudiciales, ya que puede llegar a tumbar el diente.

Archivo particular

Patricia Barrera Silva,

El 100% de la población infantil del municipio de Agua de Dios, Cundinamarca, registra índices elevados de intoxicación crónica por flúor conocida como fluorosis. El hallazgo advierte que la falta de

información adecuada sobre el flúor y la manera indiscriminada en que se administra son la causa de este problema que afecta al 11% de los colombianos. Delgado, docente del Departamento de Química de la UN, y las estudiantes Zulma Victoria Agudelo y Marcela Figueroa. Se tomaron muestras de agua y de dientes manchados donados por pacientes del centro de salud de Agua de Dios, extraídos por razones terapéuticas. “Entonces pudimos analizarlos y comprobar que efectivamente los habitantes del municipio padecían de fluorosis. Entender el por qué de los resultados de nuestra investigación nos llevó varios días de convivencia con la población”, relata la profesora Calle. La gente de este municipio consume aguas de un afluente llamado Los Chorros. “Estas son aguas azufradas, y su contenido natural de flúor es de 1 ppm. Sin embargo, los exámenes realizados a los niños mostraban otra cifra: el flúor presente en muestras de orina era superior, en muchos casos, a 5 ppm. “Todas las comidas como sopa, arroz, pan, refrescos, etc., tienen como base para su preparación el agua, que también se emplea para

beber. Aunque esta se hierva el flúor no se evapora sino que se concentra”, explica el químico Delgado. Lo que los investigadores hallaron en la orina de los niños fue flúor acumulado. Sumando la sopa, el arroz, la aguadepanela y los refrescos… se explica por qué los niveles de flúor en orina resultaban tan altos.

Batalla mundial para controlar el flúor El fluoruro es útil para el cuerpo, de ahí que por siglos se haya mantenido como la única terapia eficaz contra la caries. Para el profesor Delgado, lo que está fallando es la forma indiscriminada en la que se está administrando. “El manejo de esta sustancia debe ser igual al de cualquier medicamento. Por ejemplo, cuando usted va al médico no le recetan un antibiótico en la sala de espera para que se lo vaya tomando mientras llega el médico. Primero el profesional debe

*s hojas de té acumulan más flúor por polución del aire y del suelo La...............

que cualquier otra planta comestible. En 1995, un estudio polaco encontró en 15 variedades de té negro contenido de 340 ppm.

adores

*s investig ............................... han registrado casos de niños que llevan Lo crema dental en las loncheras porque sabe rico. Los padres ignoran que la ingesta de estos productos puede generar fluorosis en los menores.

mirar si usted lo necesita. Hoy en día los odontólogos, en particular los de los niños, lo primero que hacen es tomar un isopo y mojarlo en una solución fluorada en concentraciones altas de 10 ppm y lo pasan por todos los dientes, sin siquiera averiguar si ese paciente realmente necesita flúor”, argumenta el investigador. Por eso critica de manera tajante que se adicione flúor al agua y a otros productos, y asegura que, conscientes de estos excesos, los países de la Unión Europea ya prohibieron el agua con flúor. La profesora Calle comenta que en Colombia, por la gravedad del problema de caries dental, el análisis del balance riesgo–beneficio sería muy distinto al que tiene Europa, por ello el uso masivo de flúor, como por ejemplo en la sal, estaría justificado. La intoxicación por esta sustancia no se trata solo de un problema estético, sino también mecánico, porque cuando está avanzada va quitando pedazos de los dientes. Aunque son preliminares, ya existen estudios que reportan que las personas que han alcanzado fluorosis en nivel 4, el más alto según el índice de Dean (método que permite clasificar clínicamnete la fluorosis), tienen un 13% más de probabilidad de tener fracturas. En los niños este nivel alcanza el 20%. Los investigadores recuerdan que la crema dental no debe ingerirse, debe enjuagarse y botarse al terminar el cepillado de los dientes.


Ciencia

15

Plásticos de leche y biodiésel sustituirán los derivados del petróleo

Un biopolímero de uso en la fabricación de empaques para alimentos, botellas, fibras y aplicaciones biomédicas se alista para reemplazar

los plásticos sintéticos derivados del petróleo con los que se producen estos objetos. El novedoso material, más económico y amigable con el medioambiente, se hizo a partir de desechos de la industria lechera y del biodiésel.

Con leche y biodiésel Tras un producto económicamente viable para las empresas, investigadores del Grupo de Procesos Químicos, Catalíticos y Biotecnológicos de la UN están obteniendo un biopolímero a partir de materia prima como el glicerol (subproducto derivado del biodiésel) y el lactosuero (proveniente de la leche). “El proyecto tiene entre sus objetivos evaluar y aprovechar estos residuos agroindustriales desperdiciados por las propias em-

tos emplearon un grupo de microorganismos que tienen la habilidad de reconocer entre los desechos el glicerol y el lactosuero. Se alimentan de estas sustancias y, mediante un proceso conocido como “estrés nutricional”, las transforman en biopolímero. Según el estudiante de maestría, para que el procedimiento ocurra es necesario manipular los elementos que los microorganis-

En esta máquina de 3.5 litros

través de las bacterias.

se realiza la fermentación de los sustratos a

mos deben consumir –nitrógeno, carbono y oxígeno–, suministrándoles algunos en pocas cantidades y otros en exceso. Tan pronto las bacterias se someten a esta condición empiezan a producir el compuesto que, a la vez, se convierte en su mecanismo de supervivencia. “Al someter las bacterias a estrés nutricional durante un tiempo preciso, estas acumulan el PHB (material de reserva nutritiva compuesto por el polímero hidroxibutirato) en su citoplasma como carbono de reserva. Cuando alcanzan el máximo acopio del material, iniciamos la etapa de separación”, dijo Naranjo Vasco. Durante esta fase se rompen las membranas de los microorganismos para llegar hasta el lugar donde almacenan el polímero. Para extraerlo se emplea un disolvente especial que luego se aísla para que el material quede puro. El resultado: un polímero duro, listo para iniciar otro proceso en el que será convertido, según la necesidad y el interés, en empaques para alimentos, botellas, fibras y aplicaciones biomédicas como suturas, transportadores de drogas a través del cuerpo, ingeniería de tejidos, fijación de fracturas y microencapsulación celular, entre otras.

Los beneficios

Después del proceso al que son sometidos los desechos agroindustriales

se obtiene el biopolímero duro, que podrá ser usado para hacer productos amigables con el medioambiente.

*

osueroes un subproducto que generalmente se desecha.

El lact

Contiene más del 25% de las proteínas de la leche, cerca del 8% de la materia grasa y aproximadamente el 95% de la lactosa (el azúcar de la leche), por lo que resulta un inmenso desperdicio de nutrientes no usarlo como alimento.

*

rol se genera en grandes cantidades como coproducto

El glice

del proceso de fabricación de biodiésel. Una de las preocupaciones más importantes es cómo darle salida a este subproducto que causa gran impacto en la economía y el medioambiente dentro de la biorrefinería industrial. Un millón 800 mil litros diarios de biodiésel se producen en el país actualmente, cifra que en un futuro cercano aumentará según las políticas de biocombustible del país.

“Los polihidroxibutiratos son biopolímeros con propiedades térmicas especiales; son biodegradables, biocompatibles y se pueden producir a partir de fuentes renovables. Se proyectan como sustitutos de los derivados del petróleo, una vez se mejore la infraestructura tecnológica del polietileno y el polipropileno”, comentó el investigador. Gracias al producto obtenido por el grupo de investigación de la UN en Manizales, las empresas que trabajan con biodiésel y leche ya no tendrán que desechar sus subproductos, pues podrán venderlos para fabricar el novedoso biopolímero, que además de tener diversas aplicaciones se degrada totalmente cuando cumpla su ciclo de vida. Una buena noticia para el medioambiente. En cuanto al precio, la comercialización de las materias primas representa una disminución en el valor total del proceso de fabricación del biopolímero, lo cual lo hace competitivo frente al petróleo. El proyecto concluye en dos meses, tiempo en el que los investigadores analizarán los tres tipos de microorganismos en condiciones diferentes, para tener una mejor referencia de cada uno frente a la producción del material. De esta manera aspiran ofrecer esta alternativa tecnológica a empresas del sector de interés.

9 de mayo de 2010

Desde que Estados Unidos creó en 1860 el primer plástico con resinas naturales (con el que se elaboraron entre otros carcasas de teléfonos y radios), este material se ha convertido en la base de cientos de objetos de uso doméstico, comercial e industrial. Sin embargo, sus altos costos de operación han obligado a buscar nuevas alternativas para su fabricación, tales como los polímeros (sustancias con muchas partes entrelazadas químicamente) provenientes del petróleo. De esta fuente no renovable surgió el plástico sintético, hoy materia prima de piezas de motor, aparatos eléctricos y electrónicos, carrocerías, aislantes eléctricos, tuberías, impermeabilizantes, bolsas, botellas, juguetes, sillas, maletas, muebles, etcétera. Por su fácil obtención y bajo precio, esta resultó ser la mejor alternativa para las empresas, pero no para el medioambiente. Durante su fabricación se consumen grandes cantidades de energía y se emiten sumas importantes de CO2 (generador del efecto invernadero), además, los artículos hechos con este plástico no son biodegradables, lo que conlleva a que se demoren años e incluso siglos en descomponerse. Después de esclarecer el panorama sobre las desventajas que representaba para el planeta la elaboración de plásticos sintéticos, nuevamente las empresas iniciaron la búsqueda de soluciones alternas que fueran más amigables. Así surgieron los biopolímeros (compuestos originados de fuentes renovables), obtenidos a partir de la glucosa y la sacarosa (extraída de caña de azúcar, por ejemplo), pero lamentablemente esta idea no ha sido exitosa porque representa un aumento del 40% en el costo total de su producción. ¡No hay que darse por vencido! Hoy la Universidad Nacional de Colombia en Manizales hace una nueva propuesta: un biopolímero basado en residuos agroindustriales. ¿En qué consiste?

presas que los generan, para elaborar objetos con valor agregado sin impactar el medioambiente”, expresa Javier Mauricio Naranjo Vasco, investigador del estudio Producción de polihidroxibutirato a partir de residuos agroindustriales, dirigido por los docentes Juan Carlos Higuita Vásquez y Carlos Ariel Cardona Alzate, de la UN en Manizales. Durante el proceso, los exper-

133

Unimedios

Fotos Andrés Almeida/Unimedios

Ángela María Betancurt Jaramillo,


16 Ciencia Elizabeth Cañas Rodríguez, Unimedios

La desmedida urbanización, el aumento de la población, las quemas de vegetación y el pastoreo, entre otras prácticas nocivas que se suman a los extremos cambios de temperatura, son algunas de las causas de que hoy los suelos hayan perdido su capacidad productiva. Estos terrenos que no tienen las condiciones necesarias para generar cultivos agrícolas son más comunes de lo que se cree. Según la Convención de las Naciones Unidas de lucha contra la desertificación, cada año desaparecen unos 24 millones de toneladas de tierra fértil en el mundo. Igualmente, mapas levantados por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) evidencian que el problema está presente en gran parte de los continentes. En el caso de Colombia, los suelos degradados están sometidos a procesos de compactación, es decir, a la pérdida de espacios porosos, de nutrientes, descalcificación y toxicidad que disminuyen su capacidad de absorción, problemas originados, en la mayoría de los casos, por prácticas inapropiadas de cultivo o por el uso de fertilizantes y productos fitosanitarios inadecuados. Este es el denominador común en el 80% del territorio nacional, según el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC). La incapacidad productiva y la compactación de los suelos son especialmente neurálgicos en las áreas de agricultura y ganadería intensiva, en los valles interandinos, la región Caribe y los altiplanos Cundiboyacense y Nariñense.

La bacteria “milagrosa”

133

9 de mayo de 2010

En el Laboratorio de Física y Conservación de Suelos de la Escuela de Geociencias, Facultad de Ciencias, investigadores de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín usaron por primera vez el Bacillus subtilis, una bacteria hasta ahora relacionada con el control biológico y otros fines, para mejorar los suelos desde el punto de vista agrícola. La tarea de este microorganismo es generar estabilidad en la

Microorganismo

redentor del suelo Descubren cualidades especiales en una bacteria que podría remediar los suelos improductivos del país. El microorganismo ha demostrado efectos positivos sobre factores determinantes para la producción agrícola como el incremento de la acidez del suelo, el mejoramiento de su estructura, la disminución de aluminio y el aumento del fósforo que toman las plantas.

La bacteria Bacillus subtilis genera carbonatos de calcio o cal, sustancias que fortalecen el suelo.

estructura del terreno, es decir, en la formación de las partículas que se acumulan y forman agregados, conocidos como “terrones”, y en la materia orgánica contenida en el suelo, que resulta de la descomposición de especies de fauna y de la actividad biológica de organismos como las lombrices. La bacteria también tiene capacidad para hacer menos erosivo el terreno y contrarrestar su compactación (fenómeno que ocurre por pisadas continuas, entre otros factores), asegura el profesor Ramiro Ramírez Pisco, vinculado al laboratorio. Al poner la bacteria en el medio, genera carbonatos de calcio o cal, sustancias que fortalecen el suelo. Este proceso, bautizado como “encalamiento biológico”, logra aumentar los agregados en la tierra y sus nutrientes, y disminuir la presencia de componentes tóxicos como el aluminio. Además del cambio en la aci-

dez del terreno (pH), también se observaron transformaciones en los contenidos de calcio, magnesio y potasio, nutrientes básicos para la planta; del fósforo (uno los elementos más costosos y difíciles de obtener) y del aluminio, componente que en exceso se convierte en limitante para la producción y materiales orgánicos. El trabajo experimental con la bacteria se hizo en un invernadero, con el fin de controlar el medio. El estudio incluyó una amplia revisión bibliográfica y la comparación de los resultados obtenidos con los de otras investigaciones realizadas en el área de la biotecnología, como la de las estudiantes Gladys Elena Acosta, Ivón Magali Arcila y Deisy Yaneth Diez. “Observamos que la formación de agregados (terrones) permite el crecimiento de la raíz de las plantas y la aireación y movilidad del agua a través del suelo. Adicio-

nalmente, el tamaño de estos se triplicó hasta llegar a 1,2 milímetros, siendo el factor que permite que la planta crezca”, dijo el investigador de la UN.

Aporte fundamental Debido a la salinidad de los suelos provocada por concentraciones tóxicas de sodio, se reduce su rendimiento, traducido en baja productividad agrícola (plantas pequeñas, dificultad en la germinación y el establecimiento de plántulas) y erosión, lo que implica menor tasa de ingresos para el país. En regiones como la costa Atlántica, Valle del Cauca y en menor proporción en el Valle del Magdalena, más de dos millones de hectáreas están afectadas por la salinidad de sus suelos. También en Cundinamarca, especialmente en Fusa, Mosquera, Facatativá y recientemente en los Llanos Orientales, la explotación petrolera ha incrementado los límites de aguas salinas. (Tomado de reportes de la Agencia Universitaria de Periodismo Científico). En ese sentido, el Gerente de Investigación de Live SystemsTechnology, Luis Fernando Cruz Cortés, afirmó que “la investigación se enfoca en un tema que le compete a la sostenibilidad agrícola mundial. Entretanto, promete alternativas para los suelos salinos considerados un problema global, principalmente en aquellas regiones semiáridas y áridas”. Explicó que la acidez, la alcalinidad, la baja fertilidad y los problemas de drenaje son algunas de las limitaciones más frecuentes que se presentan en los suelos y que es allí donde los microorganismos como Bacillus subtilis pueden tener su gran valor. Esto sin contar que es una solución asequible porque el microorganismo está en la naturaleza y se produce empresarialmente para control biológico de enfermedades. “Usando Bacillus subtilis se prevé una solución al problema de salinidad de suelos, pues su actividad metabólica se puede aprovechar en ambientes perturbados”, dijo el experto. Señaló que se trata de un aporte fundamental que contribuye a mejorar procesos como la biorremediación y biofertilización, en los cuales se apela a microorganismos que se encargan de generar beneficios en terrenos contaminados por petróleos, pesticidas, entre otros componentes.


Sociedad

17

Elizabeth Vera Martínez,

Niños, jóvenes y adultos asisten a los círculos de lectura coordinados por la UN

sociabilidad: menos violencia y más tolerancia.

para influir sobre los nodos de

En San José del Guaviare

la lectura promueve la tolerancia

Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), en el último año la lectura es de dos libros por persona, lo que ubica a Colombia entre los países del mundo con los índices de lectura más bajos.

La estrategia El programa inició hace ocho meses con la colaboración de las autoridades locales. Actualmente cuenta con la articulación de la emisora comunitaria y dos comerciales. Para mejorar e influir en los hábitos de lectura de 2.000 personas, durante el 2010 el programa contempló cuatro estrategias: la elección apropiada de los libros partiendo de su contenido y diseño; el enfoque de lectura de los textos, y el entrenamiento de coordinadores de grupos de lectores y acciones de comentario, diálogo y consolidación de veinte círculos de lectura integrados por un número igual de participantes, cada uno para leer libros de aproximadamente 150 páginas.

Los textos Las lecturas corresponden a textos literarios, de ensayo y de divulgación científica y cultural, que destacan significados como la imaginación y la capacidad de comprender y reacomodar situaciones, ideas, relaciones y temporalidades; la solidaridad; el esfuerzo, y la voluntad personal en medio de situaciones adversas

subjetivas y sociales. Así mismo, la comprensión y el respeto de la condición de la mujer, la crítica a los valores de la sociedad machista y patriarcal; a las relaciones de violencia física y simbólica; la tolerancia hacia el sujeto que tiene una cultura distinta; el respeto por el ecosistema; la búsqueda de la identidad, la autonomía y el bienestar; la defensa de la libertad individual y de expresión, y el análisis crítico y creativo de la imagen visual. “Tratamos de que los textos seleccionados les ‘muevan el piso’ a los participantes, que los hagan reír, pensar, conmoverse, que les planteen situaciones que los hieran, los provoquen y los diviertan”, planteó Flórez.

Encuentros Las sesiones se desarrollan cada semana en un encuentro espontáneo, coordinado por Silvia Puertas y Lina Manosalva, estudiantes de pasantía de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá. La radio también juega un papel muy importante ya que llega a una población de más de treinta

mil personas con el fin de divulgar, entre otras cosas, el valor de leer. “Esta conciencia de ser escuchado y atendido por otros puede reforzar la autoestima como lector, las convicciones frente al libro y la lectura”, señaló el profesor. “Tenemos una cultura muy incipiente debido a un periodo de colonización espontáneo. La gente llega de un momento a otro sin proyecto de vida y eso hace que no llegue a construir sino a escapar de la violencia”, afirma Ómar Meneses, de la Alcaldía municipal y coordinador logístico del programa. Asegura que, cuando la gente empieza a leer, ve en el libro poderes. “Así lo hemos descubierto, hay una reactivación del deseo de ser, de tener autonomía, intimidad y fortaleza para actuar en la vida”, aseguró Meneses. Este proyecto incentiva la lectura en regiones de frontera. Inicialmente se realizó en San José del Guaviare, pero se adelantan acciones para implantarlo en Tumaco. Adicionalmente se reconoce la acogida por parte de la Alcaldía, que lo considera un componente del proceso de desarrollo de la localidad.

Homicidios registrados del 01 de enero al 31 de diciembre del 2009 - Guaviare Variable/Municipio

San José del Guaviare

Calamar

El Retorno

Miraflores

Homicidios

64

19

14

19

Población

70.141

24.111

24.490

23.178

Tasa 100.000

91

79

57

82

Tomado de Dirección de Investigación Criminal e Interpol - Policía Nacional

9 de mayo de 2010

Este municipio colombiano presenta el más alto índice de homicidios, según fuentes del DANE y la Policía Nacional, debido a la presencia de narcotráfico, desplazamiento y cultivos ilícitos. La Universidad Nacional de Colombia llevó a la zona un programa de lectura que incentiva la tolerancia y el respeto.

133

Con tan solo 10 años, Michelle Dayana Reyes Villa piensa y se expresa como una intelectual. A su corta edad cambió los juguetes por libros, y desde hace unos meses su carácter obstinado y un poco agresivo ha mejorado notablemente. Desde que asiste a los círculos de lectura que promueve un programa extracurricular en San José del Guaviare, Michelle se volvió más tranquila, ya que, según ella, puede leer un texto, reunirse en grupo y participar en actividades donde reflexiona y profundiza sobre las enseñanzas particulares de su entorno. “Analizamos las cosas buenas, las malas y los errores que los personajes tienen”, manifiesta Michelle. Explica que las lecturas la acercan a la realidad donde vive, le permiten hacer comparaciones con su entorno y hasta pensar en la posibilidad de encontrar alternativas para mejorar. Su madre, Estella Villa Castro, separada desde hace una década, dice que Michelle rara vez juega con muñecas, pero cuando lo hace siempre involucra los libros. “He visto que con la lectura se desenvuelve mucho mejor y ahora es más tolerante y paciente”. El programa de lectura para la prevención de la violencia fue llevado por la Universidad Nacional de Colombia a esta zona de frontera a través del Departamento de Lingüística, señala el profesor Rubén Darío Flórez Arcila, coordinador del proyecto, con apoyo de PEN Internacional (Poetas, escritores y narradores), PEN Colombia y la Alcaldía Municipal de San José del Guaviare, en cabeza de Pedro José Arenas García. El grupo identificó una población con nivel sociocultural muy bajo, alto índice de homicidios y violencia sexual e intrafamiliar. Esta realidad la respalda un informe de la Policía que señala a San José del Guaviare como la ciudad con la mayor tasa de asesinatos durante el 2009, con 91 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, y estadísticas del Instituto de Medicina Legal que, en el mismo año, registraron al departamento como el más violento de Colombia con 170 homicidios, seguido de Pereira con 91. Con una población de 65.935 habitantes, esta ciudad, conocida también como la puerta de la selva, muestra, además de su intolerancia, hábitos nulos de lectura. Con la idea de promover un cambio a partir de la creación de espacios culturales, el profesor Flórez y su grupo han venido propiciando un incremento en los niveles de lectura. “Se trata de formar hábitos de amor al libro y a la literatura en su sentido más amplio para crear un clima de tolerancia y de respeto a la libertad de expresión”, manifestó. “Los resultados obtenidos por los hábitos y habilidades lectoras les han permitido a los participantes desenvolverse con éxito en el sistema educativo, cualificar sus niveles de reflexión estratégica y creativa y conseguir niveles de tolerancia y respeto”, explicó Flórez, quien aseguró que un indicador fundamental que mide el grado de desarrollo está representado por los índices de lectura de los ciudadanos. De hecho, una encuesta de consumo cultural realizada por el

Archivo particular

Unimedios


18 Medioambiente En la vereda Checua, de Nemocón, las capas del tiempo no han borrado las huellas de hombres milenarios, pero un proyecto de relleno sanitario amenaza con desvanecer estos valiosos vestigios de la prehistoria colombiana arrojándoles abultadas capas de basura. Allí, habitantes de toda la vida como Ismael Forero están orgullosos de caminar por las mismas trochas por donde cazaron y recolectaron alimentos los primeros pobladores de los que se tiene registro en la Sabana de Bogotá. El arraigo por su tierra se acrecentó hace 19 años, cuando arqueólogos de la Universidad Nacional de Colombia sacaron a la luz los restos de comunidades humanas que habitaron la zona entre 12 mil y 3 mil años antes del presente. Hoy, cuando se planea construir un relleno sanitario muy cerca a ese legado histórico y cultural de la Nación colombiana, el señor Forero lanza un grito de lamento. La tranquilidad del pequeño municipio, de 11 mil habitantes, se trastornó con la noticia de que a sus solares podrían llegar las basuras de cerca de 20 municipios del norte de la Sabana de Bogotá. La pelea entre la comunidad y la empresa Tecnoambientales, dueña del terreno donde se podría construir el basurero, lleva siete años. En ocasiones, la normatividad se ha puesto a favor de los habitantes de Nemocón. Otras veces, a favor de quienes desarrollan el proyecto. La contienda está a punto de resolverse en los tribunales. Un plan de manejo arqueológico, que se estructura desde el programa de extensión del Departamento de Antropología de la UN, puede convertirse en la herramienta clave para salvar ese invaluable patrimonio. Investigación, ciencia y pedagogía son las herramientas.

133

9 de mayo de 2010

Paraje, como pocos ¿Qué tanto sabemos los colombianos de los hombres que caminaron por estas tierras en el pasado prehistórico? Muy poco, afirma la arqueóloga Ana María Groot, quien en 1991, junto a un grupo de destacados antropólogos como Gonzalo Correal, halló uno de los asentamientos más antiguos del que se tenga conocimiento en el país. “Hay pocos sitios con esas condiciones de conservación de huesos tan antiguos. En otros lugares la acidez de los suelos, la humedad y la intervención humana los descomponen rápidamente”, explica Groot. Nemocón es una zona de bosque seco altoandino. Allí la aridez es la norma, por eso abundan los cactus. La región en rica en arcillas, por lo que se han establecido decenas de fábricas de cerámicas y ladrillos. Este es otro de los problemas ambientales con los que tiene que lidiar el municipio. Además, en las primeras exploraciones científicas, hace unos 40 años, el reconocido antropólogo Thomas van der Hammen –quien falleció hace poco– describió una nueva especie vegetal endémica de Nemocón, la Condalia thomasiana. Hoy, según un concepto técnico del Jardín Botánico de Bogotá, está en vía de extinción. Lo grave es que su mayor concentración, de escasos 30 ejemplares,

12 mil años de historia a punto de ir a la basura

Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Unimedios

La arqueóloga Ana María Groot se alió con pobladores de Nemocón para evitar la construcción de un relleno sanitario en el sitio que señala. La empresa que desarrolla el proyecto compró un terreno que no tiene vías de acceso

y ningún poblador está dispuesto a cederles sus tierras.

Un patrimonio histórico de casi 12 mil años de antigüedad podría quedar sepultado por toneladas de basura si se aprueba la construcción de un relleno sanitario en el municipio de Nemocón (Cundinamarca). Se afectarían, además, una especie vegetal endémica de la región, conocida como ‘gurrumay’, y cerca de 30 familias que se expondrían a olores fétidos y moscas. se encuentra en el sitio donde se pretende construir el relleno.

Proteger a toda costa “Encontrar un lugar con las mismas condiciones es muy difícil. Son varios los puntos en Checua y sitios cercanos donde están esparcidos los restos arqueológicos, no solo de hombres de la prehistoria, sino también de megafauna, que se refiere a grandes animales como el mastodonte, que compartieron territorio con los humanos a finales de la época geológica del pleistoceno”, explica Groot. En el 2003 comenzó el dolor de cabeza para los nemoconenses. El alcalde de la época accedió a que se construyera el basurero, por lo que los dueños de Tecnoambientales compraron las propiedades que hoy son terreno de disputa. En el 2004, con nuevo alcalde a bordo, la Administración municipal dimensionó el problema que se le venía encima en lo social, lo ambiental y lo patrimonial. “Para entonces yo era Secre-

tario de Planeación Local y de inmediato comencé a buscar salidas jurídicas. Lo que más nos preocupaba era el daño al ambiente y el efecto sobre las cerca de 30 familias que viven a pocos metros de donde se pretende construir el basurero. Luego llegó la Universidad Nacional y nos dio más argumentos para defender el sitio”, dice el actual alcalde, José Fidel Vega. Hacia finales del 2004, el Concejo Municipal aprobó un proyecto de acuerdo por el cual se declaraba una amplia zona como patrimonio arqueológico, histórico, ecológico y cultural de Nemocón. Según explica Ana María Groot, se tuvo que reversar la decisión debido a un concepto de la Procuraduría Ambiental y Agraria, que dijo que el procedimiento no estuvo ajustado a la ley. Fue un gol a favor del relleno sanitario, así como el hecho de haber conseguido el aval de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR). Empezó una larga batalla jurídica, incluso con agresiones físicas, como re-

Cortesía Ana María Groot

Carlos Andrey Patiño Guzmán,

Este es uno de los hallazgos arqueológicos de Nemocón que data de hace 7.900 años.

cuerda el señor Ismael Forero. “Los de Tecnoambientales no volvieron porque dicen que aquí peligran sus vidas. Nosotros somos gente pacífica. El año pasado vinieron al pueblo y se toparon con no más de 10 manifestantes, y de inmediato ellos llamaron a los de antimotines de Bogotá”, sostiene Forero. En entrevista concedida a La W radio, el abogado de Tecnoambientales, Iván Cansino, aseguró que por acciones de hecho y amenazas la empresa no ha podido volver a hacer la socialización del proyecto en el municipio. “Este relleno va a ser útil no solo para Nemocón, sino que va a tener la posibilidad de tener un manejo adecuado de 150 toneladas de residuos sólidos que producen cerca de 17 municipios de Cundinamarca. La comunidad se ha pronunciado sobre una información sesgada y errónea sobre los beneficios del proyecto”. El Alcalde asegura que sería un grave error que la justicia se pusiera de lado del relleno. “El Acueducto de Bogotá sustentó que hay muchas posibilidades de que se cuelen los líquidos contaminados del basureros (los lixiviados) y lleguen a las dos quebradas que desembocan en el río Checua, que a la vez entrega sus aguas a la planta de tratamiento de Tibitó, la cual surte a municipios como Chía, Cajicá y un sector grande del norte de Bogotá”. Claro, a Ismael le preocupa el ambiente, los restos arqueológicos, las plantas únicas de la región, pero lo que más le inquieta es el futuro de las 200 personas que vivirían con las narices frente al basurero; además, tres escuelas muy cercanas tendrían que soportar malos olores y moscas propias de los basureros.


Medioambiente

19

Inmensas canteras de arena lapidan lentamente el humedal de La Herrera, en Cundinamarca. Este cuerpo de agua, último vestigio de los antiguos lagos que hicieron parte de la Sabana, alberga especies de aves endémicas que podrían desaparecer.

Minería acaba último gran humedal

Víctor Manuel Holguín/Unimedios

de la Sabana de Bogotá

Este cuerpo de agua alberga especies únicas en el mundo como la tingua bogotana.

La historia de los humedales de la Sabana comenzó hace tres millones de años con la formación de un gran lago rodeado por cerros que, hace 30.000 años, dejó varias lagunas poco profundas. La Herrera, ubicada a cinco kilómetros del municipio de Mosquera, es una de estas, y su vulnerabilidad, como la del resto de humedales de la zona, radica en que su ubicación coincide con el área más productiva y poblada del país, donde los proyectos están a la orden del día. Con 258 hectáreas, es el recurso hídrico natural más grande de la Sabana y actualmente sufre por la explotación minera en sus orillas y por la putrefacción de una porción de sus aguas.

La minería, un certero borrador Aunque actualmente La Herrera funciona como un reservorio de agua para usos agrícolas, ya que recibe bombeo a través de canales para mantener su nivel a través de una minipresa, el primer gran impacto que cambió para siempre sus condiciones hídricas fue definido por el naturalista Thomas van der Hammen como la construcción del canal del río Bojacá, que interrumpió con sus jarillones los valles que originalmente lo alimentaban. Al lago llegan aguas negras provenientes de Mosquera y Madrid que, además de crear un paisaje negro y putrefacto, alteran los procesos bióticos del cuerpo de agua. Sin embargo, la minería es tal vez la actividad que podría borrar más rápido a este humedal del

mapa colombiano. En este momento, cerca de doce empresas explotadoras como Sociedad Vista Hermosa García Triana y Recebera Vista Hermosa clavan sus dientes en un sistema montañoso que bordea el humedal. De los cerros Grande y Las Águilas extraen arena para construcción, roca pequeña utilizada para compactar y construir avenidas y arenas blancas para la elaboración de vidrios. Algunas de estas mineras manejan canteras que tienen su frente de explotación justo hacia la orilla de la laguna y están dejando paisajes impactantes, como el de una montaña reducida a la mitad de su tamaño real, en inminente desaparición. Estas montañas sirven, ni más ni menos, como recarga de agua para el humedal y el área aledaña, ya que después de las lluvias comienzan a funcionar como sistema regenerador que alimenta los niveles de agua subterránea en esta parte de la Sabana, en época de sequía. Según Diana Lozano, profesional del grupo de investigación en geología ambiental Terrae, “la minería genera un exceso de partículas volátiles que afectan la vegetación circundante y se dispersan sobre la laguna. De seguir borrando estos cerros se verían afectados los sistemas naturales de vientos y se causarían graves trastornos a las especies que habitan en el humedal.

Las aves de La Herrera Según un estudio de Loreta Rosselli, del Doctorado en Biología de la Universidad Nacional, este lugar cuenta con las poblaciones más grandes y diversas de aves

acuáticas de los humedales de la Sabana, y ofrece refugio a miles de patos canadienses y chorlos que llegan en la época migratoria de octubre desde Norteamérica. “Estudié diecinueve humedales de Bogotá y sus alrededores y ninguno resultó tan rico en aves como La Herrera, en donde se registraron 45 especies, algunas únicas en el mundo como la tingua bogotana y la garcilla dorada bogotana, que podrían correr la misma suerte que el mítico zambullidor andino, especie endémica que se extinguió recientemente en el país”, indicó Rosselli. Pero, ¿cuáles son los principales problemas que afectan a los humedales de la Sabana y el Distrito Capital? La investigación detectó que, si bien se ha controlado la disminución de estos cuerpos de agua por causa de rellenos para construir urbanizaciones, existen otras amenazas como la contaminación provocada por las aguas negras que los alimentan, la pérdida de profundidad y el exceso de vegetación que impide la formación de corrientes y limita la diversidad de hábitats para la fauna.

Futuro incierto Dalila Camelo, bióloga de la Subdirección de Áreas Protegidas de la CAR, entidad que tiene este humedal bajo su jurisdicción, reconoció la gravedad de la desaparición de esta montaña al lado del humedal, pero señaló que no hay herramientas para detener el proceso por dos razones: Primero, porque el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, a través de la Resolución 1197 de 2004, estableció áreas compatibles para la minería

en la Sabana de Bogotá, incluidas las montañas que limitan con La Herrera. Segundo, porque la Ley 1382 de 2010, que modifica el Código de Minas, determina como zonas excluidas de la minería los humedales tipo Ramsar, de los cuales La Herrera no hace parte. El acuerdo Ramsar, firmado en Irán en 1971, establece criterios para humedales que se han identificado “de importancia internacional”, especialmente como hábitat de aves acuáticas y, en Colombia, solo hay dos de este tipo: la laguna de La Cocha en Nariño y la laguna de Chingaza entre Cundinamarca y Meta. Cabe mencionar que la Resolución 1197 también destaca la necesidad de adoptar medidas necesarias en las zonas que existan especies endémicas y amenazadas, como en el caso de La Herrera.

Un dulce tesoro Por ahora, el único defensor de este humedal es Salvatore Maldonado, un hombre que nació hace 62 años a orillas de la laguna y que ahora, mientras lo limpia y alimenta las aves, evoca con nostalgia la época en que sus aguas eran cristalinas y las montañas no guardaban las cicatrices de la minería, esperando también que un milagro salve lo que él llama “su tesoro dulce”. Si se examina la triste historia de algunos humedales en la Sabana como Torca Guaymaral, partido en dos por la Autopista Norte, o La Vaca, al que le pusieron un barrio completo encima, podría vislumbrarse que el futuro de La Herrera se teñirá del mismo color del asfalto hecho con el material extraído de sus montañas.

9 de mayo de 2010

Unimedios

133

Luis Miguel Palacio,


20 Bicentenario

¿De qué se enfermaban las personas hace dos siglos?

Hace 200 años, cerca de un millón de habitantes vivía en el territorio que hoy ocupa Colombia. Sus condiciones de salud y algunas de las enfermedades que padecían, como el coto, la viruela y el sarampión, examinadas desde la historia de la medicina. César Moreno,

lombia, Ecuador, Perú y Bolivia. La viruela dejaba de ser tan duro azote para los que pronto dejarían de ser súbditos del Rey español. En Bogotá, el año de 1808 inició con la publicación de la edición inaugural del Semanario de la Nueva Granada, dirigido por Francisco José de Caldas, quien era director del Observatorio Astronómico y un prestigioso científico payanés. Años antes, Caldas había sido vinculado por Mutis a la Expedición Botánica y fue responsable de importantes estudios sobre la quina, árbol medicinal calificado como “la preciosa quina” por Camilo Torres en el llamado Memorial de agravios, redactado en 1809. En el semanario, Miguel de Pombo informó que desde el paso de la Expedición Filantrópica, 1.535 personas habían sido vacunadas en Santafé, lo que daba al Virreinato “Brazos robustos y útiles, que sin el socorro de la vacuna habrían sido tristes objetos de terror y compasión”5.

Facultad de Ciencias Universidad Nacional de Colombia

A comienzos del siglo XIX, Bogotá, como las más importantes ciudades del Virreinato de la Nueva Granada, giraba alrededor de su plaza principal. Algunas de sus calles eran empedradas y en estas abundaban las basuras, transitaban cerdos y se estancaban aguas que emanaban olores e insectos. Las pocas casas de dos pisos pertenecían a familias adineradas que ocupaban la construcción junto con la servidumbre, generalmente sobreexplotada. Las condiciones sanitarias tendían a desmejorar hacia la periferia de la ciudad, en donde las casas eran habitadas por varias familias en franco hacinamiento. Cementerios y hospitales eran precarios. Sangradores y curanderos se ocupaban de atender a la mayor parte de la población enferma. Las mujeres parían en las viviendas, asistidas por parteras y excepcionalmente por un galeno, dado que hacia 1800 había en Bogotá menos de diez médicos, entre ellos José Celestino Mutis quien era además sacerdote y naturalista. Archivo particular

Desgobierno y agitación

133

9 de mayo de 2010

Ilustre asesor Mutis, quien dirigía la Expedición Botánica desde 1783, era el asesor ilustrado del Virrey en salud e higiene públicas. Como tal, hasta su muerte en septiembre de 1808, fue un influyente personaje, impulsor de la formación de médicos en Bogotá y conocedor de las principales problemáticas de salud que aquejaban a la población del Virreinato. En su informe de 1801, con su característico enfoque hipocrático–galénico, señalaba que el conjunto de las enfermedades que prevalecían no permitían que el Virreinato avanzara en el crecimiento de su población. Se refería allí a patologías endémicas que resultaban “de la casual y arbitraria elección de los sitios en que se congregaban los pobladores”. De esta “errada elección” provenían dos plagas endémicas: las escrófulas (cotos) y las bubas (tumores purulentos); también las llagas y demás vicios relacionados con el “mal gálico” (sífilis). Otras dos enfermedades eran la lazarina (una especie de lepra judaica) y la caratosa (afección cutánea)1. También se refería a las “anuales epidemias” como la viruela, el sarampión y la disentería, “más una infinidad de enfermedades debidas a desórdenes en el comer, el beber y en general todas aquellas ocasionadas por un mal régimen”. Y concluía: “Tantas calamidades, que diariamente se presentan a la

vista, forman la espantosa imagen de una población achacosa, que mantiene inutilizada para la sociedad y la felicidad pública la mitad de sus individuos, a unos para la marcha del año, y a otros por todo el resto de su vida”2. En ese entonces, el territorio que hoy ocupa Colombia lo poblaban cerca de un millón de personas, la mayoría en el área rural. Cientos de familias vivían del trabajo en las minas, en donde se originaba la mayor parte de las exportaciones. En esta actividad las condiciones eran deplorables. La muerte era una experiencia cotidiana. “En un caso, el capataz simplemente recomendó sobre un enfermo: ‘Pónganle un negro racional que sepa ayudarlo a bien morir y que la gente en el real se junte en la enfermería a encomendar a Dios al agonizante’”3. Mutis lamentaba la ausencia de universidades como las que ya funcionaban en Lima y México, y se quejaba de la escasez de médicos y cirujanos. También le preocupaba que fueran pocos los boticarios. Uno de ellos en Bogotá era Antonio Gorráez, propietario de una botica que fue cerrada por los comisionados del Virrey en 1807, “no solo por el desorden en que hallaron los medicamentos y el estado de muchos de ellos, por lo cual se mandaron arrojar,

sino porque el boticario conserva medicamentos y simples que hace más de ocho años fueron declarados como inútiles”4.

Un hito: la vacuna de la viruela En 1804 llegó a Cartagena la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, que aplicaba el desarrollo médico del inglés Edward Jenner para prevenir la enfermedad infecciosa de la viruela, una de las de mayor mortalidad en ese tiempo, y le dio la vuelta al planeta desde 1803 hasta 1806 vacunando pobladores de los dominios españoles. En 1782 y 1802 Bogotá ya había enfrentado los rigores de epidemias de viruela, que dejaron como saldo favorable la estructuración de una forma de organización que empezó a ejecutar medidas sistemáticas de tipo sanitario. Bajo la dirección de Joseph Salvany, una de las rutas de esta Expedición –mediante la cual la Corona buscaba profundizar su legitimidad en sus dominios ultramarinos–, remontó el Magdalena hasta Honda y luego se dirigió a Bogotá, donde fue recibida con regocijo y vivas al Rey. La ciudad acogió con generosidad a los expedicionarios, quienes recuperaron fuerzas para continuar su misión hacia el sur, por los actuales Co-

En mayo de 1808, Napoleón invadió España causando crisis en la metrópoli y un vacío de poder en las colonias americanas, en las cuales la agitación social era creciente. En 1809, en Quito, los criollos lograron acceso real al poder de decisión, avance que animó revueltas en varias localidades del Virreinato de la Nueva Granada. Así, en 1810 se generaron motines en Cartagena y en El Socorro, que antecedieron al que en Bogotá (el 20 de julio) permitió instaurar una Junta de Gobierno en la que prevalecía la élite criolla. Ese viernes, deliberadamente escogido por los líderes que planearon este suceso político por ser día de mercado en Bogotá, se inició una época de conflictos que trastornó la conducción de la higiene pública, el ejercicio profesional de los médicos de la ciudad y la vigilancia de las boticas, mientras el estado de agitación social predominaba en la llamada América Latina, en la que se gestaban las naciones que este año conmemoran el bicentenario del inicio de sus independencias. Mutis, J. C., citado por Quevedo, Emilio y colaboradores. Historia de la Medicina en Colombia. Tomo II. De la medicina ilustrada a la medicina anatomoclínica (1782–1865). Bogotá: Tecnoquímicas-Grupo Editorial Norma, 2008, 53 pp. 2 Ibídem. 3 Quevedo (2008). 113 pp. 4 Restrepo, Estela. La farmacia ilustrada (1750-1820). El medicamento en la historia de Colombia. Bogotá: Schering PloughEditorial Nomos, 1997, 106 pp. 5 M. de Pombo, citado por Quevedo. 2008, 53 pp. 1


Bicentenario Francisco Tafur,

Las mujeres participaron activamente en los eventos de la preindependencia, pero sus intervenciones fueron más visibles cuando empezaron a presentarse declaraciones de independencia en distintas ciudades a partir de 1808 y 1809. Patrocinaron las tertulias donde se discutían las ideas de libertad, reuniones que fueron muy populares en la zona norte

Las desconocidas

del Bicentenario

Más allá de Policarpa Salavarrieta o Antonia Santos, durante el periodo de la Independencia hubo heroínas anónimas que también “batallaron” para lograr la liberación del yugo español. Juana Petronila, Melchora y Francisca, entre otras mujeres, también dejaron su huella en la historia del 20 de julio de 1810. de América Latina antes y después de 1810. Por ejemplo, se encuentra el caso de Francisca Prieto y Ricaurte, esposa de Camilo Torres, quien permitió y participó en su casa de algunas reuniones durante las cuales se planeó el suceso del 20 de julio. Así mismo, se habla de los llamados “circuitos literarios”, encuentros en las viviendas de las familias de élite en los que se discutía sobre la emancipación y las inconformidades de los criollos. Uno de estos círculos lo estableció la señora Manuela Sanz de Santa María, y lo nombró como ‘El buen gusto’. A su casa acudieron personajes como Francisco José de Caldas, Camilo Torres y Antonio

Ulloa. Sobre esta dama de sociedad se sabe que fue muy ilustrada, dominaba el latín, italiano, francés y se interesaba por la historia natural. Otro caso es el de Andrea Ricaurte, casada con Judas Tadeo Lozano, quien hizo de su casa un centro de conspiración y fue allí donde capturaron a Policarpa Salavarrieta, mártir de la Independencia, quien había sido puesta a su cuidado. En su vivienda muchas señoras obtenían noticias de las batallas que se desarrollaban en los Llanos, Casanare y Venezuela. Acontecimientos que ellas mismas se encargaban de comunicar inmediatamente a los patriotas e intentaban convencer a los servidores fieles a las políticas del Rey de que desertaran y se pasaran a

Espíritu de sacrificio Otra mujer, Bárbara Forero, fue una conspiradora que ya había figurado en los conatos revolucionarios y había sido reducida a prisión en 1797, cuando se seguía la causa contra Antonio Nariño. El 20 de julio ella era directora de un pequeño colegio de párvulos. Forero, quien fue amante de Pedro Fermín de Vargas, arengó ese día a las mujeres en la plaza mayor, diciéndoles con un espíritu increíble de sacrificio: “Marchemos nosotras las mujeres primero a tomarnos los cuarteles, que si descargan sus balas y nos matan, los hombres nos seguirán, y mientras vuelvan a cargar los fusiles los hombres se adueñarán de los cuarteles”. Josefa Baraya fue también una de las participantes en los eventos del 20 de julio. Ese día precisamente preparaba el banquete para la recepción del comisario don Antonio Villavicencio y, mientras hacía las compras con su amiga Mariana Mendoza de Santa María, ya que en la casa de ésta última tendría lugar la cena, supo de los disturbios; fue a donde su hermano don Antonio Baraya, capitán del batallón auxiliar, a pedirle que pusiera la tropa que tuviera a su mando a disposición de la revolución. Doña Juana Petronila Nava, descendiente de la casa Nava en el principado de Asturias, salió de su casa el día de la Independencia para incitar al pueblo y a sus amigos de élite a promover la revolución y generalizarla en otros lugares del país. Su prestigio, que se veía en aumento por los importantes cargos que desempañaba su marido, aseguró la resonancia de sus palabras en la población. Incluso se dirigió con un grupo de personas al palacio del Virrey y allí lo amedrentó, al igual que a la virreina doña María Francisca de Villanova, quien ante la presión de esta criolla intentó convencer a su marido de que aceptara la instauración del cabildo abierto. Melchora Nieto, comerciante, tenía un bazar en la Calle Real, por lo que fue una de las primeras en enterarse del suceso del florero y en incitar al pueblo para que se alzara contra la administración virreinal. Después de que su esposo fue asesinado en 1813, ella continuó apoyando a las fuerzas revolucionarias, por lo que fue desterrada de la ciudad.

9 de mayo de 2010

Conspiraciones para la revolución

Las mujeres cumplieron un rol preponderante durante la época de la Independencia, tanto en las batallas como en las urbes donde conspiraban contra los españoles.

133

Quizá los nombres de Francisca Guerra o Andrea Ricaurte no digan tanto como los de Policarpa Salavarrieta o Antonia Santos, de cara a la emancipación de Colombia. Sin embargo, desempañaron un papel preponderante en los eventos que condujeron a la independencia de Colombia. Así lo estableció un grupo de investigadores de los programas de Historia y Arquitectura de la Universidad Nacional, conformado por Nydia Gómez, Jenni Lorena Mahecha, Ana Serrano y Diego González, quienes se dedicaron a indagar sobre la verdadera participación de la mujer tras el grito de independencia del 20 de julio de 1810. “La bibliografía tradicional siempre ha abordado la Independencia como un asunto masculino, y cuando refiere a las mujeres, aparecen solo las heroínas, dejando de lado la participación de aquellas del común y las clases populares. Por eso decidimos escrudiñar más en el tema y hallamos que el fenómeno de la participación femenina no se dio mediante casos aislados, sino que fue un hecho masivo y la mujer se vinculó a la lucha de muchas maneras”, explicó Gómez. El estudio comienza con el caso de Francisca Guerra, una mujer que trabajaba en una pulpería (donde se vendía papel) del centro de la capital. Aquel 20 de julio, encabezó un grupo de furibundas que acudieron a atacar el cuerpo de la Artillería real. Esta movida, a la postre, se volvió estratégica porque impidió que los españoles apagaran rápidamente la revuelta. En el Archivo General de la Nación consta que Guerra siguió participando años más tarde en el ejército criollo. En 1813, ella y su hermana fueron apresadas por orden de los alcaldes de San Victorino y Las Nieves en la cárcel de El Divorcio. Esta heroína anónima también participó en la guerra civil de 1814, tomando parte del bando de los federalistas, y auxilió a las tropas de Bolívar. Siguiendo su rastro, se le encontró en una lista de mujeres desterradas por Pablo Morillo en 1816. Junto a las otras fue enviada de Santa Fe a Ubaté, donde se les castigó con el señalamiento social.

su bando. La casa de Ricaurte fue un centro de espionaje y lugar donde se arbitraban recursos y se reclutaba gente para apoyar a grupos guerrilleros como el de Casanare, en donde Bolívar y Santander conformaron el ejército libertador. Andrea Ricaurte es la única mujer de su época, de la que se tenga noticias, que escribió sobre los sucesos de la época.

Imágenes archivo particular

Unimedios

21


22 Libros

Las colecciones

Obra Selecta y Techné de la UN

La colección Obra Selecta contiene ensayos críticos y reflexiones teóricas de diferentes áreas del conocimiento. La colección Techné comprende contribuciones sobre temas específicos.

Luis Ignacio Aguilar Zambrano,

Director Editorial UN

Desde el año 2008, la Editorial Universidad Nacional cuenta con concursos anuales para la publicación de ensayos de investigación, cuya característica más importante es la garantía de calidad y pertinencia en la reflexión académica. Son grandes los esfuerzos editoriales de las universidades para que los libros —ya sean digitales o en papel en su versión final— tengan la mayor accesibilidad. Preocupación de los editores es el diseño y diagramación. Así, los textos generan una relación amable entre los lectores y la obra. Las exigencias en la corrección de estilo son una responsabilidad con el uso del idioma y respeto por el público. Sin embargo, la exposición de las obras universitarias frente a la sociedad es el resultado final de procesos académicos, tal como ocurrirá con el lanzamiento de la segunda versión de Obra Selecta y la primera de Techné.

133

9 de mayo de 2010

Crítica y reflexión Los productos de la labor investigativa que recibe el concurso son el fruto de la dedicación de los profesores a generar conocimiento. Los resultados se someten a la evaluación de pares académicos que juzgan el contenido de las obras. Otra instancia, el Comité Editorial, conformado por profesores con los más altos títulos académicos, además de seleccionar las que son sometidas a evaluación, decide el conjunto de trabajos que han tenido valoraciones positivas de los

El lanzamiento de siete obras de profesores de la Universidad Nacional hace parte de los procesos de crecimiento y consolidación de las publicaciones con el sello editorial de la Institución. Los libros forman parte de dos colecciones: Obra Selecta y Techné. pares para que entren a formar parte de las colecciones. Estos son los procesos que respaldan la calidad académica del sello editorial. Obra Selecta acoge ensayos críticos y reflexiones teóricas de diferentes áreas del conocimiento. En esta oportunidad, en conjunto con el Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales (Iepri), se publica Antología, del profesor Orlando Fals Borda, una colección que incluye trabajos que marcan sus aportes a la Sociología. Es un homenaje a su memoria y a sus contribuciones teóricas a esta disciplina, que él fundó en la Universidad Nacional. También aparece Paroxismos de las identidades, amnesias de las memorias, del prolífico escritor de temas interdisciplinarios José Jairo Montoya, profesor de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas de la Sede Medellín y fundador del posgrado en Semiótica y Estética de la Universidad Nacional. Dos libros más forman parte de la colección Obra Selecta: Razón de la frontera y fronteras de la razón, del profesor de la Facultad de Ciencias Fernando Zalamea, y Formas y geometría de rango superior, del profesor Víctor Tapia, también de la Facultad de Ciencias.

La colección Techné, que comprende las contribuciones al conocimiento con temas específicos de disciplinas particulares, se inaugura con tres libros: Plantas tóxicas de importancia en salud y producción animal en Colombia, del profesor Gonzalo Jair Díaz González de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia; Identificación de parámetros de líneas de transmisión y transformadores, cuyos autores son los profesores Carlos Borda, Hernando Díaz Morales y Fredy Andrés Olarte Dussán de la Facultad de Ingeniería, y Manual básico para cuidadores de personas con hemiplejia. Activación y preservación de la calidad del movimiento, de la profesora María Cristina Jiménez Robayo de la Facultad de Medicina. Son aportes de la Universidad Nacional a los procesos científicos de acumulación de saber en diferentes disciplinas que salen a la luz pública. Continúan estas contribuciones con los procesos normales de revisión y crítica de pares académicos que participan en redes de investigación, consultoría y docencia de los diversos campos del conocimiento. Con estas publicaciones, la opinión pública cuenta con nuevos acercamien-

tos a las múltiples realidades que conforman el saber y sus posibles aplicaciones para el debate social.

Garantía de calidad Las publicaciones universitarias tienen mecanismos de evaluación para garantizar la calidad del producto final. En Colombia, Colciencias ha desarrollado sistemas para destacar las publicaciones científicas por medio de la indexación de las revistas académicas. El cumplimiento de normas universitarias como la conformación de los comités editoriales y científicos, el sistema de evaluación de las contribuciones de los investigadores y la regularidad en la aparición de los volúmenes son los criterios para ir avanzando en la mejor calificación de las revistas producidas en las universidades. Los libros no tienen todavía un sistema de acreditación en las publicaciones universitarias. Muchas instituciones de educación superior, entre ellas la Nacional, han propuesto al Ministerio de Educación acreditar las editoriales para garantizar que sus libros tengan los sellos editoriales de calidad. Ellos son el reflejo, por una parte, de la obligación académica de las universidades y, por otra, de la certificación ante la sociedad de las publicaciones que se ofrecen. El lanzamiento de las colecciones Obra Selecta y Techné se ciñe a estas exigencias en la mejora de los procesos universitarios como responsabilidad ante la sociedad de la oferta de sus productos académicos.


133

9 de mayo de 2010

23


24 Libros Esmalte dental precisa nuestro pasado arqueológico

Matices. Historias detrás de la investigación Autor: Unidad de Medios de Comunicación, Unimedios Universidad Nacional de Colombia El esmalte dental de personas que vivieron miles de años atrás se convierte hoy en la evidencia fiable del momento histórico de sus muertes. Se trata de una técnica que comienza a explorarse en Colombia y que puede reemplazar la datación por carbono 14, un análisis costoso que debe hacerse fuera del país. Este proyecto, que involucra a físicos y arqueólogos, se pudo llevar a cabo gracias a una moderna herramienta: la unidad de Resonancia Paramagnética Electrónica (EPR, por sus siglas en inglés), la cual estuvo subutilizada por cerca de 20 años. Poniendo pequeñas muestras de esmalte dental en el EPR se puede determinar con exactitud el tiempo en que vivieron los seres de la prehistoria. Ahora, los arqueólogos del país, gracias al ingenio de los investigadores del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Nacional de Co-

lombia, podrán precisar los datos de los primeros hombres recolectores–cazadores que habitaron en nuestro territorio hace unos 12 mil años antes del presente. La edición número 17 de Matices. Historias detrás de la investigación muestra los eslabones que permitieron que la Física y la Arqueología, ciencias con fines aparentemente distintos, se entrecruzaran para comenzar a conocer mejor, en este caso específico, a un grupo que vivió en el sector de Checua, ubicado en el municipio de Nemocón, lugar de invaluable trascendencia cultural y ambiental. Gracias a los buenos resultados de su trabajo, el profesor y físico Ovidio Almanza y el estudiante de arqueología Javier Sandoval empiezan a recibir ofertas de países de América Latina, como Perú, que se muestran interesados en utilizar el método perfeccionado en la UN.

La política social en clave de derechos

Autor: Consuelo Corredor Martínez Facultad de Ciencias Económicas Universidad Nacional de Colombia En la última década, los debates sobre políticas sociales y su relación con el desarrollo económico han revivido con fuerza. Las nuevas visiones han surgido como reacción a los resultados sociales insatisfactorios de la aplicación de las concepciones ortodoxas sobre desarrollo económico que prevalecieron desde los años ochenta. Las nuevas ideas son también una reacción a las políticas sociales que caracterizaron la etapa previa, de industrialización dirigida por el Estado, que en general concentraron los beneficios de las políticas sociales en sectores urbanos, y, aún en este caso, relegaron a un amplio conjunto de trabajos informales. Entre las distintas formulaciones que han surgido, la más poderosa en su alcance es, sin duda, la que se enmarca en una concepción de derechos y ciudadanía sociales, tema que desarrolla la autora de este

texto. En su visión, lo que esto implica es abandonar la idea de que las personas son meramente sujetos de necesidades y en su lugar reconocerlas como sujetos de derechos. Pone además la política social en el centro del pacto y cohesión sociales. Estos conceptos son desarrollados en cuatro capítulos. En los dos primeros se avanza en las implicaciones de la concepción de los derechos sobre las políticas públicas, en particular de la social. En los dos capítulos siguientes analiza la forma como estos conceptos sirvieron de marco para la gestión del alcalde de Bogotá Luis Eduardo Garzón durante el periodo 2004–2007, en el cual la autora fue una de sus colaboradoras y jugó un papel clave en la concepción y ejecución del plan de desarrollo “Bogotá sin indiferencia. Un compromiso social contra la pobreza y la exclusión”.

Autor: Universidad Nacional de Colombia Jardín Botánico José Celestino Mutis de Bogotá

Las maticas del monte

133

9 de mayo de 2010

Editor: Enrique Zerda Ordóñez Facultad de Ciencias Universidad Nacional de Colombia

El sector suroriental del Distrito Capital tiene una amplia ruralidad, en la que se encuentran explotaciones agropecuarias, minifundistas principalmente, con cultivos de papa, haba y algunas hortalizas, así como pequeñas explotaciones de ganadería vacuna. A pesar de esto, los campesinos mantienen relictos de bosque altoandino donde aún se encuentran especies vegetales con alto potencial desde el punto de vista agroalimentario y medicinal. Esta cartilla, producto de un convenio entre el Jardín Botánico José Celestino Mutis y la Universidad Nacional, que busca desarrollar investigaciones sobre conservación, restauración ecológica y uso sostenible de los recursos vegetales del Distrito Capital y la región, aporta información acerca de las especies existentes en la localidad de Usme y los usos medicinales, ancestrales y culturales reportados por las co-

munidades. Así, se presenta una herramienta para que las nuevas generaciones mantengan este legado como algo propio y le den el valor real a la biodiversidad presente en el Agroparque Los Soches. La investigación etnobotánica fue liderada por la UN, con la participación de estudiantes de último semestre de la carrera de Biología vinculados al grupo Biología de Organismos Tropicales. La comunidad rural fue importante como fuente de información primaria, la cual fue acopiada por medio de charlas con los campesinos y encuestas semiestructuradas. Con esta cartilla se espera contribuir a la difusión de los recursos florísticos nativos altoandinos que, en un futuro no muy lejano, pueden ser la solución a algunos de los problemas que aquejan a las comunidades campesinas, si se realiza un aprovechamiento apropiado de la biodiversidad.

Bases biológicas del comportamiento animal y humano

Los animales, entre los que se incluyen los seres humanos, están involucrados en una variedad de relaciones vitales complejas con miembros de su propia especie, con otras especies y con el medioambiente. Nuestra supervivencia, como la de todos los animales, depende de la habilidad para obtener alimento y refugio, encontrar pareja, producir descendencia, protegerse de los elementos y, especialmente en los primeros estados de la historia de la humanidad, evitar predadores. Así, no es sorpresa que la humanidad se encuentre interesada en el comportamiento animal desde hace mucho tiempo. Este libro es el resultado de las reflexiones que en torno al tema se realizaron durante la Cátedra Manuel Ancízar del primer semestre del 2008, dedi-

cada al tema Bases biológicas del comportamiento animal y humano. Fue un espacio académico para la reflexión y el debate sobre la concepción del hombre como organismo biológico. Buscó responder interrogantes como: ¿Existe diferencia en el control de los instintos humanos con respecto a otros animales? ¿Tienen raíces las sociedades humanas en la biología, o solo son culturales? ¿La cultura es una propiedad exclusivamente humana? ¿Existe relación entre agresión y violencia en humanos? ¿Se puede explicar la guerra desde la perspectiva biológica? En el objetivo de presentar al humano como parte de la diversidad animal del planeta, y mostrar cómo sus comportamientos están regidos por bases biológicas, participaron expertos nacionales y extranjeros, cuyas ponencias aparecen compiladas en este libro.

UN Periodico No. 133 - Publicación Digital, Universidad Nacional de Colombia  

UN Periodico No. 133 - Publicación Digital, Universidad Nacional de Colombia

UN Periodico No. 133 - Publicación Digital, Universidad Nacional de Colombia  

UN Periodico No. 133 - Publicación Digital, Universidad Nacional de Colombia

Advertisement