Page 1

6 Coyuntura

La “aparente” bonanza petrolera en Colombia

10 Salud

15 Ciencia

17 Innovación

¿Emergencia social Pan y arepa de guayaba o emergencia financiera? contra riesgo cardiovascular ¡No hay que dejarse confundir!

Vacas con chip incorporado

http://www.unperiodico.unal.edu.co • un_periodico@unal.edu.co Bogotá D.C. No. 130, domingo 14 de febrero de 2010

Publicación de la Universidad Nacional de Colombia • ISSN 1657-0987

Andrés Felipe Castaño/Unimedios

Un “Niño”

con demasiados compromisos Incendios forestales, escasez de agua y aumento en las tarifas de los servicios públicos son algunos de los “líos” que se le achacan al fenómeno de El Niño. ¿Qué tan ciertos es? ¿No será más bien poca previsión y mucha improvisación?

Pág. 7


2

Tecnología

Médicos, con nueva opción virtual

para analizar imágenes

Investigadores de la Universidad Nacional han puesto a disposición de la ciencia el primer atlas virtual de histología médica del país. Cerca de 20 mil

imágenes sobre tejidos orgánicos harán más eficiente el diagnóstico de los especialistas. Magda Páez Torres,

Unimedios

La figura de laboratorios repletos de placas, libros de consulta y médicos que deben tomarse días enteros para hacer un análisis desaparecerá gracias a los avances de la tecnología. La medicina se hace ahora más eficiente, precisa, con mayor impacto y un costo mínimo. Unas 20 mil imágenes histológicas que permiten estudiar los tejidos fundamentales del cuerpo humano se encuentran hoy sistematizadas y disponibles para hacer más fácil la acción de los médicos. Se trata de un atlas virtual de histología, producto del trabajo de investigadores del grupo Bioingenium de la Universidad Nacional de Colombia. Cuando el usuario encuentra alguna imagen de su interés puede solicitar al sistema que localice las similares. Así, se facilita el reconocimiento de distintas presentaciones de las estructuras de los tejidos según el corte, el aumento y la tinción. “Un atlas impreso está hecho de fotografías de alta calidad y es muy costoso. La ventaja de poner a disposición este conocimiento en Internet es que cualquier persona interesada puede entrar y ver la variabilidad de un tejido”, dijo el profesor Eduardo Romero, director del grupo de investigación Bioingenium.

Posibilidades En el caso del médico le ayuda a mejorar su diagnóstico, porque además de navegar sobre la imagen, puede comparar con dictámenes similares. El profesor Romero sostiene: “Este trabajo de histología tiene gran utilidad en dos escenarios: en el caso de un médico que se encuentra frente a un diagnóstico difícil, y en el de aquel que, en entrenamiento, compara sus resultados con otros realizados en la base de datos. Las horas y el esfuerzo que invierte un especialista frente a un microscopio podrían reducirse con esta alternativa virtual, que además le permite navegar sin restricciones y de acuerdo con su interés profesional. Este banco de imágenes constituye también un elemento clave para la enseñanza en facultades de

En www. informed.unal.edu.co.

mentales del cuerpo humano.

los usuarios podrán navegar sobre más de 20 mil imágenes de los tejidos funda-

Medicina y Biología, pues profesores y estudiantes se ven obligados a producir el material de forma manual. “Tradicionalmente, en los cursos de histología se deben conseguir muestras extraídas de animales, a las cuales se les aplican ciertos líquidos para que resalte la información de interés en cada tejido. Estos órganos se llevan a unas placas que posteriormente son analizadas mediante el microscopio. Sin embargo, su tiempo de vida útil es muy corto, porque la lámina se oxida y la coloración cambia. Por lo tanto, la operación debe repetirse cada semestre: “Cortarlas, fijarlas y colorearlas”, explicó el director de Bioingenium.

técnicas y elementos que permitieran ver el agua que compone los tejidos”, señaló Ángel Cruz, estudiante de la Maestría en Ingeniería Biomédica. La histología necesita de la coloración de los órganos de interés, pues, como los tejidos son agua, no son visibles por su transparencia. Eso implica ponerlos sobre una lámina y después reemplazar el agua por alcoholes. “Se colorean básicamente los ácidos y las grasas que existen en los tejidos. Dependiendo del contenido de cada uno se observan colores diferentes. Cuando se tiene en la lámina viene el proceso complejo de digitalizar”, afirmó el profesor Romero. Agregó que este procedimiento debe hacerlo alguien capacitado para que realmente resulte un trabajo de calidad que le ofrezca al usuario lo que está buscando.

Aplicativo marca UN

El proceso Para la obtención de las imágenes, el atlas histológico demandó un trabajo de varios meses. Aunque algunas estaban disponibles de manera digital, otras debieron ser digitalizadas por los investigadores usando tejidos de ratones. “Hicimos este trabajo en laboratorio, apelando a diferentes

La arquitectura del aplicativo también fue diseñada en la UN. Por tanto, los usuarios cuentan con un software público. “Diseñamos una estrategia que permite acceder al mapa histológico a gran velocidad, en 3 ó 4 segundos, sin importar el lugar donde se encuentre la persona o las condiciones del navegador que tenga”, comentó el profesor Romero. El sistema ofrece diferentes herramientas de búsqueda, tanto por palabras clave como por el contenido visual de las ilustraciones. Cuando el usuario encuentra una imagen de su interés, puede solicitar al servidor algunas ilustraciones parecidas, de acuerdo con criterios

de similitud visual como los colores, los bordes o las texturas. “La investigación en material impreso toma largo tiempo, ya que se deben explorar diferentes fuentes de manera manual. Aunque existen algunas colecciones en Internet, estas no superan las 100 ó 200 ilustraciones”, señaló Jorge Camargo, estudiante del Doctorado en Ingeniería de Sistemas de la UN. El atlas histológico virtual se encuentra disponible en la página www. informed.unal.edu.co. La búsqueda se puede hacer por texto o por imagen. El sistema permite ejecutar operaciones sobre la imagen, describir lo que se ve y guardar ilustraciones diferentes. El aplicativo está expuesto como servicio web, con una arquitectura que permite evoluciones de forma diferente. Como este es un proyecto de software libre, el usuario también puede descargar un código y desarrollar y extender el aplicativo con el que se está dando soporte. Por todas las opciones que ofrece, tanto en el campo médico como en el académico y de ingeniería, este proyecto fue seleccionado por la Red Clara para ser presentado en la Organización de Estados Americanos (OEA). La propuesta puede extenderse al análisis de imágenes radiológicas, constituyendo la base de los aplicativos utilizados en las salas de lectura de radiología, técnicamente conocidos como PACS (del inglés Picture Archiving and Communications Systems), útiles en el seguimiento de enfermedades como el cáncer.

Director: Carlos Alberto Patiño Villa

130

14 de febrero de 2010

Coordinación periodística: Carolina Lancheros Ruiz Coordinación editorial: Nelly Mendivelso Rodríguez Comité editorial: Jorge Echavarría Carvajal � Egberto Bermúdez � Paul Bromberg � Alexis de Greiff � Fabián Sanabria Concepto gráfico y diagramación: Ricardo González Angulo Corrección de estilo: Verónica Barreto Riveros Traductora: Juliana Ariza Flórez Fotografía: Víctor Manuel Holguín � Andrés Felipe Castaño Impresión: CEET, Casa Editorial El Tiempo Las opiniones expresadas por los autores y sus fuentes no comprometen los principios de la Universidad Nacional ni las políticas de UN Periódico

Página Web: http://www.unperiodico.unal.edu.co Versión Internet: UNDigital Correo electrónico: un_periodico@unal.edu.co Teléfonos: 316 5348 - 316 5000 extensión: 18384 / Fax: 316 5232 Edificio Uriel Gutiérrez Carrera 45 Nº 26-85, piso 5º. ISNN1657-0987


Internacional

Las dantescas imágenes observadas tras el terremoto de Haití permiten un análisis de los hechos que trasciende las simples explicaciones geológicas y los prejuicios. El país más pobre de América, cuyo nombre en creole significa tierra de montañas, no es paria o excluido. Tampoco, porque su población sea en su mayoría escasamente educada o negra (como dicen los ofensivos comentarios callejeros de estos días), eso ha implicado una diferencia abismal en comparación con la mentalidad del resto de los países occidentales. Por el contrario, Haití ha contado con marcas históricas en el pensamiento de la modernidad, como ser la primera nación que se granjeó su propia independencia (1804) y el primero en acabar con la esclavitud culminando su abolición en 1794. De hecho, Haití le sirvió de refugio a Bolívar (1815–1816) tras su fracaso en Venezuela, cuestión que posibilitaría luego la independencia de la Nueva Granada. La ayuda internacional, interesada o no, ha estado siempre presente en Haití como lo evidencia el edificio de Naciones Unidas –que colapsó en el terremoto– y la presencia de Cascos Azules desde años antes (2004–2006) a la catástrofe. En adición, el país a la izquierda de la isla de La Española, compartida con República Dominicana, que curiosamente ha salido ilesa ante el ataque telúrico –con su abundante vegetación–, ha desarrollado las modas referentes a procesos geopolíticos continentales. Además de la independencia y abolición, las dictaduras latinoamericanas y del Caribe de los años 60 y 70 se cumplieron allí a través de indignos “representantes” propios: los dictadores Duvalier (Papá Doc y Nene Doc). La democracia presidencial y la burocracia, sumadas a otras modas sociales vigentes al momento de la devastación, tales como fenómenos de rechazo a la cultura occidental blanca tradicional expresados en anticlericalismo, desconfianza sistemática hacia la política, corrupción, altas tasas de sida (al rehuir campañas de prevención sexual), criminalización de la sociedad, materialismo cultural, armamentismo civil, crisis energética, trato cruel hacia la naturaleza, toda suerte de supersticiones esotéricas y en especial la nociva creencia de que los problemas humanos se arreglan con inyecciones de dinero, ubican a los restantes países occidentales –ricos o pobres– en una clara similitud comportamental con la –solo en apariencia– distante República haitiana.

En la sociedad haitiana cada ser viviente se volvió receptor de una anticipada sentencia de muerte, incluso antes de nacer, debido a la enorme variedad de sacrificios ceremoniales y/o económicos de las formas vivas.

Haití: una alerta

al predador mundo del desarrollo

AFP

Ricardo Andrés Roa,

Investigador, Instituto de Bioética U. Javeriana

3

El comportamiento de la población en busca de agua y alimentos, acentuado tras el terremoto, demuestra que en circunstancias extremas de supervivencia el ser humano olvida cualquier educación y llega a actuar con violencia.

dades basadas en mecanismos de generación energética fósil (carbón y petróleo), como la colombiana, que debe un creciente 50% de su electricidad a sistemas de generación térmica. La dinámica del cambio climático sigue ajena a quienes instauran estas políticas empresariales antiecológicas. La función ambiental que cumplen los árboles en Haití, Francia o Colombia es similar. Estabilizan los terrenos evitando la erosión por vientos, o por lavado de aguas, evitan inundaciones, protegen fuentes de agua dulce y capturan los gases del cambio climático como vapor de agua (H2O) y dióxido de carbono (CO2). Junto con las algas oceánicas cianofíceas, los árboles son los pulmones del mundo al producir oxígeno

en el mismo proceso de captura de gases desequilibrados; disminuyen hasta en 9 grados centígrados la temperatura ambiental, comparando los valores arriba del follaje (copa arbórea) con aquellos del piso, reviven áreas desérticas y, en general, aumentan la fauna al ofrecer un medio de vida para animales y otros seres. Esta perfecta máquina viva fue arrasada en Haití. El comportamiento poblacional violento de los humanos en pos de agua y alimentos – recrudecido y aumentado tras el terremoto– u otras situaciones límite, demuestra que en circunstancias instintivas y extremas de supervivencia, el ser humano olvida cualquier educación, jerarquía o respeto. Lo cual no conviene a

nadie, ni siquiera al más fuerte. Ni siquiera al más armado. Empero, esto es prevenible. El desprecio por la vida humana, animal o vegetal, que en Haití comenzase a través de los ritos religiosos de magia negra y vudú (proclamada religión oficial por los Duvalier), se fue trasladando a la manera colectiva de tratar a los otros seres vivos. En dicha sociedad cada forma viviente se volvió así receptora de una anticipada sentencia de muerte, incluso antes de nacer, debido a la enorme variedad de sacrificios ceremoniales y/o económicos de las formas vivas. Quizá estemos a tiempo de entender que vamos por el mismo camino y podamos corregir el rumbo. En vida hermano, en vida…

130 AFP

La deforestación de Haití, que ha disminuido la presencia de árboles a menos de un 2% de la superficie nacional, se ha dado como consecuencia predadora del hambre y la inexistencia de fuentes energéticas. Como resultado, los habitantes –sin autocontrol ético o gubernamental alguno– han desolado las plantaciones naturales en su propio perjuicio. Hoy en día, no solo escasea la leña, sino las fuentes de agua para consumo humano al desnudar los distintos nacederos o acuíferos. Esto es una grave advertencia para las socie-

14 de febrero de 2010

Comportamientos antiecológicos


4

El mundo sin religiones: una gran mentira En opinión de Danièle Hervieu–Léger, una de las intelectuales contemporáneas más destacadas, las religiones han dado carácter e identidad a

los pueblos. Así lo expresó la socióloga francesa, presidenta de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París, en entrevista para UN Periódico. Carlos Alberto Patiño Villa,

130

14 de febrero de 2010

Profesor Asociado Instituto de Estudios Urbanos Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, Iepri U. Nacional de Colombia

Carlos Alberto Patiño Villa: ¿Por qué, contrario a lo que había sido la promesa de la modernidad, en el mundo contemporáneo la religión juega un papel sustancial? Danièle Hervieu–Léger: Es cierto, la importancia masiva del fenómeno religioso en las sociedades modernas ha sido una verdadera sorpresa para la sociología de las religiones que basaba sus razonamientos, desde sus inicios, sobre la hipótesis del declive de la religión ligado al avance de la ciencia, a la moderna afirmación política de la autonomía del sujeto y a la diferenciación creciente entre las instituciones. Esta aproximación a la modernidad había implicado, evidentemente, la idea de que lo religioso en las sociedades modernas estaba condenado a una decadencia irremediable. Y de hecho, durante mucho tiempo se observó, y aún se observa, el debilitamiento de las grandes iglesias e instituciones religiosas, pero esto no significa el fin de la historia. CAPV: En ese contexto, uno de los elementos más interesantes es ver a la religión de nuevo en el escenario de la política internacional. ¿Cómo comprender esta transformación? DHL: Antes de dar una respuesta, es necesario entender lo

que ocurre durante el origen de esa efervescencia religiosa. Desde mi punto de vista, hay dos dimensiones mayores de la modernidad que habían sido olvidadas, de alguna manera, en la descripción del paisaje de las sociedades modernas: por una parte, la incertidumbre ligada a la velocidad de los cambios y, por otra, el fenómeno de las migraciones. Estos dos acontecimientos en conjunto han producido lo que hoy observamos: no solo el retorno y la expresión fuerte de la religiosidad, sino el retorno de lo religioso a la escena pública. CAPV: La modernidad occidental prometió crear sociedades laicas y seculares, y hoy se observa una transformación profunda al respecto, pero en otras civilizaciones del mundo, como la islámica, ha sucedido un fenómeno trascendental, y es la revitalización de la sociedad a partir de la religión. Al parecer, lo mismo sucede en el hinduismo, en el sintoísmo; existe una especie de vitalidad de la religión en las sociedades contemporáneas. ¿Por qué el mundo occidental y sus grandes intelectuales han tratado de negar permanentemente este aspecto de la religión? DHL: Pienso que ellos han dejado de negarla porque la religión se les impone de manera masiva. Pero el descubrimiento y el reconocimiento de la separación ineluctable de lo religioso y de lo político en las sociedades modernas y democráticas no es una visión de los intelectuales.

Es, antes que nada, el producto de una historia que ha desembocado efectivamente, en todas las sociedades democráticas modernas, en la separación de lo religioso de lo político: la ley ya no desciende del cielo, ella emana del soberano. Esto no quiere decir, sin embargo, que la religión no pueda constituirse, precisamente en las sociedades que se encuentran en una situación de déficit político, en una materia prima simbólica extraordinaria, especialmente para afirmar identidades colectivas, comunitarias, étnicas o nacionales. CAPV: Ulrich Beck ha hablado sobre la religión individual, ¿cómo entender esta concepción? DHL: La renovación de expresiones de religiosidad en sociedades que de todas formas han sido trabajadas por el paradigma moderno de la separación entre política y religión, no se traduce en un retorno a un mundo religioso tradicional en el cual lo religioso englobaba lo social, sino en una fuerte individualización de las creencias y las prácticas. Es una observación de la que habla Ulrich Beck, pero toda la sociología de las religiones desde hace 25 años, incluso 30, enuncia un nuevo paradigma: la secularización no es la desaparición de la religión, es la desregulación institucional de la religión y la individualización, la subjetivación, de lo religioso. Esta es la nueva problemática de la secularización. Que no es un retorno al pasado desde el punto de vista

de la descripción de las sociedades religiosas, sino que implica, en efecto, una nueva aproximación a la manera como los individuos fabrican su sistema de creencias. CAPV: ¿Se ha generado una especie de descontextualización de los grandes credos como el católico, y una prevalencia de un mundo mucho más cercano al ideal protestante? DHL: Las grandes instituciones religiosas, especialmente las cristianas, han sufrido el choque de esta individualización, es decir, el cuestionamiento a la autoridad religiosa para prescribir las creencias, con síntomas muy parecidos. Estas se afectan, evidentemente, por la tendencia general a la producción individual de pequeños credos que proliferan de forma autónoma con relación a los grandes de las instituciones religiosas. Desde este punto de vista, tanto para las iglesias cristianas como para las iglesias mainstream1 protestantes, el problema es extremadamente difícil de manejar. En relación con la pregunta del Islam, pienso que hay un error de perspectiva cuando se imagina a priori que es extraño a la individualización de las creencias. Especialmente en el Islam de la diáspora, se observa el hecho de que a la vez que es referencia, la conversión a esta religión permite construir identidades individuales, y al mismo tiempo sirve en situaciones en que se niega la autonomía política para fabricar identidades colectivas.

Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Entrevista


es un ejemplo de cómo la sociedad iraní se apoyó en lo religioso para protestar contra la violencia de la modernidad autoritaria impuesta por el Sha. La reivindicación de la mujer para llevar el velo en la calle, pese a la persecución de la policía,

las sociedades contemporáneas? DHL: Sería absurdo imaginar que el fenómeno de reconstrucción de las identidades culturales y políticas, a través de lo religioso, es un error de la historia o una patología política temporal. En realidad, se trata de un fenómeno que cuestiona el carácter atomizante y destructor de las culturas locales, de un cierto tipo de proceso modernizador, especialmente en el campo económico e incluso en el campo político. Dicho de otra

las identidades. Cuando las sociedades y los individuos se debilitan, y el mundo y la integración social hacen falsos individuos, es claro que, desde la perspectiva religiosa, existe la posibilidad de renovar las identidades. CAPV: Para finalizar, un tema polémico, ¿qué piensa usted sobre lo que el presidente Nicolás Sarkozy ha presentado como definición de lo que significa ser francés? DHL: Soy funcionaria de la República Francesa y no hago nin-

la identidad nacional y lo que hay detrás de la superficie del discurso político. Lo que me interesa saber como socióloga y evidentemente como ciudadana es sobre qué terreno ese discurso puede tomar cuerpo y volverse movilizador. La evaluación sobre el discurso del presidente Sarkozy no tiene mayor interés. Mientras que por el contrario, aquella de saber cómo los franceses representan hoy su nación, sus raíces, sus relaciones con las antiguas colonias, la forma

AFP

Según la socióloga francesa, el Islam ha permitido construir identidades individuales pero también ha servido en

manera, no se deshace porque sí de lo relacionado con la identidad del colectivo. El problema de una modernidad que dejó de ser triunfante es que evidencia hasta qué punto es destructora de las identidades. No solo es cierto en los países árabes musulmanes o en la India, también en las sociedades europeas y norteamericanas. Si el individualismo es emancipador, también es destructor de

guna declaración sobre las instituciones y la práctica política francesa, en tanto que se me pregunta como profesora universitaria pagada por la República. Es una obligación de reserva que forma parte de mi condición como profesora universitaria. No obstante, lo que resulta interesante es mirar hacia lo que el presidente Sarkozy hace eco cuando da tal importancia al tema de

como ellos asumen que Francia ya no es una gran potencia sino una potencia mediana que debe asumirse como tal, es el verdadero interrogante detrás de su pregunta. N.T. Las mainstream churches o iglesias de “la corriente principal” hacen referencia por lo general a los principales grupos cristianos, como la Iglesia Católica o la Iglesia Ortodoxa Oriental. 1

14 de febrero de 2010

situaciones en que se niega la autonomía política para fabricar identidades colectivas.

130

CAP: En la perspectiva normal, se suele suponer que los individuos carecen de religión o viven inmersos en rituales tradicionales. ¿Cómo se construye el creer, la creencia y la vida cotidiana en una dimensión religiosa? DHL: Por un lado, nos encontramos en un absoluto entre la alternativa de inserción en sistemas regulados y organizados de un credo, y por otro, en la ausencia de creencias. Es justamente esta alternativa simplificadora la que ha hecho explotar la crítica de la teoría de la secularización. En efecto, lo interesante es ver cómo hoy esta religiosidad individual les permite a los individuos (independientes con relación a los grandes sistemas religiosos instituidos), ir al contrario y producir pequeños sistemas de creencias que los deja reunir, organizar y darle sentido a sus experiencias personales, antes fragmentadas y marcadas por la diferenciación extremadamente potente de las actividades sociales, que hacen difícil la integración de la personalidad individual. Lo religioso sirve para volverle a dar coherencia a la vida de los individuos. Solo que esta coherencia ya no se obtiene del exterior por el sistema religioso. Es fabricada por los mismos individuos apoyándose en todo tipo de recursos simbólicos que se les presenten. CAP: Volviendo a la esfera de lo internacional, algunos autores y muchos observadores suponen que un punto de inflexión importante de la relación entre política y religión es la Revolución iraní de 1979. ¿Usted cómo analiza ese proceso? DHL: La Revolución iraní ha sido un momento absolutamente clave en la toma de conciencia del retorno masivo de lo religioso sobre la escena pública. En efecto, la hipótesis clásica, heredada de la filosofía del siglo de las luces, señalaba que la privatización de lo religioso reafirmaba fuertemente su presencia en la escena política y pública. En un primer momento se dijo que la Revolución iraní era el efecto boomerang, el retorno de una modernización forzada. El régimen del Sha quiso modernizar de forma extremadamente brutal a la sociedad iraní y lo religioso fue un medio para protestar contra ese propósito. Por tanto, creo que era una pseudomodernización, que pretendía ser cultural pero era económica. Tampoco era política puesto que se estaba muy lejos de la democracia. Por lo tanto, lo religioso funcionó como un formidable dispositivo de protesta contra la violencia de una cierta modernidad que, entre otros asuntos, era autoritaria. Por ejemplo, el Sha hacía perseguir por su policía a las mujeres que llevaban el velo en la calle. Y la manera de afirmar una capacidad autónoma para determinarse consistió en la reivindicación para poder llevar el velo en los espacios públicos. Así, la Revolución iraní puso nuevamente en escena la formidable capacidad de lo religioso para proveer los recursos simbólicos como protesta cuando el lenguaje político no se podía emplear. El Islam se convirtió en el recurso político, en tanto que tal, para afirmar frente a Occidente la identidad específica de la sociedad árabe musulmana. CAPV: ¿La relación entre identidad y religión en el mundo contemporáneo es una anomalía de

5

AFP

Entrevista


6

Coyuntura La reexploración de viejos campos petroleros y el alza mundial del precio del petróleo explican el aumento de la producción del crudo en Colombia, lo cual no significa que el país esté en bonanza. La duración de las reservas puede estimarse para unos 6 ó 12 años más.

La “aparente” Jupiterimages

bonanza petrolera en Colombia

Carlos Guillermo Álvarez H.,

Profesor Honorario U. Nacional de Colombia Junta Directiva EPM

Hace cinco años (e incluso hoy parcialmente) ese crudo se sacaba ineficientemente en camiones. La gran inversión en transporte en el departamento del Meta permite incluso explotar campos con pocas reservas. Los esfuerzos exploratorios en áreas realmente nuevas son más bien precarios y es por eso que el mapa de reservas del país se mueve poco, excepción hecha de las reevaluaciones de los viejos campos.

ha permitido una campaña de inversiones complementarias (como pozos de delimitación adicionales o transporte) sobre los campos descubiertos, que ha llevado a una mejor valoración de las reservas; por ejemplo, las estimadas de Rubiales pasan de 170 millones a unos 500 millones de barriles, lo que permite producir más de 150.000 barriles diarios y efectuar inversiones en un oleoducto superiores a us$ 500 millones.

2006

2004

2002

2008

2000

1998

1996

1994

1992

1990

1988

1998 2000 2002 2004 2006 1986

1984

1992

1994 1996 1982

1980

1978

1976

1974

1986 1988 1990 1972

1970

1984

1968

1982

1966

1964

1962

1960

130

14 de febrero de 2010

1980

Reservas gigabarriles

Producción miles de barriles por día

En los últimos dos años la producción petrolera colombiana aparece en aumento. La agencia EFE indicó recientemente que el año pasado fue de 670.000 barriles diarios. Si se compara con la de 618.000 del 2008, el incremento es del 8% y, comparada con la del 2007, el aumento es del 17%. ¿Qué está pasando? ¿Será permanente esta tendencia? Un gráfico con datos históricos Colombia: Producción y reservas de crudo 1980-2009 responde estas preguntas. Colombia no es un país 3,5 900 petrolero, tiene algunas re800 3,0 servas, pero frente al total 700 mundial (que por cierto es2,5 600 tán en declive), apenas lle2,0 500 ga a una décima del 1% del 400 total, según la publicación 1,5 mencionada como fuente de 300 1,0 datos. Nótese también que 200 0,5 las reservas totales colombia100 nas no aumentan y han per0,0 0 dido más de un 50% desde el tope de los 3,2 gigabarriles de 1992. Digamos que el aumento Colombia Reservas gigabarriles Producción diaria de la producción colombiana de los últimos años se expliFuente: Statistical Review of World Energy, British Petroleum, 2009. ca fundamentalmente por el aumento mundial del precio del crudo. La caída de precios en el Petróleo us$/b corrientes 1960-2007 periodo crítico para la econo80,00 mía mundial del año pasado fue pasajera. Las estimacio70,00 nes de precios para el futuro 60,00 inmediato se colocan entre el rango de us$ 70 y us$ 80, 50,00 por lo cual la rentabilidad de petróleos de altos costos de 40,00 extracción y de baja calidad 30,00 se mantiene. Esta situación ha hecho 20,00 rentable la producción de vie10,00 jos campos de crudos pesados descubiertos hace muchos 0,00 años en Colombia: Castilla en 1969, Apiay en 1981, Rubiales hacia el 2000. El alto precio

En fin, Ecopetrol y sus asociados han efectuado otras inversiones importantes para recuperaciones secundarias y terciarias en campos viejos, que al final agregan unos cuantos miles de barriles diarios a la producción colombiana. El mantenimiento de este nivel va a depender de cómo se logre su aumento y cómo se llegue a una suerte de segundo pico, como el logrado en 1999 (con una extracción de unos 838.000 b/d), para volver a disminuir la producción a una cierta tasa, digamos del 8% en promedio. A manera de conclusión, se puede decir que, aun bajo el potencial de hidrocarburos colombianos, la autosuficiencia nacional se debe mantener unos seis años más (con la actual tasa de producción anual, o sea unos 244 millones de barriles), incluyendo un pequeño potencial de exportación con las reservas actuales (unos 1.400 millones de barriles) sin aumentar. Por los elementos conocidos hasta hoy, las reservas probadas se valoran de manera conservadora y se puede pensar que las reales (al precio actual) pueden ser superiores. El reputado geofísico Colin Cambell, que anima una asociación para el estudio del pico de producción1, estima incluso que las reservas colombianas están subvaluadas un 50% para el año 2003, es decir, las reservas efectivas pueden ser unos 3 gigabarriles. Su duración, pues, manteniendo la actual tasa de extracción, puede estimarse para unos 6 ó 12 años. Ver http://www.peakoil.net/search/ node/WORLD+OIL+RESERVES. El punto de las reservas es muy serio, se estima que en el planeta en general están sobrevaluadas.

1


Coyuntura

7

J. Orlando Rangel-Ch.

En 1992, época de la famosa hora Gaviria, nos cambiaron los hábitos cotidianos por la sequía que conllevó descensos en la generación eléctrica y molestos apagones. Si se analiza una base histórica de montos de precipitación en localidades de la Costa Caribe, los años 1991, 1993 y 2001 presentaron valores muy bajos de lluvia con déficit cercano al 50% del monto promedio anual. De tal manera, si en una localidad debían caer 1.200 mm de precipitación, en uno de estos “año–Niño” se recibieron entre 600 y 700 mm menos, con lo cual se presentaron alteraciones en los procesos de apropiación de la oferta ambiental (caudales/ embalses). Así, se entenderían entonces los trastornos de finales del 91 y del 92. Nótese que para esta calificación fue necesario tener los valores y poder comprobar que el efecto se presenta en una extensión considerable, ya que en ocasiones, mientras que en una localidad las lluvias pueden ser inferiores al promedio anual, en otra distanciada 50–80 km y con una variación fisiográfica mínima, es posible que la lluvia sea normal o inclusive mayor que el promedio anual. Por tanto, no se debe generalizar y no se puede pretender que el efecto se presente con igual intensidad en toda la geografía, observación que aparentemente no tienen en cuenta los portavoces gubernamentales al patrocinar que se culpe, al pobre Niño, de los acontecimientos y de sus decisiones.

El Niño y los incendios forestales Con Niño o sin Niño, en la cotidianidad de los bogotanos ya está incorporado el espectáculo de los helicópteros recogiendo agua en los estanques y vertiéndola sobre los Cerros Orientales. No se requiere magia para asegurar su presencia en enero, si las autoridades y los organismos ambientales no toman las decisiones convenientes que eviten al máximo estas acciones de pirómanos.

con demasiados compromisos Incendios forestales, escasez de agua y aumento en las tarifas de los servicios públicos son algunos de los “líos” que se le achacan al fenómeno de El Niño. ¿Qué tan ciertos es? ¿No será más bien poca previsión y mucha improvisación?

La mayoría de las quemas, tanto en los Cerros Orientales como en la alta montaña de Colombia, incluyendo el páramo, son provocadas. Las causas son varias, la principal es la falta de educación ambiental y ecológica de los moradores y visitantes. Si ya existen tecnologías apropiadas que permiten tener una base de datos sobre incidencia de los incendios forestales, frecuencia y coberturas vegetales, ¿por qué no se toman las previsiones del caso y por qué sobre la recuperación de áreas afectadas se exageran los costos requeridos? Al menos para el páramo, lo prudente es neutralizar el acceso de ganado, aumentar la vigilancia y dejar que la sucesión natural actúe; no es necesario llenar de árboles una zona que solo los tiene en situaciones ecológicas muy particulares. Es inadmisible que cada año se asista al mismo drama que increíblemente tiene su complemento en octubre o noviembre, cuando los excesos de lluvia hacen que los ríos inunden las planicies interandinas y del Caribe. En ambos casos simplemente hay imprevisión e improvisación.

El Niño y la economía Con los anuncios apocalípticos sobre El Niño, en algunos renglones se dispararon los precios. En el campo energético se habló de aumentos en las tarifas domiciliarias y de disminuir la venta de energía a países vecinos. Sin embargo, recientemente las mismas empresas afirmaron que el fenómeno será resistido por los embalses y se puede seguir exportando energía a los países vecinos. En septiembre del 2009, juzgué atrevida la posición de los voceros gubernamentales que anunciaban El Niño, porque en ningún momento mostraron tablas comparativas de los montos de precipitación y los consolidados anuales de lluvia en series históricas. Sus percepciones aceleradas no tuvieron en cuenta el precepto

de que no hay nada más impredecible que el clima. Luego comenté que ese Niño ya no estaría en octubre cuando llegaran las lluvias, como efectivamente sucedió. Desde el primero de enero se nos bombardea con las alzas que se presentarán debido a El Niño, y todo el mundo está utilizando esta excusa para justificar incrementos. Parece que la única manifestación que no se afectó fue el aumento salarial decretado por el Gobierno: 2% ¿Es esto equitativo cuando según los voceros gubernamentales venimos de un año–Niño y seguimos en otro?

Suministro de agua y El Niño Hay una larga lista de municipios con problema de agua y premonitoriamente se dice que varias capitales entrarán en racionamiento. Curiosamente, en Manizales se anunció que había agua de sobra porque el programa de conservación y recuperación de cuencas que adelantan las empresas encargadas ha hecho posible esta maravillosa condición. Esta afirmación explica en buena parte la escasez en algunas localidades. En una cuenca deficitaria (seca a muy seca) con lluvias muy bajas, la disponibilidad de agua debe ser el controlador de cualquier ocupación humana. No se pueden permitir crecimientos exagerados y desordenados en algunos sitios, en donde en condiciones normales no hay disponibilidad hídrica. En Colombia, a excepción de muy pocas localidades, diciembre, enero y febrero, e inclusive marzo, son épocas muy críticas en lluvias, luego uno podría imaginarse el efecto de una disminución en localidades con los montos normalmente muy reducidos. Si en la costa Pacífica colombiana (excepto Tumaco y Darién) se dejan de recibir 700 u 800 mm de precipitación al año, es bastante probable que no se presenten fenómenos catastróficos graves, ya que los montos anuales son supe-

riores a 3.000 y 4.000 mm y hay capacidad de almacenamiento de agua en el suelo; por el contrario, si en la Sabana de Bogotá dejan de caer 400 mm de precipitación, la mayoría del clima del territorio se tornaría entre muy seco y árido con afectación profunda a la biota y, por ende, a la apropiación de los recursos y de los servicios ambientales por el hombre.

¿Cómo afrontar la situación? Aunque Colombia es un país excepcionalmente húmedo, el agua es un capital recuperable. Entidades como la Comisión Reguladora del Agua deben ocuparse de temas relacionados con la economía hídrica en los ambientes naturales y no solamente de las tarifas. Las dependencias de Minambiente deben apoyarse en los grupos de investigación universitarios para formular proyectos reales, viables y no empresas faraónicas que no aportarán conocimientos necesarios para entender la economía hídrica del país. La iniciativa del referendo por el agua debe ser aprobada para que la comunidad se apropie de sus metas y vigile el cumplimiento de los compromisos adquiridos. Si ya están identificados puntos críticos para abastecimiento de agua (simple, no potable), ¿por qué no se proponen medidas que mitiguen estas épocas críticas? Hay que incentivar hábitos de ahorro, captación de aguas lluvias, tratamiento de aguas residuales. Las oficinas de planeación municipal y departamental deben estar atentas cuando se revisen los POT y EOT, con el fin de incluir actividades y acciones que permitan paliar la falta del líquido vital. No podemos seguir culpando al pobre Niño de todo lo que pasa en Colombia entre diciembre y marzo para luego empalmar con La Niña en la segunda mitad del año y achacarle otras tragedias que proporcionan tantos titulares de prensa.

14 de febrero de 2010

¿Cuándo se puede hablar de El Niño?

Un “Niño”

130

Desde agosto del 2009, voceros gubernamentales anunciaron la inminente llegada del fenómeno de El Niño, con lo cual la disminución marcada de las lluvias estaba asegurada en el país. La distribución de las precipitaciones a lo largo del año condiciona los procesos biológicos y la manera en que el hombre hace uso de la oferta ambiental. Así, en la región Andina, donde se asienta el 72% de la población, hay tiempo seco y altas temperaturas de diciembre a marzo, lluvias desde finales de marzo a junio, época seca desde julio hasta mitad de agosto y lluvias fuertes en septiembre, octubre y noviembre. En las planicies de la Orinoquía, el Caribe y la Amazonía llueve (con distribución diferente) desde abril–mayo hasta noviembre y hay escasez desde diciembre hasta marzo. La situación climática actual es la común: escasez de lluvias y altas temperaturas, fenómeno natural que se relaciona con nuestra posición geográfica y con la circulación global de los vientos.

Andrés Felipe Castaño/Unimedios

Instituto de Ciencias Naturales U. Nacional de Colombia


8

Coyuntura Profesor de Derecho Internacional Grupo Frontera y Territorio U. Nacional de Colombia

Surgida de los escombros de la Segunda Guerra Mundial y de las nuevas realidades geopolíticas derivadas de ese conflicto planetario, la Organización de Naciones Unidas estableció, en el sistema estructurado en la Carta de San Francisco, lo que es la columna vertebral de esa organización en materia de paz y seguridad internacionales: el Consejo de Seguridad. Este ente lo conforman quince miembros: cinco permanentes, vencedores en la Segunda Guerra Mundial, que disponen de poder de veto, a saber, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China, y diez más, elegidos por la Asamblea General para periodos de dos años. El Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas faculta al Consejo de Seguridad para instar a las partes interesadas a que cumplan con las medidas provisionales que juzgue necesarias o aconsejables, que en ningún caso podrán perjudicar los derechos, las reclamaciones o la posición de las partes interesadas, todo ello “a fin de evitar que la situación se agrave”. El Estatuto de Roma otorga al Consejo de Seguridad autoridad para remitir casos a la Corte Penal Internacional, cuando esa corte no tenga competencia directa para abocar conocimiento, como ha sucedido con la atribución de competencia a la Corte por la situación de Darfur, en Sudán, Estado que no es parte del Estatuto de Roma. El Consejo de Seguridad tiene facultades para cualificar la gravedad de las amenazas a la paz, pudiendo adoptar una gama de medidas, alternativas o acumulativas, que constituyen intervenciones graduales. El ejercicio de esas facultades ha evolucionado desde la caída del Muro de Berlín. Es en ese contexto que conviene analizar el recurso reciente de Colombia y Venezuela al Consejo de Seguridad y sus implicaciones para el derecho internacional.

130

14 de febrero de 2010

Evolución El Consejo de Seguridad ha pasado a actuar con notorio dinamismo después de la caída del Muro de Berlín, ejerciendo incluso “actividades legislativas” que, en opinión de algunos autores, la Carta no le otorga y desarrollando nuevos mecanismos de derecho internacional para la preservación de la paz. De ocuparse esencialmente de conflictos internacionales, el Consejo de Seguridad ha pasado a ocuparse de conflictos internos, aún más difíciles de tratar, con implicaciones internacionales reales, pues en algunos casos desbordan las fronteras de un Estado o reciben influencia militar y política de Estados o grupos vecinos, constituyéndose, en algunos casos, en verdadera amenaza para la paz. El Consejo de Seguridad se ocupa hoy de crisis humanitarias, de violaciones masivas de derechos humanos y promueve procesos de democratización como respuesta a guerras civiles. Se ha abierto a compartir responsabilidades con organizaciones regionales intergubernamentales. Las ONG juegan hoy un rol importante ante ese organismo, aunque con

Colombia y Venezuela en el Consejo de Seguridad

Análisis sobre el recurso reciente de Colombia y Venezuela al Consejo de Seguridad y sus implicaciones para el derecho internacional.

Notimex

Antonio J. Rengifo L., PhD

La negativa del Consejo de Seguridad de la ONU

no pone en peligro la paz internacional. reticencias de algunos miembros permanentes. El terrorismo es un problema internacional del que se ha ocupado con especial atención el Consejo de Seguridad. Incluso, dos decadas antes de los acontecimientos del 2001 en Nueva York, principalmente con ocasión de los atentados a los aviones de la Pan Am en Lockerbie y de la UTA en el Sahara, ya se interesaba en este problema. Es en ese contexto y en el marco de esas evoluciones, que es preciso entender los recursos recientes al Consejo de Seguridad por parte de Colombia y Venezuela, con enfoques y objetivos diferentes.

Nota de Colombia En noviembre del 2009, en un discurso duramente crítico al actual Acuerdo de Cooperación Militar entre Colombia y los Estados Unidos de América y en el contexto de unas relaciones diplomáticas en continuo deterioro entre los dos países vecinos, el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela hizo un llamado a la oficialía de su país, a que “no perdamos tiempo en prepararnos para la guerra y en preparar al pueblo”. Ante esa amenaza de guerra, como respuesta, el Gobierno de Colombia anunció, a través de un comunicado de prensa de la Presidencia, su decisión de acudir a la OEA y al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El Gobierno precisó que Colombia no ha hecho ni hará un solo gesto de guerra a la comunidad internacional y menos a países hermanos, advirtiendo que su único interés consiste en la superación del narcoterrorismo, que durante tanto tiempo ha maltratado a los colombianos. Finalmente, expresa que “mantiene su disposición

a la solicitud de Venezuela mostró que la situación de Colombia

al diálogo franco, a las vías del entendimiento y de las normas del derecho internacional”. Es claro que Colombia no podía permanecer impasible ante la amenaza del Gobierno venezolano y que la respuesta debía ser el recurso a las instituciones con competencias en esas materias, en la perspectiva de una diplomacia preventiva, consistente en evitar un agravamiento de la “situación”, tal como lo prevé la Carta. El fundamento jurídico de la nota presentada por Colombia al Consejo de Seguridad puede hallarse en el artículo 34 de la Carta de las Naciones Unidas, que faculta a ese Consejo para investigar toda controversia o toda “situación” susceptible de conducir a fricción internacional o que podría dar origen a una controversia, a fin de determinar si su prolongación puede poner en peligro el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. Se trata de un mecanismo preventivo que trae la Carta de las Naciones Unidas para evitar a tiempo que de las amenazas se pase a los hechos, a las escaramuzas y, peor aún, a las escaladas. Ese mecanismo es utilizado frecuentemente por los Estados. La nota de Colombia, impuesta por la circunstancia de una evidente amenaza de guerra, no excluye la negociación entre los dos Estados ni cierra espacios para mediación por parte de instituciones o de otros Estados. En esas condiciones, tampoco podría pretenderse que a partir de la nota de Colombia, el Consejo de Seguridad, so pretexto de la situación entre los dos Estados, pueda inclinarse sobre la situación Colombiana y sus complejidades. Sería asumir que en la era de la globalización, de las comunicaciones instantáneas y de la influencia de las ONG, el Consejo de Segu-

ridad o la Corte Penal Internacional no tienen competencias ni conocimiento sobre la situación en Colombia. Una posición más realista debe conducir a la consolidación de estrategias tendentes a responder a la situación de conflicto interno y a las presiones externas, cumpliendo a la vez los compromisos jurídicos internacionales adquiridos libremente por el Estado colombiano. Jean–François Revel, en una obra célebre, señaló que no existe política exterior plausible si no comporta la amenaza de una guerra, lo cual implica desplegar mecanismos para evitarla. Es una posición diplomática de lejos mucho más difícil y compleja que el recurso a la alternativa belicosa. Pero menos costosa. Es difícil precisar si la nota de Colombia ha podido contribuir a morigerar el lenguaje belicoso del jefe de Estado venezolano. Lo que es real es que el recurso al Consejo de Seguridad mostró la negativa de Colombia para entrar en una confrontación retórica sobre la guerra y su disposición para recurrir a la institucionalidad existente en esa materia.

Caso de Venezuela Mientras Colombia limitó su acción a una nota informativa, Venezuela optó por construir un caso para la inclusión de la situación de Colombia en la agenda de trabajo del Consejo de Seguridad. En su escrito, la cancillería venezolana expresó al Consejo de Seguridad “su fuerte preocupación” sobre el conflicto armado colombiano que, en su percepción, constituye “una seria amenaza para la paz y la seguridad internacionales”. Venezuela se presentó como víctima de ese conflicto armado,


14 de febrero de 2010 130 AFP

evocando “innumerables inciden- de la diplomacia del vecino país tes en la frontera común”, produ- sobre ese punto específico. cidos por “la evidente incapacidad Es preciso resaltar que Colomdel Estado colombiano de cumplir bia actuó como debía frente a la con su deber de proteger a los ciu- amenaza de guerra proveniente dadanos que allí viven y de ejer- del Presidente de Venezuela. Una cer el control de su territorio”. Sin amenaza de guerra no puede ser embargo, la cancillería venezolana tomada a la ligera ni como asunto no documentó ninguno de esos de retórica. La nota diplomática “innumerables incidentes”. de Colombia tiene valor jurídico Sobre la base de duras crí- de precedente, que amerita estraticas al paramilitarismo, al nar- tegia diplomática y seguimientos. cotráfico y al Plan Colombia, el Desde el derecho internacional no canciller venezolano fundamenta puede ser de otra forma. su escrito en cifras y datos contenidos en documentos del SecreMás allá de la coyuntura tario General y del Consejo de Seguridad relacionados con los La negativa del Consejo de Seniños en los conflictos armados y guridad a la solicitud de Venezuela el problema del desplazamiento, mostró que la situación de Coen los cuales se trató la situación lombia no pone en peligro la paz de conflicto en Colombia o se internacional, lo cual, es obvio, no hizo mención a ella. le exonera del cumplimiento de También son duramente cueslos compromisos internacionales tionados por Venezuela el reciente adquiridos libremente por el EstaAcuerdo de Cooperación Militar do colombiano. entre Colombia y los Estados UniLas tensiones y las crisis de dos de América y los hechos de fronteras en los países del sur del marzo del 2008 en Ecuador, estos últimos en vía de superación por continente americano se explican en parte por los reajustes en las los dos Estados involucrados. Especial mención hizo Vene- doctrinas de seguridad, globales y zuela a la Resolución 1894 del 2009, regionales, consecuencia del final adoptada por el Consejo de Segu- de más de cuatro décadas de conridad, en la cual quedó establecido flicto bipolar. Ni esos reajustes ni las difeque las violaciones masivas y sisterencias ideológicas de los gobier- Venezuela se presentó como víctima, evocando “innumerables incidenmáticas al derecho internacional tes en la frontera común” y duras críticas al paramilitarismo, al narcotráhumanitario y a los derechos hu- nos son obstáculo para la coopefico y al Acuerdo de Cooperación Militar entre Colombia y EE. UU. ración entre Estados en materia de manos en situaciones de conflicto armado “pueden constituir una seguridad colectiva o regional. En amenaza para la paz y la seguridad los tiempos más críticos de la carrera nuclear, la Organización para diciones geográficas, políticas, titucionalización de una justicia internacionales”. Pese a sus esfuerzos, Venezue- la Seguridad y la Cooperación en sociales, culturales y económicas internacional, la guerra tiene hoy la no logró que el Consejo de Se- Europa implementó las Medidas de cada región. La implementa- implicaciones jurídicas que no es guridad incluyera el conflicto de para el Fomento de la Confianza ción de esas medidas debería ser posible desconocer, en particular, Colombia en su agenda de trabajo. Mutua y la Seguridad, que demos- una prioridad de política exterior en lo que concierne a la responsaDos razones principales podrían traron ser eficaces. Su implemen- en materia de seguridad en la re- bilidad de quienes desencadenan tación requiere, obviamente, de gión, tanto de los Estados como guerras de agresión. explicar esa negativa. En primer lugar, no todo con- una alta dosis de voluntad política, de las naciones. Las guerras son En materia de guerra, además declaradas por los gobiernos, peflicto interno constituye per se una diplomacia y compromiso. de asegurar la defensa del Estado, En la Declaración de San- ro las sufren los pueblos. amenaza para la paz y la seguridad el éxito de una política exterior Puede decirse que las ameinternacionales. Si entre dos países tiago de 1995 y en la Asamblea consiste en saber dosificar los facexisten riesgos de fricciones, ema- General de 1996, la Organiza- nazas de guerra y la guerra mistores políticos y los mecanismos ción de Estados Americanos rema son asuntos demasiado serios nadas del conflicto interno en uno de ellos, la respuesta no puede ser comendó la aplicación de esas para ser dejados a meros análisis jurídicos utilizados cuando corresla amenaza de guerra ni el recurso medidas, advirtiendo que ellas de coyuntura política. En lo que ponde, para negociar siempre, en a la fuerza. Para evitar respues- deben ser adaptadas a las con- se anuncia como la era de ins- todo espacio y circunstancia. tas desproporcionadas, el derecho internacional pone a disposición de los Estados diversos mecanismos para la solución pacífica de controversias, algunos con mediación de organismos internacionales. La segunda explicación tiene que ver con la posición diplomática de Venezuela, durante los años del gobierno del Coronel Chávez Frías, consistente en alinearse con otros países que se oponen radicalmente a la intervención de las Naciones Unidas en los asuntos internos de los Estados. En esa línea diplomática, Venezuela se ha apresurado a reconocer a Osetia del Sur y a Abjasia como países independientes a pesar de abrigar en sus territorios amplias instalaciones militares rusas. También se opuso Venezuela a la inclusión del caso de Honduras –deposición del Presidente Zelaya– en la agenda del Consejo de Seguridad. La diplomacia venezolana no pudo documentar en qué y por qué la situación de Colombia sería diferente. Es una falta de coherencia Fuerzas de seguridad de Venezuela cerca al río Táchira que conecta a este país con Colombia.

9

AFP

Coyuntura


10 Salud

¿Emergencia social

o emergencia financiera?

No hay que dejarse confundir. Las medidas de “Emergencia Social”, que en apariencia ponen en cintura a todos los actores del sistema, en realidad lo que buscan es proteger el “negocio” de la salud, en detrimento de los usuarios. Mario Hernández Álvarez,

130

14 de febrero de 2010

No hay que dejarse confundir ¿Por qué el Gobierno optó por un conjunto de medidas que

Philip Salazar/Unimedios

AFP

No nos llevemos a engaños. Después de 15 años de operación de la Ley 100, se constata que el gasto en salud aumenta cada vez más, sin alcanzar los resultados prometidos; que los recursos disponibles no fluyen porque cada agente, incluido el Estado, trata de gastar menos y obtener más provecho, y que los aportes y los impuestos disponibles no alcanzan para lograr la famosa y siempre aplazada cobertura universal del aseguramiento. Frente a este viejo y cada vez mayor problema, el Gobierno decidió ejercer las únicas dos funciones que cree están a su disposición: “regular” el mercado para que funcione bien y buscar más recursos a través de nuevos impuestos. Las medidas adoptadas se pueden resumir en ocho frentes: primero, el incremento de los impuestos a los cigarrillos, las cervezas y los juegos de azar, siguiendo la vieja tradición de nuestro Estado cantinero. Segundo, la centralización del manejo de recursos públicos del Régimen Subsidiado, supuestamente para evitar la corrupción en el nivel municipal y, de paso, concentrar en el gobierno central su asignación. Tercero, la obligación impuesta a la ciudadanía de tener que demostrar su capacidad de pago, personal y familiar, a la hora de requerir servicios, pues la igualación de los planes obligatorios dejará por fuera una cantidad aún indefinida de “prestaciones excepcionales en salud”. Cuarto, la restricción del uso de la tutela al convertirla en un riesgo financiero para las familias cuando les sea favorable. Quinto, el control de precios de ciertos medicamentos, aquellos que descaradamente las aseguradoras y la industria farmacéutica recobraron con creces al Fosyga. Sexto, un nuevo apriete de clavijas a los hospitales, para terminar de convertirlos en verdaderos negocios rentables. Séptimo, un golpe certero a la autonomía profesional, en especial de los médicos y los odontólogos, al someter su criterio solo a la “evidencia científica” y sancionar las decisiones clínicas que atiendan a la diversidad y la especificidad de los enfermos. Y octavo, el establecimiento de plazos perentorios para el pago de las deudas y el flujo de recursos, para proteger el negocio y garantizar la confianza inversionista en el sector.

Andrés Felipe Castaño/Unimedios

Departamento de Salud Pública Facultad de Medicina U. Nacional de Colombia

en especial de los médicos y los odontólogos, y a los usuarios que ahora tendrán que demostrar su capacidad de pago, personal y familiar, a la hora de requerir servicios.

La Emergencia Social decretada por el Gobierno es un golpe certero a la autonomía profesional,

en apariencia golpean a todos los actores del sistema? La respuesta puede confundirnos. Parece un gobierno de mano dura que por fin puso en cintura a todos los agentes para obligarlos a cumplir sus deberes. Esto es cierto, si se entiende la lógica fundamental del sistema. Pero no es conveniente para la salud de los colombianos. La lógica no es otra que la del modelo de “competencia regulada con subsidio a la demanda”, adaptado a rajatabla a la realidad nacional. Desde este modelo, los sistemas de salud son un conjunto de servicios de atención de las enfermedades o “prestaciones” que se transan en los mercados. Ellas tienen un precio que los mercados definen, pero cuando se dejan operar libremente, generan problemas tan serios como la exclusión sistemática que hoy existe en Estados Unidos. Por eso, una regulación gubernamental que ponga ciertos límites a los agentes del mercado debe ser suficiente para disminuir los efectos indeseables. Como complemento está el “subsidio a la demanda”, para que los pobres, uno por uno, puedan entrar a ese mercado. Tal es el fundamento del Régimen Subsidiado. Pero para justificar el subsidio es necesario que el derecho a la atención médica esté atado a la capacidad de pago de las personas. Solo los que demuestren no contar con recursos para pagar su aseguramiento podrán recibir subsidio. El resto, es decir, todo el que tenga algo con qué pagar, debe pagar. Primero, pagar la cotización mensual obligatoria para entrar al Régimen Contributivo y obtener un plan de prestaciones restringido por la rentabilidad

del negocio, segundo, pagar las prestaciones excepcionales de su bolsillo o con otro seguro que en Colombia conocemos como “medicina prepagada”. El gobierno Uribe, y todos los defensores de la “competencia regulada con subsidio a la demanda”, están convencidos de que es la mejor opción para el mundo entero, en especial para los pobres, como pensaba el ex ministro Juan Luis Londoño y el consentido de Bill Gates, el ex ministro mejicano Julio Frenk.

Efectos perversos El modelo es perfecto para cumplir dos propósitos: llevar el negocio de la salud “a sus justas proporciones” y obtener la mayor legitimidad posible del Estado en el uso de los recursos públicos, pues solo se destinan a los pobres. Y claro, también sirven para obtener votos. Pero los ciudadanos y las ciudadanas, la academia, los profesionales de la salud y la Corte Constitucional no podemos dejarnos confundir. Ésta no es la mejor manera de garantizar el derecho a la salud que existe en el mundo. Por el contrario, cada vez más se demuestra que atar el derecho a la capacidad de pago de las personas tiene varios efectos perversos, que son insostenibles desde el punto de vista ético y humano. Los más importantes son: primero, parece obvio que los pobres tengan salud para pobres y los ricos para ricos, según su propiedad; segundo, nos parece natural que los aseguradores hagan negocio con el dolor y la muerte, porque tienen derecho a explotar su propiedad; tercero, nos

parece normal que solo los que puedan pagar tengan los tratamientos oportunos y de la calidad que su bolsillo les permita, mientras el resto se somete al mínimo. No creo que la jurisprudencia acumulada en el país, que sustentó la Sentencia T–760 del 2008, tenga el espíritu de mantener este estado de cosas. La Corte Constitucional tiene la oportunidad de contrastar estos decretos con tal jurisprudencia y la sociedad colombiana estará atenta a ello. Pero desde la academia, desde los profesionales de la salud y desde los ciudadanos, no es posible aceptar estas perversiones. La sociedad colombiana se merece un sistema de salud que permita garantizar de mejor manera el derecho fundamental a la atención médica, atando el derecho a la condición de ciudadano o ciudadana y no a la capacidad de pago. Esto no quiere decir que no se pague por la salud. Existen mecanismos de financiamiento que permiten, sin duda alguna, que no existan razones económicas para no prestar un servicio de salud necesario. Además, hay formas de organización que permiten prevenir enfermedades, promover la salud de la población y controlar y disminuir los gastos en atención de enfermedades. Esa no es una utopía, es una realidad en varios países, tanto capitalistas como socialistas. Necesitamos un nuevo pacto político por la salud y la seguridad social en Colombia. La ruta de la protección del negocio, por encima de la protección de la gente, no es sostenible desde la ética de los derechos humanos.


Salud

Fiebre Q,

de la granja al humano

Los síntomas

Los individuos con más probabilidad de contagiarse con el microorganismo de la fiebre Q son quienes trabajan en explotaciones donde se manejan animales y sus productos: granjeros, veterinarios, empleados de las plantas de sacrificio, laboratoristas, entre otros, cuyo contacto con vacas, cabras, ovejas y sus secreciones (que además pueden convertirse en aerosoles, aumentando el riesgo de infección) es permanente. Por eso es importante que este personal conozca y practique las medidas sanitarias pertinentes para evitar el contagio, sin importar si los animales presentan o no el cuadro clínico asociado a la enfermedad, ya que una vez la especie presenta sintomatología puede recuperarse y ser portadora de la infección latente en forma asintomática. Lo anterior se evidencia en estudios epidemiológicos de seroprevalencia realizados en los Estados Unidos, país en el que la fiebre Q se considera como enfermedad de declaración obligatoria. Esto debido a que, al analizar sueros sanguíneos en grupos de animales de granja, se encontró reacción positiva antígeno–anticuerpo para Coxiella burnetii en el 41,6% de los ovinos, 16,5% de los caprinos y 3,4% de los bovinos analizados. En el mundo, la sociedad le está dando cada vez más prioridad a la prevención de la enfermedad y al control de este agente infeccioso para evitar el aumento de casos. En Holanda los reportes a diciembre del 2009 muestran que han fallecido seis personas y cerca de dos mil trescientas están contagiadas

ANP/AFP

Humanos, en alto riesgo

En Holanda, la meta es sacrificar cuarenta mil animales (cabras,

ovejas, vacas, etc.) de 61 explotaciones para así evitar la expansión de la enfermedad.

Vacas, ovejas y cabras, entre otros animales de granja, tienen un enemigo común. Bacterias del genero Coxiella, responsables de la fiebre Q, una enfermedad altamente infecciosa que no solo se transmite fácilmente entre especies animales, sino que, por contacto, puede contagiar al ser humano. ¿Cuál es la situación en Colombia?

con la fiebre Q. Por eso, el ente gubernamental inició una campaña de sacrificios masivos en granjas de producción de cabras y ovejas infectadas, con la meta de sacrificar aproximadamente cuarenta mil animales de 61 explotaciones. Así busca evitar la propagación del mal. En Checoslovaquia, durante un estudio que buscaba probar (en 1982) la efectividad de una vacuna para controlar la expansión de la enfermedad, también fue hallado un número significativo de infectados. De mil trescientas diez

personas en alto riesgo de ser contagiadas, todas resultaron seropositivas a la patología. Así mismo, se ha evidenciado la presencia de la fiebre Q en países de Suramérica. En Argentina, en 2005, al realizar análisis serológicos de los animales en una granja, se encontró que el 13% estaba infectado, razón por la cual se sacrificaron.

Casos en el país En Colombia también hay presencia de la enfermedad. Reportes del año 1961 muestran un alar-

Es importante tener en cuenta la sintomatología de esta enfermedad, incluida en la lista de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), como una de las zoonosis de alto impacto en la sociedad. Cuando ingresan los microorganismos infectantes al ser humano se incuban por un espacio que oscila entre 15 y 30 días. Transcurrido este lapso se presenta un cuadro gripal acompañado por fiebre (temperaturas entre 39º y 40ºC), intenso dolor de cabeza, molestia muscular, pérdida del apetito, decaimiento, fatiga y malestar general. Un porcentaje de los afectados puede padecer neumonía, tos y fuerte dolor torácico. La fiebre Q también puede afectar otros sistemas del paciente y generar hepatitis, ictericia, cambio en el color y textura de las heces, alteraciones cutáneas, y en casos menos frecuentes, meningitis y pericarditis. Sin embargo es poco frecuente que el paciente afectado por la forma aguda de esta enfermedad muera. En el caso contrario, durante la forma crónica, ocurren periodos de fiebre cuya prolongación por varios meses aumenta el riesgo de mortalidad, ya que los microorganismos que migran por el torrente sanguíneo presentan tropismo por los tejidos cardiacos, generando endocarditis e insuficiencia cardiaca progresiva que puede desencadenar la muerte. El tratamiento para esta enfermedad se realiza con una antibioterapia; el antibiótico de elección, Doxiciclina, hace parte del grupo de las tetraciclinas. Es efectivo debido a su amplio espectro contra bacterias de tipo Gram (+) y (-). De esta manera, se plantea el riesgo y la facilidad de infectarse con microorganismos que no son exclusivos de los animales, a los que están expuestos quienes trabajan en el sector pecuario. Motivo suficiente para tomar conciencia sobre prácticas sanitarias acordes al trabajo que se desempeña en la granja y acudir a una valoración médica ante cualquier alteración de la salud, que permita hacer un diagnóstico adecuado e instaurar una terapia eficiente para contrarrestar la presencia de la enfermedad.

14 de febrero de 2010

La fiebre Q es una patología mundialmente distribuida. Fue reportada por primera vez en 1936 en Australia. El agente etiológico que desencadena el cuadro clínico es el cocobacilo Coxiella burnetii, altamente infeccioso y muy resistente a la desinfección. Al producirse el contagio, el microorganismo ingresa al cuerpo del animal, dirigiéndose a sus tejidos mamarios, ganglios linfáticos supramamarios, placenta y útero. Allí se aloja en las células para reproducirse, pero un número de agentes infectantes permanece en el espacio extracelular para ser excretadas en la leche, el semen, la orina, las heces, los tejidos placentarios y el líquido amniótico al momento del parto. Tanto secreciones como tejidos se convierten en una importante fuente de infección. Se calcula, por ejemplo, que en la placenta de una oveja contaminada pueden encontrarse aproximadamente mil millones de microorganismos por gramo de tejido; de igual manera se liberan en la leche, pues se han encontrado aproximadamente cien mil unidades infectantes de Coxiella burnetii por ml. La infección se puede transmitir por contacto directo entre animales, por medio de vectores biológicos como ácaros y garrapatas, y a través de organismos que se alimentan de sangre y trasladan los agentes bacterianos a animales domésticos y salvajes. De la misma forma puede ocurrir con las personas.

mante porcentaje infeccioso en la población bovina de diferentes regiones, en las que se encontró 83% de prevalencia en vacas lecheras y 77% en animales tipo carne. Estudios realizados en 1977 mostraron una prevalencia de anticuerpos del orden del 24% en la población del país. Actualmente, el porcentaje de personas afectadas genera números cercanos a los encontrados en la década del 70. Esto lo evidencia una investigación realizada por el grupo del Dr. Máttar en 2006, que tuvo como objetivo establecer la seroprevalencia en la población de tres microorganismos, uno de los cuales era C. burnetii. Al realizar chequeos serológicos representativos de la población en riesgo entre los 16 y 65 años, en los departamentos de Córdoba y Sucre, Máttar encontró una seropositividad a este microorganismo del 26,6%, lo que permitió concluir que los niveles de anticuerpos contra la bacteria son altos. Se demostró que las enfermedades zoonóticas en la región del Caribe colombiano son comunes entre la población.

130

Arturo Duica Amaya,

Grupo de Investigación Biología de la Adaptación de los Animales al Trópico Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia U. Nacional de Colombia

11


12 Salud

130

14 de febrero de 2010

Unimedios

Hasta el momento de su nacimiento, Francisco Jiménez recibía oxígeno por medio de la placenta de su madre. Al nacer, el médico de turno detectó su dificultad para respirar y, con instrumento en mano, abrió un agujero en su tráquea para que el aire le llegara a los pulmones. Una “suerte” similar corrió Julián Torres, un bebé que nació sin orificio anal, y por eso fue necesario conectar una parte de su intestino a la pared de la piel del abdomen y abrir allí una especie de ano temporal. Desde ese momento, ambos se convirtieron en niños ostomizados y permanecerían en esa condición meses o, tal vez, años. A problemas congénitos se asocia la necesidad de abrir un estoma en el cuerpo de un niño, procedimiento que se realiza en el periodo neonatal. Estadísticas del Departamento de Salud del Estado de Nueva York señalan que la incidencia de niños nacidos con malformaciones congénitas es de 3,4%, siendo más frecuentes en el sexo masculino. El Ministerio de la Protección Social advierte que en Colombia constituye una de las primeras causas de morbilidad y mortalidad en menores de 14 años. Aunque el nombre del estoma depende del órgano intervenido, cuatro de estos son frecuentes en pediatría: En primer lugar, la gastrostomía, que comunica el estómago con la pared abdominal para que, a través de este agujero, sea alimentado el bebé. Se realiza generalmente por fallas neurológicas que impiden al niño la deglución de alimentos o por secuelas de ingestión de cáusticos. En segundo lugar está la colostomía, en la que se deriva una parte del intestino hacia la piel del abdomen para favorecer la eliminación intestinal. Se lleva a cabo por malformaciones anorrectales. Siguen la urostomía, en la que se desvía algún tramo de la vía urinaria, también hacia la piel abdominal, para la eliminación de la orina, y finalmente, la traqueostomía, donde es perforada la tráquea para que ingrese aire a los pulmones, debido a alteraciones en el tracto respiratorio. En las traqueostomías, el agujero permanece visiblemente abierto en el cuello. En el caso de las gastrostomías, una sonda es la encargada de pasar los alimentos al bebé, y para las colostomías y urostomías, una bolsa plástica adherida a la piel alrededor de la abertura colecta la orina y la materia fecal que se deposita allí hasta que la bolsa sea vaciada nuevamente. El 20% de las malformaciones congénitas se relacionan con el factor hereditario, el 7,5% con mutaciones genéticas, el 6% están directamente asociadas a irregularidades cromosómicas, el 5% a enfermedades maternas y otro 5% al uso de medicamentos anticonvulsivos. Alrededor del 60% de las causas de estas malformaciones continúa siendo un misterio. Existe un gran número de casos en los cuales los niños nacen sin malformaciones internas, pero sufren algún accidente o desarrollan patologías que desembocan en un proceso de ostomización. Tal es el caso de Durley Herrada, un adolescente que lleva ocho de sus 15 años con una colostomía, como consecuencia de un accidente en el que un carro lo arrolló y le causó graves heridas internas. También se registran casos de procedimientos quirúrgicos que fracasan, o en los que se evidencia que la malformación es irrecuperable y los menores llegan a la edad escolar con el estoma.

Niños ostomizados:

del trauma físico al social

Los niños ostomizados son aquellos que nacen con una malformación interna en algún órgano y deben ser intervenidos quirúrgicamente para abrir un orificio en su piel que les permita conectar dicha parte con el exterior de su cuerpo.

Tal abertura es llamada “estoma” y, dependiendo del caso, les facilita respirar, ingerir alimentos o llevar a cabo eliminación intestinal o urinaria.

Archivo particular

Luis Miguel Palacio,

se le realiza un proceso de higiene previo a la colocación de la barrera de protección cutánea que evita la exposición del estoma a infecciones.

A este niño, que nació con malformación ano-rectal (ano imperforado),

¿Y en la escuela qué? En la multitudinaria y calurosa ciudad de Sao Paulo (Brasil), Joao da Silva, de solo 9 años, asiste a la escuela, en el oriente de la ciudad, con una especie de bufanda enrollada suavemente en su cuello para esconder el estoma en su traquea. “Respira a través de su cuello”, dicen sus amigos. Mientras tanto, en un colegio del norte de la capital colombiana, Juan Pablo, de 6 años, por milésima vez en el año le dice “No” a un curioso compañero que siempre le pidió dejar ver la bolsa de colostomía que cuelga de su abdomen. “Juanito”, como le llaman, sabe que al día siguiente otro niño se le acercará con el mismo requerimiento. El impacto psicológico de vivir con un estoma es más fuerte en un menor que en un adulto, y las reacciones que genera esta evidente intervención quirúrgica en un salón de clase son factores que estimulan la deserción escolar. Así lo señala un estudio hecho por Sandra Guerrero, docente de la Facultad de Enfermería, quien realizó su tesis de doctorado con padres de niños ostomizados en Brasil y Colombia, Este estudio hace parte del programa Cuidado Integral al Niño Ostomizado, de la Facultad de Enfermería de la UN, que además revela que la

tercera parte de los niños con esta condición no asiste a la escuela. El programa funciona desde 1994 y trabaja con la población más grande de menores ostomizados del país, ubicados en el Hospital La Misericordia de Bogotá. Solo en los últimos seis años ha atendido un promedio de 100 nuevos casos por año.

La bolsa de colostomía: ¿un problema? Anteriormente, se consideraba que la bolsa de colostomía hacía parte de los elementos básicos e insustituibles para la realización de los procedimientos a los cuales tiene derecho el afiliado al sistema de salud. De esta forma, la autorización de la cirugía llevaba implícita la entrega por parte de la EPS de todo elemento, material, dispositivo o equipo biomédico que requiriera el tratamiento, pues no existía un límite para el alcance de la prestación de los servicios de salud contemplados. Este tema se definió gracias a la Sentencia T–760 del 2008, proferida por la Corte Constitucional, la cual implica que el médico tratante del niño ostomizado es quien debe solicitar al Comité Técnico Científico de la EPS a la que pertenezca, el suministro de bolsas para colostomía de sus pacien-

tes, y posteriormente, el costo le será retribuido a la EPS por el Fondo de Solidaridad y Garantía (Fosyga). Según Sandra Guerrero, los usuarios tienen la percepción de que, para la EPS, los elementos que requiere el niño ostomizado son un gasto y no una inversión. Sin embargo, pese a la sentencia, “algunas EPS procuran evadir el acceso de los usuarios a los servicios y medicamentos contenidos en el POS, con estrategias como tiempos prolongados de espera para consulta, intervención y entrega de medicamentos–suministros, gran cantidad de trámites burocráticos, ausencia de medicamentos y elementos médicos en sus farmacias y la información equivocada o incompleta sobre los trámites necesarios para recibir los elementos del menor”, señala la enfermera. Lo anterior es ratificado por Edilma Malaver, madre de Durley Herrada, quien asegura tener más de dos meses exigiendo a la EPS la bolsa de colostomía, sin obtener respuesta positiva. “No puedo esperar más –dice Edilma–, mi niño necesita un cambio de bolsa y no tenemos dinero suficiente para comprarla”. Se espera que al aplicar el Acuerdo 03, motivado por la Sentencia de Tutela T–760, los pacientes ostomizados, y de manera particular los niños y sus familias, tengan mejor calidad de vida.


Ciencia

13

A partir de la modificación química de una proteína perteneciente al parásito intestinal Giardia, reconocido como problema de salud pública mundial por su alta capacidad de contagio, científicos de la Uni-

versidad Nacional de Colombia logran detener su salida del quiste que lo protege justo cuando va a atacar el intestino humano. Un avance que podría convertirse en la base para impedir la multiplicación de este organismo que se transmite principalmente por el consumo de agua no potable o alimentos contaminados.

Entorpecen ataque

de peligroso parásito intestinal Patricia Barrera Silva,

riotes más antiguos, por ello es un modelo de estudio muy interesante y útil”, explica Alvarado, científica del Laboratorio de Investigaciones Básicas en Bioquímica de la Universidad Nacional de Colombia.

Unimedios

de muestras fecales de pacientes con giardiasis, como se llama la enfermedad diarreica ocasionada por el protozoo patógeno”. Ella se arriesgó y estableció un método para hacerlo. Giardia infecta humanos y otros mamíferos. Sobrevive en todo tipo de climas y se transmite principalmente por el consumo de agua no potable o alimentos contaminados. Es resistente a desinfectantes comunes como el hipoclorito y puede permanecer por años fuera de su hospedero, gracias a que forma una pared invulnerable de glúcidos y proteínas que lo protege y cubre. Los casos de disentería que causa pueden convertirse en crónicos y durar años. En los niños, la población más afectada, estas diarreas pueden conllevar a problemas de malnutrición e incluso de retraso en el desarrollo. Cuerpos basales

Núcleo

Disco ventral

Flagelo anterior

Cuerpos medianos

Flagelo posterior Flagelo ventral

Ilustración del parásito con cada una de sus partes.

Flagelo caudal

Una especie en transición Sin embargo, no son las repercusiones médicas de Giardia o su resistencia a morir lo que más llama la atención de los investigadores. Es su génesis. En biología celular se distinguen dos grandes reinos: los procariotas, del que hacen parte todas las bacterias, y los eucariotas, que son células más organizadas y pueden ser de plantas o animales. Los científicos piensan que hubo una transición entre estos dos tipos de organismos que comenzaron como procariotas y de alguna manera evolucionaron y se convirtieron en eucariotas, pero no saben cómo sucedió. Giardia estaría ubicado en esa transición entre un procariote y un eucariote, lo que tendría grandes implicaciones para la comprensión de la evolución de las células. “Giardia es uno de los euca-

La condición actual de prevalencia de giardiasis en el país es desconocida. Entre los estudios más recientes se encuentra uno publicado en el 2007 por la Unidad de Parasitología y el Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia, con población escolar y preescolar de La Virgen, en Quipile, Cundinamarca. El análisis concluyó que la prevalencia de la infección por G. duodenalis no ha cambiado significativamente en el periodo de estudio: se encontró 13,60% en 1995, 12,84% en el 2001 y 15,16% en el 2005. El último estudio nacional sobre la enfermedad se realizó en 1980 durante la Encuesta Nacional de Morbilidad.

130

El agua no potable con que se preparan los alimentos es uno de los lugares

de permanencia del parásito Giardia.

Lo que hizo la investigadora fue aislar los quistes del parásito e inducir las condiciones favorables para este en un tubo de ensayo. “Pusimos pH ácido –que funciona como estímulo– y lo sometimos a una temperatura de 37 grados centígrados. Así, logramos desenquistarlo”, afirma. El siguiente paso fue analizar el papel de la fosforilación de proteínas en este proceso. La fosforilación es una modificación química que les permite a las células realizar cambios rápidos en la actividad de una proteína. El resultado fue muy promisorio: “Si impedimos que se fosforilen las proteínas en la fase final de su proceso de salida del quiste, el parásito no podrá dividirse”, asegura Alvarado. Este hallazgo es importante porque el parásito tiene sobre su superficie una estructura indispensable para infectar al hospedero. Se trata de una pequeña ventosa (disco adhesivo que actúa como una chupa), con la cual se pega al intestino humano y causa la enfermedad. Al no completar el proceso de división no alcanza a aparecer la ventosa y de esta manera a Giardia le resulta imposible permanecer en el hospedero. Adicionalmente, en la investigación se analizó el sistema regulado por el ión calcio y la proteína calmodulina. Los resultados permiten pensar que este sistema está involucrado en la movilidad del parásito, lo que también es importante durante la infección. “Este bloqueo simulado en laboratorio arroja información básica importante, ya que el conocimiento molecular de la biología de este parásito permite entender procesos más complejos, y a largo plazo generar estrategias de control eficaces”, concluye la investigadora. Algunos podrían preguntarse qué importa lo que pasa en Giardia, si al fin y al cabo produce solo diarrea y en el 30% de los casos ni siquiera aparecen síntomas. La respuesta es que muchos otros parásitos tienen paredes resistentes y viven este proceso de desenquistamiento. Los mecanismos que utiliza Giardia son tan básicos, que si los investigadores logran entenderlos, podrían con certeza bloquear los mecanismos de otros patógenos más evolucionados y destructores.

14 de febrero de 2010

Parásito desenmascarado Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Giardia es uno de los parásitos intestinales causantes de diarrea más comunes en cualquier parte del mundo. Sin embargo, tuvieron que pasar 300 años desde su descubrimiento, en 1681, para que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo reconociera como un problema global de salud. Anualmente se reportan dos billones de infectados en todo el planeta. En el 2004, en Noruega logró infectar a toda una población de más de cien mil habitantes, que permanecieron con diarrea durante 15 días. Varios episodios similares en otras partes del mundo hicieron que por fin en ese mismo año la OMS dispusiera recursos para su investigación. La mayoría de científicos que estudian el parásito se han concentrado en su enquistamiento, es decir, en la manera como arma su pared protectora (quiste) para salir del hospedero (un ser humano o un animal) y permanecer en el medioambiente. En la Universidad Nacional de Colombia las investigaciones sobre Giardia comenzaron hace cinco años con una tesis doctoral que buscaba respuestas sobre el proceso contrario (desenquistamiento), mediante el cual el parásito abandona el quiste que lo protege, acción que ocurre una vez llega al intestino de su hospedero. Según la investigadora Magda Alvarado, autora de la tesis, “se trata de un proceso muy interesante del cual se sabe poco porque no es fácil ni agradable de estudiar: los quistes hay que recuperarlos


Cortesía Carmenza Duque

14 Ciencia

En un octocoral como este fueron hallados componentes químicos con

Magda Páez Torres,

Unimedios

En el mar de San Andrés y Providencia, Colombia guarda uno de sus tesoros, que aunque en apariencia es solo una especie marina, constituye una fuente invaluable de moléculas aptas para combatir problemas de salud de la población y útil también en la industria de pinturas para embaracaciones. Se trata de un octocoral –organismo colonial formado por pequeños pólipos con ocho tentáculos– conocido en el ámbito científico como Pseudopterogorgia elisabethae, que habita en el Caribe, pero cuya presencia solo empezó a ser importante en el país hace cerca de 8 años, cuando investigadores del grupo Estudio y Aprovechamiento de Productos Naturales Marinos y Frutas de la Universidad Nacional de Colombia, empezaron su búsqueda y análisis. Este octocoral ya se había estudiado en sitios como las Bahamas y Jamaica, sin embargo científicos de la UN han encontrado compuestos químicos diferentes, con propiedades biológicas importantes entre las que se destaca su excelente actividad antiinflamatoria. “Se hallaron cerca de 10 compuestos con estructuras nuevas, de la familia de las pseudopterosinas y seco–pseudopterosinas (algunos conocidos como agentes antiinflamatorios o como ingredientes de productos cosméticos), y otros diterpenos sin azúcar con mejor actividad biológica que las reportadas anteriormente en la literatura química. Además, se establecieron dos quimiotipos diferentes para P. elisabethae, el quimiotipo 1 para los especímenes de Providencia y el quimiotipo 2 para los de San Andrés”, dijo la profesora Carmenza Duque, directora del grupo de investigación del Departamento de Química de la UN.

130

14 de febrero de 2010

Actividad antiinflamatoria Con pruebas in vivo y usando mediadores asociados a inflamación, se valoraron las propiedades antiinflamatorias de extractos y compuestos puros. “Los resultados mostraron una alta efectividad, cercana a la presentada por la indometacina, uno de los medicamentos más efectivos en el control de la inflamación”, afirmaron Alba Lucía Valenzuela y Hebelin Correa,

propiedades antiinflamatorias. Su uso podría extenderse al mercado farmacéutico.

Octocoral

con propiedades medicinales En aguas del archipiélago de San Andrés y Providencia se encuentra un octocoral al que científicos de

la Universidad Nacional de Colombia estudian con tanto detalle, que ya le han descubierto moléculas con excelentes propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y actividad contra líneas cancerígenas. investigadoras del Doctorado en Ciencias Farmacéuticas y en Ciencias–Química, respectivamente. Ya en el laboratorio, se llevaron a cabo pruebas con neutrófilos y macrófagos, células relacionadas con la inflamación. En este caso, los compuestos puros mostraron más de un 59% de eficiencia. Las pseudoterosinas U y Q fueron las que mejor actividad antiinflamatoria mostraron, aunque todas evidenciaron propiedades, en niveles diferentes. Estas moléculas podrían ser de gran beneficio en la fabricación de productos farmacéuticos para tratar quemaduras, inflamaciones relacionadas con estrés y cicatrizaciones, entre otras. También pueden tener un alto valor en el mercado cosmético, ya que poseen una alta actividad antioxidante.

Contra el cáncer Para ampliar el conocimiento sobre el potencial de este organismo, se emprendieron más estudios utilizando compuestos del octocoral de San Andrés y del de Providencia, con el fin de conocer otras propiedades biológicas que pudiera tener, esta vez, en relación con actividad anticancerígena. Con el profesor Fabio Aristizábal, del Departamento de Farmacia, se hicieron ensayos en laboratorio utilizando paneles de líneas celulares. Se probaron diferentes moléculas que mostraron actividad diferencial, es decir, algunas fueron más efectivas en casos determinados, lo que las perfilaría como un posible tratamiento para

ciertos tipos de cáncer. “Ahora hay que seguir analizando el mecanismo de acción, para comprobar qué tan factible es producir medicamentos a futuro”, afirmó Aristizábal.

Otras propiedades Uno de los problemas que se presentan en objetos sumergidos en el mar, como los barcos, es la adhesión de material biótico sobre superficies vivas o inertes (fouling). Este proceso va corroyendo las superficies, lo que representa grandes pérdidas para la industria naviera. Según la investigadora Duque, los costos anuales derivados de combatir el fouling, considerando solo la industria naval, son del orden de 5 billones de dólares. Por tanto, la ciencia ha venido trabajando en encontrar sustancias antifouling, que protejan las superficies y disminuya así el impacto económico. Actualmente se manejan recubrimientos sintéticos que repelen la adhesión del fouling, pero la mayoría de ellos son altamente tóxicos. En esta investigación se están buscando productos naturales que en vez de matar a los organismos, los repelan, constituyéndose así en una promesa como aditivos en recubrimientos amigables con el ambiente. El estudio de este octocoral demostró que la especie es una buena fuente de sustancias con propiedades antifouling, por ejemplo las pseudopterosinas Q y U mostraron una respuesta eficaz.

Pocas existencias Aunque las bondades de Pseudopterogorgia elisabethae son muchas, el panorama comenzó a ensombrecerse cuando la investigadora Mónica Puyana realizó estudios de densidad poblacional y encontró bajos valores para los dos quimiotipos: menos de un espécimen por metro cuadrado. “Las poblaciones que hay en este momento no resisten ni una primera recolección. Si la hacemos para desarrollar algún medicamento, o como aditivos de pinturas antifouling, acabaríamos con la especie”, sostuvo la profesora Duque. Así, Hebelin Correa dedica su tesis doctoral a la búsqueda de microorganismos que puedan ser responsables de la producción de estas sustancias biológicamente activas. Como lo expresó la profesora Duque, de tener éxito habría un camino muy alentador en la investigación de una fuente sustentable de estos compuestos, que no conlleve a la extracción directa de su medio natural. Y es que cultivar un microorganismo es un proceso muchísimo mas fácil que cultivar el macroorganismo entero o que utilizar procedimientos de síntesis química costosos y complejos. De esta forma, se avanzaría en el tratamiento médico de afecciones de salud. Estas investigaciones constituyen un paradigma en estudios bioprospectivos –poco comunes en Colombia–, que contribuyen a que el país conozca y aproveche su biodiversidad marina.


Ciencia

15

Los atributos de la guayaba ahora podrán encontrase en bocados típicos como el pan y la arepa. Un grupo de químicos y médicos halló que la

pectina de la fruta ayuda a controlar el riesgo cardiovascular, y para aprovechar dicha virtud, incluyeron la sustancia en estos dos alimentos básicos de la canasta familiar.

Carlos Andrey Patiño Guzmán,

Unimedios

La guayaba es un fruto asombroso. Las abuelas siempre lo han sabido, sin embargo, no se había realizado un estudio científico serio que corroborara sus beneficios. Un grupo interdisciplinario comprobó que la pectina de esta fruta, abundante en Colombia, ayuda a disminuir los riesgos cardiovasculares. Rica en vitaminas A, B y C, la guayaba se utiliza tradicionalmente para prevenir gripas, aliviar males estomacales y, en general, como alimento nutritivo y energético. Las químicas Luz Patricia Restrepo, Blanca Laura Ortiz y Cecilia Anzola, junto a Clara Pérez, de la División de Lípidos y Diabetes, de la Facultad de Medicina, y sus estudiantes, fueron más allá. En Colombia el consumo de guayaba es muy alto y la producción tan grande, que se desperdician considerables cantidades. La profesora Restrepo se preguntó ¿cómo utilizar ese excedente y aprovechar su riqueza nutricional? “La idea surgió porque en la Universidad manejábamos un proyecto de actualización de la Tabla de Composición de Alimentos Colombianos para el Bienestar Familiar. En ese momento, el Ministerio de Agricultura hizo una convocatoria en busca de un alimento de gran potencial y decidimos que la guayaba era perfecta”, dice la profesora Luz Patricia. Aunque en la Tabla se habían establecido componentes básicos de la fruta, las investigadoras hicieron análisis biológicos más

profundos para hallar valores agregados aún sin descripción. Encontraron que la pectina de la guayaba (considerada una fibra polisacárida de tipo soluble) puede ser un elíxir de la salud.

¿Cómo utilizarla? La profesora Anzola, del Grupo Cambios Químicos y Bioquímicos de Alimentos Frescos y Procesados, del Departamento de Química, indicó que buscaron alimentos de uso masivo, que no tuvieran fibra y se les pudiera agregar la pectina de guayaba. El pan y la arepa fueron los candidatos perfectos. Por eso mientras iban amasando mezclaban la sustancia. Luego eligieron a un grupo de 70 personas, de diversas condiciones físicas, para que consumieran el producto y así adelantar los análisis clínicos que permitieran comprobar los beneficios de la prometedora pectina. El objetivo, según sostiene la investigadora Blanca Laura Ortiz, era evaluar los efectos de la sustancia en los niveles de colesterol total, colesteroles HDL y LDL. De igual manera, triglicéridos en adultos, divididos en tres grupos de riesgo cardiovascular. Durante 15 días estas personas consumieron los alimentos criollos que contenían la pectina de guayaba. Según Clara Pérez, de la Facultad de Medicina, el periodo se eligió debido a que se ha determinado que el colesterol cambia en las personas cada ocho días, lo que significa que en 15 días se observarían cambios significativos en la población de estudio. “Dividimos a los pacientes en

tres grupos: menores de 24 años, entre 35 y 45 años y mayores de 50 años –cada uno con características propias de riesgo cardiovascular–, más edad, peso, circunferencia de la cintura, posibilidades de problemas de dislipidemia (aumento en el nivel de los lípidos) o de diabetes”, describe Pérez. Esto les permitió tener una gama amplia de personas expuestas al alimento. Se hizo así para poder extrapolar los resultados a la población colombiana. Se comprobó, a través de encuestas, que todos los grupos tenían un consumo de fibra similar, lo que favoreció contar con un grupo homogéneo para el estudio. Al comparar los exámenes previos y los realizados después del consumo cotidiano de pectina, se comprobó que, en efecto, esta sustancia redujo significativamente los niveles de colesterol malo (LDL) y en general produjo un impacto positivo en el perfil lipídico de los pacientes.

Capa protectora La profesora Restrepo explica que la pectina actúa en el organismo creando una capa –como una fina película– en las paredes de los intestinos, la cual disminuye la absorción de las grasas, del colesterol e inclusive de la glucosa. “Además tiene un efecto adicional. Debido a que la pectina captura mucha agua, genera una sensación de llenura que le ayuda a controlar el apetito a quienes consumen más alimentos de lo debido”, dice la química. Paralelo a la investigación se realizó un estudio con las semillas

de la guayaba, bastante desperdiciadas también en la industria del bocadillo. De estas pepitas los investigadores extrajeron fenoles, que son antioxidantes naturales. “La carnosidad de la fruta contiene la pectina. Esa parte comestible se convirtió en ácido con una solución de ácido clorhídrico, se filtró y recibió una adición de etanol, con el cual se obtuvo un glóbulo de pectina pura”, describe Luz Patricia Restrepo. El último proceso consistió en quitarle el natural color rosa a la guayaba, pues “¿imagina usted una arepa o un pan rosados? ¡Raro, ¿verdad?! Por eso debimos afinar los lavados con etanol para quitar el pigmento”, dice jocosamente la química. El producto resultante fue molido hasta obtener el polvo fino que se incorporó a las masas de pan y de arepa. Para Clara Pérez sería ideal que la harina de maíz pudiera contener esa pectina. Así los consumidores contarían con un alimento que, por anticipado, previene los factores desencadenantes de enfermedades cardiovasculares. Las investigadoras aclaran que para beneficiarse de las propiedades de la pectina de guayaba habría que consumir la fruta diariamente en grandes cantidades, mientras que al extraerla previamente y adicionarla en forma concentrada a la harina del pan o de la arepa, se obtendrían los beneficios descritos. “Por supuesto, no hay que dejar de consumir este fruto crudo o en jugo, pues por sí mismo es un alimento maravilloso”, concluyen las científicas.

14 de febrero de 2010

contra riesgo cardiovascular

130

Pan y arepa de guayaba

Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Un estudio demuestra que la pectina de la guayaba le hace contrapeso al colesterol malo que tapa las arterias del torrente sanguíneo.


16 Innovación

Crean reemplazo de bastón para personas invidentes Elizabeth Vera Martínez, Unimedios

130

14 de febrero de 2010

En Colombia existen 1.134.085 personas con limitación visual, según censo adelantado por el Dane, y su herramienta básica de movilidad, orientación e identidad es el bastón. Sin embargo, regularmente sufren accidentes con objetos suspendidos, como ramas de árboles y andamios de obras en construcción, y se les dificulta abordar el transporte urbano, pues el bastón no les permite detectar obstáculos por encima de su propio cuerpo. También existen otros sistemas menos convencionales para asegurar la movilidad de estas personas como son los perros lazarillos, entrenados para ser sus guías. El problema es que a muchos invidentes nos les gusta tener animales como bordón, y menos saber que su ingreso a sitios públicos como supermercados o centros comerciales va a ser obstaculizado por el rechazo a las mascotas. Eso sin tener en cuenta que, quienes aman a los perros, van a tener que padecer el duelo de su muerte, pues un can vive menos que un ser humano. En fin, apoyados en esta realidad, un grupo de estudiantes de la carrera de Ingeniería Mecánica y Mecatrónica de la UN diseñó un dispositivo electrónico que les permitirá a las personas que carecen de visión desplazarse con relativa libertad, al tiempo que los guiará y alertará ante la presencia de objetos cercanos.

Para Gallegos, es claro que su propuesta requiere el establecimiento de una curva de aprendizaje, y ello toma su tiempo: “Sabemos que algunas personas cuando quedan ciegas tardan entre tres y seis meses para aprender a manejar el bastón. El proceso les implica desarrollar una serie de habilidades casi al tiempo, por ejemplo, mayor sensibilidad en sus reflejos, mover el cuerpo con más destreza y dominar el entorno con el bastón para poder caminar con más comodidad y seguridad. Supusimos que para emplear el dispositivo se requería de un proceso similar”, asegura. Por eso, el prototipo de los diseñadores integra etapas de capacitación, sensibilización y familiarización de las personas invidentes con el sistema, en particular con los niveles de vibración, alerta clave ante posibles dificultades. Así lo advierte Gallegos: “Al probarlo evidenciamos que los reflejos juegan un papel fundamental frente a cualquier obstáculo detectado. Una señal emitida por el aparato le permite al usuario ser precavido y detener su paso a tiempo”.

Ingenieros diseñaron un sistema electrónico portátil para personas invidentes, que detecta fácilmente

obstáculos y funciona a partir de vibraciones. El novedoso dispositivo es económico y podría sustituir al tradicional bastón, cada vez más sofisticado y costoso.

Al encender el dispositivo se activa el sensor que envía un haz de luz para medir la distancia. Cuando éste encuentra un obstáculo lo refleja y el fotorreceptor del sensor lo capta. Computador a cuestas

El equipo consta de dos sistemas: uno de sensado y otro de procesamiento y aviso. El primero se utiliza para detectar objetos suspendidos y tiene un alcance frontal de aproximadamente 80 centímetros. Está provisto de un brazalete y dos bandas elásticas –una se ubica en la cabeza y otra en la muñeca– que contienen un sensor infrarrojo protegido por una carcasa de acrílico. El rango de alcance del dispositivo de manilla es de aproximadamente un metro y medio y consta de una minúscula caja negra en donde se encuentra el sistema de alerta que procesa la señal y, al activarse, genera vibraciones. El segundo sistema, de procesamiento y aviso, mide y detecta obstáculos a nivel del suelo. Contiene dos cajas de acrílico que almacenan la energía con la cual se alimenta la tarjeta de los componentes electrónicos que permite el procesamiento de la señal arrojada por el sensor y el sistema de aviso compuesto por un motor de masa excéntrica. “El dispositivo surgió después de una consulta que le hicimos a varias personas con limitación visual. Nos contaron su necesidad de tener una herramienta que les

En el mercado colombiano existe un equipo similar al propuesto por los ingenieros de la UN, manejado a través de un computador portátil, un cinturón y un sensor, elementos que debe cargar la persona invidente todo el tiempo en un morral. Gallegos asegura que “resulta bastante engorroso, pues el peso de este sistema oscila entre 1 y 3 kilogramos”. “Nuestro equipo es el más pequeño hasta ahora diseñado en el país y tiene entre sus características el uso de microcontroladores que procesan la señal de los sensores de manera fácil. Además es liviano”, aseveró la ingeniera. En otros países como Argentina existen equipos sofisticados, pero costosos. Lo mismo ocurre en Francia, donde un bastón que mide hasta 15 metros de distancia vibra y emite sonidos, es la sensación. Cuesta cerca de 18 mil euros, unos 54 millones de pesos colombianos. El innovador dispositivo detector de obstáculos desarrollado por el grupo de ingenieros de la UN está lleno de virtudes, pues no solo guía de forma segura al usuario, sino que es de fácil manejo, liviano y, sobre todo, económico.

Archivo particular

¿En qué consiste?

Este detector, diseñado con fines didácticos, es el preámbulo al equipo final, cuyo diminuto tamaño, 2 x 1 cm, le asegurará comodidad al usuario.

diera más seguridad, y les llamó mucho la atención nuestra idea de crear un prototipo sensado que detectara obstáculos suspendidos”, indicó Linamaría Gallegos, quien junto a Juan Manuel Fonseca y Alfonso Castro crearon el novedoso diseño, cuyo costo es inferior si se compara con otros similares. Pero, ¿cómo funciona? Según sus diseñadores, “al encender el dispositivo se activa el sensor que envía un haz de luz para medir la distancia. Cuando éste encuentra un obstáculo lo refleja y el fotorreceptor del sensor lo capta. Dependiendo de la distancia en que se encuentre el objeto se genera una alerta a través de un microcontrolador y al tiempo se acciona un motor que se mueve con alta velocidad”.

Cambio de hábito Para Olga Lucía Ruiz, del Instituto Nacional para Ciegos, INCI, “la tradición del bastón tiene siglos y funciona muy bien”, por eso considera difícil que las personas no videntes puedan acomodarse a un nuevo dispositivo. Argumentó otros usos del bastón que no les ofrecería, como por ejemplo “la posibilidad de emplearlo como mecanismo de defensa”. No obstante sus reparos, Ruiz considera importante contar con las personas invidentes a la hora de implementar la novedosa herramienta. “Es inusual para ellos e implicaría todo un cambio cultural, en el que además es necesario involucrar a las personas videntes, pues estas en ocasiones no respetan a los que no tienen visión, aun cuando advierten que portan bastón”.


Innovación

17

Ángela María Betancurt Jaramillo,

En el 2004, el Gobierno colombiano emitió la Ley 914, con la que se creó el Sistema Nacional de Identificación e Información del Ganado Bovino, un programa en el que se dispone de información sobre bovinos y sus productos. Cobija desde el nacimiento del animal, como inicio de la cadena alimenticia, hasta que llega como producto al consumidor final. Mediante este programa se busca la permanencia y acceso a nuevos mercados, la seguridad alimentaria y la identificación del ganado bovino, soporte para el desarrollo de programas en materia de salud animal y base de información para el mejoramiento genético de la ganadería. Aprovechando esta norma, emitida por la Presidencia de la República, desde el 2009 un administrador de sistemas informáticos de la UN en Manizales y un empresario de la región pusieron en marcha una propuesta de innovación tecnológica que promete hacer más eficiente el proceso de caracterización del ganado colombiano. La iniciativa es apoyada por el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) y Colciencias.

Un software para monitorear bovinos les permitirá a los ganaderos colombianos contar con información precisa sobre la “historia de vida” de sus vacas. El nacimiento, la alimentación, la producción y hasta las enfermedades que ha padecido cada animal quedarán consignados en un chip. Ello facilitará la selección de productos de mejor calidad y su exportación a naciones exigentes para la compra de cárnicos como la Unión Europea.

Animal es el nombre del sistema que registra la historia de vida del ganado vacuno,

identificación por radiofrecuencia. Una solución “Animal” para ganaderos Animal. Así se denomina el proyecto dedicado a realizar identificación y trazabilidad de ganado vacuno, por medio de la tecnología RFID (Identificación por Radio Frecuencia). “Se soporta en un chip electrónico que le asigna un número diferente a cada cabeza de ganado y lo guarda en una base de datos que registra información detallada de la vaca desde el momento de su nacimiento, comenta Henry Vargas de Los Ríos, profesional de la UN en Manizales y diseñador de Animal. El chip, elaborado por estudiantes de Ingeniería Eléctrica de la UN, se inserta en el estómago de la res desde el momento en que nace y se queda allí hasta su sacrificio. Este pequeño circuito integrado envía señales a las estaciones de lectura remota (antenas), ubicadas en cada uno de los potreros de la finca y en sitios estratégicos, como la pesa o el establo. La información obtenida de cada una de las cabezas de ganado se registra en un servidor instalado en un software. Así se puede saber cuántas raciones de comida consumió cada vaca, los litros de leche que produjo, si fueron más o

menos que el día anterior, conocer el estado de salud y establecer un control de peso y de natalidad. De igual manera, almacena datos genéticos del animal, por ejemplo, la detección temprana de enfermedades como mastitis, el tiempo de madurez de preñez del animal o el tiempo de secado de la leche, y calcula exactamente la fecha de inicio y de terminación del líquido, convirtiéndose en una herramienta de ayuda para el mayordomo. Pero aún hay más. El novedoso sistema evita que el ganado sea ordeñado antes de la hora acostumbrada. Si llegase a ocurrir, inmediatamente emite una señal que envía al celular, beeper o palm del dueño de la finca para informarle lo que está sucediendo en su hato. De esta manera se logra, dice Vargas de Los Ríos, “mejorar la calidad de la carne y la leche del bovino con el fin de exportarlas con mayor facilidad, puesto que el ganadero puede controlar lo que pasa con cada uno de sus animales”. El dueño de un hato que implemente los servicios de Animal contará con un paquete que ofrece la plataforma tecnológica, compuesta por chips para cada uno de los semovientes de la finca, antenas para cada potrero, un sistema

por medio de

de medición de leche automático que convierte de kilos a litros y la capacitación al mayordomo, quien es entrenado para que maneje el software y aproveche las ventajas que le trae estar apoyado en el sistema. Él es el encargado de encender todos los días el computador. De la misma forma, si la finca tiene potreros que están muy lejos del ordeñadero, el mayordomo puede contar con un lector propio, como una palm, con el cual se puede trasladar por el terreno y a la hora del ordeño identificar la vaca que sigue e informar cuántos litros de leche debe dar. Este proyecto no tiene similares. El más parecido es el Sistema de Identificación e Información de Ganado Bovino (Sinigan), ejecutado por el Ministerio de Agricultura y la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), que solo se dedica a la identificación y no tiene los otro servicios de Animal. El software se encuentra en la última fase de pruebas. Su ejecución ha arrojado como resultado un 80% de confiabilidad de la información que entrega. Terminada esta etapa se emprendería el mercadeo del producto, inicialmente en el Triángulo del Café y posteriormente en las regiones ganaderas del país.

14 de febrero de 2010

¿Y Colombia qué?

Vacas con chip incorporado

130

Iniciando la década de los 90 se registraron miles de muertes de seres humanos y especies bovinas como consecuencia de la pandemia Encefalopatía Espongiforme Bovina (BSE), conocida también como enfermedad de las “vacas locas”, que afectó sobre todo a Europa. Como se determinó que el mal lo padecían inicialmente los animales y se transmitía fácilmente al hombre por consumo de alguna de sus partes, inmediatamente el Gobierno español tomó medidas drásticas frente a la salubridad de los alimentos que se derivaban del ganado. El fin era que los ciudadanos volvieran a consumir normalmente productos como la carne, la leche y el queso, pues la baja en la demanda afectó tanto el comercio nacional como el internacional debido a las restricciones que se tomaron para que el virus no se siguiera propagando. Fue así como desde 1997 en este continente se puso en marcha el proyecto Trazabilidad para Ganado, un proceso para monitorear a los bovinos en aspectos como manejo, alimentación, enfermedades y producción de leche, entre otros, vigilados desde el nacimiento hasta su sacrificio. De esta manera, al adquirir cualquier derivado, el comprador tiene la posibilidad de verificar la información del origen y la historia de vida del animal, proporcionada por el ganadero. Mediante este procedimiento se logró regular el mercado interno y las importaciones que llegaban de distintos países del mundo, al tiempo que se obligó a que cada uno de los pasos de la cadena productiva del ganado fuera transparente ante los ojos del consumidor. Se cumplió el objetivo final: recuperar la confianza de los compradores. Desde ese momento, esta ley rige a cabalidad en el continente europeo. Los productos que ingresan deben estar soportados con este sistema de información e identificación animal, que cada vez es más exigente para los exportadores, quienes debieron comenzar a buscar opciones para cumplir con estos requerimientos.

Fotos Ángela María Betancurt/Unimedios

Unimedios


18 Medioambiente El uso racional de energía en Colombia está acarreando una gran producción de desechos. Un estudio sobre la venta, distribución y consumo de

pilas y bombillas así lo revela. A partir de estos resultados, Minambiente prepara reglamentación para la disposición final de dichos residuos.

¡Pilas! y bombillos: “basura electrónica” que inunda el país Unimedios

130

14 de febrero de 2010

Los colombianos consumen un promedio anual de 210 millones de unidades de pilas y alrededor de 108 millones de bombillas. Así lo señala un completo estudio de la Facultad de Ingeniería de la UN en Bogotá y el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, en el que se realizó un diagnóstico sobre la venta, distribución y consumo de estos productos. Los resultados serán utilizados por el despacho ministerial para implementar programas posconsumo y elaborar una reglamentación sobre la disposición final de dichos residuos en el país, tal como ocurre en otras naciones del mundo, principalmente de Europa, que ya tienen claro a dónde debe ir a parar esta “basura electrónica”. Para relacionar la producción nacional, importación y exportación de pilas y bombillos, los investigadores se basaron en información del Dane y otras fuentes autorizadas. Según algunos resultados, pese a la oferta en el mercado de bombillas ahorradoras o fluorescentes compactas, en el país apenas se consumen unos 6,5 millones y su uso es mayoritario en el sector comercial e industrial. Las bombillas fluorescentes tubulares están en segundo lugar de uso, con 12 millones de unidades. Entretanto, se observó que la bombilla halógena, aunque también es útil en el sector residencial, es empleada principalmente para la iluminación de oficinas y espacios públicos. En cuanto al mercado de las pilas, por su uso en tecnología, las de mayor consumo en el país son: las primarias alcalinas, con un 41%; las primarias zinc–carbón, con el 57%; en conjunto las tecnologías dióxido de mercurio, dióxido de plata y litio cilíndricas corresponden al 5%, mientras las pilas alcalinas botón son el 2% así como las níquel cadmio.

Uso racional de energía vs. residuos A partir de este diagnóstico, Fernando Herrera León, profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica, coordinador del Laboratorio de Ensayos Eléctricos Industriales de la UN y uno de los autores de la investigación, resalta que la importancia de darle prioridad al uso racional de energía está teniendo consecuencias y costos como el uso de tecnologías que consumen menos energía y/o que producen una gran cantidad de residuos. “Si estos desechos no reciben un manejo adecuado pueden terminar en los rellenos sanitarios de los municipios y ciudades, y su manipulación y destrucción en estos sitios, ocasionar concentraciones en cantidades peligrosas de mercurio y plomo. Incluso se sabe que algunos de los componentes electrónicos que contienen son difíciles de reutilizar o de reciclar”, explicó el profesor Herrera León. Estudios en el mundo muestran que las pilas no pueden ser dispuestas en los rellenos sanitarios, sino que deben ser procesadas o recicladas. Por eso, el investigador asegura que algunas de las propuestas del estudio resaltan la necesidad de recolectar, tratar y recuperar parte de los componentes metálicos de estos dispositivos. En este sentido, hace énfasis en los problemas que acarrea una indebida disposición o almacenamiento de este tipo de insumos como los metales pesados que se encuentran en pilas primarias y secundarias, muchos de los cuales son considerados como peligrosos por ser tóxicos para el ser humano y el ambiente.

plica Óscar Suárez Medina, ingeniero de la UN en Medellín. De ahí la necesidad de hacer un plan posconsumo y evitar que las bombillas y baterías se conviertan en una descarga importante para el medioambiente, considera Suárez Medina. La investigación también revela que, en el caso de la iluminación residencial, se emplean unos 76 millones de bombillas, la mayoría de ellas incandescentes. Las mismas que deberán desaparecer a partir del primero de enero del 2011, cuando entre a regir la directriz del Ministerio de Minas y Energía sobre Uso Racional de Energía que determina el reemplazo de las bombillas de baja eficacia, como es la incandescente, por las de mayor eficacia como la fluorescente compacta. “A pesar de la tendencia fuerte para desplazarla y prohibirla, como dice el Decreto 3450 de 2008 emitido por el Ministerio, de la bombilla incandescente se emplean al año cerca de 56 millones de unidades, es decir que con esa calidad de luz se ilumina el 70% de los hogares colombianos. Este alto consumo se explica por la alta rotación, pues duran entre 4 y 8 meses (unas 1.000 horas), de acuerdo

con el uso”, explicó el profesor Fernando Augusto Herrera León. La distribución del consumo de bombillas por departamentos y de acuerdo a su tamaño poblacional indica que el 39% de los consumos residenciales de pilas se originan principalmente en Antioquia, Bogotá, Valle del Cauca y Cundinamarca, seguido por Nariño, Bolívar, Córdoba y Cauca que consumen el 22%. El uso de pilas en los hogares colombianos representa el 61% del total nacional.

2010, un año clave César Augusto Buitrago, director de Desarrollo Sectorial Sostenible de Minambiente, afirmó al respecto que “la cartera tiene en consulta dos normas, una para pilas y otra para computadores. De igual manera se trabaja en procesos reglamentarios para bombillas y el sector de llantas usadas”. El funcionario mencionó el ajuste de tiempos en la resolución para que estos planes se puedan elaborar y así recoger adecuadamente los residuos para que no vayan a botaderos ni a rellenos, sino a sitios adecuados de recolección. Según explicó Buitrago, en los proyectos de resolución se tiene previsto que las empresas, productores e importadores de estos dispositivos presenten planes de gestión y de devolución de residuos al Ministerio para su evaluación. “A partir del 2011 se empezarán a recoger porcentajes determinados de tales desechos y se establecerán metas progresivas para su acopio”, concluyó.

Por una conversión sana “Un bombillo incandescente no tiene problemas de mercurio como los fluorescentes compactos, sin embargo, al cambiar los primeros por los segundos se incrementarán los residuos”, ex-

• En el país las bombillas más usadas son: incandescentes, 76,2 millones (70,4%); fluorescente tubular, 18,7 millones (17,3%); mercurio, haluros y sodio, 6,8 millones (6,3%), y fluorescente compacta, 6,5 millones (6%). • En promedio, anualmente se consumen alrededor de 200 millones de pilas, de las cuales el 57% corresponde a pilas primarias de zinc–carbón y el 41% a primarias cilíndricas alcalinas. • En 2008, el promedio de residuos pos consumo de pilas se estimó en 10.000 toneladas y los residuos en bombillas cerca a 8.800 toneladas.

Archivo particular

David Calle,


Medioambiente

19

Contaminantes orgánicos,

amenaza invisible para América Latina Los contaminantes orgánicos persistentes (COPs) son sustancias químicas usadas en la industria, la agricultura y hasta en campañas sanitarias de fumigación. Sus residuos permanecen en el ambiente durante dé-

Los COPs están formados por compuestos altamente tóxicos con gran capacidad de acumulación en el tejido graso de los seres humanos, la vida silvestre, los suelos y en los sedimentos de ríos y lagos, de los cuales son casi imposibles de eliminar. Un claro ejemplo de la persistencia de estas sustancias es el hecho de que las madres pueden transferir los compuestos a su descendencia a través de la leche materna. A las consecuencias mencionadas en la salud se suman desórdenes reproductivos y alteraciones del sistema inmune. La inminente amenaza que representan para la salud mundial –debido a que viajan con facilidad de un país a otro a través del medioambiente, su manufactura está internacionalizada y su uso es indiscriminado– ha llevado a los países, incluido Colombia, a integrar el Convenio de Estocolmo, que entró en vigencia el 17 de mayo de 2004. Su fin, reza en las actas, “es proteger la salud humana y el medioambiente de contaminantes orgánicos persistentes, reduciendo o eliminando sus emisiones”. En 2005, Naciones Unidas y el Convenio iniciaron las actividades de muestreo del aire en ocho países de América Latina y el Caribe (Cuba, México, Costa rica, Colombia, Bolivia, Chile, Brasil y Argentina), con el fin de crear el primer registro de la proporción o presencia de estas sustancias en las áreas examinadas y así tener un punto de referencia o de comparación para determinar, a través de investigaciones posteriores, si los COPs han aumentado, reducido o eliminado en el ambiente. Es necesario aclarar que el análisis realizado en los países mencionados no es representativo para la región en su totalidad, debido a las enormes diferencias en la dimensión geográfica y a las características ecológicas, entre otros factores. Las sustancias prohibidas contempladas en esta lucha son: aldrin, clordano, DDT, dieldrín, endrín, heptacloro, hexaclorobenceno, mirex, PCBs, PCDDs/ PCDFs y toxafeno; sin embargo, queda abierta la investigación para incluir más nombres en este delicado inventario. Según Germán Joaquín López, profesor de la UN en la Orinoquia, en el anterior grupo de sustancias se destacan los PCBs porque están presentes en los transformadores eléctricos que, al terminar su ciclo de funcionamiento, no pueden ser arrojados al medioambiente. Por

Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Unimedios

El dispositivo PUF simula un pequeño platillo que

funciona con espuma de poliuretano y sirve para tomar muestras temporales de la calidad del aire.

Según el primer informe de vigilancia regional COPs, 8 países, de los 33 que integran Mesoamérica, el Caribe, los Andes y el Cono Sur, fueron seleccionados para ubicar once puntos de muestreo.

En estas cuatro subregiones habitan 562 millones de personas.

lo tanto, algunas empresas electrificadoras invierten grandes recursos económicos para que otra entidad trate esos residuos. Indicó además que, “lamentablemente, no siempre lo hacen porque no les resulta económicamente rentable, lo que convierte a estos transformadores en un peligro para la salud humana”. Esta sustancia, una vez ingerida ya sea por vía oral o respiratoria, se acumula principalmente en tejidos como el cerebro y el hígado.

Muestras de calidad de aire Un muestreador metálico de calidad de aire brilla en plena lla-

nura araucana desde el 2005. Se trata de un dispositivo llamado PUF, el cual simula un pequeño platillo que funciona con una espuma de poliuretano adentro para tomar muestras temporales. Según el Plan de Vigilancia Mundial de los Contaminantes Orgánicos Persistentes, fueron seleccionadas tres matrices prioritarias para el monitoreo de estas sustancias: aire, leche humana y/o sangre humana, debido a que son parámetros universales que proporcionan información sobre los niveles de exposición a los cuales está sometida la población mundial. Para esta investigación, América Latina y el Caribe se dividió en cuatro subregiones en

las cuales se estima habitan 562 millones de personas hipotéticamente expuestas. Mesoamérica, el Caribe, los Andes y el Cono Sur, que comprenden una zona desde México hasta Argentina y Chile, con 33 países de los cuales fueron seleccionados 8 para ubicar 11 puntos de muestreo en sitios con condiciones medioambientales específicas. En Colombia, las muestras fueron manejadas por la Universidad Nacional en Arauca, ciudad ubicada a 120 metros sobre el nivel del mar y cuya temperatura oscila entre los 32 y los 40 grados centígrados. Arauca es un departamento con antecedentes históricos en el uso de plaguicidas utilizados en años anteriores para combatir vectores como dengue y malaria. Aunado a lo anterior, algunas de estas sustancias habían sido empleadas para el cultivo de arroz, yuca y plátano, productos que conforman en gran medida la base económica de la región. El número de compuestos analizados en los ocho países cubrió cuatro plaguicidas: dieldrín, clordano, heptacloro y DDTs, así como los polémicos PCBs, que son un producto industrial. De forma general para los once puntos de análisis, el resultado evidenció el número de veces que aparecieron las sustancias por cada cien muestras. Los clordanos, generalmente de uso agrícola para fumigación, fueron encontrados en un intervalo de 50 a 60 veces. En segundo lugar, se registraron los PCBs con una frecuencia de 42 apariciones sobre cien muestras. Finalmente, el dieldrín, otro insecticida, se caracterizó por 33 apariciones sobre el panorama anterior. Una segunda fase de la investigación comenzó este mes. Se espera aumentar de 8 a 15 los países de muestreo, incluyendo a Antigua y Barbuda, Jamaica, Bahamas, Haití, Barbados, Perú y Ecuador. Latinoamérica y el Caribe son regiones cruciales para la problemática ambiental global, ya que juntas conforman un área que cubre el 15% de la población de la Tierra y cuentan con grandes centros urbanos cuya calidad del aire es pésima. Tal es el caso de Santiago de Chile, Bogotá, Ciudad de México y Sao Paulo, ciudades registradas además en las cifras del Plan de Vigilancia Mundial de COPs, que responsabiliza a la contaminación atmosférica del planeta de 2,3 millones de casos anuales de enfermedades respiratorias crónicas en los niños y 100.000 casos de bronquitis crónica en adultos.

130

Luis Miguel Palacio,

14 de febrero de 2010

cadas y pueden generar en los humanos cáncer o daños en el sistema nervioso central. Naciones Unidas, con participación de la Universidad Nacional en la Orinoquia, adelantó un muestreo histórico de estas sustancias en ocho países de América Latina y el Caribe.


20 Medioambiente Unimedios

Aunque el 10por ciento de la Tierra está cubierta por glaciares, solo en África oriental, Nueva Guinea, Colombia, Ecuador y Perú estos sistemas se encuentran ubicados cerca a la línea ecuatorial, lo que los hace únicos en el mundo. “Estas masas de hielo responden con rapidez a las condiciones de la atmósfera, ya que no están ubicadas en latitudes condicionadas por las estaciones. Además, es difícil encontrar otro sistema natural que pueda contar con suma precisión lo que realmente está ocurriendo en la atmósfera”, explica Jorge Luis Ceballos, de la Subdirección de Ecosistemas e Información Ambiental del Ideam y responsable del estudio de la dinámica glaciar en Colombia. La fidelidad con la que registran los ciclos de la temperatura, humedad relativa, precipitaciones y otros indicadores del clima local hace de los glaciares excelentes laboratorios para estudiar el cambio climático. Por eso un grupo de investigadores liderado por Germán Poveda, profesor de la Universidad Nacional de Colombia e integrante del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), advierten en un reciente artículo publicado en la revista Advances in Geosciences, que los seis glaciares que le quedan a Colombia muestran alarmantes tasas de deshielo de 3 km por año. Por ello, pronostican que para finales del 2022 ya no existirán.

Derretimiento inevitable

130

14 de febrero de 2010

El proceso de extinción de glaciares no es algo nuevo en Colombia. En el Parque Natural Nacional Los Nevados existía uno llamado El Cisne, y del cual solo queda una montaña con cobertura de páramo. Pocos recuerdan que era un glaciar. El monitoreo del Ideam y Parques Naturales Nacionales, entidades encargadas además de administrar estos ecosistemas, muestran en sus registros históricos que ocho desaparecieron durante el siglo pasado: entre otros, el Quindío, el Galeras, el Puracé y el Sotará. “Es un proceso que viene desde hace varias décadas”, afirma Ceballos. Ahora son víctima del olvido crónico de los colombianos, pero eso no significa que hayan dejado de ser importantes. Leonardo Real, ingeniero de recursos hídricos del Ideam y quien tiene a su cargo estudios en la Sierra Nevada del Cocuy, relata cómo por el hecho de ser sitios muy turísticos, se han convertido en fuente de ingreso para los pobladores de la región. “El Parque del Cocuy es grande y en muchos sectores hay haciendas de campesinos que desarrollan sus labores económicas, como el turismo, en la región. Además, llevan a cabo desviaciones de caudales para sus acueductos veredales empleando las aguas que nacen en el páramo, pero también en el glaciar”, relata el ingeniero Real.

Los glaciares tropicales están condenados a desaparecer. Estudios recientes estiman que luego del 2022, estas imponentes masas ya no existirán.

Expertos recomiendan aprovechar las décadas que les quedan de vida para entender lo que quieren decir con respecto al pasado, presente y futuro del clima.

Andrés Felipe Castaño/Unimedios

Patricia Barrera Silva,

Formación rocosa, resultado

del deshielo del nevado del Ruiz.

Glaciares, voz de alerta

que se extingue

Los trabajos realizados por el profesor Poveda y la estudiante de maestría Ketty Pineda, basados en el análisis de imágenes satelitales del proyecto Landsat, muestran que para el año 2021 el glaciar de la Sierra Nevada del Cocuy habrá desaparecido completamente. También registra un nivel de deshielo para los demás glaciares (como se presenta en la tabla). Ya desde 1997, un trabajo adelantado por el grupo de investigación del profesor Poveda encontró cambios estadísticos muy significativos del clima en Colombia. El periodo evaluado fue entre 1960 y

1995, en el cual se identificaron aumentos en las temperaturas medias y mínimas del orden de 0,1 grados Celsius por año y aumentos del orden de 0,3% por año en humedad relativa. Además, se reconoció una disminución de 4 m3/s al año en las principales cuencas hidrográficas del país, así como aumentos en la humedad atmosférica y en la evaporación potencial. “Utilizando Landsat TM e imágenes satelitales, actualizamos los datos de retroceso de las seis formaciones glaciares restantes tropicales de Colombia, para el periodo 1987–2007. Los análisis

Glaciar

Pérdida (%)

Periodo

Área remanente (km2)

Sierra Nevada de Santa Marta

41

1989-2007

6

Sierra Nevada del Cocuy

40

1989-2007

17

Nevado del Ruiz

38

1989-2004

8.5

Nevado de Santa Isabel

49

1989-2004

4

Nevado del Tolima

24

1991-2004

2

Nevado del Huila

58

1989-2005

8

Estado de retroceso de los glaciares colombianos, según Poveda y Pineda (2009).

Deshielo en cifras El más reciente reporte del IPCC, número IV, estableció con un 90% de certeza que las actividades humanas han causado el calentamiento global: “Los cambios en el clima están afectando los sistemas físicos y biológicos de los continentes”, indica el informe.

Fotos satelitales que evidencian el retroceso del hielo entre 1950 y 2006 en el glaciar Conejera, norte del nevado Santa Isabel. Cifras de la UN

hablan de 3 km de pérdida por año.

técnicos detallados permiten estimar que la tarifa de encogimiento de todos los glaciares se incrementó desde el 2000, haciendo que su área disminuyera de 60 km2 en 2002 (Flórez, 2002) y 55,4 km2 en 2003 (Ceballos et al., 2006), a menos de 45 km2 en 2007”, relata el profesor Poveda. Lo anterior descubre que la cifra media de retroceso de los glaciares en el país alcanza 3,0 km2 al año. Advierte el investigador que, aunque deben tenerse en cuenta algunas diferencias regionales, a tal paso todos los glaciares colombianos desaparecerán alrededor del año 2022, es decir, mucho antes del plazo o fecha límite de 100 años mencionado por el reporte del IPCC en el 2007. Poveda insiste en que los glaciares tropicales colombianos necesitan que se ponga en práctica un programa urgente de supervisión, porque su extinción conllevará enormes implicaciones para la planificación de los usos del recurso hídrico en la región Andina y la Sierra Nevada de Santa Marta. Guardando proporciones, los casquetes de glaciares continentales pueden ser un buen ejemplo. Actualmente la Antártida y Groenlandia son los únicos que existen. Si Groenlandia se fundiera, el nivel del mar en todo el mundo aumentaría unos 21 metros, mientras que si la Antártida lo hiciera, los niveles subirían hasta 108 metros. Así que el fenómeno de deshielo que vive Colombia, sumado a la fuerte deforestación de los Andes tropicales, tendrá importantes implicaciones sobre el régimen del ciclo hídrico de los páramos y los bosques de montaña. Esto pondrá en alto riesgo la disponibilidad de agua para el consumo humano y la supervivencia de los ecosistemas.


Agro

21

Sistema motorizado

para la siembra “a chuzo” de piña El hoyador, una herramienta motorizada para elaborar camas de semilla en cultivos de piña, les ayudará a los pequeños agricultores a disminuir tiempos de operación y costos de producción

Innovación en el agro

para ser más competitivos en el mercado. Su manejo no erosiona el suelo en zonas de ladera y perfora un hoyo para siembra cada 6,5 segundos.

El hoyador es ergonómico y posee cambios en la caja de transmisión para que el usuario le imprima la velocidad requerida. Este novedoso equipo

reemplazaría los bueyes, el tractor y la rudimentaria siembra "a chuzo".

El hoyador mecánico desarrollado en la UN propone una forma distinta de hacer la siembra, pues además de abrir huecos rápidamente (cada 6,5 segundos, a través de brocas de diferentes formas y tamaños), asegura que sus dimensiones y la roturación del suelo sean los apropiados para el buen crecimiento de la piña en zonas de ladera. Otra de las ventajas del sistema es que economiza el uso del agua. En este sentido, el profesor Chaparro califica como una innovación el producto elaborado por su grupo de investigación: “El hoyador es ergonómico y posee cambios en la caja de transmisión para que el usuario le imprima la velocidad requerida. Sin lugar a dudas es un equipo novedoso que reemplazaría los bueyes, el tractor y la rudimentaria siembra a chuzo. Su diseño incluye materiales nacionales, y su peso es tan liviano que facilita la interacción hombre– máquina. Agricultores que han seguido de cerca cada uno de los pasos de construcción del hoyador, como Lucy Stella Escobar, directora de la Fundación Agroecológica Colombiana, lo califican como un trabajo mancomunado entre investigadores y agricultores. “Es loable la forma desinteresada en que los expertos de la UN nos entregaron todo su conocimiento y tuvieron en cuenta nuestras necesidades. Por eso estamos ansiosos por recibir el producto final”, manifestó. Otros agricultores ven el hoyador como un gran avance para el campo y en particular para el cultivo de la piña en Dagua, zona donde esta fruta se ha convertido en la base del sustento familiar. “En pruebas preliminares observamos que disminuyó, casi cuatro veces, el tiempo en que se abren las camas de las semillas. Lo que indica que el rendimiento puede ser mayor”, dijo la directora Escobar. Para el profesor Chaparro queda claro que los beneficios obtenidos con el hoyador motorizado frente a sistemas tradicionales, de amplio uso en la zona, permitirán reducir los costos de mano de obra y modernizar la siembra. Los profesionales trabajan en los últimos ajustes de la máquina, que estará lista el primer semestre de este año. El equipo podrá adaptarse a cualquier taller local y les dará la oportunidad a los agricultores de contar con una herramienta tecnológica con la cual podrán competir en el mercado y obtener mayores índices de productividad y efectividad. Lo mejor, cuidando el medioambiente.

14 de febrero de 2010

El incremento de la producción frutícola en Colombia es innegable. Del mismo modo que el área sembrada, el volumen de la producción de frutas ha adquirido progresivamente una mayor participación en el sector agrícola, alcanzando, en el 2005, un total de 2,9 millones de toneladas y una participación del 11,7% en la producción total del país, según el Plan Frutícola Nacional (PFN). A la luz de estas cifras se vislumbra un futuro prometedor, más aún cuando la tendencia mundial está dirigida al mayor consumo de frutas, tesis que sustenta el PFN cuando señala un incremento, a partir de 1982, del 80% de abastecimiento en los países de la Unión Europea y de un 35% en los países de Asia y América Latina. De tal manera, es imperante continuar investigando, entre otros temas, sobre mejores métodos de producción que le permitan al país aumentar su participación en el mercado mundial, y brindar mejores oportunidades a los pequeños agricultores, quienes desarrollan sus cultivos en condiciones económicas difíciles y en zonas marginales de ladera. Tal es el caso de la región semiárida del Cañón del Dagua, principal productor piñero del Valle del Cauca. Sus cultivos mueven una pequeña economía y generan empleo, sin embargo, provocan un elevado impacto ambiental cuestionado intensamente por los grupos ecologistas. Esto llevó a que, desde el 2003, expertos del Instituto de Investigaciones del Espacio Rural (IIER), de la UN en Palmira, investigaran nuevos modos de cultivo para disminuir el impacto ambiental. Uno de los principales aportes del grupo es un hoyador mecánico para la siembra a “chuzo” de piña, que potencialmente les permitirá a los productores agilizar su trabajo sin afectar el suelo y el recurso hídrico. La idea surgió del profesor José Otocar Reina y su preocupación por los niveles de contaminación ocasionados en los sistemas tradicionales de siembra: “Los agricultores preparan los suelos con bueyes o tractores y modifican completamente su estructura. Ello causa erosiones que se complican en épocas de invierno”, aseguró el profesor Otocar. En términos ambientales, se ha comprobado que el sistema más apropiado para obtener piña es la siembra “a chuzo”. No obstante, su uso no ha sido acogido ampliamente debido a los altos costos que implica tener que hacer manualmente un hueco por cada planta. “En el caso de Dagua, solo algunos agricultores utilizan este método como alternativa para cultivar pequeñas áreas, pero para reducir costos de labranza emplean su propia fuerza de trabajo y la de su familia”, aseguró el profesor Óscar Chaparro Anaya, doctor en el área de Ingeniería y Mecanización Agrícola. Además de contaminar menos, uno de los objetivos del hoyador

mecánico es motorizar la siembra “a chuzo” para facilitar la labor de los agricultores sin afectar su productividad, y brindarles un instrumento viable comercialmente como muestra de lo que la academia puede hacer por el campo.

130

Unimedios

Fotos Archivo particular

Laura Marcela Fuertes Sánchez,


Nuevas luces

Fotos Archivo particular

22 Agro

sobre polilla que ataca el maíz Elizabeth Cañas Rodríguez,

130

14 de febrero de 2010

Unimedios

El nombre Spodoptera frugiperda no le dice nada a los agricultores, pero basta con mencionar “gusano cogollero” para que inmediatamente sepan de qué plaga se les está hablando. Y cómo no van a identificarlo con rapidez, si este insecto de hábitos nocturnos afecta cada año el 35% de la producción de maíz en el país, e incluso, en años anteriores, sus efectos nocivos obligaron a importar el grano. Pero eso no es todo. Sus daños se extienden a plantaciones de arroz, algodón, caña de azúcar y sorgo –en las que ha aumentado su densidad poblacional– y a alimentos almacenados. De ahí que entomólogos de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín, obstinados en seguirle la pista, hayan logrado identificar dos biotipos o modelos de la especie Lepidoptera: Noctuidae, y definir sus características moleculares, ecológicas, fisiológicas y reproductivas. Este aporte científico, hecho por primera vez en el país, inició con investigaciones realizadas por estudiantes y profesores en la zona agrícola del Tolima, departamento en el que el boom del algodón transgénico durante el 2004 originó que el insecto, conocido también como “polilla del maíz”, proliferara y se convirtiera en la principal plaga de ese cultivo. Según la profesora Clara Inés Saldamando, coordinadora de la Maestría en Entomología de la UN en Medellín, un biotipo representa poblaciones de insectos idénticos en su forma, pero con grandes diferencias en sus marcadores moleculares. “Establecer dicha desigualdad es importante para avanzar en su especificación y evolución. También es clave a la hora de desarrollar tratamientos específicos que los contrarresten, y para generar nuevas variedades de productos agrícolas que resistan su acción”. Los trabajos sobre la identificación de los biotipos de maíz y arroz de S. frugiperda, realizados por Ana María Vélez, María Isabel Velásquez, Juan Diego Ríos, Mariela Lobo y Haydi Salinas, incluyen marcadores moleculares mito-

Estudios genéticos realizados en Colombia revelan hallazgos sobre el comportamiento reproductivo, la resistencia a insecticidas químicos y biológicos y la distribución geográfica del insecto plaga conocido como "gusano cogollero" o "polilla del maíz", terror de los cultivos de este cereal en el mundo.

condriales y nucleares, análisis del aislamiento reproductivo entre los dos biotipos, del comportamiento de resistencia a insecticidas y a la endotoxina Cry del Bacillus thuringiensis, así como un estudio sobre la genética de poblaciones del insecto en el país y una investigación relacionada con su comportamiento migratorio.

Un cruce curioso Los hallazgos genéticos de Ana María Vélez, en Colombia, confirman estudios realizados por la científica Dorothy Pashley Prowell, quien en los años 80 identificó, mediante marcadores moleculares, los biotipos del insecto en muestras de maíz y arroz colectadas en cultivos de varias regiones de los Estados Unidos y Centroamérica, al igual que en Ecuador y la Guyana Francesa.

Los dos biotipos del cogollero del maíz han demostrado diferencias en su resistencia a insecticidas biológicos, en particular a la endotoxina producida por la bacteria Bacillus thuringiensis, Cry1Ac, que genera daños en el aparato digestivo de la polilla hasta provocar su muerte. Así, se ha demostrado que cada biotipo de S. frugiperda se asocia a una planta hospedera en particular –uno a arroz y el otro a maíz–. Sin embargo, se evidenció

que el de maíz también está presente en algodón y en sorgo. En cuanto al comportamiento reproductivo del insecto plaga, los investigadores determinaron que las hembras del maíz no se aparean con los machos del arroz, mientras que las hembras del arroz sí se cruzan con los machos del maíz. Según la profesora Saldamando, “ello descubre incompatibilidad reproductiva en una dirección de cruce y otras características de supervivencia, longevidad y fertilidad de los biotipos y sus híbridos”. El análisis científico señala que los dos biotipos se encuentran en un proceso de diferenciación genética y, desde el punto de vista evolutivo, representan un gran hallazgo, tal como lo comenta la experta: “Con el tiempo podrían convertirse en dos especies o razas de polillas diferentes, con características particulares de acuerdo con el cultivo hospedero que habiten”.

Resistencia a insecticidas Los dos biotipos del cogollero del maíz han demostrado diferencias en su resistencia a insecticidas biológicos, en particular a la endotoxina producida por la bacteria Bacillus thuringiensis, Cry1Ac, que genera daños en el aparato digestivo de la polilla hasta provocar su muerte. En cuanto a los insecticidas químicos, el estudiante Juan Diego Ríos encontró que la polilla del arroz es menos resistente a los componentes metomil y lambdacialotrina. Para la científica Elizabeth Aguilera Garramuño, vinculada al Centro de Investigación de Tibaitatá de Corpoica, “estos hallazgos resultan de gran importancia si se tiene en cuenta que los produc-

tores usan indiscriminadamente insecticidas que muchas veces no son efectivos”. De igual manera destacó el trabajo de los científicos de la UN por tratarse de uno de los primeros ejercicios investigativos que, sobre un insecto plaga, integra las condiciones de su dinámica y ecología. Además de la acción del gusano cogollero en los cultivos de arroz, la investigación incluye el análisis de las poblaciones de S. frugiperda en sorgo, algodón, pastos y maíz en los departamentos del Meta, Valle del Cauca, Córdoba y el ya mencionado departamento del Tolima. Los estudios continúan desarrollándose con el fin de determinar la existencia de diferentes genotipos de los cromosomas y su asociación con las plantas hospederas y su comportamiento migratorio. Entretanto, Mariela Lobo y Haydi Salinas analizan la secuenciación de un gen de la larva S. frugiperda, conocido como citocromo oxidasa I (COI), para observar si existen variaciones en las polillas asentadas en los cultivos de las diferentes regiones. El estudio se adelanta mediante marcadores moleculares, integra la identificación de los biotipos, su distribución por planta hospedera y la estructura genética de las poblaciones con miras a avanzar en la fijación del “bar coding” o código genético de la especie. Para estos análisis, la UN en Medellín cuenta, entre otros elementos, con un laboratorio molecular y un insectario para la cría de polillas. Los estudios son apoyados por la Corporación para Investigaciones Biológicas (CIB) y el Grupo de Investigación en Biotecnología Vegetal CIB–Unalmed.


Academia

Investigación de la UN,

llamada al orden

¿Qué se investiga? ¿Quiénes lideran el desarrollo en ciencia, tecnología y creación artística? ¿En qué ámbitos se tiene liderazgo?

La Vicerrectoría de Investigación de la UN quiere poner mayor orden en casa, por eso construye agendas del conocimiento. El primer logro es la identificación de las capacidades de investigación. Crecimiento de los grupos de investigación en la UN 1400 1200 29% 1000 31%

800 600

23%

2% 25%

27%

25%

26%

400 200 0

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

UN SCI

15

143

168

173

196

198

313

368

Otras instituciones

624

424

464

521

547

646

687

906

Fuente: VRI (2009) con base en OCyT (2009) y consultas realizadas para el periodo 2000 a 2008 en ISI WoS. Software de procesamiento Vantage Point y Excel.

riquecidas y potenciadas por los investigadores.

Crecimiento La pormenorizada indagación realizada en la agenda sobre capacidades de investigación arroja datos reveladores en cuanto al crecimiento de la producción intelectual que ha tenido la Universidad

Nacional en las últimas décadas. Es de destacar el aumento en producción y visibilidad internacional a través de las bases de datos científicas como ISI WoS. En el año 2000, la UN publicó 15 artículos en este importante medio. En 2007 fueron 368. En conjunto, otras instituciones del país se han mantenido estables en su producción desde el

Conectados El profesor Molina dice que los investigadores deben estar conectados con los planes de desarrollo nacionales, regionales y locales; con los planes decenales de los ministerios; con el Conpes, y con Colciencias. Agrega que el papel de la comunidad académica debe ser el de entablar una comunicación de doble sentido con los responsables del desarrollo del país, liderando o proponiendo nuevos escenarios para el progreso nacional. La profesora Marcela Sánchez, coordinadora técnica del estudio de las capacidades de investigación de la UN, asegura que si se mira esta clase de datos de forma objetiva, se puede evidenciar un gran potencial en la Institución, pero todavía falta precisar en qué se es realmente bueno. “Sabemos que hay investigadores excelentes, que tenemos muchos laboratorios, que ciertas áreas están más fortalecidas. Identificar las capacidades de investigación nos permite consolidar ciertas áreas e impulsar otras que tienen menos fortalezas y menos personas”, dice Sánchez. "Conocernos mejor es adquirir conciencia de nuestras capacidades y limitaciones, darnos cuenta de que podemos ser mejores en espacios que no habíamos contemplado. Por eso, la Universidad Nacional de Colombia, con la construcción de las agendas del conocimiento, quiere adquirir mayor conciencia de su potencial" concluye el vicerrector.

14 de febrero de 2010

Docentes de la Universidad Nacional de Colombia: 2.993. Nivel de formación académica: 27% doctorado, 44% maestría, 10% especialización, 9% especialidad médica y 10% es profesional universitario. Principales rangos de edad: 33,7% entre los 30 y 39 años, 29% entre 40 y 49 años y 35,1% entre 50 y 59 años. Cuántos se dedican a la investigación: 1.882. Datos como estos se consolidaron por el trabajo que desarrolla la Vicerrectoría de Investigación de la UN, que construye las agendas del conocimiento. El objetivo es saber cómo ha sido y es la investigación en ciencia, tecnología y creación artística en la Institución para proponer su proyección en el tiempo. El primer resultado es la entrega de un modelo de indicadores múltiples y complejos, que duró año y medio en su construcción. Este permite describir las capacidades actuales de investigación de la alma máter. Se trata de un modelo conformado por dos módulos. El primero es la medición del capital intelectual. Se acudió a la revisión de los escasos indicadores previos que existían, que no daban cuenta de las actividades de investigación de la Institución, pero que sirvieron de pauta para saber el camino a tomar. Con este trabajo se logró tener el 90% de los indicadores propuestos para el nuevo modelo, así como generar otros procedimientos para la recolección, cruce y depuración de la información, que proceden de bases de datos tanto internas como externas. Estos resultados se han compartido con la comunidad académica en el libro Capacidades de investigación en la Universidad Nacional de Colombia 2000–2008; una aproximación desde el capital intelectual. El segundo módulo se centra en la identificación de capacidades, mediante portafolios temáticos que permitan conocer las competencias específicas de la Institución. ¿Para dónde se va?, ¿con quiénes se cuenta?, ¿qué potencial existe? Son preguntas que se responderán en la medida que se afiance esta clase de información. El vicerrector de Investigación de la UN, Rafael Molina, sostiene que el análisis de las capacidades de investigación es solo una de las siete herramientas que se utilizan para construir las agendas de conocimiento, que se constituirán en el referente de planeación de las labores de investigación y extensión en los próximos años en la Universidad. Añade, además, que las agendas constituyen la propuesta que la Institución le ofrece al país y que requiere el consenso de la comunidad académica y de otros actores del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, necesarios para su validación, apropiación, implementación y financiación. “El escenario para la construcción de agendas del conocimiento cuenta como elemento transversal la generación de una visión compartida de futuro. Es un trabajo colectivo”. En la actualidad, según afirma el vicerrector, la comunidad científica de la UN está lo suficientemente madura como para responsabilizarse ante un proyecto de estas magnitudes, pues el objetivo es que las agendas del conocimiento sean utilizadas, desarrolladas, en-

2000, mientras que la UN muestra un crecimiento significativo. (Ver recuadro Crecimiento de la producción y visibilidad internacional de la UN). El profesor Molina asegura que es vital conocer datos como la cantidad de grupos de investigación que hay en la UN, pero, dice, estos son solo una pequeña parte de los indicadores necesarios para dar cuenta de la real complejidad del sistema de investigación. El cruce entre múltiples variables es el que arroja datos reveladores e interesantes sobre cómo evoluciona el quehacer científico, tecnológico y artístico en la UN. Por ejemplo, se destaca el hecho de que del 25% de los grupos de la UN registrados en Colciencias hay 159 que corresponden a grupos intersedes, “grupos que fueron capaces de romper el muro de su laboratorio, de su facultad e incluso de su sede para buscar alianzas e intercambios con investigadores de otras regiones”, anota Rafael Molina. La identificación de las áreas del conocimiento en que trabajan los grupos de investigación es una tarea clave y necesaria para conocer las capacidades de investigación. El trabajo no es fácil según se detectó en el desarrollo del proyecto, pues existen dificultades para llegar a un consenso sobre una clasificación que responda a las necesidades de todos. Al hacer la categorización y teniendo en cuenta lo expresado por los docentes, en la Universidad existen unas dos mil líneas de investigación. Sin embargo, los grupos, al registrarse en la plataforma ScienTI, de Colciencias, deben seleccionar sus áreas de trabajo según los programas nacionales de CyT, lo que delimita a términos reales las líneas en las que se investiga, que son cerca de 700.

130

Unimedios

Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Carlos Andrey Patiño Guzmán,

23


24 Reseñas Violencia y ficción televisiva. El acontecimiento de los noventa Autor: Beatriz Quiñones Cely Instituto de Estudios en Comunicación y Cultura, Ieco U. Nacional de Colombia Esta investigación propone –mediante la crítica de las evidencias que ubican en el centro del proceso de mediatización de la violencia al conflicto armado colombiano– distanciarse de los enfoques que privilegian la dimensión política del fenómeno y revisar el acontecimiento violento desde el croquis de su percepción imaginaria, es decir, desde tres dimensiones reconocibles, cercanas a la violencia cotidiana: violencia

oscura, violencia degradada, violencia muda. Se parte del reconocimiento de la potencialidad crítica y creativa de la noción de imaginario social y de admitir que es posible encontrar una visión alternativa en las fisuras de la representación mediática de la violencia colombiana. Se propone, así mismo, abordar la violencia colombiana desde la observación intensiva de un material productivo por su naturaleza y por su forma particular de expresar el fenómeno, desde un género específico: la ficción televisiva y en una época determinada: la década de los noventa. El corpus de la investigación está compuesto por las series de ficción

representativas de las tres etapas en que se segmentó la década: Cuando quiero llorar no lloro (1989–92), La alternativa del escorpión (1992–1996) y El Fiscal (1997–1999). Este material se complementa con la observación de dos corpus anexos que hacen énfasis en las dimensiones subjetivas de la violencia: la revisión del acontecimiento de los noventa mirado desde las portadas de la revista Semana y la lectura simultánea –y en paralelo– de las interpretaciones sobre la violencia política (publicadas a lo largo de la década), que dan cuenta de los actores, las estrategias y los discursos del conflicto armado colombiano.

Meditaciones acerca de la Filosofía Primera. Seguidas de las objeciones y respuestas René Descartes Jorge Aurelio Díaz (Traducción) Facultad de Ciencias Humanas U. Nacional de Colombia René Descartes (1596–1650) es sin duda uno de los pilares filosóficos del mundo moderno, y uno de aquellos filósofos cuyo pensamiento se halla plasmado, en lo fundamental, en una gran obra: Meditaciones acerca de la Filosofía Primera. Este texto posee, además, una peculiaridad: fue presentado por el autor a diversas personas doctas, antes de ser publicado, de modo

que recibió una serie de objeciones a las que buscó responder en forma pormenorizada. Él mismo dice: “Me presentaron tantas y tan variadas objeciones, que me atrevo a confiar en que no será fácil que a alguien se le ocurran otras, al menos de cierta importancia, que ellos no hubieran ya presentado. Por lo tanto, les ruego una y otra vez a los lectores que no juzguen de las Meditaciones antes de que se hayan dignado leer todas esas objeciones y sus respectivas respuestas” (AT VII 10). Por otra parte, aunque el texto original fue escrito en latín, la len-

gua de los académicos en el siglo XVII, muy pronto fue traducido al francés, no para ser leído por todo el mundo, ya que el autor consideraba que su escrito no debería caer en manos indoctas, sino para liberarlo de las adherencias que pudiera tener del vocabulario de la escolástica. La traducción fue conocida y aprobada por el mismo Descartes, de modo que se tienen así dos textos un tanto diferentes, que pueden ser considerados ambos como originales. De ahí la conveniencia de disponer de ambas versiones y su respectiva traducción al castellano.

Ecología política de la Amazonía Editor: Germán Palacio Castañeda U. Nacional de Colombia en Amazonía Este libro, editado por la Universidad Nacional de Colombia en Amazonía con apoyo del Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos y Ecofondo, compila una serie de escritos que amplían la reflexión sobre la gobernabilidad y su rumbo hacia la gobernanza. Presenta también análisis que desbordan marcos reducidamente institucionales y normativos de la política ambiental expresa o táctica.

La publicación toma la Amazonía como foco regional y de campo, lo que permite examinar de manera profunda las determinaciones ambientales, la política agropecuaria, energética o de seguridad democrática en la región amazónica. Incluye temas como Ecología política y gobernanza en la Amazonía; Hacia un balance crítico del régimen de Uribe; Burocracias y comunidades indígenas en la Amazonía local colombiana; Energía, megaproyectos y medioambiente en la Amazonía; Políticas ambientales y recursos naturales en la fronteras nacionales amazónicas, y Ordena-

de partidos, discute herramientas metodológicas e identifica diferentes elementos, institucionales y extrainstitucionales, que dan cuenta de esas discrepancias. Otro artículo, de los investigadores Francisco Gutiérrez Sanín y Fabián Acuña, se refiere a la política de los referendos en los países andinos. Inicia con la narrativa de los 20 referendos presentes en el periodo 1985–2009, indispensable para captar la variedad de motivos, contextos y actores involucrados en la oleada plebiscitaria de la región. Luego discute varias posibilidades de clasificación y analiza lo que sugiere el panorama agregado del universo de experiencias. En otro punto se centra en las tensiones entre democracia y liberalismo, y en la relación entre las consultas y

el sistema político. Por su parte, Jaime Rafael Nieto pretende mostrar que la población civil bajo dominio de los actores armados no siempre es víctima pasiva de la violencia y la agresión armada, ni que su actitud es inevitablemente de lealtad sumisa ante tal dominio. El artículo se titula “Resistencia civil no armada en Medellín. La voz y la fuga de las comunidades urbanas”. Otros artículos hablan de la política antidrogas y la necesidad de enfrentar las vulnerabilidades de Colombia; la disidencia cubana; el ascenso pacífico de China y su paralelo fallido en América Latina; la evolución estratégica del conflicto armado en Colombia, y los caminos de la guerra durante el siglo XIX.

Análisis Político

130

14 de febrero de 2010

Número 67 Septiembre–diciembre del 2009 Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, Iepri U. Nacional de Colombia La revista Análisis Político presenta los más diversos y relevantes estudios, reflexiones y debates sobre la realidad política colombiana e internacional, en un periodo histórico de creciente complejidad para la sociedad y el sistema político. En esta edición, la número 67, presenta un artículo sobre la distribución territorial de los apoyos electorales en América Latina, tomando como casos a Ecuador, Perú y Honduras en el periodo de 1979 a 2006. Su autora, Margarita Batlle, explora los diferentes niveles de nacionalización en los sistemas

miento territorial en corregimientos departamentales, los casos Mirití, Paraná, Tarapacá y el municipio de Puerto Nariño en el departamento del Amazonas, entre otros. Este trabajo fue realizado por el profesor Germán Palacios como editor, Héctor Alimonda, Aura María Puyana, Carlos Franky, Dany Mahecha, Juan Álvaro Echeverri, Ramón Laborde, Pedro Galindo, Lorenzo Vargas, Marco Tobón, Fernando Franco, Carlos Zárate, María del Pilar Trujillo, Elizabeth Beaufort, Celia Días, Camilo Torres, Lina Hurtado, Olga Lucía Chaparro, Julio Roberto del Cairo y Gloria González.

UN Periodico No. 130  
UN Periodico No. 130  

UN Periódico No. 130, Publicación Digital Universidad Nacional de Colombia - Unimedios

Advertisement