Issuu on Google+

Número 46 Agosto de 2009

Universidad Nacional de Colombia . Unidad de Medios de Comunicación - Unimedios http://www.cartauniversitaria.unal.edu.co . carta_un@unal.edu.co . ISSN 0122 2929

Páginas 6 a 9

CERO HAMBRE

Víctor Manuel Holguín/Unimedios

La Universidad Nacional de Colombia participa de una de las mayores iniciativas que hay en el país para combatir este flagelo: el Banco de Alimentos. La Universidad aporta talento humano que participa en la cadena de selección de los productos que posteriormente se entregarán a la población vulnerable.

En esta Carta:

Página 3

Página 5

UN hace guías médicas

Páginas 12 y 13

Unimedios

Archivo particular

Permanencia educativa en Antioquia

Archivo particular

Sin humo en Manizales Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Triunfos bovinos

Página 14


Egresados



Bogotá. La Carretera Panamericana fue una obra trascendental que se trazó con el fin de unir a todos los países de América desde Alaska hasta la Patagonia y además, permitir la comunicación entre Colombia y Panamá. Los diseños de tramos asfálticos como el sector de Las Ánimas – Bahía Solano – Palo de Letras, que constituye un sector importante de la Carretera Panamericana, así como otras vías tales como la que comunica a Bogotá con Santa Marta, que incluye la carretera del Magdalena Medio: Puerto Boyacá – Puerto Araujo – La Lizama; la carretera Armenia: Club Campestre – El Alambrado – La Paila, vía alterna por Caicedonia y Sevilla (Valle). En estas y otras obras de trascendencia para el desarrollo del país, su economía y su comercio, tuvo participación el ingeniero Pablo Yesid Castillo, de 75 años, egresado del programa de Ingeniería Civil de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá. Nacido en Flandes, Tolima, fue exaltado como mejor bachiller del Colegio San Simón y merecedor de una beca para adelantar estudios universitarios. Ingresó con el mejor puntaje de admisión para adelantar estudios en Ingeniería Civil en la UN en Bogotá. Durante la carrera, Castillo se destacó por su calidad académica. Ello le valió para que fuera exento de pago de derechos de matrícula y finalmente distinguido con grado de honor. “Me gané una beca para adelantar estudios de posgrado y me fui a realizarlos en Masachussets Institute of Technology, MIT, y en Harvard”, puntualizó el ingeniero Castillo.

UN egresado

con presencia nacional Este tolimense, testigo de las luchas estudiantiles y de la muerte de Uriel Gutiérrez a manos de la Policía, a su regreso al país trabajó con el Ministerio de Obras Públicas y desde 1964 se asoció con varios colegas para conformar ‘La Vialidad Ltda.’, compañía consultora que actualmente dirige. Pablo Yesid Castillo es un egresado que le encanta todavía la Universidad Nacional de Colombia. “Recuerdo todos los momentos que viví en las Residencias Universitarias, al lado de cos-

Fotos Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Elizabeth Vera Martínez/Unimedios

Detrás de imponentes proyectos de ingeniería nacional y hasta internacional; como la Carretera Panamericana, El Tapón del Darién y vías de integración fronteriza que comunican el interior del país con ciudades como Santa Marta y Chocó; está la mano del ingeniero civil Pablo Yesid Castillo, egresado de la UN en Bogotá. entre varias distinciones, la orden al mérito Julio Garavito, en el grado de comendador por la Presidencia de la República y miembro honorario de la Asociación de Ingenieros Civiles de la Universidad Nacional de Colombia, Aicun.

teños, paisas, pastusos y hasta extranjeros. Ellos venían a estudiar veterinaria y medicina, que en esa época eran las carreras importantes y duras de la época”, mencionó este egresado.

Dentro del gremio es reconocido como precursor de la geotecnia vial del país, conoce la mayor parte del país, lo que le ha permitido conocer globalmente la realidad y la gente de Colombia.

Ya casado, con un hijo y otro en camino y con ganas de conseguir apartamento propio, le ofrecieron trabajar con el proyecto de la Carretera Panamericana que no dudó en cogerlo.

Como egresado ilustre, como ingeniero reconocido y como persona de excelsas calidades fue acreditado recientemente y hasta el 2011, mediante resolución 002 de 2009, como representante de las asociaciones o instituciones de la organización social y productiva ante el Consejo de la sede de Bogotá.

Su pasión por la profesión y su destacada trayectoria le han merecido

• Ya como profesional y con el dinero fruto de su salario sintió que debía retribuirle a su alma máter todo lo que ella generosamente le había brindado como estudiante y como persona. Por eso, no dudó en colocar parte de sus ingresos y la de algunos de sus socios, en la base que hoy soporta a la Asociación de Ingenieros Civiles de la Universidad Nacional de Colombia, Aicun, para colaborar y apoyar a los estudiantes con préstamos para el desarrollo de sus trabajos de grado y de investigación. • La Carretera Panamericana o “Ruta Panamericana”, es un sistema colectivo de carreteras, de aproximadamente 48.000 kilómetros de largo, que vincula casi a todos los países del Hemisferio Occidental y el continente americano con un tramo unido de carretera. Se extiende desde Alaska en América del Norte hasta la Patagonia en América del Sur. Existe un tramo que impide la conexión de Panamá y Colombia, representado en 87 kilómetros de selva montañosa, llamada el Tapón de Darién, cuyas obras se encuentran suspendidas desde hace unos 20 años, pero que el Gobierno Nacional ha revivido con el fin de unir las tres Américas.

Carta Universitaria. Número 46 Agosto de 2009 Director Carlos Alberto Patiño Villa Subdirectora Luz Adriana Pico Maffiold

Redacción Unimedios Magda Páez Torres, Patricia Barrera, Francisco Tafur López, Laura Marcela Fuertes, David Calle Elizabeth Vera Martínez, Ángela María Betancurt

Diseño y diagramación Ricardo González Angulo

Corrección Diana Sánchez Saray

Versión Internet Medios Digitales

Fotografía Víctor Manuel Holguín Andrés Felipe Castaño

Esta es una publicación de la Unidad de Medios de Comunicación (Unimedios) de la Universidad Nacional de Colombia Edificio Uriel Gutiérrez, Carrera 45 No. 26-85, of. 531 PBX: (1) 316 5000 exts. 18108/18109 http://www.cartauniversitaria.unal.edu.co Correo electrónico: carta_un@unal.edu.co Impresión: CEET, Casa Editorial El Tiempo

Editor José Luis Barragán Duarte Las opiniones expresadas por los autores y sus fuentes no comprometen los principios de la Universidad Nacional de Colombia ni las políticas editoriales de Carta Universitaria.

Agosto de 2009


Reconocimiento Magda Páez Torres/Unimedios

Bogotá. Con talante y buen paso llegaron los exponentes de ganado Normando y Holstein de la UN, al municipio de Sibaté, para participar en una exposición bovina y así romper con cerca de 40 años de ausencia en eventos de este tipo. El regreso estuvo engalanado por varios triunfos. La primera señal de lo que vendría la dio Micaela, una ternera Normando que, con un segundo lugar, abrió la racha de victorias para la Universidad Nacional de Colombia. Después, el turno fue para el toro Corsario, con un primer lugar.



La Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UN aprovechó la seguridad que le han dado sus avances en mejoramiento genético, para volver a una exposición bovina. El municipio de Sibaté, Cundinamarca, fue el escenario.

Con triunfos regresa a exposiciones bovinas

En Holstein, también se obtuvo un primer puesto y títulos por mejor novilla, campeona joven reservada, mejor grupo de tres hembras jóvenes, campeona adulta y gran campeona de la exposición.

Y es que la idea, además de foguearse, es acercar a los estudiantes a estas actividades, para que las conozcan y se relacionen con los representantes del sector. “Para nuestra labor como zootecnistas es muy importante venir a representar a la Universidad Nacional con estos excelentes ejemplares que tenemos. Indudablemente, lo que ofrece más fuerza en nuestra carrera es la práctica. Es una muy buena oportunidad para conocer sobre los aplomos de los animales, la buena calidad de la raza”, señaló Cindy Hurtado, estudiante de Zootecnia. En Sibaté, la participación de la UN ha sido significativa durante varios años. “Hemos sido beneficiados y apoyados a través de la Universidad Nacional, desde muchos años atrás, con docentes, estudiantes que han hecho pasantías, con la participación nutrida en varias de las exposiciones y hoy, tener a la Universidad, como partícipe, con su genética, con ese mejoramiento, con el estudio y la preparación que están haciendo, para el municipio es muy gratificante”, afirmó Pedro Zárate, presidente del Comité de Ganaderos de Sibaté.

Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Desde 1967 la Universidad Nacional no participaba en una feria bovina. Este año, los avances en mejoramiento genético motivaron a docentes y estudiantes a sumarse a este evento. “Después de tanto tiempo sin salir, para nosotros es muy grato venir a presentar los animales con que cuenta la Universidad. Lo principal es ver, frente a otros ganaderos de muy buena calidad, en qué sitio nos encontramos posicionados”, dijo Daniel Prieto, estudiante de Zootecnia.

Más allá de la exposición Como lo sostuvo el profesor Humberto Guáqueta, el interés de la Universidad es que los estudiantes puedan interactuar con ganaderos y ganaderías que son referentes, no solo a nivel local sino también nacional. “Hay, además, un interés en comparar los animales que tenemos, como punto de referencia con respecto a los procesos y a los programas de mejoramiento genético, que hemos venido realizando en los hatos de la Universidad, tanto en el de bovinos de la Facultad, como en el Centro Agropecuario Marengo, con la utilización de toros, en los

Para tener en cuenta…

programas de inseminación artificial”, afirmó el docente. En los hatos de la Universidad se manejan programas de inseminación artificial, mediante del uso de semen probado, provenientes en su mayoría, de toros de importación, ranqueados en pruebas de progénie. “Se revisa una serie de parámetros, que permitan ir mejorando las características en la finca, fortaleciendo lo que ya habíamos mejorado y corrigiendo los posibles defectos existentes en algunos de los animales”, comentó Guáqueta. Los jueces tienen en cuenta ciertas características específicas para

• Con 90 animales, la UN participó en la competencia de ganado normando. • 40 años estuvo la Universidad ausente de exposiciones bovinas. • 6 meses fue el tiempo de entrenamiento de los ejemplares Normando y Holstein, para la exposición • Los premios para los ganadores fueron sales, concentrados, medicamentos e insumos agrícolas.

cada raza. Por ejemplo, la raza Normando es de doble propósito, tiene la propiedad de producir carne y leche de muy buena calidad, por eso es tan apetecida. “Entonces, buscamos animales con muy buenos esqueletos, muy buena musculatura, muy buena calidad en cuanto a las ubres y con excelentes aplomos, para que se puedan adaptar a las condiciones geográficas de nuestro país”, dijo Gabriel Moreno, juez de esta raza. Para integrar una exposición bovina es necesario preparar los animales con cierta anticipación. “Primero, se deben enseñar a caminar con la cabeza alta. El otro paso es “descosquillarlos”, para que permitan el acercamiento humano. Lo otro, es la dieta: se sube un poco la proteína, se acostumbran al heno y al agua con cloro. Y sí que le sirvió la preparación al ganado de la UN, con la cabeza en alto, cada animal exhibió sus atributos ante los jueces y recibió la cinta que los acreditó como victoriosos.

Agosto de 2009


Academia



Cuando las manos y el cuerpo hablan Vanessa Molina Medina/Unimedios

Bogotá. La velocidad con la que Geovani Melendres mueve sus manos y el énfasis que hace en cada uno de sus movimientos equivalen a las palabras rápidas y en voz alta que utilizaría un hablante, de cualquier lengua sonora, al sostener una conversación. Sin embargo, como usuario del lenguaje de señas colombianas, en lugar de los fonemas, son las figuras que hace con sus manos y, en general, sus movimientos faciales y corporales los que le permiten comunicarse. Desde que ingresó a la carrera de Lingüística en la Universidad Nacional, Melendres, un estudiante con discapacidad auditiva, de 26 años, supo que el objetivo central de realizar el pregrado era desarrollar una investigación que beneficiara a la comunidad sorda. “Necesitaba toda la parte teórica porque aunque yo manejo la lengua de señas desde pequeño, no sabía cómo analizarla. Además, en Colombia no existe mucha investigación sobre la lengua de señas, por eso este trabajo me sirve como punto de partida para seguir investigando”, explica Geovani con una serie de movimientos que despliega con vehemencia mientras su intérprete los captura y los convierte en las palabras aquí consignadas. Hoy Geovani está a punto de lograr su sueño. Tras sustentar su trabajo de grado en el mes de junio, en cuestión de días recibirá su título de Lingüista y, posiblemente, se convertirá en el primer Lingüista sordo del país, según lo señala su asesora de tesis, la profesora Constanza Moya.

Agosto de 2009

Un análisis de los conectores en el lenguaje de señas fue el trabajo con el que Melendres optó por su título. Una investigación rigurosa que, además de abordar una rama casi inexplorada de la lengua de señas colombiana, lo hizo merecedor del reconocimiento de la comunidad académica. La profesora Moya, por ejemplo, no duda en asegurar que hoy Geovani es un “gran lingüista” y un “investigador en todo el sentido de la palabra”. Análisis del discurso en el lenguaje de señas Teniendo en cuenta que en el español existe una gran variedad de conectores (sin embargo, en consecuencia, por lo tanto, es decir, etc.), resultaba interesante indagar si en la lengua de señas colombianas existía una seña que hiciera las veces de conector. Y esa fue la inquietud que motivó a Melendres a realizar el trabajo de grado que sustentó frente a un nutrido auditorio del que hicieron parte sus maestros, familiares, amigos del colegio

El cierre de un ciclo

y la universidad, y compañeros del Instituto Nacional para Sordos (INSOR), entidad en la que Geovani trabaja desde hace un año. Según explica la profesora Moya, las investigaciones sobre lengua de señas en el país habían estado centradas en la parte gramatical, es decir, en lo relativo a las reglas, la organización, la estructura y el significado, mientras que en el trabajo de Geovani “se distancia un poco de eso y se dedica a trabajar sobre el discurso, que es más un trabajo empírico de lingüística individual, porque aborda la forma en la que cada uno de nosotros se expresa”.

Sin embargo, aunque en su función y su clasificación, los conectores de la lengua de señas son bastante similares a los del español, en su uso no son evidentes como sí lo son en el castellano y en las demás lenguas sonoras. Allí fue necesario hacer un trabajo de inferencia. Es decir, en la lengua de señas, los conectores no corresponden a una seña específica, sino a movimientos corporales o miradas, que en esta lengua son los encargados de marcar las relaciones de lógica. En palabras de la profesora Moya, Geovani “miró el discurso como una unidad real de comunicación de las personas”, y ese es el principal valor de su investigación.

Con base en la grabación de un video, en la narración de la historia de vida de una persona sorda en lengua de señas, el estudiante analizó las imágenes para darse cuenta de que, solo en ese discurso, existían más de 80 conectores que pudo clasificar en conectores de causa, consecuencia, finalidad, salvedad, etc.

Adicionalmente, a lo largo de la carrera, este joven fue desarrollando una suerte de glosario de nuevas señas que él mismo, junto con su intérprete, construyó para reemplazar palabras del castellano que aprendió en la Universidad y para las que no existía una seña equivalente en su lengua. Melendres adjuntó este glosario a su trabajo de grado.

Lo que inicialmente Geovani percibió es que “las personas oyentes no saben qué es una persona sorda, sin embargo con el paso del tiempo van entendiendo. Hubo mucha comprensión y la experiencia realmente fue positiva para mí”. En su desempeño como estudiante, Melendres reconoce que le costó mucho trabajo la lectoescritura del español (aunque hoy su nivel de comprensión de textos en castellano es del 70 por ciento), por lo que considera importante que continúe el proceso de bilingüismo que se ha empezado a adelantar con la comunidad sorda.

El paso de Melendres por la Universidad no solo resultó transformador para él como experiencia, sino también para la comunidad universitaria que no estaba familiarizada con el trabajo de un estudiante sordo.

El título de lingüista es un nuevo punto de partida para Melendres, quien desde ahora trabaja en la ampliación de su investigación de grado. Aunque, también explora las posibilidades de hacer un posgrado en el exterior, el principal proyecto de Melendres en este momento es conformar un equipo de investigación interinstitucional sobre lengua de señas, en el que ya cuenta con el apoyo de algunos de sus maestros del Departamento de Lingüística de la UN y de profesionales del INSOR.

Fotos Víctor Manuel Holguín/Unimedios

Geovani Melendres es un estudiante con discapacidad auditiva que próximamente recibirá su título como Lingüista. Desde el momento en que la Universidad le abrió sus puertas se comprometió con él y lo apoyó en su proceso de formación. Como contraprestación, ha aportado un nuevo elemento en el lenguaje no verbal.


Universidad Ángela María Betancurt Jaramillo/Unimedios

Manizales. 168 a la semana, 672 al mes y 8.064 al año fue el número total de cigarrillos que consumía Julián Andrés Molina Correa. Él, desde que era un adolescente, se vio tentado a probar y desde este instante no volvió a pasar un solo día sin que no encendiera uno. Porque hacía frío, calor, porque llovía, porque estaba estresado o feliz, porque estaba rumbeando, porque tenía un parcial o porque iba a entrar a clase, cualquier situación era un pretexto para que fumara y cuando estaba enrumbado la cuenta aumentaba, se fumaba en promedio en una noche de tres a cuatro paquetes, así como lo afirma él: “apagaba uno y encendía el otro”.



En Manizales,

El siguiente paso es la medición del dióxido de carbono con el coxímetro y la valoración física completa y nutricional, dado que la mayoría de las personas suben por la ansiedad y el consumo de frutas ricas en vitamina C y verduras para desintoxicar su organismo del dióxido de carbono.

la vida es sin humo

La UN adelanta con éxito un programa de rehabilitación para los adictos al cigarrillo que hacen parte de la comunidad académica.

Posteriormente, la sicóloga maneja la adicción, la higienista oral limpia la dentadura, y hay actividad física y terapia de relajación en el Centro de Acondicionamiento y Preparación Física. La enfermera hace constante seguimiento con el fin de que el paciente no vaya a recaer. “Desde que el programa inició han ingresado 35 personas, aunque a las capacitaciones han asistido 63. Lo que pasa es que para el fumador es muy difícil dejar de fumar solo, solamente un porcentaje entre el 1 y el 3 por ciento dejan de fumar sin ayuda, porque con un solo cigarrillo que se fumen vuelve y empieza todo ese círculo adictivo”, afirmó López Ríos, médica de Bienestar Universitario.

El giro

Con esta relajada conversación en el Hall Central del campus Palogrande de la UN en Manizales, una tarde de Feria de la Salud, Julián Andrés, estudiante de octavo semestre de Ingeniería Civil, tras un encuentro con la médica de Bienestar Universitario Grecia López Ríos, quedó tentado a saber más sobre el Programa Mi Vida Sin Humo, que en octubre del año anterior fue lanzado en la Institución y busca que estudiantes, docentes y administrativos dejen la adicción al tabaco. Y tras escuchar a la médica, pensarlo y desear dejar atrás ocho años de adicción, de fumarse 18 cigarrillos diarios, tres cajetillas en una noche de rumba y gastarse 10.000 pesos semanales, convenció a sus amigos de farra y de estudio, Ricardo, José Andrés y Juan Carlos, para que emprendieran con él este nuevo proceso. Mi Vida Sin Humo Según Santiago Ruiz Herrera, director de Bienestar Universitario, “las razones por las cuales se apoya este proyecto es, primero, contribuir al desarrollo integral de los miembros de la comunidad universitaria, segundo, por el marco legal colombiano, en donde existen la ley 1109 del 2006 y la resolución 1956 de 2008, que exigen que

Fotos archivo particular

Julián: Vé, mirá que hablé con la doctora de Bienestar Universitario y me contó sobre un programa que hay para dejar de fumar. Ricardo: ¿Y entonces? Julián: Pues que ya llevamos mucho en las mismas, ¿no sería bueno que entráramos a ver cómo es la vaina y pues si aguanta nos quedamos? Juan: Entonces qué, ¿le hacemos? José: Si de una. las entidades públicas que atienden menores de edad cuenten con espacios libres de humo. Este programa le da respuesta a ésta exigencia y, tercero, porque según las investigaciones en salud realizadas por la Organización Mundial de la Salud, OMS, 8 de las 10 enfermedades que agobian al mundo están relacionadas con tabaco”. Las personas que desean conocer esta actividad asisten primero a un taller explicativo de anatomía y fisiología de las vías respiratorias, el daño que produce el cigarrillo

en el organismo, el mecanismo adictivo de la nicotina y en qué consiste el programa y el beneficio que obtienen al entrar. Si el aspirante ingresa al programa, se inscribe y asiste a consulta con la médica líder del programa, Grecia López Ríos. Ella evalúa y clasifica la adicción física y psicológica de la nicotina del paciente y la motivación que posee para dejar el tabaco y en qué etapa está. Los administrativos y docentes solicitan la consulta por medio de la EPS.

¿Qué piensa del programa Mi Vida Sin Humo?

Ángel Gabriel Granada Molina “Es excelente, para mí resultó ser un soporte y una ayuda en la decisión que tomé, pues llevaba 20 años fumándome de 15 a 20 cigarrillos diarios. Es muy bueno y fundamental el acompañamiento que brindan los médicos, la parte psicológica, odontológica, física, nutricional y las llamadas constantes para saber uno como va”. María Eugenia Palacio Muñoz “Muy bueno porque en la Universidad y en la ciudad hay muchas personas que fuman en áreas no permitidas y es una adicción que hace mucho daño. Sería magnífico que los adictos lo dejen de ser y los que no puede dejar de serlo que utilicen los espacios permitidos porque hasta el momento lo hacen muy poco”.

Según 519 encuestas, aplicadas en cada uno de los campus de la UN en Manizales, el 34 por ciento de los estudiantes, el 30,9 por ciento de los administrativos y el 46 por ciento de los docentes consumen tabaco. Es así como esta medición arrojó que el mayor consumo se da en La Nubia. Así mismo, la Institución cuenta con espacios para fumadores en cada uno de sus campus y el número varía dependiendo de la extensión del mismo. Están demarcados con el fin que la gente los reconozca fácilmente. La UN se proyecta como líder en la implementación de programas que previenen el consumo de cigarrillo en la ciudad. Hasta el momento, las otras universidades no han desarrollado nada parecido o no lo han formalizado. La Universidad Católica fue la primera en pedir asesoría a la UN en Manizales para montar este proyecto en su comunidad. Julián lleva ocho meses sin fumar y solo uno de sus amigos recayó en esta adicción. Aunque, como lo afirma la médica, una persona es considerada ex fumadora cuando lleva un año sin recaer, Molina Correa sostuvo: “En mi vida hasta ahora me he sentido mucho mejor, tanto física como mentalmente. En una rumba ahora solo bailo, mi círculo de amigos se ha ampliado, toda la perspectiva de vida es diferente. Recomiendo el programa a las personas que fuman. Es muy efectivo y grandioso que la Universidad maneje un programa como este por que nos ayuda a formarnos integralmente”.

Agosto de 2009


Portada



Francisco Tafur/Unimedios

Bogotá. Bajo el lema ‘Somos un puente para unir a los que quieren servir’, el Banco de Alimentos de Bogotá ha encontrado en la Universidad Nacional de Colombia un aliado ideal en su misión de trabajar y contribuir al mejoramiento de la calidad y seguridad alimentaria de las personas más desfavorecidas de la capital de la República y de los municipios más cercanos.

Una mano gigante

al Banco de Alimentos

Dentro de este eje de acción de la fundación se encuentran universidades como la Universidad Externado de Colombia, Javeriana y Los Andes. Puntualmente, en el caso de la Universidad Nacional de Colombia, el vínculo entre las dos organizaciones se produjo en el primer semestre del año pasado. La nutricionista de la Dirección de Gestión Social del Banco de Alimentos, Irina Chaparro, entró en contacto con John Jairo Bejarano, director del programa de Nutrición y Dietética de la Facultad de Medicina de la institución educativa, del cual ella es egresada. “Manifestamos la necesidad que tenemos de contar con un mayor número de nutricionistas para que nos asesore acerca de los valores nutricionales que poseen los alimentos y cuáles son los más convenientes dependiendo del tipo de institución que requiera la entrega de alimentos, por ejemplo si es un internado o un comedor comunitario”, explica Doris Rodríguez, directora de Gestión Social del Banco de Alimentos de Bogotá. En ese sentido, cuatro estudiantes de Nutrición y Dietética tuvieron la oportunidad de realizar sus prácticas profesionales con la institución benefactora. Ellos iniciaron un proceso de interrelación con algunas de las 600 instituciones beneficiadas por el banco y asesoraron en la valoración de los contenidos nutricionales de los alimentos que le entregaban a la población más vulnerable. “A partir de ese punto, vimos la oportunidad para que los estudiantes de la Universidad Nacional nos ayudaran a organizar un programa de estandarización de entrega de productos. Es

Agosto de 2009

Archivo particular

La fundación, creada por la Arquidiócesis de Bogotá en 2001, cuenta con una estrategia de acompañamiento universitario mediante la cual se ha firmado convenios con catorce de las instituciones educativas más importantes de Colombia. El objetivo es que los estudiantes que se encuentran próximos a conseguir su título como profesiones aporten su talento, conocimiento y experiencia a las instituciones beneficiadas para que tengan herramientas que les ayuden a organizarse y operar en campos tan diversos como la contabilidad, la pedagogía, la administración, la ingeniería de alimentos, la ingeniería industrial, la ingeniería de sistemas, el trabajo social, la gerontología y la nutrición y dietética, entre otros.

A través de su experiencia como la Institución educativa de mayor preponderancia en el país, la Universidad Nacional de Colombia trabaja de la mano con la fundación Banco Arquidiocesano de Alimentos de Bogotá con el propósito de apoyar a cerca de 600 instituciones que buscan brindar seguridad alimentaria a poblaciones vulnerables de Bogotá y municipios aledaños. decir, a crear un sistema que nos permita identificar qué productos y en qué cantidad son los más convenientes para entregar a las diferentes clases de instituciones beneficiadas por el Banco de Alimentos de la Arquidiócesis de Bogotá”, agrega Rodríguez.

Por el contrario, otro tipo de instituciones que solamente reciben refrigerios, por ejemplo, se les puede hacer una entrega de determinada cantidad cada quince días, por ejemplo”, dice la Directora de Gestión Social del Banco de Alimentos.

Dicho programa de estandarización, que pretende continuar su desarrollo en este semestre que acaba de comenzar, requiere de un exhaustivo trabajo de campo para investigar y evaluar las condiciones y las necesidades que presentan cada una de las instituciones que reciben los alimentos.

Así mismo, durante el tiempo que estuvieron al frente de sus prácticas en el Banco Arquidiocesano de Alimentos, los estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia tuvieron la misión de realizar un diagnóstico acerca de las condiciones en las que se encontraba la organización benefactora. En ese sentido, basados en el decreto 3075 de 1997, que se refiere a la regulación de todas las actividades que pueden generar factores de riesgo para la salud por el consumo de alimentos, los alumnos evaluaron las condiciones sanitarias para la transformación y la manipulación de los alimentos que llegaban diariamente al lugar.

“En muchas oportunidades nos sobra o nos falta alimentos. Lo que queremos también es establecer el tiempo que deben ser entregados los alimentos. Un comedor comunitario, que necesita entregas todos los días, debe recibir cierta cantidad de productos, dependiendo de la gente que tenga.

Banco Arquidiocesano, un ejemplo de empresa La atención permanente a más de 600 instituciones, así como la posibilidad de servir a comunidades específicas en momentos de tragedia, participar en campañas especiales en asocio con grandes empresas, generar iniciativas para motivar la solidaridad de muchos particulares, ser garante de procesos de responsabilidad social para el sector privado y el acompañamiento formativo constante a sus instituciones usuarias, le han permitido al Banco Arquidiocesano de Alimentos no solo a cumplir a cabalidad con su misión de ayudar a los más pobres sino a convertirse en una de las empresas de mayor éxito en Bogotá gracias a la multiplicación de los dividendos del bienestar y la calidad de vida para más de cien mil personas que se benefician cada día de su gestión.


Portada



La Fundación Banco de Alimentos de Bogotá nació en el año 2001 como respuesta a un llamado que el entonces Papa Juan Pablo II hizo a toda la Iglesia Católica para que desarrollara una “caridad con imaginación”, que se evidenciara en obras concretas. Tuvieron gran importancia en el nacimiento de esta propuesta el Cardenal Primado de Colombia, Monseñor Pedro Rubiano Sáenz ¬(presidente de la Junta Directiva), grandes empresarios como Gonzalo Restrepo (Exito), Arturo Calle y Daniel Saldarriaga Molina, sacerdote que, desde sus inicios, ha sido el director ejecutivo de la fundación. Con el tiempo, nuevas empresas, la academia y particulares se han ido sumando a esta propuesta para canalizar por intermedio del banco productos, bienes, saberes y servicios a poblaciones necesitadas. Esto también le ha permitido impulsar estrategias de formación y acompañamiento a las instituciones beneficiarias para que puedan generar muchas propuestas adicionales a brindar alimentos con el objetivo de garantizar procesos de desarrollo social y humano. “El Banco de Alimentos es una fundación sin ánimo de lucro que viene generando alto impacto social, no solamente a través de las personas que cada día reciben los productos, sino por la generación de escenarios que mueven la autogestión de recursos, superando antiguos esquemas paternalistas que generan mayor miseria. Así mismo, viene promoviendo la vinculación de estudiantes universitarios,

por medio de convenios con las universidades, para mejorar la operación de las instituciones vinculadas y al tiempo generar cambios significativos en el perfil de los nuevos profesionales que tienen acceso al trabajo con comunidades vulnerables”, afirma Ruth Quintero, directora de Comunicaciones del Banco de Alimentos. Una sinergia muy importante, mencionada con anterioridad, es la que se logra con las empresas que, además de las donaciones en especie, en asesorías, en efectivo y en capacitación, benefician al Banco de Alimentos con la motivación de sus colaboradores para que se inscriban en actividades de voluntariado, mejorando significativamente el potencial humano de su personal. Son más de 60 millones de kilos anuales de productos para atender toda clase de población vulnerable como madres cabeza de hogar, desplazados, discapacitados, vendedores ambulantes, huérfanos y recicladores, entre otros. Así mismo, el aporte del Banco de Alimentos se mide en el acompañamiento a gestores sociales que se cansaron de ser parte del problema y hoy son parte de la solución, en ver que un 80 por ciento de la población atendida es de niños y comprobar que son acogidos y alimentados, que se mantienen en la escuela, aprenden, compiten, socializan y tienen derecho a llevar una vida sana; en el cambio de hábitos alimenticios de un amplio sector de la población y en la contribución a la cultura de la alimentación saludable.

Beneficiario y beneficiado

¿Qué hacer para prevenir la transmisión del virus A H1N1? • Extreme las medidas de higiene, lávese las manos frecuentemente con agua, jabón o líquidos antibacteriales. • Si estornuda o tose, cúbrase la boca y nariz con un pañuelo desechable o con la parte interior del saco o chaqueta. • No se cubra con las manos. • No salude de beso o de mano. • Evite compartir vajilla o cubiertos con personas con gripa. • Si los niños tienen gripa no los envíe al colegio. • Si usted tiene gripa se recomienda que no asista al trabajo. • Evite lugares públicos: buses, iglesias, auditorios, centros comerciales, entre otros. • Se recomienda el uso de tapabocas si está resfriado o tiene gripa. • Recuerde que el virus A H1N1 no se transmite por consumir carne de cerdo o sus derivados (chorizo, jamón, tocino, salchichas, embutidos). • Se recomienda limpiar con alcohol: teclado y mouse en oficinas, callcenter y cafés Internet. • Evite utilizar teléfonos públicos o ventas de minutos.

Así como la Universidad Nacional de Colombia le aporta los conocimientos científicos de sus alumnos al Banco de Alimentos para mejorar la calidad de su gestión, la propia Institución educativa recibe una ayuda importante por parte de dicha fundación.

• No fume y evite ser un fumador pasivo.

A través de los acuerdos que tiene el Banco de Alimentos con las grandes superficies, como el Exito o Carulla, que son las que le aportan la mayor cantidad de productos, se logró concretar la colaboración a la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional para que los animales del programa Urras (Unidad de Rescate y Rehabilitación de Animales Silvestres) reciban los alimentos que sobran de las donaciones.

• Si presenta síntomas de gripa no se alarme, guarde reposo en su hogar, consuma abundante líquido y aliméntese bien.

Se trata de productos que pasan después de un cuidadoso programa de selección y cuya vida útil no es muy larga, por lo tanto no alcanzan a ser aptos para el consumo humano. Dentro de este tipo de alimentos se encuentran frutas y vegetales que sirven en gran medida para la recuperación de los animales que llegan al programa en busca de ayuda.

¿Qué hacer si presenta los síntomas?

• Procure no congestionar las clínicas, hospitales o centros de salud. • Si presenta los síntomas: fiebre persistente (temperatura corporal superior a 38 grados centígrados), congestión nasal, perdida de apetito, diarrea, estornudos frecuentes, tos y malestar general comuníquese con la línea gratuita nacional 018000 111 758 y desde Bogotá 587 90 33 para recibir orientación adecuada. Si se tienen los cuidados y tratamientos oportunos, el virus A H1N1 no es fatal y se puede controlar.

En un principio, la unidad Urra nació de un convenio entre la Universidad Nacional con el DAMA (Departamento Administrativo del Medio Ambiente), instituto encargado de la protección de los animales silvestres. Se creó en 1995 con el propósito de llevar a cabo la labor de recepción y atención de ejemplares silvestres decomisados por su tráfico o tenencia ilegal, principalmente, en la ciudad de Bogotá. Inicialmente, Urra funcionó solo para la atención de reptiles y carnívoros, pero luego sus servicios se extendieron a otras especies. El poseedor del animal, al momento de entregarlo a la unidad se compromete a no volver por él y el programa por su parte adquiere el compromiso de devolverlo a su hábitat natural.

Agosto de 2009


Portada



Animales de la UN,

también son beneficiarios Hasta la Unidad de Rescate y Rehabilitación de Animales Silvestres, URRAS, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional, llega el apoyo del Banco de Alimentos de la Arquidiócesis de Bogotá, dirigido a los animales sin propietario que allí se albergan. preparan unas dietas, balanceadas, teniendo en cuenta los requerimientos nutricionales de cada animal. La ración es de acuerdo con su tasa metabólica.

Magda Páez Torres/Unimedios

Bogotá. Loros, tortugas, iguanas y otros animales silvestres encontraron en el Banco de Alimentos de la Arquidiócesis de Bogotá, un padrino que les ayuda a satisfacer sus necesidades alimentarias. A la Unidad de Rescate y Rehabilitación de Animales Silvestres, URRAS, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, llegan semanalmente entre 100 y 200 kilos de alimentos para que estos animales, sin propietario, que a veces se recuperan de alguna enfermedad, coman adecuadamente.

“Hay unas fórmulas y se hace todo el cálculo. Se tiene en cuenta, además. Si es un juvenil, un adulto, un infantil”, dijo la estudiante y pasante de la Unidad. Y es que las condiciones de las diferentes especies que habitan en la Unidad son disímiles, pues algunas están enfermas, pueden ser de tierra caliente y, por ende, necesitan un tratamiento especial.

Las frutas son las más apetecidas por estos beneficiarios, ya que lo que más reciben son mangos, bananos, melones, papayas, guayabas, entre otras. La lechuga y el apio también forman parte de su dieta. “Este es el alimento característico, porque muchos de los animales que llegan aquí son de tierra caliente. Los mangos, por ejemplo, no pueden faltar aquí”, comentó la pasante Milena Echeverry.

“Lo primero que se le hace a un animal que llega a la Unidad es un examen clínico. Si está enfermo, empezamos el tratamiento. Si no es así, de todas formas entran en cuarentena, para evitar cualquier riesgo”, señaló Echeverry. Los animales cuentan con todas las condiciones silvestres en la UN. Ahí se les recrea su hábitat y se les adecua para que no se vuelvan tan dóciles frente a los humanos, pero tampoco que lleguen a otros extremos.

El Banco de la Arquidiócesis recolecta alimentos que entregan benefactores y generamos los procesos necesarios para hacerlos llegar con oportunidad y justicia a poblaciones vulnerables de Bogotá y algunos municipios cercanos En este momento, la Unidad cuenta con cerca de 300 animales, que llegan allí por decomisos o entregas voluntarias. La Facultad financia la estadía de ellos en URRAS, así como los tratamientos que necesitan. Sin embargo, como lo expresó Echeverry, la ayuda del Banco de Alimentos es vital, porque la Facultad no podría asumir los costos que la alimentación de estas especies implica.

Agosto de 2009

Unimedios

A URRAS llegan semanalmente entre 100 y 200 kilos de alimentos para que animales, sin propietario, que a veces se recuperan de alguna enfermedad, coman adecuadamente.

“Es demasiada la comida que se necesita. Por tanto, si no contáramos con este apoyo, tendríamos un gasto muy grande, que sería difícil de asumir, pues la Facultad ya está respondiendo con los gastos básicos de clínica”, afirmó la estudiante. En 1995 se creó la Unidad de Rescate y Rehabilitación de Animales Silvestres de la UN, con el fin de adelantar rehabilitación médicobiológica de animales, así como para servir de entrenamiento a los estudiantes de la Facultad, en

manejo, medicina, nutrición y comportamiento de animales. El proceso URRAS tiene una persona encargada de ir dos veces a la semana hasta el Banco de Alimentos y recoger la comida, que se transporta en uno de los camiones de la Universidad. “Los alimentos que llegan son de buena calidad, y se manejan con todos los controles sanitarios”, contó Echeverry. Así mismo, se

La mayoría de animales que llegan a la Unidad, es liberada, después de cierto tiempo, cuando ya se ha superado el proceso respectivo. Otros, pueden ir a zoológicos y ya, como medida final o última solución, se practica la eutanasia. Por ahora, primates, boas, tortugas, aves y demás, hacen su tránsito por URRAS y, gracias, al Banco de Alimentos de la Arquidiócesis de Bogotá, su estadía cuenta con todas las condiciones óptimas, también en alimentación. Lo que más llega a la UN Papaya Banano Mango

Los beneficiarios

Melón

Aves

Apio

Reptiles

Lechuga

Mamíferos


Portada Magda Páez Torres/Unimedios

Bogotá. El Banco de Alimentos cuenta con la colaboración del Departamento de Nutrición Humana de la Universidad Nacional, a través de un convenio que se firmó entre ambos hace cerca de un año, basado en los componentes académico e investigativo. Allí, los estudiantes ya empezaron a realizar sus pasantías. El acercamiento se logró, gracias a que una egresada, vinculada con el Banco, le manifestó a la Universidad su interés para que fueran partícipes del programa de vigilancia nutricional. “Una de nuestras funciones es participar en las diferentes actividades de desarrollo cooperativo y social que tiene esta entidad. A su vez, una ganancia para la Universidad es que los estudiantes tengan un escenario adicional de intervención, en el componente alimentario y nutricional”, dijo John Jairo Bejarano, profesor encargado del convenio.

 La diversidad de las poblaciones, resulta de gran importancia, pues los requerimientos o necesidades pueden variar, si son ancianos, grupos gestantes o niños.

Con pasantes y diferentes tipos de colaboración académica e investigativa, la UN tiene en marcha un convenio con el Banco de Alimentos de la Arquidiócesis de Bogota, a través del Departamento de Nutrición Humana.

Presencia de la UN

Respaldo

Entre otras de las labores de la Universidad en el Banco está el seguimiento, por ejemplo, al crecimiento de los niños beneficiarios y lo que se hace junto con las ONG vinculadas.

en vigilancia nutricional

“Se hace una vigilancia epidemiológica, para verificar que alcancen la talla y el peso necesarios, es decir, que tengan un crecimiento armónico”, afirmó el docente Bejarano. De esta manera, si es necesario, se pueden emprender ajustes o fortalecimientos nutricionales que permitan a los niños, alcanzar el estado corporal ideal. Es más, este semestre, estudiantes realizarán un trabajo para determinar la calidad nutricional de cada uno de los paquetes. “Organizarlos de tal manera que podamos identificar cuántas calorías y macronutrientes tiene el producto y para cuántas personas alcanza”, comentó el profesor encargado del convenio.

Valerin López fue, con una de sus compañeras de carrera de Nutrición y Dietética, la primera en hacer práctica en el Banco de Alimentos. Ella expresa que la experiencia fue enriquecedora, por los procesos a los que tuvieron que enfrentarse, relacionados con alimentos enteros y no, como es común, con un servicio de alimentación.

Una egresada de la UN, vinculada con el Banco de Alimentos, le manifestó a la Universidad su interés de que se vinculara al programa de vigilancia nutricional.

“Es una iniciativa excelente, teniendo en cuenta la situación social del país, pues constituye una opción para la seguridad alimentaria y nutricional”, afirmó la joven.

Fotos Víctor Manuel Holguín/Unimedios

“La idea era dar herramientas, para que se entregaran paquetes equitativos”, sostuvo López. Entre las variables que se tuvieron en cuenta para ello, estaban el grupo de edad, la periodicidad con que iban al Banco, entre otras.

Archivo particular

Su tarea allá consistió en verificar, inicialmente, que se diera cumplimiento a la normatividad, con respecto a la inocuidad de los alimentos. También, lograr una estandarización de los paquetes que se entregaban, de tal forma que no se fuera a saturar con un producto y faltara otro de vital importancia.

Así, las ONG o fundaciones beneficiarias podrían decir cuántos paquetes y con qué valor de calorías necesitan. Sería, por tanto, una forma de agilizar los procesos, especialmente, en la entrega de los alimentos. Para la estudiante López, este convenio con el Banco de Alimentos, además de responder a la responsabilidad social de la institución, es una oportunidad para que ello, como estudiante, aprenda a abordar la problemática social, para así contribuir en la minimización de los problemas existentes. Como lo señaló el profesor Bejarano, esta es una iniciativa mundial, que funciona de forma maravillosa, pero, para la que siempre harán falta manos, que contribuyan en todo lo que el proceso implica. Es por eso que, desde la UN, se quiso entrar a apoyar en lo que el carácter académico de la Institución le permite. El convenio contempla… • Prácticas sociales o profesionales • Apoyo académico • Apoyo investigativo

Agosto de 2009


Academia

10

Ricardo Alfonso González Pinzón es un joven ingeniero agrícola y Magíster en Ingeniería de Recursos Hidráulicos que logró una beca para estudiar en la Oregon State University, en Estados Unidos, obtuvo financiación desde el primer año de doctorado para trabajar en un proyecto relacionado con la modelación del almacenamiento temporal en zonas metabólicamente activas, para predecir la retención de nutrientes en ríos. Por lo general, esta clase de apoyos se dan desde el segundo año de estudios doctorales.

Talento UN rumbo a Oregon State University Carlos Andrey Patiño/Unimedios

“Por lo general, los grandes centros de investigación y las universidades de prestigio internacional deciden financiar los proyectos en el segundo año, cuando se conoce el trabajo y desempeño del aspirante a doctor. Por eso, para mí es un gran honor haber sido elegido para hacer mi doctorado en el Oregon State University con beca completa”, dice este joven de 27 años, recién casado. ¿Cómo empezó todo? Desde que comenzó sus estudios de Maestría en Ingeniería de Recursos Hidráulicos, también en la Universidad Nacional, las puertas comenzaron a abrírsele. Primero, fue beneficiario de la beca de estudiantes sobresalientes de posgrado, para el periodo 2006–2007, y esto lo ubicó como uno de los mejores en su maestría. Luego, por el desarrollo y los resultados de su trabajo de investigación, llamado “Determinación del Comportamiento de la Fracción Dispersiva en Ríos de Montaña”, dirigido por el profesor Luis Alejandro Camacho Botero, fue merecedor de una mención meritoria. Para completar, un artículo publicado en el Journal of Environmental Fluid Mechanics, elaborado junto con su director de tesis de maestría, sobre dos modelos de transporte de solutos en ríos, atrajo la atención de investigadores norteamericanos.

Agosto de 2009

Andrés Felipe Castaño/Unimedios

Bogotá. Comenzar un doctorado y lograr financiación para el proyecto desde el primer año es un sueño que pocos colombianos concretan en el exterior. Pero cuando hay talento y se tocan las puertas adecuadas, se llega. Eso le pasó al ingeniero agrícola de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, Ricardo Alfonso González Pinzón.

“El profesor Roy Haggerty me ofreció trabajar en su grupo de investigación, tras conocer que yo estaba interesado en realizar mis estudios de doctorado en relación con la modelación hidrológica en ríos. Por esa época yo estaba en un proceso de aplicación a varias universidades de Estados Unidos gracias a una beca que recibí del programa Opportunity Grant –Convenio de la Comisión Fullbright y el Departamento de Estado, de los Estados Unidos–. Felizmente, ellos financiaron todo mi proceso de presentación de exámenes internacionales y aplicación a cinco universidades”, explica González.

Con oportunidades Ricardo Alfonso, desde el inicio de la carrera, tenía claro que su próximo avance académico tenía que ser en el exterior. Cuando se le pregunta sobre los ‘cerebros fugados’ contesta sin titubeos: “Aquí hay mucho talento, abunda en todas partes, pero infortunadamente no existe el apoyo suficiente. Las entidades que prestan dinero para estudios piden requisitos que para la mayoría son difíciles de completar; un país que quiere retener su talento, debe tener otras estrategias y prioridades”.

Desempeño * A pesar de su juventud, el joven ingeniero agrícola Ricardo Alfonso González Pinzón, se desempeñó como profesor de Hidráulica, en los programas académicos de Ingeniería Civil e Ingeniería Agrícola. * Tiene cuatro publicaciones internacionales: en el Journal of Environmental Fluid Mechanics, en el 7th International Symposium in EcoHydraulics, y en el XXIII Congreso Latinoamericano de Hidráulica. * Pertenece al Grupo de Investigación en Ingeniería de Recursos Hídricos, GIREH, y actualmente participa en el proyecto de extensión “Modelación Dinámica de la Calidad del Agua del Río Bogotá”. * Trabajó en el proyecto “Metodologías para la caracterización hidráulica, hidrológica y de autopurificación en ríos de montaña colombianos” financiado por la Vicerrectoría de Investigación.

Sin embargo, reconoce que el apoyo que existe, por ejemplo en la Universidad Nacional, es vital para estimular a los noveles investigadores. En su caso, debido a su rendimiento académico en el pregrado logró la condonación de su préstamo-beca, y en la maestría estuvo financiado por medio del programa Estudiantes Sobresalientes de Posgrado y Apoyo a Tesis de Maestría. El respaldo que tiene de Oregon State University es total. Solo en este joven ingeniero, la universidad norteamericana invertirá cerca de 400 millones de pesos. Ricardo solo tendrá que dar a cambio nuevos conocimientos. “El reto desde el inicio será muy grande. Los primeros desafíos serán el idioma y la soledad, puesto que mi esposa vivirá conmigo a partir del segundo año, mientras termina sus estudios en Colombia”. El primer año trabajará como profesor asistente en el nivel de pregrado en la Universidad Estatal de Oregon. Paralelo, desarrollará sus estudios de doctorado vinculado a un proyecto financiado por la National Science Foundation, entidad que suministrará alrededor de 400 mil dólares. El segundo año desarrollará, como parte de sus estudios doctorales, una pasantía de tres meses en el Centre d’Estudis Avançats de Blanes (CSIC), uno de los centros de investigación asociados al proyecto, con sede en España. “Algo tengo claro y es que no quiero desligarme de la Universidad Nacional. Quiero hablar con las directivas de Ingeniería y ofrecerme como un emisario que les abra la puerta a otros estudiantes. Lo ideal es que más personas tengan la oportunidad de tener esta clase de experiencias”, concluye Ricardo.


11

Música con fines pedagógicos, esa es la apuesta del joven cantautor Roberto Camargo, egresado de la UN. Su propuesta ha sido bien recibida por instituciones de carácter educativo; incluso, hace un par de meses, presentó una ponencia en un taller de la Unesco, donde recibió muy buenas críticas. nos acordamos de la víspera del año nuevo, la novela preferida, la primera novia, ese momento especial en nuestras vidas, la final del fútbol.

Carlos Andrey Patiño/Unimedios

Bogotá ...“La ciencia es para la gente, la gente de mi país, mi país de un continente donde quisiera vivir, Colombia tiene mil sueños y aparte de ser poesía hay manos con esperanza, hay ciencia y tecnología, la ciencia es para la vida, la vida para soñar, soñar para lograr sueños de crecer y de innovar…”

“Me pregunté, ¿qué pasa si uno toma las lógicas de la música comercial, que es pegajosa, reiterativa, que busca masificarse, y las utiliza en pro de hacer canciones con fines educativos, con contenidos desde la apropiación social de la ciencia y tecnología que estén ligados al currículo estudiantil?, pues me arriesgué y logré que la propuesta fuera tomada en serio”, relata Roberto.

* Canción: La ciencia de la paz. Himno de la Semana nacional de la ciencia y la tecnología.

Tanto así, que fue seleccionado hace un par de meses para presentar la ponencia Red–Pop, en el taller “Identidad y construcción de ciudadanía”, realizado por la Unesco en Montevideo, Uruguay. Antes, también para la Unesco, lo había hecho en San José, Costa Rica. En el Centro Interactivo Maloka, asimismo, se dieron cuenta de la novedosa propuesta del joven bumangués. De esta forma, ha tenido la oportunidad de cantarle al Big Bang, a la Internet y en general a la ciencia.

V

Inspiración

Cortesía Roberto Camargo

Un canto para la ciencia y la tecnología

Academia

Cantautor: Roberto Camargo. Es pegajosa, un ‘tropipop’ que se convirtió en la banda sonora de la ciencia y la tecnología. Una melodía que, según su autor, se rige por las reglas de la música comercial, pero que lleva un mensaje profundo, expresado de forma sencilla. Una creación para la pedagogía. Roberto Camargo emana desparpajo. Estudió Diseño Industrial en la Universidad Nacional de Colombia, en Bogotá, en donde supo combinar, de una forma descabellada para sus compañeros y profesores, música, rebeldía y diseño. Más adelante, se dio cuenta de que su música podía tener un componente no solo profundo, sino útil: para la pedagogía y la enseñanza. Según este músico, de 31 años, las canciones son la banda sonora de nuestra vida. Con ellas

...“Te quiero mandar este software de amor, pero amaneció lento tu servidor. Montar con tu nombre una página web para navegar hoy domingo en tu red. Yo me quiero conectar contigo, ah, ah, ahhh. La paz la conexión perfecta…” Canción: Colombia te Conecta. Utilizada en un programa educativo oficial para el buen uso de la Internet. Camargo está convencido de que el arte toca directamente la sensibilidad de la gente. Alguien sensible puede ser más sensato ante la toma de decisiones, responder mejor ante los eventos de la vida e incorporar el conocimiento de una forma agradable.

En ese sentido, la música que crea este músico busca sensibilizar a los jóvenes ante algo tan difuso, en lo cotidiano, como puede ser la ciencia y la tecnología. “En esta época, donde se habla de la democratización del conocimiento, creo, desde el arte en general, que hay un vehículo didáctico de posibilidad inimaginables, porque el arte genera experiencias significativas en la gente”. Explica que cada canción, con fines pedagógicos, “tiene un diálogo disciplinar previo”, esto es que hay un respaldo académico y científico para poder dar mensajes claros y contundentes en las melodías. “Puedo hacer canciones para sensibilizar, pero cuando hago una canción sobre el Big Bang debe haber un mínimo de conocimiento. Así sucede con todos los temas. Cuando cree la canción para el buen uso de la Internet, metí palabras raras relacionadas con la web para romper el hielo con los jóvenes. Sé que las canciones no resuelven problemas educativos, pero son detonante de preguntas y respuestas. La experiencia ha sido muy buena, los jóvenes se contagian de los ritmos”. El patólogo y artista Roberto Amador, docente de la UN y encargado de la Cátedra Arte y Cerebro sostiene: “Hoy, la educación formal no ve la apreciación estética del arte como algo fundamental en la formación, pero si se refuerza ese aspecto tendremos mejores seres humanos, que sabrán desenvolverse mejor en todos los aspectos de la vida, ser más responsables con ellos mismos y con mayor estima personal”. Roberto, el músico, concuerda totalmente con su tocayo el médico, y agrega: “Una sociedad realmente alfabetizada sabe leer, escribir y escuchar. Si se sabe escuchar se puede dialogar, si se dialoga se pueden generar mejores cosas. Si se utilizara más la música para estos fines, no solo seríamos una sociedad más inteligente sino más feliz, más alegre”.

En contacto con La Ciencia de la Paz

Estos son los enlaces en donde se puede conocer más sobre el trabajo artístico de Roberto Camargo, joven talento egresado de la Universidad Nacional de Colombia, así como de los proyectos en los que ha participado: • www.enredo.org • www.robertocamargo.com • www.semanaciencia.info • Descargar en línea la canción “La Ciencia de la Paz”: www.semanaciencia.info/article.php?id_article=150&var_recherche=cancion

Agosto de 2009


Responsabilidad social

12

Por la permanencia educativa en Antioquia

Egresados y estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín, realizaron intervenciones y evaluaciones en los hogares, residencias y albergues juveniles campesinos de 54 municipios antioqueños, los cuales se beneficiaron del proyecto: Pedagogías Integradas al Territorio, PIT, financiado por la Gobernación de Antioquia. David Calle /Unimedios

Medellín. La familia de Paula Andrea Ciro vive en Santa Bárbara, Suroccidente de Antioquia, pero esta quinceañera lleva dos años residiendo en el Hogar Juvenil Campesino del municipio de San Carlos, en el Oriente del departamento Antioquia y considera que en este espacio, tiene a su segunda familia. “Aquí tengo de todo, un hogar, alimentación, la compañía de mis amigos y el cariño de la Directora”, expresa la joven, al tiempo que indica que está allí porque sus padres quieren que ella se prepare y tenga un mejor futuro. Por eso, para culminar sus estudios de bachillerato asiste a la Institución Educativa Joaquín Cárdenas Gómez, ubicada en la zona urbana del municipio. En este lugar, los jóvenes de zonas rurales tienen la oportunidad de tener un hogar cerca del colegio.

Agosto de 2009

Carmen Emilia Rueda, quien lleva 18 años como Directora del Hogar Juvenil San Carlos, es prácticamente la mamá de 30 jóvenes que son internos y de otra treintena más que van por días y que adelantan estudios en el Sena de la región. “El problema no es la formación ni el apoyo de comunidades, sino la parte económica porque en los Hogares Juveniles no tenemos un capital que nos permita tener una empresa”, expresó. Precisamente, este hogar juvenil hizo parte del proyecto Pedagogías Integradas al Territorio, PIT, en convenio con la Secretaría de Educación para la Cultura de la Gobernación de Antioquia y la Universidad Nacional de Colombia en Medellín. La politóloga Viviana Arteaga, vinculada a la UN, realizó el diseño de la planeación estratégica para dar a conocer al Hogar Juvenil de San

Carlos no solo como el lugar donde se establecen los estudiantes, sino como un centro de eventos. “La estrategia que se diseñó es que ellos utilicen diferentes medios de comunicación en el municipio, para dar a conocer sus servicios y a través del Hogar se gestionen recursos para capacitar a los campesinos del municipio”. La joven, quien también realizó su trabajo en el Hogar Juvenil Campesino de San Luis, calificó esto como “una gran experiencia”, sobre todo porque adelantó una labor social y además genera beneficios para la sostenibilidad y la proyección social de estos sitios y de quienes los habitan. Así fue el proyecto El Proyecto Pedagogías Integradas al Territorio, PIT, en su fase para los hogares, residencias y albergues juveniles campesinos, inició en el 2008 con el objetivo


Responsabilidad social de fortalecer la permanencia escolar en el sistema educativo de los niños y niñas y jóvenes campesinos, de 62 Hogares, Residencias y Albergues. La primera etapa la ejecutó el Parque Tecnológico de Antioquia, entidad que realizó planes de mejoramiento en los componentes administrativo, pedagógico, productivo y comunitario. De acuerdo con la funcionaria de la Secretaría de Educación de Antioquia, Marta Nelly Castaño, a partir de allí se hizo todo un estudio de fortalezas y debilidades de los Hogares. Pero no solo en estas instituciones se replicó la experiencia, sino también en albergues, colonias y residencias estudiantiles. Castaño, supervisora de educación, destacó que “la Universidad Nacional participó con alrededor de 69 estudiantes. Les entregamos todo el material de la primera etapa. El proyecto no era hacer diagnóstico sino ajustes a los diagnósticos, porque estos los ejecutó el Parque Tecnológico de Antioquia”. Sin embargo, aclaró que este proceso tuvo que realizarse en algunos hogares, residencias y albergues que apenas estaban inscritos en la segunda parte del proyecto. Uno de los grandes logros que alcanzó esta segunda etapa del proyecto, fue el desarrollo de una distribución de software libre que se llamó PIT Ubuntu, que cuenta con un amplio material académico que soporta actividades de primaria y secundaria para ser instalados en las instituciones educativas, hogares, residencias y albergues juveniles intervenidos.

13

También se desarrolló un sistema experto que servirá de apoyo en la toma de decisiones asociadas con la producción agropecuaria en estos lugares. Igualmente, una ficha que tiene todo el perfil de los niños y jóvenes; y la construcción de mapas de actores, donde se identificaron a las personas que participan y que tienen influencia en los hogares, albergues y residencias.

Los hogares, residencias y albergues juveniles campesinos se conciben como centros de desarrollo socio–educativo y generalmente, ubicados cerca al casco urbano del municipio. Los niños, niñas y jóvenes del sector rural reciben educación formal, capacitación agropecuaria, agroindustrial y cultural, entre otros.

Walter Gómez López, estudiante de Ingeniería Administrativa, dedicó su trabajo en el PIT en el Hogar de los Pobres de San Pedro de los Milagros. En el corto tiempo en que pudo desarrollar las visitas, el joven logró la instalación del software libre Ubuntu en diferentes veredas.

De acuerdo con la Fundación Hogares Juveniles de Colombia, en el país hay 97 de estas instituciones que benefician a 6.400 niños y jóvenes. Antioquia es el departamento con el mayor número, con un total de 46 hogares y dos más del departamento del Chocó que pertenecen a la misma regional y del que hacen parte 1.794 favorecidos.

Los hogares en el país

El primero de estas instituciones, se construyó en el municipio de Urrao en 1963 por iniciativa del monseñor J. Iván Cadavid, quien tenía el firme propósito de impulsar el polo de desarrollo en la región y facilitar el acceso a la educación.

Ahora, destacó, que el proyecto se ha extendido y que otras entidades se han sumado para facilitar condiciones en los hogares, residencias y albergues. Un ejemplo es la gestión que adelanta la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria, Umata, interesada en brindar asesoría técnica productiva para crear una huerta que produzca diversos alimentos. “Esta fue una experiencia reveladora, es salir de la ciudad, confrontar una Antioquia con tantas adversidades. Somos llamados a servir, y no por un ánimo económico sino prestar ese conocimiento que adquirimos en la Universidad para la sociedad vulnerable”, dijo. Según resaltó la funcionaria de Seduca, después de la terminación de este proyecto, se espera iniciar con una tercera fase, en la que se hará un estudio sobre los efectos logrados por las dos primeras etapas, y así analizar “si se les puede seguir facilitando las orientaciones para que se sostengan”.

Albergues también fueron protagonistas En Remedios, localidad del Nordeste del departamento, existen los albergues estudiantiles, que a diferencia de los Hogares funcionan dentro de los mismos centros o instituciones educativas y son administradas por los docentes. Juan Carlos Carvajal Osorio, profesor de básica primaria en la Institución Educativa Ignacio Yepes Yepes, es además el presidente de la Fundación Albergues Estudiantiles Campesinos Fray Javier de San Martín. Bajo su coordinación, están los albergues ubicados en las veredas El Salado, Cañaveral, Chorro de Lágrimas, El Placer y en el corregimiento Santa Isabel.

rtesía Fotos co

tes de la estudian

UN

El docente recuerda particularmente la presencia de los miembros de la Universidad Nacional. “Las visitas nos sirvieron bastante para reconocer puntos de partida para realizar gestiones. El acompañamiento y motivación ha permitido que los miembros de la Fundación Albergues Estudiantiles Campesinos, Fray Javier de San Martín, estemos pendientes, y nos dieron un punto de partida que sirve para el control de cada uno de los albergues”. Marta Nelly Castaño, supervisora de educación, destacó que inclusive en el año 2008, gracias al proyecto se crearon estas residencias con el objetivo de que siempre hubiera unos fondos destinados para esta población. “Ha sido un éxito porque los niños están siempre en la institución. En su albergue, hay una persona que se responsabiliza y hay unos recursos que están permitiendo que a estos albergues llegue más gente. De hecho, en estos momentos hay un proyecto para que nazca uno más en la vereda La Gorgona”, concluyó.

Agosto de 2009


Investigación

14

Bogotá. Con ocasión del lanzamiento del proyecto Hospital Universitario, la Facultad de Medicina ha querido dotarlo de un sistema que les garantice a los usuarios una atención de calidad, de conformidad con el mejor conocimiento científico disponible en el ámbito médico, esto mediante la creación y puesta en marcha de guías prácticas clínicas, basadas en la evidencia. Estas guías dejan por escrito el procedimiento a seguir cuando se presentan patologías de alta complejidad y alto costo como por ejemplo el cáncer de páncreas. Allí se plantean métodos rigurosos a seguir, sistemáticos, confiables y reproducibles en sus resultados. Además, llevan incorporados conceptos de economía clínica y equidad para hacer viables las recomendaciones que allí se proponen. “En estas guías se armonizan los avances de la ciencia con la limitación de los recursos financieros disponibles, así que están concebidas para que sean sostenibles para el sistema, sin producir un desbalance en los costos que cada ciudadano asume para la provisión de estos servicios”, dijo Rodrigo Pardo, director Académico del proyecto.

“El modelo chileno ha adoptado este direccionamiento con gran éxito y todas las patologías que son acogidas dentro del sistema de guías, reciben beneficios plenos en atención y en cobertura, sin necesidad de acudir a acciones legales como la tutela” , dijo Pardo. Tradicionalmente, el Gobierno de cada nación produce guías dirigidas a aquellas patologías que contribuyen con la más alta carga de enfermedad. En Colombia, la iniciativa para la construcción de estos modelos de procedimiento ha sido de la academia: existen grupos muy activos creadores de guías en la Universidad Javeriana, la Universidad de Antioquia y la Universidad Industrial de Santander. En la Universidad Nacional de Colombia se pudo concluir la selección de diez patologías, que no son las más comunes, pero sí las más costosas para las entidades prestadoras de salud y que además mantiene una heterogeneidad en la práctica médica. Esto fue posible gracias al impulso de la Vicerrectoría de Sede y de la Decanatura de la Facultad de Medicina, que dispuso de recursos físicos y humanos, y al trabajo coordinado y participación de múltiples entes de investigación no solo de Medicina, sino de

Agosto de 2009

Luego de 5 años de investigación y 18 meses de trabajo multidisciplinario, la Universidad Nacional de Colombia presenta sus primeras diez guías de práctica clínica. Un sello de garantía de calidad y equidad que se implementará en los servicios de la red de hospitales de la UN y de otras entidades de salud del país que lo requieran.

Guías médicas

para enfermedades complejas distintas áreas del conocimiento, como el Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, IEPRI, encargado de componente de equidad y política pública en salud, así como varios grupos de bienestar de la Universidad. “Las guías fueron revisadas y evaluadas por 24 pares internacionales de Iberoamérica y 12 nacionales. Adicionalmente, están recibiendo una revisión de calidad de la auditoría interna. Esperamos que sean puestas a beneficio del público a fines de este mes de agosto”, explicó el coordinador Académico. La implementación de estas guías estará a cargo de médicos y profesionales de la salud, así como de los auditores de calidad. Lo que se espera es empezar a reclutar un registro histórico de desenlaces de las diferentes enfermedades y que, en un tiempo, se pueda comparar con el desenlace que se obtenía antes en la atención de estos enfermos sin las guías. “Lo que esperamos es que las guías impacten los resultados en el beneficio no solo de la salud, sino también en eficacia administrativa, uso racional de los costos y en equidad”, concluye. Adicional a estas guías, la UN construyó un manual para la elaboración de las guías como parte de su actividad misional de docencia y extensión. De esta manera, cualquier grupo profesional, responsable de la prestación de servicios de salud, tendrá a su disposición un documento que le permitirá construir sus propias guías, incorporando todos los pasos metodológicos exigidos por el Estado para esta herramienta. “Esto le permitirá a la UN servir como asesora en la construcción de guías en cualquier lugar donde se necesite, tanto en el país como afuera, porque este proceso se ha hecho con acompañamiento y entrenamiento internacional”, concluyó Carlos Julio Pacheco Consuegra, decano de la Facultad de Medicina de la UN.

Marco Muñoz/Unimedios

Patricia Barrera Silva /Unimedios

Guías construidas por la UN • Cáncer de páncreas. • Incontinencia urinaria femenina. • Protección de los niños en cuidados intensivos para la hemorragia digestiva. • Estabilización del tórax en pacientes con heridas abiertas. • Miastenia Gravis (enfermedad neurológica que causa disminución de la fuerza y que puede llevar a los pacientes a una falla pulmonar que puede ser fatal). • Utilización de los medios de contraste de forma segura en los servicios de diagnóstico radiológico. • Diagnóstico y tratamiento de pie diabético. • Protección del corazón de pacientes que son llevados a cirugía. • Falla suprarenal aguda. La disparidad de criterios en el manejo y adecuado tratamiento de estas patologías trae pérdidas para el centro de salud y sobre todo va en detrimento de la oportuna atención del paciente.


Universidad

15

Cine universitario para todos Hace 25 años nació en la Universidad Nacional en Palmira un espacio donde el Séptimo Arte se convierte en la excusa perfecta para disfrutar de la amistad y reflexionar sobre los temas de la sociedad. Los cineclubes han acompañado su historia y, hoy en día, continúan abriendo sus puertas para brindar entretenimiento y formación, por medio de una industria independiente. “A través de él he podido comprender la integración de las artes. Conocer distintas lecturas del barrio, la familia y la ciudad; el cine independiente muestra un poco eso y humaniza las inquietudes del arte fílmica”, expresó Liliana León, egresada de Ingeniera Ambiental.

Laura Marcela Fuertes Sánchez/ Unimedios

Son películas que no se proyectan en salas de cine comercial y que, en la mayoría de los casos, no se consiguen en videotiendas y tampoco son emitidas por los canales de televisión. “Son películas provenientes de festivales de cine como el de Cannes, el Festival Internacional de Cine de Venecia, el Festival de Cine de Moscú y el Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary, de República Checa; obtenidas a través del intercambio con otros cineclubes a nivel nacional”, dijo Hugo Armando Zapata, estudiante de Ingeniería Agronómica y coordinador del Cineclub Kubrick.

Inclusive, desde los dos cineclubes se realiza un trabajo más a fondo, de tipo pedagógico, que salió del Gary Mintz. Ahora se utiliza la producción audiovisual para conseguir su objetivo. Además, planteó Zapata, “hemos logrado hacer extensión desde el cine, llegar a colegios y escuelas, para mostrarle a los jóvenes cómo a través del cine nos podemos hacer críticos frente a una imagen, adquirir una posición frente a ella y reflexionar sobre la cotidianidad”. Unimedios/Palmira

Palmira. Carlos Gutiérrez y Kubrick son los nombres de los cineclubes de la UN en Palmira que, de carácter gratuito, ofrecen a la comunidad la posibilidad de disfrutar de películas clásicas y contemporáneas, presentadas con el propósito de estrechar lazos de amistad y formar personas con más argumentos para ofrecer una visión de la historia de la humanidad en su historia y presente, por medio del Séptimo Arte. Este cine independiente tiene su lugar en el Auditorio Gary Mintz, los días jueves durante el periodo académico y según Hugo Armando Zapata “este tiempo es utilizado para formar críticos, capaces de reflexionar sobre los productos audiovisuales que presentamos. Aquí el cine es una excusa más para que las personas desarrollen sentido crítico frente al lenguaje audiovisual y adquieran la capacidad para expresarlo”. Adicionalmente, los cineclubistas cuentan con el Taller de Literatura y de Historia y Lenguaje del Cine, como herramientas complementarias para

formar integralmente a las personas. “Son espacios que se suman a la proyección, donde los ubicamos en el contexto de la narrativa cinematográfica, para que tengan las bases que les permitan participar en los foros de discusión al finalizar la película”, describió Diego Alexander Valencia Holguín, estudiante de Zootecnia y cineclubista. Es un espacio abierto, al que asisten estudiantes, profesores, personas externas y muchos egresados, que ven en el cine la herramienta que les permite regresar a casa y encontrarse con quienes fueron sus amigos.

Los cineclubes Carlos Gutiérrez y Kubrick se convierten en una propuesta integral para que los amantes del cine disfruten del Séptimo Arte, al tiempo que adquieren elementos de historia, arqueología, comunicación, sociedad, valores, y demás áreas, importantes en la formación integral. Por ello, es una invitación para todos, que solo requieren de disposición para disfrutar del buen cine.

Sabias que... • Hernando Salcedo Silva es considerado “padre” del cineclubismo en Colombia. Para él, la razón de ser de un cineclub fue enseñar al asistente cuál es el buen cine. Planteó que todo cineclub es una modesta academia cultural cinematográfica, donde se considera al cine como espejo de la realidad contemporánea en la que todos actuamos y de la que somos responsables. • En Colombia, por iniciativa del español Luis Vicens, los cineclubes aparecieron en el año de 1949 en Santa fe de Bogotá, con el Cineclub de Colombia, el más antiguo en América Latina por su trabajo ininterrumpido desde su fundación. • Gran parte de los actuales realizadores, críticos y reconocidas per-

sonalidades del cine en Colombia han fundamentado su trabajo en las inquietudes cinematográficas surgidas en los cineclubes. A su alrededor llegaron a congregarse importantes figuras intelectuales de la época como Gabriel García Márquez, Álvaro Mutis y Alejandro Obregón, quienes hoy reconocen el aporte que representó para su formación la del Cineclub de Colombia. • Siguiendo con la corriente del cineclub en Colombia, Andrés Caicedo fundó junto a sus amigos Ramiro Arbeláez, Hernando Guerrero y Luis Ospina, entre otros, en 1969, el Cineclub de Cali. Este espacio se convirtió en el epicentro de la actividad cultural de Cali en aquella época.

Agosto de 2009


Acaba de abrir sus puertas la exposición ‘Cavernas: historia de la espeleología en Colombia’. Se trata de una muestra en la que se puede encontrar murciélagos, arañas y la mayoría de los ejemplares de los ecosistemas de las cavernas nacionales. El evento se cumple en el Claustro de San Agustín, ubicado en Bogotá.

La muestra es organizada de manera conjunta entre el SPM, el Instituto de Ciencias Naturales, el Departamento de Geociencias y Espeleocol (Asociación Espeleológica Colombiana).

La muestra está abierta al público en general de manera gratuita en el Claustro de San Agustín, sede del Sistema Patrimonio de Museos, SPM, de la Universidad Nacional hasta el mes de septiembre. Francisco Tafur - Fotos Andrés Felipe Castaño/Unimedios

Viaje al centro de la Tierra

El objetivo principal de la exposición es mostrar al visitante la riqueza que se encuentra en las cavernas del país. Así mismo, pretende resaltar la actividad espeleológica que se lleva a cabo en Colombia.

Las chuchas, unos roedores de tamaño mediano, son algunos de los animales que se encuentran en las cavernas colombianas.

Los murciélagos y las aves conocidas como guácharos contribuyen en gran medida al balance del ecosistema porque ayudan a la dispersión y polinización de las plantas o el control biológico de algunos insectos.

Se encuentran dos tipos de murciélagos, herbívoros, y los comúnmente llamados ‘chupasangre’.

El guano, los desechos dejados por los murciélagos y los artrópodos sirven de alimento para otros animales de este ecosistema.

Agosto de 2009

Historia en imágenes


Carta Universitaria No. 46