__MAIN_TEXT__

Page 1

ISSN 2339-4234

Órgano informativo de la Asociación de Salas de Artes Escénicas de Medellín Edición No. 44 - Marzo/2016 - 3.000 ejemplares - Distribución gratuita


2

Medellín en Escena

EDITORIAL

Asociados Casa Clown CasaTeatro El Poblado Colectivo Teatral Matacandelas Corporación Artística La Polilla Corporación Artística Ziruma Corporación Carantoña Corporación Caretas Corporación Casa del Teatro Corporación Cultural Canchimalos Corporación Cultural Nuestra Gente Corporación Cultural Vivapalabra Corporación La Fanfarria Elemental Teatro El Teatrico de Medellín Exfanfarria Teatro Fundación Circo Medellín Teatro Barra del Silencio Teatro El Trueque Teatro Oficina Central de los Sueños Teatro Popular de Medellín Junta Directiva Teatro Oficina Central de los Sueños Elemental Teatro In-fusión Teatro Corporación Artística La Polilla Corporación Caretas Dirección Administrativa Ana Cecilia Hernández Gallego Revisor fiscal Darío Calderón Corrección de estilo Catalina Trujillo Consejo Editorial Cristóbal Peláez Iván Zapata Jaiver Jurado José Félix Londoño Coordinación editorial Karen J. Crespo Diagramación DH Diseño Impresión La Patria Contacto periodico@medellinenescena.com www.medellinenescena.com

Evento apoyado por el Ministerio de Cultura Programa Nacional de Concertación Cultural

De todo como en botica Así empieza 2016 El cambio de alcaldía tomó al sector cultural muy despierto y dispuesto a construir en conjunto el plan de desarrollo de la ciudad para el periodo 2016-2019. Estos aportes son importantes ya que anteriormente permanecíamos alejados de este ejercicio democrático, acarreando lamentos durante los siguientes cuatro años frente a muchos asuntos del presupuesto y a las distintas oportunidades para el teatro. Con la entrega del documento Arte y cultura, al Consejo Territorial de Planeación, por parte del Consejo Municipal de Cultura y con la elección de nuestro consejero Carlos Vélez, estamos en la recta hacia su aprobación. El Consejo de Artes Escénicas hizo una gran tarea. Por su parte, la Secretaría de Cultura Ciudadana ha manifestado el interés en dar continuidad a los programas y las convocatorias que venían en curso; también a la agenda de ciudad, dando un parte de tranquilidad al sector de no aplicar la política de tierra arrasada de algunos nuevos gobernantes. Sin embargo, hay un firme compromiso de revisar, en octubre, asuntos como Portafolio de Estímulos y otros programas que tienen muchas deficiencias en su actual diseño. En lo regional sí hay preocupación. La pregunta latente es: ¿qué pasará con el Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia? ¿Será que lo dejaran languidecer como hasta ahora, para luego darle un entierro de tercera? Deja muchos interrogantes también el mutismo de artistas, grupos y casas de la cultura que fueron beneficiados con las convocatorias, los festivales y programas de participación, en eso que podríamos llamar la gran movilización artística-cultural que se dio en el anterior período de gobierno departamental. La apatía es hoy la política reinante. S.O.S. por el instituto. En lo Nacional despertó preocupación y movilización de los actores, directores y gestores del país, la convocatoria de estímulos

donde se evidencia un gran recorte y desmonte de programas, en especial la convocatoria del programa Nacional de Salas Concertadas, que este año sin hacer ninguna inducción o socialización al sector, el Ministerio cambió de plano la estructura de la convocatoria y tomo por sorpresa a más de 160 salas de teatro del país, que alzaron su voz de protesta, a través de derechos de petición y cartas abiertas, obligando al ejecutivo a iniciar un diálogo, que en sus primeras etapas, arrojó un NO sobre los asuntos más sentidos por los creadores. Posteriormente y con la razón de los argumentos el Ministerio fue cediendo puntos de las exigencias, hasta que al final cambió de plano la convocatoria recogiendo las peticiones del sector. Es de anotar que el gran ganador fue el público que podrá seguir disfrutando en el país de la programación permanente de las salas. El programa de Salas Concertadas, que hoy cumple 21 años, fue una propuesta del movimiento teatral y se ha convertido en un programa emblemático en el país. Al momento se conformará una Mesa Nacional de Concertación para continuar el diálogo, sobre asuntos trascendentes como Teatro y Pos-Conflicto, Ley del Espectáculo Público, Consejo Nacional de Teatro, presupuestos y por supuesto Salas Concertadas. Finalmente, el sector del teatro en todo el país, y en especial en Medellín, donde esta fiesta crece cada vez más, se prepara para celebrar el Día Internacional del Teatro, conmemoración donde se unen Antioquia, Medellín y su área metropolitana, en más de cien eventos artísticos y académicos, en plazas públicas y otros espacios de encuentro. Daremos a esta fiesta un sello POR LA DIGNIDAD y el respeto por el oficio del Teatro. Será una semana emocionante del domingo 27 de marzo al domingo 3 de abril. Desde ya convocamos al público que es nuestra esencia para creer, crear y hacer.


3

Asociación de Salas de Artes Escénicas

Proclama Día Internacional del Teatro 2016 Por: Anatoli Vassiliev ¿Necesitamos teatro? Esa es la pregunta que surge en miles de profesionales del teatro decepcionados y en millones de personas cansadas de él. ¿Qué necesitamos de él? Hoy en día la escena es tan insignificante, en comparación con las ciudades y estados donde se juegan auténticas tragedias de la vida real. ¿Qué es él para nosotros?

Vasiliev nació en la Unión Soviética y se graduó de la Facultad de Química de la Universidad Estatal de Rostov. En 1973, se graduó en dirección en el Instituto Estatal de Arte Dramático (GITIS), donde trabajó por primera vez con el pintor y escenógrafo Igor Popov. Esta colaboración se mantuvo durante la mayor parte de su vida profesional. Fue galardonado con el Premio Stanislavsky en 1988, la Orden de Caballero de Arte y Literatura de Francia en 1989, el premio Nuove Realita Europee en Taormina, Italia, en 1990, y los premios: Caos y Pirandello en Agrigento, Italia, en 1992. En 1993, recibió el premio al honorable Artista en Rusia, seguido en 1995 por el premio del Fondo Stanislavski por las contribuciones en el desarrollo de la pedagogía en teatro.

Galerías y balcones, bañados de oro y plata; en las salas, sillones de terciopelo, actores de voces bien pulidas o viceversa, algo que puede lucir aparentemente diferente: cajas negras, manchadas de barro y sangre, con un montón de cuerpos desnudos rabiosos al interior. ¿Qué está dispuesto a decirnos? ¡Todo! El teatro puede decirnos todo. Cómo los dioses habitan en el cielo, y cómo los presos languidecen en cuevas subterráneas, olvidadas, y cómo la pasión nos puede elevar, y cómo el amor puede destruir, y cómo nadie necesita una buena persona en este mundo, y cómo reina la decepción, y cómo la gente vive en apartamentos, mientras que los niños se marchitan en campos de refugiados, y cómo todos tienen que volver de nuevo al desierto, y cómo día tras día nos vemos obligados a apartarnos de nuestros seres amados, el teatro puede decirnos todo. El teatro siempre ha estado y siempre permanecerá. Y ahora, en estos últimos cincuenta o setenta años, es particularmente necesario. Porque si usted ve todas las artes públicas, puede observar de inmediato que sólo el teatro nos da una palabra de boca en boca, una mirada de ojo a ojo, un gesto de mano en mano y de cuerpo a cuerpo. No

necesita ningún intermediario para trabajar entre seres humanos, constituye el lado más transparente de la luz, no pertenece más al sur, o al norte o al este u oeste, oh no, es la esencia de su propia luz, brillando desde todos los rincones del mundo, inmediatamente reconocible por cualquier persona, ya sea hostil o amigable hacia él. Y necesitamos teatro que permanece siempre diferente, necesitamos teatro de muchas formas diferentes. Aún así, creo que entre todas las formas de teatro posibles, sus formas arcaicas demostrarán ahora ser las de mayor demanda. El teatro de formas rituales no debe oponerse artificialmente al de naciones “civilizadas”. La cultura secular está siendo cada vez más castrada, la llamada “información cultural” sustituye gradualmente y suplanta entidades simples, así como nuestra esperanza de cumplirles un día. Pero puedo ver claramente ahora: el teatro está abriendo sus puertas de par en par. Entrada gratuita para todos y cada uno. Al diablo con aparatos y dispositivos, ¡ir al teatro!, ¡ocupar filas enteras de butacas en las galerías, escuchar la palabra y mirar imágenes en vivo! El teatro está frente a usted, no lo descuide y no se pierda la oportunidad de participar en él, tal vez la más preciosa oportunidad que tenemos en nuestras vanas y apresuradas vidas. Necesitamos cada forma de teatro. Sólo hay un teatro que seguramente no es necesario para nadie, me refiero al teatro de juegos políticos, un teatro de políticas “ratoneras”, un teatro de políticos, un inútil teatro de políticos. Lo que sin duda no necesitamos es un teatro de terror cotidiano, ya sea en lo individual o colectivo, lo que no necesitamos es la escena de cadáveres y sangre en las calles y plazas de las capitales o provincias, un teatro falso sobre los enfrentamientos entre religiones o grupos étnicos… Traducción: César C. Muñoz Centro Mexicano ITI UNESCO


4

Medellín en Escena

La Hora 25 Al llegar al teatro La Hora 25, inmediatamente volvieron a mi cabeza recuerdos de hace muchos años cuando tenía ensayos de la obra New Gangsters al lado de Farley; yo hacía de Banquo y él de Pedro (Macbeth). Así que por un momento imaginé que tal vez esta mañana venía a tener otro de aquellos ensayos, pues Farley me había propuesto que volviéramos a actuar juntos: «Hagámonos un homenaje», me dijo cuando salía aquella noche de Teatro El Trueque, después de ver la obra de Gonzalo Arango, Pasajero a Betania, en compañía de algunos de sus actores, entre ellos, Carola, su mano derecha y quien me recibió, no para el ensayo imaginado, sino para hablar de cómo estaba el grupo, supuestamente bajo la premisa de no mencionar a su fundador, pero… imposible. Carola lo tiene muy claro: «Farley está más presente que nunca, porque él es sus obras». Las que ella, Carola, seguirá dirigiendo, con su aliento, con su imagen que la motiva y con esa fuerza que le imprime y que ahora está más viva que nunca para animarla a seguir adelante. «Él me dejó un baúl lleno de tesoros y esos tesoros son sus obras: Eros y Thanatos, De dos amores, La mujer de las rosas, Hamlet

Máquina, Romeo y Julieta, El Rey Lear, Macbeth, Ricardo III, Electra, Hecuba, El diario de un ladrón y muchas más». Todas estas sin contar las que montó en su largo paso por la Universidad EAFIT, donde conoció y contaminó a jóvenes por ese amor al teatro que él respiraba y hacía con furia desbordada. Es que hasta en la Escuela de Teatro de la Universidad de Antioquia dejó una Antígona cargada de su estética. Fuimos muchos los actores de Medellín que pasamos por su dirección para enfrentar esos personajes monstruosos de Shakespeare que alumbraban su camino; porque sabemos que era shakesperiano hasta el tuétano y eso no se lo quita nadie. Él y solo él nos mostró que el teatro es como la vida, donde hay muchos Yagos, Romeos y Julietas, Hamlets cargados de dolor y rabias, Otellos y Lady Macbeths, capaces de doblegar a un Creonte y de subyugar a un Ricardo III. Pero él no cambió su teatro por un caballo, su teatro está aquí en Medellín y es La Hora 25, ahora dirigido por Carola, quien es consciente del legado que tienen, el que les dejó Farley para que su teatro siga vivo y así cada noche cumplir el milagro de abrir la sala. Por eso la rigurosidad continúa, no se han detenido para nada, entrenan

sagradamente su cuerpo de 8 a 10 de la mañana, los que estudian salen y regresan al ensayo, los de planta, los dueños de la casa y del sueño, firmes, con la imagen intacta del hombre que los ilumina y sigue dirigiendo desde otro lugar, a través de Carola su medio, pues cada mañana ella siente que le transmite su fuerza, esa que él tenía para hablar y que todavía retumba en los muros de su teatro, porque la materia se extingue pero el espíritu se mantiene y se respira en su estética, sus obras, su legado, su país de mujeres hermosas, de sus mujeres que se sientan junto a esos hombres hermosos porque quieren mantener vivo su recuerdo. Todos los sábados, después de función, escuchan música, ríen, charlan, cantan, a veces hasta se les olvida que él no está. Y es que no se reúnen para llorarlo, se reúnen, como él les enseñó, para celebrar la vida y el teatro. El encuentro termina, Carola me invita a almorzar. Antes de comer, los que estamos reunidos nos tomamos las manos y Carola encabeza una oración. Yo contemplo la escena mientras ella lo invoca, a él, a Farley, le pide que los siga iluminando y queda más claro todavía, su teatro sigue allí, su esencia, en lo que estos aguerridos

luchadores creen porque se los t r a n s m i t i ó s u d i r e c t o r, F a r l e y Velásquez, porque, como dice Carola: «La Hora 25 fue, es y será Farley Velásquez por siempre; así yo funde otro grupo, tengo su estética, y mientras yo siga esculcando su baúl, esas serán sus obras». Gracias a Carola, a Adriana, a los Gustavos, a Estefanía y a todo el resto de actores por recibirme; gracias Farley por haberme invitado a trabajar en dos de tus obras, yo también tengo algo de tu estética; gracias al Teatro La Hora 25 y suerte con El País de las Mujeres Hermosas en el Iberoamericano de Teatro, donde le harán un homenaje a ese hombre de teatro, porque, como dice Jean-Louis Barrault en su biografía: «Soy un hombre de teatro». Así podemos decir en Medellín que se nos fue un hombre de teatro. Suerte también con Macbeth en el alterno, donde creo le harán un pequeño homenaje, pero el mejor reconocimiento se lo están haciendo ustedes al mantener vivas sus obras, actores de La Hora 25, hora donde ya han pasado todas las horas pero a la que le esperan miles de horas más.


5

Asociación de Salas de Artes Escénicas

Me acuerdo de Farley «Me acuerdo de Farley cuando me decía sobre su Hamlet, en los tiempos del ruido: “Con Shakespeare aprendí a leer a los griegos, aprendí a leer los ojos de niña en las mujeres. Aprendí a ver las lágrimas invisibles de mi padre carnal y solitario; tener que callar con dolor la muerte de los seres amados, aprendí a soportar sin destruirme la ingratitud y la traición, todo era humano, todo se encerraba en un cuerpo humano; con él empecé a escribir mi libro del cerebro, grabé en la memoria inconsciente las texturas humanas y aprendí a enfrentarme al oscurantismo, para conversar sin miedo con mi espectro dramático y feroz que atosiga mi existencia”». «Me acuerdo de Farley, cuando tendía los hilos y los hierros imantados de misterio entre un gesto teatral y otro, con la naturalidad del gesto barroco, en las escenas en las que deliraba, haciendo del delirio su mística y con la más hermosa y frenética hilaridad, en él mismo y de sí mismo (se reía de sí en el exceso de la escena y de la vida); y que la causaba en todos nosotros, los que le veíamos y le vemos, le escuchábamos y escuchamos todavía, haciendo de Mercutio en su Romeo y Julieta, que nos hacía sostener en lo insostenible, resistir en lo irresistible del gesto teatral». Óscar González «Me acuerdo de Farley en nuestro último encuentro —Pereira, Aeropuerto Matecaña—, un café para la espera y tiempo suficiente para dos reflexiones suyas sobre la Medellín que tanto quiso. Lo encontré inconforme, nostálgico, en búsqueda de no sé qué. De nuevo me invitó a su sala, nos abrazamos y se fue a casa en el pájaro de metal». «Me acuerdo de Farley no solo en conversaciones sobre teatro después de una función, lo veo sonreír con picardía mordisqueando literatura clásica y amenazándome con prestarme los textos de Victoria Camps, solo para que entendiera según él, el infernal

gobierno de las emociones». Giovany Largo León «Me acuerdo de Farley, la risa. Esa carraspera de risa. Y la rabia». Victoria Valencia «Me de acuerdo. Farley Machine, como actor, fue muchas veces declarado fuera de concurso en el premio anual “de las morcillas”, por embutir a los textos sus improvisados parlamentos». «Me acuerdo: se divertía hasta la carcajada el trasvestirse en escena. Son memorables actuaciones su Antonia en De dos amores y el travesti del divertimento La carsel [sic] en El diario de un ladrón, de Jean Genet». Ramiro Tejada «Me acuerdo cómo Farley agradecía la asistencia de uno a sus obras». Luis Alberto Correa «Este empieza con las letras del nombre. Fue en 1987 en la EPA Allá, en un árbol alto saltando del techo Rozando el cielo de la noche, Lucho por escapar en aquella improvisación Él era el perseguido Yo una profesora tramando un futuro menos pavoroso». Berta Nelly Arboleda Ruiz «Me acuerdo de Farley Velásquez hablándome de la realidad de Medellín: “esto es muy griego, Sandro”, me decía». «Me acuerdo de Farley Velásquez mirando el ataúd de Fanny Mikey, en la Plaza de Bolívar de Bogotá. Escondido en una esquina, Farley miró un rato a la multitud que rodeaba el ataúd. Luego desapareció. Nadie se dio cuenta de su presencia. Yo sí. Por casualidad». Sandro Romero Rey

«Me acuerdo de Farley. En 1991 el TPM organizó el Teatro Festival de Medellín, campaña pro sede, y uno de los primeros en la fila de los solidarios fue Farley, presentando su montaje en una taberna de Castilla, donde lo recaudado ingresó a la campaña. Gracias eternas “Farleyspeare”, como te decía fraternalmente». Iván Zapata «Me acuerdo de Farley en los farallones de Cali, recostado como un bebé en el hombro de Azama, mientras este disertaba sobre la tragedia y él soñaba con ser uno más de sus hijos adoptivos». «Me acuerdo de Farley a “2.600 metros más cerca de las estrellas”, vestido todo de negro, como un príncipe ruso, a punto de su extravió alcohólico, repartiendo besos y reclamos». Orlando Cajamarca «Me acuerdo de Farley, Cuando piso la tierra que lo cubre; Cuando recorro la belleza arrolladora de sus obras, Cuando leo sus signos, Cuando escucho su voz presintiendo el horror, Cuando canta el viento. Me acuerdo de Farley en la soledad de la creación; Me acuerdo de su amor desmedido por Shakespeare y los griegos y de su inconmensurable e inquebrantable pasión por el oficio; Me acuerdo del hombre que se resistió a hacer concesiones con el público; del hombre que habló y puso en escena la miseria humana y la belleza del abrojo». Beatriz Monsalve


del TEATRO teatro SEMANA DEL 6 Semana

Medellín en Escena

Marzo 27 – Abril 3 de 2016

Semana del Programación

Foto: Sara Jurado Foto: Cortesía


Asociación de Salas de Artes Escénicas

Semana del TEATRO teatro 7 SEMANA DEL Exposición de máscaras “Mascararte”, piezas de la Corporación Artística Caretas. Teatro de títeres Caretas / Cra 126B # 61A-71/ 4270698 / Toda la semana durante todo el día.

E XP OS IC IO NES

Exposición marionetas del mundo. Colección privada de La Fanfarria con 34 marionetas de Europa, Asia y América. Teatro La Fanfarria/ Cra. 84 # 42C-54/ 2509230 / Martes 29 a domingo 3 de abril. Todo el día.


del TEATRO teatro SEMANA DEL 8 Semana


Semana del TEATRO teatro 9 SEMANA DEL


del TEATRO teatro SEMANA DEL 10Semana

Medellín en Escena

Directorio Medellín en Escena Cra 42 54-50 Centro - 239 81 25 medellinenescena@medellinenescena. com La Polilla Calle 23 76-85 Belén - 343 36 27 info@lapolilla.org Caretas Cra 126B 61A-71 San Cristóbal 427 06 98 caretas@une.net.co La Fanfarria Cra 84 42C-54 La América 250 92 30 fanfarria@une.net.co El Trueque Cra 40 50B-32 Centro - 217 26 05 eltrueque@teatroeltrueque.com

Ziruma Calle 64 39-18 Villa Hermosa 284 34 62 arte-ziruma@hotmail.com Carantoña Cra 75 24-47 Belén - 343 40 22 corporacioncarantona@gmail.com Exfanfarria Calle 50B 39-36 Centro 217 83 64 exfanfarriateatro@gmail.com Elemental Teatro Cra 42 44-46 Centro - 217 63 75 teatroelemental@gmail.com El Teatrico Transv 39B Circular 2-46 Laureles 411 88 78 reservas@elteatrico.co Nuestra Gente Calle 99 50C-38 Santa Cruz 258 03 48 nuestragente@une.net.co

Canchimalos Calle 47 80-37 Floresta - 448 97 40 culturacanchimalos@gmail.com Matacandelas Calle 47 43-47 Centro - 215 10 10 matacandelas@matacandelas.com Viva Palabra Calle 55 43-63 Centro - 239 61 04 corporacionvivapalabra@yahoo.com Teatro Popular de Medellín Calle 48 41-13 - Centro 216 62 62 teatrotpm@une.net.co Casa Clown Cra 44 69-71Manrique Central 211 65 70 colectivoinfusion@gmail.com

Barra del Silencio Calle 45C 75-151- Velódromo 413 55 83 barradelsilencio@gmail.com Oficina Central de los Sueños Cra 43 52-50 - Centro - 239 41 79 teatrooficina@une.net.co CasaTeatro El Poblado Cra 47B 17B sur-30 - Poblado - 321 11 00 info@casateatropoblado.org Circo Medellín Cra 53 30A-155 Cerro Nutibara 265 23 69 info@fundacioncircomedellin.com Casa del Teatro Calle 59 50A-25 Prado Centro 254 03 97 administracion@casadelteatro.org.co


11

Asociación de Salas de Artes Escénicas

TPM y Matacandelas: una construcción a dos manos Por: María Camila López Isaza

El teatro ha sabido unir los días del Matacandelas y el TPM en dos proyectos colectivos con amplio repertorio escénico. Por eventos fortuitos que casi nunca se hacen evidentes, ambos grupos habitan la misma comuna, comparten año de fundación y un título que dos décadas atrás los convirtió en Patrimonio Cultural de la ciudad. Esta coincidencia en el tiempo y el espacio hace que sus caminos estén predestinados a encontrarse: siempre vivos; siempre activos. Hoy se preparan para asumir un reto común que desde 2014 ha sido punto medular de su trabajo: después de 37 años de creación ininterrumpida, estos grupos le entregan dos nuevas salas de teatro a Medellín. Gracias a la primera convocatoria de la Ley 1493 de 2 0 11 — o L e y d e E s p e c t á c u l o s Públicos—, que dispuso 3.800 millones de pesos para las entidades culturales del municipio, el Colectivo Teatral Matacandelas y el Teatro Popular de Medellín recibieron los estímulos en la categoría Mejoramiento y/o adecuación Obras de adecuación funcional o rehabilitación, para transformar por completo sus espacios de representación. Aunque cada uno tiene el

registro de peripecias de su propia construcción, no existen las divergencias a la hora de concebir este proyecto como un logro conjunto entre el público de la ciudad y dos agrupaciones de rigurosa trayectoria artística. Finalmente, serán los espectadores quienes disfrutarán los resultados de un proceso que, con su asistencia, han ayudado a construir. Una sala amparada por Brecht y Kafka Lo que hoy se percibe en la entrada del Teatro Popular de Medellín, además de polvo y un inconfundible olor a cemento, es la entrañable sensación de un renacimiento. Con una obra que avanza entre la estrechez y la expectativa, el grupo se prepara para hacer tangible el sueño que tenía hace más de veinticinco años. En tres semanas, aproximadamente, será difícil pensar que su casa fue alguna vez una construcción al borde del colapso. La compraron en 1992 con el dinero que recogieron en el Teatro Festival de Medellín (un evento en el que el gremio teatral aportaba su trabajo a favor de un grupo específico), a sabiendas de que era inminente armarla desde cero. «Como no teníamos ni

siquiera con qué tumbarla, para la demolición nos tocó pagar con cosas de la casa: puertas, ventanas, tejas, baldosas […] lo demás hubo que canjearlo porque era un montón de tierra. Tumbamos todo y nos quedamos con un lote baldío, donde se empezaban a meter ladrones, recicladores; empezaba a crecer maleza y los vecinos a quejarse», recuerda Iván Zapata, director de la corporación. Un contrato con el ya desaparecido Instituto Mi Río les dio la posibilidad de empezar a construir. Sin embargo, el presupuesto no fue suficiente para el propósito inicial y, la que fue pensada originalmente como la bodega, se quedó como la sala que acogería sus montajes hasta el 2014, año en que surge la oportunidad de construir por fin el espacio que requerían. Conscientes de la enorme inversión que suponía postularse para la categoría de infraestructura, pensaron en una mínima dotación que solucionara los problemas de circulación del aire y el acceso de personas con movilidad reducida. No obstante, la construcción de un espacio integral y funcional para actores y espectadores era una oportunidad tentadora que acabó por involucrarlos irremediablemente en el proyecto.

Durante cuatro meses —entre mayo y septiembre de 2014— prepararon la propuesta que satisfaría las necesidades del público y los 148 alumnos que tienen actualmente. «No estábamos buscando un crecimiento cuantitativo, sino cualitativo. La sala va a ser con la misma capacidad para 100 espectadores […] El artista va a tener una mejor calidad para que su espectáculo sea visto de una mejor forma. Y el otro salto cualitativo es para el público; un mejor acceso a la sala, sobre todo las personas con movilidad reducida; un aire acondicionado; una silletería más cómoda», resalta Iván. Como todo proceso de crecimiento, la construcción ha tenido períodos traumáticos para ambas agrupaciones. Cuando la tensión se hace insuperable, vuelven como salvavidas las horas transcurridas frente a los libros de Bertolt Brecht y Franz Kafka, a quienes Iván describe como los patrones indiscutibles de su proyecto. Entender la relación ente arte, Estado y sociedad restituyen la calma y la convicción de un trabajo colectivo que supera los inevitables contratiempos. Ahora, la mayor recompensa para el TPM será la posibilidad de inaugurar su sala el 31 de marzo, día del aniversario número 37 del grupo, en una


12

celebración de tres días con Michín, el gato bandido, su más reciente estreno. «Esta es una sala que está a disposición de todo el movimiento teatral, y queremos que esté permanentemente abierta y funcionando. Ese es el reto que se viene», concluye Iván al hablar del «bizcochito» de 240 m2 que están a punto de entregarle a la ciudad. «Vamos a ver cómo quedó la cosa» Es lo que probablemente piensan los espectadores asiduos y visitantes intermitentes del Teatro Matacandelas. La bodega adecuada recursivamente como espacio escénico desde 1994, quedó prácticamente desalojada en junio del año pasado cuando, desde la Secretaría de Cultura Ciudadana, llegó la aprobación del proyecto de infraestructura. Las 3.966 funciones que tuvieron lugar en el recinto, quedaron registradas como la prueba fehaciente de una salita resistente, cómplice de la creación colectiva, construida a punta de tablas donadas por Sofasa. Durante 21 años, un espacio íntimo esperó paciente y calladito a los 115 espectadores que podía albergar. Pero no cabía duda acerca de la necesidad de optimizar los metros cuadrados y otorgar mayores posibilidades a la representación. «Eso fue un proceso que duró 20 años. Desde que llegamos aquí, vimos que teníamos un lote con determinadas características, pero lo que se hizo inicialmente fue una cosa de emergencia […] desde ahí empezamos en la cabeza a construir un espacio futuro. Y eso empezó a socializarse de una manera informal […] lo que teníamos concreto era que podíamos tener un escenario más grande y un poquito más de capacidad», comenta Diego Sánchez, actor y autor intelectual de esta empresa que ha desvelado al grupo entero. La Ley de Espectáculos Públicos apareció como la única posibilidad de ejecutar una reforma estructural, a pesar del riesgo financiero que implicaba participar en la convocatoria. «Sabíamos de antemano que era meterse en un problema, porque crecer no siempre es progresar […] Pero habíamos hecho un estudio de las fortalezas del grupo: en primer lugar, el capital humano; segundo, el repertorio de obras; tercero, el espacio. Y nosotros andábamos en cierto nivel de equilibrio con las tres cosas», afirma Cristóbal Peláez, director del colectivo. Era menester entonces desprenderse del vínculo nostálgico que los unía a la vieja salita y

Medellín en Escena

reunir impulsos para asumir la sobrecarga de trabajo que se venía. La decisión fue colectiva. Después de sopesar las implicaciones de un proyecto que de una u otra forma afectaría las dinámicas y el espacio de trabajo, empezó el proceso de planeación con un equipo interdisciplinario que le apostó a un sueño impredecible en ese momento. En julio se dio inicio a la construcción y, pese a algunos baches que retrasaron el curso premeditado del proyecto, el Colectivo Teatral Matacandelas acaba de estrenar su obra La casa grande en una nueva sala con aforo para 150 personas; camerinos, bodegas y accesos adecuados; sistema contraincendios, iluminación LED y sistema de recolección de agua lluvia. Entre los cambios sustanciales que trajo consigo esta reestructuración, la administración del espacio es uno de los retos que enfrenta hoy el grupo. Para Cristóbal, la curaduría de los grupos y espectáculos que lleguen a la sala tendrá que ser un proceso más riguroso. «[…] yo creo que la sala se tiene que mover un poquito más a nivel comercial. Es cinco veces el costo de lo que tenía la anterior […] era una sala de acomodo improvisada, que trabajaba a muy bajo costo. Esta es una sala profesional», asegura. Con respecto al mismo tema, Diego Sánchez agrega que «es una cosa que tenemos que aprender. ¿Cómo? Alquilando la sala, prestándola, haciendo convenios. Seguramente nos vamos a equivocar un montón de veces, pero esperamos que en un tiempo, ojalá corto, aprendamos a manejar ese nuevo espacio». La conclusión es sencilla: asumir el crecimiento con el menor trauma posible. Grandes salas, grandes deudas Ser las primeras dos agrupaciones de Medellín que reciben el estímulo de infraestructura es, sin lugar a dudas, motivo de regocijo para el TPM y Matacandelas. El suyo ha sido un proceso conjunto: comparten estreno, angustias y hasta ingeniero. Jaime Betancur fue el encargado de comandar la tropa que levantó ambos edificios casi simultáneamente. No queda más que celebrar un triunfo doble entre grupos hermanos. Si bien la experiencia adquirida con el proceso sentará las bases para futuras convocatorias, la metodología y la implementación de la ley deja algunos resquicios que ponen en tela de juicio su eficiencia. Los innumerables retrasos desde la

evaluación, la publicación de resultados y la puesta en marcha de los proyectos —incluyendo en este último la entrega del dinero—, entorpecieron el curso normal del cronograma; asunto que hoy tiene a los grupos en serios aprietos económicos que superan los cálculos iniciales. Para entenderlo, basta analizar la pregunta que plantea Iván Zapata: «¿Cómo hacer para ejecutar un proyecto que elaboró un presupuesto en el 2014, lo empezó a ejecutar en octubre de 2015, y lo va a terminar en abril del 2016? Es totalmente irracional por parte del Estado que a usted le abran una convocatoria y solamente al año la pueda empezar a ejecutar». Evidentemente, la administración pública no asumió las consecuencias de su retraso, dejando a los acreedores del estímulo asumir por su cuenta los costos financieros, no solo de los gastos por incremento del valor en los materiales, sino de la dotación que los nuevos espacios demandan. «El TPM y Matacandelas están en una inmensa dificultad con la idea de dotar un teatro […] estamos hablando de unos 200 millones de pesos; hay que resaltar que es sumamente costoso vestir un teatro», señala Cristóbal Peláez. En esa misma línea, agrega que la construcción «ha sacudido la economía [del grupo]. Sacude, porque nos obliga a trabajar el doble, el triple; esos son los daños colaterales. Ahora, esperamos recuperarnos de este estremecimiento, de este remesón, para que las cosas vuelvan a estar en lo que llamamos un equilibrio inestable». Al saber que no es posible postularse a una convocatoria para dotación en el tiempo cercano, tanto el TPM como el Matacandelas han apelado al carácter autosostenible y recursivo de su fuerza de trabajo para sortear las dificultades actuales y atender las prioridades. El público juega, pues, un rol imprescindible a través de su acompañamiento y asistencia a las temporadas. Finalmente, después de dos años embarcados en un proyecto ambicioso y exigente, la capacidad organizativa de estos dos grupos no es en absoluto una característica fortuita. Es el recorrido de 37 años entregados al placer de la creación que, tempranamente, asumieron como propio. Transitan ahora el campo abierto que les ofrece el crecimiento e intentan resolverse en la marcha del proceso. No hay respuestas inmediatas. No hay camino establecido. Dicho esto, ¿qué son las preguntas sino el motor que mantiene viva la pulsión colectiva?


NOTAS NOTASEN ENESCENA ESCENA 13

Asociación de Salas de Artes Escénicas

El Teatrico Comedy City Alejo Mejía se abrió paso hace unos quince años como la mayoría de comediantes del país, a pulso e insistiendo con la misma pasión que aún revela al hablar de su oficio; y, de hecho, desde la garganta, al evocar la primera palabra, empieza a desnudar un universo en el que la comedia aparece como cúspide que sustenta el sentido de su mundo. Parece no ser un hombre con pretensiones de dios de luces y aplausos y me va explicando como impresionado que el problema sobre cómo nuestra ciudad se relaciona con la cultura obedece más a las excusas que socialmente vamos creyéndonos, que a la posibilidad de que una tímida llovizna logre extinguir la llama que convoca a una experiencia de teatro. Y es precisamente de ese cuestionamiento que el estar al frente de Comedy City, el Primer Festival de Comedia de El Teatrico, es la forma en que él quiere motivar a un cambio con miras a que la gente acuda a una buena oferta de contenidos y tenga la oportunidad de comparar, desarrollar un sentido crítico y, por supuesto, reír. Para Alejo Mejía pensar que la comedia es una propuesta de menor categoría en el marco artístico es un absurdo, pues de hecho, «reírse y reírse bien, es un acto de inteligencia». En ocasiones ella parte del lugar en el que convergen la felicidad y la tristeza como condiciones de la naturaleza humana y luego despega como herramienta útil para encarar la

realidad: todos lloran, todos ríen y esa universalidad es de la que se vale un buen comediante para conmover y dar un chispazo que inquiete el alma más pasiva. Entonces, «la invitación es a que aprovechemos esta oportunidad de forma personal y que con esto apoyemos algo que es vital para el mejoramiento de cualquier sociedad», dice Alejo. ¿Qué tendremos en Comedy City? Como no todo lo que brilla es oro, «tampoco todos los comediantes que salen en televisión son buenos y aquellos que no salen son malos», y en eso precisamente se concentrará la nutrida programación para Comedy City. El listado de invitados a este festival de comedia urbana abarca rostros conocidos como Antonio Sanint, Julián Arango, Alejandro Riaño o Diego Camargo e incluye talentos que si bien llevan muchos años en esto y que cuentan con un material increíble en escena, no han sido tan visibles en términos mediáticos como Adrián Parada o Frank Martínez, de Medellín. Desde Bucaramanga llega Germán Castellanos, con la experiencia de llevar años trabajándole duro a un club de comedia semanal en el que, como él, otros artistas comparten experiencias y perfeccionan cada vez sus contenidos. Para conocer la programación completa de este Primer Festival de Comedia, Comedy City ingrese a www.elteatrico.co

Festival en La Fanfarria Homenaje a 130 años de historia titiritera Argentina Con seis grupos de diferentes regiones argentinas, como La Patagonia, Córdoba y Buenos Aires, desde el 15 de abril y hasta el 1 de mayo, Medellín tendrá la gran fiesta titiritera organizada por La Fanfarria. Todo empieza con los inmigrantes italianos que llegaron con sus bártulos, cargados de títeres, al puerto de La Boca, para presentar obras de caballería e historias tradicionales europeas basadas en la Comedia del Arte. El teatro de títeres encontró allí un espacio propicio para su desarrollo y fijó los cimientos de este en el país del Sur. Estos titiriteros italianos despertaron la pasión por los títeres a Javier Villafañe, considerado el padre de los títeres en Latinoamérica, oficio que se consolidó, con la llegada en 1932 de García Lorca con su teatro La Tarumba y la obra El retablillo de don Cristóbal. Villafañe, con su carreta La Andariega, recorre los barrios de Buenos Aires y gran parte del país e influencia a su vez a los titiriteros menores como los hermanos Di Mauro (cuya familia se ha dedicado a los títeres por varias generaciones) y al resto de titiriteros de América y el mundo. Durante todo el siglo XX, y hasta nuestros días, Argentina ha sido la cuna de grandes titiriteros que han marcado un camino en este milenario arte de los títeres y son un referente por sus puestas en escena, dramaturgias, el uso de diversas técnicas y

escenografías que van de lo convencional a apuestas de vanguardia. Actualmente existen más de 800 titiriteros, carrera universitaria, innumerables escuelas y talleres, se realizan más de 40 festivales y en muchas instituciones, el títere es utilizado como herramienta de intervención comunitaria y pedagógica. En Buenos Aires se encuentra el Museo Argentino del Títere, fundado por Mane Bernardo, quien escribió más de 20 libros sobre el títere. Kika Producciones, Teatro Alpargata, Fabularis, Pertrechos, Manu Mansilla, Teatro Libre del Sur y por Colombia: Orandantes, Tecoc, Tespys, Edgar Gutierez, Edwin Torres y La Fanfarria. Las funciones

serán en la sede de La Fanfarria. Viernes 7 p.m., sábados 5 p.m., domingos 11:30 a.m. y de martes a viernes para centros educativos 10 a.m. y 3 p.m. con previa reservación. Prográmese también en Teatro Lido, Parque Biblioteca San Cristóbal, Parque Biblioteca Belén, Casa de la cultura de Pedregal, Parque Biblioteca La Quintana, U. Eafit, U de A, Comfama, Comfenalco, y en los municipios de Itagüí, Bello, El Carmen de Viboral, Marinilla y Ciudad Bolívar entre otros. La Fanfarria está ubicada en la Cra 84 # 42C-54 Barrio La América Tel: 2509230. www.lafanfarria.com


NOTASEN ENESCENA ESCENA 14NOTAS

Teatro Casa Clown Desde España llega Natación SinCLOWNizada Como parte de la programación oficial de la Gran Temporada de Payasos del Teatro Casa Clown, la compañía española Niunpaloal'Arte estará presente con cuatro funciones en Medellín. La obra Natación SinCLOWNizada es una divertida y disparatada pieza teatral que, a través del clown y el mimo corporal, narra la historia del equipo olímpico de natación sinclownizada del lejano país de Tucumunzania, que se prepara para la prueba clasificatoria que lo llevará a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. El viaje de los dos payasos protagonistas (Ascencio Gómez y Jenny Liliana Betancur), estará repleto de aventuras; serán atacados por una tribu indígena; lucharán por sus vidas, harán música de la nada y bailes dignos de Broadway. Con este espectáculo, la denominada Gran Temporada de Payasos suma su segundo evento internacional (antes fue el turno de Maite Guevara del País Vasco). Además el Teatro Casa Clown se consolida en Colombia como unos de los espacios más relevantes en este género, con programación nacional e internacional permanente y regular. Las funciones de Natación SinCLOWNizada serán 31 de marzo, 1 y 2 de abril a las 7:30 p. m. El 4 de abril, en el contexto de la Semana del Teatro en Medellín, los españoles ofrecerán una función de entrada libre y aporte voluntario a las 4 p. m. El Teatro Casa Clown está ubicado en la carrera 44 69-71, barrio Manrique Central, cercano a la estación Palos Verdes del Metroplús. Informes y reservas: www.colectivoinfusion.com / Teléfono: 2116570 / correo electrónico: casaclownmedellin@gmail.com

Viva Palabra Cuenteros 9.° Festival de Cuenteros Locales MEDELLÍN SÍ CUENTA 2016 Es la muestra local de narradores más grande del país. Más de cien cuenteros de diferentes edades y procedencias se reúnen cada año para demostrar una vez más el poder de la Palabra Viva, utilizada en favor de las historias, la fantasía, el humor, el suspenso… y que convoca a un público ávido de oír e imaginar. Es un festival donde los protagonistas son los cuenteros del área metropolitana, a los que invitamos para que compartan con el público sus formas de estar en el mundo y su manera de ver la vida a través de la puesta en escena de cuentos, ya sean de la literatura o de la tradición oral. Lanzamiento y apertura de inscripciones, con la participación de cuenteros de las categorías aficionada, novata, profesional, niños cuenteros y abuelos cuenteros. Sábado 16 de abril. 3 p. m. Teatro Lido, carrera 48 54-20, parque Bolívar. Entrada libre. Organiza: Corporación Cultural Vivapalabra. Apoya: Secretaría de Cultura Ciudadana, Alcaldía de Medellín

SIMBIOSIS Imagínatelo en Medellín

Casa del Teatro Ají&Maíz y Lotomachina y Casa del Teatro

Obra de interés social (Premio Nacional de dramaturgia, Colombia, 2009.) Un ama de casa que espera salir favorecida en un programa de vivienda. Un agudo empleado denominado «el Tipo» quien la hace transitar por la desesperación, la humillación y la impotencia. El sometimiento de creencias vitales, la degradación de la persona en función de su necesidad y el abuso del poder son los ejes vitales de esta obra. Dramaturgia: Andrés Hito Rodríguez. Dirección y actuación: Araceli Flores y Fernando Gutiérrez. Video: Pablo Varela. 31 de marzo, 1 y 2 de abril, 7 p. m.

En una ciudad como Medellín muchas historias se entrelazan bajo un cielo lleno de estrellas, cada una de ellas, testigo de esa eterna primavera donde todo puede suceder. Simbiosis es un espectáculo inspirado en contextos de la ciudad de Medellín que reúne por primera vez a cuatro destacadas compañías de danza de la ciudad en una puesta en escena con historias de amor, soledad y celebración ambientadas en el barrio, las flores y la noche; donde se entretejen ritmos urbanos, salsa, tango, porro, flamenco y otras expresiones en un lenguaje escénico de realidad y fantasía que articula estos talentos para conectar al espectador con esa Medellín que enamora. Esta es una iniciativa que se realiza en el marco de la celebración del mes de la danza instaurado por la UNESCO a nivel mundial y que busca continuar abriendo espacios de emprendimiento cultural con producciones de calidad y fomento a la unión del sector en una alianza que cuenta con la participación de Ritmo Extremo, El Balcón de los Artistas, Contradanza Juan Rúa y la Jarana. Producción artística: Kamado Showmaker. Dirección Artística: Juan Camilo Maldonado. Producción Ejecutiva: Carmen Vargas, William Carvajal, Martha Álvarez, Juan Rúa, Camilo Maldonado, Tomas Moore. Producción General: Corporación Vialibre Arte Colombia. Este espectáculo se realizará el día jueves 28 de abril de 2016 a las 7:30 p.m. en el Teatro Pablo Tobón Uribe. Informes: Teléfonos: 2192082 – 3136853378.


Asociación de Salas de Artes Escénicas

TEATRO OFICINA CENTRAL DE LOS SUEÑOS ¡ESTRENO!

LA METAMORFOSIS De Franz Kafka Dramaturgia y dirección: Jaiver Jurado Giraldo En 2015, el mundo celebró cien años de la publicación de La metamorfosis, que estremeció al mundo por su audacia y crudeza. Cientos de análisis, tesis, ensayos, críticas literarias, así como incontables imágenes, películas, obras de teatro y pinturas han encontrado inspiración en ella. El Teatro Oficina Central de los Sueños, que ya había andado los sinuosos caminos del joven inmigrante Karl Rossman en la obra Amerika en 2005, siguió contagiándose de la fiebre kafkiana con un performance, que a manera de gesto inútil, como lo profesaban los surrealistas, buscaba el reencuentro del autor con el público actual a través del escénico. Movidos por el poder imaginativo del relato de La Metamorfosis, hicimos una síntesis gestual y dramatúrgica donde la figura del legendario empleado, Gregorio Samsa, convertido en un horrible insecto, se nos apareció de otras formas, en lo espacial, en lo simbólico del paso del tiempo, a través de los personajes que habitaron su dura vida. Para ese homenaje realizamos cuatro funciones acompañadas de importantes conferencistas como Guillermo Sánchez Trujillo, Claudia Maya, Óscar González, que profundizaron desde diversas ópticas el universo kafkiano que hizo posible tal obra. Para finalizar estos actos, brindamos con el público, y así despedirnos de Gregorio y su familia. Parecía todo acabado, cuando espectadores, directores y artistas nos insistían en retomar la pieza desde la construcción teatral, abarcando nuevos episodios tanto del autor, como de nuestra propia imaginería. Ya picado nuestro espíritu e interés, se sumaron los actores y actrices del colectivo en tal decisión, y ahí no hay nada que hacer. Imprimatur est. Hoy sentimos ese placer de poner a Kafka de relieve, presentarlo a ustedes, sin más pretensión que la que nos animaba originalmente cuando hicimos aquel sencillo homenaje, siempre en la búsqueda de la magia teatral. Con el uso y la combinación de técnicas y recursos estilísticos buscamos encontrar el río sempiterno que mueve la obra y esa manera de hallar en esa «ficción realista» preguntas, sobre la naturaleza del ser humano, los conceptos de familia vs. sociedad ad portas del advenimiento de Adolfo Hitler y la Segunda Guerra Mundial, un hecho que transformo a la humanidad por completo. ¿Será éste un relato de anticipación?, o ¿será la exégesis de su carta al padre?, o ¿un ingenioso juego literario donde se adivinaba al gran escritor de El proceso, El castillo y La Muralla China? Temporada de estreno: 31 de marzo al 23 de abril, de jueves a sábado a las 8 p. m. Teatro Oficina Central de los Sueños. Informes: 2394179.

NOTAS NOTASEN ENESCENA ESCENA 15 Matacandelas Le entrega una nueva sala a Medellín  Durante 21 años la sala del Teatro Matacandelas ha sido escenario de 3.966 funciones para 252.479 espectadores. Sus tablas han sido soporte del trabajo de 521 grupos locales, nacionales e internacionales que nos han acompañado. Esta bodega industrial, convertida en epicentro de la creación colectiva, quedará por siempre como el espacio de nuestros encuentros teatrales y poéticos con ustedes; lugar de veladas estremecedoras que han reafirmado el carácter humano, emotivo, intelectual y social de la representación escénica. Sabíamos y soñábamos que nuestra salita, aunque acogedora e íntima, requeriría en algún momento de un cambio estructural que mejorara considerablemente las dinámicas de trabajo y permitiera la llegada de más espectadores en condiciones óptimas para disfrutar cada obra. Hace dos años vimos ese crecimiento posible y hoy es una realidad. Gracias a la Ley del Espectáculo Público, ustedes y nosotros tenemos una sala profesional. Ahora la ciudad cuenta con un hermoso espacio cultural, pensado para el público y el gremio artístico. Sin embargo, crecer ha implicado para nosotros un proceso complejo en cuanto a la adecuación del nuevo teatro. Vestir, amoblar, completar el sistema de tramoya y conseguir el equipamiento tecnológico (luminotecnia y sonido) es una necesidad que corre por cuenta nuestra y requiere, en estos momentos, solución prioritaria. Como se trata de un proyecto hecho entre amigos, varias personas han contribuido a esta dotación con materiales como: sillas, mesas, extensiones eléctricas, pintura, telonería y espejos. Somos conscientes de que será una adecuación progresiva y demandante. No obstante, la experiencia colectiva como grupo teatral, ha incorporado en nosotros el valor de un buen trabajo en equipo: ese que, durante 37 años, hemos hecho conjuntamente con ustedes como espectadores. Este nuevo teatro es suyo. Cómo no verlo de esta manera, cuando fue su participación activa la que lo hizo posible. Para seguir construyendo este proyecto que es de todos y disfrutarlo como lo merecemos, los invitamos a que nos acompañen en las próximas temporadas y se hagan partícipes de la dotación con esta propuesta de boletería que tenemos para ustedes: Boleta Ezra Pound: $100.000 Boleta Oscar Wilde: $50.000 Boleta Walt Whitman: el precio que esté dentro de sus posibilidades. Un otrosí: pueden realizar su contribución económica a la cuenta de ahorros Confiar # 138121298. Agradecemos su cariñosa presencia en nuestra casa y los esperamos para celebrar como es debido este espacio que todos hemos ganado.


Profile for Medellín en Escena

Edición No 44/ Medellín en Escena  

Periódico No 44/ Medellín en escena para la difusión de información referente a las actividades desarrolladas por las 20 salas de teatro aso...

Edición No 44/ Medellín en Escena  

Periódico No 44/ Medellín en escena para la difusión de información referente a las actividades desarrolladas por las 20 salas de teatro aso...

Advertisement