__MAIN_TEXT__

Page 1

te interesa SUFREN HIPERACTIVIDAD, CONSUMEN COCAÍNA O TIENEN ADICCIÓN AL SEXO. SON ADOLESCENTES QUEBRADOS POR LA DESAZÓN Y LA FALTA DE AUTOESTIMA. ¿EL DIAGNÓSTICO? FAMILIAS ROTAS QUE NO SABEN A QUIÉN ACUDIR… HASTA QUE SE TOPAN CON ÁLEX FERRER, DIRECTOR DE LA CONSULTORÍA EDUCATIVA MCM, ¿QUIERES RECUPERAR A TU HIJO? ELLOS TE VAN A AYUDAR. Escribe: PATRICIA SAÑÉS Foto: ALFONSO VIDAL-CUADRAS

coleGios terapéuticos

Saca a tu hijo del túnel

el alma de MCM

“Soy una madre desesperada”. Cuando escuché aquel hilo de voz ahogada, se me partió el corazón, me confiesa Álex Ferrer, director y propietario de MCM. A partir de ese momento, él y su mujer, Ana Trinxet, empezaron a colocar las primeras piedras de su empresa. Dos décadas después se han convertido en pioneros de tratamientos terapéuticos para niños problemáticos. Las drogas, el déficit de atención y las malas conductas, son algunos de los túneles sin salida para los que ellos tienen solución.

● Se llama Álex Ferrer y nació en Barcelona hace 42 años. ● Es el séptimo de ocho hermanos. Está casado con Ana Trinxet, psicopedagoga. Tienen tres hijos. ● Es licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona, y director y propietario de MCM. ● Va a poner en marcha

el primer colegio terapéutico de Europa. 36 TELVA

—¿A qué os dedicáis en MCM?

–Trabajamos con colegios terapéuticos de Estados Unidos que tratan a niños con problemas de atención, drogas y otras adicciones. También ofrecemos campamentos de verano y cursos académicos en el extranjero.

“Adolescentes, drogadictos, indisciplinados” —¿Qué es un colegio terapéutico?

–Es un centro en el que se hace terapia de recuperación para niños drogadictos, hiperactivos, alcohólicos…, y donde al mismo tiempo pueden estudiar el curso académico que les corresponde. —¿Sólo existen en Estados Unidos?

–Privados sí. En Europa hay colegios públicos donde se rehabilitan niños con problemas, pero el período de terapia es muy corto y no lo compatibilizan con el curso escolar. —¿Están especializados en un tipo de problema concreto?

–Hay terapeutas especializados, no colegios. Todos los niños pueden tratarse en un mismo centro porque hay un programa académico común pero, además de las terapias en grupo, también hay terapias individualizadas. Cada caso es distinto, pero todos coinciden en un problema de sociabilidad.


Los colegios terape煤ticos

ayudan a j贸venes con problemas de agresividad, anorexia, depresi贸n, autoestima baja, drogadicci贸n y otras adicciones.

TELVA 000 TELVA 37


—Entonces ¿en estos centros puede convivir un drogadicto con un niño que sufre déficit de atención?

–Sí, porque cuando los niños llegan al colegio ya han superado la primera fase de recuperación y pueden empezar a llevar una vida normal pero con terapia. En una primera etapa, los chavales pasan dos meses en un campamento aislado en la montaña, para tomar conciencia de su situación. Así se liberan de conflictos internos y se endurecen física (llegan a soportar veinte grados bajo cero) y mentalmente. —¿En qué consisten los programas terapéuticos?

–Hay tres fases: la del campamento; la del colegio, donde los niños cursan estudios académicos y tienen terapias individualizadas, en grupo y terapias familiares con sus padres, que vienen a verles cada

¿

mes y medio o dos; y la vuelta a casa durante una semana al final del proceso de recuperación, para que empiecen a familiarizarse con su entorno. —¿Cuánto duran?

–Con los dos meses de campamento, los programas duran entre 16 y 18 meses. —¿Los profesores cuentan con una formación especial?

–Sí. Tienen experiencia con niños problemáticos, y son licenciados de universidades tan prestigiosas como Harvard o la Boston University. Muchos de ellos son ex alumnos de colegios terapéuticos. —¿Cuál es el momento más duro del proceso de recuperación?

–Hay muchos. Pero uno de ellos es cuando los padres escriben la impact letter: una carta en la que le explican a su hijo por qué le han mandado a este

Qué

opinas de... ● Los jóvenes empiezan a beber alcohol a los 13 años.

● En un año los hijos maltratadores, en España, han aumentado un 28 por ciento.

“Hoy los niños disponen de mucho dinero, y eso les facilita el acceso al alcohol, tabaco y drogas. Les acortamos la infancia”.

“El error está en intentar ser colega de tu hijo porque pierdes autoridad”.

● España es el país europeo líder en consumo de cocaína y cannabis. “Los padres

● Niños de apenas 12 años padecen anorexia. “En muchos

casos, la culpa la tienen los padres. Hay que cuidar ciertos comentarios y dar ejemplo con buenos hábitos alimenticios. Los chavales que sufren esta enfermedad suelen ser inseguros, muy sensibles y tienen poca autoestima”. ● Unos 31.500 alumnos españoles sufren acoso escolar.

“El bullying se promueve con padres que sobreprotegen a sus hijos, sin reconocer sus fechorías ni castigarles por ellas”. 38 TELVA

no le dan importancia al primer porro de su hijo. ¡Tolerancia cero con las drogas!” Los niños entre 5 y 16 años pasan una media de seis horas diarias frente a la pantalla del ordenador, la televisión y la consola. “Nuestra sociedad ●

ha bajado los niveles de exigencia: se aprueba curso con tres suspensos, cualquiera puede ser famoso… y permitimos que nuestros hijos estén enganchados a los videojuegos e Internet para que no molesten”.

colegio. El niño la recibe al poco de llegar al campamento, y parte de su recuperación consiste en contestarla pidiendo disculpas y reconociendo las salvajadas que ha hecho. —¿Trabajas siempre con los mismos colegios?

–Los selecciono en función de las necesidades del cliente. Tengo unos programas estándar pero, a veces, hay que buscar nuevas ofertas como lo hice para un niño que tenía parálisis cerebral, y cuya madre quería que asistiera a un campamento de verano en el extranjero.

“El 85 por ciento de los chicos se curan” —¿Cómo se informa a los padres de la evolución de su hijo?

–Los terapeutas conversan semanalmente con ellos a través de multiconferencias, y pueden hablar por teléfono con su hijo una vez por semana. Además, nosotros estamos alerta las 24 horas del día para informarles inmediatamente de cualquier incidente. —¿Qué papel juegan en el proceso de rehabilitación?

–Cuando quieres reeducar a tu hijo, lo primero que tienes que hacer es reeducarte a ti mismo. Muchas veces, los padres llegan a una situación insostenible con el chaval debido a una manera de tratarle equivocada, una mala formación o malos hábitos en su educación. Los terapeutas les enseñan a restablecer la relación con su hijo. —¿Qué familias acuden a vosotros?

–No hay un perfil estándar. Ahora estoy tratando con un adolescente de familia numerosa, con otro de padres separados, con una niña de familia muy unida, y con un chaval cuyo padre está desaparecido en combate… Son perfiles distintos con un punto en común: todos son difíciles. —¿Cómo contactan con MCM?

–A través del boca a boca, psicólogos, psiquiatras o artículos de prensa. Los padres llegan a MCM desesperados, después de haber mandado a su hijo a muchos médicos e internados. —¿Cuál es el perfil de los niños que cursan estos programas?

–Son jóvenes muy sensibles, tienen entre 13 y 18 años, se sienten incomprendidos y abandonados, y quizá han sufrido falta de disciplina en sus casas. El problema más común es la droga. —¿Se garantiza su recuperación total?

–No la garantizamos al cien por cien, aunque el 85 por ciento lo consigue. Un 15-20 por ciento sufre recaídas, pero se recupera. Sólo el 10 por ciento son casos irresolubles. Después de los colegios americanos, hace falta una continuidad terapéutica con psicólogos para afianzar lo que han aprendido.


Pablo, 59 años

Alejandro

“Mi hijo consume marihuana”. “Siempre he sabido que, de mis nueve hijos, Alejandro es especial. Desde niño, Álex merodeaba por casa con la mirada perdida y el ceño fruncido, inmerso en un mundo indescifrable para los demás. Pero mi mujer Begoña y yo nunca tuvimos que preocuparnos más de lo necesario por él, hasta que se estrenó como adolescente. Ojos enrojecidos, risita incontrolable, piel pálida y pérdida de rapidez mental. Tuvimos que rendirnos ante la evidencia: Alejandro consumía marihuana. Pero eso no fue todo. Su actitud se tornó agresiva y autista. Nos insultaba y contestaba con rabia, abandonó sus estudios por completo y empezó a aislarse del mundo. Al principio, mi mujer y yo le tachamos de adolescente rebelde y caprichoso. Hasta que comprendimos que nuestro hijo tenía un problema. “Papá, yo no quiero ser así”, me dijo balbuceando una noche antes de acostarse. Entonces supe que si no le ayudábamos, su personalidad estaba condenada a una muerte segura. Pero ¿dónde acudir? La respuesta me la dio Álex Ferrer, cuando le llamé por teléfono tras leer en un periódico unas líneas sobre MCM y los colegios terapéuticos. Tres semanas después, mi hijo volaba rumbo a Estados Unidos. Ahora tiene diecisiete años, lleva un mes y medio en el campamento y está a punto de ingresar en un colegio terapéutico. Hablamos con él cada semana y su voz suena animada y sosegada. Sé que va a recuperar el control de su vida.” Más información: MCM. Avda. Pau Casals, 8. Ático. 08021 Barcelona. Tel: 93 414 4422. www.mcm.info

La recuperación de tus hijos

se consigue entre 16 y 18 meses, en centros especializados de Estados Unidos. TELVA 39


¿Ventajas? Salen del ambiente que

les perjudica, no pierden sus estudios, aprenden inglés. “El tratamiento es caro: 60.000 € al año” —¿Habéis tenido problemas con algún adolescente a su regreso de Estados Unidos?

–Tuvimos un chico que cuando en verano regresó a España, volvió a consumir drogas. Afortunadamente, él mismo pidió hacer segundo de Bachillerato en Estados Unidos para no recaer. Ahora está en la universidad y lleva una vida normal. —¿Sólo puedes optar a estos colegios si tienes una buena cuenta corriente?

Olimpia, 45 años

Beltrán

“Mi hijo es hiperactivo y fuma porros”. “Estoy divorciada, tengo tres hijos y vivo un calvario. Cuando tenía diez años, mi hijo Beltrán empezó a mostrar un comportamiento desafiante. Con la adolescencia todo se complicó. Dejó de estudiar, desobedecía por norma, no le intimidaba la autoridad… Los portazos, los gritos y las contestaciones insultantes eran nuestra rutina. Beltrán se encerraba en su cuarto durante días enteros, se escapaba de casa a menudo y se refugiaba en los porros y las malas compañías. Pronto se convirtió en el patito feo de la clase. No dudé en emprender mi periplo personal por los mejores psiquiatras y psicólogos de España. ¿El diagnóstico? Hiperactividad. ¿La solución? Ninguna. En nuestro país no existen psiquiatras especializados en adolescentes, ni centros educativos que ayuden a niños con problemas. He tenido que sacarle de incontables colegios (ha ido a 40 TELVA

los mejores) antes de que le expulsaran. Ha estado en dos internados españoles y otro europeo. Pero todo fue en vano. Si no encontraba la forma de ayudarle, acabaría viviendo en la calle. Agotadas todas las posibilidades en Europa, decidí volar a Estados Unidos completamente sola. Allí conocí a Álex Ferrer. Juntos aterrizamos en el colegio terapéutico donde ahora mi hijo lleva cuatro años recuperándose. He tenido que renunciar a vivir con Beltrán y aceptar que yo sola no podía ayudarle, he comprendido que nació con este problema y no es culpa mía, me he gastado gran parte de mis ahorros y he tenido que escuchar frases tan hirientes como ésta: “Le ha mandado a Estados Unidos para desentenderse de él”. Ha sido duro, pero ya sólo le quedan seis meses de terapia. Y voy a llegar hasta el final.”

–Para las familias americanas, estos colegios no son muy caros porque el distrito escolar del alumno puede hacerse cargo del coste. Pero para las familias españolas sí, porque son colegios privados sin subvenciones. Les puede costar unos 60.000 euros al año. —¿Qué es lo más gratificante de tu trabajo?

–La amistad que forjo con los padres. Al final me acabo involucrando emocionalmente con las familias. —¿Y lo menos?

–Anécdotas como la que viví en la estación de Atocha, el día que fui a recoger a un adolescente adicto a las drogas para llevarlo a Estados Unidos. Cuando las puertas del AVE con dirección Barcelona estaban a punto de cerrarse, el niño salió corriendo como una exhalación por el andén. Yo me apresuré tras él, pero cuando llegué a la rampa mecánica me caí de bruces abriéndome una brecha en la barbilla. Acabé con la camisa ensangrentada, los pantalones rotos y… ¡el chaval desaparecido!, que se pasó tres días vagabundeando por Madrid. —Ahora vas a poner en marcha el primer colegio de este tipo en Europa.

–La iniciativa fue de nuestros clientes. Queremos montar el primer colegio terapéutico en España o en otro país europeo. Ya tenemos resueltas las instalaciones del centro y los cursos académicos. Falta concretar el programa terapéutico y conseguir inversores. Si todo va bien, en dos años puede estar listo.

Consulta con nuestra Nanny on line tus dudas sobre su educación.

Profile for ana46233571

Articulo telva  

Articulo telva  

Profile for mcm.info
Advertisement