Page 1


Amanecer en los Andes El proceso creativo de Alejandro Obregón

M A R Í A

C L A R A

G Ó M E Z

En el año 1983 el presidente de Colombia Belisario Betancur comisionó al maestro Alejandro Obregón para que pintara un mural en la sede de la Organización de Naciones Unidas en Nueva York. Diego Obregón, su hijo mayor, y yo, lo acompañamos como sus asistentes. En éste PhotoBook transcribo apuntes y fotografías del diario que llevé durante esos tres meses, documentando el proceso creativo de Obregón mientras pintó el mural “Amanecer en los Andes” en la pared nor te del Salón de Delegados. Bogotá, Julio de 2013


LEGAL El Mural Alejandro Obregón, Amanecer en los Andes, 1983 Acrílico sobre lienzo, 400 x 500 cm. El Libro Textos, diseño y diagramación: María Clara Gómez Fotografía: María Clara Gómez Diego Obregón Archivo mcar ts Afiche: Diseño: Benjamín Villegas & Asociados. Foto: Jorge Díaz

ISBN: 978-958-46-2843-5 Primera edición: Julio 2013. Impreso por D’vinni S.A. Bogotá, Colombia

www.mcar ts.com ©2013


EL BOCETO Junio 24 Desde que llegamos a Nueva York se siente la incer tidumbre. Nos han informado que ‘hay un problema con la pared’. Hoy el Embajador Carlos Albán llamó a Alejandro, para informarle que le concedieron la pared nor te del Salón de Delegados. Es la mejor, la que tenían reservada para un cuadro de Matisse. Con esto, salimos de dudas y empezamos a trabajar. Junio 26 Alejandro trabaja en el boceto para el mural en el apar tamento que tomamos en el Surrey, en la calle 76 con Madison. Dice que para no manchar el tapete pinta como bailando un minuet. Ha pasado de amarillo a verde, a rojo... amanecer... cóndor... selva. Cada día hace un boceto distinto, es maravilloso ver las variaciones de colores y tonos. Julio 4 Salimos a caminar al Central Park, nos sentamos en las bancas cerca del estanque a mirar pasar la gente. Hay regatas de barquitos, un loco ventrílocuo pasa hablando con él mismo, a dos voces. Un señor saltando lazo con un cordón invisible. Dos viejos, vestidos iguales, toman el sol.

4


6


9


NACIONES UNIDAS Julio 11 Alejandro y Diego salieron para las Naciones Unidas con los bocetos bajo el brazo. Hablaron con el señor Jaran, jefe de servicios generales, para organizar el ‘corral’ donde vamos a trabajar, aislados de los señores delegados. Se reunieron con Sir Brian Urquhar t, Under-Secretar y General y le entregaron los bocetos. Todo arrancó, a paso de burocracia. Urquhar t debe mostrarle los bocetos al secretario general Sr. Javier Pérez de Cuellar, y el señor Jaran debe esperar orden oficial para empezar con el desorden. Afor tunadamente la espera no fue muy larga. Urquhar t llamó esa misma tarde: -”Fascinado con el proyecto, encantado con el nombre, “Amanecer en los Andes”. . . “We don’t want any sunsets round here”. Pero el Secretario General quiere saber que significa el cóndor para Obregón, y a esa escala… No será muy grande?” -”Pues, no. Y el cóndor significa liber tad, volar alto, es el animal típico de los Andes, de Chile a California, y forma par te de la fauna obregoniana”. Por la noche Alejandro estudió el boceto una y otra vez, analizando qué otras simbologías en las formas o en los colores podrían ser malinterpretadas.

14


15


16


17


18


EL BASTIDOR Julio 12 Estuvimos en Pearl Paint el almacén mayorista de ar tículos para ar tistas, son cinco pisos de colores, lienzos, lápices, pinceles, papeles... Con Alejandro comentamos que así debe ser el cielo. Compramos toda clase de materiales y el lienzo mas ancho que existe, contactamos a Jeremy, un punk-ar tista que trabaja allí y es, según nos dijeron, un templador profesional de lienzos. Julio 13 A la entrada del edificio de la Organización de Naciones Unidas, Diego y yo esperamos la entrega de materiales, pues aquí no entra nadie sin la respectiva credencial. Llegó el bastidor. Dos horas después llegaron el lienzo y los colores. Alejandro, que goza cruzando puentes antes de llegar a ellos, ya ha pensado, calculado y resuelto toda clase de supuestos problemas que vamos a tener. El de hoy es que si dejarán entrar a Jeremy el asistente ar tista templador de lienzos. Solución: yo me visto de punk y entro con él como invitado usando mi credencial.

20


EL LIENZO Julio 14 Templamos el lienzo con Alejandro dando vueltas e instrucciones alrededor del bastidor, Diego, Jeremy y yo en cuatro patas en el suelo jalando de un lado, clavando en el otro, el punk opinó que las instrucciones de Alejandro per tenecían a ‘the old school’, cosa que no le hizo gracia al maestro. Nuestra amiga Kathy McKeany, Gloria mi hermana y su marido Andrés Orrantia, Rodrigo y Mateo Obregón, todos ayudan. Julio 16 Anclamos el bastidor a la pared, con tensores y separadores puestos en pares. Con el lienzo ya templado, iniciamos la preparación. La primera capa de gesso acrílico mezclada con un poco de gris. El andamio en su punto más alto no es muy estable, a Diego y a Alejandro, les dio un ataque de risa y por poco se caen. La segunda mano fue de gesso blanco, puro, y la tercera teñida con un poco de naranja de cadmio que va a ser el color de fondo. Cambiando los tonos de las diferentes capas se puede ver si el cubrimiento es parejo. El tamaño del bastidor es de cuatro metros por cinco, una proporción agradable, monumental, pero todavía controlada. 22


23


24


26


28


30


31


EL PROCESO Julio 17 Pusimos el fondo después de mezclar el tono exacto de naranja: anaranjado de cadmio con un poco de amarillo de cadmio mediano. Ahora está listo para arrancar a pintar. En el Bazaar de la avenida tercera conseguimos baldes desechables, platones y tinas de plástico, Alejandro quería bacinillas pero ya no existen. En una conferencia que dictó hace diez días en la Universidad de Nueva York, Alejandro rompió el hielo preguntándole a los alumnos: -”Alguien sabe donde se consiguen bacinillas? Son perfectas como paletas para el mural!” Elizabeth Lowe, profesora de estudios latinoamericanos en esa universidad, organizó y dirigió la charla tocando varios temas interesantes: la violencia en la pintura latinoamericana, la relación con la situación social y política, los asistentes apor taron preguntas específicas, estudiadas, citando ar tículos: -”Porque pinta las mujeres en colores sombríos?” -”Sabía el grupo de La Cueva que estaba haciendo un apor te cultural?” -”Diría usted que existe el ar te latinoamericano o es el ar te universal?”

34


40


41


45


46


LA PINTURA Julio 18 La rutina de trabajo se desarrolla en silencio, al fondo, las conversaciones de los delegados. Se escuchan distintos idiomas. Mientras Alejandro pinta Diego y yo nos turnamos para acompañarlo. Leemos, dibujamos, lavamos las esponjas y pinceles. Diego cambia el agua en el baño de señores que es el más cercano al corral; de vez en cuando traigo café, sándwiches o alguna cerveza y conversamos un rato, comentamos recetas: el verde oliva que se logra con el negro de Mar te y el amarillo ocre, el azul ultramarino que coje brillo con el azul de ftalocianina y el púrpura dioxazina. Los colores se mezclan en platos plásticos desechables que conseguimos en el mercado a un dólar la docena. La curiosidad que despier ta el mural en el Salón de Delegados es inmensa. Se habla del retorno al Renacimiento, les sorprende ver a un ar tista trabajando in situ. El guardián a la entrada del edificio, que es un neoyorquino de ancestro italiano, nos saluda por la mañana: -”Buongiorno, Michelangelo, buongiorno signorina!”. Diego pinta las par tes más altas pues mantiene mejor el equilibrio en el andamio.

48


EL OFICIO Lunes, la plataforma. Mar tes, la cóndora. - “Como una gallina”- comentó Diego. - “En homenaje a María Clara”- dijo Alejandro. Y el cóndor. - “It’s a turkey!”- exclamó el guardia que le vió cara de pavo. Miércoles, vinimos madrugados a pintar arriba trepados en el andamio, aparecieron los Andes, la nube, los nevados y los prismas. Jueves, la luna y el sol, brotaron las hojas y floreció la selva profunda. Viernes, los prismas se multiplicaron y cogieron brillo, las palomas sintieron el movimiento y arrancaron a volar. Los blancos se perciben de mil colores aunque se apliquen tal como vienen en el pote y los colores van cambiando a medida que les llegan vecinos nuevos. Alejandro dice que este cuadro le va a cambiar la pintura, es de un tamaño que permite todo pero exige una gran calidad técnica. Lo pinta intensamente con gran concentración, a veces con “me impor ta un pito” o con ”pulling my punches” y de vez en cuando “if faut arriver jusqu’a l’erreur”. A eso de las cinco de la tarde tomo una serie de fotos y vuelo a desarrollarlas en el laboratorio Una-Hora para luego armarlas como collage sobre el que trabaja Alejandro planeando la tarea del día siguiente.

54


60


61


LAS VISITAS Julio 27 Las interrupciones son constantes, todos quieren que los dejen ver en qué va la obra. Hay mucho interés. Urquhar t vino a ver el cuadro. -”Great. It’s going ver y well...” El señor Jaran a preguntar si se ofrece algo. El embajador Carlos Albán vino con los embajadores del Grupo de Contadora. Periodistas y fotógrafos, los de la oficina de información y prensa estan filmando el proceso. Fascinados, vienen una hora cada día. Cornell Capa, director del International Center of Photography, y gran amigo de Alejandro, recordando anécdotas de Barranquilla, cuando Capa estaba haciendo fotos para el libro de ar tistas de los sesentas, The Emergent Decade de Thomas M. Messer. En el cumpleaños de Bolívar, Venezuela inaugura una exposición de fotografía. Colombia da un concier to de la soprano Mar ta Senn. La canadiense Mairuth Sarsfield, del programa del medio ambiente en Nairobi, Kenia, vino a invitarnos a almorzar, quiere convencer al mundo de que en cambio de comprar una segunda televisión, mire un cuadro o siembre un árbol, es su campaña “Un árbol para cada niño”.

62


63


64


65


LA FIRMA Agosto 10 Pusimos entre Alejandro y yo una veladura enorme. Trabajamos rápidamente, pues el aire acondicionado seca la tela. Mojamos con esponjas todo el sector inferior, la selva; yo remojo por sectores, un poco antes de Alejandro que viene aplicando y esparciendo el color, manteniéndolo húmedo para delinear, organizar los bordes y sacar las formas. Agosto 18 Hoy aparecieron tres cóndores que balancean la composición. Los últimos días fueron tensos con ajustes, correcciones y modificaciones, es impactante ver borrar algo que uno ve fabuloso. Alejandro agregó las letras AMDG : “Ad Majorem Dei Gloriam”, Para la Mayor Gloria de Dios, como acostumbraba firmar sus trabajos de niño en Stonyhurst, el colegio de jesuitas en Liverpool -además son nuestras iniciales combinadas- incluyó otros animales más en honor a quienes ayudaron con el proyecto, un gato, una hormiga, un escorpión, y finalmente firmó.

70


EL MARCO Llegó el personal de servicio de la ONU para desmontar el corral. Luego los listones para el marco y los encargados de fabricarlo. Se armaron dos andamios, uno de cada lado, Uno de los enmacadores sufría de vér tigo así que fué necesario bajar el gran lienzo al suelo, con mucho cuidado, ante la preocupación de Alejandro con esta maniobra. Cuando estuvo listo, en medio del nerviosismo general y de los delegados multinacionales que no salían de su asombro, se colocó el mural enmarcado en la famosa pared nor te del Salón de Delegados. Catalina y Alejandra, mis hijas, que pasaron el verano en Camp Four Winds en Maine, mientras nosotros nos ocupábamos con el abuelo, regresaron para ver la obra colgada. Gracias al Presidente de Colombia Belisario Betancur, al Ministro de Relaciones Exteriores Rodrigo Lloreda Caicedo, al Embajador Carlos Albán, a la Primer Secretario de la Embajada Maria Paulina Espinoza, y tantas otras personas que ayudaron a que este proyecto se convir tiera en realidad. Como dice Alejandro “detrás de cada gol hay diez jugadores”. Sólo falta que el presidente venga a inaugurar el mural.

72


73


74


76


LA INAUGURACIÓN “Para mí este cuadro es un retrato de Colombia pintado por un ar tista que, y temo que al embajador Obregón no le guste que lo diga en público, también es un sensible poeta. Ha querido Colombia regalar a las Naciones Unidas algo de lo que nos duele desprendernos. Ese es el sentido de la verdadera generosidad, entregar uno, con dolor, amando lo que damos, porque secretamente nos gustaría quedarnos con lo regalado. Con este cuadro queda en éste recinto un trozo de mi patria y no nos arrepentimos de ello. Queremos a manera de contra-prestación que cada vez que alguien mire esta pintura piense en Colombia.”

Palabras del presidente de Colombia Belisario Betancur en la inauguración del mural Amanecer en los Andes y la presentación de la estampilla conmemorativa del evento. Octubre de 1983.

78


79


ÍNDICE El Boceto pg. 04 Naciones Unidas pg. 14 El Bastidor pg. 20 El Lienzo pg. 22 El Proceso pg. 34 La Pintura pg. 48 El Oficio

pg. 54

Las Visitas pg. 62 La Firma pg. 70 El Marco pg. 72 La Inauguración pg. 78 Índice pg. 80

Carátula: Alejandro Obregón, Amanecer en los Andes, 1983 Acrílico sobre lienzo, 400 x 500 cm. 80


Amanecer en los Andes  

El proceso creativo de Alejandro Obregón, por Maria Clara Gómez.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you