Page 1

Curaci贸n

Lucille Cedercrans


Prefacio El siguiente trabajo comienza con un curso de cinco lecciones sobre curación (publicadas originalmente como cuaderno). Este curso ha sido expandido con tres nuevas lecciones – incluyendo Desarrollando su capacidades de curación, Terapia y Dieta – más seis técnicas de curación adicionales. El trabajo resultante puede resumirse con lo siguiente: “Cada discípulo, en mayor o menor medida, desarrollo si propio método particular de curación. Combinan técnicas de Segundo y Séptimo Rayo según desarrollan su potencial particular sobre estas líneas. Ese potencial de curación es más evidente en el discípulo de Segundo Rayo que en los demás en el grupo. Tienen el potencial de un sanador y pueden desarrollar este potencial mediante un acto de voluntad que enfoque la atención sobre el mismo, si así lo eligen. Que se desarrollarán sobre esta línea de cualquier manera es cierto. Este tipo de visión es natural que lo desarrollen debido a su énfasis particular puesto en pasada encarnaciones sobre el desarrollo y uso del tercer ojo. Esto, por lo tanto, es una expresión normal y natural para ustedes. R/Lucille Sinceramente, Wisdom Impressions Abril, 2005

Índice 1. El estado de conciencia necesario para la curación 2. El estado de conciencia de los que solicitan curación 3. La Ley del Karma 4. Enfermedades del karma personal e impersonal 5. La forma de pensamiento de la muerte 6. Desarrollando sus capacidades para curación 7. Terapia 8. Dieta 9. Meditación — Grupos y Centros 10. Meditación — Estándar de Salud 11. Liberando las emociones 12. Equilibrando los centros 13. Meditación – Volviéndose un canal sin obstrucciones

3 6 10 13 16 21 24 26 29 30 31 32 34


1. El estado de conciencia necesario para la curación Esta serie de instrucciones se escribe para todos los aspirantes en el Sendero de Iniciación que hayan sentido definitivamente la llamada del servicio y están buscando suficiente conocimiento con el que responder a la llamada. Son aquellos cuyos pies están bien plantados sobre el Sendero y cuyo siguiente paso es hacia el reino del discipulado. Esta etapa de la evolución presupone cierto desarrollo de la conciencia del Alma, que trataré de explicar. 1. Correcta motivación El aspirante ha viajado por el sendero de la experiencia el tiempo suficientemente largo para reconocer su relación esencial con todas las demás personas. Es un Alma, relacionada con todas las demás Almas, siendo por tanto un hermano para todos los hombres. Reconoce el hecho de que no puede tener propósito, motivación, ni objetivo que no sea la motivación, el propósito y el objetivo de todos los hombres. Le sería imposible adquirir nada para el yo separado, porque su misma naturaleza demanda que comparta lo que es con sus hermanos. He tenido una vislumbre del Reino de los Cielos, ha sentido la belleza del Plan Divino, ha logrado en mayor o menor medida una sintonizacion con el Alma de todas las cosas. Todo esto sirve para estimular su aspiración al Alma, pero esa aspiración se caracteriza por su inclusividad. Aspira para todos los hombres, reconociendo que no puede conocer paz completa hasta que se haya logrado para la entera familia humana. ¿Podría un hombre estar contento de comer su plato y ver a sus hermanos con necesidad de alimento? 2. Desinterés Como resultado de su reconocimiento de la hermandad, al discípulo le es posible dejar de lado todos los pensamientos de yo para servir. Como personalidad separada, se convierte en una no-entidad al perderse a si mismo en servicio al Plan. Los pequeños deseos, las metas egoístas, las insatisfacciones le son desconocidas. Su visión abarca mucho más e incluye aquello que es tan grande, que las cosas de la personalidad se vuelven insignificantes en comparación, y se olvidan eventualmente en el servicio. Para los demás podría parecer que su vida entera es un gran sacrificio, pero para su conciencia, el servicio mismo es su recompensa. Amigos míos, miren más allá de la apariencia externa, observen la belleza y la perfección del Plan de Dios en la tierra. Reconozcan que son parte del Plan y la infelicidad, la constante discordia y agitación, caerán como una vieja capa usada. Suya será la alegría, la paz interna, y la fuerza del Alma divina en acción. 3. Sensibilidad a la necesidad mundial Esto, por supuesto, depende de muchos factores, el tipo y cualidad del equipo con el que el aspirante debe trabajar, sus obligaciones kármicas, etc. También depende del grado de discriminación que ha desarrollado. Debe ser capaz de discriminar entre la verdadera necesidad mundial y el espejismo astral. Esta es la discriminación que diferencia al verdadero discípulo del discípulo en ciernes. Muchas de las dificultades aparentes en el mundo hoy son resultado directo de individuos y grupos registrando lo que piensan es necesidad mundial. Los “ismos”, organizaciones separativas, etc., son manifestaciones de sensibilidad sin discriminación. El verdadero discípulo es no violento, no crítico, omni incluyente en su reconocimiento de los hermanos, siempre amoroso, amable y considerado. Suya no es la actividad de la destrucción, porque sabe que la destrucción es una actividad interna. Aquello que ya no se incluye en el Plan de Dios se destruye a si mismo. Esta es una ley básica y debe reconocerse antes de poder entrar a un verdadero campo de servicio. No hay discípulos involucrados en el trabajo de destrucción consciente. El concepto de un trabajo tal es espejismo astral, un distorsión de la verdadera necesidad. El discípulo transmuta, sintetiza y construye. Deja tales cosas como la destrucción a la Ley Universal y no es cegado por este tipo de espejismo. Hablaré aquí de visión, porque este es el atributo que hace sensible al discípulo a la necesidad mundial. Es visión intuitiva lo que permite al discípulo diferencia lo real de lo irreal, lo importante de lo no o menos importante. Algunos lo llaman comprensión; es una manifestación de la Sabiduría.


El discípulo debe tener la capacidad de rasgar las nubes de la ilusión que retienen a las masas en la ignorancia, si ha de servir a la humanidad. ¿Cuáles son algunas de esas ilusiones? Señalaré algunas que están causando el mayor daño en el mundo hoy. 1. La ilusión del mal Este es un tema de lo más difícil de discutir, porque el concepto del mal está tan profundamente arraigado, y es de tal inmensidad en la mente racial, que el mismo intento de revelar la verdad a este respecto se encuentra una poderosa oposición. El hombre está sumergido en lo que el mismo ha creado. No existe tal cosa como el mal excepto en la mente del hombre. Dios creó el Universo manifiesto, y vio que era bueno. Creó al hombre a su propia imagen y le dio poder sobre los peces del mar, los pájaros del cielo y todo ser viviente que se moviera sobre la tierra. Un estudio de estas palabras y la aplicación de la Ley de Correspondencia llevará mucha comprensión al aspirante. Los peces del mar son, para el sabio, simbólicos, y se refieren a las emociones humanas encontradas en la conciencia astral de la raza. Con su propio cuerpo astral (mar) el hombre crea esas formas (peces) que atraviesan un proceso evolutivo y eventualmente se manifiestan en si vida y asuntos. Los pájaros del cielo se refieren a los pensamientos que el hombre acepta y encarna en el aspecto mental de su propio ser. Estos pensamientos (pájaros) tienen alas y pasan de individuo a individuo en la conciencia de la mente racial (cielo). Todo ser viviente que se mueve sobre la tierra se refiere al cuerpo físico del hombre y su entorno en manifestación. Existe, por supuesto una analogía superior que ve el iniciado. Daré aquí una indicación con tres palabras: a. Energía b. Humedad c. Sustancia El hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, su padre, a su vez crea en su propio dominio. Dios le dotó con energía creativa y la semilla de toda cosa viviente. El hombre aplica esta energía a la semilla y trae a la manifestación los resultados de su Sabiduría, conocimiento y comprensión. Es aún un niño, un Dios a medias y sus trabajos creativos reflejan su crecimiento o falta del mismo. En este momento el bien y el mal son el resultado aparente de la evolución del hombre. Sin conocimiento de la Ley esgrime energía espiritual y en su ignorancia crea aquello que llama el mal. El demonio de la religión ortodoxa no es sino una poderosa forma de pensamiento, creada por el hombre, aceptada por la conciencia astral de la raza y manifestado como resultado de la ignorancia del hombre. El discípulo sabe que el único demonio que ha de temer es el que ha creado y acogido en si mismo. El único infierno que ha de temer es el que resulta de su trasgresión de una ley que ha creado en su propia mente mediante la falta de comprensión de la Ley Universal. Una vez que el hombre comprende verdaderamente la Ley Universal, no puede trasgredirla, porque se ha convertido en la Ley. El aspirante ha aprendido a comprender el bien y el mal en términos de Fuerzas de Luz y Oscuras, pero aún su comprensión está muy limitada y a menudo distorsionada. Está aún bajo la ilusión porque aún debe cuidarse de la Fuerzas Oscuras y proveerse de protección ante ellas. Para él son muy reales, y en este sentido tiene razón, porque pueden hacerle daño y en apariencia lo hacen. Aún se identifica con la forma y es por tanto vulnerable a las condiciones de la forma. El discípulo también ve el bien y el mal en términos de Fuerzas de la Luz y Oscuras, pero su comprensión es algo más clara que la del aspirante. Ha vislumbrado la naturaleza del karma y no ve la Oscuridad y la Luz sino como un equilibrio de la Ley Universal. Acepta su karma, y mediante aceptación sin miedo ajusta esas fuerzas que se manifiestan a través de él. Se desidentifica del aspecto forma y no puede por lo tanto ser dañado. El iniciado se ha liberado del concepto del bien y del mal, incluso en términos de Luz y Oscuridad, y ha salido por tanto de la ilusión. Su comprensión solo puede indicarse al no iniciado en las palabras


de Pablo, “Al Puro todas las cosas son puras”. El estudiante que estudia el arte de curar se familiariza con las energías que se manifiestan a través de la forma. Aprende a considerar bien y mal como uso de la energía correcto o incorrecto – correcto en sentido de que un grado de perfección se ha alcanzado en la forma, incorrecto en el sentido de que la forma está distorsionada y es imperfecta. 2. La ilusión de la importancia o del poder Este es otro tema que es algo difícil de aclarar, porque el hombre medio y muchos principiantes en el sendero se hayan inmersos en la ilusión de la importancia. Esta ilusión es el resultado de la polarización mental y es por lo tanto experimentada por casi todo el mundo que comienza a vivir y a trabajar en el dominio del pensamiento. El principiante ha entrado en un mundo en el que a menudo se cree a si mismo como el origen y único poseedor de las respuestas a los problemas del mundo. Llega a la causa mental a través de la distorsión emocional (que es a menudo otra distorsión) y al hacerlo se siente más importante que aquellos que se encuentran atrapados en el emocionalimo tan irrestricto hoy día. Se convierte en el centro del conocimiento alrededor del que gira el universo, y haciendo demanda de ese conocimiento, se dispone a hacer la ley para sus hermanos. La sensación de poder, completamente distorsionada por falta de Sabiduría por su parte, lo eleva aún ante sus propios ojos a una posición de importancia. Los demás se convierten en pequeñas personas sobre las que ejerce control (de modo inconsciente al principio, conscientemente después), justificándose a si mismo en la creencia de su propia importancia a los ojos de Dios, que, de paso, es por lo general una imagen refleja de si mismo. Amigos míos, lo que puedan alcanzar de lo Divino en si mismos, también puede ser alcanzado por los demás. La Verdad es universal, la importancia es universal, y nadie puede reclamarla sobre los demás. La humildad es un prerequisito al discipulado. Es un prerequisito para el servicio. Jesús dijo, “Por mi mismo nada puedo; es el Padre en mi quien lo hace todo”.1 Piensen en esto; es importante. 3. La ilusión de la inadecuación Esta es una de las ilusiones más difíciles de romper, porque se convierte en parte del equipamiento del de otra manera capaz discípulo, haciéndolo inútil para sus hermanos. Es una de las mayores clases de egoísmo evidenciado por los aspirantes, y arrastrado en todas las eras. Si el aspirante pudiera darse cuenta de que no puede ser inadecuado dado que es uno con todos los hombres, y que al pensar de esta manera está albergando una de las formas más sutiles de separatividad. Se está separando a si mismo de sus hermanos, pensando de si mismo que es diferente, y en esa misma diferencia, importante. ¿No es también un hijo de Dios? Esta ilusión particular proviene de mucas cosas; entre ellas encontramos: a. El hecho de que el aspirante ha vislumbrado a medias el Plan y no se ha incluido en ese Plan. Le parece algo tan refinado que para él ese lugar está fuera del alcance de sus posibilidades. b. El hecho de que ha observado el servicio de alguno o más de sus hermanos, y a partir de un sentido de competición no se encuentra a la altura de sus actividades. Hermanos míos, aún cuando las forma de servicio de sus hermanos puede que no sean las suyas, su camino las complementa. Cada u no tiene su lugar, cada uno tiene su sendero de servicio, y todos hacen un todo. No hay competidores en el servicio. Existe solo libertad y cooperación amorosa. c. El hecho de que está apegado a errores pasados. Ha tratado de desempeñar alguna forma de servicio y ha fracasado. Ha cometido muchos errores y equivocaciones, y al recordarlas, se condena a si mismo. Nunca he conocido a ningún discípulo que no haya experimentado fracaso tras fracaso. Esto es parte del sendero, porque la experiencia es todavía el gran maestro. Condenarse a uno mismo es negar a Dios. Considerarse a uno mismo inadecuado para cualquier tarea que se le presenta es negar a Dios. Hermanos míos, desapéguense del pasado y terminemos con esa estupidez. La Paz esté con ustedes.

1 John 5: 30


2. El estado de conciencia de los que solicitan curación En nuestra primera lección consideramos en parte el estado de conciencia necesario para la curación. En esta lección consideraremos el estado de conciencia evidenciado por aquellos que generalmente solicitan curación. Son muchos y variados, pero consideraremos por ahora solo los más predominantes y los que el discípulo es más probable que se encuentre. 1. El probacionista El mayor porcentaje de los probacionistas sufren enfermedades producidas en gran medida como resultado de karma precipitado, y a es a menudo el resultado de incorrecta experimentación. El discípulo debe primero asegurarse de cual de las dos causas es responsable de la condición y actuar en consecuencia. Les hablaré brevemente sobre el karma, porque es un concepto muy poco comprendido y por lo tanto causa de mucha confusión. Karma es un término dado para cubrir la Ley de Acción y Reacción. Cada acto debe producir su reacción, y por lo tanto la tiene. Aún lo qye he llamado incorrecta experimentación produce karma, pero será de naturaleza impersonal y por lo tanto requiere métodos algo diferentes de curación. El discípulo debe encontrar la causa kármica responsable de la condición manifiesta si ha de prestar algún servicio real a su hermano necesitado. Debe conocer la naturaleza del karma y la lección ha se aprendida de esa manera. Abordaré este tema del karma con mayor profundidad en la siguiente lección. Debe recordarse que un hombre se define como probacionista cuando consciente o inconscientemente se ha acercado al sendero y está en el proceso de decidir si está listo o no para ese sendero. Puede muy bien que no esté listo, y si esto es así, le será imposible al discípulo efectuar una curación. El sendero mismo se caracteriza por aspiración consciente, mientras que la etapa anterior se caracteriza por el deseo. El probacionista está buscando, pero está motivado por el propósito egoísta. Representa cierto estado de conciencia caracterizado por: a. su infelicidad y sufrimiento b. su insatisfacción con la vida en general c. su falta de visión d. su capacidad para percibir algo más valioso que sus propias manifestaciones. En otras palabras, a pesar de que pueda encontrarse egoístas, resentido, etc., es por lo general consciente de ello y anhela algo más refinado. Sufre de complejos de culpa. Este hombre tendrá muchos potenciales, algunos de los cuales podrán haber sido o no desarrollados parcialmente. Siempre sus relaciones son incorrectamente interpretadas, sus sentido de los valores desplazados y sus ideales distorsionados. Dependerá del grado de distorsión con respecto a sus ideales si está listo o no para el sendero, y de esto el discípulo debe asegurarse. ¿Una responsabilidad? Sí, hermanos míos, una gran responsabilidad cuando se dan cuenta de que no deben juzgar a otro, una contradicción aparente. No se sientan a juzgar a su hermano, ni determinar para él que sendero debe transitar. Les incumbe dejar que sea su propio juez, quien determine su propio camino, y luego deben estar satisfechos de aceptar su decisión. Una regla muy dura, y aún así el discípulo debe regirse por ella. Vean que entienden esta regla y que nunca fuerzan sus convicciones sobre otro. Luego, ¿cómo se aseguran si está el probacionista listo o no para entrar al sendero? Sonsacándole, dejando que él les diga, y hará esto al revelar sus ideales. La vida de deseo es realmente el deseo del Alma reflejado en el cuerpo astral. Esa vida de deseo o ideal puede ser una distorsión tal que sea aún necesario para el Alma degustar más del sendero de la experiencia. Si el probacionista se haya aún tan rodeado por la niebla de la ambición, el orgullo, los celos, el resentimiento, etc., que su ideal esté coloreado completamente por ella, entonces el discípulo solo puede amarle, bendecirle y enviarlo a su camino, sabiendo que manifestará su mayor bien. Hasta que el discípulo haya aprendido a amar impersonalmente sin apegos, esta es una cosa difícil de hacer; porque según mira en la vida de deseo del probacionista, verá y conocerá la experiencia que debe manifestarse según se precipita el karma.


Cuando el discípulo puede ver brillando a través de la niebla astral la clara luz de la comprensión, aunque no sea sino una chispa, sabe que el probacionista probablemente aceptará la curación. Aunque pueda existir orgullo, ambición, etc., en gran medida, si puede verse que el ideal refleja alguna comprensión de los valores básicos, entonces el discípulo puede proceder con el método indiciado por la condición. Con tales métodos trataremos después. 2. El aspirante Este estado de conciencia es algo difícil de determinar y por lo general difícil de manejar. A menudo el aspirante mismo no es totalmente consciente de que es un aspirante, o más a menudo un probacionista piensa que es un aspirante. He dicho en lecciones anteriores que no todo estudiante puede ser llamado aspirante. Un aspirante es alguien que ha entrado en la Sala de aprendizaje y que está en proceso de hacer lo que para él es un gran sacrificio. Esta deliberadamente y con gran coste aparente, eliminando aquellos rasgos de la personalidad que puede ver que niegan la expresión del Alma. Es consciente de la dualidad, porque los pares de opuestos le proveen del conflicto. Enumeremos los opuesto más obvios para mejor comprensión: Alma

Personalidad

Vida

Muerte

Amor

Odio

Valor

Miedo

Compasión

Crueldad

Inofensividad

Ofensividad

Desinterés

Egoísmo

Humildad

Orgullo

Correcto

Incorrecto

Estos, entre muchos otros, son los opuestos con lo que se afronta el aspirante. Es aún principalmente una personalidad, pero está aspirando al Alma. Su ideal es tal que siempre se ve confrontado con la decisión. Sabe lo que para él constituye la acción correcta o equivocada, y entre ellas debe elegir. Los deseos de la personalidad están en constante conflicto con sus aspiraciones, y como resultado es un estudiante confuso y perplejo con mucha incomodidad. Ningún estudiante puede ser llamado aspirante a menos que se se imponga a si mismo esas medidas disciplinarias, honestamente y con humildad. Ha entrado conscientemente en el sendero y los está transitando. Para mayor comprensión de esta etapa del camino, les aconsejaría que estudiasen el “Bhagavad Gita”. Este estado de conciencia se caracteriza por: a. su conflicto con los pares de opuestos como resultado de la aspiración b. su confusión con respecto a motivaciones, propósitos, etc. c. sus sacrificios d. sus muchas fluctuaciones entre éxtasis y depresión, dolor y placer, etc. e. sus psicosis. Si, todos los aspirantes han desarrollado alguna psicosis definida o tienen tendencias psicóticas. Puede deducirse fácilmente de lo anterior que casi toda enfermedad experimentada por el aspirante es de naturaleza psicótica. Le será necesario al discípulo descubrir la causa kármica del problema, pero usará métodos psicoanalíticos para hacerlo. Con estos trataremos luego. 3. El discípulo Este estado de conciencia es fácil de determinar para el verdadero discípulo, porque todos los discípulos se conocen y se reconocen inmediatamente unos a otros. Muchas veces he definido este estado de conciencia para ustedes; sin embargo para una mayor claridad lo haré de nuevo. Un discípulo es alguien que es consciente de si mismo como Alma, y aspira al Cristo. Conoce su identidad, aunque puede no haber desarrollado una conciencia plena de aquello que reside en la conciencia del Alma.


Ha reconocido su karma de servicio y está en proceso de ajustarlo. Todos los discípulos sirven; por lo tanto si uno piensa de si mismo que es un discípulo y no está conscientemente involucrado en el servicio, se engaña a si mismo. Puede estar cerca del discipulado, pero no ha dado aún ese paso inicial que le da los derechos y las prerrogativas de un discípulo. Piensen en esto, es importante. Un discípulo es quién ha entrado a la Sala de la Sabiduría y esta absorbiendo comprensión universal. Tanto la cabeza como el corazón se utilizan con igual facilidad. Ningún discípulo está o en el sendero de la cabeza o en el sendero del corazón. Los dos senderos se han fusionado y la cabeza y el corazón operan al unísono en beneficio de todos. El discípulo no es ni un ocultista ni un místico. Este el resultado de haber sido ambos como aspirante. Su conocimiento, su comprensión es universal y no está limitado al ocultismo o al misticismo. Piensen en esto, es importante. Existen varias etapas del discipulado que explicaré para su comprensión. Hablaré en términos muy generales y amplios que puede ser luego completados según crezca su comprensión. a. El nuevo discípulo Es aspirante que recién ha reconocido su identidad, ha reconocido su necesidad de servir y está asumiendo su karma de servicio, entre en esta categoría. Ha tomado la Primer Iniciación y está en proceso de tomar la Segunda. La personalidad está sufriendo la purificación que precede a la infusión del Alma. Esta purificación cubre necesariamente un largo periodo de tiempo, durante el que el discípulo está dentro y fuera de la encarnación. En un sentido, la purificación no es sino el comienzo de esa purificación caracteriza todo el Sendero de Iniciación. Reconoce su karma de servicio como la necesidad de llevar Ley y Orden divino a su entorno. Para todos aquellos que comprenden, comienza a trabajar con el Séptimo Rayo de Ley y Orden, las síntesis de todos los Rayos reflejados en la forma. Se encuentra aún muy involucrado con los pares de opuestos, pero sus motivaciones evidentes son menos egoístas. Se disciplina a si mismo más a partir del servicio a los que le rodean que a partir del deseo de logro. Habrán notado que he dicho motivaciones evidentes. Sus pares de opuestos son mucho mas sutiles que los del aspirante, porque conscientemente está motivado por un deseo sincero de servir. Al mismo tiempo es confrontado con una parte de si mismo que no sabía que existía. En el mismo seno de su amor y humildad, se levantan el orgullo, el resentimiento, etc. enterrados para derrotarlo. Es forzado a conquistarlos antes de continuar el sendero. Sus enfermedades son muy similares a las del aspirante, aunque por lo general son de una naturaleza más violenta o arraigada. b. La segundo etapa del discipulado Esto ocupa el periodo en que le discípulo ha conquistado la parte más obvia de su naturaleza inferior (el resultado de la encarnación actual) con sus distorsiones naturales debido a la cultura, sistema educativo, etc. y se afronta ahora a los restos de encarnaciones pasadas. Habrá encontrado a su Maestro, su grupo de trabajadores subjetivos, su grupo en el plano físico, y su vida laboral de servicio. Se habrán realizado la mayoría de sus ajustes al entorno, y su preocupación será disciplinar su instrumento para el servicio elegido como la nota clave de la encarnación actual. No se ahorrará ningún esfuerzo de la personalidad para llevar a cabo ese trabajo. Habrá tomado la Segunda Iniciación y está en proceso de tomar la Tercera sus enfermedades serán el resultado de un equipo defectuoso, errores cometidos en el servicio, y ajustes kármicos incompletos en la personalidad. c. La tercera etapa del discipulado Esta etapa cubre la del Iniciado de Tercer Grado y superior. El discípulo estará libre de todos los lazos ambientales, bien introducido en ese karma de servicio que será la nota clave de todo el sendero, y estrechamente relacionado con su Maestro y sus colaboradores. Sus enfermedades serán el resultado de karma nacional, racial y mundial, equipo defectuoso o dirección errónea de las energía recibidas. Los métodos de curación para todos los discípulos seguirán ciertas líneas: a. meditación dirigida b. procedimientos psicoanalíticos superiores


c. transmutación d. aceptación completa Aclararé todos estos métodos en lecciones posteriores. Salta a la razón de que los discípulos son los más fáciles con los que trabajar, más que aquellos de menro evolución porque son capaces de cooperación. Trabajarán con el otro, reconociendo su cooperación como un servicio, porque su curación es una lección para el hermano ayudante. Es verdad sin embargo, dado que las causas de de sus dificultades son más sutiles, que su enfermedad es a menudo de más larga duración y algunas veces imposible de curar en el vehículo actual. Debido a que su visión cubre mucho más de la eternidad que la de los demás, esto es aceptado con Sabiduría y el servicio continúa a pesar del hándicap.


3. La Ley del Karma Llegamos ahora a la Ley del Karma, que es una de la leyes básicas que gobiernen la evolución y por lo tanto una comprensión de la misma es importante a todos los aspirantes y discípulos. Es imposible, en el corto espacio que tenemos, comunicar toda la información necesaria para tal comprensión. Sin embargo, les daré una enseñanza muy básica sobre este tema, que les proveerá de bastante conocimiento para cooperar con la Ley. En una fecha posterior cuando haya más discípulos conscientes en el mundo y el trabajo haya progresado lo suficiente, será provistos con los libros de texto necesarios para cubrir el el tema. La Ley del Karma, que se relaciona peculiarmente con la Ley Cósmica de Economía, es (como afirmé en la pasada lección) la Ley de Acción y Reacción. Cada acto produce su reacción; de esta manera tenemos la evolución de la conciencia a través de la experiencia en la forma. Un acto es el deliberado enfoque de la voluntad por alguna agencia creadora. Detrás de cada manifestación existe una intención o voluntad, y es esto lo que determina el contenido kármico de la manifestación. Si pueden reconocer ahora que el acto no es la manifestación, sino más bien es aquello que causa la manifestación, muchas hasta ahora vagas se volverán más claras. Por ejemplo, la manifestación del crimen no es el acto del crimen, sino su reflejo. El acto tuvo lugar en la mente y el corazón del asesino cuando fue su voluntad o intención matar. La manifestación fue el inevitable nacimiento, en la forma, de aquello que ya había sido creado. Es posible que el nacimiento en la forma sea un aborto, o deformado, pero eso no cuenta mucho. El asesino cometió el acto al desear la muerte del otro y puso en movimiento la Ley del Karma. La reacción es el último efecto producido por el acto inicial, y es por lo tanto el equilibrio o ajuste del desplazamiento de energía. Ciertas energías se dirigen a un destino definido cuando el acto se comete. Esas energías vuelven con igual fuerza, idéntica cualidad y parecida manifestación a su punto de origen. ¿Ven como de hermoso y con que precisión matemática se hace manifestar a nuestro Universo? Todo está en perfecto equilibrio todo el tiempo. Si, cuando observan la manifestación de aquellas cosas que por lo general se consideran desagradable, se dieran cuenta de que es el equilibrio de energías, el ajuste de karma, dando por resultado el crecimiento de la entidad humana, la vida se convertiría en algo simple y hermoso. Sin esta ley gobernante del Karma, nuestro Universo manifestado se caería a pedazos, porque no habría equilibrio. Cuando se encuentren con circunstancias indeseables, aprendan a aceptarlas con alegría. Significan que sus energía han vuelto a ustedes, y que parte de su karma está en proceso de ajuste. La carga en realidad ha disminuido más que aumentado, y están siendo liberados de las cadenas a las que se ataron previamente ustedes mismos. Aprendan a aceptar el así llamado mal y lo malo como bueno, y a devolver bien por mal. De esta manera, el ajuste podrá realizarse con rapidez, y su liberación de la Rueda del Renacimiento ocurrirá mucho antes. Esta es la razón de por qué todas las escuelas esotéricas enseñan el desapego. Cuando el hombre se apega a las cosas de la personalidad crea karma, y de esta manera aumenta su larga ronda de futuras encarnaciones. Jesús dijo “Amad a vuestro enemigos”, porque sabía que el amor lograría el equilibrio. Enseñó a los hombres a poner la otra mejilla, porque sabía que nada llega a nosotros excepto lo que nos hemos ganado, y que al aceptarlo hemos terminado con ello. Dijo a los hombres, “el que mira una mujer y la desea, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón”;2 y con ello dio al hombre la Ley de Causa y Efecto (Karma) porque sabía que “según piensa un hombre en su corazón, así es él”.3 Todos los grandes maestros y todas las escuelas de la Verdad han dado estos conceptos al hombre en diferente términos. Un día el hombre despertará a la realidad una que subyace a las diversas formas del mundo, y a la comprensión universal que será característica de la familia humana. Ese día buscamos todos aquellos con conocimiento, y para ese día todos nosotros con amor prestamos nuestros esfuerzos. Los estudiantes de curación deben aprender los diversos tipos de karma, su naturaleza y formas de manifestación. Hay muchos tipos de karma, pero ahora solo consideraremos aquellos que es de 2 Mateo 5: 28 3 Proverbios 23: 7


mayor importancia para la curación. Para empezar, utilizaré dos amplias generalizaciones; después de lo cual dividiremos cada una en sus partes componentes. 1. Karma personal Cuando la intención o voluntad se dirige a personalidades o grupos de personalidades, el karma se considera personal y conlleva tantas consecuencias como el karma impersonal. Cualquier imposición de la voluntad sobre otro, sea por el bien o el mal de cualquier individuo implicado, es una violación de la relación básica existente entre ellos y es por lo tanto más difícil de ajustar que cualquier otro tipo de karma. La voluntad del hombre es su derecho otorgado por Dios, su derecho a vivir su vida según su voluntad, a elegir su camino bajo la luz de su entendimiento, y esto ningún discípulo lo viola. Si el hombre ha de sufrir, que así sea, y no hay nada que el discípulo pueda hacer salvo dejarlo ejercer su voluntad. 2. Karma impersonal Cuando la intención es crear un efecto bien en aras de la creación misma o con el propósito de investigación, el karma resultante es impersonal y mucho más fácil de ajustar que el de otro tipo. Cuando la intención es revelar la Verdad, como en el caso de profesores, algunos artistas creativos, etc., el karma se considera impersonal. El estudiante de curación debe darse cuenta de que la clase de karma que se manifiesta como enfermedad, es producido por el mal uso de la energía. Hay sietes tipos de energía de Rayo que son las siete expresiones de la Divinidad. Estos Rayos que se vierten a través de la red etérica y su sistema de centros, constituyen la suma total de energías proporcionadas a la entidad encarnante en cualquier momento dado, con el propósito de expresarlas. La entidad consciente o inconscientemente recibe esa energía, por lo general malinterpreta su significado Divino o expresión pretendida, y la dirige erróneamente a aquellos canales que constituyen el patrón habitual normal de pensamiento. El mal uso de la energía causa bloqueos de energía en la red etérica, un deterioro del sistema nervioso cerebro tan relacionado con la red etérica, y perturba las funciones glandulares u orgánicas. Las siete energías de Rayo se identifican como sigue: 1. Primer Rayo de Voluntad y Poder Divino 2. Segundo Rayo de Amor sabiduría Divina 3. Tercer Rayo de Inteligencia Activa 4, Cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto 5. Quinto Rayo de Ciencia y Conocimiento Concreto 6. Sexto Rayo de Devoción 7. Séptimo Rayo de Magia Ceremonial, o Ley y Orden. Un estudio y meditación sobre la identificación de los Rayos revelará su Intención Divina, haciendo así posible para el hombre convertirse en parte de la Expresión Divina Universal. He afirmado en otra parte que toda enfermedad es el resultado de la emoción dañina. Una emoción es causada por el impacto de energía astral sobre el sistema sensorial del cuerpo físico. A la luz de lo anterior, esto significa que debido a que el hombre está polarizado en su naturaleza astral-emocional, recibe su cuota de energía en ese nivel, malinterpreta su significado como emoción, y las dirige o usa mal según reacciona a su impacto. Otro punto que me gustaría resaltar en este momento es el hecho de que toda enfermedad, sea emocional, mental o física, encontrará su causa kármica en el subconsciente. Es decir, está enterrada y es emocional. No existen verdaderas enfermedades mentales manifestándose en el mundo hoy, ni las habrá hasta que la próxima raza raíz aparezca. El hombre es en gran medida emocional; por lo tanto sus enfermedades son emocionales. Se habrán dado cuenta que he dicho que la causa está enterrada. Cualquier emoción percibida se manifestará kármicamente como varios tipos de relaciones erróneas entre las personas, pero nunca


como enfermedad a menos que se impida su expresi贸n y el individuo est茅 frustrado en el intento de expresar sus sentimientos.


4. Enfermedades del karma personal e impersonal Dividiremos ahora los dos tipos generales de karma en sus componentes para mayor comprensión de los métodos de curación. Obviamente, al estudiante le concierne más el karma personal, porque juega un papel más importante en la manifestación de la enfermedad que el karma impersonal. Definiré algunas de las diferentes clase de karma personal que originan enfermedad y su modo de manifestarse. 1. Lo que es producido por el amor equivocado Cuando una madre supuestamente ama tanto a un niño que impone su voluntad sobre el mismo en la manera de vida que cree correcto para él, está creando un tipo de karma que desagradable en exceso y difícil de ajustar. La energía del amor es realmente vuelta sobre ella misma, más que hacha afuera hacia el niño, y es el amor propio lo que la motiva. No puede soportar ver a su hijo sufrir, aunque es su derecho hacerlo si lo elige. No puede soportar verse decepcionada. No puede soportar estar avergonzada y ser desgraciada por las acciones erróneas del hijo, etc. Esta dirección errónea del Segundo Rayo crea un bloque de energía entre el plexo solar y los centros del corazón, y envenena los cuerpos astral y etérico. Nerviosismo extremo, histeria, problemas de corazón y enfermedades de la sangre son la manifestación externa de este tipo de karma. Para efectuar al cura de este tipo de enfermedad es primero necesario producir un cambio en la dirección del flujo de la energía de Segundo Rayo a través de los vehículos. Esa energía debe dirigirse afuera hacia los demás; por lo tanto el yo debe ser eliminado como punto principal de interés. La energía sigue al pensamiento, y las emociones determinan el tipo de pensamiento entretenido por el individuo. El amor por el yo estimula el continuo pensamiento sobre el yo. Como resultado, las energías del amor se vuelven en la red etérica, eventualmente bloqueando toda expresión de amor por los demás. 2. Lo que es producido por el odio Este es tan destructivo como constructivo es su opuesto polar, el Amor Divino. El odio siempre destruye su hábitat. Su causa es obviamente la oscuridad o la ignorancia, porque ningún hombre con comprensión puede albergar odio por nada o nadie. Es en realidad energía de Segundo Rayo manifestándose en la oscuridad; o un completa mala interpretación de las relaciones básicas. El odio envenena todo lo que surja de la vida y se manifiesta como todo tipo de los llamados desórdenes mentales, emocionales y físicos. Se elaborará en el instrumento físico de muchas maneras, de acuerdo a lo que se odia y por qué. Migrañas, alergias, neumonía, muchos casos de enfermedades del corazón, congestión, etc., son manifestaciones de este tipo de karma. La única cura de este tipo de enfermedad es la eliminación del odio y su reemplazo por amor, mediante la luz de la comprensión. 3. Aquello que es producido por los celos, la envidia, el resentimiento, etc. Esto también actúa como un veneno, dado que está tan relacionado con el odio, y es otra dirección errónea de la energía de Segundo Rayo. Se manifestará como diversos tipos de alergia, enfermedades de los huesos, ralentización de la funciones glandulares y orgánicas, y en particular el resentimiento se manifiesta como una condición artrítica. La cura para esta enfermedad es la misma que la anterior. 4. Lo que resulta del orgullo El orgullo, otro veneno y dirección erróneas de las energías de Primer y Segundo Rayo, se manifestará por lo general como una enfermedad de invalidante o desfiguración, como la apoplejía,polio, etc. Muchos aspirantes avanzados y algunos discípulos sufren estas enfermedades como resultado de un orgullo oculto de logro espiritual. En este caso, el pensamiento del individuo se dirige continuamente hacia si mismo. Es el centro de su Universo, y la correcta relación con sus semejantes no se establece en su conciencia. Para efectuar una cura, un reconocimiento de la igualdad de los muchos debe reemplazar el orgullo con humildad y el deseo sincero de servir. 5. Lo que resulta de la codicia.


Esto es una dirección errónea de la energía de Primer y Tercer Rayo, causando bloqueos en el centro de la garganta y centros relacionados, manifestándose como desórdenes de la garganta, tumores (a menudo en el cerebro) y en el caso de un complejo de poder, se manifiesta a menudo como una hemorragia cerebral. Su cura es el reconocimiento de la Ley de Oferta y Demanda y el reemplazo de la codicia con el deseo de dar – de compartir con los demás. 6. Lo que es producido por la pena Esta es otra dirección errónea de la energía de Segundo Rayo y una de las principales causas del cáncer. Aquello que el individuo anhela y llora, se incorpora al cuerpo como células criminales. Aquí se multiplican y crecen mientras la energía de la pena las alimenta. La única cura duradera es liberarse de aquello que apena a uno. 7. Lo que es producido por el miedo Esta es una dirección errónea de la energía de Primer Rayo y es un factor dominante en el equipo del hombre. Pude dar por resultado una de dos cosas: a. el hombre pierde su fuerza de voluntad en todas o en una dirección, o b. pierde su integridad mediante un sobre desarrollo de la voluntad en todas o en una dirección. Esto manifestará enfermedades tales como desorden nervioso y el llamado desequilibrio mental. Debe primero darse cuenta que solo ha de temer de si mismo y enfrentarse a si mismo si ha de curarse de esta dificultad. 8. Aquello que resulta cuando la intención de causar daño se aborta. Si un individuo intenta hacer daño a otro y llega tan lejos como para formular conscientemente planes a este efecto y es impedido de llevar a cabo sus planes, los resultados serán repentinos y violentos. Muchos accidentes ocurren de esta manera. 9. Aquello que resulta de la frustración sexual Esto es muy común, como todos los psicólogos saben, y es el resultado de casi cualquier emoción sexual enterrada que tiene sus causas en la mala educación, trauma, etc. Es una dirección errónea de las energías creativas, causa bloqueos de energía en los centros sacro y plexo solar, y se manifiesta como desórdenes generativa, así como desequilibrio glandular y neurosis. Debería también recordarse que muy a menudi estas emociones enterradas son un resido de anteriores encarnaciones. Cuando este es el caso, su ajuste por lo general lleva más tiempo, y la cura de la enfermedad es más difícil. Consideraremos ahora los diferentes tipos de karma impersonal. 1. El que resulta de la incorrecta aspiración Esto es muy común entre los nuevos discípulos. Debido a la aspiración incorrecta, el discípulo malinterpreta la parte que ha de desempeñar en el Plan y así dirige mal las energías predominantes en su equipo. Los resultados son muy dolorosos, en forma de dolores y malestares que el médico no puede diagnosticar, y que nada puede corregir sino la correcta aspiración. Es este caso el discípulo debería estudiar de nuevos las reglas del discipulado, y mediante ese estudio, más la meditación, llegar a una comprensión de la correcta relación. 2. Aquello que resulta de la incorrecta motivación Esta también es una causa común de serias dificultades entre los discípulos. La motivación incorrecta ha sudo reprimida deliberadamente y el discípulo es deshonesto consigo mismo. No ha afrontado el hecho de que la motivación correcta es algo que evoluciona a medida que evoluciona la conciencia. Rehúsa encarar esta parte de si mismo y la entierra por debajo del umbral de su percepción. Los bloqueos de energía surgen en todo el sistema de centros, causando perturbaciones severas en todo el organismo. Los síntomas de esta dificultad a menudo comienzan con inquietud creciente, irritabilidad nerviosa, y la manifestación de obstáculo tras obstáculo al servicio. El discípulo debe atreverse a encararse a si mismo por entero, examinar sus motivaciones en cada nivel de la espiral, y a adquirir correcta motivación según progresa en el sendero. A pesar de que no


está satisfecho con la motivación incorrecta, no se niega a reconocerla, sino que la busca y la transmuta en la luz de su Alma. 3. Aquello que resulta de una mala dirección de las energías debido a una mala interpretación de los Rayos y en consecuencia un error en el servicio Esto es común con todos los discípulos nuevos o sobre entusiastas. La enfermedad se manifestará en el sistema de centros etérico como como una fuga de energía vital. La anemia es a menudo la manifestación cuando la condición es severa. La discriminación es la respuesta en este caso. Tengan el coraje de esperar hasta saber, y luego actúen, pero no actúen solo bajo suposiciones. 4. Aquello que resulta de la experimentación Muchas probacionistas y aspirantes reciben fracciones dispersas de conocimiento y no tienen la suficiente Sabiduría con la que aplicar ese conocimiento. Como resultado, ha habido mucha enfermedad causada por la experimentación con los centros. Esto es a menudo una cosa trágica de observar porque el aspirante se expone a si mismo a un innecesario sufrimiento y retrasa su progreso sobre el sendero por largos periodos de tiempo. Sepan esto: cuando sea el momento de la activación de los centros, etc., les llegará la enseñanza adecuada que eliminará cualquier necesidad de métodos de ensayo y error de experimentación.


5. La forma de pensamiento de la muerte Las condiciones caóticas que ahora se manifiestan requieren instrucción adicional que ayudarán al discípulo a responder la llamada del servicio; por lo tanto estoy facilitando instrucción escrita para todos los que la deseen. Este material se proyectará según la necesidad de los tiempos la demande.4 Encontramos hoy de manera prominente entre las muchas manifestaciones una condición de enfermedad. Para abordar este problema con algún grado de éxito es necesario antes comprender su naturaleza. Todos los discípulos reconocen el hecho de que cualquier manifestación es el resultado de un estado de conciencia, y que para cambiar el efecto uno debe trabajar en los planos internos con la causa. Hay muchas maneras de hacer esto, pero el único método que concierne a los discípulos en este momento es el da la curación, preferiblemente por absorción. En otras palabras, el discípulo no impide que un potencial se manifieste; más bien, afronta la manifestación, y mediante el uso del arte de la absorción efectúa una cura que a su vez afecta a la condición del todo y reduce el alcance de esta apariencia particular. Este es un concepto extremadamente importante a captar. La manifestación del caos es parte del Plan Divino, porque solo de esta manera puede el karma ser ajustado. En ello reside la oportunidad para equilibrar el karma de las edades, y el comienzo del recorrido de un nivel superior del sendero evolutivo. Encontramos que la causa de la incapacidad física creciente en el mundo hoy es la gigantesca forma de pensamiento racial de la muerte. Esta forma de pensamiento es uno de los factores principales de la ilusión astral que vela la realidad, siendo el otro factor en sentido de separatividad. Cuando rompemos esta forma de pensamiento en sus componentes encontramos lo siguiente: 1. Miedo a la muerte. Esto por supuesto es obvio y no necesita muchas explicaciones. Baste decir que el que la mayor parte de la raza consideren la posibilidad de la extinción crea un miedo intenso, que dan por resultado que se produzcan las condiciones que se asemejan al fin temido. La transición que resulta de la enfermedad es antinatural, y la causa reside en la forma de pensamiento de la muerte. El Alma dispone abstraerse de la forma. La conciencia de la personalidad intuitivamente percibe la experiencia que afronta y aunque de manera totalmente inconsciente, se dispone a producir esas condiciones, como resultado del miedo, producirán el tránsito. La eliminación de este miedo dará por resultado la salud perfecta hasta el momento de la transición y el tránsito natural en plena conciencia de vigilia. 2. Miedo de separación. Este miedo a la pérdida por parte de los seres queridos crea en aquellos que van a pasar un miedo incluso mayor que el que ya tienen. Es transmitido telepáticamente por el plexo solar a las emociones del enfermo, y esta condición obviamente empeora. La idea de soledad, de separación, de inseguridad, crea en él un tipo de pánico que hace su transición extremadamente difícil. Los discípulos deberían recordar, cuando alguien que aman esté haciendo la transición, que realmente no hay separación, que las Almas son realmente una, y que los hilos de contacto permanecen intactos aún después de la salida del cuerpo físico. Debería permitir que su amor siga al que pasa al otro lado, y eliminar la innecesaria pena del fallecido y de sus deudos. 3. Emociones de codicia, odio, celos, etc. Se preguntarán como puede ser esto: ¿cómo pueden emociones fuertes como estas aumentar el poder de la forma de pensamiento de la muerte? Porque se encuentran en directa oposición a los principios de la vida. La conciencia perfecta de la vida se expresa a si misma como correcta relación, como la perfección de la energías en manifestación. La emociones negativas crean vórtices de energía que se mueven continuamente en el anillo-de-no-pasar del individuo y no encuentran otra forma de expresión que reacciones desagradables en la personalidad. Como ilustración, el resentimiento crea un bloqueo de la energía del Segundo Rayo que se manifiesta como artritis. Toda enfermedad que no resulte en transmisión de energía, y algunas que lo hacen, encuentras sus causas kármicas como emoción dañina. Piensen en esto: les aportará muchas comprensión. Vemos esta forma de pensamiento racial tan cerca a la familia humana hoy que empaña pro completo la visión de la realidad. Es albergada por casi toda conciencia en forma humana. Según queda 4 Ver las secciones sobre “Servicio”, y “El trabajo subjetivo del Discipulado”, en Sabiduría aplicada, por Lucille Cedercrans.


bien establecida en su casa, controla su entorno. Los discípulos harían bien en darse cuenta de a que estén combatiendo. No puede confinarse a un individuo o grupos de individuos, sino es más bien una entidad en si misma, alimentándose de la energía vital de los que la albergan. Es, en su suma total, las Fuerzas Oscuras de las que el discípulo oye tanto. Por lo tanto, les aconsejaría sacar esta oscuridad del dominio del individuo y verla por lo que es. Se puede preguntar por qué se permite manifestar a esta forma de pensamiento. Debo responder que es una lección que la humanidad debe aprender, el obstáculo que la humanidad debe vencer, y por lo tanto es bueno considerado desde un punto de vista de largo alcance. Sin embargo, los discípulos está inclinados a albergar una sensación de futilidad cuando llegan a este concepto sin comprenderlo totalmente. Se olvidan que ellos, también, juegan una parte en el proceso evolutivo y que sin ellos, como sin cualquier otro factor, la evolución no sería posible. El curso obvio para los discípulos es por tanto desempeñar su parte en la superación de esta oscuridad para que la luz pueda alcanzar la conciencia de la raza humana. Los discípulos son profesores, y esa enseñanza puede tomar muchas formas, y la menor de ellas no es esa acción que revela a sus hermanos más jóvenes una mejor manera a la luz de la comprensión.5 Esta futilidad de los discípulos presenta un problema mayor que el que presentan los niveles inferiores de conciencia. Harían bien en meditar sobre esto para logar una perspectiva correcta. Para volver a los métodos de servicio empleados por los discípulos, consideraremos el trabajo realizado por el grupo subjetivo interior. Actúan como una estación de difusión, transmitiendo a los niveles de conciencia inferiores aquellas energías que precipitan la manifestación. La forma de pensamiento de la raza es así fortalecida con mayor fuerza vital, y buscando expresión se elabora en el plano físico en sus varias fases. El discípulo que trabaja en el campo, el mundo físico, responde a esta actividad enfrentando con luz la oscuridad en la forma. Absorben la vibración de lo menor y la devuelven como luz, iluminando así la conciencia implicada. El discípulo, para tener éxito, debe haber logrado cierta iluminación sobre si mismo, y esto debe ser capaz de mantenerlo a pesar de todo lo que se manifieste a su alrededor. Este estado de conciencia llenaría muchos volúmenes y aún así veo necesario elucidarlo en tan pocas palabras como sea posible. Esto lo intentaré hacer con la idea en mente que aquellos verdaderamente interesados habrán adquirido suficiente pureza de motivación para hacer posible la comprensión. Al analizar el estado iluminado de conciencia referido, ciertos conceptos básicos saltan a la vista, que intentaré clarificar. 1. Perfecta conciencia de la vida. Esto naturalmente elimina toda negatividad del ara del discípulo. Es totalmente consciente del principio vital, reconociendo que todo en el Universo está vibrantemente vivo, que toda sustancia es sustancia activa pensante, impregnada por la Voluntad de Dios, que se manifiesta en la familia humana como la voluntad-de-ser, el Amor de Dios que se despliega como la conciencia de las relaciones, y la Actividad Inteligente de Dios, que se manifiesta como el impulso a aprender, a conocer mediante la experiencia. La vida es lo que anima e impregna toda forma. Es la esencia de la forma, y sin ella no habría nada de lo que existe. Nada existe o puede existir sin vida. La vida no puede ser ni añadida no quitada, aunque puede cambiar de forma muchas veces. Este concepto es el primer prerequisito a la perfecta conciencia de la vida. Aquello que llamamos energía vital no es algo vago e ilusorio, sino es la esencia de nuestra forma naturaleza. Su tipo es disponible en abundancia donde quiera que haya forma. La raza, en lugar de reconocer este hecho de la naturaleza, se identifica con la ilusión de separación, pena, odio, dolor, etc., y aparentemente muere poco a poco, día a día. La humanidad entretiene y abraza la ilusión de la muerte, volviéndose inconsciente de su realidad esencial. La vida, por el momento parece pasarle de largo. Comiencen a vivir realmente ahora, reconociendo este principio de vida dentro de si mismos y de aquellos a su lado. Véanlo impregnando su hogar y la atmósfera que respiran. Vean a su alrededor y en su interior un aura dorada de energía vital. Visualícenla como el núcleo de cada átomo de sustancia que constituye sus cuerpos e irradiando para unirse a esta misma energía irradiando de cualquier otro átomo de sustancia. 5 Ver la sección sobre “Formación de Profesores” en Sabiduría Aplicada, por Lucille Cedercrans.


Vean este aura rasgando el velo de la ilusión para atraerles solo manifestaciones perfectas de vida perfecta. Reconozcan que esto es verdad respecto a todo ser y toda cosa en o fuera de la forma, y descubrirán un nuevo mundo animando al viejo a su alrededor. 2. Conciencia de la perfecta relación. Estoy presumiendo que el discípulo ha logrado la realización del Alma Una manifestándose en una miríada de formas y por esta razón pasaremos a otra unidad no tan obvia que no haber sido reconocida. Esta unicidad se encuentra en el mar de la sustancia. Toda sustancia es energía, y como hemos afirmado muchas veces, inteligente por naturaleza. Toda conciencia, la suya y la mía, está literalmente sumergida en este océano de sustancia, y todas las partículas de materia que constituyen sus cuerpos están en constante movimiento. Están continuamente pasando a través de sus cuerpos, entrando y saliendo. Pueden preguntarse qué mantiene la forma. Es el resultado de un potente campo mantenido por el Alma. La sustancia se adhiere a la forma, pero lo hace de manera transitoria, siendo continuamente reemplazada por la sustancia de una naturaleza vibratoria nueva y cambiante. Aquello que está hoy constituyendo la forma de sus cuerpos fue ayer parte de una forma diferente, y mañana será parte de aún otra forma. Esta sustancia, en constante movimiento, es inteligente y responde al pensamiento que es una frecuencia vibratoria forme y fuerte, sin importar lo correcto o erróneo, hablando relativamente, que ese pensamiento pueda ser. Esta sustancia de su forma es coloreada por su pensamiento, y continuará de esa manera hasta que sea cambiado por un pensamiento más positivo. Este pensamiento impreso sobre la sustancia porta cierta vibración y libera actividad de energía. El pensamiento, su tasa de vibración y actividad de energía pone a las demás partículas de la sustancia en actividad, y vemos en manifestación una definida esfera de influencia. El trabajo subjetivo, por tanto, sigue este patrón: 1. En primer lugar el concepto a ser impresionado es reconocido en su más plena extensión posible. Esto construye la forma de pensamiento. 2. La realización es luego a luego liberada a la actividad en la que estén inmersos inmediatamente, siendo por tanto precipitada en ese cuota de sustancia en su esfera de influencia en cualquier momento dado. Como ejemplo, consideremos el caso hipotético de un discípulo inmerso en la tarea de cavar un hoyo y realizar el hecho del Plan Divino en manifestación. La sustancia en su esfera inmediata de influencia – la de sus propios cuerpos, el aire que respira, la pala, la tierra, la personas con las que hace contacto – es impresionada con esta realización del Plan Divino (en relación con el hoyo, etc.) La frecuencia vibratoria de las partículas de sustancia se incrementa, energías Divinas son puestas en movimiento y según esas sustancia continúa su camino, siendo incorporada a otras formas, produce efectos en esas formas y sus asuntos. Esto es trabajo subjetivo a escala Universal.6 Cuando llevamos esto a un acto específico como el de la curación, el individuo implicado se reconoce como un punto focal para la distribución de energías Divinas a y a través del todo. El discípulo luego reconoce, de acuerdo a su capacidad, la perfecta conciencia de la vida y la manifestación de esa vida como el Plan divino. La realización es luego liberada a la actividad indicada. Antes de que el discípulo pueda trabajar con el arte de la absorción, debe haber adquirido en si mismo perfecta conciencia de la vida, la realización de su esencial unidad con todo lo demás, perfecto amor hacia todos, perfecta paz y estabilidad absoluta. Hablo de estas cosas como lo máximo que es posible obtener estando aún en forma humana. Establecido de esta manera, atrae a si mismo todas las vibraciones inferiores en su entorno inmediato y los pone en armonía consigo mismo. Como símbolo de este trabajo doy el círculo con el punto en el centro. El discípulo ha encontrado este centro absoluto, el punto en el círculo, y desde ahí, mediante la analogía de la respiración rítmica, atrae, transmuta, libera y manifiesta. De esta manera, la periferia se expande, aumentado siempre su esfera de influencia.

6 Ver las secciones sobre “El trabajo subjetivo del Discípulo”, y “El proceso de interiorización” en Sabiduría aplicada, por Lucille Cedercrans.


No conozco otras palabras para transmitir a su estado actual de desarrollo y comprensión esta actividad, y a pesar de ello apenas son adecuadas. Como un ejemplo muy práctico, les daré las siguientes ilustraciones: El discípulo se hace consciente del resentimiento de su hermano dirigido o bien hacia él o hacia otro. Si este resentimiento fuese dirigido hacia él, reconocería en primer lugar que nada le llega que no sea suyo, no importa lo injusto que ese resentimiento pueda parecer. El discípulo sabe que en cierta manera es responsable de ello. Es su creación, originándose posiblemente en el pasado lejano. Reforzado con este conocimiento, absuelve a su hermano de toda culpa, y conscientemente lleva ese resentimiento hacia si mismo. Ahí le aplica a los pensamientos y emociones del otro su Amor divino, transmutando el resentimiento en amor inofensivo. Esto lo libera, dirigiéndolo de vuelta a su hermano con sus bendiciones. Continúa esta actividad, consciente y positivamente, pensando y hablando solo lo bueno de su hermano, y eventualmente las actitudes del otro cambiarán. Cuando el discípulo puede llevar a cabo esta actividad con éxito, transmutando toda la negatividad en su entorno en su opuesto polar del amor positivo, paz, coraje, etc. ha encontrado verdaderamente el camino del servicio. Con la facultad imaginativa de la mente y la intuición, esto puede aplicarse a las enfermedades físicas de la familia humana, pero solo cuando el discípulo esté seguro en su centro. Háganse a si mismos esta pregunta: “¿Me atrevo a mismo a abrirme a toda discordia acerca de mi, llevándola a mi mismo para ser transmutada en armonía?” Esto, por supuesto, necesita ausencia de miedo, pureza de motivo y completo desinterés. Por lo tanto, hermanos míos, hasta que estén seguros de esto, les aconsejaría no usar este método, sino más bien trabajar hacia su personificación. Hasta que se hayan vuelto inofensivos, este método no es seguro. Se pueden preguntar por qué no he explicado esos métodos empleados por el instrumento físico en el arte de curar. Les digo que no son importantes. Los métodos de actividad física empleados por los discípulos son muchos y tan variados como la constitución de la energía de los discípulos mismos. Cada uno encuentra por si mismo el camino, y esto solo después que ha alcanzado el estado de conciencia del Sanador Divino. La actividad sigue luego el camino de menor resistencia, asumiendo cualquier forma que sea indicada. No olviden que la conciencia iluminada ve cualquier actividad como una forma perfecta para la expresión de la vida. El médico, el practicante de la Ciencia Cristiana, la imposición de manos – todos ellos y mucho más – se convierten en el instrumento perfecto de curación de acuerdo a la necesidad particular, en lo que concierne al patrón de la experiencia. Les digo una vez más que no se preocupe con la forma; dispónganse más bien a la tarea de personificar la conciencia iluminada del Alma. La forma que asume la actividad se manifestará en Ley y Orden Divino se hace instrumental para responder a la necesidad. He reservado para lo último de esta instrucción la capacidad de visualizar, y mi razón es obvia. Hay demasiados pocos de ustedes que sean capaces de beneficiarse de cualquier explicación de este aspecto de la curación. Sin embargo entre ustedes a uno o dos que podrían hacer uso inmediato de esta instrucción, y algunos de ustedes, un poco más tarde, crecerán hasta una comprensión del mismo. Por lo tanto intentaré hacer decender las palabras que si se medita sobre ellas y se contemplan conducirán a su realización. Han oído a sus profesores hablar a menudo del ojo interno, y han leído muchas veces las palabras, pero ¿han seguido alguna vez las pistas dadas para intentar comprender el significado que subyace a estas palabras? El Ojo Espiritual se abre en respuesta a la Luz Espiritual, de igual modo que los ojos físicos fueron una respuesta a la luz física. A medida que la Luz del Alma es lanzada hacia afuera, y todo lo que es, se baña en esta Luz, el Ojo Espiritual se abre para ver la forma revelada a la luz de la comprensión. Una vez más encuentro las palabras de su lenguaje inadecuadas. El ojo interior es literalmente el Ojo del Alma manifestándose en la mente. Aquí una situación es vista bajo la luz de la comprensión, todos los factores se ensamblan y captan rápidamente, siendo el resultado, la aplicación Divina rauda y certera.


El discípulo ve la perfección. Miran en la forma, viendo la condición de las energías en manifestación, y conociendo la perfección del Alma, visualiza esa perfección en la forma. Aquellos de ustedes que no se han vuelto aún conscientes del ojo interior harían bien en arrojar al Luz del Alma hacia afuera. Todos ustedes tienen un grado de conciencia iluminada. Que esa iluminación revele aquello que ven con el ojo físico. Aprendan a enfocar el ojo interno sobre el mundo que les rodea, y verán con comprensión. Como un paso en esa dirección, reúnan los conceptos de la verdad que han adquirido en un todo integrado. Cuando observen una condición de caos, lancen la iluminación de esa verdad hacia afuera sobre esa condición y bajo la luz de la comprensión continúen su observación. El siguiente es un pensamiento semilla muy bueno para la meditación: “La Luz de mi Alma es lanzada hacia afuera y todo lo que veo se revela en su iluminación.” La Paz esté con ustedes — Su Hermano en Cristo — D.K.

Meditación – Toque Sanador Por favor establezcan su alineamiento superior directamente con el Maestro D.K., el Maestro K.H. y el Cristo Trascendente, haciéndose receptivos a las energías de curación que se proyectan a través de este triángulo. Prepárense para la meditación por favor... Enfoquen la conciencia en la caverna e identifíquense como el Alma Consciente Encarnada en la instrumentalidad, visualizando la red etérica y su sistema de centros... Tomen la forma del pequeño sol dorado en la caverna, irradiando luz, luz dorada, en y hacia la red etérica hasta que el cuerpo etérico mismo irradie luz hacia su entorno. Visualicen ahora como el cuerpo etérico interpenetra el físico y se extiende hacia afuera – de dentro hacia afuera... Dense cuenta ahora que este cuerpo etérico, esta red de líneas de fuerza, que se asemejan y subyacen al sistema cerebro espinal, es altamente satisfactorio al sentido del tacto; es proclive al sentido del tacto. Desde su enfoque en el centro del pequeño sol dorado, extiendan, no la conciencia sino la percepción, a través de la red etérica, interpenetrando el físico y extendiéndose fuera del mismo, concentrando su atención en el sentido del tacto. Intenten sentir con su etérico el cerebro y el sistema nervioso, que es su envoltura externa, por así decirlo... y mediante esa luz vertiéndose a través de la red etérica, incrementen, solo una fracción, la frecuencia vibratoria del cerebro y del sistema nervioso (que es la envoltura externa del etérico)... ahora intenten sentir, mediante esta red etérica, la carne, la sangre, los huesos del cuerpo y de nuevo, usando la luz que se vierte a través del etérico, aumente, solo una fracción, la frecuencia vibratoria de la carne, la sangre, los huesos del instrumento físico... Dejen que la percepción se extienda más allá del físico a la atmósfera que rodea inmediatamente al cuerpo físico, y con este etérico, sientan esa atmósfera... Usando la luz que se vierte a través del etérico, aumenten, eleven la frecuencia vibratoria de la atmósfera que rodea inmediatamente al cuerpo... Al mismo tiempo, con el etérico, mediante el etérico extendiéndose más allá del físico, busquen las cuatro energías vitales identificadas como energías pránicas, que nutren y alimentan, y mantienen la salud del cuerpo físico... Búsquenlas y llévenlas al instrumento mediante los tres centros del corazón (el corazón superior, el centro del corazón y el corazón inferior) y el plexo solar... Levando estas energías al instrumento etérico, revitalizándolo, energetiźandolo... haciendo pasar las energías a través del instrumento, de vuelta nuevamente al entorno... Relajen el foco de atención por unos pocos momentos... haciendo una pausa entre actividades – descansando... Ahora desde dentro del pequeño sol dorado en el centro de la cabeza, enfoquen la atención en el centro ajna y muévanse gradualmente desde el pequeño sol dorado hasta centrarse en el centro ajna mismo... Reconozcan que este es el centro que controla y manda, cuando se utiliza conscientemente, las cinco energías del hombre inferior...7 7 Las 5 lecciones originales sobre Curación se expandieron con los materiales siguientes,.


6. Desarrollando sus capacidades para curación Todos ustedes deberían, y son perfectamente capaces de ello, desarrollar sus habilidades y técnicas de curación. Todos ustedes pueden hacer esto. Y todos ustedes deberían comprobar que prestan atención diaria a desarrollar sus capacidades de curación como discípulos, y esas técnicas serán suyas naturalmente porque son individuos. Con respecto a esto, que cada uno se haga consciente de las técnicas que todos deberían poseer, dado que se conocen por lo general a través de la contemplación, meditación y estudio. Por ejemplo, “Curación esotérica” debería serles a todos muy valioso en el desarrollo de técnicas y capacidades de curación como discípulos.8 Luego, mediante estudio, meditación y contemplación, expandan su conciencia para incluir un conocimiento intuitivo de la curación. Y en tercer lugar, practiquen unos con otros. Utilícenlo en relación a su instrumento, a los de su familia, a sus hijos y entre sí. Cualquiera de ustedes, hombre o mujer, cualquiera de ustedes en este grupo, puede hacerse, si le prestan atención, muy experto en la curación, en particular la curación de discípulos. Hay muchas técnicas. Por lo general el curador intuye lo que hacer en este momento. Es peligroso dar demasiadas técnicas generales más allá de las fundamentales al arte mismo de la curación. Cuando encuentren una gran proyección de energía desde uno de los centros, esto puede ser causado por varios factores. En primer lugar, las fuerzas vitales puede haberse invertido y estar escapando del cuerpo, lo que sucede muy frecuentemente en casos de enfermedad. En segundo lugar, puede indiciar vampiros, lo que pueden comprobar inmediatamente. Esto sucede muy frecuentemente, en particular en los centros inferiores. Casi siempre, si hay una proyección de energía a través del centro sacro, por ejemplo, es un caso de vampiros, y la entidad estará con probabilidad en el etérico, con naturaleza de obsesión. Simplemente rompen el alineamiento e invierten el flujo de la energía. El principal elemento de la curación es el foco de identificación con el Alma. El Alma puede curar. En otras palabras, esto es natural; una parte de la naturaleza del Alma es curar. Por lo tanto, el foco de identificación con el Alma es fundamental. Esto es realmente todo lo que es necesario. Una vez que el individuo se enfoca e identifica como Alma, establece su alineamiento superior y se mueve con la intención de curar, invoca toda la ayuda que le esté disponible. Recibe ayuda desde el Ashram de Segundo Rayo; recibe la ayuda del Cristo, recibe la ayuda de aquellos Devas Sanadores que se necesiten en ese momento particular. Todos los discípulos, sin importar su equipo de rayos, tienen la capacidad de curar. Sabrán lo que hay que hacer si enfocan su intención en hacerlo. Ciertamente hay casos en los que es mejor llamar a alguien más. Por ejemplo, si se trata de alguien muy cercano a ustedes, es mejor llamar a otro discípulo, porque el factor emocional puede interrumpir un proceso de curación. Maestro R.: (5-4-52) Me gustaría impresionar sus mentes, primero, con el hecho de que ningún individuo puede en verdad ser un curador. Ninguna personalidad es capaz de curar. La personalidad puede, sin embargo, funcionar como un canal para las energías que se vierten desde la fuente a la condición que necesita corregirse. Es necesario enfocar en si mismos las energías de curación del Cristo y transmitirlas a cualquier área de enfermedad que se encuentren en Ley y Orden Divino. Les pediría que ninguna persona presente tenga ningún pensamiento de una curación específica, sino que se den cuenta de que las energías están produciendo Ajuste Divino al Plan Divino en este grupo. También les pediría que cada uno de ustedes se desapegarse ahora, se desapegase por completo de los resultados de este encuentro. Algunos de ustedes vinieron con pensamientos definidos sobre los resultados del encuentro. Les pido que eliminen esos pensamientos de su mente, que acepten ahora la Voluntad de Dios tal como se manifiesta en sus vidas y asuntos. 8 Curación esotérica, Volumen IV, Tratado sobre los Siete Rayos, Alice A. Bailey, Lucis Publishing Company, New York, 1953


Maestro M.: Les voy a dar un mantra para utilizarse individual o colectivamente cuando se produzca la apariencia de caos o crisis en su vida: “Que la Voluntad Divina de Dios se manifieste en mi vida y asuntos en Ley O Orden Divino.” Les sugeriría que esto se use particularmente cunado haya apariencia de dificultad en lo que a relaciones grupales se refiere. Ha habido en algunos miembros de este grupo crítica de los demás – un intento de sentarse a juzgar las acciones de los demás. Estas personas deberían repasar las lecciones que han recibido, y a la luz de esas lecciones y su propia aspiración, disipar todos los pensamientos de crítica que han estado albergando. Maestro K.H.: Hermanos míos, lo que voy a decirles hoy les pido que lo guarden en sus corazones y mentes durante el año próximo. Este año traerá muchos cambios en sus vidas y asuntos, tanto como individuos y como grupo. Todo lo que hagan y piensen, háganlo en amor y hermandad, y sepan que el Amor y la Sabiduría de sus Hermanos Mayores es suya. Sepan que todos son Uno en Cristo, y dejen que eso les guíe durante el año. El Mahachohan: Meramente añadiré mi vibración y mis energías a lo que están recibiendo. Les daría algo sobre lo que pensar durante el próximo periodo de doce meses. Les haría que revisasen todo lo que se ha dado en el material de las lecciones en relación con la aplicación. Hagan esto con la intención de descubrir como pueden mejor expresar esa divinidad que haya en cada uno de ustedes, en servicio a sus hermanos. Tomen cada actividad diaria en la que estén normalmente involucrados y observen cuanto es cada uno un instrumento de servicio, como pueden verter a cada actividad su amor y su luz de manera que los demás puedan saber lo que es el amor y ser iluminados por esa luz. Cuando hayan llegado a una mejor comprensión dela aplicación, entonces les haría pensar en la precipitación. Maestro D.K.: Les recordaría que es necesario para cada uno de ustedes perdonarse a si mismos antes de que sea posible perdonar a los demás. Querría que recordasen que es igual de necesario que amen lo que son que amar a sus hermanos, que en el amor perfecto nadie o nada es dejado fuera. No den la espalda a lo que han hecho o dicho o sentido – ámenlo y la correcta relación se manifestará en cada individuo así como en el grupo. Reconozcan el gran poder curador del amor. Cualquier manifestación de enfermedad está demandando su amor. Satisfagan su necesidad y dejará de haber enfermedad. Maestro R.: Tengo alguna información que será tanto buenas noticias así como instrucción para cada uno de ustedes. A este grupo se le ha otorgado el privilegio de recibir un mensaje del Maestro Jesús. Le será necesario al grupo elevar su frecuencia vibratoria hasta donde se pueda hacer contacto con el mensaje y traído. Esto se hará durante el encuentro subjetivo de esta tarde. Les pido a cada uno de ustedes venir a ese encuentro libres de negatividad, en aspiración al Cristo. Maestro Jesús: (encuentro subjetivo para el Festival de Wesak): Bendiciones, Hermanos Míos. Reciban Mi Amor. Que limpie, de fuerza y calor y luz y comprensión a todos aquellos que encuentren en el camino. No teman de hablar y actuar en Mi nombre. Lo que quiera que pidan en Mi nombre les será dado. Maestro John: Como discípulos implicados en una actividad de este tipo están recibiendo, 24 horas al día, energías Ashrámicas; y mediante su instrumento y los centros en su instrumento, canalizan esas energías a la red etérica en donde pueden ser recibidas por aquellos miembros de la familia humana que se relacionan con ellas. El discípulo o el estudiante experimenta activación en varios centros en su cuerpo etérico en diferentes momentos. Los centros en las palmas de las manos pueden ser activa-


dos. Cualquiera, u otro, o cualquier combinación de centros en la columna, la cabeza, los pies, en todo el cuerpo, serán de tiempo en tiempo activados de acuerdo a la conciencia en desarrollo y la instrumentalidad. La única atención que debería darse a esto en cualquier momento específico es percibirlo y comprender como puede ser de servicio. Esta activación de los centros de la manos puede significar varias cosas. Puede ser una indicación a abrir la mano – quizás tengan algo que dejar ir – una indicación a mantener la mano en bendición y esto, por supuesto, simboliza la actitud del discípulo en sus relaciones. No significa específicamente curación. Aquí es donde pueden construir espejismo. La curación viene de la conciencia y el conocimiento consciente de la ciencia de la curación. Esto no significa que no entrarán en algún momento futuro en este campo de servicio. Si lo es, será como resultado de un conocimiento consciente – no como resultado de la actividad de cualquier parte de la forma misma. El curador usa solo la forma para transmitir al paciente el hecho de que la curación es posible para el y que está siendo curado. La imposición de manos, que en algunos aspectos está muy desfasada (si puedo usar estos términos) es un símbolo externo y uno que descartaría muy rápidamente porque toda curación viene desde el alineamiento superior del propio individuo con aquello que sobrevuela. Maestro R.: Meditación — Alineamiento de Alma, cerebro y mano Enfóquense como Alma Consciente Encarnada... Vincúlense con el cerebro y ls manos, haciéndose conscientes de las manos como centros que transmiten y liberan, sobre una dirección, las energías curadoras del Alma. Concéntrense en el alineamiento de Alma, cerebro y mano... Háganse conscientes de la presencias de energías curadoras en las manos. Visualicen las manos como centros que transmiten esta energía. Como el Alma, con este equipo, reconozcan que pueden, mediante un acto de voluntad, alienarse con el aspecto sanador del Ashram de Síntesis, dirigiendo su atención al Maestro D.K., el Maestro K.H. y el departamento del Cristo, y que mediante esta alineamiento superior pueden invocar cualesquiera energías que se necesiten en la curación de cualquier condición de imperfección en la conciencia y en su forma... que esa curación puede ser dirigida a través de las manos a cualquier destino, en cualquier de los tres planos de materia vibrante... en Ley y Orden Divino y en cooperación con el plan del Alma de cualquier individuo o grupos de individuos implicados. Reconozcan ahora que esta curación espiritual es parte de la función del discípulo, es una actividad natural del Alma y que cualquier discípulo – sin importar su equipo de rayos o su campo de servicio específico – puede funcionar de esta manera si así es demandado. Consideren nuevamente el alineamiento entre Alma, cerebro y manos... reconociendo esto como parte de su equipo de servicio... reconociendo que según prestan atención al alineamiento y hacen uso del mismo, se vuelven expertos en esta función. Hagan sonar el OM. Relajen la atención.


7. Terapia A ustedes, como discípulos, se les ofrecen medios y manera de manejar sus reacciones personales. Las reacciones se harán cada vez más evidentes a medida que la integración grupal tiene lugar. La demostración de esas verdades es la parte más difícil de digerir para la personalidad, porque a veces necesitan proceder con fe ciega hasta las últimas consecuencias. Por favor procedan con la integración grupal, porque ese es el verdadero poder y el origen del equilibrio de karma en la relaciones entre individuos, y entre el individuo y sus bloqueos subconscientes. Mientras, enfoquen cualquier problema que sientan que tengan en alineamiento directo con el Alma. Muévanse al campo magnético del Alma Grupal en la caverna. Tienen el poder del grupo a su disposición. Atrapen las Fuerzas Oscuras internas llevando deliberadamente el problemas a la caverna, sacando su intención del subconsciente. Sáquenlas del lodo y llévenlas con sus problemas relacionados hasta el centro ajna en donde pueden ser contempladas, representadas, aceptadas mentalmente como un problema, y luego llévenlas bajo la Luz del Alma en la caverna. Convirtiéndose en tercera parte, el observador, deliberadamente representen la obra. Existe siempre una relación, así que existen dos o más partes en su escena. Se convierten en la audiencia, viendo actuar a los actores. Luego se ponen en el papel del primero y luego en el del segundo de esos actores. Se convierten en la persona o problema involucrado, tomando las reacciones de cada uno, hablando a cada uno, golpeando si el guión lo pide, gritando, llorando o lo que sea necesario para sentir la emoción de la experiencia para llevar la representación hasta sus última conclusión. Háganlo, hermanos míos, porque entre más tiempo retrasan mirar la verdad, más tiempo permanecen prisioneros de la forma. Enciendan las luces al final de la representación. Bañen la escena en la luz curadora de Cristo. Hagan una bajada de telón para todos los participantes, sabiendo que cada uno ha representado bien su papel. Liberen la luz hacia el cuerpo mental volviendo de vuelta al centro ajna. Contémplenla, sabiendo que la Verdad los hará libres. Pueden incluso ser los editores, escribiendo las reacciones de la obra. Muévanse al centro del corazón y amen la situación, dejándola volver al subconsciente como verdad. Si otro bloqueo se interrelaciona con este, saben lo que hacer – inúndenlo con la luz del Alma usando el campo magnético del grupo para conseguir el poder para elevarse por encima de la emoción. Échenle un buen vistazo emocional y mentalmente; inúndenlo con la irradiación de Cristo y amen la experiencia, porque les ha dado una visión de la conciencia de la mente de la raza y han ayudado a resolver un problema de la humanidad al resolver el propio. Han ayudado a aliviar la congestión del cuerpo emocional y mental de la raza mediante este servicio a si mismos y a su grupo de hermanos. Han utilizado: El Primer Rayo para llevar deliberadamente el problema hasta la luz. El Segundo Rayo del Amor del Alma para usar la Luz del Alma y el campo magnético para rodear la representación en su anillo-de-no-pasar alineado con la verdad. El Tercer Rayo de Inteligencia Activa para analizar la obra y extraer de ella su propósito. El Cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto, representando las diversas partes y emociones de los actores. El Quinto Rayo de Conocimiento Concreto y Ciencia, al observar los resultados y absorber la esencia de vuelta al subconsciente en su verdadera luz. El Sexto Rayo de Devoción al Ideal de que el Alma manifestará una curación y que cada partícula interrelacionada será afectada con la Luz de Cristo. El Séptimo Rayo de Magia Ceremonial. Que cada uno capte la importancia de lo que está teniendo lugar, primero en su propia conciencia, en su propia mente, sus emociones, y finalmente en su vida y asuntos externos. Que reconozca la


manera en que estos acontecimiento son reajustes, ajustes Divinos a la manifestación del Plan Divino para la humanidad, esa humanidad que él es, de manera que con el reajuste pueda producirse una reorientación, y un reconocimiento de crecimiento, de nuevas capacidades, de fuerza y de propósito. Para llevar esto aún más a los específico: encuentren una perturbación emocional en su esfera de influencia, y enfoquen lo que sepan sobre esa situación. Estarán haciendo la conexión entre su propia conciencia superior del alma y un problema específico en la humanidad. Dado que ya han estado en la misma situación en algún momento en el pasado, la solución estará en primer plano en su mente. Proyecten su solución telepáticamente al problema, que será casi ciertamente uno de relaciones. Las relaciones son la manera en que elaboramos nuestro karma. Permitan al individuo aclarar su mente con respecto a lo que hacer, pero rodeen al individuo con amor y apoyo en Ley y Orden divino. Hagan esto como observador, no dejando nunca que sus emociones se impliquen en el problema. Saben que han estado en una situación como ésta, así que presten sus mejores esfuerzos a definir el problema y luego permitan al individuo a crear el sendero que tomará. Saben que están mejor cualificados para manejar el problema, pero no es su problema. No son ustedes quienes han de emprender la acción. De esta manera es como llevan su sabiduría a la encarnación. Sientan que tienen el poder y la responsabilidad de ayudar a otro sin tomar la decisión real por el tipo de decisión a tomar. Trabajan en los planos internos y si se les pide, por supuesto, se toman el tiempo y la paciencia para discutir y mostrar el camino, y luego dejan que las cosas sucedan. No pueden controlar a nadie, pero pueden ayudar y observar sin ser críticos. De la misma manera, si son dejados de lado en la toma de decisión, den a los dos participantes su sabiduría y compasión desde lejos, vertiendo luz y amor a la situación y a si mismo, porque también están implicados. Continúen prestando apoyo, sabiendo que todo está bien, una educación está en marcha, y el resultado será hacer una correcta relación de una mala relación. Si son los implicados en una situación indisciplinada, enfóquense en la Intención Divina del Alma, no buscando resultados, sino llevando el poder del Alma a la manifestación para elaborarla por ustedes. Denle tiempo, entonces, para el ajuste. Son aún el observador en el trasfondo, dejando que la luz y el amor del Alma limpien y purifiquen su ser con aceptación del resultado. Cada una de sus relaciones tiene algún tipo de problema. Jueguen como el ángel con la varita mágica y toquen gentilmente en lo alto de la cabeza con la luz y la sabiduría para representar la escena en su pequeña etapa de la vida en su pequeños drama. Hay otra técnica que les daré esta vez, en relación al aura. Puede ser de utilidad no solo para ustedes, sino para la vida grupal global y para cada individuo con quién entran en contacto. Al menos una vez al día (y no tienen que hacerlo en meditación profunda, simplemente pongan su atención en ello) alinéense con el aspecto de Séptimo Rayo del Ashram Sintético, y mediante ese alineamiento, tiren hacia el aura de energía sanadora que puede ser invocada por la instrumentalidad en cualquier momento que se necesite, y que puede dirigirse hacia los que puedan necesitarlo, sean conscientes de ello o no. Puede dirigirse a través de cualquier centro que corresponda al área de dificultad que el individuo esté experimentando. Puede ser dirigida mediante las manos o simplemente con el pensamiento, como una actividad irradiante.


8. Dieta Quieren hacer régimen. Desde el momento que llevan la idea a un foco mental , están haciendo eso. Han emprendido la actividad. Este es el concepto que en este momento necesitan reconocer más que ningún otro, porque están pasando sobre el mismo porque carece de realidad para ustedes. Quieren hacer régimen. Piensan solo en la idea física. Desde el momento que llevan la idea a un foco menta, han emprendido la cosa real que quieren hacer. La están haciendo. El primer concepto a considerar en este momento, y en particular en relación al siguiente paso en el proceso de interiorización (llevar la idea desde un foco mental a la actividad astral), es que ustedes, la conciencia identificada, deben permanecer polarizados en el cuerpo mental según continúan trabajando con este concepto.9 Van a utilizar el vehículo astral. Van a dirigir la fuerza astral, no a quedar aprisionados en ella. Consideren lo que esto significa. ¿Cuál es la diferencia entre querer o desear hacer algo y establecer un foco mental o hacerlo? El error al que se inclina la conciencia humana es intentar llevar a cabo un esfuerzo, es querer o desear hacer, en vez de hacer. Desde el momento en que entran en el cuerpo astral y desean hacer lo que pretenden hacer, drenan el poder que han construido en el vehículo mental a partir de la intención, de manera que dejan de tener un poder potencial. Este es uno de los conceptos más difíciles de comprender y aún así uno de los más importantes en este paso particular del proceso. Han emprendido la actividad. Están ya haciendo lo que pretenden hacer. Ahora van a tener que aprender a trabajar con la intención, con la energía de la decisión, más que con la naturaleza astral de deseos que quiere. Desde el momento en que entran al cuerpo astral y quieren hacer algo están estableciendo una oposición a la intención que han enfocado y por lo tanto drenan el poder de esa intención. No vayan por delante del concepto, permanezcan con él. No traten de interpretarlo en este punto. Permanezcan con él. Van a permanecer mentalmente polarizados en relación a esta intención. Continúen manteniendo la intención enfocada y contemplen su plan, su forma de pensamiento moverse desde su potencial mental a una fuerza dirigida en los niveles astrales. La única manera en que pueden hacer esto es mantenerse por encima, libres de cualquier emoción en relación a la intención. Es el poder de atracción en los niveles astrales lo que pone una idea de un plan y la energía potencial en relación a la sustancia misma. El poder magnético debe dársele al plan mismo. Cuando quieren, están en un sentido retirando de su idea el poder, la atracción magnética que la llevaría a la manifestación externa. Están reclamando el poder, esa atracción magnética ustedes mismos, y están siendo engullidos dentro de la misma, poseídos, obsesionados por ella. Volveremos a la idea de perder peso porque es un buen ejemplo. Es llevada desde su foco mental, llevada – no retirada. El foco mental continúa, se extiende hacia abajo a la frecuencia de la fuerza astral. Ahí toma su propio cuerpo de deseos. El plan que han creado desea manifestarse. Desea venir a la apariencia física. Está imbuido con el poder de manifestación. Sin embargo, si entran en el deseo de perder peso, están robando, en un sentido, el poder de la forma de pensamiento. Están robando el poder para manifestar de la forma de pensamiento. Le están dando el poder a la oposición, una oposición natural de esa forma de pensamiento. Si quieren algo esto presupone que no lo tienen. De manera que drenan el poder inmediatamente de su energía potencial. Han destruido su foco mental, destruido su forma de pensamiento mental por completo, desde el momento en que desean aquello que han creado. Porque solo puede venir a la manifestación mediante su propio deseo. Su propia atracción magnética. Ahora están recibiendo lecciones de pura magia. Estamos recibiendo instrucción sobre el proceso creativo. Si desean la cosa que han creado, la están manteniendo atada a ustedes. No puede moverse fuera de la frecuencia de la sustancia astral. La cosa misma que han creado debe ser permitida que construya la atracción. Debe dársele un deseo – no ustedes. Una vez que comprendan esto claramente, entenderán el significado del espejismo.

9 Ver también: Sabiduría aplicada – Proceso de interiorización, por Lucille Cedercrans


Este tema de la dieta es muy delicado, y de lo más difícil, porque puede enfocarse desde muchas direcciones. Cada una de estas direcciones poseen si mismas algo de valor. Antes de entrar en lo que comen, me gustaría hablar unos momentos en relación a la relativa pureza de los cuerpos y del grado de pureza – juiciosa o deseada – en un momento dado en los cuerpos. Cuando los cuerpos, el etérico y los cuerpos físicos, se mantienen en un nivel superior de pureza del que de otra manera sería el caso,, y están al mismo tiempo, viviendo en el plano físico en una red etérica que es relativamente impura en relación a sus propios cuerpos, tienen el problema de caracer de inmunidad a ciertas condiciones. Esto deberían ser capaces de entenderlo muy bien. Me estoy refiriendo a la salud de la conciencia, a la salud del espíritu que habita esa conciencia, y a la salud del instrumento que alberga a ambos. Este es el principio básico sobre el que toda la ciencia de la curación se basa, tanto correctiva como preventiva. Según proceden a aprender y a encarnar la Sabiduría, elevan naturalmente la frecuencia de sus cuerpos sobre la frecuencia del entorno en el que viven. Pueden ser capaces de limpiar y purificar hasta cierto grado su entorno inmediato, pero solo hasta cierto grado, y se están saliendo constantemente de ese entorno inmediato al entorno que lo rodea. Contenido en el cuerpo etérico o red del entorno mayor, que rodea su entorno inmediato, están esas frecuencias vibratorias que son las impurezas no solo de la humanidad, sino de la vida planetaria en este nivel particular. Elevan las frecuencias de sus cuerpos por encima de esas impurezas e imperfecciones; y luego cuando salen de la protección de su entorno inmediato (relativamente libres de esta frecuencias y esta impurezas), son en un sentido atacados de nuevo, porque sus cuerpos no tienen la inmunidad que suporta estos impactos y los efectos de esos impactos, de la impurezas naturales a la humanidad y al planeta. Deben recordar que están encarnados en el cuerpo etérico de la humanidad y su frecuencia no puede elevarse, por ley, por encima del punto de contacto con aquellos en el cuerpo de la humanidad. Pueden elevar sus propias frecuencias individuales por encima de esas frecuencias inferiores, pero un punto de contacto debe mantenerse, y es a través de este punto de contacto con impurezas. Conocen la ley de que no hay tal cosa como el vacío. Bien, en un sentido, en relación al espacio que les rodea, son espacio vacío. Son un instrumento que se ha limpiado de todas las impurezas, así que si fuera un verdadero reflejo del Cristo – si fuera a descender al cuerpo de la humanidad y hacer contacto con el cuerpo de la humanidad, sería como un vacío y todas las impurezas se atropellarían para entrar a su instrumentalidad. La instrumentalidad no tendría nada, relativamente hablando, con lo que combatir o resistir. Esta es una de las razones básicas de por qué un iniciado por encima de tercer grado encarna con tremendo sacrificio, porque no puede mantener un vehículo con ese grado de pureza, que sería natural a su conciencia, en el cuerpo de la humanidad. Esta es la razón de por qué Cristo no puede caminar entre los hombres un periodo prolongado de tiempo. Los cuerpos (y podemos referirnos a los cuerpos planetarios, el cuerpo de la humanidad como un todo, y los cuerpos del individuo) están constantemente sufriendo el proceso de elevación en frecuencia, limpieza y purificación. Esto es parte del proceso de evolución, una parte de la redención de la sustancia, una parte, en un sentido, de la misma salvación del planeta mismo. Procede bajo la ley. Ha de ser equilibrado con otros factores. Aquí es donde aquello a lo que ustedes se refieren como sentido común es de vital importancia para ustedes. Como he dicho, los discípulos tienen que tomar decisiones con respecto a estas cosas. Deberían poner todo el conocimiento que puedan adquirir para tomar esas decisiones. Hay maneras en que pueden abordarse cierta cantidad de debilidades. Hay medidas que pueden tomarse para proteger el instrumento hasta cierto grado. El discípulo has de contemplar toso estos diferentes factores y luego determinar el camino que tomarán de acuerdo a la vida que viven el el mundo. Por ejemplo, el discípulo que debe, por necesidad funcionar de una manera social activa en el cuerpo de la humanidad – digamos que en cualquiera de las capitales mundiales, o en cualquier departamento de la vida humana en que le sea necesario acudir a una gran cantidad de entretenimientos, salir a comer fuera, beber, etc. - le supondría la muerte en lo que se refiere al instrumento físico alcanzar un alto grado de pureza en sus cuerpo etérico y físico.


El monje que vive en un monasterio – el lama, etc. – puede con relativa seguridad alcanzar un alto grado de pureza y mantenerla. Si por laguna razón encuentra que debe salir al mundo, ha de sufrir una tremenda preparación antes de que pueda dejar su retiro y entrar al mundo como está y sobrevivir cualquier espacio de tiempo. El periodo medio de tiempo para la supervivencia de un instrumento, digamos, que ha alcanzado el grado de pureza normal al llevar una vida monástica sería de tres a cinco años. Este sería su periodo de supervivencia en el mundo con el cuerpo que ha creado – aún con el trabajo preparatorio emprendido antes de su salida al cuerpo de la humanidad – de manera que en las leyendas e historias que se cuentan de esto hay cierta cantidad de verdad. Para ustedes, el problema se agrava, porque su comprensión no incluye muchos de los factores aquí implicados. Han alcanzado cierto grado de pureza en sus cuerpos, que es ciertamente inusual en relación a la humanidad común, mediante sus esfuerzos de meditación, (algunos ustedes) mediante dieta y el tipo de vida que llevan. Desde que han llegado a este área, han aumentado el grado de pureza simplemente por no estar en contacto con impurezas como lo estaban antes.


9. Meditación — Grupos y Centros Enfoquen la conciencia en la caverna e identifíquense como el Alma Consciente Encarnada, vinculándose unos con otros. Mediante el centro de la cabeza, alinéense con el Maestro D.K., el Maestro K.H. y el Cristo trascendente, recibiendo desde el Triángulo Superior la energías curadoras del Amor Sabiduría Divino, centrando estas en la vida grupal. Añadan a estas energías, según las reciben y centran en la vida grupal, prana Solar y planetario – energía vital. Habiendo anclado y centrado las energías curativas de Amor Sabiduría Divino recibidas desde el Triángulo Superior – la fuerza vital recibida desde el So, y el planeta mismo – transmitan está mezcla de energías a las fuerzas sustanciales del centro – centrando, por tanto, las tres clases de energía en los reinos de la naturaleza mineral, vegetal, animal y humano en que se enfocan el la propiedad física. Contemplen el concepto de la curación, primero en la conciencia, según se aplica a la conciencia, y luego según se aplica a las relaciones y afecta a la red etérica de la vida grupal, el centro físico, el entorno a su alrededor y el mundo de los asuntos. Considérenlo según se aplica a las condiciones de la mente, de las emociones, de la actividad, a la Vida Grupal ashrámica, a las fuerzas sustanciales de la apariencia física real – la propiedad física – como siendo un centro irradiante de curación, un agente de curación funcionando en su mundo de asuntos, ocupándose de todas esas áreas que hemos considerado. Contemplen esta cualidad y actividad sanadora irradiando de cada piedra, cada hoja de hierba, cada cuerpo y cada unidad de conciencia que constituye el centro a través de su mundo de asuntos. Conscientemente irradien dirijan las energías de sanación – la cualidad sanadora, la actividad sanadora . A través de todas las áreas en la vida grupal global que necesitan curación. Recuerden dirigir la energía sanadora a su economía, vertiendo en ella junto a las energías sanadoras del Segundo Rayo, el prana Solar y planetario, revitalizándola, fortaleciéndola y rejuvenciéndola. Hagan sonar el OM. Lleven ahora esta triple mezcla de energía a un foco en su propia caverna, enfocada en y a través del cuerpo mental, el cuerpo astral, el cuerpo etérico, el sistema etérico de centros, el cerebro físico y el sistema nervioso, el sistema glandular, la corriente sanguínea, los órganos vitales, la carne, la piel, los huesos, el campo magnético físico. Hagan sonar el OM a través todo el alineamiento inferior. Relajen la atención.


10. Meditación — Estándar de Salud Voy a proyectar un ejercicio que puede ser usado para aumentar el estándar de salud física y el nivel de energía vital del instrumento. Adopten la posición – ambos pies en el suelo (esto puede hacerse de pie, preferiblemente al aire libre). Calmen el cuerpo emocional, estén alertas mentalmente y enfoquen la conciencia en el centro ajna. Miren hacia adentro al centro de la cabeza, visualizando el pequeño sol dorado. Permítanse ser atraídos a ese centro mediante la atracción magnética de su luz. Enfocados en el centro del pequeño sol dorado, identifíquense como Almas. Conscientemente, mediante un acto de voluntad, irradien la luz del sol, mediante el cerebro y el sistema nervioso, a través del instrumento físico. Permitan ahora a su percepción moverse a la conciencia de estar vivos en este cuerpo etérico de luz que interpenetra el cuerpo físico. Lleguen a un conocimiento interior del instrumento, del cuerpo etérico de luz. Vuélvanse conscientes de su alineamiento, mediante este pequeño sol dorado, a través del centro de la cabeza con la presencia espiritual trascendente del Cristo. Mediante el sonido del OM, lleven ahora la luz de esa Presencia hasta el cuerpo etérico de luz en el físico, vivificándolo y dándole energía, OM. Relajen gradualmente la atención y vuelvan al foco normal. Es enfocándose en el cuerpo de luz etérico con esta ceremonia (que le da sustancia y que lo libera a la actividad) que el plan formulado es llevado a cabo.


11. Liberando las emociones (Se realizó la pregunta sobre la liberación de emociones sin la conciencia de lo que se ha liberado). Puede que nunca se hagan conscientes de la causa. Mucho trabajo terapéutico se está realizando con los discípulos por debajo del umbral de su conciencia. Se ha establecido un nuevo método de pasar por alto la mente concreta. Dado que ha sido este aspecto el que ha dado el mayor problema con respecto a la resistencia a la terapia, hemos encontrado una manera de vincular el alma con el subconsciente sin utilizar el aspecto concreto de la mente. La energía proyectada al subconsciente desde el alma resulta en la estimulación y activación de formas de pensamiento enterradas, liberando la emoción enterrada y gradualmente eliminando el poder de las formas de pensamiento de influenciar la vida y asuntos de la conciencia. Esto naturalmente produce muchas reacciones que son difíciles de comprender al individuo. Es un proceso mucho más rápido de terapia que la terapia analítica. Cuando quiera que el karma del discípulo lo permita, estamos usando este método. Existen muchos cuyo karma no permitiría este método. Nadie por debajo del estatus de discípulo podría beneficiarse del mismo. El proceso es establecido por el Maestro y llevado a cabo bajo su dirección por el alma del individuo implicado. Muchos miembros del Grupo Mundial están siendo afectados por este método. Esto se estableció solo hace unos pocos meses y has estado operativo solo durante ese periodo de tiempo. Está probando ser altamente exitoso, y está llegando el momento en que será el método utilizado por los discípulos. Intentaré aclarar algo lo que está teniendo lugar con ustedes en este momento. Una vieja forma de pensamiento que había bloqueado previamente no solo su capacidad para expresar amor, sino su capacidad para expresar también cualquier emoción, se ha reactivado mediante este proceso. El alma ha establecido contacto directo con esta forma y está en proceso de desvitalizarla. Con el contacto con la forma se produce siempre, una estimulación debido a la naturaleza dadora de vida de las energías del alma. Sin embargo, esta estimulación, que monitorizada y dirigida por el alma, produce reacciones tan violentas que resultan en descarga emocional. Cuando la forma de pensamiento es extenuada de energía vital, se desintegrará y el bloqueo desaparecerá sin ningún conocimiento consciente por parte de la conciencia cerebral de lo que ha tenido lugar. Uno po runo estos bloqueos problemáticos se eliminarán hasta que el discípulo se encuentre a si mismo milagrosamente cambiado y curado de muchas de sus dificultades.10

10 Ver también: La Naturaleza del Alma—Lección 8, Técnica de transmutación, por Lucille Cedercrans


12. Equilibrando los centros (Esta técnica no se escribió nunca, sino fue enseñada por Lucille Cedercrans al grupo al que yo asistía. Es para utilizarse en una clase en la que un estudiante tiene un bloqueo de energía, una sobre estimulación en un centro – por ejemplo un dolor de cabeza que se mantiene rebotando en la cabeza. Esto indiciaría un centro ajan hiperactivo en donde habría una gran acumulación en el ajna etérico y apenas energía en los demás centros.) Pam Dunn Nissen Pidan al que tiene el bloqueo que se siente en una silla de manera que su espalda esté a su alcance en pié. Realicen su alineamiento con el ashram y el Maestro de su Ashram. Al hacer esto, yo me alineo con el Maestro D.K. y visualizo su presencia llegando a mi red etérica, y uso su presencia para hacer la curación. Alineen el Superalma del estudiante (que tiene un bloqueo en uno de los centros:digan al estudiante que se alinee con su propio centro de la cabeza, y con aquellos en la humanidad afectados pro la misma enfermedad, de manera que el estudiante tenga un flujo de servicio. Froten sus manos, dándoles energía. Instruyan al resto del grupo para visualizar al estudiante/paciente en el huevo egoico (etérico) de luz dorada para sanación y protección. Coloquen sus manos sobre el centro de la cabeza del estudiante. Alineados con las energías curadoras de DK, sienten el centro de la cabeza del estudiante poniendo sus manos una sobre la otra y moviéndolas arriba y abajo (entre 30 y 15 cm. por encima del centro de la cabeza) hasta que hagan contacto con la energía del vórtice del centro mismo de la cabeza. A través de sus propias manos transmitan las energías de ese individuo desde el Ashram a su centro de la cabeza hasta que “consigan” un flujo. Manteniendo su mano izquierda sobre el centro de la cabeza, muévanse hasta que su mano derecha esté de 15 a 30 cm lejos del ajna (están creando un flujo a través de sus manos entre el centro de la cabeza del paciente a través de la caverna hasta al ajna). Muevan su mano izquierda al centro ajna y su mano derecha al centro de la garganta del paciente. Encuentren el centro de la garganta con la mano derecha moviéndola dentro y afuera – quizás de 3 a 15 cm. – hasta que sean conscientes de un buen flujo entre las dos manos. Muevan la mano derecha al centro del corazón, manteniendo la izquierda en el ajna. Entren y salgan del etérico, de 3 a 15 cm, hasta que encuentren y tengan un flujo firme entre sus dos manos. Dejen la mano izquierda en el centro ajna y muevan la mano derecha al centro del plexo solar; muévanla fuera y dentro hasta que sientan la energía pulsando entre sus dos manos. Desciendan al centro sacro (repetir). Han equilibrado todos los centros y han encontrado en donde los centros están sobre estimulados y donde apenas son existentes. Ahora comiencen de lo alto de nuevo – del centro de la cabeza al ajna, del ajna a la garganta, de ajan al corazón, del ajna al plexo solar, del ajna al sacro. (¡No estimulen la Kundalini de ninguna manera!). Ahora comienzan a tocar el físico, llevando las energías desde el sacro al plexo solar al corazón. Desde el plexo solar mueven las energías tocando el cuerpo ligeramente (como tocando el físico cada 15cm) arriba y fuera de los hombros y abajo a través de los brazos a las palmas. En este punto hagan que el paciente eleve sus brazos y vuelva sus palmas hacia abajo, de manera que puedan poner las suyas debajo con las palmas hacia arriba, y tiren de las energías a través de las palmas acercando sus manos 5 cm y alejándolas de nuevo 30 cm, hasta que sientan fluir las energías desde las manos, y transfiriéndolas luego a los dedos y tirando de las energías hacia el etérico. Cuando vean que las energías se mueven suavemente desde el sacro, hasta el plexo solar, a través del centro del corazón, a la garganta y afuera hasta las manos, comiencen en las caderas y trabajen hacia abajo.


Comenzando en las caderas en el etérico, con sus manos enfrentadas y la energía fluyendo a través, muevan gradualmente las energías fuera de las piernas. Si sienten punto fríos o muy calientes, vuelvan a ellos y trabajen con ellos piernas abajo (aún con sus manos en el exterior de las piernas usando su propio energía para hacerlo) hasta que el punto caliente o frío se libere por los pies y los dedos de los pies al menos 15cm. Tiren de las energías de las plantas de los pies pidiendo que eleven los pies lo suficiente para que puedan poner sus manos debajo de ellos. Vuelvan a la red etérica total, comprobando cada centro de nuevo, de manera que todos los centros estén igualmente equilibrados. Cuando sientan que el trabajo está terminado, comiencen en el centro de la cabeza y sitúen al paciente en un capullo de luz etérica dorada de la cabeza a los pies (etéricamente) y digan, “En Ley y Orden Divino.” Tanto el paciente como el servidor se lavan las manos con agua y jabón para desprenderse de cualquier energía negra, y el trabajo ha terminado. (Lo que he descrito no está en ninguno de los libros publicados de Lucille. Una vez se me cayó un pesado libro de cocina en el pie. Cuando pude finalmente dejar de dar saltos y recobrar el control, procedí a sacar la energía que aún estaba allí, doliendo como un poseso, fuera de la planta del pies con las manso etéricas. Al día siguiente no quedaba ni siquiera una marca. Si cogemos la herida justo después de producirse y procedemos a extraer la concentración de energía al etérico, sana rápidamente. Si lo dejamos estar, toda nuestra atención va al punto porque duele y lo empeoramos aún más. Vigilen cualquier impacto que reciban y registren en su propio cuerpo porque esto indicia que el grupo ha sido impactado y también necesita su ayuda. Siempre eleven las energías del grupo en donde está siendo impactado, al etérico y arriba al siguiente centro desde el impacto. Algunas veces sentirán que el etérico es inestable sin estar implicado ningún centro en particular. Inmediatamente rodeen a su grupo en un capullo de luz dorada con luz azul-blanca en la periferia para protegerse y enviar la energía impactante de vuelta a una fuente sin nombre con amor divino. Esta energía negativa la usan en servicio al Cristo. No dejen que ningún individuo que no sea del grupo trabaje en su etérico de esta manera. Pueden hacer esto por si mismos con manos etéricas.)


13. Meditación – Volviéndose un canal sin obstrucciones Receptividad a las energías curativas Unas pocas reglas y métodos de aplicación de manera que a partir de esto se hagan conscientes de las energías curativas que cada uno porta y sea capaz de utilizar hasta cierto grado. Como hacerse un canal sin obstrucciones: El discípulo primero establece un alineamiento completo de sus tres instrumentos – el físico, el cuerpo emocional y el cuerpo mental. Cuando esto se logre y el cuerpo físico esté relajado, el cuerpo emocional aquietado y el cuerpo mental alerta, el triple instrumento se enfoca en el centro ajna. Aquí completa su alineamiento con la fuente y el entorno o el sujeto (lo que pueda ser) vinculándose con el Alma de la siguiente manera: Visualiza una luz en forma de embudo o tubo, extendiéndose desde arriba de la cabeza (reconociendo su contacto con una fuente ilimitada) hasta el instrumento físico, emocional y mental, hasta el área que está siendo tratada. Para hacerlo más fácil les pediré que piensen en si mismos como un embudo o tubo, conectado en el extremo superior con una fuente ilimitada de energías curativas y en el otro extremo con el entorno. Lo anterior es para ser utilizado para enfermedades físicas, magnetización, etc. Visualicen las energías fluyendo por las manos, etc., la recepción de luz a través de la cabeza, pasando a través de los pies o las manos o ambos. Para utilizarse en: a. Curación b. Revitalización c. Protección. Para irradiación, utilicen el mismo alineamiento. Visualicen el amor irradiando desde la parte superior del cuerpo. Para utilizarse en: a. Condiciones de curación y transmutación. b. Irradiación de Amor Sabiduría Divino. La irradiación debería hacerse a menudo. Es bueno también para apaciguar las propias emociones. Receptividad a las energías curativas Me gustaría despejar cualquier dificultad instrumental antes de proceder con trabajo de meditación más intensivo o actividad esotérica concentrada. Por lo tanto, voy a pedirles que sean receptivos durante el día a las experiencias de curación. Sean receptivos al amor, muévanse entre los seres vivos, sean receptivos a los árboles y al todo el reino vegetal, incluso a la hierba, a las energías curativas que se enfocarán en ellos para la curación del instrumento físico y etérico para adecuarlo para el trabajo que tiene que realizar ahora. Que este sea el tema del día, acompañado con alegría y tranquila serenidad, reconociendo que esto forma tanto parte de su entrenamiento como cualquier otro trabajo y extrayendo de ello por tanto una lección que puede ser utilizada en el futuro para ayudar al trabajo de curación de los demás. En otras palabras, habrá quienes en el futuro así como lo ha sido en el pasado, cuya necesidad puntual sea de curación. Moviéndose a través de esta experiencia, unificándose con el reino vegetal, con la vida dévica de este centro hoy, se situarán en una posición mucho mejor para ayudar a los demás individuos a hacer lo mismo, el poder sanador, los recursos curativos que han sido almacenados ahí y que continuarán enfocándose en el reino vegetal de este área. No intenten por tanto tratar de trabajar impresionándoles, sino siendo receptivos, a su ayuda, respondiendo principalmente con amor. Al mismo tiempo reconozcan que al recibir esta energía curativa, siendo afectada por ella en sus propios cuerpos están también creando un aura de curación a su alrededor que tendrá su efecto sobre todos los individuos con los que entren en contacto. Por tanto en su propia estructura dévica están estableciendo correcta relación con las vidas dévicas del centro mismo.

Curacion  
Curacion  

Lucille Cedercrans - Lecciones y técnicas sobre curación, haciendo referencia a los estados de conciencia del curador y de quien la busca, a...

Advertisement