Page 1


La Buscadora Agradecimientos

Mi fuente de inspiración ha sido mi hijo pequeño, al que deseo guiar con la mayor sabiduría posible desde la libertad y el amor, dejando atrás la educación de la imposición y el miedo para crear una mente con autonomía propia. A él le agradezco cada enseñanza que me ha brindado abriéndome los ojos a una nueva vida.


Prólogo Este cuento es un cuento muy especial, que rompe con las enseñanzas de los antiguos cuentos tradicionales, basados en la cultura del miedo, inculcada desde la más tierna infancia. Con este cuento se pretende guiar a una nueva generación para que crezca con nuevos valores como la valentía y el amor, y los utilice como pilares fundamentales de su vida. Este es un mensaje para esta nueva generación, para que crezca libre, para guiarlos en su camino y animarlos a llevar el timón y el rumbo de su propia vida, y que adquieran el valor y las fuerzas necesarias para perseguir sus sueños, enfrentándose a sus miedos y a todos los monstruos que se irán encontrando por el camino. Para que puedan trasladar este cuento a su propia vida. ¿Qué pasaría si Pumpún no hubiese perseguido sus sueños? Me imagino que lo mismo que nos pasaría a todos si no perseguimos los nuestros… ¿A qué tenemos miedo?


Esta historia ocurrió hace mucho, mucho tiempo, cuando los piratas surcaban los mares y sus velas ondeaban por todos los océanos. Cuando la bandera pirata reinaba en el mundo. En aquella época había un pirata llamado Pumpún. Se trataba de un pirata piratón y toda su tripulación.


Pumpún no había salido nunca de su barco. Sus papás le decían que ése era el sitio más seguro del mundo…su casita en el medio del mar. No debía bajar nunca a tierra firme, ya que la tierra estaba llena de peligros y ¡¡Monstruos horribles!!!


Pero Pumpún era un pirata piratón muy intrépido y valiente, que quería descubrir el mundo entero, y tenía un gran espíritu explorador. Un día llegó a sus manos el mapa de un tesoro. El mayor tesoro del que ningún pirata había oído hablar.


Su sueño siempre había sido el de encontrar un tesoro y estaba seguro de que conseguiría encontrar este. Pero para ello debía bajarse a tierra firme y enfrentarse a un montón de monstruos horribles que en ella habitaban, tal y como le habían contado sus papás. Al llegar a la tierra se encontró… con el primer monstruo.


Era un animal monstruoso, con unos cuernos enoooooormes y terroríiiiiiiificos y con un cuerpo tremendamente graaaaande. Este terrorífico animal miraba lleno de furia con sus malvados ojos negros. Pumpún nunca había visto un monstruo tan gigante, era un monstruo terriiiiiible y enorme…


Este monstruo hacía este ruido:

Muuuuu … muuuuuu … muuuu . . . Pumpún le pregunta a su tripulación:

- ¡Tripulacióooooooonnnnnnn! ¿Es esto un monstruo? La tripulación contesta:

“¡Nooooooo, es una vaca!” Pumpún casi se cae de culo del miedo, pero como era un pirata piratón muy intrépido y valiente, pasó delante de este monstruoso animal y se dio cuenta de que no había que tenerle miedo a una vaca. Al final sólo había sido un susto.


La Vaca


Al continuar su camino se encontraron… con el segundo monstruo. Este, era un monstruo horrible, estaba recubierto de unas plumas terroríficas y tenía en vez de boca un enorme pico monstruoso. Sus patas eran muy largas y poseían unas garras terribles. Pumpún tenía mucho miedo.


Este monstruo hacía este ruido:

Kikirikiiii!!!!! kikirikiiii!!!!! Pumpún le pregunta a su tripulación:

- ¡Tripulacióooooooonnnnnnn! ¿Es esto un monstruo? La tripulación contesta:

“¡Nooooooo, es un gallo!” Pumpún era un pirata piratón muy intrépido y valiente, así que volvió a enfrentarse a sus miedos y pasó por delante del gallo para continuar su camino. Y se dio cuenta de que no había que tenerle miedo a un gallo. Pumpún se estaba dando cuenta de que todos esos miedos no eran más que obstáculos que debía superar para poder alcanzar sus sueños, porque en realidad no eran tales monstruos como sus papás decían.


El Gallo


Al continuar su camino se encontraron… con el tercer monstruo. Este monstruo se trataba de… ¡Un bicho muy raaaaaro! Era muy peludo. Parecía sacado de una película de terror. Tenía unas patas muy largas y unos bigotes espeluznantes que harían temblar al pirata más temido de todos los mares.


Este monstruo hacía este ruido:

Miauuuuu . . . miauuuuuu!!!!! Pumpún le pregunta a su tripulación:

- ¡Tripulacióooooooonnnnnnn! ¿Es esto un monstruo? La tripulación contesta:

“¡Nooooooo, es un gato!” Como Pumpún era un pirata piratón muy intrépido y valiente, cogió aire y pasó por delante de aquel terrorífico gato. Pumpún volvió a darse cuenta de que no había que tenerle miedo a un gato. Y que superando sus miedos podía conseguir grandes cosas.


El Gato


Así que continuaron su camino, y allí se encontraron… con el cuarto monstruo.

Este monstruo no era como todos los demás. Tenía unos colmillos gigantes dentro de una boca llena de dientes muy afilados. Este monstruo te clavaba su mirada con sus enormes y terroríficos ojos. Tenía un rabo que movía como si fuera un látigo y unas patas muy fuertes con unas poderosas garras. A Pumpún le pareció que esta vez sí que tenía razones suficientes para tenerle miedo.


Este monstruo hacía este ruido:

Guau, guau!!!!! Guau, guau!!!!! Pumpún le pregunta a su tripulación:

- ¡Tripulacióooooooonnnnnnn! ¿Es esto un monstruo? La tripulación contesta:

“¡Nooooooo, es un perro!” Pumpún era un pirata piratón muy intrépido y valiente, y recordando sus experiencias anteriores se armó de valor y pasó por delante de aquel terrorífico perro. Y así, se dio cuenta de que no había que tenerle miedo a un perro.


El Perro


Estos valientes aventureros habían llegado por fin al final de su camino, donde encontraron el mayor tesoro que ningún pirata haya visto jamás.

Pumpún y su tripulación saltaban de alegría, porque no sólo habían conseguido sus sueños, sino que habían conseguido disfrutar de todo su camino lleno de aventuras, y ese fue para Pumpún el mayor de los tesoros. Gracias a su gran valor, Pumpún consiguió liberarse de todos sus miedos, porque no sé si os lo había dicho antes…pero…


¡Pumpún era un pirata piratón muy intrépido y valiente! Se había dado cuenta de que si deseas algo con todo tu corazón debes perseguirlo y no dejar que tus miedos te impidan alcanzar tus sueños.

Este pirata piratón y toda su tripulación celebraron una gran fiesta donde cantaron y bailaron hasta el amanecer. Y…colorín colorado…este cuento…se ha acabado…y este pirata piratón nos ha gustado un montón.


PumPún descubre el mundo  

cuento infantil