Page 1


REFLEXIÓN

ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE DE LAS ARTES VISUALES Y PLÁSTICAS

MARÍA FERNÁNDEZ GARCÍA Prof. ÁNGEL GARCÍA ROLDÁN


REFLEXIÓN SOBRE LA ASIGNATURA “LA EDUCACIÓN PLÁSTICA Y VISUAL Y SU DIDÁCTICA”. Cuando llegué el primer día a la asignatura de “La educación plástica y visual y su didáctica”, pensé que una asignatura de 9 créditos debería de tomármela con paciencia, ya que exigiría estudiar mucho para poder aprobar. Y sí, es verdad, la asignatura, o más bien la manera de impartirla, ha despertado en mi la curiosidad por el hecho artístico y me ha llevado a lo largo del cuatrimestre a devorar páginas y páginas de información, buscando, a cada tema que dábamos, autores, obras, movimientos artísticos, formas de expresión plástica y visual. En definitiva, no alcanzaría a pensar al comienzo de curso que llegaría al final con el conocimiento y experiencia artística que he adquirido. Ese profesor que comenzaba su primera clase conociendo a sus alumnos. Sí, uno a uno, presentándonos a todos. Atípico en una facultad. O por lo menos el concepto de facultad que yo tenía. Ya lo referí en mi primera entrada de ese Blog que nos mandó realizar, y que al principio se me hizo bastante tedioso, por el simple hecho de tener que reflejar en él lo que íbamos realizando en clase. Un diario, ¿para qué, si con “echar un vistazo” en clase ya sabía el profesor quién asistía y quien no, para que más trabajo extra, a la par que había que ir realizando las prácticas de clase? Pero no, la utilidad del blog era otra. Más bien fomentar y analizar situaciones que se generan entre profesor y alumnos y entre los propios estudiantes cuando reflexionan sobre los materiales de nuestra asignatura o intercambian información de forma productiva en sesiones teóricas, clases prácticas o tareas de grupo. A través de este recurso, a la par que desarrolla la competencia en el tratamiento de la información y la competencia digital, fomenta diversos aspectos educativos como: - que los alumnos seamos reflexivos y críticos. Debíamos desarrollar un aprendizaje crítico-reflexivo incluso sobre el propio procedimiento de aprendizaje. Para ello, el profesor ha sido facilitador de esta tarea. - Que los alumnos llevemos a cabo un aprendizaje colaborativo que implicase nuestra participación con el profesor y nuestros compañeros. Con este recurso conseguiríamos una mayor autonomía y responsabilidad hacia nuestro proceso de enseñanza- aprendizaje. Ahora bien, ¿Cómo conseguir que fuésemos críticos a la hora de reflexionar, transformadores y colaborativos? Con el tiempo he comprendido que no era una forma más de evaluación y de control de asistencia del alumnado, sino una herramienta más de trabajo nuestra y de conocimiento y expresión de la asignatura. Del conocimiento que las personas tengan de los diversos lenguajes o modos de expresión dependerá su capacidad de comunicación. Esto lo hemos podido constatar a lo largo de la asignatura, y así se encuentra recogido Anexo I referido a las competencias básicas recogidas en el Real Decreto 1523/2006, de 7 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas de educación primaria, y que dice así refiriéndose a la competencia cultural y artística:


(…)el conjunto de destrezas que configuran esta competencia se refiere tanto a la habilidad para apreciar y disfrutar con el arte y otras manifestaciones culturales, como a aquellas relacionadas con el empleo de algunos recursos de la expresión artística para realizar creaciones propias; implica un conocimiento básico de las distintas manifestaciones culturales y artísticas, la aplicación de habilidades de pensamiento divergente y de trabajo colaborativo, una actitud abierta, respetuosa y crítica hacia la diversidad de expresiones artísticas y culturales, el deseo y voluntad de cultivar la propia capacidad estética y creadora, y un interés por participar en la vida cultural y por contribuir a la conservación del patrimonio cultural y artístico, tanto de la propia comunidad, como de otras comunidades. (…) La Educación artística involucra lo sensorial, lo intelectual, lo social, lo emocional, lo afectivo y lo estético, desencadenando mecanismos que permiten desarrollar distintas y complejas capacidades con una proyección educativa que influye directamente en la formación integral del alumnado, ya que favorece el desarrollo de la atención, estimula la percepción, la inteligencia y la memoria a corto y largo plazo, potencia la imaginación y la creatividad y es una vía para desarrollar el sentido del orden, la participación, la cooperación y la comunicación. (…). En la etapa de educación primaria, que es la que nos concierne a nosotros ahora, los contenidos artísticos se organizan de forma globalizada, integrando los lenguajes plásticos, musicales y corporales como expresiones artísticas de representación de ideas y sentimientos. Esto se ha tratado de recoger en la asignatura de “Enseñanza y aprendizaje de las artes plásticas y visuales”. Se nos ha capacitado para el disfrute del entorno natural, social y cultural, es decir, se nos ha dotado de estrategias para el desarrollo de capacidades de reconocimiento sensorial, visual, auditivo y corporal, a la vez que hemos ido descubriendo nuestras posibilidades expresivas y nuestra capacidad creativa. A lo largo de esta asignatura nos hemos aproximado a los problemas relacionados con la enseñanza y aprendizaje de las artes plásticas y visuales en el medio escolar, y más concretamente en la Educación Primaria. El profesor ha intentado que adquiriésemos una visión más amplia sobre la enseñanza de esta área, y poder disponer en un futuro de los recursos para, como futuros profesores, impartir esta materia. A través de una metodología activa y dinámica ha procurado desterrar ideas instaladas en nosotros, y, por otra parte, erróneas, tales como que la asignatura era de “manualidades”, como se conoce en la jerga del maestro, o, más aún, como mi experiencia me corroboraba (ya que yo soy de estudios anteriores a la E.S.O.), que esta es una asignatura de “pretecnología”, sin menospreciar lo que yo aprendí en ella. A su vez, ha intentado fomentar una educación estética, que estimule el desarrollo y el uso del lenguaje visual de forma creativa en el contexto actual. Como futuros maestros deberemos conocer el currículum escolar de la educación primaria y analizar los contenidos del mismo mediante los recursos didácticos correspondientes. Esto es lo que se pretende, en teoría, a la hora de plantear la asignatura de magisterio. Pero la práctica, a lo largo de un cuatrimestre nos ha llevado mucho más lejos. El profesor ha sabido sacar de nosotros características y capacidades de nuestra personalidad que no conocíamos (y que son básicas e imprescindibles para ser un buen profesor). Algunas de las que podríamos citar son la dedicación, la motivación, el esmero por el trabajo bien hecho, la curiosidad, el trabajo colaborativo o la creatividad entre otras.


Muchas y variadas han sido las prácticas realizadas, con su correspondiente análisis teórico de los temas dados. A la hora de visitar un museo, por ejemplo, el profesor ha mostrado el énfasis en estimular procesos de experiencia estética alternativos a la visita tradicional, basados no tanto en la contemplación, como en la vivencia de la obra. Este hecho lo pudimos ver claro con nuestra visita al Museo de los Condes de Gabia en el que, mediante la activación simultánea de distintos sentidos, e incorporando formas de expresión y apreciación artísticas relacionadas con la expresión corporal, el olfato en una obra, el tacto, la poesía, pudimos conocer piezas de singular belleza y darnos cuenta que la visita a un museo no es tan cerrada ni tan aburrida como la conocíamos.

0% Glúten, de Martina Marqués Fedelich, 2012

Ley no escrita, Oihana Cordero, 2012

Puerta ciclópea de verano, Alberto Martínez Martín, 2012

Contacto, Paula Molina Mañas, 2012


En la era digital, las destrezas en arte no son solamente buenas para el alma (como se consideraba en la antigüedad), sino que además proporcionan el acceso al capital cultural. Para ello, como nos decía el profesor, hay que saber mirar más allá, conocer la época en la que se ha realizado la obra, la cultura donde está inmerso el autor, las características del mismo. Una serie de factores que nos dan una información de las obras sin ser expertos en arte. Hemos podido darnos cuenta que las artes visuales y plásticas o las nuevas modalidades de arte digital, todas ellas proporcionan a los niños y niñas formas de expresión únicas, permitiéndoles explorar nuevas ideas, acercarse desde distintas perspectivas de la realidad y participar, conocer y respetar su propia cultura y la de los demás. La educación artística no sólo nos posibilita una mejor comprensión del mundo que nos rodea, sino también amplía nuestra perspectiva para enfrentarnos a nuevos problemas, para crear y expresarnos desafiando el intelecto. ¡Cómo nos presentaron nuestros compañeros esos trabajos de investigación, con que esmero y dedicación, cuidando hasta el más mínimo detalle para que todo saliese bien!


Se nos ha dado un acercamiento al significado de los mensajes visuales que recibimos, desde lo concreto, determinando los elementos constitutivos de dichos mensajes por medio del reconocimiento y la diferenciaci贸n, y aumentando as铆 nuestras capacidades perceptivas.

David Lachapelle

The Eden Issue, David Lachapelle

Shakespearean Scholer, Jonathan Wolstenholme, 2003

Tiro blanco, Jasper Johns, 1955

Gerhard Richter, 1932


Josehp Beuys

Martin Kippenberger

Simbiosis, Pascale Archambault

Ed Ruscha, 1937

Love Saves Life, Maurizio Cattelan

Carine Parola


Podría decir que el dibujo del retrato ha sido bastante más complicado que todos los otros temas que hemos tratado. El dibujo de retrato son dos cosas: la interpretación exacta del rostro y lo que esta expresa. Y esta segunda es lo que más ha costado, dar viva y expresividad a esas facciones de la cara. Pero para eso estaba la ayuda inestimable del profesor, para guiarnos por ese camino del perfeccionamiento en el dibujo, sin llegar a ser perfecto, de la corrección de errores, sin llegar a ser corregidos, del querer sacar de dentro de nosotros esa cualidad de “pintor” que todos llevamos dentro, sin llegar a ser “artistas”.


Dirk Dzimirsky


La educación artística no es hacer que el alumno sea el próximo Dalí del Siglo XXI o que simplemente el niño se encuentre entretenido una hora haciendo trabajos manuales o reproducir un modelo encasillado en un folio. No, este no debe ser el concepto de didáctica de la educación artística y visual que debemos llevarnos después de haber recibido esta asignatura. La educación artística y visual debe ser una asignatura viva, donde los alumnos se impliquen en el conocimiento de su entorno, de su realidad, de su cultura, partiendo de la creatividad, involucrando lo sensorial, lo intelectual, lo social, lo emocional, lo afectivo, lo estético, como bien se haya recogido en el Decreto 1523/2006. Debemos plantear una educación artística más creativa, abierta y significativa. No se trata de ver una imagen y reproducirla, sino de investigar. El alumno no es un consumidor de imágenes, sino un crítico de ellas, y para eso debe tener un conocimiento teórico serio, conocimiento que nosotros transmitiremos y para el cual estaremos capacitados. Hemos aprendido que el área de Plástica y visual tiene como objetivo el desarrollo de las capacidades del niño, que posibilita e incide en el proceso de relación de la persona con todo lo que le rodea, teniendo en cuenta los diferentes momentos evolutivos. No es lo mismo el dibujo que nos pintaría un niño de 6 años o un niño en sexto de primaria. Hemos llegado a comprender, o por lo menos conocer las diferentes etapas por las que pasa un niño, según diferentes autores citando como uno de los más destacados, por su aportación a la reformulación de la pedagogía del arte, desde la perspectiva psicoanalítica, a V. Lowenfeld. Se ha desarrollado en nosotros la competencia estético-expresiva, con tiempo, paciencia y trabajo sistemático, integrando conceptos, haceres y actitudes que permiten producir y comprender mensajes estéticos desde diferentes lenguajes artísticos como un modo de posibilitar un desarrollo integral. Cuando al comienzo de la asignatura nos pasaron un test para detectar las ideas previas de cada uno, me di cuenta que realmente no tenía conocimiento de lo que podía implicar la enseñanza y aprendizaje de las artes visuales y plásticas. Nos iban a bombardear con cuadros de pintura y esculturas desde la época prehistórica hasta nuestros días, y poco más. Pero mi idea ha cambiado, y la experiencia me ha demostrado que la palabra arte implica más que esto, entendiéndola como cualquier actividad o producto realizado por el ser humano con una finalidad estética o comunicativa, a través de las cuales se expresan ideas, emociones, o, en general, una visión del mundo, mediante diversos recursos, como plásticos, sonoros, lingüísticos, etc. En cuanto a las ideas del niño sobre el arte, he podido constatar que su capacidad creadora potencial se puede modelar o coartar dependiendo de la enseñanza que el maestro desarrolle. Y para que esta sea lo más creativa y productiva posible, depende la educación que adquiramos como discentes en nuestra etapa de formación a lo largo de nuestros años de permanencia en la facultad.


El niño ve el mundo de manera distinta al adulto. El entusiasmo de algunos maestros por la manera intuitiva con que ciertos niños pintan, los lleva a imponerles sus propios esquemas sobre el color, las proporciones o las formas de pintar. La discrepancia entre los gustos del adulto y el modo en que el niño se expresa es la causa de la mayoría de las dificultades que surgen y que impiden que el niño utilice el arte como verdadero medio de expresión. Láminas llenas de actividades prefijadas, marcando el ritmo de realización, una secuenciación de pasos, sin dejar ni el más mínimo atisbo a la creatividad del niño. Esa es la manera de concebir el área de la educación artística y visual para la mayoría de los maestros en activo. Y esa concepción ha cambiado radicalmente en mi mente, y en la mayoría de los que hemos recibido esta asignatura, adquiriendo un concepto de educación plástica y visual como una asignatura dinámica, viva e impensable entre las cuatro paredes del aula y como único recurso didáctico el libro de texto. Si los niños pudieran desenvolverse sin ninguna interferencia del mundo exterior, no sería necesario proporcionarles estímulo alguno para su trabajo creador, ellos por si solos emplearían sus impulsos sin inhibición.


El lenguaje plástico necesita dos niveles de comunicación: Saber comprender-saber ver y saber expresarse- saber hacer. El saber ver constituye un proceso físico- psíquico donde la percepción inmediata debe ser, en primer lugar, la base para un proceso de sensibilización, y posteriormente, de una comprensión más racional. El saber hacer implica el saber ver y se manifiesta de dos modos: la expresión y la representación. Para ambos modos se precisa de una herramienta o instrumentación. En un mundo de imágenes y hechos plásticos, es necesario capacitarnos para apreciar, analizar, expresar y criticar la información visual que recibimos. Esta ha sido la labor a lo largo de la asignatura de nuestro profesor, capacitarnos para saber comprender-ver y saber expresar-hacer. No debemos favorecer la dependencia y la imitación frente a la divergencia y la creación. No debemos olvidar la importancia de saber motivar a los alumnos, saber valorar su trabajo. No se trata de adoctrinar en teorías escritas o coartar, sino de establecer un diálogo con dos aspectos de la enseñanza y el aprendizaje: la producción artística y la futura reproducción de ese hacer artístico. Debates como ¿Qué es la educación y que no?, Cómo experimentar con imágenes y acontecimientos visuales, sabiendo analizarlos y extraer los conceptos que se ponen en juego al abordarlos; reconocer los principales autores y temas o líneas en la educación artística contemporánea; Cuáles son las características de los dibujos de los niños, su evolución y desarrollo, basándonos en las etapas de un niño o las investigaciones sobre el dibujo infantil, cómo extraer el máximo potencial de un artista, su espontaneidad, frescura, libertad, creatividad, originalidad, innovación y emoción; cómo formarnos y desarrollarnos en el pensamiento estético, en la experiencia estética; han sido las líneas de actuación a lo largo de las clases de esta asignatura, La educación artística no puede quedar reducida al dibujo libre. La educación artística no puede quedar cerrada en los límites de la escuela, hay que salir, ver y recorrer el entorno.


No debemos, como futuros maestros aferrarnos a un sistema expositivo y repetitivo de conceptos aprendidos, como recurso exclusivo de enseñanza. Hemos aprendido a llevar a cabo clases activas, metodologías innovadoras para nosotros, o a las que no estamos acostumbrados por nuestra experiencia. Y no debemos abandonarlas. Debemos afianzarlas en nuestra mente y llevarlas a la práctica en nuestra labor diaria como futuros maestros…y con la misma pasión con que nos la ha mostrado nuestro profesor. Solo me resta dar un GRACIAS CON MAYÚSCULAS por todo lo aprendido, tanto en esa educación formal como en los mensajes informales que transmitido con su cariño, dedicación y quehacer diario. GRACIAS. La satisfacción personal es básica para sentirse bien con uno mismo. La creación de algo nuevo no se realiza con el intelecto sino con el instinto de juego que actúa por necesidad interna. La mente creativa juega con el objeto que ama. CARL JUNG


REFLEXIÓN.ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE DE LAS ARTES VISUALES Y PLÁSTICAS  

REFLEXIÓN ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE DE LAS ARTES VISUALES Y PLÁSTICAS

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you